Issuu on Google+

SUPLEMENTO CULTURAL

No. 79 - 3 DE DICIEMBRE DE 2012 - AÑO 2

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

El Festival Internacional de Poesía Ramón López Velarde 2012 estará dedicado al poeta argentino Jorge Boccanera, quien recibirá asimismo el Premio del Festival, instituido desde 2007, complementando así la recepción del Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde para obra inédita, auspiciado también desde 1982 por la propia Universidad Autónoma de Zacatecas. Programa Pág. 11


3 DE DICIEMBRE DE 2012 / AÑO 2

79

I. Iniciamos esta semana felicitando a nuestro amigo y colaborador gualdreño Armando Haro Márquez, por haber obtenido recientemente el grado de Doctor en Filosofía, por la Universidad Nacional Autónoma de México. Fue merecedor además de Mención Honorífica. Enhorabuena, querido Armando. II. Gráficas revelaciones para los últimos tiempos restantes, es el título de la exposición más reciente de Iván Odín Barrios, inaugurada el pasado viernes 30 de noviembre en las instalaciones de la Dulcería Esperanza – en la Calle de Abajo del centro histórico de Zacatecas-. La exposición está conformada por una colección de grabados en gran formato, cuya precisión técnica es insoslayable y en los que el autor utilizó el proceso de electrólisis para su impresión. El montaje de la obra incluye además la instalación de varias piezas de cerámica sobre trozos cuadrados de pasto natural. Así, Odín logra crear el ambiente perfecto para que las piezas de estas gráficas revelaciones se integren a un espacio muy especial, el de la antigua fábrica de dulces. El trabajo de Odín se muestra sólido, con un discurso iconográfico claro y sin complicaciones, conecta de inmediato con el espectador. La imagen recurrente de la muerte lejos de causar temor es recibida como algo natural, lo que cobra más sentido en este contexto de violencia vivido de manera cotidiana. A nadie parece sorprender la catástrofe, tal vez sea por eso que Alberto F. Márquez diga con respecto a la exposición: “Ésta no es una simple exposición de gráfica sino un acto de solidaridad con los hombres y mujeres que luchan en el futuro para revertir el dominio reptiliano sobre la Tierra”. Para saber quiénes son los reptilianos y para darse una idea más clara de cómo se mueven en este planeta desde tiempos inmemoriales, le invitamos a que asista a la exposición Gráficas revelaciones para los últimos tiempos restantes, que permanecerá en exhibición durante esta semana, de 10:00 a 13:00 Hrs.

autoridades de la Universidad Autónoma de Zacatecas para que el festival se lleve a cabo. Honor a quien honor merece. El Festival Internacional de Poesía 2012 Ramón López Velarde estará dedicado al poeta Jorge Boccanera, quien recibirá asimismo el Premio del Festival, instituido desde 2007, complementando así la recepción del Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde para obra inédita, auspiciado también desde 1982 por la propia Universidad Autónoma de Zacatecas. Usted podrá conocer el programa general completo del festival en la pág. 11 de esta edición. Jorge Boccanera. Poeta, dramaturgo y ensayista argentino nacido en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, en 1952. Desde 1976, a raíz del golpe de estado en su país, vivió largo tiempo exiliado en México y Centroamérica, ejerciendo periodismo y colaborando en muchas actividades literarias. Al caer la dictadura militar se radicó nuevamente en su país, dedicándose por completo a la literatura. En 1976 obtuvo el “Premio Casa de las Américas” de Cuba; posteriormente el “Premio Nacional de poesía joven” en México; y en 2008 el VIII Premio Casa de América de Poesía Americana por su libro Palma real. Ha publicado los libros de poesía Los espantapájaros suicidas, en 1974; Noticias de una mujer cualquiera, en 1976; Contraseña, en 1976; Poemas del tamaño de una naranja, en 1979; Música de fagot y piernas de Victoria, en 1979; Los ojos del pájaro quemado, en 1980; Polvo para morder, en 1986; Sordomuda, en 1991; Zona de Tolerancia, en 1998; y Bestias en un hotel de paso, en 2001. De Jorge Boccanera, el siguiente poema, para iniciar bien la semana:

Si de vivir se trata... por Gabriel Luévano Gurrola

La devoción de la catástrofe. A propósito de Melancholia, de Lars Von Trier Por Nelson Guzmán Robledo

Escenografìas del Arte Contemporáneo (8/9) El haber y la nada del teatro pensante-creador contemporáneo por Armando Haro Márquez

El Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas Un largo recorrido desde 1986… [Parte II] por Jánea Estrada Lazarín

Diario de Mateo por Mateo Estrada Gaviria Castillo de sal si puedes por Andrea Sampedro

Equinoccio por Bea Cármina

4 5 6 7 8 9

SUMA Los días no contaban para mí, bastaba la palabra. Yo escuchaba en cuclillas cómo alguna palabra conversaba con otra. No contaban los días. Pero extravié palabras y los días me siguieron de cerca con sus largos abrigos.

Festival de Poesía Ramón López Velarde 2012

Yo iba mirando el suelo. “Ése no cuenta el cuento”, vaticinaron unos. Yo no escuchaba a nadie, yo contaba con ellas.

III. El Festival Internacional de Poesía Ramón López Velarde 2012, se inaugurará el próximo miércoles 5 de diciembre. Este festival celebra su 30 aniversario; se dice fácil, pero para que esto haya sido posible debemos valorar el gran trabajo realizado por José de Jesús Sampedro y la disposición de las

3

11

Los días fueron como trapos mojados en los pies. Habité días feroces porque perdí palabras. Eran contadas y eran, al fin, las que contaban El tiempo es implacable. El que pierde palabras tiene los días contados.

Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com

Final Feliz por Pilar Alba El Picaporte por Simitrio Quezada Desayuno en Tiffany’s, mon ku por Lluna Llecha y Carlos Belmonte

Carmen Lira Saade / Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas / Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Jánea Estrada Lazarín / Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Sandra Andrade Trinidad / Diseño

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

12 Juan Carlos Villegas / Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


3 de diciembre DE 2012

Si de vivir se trata... Por Gabriel Luévano Gurrola Amamos a los muertos en los vivos La tía Tula, Miguel de Unamuno

La frase usada como epígrafe bien pudiera sostener el móvil que mueve esta pluma. Un móvil no necesariamente encomiable, pero sí de amplio tinte esperanzado. Amamos lo que se ha perdido para siempre, porque desde lo más alto de su esfera indivisible y secreta, justifica el descontento, la pureza que no se tiene, la manera de agarrar la taza de café. Los muertos y su magisterio ulterior se vuelven un escudo que esgrime el alma atormentada por las preguntas constantes, ¿Quién eres? ¿Cómo te llamas? ¿Me puedes dar tu corazón en una bandeja para que veas al vecino comerlo a la mesa con su esposa? Ya nadie quiere hablar de sí, las historias escasean, (y aumentan los recibos de pago, las recriminaciones, los comerciales televisivos). Ahora todos queremos hablar de las abuelitas que nos tallaban con piedra pómez el cuello hasta sacarnos sangre, del tío que nos mordía los dedos, del perro que casi nos deja tuertos hace más de mil años. Y todos ellos muertos, pero parlantes. Justificamos nuestra vida a partir de la ficción. Leemos libros, vemos películas los tristes sábados de octubre, de noviembre, del universo entero, para percatarnos que estamos aquí y que también hay que construir castillos de saliva, matrimonios invisibles. Y qué es la muerte sino la mejor ficción que se pudo construir. Es perfecta, nos hace detenernos a mitad de la acera y contar los dedos que tenemos en las manos y decir: Vaya, ¿haré yo el capítulo que sigue? ¿Daré continuidad a lo que dejaron de hacer mis difuntos para hacerlo en el otro paraíso, el que probablemente sí existe? Unamuno escribió La tía Tula en 1907, y en ella nos presenta un cuadro francamente ilustrativo cuanto a miseria se refiere. Gertrudis, o Tula, mujer firme, de ojos perturbadores y gustosa de vivir en los demás, arregla el casamiento de su hermana Rosa con el joven Ramiro. Conmovedora sería su entrega a los deberes del hogar ajeno, la incitación a la descendencia, la posterior crianza de los sobrinos, mientras no conformara su dureza, una imagen más cercana a una doña Perfecta que a una hermana de la caridad. La casi explotación de las ilusiones de su hermana y cuñado, el tesón con que se rige la cotidianeidad de la casa, convierten al matrimonio en certero blanco de la muerte. Pri-

