Page 1

ACTIVIDADES DOMINGOS – 10:00 hs. CULTO DE ADORACIÓN Y PROCLAMACIÓN Paralelamente, los niños tienen su programa especial de Educación Cristiana. SÁBADOS – 16:00 hs. ENCUENTROS DE PASTORAL A LA MUJER, GRUPO JUVENIL Y TALLERES NAVIDEÑOS PARA NIÑOS MIÉRCOLES – 16 a 18 hs. Templo abierto. Domingo 5 – Culto con celebración de la Mesa del Señor.

Nro. 16 – Diciembre de 2010

Domingo 19 –18:30 hs Culto de celebración de Navidad. Cartelera Invitamos a observar periódicamente la cartelera junto a la puerta lateral del templo para enterarnos de cartas recibidas y otra información.

CUMPLEAÑOS DEL MES En diciembre, cumplen un año más caminando con el Señor: 4 – Juan Manuel 13 – Emiliano Fantini 16 – Adela Peñaloza 21 – Cleusa Amaral Soares 27 – Lucy Correa Les dedicamos: “Regocíjate y canta… porque grande es en medio de ti el Santo de Israel". Isaías 12.6 (Si su cumpleaños fue omitido, por favor notifíquelo para su rectificación.)

PRIMERA IGLESIA METODISTA DE MORÓN Barbosa 249 – (1708) Morón Correo-e: iglesiametodistamoron@yahoo.com.ar www.iglesiametodistamoron.blogspot.com

Boletín mensual de la PRIMERA IGLESIA METODISTA DE MORÓN

CARTA PASTORAL


Un paso más… en la tormenta un paso más Nuestra comunidad ha vivido momentos de prueba ante la partida física de hermanos en la fe. Son pequeñas tormentas que surgen y que nos duelen por lo que significan en cuanto a sentimientos encontrados de tristeza y gozo. Son trances que debemos atravesar, porque nuestra fe y esperanza en la promesa de nuestro Señor no nos permite detenernos, petrificarnos, congelarnos. Por el contrario nos alienta a dar “un paso más”. La canción que solemos entonar, escrita por nuestro hermano, el pastor Claudio Posse, nos ayuda en esta breve reflexión. La segunda parte de la estrofa dice: “Con los ojos puestos en Jesús”. Tenemos un faro que va alumbrando el sendero y guiando nuestros pasos, nuestro caminar. Un faro que nos da la esperanza de que podremos llegar a la meta que es el propio Cristo, porque debemos recordar que él dijo: “Yo soy el camino, la verdad, y la vida…”

Y cuando nos acercamos al tiempo de la Navidad, en que recordamos el nacimiento de aquel ser hermoso que es el Mesías anunciado, no es menos que sentir la esperanza hecha carne entre nosotros. Un paso más dice el canto. Y me contaban que en Venezuela le hicieron un “detalle” y añadieron “Ni un paso atrás”, lo cual comparto. Porque una vez que iniciamos este caminar y tomamos la decisión de caminar con y hacia Jesús, él nos sale al encuentro. Ya no es posible retroceder; podremos hacer una pausita, pero retroceder y olvidar todo lo avanzado, no. Alguno podrá decir que sí es posible retroceder, y no le contradigo. Pero si tomamos la “soga” que nos arroja el Señor, si nos tomamos de su mano extendida, si escuchamos su claro llamado, no habrá tormentas que nos pueda separar de su amor. “Por eso es que hoy tenemos esperanza, por eso que hoy luchamos con porfía…” Este otro canto del obispo Federico Pagura y del maestro Homero Perera también nos alienta en este tiempo de Navidad a no desmayar en este anhelo de un Reino que se acerca, el reino de paz y justicia, el reino de Dios entre los hombres y mujeres de nuestra comunidad, de nuestro país, de nuestra América. ¡FELIZ NAVIDAD PARA TODOS Y TODAS! Marco Ochoa Jara Pastor

Celebremos juntos la Navidad Unámonos en la celebración y el anuncio de la venida del Salvador del mundo Domingo 19 de diciembre 18:30 hs. “Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor.” Lucas 2.11 RVA


REFLEXIÓN

Grato tiempo de Navidad para todos La Navidad es el cumplimiento de las profecías que Dios anunció a los profetas acerca del nacimiento de Jesús, el Salvador. En esta fecha recordamos que él se dignó acercarse a la humanidad rebelde, sufriente y apartada de su pacto. Este gran acontecimiento se produjo a través de la actitud de sierva de María, una joven humilde y fiel al Señor. De ahí, de esta visita de Dios a la tierra, que el nombre del niño que había de nacer sería llamado Emmanuel: "Dios con nosotros". Jesús nació en condiciones infrahumanas, sin la majestuosidad esperable de un soberano, más aún si era el Hijo de Dios. Bien sabemos que ésa era la señal de humildad que caracterizaría al Salvador en su ministerio terrenal. Su opción preferencial por los pobres, los humildes y marginados sería la característica principal de su pastoral en medio de su pueblo. Es por eso que cuando nace el Príncipe de la Paz, en los cielos hay un gran júbilo y cantos de esperanza para todos los hombres de la tierra: «¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!» (Mateo 2:14)

