Page 1

SUPLEMENTO CULTURAL

No. 108 - 8 DE JULIO DE 2013 - AÑO 3

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

Foto: Brisia Leticia Luna Reyes / Comunicación Social de la UAZ

Cuauhtémoc Esparza Sánchez nació en Pinos, Zacatecas, el 8 de marzo de 1926. Estudió la Licenciatura y la Maestría en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Fue profesor en la Universidad Autónoma de Zacatecas. Es considerado como el Decano de los Historiadores zacatecanos; trabajador infatigable, su labor como investigador continuó hasta sus últimos días dentro de la Universidad Autónoma de Zacatecas, institución en la que laboró 45 años. Fue miembro de honor de la Asociación de Cronistas del Estado de Zacatecas en su calidad de Cronista Titular del municipio de Guadalupe, Zac. Falleció en la ciudad de Zacatecas, el 30 de junio de 2013. [Dos textos dedicados al Mtro. Esparza Sánchez -autoría de Mariana Terán y Édgar Hurtado- en páginas centrales]


108

8 DE JULIO DE 2013 / AÑO 3

Al maestro Cuauhtémoc Esparza Sánchez (8 de marzo de 1926 - 30 de junio de 2013)

I El domingo pasado, el maestro Cuauhtémoc Esparza Sánchez falleció y dejó un legado excepcional: el de su trabajo como investigador, el de su amor por esta tierra que lo acogió durante 87 años, por la Universidad Autónoma de Zacatecas en la que trabajó más de la mitad de su vida, el de su pasión por la historia. Coincidimos con la doctora Mariana Terán, en que el mejor homenaje que la Universidad Autónoma de Zacatecas pudiera hacerle es que “reeditara sus libros en una sola serie de Obras Completas y, por otro lado, que se pudiera hacer la clasificación, inventario y modernización de aquel viejo espacio que ocupó por muchos años en el edificio de la Preparatoria Número 1 donde se concentró el Centro de Estudios Históricos”. Ojalá que este proyecto pueda ser aprobado y apoyado por la Máxima Casa de Estudios del Estado, pues honrar la memoria del Mtro. Esparza Sánchez de esta manera, sería un digno homenaje a tantos años de trabajo realizado por el Decano de los Historiadores en Zacatecas. Dedicamos de la manera más respetuosa este número de La Gualdra al maestro, al historiador, al ser humano incansable y generoso, orgulloso siempre de su Zacatecas, en espera de que sus conocimientos sigan transmitiéndose y preservándose. Un abrazo solidario a toda su familia. II El Festival Internacional de Música de Cámara Zacatecas 2013 está a punto de comenzar este 16 de julio; y desde esa fecha hasta el día 27 tendremos la oportunidad de asistir a varios conciertos programados durante esas fechas; en el Teatro Fernando Calderón se llevará a cabo la mayoría de ellos, pero también habrá conciertos en los municipios de Jerez y Guadalupe. Este festival está dirigido por el clarinetista Luis Humberto Ramos; y Daniel Escoto es el coordinador académico. Además de los conciertos, dentro del festival se tiene programada una serie de cursos con los músicos invitados, por lo que en estos días tendremos en Zacatecas la visita de por lo menos 60 estudiosos de la música de cámara, quienes fueron seleccionados para recibir capacitación especializada. Los músicos invitados al festival son, sin temor a equivocarme, de lo más selecto que hay en el mundo de la música de concierto; todos ellos fueron convoca-

dos por Luis Humberto Ramos, y es gracias a él y a sus gestiones ante CONACULTA y la UAZ, que podremos tener un festival de calidad internacional. Sí, en Zacatecas. Y están todos invitados. Le tenemos en exclusiva para La Gualdra la lista de músicos participantes: Mercedes Smith (Utah) flauta; Pedro Díaz (N. Y.) oboe; Luis Humberto Ramos (Zacatecas) clarinete; David Ball (USAMéxico) fagot; Edmund Rollet (USA-México) corno; Manuel Ramos (USA-México) violín; Asaf Kolerstein (Israel-México) cello; Jozef Olechowski (Polonia-México) piano; Cameristas de México (México); Ensamble Castalia (México); y el Cuarteto de Cuerdas Penderecki (Canadá). Es precisamente el Cuarteto de Cuerdas Penderecki quien acompañará a Luis Humberto Ramos en el concierto especial para celebrar sus 50 años como clarinetista profesional. Sólo para que se dé una idea, le presento la semblanza de dos participantes en este festival: Ensamble Castalia, se funda en el 2010 cuando cuatro músicos con trayectorias diversas, se reúnen en la Ciudad de México después de radicar en Europa, por una gran pasión en común: la música antigua. Las pautas del ensamble consisten en explorar repertorio poco frecuente en salas de concierto desde finales del siglo XVI hasta principios del siglo XIX, bajo parámetros históricamente informados y con instrumentos de época, proponiendo con ello una nueva lectura del mismo. Los integrantes de Castalia han compartido escenarios en diversos festivales y salas nacionales (Cervantino, Barroquísimo), así como en el extranjero (España, Argentina, Alemania, Malasia, Indonesia, Japón y Francia). Asaf Kolerstein nació en TelAviv, Israel. Se tituló en matemáticas en la Universidad de California en Berkeley donde ganó el premio Eisner y la beca Hertz. Obtuvo su maestría en música en la Universidad de Boston y en 1998 la Escuela de Música “Longy” en Cambridge Massachusetts le confirió un diploma de artista en violoncello. Actualmente es el violoncellista principal de la Orquesta Sinfónica del Estado de México, participa regularmente en recitales de música de cámara y como solista con diferentes orquestas del país. La siguiente semana les tendremos más información. Que disfrute su lectura.

Te acuerdas por Gabriel Luévano Gurrola

La elección municipal de Zacatecas en 1820 por José Eduardo Jacobo Bernal

El ayuntamiento constitucional de Zacatecas, 1813-1814 por Elva Martínez Rivera

El profesor Cuauhtémoc por Mariana Terán Como los clavos de las vías del tren… Saludo a don Cuauhtémoc Esparza por Édgar Hurtado Hernández

Diario de Mateo por Mateo Estrada Gaviria ¿Y si ya no estudia, para qué le va a servir eso? por Eduardo Campech Miranda

Desayuno en Tiffany’s, mon ku por Lluna Llecha y Carlos Belmonte Sueño soñado al azar por Edgar Khonde

3 4 5 6 7 8 9

El Picaporte por Simitrio Quezada La Estampa de Nuestro Tiempo por Marcelo Balzaretti Exposiciones de artistas universitarios

Al río por Pilar Alba ¿Hay cariño o no hay cariño? por Alberto Huerta

11 12

Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com

Carmen Lira Saade / Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas / Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Jánea Estrada Lazarín / Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Sandra Andrade Trinidad / Diseño Editorial

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

Juan Carlos Villegas / Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


8 de juLio DE 2013

Te acuerdas Por Gabriel Luévano Gurrola

1 Acabo de ver a Octavio, sin prisa, accidentalmente, a fuer de un giro craneal, deslizado en el rosa fúnebre del monumento. Lo acabo de ver y en el momento pensaba: magnánimo el esplendor opaco (sí, como un mar de arena que en la noche no terminó de cocerse): una piel que envejeció de repente la cotidianidad de su roca: obelisco. Opaco también el cambio, la tarabilla de los ambulantes, un maestro triste que entrega volantes a los transeúntes, mucha gente que no entiende (o lo hace y se protege), al igual que yo, la enorme sombra que rezuma este obelisco y lo vuelve un reflejo de la descomposición. Él se percató primero de mi presencia. Un ¡ey!, no tomado a la primera, a la segunda seguramente por provocación, y el nombre. Entonces dejé de ver la punta apagada dirigida al cielo en trance de lo mismo, bajando, hasta verlo. Ha crecido; en todo caso, ocho años han operado mucho mejor en él. Está delgado, la voz más ronca, lo moreno no se le quita pero eso abona a la característica común, compartida. Me paré, feliz, cuando ya se acercaba; el abrazo consabido, entre la apretura la certidumbre, sí, ha crecido mucho, andamos casi iguales. Sólo ahí me di cuenta que venía acompañado. La mujer me sonrío con asentimiento de cabeza, respuesta concomitante, la misma. Octavio habla mucho, pregunta por mi familia, por los compañeros, vi a tal en... saludé de lejos a... nada más a ti ni quien te hallara. Río. Ríe. Hablo. Anecdotario, el presente supeditado al pasado: ¿Te acuerdas de Gregorita? ¿Te acuerdas? ¿Qué le dijiste a Gregorita? ¿Ya te sanaron los brazos? Quizás ahora, casi de mi estatura, no ya el chaparrito, la maestra no se hubiera atrevido a sacarte sangre. O

