Page 1

"La unción

clave de la alegría"

¿Será esto lo que le está faltando a su vida? ¿Vive usted una vida llena de felicidad como Dios desea para usted? En este libro, Don Gossett comparte cómo usted pudiera obtener la alegría en su vida que ha estado perdiéndose. El mensaje simple y directo de este libro, le mostrará cómo: • VIVIR UNA VIDA LLENA DEFELICIDAD • VENCER LA SOLEDAD Y TRISTEZA • SER UN MENSAJERO DEFELICIDAD

Lea este libro y recomiénde1o a otros; encontrarán un raudal de felicidad en sus páginas.

e~ ~

mIiJ

~ ~

~

~

• ~

~

t

~

O.

e

.~

~ ~ ~

~

~

:~ ~

;::r,' ~.

~ ~

~SBN 0-938127-19-5

Por lo cual te ungió Dios... Con óleo de alegría. Heb 1:9


DOl1

Gossct

LA ~

UNCION

CLAVE DE LA ~

ALEGRIA "Te ungi贸 Dios [...] con 贸leo de alegr铆a" Hebreos 1:9 ~

l%..~J

http://www.intercambiosybendiciones.net

Gospel Press Corp.


INTRODUCCIÓN La unción: clave de la alegría "Te ungió Dios [... ] con óleo de alegría" (Hebreos 1:9). "El yugo se pudrirá a causa de la unción" (Isaías 10:27). Deseo que mientras estudie usted este libro, y ponga en acción sus enseñanzas, pueda experimentar en el más alto grado una unción fresca con el aceite de la alegría.

~ste libro fue publicado originalmente en inglés por Don Gossett bajo el título de Gladness: The Key lo Anointed Living. Copyright © 1991 por Don Gossett. © Copyright 1993 por Gospel Press Corp.

Traducido del inglés y tipografiado por: Fernando Lamigueiro Ramírez. Todas las citas bíblicas se han tomado de la versión Reina-Valera revisión de 1960. ' ISBN 0-938127-19-5


ETERNAMENTE AGRADECIDO A JESÚS [Qué cosa más sagrada es la presencia del Espíritu Santo sobre una vida! Fui consciente de esa presencia desde pequeño. El Espíritu Santo comenzó su preciosa obra interior cuando conocía muy poco acerca de la Biblia o del genuino plan de salvación. Hubo muchos pequeños sucesos que acontecieron antes de que llegara a recibir a Jesucristo ... las veces que escuché predicar a mi tío Jimmie Rogers, y luego me iba a casa e intentaba imitarlo ... la vez cuando mi padre les dio su consentimiento a los cristianos para que construyeran en nuestra granja una enramada, y yo permanecía de pie por fuera de aquellos cultos campestres escuchando la predicación y contemplando absorto la maravilla áe los pecedores que caminaban al frente a aceptar a

Cristo ... las veces cuando mis maestros de la escuela dominical conversaban tiernamente conmigo sobre el Señor. .. Esas ocasiones fueron todas peldaños para que yo tomara mi decisión de aceptar a Cristo como mi Salvador personal una noche de domingo en 1941 cuando contaba escasamente con doce afias de edad. ¿Por qué esperé hasta cumplir los doce años? De algún modo tenía la idea, que me había sido inculcada por otros, de que no importaba si uno era salvo o no antes de los doce afias, que de todos modos iría al cielo. Es algo ridículo, lo sé, pero como muchos otros, también yo lo creía. Sabía que la salvación se basaba en lo que Jesucristo 5


había hecho por nosotros cuando tomó nuestro lugar en la cruz para sufrir el castigo por todos nuestros pecados. Asistí con algunos vecinos a aquella excelente vieja iglesia bautista para estar presente en el culto final de una "reunión de avivamiento". El evangelista presentó a Cristo muriendo en la cruz con verdadero dramatismo. Pero la verdad de ese suceso penetró mi corazón infantil. Cuando se dio la invitación, y la congregación cantaba "Cuán tiernamente nos está llamando", hice esa noche la "decisión de decisiones": fui al frente a aceptar a Jesucristo como mi Salvador personal. A pesar de que no entendía plenamente el impacto de 10 que había acontecido aquella noche, sí supe que era salvo. Irme a dormir aquella noche fue una experiencia distinta. Estaba casi bajo el poder de un encantamiento debido al conocimiento seguro de que ahora era cristiano. "Estoy contento de que ahora soy cristiano -me decía a mí mismo-o Lavado en la sangre de Cristo, soy ahora 'una nueva criatura'." El día siguiente, en la escuela, un amigo mío llamado Ralph vino hasta donde yo estaba en el campo de béisbol. -Mi madre estaba en el culto de anoche -me dijo-, y ella me contó que aceptaste a Cristo como Salvador personal. ¿De verdad que lo hiciste? -Sí, Ralph.Io hice -le contesté. 6

-Bueno, ¿cómo se siente uno cuando se convierte? -me preguntó. -No puedo describírtelo del todo -le contesté-o Pero ciertamente es maravilloso saber que ahora soy salvo. Ralph me miró con cierto anhelo y me dijo: -Oye, claro que tienes que sentirte muy alegre por ser cristiano. -Sí, estoy muy contento de ser cristiano -le dije. Y, una vez dichas esas palabras, salimos a jugar béisbol.

PLENA CERTIDUMBRE DE FE Con todo, después de recibir por fe a Jesucristo en mi vida, hubo ciertas ocasiones en que tuve dudas con respecto a mi salvación. Esas dudas fueron causadas por personas inconversas que se mofaban de la Biblia y de las cosas de Dios. Además, a menudo me preguntaba si tenía las "sensaciones internas" correctas que un cristiano debía tener. Entonces, también, cuando le fallaba al Señor, me preguntaba si en realidad me había convertido. Pero en mi búsqueda interna, Dios me dio la "plena certidumbre de fe" (Hebreos 10:22) y me curó de todas mis dudas. ¡Gloria a su nombre! ¿Cómo alcancé esa plena certidumbre de fe? Por medio de la maravillosa Palabra de Dios. "Nadie puede estar completamente seguro de que es salvo." Eso es lo que me dijo cierta vez un hombre 7


cuando compartí con él mi conocimiento de la salvación por medio de Cristo.

Cristo, por tanto supe que era un hijo de Dios, su propio hijo.

"Nunca en esta vida puede una persona saber que es salva -siguió diciendo ese señor-o Uno 10 que tiene que hacer es seguir viviendo 10 mejor que pueda, y cuando se abran los libros descubrirá si logró salvarse o no."

Ese poder que recibí me cambió, me transformó, me hizo una nueva persona. [Aleluya! [Oh, la maravilla de recibir a Cristo y luego saber que uno es salvo!

Eso me preocupó. Estaba haciendo mi mejor esfuerzo por ser cristiano. ¿Qué si ese hombre tenía razón? De jovencito eso realmente me preocupaba. No puedo decir que mi pleno entendimiento de la seguridad de mi relación con Dios llegó instantáneamente. Más bien se trató de un asunto de aprender "la verdad, y la verdad os hará libres" (Juan 8:32), según había declarado Jesús. Paz con Dios. Estoy contento de ser cristiano debido a la paz de Dios que obtuve cuando acepté a Cristo por fe. "Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 5:1). En tanto que resistía el llamamiento del Espíritu de aceptar a Cristo como mi Salvador, me hallaba combatiendo contra Dios, pues era su enemigo, aun cuando Él me amaba. Pero cuando dejé de resistirlo, y por la fe lo recibí, tuve paz con Dios. Plena autoridad de conocer. "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1:12). Yo recibí a 8

Otra gran verdad que me dio la victoria sobre las dudas fue esta: "El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios" (Romanos 8: 16). Recibí el testimonio del Espíritu de Dios de que yo le pertenecía. Eso fue algo muy precioso que pude conocer. Las dudas sólo son disipadas por la verdad. Y la verdad de Dios hizo su obra en mi corazón. "Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos" (1 Juan 3:14). Supe del momento cuando me convertí, pues descubrí que se disiparon mis odios, rencores y falta de perdón por los que me habían hecho daño. No sólo amaba a los demás, especialmente a mis hermanos cristianos, sino que Dios también me dio la capacidad de amar a los que en el orden natural de las cosas no me caían bien. Gracias a Dios por su amor que sobrepasa toda comprensión. No constituye ninguna presunción declarar que uno es salvo aquí y ahora en esta vida. "El que tiene al Hijo, tiene la vida" (l Juan 5:12). Sabía que había recibido al Hijo de Dios en mi corazón, y sabía que su divina vida estaba dentro de mí. "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura 9


es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5: 17). Dios declara eso en su Palabra. Sabía que era una nueva criatura en Cristo. Eso había sido por su gracia, por medio de la fe en Jesucristo. Dios lo ha dicho y "Dios no es hombre, para que mienta" (Números 23: 19). Tengo una profunda seguridad de que un día me encontraré con Cristo cara a cara. Mi seguridad no se basa sólo en sentimientos, sino en la Palabra de Dios. j Y su Palabra es como un ancla que me sostiene con firmeza y seguridad!

LA VIDA LLENA DE GOZO He hallado felicidad y placer limitados aparte de la vida cristiana. Por ejemplo, el ser atleta y obtener varios honores me produjeron cierta medida de felicidad. Haber sido electo presidente del cuerpo estudiantil de mi escuela secundaria me resultó, por cierto, una experiencia satisfactoria. También ha habido otras facetas de la vida que me han aportado placer. Sin embargo, ha sido mi experiencia, junto a otros muchos, descubrir que la vida con "Cristo dentro" es la verdadera vida llena de gozo. Porque ese gozo es algo que Jesús trajo a la tierra. El ángel cantó: "He aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo; que os ha nacido hoy [... ] un Salvador, que es CRISTO el Señor" (Lucas 2:10,11). Y Jesús nos dejó estas alegres 10

palabras antes de regresar al cielo: "Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido" (Juan 15:11). Sí, es este gozo el que hace que la vida del creyente sea diferente a la de la gente del mundo. "El gozo de Jehová es vuestra fuerza" (Nehemías 8:10). Y ese gozo mantiene al cristiano firme en momentos de tensión. Él puede regocijarse cuando todos los demás son desdichados. Santiago dijo: "Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia" (Santiago 1:2,3). Jesús enseñó: "Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos" (Mateo 5:11,12). Los discípulos se regocijaron cuando fueron tenidos por dignos de sufrir vituperio por causa del nombre de Cristo (Hechos 5:40). Pablo y Silas cantaban alabanzas a Dios en la más incómoda de las circunstancias (Hechos 16:23-25). Pablo pudo decir que él se regocijaba siempre, aun cuando se sintiera triste (2 Corintios 6: 10). Incluso en esos momentos de problemas el creyente descubre que el gozo del Señor dentro de él lo sostiene.

"Esta ocasión merece que se festeje" Es esta una expresión familiar. Pero en Lucas 5:27-29 leemos de los planes que tenía Leví (Mateo) de celebrar una fiesta, la cual no estaba motivada por ningún logro 11


terrenal, sino por el hecho de que le estaba dando las espaldas a una vida egoísta para seguir al Señor Jesús. Lea 10 que se dice al respecto: "[Cristo] salió, y vio a un publicano llamado Leví, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y dejándolo todo, se levantó y le siguió. Y Leví le hizo gran banquete en su casa; y había mucha compañía de publicanos y de otros que estaban a la mesa con ellos." No existe otra ocasión que más merezca que nos regocijemos que el nacimiento de una persona en el reino de Dios. Jesús, al aplicar la verdad de la parábola de la oveja perdida, dijo que había gozo en el cielo por un pecador que se arrepintiera. Los convertidos de Samaria encontraron "gran gozo" cuando recibieron a Cristo, y el carcelero de Filipos "se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios" (Hechos 16:34). [Así que también hay regocijo en la tierra cuando un pecador llega a conocer a Cristo como Salvador personal! La salvación es el inicio de una vida llena de gozo. Jesús ordenó a sus discípulos que se regocijaran por cuanto sus nombres estaban inscritos en el cielo (Lucas 10:20). Después leemos que Zaqueo, luego de haber descendido del árbol, recibió a Jesús con alegría (Lucas 19:6).

