Page 1

ISSN 2500-4840

S O N E M Ó G E L O R P FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS DIRECCIÓN DE BIENESTAR DIRECCIÓN DE BIENESTAR UNIVERSITARIO ÁREA DE ACOMPAÑAMIENTO INTEGRAL PROGRAMA GESTIÓN DE PROYECTOS


PROLEGÓMENOS

Revista prolegómenos Nº1 · SEM 02 2015 · ISSN 2500-4840 UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS prolegómenos - Revista estudiantil de Lingüística nace a partir de la iniciativa de jóvenes estudiantes de Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia – Sede Bogotá, pertenecientes al grupo de estudios Ema. El objetivo principal de la revista es ser una herramienta de divulgación de trabajos actuales, de carácter empírico y teórico, enmarcados en el ámbito lingüístico disciplinar e interdisciplinar, los cuales hayan sido realizados por estudiantes y/o profesionales de Lingüística u otras áreas afines al estudio del lenguaje. Con esto, la revista pretende promover la escritura, el debate y la publicación de temáticas diversas enfocadas en el análisis del lenguaje.

contacto revistaprolegomenos@gmail.com revprol_fchbog@unal.edu.co /Resprolegomenos prolegomenosres.blogspot.com

universidad nacional de colombia sede bogotá

Cra 45 no 26-85 Edificio Uriel Gutiérrez www.unal.edu.co proyectoug_bog@unal.edu.co /gestiondeproyectosUN ugp.unal.edu.co

rector

Ignacio Mantilla

vicerrector

Diego Fernando Hernández

director bienestar sede bogotá Oscar Arturo Oliveros

Coordinadora programa gestión de proyectos (pgp) Elizabeth Moreno

decano facultad ciencias humanas Ricardo Sánchez

directora bienestar facultad ciencias humanas Susana Barrera

directora departamento de lingüística Myriam Constanza Moya Pardo

director - editor

Kelly Johanna Vera Diettes

coordinador editorial

Miguel Ángel Montáñez Pardo

comité editorial

Julián Nicolás Sanabria Rangel Julián David Muñoz Pico Daniela Parra Anggie Alexandra Terreros Cuper

AUTORES

Javier Felipe Casallas Reinel, Ana María Alfaro Raga - Miguel Ángel Montañez Pardo, Óscar Chacón Gómez, Anggie Alexandra Terreros Cuper, David Andrés Hoyos Rondón, Alexander Suarez Sánchez.

corrección de estilo

Diana Constanza Luque Villegas (PGP) derechos de autor y licencia de distribución

diseño y diagramación

Fernando Rodríguez (PGP)

impresor

GRACOM Gráficas Comerciales Atribución - No Comercial - Sin Derivar El material expuesto en esta publicación puede ser distribuído, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No se puede obtener ningún beneficio comercial. No se pueden realizar obras derivadas. PROLEGOMENOS es una revista perteneciente al grupo de trabajo Ema de la facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia. los textos presentados en la siguiente publicación expresan la opinión de sus respectivos autores, y la Universidad Nacional de Colombia no se compromete directamente con la opinión que estos pueden suscitar.

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS DIRECC IÓN DE BIENESTAR DIRECCIÓN DE BIENESTAR UNIVERSITARIO ÁREA DE ACOMPAÑAMIENTO INTEGRAL PROGRAMA GESTIÓN DE PROYECTOS

-


CONTENIDO

3 4 7 9 21 36 43 50 63 69

Presentación de la primera edición Prólogo Agradecimientos Dualidad de significado en algunos marcadores discursivos Javier F. Casallas Cortesía verbal y fórmulas de tratamiento nominales en el habla de las vendedoras ambulantes de Engativá, Bogotá Ana M. Alfaro Raga Miguel Ángel Montáñez Pardo Comentario a Mendívil Giró (2003): «¿Paradojas?: Filogenia y ontogenia del lenguaje» Óscar A. Chacón Gómez La importancia de los referentes en la etapa infantil Anggie Alexandra Terreros Privacidad y libre expresión: La falsa dicotomía David A. Hoyos Rondón Objeto, palabra y poesía

Normas de publicación

Alexander Suárez Sánchez


PRESENTACIÓN DE LA PRIMERA EDICIÓN J.N.S

U

na silla es una silla. Un árbol es un árbol. ¿Qué motivación hay detrás de /’aɾbol/ para que esta refiera al ser vivo vegetal, de considerable tamaño en comparación con otros seres vivos? No parece estar claro el porqué. Estas preguntas son un preámbulo para continuar una discusión cansada; parece infinita desde los diferentes puntos de vista que quiera vérsele. Entonces ¿Saussure tendría razón al afirmar que el signo lingüístico es arbitrario? ¿O será mejor considerar al naturalismo platónico? ¿Cuál es la finalidad en reflexionar en lo evidente? O será mejor considerar que todos nuestros problemas son un malentendido lingüístico. Así afirmaríamos que Wittgenstein tenía razón al creer que los juegos del lenguaje son los que ofrecen el significado. El significado luce como el pensamiento mismo, abstracto en su evidencia. Uno de los muchos propósitos de la lingüística es poder descifrar el lenguaje en su aspecto más abstracto y cotidiano, es decir, el significado. Con esto, queremos mostrar que la Lingüística es más que una disciplina, esta es una ciencia que encausa las más serias reflexiones sobre el pensamiento y los hombres. De este modo, PROLEGÓMENOS es una oportunidad para iniciarlas y continuarlas.

¬3¬


PRÓLOGO

D

amos comienzo al primer número de la revista estudiantil Prolegómenos, la cual tiene como objetivo principal mostrar qué se ha podido desarrollar en la actualidad en la Lingüística con aquellas pequeñas investigaciones que han realizado estudiantes en carreras afines al estudio del lenguaje. Esta primera edición inicia con una breve descripción de cada uno de los textos elegidos para este primer número, los cuales tienen como objeto de estudio el lenguaje y su desarrollo en el mundo actual. A continuación, se encuentra la presentación de cada uno de los textos y, para finalizar, se señalan los requisitos generales que se deben cumplir para aquellos textos que deseen ser publicados en ediciones posteriores. Para empezar, presentamos tres vertientes en los tópicos generales de los ensayos y artículos que hacen parte del primer número de la revista. Dos de los primeros textos abordan la pragmática desde la perspectiva actual del español. Los siguientes dos textos abordan el tema de la adquisición del lenguaje desde dos perspectivas diferentes que entran en discusión. Por último, nos encontramos con dos textos interdisciplinarios que buscan abarcar al lenguaje desde una panorámica más amplia, visto desde las ciencias humanas en general. En el caso del tópico pragmático, nos encontramos con el artículo Dualidad de significado en algunos marcadores discursivos de Javier Casallas, el cual plantea una discusión sobre la teoría entre la relación ‘‘unidireccional’’ de lo dicho y lo implicado por autores como Austin (2004), Grice (2005) y Bach (2012), y si esta tiene una aplicación real en las lenguas actuales, más especficamente en

¬4¬


el español. Para el planteamiento de esta discusión, el autor del artículo hace una revisión de marcadores discursivos para demostrar la dualidad de lo implicado en algunos niveles del español. Muchos de los estudios de Lingüística, en la actualidad, se enfocan en las fórmulas de cortesía y cómo estas cambian según el contexto sociocultural donde se enuncien. Siguiendo esta lógica, en el artículo Cortesía verbal y fórmulas de tratamiento nominales en el habla de las vendedoras ambulantes de Engativá, Bogotá de Miguel Montañez y Ana Alfaro Rojas se trata de abordar el tema, basándose en conceptos teóricos de cortesía de Lakoff, Levinson, etc., a través de fórmulas de tratamiento nominal en vendedoras ambulantes de la localidad de Engativá (Bogotá). Una de las discusiones que ha generado controversia en el mundo de las ciencias humanas, sobretodo en disciplinas como la Psicología y la Lingüística, es el de la adquisición del lenguaje. Este tópico se tratará en la revista de dos formas diferentes. Por un lado, en el texto Comentario a Mendívil Giró (2003): «¿Paradojas?: Filogenia y ontogenia del lenguaje» de Óscar A. Chacón Gómez podremos encontrar un comentario crítico al texto de Mendívil (2003) en el que se aborda la triada de comunicación, lenguaje y gramática, tratando de vislumbrar el carácter representacional como innato en el ser humano. Por otro lado, en el ensayo La importancia de los referentes en la etapa infantil de Anggie Terreros, se intenta dar mayor preponderancia al mundo que rodea al niño y cómo la teoría de la mente desempeña un papel relevante en la adquisición del lenguaje. Finalmente, en este número podremos vislumbrar una de las muchas caras en las que se puede ver involucrado el lenguaje. En este caso, nos encontramos con el ensayo Privacidad y libre expresión: la falsa dicotomía de David Hoyos, cuyo tópico central es el uso de la información y la bastante relación contradictoria

¬5¬


existente entre la pérdida de la privacidad por la libre expresión que el mundo actual tanto nos recalca en practicar. Por otro lado, a través del ensayo Objeto-Palabra y Poesía, de Alexander Suarez, a partir de la filosofía del lenguaje, se analiza la manera relativa que existe en la correspondencia entre palabra y objeto, y cómo esta se manifiesta en una expresión artística, como lo es la poesía. De esta manera, el autor presenta cómo las palabras en la poesía se redimen de un contenido y un significado esencial que transciende más allá del lenguaje. Con este primer número queremos dar un paso hacia la divulgación de trabajos que, desde nuestra perspectiva, contribuyen a que esta ciencia alcance mayor conocimiento. Del mismo modo, queremos que se desarrollen contenidos que nos brinden respuestas sobre la naturaleza del fenómeno tan particular que es el lenguaje y el modo en que se relaciona con aspectos tan disimiles dentro de la esfera que abarca el universo humano.

¬6¬


AGRADECIMIENTOS

O

frecemos nuestros agradecimientos a cada uno de los autores que permitieron el empleo de sus textos en esta primera publicación. Estos son: Javier Casallas, Ana María Alfaro, Miguel Montáñez, Óscar Chacón, Anggie Terreros, Alexander Suárez y David Hoyos. De igual forma, agradecemos de sobremanera a la docente Kelly Johanna Vera Diettes, quien desempeñó los roles de lectora aval y directora del comité editorial. Además agradecer al estudiante Juan Sebastian Sanabria por sus recomendaciones en el diseño de este primer número. Finalmente, agradecemos al Instituto de Lingüística de la Universidad de Buenos Aires, al Seminario de Lenguas Otomangues de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de México, y a la Universidad Nacional de Colombia, quienes nos brindaron su ayuda en la publicación de la convocatoria de recepción de textos para esta edición. Comité Editorial

¬7¬


DUALIDAD DE SIGNIFICADO EN ALGUNOS MARCADORES DISCURSIVOS * Javier F. Casallas ** Universidad Nacional de Colombia, Bogotá - Colombia

Resumen

El presente texto retoma la discusión sobre lo dicho y lo implicado realizada en el siglo XX y se enfoca en exponer que lo que se trasmite o comunica resulta exceder el límite sobrentendido que plantean autores como Grice (2005), Austin (2004) y Bach (2012). Por este motivo, el presente se encauza en demostrar que, por medio de un análisis de marcadores discursivos, diferentes componentes de la lengua pueden implicar más de una cosa sin necesidad de volverse ambiguos -tienen dualidad de significadoy que la concepción de lo implicado resulta no ser tan radical como la presentan los autores. Palabras Clave: Semántica, pragmática, marcadores discursivos, dualidad.

Abstract This text returns the discussion of what is said and implied, which was made in the twentieth century. Here the author try to focuses in show that what is communicated exceeds understanding limits. As authors like Grice (2005), Austin (2004) and Bach (2012) said. Therefore, by way of analyzing some discourse markers, the author show that different components of language may involve more than one thing, in terms of meaning. Keywords: Semantic, pragmatic, discourze markers, duality. * Este texto se escribió para la clase de Lingüística teórica, dirigida por el maestro Eduardo Dominiccini, en el marco del Pregrado en Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia. ** Estudiante de Lingüista de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: jafcasallasre@unal.edu.co

¬9¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

La discusión acerca de la relación entre lo dicho y lo implicado se ha consolidado como centro de atención a lo largo del siglo XX tanto para los filósofos del lenguaje como para los pragmáticos. Existen tres enfoques principales frente a esta relación, los cuales se encarnan en las propuestas teóricas de Paul Grice (2005), J. L. Austin (2004) y Kent Bach (2012). A pesar de sus diferentes aproximaciones, se puede encontrar un punto en común entre estas posturas, las tres relacionan lo dicho y lo implicado de una forma unidireccional, tratando de afirmar que lo implicado es un producto único determinable a partir de lo dicho y el contexto. Esta discusión ha estado enfocada en la explicación de construcciones mayores; sin embargo, a la hora de intentar aplicar esta propuesta unidireccional a la totalidad de las lenguas surgen casos excepcionales en donde se pueden ver desajustes entre la teoría y la dinámica de las lenguas. En este trabajo se propone demostrar, mediante la ejemplificación y descripción de algunos marcadores discursivos del español, que la relación adquiere un matiz de dualidad de significado, lo cual sugiere que esta discusión todavía es fértil y que debe ser ampliada si se quiere explicar el funcionamiento real del lenguaje. Para ello, primero, se presentarán sintéticamente las tres posturas mencionadas anteriormente, de las cuales se obtendrá el postulado de que la relación entre lo dicho y lo implicado es de uno a uno. Luego, se hará una introducción al análisis de algunos de los marcadores discursivos trabajados por Zorraquino y Portolés (1999) para demostrar la postura base sobre la dualidad de lo implicado presente en algunos niveles de la lengua. Finalmente, se concluirá que en esta misma vía es posible emprender nuevas investigaciones que busquen aprovechar esta discusión para proponer una teoría más amplia acerca del lenguaje.

El Contexto En esta sección se presentan las diferentes posturas utilizadas para este trabajo, según su orden de aparición en la teoría pragmática. La primera de ellas es la desarrollada por el filósofo británico Paul Grice (2005), quien propone que puede existir –y usualmente existe– una distinción entre lo que se dice y lo que se implica con lo que se dice. Este autor propone que los enunciados, por más que estén construidos con una lógica específica,

¬ 10 ¬


⸤ Dualidad de significado en algunos marcadores discursivos

implicarán algo diferente del contenido especificado por esta lógica. En otras palabras, lo que el interlocutor interpreta de dicho enunciado puede y resulta ser, en casi todos los casos, diferente a lo que puede deducirse lógicamente de lo dicho. De lo contrario, nos encontramos solo con la acción de decir algo. Retomando unos de los ejemplos propuestos por este autor en su texto, Lógica y conversación: A: << No parece que Enrique tenga ahora ninguna amiga>> B: <<Pues ha ido últimamente muchas veces a Veracruz>> (B implica que Enrique tiene, o puede tener, una amiga en Veracruz).