Jim Dine, Guantes blancos, 4 ruedas, 2007

mero Rosa, luego Ramiro, y la segunda esposa de éste, una criada temerosa (cuyo matrimonio también fue asaeteado por Tula) van sucumbiendo hasta volver a Gertrudis la omnipotente tutora de los niños. Mediante se avanza en la lectura de la obra, se cae en la cuenta que las severidades religiosas, el odio macerado hacia los hombres, la costumbre de encubrir el miedo con la violencia argumentativa, han dejado una mella profunda en el carácter de los sobrinos. Pero vivió, bien en los otros como no en lo que se hallaba estrictamente dentro de los límites ignorados de su carne. Parece ser que la que amaba esencialmente a Ramiro era quien se volvió su cuñada. Maniquí viviente, parlero. En torno a esto me viene a la memoria esa canción de Joan Manuel Serrat que versa sobre las fronteras de la ficción, cuando siendo locura o no, dolor y goce se vuelven: De cartón piedra. Parece ser que la anécdota

tiene bases reales, el amor entonces se muestra como una de las quimeras más conmovedoras y crueles que existen. Se puede amar todo, uno es quien construye los objetos que justifican nuestro paso por la tierra a pesar de que al final alguien, un tipo cualquiera, una institución lóbrega, o el cielo mismo, nos los quitan. La ficción es, en este contexto, un juego creído, desdeñado, útil, y abierto como una matriz enorme, donde caben los millones que gustan de oír o leer una buena historia, sobre todo cuando el protagonista pueden ser ellos. Pues al momento de la lectura ¿no resultan igual de conmovedores, aún dentro de su atroz vesania, Joaquín Monegro (Abel Sánchez), Augusto Pérez (Niebla), Gertrudis, el hombre que se enamoró de un pedazo con y sin vida en la vitrina de un comercio? Ahora bien, en cuanto a lo anterior sería bueno recordar la hermosa novela Últimas tardes con Tere-

sa, de Juan Marsé, donde una joven de reciente ideología zurda entabla una relación clandestina con el Pijoaparte, un ladrón de motocicletas. Teresa construye una suerte de dependencia, que a pesar de los abismos clasistas y los encontronazos con la realidad, logra centrar a la figura del canalla como el modelo rebelde que tanto añora. El Pijoaparte, a su vez, y con su novia Maruja (criada de Teresa) enferma, va abriendo paso a un abrumador cariño por la burguesita, poniendo en jaque la moral de su condición. De cualquier modo, el amor echa raíces en paradigmas etéreos. A veces Unamuno da la impresión de querer unir la fe con la razón pura. El resultado habrá que cotejarlo, en las páginas, en los caminos que nos depara la imaginación propia, la cual se camina por sí sola, y llega a donde medianamente queremos. Tal vez por eso inventamos historias, para inventar que vivimos, aunque sea en otros.


LA GUALDRA NO. 79

La devoción de la catástrofe A propósito de Melancholia, de Lars Von Trier Por Nelson Guzmán Robledo

Cine

La tierra es un planeta cruel y cuando desparezca nadie nos echará de menos.

Sólo podemos admitir que la compasión sea el más profundo de los sentimientos humanos si a ello agregamos que la melancolía carece de fondo. Puesto que toda hondura evoca la medida, en el abismo melancólico desaparece toda superficie sobre la que pudiera posarse nuestra alma y por ello carece de profundidad y es más íntima que cualquier zona abisal de los océanos y trasciende la profundidad. El objeto de la melancolía es, a diferencia de la nostalgia o la tristeza, la totalidad de las cosas y por ello mismo no es ninguna. No se siente uno melancólico por alguna razón o causa: la melancolía simplemente es. Y ella también es el único vehículo que nos reconcilia con la inevitable irrealidad del mundo. Incluso más que la alegría borra los rastros de la tristeza, pues cuando se la experimenta, se asume la belleza inherente a nuestra muerte que deja su huella sobre todas las cosas. El prefacio de la película (que de manera inesperada sumerge de lleno al espectador en una atmósfera que no debe perderse de vista) nos plantea más que una interrogante, un enigma. Se trata de una secuencia de imágenes cuya lentitud enfatiza tanto las minucias de la escena, como las abstrae del tiempo al que el cinematógrafo inevitablemente es cómplice. Al rehuir de la temporalidad, éstas adquieren el

aspecto de arquetipos del inconsciente, como si se tratase de símbolos universales que rebasan la mera disposición de avatares dramáticos, que subyacen en las capas más latentes de nuestras inquietudes humanas: una mujer lúgubre (Justine) a cuyas espaldas caen muertas las aves al tiempo que comienza el preludio de Tristán e Isolda de Richard Wagner (único tema musical del filme al que constantemente recurre); la danza de dos astros azules que en su aparente parsimonia encierran la violencia de una colisión universal; la misma mujer vestida de novia arrastrando con su paso pesados jirones negros de lana o flotando espectralmente sobre un manantial, imagen que nos evoca la Ofelia que Millais pintó a mediados del XIX para representar a la joven suicida de Hamlet; la imagen del Sol, la Luna y Melancholia (ese hipnótico planeta azul que durante siglos habría rehuido detrás del Sol la mirada humana) pendiendo cada uno sobre la cabeza de sus tres personajes principales: Justine, su hermana Claire y el hijo de ésta, Leo. Como mera interrogante, la secuencia inicial genera la tensión dramática de la película. Con el desafío inquietante que provoca, nos mueve a buscar el significado de sus imágenes en los eventos narrativos del filme. Sin embargo, una interrogante supone siempre una respuesta. Toda pregunta

al ser formulada, nos plantea las condiciones de su solución; un enigma sugiere ante todo la imposibilidad de su respuesta: en Melancholia, ninguna nos es dada. A lo sumo, la respuesta es la formulación del enigma al cual el filme nos arroja; enigma que me atrevo a formular en los siguientes términos: ¿y qué si la vida humana —y acaso con ella el universo entero— carece de sentido? Sobra decir que el tema central del filme ronda el problema de la conflagración universal, que si bien en nuestra precaria mitología contemporánea se reduce al impacto de un asteroide o cometa que destruiría la vida en el planeta, aquí se renueva con un evento que permite darle un carácter absoluto al principio de destrucción: el evento tiene la magnitud inesperada de un planeta que en tamaño rebasa al nuestro. Su proximidad se anuncia inicialmente con el eclipse de la brillante y rojiza estrella Antares, situada en el corazón del Escorpión y rival del planeta Marte o Ares (de ahí su nombre) el dios griego de la guerra (como si su paso hacia la tierra fuera a tambor batiente), para adquirir al paso del tiempo la magnitud de la Luna y finalmente las dimensiones de la bóveda celeste, como si se tratase de la pupila de un Dios destructor dilatándose en el firmamento. Ante este evento, el argumento se nos presenta como un antagonis-

