Page 1

SUPLEMENTO CULTURAL

No. 87 - 11 DE FEBRERO DE 2013 - AÑO 2

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

Autor: Ernesto Moreno. Título: Madre palestina. Belén, Palestina.

Una madre musulmana llora recordando a su hijo asesinado, frente a la iglesia de la Natividad, sitio donde nació Jesucristo. Cada año se conmemora la masacre de hombres palestinos a manos del ejército israelí perpetrada en 2002. Las mujeres palestinas recuerdan a sus hijos y esposos asesinados en el lugar sagrado para los cristianos palestinos de la ciudad de Belén y creyentes de Jesús de todo el mundo. [En páginas centrales, Oriente Medio. el viaje de un fotógrafo cronopio, un foto-reportaje de Ernesto Moreno]


11 DE FEBRERO DE 2013 / AÑO 2

87

I Hace unos días llegó a mis manos, gracias a su autor, el poemario titulado Como un lagarto lazado en la sábana, de Óscar Edgar López, amigo y colaborador gualdreño. Me permito recomendarlo por varios motivos, primero porque es una publicación que de entrada está hecha con mucho amor por las letras y la poesía; segundo, porque además está hecha con verdad, su contenido es honesto y nada pretencioso; en el poemario puede uno encontrar la frescura de alguien que bien pudiera estar hablando con su propia imagen frente al espejo, o con alguien que en la soledad de una calle lluviosa atiborrada de transeúntes piensa en lo déspota que puede ser el destino, o que la tristeza puede ser muy similar a un hueso con pellejo pegado. Oscar Édgar es un observador del mundo y conversa casi en secreto con las imágenes y personajes que va encontrando a su paso; amante de los animales, la naturaleza, la música y la pintura, no me extrañaría que Chet Baker, a quien dedica este trabajo, sea el nombre de un gato… llamado así en homenaje al jazzista, por supuesto. “Entre los días y los días / hay días como éste. / Silencioso, / casi sin estar / sin sentirse / igual a la caricia dada. / Como un lagarto / lazado en la sábana”. El autor habla de lo mucho que al sol pueden dolerle las rodillas, bautiza a la vida como chacala, hiena de hienas, mientras habla de las múltiples posibilidades de estar con alguien, estar para ser, ser para estar, y dejar de ser –incluso-. Hormigas, hienas, golondrinas, chanates, perros, luciérnagas, camaleones, palomas, canarios, cochinitos, arañas, conejos, serpientes, ostras… conviven en un mismo lugar, sus palabras usadas como instrumento de construcción de escenarios, le dan vida a personajes de felpa o de alambre en historias llenas de soledad, de amor y erotismo. Las palabras cobran vida. Y cuando uno tiene el privilegio de leer algo como esto vive un poco más también, sale uno del letargo involuntario de las tardes del estar en el mismo sitio haciendo las mismas cosas. 21 poemas conforman esta edición de apenas 32 páginas, con ilustraciones de Claudia Córdova. Como un lagarto lazado en la sábana fue impreso de manera artesanal en las instalaciones del Taller José Gabriel de Ovalle en Gua-

dalupe, Zacatecas. Su tiraje está limitado a 200 ejemplares y será usted muy afortunado si logra hacerse de uno de ellos. Búsquelo, ojalá lo encuentre. II En esta edición, tenemos el gusto de presentarles el foto-reportaje realizado por el fotógrafo Ernesto Moreno en el Medio Oriente. Así como hay quienes por medio de la palabra construyen poemas, hay quienes construyen poesía por medio de la imagen. Las fotografías de las páginas centrales son apenas una muestra de una serie extensa de imágenes que su autor obtuvo de un viaje realizado hace unos meses a esta región tan problemática en la que judíos y palestinos se disputan el derecho a existir y permanecer en un territorio que hoy, es escenario de guerra. La vida cotidiana de los habitantes de esa región es retratada por Ernesto en momentos muy significativos. El fervor religioso lleva a los niños a participar en una lucha que parece no tener fin. Si observa usted bien en las imágenes, los palestinos que apedrean cada viernes a los soldados judíos, deberán tener cuando mucho 17 o 18 años. Ellos han asumido con devoción y compromiso sus roles dentro de la comunidad: por la mañana son estudiantes y para llegar a su escuela tienen que pasar por puntos de revisión militar; por las tardes son ellos quienes inician la “danza de las piedras” y quienes se enfrentan con hondas rústicas, casi de juguete, a militares judíos que practican el tiro al blanco con ellos; sí, son balas de goma, pero también éstas pueden matar. Qué difícil es pensar siquiera en las similitudes que existen con nuestra realidad. Allá, son casi niños los que luchan por defender un espacio, un territorio para vivir; acá, son casi niños también los que con armas aterrorizan a sus hermanos, las razones, obviamente, son diferentes, pero duelen igual. Mejor, leamos poesía, hagamos poesía, llevémosla a nuestros hogares, a las escuelas, a los trabajos, a las calles, seguro no curará nuestras tristezas ni nuestros problemas, pero hará que veamos la vida de una forma mucho más amable, más disfrutable, que para eso estamos aquí: para ser felices. Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com

Hijos de Santa María por Gabriel Luévano Gurrola

Gráficas revelaciones para los últimos tiempos restantes… En la Galería El Metate del Taller El Metlapil por Jorge Cabrera

En librerías Calzada de los Misterios Vilma Fuentes, una novelista memoriosa por Mauricio Flores

Oriente Medio el viaje de un fotógrafo cronopio por Ernesto Moreno

Diario de Mateo por Mateo Estrada Gaviria Desayuno en tiffany´s, mon ku por Lluna Llecha y Carlos Belmonte

Ahogo de vida por Ricardo Wong López

Verdad, referencia y contenido por Ricardo Torres Chávez El Picaporte por Simitrio Quezada

3 4 5 6 7 8 9 11

Yo no por Pilar Alba Teoría de la alquimia femenina por Roberto Galaviz El método por Edgar Khonde

Carmen Lira Saade / Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas / Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Jánea Estrada Lazarín / Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Sandra Andrade Trinidad / Diseño

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

12 Juan Carlos Villegas / Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


11 de febrero DE 2013

Hijos de Santa María Por Gabriel Luévano G. Me esfuerzo en mostrarle la sonrisa más adecuada, un indefinido entusiasmo en los ojos. Está ridículo, gordo, solemne y falso. Pero, en este mismo momento, sé que lo quiero, que tengo amor y piedad por él, que respetaré siempre la virtud indefinible que le imagino debajo de todos los defectos. Juan Carlos Onetti, Juntacadáveres

