Page 1

ISSN 2500-4840

VOL.

Apoyan: Facultad de Ciencias Humanas Direcciรณn de Bienestar Programa Gestiรณn de Proyectos Sede Bogotรก

4


PROLEGÓMENOS Revista Prolegómenos Volumen 4 • Sem 2017-2 • issn 2500-4840 Universidad Nacional de Colombia Facultad de Ciencias Humanas Departamento de Lingüística Sede Bogotá

Rector Vicerrector Director Bienestar Sede Bogotá

Ignacio Mantilla Jaime Franky Rodríguez Oscar Arturo Oliveros

Coordinadora Programa Gestión de Proyectos (PGP)

Elizabeth Moreno

Decana Facultad Ciencias Humanas

Luz Amparo Fajardo

Director Bienestar Facultad Ciencias Humanas

Eduardo Aguirre

Director Miguel Montáñez Coordinador Editora Comité Editorial

Joan Gutiérrez Jennifer Vega Alejandro Montenegro César Martínez Jennifer Vega Julián Sanabria Katerine Méndez Rafael Gutiérrez

Autores Alejandro Montenegro Catherine Mahecha Cecilia Ortiz Daniela Osorio Erika Mesa Jennifer Vega Jessica Jiménez José Bustos Corrección de Estilo Diseño y Diagramación Impresor

Diana Luque Villegas Fabio Jiménez GRACOM Gráficas comerciales

Prolegómenos - Es una revista estudiantil de Lingüística de jóvenes pertenecientes al grupo de estudios -Ema. El objetivo principal de la revista es ser una herramienta de divulgación de trabajos de carácter empírico y teórico, enmarcados en el ámbito lingüístico disciplinar e interdisciplinar, los cuales hayan sido realizados por estudiantes y/o profesionales de Lingüística u otras áreas afines al estudio del lenguaje. Con esto, la revista pretende promover la escritura, el debate y la publicación de temáticas diversas enfocadas en el análisis del lenguaje.

Contacto revprol_fchbog@unal.edu.co /Resprolegomenos resprolegomenos.blogspot.com.co @Resprolegomenos Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá Cra 45 No 26-85 Edificio Uriel Gutiérrez

www.unal.edu.co

proyectoug_bog@unal.edu.co pgp.unal.edu.co /gestiondeproyectosUN @PGPunal issuu.com/gestiondeproyectos Los textos presentados en la siguiente publicación expresan la opinión de sus respectivos autores y la Universidad Nacional De Colombia no se compromente directamente con la opinión que ellos puedan sucitar.

Derechos de autor y licencia de distribución

Atribución - Sin Derivar - No Comercial


CONTENIDO

˘˘ 06

»»Presentación de la cuarta edición

˘˘ 08

»»Prólogo

˘˘ 11

»»Nociones básicas sobre biolingüística Cecilia Ortiz Carballo

˘˘ 19

»»Caracterización discursiva de las intervenciones del Sr. Rayón Jessica Jiménez Jennifer Vega

˘˘ 38

»»La oración congregacional del viernes (yumu’ah) en una mezquita de Bogotá José David Bustos Catherine Mahecha Medina


˘˘ 56

»»Efecto kiki/bouba, ¿una consecuencia de la ortografía? Daniela Osorio Castro

˘˘ 71

»»Ambigüedad sintáctica tras la desaparición de la tilde diacrítica en la palabra solo en español Erika Mesa Díaz

˘˘ 81

»»Reconocimiento de la palabra escrita: un posible modelo descriptivo Alejandro Montenegro Taborda

˘˘ 92

»»Normas de publicación


8

PRESENTACIÓN DE LA CUARTA EDICIÓN

A continuación se presentan las palabras del profesor Eduardo Dominiccini durante el lanzamiento del segundo número de la revista en las instalaciones de la Universidad Nacional de Colombia. El término “prolegómenos” nos viene del griego a través del latín. Su significado tiene un componente espacio-temporal, “estar antes” o “delante”, y otro componente más concreto, discursivo, que se refiere a lo que se dice sobre algo. En su sentido más conocido, esta palabra se asocia con una parte que se incluye en obras o tratados para introducir las generalidades de estos. En otro cierto sentido, también se puede entender como un pronóstico sobre lo que viene. Me perdonarán quienes saben de etimología si este último sentido no les parece adecuado, pero creo que es al menos interesante porque recoge dos de las características que tiene una publicación estudiantil de la naturaleza de Prolegómenos. La primera característica es que nos permite acceder al trabajo incipiente de jóvenes lingüistas en el que se puede predecir su capacidad para el análisis de temas de la ciencia y su capacidad para socializar resultados de investigación dentro de la comunidad académica. La segunda característica nos da indicios de hacia dónde se dirige la disciplina, al menos si nos centramos en lo que se refleja de la actividad científica en nuestro Departamento. Con los artículos a los que tenemos acceso en Prolegómenos, de cierta manera vemos el futuro, o, en otras palabras, contamos con las bases para pre-decir algo sobre lo que está por venir con respecto a nuestros colegas en nuestro campo de investigación. En el mundo académico esto es muy importante. La lingüística de hoy es una disciplina muy dinámica, una actividad muy especializada y una profesión muy competitiva. Estos tres aspectos, tal vez ausentes o menos marcados en la primera mitad del siglo XX, son el resultado de los cambios por los que ha atravesado nuestra rama del conocimiento en la segunda mitad del siglo XX y lo que vamos del siglo XXI. En la actualidad, estos mismos aspectos se manifiestan con claridad en el complejo mundo de las publicaciones académicas, donde Prolegómenos ha empezado habitar. Al revisar la variedad de revistas de lingüística, es fácil advertir la dinamicidad, la especialización y la competitividad a las que me refiero. La industria de la publicación, de la que hacen parte las revistas académicas, no es otra cosa que un negocio muy rentable para quienes lo controlan. En el año 2015, tal vez lo saben, un grupo de universidades holandesas organizó un boicot contra el proveedor de servicios editoriales Elsevier, en protesta por sus prácticas corporativas en relación con los derechos de autor y los precios de las suscripciones anuales y de los artículos. La disputa tuvo varias consecuencias,


9

entre otras, la de que la prestigiosa revista Lingua, de esta compañía de publicaciones, viera cómo los editores y todo su consejo editorial renunciara en masa para fundar la revista de libre acceso Glossa. Casos como estos nos deben llamar la atención en la medida en que el mundo de la academia está estrechamente ligado con la socialización del conocimiento que se logra a través de las publicaciones. Por supuesto, hay todo un debate sobre el modelo de publicación de libre acceso, la financiación de las investigaciones y, en general, la necesidad de producir libros y artículos para ganar puntos en escalas de medición o aumentar salarios. Cualquiera que sea la postura sobre estos temas, es importante reconocer que, como lingüistas, estamos en la obligación de reflexionar sobre este aspecto de nuestra profesión. Si se tiene la oportunidad de hacerlo desde antes de ingresar al mercado laboral, como es el caso de ustedes, no hay que desaprovecharla. En este contexto, la revista Prolegómenos está llamada a continuar con su labor, de naturaleza tan loable como necesaria. En ese mundo dinámico, especializado y competitivo en el que publicar se ha convertido en algo cotidiano, no sobran los esfuerzos por seguir apropiándose de los espacios que como este contribuyen a la divulgación y al desarrollo de la lingüística en Colombia.


10

PRÓLOGO

La revista Prolegómenos tiene el gusto de presentarles el número cuatro de su revista, un compendio enfocado en identificar los aspectos más relevantes de los estudios lingüísticos actuales. Dentro del ejemplar que poseen en sus manos está un trabajo arduo y de gran importancia para la reflexión e investigación en diferentes campos. Es una evidencia que pelea con los estudios efímeros y trasgrede una realidad inminente, nuestra disciplina como ciencia. Por tal motivo, y dando un enfoque de desarrollo, presentamos diversas temáticas, las cuales van desde la biolingüística hasta la semántica. En el primer artículo, titulado Nociones básicas sobre biolingüística, se presenta un esbozo de conceptos bajo un enfoque moderno del Generativismo, dando importancia a cómo el lenguaje es usado para expresar el pensamiento y no solamente para comunicar. La autora, durante el recorrido del texto, presenta una reflexión sobre un posible epifenómeno basado en una serie de cambios biológicos, presentes en la evolución del hombre, donde claramente se incluye la evolución del lenguaje y la lengua. De esta manera, se intenta responder preguntas de carácter teórico, relacionadas con el lenguaje y el pensamiento. El segundo escrito de este compendio de textos sobre lingüística se encuentra enmarcado en los estudios de la Textolingüística, aquella disciplina que Enrique Bernárdez y Teun van Dijk han promovido desde la década de los setenta. La investigación, titulada Caracterización discursiva de las intervenciones del Sr. Rayón, forma parte de una mirada diferente de la comprensión y análisis textual desde una mirada del pensamiento de Iuri Lotman, donde texto es todo aquello que podemos leer, y por ende puede ser analizado desde diferentes niveles canónicos de la lengua. Las autoras, estudiantes de la Universidad Nacional, presentan un análisis de cinco intervenciones realizadas por el Sr. Rayón (2.0) en las paredes de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá. Esto dio como resultado los usos discursivos para expresar una serie de características de pensamiento e ideologías, principalmente, en este caso, las relacionadas con la inconformidad y disgusto por los movimientos políticos de izquierda. Además, Prolegómenos tiene el gusto de brindarle un papel relevante a la etnografía del habla, a los procesos relacionados con la antropología lingüística y las diferentes características que subyacen en los estudios del comportamiento del hombre y su relación con el lenguaje. En el artículo titulado La oración congregacional del viernes en una mezquita de Bogotá, se analiza un suceso comunicativo particular, presentado los días viernes en la comunidad musulmana que se reúne en torno a la Mezquita Estambul. Durante el recorrido del texto se presenta un análisis y descripción de los elementos de la situación comuni-


11

cativa, es decir, un análisis a partir de los planteamientos ofrecidos por Muriel Saville-Troike, quien involucra un contexto y unas fórmulas de presentación que no son analizadas en los estudios tradicionales de sintaxis y semántica. Siguiendo con la guía de la semántica y la sintaxis, presentamos el artículo Ambigüedad sintáctica tras la desaparición de la tilde diacrítica en la palabra solo en español. Donde la autora presenta, de una manera atractiva, como los cambios dados por la Real Academia de la Lengua Española afectan de manera significativa y generan una ambigüedad enorme, que dificulta los procesos de enseñanza y aprendizaje de la lengua española. Estos procesos son llamativos y se presentan como una crítica a factores prescriptivistas de la lengua y de las gramáticas actuales. Cerramos este ejemplar con dos textos encaminados a los estudios de la lingüística cognitiva y psicolingüística, enfocando de esta manera, una característica fundamental en una disciplina como la lingüística: la interdisciplinariedad. Cabe mencionar que no discutiremos si desde estos enfoques la lingüística hace parte de la psicología, simplemente se desea enriquecer la interdisciplinariedad y fortalecer los lazos de aquellos estudios. El primer artículo de esta serie se titula Efecto Kiki/Bouba ¿una consecuencia de la ortografía? En el que se presenta una visión del simbolismo sonoro y su relación con la psicología y la lingüística, es decir, la estrecha relación entre formas fónicas y el significado que tienen las palabras. La autora presenta una reflexión al respecto, dando evidencia de un proceso de enseñanza de ortografía. El segundo artículo de esta serie es Reconocimiento de la palabra escrita: un posible modelo descriptivo; el autor, por medio de un análisis comparativo y de la reflexión de diferentes artículos, enfoca su análisis a los procesos de grafías y de reconocimiento, encaminados en modelos de sacudidas y fijaciones. Una mirada desde el reconocimiento de palabras, que se encuentra relacionada con los procesos de memoria a corto y largo plazo; en esta investigación se presenta un enfoque novedoso y actual de los estudios lingüísticos, rompiendo esquemas tradicionales de análisis. Finalmente, el Comité Editorial quiere agradecer a todas aquellas personas interesadas en el crecimiento de la revista y en los estudios de la lingüística en general. Al mismo tiempo se ofrece un fraternal saludo y agradecimiento a la Universidad de Hermosillo en Sonora, México, por su invitación al XIII Foro Nacional e Internacional de Estudiantes de Lingüística y Literatura, celebrado en el mes de febrero. Comité Editorial


NOCIONES BÁSICAS SOBRE BIOLINGÜÍSTICA* Cecilia Ortiz Carballo** Universidad de Puebla, Puebla – México

˘˘ Resumen La Biolingüística es una disciplina que busca explicar el origen del lenguaje a través de un enfoque interdisciplinario entre la lingüística y la biología. Sus bases teóricas son los preceptos postulados por Lenneberg y Chomsky, quienes consideran el lenguaje como la consecuencia de una serie de determinaciones biológicas del ser humano y, por tanto, ausente en otras especies. Este enfoque innatista distingue el lenguaje de cualquier sistema comunicativo a partir de dos rasgos: la fusión y la recursividad. Así mismo, implica el estudio de la evolución y la adquisición del lenguaje, líneas de investigación que tienen como objetivo determinar la aparición de la facultad del lenguaje en la especie humana y explicar la capacidad de aprender varias lenguas en un rango de edad previo a la pubertad. Palabras clave: Biolingüística, Chomsky, facultad del lenguaje, adquisición del lenguaje, evolución del lenguaje.

* Este ensayo se escribió para la clase teórica de Corrientes de la Lingüística, dirigida por el maestro Renato García González, en el periodo de otoño 2016 de la licenciatura de Lingüística y Literatura Hispánica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. ** Estudiante de Licenciatura de Lingüística y Literatura Hispánica de la Universidad de Puebla, México. Correo: basilisco19_96@hotmail.com.


Prolegómenos V4 | 2017

14

˘˘ Abstract Biolinguistics is a discipline that seeks to explain the origin of language through an interdisciplinary approach between linguistics and biology. Its theoretical bases are the precepts postulated by Lenneberg and Chomsky, who consider the language as the consequence of a series of biological determinations of the human being and therefore absent in other species. This Innatist approach distinguishes the language of any communicative system from two features: fusion and recursion. It also involves the study of evolution and the acquisition of language, lines of research that aim to determine the emergence of the language faculty in the human species and explain the ability to learn several languages in a range of age prior to puberty. Key words: Biolinguistics, Chomsky, faculty of language, acquisition of language, evolution of language.


Nociones básicas sobre biolingüística

En el ámbito de la lingüística, definir el lenguaje ha derivado en una serie de problemáticas basadas en las perspectivas desde las cuales se analiza el fenómeno. De esta manera, se han desarrollado enfoques que siguen líneas de investigación distintas, por ejemplo, algunos lingüistas se decantan por priorizar la función comunicativa como una explicación plausible del lenguaje, mientras que otros consideran que su posible origen puede deberse a aspectos que conciernen a la constitución de la especie humana. Esta segunda visión derivó de la interfaz de dos disciplinas aparentemente alejadas: la lingüística y la biología. Como menciona Jenkins (2013), Chomsky propuso una facultad del lenguaje innata a través de su Gramática Universal1 y Gramática Generativa2 , mientras que, por otra parte, Eric Lenneberg indagó en muchas áreas de la biología, relacionadas con la adquisición y los trastornos del lenguaje. Lenneberg publicó varias de sus observaciones en su obra Biological Foundations of Language, en la que Chomsky contribuyó, con un capítulo titulado “The formal nature of language” (Jenkins, 2013, pp. 4-5). De acuerdo con esta perspectiva interdisciplinaria, el lenguaje no está determinado propiamente por aspectos externos, o al menos no de manera prioritaria, sino que está relacionado con un factor biológico de los seres humanos. Dicho componente será el objetivo de la Biolingüística, tal como lo menciona Chomsky: Del conjunto de fenómenos que podrían considerarse vagamente relacionados con el lenguaje, el enfoque biolingüístico centra su atención en un componente de la biología humana que entra en el uso y adquisición del lenguaje, de cualquier modo que se interprete el término “lenguaje”. Llamémoslo “facultad de lenguaje”, adoptando un término tradicional a un nuevo uso (2006, p. 59).

De esta manera, se plantea la hipótesis de que, a diferencia de otras especies, el hombre cuenta con una serie de determinaciones biológicas, las cuales le permiten adquirir una lengua; a su vez, estas pueden ser consideradas como la gramática universal que el lingüista propuso en sus primeros estudios (Polychroniou, 2016, párrafo 14). No obstante, suponer que esta perspectiva esté en lo correcto implica una serie de preguntas que deben resolverse “What constitutes knowledge of language? How is this knowledge acquired? How is this knowledge put to use? What are the relevant brain mechanisms? How does this knowledge evolve (in the species)?”

1 Chomsky sugiere la presencia de una capacidad cognitiva en el ser humano, la cual hace posible que los individuos desarrollen y aprendan una lengua. Esto supone “[…] descubrir principios abstractos que rijan su estructura y uso [del lenguaje]: principios que son universales por necesidad biológica y no por mero accidente histórico, y que derivan de las características mentales de la especie.” (Chomsky, 1981, p. 12). 2 Cualquier hablante es capaz de generar un conjunto ilimitado de secuencias lingüísticas a partir de un número restringido de fonemas, por tanto, Chomsky define una lengua como “un conjunto (finito o infinito) de oraciones, cada una de ellas de una longitud finita y construida a partir de un conjunto de elementos finitos” (1974, p.27).

15


Prolegómenos V4 | 2017

16

(Jenkins, 2000, p. 1). Estos cuestionamientos orientan este enfoque biológico al estudio de la evolución y de la adquisición del lenguaje. Así mismo, sugieren una reflexión profunda sobre la raíz de este fenómeno, el cual se muestra interesante, al tomar en cuenta el hecho de que solo la especie humana lo padece, pues, a diferencia de los animales, no se basa únicamente en la transmisión de información. En este sentido, la distinción entre lenguaje como un sistema comunicativo y como una facultad cobra gran relevancia. Aunque el rasgo comunicativo del lenguaje es compartido con otras especies, “[…] language should be understood as the particular computational cognitive system, implemented neurally, that cannot be equated with an excessively expansive notion of ‘language as communication” (Bolhuis, Tattersall, Chomsky & Berwick, 2014, p. 1), ya que esta sugiere una externalización basada en el uso del sistema sensorio motriz; empero, el lenguaje humano no siempre llega a realizar este proceso. Por tanto, un estudio de la facultad del lenguaje, o al menos de su evolución, no debe considerar esos cambios fisiológicos para su rastreo. Aunado a lo anterior, incluso la fase que supone la externalización del lenguaje, considerada como habla o discurso, en casos de sordez y ceguera no se lleva a cabo por el mismo canal. Así, la evolución del sistema sensorio motriz solo resulta relevante para conocer el desarrollo del habla, mas no lo es para determinar cuándo y cómo la facultad del lenguaje se desarrolló en el hombre (Bolhuis et al, 2014, p. 1). A pesar de lo anterior, aún es necesario preguntar: ¿Cuáles son las características de esta capacidad biológica? En Estructuras sintácticas (1974, p. 37), Chomsky menciona que las secuencias gramaticales de una lengua determinada presentan el rasgo de estar incrustadas [embedded], ya que se parte de que sus elementos ‘a’ y ‘b’ se combinan hasta formar oraciones infinitas. En paralelo, la Biolingüística considera que el lenguaje humano puede distinguirse por el procedimiento de fusión [merge], el cual consiste en tomar dos elementos sintácticos para construir otras estructuras más complejas (Bolhuis et al, 2014, pp. 1-2). Además de la combinación de elementos finitos, en la misma obra, el lingüista sugiere que cualquier lengua natural presenta una serie de mecanismos recursivos, los cuales se basan en la repetición de estructuras gramaticales (Chomsky, 1974, p. 37). Esta noción se conserva en el artículo The faculty of language: what is it, who has it, and how did it evolve? (2002), escrito por Hauser, Chomsky y Fitch. Estos autores realizan una división de la facultad del lenguaje: We submit that a distinction should be made between the faculty of language in the broad sense (FLB) and in the narrow sense (FLN). FLB includes a sensory-motor system, a conceptual-intentional system, and the computational mechanisms for recursion, providing the capacity to generate an infinite range of expressions from a finite set of elements. We hypothesize that FLN only includes recursion and is the only uniquely human component of the faculty of


Nociones básicas sobre biolingüística

language (p. 1569).

En su sentido estricto, la facultad del lenguaje se distingue de otros sistemas comunicativos por el rasgo de recursividad, el cual ya había sido expuesto y explicado por Chomsky. La incrustación y la recursividad parecen ser aspectos que sobresalen en el lenguaje frente a otros sistemas comunicativos. No obstante, al tratarse de procesos cognitivos, se enfrenta a la dificultad de no dejar evidencia fósil que demuestre la presencia de la facultad del lenguaje (Bolhuis et al, 2014, p. 1). Por otra parte, tratándose de un fenómeno exclusivo de los seres humanos, el estudio en otras especies arroja pocos resultados que lo esclarezcan. A pesar de tales restricciones, se han realizado hallazgos relevantes en cuanto al aprendizaje del lenguaje, uno de ellos es la Hipótesis del periodo crítico, la cual sugiere que “[…] la capacidad para adquirir el lenguaje merma al alcanzar la pubertad, dado que el cerebro pierde plasticidad, circunstancia que implica una disminución sensible de la capacidad para aprender una lengua.” (Centro Virtual Cervantes, s.f., párrafo 1). Meisel menciona que los aspectos biológicos y ambientales determinan el aprendizaje del lenguaje en el hombre y en otras especies, empero, la posibilidad de la adquisición de una segunda lengua es única para los seres humanos, además de que solo puede ser adquirida antes de la pubertad (2013, p. 69). Es posible que la capacidad innata del lenguaje, aludida por Chomsky, y matizada posteriormente como una facultad biológica, sea la que permita la adquisición de una segunda lengua en un niño, quien no presenta ningún tipo de dificultad para asimilar dos idiomas distintos. Incluso Meisel (2013) comenta que el aprendizaje múltiple de lenguajes fungiría como el aprendizaje de la lengua materna: Simultaneous acquisition of languages has therefore been qualified as multiple first language acquisition […]. This conclusion is primarily based on the following observations: (1) linguistic systems are differentiated from early on, (2) grammatical development proceeds through the same developmental sequences as in monolingual acquisition, and (3) the grammatical knowledge ultimately attained in each of the languages of multilingual children is identical in nature to that of their monolingual counter parts (p. 87).