mo, las dos partes del filme así lo indican, pues llevan cada uno el nombre de una de dos personajes relativamente antagónicos: Justine y Claire. La primera, incapacitada para asumir las banalidades de una vida convencional, se resiste el mismo día de su boda a someterse a la hipocresía que regularmente ronda un evento de tal naturaleza. La tensión del fracaso en una celebración de disciplina aristocrática nos infunde una incomodidad in crescendo que culmina con el fracaso mismo del matrimonio durante la boda. Fracaso al que no podemos encontrar sentido, sencillamente porque el sentido nace precisamente de la hipocresía que Justine rechaza. Frente a ella, Claire nos presenta la figura del orden y la mesura, que son subrayadas tanto en la celebración nupcial fracasada de su hermana, como en el apoyo que le tributa a ésta durante su depresión posterior. Claire parece ser junto a su marido (un acaudalado aficionado a la astronomía) el único miembro de la familia que guarda la cordura. Pero la incapacidad de Justine o la integridad de Claire frente a las vicisitudes de la vida social, se invierte en la segunda parte del filme, cuando el planeta Melancholia aproxima su terrible amenaza. Ante la inminencia del impacto y la destrucción final del mundo, la ecuanimidad de Claire se pierde, pero no por la cobardía ante la muerte absoluta que se acerca (como sucede con su marido que se suicida en el establo, como figura emblemática del padre que se ausenta) sino por la sencilla razón de que su hijo tendrá irremediablemente que morir. Justine, por el contrario, asume sin resistencias el destino fatal del hombre. El clímax se advierte en la imagen de Justine desnuda en el cielo nocturno, iluminada por la luz azul del planeta. Pero este aparente antagonismo se resuelve en el último gesto, cuando junto a Leo, las hermanas se toman de la mano bajo la “cueva mágica” (símbolo uterino sin lugar a dudas) que en realidad no es sino una frágil estructura cónica de ramas, en cuyo interior reciben lo que será la destrucción final. Con sus manos unidas dibujan la trinidad de la vida, antagónica y simbiótica unión de Tánatos y de Eros: la mujer que se resiste al matrimonio y a la procreación, depresiva y melancólica y la otra, la que irracionalmente salvaguarda la vida y teme a la muerte. Ambas nos recuerdan que muerte y vida sólo existen en su unión y también que ambas son mujeres, pero sobre todo, hermanas.


3 de diciembre DE 2012

Escenografías del Arte Contemporáneo (8/9)

El haber y la nada del teatro pensante-creador contemporáneo Por Armando Haro Márquez

Arte y filosofía

A mis compañeros y alumnos de la Licenciatura en Artes de la UAZ. A los integrantes del colectivo Va y ven, especialmente a Sarah Goaër y Alberto Ordaz.

Tercera Parte: Del teatro neobarroco a otro caótico comienzo teatral. Primera escena (en proceso): La nave de los locos varó en América, punto en el que el mundo se hace redondo. En el fondo, como telón barroco, están Sor Juana y Suárez plegando, desplegando y replegando la urdimbre metafísica del barroco por venir, neobarroco de los infinitos mundos desterritorializados en los que una nueva cantinela se canta. Pero quizá ya no se cante nada, o se le cante a la nada o a la muerte como con Huidobro o Gorostiza, que se pinte el vacío o el caos como con Rauschenberg o Pedro Coronel, o se interprete el silencio y el microtonalismo, como con Cage y Julián Carrillo. En el escenario vacío se deja actuar el haber de la nada, porque ya no se discute qué sea el ser, sino cómo es, como se, hace vacío o totalidad en un fondo de nihilidad. Surge una nueva tierra, que es la tierra de los locos, los niños, los poseídos, que se atreven a pensar y expresar esta nada. Plano que se territorializa con la cantinela que se ‘cantan niños a niños, pero no como niños, locos a locos, pero no como locos’, como le canta Artaud a Van Gogh: Estos cuervos pintados dos días antes de su muerte, no le han abierto, como tampoco las otras telas, la puerta de una cierta gloria póstuma, pero abren a la pintura pintada, o más bien, la naturaleza no pintada, la puerta de un más allá posible, de una realidad permanente posible, a través de la puerta que Van Gogh abrió de un enigmático y siniestro más allá. […] Por eso el tono de la última tela pintada por Van Gogh, (él, que por otra parte, nunca superó la pintura) logra evocar el timbre abrupto y bárbaro del drama isabelino más patético, pasional y apasionado.1

Y resulta que es con Van Gogh que el mundo del arte se vuelve realmente redondo, en el que el teatro filosófico del arte ha ejercido

su voluntad, como voluntad de poder y de dominio por todo el orbe, porque con Van Gogh también se cierra la relación permanente que tendrá el arte barroco, explorador de mundos exteriores e interiores, con otras artes, de otras culturas, de otras regiones. El grabado de la Ukiyo-e japonés deviene óleo europeo, la pintura al óleo deviene amarillo esquizofrenia. Pero esta es apenas la culminación de una historia teatral del arte y la filosofía, de la segunda escena de la segunda parte, ahora estamos en medio del desarrollo del principio de nuestro propio teatro neobarroco, que, como lo atestiguan sensibles pensadores como Gilles Deleuze en Francia o Bolívar Echeverría en México, parece ya no estar en Europa sino en América o en Asia. Acá, vivimos una modernidad retardada, ralentizada, y quizá sea por ello que hay aún más repetición y mímesis que en Europa, quien, siempre encabezando las vanguardias, se propone como el espíritu mismo de dicha repetición y mímesis. Sin embargo, radica ahí su natural diferencia con Europa, porque no es mera repetición sin variación, sino que muchas veces es repetición de la multiplicidad misma, de lo infinito que recorre la expresión novohispana y que en la actualidad juega a sincretizar dicha multiplicidad expresiva barroca y la unidad de una vanguardia europeizante, norteamericanizante, que nos hace dudar mucho, a veces, de la autenticidad de su creación. Sin embargo, la reproductibilidad del arte por el arte mismo es un fenómeno natural en una sociedad basada en el consumo. Las imágenes, las representaciones visuales, son uno de los productos de consumo más exitosos de nuestra época, y manifiesta una continuidad con la utilidad que han prestado en el pasado a las distintas sociedades. Para nosotros, meditantes del arte, ello representa un fenómeno complejo frente al cual hay que estar siempre atentos, sin embar-

1 A. Artaud: Van Gogh. El suicidado por la sociedad, Factoria, México 1999, pp. 23 y 27.

Utagawa Hiroshige (Andō Tokutarō), El puente Ōhashi en Atake bajo una lluvia repentina, 1857

go, se puede interpretar desde puntos de vista diferentes y divergentes. Como fenómeno de la institucionalización del arte puede resultar ser un efecto positivo de la difusión de las artes en la sociedad, pero a la vez, al interior de ella, en su consciencia estética, puede ser desfavorable en tanto que demerita la obra de un autor, al ser este arte copia de copias de obras

de arte. Como puro fenómeno de la sociedad contemporánea no representa para el arte sino ese principio del arte contemporáneo en el que cualquier cosa puede ser una obra de arte, porque finalmente la materia con la que trabaja actualmente el arte es precisamente con este contexto estetizante que configura la escenografía de la sociedad moderna.


