Page 1

Hasta siempre Maestro

DIRECTOR: ALBERTO CARBOT

Gabriel

Vargas


índice Adiós a Joaquín Capilla Ya conocí la gloria y el infierno, decía Fallece el laureado clavadista mexicano

Fallece Gabriel Vargas. Ícono de la caricatura mexicana, creador de La Familia Burrón. La vida de este hombre, caballero en toda la extensión de la palabra, se extinguió el pasado martes 25 de mayo, a las 07:31 horas. Ya era una celebridad por méritos propios, pero a partir de ese momento cruzó hacia la inmortalidad

HASTA SIEMPRE MAESTRO

GABRIEL vargas

La exposición Pecios y Rescoldos reúne obras de grandes maestros de la fotografía En la Casa del Lago

Sabines impulsa el desarrollo de la frontera sur: Ezequiel Orduña

Es hora de sumar esfuerzos

Nunca soñé convertirme en caricaturista

16

Mi maestro, un ser excepcional: Guadalupe López Zavala

25

Biografía, Primer Capítulo

26

Adiós a Tulancingo

1

AlbertoCarbot

29

Fechas significativas en la vida de Gabriel Vargas

3

GabrielVargas

30

Premios y reconocimientos otorgados al maestro

5

LuisFlores

32

Su candidatura al Premio Nacional de Ciencias y Artes

6

MarcosRomero

36

Gabriel Vargas y Lupita Appendini una singular historia de amor

38

Gabriel Vargas, prisionero de su propio cuerpo Presenta Juan Sabines proyecto “Puerta Chiapas”

Durante la reunión binaciona México-Guatemala

46

Descubren en Chiapa de Corzo la tumba de élite más antigua de Mesoamérica

Equipo de investigadores mexicanos y de EU

54

55

Contará Mercado del Centro en Tuxtla Gutiérrez con techo térmico prefabricado

12

34

50

La obra registra un avance del 80 por ciento

36

56

opinión

45

46

p r i m e ra pag i n a L A FA MI L IA B U RRÓ N C ART Ó N

50

d e e s to s e h abla

ArmandoRojas Arévalo EPIS TO L A RIO

53 NormaInesRivera cale i d o sco p i o Hernández R. 54 MarioA. e l s am a r i tan o

59 HumbertoMatalí e l g ot e r o d e hu m b e rto 61 MarcoAurelioCarballo cr Ó n i cas n o n s an ctas 62 VerónicaHernández IN T ERESPACIO 63 JacoboAcosta C ART Ó N

gentesur 1


ALBERTO CARBOT

GENTE SUR

PRIMERA PÁGINA

Al valle de las calacas, el padre de Los Burrón, Gabriel Vargas

E

n la sala funeraria de Gayosso Sullivan, Borola, compungida, y en momentos arbitraria, organizaba a los dolientes. “Las mujeres de este lado, los hombres de este otro; los niños allá atrás, no sea que vayan a querer abrir el cajón del Maestro”. En el Callejón del Cuajo sobresalían crespones negros en cada puerta del vecindario, que la ingeniosa guereja elaboró de pronto con retazos de cámaras de llanta que se voló de la vulcanizadora La Chancla. Don Quintín Peluche, el dueño de la vecindad no lo podía creer. Pensaba que primero colgaría los tenis su inquilino don Goyo Bizcocho, el eterno pesimista, que siempre se quiere morir. “Si don Gabriel se sentía mal, le hubieran hablado al doctor Seboruco Cañete, egresado de la Universidad de Bondojito; es muy bueno”, comenta por lo bajo el señor Peluche. Don Regino, creyó inicialmente que la muerte de don Gabriel era una chanza de su amigo Pánfilo Bonete, quien gusta de las bromas pesadas, pero al enterarse de la triste noticia por voz de su hijo Reginito, cerró temprano su peluquería El Rizo de Oro. Consolado por Macuca y de la mano de Foforito, que sollozaba a su lado, al llegar al lugar, don Regino tampoco pudo evitar que de sus de a pipizca brotaran las lágrimas. Con ellos, las orejas caídas, el fiel perro Wilson. Hasta Floro Tinoco, El Tractor, perdió la compostura y no pudo disimular algunas lágrimas en su regordete rostro. Le hacían segunda Susano Cantarranas y su novia La Divina Chuy, a lado de Cristeta Tacuche, la aristocrática tía de Borola, que en su jet viajó a México desde París, en cuanto supo la desafortunada noticia. Muy discreto, de la mano de su amiga Bella Bellota, Ruperto, el her-

2 gentesur

mano de la flaca, redimido amigo de lo ajeno y de corazón endeble, inclinaba con respeto la cabeza. Avelino Pilongano, arremangándose las extremidades del saco que a cada rato suele meter en la taza de atole, se veía atribulado, repasando los endecasílabos que habría de pronunciar en homenaje a su creador. A su lado, su madre, doña Gamusita Pericochea, enfundada en un chal negro, no paraba de sollozar. Triste y agazapado en un rincón, el conde Satán Carroña, consolaba a su mujer Cadaverina, mientras Narciso, su asistente, buscaba por todas partes la copa del olvido. No era para menos. En el último momento se apareció inclusive don Jilemón Metralla y Bomba -pícaro y cábula, como lo definió Carlos Monsiváis-, el alter ego de Borola, muy avejentado y apoyado en un bastón, para rendir un póstumo homenaje a su creador. También llegaron al velorio muchas personas de San Goloteo, La Marranera, San Cirindango de las Iguanas, San Tontolín de los Ajolotes y La Coyotera. Frente a la funeraria, sobre sus cuacos -vigilados atentamente por los acólitos del diablo-, los caciques Briagoberto Memelas, Juanón Teporochas y El Güen Caperuzo, ni caso les hacían a los tecolotes. Quitados de la pena se echaban sus tragos de baba dry. Inicialmente le iban a entrar a la coperacha para llevar a velar al Maestro a la funeraria de don Caimán Taburete. Querían acompañarlo hasta el panteón, sin sospechar que don Gabriel le pidió a su esposa Lupita y a sus familiares y amigos más cercanos, que cuando estirara las de galopar lo achicharraran de volada. Así fue y se le cumplió. Hoy lo que a muchos vecinos del Callejón del Cuajo les preocupa, es que antes de irse al valle de las calacas, el Maestro Gabriel lanzó una de sus habituales y celebradas frases: ¡Vieja el último! G

Director General Alberto Carbot Subdirector de Redacción Marcos Romero Martínez Subdirectora Editorial Norma Inés Rivera Reporteros Alberto Vega Vieyra Ana María Torres Roberto Cienfuegos Juan Carlos Castellanos María Batrez Yuriria Rodríguez Castro

Diseño Alejandro Cortés Laura Verónica Zenil Verduzco Caricaturas y Viñetas Gabriel Vargas (+) Luis Flores Jacobo Acosta Sixto Valencia Alfonso Moreno Deportes Rafael Huidobro Colaboradores Armando Rojas Arévalo, Guillermo Schulenburg (+), Fernando Belmont, Juan Campos Vega, Roberto Sosa, Arturo Arredondo, Yoloxóchitl Casas, Sergio Valls Hernández, Luis Alberto García, Marco Aurelio Carballo, A. Cuchubá, Héctor García, María García, Mario Alberto Hernández Romo de Vivar, Humberto Matalí, Verónica Hernández Cedillo y Bertha Fernández Fotografías Agencia Eikon Eikon Tel. 52 08 69 33 y 55 11 04 11 www.eikon.com.mx Asesoría legal Jurídico Benitez Granados y Asociados Tel. 55 76 10 71 y 5576 66 83 Servicios especiales: El Imparcial de Oaxaca /CIMAC/ Quadratín/Agencia Michoacana de información y Análisis. Fotos de portadas: Gabriel Vargas/Alberto Carbot-Guty Vargas/Descubrimiento en Chiapas/Medios-INAH Los artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores y no corresponden necesariamente a la línea editorial de la revista.

GENTE sur, es una publicación mensual, impresa y editada por Gente Sur Ediciones/ Manuel Alberto Ocampo Carbot. Apartado Postal 7-935, Col. Roma C.P.06700. Tel. y Fax 55 59 91 29 y 55 59 66 76 Impresión digital y preprensa Editorial Color S.A. de C.V. Naranjo Núm. 96 Bis. Col. Santa María la Rivera, México, D.F. CP. 06400. Tel. 55 47 35 40 GENTE sur Núm. 163 mayo del 2010 Certificado de Licitud de Título No. 9024 y de Licitud de Contenido No. 6335 de la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la SEGOB. Publicación periódica. Reg. Núm. PP-DF-045. Autorizado por Sepomex PP09-0321. Certificación de SEGOB 005-031. Miembro activo de Prensa Unida de la República, AC. Registro No 1005. Certificación de tiraje ante la Secretaría de Gobernación, por Lloyd Mexicana SRL de CV. Control No. 12293, Serie E. Referencia 72904 LLOYDMEX

www.gentesur.com.mx E-mail: gentesur@hotmail.com


humor de g a b r i e l va r g a s

gentesur 3


correo gentesur@hotmail.com gentesur@prodigy.net.mx

Felicitan a Yoloxóchitl Casas Chousal por su columna “Contra la violencia, un muro de silencio” Hay que aplaudir la valentía y constancia con la que esta periodista aborda un tema candente y que es de primera importancia, para darnos cuenta el grado de agresión que la derecha está empleando hacia las mujeres, que curiosamente son las que un mayor número de votos le aportan. Ojalá que seamos capaces de transparentar todas estas acciones que acertadamente se califican de “regresiones”, para lograr que la gente tome conciencia del peligro en que estamos todos, ya que son acciones que se reproducen en otros campos como en la economía, en las leyes laborales, en la apertura comercial y en la entrega de nuestros recursos naturales a las empresas internacionales.

Desde Argentina solicitan informes sobre la diálisis oral, la solución sin bisturí He leído su entrevista con el naturópata Ruber Dan Cázares, y me interesó enormemente, ya que mi esposo es diabético y padece una insuficiencia renal crónica que lo tiene a punto de empezar a dializarlo. Les agradecería me informen cómo puedo contactarlo. Atentamente Silvia Álvarez de Saravia Salta, Argentina. si-alvarez18@hotmail.com

Es un gusto comunicarme con usted. Mi nombre es Liliana Páez Villaseñor y soy representante de la empresa Cambio Dimensional. El motivo de este mensaje es, primero que nada, felicitarlos por su excelente publicación, misma que nos ha cautivado con sus contenidos. Por ello también nos gustaría darle a conocer nuestro trabajo. Mi socio, el ingeniero Erich Balderas González, es el autor del libro ¿Cómo sobrevivir a las profecías del año 2012?, donde aborda un tema por demás atractivo, que retoma las aportaciones de los mayas a nuestra civilización a través de sus profecías. Consideramos por lo tanto, que tiene mucho potencial y queremos que ustedes sean uno de los medios en difundirlo. Por el corte que tiene su revista, creemos que su público es perfecto, pues sus contenidos son de gran valor. Actualmente el autor ha realizado varias conferencias, en la UNAM, en el IEMS y próximamente en el Ateneo Itaca, y en el teatro Morelos de Cuajimalpa. Le agradezco su tiempo y espero su pronta respuesta. Nuevamente ¡felicidades! Liliana Páez Villaseñor cambiodimensional.com.mx 4 gentesur

Lic. Carbot: Le envío una de las fotografías de mis hermana Mayela y Adriana con Sandro, durante su visita a Argentina, a donde viajaron especialmente desde Aguascalientes, para ver actuar al Gitano en el Teatro Gran Rex, al finalizar el concierto de El hombre de la Rosa. ¡Saludos! Verónica Estrada M. vero.estramel@yahoo.com.mx

Gilberto Ortiz ortizyasoc@prodigy.net.mx

¿Cómo sobrevivir a las profecías del año 2012?

Sandro y la suerte de sus fans mexicanas.

NOTA DE LA REDACCIÓN. Agradecemos su interés. Con gusto le proporcionamos los datos de Ruber Dan Cázares Vidales. Seguramente él le ayudará a su esposo. Gracias por escribirnos. Av. Periban #116, Lomas de Hidalgo, Morelia, Michoacán Teléfonos: 01 (443) 324 38 13 y 045 4431 60 46 93 E-Mail: dialisisoral@hotmail.com Página web: dialisisoral.blogspot.com.

Sobre la presencia de Marilyn en México Felicidades por el trabajo que realizaron sobre Marilyn Monroe. Qué buen reportaje de la visita de la diva a México y qué envidia del fotógrafo. No cualquiera tuvo la oportunidad de tomarle fotos. Qué no hubiera dado yo por estar en su lugar. Qusiera saber cómo puedo conseguir ese ejemplar. Saludos desde Chiapas, la última frontera. Sergio Luis elcheco_27@hotmail.es


humor de LU I S F LO R E S

gentesur 5


de esto se habla Medalla al Mérito Ciudadano 2010 para el Héroe del Metro

L

a Medalla al Mérito Ciudadano 2010 fue otorgada a título postmorten por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal a Esteban Cervantes Barrera, el denominado Héroe del Metro Balderas, quien murió el pasado 18 de septiembre, al tratar de someter a un hombre enloquecido que disparaba contra los usuarios. Durante la ceremonia fue guardado un minuto de silencio y otro de aplausos, en memoria de este hombre que ofrendó su vida para defender a los pasajeros aterrorizados en el tren subterráneo de la ciudad de México. El reconocimiento fue recibido por su hijo Gerardo Cervantes Grimaldo, en sesión solemne de la Asamblea Legislativa a la cual también asistieron la madre y dos de las hijas de Cervantes Barrera. La familia del héroe del Metro dijo sentirse orgullosa y aún sentir un gran dolor por su pérdida pero también reconocieron el valor que mostró para luchar contra la injusticia. Al recibir la medalla, Gerardo Cervantes Grimaldo señaló que su padre siempre estuvo en contra de las injusticias y su muerte valió la pena y dejó una gran enseñanza. La decisión de entregar el premio al héroe del metro en reconocimiento “al acto de valor civil y

ejemplo de civilidad para capitalinos”, fue adoptada por 46 votos en favor y ninguno en contra. El pasado 18 de septiembre, Luis Felipe Hernández Castillo, de 38 años, originario del estado de Jalisco, amenazó pistola en mano a los pasajeros en un vagón del Metro. Cervantes Barrera se atrevió a enfrentarlo valientemente, pero al final cayó abatido.

PAN recibe su primera paliza en Yucatán

T

al como lo anticipaban las encuestas, el Partido Revolucionario Institucional dio una pequeña prueba de que está decidido a arrasar en las elecciones que se celebrarán este año en 12 estados, al ganar la primera de las contiendas, en Yucatán, propinando la primera paliza al Partido Acción Nacional. El tricolor, aliado con el Partido Verde, superó con 3.5 por ciento de los votos a la candidata panista y senadora con licencia Beatriz Zavala Peniche a la alcaldía de Mérida, la joya de la corona, que estaba en manos del blanquiazul desde 1991. Con una bajísima participación de apenas 54.9 por ciento del padrón electoral, Nueva Alianza se adjudicó su primera presidencia municipal en Temozón, al oriente, donde se ubica la zona arqueológica de Ek Balam. En el reparto de las 106 al-

6 gentesur

caldías, el PRI ganó la mayoría (65) mientras el PAN reportó el triunfo en 35, algunas de ellas de importancia como Tizimín, Motul, Chemax y los municipios conurbados a Mérida como Kanasín, Conkal y Chicxulub Pueblo. El PRD resultó triunfador sólo en dos alcaldías: Tadhziú -considerado uno de los poblados con mayores niveles de pobreza extrema en México-, y Tahmek. El PT venció sorpresivamente en Oxkutzcab, al sur del estado, mientras que Convergencia ganó en Cacalchén y el Partido Verde, sin su aliado PRI, en Tixpéhual. De las 15 diputaciones de mayoría relativa, el PRI al cierre del PREP, tenía ganadores en 13, en tanto el PAN apenas obtuvo 2 en la zona urbana de Mérida. Los otros 10 se repartirán mediante el método de representación proporcional. Angélica Araujo Lara, conforme a todos los indicios, será la nueva alcaldesa de Mérida y candidata natural del PRI a la gubernatura.


marcosromero

Premio al Mérito Deportivo a José Luis Luiggy Macías

L

a Asamblea Legislativa del Distrito Federal entregó la Medalla al Mérito Deportivo a varios destacados atletas que a nivel nacional e internacional lograron premios, y pusieron en alto a la Ciudad de México y al país, entre ellos al atleta José Luis Luiggy Macías Luna, que ha corrido 35 maratones en los estados más importantes. En sesión solemne del pleno, fue designado como deportista del año 2009 en la especialidad de Atletismo. Dos días después de recibir este galardón, como parte de su trayectoria

Constancia y Resistencia, cumplió 21 años sin dejar de correr un solo día, al completar 20 kilómetros en un circuito adaptado con medición de un kilómetro en el camellón de Eduardo Molina, de la capital mexicana. De este modo, rompió 219 marcas personales, a lo largo de 7 mil 670 días, que significan un recorrido de 87 mil 50 kilómetros. “Por cuarta ocasión festejo estos últimos 4 años en el Distrito Federal, pero tengo mucha fe en que no tardaré en continuar con mis salidas fuera del país y América del Sur, Centroamérica y los países sede de los juegos olímpicos”, señaló en un comunicado. El presidente de la Comisión de Juventud y Deporte, diputado Miguel Medina Pederzini destacó la labor de Macías Luna, así como de otros premiados, entre ellos el entrenador de judo, Francisco Adolfo Sosa Vázquez; Lino Muñoz Mandujano -badminton- y Edgar Sosa Medina, en boxeo profesional. Medina Pederzini aseguró que los galardonados son muestra de que las metas se pueden alcanzar con dedicación, entrega, esfuerzo y disciplina. “Su desempeño es ejemplo para la ciudad y el país en donde pareciera que la obesidad y las enfermedades cardiovasculares nos ganan la carrera”, indicó. A nombre de los galardonados, el entrenador Sosa Vázquez, destacó que para hacer triunfadores, debe iniciarse por la niñez y orientar a la juventud imbuyendo en ellos la disciplina, entrega y amor por el deporte. Luiggy, nacido el 10 de diciembre de 1952 y quien venció a la muerte en dos ocasiones, transformó un basurero en la avenida Eduardo Molina en un moderno centro deportivo y ha sobresalido por su relevante labor social en beneficio de la comunidad. Cualquier apoyo para que Luiggy continúe sus actividades benéficas es bienvenido. Para mayores informes favor de llamar al 5767 7753, de la ciudad de México.

Agustín Torres pide a los asambleístas reordenar sexo servicio en la Cuauhtémoc E

l delegado en Cuauhtémoc, Agustín Tórres Pérez, lanzó un llamado a los diputados locales de la capital mexicana a “tomar el toro por los cuernos y escuchar la voz de la población” para crear leyes para reordenar el comercio informal, el sexoservicio y la población en situación de calle, sin tener miedo “a perder sus espacios, su status político, ya que lo que importa es atender las demandas de la comunidad”. Lamentó que los legisladores no hayan hecho hasta ahora una ley que ayude a regular el sexoservicio, por lo que él, como autoridad delegacional dijo haber buscado el diálogo y el consenso para crear una alternativa viable, por la cual un grupo de trabajadores sexuales pueda trabajar sin verse afectados. Sobre el problema de la prostitución en la zona de la Merced, refirió que sin duda le hará frente, pero expuso que se debe hacer en forma planeada buscando “alternativas viables y serias”, entre ellas el cierre de hoteles donde los trabajadores sexuales laboran de forma insalubre, así como la inclusión de estas personas en programas sociales como los exámenes de mastografía, diabetes y VIH/SIDA. Respecto a las personas en situación de calle, Torres Pérez, recordó que a lo largo de los recorridos y asambleas que ha realizado, la petición de los vecinos es la remoción de éstos, principalmente de parques y jardines en donde se reúnen a consumir drogas, delinquir y hacer sus necesidades fisiológicas.

gentesur 7


de esto se habla Todavía sin noticias del panista Diego Fernández de Cevallos L a misteriosa desaparición de Diego Fernández de Cevallos -influyente ex senador y ex candidato presidencial del PAN-, cimbró el escenario político. Hacía mucho que no se registraba un hecho de esta naturaleza, después del rapto, por una semana, del ex secretario de Gobernación Fernando Gutiérrez Barrios en diciembre de 1997 o todas las proporciones guardadas, desde el asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio. El político panista era una especie de ministro sin cartera y los analistas suelen hablar de que le deben su puesto por lo menos dos secretarios de Estado -Fernando Gómez Mont, de Gobernación y el procurador Arturo Chávez Chávez-, así como varios magistrados. La prensa amarillista, de inmediato llamó al caso La nueva Paulette, aunque se esperaba a apenas unos días de su supuesto secuestro, que Diego apareciera con vida. El rastro de Fernández de Cevallos se perdió cuando arribaba cerca de la medianoche del viernes 14 de mayo a su rancho La Cabaña, en el estado de Querétaro, a bordo de su camioneta. Dentro del vehículo se hallaron documentos personales y una pluma con sus iniciales,