La plenitud del gozo sólo se encuentra cuando se mantiene una estrecha vida de comunión pem1aneciendo en la presencia de Cristo. "En tu presencia hay plenitud de gozo" (Salmo 16:11). 12

El ofrendar con generosidad produce gozo Una causa de gozo que frecuentemente se pasa por alto es la generosidad. Cuando el rey David supo que sus días en la tierra estaban contados, recibió una ofrenda para el templo que Salomón habría de edificar. Esa generosidad fue seguida por expresiones de júbilo. "Y se alegró el pueblo por haber contribuido voluntariamente; porque de todo corazón ofrecieron a Jehová voluntariamente. Asimismo se alegró mucho el rey David" (l Crónicas 29:9,10). Algunas de nuestras más gozosas experiencias en la esfera de la fe se relacionan con el ofrendarle al Señor, Una vez mi esposa y yo dimos de ofrenda nuestro último dólar, con gran gozo, y luego observamos a Dios obrar un milagro en favor nuestro que trajo continuo gozo a nuestro corazón. Una vez que uno recibe a Cristo, el asimilar la Palabra de Dios se convierte en una causa esencial de gozo. "Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón" (Jeremías 15:16).

La pérdida del gozo Una de las más grandes tragedias es que los creyentes a veces pierdan su gozo. Actos definidos de pecado (compárense 2 Samuel 12 y el Salmo 51), así como un alejamiento descuidado del Señor constituyen las causas de la pérdida del gozo del Señor, Aun cuando la pérdida del gozo sea una gran tragedia, hay una gran seguridad en el hecho bíblico de que éste 13


puede recuperarse de nuevo. Después ?e ~rar David: "Lávame más y más de mi maldad, y Irmptame de rm pecado", pudo orar también: "Vuélveme el ~?ZO de tu salvación, y espíritu noble me sustente (Salmo 51:2, 12). y entonces le fue restaurado el gozo del Señor, Si es usted uno de los que ha perdido el gozo del Señor, vaya delante de Él y haga un examen de c?ncienc~a. Confiésele todos sus pecados. Pídale, como hizo David: "Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente" (Salmo 51:12). El Señor de seguro que 10hará. Vivimos en días en que muchos se caracterizan por tener el alma estériL Si ha perdido usted esa vida esencial de gozo por haberse alejado del Señor, haga que sea esta su oración: "¿No volverás a damos vida, para que tu pueblo se regocije en ti?" (Salmo 85:6). La íntima comunión con Cristo restaura el gozo. Resulta muy importante que nos mantengamos llenos de gozo. Con una vida llena de gozo podremos ser más útiles a otros. Además, tener una vida así nos será de mucho provecho a nosotros. ¡Una vida llena de gozo es la mejor publicidad que se le puede hacer al evangelio! Alguien ha dicho: "Cuando sonrías, el otro también lo hará. Pronto esa sonrisa contagiará a muchos ... y todo porque tú ofreciste la primera sonrisa."

CÓMO RECIBIR LA DIRECCIÓN DE DIOS "Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas" (Proverbios 3:5,6). Salmo 119:105: "Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino." Toda dirección debe hallarse en armonía con la Palabra de Dios, nunca en contradicción a ella. El Espíritu Santo siempre utiliza la Palabra: "Y tomad [... ] la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios" (Efesios 6:17). Por ejemplo, el Espíritu Santo nunca guiará al creyente a que se case con una persona que no sea cristiana, por cuanto ello constituiría una transgresión de su Palabra. "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos" (2 Corintios 6:14). El Espíritu Santo nunca dirige a un verdadero creyente a que camine en tinieblas... Nunca. Jesús dijo: "Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas" (Juan 8:12). No debemos complicar este asunto de la dirección. Proverbios 16:9: "El corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos." Debemos sometemos al señorío de Cristo en nuestra vida. "Fíate de Jehová de todo tu corazón" (Proverbios 3:5,6). Confiese usted: "Jesús es Señor; confío en Él de todo corazón."

La vida de gozo es contagiosa. y es muy atractiva en este mundo lleno de dolor, decepciones Y quebrantos. ¡Gracias a Dios por la vida llena de gozo!

Debemos ofrecer resistencia al enemigo mediante el uso de la autoridad de Jesús para silenciar la voz de

14

15


aquel. Santiago 4:7: "Resistid al diablo, y huirá de vosotros."

fiaba fielmente su deber según instrucciones recibidas de la gerencia comunista.

Juan 10:27: "Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen." Debido a que somos sus ovejas, podemos esperar que tendremos su dirección.

Un día esta dama cristiana experimentó una fuerte motivación interna de tocar el silbato una hora antes del tiempo de almorzar. Se libró en ella un gran conflicto interno. ¿Qué debía hacer? Las instrucciones que tenía eran de que esperara otra hora más ... Y, sin embargo, ella sentía que el Espíritu Santo la estaba compeliendo a que lo tocara inmediatamente. Desobedecer órdenes de sus superiores podría significar la pérdida de su empleo ... y probablemente otras consecuencias. ¿Qué debía hacer ella?

Permítale a Dios que le hable del modo que Él determine. Ore como lo hizo Samuel: "Habla, Jehová, porque tu siervo oye" (l Samuel 3:9). Puede que Dios decida hablarle mediante una voz audible (Exodo 3:4,5); o por medio de sueños (Mateo 2:13,22); o mediante visiones (lsaías 6:1; Apocalipsis 1:12-17). Una de las maneras más comunes con la que Dios ofrece dirección se nos revela en Isaías 30:21: "Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda." Obtenga de Dios su propia dirección. Cuídese de guías falsificadas. Tal vez el Señor use a otros para confirmar la orientación que usted ha recibido.

"¿QUIÉN TE MANDÓ A TOCAR EL SILBATO?" Un relato verídico de dirección en China

Se decidió a tocarlo, por cuanto su premonición era demasiado fuerte como para desoírla. En efecto, sentía que desobedecería a Dios si no tocaba el silbato. Así que una hora antes del tiempo de almorzar ella tocó el silbato y todos los obreros salieron de la mina. Al salir el último se derrumbó la mina. La noticia del derrumbe de la mina se esparció por la zona con rapidez. Los funcionarios y supervisores comunistas de las operaciones mineras acudieron al sitio del accidente. Enseguida les informaron que todos los obreros se hallaban fuera, sanos y salvos. La heroína del momento había sido la jovencita que les había avisado a los mineros que salieran de sus túneles. Entonces surgió la interrogante:

Ha salido de China un testimonio que habla de una mujer que trabajaba en una mina. Una de sus responsabilidades era la de tocar el silbato para advertir a los mineros que era hora de salir de la mina para almorzar o porque había llegado el fin de la jornada. Ella desempe-

-¿Y quién te mandó a tocar el silbato? -le preguntaron.

16

17


y ella se sintió impulsada a contar con exactitud lo que había sucedido, de cómo el Espíritu Santo la ~abía compelido a dar la alarma que había salvado las vidas. Los obreros, sus familiares y amigos, y los funcionarios se dieron cuenta de que el Dios Omnipotente había intervenido para evitar una catástrofe minera de grandes proporciones. Eso dio pie a un gran avivamiento del evangelio de Jesucristo en esa zona. j Usted

también puede ser guiado por Dios y oír su voz!

UN CREYENTE AGRADECIDO La voluntad de Dios se define aquí con exactitud con letras de fuego: "Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús" (l Tesalonicenses 5:18). Por encima de todo lo demás, yo deseo hacer la voluntad de Dios. Es por ello qu~ soy un agradecido: uno que constantemente le da gracias a Dios por todo ... Consideremos también otro vehemente mandamiento del Nuevo Testamento: "Sed agradecidos" (Colosenses 3:15). "Agradecidos" significa estar llenos de agradecimiento. Es ella una actitud de gratitud. Alzo mi voz a menudo para darle gracias a Dios por sus abundantes bendiciones. ¡Es el mejor hábito que puedo crearme! También pongo en práctica darles gracias verbalmente a los demás.

daré gracias por los beneficios que he recibido, agradeciendo su bondad con palabras de sincera gratitud. Tiene Dios una advertencia de los resultados de que se pierda la actitud de gratitud: "Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido" (Romanos 1:21). La ingratitud extingue la luz de Dios del corazón; es la característica distintiva de un corazón necio. Estoy consciente de que una de las señales más prominentes de los últimos tiempos es el referido espíritu de ingratitud: "También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres [... ] ingratos" (2 Timoteo 3:1,2). Los malagradecidos estarán sencillamente dándole cumplimiento a la profecía bíblica. Cuando Jesús sanó a los diez leprosos, nueve de ellos le fueron desagradecidos. Ese porcentaje casi no ha cambiado en el día de hoy: Sólo uno de cada diez que han sido recipientes de las bendiciones del Señor es realmente agradecido. Voy a formar parte de esa "minoría poderosa" que da gracias a Dios. Una persona que da gracias es un disidente.

Una vez al día, mientras viva y tenga voz, alzaré mi voz y cantaré: "[Gracias, Dios, por mi salvación!" Le

Colosenses 2:6,7 declara que cuando uno se halla verdaderamente arraigado y edificado en Cristo, y firme en la fe, se mantendrá "abundando en acciones de gracias", lo cual significa "rebosante con acciones de gracias". Si mi vida en Cristo es sólida y mi fe eficaz, por cierto que me mantendré "rebosando en acciones de gracias".

18

19


Poseo ahora una actitud de gratitud. Siempre me mantendré "[alabándole], [bendiciendo] su nombre" (Salmo 100:4). Manifestaré la mencionada actitud de gratitud en mi propia casa, junto a mis seres queridos. Y también les expresaré mi agradecimiento a los demás. ¡Tal actitud de gratitud agrada grandemente a Dios y obra maravillas en todas mis relaciones!

1:3,4). El gozo no puede ser completo sin que haya una comunión plena. Es este gozo del cristianismo 10 que hace que sea la cosa más atractiva del mundo. Cuando se esfuma el gozo, la Palabra pierde su poder, su frescura y su riqueza. Es únicamente cuando la comunión se halla en marea alta y nuestro corazón está lleno de gozo, que Dios recibe honra y las almas se salvan.

LA ALEGRÍA: EL8ECRETO DE LA FORTALEZA

La plena comunión es la esencia de una vida de gozo, comparable a un coche que, con su motor acelerado al máximo, corre pendiente abajo.

El gozo del Señor sobrepasa cualquier placer o felicidad humanos. Los creyentes alegres son la mejor publicidad del cristianismo. Los cristianos gozosos siempre han sido un reto y un testimonio en un mundo de gente que tiene el corazón quebrantado.

Sí, este gozo del Señor es uno de los aspectos más sublimes que nos vienen con el nuevo nacimiento. Éste hace que ya no nos sintamos asfixiados por los problemas ni aterrorizados por la pobreza.

La felicidad es producto de 10 que nos rodea. Es aquello que satisface los sentidos. Las cosas materiales que le dan felicidad a la persona les pueden ser quitadas en un instante y luego ella se sentirá desconsolada. El gozo pertenece a la esfera de 10 espiritual del mismo modo que la felicidad pertenece al campo de los sentidos. Cuando un creyente no está gozoso será porque ha perdido su comunión con el Señor o porque carece de conocimiento de 10 que él es en Cristo. Es ese gozo indescriptible el que nos hace triunfadores sobre las ínfimas tribulaciones de la vida, y un vencedor de las pruebas que puedan sobrevenimos.

Recuerden, Jesús dijo: "Mi gozo esté en vosotros" (Juan 15:11). De nuevo hemos de considerar la diferencia entre el gozo y la felicidad. Ambos deberán desearse; pero es mucho más importante tener gozo que meramente poseer felicidad terrenal. La felicidad depende de las cosas que tengamos o poseamos, como propiedades o seres queridos. Pero el gozo es un aspecto del espíritu. Constituye un pozo artesiano en el espíritu que fluye y se rebosa. Es aquello que viene como resultado de la obra del Espíritu en nuestra vida.

Juan dice que el propósito de nuestra vida de comunión sería que podríamos tener "pleno gozo" (1 Juan

Leemos que los mártires tuvieron gozo inefable incluso cuando morían en agonía física, cuya muerte conmovía a las multitudes que se congregaban alrededor de

20

21


ellos y sorprendía a los hombres, los cuales se preguntaban: "¿Cómo podían éstos haber estado tan llenos de gozo cuando sabían que estaban tan cerca de la muerte?"

za" (Nehernías 8: 10). Cuando la gente se queja de falta de vigor, o habla de cuán débil es, a menudo de 10 que realmente carece es del gozo del Señor.

