Page 1

Magisterio 15

MIÉRCOLES, 15 DE MARZO DE 2017 Profesional

GESTIÓN Y DIRECCIÓN •• I+D+i •• NORMATIVA Y LEGAL •• SALUD •• DIDÁCTICA

Profesional

Suplemento Nº 27 Miércoles, 15 de marzo de 2017

Más allá del negocio de los sexenios universitarios El autor denuncia que dos multinacionales controlan el acceso y promoción del profesorado universitario. Según él, este sistema valora aquellas publicaciones que tengan valor de mercado.

Enrique Javier Díez Gutiérrez, Profesor e Investigador de la Universidad de León

D

os multinacionales extranjeras sacan del erario público más de 25 millones de euros anuales controlando el acceso y promoción del profesorado universitario e investigador de este país. La calidad del profesorado medida por la cantidad Para acceder a un puesto en el ámbito universitario, acreditarse para cualquier puesto docente, promocionar en la carrera académica, cobrar el complemento de investigación o simplemente no verse “cargado” con más horas de docencia, prácticamente todo profesor o profesora universitaria tiene que conseguir que dos multinacionales le admitan publicar cierto número de artículos en las revistas que ellas determinan y controlan. El actual sistema de evaluación de la carrera profesional universitaria, especialmente a partir del Real Decreto-ley 14/2012 del PP, premia la acumulación de esas publicaciones cuantificables y comercializables que son las que generan

“distinción y reconocimiento” (número de sexenios), al tiempo que “penaliza” si no se consiguen, con la imposibilidad del acceso, la no promoción, la reducción del salario y un aumento significativo de trabajo docente. Devaluación de la función docente Tiende así a convertir la función docente esencial de la universidad en un obstáculo para la promoción académica, un “castigo”, que termina por devaluar la finalidad fundamental de la universidad, provocando que el mismo profesorado la minusvalore y postergue. Sabiendo, además, que no está probado –más bien al contrario– que haya una correlación importante entre productividad de la investigación-publicación y eficacia de la docencia. Frente a la docencia, la práctica investigadora es transformada en una inversión en el propio currículum mediante este tipo de publicaciones que sí reportan beneficios subjetivos (valoración) y materiales (compensaciones retributivas). Este sistema valora aquellas pu-

blicaciones que tengan valor para el mercado y que se puedan cuantificar y medir. Olvida que la ciencia debe estar al servicio de la humanidad y de la mejora del mundo en el que convivimos, ligada a problemas y necesidades sociales que no siempre son valorados por el mercado, para convertirse en una moneda de cambio determinada por las exigencias del mercado. Cultura del impacto y la citación Se está presionando así a la comunidad científica para transformar la investigación rigurosa en una loca carrera de la “cultura del impacto y de la citación” para ser valorado y poder promocionar. Porque este sistema ha asumido la tesis de que el factor de impacto (media de citas que en un año tiene un artículo), que mide visibilidad más que calidad, defina el valor científico de artículos y revistas. Factor que es controlado por los datos ofrecidos por el informe Journal of Citation Report (JCR) de la

Sigue en la pág. 16

Sección coordinada por la Fundación Europea Sociedad y Educación

* Sociedad y Educación no se hace responsable de las ideas vertidas por los autores en los artículos publicados. SHUTTERSTOCK


16 Magisterio

Profesional MIÉRCOLES, 15 DE MARZO DE 2017

GESTIÓN Y DIRECCIÓN competitiva e ilimitada la productividad. Es necesario apostar por una universidad que sea capaz de incorporar otros elementos de valor al trabajo investigador y docente: trabajo compartido, investigación de base y a largo plazo, docencia como valor, honestidad científica, compromiso con toda la sociedad y también con las necesidades y sectores más desfavorecidos. Los países que tienen un enfoque de modelo social y productivo de alto valor son aquellos que cuentan con más apoyos a la investigación básica y en todas las disciplinas, también las humanísticas, sociales y artísticas. No en vano dicha investigación es la que genera los cimientos para construir un modelo social más justo en lo económico, más sabio en lo social y más ecológico en lo natural. Son aquellos que valoran también el impacto social y político de la investigación no solo por el número de citas de las publicaciones realizadas sino por la implicación en la resolución de pro-