no. Volvemos a reír. Por esos días, Octavio media aproximadamente un metro y sesenta, era zumbón, activo. Algo nos quedó de la presteza de sus planes, que urdía con la facilidad natural de un gusto congénito: como nadie hizo rabiar, en su clase de física, a una maestra ya jubilada, en su cénit, azote de todos. Aún vive, también es pequeña, pero la voz que engolaba desde una garganta que nos parecía llena de cuchillas contrarrestaba el apocamiento físico: era terrible, disminuía a cualquiera. Le temían, menos yo, pues me había llegado la noticia que ella hubiera podido ser mi abuela. El miedo me quedó usurpado por una suerte de inconsistencia atemporal, un frío íntimo (puede que peor frente al miedo común), nacido de la conciencia de que lo que somos, se sustenta en un mero azar burlón, insignificante. Ni las moscas hacía ruido, cuando dio una mañana las instrucciones de un ejercicio, el tema: el (glorioso, divertidísimo, maravilloso) Sistema Internacional de Medidas (palmas, palmas). Van a juntarse en equipos de cinco, van a tomar el lápiz más grande que tengan y medirán con eso la longitud de la puerta, de las ventanas, del escritorio... así comprobaremos, que el sistema es arbitrario, cualquier cosa puede ser patrón de medida. Sí, maestra. Formados los grupos de siempre, decidimos, con tristeza, trabajar. Octavio se afanaba en algo oculto, dándonos las espaldas, divertido. Muy atentos, nos dijo. ¿A dónde vas? Le pregunté. A hacer enojar a Gregorita, dijo, y me mostró. No se le podía llamar lápiz a eso sin carcajearse: era prácticamente el pequeño fierro de la goma, la goma y una punta chata y ridícula. Daba la impresión que esa burla de madera de dos

2 ¿En qué momento se había jodido el Perú? Zavalita, desde la primer página de la novela, abre su hecatombe mental con esa pregunta; con la misma, Mario Vargas Llosa nos promete un portento que, no el político, no el célebre intelectual, sino sólo el escritor pudo llevar a asaz triunfal término en una de las obras capitales de la literatura hispanoamericana en la segunda mitad del XX: Conversación en la catedral. Esa pregunta, bien pudo (y tácitamente podrá) ser el inicio perfecto de una gran novela, que depara al narrador, la titánica empresa de echar sobre sus hombros la pesadumbre y el fracaso (que el episodio de una dictadura y su transición farisea vuelve consecutiva) de un pueblo para hacerlo hablar a través de personajes abatidos, buscando siempre un motivo que les permita traer de vuelta el meollo de su existencia, muchas veces en el pasado; meollo que es un ancla impidiendo el cierre final de un trauma o un ciclo que abrió la imaginación. Santiago Zavala, periodista limeño, se encuentra sorpresivamente con Ambrosio, un zambo, chofer de su

padre cuando éste aún vivía. Se toman una cervezas en La catedral, y entre el efecto de la nostalgia y acicateado por el alcohol, interroga a Ambrosio sobre su padre y así, se extiende sobre nosotros un fresco del Perú bajo el periodo dictatorial de Manuel Arturo Odría. La catequesis emprendida por Zavala en ese encuentro furtivo, desarrollará un idilio amparado por la disidencia, el quiebre con su familia Odriista, los inicios en el periodismo y sobre todo, la compleja y entrañable relación que mantuvo con su padre, un empresario favorecido por el régimen. La inicial visión parcelaria (con que regularmente Vargas Llosa empieza sus obras), va evolucionando a través de la conversación hasta develar los secretos y las evidencias que harán a Zavala confrontar las aspiraciones de su juventud (y que por extensión son las de su país) con el fantasma en que se ha convertido. En sus novelas, Vargas Llosa plantea situaciones límite, ambientes que agobian a sus habitantes, que castran la ilusión, y de esa forma, los desagua a un páramo sombrío. Varios de esos ambientes hacen referencia a un mismo campo de ideas, el de las batallas sociales que ahondan en las no menores del corazón y los sentimientos: ya sea en un cuartel juvenil (La ciudad y los perros), un prostíbulo noramala aventurado (La casa verde), un encuentro bélico entre la ferocidad de la República y el fanatismo de todo un pueblo (La guerra del fin del mundo), una dictadura y sus tejes y manejes (Conversación en la Catedral), todas las tentativas de dominio, traslucen, en parte, una lucha entre los espíritus, resistiendo en tramas que parecen rompecabezas crueles, embonados en la última pieza que el escritor peruano coloca con indubitable maestría para sellar la tragedia del tiempo y sus simulacros: los hervideros políticos, las inextricables (en un primer momento) maniobras y truculencias políticas, la vida nocturna que encarna los deseos fallidos de tener una vida completa, los ensañamientos de la realidad hacia el hombre.

Literatura

Frida Kahlo, Unos cuantos piquetes

centímetros ya había pasado por las manos de todos los arquitectos del mundo y ostentara el record de sacadas de punta en la historia. Jajaja, no vayas. Fue. Se acercó, tímido, respetuoso y le jaló del suéter: Maestra, maestra, si este es el lápiz más grande que tiene el equipo... Jamás vi a nadie cuyo rostro se hinchara de esa manera, inyectado, pletórico de sangre, los mofletes forzando las leyes de, qué preciso, la física. Durante un segundo creímos que estallaría en una carcajada bonachona, agradeciendo el ingenio. Por supuesto, el resultado: llevamos a Octavio al baño para ayudarle a lavarse la sangre que le corría de los brazos. ¿Te acuerdas? Dijo que jamás imaginó aquello. Cómo iba a saber que le arrancaría el lápiz y se lo clavaría una y otra vez emulando un verdugo antiquísimo. Se nos miraba contentos. Pasaron muchos minutos, puede que media hora, cuando me percaté de la insistencia del zapato de la chica, una sonrisa suplicante. Él lo notó. Nos vemos luego. En verdad era muy tarde. Dos figurines de mal talante (bastante malo) oteaban tras un carro lúgubre al otro lado de la calle. Nos hicieron señas. Cambios rápidos de números telefónicos. Te llamo. No, yo. Muy bien. Abrazo. El obelisco haciendo cuarta, oscuro. Despedidas: un enorme gusto. Traté de guardar el rostro de mi amigo, que si bien no es el de hace años me dio, dirían los cubanos, un alegrón. Sé que lo mismo pasó con él. Ya de regreso a casa, se escuchan tiros lejanos. Me apuro.

3 No le dije que la maestra padece Alzheimer y la han visto vagando por las calles sin recordar quién es, dónde vive. No le dije lo que no me dijo él, pero que se intuye: magnánimo el tiempo: ¿En qué momento se había jodido el Perú... México-Grecia-TurquíaEgipto? (países milenarios que el tiempo revuelve en su derrota). En todos los puntos del orbe, todos los que fuimos niños a fin de siglo nos preguntamos eso, al dormir arrullados por detonaciones.