Yo mismo he sido testigo de muchos creyentes que atravesaron profundo dolor y mantuvieron ese gozo que no se apaga.

Cuando los israelitas regresaron de Babilonia a fin de reconstruir las murallas de Jerusalén, Nehemías descubrió que muchos de ellos estaban de luto y llorando; algunos sufrían de enfermedades; otros estaban débiles y desnutridos. Un gran número estaban desanimados, derrotados y abatidos. Pero Nehemías le pidió ayuda a Dios para su pueblo, y el Señor le dio su mensaje a éste por intermedio de su dirigente: "Día santo es a Jehová nuestro Dios; no os entristezcáis, ni lloréis [... ] porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza" (Nehemías 8:9,10).

En años dedicados a la evangelización, he observado que el gozo es el verdadero secreto de esa actividad. En nuestras reuniones, he notado que es el testimonio vivo y gozoso el que ha conmovido a la gente. Son los que están tan llenos de gozo que casi no pueden hablar, mientras las lágrimas surcan su rostro, los que conmueven a la gente. Sí, en efecto, es el testimonio lleno de gozo el que toca los corazones. Cuando hablamos la Palabra con seguridad y gozo, ello trae convicción a los que escuchan. Cuando la Palabra se toma más real para nosotros que ninguna de las palabras que los hombres jamás hayan hablado, nuestros labios se llenarán de risa, nuestro corazón se llenará de gozo y tendremos una vida cristiana victoriosa. He visto en incontables ocasiones que un testimonio titubeante es el precursor de la derrota, mientras que el testimonio lleno de gozo es el precursor de la victoria. Los creyentes serán únicamente tan fuertes como se encuentren llenos del gozo del Señor. Una iglesia será tan fuerte e influyente para Cristo en una comunidad como sea llena del genuino gozo del Señor. ¿Por qué? Porque "El gozo de Jehová es vuestra fuer22

"El gozo de Jehová es vuestra fuerza." Esa fue la respuesta de Dios a Israel en aquel entonces; y también es la respuesta del Señor para nosotros hoy. El gozo del Señor no constituye sólo un subproducto que el Señor nos da. Es en realidad ELGOZO DELSEÑOR. Desear ser llenos del gozo del Señor no es una característica egoísta. Cristo mismo, "por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios" (Hebreos 12:2). Ese gozo del Señor es nuestra fuerza, y resulta una característica esencial para recibir y mantener buena salud. El referido gozo no sólo es nuestra fuerza espiritualmente, sino que además nos suministra fortaleza física y mental. 23


LA ALEGRÍA FRENTE A LATRISTEZA "Este es el día que hizo Jehová; nos gozaremos y alegraremos en él" (Salmo 118:24). El Señor hace para nosotros cada nuevo día. Todo lo que Dios hace es bueno, y bueno para nosotros. "Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera" (Génesis 1:31). Debido a que es el Señor quien hizo el día, deberá ser un día en que se viva haciendo el bien y no el mal. Dios hizo el día; Él espera que nos regocijemos y estemos alegres. "Servid a Jehová con alegría" (Salmo 100). Diga estas palabras: "El Señor ha hecho este día para mí: me gozaré y alegraré en él." Con Dios a mi favor, conmigo y dentro de mí, no existe absolutamente ningún lugar para la tristeza. Dios no es un Dios melancólico ni desea hijos mustios. La Biblia nos ordena: "[No] deis lugar al diablo" (Efesios 4:27). Cuando uno le da lugar a la tristeza en su vida, le estará dando lugar al diablo, pues él es el autor de la tristeza. Haga que esta sea su alegre declaración: "[En mi vida no hay lugar para la tristeza!" [Aleluya!

Salga ahora mismo del pantano del abatimiento. Póngale alto al mal humor. La vida tiene muchas cosas que podrían amilanar su espíritu. Pero usted vive mediante la Palabra de Dios. No se hunda al nivel de la muchedumbre pesimista. Deje de llevar puesta esa cara larga. ¡SU Señor vive! ¡Él resucitó! Grite varias veces: "[Aleluya!" Sea usted una persona burbujeante, que no dé lugar a una actitud de amargura, aflicción, o a una existencia lúgubre. Alabe al Señor a menudo. Cuente sus bendiciones a la hora de acostarse, y se sorprenderá de lo que ha hecho el Señor en su favor. Aguce su oído conmigo ahora a un mensaje personal de nuestro Dios: "No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia" (lsaías 41:10). ¿Cómo puede usted sentirse abatido cuando Dios mismo lo sostiene? No queda lugar para la falta de gozo, la vida desanimada ... ¡Él es nuestro Dios! jFelicidades, vencedor, ya no hay más lugar para la tristeza!

LIBRES DE LA TRISTEZA

Muchos de los hijos de Dios se hallan desalentados. Se encuentran deprimidos, adormecidos, disgustados con la vida. He aquí la manera positiva de alzarse del cenagal de la melancolía: Jamás le dé lugar a la tristeza. [Gócese y regocíjese en el Señor. .. siempre!

Ocurrió durante mi último afio de escuela secundaria. Un sábado por la tarde se escuchó por radio la noticia de que nuestra ciudad experimentaba una "inundación relámpago". Aguas torrenciales fluían desde el cañón en-

24

25


cima de nuestra ciudad y el torrente de Manitou se estaba desbordando de sus riberas. Las calles se anegaron de agua con rapidez. Se sentía una atmósfera de agitación cuando los residentes de la ciudad, en las calles, observaban esta repentina extravagancia de la naturaleza. Entre los que caminaban por las calles con el agua hasta las rodillas estabamos mi amigo George y yo. Nos encontrábamos justo frente al correo cuando nos topamos con una de nuestras amigas de la escuela secundaria, Bonnie Bjork1un, acompañada de su madre. Nos detuvimos por un momento allí en la acera y hablamos de cuán "divertida" era la inundación. Al poco tiempo de haber emprendido de nuevo nuestro camino oímos a nuestras espaldas un grito aterrador. De inmediato miramos hacia atrás. Se trataba de la señora de Bjork1un que gritaba mientras se mantenía con la mirada fija en la acera. Corrimos hacia donde ella estaba. Inmediatamente señaló hacia abajo a un hoyo de la alcantarilla en la acera que tenía la rejilla quitada. ¡Con estridentes sollozos nos explicó que Bonnie se había caído en el hoyo y había desaparecido! Nos dimos cuenta, aturdidos, de que tan sólo unos segundos antes nosotros dos habíamos estado parados a unos cuantos centímetros de aquel hoyo cuya rejilla se había destapado con las furiosas aguas de la inundación; el cual, debido a la oscuridad, no nos había sido visible.

26

George y yo acompañamos a la señora de Bjork1un a su casa, donde se nos unió su hijo Dale, otro de nuestros compañeros de la escuela secundaria. Me sentí personalmente abrumado por la consciencia de cuán cerca había estado a los diecisiete años de edad de haberme caído en ese hoyo de la alcantarilla. Aun cuando había obtenido el certificado de salvavidas otorgado por la Cruz Roja, mi habilidad de nadar vigorosamente no me habría servido de nada en ese cerrado sistema de drenaje que succionaba las crecientes aguas de la inundación. Cuando regresé a mi habitación a eso de la una de la mañana, me hinqué de rodillas y tuve una prolongada sesión de oración con el Señor. Aun cuando había aceptado a Cristo como mi Salvador a la edad de doce años, casi no le había permitido que fuera Señor de mi vida. Me sentí tan virtualmente solo esa noche. Mis padres se habían mudado a más de 2.400 km de distancia; me había pasado la mayor parte de aquel año de escuela secundaria viviendo solo. Esa soledad persistió en los días siguientes. Fui uno de los principales dolientes en el sepelio de Bonnie. Cada oportunidad que tenía me la pasaba en oración y en el estudio de la Palabra de Dios, buscando primordialmente su ayuda para vencer mi sensación de desesperada soledad. . En mi estudio de la Biblia descubrí un pasaje bíblico que habría de cambiar mi vida como sólo la Palabra de Dios 10 puede hacer. Se trataba de Hebreos 13:5,6: "Porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera 27


que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré 10 que me pueda hacer el hombre."

PODER PARA LEVANTARNOS

[Que tremenda respuesta a mi soledad! No hubo ninguna voz audible, ni luces deslumbrantes. Únicamente su Palabra fue la que me dio seguridad.

Dios se agrada mucho de nuestras alabanzas. Él dice: "El que sacrifica alabanza me honrará" (Salmo 50:23). El Señor siempre se manifiesta en respuesta a nuestras alabanzas (Salmo 22:3).

De nuevo doblé mis rodillas y medité en los siguientes hechos: "Jesucristo ha de estar conmigo siempre, sin importar las circunstancias, sean éstas buenas o malas. Él nunca me dejará ni me desamparará. Podré contar con su presencia dondequiera que esté. Su dulce presencia y su paz siempre disiparán mi soledad natural."

Un creyente derrotado es un individuo que no alaba al Señor. Una iglesia con un espíritu derrotista no tiene una alabanza alegre al Señor, ¡La alabanza y el derrotismo no pueden vivir en la misma casa!

CÓMO PODREMOS CONTAR CON SU PRESENCIA • En sus últimas grandes palabras a sus seguidores, Jesús les prometió: "He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20). No se trata esta de una descuidada promesa salida de los labios del Señor de la creación. Él siempre ha de estar con nosotros. • Lo animo a que haga usted esta oración: "Padre amado, te doy gracias porque siempre estarás conmigo, como lo has prometido en tu Palabra. Realmente te necesito, Señor; sin ti mi vida es totalmente incompleta. Te doy gracias porque ya nunca más tendré que sentirme solo porque Tú estarás conmigo siempre; Tú nunca, nunca, nunca me dejarás ni me desampararás. Gracias, Señor. Amén."

28

Sin lugar a dudas, las palabras de alabanza nos levantan de la derrota a la victoria, de la enfermedad a la salud, de la desesperanza al gozo, de la esclavitud a la libertad. La alabanza es el idioma de la fe, el idioma de la victoria, el idioma del ciclo . Para poner en práctica una vida positiva de alabanza se requiere poder de voluntad y valor, por cuanto al hombre natural no le agrada alabar al Señor. Resulta un maravilloso ejercicio espiritual. Cuanto más alejados estemos de Dios, tanto menos desearemos alabarlo. Los creyentes mundanos y carnales no gozan del poder y de la bendición de una vida positiva de alabanza. Tampoco lo hacen las personas atadas por el temor, la timidez y la mala gana. La falta de alabanza y de acciones de gracias forman parte del espíritu de estos últimos días. "En los postreros días [oo.] habrá hombres [... ] ingratos" (2 Timoteo 3:2). Dios nos ordena estar llenos de gratitud y de alabanza. 29


"Sed agradecidos" (Colosenses 3:15). "Alabadle, bendecid su nombre" (Salmo 100:4). OBSERVEN: la incesante alabanza introduce la plenitud del Espíritu. Los 120 del día de Pentecostés "Estaban siempre [... ] alabando y bendiciendo a Dios" (Lucas 24:53). La constante alabanza es una clara evidencia de la vida llena del Espíritu (Efesios 5:18-20). Discipline sus labios para que alaben al Señor. Como resultado de ello poseerá usted tremendo poder, gozará de excelente salud y mantendrá al cielo "ocupado" trabajando en beneficio de usted. "Ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él [Jesús], sacrificio de alabanza" (Hebreos 13:15).

