Page 1

DiÁLOGO. Diego Aramburo, referente de la nueva dramaturgia latinoamericana. >> 5 CINE. La brutalidad de la vida con belleza y humor. >> 7 Ecuador, domingo 14 de octubre de 2012

Nº 784

www.lahora.com.ec

Un eterno inconforme Ulises Estrella, fundador y director de la Cinemateca Nacional por 30 años, hace un ejercicio de memoria.

2-3

Título principal 80-90pt Llamado principal. texto texto texto textotextotextotextotextotextotextotextotexto

4-5


2

memoria

Ecuador, domingo 14 de octubre de 2012

ULISES ESTRELLA

‘La Cinemateca fue un sentido de vida’

PROMOTOR. Fundó y dirigió la Cinemateca Nacional por tres décadas. REDACCIÓN ARTES • Su cabello está algo albo-

rotado, lo que evidencia una pronunciada frente. La alegría se dibuja en su rostro cubierto de anteojos. Una barba negra cuelga de sus mejillas y quijada, el bigote es abundante. Lleva una camisa de flores en su delgado cuerpo, indicio de que esa foto fue tomada por los 60. El joven de la imagen, que cuelga en una de las paredes del Museo de la Cinemateca Nacional, es Ulises Estrella. Él fundó la Cinemateca y la dirigió durante 30 años, hasta que presentó su renuncia “por dignidad”, tal como él mismo señala. “Si alguien mira tu trabajo como una actividad ‘muerta’ e indica que hay que ‘reverdecer’ ese espacio, te están diciendo que tu gestión no sirve y, así tú no lo desees, es mejor dar un paso al costado”, comenta Ulises, refiriéndose a algunas declaraciones emitidas por la actual presidencia de la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE). Pese a su salida del proyecto que califica como “su sentido de vida”, Ulises no pierde la serenidad y el buen humor. Al verlo encanado y de cuerpo grueso, aún se percibe al joven de la foto. Su energía e ideas concuerdan más con el ímpetu de la juventud, que con los 73 años de vida que suma. Vigoroso, se ubica entre dos antiguos proyectores cinematográficos, uno marca Peerless a carbón de los 40 y el otro, un

Xenex de los 50, para conversar sobre sus experiencias. “Podemos dialogar de todo y puedo explicarles el funcionamiento de cada máquina –dice mientras enrolla unas cintas–, solo no me pidan que toque el piano”, indica, entre risas, al ver el instrumento de los años 20 que también se encuentra en el Museo y que fuera utilizado en el ‘cine mudo’. Inocencia

Uno de los proyectos que más conmueve a Ulises es el haber trabajado con niños. Bajo su dirección, la Cinemateca realizó una serie de muestras de cine para los más pequeños, donde, infaltablemente, se producía un foro participativo. “Es increíble cómo una película puede dejar huella en un niño”, sostiene el también poeta. “El otro día me encontré con una chica que me contó que hoy se dedica al medio ambiente, y lo hizo porque a los 4 años miró una de nuestras proyecciones animadas que hablaban de la protección de la naturaleza”, recuerda. Algo similar sucedió con Ulises pues con apenas 10 años encontró su vocación y el apego hacia la cultura y las artes. “A esa edad escribí mi primer poema. Trabajé sobre la rosa, a la cual, de manera intuitiva, la miré como esa dualidad de vida y muerte: la belleza en sus pétalos y

Perfil Poeta y promotor cultural ecuatoriano. Quito, 1939. Fundó el grupo Tzántzicos. Pionero en la formación de públicos a través de Cine Club, tarea emprendida desde 1964. Impulsó la creación de la Sección Cine de la CCE en 1980. Funda la Cinemateca Nacional de Ecuador, la cual dirigió durante 30 años. Fue presidente de la Asociación de Jóvenes Escritores y de la Asociación de Cineastas. Ganó el Premio Jorge Carrera Andrade por ‘Fuera de juego’.