LA GUALDRA NO. 108

La elección municipal de Zacatecas en 1820 Por José Eduardo Jacobo Bernal*

Historia

En 1809 se da el primer proceso electoral en la Nueva España y en toda la monarquía española, la ausencia del rey Fernando VII hizo que la soberanía fuera asumida por el pueblo, dividida entre las diferentes regiones, representada en sus ayuntamientos, diputaciones y Cortes. En los ayuntamientos en particular, se conjuntaron dos niveles de funcionalidad: el administrativo y el político, el primero implicaba la organización de la vida de la comunidad, ya que era en el ayuntamiento donde se resolvían los problemas cotidianos, constituyéndose como el primer engranaje en la vida de la Nación; mientras que en lo político, el ayuntamiento se convirtió en el escenario del poder más cercano a los ciudadanos. Por lo que desde estos años, la elección municipal se convirtió en punto de interés para las clases políticas locales y para la ciudadanía en general. Sin embargo, la vuelta del rey anuló los logros constitucionales y se intentó volver a un régimen absolutista. Sería hasta 1820, con el regreso del constitucionalismo, que arrancara en nuestro país una larga tradición electoral, la cual ha pasado por muchos vaivenes, pero para tratar de entenderla mejor explicaremos aquí la elección municipal de Zacatecas de 1820. Para comenzar los ciudadanos se reunían en un lugar público,

Templo de Santo Domingo, Zacatecas siglo XIX.

en este caso la parroquia de Santo Domingo, donde se recibían las listas que iban presentando todos y cada uno, firmadas con su nombre, y proponiendo 15 sujetos para electores. Aclaramos aquí que la elección de los miembros del ayuntamiento era indirecta a una vuelta, es decir, constaba de dos fases: primero se elegía a pluralidad de votos, esto es lo que hoy llamaríamos por mayoría relativa, a los electores, quienes, a su vez, nombrarían a pluralidad absoluta de votos o mayoría absoluta a los alcaldes, regidores y síndicos que habrían de entrar en funciones el primer día del año inmediato siguiente. Así pues, el 25 de junio de 1820 en la ciudad de Zacatecas las listas presentadas por los ciudadanos fueron recogidas por el Intendente, don José Gallangos, para después leerlas en público, además se nombraron un secretario y dos escrutadores, que serían el teniente coronel Manuel de Abreu, el licenciado Carlos Barrón y don José María Baez de Villegas. Finalmente, estos funcionarios hicieron el compromiso de contar las listas al día siguiente. Llegado el 26 de junio, los escrutadores y secretario se reunieron en la casa del Intendente y “vistas y reconocidas todas las listas” resultaron los 15 electores de parroquia, quedando en el siguiente orden:

Electores de parroquia en la elección de ayuntamiento de Zacatecas en 1820 Ciudadano

Cargo

José Mariano Iriarte

Clérigo presbítero domiciliario de este obispado

106

Manuel de Iriarte

Capitán del batallón provincial

85

Manuel de Abreu

Teniente coronel del ejército

Domingo Velázquez

Licenciado

Votos obtenidos

81 No se especifica

Feliciano Ariza

No se especifica

74

José Víctor de Agüero

No se especifica

70

Juan Martín Cenoz

No se especifica

69

Pedro Ramírez

No se especifica

68

José Manuel Silva

Presbítero

65

Manuel de Rétegui

Diputado de minería y caballero de la orden de Carlos III

63

José María Joaristi

No se especifica

63

José Ibargüengoitia

No se especifica

63

Pedro Antonio de la Proqua

No se especifica

61

Licenciado

61

No se especifica

60

Carlos Barrón Juan Arvide

AHEZ, Ayuntamiento de Zacatecas, Elecciones, Caja 1, exp. 21, fjs. 2v y 3.

Más tarde serían notificados estos electores y se les citaría para reunirse dos días después para nombrar a los funcionarios del ayuntamiento zacatecano, el cual quedó conformado por Manuel de Iriarte como alcalde de primera elección; Tomás Calderón como alcalde de segunda elección; y como regidores José Ibargüengoitia, Feliciano Ariza, Pedro Ramírez, Juan José Arvide, Germán Iriarte, Julián

Orellana, Juan José Bolado, Antonio Vélez, Joaquín Maguno, Vicente Barraza, Francisco Navamuel, y Antonio Carral. Como síndicos procuradores Atarcos Cantabrana, José Estevan Anza, todos ellos electos legítima y constitucionalmente según el acta levantada el 28 de junio y firmada tras la respectiva visita a la iglesia parroquial para “dar gracias al todopoderoso”. De esta manera había quedado constituido el gobierno municipal zacatecano. Lo que podemos observar es cómo la elección recaía básicamente en unos cuántos, la participación del pueblo como la entendemos hoy aún no era parte del pensamiento de la época, la forma indirecta de votar permitía que la clase política hiciera acuerdos en su interior y defiera el resultado de la elección. Los elegidos en la primera ronda eran los que obtenían el triunfo en la segunda fase, y desde entonces vemos las alianzas familiares y la conformación de grupos de intereses. Tal vez las cosas no han cambiado tanto a casi dos siglos de distancia, pero la pequeña gran diferencia es la posibilidad de una participación amplia y directa, por lo que Zacatecas debe seguir trabajando para lograr verdaderas vías de acceso para que el ciudadano común intervenga en la esfera gubernamental, que las candidaturas independientes de verdad lo sean y que la política no se reduzca a la asistencia a las urnas.

*Maestro en Historia Moderna y Contemporánea de México por el Instituto Mora, Docente-investigador de la Unidad Académica de Historia de la UAZ. Coordinador General de la Asociación de Historiadores Elías Amador A.C.


8 de juLio DE 2013

El ayuntamiento constitucional de Zacatecas, 1813-1814 por Elva Martínez Rivera* administración e inversión de los caudales de propios y arbitrios conforme a las leyes y reglamentos; hacer el repartimiento y recaudación de las contribuciones, y remitirlas a la tesorería respectiva; cuidar de las escuelas de primeras letras, y de los demás establecimientos de educación que se paguen de los fondos del común; cuidar de los hospitales, hospicios, casas de expósitos y demás establecimientos de beneficencia; cuidar de la construcción y reparación de los caminos, calzadas, puentes y cárceles, de los montes y plantíos del común, y de todas las obras públicas de necesidad, utilidad y ornato; formar las ordenanzas municipales del pueblo, y presentarlas a las Cortes para su aprobación por medio de la Diputación provincial, que las acompaña con su informe; promover la agricultura, la industria y el comercio según la localidad y circunstancias de los pueblos, y cuanto les sea útil y beneficio.4 Los ayuntamientos desempeñarían sus cargos bajo estricta vigilancia de la diputación provincial a quien rendirían cuenta justificada año por año de los caudales públicos que hubieren recaudado o invertido. Así, en junio de 1813 en medio de una crisis de epidemia en la ciudad, se celebró en Zacatecas la jura de la Constitución de la Monarquía española y al acto asistieron las autoridades civiles, religiosas, militares y tantas personas fue posible que se reunieron en las misas, te deum y otras demostraciones de júbilo. Pero no fue hasta el 8 de agosto en que se instaló el nuevo ayuntamiento, haciéndose de acuerdo al artículo 310 de la Constitución de Cádiz.5 El nuevo ayuntamiento lo integraron los alcaldes Manuel de Rétegui e Ignacio Gutiérrez; los regidores Pedro Pascua, Xavier Aristoarena, Juan Martín Cenoz, José María Anza, Antonio Esparza, Martín Erviti, José María Joaristi, Fausto de Arce, Domingo Velásquez, Joaquín Bolado, Germán Iriarte, Jerónimo Aldaco; y los procuradores Felipe Díaz y Juan Francisco Domínguez.6 Para la conmemoración de dicho evento, el ayuntamiento de Zacatecas acordó colocar una lápida

Historia

La Constitución de Cádiz, que se juró en Zacatecas en junio de 1813, creó una forma de ejercicio del poder a través del establecimiento de instituciones importantes como lo fueron: los ayuntamientos constitucionales para los municipios, las diputaciones provinciales para las provincias y, las cortes para la monarquía española. Los cabildos adquirieron un rango constitucional y por lo tanto recuperaron su lugar como células básicas del gobierno. Por su parte las diputaciones provinciales se convirtieron en un órgano representativo de las provincias. Dichas instituciones actuaron de forma determinante en los procesos políticos ejerciendo un contrapeso en contra de las tendencias centralizadoras de la misma Constitución.1 La Constitución de Cádiz estableció que para que funcionara el gobierno interior de los pueblos, habría ayuntamientos, los cuales deberían de estar compuestos por el alcalde, los regidores y el procurador síndico y, serían presididos por el jefe político. También se establecerían ayuntamientos en los lugares que no hubiera pero, con la condición de que dichas poblaciones tuvieran una población de 1000 almas.2 Las autoridades correspondientes de los ayuntamientos se nombrarán por elección en los pueblos, terminando con cualquier oficio perpetuo, “cualquiera que sea su título y denominación”. Dicha elección se haría en el mes de diciembre y entrarían a ejercer su cargo quienes hubieren quedado, en enero del año siguiente.3 La persona una vez elegida al cargo no podía volver a ser elegido hasta haber pasado por lo menos dos años y los requisitos que debía cumplir para ser electo era: ser mayor de 25 años, “con 5 años de vecindad y residencia en el pueblo”. En todo ayuntamiento tenía que haber un secretario, al cual se le pagarían con los fondos del común y entre las funciones de los ayuntamientos estaban: la policía de salubridad y comodidad; auxiliar al alcalde en todo lo que pertenezca a la seguridad de las personas y bienes de los vecinos, y a la conservación del orden público; la