Este aprendizaje, por tanto, puede estar mediado por los rasgos de la Gramática Universal, de modo que hace susceptible a cualquier lengua, así como a ‘n’ cantidad de ellas, de ser aprendidas dentro de este periodo crítico, atravesado por todo individuo. En cuanto a su evolución, no se puede negar que tuvo que existir un momento en el que el ser humano adquirió la facultad del lenguaje, el cual, posteriormente, empleó como herramienta para la comunicación; esto supone que algunos ancestros biológicos más antiguos del ser humano carecieron de dicha capacidad innata, mientras que los restantes sí la tuvieron. Esta cuestión suscitó la discrepancia entre Darwin y Wallace, con respecto a la evolución

17


Prolegómenos V4 | 2017

18

gradual o espontánea del lenguaje (Hauser et al, 2002, p. 1570). A pesar de los grandes aportes científicos de Darwin, la segunda perspectiva resulta verosímil dado el acelerado desarrollo científico del hombre desde hace 200 mil años: Our species was born in a technologically archaic context, and significantly, the tempo of change only began picking up after the point at which symbolic objects appeared. Evidently, a new potential for symbolic thought was born with our anatomically distinctive species, but it was only expressed after a necessary cultural stimulus had exerted itself (Bolhuis et al., 2014, p. 4).

La creación de sociedades, el surgimiento del arte y diversos avances tecnológicos insinúan que la capacidad lingüística es relativamente joven, por ende, no implica un desarrollo gradual producto de la selección natural, sino, quizá un resultado secundario de todas las modificaciones biológicas que, hasta entonces, había sufrido la especie humana. Con base en lo expuesto anteriormente, se concluye que bajo este enfoque moderno del Generativismo, el lenguaje sirve, principalmente, para expresar el pensamiento y no para comunicar; no obstante, esta función accesoria no puede negarse, ya que es la que potencializa la facultad del lenguaje en los humanos. Esta primacía del pensamiento supone una serie de procesos mentales, los cuales, de acuerdo con la Biolingüística, pueden ser el resultado de un epifenómeno basado en una serie de cambios biológicos presentes en la evolución del hombre. Aunque esta disciplina ha arrojado una serie de datos que confirman su hipótesis, existen aún muchas interrogantes por resolver, tales como cuándo y cómo se originó el lenguaje y, quizá la más crucial, por qué el lenguaje se creó para el pensamiento.


Nociones básicas sobre biolingüística

˘˘ Referencias 19

Bolhuis J. J., Tattersall I., Chomsky, N., Berwick R.C. (2014). How could language have evolved? PLoS Biology.DOI:10.1371/journal.pbio.1001934 Centro Virtual Cervantes. (s.f.). Hipótesis del periodo crítico. En: Diccionario de términos claves de ELE. Recuperado de:http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/hipotesisperiodocritico.htm Chomsky, N. (1974). Estructuras sintácticas. México: Siglo Veintiuno Editores. Chomsky, N. (1981). Acerca de la capacidad cognoscitiva. En: N. Chomsky. Lenguaje sociedad y cognición (pp. 11-32). México: Trillas. Chomsky, N. (2006). Biolingüística y capacidad humana. Forma y función, (19), 57-71. Recuperado de: http://www.revistas.unal.edu.co/index.php/formayfuncion/ article/view/18116 Hauser, M. D., Chomsky, N. & Fitch, W. T. (2002). The faculty of language: what is it, who has it, and how did it evolve? Science, 298 (5598), 1569-1579. DOI: 10.1126/ science.298.5598.1569. Jenkins, L. (2000). Introduction: A brief chronology. En: Biolinguistics. Exploring the Biology of Language (pp. 1-14). Nueva York: Cambridge University Press. Jenkins, L. (2013). Biolinguistics: A historical perspective. En: C. Boeckx y K. Grohmann (Eds.). The Cambridge handbook of biolinguistics (pp. 04-11). Nueva York: Cambridge University Press. Meisel, J. (2013). Sensitive phases in successive language acquisition: The critical period hypothesis revisited”. En: C. Boeckx y K. Grohmann (Eds.). The Cambridge Handbook of Biolinguistics (pp. 69-85). Nueva York: Cambridge University Press. Polychroniou, C. (2016, 24 de septiembre). Noam Chomsky on the evolution of language: a biolinguistic perspective. Truthout. Recuperado de: http://www. truth-out.org/opinion/item/37725-noam-chomsky-on-theevolution-oflanguage-a-biolinguistic-perspective


CARACTERIZACIÓN DISCURSIVA DE LAS INTERVENCIONES DEL SR. RAYÓN* Jessica Jiménez** Jennifer Vega*** Universidad Nacional de Colombia, Bogotá - Colombia

˘˘ Resumen En esta investigación se presenta un análisis de cinco intervenciones realizadas por el Sr. Rayón (2.0) en las paredes de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá. Estas fueron analizadas a nivel de macroestructura, superestructura y microestructura. Se encontró que, a partir de sus intervenciones, se manifiesta un discurso argumentativo que da cuenta de la inconformidad de algunos estudiantes de la Universidad en cuanto a las tendencias políticas de izquierda de la misma y, por otro lado, el desacuerdo individual del Señor Rayón respecto a estas ideologías. Palabras clave: Sr. Rayón, graffitis, movimientos políticos de izquierda, intervenciones, discurso argumentativo.

* Este artículo es resultado de una investigación realizada como trabajo final para la asignatura Textolingüística, dictada durante el periodo 2016-III en la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, por la profesora Paola Isabel Mejía, a quien ofrecemos un afectuoso agradecimiento por toda su ayuda e invaluable orientación. ** Estudiante de Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: jijimenezo@unal.edu.co. *** Estudiante de Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: jpvegab@unal.edu.co.


Prolegómenos V4 | 2017

22

˘˘ Abstract This research presents an analysis of five interventions made by Mr. Rayón (2.0) on the walls of the National University of Colombia, Bogotá. Those interventions were analyzed at the level of macrostructure, superstructure and microstructure. It was found that, from his speeches, an argumentative discourse shows the nonconformity of some students of the University in terms of the left political tendencies of the same and, on the other hand, of the individual disagreement of Mr. Rayón with respect to these ideologies. Key words: Sr. Rayón, graffiti, left political movements, interventions, argumentative discourse.


Caracterización discursiva de las intervenciones del Sr. Rayón

˘˘ Introducción

23

Imagen 2-1. Sr. Rayón. Fuente: https://goo.gl/yYC8EC

El Sr. Rayón o “Rayadoman” es un personaje anónimo de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, quien se caracteriza por estar semidesnudo, cubierto con rayones que evocan graffitis en todo su cuerpo –incluyendo una “R” encerrada en un círculo, la cual usa como logo–; así como por utilizar guantes y una máscara antigás. Se hizo famoso por modificar los graffitis de carácter político de la Universidad para dotarlos de un significado diferente. Aunque este personaje es el que se presenta al público como el autor principal de todos los textos, es, en realidad, lo que Goffman (citado en Calsamiglia & Tusón, 1999) denominaría “portavoz”, puesto que habla en nombre del colectivo “La Liga del Rayón”. Su popularidad creció rápidamente gracias a sus puestas en escena en público y a través de la divulgación de sus intervenciones en redes sociales como Facebook, Twitter y YouTube1. El objetivo principal de la presente investigación es caracterizar el discurso del Sr. Rayón, a partir de la hipótesis por la que el discurso podría considerarse un texto argumentativo, el cual se construye a partir de las intervenciones hechas sobre los graffitis realizados por grupos de izquierda. Para esto, se presenta el análisis de algunas de las modificaciones que este autor realizó sobre los graffitis originales, a partir de la noción de estructura, propuesta por Van

1

Las diferentes redes sociales de Sr. Rayón se encuentran en las referencias.


Prolegómenos V4 | 2017

Dijk (1972, 1980a, 1980b); las categorías de análisis superestructural del graffiti, propuestas por Blume (1999); y los elementos de análisis estilístico, adaptados de Sandig y Selting (2000).

˘˘ Metodología 24

El corpus a analizar está compuesto por cinco intervenciones (cuatro graffitis y un símbolo), recuperados de la página de Facebook “Sr. Rayón (Rayadoman)”. Los textos fueron producidos durante los años 2012 y 2013. Las intervenciones se originan como una forma de protesta contra la fuerte politización hacia la izquierda, que se vivía en la Universidad durante esa época. Dicha protesta se realizó a partir de la modificación de los numerosos graffitis que se podían encontrar en todo el campus, elaborados por grupos armados como las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), el ELN (Ejército de Liberación Nacional) y el MB (Movimiento Bolivariano), además de grupos estudiantiles de izquierda como la FEU (Federación de Estudiantes Universitarios), entre otros. Este corpus se escogió, precisamente porque, a partir de él, se evidencian diversos fenómenos socioculturales presentes en la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá; lugar de interés especial por su importancia a nivel nacional. A partir de la noción de estructura del texto, planteada por Van Dijk (1972, 1980a, 1980b), se analizarán los graffitis que componen el corpus, en términos de superestructura, macroestructura y microestructura. Para realizar el análisis superestructural de cada uno de los graffitis, se tendrán en cuenta, en primer lugar, los elementos de análisis que propone Blume (1999), como lo son los componentes de la situación comunicativa, dentro de la cual se analiza la intención comunicativa (Escandell, 1993); lugares; formas; temática; motivos y funciones lingüísticas. En segundo lugar, los elementos no verbales (composición, denotación, connotación y ejes simbólicos) de Marssello (2014). Por otra parte, para el análisis de la microestructura, se toman los elementos de análisis de estilo léxico, sintáctico, fonológico, grafológico, pragmático y de figuras de estilo, adaptados de Sandig y Selting (2000) (ver gráfica 2-1 en página 23).

˘˘ Resultados y Discusión 3.1 Análisis de los graffitis Para empezar, se presentarán de manera general las características que comparten los graffitis a analizar según las categorías que propone Blume (1999): En lo relacionado con la Situación Comunicativa, el Autor de todas estas intervenciones es el Sr. Rayón; el Lugar de la realización de los graffitis son las


Caracterización discursiva de las intervenciones del Sr. Rayón

25

Gráfica 2-1. Esquema de análisis. Fuente: Elaboración Propia.

paredes de los edificios de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá –los lugares específicos no pudieron ser determinados–, el Contexto situacional está definido por la fuerte politización hacia la izquierda que se ha dado en la Universidad, manifiesta a través de los numerosos graffitis elaborados por grupos de izquierda como las FARC, el ELN y el MB. Se puede decir que por el lugar en donde se presenta el texto –sobre otros graffitis– se pretende que los Receptores sean los mismos grupos que fueron autores de los graffitis modificados. El Motivo, en cuanto a la comunicación de masas y la comunicación reflexiva individual, es informar sobre la no pertenencia a un colectivo político específico; por otro lado, en cuanto a la Comunicación categorial e individual, es necesario mencionar que la motivación de los autores del graffiti original es la limitación de un territorio –el de la Universidad– como lugar donde se apoya una ideología de izquierda; mientras que, en la intervención, la motivación se basa en la expresión de una crítica, protesta y rechazo ante esta apropiación del espacio público, expuesta a través de la resignificación del graffiti original. Finalmente, las Funciones lingüísticas más evidentes en las intervenciones son las mismas propuestas por Blume (1999): la función poética, propuesta por Jakobson (1960, citado en Blume, 1999), se manifiesta en el juego de palabras que realiza el autor para tergiversar el sentido original del graffiti, alterándolo con la adición y/o supresión de algunos de los elementos que componen el graffiti original; por otro lado, es evidente una Función cognitiva, propuesta por Von Polenz (1974, citado en Blume, 1999), la cual se manifiesta en lo resultante de la modificación: la expresión de desacuerdo hacia el acto de la apropiación ideológica de un espacio público.


Prolegómenos V4 | 2017

El análisis de la Intención comunicativa, la Forma que adopta cada intervención –variación estilística–, Las temáticas –macroestructura–, los Elementos no verbales y el análisis microestructural se realizarán a continuación en cada graffiti; ello debido a que estos elementos son diferentes para cada caso.

26

3.1.1. “¿Por la deFensa de lo público? ¡¡la ironía Nacional!!”

Imagen 2-2. Graffiti (a). “¿Por la deFensa de lo público? ¡¡la ironía Nacional!!”. Fuente: Sr. Rayón (Rayadoman), publicada el 17 de septiembre del 2013, en: https://goo.gl/PaOe2g.

a. Superestructura. Graffiti. i. Intención comunicativa: Criticar y satirizar lo absurdo del mensaje original. ii. Elementos no verbales: • Composición –elementos, orden– y colores: En esta ocasión, el autor utiliza, para su intervención, el mismo color usado en el graffiti original. Por otro lado, deja ciertos elementos de la primera composición y respeta el orden de la misma, lo que contribuye a cumplir su objetivo de parodiar. • Ejes simbólicos: En el graffiti modificado, se replantea el problema de la defensa de lo público, al mostrar la incoherencia de atacar un espacio que pertenece a todos para expresar la supuesta defensa del mismo. A través de esta modificación, se está cuestionando el mensaje comunicado en el graffiti original; con la segunda parte modificada –¡¡la ironía Nacional!!– se está haciendo una crítica a que los autores del primer graffiti no están defendiendo lo público sino todo lo contrario. b. Macroestructura. i. Tema: La defensa de lo público. ii. Macroproposición: Es irónico que se afirme una defensa de lo público mientras se apropian ideológicamente del mismo.


Caracterización discursiva de las intervenciones del Sr. Rayón

c. Microestructura. i. Variación Estilística: Según las categorías propuestas por Sandig y Selting (2000), las características estilísticas de la intervención son las siguientes: • Estilo léxico: En este caso, la única palabra que el autor modifica con respecto a lo escrito originalmente es “ironía”, la cual reemplaza a “soberanía”. • Estilo sintáctico: A través de la adición de signos de pregunta y de exclamación que hace el autor, el graffiti original pasa de ser una oración compuesta coordinada por una conjunción, a una oración compuesta coordinada por yuxtaposición. • Estilo fonológico y grafológico: Aunque en el texto resultante no existe ningún tipo de repetición de sonidos, sí se encuentra una relación tanto fonológica como grafológica entre la palabra original –soberanía– y la modificación –ironía–. • Figuras de estilo: El graffiti modificado presenta un paralelismo en comparación con el primero, en tanto que se modifica un único elemento léxico de la oración mientras que se mantiene, en términos generales, la estructura gramatical del graffiti original. • Estilo pragmático: Por medio del uso de los signos de interrogación y exclamación, el autor cambia el sentido de lo que se quiere transmitir. Gracias a los signos, la primera oración deja de ser una afirmación para pasar a ser un acto de habla que tiene como intención primordial el cuestionar la idea contenida en el mensaje. Por otro lado, en la segunda parte, se pretende enfatizar la idea de que la oración anterior no es solo cuestionable sino falsa.

3.1.2. “Somos amantes de la paz y de la picardía! Combo parc-eros”

Imagen 2-3. Graffiti (b). “SOMOS AMANTES DE LA PAZ Y DE LA PICARDÍA! COMBO PARC-EROS”. Fuente: Sr. Rayón (Rayadoman), publicada el 09 de junio del 2013, en: https://goo.gl/Qzq0dK.

27


Prolegómenos V4 | 2017

a. Superestructura. Graffiti. i. Intención comunicativa: Convertir en una paradoja el mensaje original para ridiculizarlo y dejar en evidencia lo contradictorio de la ideología que defienden los grupos de izquierda. ii. Elementos no verbales: • Composición –elementos, orden– y colores: Al igual que en el caso anterior, el Sr. Rayón usa aerosol rojo, el cual corresponde al mismo color del graffiti original –podemos suponer que hace esto con el fin de que no se note la modificación–; además, respeta la composición del mismo y solo modifica algunos elementos: específicamente las palabras “no”, “cobardia” y las siglas “MB” y “FARC-EP”, elementos que convierte en “y”, “picardía”, “combo” y “parc-eros” respectivamente. • Ejes simbólicos: Los grupos armados son criminales que, bajo la fachada de “salvadores del pueblo”, cometen delitos aunque no los reconocen como tales.

28

b. Macroestructura. i. Tema: La hipocresía de los grupos armados. ii. Macroproposición: Los grupos armados como las FARC y el MB son unos hipócritas al declararse amantes de la paz, siendo unos criminales.

c. Microestructura. i. Variación Estilística: • Estilo léxico: En este graffiti, el autor de las intervenciones modifica cuatro palabras en total: “no”, “cobardía” “MB” “FARC-EP” –cambiadas por “y”, “picardía” “combo” y “parceros”, respectivamente–. Por otro lado, suponemos que parte de la intención al no modificar la palabra “paz” es crear una paradoja conceptual, como se explicará más adelante. • Estilo sintáctico: Aunque la modificación léxica es significativa, solo hay un cambio en cuanto a la construcción sintáctica de la oración. Esta vez, contrario al caso anterior, el autor convierte una oración compuesta coordinada por yuxtaposición en una oración compuesta coordinada por una conjunción. • Estilo fonológico y grafológico: Es interesante observar cómo el autor se cuida por realizar las grafías del mismo tamaño y con el mismo estilo que las del mensaje original para hacer la modificación del graffiti lo menos evidente posible. Por otro lado, cabe resaltar


Caracterización discursiva de las intervenciones del Sr. Rayón

cómo elige la palabra “picardía”, que tiene las mismas características suprasegmentales –en cuanto al acento– que “cobardía”. En contraste, podemos ver que si bien le da gran importancia a la conservación de características fonológicas a nivel léxico, no lo hace tanto a nivel oracional, pues al intervenir y cambiar un signo de puntuación (“,”) por una conjunción (“y”) cambia por completo el ritmo de lectura de la oración. • Figuras de estilo: Como se mencionó anteriormente, el autor construye con su modificación una paradoja, al poner los conceptos “paz” y “picardía”, ambos como complemento de “somos amantes de”. Es decir, en el graffiti modificado, los grupos armados se declaran amantes de “la paz”, por otro lado, se declaran amantes de “la picardía” y, por ende, las connotaciones de este último concepto se oponen a las de la palabra ‘paz’. • Estilo pragmático: El autor se burla de manera directa de lo expresado en el mensaje inicial.

3.1.3. “¿Camilo vive hace 47 años con el mínimo?”

Imagen 2-4. Graffiti (c). “¿CAMILO VIVE HACE 47 AÑOS CON EL MÍNIMO?”. Fuente: Sr. Rayón (Rayadoman), publicada el 15 de mayo del 2013, en: https://goo.gl/O0hRI7

2 El hecho de que este graffiti haya sido plasmado en una de las paredes del Banco Popular de la Universidad no es aleatorio, pues creemos que se pretende hacer una crítica directa al papel de los bancos en la problemática financiera que se vive en la Nación; papel que se puede confirmar en el artículo que publica El País en abril de 2013 donde afirmaban que “El sistema financiero obtuvo millonarias ganancias en 2012. La gente se pregunta ¿por qué no transmiten esto al consumidor con menores tasas?” (Chagüendo, 2013).

29


Prolegómenos V4 | 2017

a. Superestructura. Graffiti. i. Intención comunicativa: Hacer evidente lo irónico de proclamar que Camilo vive mientras sus ideales mueren –esto se refleja en la problemática del salario mínimo2–. ii. Elementos no verbales: • Composición –elementos, orden– y colores: En esta ocasión, el autor decide utilizar un color diferente al del graffiti original, usando rojo en vez de negro. La intención de usar este color puede ser la de llamar la atención hacia el diálogo que se crea a partir del graffiti anterior y la modificación, lo cual es algo que se corrobora en el contraste creado por los colores –blanco, negro y rojo–. • Ejes simbólicos: La intervención está llamando la atención sobre la problemática existente en nuestro país respecto al salario mínimo en auge durante el año 2013 y que ha continuado durante un largo tiempo, pues este es uno de los más bajos en Latinoamérica (Acosta, 2016). Por otro lado, después de la intervención, el “Camilo” al que se hace referencia no es el mismo del graffiti original3 sino un ciudadano cualquiera; por lo tanto, creemos que el autor presenta una crítica sobre la ironía de escribir “Camilo vive” como si en la actualidad se pudieran evidenciar sus ideales, cuando las problemáticas sociales reflejan todo lo contrario a aquello por lo que Camilo luchaba.

30

b. Macroestructura. i. Tema: La defensa de los ideales de Camilo Restrepo –miembro de un grupo de izquierda–. ii. Macroproposición: La lucha de los grupos de izquierda no ha sido muy efectiva, pues se contrapone totalmente a la realidad que se vive en el país.

c. Microestructura. i. Variación Estilística: • Estilo léxico: El Sr. Rayón agrega 4 palabras “hace”, “con”, “el” y “mínimo”. Adicionalmente, al no borrar “47 años” –los cuales se

3 El cual se refiere a Camilo Torres Restrepo, un sacerdote católico colombiano, cofundador de la primera facultad de sociología de América Latina en la Universidad Nacional de Colombia y miembro del grupo guerrillero ELN, cuyos ideales se centraban en la idea de una nueva sociedad “...de carácter socialista y cristiano, basado en la justa distribución de la riqueza.” (Rueda, 2002).