la fatalidad de sus espinas”, explica. Aquella particular mirada surge de su precoz encuentro con la muerte. De pequeño, Ulises enfermó de tifoidea y sobrevivió a la cuarentena. De igual forma, sorteó el susto del terremoto de 1949 en Latacunga, ciudad que frecuentaba porque su madre nació allí. “Hasta ahora aparece en mi mente cómo se partía la tierra”, expresa con asombro el poeta fundador del grupo Tzántzicos. Sus primeros versos merecieron elogios por parte de un profesor, quien pidió a los 90 estudiantes realizar un poema de tema libre como tarea. “Imagina a un niño tranquilo, medio enclenque y que pasaba desapercibido entre sus 90 compañeros, siendo felicitado por su maestro de la Escuela Espejo. Mi poema conmovió mucho, pero me

causó problemas”, comenta, mientras deja escapar una buena dosis de carcajadas al recordar que el presidente del grado le quería “caer a golpes, porque mi poema fue mejor que el suyo”. Rebeldía

“La inconformidad estuvo conmigo desde siempre”, manifiesta Ulises, quien cree que “es bueno confrontar con ideas y tomando conciencia”. Ya joven, el tímido niño se convirtió en una persona crítica que reflexionaba sobre la realidad y sus problemáticas. Su personalidad cuestionadora no fue muy bien vista en su trajinar escolar. Por esto no sorprende que haya cursado por cuatro establecimientos secundarios (Montúfar, Mejía, Vicente León y La Salle). “Durante un tiempo, no había colegio que me aguantara en Quito”, dice el escritor, recordando con alegría su juventud. “Claro que uno debe cuestionar con argumentos e ideas”, aclara. A los 15 años quiso conocer el mundo y salió de su casa, pero ese escape no tuvo un gran recorrido, aunque le sirvió para estrechar una mejor relación con su madre. A partir de esa experiencia, ella le encomendó un trabajo: Ulises empezaría a dar clases. Su tarea de formador arrancó desde la juventud.


Ecuador, domingo 14 de octubre de 2012

3

memoria

LEGADO. Organizó el primer Cine Club en 1964.

“Tenía que enseñar a leer y escribir a una persona con retardo mental. Fue una actividad tan dura como gratificante. Desde allí di clases”, cuenta con satisfacción. Trayecto

Llegan los 60 y los versos ahondan con más fuerza en Ulises. Con el ideal de “transformar al mundo”, el poeta encabeza la formación del grupo Tzántzicos, tomando conciencia de que “la poesía es quien descubre lo esencial de cada pueblo”, tal como reza el Primer Manifiesto del grupo, publicado en la edición uno de la Revista Pucuna, en 1962. Es la década donde también lanza una de sus obras emblemáticas, su poemario ‘Ombligo del Mundo’. El cine, su otra gran pasión, lo devoraba. Bajo la reminiscencia de las tristes imágenes de un documental que miró sobre la Segunda Guerra Mundial, cuando tenía apenas 5 años, que hasta ahora le arrancan lágrimas pero que le enseñaron qué es lo que no se debe hacer, Ulises emprendió su travesía en favor del arte cinematográfico. Mucho también influyeron las enseñanzas, tanto en el lenguaje como en contenido, que le dejó ‘El acorazado Potemkin’, de Eisenstein. “Esas imágenes potentes son una metáfora de lo que

Yo trabajo por el beneficio del país y no por reconocimientos banales”. puede representar la nación”, argumenta con convencimiento. El primer Cine Club se dio en la sala del Granada, un espacio donde pasaban películas para adultos. “Lo que sucede es que verdaderas obras del cine eran mandadas de ‘yapa’ a los señores que emitían películas pornográficas. Así conseguí cintas de Visconti, Fellini y Antonioni para exhibir en el Cine Club. Ulises inauguró esta iniciativa con la presentación de ‘8 ½’ de Fellini. En primera fila para participar en el foro estaba “la plana mayor de la intelectualidad”: Oswaldo Guayasamín, Oswaldo Viteri, Pedro Jorge Vera y Benjamín Carrión. Las múltiples actividades de este promotor cultural no le arrebataron la oportunidad de, al fin, conocer el mundo. “Viajé a Panamá, Costa Rica, México, EE.UU., donde gracias a la gran fraternidad que se dio entre hermanos poetas, pude sobrevivir de la palabra, la mayoría de veces”, señala. El siguiente Cine Club fundado por Ulises fue el de la Universidad Central, donde estudiantes de las facultades de Arte y de Comunicación aprovecharon sus conocimientos en los años que ejerció la docencia.