en la plaza principal “en memoria de haberse promulgado la de la Monarquía española según lo prevenido por las cortes generales y extraordinarias”,7 desde entonces se le denominó Plaza de la Constitución. Los ayuntamientos constitucionales que se establecieron en la intendencia de Zacatecas y que ratificaron la jura a la Constitución fueron: Aguascalientes, Juchipila, Jerez, Tlaltenango, Pinos, Mazapil, Fresnillo, Sombrerete, Nieves, Colotlán y Bolaños y Zacatecas. Uno de los cambios importantes que trajo consigo la Constitución gaditana, fue que a partir de ese momento, los “ciudadanos conformaban la entidad política” y por lo tanto el

ayuntamiento que antes representaba a grupos o a corporaciones, ahora representaba a los ciudadanos, al individuo. Sin embargo para 1814 el gobierno representativo quedaría atrás –temporalmente- ya que se abolió la Constitución y se restauraron los ayuntamientos que existían en 1808. De 1814 a 1820 se estuvo bajo el antiguo régimen y las instituciones que se crearon con la Constitución y que gozaron de autonomía, esperarían con ansia la posibilidad de regresar al orden constitucional. Zacatecas volvió a jurar lealtad y entre 1820 y 1821 se volvieron a realizar las elecciones para los ayuntamientos y con la firmeza de poder gobernarse a sí mismos.

Juramento de las Cortes de Cádiz

* Unidad Académica de Historia de la Universidad Autónoma de Zacatecas. 1 Mercedes de Vega, “Manantial y siembra: 1808-1867”, en Jesús Flores Olague, Luis Fernando Flores Olague, et. al., La fragua de una leyenda. Historia mínima de Zacatecas, México, Editorial Limusa, 1995, p. 89. 2 Constitución política de la Monarquía Española, promulgada en Cádiz a 19 de marzo de 1812, Barcelona, Librería Nacional de Sauri, 1836, p. 127. 3 Constitución política de la Monarquía Española, pp. 127-128. 4 Constitución política de la Monarquía Española, pp. 130-132. 5 Elías Amador, Bosquejo histórico de Zacatecas, Aguascalientes, Talleres Tipográficos Pedroza, 1943, tomo II, pp. 151-154. 6 AHEZ, Ayuntamiento, actas de cabildo, caja 19, 1813. 7 AHEZ, Ayuntamiento, actas de cabildo, caja 19, 1813.


LA GUALDRA NO. 108

Cuauhtémoc Esparza

Historia

El profesor Cuauhtémoc Por Mariana Terán*

Foto: Cortesía de Francisco Esparza Acevedo

Cuauhtémoc Esparza Sánchez Nació en Pinos, Zacatecas, el 8 de marzo de 1926. Estudió la Licenciatura y la Maestría en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Fue profesor en la Universidad Autónoma de Zacatecas. Es considerado como el decano de los historiadores zacatecanos; trabajador infatigable, su labor como investigador continuó hasta sus últimos días dentro de la Universidad Autónoma de Zacatecas, institución en la que laboró 45 años. Entre sus publicaciones más importantes se encuentran: Cinco cartas para un viajero; Cuentos, leyendas y costumbres del antiguo Zacatecas (Compilador); El corrido zacatecano; Historia de la ganadería en Zacatecas, 1531-1911; Compendio histórico del Colegio Apostólico de Propaganda Fide de Nuestra Señora de Guadalupe de Zacatecas; Zacatecas, monografía estatal; Zacatecas Histórico; José Árbol y Bonilla. Un científico zacatecano; libro de texto oficial de Historia para escuelas primarias, Zacatecas, Suelo metálico bajo la nopalera. Fue Director del Departamento de Investigaciones

Históricas de la UAZ, desde 1968- espacio que fundó-; Director de la Biblioteca Pública del Estado, de 1969 a 1981. Fue miembro de numerosas academias y asociaciones científicas, como la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, la Sociedad Folklórica de México, la Sociedad Mexicana de Historia Regional y la Sociedad de Historia Eclesiástica Mexicana; Sociedad Chihuahuense de Estudios Históricos; y miembro de honor de la Asociación de Cronistas del Estado de Zacatecas en su calidad de Cronista titular del municipio de Guadalupe, Zac. Recibió múltiples reconocimientos como la medalla al mérito histórico Capitán Alonso León, otorgada por la Sociedad Nuevoleonesa de Estudios Históricos; la presea al Mérito Universitario “José Árbol y Bonilla”, de la UAZ; y la Medalla al Mérito Revolucionario de Investigación Histórica, del Gobierno del Estado de Zacatecas. Falleció en la ciudad de Zacatecas, el 30 de junio de 2013.

En el año 2007 la Universidad Autónoma de Zacatecas hizo entrega de la primera presea “José Árbol y Bonilla” al profesor Cuauhtémoc Esparza Sánchez, historiador prolífico quien acudió en medio de la parafernalia de este tipo de eventos, a recibir el merecido reconocimiento. Se trató de un importante acto protocolario y académico. La obra del historiador es altamente significativa. En medio de un interés natural de los historiadores por el tema de la minería, el profesor Esparza Sánchez estudió a detalle la fábrica del Colegio Apostólico de Propaganda Fide de Guadalupe Zacatecas, ofreció

una excelente descripción sobre la ganadería mostrando la importancia que tuvo la provincia en el periodo novohispano en la generación de intercambio mercantil y comercial en este ramo. Fue autor de la monografía Suelo metálico bajo nopaleras, editor de las leyendas de Zacatecas y del corrido zacatecano. Es el continuador de la obra de los bosquejos históricos de Elías Amador y Salvador Vidal, historiadores que se ocuparon minuciosamente de ofrecer información primaria de los principales eventos de la historia local. El profesor Esparza Sánchez

Foto: Cortesía de Eduardo Román Quezada

Foto: Cortesía de Eduardo Román Quezada


8 de juLio DE 2013

Sánchez (1926-2013) Árbol y Bonilla”, me encontraba cerca de él y escuché la felicitación sincera de otro historiador, el Dr. José Enciso Contreras quien, emocionado, le estrechaba la mano. El profesor sólo dijo: “No me lo merezco”. Por ahí luego escuché decir que hace unos años también se le había querido reconocer por parte de las autoridades universitarias su labor en la historia, y el profesor dijo que a él no le interesaba porque no se sentía merecedor, él simplemente pedía una máquina de escribir y papel para trabajar. El evento del cinco de noviembre del 2007 en que se le entregó tan importante reconocimiento al profesor Esparza debe ser anotado por todos los jóvenes humanistas con mucho cuidado. Los historiadores y en general los humanistas no pueden lograrse sin el paso lento del tiempo. Entendamos este reconocimiento para valorar y hacer conciencia entre las jóvenes generaciones de histo-

riadores que ahora se asoman y que tienen frente sí el tiempo, el infinito tiempo que no es de nadie, para hacer un ejercicio comunitario (y a la vez solitario) lento, apasionante, minucioso, contrastante, que permita la formación de explicaciones fiables de nuestro pasado. Que el reconocimiento al profesor Esparza sirva para detener nuestra loca carrera que confunde la calidad con la cantidad, y nos ayude a reorientar la visión que como comunidad de historiadores pretendemos formar y formarnos. Merecidos homenajes recibió el profesor Esparza Sánchez, pero sin duda el mejor está por hacerse: me refiero a dos de sus obras que deben ser continuadas no sólo para valorar su oficio como historiador, sino para continuarlo. El mejor homenaje sería entonces que la Universidad Autónoma de Zacatecas reeditara sus libros en una sola serie de Obras Completas y, por otro lado,

que se pudiera hacer la clasificación, inventario y modernización de aquel viejo espacio que ocupó por muchos años en el edificio de la Preparatoria Número 1 donde se concentró el Centro de Estudios Históricos. Existe personal que la UAZ puede poner a trabajar en ese espacio para que la masa de documentos, periódicos e impresos que ahí se guardan, sean consultados por las nuevas generaciones. El gran riesgo es que el olvido y el desinterés pierdan tan importante colección que le costó toda una vida al profesor Esparza y que es patrimonio de los universitarios. Eso que el maestro Esparza Sánchez dejó tanto en su obra escrita como en el Centro de Estudios Históricos, debe ser reutilizado una y otra vez por los que le sucedan. De esta manera, su memoria seguirá viva entre nosotros.