Según una deducción lógica de la intervención de B, se obtiene una declaración acerca de ciertas acciones realizadas por Enrique, “ha ido últimamente muchas veces a Veracruz”, lo cual efectivamente difiere de lo implicado, de acuerdo con Grice. Otros autores no son tan radicales como Grice en cuanto a establecer la relación de lo dicho y lo que esto implica como una diferencia tan clara. Austin (2004), por ejemplo, propone que existen tres niveles en los enunciados: el locutivo, el ilocutivo y el per-locutivo, y no establece un orden jerárquico entre los tipos de ilocuciones; para esta discusión solo nos interesan los primeros dos, sean pues actos locutivos y actos ilocutivos. El primero se refiere a la realización ‘material’ de los enunciados, o en términos de Grice (2005), lo dicho; que se conforma tanto por materia fónica, como de los actos fáticos (estructuradas en una lengua) y réticos (con un sentido convencionalmente definido, semántica). El segundo depende del primero y refiere a lo que se hace con lo dicho, que ciertamente puede ser diferente a lo dicho, pero no necesariamente lo es, ya que la implicación puede coincidir con el sentido convencional de lo dicho. Cuando Austin trata tanto la ilocución como la locución como singulares, crea una relación de uno a uno entre estas, al igual que Grice entre lo dicho y lo implicado. Por su parte, Bach (2012), al igual que Austin, asume que lo implicado puede o no ser idéntico a lo dicho. No obstante, propone que existe una interrelación entre ambos fenómenos, afirma que la intención que quiere significar –lo implicado– resulta estar fuertemente ligada con lo dicho, de tal forma que, si bien son diferentes, gracias a la posibilidad de decodificar lo dicho, es posible realizar procesos inferenciales para dar con la inter-

¬ 11 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

pretación adecuada de lo implicado. A pesar de esta distancia se mantiene la estructura uno a uno. Finalmente, vale la pena mencionar a Escandell (1996), a la cual asociamos una taxonomía como resultado de la deducción sobre teorías propuestas por estos y otros autores (quienes se encuentran relacionados con la filosofía del lenguaje y/o la pragmática) que proponen explicaciones acerca de la relación entre lo dicho y lo implicado. En esta taxonomía lo implicado puede estar en relación directa o indirecta y de manera literal o no literal con lo dicho, de tal forma que existen cuatro tipos de implicaturas: directa-literal, directa-no literal, indirecta-literal e indirecta-no literal. Las posturas de estos autores, si bien son diferentes, comparten una noción fundamental que se puede inferir de sus teorías, se trata del hecho de que lo implicado, independientemente de su identidad con respecto a lo dicho, se encuentra en una relación de uno a uno frente a este. Es decir, un hablante A dice x a un hablante B, e implica y, en donde y es una única proposición. Así las cosas, podemos preguntar si esta concepción de lo implicado resulta ser tan radical como la presentan los autores, y, si es acertada o no su aplicación para abarcar la totalidad sistémica de las lenguas.

Las Pruebas En esta sección se tratan los marcadores discursivos, los cuales se caracterizan por estar especializados en significados procedimentales y que se han gramaticalizado al punto de ‘perder’ su significado conceptual, si es que en algún momento lo tuvieron. La mayoría de los marcadores cumple con este principio de direccionalidad uno a uno entre lo dicho y lo implicado, principio planteado por los autores tratados anteriormente, pero existen algunos, principalmente los conversacionales, que presentan, en algunos casos, una dualidad en sus implicaturas. Cuando nos referimos a una dualidad, no quiere decir que resulten ambiguos, ni polisémicos los marcadores, sino que por el contrario estos portan dos implicaturas al mismo tiempo, y que estas pueden y/o deben ser interpretadas conjuntamente sin ocasionar problemas de comunicación. Siguiendo el artículo que Zorraquino y Portolés (1999) presentan en La gramática descriptiva de la lengua española, se abordarán las descripciones de algunos marcadores discursivos presentados

¬ 12 ¬


⸤ Dualidad de significado en algunos marcadores discursivos

por ellos, a fin de demostrar la dualidad que existe en algunos niveles de las lenguas, inferiores a construcciones mayores, las cuales cargan una posición única. Para comenzar, se presenta el marcador discursivo hombre, según los mencionados autores, se convirtió en un marcador discursivo, incapaz de sufrir modificaciones, incapaz de ir determinado por adyacentes e irrelevante respecto al sexo del interlocutor; de esta manera, es posible su utilización para referirse por igual a hombres, mujeres, niños e, incluso, animales y plantas. Según esta postura, hombre ha perdido su significado conceptual y ha adquirido un significado pragmático, cuya función es la de reforzar la imagen positiva del hablante, imprimiendo un tono amistoso en la conversación y presentándose como una expresión que refleja familiaridad, camaradería y complicidad con el interlocutor. Funciona como atenuante, cuando las intervenciones de quien lo dice son de reacción o de dis-conformismo con lo que dijo su interlocutor. Miremos el siguiente ejemplo para entender mejor esta función: AVELINO: […] ¿Cómo se llama usté? BENITA: Benita. AVELINO: Digo su apellido. BENITA: Baranda. AVELINO: (sonriendo) ¡Baranda! ¡Hombre, qué casualidad! Usté Baranda, y yo, Escalera. ¡Nos complementamos! (Zorraquino & Portolés, 1999, pp.4175)

No obstante, en contraposición con hombre se encuentra el uso de mujer, que no es un marcador discursivo propiamente dicho, sino que se plasma, en algunos casos, cuando el hablante recae en el significado convencional de hombre y ve como inapropiado su uso en el trato con una mujer: -¿se enamoró apasionadamente? ¿O se dejó llevar por la conveniencia? -¡hombreeee…, mujer! ¿Apasionadamente? Yo no soy un hombre que se enamore apasionadamente, perdidamente […]. Aparte de que, entre ella y yo, hablábamos en inglés. [P. Urbano, la Reina. 333] (Zorraquino & Portolés, 1999, pp.4174)

¬ 13 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

Además, se presenta el siguiente ejemplo tomado del texto de Antonio Briz (2004), donde los interlocutores L y E son mujeres y G es hombre. El texto ha sido modificado un poco en cuanto a notación para la facilidad de comprensión respecto al tema tratado. En este caso el marcador hombre y su correlato mujer: […] E: parezco muy liberal pero // la verdad es que soy muy conservadora L: mujer / en todo no […] G: a ti te da lo mismo ¿no?// pues más o menos / es eso lo- lo que quiere decir más o menos la palabra liberal E: ¡hombre! Yo- o sea yo por liberal no entiendo esto […] L: entonces no eres conservadora G: ¡hombre! Dentro de lo que cabe para ella- para sí misma es conservadora / y para los demás oye que cada cual haga lo que quiera [con su vida] (Briz, 2004. pp.74-75)

Se puede observar que en ambos ejemplos se mantiene el significado pragmático de hombre y que se toma en cuenta (en algunos casos) el significado conceptual que, teóricamente, el marcador había abandonado. Se puede suponer que esto se debe a que la lengua española decide margar el género de todos sus sustantivos y para demostrar que no es el caso, a continuación, se presentan otros ejemplos usando palabras que carecen de esta marca y aún así presentan dualidad de significado en algunos contextos. Como segundo ejemplo está el marcador discursivo sí, el cual indica la recepción de un mensaje, además de establecer una actitud cooperativa con el interlocutor, implícita en el adverbio ‘sí’. Pero a diferencia de este, el marcador no reproduce las palabras del hablante ni las ratifica; por esto, dicho marcador puede utilizarse para replicar a una pregunta sin indicar una respuesta. Los autores nos presentan los siguientes ejemplos para demostrar dicha hipótesis: (445) A: ¿Cuántos años hace veraneas en Lecumberri? B: sí,Vinimos aquí en el 56…

¬ 14 ¬


⸤ Dualidad de significado en algunos marcadores discursivos

A: ¡un montón de tiempo! B: Pues más de cuarenta años… (447) PAULA: […] ¡oh, perdón! Creí que no había nadie… DIONISIO: (en su misma actitud frente al espejo) sí… PAULA: Me apoyé en la punta y se abrió… Debía estar sin encajar del todo… Y sin llave… DIONISIO: (azoradísimo) sí… PAULA: Por eso entré… DIONISIO: sí… (Zorraquino & Portolés, 1999, pp.4193)

En contraposición con estos ejemplares, los autores también presentan un último ejemplo en el que ellos mismos admiten la mezcla que surge entre el adverbio y el marcador discursivo sí, en donde se pueden percibir los dos tipos de significado, el adverbial de respuesta afirmativa y el del marcador que establece una actitud cooperativa y la recepción del mensaje: (448) – En el año 1986 se publicó el último manuscrito de Aventuras de Celia, situado durante la guerra civil. – Sí. Una profesora de la universidad de Cádiz, Marisol Dorado, amiga mía, encontró un manuscrito original de Celia que no se había publicado. (Zorraquino & Portolés, 1999, pp.4193)

Ahora se examinará el marcador vale que, según los autores, ha llegado a convertirse en muletilla debido al exceso de uso, el cual manifiesta el acuerdo o desacuerdo con el interlocutor, por ejemplo: A: Aquí te dejo los libros. B: Vale, vale. A: El niño dice que se va al cine. B: Ni hablar. A: Tiene que distraerse. B: Lo que tiene que hacer es estudiar. A: Pues por un día que salga no le va a pasar nada. B: Vale, eh, vale. El niño se queda en casa y en paz. (Zorraquino & Portolés, 1999, pp.4169)

¬ 15 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

No obstante, en algunos casos este significado se mezcla con su acepción real de ‘ser útil’ o ‘tener valor’, veamos los siguientes ejemplos: – Bueno, le toca buscarse un compañero, elegir un tema y enviarle un mensaje al profe para lo de la exposición. De momento no hay fechas. La idea es que exponga el que quiera y se sienta preparado. – Sí, Brayan ya me comentó de eso, gracias por la preocupación – Vale, vale. Entonces, hasta luego. (Por si acaso, ni mañana ni el viernes hay clases) suerte hombre que descanse y sea feliz. (Leonoctis, octubre de 2014)

–¿Vienes mañana a comer con nosotros? – Vale, allí estaré. (Rubenstein, 2014) […] –¿Oye, que hora es? –Son las tres. –Gracias. –Vale (Poli. 05 de marzo de 2008)

En los pasados ejemplos, tomados de Internet, se observa que el término vale presenta acepciones en las que, además de presentar el acuerdo con el interlocutor, le subyace el valor conceptual de tener valor o ver como significativa la intervención previa del interlocutor. Otro ejemplo es el caso de por favor, según los autores, este marcador, cuando se usa como marcador, en contraste con su uso preposicional, resulta ser una fórmula de cortesía negativa. Veamos unos ejemplos, […] ¿Dónde nos mandarán, Pocha? Pásame la toalla, por favor Por favor, ¿Podrías decirme dónde está la calle Madre Vedruna? (Zorraquino & Portolés, 1999, pp.4189)

No obstante, dentro de los ejemplos propuestos en el texto se puede identificar uno en donde el marcador por favor, debido a la relación existente entre los interlocutores, mantiene su carácter

¬ 16 ¬


⸤ Dualidad de significado en algunos marcadores discursivos

de pedir un favor, en donde no se exige algo y se usa el marcador como neto atenuante. – yo te pido que, por favor, no participes en nada […] así, que, por favor, Joaquín, haz lo que te dice tu padre, no te metas en nada, no organices, por favor, que ya sabemos que cuanto tú organizas algo… (Zorraquino & Portolés, 1999, pp.4189)

Según la definición de marcador discursivo, los tres usos de por favor aquí presentes son tomados como marcadores discursivos; pero, según la función de por favor como un atenuante, no se podría decir que el primer uso de este cumpla con esta función, ya que directamente está enmarcado su significado conceptual. El segundo caso es claramente un atenuador, pues precede al imperativo haz. En el tercer caso, se evidencia una mezcla entre las dos funciones, en donde si bien es fórmula atenuante a ‘no organices’, este marcador también lleva la función de solicitud sin demanda, pues el hablante conoce que su posición le impide evitar que su interlocutor, Joaquín, actué libremente. Como último ejemplo se presenta perdón y permiso los cuales cumplen, al igual que por favor, una función de cortesía negativa; la cual, a su vez, se han ritualizado al punto de asemejarse a los saludos o felicitaciones. a. ¿Permiso? ¿Cómo le va don Pedro? b. Con permiso: ¿puedo retirarle la copa? (Zorraquino & Portolés, 1999, pp.4190)

Igualmente, se presenta un ejemplo en el que perdón resulta no solo una fórmula de cortesía negativa sino que conlleva en su significado el valor conceptual de disculpas. (441) –¿las ocho ya? Caramba, qué sueño tengo –bosteza Pantita– ¿me cosiste mi galón? – Sí, mi teniente –se cuadra Pochita– uy, perdón, mi capitán. (Zorraquino & Portolés, 1999, pp.4190)

En este caso, es claro que perdón (al igual que por favor en el ejemplo pasado) presentan una extraña relación entre su función pragmática y su significado conceptual. Esto se explica debido a

¬ 17 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

su a carácter realizativo, o en original de Austin de performance. En donde el hecho de decir dicha palabra ya conlleva una acción, en este caso, pedir perdón. De acuerdo con estos ejemplos, se evidencia que la relación entre lo dicho y lo implicado no siempre resulta ser de uno a uno. Si bien las construcciones mayores tienen una única interpretación para no ser ambiguas y se encuentran en una relación estricta con respecto a lo dicho, cuando movemos esta noción de estructuras menores, como los marcadores del discurso propuestos aquí, a algunos términos polisémicos o a otros componentes de las lenguas, lo dicho comprende más de un significado que se puede –o debe– interpretar para darle sentido completo a un enunciado. Se han mostrado, en estas líneas, ejemplos de palabras en español; sin embargo, seguramente existen datos con valores semejantes en las demás lenguas del mundo, en donde la relación entre lo dicho y lo implicado, lo que se trasmite o comunica, resulta exceder el límite tácito que plantean autores como Grice (2005), Austin (2004) o Bach (2012), que no resulta erróneo, sino que al estar enfocado en un dominio diferente puede evaluarse bajo dichos términos únicamente.

Conclusión Una vez concluida la exposición de ejemplos, se evidenció que algunos componentes de la lengua presentan una dualidad de significado en lo referente a lo que implican. Estos resultados nos sugieren la utilidad de investigaciones similares para descubrir los puntos débiles y fuertes de la teoría, lo cual permitirá, a mediano o largo plazo, la ampliación de la teoría, con el fin de abarcar aún más terreno en lo referente al lenguaje. En este sentido, cabe tener en cuenta que los componentes de las lenguas con significado procedimental pueden plantearse como un punto de prueba y aplicación de la teoría.