Ningún tedio es de por vida, eso ya es una variante. Pensándose así, la palabra “aburrimiento” es sólo una cara más entre los días, o, ad hoc con el autor uruguayo, la cara de la desgracia. Pero aun así, desgracia, rutina, maldad y nobleza trasquilada, tienen una posibilidad para jugarse en distintos escenarios, en varios rostros, en poblaciones enteras que se comparten el miedo y la mediocridad. Nada, ni siquiera los cansancios, los tedios, son de por vida, porque puede haber muchos, bastantes de acuerdo a la fe en la imaginación: tedios de ser hijo, de ser un hombre sentado siempre en el bar, de ser un sanmariano cualquiera. Santa María, uno de los espacios míticos de la literatura hispanoamericana y que aparece en la mayor parte de las novelas de Juan Carlos Onetti (La vida breve, El astillero, Juntacadáveres, por mencionar algunas) es superviviente de su condición grisácea a partir de las relaciones ficticias que sus habitantes confeccionan para acercarse entre sí, repelerse, asquearse, dorarse la píldora de las estupideces, odiarse y volverse a sentir componentes de una misma historia cansada de vivir. De entre todos, la figura de Larsen descuella como eje central de los pensamientos y murmuraciones de los personajes, un punto de encuentro donde Jeremías Petrus, Jorge Malabia, Julita de Malabia, el cura Bergner, tratan de ser jueces de su propia vida, imaginando. Ya sea mediante el viejo Petrus y sus intenciones de volver el lóbrego astillero en una gloria rediviva, el párroco tratando de echar abajo el burdel de Larsen o el doctor Díaz Grey creyendo que es Dios y se perdona a sí mismo, Santa María habla de la capacidad del hombre para crear ambientes de salvación en el propio infierno. Quizá sea Juntacadáveres, publicada en 1964, la obra en que mejor se aprecia la formación de una mitomanía, basificada en un hecho concreto como lo es el triunfo tardío de Larsen (la implantación de un prostíbulo en la costa) y que resulta la mayor parte de la anécdota, una serie de yuxtaposiciones entre lo que se

pudo haber sido y los últimos rescoldos de la felicidad. Los tres personajes principales de la novela; el proxeneta, el joven y perturbado Jorge Malabia, y su cuñada Julia, van sobreviviendo el inevitable peso de la ciudad que sobre ellos cae y no se refugian en otro lugar salvo en sus ilusiones. Julita, por ejemplo, ha perdido a su marido, y su locura inmediata le posibilita hacer de su cuñado, Jorge, un nexo para recordar a Federico, del que cree, tiene un hijo en el vientre. Malabia, por su parte, atraído por Julita, la acecha en un agotador juego de visitas y reconocimientos, en que subyacen las presiones del padre, la curiosidad de la casita de la costa. Larsen, por su parte, ha logrado lo que tanto deseó en un tiempo, burlarse en el rostro de los decentes, los falsos de Santa María, llevando (ahora sí), materializado, el fruto de sus sueños, la revancha contra el tedio, un burdel que polarizará finalmente a la población: los que ven en él una simple salida de la rutina, una historia más que contarse sobre los que la frecuentan luego de poner en duda su relación con la pureza y los que lo atajan como una afrenta, negándose a aceptar el vicio, los guardianes de la conciencia que hacen de la identidad sanmariana una cruz santa. Finalmente, y como ya es sabido de la literatura de Onetti, todos fracasan, ven derrumbarse por tientos los refugios, cerrarse las salidas. Junta es desterrado, y El astillero (1961), aparecido antes que Juntacadáveres, da cuenta de su regreso y última estancia en la ciudad. Julita, al esfumarse la cortina de su locura se suicida y Jorge Malabia, termina siendo lo que se ve en Para una tumba sin nombre (1959). La novela desconcierta, en tanto nos embriaga de la desesperanza de su anécdota, mas nos regala un dejo de haber leído una exploración profunda de la condición humana, que busca abrir su horizonte marginado, pero se repliega cuando alguna ganzúa busca forzarla. En el capítulo quince de la obra, Onetti describe a un grupo de

Albert Bloch, Entierro

muchachas, acogidas en la casa de la viuda Julita, afanadas en una serie de anónimos que envían a las casas bien de Santa María con el fin de prevenirlas contra el burdel, todas ellas, inquietas por un elemento angustiante de las paredes del inmueble. El esposo muerto, viéndolas desde el retrato, Federico Malabia, como si el luto fuera una consecuencia de la identidad. La privacidad es crucial en las relaciones ficticias de los personajes, dado que las ampara de la imposibilidad pragmática, del desplome. Nadie tiene por qué enterarse de las maquinaciones de la mente, los personajes onettianos lo saben. El episodio del retrato nos puede hacer recordar un poco la temática de El infierno tan temido, en menor grado de maldad, por supuesto, pero

parecido en cuanto al tema de que alguien, al menor descuido, puede controlar nuestra vida, develando secretos insoportables. La obra del gran escritor, nacido en Montevideo el primero de julio de 1909 y fallecido en Madrid en 1994, tras haberse dado el lujo de vivir los últimos días de su vida aislado, con sus libros, su whisky, y seguramente con sus personajes junto a la cama, ofrece un tipo de ternura insólita (en franco contraste con los ambientes depresivos que la cercan), que nace de la fascinante y aterradora idea de que todos vivimos creando a los demás, y en cierto modo, también resultamos inventos ajenos, paliativos de los sueños truncos, las venganzas sofocadas: hijos todos de la triste Santa María.


LA GUALDRA NO. 87

Gráficas revelaciones para los últimos tiempos restantes

En la Galería El Metate del Taller El Metlapil

Artes visuales

Por Jorge Cabrera*

Odín Barrios, Pila de Bagdad. Grabado en hueco por electrólisis, 120 x 80 cm.

Este viernes 15 de febrero se presenta la obra del artista plástico zacatecano Odín Barrios en la Galería El Metate del Taller El Metlapil. El artista zacatecano presenta el resultado del apoyo que recibió por parte del Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico de Zacatecas [PECDAZ]. En Gráficas revelaciones para los últimos tiempos restantes, Odín aborda desde diferentes puntos las inconsistencias de la historia, planteando desde su obra la inexorable importancia de los conocimientos milenarios ignorados, pero nunca olvidados; nos da un punto de vista y nos invita a reflexionar sobre la verdadera naturaleza de la humanidad, partiendo de los vestigios dejados por las civilizaciones antiguas a lo largo y ancho del planeta, como centinelas y testigos de acontecimientos fuera de la historia oficial. Odín presenta una obra fresca y llena de iconos históricos, conocidos y desconocidos, en la que en ningún momento se pierde su sello personal y creativo. Con esta exposición se inaugura y enmarca el inicio de actividades de “El Metlapil: Galería-Taller”, espacio independiente dedicado a la experimentación plástica y visual donde se busca romper con los paradigmas de la

Odín Barrios, Ruinas de Puma Punku II. Grabado en hueco por electrólisis, 120 x 80 cm.