CÓMO MANTENER EL GOZO JESÚS en primer lugar. Sólo en "la presencia del Señor hay plenitud de gozo" (Salmo 16:11). No en el dinero ni en el placer ni en la popularidad, mas en Cristo. Ese gozo es muy vital porque "El gozo de Jehová es vuestra fuerza" (Nehemías 8:10). Ese gozo proporciona vigor espiritual, físico y mental. "A quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso" (1 Pedro 1:8). "Para que mi gozo -declaró Jesús- esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido" (Juan 15:11). Jesús y el gozo son sinónimos. LOS DEMÁS después. 30

LOS DEMÁS Señor, ayúdame a vivir de día en día De un modo que a tal grado me olvide de mí mismo, Que incluso cuando me arrodille a orar, Mi oración sea en favor de los demás. Los demás, Señor, sí los demás. Que tal sea mi lema. Ayúdame a vivir para los demás, Para que pueda yo vivir para ti. El gozo que proporciona orar por los demás. "Pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido" (Juan 16:24). Oramos con gozo: "Siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros" (Filipenses 1:4). Cuando aprendamos a orar por los demás, obtendremos respuestas milagrosas. El resultado será su maravilloso gozo. El gozo de testificar a los demás. Nuestra tarea número uno como cristianos es ser testigos de Él (Hechos 1:8; Juan 15:16). En el libro de los Hechos, los discípulos eran "esparcidores del gozo" cuando eranfieles en su testimonio ... A Samaria llegó GRAN ALEGRÍA mediante el valiente testimonio de Felipe, y también ese "regocijo" le fue trasmitido al eunuco etiope (Hechos 8:8,39). Después de testificar de Cristo en Hechos capítulo 13, leemos las siguientes palabras: "Y los discípulos estaban llenos de gozo." (Para descubrir esta fórmula de testificar gozosamente, léanse Salmo 126:5,6 y Romanos 13:14.) 31


El gozo de la comunión. "Para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo [... ] para que vuestro gozo sea cumplido" (1 Juan 1:3,4). La comunión es el verdadero secreto del gozo. Primero, con el Padre y con Jesús (l Corintios 1:9). Luego con los demás (Malaquías 3:16,17; Hebreos 10:25; 28:14,15). UNO MISMO en último lugar. Si ha perdido usted su gozo, lea Salmo 51: 10-13, y hágalo su oración. La Palabra de Dios es la gran fuente del gozo (Jeremías 15:16).

LA APARIENCIA DEL CREYENTE "El corazón alegre hermosea el rostro" (Proverbios 15:13). Crea usted en "la doctrina de la sonrisa". Existen momentos en que hay que llorar y que afligirse. Pero tales momentos son la excepción y no la regla de la vida cristiana. Aprenda a decir a menudo: "Sonreír es mi estilo de vida." La sonrisa nunca pasa de moda. Sonría, por cuanto es usted cristiano. "REGOCIJAOS -dijo nuestro Maestro-s- de que vuestros nombres están escritos en los cielos" (Lucas 10:20). Deje de lamentarse. Deje de murmurar y de refunfuñar. Usted es hijo de Dios. Dios está a favor suyo, ¿quién podrá estar en su contra?

jaos en el Señor siempre[ ... ] Cantando con gracia en vuestros corazones" (Filipenses 4.4; Colosenses 3: 16). Estos son mandamientos bíblicos. Sonreír deberá ser su estilo de vida cuando conoce sus derechos en Cristo. Diga en voz alta: "[Soy] más que [vencedor] por medio de aquel que [me] amó" (Romanos 8:37). Y luego ¡represente bien su personaje de vencedor: pareciéndolo! Cuando uno conoce que es más que vencedor por medio de Cristo, que Dios siempre hace que triunfe, ello disipa de su vida las tensiones innecesarias. Ya no tiene que esforzarse en demasía. Y se le quitará el lloriqueo al tono de su voz. La sonrisa debe ser su estilo de vida, por cuanto hace que tenga usted mejor apariencia. Y, además, ella mejorará sus relaciones con los demás. Para tener paz emocional, un buen sistema nervioso y excelente salud, debe uno mantener relaciones saludables con otros individuos. [Una genuina y franca sonrisa mejorará tremendamente sus relaciones sociales! "Dios me ha hecho reír" (Génesis 21 :6), testificó Sara. La exteriorización de una risa santificada es un paso más allá de la sonrisa. El Señor produce ambas dentro de nosotros. ¡Ría a menudo!

Debe sonreír, por cuanto ello es menos tenso para su sistema que fruncir el ceño o poner mala cara. "Regoci-

¡La sonrisa es el estilo de vida de los que son triunfantes en Cristo! Lo desafío a que viva usted conforme al siguiente "lema de poder". Hacerlo mejorará su eficiencia en, por lo menos, treinta y tres por ciento.

32

33


Disfrute de lo mejor que Dios le ofrece. Diga a menudo: "TENGO UNA SONRISA COMO DIVISA."

"PROFETA, ESCRITOR O AMIGO" Algunos lo llamaban burlonamente "el Profeta". Otros lo ridiculizaban refiriéndose a él como "Santa Claus". Cuando él caminaba por una calle de la ciudad, la gente se detenía y se quedaba mirándolo indiscretamente. El señor William Michaels se distinguía de los demás por tener una larga barba blanca que le llegaba hasta la cintura. Él sobresalía dentro de cualquier conglomeración de personas, y fue en un marco tal que lo vi por primera vez ... en el repleto Coliseo de Chicago donde me hallaba predicando el evangelio. Cuando nos hicimos amigos, el señor Michaels y yo, tenía él como setenta y cinco afias de edad. Le era necesario viajar muchos kilómetros en ómnibus desde su casa en Wisconsin para asistir a las campañas evangelísticas en las que yo predicaba. En la noche de apertura de cada campaña, acostumbraba a examinar el auditorio para ubicar ese rostro y barba familiares. Generalmente el señor Michaels se encontraría allí presente esperando mi mirada con una sonrisa. Mientras escuchaba él mis mensajes aprobaría mis palabras con un suave movimiento de la cabeza. Una vez terminados. se mantendría él de pie cerca de la plataforma, listo a darme palabras de aliento o de amonestación. La piadosa influencia del señor Michael influyó en mí profundamente. 34

Por lo menos dos veces a la semana, me haría llegar por correo extensas cartas, las cuales eran de fácil lectura y estaban saturadas de joyas de sabiduría espiritual. Cuando me llegaba a la casilla postal un sobre escrito con su singular letra manuscrita, la abriría gustosamente para devorar sus amorosas palabras de sabiduría y dirección. Invariablemente se trataba exactamente de lo que necesitaba en aquel momento específico. Siempre me trataba como si fuera su hijo. En una conmovedora carta, el señor Michaels me escribió: "Don, siempre anhelé que uno de mis hijos se hiciera ministro evangélico, pero ninguno de ellos lo hizo. Así que te considero 'mi hijo adoptivo en el evangelio'. Me siento orgulloso de ti, Don -continuó- y oro fervientemente que Dios te use y que bendiga tu vida." El Señor usó a este maravilloso caballero para motivarme y dirigirme. Afio tras afio sus hermosas cartas continuaban inspirándome y enriqueciendo nuestro mutuo compañerismo. Durante unas Navidades su nuera me hizo partícipe de las impactantes noticias de que el señor Michaels había sido llamado a su hogar celestial. La pérdida de mi precioso y estimado amigo, quien había formado una parte tan esencial de mi vida durante varios años, me llenó de dolor. William Michaels había sido un padre espiritual para mí. Dice 1 Corintios 4:15: "Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo. no tendréis muchos padres." 35


Sus ungidas cartas fueron para mí una constante fuente de dirección, consuelo y ánimo. [Ahora su pluma se había silenciado para siempre!

2. Las amistades amorosas y perdurables son vías en las que se transita en ambos sentidos. Aprenda a dar tanto como a recibir. Adopte usted este lema: "Vivo para dar. "

Siempre había él orado por mi éxito en la salvación de las almas. Cuando era testigo de las campañas en las que Dios me usó para ganar a cientos de personas para Cristo, lágrimas de gozo surcaban sus mejillas y su larga barba blanca. [Nunca más vería su característico rostro en los auditorios de nuestras campañas!

3. Cultive una forma de comunicación que enriquezca sus relaciones amistosas. Las palabras, tanto las escritas como las habladas, son esenciales para mantener relaciones amistosas saludables.

En el decurso de los afias han permanecido conmigo dulces recuerdos de mi amistad con ese piadoso y sincero hermano. Algunos lo consideraban una persona excéntrica debido a su barba y a su apariencia nada convencionales. Pero, para mí, William Michaels fue un hombre que Dios me envió a fin de que impartiera mucha sabiduría práctica a mi joven vida. Fue uno de mis más apreciados amigos. "Oirá el sabio, y aumentará el saber, y el entendido adquirirá consejo" (Proverbios 1:5).

CÓMO CONSERVAR LOS AMIGOS 1. Dése cuenta de que Dios ha planificado intencionalmente que tenga usted amigos. Algunas de esas relaciones resultarán especialmente significativas. Evalúe en oración, con sensibilidad, a cada amigo con el objetivo de recibir todo lo que Dios tenga para impartirle a usted por medio de él. 36

4. Trate, con amoroso interés, de ayudar a sus amigos que se encuentren heridos. Recuerde: si nadie tiende la mano, nadie será tocado.

LIBERACIÓN DEL DESALIENTO "En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo" (Juan 16:33). Jesús les decía a sus discípulos a menudo: "Tened buen ánimo" (Hechos 27:25). Su presencia misma proporcionaba buen ánimo al corazón de ellos. [Jesús es el buen ánimo en persona! Su Palabra es un mensaje de buen ánimo. Cada vez que un miembro de la familia Gossett está desanimado, lo desafiamos a que "[tenga] buen ánimo". "Buen ánimo" en el original griego significa "mostrar valor, ser valiente, tener confianza". Tener buen ánimo es, por cierto, un estilo de vida valiente. En vista de ello, debe usted estar lleno de valor, muy confiado en Cristo, valiente como un león y fuerte en la fe. 37


Al igual que el apóstol Pablo, debe usted decirles a los que lo rodean que están temerosos, a la defensiva y derrotados: "Tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho" (Hechos 27:25). Pablo se hallaba en una nave junto a cientos de hombres desalentados. Estos estaban fatigados, de mal humor y melancólicos debido a que su barco se hallaba en medio de una violenta tormenta en alta mar. "Ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos", escribe el médico Lucas en este pasaje de Hechos 27. Pero, cual gigante, Pablo se puso en pie en esa embarcación, y declaró con firmeza: "Os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros" (Hechos 27:22). ¿Qué motivaba a Pablo a ser tan positivo y confiado en medio de un inevitable desastre? Se trataba de la Palabra de Dios que había recibido. Ese era el motivo por el cual podía él irradiar tal seguridad positiva e inequívoca en ese día de tanta agitación: debido a la Palabra de Dios. Por cuanto "[Dios] dijo [... ] PODEMOS DECIR CONFIA(Hebreos 13:5,6). Todo porque Dios lo ha dicho. Por eso podemos nosotros decir lo mismo sin ningún temor.

DAMENTE"

La Palabra de Dios es irrefutable. Es clara, sólida y confiable. Es por eso que podemos estar tan seguros y declarar 38

"Tened buen ánimo", por cuanto tenemos la Palabra de Dios al igual que la tuvo Pablo. No hay que tener más dudas ni que andar sin rumbo fijo cuando conocemos la Palabra y al Autor de esta. El hablar la Palabra de Dios, y actuar basándonos en ella, no constituye un salto al vacío en la oscuridad. Ya no nos encontramos indecisos. En cada tormenta de la vida le damos buen ánimo a nuestro propio corazón, y al de los demás, afirmando valientemente: "Tengan buen ánimo, porque sucederá tal como Dios ha dicho." Afirme esto cada día: "El buen ánimo está aquí ahora. El buen ánimo es Jesús. El buen ánimo es su Palabra."

Hablar como cristianos "El que sacrifica alabanza me honrará; y al que ordenare su camino, le mostraré la salvación de Dios" (Salmo 50:23). Las palabras de alabanza glorifican al Señor. Seré uno que alaba con valentía: uno de los que alaba al Señor. Mi resolución: "Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca" (Salmo 34: l). Como una persona que alaba constantemente, exaltaré al Señor, no tanto por las dádivas que recibo, sino que engrandeceré al propio maravilloso Dador. Además, las palabras que se expresan en armonía con la Palabra de Dios obran maravillas. Pondré en orden mi conversación. "Ninguna palabra corrompida [saldrá] de [mi] boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes" (Efesios 4:29). 39


Las palabras que confiesan la Palabra de Dios de veras obran maravillas. Mi confesión siempre precede a mi posesión. La palabra "confesión" significa "decir la misma cosa". Me atrevo a decir exactamente lo que Dios dice en su Palabra en todas las situaciones.

posesión de situaciones nada buenas (Proverbios 6:2). Se puede hacer confesión con la boca para enfermedad, derrota, atadura, debilidad, escasez y fracaso. Me niego a tener una confesión mala.

-hablar de falta de fuerzas cuando la Biblia dice: "Jehová es la fortaleza de mi vida" (Salmo 27: 1)?