‘Circular incesante’ Autor: Ulises Estrella

Nazco. Amanezco hacia la lumbre. Los seres toman cuerpo a mi alrededor. Aura que exprime su alto manto. Desarrollo. Rondo alrededor de mi llaga. El mundo es una sombra que me anhela. Otoño que aparece con sonar de siglos. Asciendo. Salto alegre sobre la ceniza. Yo soy un eje que rueda a todo lado. Trópico que arde por una misma humedad. Muero. No quedo sino en dedos señalados soledad buscada en sí misma. Noche que llega sin esperar la luz.

“Teníamos como 2.000 miembros afiliados al Cine de la Universidad, el cual terminó abruptamente por la visión maoísta que se tomó la Central”, explica. Reduciendo su sueldo de 12 mil sucres a tres mil, Ulises pasa a la CCE, donde impulsa la creación de la Sección Cine de la Casa, para después dar vida a la Cinemateca Nacional, que dirigió por 30 años. “Ahora me voy, al parecer, por mi edad. La Cinemateca, para mí, fue un sentido de vida. La juventud no se mide por los años… Yo todavía soy un joven aprendiz de la vida”, asegura. Presente

Ulises sabe que la palabra es fiel compa-

ñera y que con ella cuenta siempre. “Sigo trabajando en mi último libro de poesía llamado ‘Contrafactual’, que muestra mi posición ante la realidad, el confrontar con ideas, que ha sido algo continuo y consistente en mí”, comenta. El proyecto de Quitología y educación sigue en pie, donde la investigación y el diálogo generan e intercambian conocimientos, como lo demuestra su texto ‘Casa de las tertulias’, que hace referencia a que el sitio donde los tzántzicos se reunían es el mismo donde Marieta de Veintemilla organizaba conversaciones literarias. Ante su salida de la Cinemateca, Ulises aclara que “no quiero caer en el canibalismo intelectual que somete en la actualidad a la cultura ecuatoriana”. Lo que tiene claro es que “la Cinemateca Nacional no puede llevar mi nombre porque sería demagógico”. “Yo trabajo por el beneficio del país y no por reconocimientos banales”, dice con convencimiento. Al mirar la totalidad de su silueta –que no es otra cosa que el reflejo de la memoria viva– vale la pena reflexionar sobre la importancia de ‘reverdecer’ un jardín, lo cual es indispensable, sin duda. Pero, ¿qué sucede si al sembrador principal de esa tierra se le quita la semilla? ddelatorre@lahora.com.ec


CYAN MAGENTA YELLOW BLACK

4

galería

Ecuador, domingo 14 de octubre de 2012

Bosque estético REDACCIÓN ARTES • Un rayo cae violentamente y doblega a un imponente árbol. Aquellos troncos caídos son revividos en las manos de Gabriel García Karolys. ‘Del rayo que fulmina’ recoge el reciente trabajo del artista, quien exhibe 38 esculturas en madera, de distintos tamaños, en el Patio Norte del Centro Cultural Metropolitano de Quito (CCMQ). El artista recoge el cuerpo inerte y se inspira en la propia naturaleza para recrear un bosque estético. Una serie de árboles son esculpidos por García Karolys, quien también acoge las fantasías de sus sueños al momento de dar forma a su trabajo. “Claro que tomo las bellas imágenes que me da la naturaleza, lo cual fusiono con la vivencia abstracta de mi interior. Aumento la realidad de las cosas gracias a los sueños, hasta evidenciar mi propio estilo”, sostiene el escultor. Conocedor del grabado, la cerámica y del forjar hierro, Gabriel devela su destreza al pulir artísticamente la madera. Las motosierras, el hacha y el cincel le colaboran en su diálogo con el tronco. Una vez que la figura cobra vida, el estruendo de un soplete –tan luminoso como un rayo– le permite dar la tonalidad claroscura que alcanza su obra.

TOME NOTA

La exposición se exhibe en el Patio Norte del CCMQ (Espejo y García Moreno, Quito) hasta el 28 de octubre, de martes a sábado de 9:00 a 17:30 y domingo de 10:00 a 13:30 (entrada libre).