educación artística tradicional. Más que un taller, El Metlapil tiene como visión generar un espacio vivo donde se potencializa el intercambio de conocimientos teóricos, prácticos, experiencias y técnicas entre creadores. Asimismo El Metlapil, cuenta con un espacio de exposiciones que recibe el nombre del Metate, donde se busca acercar y

Odín Barrios, Ruinas de Puma Punku. Grabado en hueco por electrólisis, 120 x 80 cm.

facilitar en la sociedad el consumo de obra artística contemporánea, de creadores emergentes y posicionados a nivel nacional, buscando ser un lugar ideal para la presentación, montaje, conceptualización y consumo de obra. El Metlapil forma parte de un corredor cultural de galerías independientes en formación dentro de la capital potosina

Odín Barrios, Aviones precolombinos. Grabado en hueco por electrólisis, 120 x 80 cm.

y busca vincularse con talleres y galerías de los estados vecinos, es por esto que el proyecto se ha trabajado con el apoyo del taller El Topo de Zacatecas –de Odín Barrios-, taller hermano que ha servido como ejemplo del trabajo y consistencia en un taller independiente. * Director del Taller El Metlapil y Galería El Metate, S.L.P.

Odín Barrios, Mapa de Piris Rei. Grabado en hueco por electrólisis, 120 x 80 cm.


11 de febrero DE 2013

En librerías Calzada de los Misterios Vilma Fuentes, una novelista memoriosa Por Mauricio Flores*

¡Ah!, la memoria, prodigiosa cuando se le riega, saca al sol, laquea con delicadeza y arrincona en tiempos contrarios. De ella se sostienen los más sinceros discursos. Ésos que a fuerza de transparencia hacen ineluctable la presencia de sus hacedores. Por eso cuando descubrimos las historias contenidas en Calzada de los Misterios, el viaje resultante es uno directo de la mano de su autora, Vilma Fuentes (Ciudad de México, 1949), hasta los sitios de su infancia. El lector podrá o no haber conocido esos lugares, pero el resultado será en cualquier caso una vuelta a los orígenes. ¿Por qué? Muy simple, por el “magnetismo que irradian los lugares donde tuvieron principio las cosas, sobre todo cuando ya terminaron”. Novela de infancia y adolescencia (también urbana), la de una pequeña que descubre su ciudad y el mundo que la contiene, y donde de la periferia al centro, irá “deshilando por las noches” lo que hilaba durante el día. La niña, uniforme azul marino muy bien planchado, que desconoce el riesgo que se corre al desear verdaderamente las cosas: verlas realizarse. Y sin saber que detrás del espejo, otros ojos la miran. En Calzada de los Misterios, la protagonista-narradora caminará una ciudad lejana y desordenada, con rumbo hacia los extravíos y la descomposición (“miles de imágenes de la ciudad recorrida a cada amanecer en el camión escolar”). ¿Qué mejor horario para descubrir una ciudad que el de su alba? Esa vasta geografía que se presenta como la “sorpresa de un laberinto inextricable, proponiéndome (dice la adolescente) con un guiño la adivinanza de los secretos que me dejaba entrever, abierta y rica, verdadera caja de Pandora, dejando salir de cada uno de sus rincones amenazas y engaños, castigos y perversiones”. Vendrá la tarde, y la ciudad que mira la joven será “cerrada, mustia, con una cara sin gestos, la expresión del hastío pintada en cada una de sus callejuelas, el aburrimiento en sus calles, el cansancio y la prisa por acabar lo más pronto posible con lo que ocurría en sus avenidas y sus casas”. Junto a su definición de los políticos (“profundos conocedores del alma electoral, quienes saben que el tiempo es el mejor de los aliados para enterrar en el olvido las promesas incumplidas, los escándalos nunca aclarados, los crímenes impunes”), Calzada de los Misterios constata la imperiosa alianza entre memoria y ficción (antes demostrada por la autora en sus otras novelas). Memoria que “agranda los edificios, destruye las pequeñas casas, reproduce las construcciones, puebla con chozas y barracas los viejos terrenos donde no se levantaba más que polvo”. 000

Avenida Universidad Dar vuelta a la derecha significaba, en primer lugar, que estábamos adelantados y, por tanto, nos quedaba una pequeña reserva de tiempo para usarla como nos diera la gana. Era también evitarnos el sentimiento de entrar en una tierra de nadie, sin siquiera darse el gusto de salir de la ciudad, pues al cabo de esa reciente avenida, que llevaba su nombre, diseñada para servirle de cordón umbilical con lugares más urbanizados, la Ciudad Universitaria aparecía como el último oasis donde la vida, efervescente durante el día, desertaba al caer la noche, devolviéndole su aspecto de gigantesco barco fantasma abandonado a la deriva en los confines del mundo. Al contrario, al dar la vuelta a la derecha para tomar la continuación de Taxqueña, la vida continuaba: entre los árboles centenarios del jardín Chimalistac, podíamos entrever los muros de algunas antiguas construcciones de la Colonia, restos de viejas casas de campo de los años treinta, una capilla, unas cuantas piedras palpitantes, aquí y allá, cubiertas de musgo, ruinas donde quedaban las huellas de las manos que las labraron siglos antes. Vilma Fuentes

“Vilma Fuentes es una articulista asombrosa, ya sea en la evocación de personajes de su juventud primerísima, sus viajes, las ciudades visitadas y para mí, sus magníficos retratos de París. Ésta es la maestría de Vilma: dilatando esquinas, estatuas, jardines, palacios, contraluces, altares, escenarios”. María Luisa La China Mendoza “Vilma Fuentes es una literata que busca y encuentra las palabras para reflexionar sobre las razones de su creación en una novela que va mucho más allá del ejercicio nostálgico”. Hugo Gutiérrez Vega Vilma Fuentes, Calzada de los Misterios, FCE, México, 2012, 216 pp. * mauflos@gmail.com

Libros

Vive entre París y México desde mediados de los setenta. Ha publicado poesía, ensayo, cuento y seis novelas en las que el dolor y la soledad no le pueden a las razones y el recuerdo de hombres y mujeres. Novelas como Ayer es nunca jamás, Gloria, Castillos en el infierno y King Lopitos: ¡a lo Revueltas!, digo yo. Hace unos días estuvo en su país, y es que no quiso renunciar al juego de presentar Calzada de los Misterios, que antes había publicado en francés y alemán.


