Issuu on Google+

Declaración Pública Escuela Comunitaria República Dominicana

Este Miércoles 18 de diciembre del año 2013 a las 5:00 de la madrugada Fuerzas Especiales mandatadas por el Alcalde de la Florida Rodolfo Carter hicieron ingreso sin previa notificación a las dependencias de la Escuela Comunitaria República Dominicana (Villa O´Higgins, La Florida), ocupadas pacíficamente bajo autogestión educativa por casi un año por madres y apoderadas en la defensa de la educación de sus hijos e hijas. Durante el desalojo fueron tomadas detenidas 5 personas que se encontraban dentro del establecimiento. Entre ellas había un menor de 12 años, hijo de una de las madres que encabezaba la toma, fue llevado y retenido durante algunas horas sin considerar su condición de menor de edad. Este nuevo desalojo viene a romper con el trabajo voluntario de 11 meses de madres, padres, estudiantes, profesores, profesoras y profesionales de la educación congregados por la defensa de un espacio educativo comunitario, con una historia y una memoria de lucha y construcción. Es un segundo cierre de una escuela que la comunidad logró abrir y hacer funcionar de manera autogestionada, levantando un proyecto educativo propio y preparando a los niños y niñas para rendir exámenes libres. Es justamente este último esfuerzo el que, al momento del desalojo, sigue inconcluso, pues aún estamos a la espera de los resultados de los exámenes libres realizados el 4 y 5 de diciembre, sin saber si alguno de nuestros estudiantes deberá repetir alguna de las pruebas. Es por ello que el desalojo nos parece una medida que atenta contra un proceso pedagógico y educativo en marcha, dando cuenta que las autoridades (que estaban al tanto de esto) no respetan ni promueven el derecho de nuestros niños y niñas a educarse, constituyéndose así en nuestros estudiantes un segundo trauma a partir del cierre violento de su escuela. A pesar de todo estamos decididos a continuar con el proceso de cada una y uno de nuestros estudiantes. Durante el desalojo, de manera violenta y provocando a la comunidad, se borraron los murales pintados con los niños y niñas, se rompieron puertas y se retiró material pedagógico, didáctico e información perteneciente a las madres, niños, niñas y profesores de la escuela. Mucho del material didáctico, carpetas, juegos, literatura y libros de texto retirados por los funcionarios municipales correspondían a donaciones, tanto de gente que nos apoya como de los mismos profesores y apoderados de la escuela. Solicitamos que todo aquello sea devuelto a sus verdaderos dueños: la comunidad.


Por otro lado, la decisión tomada por la Municipalidad viene a quebrar el diálogo que se ha estado estableciendo entre los miembros de la comunidad de la Escuela y los diversos organismos municipales, quienes en el Consejo Municipal del día 11 de Diciembre determinaron generar una reunión para este miércoles 18 de diciembre con el fin llegar a un acuerdo. En base a ello, se recepcionó un acta de acuerdo elaborada por la Corporación Municipal de Educación de la Florida (COMUDEF), que fue analizada por la comunidad y cuya respuesta fue entregada oficialmente hoy a través del documento “Bases para un acuerdo sobre Proyecto Educativo Institucional y condiciones de reapertura de Escuela República Dominicana”. Sin embargo, una vez más el diálogo ha sido quebrado desde la autoridad, manejando los plazos a su antojo, sin considerar las opiniones y acuerdos establecidos entre ambas partes. Denunciamos, además, que la Municipalidad ha buscado dividir a las organizaciones sociales territoriales poniéndolas en contra de la comunidad educativa de la ECRD, intentando instalar la idea de que no queremos la reapertura, lo cual constituye una mentira pues desde el primer momento el objetivo de nuestra lucha es la reapertura del colegio, ahora bien con un proyecto pedagógico trabajado con la comunidad. En relación a lo anterior es necesario señalar que durante estos 11 meses de movilización esta comunidad ha logrado desarrollar, a través de un trabajo mancomunado entre madres, padres, estudiantes, profesores y profesionales de la educación, con el apoyo pedagógico de estudiantes, académicos y profesionales de distintas Unidades Académicas de la Universidad de Chile y de la Universidad ARCIS y UMCE, un proyecto educativo denominado “Liceo Polivalente Comunitario República Dominicana”, cuya presentación oficial se realizó en el consejo municipal señalado anteriormente. Dicha propuesta releva al proceso educativo como una instancia de enseñanza, aprendizaje y desarrollo que busca la construcción de un sujeto integral y complejo, capaz de interpretar, crear y transformar de manera crítica y empática su realidad. Nos llama la atención la presencia de un grupo como Inti Illimani en este conflicto, en base a su historia de apoyo y compromiso con las luchas de los movimientos sociales y la izquierda chilena. Entendemos que la generación de un proyecto artístico puede ser una buena instancia para los niños, niñas y jóvenes de la Villa O´Higgins, pero claramente y en esto no hay que ser ingenuo, está siendo utilizada para detener un proceso de movilización de apoderadas, estudiantes y profesionales de la educación que han construido y dado vida a un proyecto educativo comunitario. Por lo demás, como ya señalamos estas acciones cortan traumática y violentamente el proceso pedagógico y de desarrollo integral de estudiantes menores de edad. Consideramos apropiado que el grupo Inti Illimani señale su repudio a las acciones que tengan que ver con desalojos y vulneración de derechos fundamentales. Es necesario precisar que nosotros y nosotras no negamos en ningún momento el generar conversaciones con Inti Illimani para buscar la manera de que ambos proyectos podrían confluir, siempre y cuando se respetaran 11 meses de movilización y los plazos acordados. Nuestro


proyecto Polivalente Comunitario considera un área artística, en conjunto con un área técnicoprofesional y una científico-humanista, donde la propuesta de Inti Illimani podría tener un espacios apropiado para desarrollarse, pero aquella posibilidad de encuentro se vio coartada por la acción del desalojo de nuestra Escuela Comunitaria. Finalmente debemos señalar nuestro repudio a este tipo de acciones, que a través de la violencia una vez más buscan acallar la voz de las comunidades organizadas que luchan por la transformación de la educación y su realidad. Como organizaciones sociales y territoriales no debemos permitir que ningún colegio público sea cerrado de manera arbitraria y luchar por espacios para que las comunidades se constituyan en defensoras y constructoras de una educación integral, en y para la libertad.

Llamamos a todos quienes comparten nuestro proyecto y nuestra lucha, organizaciones sociales nacionales e internacionales, juntas vecinales, ciudadanos y ciudadanas en general, a mostrar su descontento y a apoyar la defensa de una experiencia de Educación Comunitaria firmando esta declaración. Solicitamos la mayor discusión y difusión posible.

Atentamente Apoderadas, Estudiantes, profesores y profesoras, profesionales de la educación Escuela Comunitaria República Dominicana.

20 de diciembre de 2013, Villa O´Higgins, La Florida.


Declaración pública Escuela Comunitaria República Dominicana