‘Instrumento inútil VI’

‘Arco del río’

“Luz y sombra, entrantes y salientes, el bien y el mal. El mundo se rige ante la dualidad”, expresa con convencimiento el artista, mientras sus dedos recorren las figuras ejecutadas. Cada una de sus 38 piezas son la síntesis de la lucha entre opuestos, aquella batalla que rige al universo para mantenerlo en armonía y equilibrio. En muchas ocasiones, la propia madera es la que se comunica con sus manos, hasta tocar su espíritu, para decirle qué forma desea tomar. En otras situaciones, Gabriel construye las figuras que van apareciendo en su trabajo investigativo. Seducido por lo precolombino, arte muy estudiado por el expositor, asoman aquellas obras que aluden al Sol, astro luminoso que goza del poder de irradiar, justamente, con sus rayos. También, su propuesta realiza un guiño a la sensualidad. Los trazos femeninos, que se avizoran en sus ondulaciones talladas y ranuras, son el reflejo de las insinuaciones que ofrece la propia naturaleza. De manera vigorosa, sus esculturas se rigen a la verticalidad –dirección a la que apuntan los árboles– siguiendo el norte que camina hacia el cielo, lugar al que transporta el artista con su obra.

‘Personaje desconocido’

ddelatorre@lahora.com.ec

‘Árbol II’ ‘Estudio Sol’

‘Árbol IV’


CYAN MAGENTA YELLOW BLACK

Ecuador, domingo 14 de octubre de 2012

5

diálogo Perfil

Diego Aramburo

En esta obra quiero transmitirle y hacerle sentir a la mujer la posibilidad y la responsabilidad de hacer algo para cambiar las cosas”. “Cuando alguien va a Bolivia no le digo que se va a encontrar con diferentes realidades económicas, sociales, sino que se va a encontrar con diferentes temporalidades de la historia”.

Dramaturgo, director teatral, actor. Es fundador y director de Kíkinteatro, grupo con el que se ha presentado en festivales nacionales e internacionales, representando al teatro boliviano. En 2004, junto a otros artistas formó el colectivo teatral El Masticadero. Las seis últimas obras que ha creado y dirigido han obtenido en Bolivia el Premio Nacional de Teatro Peter Travesí. Ha dirigido producciones en Estados Unidos, Brasil, Argentina y con Francia (como director invitado para el programa ‘Tintas Frescas’ de la AFAA). Como actor ha sido invitado a ser parte de producciones de Bolivia y distintos países. Su texto ‘Feroz’ ha sido montado también en Venezuela.

La hora de los valientes La osadía llevó al dramaturgo y director escénico Diego Aramburo a ser lo que es, uno de los artistas bolivianos con mayor proyección internacional y uno de los referentes de la nueva dramaturgia latinoamericana. Ha obtenido numerosos premios nacionales en Bolivia y Argentina. Sus textos han sido traducidos y representados en varios festivales americanos y europeos. “Mis inicios en el mundo del teatro fueron bastante particulares. Se dieron una serie de condiciones para saltar a hacer obras directamente, sin un proceso de aprendizaje o de formación previo. Era osado y atrevido. Comencé escribiendo y dirigiendo sin saber nada. Mi primer trabajo se llamó ‘Recuerda al sol’. Era un poema dramático muy radical que hice en el año 1989. Posteriormente abandoné esa manera de escribir para adoptar otra más natural, más adaptada al público. Casualmente en 2005, cuando ya había logrado cierto respeto del público que me permitía ir a propuestas más extremas, volví a una manera de escribir que se parecía mucho a aquello que hacía en esa época inicial”, relata Aramburo, que la semana pasada presentó en el Teatro Sucre su versión de ‘Lisístrata’. Esta obra es un clásico del teatro griego escrita por Aristófanes en el año 411 a.C. La acción de esta comedia transcurre en la Atenas Clásica. Los políticos, incompetentes, movidos por sus intereses, han vuelto a llevar la ciudad a la guerra. Debido a su incapacidad para solucionar el conflicto, un grupo de mujeres, encabezadas por Lisístrata, deciden solucionarlo con el único