LA GUALDRA NO. 87

Oriente Medio

Por Ernesto Moreno

Artes visuales

el viaje de un fotógrafo cronopio

Ernesto Moreno en el Muro de los Lamentos, Jerusalén, Israel, Palestina Para mis hijas, Luisa, Sara y Sofía

¿Por qué dejar de repente toda lucha personal para ir a donde no habrá ni existe un final en una lucha milenaria? Así fue el viaje, sin más motivo que el mirar in situ a los ojos de los árabes, de los judíos y de los cristianos que viven y pelean eternamente por su fe y su dios personal. El arribo al mundo árabe, no podía ser más poderoso, la ciudad de el Cairo, Egipto, nos esperaba en el mes más sagrado del islam, el Ramadán. Y de ahí la hoja de ruta nos dictaba llegar a la frontera con Gaza, en el punto de Rafah, donde nuestro leit motive parecía hacerse añicos, cuando los policías fronterizos palestinos no nos dejaron cruzar la frontera a la citiada Gaza. Sueño roto y desánimo abordaron a nuestros corazones y de ahí sólo atinamos a encontrar inspiración y nuevo aliento, Alejandría nos esperaba y de ahí un vuelo a Jordania, donde el sueño volvió a renacer. Cruzamos la frontera hacia Israel, la Palestina ocupada para nosotros; pisamos Jerusalén y sabíamos que estábamos ya en camino de vivir nuestros días palestinos. Y así fue, en el West Bank de Cisjordania, la asediada y ocupada por el sistema israelí, nos adentramos para vivir el día a día de la resistencia de los hermanos árabes, de nuestros ancestros palestinos. En estas fotos sólo se muestran instantes que marcaron al activista, al humano, hermano solidario, y sobre todo al fotógrafo que quería ir, fue y encontró…

Soldados israelíes, Nabi Salih, Palestina West Bank Soldados israelíes seleccionan a sus posibles víctimas con fusiles automáticos que disparan balas de goma, mientras los jóvenes palestinos corren, se acercan, les lanzan piedras y vuelven a cubrirse entre las rocas, los francotiradores se toman su tiempo para tener un tiro certero y así lesionar y mermar a los árabes que cada viernes salen a defender a su patria en el West Bank de Cisjordania, la Palestina ocupada por el gobierno de Israel.

Musulmana de Alejandría, Egipto Una estudiante de universidad ataviada con su niqa nueva y moderna casa de estudio y conocimiento qu teca de Alejandría, cuyos restos aún reposan en el m

El niño de la Calle del Apartheid, Hebrón, Palestina Un niño corre alegremente después de salir de la escuela y cruzar el checkpoint del ejército israelí en la simbólica calle Shuhada, ahora rebautizada por los habitantes palestinos como Apartheid Street, un icono de la resistencia palestina a la ocupacion sionista. Huir de las piedras, soldados israelíes, Hebrón, Palestina Paradojas de la batalla, soldados israelíes huyen de la lluvia de piedras lanzadas a ellos por los jóvenes palestinos que nunca dejan de defender a su patria de la ocupación judía. En una de las poblaciones más simbólicas de esta lucha eterna, la ciudad de los patriarcas.

Soldados reprimen manifestación de los viernes Soldados israelíes reprimen con disparos de cartucho y activistas de distintos países, que cada viernes lleva tierras confiscadas por el gobierno hebreo y habitadas guerra entre palestinos e israelíes, la danza de las pie


11 de febrero DE 2013

/// FOTO-REPORTAJE ///

Judíos ortodoxos en el cementerio del Monte de los Olivos, Jesrusalén, Israel, Palestina Después de una ceremonia religiosa, viejos y jóvenes judíos ortodoxos caminan con la tora en mano entre las tumbas del cementerio judío del Monte de los Olivos, lugar donde fue crucificado Jesucristo y donde ahora sólo habitan los fantasmas del cristianismo y el judaísmo simbolizados en iglesias y templos de peregrinaje de los cristianos. Frente a este pequeño monte, la ciudad de Jerusalén se erige como símbolo de guerra espiritual, la que nunca tendrá fin.

Artes visuales

La danza de las piedras, Nabi Salih, Palestina Y así inicia el ritual de la danza de las piedras. Un joven palestino ataviado con su simbólica hata huye de los soldados israelíes después de tirarles piedras con su honda, a manera de un David contemporáneo pero con estrategia de guerra de guerrilas; ellos defienden su tierra con piedras y esquivando balas de goma, gas lacrimógeno, y muchas de las veces fuego real. Cada viernes el ritual se cumple en esta pequeña aldea ubicada en Cisjordania, la Palestina ocupada de la Tierra Santa.

ab pasa las horas en la Biblioteca de Alejandría, la ue nunca podrá igualar a la mítica y milenaria Bibliomar frente a la ciudad egipcia.

s, Nabi Salih, Palestina os de gas lacrimógeno a los manifestantes palestinos an a cabo una marcha para exigir la devolucion de sus s ya por colonos judíos. Así inicia el ritual de la eterna edras contra el uso de fuerza y las armas sionistas.

Mujeres de Alejandría, Egipto Jóvenes mujeres musulmanas esperan al atardecer del último día del Ramadán, mes sagrado del Islam, para levantar su ayuno y celebrar el Iftar, que es el desayuno al final de la jornada y ritual religioso. En la milenaria y mítica ciudad y puerto de Alejandría, después del inicio de la primera parte de la revolución egipcia, las mujeres han intentado tomar libertades y derechos que han esperado por largos años.

Niños del checkpoint, Hebrón, Palestina Cada día, cada mañana, camino a la escuela, los niños tienen que cruzar un checkpoint del ejército israelí en la calle Shuhada, en el centro de la ciudad de Hebrón, donde son revisados con detectores de metales y muchas veces interrogados e intimidados por los soldados hebreos; porque para el gobierno sionista, son sospechosos de terrosimo.