¬ 18 ¬


⸤ Dualidad de significado en algunos marcadores discursivos

Referencias Austin, J. (2004). Cómo hacer cosas con palabras. Barcelona, España: Paidos. Bach, K. (2012). Saying: Meaning and implicating. En: K. Allan y K. Jaszczolt (Eds.). The Cambridge handbook of pragmatics (pp. 47-68). Reino Unido: Cambridge University Press. Briz Gómez, A. (2004). Cortesía verbal codificada y cortesía verbal interpretada en la conversación. En: D. Bravo y A. Briz (Eds.). Pragmática sociocultural (pp. 74-75), España: Ariel. Escandell, M. V. (1996). Introducción a la Pragmática. Barcelona, España: Ariel. Grice, P. (2005). Lógica y conversación. En: L. Valdés (Ed.). La búsqueda del significado (4) (pp. 520-538). Madrid, España: Tecnos. Leonoctis, L. (2014, octubre 29). Comunicación personal. Poli. (2008, marzo 05). Vale [Mensaje en blog]. Recuperado de: http://forums.tomisimo.org/archive/index.php/t-1028.html Rubenstein, D. (2014, noviembre 27) Vale 14,16 millones de euros, es un libro de salmos de 1640, aunque el primero impreso en EE.UU. [Mensaje de Blog] Recuperado de: http://www.practicaespanol. com/es/vale-no-vale/art/3515/ Zorraquino, M. & Portolés J. (1999). Los marcadores del discurso. En: V. Demonte e I. Bosque (Eds.). Gramática descriptiva de la lengua española (pp. 4051-4214). España: Espasa Calpe.

¬ 19 ¬


CORTESÍA VERBAL Y FÓRMULAS DE TRATAMIENTO NOMINALES EN EL HABLA DE LAS VENDEDORAS AMBULANTES DE ENGATIVÁ, BOGOTÁ * Ana M. Alfaro Raga ** Miguel Ángel Montáñez Pardo *** Universidad Nacional de Colombia, Bogotá - Colombia

Resumen

El presente estudio tiene como fin mostrar una aproximación a las fórmulas de tratamiento nominal (FTN) utilizadas por vendedoras ambulantes de la localidad de Engativá (Bogotá), a la hora de interactuar con sus respectivos clientes. Para ello, se han recolectado corpus conversacionales de tres mujeres interactuando con diferentes individuos (una mujer adolescente, un hombre adolescente, un adulto y una mujer con niña). Una vez analizados todos los corpus, se evidencia el uso de cortesía positiva y negativa por medio de las FTN. Lo anterior muestra que el uso de estas últimas se debe a que es necesaria la manifestación de solidaridad entre interlocutores, quienes beneficien la eliminación o reducción de las distancias sociales. Palabras clave: fórmulas de tratamiento nominal, cortesía, habla de vendedor ambulante, sociopragmática.

Abstract The present study has the aim to show an approximation in the nominal formulas of treatment (NFT) used by peddlers in Engativá (Bogotá, Colombia), when they interact with their customers. To achieve it, the authors collected some conversational corpus of three women in their interaction with different people * Este texto se escribió para la clase teórica de Pragmática, dirigida por la maestra Constanza Moya, en el marco del Pregrado en Lingüística, Universidad Nacional de Colombia. ** Estudiante de Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: amalfaro@unal.edu.co *** Estudiante de Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: mamontanezp@unal.edu.co

¬ 21 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

(like a female teenager, a male teenage, a man and an adult woman with a girl). Once analyzed, the corpus will reveal the use of positive and negative politeness through the NFT.This will show that the use of the negative politeness is because it’s necessary the manifestation of solidarity between partners, benefiting the elimination or reduction of social distances that is required. Keywords: nominal formulas treatment, politeness, peddler’s speaking, sociopragmatics.

Un gran número de estudios relacionados con la pragmática, durante las últimas décadas, se ha interesado por trabajar la cortesía y descortesía, así como la profundización de los mecanismos que los interlocutores utilizan dentro de una conversación para manifestarlas. Gracias a esto, el campo de investigación se ha ampliado notablemente, generando, de esta manera, teorías e investigaciones que las sustenten como las de Lakoff, R y Ide, S. (2005). Junto a la sociolingüística, la pragmática ha generado, durante los últimos años, estudios sobre la manera como es concebida la cortesía desde un enfoque sociocultural. Es bien sabido que los fenómenos de cortesía no son de carácter universal, al entender que cada sociedad o cultura utiliza diferentes mecanismos para representarla (Bravo & Briz, 2004); un ejemplo notable de esto son las constantes investigaciones enfocadas en cuestiones socio-pragmáticas. Más recientemente se han llevado a cabo investigaciones con el fin de identificar la manera en la cual los hablantes se refieren a la segunda persona en el discurso. Puntualmente, en el español, se hace uso de las fórmulas de tratamiento: pronominales –tú y usted– y nominales –sustantivos, diminutivos, hipocorísticos, otros–, con el fin de presentar en el discurso una función apelativa. Dentro de estas, el enfoque sociocultural –diastráticas: edad, sexo, ocupación, factores económicos– e histórico –cambios diafásicos y diacrónicos en la utilización de los pronombres de tratamiento– han jugado un papel fundamental al armonizarse con la pragmática, principalmente en cuestiones de cortesía. Algunas de estas investigaciones se han enfocado en hablas particulares, como las realizadas en el departamento de Antioquía por Flórez (1954) y Castellano (2012). En este trabajo, nos interesa identificar las fórmulas de tratamiento nominal (FTN).

¬ 22 ¬


⸤ Cortesía verbal y fórmulas de tratamiento nominales...

El objetivo propuesto es aportar a la identificación del estudio sobre fórmulas de tratamiento nominal, enfocadas en el habla de las vendedoras ambulantes de la localidad de Engativá (Bogotá), aplicando conceptos teóricos sobre cortesía de Lakoff, Levinson, entre otros. Para ello, se analizará un corpus de cuatro conversaciones, donde los interlocutores, principalmente las vendedoras, hacen uso de nominales a la hora de referirse a sus clientes. Antes de entrar en la parte central de la investigación, es conveniente realizar, de manera breve, un comentario sobre lo realizado en cortesía y fórmulas de tratamiento, particularmente, las nominales.

Fórmulas de tratamiento (FT) Las fórmulas de tratamiento son estructuras lingüísticas utilizadas en el discurso con el fin de invocar la atención de un interlocutor. En palabras concretas podemos entenderlas como « […] palabras y expresiones, que sirven para apelar a las personas con las que los hablantes establecen diferentes tipos de relaciones.» (Castellano, 2012, pp. 124). Este autor parte del hecho de que las FT funcionan de manera unitaria, como el resto de elementos de un enunciado, a fin de señalar dentro de este al interlocutor, es decir, proporcionarle un lugar dentro de un discurso. Se distinguen dos subgrupos de FT en la lengua española: a. El primer subgrupo está relacionado con los sistemas pronominales. Dicho subgrupo está formado por los pronombres de segunda persona, principalmente: tú, usted, vos, sumercé (d), vuestra merced, entre otros. Unidades que han sido objeto de estudio constantemente al identificarse como mecanismos que expresan la familiaridad y cortesía. Dentro de esta investigación no se tuvieron en cuenta. b. El segundo subgrupo lo constituirían los sistemas nominales. Como ejemplos de este tipo se encuentran los nombres propios, apellidos, vocativos, hipocorísticos, entre otros; y, al igual que el primer subgrupo muestran una función de familiaridad y de cortesía. En este subgrupo se ha centrado la investigación. Como se ha mencionado hasta el momento, las FT dan cuenta de las relaciones entre los hablantes, especialmente, las que tienen que ver con cuestiones sociales, o sea, son mecanismos que

¬ 23 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

ayudan a mostrar los roles en una conversación. De acuerdo con esto, se puede identificar que las FT se establecen dentro de un campo sociolingüístico, donde, a partir de cuestiones diastráticas, pueden variar constantemente (Véase Haverkate, 2004). De igual manera, respecto a las FTN se evidencia, en algunos casos, dado el establecimiento de roles, una relación de cambio entre los valores semántico-pragmáticos de los nominales, esto es, un cambio de carácter convencional al contextual (resemantización). Las FTN constituyen un inventario profundo en la lengua española al momento de ser representadas por medio de nombres, sustantivos, hipocorísticos, vocativos1, apellidos, entre otros, generados por cuestiones socioculturales. A continuación (Tabla 1) se reproduce la clasificación dada por Rigatuso (1994, p. 21; En: Fontanella, 1999, p.1219) sobre las fórmulas de tratamiento nominal. Cabe mencionar que la clasificación está dada de acuerdo con las FTN en el español bonaerense, aunque son de gran utilidad para el propósito de la investigación.

Cortesía e imagen El lenguaje puede considerarse como uno de los medios más importantes, por no decir el más poderoso, de relación interpersonal, al momento de considerarlo como un vehículo de interacción entre un individuo con la sociedad. El uso del mismo se encuentra enfocado en mantener, entre lo posible, un equilibrio entre las relaciones sociales, es decir, existe una unión entre factores lingüísticos y sociales. Una estrategia pragmática, encargada de interferir en aquella interacción social, es la cortesía, entendida como un conjunto de estrategias conversacionales destinadas a mitigar o evitar conflictos en las relaciones (Escandell, 1993). La cortesía, al tener una unión entre factores sociales y lingüísticos, establece una relación con la cultura, al momento de identificar que las normas, reglas, pautas, cánones o similares, forman parte de una determinada cultura; por lo cual, se enfoca en una de las características principales: la cortesía es de carácter cultural, es decir, que no se puede hablar de una cortesía universal. 1 «Caso de la declinación, que sirve únicamente para invocar, llamar o nombrar, con más o menos énfasis, a una persona o cosa personificada, y a veces va precedido de las interjecciones ¡ah! u ¡oh!» (Real Academia Española. (2001). Diccionario de la lengua española (22.aed.). Consultado en http://www.rae.es/rae.html)

¬ 24 ¬


¬ 25 ¬

papá – mamá pá – má hijo – hija abuelo – abuela nono – nona tío – tía …

De parentesco

Sr. – Sra. don – doña caballero joven niña …

Generales

Gobernador ministro intendente doctor licenciado profesor …

Ocupacionales

Vuestra Excelencia Su Excelencia Vuestra Señoría Su Reverencia …

Honoríficos

Apellido

García Gutiérrez Borelli Petersen Rossi Varela …

Nombre de pila – Hipocorístico Juan Gabriel Pablo María Silvia Laura Juancho Marita Silvita Gabi …

NOMBRE PERSONAL

Fuente: Rigatuso, 1994, p. 21 citado en: Fontanella, 1999, p.1219.

Amigo compañero querido tesoro …

De amistad, cordialidad y afecto

Sociales

TÉRMINOS DE TRATAMIENTO

FORMAS NOMINALES

Tabla 1. Clasificación de las fórmulas de tratamiento nominal de Rigatuso.

⸤ Cortesía verbal y fórmulas de tratamiento nominales...


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

Los estudios en relación con la cortesía son amplios, varios investigadores se han enfocado en cuestiones puntuales de una cultura. Por otro parte, se han generado estudios teóricos relacionados con una explicación general de la cortesía. Dentro de estos estudios, se destacan los realizados por la investigadora americana R. Lakoff (1975), quien propuso tres máximas: I. No coacciones: no impongas tu voluntad al interlocutor; II. No coartes: ofrece opciones; III. Se amable: haz que tu interlocutor se sienta bien.

De acuerdo con estas, se establecen la cortesía positiva y la cortesía negativa, con el propósito de mantener las buenas relaciones entre los interlocutores. La primera de ellas se encuentra constituida por la máxima (III) enfocada principalmente en fortalecer las relaciones, provocando que estas tengan un tono de cercanía (refuerza los lazos de camaradería)2. Dentro de ella se intenta potenciar las facetas positivas del destinatario por medio de muestras de interés, exaltación de habilidades, halagos, entre otras. La segunda está relacionada con las máximas (I) y (II) enfocadas en mitigar las relaciones que no cuentan con un lazo de familiaridad elevado o en las que existe una diferencia social notable, es el tipo de cortesía por excelencia. Otro de los estudios destacados entiende la cortesía como un mitigador de la agresividad de la sociedad, la cual se encuentra enfocada en conservar las relaciones entre los interlocutores, teniendo en cuenta su imagen3 y la del otro (Brown & Levinson, 1987). A partir de estos planteamientos, se empieza a identificar que la cortesía infiere notablemente en la imagen pública, al momento de influir en el plano social y lingüístico. De acuerdo con esto, se identifica una clasificación de la imagen: - Imagen positiva: enfocada en el deseo de no ver impedidos sus actos, de no sentirse coaccionado o coartado. Tiene estrecha relación con las máximas (I) y (II) de Lakoff. 2 «En lo que respecta a la dimensión sociocultural, estudios como el de Brown y Levinson (1978) y el de Haverkate (2004), han demostrado que, por regla general, los hablantes pertenecientes a las clases socioeconómicas bajas muestran una predilección por la cortesía positiva inclinándose a establecer lazos de solidaridad grupal, mientras que los hablantes de las clases altas tienden a orientarse hacia el distanciamiento interpersonal , concediendo un valor especial a la cortesía negativa» (Castellano, 2012, p. 135) 3 Basada en el concepto de face de Goffman, E. (1967). Interaction ritual: Essays on Face-to-face behaviour. Estados Unidos: Penguin Books.

¬ 26 ¬


⸤ Cortesía verbal y fórmulas de tratamiento nominales...

- Imagen negativa: enfocada en el deseo de que sean aprobados y reconocidos sus actos.

Relación entre cortesía y FTN A partir de los apartados anteriores, se puede establecer que existe una relación estrecha entre FTN y cortesía. La FT puede ser identificada como un mecanismo a la hora de establecer un grado de cortesía y mitigar aquellas tensiones producidas durante un acto conversacional. De acuerdo con lo anterior, se establece que las FTN, a diferencia de las fórmulas de tratamiento pronominal, pueden disminuir notablemente estas tensiones, en la mayoría de los casos. Respecto a la relación que existe entre las FTN y la cortesía, Castellano (2012, pp. 128-129) menciona que: La relación entre las FTN y la cortesía se establece desde el hecho de que uno se los usos discursivos que tienen las FTN es el de servir como medio para transmitir la cortesía (Edeso, 2005, p. 129)4. Es decir, las FTN pueden aparecer reforzando actos corteses (actos reforzadores de la imagen positiva), o bien atenuando actos no corteses (actos amenazadores de la imagen negativa), a través de los cuales se transmite cortesía positiva y negativa)

Teniendo en cuenta lo anterior, donde el autor identifica que las FTN sirven para transmitir la cortesía, se ve una relación mucho más estrecha, relacionada principalmente con el concepto de imagen dado por Brown y Levinson (1987) y de cortesía de R. Lakoff (1973). De igual manera continúa diciendo: […] una FTN no está determinada, necesariamente, por connotaciones ni por condiciones de formalidad o informalidad comunicativa, sino que su aparición depende de las diversas valoraciones socioculturales que hacen los hablantes, lo cual no siempre corresponde con los comportamientos esperados, pues la cortesía verbal está determinada por el carácter específico del contexto y de la situación comunicativa (Haverkate, 1994, p. 109. En Castellano, 2012, p. 129).