LA GUALDRA NO. 79

El Taller de Pintura y Grabado

Artes visuales

Un largo recorrido desde 1986…Parte II Por Jánea Estrada Lazarín

“A mediados de los años 80 deambulando por las calles de Zacatecas conocí algunos talleres de artes plásticas, buscaba algo sin saber realmente qué era hasta que me invitaron a ingresar al Taller Julio Ruelas, que apenas estaba iniciando sus actividades, cuando entré a sus instalaciones en la parte alta del Museo Francisco Goitia tuve una hermosa revelación: conocí el tórculo de grabado y desde entonces he trabajado la gráfica con pasión, otorgándole gran valor al oficio obtenido con el trabajo de taller al entender el lenguaje de la técnica de manera natural. Fueron llegando más compañeros conformando un buen grupo, cada mes teníamos una reunión para recibir una crítica mutua sobre la obra realizada conformando así la base técnica y conceptual en el proceso de futuros artistas visuales”. Ignacio Vera Ponce (integrante del taller de 1985-1995) Juan Manuel García Jiménez

Fue en el año 2002 cuando el Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas se mudó al espacio que ocupa hasta la fecha, en la calle Abasolo, en el centro histórico de Zacatecas. Con este espacio inicia además una etapa diferente, en la que las actividades de promoción empezaron a disminuir un poco, “Es hasta cierto punto normal”, dice Alejandro Nava, “el cansancio de tantos años empezó a manifestarse, fueron años de intensa actividad y yo decidí entre otras cosas, dedicarle más tiempo a mi trabajo, a mi desarrollo personal, sin embargo, siempre he estado ahí”. Actualmente el taller tiene 12 alumnos que de manera constante asisten a las instalaciones, Luis García trabaja con ellos asesorándolos en di-

Luis García

ferentes técnicas de pintura –el pasado 28 de noviembre inauguraron una exposición colectiva en el vestíbulo de la Cineteca-. La prensa de grabado está en buenas condiciones, no así la de litografía –que tiene mucho tiempo sin funcionar pues tiene la platina descompuesta-; digamos que ya no se trabaja con la misma intensidad que en los años anteriores… Para dinamizar al taller, para ponerlo a trabajar como en un principio, Alejandro Nava dice que actualmente se está trabajando en la elaboración de un proyecto que considera la conformación de un consejo cuyos integrantes determinen las acciones más convenientes para el Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas.

“A falta de una escuela de arte en Zacatecas; el taller Julio Ruelas representó para mí la posibilidad de tener una formación sólida en artes plásticas y más concretamente en técnicas de grabado. Ahí comprendí la importancia de la técnica, la disciplina y la crítica; sin estos tres elementos no hay posibilidad seria de desarrollo artístico. Eso lo aprendí en el Ruelas”. Juan Carlos Villegas (integrante del taller de 1992 a 1997) Leticia Zubillaga


3 de diciembre DE 2012 En Fresnillo, Carlos Alberto Sánchez y Enrique Barajas Pro, el Taller Goitia Gráfica en el Ágora José González Echeverría; y recientemente, Omar Lemus inauguró el Taller La Nochería.

Magdalena Dávila

Enrique Barajas Pro

“El Ruelas es un atardecer en la plaza de Tacuba visto desde el balcón del Tenorio. Es el General Popo y bombones en fogatas fugitivas en un terreno baldío. Es el ácido de Nacho, chorreando como estalactitas de todas las cosas, corriendo como archipiélago. Es litografía, noches de cerveza y encuentros con uno mismo. Es la tira de Gis y Trino, y Doña Huevas negando el último Gansito. Él con su perejilito y la Tragahombres con su látigo de siete colas. Es los primeros viajes del DF y el Museo de Arte Contemporáneo. Es las exposiciones y estar limpiando a último momento la sala de exposición. Es lo que ya no es sin dejar de ser lo que fue”. Armando Haro Márquez (integrante del taller de 1989 a 1994)

Por su parte, Plinio Ávila es el director del Museo Grabado; Eduardo Arvizu, el coordinador operativo del Taller de Grabado en la Casa Municipal de Cultura. Leticia Zubillaga, Adrián Ruiz, Arturo Villa, Juan Carlos Villegas e Ignacio Vera Ponce siguen dedicándose a la gráfica. La mayor parte de ellos ha alternado la pintura y el grabado, sigue experimentando, se está abriendo camino y sí, son ex alumnos del taller. Mencionarlos a todos sería prácticamente una proeza porque deben ser cerca de un centenar de personas quienes han estado en el Ruelas el transcurso de más de un cuarto de siglo de operaciones. Lo que sí podemos augurar es que seguirán sumándose a esta lista muchos alumnos más, pues el Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas tiene vida para rato.

Artes visuales

Indudablemente, el Ruelas ha marcado a quienes han pasado por él. Muchos ex alumnos se han consolidado como artistas independientes, han ganado premios, se han abierto camino en este complicado mundo del arte, en el que la competencia es muy fuerte. Algunos de ellos, incluso, tienen su propio taller de grabado: en Zacatecas, Iván Odín Barrios, el Taller El Topo; Juan Manuel García Jiménez, el Taller Enrique Guzmán; Alberto Ordaz, el Taller la Veta Gráfica; Pedro López, el Taller Rayón 5.5.4; Guillermo Méndez, César Ramos, Daniel Ortiz y Claudia Sáenz, el Taller el Batiscafo; Fernando Jiménez, el Centro de la Gráfica.

Imuris Ramos

Omar Lemus

“En el taller Julio Ruelas conocí por primera vez a pintores y grabadores que se dedicaban profesionalmente al mundo del arte. Ahí fue donde vi que sí era posible dedicarme sólo a esto, y donde creí que sí podía ser artista y vivir dignamente de esta profesión. En el taller aprendí a trabajar con libertad y descubrí que sobrevive el que tiene los pantalones para hacerlo, a esta profesión te tienes que dedicar de tiempo completo, con compromiso y con disposición para seguir aprendiendo todos los días”. Plinio Ávila (integrante del taller del 94 al 96 y del 97 al 98)

Miguel Vargas Bonilla

“Después de todos estos años, no puedo sino tener un gran orgullo del trabajo que se ha realizado en el Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas. He tenido el gusto de conocer a gente muy talentosa en este lugar; algunos han llevado su carrera de manera más inteligente que otros, pero me da mucha emoción haber tenido alumnos talentosos que actualmente se dedican de manera profesional al arte; el trabajo ha valido la pena por ellos. Ahora el reto es dinamizarlo”. Alejandro Nava (fundador y director del taller)

Los grabados expuestos en este reportaje han sido realizados por integrantes -en diferentes épocas- del Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas.


LA GUALDRA NO. 79

Por Mateo Estrada Gaviria [Asunto: Consulta. Martes, 4 de diciembre de 2012, 16:17. De: Mauricio Estrada… Para: Antonio Castrillón…] Don Antonio: Ayer comencé la catalogación del librero, el que está en la estancia de las habitaciones de su mamá. Son 97 libros (revistas, recortes de periódicos, folletos, libros y “cinco manuscritos”). Los manuscritos los ojeé. Usted me indica qué hacer. Los puse en una caja “especial”. Hay un manuscrito que tiene anotaciones de su tía abuela [María de la Luz Felguérez]. Es “el proyecto del libro” del padre Lías. El impreso está en la biblioteca: Oraciones y exhortaciones publicadas durante la suspensión de cultos públicos. Por el señor Pbro. D. Demetrio G. Lías, cura amovible de la parroquia del sagrario de Zacatecas [Zacatecas: Tip. Moderna, (septiembre de) 1929, 103 pp. + Prólogo de Manuel Medina y García y una hoja con fe de erratas. Documento “engrapado”]. En una de las notas insertas en el libro, está el “nombramiento de presidenta del catecismo de Santa Zita, de la parroquia del sagrario, a favor de la señorita María de la Luz Felguérez”. También está el nombramiento como “Hermana mayor de la vela perpetua del santísimo, establecida canónicamente en la parroquia del sagrario”. Por lo que hemos platicado, tengo una duda ¿dejo los textos, los separo? Los documentos, ¿los llevo al archivo de la biblioteca o al familiar? PD: El contador sigue midiendo el tiempo, según las horas que estoy en casa. Un favor, Usted le puede indicar que hemos convenido diferente la relación laboral. Mateo.