Caracterización discursiva de las intervenciones del Sr. Rayón

refieren a los años que llevaba de fallecido Camilo Torres Restrepo–, el autor de la intervención pudo haber querido enfatizar en el hecho de que desde la época en que murió Camilo hasta la actualidad, la situación de desigualdad y subsistencia con el salario mínimo, en realidad, no ha cambiado significativamente en Colombia. • Estilo sintáctico: La intervención hace que una oración y un sintagma nominal se junten para formar una única oración, donde dicho sintagma nominal pasa a cumplir una función de complemento circunstancial de tiempo. Por otro lado, transforma la oración afirmativa en una interrogativa y adiciona otro complemento circunstancial, esta vez de instrumento. • Estilo fonológico y grafológico: En este caso, el autor no realiza ningún uso de la rima o repetición de sonidos; sin embargo, como es usual, mantiene algunas de las características de las grafías en el graffiti original, como el tamaño y el hecho que sea escrito en mayúsculas. • Estilo pragmático: En términos de Searle (1969), el enunciado pasa de ser un acto de habla asertivo a uno expresivo, donde se cambia por completo su fuerza ilocutiva.

3.1.4. UN: Territorio de todos

Imagen 2-3. Graffiti (d). “UN: Territorio de Todos”. Fuente: Sr. Rayón (Rayadoman), publicada el 23 de mayo del 2013, en: https://goo.gl/jnDHKX.

a. Superestructura. Graffiti. i. Intención comunicativa: Censurar la politización hacia izquierda del Movimiento Bolivariano. ii. Elementos no verbales: • Composición –elementos, orden– y colores: Como es usual, en este caso, el Sr. Rayón utiliza aerosol del mismo color que el graffiti original y respeta la mayoría de los elementos de la composición anterior,

31


Prolegómenos V4 | 2017

modificando únicamente la palabra “Bolivariano” por “de Todos” y la forma general del graffiti, pues pasa de tener una estructura ‘cuadrada’ a una lineal. • Ejes simbólicos: Se muestra la cualidad de la universidad como un espacio público y se evoca la libertad de apoyo y/o pertenencia a los diferentes movimientos políticos del país. Es decir, de nuevo, se problematiza el espacio de la Universidad como algo público, el cual no debería estar politizado.

32

b. Macroestructura. i. Tema: La Universidad Nacional como espacio público. ii. Macroproposición: La universidad no es un centro de izquierda solamente.

c. Microestructura. i. Variación Estilística: • Estilo léxico: Se modifica el adjetivo especificativo “Bolivariano” por una construcción que denota ya no a una parte específica de la población –aquellos que pertenecen al Movimiento Bolivariano– sino a toda la comunidad nacional, especialmente la universitaria. Por otro lado, el uso de la palabra “territorio” en vez de una como “espacio” o “lugar” permite evocar eventos relacionados con la guerra: especialmente la lucha por conquistar espacios y hacerlos del dominio propio. • Estilo sintáctico: El graffiti se modifica de tal manera que el núcleo del único sintagma nominal que lo compone ahora tiene como modificador un sintagma preposicional –“de todos”–, en vez de un adjetivo especificativo –“Bolivariano”–; lo cual hace que la construcción ya no sea restrictiva. • Estilo fonológico y grafológico: Si bien en este caso, a diferencia de los anteriores, no se mantiene ninguna de las características fonológicas del graffiti anterior con respecto al modificado, sí se conserva el estilo de las grafías. • Estilo pragmático: En esta ocasión, a diferencia de los casos anteriores, el autor expresa su mensaje con un acto de habla directo; es decir, no alude a ningún supuesto compartido y, por lo tanto, no hay que realizar tantos procesos de inferencia como en las demás intervenciones.


Caracterización discursiva de las intervenciones del Sr. Rayón

3.1.5. Grand Finale

33

Imagen 2-3. Graffiti (e). Grand Finale. Plaza central o Plaza “Ché”. Fuente: Sr. Rayón (Rayadoman), publicada el 31 de diciembre del 2013, en: https://goo.gl/CXsaOs.

a. Superestructura. Graffiti mural.

Según Zacchetto, Marro y Vicente (2013), el símbolo se caracteriza por poseer un significado vago y abierto. De cualquier manera, muchos estudiantes de la Universidad concuerdan en que el símbolo del Ché se ha convertido en una representación de la revolución social. En palabras de Sergio CH (2016), […] refleja muchas cualidades vitales de un sujeto histórico humanista que consagró su vida al cambio social, bríos que a pesar de la noche obscura de la época que vivimos, de retrocesos, la juventud y los trabajadores del siglo XXI nunca deben de perderlos, de ahí que empalme con el sentido de pertenencia y del patrimonio de memoria histórica de la UN y sus integrantes, de querer aportar a las transformaciones sociales, el compromiso por cambiar el país y el mundo, más allá de la imagen-ícono temporal del Che. (2016, párrafo 18).

Por lo tanto, para muchos, este símbolo está representando la ideología de izquierda. Sin embargo, debido a que en el presente trabajo se está realizando el

3 Para esta intervención no sé tendrán en cuenta los elementos de análisis microestructural, puesto que los elementos de variación estilística propuestos por Sandig y Selting (2000) son apropiados para un análisis textual más que de imagen.


Prolegómenos V4 | 2017

análisis de las intervenciones y no de la figura original, la anterior modificación será considerada como un graffiti mural, ya que, en palabras de Sarlo (1994, citado en Massello, 2014),

34

Los graffitis murales o pictóricos, funcionan como denuncias sobre el marco en el que son puestos en escena. Influenciados por la cultura de lo audiovisual y sin necesidad directa de leyendas o escritos textuales, generan estallidos pictóricos en espacios no pensados, y con la intención de modificar el espacio urbano tradicional, exponen un lenguaje simbólico propio de la época contemporánea (p. 35).

i. Situación comunicativa: En esta ocasión, el contexto situacional varía un poco, pues la presente intervención fue la última realizada por el Señor Rayón (2.0) –a eso se debe el nombre de la misma, designado por el mismo autor en su página de Facebook–. En este caso, aunque el autor y los receptores son los mismos, el lugar en el que se realiza la intervención es una de las paredes del edificio León de Greiff de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, el cual está ubicado en la plaza principal de la Universidad. ii. Intención comunicativa: Manifestar a los grupos de ideología izquierdista que no toda la comunidad universitaria está de acuerdo con sus expresiones a través de un “ataque” al símbolo principal del pensamiento de izquierda. En otras palabras, la última intervención del Sr. Rayón puede ser interpretada como una resignificación que se le quiso dar al símbolo de “El Ché”, debido a que se problematiza la apropiación ideológica de la Universidad por parte de grupos de izquierda. iii. Elementos no verbales: • Denotación y connotación: En el nivel denotativo, por un lado, el primer elemento tiene como referente a Ernesto Guevara, el cual, a nivel connotativo, evoca todos los ideales de lucha y revolución. Por otro lado, los colores no tienen un referente específico, pero a nivel connotativo pueden estar representando la diversidad de ideologías con el fin de demostrar que no todos los miembros de la universidad pertenecen al movimiento de izquierda. • Ejes simbólicos: Esta intervención podría considerarse el máximo exponente de lo que se pretende problematizar durante todo el movimiento del Sr. Rayón analizado a lo largo de este trabajo: una fuerte oposición a la apropiación ideológica de la Universidad por parte de grupos de izquierda al intervenir un símbolo como “el Ché”, que representa todos los ideales de izquierda, en uno de los edificios más importantes de la Universidad (el auditorio León de Greiff), ubicado en uno de los lugares más importantes (la Plaza central).


Caracterización discursiva de las intervenciones del Sr. Rayón

b. Macroestructura. i. Tema: El símbolo de izquierda más representativo de la Universidad Nacional de Colombia. ii. Macroproposición: Los miembros de la universidad no son de izquierda únicamente.

˘˘ En resumen En la tabla que aparece a continuación (Tabla 2-1), se presenta una generalización de las características correspondientes a todos los textos analizados en el numeral 3.1. Tabla 2-1. Resumen de resultados encontrados en la superestructura. SUPERESTRUCTURA

Situación comunicativa

Autor: Sr. Rayón. Lugar: Paredes de los edificios de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá. Contexto situacional: Fuerte politización hacia izquierda, manifiesta en los graffitis hechos por grupos de izquierda sobre las paredes de la Universidad. Destinatario: Grupos de izquierda autores de los graffitis intervenidos. Receptores: Miembros de la comunidad universitaria.

Intenciones comunicativas

- Manifestar su desacuerdo con la apropiación ideológica de izquierda que se muestra en la universidad a través de los graffitis. - Despolitizar las paredes de la universidad transformando los graffitis hechos por los grupos de izquierda en graffitis que expresen la opinión de una mayor parte de la comunidad universitaria. - Criticar los ideales propios de los grupos de izquierda.

Motivos

Comunicación de masas y comunicación reflexiva individual: informar sobre la no pertenencia a un colectivo político específico. Comunicación categorial e individual: Expresión de una crítica, protesta y rechazo ante esta apropiación del espacio público.

Formas

Cuatro oraciones y una representación gráfica.

35


Prolegómenos V4 | 2017

Funciones lingüísticas

36

Elementos no verbales

- Poética: Juego de palabras creado a partir de la adición, supresión y/o modificación de tan solo algunos de los elementos que componen el graffiti original. - Cognitiva: expresión de desacuerdo hacia el acto de la apropiación ideológica de un espacio público. - Apelativa: De una forma un tanto indirecta se puede estar invitando a la comunidad universitaria a unirse a esta crítica en contra de la izquierdización en la Universidad. Ejes simbólicos: - La paradoja en la defensa de lo público. - La incoherencia de la ideología de izquierda. - El espacio de la universidad como lugar público, el cual no debería estar politizado. Fuente: Elaboración propia.

Tabla 2-2. Resumen de resultados encontrados en la macroestructura. MACROESTRUCTURA Tema

La ideología de izquierda presente en la Universidad y los principios que subyacen a ella.

Macroproposición

La lucha de los grupos armados es incoherente, inefectiva e invasiva.

Proposiciones

- La lucha de los grupos de izquierda defiende ideales que se contradicen con sus acciones. - La lucha de los grupos de izquierda, a pesar de que ha sido larga, ha sido infructuosa. - La lucha de los grupos de izquierda es invasiva, pues se apropian ideológicamente de lugares públicos sin autorización de nadie. Fuente: Elaboración propia.

Tabla 2-2. Resumen de resultados encontrados en la microestructura. MICROESTRUCTURA

Estilo léxico

MODIFICACIONES “soberanía” → “ironía” “NO” → “Y” “COBARDIA”→“PICARDÍA” “MB” → “COMBO” “FARC-EP” → “PARCEROS” “Bolivariano” → “de Todos”

ADICIONES ‘hace’, ‘con’, ‘el’, ‘mínimo’.


Caracterización discursiva de las intervenciones del Sr. Rayón

Los principales procesos sintácticos que se dan, son: Estilo sintáctico

- Oración compuesta coordinada por conjunción → Oración compuesta coordinada por yuxtaposición. - Oración compuesta coordinada por yuxtaposición → Oración compuesta coordinada por conjunción - Oración declarativa → Oración interrogativa

Estilo fonológico y grafológico

Generalmente, se da una relación de semejanza tanto fonológica como grafológica entre la palabra original y la modificación. Lo primero se hace mediante la preservación de características suprasegmentales, como el acento; lo segundo al conservar las propiedades de tamaño y estilo de las grafías del mensaje original.

Estilo pragmático

Vemos cómo el autor tiene un estilo generalmente irónico, cómo acude a los supuestos compartidos de la gente para decir muchas cosas sin tener que plasmarlas literalmente y para que su intención comunicativa sea inferida a partir de todos los elementos que componen sus modificaciones. Como personaje se construye a sí mismo para desempeñar el papel de un bufón.

Figuras de estilo

Paralelismo y paradoja Fuente: Elaboración propia.

˘˘ Conclusiones Gracias a la caracterización tan particular de las intervenciones del Sr. Rayón, creemos que no se pueden llegar a considerar como textos individuales, sino que, constituyen un gran discurso fragmentado, cuyas partes deben ser inferidas a partir de la información ofrecida por los graffitis modificados por el autor. Este discurso, además, puede considerarse como un texto argumentativo, cuya finalidad principal es presentar una crítica hacia la apropiación de la universidad como un centro de izquierda (a pesar de que esta no sea la ideología que comparten todos sus miembros). A partir de la búsqueda documental realizada para este trabajo, se puede concluir que, si bien lo que se muestra principalmente es que el Sr. Rayón está en contra de los rayones que expresan ideologías de izquierda, en general, no está de acuerdo con los rayones que se hacenen la Universidad, debido a que atentan contra el uso del espacio público –él también ha realizado “graffitis” pero en forma de carteles; es decir, sin intervenir de una manera tan drástica–; exceptuando aquellos que son más ‘elaborados’ y ‘artísticos’ como los murales. Finalmente, gracias a sus singulares características, este tipo de intervenciones podrían constituir un nuevo tipo de graffiti –probablemente denominados “rayones”–, el cual requiere de un análisis de sus características como graffiti y como intervención.

37


Prolegómenos V4 | 2017

˘˘ Referencias Acosta J. (2016, 08 de febrero). ¿Cómo está el ‘mínimo’ del país frente a los de la región? En: Portafolio. Recuperado de: http://www.portafolio.co/economia/ empleo/minimo-pais-frente-america-latina-112008

38

Blume, R. (1999). Grafiti. En: T. A. van Dijk (Ed.). Discurso y literatura: nuevos planteamientos sobre el análisis de los géneros literarios (pp. 167-180). Madrid: Visor. Calsamiglia, H. & Tusón, A. (1999). Las cosas del decir: manual de análisis del discurso. Barcelona: Ariel. CH., S. (2016, 19 de Octubre). El mural de la plaza Ché y los cambios históricos: una reflexión marxista. En: Blog Socialista / Ideas para la acción [Blog]. Recuperado de: https://sergiochsocialist.wordpress.com/2016/10/19/sobre-la-polemica-del-mural-de-la-plaza-che-una-opinion-personal-socialista/ Chagüendo, F. (2013, 07 de abril). Sistema financiero de Colombia es sólido pero necesita cambios: Asobancaria. En: El País. Recuperado de:http://www.elpais. com.co/elpais/economia/noticias/sistema-financiero-pais-solido-pero-requiere-cambios-asobancaria Escandell, M. V. (1993). Introducción a la pragmática. Barcelona: Ariel. Massello, A. (2014). El muro intervenido: Análisis del grafiti mural en la ciudad de Rosario (tesis de pregrado). Rosario, Argentina: Universidad Nacional de Rosario. Recuperado de: http://hdl.handle.net/2133/5338 Rayadoman. (s.f.). Rayadoman [Perfil de Twitter]. En. Twitter. Recuperado de: https://twitter.com/SrRayon Rueda, E. C. (2002). Biografía política de Camilo Torres. Recuperado de: https://www. marxists.org/espanol/camilo/biografia.htm Sandig, B. & Selting, M. (2000). Estilos del discurso. En: T. A. van Dijk (Ed.). El discurso como estructura y proceso (pp. 207-232). Barcelona: Gedisa. Searle, J. R. (1969). Speech acts: an essay in the philosophy of language. Cambridge: Cambridge University Press. Sr. Rayón (Rayadoman). (s.f.). Sr. Rayón (Rayadoman) [Perfil de Facebook]. En: Facebook. Recuperado de: https://www.facebook.com/SrRayon/ Van Dijk, T. A. (1972). Some Aspects of text grammars: a study in theoretical linguistics and poetics. Paris: Mouton. Van Dijk, T. A. (1980a). Texto y contexto. Madrid: Cátedra. Van Dijk, T. A. (1980b). Story comprehension: an introduction. Poetics, 9(1-3), 1-21. Zecchetto, V., Marro. M. & Vicente, K. (2013). Seis semiólogos en busca del lector. Recuperado de:http://www.felsemiotica.org/site/wp-content/uploads/2014/10/ Zecchetto-Victorino-et-al.-2013-Seis-semi%C3%B3logos-en-busca-del-lector.pdf


LA ORACIÓN CONGREGACIONAL DEL VIERNES (YUMU’AH) EN UNA MEZQUITA DE BOGOTÁ José David Bustos* Catherine Mahecha Medina** Universidad Nacional de Colombia, Bogotá - Colombia

˘˘ Resumen Este estudio analiza un suceso comunicativo particular (una oración congregacional), el cual se presenta los días viernes en la comunidad musulmana que se reúne en la Mezquita Estambul, en Bogotá. Se describieron y analizaron los elementos que constituyen una situación comunicativa, bajo el marco de análisis propuesto por Muriel Saville-Troike. Al ser un ejercicio etnográfico de la comunicación, se hace énfasis particular en el análisis de los elementos claves durante la transmisión de un mensaje, en un contexto ritual. Lo anterior implica que este ejercicio se constituye en un primer acercamiento desde la etnografía de la comunicación a la creciente comunidad musulmana presente en Bogotá. Palabras clave: Islam, etnografía, comunicación, oración, ritual.

Estudiante de Antropología de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: jdbustosq@unal.edu.co. Estudiante de Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: cmahecham@unal.edu.co.

* **


La oración congregacional del viernes (yumu’ah) en una mezquita de Bogotá

˘˘ Abstract This study analyzes a particular communicative event (a congregational prayer) which occurs on Fridays at the Muslim community that gathers in the Istanbul mosque in Bogota. They were described and analyzed the elements of a communicative situation, under the framework of analysis proposed by Muriel Saville-Troike. Taking into account that this is an ethnographic exercise of communication, we focus, particularly, on the analysis of the key parts in message transmission, under a ritual context. This implies that this exercise constitutes a first approach, from the ethnography of communication, to the growing Muslim community present in Bogotá. Key words: Ethnography, Islam, communication, prayer, ritual.

41


Prolegómenos V4 | 2017

˘˘ Introducción

42

En los últimos años, Colombia ha sido testigo de cómo ha ido creciendo el fenómeno religioso desde distintas perspectivas. A partir de la declaración de libertad de culto hecha por la Constitución de 1991, el número de religiones que hoy hacen parte de la pluriculturalidad nacional ha ido en aumento. Este es el motivo por el que, hoy en día, podemos hablar del fenómeno musulmán en Colombia. La identidad musulmana se ha cimentado en la organización que ha logrado tener la comunidad, lo cual les ha permitido conservar su religión. De cualquier manera, oleadas de inmigrantes musulmanes que arribaron a finales del siglo XIX y principios del siglo XX sucumbieron ante la hegemonía del catolicismo. En Bogotá habita la segunda comunidad musulmana más grande del país –solo tras la de La Guajira–; sin embargo, hay que tener en cuenta que, como señala María del Rosario García (2010, p. 167), es una comunidad creciente. Esto hace que este fenómeno llame cada vez más la atención de los investigadores interesados en comprender cómo es profesar el Islam en Colombia. La doctrina del Islam se basa en cinco pilares, a los cuales se le suman los seis pilares de la fe que se encuentran consignados en el libro sagrado del Corán. Por tal razón, cualquier persona que se haga llamar musulmán ha de conocerlos y cumplirlos fielmente; a continuación se mencionan brevemente. En primer lugar tienen la profesión de fe Shahada1 , y que condensa la esencia de la doctrina islámica; en general, se traduce al español como “No hay más Dios que Alá y Mahoma4 es su profeta”. El segundo de los pilares es la oración, la cual debe ser realizada cinco veces al día en distintos momentos. De este pilar hace parte la oración congregacional de los viernes que es de nuestro interés. El tercero de los pilares se relaciona con la limosna. El cuarto, bastante conocido en el mundo no musulmán, obliga a realizar el ayuno en el mes de Ramadán. El último de los pilares pide que todo musulmán, siempre y cuando tenga los medios y los recursos para hacerlo, peregrine hasta la ciudad de La Meca por lo menos una vez en su vida (Castellanos, 2010). Así, la oración es una de las herramientas fundamentales que tienen los musulmanes para relacionarse con Dios y, como veremos, para relacionarse en comunidad. La oración del viernes tiene un carácter particular, es obligatoria para todos los hombres y debe ser de carácter comunitario: “el mensajero de Dios declaró que sella el corazón de quien falta a ella tres veces consecutivas

1 Se suele emplear en los textos la transcripción en inglés (por ejemplo, Shahada), debido a que las traducciones al español son más recientes y menos abundantes. No obstante, ya existe un sistema de transcripción al español completo y avalado por la RAE, según el cual la forma correcta sería Chajada, y el nombre de Dios se transcribe en español Al-lah. 2 Mahoma es una forma despectiva que utilizaban los cruzados en el medioevo para mencionar al profeta, al igual que llamaban a los musulmanes “mahometanos”. Hoy en día, estos términos solo son usados por los islamófobos. El nombre del Profeta era Mujámmad, que en árabe significa Elogiado. Generalmente, lo encuentran trascrito al inglés como Muhammad o Mohammed.


La oración congregacional del viernes (yumu’ah) en una mezquita de Bogotá

sin una excusa válida” (Büyükcelebi, 2006, p. 64). Por tanto, se constituye en un símbolo islámico muy importante y en un fenómeno de observación interesante, al momento de acercarse al conocimiento de la totalidad de la realidad musulmana en Colombia. Lo anterior podría dar cuenta de la forma en la que los musulmanes que practican su religión en Colombia se relacionan con la tradición islámica, con elementos que han sido adaptados a las necesidades de un contexto totalmente distinto del que configuraba el Islam en su región de origen. Además, es posible determinarlo siguiendo a Büyükcelebi, quien resalta que “[…] también tiene aspectos referentes a la condición y a la libertad política de la comunidad musulmana” (2006, p. 64). El contexto de esta oración, en conjunto, desde el punto de vista de la etnografía de la comunicación, puede ser considerada como una situación comunicativa, que, definida por Hymes, se entiende como “el contexto dentro del cual ocurre una comunicación” (citado en Saville-Troike, 2005, p. 37). Constituye así, una unidad discreta, operativa en la tarea de describir y analizar la comunicación que tiene lugar en un evento ritual, para este caso, la oración congregacional musulmana de los viernes. Entonces, como se dijo anteriormente, se pretende analizar y describir una situación comunicativa particular, con el objeto de contribuir al conocimiento de las prácticas rituales llevadas a cabo por la comunidad musulmana en Colombia, usando elementos de la etnografía de la comunicación. Para esto, se realizaron visitas –especialmente los días viernes– a la Mezquita Estambul, ubicada en la calle 45a Nº 14-81 (Bogotá), que bajo la observación participante permitieron conocer y analizar la situación comunicativa. A pesar de lo anterior, es de resaltar que obtener videos o incluso entrevistas, fue complicado para los investigadores, debido a cierto recelo que los miembros de la comunidad tienen con respecto a estas formas de obtención de datos. De todas maneras, esto no debe confundirse con una reticencia por parte de la comunidad de la mezquita, puesto que realmente la bienvenida y la colaboración fueron absolutas por parte de todos sus miembros. Contrario a lo que se cree comúnmente, dada la organización social de los rituales del islam, las mujeres sí están obligadas a hacer la oración. No obstante, tienen una restricción en cuanto a la manera de cómo esta actividad debe realizarse. Principalmente, si las mujeres se encuentran en su periodo menstrual, no pueden hacer la oración en la musala. Por otra parte, no es prudente realizar la oración en la misma musala que los hombres, puesto que no se puede presentar una distracción de índole sexual. Por esa razón, encontramos a muchas mujeres en el segundo piso, cocinando y socializando. En el momento de analizar los datos, se toman elementos propuestos por Muriel Saville-Troike (2005) y, como el fin del presente trabajo es dar cuenta de un evento particular, se dejaron de lado otros elementos propios de la práctica de la fe musulmana, que no corresponden a las necesidades de este análisis desde la etnografía de la comunicación.