4 Edeso, Verónica. (2005). Usos discursivos del vocativo en español, Revista Español Actual, 84, 123-141.

¬ 27 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

De acuerdo con esto, y como se mencionó en el apartado relacionado con cortesía e imagen, las FTN y la cortesía son de carácter sociocultural, aunque existen algunas semejanzas de uso de nominales en las lenguas, por ejemplo: dad en inglés y papá en español. A pesar de esto, no se debe confundir con las FTN que caracterizan a una región espacio temporal delimitada, como es el caso del tío en España y el doctor en Colombia.5

Análisis del corpus Los medios de recolección de corpus conversacionales son variados: video, grabación de audio, extracción de una página web, chat, entre otros. Dentro de la investigación, siguiendo los estudios realizados por Labov (1972), se planteó la manera adecuada de recolectar el corpus, teniendo en cuenta la paradoja del observador, aquella que relata los inconvenientes metodológicos que se encuentra un investigador a la hora de recolectar una grabación, dado que su presencia interfiere en los datos a recoger y puede generar la obtención de datos de una habla formal o artificial. Como nuestro propósito subyacente es identificar la manera como las personas hacen uso del lenguaje en su vida cotidiana, se recolectó el respectivo material por medio de la observación fugaz y anónima, estrategia propuesta por Labov. Las grabaciones utilizadas fueron realizadas en la localidad de Engativá –occidente de Bogotá–, a tres mujeres vendedoras ambulantes en las horas de la mañana. Cada una de estas grabaciones fue realizada por diferentes individuos –una mujer adolescente, un hombre adolescente, un adulto y una mujer con niña–, con el fin de recolectar un amplio repertorio sobre el uso de las fórmulas de tratamiento nominal. De acuerdo con esto, el análisis pragmático analiza las FTN y su relación con la cortesía positiva o negativa. Dentro de las transcripciones realizadas se seleccionaron las formas de tratamiento nominal evidentes, siguiendo los criterios dados por Rigatuso (1994) sobre las FTN. Para su mayor identificación, se han transcrito en cursiva y negrilla. Así mismo, se ha especificado el contexto comunicativo en el cual se da la conver5 Respecto al uso del término doctor, es habitual su uso en un contexto cotidiano. Muchos trabajadores se refieren con este título honorífico a personas con alto rango o situación socioeconómica distinguida, que no se desempeñan en el área de la salud o no han adquirido un título de doctorado.

¬ 28 ¬


⸤ Cortesía verbal y fórmulas de tratamiento nominales...

sación, con el fin de establecer información relevante sobre un posible tipo de relación –distancia social– entre los interlocutores. En todas las conversaciones se evidencia el uso de turnos conversacionales, lo cual facilita, en cierto grado, el análisis pragmático. Dentro de este se tendrá en cuenta el uso de las FTN como medio en el establecimiento de vínculos de confianza con el interlocutor para cumplir con un objetivo específico, refiriéndose principalmente a la cortesía positiva y negativa en los enunciados. Además, se tendrán en cuenta cuestiones de relevancia, los supuestos cognitivos y el silencio elocuente que se evidencien dentro de las conversaciones.

Conversación #1 Interlocutores: hombre adolescente (HA) y vendedora ambulante (VA). Contexto comunicativo: puesto ambulante de cosas varias a las afueras de un centro comercial. - HA: Buenos días - VA: Buenos días joven ¿qué desea? - HA: ¿Tiene cigarrillos por unida’? - VA: Mustan’6 o Malboro (marcas de cigarrillo) - HA: Regáleme un Mustan’ (La mujer abre el paquete de cigarrillos y se los acerca al hombre, este selecciona un cigarrillo) - HA: ¿Qué vale? - VA: Trescientos pesos (Pausa corta) ¿Candela? - HA: Sí

En la conversación #1 se evidencia el uso de una FTN: joven (Buenos días joven ¿qué desea?) por parte de la vendedora ambulante. Esta refleja una posible fórmula de tratamiento social enfocada en mostrar cierto grado de cordialidad, realizada principalmente hacia el establecimiento de la cortesía positiva. En el momento en que la vendedora abre el paquete de cigarrillos y se los acerca al hombre, se habla de un posible silencio elocuente que se encuentra acompañado de cuestiones cinésicas, el silencio puede ser entendido de múltiples maneras como: Por favor agarre un cigarrillo; Mire, coja uno; Tome; etc. 6 Se evidencia la elisión final de una palabra inglesa Mustan’ en lugar de Mustang

¬ 29 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

Conversación #2 Interlocutores: mujer adolescente (MA), hombre adolescente (HA) y vendedora ambulante (VA). Contexto comunicativo: puesto ambulante de artículos para el arreglo personal en una plazoleta al lado de un parque. (MA se acerca al puesto ambulante a mirar productos,VA se percata de su presencia, HA se encuentra ausente) - VA: Buenas tardes niña, ¿qué está buscando? - MA: Una moña negra - VA: Mire, (seleccionando un grupo de moñas) le tengo con pompones, tradicionales, pequeñas, grandes, lisas,…. - MA: Estoy buscando unas con malla, esas que se utilizan para recogerse el cabello así (MA representa la manera como debe trabajar la moña) - VA: De esas tengo por este lado. (HA aparece y mira artículos) - VA: A la orden ¿El caballero qué busca? - HA: Gracias, vengo con ella (HA señala a MA) - MA: Me llevo esta y estos. - VA: Son dos mil quinientos. - MA: Gracias

En la conversación #2 se evidencia el uso de dos FTN: niña y el caballero. El manejo de la FTN El caballero (A la orden ¿El caballero qué busca?) está relacionada con la cortesía negativa, al momento de que el uso de esta forma de tratamiento social general tiene el fin de exaltar y limar en cierto grado la relación asimétrica que se establece. Además, el uso de las FTN dentro de la conversación se encuentra enfocada en establecer una función apelativa, por la cual la vendedora intenta persuadir a los clientes a comprar.

Conversación #3 Interlocutores: hombre vestido elegantemente (H) y vendedora ambulante (VA). Contexto comunicativo: puesto ambulante de jugo de naranja al lado de un conjunto residencial. - H: Buenos días mi veci

¬ 30 ¬


⸤ Cortesía verbal y fórmulas de tratamiento nominales...

- VA: Buenos días doctor ¿Qué va a tomar el día de hoy? - H: Regáleme un vasito de jugo de naranja bien potente - VA: ¿Con vitaminas y huevito de codorniz? - H: Bueno vecina, échele de todo. (VA entrega jugo preparado) - H: ¿Cuánto es mi veci? - VA: Son tres mil quinientos. (H entrega dinero y VA da vueltas) - VA: Con mucho gusto, que tenga buen día. - H: Gracias, lo mismo.

En la conversación #3 se encuentra el uso de FTN por parte de los dos interlocutores, por parte del cliente el uso de mi veci y vecina, y, por otro lado, el uso de doctor por parte de la vendedora ambulante. De acuerdo con el manejo de la primera FTN (Buenos días mi veci) es considerada como una fórmula que manifiesta una cortesía positiva al logar establecer un trato íntimo o cercano entre cliente y vendedor. En este caso, se hablaría de un posible acercamiento que se ha llevado durante algún tiempo determinado. La segunda aparición de FTN (Buenos días doctor ¿Qué va a tomar el día de hoy?) es realizada con dos posibles fines: el primero relacionado con cortesía positiva, donde el propósito es agradar al destinatario mediante un mecanismo de exaltación, es decir, que la vendedora intenta agradar por medio del uso de una forma de tratamiento ocupacional para establecer un posible vínculo de confianza; el segundo, mediante la cortesía negativa, donde se intenta disminuir la diferencia de estatus por medio de doctor. La utilización de la tercera FTN (Bueno vecina, échele todo) es utilizada de una manera directa, enfocada en expresar una solidaridad y aceptabilidad a la pregunta realizada con anterioridad (¿Con vitaminas y huevito de codorniz?), o sea, se realiza como mecanismo de cortesía positiva para dar una respuesta de atención hacia el primer interlocutor. El uso de diminutivos como en (Regáleme un vasito de jugo […] y ¿Con vitaminas y huevito de codorniz?) también puede verse como una estrategia de cortesía negativa al atenuar una posible amenaza para el interlocutor al presentar una pregunta de forma directa.

¬ 31 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

Conversación #4 Interlocutores: mujer (M), niña (N) y vendedora ambulante (VA). Contexto comunicativo: puesto ambulante de jugo de naranja al lado de un conjunto residencial. - M: Buenos días - VA: Buenos días señora, ¿qué le puedo ofrecer? - M: ¿A cómo el jugo de naranja? - VA: Hay de mil doscientos, mil quinientos y dos mil ¿De cuál desea? - M: ¿Y a cómo el salpicón? - VA: Igual (M es pensativa a la hora de escoger que pedir) - VA: Mi reina ¿qué le sirvo? - M: Regáleme un jugo de mil doscientos - VA: ¿La princesa qué va a tomar? (Refiriéndose a la niña) - N: Un salpicón pequeño - M: ¿Cuánto es? - VA: Son solo dos mil cuatrocientos. (M saca el dinero y le cancela a VA) - M: Gracias - VA: Con mucho gusto, que tengan un buen día.

En la conversación #4 se evidencia el uso de FTN por parte de la vendedora, como lo son señora, mi reina y la princesa. El manejo de la FTN señora (Buenos días señora ¿qué le puedo ofrecer?) está relacionado con la cortesía negativa en el momento en el que el uso de esta forma de tratamiento social general tiene el fin de exaltar y limar, en cierto grado, la relación asimétrica que se establece. De acuerdo con el uso de FTN Mi reina y La princesa (Mi reina ¿qué le sirvo? y ¿La princesa qué va a tomar?), estas pueden verse como representaciones de un vocativo afectuoso; en este caso, se realiza una posible resemantización de los términos, en el momento en que los personajes, a los cuales se desea llamar la atención, no pertenecen realmente a la realeza. Igualmente, se debe considerar que estas unidades pueden generar posibles conflictos entre cortesía y descortesía, según como lo haya inferido el destinario, pues puede que este lo tome como un comentario sarcástico al no tratarse realmente de una mujer con poder sobe-

¬ 32 ¬


⸤ Cortesía verbal y fórmulas de tratamiento nominales...

rano ni de su hija primogénita, heredera de la corona, significados asignados convencionalmente. Para eliminar esta posible interpretación del enunciado de la vendedora y desarticular la posible ambigüedad dada entre el significado convencional (Reina y princesa como miembros de la realeza) y el procedimental (Reina y princesa como FTN), se infiere el significado que se le atribuye a las expresiones anteriores, gracias a los supuestos compartidos de la realidad social y cultural de nuestra comunidad pragmática, la cual ha acogido estas expresiones como fórmulas de tratamiento afectuosas en las que lo implícito está intrínsecamente relacionado con estrategias como la comparación (Moya, 2006, p. 46), al relacionar las cualidades de una reina o princesa con la de la mujer y la niña.

Conclusiones El uso de FTN dentro de una conversación es un mecanismo enfocado especialmente en la cortesía positiva y negativa. Dentro de las conversaciones se evidenció que las vendedoras ambulantes hacen uso claro de la tercera máxima de cortesía de Lakoff (Sé amable), aunque en algunas ocasiones pueden ser entendidas como descorteses, ya que no existe un uso general, es decir, dependen del enunciado y del tono en el que se realiza para manifestar cortesía o descortesía. De igual manera, se debe tener encuentra que gran parte de las conversaciones manejaban las FTN para mostrar cortesía positiva, esto es dado gracias al marco en el cual se establecen (comprar y vender algo). Del mismo modo, la cortesía negativa tiene un porcentaje de aparición bastante fuerte, al momento de enfocar las FTN con el propósito de atenuar una posible amenaza hacia la imagen de la vendedora por la realización de preguntas en forma directa. También es importante tener en cuenta lo inferido en cuanto al significado superficial y el significado interno (implícito) de las expresiones usadas por los participantes de la conversación. En resumen, el uso de FTN dentro de una conversación, principalmente relacionado con la venta de productos ambulantes, está enfocada en establecer entre los interlocutores el menor distanciamiento social.

¬ 33 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

Referencias

Blas, J. (1995). Los pronombres de tratamiento y la cortesía. En: Revista de Estudios Hispánicos, 22, pp. 439-466. Bravo, D. & Briz, A. (Eds.). (2004). Pragmática sociocultural: Estudios sobre el discurso de cortesía en español. Barcelona, España: Ariel. Castellano, M. (2012). Cortesía verbal y fórmulas de tratamiento nominales: Análisis pragmático de las fórmulas de tratamiento nominales en el habla de Medellín. Cuadernos de Lingüística Hispánica, julio-diciembre, pp. 41-56. Escandell, M. (1993). Introducción a la pragmática. Barcelona, España: Ariel. Flórez, L. (1954). Algunas fórmulas de tratamiento en el español del departamento de Antioquia, Colombia. Boletín del Instituto Caro y Cuervo, 10, 78-88. Fontanella, B. (1999). Sistemas pronominales de tratamiento usados en el mundo hispánico. En: I. Bosque y V. Demonte (Eds.), Gramática descriptiva de la lengua española, 1, 1399-1426. Madrid, España: Espasa. Haverkate, H. (2004). El análisis de la cortesía comunicativa: categorización pragmalingüística de la cultura española. En: D. Bravo y A. Briz. Pragmática sociocultural: Estudios sobre el discurso de cortesía en español (pp.55-66). Barcelona, España: Ariel. Labov, W. (1972). The social stratification of (r) in New York City department stores. Sociolinguistic Patterns. Philadelphia, Estados Unidos: University of Pennsylvania Press. Lakoff, R. & Ide, S. (Eds.). (2005). Broadening the Horizon of Linguistic Politeness. Philadelphia, Estados Unidos: John Benjamins Publishing Company. Lakoff, R. (1975). The logic of politeness. En: Papers from the ninth regional meeting of the Chicago linguistic society (pp. 42-58), Chicago, Estados Unidos: University of Chicago. Moya, C. (2006). Relevancia e Inferencia: procesos cognitivos propios de la condición humana. Forma y Función, 19, pp. 31-46. Real Academia Española. (2001). Diccionario de la lengua española (22.aed.). Consultado en http://www.rae.es/rae.html Rigatuso, E. (1994). Fórmulas de tratamiento y familia en el español bonaerense actual. Bahía Blanca, Argentina: Universidad Nacional del Sur.

¬ 34 ¬


COMENTARIO A MENDÍVIL GIRÓ (2003) «¿PARADOJAS?: FILOGENIA Y ONTOGENIA DEL LENGUAJE» *

Óscar A. Chacón Gómez** Seminario Andrés Bello, Instituto Caro y Cuervo, Bogotá - Colombia

E

l capítulo ¿Paradojas?: filogenia y ontogenia del lenguaje aborda dos paradojas relacionadas con la evolución del lenguaje y la «adquisición» del mismo por parte de los niños: «el lenguaje humano no pudo evolucionar a partir de los sistemas de comunicación de otros animales y, sin embargo, no surgió de la nada» y «los niños no pueden aprender a hablar con la evidencia de que disponen y, sin embargo, aprenden» (Mendívil Giró, 2003, p. 303). Sus reflexiones apuntan, principalmente, hacia las siguientes tesis: que «la gramática, como estructura formal del lenguaje humano, es un objeto natural: es un producto de la evolución natural, ya que es una parte, quizá la más específica, de nuestra propia naturaleza» (Mendívil Giró, 2003, p. 340) y que es problemático hablar del aprendizaje de una lengua de un niño cuando se puede tratar, más bien, de un proceso de desarrollo de una actividad para la que el ser humano está diseñado. Considero que las posibilidades de defender o refutar la línea argumental que sigue Mendívil Giró no están a mi alcance en este momento, por lo que apenas puedo decir que, a la luz de lo visto en el seminario El lenguaje, las lenguas, la gramática I, es posible discutir varios conceptos empleados por el autor. Habrá que comenzar, así, por abordar la triada lenguaje, comunicación y gramática, cuyos elementos son tratados a la luz de la gramática generativa.

