Page 20

África Primero

“[...] este es el vehiculo, como Morrison apunta, por el cual: “El autoconocimiento propio no esta esclavizado, sino libre; no repulsivo, sino deseable; no imposibilitado, sino licenciado y poderoso; no a-histórico, sino histórico; no condenado, sino inocente; no un accidente ciego de la evolución, sino un cumplimiento progresivo del destino”. [...]” (Dei, 1994: 4) La afrocentricidad habla del derecho de los colectivos y de las personas a autodenominarse, autoconocerse y expresar por si mismas el conocimiento de su propia realidad (Dei, 1994). “[...] La gente oprimida resiste por definirse a si misma como sujetos, por definir su realidad, formando su nueva identidad, nombrando su historia, hablando de su historia [...]” bell hooks10. “[...] pueblos libres se nombran a si mismos [...] esclavos y perros son nombrados por sus señores [...]” Maulana Karenga11. Para autodefinirse, inevitablemente hay que conocer la historia y la cultura propias (Verharen, 2002). Sí no nos autodefinimos, vamos a seguir siendo definidos por opresores como los “Otros” en las márgenes de la civilización Occidental, a permanecer condenados a que no nos respeten, ni conozcan nuestras particularidades (Hill Collins, 2000). Así, la afrocentricidad es una herramienta de los pueblos de África y su diáspora, en particular, y de todos los pueblos oprimidos en general, para salir de las márgenes de la civilización occidental, y convertirse en el centro y en los protagonistas de la historia propia (Dei, 1994). Ahora es fácil entender que: “[...] el centrismo en la palabra Afrocentricidad se refiere a “la fundamentación en la observación y comportamiento de su propia y única experiencia histórica” (Asante, 1990) [...]” (Citado por: Verharen, 2002: 209). Las historias únicas y propias, escritas por sus protagonistas y no por extranjeros, son historias más auténticas, y su producción es preponderante, no sólo para la reivindicación propia y para hacer realidad la construcción de una historia realmente holista y universal, sino para poder conocer, respetar y amar las historias y las culturas de los diferentes grupos humanos.

La lucha por la unidad del mundo panafricano

Maulana Ron Karenga (1978), dice que sí una parte de la humanidad permanece

10. 11 20

Citada por Hill Collins, 2000: 412-413. Citado por Nascimento, 1981: 38.

Revista negarit n06 2010  
Advertisement