Por Andrea Sampedro Viene, como cada año, y ya por treinta, el Festival Internacional de Poesía “Ramón López Velarde”, organizado gracias al apoyo incondicional de nuestra Universidad Autónoma, en esta ocasión el festival se le dedica al poeta argentino Jorge Boccanera. De la poesía siempre queda mucho que decir, mucho que leer, mucho que sentir, por mi parte cada día voy aprendiendo algo nuevo, cada día procuro leer al menos a un poeta que me mueva algo, o descubrir poemas, aunque no sepa ni el autor. En el caso de Jorge Boccanera lo conocí hace no mucho tiempo (no estoy segura cuándo), lo encontré en un blog (tampoco estoy segura en cuál), el poema que leí en ese momento me gustó mucho, y me hizo buscar un par más, bendito internet. Así que les dejo este poema, como un aperitivo a lo que vendrá en este Festival, los días cinco, seis, siete y ocho de este mes de diciembre. Yo digo adentro mío Adentro hay una boca recibiendo a la lluvia y una mano queriendo penetrar en los trenes adentro está mi infancia con su mañana blanca

[Asunto: Martes, 4 de diciembre de 2012, 16:47. De: Mauricio Estrada… Para: Gerardo…] Hola Gerardo. Te comento: El jueves fui al centro de Localia. Entré y salí. Fui por dinero. Sin novedad fuerte, regresé a casa. Hubo planes de salir con R. Pero, pasó Maribel y unas amigas. Reí bien. Maribel chismeó de rato en rato. Fuimos donde la tienda de JC por cerveza. Al fin conocí a sus hermanos. Nos vemos con estimación. El viernes salí con R. Fuimos a El Paraíso, Las Quince y luego a Lola. Me aburrí. Saludé a Aldo. Ya no salé con Alex. Tan bonitos que se veían. Me regresé a la casa. Me serví un güisqui. En Zacatecas ya hace frío. Duermo con dos edredones, pijama y sigo congestionado. Afortunadamente sin dolor de cabeza. Sábado. Me levanté a la una. Me puse a trabajar. De rato en rato limpié la casa. Paso la esposa de Cuco, para ir a una reunión de niños. Acepte xq había comida caliente. Me presentaron a Huízar. Me dicen trabaja con él Luis y Antonio. Dios, el mundo es un pañuelo. Les invité una cerveza en Las Quince. Se fueron temprano, xq los niños estaban dormidos en el auto. Llegó S. Chingao, creo q no lo despistamos. Nos sonreímos como idiotas. Fuimos al Lola. Una cerveza, otra, otra… Bailamos, nos besamos… Domingo. Me levanté a las tres. Preparo el penúltimo trabajo escolar. No tengo plan vacacional. Esta semana saldré, el jueves. Aunque, mi profesor pidió le acompañe a DF. ¿Cómo va el círculo de las enanas? Mauricio. Diego Rivera, Naturaleza muerta, 1913

mi pueblo allí colgando de la lengua del día adentro está tu frente pero nunca los lunes porque adentro me sobran el reloj y los diarios adentro está lo bueno lo malo lo que queda mi corazón adentro de un pájaro sin rostro adentro tengo el viento derramado en tus hombros es decir este aroma de ausencias y de gritos adentro estoy yo mismo golpeando para afuera y hay una almohada tibia donde apoyo tu nombre adentro está el otoño el café el intestino las rótulas tus ojos el parque que olvidaste adentro están doliendo tu septiembre y mis pasos y hay una piel llorando ahora adentro mío se oxida una ternura yo digo adentro mío en esta tarde de otros.

Como les dije hace casi un año, lo importante de la poesía es que nos haga sentir algo y este poema nos hace sentir sin duda la nostalgia, la ausencia, la humedad, el otoño y otras cosas que son de cada uno de nosotros, como cuando la voz de Ringo, responde a la pregunta ¿Qué es lo que ves cuando apagas las luces? en With a little help from my friends: “No puedo decírtelo, pero lo sé, es mío”. Así que asistan al Festival Internacional de Poesía, escuchen, observen, olfateen, sientan y sobre todo, disfruten, con responsabilidad y desenfado.


3 de diciembre DE 2012

Equinoccio Por Bea Cármina El hombre que buscaba su nombre olvidó un día el tiempo, el verano la existencia del Ecuador, la risa y el relámpago. Alguien junto a él largó un perro, e ipso facto lo siguió ladrando y moviéndose cual trastero. Al tiempo otro lanzó un infame y sin más, el hombre que había perdido su nombre, que había olvidado el sonido de la lluvia, que ya no escuchaba el fluir de su ser, se precipitó a desgarrar al primero a dentelladas. A la pasada un tercero susurró ahí va un amo, fue cuando tomó un látigo fustigando a todos los que se pusieron por delante, no

satisfecho fue en busca de los pensantes y los sometió a latigazos. En eso estaba cuando pasó por allí una manifestación y hasta él llegó el grito de un influyente don nadie Siervos, esclavos, y fue cuando percibió a miles que habían olvidado la estrella y la fabulación y la nota y el cincel y el meridiano, como él lo había hecho, seguir al poderoso con la cabeza gacha y el trasero enhiesto.

imágenes que por imposibles existieron posibles Y un efluvio de masculinos y azuladas rías y ello en ella y ella en ello Y el cuerpo en un retoñar de piel entrelazando utopías Y fue entonces cuando pudo contemplar el des-

Río de palabras

Un hombre buscaba su nombre perdido. Ese nombre que al esfumarse lo había despojado de brújula, compás y perspectiva. Quizá se ha extraviado en el asfalto, se dijo, entre antenas, en el cielo mugriento, en una selva de palabras, en un diccionario, en un suspiro. Un hombre buscaba su nombre perdido entre documentos, libretas viejas y nuevas, en una firma, en la página de un libro, por una calle, callejón o anuncio, en unos ojos, en una lengua, en una nación, entre brazos, gestos y piernas. Un hombre buscaba su nombre perdido en una copa, trofeo de campeones, en parabólicas, coladeras, en tinacos, en cestos de basura.

