Manolo Valdés | Galería Freites | 2013

Page 1

MANOLO VALDÉS


3

Cabeza con aros III 2005 Bronce 70 cm. de alto


MANOLO VALDÉS

Exposición 29 de septiembre al 10 de noviembre de 2013


2


La primera exposición de Manolo Valdés en la Galería Freites se realizó hace veinticinco años y, desde entonces, hemos acompañado con admiración y respeto su trayectoria. Valdés es un artista con aportes sustanciales para la creación contemporánea; es un creador de nuevos conceptos para entender el arte y contribuye con la incorporación de materiales no convencionales en la producción de la obra. Su propuesta desarrolla reflexiones y soluciones plásticas originales para el problema de la representación de la imagen en el curso de la historia de la pintura, otorgando un impulso renovador al género. Las obras que presentamos en esta ocasión atraviesan las diferentes áreas de su interés en el terreno de la construcción de imágenes a partir de obras clásicas, las esculturas de objetos y personajes y las Cabezas realizadas en los últimos años, donde el talante de Valdés como escultor brinda soluciones impecables al problema de la escala urbana. Pero hay algo que va mucho más allá de la complejidad teórica, la técnica, la calidad del oficio o el despliegue temático en su trabajo, y es el vínculo inmediato que nace entre sus obras y el espectador: el vínculo que mueve hacia el disfrute sensual de la experiencia estética, a la relación con el goce del material. Con esta exposición afianzamos los lazos de Manolo Valdés con Venezuela, donde se le aprecia no sólo por el conocimiento de su trabajo en cinco exposiciones ya realizadas previamente, sino por su presencia en las colecciones del Museo de Arte Contemporáneo y el Museo de Bellas Artes, donde el artista donó una de sus pinturas dedicadas a Mickey Mouse. En 1989 recibió la Orden Andrés Bello del Gobierno Venezolano por sus destacados aportes a las artes. Hoy reafirmamos nuestro compromiso por difundir sus contribuciones, y una vez más proporcionar al público la valiosa oportunidad de apreciar el arte contemporáneo internacional en sus más elevados términos. Alejandro Freites

3


4


5


MANOLO VALDÉS

Manolo Valdés define una figura capital de la creación contemporánea. Su obra rotunda, conmovedora y consistente, se levanta sobre una profunda reflexión de extraordinaria capacidad para retomar el legado de la Historia del Arte en la construcción de un espacio nuevo, que llega casi al grado cero de la imagen, para hacerla renacer en términos completamente originales. Reconceptualiza la pintura y la escultura. Utiliza materiales cuya humildad franciscana cobra una fuerza inaudita a la hora de reconstruir los emblemas de la pintura clásica. Opera bajo el mecanismo de activación de la metamorfosis y nos hace penetrar en un territorio estético donde los arquetipos emblemáticos rearticulan su sentido entre capas de materia, espesas texturas, retazos de tejido, hilos, arpillera, pasta pictórica, costuras, desgarros, puntadas. En el campo de la escultura, desarrolla procedimientos y técnicas propias para proporcionar dimensiones que hacen de él, no un tallador, sino un constructor de imágenes cuyos poderosos atributos iconográficos, nítidos y francos, le confieren una fuerza única a su lenguaje. Esta exposición concentra un sólido conjunto de piezas que se ubican en diversos campos de la producción del artista: el de las construcción de una nueva imagen a partir de las obras clásicas, el de las esculturas de objetos y personajes y el de las cabezas/esculturas realizadas durante los últimos años, donde el artista introduce nuevos elementos de conceptualización en el tratamiento del tema, las escalas y el espacio.

6



I LA HISTORIA DE LA PINTURA Y LA CONSTRUCCIÓN DE LA IMAGEN Valdés es, ante todo, un constructor de imágenes. El resultado de su relación y tratamiento plástico a partir de reflexiones y revisiones de la Historia de la Pintura no es una repetición en contextos diferentes, tampoco una re-creación, mucho menos una transformación. Valdés sencillamente produce una nueva imagen, una obra contemporánea donde su antecedente se revela como ancestro, como coordenada de registro, pero ya estampado en un trabajo propio, individual, con su propio estilo, términos y lenguaje. En él, la Historia de la Pintura se comporta como el objeto que le permitirá articular su propio lenguaje. Explora y transforma el imaginario del arte occidental, otorgándole nuevos valores y dimensiones plásticas y estéticas a las imágenes del pasado clásico. Kosme de Barañano precisa a cabalidad el aporte del artista, cuando señala que la obra “exige una reflexión sobre la Historia del Arte, desde ella misma, y se hace con sus propios elementos narrativos, forma y color, fuerza e imaginación”(1). Valdés adopta diversos lenguajes —en una perspectiva que incluye por igual a Velázquez o a Matisse—, pero lo interesante es que con ellos —no importa su origen o genealogía—, genera una síntesis nueva y original: “Lejos de ser lo que eran, se desprenden de su identidad histórica y adquieren naturaleza completamente nueva”(2). Convierte a las obras en otra cosa, en variaciones de un lenguaje que, si bien proviene del pasado, se encuentra específicamente anclado en los parámetros artísticos contemporáneos. Simón Alberto Consalvi, explica que “…uno ve a la Reina Mariana, al desnudo azul, a Dora Maar…, pero no es a Picasso a quien ve, ni a Velázquez, ni a Matisse. Uno, en efecto, ve a Manolo Valdés y a su arte, no al pretexto, aunque el pretexto no esté oculto”(3). En este proceso entra en juego un tipo diferente de soporte, también diferentes materiales, y un añadido de técnicas contemporáneas como el collage, donde el papel manifiesta la definición de las texturas —su disposición— y, a la vez, le imprime su talante de inmaterialidad a la obra. Le cambia los códigos de origen a las obras que le inspiran, somete sus imágenes a radicales mutaciones, les altera la sintaxis,

8


revierte sus estructuras, reformula su sentido, su morfología (escala, dimensiones), desgarra la trama y la materia y lo que sucede al final es un acontecimiento único, estrictamente “valdesiano”. Valdés arranca de una articulación de oposiciones entre contexto y descontextualización. El interés se enfoca en la figura-personaje central del cuadro, de la cual desincorpora los aspectos que definen su entorno cultural, social, histórico, político y plástico. Lo mismo sucede con los elementos de individuación: ropajes, tocados y accesorios. A partir de este momento se inicia el vuelco creador de Valdés, pues restituye una nueva realidad a partir de materiales pobres, austeros y despojados que a pesar de su lejanía con la prolijidad visual y cromática del original, permite reencontrar huellas del gesto y actitudes de los personajes, que entre tajos, desgarrones e incisiones conservan el porte, la gracia, la severidad o la altivez según sea el caso. El manejo expresionista de la materia conformada por arpilleras, hilos y pintura es realmente notable. El artista logra construir un repertorio iconográfico que sobrepasa los vínculos históricos y hace de la historia del arte un género pictórico propio donde los cruces entre el espacio, el tiempo y las imágenes activan inesperadas relaciones y dimensiones que multiplican las posibles lecturas de la obra de arte por parte del espectador.

(1) DE BARAÑANO, Kosme: Manolo Valdés. Ediciones Polígrafa, Madrid, 1999, pág.15. De Barañano incluso incorpora una reflexión extensa e importante que incluye ejemplos previos de artistas que retoman la obra de otros creadores —Picasso a Rembrandt, Rembrandt a Rafael y Marcantonio Raimondi, Velázquez y a Matisse, Freud a Whistler, Bacon a Velázquez, Pollock a Picasso. Algunos como Picasso incorporan las imágenes del arsenal de la historia de la pintura como parte de su iconografía, Bacon distorsiona a Inocencio X de Velázquez, erosiona la figura, Freud genera una representación de la obra de Whistler, pero “la forma de utilizar la memoria visual de Valdés”, concluye de Barañano, “es muy diferente. En la obra de Valdés hay una celebración de la pintura” (págs. 27-47). (2) DE BARAÑANO, Kosme: Manolo Valdés. Ediciones Polígrafa, Madrid, 1999, pág. 25. (3) CONSALVI, Simón Alberto: Manolo Valdés. La metáfora de la metamorfosis. Texto publicado en el catálogo de la exposición Manolo Valdés. Galería Freites, 1997, pág. 23

9


Infantas, reyes y reinas, santos, representaciones mitológicas de diosas o retratos emblemáticos de Matisse y Picasso se ven envueltos en un fenómeno plástico denso y a la vez refinado, gracias al cual se separan totalmente de sus orígenes y se reformulan como arquetipos contemporáneos de una realidad completamente diferente donde se borran por completo las distancias entre épocas actuales y de procedencia. Estas metamorfosis de imágenes del mundo universal de la pintura conforman un cuerpo inagotable y orgánico de referencia para la interpretación del arte contemporáneo. La presencia de materiales toscos asigna un acabado imperfecto e irregular que se expresa con brutal energía en la construcción de las imágenes que surgen, poco a poco, por entre las roturas y fisuras, las heridas de la tela, las costuras e hilos sueltos, la pintura rasgada. Valdés fractura la continuidad de la imagen, destruye la narración y reconstruye la memoria desde el andrajo y la precariedad de la forma, sin inútiles adornos pero con impetuosa firmeza. Las afinidades hacia esta relación con las imágenes clásicas de la Historia del Arte las observa Valdés desde muy temprano en su andar y amor por la creación: “Mi pintura está hecha de observar la pintura de los demás, porque soy muy aficionado a la pintura, soy un pasivo consumidor de pintura, no sólo uno produce la suya. Estoy influido y los temas y las cosas salen un poco con lo de ese momento, con lo que te encuentras; en otro momento, con tu estado de ánimo, ese tipo de cosas. Me gusta mucho apoyarme en esos magos de la pintura tradicional, en los géneros: el bodegón, los paisajes, el retrato”(4). Pero esta relación con la historia no es sólo una cuestión de gustos sino de interpretación del pensamiento histórico desde la plástica. No es sólo un “recordar” pinturas emblemáticas, sino un construir escalas diferentes de visión, narrativas que provienen de ángulos muy distintos. La presencia de la gran pintura clásica cruza sus cauces con los términos y materiales contemporáneos que le asigna el artista, inaugurando su espacio propio.

(4) (Citado por DE BARAÑANO, Kosme: Manolo Valdés. Ediciones Polígrafa, Madrid, 1999, pág. 51.

10


6

Perfil blanco con mantilla de colores 2012 Gouache, collage y materiales diversos sobre madera 120 x 90 cm

11


9

12

Perfil sobre fondo naranja 2012 Gouache, collage y materiales diversos sobre madera 210 x 137 cm


8

Perfil sobre fondo fucsia 2012 Gouache, collage y materiales diversos sobre madera 210 x 137 cm

13


7

Perfil sobre fondo azul 2012 Gouache, collage y materiales diversos sobre madera 210 x 137 cm

14


15


II ESTRATEGIAS DE CREACIÓN Y ARTICULACIÓN DEL LENGUAJE Esta operación se instala sobre diversas estrategias técnicas, lingüísticas y estéticas como la descontextualización de la narración original (abandono del tema), el uso del detalle, la des-afección en sus propósitos sentimentales y gestos expresivos, la búsqueda de un grado cero de la imagen (de sus estructuras medulares) y el desdibujamiento del espacio y el tiempo. Valdés arranca de una articulación de oposiciones entre contexto y descontextualización. El interés se enfoca en la figura-personaje central del cuadro, de la cual desincorpora los aspectos que definen su entorno cultural, social, histórico, político y plástico. Lo mismo sucede con los elementos de individuación: ropajes, tocados y accesorios. Desde de este momento se inicia el vuelco creador de Valdés donde restituye una nueva realidad que a pesar de su lejanía con la prolijidad visual y cromática del original, permite reencontrar huellas del gesto y actitudes de los personajes, que entre tajos, desgarrones e incisiones conservan el porte, la gracia, la severidad o la altivez según sea el caso. El manejo expresionista de la materia conformada por arpilleras, hilos y pintura es realmente notable. “Valdés se sitúa ante la doble incógnita de lo técnico (la organización y materialización del cuadro) y de lo estético (la concepción de las versiones que produce)” (5). El artista logra construir un repertorio iconográfico que sobrepasa los vínculos históricos y hace de la historia del arte un género pictórico propio donde los cruces entre el espacio, el tiempo y las imágenes activan inesperadas relaciones y dimensiones que multiplican las posibles lecturas de la obra de arte por parte del espectador. “Al manipular imágenes de la historia del arte, Manolo Valdés utiliza una amplia gama de procedimientos que contribuyen a la elaboración de su obra: el distanciamiento (y, por lo tanto, la búsqueda de una mayor objetividad), la descontextualización, las colisiones entre imágenes, tipos de imágenes, espacios y tiempos distintos que establecen nuevas relaciones entre los personajes y otorgan una nueva dimensión a la obra”(6).