8 gentesur

pero no su celular. Fuera del mismo había unas tijeras -no se dice de qué tipo- manchadas de sangre y tampoco se dijo la cantidad de líquido hemático. Sólo informó la Procuraduría General de la República que el tipo de sangre era el mismo al que corresponde Fernández de Cevallos, aunque faltaría hacer un examen de ADN para certificar si es la misma del ex senador. Las autoridades señalaron al menos cuatro hipótesis sobre su desaparición: un secuestro con fines económicos, una venganza por motivos familiares o personales, un rapto con fines políticos perpetrado por algún grupo armado radical o un levantón, atribuible al crimen organizado. Se descartó casi de inmediato que el secuestro haya sido obra de un grupo armado. De hecho, el Ejército Popular Revolucionario (EPR) se deslindó del caso y señaló que “la política no es un problema personal”, por lo que se solidarizó con el dolor de su familia, así como de todas las familias que sufren por la ausencia de sus seres queridos. Pero que el EPR no haya perpetrado este secuestro, no quiere decir que otras organizaciones afines -que se desprendieron como ramas del mismo tronco, poco después de su aparición pública en 1996, en Aguas Blancas, Guerrero-, no lo hayan realizado. La guerrilla que antecedió al eperrismo se responsabilizó en el pasado, de célebres plagios como el del ex líder comunista Arnoldo Martínez Verdugo, ocurrido en agosto de 1985, y de los empresarios Ángel Lozada, del Grupo Gigante, Joaquín Vargas, del ramo televisivo y Alfredo Harp Helú, ex accionista de Banamex, todos los cuales reaparecieron con vida. La familia de Diego llamó a los secuestradores a que

entablen comunicación para negociar su liberación. El presidente Felipe Calderón, quien partía hacia España cuando se enteró del secuestro, envió un mensaje a Fernández de Cevallos, al informar que sus hijos “soportan con estoicismo estos momentos difíciles”. Pieza fundamental de la transición democrática, según algunos, expresión burda de la política al viejo estilo, según otros, Fernández de Cevallos concitaba amores y odios. El político fue acusado de recibir unos 60 mil metros cuadrados de terrenos en Punta Diamante, la mejor zona de Acapulco, por parte del gobierno de Guerrero, supuestamente a cambio de hacerse a un lado, cuando se hallaba a la cabeza de las encuestas en las semanas previas a las elecciones presidenciales de 1994 y amenazaba con vencer a Ernesto Zedillo. Como senador, se dice que apoyó fuertemente la criticada Ley Televisa para favorecer el duopolio televisivo y como litigante experto en derecho mercantil y socio de un prestigioso despacho de abogados, se habla de que ha sido el verdugo de la Secretaría de Hacienda, en particular al Servicio de Administración Tributaria (SAT), pues logró que le devolvieran mil 800 millones de pesos por concepto de IVA y IEPS a la empresa Jugos del Valle en el 2000. En 2005, acicateado por Liliana León Maldonado, de entonces 27 años y perteneciente a una de las familias más influyentes de Jalisco, influyó para ampliar a 4 carriles la hoy denominada carretera del amor que une a los municipios de Tepatitlán con Arandas en la zona de Los Altos, a un costo de 334 millones de pesos. El enamorado Fernández de Cevallos prestó maquinaria pesada para construirla, lo cual permitió ahorros por más de 32 millones de pesos.


gentesur 9


10 gentesur

FOTO . alberto carbot/GENTESUR


Gabriel Vargas

Hasta siempre Maestro tulancingo, Hidalgo 5 de febrero de 1915 méxico d.f., 25 de mayo de 2010

HASTA SIEMPRE MAESTRO

GABRIEL

vargas

La vida de este hombre, caballero en toda la extensión de la palabra, se extinguió eL pasado martes 25 de mayo, a las 07:31 horas. Ya era una celebridad por méritos propios, pero a partir de ese momento cruzó hacia la inmortalidad

G

ALBERTO CARBOT

abriel Vargas murió en estado de gracia, pero no de esos que rezuman santidad o incienso, sino en uno en el cual emanaba regocijo y vitalidad por las grandes satisfacciones que le dio a sus fieles lectores, que en varios países del mundo lo siguieron con fervor durante muchas décadas a través de Los Superlocos, con Jilemón Metralla y Bomba y por supuesto en La Familia Burrón, su más famosa historieta. El ícono de la caricatura mexicana, vivió como un hombre común y corriente, pero también fue un sibarita que supo disfrutar de la vida con su esposa Guadalupe Appendini, quien siempre estuvo a su lado y fue una privilegiada testigo de la bonhomía y singularidad de este hombre ya mítico. Fueron más de 80 años de trabajo continuo e incansable, los que dedicó el maestro, nacido con el don de recrear personajes que ya son inolvidables, y muestran con exactitud el arquetipo sociológico del mexicano. “Cronista de la cotidianidad urbana de la ciudad, ícono de la historieta mexicana, el más grande sociólogo de México”, son sólo algunos de los títulos del hombre que se mereció el respeto y la admiración de todos. Don Gabriel fue un distinguido y generoso amigo. A pesar de su avanzada edad, mantenía sus colaboraciones en Gentesur, que se honra de haberlo contado entre sus más insignes colaboradores y amigos. Hoy le rendimos un sincero homenaje. gentesur 11


nunca soñé convertirme en caricaturista Talento, genio y caballerosidad FUERON los principales distintivos del maestro Gabriel Vargas Bernal, sin duda, el caricaturista o creador de monigotes -como él mismo gustaBA llamarse-, más reconocido. A lo largo de 82 años de incesante trabajo, dio vida a centenares de PERSONAJES de la historieta mexicana. Por sus manos desfilaron FIGURAs tan disímbolAs como Jesucristo, Sherlock Holmes, Pancho Villa, Virola y Piolita, Poncho Lópes y Jilemón Metralla y Bomba, entre otros. Sin embargo, su mayor éxito lo constituyÓ La Familia Burrón, considerada como el retrato sociológico más exacto de la clase media mexicana

12 gentesur

FOTO . alberto carbot/GENTESUR

E

n el refugio habitual de don Gabriel Vargas, en su espacioso departamento decorado con buen gusto en la colonia Cuauhtémoc, de la ciudad de México, esa calurosa tarde de 1998, la recepción fue cordial. El maestro mostraba una gran afabilidad, algo inusual en un hombre al que no se le arrancaba una sonrisa tan fácilmente y menos de buenas a primeras. En efecto, en las innumerables fotografías familiares y los testimonios en video de sus conversaciones con los periodistas, este genial caricaturista siempre ofrecía un gesto adusto que escondía su bonhomía interior, la cual salía a flote sólo cuando las bromas de sus interlocutores hacían mella en el gusto del hombre que -paradojas de la vida-, llevaba entonces más de 7 décadas haciendo reír al resto de la gente. “Sólo escribo para la gente que sabe reír porque es gente feliz; la gente que no se ríe se está tragando su propia bilis, hace los lugares infelices. Mi esposa me hace relajo, porque -dice- tú nunca te ríes. Y es verdad, nunca me río, pero me gusta hacer reír a los otros”, reconocía. A simple vista era casi imperceptible el golpe de la embolia que por espacio de 15 días lo aisló del resto del mundo y de la cual, milagrosamente, había podido sobreponerse. No obstante, el impacto fue brutal: le provocó parálisis en su mano derecha, la otra parte de su alma, y lastimó también -aunque de forma leve- su dicción, además de romper con una actividad creadora febril que consumía hasta 20 horas diarias de su vida. “Lo que más extraño es dibujar yo mismo la revista y mis diarios paseos de 9 de la noche a 2 de la madrugada por los cafés, los teatros, las carpas, las calles y vecindades del México que tanto quiero y a los antros y sus mujeres, a donde llegaba muchas veces sólo a platicar y a observar, para alimentar mi ser y captar de cerca cómo vive el mexicano”, decía. En sus largos recorridos, observaba a la gente pobre, a la que consideraba “la más buena de todas, la más noble. Es algo que todavía me conmueve. “Yo caminaba mucho por San Juan de Letrán, una calle muy alegre. Desgraciadamente, hoy son otros tiempos y la ciudad ha cambiado muchísimo, la delincuencia se ha volcado


gentesur 13


FOTOS . alberto carbot/GENTESUR FOTO . archivo /GENTESUR

por las calles. Es otro país”, comentaba con un dejo de amargura, pero admitía que esos defectos no le impedían seguir amando a esta urbe a la que emigró desde Tulancingo a los 4 años. Cuando empezó a ser famoso, la gente comenzó a reconocerlo y lo invitaban a comer a sus vecindades como muestra de agradecimiento por recrearlas en sus tiras cómicas. “Me acuerdo que en los humildes patios interiores colocaban mesas con manteles amarillos y me ofrecían bebida y comida”. Luego, al recordar su actividad como el

14 gentesur

historietista más célebre del país, preguntaba: “¿Qué puedo decir que no haya dicho ya? En las entrevistas, casi todo me lo han preguntado y sin embargo, de lo que nunca he hablado es de mi enfermedad, de la embolia que sufrí, de esa cosa realmente endemoniada, espantosa”. Recordaba ya a la distancia, y con alivio, que cuando ello ocurrió “los médicos no daban ni 5 centavos por mi vida. Tan es así que le decían a Lupita, mi señora: -Gabriel se nos muere, así que váyase conformando, porque si logramos sacarlo de

este marasmo tan tremendo, quedará como una planta: no oirá, no hablará, ni podrá caminar”. Y eso me angustiaba, porque yo sí podía escucharlos, pero ellos no sabían. “Pero de pronto sucedió el milagro y a los 15 días yo ya estaba trabajando”. El principal efecto del golpe brutal que le infligió la enfermedad, fue que no pudo seguir dibujando inmediatamente, pero eso no fue un obstáculo pues con apoyo de sus ayudantes pronto recomenzó su vida. “Los textos de La Familia Burrón son


ACTIVIDAD INCESANTE. Prácticamente hasta el final de sus días, Gabriel Vargas se mantuvo vigente. En su estudio, en jornadas que a veces abarcaban 4 o 5 horas, realizaba la corrección de su legendaria historieta. Dictaba los argumentos y supervisaba las planas originales que luego serían enviadas a la imprenta

enteramente míos -decía-, buenos o malos son míos, pero por más que quiera ya no puedo dibujar, la mano derecha me quedó inútil. Antes yo los hacía totalmente; ahora le dicto a la señorita Guadalupe López, los dibujantes -Guty, Agustín Vargas, mi sobrino, hijo de mi hermano Ricardo que ya falleció, y René Ruiz- hacen el proyecto y después reafirmo lo que hice. “Las historietas las hago con cierta rapidez, porque no me cuesta trabajo crear los argumentos”, explicaba. De hecho, señalaba que cuando se ponía a trabajar, lo hacía porque simplemente se le había ocurrido una idea, “pero no siento algo significativo por alguno de mis personajes. Muchos compañeros dicen que de tanto dibujar uno, ya hasta lo sueñan”, pero él nunca soñó con ninguno de los integrantes de La Familia Burrón, donde los protagonistas son Borola y Regino y sus hijos Reginito, Macuca y Foforito. ¿Pensó alguna vez en su vida dedicarse a monero o monigotero, como usted dice? Nunca. Yo hacía dibujo en serio, es decir, ilustraciones, desde muy pequeño, pero pensar en ser monero, jamás. La caricatura ni soñaba con dedicarme a ella, pero después me ofrecieron un trabajo y me puse a hacer monigotes con tanto éxito, que hasta la fecha sigo en lo mismo. Increíblemente señalaba que nunca había visto una caricatura. Al principio de su carre-

ra, luego de su paso por Excélsior, trabajó con don Ignacio Herrerías en Novedades, que en ese entonces no editaba un diario, sino la revista Mujeres y Deportes y, por ejemplo, “realizaba una página pequeñita con ilustraciones de los sucesos mundiales de importancia, del tipo de El hombre más tatuado del mundo, El buda más inmenso del mundo y cosas como esas”. Luego salió a luz el periódico Novedades y un día don Ignacio le dijo: -Quiero que hagas una historieta porque están de moda. Pero don Ignacio, ¿cómo voy a hacer eso si no sé ni cómo se hace?, le respondí. -Tú haz una historieta, me ordenó, y me llevó varios periódicos americanos, del tipo de Walt Disney. Le dije que yo no podía hacer eso. Le puedo hacer una historieta pero de otra índole, usted sabe que yo dibujo en serio y me sería muy difícil hacer una historieta como esas, repliqué. -¡Pues búscate un tema y ya, hazla!, me comentó y me metió en un lío que era algo superior a mis fuerzas. Días más tarde Herrerías le preguntó: -¿Y qué tema has pensado? Pues en la vida de un señor que puede tener éxito. Pensé en la vida de Cristo. -No, no, eso no. ¿Cómo la vida de Cristo? Hacer proselitismo religioso está penado por la ley, nos vamos a meter en

un lío enorme. No, mejor piensa otra cosa. En esa época Lázaro Cárdenas era presidente de la República. Transcurrieron algunas semanas y el empresario volvió a preguntarle sobre lo que pensaba hacer y Vargas le insistió en que planeaba desarrollar ese tema. Luego de meditarlo brevemente, el editor le aceptó la

DIA DEL TRÁFICO. El maestro, frente al dibujo original, en tinta china, titulado Día del Tráfico, donde plasmó a 2 mil personajes. A la derecha, una imagen de la La vida de Jesús, publicada en el suplemento Mujeres y Deportes

gentesur 15


“De ese modo ilustré la vida de Jesús a mi manera e hice los diálogos de tal modo, que los pudiera entender hasta un loco o un idiota. “Le gustó tanto al señor Herrerías y recibió tantas cartas favorables de los lectores, que se publicaba todos los jueves no en una, sino a doble plana”. Con orgullo y nostalgia, el maestro me mostró entonces la hoja del periódico que conservaba con ese proyecto. “Es el único ejemplar que guardo de todo ese mundo que hice. “El éxito fue tan increíble que don Ignacio me preguntaba: -¿Cuánto te pagué la semana pasada? 50 pesos”, era mi respuesta. En esa época era una suma respetable. -Pues la próxima semana cobras 75. Eso es mucho dinero. -Pues no le hace, tú tienes un éxito arrollador y no me importa”, me decía. Y así fue semana tras semana. Con él gané lo que no he ganado con nadie, de tal modo que me llegó a pagar hasta mil 100 pesos por página, que era un dineral”. Ganaba más que un director de periódico en ese momento... -Sí, como no. Yo lo comprobé. En Excélsior -cuando yo era un chamaco y donde trabajé de aprendiz de dibujante, mensajero, reportero y hasta de archivista-, algunas veces le cobré el sueldo a don Gonzalo Herrerías, tío de don Ignacio, a don Manuel Becerra Acosta y a don Rodrigo de Llano. Sus suelFOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

propuesta. “Me comentó que lo haríamos, en espera de qué pasaría después y le pedí que me consiguiera una Biblia para compenetrarme en el tema y estudiar los vestuarios. Él me llevó 4 ejemplares enormes: uno italiano, otro español, otro estadounidense y otro impreso en México. “Llegué a mi casa con el montón de Biblias y le dije a Josefina, mi madre: Fíjate mamá que siempre sí voy a hacer la vida de Cristo”, señalaba. Por la noche, se puso a estudiar los libros y se dio cuenta de que, como le había advertido su madre, casi no los entendía, “porque los pasajes de La Biblia están escritos en forma tal, que casi están hechos para eruditos, no para la gente que apenas sabe leer”. Al día siguiente llegó a la oficina de Herrerías, de vuelta con los ejemplares. “Señor, siempre no voy a hacer nada, pues resulta que los mensajes de La Biblia están escritos en forma tal que escasamente los interpreto. No puedo hacerlo -le comentó. -¿Cómo que no vas a hacer nada? ¡Ah que caray, hombre! No me importa el gasto que hicimos sino que ya me habías ilusionado con la vida de Cristo, le respondió. Solamente que la haga yo a mi manera. Tengo un librito chiquito que se llama La vida de Cristo y viene escrito muy simplemente y de ahí puedo sacarlo para hacer la historieta. -Bueno llévate las Biblias para ver los trajes y con tu libro hazle los textos, me sugirió. Y así la hice, grandota”. Gabriel Vargas relataba que cuando le mostró su trabajo, él le dio el visto bueno.

ACREDITACIÓN DE PRENSA. La credencial de prensa que a los 23 años lo acreditaba como redactor en Novedades 16 gentesur

L

a imagen más sobresaliente que tengo de don Gabriel Vargas, es la de un hombre sencillo, alejado de banalidades y engaños, con gran personalidad y férreo carácter, al que siempre guardaré eterna admiración y respeto. Con su agudeza crítica, fino humor y picardía admirable, decía cosas y parecía no decirlas; destilaba pura esencia, pues cada frase contenía un chiste encerrado en ella. Difícilmente se reía, cualidad inapreciable en un humorista. Más que un sociólogo, el maestro Vargas, fue un testigo ingenioso de la realidad cotidiana. La jornada laboral empezaba a las 11 horas. Los cartones tapizaban el restirador, comenzaba interrogándome: -¿Qué viste en la televisión? ¿Qué dicen los periódicos?, Cuéntame en qué transporte llegaste y qué platican las personas Su mirada era tierna, y su mano izquierda siempre palmeaba mi hombro. ¿De qué va a tratar la historieta maestro? -le preguntaba. -De lo que quieras. Escoge tú el personaje, pero ya deja descansar a Satán Carroña; cada semana me das un número de él. Por favor, ya y apúrate, no te hagas la payasa. Deja al novio por un momento. Por San Nabor te lo pido. ¿Si? -Ring ring. Permítame maestro; suena el teléfono y voy a contestarlo. -¡Ya estuvo que no acabamos!- replicaba. Sentado, a unos cuantos pasos, con los dedos abiertos, simulando unas tijeras, me decía: -Córtalos córtalos. Señorita, señorita, por favor, su jefe quiere trabajar. Voy maestro. -Ponte atenta que te voy a empezar a dictar, lista. Sí. -Entonces, en la imagen, Regino va caminando por la calle con doña Borola. Habla Borola. ¿Habla Borola?, espéreme tantito. -¿Qué, todavía no escribes?, pon más atención. -Habla Borola: Regino, ¿cómo vienes de carácter? ¿Yo maestro, cómo vengo de carácter? -¡No, no. tú no! es Borola. Es ella la que está hablando. Y él comenzaba a burlarse de mí e imitaba entonces el rebuzno de un burro. Molesta yo le contestaba: Ya va a usted a empezar... -Pues tú, que no pones atención.


mi maestro, UN SER EXCEPCIONAL Volteaba la mirada hacia el cartón y me decía nuevamente: -Vengo de buenas. ¿Por qué? -¿Cómo que por qué? Te estoy dictando y ya está hablando Regino. Mira, mejor vete al baño a hablar por teléfono o vete a comprar unos tacos, para que te dé el aire, porque si no, no das una. Entonces yo lo abrazaba y él, con fingido enfado, me decía: -Ya, ya, por favor. Dedícate a trabajar; después echamos maromas. Realmente era una delicia trabajar con él. Así como vacilábamos, otras días eran de no hablar más que para aclarar alguna duda sobre el trabajo que íbamos a entregar. De repente me decía: -Quién te viera tan calladita. Ni los suspiros te he escuchado hoy, muy trabajadora, jua, jua, jua. ¡Cómo no! Tengo muy presente una anécdota inolvidable: Un día, cuando Lupita, su esposa, se fue a realizar una entrevista, le comentó al maestro que posiblemente llegaría un poco tarde para comer, y que para no esperarla, mejor se fuera al restaurante conmigo, y allá nos alcanzaría ella. Por la mañana, cuando llegué a la oficina, él me dijo: -Te invito a comer. Lupita nos alcanzará en el restaurante. Está bien, maestro. Empezamos a trabajar y de repente me comentó: -Hay que ampliar la viñeta, sí. Dame las escuadras. Al entregárselas me señaló: -¡Qué bárbara! Mira cómo tienes las armas de trabajo. No contesté nada, ya que estaban sucias de tinta y pegamento. Seguí sus instrucciones y de repente me dijo: -Pon el dedo en esta esquina y no lo muevas. Por atrabancada me pasé por abajo del restirador, y preguntó: -Ahora a ti qué te pasa; te estoy diciendo que pongas el dedo en la esquina y tú te pones a jugar. No maestro, estoy este lado para poder estar más cómoda ayudándole. Se molestó tanto, que empezó a regañarme. -El trabajo no es un juego: al trabajo hay que respetarlo. ¡Qué vas a entender tú, si eres la reina de los novios! ¡Ay si, Evodio, te quiero mucho. Seboruco, te amo! Pensé que estaba bromeando, y se me ocurrió decirle: ¡Ya maestro, por favor respete el trabajo! Eso fue el acabose. -¡Ahora tú me dices a mí lo que tengo que hacer. ¿Qué te pasa: llegas tarde, te pones a comer, estás platicando con tus amigos por la computadora, y ahora hablas de respeto? -me encaró furioso. Empezó a decirme cosas por el estilo. Entonces, ya molestos los dos, me advirtió: -Si no quieres trabajar, te me vas, pero ahorita te me vas. Y furioso tronaba los dedos. Al ver que no era una broma, fui al baño, y él caminó atrás de mí, diciendo: -Vete, pensé que eras responsable, pero veo que todo lo llevas a juego. Herida en mi dignidad, según yo, cogí mi bolsa y le dije: Me voy, eso me hubiera dicho cuando llegué, no en este momento. -Vete, no te necesito; peores me las he toreado y he salido avante. Sólo te digo una cosa: espera a Lupita, no te vayas sin hablar con ella. Le señalé: ella no va a venir a su casa. Lo alcanzará en el restaurante. Se quedó en silencio. Pero en ese momento volvió Lupita.

FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

g ua dalupe lópez zavala

Guadalupe Appendini, Gabriel Vargas y la autora -Terminó pronto la entrevista, que bueno que todavía los encuentro aquí, dijo ella. El maestro, en silencio, se levantó, caminó hasta donde yo estaba. Me levanté como resorte, abrí la puerta y le dije: ya me voy. Pero él me detuvo, y tocándome el rostro, comentó: -Cómo que te vas. No tienes palabra. Enojada le respondí: usted me dijo que me fuera. -¡Ah, pero eso fue en el despacho! Como amigos, tú tienes un compromiso conmigo para comer. Olvídate de lo que pasó, y vámonos, pero no te tardes en el baño, eh. Sonrió y me besó la mano. De esa calidad era el maestro Vargas, amigo, leal, pero, sobre todo, un hombre cariñoso; un ser humano sin dobleces. Siempre me decía: -Nena, el amigo defiende al amigo, grábatelo. Trabajábamos juntos casi toda la mañana, y por la tarde era una delicia compartir su mesa. Como buen gourmet, disfrutaba la comida y a los amigos; siempre estaba rodeado de ellos. Le encantaba recibir invitados en su casa. El disponía el menú. -Que haya varios platillos, por favor -le decía a Lupita-. No les ofrezcas comida de pobre. Este espacio sería insuficiente para describir al hombre que fue mi jefe, mi amigo incondicional, casi mi confesor. Cuando me regañaba decía: -Por tu juventud no ves lo que yo. Tienes que forjarte un carácter y no enojarte porque te corrijo; lo hago porque te quiero. Puedo afirmar haber sido la consentida de mi maestro, y no por llevarle manzanas, sino por ganarme su cariño y respeto. Él, durante 17 años, fue mi guía; se portó como un padre. Su mirada era transparente. Siempre decía: -Pórtate bien conmigo, porque cuando esté con San Nabor te voy a recomendar con él, diciéndole que eres cuatita. Tres días antes de su deceso, una vez más demostró su cariño cuando al acariciarme la mejilla, con sus ojos me lo dijo todo. Tuve la suerte de trabajar como su asistente y convivir con un ser humano excepcional. Adiós Gabriel Vargas, mi querido maestro Gabriel Vargas. Lo extrañaré siempre. Mis lágrimas no terminarán hasta volvernos a encontrar. G gentesur 17


POLIFACÉTICO. El genial caricaturista, además de realizar infinidad de historietas con diversos personajes que lo hicieron famoso, también incursionó en la fotografía. Algunos números de Paquito, fueron ilustrados a manera de fotonovelas a todo color, con imagenes y argumentos de su autoría. A la derecha, en su oficina de la Cadena García Valseca

Unidos o Francia, para ver quién resultaba una lumbrera, pero murió de repente. Y entonces por múltiples problemas, tuvimos que emigrar a la ciudad de México”. Un niño superdotado

dos eran menores a lo que yo ganaba en ese momento en Novedades. Llegaba a la casa, con mi mamá, y le decía: aquí está mi cheque. -Cada vez que me das un cheque me da mucho miedo, porque seguramente es dinero mal habido, me respondía ella. Pobrecita: los cheques los guardaba y ya llevaba así como 8 o 9 mil pesos”. Fue necesario que don Ignacio Herrerías hablara con su madre para decirle que ese dinero era fruto de su esfuerzo. “Así fue como pude ayudarla, pues quedó viuda muy pronto. Yo quedé huérfano de padre a los 4 años. Por eso menciono mucho a Josefina, mi mamá, pues cuando en Tulancingo murió Víctor, mi padre, mi guía espiritual y material fue ella”, señalaba. Acerca de su padre, indicaba que había sido un próspero comerciante que desafortunadamente murió durante una intervención quirúrgica. “Él deseaba enviar a alguno de sus hijos a estudiar en Alemania, Estados

18 gentesur

Luego de su arribo a la capital, don Gabriel inició sus estudios primarios en la escuela Rodulfo Menéndez, en el centro Histórico. Su vivacidad e inteligencia le permitieron saltar de primero a tercer año de primaria. Siempre ocupó los primeros lugares y demostró una gran aptitud para el dibujo que le valió el reconocimiento de compañeros y maestros. A los 12 años, trazó en tinta china a más de 2 mil figuras que celebraban El Día del Tráfico, un cuadro que se ubica en una de las paredes de su casa. El director de su escuela, Evaristo Ruiz, motivado por la destreza para el dibujo del pequeño Gabriel, le abrió el camino para conocer al entonces secretario de Educación Pública, Alfonso Caso, quien se quedó asombrado del trabajo que él había realizado sobre la construcción de la Catedral metropolitana. Esta oportunidad le permitió también contactar al director de Bellas Artes, Alfonso Pruneda quien, a su vez, lo presentó con Juan Olaguibel, autor de la Diana Cazadora. Pocos

días después le ofrecieron una beca para estudiar pintura y dibujo en Francia, pero esta oportunidad se truncó, en gran medida, por la difícil situación económica que atravesaba la familia. Sin embargo, a decir, del propio maestro, esto nunca le significó una frustración. ¿Qué pasó durante los preparativos para su viaje a París? Conforme transcurrió el tiempo, yo me iba entristeciendo porque tenía que dejar a mi madre. Un día le dije: mamá yo no me voy para Europa. Siento horrible que tú te quedes, mejor no me voy. -¿Cómo que no te vas? Ya nos comprometimos seriamente y te vas, me respondió. Yo le decía que quería quedarme para ayudarla en los gastos de la casa, porque mis hermanos mayores se habían casado y era necesario que trabajaran los más chicos para ayudarla. Así que llegado el día de tomar una decisión le dije a mi madre que de plano no me iría; me la pasaba llorando y mi mamá se enterneció. -Bueno, vamos a Educación Pública y a ver qué pasa, les voy a decir que no te vas, me dijo finalmente. Entonces ella pidió una audiencia con el secretario y le comentó que rehusaba a irme, porque quería ayudarla con los gastos.


FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

gentesur 19


PRINCIPIO Y FIN. Formalmente, el primer ejemplar de La Familia Burrón, surgió en 1948, con el título El señor Burrón. Costaba 80 centavos. A la renuncia de Vargas a la Cadena García Valseca, en 1971 comenzó a editarla bajo el sello GyG, cuyo último número (1616) circuló el 26 de agosto del 2009, luego de 61 años

De hecho ya tenía todos los aprestos realizados para el viaje. Mi madre me había comprado un traje peludo, peludo, que parecía panza de burro. Don Alfonso Caso me llamó y me dijo: -Ya hablamos con tu madre y quedamos en que te vamos a pensionar y con eso le ayudas a tu familia, y te vamos a dar trabajo. ¿A dónde te quieres ir a trabajar?, me preguntó. A Excélsior, le respondí sin dudar, porque era el diario que leía mi madre. Me hicieron una carta para don Gonzalo Herrerías, otra para Ernesto El Chango García Cabral y una más para Marianito Martínez”. Al día siguiente se presentó y habló con Gonzalo Herrerías y Manuel Becerra Acosta, quienes lo enviaron al departamento de dibujo con el El Chango, legendario caricaturista y Marianito Martínez, con quien empezó a trabajar a la edad de apenas 13 años. La trayectoria profesional del pequeño Gabriel Vargas comenzó a rendir sus frutos y pronto se le conoció familiarmente en el medio como Varguitas. Después de haber realizado algunas historietas cómicas para Jueves de Excélsior, y 20 gentesur

Novedades-, su carrera dio un vuelco luego de que obtuvo el primer lugar en un certamen para ilustrar un cuento infantil convocado por Editorial Panamericana, que además le significó un premio de 10 mil pesos y la posibilidad de trabajar en la Organización García Valseca, editora de El Sol de México. Agradecido, habló con el gerente de Excélsior, Gilberto Figueroa, a quien le comentó su intención de dejar la Cooperativa en la que, a los 17 años y por méritos propios, había sido nombrado jefe de Dibujo. En la cadena periodística García Valseca comenzó su trabajo como historietista. Creó Los Superlocos y su famoso personaje Jilemón Metralla y Bomba. Luego vendría la más representativa: La Familia Burrón -algunas ediciones de más de 100 páginas- y que en su mejor época logró tirajes que superaron los 500 mil ejemplares semanales. Para su incesante labor llegó a contar con el apoyo de más de 75 dibujantes que le auxiliaban en la edición de una plana diaria publicada en la ciudad de México y en los periódicos de García Valseca en el interior de la República. También era responsable de

los editoriales caricaturizados, 8 planas dominicales en el periódico Esto, un suplemento infantil y las campañas publicitarias de la cadena y del propio Excélsior. ¿Por qué optó por la caricatura y las historietas? Me puse a trabajar en los monigotes porque me daban más libertad económica. Con los dibujos en serio ganaba yo menos que con los monigotes y tuve tanto éxito que me preguntaban: ¿ -Cuántas páginas estás haciendo? Yo respondía: 8 diarias. -Pues desde mañana me hace 12. ¿Tantas? Decían que era una cosa imposible, un esfuerzo titánico. Si con esas no tenía tiempo ni para comer, pues con 12 menos. Las hice, pero para entonces tuve que buscar a mi primer ayudante, hasta que llegué a la planta enorme de 75 colaboradores. Don Gabriel refería que su escritorio estaba lleno de fotografías o artículos y nunca lo escombraba: “parecía un basurero porque ahí formaba los suplementos, dictaba los textos y después los afinaba”. Relataba que así fue toda su vida.


Prefería el aislamiento familiar. “Tengo amigos, pero no a todos les cuento qué ha pasado con mi vida. Es más: mucha gente cuando me ve, no sabe que estuve muy mal, porque domino mi enfermedad. Saludo bien, aunque la mano derecha me quedó tiesa. Mis dedos se engarrotaron y hasta para firmar un cheque tengo muchas dificultades. Me tardo mucho para hacer unas cuantas letras. En realidad me he alejado de ellos porque no me gusta que me vean enfermo”, señalaba. Al referirse al origen de La Familia Burrón -la publicación más longeva de América Latina, cuyo último ejemplar 1616 se publicaría el 26 de agosto del 2009-, comentaba con desenfado: “La hice cuando trabajaba en la cadena García Valseca y surgió por una apuesta que me hizo un amigo, Fernando Ferrari, quien me dijo que yo no era capaz de manejar un personaje femenino; y la hice casi a escondidas del coronel García Valseca”.

Hasta siempre Maestro

El origen de Los Burrón

Inspirados en personajes de carne y hueso, don Gabriel recuerda cómo nacieron los célebres Burrón: “Desde niño yo era muy observador. Cuando tenía aproximadamente 5 años, iba a jugar a la casa de Jaime El Baby, un chamaquito que no me caía muy bien, pero vivía cerca de mi hogar. Su mamá era muy mandona, voluntariosa, especial y ella escogía a los niños con los que su hijo podía jugar en su casa. “La madre del Baby era alta pero regordeta, de grandes senos y caderona, como cantante de ópera. Su marido, un abogado chaparrito -que ya superaba la media centuria-, trabajaba en el gobierno, no sé qué puesto tenía, pero era muy débil de carácter. Me acuerdo que mientras ella se arreglaba las pestañas y se maquillaba, sólo volteaba para ordenarle a su marido:

FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

“Hacía tantas cosas que me volví bueno para todo, hasta que me pesqué la embolia, por abarcar demasiado”, decía. Luego de 40 años en la cadena García Valseca, Gabriel Vargas decidió fundar su propia empresa editorial GyG. Posteriormente volvió a Ultimas Noticias de Excélsior donde publicó, durante 11 años, la popular Sopas de Perico y obtuvo el Premio Nacional de Periodismo en 1983. Luego, al poco tiempo de que la revista Gentesur comenzó a editarse, no puso objeción alguna en colaborar en ella, hasta el día de su muerte. Vargas consideraba a El Chango García Cabral como el mejor exponente de la caricatura en México, con quien trabajó en Excélsior y que sin duda marcó toda una era en la historia de los cómics mexicanos. Varios exponentes de esta profesión se convirtieron en dilectos amigos. Sin embargo, era notorio que las secuelas de su padecimiento no le permitían realizar muchas actividades de índole social.

Gabriel Vargas

SENTIDO DEL HUMOR. Gabriel Vargas se daba tiempo para disfrutar con sus amigos y colaboradores. Abajo, a la izquierda, Gabriel Vargas; Miguel Mejía (con cigarro), Jilemón Metralla; Guty Vargas, Alberto Tilingo Cervantes y René Ruiz gentesur 21


FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

LOS AÑOS 30. Gabriel Vargas, en una foto de época. En la imagen de la siguiente página, Guty Vargas, Héctor El gordo Macedo y Miguel Mejía, reciben instrucciones del maestro

-¡Vete por el pan y la leche, que se va hacer tarde! El pobre hombre, que todavía andaba en pantuflas y bata, le decía: -Ahorita voy, pero déjame arreglarme. Y ella le respondía autoritariamente: -¡No, te me vas ahorita; luego te arreglas!” Esa fue la pareja inspiradora. Don Gabriel refería que a Borola, su personaje principal -la señora gorda de origen-, “la hice flaca por comodidad de trazo. La situé en una vecindad, pero en realidad no la conocí ahí. Don Gabriel definía a Borola -contra la visión que muchos estudiosos tienen de ella-, como una suerte de precursora del feminismo, que luchaba por las libertades que ahora tienen los hombres y las mujeres”. la peluquería El Rizo de Oro

En cuanto a uno de los principales es22 gentesur

cenarios de la historieta, la peluquería El Rizo de Oro, señalaba que en realidad existió, pero no se llamaba así. “Estaba en la calle de Miguel Schultz, por donde yo vivía. Yo me iba a cortar ahí y me daba tentación ver que quien manejaba la maquinita, era un hombre muy instruido que no platicaba tonterías. Había estudiado ingeniería en la Universidad de México”, contaba. Así se enteró que terminó de peluquero porque su padre murió “y le dejó la peluquería, muy bonita, con varios sillones, y él no tuvo más remedio que ponerse al frente. Era su medio de subsistencia”. Lo que al maestro le llamaba la atención era que “él tenía una facilidad increíble para exponer conceptos, ideas y todo, muy diferente al común de la gente. Era un hombre inteligente al que llegué a apreciar bastante; un hombre preparado. Todos pensaban que estaba loco y no era así. Un

día me invitó a su casa. “Me comentó que estaba tratando de resolver el problema del movimiento contínuo. Ya sé que no lo voy a resolver, pero por lo menos me entretengo en mi casa, me dijo. “Tenía un aparato de pared a pared, con decenas de ruedas, resortes, y colocando un balín metálico sobre un recipiente, ponía a funcionar durante horas un engranaje que prácticamente caminaba solo. Realmente sorprendente. Un genio”. En torno a La Familia Burrón, desmientió la idea generalizada de que era su forma de vida “cuando en realidad la tenía arrumbada en un rincón. Ni le hacía caso. Qué raro: a la gente es la que más le gusta. Yo la tenía en un rincón, como un trasto viejo, no le prestaba atención ni cinco minutos, porque estaba abrumado de trabajo y es la que más satisfacciones me dio”. Relataba que en las noches dictaba hasta 6 historietas de 100 páginas y todo de memoria y luego en una mesa muy grande sentaba a sus dibujantes y les instruía sobre los cuadros que debían hacer. “Aquí debe ir Regino cuando llega a la peluquería. Aquí le grita Borola”. Parco en torno a revelar su vida privada, señalaba sin embargo que le agradaban de sobremanera los danzones “Me gustaba mucho eso del danzón. Carlos Campos, creo, me hizo 3. La Familia Burrón tiene sus danzones: El buen caperuzo tiene uno por ahí. Me los hizo también Mariano Mercerón. “Me acuerdo que cuando entraba al Salón México, si me veían entre la gente, en un momento se oía: danzón dedicado al maestro Vargas y amigos que lo acompañan”. Si no hubiera sido caricaturista, a este cronista singular de la vida urbana de México le hubiera gustado ser pintor e ir a Francia, pero dice que ni él mismo sabe sé qué hubiera sido de su vida. “Ni como hobby he pintado de caballete, porque no hubiera tenido tiempo. No tenía tiempo ni para comer. Yo comía hasta las 10 de la noche, porque en el día estaba abrumado por el trabajo. Los meseros llevaban del restaurante la comida y ni la destapaba”, recuerda. De hecho, esa fue la causa de que se enfermara por primera vez. “En esa ocasión, de pronto perdí la memoria, no sabía ni quién era yo. Fue una etapa de las 2 de la tarde a las 10 de la noche. El médico me dijo: Te dio amnesia incipiente y si te ha dado amnesia profunda, no sales de ahí”. Sobre esa experiencia, que lo dejó se-


nales pero recuerda que en algunas épocas el tiraje alcanzó los 500 mil. “Pero no sólo ha tenido que ver en ello el problema económico. También ha bajado por la sencilla razón de que la televisión tiene atrapada a la gente: va acabar con todo, hasta con los periódicos”, profetizó. Don Gabriel fue un crítico acerbo de la televisión, de la cual lamentaba que “todas las noticias te las dan digeridas y al paso que vamos, van a dejar un mundo de ineptos, de gente que esté sentada con una cerveza, frente a la tele, sin moverse, como idiotizados”. Sin embargo, no dejaba de reconocer que paradójicamente también era “un invento maravilloso que quién sabe hasta dónde llevará al mundo”. De la misma forma profetizaba que la televisión iba a acabar con las historietas. “Han venido aparatos que han revolucionado a todo el mundo. Los niños ahora están en el Nintendo, no con juguetes babosos como los de mi época. “Desde chiquitillos están dedicándole el tiempo que le pueden dar a sus papás y a sus estudios.

Hasta siempre Maestro

“Ahí por ese camino -el de la tele-, también está el invento del Internet y las computadoras. Ojalá que no acaben con todo”. Como anticipando el futuro, decía que “en los siguientes años sólo espero morirme y que me entierren. La historieta se iría conmigo, porque desde la tumba no seguiré haciendo muñecos. “Hablando en serio: ya no hay quien me siga. Guty, mi propio sobrino, y los demás dibujantes me advirtieron: Acabando tú, ya no queremos saber nada de la revista. Y es cierto, los dibujantes ya no trabajan aquí, hacen el trabajo en su casa, pero el estilo ya lo tienen más que copiado. Llevan muchísimos años trabajando conmigo”. Su mano derecha ya no le sirve para dibujar. ¿Nunca intentó hacerlo con la izquierda? No, nunca. Toda mi vida fui derecho y ahora de viejo no voy a estar de zurdo. Así concluyó esa charla, con el genial dibujante. G

gentesur 23

FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

riamente impactado, relata que se sintió “solo en el mundo. No sabía en qué trabajaba, no reconocía ni los billetes que saqué de mi pantalón. Fue horrible, una cosa espantosa. Perdí la memoria y no sabía ni quién era, si tenía mujer, hermanos, hijos, nada. Felizmente, como por obra de la magia, de pronto escuché un tin y me acordé de todo nuevamente. Fui a mi casa y los médicos me advirtieron que si no me cuidaba, la cosa sería peor. “No seas tonto, me dijeron. Y me tuve que calmar. Mi esposa Guadalupe terminó indemnizando a todos los dibujantes. Cuando volví ya no tenía ayudantes”. Maestro, ¿ha tenido contacto con los hombres de poder en México? ¿Ha sido cercano a algún presidente, por ejemplo? Pues sí los conocí, pero para qué mentir: he rehuido constantemente el trato con políticos. Yo siempre he dicho: político con puro, ladrón seguro. También se refirió a la reducción en la circulación de la revista. En el momento de la entrevista hacía 15 mil ejemplares sema-

Gabriel Vargas


24 gentesur


Gabriel Vargas

Hasta siempre Maestro

la dinastía familiar en tulancingo, hidalgo MI ESTRECHA AMISTAD CON GABRIEL VARGAS Y LUPITA, SU ESPOSA, ME PERMITIERON PROFUNDIZAR EN LA VIDA DE ESTE GRAN PERSONAJE. LAS CHARLAS COTIDIANAS SIRVIERON DE BASE PARA INTEGRAR, CON SU AUTORIZACIÓN, LOS APUNTES FUNDAMENTALES DE SU BIOGRAFÍA

FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

L

a idea de escribir los pasajes más importantes en la vida de Gabriel Vargas, surgió hace poco más de una década, luego de que, tanto el maestro como su esposa, la periodista Guadalupe Appendini, me incluyeron generosamente dentro del grupo familiar y reducido núcleo de amigos íntimos, del que ya formaba parte Lupita López Zavala, su asistente por casi 17 años. Las palabras “hijo” o “hermanito” proveniente de la venturosa pareja, me enaltecieron. Las reuniones familiares y cotidianas, las apetitosas comidas -los miércoles y sábados de cada semana-, formaron parte esencial de nuestra relación. A pesar de las múltiples tareas y compromisos que implica la edición de Gentesur, siempre intenté estar presente con ellos. Algunas veces, en el trajín que suponen las actividades periodísticas, inmerso en el trabajo, la redacción, el diseño y los viajes, he llegado a olvidar hasta el día en que vivo. El gentil reclamo por mis involuntarias ausencias, fue suplido desde hace mucho tiempo, por un sucinto letrero en cartulina blanca: “Comidas miércoles y sábados”, que escrito por Lupita López y firmado personalmente por don Gabriel y Lupita Appendini, sutilmente me recomendaron colocar sobre el librero de mi escritorio. “Hijo, ya no tendrás excusa; Carbot, ya no puedes faltar”, me decían divertidos. Durante varios años, las visitas a diversos restaurantes fueron la tónica. Eran legendarias sus incursiones en aquellos donde trataban como en casa, a la pareja y a sus acompañantes. Lo mismo el Belllinghausen de la Zona Rosa, El Chalet Italiano, La Góndola, El Méson de Amberes, El Taquito, El Casino Español, Loredo, Bavaria, El Focolare y El Hipódromo, del Hotel Roosevelt, al que el maestro jocosamente le llamaba el restaurante de los pobres y en el que mejor degustaba la carne tártara. Algunas veces acudía a desayunar a pie hasta el Vips próximo a su casa, solamente para saborear un enorme plato de fruta fresca. Gabriel Vargas era todo un gentlemen. Saludaba a las mujeres con un beso respetuoso en la mano. Su aspecto era pulcro; amable y caballeroso en extremo, y nunca permitía que alguien osara pagar su cuenta. En varias ocasiones, cuando comencé a integrarme, lo intenté y no me dejó. Aún así persistí. Una vez, al llegar a un establecimiento, discretamente entregué mi tarjeta y pedí que ni la cuenta presentaran al final; que yo la pagaría directamente en la caja. Sin embargo, al concluir la comida, preguntó por ella, y el mesero le dijo que ya no se debía nada. Persistente, interrogó enérgicamente al camarero, quien finalmente cedió y le dijo que yo había pagado la cuenta. Se me quedó mirando y con absoluta seriedad me advirtió: -De veras Carbot, si quieres seguir siendo mi amigo, por favor no lo vuelvas a hacer. Cuando yo invito, no le permito a nadie que pague la cuenta. No soy tu novia. Y a continuación ordenó que rompieran el voucher y certificaran que el dinero se me reintegrara. Tenía un carácter especial y no toleraba ese tipo de acciones. A partir de noviembre del 2008, dada su dificultad para moverse sin ayuda, por decisión LA FAMILIA VARGAS BERNAL. Abajo, sentados, de izquierda a derecha: Felícitas, Gabriel, Imelda y Ángel. En medio, Alberto, doña Josefina (embarazada de Agustín), don Víctor -con Josefina en las piernas-, Ramón y Victoria. Arriba, Marcos, Francisco y Ricardo gentesur 25


propia, las comidas en restaurantes se circunscribieron exclusivamente a su domicilio particular. Para sus desplazamientos -desde el estudio contiguo, donde trabajaba todos los días, hasta el comedor-, aún contra su voluntad, comenzó a utilizar una silla de ruedas. Formaban ya parte sustancial de ese grupo de familiares y amigos, el destacado maestro publicista Ángel Vargas, su hermano menor; Graciela Vargas Ortíz, su hija -acompañada por su esposo, el médico Federico Serrano; Yolanda Monina Palafox y Lupita López. También se contaba regularmente con la presencia de Gustavo Bernal Sahagún y su esposa Martha; Ernesto Juárez y Rafael de la Huerta. En muchas ocasiones convivieron José Luis Diego Trizas, y otros integrantes de ambas familias: hermanos, sobrinos y nietos o viejos y nuevos amigos de Aguascalientes, Hidalgo o la ciudad de México. Portentosamente, a la manera bíblica, en su casa, los alimentos de su mesa parecía multiplicarse para atender siempre a un imprevisto comensal. La sazón de Lupita Appendini, auxiliada en la cocina por Modesta Santana, siempre fue un acontecimiento culinario reconocido por todos sus invitados, pese a los comentarios guasones del maestro, en el sentido de que “disculpen que hoy les hayamos preparado una comida de albañil; de pobres”. Ello, a pesar que en la víspera, prácticamente era él mismo quien diseñaba el menú, a veces, producto de algún antojo surgido a mitad del sueño. Y sus instrucciones o deseos, eran cumplidos holgadamente por su esposa, quien prácticamente le reinventaba una carta para cada día, aunque tenía predilección por la sopa de ajo, algunas pastas italianas, pero fundamentalmente por los huevos estrellados, montados sobre frijoles refritos, preparados con mucha cebolla cortada en pequeños trozos, y aderezados con ajo y chile guajillo. Los cotidianos encuentros siempre fueron precedidos por una sobremesa en la que los temas de actualidad eran desmenuzados de manera formal o puntillosa, según el conocimiento, humor y afinidad política de los convidados. Gabriel ocupaba invariablemente la silla principal en la antesala. Siempre correcta e impecablemente vestido, se mantenía por largos minutos a la expectativa, casi en silencio, un tanto serio, con aparente ausencia -“porque ya estoy muy mal, casi no oigo”-, para saltar de pronto al ruedo e integrarse con toda su picardía y buen humor a la tertulia. A pesar de su formalidad que a muchos imponía, en confianza menudeaban sus bromas. Algunas, en torno a mi persona: 26 gentesur

