Bcm 79

Page 30

A RTE, C ULTURA, S OC IEDAD Y DESTINOS

The Business Club Magazine Nº — 79

FEBRERO / MARZO

MODELO PARA EL CRECIMIENTO INTEGRAL DE LA PERSONA Segunda parte Tal y como introduje en el número anterior de BCM, la primera de las tres fases fundamentales para el crecimiento personal es cultivarse. Describo a continuación los cuatro elementos básicos en este proceso de cultivo de uno mismo.

Adalberto José Reiter Elizondo adalberto.reiter@integro.mx

-Conocimiento: Es el conjunto de información almacenada que tiene su origen a partir de dos grandes acciones, una hacia fuera de la persona −la interacción− y otra hacia el interior −la introspección−, dos acciones que se complementan y retroalimentan. El conocimiento es resultado de captar, procesar y comprender la información. En la interacción, la información proviene del contexto, mientras que en la introspección proviene de la conciencia. A medida que se va generando este proceso de conocimiento, el individuo va generando su propio mapa acerca de la realidad. Así es como surgen las creencias que pueden llegar a convertirse en motivadores que impulsen a la persona a estadios de mayor crecimiento. Contrario a lo que se cree, el conocimiento no se genera únicamente a través de la razón, sino que ésta es sólo una forma de acercarse al mismo. Existen al menos otras dos formas de lograr el conocimiento: la experiencia sensible y la intuición.

-Convicción: Es la completa seguridad o la certeza que una persona tiene en relación con lo que siente, piensa o hace. Es el pleno convencimiento acerca de las creencias, mismas que se sustentan en el conocimiento que se tiene. La convicción implica la ausencia de duda. Por ello es que la convicción mueve a la acción; es la gran impulsora del hacer. A diferencia de las creencias, en las convicciones se tiene la certeza y en ocasiones la evidencia de lo que se sustenta, sin importar si se trata de aspectos de carácter racional basados en hechos contundentes, o bien de experiencias propias y por ende subjetivas. Cabe decir que para lograr la convicción se requiere poner en tela de juicio las creencias y conocimientos que se tienen. De otra forma, aquello de lo que se cree estar convencido será débil. Poner en tela de juicio creencias es un proceso que requiere de cuidado y método pero, cuando se realiza atentamente, lleva a la convicción.

030

w w w . r evi s ta bcm. com

-Compromiso: Típicamente se conoce como la obligación que se genera a partir de una aseveración o promesa. En nuestro modelo es la consecuencia que surge de la convicción. Si bien ésta genera la motivación suficiente para emprender acciones, éstas deben orientarse a través del compromiso que asegura poner en juego capacidades y recursos, así como establecer el camino o ruta para llegar a la meta deseada. Implica estructurar, articular y coordinar lo que se requiere de uno mismo o de alguien más, a fin de proceder con efectividad en la obtención de lo que se busca. El compromiso del que hablamos se sustenta en la plena conjunción de libertad y responsabilidad. De esta forma, la motivación que se tiene se expresa de la mejor forma posible y apoya al cumplimiento del compromiso.

-Constancia: La entendemos como la virtud que nos permite mantenernos firmes y perseverantes en las acciones que derivan del compromiso que se ha establecido. En otras palabras, implica la disciplina de uno mismo para mantenerse fiel a las promesas y compromisos establecidos. Así es como la fidelidad a la meta definida se mantiene, a pesar de las dificultades, adversidades y contratiempos que se presenten. Se trata de una actitud, de una predisposición a generar un estado de ánimo. Tiene que ver con la capacidad para esforzarse y mantenerse con firmeza hasta lograr el objetivo. Es en esta instancia donde se demuestra el interés genuino por la causa que se está pretendiendo y donde se manifiesta el nivel de convicción y compromiso que se tiene. Hay ocasiones en que se requiere de paciencia para seguir luchando a pesar de que en el corto tiempo no se logre la meta deseada. A mayor nivel de constancia, mayor compromiso, convicción y conocimiento. Con este cuarto elemento se cierra el ciclo de cultivarse y, precisamente por ser un ciclo, se reinicia indefinidamente con el incremento de cada uno de los elementos que lo componen. En el próximo número de BCM analizaremos la importancia del contexto y veremos el segundo ciclo para un crecimiento humano integral: compartirse.


Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.