(5) DE BARAÑANO, Kosme: Manolo Valdés. Ediciones Polígrafa, Madrid, 1999, pág. 75. (6) DALMACE-ROGNON, Michelle: Pintura Clásica y Modernidad como pretextos de lectura en la obra de Manolo Valdés, texto publicado en la exposición Manolo Valdés, Galería Freites, Caracas, 1988, pág. 13.

16


El proceso de descontextualización termina abriendo compuertas para la reactivación icónica. Al respecto, de Barañano añade que “la reproducción de una menina, o de una infanta, descontextualizada, individualizada en su soledad de madera o de bronce, hace que la imagen pierda su valor, deje de ser, para convertirse en sustancia de otra cosa. Es una operación lingüística: el icono pierde su valor y queda a merced del trato que le da Valdés como realidad, desde la torsión que significa el detalle visto como unidad, que conlleva referencias pero a la vez le da vida propia”(7). La creación de estas nuevas imágenes a partir del mundo universal de la pintura, conforman un cuerpo inagotable y orgánico de referencia para la interpretación del arte contemporáneo. El punto de partida es la separación de un detalle de la obra seleccionada. Lo recupera, lo reconstruye. Trabaja su huella. El detalle, replanteado y ampliado, permite que la referencia inicial desaparezca y se manifieste como una obra autónoma. De esta manera se activa un dispositivo de transposición de lo corriente a lo arquetipal: “Es casi como si un tipo histórico y crasamente terrenal”, advierte José María Salvador, “se transformase de repente en abstracto arquetipo”(8). El distanciamiento del contexto histórico, a su vez, vacía a las imágenes de su contexto individual, de sus gestos y emociones, de su tiempo y de su espacio. El tratamiento pictórico se dirige hacia un esquema sin perfiles narrativos donde la silueta abandona la anécdota; va hacia la captación medular —sin adornos, con materiales austeros— del grado cero de la imagen, fuera de sus circunstancias. No hay lugar para el gesto, pero sin embargo, los personajes conservan la prestancia y compostura de su antiguo marco. También cambia la mirada. La obra de Valdés es un replanteamiento que penetra y cuestiona en su totalidad las normas canónicas de mirar y recordar la Historia del Arte y, precisamente, es el tratamiento del detalle lo que permite esta rearticulación. La atención hacia el detalle amplifica considerablemente la capacidad visual y saca a luz un nuevo tipo de relaciones que, en la totalidad de la obra clásica llegan a perderse: “En su obra, el detalle se convierte en lo absoluto: el detalle aparece como interpretación y como nueva unidad”(9).

(7) DE BARAÑANO, Kosme: Manolo Valdés. Ediciones Polígrafa, Madrid, 1999, págs. 191-193. (8) SALVADOR, José María: Manolo Valdés. Re-tratar los iconos ancestrales.Texto publicado en el catálogo de la exposición Manolo Valdés, Galería Freites, 1990, pág. 8. (9) DE BARAÑANO, Kosme: Manolo Valdés. Ediciones Polígrafa, Madrid, 1999, pág. 57.

17


III PROCESOS, MATERIALES Y CLAVES TÉCNICAS Las claves y valores estéticos que consolidan la obra de Valdés sostienen sus engranajes sobre la base de una serie de claves técnicas que le asignan originalidad y fuerza, tanto en el uso y tratamiento de los materiales, como en el delineamiento del proceso creador. El proceso creativo se desarrolla a partir de series, como un artista de repertorio, o “esos cantantes a los que les gusta hacer unas determinadas óperas porque las cantan mejor. El repertorio de mis imágenes, las imágenes que retomo, son las series de Crónica, que nunca se cierran; vuelvo a Velázquez porque me complace buscar nuevas formas de repetir variantes, de introducir nuevas ideas y de confrontarlas entre ellas. Al final, toda esa variedad es la que realmente configura la obra, y Velázquez es una de esas canciones de siempre para volver a cantar”(10). Con respecto al desarrollo, si bien posee un “guión inicial”, las piezas se van “pensando en imágenes más que en función de una historia previa”: “La actividad de la escritura y la actividad de la pintura son actividades específicas. Yo tengo aquí el mapa y entonces hago otra vez un dibujo. El segundo paso: ¿cómo soldar todo eso? (esas manchas, esas telas distintas), ¿cómo hacer de eso un cuadro más coherente? La soldadura de todo eso se produce con la pintura, con la pasta que pasa después al primer plano y deja todo lo demás en segundo plano”(11). La lista de materiales reúne, entre otros, telas rústicas, maderas, arpillera, hilos, pasta pictórica, remiendos, hilachas, plomo o lino. Con ellos el artista introduce la textura como un dispositivo de significaciones, pues no se trata simplemente de relacionar elementos sino de reconstruir la imagen con un nuevo sentido dirigido a la exploración del campo matérico: “En la obra de Valdés, los detalles y materiales crean una atmósfera de ternura, de elegancia y de fascinación. Valdés usa la artesanía del saco, más industrial, más povera y más expresionista”(12).

(10) Extracto tomado en el catálogo de la exposición Manolo Valdés, Galería Freites, 2008. (11) Citado por: BOZAL, Valeriano: Manolo Valdés. Maneras de mirar mundos, Tf Editores, Madrid, 2001, pág. 101, según declaraciones de Manolo Valdés a María José Bono y Agnes Noguera: Fragmentos de una entrevista, en: Manolo Valdés, 1981-1995, IVAM. (12) BOZAL, Valeriano: Manolo Valdés. Maneras de mirar mundos, Tf Editores, Madrid, 2001, pág. 135.

18


Capa sobre capa va cosiendo el cuerpo de la obra y la imagen final revela una complejidad constructiva que proviene justamente de haber sido sometida a un proceso previo de deconstrucción. Esta asignación de sentidos a la textura se expresa en una resignificación de los materiales y, muy especialmente, en el uso de la arpillera que deja de ser, como señala José María Salvador, “mero so-porte destinado a recibir la capa pictórica y desaparecer bajo ella, lo cual la convierte en un verdadero a-porte constructivo y significante, en activo protagonista plástico y conceptual que contribuye a la génesis de la obra”(13). El material no se comporta como un fin plástico que apoya un tipo de lenguaje carente de referencias icónicas o temáticas. Para Manolo Valdés, los materiales se ofrecen como “ingredientes preñados de sentido, puestos al servicio de la construcción de una imagen, en el marco de un discurso eminentemente significante y referencial”(14). El uso de arpillera le lleva a alcanzar texturas inesperadas que asignan a esa simple tela de yute que en manos del artista pierde su dureza, una significación compleja por su calidad terrosa, por su color despojado, por su capacidad para convertir a las costuras en líneas de un dibujo feroz, por su potencialidad para multiplicar el entramado del espacio y la composición. Este material le aporta cualidades terrosas y rugosas texturas, pero sus costuras, remiendos e intercalados permiten también consolidar la estructura de la imagen. Y también un nuevo tipo de expresión, que no es la del gesto o el sentimiento del personaje en su cuadro original. Cada elemento incorpora sus propiedades específicas. El despojo del material —la materia bruta— y el despojo de la imagen inicial permiten el despliegue de los diversos planos de lectura. Cada hilacha, cada capa, cada fractura, cada sutura, cada colgajo de tela, cada salvaje fragmento, cada costura, ponen de manifiesto las relaciones de las masas y las materias en las pinturas y esculturas. El impacto visual que resulta de estos efectos es maravillosamente sorprendente y marca la diferencia entre obra y obra de una misma serie.

(13) SALVADOR, José María: Manolo Valdés. Re-tratar los iconos ancestrales. Texto publicado en el catálogo de la exposición Manolo Valdés, Galería Freites, 1990, pág. 25. (14) SALVADOR, José María: Manolo Valdés. Re-tratar los iconos ancestrales. Texto publicado en el catálogo de la exposición Manolo Valdés, Galería Freites, 1990, pág. 21.

19


20


IV LAS OBRAS DE VALDÉS 1 Aproximación a las Pinturas Esta exposición reúne un significativo grupo de pinturas y esculturas de Manolo Valdés, donde destacan las conexiones internas, relaciones, revelaciones y complejidades de su lenguaje. Se ubican en el espacio de las imágenes de la Historia del Arte. El artista selecciona piezas rotundas y complejas, cuya calidad plástica y nitidez expresiva le permiten replantear los términos de la creación dentro de su propio vocabulario y con un repertorio de materiales austeros, que otorgan nuevas dimensiones a la lectura de las imágenes del arte y la interpretación de la pintura misma. Iniciamos con Caballero II y Caballero III, ambas de 2008, que parten de la imagen del rey Felipe IV a caballo, pintada por Velázquez. Diego Velázquez ocupa un lugar dominante en la reflexión de Valdés y, muy especialmente las series dedicadas a retratos de personajes reales. El Retrato de Felipe IV a caballo, pintado en 1634, es uno de los cinco retratos ecuestres de la familia real que Velázquez asumió por encargo. La pieza sobresale en el repertorio de Valdés como una emblemática imagen que recoge el legado clásico transformado en una poderosísima figura contemporánea. El artista construye un espacio nuevo como detonante de originales relaciones pictóricas. El realismo y minuciosidad de los detalles se ven ahora convertidos en texturas, superficies, molduras y materias que llevan a pensar en la creación de un lenguaje que recupera la sombra, la huella más profunda de sus personajes. En esta ocasión, el centro vital de atención en la composición lo conforma la figura del caballo, resuelta en un extraordinario trazo negro que reconstruye el movimiento de la imagen original. La arpillera cruda, casi sin tratar, sustituye el paisaje de fondo en el cual unos ligeros toques en azul y blanco permiten referir el cielo y las nubes de Velázquez. Destaca el trabajo de la costura en la línea del horizonte que divide el cuadro en dos partes. Es un trabajo a la vista, sin ocultamientos, los hilos descosidos forman parte esencial en esta reinterpretación. La línea se convierte en costura que sustituye al dibujo, la arpillera desnuda define y unifica las texturas de la obra, adquiriendo una nueva significación.

1

Caballero II 2008 Óleo sobre tela 230 x 190 cm

21


Desde esa precariedad textil se reconstruye la imagen y nace una manera diferente de establecer relaciones entre los sentidos de la iconografía y la significación del material. Dama a caballo sobre fondo negro, 2009, es el segundo retrato de Velázquez seleccionado por Valdés en esta exposición. En este caso, toma como punto de partida el Retrato Ecuestre de doña Isabel de Borbón pintado por Velázquez entre 1628 y 1636. Se desprende del paisaje original del fondo velazqueño para enfocar su atención en la figura central a caballo. El resultado es la creación de una nueva realidad pictórica que sorprende al espectador por la simplicidad, humildad y sencillez de los materiales utilizados en la obtención de un alto nivel de expresividad y fuerza de la composición. La sencillez del material, este manejo de recursos por parte de Valdés, contrasta con el tratamiento realista que Velázquez utiliza para la solución de la cabeza del caballo y el rostro de la Reina, así como el elaborado trabajo del traje. El volumen y la masa de la falda construyen la forma y enérgica composición del cuadro. Mediante el empleo de arpillera, telas rústicas y pastas pictóricas, Valdés alcanza vigorosas texturas que redimensionan el contexto de la imagen original. El paisaje del fondo un sugerente plano monocromo en tonos tierra, lo cual permite acentuar la fuerza del personaje central. El minucioso bordado de la falda se recompone a partir de pocos y sólidos trazos blancos, las manos y el rostro pasan a ser manchas y telas. Pero aún cuando las facciones y detalles se ven desdibujados, Valdés es capaz de mantener el talante y porte altivo de sus personajes. Estos elementos lo convierten en un creador contemporáneo que con enorme talento y eficiencia transforma el legado artístico del pasado para construir una nueva, única y original obra. Si bien el artista acude a Velázquez como pretexto, ese pretexto se revela como un detonante de imprevistas conexiones y relaciones en la pintura de Valdés. Esta es una pieza emblemática en su producción, majestuosa, abundante en la fuerza de su significación.