-Cuando se muera Carbot, para que quepa en el cajón, voy a pedir que le hagan un par de hoyos y pueda sacar las patas por ahí, porque está muy largo... Ya próxima la hora de la comida, sus incesantes consultas a Modesta, la cocinera, eran parte de la escena cotidiana. -¿Ya, señora? ¿A qué horas? ¿Ya estárá lista la comida? Y pese a sus insistentes apremios, como ocurrencia, sólo hasta que Lupita daba el visto bueno al guiso, era el momento de pasar a la mesa. -Ya mi viejito, ahora sí, vamos a sentarnos -decía ella. -¡Vieja el último! -gritaba entonces el maestro. Se desataba la algarabía como en el recreo. Era la frase acostumbrada del jefe Gabriel. hasta que me muera

Cuando inicié el proceso de las entrevistas en torno a su biografía, aceptó caballerosamente la idea. Pero para desanimarme, esgrimía: -Para qué vas a escribir mi vida. Yo soy un viejo; no soy importante; no tiene caso. Ya soy un redrojo. Mi vida no tiene nada de interesante... Sin embargo, cuando me relataba su historia, los hechos más significativos de su existencia, lo hacía de tal forma que revivía los episodios como si éstos hubiesen ocurrido apenas ayer -con la memoria fotográfica y lucidez que lo acompañó hasta sus últimos días-. Fechas y nombres eran extraídos de su cerebro con velocidad pasmosa. En muy pocas ocasiones precisó del auxilio de

su asistente, para ubicar personajes o situaciones. -¿Verdad chata; esto ocurrió así ¿no? -Sí maestro, pero platíquele también aquella anécdota de... -le respondía risueña y avispada Lupita López. Más bien, cuando con su esposa puntualizábamos algún pasaje de su vida, paradójicamente era a él mismo a quien recurríamos para salir de dudas de inmediato. En compañía de su hermano Ángel, tuvo oportunidad de escuchar -en lectura en voz alta-, varios de los capítulos de su biografía. Y cuando llegábamos hasta algún pasaje muy personal, mientras recordaban lo vivido al lado de sus padres, algunas veces, sus ojos se empañaban. A mediados del 2004, le dije: maestro, creo que ya está listo el 80 por ciento del libro, y podríamos sacarlo este mismo año. -No mano, para qué ahorita. Publícala, pero hasta cuando haya clavado el pico. Por favor Carbot, hasta que ya haya muerto. -Pero maestro... -Sí, mano, para qué ahorita, luego. Dame tu palabra. -Está bien, pero quisiera que usted estuviera presente ese día. Sería un gran honor... -Hasta que me muera... -De acuerdo, pero le advierto que cuando eso ocurra, no va a tener oportunidad de defenderse. Pensándolo bien, mejor escribiré un libro, que será más exitoso y se llamará Lo que no dije de Gabriel Vargas. Y el maestro, regocijado, movía la cabeza hacia uno y otro lado. -Ya ni la amuelas, seguramente que será mejor -respondía divertido.

su biografía

B

ADIÓS A TULANCINGO

eso la mejilla de mi padre en señal de amorosa despedida, a través del vidrio del enorme ventanal de nuestra casa en Tulancingo, donde nací. Los brazos de Josefina, mi madre, me acercan hasta él, y en la lluviosa penumbra mientras se aleja, diciéndonos adiós entre la fugaz intensidad de los relámpagos, apenas si alcanzo a percibir su imponente figura de recio jinete, hombre serrano, al que nada intimida y nadie detiene. Y lo recuerdo como si hubiera sido ayer. Mi madre, muchos años más tarde en México, se encargaría de afirmar que yo tenía algo especial, “porque creo que desde mí vientre, donde apenas crecías, tú ya tenías uso de razón”, me dijo. Y puede que sea cierto, porque yo platico todavía muchas cosas de las que ni siquiera mis hermanos se acuerdan. En 1909, poco antes de fallecer, mi abuelo Francisco Vargas, originario de Sevilla -casado con la médico homeópata potosina, Concepción Vargas-, y quien se encargaba de comerciar con las poblaciones de las 3 huastecas, decidió que Víctor, mi padre, muy joven aún, se que-


FOTOS .ALBERTO CARBOT /GENTESUR

dara al frente de los negocios familiares. Poseía un ejército de mulas que salían cargadas hacia la sierra con todo tipo de utensilios y víveres. Transportaban zapatos, cobijas, útiles para el hogar, sombreros, arreos, pescados, latas y hasta vino. Todo lo que hoy podría encontrarse fácilmente en un moderno supermercado. En la casa de Tulancingo, en la avenida 21 de marzo, de enormes y macizas vigas y amplios jardines, desde temprano podía verse una veintena de zapateros -trabajando arduamente en el calzado que mi padre luego vendía en la sierra-, y también a musculosos hombres con grandes mandiles albos, encargados de destazar gigantescos pescados a los que untaban sus entrañas con sal de grano y luego metían en enormes cajas que se amontonaban hasta el techo. En otro salón, repleto de aparatos extraños, se elaboraban sombreros de palma. También se hacían sombreros “de ciudad”. El lugar tenía un olor muy especial por la resina que se utilizaba. El fieltro lo compraban en México y llegaba en descomunales rollos. Ahí en mi casa, siempre del brazo de mi madre, recorría estos grandes salones, donde todo se confeccionaba, con la curiosidad propia de un niño. Cuando falleció el abuelo Francisco, de buenas a primeras mi padre se enfrentó a un mundo que, aunque no le era desconocido, de un solo tajo le absorbió la mayor parte de su vida y lo convirtió en el eje principal de su familia. Para cumplir con sus obligaciones se adelantaba al ejército de arrieros al mando de Amador Ayala, un tipo enérgico, curtido por el sol, y de todas sus confianzas. El, con mano férrea era responsable de la suerte de sus hombres y la de 80 o 90 animales cargados hasta el límite de su resistencia, con los pedidos que mi padre recogía en los poblados transitados. Lo escoltaban comúnmente 2 o 3 trabajadores que siempre iban armados, porque en aquellos años, al igual que hoy, los asaltos en los caminos eran cosa habitual. De sus viajes a la sierra, que duraban varias semanas, frecuentemente regresaba enfermo. “Te vas bien y mira cómo vuelves” decía mi madre, porque él se quejaba de un terrible dolor en la garganta. “Me siento muy mal; ya me explicó el doctor que si sigo así tendrán que operarme”, comentaba. Y ella le respondía “pues tienes que atenderte, y si ya te dijeron que no hay más remedio que la operación, pues debes hacerlo”. Pero mi padre rehusaba, porque decía

EN FAMILIA. En la imagen superior, el maestro en compañía de su hija Graciela y su esposo Federico Serrano; su hermano Ángel Vargas, Alberto Carbot y Lupita Appendini. Abajo, con Borola Tacuche de Burrón, uno de los personajes más significativos de su prolífica obra gentesur 27


que no tenía tiempo. “Para eso tengo que ir a México y a Pachuca.., no puedo”, era su argumento. Al fin, un día se decidió y como su posición era desahogada, acordó operarse en nuestra propia casa. En un enorme cuarto al que mandó a pintar todo de blanco, poco a poco se fue colocando el mobiliario quirúrgico que paulatinamente fueron enviando desde México. Cierro los ojos, y como en un mal sueño, distingo los diversos anaqueles con instrumental médico que fueron alineados en una esquina de la habitación. Habré tenido 3 años en esa época, pero siempre he sido de muy buen entendimiento. Decían que desde pequeño, yo tenía un sentido increíble de la retención. “Es una operación muy fácil, no corres ningún riesgo”, le aseguraron los médicos. Por eso, la víspera, decidió organizar una fiesta a la que estarían invitados todos sus amigos. Esa misma noche, sentado en su sillón favorito, como acostumbraba en el entorno familiar, a mi hermano Angel y a mí nos tomó en sus brazos, y mientras galopábamos hasta cansarnos sobre los imaginarios y briosos corceles que eran sus piernas, le preguntaba a mi madre sobre quiénes habían sido convocados al festejo. “¿Ya invitaste a fulano?”, le decía entre tanto. “Ya”, respondía ella. “¿Y a zutano?”, volvía inmediatamente a cuestionarla. “Ya están todos”, exclamaba. “Que no les falte nada. Quiero que todos se la pasen muy contentos”, manifestaba entonces con voz alegre. Creía que su operación era una broma, algo que se acumularía en el anecdotario y que al paso del tiempo sería recordado solamente como motivo de comentario jocoso entre sus amigos. En privado, el carácter de mi padre era muy alegre, risueño siempre, aunque afuera, ante los demás, aparentara una seriedad que imponía; serio, pero buena persona; un hombre también magnánimo que nunca fue miserable y ayudaba a la gente. Apenas amaneció, mi padre salió por el médico de México y su colega de Tulancingo, y juntos se trasladaron a la casa. Desde muy temprano ésta se llenó de invitados, a los que ofreció un desayuno pantagruélico. Mientras los grupos se organizaban y distribuían por los corredores y las habitaciones, los niños correteábamos inquietos y bulliciosos entre los pasillos y el enorme jardín. La casa era tan grande que los hijos pequeños teníamos nuestros propios caballitos y subibajas, mientras que los mayores dis28 gentesur

ponían de un espacio con barras paralelas y argollas para ejercitarse. Acompañados por los médicos y las enfermeras, al disponerse a entrar al “quirófano”, papá recibió el aplauso de sus amigos quienes ciertamente juzgaban la operación como un hecho sin importancia. Al paso, entre la algarabía y saludos de todos, alcanzó a decirles: “Ahorita regreso con ustedes, pero antes me voy a meter a la sala de la muerte”. La puerta de madera se cerró tras él y los invitados continuaron en su parloteo. Sin embargo, apenas habían transcurrido unos pocos minutos, cuando la puerta se abrió de pronto, y una enfermera visiblemente angustiada acertó a gritar: “¡Se murió el señor Vargas! ¡Se acaba de morir el señor Vargas!” Los gritos de la mujer causaron una enorme agitación entre los presentes. Estupefactos se miraban unos y otros. Algunos consideraban que sólo era una broma pesada de mi padre. Sin embargo, otros sí lo tomaron en serio y la conmoción se apoderó del lugar. Recuerdo que corrí hasta el cuarto. Fui el primero que llegó hasta la mesa de operaciones. Monté como pude los pequeños escalones y me sujeté firmemente a su cuerpo aún tibio. Su cabello mecido hacia atrás, enmarcaba un rostro sereno, apacible, el mismo de siempre. Parecía dormitar. Un algodón asomaba entre su boca y se perdía por la garganta. Apenas estaban preparándolo cuando sobrevino su muerte. Ninguno de mis hermanos sabe lo que yo vi. Les costó trabajo arrancarme de él. Cuando salí y la gente se percató de la magnitud del hecho, todo mundo quiso entrar a cerciorarse. Mi hermano mayor, Francisco, que entonces habrá tenido unos 19 años, horrorizado por lo que había pasado, tomó una pistola y en un arranque de desesperación intentó matar a los médicos. Fue preciso la intervención de varios de los invitados para hacerlo rodar por el suelo, desarmarlo, y evitar otra tragedia. Comentan los especialistas, médicos amigos de nosotros, que en ese tiempo, cuando mi padre, de sólo 38 años se operó, usaban cloroformo y éter como anestesia. En consecuencia, no se tomaron las previsiones debidas, no lo examinaron y eso contribuyó a su muerte. La incredulidad, el llanto y una profunda congoja, fueron las convidadas imborrables durante su velorio. Toda la casa y las calles aledañas fueron insuficientes para contener a

tanta gente que acudió a darle el último adiós. Amigos y familiares, al igual que integrantes de sociedades científicas, asociaciones católicas y escuelas de monjas, todas esas instituciones a las que papá siempre apoyó, se presentaron portando enormes ramos de flores, pancartas, y muchas palabras de aliento, que sin embargo, nunca más podrían hacer retroceder el tiempo, despertar de esa pesadilla, ni arrancarnos del alma esa inmensa tristeza, que fue nuestra compañera en la orfandad, por el resto de nuestras vidas. Adiós a Tulancingo

A la muerte de mi padre, mamá decidió que nos trasladaríamos a la ciudad de México. Pese a la oposición de nuestros parientes y amigos, comentaba que “como a mis hijos no los puedo mandar a educarse a Europa como era el deseo de mi marido, y mientras arreglo la situación de la herencia, nos iremos a la capital”. Mi padre siempre le dijo “quiero que mis hijos se vayan, uno a estudiar a Alemania, otro a Francia y otro a Estados Unidos y a su regreso me sorprendan con sus conocimientos. A ver quién de todos tiene más despejado el cerebro y estudie una carrera de la que me pueda sentir orgulloso”. El se lo repetía con mucha frecuencia, pero cuando murió todo se quedó en un buen deseo. El único que sí logró viajar por todo el mundo, hasta que murió, fue mi hermano Marcos, representante de unos laboratorios alemanes. Viajaba tanto, que cuando llegaba de vuelta a casa, en México, mis hermanos y yo gritábamos: “ya llegó el señor”. Y mi mamá nos decía “no es el señor, es su hermano”. Transcurrieron más de 2 años, y pese a la férrea negativa de todos los parientes, empeñados en no dejarnos partir, en plena madrugada, sin decirnos absolutamente nada y casi dormidos, mi madre nos sacó de la casa y nos acostó en una pequeña carreta de madera que mi padre había hecho construir para nosotros. Era un carro pequeño con llantas de madera, como una carroza, que inicialmente tiraba un caballo. Sin embargo, un buen día, el animal acicateado por el cochero, respingó encabritado y alarmó a mi madre. “No quiero que vuelvan a subirse a ese carro; va a ser trágico para mis hijos. El caballo no es de fiar y no les vaya a pasar algo”, sentenció. Pero bromista como era mi padre, y para desvanecer sus temores consiguió una burra, La Chapina, de grandes cascos y patas chuecas, que desde entonces tiraba de la carreta. Y en ella, esa noche viajaban conmigo


Fechas significativas en la vida de Gabriel Vargas 1915

El 5 de febrero nace Gabriel Vargas Bernal en Tulancingo, Hidalgo

1924

A los 9 años, obtiene el segundo lugar en un concurso de dibujo infantil convocado por la embajada de Japón

1936

Publica su primera historieta Frank Piernas Muertas, en el suplemento Jueves de Excélsior. Al año siguiente presenta Virola y Piolita

Crea Los superlocos, en la revista Pepín, cuyo personaje central es don Jilemón Metralla y Bomba, que se publicará hasta 1947

1938

Su familia arriba a la ciudad de México, donde se instalaron en un departamento en la calle de Moneda número 50, en el Centro Histórico

1919

A los 16 años ingresa al periódico Excélsior como ilustrador, con un sueldo de tres pesos a la semana

1932

1948

Edita formalmente La familia Burrón

Funda su propia casa editorial, a la que llamó GyG, las iniciales de su nombre y el de su esposa Guadalupe Appendini

1978

FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

1931

2010

Fallece el 25 de mayo en su domicilio de la ciudad de México

1980

Es designado jefe del departamento de dibujo en Excélsior, gracias a su eficiencia

Una embolia cerebral le paraliza la mitad izquierda del cuerpo

gentesur 29


Premios y reconocimientos otorgados al maestro 1981

El Club de Periodistas de México le rinde un homenaje por su trayectoria

1983

Recibe el Premio Nacional de Periodismo

1985

La ciudad de Tulancingo, Hidalgo lo declara Hijo predilecto

2003

Recibe el nombramiento de Caballero de La Legión de Honor Nacional

2004 La Asamblea Legislativa del Distrito Federal y el Servicio Postal Mexicano emiten una estampilla especial, La caricatura en México

2003 Recibe el Premio Nacional de Ciencias y Artes

2003

Entrega de la medalla José Vasconcelos del Seminario de Cultura Mexicana

2005

La Secretaría de Educación Pública y el Instituto Nacional del Derecho de Autor, le otorgan el premio Gran Orden de Honor Nacional al Mérito Autoral

2005

Recibe el premio La Catrina, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

2006 2006 Alejandro Encinas, jefe de Gobierno del Distrito Federal le otroga el reconocimiento Ciudad de México

30 gentesur

El Congreso Legislativo del Estado de Hidalgo le confiere la presea Pedro María Anaya


Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del Distrito Federal lo nombra Ciudadano Distinguido. Se inaugura la muestra De San Garabato al Callejón del Cuajo, en el Museo del Estanquillo de la Ciudad de México

2007

2008 Recibe el título de Doctor Honoris Causa que le otorga la Universidad Autónoma de Hidalgo

mis hermanos Angel, Ramón y mis hermanas Imelda y Josefina. Mi madre y sus hijos mayores, Marcos, Francisco, Ricardo, Alberto, Victoria y Berta, marchaban adelante de nosotros, en un Ford que mi padre había comprado. Durante el trayecto, a mis 5 años, percibí de pronto movimientos bruscos, muy raros que me despertaron. Al abrir los ojos, me enderecé y vi que no estaba en mi cama. Por momentos creí que soñaba. “¿Dónde estoy?”, me preguntaba una y otra vez, hasta que, a través de las rendijas, pude observar las ruedas del coche y a distancia, perdida en la oscuridad, las luces del hogar que abandonábamos de manera furtiva. “Mamá, ¿dónde estás?”, comencé a gritar desesperado. En mi angustia buscaba su consuelo. Muy pronto el coro de las voces de mis demás hermanos, alertados por mis gritos, se unió a mi llamado. “Duérmanse niños, ya duérmanse. Su mamá va allá adelante”, nos respondía la voz grave de uno de los trabajadores de la casa, involucrado en nuestra huida. “¡Mamá! ¡Mamá!”, gritábamos todos sin tomar en cuenta su intento tranquilizador. En la madrugada, al llegar a la estación de ferrocarril de Tulancingo, nos sacó a todos y en perfecto orden nos acomodaron, cubiertos por gruesas frazadas, en una serie de bancas. Desde allí, observamos la llegada de otros viajeros y vendedores de café, enchiladas, tamales y quién sabe que tantas cosas más. Poco a poco el lugar se fue transformando y el olor a comida caliente nos despertó el apetito. No obstante, mi madre permanecía impasible a nuestros ruegos, sumida en sus pensamientos que sólo fueron ahuyentados por nuestras incesantes súplicas de comprarnos algo de lo que aquella gente ofrecía. Al fin accedió y un jarrito de humeante café fue motivo de fiesta para todos. En horas que se me hicieron interminables, un agudo silbido y una densa nube de vapor, anunció el arribo del tren en medio de un tremor que sacudió la fría estación de Tulancingo y, al mismo tiempo, volvió a estimular nuestra curiosidad infantil. Con mis hermanos, observábamos la escena regocijados y ajenos al rumbo que desde ese momento tomaría nuestra existencia. No sabía hacia dónde nos dirigíamos, pero el viaje en ferrocarril se me hacía un sueño. Sólo mis hermanos mayores y mi madre conocían nuestro destino final y por

Gabriel Vargas

Hasta siempre Maestro

ello sus rostros apesadumbrados. “¿Vamos de paseo?”, le pregunté muchas veces. Ella, absorta, como hablando consigo misma, sólo respondía “mejor duérmanse”. Pero no quisimos dormirnos. Una vez en el tren, a través de las ventanillas crecía mi curiosidad y emoción al observar el raudo paso de los árboles al movimiento del convoy. Intentaba sacar la cabeza, pero me lo impedían mis hermanos mayores que platicaban en voz baja y con actitud de entereza se brindaban mutuo consuelo. Y así llegamos a la ciudad de México. Una persona cercana a la familia nos ayudó a conseguir una casa muy amplia en el centro, en la calle de Moneda 50, si mal no recuerdo, a un costado de Palacio Nacional. Era el año de 1920. La casa tenía unas piezas enormes, porque mi madre peleaba porque sus casas siempre tuvieran techos muy altos para colgar sus cortinas. La de Tulancingo poseía enormes cortinajes y gruesos tapetes. Poco tiempo después, mi madre recibió en México sus cortinas y alfombras. Le gustaba vivir con libertad, sin estrecheces; los pasillos eran tan largos que algunas veces patinábamos sobre ellos. En ese lugar permanecimos 2 años. Después, como ella luchaba porque ingresáramos a una escuela ubicada en la calle de Guatemala 71, nos cambiamos a otra casa, en Jesús María, que estaba más cerca del colegio, donde vivimos con cierta holgura, pero no exentos de penurias económicas, sobre todo porque los encargados de atender el negocio familiar en Tulancingo abusaron de su generosidad. Fue necesario entablar un litigio que llevó más de 16 años y al final ella perdió casi todo. En tanto, para sobrellevar el peso del hogar, tuvo que buscar un empleo. A todos nos dolió que mi madre trabajara. Ingresó como obrera a unos laboratorios medicinales y al año fue designada jefa de máquinas. Ella debió poseer algo muy especial; un agudo sentido de la observación. Fue el único trabajo que tuvo. Un día le pregunté seriamente: “¿Mamacita, el día en que yo gane un peso, tú dejarías de trabajar?” “Sí, hijo. Lo haría, porque las madres estamos para cuidar a nuestros hijos y por mucho que necesite el dinero, necesito más del cariño de ustedes”, respondió. Por eso, cuando gané mi primer moneda, ella renunció a su empleo. G gentesur 31


FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

su Candidatura al Premio Nacional de Ciencias y Artes

P

ese a que el trabajo de Gabriel Vargas había sido reconocido por varias instituciones culturales y periodísticas del país, siempre consideré que era injusto, que el gobierno de la República no hubiese valorado en toda su dimensión, su significativa trayectoria y aporte a la cultura nacional. La confianza con que me distinguieron él y Lupita -al permitirme hablar en su representación en algunos eventos formales-, me llevó a conformar un esquema para promoverlo como candidato al Pre32 gentesur

mio Nacional de Ciencias y Artes 2003. Y la oportunidad se presentó al poco tiempo, durante la entrega del reconocimiento Aluxe a la Eminencia 2003, en su natal Hidalgo. El homenaje tuvo lugar en Pachuca la noche del 2 abril de ese año en el salón Villa Gabriela. Me tocó hablar en su nombre, ante la presencia del gobernador Manuel Ángel Núñez Soto y el presidente de la empresa periodística Síntesis, Armando Prida Huerta. Cuando intervine en el pódium, ya habían concluido los discursos de ambos per-

sonajes, y esperaban el mensaje de Gabriel Vargas. Después de hacer un breve resumen de su trayectoria y agradecer en su nombre el emotivo homenaje, a título personal hice un llamado al gobernador Núñez Soto, para plantearle que en su carácter de máxima autoridad del gobierno hidalguense, tenía la obligación moral de encabezar la propuesta y sumar los apoyos necesarios para que a Gabriel Vargas le fuese concedido el Premio Nacional de Ciencias y Artes. Reconozco que el llamado lo hice sin su


Gabriel Vargas

Hasta siempre Maestro

autorización, porque de haberlo sabido de antemano -modesto y discreto hasta la saciedad como era el maestro-, nunca me lo hubiese permitido. Ante mi respetuoso pero firme llamado, el gobernador retornó a la tribuna y tomó nuevamente el micrófono, para dirigirse al auditorio y señalar que aceptaba el mensaje; que personalmente encabezaría los esfuerzos y sustentaría con el apoyo de otras instancias culturales la propuesta, para que se le considerara al maestro como candidato viable a recibir el premio. Al término del acto, mientras nos dirigíamos hacia el vehículo, casi al oído, el maestro me dijo en tono de reprimenda amistosa, pero tal vez interiormente complacido: -Qué bárbaro, Carbot, ya ni la amuelas; en qué cosas te andas metiendo, pero gracias de todas maneras, me emocionaste chato. El periódico Síntesis reseñó: “El gobierno de Hidalgo ofreció todo su apoyo a la propuesta para que uno de sus hijos predilectos, el maestro Gabriel Vargas Bernal, creador de La Familia Burrón, sea acreedor del Premio Nacional de Ciencias y Artes”. Y así fue, el gobernador cumplió. El 11 de diciembre del 2003, Gabriel Vargas recibió este galardón de manos de Vicente Fox, en una emotiva ceremonia en Los Pinos.

FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

PROPUESTA. Gabriel Vargas, acompañado por Alberto Carbot, director de Gentesur (izquierda) recibe el galardón Aluxe a la Eminencia 2003, en su natal Hidalgo. Ahí se gestó la propuesta a su candidatura

De nueva cuenta, el 23 de junio del 2006, al intervenir a nombre del maestro, durante la entrega del reconocimiento Ciudad de México 2006, por su labor como cronista de la capital -ceremonia realizada en el patio del antiguo edificio del Ayuntamiento-, ante Alejandro Encinas Rodríguez Jefe de Gobierno del Distrito federal, propuse que se erigiese una estatua, no del maestro Vargas, porque él era un hombre muy modesto, pero sí de sus personajes. Encinas se comprometió a que “antes que termine mi gestión, La familia Burrón tendría su espacio escultórico, su monumento en esta ciudad. La mayor parte de los habitantes de esta ciudad va a seguir riendo con sus propias historias, pero también va a sonreír de cara al futuro”, dijo. Cifró su promesa en falsas expectativas, previendo el triunfo de Andrés Manuel López

FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

ALEJANDRO Encinas, MARCELO Ebrard y la mano de Alejandra Moreno

RECONOCIMIENTOS. Con el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Alejandro Encinas, luego de la ceremonia de entrega del reconocimiento Ciudad de México. Abajo, con Marcelo Ebrard, quien le entregó el diploma que lo acreditó como Ciudadano Distinguido gentesur 33


FOTO .ALBERTO CARBOT /GENTESUR

PROYECTO. Acompañado por su esposa Lupita Appendini, el maestro observa la figura de Foforito, integrante del proyecto original en torno a La Familia Burrón, que se diseñó para ser ubicado permanentemente en un parque o jardín de la ciudad de México

Obrador, su antecesor, a la Presidencia de la República. Concluyó su gestión sin cumplir su palabra. El 21 de noviembre de 2007, Marcelo Ebrad, jefe de gobierno del Distrito federal le entregó a Gabriel Vargas el galardón como Ciudadano Distinguido en el salón de cabildo del edificio del Ayuntamiento. Acompañado por Lupita Appendini, quien dirigió un mensaje a nombre de su esposo, al término del evento pude concluir una conversación iniciada brevemente con Ebrard en una de las salas, minutos antes de que comenzara la ceremonia solemne. El objetivo era el mismo -le dije. Crear un conjunto escultórico con los principales personajes del maestro, que yo ya había diseñado en colaboración con el grupo Skelos, un grupo de jóvenes y talentosos escultores que descubrí en una exposición dedicada a los cómics. Muy receptivo, Marcelo Ebrard, aprobó la creación del conjunto escultórico en tamaño natural, y encomendó la tarea a Alejandra Moreno Toscano, titular de la Autoridad del Centro Histórico. 34 gentesur

-Trabajen y preséntame a la brevedad el proyecto que Alberto ya tiene. Lo vamos a hacer -le pidió. Desde el inicio -al comentarle más tarde que todo había quedado en el aire con Encinas Rodríguez y esperaba que esta vez no sucediera lo mismo-, el semblante de la señora Moreno se tornó adusto y su actitud conmigo fue hostil. Días después, ante su inacción, apenas si respondió dos llamadas mías, vía celular, en las cuales le pedí cortesmente diera cumplimiento al acuerdo con Ebrard. No volvió a tener contacto conmigo. Advertido por los Skelos -a quienes ella sí había contactado, porque yo le había proporcionado sus datos-, asistí al Museo del Estanquillo, a una sola reunión, donde se arrogó la idea y manifestó que ella decidiría todo. Por principio de cuentas deshizo el proyecto original, que consistía en la construcción de un conjunto en metal o concreto, que se instalaría permanentemente en uno de los muchos parques o jardines que afortunadamente todavía posee la ciudad.

Ella optó por copiar e imponer un sistema europeo, de esculturas itinerantes, a base de fibra de vidrio y poco peso, que supuestamente le había recomendado Marcelo Ebrard y debía replicarse en México. Un evento similar al CowParade o desfile de vacas decoradas. Además, sin el menor rubor, señaló que el diseño que yo había realizado con los personajes de La familia Burrón y que los Skelos habían maquetado, pasaría a ser propiedad del gobierno del Distrito Federal. -Si alguna entidad llegase a solicitar una copia, tendrá que pagarle regalías a al gobierno de DF, manifestó. No señora -le dije-. En todo caso, si ustedes van a cobrar regalías, ellas le corresponderían al maestro Vargas. De forma impúdica, pero sin atreverse a verme de frente, soltó una frase que engloba su desconcertante personalidad: -No hay problema, pues entonces que paguen las esculturas. Ya hablaré con ellos, a ver qué opinan... Ante su arrebato, por dignidad profe-


FOTO .ALBERTO CARBOT /GENTESUR

COMPLACIDO. Gabriel Vargas observa complacido el detalle de la maqueta con los personajes de su obra. La idea original de Alberto Carbot fue concretada por el grupo Skelos. En la imagen de abajo, el grupo escultórico en La Alameda, que hoy se encuentra en una bodega

FOTO .AGENCIA EIKON /GENTESUR

sional -más que por respeto a su persona-, decidí retirarme del que se convirtió al cabo de unos cuantos meses, en una desatinada obra coordinada por la Autoridad del Centro Histórico. Las pruebas ahí están. Una vez concluidas las figuras -por su fragilidad-, a su paso inaugural por La Alameda, no resistieron siquiera los embates del tiempo y de los vándalos. En sólo unos cuantos meses a la intemperie y sin vigilancia, las esculturas hoy se hallan, semidestruidas y arrumbadas lastimosamente en alguna bodega del gobierno capitalino. Para no desvirtuar el objetivo inicial por el que se había luchado, ni mezclarlos en una desavenencia personal -que quizá sólo impediría la creación de una plataforma que permitiría que más mexicanos conocieran el trabajo del maestro-, no quise comentar con Gabriel Vargas ni con Lupita Appendini, mi desavenencia con la señora Moreno Toscano. Sin embargo, ante el peso de la evidencia y el fin que tuvo el grupo de esculturas, el hecho lo expuse ante ellos, tal y como ocurrieron, sin tergiversaciones ni apasionamientos. La familia Vargas la consideró una situación muy triste y lamentable, como lo fue la propia desaparición física del maestro hace unos cuantos días. G

gentesur 35


Gabriel Vargas y Lupita Appendini una SINGULAR historia de amor AL PASO DEL TIEMPO, LUEGO DE 34 años DE MATRIMONIO, su UNIÓN se FORTALECIÓ y se convirtieron cada uno en la razón del otro

36 gentesur

Había que tenerlo todo a punto. No sólo se trataba de hacer las invitaciones, sino rotularlas, repartirlas y aún asignar los lugares”, recuerda. Refiere que esa misma semana, como a

FOTO .COLECCIÓN GABRIEL VARGAS /GENTESUR

U

na noche de julio de 1975, en un restaurante al sur de la ciudad, cerca de Liverpool Insurgentes, bajo una tenue luz, un hombre interpretaba con su acordeón el célebre tango gardeliano El día que me quieras, con su peculiar ribete nostálgico, derrochando añoranza y romance. Animado por la canción, Gabriel Vargas se atrevió a musitarle a su acompañante, la periodista Lupita Appendini: -El día que me quieras, seré el más feliz del mundo. Así lo reseña ella misma cuando todavía lleva en la piel, desde hace una cuantas horas, el luto por la pérdida del compañero que estuvo a su lado -en las buenas y en las peores- a lo largo de 34 años. Se habían conocido años atrás, en 1951, cuando ella era una joven de 19 años y ambos trabajaban en la Cadena García Valseca, antecesora de la Organización Editorial Mexicana. Al recordar cómo se gestó su amistad, Lupita emite un largo suspiro y sus ojos claros cambian un momento la tristeza por la ternura de la evocación, y refiere que un día, su paisano de Aguascalientes, el abogado Ignacio Lomelí Jáuregui, subdirector general de la Cadena, le pidió ir a la oficina de Varguitas -como se le conocía familiarmente a don Gabriel-, para que el departamento a su cargo rotulara las invitaciones a la comida por el Día de la Libertad de Prensa, que a iniciativa el coronel José García Valseca, se iba a celebrar por primera vez, en tiempos del presidente Miguel Alemán. Cuenta Lupita que “yo no conocía personalmente al famoso Varguitas”, pero sin dilación cumplió el encargo. Gabriel se encontraba trabajando frente a su restirador y al verla se levantó de inmediato, ciñéndose el cinturón, el cual por estar demasiado tiempo sentado, solía aflojarse . Después de intercambiar saludos, le transmitió la petición, a la que don Gabriel accedió de inmediato. “Ante la proximidad del evento, en mi oficina trabajábamos hasta altas horas de la noche, para organizar la comida de prensa.

las 12 de la noche todos se encontraban trabajando en su oficina, que se ubicaba frente al elevador. Ella -a pesar de su juventud-, por su cargo disponía de chofer, secretaria, asistente y una camioneta-.


Casualmente, la puerta del ascensor se abrió en ese piso y descendió Gabriel Vargas, quien extrañado por verlos todavía trabajando tan noche, les preguntó el motivo. Al enterarse, que el vehículo de Appendini se había destinado esos días a solucionar emergencias de logística, y que por tal motivo estaba utilizando un servicio de taxi para irse a su casa, caballerosamente se ofreció a transportarlos. Cuando llegó el día de la comida, en el restaurante Le Crillon, de la Ciudad de México, les tocó sentarse en la misma mesa. Ese encuentro les permitió conocerse un poco más. Lupita comenta que con el trato más cotidiano, ella llegó a tenerle mucha confianza a don Gabriel, a quien le hacía confidencias acerca de Humberto Horcasitas, el novio que

tenía en ese entonces e incluso le leía en voz alta las cartas que éste le enviaba desde Chihuahua. “En otra ocasión, Gabriel me habló para invitarme a comer al restaurante Paseo. Llegué temprano y contra su costumbre, él arribó minutos después, acompañado de una mujer muy glamorosa, tocada con un turbante que llamaba la atención y francamente paraba el tráfico en Reforma. Se trataba de Teresa Castañeda, la directora de Paquita, la famosa revista femenina que editó la cadena García Valseca de 1939 a 1964”, dice. Appendini recuerda que comían juntos de manera esporádica y casi siempre circundados por varias compañeras de trabajo y algunas amigas. “A Gabriel le gustaba mucho

Gabriel Vargas

Hasta siempre Maestro

platicar y escucharnos porque eso le daba muchas ideas”. Pero un día, una amiga suspicaz le comentó: -A mí se me hace que le gustas al señor Vargas. Ante el comentario y para evitar cualquier malentendido debido a que estaba casado, no volvió a aceptar comer con él, y así transcurrieron muchos años. El 19 de febrero de 1975, cuando ella ya se había convertido en periodista en Excélsior, se enteró del fallecimiento de Graciela Ortiz Prado, esposa de Gabriel Vargas. Compartiendo su aflicción, le llamó solamente para darle el pésame y hacerlo extensivo a sus hijos Gabriel y Graciela Empero, a instancias del famoso dibujante, los contactos telefónicos se hicieron frecuentes y la amistad se afianzó, hasta que meses después, sin mediar noviazgo previo, le pidió que se casara con él. Ella se negó, con el argumento de él había enviudado recientemente, pero no obstante, Vargas le propuso que siguieran tratándose. Así lo hicieron y en diciembre la sorprendió, al entregarle un anillo de compromiso que al cabo de muchas peticiones, ella aceptó. La condición de Lupita fue que se casaran en la misma fecha en que se desposaron sus padres, el 25 de mayo. La sencilla ceremonia religiosa tuvo lugar en la iglesia del Santísimo Redentor en 1976. De ese día, transcurrieron 34 años en los que su matrimonio se hizo cada vez más sólido y se convirtieron cada uno en la razón del otro. Juntos afrontaron la grave embolia que sufrió el maestro, el 15 de abril de 1980, justo a los 4 años de casados y que gracias a su enorme fuerza de voluntad, Gabriel Vargas pudo superar, aunque no totalmente. “Gabriel siempre tuvo una gran entereza -afirma Lupita-. Después de la embolia y para rehabilitarse, él acostumbraba caminar todos los días -ida y vuelta- desde su domicilio en Plaza Carlos Finlay, hasta la Catedral metropolitana, donde en sus bancas descansaba un rato y emprendía luego el regreso. “Gracias a su férrea voluntad y disciplina, consiguió volver a dibujar aunque con grandes esfuerzos, y hasta el último día de su vida conservó su lucidez. Como coincidencia, su corazón se detuvo justamente el día de nuestro aniversario de bodas, el 25 de mayo”, comenta, visiblemente apesadumbrada. G gentesur 37


38 gentesur

FOTO .GUADALUPE LÓPEZ /GENTESUR


plenamente consciente de su deterioro físico, el maestro decidió aislarse

UN HOMBRE prisionero de su PROPIO cuerpo “Lupita, cuídate mucho. Me has hecho muy feliz; gracias por todo. Te quiero mucho”, le dijo a su esposa antes de morir

P

or decisión propia, hace unos 6 meses, Gabriel Vargas decidió aislarse y dejó de frecuentar a sus amigos y hacerse presente en las tradicionales comidas ofrecidas los miércoles y sábados en su casa. Sin embargo, pidió que bajo ninguna circunstancia éstas se interrumpieran. Se extrañaba sinceramente su presencia. “Me da pena; me averguenza, que me vean en este lamentable estado; ya soy un verdadero redrojo”, confiaba con pesadumbre. “Estoy hecho un desastre; nunca pensé en estar así, mejor debieran darme una pistola para acabar de una vez con todo esto. Quisiera morirme; ya viví mucho”, manifestaba. Su languidecido cuerpo albergaba un cerebro privilegiado, pero al paso de los años, paulatinamente éste se negó a obedecerlo y precisó del apoyo de una silla de ruedas para desplazarse al interior de su domicilio. Su última aparición pública tuvo lugar el 20 de agosto de 2008, cuando asistió a la entrega del doctorado Honoris Causa, que le otorgó la Universidad Autónoma de Hidalgo. Y dejó de concurrir a las cotidianas sesiones de trabajo en su estudio, a principios de agosto pasado, como preámbulo a lo que vendría pocos días después, cuando en consenso con su esposa, determinaron publicar el último ejemplar de La Familia Burrón, historieta que editaron bajo su sello GyG, por más de 31 años . Habituado casi toda su vida a vestir impecablemente de traje -pañuelo blanco en el bolsillo del saco-, tuvo que acostumbrarse a permanecer en un pequeño estudio o en la recámara de su casa, generalmente en pijama, cubierto por un suéter. -Maestro, ¿Cómo le hace para verse tan impecablemente vestido y acicalado a cualquier hora del día? Seguramente que usted se baña con el traje puesto, le preguntaba siempre en broma. Él sólo reía En muy pocas ocasiones -que tal vez podrían contarse con los dedos de una mano-, víctima de alguna gripa, permitió que amigos muy cercanos lo viesen desaliñado o mal vestido. Un cerebro privilegiado

Su actividad intelectual, pese a los padecimientos propios de su avanzada edad, no sufrió merma. Tuvo el don privilegiado de retener nombres, rostros y hechos. Su cerebro se mantuvo ágil y brillante. Durante varias horas daba lectura a sus libros favoritos y hojeaba algunos periódicos o revistas, cuyos temas usaba en sus comentarios con su esposa Lupita. Antes de dormir, veía televisión un rato. gentesur 39


un hombre Prisionero de su propio cuerpo

ADORACIÓN. Un mensaje donde reafirmaba el amor por su esposa

Sin embargo, estaba muy consciente que su deterioro físico, luego de 95 años de existencia, era irreversible. Y en este proceso, su firme carácter, su autosuficiencia, muchas veces se convirtió en un obstáculo para recibir ayuda -aún ya imposibilitado físicamente-, para realizar las más elementales funciones fisiológicas, por parte de su hija Graciela o las enfermeras que lo antendieron los últimos meses de su vida. Y de ello había dado prueba tangible en abril de 1980, cuando a pesar de haber enfrentado un infarto cerebral, en cuanto logró recuperar algunos movimientos, casi a rastras, para salvaguardar su integridad, pudo dirigirse al baño de su habitación.

FOTO .AGENCIA CUARTOSCURO/GENTESUR

Por varios años, de manera regular, recibió la visita de su médico de cabecera, el cardiólogo Eduardo Meaney. No obstante, en los últimos 4 meses, cada 15 días, comenzó a ser asistido por el geriatra e internista, Álvaro Sáenz de Miera, quien para animarlo, lo conminaba a realizar pequeñas caminatas, cortos desplazamientos que el maestro -aunque aparentemente a disgusto-, llevaba a cabo en el pasillo, algunas ocasiones sin ayuda, como lo hizo pocas semanas antes de fallecer. A principios de mayo, el organismo de Gabriel Vargas resintió una leve infección renal, que superó a los pocos días, sin mayores consecuencias.

EXEQUIAS. Rafael de la Huerta y Gustavo Bernal, amigos entrañables del maestro, montaron la primera guardia, frente a su ataúd. Luego, el cuerpo sería cremado y sus cenizas, depositadas en un nicho familiar de la Catedral Metropolitana 40 gentesur

“Gabriel se me fue consumiendo lentamente, como una vela. Pese a su oposición había que ayudarlo, bañarlo, rasurarlo y vestirlo, porque quería mantener su aspecto habitual, la que siempre mostró dentro y fuera de la casa”, asegura en la intimidad de su hogar, su esposa Lupita, quien sigue recibiendo contínuas llamadas de familiares, amigos y compañeros por la muerte de su esposo. Acompañada por su sobrina Catalina Ortega Appendini Catita -como le llaman familiarmente-, rememora las últimas horas del desaparecido historietista. “Gracias a Dios, a Gabriel nunca le faltó nada, ni antes ni en sus últimos días de vida. Siempre de manera solidaria y amorosa, lo apoyé en todo. Nunca le faltaron médicos ni medicinas o enfermeras, y menos amor”, señala. Hasta sólo unas cuantas horas antes de morir, aunque muy débil, el maestro mantuvo la conciencia. Relata Lupita: “Sabedor tal vez de que su final estaba próximo, solicitó la presencia de su hijo Gabriel Vargas Ortíz, a quien había dejado de frecuentar por casi una década. Lo abrazó y platicó algunos minutos con él. En la casa, también presentes, su hija Graciela y su devota asistente Guadalupe López. El lunes, la víspera de su fallecimiento, habló muy poco. Se mantuvo somnoliento. Alimentado directamente en la boca, de cuando en cuando sorbía algunos pequeños tragos de líquidos. Se requirió entonces la presencia de un sacerdote, quien la tarde ese mismo día le aplicó los santos óleos, ante lo inevitable. “Me acurruqué a su lado y me tomó de la mano. Sus palabras fueron un postrero mensaje de amor: -Lupita, cuídate mucho. Me has hecho muy feliz; gracias por todo. Te quiero mucho. El maestro se mantuvo luego en silencio, con los ojos entrecerrados y comenzó su incesante letargo. A las 7:31, el corazón de Gabriel Vargas se detuvo para siempre. El dictamen médico atribuyó la causa de su fallecimiento a fibrilación ventricular, tal vez un simple tecnicismo para señalar que la edad lo doblegó y su cuerpo, ya frágil y extenuado, había pagado la factura por mantener vigente, hasta el último segundo de su existencia, a una de las mentes más creativas de México. La mejor definición la escucho de labios de su sobrina Catita: -Gabriel fue un hombre prisionero de su propio cuerpo. G


FOTO .ALBERTO CARBOT /GENTESUR

gentesur 41


42 gentesur


gentesur 43


44 gentesur


Inauguran Calderón y Juan Sabines los Hospitales de las Culturas, en San Cristóbal y General, en Comitán

A

l inaugurar el Hospital de Las Culturas en San Cristóbal de Las Casas y el Hospital General en Comitán, el presidente Felipe Calderón señaló que estas obras forman parte de las acciones que emprende su gobierno para mejorar la calidad de vida de los mexicanos. Agregó “el gobernador Sabines y yo, nos vamos a encargar de que antes de que termine su administración y la mía, vamos a lograr

cobertura universal de salud en Chiapas”. Durante la gira número 17 que ha realizado por la entidad, el presidente de la República manifestó su preocupación porque los municipios con menor índice de desarrollo humano del país tengan acceso a los servicios de salud, para que ningún mexicano, por más alejada que esté su comunidad, se quede sin asistencia médica. “Estamos invirtiendo en la salud de la gente y en la salud de los más pobres, de los nuestros, porque la salud no debe ser cosa de tener dinero. No debe ser cosa de poder o no poder pagar el servicio. “Queremos que haya salud para todos y la va a haber en México, estamos haciendo un esfuerzo extraordinario”, destacó Felipe Calderón. Para ello, se invierte en la salud de la gente y de los más pobres señaló el jefe del Ejecutivo federal. Aseguró que “como gobierno federal hemos construido o remodelado mil 700 hospitales y clínicas en todo el país, la mayor obra de infraestructura en salud en la historia de nuestro México”.