Viene de la pág. 15 multinacional Thomson Reuters a través de su producto Web of Knowledge (WOK), y por la multinacional Elsevier a través de su producto Scopus. La Fundación Española para la Ciencias y la Tecnología, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, las universidades y el Centro Superior de Investigaciones Científicas pagan por las licencias a estas multinacionales más de 25 millones de euros anualmente. Mientras, en 2013, se paralizaba por recortes presupuestarios proyectos públicos nacionales, como el sistema DICE (Difusión y Calidad Editorial de las Revistas Españolas de Humanidades y Ciencias Sociales y Jurídicas) desarrollado desde 2006 por el CSIC. Integrado en una institución pública, DICE no recibía dinero de las revistas que estudiaba y catalogaba, ni tampoco directamente de quienes lo consultaban. Suerte parecida sufrieron otros proyectos públicos de prestigio como el de Inrecs, Inrecj e Inrech de la Universidad de Granada en el año 2014.

Se está generando una inflación de ‘papers’ inabarcable que pocos leen

Política de Estado De esta forma, nuestras administraciones públicas son cooperadores necesarios (en financiación y difusión) de las multinacionales privadas extranjeras para el desarrollo de su sistema comercial de evaluación. Los ministerios de Ciencia y Tecnología le atribuyen la autoridad y el

El conjunto del engranaje es accionado por las agencias de evaluación liderazgo que estas multinacionales se autoatribuyen en sus páginas web, desde su “monopolio de hecho” de la evaluación científica. El conjunto del engranaje es accionado por las agencias nacionales de evaluación. Las agencias como la Aneca, que acredita la capacidad del profesorado, y la Cneai, que reconoce a través de los sexenios la actividad investigadora realizada, priorizan como criterios de valor la publicación de artículos en revistas científicas incluidas en esas bases de datos elaboradas por Thomson Reuters y Elsevier, en detrimento de otros formatos y modos de canalizar la actividad investigadora. Lógica colonial Este sistema ha recibido innumerables críticas. Desde el sesgo lingüístico y geográfico que favorece a publicaciones y autores y autoras anglosajones hasta que enfatiza estándares determinados de ciencia. Estos criterios de valor, además, reproducen una lógica colonial pues refuerzan una lógica geopolítica de poder que margina y desprecia las re-

SHUTTERSTOCK

vistas científicas no anglosajonas, imponiendo sin discusión el inglés como lengua “neutra”. También se ha criticado la recurrencia y la permanencia de los círculos científicos dominantes que se nutren y se citan entre sí (de las más de 8.000 revistas de todo el mundo que son incluidas en el JCR, tan solo 300 representaron más del 50% de lo que se citó y más del 30% de lo que se publicó; y un núcleo de 3.000 revistas cuenta con más del 90% de artículos citados y más del 80% de los publicados). Asimismo, se ha enfatizado el escándalo que supone el hecho de que resultados de investigaciones pagadas con dinero público se publiquen en revistas de acceso privado. Lo cierto es que con este modelo la producción de conocimiento se encierra en un circuito privatizado, ajeno

en buena parte a su servicio a toda la sociedad y al compromiso con el bien común. A pesar de las críticas de todo tipo que este modelo ha generado, conserva intacta su capacidad de definir quién vale y quién no. Se asume así que aquello que ocurre fuera de lo validado por el modelo no existe o no sirve a la ciencia: “si tu trabajo no está aquí, no vale”. Competición en vez de colaboración Esta bibliometría, más que aportar resultados de investigación excelentes, ha conseguido presionar a la comunidad investigadora para adaptar su trabajo hacia lo que se valora en el mercado de los sexenios. Se abandonan las monografías o libros con conocimiento reflexivo de fondo capaces de alcanzar al gran público, pues son consideradas “méritos me-

nores” porque puntúan menos frente a los artículos con índices medibles de impacto. Se está generando una inflación de papers inabarcable, que pocos leen y que no siempre se escriben con el poso necesario. Se recurre al autoplagio, a las autocitas, a las redes de citas, a las guerras de citas, a no citar a posibles competidores/as, a exigencias de citar artículos publicados en los últimos años en la revista donde se quiere publicar. Se genera así un volumen innecesario de aparato de citación, un hipertrofiado marco teórico, postizo y muchas veces ni siquiera consultado, que solo sirve para aumentar este mercado de la citación, cuestionado en innumerables investigaciones y estudios. Todo ello obliga a un proceso continuo de competición interna que fragmenta y