medio que tienen a su abasto: abstenerse de tener relaciones sexuales con los hombres hasta que no firmen la paz. Para el director boliviano, el texto continúa del todo vigente: “El conflicto bélico que aparece en la obra está presente hoy en día de una forma más sutil y peligrosa, que se manifiesta en el miedo que se está extendiendo por nuestras sociedades. Hay una necesidad de seguridad que genera un gran estrés a la población. También ese estrés viene dado por el desigual reparto de la riqueza. Los bienes materiales están en manos de unos pocos y las personas que no tienen nada también exigen su lugar. No es una cuestión de hacer apología de la delincuencia, pero sí que deberíamos de pensar de otra forma. La solución no consiste en tener más cárceles, más policías, sino de tener una situación más justa para todos”. Lisístrata es una heroína. Una mujer que en un mundo dominado por los hombres se enfrenta a ellos y se erige como una estratega que sabe utilizar las armas de que dispone con el fin de lograr la paz. Para Aramburo este es uno de los vértices sobre el que ha construido su ‘Lisístrata’. “Existe una necesidad de pacificar, desde un punto de vista conceptual y temático. En la obra hay una necesidad de acercamiento entre hombres y mujeres, que se encuentran separados por la guerra. Esto también es una cuestión de rabiosa actualidad. Gentes de todo el mundo se ven obligadas a salir de casa en búsqueda de un modo de supervivencia digno. La realidad se fragmenta, surgen las disputas, el exilio… Por

eso más que nunca existe una necesidad de volver a un tipo de relación más humana y distendida”. La entrevista tiene lugar en el propio Teatro Sucre. Aramburo acepta gustosamente. Según cuenta, lleva varios días sin dormir. A pesar de ello transmite vitalidad y serenidad. Simultanea las respuestas con las directrices que va dando a técnicos y actores. Tiene rasgos afilados, mirada penetrante pero transparente y emana cierto aire bohemio. Defiende el poder del humor y no soporta la falta de inteligencia. En su Olimpo teatral transitan figuras como Eurípides, Beckett, Sarah Kane, Heiner Müller y Shakespeare. Otra de las cuestiones que el director boliviano aborda en la versión del clásico griego es la relación de poder hombre/mujer: “Desde la antigua Grecia se ha palpado el desequilibrio en esta forma de pensamiento masculino que existe en nuestra sociedad patriarcal y occidental. Esta manera de pensar no solo se refiere al machismo sino en una forma de pensamiento que se podría asociar al devenir de la historia a partir de la institución de la familia. Yo no creo ni en el machismo ni en el feminismo. Me parecen ismos muy peligrosos”, sentencia mientras continúa dando consignas en el majestuoso Teatro Sucre. En cuanto a la posibilidad de volver a un posible matriarcado o sociedad regida por la mujer, no lo ve claro. Considera que “necesitamos más equilibrio”. Según el artista boliviano, la mujer está tomando formas de actuar y pensar muy masculinas. Con-

sidera que hombres y mujeres deberíamos acercarnos a una manera más femenina de entender la realidad. “Yo, en mi propuesta escénica, defiendo una voz femenina que le habla al mundo masculino. Creo que hay otras propuestas, otras formas de sociedad posibles. Y lo hago sin moralinas ni mensajes. Para mí es muy importante el acto subversivo de Lisístrata. Pretendo crear con esta obra un puente con el público latinoamericano. Que no corresponde exactamente a las clases populares ya que posiblemente no van a ver una obra de esta naturaleza, en un teatro oficial. Me dirijo más bien a una mujer de clase media/alta. A esta mujer quiero transmitirle y hacerle sentir la posibilidad y la responsabilidad de hacer algo para cambiar las cosas”. No podemos dejar de hablar de Bolivia, la nave nodriza desde donde compone su universo particular. “Dicen que es una sociedad abigarrada y contradictoria. Realmente en Bolivia se viven polos muy fuertes. Cuando alguien va a Bolivia no le digo que se va a encontrar con diferentes realidades económicas, sociales, sino que se va a encontrar con diferentes temporalidades de la historia, de la civilización, que realmente corresponden a diferentes épocas. Todavía existen ciertas formas de feudalismo que cohabitan con picos de gran tecnología. Y de alguna forma cohabitan y no enloquecen. Eso, creativamente, es muy rico. La riqueza y variedad de Bolivia termina generando una particularidad que conecta con lo universal”.


