Issuu on Google+

Cómo guardar el Sábado. Éstos son algunos principios básicos que responden a muchas de las preguntas que se han estado efectuando sobre el tema. A menos que usted sepa el PROPÓSITO del Sábado, no podrá entender el POR QUÉ debe observarlo. Por Rod Meredith (Artículo Buena Nueva - Oct. 1952)

USTED puede "perderse" muchas de las cosas buenas de la vida. Hay una razón, para muchos la vida que viven carece del significado real y del objetivo que debe tener. "Cada día es más de lo mismo" Se le escucha decir a tantas personas. Pero Dios no piensa de esa manera. Él nos ha dado una bendición específica, que, cuando es entendida, apreciada y utilizada como corresponde, nos dará la alegría de vivir que de otra manera nos falta. Esta bendición es el día Sábado de Dios. Usted necesita ver este mandamiento desde una nueva perspectiva. Este artículo le permitirá comprender cómo debe actuar al respecto para recibir las ricas bendiciones prometidas a los que lo obedecen. En los últimos números de la revista "Las buenas nuevas" y la "Pura Verdad" venían unos artículos sobre "La Señal que identifica a un verdadero cristiano" y otro sobre la contabilidad correcta del tiempo. Estos artículos demuestran que el verdadero día de reposo es una señal de identificación entre Dios y Sus hijos para siempre, y que el séptimo día nunca ha sido "confundido con otro día" o "que se haya perdido la cuenta". Hecho para el hombre Cristo dijo: "El Sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el Sábado" (Marcos 2:27). Él no dijo que se hizo sólo para los judíos, la declaración de Jesús señala claramente que el día de reposo es para toda la humanidad. Y fue hecho para todos los hombres como una bendición. Debemos mantener este principio en mente. Esto se hizo para usted, para ayudarle a usted, para permitir que viva una vida plena, más feliz y más espiritual. La observancia del día de reposo es una de las mayores bendiciones que le ha sido otorgada a la humanidad. Al reconocer este día como santo, reconocemos que el Creador es nuestro Dios y nosotros somos Sus hijos. Nuestro Creador sabía que íbamos a necesitar un período de descanso cada siete días, y esta es una de las muchas oportunidades que nos ofrece el Sábado. Las personas tienden a ser absorbidas por sus labores materiales en la semana, ya sea las actividades laborales y/o las hogareñas, pero Dios previó esto, y dejó apartado el Sábado como un tiempo en

1


el cual podemos detener totalmente nuestras actividades rutinarias y conectarnos con Dios en estudio, meditación, y oración. La parte maravillosa de todo esto es que podemos mantener este período de descanso y renovación espiritual con la plena confianza de que Dios nos bendecirá y prosperará cada vez que voluntariamente nos entreguemos al contacto con Él. Si dejáramos de trabajar para tomar un descanso necesario, lo que claramente nos ocurriría sería un gran impacto en nuestros ingresos económicos y actividades materiales. Pero, en el caso del Sábado, Dios ha dicho todo lo contrario. Así que si guardamos el Día Santo, podemos estar seguros de que habrá ganancia en lugar de pérdida, incluso mirándolo materialmente. ¿Se da cuenta lo que esto significa? ¡Dios nos está dando unas vacaciones pagadas cada siete días! El razonamiento humano no puede aceptar este principio “ilógico”. Pero Dios ha prometido esto, y las experiencias de cientos de personas han demostrado que Dios hablaba en serio. Es de esperar que no prosperemos inmediatamente si se empieza a guardar los mandamientos de Dios y pagar los diezmos fielmente como lo ha mandado. Pero a su tiempo y de acuerdo a lo que Él ha planificado, comenzará a bendicir y prosperar de una forma no esperada a aquellos que le sirven. Si vemos Isaías 58:13-14, podemos notar que Dios inspiró al profeta a escribir que si guardábamos el Sábado y nos deleitábamos en él, nos iba a conducir a que tuviésemos una vida abundante, tanto espiritual como materialmente. Observe que no se trata de buscar nuestro propio placer en el Sábado. Sin embargo, vamos a deleitarnos en el mismo. Esto significa que debemos estar tan ocupados en hacer el bien a los demás, y acercarnos a Dios en oración y estudio, que ni siquiera tendremos el deseo de buscar diversiones terrenales. Estaremos encantados porque seremos capaces de descansar, de adorar a Dios con la mente en paz, y porque tenemos un tiempo especial para hacer el bien. Este mismo pasaje dice que no debemos hablar nuestras propias palabras en el Sábado. ¿Qué significa esto? Esto demuestra que no debemos usar el Sábado en la conversación ociosa, sino que debe ser la lectura, discusión y meditación de la Palabra de Dios. Entonces estaremos en sintonía con las ideas de Dios en lugar de meros conceptos humanos. ¡Qué privilegio es tener un día entero en el que podemos leer y discutir el estilo de vida que se nos revela en la Biblia. Con el fin de que podamos tener nuestras mentes libres de problemas de orden doméstico, Dios ha mandado que preparemos las diferentes actividades de manutención el día anterior. Éxodo 16:22-25 señala que debemos preparar las cosas de larga horneada o aquellas que nos determinen largos tiempos de cocción antes del Sábado. Las largas horas de cocción y hacer estofados nunca deben desorganizar la observancia del día de Dios. Lo mismo ocurre con todos sus "arreglos" y cualquier actividad pesada, estos deben hacerse durante el viernes de preparación y para ello debe calcular el tiempo requerido ya que este tiempo es justamente para eso. Luego, a la puesta del sol del viernes, cuando comienza el Sábado, tendrá que dejar todo de lado, en especial las preocupaciones