43


Prolegómenos V4 | 2017

˘˘ Metodología

44

Al abordar el tema de la relación entre lenguaje y sociedad, cualquier investigador se encontrará con una amplia bibliografía sobre la metodología de investigación usada por la etnografía del habla. Para esta investigación en particular, se seleccionó el método etnográfico para llevar a cabo los propósitos de la misma. Este método consiste en la descripción escrita de la organización social, las actividades, los recursos simbólicos y materiales, y las prácticas interpretativas que caracterizan un grupo particular de individuos. En la antropología, han sido varios los autores que desarrollan este método para sus investigaciones. Vale la pena resaltar el trabajo realizado por Malinowski, Levi-Strauss, Clifford Geertz, entre muchos otros que le han dado las características confiables a las que los investigadores de hoy en día podemos acudir para realizar nuestras investigaciones. Para la presente indagación, se eligió una situación comunicativa particular que se da en la comunidad musulmana presente en Bogotá: la oración congregacional del viernes. Este acto es obligatorio para todos los hombres musulmanes y es un símbolo islámico muy importante, como nos indica Büyükcelebi (2006). Además, el autor señala que esta oración es ofrecida durante el tiempo de la plegaria del mediodía, por lo que la actividad etnográfica de observación y descripción es en ese espacio temporal. Se consultó en la bibliografía académica sobre el Islam con el fin de correlacionar la actividad encontrada en campo con la descripción que se hace de ella. Lo anterior a fin de poder compararlas y ofrecer, así, las características propias que nos encontramos en la práctica de esta actividad en Bogotá. Esta actividad en particular requiere mayor énfasis en el análisis del uso de la lengua árabe en el contexto de esta situación comunicativa. Por esto, también se consultó la bibliografía relacionada con etnografía del habla y sociolingüística, la cual proporcionó las herramientas para una descripción adecuada de la relación entre el uso lingüístico del árabe y la oración congregacional de los viernes, que es entendida como parte de las diversas actividades de orden e interacción social de la comunidad musulmana de habla árabe en Bogotá. Por otro lado, también se considera de pertinente interés la observación y descripción de las ideas y creencias, las cuales, para la comunidad de habla, constituyen el uso diverso y particular de la lengua árabe en diferentes contextos, en este caso el contexto ritual. Con este método, se busca dar cuenta de un suceso comunicativo particular que establece, de cierta manera, el uso lingüístico del árabe en la oración congregacional de los viernes, junto a otros elementos de análisis propuestos desde la etnografía de la comunicación.


La oración congregacional del viernes (yumu’ah) en una mezquita de Bogotá

Proceso metodológico A continuación, mostraremos los pasos que seguimos en nuestro trabajo etnográfico para llegar a la recolección de datos necesaria. i. Se realizó un rastreo bibliográfico que diera cuenta de las necesidades investigativas que nos habíamos planteado al comienzo de la investigación. Dicho rastreo nos llevó a trabajos realizados tanto a nivel nacional como internacional, en los que el eje central era la comunidad árabe desde sus diversos aspectos (histórico, social, lingüístico, económico, etc.). De igual manera, nos fueron de gran utilidad los textos recomendados a los largo del curso de etnografía del habla. Esto, claro está, para la construcción teórica y metodológica. ii. Se hizo una indagación de los posibles lugares en los que haríamos el trabajo de campo. Se tuvieron algunas dudas al comienzo, puesto que estaba la posibilidad de trabajar inmersos en un contexto meramente palestino y no ritual; sin embargo, finalmente nos decidimos por la Mezquita Estambul, ubicada cerca de la embajada de Palestina. En este momento fue de gran ayuda Diego Castellanos, un antropólogo especialista en el Islam, puesto que nos dio ciertas pautas necesarias a la hora de elegir el lugar al cual iríamos a hacer trabajo etnográfico. iii. Se llegó al trabajo de campo en la Mezquita Estambul. Allí se hizo, en conjunto, observación distante y participativa (cada uno estuvo en la oración); luego, se realizó el respectivo registro visual y escrito por medio de la fotografía, la grabación de audio y el diario de campo. Cabe resaltar que se tuvieron algunos problemas con la parte del registro de audio y visual, ya que los miembros de la mezquita eran algo reservados con este tipo de registros; por esa razón no se pudieron obtener muchas muestras. La observación y la participación que mencionamos al comienzo se puede evidenciar en el diario de campo (Mahecha, 2016, negrillas fuera del original): 13:30 Hrs. Se empieza la oración, José David se encuentra en el primer piso con los hombres, mientras yo me encuentro en el segundo piso con las mujeres. Me causó mucha gracia la manera en que ellas me aceptaron, me guiaron y explicaron un poco el porqué de su conversión al Islam. Por primera vez en mi vida me pongo un “hiyab”, en realidad no esperaba eso, ya que mi propia manera de ver el mundo permea mi código de vestimenta y comportamiento. Luego de esto, me quito los zapatos y entro a la oración.

45


Prolegómenos V4 | 2017

46

13: 45 Hrs. La oración ha terminado, y se estructuró de la siguiente manera: • El sermón que debe ser preparado antes del viernes. El imán3 estando de pie da gracias a Dios, luego procede a hacer ciertas recomendaciones a la congregación de hermanos, como no hablar mal ni bien del prójimo, tampoco se debe matar a los animales con crueldad ni hacerlos sufrir en vida, y así sucesivamente se van nombrando algunas partes del sagrado Corán. Este sermón se realiza en árabe y en español. • Luego, se hacen los cuatro ra’kas, que son las oraciones, repetitivas en árabe. Precisamente esta es la diferencia de la oración congregacional con otras, pues se realizan cuatro ra’kas y no dos como se suele hacer normalmente. Finalmente, todos los hermanos se reúnen a comer y a conversar, precisamente la congregación se trata de eso, de reunirse y compartir, para mantener lazos de hermandad. iv. Posterior al trabajo de campo en la mezquita, conocimos a Said Abdunur Pedraza4 , quien a partir de ese momento se convertiría en nuestro informante, o mejor, nuestro guía en el mundo del Islam. Por esa razón, se le hizo una entrevista dirigida en su casa, esta resultó siendo una conversación fluida (Mahecha, 2016, negrillas fuera del original): 17: 40 Hrs. El objetivo principal de la visita era el de poder realizar una entrevista a Said, nuestro informante, acerca del Islam y de la oración congregacional. Él muy amablemente, junto con su esposa, atendió a todas mis inquietudes, y por supuesto, permitió que se le realizara una entrevista, bueno, en realidad resultó siendo más una conversación en la que pudimos interactuar de la misma manera. Entre él y yo se ha generado una confianza muy interesante, de igual manera se ha convertido en una guía en este camino investigativo. v. Finalmente, se hace el análisis de los datos, apoyándonos con la bibliografía y lo visto en el curso de etnografía. Acto seguido se realizó la construcción del trabajo investigativo. Como último aspecto señalado, tenemos la percepción que el usuario tiene sobre el uso de la lengua. Para ello, se resalta el uso de la entrevista no estructurada y de la conversación no dirigida, así como la implementación de otros métodos de investigación cualitativa, con el objeto de acceder al conocimiento de cada usuario sobre las actuaciones lingüísticas que tienen lugar en la situación delimitada por la investigación. Cabe resaltar, finalmente, que existen facto-

Imán o imám es la persona quien dirige la oración colectiva. 4 Se agradece inmensamente a Said Abdunur Pedraza y a su esposa, por haber aportado de gran manera con información para esta pequeña investigación. De la misma manera, agradecemos a toda la comunidad de la Mezquita Estambul, por abrir sus puertas y permitir que pudiéramos ampliar nuestra limitada concepción del Islam. 3


La oración congregacional del viernes (yumu’ah) en una mezquita de Bogotá

res que sesgan un poco lo que se busca realizar en la investigación. El factor principal es el desconocimiento que se tiene de la lengua árabe, y, por ende, de sus variantes dialectales. Como investigadores en formación, sabemos que se deben tener en cuenta los pros y los contras a la hora de ir a campo y realizar una determinada intervención. Por esa razón, nos enfocamos en la oración congregacional celebrada los viernes, ya que esta oración se imparte no solamente en árabe fusha, sino también en español.

˘˘ Marco teórico Son distintas las teorías que se han expuesto en el área de la etnografía del habla, teorías que buscan constantemente dar explicación a eventos discursivos y comunicativos. Una investigación como la propuesta debe tener en cuenta herramientas constitutivas de los paradigmas de la Etnografía del habla. Por esa razón, a continuación mencionaremos los apartados teóricos, que nos dan un mejor panorama acerca de la situación comunicativa latente en la mezquita, centrándonos en la oración congregacional.

Comunidad de habla Para empezar, tentativamente se define como comunidad de habla a la comunidad musulmana de la mezquita. Si bien definir este concepto presenta muchas dificultades, es importante anotar que la investigación etnográfica con un enfoque lingüístico se constituye en su unidad básica. Siguiendo a Hymes (1972), se entiende ‘comunidad de habla’ como un grupo de actores que poseen un conjunto de reglas compartidas del habla y su interpretación. Por su parte, Labov (1972) decidió sumarle las actitudes y valores, también compartidos, respecto a las formas y uso de la lengua. De igual forma, se entiende a priori, que la lengua árabe compartida delimita una comunidad –erigiéndose, así, una de las funciones sociales que puede cumplir el lenguaje–. Empero, se resalta el hecho de que es una construcción abstracta y dinámica, por lo que está abierta a las consideraciones finales de la investigación para determinar si se trata realmente de una comunidad de habla, a partir de criterios lingüísticos seleccionados a posteriori.

Diglosia, dinomia y cambio de código Por su parte, en toda comunidad de habla es inevitable no tener en cuenta múltiples variedades de lengua, y, por supuesto, el subconjunto de variedades disponibles a sus subgrupos e individuos (Saville-Troike, 2005, p. 58). Es así como cada uno de los hablantes de una comunidad o grupo deciden mantener o intercambiar un determinado código lingüístico, eso con el fin de lograr una interacción en un contexto específico.

47


Prolegómenos V4 | 2017

48

Otro factor que se debe tener presente en el acto comunicativo, específicamente en lo que concierne a la lengua, es la diglosia. Ferguson (1959) y Fishman (1972) llegaron a darle forma en el siglo pasado, diferenciando dicho término del bilingüismo. En este caso, la diglosia no surge como una convivencia de lenguas y sus respectivas variaciones, sino que surge como un conflicto lingüístico en el que ciertas lenguas se ven permeadas por un estatus social, el cual determina su uso. De esa manera, se puede evidenciar que la diglosia marca ciertas pautas comunicativas, establecidas en contextos religiosos como la mezquita, donde la convivencia del árabe y del español hace evidente los conflictos lingüísticos que se generan en contextos específicos. De igual manera, podríamos resaltar el termino dinomia5 acuñado por Saville-Troike (2005) al querer dar cuenta de las estructuras sociales y culturales de un evento comunicativo. En este caso, la dinomia da cuenta de un biculturalismo existente en ciertos contextos sociales en los que hay una interacción de dos o más culturas. En ese sentido, por un lado, se impone un estilo cultural dominante, y, por otro lado, en contextos más específicos y cerrados –como el hogar– se genera una noción de cultura totalmente diferente a la impuesta en los demás escenarios sociales. Por esta razón, no se puede desligar lo lingüístico de lo socio-cultural; sin embargo, así como pueden presentarse casos de dinomia con bilingüismo, también pueden presentarse casos de dinomia sin bilingüismo. No necesariamente existe biculturalidad al existir bilingüismo o diglosia, y viceversa. Finalmente, también es necesario hacer uso de las unidades de análisis que propone Saville-Troike (2005). En primer lugar, define la situación comunicativa como el contexto dentro del cual ocurre la comunicación, para este caso, espacialmente, se encuentra una mezquita musulmana donde acuden fieles al Islam de diferentes nacionalidades para un acto ritual comunitario. En segunda instancia, el suceso comunicativo se constituye como unidad básica de análisis para los propósitos descriptivos. Este concepto delimita la actividad que, en esta investigación, se refiere a la oración congregacional de los días viernes. Por último, Saville-Troike integra a las unidades de análisis propuestas el acto comunicativo, entendiéndolo como un aspecto que, por lo general, es igual en términos de duración a una función de interacción (2005).

˘˘ Resultados Los resultados del análisis son presentados a continuación, tomando en cuenta el modelo de análisis propuesto por Saville-Troike (2005), el cual da cuenta de varios elementos que se hallaron en las visitas a la Mezquita y que constituyen, en su conjunto, la situación comunicativa. Esta es entendida como

5

Este término se origina del griego y quiere decir “dos sistemas de leyes”.


La oración congregacional del viernes (yumu’ah) en una mezquita de Bogotá

la integralidad de la oración congregacional de los viernes la cual, a su vez, es el suceso comunicativo discreto que se eligió dentro del contexto. En primera instancia, indispensable en la etnografía de la comunicación por ser el centro de su atención, se definió la comunidad de habla. El grupo de fieles musulmanes asistentes a la oración comparte unas reglas de habla dentro de la situación misma, los interpreta de una manera que solo ellos, dentro de esta mezquita en particular, pueden hacerlo. Esto es evidente debido a que no todos los musulmanes presentes en Bogotá obedecen a la misma ortodoxia a la hora de hacer la oración, si bien es obligatorio hacerla en árabe, principalmente, existen ramas del Islam que permiten elevar las plegarias en el idioma nativo del individuo. No es este el caso de los asistentes de la Mezquita Estambul, pues ellos elevan las plegarias en árabe. Ya definido el contexto dentro del cual ocurre la comunicación, el paso siguiente para continuar el análisis es delimitar, aún más, la etnografía de la comunicación. En esta se aborda otra unidad discreta de análisis: el suceso comunicativo, que es realmente lo que constituye la oración congregacional de los días viernes. Un suceso comunicativo en palabras de Saville-Troike […] se define mediante un conjunto unificado de componentes que ocurren a lo largo de todo el suceso, comenzando por el mismo propósito de la comunicación, el mismo tema general y los mismos participantes involucrados, que usualmente utilizan la misma variedad de lengua, mantienen el mismo tono o clave y las mismas reglas de interacción en el mismo marco (2005, p. 37).

Descripción El modelo de Saville-Troike propone relacionar, en un conjunto denominado escena, elementos tales como: el género o tipo de suceso, el tema, el propósito o la función y el marco. Género Al género que se deriva de este suceso es uno que tiene características rituales, pues es una oración de tipo religioso que, además, aporta el tema del suceso, pues explícitamente es el momento para hablar de las bondades de Dios y de su obra proferida a través del profeta. Función La función del suceso es, para todos los participantes, poder tener una comunicación más cercana con Dios. Sigue como meta la exaltación, en primer lugar, y la súplica para el cumplimiento de intenciones personales, en segunda instancia.

49


Prolegómenos V4 | 2017

Marco

50

Este, a su vez, da cuenta del lugar, el tiempo del día y los aspectos físicos de la situación. a. Lugar: La oración se realiza siempre en la Musala [habitación] dispuesta para ello en la Mezquita Estambul, en Bogotá. b. Tiempo del día: Específicamente este suceso debe tener lugar los días viernes pasado el mediodía. c. Aspectos físicos: La habitación es pequeña, tiene una serie de tapetes pues, en esta, los hombres, quienes son los únicos que pueden participar, deben entrar descalzados. Debe permanecer muy limpia y no tiene otros elementos más que los tapetes sobre el suelo. La decoración, no es particularmente diferente a la del resto de la Mezquita y está constituida por una serie de carteles alusivos a la forma de llevar a cabo la oración o a los nombres de Dios. Clave Según Hymes (1972), es “aquello que se introduce para proporcionar el tono, modo o espíritu con el que se lleva a cabo el suceso” (p. 62). Debido al carácter ritual que tiene el suceso, evidentemente, la clave debe ser entendida como una muy formal, que dé cuenta de la importancia que los musulmanes le otorgan a conocer el libro sagrado; no obstante, también maneja una clave más informal en el momento en el que el Imán –quien dirige la oración– da el discurso de su interpretación de la sagrada lectura. Participantes El elemento de los participantes es el que evidencia quién o quiénes hacen parte del suceso comunicativo. En nuestro caso, contamos con todos los hombres pertenecientes primero: al Islam, segundo: a la variante sunita del Islam –profesada en la Mezquita– y tercera: propiamente los que asisten a esta mezquita en particular. Estos participantes, durante el acto específico, tienen roles diferenciados, los fieles y el Imam, quien los dirige. Lo anterior es importante resaltarlo debido a que es una división artificial que se puede realizar o no, pues en el Islam no existe la figura del sacerdocio como tal, sino que es, quizá quien más sabe sobre El Corán y sobre Las Sunna –tareas designadas por el profeta–, quien va a asumir el papel de director del ritual. Es, por ende, una jerarquía temporal la que se establece en este suceso particular. Forma del mensaje Se constituye en un elemento muy importante, debido a la naturaleza de la propuesta etnográfica, ya que permite dar cuenta de la función que cumple el uso del lenguaje en este suceso comunicativo particular. En este elemento, se


La oración congregacional del viernes (yumu’ah) en una mezquita de Bogotá

consideran importantes los códigos verbales y también los no verbales, entendidos como componentes de la forma del mensaje, además de otros elementos que revisaremos más adelante, como lo son el contenido del mensaje y la secuencia de actos. El suceso comunicativo nos permite inferir el uso del lenguaje que existe en él: el mensaje es transmitido en un componente de código verbal con características vocales –lengua hablada– y, en momentos específicos, también se hace uso de códigos no verbales, los cuales incluyen canales no vocales como el silencio, la quinesia y la proxémica. Detengámonos aquí a analizar cada uno de estos componentes. a. Código verbal: El Imán lee el sagrado Corán en árabe Fusha6 –árabe coránico– y, a continuación, brinda a todos los asistentes un sermón, pero esta vez el código usado es el español. A su vez, en los momentos de oración, tanto los asistentes como el Imán recitan las fórmulas predeterminadas para la oración en el Islam, en árabe; igualmente, tienen la posibilidad de hacer sus plegarias en español o en su lengua nativa. Acá es importante aclarar que una de las invitaciones de las Sunna del profeta es la de no hacer la oración en voz alta, dado que puede molestar la oración de los demás participantes que están cerca. La comunicación se da, entonces, mediante un canal vocal, pese a que intervienen elementos no vocales, ejemplificados en la lengua escrita del sagrado Corán. De igual manera, es importante resaltar que la comunicación entre los hermanos se dificulta a causa de la gran variedad lingüística/dialectal que se presenta allí frecuentemente. Según datos aportados por nuestro gran colaborador, Said Abdunur Pedraza, se llegan a conglomerar una gran cantidad de lenguas además del árabe, español e inglés; entre ellas, encontramos: el francés, el marroquí, el pakistaní, y palabras del pashtu yel urdu. b. Código no verbal: A su vez, durante el suceso comunicativo, también existen formas de comunicación no asociadas al código verbal. En el caso de nuestra oración, estos elementos se evidencian, principalmente, en el canal no vocal, viendo, entonces, que el silencio, mientras el Imán realiza su sermón y mientras hace la lectura del sagrado Corán, es indicado por el Profeta. En cuanto a las expresiones quinésicas que componen el código no verbal, se debe tener en cuenta que también son de importante consideración para que la oración sea válida. Son constantes los cambios de postura que se realizan dentro del suceso comunicativo; así mismo, son indicadores de la fase de la oración en la que se encuentran, evidenciando siempre elementos de sumisión a Dios, con las posturas corporales. En cuanto a los gestos y la risa, los participantes deben regularla en la medida de lo posible, de otra forma, la oración será inválida en caso de incurrir en comportamientos mundanos en una situación tan sagrada. 6 El árabe fusha/fusja es muy académico, erudito, de modo que, aunque los dichos del profeta y el Corán se citan al pie de la letra tal y como fueron registrados, y están en árabe fusja, en los países árabes no se habla el fusja coloquialmente, por lo que el jutba o sermón normalmente se hace en el dialecto del país. En Egipto, el sermón se da en árabe coloquial egipcio, por ejemplo.