6

biblioteca

Saberes imprescindibles OSWALDO PAZ Y MIÑO J. • En la lectura del pe-

queño gran tomo publicado por Océano ‘Una infancia en el país de los libros’, un relato de 121 páginas lleno de contenidos emocionantes, escrito por la francesa Michèle Petit acerca de su relación vital con los libros, he recordado a Enrique Vila Matas y a su magistral novela ‘El mal de Montano’. En la referida obra el escritor catalán trata de los seres “enfermos de literatura”. En tal recuento he pensado que muchos de nosotros, de los que en este momento estamos conectados por las palabras que se miran, tenemos instalada esa bendita patología en el cuerpo antes de ser capaces de dar fe de nuestros actos, antes de tener el pleno uso de la razón, si eso es posible. ¿Cómo se inicia a un lector, a qué edad, cuáles son los estímulos? ¿Hasta dónde los adultos, y entre estos sobre todo los maestros, son culpables de la renuncia en ocasiones irrevocable de los niños y los jóvenes al placer de leer? La literatura autobiográfica que exponemos está llena de saberes imprescindibles que ningún lector puede desatender si quiere ampliar el círculo de su fraternidad. “En la escuela, las incursiones en la literatura consistían más bien en dictados que evocaban un mundo obsoleto, campestre. A base de fragmentos de escritores de los que hasta el nombre he olvidado, querían meternos en la sangre a Francia y sus provincias. No me atraían para nada, pese a que mis abuelos habían nacido en ellas”. (Pág. 58) El buen ejemplo cunde, los niños absorben conocimientos. El amor por el arte de la lectura se activa en la familia, llega

por la curiosidad que provoca haber escuchado los cuentos leídos muchas veces en las voces matizadas de los consentidores abuelos. También, de observar a los padres, organizar con amor sus bibliotecas o de recorrer con ellos de la mano las librerías. Leer es una forma de disfrutar la vida. Los críos han de empezar por las palabras “limpias de polvo”, distantes del dolor, del horror, del miedo, de la violencia. Ya con llegar al mundo tienen de eso, sin beneficio de inventario. Lleguen a los ‘peques’ los libros amables, las palabras amistosas, las letras de amor, tolerancia, diversidad, ingenio, sabiduría y sorpresa. Persona que lee se humaniza, sueña, viaja sin desplazarse, se ata al Universo, se realiza en todas las ficciones, vive todas las emociones, nada encuentra imposible. Sean los libros objetos de deseo, de apropiación y placer físico, de felicidad improvisada. Sean aventuras del corazón y fuerza para el alma. Las sociedades que leen son más solidarias, tolerantes, liberales, democráticas y defensoras de sus derechos. La lectura es un bien común, un derecho humano intangible, es derecho concreto a la palabra en cualquier idioma. El que lee podrá con fundamentos escribir, opinar, noticiar, oponer, protestar, reclamar libertades, movilizar pueblos y activar progresos.

Ecuador, domingo 14 de octubre de 2012

LOS MÁS VENDIDOS ECUADOR

°Cincuenta sombras de Grey, E. L. James (Grijalbo).

°Una misma noche, Leopoldo Brizuela (Alfaguara).

°Yasuni Tiputini, Pete Oxford y Renee Bish (Ingle Press).

°El abuelo que saltó por la ventana y se

largó, Jonas Jonasson (Salamandra).

FUENTE: LIBRI MUNDI

ARGENTINA

°Cincuenta sombras

de Grey, E. L. James (Grijalbo). °El invierno del mundo, Ken Follett (Plaza & Janés). °Cincuenta sombras liberadas, E. L. James KEN FOLLETT (Grijalbo). Cincuenta sombras más oscuras, E. L. ° James (Grijalbo). FUENTE: PUNTOS DE VENTA DEL GRUPO ILHSA S.A.

COLOMBIA

Biografía Michèle Petit

Antropóloga de la lectura que desde hace más de 10 años ha investigado a esta en diversos medios (tanto rurales como urbanos) de Francia, América Latina y otros países, privilegiando la experiencia íntima y única de los lectores. Su interés la condujo a estudiar el papel de la lectura en la construcción del ser, particularmente en lugares que se encuentran en crisis. Su obra es ampliamente conocida en lengua española, tanto en España como en América Latina, donde ha contribuido a la renovación del pensamiento sobre la formación de lectores.