enfrenta al profesorado, naturalizando la competencia en vez de producir formas colaborativas de pensamiento e investigación. Lo que vale, lo que cuenta, lo que tiene valor (de mercado) es la acumulación, lo inmediatamente vendible y comercializable en el mercado de la patente y la industria del rápido beneficio, no la investigación base ni la dimensión crítica de la investigación. Otro sistema de evaluación de la producción científica es posible Necesitamos una universidad realmente pública y democrática. Una universidad que cuestione esta concepción neoliberal de la ciencia, la investigación y la universidad. Que ponga en jaque el significado otorgado a la “excelencia”, entendida como incentivo para que se aumente de manera constante,

blemas locales o en el avance del bienestar social, por la participación de la comunidad en el desarrollo de las investigaciones o porque incluyen orientaciones prácticas para la solución de problemas reales en contextos reales, sean locales o globales. En definitiva, los repositorios públicos de “acceso abierto”, mandato expreso del programa de la Unión Europea Horizonte 2020, en la línea que plantea la Declaración de San Francisco sobre Evaluación de la Investigación (DORA) y la Declaración de Berlín, administrados por universidades u organizaciones de investigación públicas, son una valiosa infraestructura que podrían apoyar la transición a un sistema de evaluación y comunicación académica más colaborativa y eficiente. Izquierda Unida ha presentado una Proposición No de Ley (PNL) en el Parlamento nacional para superar las métricas basadas en el factor de impacto de las citas en JCR y similares, que miden el continente más que el contenido, ahorrar al Estado una ingente cantidad de dinero que pagamos a estas multinacionales extranjeras y sentar las bases para que la academia dé a luz un nuevo sistema de evaluación público y abierto de la investigación. Aunque esta proposición no es ese nuevo sistema, sino una medida de urgencia, es un primer paso de otro sistema posible de evaluación de la producción científica más justo, que responda a un modelo de ciencia para el bien común.


Magisterio 17

MIÉRCOLES, 15 DE MARZO DE 2017 Profesional

NORMATIVA

¿Qué aporta la autonomía a la escuela pública? El modelo de las “academy” El artículo explica las evaluaciones que están realizando a las “academy” británicas en los diversos niveles educativos y su evolución y comparación con los centros dependientes de la autoridad local. El autor destaca el modelo de las MAT (Multi Academy Trust). Inglés y matemáticas

Resultado del logro en lectura, escritura y matemáticas (etapa 2)

Resultado de logro en inglés y matemáticas (etapa 4)

Resultados de logro: nacional

Resultados de logro: nacional

85

70 % del logro 5+* C. inglés y matemáticas

A

finales de agosto tuve la oportunidad de mantener unas reuniones con el Departamento de Educación del Gobierno británico y visitar algunos centros de la mano de la Consejería de Educación de Reino Unido. El objetivo era conocer de cerca la situación de las “academy”: su evolución, resultados; comprobar si estaban contribuyendo a elevar la calidad del sistema educativo y sobre todo la de los centros con peores resultados. Como se sabe, las “academy” son centros públicos (state school) que tienen mayor autonomía pedagógica y de gestión económica y de personas. En la entrevista mantenida en el Departamento de Educación con el IFD Analysis (1), pude conocer de primera mano las evaluaciones que están realizando a las “academy” en los diversos niveles educativos y su evolución y comparación con los centros dependientes de la autoridad local (LA). Los comentarios eran cautelosos, como corresponde a estudios en los que pueden intervenir diversos factores, pero

Lectura, escritura y matemáticas

% del nivel 4 en lectura, ecritura y matemáticas

Miguel Ángel Sancho, presidente de la Fundación Europea Sociedad y Educación

80

75

70

65

60

No se trata de copiar modelos que corresponden a culturas muy distintas

50 40 30 20 10

Resultados de logro: 60

0 Etapa clave 4

Etapa clave 2 Título del eje Converter

LA

de los datos se deprendía una consistente mejora para los colegios de Primaria. En Secundaria, debido fundamentalmente a las reformas introducidas en el currículo en 2014, se interrumpe en algunos casos la evolución positiva y no es tan clara la mejora. Señalo a continuación algunas de los datos y valoraciones que aportaron los miembros del equipo: Las llamadas “sponsored academies” (aquellas que tenían malos resultados y han

Título del eje Converter

Sponsord

LA

Sponsord

FUENTE: IFD Analysis.