Armando Rojas Arévalo

epistolario Gracias, Gabriel Estimado Alberto:

H

ace dos semanas mi hijo Armando cumplió años, y para festejarlo lo invité a comer. Escoge -le dije- un restorán de postín. -¡Quéeee¡ -preguntó. -Sí, de postín- repetí. Al percibir que no entendía el significado de la palabra postín, le expliqué que eso significaba lujo o el más fufurufo, o hablando neta, el mejor. -¿De dónde sacas esas palabras?, dijo. Hace 50 años llegué al Distrito Federal en un camión de los llamados pericos, cuya terminal estaba frente a la estación de San Lázaro. Mi primer contacto con la cultura urbana de esa metrópoli que quería tragarse a ese jovenzuelo provinciano que venía a probar fortuna, fue La Familia Burrón que compré en el estanquillo que estaba saliendo de la vieja terminal. Leyendo la historieta me dí cuenta que la gente del DF, hablaba distinto a la mía, y vivía en vecindades con lavaderos comunes de ropa, donde las señoras chismeaban, discutían y hasta se agarraban de las greñas. Siempre había una Borola que mangoneaba a las demás, porque las tenía apantalladas con los recuerdos de su rancio abolengo. Que había peluquerías con el caramelo luminoso dando vueltas, y que en ellas los clientes mientras los pelaban o arreglaban el bigote, contaban al maestro Regino sus cuitas. Con La Familia Burrón conocí las posadas vecinderas, en las que los vecinos olvidaban sus broncas y cantaban las letanías, rompían piñatas en el patio y se ponían hasta atrás bebiendo el ponche con piquete en cantaritos de barro. Yo viví en vecindades. La primera fue como abonado en la de doña Male, en Primo de verdad, muy cerquita lo que era la Prepa 7 y los Caldos Zenón. A unos metros de los caldos estaba la Librería Porrúa. Después sobre la calle de Guatemala, en cuya azotea tuve mi primer ro-

mance con una gatita morena que me invitaba la entrada al cine Río, en las calles de Perú. En esa vecindad de Guatemala había una Borola, con cuya hija, una chinita de muy buenos (no precisamente bigotes) atributos superiores, conocí la verbena mexicana del 15 de septiembre en el Zócalo. Salimos del edificio y nos mezclamos con el gentío. Me acuerdo que subidos en la azotea, atrás de los tinacos y entre arrumacos, veíamos cómo el conserje de Catedral regaba los domingos su milpa. Cuando había dinero para el café nos íbamos ahí cerquita a La Bombi, una cafetería que estaba precisamente en la esquina de Guatemala y Brasil. Cuando no, nos conformábamos con ver el movimiento de los tranvías que llegaban y se iban. Mi suegra, a la que le decía evocando la historieta, doña Borola, tejía y destejía la historia ya pasada de su familia mazatleca. Cuando la coronaron reina de las fiestas, cuando su papá fue diputado, cuando dejó vestido y alborotado a su Romeo. Que si su familia tuvo un carro convertible, que si su hermano fue esto y lo otro, qué se yo. Mi vida de adolescente transcurrió en esas y otras vecindades, como la de 5 de febrero y El Salvador, o la de Justo Sierra y Correo Mayor. La Familia Burrón me sirvió para adaptarme a la urbe, sobre todo conocer la idiosincracia de los defeños que vivían en vecindades. Sólo así pude sobrevivir. Las pandillas de El Carmen y de Mixcalco me habrían hecho pedazos, si no hubiera sido por el aprendizaje que me brindaron Los Burrón. Con ellos aprendí el lenguaje de los barrios. Ha muerto Gabriel Vargas, de veras lo siento. Yo quisiera unirme al coro de condolencias, pero no, me rebelo. No hay que dar condolencias. Simplemente digo: Gracias, Gabriel. G armandorojasarevalo@yahoo.com.mx

gentesur 45


Equ

En Ch la tum antigua

U

46 gentesur

FOTOS.MEDIOS/INAH/GENTESUR

n equipo de científicos mexicanos y estadounidenses descubrió en Chiapas, dentro de una pirámide, lo que podría ser la tumba de élite más antigua de Mesoamérica, que data de 2 mil 700 años, según los estudios preliminares. El hallazgo fue hecho en la zona arqueológica de Chiapa de Corzo, y consiste en restos óseos de 4 individuos, 2 de ellos ataviados con jade, utensilios de cerámica y otros objetos apreciados para la cultura y la época. Según los investigadores, el descubrimiento podría llevar a la conclusión de que el uso de pirámides como recintos funerarios “es mucho más antiguo de lo que se había creído hasta ahora” en Mesoamérica. La relevancia académica del descubrimiento, radica en que permitirá ajustar las cronologías de desarrollo de las antiguas culturas olmeca y maya, de acuerdo con los expertos. Este descubrimiento fue realizado por integrantes del Proyecto Arqueológico Chiapa de Corzo, donde participan especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), de la Universidad Brigham Young (BYU), de Utah, Estados Unidos y del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Las excavaciones cuentan con el respaldo financiero del gobierno federal a través del INAH, la National Geographic Society, de Estados Unidos, la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo de la BYU, el Programa Fulbright-García Robles y donadores privados.

HALLAZGO relevante. Emiliano Gallaga, director del Centro INAH-Chiapas (en la imagen a la derecha) aseguró que entre los restos funerarios se encontró ámbar -resina abundante en algunas zonas del nororiente de la entidad-, lo cual confirma que desde hace siglos tenía uso ritual en los entierros de grandes personajes


ipo de ARQUEÓLOGOs mexicanos y de EU

iapa de Corzo ba de élite más de Mesoamérica Según los investigadores que participan en las excavaciones, el descubrimiento podría llevar a la conclusión de que el uso de pirámides como recintos funerarios es mucho más antiguo de lo que se había creído hasta ahora en Mesoamérica

gentesur 47


Descubrimiento invaluable. El hallazgo fue hecho en la zona arqueológica de Chiapa de Corzo y consiste en restos óseos de cuatro individuos, dos de ellos vestidos con jade, utensilios de cerámica y otros objetos muy apreciados

A partir de las características de los materiales cerámicos hallados, los expertos han determinado de manera preliminar que la tumba data del periodo Preclásico Medio, entre 700 y 500 A. C. El dato deberá ser confirmado con estudios de Carbono 14, Estroncio y ADN que se practicarán a las osamentas y a los objetos, cuyos resultados también permitirán afinar las temporalidades de desarrollo de culturas antiguas como la olmeca y la maya. Reyes o miembros de la nobleza

FOTOS.MEDIOS/INAH/GENTESUR

La cámara funeraria, que posee un anexo, está ubicada al interior de una de las estructuras más tempranas del Montículo 11 de Chiapa de Corzo. La pirámide debió tener entre 6 y 7 metros de altura, y cuenta con escaleras de barro y un templo en la parte superior. Tras una jornada de más 24 horas continuas de excavación, los arqueólogos lograron desenterrar en su totalidad una tumba de 4 por 3 metros cuadrados, localizada a unos 7 metros al interior del Montículo 11, que contenía los restos óseos de 3 personajes que podrían ser reyes o miembros de la nobleza. El primero, es un personaje masculino de alto rango, como lo muestra el rico atavío que llevaba puesto; otro, un niño de aproximadamente un año, y el tercero, un adulto joven, quienes habrían sido depositados como acompañantes, posiblemente sacrificados. El personaje principal -de acuerdo con el desgaste dentario que presenta y el grosor craneal-, debió tener más de 50 años al 48 gentesur


El uso ritual del ámbar

El arqueólogo Emiliano Gallaga, director del Centro INAH Chiapas señaló que son escasos los hallazgos de ámbar -resina fósil abundante en algunas zonas del nororiente de

ornamentos de alto valor. Los arqueólogos Bruce Bachand y Linneth Lowe (abajo) señalaron que el lujo del ajuar funerario del personaje principal, es muy similar a la de reyes y príncipes de otras culturas antiguas FOTOS.MEDIOS/INAH/GENTESUR

momento de su muerte, según las estimaciones de los especialistas. Fue colocado en posición decúbito dorsal y extendido (es decir, boca arriba), y con la cabeza hacia el norte. Su boca estaba tapada con una concha y sus dientes llevan incrustaciones de jade o concha. Por la posición de los esqueletos, se intuye que el niño fue cuidadosamente enterrado, conservando articuladas sus extremidades, no así el joven de aproximadamente 20 años quien posiblemente fue arrojado al interior de la tumba. Los arqueólogos Bruce Bachand, Emiliano Gallaga y Lynneth Lowe, investigadores del Proyecto Arqueológico Chiapa de Corzo, destacan la abundancia y variedad de ornamentos de alto valor que conforman el ajuar funerario del personaje principal y que se compara por su lujo y grandeza con las fastuosas tumbas de reyes y príncipes de otras culturas antiguas. Por ejemplo, fue ataviado con sartales de más de un millar de cuentas de jade (pequeñas y grandes), un taparrabo o faldellín al que le fueron incrustadas minúsculas perlas; pendientes de jade de diversas formas, incluyendo un lagarto y cucharillas de estilo olmeca; ajorcas en sus tobillos y rodillas, pulseras y brazaletes. También le fue colocada una posible máscara con ojos de obsidiana verde, un espejo de pirita y 15 vasijas, algunas de ellas de superficie pulida de color negro a grisáceo o blanco y negro, con diseños negativos o punzados. Junto a la cámara principal, techada con morillos y tablones (vencidos después por el peso de las lajas y el barro que sirvieron de cripta), y en un pequeño desnivel, los arqueólogos hallaron otro sepulcro, de 2 por 3 metros cuadrados, donde se encontró la osamenta -probablemente de una mujer-, cuya edad al fallecer debió oscilar los 50 años. Igualmente sobre su boca tenía una concha y mostraba incrustaciones dentarias. Depositado también bocarriba y extendido, pero con dirección al Este, el cuerpo fue acompañado de una profusa ofrenda, consistente en un ajuar de jade y perlas, pendientes en forma de aves y de un mono saraguato, dos vasijas, un espejo de pirita, una espina de mantarraya colocada sobre su pecho, así como cuentas de ámbar.

la entidad-, en los vestigios arqueológicos y que este es uno de los más antiguos, lo cual confirma su uso ritual en entierros desde hace siglos. Tanto Gallaga, como Bruce Bachand y Lynneth Lowe, investigadores de la BYU y el Centro de Estudios Mayas de la UNAM, respectivamente, coincidieron en que las características de este descubrimiento, hacen posible afirmar que la tradición mesoamericana de utilizar las pirámides como recintos funerarios, es mucho más antigua de lo que se pensaba, y que no proviene del área maya. “Mil años antes de la aparición de tumbas reales al interior de pirámides en sitios de la región maya, en Chiapa de Corzo, en el 700 A.C., ya se estaban usando estas estructuras piramidales con fines de enterramiento para personajes de élite”, afirmaron los expertos. La cantidad y variedad de elementos de cada una de las ofrendas indica el intercambio tan temprano que la región central de lo que hoy es el estado de Chiapas mantuvo con sitios distantes ubicados en el Valle de México, la Costa del Golfo e inclusive el Valle Motagua de Guatemala, donde se encontraban los mayores yacimientos de jade. La gran similitud que guardan varios de los elementos dispuestos en este entierro múltiple de Chiapa de Corzo -sobre todo ornamento y cerámica, con otros que fueron descubiertos en la década de los cuarenta del siglo pasado, en La Venta, Tabasco, concretamente en la plaza principal del Grupo C-, confirman los nexos que mantuvieron ambas ciudades en el Preclásico Medio. Bachand, Gallaga y Lowe destacaron que las exploraciones más recientes en Chiapa de Corzo confirman la amplia ocupación

humana de este lugar, por lo menos desde 1200 a. C. Coinciden con el surgimiento de asentamientos en el área nuclear olmeca, principalmente con La Venta. “No cabe duda que la tumba tiene una conexión con la región nuclear olmeca, más directamente con La Venta. Sin embargo, existen otros elementos que nos muestran una separación entre los líderes de esta antigua ciudad con La Venta. Para confirmar eso debemos explorar también áreas domésticas de Chiapa de Corzo”, dijeron. Indicaron que la excavación sistemática en esta zona arqueológica chiapaneca ha permitido establecer una secuencia de tipos cerámicos que permitirá fechar inclusive otros contextos arqueológicos, por ejemplo, en las regiones olmeca y maya. En esta urbe prehispánica de Chiapas se estableció la cultura zoque, desprendida de una familia lingüística que abarcó todo el Istmo de Tehuantepec y la costa del Golfo de México. G gentesur 49


© Foto: Andrea Aline Ocampo-Carbot/Gentesur

en el desamparo su esposa Carmelita Zavala

ADIÓS A Joaquín CapiLLA Ya conocí la gloria y el infierno, DECÍA

El máximo medallista olímpico de México pudo vecer al alcoholismo pero no a la muerte. A unos meses de haber recibido el Premio Nacional del Deporte, el pasado 8 de mayo se desvaneció en su casa, víctima de un infarto. todos los intentos por reanimarlo fueron en vano. A continuación publicamos extractos de la entrevista con gentesur, publicada en diciembre DEL 2009, quizá la última charla del laureado clavadista con un medio informativo 50 gentesur

NORMA INES RIVERA RAFAEL HUIDOBRO

M

elbourne, Australia, 6 de diciembre de 1956. Final olímpica de clavados en plataforma de 10 metros. Gary Tobian, campeón estadounidense de la especialidad, se dispone a finalizar su salto. La ejecución de su cuarto clavado, el de mayor grado de dificultad -vuelta y media para atrás con 2 giros-, estremece las tribunas de la alberca olímpica. La puntuación de los jueces es unánime. Alcanza 9. 5 de calificación, para su-


CLAVADISTA SOBRESALIENTE. Fue el único deportista mexicano en lograr 4 medallas olímpicas. Su muerte caló hondo en su esposa Carmelita, quien lo acompañó hasta su última morada

privilegio haber escuchado nuestro himno nacional”. Joaquín Capilla recordaba ese inolvidable día en que subió al podio a recibir la medalla de oro. Con la emoción reflejada en sus ojos y en su voz, revivía con Gentesur esos momentos. Al volver a México en el aeropuerto fue recibido por 10 mil fanáticos, gente que ni lo conocía, lo alzaba en hombros. El pensaba: ¡qué bruto¡, ¿pues qué hice? Un teniente coronel del Estado Mayor, le dijo: -Señor Capilla, lo esperan 14 motociclistas para escoltarlo con el señor Presidente Ruiz Cortines. Luego, un periodista le preguntó si le iba a regalar la medalla a don Adolfo. Cuando estuvo frente a él, se la mostró. La tomó entre sus manos y se acordó del periodista. ¿Se la dejaré al Presidente?, se preguntó.

© Foto: Eikon/Gentesur

mar 19.76 puntos y totalizar 152.41. “Fue un clavadazo. Sabía que era el adversario a vencer. ¡Cízcalo, cízcalo, diablo panzón¡, había yo pronunciado segundos antes, en silencio, para que lo fallara, mientras el americano se preparaba aún en la plataforma. “En ese momento justo me acordé de mi participación días antes, en la competencia de trampolín de 3 metros”, asegura 53 años después, como si fuese ayer, con esa memoria privilegiada que posee, el clavadista mexicano Joaquín Capilla Pérez, ganador del Premio Nacional del Deporte 2009. Entre los finalistas de la prueba habían figurado, además de los estadounidenses Richard Connor y Gary Tobian, 3 mexicanos: su hermano Alberto (9), Juan Botella Medina (10) y él, que 5 días antes, había ganado la medalla de bronce en trampolín de 3 metros, y se le había escapado el oro, por haber intentado cambiar la técnica; falló porque se abrió antes y cayó casi de espaldas. Por ello obtuvo calificaciones de 2 y 3. Del primer lugar de clasificación, pasó al noveno. En esa competencia, al salir de la piscina, su amigo Robert Bob Clothworthy, quien obtuvo la medalla de oro, palmeó la espalda del espigado atleta mexicano, de 28 años, y le dijo: -Sorry, here is where you loose. (Lo siento, aquí ya perdiste). Pero Joaquín Capilla todavía alcanzó el tercer lugar. En la final de plataforma de 10 metros, el comportamiento de Gary Tobian no fue muy diferente al de su compatriota Clothworthy. Caballeroso, luego de conocer sus altísimas puntuaciones, Gary le dijo: no cambies tu clavado; mucho ojo a la entrada. Hay que entrar derechito al agua. Y así lo hizo. “Cuando salí de la piscina, al ver las calificaciones, no lo podía creer. De los 7 jueces, 6 me calificaron con 10 y uno con 9.5. En total, 21.32 puntos. Uno de ellos, de origen ruso, me comentó luego que me hubiese puesto 11, porque mi clavado había sido perfecto, pero el tope eran 10”. En total había logrado 152.44 puntos, 3 centésimas por arriba de Gary Tobian. “Todos me empezaron a abrazar y a felicitar, pero yo les decía que se esperaran a que fuera oficial, y cuando escuché por los micrófonos The olympic champion of the world is… Joaquín Capilla, entonces empecé a llorar de felicidad. “Era algo histórico porque en más de 3 décadas nadie le había ganado a Estados Unidos. Todos me aplaudían. Los australianos lo festejaron como si se tratara de un compatriota. Fue un

Lo meditó unos segundos, pero como él la había colocado ya sobre la mesa, entonces se dijo: “Matanga dijo la changa, y me la guardé”. El 30 de diciembre, a pocos días de haber obtenido su medalla olímpica de oro, se casó con Elvira Castillo, Señorita México 1954 con quien procreó a su hija Carolina, y disfrutó de una notoriedad que él creyó duradera. Incluso, los productores de cine capitalizaron su momento de gloria y lo invitaron a participar en la película Paso a la juventud, estrenada el 11 de diciembre de 1958, y dirigida por Gilberto Martínez Solares, con las actuaciones de Tin Tan, Ana Bertha Lepe, Paco Malgesto, Óscar Ortiz de Pinedo, Wolf Rubinsky y Erna Martha Bauman. “Todos me ayudaron mucho, me aconsejaban; incluso Wolf me enseñó a pegarle tan bien que, cuando filmamos, le dí tan fuerte que lo tiré y hasta me pagaron por eso.

gentesur 51


La lana, la dama y la fama

Al igual que les ha sucedido a tantos otros brillantes deportistas, la fama, la vanidad, el dinero y el alcohol, llevaron a Capilla a perder todo lo que había obtenido. En 1957 se divorció de Elvira Castillo, a menos de un año de haberse casado, y de la cima, cayó hasta el fondo. Por su forma de beber se convirtió años después en personaje de nota roja en los medios informativos. Accidentes y riñas fueron el pan cotidiano del consumado atleta, quien vivió profundos períodos de depresión que lo llevaron incluso a pensar en la muerte”, según decía. “Conviví con teporochos; casi un año pasé sin bañarme ni rasurarme e incluso estuve a punto de arrojarme al paso del Metro en la estación Juanacatlán”, cuenta. “La lana, la dama y la fama, pierden a los hombres. La popularidad es un arma de dos filos: todo mundo lo conoce a uno, pero uno no cono-

ce a nadie. Esa es la soledad en que yo estaba y la cual me llevó a perder matrimonio, hija, casa, dignidad, todo, hasta que a finales de los años 70 apareció Carmelita Zavala, mi actual esposa, quien me empezó a dar consuelo y cariño”. Joaquín Capilla nació el 23 de diciembre de 1928 en la Ciudad de México en el seno de una familia de clase media de la colonia Santa María la Ribera. Sus padres fueron el médico Alberto Capilla y Carmina Pérez. Fue el segundo de 5 hermanos: Alberto, Antonio, Ricardo y Carlos. Originalmente, sus inicios en el deporte fueron en la natación y como ésta le resultaba aburrida, según confiesa, en el deportivo Chapultepec se echaba sus clavados desde el trampolín o la plataforma. Durante sus prácticas y sin que se diera cuenta, era observado por Mario Tovar, su descubridor, un experimentado maestro de clavadistas, quien después de una breve conversación, se ofreció a enseñarle la técnica de los clavados. “Mario fue como mi segundo padre, aseguraba, fue una relación muy bonita, de cariño, admiración y lazos firmes” Tovar no se equivocó en su buen ojo para reconocer las facultades de Capilla, quien a los 15 años, fue convocado para participar en los Juegos Centroamericanos, aunque señala que no lo querían llevar “porque estaba muy joven”, pero gra-

© Fotos: Andrea Aline Ocampo-Carbot/Gentesur

Después de eso, se fue a Estados Unidos, donde se hizo profesional y comenzó a trabajar en un espectáculo acuático, en el que le pagaban 600 dólares a la semana. “¡Qué bárbaro, ni a Ricardo Montalbán le daban eso!”, señalaba bromista. Allí estuvo durante 8 años, como clavadista, hasta que se perforó un tímpano en 1964 y ya no pudo continuar.