Historia

continuó esa tradición positivista y al mismo tiempo la rompió. Abrevó de los documentos de distintos acervos históricos, pero no le interesaron las historias totales de Zacatecas. Prefirió mostrar con abundante información algunos de los procesos por los que Zacatecas, lejos de considerarse una entidad singular, debe ser entendida como una parte de un mundo mucho mayor. La singularidad de Zacatecas, si es que la tiene, no se explica si se le aísla de su contexto histórico, por el contrario, en el intercambio con otras regiones y en el propio movimiento integral es que en todo caso esa singularidad podrá explicarse. Es ahí donde entiendo el aporte del profesor Esparza Sánchez. Un historiador que se hizo historiador en los archivos y bibliotecas. No podría haberse concebido su ejercicio como historiador sin el arduo trabajo que entabló en archivos y bibliotecas. El día que le entregaron la presea “José

* Historiadora y docente universitaria. Universidad Autónoma de Zacatecas.

Como los clavos de las vías del tren

Saludo a don Cuauhtémoc Esparza Por Édgar Hurtado Hernández* Platicamos en confianza, él preocupado por las humedades que se filtraban a su biblioteca-oficina en el viejo edificio de la prepa 1, angustiado porque al caer el techo se inutilizarían los documentos y libros viejos que ahí conservó; ya no sabía con certeza cuáles eran propios y cuáles de la universidad; intranquilo porque la nueva UAZ le desapareciera el centro -“su centro”de investigaciones históricas y porque le pedían que aceptara integrantes de dudosa competencia; por sus hijos, por su salud… No le convenció la estructura de programas, unidades y áreas académicas, prefería la de centros de investigación, escuelas y facultades: No, así no son las cosas, en los lugares que yo conozco, en donde se hace historias e historiadores, primero se investiga, primero se aprende, y ya luego se hace escuela, aquí en nuestra universidad parece que vamos al revés…

- ¿Estuvo en la UNAM? - Sí, ¿y sabe cómo salí de ahí? Como los clavos de las vías del tren… - ¿Cómo? - ¡A huevo! Jaja… Decano de los historiadores en Zacatecas, le encontró lugar historiográfico a sus trabajos, El presente estudio sirve para iluminar un aspecto olvidado de la historia de Zacatecas: la ganadería, actividad que a pesar de haber tenido un desarrollo paralelo a la minería, no ha merecido figurar en la historiografía zacatecana.1 En lo pertinente criticó el conocimiento establecido, propuso que al inicio del siglo XX la ganadería no se encontraba rezagada, al menos en lo que a Zacatecas se refiere, sus fuentes le confirmaron que los ganaderos locales mejoraron sus pies de cría y que abastecieron a centros industriales de Europa y Amé-

rica con grasa, lana y pieles; y que este mismo impulso modernizador hizo que se fundara una escuela de agricultura en la Villa de Guadalupe y una serie de escuelas granja en toda la entidad partiendo de la de Trancoso. En su investigación, la leyenda negra porfiriana palidece cuando nos dice que los ganaderos locales, después de hechos los estudios y proyectos necesarios, estuvieron a punto de establecer un frigorífico, una empacadora y una peletería en Fresnillo. El maestro lo intentó también con las narraciones tradicionales,2 aquéllas que se dijeron en los viejos tiempos en conventos, hogares, tendajones, obrajes, y que permanecieron en boca de ancianos que las volvieron piezas literarias; en su argumentación del por qué de la publicación de estos cuentos y leyendas subrayó su encargo en la cohesión del

grupo, el de los pueblerinos que se reunían desbordantes alrededor de las fogatas que prendían los caminantes en las frías noches zacatecanas. Fue el caso del relato El poder de la bruja del orador de medio pelo y polemista burdo e irónico Lauro C. Caloca: - Me espera el sepulcro… ¿Por qué don Diego? - Pues ya voy corriendo en los ochenta años de edad. - Eso no lo asuste, que en esta tierra los hombres les hacen competencia a las encinas. - Muy cierto pero… no se qué presentimiento de muerte martillea a mi espíritu. Que don Cuauhtémoc descanse en sagrado.

* Historiador y docente universitario. Universidad Autónoma de Zacatecas. 1 Cuauhtémoc Esparza Sánchez, Historia de la ganadería en Zacatecas 1511-1911, México, Instituto Zacatecano de Cultura, 1997, primera reimpresión, p. 11. 2 Cuauhtémoc Esparza Sánchez (selección, introducción y notas), Cuentos, leyendas y costumbres del antiguo Zacatecas, México, Instituto de Cultura de Guadalupe, 2003, cuarta edición, pp. 7-14. 3 Ibídem, p. 185.


LA GUALDRA NO. 108

Por Mateo Estrada Gaviria Domingo, enero 8 de 2004: Todas las imágenes y recuerdos son de C. La casa está abandonada: baño con hongos, piso con manchas, el polvo invade todo. No tengo fuerza para limpiar. La soledad la cubro con pendejadas Lunes, febrero 23: Luis… Un ratón entró al depa. Es pequeño. Corre y se mete entre los libros. Camina por las paredes como araña. Tiene velocidad de película. Lunes, marzo 1: 15:53: Estoy en la central de San Luis Potosí. Voy donde Luis. Está en Xalapa. Fue a un Congreso. Él viajó con el grupo. Por ir, renuncié al trabajo. En el monitor del bus proyectan Las horas. He leído todo el trayecto. 20:05: Estoy en la central del norte de la Ciudad de México. Compré un boleto a Xalapa. Sin retorno. Pagué con efectivo. Compré pan en un estanquillo de El Globo: dos empanadas de carne, un abrazo y uno de guayaba. Un Nescafé americano de máquina exprés. Pasa un vagabundo [20:09]. Va con el hombro derecho descubierto. Es joven y blanco. Acaso su actitud también es vender. No llega con todos. Selecciona. Es como el limosnero que miré por la mañana, en la tienda de la esquina. Ese individuo tenía finta de albañil recién desocupado. Admito [20:20]: este viaje es otro hilo fuera del manto. Lo hice para jugar a la fuga. Me siento Zoé Valdés [Café nostalgia]: huyo para salvarme. Jueves, marzo 4 [Aguascalientes]: Luis… Le gusta que escriba su nombre. Estamos en Sirlone Stockade. No quiero regresar a Localía. Quiero retrasar “la realidad” y la espera. Basta… Luis me pide que deje de escribir. PD: Estando aquí, tengo temor que C. entré y el castillo se derrumbe. Jueves, marzo 11: Escribo con una pluma bic nueva. Luis me la regaló. No encuentro trabajo cómodo. Tendré que prostituirme…

Promoción de la lectura ¿Y si ya no estudia, para qué le va a servir eso? Por Eduardo Campech Miranda Cuando alguien solicita que le recomiende un libro para que un menor, generalmente, comience a tomar el gusto por leer, vienen a mi mente una serie de cuestionamientos para mí y para la persona que pide la asesoría. Sigo creyendo, como lo he manifestado en otras colaboraciones, que el invitar a leer a partir de campañas publicitarias más cercanas a la farándula que al libro, de las frases inmortales de autores célebres resaltando las virtudes de la lectura, de la exigencia a otros, es el camino más corto para vacunar contra la lectura. Atiendo las preocupaciones de padres y madres de familia por las observaciones escolares en torno a la lectura, y la comprensión lectora en particular. Desorientados

plantean sus dudas, inseguridades, e incluso miedos en torno al tema. Hace un par de semanas atendí a un grupo escolar acompañados por sus padres. Indiqué que levantaran la mano quienes “ponían a leer a sus hijos”, la gran mayoría, digamos que el 95% alzó su extremidad. Después pedí que expresaran afirmativamente con el mismo movimiento quienes leían con sus hijos. Las manos arriba fueron menos. Por último los invité a que, de la misma manera que en las dos ocasiones anteriores, manifestaran quienes leían. De un grupo de treinta y ocho padres de familia, fueron cuatro los que respondieron. Pensé en varias amistades cuyos hijos son lectores. Recordé a un amigo en particular, al cual le

