Page 1


Annotation

Joseph Anderson ha tenido mucho éxito buscando las novias definitivas para sus dos hijos mayores. En este libro encuentra la novia perfecta para su hijo menor, Mark. Mark dirige un rancho valorado en mil millones de dólares que dispone de muchos empleados que se encargan de que todo se ejecute correctamente. Cuando pierde a su último cocinero, le encarga a su padre que encuentre uno nuevo. Lo que Mark no sabe es que Joseph está mucho más interesado en que pueda ser una novia en potencia, que en sus habilidades culinarias. Por suerte, encuentra una mujer que puede cocinar, y será perfecta como novia para su hijo. Emily Jackson está huyendo de las personas que quieren arrebatarle a su pequeño de cinco años. La joven termina en una pequeña ciudad de Washington, y se entusiasma mucho cuando ve un anuncio en el periódico que solicita una cocinera. Cuando empieza a trabajar en el hermoso rancho, las chispas vuelan entre ella y su nuevo jefe, que es más sexy que cualquier vaquero tendría derecho a ser. Ella no quiere correr el riesgo de tener una aventura con él y perder su trabajo, por lo que luchará contra esa atracción hasta que la pasión les vence a ambos. Emprende este viaje con Mark y su familia como el último Anderson encuentra novia.

Mark Anderson y Emily Jackson


ANNE MELODY

El Multimillonario Cae

Los solteros multimillonarios Nยบ3

Amazon


Sinopsis Joseph Anderson ha tenido mucho éxito buscando las novias definitivas para sus dos hijos mayores. En este libro encuentra la novia perfecta para su hijo menor, Mark. Mark dirige un rancho valorado en mil millones de dólares que dispone de muchos empleados que se encargan de que todo se ejecute correctamente. Cuando pierde a su último cocinero, le encarga a su padre que encuentre uno nuevo. Lo que Mark no sabe es que Joseph está mucho más interesado en que pueda ser una novia en potencia, que en sus habilidades culinarias. Por suerte, encuentra una mujer que puede cocinar, y será perfecta como novia para su hijo.

Emily Jackson está huyendo de las personas que quieren arrebatarle a su pequeño de cinco años. La joven termina en una pequeña ciudad de Washington, y se entusiasma mucho cuando ve un anuncio en el periódico que solicita una cocinera. Cuando empieza a trabajar en el hermoso rancho, las chispas vuelan entre ella y su nuevo jefe, que es más sexy que cualquier vaquero tendría derecho a ser. Ella no quiere correr el riesgo de tener una aventura con él y perder su trabajo, por lo que luchará contra esa atracción hasta que la pasión les vence a ambos. Emprende este viaje con Mark y su familia como el último Anderson encuentra novia.

Autor: Melody, Anne ©2013, Amazon ISBN: 978845705547533428 Generado con: QualityEbook v0.73


El Multimillonario Cae Solteros Multimillonarios — Libro Tres

Melody Anne

La Familia es lo primero en la continuación de La serie Los Solteros Multimillonarios

Únete a la Familia Anderson En el Libro Tres El Multimillonario Cae

Copyright © 2011 Melody Anne Todos los derechos reservados. Excepto para uso en cualquier reseña, la reproducción o utilización de esta obra o parte de su contenido, en cualquier forma o por cualquier medio mecánico o por otros medios electrónicos, ahora conocidos o inventados en el futuro, como la xerografía, fotocopia y grabación, o cualquier otro sistema de almacenamiento o sistema de recuperación, está prohibida sin el permiso por escrito de la autora.

Esta es una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares e incidentes son el resultado de la imaginación de la autora o son usados de manera ficticia, y cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, centros de negocios, eventos o lugares es pura coincidencia. Impreso y publicado en los Estados Unidos de América. Publicado por Exclusive Publishing Company Salt Lake City, Utah Búscanos online en: www.exclusivepublishing.com


Email: Info@exclusivepublishing.com Diseño de portada hecho por Exclusive Publishing Company

Tabla de Contenidos Dedicación Nota de la Autora Libros por Melody Anne La Familia Anderson Prólogo Capítulo Uno Capítulo Dos Capítulo Tres Capítulo Cuatro Capítulo Cinco Capítulo Seis Capítulo Siete Capítulo Ocho Capítulo Nueve Capítulo Diez Capítulo Once Capítulo Doce Capítulo Trece Capítulo Catorce Capítulo Quince Capítulo Dieciséis Capítulo Diecisiete Capítulo Dieciocho Capítulo Diecinueve Capítulo Veinte Capítulo Veintiuno Capítulo Veintidós Capítulo Veintitrés Capítulo Veinticuatro Capítulo Veinticinco Capítulo Veintiséis


Capítulo Veintisiete Capítulo Veintiocho Capítulo Veintinueve Capítulo Treinta Capítulo Treinta y uno Capítulo Treinta y dos Capítulo Treinta y tres Capítulo Treinta y cuatro Capítulo Treinta y cinco Capítulo Treinta y seis Epílogo

Extracto de La Proposición de Matrimonio del Multimillonario


Dedicación ESTE libro está dedicado a Loretta, que es una de las mejores personas que conozco. Muchas gracias por todo el apoyo que me has dado y por todos los buenos momentos que hemos pasado trabajando juntas. Cada día te echo más de menos desde que te has ido a vivir tan lejos.


Nota de la Autora ESTA historia supuso otro punto de inflexión para mí. Me suelen encantar esos tipos Alfa, muy serios, que esconden un gran corazón de oro, y así es como pensaba hacer a Mark... Pero las cosas no siempre salen según lo planeado. Mark acabó teniendo un carácter mucho más suave. No quiero dar demasiada información. Gracias a todas aquellas personas que hacen que estos libros funcionen, por leer y releer mi material una y otra vez, por ofrecer asesoramiento, y por aguantar mis sesiones de medianoche cuando me surgen nuevas ideas. Gracias a mi familia, sin la cual no podría hacerlo. Mis hijos son una bendición para mí cada día (bueno, son adolescentes, así que corregiré eso y diré, casi todos los días). Los chicos Anderson están muy inspirados en mis dos maravillosos sobrinos, a quienes adoro más allá de lo que las palabras pueden explicar. Gracias a mi hermana y a mi cuñado por Jacob e Isaiah, quienes en mi opinión, son los dos mejores niños del mundo. Incluso me las he arreglado para enseñarles a decir "Tía Mel" cada vez que les pregunto, "¿Quién es vuestra tía favorita?" Como siempre, gracias a mis fans. Sois increíbles, y me encanta leer vuestras opiniones a diario y hablar con vosotros a través de las distintas redes sociales. Mientras sigáis pidiendo más, yo estaré más que encantada de dároslo. Muchas gracias a mi marido, que se ha convertido en un cocinero excepcional, ya que me niego a entrar en la cocina nunca más. Él piensa que me he unido quirúrgicamente a la silla de mi ordenador. Espero que todos disfrutéis del tercer libro en la serie de Los Anderson. Mark es uno de mis favoritos. Melody Anne


Libros por Melody Anne LOS SOLTEROS MULTIMILLONARIOS * El Multimillonario Gana el Juego * El Baile del Multimillonario * El Multimillonario Cae * La Proposición de Matrimonio del Multimillonario * Chantajeando al Multimillonario * Heredera a la Fuga * La Proposición Final del Multimillonario * Tesoro Inesperado — Libro Uno UN BEBÉ PARA EL MULTIMILLONARIO +La Venganza de Los Tycoon +Las Vacaciones de Los Tycoon +La Proposición de los Tycoon +El Secreto de Los Tycoon +El Tycoon Perdido — Próximamente EL ALZAMIENTO DEL ÁNGEL OSCURO —Fuego de Medianoche — El Alzamiento del Ángel Oscuro — Libro Uno —Luna de Medianoche — El Alzamiento del Ángel Oscuro — Libro Dos —Tormenta de Medianoche — El Alzamiento del Ángel Oscuro — Libro Tres —Medianoche Creciente — El Alzamiento del Ángel Oscuro — Libro Cuatro — Próximamente Rendición =Rendida — Libro Uno =Sometida — Libro Dos =Seducida — Libro Tres =Quemada — Libro Cuatro


La Familia Anderson Joseph Anderson — (C) — Katherine Simerly / Lucas Alex Mark

Lucas Anderson (c) Amy Harper / Jasmine Katherine (h) Isaiah Allen (h)

Alex Anderson (c) Jessica Sanders / Jacob (h) Katie (h)

Mark Anderson (m) Emily Jackson / Trevor (a,h) Tassia (h)

George Anderson (C) Amelia Grant (f)


Prólogo JOSEPH ANDERSON se recostó en su cómoda silla, disfrutando del sabor de su whisky de cien años y el calor del fuego suavemente chisporroteando. Estaba lleno de buena comida y gratitud, recordando el maravilloso día de Acción de Gracias que acababa de celebrar con su familia. Le encantaba cuando todos se reunían. Estaba tan feliz de tener tantos nietos a los que querer y malcriar — oh cómo le encantaba ser abuelo. Su nieta más pequeña, Katie, acababa de cumplir un año hacía una semana. Había mucho que celebrar. Tan solo deseaba que su hijo menor, Mark, encontrase a la mujer adecuada. Joseph soltó su suspiro en señal de frustración. Había encontrado algunas parejas para su hijo, pero Mark era astuto y se había zafado de todos sus intentos. Joseph estaba seguro de que Mark le conocía demasiado bien. Joseph no era de los que presumían, pero había tenido éxito en la búsqueda del amor para Lucas y Alex. Sus esposas eran mujeres increíbles, y mejor aún, le habían dado nietos con los que llenar los viejos y vacíos los pasillos de su casa que había parecido un desierto durante demasiado tiempo. Bueno, Mark había subestimado a su padre, porque Joseph, sin duda, encontraría una novia que cazase a su hijo. Sabía que su muchacho era terco, pero el propio Joseph lo era aún más. No podría descansar tranquilo hasta que Mark sentase felizmente la cabeza. Joseph pronto escuchó una estampida que provenía del pasillo. Sonrió, reconociendo el sonido de esos zapatitos. "¡Abuelo, date prisa! La abuela dice que vamos a comer el postre," Jasmine, su nieta mayor, dijo casi sin aliento. Debía haber corrido todo el camino hasta allí. No había nada como un postre para motivar a un niño. Joseph soltó su bebida y abrió los brazos a su hermosa nieta de cinco años para que la pequeña saltara hacia ellos. "Bueno, no quiero hacerte esperar para comer pastel por nada en el mundo," dijo mientras salía de la habitación con ella en brazos. "Ya lo sé," dijo Jasmine, como si el asunto fuese de extrema importancia. "Vamos a buscar a todos, y a comer un poco de pastel de calabaza," le dijo a su nieta antes de hacerle cosquillas en la barriga. "El tío Mark ha dicho que probablemente estás tramando algo," dijo Jasmine en un susurro, actuando como si estuviera divulgando un gran secreto. "Tu tío Mark tiene razón. Estoy planeando que te dé unos pocos más de primos, pero será mejor que mantengamos esto entre tú y yo." "Lo prometo," dijo Jasmine. Luego levantó su mano para hacer el juramento del meñique sobre el asunto. Joseph la abrazó con fuerza antes de dirigirse hacia donde el resto de la familia estaba. Era verdaderamente un hombre con suerte.


Capítulo Uno EMILY se sentó nerviosa en el pequeño restaurante, controlándose como podía para no tirar el salero ni espachurrar el ketchup. Estaba tratando de no inquietarse con todas sus fuerzas, pero sus nervios estaban al rojo vivo. Estaba esperando a Joseph Anderson a su encuentro para una entrevista. Había visto un anuncio de trabajo en el periódico hacía una semana y llamó de inmediato. Debía haber habido una gran cantidad de aplicaciones, porque no había soltado el teléfono en mucho tiempo, deseando que le devolviesen la llamada, y ya se había dado por vencida cuando finalmente lo hicieron. Joseph le pidió que se reuniera con él en el pequeño café de una pequeña ciudad no muy lejos de Seattle. Ella prefería la vida en el campo a la gran ciudad, donde perderse era casi un hecho cotidiano. Apenas le quedaba ya dinero y tenía que dejar su motel en un par de días. No podía fastidiar esta entrevista. El puesto era para un ama de llaves y cocinera. Alojamiento y comida estaban incluidos. Si consiguiese el puesto, tal vez podría finalmente darle a su hijo un poco de estabilidad. Ella se estremeció al pensar en el año pasado y todo por lo que su pequeño tuvo que pasar. Su marido había muerto en un terrible accidente de tráfico. Ya había estado considerando la idea de dejarle anteriormente, debido a sus constantes infidelidades, pero el accidente realmente la dejó hundida. Los padres del difunto eran muy ricos, y habían decidido que ellos estaban más capacitados para cuidar de su hijo que ella. Emily supuso que simplemente estarían sufriendo el duelo de su único hijo y que recapacitarían una vez las cosas se calmasen un poco, hasta que le presentaron los papeles de la custodia. Cuando leyó el nombre del juez, decidió que era hora de emprender unas largas vacaciones. Su ex-suegro era compañero de golf del juez, y ella sabía que si entraba en esa sala, saldría sin su hijo. Había tomado todos sus ahorros y había estado huyendo desde entonces. Simplemente no tenía la cantidad de dinero que hubiese sido necesaria para hacerles frente a los abuelos de su hijo. Su difunto marido no le había dejado nada, lo cual no le importaba, ya que no quería nada de él. Él había sido el niño mimado de sus padres, y estos le quitaron todo a Emily cuando su hijo falleció, incluso su coche. Ella se había tenido que comprar un Pontiac destartalado que ya estaba en las últimas. Sabía que su hijo hubiera sido dotado de mucho más de lo que ella jamás podría darle, pero eso no significaba nada si no recibía amor. Emily había terminado en la pequeña ciudad de Fall City, Washington, cuando su coche finalmente se negó a ir más lejos, y se había estado alojando en el pequeño motel de la ciudad desde entonces. Había estado tratando desesperadamente de encontrar cualquier tipo de trabajo cuando vio el anuncio en el periódico para una cocinera y ama de casa. Era perfecto.


Podría trabajar a tiempo completo y aún así estar con su hijo. No le había dicho exactamente a su potencial empleador que tenía un hijo, pero si la contrataba, desde luego, no podría despedirla por su hijo. Eso sería discriminación, ¿no? Emily miró nerviosamente hacia el reservado frente a ella, donde su hijo estaba sentado. Le había sobornado con un enorme helado y la promesa de una película si se sentaba en silencio mientras ella tenía la entrevista. Por suerte para ella, la camarera le había dado un libro para colorear y lápices de colores por lo que Emily daba por hecho que podría estar ocupado durante horas. Le encantaba lo artista que era Trevor. Tenía un don para el dibujo, dejándola alucinada con sus creaciones muy a menudo. El timbre de la puerta atrajo la atención de su hijo. Un hombre mayor, muy alto, con unos ojos azules brillantes y lo que parecía una sonrisa permanente en su rostro, entró por la puerta. "Buenas tardes, Joseph," dijo la camarera con genuina calidez El estómago de Emily se contrajo de los nervios. Este era el hombre con el que se suponía que debía reunirse. Ella miró a Trevor, asegurándose de que estaba ocupado, luego se levantó y se acercó a Joseph. Él la vio y sonrió. "Tú debes de ser Emily," dijo con la voz más fuerte que ella jamás había escuchado. Emily asintió con la cabeza y luego tomó la mano que él le estaba ofreciendo. "¿Ya has pedido algo para comer?" Le preguntó. "No." "Bueno, pidamos el desayuno entonces. Podemos charlar mientras esperamos la comida. Molly hace las mejores tortillas en todo el estado," dijo, mientras la camarera se acercaba. "¿Puedo comer unos huevos, mamá?" Emily se quedó paralizada por un momento. No quería que su futuro empleador supiera sobre Trevor hasta que hubiese conseguido el trabajo, pero ahora ya era inevitable. "No sabía que tenías un hijo," dijo Joseph con el mismo brillo en sus ojos. "Se lo iba a decir hoy," dijo con aire de culpabilidad. "Por supuesto que puedes comer huevos. Veo que estás coloreando ahí. ¿Por qué no coges tus crayones y te sientas aquí con nosotros?" Dijo Joseph. Emily se dio cuenta de que era un hombre acostumbrado a llevar el control. Ella suspiró para sus adentros y le siguió la corriente. Joseph terminó pidiendo comida para todos ellos. Emily comenzó a calcular el total de la cuenta en su cabeza, con la esperanza de conseguir el trabajo porque el desayuno iba a llevarle la mayor parte de su dinero en efectivo. "¿Cómo te llamas, muchacho?" Preguntó Joseph amablemente. "Trevor. Tengo cinco años," afirmó con orgullo. "Cinco es una edad genial," dijo Joseph. Trevor le sonrió, y Emily pudo ver que su


hijo estaba encantado con su nuevo amigo. Joseph volvió su atención a Emily. "Solo hemos hablado brevemente por teléfono, así que déjame contarte un poco sobre el puesto." "Eso sería estupendo," dijo Emily. En realidad, no le importaba lo que el puesto implicase. Fregaría retretes o estiércol de los establos si con eso conseguía darle una verdadera estabilidad a su hijo. "El puesto es para un ama de llaves y cocinera, aunque más cocinera. Hay un servicio de limpieza que viene a casa de forma regular. El lugar es bastante grande y, francamente, demasiado para una sola persona. ¿Sabes cocinar bien?" Le preguntó. "Sí, señor Anderson. No me gusta presumir, pero me apasiona la cocina y me encanta probar nuevas recetas. Puedo hacer cualquier cosa y puede cocinar para uno, o para cien," dijo con entusiasmo. Le encantaba el arte de preparar algo complicado. Había pasado demasiado tiempo desde que había preparado una comida en una cocina. Estar siempre huyendo no era agradable para ella ni para Trevor. "La posición ofrece alojamiento y comida, así como un cheque de pago semanal. ¿Estás dispuesta a cambiar de residencia?" Preguntó, y luego miró a su hijo. "Nos gusta mucho esta zona y esperaba poder encontrar un puesto de trabajo para poder quedarme. Trevor es un niño muy bueno, ni siquiera va a notar que está en la casa," prometió. Joseph se echó a reír en voz alta. "Tengo tres hijos, y un rancho sería un gran lugar para un niño. Si nadie nota que está ahí, entonces ese es el momento de preocuparse por lo que esté tramando." Emily no sabía cómo responder a su declaración. No estaba segura de si estaba queriendo decir que su hijo sería bien recibido o no. Ella permaneció en silencio, esperando que al hombre le gustasen los niños. "Trevor, ¿te gustan los animales?" Preguntó Joseph. Trevor ladeó la cabeza como lo hacía siempre que estaba pensando profundamente acerca de algo. "Me encantaría tener un perrito," dijo finalmente. "Bueno, por supuesto que sí, todos los niños deberían tener un montón de perritos," dijo Joseph. Hablaba como si fuera un asunto de vida o muerte. Emily estaba segura de que habría uno o dos perros correteando por el rancho. Su hijo se sentiría como en el cielo. Siguieron charlando mientras desayunaban. Emily estaba sorprendida de lo buena que era la comida. Le gustaba hacer de crítica gastronómica, y la tortilla era ligera y esponjosa, y las verduras estaban cocinadas a la perfección. Tendría que darle las gracias a la cocinera antes de salir. El desayuno se prolongó durante una hora. Emily estaba empezando a preocuparse ya que Joseph no le estaba preguntando mucho acerca del puesto. Esto era diferente a cualquier otra entrevista de trabajo que hubiese tenido antes. No le estaba haciendo las preguntas habituales posibles que normalmente los empleadores hacen. Estaba mucho más interesado en su vida personal.


"¿Qué te hizo venir hasta aquí?" Un sentimiento de sorpresa invadió a Emily cuando empezó a contarle. "Estuve casada durante seis años con un hombre que... Bueno, la cosa no nos iba bien. Hace unos seis meses, murió en un accidente de tráfico y decidí que ya era hora de que Trevor y yo empezásemos de nuevo." Tuvo que parar antes de mencionarle el asunto de la custodia. El hombre parecía inspirar tanta confianza como para que una persona pudiese contarle toda su vida. Joseph se detuvo mientras parecía estar analizándola. Emily sintió una gota de sudor formándose en su frente. Sabía que era malo parecer tan desesperada en una entrevista de trabajo, pero realmente necesitaba el puesto. No sabía qué haría a continuación si no lo conseguía. "Emily, creo que eres perfecta para el puesto. ¿Cuándo podrías comenzar?" Joseph le preguntó finalmente. "Podría comenzar de inmediato," respondió ella con verdadera alegría. "Bueno, no hay tiempo que perder. Deja que me ocupe de la cuenta, y tú puedes seguirme de camino al rancho," dijo mientras se levantaba. "Puedo pagar mi parte," se ofreció, no estando acostumbrada a aceptar limosnas, incluso cuando no tenía nada. "Tonterías, querida, esta ha sido mi entrevista. ¿Por qué no coges a tu hijo y nos reunimos a la salida?" Dijo. Emily se dio cuenta de que no serviría de nada tratar de argumentar con él, así que hizo lo que le pidió. "¿Dónde has aparcado?" Le preguntó cuando salió del restaurante. "Me estoy quedando en el motel al otro lado de la calle, pero mi coche no funciona en este momento. Tengo que arreglarlo." Estaba muy avergonzada de admitir lo terrible que eran sus circunstancias. Esperaba que Joseph no cambiase de opinión, pensando que su situación era demasiado desastrosa como para darle el puesto de trabajo. "Bueno, entonces, sube a mi coche. Pasaremos por el motel para que puedas coger tus pertenencias y dejarlo. Me hace ilusión llevarte hasta el rancho. ¿Está tu coche en el taller de la ciudad?" "Todavía no. Aún está en el motel," respondió ella en voz baja. "No hay problema. Lo remolcaremos. Los chicos aquí en la ciudad hacen un trabajo excelente, y te entregarán el vehículo cuando esté listo." "Gracias," respondió ella. Se sentía muy agradecida de haber encontrado el anuncio en el periódico. En realidad, no le importaba lo que el trabajo implicase. Estaba emocionada de tener un lugar donde quedarse, y sus primeros cheques pagarían el arreglo del coche. La vida volvería a la normalidad para ella y para Trevor, una vez más. Sería más que normal dado que ya no estaría con su controlador e infiel ex marido.


Capítulo Dos A EMILY no le llevó mucho tiempo registrarse a la salida del motel. No tenía muchos artículos personales. Había guardado la ropa y algunos de los juguetes y libros favoritos de Trevor, pero no mucho más. Tuvo prisa por huir, y sabía que las posesiones podrían sustituirse con facilidad, pero su hijo no podía. Pronto estuvieron fuera y al frente de una sinuosa carretera, lejos de la pequeña ciudad. "La casa del rancho no está demasiado lejos de la ciudad. Es sin duda una hermosa parte del país," dijo Joseph. "Estoy de acuerdo. No puedo creer que nunca haya estado fuera de esta área," respondió ella. "¿De dónde eres originalmente?" Emily no sabía si decirle la verdad o no, pero sabía que si empezaba a inventarse una gran historia entorno a sí misma, sería difícil no ser pillada en algún momento. Decidió que sería mejor ceñirse a la verdad tanto como fuera posible. "Somos de la zona de Los Ángeles. Acabamos hartos de las multitudes y la contaminación, y decidimos viajar hacia el norte hasta encontrar un lugar que no quisiéramos abandonar. Resultó que Fall City se convirtió en ese lugar," dijo. "Supongo que el que el coche se rompiera también ayudó a tomar esa decisión, ¿no?" Joseph le preguntó con una sonrisa. "Sí, eso fue sin duda un factor decisivo. Pero, a decir verdad, resultó ser un gran lugar para que algo así sucediese. La gente de aquí ha sido más que agradable. Me alegro de haber descubierto esta zona tan verde y limpia. Creo que podría ser feliz aquí." "Eso es porque tienes un gusto excelente, querida," le respondió. Trevor comenzó a hacer su gran cantidad habitual de preguntas, y Joseph las respondió alegremente. Emily se sentó y disfrutó del trayecto en el confortable sedán. "¿Hay niños con los que jugar aquí?" Trevor le preguntó con ansiedad. "Hay muchos niños por la zona, Trevor. Creo que vas a hacer tantos amigos, que nos vas a dar abasto," respondió Joseph. "Sí. Echo de menos a mis amigos." "Un muchacho joven como tú debe tener muchos amigos con los que jugar. El rancho tiene todo tipo de cosas que tú puedes hacer, como montar a caballo, operar con los tractores, y hacer fuertes en los graneros," Joseph le dijo. Trevor estaba saltando en su asiento con la emoción de llegar a ese mundo maravilloso de la diversión. Salieron de la carretera y pasaron bajo un enorme cartel que decía, Rancho de los Tres Hermanos. El camino de entrada estaba sombreado a ambos lados por enormes robles que parecían tener cien años de antigüedad. Emily no podía ver nada a través de los árboles, y su anticipación creció.


"Mi tatara-tatara-abuelo construyó el rancho hace más de cien años, sin un centavo en el bolsillo. Él amaba la tierra y sabía que podía hacer algo con ella. Ha sido transmitida a través de los años. Mi hermosa esposa, Katherine, y yo optamos por vivir en la ciudad, pero Mark siempre ha sido un chico de campo, por lo que el rancho le pertenece a él. Sus hermanos vienen y ayudan cuando quieren escaparse de sus obligaciones, pero nadie lo ama como Mark," le dijo Joseph. Emily se sorprendió al descubrir que Joseph no iba a ser su jefe. "¿Usted no vive aquí? ¿Voy a estar trabajando para su hijo?" Preguntó. "Sí, vas a estar trabajando para Mark. Tuvo que ir a Montana por algunos asuntos de negocios y no volverá hasta la próxima semana. Me pidió que buscara un candidato para el puesto por él. No te preocupes. Hay mucho personal, por lo que no estarás sola aquí. Todos nuestros empleados son personas buenas y de confianza. Tú y tu hijo estaréis muy seguros aquí," le aseguró, sin entender muy bien su miedo. Ella no estaba preocupada por su seguridad. Estaba preocupada de que a su jefe no le fuese a gustar tener un niño de cinco años correteando por su rancho. Tendría que asegurarse de que Trevor no estuviera fuera del camino de Mark y no se comportara muy bien. Pensó que sería un gran barracón y que nunca se toparían con el jefe de todos modos. Emily se quedó sin aliento cuando doblaron una esquina y la casa apareció a la vista. Era magnífica. Pensó que había visto riqueza antes, con todo lo que sus ex-suegros tenían, pero no era nada comparado con lo que estaba delante de ella. La casa tenía tres pisos de altura y parecía no tener fin. Era hermosa y en absoluto como ella se la había imaginado. Cuando Joseph le había dicho que era una casa del rancho, ella había imaginado una gran casa de campo de 1800 con un porche cubierto. Sin duda, tenía un porche cubierto, pero era enorme. Había un balcón en el segundo piso, con varias y diferentes puerta francesas que permitían el acceso a la casa. "Wow, ¿es esto un hotel? ¿Tiene piscina?" Preguntó Trevor emocionado cuando salieron del vehículo. Joseph se echó a reír. "No, es la casa principal, Trevor. Tú y tu mamá vais a vivir aquí, y sí, hay una piscina se puedes usar siempre que quieras, siempre y cuando haya un adulto supervisándote." "Está bien," dijo Trevor y comenzó a correr hacia las masivas puertas delanteras. "Trevor, espéranos, por favor," Emily gritó. El niño se detuvo de inmediato y se volvió hacia su madre, a pesar de que estaba prácticamente bailando en el sitio, apenas capaz de controlar su emoción. La puerta se abrió cuando empezaron a subir las escaleras. "Hola, señor Anderson," dijo un señor mayor. "Hola, Edward. ¿Cómo estás hoy?" Preguntó Joseph. "No me puedo quejar," respondió el hombre. "Emily, este es Edward. Hace un poco de todo por aquí, y Edward, esta es Emily, la nueva cocinera. Este mocetón es su hijo, Trevor. Se estarán quedando en el ala este.


¿Podrías mostrarle sus habitaciones para que se vayan acomodando?" Preguntó Joseph. Emily no se dio cuenta del guiño que Joseph le dio a Edward y la sonrisa que este le dio de vuelta. "Es genial conoceros, Emily y Trevor. Seguidme, estoy seguro de que estáis deseando instalaros," dijo Edward. "Es un verdadero placer conocerte. Eso suena estupendo," respondió Emily. "¿Dónde están los perros?" Preguntó Trevor. "Una vez que te instales, te llevaré a la parte de atrás, y allí podrás conocer a Sassy. Tuvo cachorros hace un par de semanas, y estoy seguro de que les encantará conocerte," dijo Joseph. "Vamos, mamá. Date prisa," dijo Trevor, agarrando su mano. Emily se rio de la emoción que brillaba en los ojos de Trevor. Ella esperaba que su nuevo jefe fuese un hombre bueno, porque mostrarle todo esto a su hijo para después quitárselo sería demasiado cruel. "Ya voy," respondió ella. "Nos vemos abajo en la sala de estar," dijo Joseph antes de ir por un largo pasillo. "Este lugar es enorme," dijo Emily mientras seguían a Edward por una gran escalera y por un pasillo aún más grande. "Te acostumbrarás a ello en un abrir y cerrar de ojos," respondió el hombre con una sonrisa amable. Emily no estaba tan segura, pero asintió con la cabeza de todos modos. Por todas partes se veía que había retratos de incalculable valor y antigüedades. Todo era muy abrumador. "Sé que no esperabais a dos personas, por lo que Trevor y yo podríamos compartir una habitación. No sería ningún problema," dijo. "Oh, eso no será necesario. Hay muchas habitaciones vacías en esta vieja casa a la espera de ser ocupadas. La sede original se quemó hace tiempo, pero años más tarde, el abuelo de Mark construyó este lugar, y luego Mark lo actualizó mediante la adición de más metros cuadrados. Quería mucho espacio para que su familia pudiese venir a menudo de visita. Los Andersons valoran la familia y los amigos por encima de todo," dijo Edward. "Esta es tu habitación, joven," dijo, y abrió una puerta. Trevor gritó mientras corría hacia su interior y saltaba sobre la enorme cama. La habitación era más grande que su antigua sala de estar y comedor juntos. "No sabíamos que íbamos a contar con la presencia de un niño, así que adecuaremos la habitación para él en las próximas dos semanas," dijo Edward. "No hay necesidad de que os toméis tantas molestias. Esta habitación está más que bien," Emily respondió rápidamente, asombrada por tanto espacio. "Tu habitación está justo al otro lado del pasillo," dijo Edward, y abrió la puerta para ella. Emily se quedó sin aliento. Era incluso más grande que la habitación de


Trevor. Había una magnífica cama de cuatro postes centrada en la habitación y una enorme ventana con una preciosa silla al lado. Nunca querría salir de allí. "Tienes un baño privado en esta puerta. Lo tendremos totalmente equipado para el final del día. Esa puerta de allí es el armario. Después de que os instaléis, venid abajo y coger el pasillo por el que se fue Joseph." Se dio la vuelta y se fue antes de que Emily se diese cuenta de que ni siquiera le había dado las gracias. "Wow, mamá, tu habitación es aún más grande que la mía. Ooh, tienes un asiento en la ventana," exclamó Trevor mientras entraba en su habitación saltando y se dirigía hacia la ventana. "¡Oh! Mira todos esos caballos," continuó. Emily se unió a él y se quedó mirando la escena de ensueño frente a ella. La vista desde su dormitorio daba a la parte trasera de la propiedad, donde había un pasto de al menos un centenar de caballos. "Mira, mamá, puedes salir afuera justo por aquí," Trevor abrió las puertas francesas de las que ella ni siquiera se había percatado, y salió antes de que Emily pudiera poner en orden sus pensamientos. "Trevor, ten cuidado," dijo, y corrió tras él. Ella dejó escapar un suspiro de alivio al notar la barandilla alrededor del porche. Su hijo estaba a salvo. El porche envolvía toda la parte de atrás de la casa. Ella vio a otro conjunto de puertas y se preguntó adónde llevarían, pero no quería ser una entrometida. Probablemente era otra habitación o el pasillo. "Vayamos a deshacer las maletas y luego bajaremos. No queremos que el señor Anderson espere por nosotros," dijo finalmente. "Hay que recordar que estamos trabajando para el señor Anderson, Trevor. No somos sus invitados, así que tienes que mostrar tu mejor comportamiento en todo momento y no meterse en sus cosas. ¿Me puede prometes que vas a ser bueno?" Trevor la miró con sus enormes e inocentes ojos azules antes de asentir. La picardía que cruzó su mirada no la tranquilizó en absoluto. Tendría que hacer todo lo posible para hacer su trabajo mientras que mantenía un ojo en su hijo. "Voy a ser bueno. Ahora, ¿puedo ir a ver a los cachorros?" Preguntó Trevor, antes de correr hacia el interior y cruzar el pasillo hasta su habitación. Rápidamente Emily soltó algunas cosas y se dirigió a la habitación de Trevor, donde fue metiendo su ropa en el armario. Le gustaba dejarle hacer las cosas por sí mismo, pero sabía que tendría que ocuparse de su ropa más tarde. Emily cogió a Trevor, y comenzaron el viaje de vuelta por las escaleras y por el pasillo desde el que provenían unas voces. Oyó una carcajada y dio un paso a través de una puerta que daba a una acogedora sala. Un cálido fuego ardía en la chimenea, y Joseph estaba sentado en un suave y mullido sofá. Emily se sorprendió por la habitación. Había sido creada más por la comodidad que como una obra maestra. Se percató de que había un tema similar en todas las partes de la casa que había visto hasta ahora. Artefactos caros, que se mostraban detrás de un cristal decorando la casa, y sin embargo, había simples toques que hacían que


pareciera hogareña y acogedora. Había flores frescas por todas partes, y el mobiliario era cómodo. "Aquí estáis. ¿Habéis podido instalaros?" Preguntó Joseph nada más verles. "Sí, lo hicimos. Gracias." "¿Podemos ir a ver a los cachorros ahora?" Preguntó Trevor. "Trevor, espera a que el señor Anderson te lo ofrezca," advirtió Emily. "No pasa nada, Emily. Entiendo que Trevor esté emocionado. Vamos," dijo, y llevó a Trevor fuera la habitación. Emily les siguió por el pasillo hasta la cocina. Se detuvo y miró a su alrededor en éxtasis total. Era la cocina más celestial en la que jamás había puesto un pie. Tenía todo tipo de artilugios que podía imaginar. Se olvidó por completo de los cachorros mientras vagaba por la masiva isla, buscando en los armarios y el refrigerador bien surtido. Se dio cuenta de lo que estaba haciendo y miró con aire de culpabilidad a Edward, que sonreía desde la puerta. "Lo siento mucho. No debería haber empezado a husmear en las cosas," dijo con vergüenza. "Esta es tu área, estoy más que contento de ver que te agradan las instalaciones. Más o menos, estarás cocinando para unos veinte hombres al día, cinco días a la semana. Puede ser un poco abrumador." "Esta cocina es un sueño hecho realidad. Me encanta cocinar para grandes multitudes. Por favor, dime que a los hombres les gusta probar cosas nuevas y no solo frijoles y jamón," suplicó. Edward se rio en voz alta. "Si eres tú la que cocina, creo que estarían dispuestos hasta a comer gusanos." "Eres muy halagador," dijo con una sonrisa. Emily podría decir que ella y Edward iban a ser grandes amigos. "¿Por qué no pasas todo el tiempo que quieras aquí en la cocina y te familiarizas con dónde está cada cosa? Tu hijo está en el cielo con los cachorros en este momento y está perfectamente bien," dijo antes de salir por la puerta. Emily se acercó a la puerta del patio grande y vio a su hijo y a Joseph sentados en el porche rodeados de seis cachorros de labrador negro merodeando alrededor de ellos. Trevor echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada de pura alegría como uno de los cachorros se abalanzó sobre él y le lamió toda la cara. Era bastante evidente que su hijo estaba en buenas manos. Se dirigió a la cocina para explorar. Haciendo un inventario de toda la comida que había allí, se encontró con papel y lápiz y comenzó a crear un menú para el próximo par de días. No podía esperar a empezar a preparar la comida. Emily vio como su hijo y Joseph volvieron a entrar en la habitación y entonces se dio cuenta de la hora. No se había dado cuenta de que ya había pasado más de una hora. Se sintió muy mal por no haber estado todo el tiempo vigilando a Trevor. No podía creer


lo segura que ya se sentía en su nuevo hogar. "¿Qué te parece la cocina?" Le preguntó Joseph. "Oh, es absolutamente perfecta. No puedo esperar a empezar a preparar la cena." "No tienes que empezar esta noche, ya lo sabes. Puedes esperar hasta mañana." "No me importa empezar esta noche. Sinceramente me encanta cocinar, y esta cocina está más equipada que un restaurante de cinco estrellas. Mis manos están ansiosas por comenzar." "Bueno, si insistes. Estoy segura que los chicos preferirían tener una comida casera que la cena de microondas que iban a comer," dijo Joseph. "¿A qué hora se come normalmente?" "En el verano, alrededor de las siete, y en el invierno, a las cinco. Realmente solo hay dos estaciones en un rancho." "Será mejor que empiece entonces." Se acercó a la nevera para coger algunos artículos. "¿A qué hora debo tener listo el desayuno?" "A los chicos por lo general les gusta venir a las nueve para el desayuno. Ya han estado despiertos y trabajando un par de horas para ese entonces por lo que tienen bastante hambre," afirmó. "Eso suena perfecto." "¿Te importa si llevo a Trevor al establo para que vea los caballos?" Preguntó Joseph. "No tiene por qué hacer eso, señor Anderson. Puede estar aquí conmigo y colorear," le dijo, tratando de que su hijo no fuera una carga. "No me supone ningún problema, Emily. Me gusta pasar tiempo con el chico, y ningún niño quiere estar en la cocina hasta que la comida está lista. Vamos, Trevor, puedes elegir tu caballo favorito para montar. A los chicos les encanta formar a los jóvenes. Y de todos modos, tendremos que ir hasta ellos para hacerles saber que la cena está lista," dijo Joseph. Se llevo a Trevor de la habitación antes de que Emily tuviese la oportunidad de protestar de nuevo. Ella sabía que Joseph no era el tipo de persona que estaba acostumbrado a que le dijeran que no muy a menudo. Pensó que si se cansaba de estar con su hijo, directamente le traería de vuelta. Emily comenzó a tararear para sí misma mientras comenzaba a preparar varias ollas grandes de pollo y albóndigas con pan recién horneado.


Capítulo Tres MARK tiró su sombrero de vaquero sobre la cama del hotel y se quedó mirando la luz intermitente de su teléfono. Se había dejado la piel en este negocio, y todo había sido en vano. No, no había sido en vano. Lo había empujado por la garganta de ese inútil hijo de su madre. Metafóricamente hablando, por supuesto. Él era normalmente un tipo feliz y despreocupado, más propenso a gastar bromas que a levantar la voz. Pero a día de hoy, su estado de ánimo podía cortase con cuchillo. El chico con el que había estado hablando en los últimos meses se había olvidado de decirle que las diez mil cabezas de ganado que estaba tratando de vender estaban al borde de la muerte. Una de las pocas cosas que Mark no podía tolerar en absoluto era el maltrato animal. Podía entender que un tipo le diese un puñetazo a otro cuando era legítimamente provocado, pero ningún hombre debía jamás maltratar a una mujer ni abusar de un animal. Eran reglas morales muy básicas. Cuando Mark se enfrentaba con escorias como el tipo con el que había estado tratando esta noche, le llevaba toda su fuerza de voluntad no volver a convertirse en un adolescente y vérselas con el cretino en cuestión. Se sirvió un trago y dejó que el calor se extendiese por su garganta para ayudar a calmar sus nervios. Solo entonces fue cuando escuchó el mensaje en su buzón de voz. "Buenas noticias, hijo. Te he encontrado una nueva cocinera. Es absolutamente perfecta. Ha hecho la cena para el equipo esta noche, y creo que todos los hombres han ganado unos cuantos kilos. Para cuando devoraron hasta la última migaja de la tarta de manzana, casi tuve que llamar a la grúa para que les levantara de la mesa. Llámame cuando llegues." La voz de su padre salía a través del teléfono alta y clara. "Genial. Una cosa menos por la que preocuparse," murmuró Mark en voz alta. Se sirvió otra copa antes de sentarse para devolverle la llamada a su padre, tomó un gran sorbo, sabiendo que podría necesitarlo. "Ya era hora de que me devolvieses la llamada," la voz de Joseph retumbó desde el otro lado de la línea. "Estoy muy bien, papá, ¿cómo estás tú?" "Sí, sí... ¿Cómo estás y todas esas cosas?" Joseph le devolvió la broma. Su padre estaba haciendo milagros con el humor de Mark. De hecho, solo pensar en todos los suyos, incluyendo a sus cuñadas y sus preciosos sobrinos, normalmente era suficiente para Mark para permanecer alegre y equilibrado. Por supuesto, dado que la familia había crecido en los últimos años, había empezado a sentir un poco de envidia cuando se sentaba en el banquillo viendo el claro amor que existía entre sus hermanos y sus respectivas esposas. Pero él nunca lo admitiría delante de su padre. Y en estos momentos, se sentía muy bien.


"¿Has conseguido el ganado?" Preguntó Joseph. Corrección: se había estado sintiendo muy bien. "No, ese hombre resultó ser un auténtico ladrón," dijo Mark. Maldita sea. Su ira comenzó a hervir de nuevo cuando le empezó a contar la historia a su padre. "Desafortunadamente, en el sector al que perteneces, siempre va a haber gente deshonesta. No todo el mundo es como tú, hijo." Mark sintió cómo un calor se propagaba por su pecho ante la alabanza de su padre. No importaba lo mayor que se hiciera, él quería que sus padres se sintieran siempre satisfechos y orgullosos de sus logros. "Lo sé, papá. Aún no soporto ver cómo maltratan a los animales. Si la gente no se va a entregar a esta empresa al cien por cien, entonces no tienen nada que hacer en este rancho." "Estoy totalmente de acuerdo. Espero que les hayas denunciado." "Lo he hecho, aunque basta con que digan que no tenían dinero para pagar la comida. Es deprimente. De todos modos, no te quiero entretener al teléfono toda la noche. Además, nos vamos a ver mañana. Volveré a casa temprano, no hay necesidad de permanecer aquí por más tiempo," dijo Mark. "Bien. Llamaré al resto del clan, y podremos organizar un gran encuentro. Hace unas semanas que ya que nos reunimos todos, y eso ya es demasiado tiempo." "Estoy de acuerdo. Podríamos hacer una barbacoa en mi casa. No quiero abrumar a la nueva cocinera, así que hablar con mamá y Alex para que traigan algo de comida, y llamaré ahora a Lucas a ver qué es lo que puede aportar," dijo Mark. Ya se sentía mejor solo con la idea de estar de nuevo con su familia. "Yo me encargaré de eso. No creo que abrumemos a la nueva cocinera, no obstante. Es un verdadero encanto." El tono en la voz de su padre le alertó de que algo estaba pasando. Las orejas de Mark se pusieron tiesas y el chico empezó a prestar más atención. "¿Qué quiere decir que es un verdadero encanto?" Le preguntó, luego levantó su vaso y bebió un sorbo fortificante. "Oh, nada. Solo que es una buena chica. Me gustó al instante," Joseph trató de disimular. A su padre no se le daba nada bien mentir cuando estaba tramando algo. Su voz siempre le delataba. "¿Y qué edad tiene exactamente esa nueva cocinera mía?" "¿Qué importa eso, Mark? Mientras la señorita puede cocinar una buena comida, eso es lo único importante, ¿no?" Joseph resopló. Mark tuvo que contener la risa ante el tono indignado de su padre. Al hombre no le gustaba ser pillado con las manos en la masa. Pensaba que era demasiado sutil para eso. Bueno, Joseph podría haber sido capaz de engañar a sus hermanos, pero Mark se consideraba un poco más inteligente que ellos, aunque ellos fueran los que trabajasen en las oficinas corporativas. "Supongo que obtendré toda la información cuando llegue a casa. Te lo advierto, sin


embargo, si estás tratando de preparar alguna cosa, como creo que hiciste con Lucas y Alex, estás perdiendo el tiempo. Soy un hombre feliz, y no necesito que mi padre se entrometa en mi vida amorosa." La cosa era, a decir verdad, que él no estaba completamente satisfecho con su vida. En realidad había tratado de encontrar a alguien. Pero le resultaba mucho más difícil encontrar a una mujer de lo que la gente podía pensar. Sí, las mujeres le perseguían constantemente, pero no por quién era. Querían la riqueza y el prestigio que venía junto con el apellido Anderson. Si Mark alguna vez se casaba, sería por amor, la clase de amor que compartían sus padres. Él no creía en el divorcio, así que cuando caminase por el altar, y sabía que sucedería algún día, sería con la mujer sin la que no pudiera vivir. Y él querría que ella se sintiese de la misma manera hacia él. "Tengo un largo viaje de regreso a la ciudad, así que hablaremos mañana," dijo Joseph, recordándole a Mark que aún estaba al otro extremo de la línea. "Gracias, papá. Nos vemos mañana." Mark colgó el teléfono y esperó un minuto antes de llamar a su hermano. No podía evitar sentirse un poco preocupado por lo que le estaría esperando en casa. ¿Qué estaría su padre tramando ahora?


Capítulo Cuatro GUARNICIONES. QUERÍAN guarniciones. "¿Podría hacer algunas guarniciones para la barbacoa familiar de esta noche?" Edward le preguntó a Emily cuando ella bajó las escaleras. "Ellos se encargarán de hacer todo lo demás." Ella era cocinera, maldita sea. ¿Por qué unas simples guarniciones le asustaban tanto? ¿Caviar tejano? ¿Ensalada de patata con queso azul a la parrilla y bacon? ¿Huevos rotos Cajun? ¿Brochetas vegetales con chili? ¿Perritos calientes Mississippi?Podría hacerlo mientras caminaba sonámbula con las dos manos atadas a su espalda. "Por supuesto," respondió. En realidad, no se trataba de las guarniciones. Su jefe iba a estar en casa esa noche, y, peor aún, toda su familia iba a estar con él. Eso es lo que la tenía muerta de miedo. ¿Qué pasaba si no les gustaba la comida? Nah. Imposible. Pero, ¿y si su jefe pensaba que era demasiado joven para el trabajo? Eso era posible. Y, ¿qué pasaba con Trevor? ¿Acaso Mark Anderson sabía que ella venía con un hijo de cinco años? Joseph parecía pensar que todo iba a estar bien, pero la realidad era que no era él quién tomaba la última decisión. Si su jefe, Mark Anderson, no quería un niño corriendo por toda la casa mientras que sus hombres trataban de trabajar, tendría que buscar otro trabajo de inmediato.

Lo único que podía hacer era mostrar lo que sabía hacer lo mejor que pudiese para que él pudiese ver más allá de su juventud y de la boca extra a la que alimentar. Emily se enfrascó en la cocina, hizo el desayuno y el almuerzo para la tripulación, y luego siguió cocinando, trabajando en las guarniciones que esperaba, hiciesen que las rodillas del hombre se doblasen. "Mamá, ¿puedo nadar ahora?" Trevor le preguntó mientras se acercaba corriendo, vestido con su traje de baño y una expresión esperanzada. Incluso a los cinco años, los hombres son unos manipuladores, pensó ella con una sonrisa. Pero necesitaba un descanso. "¿Cómo podría decirle que no a esa cara?Déjame que vaya corriendo arriba y me cambio, y luego podremos nadar un rato. Pero solo si me prometes que no te vas a poner pejiguero cuando llegue el momento de salir de la piscina. Todavía tengo trabajo por hacer y no puedes estar allí solo." "Ahhh, mamá," el pequeño se quejó. Ella le miró con severidad. "Vaaaale. Te lo prometo." Él niño se puso mohín cuando se sentó a esperarla. Emily reunió todas sus fuerzas para no sonreír. No podía hacerle saber que le hacía gracia o usaría ese truco a partir de ahora en su propio beneficio. Trevor era un buen chico y ella empeñaría cada minuto de su vida en hacerle feliz, pero era bueno que el pequeño se diese cuenta cuanto antes, de que en la vida había que trabajar duro para conseguir lo que uno quería. Su padre le había dado todos sus caprichos con tal de que no le molestase. Eso no


funcionaba con su madre; ella quería que Trevor aprendiese que las cosas que quería no le caerían sobre el regazo como si se desprendiesen de un árbol mágico. En este momento, ella y su hijo iban a conseguir lo que ambos deseaban. La piscina relajaría sus músculos y su estresada mente. Emily jugó con su hijo en la parte menos profunda, aprovechando al máximo los juguetes flotantes y disfrutando de su risa. Estaban justo en medio de una guerra de agua cuando Mark salió al patio. *** Cuando Mark vio a su nueva cocina, se quedó paralizado. Y después se calentó. Ella estaba saltando en el aire, atrapando una pelota que el niño pequeño le había lanzado, y su pelo mojado voló hacia arriba antes de que golpease su espalda. El modesto traje de baño que llevaba no ocultaba ninguna de sus atractivas curvas, y para su sorpresa, Mark se encontró a sí mismo tratando de controlar el endurecimiento de su cuerpo. De pie entre las sombras mientras intentaba averiguar — y esconder — el deseo de que al parecer ella había inspirado en él, Mark se tomó unos segundos para observar cómo la mujer jugaba con un niño que él supuso, sería su hijo. Su padre no había mencionado que la nueva cocinera hubiese traído una persona adicional en el remolque. También había sido muy astuto de no haberle dicho nada sobre su edad o belleza. La risa de la joven se prolongó, lo que hizo que Mark desease ponerse su bañador — definitivamente nada de Speedos — y unirse a ellos. Emily salió de la piscina, el agua goteaba de su perfecto cuerpo. Tenía el pelo largo y oscuro en cascada por su espalda, dibujando la dulce curva de sus caderas. Sin embargo, aunque la mujer tenía curvas en todos los lugares correctos, Mark todavía estaba desconcertado por la atracción instantánea que había sentido hacia ella. Sí, se había sentido atraído por muchas mujeres antes, pero no podía recordar la última vez en la que su corazón hubiese latido con tanta fuerza y que su cuerpo se hubiese endurecido con apenas mirar a una mujer. Tal vez había pasado mucho tiempo desde su última cita. Cuando se dio cuenta de que no podía recordar cuándo fue la última vez que había salido, finalmente, se dio cuenta de que había pasado demasiado tiempo. Tal vez esa era la razón por la que... La mujer finalmente levantó la vista, y fijó sus impresionantes ojos oscuros en él. Sus ojos se abrieron como platos ante la sorpresa, y se le quedó mirando fijamente durante lo que le parecieron horas. Después de unos momentos, pareció recobrarse de su trance mutuo, se puso una toalla alrededor, y comenzó a caminar hacia él. Mark se obligó a adoptar una postura relajada mientras esperaba. No era más que su nueva cocinera. ¿Y qué si ella estaba más buena que el pan? Lo único que importaba era la comida que ella preparase. ¡Sí, claro! ***


Emily respiró hondo y se presentó. "Hola, soy Emily, y usted debe ser mi jefe," dijo con una deslumbrante sonrisa. No tenía la menor duda de que el hombre que tenía delante era Mark Anderson, su aire y su comportamiento gritaban, hombre al mando. Ella tenía la esperanza de que si fingía que era una mujer con seguridad en sí misma lo suficientemente bien, él vería más allá del hecho de que de que tuviera un hijo y le dejaría quedarse el trabajo. Y aquí venía lo que era realmente injusto: él era uno de los hombres más atractivos que había visto en toda su vida. Emily no había contado con eso — en absoluto. Era un hombre fornido de más de metro ochenta, con los músculos en todos los lugares correctos, y una camiseta ajustada y vaqueros de pitillo que no ocultaban nada a su vista. Su pelo oscuro estaba cubierto por un Stetson desgastado, y sus ojos azules como el mar dejaban claro que nada se les pasaba por alto. A Emily le estaba costando mucho apartar la mirada de esos fascinantes ojos. Él la miró de arriba abajo antes de responder finalmente. "Mark Anderson. ¿Tú eres la nueva cocinera que ha contratado mi padre?" Le preguntó, aunque era bastante obvio, ya que era el único adulto desconocido en su propiedad. "Sí, soy Emily Jackson..." Trevor se había percatado del nuevo hombre hablando con su mamá, y salió corriendo por las escaleras de la piscina. En su afán, interrumpió su madre. "Hola, yo soy Trevor. Me gusta tu sombrero." "¡Trevor, cariño, échate hacia atrás un poco! Estás chorreando agua por las botas del señor Anderson," dijo ella, jadeando en horror. Emily estaba tratando de ir con cuidado, y Trevor por su parte, estaba a punto de arruinar el cuero del hombre. Mark se echó hacia adelante para estar a la misma altura que el pequeño. "Está bien, hombrecito. Puedes llamarme Mark. ¿Estás disfrutando de la piscina?" Le preguntó. "Es la mejor piscina que he visto nunca...y la más grande, y los cachorros son tan bonitos, y, ¿sabías que hay caballos por todas partes y Doug me ha dicho que me va a enseñar a montarlos y todo?" soltó de golpe. Mark se echó a reír ante el entusiasmo de Trevor y le revolvió el pelo. Emily finalmente se permitió relajarse. No solo era un hombre para morirse de guapo, sino que también tenía una debilidad por los niños. Ella no sabía que los hombres como él aún existiesen. Tal vez había alguna posibilidad de que no la despidiera ahí mismo. "Tal vez puedas ayudarme a escoger cuál de los cachorros nos quedamos y ponerle nombre," dijo Mark. Eso significaba algo. No dejaría que Trevor nombrase a un cachorro solo para después echarles a ambos de su casa. Nadie haría algo así. La cara de Trevor cayó al instante y sus ojos se llenaron de lágrimas. "¿Qué pasa, cariño?" Preguntó Emily mientras se dejaba caer de rodillas junto a Mark. "¿Por qué se tienen que ir los cachorros?" Le preguntó a Mark mientras las lágrimas comenzaban a correr por sus mejillas. Mark miró completamente desconcertado. Era evidente que el hombre no sabía cómo manejar el llanto de los niños. Cuando su sobrina Jasmine lloraba, él simplemente le


daba lo que fuera que quisiese. Emily se dispuso a explicarle a Trevor que los cachorros iban a ir a un buen hogar, pero Mark se le adelantó. "Nos quedaremos con todos los cachorros. Hay mucho espacio para ellos para correr por aquí. Puedes ponerles nombres a todos ellos," dijo Mark. Emily no sabía qué decir, y estaba tratando de encontrar una manera de decirle a su nuevo jefe que no era necesario prometerle algo así a su hijo, que Trevor superaría el dolor de tener que despedirse de los cachorros. "¿Me lo prometes?" Trevor preguntó con escepticismo. "Te doy mi palabra de honor." "¡Gracias!" Gritó Trevor. Sus lágrimas se evaporaron al instante, y el pequeño se lanzó a los brazos de Mark. Mark le abrazó y Emily tuvo que luchar para no emocionarse mientras que su hijo empapaba la ropa de Mark sin que al hombre pareciese importarle. "Trevor, no deberías pedirle al señor Anderson que hiciese tal cosa. ¿Qué pasa con todos los otros niños a los que les gustaría tener un perrito?" Preguntó. "Pero, mamá, hay un montón de cachorros por ahí que pueden tener, y yo nunca he tenido un perro antes," se quejó. "No pasa nada, Emily, de verdad. Me gusta tener un montón de perros por aquí. Protegen el ganado," dijo Mark. Ella miró a los rostros suplicantes tanto de su pequeño hijo como de su nuevo jefe, y supo que había perdido la batalla. Este era el rancho de Mark, después de todo. Si quería quedarse con todos los perros, entonces esa sería la decisión final. "Por supuesto, señor Anderson," dijo con una sonrisa forzada. Trevor sonrió y volvió a pasar sus brazos alrededor del cuello de Mark. Emily tuvo que alejarse por un momento para no ver la manera en que su hijo se agarraba al cuello del hombre. El padre de Trevor le había dado siempre todos sus caprichos, pero nunca se había parado a abrazarle; nunca le había dado el cariño que merecía y necesitaba. Emily podía verse a sí misma enamorándose poco a poco de su jefe, y de ninguna manera iba a permitir que eso sucediese. Necesitaba el trabajo, y los hombres como Mark no se involucraban con mujeres como ella. Solo había dos cosas que podían suceder entre ellos — sexo al rojo vivo y luego una carta de despido. Casi deseaba que su jefe fuera un tipo corriente y moliente, en lugar de un vaquero sexy con un tierno corazón hacia los niños. "Trevor, tenemos que ir adentro. Tengo que terminar de preparar la cena, así que no puedo seguir vigilándote aquí fuera," dijo, volviéndose hacia la casa. "Ah, mamá, quiero nadar un poco más, ¿por favor?" Le rogó. "Te traeré a nadar de nuevo mañana, pero ahora tengo que terminar la cena. ¿Recuerdas lo que hablamos antes?" Dijo. "Vaaaale," dijo el pequeño abatido cuando finalmente soltó a Mark.