Retrato ecuestre de doña Isabel de Borbón Diego Velázquez

22


3

Dama a caballo sobre fondo negro 2009 Óleo sobre tela 174 x 174 cm

23


2

Caballero III 2008 Óleo sobre tela 230 x 190 cm

Retrato de Felipe IV a caballo Diego Velázquez

24


25


La serie de perfiles (Perfil rojo II, Perfil sobre fondo naranja, Perfil sobre fondo fucsia y Perfil sobre fondo azul, todas correspondientes a 2012), consagra su interés por la figura femenina del Retrato de mujer y hombre en una ventana, una témpera sobre madera pintada en 1436 por Fra Filippo Lippi. En ellas se construye una interesantísima atmósfera de relación entre lo clásico y lo contemporáneo. Con su repertorio particular de materiales rústicos (hilos gruesos, arpillera, retazos pintados), trabaja capa sobre capa, con costuras y pasta pictórica, definiendo el hierático rostro. El tocado y el traje constituyen un poderoso marco para centrar la atención en el perfil y, al igual que en sus transformaciones de otras obras maestras de la pintura, sustituye el fondo original de tramas y paisajes por espacios monocromos con sutiles intervenciones de color y texturas. Cabe destacar la capacidad de Valdés para conservar los gestos y talantes de los personajes de los cuadros originales, luego de su metamorfosis. Así como en el Retrato Ecuestre de la Reina Isabel se mantiene la altivez, elegancia y gracia del movimiento, en el Perfil Rojo II queda intacta la austera, fija y solemne actitud de la figura femenina. Los Perfiles sobre fondo fucsia, azul y naranja, observan un interesante planteamiento en el trabajo del rostro, donde Valdés utiliza segmentos de papel transparente para velar las facciones. Se aprecia entonces una luminosidad sutil que los diferencia del talante matérico en el Perfil rojo II, aunque parten del mismo modelo. Igualmente en estas piezas el tocado, el manto y la parte superior del vestido están trabajados en trozos de papel-collage con colores claros y no con el bermellón de Filippo Lippi. La tercera serie de la exposición la compone el grupo de rostros con sobrero (Rostro con sombrero, 2011, Retrato con sombrero azul y Dama con sombrero negro, ambas de 2012), que proponen una metamorfosis del conocido rostro de Venus en las pinturas de Lucas Cranach dedicadas a Venus y Cupido, pintadas hacia 1529. Las obras de Cranach en cuestión son desnudos nada convencionales cuyo preciso dibujo representa el momento en que Cupido es atacado por las abejas por robar el panal.

Retrato de mujer y hombre en una ventana Fra Filippo Lippi

26


11 Perfil rojo II 2012 Óleo sobre tela 230 x 170 cm

27


10 Dama con sombrero negro 2012 Óleo sobre tela 190 x 230 cm

Venus y Cupido Lucas Cranach

28


29


12 Retrato con sombrero azul 2012 Óleo sobre tela 170 x 229 cm

30


31


5

Rostro con sombrero 2011 Óleo sobre tela 190 x 230 cm

32


33


La serie fue también un motivo para llevar a cabo profundas distorsiones en Pablo Picasso. Pero Valdés se concentra en el detalle del rostro, lo objetiviza y revierte sus contenidos. Nos lleva a una especie de huella de su rostro: los valores originales adquieren otro tipo de estructura, esta vez orientada a los tonos ocre y beige, con el foco de atención en el sombrero negro. El artista deconstruye la paleta y logra extender la mirada hacia una profundidad cuyo efecto de misterio es alcanzado gracias al uso y disposición de los materiales rústicos, costuras y puntadas. El recorrido de Valdés por la Historia de la Pintura cotinúa con siete piezas de las series dedicadas a Matisse. El tema de Matisse como pretexto es un capítulo aparte en la obra de este artista, que trabaja a partir de sus retratos y el célebre Desnudo en rosa de 1935. El tema del retrato y el desnudo fueron géneros cercanos a Matisse que le permitieron desarrollar innovaciones en el trabajo con el rostro y el cuerpo. La aproximación de Valdés hacia su obra le permite expresar, recorrer y replantear libremente los cánones de la pintura. De hecho, señala Valeriano Bozal, para Valdés “volver a Matisse es volver a la pintura, al placer de la pintura, al arte olvidado. Hablar de Matisse es tan comprometido como difícil”(15). Retrato con sombrero verde, Retrato con sombrero carmín y Retrato con sombrero negro, todas de 2012, generan un nuevo sentido al tratamiento matissiano del rostro. Valdés utiliza básicamente las imágenes desarrolladas por Matisse en sus retratos de Lydia Delectorskaya, una de sus modelos más representadas, pero también se encuentran elementos de otros rostros, como por ejemplo el recurso de la raya en el medio de La Raya Verde (Retrato de Madame Matisse) de 1905, que actúa como una línea de sombra artificial, dividiendo la cara según la forma convencional de los retratos, con un lado iluminado y otro ensombrecido. Matisse simplificó las formas de su esposa, reduciéndolas a lo que es meramente esencial. Por ejemplo, la raya está destinada a mostrar la separación entre el espacio iluminado y el sombreado. La presencia del sombrero está reseñada básicamente en los retratos de Lydia.

(15) BOZAL, Valeriano: Manolo Valdés. Maneras de mirar mundos, Tf Editores, Madrid, 2001, pág. 31.

Desnudo en Rosa Henri Matisse, 1935

34


4

Desnudo VI 2011 Óleo sobre tela 190 x 230 cm

35


18 Retrato sobre fondo verde II 2012 Óleo sobre tela 165 x 140 cm

El artista traduce la luz a colores, de manera que el lado de tonos fríos simula la parte en sombras, y el lado de colores cálidos, la iluminada, mientras que Valdés recompone las facciones luego de haber separado la silueta y haberla recreado con sus papeles, telas, cartones y otros materiales propios. Recorta los colores y los fija en planos separados que además expresan diferentes texturas. Por su parte, Retrato con traje amarillo, Retrato sobre fondo verde I y Retrato sobre fondo verde II, todas de 2012, mantienen correspondencias genealógicas exclusivas con los retratos de Lydia, específicamente Dama en Azul, de 1937 y Joven con blusa azul de 1939. Valdés conserva la división del rostro y su tratamiento por planos cromáticos. Son los métodos y la profundidad que adquieren sus obras. El resultado final de esta serie permite una compleja lectura donde la expresividad del rostro se conserva luego de haber sido objetivados sus rasgos personales. Desnudo VI, 2011 constituye una obra cardinal dentro la serie dedicada a Matisse. Valdés ha realizado numerosas piezas con el pretexto de este artista y esta es una versión con una fuerza y esencia extraordinarias. El Desnudo en rosa, pintado en 1935, sufrió durante su ejecución cerca de 20 cambios que Matisse documentó en fotografías. Ese proceso de documentación es la base referencial para Valdés, quien logra una imagen esquematizada donde destaca la simplificación cromática y la organización plana y geometría del fondo: “Valdés no tematiza la obra terminada de Matisse, sino que toma como referencia, como pre-texto, los diversos estados de esa obra que sólo existen en la fotografía, y en el desarrollo interno del cuadro, ocultos bajo capas y capas de pintura”(16). Por otra parte, Valdés realiza numerosos bocetos y dibujos que van construyendo la arquitectura previa del desnudo final. La serie de desnudos de Matisse (que comprende, entre otras pinturas sus célebres Odaliscas), contiene una enorme carga del erotismo que surgió en su obra a partir del año 1930. La modelo del Desnudo en rosa de Matisse es nuevamente Lydia Delectorskaya, representada en un impactante primer plano con simplificación al máximo de un entorno que prácticamente se reduce a la pared de fondo.

(16) DE BARAÑANO, Kosme: Manolo Valdés. Ediciones Polígrafa, Madrid, 1999, pág.53.

Joven con blusa azul Henri Matisse, 1939

36


37


16 Retrato con traje amarillo 2012 Óleo sobre tela 165 x 140 cm

Matisse hace desaparecer cualquier atisbo de perspectiva y el desnudo resalta por la nitidez lograda gracias a la exageración del volumen de los brazos y las piernas, así como sugerente alusión a los pechos y la frontalidad de la cabeza. Las líneas orgánicas del cuerpo contrastan con las rectas del fondo, proporcionando una interesante tensión a la composición. A pesar de las reducidas proporciones en el formato, el lienzo manifiesta monumentalidad. Todas estas características hacen del Desnudo en rosa un campo de acción perfecto para las reconversiones de Valdés quien, en efecto, elabora piezas magistrales en esta serie. La figura central del Desnudo VI sobresale entre un fondo oscuro y matices de retazos rojizos que la hacen despegar entre hilos, texturas, andrajos, pasta, suturas y colgamientos de tela. El uso de las costuras sustituye el dibujo (lo cual le permite construir la línea y la forma de la figura), los parches favorecen la gestación de la trama y el volumen. Valdés “despoja” la imagen de Matisse, creando una brutal representación –con colores planos, sordos— en los términos de su propio vocabulario. La arpillera pierde dureza, unifica su textura. El artista modifica por completo el problema clásico de la representación y las relaciones de masa: “La zona que hasta ahora había estado al servicio del protagonismo de la figura en la historia del arte, cobra interés en sí misma, en la dualidad entre apariencia movediza y materia anclada con hilos”(17). Desnudo VI es un ejemplo extraordinario de la capacidad transformadora en Manolo Valdés.

(17) DALMACE-ROGNON, Michelle: Pintura Clásica y Modernidad como pretextos de lectura en la obra de Manolo Valdés, texto publicado en el catálogo de la exposición Manolo Valdés, Galería Freites, Caracas, 1988, pág. 13.