Y esta indignidad lo suspendió en hálito y recuperó el relámpago rasgando el primer cielo que desató la lluvia que fue destiñendo su olvido Capas que deshojadas le revelaron un mundo de

pertar del bisonte mímesis El meneo pausado de sus patas La conmoción de sus ojos antiguos al desprenderse de una roca en Altamira Y ese bufido liberado de siglos Afloró desde sus raíces hundidas en el sueño y descorchó la uva y desanudó las formas atadas al gozo Al amanecer del alba Al latir de la noche que se deshace en ayes Y suspiros anhelante de cuerpos que estallan en vías lácteas En viento vibración Y tamiz de sonidos de renovadas tonalidades nunca antes estrechadas Pero que ya significan y re significan O tal vez no Pero que en intento tras intento pulsan las curvas sinuosas de unas caderas que desprenden ritmos Y Vocales Y Onomatopeyas Y Suenan y aún resuenan En el centro de la tierra elevándose en volcán magma brisa escucha Y panorama Y música Y pincel Y trazo Y pintura Y ese Hombre conoció que aun no poseyendo las letras de su nombre envejecido con el cual no acertaba Podía gritarlo al sol Y a las fases de la luna Y a las huellas Y a las olas Y a los muros que aprisionan Y a los edificios de espejos cóncavos y convexos que deforman y apabullan Pero que sin embargo Son bellos Y éstos Ante la mirada que los miraba bellos se hicieron eco y le centuplicaron la vida en Odiseas Y unicornios Y En ese golpe de casco Pegaso que ha hecho brotar la fuente inspiradora de poetas Y En una única Leda que cual esponja de espuma plumas de seda Presidió el cabalgar de Pasífae sobre un toro blanco y magnificente y de vigor y Altura Y sin buscar argumentos ni explicaciones ni apelativo alguno Ése Nuestro Hombre Se convirtió en sendero Y El sendero en artífice de su sombra iluminada Y Su sombra asombrada se asombró y se asombra y se escuchó y se escucha y se llama y lo llaman y Él Presente y por venir Fue… y... es … y… sigue siendo... … Varios hombres habían perdido sus nombres Nombres que al huir los habían despojado de brújula proporción y perspectiva Y del secreto del compás Y Del hermetismo de Durero en su MELANCOLÍA …

Paul Jenkins, Equinox, 2006


LA GUALDRA NO. 79

PROGRAMA CINETECA ZACATECAS, DICIEMBRE 2012 La Cineteca Zacatecas está ubicada en calle Dr. Hierro #303, centro histórico de Zacatecas. La proyección de las películas se realiza de MANERA GRATUITA, con fines culturales y educativos.

Miércoles 5, 18:00 Hrs. EL VIAJE DE CHIHIRO Dir. Hayao Miyazaki Japón/ 2001/ 124 min. Miércoles 5, 20:00 Hrs. RECUERDOS DE UNA ESTRELLA Dir. Woody Allen EUA/ 1980/ 90 min. Jueves 6, 18:00 Hrs. MARY AND MAX Dir. Adam Elliot Australia/ 2009/ 88 min. Jueves 6, 20:00 Hrs. LAS TRILLIZAS DE BELLEVILLE Dir. Sylvain Chomet Francia / 2002/ 78 min. Viernes 7 18:00 y 20:30 Hrs. Función con presencia de director de la película TODOS HEMOS PECADO Dir. Alejandro Ramírez México/ 2010/ 100 min. Sobre el director Alejandro Ramírez (Ciudad de México, 1979). Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana; y en Film Production, enVancouver Film School, en Canadá. Guionista, Productor y Director, su filmografía incluye los cortometrajes: Ocho formas de decir te quiero, Marta, La que vuela, Siempre Vivos, Toda una Vida, La moral en Turno, El amor Perfecto, Minutos de Vida y Freedom. Su Ópera Prima es el largometraje Todos Hemos Pecado. Actualmente prepara su primer largometraje documental titulado: Nosotros. Sábado 8, 18:00 Hrs. PERSÉPOLIS Marjane Satrapi, Vincent Paronnaud Francia/ 2007/ 95 min.

Sábado 8, 20:00 Hrs. LA COMEDIA SEXUAL DE UNA NOCHE DE VERANO Dir. Woody Allen EUA/ 1982/ 88 min. Domingo 9, 12:00 Hrs. NUEVE Dir. Shane Acker EUA/ 2010/ 79 min. Domingo 9, 18:00 Hrs. CHICO Y RITA Dir. Fernando Trueba España/ 2010/ 94 min. Miércoles 12, 18:00 Hrs. EL FANTASTICO SR. FOX Dir. Wes Anderson EUA/ 2009/ 87 min. Miércoles 12, 20:00 Hrs. ZELIG Dir. Woody Allen EUA/ 1983/ 79 min. Jueves 13, 18:00 Hrs. LA ROSA PÚRPURA DEL CAIRO Dir. Woody Allen EUA/ 1985/ 85 min. Jueves 13, 20:00 Hrs. OLD BOY Dir. Chan Wook Park Corea del sur/ 2003/ 120 min. Presenta Sergio Espinosa Proa Viernes 14, 18:00 Hrs. LA TUMBA DE LAS LUCIÉRNAGAS Dir. Isao Takahata Japón/ 1988/ 93 min. Viernes 14, 20:00 Hrs. HANNAH Y SUS HERMANAS Dir. Woody Allen EUA/ 1986/ 106 min. Sábado 15, 18:00 Hrs. PASTORELA Dir. Emilio Portes México/ 2011/ 90 min.

Sábado 15, 20:00 Hrs. BELLA DE DíA Dir. Luis Buñuel Francia/ 1967/ 100 min

Sábado 22, 20:00 Hrs. PASTORELA Dir. Emilio Portes México/ 2011/ 90 min.

Domingo 16, 12:00 Hrs. EL EXPRESO POLAR Dir. Robert Zemeckis EUA/ 2004/ 97 min

Domingo 23, 12:00 Hrs. EL EXTRAÑO MUNDO DE JACK Dir. Henry Selick EUA/ 1993/ 75 min

Domingo 16, 18:00 Hrs. DíAS DE RADIO Dir. Woody Allen EUA/ 1987/ 85 min.

Domingo 23, 18:00 Hrs. LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER Dir. Philip Kaufman EUA/ 1987/ 164 min.

Miércoles 19, 18:00 Hrs. MILAGRO EN LA CALLE 34 Dir. Les Mayfield EUA/ 1947/ 96 min.

MUNICIPIOS CICLO DE CINE PREPA 3, EN FRESNILLO, ZACATECAS Lugar: Auditorio del edificio nuevo, plantel 3 de la UAZ. Coordina: Cineclub Los tres chiflados y Cineteca Zacatecas ENTRADA LIBRE.

Miércoles 19, 20:00 Hrs. ÚLTIMO TANGO EN PARÍS Dir. Bernardo Bertolucci Italia/ 1972/ 129 min. Jueves 20, 18:00 Hrs. OTRA MUJER Dir. Woody Allen EUA/ 1988/ 81 min. Jueves 20, 20:00 Hrs. LUNAS DE HIEL (Luna amarga) Dir. Roman Polanski Francia/ 1992/ 139 min. Viernes 21, 18:00 Hrs. EL DESCANSO Dir. Nancy Meyers EUA/ 2006/ 131 min. Viernes 21, 20:10 Hrs. SALÓ O LOS 120 DÍAS DE SODOMA Dir. Pier Paolo Pasolini Italia/ 1975/ 117 min. Sábado 22, 18:00 Hrs. PERDIDOS EN TOKIO Dir. Sofía Coppola EUA/ 2003/ 105 min

Jueves 6 de diciembre, 17:00 Hrs. EL TOPO Dir. Alejandro Jodorowsky México/ 1970/ 125 min. Jueves 13, 17:00 Hrs. LA MONTAÑA SAGRADA Dir. Alejandro Jodorowsky México-EUA/ 1973 / 114 min. PRIMER FESTIVAL DE LA HIDALGO Sábado 15, 19:00 Hrs. Lugar: Calle Hidalgo, centro de Fresnillo FUNCIÓN AL AIRE LIBRE