Carlos Saenz de Tejada, El tonto del pueblo

gusta una persona “bonita, bonita, bonita”. A él lo conocí como lector. A él lo reconozco como lector. Jamás ha venido a pedirme un consejo para que su hija adolescente lea. Los padres seguimos errando el camino: exigimos (no pedimos) que nuestros hijos lean, mientras nosotros vemos eso mismo como un acto aburrido, y en el mejor de los casos, como una ociosidad. Con lo anterior no quiero decir que me moleste que acudan a mí. Al contrario. Sin embargo, no dejo de observar la falta de análisis sobre la influencia que ejercemos como padres. Cuando tengo oportunidad de trabajar con madres y sus hijos menores de tres años, les recomiendo que les lean. Alguna vez una señora, incrédula, me cuestionó: “¿A poco me va a entender?”. Las demás mujeres dejaron escapar una risita burlona. Sereno, respondí: “¿Le entienden a Bob Esponja?”. Las risitas pasaron a ser movimientos de cabeza afirmativos. La responsabilidad familiar, paternal o maternal, es sólo parte de los ejes para formar lectores. La escuela y los profesores es otro. Impartiendo talleres a maestros de educación básica, me percato de que hay una contradicción al interior de un sector del magisterio. Solicitan estrategias de animación a la lectura (olvidando que primero deben identificar cuáles estrategias cognitivas ponen en juego frente a un texto) cien por ciento aplicables a sus contextos. Sin embargo, son incapaces de disfrutar, y por lo tanto enseñar que, la lectura sirve para más cosas, además de conseguir títulos académicos o aprobar materias. Quizá aquellos padres que dejaron de levantar la mano en la última indicación vivieron experiencias desagradables en función de la lectura. Quizá sigan pensando que es obligación de la escuela volverles unos hijos lectores. O tal vez piensen como un padre de una chica de veintidós años que acudió a la biblioteca para inscribirla en los talleres de verano: “¿Y si ya no estudia, para qué le va a servir eso?”.


8 de juLio DE 2013

Cine

Desayuno en tiffany’s, mon ku

Les beaux jours

Último largometraje de la realizadora y guionista francesa, Marion Vernoux, Les beaux jours es la adaptación para el cine de la novela Une jeune fille aux cheveux blancs –“Prix du roman Confidentielles 2011”– de Fanny Chesnel, coguionista de la película. La directora ha reunido en esta comedia dramática a tres grandes actores de la escena francesa: Fanny Ardant –con más de 70 películas desde 1976 se considera una leyenda del cine en Francia– Patrick Chesnais y Laurent Lafitte, de la ComédieFrançaise; reparto que le da solidez a la película. Caroline, mujer casada, de unos sesenta años, con dos hijas y con nietos, acaba de jubilarse. Para llenar su agenda y evitar que se deprima, sus hijas le regalan un abono a un club de ocio para seniors, “Les beaux jours”, donde irá perdiendo poco a poco sus ideas preconcebidas y vivirá una historia de amor con Julien, un hombre mucho más joven que ella. El guión cae en ciertos tópicos: mujer madura, burgue-

sa, aburrida por la mediocridad que la rodea; jubilación como etapa difícil y angustiante en la que hay que encontrar actividades para “matar” el tiempo libre; adulterio pasajero y sin consecuencias; y, sobre todo, mujer mayor que vive un romance con un hombre mucho más joven que ella. No hay duda, el cine parece interesarse, estos últimos tiempos, por el poder de seducción de las mujeres maduras: 20 ans d’écart, Perfect Mothers y ahora Les beaux jours, lo corroboran. Aunque la cinta consigue ahondar e ir más allá de estos temas y escapar de los clichés en la que podría haber quedado encorsetada. Para ello, Vernoux ha querido evitar que Caroline sea vista como un sustituto materno de Julien y que la jubilación sea sinónimo de desocupación o de depresión. Les beaux jours no es en ningún caso la transposición moderna de la tragedia clásica griega de Fedra, enamorada hasta la desmesura de Hipólito. La cinta ha sido rodada en los parajes brumosos del

Nord-Pas-de-Calais, sus playas, espigones y el horizonte... paisajes que engendran sentimientos contradictorios y confusos, a la vez añoranza o nostalgia de un tiempo pasado que ya no volverá y promesa de un porvenir alentador. La música escogida no es aleatoria tampoco: “Le vent nous portera”, tema del grupo Noir Désir, interpretada por Sophie Hunger –verdadero leitmotiv que suena en los momentos clave de la cinta–; “Céline”, de Hugues Aufray; “Les mots bleus”, de Christophe –cantante siempre presente en las películas de Vernoux–; “1 2 3 Apple Tree”, de Herman Dune, entre otras. La crisis de los sesenta es el telón de fondo de la película que permite desarrollar una serie de reflexiones sobre el amor, los sentimientos, la complejidad del ser humano, la libertad, la vida. El film puede verse en cines franceses desde el 19 de junio y parece será exhibido en los circuitos de cine independiente mexicanos.

Por Edgar Khonde Despierto, en mi sueño una mujer desconocida para mí había despertado segundos antes, en el sueño, en el interior de éste. Es decir, soñaba un sueño soñado por una mujer. Voy a la cocina, pongo café, corto fruta. Recuerdo que en el sueño ella se levantaba todas las mañanas, ponía café, se vestía y se dirigía al correo a preguntar si había carta para la señorita Miller. Caminaba tres calles sin pavimentar, húmedas y enlodadas. Desde la calle del correo podía advertir un puerto, los mástiles de los barcos y el olor del mar. En el sueño ella soñaba un barco y a un hombre con la barba rubia que escribía una carta, Dear Maggie. En el sueño antes de despertarse ella y antes de despertarme yo, soñaba que una tormenta como huracán volteaba un barco, pero todos los tripulantes llegaban a un islote de donde eran rescatados, sin embargo en el sueño el hombre de la barba rubia no llegaba al islote, y nadie de los marinos recordaba haberlo visto dentro del barco, nadie de los marinos lo conocía. En el sueño entonces la señorita Miller pensaba que se había equivocado, que había soñado por error un barco en el que no se había subido nunca el hombre de la barba rubia que escribía Dear Maggie. Despertó, luego desperté yo, ambos pusimos café, ella fue hacia la oficina de correos, yo encendí la computadora. Leo en el diario que han encontrado los restos del HMS Forth, un buque que naufragó hace 164 años, un barco correo, frente a la península de Yucatán. Un barco correo, un barco correo, me quedo pensando. ¿Cuántas cartas no habrán llegado a su destino? ¿Cuántas palabras no descifradas se habrán ahogado dentro de ese mar brillante? ¿Cuántas se habrán vuelto moluscos, arena, huracán? Cuántas mujeres se habrán quedado esperando una línea que dijera I miss you de un marino moribundo.