gran cena para los que pueden. Se ha perdido la razón de ser de la misma: fiesta del amor y de la solidaridad. Por eso, en esta Navidad debemos meditar seriamente sobre su verdadero significado. La gente, tal vez ahora más que nunca, necesita de nuestro amor y solidaridad, especialmente de los que confesamos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, y le seguimos para que la paz y la esperanza sean una realidad y no un mero ideal lejano a las posibilidades. En la medida que nos comprometamos con nuestro prójimo y le anunciemos la buenas nuevas del Señor, se sabrá que en realidad existe un Dios verdadero y que es fiel a sus promesas. En la Nochebuena seamos más sensibles al dolor humano, mostremos ese amor de Dios a toda criatura, para que el mundo crea que la paz, la justicia, el bienestar para todos, la alegría, el gozo y la salud, son realidades de la misericordia del Señor de la vida y de la creación.

La paz era una ilusión. Había muchas promesas de paz, pero todas ellas acababan en un abrir y cerrar de ojos. Las naciones estaban en guerra en cada momento; había opresión de pueblos contra pueblos; más aún, la pobreza de las multitudes, entre otras cosas, no daban señales de una verdadera paz. Hasta el imperio de turno pretendió dar la pax romana. Sin embargo, el pueblo anhelaba la verdadera paz que proviene de Dios y no de esfuerzos meramente humanos; fruto del amor y de la justicia. La paz de Dios es el Shalom. No es lo contrario a la guerra, sino el bienestar y la salud, tanto personal como comunitaria. A esa paz se referían los ángeles en su canto celestial hacia los humildes pastores cuando el Señor Jesús nacía. Esta paz era diferente a la que ofrecía el César de turno. Ahora, recordar la Navidad de Jesús es celebrar que el Salvador vino a este mundo por ti y por mí, a rescatar lo que se había perdido. Lamentablemente la Navidad se ha convertido en una gran fiesta comercial de brillantes colores y costosos regalos, en una

NO SE QUEDE SIN SU EJEMPLAR Contáctese con Clyde Hougham


CON EL SEÑOR

GRUPO DE TEATRO EN GIRA "Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen". Apocalipsis 14.13

El sábado 13 de noviembre el Grupo de Teatro Juvenil de la Iglesia de Morón visitó a la congregación de Mercedes (provincia de Buenos Aires) con la obra "Entre la Luz y la Oscuridad".

Morir en el Señor es alcanzar la bienaventuranza plena, uniéndose a quienes han antecedido y anticipándose a los que proseguirán. La voz de Aquel que una vez invitó a Andrés Spies a entregarle su vida, volvió a hablarle el pasado 15 de noviembre pero ahora para llamarlo a sus moradas eternas. Y con un “hasta pronto” a su esposa e hija, a sus familiares y amigos, se asió del Salvador que lo esperaba con brazos abiertos.

El mensaje desafiante y actual, fue compartido a través de los gestos, la música y la dramatización. La ocasión permitió, además, disfrutar momentos de hermandad con los/las hermanos y hermanas de allí así como con los/las niños y adolescentes del Instituto Lowe.

¡Recién ahora descansa de sus trabajos! Es que Andrés, este “duro alemán” como se le decía con confianza y cariño, fue un incansable emprendedor con una peculiaridad. Todo a lo que se abocaba conducía de una u otra forma a extender el reino de Dios. Fe, pasión, entrega, sacrificio, amor pudieran definir los ejes de su vida. Ofrendó su vida al Señor para la causa del evangelio y el Señor le permitió disfrutar de la satisfacción de ver preciosos logros de esa empresa. En su gracia, el Señor también le obsequió una ayuda más que idónea, Vilma Quiñones. Juntos potenciaron sus dones y capacidades. Luego, el hogar fue coronado con Lilian, fruto de un amor inquebrantable y vástago de una sólida familia. Las obras de los siervos de Dios siguen. La Primera Iglesia Metodista de Morón es uno de esos proyectos de fe que emprendiera Andrés, con los suyos y otros que se sumaron. En sus días de internación, cuando todavía podía hablar con quienes lo visitaban, se refería a las cuestiones sobre las que planeaba ocuparse. ¡Incansable e irrenunciable vocación! Sus obras siguen. Con ellas su legado, ejemplo y desafío a otros a continuar. Nuestra gratitud al Señor por la vida de Andrés. Nuestra encomendación al consuelo amoroso del Padre Celestial para su esposa, hija y demás familiares.

El Grupo desea expresar su gratitud a quienes posibilitaron el traslado a la mencionada ciudad, como ha sido el caso del hermano Mauro, de la Iglesia “Cristo Rey”. Dios siga permitiendo a los adolescentes y jóvenes de Morón llevar la Palabra de Dios a todo lugar donde se les invite hacerlo.

Alfa y Omega

por K-LU

Boletin Iglesia de Moron - diciembre 2010  

La Navidad es el cumplimiento de las profecías que Dios anunció a los profetas acerca del nacimiento de Jesús, el Salvador. En esta fecha re...