51


Prolegómenos V4 | 2017

Por último, el Islam y el suceso comunicativo también exigen control de las miradas. Nunca debe ir hacia el cielo; en distintos momentos cambia de orientación dependiendo, de nuevo, de la fase de la oración en la que se encuentre el participante. Los elementos proxémicos también hacen parte de los códigos no verbales en su canal no vocal; en la oración, son evidenciados en el momento en el que los participantes de la oración se abrazan y saludan mientras recitan buenos deseos para sus compañeros. Contenido del mensaje

52

El contenido del mensaje es otro elemento a considerar, puesto que está muy relacionado con la forma como el lector se habrá permitido inferir. Este elemento se refiere acerca de qué versan los actos comunicativos que tienen lugar en el suceso y a qué significado se comunica (Saville-Troike, 2005, p. 150). Este es un elemento clave en el suceso comunicativo elegido, pues, es importante que el mensaje de la lectura del Corán y del sermón hecho por el Imán llegue con claridad a todos y cada uno de los participantes, de modo que se pueda decir que se ha completado la función que tiene este evento comunicativo en particular, y que es, como se dijo, tener una comunicación con Dios y entender sus enseñanzas traídas al mundo por el Profeta. A continuación se describe la estructura básica de una oración Salát, presentada en el artículo La oración, de Muhsen Rabbani, publicado en Irán en el año 2013. La oración está compuesta por ciclos [rakaát]. Particularmente, la oración de los viernes está compuesta por dos ciclos pues se tiene en cuenta que su duración no afecte a aquellos que no pueden permanecer mucho tiempo de pie o en multitudes. Durante el primer ciclo, los participantes llevan a cabo los siguientes pasos: i. Se dicen la Niya [intención]. ii. Se recita el Takbir [exaltación] mientras se levantan los brazos al cielo. El Takbires la fórmula Dios es el más Grande: Allāhuakbar. iii. El participante recita el primer capítulo [Sura] del Corán, conocido como Fatiha [apertura]. Bismillāh ir-raḥmān ir-raḥīm al-ḥamdu li-l-lāhi rabb il-ʿālamīn Ar-raḥmān ar-raḥīm’ Maliki yawm id-dīn Iyyāka naʿbudu wa iyyāka nastaʿīn Ihdina ṣ-ṣirāṭa l-mustaqīm ṣirāṭa l-laḏīna anʿamta ʿalayhim ġayr ul-maġḍūbi ʿalayhim wa lā-ḍ-ḍālīn

En nombre de Dios, el Clemente, el [Misericordioso: alabado sea Dios, Señor del Universo, clemente y misericordioso, soberano del día del Juicio, solo a Ti adoramos y solo de Ti [imploramos ayuda; guíanos por recta senda, por senda de los que agraciaste, y no de los abominados ni de los extraviados7


La oración congregacional del viernes (yumu’ah) en una mezquita de Bogotá

iv. Se recita el capítulo (Sura) de “La fe pura” o cualquier otro de los suras cortos. v. Se recita nuevamente la fórmula del Takbir. vi. Se inclina la espalda hasta colocar las manos sobre las rodillas [Roku’] y se dice: Sub hana Rabbil ‘Adzim wa bihamdihi Alabado sea Dios el Magno, con Su [alabanza.

vii. Se pone nuevamente de pie y se dice: Dios escucha a quien Le alaba

Sami‘al lahu liman hamidah

viii. Se dice de nuevo la fórmula del Takbir. ix. Posteriormente, el participante se hinca de rodillas, colocando la frente, las palmas de las manos, las rodillas y la punta del primer dedo de cada pie sobre el suelo; además se acompaña de las palabras: Subhána rabbí al-a‘la wa b ihamdih.

Alabado Sea Dios el más Elevado, [con Su alabanza.

x. Se vuelve a la posición de rodillas y se pronuncia de nuevo. Subhána rabbí al-a‘la wabi hamdih.

Alabado Sea Dios el más Elevado, [con Su alabanza.

xi. Para levantarse e iniciar un nuevo ciclo del Salát se dice: Bi haul il lahi wa qúwatihi aqúmu wa aq’ud.

Con el poder y la fuerza de Dios me [levanto y me siento.

xii. El segundo ciclo de la oración del viernes se realiza tal cual el primero, sin embargo, después de haber recitado el ‘Sura’ de apertura y el ‘Sura’ corto, se invita al participante a levantar las palmas de las manos y suplicar a Dios, diciendo: Rabbána atiná fid duniá hasanáh wa fil ájirati hasanáh wa qiná ‘adhaban nar.

Señor nuestro, danos lo bueno en este y en el otro mundo, y líbranos del castigo del fuego.

xiii. El participante se inclina, se hinca de rodillas y recita el testimonio de Fe [Shahada], así:

7

Primer capítulo de Corán y su respectiva traducción.

53


Prolegómenos V4 | 2017

Ashhadu an la ilaha il-la Al-láh wajdahu lá sharíka Láh. Wa ashhadu an-na Muhammadan ‘abduhu wa Rasuluhu Al-lahumma sal-li ‘ala Muhammadin wa ali Muhammad

Dios es el más Grande, atestiguo que no hay Dios más que Dios, Único sin asociado a Él: Y atestiguo que Muhammad es su siervo y Profeta: La bendición de Dios sea sobre el Profeta Muhammad y su familia.

xiv. El último paso es, entonces, la salutación [At-taslim] que se recita así, mientras se abrazan y se dan la mano los participantes:

54

As salámu ‘alaika aiiuhan naibiyu wa rahmatul lahi wa barakátuh. As salámu ‘alainá wa ‘ala ‘ibadil lahis salihín As salámu ‘alaikum wa rahmatul lahi ua barakátuh

La paz de Dios sea contigo, Profeta, y Su misericordia y Su bendición: La paz de Dios sea con nosotros y con los siervos justos de Dios: La paz de Dios sea con vosotros y Su misericordia y Su bendición.

xv. La oración se finaliza diciendo la fórmula de Takbir tres veces mientras los participantes permanecen sentados. De acuerdo con lo anterior, vemos cómo se combinan, en la oración, todos los elementos descritos en el suceso comunicativo. Es de especial importancia resaltar que acá no se ha hecho mayor énfasis en las preparaciones, obligaciones y prohibiciones que la doctrina islámica posee para delimitar el contexto de la oración de los días viernes. Esto pues, consideramos que es un tema que extendería y extralimitaría los objetivos del ejercicio actual. Se piensa que es trabajo de futuras investigaciones.

˘˘ Discusión A lo largo de nuestra exploración etnográfica nos encontramos frente a un suceso comunicativo que es parte de un marco bicultural complejo. En él, confluyen dos culturas, la árabe y la colombiana, evidenciado en individuos que son en su mayoría bilingües, pues la necesidad de entendimiento del árabe Fusha es indispensable para poderse considerar un musulmán. Sin embargo, a pesar de la importancia del árabe en este contexto religioso, sabemos que no todos los musulmanes que van a la mezquita tienen un pleno dominio del árabe. Es más, la mayoría desconoce la lengua sagrada. Esto se presenta porque los conversos son colombianos. En muchos casos, son nuevos miembros, quienes llegan con un desconocimiento absoluto del árabe y, por ende, de su papel en la misma mezquita. Se sabe entonces que el árabe es indispensable en un lugar sagrado como la mezquita, sobre todo teniendo en cuenta que esta es una religión en la que se debe cumplir con los pilares de su doctrina, uno de los cuales es la oración, cuya lectura del Corán en su idioma nativo exige, a los individuos participantes,


La oración congregacional del viernes (yumu’ah) en una mezquita de Bogotá

un dominio, si bien no completo de la lengua, este requiere el conocimiento de muchas fórmulas utilizadas a lo largo de la oración. Se presenta un fenómeno que se podría considerar como de dinomia, definida como la coexistencia y el uso complementario dentro de la misma comunidad de habla de dos sistemas culturales, para este caso, el colombiano y el árabe-musulmán. En esta relación, existe una cultura dominante –la colombiana– pues impone muchos de los elementos del contexto y, lo más importante, obliga a que el suceso comunicativo tenga que incluir además de los elementos tradicionales de la oración islámica, un sermón en español, lengua dominante del contexto colombiano. Sin embargo, es el Islam el que rige la vida de sus fieles, en todo momento y en todo lugar, por lo que no existe una situación concreta de dinomia, sino que existen apenas unos elementos determinados de la cultura colombiana que intervienen en la vida de los fieles musulmanes. Por ello, lo que sí existe es una especialización del árabe que se usa en la mezquita. No se usa en todo momento ya que se remite casi exclusivamente a asuntos relacionados con el estudio del Corán y la recitación de las fórmulas de las oraciones. Ante esto, la lengua árabe es la que se encuentra subordinada a la lengua dominante colombiana, la cual impone la mayor parte del código usado por medio del español. Aquí mismo, dentro del suceso comunicativo, nos encontramos con una situación de diglosia. La diglosia que se encuentra en este caso particular corresponde a una versión extendida de la que Fishman (1972) propone, puesto que acá se incluye el uso de una lengua –árabe y español– dentro de un mismo contexto comunicativo. Por otra parte, dentro de este contexto diglósico, en el suceso comunicativo, se hace evidente, al momento de oír el mensaje transmitido en dos lenguas, un fenómeno de cambio de código de carácter situacional en la percepción de los autores. Esto es, el cambio de código se produce para redefinir una situación comunicativa, una ritual en árabe Fusha, de la que pueden o no hacer parte todos los miembros y, una informal, el sermón en español, el cual incluye, esta vez, a todos los participantes, puesto que, en el contexto espacial donde se desarrolla la situación comunicativa, esta es la lengua dominante, permitiéndoles a todos los miembros su participación.

˘˘ Conclusiones La situación comunicativa presente en la Mezquita Estambul nos permite vislumbrar que no solo existe un fenómeno de diglosia y cambio de código en la oración congregacional de los viernes, sino que también dichos fenómenos se presentan a lo largo de los diversos sucesos comunicativos que se dan en la mezquita. Las relaciones de hermandad, la llegada cada vez más constante de nuevos conversos que se refugian en este estilo de vida del Islam, la convivencia de algunos hablantes nativos con los colombianos, por no nombrar más, son

55


Prolegómenos V4 | 2017

la muestra de que, en una comunidad de habla, frecuentemente, se generan relaciones comunicativas, producto del influjo lingüístico y cultural. Como lo mencionamos anteriormente, el Islam es un estilo de vida, el cual abarca más que un simple ritual de carácter religioso, trasciende entonces hacia el plano social, cultural, político, económico y, por supuesto, lingüístico. Por tal motivo, finalizamos este artículo con la esperanza de seguir investigando interdisciplinariamente y, así mismo, de poder ampliar nuestros conocimientos acerca de los aspectos comunicativos que se presentan en las diferentes comunidades del Islam.

˘˘ Referencias 56

Botiveau, B., Salcedo-Fidalgo, H. & Ramos, G. (2014). Nuestros primos remotos de Colombia. Percepciones palestinas de la emigración hacia América Latina. Foro Internacional, 54(3), 552-576. Büyükcelebi, I. (2006). El Islam: como un modo de vida, traducido por K. A. Zurita. Nueva Jersey Light, xxii. Castellanos, D. G. (2010).Islam en Bogotá: presencia inicial y diversidad. Bogotá: Editorial Universidad Del Rosario. García-Flórez, M. (2010).Los musulmanes en Colombia. En: Z. Zeraquí (Ed.).El Islam en América Latina (pp.167-187). México:LIMUSA. Hymes, D. (1972). Models of the interaction of language and social life. En: J. J. Gumperz y D. Hymes (Comp.). Directions in sociolinguistics: ethnography of communication (pp. 35-71). Nueva York: Holt, Rinehart & Winston. Labov, W. (1972). On the mechanism of linguistic change. En:J. J. Gumperz y D. Hymes (Comp.). Directions in sociolinguistics: ethnography of communication (pp. 512- 538). Nueva York: Holt, Rinehart & Winston. Rabbani, H. M. (Recopilador). (2013). La Oración. Irán: ElhamShargh – Islam oriente. Saville-Troike, M. (2005). La etnografía de la comunicación: Una introducción. Buenos Aires: Prometeo libros. Vicente, Á. (2011). La diversidad de la lengua árabe como lengua de comunicación. Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos, 60(2011), 353-370.


EFECTO KIKI/BOUBA, ¿UNA CONSECUENCIA DE LA ORTOGRAFÍA?* Daniela Osorio Castro** Universidad Nacional de Colombia, Bogotá - Colombia

˘˘ Resumen El efecto Kiki/Bouba consiste en asociar palabras similares a “kiki” a figuras puntiagudas y palabras como “bouba” a figuras curvas. Este fenómeno es uno de los más conocidos y citados en la literatura sobre psicología y lingüística cognitiva, pues es uno de los ejemplos por excelencia del simbolismo sonoro. Así es como se conoce a las teorías que plantean una estrecha relación entre las formas fónicas y el significado. En este caso específico, la oposición de las palabras codificaría intrínsecamente la oposición entre las figuras, lo que haría naturales las asociaciones. Sin embargo, aunque es de los ejemplos más sólidos, muy pocos estudios dan relevancia a la influencia de la ortografía en los resultados. Al menos en las sociedades que utilizan el alfabeto romano (como son la mayoría de las que han participado en los estudios), dicha asociación recurrente podría estar condicionada por la forma de las letras como “k” y “b”. Los estudios que intentan evadir esta influencia recurren a niños pequeños o a hablantes de lenguas minoritarias, quienes utilizan exclusivamente estímulos auditivos o diversas fuentes tipográficas. En general, estas medidas no son suficientes ya que la influencia de la ortografía es mucho más fuerte de lo que las metodologías y las conclusiones contemplan. Por ello, este artículo propone una reflexión al respecto. Palabras clave: Efecto kiki/bouba, ortografía, simbolismo sonoro, takete/maluma.

Artículo presentado para la asignatura: Lenguaje y Cognición. Docente: Silvia Baquero. ** Estudiante de Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: danosoriocas@unal.edu.co. *


Efecto kiki / bouba, ¿una consecuencia de la ortografía?

˘˘ Abstract The Kiki/Bouba effect consists of associating words similar to “kiki” with pointed figures and words like “bouba” to curved figures. This phenomenon is one of the best known and cited in the literature on cognitive psychology and linguistics, as it is one of the examples par excellence of sound symbolism. Sound symbolism is how theories that pose a close relationship between phonic forms and meaning are known. In this specific case, the opposition of words would intrinsically encode the opposition between the figures, which would make associations natural. However, although it is one of the most solid examples, very few studies give relevance to the influence of spelling on results. At least in societies that use the Roman alphabet (as are the majority of those who have participated in the studies), this recurrent association could be conditioned by the form of the letters as “k” and “b”. Studies that try to evade this influence resort to small children or to speakers of minority languages, using exclusively auditory stimuli or various typographic sources. In general, these measures are not sufficient since the influence of the spelling is much stronger than the methodologies and the conclusions contemplated. Therefore, this article proposes a reflection on this. Key words: Kiki/bouba effect, spelling, sound symbolism, takete / maluma.

59


Prolegómenos V4 | 2017

˘˘ Introducción

60

Desde que Saussure planteó los fundamentos de la lingüística, esta ciencia ha adoptado, como uno de sus pilares, la arbitrariedad del signo. A partir de la diversidad lingüística que hay en el mundo, podemos afirmar que los nombres de las entidades y los conceptos no son únicos. Por tanto, quien las origina no es la madre naturaleza sino la convencionalidad. No obstante, últimamente se ha retomado aquella idea de que el lenguaje está motivado. Esto nuevamente ha despertado la discusión sobre la naturaleza del lenguaje que se planteaba el Crátilo de Platón. ¿Pueden los términos condensar la esencia de las cosas a las que refieren? Investigaciones recientes han demostrado que hay cierta naturalidad en la relación entre el significante y el significado, lo que revela que los signos lingüísticos no son exclusivamente simbólicos, sino que también pueden ser icónicos o indexicales (Schmidtke, Conrad & Jacobs, 2014). Hay evidencia de que la forma fónica de las lenguas puede guardar una estrecha relación con el significado más allá de una simple denotación. La rama de la lingüística cognitiva que se encarga de desentrañar estas relaciones se conoce como simbolismo sonoro. El simbolismo sonoro provoca una integración intermodal de los sentidos, pues de una señal acústica se hacen asociaciones en otros planos de la percepción. Una de las tareas más conocidas en este marco es el efecto “kiki/bouba”, el cual consiste en asociar tales palabras (o similares) a formas puntiagudas o redondeadas, respectivamente. A pesar de que la literatura que cita este efecto, comúnmente aceptado por la comunidad científica y no científica, es numerosa, no todos explican en detalle las causas reales que lo provocan. De acuerdo con lo anterior, el presente texto plantea argumentar que la influencia de la ortografía es mucho más relevante de lo que se ha tenido en cuenta. Para esto, se hace una breve introducción al gran tema del simbolismo sonoro, se introducen los estudios más relevantes del efecto kiki/bouba a la luz de dicha tesis y se finaliza con una discusión sobre la tesis misma. Cabe resaltar que la transcripción entre barras inclinadas referencia a los sonidos (no necesariamente fonemas, ya que los experimentos no se hacen en ninguna lengua específica), mientras que la transcripción entre comillas se refiere a la forma gráfica.

˘˘ Simbolismo sonoro Simbolismo, fonosimbolismo, iconicidad fonética o fonosemántica son distintos términos de un mismo fenómeno: la idea de que hay una estrecha y directa relación entre la forma y el significado. Esto contradice los principios de la lingüística estructural, de acuerdo con los cuales los fonemas son unidades distintivas pero carentes de significado. Este último, para dicho enfoque, se


Efecto kiki / bouba, ¿una consecuencia de la ortografía?

expresa en el plano morfosintáctico. No obstante, es posible que los sonidos mismos tengan una fuerte influencia en el significado que atribuimos a ciertas construcciones, especialmente, aquellos significados que hacen referencia a la dimensión sensorial. Uno de los términos más relevantes en este ámbito es el de ideófono, es decir, una palabra que condensa una imagen sensorial (Dingemanse, 2012). Su estructura fonológica es marcada puesto que se compone de patrones de sonidos poco habituales en la lengua. Son palabras porque tienen un significado, ya que no son simples sonidos que evocan imágenes. Los ideófonos se caracterizan porque hay una estrecha relación entre el plano fonológico y el semántico, pues representan la imaginería sensorial de los individuos, pero de manera gráfica, casi retratándolas. Por esto, en inglés (como enfatiza claramente Dingemanse, 2012), se dice que los ideófonos depict el mundo sensorial, en vez de simplemente describirlo verbalmente. En este sentido, tales construcciones están más cerca de las imágenes que de las palabras. Otros autores llaman a los ideófonos miméticos o expresivos, precisamente porque una de sus principales funciones (pero no la única, cabe resaltar) es añadirle carga emocional a las narraciones y conversaciones cotidianas. Para esto, recurren a procesos de morfología expresiva, como la reduplicación y el alargamiento (Dingemanse, 2012). De esta forma, los relatos resultan más expresivos y la imagen que se crea, para quien lo escucha, es más completa, así como las ilustraciones de un texto que enriquecen y apoyan lo estrictamente verbal. Los significados de los ideófonos son variados y, aunque no hay una gran profundidad de estudios en el tema, Dingemanse (2012) propone una jerarquía de los mismos. Esta escala va desde lo más concreto y fácil de representar (el sonido, el movimiento), hasta lo más abstracto (los estados cognitivos y los sentimientos). El sonido, claramente, es aquel estímulo que más fácilmente se puede representar en el lenguaje. Para las percepciones de otros sentidos, se suelen usar rasgos suprasegmentales, como el alargamiento para marcar intensidad o la reduplicación para indicar repetición. Una lengua que no tenga ideófonos para representar el sonido, no tendrá ideófonos para representar el resto de la jerarquía. Adicionalmente, hay otras formas de no-arbitrariedad, que no son icónicas sino sistemáticas. Consisten en relaciones estadísticas entre patrones de sonido y su uso, ya sea para distinguir clases de palabras o para oponer significados (Dingemanse et al., 2015). Las unidades que presentan estas características se llaman fonoestemas, secuencias de fonemas que se asocian al mismo campo semántico (Schmidtke et al., 2014). Por ejemplo, el grupo /gl/ suele usarse, en inglés, en palabras relacionadas con la luz o la visión (“glimmer”, “glisten”, “glitter”, “gleam”, “glow”, “glint”), mientras que el grupo /kr/ aparece en palabras relacionadas con “impactos ruidosos” (“crash”, “crack”, “crunch”) (Fort, Martin & Peperkamp, 2015). El fonosimbolismo es considerado por varios como una manifestación de la sinestesia. En efecto, hay una relación directa entre el sonido y otros estímulos

61


Prolegómenos V4 | 2017

sensoriales. De esta forma, serían sinestéticas las oposiciones de sonido que corresponden regularmente a diferencias de significado. Esto ocurre así cuando las oposiciones entre vocales se asocian con oposiciones de tamaño. Diversos estudios afirman que, frecuentemente, las vocales anteriores se relacionan con objetos pequeños, mientras que las vocales posteriores se relacionan con objetos grandes (Schmidtke et al., 2014). También serían sinestéticas las asociaciones entre sonido y sabores (Bremner et al., 2013), incluso entre sonido y emoción, como ocurre cuando, recurrentemente, unos sonidos son considerados más agradables que otros (Schmidtke et al., 2014). Esta intermodalidad de los sentidos ha resultado ser muy común en todas las personas, por lo que ciertos autores la consideran algo normalizado y reservan el término sinestesia para los casos en los que las asociaciones son exageradas (Nielsen & Rendall, 2013). Tales experimentos, junto muchos otros, serían evidencia de que existen ciertas constricciones entre el sonido y la percepción del mundo.

62

˘˘ 3. El efecto Kiki/Bouba Una de las tareas más conocidas en el marco del simbolismo sonoro es el efecto kiki/bouba. Este consiste en asociar las palabras “kiki” y “bouda” a una figura plana puntiaguda y una redondeada, respectivamente. Esta relación sonido-forma se hizo conocida por uno de los fundadores de la Psicología de la Gestalt, Wolfgang Köhler. Muchos lo han repetido desde entonces; incluso, desde antes, se había planteado la cuestión de tal asociación. Entre los diversos estudios, cabe destacar el de Kohler (1929, citado en Nielsen & Rendall, 2013), en el que utilizó la palabras “takete” y “baluma” (posteriormente “maluma”); el de Ramachadran y Hubbard (2001 y 2005), en el que se utilizan por primera vez “kiki” y “bouba”; el de Maurer et al. (2006, citado por Nielsen & Rendall, 2013), en el que utilizan palabras como “baamoo”, “gogaa”, “kuhtay”, “teetay”. Finalmente, el de Westbury (2005), en el que la asociación se estudia implícitamente en una tarea de decisión léxica. Estas son solo algunas de las muchas versiones que se han hecho del experimento. Sin embargo, son más las citaciones del mismo que los experimentos efectivos. Este fenómeno es conocido incluso más allá del ámbito académico y muchos artículos citan solamente la aparente solidez del estudio. Al parecer, un gran porcentaje de los entrevistados asigna palabras como “kiki” a las figuras puntiagudas (Ver Imagen 4 B) y palabras como “bouba” a las figuras redondeadas (Ver Imagen 4 A).