LA GUALDRA NO. 87

Por Mateo Estrada Gaviria Domingo 3: JC estuvo aquí. El encuentro fue casi premeditado. Ocurrió en la Bice. Él iba a su trabajo. Yo salía del Saint Germain (dos cafés americanos y un pastelillo alemán). Justo, al abrir la puerta, pensaba en él y en su actual hoja de vida (emparejado con mujer que engaña; bisexualeando a diestra, siniestra y deshoras). Sonreí cuando le miré. Él también, cuando me miró. La sonrisa permaneció entre el ir y venir para estrecharnos la mano. El fastidio fue el verdulero que gritó: “Joven, llegaron rejas de fruta. ¿Le apartó su bolsita?”. JC bromeó de inmediato: ¿ahora te gustan los churpios? Reí. Porque no entendí. Él explicó con “sus propias palabras”. Lo hizo en la cama. Ambos desnudos. Churpio es… Qué es JC ahora: la sonrisa viva que no tengo cada mañana. Por eso sigo como mi nuevo testamento de amor a los poemas de R. Galaviz. Los leo en La Gualdra. Él fue a trabajar y yo ilusionadamente lo esperé. El cabrón llegó puntual y sin condones. Volví a vivir sus manos de portero futbolista, sus costras en las rodillas y en los brazos, un nuevo tatuaje que se mira si abrimos el pantalón y bajamos el bóxer elástico monocolor que aprendió a usar conmigo. Por qué no volver: porque cada día localizaré una huella que dirá que no es totalmente mío. Lunes 4. Emilio se hizo el corte de pelo. Parece sorcho de la decena trágica. Aumentó su estilo de chacal. Anoche se quedó más de lo acostumbrado. Esta vez sí estuvo tiradillo en la cama (muy style Liberty Ave). Habló de su proyecto de investigación: la restauración de las pinturas del templo de San Matías. Traía en un cinturón con hebilla de metal muy del Chaparral. El centro de la hebilla gira y hace ruido de espuelas. Libre de antojo no hice caso de su juego. En la mañana Castrillón #132 dejó cuatro libros y una nota: “Las referencias y las reseñas deben estar en la página el próximo viernes”. Viernes 8. Castrillón #132 asistió con chanclas a la junta semanal. Sus piecillos no tienen arco bonito, ni sus dedos son extendidos. La uña del dedo gordo, del pie derecho, está lesionada. Me dio ternura ver cómo ocultaba a su padre el calzado. Comimos en un restaurante taller que está junto al Museo de Guadalupe. Bebió como chacuaco. No paró de hablar. Me gusta su estilo. Sábado 9: Soñé a Castrillón #132. Y como diría R: ¿todo? Sí

Desayuno en tiffany´s, mon ku Por: Lluna Llecha y Carlos Belmonte El monstruo verde En esta ocasión no les vamos a platicar de ninguna película en estreno, europea, latinoamericana o mexicana, es más, ni siquiera de una reciente, sino de una de la primera época del cine sonoro en México que hemos podido ver en nuestra visita por la Filmoteca de la Universidad Autónoma de México (UNAM). Se trata del filme dirigido, producido e interpretado en 1937 por el argentino José “el che” Bohr que tuvo por tema, argumento y título el controvertido problema del consumo de drogas en México: “Marihuana, el monstruo verde”. Realizada bajo el esquema, ya bien afianzado en México, del cine gansteril proveniente de Hollywood: amplias gabardinas que esconden pistolas, sombrero de canto y cigarro colgante en un costado de la boca, persecución en coches, asesinatos, espías, intrigas, traiciones y amor. En fin, todos los ingredientes de un buen policíaco, común si lo calificamos desde los ojos actuales acostumbrados al tema, sin embargo increíblemente innovador para su época o incluso para el siglo XXI si consideramos los discursos moralizantes y las consecuencias degenerativas que se le adjudican a la marihuana desde entonces. La trama es simple. En la Ciudad de México un grupo de policías asociados con unos médicos ponen en marcha un plan para atrapar a una banda de traficantes de drogas, instalada cerca de Puebla, que está surtiendo el mercado capitalino causando degeneración y delincuencia entre la juventud. Para ello se sirven de un espía que trata de seguir una pista que lo lleve hasta la guarida de los

Henri de Toulouse-Lautrec, El beso

maleantes y que será traicionado por uno de sus informantes. Al caer capturado lo torturan con inyecciones de drogas con el fin de crearle adicción. Fuerzas del orden darán con los narcotraficantes para capturarlos y rescatarle aunque ya demasiado tarde porque la droga lo ha consumido. Final feliz para la policía pero con el sacrificio de hombres y mujeres que se aman. La película cobra mayor importancia en el contexto de la criminalidad de los años 30 de la vida capitalina ya que la prensa apuntaba tres causas de ella: las ideas socialistas, los celos desenfrenados y las drogas. Elementos que en muchas ocasiones estaban mezclados –al menos así se publicaba en “Excélsior” y “El Univesal”- y eran el virus de la “buena” sociedad que el gobierno debería, decían, centrarse en erradicar. La idea de que los “rojos” consumían drogas comenzaba ya a implantarse en el imaginario de la gente que acudía a sitios tipo el “country club”. El argentino Bohr filmó sobre un tema no sólo polémico por el ambiente político y social, sino que también abordó en su película el asunto del nacionalismo mexicano y argentino desde la música que comenzaba a ser en el cine uno de los aspectos más poderosos para las tramas fílmicas dejando de lado su papel meramente ornamental para convertirse en verdadero personaje. Film muy recomendable pero para ver con ojos humildes, lejos de la pedantería crítica sobre la técnica fílmica y la actuación; es un documento social que se puede leer como un libro de historia. No es fácil encontrarlo en el mercado, al menos nosotros no hemos tenido éxito, hasta el momento sólo lo sabemos en los archivos de la UNAM.


11 de febrero DE 2013

Ahogo de vida

Para que su hunda más el día feliz que está llegando. S. R.

Por Ricardo Wong López le continuidad al tema imperante de la falta de agua potable. Un suspiro, acercarse hasta la mesa, tomar asiento. Sopa como entrada y filete de pescado con arroz, ¿cuántas elecciones en un día? Sus ojos, eso es: sus ojos… repentino repiqueteo en el muslo izquierdo, el teléfono, un mensaje: no olvides que tocamos a las nueve, no vayas a quedar mal... Sentado ante el ordenador, sus manos oprimen las teclas para formar palabras que hacen noticias. Más tarde se encuentra en el baño del periódico, frente al espejo. Extrae el rastrillo de la mochila. Su barba enjabonada, movimientos descendentes, la hoja de aluminio va rasurando los vellos que caen sobre el lavamanos produciendo una música extraña. Ardor, la sangre emana irremediablemente ¿es el rojo nues-

M.C. Escher, Infierno

tro color?, entonces, ¿cuál sería nuestra canción? Chamarra puesta, mochila al hombro, cigarrillos en el bolsillo. Él recuerda súbitamente aquel sueño en que hundiéndose en el mar, se ahogaba poco a poco, anegando su existencia. Fue inútil pedir ayuda, tratar de ascender, patalear, mover intempestivamente los brazos. Despertó sudando aquella mañana, jadeando, agitado. El sonido de la guitarra se va aclarando mientras se acerca al lugar. Adentro, el choque de los tarros con cerveza, el chismorreo, las risas, la banda tocando, el humo, tantos ojos abiertos, producen una mezcla heterogénea que lo reconforta. Cover tras cover, trago tras trago, fumada tras fumada. La sensación de ahogo, de ahogo en el mar, no lo abandona y al mismo tiempo lo

orilla a sonreír, comienza a entenderla como oxígeno, como vida, como metáfora. Una canción resuena: para que se hunda más… Perplejo ante ese verso, sus piernas flaquean, un relámpago baja sobre su espina dorsal. Sale apresurado. Afuera, mira hacia el cielo, como si fuera un cuento la luna se muestra majestuosa. Explota el acorde final, sabe que es un acorde mayor. El celular entre sus manos ansiosas. Ella despierta, soñolienta. El celular ha sonado, un mensaje: estoy afuera. Los ojos de ella se abren grandemente, asomándose entre sus cabellos castaños que cuelgan. Ella abre la puerta, él la estrecha entre sus brazos, la besa. ¿es éste el beso ancestral? Quiero hundirme, ¿hundirlo?, ya no importa nada más. * ricardowl@hotmail.com