* Este texto se escribió para el seminario «El lenguaje, las lenguas, la gramática», dirigido por el maestro Rubén Arboleda, en el marco de la Maestría en Lingüística del Seminario Andrés Bello, Instituto Caro y Cuervo. ** Lingüista de la Universidad Nacional de Colombia y estudiante de la Maestría en Lingüística del Seminario Andrés Bello, Instituto Caro y Cuervo. Correo: oscar.chacon@caroycuervo.gov.co.

¬ 36 ¬


⸤ Comentario a Mendívil Giró (2003)

El autor señala que varios de los problemas teórico-conceptuales en lingüística se han debido a la confusión basada en la creencia de que hay una relación directa entre lenguaje y comunicación. Se asume que el lenguaje derivó del desarrollo de competencias comunicacionales de los humanos. No obstante, para el autor es claro que la comunicación, entendida como una función que puede ser desempeñada por varios mecanismos o recursos, llegó a ser parte del inventario de tareas del lenguaje por exaptación.1 El lenguaje, por su parte, lo considera como un complejo sistema de conocimientos que permite representarse internamente la información que se quiere comunicar; de esta manera, lo que hace único al lenguaje humano es que llegó a desarrollar tanto la función representacional y la comunicativa al mismo tiempo (Mendívil Giró, 2003, pp. 304-306). De esto se desprende, como lo hemos visto en el seminario del profesor Arboleda, que la competencia representacional (y de simbolización) es prerrequisito para la comunicación: «En rigor, la función del sistema significante (de su expresión) no es transmitir ‘las representaciones mentales que nuestro cerebro es capaz de realizar’ sino activarlas o desencadenar su constitución mediante el procesamiento de representaciones previas activadas» (Arboleda Toro, 2014, p. 22). Luego, siguiendo la propuesta de Miller, Mendívil dice que desde el punto de vista evolutivo el trayecto más probable [de la evolución del lenguaje] es el que implica, primero, el desarrollo de un rico sistema representacional y de un conjunto de operaciones que actúen sobre las representaciones; después, el desarrollo de la capacidad para configurar representaciones estructuradas y vocalizaciones complejas y proyectar esas representaciones lingüísticas en las representaciones no lingüísticas de objetos y eventos, esto es, el desarrollo de un sistema que relaciona sonidos y significados. (Mendívil Giró, 2003, p. 307)2

Resalto en esta cita «conjunto de operaciones que actúen sobre las representaciones» en tanto estas vendrían a comprender las relaciones de simbolización y dependencia, de las cuales esta última 1 Uso de determinados recursos evolutivos para fines diferentes de su «propósito» original. 2 La negrilla puesta en esta cita y las subsiguientes son puestas por el reseñista.

¬ 37 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

es en la que nos basamos para hablar de la sintaxis de las representaciones.Teniendo en cuenta esto, considero que esta propuesta de evolución del lenguaje debe atender, en el primer paso, la configuración de representaciones estructuradas, en lugar de en el segundo, puesto que esto es lo que le permite a Mendívil Giró hablar de una gramática y una sintaxis en el nivel de las lenguas, sin atender las relaciones interrepresentacionales que nos interesan. El tercer componente de la mencionada triada, la gramática, es definido como el componente formal del lenguaje (Mendívil Giró, 2003, p. 324). No obstante, parece que, en este punto, Mendívil niega o se desentiende de la gramática del lenguaje propiamente dicho. En el texto, habla del lenguaje, como acabamos de ver, en términos de una competencia representacional y de operaciones que ocurren sobre esas representaciones, mas nunca habla de la posibilidad de abordar dichas operaciones como posibles de ser gramaticalizadas o formalizadas. Esta gramática parece ser, más bien, la gramática de las lenguas, no del lenguaje. Esta afirmación adquiere validez si traemos a colación la siguiente cita, que hace de Pinker (1994), en la que habla de los componentes del lenguaje: […] una sintaxis que construye estructuras, una morfología conectada a la primera para la construcción de palabras, un léxico muy extenso y complejo, un conjunto de reglas y principios fonológicos, un tracto vocal que ha evolucionado específicamente para posibilitar el habla, un sistema de percepción del habla, un sistema para el procesamiento sintáctico y léxico y un conjunto de algoritmos para el aprendizaje, entre otros. Además, estos supuestos módulos o componentes se asientan en un sustrato compacto y complejo de redes neuronales que se desarrollan a su vez gracias a una secuencia de instrucciones genéticas. (2003, p. 325).

Sumado a esto, hay que recordar que, más adelante, al mencionar que la morfosintaxis es «el núcleo de lo que habitualmente llamamos gramática» (Mendívil Giró, 2003, p. 327), Mendívil Giró dice que este fue el último aspecto del lenguaje en evolucionar. No obstante, ¿es posible sostener esta afirmación? Si observamos los componentes que desglosa como integradores del lenguaje en la cita que hace de Pinker (2014), nos damos cuenta de que

¬ 38 ¬


⸤ Comentario a Mendívil Giró (2003)

la mayoría de estos hacen parte de los que solemos denominar niveles de análisis de las lenguas. Según el profesor Arboleda, «La representación interior es significada en la lengua» (2014, p. 6), lo que nos permite pensar, entonces, que lo que tradicionalmente se denomina sintaxis es, en realidad, el significante de la sintaxis de la representación y que este, en efecto, fue el último en evolucionar. Pero si hablamos de la sintaxis representacional, la que aborda las relaciones interrepresentacionales, habrá que sostener que esta se desarrolló antes de que el lenguaje cumpliera la función comunicativa; esto con miras a ser coherentes con la afirmación de que el desarrollo de la competencia representacional tuvo que desarrollarse completamente antes de que se estableciera la comunicación interpersonal a través del lenguaje. Este último reclamo —hay que decirlo— fue hecho en la sesión del seminario del 9 de abril y estoy de acuerdo con ella, si el texto de Mendívil es leído a la luz del marco conceptual que hemos visto en lo que va del semestre. Sin embargo, considero importante dar mi punto de vista sobre la que considero puede ser la fuente este desacuerdo. En diferentes aparatados tuve la sensación de que Mendívil llegó a amalgamar las nociones de lenguaje y lengua. Por ejemplo, entre las páginas 327 y 328, citando a Bickerton, dice que la evidencia de que hubo un protolenguaje del que derivó el lenguaje moderno se encuentra en la existencia de lenguas de contacto (pidgins o sabires). Así, parece insinuar que un “protolenguaje” equivaldría a una protolengua –aunque no en el mismo sentido en que podríamos hablar del “protoindoeuropeo”, por ejemplo– o a un “protosistema”. Esto implicaría, entonces, que la lengua es reflejo de cómo funciona el complejo sistema de conocimiento denominado lenguaje, lo cual, como hemos visto, no se puede sostener. De la misma manera, se desprendería que la sintaxis de la lengua da cuenta de la sintaxis de las representaciones. Con lo anterior me interesa manifestar que, en lo que respecta al concepto de lengua, este no es desarrollado por Mendívil. El segundo gran apartado del capítulo acá comentado se titula La paradoja de la adquisición del lenguaje, lo cual, en efecto, resulta paradójico si consideramos una vez más que la capacidad representacional es inherente al ser humano y, como hemos visto, no puede ser enseñada ni aprendida. Pero no es solo este título; el planteamiento de la «adquisición» del lenguaje como un problema se puede leer en citas como la que sigue:

¬ 39 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

[…] el problema del aprendizaje (o adquisición, una expresión más adecuada, y también más de moda) del lenguaje es uno de los problemas centrales de la gramática generativa (esto es, de los que se quieren responder), como una de las fuentes más sólidas de evidencia empírica para esta teoría. (Mendívil Giró, 2003, p. 341).

Más adelante, después de haber llamado la atención sobre la pobreza de estímulos de que dispone el niño para desarrollar o adquirir dicha competencia, dice: […] queremos responder a la pregunta de cómo es posible que aprendamos a hablar nuestra lengua materna en tan relativamente poco tiempo y con tan relativamente poca instrucción específica (una dimensión de la «pobreza del estímulo»), y contestamos que en realidad no aprendemos a hablar sino que adquirimos, o mejor, desarrollamos, maduramos, la capacidad de hablar una lengua natural, capacidad que forma parte de nosotros, de nuestro diseño genético o de nuestra naturaleza (o, en términos popularizados por Pinker, que es un instinto). (2003, p. 341).

Como se puede ver, asocia la capacidad de hablar con la de representarse el mundo. Sin embargo, esta asociación daría pie para pensar que niños ferales, como los referenciados en el documental Ginie, la niña salvaje, no tienen esta capacidad o no pueden desarrollarla. Lo que se sabe, más bien, es que después de determinada edad los niños no pueden aprender a hablar una lengua con la misma fluidez que un niño que lo hace desde muy pequeño. De hecho, lo que se ve en el documental de Ginie es que ella apenas alcanza un cierto nivel lingüístico –comunicacional–, pero no una suerte de articulación fluida entre su sistema representacional y el sistema significante, que es la lengua que sus terapeutas intentan enseñarle.Teniendo en cuenta lo anterior, considero pertinente evaluar la afirmación a modo de clausura: Como observa Jackendoff, tanto la tradición empirista más extendida como el mismísimo sentido común nos dicen que, dado que es evidente que los niños nacen sin saber hablar y dado que adquieren la lengua predominante de su entorno social y familiar, el lenguaje

¬ 40 ¬


⸤ Comentario a Mendívil Giró (2003)

es algo que se aprende del entorno. Es más, es común incluso la creencia de que los padres enseñan a hablar a sus hijos. (Mendívil Giró, 2003, p. 342)

No puede afirmarse que el lenguaje se aprenda del entorno, pero el sistema de representaciones que se genera a través del lenguaje sí se vuelve más complejo en la medida en que los niños son sometidos a nuevos estímulos cada vez. Lo que en esta cita se denomina desarrollo del lenguaje es, más bien, el desarrollo de una capacidad para significar el sistema de representaciones a través del sistema significante que viene a ser la lengua materna.

Referencias Arboleda Toro, R. D. (2014). La sintaxis de la representación y el significante sintáctico. Manuscrito. Garrido, A. [Alejandro Garrido]. (2013, julio 14). Contacta Psicólogos. Genie la niña salvaje (documental completo) [Archivo de video]. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=YllwUXY67oM Mendívil Giró, J. L. (2003). ¿Paradojas?: filogenia y ontogenia del lenguaje. En Gramática natural. La gramática generativa y la tercera cultura (pp. 303-362). Madrid, España: Antonio Machado. Pinker, S. (1994). The Language Instinct. How the Mind Creates Language. Cambridge (MA): The MIT Press. (Citado por la versión española: El instinto del lenguaje. Madrid: Alianza, 1995).

¬ 41 ¬


LA IMPORTANCIA DE LOS REFERENTES EN LA ETAPA INFANTIL * Anggie Alexandra Terreros** Universidad Nacional de Colombia, Bogotá - Colombia

L

a adquisición del lenguaje ha suscitado intereses en diversas ciencias y disciplinas, pero en el caso de la lingüística es esencial, ya que interfiere tanto la cognición humana como la capacidad que tenemos para comunicarnos. Se sabe, con cierta seguridad, que un animal no posee la facultad de aprender una lengua humana y que, debido a esto, el aprendizaje en los humanos posee características peculiares que no comparte con los demás animales (Hauser, Chomsky & Fitch, 2002). Más aún, se afirma que la capacidad de crear una lengua es únicamente humana y que más allá de toda discusión, el lenguaje humano conlleva a afirmar la teoría de un aparato innato en cada uno de nosotros. El problema que se crea y las controversias dadas en la actualidad radican en la discusión generada a partir del desarrollo de la facultad del lenguaje. Muchos afirman que la adquisición depende completamente del aprendizaje; otros, que se da por medio de la experiencia y del aparato innato. Esta discusión, que ya se presentó anteriormente, no posee gran relevancia como la tiene en otros aspectos si nos preguntamos qué modos son utilizados para la abstracción hecha por los niños de su entorno. Si en verdad nos cuestionamos sobre la adquisición del lenguaje, no solo debemos basarnos en las formas subyacentes que hay en él, sino también en la forma en que esto ocurre, las maneras en que los niños toman el mundo disponible a su alrededor y por qué se eligen determinadas maneras de hacerlo y no otras. Si se va a dar una teoría sobre la adquisición del lenguaje, hay que saber los * Este texto se escribió para la clase teórica de Perspectivas actuales de la Lingüística, dirigida por el maestro Edwin Zapata en el marco del Pregrado en Lingüística, Universidad Nacional de Colombia. ** Estudiante de Lingüística, Universidad Nacional de Colombia. Correo: aaterrerosc@unal.edu.co

¬ 43 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

caminos que toman los humanos para lograrlo y los mecanismos disponibles en cada individuo para adquirir la lengua materna. Los datos más fehacientes que se tienen, y que tal vez la mayoría de las personas del mundo han observado, es la producción de palabras en los bebés. Como sabemos, es en la etapa infantil en la que se desarrolla el lenguaje universal a todos los individuos y en el cual se puede notar, de manera natural, cómo se aprende una lengua. Si queremos saber cómo se genera la adquisición del lenguaje, es obvio que debemos observarlos a ellos en las etapas en que se desarrolla su aprendizaje. Es por esto que el seguimiento de cada una de estas etapas se hace indispensable para todo análisis de la facultad del lenguaje y, tal vez, por medio de este, dar indicios de la cognición humana. En los primeros meses, los bebés hacen una abstracción de todo lo que les rodea. En este lapso no poseen ninguna inclinación hacia ninguna lengua en particular, por lo cual estarán abiertos a todas las entradas que se le presenten.Ya desde los seis meses, y de ahí en adelante, estarán cada vez más matizados por la lengua a la que son expuestos, hasta que, finalmente, cerca del primer año, dejan de estar abiertos a todas las posibilidades y empiezan a producir ‘palabras’ en su lengua. Estas ‘palabras’ son consideradas como ‘holofrases’ (Tapia, 2000) pequeñas o mini palabras que reúnen el significado de una palabra mayor o de un sintagma. Estas palabras, en su mayoría iguales fonéticamente, hacen referencia a diversos tipos de objetos; puede tratarse desde /pa/ para papá como de /pa/ para pan. A medida que el niño va desarrollando su capacidad de abstracción va adquiriendo cada más referentes, significados y significantes asociados a estos, para que al final el léxico que posea le sea suficiente para comunicarse. Cuando se llega a este punto surge la necesidad de valorar la teoría de la mente1 como una de las principales causas de la comunicación humana y tal vez de la comunicación en algunos animales. Como se señala en Hauser et al. (2000), en la comparación que se hace entre los diferentes tipos de comunicación de los animales y el lenguaje humano, los chimpancés tendrían la capacidad de hacer referencia a cosas externas a ellos y más importante aún, de representar los deseos de los otros miembros 1 Término acuñado en teorías de psicología popular que alude a la capacidad de algunos seres de adjudicar pensamientos e intenciones a los demás como también así mismo. Este término es tratado en profundidad por Astington en su libro The child’s discovery of the mind.