2


mundanas y debe ser capaz de entrar al Sábado con un espíritu de regocijo y adoración hacia Dios. Deberes en Sábado Su tiempo nunca debe traslaparse a los límites que corresponden al Sábado de Dios. Algunas personas no logran ajustar los tiempos cuando comienzan la observancia del Sábado, pero ciertamente no es el camino que Dios quiere. Cuando nosotros lo entendemos correctamente, el Sábado se llena de interés y alegría. El verdadero día de reposo NO es un tiempo que produzca sentimientos de negativismo. Cristo nos da ejemplo de cómo mantenerlo. En Marcos 2:23-3:5, Jesús nos muestra que está bien adquirir alimentos en el Sábado si es necesario. Él dijo a los fariseos que Él era el Señor del día Sábado, no del domingo. Además Cristo sanó a un hombre enfermo en Sábado, y nos mostró que es lícito hacer el bien en ese día. ¿Qué tipo de cosas buenas debemos hacer en Sábado? Dios define en Éxodo 20:10, lo que no debemos hacer en el Sábado nosotros ni nuestro entorno familiar directo. Así que el bien que hacemos en ese día no es el de tipo de trabajo físico que podemos hacer en otros días. La connotación de hacer el bien "no se puede utilizar como excusa para llevar a cabo tareas materiales, aún cuando estas tareas sean un beneficio para los demás, que por lo demás se pueden hacer sin inconvenientes cualquier otro día. Hay una excepción a esta prohibición y en el caso que un buey "caiga en el hoyo" (Lucas 14:5) podemos ir a ayudar en su rescate. Claro es que el ejemplo significa que podemos ayudar en una verdadera emergencia y no podemos confundir una verdadera emergencia con cosas que se han postergado hasta el día de reposo. El principal ejemplo de hacer el bien en Sábado que Cristo nos dio fue la de curar a los enfermos que vinieron a él. (Mateo 12:9-13). No se trataba de ir a donde cualquiera que lo solicitara fuera del círculo de miembros. Además, vemos que él estaba constantemente reunido con los demás y enseñaba los caminos de Dios en este día. Todos podemos usar el Sábado como un momento de comodidad y ministrar a aquellos que están enfermos y débiles en este día. Pero esto no significa que tengamos que cargar sobre nuestras espaldas con servicios puramente materiales. Jesús no aplicó esa forma de servicio cuando ayudó a los enfermos, dentro del marco de la fe. Acordaos de lo que le dijo a Marta: " Tú eres cuidadosa y te preocupas por muchas cosas: Pero una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, que no le será quitada”. (Lucas 10:4142). En especial, deben tratar de ayudar a aquellos que estén interesados en las verdaderas enseñanzas de la Biblia, porque de esta manera podemos ministrar a ellos tanto espiritual como físicamente. Como veremos más adelante, se reunirá con otros verdaderos adoradores en el Sábado. Pero si esto es imposible, sé que puede usar el Sábado como una oportunidad de reunirse con otros que sabemos que están interesados en la verdad, para explicar la Biblia a ellos en sus propios hogares. No podemos intentar forzar que el conocimiento entre en las personas. Pero debemos estar siempre estar listos y dispuestos a explicar la Biblia a cualquiera que esté buscando sinceramente a Dios. Algunos de nuestros