Río de palabras

¿Debe juzgarse una metáfora?, ¿cómo podría ser aquello? Bien conocida es la que dice que un burro persigue la zanahoria, maldito sea el momento en que la alcance. Él fuma. Su mano derecha se haya sobre su espalda, ella dormida junto a su lado. Se entretiene mirando cómo separa y une los dedos mientras su palma sigue descansando sobre la piel de ella. El humo serpentea sutilmente por la habitación sin llegar a saturar la atmósfera. El sol va adueñándose de las cosas, lentamente. Él debe calcular el momento preciso en que deba levantarse, despedirse de ella y partir, debe saber el instante en que deba decirle que la quiere, cuándo hacerle saber que sus ojos sostienen su mundo. Supo de alguna manera que debía prestarle el tomo de cuentos de Chéjov y no El proceso de Kakfa, también por qué llevarla al café donde usan loza rústica mexicana, de barro, y no a Sanborns, por ejemplo. Mientras abrocha su cinturón sonríe al observar al gato que sufre por quitarse pequeños trozos de diurex de sus bigotes, que por alguna razón llegaron ahí. Las preguntas frecuentes acerca de la existencia de un orden cósmico sobreviven en sus pensamientos. Ella despierta, él se ha ido ya. Los pasos que lo conducen hacia la parada del autobús le dictan una rabia que termina convirtiéndose en una serie de ademanes inconsistentes, pero sus manos siempre terminan posándose sobre sus labios, descasando. Calles rectas, verticales y horizontales, transversales, cruceros, semáforos, artificio, raciocinio, construcciones; entonces ¿existió un beso ancestral, inaugural?, ¿realmente aprendieron los gatos a vivir con la gente, a exigir su desayuno con un párvulo maullido? Lo que no puede negar es que el recuerdo de ella acaricia su pecho, suavemente. Una vez más está ante la puerta de cristal del periódico. Su destino cercano: la tarea cotidiana de cumplir con sus tres notas del día. Ejerce con cierto placer el derecho de conducir el Volkswagen de la empresa, acudir al Ayuntamiento, hablar con la chica de comunicación social, intercambiar información, comunicarse al periódico, corroborar datos, sigo sintiendo tus labios en mi cuello… —Hola, muy bien, gracias, ¿y tú? —¿cuál es la impresión de los colonos por la actitud del regidor? —Ajá, okei, muchas gracias. Considera otro acierto en su jornada dar-


LA GUALDRA NO. 87

age n da cult ur al VIERNES 15 y 22 Todos al Centro Histórico Tardes de Salón Kiosco del Parque Sierra de Álica 18:00 horas Coordina: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas

JUEVES 14, 21 y 28 Tradicional Concierto Banda Sinfónica del Estado Dir. Salvador García y Ortega Casa Municipal de Cultura de Zacatecas Entrada libre / 19:00 horas

VIERNES y SÁBADOS Leyendas de Zacatecas Frente a Catedral / 20:00 horas

VIERNES 15 Teatro de calle Merdre La Ciénega Teatro Dir. Iván Guardado Plazuela Miguel Auza 19:00 horas Coordinan: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas y el Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde”

SÁBADOS 9, 16 y 23 Sábados en la Cultura Danza, teatro música Escalinatas del Antiguo Templo de San Agustín y Plazuela Miguel Auza 18:00 horas Restauración Virtual del Antiguo Templo de San Agustín 20:00 horas DOMINGOS 10, 17 y 24 Tradicional Concierto Orquesta Típica de Zacatecas Dir. Florentino Raygoza Casa Municipal de Cultura de Zacatecas Entrada libre / 18:00 horas Lectura de Poesía Grupo Letra y Vida Casa Municipal de Cultura de Zacatecas Entrada libre / 19:00 horas Coordina: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas MIÉRCOLES 13, 20 y 27 Todos al Centro Histórico Miércoles de Danzón Plazuela Miguel Auza 18:00 horas Coordina: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas

SÁBADO 16 Lectura en atril Más lectura, un mundo mejor Jardín Juárez 17:00 – 18:30 horas Coordinan: Colegio del Centro y el Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde” Teatro de calle Merdre La Ciénega Teatro Dir. Iván Guardado Plazuela Miguel Auza 19:00 horas Coordinan: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas y el Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde” Teatro cabaret El divorcio en 3 tiempos Tianguis Teatro – Nayarit Directora: Olgamar Orozco Fondo Regional para la Cultura y las Artes del Centro Occidente Patio Principal del Museo Zacatecano 19:00 horas

FEBRERO 2013 MUSEOS Y GALERÍAS ANTIGUO TEMPLO DE SAN AGUSTIN Bioartesanía Colección del Museo de Arte Popular Permanencia: 15 de marzo Admisión: $30.00 MUSEO DE ARTE ABSTRACTO MANUEL FELGUEREZ Oaxaca. Con un pie en la Abstracción Colectiva Sala Temporal I Abstracción de Aguascalientes Colectiva Sala Temporal II

FOTOTECA DE ZACATECAS PEDRO VALTIERRA In.Conclusión Exposición colectiva: Ma. Eugenia Martínez Juache, Juan Pablo Meneses y Ramón Portales Permanencia: 3 de febrero MUSEOGRABADO Exposición y venta de obra gráfica: Francisco Toledo, Vicente Rojo, Manuel Felguérez, Alberto Castro Leñero. Museo de Arte Abstracto “Manuel Felguérez” De lunes a sábado de 10h00 a 17h00 Tel: 492.103.04.07 www.museograbado.com

Visitas guiadas para familias. Domingos de 10:00 a 13:00 horas, previa cita 924 37 05, según disponibilidad, entrada gratuita para los zacatecanos.