"Estaba pensando en darme un baño. Yo le vigilaré," dijo Mark. "Espera con tu mamá en la cocina durante unos minutos mientras corro escaleras arriba y me cambio de ropa," le dijo a Trevor, y luego corrió a la casa, sin esperar una respuesta de Emily. Así que Mark era como su padre — no estaba acostumbrado a que le dijeran que no. Emily no iba a discutir con él. Pero tenía que hablar con Trevor. Si el niño no mostraba su mejor comportamiento, ella...bueno, ya pensaría en algo. Mark se unió rápidamente a Trevor, y ella los escuchó chapotear en la piscina. Emily se divertía en la cocina, preparando la comida mientras escuchaba el sonido de la risa de su hijo a través de la puerta abierta. Antes de darse cuenta, todo estaba listo. Fue a mirar a Trevor, que estaba más que contento de estar chapoteando con Mark, por lo que se permitió tomar un baño de burbujas. Ella apoyó la cabeza en la bañera y suspiró en voz alta. No podía creer la suerte que tenía de haber encontrado un buen trabajo y un buen jefe. Si hubiera sido una persona pesimista, pensaría que algo malo estaría a punto de suceder.


Capítulo Cinco EMILY se estaba dando cuenta de que necesitaba un diccionario nuevo. Barbacoa familiar, sustantivo: En cuanto a los Andersons, dícese de una comilona masiva con más de un centenar de bellas personas, una montaña de chuletas, y más emociones, escalofríos y niños chillones que uno pueda imaginar. Todo el mundo estaba riendo, y la risa se oía por encima del sonido de la música country que se escuchaba de fondo. Las parrillas estaban encendidas, y el dulce olor de la buena carne a la brasa hizo que la boca de Emily se hiciese agua y que su estómago gruñese. Había estado tan ocupada preparando la comida todo el día que se había olvidado de comer. No estaba segura de si debía unirse a la fiesta, pero Edward le había dicho que el personal siempre estaba invitado. "Tú debes ser Emily, la nueva cocinera, ¿no?" Preguntó un hombre atractivo de cabello oscuro. Emily había estado tan obnubilada observando a toda la gente a su alrededor que no se había percatado de la pareja que se estaba acercando a ella. Ambos tenían un físico como para aparecer en la portada de la revista GQ, y ella se sintió un poco intimidada. "Sí, así es," finalmente logró decir. "Es estupendo conocerte, Emily. Yo soy Amy, y este hombre ofensivo de aquí es Lucas, el hermano mayor de Mark," dijo amablemente. "Es un placer conoceros," respondió Emily tímidamente. "No dejes que esta gente te abrume demasiado; todos son muy buena gente. Casi me morí de miedo mi primera vez alrededor de ellos, y ahora no puede imaginar cuán miserable sería mi vida sin todos los miembros de esta familia," dijo. Mientras Amy hablaba, ella miró a su marido y le dedicó una tierna mirada de amor. Emily no estaba segura de si ya había terminado de hablar y si debería alejarse y dejarles solos. "Oh, ¿queréis parar con las miraditas? Obviamente estáis haciendo que Emily se sienta incómoda," otro hombre muy apuesto interrumpió, salvando a Emily de su dilema. "Lo que tú digas, Alex; tú eres el que tiene problemas para estar a tres metros de la pobre Jessica sin desplomarse por falta de...estimulación," bromeó su hermano Lucas. "Bueno, cuando tienes razón, tienes razón," dijo Alex. "Hola, soy el hermano mediano, Alex, y mi bella esposa está con los niños en este momento pero habrá terminado en unos minutos. Tengo que decirte, Emily, que eres mucho más guapa que la anterior cocinera," añadió con un guiño. Emily sintió cómo su rostro adquiría un profundo color rojo; odiaba que sus emociones fueran tan fáciles de leer. Como no sabía qué responder al comentario de Alex, decidió no decir nada.


"Vosotros muchachos nunca crecéis, ¿verdad?" Emily se volvió hacia la voz, que pertenecía a otra atractiva mujer, que llegó y envolvió su brazo alrededor de Alex. "No les hagas caso," dijo la mujer con un brillo en sus ojos. "Les encanta suscitar reacciones de una bella dama. Cuando conocieron a la pobre Amy por primera vez, los tres hermanos trataron de tirarle los trastos. Por cierto, soy Jessica, y, obviamente, estoy casada con este pícaro de aquí," miró a Alex. "De todos modos, ellos son mucha palabrería y poca acción." "¿En serio? Me lo tomaré como un desafío," dijo Alex, y luego procedió a bajar a Jessica hacia el suelo. Ella soltó una risita de niña, pero luego sus labios se encontraron con los de él y se hizo evidente de que se había olvidado que estaban rodeados de gente. "Um...¿os importaría ir arriba, o quieres seguir avergonzando a mi nueva cocinera?" Les preguntó Mark mientras se acercaban al grupo cada vez más multitudinario. Alex levantó lentamente la cabeza, solo para mirar a Mark. "Yo preferiría darte una patada en el culo, pero puedo dejar eso para más tarde," dijo finalmente mientras le propinaba un puñetazo a su hermano en el brazo. Para Emily, el golpe había parecido lo suficientemente fuerte como para derribar a un hombre normal a la tierra, pero Mark se echó a reír y le preguntó a su hermano si eso era lo mejor que sabía hacer. "Chicos, id a ayudar con la parrilla. Nosotras nos escaparemos para coger algún postre," dijo Amy, y luego puso un brazo a través de Emily y el otro a través de Jessica y las condujo hacia la mesa de los postres. Emily tuvo que contener las lágrimas. Estaba abrumada por haber sido tan fácilmente incluida en una familia tan amorosa. Ella nunca había tenido amigas de verdad con anterioridad, y esperaba conservar el trabajo el tiempo suficiente para hacerse amiga de las dos mujeres, ya que parecían dos personas que sin duda, merecía la pena conocer. "Dinos. ¿Cuál fue tu reacción cuando viste a Mark por primera vez?" Preguntó Amy mientras se detenía en una mesa llena de tartas, pasteles, galletas y otras delicias. "Yo...uh..." Emily no sabía qué decir. Mark era su jefe y no quería que las cuñadas del hombre supieran que había estado babeando por él más que estaba haciendo ahora por los dulces delante de ellas. "No te preocupes. La primera vez que yo me fijé en los tres hombres juntos en la misma habitación, tuve que retener la saliva dentro de la boca. Los tres están buenísimos. Mi corazón pertenece a Lucas, por supuesto, pero todos ellos son tres piezas de arte..." "Sí, lo son," admitió Emily con una pequeña sonrisa. "Imaginaos cómo sería crecer alrededor de ellos. Yo siempre fui la fea del baile, y estaba enamorada de Alex desde pequeña, pero él ni siquiera se había dado cuenta de mi existencia hasta una noche que estábamos jugando al escondite con otros chicos y nos caímos juntos al suelo. Ese fue mi primer beso," dijo Jessica con un suspiro


mientras lo recordaba. "Oh, no te puedo imaginar siendo la fea del baile," dijo Emily con sorpresa mientras miraba a la espectacular mujer delante de ella. "Me he vuelto mucho más segura y confiada. Tener el amor de un buen hombre hace eso en una mujer. Estoy locamente enamorada de mi marido, aunque hubo momentos en el comienzo de nuestro matrimonio en los que realmente pensé que iba a terminar asesinándole," admitió Jessica. "Lo mismo digo. Lucas fue peor que un dolor de muelas durante un tiempo. Pero le he entrenado muy bien. Ahora es un gentil gigante," dijo Amy mientras cogía una magdalena bellamente decorada y le daba un mordisco mientras suspiraba de felicidad. "Bueno, yo solo soy la nueva cocinera", dijo Emily, queriendo asegurarse de que ambas mujeres supieran que no tenía ni el más mínimo interés en el hermano pequeño. Las dos mujeres se echaron a reír. "Es posible que quieras recordárselo a Mark. Te ha estado siguiendo con la mirada desde que nos hemos alejado. Asegúrate de que añades un extra de movimiento en tus caderas para hacerle resollar," dijo Amy, por lo que Emily se ruborizó de nuevo. "Oh, estamos siendo terribles. Qué vas a pensar de nosotras," dijo Jessica mientras llenaba su plato, y esperaba a que Emily eligiese algunas de las golosinas. "No os preocupéis. Es solo que no quiero que la gente piense que voy detrás del jefe. Ya sabéis cómo son esos clichés," dijo Emily mientras tomaba un bocado de un empalagoso brownie. "Esto está increíble." "Oh, esos son de una pastelería que tendré que mostrarte algún día. Hacen los mejores dulces del mundo." "Oh, yo no suelo comprar mucho en pastelerías. Me gusta hacerlo todo yo," admitió Emily, aunque no le importaría hablar con el pastelero y ver si podrían negociar algunas recetas. "Está bien hacer trampa de vez en cuando. Espera a que veas la cantidad de comida que consumen estos vaqueros. Es una locura," dijo Jessica. Las tres mujeres se dirigieron a una mesa con sus respectivos dulces y continuaron la ronda. Emily casi se relajó completamente. Aunque seguía manteniendo un ojo sobre Trevor, quien estaba jugando con todos los niños recién llegados y claramente, en el paraíso. Paraíso. Sí. Esto era el paraíso, pensó.


Capítulo Seis MARK no podía apartar los ojos de Emily mientras se alejaba. La forma en que sus caderas se balanceaban en su corto vestido de verano era suficiente para que el hombre centrara toda su atención en ella. Infierno, probablemente era suficiente para conseguir algo más — podría imaginar sus manos escondidas bajo su falda para descubrir lo que llevaba debajo de la impresión floral. Mientras permanecía allí, una brizna de viento levantó el dobladillo de su vestido, lo que mostró algo más de sus increíbles y bien torneadas piernas. Mark contuvo el aliento mientras deseaba que una ráfaga aún más fuerte levantase el vestido un poco más. De nuevo, sus pantalones se volvieron demasiado apretados y él hizo una mueca. Y mientras se veía envuelto en sus pensamientos y sentimientos, se perdió la mirada que intercambiaron sus dos hermanos. Si la hubiera visto, tal vez habría estado más preparado para lo que estaba por venir. "Tu nueva cocinera está realmente buena," dijo Lucas casualmente. "Sí, si yo estuviera soltero la contrataría en un instante, supiera cocinar o no," añadió Alex. "No me he fijado," dijo Mark. "Entonces, ¿no estás interesado en ella?" Interrogó Lucas. "Por supuesto que no. Ella es una empleada, y prefiero mantener las cosas a un nivel profesional entre nosotros," dijo. ¿Estaba tratando de mentirles a ellos o a sí mismo? Inusual. Él ya no era un adolescente, podía controlarse. "Bueno, entonces creo que no te importará saber que he visto a Don comiéndosela con los ojos. Creo que voy a probar hacer de celestino entre ellos," dijo Lucas con picardía. "¡Y una mierda!" Exclamó Mark. Luego pareció serenarse un poco y añadió, "No quiero que los empleados estén teniendo romances, porque cuando las cosas vayan mal, harán que la situación sea imposible, y uno o ambos tendrán que dejar el trabajo. Entonces yo tendría que pasar otra vez por el jaleo de contratar a alguien." Mark sentía que se estaba excusando muy bien por su pequeño estallido. "Entiendo lo que quieres decir, Mark. ¡Oye! Conozco a este gran tipo de la oficina," dijo Alex, y le guiñó un ojo a Lucas. "Justo el otro día me preguntó si conocía a alguna mujer que estuviera soltera. Creo que él y Emily harían muy buena pareja, y él no trabaja aquí en el rancho." Ambos hermanos podían prácticamente ver el humo saliendo por las orejas de Mark. No sería una sorpresa para nadie que los conociese que ambos hombres estaban disfrutando inmensamente a expensas de su hermano. "¿Podríais dejar a mi cocinera tranquila?" Mark casi gritó. Varias cabezas se volvieron hacia los hermanos. Ninguno de ellos vio la sonrisa en la cara de un testigo especial — Joseph, que estaba lo suficientemente cerca como para sobre escuchar la


conversación. "Así que, Joseph, parece que está actuando de casamentero de nuevo, viejo astuto, " dijo Edward, que estaba de pie a su lado. "A decir verdad, Edward, no tengo ni la menor idea de qué estás hablando," respondió Joseph. "Se olvida de lo bien que le conozco, señor. Antes de venir aquí, trabajé con usted demasiados años como para saber cuándo está tramando algo. Además, ¿desde cuándo tiene la cocinera su habitación justo al lado de la de Mark?" "Bueno, habla un poco más bajo. Si ese chico se entera de que estoy tratando de emparejarle, echará a correr en la dirección opuesta. Peor aún, si Katherine se entera, no viviré para contarlo," dijo Joseph, mirando a su alrededor con aire de culpabilidad. "Si no estuviera tan ocupado entrometiéndose, no tendría nada de qué preocuparse," dijo Edward. "Tengo que felicitarle por su gusto, sin embargo. Emily es un soplo de aire fresco, y el pequeño Trevor está lleno de energía. Es agradable ver a una mujer bonita y a un muchacho en la casa." El pecho de Joseph se hinchó ante la alabanza. Él sí que tenía muy buen gusto, él mismo lo sabía, y miró a Amy y a Jessica, como para probar su punto. Se había encargado de emparejar a sus dos primeros hijos, y mira lo bien que había resultado. "Abu, abu, tengo un nuevo amigo," dijo la voz insistente de su nieta mayor, Jasmine, quien estaba tirando de la pierna del pantalón de su abuelo, tratando de obtener su atención. "Ya lo veo. ¿Lo estáis pasando bien?" Le preguntó a su traviesa nieta. "Le quiero, abuelo. Me voy a casar con él," declaró con mayor seriedad. Joseph se echó a reír al ver la expresión en la cara de Trevor. Incluso con cinco años de edad, la palabra matrimonio atemorizaba a un hombre. "¿Por qué no reúnes a todos tus primos? Cenaremos algo, y después podemos hacer pastelitos," sugirió. Jasmine se desvió inmediatamente y tomó la mano de Trevor, luego corrió a buscar a su hermano y primos. Trevor parecía llevarse a la perfección con sus nietos, tal como Joseph sabía que lo haría. Era un buen muchacho y a Joseph no le importaría en absoluto tener otro nieto. Cuantos más, mejor. "¿Qué estáis los chicos y tú tramando?" Los ojos culpables de Joseph se volvieron hacia su esposa. Katherine podía ver a través de ellos, así que la mejor opción del hombre era utilizar tácticas evasivas. "Estás impresionante esta noche, querida. ¿Te lo había dicho ya?" Incluso después de casi medio siglo juntos, aún hacía que su mujer se ruborizase, lo cual le encantaba. "Eres un diablo, Joseph Anderson, pero tu estrategia ha funcionado. Dejaré que te sigas entremetiendo. Solo recuerda que tengo mis ojos puestos en ti," dijo mientras se apoyaba en él y apretaba sus labios contra los suyos.


"Oh, Katherine, llenas mi corazón de alegría," le dijo — sinceramente. Ella le acarició la mejilla antes de volverse para reunirse con sus nueras. "Entiendo su deseo de que sus hijos tengan un matrimonio feliz. Usted mismo ha sido bendecido con su esposa, Joseph," le dijo Edward mientras los dos hombres observaban los movimientos graciosos de Katherine mientras avanzaba por el césped bien cuidado. "Sí, lo he sido, querido amigo, sí, lo he sido," dijo Joseph con un suspiro. Tenía una familia que cada vez se hacía más grande y estaba en el mejor estado de salud. Si solo su hermano hubiese estado allí con ellos, se habría sentido completo. Había pasado un tiempo desde que por fin había sido capaz de ponerse en contacto con George. De hecho, si hubiese tardado mucho más en dar con él, hubiese enviado a un equipo de búsqueda. Su hermano había perdido a su esposa hacía cuatro años, y Joseph sabía que tenía que estar más que devastado. Joseph no podía imaginarse cómo podría seguir él sin su Katherine, pero sabía una cosa segura, y era que necesitaría a su familia más que nunca si algo tan terrible le sucediese. George necesitaba estar con Joseph o nunca superaría su pérdida. Era hora de que Joseph le diese a su hermano gemelo un poco de amor y le arrastraría hasta Seattle para ello si fuera necesario. Había pasado demasiado tiempo, y sus familias necesitaban estar unidas como una sola. Dejando esos pensamientos a un lado por ahora, Joseph se centró de nuevo en la familia delante de él. Era un hombre bendecido, eso era cierto.


Capítulo Siete "¿VOLEIBOL acuático? ¿Estáis locas? Todos nos hundiremos directamente a la parte inferior de la piscina," exclamó Emily. Ella miró hacia las mesas ahora desvalijadas con asombro. Solo un par de horas antes, jamás había creído que toda esa comida que había llenado todas esas mesas, podría ser comida, pero no había contado con los trabajadores rancheros y los niños en crecimiento. Emily había hecho tanta comida como para alimentar a un país pequeño, y además de eso, todos los que habían asistido habían traído al menos un plato; y ahora todo había desaparecido. Solo quedaban unos pocos restos y migas, sin duda, para los afortunados perros. "Vamos, Emily," dijo Jessica. "Necesitamos a otra persona, ven y cámbiate con nosotras y juguemos. Tenemos que hacer ejercicio para quemar esas calorías, y tú debes ayudarnos a ello ya que tu maravillosa comida tiene gran parte de la culpa." Emily se sentía incómoda paseándose en bañador delante de un grupo de desconocidos, y podría haber utilizado a su hijo como una excusa, pero no hubo suerte. Trevor estaba en la casa con el resto de los niños, escuchando las historias que Joseph les estaba leyendo. Después de que los cuentos se hubiesen terminado, los pequeños acamparían en la enorme sala y verían películas. La niñera de Jessica, Julia, se había ofrecido a quedarse con ellos en caso de que alguno se despertase y necesitara algo. Y después de haber conocido a Trevor hacía solo unas horas, los miembros de la familia Anderson estaban tratando a su hijo como si fuera uno de los suyos. En resumen, el viejo truco "lo siento, mi hijo me necesita" no iba a funcionar esta vez. El voleibol parecía divertido, y ella no quería decepcionar a Jessica, por lo que Emily decidió superar sus miedos. Las mujeres se cambiaron rápidamente y corrieron escaleras abajo. Los hombres ya estaban en el agua, golpeando la pelota de un lado a otro y mojándose entre sí en el proceso. Mark saltó fuera del agua para lanzar la pelota por encima de la red y Emily se olvidó de respirar por unos momentos. Alto, moreno, guapo y suculentamente mojado. El agua cayendo sobre su musculoso pecho y los brazos hacía brillar el intenso bronceado que había adquirido trabajando mucho y muy duro al aire libre. Infierno, el trabajo era claramente mejor que cualquier gimnasio. El cabello de Mark estaba echado hacia un lado, y Emily deseó poder pasar sus dedos a través de esos mechones mojados. La cinturilla de su bañador estaba muy baja, mostrando el rastro de vello que continuaba más allá de su ombligo. Emily se dio cuenta de que sus ojos se habían extraviado y de inmediato giró su cabeza, rogando que nadie más se hubiese percatado de la forma en la que había estado mirando a su jefe. "Oye, no tenéis permiso para empezar sin nosotras," Amy reprendió a los muchachos. Corrió y saltó por un lado de la piscina, lo que hizo que un montón de agua se levantase ante la ejecución perfecta de una bomba.


"Eso se llama hacer trampa cuando tratas de cegar a tu oponente," dijo Lucas antes de cogerla en brazos en un ardiente beso. Emily podría jurar que vio un vapor elevándose del agua. "Oye, no me importa tener que cancelar este juego en caso de que estéis demasiado ocupados para jugar," Alex le dijo a Lucas y a Amy antes de volverse justo a tiempo para ver las curvas de su mujer enfundadas en el más suculento bikini. "De ninguna manera," contestó Jessica. A continuación, tomó la mano de Emily y la tiró en la piscina con ella. Emily llegó a la superficie tosiendo en busca de aire. De repente, una mano la golpeó en la espalda. "¿Estás bien?" Preguntó Mark, de pie, demasiado cerca de su cuerpo con esas hormonas fuera de control. La sensación de su mano sobre su piel desnuda hizo que todos sus sentidos se pusieran a funcionar a toda marcha. "Estoy bien. Me ha pillado desprevenida y no he tenido tiempo de taparme la nariz", ella tosió. "Lo siento mucho, Emily." Dijo Jessica. "Estoy bien, lo prometo. Vamos a jugar," dijo Emily. No le gustaba ser el centro de atención en ningún entorno, y mucho menos cuando estaba llevando un bikini frente a un hombre muy viril — mejor dicho — frente a varios hombres muy viriles. Algunos de los trabajadores del rancho y sus novias estaban jugando contra los hermanos Anderson y sus cónyuges a una partida por parejas, y Emily se encogió al darse cuenta de que ella era la pareja de Mark. Esperaba que él no creyese que ella lo había manipulado todo para que así fuera. Pero Emily pronto se entregó completamente al juego. Los hermanos, a pesar de ser muy competitivos, eran una maravilla con la que pasar el tiempo. Estaban constantemente haciendo bromas o riéndose de algo, por lo menos cuando no estaban enfrascados en los más tórridos besos con sus esposas. El balón entró directamente hacia Emily, y ella hizo una inmersión para salvarlo antes de que golpeara el agua. Sin mirar a dónde iba, de repente se estrelló contra la roca sólida del pecho de Mark, y los brazos de este la rodearon automáticamente para evitar que se volviese a sumergir en el agua por accidente y tuviese otro ataque de asfixia. Ella levantó la vista y los ojos de ambos se encontraron con los del otro. Ella no podía apartarse de él, no importaba lo mucho que su cerebro le dijese que simplemente se echase a reír, le diese las gracias, y luego le soltase. Tenía los ojos azules más fascinantes que jamás había visto. Se inclinó automáticamente hacia él, olvidando que había gente alrededor de ellos, o que estaban en medio de un juego. Mark cerró el espacio entre ellos y con hambre, devoró sus labios, tirando de ella con fuerza contra su pecho mojado. El chico pasó sus brazos alrededor de su desnuda cintura, y la atrajo hacia la piedra maciza de su estómago. "Oh, esto es un buen beso" fue todo lo que pasó por el cerebro de ella. De repente, un splash vino por encima de las cabezas de ambos, por lo que Emily empezó a toser de nuevo. Mark se echó hacia atrás, a punto de matar al culpable de la


interrupción, cuando se dio cuenta de que todos los ojos alrededor de la piscina estaban puestos en ellos. Volvió a mirar a la cara de Emily y vio un horror despertando en sus ojos. Prácticamente podía leer sus pensamientos. Apenas conocía a la mujer, pero su rostro era como un libro abierto para todo el que quisiera leerlo. Sus mejillas ya sonrosadas de por sí, se habían vuelto de un tono cada vez más rojo, y ella empezó a alejarse de él, como si tuviera la peste. Mark estaba tratando de averiguar qué podría decir para que la situación mejorase cuando su hermano decidió ayudarle. "Caray, Mark, ¿puedes dejar de manosear a la pobre chica? Sé que el agua está un poco fría, pero hay otras maneras de calentarse, como jugar al juego." "Mira quién habla," dijo Mark, y luego todos los hombres comenzaron una guerra de agua. Las mujeres se pusieron a cubierta y salieron de la piscina. Completamente mortificada, Emily estaba tratando de pensar en la mejor manera de escapar de allí sin que fuera demasiado obvio. No podía creer que se hubiese comportado de esa manera, sobre todo en presencia de una audiencia. Ella era la cocinera, no la novia de Mark. "De veras, sé que estás un poco avergonzada por el beso, pero estos chicos no son fáciles de resistir. Solo tienes que saber cada una de nosotras hemos estado ahí, y nadie está pensando nada, excepto, tal vez, Esa es una chica con suerte," dijo Amy. Emily le dirigió una media sonrisa de agradecimiento y decidió que Amy podría estar en lo cierto, y que probablemente nadie les había prestado demasiada atención. Además, habían estado en el agua y casi cubiertos. Se envolvió una toalla con fuerza alrededor de ella y decidió olvidarse de todo el asunto. "Pensé que habías dicho que no estabas interesado," Alex bromeó. "No sabía que algo así fuese a suceder. Caray, no sé siquiera qué ha pasado," dijo Mark, un poco aturdido. "¿Supongo que entonces te ofenderías si hiciera de celestino con ella y alguien más?" Añadió Alex. Mark solo frunció el ceño antes de nadar lejos. Lucas y Alex se miraron con una sonrisa comprensiva. Los dos hermanos estaban familiarizados con el dolor que su hermano estaba sufriendo. Ellos mismos habían luchado contra la atracción que sintieron hacia sus esposas, y, mirando hacia atrás, se daban cuenta de los completos idiotas que habían sido. Todo el mundo se puso algo de ropa seca, y la mayoría de los invitados comenzaron a salir. Mark avivó el fuego en el pozo del patio trasero, y la familia se sentó junta, contando historias hasta las primeras horas de la mañana. Emily trató de excusarse para que la familia pasara algo de tiempo a solas, pero Jessica y Amy habían decidido que Emily iba a ser su nueva mejor amiga, así que insistieron en que se quedara. Ella no puso demasiado impedimento. Lo estaba pasando realmente bien y no quería


irse sola a su habitación. "Necesito dormir un poco," dijo Lucas finalmente y luego movió las cejas hacia Amy. Emily sintió el ligero rubor regresando a su rostro al presenciar la clara intención del hombre. Jessica y Alex pronto les siguieron, y de repente, Emily se encontró a solas con Mark. El fuego se había reducido a poco más que cenizas, y apenas había luz suficiente para que Emily pudiese ver su rostro entre las sombras. "Será mejor que yo también me vaya a dormir," dijo, y forzó un bostezo. Qué irónico. Estaba tan espabilada que necesitaría contar un rancho de ovejas australianas antes de que llegara el sueño. Mark puso la mano en su brazo cuando ella intentó levantarse. Emily se quedó inmóvil, sin saber qué decir ni qué hacer. Si quería hablar con ella, ella estaba obligada a escuchar. "Emily, siento mucho lo que ha pasado en la piscina. En serio, no suelo agarrar a las mujeres y enrollarme con ellas delante de toda mi familia," dijo, distraídamente despeinando su cabello. Ella se moría por volver a colocar el cabello en su lugar, pero se las arregló para meter las manos por debajo de sus muslos. "No te preocupes. No es que yo me viera forzada a hacerlo precisamente, pero yo también lo siento. Honestamente, yo tampoco suelo hacer esas cosas," dijo. "De acuerdo, entonces ambos lo sentimos," dijo Mark, y luego sonrió. El hombre debería ser registrado como un arma letal para que las mujeres pudiesen ser prevenidas, pensó Emily. "Así que somos amigos, ¿verdad?" Le preguntó. "Sí, por supuesto," respondió ella, finalmente sintiendo cómo la presión en su pecho comenzaba a disminuir. "Bien," dijo. "¿Quieres ver algo realmente genial?" "Por supuesto." Él la cogió de la mano y empezó a conducirla hacia el granero. Ella supuso que la soltaría, pero siguió aferrándose y ella no tenía fuerza de voluntad para apartarse. El chico formaba parte de una familia muy sentimental, eso era todo, nada más. "Mi yegua favorita está a punto de dar a luz. No hay nada más milagroso y hermoso que eso," le dijo con entusiasmo. Emily estaba ansiosa por ver el nuevo potro. Llegaron al granero y escucharon unos sonidos de dolor. Emily miró con preocupación. "¿Está bien?" "Ella está bien. Me he estado ocupando de ella en estos dos últimos días, y el veterinario también la ha estado vigilando. Todo está saliendo según lo previsto, y el potro está en la posición correcta. Aún así, dar a luz es muy doloroso." "¡Sí, sí que lo es!" Ella estuvo de acuerdo. "Supongo que tú sabes más al respecto que yo," dijo encogiéndose de hombros avergonzado. Emily se echó a reír y luego se calló según se fueron acercando al establo donde


estaba la parturienta yegua. Era hermosa, con una brillante capa de color marrón oscuro y el vientre abultado. "¿Cómo estás, nena?" Mark le preguntó en voz baja. El animal pareció voltear sus ojos hacia arriba en señal de exasperación ante un hombre que no tenía ni idea de por lo que ella estaba pasando, o eso es lo Emily quería creer. Recordó cuando ella estaba dando a luz y los médicos le preguntaban cómo estaba. Había deseado poder darles un puñetazo tan fuerte como pudiese y luego preguntarles lo mismo. Los hombres no tenían ni idea. "Eres una chica muy bonita," dijo Emily en voz baja y suave, frotando suavemente la nariz del animal. La yegua relinchó como diciendo, al menos tú me entiendes, y luego volvió a ignorarles a los dos. Emily no supo cuánto tiempo pasó allí, pero cuando el cielo comenzó a aclarar, la yegua finalmente dio a luz al nuevo potro, con la ayuda de Mark. Emily miró a su jefe sentado en el suelo con el bebé desgarbado en su regazo, y sintió cómo su corazón se aceleraba. Estaba cubierto de polvo y sangre y todavía se le veía irresistible. Una vez que todo el calvario había terminado, Emily se dio cuenta de lo agotada que estaba. El sol salía sobre la colina, y ella pensó que sería mejor que tratase de conseguir un par de horas de sueño. "Gracias por compartir esto conmigo. Ha sido realmente increíble," susurró ella, no queriendo asustar al caballo recién nacido. "Gracias por hacerme compañía. No quise mantenerte despierta toda la noche. "Ha merecido la pena," respondió. Ya que Mark estaba ocupado asegurándose de que el nuevo caballo estuviese sano, Emily salió de la granja y se dirigió a casa. Se acostó, y sus últimos pensamientos antes de sucumbir al agotamiento fueron sobre su nuevo empleador. Mantener las distancias iba a ser un problema.


Capítulo Ocho EMILY se enderezó en la cama y trató desesperadamente de quitarse el sueño de sus ojos. Era la una de la tarde. ¿Qué pasaba si su hijo se había asustado al despertarse y ver que su madre no estaba allí? Tomó una ducha de dos minutos, se vistió y corrió escaleras abajo. Salió corriendo por la esquina hacia el comedor, y se detuvo. Trevor estaba sentado tranquilamente con todos los otros niños, Mark y sus hermanos. No parecía que los adultos llevasen mucho tiempo levantados. "Mamá, ¿sabías que ha nacido un caballo esta mañana, y tan pronto como terminemos de almorzar, Mark me va a llevar a verlo?" Él prácticamente chilló. "Lo sé. Pude verle nacer. Cariño, siento no haberme despertado contigo esta mañana." "No te preocupes mamá, no sabía que no estabas despierta. Hemos estado jugando todo el día," le dijo Trevor. Emily sintió una punzada de decepción porque su hijo no la necesitase tanto como solía hacer. Trató de disimular ese sentimiento acercándose a la mesa y cogiendo algunos ingredientes para hacerse un sándwich. Genial, algo más por lo que sentirse culpable. "Siento no haber preparado el desayuno," dijo a la habitación en general. "No puedes trabajar los siete días de la semana, Emily. Creo que Edward ya te ha dicho que los fines de semana todo el mundo se ocupa de sí mismo," dijo Mark antes de llenarse la boca de comida. Actuaba como si estuviera en su última cena. "Sé que eso es así en situaciones normales, pero con tu familia aquí, probablemente habrían disfrutado de un buen desayuno," argumentó. Nadie le dejaba actuar como una mártir, maldita sea. "Si el resto de la comida se parece a estas ensaladas y platos que realizaste ayer por la noche, sin duda alguna todos habríamos disfrutado de tu desayuno. Pero es bueno que cada uno se haga su desayuno de vez en cuando, además encontré un par de ensaladas que no llegaron a la mesa anoche," dijo Amy, mirando fijamente a Mark. "Oye, me encanta la ensalada de patata, y quería dejar un poco para hoy," dijo Mark. Emily sabía que ella misma había sacado ese plato a la mesa, por lo que Mark debía haberlo llevado de nuevo a la cocina. Él estaba atiborrándose de su comida. "En serio, vine a la nevera anoche un par de veces a escondidas. No he probado una ensalada casera tan buena desde... Bueno, infierno, nunca. Sin ánimo de ofender a mamá," agregó. "Ya sabéis que el camino al corazón de un hombre es a través de su estómago...entre otras cosas," dijo Alex con un guiño. "Amen," agregó Mark, sin detenerse siquiera para masticar. Emily debía estar acostumbrándose a su familia, porque ya se sonrojaba mucho


menos. Sabía que a los hermanos les gustaba simplemente picarse entre sí, y no significaba nada malo. Solo tenía que acostumbrarse al modo en que se hablaban entre ellos, si ella quería estar cómoda cuando estuviera alrededor. Después de que todos hubieran comido, los adultos cogieron a los niños más pequeños y los más mayores se aferraron a Mark mientras los llevaba hacia la granja. Emily se sorprendió al ver cómo el potro recién nacido ya se tambaleaba dentro del granero. "Acaba de nacer; no puedo creer que ya esté caminando," Emily se quedó sin aliento. Los tres hermanos se echaron a reír. "Los animales recién nacidos son mucho más independientes que los bebés humanos," dijo Lucas. "Oye, habla por ti mismo. Yo siempre he sido mucho más rápido que la media," dijo Mark. "No lo creo; todos sabemos que yo siempre he sido el más inteligente," dijo Alex mientras se golpeaba el pecho. "Los tres sois anormalmente fuertes, sexys, y muy, muy inteligentes," dijo Jessica. "Tú eres todo eso y mucho más," dijo Alex antes de besarla. "Vale, yo simplemente no he dormido lo suficiente para hacer frente a dos besucones como vosotros," se quejó Mark. "Teniendo en cuenta que te he encontrado durmiendo sobre el heno, aceptaré un poco tu mal humor," reconoció Alex. "Por supuesto, un revolcón en el heno habría mejorado con mucho tu estado de ánimo," agregó mientras le guiñaba un ojo a Emily. Ella fingió no haber oído esa última declaración ni haber visto el guiño. "¿No es el bebé caballo muy dulce?" Ella le preguntó a Trevor. "Mamá, los caballos no son dulces, soy muy guays," refunfuñó. "Oh, lo siento, hijo," dijo con un brillo en sus ojos. Le encantaba lo rápido que su pequeño estaba creciendo. Algunos días, se le rompía el corazón solo de pensar que se haría hombre antes de que se diera cuenta, pero al mismo tiempo, era un chico con mucha personalidad y un gran corazón. Quería mantenerle junto a ella para siempre. "Tiene un aspecto excelente," dijo Lucas. "Estoy de acuerdo, hermano; otra buena adición al rancho," intervino Alex. "Gracias, chicos," dijo Mark. "Tenemos que irnos, pero podríamos volver el próximo fin de semana," dijo Lucas. "Ah, papá, yo quiero jugar con Trevor un poco más," exclamó Jasmine. "Te prometo que volveremos para que juegues con Trevor, pero mamá tiene una cita que no puede perderse, cariño," dijo Lucas con tristeza. Dado que el hombre odiaba ver a su hija disgustada por cualquier cosa, era una presa muy fácil. Los hombres de negocios con los que había tratado a través de los años se habrían asombrado al ver lo fácil que le resultaba a su hija salirse con la suya. "Vale, papi," dijo con voz temblorosa. A continuación, echó los brazos alrededor de Trevor. "Voy a echarte mucho de menos," sollozó. Lucas estaba a punto de decirle que podían quedarse un rato más cuando Amy le dio


su mirada de "madre." Su esposa era la única persona capaz de salirse con la suya, y desde luego no iba a discutir con ella. Las repercusiones podrían ser...eh...dolorosas— no es que alguna vez hubiese sido lo suficientemente estúpido como para averiguarlo. Trevor abrazó a Jasmine antes de darse cuenta de lo que estaba haciendo. "Nos vemos pronto," murmuró. Emily se dio cuenta de que estaba tratando de ser fuerte frente a Mark, pero el muchacho también estaba a punto de echarse a llorar. "Oye, chico, después de que todos los niños se hayan ido, podríamos ir a dar un paseo a caballo por los senderos," dijo Mark mientras despeinaba el cabello de Trevor. "¿En serio?" La tristeza de Trevor se evaporó al instante y miró con optimismo hacia Mark. "En serio," dijo Mark. "Incluso podemos invitar a tu madre, si a ella le gustaría venir," agregó. Trevor miró a su madre, como si lo estuviera meditando, antes de decir, "Supongo que puede venir con nosotros. Hace una comida de picnic muy rica." "Gracias," dijo Emily. "Sé que ha sido una decisión difícil de tomar para ti," añadió con una sonrisa. "Nosotros también nos tenemos que ir; nos veremos pronto. Sería genial que fuésemos un día a un spa," dijo Jessica antes de darle un abrazo a Emily. "Eso suena maravilloso," Emily respondió, a pesar de que no sabía cuánto tiempo necesitaría para poder ahorrar dinero para algo así. Si Jessica la invitaba demasiado pronto, tendría que inventarse una excusa para posponerlo. Después de que todo el mundo se hubiese ido, Emily, su hijo y su jefe partieron en su aventura. Ella nunca había montado antes, así que le dieron el caballo más viejo, que era manso y fácil de manejar, y la joven se sintió prácticamente liberada. Trevor montaba a caballo con Mark y se le veía adorable en sus brazos. Emily iba a tener que luchar contra su atracción por ese hombre hasta con el último gramo de fuerza de voluntad que tuviese. El día terminó casi tan perfectamente como había empezado. Mark era ingenioso y encantador y tenía una paciencia infinita con su hijo. Demasiado ingenioso, demasiado encantador, y demasiado paciente. Ella se decía en repetidas ocasiones que solo podían ser amigos, pensaba que si se mentía a sí misma lo suficiente, empezaría a creérselo. Tal vez sería mejor que intentase salir con otros hombres para que no caer en la tentación de caer en los brazos de Mark. Ese era probablemente el camino más fácil a seguir. No es que Mark pareciese estar colado por ella ni mucho menos, pero podía ver los signos de peligro destellando por todo el lugar. Mientras yacía en la cama esa noche, Emily decidió que lo mejor sería idear un plan rápido antes de que hiciera algo estúpido y pusiese en peligro su puesto de trabajo.


Sería muy trágico para ella y Trevor. Ya habían sufrido demasiado.


Capítulo Nueve PROBLEMA resuelto. En las dos semanas posteriores a la barbacoa "familiar," Emily se las había arreglado para mantener una relación profesional con Mark — ¡menos mal! — y estaba empezando a sentirse atraída por el nuevo chico que habían contratado, Chris. No tan atraída como se sentía hacia Mark, pero eso era un asunto completamente indiferente, sobre el que se negaba a indagar. Ella no iba a enamorarse de él, no tendría ningún futuro con él, así que tendría que sentirse atraída por otros hombres. Caso cerrado.

"Oh, perdón." Emily se había dado de bruces con un señor que parecía perdido mientras trataba de examinar un melocotón fresco que sostenía en su mano. "Ha sido culpa mía," respondió el hombre de forma automática con una sonrisa tímida. Emily se echó a reír, ya que era ella la que se había chocado con él. Tal vez debía dejar de soñar despierta y prestar mucha más atención a lo que estaba haciendo. "¿Necesitas que te ayude con la fruta?" Emily estaba acostumbrada a situaciones de este tipo. La mayoría de los hombres no tenían ni la más remota idea de cómo elegir frutas o verduras frescas. Era una habilidad que tardaba en aprenderse. "¿Te importaría?" Le preguntó, sintiéndose aliviado. "No, en absoluto. Cuando coges un melocotón, primero tienes que olerlo," dijo, levantando uno y llevándose a la nariz, disfrutando de la fragancia. "Tienes que fijarte en — bueno, el olor — que sea una fragancia agradable y dulce. Los melocotones están relacionados con las rosas, ¿sabes?" Ella no estaba prestando atención a la reacción del hombre, pero era evidente que su pequeña demostración le estaba impresionando. "Mira, este huele muy bien," dijo mientras le ofrecía la fruta. "Sí, es cierto," murmuró él mientras sostenía la fruta. "Ahora, busca de un color oro cremoso a un amarillo subyacente. A pesar de lo que la gente dice, el rubor no indica madurez. ¿De acuerdo?" "¡Sí! Genial." "Ahora siente suavemente la fruta. Debe estar suave, pero no blanda. Si está blanda significa que está demasiado madura. Además, tienes que tener cuidado porque le salen moretones con facilidad, así que no aprietes demasiado. Ahora, mira a ver si puedes seleccionar algunos que ya estén maduros." El hombre cogió uno, lo olió, y luego lo volvió a soltar. Al tercer intento, sonrió triunfante mientras le ofreció la pieza de fruta a Emily como si se tratara de un trofeo de oro. "Perfecto. Ves, es innato en ti," dijo ella, acariciando su brazo y haciendo que las mejillas del hombre adquirieran un tono rosa suave. "Agradezco mucho tu ayuda," dijo, tendiéndole la mano. "Me llamo Joshua."


"Hola, Joshua, yo soy Emily. Ha sido un placer conocerte. Soy nueva en la ciudad," le dijo ella. "¿En serio? Será por eso por lo que no te he visto antes. ¿Te has mudado por motivos de trabajo?" "Sí, estoy cocinando para Mark Anderson. Es un trabajo maravilloso. Ahora tengo que irme. Tengo que llevar estos alimentos al rastro." "Entiendo. Te agradezco que me hayas ayudado; tendré que devolverte el favor algún día", dijo con una sonrisa. "Eso me parece perfecto. Ya nos veremos," dijo ella antes de girarse y agarrar el último producto que necesitaba antes de dirigirse a la caja registradora. Una cosa que a Emily le encantaba acerca de la vida en un pequeño pueblo, era lo amable que era todo el mundo. Todavía no había dado con alguien que fuera descortés o no estuviera dispuesto a ayudar. Era tan diferente de sus experiencias en L.A. "Hola, Emily, deja que te eche una mano." Emily se volvió para encontrarse a Chris corriendo a ayudarla con los comestibles. "¿Qué estás haciendo fuera de la finca? Me imaginé que ya estarías lleno de barro hasta las rodillas," dijo mientras levantaba el maletero y Chris comenzaba a cargar las bolsas en el interior. "Tuve que encargarme de algunos suministros," dijo cuando terminó y se apoyó en el maletero. "¿Tienes algún otro recado que hacer?" "No, este era el último. Creo sin embargo que voy a ir un momento a la cafetería a comer algo. Ya sabes que dicen que los cocineros odiamos comer nuestra propia comida." "Bueno, yo tengo una hora que malgastar mientras que espero uno de los pedidos, por lo que si no te importa, te acompañaré," dijo. "Así ya no será tiempo malgastado." Emily sintió un ligero rubor en sus mejillas. Había sido una inocente sugerencia, pero aún así, era algo así como una cita. Esto era lo que quería, ¿no? Por supuesto que lo era. "Me encantaría disfrutar de tu compañía," dijo, haciendo su mejor esfuerzo para coquetear con él, aunque no se le daba nada bien. Por lo menos él parecía no haberse percatado de su patético intento. "Perfecto. Creo que incluso yo también comeré algo," dijo él con un guiño. El ligero rubor de Emily se encendió y rápidamente bajó la mirada al suelo. Chris la tomó del brazo y lo envolvió en el suyo según se alejaban del coche y caminaban por la acera hacia la cafetería a solo una manzana de distancia. "¿Te gusta trabajar para Mark?" Chris le preguntó. "Es un jefe maravilloso. Además, trata a Trevor tan bien que no puedo tener ninguna queja," dijo. "Sí, es un jefe decente," dijo él, pero algo en su tono la alertó de que no todo debía ser tan estupendo, según Chris. "¿Pasa algo?" Ella le preguntó. No podía imaginar qué.


"Oh, lo siento, no, nada en absoluto. Es solo que no he trabajado en un rancho en mucho tiempo. Mi cuerpo está más dolorido de lo que me gustaría admitir," respondió con una sonrisa, y Emily relajó sus músculos. Ella quería que este hombre le gustase, pero no si se dedicaba a hablar mal de Mark. No porque estuviera enamorada de él — no lo estaba, trató de convencerse a sí misma. Era solo que no le gustaba la gente que hablaba mal de los demás a sus espaldas. Ese había sido el tipo de cosas que su ex familia política solía hacer. "¿Qué hiciste antes de trabajar para Mark?" Dijo Emily. Habían llegado a la cafetería y habían encontrado mesa fácilmente, ya que ya había pasado la hora del almuerzo. "Oh, he hecho de todo," dijo. "Ah, sí. Yo también he tenido varios puestos de trabajo. Mis favoritos siempre han sido los que han tenido algo que ver con la cocina. Me encanta cocinar desde que era niña. Tuve unos padres maravillosos, eran increíbles a decir verdad, pero fallecieron en un accidente de tráfico hace tres años. Todavía les echo de menos más que a nada en el mundo," dijo con un suspiro. "¿Eres de aquí?" "No. Vine aquí desde California." Emily no quería entrar en detalles. "¿Qué te hizo venir hasta aquí? Dependiendo de donde estuvieses en California, el cambio de tiempo ha tenido que resultarte demasiado drástico," dijo, sonriendo con facilidad. "Es una historia larga y aburrida," dijo ella evasivamente. "Tenemos tiempo," ofreció él. "Quiero decir, si alguna vez necesitas hablar de ello. No quiero que hables de algo de lo que no te apetezca hablar," agregó cuando vio cómo sus hombros se tensaban. "Te lo agradezco, Chris. Prefiero dejar el pasado detrás de mí." Emily ya había superado su vieja vida, y solo quería mirar hacia adelante. La camarera se acercó y ambos pidieron, y luego conversaron acerca de la vida en un rancho. En el momento en que se fueron, Emily estaba pensando que no le importaría tener una cita real con Chris. Era un tipo agradable, sociable e inteligente. No obstante, no era Mark.


Capítulo Diez LOS días comenzaron a pasar rápidamente. Mark no hizo ningún avance respecto a Emily, y mantuvo las cosas estrictamente sobre una base amistosa. Él era increíble con Trevor y pasaba muchas horas del día con él. El pequeño estaba empezando a montar por su cuenta. Emily quería encontrar el valor para pedirle a Chris una cita de verdad, pero ella era un poco antigua para esas cosas y creía que era el hombre quien debía preguntárselo a la mujer. Cuando él no lo hizo, ella se decepcionó un poco, pero ciertamente no se quedó devastada. No estaba particularmente atraída hacia él, solo quería apartar su atención de Mark. No ayudaba vivir en su casa, tener que verle todos los días, y pasar tiempo con su familia. El hombre era demasiado — demasiado masculino, demasiado amable, demasiado bueno con los animales y los niños. Era simplemente demasiado. Cada vez que veía a su hijo con Mark, sin embargo, reforzaba su decisión de luchar contra la atracción que sentía hacia él. Tenía que mantenerlo profesional porque, si comenzaba una relación con él, cuando terminase, ella y Trevor tendrían que irse. Y eso sería demasiado doloroso para su hijo. No era como si tuviera que preocuparse porque pudiera surgir algo entre ellos, sin embargo, porque el hombre no había vuelto a mostrar ningún interés personal en ella. Ella y Trevor habían estado en el rancho desde hacía un mes ahora, y Mark no la había tocado ni una vez desde esa tórrida noche, una noche que parecía como si hubiese sucedido hacía siglos. Lo que más irritaba a Emily era que ella sí que quería que la tocara. Estaba agradecida de que nada hubiera ido más allá, porque no creía que fuera lo suficientemente fuerte para decirle que no. La familia les había visitado en un par de ocasiones más, y ella se estaba convirtiendo en una muy buena amiga de Jessica y Amy. Incluso si no se quedaba en el rancho, sabía que las tres seguirían siendo amigas para siempre — claro, siempre que no tuviese que abandonar el estado de Washington. Estar siempre huyendo hacía que no fuera demasiado fácil mantener las amistades. Ya que siempre le había costado mucho abrirse a la gente, era aún peor que estas mujeres les cayese tan bien. No le haría ningún bien unirse cada vez más a ellas para luego tener que salir corriendo de repente. Sin embargo, no había oído nada de su antigua familia política en meses, por lo que estaba empezando a sentirse más segura. Tal vez no le habían encontrado todavía. Pero tal vez, solo tal vez, habrían finalmente dado su brazo a torcer para permitirle vivir su vida con su hijo. Ellos no le querían. Emily sabía que era algo horrible, pero todo el tiempo que estuvo con su marido, nadie de su familia política quiso tener nada que ver con ella ni con Trevor. Le habían dado todos los caprichos a su hijo, pero ella y Trevor bien podían haber sido muebles ante


sus ojos. Eran unas personas malvadas y terribles, en su humilde opinión, y no podía creer que incluso estuviese perdiendo el tiempo pensando en ellos. Emily finalmente acordó pasar un día en el spa con las chicas el próximo fin de semana. Nunca había hecho nada parecido, y estaba muy entusiasmada al respecto. Tener unas amigas de verdad y concederse un día para mimarse a sí misma le parecía irreal. La mayoría de la gente joven hacía cosas así durante la escuela secundaria, pero ella había sido demasiado marimacho como para gastar dinero frívolamente en cosas de chicas. Era curioso cómo había cambiado según se había ido haciendo mayor. Cuando tenía quince años, le encantaba hacer deporte, tirarse en el barro, y hacer cualquier tipo de actividad física. A medida que fue creciendo, se empezó a preocupar más por su pelo, por pasar un poco de tiempo maquillándose, y tratar de ser un poco más femenina. Mientras crecía, sus mejores amigos fueron siempre chicos. No empezó a pensar en ellos de una manera sexual hasta aproximadamente cuando se graduó de la escuela secundaria. Sus padres estaban probablemente sumamente agradecidos al respecto, teniendo en cuenta el número de embarazos que había habido en su último año de colegio. No. Ella siempre había estado interesada en deportes y más deportes. Echaba de menos un buen juego sucio de béisbol. De alguna manera no se podía imaginar a Amy ni a Jessica jugando con ella, pero tal vez podría hablar con los trabajadores del rancho sobre ello. Ahora no era el momento de pensar como un marimacho, sin embargo; ahora era el momento de pensar en cosas de chicas. No estaba mal ser a la vez femenina y deportiva, decidió, mientras pensaba en el día que iba a pasar con sus nuevas amigas. Con absoluta decisión, Emily apartó su mirada de la ventana donde Mark y Trevor estaban rodando por el césped con los cachorros que se iban haciendo cada vez más mayores. Se concentró en la cocina, la cual siempre aliviaba su tensión. Estaba en un buen lugar. No iba a tener más pensamientos inapropiados sobre Mark, y no iba a volver a tomar el camino más fácil. Ella estaba construyendo una nueva vida para ella y no iba a vivir con el temor de lo que el mañana podría traer. Apartando los pensamientos de su vida en California de la cabeza, se volvió a hacer la cena, con el sonido de las risas de Mark y su hijo como música de fondo.