¬ 44 ¬


⸤ La importancia de los referentes en la etapa infantil

del grupo, cosa que vemos posible y comprobada en los últimos estudios hechos por Tomasello (Prizes, 2010). La importancia de este hecho radica en que en la comunicación humana se hace relevante la concepción de la teoría de la mente como una de las principales causas para que la comunicación se geste. Es la respuesta de con quién hablamos, el interés principal de la interacción con el otro. Es predecir o estar predispuestos a lo que el otro nos dirá, lo que hace que nos tomemos la molestia de conversar. Saber sus intenciones o querer satisfacerlas es lo que hace, aunque no por completo, como se puede notar en los estudios de Tomasello, que se considere la interacción humana como diferente. Al ver la relevancia que tiene la teoría de la mente en la comunicación humana, se puede crear la hipótesis de que, como es relevante para los humanos, esto también incluye a los bebés.Y los incluye. Esto quedará demostrado en los párrafos siguientes. A medida que se va desarrollando la lengua materna en los bebés, se hace necesario que apliquen un significante a los referentes que le presentan los adultos. Mientras que van aprendiendo las necesidades básicas como lo son sentarse, ponerse de pie, caminar, comer, etc.; van haciendo un ‘mapeo’ del mundo de su alrededor. El término mapeo es entendido como una estrategia cognitiva que utilizan los bebés para el rápido desarrollo del campo léxico cuando se hace una comprensión del sentido de una expresión después de haber tenido varias exposiciones a esta (Sentis, Nusser & Acuña, 2009). Mediante este mapeo, los niños categorizan lo que hay a su alrededor y aprender a clasificar los referentes según sus características. Según esta clasificación, va a ser más sencillo para ellos, después, utilizar el mismo significante para otro objeto que corresponda con las características que encierra este significante. La problemática empieza en el momento en el que el bebé es capaz de producir una o dos palabras juntas y se decide utilizar diferente significante, o producción fonética, para un mismo objeto. Esta situación es parecida al uso que se da en cualquier lengua de sinónimos. Aunque parezca una cosa trivial, puesto que es muy común en las diversas lenguas del mundo, este simple concepto de sinónimos es importante para ver la relevancia del carácter referencial en los bebés. Según Bloom (2002), el hecho de que los bebés no utilicen dos significantes para un mismo significado es llamado como «mutual exclusivity» (exclusividad

¬ 45 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

mutua) recogido de Markman y Wachtel, y definido como «children to think that words should not have overlapping reference or, equivalently, that each object can have only one label». Este término ha recibido diferentes y diversas concepciones por otros autores, tales como «a cada cosa le corresponda únicamente una etiqueta» (O’ Grady, 2010) y «que corresponde a la inclinación de los niños a aceptar sólo un nombre por entidad o evento referido» (Sentis et. al., 2009). Generalizando todo esto, podemos notar que la exclusividad mutua hace referencia al pensamiento que poseen los niños de considerar que cada cosa, cada objeto, tiene solo un significante y que no se le puede asignar otro, pues se estaría refiriendo a otra cosa distinta. Este hecho es planteado por Bloom en sus trabajos recopilatorios, en los cuales, al niño se le mostraban uno o dos objetos conocidos y uno desconocido. En medio de la interacción se le pedía al niño el objeto por medio de palabras desconocidas para él como ‘modi’ o ‘jop’ –palabras inexistentes en la lengua inglesa– y el niño extendía su mano y pasaba el objeto desconocido. Si solo se ponía al niño al frente un objeto familiar y se le pedía que se pasara el modi, el niño atribuiría esto a una característica del objeto, más no al objeto como tal. Esto demuestra que, al parecer, los niños solo aceptan un significante para un significado, siendo controversial con el hecho de que la mayoría de las lenguas tengan muchos sinónimos para un solo significado. Tal vez, esta mirada tan cerrada de uno a uno no deba verse desde esta perspectiva, sino de algo pragmático que los niños tienden a generalizar. El hecho de que los niños asignen solo un significante a un significado se debe observar como que los niños establecen «expectativas acerca de los propósitos referenciales de las personas adultas» (Sentis et. al., 2009); es decir, que ellos asignan el significante al objeto novedoso porque tienen en cuenta las intenciones de la persona que se los pide. Esto se puede ver ejemplificado mediante el ejemplo que plantea Bloom (2002; 68): 1. I know that a banana is called banana. 2. If the speaker meant to refer to the banana, she would have asked me to show her the banana. 3. But she didn’t; she used a strange word, fendle. 4. So she must intend to refer to something other than the banana.

¬ 46 ¬


⸤ La importancia de los referentes en la etapa infantil

5. A plausible candidate is the whisk. 6. Fendle must refer to the whisk.

Conforme al principio pragmático de contraste, el cual establece que según las diferencias de forma estas interfieren en las diferencias de significado, los niños hacen la distinción teniendo en mente este principio y las intenciones de los adultos. Es decir, para ellos cuando una persona adulta hace uso de un significante diferente, tienen «intenciones comunicativas distintas» (Sentis et. al. 2009). Los bebés «asumen que, cuando un hablante presenta dos palabras distintas, intenta referirse a dos cosas diferentes, porque dos actos referenciales contrastantes indican dos intenciones referenciales contrastantes» (Sentis et. al. 2009). Es por esto que los niños desarrollarían tempranamente un concepto de convencionalidad, que los ayudaría a orientarse en el contexto en que las personas adultas utilizan tipos de significantes para referirse a cosas específicas y a responder por estos según vean hacerlo a los mayores. Es por esto que la teoría de la mente aquí, en el contexto de la exclusividad mutua, toma un papel importante. Al tener tan presente las intenciones de los adultos, los niños demuestran que esta ‘teoría’ está presente desde edades tempranas en los humanos y que se va desarrollando conforme vamos creciendo y haciendo parte de la sociedad; que los bebés tienen expectativas de cómo actuará el adulto con respecto a sus intenciones referenciales y que de este modo actuará él, también, conforme lo vea necesario según el contexto en el que se encuentre.

¬ 47 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

Referencias Astington, J. W. (1993). The child’s discovery of the mind. Cambridge, Estados Unidos: Harvard University Press. Bloom, P. (2002).Word Learning and Theory of Mind. How children learn the meanings of words. Massachusetts, Estados Unidos: MIT Press. Hauser, M., Chomsky, N. & Fitch, T. (2002). The Faculty of Language:What Is It,Who Has It, and How Did It Evolve? Science, New Series, 298, pp.1569-1579. O’Grady, W. & Benítez, A. (trad.) (2010) Cómo aprenden los niños el lenguaje. Madrid, España: Ediciones AKAL. Prizes, H. [HeinekenPrizes]. (2010, noviembre 18). Heineken Prizes - Professor Michael Tomasello [Archivo de video]. Recuperado de http://www.youtube.com/watch?v=Dtf2btmfPgw Sentis, F., Nusser, C. & Acuña, X. (2009) El desarrollo semántico y el desarrollo de la referencia en la adquisición de lengua materna. En ONOMÁZEIN, 20, pp.147-191. Santiago de Chile, Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile. Tapia, A. (2000). Fases evolutivas en la etapa holofrástica del niño. En Revista de Filología y su Didáctica, 22 y 23, pp. 571-579.

¬ 48 ¬


PRIVACIDAD Y LIBRE EXPRESIÓN LA FALSA DICOTOMÍA *

David A. Hoyos Rondón** Universidad Nacional de Colombia, Bogotá - Colombia

E

n la segunda mitad del siglo XX apareció lo que algunos denominaron la revolución digital, gracias a los avances en el campo de la electrónica, los cuales permitieron pasar de los circuitos análogos a los digitales. Este desarrollo repercutió en la forma en que la información y la sociedad se relacionaban, dando paso a la era actual que algunos denominan «la era de la información», una era caracterizada por la aparición de nuevas formas de comunicación más interactivas, diferentes a la radio, la televisión, la prensa o el teléfono, y su valor en la sociedad es equivalente al de los medios de transporte en la revolución industrial: son los medios de transmisión de la mercancía. El objeto mercantil de esta era es la información, que se ha convertido en un producto concreto, lo cual se configura en el verdadero punto de quiebre respecto a épocas anteriores, ya que desde esta perspectiva es posible que las personas, empresas y gobiernos gestionen, administren, distribuyan y manipulen información, por tanto conocimiento y comunicación. Las tecnologías de la información y comunicación (TIC) son el eje de la economía actual y hacen referencia a los medios de comunicación que utilizan redes de comunicación como la televisión, el telégrafo, el teléfono, la radio, la fibra óptica, la red de microondas, la red satelital; sin embargo, solo uno de estos desarrollos cambiaría las dinámicas comunicativas: Internet, una forma multidireccional de comunicación, donde cada participante podía ser emisor y a la vez receptor, una forma que ha usado las ventajas de la escritura y la oralidad con la tecnología

* Este texto se escribió para la clase teórica de Ética de la comunicación, dirigida por la maestra Paola Mejía, en el marco del Pregrado en Lingüística, Universidad Nacional de Colombia. ** Estudiante de Lingüista de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: dahoyosr@unal.edu.co.

¬ 50 ¬


⸤ Privacidad y libre expresión

de tal forma que se puede producir el intercambio informativo en tiempo real como la conversación oral y que, a su vez, no sea necesaria una cantidad específica de participantes, ni la distancia entre ellos, ya sea temporal o espacial, como en la escritura. Internet ha potenciado la capacidad del ser humano para comunicarse, para expresarse libremente y para acceder a la información, pero al mismo tiempo pareciera exigir un costo: disminución en la privacidad de sus usuarios. La cuestión es: ¿Es necesaria la pérdida gradual de la privacidad para suplir la necesidad de comunicación o esta condición podría deberse más bien a una nueva dinámica de control sobre la población? Si es cierto ¿qué podemos hacer? Aunque libre expresión y privacidad son dos derechos independientes consagrados en la declaración universal de derechos humanos, ambos entran en juego al momento de comunicar, no obstante, debemos entender lo que representa cada uno de ellos. El derecho a la libre expresión está estipulado de la siguiente forma (Organización de Naciones Unidas –ONU–, 2008): Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

En otras palabras, los estados deben garantizar que las personas expresen sus opiniones, compartan y accedan al conocimiento, lo cual parece cumplirse en Internet, ya que cualquier persona que tenga acceso a este medio puede difundir sus expresiones libremente, investigar y recibir información; lo que realmente queda en tela de juicio es, si estas expresiones no traen consecuencias, es allí donde entra el derecho a la privacidad (ONU, 2008): Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

Según estas leyes, si por ejemplo existe un opositor del gobierno de turno, por el derecho a la libre expresión puede opinar en contra de tal y por el derecho a la privacidad este gobierno debe protegerlo en contra de posibles ataques generados por sus

¬ 51 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

opiniones, así el acto comunicativo es una moneda de dos caras: tanto privacidad como libre expresión. La libre expresión se ha visto potenciada significativamente por Internet; un ejemplo de ello ha sido el papel de las redes sociales en la primavera árabe. La primavera árabe, o también llamada «revolución democrática árabe» (Valenzuela, 2011) corresponde a una serie de protestas populares realizadas entre 2010 y 2013 en el mundo árabe, en especial, las regiones norteafricanas que se habían caracterizado por estados militares totalitarios, en las que se pugnaba por una democratización y mejora de condiciones de vida. Estas protestas y manifestaciones empezaron a finales del 2010 en África del norte y Oriente medio, y se han caracterizado por el protagonismo por parte de una población de ciudadanos, hombres y mujeres, y, en especial, jóvenes con un buen nivel educativo. Las concentraciones fueron posibles debido, en gran medida, a las herramientas virtuales de internet como YouTube, y redes sociales como Facebook y Twitter; esto permitió que las protestas populares se transformaran en alzamiento civil y, a su vez, que fuesen preocupación mundial. Cabe resaltar también que gracias a estas herramientas llegaron las ideas del mundo occidental como la democracia –concepto ideológico que originaría el levantamiento del pueblo en búsqueda de cambiar el ‘status quo’–; estas, igualmente, permitieron que los disidentes se agruparan y coordinaran independientemente de las distancias. También se proporcionó información acerca de cómo actuar frente a las fuerzas de seguridad, mapas de los lugares donde protestar, entre otros. A pesar de que Egipto y Túnez (junto a varios países de Oriente medio) tenían un fuerte control sobre el acceso a la información, solo hasta que surgieron las protestas y en el punto más álgido de ellas se vieron obligados a bloquear las redes sociales e incluso los medios de comunicación convencionales. Este es uno de los casos más significativos, aunque se pueden encontrar varios eventos de coordinación de marchas y protestas usuales en redes sociales como Facebook, que antes de la aparición de Internet hubieran sido muy difíciles de organizar, eventos como las movilizaciones en el año 2008 en Colombia como forma de repudiar las acciones de las FARC llamadas «Un millón de voces contra las FARC» (Vargas, 2013) o el caso de las protestas más recientes ocurridas en el país vecino Brasil

¬ 52 ¬


⸤ Privacidad y libre expresión

a mediados del 2013 (Lisardy, 2013), en las que los ciudadanos brasileños se manifestaron en contra de las medidas de recorte al presupuesto de la salud y transporte debido a los gastos de inversión en el mundial de futbol del 2014. A pesar de las ventajas aparentes de esta nueva tecnología como la mayor difusión, el rompimiento de las barreras geográficas, la velocidad de transmisión, entre otras, también han aparecido unas desventajas; entre ellas, la más preocupante es la amenaza contra la privacidad. Como afirma Nyst (2013), la forma en que nos comunicamos en Internet es significativamente diferente de otros medios, dado que en esta red toda acción virtual es una acto de expresión, ya sea navegar en sitios web, descargar archivos, chatear, etc. Lo preocupante es que todos estos actos pueden ser monitoreados por el estado o por los proveedores de servicios de internet. Esta problemática es nueva: en el pasado podíamos viajar sin que las personas conocieran nuestra ubicación, podíamos unirnos a movimientos sociales sin revelar nuestra identidad, podíamos hablar con alguien por teléfono sin que otras personas –en teoría– lo supieran, podíamos publicar panfletos anónimos y repartirlos, es decir, nuestra privacidad no quedaba comprometida en el acto comunicativo necesariamente. Parece que los estados tienen un interés particular en potenciar el derecho a la libre expresión, pero no hay una preocupación respecto a la privacidad, y esto podría no ser casual: a los gobiernos les conviene que las personas se expresen puesto que gracias a las nuevas tecnologías pueden saber quién dice qué, cuándo y dónde; si el conocimiento es poder, la información es poder, quien posee información posee poder, más aún en esta era donde cada dato posee un valor económico, político y cultural. He aquí el interés gubernamental: poder controlar y administrar a su población sin importar que sus mecanismos sean dominantes o represivos, pero tal interés no es únicamente estatal, también las empresas privadas podrían sacar provecho de esta información, el único obstáculo que tendrían ambas entidades es la legislación que garantiza la privacidad de los usuarios, si es que existen; lamentablemente, tanto estado como sector privado han conseguido evadir este obstáculo con mecanismos simples que responsabilizan finalmente al usuario, como veremos más adelante. La anterior premisa, que los estados y empresas privadas tienen un interés particular en evadir las responsabilidades sobre