38


39


17 Retrato sobre fondo verde I 2012 Óleo sobre tela 165 x 140 cm

La Raya Verde (Retrato de Madame Matisse) Henri Matisse, 1905

40


41


14 Retrato con sombrero negro 2012 Óleo sobre tela 165 x 140 cm

42


43


15 Retrato con sombrero verde 2012 Óleo sobre tela 165 x 140 cm

44


45


13 Retrato con sombrero carmín 2012 Óleo sobre tela 165 x 140 cm

46


47



1 Muchacha con pelota (Lichtenstein como pretexto) 2008 Madera 140 x 60 x 43 cm

V LAS OBRAS DE VALDÉS 2 Esculturas Manolo Valdés aborda con igual dominio y maestría las disciplinas de la pintura y la escultura. Ellas cruzan sus discursos, se enriquecen entre sí; sin discrepancias, conservan la calidad iconográfica y técnica que define su trabajo. Tanto en las esculturas individuales como en las piezas integradas a la dimensión urbana, demuestra sin problemas la destreza en el manejo de las escalas y se mantiene la fuerza de su lenguaje. Con la escultura, el artista remueve igualmente las bases tradicionales técnicas. Nos devuelve el oficio desde nuevas perspectivas de creación y relación con el material. Son piezas abundantes en sensaciones y cualidades sensoriales, son piezas macizas cuyos efectos expresivos dominan los resultados.El manejo de los recursos le permite dibujar en tres dimensiones, liberar a la madera y al bronce de la rigidez y dureza. Esta disciplina en Valdés impone un capítulo aparte en los desarrollos de la creación contemporánea. Para empezar, actúa con una solución conceptual original que es la de crear la imagen escultórica a partir de la imagen pictórica. Y no se trata de ilustrar en tres dimensiones, sino de generar una escultura que se comporta como sus pinturas y responde a sus propias pautas: con las mismas texturas, grietas, flexiones. Utiliza maderas verdes, bronce, hierro, plomo, raíces que vuelve jirones. Con estos elementos se impone la calidad del oficio para dejar en ellos la misma huella, las heridas y costuras que se aprecian en sus pinturas. También ha introducido una técnica especial para producir la soldadura entre las planchas de madera, que es la de soldar con los remaches sin utilizar colas o gomas en las uniones. En lugar de crear a partir de un bloque de madera al cual tallar, primero lo vuelve planchas que retuerce, rompe y rasga, lo cual le permite alcanzar los diferentes matices y calidades que vendrían a constituir la paleta en pintura. En el trabajo con el bronce alcanza resultados fascinantes, ya que no lo maneja con las técnicas clásicas de pulidos acabados, sino que se dirige a hacerle

Muchacha con pelota Roy Lichtenstein, 1935

49


perder solemnidad: el bronce llega a parecer tabla, cartón, huella opaca de suturas y fisuras de la madera y de la tela, resto de memorias.Resquebraja los atributos originales del material y produce efectos impensables. La inclusión de objetos dentro del lenguaje iconográfico de Valdés se remonta a los años noventa, cuando lo cotidiano cobra fuerza en el discurso, no sólo como referencia de materiales (lonas, tela, hilos, cartones), sino como imagen protagónica. Su interés por la escultura se remonta a los orígenes de su producción: “desde el Equipo Crónica ya trabajaba en la escultura, aunque con otras características. Yo escojo un cuadro –puede ser del siglo XVII o actual—, lo interpreto primero desde la especificidad de la pintura y después desde la perspectiva de la escultura. Así, al transformar una imagen bidimensional en tridimensional, es como si le añadieras un comentario más; desde luego, se le dota de una nueva entidad. Siento que cada vez tengo una mayor necesidad de realizar este proceso”(18). Teniendo en cuenta la calidad de las texturas de sus pinturas, el paso a la escultura resulta natural: “El resultado de la pintura de Valdés, según el soporte, se va convirtiendo en relieve: es el paso a la escultura. Valdés ve que en sus arpilleras no captura las cualidades esenciales de Las Meninas, o de la Reina Mariana, es decir, se rompe la unidad entre la esencia interna del sujeto y la imagen externa pintada en el lienzo, asumida en la tela. La representación pide salir. El retrato se corporeiza, se convierte en construcción, toma cuerpo en tres dimensiones. Valdés trabaja la materia en la pintura; la pintura va convirtiéndose en relieve y, al final, la imaginería de Valdés pide ser escultura… La pintura de Valdés consigue el rango de un espacio autosuficiente gracias al volumen narrativo de la materia. Esta síntesis expresiva va pidiendo más materia, y esta toma cuerpo, se instala en las tres dimensiones, pero con las mismas características de pensamiento visual, el detalle como unidad y la paráfrasis como pretexto de análisis del recuerdo”(19).

(18) Extracto tomado de la entrevista de Violant Pourcel a Manolo Valdés en 2006, publicada en el catálogo de la exposición Manolo Valdés, Galería Freites, 2008, (19) DE BARAÑANO, Kosme: Manolo Valdés. Ediciones Polígrafa, Madrid, 1999, pág. 183.

50


Sin embargo, sus esculturas no son pinturas en tres dimensiones ni la representación tridimensional de una anécdota. Ellas responden a sus propias pautas. Su valor se apoya sobre los elementos de la condición escultórica (la masa y el peso, los volúmenes, el vacío, el hueco, la textura, la verticalidad y la horizontalidad en el espacio). El rango general de los materiales va de la madera a los metales y aleaciones: raíz de olivo, pino de Flandes, mármol, alabastro, granito, madera de ébano, plomo, latón, aluminio, hierro y bronce. La técnica propia desarrollada por Valdés conserva los modos de emplear el ensamblaje en sus pinturas. En las maderas verdes, cortadas, “hechas derrotas y jirones”, busca sus policromías: “las escoge por su color y textura, madera de azoca, madera que ha crecido bajo tierra o donde empiezan las ramas, porque tiene la veta encontrada en diversas direcciones. La madera clásica de talla es una madera muy saneada y demasiado aséptica para su trabajo. Trata incluso de buscar la que esté cortada con motosierra y que deje los bordes de la marca, como le sirven en los cuadros los bordes de la tela”(20). Luego diseña un procedimiento “casi de collage, muy parecido a los cuadros. De alguna manera hay similitud. ¿Qué hago con la escultura? Primero escojo la madera, lo suelo hacer directamente del árbol. Compro la madera verde, es decir, recién cortada, sin pasar por todo el proceso de secado. Hago un poco al revés del escultor que la talla, que cogería un bloque y lo empezaría a tallar. Yo cojo ese bloque y lo hago planchas que, al estar cortadas verdes, se retuercen, se rompen, se arrugan, empiezan a tener una calidad con lo cual tengo ya lo que en pintura sería la paleta. Ya tengo todo eso y me sugen ideas, entonces cojo esas planchas que tienen un grueso, el grueso que necesito para hacer cosas con volumen y empiezo como un escultor que trabajara la plancha de hierro, soldándolas. Como no se puede utilizar soldadura real, que es fundamental, las sueldo de otra manera. Con los remaches”(21). La madera verde alcanza la forma que le conviene a su lenguaje durante el secado. Se retuerce, se arruga, adquiriendo un aspecto que se puede equiparar al comportamiento de los materiales rústicos, hilachas

(20) DE BARAÑANO, Kosme: Manolo Valdés. Ediciones Polígrafa, Madrid, 1999, pág. 187. (21) BOZAL, Valeriano: Manolo Valdés. Maneras de mirar mundos, Tf Editores, Madrid, 2001, págs. 73-74/196.

51


34 Mueble con libros y tres osos 2012 Madera 152 x 109 x 83 cm

y retazos de sus pinturas. En ambas disciplinas obtiene el mismo efecto expresivo de la textura, la grieta y las torsiones, pero con materiales y dimensiones diferentes. Valdés trabaja igual que lo haría un escultor con plancha de hierro: usa la tabla de madera a modo de plancha, como si fueran planchas de hierro o de cera que se van uniendo. Como las planchas de madera no se pueden soldar, lo que hace es meterle clavos, clavos de madera. Así pues su soldadura, al trabajar con la madera o la piedra, tiene poco que ver con el sistema tradicional empleado. El ensamblaje así logrado permite formar una pieza con numerosos fragmentos unidos entre sí. El procedimiento se aplica por igual a la hora de ensamblar piedra o mármol, y brinda el aspecto rústico tan propio del artista gracias a la labor de superposición capa por capa. Esta exposición presenta piezas de series esenciales de su trabajo escultórico: personajes históricos e imágenes de la Historia de la Pintura, objetos y cabezas. La imagen de Isabel de Borbón de Velázquez —replanteada también en la pintura—, obtiene resultados magistrales en la tercera dimensión. Valdés la reelabora en madera o piedra, operando con su método propio de ensamblar los materiales. Con Dama a Caballo en sus versiones de madera, alabastro parece partir, no tanto del lienzo de Velázquez como de la creación reinterpretada en pintura, pero llevada al grado máximo de su deconstrucción. La figura queda truncada, rota a jirones, en pedazos y remiendos. Las extremidades se llevan al extremo de la síntesis, dejando ya muy atrás cualquier atisbo realista. Valdés utiliza la veta de la madera y los giros tonales de las piedras como herramientas expresivas: los materiales insinúan un nuevo gesto y una nueva actitud para la imagen de Isabel. Tachones, harapos, andrajos y costuras son acá sustituidos por espacios horadados. Otra imagen emblemática de sus metamorfosis desarrollada tanto en pinturas como en esculturas, es la Muchacha con pelota, (Lichtenstein como pretexto) 1961, de Roy Lichtenstein, quien a su vez parte de un anuncio publicitario de 1955. Muchacha en la playa, 2008, de Valdés, desarrolla la verticalidad e impulso de la obra de Lichtenstein y adquiere una nueva dimensión al neutralizar su colorido con la madera. Las roturas de las láminas imponen un gesto que

52



desafía la impersonalidad del anuncio. Al añadir la textura, convierte la imagen plana en un gesto no esperado que en realidad lo coloca un paso más adelante con respecto al pop art. Con estas maravillosas esculturas el artista demuestra su enorme poder a la hora de interpretar, re-crear y enriquecer el arsenal de la memoria. Una misma imagen podrá llegar a ser interpretada infinitas veces, siempre diferentes: “Valdés se eleva por encima de épocas, modas y tendencias para transfigurar los emblemas de la Historia del Arte en imágenes con personalidad propia”(22). A las obras de relación de Valdés con el arsenal de imágenes que proporciona la Historia de la Pintura, se unen otras series de origen propio en el artista, como las estanterías, mesas con libros y sus conocidas Cabezas, expuestas en esta muestra. En el caso de las Mesas con libros y osos, los objetos se convierten en sombras de objetos; en recuerdos. Son composiciones armadas con pedazos de madera, donde el sistema de grietas y fisuras pone en práctica un dispositivo de deconstrucción de los objetos en la memoria. Hay libros apilados, libros abiertos donde las figuras de tres pequeños osos de peluche concentran la atención en la composición. Las vetas de la madera manifiestan nuevamente sus valores expresivos. De la misma manera que con las imágenes y personajes del arte universal, el objeto/pretexto no se trabaja aquí como un tema con valor anecdótico sino como un modelo de interpretación de la realidad. Una biblioteca o el conjunto de libros sobre una mesa con un oso de juguete no “narran” una situación, sino que incorporan una nueva dimensión de lo real. Los objetos de Manolo Valdés son sombras de objetos, rastros, vestigios. Las Cabezas nos permiten penetrar en las más recientes búsquedas del artista, cuya maestría en el dominio de las escalas lo lleva a la realización de obras en espacios públicos sin alterar las proporciones, texturas y armonías. A finales de 2012, el artista dispuso un imponente conjunto de esculturas en los jardines adyacentes al Jardín Botánico, del Bronx, en Nueva York. Son siete Cabezas monumentales integradas a tal punto en el espacio, que se mimetizan con el entorno.

(22) DE BARAÑANO, Kosme: Manolo Valdés. Ediciones Polígrafa, Madrid, 1999, pág. 237.

33 Mesa con libros y osos 2012 Madera 135 x 142 x 76 cm

54


55


Ellas emergen impetuosamente del suelo, sin pedestal, y revelan una similitud con los elementos contenidos en estas maquetas, especialmente en la elegancia de los rostros y la gracia del movimiento de los tocados, compuestos por mariposas en vuelo alzado. Desde hace tres años, se interesó en el tema a partir de la cautivadora imagen de numerosas mariposas monarca que aleteaban sobre la cabeza de un hombre que tomaba sol en Central Park. Luego de una visita al Museo de Historia Natural pudo apreciar una enorme instalación de mariposas vivas y en un recorrido por el Museo Metropolitano de Nueva York las vislumbró entre los cuadros. El paso a la escultura resulta magistral: las mariposas flotan, se mueven en el espacio. El tocado deja de ser ornamento y motivo y se convierte en protagonista principal de la acción plástica. Vicente Verdú se refiere a la serie de Damas de Valdés en los siguientes términos: “Precisamente el efecto de las damas de Valdés, encopetadas, heridas, arrogantes, proverbiales, proviene de su emancipación del original y la iniciación de su vida propia. No son, como aparece a simple vista, esculturas que se afincan sobre un cómodo pedestal sino cuerpos que avanzan, navegan o vuelan más allá de su consistencia y de su peso. Damas voladoras cuya vida propia las autoimpulsa como el corazón a los otros seres vivos… Diosa íbera o neobarroca…”(23). Cabeza de alabastro con mariposas I se relaciona con una de las siete cabezas monumentales del Jardín Botánico de Nueva York y, en sus dimensiones más pequeñas, demuestra cómo el artista es capaz de mantener el equilibrio de proporciones en diferentes escalas. El volumen central realizado en alabastro blanco, se encuentra enmarcado con hilos de metal que forman el tocado. Para el tallado y diseño sobre el alabastro, Valdés desarrolla técnicas inéditas, sutiles y muy gráficas, hacen de él, más un creador de imágenes que un escultor que trabaja el mármol o el metal. Utiliza el metal como si fuese un lápiz para dibujar formas tridimensionales, generando un hermoso efecto de constelaciones abiertas con mariposas que giran alrededor de la cabeza.