3 DE DICIEMBRE DE 2012

Festival de Poesía Ramón López Velarde 2012 BREVE: GÉNESIS Hacia 1982, gracias a la iniciativa de un reducido pero representativo grupo de universitarios, comenzó a organizarse el Festival de Poesía Praxis–Dosfilos, aludiendo así a la hoy legendaria colección de poesía del mismo nombre, coeditada por la Universidad Autónoma de Zacatecas y destinada a publicar la obra de aquellos jóvenes poetas que residieran de manera preferente, aunque no exclusivamente, en el interior de la república mexicana, y cuyo número final rebasó los cien títulos. Por una involuntaria costumbre, durante la primera semana de cada mes de diciembre los poetas ahí publicados (casi siempre entre cinco y diez) se reunían en esta ciudad para presentar los nuevos cuadernos de Praxis–Dosfilos y ofrecer lecturas en diversos foros públicos y académicos. En 1988, en razón del indeleble centenario del nacimiento del autor de La

sangre devota, y a propuesta de algunos de sus divulgadores, el Festival de Poesía Praxis–Dosfilos cambió su denominación por la de Festival de Poesía Ramón López Velarde, renovado y promovido nuevamente por la Universidad Autónoma de Zacatecas y apoyado por un amplio y generoso conjunto de instancias y de organismos afines. El Festival de Poesía Ramón López Velarde continuó celebrándose durante la primera semana de cada mes de diciembre y desde 1990 se propuso como objetivo la meritoria característica de honrar la obra de alguno de nuestros más notables poetas (el Festival de Poesía Ramón López Velarde tuvo como específicos invitados, entre otros, a Tomás Segovia, Homero Aridjis, Raúl Renán, Eduardo Lizalde, Dolores Castro, Jaime Labastida, Alejandro Aura, Juan Gelman, Víctor Sandoval, Elsa Cross), además de propiciar un estimulante encuentro de poetas, críticos,

Conquistadores

PROGRAMA Diciembre 5 PRELIMINAR: CONFERENCIA «Poesía y prosa: Roger van de Velde entre nosotros» Fons Lanslots (Bélgica) Presenta: Abel García Guízar El Pulgatorio, 20:00 horas

editores, animadores culturales y, por supuesto, de habituales y de potenciales lectores de poesía. Ahora bien: en 2007, conmemorando tanto el 175 Aniversario de las distintas etapas históricas de vida de la Universidad Autónoma de Zacatecas como el 25 aniversario del Festival de Poesía bajo sus distintas facetas y denominaciones, se creyó oportuno transformar a éste cualitativamente, elevarlo al rango de Festival Internacional de Poesía y honrar ahora la obra no sólo de alguno de nuestros más notables poetas en lengua española, sino también extranjera. El Festival Internacional de Poesía Ramón López Velarde 2012 estará dedicado al poeta argentino Jorge Boccanera, quien recibirá asimismo el Premio del Festival, instituido desde 2007, complementando así la recepción del Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde para obra inédita, auspiciado también desde 1982 por la propia Universidad Autónoma de Zacatecas. Adicionalmente, el Festival Internacional de Poesía 2012 Ramón López Velarde participa de la organización de la XXIV Feria Municipal del Libro, de tres exposiciones plásticas (individuales y colectivas) y de una ofrenda floral en la ciudad de Jerez a la inestimable memoria de Ramón López Velarde. [ÁREA DE ARTE Y CULTURA]

EXPOSICIÓN El uno y el otro (Instalación) Gabriel Macotela Presenta: Laura Elena de Jesús Ramírez Ramírez Vestíbulo del Teatro Fernando Calderón, 21:00 horas

DATOS MÍNIMOS Jorge Boccanera (Buenos Aires, Argentina, 1952). Ha publicado, entre otros títulos: Contraseña, Los ojos del pájaro quemado, Polvo para morder, Sordomuda, Bestias en un hotel de paso y Palma real. Obtuvo los premios Casa de las Américas (Cuba, 1976); Nacional de Poesía Joven (México, 1977); TEA de Periodismo (Argentina, 2007); Internacional de Poesía Camaiore (Italia, 2008); Casa de América (España, 2008); y Gran Premio de Honor de la Fundación Argentina de la Poesía (2012). Impartió clases, cursos y conferencias en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora y en la Universidad Nacional de San Martín (Argentina), en la Universidad de Salamanca y en las universidades nacionales de El Salvador, Colombia y Costa Rica. Como periodista fue jefe de redacción de las revistas Plural (México), Aportes (Costa Rica) y Crisis (Argentina), y director de la revista cultural Nómada, de la Universidad Nacional de San Martín. Textos suyos han sido musicalizados y grabados por cantantes diversos, como Mercedes Sosa, Lilia Vera, Silvio Rodríguez, Raúl Carnota, Litto Nebbia, Alejandro del Prado y Carlos Porcel (Nahuel).

ESPECIAL Poesía y poética: Jorge Boccanera Participan: Margarito Cuéllar, Leticia Luna Coordina: Georgia Aralú González Pérez Patio Central del Museo de Ciencias, 20:00 horas

Diciembre 6 RECEPCIÓN OFICIAL Palabras: David Eduardo Rivera Salinas Patio Central del Museo de Ciencias, 11:00 horas PRIMERA MESA DE LECTURA Participan: Roberto Fernández Iglesias (Panamá), Olivia González, José Ángel Higuera Solano, María Helena Leal Lucas (Brasil), José Luis Sierra. Coordina: Georgia Aralú González Pérez Patio Central del Museo de Ciencias, 12:00 horas SEGUNDA MESA DE LECTURA Participan: Raúl Bañuelos, Agustín Castillo, Moisés Elías Fuentes (Nicaragua), Susana Reyes (El Salvador), Víctor Toledo. Coordina: Georgia Aralú González Pérez Patio Central del Museo de Ciencias, 13:00 horas TERCERA MESA DE LECTURA Participan: Marcela Campos, Argel Corpus, Chungtar Chong López (Panamá), Jorge Orendáin, Rita Vega Baeza. Coordina: Georgia Aralú González Pérez Patio Central del Museo de Ciencias, 18:00 horas CUARTA MESA DE LECTURA Participan: Mario Calderón, Karla Coreas (El Salvador), Jorge Ortega, Perla Schwartz, Felipe Vázquez Coordina: Georgia Aralú González Pérez Patio Central del Museo de Ciencias, 19:00 horas

Diciembre 7 QUINTA MESA DE LECTURA Participan: Gabriela Balderas, Máximo Cerdio, Víctor Coral (Perú), Joan Manresa (Islas Baleares), Gerardo del Río. Coordina: Georgia Aralú González Pérez Patio Central del Museo de Ciencias, 11:00 horas SEXTA MESA DE LECTURA Participan: Javier Acosta, Manuel Cuautle, Víctor Hugo Díaz Riquelme (Chile), Vanessa Droz (Puerto Rico), Kyra Galván Coordina: Georgia Aralú González Pérez Patio Central del Museo de Ciencias, 12:00 horas ESPECIAL Conversatorio Participan: Jorge Boccanera, José Ángel Leyva Presenta: Maritza M. Buendía. Palabras: Rosa Cecilia Trejo Acuña Unidad Académica de Letras, 12:00 horas