¬ 53 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

garantías de la privacidad, podría explicar el porqué de la poca atención hacia esta problemática en la agenda política. Por ejemplo, resulta preocupante el hecho de que la última observación respecto al derecho de la privacidad se hubiese realizado en 1988 (Carly, 2013), antes del uso masivo de las TIC y que hasta noviembre de este año la ONU se haya pronunciado al respecto, casi 25 años después de su última revisión, siendo que hace ya 20 años que la Internet había empezado a expandirse, sin contar que los medios de comunicación masivos, como la televisión, habían surgido hace aún más tiempo. No obstante, cabe aplaudir la iniciativa de esta organización que se titula ‘derecho a la privacidad en la era digital’. La pregunta que surge con esta problemática es cuánto tiempo tardará para lograr ser implantada en todos los países integrantes de esta entidad; por lo menos otra década donde los gobiernos, y en especial, de países en vías de desarrollo podrían seguir evadiendo esta responsabilidad. Por otra parte, son muy pocos los países que poseen un marco reglamentario respecto a estas tecnologías y si lo poseen –como el caso de la Ley 1341 de 2009 en Colombia– no tienen en cuenta en ningún parágrafo una normatividad clara, con respecto a las garantías en la privacidad de las personas, ni está claro el papel que juega el estado o los mismos proveedores de Internet en el caso de alguna violación a la privacidad. Por esta razón, en algunos casos, las políticas de privacidad se dejan a cargo de las páginas web que administran directamente la información, creadas por entidades que la mayoría de veces se ubican en países diferentes al país donde accede el usuario. Si partimos del hecho de que tanto el gobierno como otros sectores económicos tienen un interés particular por acceder a la información privada de la población, como se ha expuesto anteriormente, y que el derecho a la privacidad es un obstáculo para este acceso que no se puede evitar abruptamente, podríamos preguntarnos qué mecanismos observables están usando para sortearlo. Queda entonces claro que estos mecanismos dependen del modelo económico, político y social del estado que se tome como muestra de análisis, así por ejemplo, en países comunistas como China, los mecanismos como la filtración y la censura son observables como informa el estudio realizado por Human Rights Watch en ‘Race to the Bottom’: Corporate Complicity in Chinese Internet Censorship.

¬ 54 ¬


⸤ Privacidad y libre expresión

Los mecanismos de intromisión de interés para este trabajo se presentan en sociedades democráticas, ya que son tan sutiles que suelen pasarse por alto; no obstante, algunos críticos, como Marcuse (1964), han señalado una estrategia de dominación que consiste en la creación de necesidades denominadas falsas o verdaderas, las cuales se aplican a este contexto, ya que la comunicación puede considerarse como una necesidad vital, empero lo que no parece ser una necesidad es el medio de comunicación; la estrategia usada por estas sociedades es ligar la necesidad de comunicación con un medio específico de transmisión, a tal punto que no parecen ser diferenciables. En este caso, el acceso a Internet se ha convertido en una necesidad, y no solo eso, también tener una cuenta de correo, una cuenta en una red social determinada y el uso de cierto buscador de información, todos estos elementos almacenan información específica que involucra información de los usuarios. La aceptación mayoritaria por parte de la población hacia esta necesidad la naturaliza a tal punto que se convierte en una fuerte convención social. Así, por ejemplo, no es extraño que en una entrevista laboral, en un reporte médico o en otras prácticas sociales aparezca el campo obligatorio de ‘correo electrónico’. Se ha señalado que el sector privado y el estado tiene un interés que motiva al uso de ciertos mecanismos para acceder a la información personal de la población, sorteando el derecho que tienen a la privacidad; cabe indagar por ese interés, saber si ambos agentes comparten la misma motivación y qué excusa utiliza cada uno para justificar sus acciones. Si nos ubicamos en la sociedad capitalista, podemos identificar que el interés que tiene el sector privado en la información es usarla como inversión para generar ganancias económicas, mientras que para el estado este interés está orientado hacia el control social que le permitiría la perpetuación del poder. Ahora bien, no parece cortés ni astuto que estos intereses fueran transparentes para los usuarios, así que cada agente tiene una fachada, una excusa para que los usuarios no se sientan amenazados: el sector privado se justifica en términos de confort; la pérdida de privacidad se presenta como una inversión que garantiza el mejoramiento del servicio, lo cual es una aparente ganancia para el usuario; el estado, por otro lado, se justifica en términos de seguridad social, si puede controlar la información privada de su población podría protegerle fácilmente

¬ 55 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

contra acciones subversivas o ilegales. La pérdida de privacidad en ambas excusas se presenta como un mal necesario para garantizarle algún beneficio al usuario que aparentemente sería más primordial que la privacidad. El juego de intereses del sector privado se ve motivado por razones intrínsecamente económicas, es decir, la censura y la violación a la privacidad, a diferencia del estado, ocurren como medidas para incrementar sus utilidades o, simplemente, por cuestiones de optimización técnica. Un caso de ello es el de los proveedores de DSL, empresas que ofrecen el servicio para acceder a Internet y, en particular, el de Comcast, reportado en periódicos como el Washington Post (Svensson, 2007), empresa que, desde el 2007, ha sido investigada por interferencia al servicio de Bittorrent, sistema gratuito de intercambio de archivos (P2P) usando el acceso a la red, cuya motivación era técnico-económica: si los archivos de intercambio son muy pesados se da una ralentización en la red, esto es, si un usuario intercambiaba archivos con otros, toda la red se ve afectada, lo cual perjudica a los demás clientes que acceden a la red y que no están usando el sistema Bittorrent y, por tanto, perjudica económicamente a la empresa misma; acto –la intervención sobre el sistema– fue declarado ilegal por la Federal Communications Commission (FCC) por violar el principio de neutralidad en la red, término legal que aparece en el marco norteamericano para proteger el derecho a la libre expresión. El problema que se genera es que existen otras formas ‘legales’ con las que los proveedores podrían restringir la información a la que se puede acceder, como bloquear o hacer más lento el acceso a ciertas páginas que consuman un considerable espacio de red como Ebuy o Google.También podrían privilegiar ciertas páginas web sobre otras –como las de empresas socias–, haciendo que el acceso a estas sea más rápido, es decir, la censura se presenta en una forma sutil, con el fin de obtener ganancias o, lo que es lo mismo, disminuir costos. En cuanto a la privacidad, un claro ejemplo de los peligros para el usuario está en las conocidas ‘políticas de privacidad’ que ofrecen la mayoría de páginas que almacenan datos como Google o Facebook y que utilizan para delegar la responsabilidad en el usuario, así vemos que obligan al usuario a aceptar los términos y condiciones de servicio (TCS) en los que se incluyen diversas normatividades de la empresa, con las que el usuario debe estar de acuerdo para

¬ 56 ¬


⸤ Privacidad y libre expresión

usar sus servicios, incluyendo las políticas de privacidad, prácticamente una forma en la que el usuario acepta cualquier riesgo incluyendo una probable pérdida de la privacidad. En el caso de Google, esta empresa tiene múltiples políticas de privacidad, dependiendo del servicio específico usado, si es Gmail, Google Docs, iGoogle, etc., aunque todas se enmarcan en una política general, que explica qué datos son recogidos por la empresa y cómo se usan. Aparentemente, la publicación de esta información sería una forma de demostrar la transparencia de Google ante el usuario, no obstante, una revisión detallada muestra que a pesar de estas “buenas intenciones” es clara la amenaza. Entre los datos que Google puede obtener sobre el usuario encontramos: información facilitada por el usuario, como la que ingresa al registrar una cuenta que contiene datos personales; datos sobre el dispositivo, como la IP, fabricante, modelo, serie, entre otros, del equipo con el que se accede a internet ya sea celular, computador, etc.; datos sobre la ubicación física, ya que los equipos que acceden a Internet proveen información GPS al momento de usar un servicio Google queda almacenada la ubicación geográfica del usuario; cookies, almacenamiento local y, por último, números exclusivos de aplicaciones (Google, 2013). Todos estos datos son claramente información privada y está claro el peligro que surge cuando un tercero tiene acceso a estos. Google explica cómo administra la información en la sección ¿Qué datos personales compartimos? con el propósito de tranquilizar al usuario y de paso evitar vacíos legales. En esta sección, se ofrecen una serie de razones que justificarían el tratamiento de los datos privados de sus clientes, las cuales se basan en tres aspectos: cuestiones técnicas, evidenciadas en los administradores de dominio; cuestiones económicas, representadas por filiales y organizaciones de confianza; y, por último, la obligatoriedad legal, visible en los diversos organismos estatales. La violación a la privacidad se da en estos casos, lo que la diferencia es la ‘necesidad’ a resolver. En el caso de los administradores de dominio, si accedemos a un servicio como Google Apps este supervisor resuelve los problemas y controla la seguridad de la página, utilizando los datos de acceso de los usuarios; en el segundo caso, donde se compromete el servicio con otras empresas, estas pagan a Google por acceder a los datos personales con el fin de desarrollar estrategias publicitarias, de mercadeo u otros propósitos

¬ 57 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

comerciales. Por último, en el marco jurídico, si el Estado solicita la información por alguna necesidad jurídica, si Google considera que se está cometiendo fraude o algún hecho que deba ser denunciado por violar la normatividad (sus TCS), o si considera que se está violando la privacidad de otros usuarios, entonces deberá proveer ante organismos estatales la información personal del usuario que será utilizada como prueba en un proceso judicial, (Google 2013). Como vimos en la sección anterior, el estado puede reclamar acceso a datos personales por la vía legal, luego hay una intersección entre los intereses privados y gubernamentales, garantizar la debida ejecución del marco legal. Todos los intereses del estado son aparentemente normativos, como por ejemplo, las políticas de copyright que se aplican por los proveedores ADSL y diversas páginas web; la necesidad de acceder a una información relevante para casos judiciales, como conversaciones de chat de un sospechoso de algún crimen que están almacenadas en algún servidor de un dominio web, etc. La cuestión es que todo depende de la normatividad y si, por ejemplo, el estado tiene intereses que estén permeados por la necesidad de control sobre su población, podría usar cualquier decreto como justificación para violar los derechos a la privacidad en función de su ejercicio del poder. Esto se ilustra con el caso del actual proyecto de ley estadounidense que busca ser aprobada, la cual buscaría “clarificar” la recolección de datos por parte de la Agencia de Seguridad Americana (NSA) que en palabras del Fayerwayer (2013) consiste en: Una ley bajo la cual la NSA deba informar públicamente de cuántas personas se ha recabado datos en cada una de las agencias de recolección de información.También requeriría que se estime el número de ciudadanos estadounidenses cuyos datos fueron recolectados de paso y cuya información fue revisada por agentes de gobierno. La ley además permitiría a los proveedores de Internet y telefonía móvil entregar información general sobre los requerimientos que reciben del gobierno, incluyendo cuántos resultados surgieron de esas solicitudes.

Lo cual se traduce claramente en nuevas formas de violación a la privacidad por parte del estado hacia los miembros de la sociedad y, así mismo, es otro ejemplo más que evidencia la creación legislaciones específicas con el único objetivo de auspiciar

¬ 58 ¬


⸤ Privacidad y libre expresión

el control sobre la población, justificadas bajo el genuino ejercicio del poder, legitimado por todos los estatutos, dispositivos y funcionarios del sistema político. Finalmente, en esta era digital, los límites entre los derechos a la privacidad, la libre expresión y, por lo tanto, al acceso de la información están cada vez más difusos, pero no por ello pierden importancia. Todo lo contrario, vemos cómo su relevancia en el sistema económico, político y social a nivel mundial cobra un nuevo valor, a tal punto que los organismos estatales, las grandes corporaciones y otras entidades han buscado evadir las obligaciones y responsabilidades relacionadas con la defensa de estos derechos porque los beneficios de usar información privada, de censurar y de manipular los datos accedidos son múltiples, ya sea en términos de control o en términos de beneficios monetarios. Por esta razón se han ideado diversas y astutas estrategias, las cuales tienen un elemento en común: hacer que el usuario tenga que elegir entre privacidad y libre expresión. En otras palabras las corporaciones, grandes empresas y entidades gubernamentales nos dicen sutilmente: ¿Quieres expresarte mediante nuestros medios? ¿Quieres ejercer tu derecho a la libre expresión? Entonces tendrás que aportar tu cuota de privacidad, ese es el costo, no te preocupes, es algo necesario, debes y tienes que hacerlo si quieres participar de este nuevo mundo de comunicación virtual, no hay otra opción. Por ello debemos preguntarnos si realmente es la única opción… Como propuesta a esta problemática y a la falsa dicotomía que nos plantean, a conveniencia, las entidades privadas y estatales, me parece prudente plantear una alternativa que combina dos soluciones para evitar estas violaciones al derecho de la privacidad; no obstante, cabe aclarar que ambas son responsabilidades individuales que se reflejan en la sociedad –en casos de sociedades democráticas–, ya sea entendida en términos de ‘pueblo’, o de ‘público’. La primera es ejercer sus derechos democráticos para desarrollar leyes que garanticen la libre expresión sin pérdida de la privacidad y, para ser más específicos, me adhiero al consejo de Balkin (2013), el cual propone crear políticas del conocimiento y la información que ayuden a regular los posibles incidentes, ya sea alteración al derecho de la privacidad o al derecho de la libre expresión, dado que no existe razón alguna para creer que el mejoramiento de la libre expresión implique necesariamente la pérdida en la privacidad. La segunda solución que se daría a

¬ 59 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

un nivel más personal, podría ayudar en especial a las personas en casos donde existen gobiernos totalitarios; esta consiste en que cada individuo se adapte a una filosofía del autocontrol que implica conocer mejor el funcionamiento de los servicios que accede, por tanto empezar a ser consciente de la información que provee. Estos dos elementos, usados de forma complementaria, podrían permitir eliminar la falsa dicotomía, protegiendo tanto los derechos a la libre expresión como a la privacidad, sin crear una jerarquía entre ellos ni tener que sacrificar uno por otro. Al igual que muchas otras soluciones depende de nosotros; tanto como individuos, como sociedad, la respuesta está en nuestras manos.