(23) VERDÚ, Vicente: La construcción del universo: la Dama del Manzanares de Manolo Valdés, Tf Editores, Madrid, 2005).

32 Dama a caballo X 2012 Madera 146 x 150 x 40 cm

56


57


10 Caballero 2012 Madera 162 x 137 x 66 cm

58


59


31 Dama a caballo IX 2012 Madera 152 x 160 x 48 cm

60


61


La solución de los hilos recuerda también al tocado de la figura de Ariadna o Dama del Manzanares, formado también por hilos cruzados que aluden al hilo de la vida con el cual, según el mito, Ariadna permitió a Teseo su salida del laberinto del Minotauro. Valdés trabaja el volumen de la cabeza con estructuras simples, donde destaca el tratamiento del rostro cuyos rasgos apenas esculpidos proyectan especial gracia y expresividad. Por su parte, Mariposas VII, forma parte del numeroso conjunto de esculturas en las cuales Manolo Valdés despliega el dominio del oficio como pintor y escultor para alcanzar un resultado liviano, grácil y dinámico. Se trata de un modelo o esbozo de la pieza monumental (de cincuenta pies de ancho) exhibida en los alrededores del Jardín Botánico en Nueva York. El trabajo, a menor escala, contribuye a desarrollar la idea y ayuda al artista a visualizar los elementos formales y conceptuales, antes de emprender la producción en grandes dimensiones. Las aleteantes mariposas realizadas con aluminio reflectante, dan vida al tocado que despliega con una aérea sensación de ligereza, gracias a la cual la escultura parece levantar vuelo. Como ya se ha dicho, la atracción de Valdés por las mariposas, comenzó al ver mariposas revoloteando sobre la cabeza de un hombre que tomaba sol en Central Park. Desde entonces, señala el artista, empezó a “verlas por todas partes, en lugares donde no las había visto nunca”. Así también, señala que existe una expresión española según la cual, para describir a las personas con una gran cantidad de ideas, se les dice que tienen “mariposas en la cabeza”. Esa imaginación vivaz de las “mariposas en la cabeza” hace flotar el volumen del adorno-sombrero, y reafirma que las cabezas de Manolo Valdés traspasan la idea del retrato como tema, para convertir al mismo tocado en protagonista principal de la acción plástica. Cabeza con Mariposas en madera pintada, observa el talante tan característico del artista, de asignar un valor clásico y contemporáneo a la vez a sus piezas, en un magnífico equilibrio de tiempos que las hace vivir para siempre. Esta vez la madera pintada brinda conexiones con la capacidad de

62


re-creación pictórica del artista. La madera pintada de blanco construye el rostro y el vuelo de las enormes mariposas. Las facciones (especialmente los ojos) son trazadas a trazos gestuales. Alhambra, en aluminio patinado, sostiene un efecto de transparencia que alude a la celosía. El aire penetra por entre el dibujo del tocado y proporciona levedad al volumen. Se trata de una versión de la escala monumental exhibida en el Jardín Botánico de Nueva York, inspirada en una visita del artista a una exposición allí presentada en la que habían recreado plantas del Palacio de la Alhambra: “A veces hay temas tan universales que se puede coincidir sin saber que el vecino también está interesado y lo trata de una manera totalmente distinta y complementaria”, explica Valdés al respecto. La obra de Manolo Valdés emociona. Sacude el pensamiento. Borra la distancia entre la realidad y la pintura. Las mantiene en un lenguaje común. Nos hace recorrer el curso histórico de las imágenes sin detener los tiempos. Siempre contemporáneo, siempre multiplicado, siempre reflejo de una mirada en incesante renovación y construcción. Proporciona un enriquecedor contexto para reflexionar sobre los modos de ver el arte y la tradición visual del arte occidental. Aquí lo que está en juego es la mirada, el modo de ver y aproximarse a la creación. Valdés ha modificado para siempre el problema y los pretextos de la representación. María Luz Cárdenas Caracas 2013

63


4 Caballero 2011 Bronce 157 x 129 x 61 cm

64


65


26 Dama a caballo II 2012 Alabastro 127 x 122 x 31 cm

66


67


27 Dama a caballo IV 2012 Alabastro 77 x 83 x 22 cm

68


29 Dama a caballo VI 2012 Alabastro 75 x 76 x 22 cm

69


28 Dama a caballo V 2012 Alabastro 82 x 82 x 21 cm

70


30 Dama a caballo VII 2012 Alabastro 74 x 77 x 20 cm

71


25 Dama a caballo I 2012 Alabastro 123 x 136 x 34 cm

72


73


11 Cabeza con mariposas 2012 Madera 116 x 120 x 62 cm

74


75


12 Cabeza de alabastro con mariposas I 2012 Alabastro y bronce 80 x 66 x 39 cm

76


13 Cabeza de alabastro con mariposas III 2012 Alabastro y bronce 50 x 55 x 28 cm

77


18 Con tocado de mariposas 2012 Aluminio 293 x 290 x 130 cm

78



22 Laurel 2012 Aluminio 127 x 91 x 74 cm

80


81


23 Luna 2012 Bronce 127 x 91 x 74 cm

82


83


20 Atalanta 2012 Latón dorado 127 x 91 x 74 cm

84


85


21 Dido 2012 Hierro oxidado 127 x 91 x 74 cm

86


87


24 Cabeza con mariposas X 2012 Bronce 159 x 234 x 88 cm

88


89


8 Mariposas IX 2011 Bronce 78 x 182 x 67 cm

90


91


7 Mariposas VIII 2011 Latón dorado 75 x 185 x 85 cm

92


6 Mariposas VII 2011 Aluminio 85 x 175 x 81 cm

93


9 Alhambra 2012 Aluminio patinado 53 x 145 x 31 cm

94


95


19 Con tocado vegetal 2012 Aluminio 302 x 280 x 130 cm

96



2 Ada (cabeza dorada) 2010 Latón dorado 94 x 114 x 56 cm

98


3 Ada (cabeza plateada) 2010 Aluminio 80 x 93 x 57 cm

99


14 Cabeza con helechos I 2012 Aluminio 114 x 160 x 50 cm

100


101


102


103


17 Cabeza con helechos IV 2012 Latón dorado 114 x 160 x 50 cm

104


105


16 Cabeza con helechos III 2012 Bronce 114 x 154 x 50 cm

106


107


108


CRONOLOGÍA

MANOLO VALDÉS Nace en Valencia, España, el 8 de marzo de 1942. En 1957 ingresa a la Escuela de Bellas Artes de San Carlos, Valencia. Dos años después, en 1959, abandona la Escuela para dedicarse por completo a la pintura. En los trabajos realizado, al poco de dejar la Escuela, muestra una gran capacidad creadora y una gran habilidad técnica y en 1962 pudo presentar un conjunto de obras en la Galería Nebli de Madrid, siendo su primera exposición individual. A principios de los años 60 Valdés, junto con los artistas Gorris, Juan Antonio Toledo y Rafael Solbes, entre otros, y el historiador de arte Tomás Llorens, forma el grupo “Estampa Popular de Valencia”. Este grupo trata de definir el papel del arte y del artista en la España de principios de la década de los 60, en pleno proceso de transformación socioeconómica. Equipo Crónica, con Juan A. Toledo y Rafael Solbes, se constituye en 1964. Toledo abandona el grupo un año después, pero Valdés y Solbes continúan juntos hasta la muerte de Solbes, en noviembre de 1981, cuando estaban trabajando en la serie Lo público y lo privado. Después de esos momentos difíciles, comienza Valdés su trayectoria profesional de manera individual. A lo largo de los años 80, Valdés fue incorporando un nuevo sentido a su obra pictórica, y fue alejándose paulatinamente de las técnicas utilizadas por Equipo Crónica. También, en esos años, la escultura comenzó a ocupar un papel más relevante en su producción. Su participación en numerosas exposiciones individuales a cielo abierto, en paseos y calles de cualquier ciudad o en salas de exhibición de todo el mundo, hacen de él uno de los artistas más conocidos y relevantes de los últimos cincuenta años. Actualmente vive y trabaja en Estados Unidos y España. Exposiciones con Equipo Crónica (selección)

Equipo Crónica Con el periódico

1965 Equipo Crónica. Galería II Centro, Turín, Italia Equipo Crónica. Sala Comunale, Reggio Emilia, Italia Medalla de Oro en el III Salón Nacional de Pintura, Caja de Ahorros del Sureste de España, Alicante 1966 Equipo Crónica. Sala Miqueldi, Bilbao, España Equipo Crónica. Galería La Pasarela, Sevilla, España 1967 XVIII Salón de la Jeune Peinture, París, Francia Equipo Crónica, Análisis cuantitativos. Galería Val i 30, Valencia, España Equipo Crónica. Galería Barandiarán, San Sebastián, España Homenaje a Picasso. Sala Aixelá, Barcelona, España Le Monde en Question. Museo de Arte Moderno, París, Francia 1968 Equipo Crónica. Galleria l’Agrifolio, Milán, Italia Equipo Crónica: serie la recuperación. Galería Val i 30, Valencia, España Equipo Crónica. Galleria II Girasole, Roma, Italia 1969 Equipo Crónica: obras de la serie la recuperación. Galería Cultart, Madrid, España Equipo Crónica. Galería Grises, Bilbao, España 1970 Kunst un Politick. Badisher Kunstverein, Karlsruh; Wuppertal y Colonia, Alemania. tinerante a Italia y Francia Equipo Crónica: obras de la serie Autopsia de un Oficio. Galería Val i 30, Valencia, España 1971 Equipo Crónica. Galerie Klang, Colonia, Alemania Equipo Crónica. Galerie Poll, Berlín, Alemania