Arturo Souto, Marineros y nudistas

Río de palabras

Por Lluna Llecha y Carlos Belmonte Grey

Sueño soñado al azar


LA GUALDRA NO. 108

AGENDA CULTURAL VIERNES y SÁBADOS Leyendas de Zacatecas Frente a Catedral / 20:00 horas SÁBADOS 13, 20 Y 27 Danza, Música y Teatro Sábados en la Cultura Escalinatas del Antiguo Templo de San Agustín y Plazuela Miguel Auza 19:00 horas Restauración Virtual del Antiguo Templo de San Agustín 21:00 horas DOMINGOS 14, 21 y 28 Tradicional Concierto Orquesta Típica de Zacatecas Casa Municipal de Cultura de Zacatecas Entrada libre / 18:00 horas MIÉRCOLES 3, 10, 17, 24 y 31 Todos al Centro Histórico Miércoles de Danzón Plazuela Miguel Auza / 18:00 horas JUEVES 11, 18 y 25 Tradicional Concierto Banda Sinfónica del Estado Dir. Salvador García y Ortega Plazuela Goitia / 19:00 horas

MUSEOS Y GALERÍAS FOTOTECA ZACATECAS - Fotografía artesanal Galería de la Fototeca. Permanencia al 28 de julio de 2013. - Guadalupe en imágenes 2012 Colectiva. Selección del concurso de foto homónimo. Permanencia al 14 de julio de 2013. - Tiempo, memoria y plata 2008 Fotografía antigua. Instalaciones de la Secretaría de Educación, Zacatecas. Permanencia al 12 de julio de 2013. - Transiciones Exposición colectiva, Instituto Municipal de Cultura José María de la Paz Zamarrón, Concepción del Oro, Zacatecas. Permanencia al 15 de julio de 2013. - Herencia de Plata. Manuel y Salvador García, fotógrafos de Guanajuato en Zacatecas, 1945-1960. Casa de la Cultura Manuel Felguérez, Valparaíso, Zacatecas Permanencia al 15 de julio de 2013 - Rostros de México, Zacatecas. Mariano Aparicio. Inauguración, 19 de julio de 2013, 20:00, plática con el expositor, 19:00, patio de la Fototeca. Permanencia al 25 de agosto.

MUSEO DE ARTE ABSTRACTO MANUEL FELGUÉREZ La Estampa de Nuestro Tiempo Inauguración: 12 de julio, 2013, 8:00 p.m. Artistas: Gustavo Artigas, Erik Bachtold, Elisa Casarín, Virginia Colwell, Mónica Contreras, Sofía Echeverri, Demián Flores, Ilán Lieberman, Nuria Montiel Pérez Grovas, Ernesto Morales, Taniel Morales, Darío Ramírez, Miguel Rodríguez Sepúlveda y Jaime Ruiz Otis. MUSEO FRANCISCO GOITIA El espíritu de la abstracción Pintura Obra de José Luis Bustamante Permanencia: 22 de septiembre MUSEO ZACATECANO Variacosa Gráfica, ilustración y diseño Obra de José Esteban Martínez + Quetzal León Permanencia: 31 de julio CINETECA DE ZACATECAS Fotografía/ Vídeo/ Instalación Guillaume Corpart Muller, Jan Smith Ramos y Ragnar Chacín Artista invitado: Israel Solórzano Lugar: Vestíbulo de la Cineteca Zacatecas Permanencia al 24 de julio

PROGRAMA JULIO 2013 CINETECA ZACATECAS La Cineteca Zacatecas está ubicada en calle Dr. Hierro #303, centro histórico de Zacatecas. La proyección de las películas se realiza de manera gratuita, con fines culturales y educativos. Excepto ¡ESTRENOS! Entrada general $30.00 Estudiantes con credencial y personas de la 3a edad $20.00 MIÉRCOLES 10, 18:00 Hrs. LAS VACACIONES DEL SR. HULOT Dir. Jacques Tati Francia/ 1953/ 114 min.

VIERNES 12, 20:00 Hrs. EL TORO NEGRO México/ 1960/ 85 min. Dir. Benito Alazraki

MIÉRCOLES 10, 20:00 Hrs. MORARTE Dir. Ander Duque España/ 2012/ 56 min.

SÁBADO 13, 18:00 Hrs. TEMPORADA DE PATOS Dir. Fernando Eimbcke México / 2004/ 85 min.

JUEVES 11, 18:00 Hrs. EL PROYECTO DE LA BRUJA DE BLAIR Dir. Daniel Myrick, Eduardo Sánchez EUA/1989/ 81 min.

ESTRENO Sábado 13, 20:00 Hrs. POST TENEBRAS LUX Dir. Carlos Reygadas México/ 2012/ 120 min. Parte de los fondos que se recauden serán en apoyo al cortometraje Los hombres en la cocina huelen a caca de cochina, que estará representando al estado de Zacatecas en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato.

JUEVES 11, 20:00 Hrs. BLANCANIEVES Dir. Pablo Berger España/ 2012/ 87 min. ESTRENO Viernes 12, 18:00 Hrs. Domingo 14, 18:00 Hrs. Entrada general $30.00 Estudiantes con credencial y personas de la 3a edad $20.00 CANÍCULA Dir. José Álvarez México/ 2011/ 65 min.

JUlIO 2013

DOMINGO 14, 12:00 Hrs. EL EXPRESO POLAR Dir. Robert Zemeckis EUA/2004 /99 min.

TALLERES Y CURSOS

FOTOTECA ZACATECAS

CENTRO CULTURAL CIUDADELA DEL ARTE

- Taller de fotografía digital básico. Con duración de 10 horas, del 15 al 19 de julio, en horarios de 11:00 a 13:00. Cuota de recuperación $ 600.00, cupo para 20 personas. Impartido por Sergio Mayorga. Para mayores de 15 años. Requisitos: cámara digital y/o tel. celular con cámara. - Taller de goma bicromatada en tricromía Con 12 horas de duración, 29, 30 y 31 de julio, en horarios de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00, cuota de recuperación: $ 900.00, incluye papel, reactivos químicos, y uso de laboratorio fotográfico; cupo: 7 personas, mayores de 15 años. Requisitos, 10 imágenes digitales en color. Impartido por Carlos Segura y Sergio Mayorga.

- Taller de Trompeta y Guitarra Mtro. Antonio Ramírez Zacarías De 8:00 a 10:00 horas Cuota de recuperación: $100.00 mensuales - Ensayo y Crítica Literaria Mtro. Sigifredo Esquivel Marín Sábados de 17:00 a 20:00 horas Cuota de recuperación: $ 100.00 mensuales - Taller de Poesía Imparte Javier Acosta Escareño Sábados de 11:00 14:00 horas Cuota de recuperación $100.00 mensuales


8 DE JUliO DE 2013

El picaporte Por Simitrio Quezada

* Envíe comentarios y demás inquietudes a: siquezada@hotmail.com

Redacción / UAZ Acogidas en el magnífico vestíbulo del Teatro Fernando Calderón fueron inauguradas las exposiciones de artes plásticas Piel Interior y Cromos y Cronos, que son una muestra de la alta calidad del trabajo de los creadores de la Universidad Autónoma de Zacatecas. Alfonso Vázquez Sosa, coordinador del Consejo Académico del Área de Arte y Cultura de la UAZ, y Fabián Hernández Ramírez, director de la Unidad Académica de Artes de la UAZ, fueron los encargados de abrir al público estas muestras, que desde el primero de julio y hasta el cinco de agosto se estarán exhibiendo en este recinto tan estimado por los universitarios. Piel Interior es una colección de pinturas al óleo del maestro Catarino del Hoyo Ávila, docente del Taller de Artes Plásticas de nuestra Casa de Estudios, realizadas en mediano formato y caracterizadas por una gran vivacidad de color y el uso de texturas, que acompañan líneas y grafías que sugieren escenas eróticas. Por su parte, la muestra Cromos y Cronos se compone de obras en diversas técnicas, desde dibujos en tinta sobre papel, calcografías, mezzotintas, óleos, grabados en linóleo y litografías elaboradas por alumnos y ex-alumnos del Taller de Artes Plásticas, entre los que figuran Jael Alvarado, Lupita Elías, Ale Yeroc, Lydia Lozano, Ragari Galván, Sergio Mayorga y el propio maestro Catarino del Hoyo.

Artes visuales

Medio día, que no mediodía Porque suenan casi igual, porque a veces la pausa no se percibe del todo, debemos tener cuidado para diferenciar el sustantivo “mediodía” del adjetivo y sustantivo “medio día”. En efecto, el primero es una sola palabra y se refiere al momento o la hora en que el sol está en su punto más alto sobre el horizonte. Es el meridiano: por eso existen las denominaciones “a.m.”, antes del meridiano o mediodía, y “p.m.”, después del meridiano o mediodía. El mediodía se ubica temporalmente, pues, 12 horas después de la medianoche. Se utiliza en expresiones como “Este mediodía se ve muy nublado”, “Iniciaremos en punto del mediodía”, “El trabajo debe estar entregado antes del mediodía”. “Medio día”, en cambio, son dos palabras, adjetivo partitivo y sustantivo, que se refieren a la mitad de un día. Esta expresión está relacionada con “medio kilo de arroz”, “media docena de huevos”, “medio cansado”. ¿Los ejemplos? “Perdí medio día buscando el cargador de mi teléfono celular”, “Cuando ella llegó, ya había pasado medio día”, “Termino el trabajo en medio día”. Así que no es lo mismo: “Haré esto en medio día” que “Haré esto en mediodía”. Ojalá que ahora sea más notoria la diferencia.