MUNO Exhibición y venta de obra gráfica: Bem Dierckx, Marcelo Balzaretti, Plinio Ávila, Ernesto Morales, Adam Leech. Objetos de diseñadores mexicanos Tacuba 128, centro histórico De lunes a sábado de 12h00 a 21h00 horas Tel. 492.126.56.32 www.muno.com.mx

MUSEO FRANCISCO GOITIA

TALLERES Y CURSOS

Pintura Abstracta Diario del Exilio Obra del Mtro. Salvador Castro de la Rosa Permanencia: 17 de marzo

INSTITUTO ZACATECANO DE CULTURA “RAMÓN LÓPEZ VELARDE”

Visitas guiadas Grupos escolares Lunes, miércoles, jueves y viernes de 10:00 a 12:00 horas, previa cita 924 37 05

MUSEO ZACATECANO Carpeta Conmemorativa de Grabados de los 13 sitios de Zacatecas, ubicados en la ruta del Camino Real de Tierra Adentro, declarados Patrimonio Mundial, en la Categoría de Itinerario Cultural

Talleres de Danza Cuota de recuperación $250.00 mensuales De septiembre 2012 a Junio 2013 De 16:00 a 21:00 horas Salón del Danza del IZC

MUSEO DE ARTE ABSTRACTO “MANUEL FELGUÉREZ” Taller Práctico de Actuación Mtro. Ramiro Sipoti De 17:00 a 20:00 horas Los jueves y viernes Del 6 de septiembre a 30 de noviembre Cuota de recuperación: $150.00 mensuales CENTRO CULTURAL CIUDADELA DEL ARTE Música Taller de Trompeta y Guitarra Mtro. Antonio Ramírez Zacarías De 8:00 a 10:00 horas Cuota de recuperación: $100.00 mensuales Talleres de Literatura Ensayo y Crítica Literaria Mtro. Sigifredo Esquivel Marín Sábados de 17:00 a 20:00 horas Cuota de recuperación: $ 100.00 mensuales Taller de Ensayo Imparte Sigifredo Esquivel Marín Sábados de 17:00 a 20:00 horas Cuota de recuperación $100.00 mensuales Taller de Poesía Imparte Javier Acosta Escareño Sábados de 11:00 14:00 horas Cuota de recuperación $100.00 mensuales

Clásica / Mtra. Blanca Alatorre Contemporánea / Mtro. Mauro Chairez Flamenco / Mtra. Ángeles Valle Jazz / Mtra. Susana Alemán Cota (Teatro “Ramón López Velarde”)

PROGRAMA FEBRERO 2013, CINETECA ZACATECAS. La Cineteca Zacatecas está ubicada en calle Dr. Hierro #303, centro histórico de Zacatecas. La proyección de las películas se realiza de manera gratuita, con fines culturales y educativos. Excepto cine concierto del 8 de febrero $15.00 PELÍCULAS INVITADAS Miércoles 13, 20:30 Hrs. ¿CÓMO VES? Dir. Paul Leduc México/ 1985/ 50 min.

MATINÉ Domingo 17, 12:00 Hrs. TOY STORY 3 Dir. Lee Unkrich EUA/ 2010/103 min.

CICLO DE AMOR Y AMISTAD Jueves 14, 18:00 Hrs. UN HOMBRE Y UNA MUJER Dir. Claude Lelouch Francia/1966/ 102 min.

Ciclo-homenaje David Cronenberg Viernes 15, 20:00 Hrs. UN MÉTODO PELIGROSO Dir. David Cronenberg Reino Unido/ 2011/ 93 min.

Domingo 24, 12:00 Hrs. EL INCREÍBLE CASTILLO VAGABUNDO Dir. Hayao Miyazaki Japón/ 2004/ 116 min.

Jueves 14, 20:00 Hrs. AMIGOS Dir. Francois Cluzet Francia/ 2011/ 109 min.

Directores de la 54 Muestra Internacional de Cine

Miércoles de Cine Francés en coordinación con Alianza Francesa de Zacatecas

Viernes 15, 18:00 Hrs. TRISTE SAN VALENTÍN Dir. Derek Cianfrance EUA/ 2010/ 114 min.

Miércoles 13, 18:00 Hrs. CYRANO DE BERGERAC Dir. Jean-Paul Rappeneau Francis/ 1990/ 137 min.

Sábado 16, 20:00 Hrs. VÉRTIGO Dir. Alfred Hitchcock EUA/ 1958/ 120 min.

Miércoles 20, 18:00 Hrs. EL AMOR VIAJA EN PRIMERA CLASE (JET LAG) Dir. Daniéle Thompson Francia/ 2002/ 82 min.

Domingo 17, 18:00 Hrs. LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ Dir. Victor Fleming, George Cukor, Sam Wood EUA/ 1939/ 238 min.

Sábado 16, 18:00 Hrs. FESTEN (La celebración) Dir. Thomas Vinterberg Dinamarca/ 1998/ 105 min. Jueves 21, 18:00 Hrs. TODO ES CUESTIÓN DE AMAR (It´s all about love) Dir. Thomas Vinterberg Dinamarca/ 2003/ 103 min. Jueves 21, 20:00 Hrs. EL CLUB DEL SUICIDIO Dir. Shion Sono comprar Japón/ 2002/ 99 min.

Jueves 21, 18:00 Hrs. FANDO Y LIS Dir. Alejandro Jodorowsky México/ 1968/ 93 min. Viernes 22, 18:00 Hrs. PIDE AL TIEMPO QUE VUELVA Dir. Jeannot Szwarc EUA/ 1980/ 104 min.

MUNICIPIOS CICLO DE CINE PREPA 3 EN FRESNILLO, ZACATECAS Lugar: Auditorio del edificio nuevo, plantel 3 de la UAZ. Coordina: Cineclub Los tres chiflados y Cineteca Zacatecas ENTRADA LIBRE. FUNCIONES 11:30 Y 17:00 Hrs.

Viernes 22, 20:00 Hrs. CLOSER Dir. Mike Nichols EUA/ 2004/ 98 min.

Jueves 14 EL LADO OSCURO DEL CORAZÓN Dir. Eliseo Subiela Argentina/ 1992/ 127 min.

Sábado 23, 18:00 Hrs. DIARIO DE UNA PASIÓN (The notebook) Dir. Nick Cassavetes EUA/ 2004/ 124 min.

Jueves 21 SON DE MAR Dir. Bigas Luna España/ 2001/ 99 min.

Sábado 23, 20:00 Hrs. NO AMARÁS Dir. Krzysztof Kieslowski Polonia/ 1988/ 87 min. Domingo 24, 18:00 Hrs. EL PACIENTE INGLÉS Dir. Anthony Minghella Reino Unido/ 1996/ 162 min.

Jueves 28 ESE OSCURO OBJETO DEL DESEO Dir. Luis Buñuel España/ 1977/ 103 min.