109


1972

1973

Las estructuras cambian, las esencias permanecen,1968

1974

1975 1976 La salita, 1971

1977

1978

1979

1980 1981

I Muestra Internacional de Arte. Homenaje a Joan Miró. Granollers, España Serie Policía y cultura. Colegio de Arquitectos, Barcelona, España Serie Policía y cultura. Galería Juana Mordó, Madrid, España Encuentros de Pamplona. Pamplona, España Equipo Crónica. Galería Val i 30, Valencia, España Equipo Crónica. Galería Tassili, Oviedo, España Equipo Crónica. Galería René Metrás, Barcelona, España Serie Negra. Galería Arte Contacto, Caracas, Venezuela Equipo Crónica. Ocho retratos, dos bodegones y un paisaje. Galerie Stadler, París y Llotja del Tint, Bañolas, España Serie El cartel. VIII Bienal de París, Francia Equipo Crónica. Proceso a la violencia. Exposición itinerante a: Galería Estiarte, Madrid, Galería Gráfica, Barcelona y Galería Alcoiartes, Altea, España Equipo Crónica workproces 1964 -1974. Kunststichting Lijbaancentrum, Róterdam, Holanda Equipo Crónica. Sala Juan XXIII. Córdoba, España Feria de Basel. Basilea, Suiza Equipo Crónica. Galería Val i 30, Valencia, España Oficios y oficiantes. Museo de Arte Moderno, París, Francia Equipo Crónica. Gallería d Arte Cavour, Milán Equipo Crónica. Exposición Antológica. Itinerante a Maison de la Culture, Saint-Etienne; Maison de la Culture, Rennes y Museo de Bellas Artes, Pau, Francia Exposición antológica del Equipo Crónica. Centro M-11, Sevilla, España Obra gráfica y múltiples. Galería 42, Barcelona, España Serie El paredón. Galería Juana Mordó, Madrid, España Spagna, avanguarda artistica e realtà sociale, 1936-1976 (Equipo Crónica participa con la serie El paredón). Pabellón Central de la Bienal de Venecia, Italia Serie La trama. Galerie Karl Flinker, París, Francia Equipo Crónica. Itinerante por Alemania a: Franfurter Kunstverein, Frankfurt; Badischer Kunstvereh, Karlsruhe; Kunstverein, Hannover; Galerie Poll, Berlín Equipo Crónica. Centro de Arte Contemporáneo, Oporto, Portugal Mitologías cotidianas II. Museo de Arte Moderno de la villa de París, Francia Equipo Crónica, La partida de billar. Galería Maeght, Barcelona Diseña la coreografía de la obra teatral “Noches de guerra en el Museo del Prado”, de Rafael Alberti, presentada en el Centro Dramático Nacional, Madrid, España Equipo Crónica, La partida de billar. Sala Luzán, Zaragoza, España A modo de parábola. Galería Val i 30, Valencia, España Paisajes urbanos. Galería Cadaqués, Cadaqués, España Equipo Crónica. Pinturas, dibujos, objetos. Galería Yerba, Murcia, España La partida de billar.Galería Juana de Aizpuru, Sevilla, España Paisajes urbanos. Galería Juana Mordó, Madrid, España Images détourées/images détrournées. Centro Georges Pompidou, París, Francia Paisajes urbanos. Galerie Maeght, Zurich, Suiza Serie paisajes urbanos. Gallerie Poll, Berlín Equipo Crónica. Galería Jürgen Schweinbraden, Berlín del Este, Alemania Equipo Crónica, series 1979/1981. Galería Maeght, Barcelona, España Los viajes y Crónica de la transición. Biblioteca Nacional, Madrid, España Premio de pintura Ciudad de Cáceres, España En el mes de noviembre fallece Rafael Solves. Las obras realizadas por Equipo Crónica continúan presentándose hasta la actualidad en numerosas exposiciones póstumas. Manolo Valdés comienza su andadura en solitario.

110


Portadas de catálogos editados por Galería Freites

Exposiciones individuales (selección) 1962 1982 1983 1984 1985 1986

1987 1988

1988

1989 1990

1991 1990

1992

1993

1994 1995 1996

1993

1997

Manolo Valdés. Galería Nebli, Madrid, España Manolo Valdés. Pintures i escultures 1982. Galería Maeght, Barcelona, España Manolo Valdés. Galería del Palau, Valencia, España Manolo Valdés. Bilder und Skulpture 1982-1984. Galerie Poll, Berlín, itinerante a Gesellschaft für Aktuelle Kunst, Bremen, Alemania Obra gráfica. Galería Roma e Pavia, Oporto, Portugal Manolo Valdés. Pinturas i escultures. Galería Maeght, Barcelona, España Manolo Valdés. Escultura-Pintura 1980/86. Sala Parpalló, Diputación Provincial, Valencia, España Manolo Valdés. Galerie Adrien Maeght, París. Manolo Valdés. Galería Yerba, Murcia, España Manolo Valdés. Galería 4, Valencia, España Manolo Valdés. Galería Val i 30, Valencia, España Manolo Valdés. Galería Freites, Caracas, Venezuela Manolo Valdés. Pinturas. Galera Fandos i Leonarte, Valencia, España Manolo Valdés. Museo de Bellas Artes, Bilbao, España Manolo Valdés. Galería El Coleccionista, Madrid, España Manolo Valdés. Galería Luis Adelantado, Valencia, España Manolo Valdés. Château de Tarascon, Francia. Manolo Valdés. Obra 1988-1989. Galería Soledad Lorenzo, Madrid, España Manolo Valdés. Galería Maeght, Barcelona, España Manolo Valdés. Galería Freites, Caracas, Venezuela Manolo Valdés. Palacio Almudí, Murcia, España Manolo Valdés. Colegio de Arquitectos, Tenerife, España Manolo Valdés. Palacio Condes de Gabia, Granada, España Manolo Valdés. Caja de Ahorros, Burgos, España Manolo Valdés. Recent Work. Marlborough Gallery, Nueva York, Estados Unidos Manolo Valdés. Galería Guereta, Madrid, España Manolo Valdés. Pinturas 1991. Galería Fandos i Leonarte, Valencia, España Manolo Valdés. Galerie Sonia Zannettaccí, Ginebra, Suiza Manolo Valdés. Galería Trama, Barcelona, España Manolo Valdés. Obra reciente. Centro de Arte Palacio Almudí, Ayuntamiento de Murcia, España Manolo Valdés. Galería Freites, Caracas, Venezuela Manolo Valdés. Pintura y Escultura. Galería Marlborough, Madrid, España Manolo Valdés. Fondation Veranneman, Kruishoutemi, Bélgica Manolo Valdés. Pintura y Escultura. Galería Marlborough, Madrid, España Manolo Valdés. Galleria II Gabbiano, Roma, Italia Exposición de escultura y pintura. Instituto Valenciano de Arte Moderno IVAM, Centre Julio González, Valencia, España Manolo Valdés. Campbell-Thiebaud Gallery, San Francisco, Estados Unidos Manolo Valdés. Galería Palatina, Buenos Aires, Argentina Manolo Valdés. Cynthia Bourne Gallery, Londres, Gran Bretaña Manolo Valdés. Galería Sonia Zannettacci, Ginebra, Suiza Manolo Valdés. Galería Mario Sequeira, Braga, Portugal Museo Rufino Tamayo, México D.F. Museo de Monterrey, Monterrey, México Pinacoteca do Estado, Sao Paulo, Brasil

111


1999

2000

2001

2002

Manolo Valdés. Galería Freites, Caracas, Venezuela Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, Argentina Manolo Valdés. Centre Cultural Contemporani Pelaires, Palma de Mallorca, España Manolo Valdés. Centre d’Art Contemporain, Istres, Francia Recent Work. Marlborough Gallery, Nueva York, itinerante a Galería Marlborough, Madrid, España Manolo Valdés in Cardiff: Works from the Guillermo Caballero Luján Collection, Cardiff Central Library, Cardiff, Gran Bretaña Manolo Valdés. Museo Nacional de Artes Visuales, Montevideo, Uruguay Manolo Valdés. Sala Nacional de Exposiciones, San Salvador, El Salvador Del Equipo Crónica a Manolo Valdés. VII Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Guadalajara, México Manolo Valdés. Campbell-Thiebauld Gallery, San Francisco, Estados Unidos Manolo Valdés. Museo de Arte Moderno Aloisio Magalhaes, Recife, Brasil Manolo Valdés, 1990-1999. Tardor Cultural 99. Ayuntamiento de Vilafamés, Castellón, España Manolo Valdés. Pintura, escultura y grabado. Bilbao Arte, Bilbao, España Manolo Valdés. Galería Espacio, San Salvador, El Salvador Las Meninas. Galería Estiarte, Madrid, España Manolo Valdés. Sala de Exposiciones Sa Llonja, Palma de Mallorca, España Presentación del portafolio Las Meninas, editado por Art of this Century. Peggy Guggenheim Collection, Palazzo Venier dei Leoni, Venecia, Italia Los géneros: retratos, bodegones y paisajes. Palacio de Congresos y Exposiciones de Castilla y León, Salamanca (patrocinada por la Fundación Cristóbal Gabarrón de Valladolid), España Manolo Valdés. Obra reciente. Galería Marlborough, Madrid, España Manolo Valdés. Galerie Patrice Trigano, París Manolo Valdés como pretexto. Bilder-Skulpturen-Arbeiten auf Papier. Beck & Eggeling, Düsseldorf, Alemania Serie de la Reina Mariana. Galería Tiempos Modernos, Madrid, España Obra gráfica. Galería Juan Manuel Lumbreras, Bilbao, España Manolo Valdés. MuseoNacional de Damasco, Siria (organizada por el Instituto Cervantes y patrocinada por el Ministerio de Cultura sirio) La Dama, exposición al aire libre en Park Avenue, organizada por Marlborough Gallery Nueva York, Estados Unidos Manolo Valdés. Obra gráfica, 1981-2002. Centro Cultural Casa de Vacas, Ayuntamiento de Madrid, España Manolo Valdés. Dibujos. Fundación BBK, Bilbao, con itinerancia a: Museo Gustavo de Maeztu, Estella; Museo Nicanor Piñole, Gijón, España Manolo Valdés. Obra gráfica. Itinerante a: The Jordan National Gallery Ammán, Jordania; Instituto Cervantes, Beirut, Líbano; Museo Nacional, Damasco, Siria; Galería de Arte Contemporáneo-Universidad Bilgi, Estambul, Turquía; Instituto Cervantes, Tánger y Dar Sanaa-Escuela de Artes y Oficios, Tetuán, Marruecos Sculptures. Marlborough Gallery, Nueva York, itinerante a Galería Marlborough, Madrid, España Manolo Valdés. Pintura y escultura. Museo Guggenheim, Bilbao, España Manolo Valdés. Obra gráfica. Centro Portugués de Serigrafía, Lisboa, Portugal Manolo Valdés. Kurt Art Gallery, San Sebastián, España Manolo Valdés. Obra reciente. Galería Marlborough, Madrid, España

112


1997

2008

MANOLO VALDÉS

2013

2003 Manolo Valdés. Obra Gráfica. Galería Estiarte, Madrid, España Manolo Valdés. Paintings, Sculptures, Etchings. Galerie Forsblom, Helsinki, Finlandia Manolo Valdés. Galerie Sonia Zannettacci, Ginebra, Suiza Manolo Valdés. Butler Institute of American Art, Youngstown, Ohio, Estados Unidos 2004 Manolo Valdés. Escultura monumental. Galería Marlborough, Madrid Nuevos grabados. Galería Tiempos Modernos, Madrid. Manolo Valdés. Peintures et sculptures. Marlborough Gallery, Mónaco Manolo Valdés. Galería La Aurora, Murcia. 2005 Manolo Valdés. Obra gráfica. Galería Estiarte, Madrid Manolo Valdés. Damas. Museo Beelden aan Zee, Scheveningen, La Haya, Holanda Manolo Valdés. Marlborough Fine Art Ltd., Londres, Gran Bretaña Les menines. Jardines del Palais Royal, París, Francia. Exposición itinerante a Zürich, Suiza y Oviedo, España Manolo Valdés, I perenne retaggio dell’arte. Palazzo Magnani. Reggio Emilia y Palazzo Pubblico, Magazzini del Sale, Siena, Italia y Centre Cultural Fontana d’Or de la Fundación Caixa de Girona, España Manolo Valdés. Château Chenonceau, Francia 2006 Manolo Valdés. Sculpture in the garden. Desert Botanical Garden, Fenix, Estados Unidos Manolo Valdés. Fundación Maeght, Saint-Paul de Vence, Francia Manolo Valdés. Las Meninas in Dusseldorf. Beck & Eggeling, Düsseldorf, Alemania Manolo Valdés. Bilder-Bronze-Arbeiten Auf Papier. Beck & Eggeling Kunstverlag, Düsseldorf, Alemania Manolo Valdés 1981-2006. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, España Sculptures. Manolo Valdés. Terrace of Marlborough Gallery, New York, Estados Unidos Les menines. Musée des Années 30. Boulogne-Billancourt, Francia 2006 - 2007 Manolo Valdés. Esculturas monumentales. Fundación La Caixa, Valladolid, España 2007 Esculturas monumentales. Manolo Valdés. Exposición itinerante al aire libre, comenzando en Palma de Mallorca y continuando en Valencia, España y Miami, Estados Unidos Manolo Valdés at Bryant Park. Nueva York, Estados Unidos 21meninas. Exposición al aire libre. Helsinki, Finlandia 2007- 2008 Manolo Valdés, Arte en la calle, esculturas en la calle: Sevilla y Córdoba, España Manolo Valdés: “Don Juan” (grabados). Galería La Aurora, Murcia, España Manolo Valdés at Miami Beach (al aire libre). Miami, Estados Unidos Manolo Valdés. Esculturas monumentales. Fundación La Caixa, Sevilla, España 2008 Manolo Valdés. The State Russian Museum. Marble Palace, San Petersburgo, Rusia Manolo Valdés. Obra gráfica. Castillo Museo Santa Ana, Roquetas de Mar, Almería, España Manolo Valdés. Galería Freites, Caracas, Venezuela Valdés in San Francisco. San Francisco Civic Center, San Francisco, Estados Unidos Manolo Valdés. National Art Museum of China NAMOC, Beijing, China Desde Jaime I. Hoy. IVAM, Valencia, España Manolo Valdés. Esculturas monumentales. Fundación La Caixa, itinerante a Bilbao, Burgos, Barcelona, Zaragoza, Almería, Logroño y Salamanca, España Colaboración con el ballet de Biarritz para las coreografías de Le Portrait de l’Infante y L’Amour Sorcier (El retrato de la infante y el El Amor brujo). 2008 - 2009 Manolo Valdés. Esculturas monumentales. Fundación La Caixa, La Coruña, España 2009 Manolo Valdés. Escultura y pintura. Galería Marlborough, Madrid, España Manolo Valdés. Escultura monumental. Fundación La Caixa, itinerante a Murcia, Málaga, Cáceres, Girona, Santander, Donostia y Madrid, España Gráfica. Manolo Valdés. Galería A.M.S. Marlborough, Santiago de Chile, Chile