Efecto kiki / bouba, ¿una consecuencia de la ortografía?

Imagen 4-1. Modelo de figuras utilizadas en los diversos experimentos. A es el ejemplo prototípico de figura redondeada, usualmente, asociada con “bouba”. B es el ejemplo prototípico de figura estrellada, usualmente, asociada con “kiki”. Fuente: http://www.sciencefriday.com/wp-content/uploads/2016/02/bouba3.jpg

Ramachandran y Hubbard (2005) afirman que el 95% de sus entrevistados respondieron de la forma esperada, y que el experimento mismo de Köhler se había comprobado por una gran mayoría. Muchos estudios afirman la potencial universalidad de este experimento (entre ellos Barton, 2016), ya que se ha realizado con comunidades culturalmente diversas y con edades variadas. Esto soportaría la afirmación de que la relación sonido-forma sería una tendencia innata determinada biológicamente y no aprendida. A raíz de tales resultados, varios investigadores se han planteado la pregunta de cuál es el rasgo específico que provoca esta relación entre lo visual y lo auditivo. La explicación para este fenómeno se ha asociado a propiedades articulatorias y acústicas. Según Ramachandran y Hubbard (2001; 2005), la tensión que se requiere para articular palabras como “kiki” y la posición de los labios en “bouba” serían las responsables de la asociación. Es muy común la teoría de que el efecto se deba a las vocales, puesto que producir vocales como /o/ y /u/ conlleva un redondeamiento de la boca, mientras que la /i/ y la /e/ son estiradas. Así lo comprueba el experimento de Spector y Maurer (2013), en el que muestran palabras que solo diferían por las vocales a niños de 2 años y medio. De esta forma, sería natural asociar figuras redondeadas con las primeras, mientras que las segundas se asemejarían más a figuras con puntas. Ramachandran y Hubbard (2001, 2005) afirman que existe una sinestesia sensoriomotora que explicaría la similitud que hay entre aquello que se escucha y la forma de articular los sonidos. Esta sinestesia (provocada en parte por la activación simultánea del área que analiza los mapas motoros y el área que procesa el sonido) podría explicar, entre otras cosas, el origen del lenguaje. Por su parte, las explicaciones acústicas se centran en que las frecuencias altas se asocian con las figuras puntiagudas, mientras las frecuencias bajas con figuras curvas (Chenet al., 2016; Marks, 1987, citado en Fort et al., 2015). Otros investigadores han encontrado que los rasgos [+continuo] y [+sonoro] suelen agruparse con las figuras curvas (D’Onofrio, 2013; Nielsen & Rendall,

63


Prolegómenos V4 | 2017

2012; Westbury, 2005, citados en Cuskley, Simner & Kirby, 2015). A nivel más cerebral, se ha sugerido que la cercanía en el cerebro de la corteza visual y la corteza auditiva podrían provocar que se activaran conjuntamente ambos estímulos de formas sistemáticas (Ramachandran & Hubbard, 2005).

˘˘ Influencia de la ortografía

64

Muy pocos estudios citados le han dado relevancia a la influencia de la ortografía. Si es la similitud visual entre las letras y las figuras las que provocan tal asociación, no podría hablarse de fonosimbolismo. Cuskley et al. (2015) se plantean este problema, debido a que ninguna investigación diferente a la de ellos toma este factor como una variable. Es razonable pensar que la “k” y la “b” del alfabeto latino tienen una gran influencia en agrupar las palabras “kiki” y “bouba” con formas puntiagudas y redondeadas, especialmente, si la mayoría de los encuestados en los experimentos son miembros alfabetizados de comunidades que usan dicho alfabeto. Estos autores plantean que las investigaciones previas sobre este fenómeno suelen estar sesgadas, ya que no toman en cuenta el contacto de los entrevistados con formas gráficas. Los que sí tienen en cuenta este factor, lo han intentado evadir estudiando niños pre-literados o sociedades sin escritura. Los resultados en niños, no obstante, son bastante variados. Ozturk et al. (2013) encontraron que niños de 4 meses tenían reacciones diferentes (cuando intervenían tanto vocales como consonantes) entre la agrupación (incongruente) de “kiki” con una forma curva y de “bubu” con una forma estrellada y la agrupación (congruente) de las mismas. En cambio, Fort et al. (2013) no pudieron corroborar los resultados en niños de 5 y 6 meses, con una mayor variedad de estímulos. A su vez, Cuskley et al. (2015) afirman que los niños pueden tener influencias no mesurables de la escritura, incluso antes de aprender a leer y a escribir, ya que viven constantemente rodeados de letras. El estudio de Spector & Maurer (2013) se centró en la influencia de las vocales en niños de dos años y medio, al observar el contraste de pares de palabras como “kiki”/”koko” y “bibi”/”bobo”. Aunque las consonantes no eran el objeto del estudio, en sus resultados se puede observar que el cambio en la consonante genera diferencias en los resultados. Las asociaciones congruentes (“i” con la forma puntiaguda y “o” con la redondeada) se presentan consistentemente cuando las vocales están entre /d/, /b/ y /g/; mientras que con “k” las asociaciones congruentes son notablemente menos sistemáticas. Los estudios transculturales, por su parte, no son cuantiosos, pues la mayoría se realizan en comunidades occidentales, y no dan siempre gran cantidad de detalle. La investigación de Davis (1961, citado por Bremner et al., 2013) se realizó entre un niño mahali del Congo, quien había estudiado swahili en la escuela, una lengua que se escribe desde hace siglos con letras latinas.


Efecto kiki / bouba, ¿una consecuencia de la ortografía?

Bajo este panorama, Cuskleyet al. (2015) realizan un experimento para comprobar la influencia de la ortografía en estudiantes de la Universidad de Edimburgo. Utilizaron palabras como “fefe”, “zeze”, “veve”, “keke”, “gege”, etc., cuyas consonantes fueron cuidadosamente escogidas según su angularidad, su sonoridad y su continuidad. Los resultados demostraron que la ortografía sí es un factor determinante a la hora de elegir la figura correspondiente. Las consonantes más veces asociadas a la figura curva son el par d/g, seguido por el par s/f, el par z/v y por último el par k/t, el cual se asocia fuertemente con figuras en forma de estrella. Este patrón coincide perfectamente con el grado de redondeamiento de los grafemas. Si la sonoridad o la continuidad de los fonos hubiera sido el factor dominante, habría tenido que ser asociada z/v más veces a la forma curva. Algunos autores aseguran haber evadido la influencia de la ortografía. Ramachandran et al. (2005), ante la crítica, argumentan que el estudio de Köhler (1947) fue llevado a cabo entre una comunidad prelingüística de Tenerife con un éxito asombroso. No obstante, aunque el escrito de 1929 no pudo ser revisado para este trabajo, el mismo Köhler, en 1947, no explica quiénes fueron los participantes y ni siquiera hace explícito cuál es la asociación de las palabras a las figuras. Por su parte, Nielsen y Rendall (2013) hace el experimento con las palabras escritas, pero utilizando una ortografía mixta, ya que “L”, “M” y “N”, usualmente asociadas con las figuras curvas, son más angulares en mayúsculas, mientras que “P”, a pesar de asociarse con figuras estrelladas, es relativamente curva tanto en mayúscula como en minúscula. Westbury (2005) también había contemplado la posible influencia de la ortografía; empero, la descarta con base en que la mayoría de los caracteres tienen tanto rasgos curvilíneos como rasgos rectos, por lo que no es claro qué determina que una letra sea redondeada y no puntiaguda, especialmente ante la variedad de fuentes. A esto, suma que no encuentra ninguna tendencia reconocible entre la forma de las letras y las respuestas a sus experimentos. Asimismo, Sidhu, Pexman & Saint-Aubin (2016) intentan reducir el efecto, utilizando una fuente redondeada y una fuente más puntiaguda. Además, hacen un experimento solo con estímulos auditivos para evitar cualquier efecto de la ortografía. Las medidas recién mencionadas no son lo suficientemente sólidas para desmentir una posible influencia de la ortografía. Es cierto que sí hay un cambio en los resultados entre los experimentos hechos con las palabras escritas y aquellos que las presentan como estímulo auditivo. En el estudio mismo de Cuskley et al. (2015), cuando los participantes escuchan la palabra en vez de verla escrita, se reducen bastante las asociaciones de los pares z/v y s/f a sus respectivas figuras, mas, la escala mencionada anteriormente no cambia. Esto demuestra que, a pesar de que la ortografía no es la única involucrada, no se anula el hecho de que intervenga incluso cuando la palabra no está escrita. Que no sean claros cuáles rasgos son determinantes para definir como redondeada o puntiaguda una letra, como plantea Westbury (2005), no implica que no sean considerados incluso inconscientemente por los sujetos que efectúan

65


Prolegómenos V4 | 2017

66

el experimento. Esta poca claridad de criterios sería, únicamente, una dificultad para el análisis de los resultados, sin embargo, no hay razón alguna para afirmar que los usuarios no consideren ciertos rasgos del grafema a la hora de hacer su elección. Por último, es importante enfatizar que la influencia de la ortografía no es necesariamente una relación entre dos estímulos visuales: el de la figura y el de los caracteres. La ortografía está totalmente interiorizada en los hablantes alfabetizados, por lo que no necesitan tener un estímulo constante para saber cuál es la forma de las letras. Si tener una escritura favorece la conciencia fonológica (Cuskley et al.), es probable que la conciencia fonológica se represente mentalmente a través de grafemas. Por lo tanto, es posible que tales representaciones aparezcan incluso sin el estímulo visual explícito a la hora de procesar palabras (Nielsen & Rendall, 2013). Por esto es que alterar el tipo de fuente o escoger mayúsculas en vez de minúsculas no son medidas que garanticen un control o una eliminación de la influencia del plano ortográfico. Otro punto que podría añadirse a lo planteado por la investigación de Cuskley et al. (2015) es el estudio de Fort et al. (2015), en el que se concluye que las consonantes son más determinantes para generar la asociación entre las palabras y las formas. En los resultados, en efecto, las vocales /e/ e /i/ no influyen absolutamente en que las consonantes /b/, /m/ o /l/ se asocien a figuras redondeadas. Asimismo, las vocales /o/ y /u/ no impiden que /t/ y /k/ sean agrupadas exclusivamente con figuras puntiagudas. No obstante, a pesar del mayor peso de las consonantes para decidir, no queda realmente claro si es por cuestiones acústicas, articulatorias u ortográficas. Los autores afirman que los segmentos continuos se asocian más frecuentemente con figuras curvas, excepto por /v/ y /z/ que presentan el efecto contrario. Entre las oclusivas sólo /t/ y /k/ se asocian a figuras puntiagudas, mientras que el resto (/b/, /p/, /ɡ/, /d/) se asocian a figuras redondeadas. Teniendo en cuenta que el experimento se hizo entre adultos franceses, sería muy plausible que este resultado se debiera en gran parte a la ortografía, lo que destruiría la hipótesis de la conexión intermodal entre sentidos que caracteriza el simbolismo sonoro. Por último, el estudio de Freyer, Freeman y Pring (2014) comprueba que el efecto kiki/bouba se conserva en el plano háptico en personas videntes; mientras que, en videntes parciales y ciegos que habían perdido la visión, disminuye notablemente y que, en personas ciegas de nacimiento, no se presenta en absoluto, siendo todos angloparlantes. A raíz de esta investigación se hace explícita la importancia del plano visual para que se presente el efecto. En principio esto no invalidaría el efecto mismo, ya que podría ser un fenómeno exclusivo de la asociación entre el sonido y la imagen. Sin embargo, cabría la posibilidad de que estos resultados se debieran a que los videntes tienen una exposición constante a las representaciones gráficas de las palabras. Si este es el caso, sería la ortografía, y no el sonido, nuevamente la que determinaría la relación entre la palabra y la forma.


Efecto kiki / bouba, ¿una consecuencia de la ortografía?

˘˘ Reflexiones finales Plantearse la cuestión de la ortografía en el efecto kiki/bouba es una forma de cuestionar afirmaciones verdades que aún no están del todo demostradas, pero que, en la cultura popular, se asumen como ciertas e indiscutibles. La investigación de Bremner et al. (2013), realizada en una comunidad himba al norte de Namibia y aislada de la cultura occidental, surge a raíz de los pocos datos empíricos y consistentes que demostraran la tan afirmada universalidad del efecto. Aunque el resultado es favorable para comprobarlo, que sea este el único trabajo verdaderamente contundente nos pone la siguiente cuestión: ¿Hasta qué punto el efecto kiki-bouba es realmente un ejemplo sólido del simbolismo sonoro y no un fenómeno esporádico vuelto creencia popular? ¿El éxito del efecto podría deberse más a la repetición que a una investigación contundente? Así ocurre, por ejemplo, con la falsa creencia de que los esquimales tienen cientos de palabras para la nieve, cuando, en realidad, solo tienen dos raíces distintas. Al parecer, una mala interpretación de Boas (quien originalmente planteaba cuatro términos), ha llevado a encontrar autores, artículos y hasta noticias de periódico presentando 3, 7, 9, 100 y 48 términos, entre muchas otras cifras. La afirmación se ha afianzado en la cultura popular solo por una descuidada forma de utilizar datos ajenos (Pullum, 1991). Existe la posibilidad de que algo parecido ocurra con el efecto kiki/bouba. De tanto citar datos de investigaciones en las que no siempre es explícita la metodología y de tanto citarse los unos a los otros, se podrían estar corroborando circularmente los resultados. Es algo que puede estar ocurriendo con Köhler, citado en absolutamente todo trabajo, pero cuyos escritos (al menos los que se pudieron consultar) no ahondan sobre el tema. Afirmar que la forma de las letras determina la asociación de ellas con determinados dibujos anularía el efecto del fonosimbolismo; no obstante, trabajos que plantean esta hipótesis, como el de Cuskleyet al. (2015), no deben tomarse como una crítica o un saboteo a todos los demás avances en el campo del simbolismo sonoro. Al contrario, estudiar realmente las causas que producen el efecto kiki/bouba es la dosis de escepticismo necesaria para fortalecer realmente la teoría y enriquecer, de esta manera, los conocimientos sobre el simbolismo. No aceptar a priori el efecto no es un retroceso en la disciplina sino, simplemente, un alto en el camino, un alto necesario para reevaluar las metodologías, los estudios y las conclusiones a las que se han llegado con el paso de los años y evitar así que una afirmación negligente y simplista, esas que los artículos de divulgación científica tanto recrean, permee futuros estudios. Todo esto no demerita los resultados que sí han demostrado cierta asociación entre el sonido y la oposición entre formas. Especialmente, el estudio de Bremner et al. (2016) comprueba que sí intervienen más factores (así no se puedan determinar específicamente cuáles) más allá de la ortografía. Los mismos Cuskley et al. (2015) comprueban en sus experimentos que no solo la

67


Prolegómenos V4 | 2017

68

forma de las letras condiciona los resultados, debido a que no es igual el resultado entre la prueba que se hace con escritas y la que cuenta solo con el estímulo auditivo. En realidad, en el efecto kiki/bouba, al ser cada palabra un todo, intervienen elementos acústicos, articulatorios y fonológicos (Fort et al., 2015). La ortografía, por lo tanto, puede ser uno más de los recursos a los que los hablantes se acogen para tomar decisiones en las tareas de selección entre dos figuras. Desde otra perspectiva, la ortografía misma podría ser producto del efecto kiki/bouba en el desarrollo del lenguaje. El hecho mismo de que Cuskley et al. (2015) no hayan encontrado en inglés oclusivas sonoras con forma angular y consonantes continuas sordas con forma angular, podría ser una consecuencia de una influencia del simbolismo sonoro en el desarrollo de la escritura. ¿Qué tan descabellado es pensar que la forma misma de la “K” y de la “B” nace a partir de procesos de fonosimbolismo? Esto no tendría que ser necesariamente universal. En efecto, la variedad de representaciones gráficas de las lenguas es notoria, por lo que no invalidaría el efecto el aceptar que no se presenta de la misma manera en distintas comunidades. Al fin y al cabo, la percepción del mundo está mediada por numerosos factores históricos, biológicos y culturales, por lo que no es contradictorio que una comunidad lingüística tenga su propia forma de representar los sonidos. El hecho de que el fonosimbolismo se considere un fenómeno presente en todas las lenguas, no evita que en cada una se manifieste de forma distinta (Digenmanse, 2012). Una teoría plantea que la lengua escrita está fuertemente motivada por la iconicidad (Abercrombie, citado en Allott, 2000), como se hace evidente en las lenguas que utilizan pictogramas o ideogramas como el chino. Sin embargo, esto no excluye que alfabetos como el nuestro se hayan forjado a partir de relaciones icónicas entre la imagen del grafema y la imagen del objeto representado, teniendo en cuenta que cada comunidad observa el mundo a su manera y representa, por lo tanto, aquellos rasgos que considera pertinentes. ¿Será casualidad que el mar y las montañas se escriban con “m”? Yendo más allá de lo meramente icónico, Monaghan et al. (2012, citado en Fort et al. 2015) encontraron que, en el léxico del inglés, las palabras relacionadas con el concepto de angularidad suelen contener consonantes sordas, mientras que las palabras alusivas a la redondez suelen contener consonantes sonoras, lo que sería un ejemplo de fonoestemas. Allott (2000) sugiere que la escritura se originó como representación de la articulación, la cual, a su vez, se habría originado de intentar imitar con los movimientos de la boca los objetos del mundo. Siguiendo esta línea, sí habría una relación directa entre el grafema y el sonido en sí, al menos en el plano articulatorio. Lo anterior no sería contradictorio con que la ortografía contribuya a los resultados mismos de tareas como el efecto kiki/bouba. El simbolismo sonoro y la escritura pueden estar en una interrelación mutua en la que se alimentan el uno a la otra constantemente en una comunidad delimitada.


Efecto kiki / bouba, ¿una consecuencia de la ortografía?

˘˘ Conclusiones El efecto kiki/bouba es un fenómeno mundialmente conocido y citado por ser de los mejores ejemplos de fonosimbolismo. La estrecha relación entre sonido y forma que parece establecer sería una muestra de que el lenguaje no es necesariamente arbitrario. Sin embargo, muy pocos estudios toman en cuenta la posible influencia de la ortografía en los resultados, especialmente en las culturas occidentales en las que más se ha realizado el experimento. Cuskley, Simner y Kirby (2015) comprueban que, en una comunidad angloparlante, la forma de las letras sí interviene en los resultados, así no sea el único factor del efecto. A raíz del análisis de otros estudios hechos por los autores citados en el presente artículo, podemos concluir que realmente se ha menospreciado la importancia de la ortografía en las metodologías y los análisis de los estudios realizados al respecto. Si la explicación de la asociación entre palabras y formas es simplemente una congruencia del aspecto visual, el efecto de la iconicidad fonética perdería validez. Por lo tanto, es importante hacer estudios rigurosos al respecto, que garanticen una sólida descripción de las causas y las características del efecto kiki/bouba, para enriquecer realmente la creciente investigación sobre fenómenos no arbitrarios en el lenguaje. Si realmente el simbolismo sonoro es relevante para entender el origen o la adquisición del lenguaje, la comunicación y la categorización (Digenmanse, 2015), es vital que los estudios de esta rama sean consistentes y no sea la ortografía la que derrumbe los argumentos. Aún queda mucho por descubrir sobre el efecto kiki/bouba y, si se elaboran con el debido cuidado, las investigaciones propenderán a determinar cada vez más si el lenguaje condiciona la percepción o si la percepción condiciona el lenguaje, si estamos programados biológicamente para hacer ciertas asociaciones o si nuestra lengua nos las enseña inconscientemente o, en últimas, si tales condicionamientos son bidireccionales. Solo cuando se ahonde lo suficiente en los procesos realmente involucrados, en efectos como el descrito en el presente texto, se podrá tener una mayor comprensión de la relación entre lenguaje y pensamiento.