Leer para encontrar el amor, para entender la amistad, para no morir en soledad, para vivir anticipadamente la eternidad. Leer desde ahora, mañana será tarde. opymj2008@gmail.com

VITRINA DE LIBROS BONDADES Y SECRETOS… Ma. Pasionaria Escobar Z.

ARTES PLÁSTICAS Hishochy Delgado

‘Bondades y secretos de la soya’ recoge las investigaciones de la autora sobre este producto, del cual rescata su valor nutricional indispensable para el ser humano. Sus estudios sobre este alimento han servido para distintas capacitaciones. El libro, además de incluir las conclusiones recaudadas, recoge un amplio y variado recetario que permite al lector preparar una serie de delicias gastronómicas a base de la soya. CCE

‘Artes plásticas, intersubjetividad del sistema-forma’, como explica Gabriel Cisneros, presenta una visión humana que intenta desentrañar en el sentir de los públicos. Desde su mirada, quien escribe el texto genera un diálogo entre la propuesta artística y lector a través del análisis, lo que permite entender la comunicación que producen el color, la forma y la profundidad de la dicotomía entre el significante y el significado. CCE

°Cincuenta sombras de Grey 1, James E. L. (Random House Mondadori). °El invierno del mundo, Ken Follet (Random House Mondadori). °Cincuenta sombras más oscuras 2, James E. L. (Random House Mondadori). °Cincuenta sombras liberadas 3, James E. L. (Random House Mondadori). FUENTE: LIBRERÍA NACIONAL

ESPAÑA

°Cincuenta sombras de Grey, E. L. James (Grijalbo). °Cincuenta sombras más oscuras, E. L. James (Grijalbo). °El invierno del mundo, Ken Follet (Plaza & Janes). °Cincuenta sombras liberadas, E. L. James (Grijalbo). FUENTE: CASA DEL LIBRO

MÉXICO

°Cincuenta sombras de Grey, E. L. James (Grijalbo). °Cincuenta sombras liberadas, E .L. James (Grijalbo). °Baila, Baila, Baila, Haruki Murakami(Tusquets). °Cincuenta sombras más oscuras, E. L. James (Grijalbo). FUENTE: LIBRERÍA GANDHI

Nota: Listado de libros de ficción de EFE, excepto Ecuador.

Director: Editor: Redactor: Diseño:

Nicolás Kingman Agustín Garcells Cordón Damián de la Torre Andrés Jiménez Luis Alberto Aspiazu

Composición electrónica: Pantone Impresiones Edita: Editorial Minotauro S.A. Correspondencia: Planta Diario La Hora Av. Galo Plaza N62-08 y Nazaret Fax: 247-6085 casilla 17-17-243 CCI cultura@lahora.com.ec Quito, Ecuador


CYAN MAGENTA YELLOW BLACK

Ecuador, domingo 14 de octubre de 2012

La brújula de una carrera ascendente Como selección oficial en tres festivales notables –Tokio, Los Ángeles, y Nueva York– ‘La brújula la lleva el muerto’ representa un comienzo propicio para el joven mexicano Arturo Pons. Esta primera obra ha traído nueva vida al venerable género latinoamericano, de cine y literatura, conocido como realismo mágico, y mucha atención a su director por su capacidad de relatar una historia que integra la realidad brutal de la vida para muchos mexicanos (y latinoamericanos) con belleza y humor excéntrico. Pero, esto no es lo que las escenas iniciales de la película transmiten, que tratan de coyoteros que negocian en el transporte de inmigrantes ilegales en los Estados Unidos. Uno esperaría un serio drama pedagógico con la intención de cultivar un sentimiento de culpa en la audiencia burguesa que verá esta película. Hay tres adultos y un niño en el grupo, pero cuando un policía norteamericano los intercepta el chico, de 13 años, se escapa. En poco tiempo es rescatado por un anciano en un carruaje, que luego muere. Sin embargo, el carruaje continúa con el muerto en el timón, acumulando una variedad de personajes inusuales, como un grupo de ancianas en chales negros que son dolientes profesionales en búsqueda perpetua de funerales donde puedan ofrecer sus servicios. Entre otros personajes que aparecen hay soldados y perros. Cada personaje quiere llegar a un destino diferente. Mientras tanto, el vehículo y la película se detienen en las ruinas abandonadas de edificios viejos. Hay muchos momentos de reflexión meditabunda mientras que la cámara se mueve lateralmente a través del paisaje del desierto mexicano y otros momentos de exquisita composición pictórica. Otros quizás se acordarán de Alejandro Jodoworsky, el maestro polacochileno del realismo mágico en el cine, pero cuando se lo pregunté a Arturo Pons respondió que no había visto las obras de este. Sin embargo, ha visto las películas de sus favoritos, como Fellini, Bergman y Buñuel, y con mucha frecuencia. En una entrevista exclusiva con diario La Hora, Arturo Pons habló de su carrera, su filosofía y su arte. He visto ‘Amacord’ (una película de Federico Fellini) por lo menos 50 veces,” dijo Pons. “Hay mucho en el cine que yo no he visto, pero lo que