113


Exposición en El Almudín, Valencia, 2012-2013

2010

2011

2012

2013

Manolo Valdés. Los materiales. Beck & Eggeling Kunstverlag, Düsseldorf, Alemania Arte en la calle, La Caixa y Ayuntamiento de Santander, Santander, España Manolo Valdés. Sculptures monumentales. Exposición al aire libre, Saint-Tropez, itinerante a Jardins des Boulingrins, Francia Manolo Valdés. Peintures et sculptures. Marlborough, Mónaco Manolo Valdés. Gráfica. Fundación CIEC, Betanzos, La Coruña, España Manolo Valdés à Chambord. Castillo de Chambord, Francia Esculturas monumentales en Broadway. Exposición en la calle (Broadway Mall), Nueva York, Estados Unidos Manolo Valdés den Haag Sculpture. Lange Voorhout, La Haya, Holanda Manolo Valdés. Marlborough Gallery, Nueva York, Estados Unidos Manolo Valdés. El archipiélago de la memoria. Fundación Sa Nostra, Palma de Mallorca e Ibiza, España Manolo Valdés. Obra gráfica. Sala Paraninfo, Universidad de Cantabria, Cantabria, España Manolo Valdés. Escultura monumental. Obra Social, Fundación La Caixa, Barcelona, España Manolo Valdés. Obra gráfica, Museo de Arte Español Enrique Larreta, Buenos Aires, Argentina Manolo Valdés. El archipiélago de la memoria. Centro de Cultura de Mahón; Sala de Cultura de Ciudadela, Menorca, España Manolo Valdés. Patty and Jay Baker Naples Museum of Art, Naples, Estados Unidos Manolo Valdés. Picasso como pretexto. Fundación Picasso. Museo Casa Natal, Málaga, España Manolo Valdés. Fundación Gregorio Prieto, Valdepeñas, Ciudad Real, España Manolo Valdés. Escultura monumental. New York Botanical Garden, Nueva York, Estados Unidos Manolo Valdés. Africa and furthers inspirations. Beck & Eggeling Kunstverlag, Düsseldorf, Alemania Manolo Valdés en las colecciones valencianas. El Almudín, Valencia, España Remixing History: Manolo Valdés, Georgia Museum of Art, The University of Georgia, Athens, United States. Manolo Valdés. Pinturas y esculturas. Galería Freites, Caracas, Venezuela

114


Kosme de Barañano y Manolo Valdés. Taller del artista, Arganda del Rey, España

Exposiciones colectivas (selección desde el año 2000) 2000 Elogio de lo visible, 27 artistas en torno a la figuración. Exposición itinerante: Galería Marlborough, Madrid; Caja de Ahorros de Murcia; Centro Cultural Las Claras, Caja de Burgos; Centro Cultural Casa del Cordón, Cultural Rioja, Würth Museum, Logroño, España Apuesta por el arte. Universidad San Pablo CEU, Madrid 2001 Medio siglo de arte gráfico en el Museo de Jaén (1945-1995). Museo Provincial de Jaén Les Années Pop. Musée National d’Art Moderne, Centre Georges Pompidou, París De Picasso a Barceló. Colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Exposición itinerante a Museo Nacional de Buenos Aires, Argentina; Pinacoteca do Estado, Sâo Paulo, Brasil Pop Impressions. Europe / USA. Saint Louis Art Museum, St Louis, Estados Unidos Bienal de Valencia, España Relevos: Valdés-Mascaró. Torre Caja Madrid. Obra Social Caja de Madrid, España Figuras. Visiones del Arte Contemporáneo. Centro Cultural Puerta Real, Granada, España Cincuenta años de escultura española. Palais Royal, París, Francia La figura humana. Casa Primera de Oficios de San Lorenzo de El Escorial, España Esculturas en el Retiro. Paseo de Coches, Parque del Retiro, Madrid, España VIII Salón de los Trece. Sala de exposiciones de la Fundación Altadis, Madrid, España 2002 Otras meninas. Fundación Telefónica, Madrid 50 años de pintura española: del Informalismo a la Libertad. Centro de Exposiciones de Benalmádena, Málaga, España Que trata de España. Academia de España en Roma, Italia De la postguerra al cambio de milenio. Sala de Exposiciones de la Politécnica de Valencia, España Viaje al espacio. 50 años de escultura española. Sala del Centro Cultural Ibercaja; Palacio de Congresos, Zaragoza. Itinerante a: Obra Social Caja Burgos; Centro Cultural Casa del Cordón, Burgos; Centro de exposiciones de Benalmádena, Málaga, España Europe’s Image, Myth & Reality. Den Haag Sculptuur, La Haya, Holanda Les jeux dans l art du XXe Siecle. Biarritz, Espace Bellevue, Francia. Itinerante: La LonjaPalacio de Montemuzo, Zaragoza, España Miradas distintas, distintas miradas. Paisaje valenciano en el Siglo XX. Museo del Siglo XIX

115


Meninas y Cabeza monumental, colección particular

de Valencia. Itinerante: Museo Gravina, Alicante, España El siglo de Picasso. El arte español del siglo XX. Colecciones del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Galería Nacional, Atenas, Grecia III Trienal de Arte Gráfico. La estampa contemporánea. Centro Cultural CajAstur, Palacio Revillagigedo, itinerante a Museo de la Ciudad y Calcografía Nacional, Madrid 2003 25 años de arte en España. Creación en libertad. MUVIM y Ataranzas, Valencia, España La Spagna dipinge I novecento. Capolavori del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Museo del Corso, Roma, Italia La Fête. Espace Bellevue, Biarritz. Itinerante a Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad, Valencia, España Espacios y modos. Más allá de los límites. Parque de Santa Catalina, Las Palmas de Gran Canaria, España Isocronías, alternativas en la III Trienal de Arte Gráfico. Calcografía Nacional de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, España Portadas de Ababol. Palacio Aguirre de Cartagena, España Fashion Art. Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, Argentina Museo de museos. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, España Palabras pintadas... Instituto Cervantes de Berlín, Alemania, itinerante al Instituto Cervantes de Nueva York, Estados Unidos 2004 Arte para un siglo. III Abstracciones-Figuraciones 1940-1975. Colecciones del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Exposición itinerante por diferentes capitales españolas Fragmentos. Arte del XX al XXI. Colección de Pilar Citoler. Centro Cultural de la Villa de Madrid, España Contraparada. Palacio de Almudí, Murcia, España El siglo XX en la Casa del Siglo XV. Museo Esteban Vicente, Segovia, España Sculptures monumentales à Saint Tropez. La Citadelle, Saint-Tropez, Francia Colección Aena de Arte Contemporáneo. Museo de Navarra, Pamplona, España Sculpture Espagnole a Bordeux. Festival des Jardins 2004, Burdeos, Francia Festival International de Sculpture de Montecarlo, Mónaco Los años jóvenes: 1960-1970. Itinerante: Lonja del Pescado y Sala CAM, Alicante; Casal Solleric, Palma de Mallorca; Centro de Arte Palacio de Almudí, Murcia. Museo del XIX, Valencia; Sala CAM. Elche: Sala CAM, Alcoy, España 25 años de arte y la Constitución. Lonja del Pescado de Alicante, España De pictura. Círculo de Bellas Artes, Madrid, España El Pop español. Los años sesenta. El tiempo reencontrado. Museo de Arte

116


2005

2006 El Coloso, bronce

2007

2008

2009

2010 Lillie, bronce

2011

2012

Contemporáneo Esteban Vicente, Segovia, España New York, New York. Galería Marlborough Madrid y Centro Caja Granada, España Muestra de escultura pública: Artistas españoles contemporáneos. Consellería de Cultura de las Islas Baleares, Palma de Mallorca, España Escultura y paisaje. Palacio de Bendinat, Palma de Mallorca, España El cincel y la palabra. Fundación KUTXA, Sala Kubo, Kuursal, San Sebastián, España Picasso to Plensa: A Century of Art from Spain. Museo de Alburquerque, Estados Unidos Aena Colección de Arte Contemporáneo. Forum, Barcelona, España Arte español del siglo XX. Colección BBVA, Madrid, España Crónicas de papel. IVAM, Valencia, España Homenaje a Chillida. Museo Guggenheim, Bilbao, España La palabra imaginada. Diálogos entre plástica y literatura en el arte español. Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, Segovia, España Colección de Arte Contemporáneo. Aena, Madrid, España Museo Picasso Barcelona, Barcelona, España Figura Humana y Abstracción. Museo Würth, La Rioja, España España,1957-2007. Palazzo Sant’Elia, Palermo, Italia Figuración narrativa, París 1960-1972. Gran Palais, París, Francia. Itinerante al IVAM, Valencia, España La escultura en la colección del IVAM. IVAM, Valencia, España El espejo que huye. Palacio de Revillagigedo, Gijón, España Encuentros de Pamplona 72: Fin de fiesta del arte experimental. MNCARS, Madrid, España Arte español en la Colección del IVAM. Museo de Urbanismo, Shanghai, China La imatge actual dels Borja. Sala Coll Alas de la Escuela Pía, Gandía, Valencia, España Beyond Limits. Chatsworth, Bakewell, Derbyshire, Gran Bretaña 20 Aniversario. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, España Pasajes del Cuerpo Contemporáneo. Colección Muram. Museo Regional de Arte Moderno, Cartagena, Murcia, España De Goya a nuestros días. Colección Ibercaja. Patio de la Infanta, Zaragoza; Museo Diocesano, Barcelona, España Trozos, tramas, trazos. El collage en la colección del IVAM. IVAM, Valencia, España Independent Visions. Sculpture in the Garden. Atlanta Botanical Garden, Atlanta, Estados Unidos