69


Prolegómenos V4 | 2017

˘˘ Referencias Allott, R. (2000). The articulatory basis of the alphabet. En: B. H. Bichakjian, T. Chernigovskaya, A. Kendon y A. Mðller (Eds.). Becoming Loquens (166-199). Frankfurt: Peter Lang. Barton, D. (2016). Exploring a social “bouba-kiki” effect and the affective consequences of having a congruent versus incongruent name (Tesis doctoral). University of Otago, Nueva Zelanda. Bremner, A. J., Caparos, S., Davidoff, J., de Fockert, J., Linnell, K. J.& Spence, C. (2013).“Bouba” and “Kiki” in Namibia? A remote culture make similar shape– sound matches, but different shape-taste matches to Westerners. Cognition, 126(2), 165-172. Chen, Y. C., Huang, P. C., Woods, A. & Spence, C. (2016). When “Bouba” equals “Kiki”: Cultural commonalities and cultural differences in sound-shape correspondences. Scientific reports. DOI: 10.1038/srep26681. Cuskley, C., Simner, J. & Kirby, S. (2015). Phonological and orthographic influences in the bouba–kiki effect. Psychological Research, 81(1), 1-12. 70

Dingemanse, M. (2012). Advances in the cross-linguistic study of ideophones. Language and Linguistics Compass, 6(10), 654-672. Dingemanse, M., Blasi, D. E., Lupyan, G., Christiansen, M. H. & Monaghan, P. (2015). Arbitrariness, iconicity, and systematicity in language. Trends in cognitive sciences, 19(10), 603-615. Fort, M., Martin, A.& Peperkamp, S. (2015). Consonants are more important than vowels in the bouba-kiki effect. Language and speech, 58(2), 247-266. Fort, M., Weiß, A., Martin, A., & Peperkamp, S. (2013). Looking for the bouba-kiki effect in prelexical infants.En: S. Ouni, F. Berthommier y A. Jesse (Eds.). AVSP (pp. 71-76). Francia: Inria. Fryer, L., Freeman, J. & Pring, L. (2014). Touching words is not enough: How visual experience influences haptic-auditory associations in the “Bouba-Kiki” effect. Cognition, 132(2), 164-173. Nielsen, A. K. & Rendall, D. (2012). The source and magnitude of sound-symbolic biases in processing artificial word material and their implications for language learning and transmission. Language and Cognition, 4(02), 115-125. Nielsen, A. K. & Rendall, D. (2013). Parsing the role of consonants versus vowels in the classic Takete-Maluma phenomenon. Canadian Journal of Experimental Psychology, 67(2), 153-163. Ozturk, O., Krehm, M. & Vouloumanos, A. (2013). Sound symbolism in infancy: evidence for sound–shape cross-modal correspondences in 4-month-olds. Journal of experimental child psychology, 114(2), 173-186. Pullum, G. K. (1991). The great Eskimo vocabulary hoax and other irreverent essays on the study of language. Chicago: University of Chicago Press. Ramachandran, V. S. & Hubbard, E. M. (2001). Synaesthesia a window into perception, thought and language. Journal of consciousness studies, 8(12), 3-34.


Efecto kiki / bouba, ¿una consecuencia de la ortografía?

Ramachandran, V. S. & Hubbard, E. M. (2005). The emergence of the human mind: some clues from synesthesia. En: C. L. Robertson y N. Sagiv (Eds.). Synesthesia: perspectives from cognitive neuroscience(pp.147-190). Estados Unidos: OUP USA. Schmidtke, D., Conrad, M. & Jacobs, A. M. (2014). Phonological iconicity. Frontiers in psychology. DOI: 10.3389/fpsyg.2014.00080. Sidhu, D. M., Pexman, P. M. & Saint-Aubin, J. (2016). From the Bob/Kirk effect to the Benoit/Éric effect: testing the mechanism of name sound symbolism in two languages. Actapsychologica, 169, 88-99. Spector, F.& Maurer, D. (2013). Early sound symbolism for vowel sounds. i-Perception, 4(4), 239-241. Westbury, C. (2005). Implicit sound symbolism in lexical access: Evidence from an interference task. Brain and language, 93(1), 10-19.

71


AMBIGÜEDAD SINTÁCTICA TRAS LA DESAPARICIÓN DE LA TILDE DIACRÍTICA EN LA PALABRA SOLO EN ESPAÑOL Erika Mesa Díaz * Universidad Nacional de Colombia, Bogotá - Colombia

˘˘ Resumen Este trabajo analizará los contextos de aparición de la palabra solo, como adverbio y sinónimo de solamente, y solo, como adjetivo, que favorecerían la aparición de casos de ambigüedad sintáctica. Esto, tras la decisión de la Real Academia Española de relajar la norma que exigía distinguirlas mediante el uso de una tilde. Además, busca probar la capacidad real de discernimiento entre uno y otro significado por parte de un grupo poblacional específico de hablantes del español: estudiantes universitarios. Se propondrá una conclusión con respecto a la conveniencia de atender o no a la relajación de la norma. Palabras clave: Ambigüedad sintáctica, solo, norma, español.

*

Estudiante de Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: ermesadi@unal.edu.co


Prolegómenos V4 | 2017

˘˘ Abstract According to RAE (Royal Spanish Academy), accent marks in Spanish must exclusively provide phonetic information. Therefore, an accent mark on the word sólo (Spanish for just) previously used to distinguish it from solo (Spanish for alone) was abolished. A research was made on Corpus del Español to identify common patterns of words that surround solo and sólo. A test was applied on a group of college students to check if syntactic ambiguity was that solvable. RAE prescriptivism should consider language users’ needs before taking confusing decisions that affect their comprehension. 74

Key words: Syntactic ambiguity, solo, standard, Spanish.


Ambigüedad sintáctica tras la desaparición de la tilde diacrítica en la palabra solo en español

˘˘ Definiciones generales Es necesario hacer una anotación especial antes de abrir la sección de conceptos básicos. A la fecha de revisión, la forma sólo –con tilde– es considerada arcaica en diversas fuentes. En la prosa de esta sección, y únicamente en la de esta sección, se usará dicha forma para distinguirla de la forma solo –sin tilde. En el resto del documento se hará referencia a la primera forma como “el adverbio solo” o solo1, y a su contraparte como “el adjetivo solo” o solo2.

Homonimia y polisemia Escandell Vidal (2007) establece la diferencia entre lo que debe considerarse como homonimia y polisemia. La homonimia se presenta cuando una misma forma de palabra coincide para dos significados completamente diferentes e irreconciliables; mientras que se considera polisemia al caso en el que dos significados, aunque sean diferentes, están relacionados entre sí. La presencia o no de un caso de polisemia, al momento de no resultar completamente transparente –e incluso si lo fuese, para disipar dudas–, puede determinarse mediante una revisión etimológica.

Sólo versus solo Una de las pruebas sugeridas por Cruise y citadas en Escandell Vidal (2007) para distinguir homónimos es aquella en la que se demuestra que ambas palabras poseen una categoría gramatical diferente. Tabla 1. Prueba de categoría gramatical1. Palabra

Categoría gramatical

Sólo

Adverbio: únicamente

Solo

Adjetivo: único en su especie. Que está sin una cosa o separado de ella.

Fuente: Elaboración propia con base en Cruse (2000, citado por Escandell, 2007, p. 38) y el diccionario de la Real Academia Española (2014).

Dos homónimos se consideran parciales cuando difieren en su categoría gramatical. La tilde establece una diferencia en la forma gráfica de ambas palabras, pero ambas comparten la misma secuencia fonológica, /ˈsolo/; por lo tanto, son homófonas (Gutiérrez-Ordóñez, 1989). 1

Prueba diseñada por Cruise (2000) y aplicada directamente al caso particular por la investigadora.

75


Prolegómenos V4 | 2017

Sin embargo, según la Real Academia Española, la tilde que distinguía a una palabra de la otra no cumplía función alguna: no es una tilde prosódica porque no hay más de una acentuación prosódica para esa palabra, ni es una tilde diacrítica porque ambas palabras son tónicas. Entonces, se decidió dejar de prescribir el uso de la tilde; “incluso en casos de doble interpretación” (2011, p.55). Como resultado, se obtendrían dos palabras que coinciden en su forma gráfica y su secuencia fonológica.

Ambigüedades «Yo seguí fiel al acento, a sabiendas de que era posible que las editoriales me corrigieran. Al recibir la corrección, lo hice con una sonrisa». Jorge Carrión (Martín-Rodrigo, Morán, de la Fuente & Doria, 2014)

76

La RAE insiste en que los casos de doble interpretación son “raros y rebuscados”. No obstante, algunos autores insisten en que la sola existencia de los mismos justifica que se distingan ambas grafías. Salvador Gutiérrez define un mensaje ambiguo como “una secuencia de signos a la que, fuera de todo contexto, es posible asignar dos o más interpretaciones” (1989, p. 138). La diferencia entre los dos términos estudiados es de naturaleza sintáctica (un adjetivo contra un adverbio), así que se ha considerado este caso como uno de ambigüedad sintáctica. El mismo Gutiérrez, quien paradójicamente tuvo que admitir que los escritores no están tomando en serio la recomendación de la RAE con respecto a la omisión de esta tilde (2013), cita a Jakobson (1963), cuando asegura que “para el hablante la ambigüedad no existe. Cuando dice /ˈbaka/, sabe de antemano si dice vaca o baca” (1989); sin embargo, ¿será esa la situación en el caso de las palabras que nos atañen?

˘˘ Metodología Corpus del Español Para conseguir los objetivos de este trabajo, la metodología fue dividida en dos secciones. La primera de ellas fue la búsqueda de las palabras que frecuentemente acompañan a solo1 y solo2 en Corpus del Español, un corpus compuesto por más de cien millones de palabras y que aloja documentos en español de los siglos XIII al XX (Davies, 2001-2002). Este corpus permite, entre otras cosas, identificar colocaciones y combinaciones sintácticas frecuentes que rodean una palabra en particular. Es este el uso que atañe a esta investigación y el que se utilizó para identificar y describir estas frecuencias.


Ambigüedad sintáctica tras la desaparición de la tilde diacrítica en la palabra solo en español

Es necesario hacer la siguiente salvedad: en este trabajo no se presentan datos estadísticos con respecto a las frecuencias de los acompañantes de las palabras analizadas. Corpus del Español permite observar a simple vista, mediante marcadores de color, el carácter sintáctico de los acompañantes. Las generalidades de los hallazgos son resumidas en la sección siguiente.

Encuesta La encuesta (ver Anexo) fue desarrollada tras identificar casos de posible ambigüedad durante la búsqueda en Corpus del Español. Estos casos fueron incluidos en dicho formulario, el cual se aplicó a 26 estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá. Se solicitó expresamente que los estudiantes participantes fueran hablantes nativos de español y que no cursan carreras asociadas al estudio de las lenguas para, primeramente, trabajar con personas que han tenido poco contacto con esta discusión; además, que no tuvieran la conciencia lingüística desarrollada por personas de estas disciplinas. Podría describirse a este grupo de alumnos, naturalmente, como personas con acceso a educación superior, familiarizados con formas complejas y especializadas en su lengua materna. En el formulario, se les solicitó intercambiar la grafía solo por “en soledad” o la palabra “únicamente”, según comprendieran la oración. Se evitó, en lo posible, utilizar tecnicismos que pudieran dificultar la comprensión del formulario para personas no familiarizadas con la disciplina. 77

˘˘ Aplicación de Metodología Búsqueda en corpus En el corpus seleccionado se observaron los contextos que rodean las palabras solo1 y solo2, con el propósito de encontrar patrones que lleven a ambigüedades sintácticas. Se buscó con la opción Palabras claves en contexto. Los ejemplos presentados en esta sección son extraídos de dicho corpus. Es posible afirmar, a partir de lo que fue hallado en la búsqueda, que solo1 es la única forma posible en inmediata proximidad a sustantivos; especialmente, cuando son de género femenino o número plural. Suele aparecer antes de los verbos. También acompaña adjetivos, adverbios y antecede pronombres. “Martina [...] solo tenía ojos para Juan”. “Ratones, monos, toros, pirañas, burritos, tiburones o piojos son solo algunos de los animales que llegarán [...]”. “en solo tres meses ese grupo cayó a un 15,4 por ciento”. “han ido enriqueciendo no solo el contenido de sus conocimientos, sino también sus métodos de enseñanza”.


Prolegómenos V4 | 2017

Con respecto a solo2, suele ser antecedida por artículos. También aparece junto a verbos; generalmente después de ellos. “Después sí, lloré muchas veces, solo y acompañado”. “Le acerté al bicho con un solo tiro”. Sin embargo, esas son solo las formas más frecuentes de aparición. En varias ocasiones, las palabras están ubicadas en posiciones que dificultan su interpretación. En ese orden de ideas, se encontraron casos como los siguientes: “El día previo Adam acude solo allí, a fin de poder reconcentrarse”. “[...] salió para el Cuzco el Padre Fr. Marcos desde Puquiura, y quedó solo allí el Padre Fr. Diego…”. “Diderot continuó solo durante siete años”. “Desde entonces él quedó solo con Berelé”. De acuerdo con Corpus del Español, que clasifica las palabras según su función sintáctica, todos los ejemplos del grupo anterior deben leerse usando solo2. Sin embargo, la posición de las palabras acompañantes también es posible para solo1. Por esa razón, estos ejemplos fueron seleccionados para elaborar la encuesta. Sin un mayor contexto, es posible encontrar dificultades al interpretar dichas oraciones.

Aplicación de la encuesta

78

Las formas citadas anteriormente fueron utilizadas para elaborar la encuesta. De 26 personas encuestadas, el 85,2% intercambió la palabra en la primera oración por “en soledad”; es decir, interpretó la palabra como solo2. En la tercera oración, esta opción también fue tendencia con un 92,6% de favorabilidad. Solo en la segunda oración la mayoría de personas seleccionó solo1; empero, el porcentaje de favorabilidad es significativamente menor en este caso: 74,1%. Con respecto a la cuarta oración, un 55,6% eligió solo2.

˘˘ Discusión

Posible solución para distinguir entre una palabra u otra Antes de continuar, se hace preciso ofrecer al lector un truco para facilitar la distinción entre una y otra palabra de las que nos atañen. Si el lector es hablante nativo y encuentra incómodo pluralizar el sujeto y la palabra solo, acaba de encontrar un caso de solo1. Si la oración permite hacer ese cambio, acaba de encontrar un caso de solo2. “Martina [...] solo tenía ojos para Juan”. *Ellas solos tenían ojos para Juan. “[...] lloré muchas veces, solo y acompañado”. Lloramos muchas veces, solos y acompañados.


Ambigüedad sintáctica tras la desaparición de la tilde diacrítica en la palabra solo en español

Esto solía ser útil para identificar cuál de las dos palabras era el adverbio, el cual, en la prosa, suele carecer de número y debía tildarse. Ahora que la tilde no se recomienda, un truco como este cumple funciones de discriminación semántica exclusivamente. No obstante, esta abstracción parece no ser inmediatamente alcanzable para un lector ocasional, quien encuentra una situación ambigua de manera accidental, como los alumnos que han diligenciado la encuesta.

Interpretación fallida y sus posibles causas Sabemos que la intención de los enunciados utilizados en la encuesta era la expresa interpretación de solo2. Sin embargo, se puede apreciar que la lectura de nuestros alumnos seleccionados no ha sido la pretendida por los autores. Los usuarios de la lengua quienes participaron en el estudio ya han cursado la educación primaria, secundaria y media. Tienen, además, estudios superiores en curso y se consideran hablantes nativos del español. Con seguridad, la mayoría de ellos recibieron parte de su educación, si no es que toda, cuando aún era imperativo el uso de la tilde para distinguir entre solo1 y solo2 (después de todo, estos estudiantes tienen más de cinco años y menos de quinientos). Aunque muchos de ellos no supieran a ciencia cierta cómo utilizar la tilde apropiadamente, definitivamente consideran que existe una diferencia sustancial a la hora de interpretar oraciones que pueden resultar ambiguas. De hecho, el 59.3% admitió que les costó trabajo discernir entre un significado y otro para hacer su elección. Cuando se les preguntó a los alumnos si consideraban necesario el uso de la tilde para resolver esta clase de ambigüedades, solo dos contestaron en forma negativa. Es necesario tener presente que la enseñanza del español suele estar orientada prescriptivamente. En la cultura hispanohablante se evita, en lo posible, la producción escrita con yerros, so pena de parecer inculto. Sin embargo, las personas no suelen tener conocimientos sólidos sobre sintaxis porque no les es imprescindible; en su lugar, utilizan su conciencia lingüística para seleccionar la escritura correcta de un homófono. ¿Qué sucede si un homófono se convierte repentinamente en un homógrafo en español? Aunque las personas son conscientes de la existencia de ambos significados, no lo son tanto de las funciones gramaticales que le corresponden a cada significante. Ya que es posible que estén mejor preparados para producir pulcramente en lugar de analizar sintácticamente lo que leen, es posible confundirse de significado y provocar resultados como los obtenidos.

79


Prolegómenos V4 | 2017

˘˘ Conclusiones La lingüística contemporánea ha mantenido siempre una posición distante con respecto a los lineamientos que las instituciones reguladoras de la lengua imponen sobre la misma. Los usuarios, que son los dueños reales de la lengua que hablan y escriben, deberían ser quienes deciden si realmente necesitan hacer una distinción visible entre una palabra y otra, o si la consideran prescindible. A juzgar por el resultado de este trabajo, y teniendo en cuenta que ambas palabras son una elección común en producciones escritas, es posible que sea útil la presencia de este marcador por un tiempo más. Por esta razón, este trabajo es, de manera subrepticia, un llamado de atención. Igualmente, se hace necesario que la máxima autoridad de la lengua relaje la normatividad en algunos aspectos, como la inclusión de glosas rápidamente adquiridas por los usuarios, mediante el vertiginoso cambio de los tiempos y el uso cotidiano; en lugar de crear innecesarios puntos de discrepancia entre autores, usuarios y educadores.

˘˘ Referencias Davies, M. (2002-2002). Corpus del Español: 100 million words, 1200s-1900s. Recuperado de: http://www.corpusdelespanol.org. 80

Escandell-Vidal, M. V. (2007). Apuntes de Semántica Léxica. Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia. Gutiérrez-Ordóñez, S. (1989). Introducción a la semántica funcional. Madrid: Editorial Síntesis. Real Academia Española. (2011). Ortografía de la lengua española. Madrid: Espasa Libros. Rodrigo, I. M., Morán, D. de la Fuente, M. & Doria, S. (2014, 1 de diciembre). Sólo/ solo: la tilde que enfrenta a la RAE con los escritores. En: ABC.es. Recuperado de: http://www.abc.es/cultura/20141130/abci-solo-tilde-201411291825.html


Ambigüedad sintáctica tras la desaparición de la tilde diacrítica en la palabra solo en español

˘˘ Anexo Encuesta aplicada el 18 de junio de 2015 a estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá. Solo vs Solo, después de la pérdida de la tilde Por favor, lea cada uno de los enunciados e indique por cuál de las opciones ofrecidas consideraría mejor reemplazarlo. Todos los ejemplos fueron extraídos de Corpus del Español. *Obligatorio “El día previo Adam acude solo allí, a fin de poder reconcentrarse”. * Elija la opción que considere adecuada: o El día previo Adam acude en soledad allí, a fin de poder reconcentrarse. o El día previo Adam acude únicamente allí, a fin de poder reconcentrarse. “[...] salió para el Cuzco el Padre Fr. Marcos desde Puquiura, y quedó solo allí el Padre Fr. Diego…”. * Elija la opción que considere adecuada: o [...] salió para el Cuzco el Padre Fr. Marcos desde Puquiura, y quedó en soledad allí el Padre Fr. Diego… o [...] salió para el Cuzco el Padre Fr. Marcos desde Puquiura, y quedó únicamente allí el Padre Fr. Diego… “Diderot continuó solo durante siete años”. * Elija la opción que considere adecuada. o Diderot continuó en soledad durante siete años. o Diderot continuó únicamente durante siete años. “Desde entonces él quedó solo con Berelé”. * Elija la opción que considere adecuada. o Desde entonces él quedó en soledad con Berelé. o Desde entonces él quedó únicamente con Berelé. ¿Le pareció difícil distinguir la diferencia? * o Sí o No ¿Considera necesario que se preserve la tilde en la palabra ‘solo’, cuando es sinónimo de ‘solamente’? o Sí o No

81


RECONOCIMIENTO DE LA PALABRA ESCRITA: UN POSIBLE MODELO DESCRIPTIVO Alejandro Montenegro Taborda* Universidad Nacional de Colombia, Bogotá - Colombia

˘˘ Resumen El presente documento pretende mostrar un posible modelo descriptivo del reconocimiento de palabras escritas, tanto existentes como inexistentes verosímiles (pseudopalabras). Para ello, teóricamente se basa en la corriente cognitivista, donde convergen la Psicología y la Lingüística como Lingüística Cognitiva; además, se realiza un proceso multidisciplinar, donde se tienen en cuenta algunas definiciones o términos utilizados en las Ciencias de la Computación. Como base empírica se toman algunos estudios neurolingüísticos realizados en los últimos años por distintos grupos de trabajo. Palabras clave: Psicolingüística, cognitivismo, reconocimiento de palabras, palabra escrita.

*

Estudiante de Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: amontenegrot@unal.edu.co.


Prolegómenos V4 | 2017

˘˘ Abstract The present document aims to show a possible descriptive model of the recognition of written words, both existent and non-existent plausible (non-words). In order to do so, it is theoretically based on the Cognitivism, where Psychology and Linguistics converge as Cognitive Linguistics; in addition, a multidisciplinary process is carried out where some definitions or terms used in Computer Science are taken into account. As an empirical basis, some neurolinguistic studies carried out in recent years by different working groups are taken. Key words: Psycholinguistics, cognitivism, word recognition, written word.

84


Reconocimiento de la palabra escrita: un posible modelo descriptivo

˘˘ Introducción El éxito de la corriente generativista chomskiana, en 1957, es a causa de las afirmaciones expuestas en Syntactic Structures por Noam Chomsky, de las cuales destacan: [...] La noción de que el funcionamiento del lenguaje se da en la sintaxis y ésta consiste en la utilización de una serie de medios limitados para producir un número ilimitado de oraciones; la noción de que una gramática de una lengua corresponde y reside en el conocimiento intuitivo de los hablantes, la noción de que una gramática es un recurso para generar todas las secuencias de morfemas o palabras que constituyen las oraciones de una lengua [...] (Martínez, 2008, p. 47).

Dichas afirmaciones generan gran revuelo ante las recientes (en aquel momento) publicaciones hechas por los psicólogos conductistas Watson y Skinner: autores de la época, quienes conciben imposible explicar fenómenos cognitivos por medio de constructos mentales, dado que el estudio del comportamiento (en el aspecto psicológico, lingüístico, social, etc.) debía, para entonces, ser medible y observable solo por medio de estímulos y respuestas (Ibarretxe & Valenzuela, 2012). Luego de la crítica hecha por Chomsky a la publicación de Skinner (Verbal Behavior, 1957), en la que expone la necesidad de recurrir a modelos mentales para dar cuenta de comportamientos humanos tan complejos como el lenguaje, se abre una nueva rama de estudio dentro de las ciencias cognitivas, conocida como corriente mentalista1. El modelo expuesto por Chomsky concibe el lenguaje de forma explícita, formal y lógica; sin embargo, debido a sus, más bien pobres, explicaciones en ciertos aspectos del lenguaje (tales como los aspectos culturales, históricos, psicológicos, sociales o estilísticos), algunos teóricos no tardaron en rechazarlo e intentar abordarlo desde otras perspectivas (Ibarretxe & Valenzuela, 2012) Es aquí donde, debido a las publicaciones iniciadas por Lakoff y Johnson (Metaphors we live by, 1980), es posible concebir (pero no afirmar, dado que no se cuenta con una fecha puntual) el nacimiento de una corriente que agrupa distintos conceptos, teorías y modelos traídos desde la Filosofía, la Psicología y la Lingüística, denominada como Lingüística Cognitiva.

