Issuu on Google+

DUERME SEVILLA

(DE JAVIER RUIBAL)

En el ombligo del cielo, camelo y arte, en la mitad del camino a ninguna parte. Por el puente de la gracia, bata de cola, y en la peineta un anuncio de Coca Cola. Yo la llevo por la cintura de la Alameda al Arenal para ponernos a soñar. Y duerme Sevilla. Se mueren por abrazarla los alunados, se mete bajo su falda un desesperado. Limpiamente me deshago del contrincante y ella me regala un beso en cuarto menguante. Siempre queda una callejuela de la Alameda al Arenal para ponernos a soñar. Y duerme Sevilla, duerme. Nos amamos en el parque, casi amanece. Y cuando voy a tenerla, desaparece. Y en el vaivén del ensueño y el desengaño no he parado de buscarla desde hace años. Del Arenal a la Alameda, contra la barra de algún bar, nunca me canso de esperar. Y duerme Sevilla, duerme Sevilla.



Duerme sevilla