117


Lydia y Ada, bronce

Premios y reconocimientos 1965 • Premio Lissone • Premio Biella 1979 • Medalla de plata de la II Bienal Internacional de Grabados,Tokio • Premio del Museo de Arte de Bridgestone, Lisboa, Portugal 1984 • Premio Alfons Roig, en Valencia, España 1985 • Premio Nacional de Bellas Artes, España 1986 • Medalla de la Bienal del Festival Internacional de Artistas Plásticos, Bagdag, Irak 1993 • Condecorado con la Orden de Andrés Bello en la clase de Banda de Honor, Venezuela 1997 • XXXIIeme Prix du Conseil Nacional, Fundación Príncipe de Mónaco 1998 • Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, por el Ministerio de la Cultura de España 2000 • AECA (Asociación Española de Críticos de Arte) para Estampa (al autor de la mejor obra de arte o del mejor conjunto presentado por un artista vivo de cualquier nacionalidad) • Premio Asociación Española de Críticos de Arte, ARCO, Madrid, España • Premio al mejor artista en Estampa 2002. Otorgado por la Asociación de Críticos de Arte de Madrid (AMCA) 2002 • Premio al mejor artista en Estampa 2003 • Premio Conde de los Andes, Madrid, España 2004 • Premio Valencianos del siglo XXI, Valencia, España 2005 • Chevalier dans l’Ordre du Mérite Culturel monégasque, Principado de Mónaco • AECA (Asociación Española de Críticos de Arte) para Estampa (al autor de la mejor obra de arte o del mejor conjunto presentado por un artista vivo de cualquier nacionalidad) • Premio Asociación Española de Críticos de Arte, ARCO, Madrid, España • Premio al mejor artista en Estampa 2002. Otorgado por la Asociación de Críticos de Arte de Madrid (AMCA) 2006 • Premio Archival, España • Investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Miguel Hernández de Elche, Alicante, España 2007 • Nombramiento como Officier de l’Ordre Nationale du Mérite, Francia 2010 • Medalla Internacional de las Artes de la Comunidad de Madrid, España

118


Representado en colecciones públicas Akili Museum of Art, Yakarta, Indonesia Artium, Museo Vasco de Arte Contemporáneo, Vitoria, España Fundación Juan March, Palma de Mallorca, España Fundación La Caixa, Barcelona, España I.V.A.M., Institut Valencià d’Art Modern, Valencia, España Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City, Missouri, Estados Unidos Kunsthalle Kiel, Alemania Kunstmuseum, Berlín, Alemania Kunstmuseum Düsseldorf, Düsseldorf, Alemania Landesmuseen Schloss Gottorf, Alemania Legion of Honor Museum, San Francisco, California, Estados Unidos Lebenszeichen, Botschaft der Bilde, Kunstmuseum, Hannover, Alemania The Metropolitan Museum of Art, Nueva York, Estados Unidos Moderna Museet Art, Norrköping, Suecia Moderna Museet, Estocolmo, Suecia MOMA, Museum of Modern Art, Nueva York, Estados Unidos Musée Cantini, Marsella, Francia Musée des Beaux Arts de Grenoble, Grenoble, Francia Musée National d’Art Moderne, Centre Georges Pompidou, París, Francia Musée Picasso, Antibes, Francia Museo de Albacete, Albacete, España Museo de Antioquia, Bogotá, Colombia (donación Fernando Botero) Museo de Arte Contemporáneo, Cáceres, España Museo de Arte Contemporáneo, Sevilla, España Museo de Arte Contemporáneo Internacional Rufino Tamayo, México Museo de Arte Contemporáneo Sofía Imber, Caracas, Venezuela Museo de Arte Contemporáneo Patio Herreriano, Valladolid, España Museo de Arte Moderno, Medellín, Colombia Museo de Bellas Artes, Bilbao, España Museo de Bellas Artes de Álava, Vitoria, España Museo de Bellas Artes, Caracas, Venezuela Museo de Bellas Artes Valencia San Pío V, Valencia, España Museo de la Asegurada, Alicante, España Museo de la Solidaridad a Salvador Allende, Santiago de Chile, Chile Museo Es Baluard, Palma de Mallorca, España Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, España Museum of Fine Arts, Houston, Texas, Estados Unidos Museum of Fine Arts, Boston, Massachusetts, Estados Unidos NAMOC, Nacional Art Museum of China, Beijing, China Nassau County Museum of Art, Roslyn Harbor, Nueva York, Estados Unidos Pinacoteca do Estado, Sao Paulo, Brasil State Russian Museum. Marble Palace, San Petersburgo, Rusia The Israel Museum, Jerusalén, Israel Universidad Politécnica de Valencia Vatican Museum, Ciudad del Vaticano, Roma, Italia Veranneman Foundation, Kruishoutem, Bélgica Würth Museum, Kunzelsau, Alemania

119


Esculturas en espacios públicos

Dama Ibérica,1999-2006, Valencia España

Cabeza con mariposas, Jardín Botánico, Nueva York

Asturcones, Oviedo, España

• Politécnico de Wilhelmshaven, Alemania: Meninas, 1982. Bronce, 200 x 200 x 140 cm • Ayuntamiento de Alcobendas, Madrid: Reina Mariana, 2000. Bronce, 700 x 400 x 350 cm • Universidad Politécnica de Valencia: Reina Mariana, 2000. Bronce, 240 x 195 x 120 cm • Ayuntamiento de Ceutí, Murcia: Reina Mariana, 2000. Bronce, 700 x 400 x 350 cm • Biarritz, Francia: Cabeza de Lydia, 2002. Bronce, 185 x 249 x 70 cm • Parque Lineal del Manzanares, Madrid: Ariadna o La Dama del Manzanares, 2003. Bronce y acero, 13 x 11 x 10 metros • Saint-Tropez, Francia: Ariadna II, 2004. Bronce, 380 x 250 x 300 cm • Becker Baierbrunn, Alemania: Ariadna III, 2004. Bronce, 380 x 250 x 300 cm • Universidad Miguel Hernández, Elche: La Dama de Elche, 2004. Bronce, 20 m de alto • Ayuntamiento, Murcia: La Dama de Murcia, 2004. Bronce, 210 x 230 x 70 cm • Fundación Aena, Aeropuerto Internacional de Barajas, Madrid: Las Damas de Barajas (La coqueta, La soñadora, La realista), 2004 Bronce, 370 x 260 x 140 cm cada una • Museo de Escultura al Aire Libre de Ceutí, Murcia: Horta de Ebro, 2004. Bronce, 190 x 125 x 148 cm • Ayuntamiento de Bilbao: La Exorcista, 2004. Bronce, 270 x 240 x 230 cm • Société Générale, Gran Casino de Montecarlo, Mónaco: Infanta Margarita, 2004. Bronce, 200 x 200 x 140 cm • Ayuntamiento de Oviedo: Asturcones, 2005. Bronce, 160 x 240 x 90 cm • Ayuntamiento de Valencia: Dama Ibérica, 1999-2006. Gres cerámico, 20 metros de alto • Ayuntamiento de Molina de Segura: La Dama de Molina, 2011. Bronce, 13 metros de alto

120


Exposición en Galería Freites, Caracas, 2013

121


1

PINTURAS

Caballero II 2008 Óleo sobre tela 230 x 190 cm

2

Caballero III 2008 Óleo sobre tela 230 x 190 cm

3

Dama a caballo sobre fondo negro 2009 Óleo sobre tela 174 x 174 cm

4

Desnudo VI 2011 Óleo sobre tela 190 x 230 cm

5

Rostro con sombrero 2011 Óleo sobre tela 190 x 230 cm

6

Perfil blanco con mantilla de colores 2012 Gouache, collage y materiales diversos sobre madera 120 x 90 cm

122


7

Perfil sobre fondo azul

13 Retrato con sombrero carmín

2012

2012

Gouache, collage

Óleo sobre tela

y materiales diversos sobre madera

165 x 140 cm

210 x 137 cm

14 Retrato con sombrero negro 8

Perfil sobre fondo fucsia 2012 Gouache, collage

2012 Óleo sobre tela 165 x 140 cm

y materiales diversos sobre madera 210 x 137 cm

15 Retrato con sombrero verde 2012 9

Perfil sobre fondo naranja 2012

Óleo sobre tela 165 x 140 cm

Gouache, collage y materiales diversos sobre madera 210 x 137 cm

16 Retrato con traje amarillo 2012 Óleo sobre tela 10 Dama con sombrero negro

165 x 140 cm

2012 Óleo sobre tela 190 x 230 cm

17 Retrato sobre fondo verde I 2012 11 Perfil rojo II

Óleo sobre tela 165 x 140 cm

2012 Óleo sobre tela 230 x 170 cm

18 Retrato sobre fondo verde II 2012 12 Retrato con sombrero azul

Óleo sobre tela 165 x 140 cm

2012 Óleo sobre tela 170 x 229 cm

123


ESCULTURAS

1

Muchacha con pelota (Lichtenstein como pretexto) 2008 Madera 140 x 60 x 43 cm

2

Ada (cabeza dorada) 2010 Latón dorado 94 x 114 x 56 cm

3

Ada (cabeza plateada) 2010 Aluminio 80 x 93 x 57 cm

4

Caballero 2011 Bronce 157 x 129 x 61 cm

5

Las Tres Gracias (portada) 2010 Madera 187 x 137 x 91 cm

124


6

7

Mariposas VII

12 Cabeza de alabastro con mariposas I

2011

2012

Aluminio

Alabastro y bronce

85 x 175 x 81 cm

80 x 66 x 39 cm

Mariposas VIII 2011

13 Cabeza de alabastro con mariposas III 2012

Latón dorado 75 x 185 x 85 cm

Alabastro y bronce 50 x 55 x 28 cm

8 Mariposas IX 14 Cabeza con helechos I

2011 Bronce

2012

78 x 182 x 67 cm

Aluminio 114 x 160 x 50 cm

9

Alhambra 2012 Aluminio patinado 53 x 145 x 31 cm

15 Cabeza con helechos II 2012 Hierro oxidado 114 x 154 x 61 cm

10 Caballero 2012 Madera 162 x 137 x 66 cm

16 Cabeza con helechos III 2012 Bronce 114 x 154 x 50 cm

11 Cabeza con mariposas

17 Cabeza con helechos IV

2012

2012

Madera

Latón dorado

116 x 120 x 62 cm

114 x 160 x 50 cm

125


18 Con tocado de mariposas

24 Cabeza con mariposas X

2012

2012

Aluminio

Bronce

293 x 290 x 130 cm

159 x 234 x 88 cm

25 Dama a caballo I 19 Con tocado vegetal

2012

2012

Alabastro

Aluminio

123 x 136 x 34 cm

302 x 280 x 130 cm

26 Dama a caballo II 20 Atalanta

2012

2012

Alabastro

Latón dorado

127 x 122 x 31 cm

127 x 91 x 74 cm

27 Dama a caballo IV

21 Dido 2012

2012

Hierro oxidado

Alabastro

127 x 91 x 74 cm

77 x 83 x 22 cm

28 Dama a caballo V

22 Laurel 2012

2012

Aluminio

Alabastro

127 x 91 x 74 cm

82 x 82 x 21 cm

29 Dama a caballo VI

23 Luna 2012

2012

Bronce

Alabastro

127 x 91 x 74 cm

75 x 76 x 22 cm

126


30 Dama a caballo VII 2012 Alabastro 74 x 77 x 20 cm

31 Dama a caballo IX 2012 Madera 152 x 160 x 48 cm

32 Dama a caballo X 2012 Madera 146 x 150 x 40 cm

33 Mesa con libros y osos 2012 Madera 135 x 142 x 76 cm

34 Mueble con libros y tres osos 2012 Madera 152 x 109 x 83 cm

127


MANOLO VALDÉS Coordinación editorial María Jaume Texto analítico María Luz Cárdenas Fotografías de las obras

Egon Koopmans Don Queralto Adam Reich Carlos Sánchez Diseño gráfico Ingrid Padrón Retoque digital David Ladera Preprensa Fotolito Publiarte Impresión

Gráficas Lauki C.A.

Depósito legal lf27420137002722 ISBN 978-980-6904-18-7 © de la edición: Galería Freites, C.A. Caracas, septiembre 2013 © del texto: la autora © de las fotografías: Manolo Valdés

Avenida Orinoco Urb. Las Mercedes Caracas - 1060 Venezuela Teléfono 58-212 993 78 46 58-212993 22 59 www.galeriafreites.com

128



130


Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.