FUENTE: IFD Analysis.

sido transformadas en “academies”) han mejorado sus resultados tanto en Primaria como en Secundaria desde el primer año de su transformación. Las “converter academies” (aquellas que teniendo buenos resultados decidieron libremente transformarse en “academies”) mejoraron en ambos niveles por encima del estándar de los centros públicos y las abiertas hace dos o más años superaron sus anteriores buenos resultados. De los comentarios que se

mos “Holland Park Academy” y “The Hurlinggham Academy”, centros que hace unos años presentaban unos bajos resultados y que habían conseguido dar un giro total llegando a tener muy buen nivel tanto académico, como de ambiente y comportamiento. ¿Cuál fue

hicieron me llamó la atención el modelo de las MAT (Multi Academy Trust), organizaciones que reúnen a diversas “academies” bajo un mismo trust ( entidad titular) y que dan soporte de diverso tipo a los centros, al mismo tiempo que les liberan de cargas burocráticas. Me parece que el modelo aporta interesantes beneficios tales como: aporte de buenas prácticas, formación y soporte para los profesores y directores de los centros, ayuda en gestión técnica o

administración, permite que los centros se dediquen a lo propiamente educativo. Los servicios centrales de la organización canalizan las necesidades de los centros dándoles el necesario soporte y establecen las sinergias del conjunto. Los MAT pueden recibir del Departamento de Educación la autorización para ser a su vez centros de formación del profesorado y ayudar a otros centros. Estas ideas las vimos hechas realidad cuando visita-

el secreto? Un buen equipo directivo que pudo motivar al profesorado y la adopción del modelo MAT que dio el soporte que hemos comentado. No se trata de copiar modelos que corresponden a culturas y marcos institucionales y normativos muy distintos, pero sí cabe inspirarse en las líneas y principios que están en la base de la calidad de Educación. Un sistema educativo que favorezca el liderazgo educativo, la motivación del profesorado en torno a proyectos educativos en un marco de autonomía que favorece la asunción de responsabilidades y el compromiso de toda la comunidad educativa. (1) Directorates focused on improving outcomes for children and young people through school level (Infrastructure and Funding Directorate – IFD)


18 Magisterio

Profesional MIÉRCOLES, 15 DE MARZO DE 2017

PSICOLOGÍA

Patricia Sobrino, Logopeda de Proyecto 3 Psicólogos

D

os personas hablando; una de ellas intenta venderle a la otra un coche. La mujer no está muy convencida porque observa que el coche está un poco viejo y le dice al vendedor: –No te lo voy a comprar, no me vendas la moto. Este coche no es nuevo y es muy caro. El lenguaje puede ser entendido como un recurso que hace posible la comunicación. Para realizar el análisis de los distintos elementos que componen el lenguaje vamos a distinguir entre las siguientes dimensiones que lo conforman: la forma, el contenido y el uso. n La forma está compuesta por el componente fonológico, es decir, los fonemas y sonidos por los que está compuesto el lenguaje. n El contenido incluye el componente sintáctico y el semántico, cuyo conjunto de reglas rigen las combinaciones de las palabras que tendrán significado y serán concretas para los hablantes de un idioma determinado. n Y el uso hace referencia a la pragmática, que se define como la forma en que se utiliza el lenguaje como medio de comunicación. Es frecuente oír hablar de niños que no articulan bien algún sonido (incluidos en la forma) o niños que “se comen” palabras a la hora de hablar (dentro del contenido), pero ¿es posible que los niños no hagan un uso correcto del lenguaje? La pragmática es una parte de la lingüística que se interesa por el modo en que el contexto influye en la interpretación del significado. El contexto debe entenderse como situación, ya que puede incluir cualquier aspecto extralingüístico: situación comunicativa, conocimiento compartido por los hablantes, relaciones interpersonales, etc., que son los factores extralingüísticos que condicionan el uso del lenguaje, esto es, todos aquellos factores a