Mis palabras obran milagros. Palabras de alabanza. Palabras con las que confieso la Palabra de Dios. Palabras de valiente autoridad con las que expulso el poder satánico. Palabras de cantos. Sí, las palabras son "las monedas del reino". [Hablo valientemente palabras que obran maravillas!

-hablar de derrota cuando la Biblia dice: "Somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó" (Romanos 8:37)?

HABLE DE ÉXITOS ... NO DE FRACASOS

¿Cómo puedo -hablar de enfermedades cuando la Biblia dice: "Por su llaga fuimos nosotros curados" (Isaías 53:5)?

-hablar de escasez cuando la Biblia dice: "Mi Dios [... ] suplirá todo lo que [me] falta" (Filipenses 4:19)? -hablar de ataduras cuando la Biblia dice: "El Hijo [me ha libertado]" (Juan 8:36)? Cuando pongo en orden mis palabras, Dios me manifiesta los beneficios de su gran salvación: "Con la boca se confiesa para salvación" (Romanos 10: 10). Con mi boca confieso para salvación, lo cual incluye sanidad, liberación, y todas las demás bendiciones espirituales y físicas que nos han sido provistas en Cristo. Mediante mis palabras venzo a Satanás (Apocalipsis 12: 11).

Hable de una nueva creación ... no de la vieja, la cual está llena de envidia y podredumbre. Declárelo: "Soy nueva criatura en Cristo Jesús; 'las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas' " (2 Corintios 5: 17). Hable de la justicia que le pertenece a usted en Cristo ... no de su indignidad. Confiéselo: "He sido hecho justicia de Dios en Cristo Jesús" (2 Corintios 5 :21).

También estoy consciente de que las palabras pueden provocar desatinos. La mayor parte de nuestros problemas son problemas ocasionados por la lengua (Proverbios 21 :21). Una confesión negativa precede a la

Hable el idioma del nuevo reino del amado Hijo de Dios en el cual vive usted ahora ... no del viejo reino de las tinieblas del cual fue trasladado. "Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados" (Colosenses 1:12-14).

40

41


Hable de que usted es un heredero de Dios y un coheredero de Jesucristo ... no de su vieja identificación como esclavo del pecado y de Satanás. Testifíquelo: "Tengo una rica herencia. He sido bendecido con todas las bendiciones espirituales. El Padre mismo me ama." Hable de que usted tiene la vida de Dios en su cuerpo mortal. .. no el viejo espíritu de inferioridad, fracaso y frustración. "En [Cristo] vivimos, y nos movemos, y somos" (Hechos 17:28). Hable de sanidad y de salud ... no de cuán enfermo se encuentra usted. Isaías 33:24 predice un tiempo futuro en el cual "no dirá el morador: Estoy enfermo". Es esa una buena práctica en la vida del reino ahora. No diga: "Estoy enfermo", sino hable la Palabra que sana: "Por su llaga soy curado." Hable de éxito económico, no de pobreza y miseria. Hable de éxito en el matrimonio, no de fracaso conyugal. "Entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien" (Josué 1:8).

ALEGRÍA EN ALTO GRADO "Regocíjaos en el Señor siempre. Otra vez digo: [Regocijaos!" (Filipenses 4:4). El diccionario define "regocijo" como "gozo expresado con alborozo y risas". El verdadero motivo de nuestro regocijo es el Señor mismo. "Estad siempre gozosos" (l Tesalonicenses 5: 16). Este atrevido mandamiento neotestamentario es un versículo que sólo tiene tres palabras; con todo, constituye un 42

gran reto. Por encima de toda otra consideración, los creyentes debemos ser personas alegres. Los que asocian la melancolía con la piedad falsifican la fe cristiana. "Y me goce en tu salvación" (Salmo 9:14). Cuando consideramos la gran salvación que por gracia tenemos, el resultado es un llamado a un alto grado de gozo y alegría. Salvación... ¡qué palabra! "[Regocijaos] de que vuestros nombres están escritos en los cielos" (Lucas 10:20). "Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos" (Lucas 6:23). ¿A qué día se refiere Cristo? Al día en que los hombres nos odien, nos echen de su compañía y nos vituperen. Entonces debemos regocijamos y no estar tristes. "Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso" (l Pedro 1:7,8). [Creer en Cristo constituye el secreto del regocijo constante! "Regocijo" significa alegría jubilosa. Puede que se manifieste en risa alegre. La verdadera vida llena del Espíritu a menudo producirá experiencias como las que ocurrieron en el día de Pentecostés, cuando a los exuberantes discípulos se los acusó de encontrarse ebrios de vino en horas tempranas del día. Se trataba, más bien, de una intoxicación del Espíritu que tuvo sorprendentes resultados. Así que nosotros tenemos acceso hoy a la misma fuente de gozo: la de ser llenos del Espíritu. "Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor" (Fili43


penses 3:1). He aquí algunas de las expresiones del rey David: "Dad voces de júbilo", "Batid palmas", "Alabadle con danza", "Exaltad su nombre", "Cantadle alabanzas", "[Oh, engrandeced al Señor!" Confiese esto ahora mismo: "Me regocijaré en el Señor siempre. Este alto grado de alegría resultará un verdadero antídoto del aburrimiento de la vida; un estímulo que eleva el alma, que despierta la imaginación y dota a la persona del ánimo necesario para lograr hazañas hasta entonces consideradas imposibles." Al estar lleno del Espíritu de Cristo, el individuo se hallará fuera de sí... ¡en Él!

UNA CANCIÓN EN EL CORAZÓN "Regocíjense los santos [... ] y canten sobre sus camas. Exalten a Dios con sus gargantas, y espadas de dos filos en sus manos" (Salmo 149:5,6). Es este un estilo de vida realmente temerario: [cultivar un corazón que cante! El mundo ha pervertido el canto haciendo que éste exprese pasiones pecaminosas. Tales canciones se tornan en uno de los más seductores agentes de tentación. No obstante, al convertimos, el Señor hace cosas maravillosas en favor nuestro. "y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová" (Salmo 40:2,3). Cuando lo acosen las dificultades, [aprenda a comba-

44

tirIas con una canción! Alabe a Dios por medio del canto; eso hará que usted se eleve por encima de las pruebas de toda índole. Existen dos secretos fundamentales para lograr mantener un corazón que cante: (1) manténgase lleno de la Palabra; (2) manténgase lleno del Espíritu. "La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales" (Colosenses 3:16). Cuando uno se mantiene lleno de la Palabra, hace que se produzca en su corazón una alegre canción. Confesar la Palabra en voz alta hace que brote del interior un himno de alabanza.

Mantenga firme su corazón con cánticos Recuerdo una ocasión en la que confronté una prueba muy severa, la cual parecía que acabaría oprimiendo mi espíritu y llevándome a una derrota frustrante. La necesidad era económica. Con valor comencé a afirmar: "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que [me] falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús" (Filipenses 4: 19). Me mantuve repitiendo el versículo durante unos quince minutos, declarándolo en alta voz vez tras vez. ¡Con el tiempo se convirtió en una genuina canción en mi corazón y en mi boca! Resistí la tentación de dudar mediante el canto de alabanzas a Dios. Al mantener firme mi corazón por

45


medio del canto, el Señor obró un milagro maravilloso en favor nuestro y suplió la necesidad. Ser lleno de la Palabra 10 motivará a "[cantar] con gracia en [su corazón] al Señor" (Colosenses 3:16). Luego, ser lleno del Espíritu producirá los mismos resultados. Efesios 5:18-20: "No os embriaguéis con vino, en 10 cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo." ¡La vida llena del Espíritu, vivida con el esplendor del Espíritu, es maravillosa! "Cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento" (1 Corintios 14:15). Cuando uno es controlado por el Espíritu, Él invariablemente inspirará muchos cánticos que brotarán del corazón. Todos los grandes movimientos del Espíritu en la historia se han caracterizado por haber tenido cánticos alegres e inspiradores. ¿Qué hizo Israel cuando Dios lo libró de Egipto con mano fuerte? "Entonces cantó Moisés y los hijos de Israel este cántico a Jehová] ... ] Jehová es mi fortaleza y mi cántico, y ha sido mi salvación (... ] y lo enalteceré" (Éxodo 15:1,2). ¿Qué ocasionó la más insólita intervención de Dios en la historia sagrada? "Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios[ ... ] Entonces sobrevino

46

de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron" (Hechos 16:25,26). Tal vez nuestra situación sea terrible en ocasiones, y quizá deploremos las dificultades que nos asedian. Pero nuestra situación casi siempre resulta suave cuando se la compara con 10 que le sucedió a Pablo y a Silas. Sus espaldas habían sido hechas trizas a latigazos, habían sido echados en aquella sucia y oscura mazmorra interior, y tenían los pies en el cepo. Pero esos hombres eran "justos confiados como leones" que podían cantar alabanzas a Dios aun hallándose en semejante situación. Dios intervino en favor de ellos, y Él también intervendrá en el nuestro, si demostramos la misma confianza viva e intrépida fe en nuestro Dios, alabándolo con cánticos aun cuando todo alrededor nuestro grite: "[Están derrotados!" No existe la derrota para el creyente que tiene una vida valiente y conoce este cántico: "Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús" (2 Corintios 2:14). "Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo" (Salmo 100:2). "Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra; al Dios de Jacob aclamad con júbilo" (Salmo 81: 1). [Dios se deleita con el cántico que usted le entona! No importa si tiene o no el talento del canto, usted canta

47


excelentemente cuando 10 hace para su Señor. Tal canción tiene un poder maravilloso: el poder de disipar la tristeza, de vivificar el espíritu, de inspirarlo a que sea valiente. En el cielo seremos un pueblo que canta. Aquí en la tierra podemos mantener nuestro coraz6n sintonizado con el cielo mediante nuestros cánticos. Llene su casa de cánticos. Enséñeles a sus hijos a cantar. [Las palabras expresadas con cánticos obran portentos!

UN SALVADOR PERSONAL Jesucristo desea ser un maravilloso Salvador personal para usted. "Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: [Regocijaos!" (Filipenses 4:4). No sólo un Salvador del pecado y del infierno, sino un Salvador de la enfermedad, del temor, de la ansiedad y de los trastornos mentales. Una dama de la provincia canadiense de Saskatchewan nos escribi6: "En sus programas radiales dice usted que ningún creyente tiene por qué sufrir jamás un colapso nervioso. Pero yo tengo muchos problemas. Mi marido está enfermo. Mi hijo está en el ejército en el extranjero. No tengo mucha estabilidad en mi puesto de trabajo. ¿C6mo puedo evitar verme llena de preocupaciones y de ansiedad y enferma de los nervios?"

.problemas. Y tiene derecho a preocuparse, a menos que crea en la Biblia y en Jesucristo como su Salvador personal. Pero si cree en Cristo y en la Biblia, como puede ver, el preocuparse en realidad no la beneficia en nada. La ansiedad jamás ha resuelto ningún problema, ni sanado ninguna enfermedad, ni saldado ninguna deuda. "No la condeno a usted por preocuparse. Con todo, he aquí un consejo positivo: Cristo su Salvador personal la ama y se interesa en usted. Él conoce sus problemas y promete librarla de sus preocupaciones. " '[Eche] toda [su] ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de [usted]' (l Pedro 5:7). Permita que Jesús tome cada preocupaci6n. Entonces ponga en práctica el alabar a Dios. La alabanza genuina es la prueba de su fe. ¡Regocíjese en Cristo su Elegido!" La vida es muy real y está llena de problemas de toda índole. La observaci6n del orden de Dios sanará su trastorno emocional. Paso a paso llévele sus preocupaciones y cargas directamente al Señor. Dios sí se interesa en las cosas pequeñas, tanto como en las grandes. "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oraci6n y ruego, con acci6n de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús" (Filipenses 4:6,7).

Mi respuesta a esta señora fue: "Tiene usted muchos motivos para preocuparse, por cuanto son grandes sus

Declare esto con gozo: "Me regocijo en Cristo mi Elegido. Él es mi Salvador personal del pecado, de la enfermedad, del temor, de la opresión, de las dudas y de

48

49


las preocupaciones. [Aleluya, aleluya, maravilloso, maravilloso Jesús!" "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1:12). "Tengo la mente del Señor" (l Corintios 2:16). Recíbalo por fe ahora y Él será su Salvador personal.