Capítulo Once ¿CLAUSTROFOBIA en una habitación del tamaño de Montana? No tenía ningún sentido, pero nadie esperaba que las fobias tuviesen sentido, Emily se dijo a sí misma y se echó a reír en voz baja. Todo se había hecho tan grande como una bola de nieve. Primero las ansiedades, racionales y menos racionales, que habían hecho que estuviera dando vueltas en la cama durante más de una hora. Entonces, cuando empezó a estar más y más exhausta y sus pensamientos se hicieron más pesados, pudo sentir incluso cómo las mantas adquirieron un aspecto amenazador. Se habían estado enredando entre sus pies, ¡y luego se había quedado atrapada en ellas! Era un ataque de pánico en toda regla.

Emily había tratado de luchar contra esos ridículos demonios y salió tambaleándose a su balcón, agarrando su enorme bata en el proceso, y poniéndosela. Y ahora se sentía mucho más tranquila mientras se apoyaba en la barandilla y aspiraba el aire fresco del campo. Su ataque de pánico huyó hacia el cielo nocturno, y el resto de sus ansiedades— nada. Todo se había ido. "¿Qué estás haciendo aquí?" Emily dio un salto en el balcón segundos antes de darse la vuelta para ver a Mark de pie a unos metros de distancia. Podría haber tenido la decencia de llevar algo más que un par de calzoncillos. Mostraban más de lo que escondían, por el amor de Dios. "Yo...yo...solo necesitaba un poco de aire fresco," finalmente logró tartamudear. Mark no podía apartar los ojos de ella. La miró de pies a cabeza y se tomó todo el tiempo del mundo. Era luna llena, y ella llevaba un camisón que prácticamente lo revelaba todo, y una bata indiscretamente corta. Estaba mostrando más de su cuerpo que si fuera en bikini. Dios mío. La luz de la luna hacía que el material de color blanco pareciese transparente. Mark podía ver la silueta oscura de sus pezones, endureciéndose como guijarros según sus ojos vagaban sobre ellos. El contorno de sus piernas se abría camino hasta su lugar más íntimo. Antes de que él supiese lo que estaba haciendo, estaba caminando hacia ella. Avanzaba lento y constante mientras tomaba esos pocos pasos que les separaban. Los ojos de ella nunca se apartaron de los suyos mientras él se aproximaba. Era como si ambos estuvieran en algún trance ineludible. Él acercó su mano y apartó los mechones de pelo flotando libres sobre su rostro. Ella no pudo contener un suspiro cuando sus dedos entraron en contacto con su ardiente piel. Comenzó a inclinarse hacia él en una invitación tácita. Eso fue todo el impulso que él necesitó. Envolvió un brazo alrededor de su espalda, tirando con fuerza contra su cuerpo casi desnudo. Echó la otra mano alrededor de su cuello, inclinando su cabeza hacia arriba,


dándose acceso a sus carnosos labios. Él le dio un momento más ver si ella realmente quería lo que estaba a punto de pasar. Se moriría si él le rechazase, pero preferiría morir antes de tener que usar la fuerza. Cuando un gemido escapó de sus húmedos labios, Mark finalmente puso sus labios sobre los de ella. Emily había pensado que el beso sería urgente, como el de la piscina, pero se sorprendió cuando los labios de Mark apenas rozaron los suyos. Ella gimió de nuevo y levantó las manos para agarrar su cuello, tirando de él hacia ella. Quería sentirle contra ella. No había tiempo para lamentaciones; ella le deseaba y necesitaba que la besara plenamente y le quitara todo el dolor que había estado sintiendo. Dándoles lo que ambos tanto deseaban, él aplastó sus labios bajo los suyos. Inclinó su cabeza, haciendo que ella abriera más su boca, deslizando su lengua dentro. Sus lenguas se aparearon a la par que sus caderas se apretaron, encendiéndoles a los dos para un inevitable final. Mark dejó escapar un gemido mientras Emily empujaba su suavidad contra su abultada masculinidad. La mano de él recorrió su perfectamente redondeado trasero hasta que encontró el dobladillo de su camisón. Luego avanzó lentamente su camino hasta sus muslos de seda, apoderándose de ella, tirando de ella con más fuerza contra él. Mark dejó escapar otro largo gemido cuando se dio cuenta de que ella no llevaba nada debajo de la tela. Lo único que le separaba de entrar dentro de ella en este momento era el fino algodón de sus calzoncillos. De repente él pasó un brazo por debajo de sus muslos, levantándola en sus brazos. No rompiendo nunca el contacto del apasionado beso que estaban compartiendo. Recorrió con ella los pocos metros que les separaban de la puerta de la terraza, se acercó a su cama, donde la depositó suavemente. Se despojó de sus bóxers y luego le quitó el camisón en dos movimientos rápidos, y se acostó junto a ella en el suave edredón. Sus manos recorrían todo su cuerpo, tocándola por todas partes, y sintiendo que no la estaba tocando lo suficiente. Encontró cada uno de sus puntos de placer y casi hizo que todo terminase antes de que ni siquiera hubiese comenzado cuando su grito de placer casi le hizo perder el control. Él separó sus labios de los de ella para trazar suaves besos por su garganta. Lamió y mordisqueó su acelerado pulso y luego se dirigió a sus generosos pechos. Tan llenos, tan hermosos. Sus pezones eran de un tono rosa oscuro y brillaban a la luz de la luna. Pasó la lengua alrededor de sus duros guijarros antes de meterse una y luego la otra, profundamente en su boca. Emily arqueó la espalda contra la cama mientras él seguía lamiendo y chupando su camino lentamente por su torso. Rodeó el ombligo en su vientre y luego se movió más abajo. Cuando sus manos amasaron sus muslos y sus dientes rozaron su piel, ella gritó más y más. Luego él calmó suavemente su carne con un simple movimiento de su lengua.


Cuando finalmente Emily abrió las piernas y él le dio un beso en su lugar más sagrado, ella le rogó que la amase. "Por favor, Mark, por favor...te necesito dentro de mí," exclamó. Con un mayor movimiento de su dominante lengua, hizo que todo su cuerpo se sacudiese, y una dulce liberación abandonó su cuerpo. Ella no podría siquiera levantar la cabeza, el placer era demasiado abrumador. Poco a poco, Mark besó su camino de regreso por su cuerpo y chupó sus pezones todavía tiernos, provocando un gemido inesperado de ella. Emily no entendía cómo podía necesitar o querer más placer, pero cuando sus bocas se juntaron de nuevo, un deseo ardió dentro de ella una vez más. Mark rápidamente enfundó su miembro, agradecido por tener protección cerca. Luego se tendió sobre ella, apretándose contra su calor. Emily podía sentirle palpitando contra su ansioso centro. Ella abrió más las piernas para que al fin sus cuerpos se pudieran unir, pero notó como él estaba tratando de no precipitarse. Mark pasó las manos por sus caderas y luego tentó su doloroso clítoris mientras su lengua bailaba con la de ella. Completa y desesperadamente excitada ahora, ella levantó las caderas hacia arriba, rogando con su cuerpo que la tomara. Emily no podía creer que los gemidos que llenaban el ambiente vinieran de su propia garganta. Él deslizó su dedo dentro de ella, probando su cuerpo, viendo si estaba lista para él. Cuando sintió que lo estaba tanto como él, dejó la dulce tortura y con una rápida embestida, entró en su interior. Ella gritó de placer y apretó las caderas hacia él. Quería más. "Dame un minuto," Mark le suplicó. Emily sintió una energía diferente a cualquier cosa que jamás hubiese sentido en su vida. Había hecho que este hombre tan grande y fuerte le suplicase a ella clemencia. Era una sensación eufórica, y ella movió sus caderas y sonrió al ver el sudor estallar en su frente. Él vio su sonrisa y le correspondió con una de las suyas. "Eres una provocadora, ¿no es así?" Eso era algo que nunca nadie le había dicho. Para su sorpresa, le gustaba la experiencia. A continuación, él comenzó a empujar dentro y fuera de ella con rapidez, y de ninguna manera ella hubiese podido pronunciar ni una sola palabra más allá del nudo que tenía en la garganta, y mucho menos pensar en nada más. Él la abrazó y la besó, rítmicamente empujando dentro y fuera de su cuerpo. Emily perdió la noción del tiempo, sintiéndose mareada por las inmensas sensaciones que se estaban construyendo en su interior. Él la penetró de nuevo, y él cuerpo de ella convulsionó alrededor de él mientras su placer parecía prolongarse más y más. Con un gemido, él la penetró una última vez antes de estremecerse y derrumbarse encima de ella. Los dos estaban respirando con


dificultad, y no tenían ni el más resquicio de energía para moverse. Finalmente Mark movió sus cuerpos de forma que la mitad superior de ella estaba sobre su cuerpo y su mitad inferior yacía contra él. Tanteando para quitarse la protección, Mark se deshizo de ella rápidamente y luego tiró de Emily con fuerza contra él. No estaba dispuesto a dejarla ir. Tiró de las mantas hacia arriba para evitar que el cuerpo de ella se enfriase y cerró los ojos, disfrutando de la sensación de su cálida piel contra la suya. No sabía por qué había estado luchando contra este momento durante todo el mes.

"Debo irme," dijo ella adormilada, aunque no trató de moverse. "Todavía no." Emily no tenía fuerzas para discrepar y se dijo a sí misma que se levantaría en un momento. Se permitiría cerrar los ojos por un minuto. Los sentía demasiado pesados, y no parecía poder mantenerlos abiertos.


Capítulo Doce EMILY abrir los ojos y estiró sus doloridos músculos. Al principio, estaba confundida por la rigidez de su cuerpo, y entonces se acordó de lo que había pasado la noche anterior como si hubiera sido golpeada con agua fría en la cara. Se incorporó en la desconocida habitación y miró a su alrededor. Mark no estaba allí, y Emily se sintió aliviada por ello. Necesitaba tiempo para volver a reunir su compostura antes de enfrentarse a él. Nunca antes había hecho el amor con un hombre con el que no tuviese una relación. De hecho, antes de Mark, solo había estado con su marido, y el sexo no había sido ni un cuarto tan magnífico con ese piojo adultero que como lo había sido con Mark. Se había quedado dormida en sus brazos, solo para ser despertada en algún momento durante la noche, por sus manos recorriendo su cuerpo. Mark le había amado una vez más, dándole más placer, y entonces ella había caído en un sueño tan especial que ningún sueño se había atrevido a entrometerse. Emily encontró su camisón en el suelo cerca de la cama, y lo deslizó por su cabeza. A continuación, se dirigió a la puerta y se asomó al balcón. No había nadie por ahí, o en ningún lugar del patio trasero, así que corrió rápidamente a su propio dormitorio. Se sentía como un ladrón a escondidas en la casa, en silencio, con recelo, con aire de culpabilidad. Ella no sabía la habitación de Mark estaba tan cerca de la suya. Si lo hubiese sabido antes, le habría resultado muy difícil conciliar el sueño por las noches. ¿Sería capaz de volver a dormir alguna vez ahora que lo sabía? Emily se permitió una ducha extra-larga, buscando alivio para sus dolores y molestias. La noche anterior había usado músculos que ni siquiera sabía que existían. Pero, aunque su cuerpo estaba dolorido, ella se deleitaba con la sensación. Emily tuvo que sonreír al pensar en ese inmenso placer que Mark le había proporcionado. Pero salió de su ensueño mientras se vestía. Tendría que decirle que la noche había sido maravillosa, pero que no podía volver a repetirse. Le encantaba trabajar con él, y eso era más importante que cualquier aventura — incluso si era la aventura más deliciosa que jamás había conocido. Sonaba comprensible para ella, y esperaba que Mark no lo tomase como un rechazo. Desde luego no podía decirle que había sido el mejor sexo que había tenido en su vida. Esa no era la mejor manera de conseguir que él se olvidara de ella. Por otra parte, era un hombre apuesto, viril, increíble. Lo que había sido espectacular para ella probablemente solo había sido normal para él. Cuando ella le pidiera que las cosas volvieran a estar como antes, estaba segura de que él simplemente se encogería de hombros y diría, "De acuerdo."

Emily volvió a sentirse más confiada cuando finalmente bajó las escaleras. Entró en la cocina y se encontró a Trevor y Mark sentados a la mesa, cada uno con un gran plato


de cereales delante de ellos. Ambos la miraron con aire de culpabilidad, como si hubieran sido pillados haciendo algo malo. Emily se extrañó hasta que se dio cuenta de que los cereales que ambos estaban comiendo eran puro azúcar. Nunca dejaba que su hijo comiera ese tipo de cereales, siempre le decía que sería como si le diera una cucharilla y la azucarera. La mujer estaba a punto de regañar a Trevor por comer lo que no debía, pero la expresión de sus rostros era demasiado patética. Ella no pudo evitar sonreír. "No te acostumbres a comer eso," fue todo lo que dijo. Cogió un bol y se vertió una cantidad muy pequeña de los mismos cereales para ella. Hmmm. No están mal. Pero jamás lo admitiría delante de los petulantes chicos que no dejaban de mirarla. "Solo voy a comer unos pocos para que vosotros no podáis comer más,"insistió. Mark dejó escapar una risita. Ella le miró en respuesta, luego se terminó su desayuno. El hombre estaba comiendo tan rápido como podía, como solía comer siempre. Parecía como si se hubiera criado en un orfanato, por la forma en que comía. "¿Por qué siempre comes tan rápido?" Ella finalmente preguntó con curiosidad. "Si hubieras crecido con dos hermanos mayores, tú comerías igual de rápido," murmuró con la boca llena. Emily se echó a reír ante la imagen de Lucas y Alex robándole la comida a Mark. Él le sonrió, y ella casi se olvidó de que tenían que tener una conversación seria. "Mamá, no te olvides de que hoy voy al cine con Jasmine," dijo Trevor mientras se bebía su leche con chocolate. "Oh, lo había olvidado. Termina de desayunar para que puedas ir a prepararte. Lucas estará aquí en cualquier momento," dijo mientras recogía los platos de la mesa. "Ya he terminado," dijo Trevor y luego subió corriendo las escaleras. Le encantaba pasar tiempo con Jasmine más que nada en el mundo. La pequeña se había convertido en su nueva mejor amiga. "Espérame," dijo Emily mientras perseguía a su hijo. Ella rápidamente le ayudó a prepararse, y cuando comenzaron a bajar las escaleras, él niño oyó a Jasmine llamándole. "Estoy aquí, Jazzy," gritó Trevor desde lo alto de las escaleras, y luego saltó sobre la barandilla y se deslizó por ella. Emily se quedó boquiabierta. "Trevor, no está bien que te tires por la barandilla," ella reprendió a su hijo. "¿De dónde has sacado esa idea?" Trevor la miró con aire de culpabilidad y luego se encogió de hombros. "Es culpa mía," intervino Mark. "Lo siento. Yo le enseñé a hacerlo." Emily le dio una mirada atónita a Mark. A continuación, subió las manos en señal de derrota. No podía entender a los hombres. La barandilla era hermosa y muy cara, y la estaban usando como un tobogán. Decidió dejarlo pasar. A veces, era lo más inteligente que hacer. "Ahí estás," dijo Jasmine cuando le vio a su lado. "Te he echado de menos." Ella echó sus brazos alrededor de Trevor. Él la abrazó, y se intercambiaron unas sonrisas


muy tontas. Qué monos están juntos, pensó Emily. "¿Qué te parece si Trevor se quedase a dormir esta noche en casa?" Lucas le preguntó a Emily. "Se nos hará tarde entre el parque y la película, y estoy seguro de que lo van a pasar muy bien." "Si no os ocasiona ningún problema..." "¿Me lo dices en serio? Trevor es un gran chico. Me encantaría que pasara la noche en casa, además, será la única manera de que Jasmine deje de estar hablando constantemente de él," susurró. Emily se rio entre dientes y luego se despidió de su hijo. Le recordó que escuchara a Lucas y a Amy y que se portara bien. Lucas se fue, y de repente, Emily estaba sola con Mark. Bueno, se dijo, este era el momento adecuado para tener esa conversación. "Mark, tenemos que hablar." "Temía que fueses a decir eso." "Lo de anoche fue mágico. Fue la mejor noche que he tenido." "Bueno, me gusta cómo está yendo esta conversación. Sugiero que la dejamos estar así antes de añadir algún pero..." empezó a decir. "Ojalá fuera así de simple, Mark, pero ambos sabemos que no podemos permitir que suceda otra vez. Trevor es muy feliz aquí, y sabes que si surge algo entre nosotros, nunca duraría. Entonces, todo se vendrá abajo." Habló en tono suplicante. "¿Por qué no puede durar?" Le preguntó. "Mark, eres mi jefe. Eres increíble, y tu familia es increíble, y yo no quiero tener una aventura y que luego no nos llevemos bien. ¿No podemos simplemente estar agradecidos por lo que pasó anoche, y ahora dejarlo estar?" Mark la miró a los ojos durante unos instantes antes de dejar escapar un largo suspiro. "No estoy contento con esto, y te garantizo que voy a tratar de hacerte cambiar de opinión, pero si es necesario que me retire por ahora, entonces eso es lo que voy a hacer," finalmente concedió. Emily sintió un alivio en su pecho. ¿Por qué tenía siempre que decir lo correcto? ¿Por qué tenía que parecer tan perfecto? Estaba segura de que Mark Anderson tenía defectos, pero hasta el momento, no había descubierto ninguno de ellos — bueno, además de enseñarle malos hábitos a su hijo pero, maldita sea, incluso eso era adorable. "Gracias. ¿Podemos volver a la forma en que las cosas estaban antes?" "Tengo que ir a trabajar en el granero," fue su única respuesta. Salió por la puerta de atrás y la hizo sentirse un poco rechazada. Si esto era lo mejor, ¿por qué se sentía tan miserable? A veces sería mucho más fácil ser todavía un niño y no tener que preocuparse por tener ninguna cautela. Ella sabía que estaba haciendo lo correcto, solo tenía que terminar de convencerse de ello.


Emily no vio a Mark durante el resto del dĂ­a. Ambos estaban tratando de evitar al otro, y eso era bueno.


Capítulo Trece TODO el mundo se había ido. Incluso Edward estaba fuera visitando a su hija, por lo que todo se resumía a Mark y a ella. Y se estaba volviendo loca. Emily sabía que Mark estaba viendo una película en la sala, y sentía unas ganas increíbles de unirse a él en el sofá, acurrucarse a su lado y olvidar lo que le había dicho antes. Él había respetado sus deseos, incluso había estado trabajando todo el día en el granero. Pero a ella le estaba costando demasiado mantener su parte del trato. Decidió dar un paseo hacia el arroyo que había detrás de los establos. El patio estaba bien iluminado, por lo que no le daba miedo tomar un paseo en solitario. Mark tenía hombres cuidando de sus animales las veinticuatro horas al día, así que incluso si alguien se las arreglaba para acceder a la propiedad, lo único que tendría que hacer era gritar, y alguien vendría corriendo. Mientras se movía a través de la hierba fresca, con los dedos de los pies sobresaliendo de las finas sandalias que llevaba, sintió cómo un poco de la tensión comenzaba a ceder. Sí. Tenía que salir de esa casa. Su claustrofobia había vuelto, solo que ahora estaba en un recinto de casi ocho mil kilómetros cuadrados. Era casi cómico. Había lugares en la casa que ni siquiera había visto aún. Cuando pasara algún tiempo empezaría a explorar más, abriendo algunas de las puertas que ya habían suscitado su curiosidad. Quizá Mark tenía algunos fetiches detrás de esas puertas. Se echó a reír con solo pensarlo. Casi esperaba que el hombre perfecto tuviera algunos demonios escondidos en sus armarios, aunque ciertamente no las esposas de Barba Azul. Entonces, tal vez ella superaría ese entusiasmo. "¿Qué estás haciendo aquí tan tarde?" Emily se sobresaltó ante el sonido de otra voz. Poco a poco se volvió y dio un suspiro de alivio al ver a Chris. "Solo estaba dando un paseo. Necesitaba un poco de aire fresco," dijo mientras entraba en el muelle y caminaba hasta el final. Chris la siguió, manteniendo una distancia respetable entre ellos. "¿Va todo bien?" "Sí, todo está bien. Siempre me encuentro un poco pérdida cuando Trevor no está conmigo," dijo. Es lamentable la cantidad de su mundo que giraba únicamente en torno a su hijo. ¿Qué iba a hacer cuando creciera y se fuera de casa? "¿Dónde está Trevor? Siempre le veo contigo." "Está pasando la noche en casa de Jasmine. Han ido al zoo hoy y luego iban a hacer un maratón de películas. He hablado con él durante dos segundos antes y me dijo que estaba demasiado ocupado para hablar, y le pasó el teléfono a Amy," dijo con un suspiro.


"Desde luego crecen muy rápido," Chris estuvo de acuerdo. "¿Tiene hijos, Chris?" Nunca había pensado en preguntarle. Un hombre de su edad podría fácilmente tener un niño o dos por ahí, tal vez viviendo con su madre. A decir verdad, podría incluso estar casado. Ni siquiera lo había considerado. Sin pensarlo mucho, ella bajó la mirada hacia su mano izquierda, pero no había anillo ni ninguna marca blanca que pudiese ser señal de que ahí había habido algún anillo en algún momento. "No. Todavía no tengo hijos, pero no importaría tener un par, sobre todo si son tan buenos como Trevor," dijo con una sonrisa, y ella no tenía duda de que estaba coqueteando con ella. Sabía que debía coquetear de vuelta, esforzarse para lograr que él le pidiese una cita. Pero, después de haber pasado la noche en la cama de Mark, no podía hacerse hacerlo. Era demasiado pronto. Por no hablar de un poco hortera. "He tenido mucha suerte con Trevor. Es el tipo de hijo que todo padre desearía tener," dijo, tratando de centrarse en su pequeño y no en ella misma. "¿Qué haces este fin de semana?" Le preguntó. No sabía si la estaba invitado a salir, o si solo le estaba preguntando casualmente. Este era el momento para hacerle saber que estaba libre para una invitación, pero por mucho que lo intentara, no podía pronunciar tales palabras para darle alguna esperanza. Finalmente se dio por vencida. "Voy a ir con Amy y con Jessica al spa. Nunca he estado en uno, así que supongo que lo pasaré muy bien." Emily sacó los pies del muelle y sintió cómo el agua fría como el hielo comenzaba a adormecer sus dedos. Era perfecto para mantenerse en estado de alerta. "Vaya, qué pena. He oído que viene un grupo de música country a la ciudad," dijo. Por el tono de su voz, ella realmente no sabía a dónde iba con todo esto. ¿Tenía que sentirse halagada? ¿Le estaba invitando a salir? Ella realmente no era nada buena con el coqueteo. "Oh, me gusta mucho la música en vivo. Tal vez podría ir la próxima vez que vengan," dijo un poco evasiva. Quería dejar una puerta abierta...por si acaso. "Sí, los chicos y yo vamos todos los fines de semana. A todos nos gusta el rancho, pero cuando acaba la semana, nos gusta desconectar todo lo que podamos," dijo entre risas. "No me puedo imaginar un trabajo que sea más duro que el de los vaqueros. Trabajáis día y noche incesantemente. Estoy seriamente impresionada." Dijo. "Sin duda hacemos mucho ejercicio. Estoy en mejor forma que en toda mi vida," dijo con un guiño mientras extendía un brazo y lo flexionaba para enseñar su bíceps. Emily no podía dejar de reír. "Eso está bien...supongo," dijo con una sonrisa. "Desde luego, es mejor que tener que estar sentado en un escritorio todo el día." "No lo sé. Creo que hay gente a la que le gusta una cosa y gente a la que le gusta otra. Sé que cuando era más joven me gustaba probar distintos trabajos, pero ahora me


encanta trabajar en la cocina todo el día. ¿Quién sabe lo que me gustará dentro de diez años?" "Genial, todos nos alegramos de que te guste la cocina. Nunca he comido mejor en toda mi vida," dijo él. "Gracias, Chris. Me alegro mucho de que te guste. Os haré algunas cosas ricas extra para que podáis llevároslas a la barraca." "No quiero hacer que trabajes más de lo que ya haces, pero jamás podría rechazar una oferta como esa." "Bueno, entonces, me pondré manos a la obra a primera hora de la mañana." "Entonces, parece que el jefe y tú os estáis entendiendo muy bien," dijo como sin nada. Ella se tensó al instante. "Mark me cae muy bien. Me gusta trabajar para él, pero no hay nada entre nosotros," insistió. Él la miró como si supiera algo, pero no la desafió. Emily pensó en el beso en el balcón de la otra noche — bueno, fue mucho más que un beso. Había tenido las manos de Mark por todas partes hasta que él la levantó en brazos y la llevó adentro. El hecho de que alguien pudiera haberles visto nunca cruzó por su cabeza. El balcón estaba oscuro, solo la luz de la luna proporcionaba algo de luz. Era muy tarde. Sin ninguna duda, no había escuchado a nadie hablar sobre ello, así que no pensó ni por un momento que alguien podría haberles visto. La idea era mortificante. "Será mejor que me vaya a dormir. Las seis de la mañana llegan muy temprano," dijo Chris, con un tono agradable, y se levantó de un salto. "¿Quieres que vuelva a casa contigo?" "No, pero gracias. Buenas noches, Chris." Ella respiró un suspiro de alivio mientras él se alejaba. Emily se sentó allí durante otros quince minutos, y de repente empezó a tener escalofríos. Miró a su alrededor, con la sensación de que alguien la estaba mirando. De repente, su pequeño paseo se había vuelto incómodo, y ella se puso de pie, la tranquilidad de la noche haciéndose añicos. Miró a su alrededor mientras corría rápidamente de vuelta a casa. Sin duda, todo estaba en su cabeza. La propiedad de Mark estaba a salvo. Cuando llegó al porche de atrás y miró hacia fuera en el patio, seguía sin poder evitar pensar que alguien la estaba mirando. Su corazón tronaba con fuerza, y sus rodillas se volvieron inestables. Al entrar, cerró la puerta de atrás, y luego corrió rápidamente por los pasillos hacia las escaleras. No se sentiría a salvo hasta que no estuviera en su dormitorio. Estaba segura de que no era más que su imaginación, y su temor de que alguien los hubiese visto en el balcón la noche anterior. Cuando finalmente logró conciliar el sueño estaba empezando a amanecer. Todo apuntaba a que tendría un día agotador a partir de unas pocas horas.


Capítulo Catorce EMILY y Mark habían progresado, y en tan solo unas pocas semanas — podían estar en la misma habitación de nuevo sin que hubiese demasiada tensión entre ellos. Incluso habían vuelto a bromear entre ellos, como hacían antes. Emily se sentía más segura cada día. Todavía se daba cuenta de que sus ojos se dirigían hacia Mark cada dos por tres, y ella siempre parecía saber dónde él estaba, pero se preocupaba demasiado por él como para arriesgarse a perderle por un romance barato. Su cuerpo le anhelaba cada noche con un deseo que ella jamás había conocido antes, pero estaba acostumbrada a negarse cosas a sí misma por el bien de los demás. En este caso, estaba anteponiendo las necesidades de su hijo a las suyas, lo que hacía que el sacrificio valiese la pena. Ella, al menos, pensaba que valía la pena, o esperaba que lo hiciera. Lo que empeoraba aún ese deseo era que cada día que pasaba cerca de Mark se enamoraba un poco más de él. ¿Cómo no iba a querer a un hombre que era tan cariñoso con su hijo y tan compasivo con todos los que le rodeaban? Incluso era un santo cuando se trataba de sus animales. Ella todavía tenía que encontrar un solo defecto en el hombre. No entendía cómo no estaba casado ya y tenía al menos diez hijos. Sería el marido y el padre perfecto, y eso era precisamente lo que ella soñaba encontrar algún día. Emily y Trevor estaban jugando a Candy Land en el estudio cuando Mark entró. "Mark, mira: estoy ganando a mi madre otra vez," dijo Trevor, sonriendo a su héroe. "Buen trabajo, colega. Edward acaba de traer una tarta de chocolate. Si te das una carrera a la cocina, podrás comer un trozo antes de que la guarde," le dijo. "¡Sí!" Gritó Trevor y echó a correr por el pasillo. "Le estás malcriando demasiado," advirtió Emily, pero su sonrisa le quitaba cualquier hierro al asunto. "Me gusta mucho tenerle aquí. Le da mucha vida a la casa." "Gracias por preocuparte tanto por mi hijo," dijo Emily mientras sus ojos se llenaban de lágrimas. "Emily, tenemos que hablar sobre el colegio de Trevor. El curso comienza en unas semanas." Mark comenzó con cuidado. Estaba preparado para una batalla menor con la obstinada madre. "Hay un colegio muy bueno aquí. Iba a pasarme por allí la próxima semana," dijo ella, pensando que la discusión habría terminado. "Lucas me ha contado sobre el colegio en el que está matriculada Jasmine, y no está muy lejos de aquí. Trevor tendrá muchas más oportunidades allí que en la escuela pública, y además podría ir con Jasmine," le dijo. "Mark, no puedo permitirme el lujo de matricular a mi hijo en una escuela privada."


"No tendrás que pagarla. Sería parte de tu empleo." "De ninguna manera voy a aceptar eso, Mark. Tú ya le das todos los caprichos a Trevor, como la bici que le compraste la semana pasada. Irá a la escuela local de aquí," dijo ella tercamente. Ya le debía demasiado a Mark. Mark sabía que ella iba a negarse. Ya se había dado cuenta de que Emily podía ser cualquier cosa menos una mujer codiciosa. A decir verdad, era todo lo contrario. Era realmente frustrante intentar darle a ella o a su hijo cualquier cosa. "Deja que me explique antes de que te pongas a la defensiva y des la discusión por acabada," comenzó él. "Está bien. Explícate, pero te aviso que la respuesta va a seguir siendo no. Estás perdiendo el tiempo," dijo, cruzando los brazos. "Eres la mujer más exasperante que he conocido en mi vida. He dicho que no te pongas a la defensiva," casi gritó. Ambos se miraron, ninguno dispuesto a dar su brazo a torcer. Emily finalmente se encogió de hombros. "Adelante," murmuró, aunque solo le estaba siguiendo la corriente. No iba a permitir que Mark pagase la escuela privada de su hijo. Eso estaba completamente fuera de la cuestión. "Gracias. Como decía, se trata de una de las mejores escuelas, y si Trevor fuese allí, saldría mucho más preparado que si fuera a una escuela pública. El sistema de escuelas públicas ha tenido demasiados recortes presupuestarios. Demonios, ni siquiera sería capaz de aprender otro idioma o de participar en actividades extraescolares. Esas son las cosas que realmente necesita para asegurar su futuro." "Pero el dinero..." comenzó ella. Mark levantó la mano. "Puedes hablar con todos los empleados que quieras, ya sean míos o de la Corporación Anderson. Siempre hemos añadido prestaciones como las matriculas universitarias y las bajas extendidas. Creemos en el cuidado de los nuestros. He pagado las matrículas universitarias de los hijos de Edward, y no tuve que pelearme con él para ello, así que por favor, pon a Trevor por encima de tu orgullo y no desaproveches esta oportunidad," dijo. Sabía que esa última parte había sido un golpe bajo, pero también sabía que ella estaba dispuesta a hacer casi cualquier tipo de sacrificio por su hijo, aunque ese sacrificio fuese aceptar algo de otra persona. Emily se sentó, luchando consigo misma. Sabía que podía perjudicar el futuro de su hijo si no le dejaba ir al mejor colegio, pero no quería contraer más deudas con Mark. "Puedo entender lo que quieres decir, y tienes razón," ella finalmente aceptó. Mark parecía un poco petulante después de que ella hubiese dicho tales palabras. Ella levantó la mano para hacerle saber que no había terminado de hablar, y la sonrisa de él se desvaneció al instante. "He dicho que entiendo lo que quieres decir, sin embargo, si esperas un compromiso de mi parte, tú también debes estar dispuesto a comprometerte," dijo ella, mirándole a los ojos para asegurarse de que la estuviese siguiendo. "¿Qué tipo de compromiso?" Preguntó con suspicacia.


"Si Trevor va a asistir a un colegio de lujo, entonces yo ayudaré a pagarlo. Aquí no tenemos ningún gasto, y mi salario es más que generoso. Estoy segura de que la matrícula será muy cara, así que lo más justo sería recortar mi sueldo a la mitad." Emily pensaba que sería una solución razonable para ambos. "De ninguna manera," dijo Mark, negándose a comprometerse por su parte. "Entonces no hay trato," dijo Emily, tan inflexible como él. Ambos se miraron de nuevo, a ver quién parpadeaba primero. Cuando Emily se negó a dar marcha atrás, Mark finalmente levantó las manos en señal de derrota. "Está bien, ¿qué tal si recortamos cien dólares de tu salario a la semana, en lugar de recortarlo a la mitad?" Dijo. Cuando ella comenzó a negar con la cabeza, él la interrumpió. "Escucha, si el niño va a ir a un colegio privado, hay cosas extras que necesitará. Vas a necesitar ese salario." Emily ni siquiera había pensado en los gastos adicionales. Mark no iba a hablarle de los honorarios adicionales para las excursiones y demás. Se aseguraría de que la escuela se pusiera en contacto con él directamente, porque como ella supiera algo de eso, insistiría en pagarlo por su cuenta. Mark no entendía sus escrúpulos; no es como si él fuese a echar de menos ese dinero. Se sentía frustrado con ella y, al mismo tiempo impresionado por cómo defendía su independencia. "Supongo que podríamos probar," admitió ella a regañadientes. "Pero, Mark, si los niños le hacen sentir diferente por no ser rico como ellos, le sacaré de allí. Prefiero que reciba una educación pública a que le hagan sentir que no es lo suficientemente bueno." "Emily, todos los niños le van a querer. Ya tiene una nueva mejor amiga que va a ir a clase con él, y es un chico extrovertido y social. Será el mejor amigo de todos los niños," le prometió. "Vale, ¿cuándo hay que hacer la matrícula?" Preguntó. "Podríamos pasarnos mañana. Cogeremos el helicóptero de mi padre y luego conduciremos hasta allí. Le he prometí a Trevor que le daría un viaje." "Creo que podríamos ir directamente en coche," dijo ella nerviosamente. Las alturas le aterraban, y no le gustaba nada volar, y mucho menos en un pequeño helicóptero que se mantenía en el aire únicamente por un par de astas de acero girando. "No seas gallina. Te encantará la vista, y el paseo solo dura un cuarto de hora, aunque probablemente tomaré la ruta escénica," añadió con un guiño. Emily se estremeció y se resignó a tener que experimentar nuevas aventuras.


Capítulo Quince "VAMOS, mamá. Tenemos que irnos," dijo Trevor, dando vueltas por la habitación mientras ella terminaba de ponerse los últimos toques de maquillaje. "Ya voy," mintió. "Mark dijo que te da mucho miedo montar en helicóptero," dijo Trevor. "Bueno, Mark no lo sabe todo." "Sí, sí que lo sabe, mamá," dijo el pequeño, como si su madre hubiese perdido la cabeza. "Es el hombre más inteligente del mundo entero." Emily se aclaró la garganta para no echarse a reír y siguió a su hijo fuera de la habitación. Realmente la idea de montar en helicóptero le daba pánico, pero se negaba a admitirlo delante de su hijo o de Mark. Ambos se burlarían de ella sin piedad. "¿Todo listo?" Preguntó Mark cuando llegaron al pie de la escalera. Emily le miró mientras el trataba de limpiar la amplia sonrisa de su cara. Cuando empezó a toser, ella supo que estaba intentando no reírse de ella. "Creo que es una tontería que volemos hasta allí cuando no está tan lejos. Podríamos ir en coche perfectamente," dijo Emily. La mujer sabía que era una batalla perdida, pero tenía que intentar, una vez más, hacerle cambiar de opinión. "Ah, mamá, no sabes cómo divertirte." "No te preocupes, Trevor. Tu madre lo pasará en grande una vez que estemos en el aire. Soy un excelente piloto," dijo Mark. "¿Tú vas a pilotar?" Emily jadeó con horror. "¿Acaso ves otro piloto por aquí?" Dijo Mark. "Supuse que harías que viniera alguno," dijo Emily. Ella lo había esperado así, de todos modos. Emily sabía que Mark sabía montar a caballo mejor que nadie, pero no estaba tan segura de que fuera capaz de mantenerles a ella y a su hijo en el aire volando en una batidora. "No te preocupes, tengo un montón de horas de vuelo. Estás en buenas manos," dijo con un guiño. Emily no se tranquilizó en absoluto, pero ya era demasiado tarde para echarse atrás. Tal vez podría fingir que estaba enferma. Pero una mirada a la cara de su hijo, y sabía que estaba perdida. "Vámonos; será mejor que vayamos antes de que anochezca," dijo Mark. Trevor iba pisándole los talones mientras se dirigían hacia la puerta de atrás y el helipuerto. Emily les siguió a un ritmo mucho más tranquilo, todavía arrastrando los pies. Al llegar al helicóptero y verlo de cerca por primera vez, su miedo incrementó. Le preocupaba desmayarse mientras que estuvieran en el aire. Por supuesto, si eso ocurría, todo acabaría mucho antes. Después de que Mark hiciera una inspección previa al viaje de la aeronave, ayudó a Trevor a subirse y le abrochó el cinturón. El chico sonrió enormemente Cuando Mark le puso los auriculares en la cabeza y le explicó que podrían comunicarse a la ida y a


la vuelta mediante los micrófonos incorporados. "¿Lista?" Le preguntó a Emily mientras que ella miraba la puerta. "Supongo que sí," respondió, poco a poco dando un paso adelante. Mark puso las manos en sus caderas y la ayudó a subirse. Emily sintió unos escalofríos recorriendo todo su cuerpo cuando las manos de Mark permanecieron tocándola más de lo necesario. Cuando él la ayudó a acomodarse en el asiento, su boca estaba solo a unos centímetros de distancia de la de ella. Emily casi perdió el conocimiento cuando vio el fuego que ardía en los ojos del hombre. Este siguió mirándola fijamente durante unos segundos más antes de entregarle los auriculares y cerrar la puerta. Ella dejó escapar el aliento que ni siquiera se había dado cuenta de que estaba aguantando, y se sorprendió por la decepción que sintió porque Mark no hubiese cerrado el espacio entre ellos y la hubiese besado. No tuvo tiempo para sentir lástima de sí misma, sin embargo, porque Mark saltó en el asiento del copiloto, puso las hélices en marcha, y ella no podía concentrarse en otra cosa que no fuera su miedo. Cuando el helicóptero comenzó a subir, Emily contuvo la respiración, una vez más. Cuanto más alto subían, más sudaba ella. Emily no podía creer que se hubiese dejado convencer para hacer esto. Estaba pensando en exigir que volviesen a ponerla sobre tierra firme cuando salieron disparados hacia el otro lado del campo. "Wow, Mark, es la cosa más guay del mundo," oyó decir a su hijo por el micrófono. El sonido de la emoción de su hijo calmó un poco su pánico. Estaba disfrutando más que nunca montando en ese cacharro junto a Mark. "La primera vez que estás arriba es la mejor de todas, pero es igual de guay incluso después de haberlo hecho cien veces," dijo Mark. Ella le vio alargar el brazo y revolver el pelo de Trevor. "Mamá es boba. No hay nada que temer," dijo Trevor con valentía. "Cuidado, colega, tu madre nos está escuchando," dijo Mark y luego la miró y le guiñó un ojo. Ella estaba más horrorizada porque el hombre hubiese apartado los ojos de la ventana delantera que por todo lo que ambos jóvenes estaban diciendo. "Lo siento, mamá." "No pasa nada; solo eres más valiente que yo," respondió ella. "Eso está bien, se supone que los chicos deben cuidar de sus chicas especiales," dijo Trevor con total seriedad. "¿No es así, Mark?" "Desde luego, Trevor." "¿Ah, sí? ¿Yo soy tu chica especial?" Emily preguntó con una gran sonrisa. Trevor se rio mientras decía que sí con la cabeza. Emily estaba muy orgullosa de su hijo. Estaba creciendo demasiado rápido. Ya era todo un caballero. Sabía que jamás habría una mujer por ahí que fuera lo suficientemente buena para él. Emily finalmente se dio cuenta de que al haber estado hablando con Trevor, su miedo había comenzado a disiparse, y que incluso había comenzado a deleitarse con el


paisaje por debajo de ellos. Ella se sorprendió al descubrir que estaba empezando a disfrutar de la emoción de estar volando tan alto, y sin embargo lo suficientemente cerca como para ver todos los edificios y campos. Mientras Emily miraba por la ventana, vio cómo los campos con los animales y las grandes granjas empezaban a acercarse cada vez más, y luego volaron sobre la ciudad. Seattle era una belleza, con sus autopistas que se cruzaban entre sí y sus enormes edificios que trataban de alcanzar el cielo. Lo que hacía que fuera aún más perfecta era el agua que la rodeaba, y ver las montañas tan de cerca que parecía que se podían tocar con solo alargar la mano. De ninguna manera Emily iba a admitir delante de Mark que estaba empezando a disfrutar del paseo. Ella permaneció sentada y bebió de la vista mientras escuchaba a Mark y a Trevor charlar entre ellos. Hablaban con un poco más de cautela que antes. Pocos minutos antes de que el viaje hubiese comenzado, ya había empezado el descenso. "¿Pasa algo?" Preguntó ella con preocupación. "Ya hemos llegado a casa de mi padre," dijo Mark. "Qué rápido," respondió ella. "Hemos estado en el aire unos treinta minutos. Te dije que iba a tomar la ruta escénica," dijo con aire de suficiencia. Ella miró hacia su cogote. El hombre sonaba demasiado petulante. Bueno, él podía pensar que había disfrutado de su viaje, pero ella no iba a confirmarlo. Eso le hacía sentir mejor. Emily miró por encima de las tierras a medida que se acercaban, y se asombró una vez más. La casa que ocupaba todo el centro de su visión hacía que la casa de Mark pareciese pequeña. Parecía un castillo, con sus torres y el ladrillo que la recubría, y ella miró a su alrededor, esperando ver un foso y un puente levadizo. Ese pensamiento le hizo echarse a reír. Podía imaginarse a Mark rescatando a la princesa de la torre. Cuando ella había pensado en el dinero antes, se había imaginado a su ex familia política. Ellos utilizaban el dinero para mirar por encima del hombro a los demás y despreciar a las masas. Pero se les consideraría pobres en comparación con los Andersons, que eran del pueblo y para el pueblo. Aterrizaron sin problemas, para alivio de Emily, y Mark apagó el helicóptero. Todos ellos salieron y se dirigieron hacia la mansión. Joseph salió a su encuentro a mitad de camino. "Hola, hombrecito; ¿te ha gustado el paseo?" Le preguntó Joseph. "¡Ha sido estupendante!" Exclamó Trevor. "Estupendo," Emily corrigió automáticamente a su hijo. "Oh, mamá," Trevor se quejó. Ella lo dejó estar. "¿Quieres desayunar algo antes de ir a tu nuevo colegio?" Le preguntó Joseph. "Claro," dijo el pequeño, y siguió a Joseph hasta la casa, con Emily y Mark detrás de ellos.


"¿Has disfrutado del paseo?" Joseph le preguntó a Emily. "Ha estado bien." "Estaba muerta de miedo," intervino Trevor. Joseph se echó a reír cuando el rostro de Emily tomó un aspecto sombrío. "No te preocupes, señorita; mi hijo puede dar un poco de miedo a veces." "Gracias, papá," dijo Mark, ruborizándose. "Tú y tus hermanos disgustasteis más de una vez a vuestra madre con vuestra temerarias ideas. No creo que la pobre consiguiese dormir una noche completa mientras que estabais creciendo." "Bueno, ¿quién nos enseñó esas peligrosas actividades?" Mark le preguntó con una mirada mordaz. "No está bien señalar con el dedo," gruñó el hombre y cambió de tema. Emily decidió no decir nada. Tuvieron un maravilloso desayuno en la casa, y luego se dirigieron a la escuela para matricular a Trevor. Emily se sorprendió mucho a ver el lugar. Era grande, pero no excesivamente abrumador, y los miembros del personal era muy amables. Ninguno de ellos pareció despreciar a ella ni a su hijo. Por supuesto, nunca se le ocurrió que estaba allí con Mark Anderson. Tal vez esa era una de las razones por las que todas las mujeres estaban siendo tan amables con ella, y trataban de acercarse todo el rato a ella. Cuando llegaron a la clase de Trevor, Jasmine se acercó corriendo. "¡Por fin has llegado!" dijo, y le dio a Trevor un gran abrazo. "He volado en helicóptero con Mark." "Oh, eso es muy divertido," exclamó Jasmine Los dos niños empezaron a hablar tan rápido que Emily no podía entender todo lo que decían. "Señorita Parson, este es mi primo, Trevor," dijo Jasmine y le arrastró hacia la profesora. Emily dejó lo que estaba haciendo y miró con aire de culpabilidad a Mark, que no parecía siquiera darse cuenta de que algo iba mal. Lucas estaba hablando con su hermano, y ninguno de ellos mostró el menor indicio de haberse enterado de algo. Ella estaba agradecida por ello. Tendría que asegurarse de tener una conversación a solas con Trevor y explicarle de nuevo que Mark era solo su jefe y que él no estaba relacionado con Jasmine. Pero, ¿cómo iba a romperle el corazón a su pequeño de esa manera? Tal vez no era para tanto, pero no quería que su hijo pensase que eran una familia y que iban a vivir juntos para siempre. ¿Qué pasaría si tuvieran que mudarse?Se le rompería el corazón.

Tendría que pensar en lo que estaba haciendo y en lo que era mejor para su hijo. Ella no quería irse, pero sabía que era mejor asegurarse de que Trevor supiera que Mark era la persona para la que su madre trabajaba, y no su padre sustituto. Visitaron la escuela durante unas horas y finalmente inscribieron a Trevor. Emily se sentía muy bien con la decisión de dejar que su hijo asistiese a ese colegio. El lugar


tenía unos programas impresionantes que ella sabía, la escuela pública no ofrecía; los viajes de estudio ya de por sí eran espectaculares. "Vamos a comprar cosas que la niña necesita para la escuela, Emily; por favor, dime que podéis venir con nosotros," dijo Amy, mientras todos se dirigían fuera del colegio. "Supongo que eso depende de Mark, " dijo Emily y le miró. "En ese caso, es un sí definitivo," dijo Amy mientras tiraba de Emily con ella. "Cogeremos el coche para que podamos charlas tranquilamente y dejaremos que los chicos conduzcan," añadió con entusiasmo. Emily había tenido un día increíble. Compró ropa nueva y material escolar para Trevor, y disfrutó de un almuerzo en Chuck E. Cheese, viendo a los hombres jugar con los niños. Ella se rio tanto que, al final del día le dolía el estómago. "Me hace mucha ilusión que los niños vayan al mismo colegio. Tendremos que apuntarnos a todos los viajes escolares para que podamos estar juntas toda el tiempo," dijo Amy mientras se preparaban para irse. "Creo que me van a encantar esos viajes. Me va a hacer más ilusión ir a todos esos lugares que a Trevor," añadió Emily con timidez. "A mí también," exclamó Amy. "Estos chicos están acostumbrados a todo este tipo de diversión, pero yo todavía no dejo de sorprenderme del mundo que me rodea," agregó. A Emily le encantaba que ella y Amy tuviesen tanto en común. Sentía que aún quedaban personas buenas en el mundo cuando se rodeaba de gente tan dulce y amable. "Nos vemos pronto," dijo Emily mientras abrazaba a Amy. Cuando llegaron al rancho, el sol estaba empezando a ponerse. Trevor se estaba frotando los ojos y Mark le llevó en brazos hasta su habitación. Emily rápidamente le preparó para la cama y apenas logró arrastrarse hasta su habitación. Había sido un día maravilloso, y ella sintió que su vida estaba finalmente empezando a ser normal.