Verdad, referencia y contenido

11 DE FEBRERO DE 2013

Por Ricardo Torres Chávez

Libors

“Truth, reference, and content” (“Verdad, referencia y contenido”) es el título del libro que el pasado mes de diciembre presentó en Alemania el investigador Jorge Rolando TagleMarroquín, doctor en filosofía por el King`s College of London y también profesor titular de la Unidad Académica de Filosofía de la Universidad Autónoma de Zacatecas. El libro aborda dos cuestiones fundamentales de la filosofía: el concepto de verdad y el concepto de significado, analizando sus distintas definiciones a lo largo de la historia del pensamiento. Ha sido publicado por la editorial Lambert Academic Publish y es una versión más acabada y detallada de los estudios realizados en Inglaterra por TagleMarroquín, mismos que se plasmaron en su tesis doctoral. El investigador manifestó su sorpresa y beneplácito por el interés que despertó su texto en una editorial alemana, donde impera una tradición filosófica distinta a la que él sostiene en su libro. Tagle-Marroquín comentó que la publicación se realizó en inglés ante los requerimientos de la empresa editora y porque originalmente fue el idioma en el que se escribió, asegurando que próximamente se hará lo propio en español. El investigador también se encuentra preparando una recopilación de textos en torno al problema de la causación mental, epistemología y filosofía del lenguaje. Cabe destacar que, para realizarse la publicación, la obra tuvo que pasar un proceso de dictamen por parte de Lambert Academic Publish y por la aprobación de la Universidad de Londres.

Por Simitrio Quezada ¿Qué pasa con el “Haber qué pasa”?

De venta el librería Andre.a

* Envíe comentarios y demás inquietudes a: siquezada@hotmail.com

El picaporte

Conquistadores

Agenda Roberto 100 años, Zacatecas 2013

“Haber si vienes”. Tache. Lo correcto es: “A ver si vienes”. “Haber cómo le haces”. Otro tache. Otra vez es “A ver…”. “Vamos haber cómo nos va”. Pésimo. Debe decir: “Vamos a ver cómo nos va”. La principal función del verbo “haber”, de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, es “conjugar otros verbos en los tiempos compuestos”. Los ejemplos que propone son: Yo he amado, Tú habrás leído. Además el documento rector de nuestro idioma dice que, con infinitivo, haber “denota deber, conveniencia o necesidad de realizar lo expresado por dicho infinitivo”. Ejemplos: He de salir temprano, Habré de conformarme. ¿Recuerdan aquella canción: “Te he de querer, te he de adorar…”? La palabra “Haber” es el infinitivo del verbo homónimo. Lo leemos también en la expresión “lo habido y por haber”, que se refiere a toda clase de cosas o situaciones inimaginables. “A ver”, por otra parte, es una expresión compuesta de la preposición “a” y el infinitivo “ver”. Es decir, constituye una propuesta de examinar o mirar algo. A ver qué les parece esta explicación, pues.


Yo no

LA GUALDRA 87 / 11 DE FEBRERO DE 2013

Por Pilar Alba

Río de palabras

Un día alguien se lo va a tener que decir, pero yo no; sí, aunque no me lo creas le pido a diosito, te lo juro, todas las noches rezo fervientemente para que no sea yo quien tenga que hacerlo. Pero así va a ser, ya lo verás uno de estos días, alguno se va a ver en la necesidad de irle soltando una por una, a boca de jarro todas y cada una de sus verdades. No creas, si varios se han quedado con las ganas, hay muchos que le llevan la cuenta de todas y cada una de sus canalladas, pero se han aguantado. No sé cual de todos será y aunque yo no quiero hacerlo a ti sí te lo puedo decir, me gustaría estar ahí para verlo. Ya me lo imagino ahí quietecito sin poder moverse, pelando sus tamaños ojotes buscando alguien que lo ayude, que se compadezca, pero quién va a hacerlo si a todos nos debe

algo el muy canijo. Con nadie ha tenido miramientos, a todos por igual, como gota que hace agujero en la piedra, nos ha ido jodiendo la existencia poco a poco. Y ahí va a estar, me parece estarlo viendo sentado en su sillón favorito o en su lugar de la mesa; el que nadie se atreve a ocupar aunque no esté presente; ni una sola palabra va a poder dirigirnos, no podrá argumentar nada en su defensa, calladito ni pío va soltar… ¿tú también te lo imaginas?, sí ya sé que también querrás verlo. Llorando lagrimones y lagrimones, con la boca llena de mocos, atragantándose con las palabras anudadas en su garganta… Pobrecito… Ay, ya ves, tengo corazón de pollo, no, yo no puedo, va resultar que me voy a quedar tiesa, enmudecida… No, definitivamente yo no… ¿Tú podrías hacerlo?

Teoría de la alquimia femenina Por Roberto Galaviz

El método Por Edgar Khonde La cosa es que uno toma la pluma, y busca ansioso la hoja. Entonces la letra, la palabra, el verso y la estrofa. Y sucede que la hoja con el verso y la estrofa con la pluma. Sucede que los espacios, las sangrías, los saltos de línea, el estrechar los párrafos y abrazar cansado las teorías: como el operar siniestro del trabajo diario; ocurren los silencios, el borrar y componer y borrar una vez más hasta la otra; ocurren los puntos, las comas, la sensación molesta de estar escribiendo en vano, o de estar escribiendo lagunas y desiertos, escribir ábacos y alcancías. Sucede el tiempo, el cansancio, la ira, la desesperación, el deshambre, el desvarío, la embriaguez y su árido retorno al único fin del hombre: el olvido. La cosa es que uno toma la pluma, corren las estrellas mientras Colón se embarca, juega la marea, se herrumbran los portones de una catedral cercana a la casa de donde los poetas, tiembla. Comienza de nuevo: la cosa es que uno toma la pluma,

[léase mientras se escucha: Sugar rhyme / Bonobo]

Las mujeres -y nadie más en este mundosaben de alquimia desde el primer día -hasta el últimohan de transformar el tiempo en espera la espera en palabras las palabras en agujas las miradas en balas el silencio en caos el caos en descanso el descanso en esperanza en música extraña en extraña musa han de convertir la piel en memoria la memoria en futuro el futuro en recuerdos los recuerdos en cognac de simples abrazos hacen templos de los templos surgen de pronto cenizas de lava sellada hacen del encaje en contraste con su piel un asunto de vehemencia un arrebato un asunto de vida o muerte. Kees van Dongen, Mujer fatal

dicta, narra, cuenta, escribe, pero no nada ni ladra ni patea ni sucede como hombre, es decir, no eyacula. La cosa es que uno toma la pluma, como toma la espada, enfrentándose al único ser que no intenta ser objetivo al descifrar la primera línea: el otro yo, el espejo. Pero no lucha batallas, no libera reinos ni hace más dichosos a los valientes ejércitos que lo siguieron hasta cuando hubo locura. La cosa es que uno toma la pluma, toma agua, reza, dice las palabras para invocar fragmentos duros: El tiempo se había fijado envejecer a los amantes antes de que éstos se encontraran como habían acordado, a ella la llevó por la senda de una provincia donde se cantaban bailes tan exquisitos que las palabras brotaban hasta en la boca de los infelices; a él lo condenó al desierto, en donde la gente prefería mantenerse callada a fin de no perder gota de llanto. La cosa es que uno toma la pluma, y, tiembla. * elektropoeta@gmail.com

La Gualdra No. 87  

La Gualdra No. 87

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you