¬ 60 ¬


⸤ Privacidad y libre expresión

Referencias

Balkin, J. (2013). El futuro de la libre expresión en la era digital. En: revista electrónica Cuestión de derechos, 4, p. 17 Fayerwayer. (2013). NSA dice que más transparencia derivaría en más invasión a la privacidad. En: Fayerwayer. Recuperado de: http:// www.fayerwayer.com/2013/11/nsa-dice-que-mas-transparencia-derivaria-en-mas-invasion-a-la-privacidad/ Google. (2013). Política de privacidad. En: Google. Recuperado de: http://www.google.com/intl/es/policies/privacy/ Lissardy, G. (2013). Protestas en Brasil: ¿un movimiento con futuro? En: BBC Mundo. Recuperado de: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/06/130618_brasil_protestas_cambio_lav.shtml Marcuse, H. (1964). El hombre unidimensional. Ensayo sobre la ideología de la sociedad industrial avanzada. Barcelona, España: Planeta-De Agostini S. A. Nyst, C. (2013). El derecho a la privacidad y a la libertad de expresión: dos caras de la misma moneda. En: revista electrónica Cuestión de derechos, 4, p. 9 Organización de Naciones Unidas –ONU–. (2013). Third committee approves text titled ‘right to privacy in the digital age’, as it takes action on 18 draft resolutions. En: ONU. Recuperado de: https:// www.un.org/News/Press/docs/2013/gashc4094.doc.htm Organización de Naciones Unidas –ONU–. (s.f.). Declaración Universal de los Derechos Humanos, United Nations. En: ONU. Recuperado de: http://www.un.org/es/documents/udhr/index.shtml Svensson, P. (2007). Comcast Blocks Some Internet Traffic. En: Washington Post. Recuperado de: http://www.washingtonpost.com/ wp-dyn/content/article/2007/10/19/AR2007101900842.html Valenzuela, J. (2011). Europa y la revolución democrática árabe. En: El País. Recuperado de: http://elpais.com/diario/2011/01/29/ opinion/1296255611_850215.html Vargas Llosa, M. (2008). No más FARC. En: El País. Recuperado de: http://elpais.com/diario/2008/02/10/opinion/1202598012_850215.html

¬ 61 ¬


OBJETO, PALABRA Y POESÍA * Alexander Suárez Sánchez ** Universidad Nacional de Colombia, Bogotá - Colombia

L

as palabras se relacionan con las cosas, no en la forma en que la expone Hermógenes o Crátilo en el diálogo platónico, sino en una forma subjetiva y fascinante. La preocupación de Hermógenes, por un lado, radica en la existencia posible o no de un consenso masivo frente al ‘bautizo’ de un objeto. La de Crátilo, por otra parte, en que cada objeto del mundo lleva su nombre por naturaleza, por –si se quiere– designio ‘divino’ o etimológico, algo así como histórico (Platón, 1992). A pesar de la inexistencia de una síntesis por parte del filósofo, puede inferirse la tesis central del diálogo como: ¿Se relacionan las palabras con las cosas? Sandino Núñez (2012), filósofo de lenguaje uruguayo, comprende que existe una relación entre las palabras y los objetos que está más allá del lenguaje. Ese acercamiento se presenta en un momento de «no metaforicidad», es decir, se desvanece el límite entre lenguaje y mundo: las palabras son los objetos. Núñez propone la metáfora como un «tercero incluido hegeliano» –definiciones autoinclusivas– para diferenciar lo metafórico de lo literal; esta distinción se admite como necesaria. Es, en ese lugar no metafórico, en el que «la palabra tiene una relación plena con el objeto, con el ser mismo» (Núñez, 2012, p. 42). En este sentido, no es aplicable la fórmula de Nietzsche (2000): «el lenguaje es la retórica1», ya que no es solo eso «la rigurosidad imprescindible entonces es que haya, en el lenguaje y por el lenguaje, una divi* Este texto se escribió para la clase teórica de Filosofía del lenguaje, dirigida por el maestro Juan Francisco Manrique, en el marco del Pregrado en Lingüística,Universidad Nacional de Colombia. ** Estudiante de Lingüista de la Universidad Nacional de Colombia. Correo: asuarezs@unal.edu.co 1 Aunque toma en cuenta que la semejanza entre las palabras y los tropos resulta en otra semejanza entre el discurso normal y lo que se llama figuras retóricas; este vaciamiento y reemplazamiento de contenido se relaciona con la forma como se considera acá la poesía.


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

sión, una mitosis: sentido primero y sentido segundo, literalidad y metáfora, cosa y palabra, lógica y retórica» (Núñez, 2012, p. 43). Del mismo modo, Foucault (2007), en el prefacio de Las palabras y las cosas, afirma que existe un no-lugar llamado ‘Lenguaje’, donde las palabras acogen categorías nuevas, se clasifica los objetos y se describen mundos fantásticos. Asimismo, menciona que para todo hombre existen, de antemano, unos códigos fundamentales «con los cuales tendrá algo que ver y dentro de los que se reconocerá» (p. 5), y al extremo de estos códigos se encuentran las teorías científicas o interpretaciones y explicaciones filosóficas de un orden general. Es precisamente en el punto medio de esos dos extremos en los que la cultura se libera de esos órdenes, se distancia de ellos y se da cuenta de que no hay un solo orden, que no es el único ni el mejor. Así, entre la mirada ya codificada y el conocimiento reflexivo, existe una región media que entrega el orden en su ser mismo […] Así, existe en toda cultura, entre el uso de lo que pudiéramos llamar los códigos ordenadores y las reflexiones sobre orden, una experiencia desnuda del orden y sin modos de ser. (Foucault, 2007, p. 6)

Este espacio intermedio sintético se evidencia en Hegel (2007) como una síntesis de las más elevadas artes del romanticismo (pintura y música), la poesía, y, en ella, las palabras se liberan de todo contenido y significación intrínseca para «devenir representación», vacían su contenido para que el espíritu tenga perfecta presentación. Hegel considera la poesía, en su sentido más general, como poietés, que se refiere a una persona que lleva a cabo una actividad creativa para ‘crear y hacer’, que conoce un arte y lo (re)crea. Del mismo modo, poiesis hace referencia a la actividad creativa, creadora, dadora de existencia, la que convierte pensamientos en materia, la artesanal2 –como el de Dios creando al hombre en el mito bíblico– o como diría Herder: «la poesía no imita la naturaleza sino la creatividad divina» (Asensi, 1998, p. 305-311). Es en este sentido general de la poesía (en el arte romántico) donde:

2 Explicación etimología obtenida en línea y corroborada por la Licenciada en español y filóloga clásica Lyna Marcela Afanador, Universidad Nacional de Colombia.

¬ 64 ¬


⸤ Objeto, palabra y poesía

El contenido de la obra de arte abandona su calmo silencio, su unidad absoluta con su forma, su materia, su representación exterior, para entrar en su sí mismo, expresando su libertad en la exterioridad, la que, por su parte, se introduce en sí misma, rompe su unión con el contenido que le deviene extraño e indiferente […] el tema y la forma siguen cada uno su vía y se particularizan (Hegel, 2007, p. 135).

Esa poíesis, ordenada a su propia manera y para cada arte particular, es la que arrancará interpretaciones de teorías generales y será el medio de expresión de la no-metáfora de Núñez. Y esa concepción de la poesía, como un arte superior, como liberación y como máxima expresión emocional o del espíritu, se evidencia, también, cuando Lyotard (1999) clarifica su concepto de sublime y toma argumentos de Edmund Burke sobre la poesía: Hay otra observación de Burke que merece atención porque anuncia una liberación posible de las obras con respecto a la regla clásica de la imitación. En el largo debate sobre las ventajas respectivas de la pintura y la poesía, Burke toma partido por esta. La pintura está condenada a la imitación de modelos y a su representación figurativa. Pero si el objeto del arte es hacer que el destinatario de las obras experimente sentimientos intensos, la figuración por medio de las imágenes es una coacción que restringe las posibilidades de la expresión emocional. En las artes del lenguaje, la poesía en especial, y la poesía considerada por Burke no como un género con sus reglas sino como el campo en que se da curso a ciertas investigaciones sobre el lenguaje, el poder conmover está libre de las verosimilitudes figurativas «qué se hace cuando se quiere representa un ángel en un cuadro» se pinta un joven alado: mas, ¿proporcionará alguna vez la pintura algo tan grande como el agregado de esta única palabra: el ángel del Señor? ¿Y cómo pintar, con un sentimiento de igual vigor, el An universe of Death con el que concluye el viaje de los ángeles caídos en el Paradise Lost de Milton? Las palabras disfrutan de varios privilegios en la expresión de los sentimientos: en sí mismas están cargadas de asociaciones pasionales; pueden evocar lo que pertenece al alma sin prestar atención a lo visible; por último, añade Burke, «tenemos el poder de hacer por medio de palabras combinaciones imposibles de cualquier otra manera» (pp. 104-105).

¬ 65 ¬


Prolegómenos Nº 1 | 2015 ⸥

En suma, la poesía es una síntesis entre lenguaje y metáfora, pintura y música, orden prescrito y liberación, lenguaje y realidad, o al modo de Borges (1996): «entre el universo orgánico y el secreto diccionario de Dios». Esta misma clasificación de la poesía, en ese juego triádico, se (re)interpreta a sí misma una ‘semiosis infinita’; es evidencia de una angustia constante por entender el mundo y sus alrededores: «notoriamente no hay clasificación del universo que no sea arbitraria y conjetural. La razón es muy simple: no sabemos qué cosa es el universo». En el universo literario y poético existen innumerables ejemplos, yo quiero dar cuenta de uno en el presente texto. En la octava estrofa del poema Razones del Samurái, Vicente Quirate empieza «escribo de este lado del espejo». Este verso se suscita diversas preguntas ¿De qué lado del espejo se escribe, y si hay un ‘este’ hay un ‘ese’ lado del espejo? ¿Cuáles son esos lados del espejo y qué refleja? Los siguiente dos versos pueden dar más luces sobre estas preguntas: «no ignoro que respiro, que mi cuerpo es un buen animal que me soporta». Así como el artesano, el poeta crea y da vida o existencia. El espejo no existe en cuanto objeto del mundo orgánico, el espejo es la no-metáfora que crea el reflejo y al autor viéndose en él. El papel es el soporte y la escritura el medio por el cual el lenguaje refleja y es por esta razón que el autor se da cuenta que está vivo, que existe. En estos tres versos existe una introspección profunda que se renueva con cada lectura. El verbo ‘escribo’ está en primera persona del singular, voz activa, tiempo presente, modo indicativo y lo más importante, imperfectivo, no acabado. Quirarte escribe a cada momento de su lado del espejo, y su poema hace que la palabra ‘espejo’ refleje. Aquí podría citar de nuevo a Núñez (2012), quien dice, sobre un poema de Quevedo, que «no hay metáfora –referencia, significado, representación– en tanto no existe el juego logocéntrico de distinguir una representación-cosa de una representación-palabra» (p. 45). En conclusión, la poesía ha sido considerada, por toda clase de pensadores, como una de las expresiones más elevadas del arte. La poesía, en tanto capacidad creadora de un hombre que tiene las facultades creativas y del entendimiento, lleva a cabo una actividad en cualquier ámbito de la vida y cuando juega su papel en la poesía escrita la lleva a tal punto que los objetos y acciones

¬ 66 ¬


⸤ Objeto, palabra y poesía

se reconocen en las palabras. Para un estudio posterior, podría buscarse el límite de esta poesía, investigar en qué juegos del lenguaje juega, por ejemplo.

Referencias Asensi, M. (1998). Historia de la teoría de la literatura. Valencia, España: Tirant Lo Blanch. Borges, J. (1996). El idioma analítico de John Wilkins. [Online]. Disponible en: http://www.ciudadseva.com/textos/teoria/opin/ el_idioma_analitico_de_john_wilkins.htm Foucault, M. (2007) Las palabras y las cosas: México: Siglo XXI. Hegel, W. (2007) Lecciones de estética. Madrid, España: Akal. Lyotard, F. (1999) Lo inhumano: Charlas sobre el tiempo. Buenos Aires, Argentina: Manantial. Nietzsche, F. (2000). El libro del filósofo. Madrid, España: Taurus. Núñez, S. (2012). El miedo es el mensaje. Montevideo, Uruguay: Casa editorial HUM. Platón. (1992). Crátilo. En: Diálogos. Madrid, España: Gredos.

¬ 67 ¬


NORMÁS DE PUBLICACIÓN Revista PROLEGÓMENOS

E

l proyecto de publicación Prolegómenos - Revista de estudiantes de Lingüística nace como un espacio para la divulgación de trabajos estudiantiles de carácter empírico y teórico, enmarcados en los estudios lingüísticos actuales. Por este motivo, el comité editorial invita a la comunidad estudiantil interesada en proponer sus textos para evaluación a que los envíen al correo revprol_fchbog@unal.edu.co Los requisitos de evaluación son los siguientes:

Generales

• Extensión máxima de 20 páginas. • Los textos presentados como artículos deben presentarse en el formato correspondiente: con resumen, abstract (máximo 100 palabras), palabras clave (máximo cinco) y referencias. Además de indicar si es el resultado de alguna investigación o proyecto. • La letra del cuerpo del texto es Arial 12, resumen y abstract será Arial 10. • Los textos podrán ser presentados en cualquier lengua. • Todos los textos deben venir acompañados con la información de contacto del autor o autores. • Los textos a presentar deben ser entregados en formato Word y PDF. • Si se presentan agradecimientos se deben presentar por medio de una nota de pie de página.

¬ 69 ¬


Específicos • Los apartados se señalarán al margen izquierdo de la página, en negrilla y cursiva hasta en cuatro niveles de titulación. • La revista se guiará por los parámetros de referencia bibliográfica de la American Psychological Association (APA). • Se recomienda utilizar un lenguaje estándar para publicaciones científicas.

Nota 1: La revista Prolegómenos no excluye ninguna línea de investigación. Si el texto es escogido para publicación se les comunicará a los autores para que firmen el correspondiente derechos de impresión y de reproducción. Nota 2: El comité editorial no se encargará de realizar corrección de estilo. Los artículos preseleccionados se enviarán a una evaluación de pares académicos, los cuales brindarán su comentario sobre cada artículo. Se rechazarán los artículos que no cumplan con los requisitos o que realicen plagio.

¬ 70 ¬


prolegรณmenos se terminรณ de imprimir en las instalaciones de GRACOM Grรกficas Comerciales ubicada en la Ciudad de Bogotรก, Colombia en la carrera 69K nยบ 70-76 en el mes de enero de 2016. El tiraje es de 300 ejemplares en papel Bond. Las fuentes utilizadas fueron: Bebas Neue Bembo STD Source Sans Pro


Revista Prolegómenos No. 1  

...Uno de los muchos propósitos de la lingüística es poder descifrar el lenguaje en su aspecto más abstracto y cotidiano, es decir, el signi...

Revista Prolegómenos No. 1  

...Uno de los muchos propósitos de la lingüística es poder descifrar el lenguaje en su aspecto más abstracto y cotidiano, es decir, el signi...

Advertisement