ESPECIAL Poesía y poética: cinco propuestas de hoy Participan: Miguel Ángel Chávez Díaz de León, Jeremías Marquines, Raciel Quirino, Gustavo de la Rosa Muruato, Óscar Tagle Coordina: Georgia Aralú González Pérez Patio Central del Museo de Ciencias, 13:00 horas ESPECIAL Poesía y poética y música: el blues Participan: Alain Derbez, Jorge García Ledesma, David Ojeda Música: Luis Díaz y el Ensamble Azul Coordina: María Isela Sánchez Valadez Patio Central del Museo de Ciencias, 18:00 horas INAUGURACIÓN DE LA XXIV FERIA MUNICIPAL DEL LIBRO Palabras: Ester Cárdenas Pérez. Portal de Rosales, 19:00 horas ENTREGA DEL PREMIO NACIONAL DE POESÍA RAMÓN LÓPEZ VELARDE 2012 Palabras: Alfonso Vázquez Sosa ENTREGA DEL PREMIO DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA RAMÓN LÓPEZ VELARDE 2012 Palabras: Jorge Boccanera, Laura Elena González, José de Jesús Sampedro MENSAJE DEL SEÑOR RECTOR DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE ZACATECAS ARMANDO SILVA CHÁIREZ Coordina: Ana Lilia Morones Ruvalcaba Foyer del Teatro Fernando Calderón. 20:00 horas EXPOSICIÓN (COLECTIVA) Imágenes del libro del errante Presenta: Sofía Gamboa Irma Valerio Galerías, 21:30 horas Diciembre 8 RECEPCIÓN EN JEREZ Palabras: Eduardo López Mireles Coordina: Jael Jaramillo García Jardín Rafael Páez 12:00 horas ESPECIAL INAUGURACIÓN DE LA GALERÍA–BAR TIZOC (Una iniciativa del Festival Internacional de Poesía Ramón López Velarde en coordinación con el Honorable Ayuntamiento de Jerez y con el Comité Jerez Pueblo Mágico) Palabras: Pablo Torres Corpus 14:00 horas SEXTO PASEO LITERARIO De Jerez a Tepetongo Palabras: Miguel Díaz de Horta Coordinan: Samuel Correa Carrillo, Cupertino González Muro, José Antonio Ramírez García,Jesús Zúñiga Teniente Posdata: Durante todo el Festival estará en exhibición el proyecto Poesía Interactiva, coordinado por José Ángel Higuera Solano


LA GUALDRA 79 / 3 DE DICIEMBRE DE 2012

Empeño

Desayuno en Tiffany’s, mon ku

Por Pilar Alba

Abrazada fuerte de la pata de la mesa. Nadie puede moverme. No hay alguien que se atreva siquiera a intentarlo. Puede pasar todo sobre mí: tormentas, marejadas, fríos extremos o calurosos climas; pero nada logrará distraerme, disipar mi objetivo: esperar debajo de la mesa, abrazada a la madera. Arriba se sirven banquetes, se arreglan negocios, de vez en cuando amantes desesperados cogen sobre mi cabeza. Pero yo aquí abajo ni me inmuto. No deseo enterarme de lo demás, lo otro, lo de afuera. Las fuerzas con que me aferro a este pedazo de madera le-

jos de disminuir, con el tiempo, se incrementan. Ni el polvo de la polilla que cae sobre los ojos y poco a poco me va quitando la vista, me hace desistir. No importa que cuando él llegue no le pueda ver el rostro. Con sólo sentir su olor sabré reconocerle. Al oír sus mullidos pasos acercándose, al sentir su mano sobre mi hombro, al escuchar la voz que me llame por mi nombre... me daré cuenta de que la espera ha terminado, entonces soltaré las manos para por fin salir volando y perdernos juntos en el infinito.

Salvador Dalí, La desintegración de la persistencia de la memoria, 1952

¿Dieciseisava o decimosexta? Por Simitrio Quezada Vamos ahora con la típica confusión de adjetivos ordinales con partitivos. Periodistas, locutores, presentadores y burócratas abundan que dicen “Bienvenidos a nuestra dieciseisava reunión anual”, y mandan a la fregada al correcto decimosexta. Es decir: los ordinales son los adjetivos que dan un lugar “jerárquico” a elementos: primero, segundo, tercero… décimo, undécimo, duodécimo, decimotercero, decimocuarto, decimoquinto… vigésimo cuarto, vigésimo quinto, vigésimo sexto… centésimo octavo, centésimo noveno… Los partitivos son, como su nombre lo refiere, partes de un todo: mitad, tercia parte, cuarta, quinta, sexta… décima parte, onceava, doceava, treceava, catorceava… Dieciseisava significa… A ver, fácil. Yo tengo un pastel, lo parto en dieciséis partes y guardo una de esas rebanadas. Guardé la dieciseisava parte. Ésta es, por cierto, la decimosexta ocasión en que lo explico. Espero que permanezca clara la diferencia. Del mismo modo, no se dice la treceava, sino la decimotercera; la dieciochoava, sino la décimo octava; no se dice “la cuarenta y tres ava”… ¡qué terrible!, sino la cuadragésima tercera… convención de flojos y desocupados. * Envíe comentarios y demás inquietudes a: siquezada@hotmail.com

Por Lluna Llecha y Carlos Belmonte

Un mal diabólico Sobre el fogón de la cocina de una casa burguesa parisina, cuecen, a fuego vivo, unos inmensos cangrejos que agonizan lentamente bajo la mirada atenta de una joven sirvienta de 19 años, Augustine, mientras en el comedor los invitados degustan los platos servidos e intercambian miradas cómplices y palabras anodinas. La luz es tenue, las imágenes difusas y los colores opacos de la vestimenta y del mobiliario contrastan con el resplandor de las velas, de las copas, de las joyas y de los cuerpos humanos. De la cocina al comedor, del comedor a la cocina, percibimos a una Augustine cada vez más angustiada: pulso tembloroso, palpitaciones, alteraciones visuales, pérdida del conocimiento, convulsiones, respiración ruidosa y retorno de la consciencia... Son los claros síntomas de una crisis de histeria, un “mal diabólico” en auge entre las mujeres en la segunda mitad del siglo XIX pero todavía poco estudiado científicamente. Augustine, insensible del lado derecho tras sufrir una de estas misteriosas crisis, acude al hospital de la Salpêtrière, en el distrito XIII de París, donde es recluida y sirve de cobaya para todo tipo de experimentos médicos, junto a centenares de mujeres –de pacientes o números, más bien– afectadas por trastornos psicológicos diversos. Antiguo internado para pobres, durante el siglo XVII, y a la vez lugar de confinamiento y de aislamiento para prostitutas, indigentes, delincuentes y enfermos psiquiátricos, la Salpêtrière se convirtió, a finales del siglo XIX, en una de las más grandes escuelas de enfermedades del sistema nervioso, en Francia, y en la primera clínica neurológica, en-

cabezada por el médico francés Jean-Martin Charcot. Titular de la primera cátedra de neurología, daba sus “lecciones del martes”, “espectáculos” a los que asistían personalidades de toda Europa (Sigmund Freud, entre otros) y en los que exponía los casos clínicos de sus pacientes, que examinaba ante el público. Rápidamente, Augustine se convierte en su “más bello espécimen”, en la vedette de sus demostraciones de hipnosis, un ejemplar con el que poder mostrar sus progresos y sus teorías sobre la histeria. Observamos el ambiente de la Salpêtrière, el trabajo tenaz del médico para comprender y tratar esta enfermedad, la necesidad de usar a la joven en sus demostraciones públicas para impresionar a la asistencia y ser reconocido por la Academia, a la vez que presenciamos la evolución de los sentimientos ambiguos y del deseo creciente que se apodera de los dos protagonistas, el proceso de la transferencia entre médico y paciente –entre el doctor Charcot y Augustine– que agoniza lentamente, como los crustáceos de la primera escena, en esta cárcel de la que es difícil escapar. Dirigida por Alice Winocour y estelarizada por Stéphanie Sokolinski (Augustine) y Vincent Lindon (Charcot), Augustine obtuvo 4 nominaciones y fue programada en el 10 Festival Internacional de Cine de Morelia, que se llevó a cabo del 3 al 11 de noviembre, junto a otras películas de la Semana de la Crítica del Festival de Cannes 2012.


La Gualdra No.79, Lunes 3 de diciembre del 2012