Capítulo Dieciséis "MAMÁ, me voy," dijo Trevor, sacando a Emily de su ensueño. "Lo siento, Trevor; perdí la noción del tiempo." Ella le dio un beso y salió por la puerta con él. El pequeño se metió en el coche con Edward, y le dijo adiós con la mano a su madre en silencio mientras ella miraba el coche en silencio hasta que lo perdió de vista. Era la segunda semana de colegio para Trevor, y no podía esperar a ir a clase cada mañana. Le gustaba mucho su escuela y siempre llegaba a casa contándole a su madre todas las cosas fantásticas que había hecho. Se dirigió hacia el interior de la casa y terminó haciendo el desayuno para todos los trabajadores. Cada día llegaban más temprano y pasaba por lo general alrededor de una hora hasta que la comida estaba lista. Le encantaba hablar con ellos y había empezado a preparar un poco de fruta y pan la noche anterior para que tuvieran algo que picar mientras que la comida caliente estaba lista. "Emily, creo que he ganado unos diez kilos desde que te convertiste en nuestra cocinera. Muy pronto no voy a poder abrocharme los pantalones," dijo uno de sus rancheros favoritos. El hombre se recostó en su silla y gruñó. "No creo que hayas ganado ni un solo gramo, teniendo en cuenta lo duro que trabajas. Necesitas combustible para todo el día." "Creo que estoy enamorado de ti," dijo John, y le dedicó una sonrisa de adoración. "Estás enamorado de mis habilidades culinarias." "Vamos, Emily, huyamos juntos," bromeó. "John, no me hagas llamar a tu madre. No creo que le haga ninguna gracia que su hijo de dieciocho años esté tratando de coquetear con una mujer mayor," bromeó. "¡Qué va! Me diría que soy muy inteligente," contestó. "John, no me hagas que tenga que ponerte bajo vigilancia durante todo el día," dijo Mark mientras entraba en la habitación. Revolvió el pelo del ranchero. "Estoy tratando de convencer a Emily de que huya conmigo. Me está costando mucho, sin embargo," dijo John dándoles una sonrisa en toda regla a Mark y a Emily. "Si alguien tuviese que tratar de convencer a Emily de que huyese con él, ese sería yo," dijo Mark con voz burlona, pero con una seria determinación en su mirada. "De acuerdo, no habrá más muffins de chocolate para vosotros por la mañana. Os altera demasiado. Ahora, a trabajar," dijo Emily y empujó a todos los hombres fuera de la cocina. "Os veré en el almuerzo." La mujer se quedó mirando a los hombres con cariño mientras que se dirigían al establo. Ella limpió la cocina y comenzó a preparar el almuerzo. Le encantaba cocinar y sabía que jamás se aburriría de poner toda su pasión en los platos que cocinaba. Aún más, le encantaba cocinar para personas que apreciaban tanto su cocina. No era


tan divertido cocinar solo para ella y un niño pequeño. También estaba acostumbrada a que los hombres flirteasen con ella. Sabía que solo estaban de broma, pero era bueno para su ego. Si alguno de ellos coqueteaba un poco más allá de lo que ella consideraba apropiado, rápidamente lo ponía en su lugar y las cosas volvían a la normalidad. Había un chico nuevo, sin embargo, uno que Mark había contratado un par de semanas después de que ella hubiese empezado a trabajar para él, que le ponía los pelos de punta. Nunca hablaba con ella, pero de daba cuenta de que la miraba de reojo de vez en cuando. Ella estaba segura de que solo se trataba de su hiperactiva imaginación, pero aún así, él nunca le decía nada, solo la seguía con los ojos. Nunca consideraría decir nada a nadie acerca de sus temores. Estaba segura de que el chico era inofensivo, como el resto de los hombres, y que solo estaba tratando de ganarse la vida. Aún así, sus palabras tranquilizadoras para sí misma no calmaron en absoluto su inquietud. Los chicos volverían para comer en algún momento. Mark siempre estaba muy sexy en sus pantalones cubiertos de polvo y su desgastado Stetson. Emily tenía que reunir toda su fuerza de voluntad para no mirarle, o tirar de él cerca. "Oye, Emily, vamos a ir a Three Rivers esta noche. Hay una nueva cantante. ¿Quieres venir con nosotros?" Uno de los trabajadores le preguntó. Emily estaba encantada de haber sido invitada, pero le preocupaba su hijo. Edward estaba en la cocina y pareció ser capaz de leer su mente. "Yo podría cuidar del hombrecito si quieres salir un rato," le ofreció. "¿Está seguro?" Emily le preguntó a Edward. "Me encantaría. Haremos unas palomitas de mantequilla y veremos la última película de Disney," dijo. "Bueno, en ese caso, me encantaría," dijo. Fue mentalmente a través de su armario, contenta de poder salir una noche. Hacía mucho tiempo que no lo hacía. "Yo podría llevarte hasta allí," dijo John. "Yo llevaré a Emily," contestó Mark, sin dar cabida a ninguna discusión por parte de ninguno de sus hombres. "Creí que habías dicho que no podías venir, jefe, " John se quejó un poco. "He cambiado de opinión," dijo antes de ponerse el sombrero y salir por la puerta de atrás. "¿Qué bicho le ha picado?" John se quejó. "Creo que está marcando su territorio," dijo otro de los chicos. "No somos pareja," Emily interrumpió, "Probablemente no quiere poneros a ninguno en ese compromiso." "Claro," algunos de los chicos dijeron a coro. De repente, todo el mundo encontró un gran interés en sus comidas, y nadie volvió a decir nada mientras que terminaban el almuerzo, y luego corrieron hacia la puerta. Emily limpió rápidamente la mesa y corrió escaleras arriba para estar lista para su


salida nocturna. Tenía toda la tarde para prepararse, ya que todo el mundo iba a cenar en el bar. Emily se sentía un poco aturdida mientras se daba un largo baño y se tomaba su tiempo peinándose, vistiéndose y maquillándose. "Wow, chica, estás guapísima. Me pido el primer baile," dijo su peón favorito, Eric, mientras entraban en el humeante bar con Mark. Su jefe no le había dicho ni una sola palabra durante todo el viaje; parecía estar enfadado con ella, y ella no podía entender por qué. "Gracias, Eric, y sí, me encantaría bailar contigo," dijo ella. Él no perdió tiempo en abandonar su asiento y tirar de ella hacia la pista de baile. "Bueno, parece que el jefe está echando humo por las orejas," dijo el hombre mientras la hacía girar en círculo. "No seas ridículo, Eric. No hay nada entre nosotros. Todos tenemos un mal día de vez en cuando," dijo, sin querer que la gente empezara a cuchichear sobre ellos. "Si ese es el caso, entonces, ¿por qué sus ojos están haciendo un agujero en la parte posterior de mi cabeza en este momento? Te lo juro, está a punto de saltar hacia aquí y atacarme por haber tenido el valor de bailar contigo. Si no mantengo una distancia respetable, creo que vendrá hasta aquí y me sacará de la pista de una patada," dijo con una sonrisa. "Estás dramatizando demasiado, como todos los vaqueros soléis hacer. Ahora, deja de hablar sobre Mark y céntrate en mí. ¿No es eso lo que se supone que debes hacer cuando bailas con una dama?" Dijo con un bufido divertido. "Sí, señora," respondió cuando la hizo girar de nuevo. A Emily le gustaba Eric, pero no lo suficiente como para salir con él, lo que parecía ocurrirle con todos los vaqueros. "Me toca," dijo Chris mientras se acercaba. "Oh, iba a bailar otra canción con ella," se quejó Eric. "Así son las cosas," dijo Chris mientras tiraba de Emily hacia él, y envolvía sus brazos alrededor de ella, acercándola más de lo que Eric se había atrevido. "Prepárate para morir," murmuró Eric antes de que Chris le diese unas palmaditas en la espalda y se fuese riendo hacia la mesa. Esta vez, Emily prácticamente podía sentir la mirada furiosa de Mark en ella, aunque no lo entendía. "Me alegro de que finalmente hayas salido de casa," dijo Chris mientras apretaba sus caderas contra las de ella. Ella se horrorizó un poco cuando creyó sentir un pequeño bulto contra su estómago. No. Esto no era lo que ella quería. "Me gusta salir de la cocina de vez en cuando," dijo mientras trataba de alejarse sutilmente. Él no estaba cogiendo la indirecta, y ella se sentía un poco incómoda. Mirando por encima del hombro de Chris, ella notó al nuevo ranchero, David, mirando hacia ella, y la repentina sensación de ser acechada hizo que no se sintiera tan bien por haber decidido salir esta noche. Cuando la siguiente canción comenzó, John se acercó y exigió su turno. Chris dejó a


Emily en libertad a regañadientes, exigiendo volver a tener otro baile con ella. "Desde luego, estás preciosa esta noche, Emily," dijo John, sonrojándose. Él la abrazó con respeto. "Bueno, tú tampoco estás nada más, John. No obstante, toda esta atención se me va a subir a la cabeza," dijo con una sonrisa. "Oh, eres la chica más guapa de toda la sala." "Yo no estaría tan seguro de eso, John. Veo a Misty en esa mesa, y parece que no puede quitarte los ojos de encima. Creo que deberías pedirle el próximo baile." John giró la cabeza y volvió a sonrojarse cuando se dio cuenta de la bonita pelirroja que no le quitaba ojo. La chica desvió rápidamente su mirada, y Emily estaba segura de que se habría sonrojado tanto como él. "Quizás debería," dijo con entusiasmo. "Nada de quizás. Ve y pídele que baile contigo tan pronto como acabe la canción. Te diría que fueses ahora, pero nunca debe dejar a tu pareja de baile en la pista a mitad de una canción," dijo. "¡Tu primera lección de baile!" "Gracias, Emily. Eres la mejor," dijo agradecido. Ella sintió la repentina urgencia de pasarle la mano por el pelo, pero se contuvo. No dejó de reír durante el resto de la canción con las cosas que le decía John, y casi lamentó cuando la música llegó a su fin. "Es mi turno para llevar a esta señorita alrededor de la pista," dijo David, el tipo raro. Se acercó demasiado a ella y le puso la mano en la espalda. Ella se sintió un poco violada. Deseó poder rechazar el baile, pero no podía hacerlo ya que no lo había hecho con ninguno de los otros hombres. El chico no le daba ni la menor buena vibración. Cerró los ojos y se dispuso a aguantar mientras que durase la canción. "Lo siento, pero la señorita ya tiene pareja para bailar esta canción," dijo Mark interponiéndose entre los dos. Normalmente, Emily se habría sentido violenta con cualquier hombre que fuese tan prepotente como Mark estaba siendo, pero se sentía tan aliviada de no tener que bailar con David, que le aceptó como pareja de baile con mucho gusto. Ni Mark ni Emily se dieron cuenta de la mirada que les dio David. No dijo ni una palabra, pero apretó sus puños, y si las miradas mataran... "Parece que lo estás pasando muy bien," dijo Mark, con los dientes apretados. "No he salido en mucho tiempo. Solo soy una mamá, así que sí, lo estoy pasando muy bien. Es agradable pasar un rato rodeada de adultos," dijo, y luego se rio cuando él la hizo girar sobre la pista. La risa se detuvo al instante cuando él la estrujó contra su cuerpo, presionando contra él. Subió sus manos hasta sus hombros y las bajó hasta su espalda baja, y luego otra vez hacia arriba. Ella sintió una corriente de electricidad que la recorrió desde su estómago hasta los dedos de los pies. "Si querías salir, solo tenías que haberlo dicho," gruñó. "Mark, ¿por qué estás tan enfadado? Se supone que esta noche es para pasarlo bien, y


tú no pareces estar disfrutando en absoluto," le dijo ella, totalmente desorientada. "¿Cómo quieres que disfrute mientras que tú estás en los brazos de otros hombres?He respetado tus deseos y no te he insistido, pero, maldita sea, no debería tener que verte en los brazos de mis hombres," dijo, subiendo su tono de voz con cada palabra que decía. La estaba apretando tan fuerte contra él que ella apenas podía respirar. Ni siquiera se había dado cuenta de que habían dejado de bailar. Por suerte, el bar era ruidoso y estaba lleno de humo, con un montón de gente en la pista de baile, y nadie parecía estarles prestando atención. Mark finalmente gruñó y aplastó sus labios a los de ella. Empujó su lengua contra su labio inferior, exigiendo la entrada, y ella accedió de buen gusto. Se olvidó de todas las razones por las que había decidido que estar con él era una mala idea y simplemente disfrutó de estar en sus brazos. Sus manos acariciaron sus muslos, haciendo que la tela de seda del vestido subiese centímetro a centímetro. Él les empezó a llevar muy lentamente hacia un rincón oscuro donde podrían tener más privacidad. Ella ni siquiera podía notar el movimiento de sus propios pies. Todo en lo que podía centrarse era Mark, y en lo que le estaba haciendo a su cuerpo. Sus dedos alcanzaron el dobladillo de su vestido y le acarició la parte superior de sus muslos, revelando el liguero que llevaba. Emily podía sentir un calor agrupándose en su centro, y ella solo quería que él aliviase esa presión que cada vez se estaba haciendo más insoportable. Las manos de ella se aferraron con fuerza detrás de su cuello, tirando de él aún más. El beso continuó hasta que ella empezó a necesitar mucho más de él, no solo sus labios. Necesitaba unirse a él de nuevo. Le necesitaba más de lo que necesitaba el aire. Mark rompió el beso, solo para coger aire, entonces pasó su lengua a lo largo de su garganta. Mordisqueó su tierna carne, y ella gimió de placer. "Por favor, Mark..." le rogó. "Uh, jefe..." una voz les interrumpió. Emily lentamente se dio cuenta de que estaban rodeados de gente y de que prácticamente estaban haciendo el amor contra la sucia pared de un bar. Estaba horrorizada por su propia conducta. Nunca había sido esa clase de mujer, descarada y desvergonzada. Bajó la cabeza contra el cuello de Mark, con la esperanza de evitar los ojos de nadie. "¿Qué quieres?" Mark espetó al inoportuno hombre. "Um...el...el...gorila de la entrada dice que debéis relajaros," el chico estaba tan avergonzado que no podía evitar tartamudear. Mark pareció darse cuenta al fin de dónde estaba y lo que había estado haciendo, y se apartó un poco de Emily. "Gracias," le murmuró al pobre chico. Entonces agarró la mano de Emily y empezó a tirar de ella hacia la puerta.


"Será mejor que nos vayamos," declaró. Emily no tenía ganas de discutir con él. Había estado luchando contra sus propios deseos durante demasiado tiempo, y era hora de obtener algo de satisfacción. "Estoy lista para irme," ronroneó. Mark salió del bar, sin soltar su mano ni por un segundo. Cuando llegaron a su camioneta, la levantó y la sentó en el asiento, deslizándose entre sus piernas abiertas. Él la atrajo hacia sí y la besó profundamente otra vez. Su mano se deslizó entre sus cuerpos y acarició su pezón erecto. Emily oyó un gemido y se sorprendió al darse cuenta de que provenía de ella. "Por favor, llévame a casa," le suplico. Mark la besó una vez más y luego empujó sus piernas dentro del camión. Saltó en la puerta del conductor y salió del estacionamiento como si el lugar estuviera a punto de explotar. El viaje de vuelta al rancho le llevó la mitad de tiempo que el de ida. El silencio era tan evidente y cargado en el viaje de regreso, pero por razones muy diferentes. Mark detuvo el vehículo con un chirrido a pocos metros de la escalinata, y ambos saltaron fuera de la camioneta. "Por favor, no cambies de opinión," declaró él mientras abría puerta. Emily no le respondió con palabras. Sonrió seductoramente y luego pasó la mano por la evidencia abultada de su deseo a la vez que se inclinaba hacia él y pasaba la lengua por su cuello. "Esto va a terminar muy rápido como no pares," Mark se quejó. Luego la levantó en sus brazos y subió las escaleras. Emily ni siquiera sabía si había cerrado la puerta. Mark llegó a la habitación y luego la tomó fuerte y rápidamente contra la puerta. Ninguno de ellos podía aguantar a llegar a la cama.


Capítulo Diecisiete EMILY se despertó para encontrarse a Mark mirándola mientras la acariciaba desde la parte superior de sus muslos hasta su cuello, y luego de nuevo hacia abajo. Podía sentir el deseo volviéndose a construir dentro de ella ¿Cómo hacía eso? Después de haber hecho el amor explosivamente, se habían desmayado en los brazos del otro encima de las sábanas. Cuando el fresco aire nocturno les despertó, hicieron el amor lenta y dulcemente de nuevo antes de caer dormidos, demasiado cansados para ni siquiera moverse. Emily miró el reloj y se sorprendió al ver que era casi mediodía. Había dormido durante nueve horas seguidas. Ella nunca hacía eso. En primer lugar, casi había conseguido que la echasen de un bar, y ahora... Ella gimió un poco cuando las manos de Mark acariciaron sus tiernos pechos y pellizcaron sus pezones. "Mark, tenemos que hablar..." comenzó. "No," dijo él simplemente. "Mark, escucha..." "No, esta vez, tú me vas a escuchar a mí," dijo antes de inmovilizar sus manos por encima de su cabeza con una de las suyas mientras que con la otra seguía acariciando todo su cuerpo. Emily deseaba desesperadamente razonar con él, pero él hacía que le fuera imposible pensar. La sensación de estar atrapada debajo de él y de tenerle en completo control era muy erótica. Sus caricias estaban consiguiendo que ella perdiese toda determinación de detener lo que estaba sucediendo. "No vas a huir esta vez. Entiendo todas las razones que tienes para querer mantener las distancias, pero cuando dos personas tienen el tipo de química que tenemos nosotros, es un crimen no seguir adelante con ello. Si funciona, bien, si no lo hace, te prometo que cuidaré de ti," dijo mientras la besaba y mordisqueaba en lugares que ella no sabía, eran tan sensibles, hasta que él los había tocado. "Me estás haciendo parecer como una querida," jadeó ella mientras trataba de recordar por qué eso era algo malo. "No, yo te quiero como mi amiga, mi compañera, mi amante. Nunca he tratado de comprarte." Como Mark hizo una pausa para mostrarle lo serias que eran sus palabras, ella no pudo pensar en un solo argumento en contra de lo que él estaba diciendo. Emily le deseaba mucho, y de todos modos, ya no había modo de echar marcha atrás. "Pero ¿qué pasa con Trevor?" dijo Emily en un último esfuerzo por hablar racionalmente con él. "Quiero a Trevor," dijo. "Ya deberías saber eso." Eso era todo lo que Emily necesitaba oír. No podía seguir luchando contra él ni contra su relación. Él seguía mirándola, esperando a ver lo que iba a decir.


"Bésame, por favor," declaró ella finalmente. Sus sencillas palabras fueron todo lo que necesitaban para romper la barrera les separaba. No abandonaron la habitación en unas cuantas horas más. Cuando Emily finalmente empezó a sentirse culpable, corrió escaleras abajo y atravesó las puertas de la cocina. Edward le guiñó el ojo, lo que hizo que su rostro adquiriera un tono rojo chillón. "¿Qué tal lo pasaste anoche?" Le preguntó. "Me encantó salir por ahí," murmuró ella. "Siento haberme quedado dormida hasta tan tarde. Gracias por cuidar de Trevor." "Es un gran chico," respondió. Trevor estaba sentado en la mesa, coloreando, y no se había dado cuenta de la ausencia de su madre. "¿Cómo estás, cariño?" Emily le preguntó mientras se acercaba para darle un beso en la cabeza. "Bien, mamá. Anoche estuve despierto hasta después de las doce," dijo con admiración. "Wow, eso es muy tarde. Te estás haciendo muy mayor." "Mamá, tengo cinco años," dijo. "Ya soy mayor." "Lo sé. Pero me gustaría que fueras mi bebé para siempre," le dijo con cierta tristeza. "Podrías tener otro bebé, y entonces yo sería un hermano mayor." Emily se sorprendió por el deseo que la declaración de su hijo provocó en su interior. Ella siempre había querido tener varios hijos, pero su ex le había dicho que uno era más que suficiente. Él nunca había sido el tipo de padre que Trevor merecía, y traer un niño no deseado al mundo habría sido demasiado cruel. "Tal vez algún día," susurró ella con nostalgia. "Yo te puedo ayudar con eso," Mark le susurró al oído mientras entraba en la cocina. Emily se puso aún más roja y miró a Edward y a Trevor para asegurarse de que no le habían oído. Ninguno de ellos estaba prestando atención, gracias a Dios, pero sus palabras pusieron un anhelo en su corazón que hizo que Emily sintiese dolor e inconscientemente se frotase el pecho. Ella no vio el oscuro deseo en los ojos de Mark. Puede que solo la hubiese estado provocando, pero él mismo se había sorprendido al darse cuenta de lo extático que se sentiría si ella se quedase embarazada. Ese pensamiento fue suficiente para dejarle sin habla. Emily se puso de lado, y él miro su vientre plano, imaginando cómo sería verlo agrandarse mientras su hijo crecía en su interior. El deseo era tan intenso que apenas podía respirar. Mark se aseguraría de que ella fuese siempre parte de su vida. No sabía cómo ella se había abierto paso tan rápidamente a su corazón, pero estaba allí, y él no tenía ningún deseo — cero — de dejarla ir. "Tengo que ir a cuidar de los caballos," dijo de repente y prácticamente salió corriendo por la puerta. Emily dejó escapar un suspiro de alivio. No sabía cómo debía actuar con él. No


sabía si quería que Edward supiese que eran pareja. No sabía nada. Pero ¿por qué estresarse al respecto? Seguramente tendrían tiempo para hablar sobre todos esos detalles. *** Emily sentía como si alguien la estuviese siguiendo. Siguió mirando hacia atrás, pero la extraña sensación no desaparecía. Trevor estaba en la escuela, y Mark estaba trabajando en algún lugar de la finca, por lo que ella salió a tomar un poco de aire fresco. Ahora que estaba a un par de kilómetros de distancia de la casa y sentía que alguien la estaba acechando, sabía que no había sido buena idea. Cálmate, se dijo a sí misma. Solo estás dejando que tu mente sobrecalentada te afecte. Todo está bien. Aun así, aceleró el paso mientras avanzaba hacia la seguridad de la casa. Cuando escuchó un ruido entre los arbustos, no muy lejos de donde estaba, chilló y empezó a correr. Miró por encima del hombro durante todo el camino de vuelta y dejó escapar un gran suspiro de alivio cuando por fin divisó el granero, pero todavía no podía evitar tener una espeluznante sensación. "¿Dónde has estado?" El corazón de Emily saltó a su garganta y la chica volvió a gritar. Se dio la vuelta para ver a Mark a horcajadas sobre su enorme caballo, mirándola con preocupación. "Cálmate, muchacho," Mark tranquilizó a su animal. Volvió a mirarla. "Lo siento, Mark, me has asustado," dijo ella, sin aliento. "Ya lo veo. ¿Estás bien?" Le preguntó cuando saltó de su caballo y se acercó a ella lentamente, como si fuera un animal asustado. "Estoy bien. Me he asustado a mí misma de camino a casa. Me alejé demasiado y empecé a imaginarme que las fuerzas del mal me perseguían," dijo con una sonrisa. Ahora que estaba de vuelta en la seguridad de la finca, se daba cuenta de lo tonta que había sido. "¿Has ido por ahí?" Le preguntó ella mientras apuntaba en la dirección por la que ella acababa de venir. "No, he estado por los campos del este," respondió él y miró inquisitivamente hacia el bosque por el que ella había venido. "¿Has visto algo?" "No, nada en absoluto. Estoy segura de que eran solo algunas ardillas entre los matorrales. En serio, tengo que dejar de leer todas esas novelas de Stephen King," dijo tímidamente. "Estoy de acuerdo. Te sobresaltas ante el menor ruido." "Bueno, no tienes que estar de acuerdo conmigo tan rápido," resopló ella, su miedo evaporándose como la indignación tomó su lugar. "Ven conmigo, quiero enseñarte algo," dijo Mark, haciendo caso omiso de su leve estallido y tomándola de la mano. Él condujo a su caballo con la otra. "¿Es que nunca te sacias?" Bromeó ella.


Él la tomó en sus brazos y la besó suavemente antes de soltarla y dirigirla hacia los graneros. "Nena, yo nunca me sacio de ti, pero no es eso lo que quiero mostrarte," contestó con un brillo en sus ojos. Cayeron en un cómodo silencio mientras caminaban hacia el establo. Mark le entregó el caballo a uno de sus hombres y luego la llevó a la buhardilla. Dentro de un agujero, en el heno, había una mamá gata y cinco nuevos cachorritos. Estaban trepando por ella, buscando comida. "Oh, Mark, son adorables," exclamó Emily y se sentó a acariciar a la mamá. La gata ronroneó y apoyó la cabeza en su mano. "Verás cuando los vea Trevor," añadió mientras pasaba un dedo por la pequeña cabeza de uno de los bebés. La mamá se cansó de amamantar a sus pequeños, y comenzó a dar vueltas por la zona, dejando a los gatitos llorando. "¿Estarán bien?" Preguntó Emily. "Por supuesto que sí. Ella solo va a buscar algo de comida. No va a dejarlos por mucho tiempo," dijo él dulcemente. "¿Puedo coger uno?" Le preguntó esperanzada. "Por supuesto." Con mucho cuidado, Emily cogió al pequeño gatito anaranjado y lo acurrucó contra su pecho. El pequeño hurgó por un momento y, cuando se dio cuenta de que las manos de la mujer estaban vacías, dejó escapar un grito de frustración, y rápidamente se quedó dormido. Emily no sabía cuánto tiempo llevaba sentada allí con el nuevo gatito entre sus manos, pero su madre pronto volvió, por lo que, a regañadientes, volvió a soltar al bebé. "¿Te los vas a quedar?" Preguntó ella, tratando de sonar indiferente, pero fallando miserablemente. "¿Tú quieres quedártelos?" Le preguntó él. "Depende de ti," dijo ella. "Eres tan cabezota. ¿Por qué no puedes admitir que quieres quedarte los gatitos?" Él suspiró mientras se pasaba la mano por el pelo. "Está bien. Quiero que se queden," murmuró ella y cruzó los brazos sobre el pecho. Sabía que era irracional negarse a pedir hasta la cosa más insignificante, pero cuanto más cosas Mark hacía por ella y por Trevor, más miedo tenía de perderlo todo. Ya se sentía increíblemente unida a él. Los gatitos solo aumentarían su vínculo con el rancho. "¿Ha sido tan difícil?" Le preguntó Mark. Emily se daba cuenta de que estaba actuando como una tonta, pero no sabía de qué otra manera podría protegerse. Habían estado haciendo el amor todas las noches desde hacía casi un mes, y él trataba a Trevor como si fuera su hijo. Emily tenía miedo de que todo fuera demasiado perfecto y que su burbuja fuese a estallar en cualquier momento. "Nos gusta tener muchos gatos por aquí. Mantienen a los ratones y a las ratas alejados," le dijo. "Las ratas son mucho más grandes que ellos," exclamó ella, mirando a su alrededor


en caso de que una enorme rata fuese a saltar en cualquier momento sobre los inocentes mininos. "Creo que los otros gatos se harán cargo de los roedores hasta que estos chicos crezcan un poco más," dijo él con una sonrisa. Mark dejó a Emily con los gatitos mientras que él terminaba sus tareas. Ella no tenía ni idea de cuánto tiempo había pasado hasta que de repente, Trevor llegó corriendo al granero. "Mamá, Mark me ha dicho que tienes una sorpresa que mostrarme," dijo su hijo, tratando de recuperar el aliento poniendo la cabeza entre sus piernas. "Ven aquí, y no hables muy alto," susurró. Los ojos de Trevor se agrandaron mientras se acercaba a su madre, y luego chilló cuando vio a los bebés. "¿Son todos nuestros?" Preguntó con entusiasmo. "Sí, Mark ha dicho que podemos quedárnoslos todos," le dijo. "¡Guay! ¿Puedo coger uno?" "Claro que puedes. Pero tienes que tener mucha delicadeza y acariciar a la madre durante unos minutos primero." Trevor obedientemente le prestó toda su atención a la gata adulta durante un rato y luego cogió con cuidado al atigrado gato. Ambos se quedaron allí un rato más, y luego Emily tuvo que volver a casa para empezar a preparar la cena. "¿Puedo quedarme aquí con Mark, por favor?" Declaró Trevor. Emily miró hacia abajo para ver dónde estaba Mark, y él dijo que sí con la cabeza. "Está bien, pero sé bueno, y cuando Mark te diga que es hora de entrar, hazlo sin rechistar," le dijo ella. "Por supuesto, mamá," dijo el pequeño.


Capítulo Dieciocho NO era una cosa extraña; eran varias. Ningún hecho aislado era particularmente alarmante, pero cuando los juntaba todos, Emily empezaba a ponerse frenética. Primero fueron las flores. Había recibido una docena de rosas rojas con una tarjeta firmada, "De tu admirador secreto." Había pensado que se trataría de Mark tratando de ser adorable, hasta que él le preguntó de dónde las había sacado. Cuando ella le mostró la nota, él se rio y le dijo que probablemente eran de John, el joven peón que parecía estar enamorado de ella. Ella pensó que podría estar en lo cierto y no quería avergonzar al niño, por lo que simplemente puso las rosas en la mesa de la cocina y no volvió a pensar en ello.

Luego, a lo largo de las próximas semanas, en el buzón al final de la carretera, se fue encontrando notitas que le decían que era preciosa e inteligente. Ninguna de las notas decía nada perjudicial en lo más mínimo, y Emily no estaba especialmente preocupada, pero al mismo tiempo, seguía teniendo la sensación de que alguien la observaba en secreto. Cuando juntaba todas las cosas empezaba a pensar que algo malo estaba pasando. Pensaba que las flores podrían haber venido de John, pero las notas, no. Ella sabía que el muchacho tenía cierta fijación por ella, pero jamás actuaría como un acosador. Además, la extraña sensación de ser observada ocurría sobre todo cuando ella sabía a ciencia cierta que John no estaba cerca de casa. Pensó que podría tratarse del ranchero espeluznante, David, pero de nuevo, las cosas habían estado pasando cuando ella sabía que él estaba lejos de casa, con Mark. Emily pensaba que estaba exagerando y mantuvo todos esos pequeños incidentes para sí misma. No quería preocupar a Mark con nada de eso. Estar un poco asustada no era motivo suficiente para llamar a la Guardia Nacional. Ella lo atribuyó a su hiperactiva imaginación y decidió tomar unas cuantas precauciones de seguridad. Al día siguiente, sin embargo, cuando Emily fue a revisar el correo y encontró un sobre en el buzón dirigido a ella, todo cambió. No había remite, pero había sido enviado por correo ordinario. Lo abrió, sin pensar mucho en ello hasta que comenzó a leer. Te he estado observando. Me encanta cómo tu pelo se mueve con los soplos de la brisa cuando sales a la terraza por la noche. Eres realmente una hermosa visión. Sé que tú también te has dado cuenta de mi presencia, pero hay que mantener las apariencias. Solo quería que supieras que estoy aquí para ti y que siempre voy a estarlo. Estábamos destinados a estar juntos. Nada podrá jamás separarnos. Sé que vas a disfrutar de lo que tengo planeado para nosotros. Será mágico. Mientras que no podamos estar juntos, mantendré un ojo sobre ti. Espero que te haya gustado mi poesía y los regalos que he dejado para ti. Tienes que saber que si no puedo tenerte, nadie lo hará. Pronto seremos una verdadera familia.


Con todo mi amor, Tuyo para siempre Emily dejó caer la carta y comenzó a temblar incontrolablemente. Miró alrededor del lugar, temerosa de que alguien la estuviese observando en ese momento. Un escalofrío recorrió toda su columna vertebral, y los ojos se le llenaron de lágrimas. Le aterraba saber que sus temores no habían sido fruto de su imaginación. ¿Quién haría algo así — tratar de asustar a otra persona? ¿Estaría la persona en cuestión tratando de asustarla, o simplemente estaría loca? ¿Acaso importaba? No. Si alguien iba a por ella, entonces eso hacía que ella estuviese poniendo a su hijo y a todos los demás hombres en peligro. No podía permitir que eso sucediese. No podía permitir que hicieran daño a la gente que quería, solo porque un loco hubiese decidido ir tras ella. De repente, se acordó de todas esas veces que había sentido que alguien la estaba mirando, y el terror se apoderó de ella. ¿Cómo de cerca había estado esa persona de ella? ¿Por qué tenía que pasar esto cuando finalmente se sentía segura por primera vez desde que escapó de su ex familia política? Su emoción se desbordó y Emily cayó al suelo y lloró. Sabía que las cosas eran demasiado buenas para ser verdad. El dolor atravesó su alma ante la idea de tener que irse, pero ¿cómo iba a quedarse y poner en riesgo a los que más quería? Mark entró por la puerta principal, y su corazón casi se detuvo cuando vio a Emily acurrucada en el suelo, sollozando. Se dejó caer de rodillas y la tomó en sus brazos. Nunca antes la había visto así, tan completamente destrozada. "Emily, ¿qué ha pasado? ¿Está Trevor bien?" Le preguntó en estado de pánico. Sacudió suavemente sus hombros para que ella le mirase. Necesitaba saber qué estaba mal para poder arreglarlo. No había ninguna duda en su mente de que sería capaz de manejar cualquiera que fuera el problema. Ella le miró con ojos atormentados. Parecía aterrorizada, y él supo que iría al fin del mundo con tal de luchar contra los demonios que fuesen tras ella. La abrazó mientras los sollozos continuaban sin cesar. Los ojos de Mark buscaron frenéticamente a Trevor. Podría hacer frente a cualquier cosa mientras supiera que Trevor estaba bien. Edward entró en la habitación y echó a correr hacia ellos de inmediato. "¿Qué demonios ha pasado?" Preguntó. "No lo sé," respondió Mark. "¿Trevor está bien?" "Sí, está bien," dijo Edward. "Está en la cocina." Mark se relajó visiblemente. "¿Puedes quedarte con Trevor y asegurarte de que no entre? Voy a llevar a Emily a nuestra habitación y a averiguar lo que está pasando." "Por supuesto, señor," respondió Edward. Sus ojos siguieron a Mark como este aupó la Emily y la llevó por las escaleras. El hombre estaba tan preocupado por ella como Mark. La mujer ya se había convertido en un miembro muy querido de la familia. Mark la dejó en la cama y luego se tumbó a su lado, abrazándola hasta que finalmente comenzó a tranquilizarse. Cuando empezó a hipar, él le rogó que le dijera lo que estaba


pasando. "Va... vamos a tener...a tener que ir... irnos, " logró finalmente decir entre sollozos. Mark sintió como si todo su mundo se desmoronase. "¿Por qué dices eso?" Le preguntó. "Trevor no está seguro aquí," logró decir con voz entrecortada y luego le entregó la carta que había estado estrujando en su puño. Mark la leyó y luego la releyó para asegurarse de que de verdad estaba entendiendo lo que creía que estaba entendiendo. Siguió abrazándola y acarició suavemente su espalda, pero si ella hubiese sido capaz de ver sus ojos, su terror se habría triplicado. Mark hervía con tanta furia, que tuvo que concentrarse con todas sus fuerzas para no destrozar toda la habitación. Sabía que tenía que mantener la calma y ser fuerte para ella, pero, ¿cómo podía alguien atreverse a amenazar a su mujer? Siempre había oído que la gente veía rojo cuando perdía totalmente los estribos, y había pensado que no era nada más que una expresión. Ahora comprendía la realidad de la misma. Su furia era tan intensa, que realmente podía ver una tonalidad roja alrededor de su campo de visión. "No te preocupes, nena; te prometo que esta persona nunca se acercará ni a ti ni a Trevor," dijo con tanta amenaza en su tono de voz que ella dejó de llorar para mirarle con incredulidad. Mark no quería que ella viera sus ojos, por lo que tiró de su cabeza suavemente contra su hombro mientras seguía acariciándola. "No lo entiendes, Mark; sabe dónde vivo. Podría hacerle daño a Trevor mientras que trata de llegar hasta mí," dijo. Las lágrimas se estaban empezando a secar. "Emily, te repito que nunca voy a dejar que os pase nada, ni a ti ni a Trevor. Te garantizo que este tipo no te tocará," dijo. Mark levantó su barbilla, mirándola fijamente a los ojos. Por fin había logrado ganar un poco de control sobre sus turbulentas emociones. "¿Cómo puedes prometerme tal cosa?" "Aprendí a proteger a las personas que más quería mientras crecía," dijo él simplemente. Emily inhaló profundamente al darse cuenta de lo que había dicho. No creía que él ni siquiera se hubiese dado cuenta de que le había dicho que la quería. Su corazón se llenó de tanta luz y tanto calor que empezó a olvidarse de la devastación total que golpeaba dentro de su pecho. "Eres un buen hombre, Mark, un hombre demasiado bueno. Sigo a la espera de encontrar algún fallo en ti, y aún no he encontrado ninguno. ¿Cómo he tenido la suerte de conocerte?" Aún no podía creerlo. "Oh, Emily, yo soy el afortunado. Puede que no haya estado buscando una relación, pero contigo en mi vida, no puedo recordar lo que era no tenerte a mi lado. Nunca dejaré que nada os haga daño. Estoy seguro de que no es nada, solo algún gracioso. No


dejes que esto te preocupe. Trevor está siempre vigilado, y mis hombres se quedarán cerca de la casa hasta que resolvamos esto." Con el suave tacto de sus manos acariciándola, y sus dulces palabras tranquilizándola, Emily se acurrucó más profundamente en los fuertes brazos de Mark y se quedó dormida, exhausta por toda la confusión que había en su corazón. Una vez que Mark se aseguró de que Emily estaba dormida, se levantó e hizo un par de llamadas. La primera fue a un viejo amigo de la escuela que era un agente de la inteligencia militar. Si alguien podía obtener respuestas sobre quien estaba acechando a Emily, ese era Chad. "Ha pasado mucho tiempo," dijo Chad cuando contestó la llamada. "Eso es porque nunca sé cuándo vas a responder a mis llamadas," contestó Mark. "Siempre respondo a tus llamadas — incluso si estoy en medio de un tiroteo," dijo Chad. El hombre se echó a reír, aunque Mark pensó que su amigo podría estar diciendo la verdad. "¿Puedes venir a ayudarme con un asunto?" No tenía sentido andarse por las ramas. "Por supuesto. Dame un par de días para llegar allí." Chad no hizo preguntas acerca de por qué se le necesitaba; él era así. Era un hombre honrado y haría cualquier cosa por aquellos que le importaban. La idea de ser su enemigo, por el contrario, hacía que Mark sintiese escalofríos. Nadie querría jamás tener que vérselas con un tipo como Chad. Mark se tomó un momento y le explicó la situación, y Chad se comprometió a averiguar lo que estaba pasando, jurando que el autor de la carta nunca le haría daño ni Emily ni a Trevor. Mark sonrió ante el tono de voz de su amigo. Sabía que había tomado la decisión correcta al llamarle. La siguiente llamada fue a su padre. Joseph escuchó mientras Mark le leía la carta. "Voy para allá. Y llamaré a tus hermanos," fue todo lo que dijo antes de colgar el teléfono. Mark volvió a la habitación para descansar junto a Emily. No quería que se despertara sola y se asustase. Tenía que estar allí para ella, asegurarle que todo iba a estar bien.


Capítulo Diecinueve EMILY se despertó en los brazos de Mark y por un momento se olvidó de la carta y la devastación que había traído a su paz mental. Mark estaba pegado a su espalda, y su deseo por ella era evidente. Emily frotó contra él, estirándose de forma automática y presionando su trasero contra su erección. "Me dejas sin aliento. Casi no puedo respirar," Mark murmuró en su pelo mientras le mordisqueaba el cuello y pasaba su brazo suavemente por delante de ella para ahuecar su pecho. El pezón se endureció al instante con su toque y ella se apretó contra él, tratando de acercarse a él tanto como fuera posible. "Ese era el plan," ronroneó ella. Poco a poco, Mark la giró, e hicieron el amor con una dulzura que iba más allá de lo que ella había sentido jamás. Estaba empezando a sentirse amada por este maravilloso hombre; todavía no podía creer que fuese parte de su vida. "Preferiría quedarme aquí contigo en la cama todo el día, pero tenemos invitados," dijo él mientras mordisqueaba su cuello un poco más. De repente, el recuerdo de lo que había pasado horas antes de que ella hubiese caído rendida en la cama, volvieron a ella, y todo su cuerpo se puso rígido. Emily se entristeció al ser devuelta tan pronto a la realidad. "No te preocupes, nena; he llamado a mi familia, y todos van a venir para que juntos ideemos un plan. Somos una familia, y nos protegemos mutuamente." "No deberías haberles molestado con esto. No tienen por qué preocuparse por mí," dijo, perpleja. Mark la miró como si hubiese perdido la cabeza. "¿Realmente crees que tú o Trevor sois menos importantes para ellos que lo que yo soy?" Mark le preguntó con incredulidad. "Solo quiero decir que no deberían haberlo dejado todo para venir aquí porque haya recibido una carta de algún loco," ella trató de explicar. "Hay que tomarse el asunto de la carta muy en serio, y todos vamos a asegurarnos de que estés a salvo," dijo él con firmeza. Mark era muy consciente de lo graves que podían ser ese tipo de caras. Podría haber tratado de quitarle importancia para que ella pudiese dormir tranquila, pero cuando se era tan rico como él era, las amenazas no podían tomarse nunca a la ligera. Si ella hubiera sabido lo asustado que él estaba realmente, jamás habría dejado la seguridad de su cama. Emily se encogió de hombros, cediendo a sus demandas. "Voy a darme una ducha rápida antes de bajar." "¿Necesitas que alguien te frote la espalda?" Le preguntó con un guiño. "Si vienes conmigo no seremos capaces de bajar nunca," dijo ella. Le dio un beso rápido y cerró la puerta del baño detrás de ella. Mark se quedó en la cama pensando en cada momento que pasaba con ella. Le


encantaba su fuerza de voluntad y su bondad. Se estaba enamorando de ella, lo cual hacía que estuviese muerto de miedo pero al mismo tiempo, se sentía bien. No veía la necesidad de luchar contra ello. Finalmente se dirigió escaleras abajo y se sorprendió al ver a toda su familia. No solo habían venido sus padres con sus hermanos, sino que estos también habían traído a sus mujeres e hijos. "¡Tío Mark!" Jasmine gritó y le echó los brazos alrededor de las piernas. "Has tardado una eternidad en bajar. Papá ha dicho que estabas consolando a la tía Emily," dijo, e hizo el gesto de entre comillas cuando dijo consolando, tal como su padre había hecho. La pequeña no tenía ni idea de lo que eso significaba, pero Mark miró a su hermano de todos modos. "¿No es mi sobrina demasiado pequeña para que ya la estés corrompiendo?" Mark le preguntó a Lucas. "Oye, yo solo quería dejar constancia del buen consolador que eres," Lucas le incitó. "Dejad de peleaos; tenemos cosas que discutir y personas a las que patear en el culo," dijo Alex. "Cuidado con el vocabulario, Alex, " Jessica le regañó. "Lo siento, cariño," dijo Alex tímidamente. "Llamé a Chad. Estará aquí en un par de días. No sé de dónde viene, pero debe de estar lejos," Mark les informó. "Me alegra saber que va a venir a ayudarnos," dijo Joseph con un alivio evidente en su voz. "Yo también me alegro," dijo Mark. Ya se sentía mejor solo con tener a su familia reunida en la misma habitación. De ninguna manera alguien iba a ser capaz de llegar hasta Emily con sus hermanos allí. "Nos quedaremos aquí hasta que esto se resuelva," dijo Lucas. El resto de la gente en la habitación asintió con la cabeza. "Ya he preparado las habitaciones," Edward comentó mientras servía unas bebidas y aperitivos. Mark parpadeó varias veces mientras sus ojos comenzaban a arder. No podía imaginar su vida sin su familia. Sentía mucha pena por todas esas personas que no podían contar con ese mismo tipo de apoyo. Estaba muy agradecido por tener más dinero que la mayoría, pero entregaría hasta su último centavo antes que renunciar a un miembro de su familia. Se dio cuenta de que eso también incluía a Emily y a Trevor. Mark se sirvió un trago doble de whisky y disfrutó de la sensación de ardor mientras el líquido se deslizaba por su garganta y quemaba su camino hacia el estómago. "Gracias, chicos, resolveremos esto de inmediato," le dijo a todo el mundo. Emily entró en la sala en ese momento, y sus ojos se abrieron ante la gran multitud delante de ella. No tuvo tiempo de decir nada, sin embargo, porque Jessica y Amy corrieron hacia ella y la envolvieron en un triple abrazo.


"Sentimos mucho que tengas que estar pasando por esto," dijo Amy. "Jamás dejaremos que te pase nada," añadió Jessica. Las tres mujeres permanecieron juntas. Se limpiaron algunas lágrimas y luego se echaron a reír rápidamente, sintiéndose seguras. Ellas ya habían formado un vínculo más fuerte entre ellas que el que tenían la mayoría de las hermanas. Los chicos se alejaron de ellas como si tuvieran alguna enfermedad contagiosa. Los hombres no sabían cómo lidiar con las emociones femeninas. "Mujeres," susurró Alex. "Sí, lo sé," dijo Lucas. "No hay quien las entienda," agregó Mark. "En serio, los hombres solucionan el problema mientras que las mujeres lloran, pero es por eso que tenemos que estar siempre ahí para protegerlas," añadió Joseph. Menos mal que sus esposas no estaban escuchando sus comentarios. Los cuatro hombres asintieron con la cabeza al unísono mientras se dirigían al establo para comenzar a discutir las medidas de seguridad que iban a instalar en la propiedad. Ninguno de ellos sabía que había una persona que les estaba observando todo el tiempo. Una persona de la que Mark jamás hubiese considerado sospechar.


Capítulo Veinte "BIEN, los hombres ya se han ido. Ahora, cuéntanoslo todo," dijo Amy mientras las tres mujeres se sentaban en el salón y aceptaban las bebidas de Edward antes de que él las dejara a solas para que pudieran hablar tranquilamente. "Ahora que he tenido tiempo para descansar, no creo que la cosa sea para tanto," les dijo Emily, dispuesta a no hacer algo de la nada. "No nos hagas creer lo que no es, Emily. Mark estaba realmente asustado. Lucas y Alex estaban planeando atrincherarse aquí y patear cuantos culos fuese necesario, y Jessica y yo insistimos en venir. Sabíamos que algo estaba pasando." "No sé..." Emily siguió tratando de disimular. Si algo estaba pasando, ella no quería que así fuese, no con Jessica y Amy allí, y los niños, también. Había demasiadas personas involucradas. Eso le asustaba mucho más que la propia carta en sí. "Puedo quedarme aquí toda la noche. ¿Y tú, Jessica?" "Sip. No tengo nada mejor que hacer." Emily miró a sus dos amigas y supo que hablaban en serio. No iban a dejar que Emily se saliese con la suya. Ella les sonrió agradecida. "Todo comenzó un par de meses atrás. Tuve la sensación de que estaba siendo vigilada. Traté de no darle importancia, pensando que tenía que estar volviéndome loca. Hay muchos hombres por aquí todo el tiempo. Por supuesto, alguien probablemente tenía sus ojos puestos en mí. No podía dejar de sentir que se trataba de algo serio." "Sí, sería tu intuición femenina. Deberías haber dicho algo por aquel entonces," dijo Jessica. Sus ojos estaban muy abiertos. "No. Hubiese parecido una tonta. Además, yo en realidad nunca vi a nadie. Simplemente era una sensación. Luego recibí unas flores y todas esas notas de amor, y pensé que tal vez podría tratarse de John, un ranchero muy agradable, pensando que estaría tratando de ser adorable. No quise herir sus sentimientos, así que una vez más no hice caso de las advertencias." "Teniendo la sensación de que te observaban y con todas esas notas, tendrías que haber hecho algo, dijo Amy con severidad. "No era nada alarmante. En serio," dijo cuando las dos mujeres estrecharon sus ojos. "Sigue hablando," dijo Amy. "Hoy he recibido esto," dijo mientras les entregaba a las mujeres la carta. Ambas la leyeron muy despacio, probablemente varias veces ya que ninguna habló durante varios minutos. Cuando Amy miró hacia arriba, sus ojos estaban abiertos como platos, y parecía realmente preocupada. "Hemos llegado justo a tiempo. Esto no es solo la carta de algún gracioso, Emily. Esto es algo mucho más preocupante que eso. Este hombre habla en serio, y obviamente quiere dejarte claro que no quiere seguir manteniéndose al margen por más tiempo"


"Eso pienso yo también, Jessica. Es solo que no sé qué hacer. No quiero poner a Mark en peligro, ni a Lucas o Alex. Le dije que Trevor y yo podríamos irnos —" "Eso es una tontería. ¿De verdad crees que Mark iba a dejarte hacer algo así? ¿Tan débil le ves como para no ser capaz de proteger a su mujer?" Emily negó con la cabeza. No. Mark era el hombre más fuerte que conocía. Era amable y gentil y daba todo lo que tenía, justo al contrario que su difunto marido. "No, por supuesto que no. Él es tu hombre. Deja que te cuide. Bueno, haz que crea que está cuidando de ti. Jessica y yo somos realmente las que nos vamos a ocupar de eso," dijo Amy con una sonrisa mientras se inclinaba y abrazaba a Emily. "Ambas significáis mucho para mí. Gracias por preocuparos," dijo Emily con voz un poco ahogada. Cuando ella vio aquella oferta de trabajo en el periódico, jamás se imaginó que encontraría una nueva familia. La pérdida de sus padres había sido devastadora. Ser hija única y no tener a quién recurrir después de la derrota, fue mucho peor. Ahora, si perdía a esta familia, lo cual seguro sucedería con el tiempo, volvería a pasar un período de luto. "No me hace nada de gracias que hayáis venido hasta aquí si pienso que puede haber alguna posibilidad de que os hagan daño, pero al mismo tiempo, estoy muy contenta de que estéis aquí," les dijo Emily. "Nosotras también, Emily. Ahora eres nuestra hermana y todos nosotros protegemos a los miembros de nuestra familia. Incluso Katie está aquí para ayudar," dijo con un guiño. Katie estaba durmiendo plácidamente en su canastillo, pero Emily estaba deseando que se despertara para poder abrazarla. Había algo en el arrullo de un bebé que hacía que todas las preocupaciones desaparecieran. Tal vez era su pureza o su alma intacta. Fuera lo que fuese, tener un bebé en la casa era muy especial. "Ella es una Anderson. Creo que ella sola podría encargarse del acosador," dijo Jessica con una sonrisa. "Creo que tienes razón. Cuando los tres hermanos se juntan, yo sin duda cruzaría la calle si me estuvieran buscando," dijo Emily con una risita. "Bueno, ¿queréis saber algo más?" Dijo Amy con una sonrisa. "¿Qué?" Tanto Emily como Jessica preguntaron. "Katherine estaba viendo viejos álbumes de fotos el otro día conmigo, ya que sabe que me gustan tanto los recuerdos, y me encontré con una foto de familiar de hace unos seis años. ¡Si pensáis que estos tres chicos están buenísimos, deberíais haber visto a sus primos!" "No he oído hablar de sus primos," dijo Emily, tratando de recordar todas las fotos que había visto en casa. "No sé la historia completa, pero tienen cuatro primos, tres de los cuales son hombres muy atractivos. Por supuesto se puede ver el parecido familiar. Supongo que


al morir su madre hace cuatro años, todos ellos se distanciaron. Es una tragedia." "Oh, eso es horrible. No me puedo imaginar a ningún Anderson renunciando a algún miembro de su familia. Son muy leales," dijo Emily. "Lo sé. Sucedió hace mucho tiempo. Joseph y George se pelearon y luego se distanciaron, su hermano se mudó a Chicago. Hicieron las paces, pero George se quedó allí, haciendo visitas con la familia de vez en cuando. Luego, cuando su esposa murió, estuvo tan devastado que se apartó por completo y no ha hablado con nadie desde entonces. Joseph está muy apenado al respecto. Según Katherine, sin embargo, Joseph está cansado de que George esté tan lejos. Está pensando en arrastrar a su hermano hasta aquí. Le dijo a su esposa que en tiempos de crisis los miembros de una familia se necesitaban entre ellos más que nunca." "Ahora creo recordar escuchar a Joseph decir algo así," dijo Jessica. "Me acuerdo vagamente de los primos, pero yo estaba tan cortada por ese entonces, que no me dejaban ver mucho cuando la familia tenía visita. Tres hombres atractivos, además de Lucas, Alex y Mark — me enviarían corriendo por las colinas," dijo con una risita. "Estoy contigo," Emily y Amy dijeron al unísono, lo que hizo que las tres mujeres se echasen a reír. "¿Qué encontráis tan divertido?" Preguntó Joseph mientras entraba en la habitación. "Lo arrogantes que son tus hijos," dijo Amy con una descarada sonrisa. "Ah, sí que lo son," dijo el hombre mientras se dirigía al mueble bar y se servía un trago de bourbon. "¿Los chicos te han echado?" Le preguntó Jessica. "No, en absoluto, querida. Simplemente prefería pasar el tiempo en presencia de unas bellas damas como vosotras," dijo con un guiño. Emily sabía que estaba hablando de sus nueras, pero no pudo evitar ruborizarse, y bajó la cabeza. Le encantaría ser parte de su familia, ya no le importaría tener que admitirlo. "Me alegra mucho veros sonreír. Una familia es fuerte cuando permanece junta. Ahora vosotras debéis estar más unidas que nunca," dijo Joseph mientras se inclinaba hacia atrás y cerraba los ojos. "Lo estaremos," dijo Jessica mientras ella y Amy enganchaban sus brazos a los de Amy. Emily estaba tan llena de emoción que no podía hablar, y se sintió aliviada cuando comenzaron a hablar sobre temas más superfluos. En el momento en que ella se fue a dormir en los brazos de Mark esa noche, sus preocupaciones desaparecieron de la superficie y no tuvo ningún problema para conciliar el sueño. Odiaba admitirlo, pero tener su propio caballero personal era bastante espectacular.


Capítulo Veintiuno HABÍAN pasado dos días y nada había ocurrido — ¿no se suponía que eso debería hacerla sentir mejor? Pero la espera era angustiosa. Nadie dejaba a Emily a solas ni por un minuto. Ella estaba agradecida, sin duda, pero también estaba empezando a sentirse un poco claustrofóbica. Había estado durmiendo casi todas las noches en la habitación de Mark, así que mientras tenían visitantes, trasladó sus cosas ahí, haciendo que los cambios que habían sucedido últimamente fuesen más permanentes. Mark le dijo que era más seguro que se quedase con él, y con todos los invitados en casa, ellos necesitaban su habitación de todos modos. Tenía miedo de que los nuevos acontecimientos afectasen a Trevor, pero el pequeño no parecía notar nada inusual acerca de la situación. Mark y Emily hacían el amor cada noche, y su preocupación parecía desvanecerse en la nada. Sabía, sin duda, que estaba enamorada de Mark, y si él se cansase de ella, ella no sabía qué haría. Estaba justo en la situación que había tratado con todas sus fuerzas de evitar. Pero, ¿cómo no iba a quererle cuando era tan cariñoso con ella y trababa a su hijo como si también fuese suyo? El resto de su familia también trataba a ella y a Trevor como si fueran parte de su familia. Se había quedado sin habla la primera vez que Jasmine la había llamado Tía Emily, pero ahora estaba empezando a acostumbrarse a ello. Descubrió que le gustaba cómo sonaba. Ella estaba sentada en la terraza de nuevo cuando el hombre con la constitución más increíble que había visto jamás, dio un paso a su lado. Con el pelo corto y oscuro y gafas de aviador, podría fácilmente parecer que había salido de una película de espías. Se jugaría el cuello a que las mujeres se derretirían ante un solo guiño del hombre. La curiosidad hizo que sintiera ganas de pedirle que se quitase las gafas. Ella debería estar aterrorizada ante la presencia de ese extraño, pero no tenía ninguna duda de que se trataba de Chad, el amigo con el que Mark había estado hablando. "¡Chad, lo has logrado!" Mark exclamó mientras se acercaba a él. "Lamento no haber podido llegar antes," contestó Chad. ¡Maldita sea! Incluso el sonido de su voz era como una taza de sidra de manzana caliente en una mañana de otoño crujiente. Emily pensaba que debían echarle algo especial a la comida de la zona, porque todo hombre parecía demasiado sexy para cualquier estándar normal. "Esta es mi Emily," dijo Mark mientras se acercaban a ella. Emily sintió que su corazón se hinchaba cuando él dijo que ella suya. Mark nunca intentaba ocultar sus sentimientos hacia ella, pero aún así era increíblemente gratificante que se comportase de una forma tan posesiva. Ella quería pertenecerle, disfrutar de ellos como pareja.


"Es un placer conocerte, Emily. Me gustaría que hubiese sido en otras circunstancias." Le tendió la mano y por un breve momento, Emily no supo qué hacer. Por último, su cerebro se conectó y se puso de pie, dándole la mano. "Gracias por venir, Chad. Estoy segura de que todo esto no es más que una tontería, pero si eso ha hecho que un amigo de Mark venga hasta aquí, entonces ha merecido la pena," dijo con una sonrisa. El hombre se quitó las gafas y sonrió. Sip. Ella había estado en lo cierto acerca de sus ojos. Penetrantes y azules, y harían que cualquier pecadora se diese por vencida y confesase. Mark le había dicho que estaba soltero, y ella no sabía cómo diablos eso podía ser posible. Tal vez tenía algunos fetiches extraños o era un obseso del control. ¿Quién podría saberlo? Emily estaba segura de algo, sin embargo — habría un montón de mujeres por ahí a las que no les importaría lo más mínimo su forma de comportarse con ellas. Estaba demasiado bueno para ser verdad. Un poco de culpa la consumió por tener esos pensamientos acerca de otro hombre. No era que ella le desease, era solo que era una mujer joven y podía apreciar la verdadera belleza en un hombre. A pesar de que el interés hacia él era puramente estético, la evidencia era la evidencia... Se habría jugado lo que fuera a que cuando él y Mark caminaban juntos por la escuela, gobernarían la atención de todos los pasillos. A Emily le encantaría escuchar algunas de esas historias. "Sígueme," dijo Mark, y empezó a caminar hacia la casa. "Espero poder hablar contigo más tarde," Chad le dijo a Emily antes de girarse e ir después de Mark "Si no estuviera locamente enamorada de mi marido, creo que podría saltar sobre ese hombre y rogarle que me llevara hasta el paraíso," dijo Amy mientras se movía al lado de Emily. "Yo estaba pensando lo mismo. ¿Dónde lo ha estado escondiendo Mark todo este tiempo?" Jessica dijo con una risita. Emily se sorprendió al principio, pero al darse cuenta de que estaba pensando exactamente lo mismo que las dos mujeres, de repente rompió a reír tan fuerte que no podía respirar. Cuando por fin recuperó el aliento, miró a sus amigas con alegría. "¿De dónde vienen todos estos hombres? ¿En serio? ¿Nos estarán grabando con cámara oculta? Sinceramente, debería ser ilegal tener ese físico, tanto dinero, y un potencial sexual tan increíble." "Um, ¿cómo sabes acerca de las proezas sexuales de Chad?" Amy le preguntó con una sonrisa. "Oh, estaba hablando de Mark, pero créeme, estoy segura de que Chad podría hacer tintinear las tejas de algunos techos." Ambas mujeres la miraron perplejas antes de echarse a reír con ella. "Oh Emily, estabas destinada a ser nuestra hermana," dijo Jessica. "Es hora de que tomemos un té y nos relajemos un poco."