˘˘ Teorías modelos y definiciones Ahora, se hace imprescindible mencionar que, si bien el presente documento tiene preferencias por el marco de modelos expuestos en la Lingüística Cognitiva, se abordarán conceptos e inclusive modelos que oscilan dentro y 1

Su principal enfoque se basa en constructos mentales, por ello el nombre. (Martínez, 2008)

85


Prolegómenos V4 | 2017

fuera de ella. Generando, así, una visión interdisciplinar y evitando centrarse en un solo campo del pensamiento. A continuación, los psicólogos Trevor A. Harley y José Barroso Ribal, por un lado, y la neuropsicologa Mercè Jódar Vicente, por el otro, en sus libros La psicología del lenguaje: De los datos a la teoría, y Trastornos del lenguaje y la memoria (respectivamente), plantean algunas definiciones que hacen posible y que son necesarias para el planteamiento y el entendimiento del modelo desarrollado en este texto. Dentro de las exposiciones realizadas por Harley, puede rescatarse que en la actualidad haya múltiples técnicas que permiten una investigación de los movimientos oculares, entre las cuales se destacan las realizadas por el Sistema de Purkinje, el cual [...] hace un seguimiento preciso tanto de los movimientos horizontales como de los movimientos verticales. Aprovecha el hecho de que hay varias fuentes de reflexión en el ojo, como la córnea y la parte trasera de la lente. El sistema calcula los movimientos del centro exacto de la pupila a partir de esta información. (Harley, 2009, p. 144)

Inmediatamente, es necesario introducir el término de sacudidas, las cuales consisten en el desplazamiento de los ojos en forma no homogénea (en pequeños saltos); dichas sacudidas tienen una duración entre 20 ms y 60 ms, con intervalos entre 200 ms y 250 ms cuando el ojo se encuentra inmóvil. Estos últimos períodos de detenimiento son denominados fijaciones (Harley, 2009). La labor descriptiva de Harley puede ser expuesta de forma gráfica (véase Imagen 6-1); donde las fijaciones son representadas por los puntos negros (derecha e izquierda de la imagen) y las sacudidas por la flecha bidireccional2 en la parte inferior de la imagen. 86

Imagen 6-1. Fijaciones y sacudidas. Fuente: Elaboración propia, con base en la información de Harley (2009).


Reconocimiento de la palabra escrita: un posible modelo descriptivo

Al igual que los conceptos anteriores, resulta indispensable exponer una gráfica del campo visual propuesto por Harley (véase Imagen 6-2), a partir de la cual se comprenden los conceptos de fóvea (la parte más sensible del campo visual, que corresponde, aproximadamente, a los siete caracteres centrales de un texto), parafóvea (punto visual que rodea a la fóvea y se extiende 5° a cada lado del punto de fijación; aquí la agudeza visual es más reducida) y periferia (campo visual donde la agudeza visual es menor a la encontrada en la parafóvea). (Harley, 2009).

Imagen 6-2. Campo visual.. Fuente: Elaboración propia, con base en la información de Harley (2009).

Puesto que el autor no detalla el alcance (en términos de caracteres) de la parafóvea y periferia, ni la definición de caracter; se entenderá, por cuestiones de comodidad, que la extensión, en términos de caracteres, será de aproximadamente un carácter adicional (tanto a la derecha como a la izquierda) en comparación con el nivel inferior de determinado nivel del campo visual. Donde dicha jerarquía puede ser expresada de la forma: Fóvea < Parafóvea < Periferia Así mismo, en este documento, se entenderá como caracter a “las representaciones gráficas perfectamente convencionales y sistemáticas que son obligatorias 2 La bidireccionalidad en las sacudidas es tenida en cuenta dado que, en la lectura humana, las sacudidas y las fijaciones no se dan únicamente en el sentido derecha-izquierda, sino también en el sentido contrario (izquierda-derecha) e incluso en algunas lenguas la lectura se presenta en forma vertical (arriba-abajo); para una mayor claridad, se puede observar la metodología y resultados de Gullberg y Kita en Attention to Speech-Accompanying Gestures: Eye Movements and Information Uptake de 2009.

87


Prolegómenos V4 | 2017

en todo sistema de comunicación oral y/o gráfica.” (Llorach & Polo, 2011, p. 19); además, los espacios vacíos o nulos también serán considerados como caracteres. Para finalizar con el modelo de campo visual, se contará con la definición de regresión, la cual puede expresarse en términos de una fijación, por medio de una sacudida en sentido inverso, buscando, con ello, un reconocimiento de alguna palabra concordante con dicha fijación (Véase Imagen 6-3).

Imagen 6-3. Regresiones Fuente: Elaboración propia, con base en la información de Harley (2009).

88

Continuando, destaca el concepto de primado (Jódar-Vicente & Barroso-Ribal, 2005) o imprimación (Harley, 2009), ya que, en la mayoría de artículos tratados, el concepto juega un papel fundamental en la metodología. En Trastornos del lenguaje y la memoria, los autores la definen [imprimación] como: “[...] la facilidad que presenta un individuo para detectar o identificar palabras u otros estímulos que han sido presentados previamente a causa, justamente, de su presentación previa.” (Jódar-Vicente & Barroso-Ribal, 2005, p. 49); dichas presentaciones se conocen como palabras prima, junto con las palabras identificadas, las cuales corresponden a las palabras objetivo (Harley, 2009). Se encuentra, entonces, el término de palabra inexistente, el cual se entiende como una serie de caracteres que no constituyen una palabra en una lengua (Harley, 2009). Dentro de estas palabras, es posible distinguir dos tipos: las pseudopalabras o palabras inexistentes verosímiles3 y las palabras inexistentes inverosímiles4. Otro concepto esencial es el de frecuencia, factor importante para el reconocimiento de una palabra. Harley enfatiza en la diferencia entre las palabras comunes5 y 3 Secuencia de caracteres que comprenden reglas de formación de palabras en la lengua, ya que no incluyen series de caracteres inaceptables (Harley, 2009). 4 Secuencia de caracteres que no comprenden reglas de formación de palabras en la lengua (Harley, 2009).


Reconocimiento de la palabra escrita: un posible modelo descriptivo

las menos comunes; sin embargo, el autor prefiere aclarar un poco el efecto de la frecuencia: El efecto de la frecuencia no es meramente el resultado de diferencias entre palabras frecuentes y las que no lo son. Sino también entre palabras comunes y palabras ligeramente menos comunes (Harley, 2009, p. 148).

Finalmente, al alejarse de los conceptos pertenecientes a la Lingüística, así como de los que pertenecen a la Psicología, es posible un acercamiento con las teorías de la programación. Para ser más específicos, se hace referencia a la Programación orientada a objetos; estructura o paradigma que contiene el concepto de hilo o subproceso; el cual Galeano precisa como: Un hilo es una característica que permite a una aplicación realizar varias tareas a la vez. Los distintos hilos de ejecución comparten una serie de recursos tales como el espacio de memoria, los archivos abiertos, situación de autenticación, etc. Esta técnica permite simplificar el diseño de una aplicación que debe llevar a cabo distintas funciones simultáneamente (Galeano, 2015, web). Una vez abordados los conceptos, modelos y teorías es prudente abordar un análisis de los diversos estudios llevados a cabo en el tema.

˘˘ Análisis Frente a la comprensión de palabras escritas, el académico Thomas Scovel opina que: Los sonidos representan sólo un diminuto y más bien componente primitivo de comprensión [...] la comprensión de palabras es mucho más compleja que el procesamiento de fonemas, porque incluso las palabras de una sílaba están compuestas por diversos sonidos, y estos sonidos pueden ser escritos en diferentes e inconsistentes formas dentro de varias lenguas; ya que estos son literalmente decenas de miles de palabras en el vocabulario de una lengua (en contraste a unos pocos fonemas) [...] (Scovel, 2008, p. 55; traducción propia).

Debido a lo anterior, es posible tener una guía que señale cómo funciona el reconocimiento de las palabras escritas. Por otro lado, también se deduce que es necesario comprender el funcionamiento del reconocimiento de palabras en un contexto netamente oral. Así pues, los artículos seleccionados para el presente documento muestran: 1) enfoques en el reconocimiento de palabras tanto escritas como acústicas, y 2) aproximaciones de temas relacionados a estas. En documentos publicados recientemente, se realizaron estudios relacionados con los movimientos oculares, las fijaciones, las imprimaciones, la frecuencia de palabras, los potenciales evocados6 e inclusive las palabras inexistentes verosímiles. Tal es el caso del documento presentado bajo el nombre de Becoming a written

5

Palabras que son más fáciles de reconocer y ante las cuales se responde más rápidamente (Harley, 2009).

89


Prolegómenos V4 | 2017

90

word: Eye movements reveal order of acquisition effects following incidental exposure to new words during silent reading, donde se exponen conclusiones, entre las cuales destacan: 1) una relación inversamente proporcional entre la frecuencia de palabras y el tiempo dedicado para el reconocimiento de las mismas, 2) el orden de presentación de las palabras afecta considerablemente el procesamiento y reconocimiento de las mismas, 3) los primeros elementos expuestos durante todo el proceso mostraron un tiempo de reconocimiento más corto, y 4) se evidenció una diferencia entre el reconocimiento de las palabras presentadas bajo un contexto y las que fueron presentadas de forma aislada; en estas últimas, se reflejó un alto número de regresiones (Joseph, Wonnacott, Forbes & Nation, 2014). Asimismo, en el estudio de 2014, titulado Semantic processing during morphological priming: An ERP study, es posible destacar que 1) las palabras morfológicamente complejas se descomponen en subunidades morfo-semánticas durante la lectura, 2) una estructura morfológica de las palabras impresas se divide en representaciones de dos niveles: uno sublexical, donde las palabras morfológicamente complejas se descomponen en unidades morfemáticas definidas ortográficamente y otro supra lexical, donde las palabras morfológicamente complejas se descomponen en unidades morfemáticas definidas semánticamente y 3) en los primeros momentos del procesamiento morfológico se encuentra un vacío semántico (Beyersmann, Iakimova, Ziegler & Colé, 2014). Continuando, en un estudio un tanto más lejano temporalmente y con un enfoque netamente conexionista, Connectionist modelling of Word recognition, se sostiene que la respuesta inicial de una red, para palabras visualmente similares, será generar patrones semánticos similares. Como estas palabras no suelen estar relacionadas en su significado, los estados iniciales similares generados por dichas palabras deben ser separados en los distintos patrones, correspondientes a la semántica de las palabras diferentes (Mcleod, Plaut & Shallice, 2001). Para finalizar y dados los aportes brindados, debido a sus enfoques, podemos condensar los resultados de la siguiente manera: en el informe de Lien, Allen & Crawford (2012)7 se afirma una amplitud en determinados contextos del experimento en la onda N170, generando índices altos en la zona temporoparietal y bajos en la occipitoparietal. Concluyendo que la zona encargada del reconocimiento de palabras está en la que presentó mayor actividad. Por otro lado, en el artículo de Gullbergy Kita (2009), se testifican fijaciones muy cortas hacía latencia de gestos, los cuales sugieren una respuesta de palabra objetivo guiada por un sistema gesto-visual. En última instancia, en el texto de Dias, Montiel & Seabra (2015), se obtiene que la comprensión de palabras por lectura estaba directamente relacionada con un buen rendimiento académico por parte de los estudiantes. Actividad eléctrica en el cerebro tras determinados sucesos (Harley, 2009). En dicho informe se evidencian resultados que tal vez hubiesen sido más factibles con un solo cambio: en vez de la medición realizada por la onda N170 (la cual se enfoca en una área específica de uso del cerebro), el practicar las pruebas con la onda N400 hubiese generado datos más específicos en cuanto a los estímulos semánticos, ya que dicha onda se enfoca en las respuestas semánticas cerebrales. A razón de ello, sus conclusiones pueden ser fácilmente refutadas bajo argumentos conexionistas. 6 7


Reconocimiento de la palabra escrita: un posible modelo descriptivo

˘˘ Modelo descriptivo del reconocimiento de palabras escritas Dados los múltiples resultados expuestos en los diversos artículos citados, es posible afirmar que, para reconocer las palabras escritas, tanto existentes como no existentes (verosímiles o inverosímiles), es necesario una cadena de sucesos o momentos. Resumiendo, grosso modo, es posible presentar un primer momento, en el cual es claro un nivel ortográfico y en donde tienen lugar las sacudidas y las fijaciones. En un segundo momento, se debe ejecutar, a modo de hilo o subproceso, una especie de monitoreo8 junto con dos niveles discriminatorios de la señal ortográfica (nivel morfológico y nivel semántico). En un tercer momento, se debe buscar acceder al reconocimiento de la palabra, donde, dependiendo de su frecuencia en el proceso de imprimación, esta logrará pasar a la cuarta etapa, la cual funciona a modo de filtro. Si se logra avanzar después de este filtro, inmediatamente se logrará un almacenamiento en la memoria a largo plazo; la cual servirá como abastecimiento o sustento de la memoria de trabajo9 (la cual implica el proceso de monitoreo mencionado en la segunda etapa). Para comprender mejor dicho planteamiento, es necesario presentar un modelo (Véase gráfica 4) y detallar mejor estos pasos:

91

Gráfica 6-1. Modelo de reconocimiento de palabras escritas. Fuente: Elaboración propia.

8 Al ejecutar la etapa de monitoreo es necesaria la memoria de trabajo apoyada por los significados almacenados en la memoria a largo plazo. 9 Memoria temporal utilizada para realizar ciertas tareas y resolver determinados problemas. (Baddeley & Hitch, 1974).


Prolegómenos V4 | 2017

a. Primera etapa. Esta etapa se encuentra en un nivel netamente ortográfico durante la lectura; en ella, suceden las sacudidas y las fijaciones. b. Segunda etapa. Puede decirse que es la etapa más compleja y con más procesos y subprocesos ejecutados. En esta etapa, el nivel de monitoreo, junto con un proceso de discriminación: uno de tipo morfológico y otro de tipo semántico, se ejecuta como hilo y funciona teniendo en cuenta el contexto en el que aparece la palabra, dado que según diversos autores10, el reconocimiento de las palabras es más ágil cuando estas se encuentran en contexto. En el nivel morfológico, se procesa la información obtenida en el área de la fóvea11. Una vez el vacío semántico empieza a desaparecer, se inicia el procesamiento de la información registrada en el área de la parafóvea y la periferia. Cuando esta última parte finaliza, se da por terminado el proceso conocido como la discriminación en el nivel semántico (ya que, como se mencionó, este nivel es un hilo). c. Tercera etapa. Una vez finalizados en su totalidad los subprocesos del segundo momento, se accede al reconocimiento de la palabra. Hasta aquí, pueden darse y explicarse los procesos de reconocimiento de palabras poco frecuentes.

92

d. Cuarta etapa. En esta etapa, se lucha por un acceso al almacenamiento (memoria a largo plazo) de la palabra. Para lograrlo, es necesario pasar un filtro por medio de la iteración de la palabra12. En otras palabras, el volver una palabra inexistente verosímil en una palabra existente (Joseph, Wonnacott, Forbes & Nation, 2014) implica el paso satisfactorio del filtro propuesto en esta etapa, junto con un almacenamiento en la memoria a largo plazo (véase quinta etapa). e. Quinta etapa. En el presente momento, la palabra logra quedar almacenada en la memoria a largo plazo y se le reconoce como una palabra existente. Esta etapa es de vital importancia, ya que es la que funciona como combustible para el proceso de monitoreo ejecutado en la segunda etapa.

Joseph, H. S., Wonnacott, E., Forbes, P., & Nation, K., 2014. 11 Esto debido a que, como se mencionó anteriormente, se presenta un fenómeno de vacío semántico (Beyersmann, Iakimova, Ziegler & Colé, 2014) y es un tanto difícil concebir un proceso de los tres niveles del campo visual con dicho vacío en juego. 12 Nótese que lo importante en esta etapa son las repeticiones, ya que, como se presentó en algunos estudios: las pseudopalabras (palabras inexistentes verosímiles) lograron almacenarse en la memoria a largo plazo y considerarse palabras existentes (Joseph, Wonnacott, Forbes & Nation, 2014). 10


Reconocimiento de la palabra escrita: un posible modelo descriptivo

˘˘ Referencias Baddeley, A. D. & Hitch, G. (1974). Working memory. Psychology of Learning and Motivation, 8, 47-89. Beyersmann, E., Iakimova, G., Ziegler, J. C. & Colé, P. (2014). Semantic processing during morphological priming: An ERP study. Brain Research, 1579, 45-55. DOI:10.1016/j.brainres.2014.07.010 Dias, N. M., Montiel, J. M. & Seabra, A. G. (2015). Development and interactions among academic performance, word recognition, listening, and reading comprehension. Psicología: Reflexão E Crítica,28(2), 404-415.DOI:10.1590/16787153.201528221 Galeano, F. (2015, 20 de marzo). Hilo de ejecucion. En: Sistemas Operativos. Recuperado de: https://chsos20151910016.wordpress.com/2015/03/20/hilo-de-ejecucion/ Gullberg, M. & Kita, S. (2009). Attention to speech-accompanying gestures: eyemovements and information uptake. Journal Nonverbal Behav,33(4), 251-277. DOI: 10.1007/s10919-009-0073-2. Harley, T. A. (2009). La psicología del lenguaje: de los datos a la teoría. Madrid: McGraw-Hill. Ibarretxe-Antuñano, I. & Valenzuela, J. (2012). Lingüística cognitiva. Barcelona: Anthropos. Jódar-Vicente, M. J. & Barroso-Ribal, J. (2005). Trastornos del lenguaje y la memoria. Barcelona: Editorial UOC. Joseph, H. S., Wonnacott, E., Forbes, P. & Nation, K. (2014). Becoming a written word: eye movements reveal order of acquisition effects following incidental exposure to new words during silent reading. Cognition,133(1), 238-248. DOI:10.1016/j. cognition.2014.06.015. Lakoff, G. & Johnson, H. (1980).Metaphors we live by. Chicago: The University of Chicago Press. Lien, M., Allen, P. A. & Crawford, C. (2012). Electrophysiological evidence of different loci for case-mixing and word frequency effects in visual word recognition. Psychonomic Bulletin & Review, 19(4), 677-684. DOI: 10.3758/s13423012-0251-9 Llorach, E. A. & Polo, J. (2011). Representaciones gráficas del lenguaje. Madrid: Biblioteca Nueva. Martínez, J. (2008). La lingüística cognitiva: análisis y revisión. Madrid: Biblioteca Nueva. Mcleod, P., Plaut, D. C. & Shallice, T. (2001). Connectionist modelling of word recording. Synthese, 129(2), 173-183. DOI: 10.1023/a:1013003423323. Scovel, T. (2008). Psycholinguistics. Oxford: Oxford University Press. Skinner, B. F. (1957). Verbal Behavior. Cambridge: Prentice Hall.

93


NORMAS DE PUBLICACIÓN El grupo estudiantil -Ema invita a toda la comunidad académica a participar en la convocatoria de la revista PROLEGÓMENOS – Revista estudiantil de Lingüística. Los interesados pueden enviar sus escritos al correo electrónico revprol_fchbog@unal.edu.co, teniendo en cuenta los siguientes criterios:

˘˘ Criterios de contenido: » » » » » »

Abordar temáticas enmarcadas en los estudios lingüísticos actuales. Pueden ser escritos desde diferentes disciplinas que tengan un enfoque lingüístico. Estar dentro de los siguientes tipos de escritos: ensayos, informes científicos y artículos. Estar redactados de manera coherente, utilizar un léxico propio del registro escrito y respetar las normas ortográficas establecidas por la Real Academia de la Lengua. Incluir los datos del autor (nombre, carrera y correo electrónico). Los artículos podrán ser presentados en cualquier lengua.

˘˘ Criterios gráficos: » » » » » » » » »

Extensión máxima de 12 hojas. Archivo en formato Word y PDF. Texto escrito a una sola columna. Tipo de fuente Times New Roman 12 e interlineado de 1,5. Márgenes de 3 cm a cada lado. Las tablas y figuras no pueden exceder el 30% del documento. Seguir los criterios de citación y referencia bibliográfica establecidos por la APA. Si el artículo a presentar es el resultado de alguna investigación o proyecto indicar los datos necesarios de reconocimiento. Si se presentan agradecimientos se deben presentar por medio de una nota de pie de página.

Nota 1: La presentación de artículos e informes de investigación debe poseer su correspondiente formato: resumen, abstract (máximo 100 palabras), palabras clave (máximo cinco) y referencias. Nota 2: La revista Prolegómenos no excluye ninguna línea de investigación. Nota 3: El comité editorial no se encargará de realizar corrección de estilo. Los artículos preseleccionados se enviarán a una evaluación de pares académicos, los cuales brindaran su comentario sobre cada artículo. Se rechazaran los artículos que no cumplan con los requisitos o que realicen plagio. Nota 4: Hacer plagio acaecerá en las respectivas sanciones dilucidadas por la Universidad.


La revista PROLEGร“MENOS se terminรณ de imprimir en las instalaciones de GRACOM Grรกficas Comerciales, ubicada en la Ciudad de Bogotรก, Colombia, en la Carrera 69K nยบ 70-76, en el mes de MAYO de 2017. El tiraje es de 300 ejemplares en papel Bulky de 90 gramos. Las fuentes utilizadas: Gentium Basic MetaPro


Revista Prolegómenos No. 4  
Revista Prolegómenos No. 4  
Advertisement