Exposiciones de artistas universitarios

La Estampa de Nuestro Tiempo Por Marcelo Balzaretti

Artes visuales

Actualmente estampa se ha convertido en un campo abierto para una amplia variedad de expresiones del arte de nuestro tiempo. Pintores, escultores, instaladores, artistas procesuales, del performance, land o body art, hacen estampas cada vez con más frecuencia, no sólo como complemento de, sino precisamente para producir algunas de sus más importantes obras dentro de los límites de una hoja de papel impreso. En tanto que las preguntas acerca de la originalidad, multiplicidad y edición surgieron hace ya mucho tiempo, en lugar de seguir considerando la estampa como una mera especialidad técnica para la reproducción mecánica de imágenes, los artistas se han desplazado a la exploración de sus características esenciales para darle usos definidos en función a razones específicas. Hoy en día, las posibilidades de secuenciación, reiteración, apropiación y registro que ofrece la estampa, operan de manera específica para abordar temas políticos, sociales, del

La exposición Estampa de Nuestro Tiempo es una iniciativa de Museograbado, curada por Marcelo Balzaretti. Tendrá lugar de julio a octubre de 2013 en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez en la Ciudad de Zacatecas.

cuerpo o la identidad. Aun cuando se han desarrollado numerosos avances técnicos, es posible encontrar ejemplos extraordinarios de exitosos trabajos realizados con tan solo las más básicas técnicas de la estampa. La Estampa de Nuestro Tiempo reúne sellos, estarcidos, grabados en hueco y en relieve, litografías y serigrafías, realizadas por artistas que aprovechan las posibilidades de la estampa basándose en estrategias establecidas desde campos de acción

más amplios, que se definen desde su cuerpo de obra y reflejan un desplazamiento desde la investigación de las posibilidades del medio a su uso con propósitos específicos. La selección despliega una diversidad de temas que reflejan conflictos de la actualidad, tan amplio como el de los artistas que lo integran, el conjunto permite hacer una lectura fluida de las preocupaciones de nuestro tiempo que se interrelacionan a lo largo de la muestra.

Sala de exposiciones temporales del Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez Inauguración: 12 de julio, 2013, 8:00 p.m. Curador: Marcelo Balzaretti Artistas: Gustavo Artigas, Erik Bachtold, Elisa Casarín, Virginia Colwell, Mónica Contreras, Sofía Echeverri, Demián Flores, Ilán Lieberman, Nuria Montiel Pérez Grovas, Ernesto Morales, Taniel Morales, Darío Ramírez, Miguel Rodríguez Sepúlveda y Jaime Ruiz Otis.


LA GUALDRA 108 / 8 DE JUlIO DE 2013

Al río Por Pilar Alba

Río de palabras

Este lugar me gusta hasta para morirme. Dijo con resolución y siguió caminando por el puente. Desde la orilla podíamos ver cómo disfrutaba colmando sus pulmones con el aire fresco, llenándose la cabeza con las imágenes y los colores del paisaje. El río cantando le susurraba una melodía que él repetiría después mil veces. Su imagen se nos perdió cuando alguien gritó las palabras ansiadas: Ya está de comer. Y todos corrimos hasta donde estaban las mujeres calentando la comida. Él también se vino tras de nosotros pero caminando despacio. Todos pensamos, y así lo afirmaban los más grandes, que desde el paseo él ya no volvió a ser el mismo: se la pasaba en la ventana mirando al horizonte en dirección al río. Todas sus pláticas se volvieron obsesivas, sólo hablaba

del puente, de la vegetación, del olor húmedo y del sonido del agua. Varios años pasaron hasta que a Ángel se le ocurrió estrenar su camioneta nueva con un paseo al río. Él fue el más emocionado, pareció recuperar de pronto toda la alegría de la infancia. En todo el camino no emitió una sola palabra, pero por su sonrisa podíamos darnos cuenta de que era el más contento de todos. Al llegar al río todo se vino abajo. El puente estaba roto, las laderas llenas de desperdicios, basura, botellas de cerveza y lo peor: el olor del río, el agua estancada apestando a los desechos del drenaje. Ahora ya no podré morirme. Suspiró; y emprendimos el regreso. Desde ese día está así. Se la pasa en el sillón, esperando encontrar ese lugar que se le perdió; donde por fin pueda cumplir su deseo.

¿Hay cariño o no hay cariño? Por Alberto Huerta Me cae que no se vale, Carlota, que usted me haga tal cantidad de chingaderas. Uno tiene su corazoncito, sus sentimientos… A ver ¿por qué anda usted diciendo que soy un briago y que me paso todo el santo día pistiando con los cuates? Que por andar en el chupe descuido mi chamba y dejo la boleada para irme de cabrón por ai. Que ando todo meado y que, por el puritito olor a orines sabe muy bien en dónde estoy. Eso, por si no lo sabe, qué va a saber usted, si es bien tontita, se llama incriminación. ¿Por qué anda de criminosa? No se da color, de que yo, cuando me acabe de llenar el buche de piedritas, le voy a romper la trompa a puros guantones. Qué digo, usted con dos cachetadas guajoloteras tiene. No sabe que yo fui boxeador con mucho futuro y porvenir, ya hasta peleaba en las semifinales, pero que por andar tras sus huesos, todo se fue a la fregada. Y pues me tuve que meter a la boleada… si no cómo le iba a hacer para cumplirle sus gustos… No, qué se va a acordar, si le digo que está tontita. No se pone a pensar que la traigo hecha una muñeca… Acuérdese, cuando nomás andaba de chivaloca, de un lado para el otro, todita destanteada, bien lurias que andaba. Acá, su mero galán fue el que le dio su lugar… no, si no le discuto que me gusta el chupe, uno tiene que tener sus distracciones… Para que el cuerpo

se relaje y ande uno suavecito… De las de acá… Ah, no, pero usted, Carlotita anda de bocafloja contando chingadera y media por ai, poniendo mi reputación en la basura… Espantando a la clientela con sus desplantes de niñita popofona… Creyéndose la divina garza envuelta en huevo… Acuérdense, Carlota, nomás acuérdese… No, pero si no tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre. Qué manía de andarle buscando chichis a las lagartijas. Pero ya tronaste pistolita. Y todavía tengo que aguantarme y verle la jeta fruncida todo el santo día. ¿No se da color que los batos como acá, su servidor, tienen su categoría? No, qué va a saber usted, si está como mensita. Yo no sé cómo carajos me fui a fijar en usted teniendo tantísimas damitas que andan tras mis purititos huesos. Ah, eso sí ya no le convino, no, pues cómo, si usted nomás tiene para andar echando habladas. No, Carlotita, eso debió de haberlo pensado muy bien antes de ponerse a abrir el hocicote… En qué cabeza cabe, a ver, en qué cabeza. Sólo en la suya, Carlota, y nomás que se ponga a chillar y ni haga sus pucheritos, que ni le quedan, ya está grandecita para andar haciendo desfiguros, porque entonces sí se me va a calentar la sangre y entonces sí ya no respondo… ¿A poco cree que me va a convencer con pucheritos y chilladeras? No se ande equivo-

El sábado 6 de julio pasado, celebramos el aniversario 106 de la pintora mexicana Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, mejor conocida como Frida Kahlo.

cando porque se le puede aparecer el chamuco. A güefo que sí, cómo no, a güefo… Por sus puras murmuraciones dejó de venir a darse grasa el diputado Rojas Carmarillo… Cómo iba a venir, ¿a verle tamaña jetota? A ver, nomás póngase a pensar, si me sigue espantando la clientela, ¿de dón-

de chingados voy a sacar para traerla como la traigo, acá, con sus vestidos bien chidos y toda perfumadita? A ver… No la chifle, que es cantada, mi reina. ¿Por qué anda de levanta falsos? Si hasta le doy sus buenos trompazos, aquí, en la meritita vía pública… ¿Hay cariño o no hay cariño?

Gualdra108  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you