3


hermanos en Texas usan una porción del Sábado para este fin y han ayudado a un gran número de personas en su comunidad para llegar a un mejor conocimiento de Dios. De acuerdo a las instrucciones de II Tim. 2:15, debemos estudiar concienzudamente la Palabra de Dios para poder presentar exposición adecuada cuando se nos requiera. Esto por lo general debe ser la primera obligación en el Sábado. Entonces, siempre debemos estar preparados para responder a las preguntas de los que están tratando de aprender (I Pedro 3:15). Recuerde que el mandamiento principal es el de mantener el Sábado y su culto como forma de vida por el resto de nuestra existencia, no podemos olvidar que el culto a Dios en el día Sábado nos recuerda que Él es el Creador. La Biblia revela que "hacer a los demás el bien" en el Sábado es servir de una manera que muestra el poder de Dios en nuestras vidas. Cristo no usaba de un tiempo prolongado para curar a los enfermos en el Sábado. En su lugar, invocaba el poder del Creador para liberar a los necesitados de los lazos de la enfermedad. Así que de tener que asistir a algún enfermo no nos puede significar que para ello empleemos el día Sábado en su mayor parte del tiempo, las necesidades físicas de otras personas no pueden ser motivo para quebrantar el espíritu del día de reposo. Al acercarse a Dios en este día, entonces usted será capaz de ayudar a los demás de una manera mucho más efectiva ya que en contacto con el Creador, la ayuda entregada, que ahora cuenta con el poder del Espíritu de Dios, será mucho más profunda. Hacer actividades físicas por caridad o servicio puede ser digno en el momento adecuado, pero si el trabajo se convierte en una rutina, ya no es propio para actividades del día Sábado de Dios. Las cosas físicas se "destruyen con el uso". Así que utilice el Sábado en primer lugar para aprender los caminos de Dios y convertirlo en parte de su carácter y es válido ayudar a otros a hacer lo mismo. La búsqueda del Espíritu de Dios, una vez que ha llegado a conocerle, ¡es su meta primaria para el resto de su vida! Al mando de la Asamblea En Lucas 4:16, nos encontramos con que Cristo se reunió habitualmente con otras personas en el día de reposo a leer la palabra de Dios. Lev. 23:1-3 nos dice que el Sábado comprenderá una santa convocación para el pueblo de Dios. Una convocatoria es una orden de reunión. Dios te manda a convocar o reunirse con otros verdaderos creyentes siempre que sea posible en el Sábado. Sin embargo, esto no significa que debamos reunirnos en ese día o cualquier otro con aquellos que no han sido llamados a la verdad de Dios, o con aquellos que se niegan a mantener observancia a todos Sus mandamientos. Pablo mandó a los cristianos en II Cor. 6:14, "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?" El compañerismo cristiano debe cultivarse con otras personas que notoriamente buscan a Dios y su Espíritu. Dios da el Espíritu Santo a los que le obedecen. (Hechos 5:32).