EL SEÑOR ES LA FORTALEZA DE MI VIDA El Señor es la fortaleza de mi mente; por tanto, tendré hoy pensamientos sanos y saludables. He de pensar en las cosas que son verdaderas, honestas, justas, puras, amables y de buen nombre. Una mente fuerte es una mente positiva: la mente de Cristo. "Tengo la mente de Cristo" (l Corintios 2: 16). El Señor es la fortaleza de mis oídos; por tanto, oiré bien hoy. Siete veces en Apocalipsis 2 y 3 aparece el mandamiento: "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice[ ... ]." Es de la mayor importancia que con mi mente renovada, sana y fuerte pueda escuchar lo que el Espíritu me dice.

me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; [me] despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios." Evitaré hablar palabras que sean negativas, destructivas, corrompidas, críticas, duras y carentes de bondad. El Señor es la fortaleza de mi corazón; por tanto, tendré un latir bueno y sano durante el día de hoy. Mi oración será: "Señor, sé Tú la fortaleza de mi corazón físico mientras te sirva en esta tierra. Sí, setenta años y debido a mi fortaleza hasta ochenta años o más." [Oh, corazón, haz tu buena obra durante este día! El Señor es la fortaleza de mis manos; por tanto, todo lo que hallen que hacer lo harán con toda su fuerza. El Señor es la fortaleza de cada órgano, tejido, hueso, fibra, nervio y célula de mi cuerpo. El Señor es la fortaleza de mi vida desde la coronilla de mi cabeza hasta la planta de mis pies. El Señor es la fortaleza de mi vida, de toda mi vida: espíritu, alma y cuerpo. Él le infunde fuerza al hombre oculto de mi corazón.

El Señor es la fortaleza de mi boca; por tanto, hablaré palabras que sean edificantes, que ministren gracia a los que me oigan. En Isaías 50:4 leemos: "Jehová el Señor

Mi declaración para el día de hoy: Daniel 1l :32: "Mas el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará." Salmo 29:11: "Jehová dará poder a su pueblo; Jehová bendecirá a su pueblo con paz." Filipenses 4:13: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece [no que me debilita]." Nehemías 8: 10: "El gozo de Jehová es [mi] fuerza." Deuteronomio 33:25: "Y como tus días serán tus fuer-

50

51

El Señor es la fortaleza de mis ojos; por tanto, tendré buena visión hoy. Miraré a los demás con ojos de amor, bondad y buena voluntad.


zas." 2 Corintios 12:10: "Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte." "Jehová es la fortaleza de mi vida." Afirmo cinco veces:

"Jehová es la fortaleza de mi vida."

"Jehová es la fortaleza de mi vida."

"Jehová es la fortaleza de mi vida."

"Jehová es la fortaleza de mi vida." Pongo mi pensamiento en la fortaleza. Creo en la fuerza que el Señor da. Hablo de ella. Joel 3:10: "Diga el débil: Fuerte soy." Confieso que soy fuerte. Digo a menudo: "Fortaleza, fortaleza, fortaleza", según le comunico a mi espíritu la Palabra. [Gloria a Dios! Yo, - Señor es la fortaleza de mi vida.

, afirmo que el

GOZO INEFABLE "Regocíjense los santos por su gloria, y canten aun sobre sus camas. Exalten a Dios con sus gargantas, y espadas de dos filos en sus manos[ ... ]. Gloria será esto para todos sus santos. Aleluya" (Salmo 149). Cada creyente tiene en su boca ya bien ninguna alabanza, un bajo nivel de alabanza o un alto nivel de alabanza. No tener ninguna alabanza es señal de desobediencia, 52

carnalidad e ingratitud. "Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido" (Romanos 1:21). Tener un bajo nivel de alabanza evidencia tener poca comunión con Dios, o que nos falta el conocimiento de cómo dejar que el Espíritu fluya a través de nosotros. Tener un bajo nivel de alabanza es generalmente nuestro esfuerzo de alabar a nivel del hombre natural. Un bajo nivel de alabanza es algo superficial, débil, parco y logra mucho menos que un alto nivel de alabanza. Un alto nivel de alabanza es producto de que el Espíritu fluya desde lo más íntimo de nuestro ser. Jesús declaró: "El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva" (Juan 7:38). Un alto nivel de alabanza evidencia una vida llena de gozo. "Cantad alegres a Jehová, toda la tierra; levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos" (Salmo 98:4). Tal gozo del Señor es nuestra fortaleza. Un nivel de alabanza alto equivale a alabanzas fuertes. Un alto nivel de alabanza es espontáneo, constante, "por todo", "continuamente", "siempre". Un alto nivel de alabanza es la expresión del Espíritu a través de uno mediante cánticos espirituales, manifestaciones espirituales, expresiones tanto con el entendimiento como con las lenguas del Espíritu. "El sacrificio de alabanza" comienza a menudo con un bajo nivel, como la primera y la segunda velocidad 53


de un coche, y luego pasa al nivel alto cuando se entra en el fluir del Espíritu.

.Espíritu Santo. ¿Por qué no eres lleno del Espíritu, y podrías ser entonces Don el Bautista!"

El alto nivel de alabanza es armonioso, a menudo ruidoso, y siempre es una evidencia de que "la espada de dos filos" está en el corazón y en la boca de usted.

Llegó el tiempo de vacaciones del día de Acción de Gracias, y me dieron tres días libres en mi instituto bíblico. Tomé la siguiente resolución: "No me voy a dar por vencido. Recibiré el bautismo en el Espíritu Santo ahora." La Biblia resalta grandemente la virtud de la perseverancia (Jeremías 29:13; Mateo 11:12).

¿Qué clase de alabanzas hay en la boca de usted?

UN MENSAJERO DE BUEN ÁNIMO Voy a relatar cómo recibí el bautismo en el Espíritu mientras me desempeñaba como joven ministro bautista:

Recibí luz en mi espíritu de que el bautismo del Espíritu Santo era una dádiva. Hechos 2:38: "Recibiréis el don del Espíritu Santo."

Había leído muchos libros en favor y en contra de la recepción del bautismo en el Espíritu. Mi decisión: Deseaba 10 que habían recibido en el libro de los Hechos en los capítulos 2, 10 Y 19.

¿Cómo recibe uno un regalo? Claro está que no lo hace mendigando, rogando, llorando ni demorándose. Sencillamente, lo toma uno y dice "Gracias".

Dediqué muchas horas hincado de rodillas en el altar de oración, rogándole a Dios que me diera esa investidura de poder que Jesús prometió en Lucas 24:49: "He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde los alto."

Mucho me llamó la atención la práctica de los 120 creyentes que lo recibieron originalmente. ¿Qué hicieron ellos? "Y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios" (Lucas 24:53). Su atención no estaba tanto en la dádiva como en el Dador a quien ellos exaltaban, adoraban y bendecían.

Pasaban los meses, y todavía me hallaba sin esa experiencia bíblica. Me veía obstaculizado por el miedo: el temor de que ya no sería más aceptado como ministro bautista. Tenía yo profundas raíces en esa gran denominación. Había conocido a Cristo y había sido llamado a predicar en mi querida iglesia bautista. Una noche recibí el siguiente desafío: "Juan el Bautista fue lleno del

Aquella noche del día de Acción de Gracias, al empezar a alabar a Dios con un corazón sincero y dispuesto recibí lo que habían recibido los apóstoles: comencé a hablar en otras lenguas según el Espíritu me capacitó a hacerlo. ¡Aleluya! [Qué inmensa gloria llenó mi alma! Durante días caminé gozando del éxtasis que me producía Aquel que había llenado todo mi ser. Pero, lo más

54

55


importante de todo era que había recibido un nuevo poder que me capacitaba para ganar almas para Cristo. Usted también puede recibir este maravilloso bautismo del Espíritu. ¿Cómo? Tome conciencia de su necesidad. Ponga a un lado sus temores. Desarrolle hambre espiritual. No se dé por vencido. [Alabe directamente al poderoso Bautizador y lo recibirá!

FE PARA LA ECONOMÍA FAMILIAR

Carta abierta a los padres y a los responsables de proveer para su familia Estimado padre: Como padre y proveedor de su familia, conozco la manera en que reacciona su sincero espíritu a las desafiantes palabras de 1 Timoteo 5:8: "Porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo." Durante los primeros once años fui el proveedor de la familia de Don Gossett, y experimenté constantes obstáculos y dificultades para hacerlo. Convertirme en el orondo y feliz padre de cinco hijos para cuando contaba con veintiocho años de edad multiplicó mis dificultades, claro está, por cuanto ello significaba inflexibles exigencias económicas. Mi incapacidad de hacerles frente a mis compromisos a tiempo a menudo nos hacía pasar vergüenzas. Los gastos inesperados, conocidos como "gastos imprevistos", agotaban mis recursos y me mantenían en constante zozobra. 56

En el mes de octubre del afio 1961 nos hallábamos viviendo en Canadá, en la hermosa ciudad isleña de Victoria, en la Columbia Británica. No obstante, nuestra situación económica era tan deplorable que vivir allí no resultaba una experiencia agradable para nosotros. Entonces sucedió algo ese mes que cambió nuestra situación con respecto a cuestiones económicas. Lo que aconteció fue que después de once años de derrota y casi de desesperanza, Dios ministró directamente a nosotros y por medio nuestro de modo que fuéramos capaces de suplir todas nuestras necesidades durante los últimos treinta afios de nuestra vida. Lo que transformó nuestra situación fue una vigilia de oración que duró toda la noche. Joyce y yo derramamos nuestro corazón ante Dios. Quizá nunca pueda olvidar las oraciones de mi esposa aquella noche. Jamás había oído a nadie orar tan francamente a nuestro Padre celestial. De ningún modo lo que habíamos puesto delante de Dios había consistido en una retahíla de quejas. Al concluir aquella vigilia de oración tuvimos conciencia de que nuestras necesidades serían suplidas siempre desde esa noche en lo adelante. Y lo han sido, [gloria a Dios! Dios me hizo partícipe de un "secreto" de fe para la economía familiar que nunca ha fallado. Él me dio "Mi lista de nunca más", como la base de un cambio total en mi vida. El punto 2 dice: "Nunca más confesaré escasez, por cuanto 'Mi Dios, pues, suplirá todo lo que [me] falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús' (Filipenses 4: 19)." El Señor me reveló cómo había limitado 57


que Él supliera mis necesidades debido a que siempre hablaba acerca de mi falta de dinero, de mis cuentas pendientes de pago, etc. Dios me preguntó mediante Amós 3:3: "¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?" No podría caminar con Dios en holgura económica si estaba en desacuerdo con Él. ¿De qué forma estaba en desacuerdo con Él? Al estar en desacuerdo con su Palabra. Entonces la Palabra de Dios se convirtió en mi nuevo testimonio. Me puse de acuerdo con Dios; me puse en desacuerdo con el diablo, quien estaba manteniendo su mano opresora en mis asuntos económicos. Nunca más hemos sido víctimas de escasez de dinero para los gastos de la familia. Existen principios que he aprendido, los cuales se hallan en la Palabra de Dios. El Señor honra la labor dura y diligente de sus hijos. El trabajo es generalmente el modo en que Dios suple nuestras necesidades. Muchas veces el Señor ha suplido mis necesidades por medio de mis libros. Ser autor requiere que uno trabaje arduamente. Pasarse la noche sentado en un tren para llevarle un manuscrito a un editor también es algo tedioso. No obstante, mucho más recompensante que las utilidades monetarias han sido los millares de vidas transformadas por las palabras que he escrito bajo la dirección iluminadora del Espíritu Santo.

también hablamos." La fe es liberada o expresada con nuestra boca. Hable su fe. O sea, hable la Palabra. Diga a menudo: "Mi Dios suplirá todas mis necesidades." Esas son seis palabras que 10 harán vencer, de la misma manera que me han hecho triunfar económicamente a mí. Dios verdaderamente se cerciora de que se cumpla su Palabra. No tengo la menor duda: "Lo que se dice es lo que se obtiene." Hable de escasez de dinero, de cuán difíciles le van sus asuntos y obtendrá lo que dice. Lo estimulo a que confiese a menudo: "Tengo fe de que las necesidades de mi hogar serán suplidas. Gracias, Padre, por tus riquezas ahora." Con las palmas de sus manos abiertas, extiéndaselas a su Padre y reciba de Él. Con amor, Don Gossett

MÁS QUE VENCEDORES "Somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó" (Romanos 8:37).