HOMBRE AMOROSO. Hasta su muerte, cuidó con amor y dedicación a su esposa Carmelita, con problemas para desplazarse. Diariamente la atendía con esmero. Aquí, peina sus cabellos

Un merecidísimo galardón antes de partir

E

l último lauro que recibió, el Premio Nacional del Deporte 2009, lo recibió Joaquín Capilla, pocos meses antes de su muerte. “Nunca me imaginé que después de 53 años, fueran a concedérmelo, y lo más bonito, es que es en vida, porque según sus estatutos, no puede otorgarse después de muerto. Les agradezco junto con mi esposa que se hayan fijado en mí”, afirmaba. ¿El obtener el Premio Nacional del Deporte es un honor similar al ganar una medalla olímpica? “Son emociones diferentes, las medallas ganadas son triunfos personales. En cambio, el Premio Nacional es un triunfo de México, porque es la gente la que demuestra el cariño a quien obtiene este reconocimiento, además de que es un motivador para los deportistas que vienen atrás. Gracias a Dios, comparto este premio con Paola Espinosa y Cuauhtémoc Blanco”. El veterano clavadista fue propuesto por el ex luchador y también medallista olímpico, Daniel Aceves, presi-

52 gentesur

dente de la Asociación de Olímpicos Mexicanos (AOM) y respaldado por Bernardo de la Garza y Felipe El Tibio Muñoz, como reconocimiento a su trayectoria, pese a la oposición de Alonso Pérez González, presidente de la Codeme, quien declaró que Capilla era “un borracho y un adicto” y no merecía el galardón. “Yo empecé a creer en Dios cuando tuve la necesidad de él, porque vivía en una soledad tremenda; vivir sin que nadie te quiera es posible, pero vivir sin querer es una soledad más atroz que lleva al suicidio. “No quería a nadie, estaba solo, fui abandonado, me salí de mi casa, perdí a mi esposa, mi hija, mis amistades. Un día me fui al Metro a suicidarme. Me paré justo en donde sale el tren, para que no tuviera tiempo de detenerse; pero cuando me iba a lanzar escuché una voz que me dijo: ¿y si te mueres, ¿a dónde te vas?. Eso me hizo meditar. Era Dios que me estaba hablando y me salvó del chamuco”. El ex clavadista, le vivía eternamente agradecido a su esposa Carmelita Zavala, ya que ella jugó un papel fundamental en su recuperación, pues le reconocía que era “la única que me ha querido por lo que soy y no por lo que fui”.


NORMA INES RIVERA

CALEIDOSCoPIO

Borola Tacuche, precursora feminista

N

cias a la intervención de su maestro, pudo asistir. En 1951, ganó el campeonato, en Argentina, en los primeros Juegos Panamericanos, con la presencia del presidente Juan Domingo Perón. En 1953, fue doble campeón en Estados Unidos y en 1955 volvió a ganar el oro en los Panamericanos en 3 y 10 metros. Entonces se convirtió en el rival a vencer. El veterano campeón aseguraba que “cuando se tiene la certeza de poder enfrentar con éxito a los grandes, todo se puede lograr”. Y así lo demostró desde su debut en los Juegos Olímpicos de Londres, en 1948, donde obtuvo la primera de sus medallas -bronce en la plataforma de 10 metros-, cuando sólo tenía 19 años. Después ganó la de plata en Helsinki y dos en Melbourne, Australia, una de oro y otra de bronce. Cuatro medallas olímpicas en 12 años. El único deportista mexicano con 4 medallas olímpicas y que logró dos, en los mismos Juegos Olímpicos de 1956, fue además 4 veces campeón Panamericano, hazaña jamás alcanzada por otro atleta nacional. Obtuvo otras 6 en Juegos Centroamericanos y fue en 3 ocasiones campeón de EU en la modalidad de clavados. El pasado 8 de mayo, mientras se hallaba en la entrada del edificio donde vivía en Torres de Mixcoac, en la ciudad de México, el veterano deportista sufrió un repentino desvanecimiento. Fue auxiliado hasta su modesto departamento por unos vecinos, pero minutos después falleció. Con su partida, México ha perdido a una de sus más grandes glorias. G

acida en 1948, DOÑA BOROLA TACUCHE, así con mayúsculas, es uno de los personajes más representativos y evocadores del maestro Gabriel Vargas. Ella es la esposa de don Regino Burrón, madre de Reginito y Macuca y sobrina de Cristeta, la reina de París. Su hermano es Ruperto Tacuche, el ratero redimido, cuyo rostro oculta bajo una bufanda, enamorado de Bella Bellota y panadero en La Hojaldra. La heroína de La Familia Burrón es una mujer fuerte, brava, imaginativa, amorosa, a la que nada arredra ni detiene para conseguir sus propósitos. Igualmente capaz de vender gato por liebre, en el más literal sentido de la palabra, que de enarbolar su mosquetón en defensa de las sufridas mujeres de su vecindad, Borola es el perfecto equilibrio para un esposo tímido, sensato, modesto, honrado y responsable, que complementa su vida y su hogar con la deliciosa locura de su compañera, una mujer que representa el ingenio, la imaginación, la lucha, el riesgo y sobre todo, el disfrute por la vida. Siempre soñadora y añorando una posición social que nunca llegará, Borola no conoce riesgos para emprender las más locas aventuras, de las que no siempre saldrá triunfante, pero que nunca la derrotarán. Es de hecho una precursora del feminismo militante, que un día arrojó en una gran pira un montón de sostenes, en los tiempos más beligerantes y radicales del movimiento, aunque en el fondo es una mujer conservadora o señora de su casa. Según palabras de Juan Villoro, para la guereja, “las inundaciones no se remedian desalojando el agua sino organizando un servicio de taxis flotantes. Su disparatada manera de corregir la realidad desata toda clase de estrategias infructuosas para sobrevivir con entusiasmo en un país donde la turbina de un avión se arregla con un alambrito”. Creada por la fértil imaginación y talento de don Gabriel Vargas, Borola fue la manera de ganar una apuesta con un colega dibujante, que lo retó a crear un

personaje femenino en un historieta. Dicen que es el alter ego del primer personaje ideado por el maestro, don Jilemón Metralla y Bomba, pero más bien Borola se cuece aparte. Audaz y extrovertida, con el sueño no cumplido de dedicarse a “levantar la patita” y ser una artista famosa, Borola es también retrato de la mujer mexicana que enfrenta, sin rendirse, la cruda realidad, que comparte con su compañero la diaria lucha por subsistir y que la afronta con ingenio y humor. Quizá si fuera real, andaría organizando marchas para demandar vivienda y protestar por el cinismo y la corrupción gubernamental. Algunas ocasiones sus vecinos han intentado postularla a diputada. Menos mal que nunca logró su objetivo, porque ahí se desdibujaría su personalidad para siempre. Contaba don Gabriel que se inspiró en un vecino para crear a Regino, arquetipo del hombre luchón, pero mediocre, de la clase media que cada día está más baja, y que originalmente Borola iba a ser grande y gorda, pero a la hora de dibujarla, por la facilidad del trazo, la convirtió en una mujer flaca y cachetona. “Yo quise hacer un héroe de la clase media, un mexicano como hay miles en el país, que a pesar de ser personas inteligentes, no pueden salir de donde están por más esfuerzos que hacen. Tal parece que la adversidad los persigue”, afimaba el genial caricaturista. Como todos los personajes creados por el maestro Vargas, Borola y su familia reflejan el ser del mexicano auténtico, ése al que aprendió a conocer en sus largas caminatas por la antigua avenida de San Juan de Letrán, por los teatros, cafés y restaurantes de un México que se ha ido y añoraremos siempre. Hoy, Borola y su familia están de luto porque su creador ha partido al Valle de las Calacas, a seguir dibujando y haciendo las delicias, tal vez, de los afortunados que han dejado este mundo. Empero, sus personajes del Callejón del Cuajo número mil chorrocientos, siguen siendo el más fiel espejo del mexicano chilango. G normarivera538@hotmail.com

gentesur 53


MARIO ALBERTO HERNÁNDEZ ROMO DE VIVAR

EL SAMARITANO

La magnetoterapia, medicina física del siglo XXI (II) Al que vive para servir, le sirve la Esperanza. MAHR

A

principios del siglo pasado, distintas escuelas europeas, americanas y orientales principalmente de China y Japón, establecieron las bases actuales del masaje y propusieron diversos métodos y técnicas terapéuticas, como el masaje terapéutico, el masaje reflejo, el masaje quiropráctico, el masaje deportivo y los automasajes. Haciendo una retrospectiva de los avances en la medicina alternativa del Siglo XX, el estallido y desde luego las consecuencias de la Primera Guerra Mundial, hizo que se incrementara el uso de los ejercicios físicos para la rehabilitación en los hospitales militares de los países contendientes. En los Estados Unidos se desarrollaron técnicas cinesiterápicas, especialmente en el entrenamiento de los parapléjicos, para poder caminar sobre muletas valiéndose de las extremidades superiores y se desarrolló la hidrocinesiterapia como término terapéutico y como método de terapia. En Alemania, después de la Primera Guerra Mundial, cambió la actitud hacia el ejército, dando cada vez más importancia a la relajación y al ejercicio. De esta manera, se insistió en que se incluyeran ejercicios tanto físicos, como de relajación, en los programas terapéuticos. Se introdujeron los reflejos normales en la terapia con ejercicios. Se utilizó el reflejo de extensión, flexión y tónico y se le dio a su método el nombre de facilitación propioceptiva. A partir de los conceptos de inervación e inhibición recíproca, se ideó un método de dosificación sistémica del esfuerzo -ejercicios de resistencias progresivas-, respecto a los ejercicios terapéuticos, mismo que obtuvo una amplia y rápida aceptación. La medida más revolucionaria en la movilización terapéutica, durante este siglo, fue la movilización rápida de pacientes, propuesta para su recuperación después de una intervención quirúrgica mayor. En 1952 se realizó una descripción y definición del masaje cardiaco, donde se establecen las tendencias actuales para provo-

54 gentesur

car efectos en los sistemas específicos como son: nervioso, musculoesquelético, sanguíneo, linfático, y en todo el organismo. En 1917 se construyó el primer equipo de ultrasonido basado en la electricidad, observando los efectos biológicos de estas vibraciones de alta frecuencia. En 1936 Dolhmann construyó el primer equipo de ultrasonido aplicable en la medicina. Se comenzó a tratar enfermos de esclerosis, otosclerosis, cicatrices cutáneas y neuralgias. Se introdujo la diatermia por onda corta en 1910 y la hipertermia en 1928. En ese mismo año, se iniciaron las radioterapias. En 1929 el electrodiagnóstico fue perfeccionado con la aguja coaxial, base de la electromiografia actual y vino el gran cambio. En 1917 Albert Einstein describió el fenómeno teórico de la emisión estimulada y en 1951 Pourcell y Pound lo realizaron experimentalmente. A partir de estos descubrimientos y de las experiencias de científicos -como Weber, Gordon, Zeiger y Tornes-, Maiman construyó en 1960 el primer láser de rubí; nace la láserterapia que se incorporó al campo de la terapéutica por agentes físicos. El notable desarrollo científico y tecnológico de este siglo ha contribuido a la aparición de nuevas formas de tratamiento, como vimos en el artículo anterior y que despertó mucho interés, porque es ciencia y terapia aplicada en el Spa Isis de www.Villapiramidal.com.mx, cuyo personal técnico lo ha especializado Lloyd Mexicano y nos asesoró en este camino por la medicina alternativa en que hemos venido incursionando para obtener salud y, por ende, felicidad. Entramos y encontramos el siglo XX en dónde empieza la interpretación y el conocimiento de la Magnetoterapia que se aplicará en el siglo XXI. Estamos preparándonos para la Convención Internacional para la Juventud que en agosto se llevará a cabo en México. Tenemos toda la intención de que rinda frutos. ABS. Alianza Burgués Socialista. Todos iguales, pero todos ricos. G enlace@prensaunida.org

En la Casa del Lago

La exposición Pecios y Rescoldos reúne obras de grandes maestros de la fotografía

E

l pasado 29 de abril se inauguró la exposición Pecios y Rescoldos, integrada por aproximadamente 400 imágenes de la colección del galerista Ramón López Quiroga, repartidas en todas las salas de la Casa del Lago Juan José Arreola. La exposición incluye obras de grandes maestros de la cámara como Antonio Caballero, Tina Modotti, Nacho López, Enrique Metinides, Graciela Iturbide, Romualdo García, Marco Antonio Cruz, Manuel Álvarez Bravo y Walter Reuter, entre otros. En la muestra destaca la famosa gráfica de Marilyn Monroe captada por Antonio Caballero durante la

Antonio Caballero. El autor de una de las más conocidas fotografías de Marilyn Monroe, expone en la Casa del Lago

visita de la diva a nuestro país, en febrero de 1962 y en la que la actriz revela su intimidad, además de otros varios trabajos del reconocido fotógrafo, pionero de las fotonovelas en México. En un recorrido a veces cronológico y otras caprichoso pero siempre interesante y cautivador -aunque con algunas deficiencias y un tanto desordenada-, la exposición descubre la historia de nuestro país a través de casi dos siglos: desde Carlota y Maximiliano, pasando por Venustiano Carranza, Madero y Zapata, hasta el nacimiento del Paricutín. También presenta imágenes de muchas estrellas del espectáculo.


confines El presidente municipal reconoce la decidida participación de todos los sectores productivos y empresariales de la zona

Sabines impulsa el desarrollo de la frontera sur, ASEGURA EZEQUIEL ORDUÑA MORGA de la reunión se analizan temas como en otros puertos del país. el pago de derechos de la vía pública de parte de organismos y empresas Consignarán a grafiteros públicas o privadas, y se contempla en Tapachula realizar un acuerdo con el gobierno federal para que sus dependencias Durante la ceremonia de reconocimiento -paraestatales y descentralizadas-, a policías ciudadanos de proximidad y mupaguen el impuesto predial. nicipales, el alcalde tapachulteco manifestó Orduña Morga declaró que otro de que los grafiteros, serán consignados ante los puntos importantes que se aborlas autoridades judiciales por el delito de daron en los trabajos de la Agenda daños a propiedad pública o privada. Municipal 2010 de la FENAMM fue el Durante el acto, Orduña Morga premió de la seguridad, en el cual se abordó a los oficiales que han detenido a vándalos el tema del Subsidio para la Seguridad que se dedican a pintar bardas en diferentes Foro para impulsar el desarrollo de la Frontera Sur. de los Municipios. puntos de la ciudad y manifestó que, “atenDurante su participación Ezequiel Orduña Morga reconoció la labor del gobernador Sabines Guerrero y de todos diendo la denuncia ciudadana, se ha tomado La organización examina la posilos sectores productivos para potencializar el desarrollo la decisión de consignar a dichas personas”. bilidad de aumentar montos para los en esa región fronteriza gobiernos locales, direccionar los recur“Antes al joven que se le sorprendía sos a la seguridad preventiva, como a pintando bardas se le detenía y se le llevaba a la policía municipal, por ser una falta l alcalde de Tapachula, Ezequiel Orduña las vertientes sociales que los Ayuntamientos consideren como prioritarios. administrativa y salía de manera pronta, meMorga, llamó a trabajar “más allá de diante el pago de una multa. Sin embargo ideologías, hacerlo con visión y sobre todo ya se cambió esta disposición y quien sea con acciones” y dijo que es hora de sumar Puerto Chiapas, punta sorprendido pintando bardas se consignará esfuerzos y de concretar todas las prode lanza para el desarrollo ante las autoridades judiciales, porque se puestas con voluntad política en materia de trata de una violación al bando municipal”, desarrollo económico”. Puerto Chiapas constituye la “punta aseveró. Al participar en el foro para Impulsar el de lanza para el desarrollo del estado de Desarrollo en la Frontera Sur, organizado Chiapas y la región del Soconusco”, afirmó De igual forma anunció que continuapor el Gobierno de Chiapas, el presidente el alcalde Ezequiel Orduña Morga, quien rá el programa de entrega de estímulos municipal dijo que el mandatario Juan dijo que con el apoyo del gobernador, económicos para los políticas municipales Sabines Guerrero ha sido un aliado del Juan Sabines Guerrero, la entidad se sigue y de proximidad que detengan en flagrandesarrollo en esta región fronteriza y recoposicionando a nivel mundial. cia a una persona que esté pintando una noció “el trabajo e importancia de todos los El edil destacó la importancia de seguir propiedad pública o privada. sectores productivos y empresariales” por promoviendo los destinos turísticos del Interrogado sobre los índices de segusu aportación a la región del Soconusco y a estado, sobre todo de un puerto que “día ridad de la ciudad, manifestó que según la frontera sur, con sus inversiones y con su a día se coloca como un destino a nivel estudios de autoridades estatales, Tapageneración de empleos. internacional. chula es la segunda ciudad más segura Eventos como éste -dijo Orduña Mor“Hoy tenemos el arribo de una nueva del estado, gracias a la coordinación que ga-, además de “acrecentar la oportunidad naviera, que es de la Royal Princess, que se mantiene con las diferentes corporaciode negocios permiten el intercambio de está conociendo e incursionando en nuesnes de seguridad de los tres órdenes de experiencias comerciales y representan tro territorio. Si ellos se van satisfechos de gobierno. una mejor oportunidad de hacer crecer las esta visita, es probable empresas”, expuso. que en el presente año lleguen otros 14 cruceros que no se Participación en FENAMM tenían programados”, comentó. Durante la sesión de la Federación NaDe igual forma, el cional de Municipios de México (FENAMM) presidente municipal A.C., en la que participó el presidente tapadestacó los factores chulteco, en representación de los alcaldes de seguridad, que dan de los municipios de Chiapas, se planteó el mayor certeza a estas Plan de Trabajo a desarrollar para el 2010 y embarcaciones, ya 2011 y se dieron a conocer propuestas que que actualmente este se enviarán a la Cámara de Diputados para tipo de navieras están su estudio y aprobación. Estímulos. El alcalde anunció que seguirá el programa de estímulos cancelando sus arribos El mandatario expuso que en el pleno económicos para los policías municipales y de proximidad

E

gentesur 55


confines La obra registra un avance del 80 por ciento y se entregará antes del 2 de agosto próximo: Jaime Valls

Contará Mercado del Centro DE TUXTLA GUTIÉRREZ con techo térmico prefabricado

J

aime Valls Esponda, presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez aseguró, durante un recorrido por la obra que ésta registra un avance del 80 por ciento, lo que permitirá concluir su edificación antes del próximo 2 de agosto Ante locatarios y regidores de todos los partidos políticos que lo acompañaron durante la visita, explicó que el nuevo centro de abasto contará con techado térmico prefabricado. Detalló que de acuerdo con la información de los proveedores, el material del nuevo techo tiene una resistencia al fuego de hasta 4 horas, y sus propiedades térmicas permitirán mantener más fresco el interior del inmueble. Por ejemplo, si en el exterior existen 38 grados centígrados, en el interior del mercado se tendría una temperatura de 28 en promedio”, acotó. Durante la supervisión de los

Nuevo Mercado del Centro. El presidente Jaime Valls Esponda supervisa personalmente los avances

Adelantos. El mercado contará con un techo térmico cuyas propiedades permitirán mantener más fresco el interior del inmueble

trabajos reiteró que de acuerdo con lo planeado, esta obra habrá de entregarse en tiempo y forma a los locatarios, antes del 2 de agosto, fecha en que será reabierto al público, contando con una renovada infraestructura hidráulica y un amplio estacionamiento para más de 200 vehículos. “Esta obra que se construye con el apoyo del gobernador Juan Sabines

56 gentesur

Guerrero, contribuirá al desarrollo planeado y ordenado de la ciudad; al contar con un estacionamiento para visitantes, hecho que favorecerá la circulación de vehículos en esta zona de la ciudad”, puntualizó. Carlos Banda Piceno, secretario general de los Locatarios del Mercado del Centro, manifestó su beneplácito por el avance que presenta la obra, de la que dijo, “no esperábamos que fuera tan

rápido. Estamos maravillados por este gran trabajo, donde se nota el interés del gobierno de Juan Sabines Guerrero y del presidente Jaime Valls Esponda, por entregarlo en el tiempo prometido.. “Esta obra nos va a beneficiar a todos, tanto a locatarios como a quienes vienen a comprar los productos; habrá sin duda mayor seguridad en todo los sentidos, es un sueño que se está haciendo realidad”.


Entregan llaves de la ciudad al secretario general de la Unión Interparlamentaria, Anders B. Johnson

P

or su loable labor como profesional en la cooperación internacional y la diplomacia multilateral, el Cabildo de Tuxtla Gutiérrez, que preside Jaime Valls Esponda entregó las llaves de la ciudad y el reconocimiento de visitante distinguido al secretario general de la Unión Interparlamentaria, Anders B. Johnson. En sesión solemne, el presidente Valls Esponda destacó que Anders B. Johnson, ha dedicado su vida al derecho internacional, la política, la democracia, así como a impulsar la equidad de género; asuntos que ha tratado ampliamente en la cátedra y conferencias que ha impartido, lo que le ha permitido obtener un gran número de reconocimientos. Ante la coordinadora general del Gabinete del Ejecutivo Estatal, Blanca Ruth Esponda Espinosa, presente en la Sala Batallón Hijos de Tuxtla, expresó: “todos y cada uno de estos trabajos plasman el impacto que en él, como individuo, han provocado las trascendentes tareas que la vida pública le ha presentado y a las que ha respondido con gran capacidad y visión social”. En el acto, con la presencia del secretario técnico del Gabinete de Gestión de Inversiones del Gobierno del Estado, César Serrano Nucamendi, regidores y servidores públicos, el presidente Jaime Valls reseñó que durante más de 15 años, Anders B. Johnson trabajó también en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), con responsabilidades diversas en

países como Honduras, Pakistán, Sudán y Vietnam. Por su parte, el secretario general de la Unión Interparlamentaria, Anders B. Johnson, acompañado por su esposa Kyra Nuñez de León -quien es originaria de la capital de Chiapas-, manifestó su agradecimiento al Cabildo de Tuxtla Gutiérrez, “una ciudad que he visitado muchas veces en los últimos 30 años”, apuntó. Y agregó, “tengo la impresión de que voy a visitar la ciudad más menudo; voy a cuidar muy bien la llave, y sé muy bien que algún día voy a cambiar mi status de visitante, a residente de Tuxtla Gutiérrez”, lo que generó el aplauso de los asistentes al evento. “La ciudad ha crecido enormemente, en los últimos años se han desarrollado mejores servicios. La vida política es diferente, muy diversa, Chiapas y Tuxtla no sólo han crecido en número, también han crecido de contenido y sustancia”, concluyó. Es importante mencionar que la Unión Interparlamentaria (UIP), creada en 1889, es la organización internacional de los parlamentos. Como tal, es el único organismo que representa a la rama legislativa de los gobiernos en una escala mundial. Su propósito fundamental es promover la paz y la democracia a través del diálogo político. La Unión Interparlamentaria, con sede en Ginebra Suiza, es una voz global y un mediador en los contactos multilaterales para los parlamentarios de más de 140 países. En el 2002 las Organización de las Naciones Unidas le otorgó el estatus de observador permanente del organismo.

la tradición familiar desde 1923 Servicio de banquetes en salón o a domicilio Visitante distinguido. El presidente Jaime Valls Esponda entregó las llaves de la ciudad a Anders B. Johnson

cármen 69, Centro Histórico Tels. 55 26 76 99 y 55 29 09 31 www.el-taquito.com.mx guillen1961@prodigy.net.mex gentesur 57


cu l t u r a ROBIN HOOD cine norma inés r i v e r a

L

a última versión de la historia del héroe de Sherwood, encarnado en esta ocasión por Russell Crowe, reúne a varios conocidos y reconocidos personajes como Ridley Scott, quien también dirigió a Crowe en Gladiador, así como a Brian Grazer, Brian Helgeland, John Mathieson y Janty Yates, entre otros, para presentar una historia más humanizada y alejada de la leyenda, en la que el hombre está por encima del mito. Dirigida por Ridley Scott; producida por Brian Grazer, Ridley Scott y Russell Crowe. Guión de Brian Helgeland;

música de Marc Streitenfeld. Fotografía, John Mathieson; vestuario de Janty Yates y las actuaciones de Cate Blanchett, William Hurt, Mark Strong, Mark Addy, Oscar Isaac, Danny Huston, Kevin Durand y Russell Crowe. Duración 148 minutos.