Las mujeres caminaron alrededor de la piscina y continuaron bromeando. "Juro que como todos los hombres aparezcan por aquí sin sus camisas, no seré responsable de mis actos," anunció Amy. "Ditto. Estoy tan lista para tomar a mi marido, que siento un hormigueo en mis dedos," dijo Jessica. Emily tenía algunas ideas de su propia cosecha sobre lo que le gustaría estar haciendo con Mark en estos momentos, y sonrió mientras echaba la cabeza hacia atrás y se lo imaginaba con todo lujo de detalles. *** "De acuerdo, Chad, quiero que los chicos piensen que eres un nuevo empleado. Por suerte, has estado fuera del país el tiempo suficiente para que solo mi capataz sepa quién eres. Ya le informé de lo que está pasando, así que no va a decir ni una palabra. Obtendrás más información si los chicos piensan que eres uno de ellos. Lo siento, tendrás que dormir en la barraca," añadió con una sonrisa maligna. "Sí, se te ve apenado al respecto," dijo Chad. "Menos mal que he dormido en lugares mucho peores." "Sí, como que me gustaría que la barraca fuese aún más dura de lo que realmente es," continuó Mark. "Qué encanto. Será mejor que me cambié. Quiero ver las cosas inmediato. Cuanto antes nos aseguramos de que tu Emily está segura, más rápido podréis relajaros todos." "Te agradezco que hayas dejado todo para ponerte manos a la obra con esto. Ella es la definitiva, Chad. Nunca he sentido lo mismo por ninguna otra mujer," Mark le reconoció a su amigo. "Supe eso en el instante en que hablamos por teléfono," le dijo Chad antes de partir para ponerse algo de ropa un poco menos llamativa. Le iba a resultar un poco difícil enmascarar su tamaño y comportamiento entre los demás, y como apareciese con la ropa que llevaba en estos momentos, el hombre no podría ocultar ser el rudo militar que verdaderamente era. Chad se cambió rápidamente y se dirigió a los barracones, donde estaba el capataz del rancho. Sin pensarlo conscientemente, se empezó a fijar en todo lo que le rodeaba. Se dio cuenta de los hombres que estaban trabajando en la valla a su derecha, y el hombre a su izquierda alimentando a los caballos. Él no era un hombre que pasase desapercibido fácilmente. Atraparía a ese acosador en cuestión de días, sino horas. Chad no era un hombre arrogante; solo tenía plena seguridad en sí mismo. Había estado en el ejército durante casi veinte años, y había aprendido mucho de ello. Había pocas personas en su vida por las que estuviese dispuesto a dejarlo todo. Mark había pasado a ser uno de los elegidos. Si no hubiera sido por Mark y su familia, la vida de Chad habría sido muy diferente. Habían creído en él y le ayudaron a salir de las horribles circunstancias que le


rodeaban, y le habían ayudado a triunfar en la vida. Chad trató de no prestar más atención a esos pensamientos que le estaban distrayendo y salió por las puertas hacia el barracón. Vio al capataz de inmediato, sentado en una mesa junto a un par de los otros trabajadores del rancho. Se acercó a los hombres con su confianza habitual y se presentó. "Buenos días; soy Chad. Mark me ha contratado y me ha dicho que viniese aquí y me instalase," dijo Chad mientras les tendía la mano. Los hombres le miraron con recelo, como si estuvieran analizando las dimensiones de un nuevo toro. El capataz finalmente se levantó y Chad se quedó impresionado por lo bien que el hombre sabía actuar. Un observador externo jamás habría imaginado que ya se conocían. "Encantado de conocerte, Chad. Soy Bob, el capataz de aquí," dijo, y le estrechó la mano. "Mucho gusto." "¿Por qué no te instales hoy y analizas un poco el terreno? Podrás comenzar a trabajar mañana," dijo Bob, dándole a Chad el tiempo que necesitaba para poder alcanzar el área y hacer un poco de espionaje a través de las cosas de los rancheros. Una vez que los otros hombres regresaron a sus puestos de trabajo, Chad y Bob se sentaron y discutieron la operación. Chad quería saber lo que era un comportamiento normal para los hombres, si alguien había levantado las sospechas de Bob, y si algo parecía fuera de lo normal para él. Bob se comprometió a mantener a los hombres lejos de la barraca entre las tres y las cinco, lo que le daría a Chad algo de tiempo para buscar. Por el momento, Chad se dirigió a inspeccionar el terreno. No vio nada sospechoso, pero no tenía mucho tiempo y tendría que hacer una búsqueda más exhaustiva al día siguiente. Realmente quería visitar las habitaciones de los rancheros. Era mucho más probable encontrar algo sospechoso allí. Esto tenía que ser un trabajo interno — casi siempre lo era. A las tres en punto, salió de nuevo al barracón y sin que nadie le viera, empezó a buscar entre las pertenencias de los hombres. *** "Será mejor que salgamos de aquí por un tiempo. Los chicos pueden ocuparse de los niños. Necesito una pedicura desesperadamente," Jessica les dijo a Emily y a Amy. "Oh, qué gran idea, Jess. Voy a decírselo a Lucas y estaré lista en veinte minutos. Solo quiero cambiarme," dijo Amy y luego salió corriendo a su habitación. "Eso suena muy bien, aunque no me gusta dejar a Trevor solo," dijo Emily. "Él estará bien. Nadie podrá jamás vencer a nuestros hombres," Jessica le aseguró. A Emily le encantaba pensar en Mark como en su hombre. No estaba muy segura de donde estaban, pero hasta ahora, las cosas parecían ser casi perfectas. Bueno, tan


perfectas como podían ser mientras que ella era acosada por un psicópata desconocido. "Tienes razón, por supuesto. Voy a cambiarme y bajaré rápido," dijo Emily y corrió escaleras arriba. "Ten cuidado y no estés fuera demasiado tiempo," Mark le dijo a Emily. Sabía que estaría preocupado mientras que ella estuviese fuera, pero también sabía que le vendría bien salir. Sus nervios estaban a punto de ebullición. Las chicas harían que se olvidara de sus preocupaciones, y Emily podría relajarse, algo que ayudaría más que cualquier otra cosa. "Trata de no sobrepasar el límite de las tarjetas de crédito," Lucas bromeó. "Lo siento, pero no puedo prometerte nada," Amy le dijo a su marido con un guiño. Lucas sonrió mientras las tres mujeres se dirigían hacia la puerta. Amy era mucho más segura que la mujer que él había conocido años atrás. Ella todavía era frugal, pero finalmente se sentía como un igual en el matrimonio. Él le había hecho comprender que el dinero no era nada sin amor, y que lo que era de él era de ella también, y finalmente ella sentía que podía salir con las chicas sin tener que justificar cada pequeña compra. Él se alegraba de ver la confianza que ahora su mujer tenía en sí misma. "Adoro a esa mujer," dijo Lucas mientras que las tres mujeres desaparecían por la puerta. "Ditto, hermano," dijo Alex. "Estoy con vosotros," agregó Mark. Ambos hermanos se volvieron para sonreír a Mark. Estaban contentos de que pareciese que por fin había encontrado a la definitiva. El hecho de que ella hubiese llegado a su vida cuando los dos hermanos mayores estaban ya casados era una ventaja añadida. Demostraba que los dos hombres habían madurado tanto, que no trababan siquiera de burlarse de Mark. "No puedo creer lo mucho que los tres luchamos por mantener nuestra soltería. ¿Qué demonios estábamos pensando?" Preguntó Alex. "¿Verdad?" Preguntó Lucas. "Yo lo llevé muy mal, pero, Alex, tú fuiste un completo idiota," añadió. "Lo sé. No me gusta ni siquiera pensar en lo que le hice pasar a Jessica. Ella nunca lo menciona, nunca trata de culparme por el dolor que llegué a causarle. Todavía no me la merezco, pero trato de hacer las paces con ella todos los días. ¡Caminaría sobre cristales por esa mujer!" "Eso es lo que pasa cuando estás enamorado. Te dan ganas de escribir poemas, y comprar flores. Te dan ganas de caer a sus pies. Nunca, nunca, y quiero decir nunca, le digáis a los chicos de la oficina que yo he dicho nada de esto," advirtió Lucas. "Estoy contigo. Pensarían que nos hemos vuelto demasiado blanditos," Alex estuvo de acuerdo. "Pensé que enamorarme de una sola mujer sería el fin, pero viéndoos a vosotros con vuestras esposas y viendo lo felices que os han hecho en estos últimos años, comencé a


sentir la necesidad de encontrar algo más. Sentía que me faltaba algo. Todavía estaba convencido de que no quería casarme, pero desde que Emily ha entrado en mi vida, me parece que he cambiado de opinión," dijo Mark. "¿Eso significa que vas a hacerle la pregunta?" Lucas preguntó sorprendido. Su hermano llevaba muy pocos meses con Emily. ¿No era demasiado pronto? "Sí, pero todavía no. Es demasiado pronto para el matrimonio, solo sé que jamás la dejaré ir. Además, quiero mucho a Trevor. Quiero que sea mi hijo. Su padre se ha ido, y por lo que he descubierto, los padres de su padre eran unas personas terribles. Emily también perdió a sus padres." "¿Qué sabes acerca de los abuelos del niño?" Preguntó Alex. "Emily no me ha contado mucho todavía, pero yo quise saber por qué estaba tan asustada cuando llegó aquí por primera vez. Era bastante obvio que estaba ocultando algo. Tuve que asegurarme de que no se tratase de algo demasiado serio." "¿Es algo que se pueda solucionar?" Preguntó Lucas, siempre con ganas de ser el héroe. "No sé la historia completa, porque me niego a husmear demasiado en su vida. Solo sé que ella no fue feliz en su matrimonio, que su ex no la trataba bien ni tampoco a Trevor. También sé que los padres de él eran aún peores." "¿Por qué no te informas mejor? ¿Qué pasa si es algo serio?" A Lucas no le gustaba que las respuestas fueran dejadas sin contestar. "Ella me lo contará cuando lo crea necesario, Lucas. Tengo que darle tiempo." "Bueno, si estás de acuerdo con eso, nosotros no somos nadie para no estarlo," dijo Alex, pero a ninguno de los hermanos le hacía ilusión tener que esperar. Si había algo que solucionar, ellos querían hacerlo en ese preciso instante. "Sé que esto no os gusta nada," dijo Mark con un poco de resentimiento. "Está bien, tenemos que cambiar de tema. Voy a estar estresado toda la noche si no me tomo una copa y veo el partido. No quiero que Amy lo sepa, pero no me gusta nada lo que está pasando, y me preocupa que esté ahí fuera." "Sí, a mí me pasa lo mismo, pero están más seguras fuera de casa que aquí. Nosotros también estamos a salvo — siempre y cuando los hombres no sepan que tenemos un guardia entre ellos." "Mierda, eso no acabaría nada bien," dijo Lucas. "Papá ha estado actuando con muchos aires de grandeza ahora que los tres hemos sentado la cabeza," dijo Alex con una sonrisa. "Sí, nos ha estado presionando durante demasiado tiempo," dijo Mark. "Al menos hemos encontrado a nuestras mujeres sin su intromisión," dijo Lucas. Los tres hombres se rieron de lo que percibían como su independencia. Joseph pasó cerca de sus tres hijos y les escuchó hablar. Él mismo se estaba riendo internamente de sus tristes ilusiones. Algún día, les diría la verdad. No, solo de pensar en la reacción de Katherine, decidió que sería mejor no hacerlo después de todo. Pero al menos


siempre serĂ­a capaz de darse unas palmaditas en la espalda por ello.


Capítulo Veintidós "OH, DIOS mío; esto es maravilloso," exclamó Emily mientras que una mujer le frotaba una loción ligeramente perfumada en sus pies. "En serio, creo que he muerto y he ido al cielo," ronroneó Amy. Sus pies estaban dentro del agua perfumada, burbujeante y caliente. "Nunca me voy a marchar de aquí," añadió Jessica mientras que otra mujer le pintaba las uñas de un profundo color rojo. Las tres chicas estaban tendidas a unas confortables sillas de lujo y hablaban de sus cosas. "Me encanta ser madre, pero es tan agradable escaparse a veces y pasar un rato con mis dos mejores amigas," dijo Amy. "Estoy de acuerdo," Jessica y Emily dijeron al unísono. Después de que terminasen con sus pedicuras y manicuras, caminaron a través del enorme centro comercial de Seattle. "Necesito algo de lencería sexy," dijo Amy. "Qué buena idea; vayamos a Victoria Secret," dijo Jessica. Las dos mujeres obligaron a Emily a que se comprase un par de conjuntos que la hicieron sonrojar incluso desde el estante de exhibición. Las tres mujeres salieron de la tienda con ropa interior nueva, lociones y perfumes. "Estoy deseando que Lucas me vea con esto esta noche. Se va a volver loco," dijo Amy con confianza. "No nos esperéis a Alex ni a mí hasta mañana por la tarde," dijo Jessica con un guiño. Emily estaba aterrorizada solo con la idea de ponerse esa ropa. ¿Y si a Mark no le gustaba? ¿Y si pensaba que era demasiado? Las chicas le pidieron que usara el de color rojo pasión, a juego con las uñas de sus pies, y que les diera un informe detallado sobre la reacción de Mark al día siguiente. No podía echarse atrás, por lo que tendría que reunir el valor de alguna manera. De ninguna manera él iba a rechazarla — no tenía ninguna duda al respecto. Solo tenía que dejar de actuar como una tonta. Las tres mujeres recorrieron el centro comercial y acabaron comprando demasiado. La mayor parte de sus compras fueron para sus hijos y sus hombres, pero también se compraron algo de ropa y algunos zapatos para ellas. Emily se sentía un poco culpable por haber gastado tanto dinero, pero no había hecho ninguna compra importante desde que compró las cosas que Trevor necesitaba para el colegio, por lo que se permitió disfrutar del día. En el momento en que se detuvieron frente a la casa, ya era de noche, y los tres chicos estaban paseando por el porche, esperando. "¿Por qué habéis tardado tanto?" Preguntó Mark, mostrando su preocupación en su rostro.


"Oh, Mark, dejar de ser tan sobre protector. Sabes que a las chicas nos lleva nuestro tiempo encontrar los vestidos perfectos," Jessica le reprendió. "Los tres podéis encargaros de nuestras bolsas," añadió Amy. "A excepción de estas," dijo Jessica guiñándole un ojo a su marido. Los tres hombres vieron a las chicas con bolsas de Victoria Secret y su irritación se evaporó al instante. Ellos sabían lo que vendían en esa tienda. "Bueno, es muy tarde, y los niños ya están dormidos," dijo Lucas de pronto con un bostezo falso. "Sí, estoy realmente agotado," Mark añadió con entusiasmo. "Vayamos a descansar," dijo Alex. "Los tres podéis sentaros en el sofá con vuestro padre y tomar una copa. Hemos estado de compras todo el día y necesitamos comer algo y asearnos," dijo Amy, y todos los hombres fruncieron el ceño. "Está bien," Mark gruñó y siguió a sus hermanos hacia la casa con las manos cargadas de bolsas. Se alegró cuando descubrió que varias pertenecían a Emily. La mujer tenía que salir y mimarse con más frecuencia. Una hora más tarde, Mark no podía esperar más y corrió escaleras arriba hasta la habitación que compartía con Emily. Entró y cerró la puerta. La puerta del baño estaba cerrada, así que se quitó la ropa y se metió en la cama a esperarla. La había echado mucho de menos y quería volver a tenerla entre sus brazos. La necesidad que le recorría era tan intensa que casi se echó a reír, era demasiado ridículo. Ella había estado fuera solo una tarde. No era como si hubieran estado separados durante una semana. Pensó que se debía a que todo era nuevo y todavía estaban impulsados totalmente por la lujuria. Seguro que se pasaría con el tiempo. Sin embargo, esperaba que el hambre nunca desapareciese por completo, y francamente no veía cómo podría hacerlo. Esa mujer realmente sabía cómo disparar su gatillo. Cuando la puerta se abrió y ella salió, Mark no pudo respirar por unos momentos. Ella, literalmente, le dejó sin aliento. Cuando por fin consiguió que su cerebro y sus pulmones se pusieran de nuevo en funcionamiento, su olor casi le hizo sufrir un infarto. Emily se acercó a él tímidamente, con dos pequeños trozos de encaje rojo que no escondían nada de su vista. Las ligas en la parte superior de sus muslos le rogaban que se perdiese lentamente por sus torneadas piernas, y los tacones en sus delicados pies exhibían las sensuales uñas rojas en los dedos de sus pies a la perfección. Era un sueño hecho realidad, y Mark tuvo que esforzarse para no tomarla en una rápida embestida. Ella había dedicado mucho tiempo preparándose para hacer su fantasía realidad, así que lo menos que él podía hacer era mostrarle su agradecimiento complaciéndola. "Estás tan condenadamente sexy," se las arregló para decir a través de su garganta reseca. Ella sonrió tímidamente. "¿Te gusta la ropa? Las chicas insistieron en que la comprase," dijo con un poco de vergüenza. "Gustar no es una palabra lo suficientemente fuerte," dijo con voz entrecortada. Se puso de pie para cerrar los pocos metros que le separaban de ella, y ella pudo ver su obvia aprobación. Estaba


completamente desnudo, y su plena excitación era toda la evidencia que Emily necesitaba. Emily ganó más confianza y le empujó hacia la cama, haciendo que se sentara en el borde. Se puso de pie entre sus muslos y lentamente llevó sus labios a los de él. Él extendió la mano para tirar de ella hacia él, y ella negó con la cabeza. "No puedes tocarme," le susurró al oído y luego lamió su lóbulo. Mark se estremeció cuando su cálido aliento acarició el punto sensible. Él obedientemente puso sus manos sobre la cama, junto a él, a pesar de que ella le estaba matando lentamente. En el fondo estaba disfrutando del juego al que ella estaba jugando así que decidió dejar que lo llevase a cabo. Emily lamió su cuello, y luego mordisqueó el punto donde podía notar su acelerado pulso. Calmó el área con sus labios y luego se abrió paso hacia su mejilla, hasta que finalmente puso sus labios contra los suyos. Cuando ella pasó la lengua por su labio inferior, él abrió la boca obedientemente, permitiéndole el acceso. Su lengua se enredó con la suya mientras le acariciaba los brazos y el pecho con las manos. Frotó su condición de mujer contra su palpitante erección, y él casi saltó de la cama. Mark comenzó a acercarse a ella, y ella se echó hacia atrás y sacudió la cabeza. Mark se quejó en voz alta mientras la obedecía de nuevo. "Eres deslumbrante, Emily," susurró mientras que otra ola de placer le recorría. Ella sonrió seductoramente y luego, lentamente, le empujó sobre la cama. Sus piernas aún estaban colgando por el borde, y ella se inclinó sobre él para besar su camino hacia su garganta. Siguió besándole camino a través de su musculoso pecho y pasó la lengua por sus pezones. Él saltó como ella mordió la sensible carne y luego volvió a pasar la lengua por ella. Cuando bajó la cabeza para continuar su camino hacia el estómago, él gimió en voz alta. No podía aguantar mucho más. Su seducción iba a terminar antes de que él pudiera estar dentro de ella. Cuando Emily cerró su mano alrededor de su excitación y frotó la sensible cabeza, él le suplicó. "Emily, por favor." "Por favor, ¿qué?" Dijo ella sin aliento. Estaba tan excitada al ver su reacción, que ella misma no iba a durar tampoco mucho tiempo. "No voy a aguantar mucho más, y no quiero que este acabe antes de tiempo," exclamó Mark. Ella le sonrió y luego le condujo dentro de su boca. La visión de sus labios rojos rodeando su palpitante erección palpitante hizo a Mark temblar. Podía sentir que iba a perder el control en cualquier instante. Trató de acercarse a ella de nuevo, pero ella negó con la cabeza, girando la boca sobre él. Definitivamente no iba a lograr aguantar. Emily agarró la base de su pene con fuerza, y lo llevó dentro de su boca de nuevo. Mark era un caso perdido. Ella se detuvo y bajó sobre su eje de nuevo, y él gritó cuando su orgasmo le sacudió. Ella siguió acariciando su erección, extrayendo su placer. Cuando Emily por fin se echó hacia atrás y le lamió la cabeza todavía sensible,


todo su cuerpo se estremeció. "Cariño, lo siento. Eso no debía haber sucedido," dijo mientras ella se arrastraba hacia él. Ella sonrió y comenzó a acariciarle desde la cabeza a los pies. "Sí, sí que debía," dijo con una traviesa luz en sus ojos. "Un día de estos vas a matarme," se quejó mientras que la giraba juguetonamente sobre su espalda. "Dame unos minutos para que pueda torturarte yo a ti, y verás lo que es bueno," dijo mientras su lengua le empezaba a hacer cosas mágicas por el cuello. Mark besó su camino hacia sus pechos apenas cubiertos. Sus manos amasaron los montículos de seda, y luego inclinó la cabeza para succionar los pezones a través de la fina tela de su ropa interior. Ella jadeó ante la sensación. Finalmente Mark rasgó el delicado tejido y chupó uno de los pezones dentro de su boca. Su lengua bailaba alrededor del rosado pezón, lo que hizo que ella arquease la espalda y se separase de la cama. Alternando la succión y las caricias entre ambos pezones, Mark se sorprendió al darse cuenta de que su cuerpo satisfecho estaba empezando a reaccionar de nuevo. Cada vez se ponía más duro ante la idea de sumergirse dentro de ella de nuevo. Jamás podría saciarse de ella. Movió los labios por su cuerpo hasta llegar a su ombligo. Su lengua dibujó remolinos alrededor de él mientras que sus manos bajaban aún más. Separó sus piernas y luego hundió la cabeza entre sus humedecidos muslos. El primer golpe de su lengua sobre su sensible clítoris hizo que Emily se separase del colchón. Mark pasó la lengua por todo ella, besando sus rosados y suaves pliegues íntimamente. Estaba dispuesto a tomarla en cuestión de segundos. Metió los dedos dentro de ella, sintiendo cómo su húmedo calor le rodeaba. Ella levantó sus caderas para tomarle más profundamente. Él comenzó a bombear sus dedos más rápido dentro y fuera de ella cuando su lengua se arremolinó alrededor de la endurecida protuberancia. "¡Mark!" Emily gritó mientras que su cuerpo comenzaba a convulsionar a su alrededor. Mark detuvo sus manos y lengua y luego mordió la parte interior de su muslo. Emily se dejó caer en la cama, inerte, respirando con dificultad. Poco a poco, Mark besó su camino de regreso hasta su estómago. Se detuvo en su pecho y corrió suavemente la lengua por los picos antes de continuar hasta el cuello. Mark se encontró a sí mismo en el interior de sus muslos y lentamente se hundió a sí mismo profundamente dentro de ella. Emily se quedó sin aliento al sentir su virilidad palpitante llenándola completamente. Mark podía ver la sorpresa en sus ojos porque estuviese listo de nuevo para ella tan pronto. Él comenzó a moverse lentamente dentro y fuera de ella, dándoles placer a los dos. Ahora podían tomarse todo el tiempo del mundo y disfrutar del éxtasis. Ella comenzó a gemir, y él se apoderó de sus labios una vez más mientras seguía embistiendo lenta y profundamente dentro de su calor. Ella envolvió sus piernas alrededor de él para que pudiera penetrarla más


profundamente. Sus respiraciones se hicieron superficiales y trabajosas como el ritmo cardiaco de ambos comenzó a aumentar. La sensación del pecho de Mark rozando sus sensibles pezones estaba haciendo que la presión en su ser fuese casi insoportable. La sensación de tenerle dentro de ella, tocándola por todas partes, la llevó de nuevo sobre la cima. Ella levantó sus caderas para encontrarse con él, deleitándose del golpeteo rítmico de las caderas de ambos en el baile más antiguo de todos los tiempos. Las uñas de Emily arañaron su espalda mientras él seguía besándola, imitando el movimiento de sus cuerpos. Finalmente, la agarró por las caderas para aumentar la velocidad de su empuje. Él la estaba penetrando tan rápido y duramente que ella sabía que todo su cuerpo le dolería al día siguiente, pero en ese momento, Emily solo quería más. "Más duro," jadeó ella mientras él la penetraba. Él gimió en voz alta y luego obedeció. Mark la penetró un par de veces más, y el cuerpo de ella comenzó a temblar con su liberación. Ella le agarró con fuerza mientras los espasmos la alcanzaban. Mark gritó su nombre mientras disparaba su liberación dentro de ella, con su cuerpo estrujándole a su alrededor. Mientras trataba de recuperar el control sobre su respiración, él la apretó contra él, negándose a salir de ella. Su fuerza regresó lentamente, y finalmente logró girarse sobre su costado, llevándola con él. Él le acarició la espalda durante un tiempo, besándola suavemente. Tomó sus hinchados labios y miró hacia abajo para ver sus caderas enrojecidas, donde sus dedos se habían apoderado de ella. "Emily, lo siento. He sido demasiado brusco," se disculpó. Ella le miró anonadada. "¿Me estás tomando el pelo? Ha sido increíble. Tú eres increíble. Yo nunca en mi vida he tenido un sexo tan increíble. Sé que estoy diciendo increíble sin parar, pero simplemente no hay otra palabra para describirlo," dijo con un ronroneo. Ella le besó profundamente para hacerle comprender que realmente lo sentía de corazón. "Gracias, Mark, por mostrarme cómo se supone que una mujer ha de ser amada," dijo ella, demostrándole que hablaba en serio. Mark se relajó visiblemente. "Dame alrededor de una semana y te lo mostraré de nuevo," dijo Mark. "No creo que pueda esperar tanto," dijo ella mientras bajaba su mano por su cuerpo y le acariciaba. "Mujer, estás tratando de matarme," dijo él mientras la besaba de nuevo. Pasaron las horas siguientes besándose, tocándose, y riendo. Nadie salió de su habitación hasta altas horas de la tarde al día siguiente.


Capítulo Veintitrés "MARK, he encontrado muchas fotos de Emily entre las pertenencias de Chris. Voy a hacer algunas comprobaciones y ver lo que puedo averiguar. Mantén un ojo en el hombre; yo debería tener todo resuelto en un par de horas," dijo Chad. "Así lo haré," respondió Mark, decidiendo que Chris estaría trabajando con él hoy. Mark se dirigió al granero y encontró a Bob con Chris y algunos de los otros chicos. "Oye, Bob; te voy a robar a Chris un momento. Necesito ayuda con los pastos del sur," dijo Mark. "Sin problemas, jefe." Chris siguió a Mark hacia el campo y ambos hombres comenzaron a trabajar en la valla. "¿Te gusta trabajar aquí, Chris?" Eso era algo que le gustaba preguntar a todos sus hombres, pero Mark estaba tenso mientras esperaba la respuesta de este en particular. Nunca había notado nada extraño en el hombre, lo que empeoraba la situación. ¿Podría un Anderson estar perdiendo su gancho? "Es un buen trabajo," respondió Chris mientras resoplaba y clavaba unos clavos. "¿Has trabajado en muchos otros ranchos?" Mark se aseguró de mantener una voz amigable. No quería levantar sospechas. "Este es mi primer rancho. He hecho un poco de todo. Me gusta vagar por ahí, no estar en el mismo lugar durante mucho tiempo." Esa era una respuesta sospechosa. Mark estaba cada vez más nervioso, pensando que había cometido un grave error al contratar a ese hombre. "¿Tienes alguna familia que te esté esperando en algún lugar?" Los ojos de Chris se estrecharon cuando se volvió hacia Mark. "¿Hay algún problema? ¿A qué vienen todas estas preguntas?" A Mark siempre le gustaba conocer a los hombres que trabajaban para él, y en su experiencia, a los vaqueros les gustaba hablar de sí mismos, por lo que su vello se fue poniendo cada vez más de punta. "Hablo con todos mis hombres de la misma manera, Chris. ¿Hay algo que estés tratando de ocultarme?" Mark no iba a irse por las ramas. Tanto si Chad encontraba algo o no, el hombre iba a dejar de trabajar en su rancho de inmediato. "Lo siento. No me gusta mucho hablar de la familia," murmuró, retrocediendo inmediatamente. "¿Por qué no?" Con un suspiro, como si supiera que tenía que responder quisiese o no, Chris siguió mirando hacia el suelo mientras comenzaba a hablar. "Tuve una esposa y un hijo. Ambos murieron hace cinco años en un banco. Un punky decidió que no quería trabajar más, y pensó que robando un banco obtendría dinero fácil. Mi esposa estaba allí depositando mi maldito cheque," gruñó Chris.


Mark sintió un dolor en el pecho ante las palabras del hombre. Si el hombre estaba mintiendo, era un excelente actor. Una cruda emoción emanaba de él. "Lo siento." Mark no sabía qué más decir. "Sí, eso es lo único que me dice todo el mundo. Atraparon al chico y pasará el resto de su vida en la cárcel, pero eso no va a devolverme a mi familia." Eso era cierto, pensó Mark. Nada podría sellar las heridas de nuevo. Que alguien te arrebatase a tus seres queridos era algo imperdonable. Cuando Chad se acercó unos minutos más tarde, Mark se sintió aliviado. No quería sentir simpatía por un hombre que podría estar acosando a su novia. Tal vez el dolor había sido demasiado duro de soportar para Chris y ahora esta era su forma de vengarse del mundo. "Eh, jefe; ¿podemos entrar? Tengo algunas cosas que mostrarte. Chris puede venir con nosotros," dijo Chad con indiferencia. Mark supo que Chad había encontrado las respuestas que buscaba por la mirada que le dio. Solo estaba tratando de alejar a Chris de cualquier otra persona en este momento. Por suerte, Chris no pareció darse cuenta de que algo pasaba. Chad era un hombre lo suficientemente inteligente como para haber conseguido que el resto de la familia saliese de casa mientras que él tenía todo resuelto. Los tres caminaron hacia el refugio, y un par de oficiales de policía estaban allí esperándoles. "¿Qué está pasando?" Chris preguntó con suspicacia. "Eso es precisamente lo que nosotros queremos preguntarte a ti," dijo Mark. Sobre la mesa estaban las fotos que Chad había encontrado y un impreso con el historial policial de Chris. El hombre entrecerró los ojos y miró a Chad. Chad le sonrió con una expresión que parecía decir, Adelante, amigo. "¿Qué demonios es esto? ¿Es que ahora está bien entrometerse en las cosas de la gente?" Gritó Chris. "¿Qué estás haciendo con todas estas fotos de Emily?" Mark le preguntó con una voz de calma mortal. De hecho, no estaba calmado sino todo lo contrario, pero no iba a dejar que ese pedazo de basura lo notase. Había incluso una foto de él y Emily de la primera noche que hicieron el amor. Ella apenas estaba cubierta y envuelta firmemente en sus brazos en la terraza de arriba. Mark estaba viendo más que rojo en estos momentos. "Puedo tener fotos de quien yo quiera." "No puedes acechar a mi novia, Chris, aterrorizarla y hacer que tema por su vida," Mark gritó antes de mostrarle al hombre un par de fotos de Emily que eran una clara invasión de su privacidad. El rostro de Chris palideció al ver esas fotos. Chad debía haberlas encontrado en algún escondite secreto que el hombre pensaba, era seguro. Miró nerviosamente a los oficiales de policía. "Una vez que me di cuenta de que eras un criminal condenado y en libertad condicional, decidí investigar un poco más," dijo Chad. "Encontré estas fotos en una


tabla suelta en el suelo de tu habitación. Creo que estas imágenes serían una clara violación de tu libertad condicional." "Ese crimen fue una mierda. Fui a por el chico que mató a mi mujer," gritó, perdiendo rápidamente el control. "No me importa una mierda por qué eres un criminal. Me importa por qué le hiciste estas fotos a Emily," Mark gritó de vuelta. "No podéis probar que son mías," Chris se burló. "Podrían pertenecer a alguno de los otros chicos," gritó con una furia apenas controlada. "De hecho, podemos demostrar que son tuyas, ya que también encontramos la cámara con la que fueron tomadas," replicó Chad. "No puedo creer que hayas podido engañarme, y que haya dejado que te acercases a mi familia," dijo Mark. "Supongo que no eres tan inteligente, rico pedazo de mierda," Chris se burló. Había algo más que el hombre no les estaba diciendo. Chad recogió la señal, pero Mark estaba tan furioso que no veía nada más allá de su ira. "¿Por qué tomaste estas fotos, Chris?" Preguntó Chad, tratando de calmar la situación. "No es asunto tuyo, inflado pedazo de carne," gruñó Chris. "Oficial, me gustaría presentar cargos contra este hombre por acosar a mi novia," dijo Mark. No quería seguir conversando con ese pedazo de escoria. Chad intentó interrumpir, pero todo estaba moviéndose hacia adelante demasiado rápido. Él normalmente escuchaba sus corazonadas, pero lo dejó pasar esta vez. Habían capturado al malo; todo había terminado. El oficial se acercó a Chris y comenzó a leerle sus derechos. "¿Qué demonios estás diciendo? No la he acosado, solo le he tirado unas cuantas fotos," gritó Chris, tratando de zafarse de los policías. Nadie le escuchó, y los oficiales le arrastraron rápidamente fuera de la habitación. Mark sintió como si un peso de cincuenta kilos hubiese sido levantado de sus hombros. Chris iba a volver a la cárcel por violar su libertad condicional. Por fin estaba fuera de sus vidas. Mark estaba disgustado consigo mismo por permitir que ese hombre hubiese entrado en su casa. Normalmente solía tener buen ojo para la gente. Debía haber estado más despistado de lo que pensaba. Ahora que Emily y Trevor vivían allí y sus sobrinos venían tanto a visitarle, tendría que conocer a fondo a todos sus empleados. De ninguna manera volvería a abrirle las puertas de su casa a ningún hombre como Chad y dejar que esté tan cerca de sus seres queridos. "Gracias, Chad. Has encontrado al acosador más rápido de lo que pensé que sería posible. A mí me hubiese llevado mucho más tiempo," Mark le dijo a su amigo. "Sabes que no hay nada que no haría por ti," le dijo Chad. "No me debes nada, pero te agradezco mucho que hayas venido," dijo Mark.


"Bueno, no puedo estar de acuerdo contigo en eso," dijo Chad, y luego le dio una palmada a Mark en la espalda. "Eres un hombre verdaderamente terco," Mark respondió."Mira quién habla. Creo que tu rasgo más distintivo es tu cabezonería." Dijo Chad con una sonrisa. "Claro, claro," murmuró Mark, y luego volteó los ojos hacia arriba. "Sé que ese hombre es el peor tipo que uno pueda echarse a la cara, pero tengo que decirte que tengo un mal presentimiento, Mark. No sé — es solo una impresión. Mantén los ojos bien abiertos, ¿de acuerdo? No me tranquiliza en absoluto que no hayan podido extraer las huellas, y en consecuencia, el ADN de las cartas." "Creo que has estado en el servicio demasiado tiempo, y no sabes cuándo aceptar que la batalla ha terminado," dijo Mark con una sonrisa. Chad no se rio. "Ten cuidado. Al menos concédeme el beneficio de la duda," insistió Chad. "De acuerdo. Tendré cuidado. No te preocupes, no voy a dejar que nada le suceda a la gente que quiero." "Sé que no lo harás. Eres uno de los mejores hombres que conozco." Los dos hombres rara vez se decían algo tan profundo, y Chad se sintió un poco incómodo y se volvió hacia la puerta. "Ahora tengo que irme." "Lo sé. ¿Cuánto tiempo vas a estar fuera?" Le preguntó Mark. "No estoy seguro." Hablaron unos minutos más, y luego Chad salió tan rápido como había llegado. "Ahora que todo está bien, será mejor que nosotros también volvamos a nuestras vidas," dijo Lucas cuando la familia regresó. "Os agradezco mucho que hayáis dejado todo para estar aquí con nosotros," dijo Mark. "Por supuesto, hermano." La familia hizo las maletas rápidamente y todos se fueron antes de que Emily pudiera siquiera darse cuenta. Era triste verles marchar. Se había encariñado mucho de Amy y Jessica, y el sonido de las risas de sus hijos llenando las habitaciones. Emily y Mark volvieron a su vieja rutina rápidamente. Ella se ofreció a regresar a su habitación, y ocultó su renuencia. Cuando él le dijo que no quería que dejara su dormitorio, ella se sintió aliviada. Trevor estaba en pleno auge, y sus vidas se estaban desarrollando a un nivel incluso glorioso. Emily pensaba que nada malo podría ocurrir de aquí en adelante. No podía estar más equivocada.


Capítulo Veinticuatro ESTABA siendo un gran día. Trevor había ido a montar a caballo con Mark y Emily se sentía realizada. No solo había preparado ya la cena, sino que también se las había arreglado para hacer varias docenas de galletas, que sabía, no llegarían al final del día, dos docenas de magdalenas y un guiso para mañana. Podía hacer muchas cosas cuando Mark no estaba allí para distraerla. Cuando sonó el timbre, ni siquiera le importó que Edward estuviera comprando provisiones para ella en el supermercado y que la interrumpiesen. Después de que se encargara de contestar, se daría un largo baño de burbujas y leería un buen libro de bolsillo. Se lo había ganado. Respondiendo a la puerta con una sonrisa, Emily se encontró con un hombre en uniforme que sostenía un portapapeles. "¿Es usted Emily Jackson?" El hombre preguntó amablemente. "Sí, ¿cómo puedo ayudarle?" "Tengo una entrega especial para usted. ¿Puede firmar aquí?" "Claro," respondió ella y firmó la hoja de papel, pensando que era algo que Mark había pedido. "Gracias; ha sido notificada oficialmente," el hombre anunció y se alejó rápidamente. Emily miró los papeles que el hombre le había dado. Sus ex suegros le habían encontrado y habían vuelto a solicitar la custodia de su hijo. Le habían denunciado por desacato al tribunal, y si ella no se presentaba en California el lunes siguiente, a menos de una semana, sería detenida y le quitarían a Trevor. Emily inmediatamente comenzó a entrar en pánico. No quería ir a ese tribunal; sabía que los padres de su difunto marido rico tenían al juez en el bolsillo. Sabía sin lugar a dudas que ganarían. Comenzó a hacer algunos cálculos mentales y decidió que tendría que huir de nuevo. Había ahorrado la mayor parte de sus ingresos y tenía suficiente para instalarse en otro lugar y sobrevivir durante varios meses, pero el dinero se acabaría, y si no encontraba otro trabajo rápidamente, ella y su hijo se quedarían sin hogar. Había estado en esa situación antes y podría pasar por ello de nuevo. Sería demasiado duro para los dos estar lejos de Mark y el resto de la familia Anderson, junto con todos los vaqueros de los que tanto se habían encariñado, pero nada de eso importaba si Trevor no estaba con ella. Emily no quería dejar a Mark. Le quería demasiado, y Trevor estaba creciendo. Sería devastador para el pequeño tener que mudarse, pero no tendría ninguna opción de todos modos si ella se presentaba en esa audiencia. El niño tendría que vivir con sus viles abuelos, y sería aún más miserable. El vínculo entre Trevor y Mark era precioso, y su hijo iba a sufrir, decidiera ella lo que decidiera. En este momento, se sentía como un fracaso como madre. No podía


creer que se hubiese permitido que ella y su hijo se encariñasen tanto de algo que ella sabía, solo podía ser temporal. Casi en trance, se trasladó a la cocina, y se sentó a la mesa, apenas capaz de contener las lágrimas cuando Mark y Trevor entraron por la puerta. Ella se negó a dejar que sus emociones la desbordaran. Tenía que ser fuerte por ella y su hijo. Los dos hombres más importantes de su vida estaban riendo y hablando con entusiasmo sobre lo gracioso que era ver a los nuevos caballos aprender a caminar. Uno de los cachorros, que ahora estaba enorme, se arrastró hasta los pies de Trevor. La visión de ellos hizo que Emily tuviese que doblar sus esfuerzos por evitar que las lágrimas fueran derramadas. Ella se dio la vuelta y recuperó algo de compostura, tratando de no disgustar a su hijo. Odiaba tener que alejarle del rancho, su gran escuela, y toda la familia. Pero era la única manera de que ambos permaneciesen juntos. Mark conocía a Emily demasiado bien como para dejarse engañar. Inmediatamente le dijo a Trevor que se cambiase y se preparase para la cena. Una vez que el niño se alejó, Mark se sentó y esperó a que Emily le contase lo que estaba pasando. "Me han encontrado," dijo ella simplemente. "¿Quién?" Le preguntó Mark. Ella se dio cuenta en ese momento que no le había contado nada acerca de los problemas que estaba teniendo con la custodia de su hijo. "Es una larga historia." "Bueno, ¿qué mejor momento que ahora para que empieces a contármela?" Dijo Mark con un tono tranquilizador. Emily respiró hondo y empezó. Mark no dijo ni una sola palabra mientras ella le explicaba lo terrible que había sido su matrimonio y el marido tan controlador que había tenido. Los ojos de Mark se volvieron rendijas mientras que ella le contaba sobre los intentos de sus ex suegros por quitarle a su hijo. Cuando terminó con la parte de que tenían al juez en su bolsillo, él simplemente asintió con la cabeza como si entendiera. "No tuve otra opción que huir de allí," le dijo Emily. "Tenía que mantener a Trevor conmigo. Sé que ellos le pueden proporcionar todo lo que el dinero puede comprar, pero nunca le darían amor. Ellos solo quieren tenerle porque han perdido a su único hijo, y están tratando de simular que son unos abuelos cariñosos y preocupados. Apenas se dieron cuenta de su existencia anteriormente. No son nada en absoluto como tu familia, Mark." "Siento que hayas tenido que pasar por todo eso, Emily," dijo Mark antes de tomar su mano entre las suyas." Me gustaría que me lo hubieses contado antes — podría haberte ayudado. Ya podríamos tener todo este asunto resuelto." "Mark, no puedo ganar a esa gente. Saben dónde estamos. No tengo más remedio que huir," dijo, ahogando el llanto que quería romper. Ella era más fuerte que todo eso, se reprendió a sí misma.


Mark no dijo nada durante unos momentos mientras que ella permanecía regodeándose en su miseria. El hombre se sentó a su lado, acariciando su espalda mientras ella lograba controlar sus emociones. Luego él levantó su barbilla para mirarla directamente a los ojos. "Emily, ¿tú quieres irte?" Le preguntó. Necesitaba saber cómo se sentía. Él iba a ayudarla sin importar cuál fuera la respuesta, pero necesitaba saber que quería estar allí con él. "Por supuesto que no quiero irme. Trevor es muy feliz aquí, y yo te quiero. Pero no puedo perder a mi hijo," dijo ella, exasperada. En el calor de su pasión y frustración, Emily no se había dado cuenta de que le había dicho que le quería. Era la primera vez. Mark se deleitó con la sensación que esas palabras suscitaron en su interior y sintió cómo su corazón se hinchaba. Sí, estarían bien. "Emily, no tienes que irte. Quiero que tú y Trevor estéis aquí. Nos casaremos y nos presentaremos en esa audiencia por la custodia juntos — como marido y mujer. Ellos pueden tener al juez en el bolsillo trasero, pero tú, mi amor, me estás subestimando. En primer lugar, vamos a tratar de conseguir que los Jacksons se calmen, pero si quieren luchar, lucharemos contra ellos. Si los abuelos de Trevor quieren pelear contigo, van a tener que vérselas conmigo." Emily le miró con una mezcla de horror y esperanza. Acababa de proponerle — o más bien, exigirle — que se casasen, y se comprometía a no dejar que nadie alejase jamás a su hijo de ella. Emily no sabía qué decir. "Mark, no puedo pedirte que hagas eso," finalmente respondió. "Emily, quiero a Trevor como si fuera mi hijo. Mi familia también le quiere, y nosotros protegemos a los nuestros. Además que no puedo imaginarme despertar todos los días sin ti a mi lado. Quiero que te quedes, y no voy a dejar que esas personas nos separen." "Pero —" Emily, nunca antes había planeado casarme. Entonces vi a mis hermanos hacerlo, y tener hijos, y me di cuenta de que no era algo tan malo. Podríamos estar muy bien juntos si nos das una oportunidad. Si las cosas no salen bien, por alguna razón, no tendrás que estar pegada a mí para siempre," dijo encogiéndose de hombros. Eso le dolió a Emily más de lo que él jamás sabría — hablar de su relación llegando a su fin, como si no fueran nada — pero Mark tenía razón. Si el matrimonio la mantendría a su lado por más tiempo y haría que Trevor estuviera seguro, entonces no tenía nada que perder. Ella le quería, y él le había dicho que se preocupaba por ella. ¿No se construían muchos matrimonios con mucho menos que eso? "¿Estás seguro de esto?" Preguntó ella, dándole una última oportunidad de echarse atrás. "Más seguro que de cualquier otra cosa," dijo Mark y le regaló una de sus matadoras


sonrisas. Se inclinó y la besó con un deseo que le quitó el aliento y la dejó anhelando mucho más. "Tengo un montón de llamadas telefónicas que hacer para poner todo esto en marcha. Nos casaremos el sábado. ¿Te parece bien que lo celebremos aquí en el rancho, o quieres una boda por la iglesia?" "Me encantaría celebrarlo aquí. No tiene que ser nada formal," dijo ella, renuentemente. Siempre había soñado con el día de su boda con campanas sonando, y silbatos y llevando algo prestado y azul, pero esto no era una boda típica, y no podía esperar planear nada extravagante en un par de días. Su ex le había llevado a un juzgado, porque no quería molestarse en preparar la boda. No quería tener que molestarse con nada que tuviese que ver con ella o con Trevor, y punto. ¿Por qué había sido tan tonta de casarse con un hombre tan frío?Probablemente porque él había sabido como engañarla completamente. Mark se echó a reír a carcajadas con su declaración. "Lamento decirte, Emily que en cuanto llame a mi padre, esta boda será cualquier cosa menos algo pequeño. Él nunca lo permitiría. Ve preparándote para un espectáculo en toda regla," dijo. "Y me refiero a algo enorme." Luego la dejó sola para poder hacer sus llamadas. Emily era escéptica y estaba un poco triste. De ninguna manera se podría planear una boda por todo lo alto en tan solo un par de días. No tenía por qué ser especialmente grande; ella solo quería que fuese mágica. Emily negó con la cabeza ante su propio egoísmo. No debía sentirse decepcionada por no tener la boda de sus sueños; iba a casarse con el hombre de sus sueños, por amor de Dios. Sonrió al pensar en ser la esposa de Mark. Incluso si él se estaba refiriendo a algo temporal, sería su mujer al fin y al cabo. Estaba decidida a ser la mejor esposa del mundo para que él nunca quisiera dejarla ir. Y la más sexy también. Eso era evidente. Emily apenas cenó antes de ir a su habitación para acostarse. El trauma del día la había agotado y solo quería descansar un poco. Ella cayó rendida antes de que su cabeza tocara completamente la almohada.


Capítulo Veinticinco A la mañana siguiente, Emily se despertó y se dio cuenta de que Mark ya se había ido. Eso era algo inusual, ya que casi siempre la despertaba besándola suavemente por todo el cuerpo. Estaba segura de que simplemente tendría muchas cosas que hacer, y esperaba que no fuera porque estuviese dudando sobre su decisión. No sabía cómo Mark iba a ser capaz de solucionarlo todo — ¿cómo iba a ganar a sus ex suegros? — pero tenía fe en él. Era extraño lo mucho que confiaba en él. Si él le decía que todo iba a estar bien, ella de alguna manera sabía que así iba a ser. Emily se tomó su tiempo para darse una ducha y vestirse mientras reflexionaba sobre lo que le esperaba. Sabía que iba a tener que hacer un montón de planes para tener, al menos, unas flores y una tarta de boda. No tenía a nadie a quien invitar, por lo que no necesitaba invitaciones ni recuerdos de boda, pero les pediría a Amy y a Jessica que estuvieran de pie a su lado. No tendría que tirarlo todo por la boda para comprarse uno de esos elegantes vestidos. Simplemente llevaría uno de esos vestidos simples que las mujeres solían llevar a misa. No tenía tiempo para encontrar su vestido perfecto de cuento de hadas. Lo más probable era que a Mark no le fuese a gustar de todos modos. Él era un vaquero y ella nunca le había visto en otra cosa que no fuera su ropa de vaquero y su desgastado Stetson. Emily oyó voces mientras bajaba por las escaleras y luego se detuvo en seco al entrar en la sala. Miró a su alrededor en estado de shock. Había gente por todas partes, cada pequeño espacio estaba lleno de gente. Nadie se fijó en ella en un primer momento, así que ella aprovechó para mirar a sus alrededor sin poder dar crédito a lo que estaba sucediendo. Oyó a Joseph antes de verle, "No, no, no, eso no va a funcionar," le escuchó gritarle a alguien con su poderosa voz. "Lo siento, señor Anderson. Me desharé de ellas de inmediato y traeré otras," ella oyó a un hombre decir y luego vio a un tipo pequeño con expresión de pánico pasar corriendo por su lado y salir por la puerta. "No puedo creer que incluso pensaras que serían lo suficientemente buenas para mi hijo pequeño y su hermosa novia," le dijo Joseph a alguien. "Emily, ahí estás, dormilona," dijo Jessica mientras se acercaba corriendo. "Quise despertarte hace una hora, pero Mark amenazó de muerte a cualquiera que se atreviese a molestarte," terminó. "¿Qué está pasando?" Exclamó Emily. "Los planes para la boda, por supuesto," dijo Jessica con un tono de voz como si Emily hubiese perdido el juicio. "No lo entiendo. ¿Por qué hay tanta gente por aquí?" "No se puede planear una boda perfecta en solo tres días sin tener un ejército de


gente haciendo cosas," contestó Jessica. "Yo pensé que tendríamos una boda pequeña en el patio trasero," Emily consiguió decir mientras miraba todo el caos a su alrededor. Jessica se echó a reír. "Vamos, Emily; has estado en esta familia el tiempo suficiente para haberte dado cuenta ya de que nos les gustan las madias tintas. Joseph no iba a permitir de ninguna manera que su último hijo tuviera una boda pequeña en el patio trasero," dijo mientras continuaba riéndose. Amy se unió a la conversación. "No te asustes demasiado, Emily. Yo estuve a punto de hiperventilar el día de mi boda. Definitivamente no me esperaba el gran evento que organizaron. Pensé que seríamos solo nosotros y el juez, pero confía en mí, me alegro mucho de haber tenido la boda de mis sueños. Ahora veo las fotos con Jasmine, y ella habla de la princesa que sale en ellas, que da la casualidad de que soy yo. De hecho, así es como me sentí. Vamos a ayudarte a que el día de tu boda sea el más feliz de tu vida."