Pero no sólo mediante el trabajo, sino por medio de la fe. Se puede detectar la fe que uno posee en las palabras que expresa. 2 Corintios 4: 13: "Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual

Soy más que vencedor por medio de Cristo. La muerte y resurrección de Jesús me han provisto salvación y vida abundante. El poder de resurrección de Cristo Huye por mis venas, me infunde vigor y me capacita para vencer cualquier obstáculo que Satanás interponga en mi camino. Me pongo enhiesto en mi hombre interior y declaro con intrepidez: ¡Soy más que vencedor por medio de Cristo!

58

59


Filemón 6 promete que "[mi] fe [será] eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en [mí] por Cristo Jesús". Este es un bien que está en mí: ¡Soy más que vencedor por medio de Cristo! Hablar tal verdad con persistencia produce en mí una constante insistencia en una vida de victoria. Según mis oídos oyen a mis labios hablar la Palabra de Dios, mi fe crece, porque "la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios" (Romanos 10:17). Con una nueva infusión de fe y de poder expreso lo que Dios dice acerca de mi persona: ¡Soy más que vencedor por medio de Cristo! Me niego a abrigar dudas que sugieran que soy menos de lo que Dios dice que soy. El asunto no se presta a ninguna conjetura. Se trata de un hecho real: ¡Soy más que vencedor por medio de Cristo! Cuando la depresión o el desaliento intentan invadir mi espíritu, sugiriéndome que diga: "Pero en realidad no me siento vencedor. .. ", me olvido de mis sentimientos y me concentro en la Palabra de Dios. Esta es mi declaración de fe y no de sentimientos: ¡Soy más que vencedor por medio de Cristo! Cuando me siento tentado a renegar de mi posición de confesión positiva por miedo a que la gente se ría si me oye hablar con tal confianza, recuerdo que lo que estoy confesando es la Palabra de Dios. Me niego a ser influido por la multitud incrédula. Cierro mis oídos a la duda y al ridículo. En su lugar, abro mi boca para declarar valientemente lo que Dios dice en cuanto a mi persona: ¡Soy más que vencedor por medio de Cristo!

60

Resisto el socavador pensamiento que dice: "Eso no funciona contigo... " Sé que lo que hablo es la pura Palabra de Dios, y he aquí lo que dice Dios con respecto a su Palabra: "Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié" (Isaías 55:11). La Palabra de Dios prospera en mí ... ¡haciéndome más que vencedor por medio de Cristo! Cuando Satanás susurra incansablemente: "Has fracasado otra vez ... ", rechazo su voz condenatoria. En lugar de ello respondo con la Palabra de Dios que dice que ¡soy más que vencedor por medio de Cristo! Expreso mi decisión de ser más que vencedor... no una víctima derrotada. Confieso constantemente estas declaraciones pletóricas de fe e inspiradoras de confianza: • "El pecado ya no me domina" (véase Romanos 6:23). Soy más que vencedor sobre el pecado. • Ya que "Jehová es el que sana todas mis dolencias" (véase Salmo 103:3), soy más que vencedor sobre la enfermedad. • Me pongo de acuerdo con el rey David y digo: "No temeré mal alguno, por cuanto Jehová estará conmigo" (véase Salmo 23:4). El miedo no tiene cabida en mi corazón. Soy más que vencedor sobre el temor. • Al declarar: "Mayor es el que está en mí que el que está en el mundo" (véase 1 Juan 4:4), soy más que 61


vencedor sobre Satanás. Poniendo énfasis en las palabras realzadas en negrillas, proclamo: ¡Yo soy más que vencedor por medio de Cristo! i Yo soy más que vencedor por medio de Cristo! ¡Yo soy más que vencedor por medio de Cristo! ¡Yo soy más que vencedor por medio de Cristo! ¡Yo soy más que vencedor por medio de Cristo! ¡Lo que confieso es lo que poseo! Yo, ' confieso que soy más que vencedor por medio de Cristo que me ama. Poseo la capacidad sobrenatural de Dios de ser más que vencedor.

ESTOY CONVENCIDO DE QUE DEBEMOS SER VALIENTES Deseo decirles por qué estoy convencido de que, como creyentes, debemos ser intrépidos. "El justo está confiado como un león" (Proverbios 28: 1). Usted y yo somos justos por medio de Cristo, y Dios espera que los justos estemos confiados como leones.

una cualidad inherente de Cristo. "Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan [... ] les reconocían que habían estado con Jesús" (Hechos 4: 13). Estoy convencido, porque el anhelo de ser valerosos era la pasión de los creyentes de la iglesia primitiva. Ellos habían sido llenos del Espíritu Santo, se les había confiado el uso del nombre de Jesús y se les había dado la Palabra de Dios. Sin embargo, cuando todos oraron, he aquí lo que pidieron: "Y concede a tus siervos que con todo denuedo [o valor] hablen tu palabra" (Hechos 4:29). Estoy convencido, porque el Espíritu Santo produce tal intrepidez santa. Leemos que los cristianos primitivos "fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios" (Hechos 4:31). Hay tres pecados contra el Espíritu Santo que, según la Biblia, podemos cometer los creyentes: resistir al Espíritu, apagar el Espíritu y contristar al Espíritu. Si no los cometemos, y en vez de ello nos rendimos al Espíritu, Él hará que seamos valerosos.

Estoy convencido, porque Jesús fue valiente. "Mirad, [Jesús] habla públicamente [o sea, abiertamente, sin temor]" (Juan 7:26). Ser valiente significa ser confiado, valeroso, temerario e intrépido. Jesús fue nuestro ejemplo con respecto a todas esas cualidades.

Estoy convencido, debido al poder del nombre de Jesús. En Hechos 9:27 y 29 se nos dice cómo habló Pablo valientemente en el nombre de Jesús. Cuando aprendemos que Dios le ha dado a Jesús un nombre sobre todos los demás nombres (Filipenses 2:9-11), y que Jesús nos ha confiado el uso de su poderoso nombre, seremos valientes y hablaremos en su nombre contra las enfermedades, los temores, la escasez y las necesidades económicas.

Estoy convencido, por cuanto la valentía es, en efecto,

Estoy convencido, porque hablar la Palabra valiente-

62

63


mente produce señales y milagros que confinnan esa Palabra. Hechos 14:3: "Por tanto, se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con denuedo, confiados en el Señor, el cual daba testimonio a la palabra de su gracia, concediendo que se hiciesen por las manos de ellos señales y prodigios." Pedro y Juan hablaron valientemente en la puerta La Hermosa, j y el inválido fue sanado milagrosamente! Felipe fue intrépido cuando viajó hasta la malvada Samaria, y el Señor obró poderosamente por medio de él, efectuando grandes milagros.

EL ABECEDARIO DE LA SANIDAD DIVINA

Estoy convencido, debido a la bendición que viene como resultado de la oración intrépida. "Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro" (Hebreos 4: 16). La oración valiente no es necesariamente una oración que se exprese en voz muy alta. Significa orar con verdadera confianza y seguridad. La oración intrépida significa también "orar en grande", o esperar grandes cosas de Dios mediante la oración. (Léanse Jeremías 33:3; Marcos 11:24 y Juan 16:23.)

B. "Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma" (3 Juan 2).

Estoy convencido de que debemos ser intrépidos a la hora de ofrendar. 2 Corintios 9:6: "Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará." Dar con intrepidez significa dar abundante, liberal y alegremente. 64

(Veintiséis textos bíblicos capaces de operar milagros de sanidad divina)! A.

c.

"Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo" (Proverbios 4:20-22).

"Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí" (Salmo 51: 10).

D. "Haz bien a tu siervo; que viva, y guarde tu palabra" (Salmo 119: 17).

E. "La oración eficaz del justo puede mucho" (Santiago 5:16). 1

Nota del traductor: En el original inglés aparecen realzadas en negrillas las palabras del versículo que comienzan con la correspondiente letra del alfabeto inglés.

65


F. "Y no olvides ninguno de sus beneficios[ ... ]. El que sana todas tus dolencias" (Salmo 103:2,3). y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él" (Hechos 10:38).

G. "Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo

H. "El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias" (Mateo 8: 17).

N. "Y por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros" (Hechos 3:16).

O. "Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho afias, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?" (Lucas 13: 16).

P. "Y el poder del Señor estaba [presente] con él para sanar" (Lucas 5: 17).

I. "Yo soy Jehová tu sanador" (Exodo 15:26).

J. "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos" (Hebreos 13:8).

K. "¿ü ignoráis que vuestro cuerpo es templo del

Q. "El que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros" (Romanos 8:11).

Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuest ro espíritu, los cuales son de Dios" (1 Corintios 6:19,20).

R. "Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y

L. "Sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán" (Marcos 16:18).

U. "Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nace-

M. "El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos" (Proverbios 17:22). 66

huirá de vosotros" (Santiago 4:7). S. "Envió su palabra, y los sanó" (Salmo 107:20).

T. "Hablad de todas sus maravillas" (Salmo 105:2). rá el Sol de justicia, yen sus alas traerá [sanidad]" (Malaquías 4:2).

V. "Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos" (Lucas 6: 19). 67


W. "Y por su llaga fuimos nosotros curados" (Isaías 53:5). X. "Porque de él es mi esperanza" (Salmo 62:5).

Y. "El que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila" (Salmo 103:5). Z. "Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia" (l Corintios 14:12).

LOS DICHOS SUAVES: MEDICINA PARA LOS HUESOS (Proverbios 16:24) Los dichos suaves son las palabras que agradan a Dios. Tales palabras siempre concordarán con su Palabra y con las palabras que Él nos dirija que hablemos. Dios declara: "El que sacrifica alabanza me honrará" (Salmo 50:23). Los dichos suaves, aquellos que agradan a Dios, son palabras de alabanza y palabras expresadas en armonía con su Palabra. Tales dichos suaves de alabanza producen beneficios con respecto a nuestra salud. Cuando la alabanza se convierte en un estilo de vida, Dios resulta glorificado y manifiesta los beneficios de su salvación. ¡La salvación incluye la sanidad divina! Satanás, el opresor (Hechos 10:38), es la causa de nuestros problemas de salud y de nuestros desequilibrios mentales. Satanás es alérgico a la alabanza, de manera que siempre que haya una constante y victoriosa alabanza, él 68

resultará paralizado, atado y desterrado. La alabanza crea una atmósfera en la que habita la presencia de Dios (Salmo 22:3). Por 10 que la alabanza es el escudo más eficaz para resguardamos de Satanás y de sus ataques. La alabanza es una señal que se le envía a Satanás de que está derrotado; es el arma más devastadora que podemos esgrimir en nuestra lucha en su contra. Cuando David Wilkerson estaba en la etapa inicial de su labor entre las pandillas de la ciudad de Nueva York, se topó con un grupo de muchachos en una esquina de la ciudad. Al aproximarse a ellos, se vieron señales de que se preparaban para atacarlo. David continuó avanzando hacia ellos mientras buscaba la dirección del Señor. En el instante en que éstos parecían listos para echarse sobre él, David súbitamente dio varias palmadas y gritó: "[Gloria a Dios!" Al hacerlo, la pandilla entera rompió filas y huyó. La única explicación lógica es que esos muchachos se hallaban bajo el dominio de espíritus inmundos en los que cundió el pánico al oír el grito de alabanza. [Los dichos suaves de alabanza hablados por David llegaron a ser, literalmente, medicina para sus huesos! "Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina para los huesos" (Proverbios 16:24). Si ponemos al revés ese texto diría: "Las palabras desagradables son amargura, rencor y malas intenciones, cosas que serían devastadoras para el alma. Ellas destruirán tu salud y tu bienestar." Los dichos suaves no son únicamente bocadillos deleitosos. [Los dichos suaves son poderosos porque se

69


hallan en armonía con el cielo, dispensan beneficios de salud y se caracterizan por estar saturados de alabanza!

¡CUÁN EFICACES SON LAS PALABRAS RECTAS! (Job 6:25) Existe en la boca de usted la grandiosa facultad de hablar palabras adecuadas que sean, en su operación, eficaces y dinámicas. Hable en el nombre de Jesús. "Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él" (Colosenses 3:17). No es superstición ni misticismo alguno pronunciar a menudo su maravilloso nombre. "Torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado" (Proverbios 18:10).

las enfermedades que salieran de la gente. En Nagercoil ocurrieron setenta y siete milagros sorprendentes. Resultados semejantes ocurrieron en Trivandrum. Usted también puede recibir sanidad mediante el nombre de Jesús. "Y por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros" (Hechos 3:16). Tuve el inmenso gozo de guiar en la India a decenas de miles de personas a poner su fe en Jesucristo para salvarse. [Esas multitudes recibieron vida eterna al creer en la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo y confesarlo como Señor de su vida! Usted también puede ser salvo ahora mismo. "Pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo" (Romanos 10:12,13).