4


Así que recuerde que usted no puede tienen verdadera comunión a través de Satanás, o sus ministros, o sus iglesias que se niegan a obedecer los mandamientos de Dios. Cuando resultaba imposible cumplir la observancia del día de reposo, en conjunto con los otros miembros, el apóstol Pablo y sus ayudantes salían de la ciudad y se juntaban en la zona del río, donde solía hacerse la oración. (Hechos 16:13). Este es un ejemplo admirable para muchos de nosotros, porque acercarse a la obra del Creador trae un acercamiento a Dios. La mano de Dios se ve en todo lo bueno y hermoso. Tenga en cuenta que en vez de ir al río a pescar, como hacen tantos en el "día del Sol", si podemos ir, en conjunto con otros hermanos, en busca de oración para colaborar en su crecimiento, especialmente cuando la reunión no es plausible llevarla a cabo en forma normal. Luz para el Mundo Cristo dijo a sus seguidores: "Vosotros sois la luz del mundo” Mateo 5:14. ¡Cuánto el mundo necesita de personas que, sin temor, muestren la manera de salir de la oscuridad espiritual! Pero, ¿puede ser una "luz" a otras personas mientras continúas en las mismas doctrinas hechas por el hombre y las prácticas religiosas paganas? ¡No, no puede! Usted debe vivir en concordancia con la palabra de Dios para manifestar la luz verdadera y permitir que Dios se manifieste a través suyo y así rescatar a las personas que están en la oscuridad. Usted debe ser diferente de otras personas por obedecer a Dios, por tener su sello. A la mayoría de las persona no le gusta hacer esto. Cristo dijo en Juan 3:19, "Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas en lugar de la luz, porque sus obras eran malas." Los hombres estaban tan empapados en sus propias costumbres, tal como ahora, que la verdadera luz del evangelio fue rechazada. Así se puede ver que el verdadero cristianismo no es la forma de ser popular entre los hombres. Pero, ¿es importante mostrar la verdadera "luz" y su observancia del Sábado a los demás? ¡Claro que sí, es la señal que lo diferencia de los que siguen el camino ancho que lleva a la perdición¡ Problemas especiales Tenemos dos problemas generales con la forma de observar el Sábado, por una parte es fácil caer en el “legalismo” al utilizar los privilegios del Sábado como una regla estricta en el desarrollo personal. No debemos caer en la autojusticia farisea, pero por otra parte tenemos la laxitud de los gentiles que tienden a abusar de la libertad que nos da Dios al respecto y terminan sirviendo a lo material o placentero en este tiempo santo en conformidad a sus propios deseos. Dar un paseo en el Sábado está bien siempre y cuando no se convierta en una excursión. Algunas personas nos preguntan acerca de la mención de "camino de un día de reposo" en Hechos 1:12. No hay un mandamiento especial en la Biblia que nos indique límites

5


específicos a este respecto. Esta expresión de “camino de un día de reposo" era una costumbre de los Judíos y no es un mandato bíblico. Sin embargo, resulta evidente que no debemos llevar a cabo viajes que sobrepasen un tiempo prudente, ya sea caminando o conduciendo de tal forma que finalmente interfieran con el culto racional en este día. Después de estar mucho tiempo sentado en la Iglesia o bien luego de un estudio acucioso resulta gratificante y necesario un paseo corto para distraer la mente y meditar en lo que hemos aprendido. También se da el caso que sea necesario hacer un viaje largo con la finalidad de reunirse con los verdaderos adoradores de Dios en el Sábado. Dentro de lo razonable, esto no está mal. La persona que ejecuta este tipo de esfuerzo se fortifica espiritualmente y glorifica a Dios. Otra pregunta respecto al Sábado que se nos hace se refiere con encender fuego en el día de reposo. El mandamiento en Éxodo 35:3 se insertó en el marco de las instrucciones sobre el trabajo en el tabernáculo. Fue pensado principalmente para prohibir el encendido de fuego para derretir metales o afilar las herramientas. Sin embargo, sí puede referirse a trabajos innecesario realizados en la preparación de alimentos, los que podrían estar preparados desde el día anterior. Debemos entender que no es violación del día Sábado ni del espíritu de la ley el encender una chimenea o una estufa para calefaccionar el ambiente en una época de frío invernal como tampoco lo es el encender una cocina con la finalidad de calentar los alimentos necesarios para que nos sirvamos de aquello que ya hemos preparado con antelación. La alimentación y el dar agua al ganado si se puede ejecutar en el día Sábado (Lucas 13:15). Pero si esta actividad nos demandará tres o cuatro horas de trabajo duro, ya sea para alimentar ganado mayor o aves, resulta evidente que debemos buscar una solución más práctica, si la crianza es una actividad marginal en nuestra vida, debemos disminuir el número de piezas de ganado o ave, pero si la cría de animales es la forma de vida que tenemos, de la cual sacamos el sustento, debemos ver la manera de automatizar y/o coordinar la alimentación y entrega de líquido de manera tal que no nos interfiera con el día santo. De hecho, debemos tener cuidado de no usar el “derecho de alimentación” como forma de la cual tomarnos para infraccionar el mandamiento. En esta época de "especialización ", es normal que unos pocos agricultores se conviertan en esclavos virtuales para proporcionar alimentos a cientos de habitantes de la ciudad, ese no es el camino que conduce a Dios. No es ni jamás ha sido el propósito de Dios que el hombre esté esclavizado a ningún tipo de trabajo. (Gen 2:15). Para muchas personas el trabajo se ha convertido en la razón de vida a un nivel tal que ya no es para la mantención del cuerpo, sino que se ha convertido en una competencia por ser mejor y obtener más que los otros, en la Escritura esta actitud nos muestra como siervos de “Babilonia” la orden que tenemos es "salir de ella" (Apocalipsis 18:1-4) y no hacernos parte de ella.