"Entonces, creo que estoy en buenas manos," dijo Emily. Pronto se arrepentiría de esas palabras. Las chicas la arrastraron por toda la casa, y en todas partes todo era tan caótico como en la sala de estar. Probó tantas muestras de tartas que le acabó doliendo la tripa. También fue medida para su vestido y recibió todo tipo de tratamientos de belleza. La única parte del día que no fue especialmente abrumadora fue cuando se sentó con el diseñador de su vestido de novia. Él le pidió que describiera su vestido ideal mientras que él garabateaba el boceto, tratando de mantener el ritmo. Le dijo que trabajaría día y noche para asegurarse de que era perfecto en todos los aspectos. No, Emily no creía que pudiese estar listo en un par de días, pero no quería perder la esperanza. El diseñador le dijo que tenía varios vestidos acabados y que haría varias alteraciones en ellos para confeccionar el vestido de sus sueños, y que no tenía nada de qué preocuparse. Emily no creía posible que se ajustase a la imagen del vestido que ella tenía en la cabeza, pero él parecía lo suficientemente seguro. Cuando el día terminó, Emily prácticamente tuvo que gatear escaleras arriba para llegar a su habitación. Estaba dolorida de todos los tratamientos de belleza y más que agotada. Se dejó caer sobre la cama y se desmayó al instante. Los dos días siguientes fueron más de lo mismo. Ella se despertó con una casa llena de gente que no dejaba de hacer cosas desde primera hora de la mañana hasta la noche. Ella apenas había visto a Mark y ni siquiera sabía si estaban durmiendo en la misma cama. No podía esperar a que el día de la boda llegase de una vez. *** "No puedes ver a Mark en todo el día," dijo Amy cuando ella irrumpió en la habitación de Emily a primera hora de la mañana." Sus hermanos le han sacado de casa


y le han llevado a un paradero desconocido para celebrar su despedida de soltero. Los niños están en mi casa, y nosotras nos vamos a Las Vegas en nuestra compañía de jets." "¿Qué?" Emily le preguntó, tratando de quitarse el sueño de los ojos. "Es el día antes de tu boda, lo que significa que tenemos que celebrar tu despedida de soltera," le dijo Jessica a la vez que las dos mujeres saltaban sobre su cama. "Espero que no lleves ninguno de tus conjuntos sexys," añadió Amy con una risita. "Yo también," dijo Jessica y luego le quitó las sábanas de encima. Por suerte, Emily había estado demasiado cansada la noche anterior como para ponerse cariñosa, y llevaba su camiseta vieja favorita y un par de pantalones cortos. "Date prisa y prepárate; saldremos hacia el aeropuerto en una hora," dijo Amy, y luego las dos chicas dejaron la habitación para darle un poco de intimidad. Emily, aturdida, se levantó y obedeció. Bajó en media hora y se alegró al ver el café recién hecho esperándola sobre el mostrador de la cocina. Se sirvió una taza grande y se quemó la lengua con el primer sorbo. "¿Estás contenta?" Le preguntó Amy. "Nos vamos a quedar en el Mirage," añadió Jessica. Emily pensó por un momento y se dio cuenta de que, efectivamente, estaba muy emocionada. "Nunca he estado allí antes," dijo tímidamente. "Oh, ojalá pudiésemos quedarnos más de un día," dijo Amy. "Hay muchas cosas que hacer allí. Yo fui por primera vez hace un par de años con Lucas, y lo pasé tan bien que decidimos prolongar nuestra estancia. Vimos muchos espectáculos, y no me gusta admitirlo, pero me enganché al blackjack y terminamos jugando hasta que el sol empezó a levantarse a la mañana siguiente. Me alegro mucho de ir en compañía femenina esta vez para poder ir de compras. Quiero a Lucas con locura, pero no puede entender el placer de ir de compras." Ella era la viva imagen de la emoción. "Bueno, será mejor que dejemos de hablar de ello y nos marchemos," dijo Jessica. "¿No necesitamos hacer nada de equipaje?" Preguntó Emily. "De ninguna manera. Compraremos todo lo que necesitamos allí. Es mejor que no llevemos nada con nosotras, porque entonces no contaremos con mucho espacio para volver con las compras que hagamos allí," dijo Amy. "Me parece bien," dijo Emily. Las tres mujeres se dirigieron a la puerta de la limusina que les estaba esperando y bebieron sidra de camino al aeropuerto. Abordaron la compañía de jets, y Emily miró a su alrededor con asombro. Era más bonita que cualquiera de los hoteles en los que había estado. Los asientos eran lujosamente grandes y cómodos, y había incluso una azafata a bordo. "Hola, señoras. Mi nombre es Lana — dos de vosotras ya me conocéis — y voy a ayudaros a que el viaje os resulte lo más corto posible," dijo la alegre rubia. "Hola, Lana," las tres chicas dijeron al unísono. "¿Qué os gustaría beber?" Las chicas pidieron sus bebidas, y Lana se fue rápidamente. Cuando regresó, les dijo que el desayuno se serviría una vez que alcanzaran la altitud constante. Emily miró por


la ventana, llena de entusiasmo como el jet comenzó a acelerar y se levantó en el aire. "Esto es increíble," exclamó Emily. "Yo también reaccioné así la primera vez," dijo Amy con una sonrisa. "A decir verdad, todavía me deja sin palabras," añadió. Emily sonrió agradecida. Llegaron a una cierta altitud, y la alegre azafata volvió con un poco de fruta fresca y croissants. "El desayuno caliente saldrá en unos momentos," dijo, y las dejó a solas de nuevo. Las chicas tomaron el desayuno e hicieron los planes del día. Lo primero en la agenda era un paseo por las tiendas principales y un poco de juego, seguido por un par de espectáculos. Emily no podía esperar a que el viaje en jet terminase. Aterrizaron muy rápido y cogieron otra limusina en el aeropuerto. Bajaron por la avenida principal, y Emily no podía separar sus ojos de la ventana. Miraba hacia todas partes, deseando que fuesen más despacio para no perderse detalle. Se detuvieron en el Mirage y fueron llevadas a la suite de lujo. "Mark hizo la reserva para nosotras," le dijo Jessica a Emily. "Le dije que era una tontería reservar una habitación tan cara, teniendo en cuenta que no íbamos a pasar mucho tiempo en ella, pero él insistió en que quería lo mejor para su futura esposa." Emily estaba tan impresionada por la suite, que sus ojos se llenaron de lágrimas La habitación era el doble de grande que su antiguo apartamento. Tenía una gran sala de estar y tres dormitorios. Fruta fresca, chocolate y flores habían sido dispuestos sobre la mesa. Deseó poder pasar una semana entera en la habitación. "Es hora de irnos," dijo Amy, apenas capaz de contener su emoción. "Estoy de acuerdo, tenemos muchas compras por hacer y muy poco tiempo," añadió Jessica. Emily aceptó de mala gana y siguió a sus dos amigas. Aunque Emily se resistía a abandonar la lujosa suite, pronto se alegró de haberlo hecho. The Strip era fenomenal, y ella quería detenerse y disfrutar de todo. Cuando llegaron a Caesars Palace y comenzaron a comprar, se sintió como si jamás fuese a ser capaz de parar. Emily nunca había sido una persona materialista y estaba reacia a utilizar la tarjeta de crédito que Amy había puesto en su mano, pero era difícil no disfrutar del deslumbrante centro comercial que estaban explorando. "Mark dijo que si no llegabas a casa con varias bolsas, no estaría contento," dijo Amy mientras tiraba de Emily hacia una exclusiva tienda de lencería. "Creo que este sería un buen lugar para empezar," añadió con una risita. Las mujeres compraron durante varias horas, y luego hicieron que les llevasen las bolsas a la suite mientras que ellas disfrutaban del buffet. "Creo que voy a ganas unos diez kilos en este viaje," dijo Amy mientras se sentaba, frotándose su estómago plano. "Estoy de acuerdo," dijo Jessica. "No voy a caber en el vestido de novia," agregó Emily con una sonrisa de


satisfacción. "Bueno, entonces será mejor que bajemos toda esta comida," dijo Amy, y fueron a explorar más las ciudad. Ellos vieron una pelea pirata frente a La Isla del Tesoro y un volcán explotar en The Strip. Tomaron un paseo en góndola en El Veneciano y caminaron tanto que los pies de Emily estaban gritando en agonía para que diesen la noche por acabada. Las chicas finalmente se detuvieron en el casino y jugaron al blackjack sin ningún éxito, y luego se arrastraron de vuelta a su habitación para dormir un par de horas mientras que amanecía. El coche las recogió al mediodía. Las tres iban mucho más calladas en el camino de regreso a casa y durmieron durante todo el vuelo. Poco tiempo después, fueron recogidas en el aeropuerto y se dirigieron al rancho para vestirse y prepararse para la boda que iba a tener lugar esa misma tarde. Emily no tenía tiempo para que sus nervios sacasen lo mejor de ella. Antes de darse cuenta, estaba de pie detrás de unas puertas cerradas, a la espera de caminar hacia el altar. En ese momento, el pánico se apoderó de ella.


Capítulo Veintiséis JESSICA y Amy se estaban peleando con el vestido de novia de Emily, asegurándose de que todo estuviese perfecto. Emily cogía y soltaba el aire muy lentamente, tratando de serenarse mientras que la música comenzaba. No podía controlar el frenético latido de su corazón. Se llevó la mano al corazón, con la esperanza de que no saliese disparado de su pecho. Estaba muerta de miedo. Su hijo ya estaba ahí fuera, precioso en su pequeño esmoquin. Emily se había sentido muy orgullosa cuando su pequeño le dijo que quería estar al lado de Mark en el altar, como su padrino de boda. "Todo va a salir bien, intenta respirar profundamente. Jessica y yo caminaremos hacia el altar, y tú nos seguirás pasados un par de minutos, ¿de acuerdo?" Dijo Amy. Emily sintió pánico al instante ante la idea de caminar hacia el altar sola. No creía que fuese a ser capaz de hacerlo. "Esperad," espetó. "No tenemos que hacerlo a la manera tradicional; las tres podemos caminar juntas hacia allí," les rogó a las chicas. Las dos mujeres se miraron entre sí, como si Emily hubiese perdido la cabeza, vieron el pánico en sus ojos, y luego se encogieron de hombros. "Claro," dijeron al unísono. "Gracias." La novia empezó a recuperar un poco de compostura. "Oye, es nuestro trabajo como tus damas de honor hacer que camines por ese pasillo. No lo estaríamos haciendo nada bien si salieses corriendo en la dirección opuesta," dijo Amy con una sonrisa. "No es que no quiera a Mark, porque lo hago. Le quiero muchísimo. Es solo que...bueno, todo esto es tan repentino, y sé que solo se ha ofrecido a casarse conmigo para asegurarse de que Trevor podrá quedarse conmigo. Y no es que eso me moleste. Es solo que...¿qué pasa si...si cambia de opinión en una semana? ¿Qué pasa si me enamoro aún más profundamente de él, y luego él se diese cuenta de que ha cometido un gran error? No creo que fuese capaz de pasar por eso." El pánico fue aumentando de nuevo.

"Emily, si pudieras ver la forma en que te mira. Es hermoso y mágico. El sueño de toda mujer. Te quiere más de lo que tú te imaginas. A los hombres Anderson no se les da especialmente bien expresar sus sentimientos, pero te quiere. Me jugaría lo que más quiero," dijo Amy. "Estoy de acuerdo. No se casaría contigo si no te quisiese. A veces no es necesario oír las palabras; a veces es tan simple como los latidos de su corazón cuando está presionado contra el tuyo, el brillo de sus ojos cuando no puede alejarse de ti. Dirá las palabras con el tiempo, te lo prometo. Por ahora, solo tenemos que caminar por ese pasillo antes de que venga en tu búsqueda y te lleve a hombros como un saco de patatas hasta el altar. Sería muy gracioso, pero no queremos que estropee tu precioso vestido, ¿verdad?"


"Gracias. Necesitaba oír eso," dijo Emily, sin poder evitar que se le escapase una lágrima. "Por supuesto. No sé siquiera cómo yo pude superar mis miedos el día de mi boda. Por aquel entonces, Alex era un imbécil integral. Me alegro mucho de haberme casado, sin embargo, y él ya me ha compensado con creces sus errores anteriores," dijo Jessica. "Ditto. Lucas me exigió casarme con él. Debería haberle abofeteado en la cabeza. No sé cuántas veces se ha disculpado. Le perdoné hace mucho tiempo porque es un hombre digno de ser amado," confesó Amy. "Vosotras dos sois preciosas e increíbles, ambos hombres son muy afortunados." "No te atrevas a estropear tu maquillaje," dijo Jessica mientras se secaba sus propias lágrimas. Las tres mujeres se echaron a reír y se fundieron en un triple abrazo. Emily podía sentir su pulso comenzando a disminuir. Podía hacer esto — aún mejor, quería hacer esto. De pronto, alguien llamó a la puerta. "¿Todo bien ahí dentro?" Preguntó Joseph. "Todo está bien. Saldremos en un momento," dijo Jessica. "Me alegro de oír eso," dijo Joseph, y luego el sonido de sus pasó comenzó a desvanecerse. Jessica salió por la puerta con sus dos nuevas hermanas a cada lado. Hubo un grito en la audiencia como los tres hermosas mujeres se dirigieron hacia el altar. Ninguna de ellas se daba cuenta de la impresionante imagen que hacían. Los hombres esperando de pie al final del pasillo no podían apartar sus ojos de las gloriosas mujeres. Individualmente, eran absolutamente impresionantes, y juntas eran tan perfectas que el público se quedó asombrado. El pecho de Mark se hinchó de orgullo al darse cuenta de que en tan solo unos instantes, la hermosa visión caminando hacia él sería su esposa. Quería correr hacia ella y tomarla en sus brazos. Tuvo que hacer de tripas corazón y esperar a que ella llegase hasta él. La ceremonia transcurrió en un abrir y cerrar de ojos, y antes de que Emily se diese cuenta, el predicador les estaba declarando marido y mujer. Mark la tomó en sus brazos y apretó sus labios contra los de ella con suavidad. Fue un beso lento y dulce que la dejó sin aliento. Emily se sentía como si estuviera flotando en una nube mientras hacían su camino de regreso por el pasillo y todas las horas que permanecieron de pie saludando a sus invitados. Se sentía embriagada de felicidad cuando llegó el momento de cortar la tarta y beber champán. No podría repetir ni una de las palabras que se dijeron en los brindis. No tenía ojos ni oídos para nada más que para su marido. Cuando llegó la hora del baile, Emily se fundió en los brazos de Mark y apoyó la cabeza contra su pecho. Él acarició suavemente su espalda, calmando sus nervios y eliminando la última de sus preocupaciones.


Mark tarareaba la melodía country que estaban tocando en directo, y ella se deslizaba a lo largo de la pista de baile iluminada como una verdadera princesa cortejada por su príncipe azul. Emily no podía creer que una boda pudiese ser tan mágica ni que acabase de convertirse en la mujer de Mark. "¿Te he dicho lo preciosa que estás?" Le preguntó él. "Solo alrededor de un centenar de veces esta noche." "Siempre estás preciosa, pero verte caminar por el pasillo con ese vestido ha eliminado todo pensamiento racional de mi cabeza," dijo mientras la hacía girar en círculo. "Cuando yo te he visto en ese esmoquin, tan deslumbrante, he querido poder arrancártelo poco a poco," susurró ella. Todo el cuerpo de Mark se tensó ante sus palabras. La empujó con fuerza contra su cuerpo, e incluso a través de las capas de seda y encaje, ella pudo sentir cómo sus palabras le habían afectado. "Salgamos de aquí," dijo él con urgencia. "Buena idea," respondió ella, y tomándola de la mano, Mark empezó a conducirla fuera de la pista de baile. Tenían la esperanza de escapar antes de que alguien les pillase. Ambos oyeron un alboroto justo a la altura de donde se encontraba el catering y se dirigieron hacia allí para averiguar qué estaba pasando. Oyeron a uno de los guardias de seguridad decirle a alguien que o se iba de inmediato o tendría que atenerse a las consecuencias. Ambos caminaron hacia la conmoción para averiguar lo que estaba sucediendo. Emily se quedó sin aliento cuando descubrió qué estaba ocasionando toda esa agitación. Ella les vio unos dos segundos antes de que ellos la vieran a ella. "¿De verdad crees que el juez se va a creer esta farsa de matrimonio, pequeña zorra?" Una mujer de mediana edad le dijo a Emily. "¿Qué estáis haciendo aquí?" Emily les pregunto. Todo su cuerpo templaba como ella entró en shock al verles. "Hemos venido a llevarnos a nuestro nieto," dijo la mujer. "Tú nos lo has robado, y con tu marido apenas en la tumba, parece que has encontrado un nuevo marido que pueda darte todos tus caprichos. Siempre has sido una caza fortunas. Le rogamos a nuestro hijo no se casara contigo. Incluso le dijimos que el niño no era suyo. Nos quedamos boquiabiertos cuando nos llegaron los resultados del ADN." "¡Le hicisteis las pruebas de paternidad a mi hijo sin mi consentimiento!" Farfulló Emily. Mark se sorprendió de que Emily solo pareciese tener fuerzas para defender a su hijo. "Por supuesto que sí. ¿Acaso pensaste que íbamos a confiar en la palabra de una golfa como tú?" La mujer escupió. "Pero solo tú te casarías con un multimillonario que


no tiene ni idea de lo que significa la palabra aristocracia." "¿Qué demonios...?" Mark comenzó a rabiar. "Por supuesto," dijo la señora Jackson. "La familia Anderson, los ricachones de poca monta. Qué patéticos sois, defendiendo todos esos valores estúpidos de clase media. La familia, la igualdad, la bondad, la caridad, todas esas ideas que solo pretender arruinar el orden de la sociedad. ¿Sabías que nuestro hijo había estado comprometido con una mujer de clase alta? Su familia y su círculo social y empresarial ya nos habían aceptado a todos nosotros." "A mí no me dijo nada de eso," le dijo Emily a su ex suegra. "Por supuesto que no," intervino el señor Jackson. "Fue su pequeña rebelión. Decidió casarse con una cualquiera para ponerse en nuestra contra. Y luego lo lamentó casi de inmediato. Si no lo hubiese hecho, por supuesto, jamás nos habría vuelto a ver. Estábamos esperando el divorcio, pero te quedaste embarazada con ese mocoso. Arruinaste todos nuestros planes." "Si realmente no queréis tener nada que ver con él, entonces ¿por qué queréis luchar por su custodia?" Emily le preguntó a la señora Jackson. Ella hizo una pausa, como si estuviese pensando lo que iba a decir. "Tú nos arrebataste a nuestro hijo; ahora nosotros vamos a arrebatarte al tuyo." Mark estaba aturdido por el odio que emanaba de la ex suegra de Emily. Nunca había sentido la tentación de golpear a una mujer en su vida, pero tuvo que luchar contra el impulso de no abofetear a esta. "Ni se te ocurra acercarte a mi hijo. Nunca le has querido, y no voy a permitir que lo uses como peón de un juego al que no quiero jugar," dijo Emily con toda la fuerza protectora de una madre en su voz. "¿Qué te crees, estúpida? Jamás podrías vencernos," espetó la mujer. "Trata de llevarte a mi hijo y verás de lo que soy capaz," dijo Emily, levantando su puño. "Nos llevaremos a Trevor esta misma noche. ¿Dónde está?" Dijo la mujer y comenzó a moverse hacia la recepción de la boda. "Por encima de mi cadáver," dijo Mark, dando un paso adelante para bloquearle el paso a la mujer. Ella se burló de Mark y luego se tambaleó hacia atrás, mientras que era flanqueada a ambos lados por sus hermanos. Los tres lograron intimidarla. Mientras que la desagradable escena transcurría, el marido de la mujer nunca dijo una palabra, dejó que su mujer se encargara de hablar. "Seguridad, escoltad a esta pareja fuera de mis tierras. Si se resisten de algún modo, llamad al sheriff. Es un amigo personal y estará aquí en cuestión de segundos," Mark añadió mientras miraba a la mujer. "Bien. Nos iremos por ahora, pero será mejor que disfrutes de tu familia, porque el lunes por la mañana, el niño será nuestro," dijo antes de darse la vuelta y salir pisando fuerte. Su marido la siguió mansamente, y los guardias de seguridad les siguieron a los


dos, asegurándose de que se marchaban. "Emily, siento mucho que hayas tenido que pasar por esto," dijo Mark mientras tiraba de su tembloroso cuerpo contra él. "No, Mark, soy yo la que lo siente. No deberías tener que verte involucrado en nada de esto," dijo con fuego en sus ojos. Ella quería golpear algo, pero pensó en algo que le hizo más feliz. "Lo que ella ha dicho "en contra" de tu familia ha sido un cumplido maravilloso," le dijo a su marido. "Lo sé. Ricachones de poca monta. '¡Obtenga sus valores de la clase media aquí!' ¡Tal vez deberíamos colgar un cartel!" Mark soltó una carcajada, pero luego se puso serio de nuevo. "Tú, sin embargo, no te mereces ninguna de las cosas que ha dicho. No dejes que tengan poder sobre ti ni te afecten de ningún modo," dijo mientras sostenía su barbilla entre sus manos. Emily le miró a los ojos y se dio cuenta de que tenía razón. Si dejaba que la furia la consumiese o la hundiese, entonces sería como darle una pequeña victoria a esa mujer. Y se negaba a que eso sucediese. "¿Todavía quieres marcharte?" Le preguntó Mark. "No, tienes razón, no voy a dejar que arruinen el día de mi boda. Si me das unos minutos para refrescarme, me gustaría bailar un poco más," le dijo con una sonrisa valiente. "Todo lo que tú quieras," respondió él. Emily entró en casa y se retocó el maquillaje que se le había corrido. Mientras se miraba a sí misma en el espejo, se sorprendió por la mirada de determinación en sus propios ojos. "Eres más fuerte de lo que piensas," murmuró para sí misma. Ella puso una sonrisa en su cara y luego salió a disfrutar del resto de la celebración de su boda con su nueva familia.


Capítulo Veintisiete "SIENTO mucho que nuestra luna de miel se esté retrasando," dijo Mark mientras volaban a California en el jet de lujo. Esta vez, Emily no podía disfrutar del vuelo, porque sus nervios la estaban consumiendo y su preocupación la estaba enfermando. "Oh, Mark, de ninguna manera iba a poder disfrutar de nuestra luna de miel con este caso judicial pendiendo sobre nuestras cabezas. No puedo perder a mi hijo. Sé que has dicho que todo va a estar bien, pero me he estado escondiendo de esta gente durante tanto tiempo que me parece que esto va a ser el final." "Te prometo que tu hijo jamás estará con nadie que no seas tú. Nunca hago una promesa que no pueda cumplir. Ten fe en mí. Una vez que todo esto termine y te sientas segura de nuevo, te daré la luna de miel que tanto te mereces." "No necesito una luna de miel por todo lo alto, Mark, ni este diamante gigante en mi dedo. Solo necesito saber que Trevor está a salvo y tenerte en mi cama cada noche." "Mujer, eres un regalo del cielo," susurró antes de inclinarse y besarla con necesidad acumulada. Emily le hacía sentir invencible. Fueron interrumpidos por la alegre Lana mientras que les servía el almuerzo. "Sé que esto es insignificante y mezquino," dijo Emily soltando el tenedor, "pero no me consuela el hecho de que a veces tengas que viajar sin mí y vayas a estar a solas con esa mujer. Es demasiado guapa y simpática." Dijo Emily con un puchero. Mark echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada. "Tengo que admitir que me gusta cuando te pones celosa," bromeó. Emily miró a su nuevo marido. A él no le iba a gustar tanto cuando le pinchase en el ojo con el tenedor. "Siento haberme reído, pero Lana es perfectamente inofensiva. Está felizmente casada con el piloto, así que no tienes absolutamente nada de qué preocuparte. ¿Realmente crees que Amy y Jessica permitirían que sus maridos viajasen por el mundo con una mujer soltera?" Ambas probablemente tenían más seguridad en sí mismas que ella, pensó Emily. Pero ella no sabía por qué no les había preguntando a las chicas si Lana estaba soltera. Nunca salió el tema en su viaje relámpago a Las Vegas. Ella y Mark llegaron a su destino más rápido de lo que ella había esperado, y fueron conducidos a la oficina de un abogado. Tenían una reunión programada con los Jacksons antes de la audiencia del martes. Mark dijo que pensaba que podría hacerles abandonar el caso, pero no le había dicho qué tenía entre manos que le hacía estar tan seguro de ello. Emily rezaba sin parar porque Mark estuviese en lo cierto, y que pudiesen aparcar todo este asunto detrás de ellos. No anhelaba nada más en el mundo que tener una vida normal y libre de preocupaciones. Pero tenía miedo de que después de que el peligro hubiese pasado, Mark pensase que su matrimonio no era necesario por más tiempo.


Habían estado casados solo unos pocos días, y le destruiría si él le pidiese la anulación. Sin embargo, ella era fuerte y podría aguantar cualquier cosa, siempre y cuando tuviera a su hijo con ella. Entraron en la oficina del abogado, de la mano y mostrando una fuerte unión. Emily estaba temblando por dentro, pero ante las personas a las que se estaban acercando, ella se mostraba confiada y serena. Estaba agradecida de que nadie pudiese notar el latido de su corazón. "Respira," Mark le susurró al oído mientras se acercaban a la sala de conferencias. "Lo intento." Fueron conducidos a una habitación enorme con una mesa cuadrada rodeada de sillas. Había dos hombres muy bien vestidos sentados en un extremo; el resto de la habitación estaba vacía. Mark la acompañó hasta las sillas junto a los hombres y se sentaron. Una mujer entró para servirles café y té. Había productos horneados sobre la mesa, pero Emily sabía que no sería capaz de comer nada. Apenas era capaz de beber el café y lo hacía principalmente para tener las manos ocupadas. "Gracias por llegar temprano, señor y señora Anderson. Hemos elaborado todos los documentos, y el informe del detective está aquí. Creo que esta reunión va a ir a su favor, y podrán poner todo este asunto detrás de ustedes y seguir con sus vidas," comentó el hombre más mayor. Emily estaba más que lista para escuchar lo que esos informes tenían que decir. Mark solo le había dicho que había contratado a un detective privado para que investigase las vidas pasada y actual de los Jacksons. Mark miró los papeles y luego se echó hacia atrás con una enorme sonrisa en su rostro. "Has hecho un trabajo increíble, como de costumbre, Dillon; gracias." Emily le miró inquisitivamente, pero en ese momento, sus ex suegros entraron por la puerta con su abogado. La señora Jackson les miró a ambos, pero no dijo nada mientras que ella y su esposo bordeaban la mesa para sentarse frente a ellos. "Hola, soy el señor Abrams, y voy a representar al señor y a la señora Jackson," dijo el hombre en cuanto se sentaron. "Me alegro de que quisieran reunirse antes de la audiencia, ya que esto podría acelerar las cosas. Mis clientes acudieron el sistema legal para reclamar la custodia de su desatendido nieto. La señora Jackson — um, perdón, la señora Anderson ahora — pensó que estaba por encima de la ley y huyó. Es bastante obvio que no está en condiciones de criar al niño. Hemos acordado un plan de visitas supervisadas, que creo que es más que generoso, teniendo en cuenta las circunstancias."

Mark le sonrió al abogado y luego a los Jacksons. Así que pensaban que ir directamente al grano y tratar de intimidarles era su mejor táctica. Pero nunca habían ido a dar con un hombre tan poderoso como él. Se dio cuenta de que en realidad, estaba disfrutando. Miró a Emily y vio el miedo en sus ojos, y su disfrute se evaporó. Él podría estar


acostumbrado a tratar con gente retorcida, pero ella no, y necesitaba recordarlo. Puso su mano sobre su pierna y le dio un apretón tranquilizador para hacerle saber que todo iba a ir bien. "Señor Abrams, no quiero que esto se convierta en un pulso a ver quién puede más, así que vamos a ir directos al grano. Tenemos unos documentos que demuestran lo que los Jacksons han estado haciendo con mi cliente, la señora Anderson, durante el último año. También contamos con testimonios de amigos personales de los Jacksons que alegan que el matrimonio jamás ha mostrado ningún tipo de interés por el niño. Aquí está el vídeo de la boda que muestra los verdaderos motivos por los que la señora Jackson quiere la custodia del pequeño," uno de sus abogados comenzó. "Todo eso son habladurías, y usted lo sabe," dijo el señor Abrams, aparentemente despreocupado. "También hemos contratado a un detective privado, que ha sabido encontrar una información muy interesante sobre cómo el señor Jackson dirige su negocio," dijo el abogado y pasó copias de todas las pruebas para todos los allí presentes. Emily miraba mientras que el señor y la señora Jackson se ponían blancos a la vez que comprobaban los documentos delante de ellos. El abogado de los Jacksons, que se había mostrado tan seguro de sí mismo minutos antes, ahora parecía confundido mientras inclinaba la cabeza para hablar en privado con sus clientes. Mark se sentó y observó cómo el otro bando trataba de reagruparse. Sus propios abogados no dijeron nada mientras esperaban a que los documentos fueran leídos. "Esto no tiene nada que ver con el caso de la custodia," farfulló el señor Abrams, tratando de recuperarse de la conmoción. "En realidad tiene todo que ver con el caso, señor Abrams. En nuestra investigación hemos descubierto que cuando los padres de la señora Anderson fallecieron, dejaron un seguro cuantioso en fideicomiso para su hijo. Sus padres fueron muy específicos en su testamento, afirmando que querían que el dinero que depositaban en manos de su nieto, Trevor, fuese utilizado para su cuidado. Parece que los abogados que trataron de ponerse en contacto con la señora Anderson recibieron una información falsa, por lo que no le pudieron notificar sobre la herencia de su hijo. También parece que no había ningún tipo interés por parte de sus clientes por reclamar la custodia del niño hasta que descubrieron que quien tuviera la custodia de él, también tendría derecho sobre esta sustancial herencia. Teniendo en cuenta que los dos están en quiebra y a punto de perderlo todo, esto supondrá un punto muy válido para el juez." "Son solo rumores," el señor Abrams prácticamente gritó. "En realidad, no. La quiebra está bien documentada. Y tenemos testigos que juran bajo juramento que la señora Jackson afirmó repetidamente no querer a su nieto, pero que se quedarían con él con tal de tener el dinero en sus manos. También hemos hablado con el señor Chris Paisley, a quien contrataron para espiar a la señora


Anderson. Se las arregló para conseguir un empleo trabajando para el señor Anderson en el rancho, ¿correcto?" "No conocemos a ese hombre," dijo la señora Jackson, palideciendo aún más. "¿Sabía usted que estaba colocando a un criminal en las proximidades de su nieto cuando le contrató?" "¡Yo no le contraté!" "Eso no es lo que muestran los registros. El hombre ha accedido a testificar en contra de ustedes para dejar claro que fue contratado para encontrar — ¿cuáles fueron sus palabras?" El abogado miró hacia abajo. "Oh, sí, toda la mierda que pudiese sobre la señora Anderson. Si no podía encontrar ninguna, entonces recibiría un pago extra si se inventase algo, o pudiera ponerla en circunstancias que la hicieran salir mal parada." Los ojos de Emily se abrieron como platos mientras escuchaba al abogado de Mark. La voz del hombre nunca tembló. Él estaba en control, y lo sabía. Ella se horrorizó al saber todo eso acerca de sus ex suegros. Sabía que eran moralmente deficientes —pero todo eso se trataba de nuevo nivel de depravación. Jamás había conocido a otras personas capaces de golpear tan bajo. Apenas tuvo tiempo para pensar en la herencia que sus padres le habían dejado a Trevor. Durante todo ese tiempo que estuvieron huyendo, su hijo podría haber tenido mucho más. Ella sabía que más tarde estaría furiosa, pero ahora estaba en estado de shock. "Se trata de un caso de habladurías, puro y simple, y usted lo sabe. La mayoría de las pruebas serán inmediatamente declaradas como irrelevantes," dijo el señor Abrams tratando de agarrarse a un clavo ardiendo. Sabía que estaba perdiendo. "Puede que tenga razón en que parte de estas pruebas no tienen nada que ver con el caso que nos concierne aquí, pero Trevor tampoco tiene nada que ver con él. Los Jacksons están tratando de hacerse con su custodia solo por su herencia, no porque se preocupen por el niño. Mi cliente es una madre que quiere a su hijo y no va a renunciar a su custodia. Si sus clientes quieren insistir en este asunto, entonces presentaremos todas estas pruebas ante el juez. Si quieren firmar estos documentos y retirarse, lo dejaremos estar. Creo que es increíblemente generoso por parte de mis clientes, teniendo en cuenta el trauma personal que estas dos personas han hecho pasar a la señora Anderson. Tendría todo su derecho a denunciarles," dijo su abogado con una calma mortal.

Emily estaba empezando a sentirse esperanzada por primera vez. Los abogados que Mark había elegido eran de primera categoría. "Volveremos en un momento. Necesito hablar en privado con mis clientes," dijo el señor Abrams. Se levantó de su silla y salió de la habitación con los Jacksons. Mark se volvió para sonreír a Emily. "Los tenemos. Todo esto va a acabar en cuestión de minutos," le aseguró. "¿Estás seguro?" "Nunca han querido a Trevor. Solo querían su dinero. No van a tener más remedio


que admitir la derrota," le aseguró. "No lo entiendo..." "Yo no lo sabía hasta que miré los papeles hace unos minutos. Jamás te habría ocultado nada así. Me hicieron sospechar mucho después de que se presentaran en el rancho. Parecían demasiado desesperados. Tenía que haber más de lo que ya sabíamos. Tú, señora Anderson, eres una mujer muy rica," dijo con una sonrisa. Emily no sabía qué pensar. Nunca había sido rica y sus padres tampoco. Ella se sorprendió de que hubiesen pensado en un seguro de vida, o lo que fuera, que dejarle a Trevor. Ella era una mujer humilde. "No. Mi hijo es rico. Yo nunca tomaría dinero de él," dijo después de una pausa. "Y nunca tendrás que hacerlo." Ella no tuvo que responder a eso, ya que los Jacksons regresaron en ese preciso instante. Ella les miró con recelo mientras caminaban de regreso a la sala. Parecían más viejos de alguna manera, y no parecían sentirse flagrantes en esta ocasión. Ninguno de los dos hizo contacto visual con ellos mientras se abrían camino de vuelta a la mesa y se sentaban. "Mis clientes han accedido a firmar los documentos, siempre y cuando ustedes firmen un papel en el que se deje claro que nunca usarán estas alegaciones ni cuestiones en su propio beneficio," dijo el señor Abrams en voz baja. Los abogados les miraron, y Mark asintió con la cabeza. "De acuerdo," dijeron. En cuestión de minutos, todo había terminado, y Emily estaba en la sala a solas con Mark. "¿Realmente ha acabado?" Preguntó ella. "Sí. Nunca jamás podrán volver a por ti. Han renunciado a todo derecho sobre Trevor," le aseguró. "Muchas gracias, Mark. No sé cómo voy a poder compensarte por todo esto," dijo ella sin aliento. Emily le echó los brazos al cuello y le abrazó con fuerza mientras las lágrimas de alivio lavaban su rostro. Él le acarició la espalda mientras dejaba que la alegría y la tristeza la recorriesen. "Haría cualquier cosa por ti y por Trevor, Emily. Cualquier cosa Pensé que ya te habrías dado cuenta de ello a estas alturas." La verdad brillaba en sus ojos, y ella se quedó sin habla. Él era mucho más de lo que ella jamás podría haber esperado. Emily no quería hablar de la herencia, o de lo que vendría a continuación. Tenía mucho miedo de que, ahora que el peligro había pasado, él quisiese poner fin a su matrimonio improvisado. Emily no quería que eso sucediese, así que pensó que si ignoraba la cuestión, quizá él lo haría también. Tal vez así podrían seguir casados, y ella podría tener el felices para siempre con el que siempre había soñado. "Ahora que todo este lío ha terminado, ¿qué tal si damos comienzo a nuestra luna de miel?" Mark le preguntó con una gran sonrisa en su cara. Pero ella no sabía qué hacer. Quería marcharse tan rápido como fuera posible a un lugar romántico donde los dos pudiesen tumbarse en la playa durante horas, y hacer el amor toda la noche, y sin embargo, por otro lado, necesitaba estar con su hijo,


abrazarle, y estar segura de que nunca nadie intentaría separarles; que jamás volvería a haber otra ocasión en la que alguien tratase de arrebatárselo. Mark vio la confusión en su rostro y se adelantó a ella. Sabía que ella quería estar con su hijo. Conocía a Emily mejor de lo que ella pensaba. "¿Por qué no empezamos con un buen almuerzo? Apenas has comido nada en estos días," dijo él. Emily se dio cuenta de que estaba muerta de hambre. El estrés de la batalla judicial le había quitado el apetito por completo, y ahora que todo había acabado, podía comerse todo un buffet. "Eso me parece estupendo. Me apetece algo de comida mexicana." "Entonces sé el lugar perfecto al que llevarte," dijo Mark, y llamó a un taxi. La llevó a una pequeña cantina mexicana, y Emily engulló casi el bol completo de nachos con salsa. Ella se rio tímidamente y se encogió de hombros. Permanecieron sentados junto a la playa con el viento soplando sobre el patio y tomaron más margaritas y mucha más comida de la necesaria. Emily se sentía bien. No obstante, todavía estar ansiosa por estar con su hijo. "¿Podemos regresar esta noche?" Le preguntó a Mark. "Quiero mostrarte algo primero," dijo. "Vale," ella accedió renuentemente. Mark pagó la cuenta y luego ambos salieron a la calle para llamar a otro taxi. Cuando el coche se detuvo delante de un hotel de lujo, Emily se sintió un poco decepcionada. Quería mucho a Mark y le encantaba estar con él, pero quería quedarse tranquila de que su hijo estaba a salvo. Quería tener al niño en sus brazos. Siguió a Mark adentro y se resignó a tener que ver a su hijo al día siguiente. Lo entendía — Mark estaba demasiado cansado y no quería hacer el vuelo de regreso. Mark pasó por el vestíbulo y hacía la parte trasera del hotel, y luego a través de un conjunto de puertas dobles. Ambos se pararon delante de una enorme piscina con toboganes, trampolines, y fuentes. Incluso había un pequeño bar flotando en el medio. "Wow, Mark, es la piscina más salvaje que he visto en mi vida," dijo ella, tratando de sonar entusiasta por lo que él estaba intentando hacer por ella. Pero ver la zona infantil llena de niños, hizo que el dolor en su pecho fuese aún mucho peor. A Trevor le hubiese encantado este lugar. "Pensé que te gustaría," dijo él con un guiño. "¡Mamá! ¡Mark! Por fin habéis llegado," Emily escuchó a su hijo gritar. Ella giró la cabeza, y vio a Trevor corriendo por un lateral de la piscina, seguido de Jasmine. Vio a Lucas y a Amy, a Alex y a Jessica, y a los otros niños correteando por allí. Sus ojos se llenaron de lágrimas de agradecimiento. Mark había pensando que en estos momentos, ella necesitaría a su hijo más que nunca, así que le estaba dando una luna de miel y a Trevor. Oh, ella jamás dejaría marchar a este hombre, juró. Le besó suavemente en los labios antes de agacharse para tomar a su hijo en sus brazos.


"Mamá, he volado en un avión de verdad con Jasmine y todos los demás. Nos has dado bebidas con sombrillas, y hasta nos han puesto una película. Ha sido súper guay, mamá." "Wow, Trevor. Ha tenido que ser muy divertido." "Voy a nadar un poco más con Jasmine. Llegamos hasta esa barra, y luego el chico nos da un refresco dentro de un coco," dijo Trevor, temblando de emoción. "¿Qué tal si me das un abrazo primero?" Ella le preguntó mientras se arrodillaba. "Pero estoy mojado, mamá," dijo. Miró hacia abajo para ver cómo su bañador goteaba. "No me importa. Te he echado mucho de menos." Trevor se precipitó hacia adelante y pasó sus pequeños brazos alrededor de su cuerpo. Emily no quería soltarle nunca. Pero él comenzó a moverse, y ella finalmente le dejó ir. "No has estado lejos tanto tiempo, mamá," dijo el pequeño con una mueca. Mark le revolvió el pelo antes de tirar de él y recibir su propio abrazo mojado del pequeño. "Vale, los dos estáis muy pegajosos hoy," dijo Trevor con una gran sonrisa. "Me voy a nadar." El pequeño agarró a Jasmine de la mano con la intención de alejarse de los adultos que a veces actuaban de forma muy rara. Emily se echó a reír ante el entusiasmo de su hijo. Le encantaba que lo estuviese pasando tan bien. Le encantaba verle tan feliz, y le encantaba que Mark fuese el responsable de todo ello. "Que te diviertas, peque; yo te vigilaré desde aquí." "Ah, mamá ya no soy un peque," murmuró y miró a su alrededor para ver si alguien más lo había oído. "Lo siento, cariño; por supuesto que no lo eres." Trevor se apaciguó y sonrió antes de darse la vuelta y saltar de nuevo a la piscina con Jasmine. Los dos niños se dirigieron derechos a la barra flotante. "¿Te he dicho lo absolutamente increíble que eres?" Ella le preguntó a Mark mientras le echaba os brazos alrededor del cuello. "No, creo que jamás te he oído decir nada parecido," dijo él con una sexy sonrisa. "Eres el hombre más increíble del mundo. Piensas en todo, ¿no es así?" "Ahora mismo estoy pensando en que debería llevarte a nuestra habitación sin más dilación," dijo él seductoramente mientras tiraba de la espalda baja de ella para que entrase en contacto con su duro cuerpo. "Mmm, ¿ves? Piensas siempre en todo," dijo ella, y luego pasó la lengua por su labio inferior. Mark gimió antes de cerrar sus labios sobre los de ella y agarrar su trasero para que pudiera sentir su deseo. "Odio interrumpir, chicos, pero hay niños por todas partes, y estáis alcanzando la categoría X," comentó Lucas mientras trataba, sin éxito, de ocultar su sonrisa.


Mark finalmente rompió el beso, pero solo para mirar a su hermano. "Volveremos dentro de un rato," gruñó Mark mientras tomaba la mano de Emily para guiarla hacia los ascensores. "Pobre Lucas; has sido un poco grosero con él," Emily bromeó. "Tiene suerte de que no le haya un puñetazo en la cara," dijo Mark. Mark la atrajo hacia el ascensor, donde por suerte estaban solos. Deslizó su mano por debajo de su blusa y masajeó sus pechos, mientras su boca la devoraba. Cuando sonó el ding, la llevó por todo el pasillo y la tomó en su habitación en cuestión de segundos. No volvieron a la piscina durante varias horas. Cuando lo hicieron, Lucas y Alex miraron deliberadamente a la pareja de recién casados, y Jessica y Amy hicieron planes para estar a solas con sus respectivos maridos lo antes posible.


Capítulo Veintiocho "VAMOS, mamá," dijo Trevor mientras saltaba sobre la cama entre Mark y Emily. "¿Qué hora es?" Emily preguntó aturdida. "Ya son las ocho. Tenemos que darnos prisa para que pueda desayunar con Mickey Mouse," dijo mientras que daba saltos en la cama. "Vale, vale," murmuró. "Vete con los otros niños hasta que mamá pueda darse una ducha y vestirse," le rogó a su hijo. El pequeño suspiró como si su madre le estuviese matando, pero obedeció. "¿Qué tal si me ducho contigo y te froto la espalda?" Se ofreció Mark con una sonrisa pícara. "En ese caso, jamás lograríamos bajar, y Trevor nos repudiaría a los dos," dijo Emily. La mujer se estaba dando cuenta de que tener a su hijo con ellos en su luna de miel también tenía algún que otro inconveniente. Habían cambiado de hoteles ayer, y ahora se estaban hospedando en el Disneyland Park. Sin duda, los niños estaban encantados, y ella tenía que admitir que estaba disfrutando muchísimo. Pero no le hacía tanta gracia tener que levantarse tan temprano cuando había estado haciendo el amor con su nuevo marido hasta altas horas de la madrugada. Ella y Mark se abrieron camino hasta el vestíbulo, donde el resto de la familia les estaban esperando. Mickey Mouse estaba hablando con Trevor, quien estaba gritando de alegría. Jasmine estaba sonriendo a la una de las princesas Disney, y los adultos se estaban aferrando a sus respectivos cafés como si fueran un salvavidas. "Pareces cansado, hermano," dijo Alex con una sonrisa mientras que él y Jessica se acercaban. "¿Has estado dando vueltas con alguien, quiero decir, a algo, toda la noche?" Le preguntó y luego le guiñó el ojo a Emily. Ella se volvió de un tono prácticamente granate. "Mira quién habla, tú eres el que tiene unas bolsas muy atractivas debajo de los ojos," dijo Mark. "Oye, algunos de nosotros no hemos tenido tanta suerte ya que todos los niños han pasado la noche en nuestra habitación," Lucas se quejó de buen humor. "Gracias por cuidar de Trevor," dijo Emily con timidez. Ella estaba avergonzada de pensar que todos los adultos sabían lo que ella y Mark habían estado haciendo durante toda la noche. "No te preocupes, hermana; ya nos devolverás el favor esta noche," dijo Amy con un guiño. "Oye, esta es nuestra luna de miel; nosotros somos los que deberíamos estar libres de niños," dijo Mark. "Lo siento, pero un trato es un trato. Además, yo soy el mayor. Y sé que nadie me va a privar de una noche sin niños, mientras que estemos aquí," dijo Lucas antes de darle


un puñetazo a Mark en el brazo. Mark tuvo que darse por vencido. Al cabo de una hora todos estaban entrando por las puertas de Disneyland, y la maravilla y la emoción en los rostros de los niños no tenían precio. Valía la pena hasta estar muerto de sueño y tener que renunciar a la privacidad. Los ojos de los niños mayores, Jasmine y Trevor, iban de izquierda a derecha mientras caminaban de la mano por la calle, apuntando ansiosamente con el dedo hacia las numerosas tiendas repletas de souvenirs y golosinas. "¿Puedo tomar un helado?" Preguntó Jasmine. "Por supuesto," dijo Lucas, y les llevó a ella y a Trevor hacia la tienda de helados ambientada en los años cincuenta. "Pero, Lucas, son las diez de la mañana," gritó Amy. "Estamos de vacaciones. No hay reglas," su marido gritó de vuelta, y Amy se echó a reír. "Es por eso que Jasmine se lo ha preguntado a su padre en vez de a mí," dijo. "En caso de que no te hayas fijado, Trevor ni siquiera me ha mirado para comprobar mi aprobación. Se ha dirigido hacia la tienda tranquilamente, con Lucas y Jasmine," dijo Emily con una sonrisa. Este día podía haber sido terrible. Podían haberle arrebatado a su hijo de su lado. Pero en vez de eso, estaba en el lugar más mágico sobre la faz de la tierra con su hijo, Mark, y la mayoría del clan Anderson. Nada podía molestarle. ¡Espera! Se dijo para sí misma. Este era técnicamente el segundo lugar más mágico sobre la faz de la tierra, después de la cama de Mark, pero ese no hubiese sido un lugar muy apropiado para toda la familia. "De acuerdo. Estamos listos. ¿Quién quiere ir a la atracción de Buzz Lightyear?" Lucas preguntó mientras se unía al resto de la familia con su propio helado de cono. "Yo iré contigo, hermano," intervino Mark. "¿No es esa una atracción para niños?" Preguntó Jessica mientras miraba el panfleto y luego a los dos hombres, confusa. Los hombres le lanzaron una mirada lastimera. "Se necesitan habilidades para derrotar a los alienígenas, querida, habilidades," dijo Alex mientras se unía a Lucas y a Mark, llevando a los niños hacia la atracción que era como estar dentro de un videojuego. A los niños les gustó tanto que insistieron en repetir tres veces antes de seguir adelante. Luego pasearon por todo el parque, montando en todas las atracciones en las que sus respectivas alturas les permitían el acceso. Jasmine se convirtió en una princesa en la Boutique BibbidiBobbidi, y brincaba alrededor del parque con una gran sonrisa en su rostro. Cuando un guardia de seguridad se le acercó con una libreta de autógrafos, sus ojos se abrieron con deleite. "¿Puedes firmarme un autógrafo, princesa?" "¿Quieres que te firme en tu libreta?" Respondió Jasmine.


"Bueno, ¡sí! Me encanta tener autógrafos de todas las princesas," respondió. Jasmine tomó su bolígrafo y garabateó su nombre, a continuación, empezó a dar saltos de alegría mientras se alejaba. "Papá, ese hombre ha pensado que soy una princesa de verdad," dijo ella con asombro como Lucas se echó hacia adelante para auparla. "Eso es porque en realidad lo eres," dijo Lucas. Los corazones de las tres mujeres se hincharon de alegría cuando Jasmine apoyó la cabeza en el hombro de Lucas, con una mirada de repleta alegría en sus brillantes ojos. Los adultos pasaron el resto del día montando a sus hijos en todas las atracciones. Trevor insistió en montar en la atracción de Indiana Jones tres veces. Jasmine quería ir a la Mansión Embrujada y luego escondió la cabeza en el cuello de su padre durante todo el tiempo. Para cuando todos volvieron a sus habitaciones, ninguno de ellos tenía la energía suficiente para cualquier otra cosa que no fuera dormir. Debían haber caminado al menos diez kilómetros por todo Disneyland, y los adultos no disponían de sus propias sillitas para que alguien les empujase cuando estaban cansados, así que era difícil determinar quiénes estaban más agotados, los niños o los padres. Amy y Lucas no pudieron disfrutar de su noche sin niños. Al día siguiente, los hermanos de Mark volvieron a casa y se llevaron a Trevor con ellos. Mark necesitaba estar al menos un par de noches a solas con su esposa. Tenía planes para una escapada exótica. *** Emily se despidió con la mano mientras que la familia se subía a la limusina que les estaba esperando y se dirigían al aeropuerto. Ella y Mark iban a coger un vuelo, ya que los demás iban a utilizar el jet. Cuando Mark la llevó a través de la terminal, Emily descubrió para su sorpresa y deleite, que se dirigían a un resort turístico en Mazatlán. Nunca había estado en México. Su suite en el complejo de lujo tenía un balcón con una vista panorámica que mostraba tanto la belleza del Océano Pacífico como la de su piscina privada. Había un jacuzzi oculto en una esquina con el espacio suficiente para que los dos de ellos pudiesen sentarse a disfrutar de las estrellas. Emily pasó la mano por las sábanas de seda y deseó poder estrenarlas con Mark en ese preciso instante. Mark se puso detrás de ella, pasando los brazos alrededor de su cintura. Empezó a acariciar su vientre plano y poco a poco fue subiendo hacia sus pechos. Lamió y mordisqueó su cuello, y ella se apoyó en él para permitirle un mayor acceso. Una de sus manos hizo su camino de regreso por su cuerpo y comenzó a acariciarla por fuera de sus finos shorts. Ella pudo sentir un calor tibio formándose en su centro. Emily trató de darse la vuelta en sus brazos, pero él se lo impidió. Una mano se


deslizó dentro de la cintura de sus pantalones cortos y empezó a frotar su sensible e hinchada carne, mientras que la otra seguía jugando con su endurecido pezón. Mark le acarició el cuello y la oreja con su boca. "Por favor, Mark," ella le rogó. Él gimió, pero no le permitió volverse aún. La acarició una y otra vez hasta que ella se derritió en sus brazos, luego pasó sus dedos con rapidez por su ser por última vez, enviando un intenso espasmo a través de todo su cuerpo. Cuando él la dejó sobre la cama suavemente, ella por fin pudo ver su rostro. Emily suspiró de placer, su cuerpo relajado y más que satisfecho. El hombre sabía cómo poner su mundo del revés en cuestión de minutos. Sin embargo, estar a la altura de su obvia erección, hizo que sus entrañas comenzaran a agitarse de nuevo. Mark no le estaba pidiendo absolutamente nada, pero ella pudo ver el efecto que sus preámbulos habían tenido en él. Emily sabía exactamente lo que podía hacer para aliviarle. Poco a poco, empezó a desabrochar sus pantalones, pero él puso sus manos sobre las de ella para detenerla. "Eso ha sido solo para ti," dijo él con los dientes apretados. Emily le sonrió cuando le apartó las manos y siguió forcejeando con los botones. "Y esto va a ser solo para ti," dijo antes de tomar su palpitante humanidad profundamente en su boca. Mark gritó de placer mientras que sus manos agarraban la parte posterior de la cabeza de Emily. Ella le llevó más adentro, disfrutando de la sensación de su carne caliente y palpitante llenando su boca, y tocando la parte posterior de la garganta. "Emily, no puedo..." Mark comenzó a gritar cuando ella sintió cómo él se sacudía con fuerza y su liberación tocaba su garganta. Ella le lamió a lo largo de toda su longitud y mordió suavemente la cabeza para finalmente dejarle escapar de su boca. Mark cayó sobre la cama, tirando de ella con él. "Te quiero," dijo en voz baja mientras acariciaba su cabello. Ella se quedó inmóvil mientras dejaba que esas dos palabras maravillosas fluyeran a través de su cuerpo. Ella le miró a los ojos para ver si había arrepentimiento en ellos. Él solo sonrió y la besó suavemente. "Oh, Mark, te quiero más de lo que puedes imaginar," dijo. Permanecieron juntos durante un tiempo, disfrutando de la sensación de estar en los brazos del otro. "Me muero de hambre," dijo ella finalmente, mientras que su estómago hacia una protesta formal. Mark se echó a reír y la ayudó a levantarse de la cama. "Nos daremos una ducha rápida, comeremos algo, y luego iremos a explorar por ahí," dijo él, sintiéndose pletórico. "Suena muy bien." La ducha no fue tan rápida al final, pero a ella no le importaba. Cuando estaba en los brazos de su marido, todo su hambre era para él y no para la comida. Finalmente, se abrieron paso por la ciudad. Encantada con todas las tiendas que visitaron, las manos de Emily Mark estaban cargadas de recuerdos. Tenía que llevarle


algo a toda la familia. Él fue muy paciente, incluso se puso el sombrero de paja que ella insistió que llevase. En el fresco del aire de la tarde, pasearon por la playa descalzos, dejando sus pies en remojo en el agua caliente del océano. Disfrutando de la luz de la luna y escuchando los sonidos de las risas que les rodeaban, nunca permitieron que sus manos se separaran, haciendo que ella se sintiera valorada y querida. No tenía ganas de abandonar su pequeño de paraíso. A medida que avanzaba la noche, tomaron una cena romántica en un pequeño restaurante al aire libre en la playa. Como las olas rompían rítmicamente contra la orilla, Emily se deleitaba con su nueva felicidad. Miró a las otras parejas cuyas cabezas estaban siempre muy juntas. Algunos se estaban susurrando palabras de amor, mientras que otros se encontraban enfrascados en apasionados abrazos. La ubicación era afrodisíaca, y ella estaba completamente embelesada por el ambiente. Como Mark y Emily se dirigieron de vuelta a su habitación, la anticipación de Emily ardía en su estómago. No podía creer lo mucho que siempre deseaba a su marido. Cuando no estaban haciendo el amor, estaba pensando en ello. Estaba a punto de caer en sus brazos en cualquier momento, y ella sabía que lo que tenían era realmente especial. Mark pidió champán y fresas al servicio de habitaciones, y ambos se tumbaron en la cama, bebiendo y mordisqueando la fruta, con los jugos corriendo por sus cuerpos. Poco a poco él comenzó a lamer a Emily por todo su cuerpo. Su respiración se hizo más profunda como Mark empezó a besarla por dentro de su blusa y a tomar sorbos del dulce jugo. Comenzó lentamente a desnudarla, besando cada nuevo centímetro de piel expuesta. Ella estaba preparada para tenerle dentro de ella en cuestión de segundos. Los labios de Mark se arrastraron por su expuesta carne, y cuando la piel de gallina apareció por el exquisito placer que Emily estaba sintiendo, él la lamió. "Mark," suspiró. Él hizo su camino de regreso a su cuerpo, hasta que los labios de ambos volvieron a bailar juntos. Ella deslizó su lengua dentro de los recovecos húmedos de su boca, y le encantó sentirle estremecer. La mano de ella se desvió hacia su erección y frotó su longitud a través de la tela que apenas podía ocultar ya nada de su vista. Mark le quitó el resto de su ropa y cubrió su cuerpo con el suyo. Se deslizó dentro de sus pliegues húmedos y suspiró mientras se enterraba tan profundamente dentro de ella como pudo. Emily envolvió sus piernas alrededor de él mientras las suaves y rítmicas embestidas empezaban, haciendo que estuviera a punto de alcanzar su clímax antes de que él parase, sacando la tortura de su cuerpo. Arrastrando las uñas por su espalda, Emily le suplicó que fuese más rápido. "Paciencia," susurró él y le mordisqueó el cuello.


