Issuu on Google+

“ONWO” Acuerdo Ministerial Nº 768 Dado y firmado en Quito los días 04 de enero de 2008

ORELLANA – ECUADOR

COMUNICADO  OFICIAL   ORGANIZACIÓN  DE  LA  NACIONALIDAD  WAORANI  DE  ORELLANA  

1. 2.

3.

4.

5.

    Ante   el   hecho   de   violencia   ocurrido   el   día   5   de   marzo   en   el   poblado   Waorani   de   Yarentaro,  ubicado  en  la  Vía  Maxus,  Bloque  16  -­‐  REPSOL,  la  Organización  Waorani  de   Orellana   después   de   conversar   con   nuestras   familias,   parientes   de   Ompore   y   Bogueney  quiénes  murieron  lanceados  por  familias  en  aislamiento,  quiere  expresar  la   versión  oficial  de  lo  ocurrido:     Lo   sucedido   debe   entenderse   desde   la   cultura   waorani   y   la   relación   entre   nuestras   familias  contactadas  violentamente  en  distintos  momentos  desde  fines  de  1956  y  las   familias  que  rechazan  el  contacto.   Antes  del  contacto  los  waorani  vivíamos  en  un  territorio  muy  amplio  que  se  extendía   entre   los   ríos   Napo   y   Curaray   desde   el   Perú   hasta   cerca   de   las   actuales   ciudades   de   Puyo,   Coca   y   Tena.   Para   1956   nuestro   territorio   ancestral   implicaba   dos   millones   de   hectáreas.  En  este  año,  la  mayoría  de  nuestras  familias  fueron  llevadas  a  comunidades   creadas  por  el  Instituto  Lingüístico  de  Verano  en  la  zona  más  alta  de  este  territorio  que   fue  denominada  Reserva  del  Oglán.     Algunas   de   nuestras   familias   nunca   fueron   contactadas   y   siguen   ocupando     grandes   zonas   de   estos   territorios   hasta   la   actualidad.   Según   versiones   de   los   parientes   de   Bogueney   y   Ompore,   el   hecho   de   sangre   ocurrido   el   5   de   marzo   en   Yarentaro   fue   protagonizado  por  una  familia  de  más  de  50  miembros.   Esto  quiere  decir  que  muchos  miembros  de  familias  waorani,  conocidas  como  Tagaeri   y  Taromenane  todavía  viven  como  vivíamos  ancestralmente  en  casi  todo  el  territorio   de   lo   que   ahora   se   conoce   como   la   región   del   Yasuní.   Sacarnos   de   nuestro   territorio   ancestral   a   la   mayoría   de   familias   facilitó   el   ingreso   de   empresas   petroleras,   sus   carreteras,   plataformas,   con   ellas   vino   la   colonización   de   otras   nacionalidades   y   mestizos  y  con  éstos  llegó  la  deforestación,  la  agricultura  y  el  pasto  para  ganado.   El  5  de  marzo,  aproximadamente  a  las  8:40  de  la  mañana,  el  señor  Ompore,  líder  del   poblado   de   Yarentaro   se   encontraba   caminando   cerca   de   150   metros   en   línea   recta   desde  las  casas  de  dicho  poblado,  por  la  orilla  del  Río  Ñemegono,  en  compañía  de  su   esposa,   Bogueney,   y   una   señora   muy   anciana   de   nombre   Nemongona.   La   señora   mayor,  por  su  dificultad  para  caminar  se  quedó  unos  metros  atrás  al  momento  en  que   Ompore   y   Bogueney   se   encontraron   con   sus   atacantes,   con   quienes   ya   se   habían  


6.

7.

8.

a.

b.

c.

d. e.

f.