IRON MAN 2 D

espués del éxito de la primera entrega, vuelve la secuela de la saga con Robert Downey Jr. encarnando nuevamente al héroe del cómic de Marvel, que conquistara al público -además de la taquilla y 2 nominaciones al Óscar-, durante su estreno en 2008. Los personajes de Iron Man 2 enamoran a los espectadores y logran un delicado equilibrio, en el que ninguno se toma en serio, lo que contribuye a hacer más atractiva la película, además de la actuación de su protagonista, convertido 58 gentesur

en todo un héroe de acción bastante creíble y lleno de humor. Dirigida por Jon Favreau, producida por Kevin Feige con guión de Justin Theroux. Música de John Debney. Fotografía de Matthew Libatique y actuaciones de Robert Downey Jr.,Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Scarlett Johansson, Sam Rockwell, Mickey Rourke, Samuel L. Jackson, Kate Mara y Clark Gregg. Duración: 117 minutos.


HUMBERTO MATALÍ HERNÁNDEZ

EL GOTERO DE HUMBERTO En el Callejón del Cuajo

P

LA PONTÍFICE S

iguiendo la moda de llevar a la pantalla la vida de mujeres que han significado un lugar en la historia, la cinta, está basada en la novela de Donna Woolfolk Cross, sobre la única Papa mujer, secreto guardado con maestría por la Iglesia. Más allá de cuestiones de morbo o curiosidad, la historia sobre la fémina que se atrevió a desafiar a todos, en un tiempo en que ser mujer era poco menos que nada, resulta interesante y atrapa al público desde su inicio, Si algo pudiera reprocharse, es su duración. Resulta algo cansada, pero las actuaciones y la ambientación, bien valen la pena. Dirigida por Sönke Wortmann, con las actuaciones de Johanna Wokalek, John Goodman y David Wenham. Duración: 149 minutos.

ues nada, así de la nada, en el Callejón del Cuajo, dicen que llega un nuevo integrante a la vecindad, en donde impera el mando y voz de doña Borola Tacuche de Burrón. Es la casota larga y amarilla del número ochorrociento chochenta y chocho. El inquilino se instaló cerca de los tinacos, porque le gusta ver las estrellas desde la azotea, pero también para vigilar las diabluras de su amiga Borola. A don Gabriel Vargas Bernal (1915, Tulancingo, Hidalgo/ 2010-Distrito Federal) lo conocen como El Pintamonos. Por la amistad con don Regino Burrón, despacha en una silla y una mesa de dominó prestadas en uno rincón de la peluquería El rizo de oro. Don Regino, bonachón y compartido cuando faltan clientes, que son las más de las veces, agarra la guitarra para acompañar a su nuevo compañero. Es de suponer, atacan alguna canción de las de antes y dicen que hasta Foforito, el chícharo del negocio, les acompaña desafinando. De vez en cuando llegan Regino chico, el primogénito de la familia y su hermana Macuca, seguida por el abusivo, pero tierno, Tractor que aspira a la blanca mano de la joya de La familia Burrón. Seguro que desde allá, desde el Callejón del Cuajo, don Gabriel se evita la pena de ver el ridículo paseo de los restos de los Insurgentes de la Guerra de Independencia, que un supuesto historiador, empeñado en crear la neohistoria del Bicentenario, llevó del Ángel, que parece Ángela, a Chapultepec, y no para un día de campo capitalino, sino para encontrar cuál es cuál y quién es quién. El inventor de tal atrocidad es José Manuel Villalpando. Presume el cargo de Coordinador del Comité Ejecutivo Nacional para las Conmemoraciones de 2010. ¿Verdad, don Gabriel, qué entre más largo el título, menor es la capacidad? Así los restos de Hidalgo, Allende, Morelos y compañía, incluida doña Leona Vicario, recorren el Paseo de la Reforma, Juárez y Madero para hospedarse en el Palacio Nacional, y como

el preciso Calderón ya no lo usa, pues que sirva de santuario de criptas. Ya ve, don Gabriel, no ganamos para vergüenzas, si no pregúntele a su amiga doña Borola, ella sabe de esos dolores. Se acuerda cuando la señora de Burrón se enteró que tenía una calavera y un esqueleto dentro de ella. Le daban tanto miedo, que se los hizo sacar, y por los patios de la vecindad, se arrastraba su pellejo, pelando chicos ojotes. Tanto, que hasta los acólitos del diablo querían detenerla, dizque porque era la prueba viva de un delito, y como deben saber en el Callejón del Cuajo, aquí en la capirucha y hasta en las tierras de su compadre Cantarranas, los amigos de lo ajeno y los vendedores de sustancias peligrosas disparan para todos lados, y que los acólitos del diablo son también soldados y marinos, aunque no andan en barcos por el lago de Chapultepec. Pero disparan más tiros que su compadre y sus cuates de La Coyotera o del Valle de los Escorpiones. Utilizan semejantes matonas. Y los otros, los enemigos sociales, les responden igual. Pero seguro se enteró de esos escándalos antes de irse a la vecindad. Don Gabriel, mejor dejemos esos malos asuntos y díganos a los cuates que nos quedamos a chambear, cómo estuvo el banquete, que dicen, pagó doña Cristeta, la chorromillonaria tía de la señora Burrón. En el menú, además de los botellones de champaña de Huejotzingo, hubo ballenato no nato al pipián francés y buey asado a la pibil. También corre el chisme de que el ilustre poeta desconocido, Avelino Pilongano, el hijo de doña Gamucita, la que lava ajeno, escribió un largo discurso de bienvenida y después un poema épico (debe ser pico) sobre la vida de los personajes y anécdotas de usted. Don Gabriel Vargas, usted es el papá de todos ellos y responsable de infancias y adolescencias felices, y viejeces nostálgicas de millones de mexicanos. Les contó la historia de una familia, que usted supo narrar como nadie. Gracias por ello. GG matalih@hotmail.com gentesur 59


cu l t u r a ZOOT SUIT R O B ERT O S O S A

B

asada en la película del mismo nombre que protagonizara Edward James Olmos en 1981, la obra narra la historia real acontecida en California cuando un grupo de pachucos de la comunidad mexicana fueron acusados y sentenciados a cadena perpetua por el homicidio de un hombre cometido en 1942 en Sleepy Lagoon. Zoot suit, es el nombre que se daba al traje usado por los pachucos, como protesta ante la discriminación e intolerancia de una sociedad construida en su mayoría por inmigrantes. Una forma de vida, una filosofía, y un modo de expresarse con un lenguaje propio en un país ajeno. El melodrama llena la escena con los bailes y el vestuario de este periodo, La historia da cuenta de lo verídico y lo ficticio; una dinámica coreográfica y actoral que realza el profesionalismo de creativos e intérpretes. Los hechos son narrados de mane-

Keane Night train

discos A N D RE A O C A M P O

E

l último trabajo de la banda inglesa se compone de 8 tracks compuestos y grabados durante Perfecta Simetría, última gira, y toma el nombre del transporte favorito de Keane durante el viaje. El álbum incluye temas con la colaboración del rapero K´Naan y Tigarah. Con canciones que aportan espontaneidad y energía al disco y recuerdan su experiencia durante la gira, que incluye House Lights,.Back In Time, Stop For A Minute, Clear Skies, Ishin Denshin (You’ve Got To Help Yourself), Your Love, Looking Back y My Shadow. 60 gentesur

ra cronológica por El Pachuco (Enrique Arreola), personaje emblemático de ese movimiento social, ataviado con el zoot suit y expresándose en el caló propio del clan, con Everardo Arzate como Henry Reyna, el protagonista. Los diarios de la época llenan el escenario. Bultos de periódicos dan forma a la escena y acompañan el desarrollo de la historia, una metáfora de los acontecimientos con relación a los personajes. Luis Vélez -dramaturgo estadounidense de origen mexicano- escribe y dirige la obra, al igual que dirigió en 1981, la película homónima y la

presenta por primera vez en México. El reparto forma parte del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro, mismo que participa junto con TeatroUNAM y Conaculta en la producción de esta puesta en escena. Cabe señalar que con esta producción, se reinaugura el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario. Con funciones hasta el 4 de julio, se presenta los jueves y viernes a las 19:30, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas. Boletos $140.00, descuento del 50 por ciento a estudiantes, maestros e INAPAM. Jueves $30.00

Diego Torres distinto

C

on una nueva propuesta y canciones más elaboradas que sorprenden y encantan, Diego Torres presenta su nuevo trabajo donde sobresale Guapa, tema compuesto en colaboración con el ex integrante de Sin Bandera, Noel Schajris, con el que refrenda su posición como uno de los mejores exponentes de la canción argentina. Torres promete con este disco, sin percusiones ni pianos, un sonido nuevo y diferente a su tradicional propuesta musical. Los temas que lo completan son: Mi corazón se fue, Mirar atrás, Come on, En un segundo, El mundo sigue igual, Esto es lo que soy, .No alcanzan las flores y Cuando no queda nada.

Alizée Une Enfant du Siècle

U

ne Enfant du Siècle es la cuarta producción de la cantante francesa Alizée. Después de dos años de ausencia ella regresa con un estilo retro y un álbum inspirado en Eddie Sedgwick, la musa de Andy Warhol. El primer sencillo Les Collines (Never Leave You), sigue esa mezcla de pop electrónico que siempre le ha funcionado. Sin embargo también se puede escuchar su madurez como artista, aunque el beat general del disco es bastante lento. Desde la primera canción Eden, Eden hasta la última de los 10 tracks del álbum, Mes Fantômes. Alizée está de vuelta y tiene una propuesta que si bien no es nueva, ciertamente es interesante con canciones como A Coeur Fendre, Limelight y la imperdible Factory Girl.


MARCO AURELIO CARBALLO

Hildegard Albrecht de Sotomayor Editorial Miguel Angel Porrúa Primera Edición 2009, 56 pp.

Alegrías, frustraciones y otros sentimientos profundos

L

a viuda del inolvidable maestro, historiador y periodista Arturo Sotomayor narra por primera vez la historia de amor que vivió con un hombre, en muchos sentidos, excepcional. La maestra y escritora de vocación tardía, pero de una prosa muy sólida, revela en este pequeño libro cómo conoció a su futuro marido, cómo sus vidas se fueron entrelazando y de qué manera mantuvo con este audaz periodista y poeta una relación duradera que se prolongó hasta su muerte hace 15 años. Ya retirada en su condominio de Cuernavaca, Hilde, para los amigos, deshilvana con sutileza los recuerdos con la misma intensidad y emoción con que fluyen en su cabeza y se trasmutan en letras perennes destinadas a diseminarse a través de este libro.

Autor: Bertrand Rosenthal Editorial Random House Mondadori Sello: Debate México 200 pp.

Siempre gana la vida

B

ertrand Rosenthal, quien ha pasado algunos años en México como corresponsal de la AFP, forma parte de la pléyade de viejos periodistas que se han forjado al calor de guerras civiles, en países de Africa, Asia y Medio Oriente. Como resultado de sus experiencias escribió un libro que incluye 13 crónicas de diferentes conflictos, cuyo común denominador es uno sólo: darle forma humana al dolor de la guerra. En siempre gana la vida prevalece el optimismo, pero subyace también una enorme decepción por la persistencia en nuestros tiempos del poder ciego y de la falta de valores elementales como la tolerancia y el respeto a la diferencia. Rosenthal retrata la devastación y la crueldad de quienes se enfrascan en una feroz lucha por el poder, sin importar las causas profundas de los pueblos.

Crónicas non sanctas Espionaje telefónico

C

omprendo. Eres la clase de escritor que no corrige y que si le desagrada lo que escribe echa a la basura quién sabe cuántos árboles talados. Cómprate una compu. Olvida el cibercafé. Uno de aquéllos era Chandler. Los otros perfeccionan el error, corrigiendo hasta el cansancio. Puede conseguirse una genialidad humana a punta de friega, sostiene Vargas Llosa. La diferencia entre Chandler y tú, es que él tenía para el whisky. Haz un ejercicio de introspección y descubre por qué estás angustiado. Tonto no eres y hasta piensas, da la impresión. A lo mejor caminas viendo la banqueta en busca de alguna moneda. Como buen mexicano sabes manejar la jodidencia, no la riqueza. Es mi caso. Cuando me cae una lana pienso que ya no ejercitaré la imaginación (con el Melate), para ver en qué gastaré los millones. Estás incluido. A nuestra edad, tener aventuras es andar por la vida con las bolsas rotas. Ignoro cómo le haces para tener tiempo y jugar ajedrez ¡contra una máquina! Desde las redacciones supe que no servía para el ajedrez. Por güey o por güey y medio. Sucede que mi capacidad de concentración es mínima. Tres paludismos y dos sarampiones me provocaron una DMC, siglas de la Disfunción Mínima Cerebral. Las fiebres te desajustan el sistema eléctrico cerebral. Agrega que, por ve tú a saber qué aristas de la idiosincrasia, soy antisocial. No soporto estar con más de una persona, a quien escucho sin problemas y, si es aburrida, escribo en mi cabezota. Hay dos razones. De chamaco, en casa, nomás hablaba el granadero de mi padre y en las redacciones me topé con tipos como K, quienes nunca me dejaron meter mi cuchara. Otro es P. En cada ocasión trato de llenar los huecos que él deja en su perorata con problemas de sintaxis oral y esa incoherencia de quien ha recibido batazos en la nuca. Ahí, me temo, es donde están las sinapsis que unen la sesera con la sin hueso. Hace poco, D quiso psicoanalizarme en una sesión y no le entendí nada. El que piensa mal ¿cómo se da a entender? Cuando hay dos, tres personas, si son como K o como P, las aguanto sólo ebrio. Aunque el primero a veces utiliza parte del magín para chocholearte. Pero cuando habla de sus éxitos puede llegar a ser insoportable.

Tú historia con la tuerta me recuerda Retratos de Fidelman, de Malamud. Un judío gringo viaja a Roma y a Florencia, donde vive experiencias desopilantes, pero igual dices qué güey es este güey. Un pintor mediocre (podía ser escritor) conoce a un pordiosero que lo transa y después a una señorita puta con un cinturita octogenario. La dama, je je, decide quedarse a vivir en el piso del artista, pero el padrote los acosa porque desea recobrar a su putilla. Cuando descubre al pintor, el viejo le escamotea pinturas y esculturas. No me gustó el final. Hasta a Malamud pueden írsele las patrullas. No importa si la tuerta quiere contigo, o no quiere, opino. Es mejor querer a que te quieran, dijo Kierkegaard. Como tú sabes, era jorobado y cojo. Tú no soportas el rechazo, he visto, cuando mandaste al carajo al lector porque temiste que no le gustaran esas cien cuartillas. Importa escribir... no jugar ajedrez. No la amueles. Ocúpate de la tuerta. ¿Temes que el marido te enfrente? Resiste. Olvida el descontón. No le sabes... Échatele encima y a ver quién logra sacarlo de abajo. Ese numerito te sale bien. ¿Sigues pesando ciento veinte? Todos los escritores se parecen. Ahí podrías hallar consuelo o consejos. Los diferencian fruslerías como escribo de día o escribo de noche; escribo mejor cuando amo, o como escribió tu doble Tolstoi, bocado de cardenal para las feministas: “El matrimonio no sólo no es felicidad sino que siempre es un sufrimiento. Es el precio que el ser humano paga por la satisfacción de un deseo sexual. Un sufrimiento en forma de esclavitud, de saturación, de repugnancia, de todo tipo de vicios morales y físicos del cónyuge, que hay que soportar: la maldad, la estupidez, la falsedad, la vanidad, la ebriedad, la pereza, la avaricia, la codicia, el libertinaje… Desde hace setenta años mi opinión sobre las mujeres no hace sino bajar, y es necesario que baje más y más todavía. ¡La cuestión femenina! ¡Por supuesto que hay una cuestión femenina! Sólo que no es para que las mujeres se pongan a dirigir la vida, sino para que dejen de arruinarla.” G ¿Sigues ahí? G marcoaureliocarballo.blogspot.com gentesur 61


interespacio

Facturación

electrónica gratuita P

De pantalla ancha A

demás del diseño, la marca coreana LG, se ha concentrado en proveer a sus televisores de tecnología novedosa y el modelo EL9500 -considerado el más amplio del mercado-, elimina el uso de retroiluminación utilizado en pantallas LCD convencionales y adopta una capa de pixeles que son capaces de producir luz propia, sin fuentes externas de luz que alteren el despliegue de imágenes. La pantalla mide 15 pulgadas y tiene 3.2mm de grosor, su tecnología OLED procesa imágenes más dinámicas y elimina las borrosas, combinado con una buena calidad de sonido y altavoces invisibles. Además se puede montar en la pared o insertarse en cualquier lugar. Este nuevo producto utiliza menos electricidad que los LCD convencionales, su fabricación está libre de plomo y mercurio y genera mucho menos desgaste que un televisor de tamaño promedio. 62 gentesur

or disposición del Servicio de Administración Tributaria (SAT), a partir de enero del 2011, los contribuyentes que facturen arriba de 2 mil pesos, deberán hacerlo por medio de facturas electrónicas, por lo que será necesario un sistema automatizado y eficiente para realizar sus operaciones. Una solución práctica y gratuita es la que ofrece el portal Mis Facturas.net, el cual está disponible para cualquier usuario, aún sin conocimientos técnicos para su uso e implementación y sólo requiere tener una cuenta de correo electrónico y la firma electrónica avanzada. Con esta plataforma, se crea una alternativa para facturar electrónicamente de manera sencilla, segura y gratuita. La herramienta organiza y almacena un número ilimitado de facturas electrónicas, que cumplen con las disposiciones del SAT y los estándares de AMECE GS1-México.

El portal ofrece ahorros en almacenaje y papel y la entrega se hace más rápida. Cada vez que se envía un comprobante fiscal, sus clientes recibirán un correo electrónico sobre la recepción de un nuevo comprobante con el resumen del mismo, de manera inmediata. Además, cuenta con la capacidad de registrar las facturas que han sido cobradas y cuáles están por ser pagadas.

Explorer 8 se sube al ring E

n su más reciente versión de Internet Explorer 8, Microsoft formó una alianza con el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) que permitirá a los fans de la lucha libre, navegar

con una plataforma personalizada con las novedades de este deporte. Con esta nueva herramienta, los aficionados se mantendrán informados, al tiempo que disfrutan de una nueva experiencia de navegación, ya que con las herramientas de esta versión, podrán acceder al sitio oficial del CMLL y bajar información de sus luchadores favoritos, noticias, cartelera, historia, videos, trivias y promociones, entre otras novedades. Para instalarlo de manera gratuita, sólo hay que accesar a la página del Consejo (http://www.cmll.com) y descargar el explorador personalizado y los webslices (botones informativos). La página cuenta con altos niveles de seguridad, ya que como navegador, ofrece 85 por ciento de protección.


verónicahernándezcedillo

Recomendaciones bidcom, todo para los aspirantes a espías

V

igilar qué ocurre en tu negocio u hogar, mientras no te encuentras o localizar personas y vehículos, es una tarea sencilla mediante los equipos que esta empresa argentina ofrece a través de su web. También presenta toda una variedad de artilugios tipo James Bond, para grabar video de alta calidad por medio de diminutos relojes o plumas http://www.bidcom.com.ar

hammacher, MILES DE ARTÍCULOS EN LA WEB

S

i te interesa estar a la vanguardia en cuanto a gadgets o equipos electrónicos, la tienda online Hammacher.com te ofrece sus 162 años de experiencia para proporcionar miles de artículos y regalos que pueden satisfacer tu interés profesional o simplemente lúdico. Podrás pasarte horas recorriendo sus aparadores virtuales http://www.hammacher.com

skybox, compra en tiendas de eu como si vivieras ahí

U

na muy buena opción online para quienes desean adquirir en tiendas de Estados Unidos los mejores aparatos electrónicos, ropa o hasta un yate, sin salir de casa -y además recibir la mercancía a las puertas de domicilio-, es SkyBOX. Incluyen en el servicio los gastos de envío y hasta el pago aduanero http://www.skybox.net

cambia de look D

espués de 10 años con el mismo diseño, este buscador cambió su presentación con cambios que no se centran en

nuevas funcionalidades, sino en la forma en que se mostrarán los resultados. Entre las innovaciones visuales se encuentran

el botón “Mostrar opciones”, que ya está visible en una barra del lado izquierdo, con palabras clave como “Todo”, “Imágenes”, “Video”, “Libros” y “Más”, donde la información que se coloque en la caja de búsqueda, es como se presentarán los resultados. Con respecto a la sección “Noticias”, será posible buscarlas por última hora, 24 horas, semanas o mes y ordenarlas por fecha. Mientras que las imágenes, podrán buscarse de acuerdo con el color que se requiere. Cambiar de Google México a Google Estados Unidos o sólo resultados en español, también será más visible y más fácil de hacer. Según los directivos de la empresa, durante el resto del año habrá más cambios y funcionalidades. gentesur 63


humor de J AC O B O AC O S TA

64 gentesur


Revista Gente sur 163  

Hasta siempre Maestro Gabriel Vargas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you