Jesús nos dio el derecho de hablar en su nombre. El vocablo "pedir" de Juan 14:13,14 implica "ordenar en el nombre de Jesús" a las enfermedades, a los demonios y a las circunstancias adversas que se aparten de nosotros. El "pedir" de Juan 15:16 y 16:23,24 se refiere a orar al Padre en el todopoderoso nombre de Jesús. Jesús es el nombre que está sobre todo otro nombre (Filipenses 2:9-11). ¡Cuán eficaz es su majestuoso nombre! Lo reto a que mencione usted su nombre a menudo. Diga ahora mismo "Jesús" tres veces.

El señor George Gallup en su encuesta religiosa internacional descubrió que de todos los pueblos del mundo, el de la India era "el más hambriento de Dios".

En mis campañas evangelístieas en Nagercoil, Tamul Nadú, y Trivandrum, Kercla, India, confronté a millares de personas cada noche en nuestras cruzadas al aire libre. Vez tras vez invoqué el nombre de Jesús para ordenar a

Puedo afirmar, después de haber invertido gran parte de mi vida en ese país de 900 millones de habitantes, y luego de haber ministrado a sus corazones hambrientos, que de las 40 naciones por las que he ido llevando el

70

71

Las palabras de alabanza son palabras eficaces. La alabanza es la bujía de encendido de la fe, lo único que hace falta para lograr que nuestra fe alce vuelo y nos posibilite pasarle por encima al mortal escepticismo. Exprese usted a menudo palabras de alabanza.


evangelio, ¡el pueblo de la India ha sido el más hambriento de todos! En Nagercoil, Tamul Nadú, nos quedamos en el hotel Cape, en la parte más meridional de la India, sitio en que convergen el océano Índico, el mar Arábigo y la bahía de Bengala. Al viajar en coche a la ciudad dos veces al día con objeto de celebrar nuestras reuniones, pasábamos por sembrados de arroz, montañas escarpadas y ríos en los que la gente se bañaba y lavaba la ropa. No obstante, casi en todas las carreteras había filas de gente, de preciosa gente por la que murió Jesús. En las cruzadas acudían por decenas de miles a recibir a Jesucristo al creer en su resurrección y confesarlo como Señor de la vida de ellos.

palabra primero. Compartió cómo había él caminado por todo el terreno del estadio de la Policía donde se celebraba la campaña. [Estimó que, durante la noche de clausura, hubo una asistencia de 150.000 personas! Siento anhelo, sinceramente, de regresar vez tras vez a las multitudes de la India.

MIEDO ESCÉNICO

"El temor del hombre pondrá lazo" (Proverbios 29:25).

El hermano David, un pastor de Madrás, fue mi intérprete de lengua tamil. Mi intérprete de malalam lo fue el hermano Samuel, ministro de las Asambleas de Dios. Ambos hermanos habían memorizado extensos trozos de las Escrituras. Debido a ello, podía yo citar versículos enteros de una vez sin detenerme. Estos buenos intérpretes tradujeron mis palabras fielmente. Resultaba un verdadero gozo predicar fluidamente el evangelio por intermedio de esos caballeros. Estaban tan ungidos del Espíritu Santo como yo.

Los sudores fríos producto del miedo escénico son sinónimo de temor y de una falta de valentía rayana en la cobardía. ¿Cuáles son los síntomas? Desearía ser usado por Dios, pero les tiene miedo a las opiniones que la gente tengan de usted. Le gustaría hablar de Jesús, pero se ve limitado por el temor al hombre. Desearía ser intrépido en la utilización del nombre de Jesús, y se retrae debido a que le teme al fracaso, o a que alguien lo critique. Le encantaría poner las manos sobre los enfermos para que sanen, pero se retrae porque tiene miedo de que lo llamen "curandero" o "fanático". Dios le advierte: "Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma" (Hebreos 10:38).

El señor Chandry, funcionario del gobierno de la Inelia nos recibió en el aeropuerto de Trivandrum. Él nos dio una cordial bienvenida a su país. En un desayuno de despedida antes de nuestra partida, nos reunimos con los pastores y los funcionarios. El señor Chandry tomó la

De niño padecí de fuertes ataques de sudores fríos producto del miedo escénico. El primer día de clases mantuve mi cabeza todo el tiempo encima del pupitre, porque no quería mirar a los demás niños ni que ellos me miraran a mí. Cuando llegaban visitantes a mi casa,

72

73


acostumbraba esconderme en un gabinete o meterme debajo de la cama para no tener que confrontar a ningún desconocido. ¡Qué complejos padecía yo! ¡Y qué reales me resultaban! He batallado toda mi vida con la tendencia de evitar mirar a las personas los ojos, que de seguro es otro de los síntomas de esa aberración conocida como miedo escénico. Cuando me eligieron presidente del cuerpo estudiantil de mi escuela secundaria, me costaba trabajo hablar mientras servía de director de las asambleas del cuerpo estudiantil, las cuales me resultaban un verdadero martirio. Además, he tenido que batallar mucho con una propensión muy grande de tratar de agradar a los demás. Pero Dios me ha ayudado. Me siento endeudado con los que se ven víctimas de los sudores fríos del miedo escénico. Me hice eco de las palabras que le habló Dios a Moisés: "Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar" (Exodo 4:12). Dios prometió estar con mi boca, del mismo modo que estuvo con la de Moisés. Aprendí a hablar con soltura, en vez de con vacilación e indecisión.

por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra [... ] que con denuedo hable de él, como debo hablar." Ello me ha conferido autoridad y una intrépida forma de expresión dada por Dios. ¡Qué contraste tan grande con el de habemos visto gobernados por los sudores fríos del miedo escénico con sus característicos hábitos de expresión negativos y vacilantes! Lo desafío a que se libere del miedo escénico (que es una mezcla de temor y cobardía). La vida es muy corta para que se vea uno atado por el temor a las opiniones de los demás. Cuando Dios desee fluir a través de usted mediante uno de los dones del Espíritu Santo, o que sea usted usado por Él en un ministerio sobrenatural a los oprimidos, dé un paso al frente sin temor alguno para que Él pueda usarlo. Al verme confrontando multitudes de miles de personas noche tras noche en la India durante nuestras campañas evangelísticas, cuán agradecido le estoy a Dios de que me haya librado del miedo escénico. Cuanto más intrépida ha sido mi fe, tanto mayores han sido mis victorias en la salvación de las multitudes y en la sanidad de los enfermos.

He aquí las oraciones clave que he empleado para vencer el miedo escénico. Hago diariamente la misma oración que Dios contestó tan poderosamente a los creyentes de la iglesia primitiva: Hechos 4:29.30: "Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús." Y esta otra vehemente petición, la de Efesios 6: 19,20: "Y [orad]

Lo exhorto a que sea liberado del miedo escénico. Dios no le ha dado a usted espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2 Timoteo 1:7). Existe para cada día del afio un versículo bíblico contra el temor. Fortalézcase con estas palabras: "Porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador;

74

75


no temeré 10 que me pueda hacer el hombre" (Hebreos 13:5,6). Ame a sus hermanos en Cristo. Honre a todos los hombres. Pero nunca le tema a nadie, ni a 10 que pueda hacerle a usted ningún hombre. Lo que confiese será 10que posea. Lo que diga será 10 que obtenga. Diga con intrepidez: "Dios me libra de todo espíritu de temor. Ya no me veré atado por las opiniones de nadie. Soy libre en Jesús. Haré intrépidamente la voluntad de Dios para mi vida. Con toda confianza ministraré en el nombre de Jesús, sin que nadie me 10 pueda impedir. El temor no tendrá cabida alguna en mi corazón."

LO QUE DIGA SERÁ LO QUE CONSEGUIRÁ

(Amós 3:3). Jamás podrá usted andar con Dios en bendición, triunfo y abundante provisión en tanto que se mantenga en desacuerdo con su Palabra. He aquí el secreto: usted obtiene 10que dice cuando concuerda con la Palabra de Dios. Diga 10 que Dios dice acerca de su vida. Diga 10 que Él dice con respecto a su salud, su economía, su vigor, su unción, su poder; y con respecto a todas las bendiciones que el Señor le ha prometido en su Palabra. "Para que la participación de tu fe sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en vosotros por Cristo Jesús" (Filemón 6). La fe de usted se toma eficaz; o sea, [obtiene buenas y grandes cosas de parte de Dios al reconocer todo 10 bueno que hay en usted en Cristo Jesús! Reconocer significa decir 10 que Dios dice, concordar con la Palabra, afirmar las promesas. Significa declarar 10 que usted es en Cristo, 10que posee en Él, 10 que puede realizar por medio de Él.

¿Por qué obtendrá 10 que diga? Jesús declaró enfáticamente: "Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho 10 que dice, 10 que diga le será hecho" (Marcos 11:23). Esta es una promesa bíblica solemne. Antes de explicarle cómo obtener 10 que diga, deseo adelantarle una palabra de advertencia: ya que uno obtiene 10 que dice, nunca diga nada que no desearía obtener. "El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias" (Proverbios 21:23). Además, Jesús dijo "que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado. y por tus palabras serás condenado" (Mateo 12:36.37).

"Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca yen tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos" (Romanos 10:8). ¿Cómo funciona este asunto de la palabra de fe? Se trata de la Palabra en la boca y en el corazón de usted. i Cuando el corazón y la boca suya fluyan en armonía, tal fe será eficaz y se tomará en victoria!

"¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?"

• Diga: "Y donde está el Espíritu del Señor, allí hay

76

• Diga: "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús" (Romanos 8:1). y obtendrá liberación de la condenación.

77


libertad" (2 Corintios 3:17), y obtendrá libertad en el Señor, por cuanto su cuerpo es la morada del Espíritu Santo.

• Diga:"Mi Dios, pues, suplirá todo 10que [me] falta" (Filipenses 4: 19), y obtendrá provisión para todas sus necesidades.

• Diga: "Estoy 'echando toda [mi] ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de [mí]' " (l Pedro 5:7), y conseguirá una vida "libre de preocupaciones", por cuanto toda su ansiedad ha sido echada sobre el Señor,

• Diga:"Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4: 13), y obtendrá el poder de Cristo para ser una persona triunfadora en la vida.

• Diga:"Y por cuya herida fuisteis sanados" (l Pedro 2:24), y obtendrá sanidad para todas sus enfermedades.

Usted ya ha leído, así que ahora gócese. Ponga en práctica la nueva inspiración obtenida mediante el estudio de este mensaje.

• Diga:"Cristo Jesús [me] ha sido hecho por Dios sabiduría" (l Corintios 1:30), y obtendrá sabiduría para hacerles frente a todas las crisis de la vida.

Ya que el gozo del Señor le pertenece ahora, recuerde que ese gozo sólo se mantendrá e incrementará en tanto que alabe usted al Señor y, con amor, sirva a los demás.

• Diga:"Dios [me lleva] siempre en triunfo en Cristo Jesús" (2 Corintios 2:14), y obtendrá la victoria en todo.

Me gustaría mucho tener noticias suyas. Tenga la bondad de decirme lo que este mensaje del cristianismo gozoso ha hecho por usted.

PALABRAS FINALES

• Diga:"Porque mayor es el que está en [mí] que el que está en el mundo" (l Juan 4:4), y obtendrá autoridad y dominio sobre las obras del diablo. • Diga:"Jehová es la fortaleza de mi vida" (Salmo 27: 1), y obtendrá vigor para el día. • Diga:"Dios me ha dado a mí la medida de la fe" (Romanos 12:3), y obtendrá toda la fe que usted necesita para ser vencedor en la vida. • Diga:"Dios no me ha dado espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio" (2 Timoteo 1:7), y obtendrá liberación del temor. 78

79

Don Gossett - La unción clave de la alegría  

¿Seráestoloqueleestáfaltandoasu vida?¿Viveustedunavidallenade felicidadcomoDiosdeseaparausted? Enestelibro,DonGossettcomparte cómoustedpudie...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you