encontrado   en   otras   ocasiones   y   con   los   que   habían   tenido   encuentros   con   lanzas   cuando  todos  los  waorani  éramos  libres  y  sin  contacto.   Los   atacantes   pertenecen   a   una   familia   Taromenane,   quiénes   les   habían   advertido   a   Ompore  y  Bogueney  su  enojo  porque  había  mucho  ruido,  sembríos  desconocidos  para   ellos  en  el  territorio,  muchos  cowodis  (no  waorani),  corte  de  árboles  y  kompaneapatá   (plataforma),  deseaban  que  Ompore  y  Bogueney  paren  esto.  Evidentemente  Ompore   y  Bogueney  no  podían  ayudar.   Ompore   muere   con   12   lanzas   en   el   cuerpo,   Bogueney   recibe   5   lanzas   y   sobrevive   varios   minutos,   consciente   y   contando   los   hechos,   antes   de   fallecer   en   el   puesto   médico  de  la  empresa  petrolera  REPSOL.  Nemongona  sobrevive  por  haberse  quedado   más  atrás.    Bogueney  relata  que  los  aislados  los  atacan  mientras  les  reclaman  por  no   hacer  nada  para  parar  el  ruido  y  las  novedades  en  territorio  waomoni.   El  5  de  marzo,  al  medio  día,  una  comisión  conformada  por  los  dirigentes  de  ONWO  y   funcionarios  de  la  Fiscalía  Provincial  de  Orellana  ingresaron  al  poblado  de  Yarentaro.       Ante  éstos  hechos,  la  Organización  de  la  Nacionalidad  Waorani  de  Orellana  (ONWO),   exige  a  la  sociedad  nacional,  internacional  y  al  Estado  ecuatoriano:     Frenar   todo   intento   por   utilizar   los   hechos   de   sangre   que   han   cobrado   la   vida   de   miembros  de  familias  waorani  en  contacto,  como  excusa  para  perpetrar  un  contacto   forzado   que   implicaría   muerte,   despojo   territorial   y   el   posible   extermino   entre   waorani.     Replantear  el  Plan  de  Medidas  Cautelares  a  cargo  del  Ministerio  de  Justicia,  Derechos   Humanos  y  Cultos  de  modo  que  se  oriente  a  lo  dispuesto  en  la  Constitución,  la  Ley  y   las   medidas   cautelares   dispuestas   por   la   CIDH   en   el   año   2006.   Este   Plan   debe   dar   cuenta   al   pueblo   waorani,   a   la   sociedad   ecuatoriana,   a   la   CIDH,   a   las   autoridades   gubernamentales  y  judiciales  de  la  infraestructura,  los  materiales,  los  mecanismos,  la   participación  waorani  necesarios  para  el  monitoreo,  de  manera  que  pueda  indicar  que   el  Estado  ecuatoriano  ha  hecho  todo  lo  necesario  por  precautelar  nuestra  vida  y  la  de   nuestras  familias  en  aislamiento.   Retomar   lo   expuesto   por   ONWO   en   sendas   comunicaciones   a   diversas   instituciones   del  Estado  para  que  se  frene  la  penetración  de  colonos,  nuevas  infraestructuras  y  vías,   sembríos   no   tradicionales   waorani,   incluso   corte   de   madera   legal   e   ilegal   como   se   comprobó  en  el  2012  y  se  cumpla  con  lo  dispuesto  en  la  Constitución  y    la  Ley.     Implementar   lo   dispuesto   en   la   Constitución   y   la   Ley,   garantizando   que   el   territorio   waorani   donde   habitan   familias   en   contacto   y   en   aislamiento,   sea   intangible   a   actividades  de  colonización  y  extractivas.   Solicitar  a  la  oficina  del  Relator  Especial  para  los  Derechos  de  los  Pueblos  Indígenas  de   Naciones   Unidas,   que   realice   una   visita   a   nuestro   territorio   y   apoye   nuestra   sobrevivencia   y   el   derecho   de   seguir   siendo   waorani,   y   el   de   nuestras   familias   en   aislamiento  de  vivir  libres  y  sin  contacto.     El  reconocimiento  de  la  Nacionalidad  Waorani  como  “Pueblos  de  Reciente  Contacto”   con  familias  en  “Aislamiento  Voluntario”  según  consta  en  el  artículo  101  del  COOTAD.    


Finalmente  declaramos:     a. Que   las   familias   en   aislamiento   recorren   todo   nuestro   territorio   y   que   por   tanto   sectores  como  Bogopo  (Armadillo,  Dikapare,  Ñoneno,  Tobeta,  Mihuaguno,  Yawepare,   Nampahueno),     Dicaron   (Ganketapare,   Yarentaro,   Guiyero,   Timpoca,   Iro,   Gabaro),   Tigüino  y  Bataboro,  Cawimeno  (Garzacocha),  Boanamo,  Omacaweno  y  Baameno  están   en  riesgo.   b. La  absoluta  indefensión  de  nuestro  pueblo  y  ratificamos  que  las  muertes  de  Ompore  y   Bogueney   son   fruto   de   acciones   incorrectas   porque   no   hay   el   entendimiento   debido   de   la   vida   waorani   y   el   respeto   a   nuestra   condición   de   nacionalidad   de   reciente   contacto   por   parte   de   las   autoridades   responsables.   Si   no   existiese   actividades   de   penetración,  las  familias  aisladas  permanecerían  libres  y  se  reducirían  los  encuentros   violentos.       Francisco  de  Orellana,  7  marzo  del  2013  


Familias waorani rechazan un eventual contacto forzado con familias en aislamiento