7

bambalinas

RECOMENDADOS HUMOR NEGRO

RICARDO SEGREDA •

‘Fargo’ (1996) es una película estadounidense dirigida y escrita por los hermanos Joel y Ethan Coen (foto). La cinta ganó el Óscar al Mejor guion original y a la Mejor Actriz (Frances McDormand). También se llevó el Premio Bafta y a la Mejor dirección en Cannes. Sinopsis Un sujeto contrata a dos matones para que secuestren a su esposa. Con esto piensa extorsionar a su suegro y ganar una buena suma de dinero. Las cosas no salen como se planificaron y todo se complica. Una mujer policía sigue el caso y poco a poco lo va resolviendo. Un final imprevisto impactará a todos: llega un momento en que las relaciones se tensan, los ánimos se encienden y lo inesperado aparece. El filme se exhibe el 17 de octubre, a las 19:00, por Cinemax (canal de televisión pagada). BUEN PLAN

APORTE. ‘La brújula la lleva el muerto’ es una película que da nueva vida al realismo mágico latinoamericano.

El idioma del cine nunca morirá”. ARTURO PONS

DIRECTOR DE CINE MEXICANO

tengo, lo veo una y otra vez”, agregó. Menciona un momento en su película, por ejemplo, con un ataúd que cae, que es inspirado por ‘Fresas salvajes’, de Ingmar Bergman. También citó la influencia de Alain Resnais en algunos momentos meditabundos y circulares con la cámara. Al mismo tiempo reconoció, cuando le comenté, que el uso de paisajes de desierto como imágenes de fondo fue inspirado por las epopeyas vaqueras de John Ford, aunque está opuesto al machismo de tales películas. ‘Brújula’ costó un millón de dólares, una suma baja para los estándares del cine mexicano. Tomó siete años para hacerla y el hecho de que quizás no recupere su inversión no perturba a Pons. Su mirada más bien está en el futuro y utiliza el pasado como su modelo. “Si mira hacia atrás, al cine de Italia, es neorrealismo”,

Ficha técnica TÍTULO: ‘La brújula la lleva el muerto’ PAÍS: México AÑO: 2010 DIRECTOR Y GUIONISTA: Arturo Pons REPARTO: Gael Sánchez, Pedro Gámez, Vicky de Fuentes TIEMPO: 111 minutos CALIFICACIÓN: ****

dice, un género no comercial. De igual manera, Pons está enfocado en hacer cine que inspirará las audiencias 25 años en el futuro. Tampoco está preocupado por la transformación del cine en la nueva era digital. “Un primer plano siempre será un primer plano; la fuerza del cine está en su idioma”, concluye.

Hace pocos días apareció el último disco de una de las figuras del rock vigente: Van Morrison. ‘Born to sign: No plan B’, se titula esta producción, donde el artista mantiene la esencia de su voz y muestra sus destrezas en las cuerdas y teclados. El nombre del álbum sintetiza todo lo que Morrison busca representar en su disco. Solo hay una opción prioritaria que se concentra en cada una de las piezas que interpreta junto a su banda. Un derroche de talento del músico, que se nutre del rock, del blues y del folk para presentar sus ideas y sonidos.

rick.segreda@gmail.com

ddelatorre@lahora.com.ec


8

especial

Ecuador, domingo 14 de octubre de 2012

Edición impresa Artes del 14 de octubre de 2012  

Edición impresa Artes del 14 de octubre de 2012

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you