Cuando Mark dejó caer el peso de su cuerpo hacia un lado en la cama para poder penetrarla con más fuerza, pasó su lengua por su endurecido pecho, haciéndola jadear. Finalmente les dio lo que ambos tanto querían y aplastó sus labios contra los de ella mientras aceleraba el ritmo. Mark empezó a convulsionar a su alrededor, gritando su nombre mientras las olas de placer la inundaban. "Mark," gritó otra vez como las sensaciones la llevaron al límite. Él explotó dentro de ella, pulsando su líquido en su interior una y otra vez. Permaneció inmóvil, su peso casi aplastante, pero a ella no le importaba. Podría quedarse así para siempre. Una vez más, Emily se quedó dormida en los brazos de su marido, sintiéndose en paz con el mundo.


Capítulo Veintinueve "NO tengas miedo." Mark estaba haciendo todo lo posible para convencer a Emily de que hiciese paravelismo. Emily estaba aterrorizada y pensaba que su marido había perdido la cabeza. ¿Por qué los hombres sentían que tenían que imponer sus ridículas y temerarias aficiones a la gente que estaba mentalmente más cuerda que ellos? No tenía ningún deseo de ser atada a la lona voladora, como ella la llamaba. Estaban en un barco en el hermoso océano, y Mark tuvo la brillante idea de que hicieran paravelismo. "Confía en mí; te va a encantar. No hay ninguna otra experiencia en el mundo que se le parezca," insistió. Sin que Emily fuese realmente consciente de lo que estaba pasando, se encontró siendo atada al artilugio que había estado tratando de evitar desesperadamente. "No puedo hacer esto, Mark," dijo con pánico. "Si no lo haces, te arrepentirás. Cierra los ojos, el miedo habrá pasado antes de que ni siquiera te des cuenta," dijo y añadió un empuje de energía dándole un azote en el culo. Emily miró a Mark — ¡Primero el helicóptero, y ahora esto! — y luego, con determinación en su mirada, Mark le hizo una señal al capitán del barco. Parecía tener prisa antes de que Emily cambiase de opinión, porque lo siguiente que ella supo fue que el barco fue acelerando a máxima velocidad, y ella comenzó su ascenso en el aire. Sintió como su estómago se desplomaba ante la sensación de estar volando. Estaba aterrorizada al principio, pero al llegar a la altitud constante, y darse cuenta de que no estaba tan lejos, su miedo comenzó a disiparse, y se dio cuenta de que le estaba gustando sentir la brisa del mar corriendo por el pelo. No se parecía a nada que hubiese experimentado anteriormente. Emily se echó a reír ante la pura alegría de volar sobre el Pacífico. No iba a admitir nada de eso ante Mark, sin embargo. Era demasiado arrogante. Mark pudo ver la sonrisa en el rostro de Emily y le pidió al capitán que la mantuviese allí un rato más. Sabía que una vez que lo intentase, ella pensaría que era maravilloso. El primer paso en cualquier nueva aventura es siempre el más difícil. Cuando el capitán comenzó a bajar a Emily, Mark vio la decepción que cruzó su rostro. Después de que ella hubiese vuelto a la embarcación de forma segura, Mark le preguntó si había disfrutado. Emily trató de no ser demasiado expresiva, y luego se rindió y le echó los brazos al cuello, dándole las gracias por haberle convencido de hacerlo. "Puedes borrar esa mirada satisfecha de tu cara," dijo mientras que le daba un azote en su trasero juguetonamente, como una venganza. "No he dicho nada," dijo Mark en defensa propia. "No tienes que hacerlo; tu cara lo dice todo."


"Lo siento," dijo él, sus labios todavía esbozando una sonrisa. Emily dejó su fingido enfado a un lado, lo estaba pasando demasiado bien como para pretender estar molesta por algo. "¿Quieres hacerlo de nuevo?" "¿Puedo?" Ella preguntó con entusiasmo. "¿Qué tal si lo hacemos juntos?" "Me parece perfecto," respondió ella. El equipo del barco les ayudó a prepararse, y pronto Mark estaba agarrando su mano en el aire. La experiencia fue muy emocionante, incluso más con él a su lado. "Mira hacia allá," dijo Mark. Emily volvió la cabeza y luego se quedó sin aliento cuando vio a un grupo de delfines saltando desde el agua. Los increíbles animales se elevaban en el aire y parecían estar saltando sobre el agua. Hablaban entre sí y parecían un grupo de niños jugando. Cuando el equipo trajo a Mark y a Emily de vuelta sobre cubierta, Emily se sintió decepcionada una vez más. Acababa de descubrir que tenía una actividad favorita y no quería que terminara. "¿Podemos hacerlo otra vez mañana?" Ella le preguntó. Él solo se echó a reír. "La próxima vez que te anime a probar una actividad nueva, espero que recuerdes este momento, y tal vez así no te resistirás tanto," dijo él a carcajadas. Ella percibió la ironía en su voz, pero no dejó que la afectase. "Soy una mujer aventurera," declaró cuando decidieron bucear un rato. Estaba empezando a superar todos sus miedos. Emily agarró el brazo de Mark mientras miraba hacia abajo y señaló a sus pies. Mark vio una tortuga enorme pasar por debajo de ellos. Él la llevó a otro lugar y fueron rodeados por varios bancos de peces de colores. Para cuando quisieron salir del agua, los dos estaban agotados y arrugados. Comieron bajo una sombrilla y se rehidrataron. Mientras permanecían sentados a la mesa, un pequeño grupo se acercó y les cantó. Encantada, Emily buscó en su bolso para darles una propina. "Gracias," les dijo. "No, gracias a usted, bella señorita." Otro vendedor se detuvo con una cesta de rosas, y Mark compró hasta la última para ella. Ella se sonrojó como todos los otros clientes aplaudieron ante el romántico gesto. "Eres demasiado preciosa para tener solo una rosa." "Y tú eres demasiado romántico para ser real," respondió ella. Emily se inclinó sobre la mesa y le besó suavemente. "¿Lista para ir a la habitación?" Mark le preguntó, sus ojos brillaban de nuevo. "Estoy más que lista, pero me has prometido romance, y quiero ir a bailar." "Tienes toda la razón del mundo. Nos quedaremos en la piscina durante un rato, y


luego te llevaré a un club de salsa," dijo con un meneo de sus cejas. Ambos descansaron al borde de la piscina, disfrutando de los últimos rayos de sol antes de que los colores brillantes se extendieran a lo largo del cielo como el sol comenzó a ponerse. De vuelta en su habitación, una vez más Mark trató de convencerla para que se quedaran, pero ella estaba decidida a ir a bailar. Mark la llevó a un club lleno de humo, y cuando ella miró a su alrededor, se sintió aliviada de que estuviera tan oscuro, porque la forma en que la gente bailaba la hizo ruborizarse. "Vamos a bailar," susurró él con voz ronca en su oído. Emily le siguió a la pista y cayó en sus brazos. Mark comenzó el juego de la seducción, y ella estaba más que dispuesta a participar. Mark acarició su espalda y bajó por sus costados rozando sus pechos. Su boca bajó por su garganta y luego de vuelta a los labios, donde sus lenguas se entrelazaron. "Mark, me haces sentir tan..." Emily jadeó mientras él apretaba sus caderas contra ella. Emily apartó las manos de su cuello, agarrando sus caderas, para tirar de él aún más. Él gimió mientras imitaba hacer el amor con ella en la pista de baile. Continuaron jugando, anticipando la noche que les esperaba, construyendo su deseo, para que cuando finalmente alcanzaran la cima juntos, fuese una explosión de placer. "Tenemos que irnos ahora, antes de que me olvide que estamos en un lugar público," Mark gruño en su oído y luego le lamió el lóbulo. "Estoy lista cuando tú lo estés," ronroneó ella y juguetonamente movió sus caderas contra él un poco más, solo para probar su poder sobre él. Por la reacción de Mark, ella supo que tenía todo el control en sus manos. Mark tiró de ella hacia la salida del club y llamó a un taxi. No tenía paciencia para la larga caminata de vuelta a la comodidad de su habitación.


Capítulo Treinta EMILY se despertó con el olor del café recién hecho y la comida caliente. Sin duda necesitaba combustible después de un día lleno de aventuras. Así que salió de la cama y se puso la bata de seda, sintiéndose muy femenina a pesar de los fuertes estruendos que venían de su vientre. "¿Cómo has dormido, preciosa?" Mark le preguntó mientras se acercaba desde la otra habitación para unirse a ella en la mesa. Ella ya tenía la boca llena de comida y tuvo que tragar antes de poder contestarle. "Alguien me ha estado despertando durante toda la noche," bromeó. "No puedo imaginar quién haría algo tan desconsiderado." "He de decir, no obstante, que si siempre voy a ser satisfecha de la misma manera, sin duda merecerá la pena no dormir nunca más," dijo con un tono seductor. "Entonces tal vez deberíamos intentarlo de nuevo." "Necesito combustible," ella jadeó feliz y luego mordió un pedazo del jugoso mango. Parte del jugo goteó por su barbilla, y Mark estaba allí para limpiarlo. "Creo que nunca podré saciarme de ti," gruñó antes de tomarla en sus brazos y llevarla a la cama, donde permanecieron durante un largo rato. Sorprendentemente, tuvieron suficiente energía para pasar el resto de su último día en la playa. Mark le mostró algunos sitios nuevos, la llevó a un restaurante romántico, y por supuesto se las arregló para que ella hiciese paravelismo de nuevo. Para cuando regresaron al hotel, Emily estuvo una vez más a punto de desplomarse en la cama. No podía imaginar una luna de miel más perfecta. *** Cuando Mark y Emily terminaron de preparar las maletas, ella sintió como una tristeza la embaucaba ¿Cómo podría volver al mundo real? Le había encantado el tiempo que había pasado a solas con Mark y tenía miedo de que retroceder a su vida normal hiciese que perdiesen parte de la magia que habían creado. El trayecto hasta el aeropuerto trascurrió en silencio mientras que Emily se deleitaba de todo lo que veía a su alrededor antes de coger el inevitable vuelo. Mark pudo notar su decepción y acarició suavemente su espalda mientras recorrían las calles de Mazatlán. Miró por la ventana y vio a una pareja que volaba por el aire en un paracaídas y suspiró. Podría quedarse en esa ciudad una semana más, incluso un mes. Corrección. Podría, si su hijo estuviese con ellos. Ya le echaba de menos, y eso hacía que tener que volver a casa fuese un poco más soportable. Caminaron a través del aeropuerto y estuvieron en sus asientos en el avión antes de que ella se diera cuenta. La azafata les ofreció algo de beber, y pronto estuvieron en el


aire. Una lágrima resbaló por su mejilla mientras observaba el Pacífico lentamente desaparecer bajo las nubes bajas. "Te traeré de vuelta cada vez que quieras," Mark trató de calmarla. "No es eso, Mark; es solo que he pasado unos días maravillosos a solas contigo." "Vamos a tener un montón de días para estar solos," la tranquilizó. "¿Me lo prometes?" "Nena, soy yo el que voy a estar rogándote que nos larguemos juntos por ahí cada dos por tres," dijo con una pícara sonrisa. Parte de la tensión y tristeza de Emily desapareció cuando miró a los ojos de Mark. Tal vez las cosas no tenían por qué cambiar aunque la realidad se inmiscuyese en sus vidas una vez más. "Es solo que..." Emily no sabía cómo terminar la frase. "Sabes que me puedes contar cualquier cosa, ¿verdad?" Él esperó pacientemente a que ella hablara. Ahí va. "Bueno, nos casamos porque la custodia de Trevor estaba en juego, pero ahora..." ¿Cómo se suponía que iba a terminar esa frase? Mark se echó hacia atrás mientras la miraba. Ella no podía leer la expresión de sus ojos. ¿Acaso quería una salida fácil? ¿Estaba esperando a que ella le dijese que lo entendía? Ella no quería poner fin a su improvisado matrimonio. Tal vez no se habían casado de la manera más adecuada, pero ella le quería, y él le había dicho que también la quería. ¿No era eso suficiente? "¿No quieres seguir casada conmigo, Emily?" Ella se sintió como un ganso atrapado en la mira de un cazador. Sabía que la bala estaba apuntando hacia ella, pero no podía encontrar la manera de apartarse de su camino. ¿No sería mejor simplemente decir la verdad? Antes de que pudiera decir nada, Mark suspiró y comenzó a hablar de nuevo. "Hemos descubierto recientemente que tienes una sustancial herencia. Podrías cuidar perfectamente de ti misma y de Trevor. No me gustaría que lo hicieras, pero respetaré tu decisión, sea cual sea." Parecía como si las palabras hubiesen sido arrancadas de su pecho. Parecía que no quería que ella se fuera. Un sentimiento de esperanza creció en su interior mientras miraba la expresión de dolor en su rostro. El miedo le impidió reconocer al principio lo mucho que deseaba estar con él, pero aún tenía más miedo de no estarlo. "Me gusta donde estoy," murmuró ella. Eso no era revelar demasiado. Mark levantó una ceja y esperó más. Cuando ella no dijo nada, él le dedicó media sonrisa. "Bueno, entonces será mejor no agitar el bote." ¿Qué diablos? "¿Agitar el bote?" Finalmente murmuró. "Sí, las cosas están bien como están. Soy feliz contigo, y tú eres feliz conmigo, deberíamos dejar las cosas así." Mark parecía muy satisfecho con su conclusión. Qué romántico, pensó ella. Pero, de nuevo, ella tampoco estaba poniendo mucho de


su parte. "Bien. No agitaremos el bote," dijo sarcásticamente. "Bien. Me alegro de que hayamos aclarado las cosas," murmuró él mientras que la azafata se acercaba. Pidieron algo de beber, y Emily apoyó la cabeza en el hombro de Mark, agradecida cuando él envolvió su brazo alrededor de ella y tiró de ella contra su pecho. Sí, debían simplemente dejar las cosas como estaban. No había necesidad de sacar un tema sobre el que ninguno de ellos quería hablar. Ella era feliz de estar casada con él y de tener un hogar seguro. Su tensión disminuyó y Emily durmió durante el resto del vuelo de regreso a casa.


Capítulo Treinta y uno TREVOR estaba en el patio, jugando con los cachorros. Mark les perseguía con la manguera, y Trevor trataba de escapar mientras gritaba de alegría, con dos enormes cachorros a cada lado. Como Mark les roció con agua, los cachorros comenzaron a ladrar, y Trevor se tiró al suelo riéndose, los cachorros de inmediato se abalanzaron y le lamieron toda la cara. Emily no podía dejar de reír con ellos. Ella había estado renuente a renunciar a su mundo de fantasía en México, pero desde que habían regresado, hacía ya casi un mes, las cosas habían ido cada vez mejor. Mark no se había alejado de ella como ella había temido que hiciese. El hombre encontraba excusas a lo largo del día para entrar en casa y robarle besos y charlar con ella mientras que ella trabajaba en la cocina. Ella tenía un secreto que compartir con Mark, pero quería esperar hasta saber con seguridad cómo iba a reaccionar. Pensaba que le haría ilusión, pero no podía evitar sentirse un poco insegura. Se frotó el vientre todavía plano, sintiéndose ya protectora del niño creciendo en su interior. Ella quería a su hijo con todas sus fuerzas y sabía que querría al nuevo recién nacido con la misma pasión. Sobre todo cuando no tenía ninguna duda de que Mark sería un padre increíble, y que nunca se sentiría decepcionado por su hijo — nunca estaría demasiado ocupado para pasar tiempo con él o ella. Sus dos hombres favoritos irrumpieron a través de la puerta de la cocina, empapados y con lágrimas en sus ojos de tanto reír. Era magnífico ver la alegría absoluta en la cara de Trevor. Su ex se había encargado de borrar cualquier rostro de dicha de su cara, gritándole cada vez que quería o diciéndole que se largase. El hombre se había centrado únicamente en pasar el mayor tiempo posible con sus amigos ricos. Al igual que él, ninguno de ellos tenía trabajo, ni tenía la menor intención de buscarlo; solo querían divertirse, y una mujer y un hijo no se ajustaban a esa definición. Le tenía que haber dejado mucho antes de que hubiese muerto. Si hubiera sabido que los hombres como Mark existían, seguramente lo habría hecho. Tanto ella como Trevor se merecían algo mucho mejor. Se merecían un hombre como Mark. "Me estáis ensuciando todo el suelo," les reprendió, haciendo todo lo posible por sonar estricta. Trató de mantener la expresión severa en su rostro, pero estaba fallando estrepitosamente. "Id a limpiaros y volved con una fregona," dijo con una sonrisa. Ellos salieron pitando antes de meterse en más problemas. Emily no podía permitir que ellos pensasen que podían poner toda la casa manga por hombro, o pronto estarían viviendo en un pozo de barro. Sin embargo, mientras escuchaba sus risas desvanecerse como ambos chicos trotaban escaleras arriba, Emily pensó que preferiría vivir en un pozo de barro que en un hogar sin alegría. Emily se echó a reír mientras volvía a centrarse en la cena que estaba preparando.


Había tenido muchas náuseas y vómitos durante las últimas mañanas por lo que no les había hecho el desayuno a los rancheros durante dos días seguidos. Aunque nadie se quejaba, ella no se sentía bien consigo misma. Su trabajo era cocinar, y estar casada con el jefe no significaba que no tuviese que tomarse el trabajo con tanta seriedad como antes. Estaba intentando compensárselo a los chicos haciendo cenas extra-especiales y haciendo unas cuantas raciones de más para que tuvieran algo que picar más tarde. Ellos le dijeron que si seguía cocinando para ellos de esa manera, no les importaría tener que saltarse el desayuno todos los días. Mark dejó de pagarle un sueldo mensual y la puso en todas sus cuentas. Ella había tratado de insistirle en que mantuvieran las cosas separadas, pero él no quiso oír más al respecto. Él le dijo que todo lo que era suyo, ahora también era de ella. Emily no se sentía muy cómoda con eso. Tampoco sentía que fuese correcto apropiarse de la herencia de su hijo, por lo que hizo que Mark la pusiera en un gran fondo de inversión. Cuando Trevor tuviese edad de ir a la universidad, no tendría ningún problema en absoluto.

Mark le había dicho que contrataría a otro cocinero porque quería pasar más tiempo con ella. Ella se había negado obstinadamente a aceptar a alguien más. Habían entrevistado a varias personas, y ella se las había ingeniado para encontrar alguna pega en cada una de ellas. No ayudaba que todas hubiesen sido mujeres y que algunas fuesen demasiado atractivas para estar alrededor de su marido todos los días. Ella no era celosa, pero, ¿por qué traer la tentación a casa cuando ella iba a estar enorme muy pronto? Emily sabía que no estaría de más que alguien le echara una mano en la cocina, sobre todo porque no se sentía demasiado bien, pero le encantaba cocinar y tenía miedo de que si permitía que alguien más se ocupara de ello, ella fuese relegada a un segundo plano. Ella tomó la decisión de que si la persona perfecta se presentaba para cubrir el puesto, entonces era que estaba destinado a pasar; si no, su marido no tendría más remedio que aceptar que habría momentos del día en los que la echaría de menos. Los rancheros decidieron hacer una barbacoa en el barracón esa noche, por lo que ella preparó unas ensaladas y las envió abajo con Trevor y Mark. Todos le habían dicho que no tenía por qué preparar nada, pero ella se habría sentido culpable si no lo hubiese hecho. Mientras que Mark, Trevor, y Emily compartían una cena íntima a solas — algo raro cuando se vive en un rancho — Emily se relajó y comió con hambre por primera vez en varias semanas. "Mamá, tú y Mark estáis casados ahora, ¿verdad?" Preguntó Trevor. "Sí, peque, así es," dijo ella. El niño debía estar muy distraído porque había dejado que su madre usase ese apodo cariñoso. "¿Eso significa que vamos a quedarnos aquí para siempre?" Preguntó de nuevo


mientras miraba su plato. Ella no estaba segura de a dónde iba la conversación. "Sí, Trevor, eso es exactamente lo que significa," interrumpió Mark. Trevor sonrió a Mark con la expresión más feliz que jamás había visto pasar por su carita. "¿Eso quiere decir que ahora eres mi padre?" Trevor le preguntó con timidez. Emily contuvo el aliento, sin saber qué decir. "Soy tu padre si tú quieres que lo sea," Mark contestó trabándose un poco. "Entonces, ¿puedo llamarte papá?" Preguntó Trevor. La respuesta de Mark podría hacer o deshacer a su hijo. Emily contuvo el aliento sin darse cuenta. "Nada en el mundo me haría más feliz ni más orgulloso," dijo Mark y le tendió los brazos. El niño saltó de su silla y corrió a los brazos de Mark. Mark le apretó con fuerza contra su pecho. "Te quiero, papá," dijo Trevor mientras que una pequeña lágrima recorría su rostro. "Yo también te quiero, hijo," contestó Mark mientras le abrazaba con fuerza. Emily no pudo quedarse sentada, se levantó y pasó los brazos alrededor de ambos, uniéndose al abrazo. Eran una familia de verdad. Ya no podía seguir ocultando su secreto por más tiempo. "¿Qué te parecería tener un hermanito o una hermanita?" Le preguntó a Trevor. "Creo que estaría bien," contestó su hijo después de pensarlo un poco. "Yo creo que estaría más que bien," dijo Mark. "¿Quieres que nos pongamos manos a la obra?" Añadió con un contoneo de cejas. "No tenemos que ponernos manos a la obra," dijo, y puso su mano sobre su estómago. Los ojos de Mark se ensancharon cuando se dio cuenta de lo que ella estaba tratando de decirles. "¿Estás?" Preguntó él con admiración. Ella asintió con la cabeza. Mark se levantó de su silla y la cogió en brazos. Le dio vueltas y más vueltas mientras se reía con alegría. Emily empezó a marearse, y le rogó que la dejase en el suelo. "Lo siento; ¿estás bien?" Le preguntó mientras le frotaba la espalda. "Estoy bien, Mark, tal vez sobraban unas cuantas vueltas," dijo con una sonrisa. Él le sonrió tímidamente. "No puedo esperar a decírselo a mi familia," dijo emocionado. "No solo acabo de conseguir un hijo, sino que pronto tendré otro. Muchas gracias por todo lo que has traído a mi vida." "Nosotros somos los que tenemos que darte las gracias a ti. Nos has dado tanto — y lo más importante de todo, has hecho que seamos una verdadera familia." "Y siempre será así," le aseguró. Terminaron de cenar juntos, y luego se sentaron junto al fuego y vieron una comedia. La velada terminó con una nota perfecta, con risas y acurrucados en el sofá. La vida era buena.


Capítulo Treinta y dos "BUENOS días, señorita. Creo que tengo que felicitar a alguien." Joseph, que había irrumpido de forma inesperada en la cocina a la mañana siguiente, estaba sonriendo de oreja a oreja. "Gracias, Joseph. Sí, vas a tener un nuevo nieto en ocho meses." Una radiante sonrisa iluminó el rostro de Emily. Él la corrigió. "Ya tengo un nuevo nieto, ya que Mark ha presentado los papeles para adoptar oficialmente a ese precioso hijo tuyo. Y ahora tengo la ventaja añadida de ir a tener otro nieto más en ocho meses." La aceptación de su hijo en el clan de Anderson llenaba a Emily de pura alegría. Si algo le ocurriese, su pequeño seguiría siendo parte de la familia, y sabía que siempre cuidarían de él. Era el regalo más grande que podía haber recibido jamás. "Gracias por ser como eres, Joseph. Nunca sabrás lo agradecida que estoy de que decidieses contratarme para trabajar aquí. Creo que no hay palabras para expresar mi gratitud." Emily tuvo que parar, ya que estaba empezando a ahogarse por la emoción. "Oh, Emily, soy yo el que está agradecido. Has traído una luz a este lugar que no existía desde que mi abuela dejó este mundo. Eres un verdadero gozo, y tu pequeño Trevor es un gran tesoro. Me alegro enormemente de que mi hijo fuera lo suficientemente inteligente como para no dejarte escapar," dijo Joseph con una voz sospechosamente tensa antes de dar un paso adelante y envolver a Emily en un cálido abrazo. Emily se aferró con fuerza al gran hombre, dejando descansar su cabeza en su pecho mientras él le daba palmaditas en la espalda. El momento le hizo recordar tanto a su padre que no pudo detener el torrente de lágrimas. Ella le echó la culpa a las hormonas del embarazo. Físicamente, Joseph y su padre — que había sido un hombre pequeño — eran como la noche y el día, pero los dos habían sido igualmente bendecidos con las virtudes de la bondad y la generosidad. Ella le echaba mucho de menos, y a su madre también. Pero había tenido la inmensa suerte de encontrar a Joseph y a Katherine y de haber ganado unos estupendos suegros y abuelos para su hijo. "Lo siento, Joseph. No pretendía empaparte con mis lágrimas," le dijo mientras se apartaba y se dirigía al lavabo para limpiarse la cara y obtener el control sobre sus emociones. "Ah, linda, no te preocupes. A veces llorar te hace sentir mejor," le dijo con una sonrisa amable. "Me he estado dando cuenta de eso últimamente," dijo ella con una sonrisa. "Bueno, pasaba por aquí para hacerle saber a Mark que he encontrado a dos personas estupendas para la cocina y el mantenimiento, y entonces ha sido cuando me ha dado la gran noticia," dijo Joseph.


Los ojos de Emily se estrecharon. "¿Quiénes son?" Preguntó. Después de todo, Joseph había sido quien la había contratado a ella, y no quería que una mujer joven estuviese pululando por allí todo el día. "En realidad se trata de una pareja casada. Han trabajado para la compañía durante muchos años, pero ahora quieren algo diferente. Les dije que Mark necesitaba otro cocinero, y que también le vendría bien un hombre de mantenimiento. Con un lugar tan grande, dos personas serían una verdadera bendición, sobre todo ahora que la familia de Mark está creciendo," dijo Joseph. Emily sabía que sonaba un poco egoísta, pero no quería compartir la casa con dos personas más. Le encantaba tener a Edward allí, pero él siempre les daba privacidad, y la mayoría de las veces, ni siquiera se daban cuenta de que estaba por ahí. Sería mucho más difícil tener momentos a solas con su marido si dos personas se mudaran a vivir con ellos. "Mark tiene una casita a la vuelta de la esquina. Podrían vivir allí, y vosotros no tendríais que compartir vuestro espacio de recién casados," dijo Joseph con un guiño. Emily se puso roja cuando le miró. Pensaba que el hombre era capaz de leer la mente, entre otras cosas. "No sabía que había otra casa." "Fue construida hace varios años para una pareja que trabajaba aquí, pero ha estado vacía durante mucho tiempo. Ahora tendremos que hacer obra en ella, y podríamos comenzar en una semana, si te gustan," dijo. "Eso no depende de mí." "Por supuesto que depende de ti, Emily. Tú eres la señora de la casa ahora. Mark ya les conoce; están viniendo de camino para que tú les entrevistes." "Oh," fue su respuesta; no sabía qué más decir. Se sentía un poco nerviosa de ser la responsable en la contratación de dos personas. Y su corazón latía con fuerza al saber que ahora era la dueña de la casa. Nunca había pensado en eso antes. La pareja llegó una hora más tarde, Emily se enamoró inmediatamente de los dos. Tendrían unos cincuenta años, y estaban llenos de vida. A Mary le apasionaba la cocina tanto como a Emily, y ella supo que trabajarían bien juntas. También sabía que si no se sentía físicamente bien, Mary sería perfectamente capaz de encargarse de todo sola. Scott era el esposo de Mary, y aunque era muy callado, su rostro se iluminó cuando Trevor entró en la habitación. El matrimonio le contó que no habían podido tener hijos, por lo que les encantaba poder malcriar a los hijos de los demás. Cuando Mary preparó su primera comida con Emily, era como si hubieran trabajado juntas en una cocina desde siempre. Era uno de esos ajustes perfectos, y Emily estaba más que contenta de poder ofrecerle a Mary el trabajo. "Me encantaría que trabajases aquí," le dijo Emily al cabo de un rato. Ella no podía ser la responsable de la contratación de Scott, ya que ese era el área de Mark, pero Emily sabía que el matrimonio era un pack, y de acuerdo con Joseph, Mark ya les había


aprobado a los dos. "Creo que vamos a trabajar maravillosamente juntas," dijo Mary, y luego le dio un abrazo. Mark entró e invitó a Scott a que fuera hasta la casa del campo con él. Los dos hombres iban a averiguar exactamente lo que sería necesario hacer en ella y contratar a la gente adecuada para ello de inmediato. Emily estaba ansiosa porque la semana pasara lo antes posible para que la encantadora pareja pudiese mudarse. Cuando se despertó aquella mañana, jamás pensó que se sentiría de esa manera sobre la contratación de alguien nuevo, pero la vida tenía sus formas de salirse con la suya y a veces, por el bien de todos.


Capítulo Treinta y tres Y EMILY tenía razón. Había estado soportando náuseas matutinas durante toda la semana, y poco después de que la nueva pareja se hubiese mudado, Mary le preparó una bebida mágica que cortó los vómitos de inmediato. Mark había metido la pata en un par de ocasiones contratando a ciertas personas, pero con estas dos había tomado la mejor de las decisiones. Emily estaba sentada a la mesa con los pies en alto y la bebida mágica en sus manos. Mary había insistido en que su jefa reposase hasta que estuviese al cien por cien, y había hecho todo el almuerzo por su cuenta. Los hombres estaban disfrutando de la cocina de Mary tanto como Emily. El increíble aroma de la comida de la mujer hizo que los hombres llegaran hipnotizados a la cocina, donde se sentaron a la mesa, llenos de barro, risas, y habladurías. Emily disfrutaba de cada minuto en la vida de un rancho. Se sentía como en casa, y cada ranchero tenía un lugar especial en su corazón, sobre todo porque David, el espeluznante, desapareció durante el tiempo que ella y Mark estuviera celebrando su luna de miel. Mark entró por la puerta en su atuendo habitual, su hijo, justo detrás de él. "Mamá, vamos a amarrar hoy a los terneros," dijo Trevor con entusiasmo. "Eso suena muy divertido." "Sí, y luego vamos a...cas, cas... ¿Cómo se decía, papá?" Trevor preguntó mientras miraba a Mark. Los hombres alrededor de la mesa se echaron a reír como Mark miró incómodamente hacia Emily. Ella notó que no quería decírselo, así que levantó una ceja y esperó. "Vamos a castrarles," dijo Mark. Una vez que la palabra fue dicha, las risas se detuvieron de golpe y fueron sustituidas por susurros. Parecía una palabra que nadie quería decir o escuchar. "Oh," dijo Emily y sintió que se ruborizaba. "Es parte de la vida de un rancho," dijo Mark encogiéndose de hombros, tratando de cambiar de tema rápidamente. "¿No es demasiado pequeño para hacer eso?" Preguntó Emily con preocupación, tratando de no permitir que se saliese con la suya tan fácilmente. "Él ya es un chico grande," dijo Mark mientras que le daba unas palmaditas en la espalda a su hijo. Emily nunca tenía el coraje de decirles que no a los dos hombres que más quería en el mundo, así que lo dejó estar. "Desde luego que este guiso está exquisito," dijo uno de los chicos entre enormes bocados. "Bueno, tenéis que darle las gracias a Mary," dijo Emily. "Ella ha hecho toda la comida hoy. A decir verdad, creo que el ingrediente especial son ostras de las


Montañas Rocosas," dijo mientras se reía. Los hombres miraron con horror antes mirar a Emily. Ella les sonrió y se giró hacia Mary. "Gracias, Mary," todos corearon juntos. "No hay de qué. Esta noche Emily y yo prepararemos sus famosas enchiladas." "¡Siiiiiii!" Gritaron los hombres. Emily no entendía cómo podían tener esa mirada de hambre en sus ojos después de la comilona que se habían metido entre pecho y espalda, pero supuso que quemaban un montón de calorías a lo largo del día. Ella estaba agradecida de ser tan necesaria y apreciada. Los chicos inhalaron el resto de sus comidas y luego se dirigió hacia la puerta tan rápido como habían llegado. "Le estoy cogiendo mucho cariño a esos muchachos," dijo Mary una vez que todos ya se habían ido. "Entiendo cómo te sientes," dijo Emily. Las dos mujeres fregaron los platos y comenzaron a preparar la cena, conversando y haciendo que el tiempo pasase volando. Mark se coló de nuevo en la cocina un par de horas más tarde, le robó un beso, y luego volvió a desaparecer. A Emily le encantaba que cada vez que se encontraba cerca de la casa, entrase, aunque fuera por menos de treinta segundos. Le encantaba lo mucho que la quería. Casi tanto como ella le quería a él. La rutina de su día a día le ofrecía consuelo y felicidad. Mark permanecía cerca de la casa y dejaba su rancho en manos de sus trabajadores mientras que él hacía cosas con Trevor siempre que podía. Emily pasaba el día en la cocina, pero se escapaba para ver a sus dos hombres con mucha frecuencia. Durante los dos meses siguientes, su estómago comenzó a redondearse un poco, no lo suficiente como para mostrar mucho su embarazo, pero lo suficiente como para que fuese obvio que un bebé crecía en su interior. Mark se pasaba las tardes tumbado a su lado, acariciándole el estómago y hablándole a su hijo. Era un padre increíble sus dos hijos. Trevor le adoraba, y el bebé ya tenía su habitación preparada, gracias a los esfuerzos de Mark. A Emily le encantaba pasar sus días cocinando con Mary y sus noches en los brazos de su marido. Ella finalmente estaba aceptando que su vida era perfecta, y que nada haría que eso cambiase jamás. *** "¿De verdad tienes que irte?" Emily dijo entre sollozos mientras que Mark llenaba su maleta de ropa. Le habían reclamado desde el estado de Montana por un asunto urgente. Ella normalmente habría ido con él, pero Trevor tenía una excursión al campo al día siguiente, y ella ya le había prometido que iría con él. "Créeme, no quiero irme," dijo. Dejó la bolsa a un lado y tiró de ella en sus brazos y la besó suavemente. Lo primero es lo primero — y Emily estaba la primera en su lista. Mark desnudó lentamente a su bella esposa y la amó dulcemente, no queriendo ni


siquiera dejarla una noche. No habían pasado ni una noche separados desde el día de su boda, y sabía que cada hora sin ella sería un auténtico infierno. Después de que se hubiesen vestido, bajaron al recibidor. Mark la besó una vez más antes de salir por la puerta. Se dio la vuelta justo a tiempo de ver una lágrima cayendo por su mejilla y casi lo mandó todo a la mierda. "Estaré bien; es solo que voy a echarte de menos," le aseguró ella cuando le vio hacer una pausa, como si no supiera qué debía hacer. "¿Estás absolutamente segura de que todo va a estar bien?" Le preguntó mientras permanecía al lado del coche, sin tocarlo. "Ya te lo he dicho, Mark, voy a estar bien. Son solo las hormonas del embarazo," le aseguró. "Estaré de vuelta antes de que puedas darte cuenta de que me he ido." "Eso no es posible, pero estoy rodeada de gente buena y podré aguantar una noche sin ti, aunque ahora mismo sienta lo contrario. Ve a ocuparte del negocio y diviértete con tu amigo. Te quiero, Mark Anderson." "Yo también te quiero, Emily Anderson. Te llamaré tan pronto como el jet aterrice," dijo mientras le lanzaba un beso, y finalmente puso su coche en marcha y arrancó. Ella mantuvo la compostura para no sentirse peor de lo que ya hacía. Ella se quedó mirando hasta que perdió el coche de vista, orgullosa de poder contener las lágrimas, aunque se sentía muy sola. Los rancheros estaban en el pasto del norte, a varios kilómetros de distancia. Edward había ido a visitar a su hijo por unos días, y Mary y Scott estaban haciendo algunas compras. Nunca se había quedado sola en esa casa tan enorme, y no le gustaba la sensación. Decidió ir al granero donde estaban los gatitos que habían nacido hacía unas semanas. Sabía que verles le animaría antes de que Trevor llegara del colegio. Emily fue por el camino que tan bien conocía hacia el establo y entró. Se acostó junto a los gatitos y los acarició suavemente, sintiendo lástima de sí misma. "Esto es ridículo. Has pasado muchos, muchos días sola. Si no puedes aguantar durante unas horas es que eres demasiado dependiente," se reprendió a sí misma. Sintiéndose un poco mejor, frotó la cabeza del pequeño gatito blanco y negro y escuchó a la gata mamá ronronear. Cuando estaba a punto de levantarse, oyó un ruido detrás de ella, pero antes de que pudiera darse la vuelta y ver lo que era, sintió un fuerte dolor en la cabeza, y todo se volvió negro.


Capítulo Treinta y cuatro MARK había llegado al aeropuerto cuando sonó su móvil. Lo cogió, pensando que sería Emily para decirle un último adiós antes de de coger el avión. "Oye, Mark; puedes cancelar el viaje. Ya hemos resuelto el problema," dijo la voz de su amigo. "¿Está seguro?" Preguntó Mark mientras que daba la vuelta con el coche para volver a casa. "Sí, lo hemos solucionado. Puedes quedarte en casa, donde sé que realmente quieres estar," dijo el hombre amablemente. "En eso tienes razón. Prefiero estar con mi familia," dijo Mark, con un suspiro de alivio. "¿Qué está pasando en Anderson Land? ¿Estáis cayendo todos a los pies de las mujeres?" "Hemos descubierto que es mejor tener una hermosa mujer a nuestro lado cada noche que tratar de encontrar una nueva chica cada fin de semana," dijo Mark con sinceridad. "Creo que me quedo con mi soltería," dijo su amigo y luego colgó el teléfono. Mark se detuvo delante de la casa, entró corriendo y llamó a Emily. No obtuvo respuesta, así que se dirigió a las escaleras. Sonrió al imaginársela tendida en la cama. El embarazo la estaba agotando, y sabía que solía tomarse una siesta de vez en cuando. En silencio, abrió la puerta y entró. Emily no estaba allí. No tenía por qué preocuparse. Buscó por toda la casa y luego salió a la piscina, donde tampoco estaba. Mark sabía que tenía que estar cerca porque su coche estaba en el garaje. La propiedad era muy tranquila. Miró a su alrededor, y luego pensó en el granero. Era muy probable que estuviese allí jugando con los gatitos. Corrió hacía allí y se sintió aliviado al ver las puertas abiertas. Ninguno de sus hombres dejaría la puerta abierta, por lo que tenía que estar ahí. Caminó a través y se sorprendió al no verla. Miró entre los gatitos, y su corazón se detuvo en su pecho. Se dejó caer de rodillas al ver un pañuelo que sabía, pertenecía a Emily. Cuando se dio cuenta de las gotas de sangre sobre el heno, su pánico aumentó. ¿Qué había pasado? Volvió corriendo a la casa y llamó al hospital. Tal vez había tenido un accidente doméstico y ella misma había llamado a una ambulancia. Unos minutos más tarde, Mark no tenía aún ninguna respuesta. Había llegado el momento de recurrir a un equipo de búsqueda. Su esposa nunca se alejaría sin decírselo a nadie. Cogió la radio e hizo que sus hombres vinieran de forma inmediata. Luego llamó a su padre, quien convocó a sus hermanos. Mark organizó a todos los trabajadores del rancho, y todos ellos tomaron diferentes áreas. Mark había estado fuera menos de una hora, así que no podía haber ido muy lejos. Rápidamente le dio gracias a Dios por no haber cogido ese avión. Si no hubiese


vuelto a casa tan pronto, ella podría haber estado ahí fuera todo el día antes de que alguien se hubiese dado cuenta de su desaparición. Mark negó con la cabeza cuando se dio cuenta de que muy probablemente estaba exagerando. Probablemente estaba junto al lago, o leyendo un libro no muy lejos de casa. ¿Era su miedo irracional? No podía apartar las manchas de sangre de su mente. Después de que los hombres hubiesen buscado por cada centímetro de la propiedad, todos se reunieron en casa. Mary y Scott habían regresado y habían hecho café, té y bocadillos para todos. "Necesitáis comer y mantener vuestra energía para encontrar a Emily," les dijo Mary. Todos obedecieron, aunque nadie tenía apetito. Cada persona en el rancho se había enamorado de Emily, y con su falta, la tensión era inmensa. La familia de Mark llegó mientras todos estaban diseñando un nuevo plan de acción, y Mark se sintió aliviado al tener a su padre y a sus hermanos a su lado. "He llamado al equipo de búsqueda y rescate. Están trayendo a los perros. Vamos a llevarlos al establo, que es el último lugar donde se sospecha que ha estado, y van a comenzar a rastrearla," dijo Lucas. "No entiendo dónde puede estar," dijo Mark con la cabeza entre las manos. "Han pasado horas y nunca se va sin decir nada. Trevor estará en casa en pocos minutos, y ella está siempre aquí cuando el niño entra por la puerta." "La encontraremos, hermano. Te lo prometo," dijo Alex. Él puso su reconfortante mano sobre el brazo de Mark. Los tres hermanos continuaron hablando sobre las diferentes opciones que tenían mientras que las mujeres hacían una llamada tras otra, tratando de descubrir si alguien la había visto en algún lugar. Un equipo de noticias llegó, y Joseph les dio una breve declaración y luego les pidió que enseñaran la foto de Emily. Cuando algo sucedía en la familia Anderson, el hecho era noticia de primera plana. Joseph odiaba tener que separarse de sus hijos para dar una declaración, aunque fuese breve, pero los medios de comunicación podrían ser de gran ayuda. Podía llamar cualquier persona que la hubiese visto. Y esa era la única manera de que la foto de Emily entrara en millones de hogares. Joseph terminó y luego les pidió a los periodistas que le dieran un poco de intimidad a su familia. Sabía que eso no iba a hacer que los reporteros y fotógrafos se fueran por completo, pero al menos se alejarían de la propiedad. "¿Ya se han ido, papá?" Mark le preguntó a Joseph cuando volvió a entrar en casa. "Bueno, ya sabes que no se irán por completo hasta que la hayamos encontrado, pero se han alejado de casa al menos," Joseph le aseguró a su hijo. "Vamos a encontrarla, ¿verdad, papá?" Mark le preguntó a su padre. En ese momento, se sintió más como un niño que necesitaba el consuelo de un padre que un hombre adulto con sus propios hijos. "Te garantizo que vamos a encontrarla y va a estar bien," Joseph le prometió a su hijo. El hombre rezó a Dios para que pudiera mantener su promesa.


Capítulo Treinta y cinco EMILY se despertó con un martilleo en la cabeza. Trató de levantar las manos para calmar el dolor y descubrió que no podía moverlas. Trató de sentarse y no pudo mover su cuerpo en absoluto. Ella comenzó a entrar en pánico y a tratar de tirar de sus brazos y sus piernas. Al abrir los ojos para ver lo que la rodeaba, se dio cuenta de que estaba acostada en una sucia cama en una habitación pequeña y de que sus brazos y piernas estaban atados. El terror la invadió, y ella se echó a llorar. "Mark," gritó con una voz llena de dolor. No hubo respuesta. "¡Mark!" gritó otra vez más fuerte. ¿Qué estaba ocurriendo? Oyó un ruido y al principio lanzó un suspiro de alivio, pensando que Mark la habría encontrado. La puerta se abrió — un desconocido se acercó a través de ella. Emily no le conocía, pero hizo que un escalofrío recorriese todo su cuerpo. Unos ojos pequeños y brillantes la miraban, y su vello se puso de punta ante la mugre que cubría su estrecha cara, sin afeitar, y su puntiaguda nariz. "Por fin te has despertado. Estaba empezando a preocuparme," dijo mientras seguía mirándola con esos ojos salvajes desde el otro lado de la habitación. "¿Dónde estoy y por qué estoy atada?" Preguntó ella. Le temblaban los labios. "Estás en casa," contestó él simplemente. ¿Cómo se suponía que Emily debía responder a eso? Ella no quería provocar su ira, pero tampoco quería que él pensara que quería quedarse. "Ummm...no lo entiendo." "Es muy sencillo de entender," dijo el hombre mientras se acercaba. Un escalofrío deasco recorrió toda su espina dorsal mientras que el hombre se inclinaba sobre ella. Tuvimos una conexión muy especial, y luego elegiste a ese hombre estúpido y rico en mi lugar. Aceptaste mis flores, has leído mis cartas de amor, y aún así te casaste con él. Bueno, pues ahora eres mía, y no voy a dejarte que te marches," dijo el hombre. Emily le miró con horror. ¿Esta era la persona que había estado acechándola? No entendía cómo era posible. Habían encontrado sus fotos entre las cosas de Chris —Chris era un criminal convicto. Emily se quedó mirando a ese hombre, confundida, mientras que su aturdido cerebro intentaba comprender algo de lo que estaba sucediendo. "De verdad que no lo entiendo, nunca nos hemos visto antes," dijo ella, asegurándose de mantener su voz tranquila, y tratando de recordar el curso de defensa personal que tomó durante su último año de secundaría. Sabía que no debía provocar a su captor. "Por supuesto que nos conocemos. Me ayudaste a escoger algo de fruta en el supermercado cuando llegaste a la ciudad, y te dije que algún día te devolvería el favor," dijo. Emily no podía recordar nada de eso en absoluto.


"Melocotones y rosas. Las rosas significan amor. Me dijiste que me amabas, ¿ves?" Por fin un flash cruzó su mente y se acordó de estar en el supermercado hablando sobre la fruta con un hombre, pero no podía ser este. Ese hombre jamás estaría tan sucio — jamás parecería tan aterrador. No podía ser el mismo, ¿podía? "Me dijiste que sería muy amable por mi parte devolverte el favor, y que ya nos volveríamos a ver. Seguí volviendo a la tienda, todos los días a la misma hora — perdí mi trabajo con tal de poder estar allí — pero tú nunca apareciste, así que te envié las flores. Vi la cara que pusiste cuando las aceptaste, y estabas sonriendo. Entonces te envié todas esas notas y cartas. Sabía que querías estar conmigo, pero Mark no te iba a dejar escapar. Entonces te casaste con él y me engañaste, así que he estado esperando a poder estar a solas contigo," dijo. Él estaba sentado en el borde de la cama, y Emily estaba aterrorizada. Ella estaba a su completa merced, sin poder escapar de ninguna manera. Mark nunca sería capaz de encontrarla; ella ni siquiera sabía dónde estaba. Estaba muy asustada de poder perder a su bebé por culpa de ese demente. Quería poner su mano protectora sobre su vientre, pero no podía mover los brazos. "Soy muy mala con los nombres, ¿me puedes recordar el tuyo?" Ella le preguntó, con la esperanza de detenerle hasta que pudiera pensar en algo. "Soy Joshua, ¿recuerdas?" "Oh, sí, ahora me acuerdo," mintió. "¿Ves? Tuvimos una conexión. Sabía que en cuanto te alejara de ese lugar, te acordarías de mí," dijo mientras pasaba su sucia mano por la cara de ella. "Estoy muy incómoda, Joshua. ¿Podrías desatarme?" Le preguntó con lo que esperaba que fuera una voz amistosa. "Todavía no," dijo, y comenzó a recular. "Podrías estar tratando de engañarme. Mi padre me enseñó que las mujeres mienten todo el tiempo para conseguir lo que quieren," dijo. "Joshua, yo nunca te mentiría," contestó ella. "¡Cállate!" le gritó y levantó la mano en el aire, como si estuviera a punto de golpearla. Emily se apartó de él, pero él nunca lanzó el golpe. Ella se quedó allí y lloró en silencio. Rezó porque Mark lograra encontrarla de alguna manera. "Voy a preparar nuestra cena, como una verdadera familia, y luego te llevaré al baño, porque esta noche finalmente serás mía," dijo antes de salir de la pequeña choza. Emily comenzó inmediatamente a retorcerse tratando de librarse de sus ataduras. Si pudiera soltarse una mano, ella podría deshacer el resto y tal vez escapar. Pero el forcejeo no estaba haciendo más que agotarla, así que decidió guardarse su energía. Su única oportunidad sería probablemente cuando él la soltase para ir al baño. Fue una corredora muy rápida durante los años de secundaría, y si pudiera zafarse de él, sabría que tendría una oportunidad de escapar. El mayor problema era que ya estaba oscureciendo, y ella no tenía ni idea de en qué


dirección correr. No le importaba, sin embargo. Se alejaría hasta que ya no pudiese más y encontraría un lugar en el que esconderse. La oscuridad al menos le ayudaría a ocultarse. Esperaría a que amaneciese si fuera necesario. No podía quedarse allí y dejar que ese hombre la violase. Emily permaneció allí en la miseria hasta que finalmente el dolor y el cansancio la alcanzaron, y cayó en un inquieto sueño. "Emily, despierta." Emily se despertó para encontrarse a Joshua tumbado sobre ella. Su estómago se revolvió ante el olor repugnante del aliento en su cara, y le vino una arcada, haciendo que el hombre entrecerrase los ojos peligrosamente. "¿Te doy asco?" Gruño mientras sus dedos bloqueaban su mandíbula y la obligaba a mirarle. Ella tuvo que reunir todas sus fuerzas para no venirse abajo. "N...no," tartamudeó. Un nudo se formó en su garganta mientras miraba hacia sus ojos llenos de ira. "Mark te ha lavado el cerebro, te ha hecho pensar que es el hombre adecuado para ti, pero no lo es. Yo lo soy. Ya lo verás. Sé que llegarás a apreciarme. Me enfadé tanto cuando te vi besándole, pero supe que solo estabas fingiendo. Me di cuenta que cuando mirabas hacia el bosque, en realidad, me estabas buscando. Nuestros ojos se llegaron a encontrar en una ocasión, cuando yo estaba subido en ese árbol. Tenías una expresión soñadora en tu cara. Sabía que estabas deseando que pudiéramos estar juntos. Todo irá bien. Te lo prometo. Ese hombre nunca nos encontrará." Joshua se inclinó y pasó sus labios sobre los de ella, el olor de sus dientes sucios y descuidados y a tabaco de mascar, entró por su nariz e hizo que le viniese otra arcada. "¡Te crees tan rica y tan poderosa ahora!" Gritó mientras levantaba el brazo y se cernía sobre ella, golpeándola con fuerza en la cara. La picazón hizo que viese borroso mientras que luchaba por no desmayarse. ¿Quién sabía lo que pasaría si lo hiciera? No es que ella fuese a ser capaz de protegerse a sí misma si él pretendía abusar de ella. Se sentía desesperada. "No, eso no es verdad, Joshua. Es solo que...no me siento bien. No he comido nada en todo el día," susurró, luchando por contener las lágrimas. La actitud del hombre cambió cuando la miró, mientras levanta su mano otra vez y le acariciaba la mejilla dolorida. "Lo siento, Emily. A veces pierdo la paciencia. No quería hacerlo. Tienes que estar hambrienta. Voy a terminar nuestra cena. He cazado algunas ardillas enormes hoy. Se están cocinando ahora mismo. Me he esforzado mucho para preparar estar noche. Quería que fuera muy especial." "Gracias, Joshua," dijo. "¿Podría usar el baño primero?" "No. Todavía no. Está bien. Si tienes que ir, ve. No me molesta," dijo mientras sus ojos viajaron por su tembloroso cuerpo. "Nos vamos a poner muy pringosos más adelante, de todos modos," añadió con una sonrisa maliciosa.


Oh, por favor, Mark, encuéntrame, gritó mentalmente mientras que Joshua se dirigía al exterior. Ella no iba a darse por vencida, pero tampoco parecía haber ninguna esperanza. Tenía los brazos amoratados e hinchados de tanto tirar de las cuerdas. No le importaba. Siguió luchando contra sus ataduras. Prefería morir a ser tomada por ese hombre.