SHUTTERSTOCK

¿Hago un buen uso de todas las dimensiones del lenguaje? los que no se hace referencia en un estudio puramente formal. Las oraciones en sí mismas tienen un contenido semántico, pero su significado e

La pragmática trata del uso social del lenguaje tanto en recepción como en expresión interpretación adecuados no dependen solo de ese contenido sino que requieren un contexto lingüístico definido para ser interpretadas. Una oración puede tener intenciones

o interpretaciones diferentes en diferentes contextos (puede ser literal, irónica o metafórica). La pragmática, por tanto, trata el “uso social del lenguaje”, tanto en la recepción (comprender no solo las palabras sino la intención del otro) como la expresión (ser capaz de ser eficaz, pertinente y de ajustar el lenguaje al contexto y al interlocutor). A continuación se explican algunas de las características que se poseen cuando hay un problema pragmático: n Son niños que con frecuencia experimentan dificultad en el uso apropiado en situaciones sociales. Por ejemplo, no saludar o hacerlo de forma inapropiada, dificultades

para iniciar o mantener una conversación, compartir temas en situaciones en donde el contexto social lo requiera. n Presentan bastante rigidez en su expresión lingüística con dificultades para adaptar el discurso a situaciones en donde se requieren. Por ejemplo, utilizar el mismo tipo de expresión en el discurso, modulación y vocabulario independientemente de si habla en el colegio, en situaciones de juego con los compañeros o con adultos. Suele decirse, por ello, que su discurso parece demasiado formal debido a su falta de adaptación a las exigencias del contexto, o al interlocutor. n Son niños que les cuesta entender las normas sociales de

la conversación como, por ejemplo, guardar el turno de palabra, intentar buscar frases o vocabulario alternativo cuando no se le entiende con el objetivo de hacerse comprender y dificultades o imposibilidad para utilizar el lenguaje no verbal: mirada, gestualidad, lenguaje corporal apropiado al contenido del discurso, etc. n Comprensión del lenguaje muy literal con imposibilidad o importantes limitaciones para entender los refranes, las ironías, las metáforas y la doble intencionalidad, expresiones que solo se entiende según el contexto en el que se dicen. Por ejemplo, algunos niños se quedan bloqueados y no entiende la expresión

“cómo terminaste el curso” al referirse a la notas que obtuvo. n Como consecuencia de las anomalías pragmáticas en la comunicación estos niños presentarán bastantes problemas de socialización, tendiendo a aislarse y perdiendo espontaneidad en las interacciones sociales. En situaciones sociales de grupo, suelen permanecen al margen de las interacciones verbales y los juegos. Por otro lado, también es habitual que también se vea alterado su rendimiento académico o laboral, debido a sus dificultades para la abstracción y la realización de extrapolaciones. A modo de resumen y de una manera más clara y directa, se exponen los principales rasgos característicos: En relación directa con la recepción y comprensión del lenguaje. –Dificultades para entender preguntas y términos mentales. –Dificultades de comprensión verbal no ligadas al léxico. –Interpretación literal del mensaje. –Dificultades para entender la ironía, mentiras y metáforas. –Alteraciones del lenguaje inferencial (asociación de ideas más abstractas). En relación con la comunicación y la interacción social. –Carencia de iniciativa. –Falta de interés por las actividades de los demás. –Alteración de la comunicación no verbal, entre los que se incluye: n Contacto ocular. n Postura corporal . n Expresión facial. n Gestos de “acompañamientos ”. n Gestos significativos. –Adquisición inapropiada para la edad de normas sociales. –Entonación lineal ante cualquier tipo de situación. –Falta de sensibilidad para las emociones de los demás . –Dificultad para entender la dinámica del juego competitivo. Si consideramos que el uso de lenguaje de nuestro hijo no es el apropiado es conveniente acudir a una consulta con un logopeda puesto que, en caso de que éste observara dificultades pragmáticas, recomendaría un tratamiento lo más precoz posible para solventarlas y no agudizarlas en el tiempo.

Profesional: Suplemento Nº 12127  

Magisterio decano de la prensa no diaria

Profesional: Suplemento Nº 12127  

Magisterio decano de la prensa no diaria