6


Instruya a los niños Dios inspiró a Salomón a escribir "Instruye al niño en el camino que debe seguir y cuando fuere viejo no se apartará de él" (Prov. 22:6). Este mandamiento ciertamente se aplica a enseñarle a su niño a guardar el Sábado. Sin embargo, usted debe recordar que los niños pequeños, incluso los más dóciles, no son convertidos. Ellos son básicamente egoístas, y por lo general carecen de la comprensión y la fuerza de voluntad para mantener la ley de Dios como un adulto. Pero se les debe enseñar a descansar de sus actividades normales en el día de reposo, incluyendo los juegos. Ellos deben ser instruidos en forma amable y sencilla cómo es que en el séptimo día deben dar el espacio necesario para que los adultos y ellos mismos rindan un culto racional a su Padre que está en los cielos y deben aprender a pensar acerca de Dios. A sus hijos se les debe enseñar estas cosas poco a poco, de acuerdo a la capacidad en relación a su edad. Si el niño es formado en forma adecuada desde la más tierna infancia, cuando llegue a los diez o doce años ya sabrá dar el suficiente respeto al día santo y no perderá su tiempo en actividades ajenas a la correcta observancia del tiempo de Dios. El amor y la reprensión deben ir de la mano para lograr esta formación. Un niño bien entrenado en los caminos de Dios tendría una ventaja incalculable en su conocimiento de la vida y su significado real en relación con el Creador. Tiempo Santo. En Éxodo 20:8, nos encontramos con el mandamiento original, “Acuérdate del día de reposo para santificarlo" No olvidemos nunca que Dios ha decretado el séptimo día como tiempo santo. Tú y yo tenemos la orden de mantenerlo de esa manera. Ya hemos visto en la palabra de Dios que no estamos para hacer nuestro propio trabajo, para efectuar nuestro propio descanso, pensar en nuestros propios deseos o hablar nuestras propias palabras en el día Sábado de Dios. Como mantener el día de reposo santo. No debemos acceder a tipos de visitas mundanas, o a pasar mucho tiempo de paseo en la playa, en el campo o incluso en medio de la ciudad. Tampoco es tiempo para cortejar a nuestra chica. Usted no puede correr en medio de la ciudad tras una taza de café o un refresco helado. Ese tipo de alimento es una adquisición enteramente INNECESARIA. No se puede pasar varias horas escuchando programas de radio o leer libros o comics que le saquen del espíritu del día santo. Usted no puede esperar que caiga el sol en la tarde del viernes para comenzar su limpieza y preparación para el Sábado, a menos que, por supuesto, haya ocurrido una genuina emergencia que amerite esta pérdida de tiempo y aún así, debemos evaluar si es

7


tan necesario usar el tiempo de Dios para un aseo que puede ser en realidad un repaso sobre el aseo del día anterior. Podemos seguir, pero lo importante es que usted comprenda y aplique sentido común sobre las cosas que sí se pueden hacer, sabiendo cuál es la voluntad de Dios al respecto. Cuando Dios dice que debemos apartar el día de reposo para un uso sagrado, quiere decir exactamente eso. Debemos aprender a emplear este tiempo en hacer las cosas previstas y así no tendremos la tentación de hacer actividades que violen este tiempo especial. Así que vamos a guardar el Sábado con una actitud positiva., Utilice el Sábado como un día para descansar del trabajo mundano, para acercarse a Dios en oración y estudio. Tómese el tiempo para hacer el bien a otros, para atender a los enfermos, visitar a los afligidos. Congréguese con los verdaderos creyentes en Sábado. Entonces usted será una verdadera inspiración a quienes le rodean. El Sábado aparta a los verdaderos cristianos, marcando la diferencia de la cultura de las iglesias de este mundo con sus fiestas paganas y la observancia del "día del sol". Así que debemos santificar el día santo de Dios. Alégrense en las bendiciones y oportunidades que ofrece el Sabbath, y recuerde que es una señal entre usted y el Dios verdadero. IDD Chile

8


Como+guardar+el+Sabado