Capítulo Treinta y seis EL equipo de rescate llegó a la casa, y Mark llevó a los hombres al granero. Los perros olieron el área e inmediatamente empezaron a tirar de sus correas para seguir el olor de Emily. Mark se dirigió inmediatamente a ellos. Lucas y Alex estaban allí a su lado, y los tres de ellos siguieron al equipo de búsqueda a través del bosque. Mark no podía entender por qué Emily habría hecho esto de no ser que hubiese sido en contra de su voluntad. A un kilómetro más o menos del bosque que bordeaba su propiedad, el líder del equipo de búsqueda se detuvo, reuniendo a todo el mundo. "Veo una cabaña por allí, y parece que los perros nos están dirigiendo directamente a ella. Ahora, no sabemos si Emily se lesionó y se refugió en ella o fue secuestrada. Por la sangre y el camino directo que conduce a ese lugar, parece más bien un secuestro," dijo el líder de búsquedas. "Vamos entonces," dijo Mark con un gruñido. Si algún animal tenía a su esposa, él la salvaría y luego le haría pedazos. ¿Por qué diablos estaban parados alrededor hablando de ello en lugar de seguir hacia adelante? Emily le necesitaba. "Mark, sé que quieres darte la mayor prisa posible, pero eso no es lo más inteligente que hacer. Tenemos que entrar a escondidas en la propiedad. Si alguien ha raptado a tu esposa y está ahí dentro con ella, como se dé cuenta de que entramos, la tomará como rehén. Lo mejor para Emily sería atrapar a este tipo fuera de la casa. Vamos a entrar en la cabaña desde diferentes direcciones. Vamos a revisar la radio para asegurarnos de que los auriculares funcionan correctamente. Nadie debe hablar por encima de un susurro," el líder ordenó. Era obvio para todos los involucrados que el tipo era un ex militar. A Mark le tranquilizaba que un tipo tan duro fuese el encargado de la operación. Si Mark hacía algo estúpido que pusiese a su mujer en un peligro aún mayor, nunca se lo perdonaría. Se separaron y poco a poco se abrieron paso hacia la cabaña. Mark estaba con sus hermanos, y el líder del equipo de búsqueda se dirigió a ella desde otro ángulo. A medida que se acercaba, Mark escuchó una conmoción, y los perros se volvieron locos. "Le tengo, " Mark oyó a alguien gritar. "Comprobar la cabaña," otra voz intervino. Mark no necesitó oír nada más. Corrió los últimos cien metros, gritando el nombre de su mujer, y abrió la puerta, sin preocuparse de su propia seguridad. Cuando Mark estuvo dentro de la tenue cabaña y vio a Emily acostada, atada a la cama, cada instinto en su interior le hizo querer volver a la puerta y matar al hombre que le había hecho esto. Pero no podía dejar a su amada esposa sola durante tanto tiempo. Sus pensamientos le arrastraban directamente a ella. "Mark, sabía que me encontrarías," dijo sollozando, mientras que él se sentaba en la


cama y la tocaba suavemente. Recorrió todo su cuerpo para asegurarse de que no hubiese nada roto y luego se inclinó para rozar su hinchada boca con sus labios. Cuando vio el moretón en su mejilla, sintió que empezaba a temblar con la necesidad de patear a la escoria que le había golpeado. "Siento mucho que hayas tenido que pasar por esto, cariño," dijo con los dientes apretados. Comenzó a soltarla y tuvo que controlar su rabia al ver sus muñecas y tobillos enrojecidos. No podía creer lo que ese monstruo le había hecho. "Estoy bien, Mark; has llegado antes de que pudiera hacerme daño," dijo con lágrimas corriendo por sus sucias mejillas. "Nena, sí te ha hecho daño. Prometí que jamás dejaría que te pasase nada, y luego te dejé sola. Nunca voy a ser capaz de perdonarme por ello." "Mark, me has encontrado. Me has salvado antes de que pudiera hacerme daño de verdad. Eres mi héroe," le dijo mientras levantaba la mano y le tocaba la mejilla. Una lágrima resbaló por la mejilla de Mark. Él no se había dado cuenta de que sus emociones le habían hecho perder el control. Conteniendo las ganas de llorar, la levantó sobre su regazo y la abrazó. Mark continuó frotando su espalda y acariciando el pequeño bulto en su vientre. "¿El bebé?" Preguntó Mark, con miedo de cuál pudiera ser su respuesta. "El bebé está bien; he sentido cómo se movía, pero sin duda quiero que me vean de inmediato. Me ha golpeado muy fuerte en la cabeza." Mark podía ver la sangre seca en su hermoso cabello, y todo su cuerpo se tensó de nuevo. Levantándola con cuidado, la llevó fuera de la cabaña. No podía soportar verla allí ni un minuto más. Muy pronto, se oyó el sonido de las sirenas, como la policía y los paramédicos se acercaban por el camino de tierra cubierto de hierba. Marcar la sostuvo en sus brazos hasta que la ambulancia se acercó. Rápidamente se aproximó a ella y la depositó suavemente en la camilla. El paramédico la conectó a algunas máquinas, y pronto, el sonido de los latidos del corazón de su bebé pudo ser escuchado sobre el caos a su alrededor. Mark exhaló su primer suspiro de alivio desde que descubrió que ella se había ido. Miró por encima del secuestrador, quien actualmente estaba siendo retenido por dos agentes de policía. Sabiendo que Emily estaba a salvo, Mark se dirigió hacia Joshua, quien le miraba con odio. Sin importarle las consecuencias, levantó el brazo y le propinó un duro puñetazo en la mandíbula. Los ojos de Joshua se pusieron en blanco y el hombre se desplomó. Lucas trató de retener a Mark rápidamente antes de que se ensañara con el tipo. "Déjalo estar, hermano," murmuró. Los dos agentes que estaban allí actuaron como si no hubieran visto nada. A Mark ni siquiera le importaba. Valdría la pena pasar una noche en la cárcel con tal de darle al hombre la paliza que tanto se merecía. "Deja que la ley se encargue de él," dijo Alex mientras que ayudaba a Lucas a tirar


de Mark. "Tienes que estar con Emily." Oír su nombre hizo que la rabia que le estaba consumiendo disminuyese, y sus hombros se relajaron. Sí, tenía que estar allí para su esposa. Por mucho que quisiera acabar con el hombre que había hecho daño a su mujer, eso no ayuda ahora. "Señor Anderson, tenemos algunas preguntas que debemos hacerle a usted y a su esposa," dijo un oficial mientras se acercaba a Mark. "Mi esposa tiene que ir al hospital de inmediato, ¿puede seguirnos hasta allí?" Dijo Mark, y se trasladó de nuevo a Emily. Ella no había visto lo que había hecho, gracias a Dios. "Claro. Van a encerrar a este tipo, así que no podrá hacerle daño a nadie más esta noche, ni nunca más una vez que la ley acabe con él," dijo el oficial y luego se alejó. "Si nos aseguras que vas a estar tranquilo tranquilo, volveremos al rancho y nos reuniremos contigo en el hospital," Lucas le dijo calmadamente. "Estoy bien. Gracias," dijo Mark. Lucas le dio una palmada en la espalda, y luego sus dos hermanos comenzaron a moverse por el bosque hacia su rancho. Mark se sintió mejor cuando la ambulancia comenzó a hacer su camino hacia el hospital. Se sentiría mucho mejor cuando se confirmase que todo estaba bien tanto con su esposa como con su bebé. Emily entró en el hospital por urgencias y, poco después, fue vista por un médico que resultó ser amigo de Mark. "Ella va a estar bien," le dijo el doctor Harison. "Quiero que la vigiles mientras que duerme esta noche debido a ese golpe en la cabeza. Ha sido una suerte que la hayáis encontrado tan rápido," finalizó. "Gracias, Jim; te agradezco mucho que la hayas visto tan rápido," dijo Mark mientras estrechaba la mano del hombre. "Sabes que haría cualquier cosa por ti, Mark," dijo el doctor y luego se fue. El médico le había dado unas pastillas para que su cabeza no le doliera más, pero seguía muy dolorida, y las muñecas y las manos le quemaban. No quería nada más que poder quitarse la suciedad y sumergirse en un baño de burbujas. Si no hubiera estado embarazada, habría querido que el agua estuviese hirviendo, se sentía sucia. Mark la ayudó a vestirse, y ella tuvo que sonreír ante la ironía. Por lo general él siempre trataba de quitarle la ropa, no de ponérsela. "Vaya cambio," dijo ella con una pequeña sonrisa. Mark la miró en estado de shock cuando se dio cuenta de que estaba bromeando con él. "Te quiero, Emily. No quiero ni pensar en lo que podría haber pasado si no te hubiésemos encontrado tan pronto," dijo con una voz gruesa. "Mark, me encontraste a tiempo, y no quiero pensar en ese hombre ni en ese lugar nunca más. Tengo mucha suerte de que no me haya pasado nada, y eso es gracias a ti," dijo mientras le pasaba la mano por la mejilla. "De acuerdo, solo por ti voy a tratar de dejar de preocuparme," dijo con una débil


sonrisa. "Gracias. Ahora vámonos a casa." Él tomó su mano y la llevó a la zona de espera de urgencias. Lucas y Alex se levantaron de un salto en cuanto les vieron. "¿Estás bien? ¿El bebé está bien?" Ambos le preguntaron al unísono. Emily asintió con la cabeza y luego abrazó a cada uno de los hermanos impulsivamente. Cada uno de ellos pasó un brazo alrededor de ella y tiraron de ella en un gesto protector. "Gracias por preocuparos por mí. Me alegro de tener dos hermanos como vosotros," dijo, mientras se le escapaba una lágrima. Ambos hombres estaban demasiado ahogados para decir una palabra y en su lugar, la abrazaron un poco más fuerte. Unos minutos más tarde, los cuatro salieron al parking. Los tres hombres la estaban tratando como si fuera una muñeca de porcelana. Mark incluso puso la mano en su cabeza mientras ella se agachaba para entrar en el coche, preocupada porque pudiese golpearse. Emily se acurrucó en los brazos de Mark en el asiento trasero en el viaje de regreso a casa. Cuando se detuvieron, la puerta se abrió, y ella pudo ver el porche lleno con sus "hermanas" — Amy y Jessica — y Joseph y Katherine, Mary y Scott y Edward. Ella fue una vez más superada por la emoción mientras miraba al increíble grupo de personas que eran su familia. Ella subió las escaleras y se vio envuelta en abrazos y besos y luego fue llevada hasta el campo, donde se sentó con una manta sobre ella y una humeante taza de uno de los elixires mágicos de Mary que fue colocada entre sus manos. "Bebe esto, luego será mejor que te des un buen baño antes de que nos cuentes nada," dijo Mary, tomando el relevo como si fuera una mamá gallina. Emily bebió el líquido obedientemente, y se dio cuenta de que hizo que se sintiera mejor y pareció darle la energía que tanto necesitaba. Cuando terminó la bebida, Amy y Jessica la llevaron al piso de arriba, y ella se sintió por fin aliviada de estar por fin de pie bajo el chorro de agua caliente. Se tomó mucho tiempo en borrar cada rastro de su captor y su cautiverio, y su piel se puso roja de frotarse violentamente con la esponja. En el momento en que ella salió de la bañera y se puso un pijama de franela limpia, se sentía casi humana otra vez. "Por favor, quemad esto," dijo tirando la ropa llena de barro que había llevado puesta. "Sin problemas," dijo Jessica. Cogió la ropa del suelo y la tiró a la papelera, diciendo, "Jamás volverás a verla." Las mujeres bajaron por las escaleras, y ayudaron a Emily a sentarse en el sofá con una manta caliente sobre ella. Mark se sentó junto a ella y la empujó con fuerza contra su costado. Emily les contó que estaba en el granero y que el hombre se acercó por detrás de ella, golpeándola en la cabeza — no sabía con qué. "¿De dónde ha salido ese tipo?" Preguntó Jessica. "Pensé que ya habíamos cogido al malo."


"Yo también. Al parecer, hay que tener cuidado con la gente con la que tratas de ser agradable en el supermercado. Durante mi primera semana o segunda aquí, al parecer, le ayudé en el pasillo de la fruta. Apenas lo recuerdo, pero lo que le dije debió impactarle, porque me dijo que teníamos una conexión. Nunca he estado tan asustada," dijo estremeciéndose. "No tienes por qué hablar de ello, cariño," Mark le aseguró. "Estoy bien, Mark. Estoy en casa contigo y nuestra familia. Puedo soportar cualquier cosa mientras que estéis todos aquí," dijo. Se sorprendió a sí misma por la sinceridad con la que pronunció tales palabras. "Para eso está la familia, para apoyarse en los malos momentos. Siempre vamos a estar aquí por los demás," él le aseguró. "Lo sé. Lo sé mejor que cualquier otra cosa," dijo mientras que levantaba la cara para que Mark la besase. "Eres tan preciosa." "Yo no me veo tan preciosa en este momento," dijo ella con un suspiro. "Estás más preciosa que nunca," la corrigió, luego la besó de nuevo. "Vale, me están empezando a dar náuseas," dijo Lucas con una sonrisa. "Oh, cállate, es muy bonito," Amy le regañó. "Te voy a mostrar lo que es bonito," dijo Lucas cuando él la levantó en sus brazos y la besó hasta dejarla sin aliento. Cuando Emily levantó la mirada, se dio cuenta de que Trevor no estaba allí, y volvió a entrar en pánico. Tenía que ver a su hijo. "¿Trevor está bien?" "No le hemos dicho nada de lo que estaba pasando. Creímos que sería lo mejor. Está durmiendo ahora mismo, y hemos estado asegurándonos de que estuviese tranquilo, regularmente," dijo Joseph. "Gracias, Joseph; me alegro de que no se haya enterado," dijo ella. A pesar de que sabía que el pequeño estaba a salvo, pensaba ir a verle cuando subiese. "Sé que estáis preocupados y esperando a que me derrumbe en cualquier momento. Estuve más que muerta de miedo cuando estuve encerrada con llave en esa cabaña, pero el terror pasó una vez que Mark entró por la puerta. Sabía que de alguna manera, me encontraría y me salvaría, y quiero que sepáis que no tenéis que preocuparos más por mí," les dijo, sintiéndose reconfortada como Mark apretó su brazo alrededor de sus hombros. "Vale, dejaremos de preocuparnos," dijo Jessica. "Bueno, puede que aún nos preocupemos un poco, pero trataremos de que no te des cuenta," añadió con una sonrisa. "Podéis quedaos en las habitaciones que están libres o volver a vuestras respectivas casas, pero yo voy a prepararle a mi esposa un gran baño de burbujas para aliviar los dolores en sus articulaciones, y luego nos iremos a la cama," Mark le dijo a su familia.


"Creo que volveremos a casa a abrazar a nuestros hijos," dijo Amy mientras se acercaba y le daba un gran abrazo a Emily. "Me parece genial," le dijo Emily. "Nosotros vamos a hacer lo mismo, pero volveremos este fin de semana para celebrar una gran barbacoa familiar," dijo Jessica. "Perfecto. Gracias, Jessica," dijo Emily, contenta de tener otra reunión familiar en breve. Eso era lo que necesitaba. Quería poner todo este incidente detrás de ella, empujarlo hasta los confines de su memoria, y seguir adelante con su vida. Eso sería más curativo. "Tu madre y yo nos quedaremos a pasar la noche. Nos sentiremos mejor por la mañana si podemos pasar algo de tiempo con nuestro nieto," dijo Joseph. Él y Katherine le dieron un beso a Emily antes de dirigirse a las escaleras. "Os quiero," gritó Emily tras ellos. "Nosotros también te queremos, Emily, mucho," dijo Katherine mientras tomaba la mano de Joseph, y ambos subían las escaleras. Katherine no hablaba mucho, pero cuando lo hacía, el amor y el consuelo de su voz hacían que sus palabras fueran especiales. "Voy a hacer algo de cena para después de tu baño. Lo dejaré en la mesa junto a la puerta. Será algo ligero," dijo Mary y luego se fue corriendo a la cocina. "Me alegro mucho de que estés bien. Desde que llegaste a esta vieja casa hay muchas más risas. Eres una mujer hermosa por dentro y por fuera," le dijo Edward. "Gracias, Edward. Todos vosotros sois mi familia. Siento mucho que hayas tenido que interrumpir tu tiempo con tus hijos," dijo, y luego la besó en la mejilla. Murmuró algo y luego se alejó. "A ti, mi bella esposa, se te quiere mucho," dijo Mark cuando por fin se quedaron solos. "Ese es el mejor regalo que he podido recibir jamás," le dijo Emily a su marido. Mark la levantó en sus brazos y la llevó con cuidado a su habitación. La dejó suavemente sobre la cama, y fue a prepararle un cálido baño de burbujas. Le quitó lentamente la ropa y la besó dulcemente antes de llevarla al cuarto de baño, dejándola sobre el relajante agua. "¿Quieres meterte conmigo? Me vendría bien un masaje en los pies," Emily le preguntó. Mark se quitó la ropa y se metió en el lado opuesto de la bañera. Tomó uno de sus pies, lo puso en su regazo y comenzó a masajearlo suavemente. Mark le frotó los pies y lentamente masajeó el camino hasta sus pantorrillas bien torneadas y muslos. Todos los pensamientos del día abandonaron su mente mientras que Mark le acariciaba, desde la planta de los pies hasta la parte superior de sus muslos y espalda baja. Él le dio la vuelta y le lavó suavemente la espalda, luego pasó sus manos alrededor de ella y deslizó sus enjabonados dedos a lo largo de su estómago y por los montículos de sus pechos. Ella apoyó la cabeza en su cuello y se permitió deleitarse de las


sensaciones que sus caricias estaban creando. Podía sentir su erección presionando contra su espalda y tuvo que sonreír ante lo masculino que era su marido. Finalmente se levantaron y Mark la llevó, aún mojada, a la cama. Pasó la toalla por todo ella, haciendo que ella ansiara que la tocase. Luego la metió en la cama y la tomó en sus brazos. "Sabes cuánto te quiero, ¿verdad?" Mark le preguntó mientras la besaba suavemente en labios y por la garganta. "Creo que tanto como yo te quiero a ti," ella le respondió, y entonces gimió. "Creo que me enamoré de ti desde el primer momento que os vi a Trevor y a ti ahí parados, tan hermosa, después de haber pasado un par de días horribles," le dijo mientras seguía deslizando sus manos por todo su cuerpo. "Yo me enamoré de ti la primera vez que le hablaste con tanto cariño a nuestro hijo," dijo ella con lágrimas en los ojos. "Oh, Emily, ¿cómo podría no quererle? ¿Cómo podría no quererte?" Dijo. Le mostró cuánto, hasta bien entrada la noche.


Epílogo JOSEPH estaba sentado en su silla, viendo cómo todos sus nietos arrancaban los papeles de sus regalos de Navidad. Él tenía a la pequeña Tassia en su regazo. La pequeña tenía solo unas semanas de vida, y era tan preciosa como el resto de sus nietos. Mark y Emily tenían ciertamente la receta adecuada para hacer unos bebés preciosos. Ver a Trevor y a Jasmine compartiendo el chocolate le hizo sonreír. Jasmine se había decepcionado al descubrir que no podía casarse con Trevor, porque ahora era su primo, pero pronto se recuperó cuando se enteró de que su nueva relación significaba que podrían pasar mucho más tiempo juntos. Isaiah y Katie estaban meciéndose en sus flamantes caballos de madera, y sus risas hacían que la habitación brillase. Katherine estaba tocando canciones de Navidad en el piano, y todos los niños estaban cantando juntos. Cuando la hermosa voz de Jessica fue acompañada por las de Amy y Emily, las tres sonaron como los ángeles de arriba. Los tres hijos de Joseph estaban compartiendo una copa junto al fuego, y cada cierto tiempo miraban hacia sus mujeres, como para asegurarse de que seguían allí. Joseph se sentía muy orgulloso del gran éxito que había tenido como casamentero. Ahora tenía la gran familia que siempre había anhelado, y si las cosas seguían yendo tan bien como hasta ahora, sería bendecido incluso con más nietos. Sí que se sentía decepcionado por algo, sin embargo: ya no tenía a nadie más a quien emparejar. Y él ya era un profesional en la materia. "Papá, ven y prueba este coñac; es realmente bueno," dijo Lucas. "Dadme un minuto," dijo. De mala gana, se levantó y dejó a la pequeña Tassia en su cuna portátil, quedándose de pie junto a ella, asegurándose de que no se despertaba. Pero si lo hiciese, no habría problema — Estaría más que feliz de volver a acunarla en sus brazos. El bebé siguió durmiendo, por lo que no le dio a su abuelo ninguna excusa para que la cogiese de nuevo. El hombre se acercó a sus hijos y extendió la mano para tomar una copa. "Tengo que admitirlo, papá, la Navidad en esta casa es mejor cada año," dijo Mark. Una vez más, miró a su esposa e hijo. "Creí que el matrimonio sería el fin de mi vida, y sin embargo, ahora veo que era solo el comienzo," admitió Lucas. "Nunca pensé que fuera a dar el paso, pero sin Jessica, solo soy media persona," dijo Alex. "Por supuesto, todos estos maravillosos niños hacen que las fiestas vuelvan a ser especiales," añadió Joseph mientras que miraba alrededor de la habitación llena de música y risas.


"Odio tener que admitir que tenías razón, papá," dijo Lucas. "Bueno, desde luego que es agradable escuchar eso de vez en cuando," dijo Joseph mientras que su pecho se hinchaba de orgullo. "¡Feliz Navidad a todos!" dijo Alex a toda su familia. La habitación estaba llena de personas cantando Feliz Navidad, y Joseph supo que la vida no podía ser mejor. "Señor Anderson, tiene una llamada telefónica urgente," dijo su mayordomo cuando entró en la habitación. Todo el mundo se quedó en silencio cuando Joseph cogió el teléfono. Después de unos momentos, el rostro del hombre palideció. "George, más despacio. Dime qué está pasando." Unos minutos más de silencio. "Ahora mismo voy para allá, hermano." Joseph colgó el teléfono y se volvió hacia su expectante familia. "Era vuestro tío George. No ha querido decirme de qué se trata, simplemente me ha dicho que me necesitaba," dijo Joseph mientras se dirigía hacia la escalera. "Bueno, entonces, iremos contigo," dijo Lucas. Todo el mundo estuvo de acuerdo. "Por supuesto que sí. Nuestra familia siempre permanece unida cuando más nos necesitamos." La sala se quedó vacía; su tío necesitaba su apoyo y su alegría.

La Familia Anderson continua en


La Proposición Multimillonario

de

Matrimonio

del

Extracto:

Prólogo

"Veo que has estado muy ocupado en estos últimos años, Joseph." "Ah, mucho. Me encanta ver a mi familia crecer," Joseph contestó con un brillo en sus ojos azules. "Los dos sabemos que tienes tantos nietos gracias a tu intromisión," dijo George con un poco de celos. George Anderson había vuelto a casa finalmente después de cinco años de duelo por la pérdida de su esposa. Dado que él y Joseph eran gemelos, tenían un vínculo muy fuerte, pero perder al amor de su vida había sido demasiado para George. Había necesitado retirarse del mundo por un tiempo. Joseph se sentía aliviado de tenerlo de vuelta. "Si no te hubieras decantado por recorrer el mundo, entonces tal vez tú también tendrías un montón de nietos a estas alturas," dijo Joseph. "He venido a ti para pedirte ayuda. Estos hijos míos no van a sentar nunca la cabeza, obviamente, tú has triunfado con los tuyos," dijo George. Joseph se había cansado de esperar a que sus hijos encontraran a sus respectivas novias por su cuenta, y que le diesen nietos, por lo que se había encargado de encontrar tres buenas mujeres para sus chicos. Ellos no tenían ni la más remota idea de sus formas fraudulentas. Sus tres hijos se había casado hacía unos años, y ahora Joseph era un abuelo feliz. Sentía lástima por su hermano, sabiendo que George sentía la misma sensación de vacío que él había sentido hacía tan solo unos años. "Nada me gustaría más que ayudarte," dijo Joseph con entusiasmo. "Sé que con tu ayuda podré tener a mis propios nietos en mis brazos en muy poco tiempo. La vida no ha sido nada fácil para mí desde que perdí a mi hermosa Amelia," dijo George. Cuando George perdió a su esposa con la que había estado casado durante cuarenta años, había sido incapaz de permanecer en la casa que había compartido con ella durante la mayor parte de su vida. Se habían casado a los dieciséis años y ahora él no sabía vivir en ella. "¿Te sientes mejor?" Le preguntó Joseph. No podía imaginar cómo sería perder a su


Katherine. Ella era la luz de su mundo. Sin su esposa e hijos, la vida no tendría ningún sentido para él. "Supongo que lo llevo poco a poco. Si tuviera nietos con los que pasar el tiempo, todo sería más fácil. Desde el fallecimiento de su madre, los chicos se han vuelto muy distantes, entre ellos y conmigo. Me temo que si algo no cambia pronto, nos distanciaremos por completo," dijo George con una voz llena de dolor. Joseph fue a buscar algo de beber para ambos, dándole tiempo a su hermano para que se serenase. Le sirvió a cada uno un trago de bourbon antes de volver a las sillas junto al fuego donde estaban sentados. "¿Por qué no te quedas conmigo aquí? Podrías buscar casa y mudarte a Seattle. Creo que lo que necesitas en su nuevo comienzo. Y sé que podemos conseguir que tus hijos te sigan hasta aquí. Vamos a arreglar esto, George. Confía en mí," le aseguró Joseph. George miró a su hermano gemelo, considerando su oferta. Había vivido en Chicago durante toda su vida adulta y era un poco abrumador pensar en mudarse a otra ciudad permanentemente, pero un cambio podía ser exactamente lo que necesitaba. Chicago estaba lleno de demasiados recuerdos deprimentes. "¿Sabes qué, Joseph? Creo que voy a hacerlo. Sigues teniendo la casa de invitados, ¿verdad?" Le preguntó. "Eres más que bienvenido a permanecer allí todo el tiempo que quieras, o puedes quedarte en la casa principal, si lo prefieres. Hay mucho espacio libre en este gran viejo lugar." "Esta es tu casa y la de Katherine. Prefiero quedarme en la casa de invitados hasta que encuentre casa — no me llevará demasiado tiempo. Ahora, ¿qué planes tienes para esos hijos míos?" Le preguntó. "Cuéntame todo lo que necesito saber sobre mis sobrinos y sobrinas. Cuanto más sepa sobre ellos, más probabilidades tendré de encontrar coincidencias a las que no serán capaces de resistirse," dijo Joseph. Los dos hermanos se sentaron junto al fuego hasta las primeras horas de la mañana, e hicieron planes. Para cuando terminaron de hablar, Joseph ya sabía lo que iba a hacer con su sobrino mayor, Trenton. "Oh, me encanta volver a hacer de casamentero. Me daba mucha pena haber acabado con Mark," dijo Joseph con una mirada satisfecha en su rostro. "Pero, no te atrevas a decírselo a Katherine o tendrás que compartir la casa de invitados conmigo." Los dos hermanos pasaron un rato agradable juntos antes de irse a la cama. Joseph estaba esperando con impaciencia los próximos meses. Estaba encantado con la idea de tener la casa aún más llena de niños.

Capítulo Uno


"Su padre por la línea uno, señor Anderson," su asistente dijo por el intercomunicador. Trenton suspiró. No había hablado con su padre en meses y no podía entender el motivo de su llamada. "De acuerdo, gracias," respondió. Se tomó un momento para aclarar sus pensamientos antes de descolgar el teléfono. Sabía que iba a necesitar su ingenio en su totalidad antes de contestar la llamada. "Hola, padre. ¿Qué puedo hacer por ti?" Preguntó con frialdad. "¿Es esa forma de hablarle a tu padre?" Le preguntó. Trenton podía escuchar el dolor a través de la línea telefónica y se encogió. Su madre había sido el pilar que había mantenido a la familia unida y desde su fallecimiento, él apenas había hablado con su padre ni sus hermanos. No sabía siquiera cómo poder retomar la relación con ellos. Solían estar muy unidos, pero todos se habían distanciado mucho cuando su madre murió. Tenían que proteger sus corazones de un dolor irreparable como el que acababan de sufrir. Su madre estaría muy decepcionada con todos ellos. "Papá, apenas hemos hablado en los últimos cinco años. ¿Por qué cambiar las cosas ahora?" Preguntó Trenton. "Veo que esto va a ser más difícil de lo que imaginaba. Iré al grano, entonces. He trasladado la sede corporativa a Seattle. Hoy he enviado todo el papeleo para allá. Si tú todavía quieres estar al mando de su ejecución, no tendrás más remedio que mudarte. Tienes treinta días para tomar una decisión — antes de que las oficinas ya no estén disponibles para ti por más tiempo en Chicago," dijo George. Trenton permaneció sentado en su escritorio en estado de shock. Nunca se había quedado sin saber qué decir con anterioridad, pero la bomba que le acababa de soltar su padre le había dejado sin palabras. La línea se quedó en silencio durante unos instantes, mientras que ninguno de los dos decía nada. "¿Por qué has hecho eso?" Trenton preguntó finalmente con rabia en su voz. ¿Cómo se atrevía su padre a controlarle? Se había encargado de la empresa por su cuenta durante los últimos cinco años, cuando su padre se retiró abruptamente. El hecho de que su padre aún tuviese el control suficiente como para ser capaz de trasladar las oficinas, nunca había sido un factor, ya que siempre había sido un propietario ausente. Los beneficios de Trenton se triplicaron durante su reinado como presidente y la empresa tenía un valor de miles de millones de dólares. Muchas vidas dependían de ellos. No entendía qué ganaba su padre moviendo las oficinas corporativas. La mayor parte de su actividad se llevaba a cabo a nivel internacional y que la oficina estuviese en Chicago no era especialmente significativo, pero Trenton se había criado allí, y no tenía ninguna gana de mudarse. "Ya era hora de hacer algún cambio. He dejado que nuestra familia se distanciase, pero ya me he hartado. Sigo siendo el cabeza de esta familia y esto es lo que he decidido. Te conozco bien, hijo, y sé que en cuanto colguemos, vas a llamar a tus abogados para intentar poner fin a estar situación. Voy a tratar de ahorrarte algo de


tiempo — la respuesta será no. Puedo ser un empresario pasivo, pero todavía tengo ciertos derechos y si lees los documentos, uno de esos derechos es situar las oficinas corporativas donde yo elija, siempre y cuando le dé al actual presidente un mes de antelación. Así pues, aquí está tu aviso. Si le preguntas a tu asistente, el fax ya ha sido enviado. Ahí tendrás toda la información sobre las oficinas. Nos vemos el mes que viene," dijo George. El hombre colgó y Trenton permaneció con el teléfono pegado a la oreja, hirviendo de furia.

"Andrea, ¡ven aquí, ahora mismo!" Gritó por el intercomunicador. Su ayudante entró corriendo en la habitación, un poco asustada. Tenía los papeles de su padre en la mano, sabiendo que era por eso por lo que era requerida con tanta urgencia. Ella los dejó sobre la mesa y dio un paso atrás para que él los leyese. "Puedes irte," la despidió. Ella salió rápidamente. Trenton sabía que podía ser un jefe obstinado a veces, pero sentía que era justo. Si sus empleados hacían bien su trabajo, no tenían nada que temer. Él únicamente no toleraba errores ni que bajasen su ritmo de trabajo. Si alguno de ellos metía la pata, no había una segunda oportunidad. Trenton pasó el resto de la tarde confirmando lo que le había comunicado su padre. Parecía que el viejo tenía razón. De ninguna manera podía controlar la mudanza. Tenía suficiente dinero para mandar a su padre al infierno, y empezar de nuevo — pero él no se encargaba de la empresa por el cheque a final de mes, lo hacía porque había sido parte de su familia desde antes de que él naciese y tenía un montón de esperanzas puestas en ella. Trenton bajó la cabeza en un raro momento de debilidad. Sabía que no podía dejar de llevar la empresa. Sabía que estaría dándole el gusto a su padre si se mudase a las nuevas oficinas corporativas. También sabía que eso significaba la contratación de personal nuevo, y demasiados dolores de cabeza. Se fue a casa, se bebió un whisky doble, y luego sacó su teléfono. Tenía que llamar a sus hermanos, lo que no había hecho en más de un año. Cada uno de ellos trabajaba en diferentes áreas de la corporación e iban a estar tan furiosos con su padre como él. Su padre podía hacer que tuvieran que cruzar todo el país, pero que no iba a conseguir la reunión familiar que estaba esperando. Trenton estaba muy enfadado, y sin duda iba a asegurarse de dejarle constancia a su padre. *** "¿Estás seguro de que hemos hecho lo correcto?" George le preguntó a Joseph. "Estoy seguro. El primer paso en este proceso es conseguir que los chicos vuelvan a estar juntos de nuevo. No podremos emparejarles con nadie si no están aquí, ¿no es así?" Preguntó Joseph. "Trenton ha estado distante en los últimos años, pero nunca antes le había escuchado hablarme con tanta frialdad. Sé que la pérdida de su madre ha sido muy difícil de


aceptar para todos nosotros, pero yo nunca debí permitir que eso no distanciase tanto. No puedo creer que este sea el mismo chico que solía besar la tierra que yo pisaba," dijo George con tristeza. "Te lo garantizo, hermano, por estas fechas el próximo año, todos volveréis a estar juntos otra vez, y las cosas volverán a la normalidad. No puedo decir que sepa por lo que estás pasando, pero nada acerca más a una familia que el mismo roce. Solían estar muy unidos a sus primos, y ese vínculo volverá a surgir de nuevo. Solo espera y confía en mí," Joseph le tranquilizó. "Siempre he confiado en ti," dijo George. "Bueno, eso es porque soy más viejo y más sabio," dijo Joseph, mientras su pecho se hinchaba de orgullo. "Eres exactamente tres minutos mayor, así que no trates de decirme cosas que no son," dijo George con una sonrisa. "Oye, esos tres minutos me dieron todo un mundo de conocimiento." "Sí, creo que te dieron todo un mundo de arrogancia — al igual que a tu sobrino mayor," dijo George. Tenía la sensación de que todo iba a estar bien. Su familia iba a experimentar, en cuestión de poco tiempo, una verdadera reconciliación en toda regla. *** "¿Qué ha hecho qué?" Max gritó por el teléfono, haciendo que Trenton se apartara el auricular de la oreja. "Ha dicho que era hora de un cambio, así que se ha llevado la sede de las oficinas a Seattle. Ahora tenemos veintisiete días antes de la inauguración oficial de Washington," repitió Trenton "Tienes que estar de broma. ¿Podemos detener esto? Obviamente el viejo se ha vuelto loco," dijo Max, aunque no había mucha determinación en su voz. Los dos sabían que no había nada malo con las capacidades mentales de su padre. "Ya he comprobado todo el papeleo y en efecto, no hay nada que hacer. Estuve tentado de decirle que hiciera lo que le diese la real gana, y abandonar la corporación," amenazó Trenton. Max sabía que eso no iba a suceder de ninguna manera— al igual que sabía lo mismo sobre sus otros hermanos. Aunque los hermanos habían estado bastante distantes durante los últimos cinco años, el amor de cada uno de ellos hacia la empresa era una cosa común entre ellos, aunque hubiesen estado involucrados en una variedad de diferentes áreas. "Parece que nos estamos mudando al precioso noroeste, entonces," dijo Max. Estaba enfadado, pero no tanto como su hermano. Viajaba mucho por motivos de trabajo por lo que no estaba en casa el tiempo suficiente como para estar molesto. Además, no había visto a sus primos en años y les echaba de menos. Eso jamás lo admitiría delante de su padre. El viejo se estaba saliendo con la suya, y no necesitaba saber que a Max no le importaba demasiado.


"Sí, me muero de ganas," dijo Trenton sarcásticamente. "¿Has llamado a Bree y a Austin?" Preguntó Max. "No, te he llamado a ti primero, y pensé que cada uno podríamos encargarnos de llamarles," respondió. "Me parece bien — yo me quedo con Austin," dijo Max rápidamente. "Caramba, gracias," contestó Trenton. Él sabía que su hermana, Brianna, iba a poner el grito en el cielo en cuanto se enterase de las nuevas noticias. Ella era obstinada e independiente, y no le gustaba que le dijesen lo que tenía que hacer. Él sonrió, sin embargo, cuando pensaba en la bronca que le iba a montarle a su padre. George podía prepararse para la guerra en cuando Bree colgase el teléfono con Trenton. Trenton se echó hacia atrás en su silla, sintiéndose mejor después de hablar con su hermano. Él y Max habían estado muy unidos en el pasado y se dio cuenta de que echaba de menos hablar con él. Trenton podía no haberlo notado, pero el plan de su padre ya estaba funcionando. Los hermanos se estaban acercando, aunque solo fuera para ponerse en contra de su padre. *** Jennifer le gritó a la pantalla de su ordenador y luego miró a su alrededor. Odiaba los ordenadores y deseaba que nunca hubiesen sido inventados. Eran la peor creación en la historia de las creaciones y deseaba poder tirar el suyo por la ventana. Había recibido clases y había pasado horas y más horas adquiriendo unos conocimientos básicos porque era imposible tener cualquier tipo de trabajo decente sin saber cómo ejecutar una de esas malditas máquinas. La compañía temporal para la que había estado trabajando había hecho que consiguiese su puesto de trabajo en las Oficinas Corporativas Anderson, y había estado ya allí durante dos meses. Era un trabajo de ensueño y esperaba que se convirtiese en un puesto permanente, porque todos sabían que los empleados de los Andersons eran leales hasta la médula. Los Andersons trataban muy bien a sus empleados, pagaban mejores salarios que otras empresas, ofrecían grandes beneficios, y la familia era excepcionalmente amable.

Permaneció sentada, discutiendo con su ordenador, agradecida de que nadie la oyese, porque estaba segura de que parecería que estaba desquiciada. Para cuando la hora de comer llegó, estaba a punto de echarse a llorar. Su jefe le estaba mandando cada vez más trabajo, y estaba segura de que era una prueba, y si así era, estaba fallando miserablemente. "Señorita Stellar, ¿podría subir a la planta superior? El jefe quiere hablar con usted," preguntó una voz a través de su intercomunicador. "Sí, estaba preparándome para irme a comer, así que ahora mismo subo," respondió. Un sudor frío estalló en su frente. Iba a perder su trabajo. No podía haber otra razón para haber sido llamada por la oficina central. Nunca había sabido de nadie que


hubiese sido requerido directamente en la oficina de Lucas Anderson. Él era el presidente de la empresa y, aunque lo veía regularmente, caminando por los pasillos, nunca llamaba a nadie que ocupase un puesto como el suyo para que se presentase en las oficinas corporativas. No obstante, ella no entendía por qué el hombre iba a despedirla personalmente. Normalmente, el hombre a cargo de su área sería el responsable de hacer eso. Ella apretó el botón del ascensor y esperó nerviosamente. Sabía que los proyectos que le habían encargado que hiciera con el ordenador eran una prueba, y su fracaso era inaceptable. No es que ella fuese demasiado orgullosa como para rogar, si fuese necesario. Estudiaría día y noche si hiciese falta, porque tenía que pensar en alguien más además de en sí misma.

*** "¿Estás seguro de que es la definitiva?" George le preguntó a Joseph. "Oh sí, estoy cien por cien seguro. Siempre me tomo mi tiempo para conocer a todos nuestros trabajadores. Lucas asumió la presidencia hace años, pero todavía me gusta encargarme del personal. Me enorgullece mucho saber que ofrecemos más que muchas otras corporaciones. En especial me gusta decidir qué empleados temporales se merecen un puesto de carácter indefinido. Jennifer es absolutamente terrible cuando se trata de ordenadores, pero es increíblemente brillante, ansiosa y siempre está dispuesta a trabajar duramente," respondió Joseph. "¿Qué tiene que ver eso con que ella vaya a ser la esposa perfecta?" Preguntó George. "Ah, déjame terminar," dijo Joseph. "Ella llegó a la empresa a través de mi agencia favorita de servicios temporales, e hice un poco de investigación sobre ella. Ella perdió a su hermana hace seis meses por culpa de un conductor ebrio, lo cual es especialmente trágico ya que su hermana y su cuñado tienen una niña de cuatro años. Parece que Jennifer no tiene más familia, ya que sus abuelos y padres también han fallecido." "¿Dónde está la niña?" "Jennifer la está criando desde el accidente, y estoy seguro de que no es nada fácil para ella. La niña asiste a la guardería que tenemos para nuestros empleados," respondió Joseph. "Oh, esto podría significar una nieta instantánea," dijo George con deleite. "Sabía que esto te gustaría. Molly es una niña encantadora. Le he cogido mucho cariño, ya que he pasado mucho tiempo con ella. A mis nietos les gusta venir de vez en cuando a jugar con ella," dijo Joseph. "La señorita Stellar ha llegado," les dijo la secretaria por el intercomunicador. "Que pase," respondió Joseph. Ambos hombres se sentaron y esperaron a Jennifer. Cuando la mujer abrió la puerta, se podía ver el miedo en su rostro, a pesar de que


estaba haciendo todo lo posible por ocultarlo. Ella se sorprendió al ver a Joseph y a George, en lugar de a Lucas. "Hola, señor Anderson. Me han dicho que necesitaba verme." "Sí, gracias por venir, señorita Stellar. Pase y tome asiento," dijo Joseph. "Este es mi hermano, George Anderson. Va a trasladar sus oficinas corporativas a Seattle y necesita nuevo personal. Una de esos puestos es para administrador ejecutivo del Presidente, y nos gustaría saber si usted podría estar interesada. Habría un aumento salarial significativo y beneficios adicionales." Jennifer no podía creer lo que estaba oyendo. Ella pensaba que iba a perder su trabajo, y no solo le estaban ofreciendo un puesto permanente, sino uno aún mejor. Quería gritar sí, pero no sabía si estaba realmente calificada para el puesto. Sería horrible conseguir el trabajo solo para perderlo posteriormente por ser una incompetente. "Me siento honrada de que hayan pensado en mí. Me encantaría aceptar el cargo, pero tengo que ser honesta. Me está costando mucho entender el sistema informático. Puedo teclear unas cien palabras por minuto y hacer todas las funciones básicas del sistema, pero las peticiones más complicadas me están dando algún que otro problema. Por favor, sepan también que estoy más que dispuesta a emplear todo mi tiempo en aprender," les dijo con entusiasmo. "Bueno, la buena noticia es que no tendrá que ocuparse de los programas informáticos que está usando actualmente. Escribirá mucho, y asistirá a las reuniones, y hará algún que otro viaje," George le dijo. Antes de que Jennifer se emocionase demasiado, se dio cuenta de que había un problema. ¿Cómo iba a viajar? No tenía a nadie con quien dejar a Molly, y aparte de eso, no podría dejarla sola durante mucho tiempo. La pequeña acababa de perder a sus padres y muy recientemente acababa de hacerse a la idea de que ya no volvería a ver ni a mamá ni a papá. "Sabemos que ha tomado recientemente la responsabilidad de su sobrina y sentimos mucho su pérdida. Tenemos excelentes programas aquí que ofrecen cuidado de niños," dijo Joseph, como si pudiera leer su mente. "¿Cuánto tiempo tendría que estar lejos?" "Aproximadamente, entre tres y cinco días al mes," dijo George. Eso no era tan malo, razonó Jennifer. Ella podría ofrecerle muchas más cosas a su sobrina con su nuevo puesto de trabajo. Tendría dinero para comprarle todo lo que necesitase, y podría darse el lujo de llevarla a muchos sitios; hacer que su estancia con ella fuera lo más agradable posible. "Acepto," dijo con entusiasmo. "Eso es magnífico. Empezaremos la semana que viene, así que por ahora tendrá unos días libres — remunerados, por supuesto," dijo George. "Oh, me olvidé de preguntarles, ¿dónde están las nuevas oficinas?" "Van a estar aquí. Acabamos de comprar el edificio de al lado y conectaremos ambos


mediante la creación de una pasarela con puente elevado. Hasta que acaben las obras, utilizaremos desde el vigésimo segundo piso al vigésimo cuarto. Usted estará en el vigésimo cuarto para que pueda seguir trayendo a su sobrina a la guardería," dijo Joseph. "Eso es maravilloso. Gracias por esta oportunidad," Jennifer les dijo a ambos hombres, dándoles la mano brevemente, y luego saliendo a toda prisa. Jennifer tomó el ascensor para volver a bajar a su piso y lentamente se dirigió a su oficina. Miró a su alrededor con asombro. Había ido hasta allí temiéndose lo peor y ahora se estaba sintiendo mejor de lo que había hecho en seis meses. "Enhorabuena, señorita Stellar. Me alegro mucho de que haya recibido un ascenso," su jefe se acercó a ella; parecía sincero. "Gracias, señor Barry." "He disfrutado mucho trabajando con usted, y echaré de menos no tenerla como parte de nuestro equipo. Si desea colocar sus pertenencias en cajas y etiquetarlas, haré que sean entregadas en su nueva oficina. Así no tendrá que preocuparse de llevárselas a su casa para tener que traerlas otra vez después," ofreció. "Eso sería genial, gracias." "No hay problema. Cuando haya terminado, puede tomarse el resto del día libre. Joseph me dijo que su nuevo puesto entraría en vigor inmediatamente y ya ha enviado a un trabajador temporal que ocupará su puesto aquí," dijo antes de salir. Jennifer no tenía demasiados objetos personales en el trabajo por lo que no le llevó tanto tiempo guardar las cosas en cajas. Le hacía mucha ilusión poder recoger a su sobrina antes que de costumbre. Dado que hacía muy bueno, sorprendería a Molly pasando la tarde con ella en el parque. Jennifer se sentó en un banco viendo cómo Molly se tiraba por el tobogán con otros niños. La pequeña acababa de empezar a dormir de un tirón por las noches. La pobre había tenido pesadillas durante meses, y Jennifer sabía que se sentía como una niña abandonada, como se sentiría cualquier niño si de repente sus padres desaparecieran para siempre. La cría todavía tenía ojeras, pero no tan preocupantes como lo habían sido hacía solo unos meses. "¡Cuidado!" Gritó alguien. Justo cuando Jennifer se giró hacia donde venía la voz, sintió un golpe en el cuello y miró al frisbee que yacía junto a ella. Se llevó la mano a la zona que le dolía y se sorprendió al sentir un poco de sangre. El que hubiese arrojado esa cosa desde luego tenía que tener un brazo de acero. "Lo siento muchísimo. ¿Estás bien?" Ella levantó la vista y se quedó sin aliento. Santo cielo, el tipo era impresionante. Para su sorpresa, la garganta se le cerró y no fue capaz de decir nada. En el pasado, ella nunca había tenido problemas para hablar con hombres atractivos, y no había experimentado una reacción semejante desde que era una adolescente. Su pelo oscuro estaba despeinado alrededor de sus mejillas sonrojadas. Tenía


pequeñas gotas de sudor en la frente, y los ojos azules más penetrantes que ella jamás había visto en su vida. Su mirada siguió el recorrido de una gota de sudor que se abrió pasó por su camisa, e hizo que los latidos de su corazón se acelerasen. El hombre tenía que ser modelo, con ese pecho tan definido y esa tableta de abdominales. Incluso sin flexionarlos, los músculos de sus brazos estaban completamente torneados. Ella pasó de sus abdominales a sus pantalones deportivos, antes de darse cuenta de que sus ojos se habían trasladado a un área que no debería estar mirando. Dispuesta a comportarse correctamente, ella volvió a mirarle a la cara, y vio cómo una arrogante sonrisa se extendía por todos sus rasgos, sabiendo lo impresionada que ella se había quedado. El hombre permaneció quieto y callado mientras que ella le había estado mirando lascivamente. Jennifer se tensó, irritada por haberse quedado tan fascinada tan inmediatamente. Odiaba ser otra típica mujer, de esas que pensaban que el físico era lo único que importaba. El chico era probablemente algún deportista estúpido, que pensaba con la cabeza que no estaba precisamente sobre sus hombros. En ese momento, ella se dio cuenta de que no aún no había contestado a su pregunta. "Estoy bien — me alegro de que no hayas golpeado a los niños," dijo y giró la cabeza hacia el otro lado, actuando como si él no estuviera allí. Trenton se quedó mirando la nuca de la sorprendente extraña de pelo oscuro, un poco anonadado. Estaba sin duda, acostumbrado a la evaluadora mirada que ella le había dado, pero no a la actitud desdeñosa que de repente había tomado. Tampoco estaba acostumbrado a la instantánea atracción que había sentido hacia ella. Ella no era su tipo en absoluto. No debía medir mucho más de un metro sesenta, y su pelo castaño oscuro y sus ojos verdes e imponentes eran todo lo contrario a las rubias de piernas largas con pechos más grandes que sus cerebros, en las que normalmente se fijaba. Podía jugar con ellas y luego largarse sin que nadie resultase herido. Él nunca se hubiese acercado a una mujer en el parque. Esas eran las que buscaban compromisos, y un "hasta que las muerte nos separe," y él nunca iba a caminar hacia el altar. Era obvio que ella tampoco estaba interesada en él, pero le había hecho daño, y no podía irse hasta asegurarse de que estaba bien. "Parece que podrías estar sangrando. Voy a ver," dijo mientras se inclinaba a su lado y apartaba su cabello del medio. Se sintió aliviado al ver solo un pequeño corte, nada que necesitase puntos. La sensación de su pelo era sorprendentemente sedosa, y de repente se lo imaginó extendido sobre su almohada. Jennifer cogió otra bocanada de aire ante la sensación de su cálido tacto. Por poco saltó del asiento al sentir sus dedos rozando su cuello. Tenía que deberse a que estaba demasiado cansada. "Estoy bien, de verdad," dijo, esperando que él retirase sus manos, ya que estaban despertando cosas muy inquietantes en su estómago. No tenía tiempo para un hombre en su vida, pero si lo hiciera, jamás estaría con un hombre como el que tenía delante. Sería un chico normal y corriente, que no fuese girando las cabezas de todas las


mujeres con las que se cruzase. "Wow, Trenton, solo llevas un día en la ciudad y ya estás atacando a las mujeres," Jennifer levantó la vista cuando otro hombre guapo se unió a la conversación y luego miró hacia abajo cuando se dio cuenta de que se trataba de Lucas Anderson. Nunca le había visto llevando otra cosa que no fueran sus costosos trajes hechos a medida, y podía entender por qué su mujer estaba loca por él. Lucas era impresionante, pero mientras que el otro hombre había hecho que su estómago se revolviese, Lucas no suscitaba nada en ella. Ella pensaba que era porque sabía que estaba casado. Había coincidido con su esposa en varias ocasiones, por lo que sabía que ella también era una mujer muy agradable.

"Bueno, ya sabes, cualquier excusa es buena para conocer a una mujer sexy," dijo Trenton y Jennifer se quedó con la boca abierta. Nadie se había referido a ella como sexy en el pasado, y odiaba admitir que sus palabras le hicieron sentir especialmente bien. "Me resulta familiar, y antes de que piense que es una frase típica, no lo es. Realmente, su cara me suena de algo," dijo Lucas. Ella tuvo que aclararse la garganta antes de poder hablar con claridad. "Trabajo para usted, señor Anderson, o lo hacía hasta que hoy me ascendieron. Mi nombre es Jennifer," ella finalmente respondió. "Es cierto, lo siento. Estoy tan acostumbrado a ver a todos mis trabajadores en las oficinas, que me cuesta reconocerles en otros ambientes," le dijo con una sonrisa de infarto. "No se preocupe, a mí también me ha costado reconocerle a usted," dijo ella con una sonrisa sincera. Él era un hombre sociable, y hacía que se sintiera cómoda, a diferencia de su compañero. "Oye, deja de coquetear — eres un hombre casado," Trenton le dijo a Lucas de muy mala gana. Jennifer sintió cómo su cara ardía de vergüenza. "Yo... yo no estaba coqueteando. Creo que su esposa es maravillosa," balbuceó Jennifer mientras miraba a Trenton. "No le hagas caso, Jennifer. Está celoso porque obviamente tienes mejor gusto como para estar hablando con un ogro como él," dijo Lucas con la misma sonrisa. Sus palabras la hicieron sentir bien, aliviando un poco de su vergüenza. "Lo que tú digas, Lucas. Tienes suerte de estar casado, o me gustaría que vieras como las mujeres ni siquiera se darían cuenta de tu existencia si los dos entrásemos al algún sitio juntos." Jennifer vio cómo los dos hombres se golpeaban simultáneamente en las costillas y supo sin duda que toda mujer caería rendida a los pies de cualquiera de los dos. Estaba agradecida de estar demasiado ocupada para tener tiempo para una relación, o hubiese sido una de esas mujeres. "Siento mucho haberte golpeado con el frisbee. ¿Por qué no me das tu número para


que pueda llamarte más tarde y asegurarme de que estás bien?" Dijo Trenton con la sonrisa más seductora que ella jamás había visto. Tuvo que recurrir a toda su fuerza de voluntad para negarse. "Voy a estar bien, te lo prometo. Tengo que irme, qué lo paséis bien," dijo ella, soplando. Se levantó y caminó hacia el otro lado del parque infantil, recogió a su sobrina, y se marchó rápidamente. Estaba enfadada consigo misma por el calor que sentía en sus mejillas, y la forma en la que ese hombre había hecho que su estómago se contrajese. No tenía tiempo para los hombres, y aunque una parte de ella deseaba que hubiese flirteado de vuelta con ese hombre, sabía que había hecho lo correcto. Además, ella nunca le volvería a ver, de todos modos. Trenton la vio alejarse en estado de shock. Él nunca antes había sido rechazado por una mujer. Y no estaba seguro de que le gustase la sensación. Por lo general, las mujeres le escribían sus números de teléfonos y le metían los papeles por todos los bolsillos que llevase, y sin embargo, esa pequeña fiera de mujer, a la que encontraba espectacular e irritante al mismo tiempo, no le había hecho caso, y ni siquiera giró mínimamente la cabeza para mirar atrás. "Oh, acabas de ser rechazado en toda regla, primo. Supongo que las mujeres de Seattle tienen mejor gusto que las de Chicago." "Me ha dejado intrigado. Pensaba seguirla, pero por suerte trabaja para tu empresa, así que voy a ser capaz de encontrarla," dijo Trenton, saboreando la idea de su reacción cuando volviese a verla. "Ella ha dicho que ha sido ascendida, por lo que ya no trabaja para mí. Vaya, ni siquiera tenemos su apellido para poder encontrarla," dijo Lucas. "Oh, yo la encontraré sin problemas. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que una mujer despertó este interés en mí," dijo Trenton. Lucas miró a su primo con una enorme sonrisa. Él conocía esa mirada, ya que él y sus hermanos se habían aferrado con uñas y dientes a sus solterías, solo para acabar persiguiendo a sus esposas. Su primo estaba al acecho, y Lucas casi sentía simpatía por la misteriosa Jennifer. "Está bien, deja de beber los vientos por esa chica, se supone que deberíamos estar divirtiéndonos. Tenemos que volver pronto al trabajo, y no nos hemos visto en demasiado tiempo," le dijo Lucas. Trenton estuvo de acuerdo, y lo dejó estar, por el momento. Pero no podía apartar a esa misteriosa mujer de su cabeza, y Lucas no iba a cooperar con la causa. Estuvo muy agradecido cuando su hermano Max apareció para echarle una mano.

(los solteros multimillonarios 03) el multimillonario cae mark anderson y emily jack  

Autora Melody Anne

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you