Page 1

Caballero de Oriente y Occidente Quinta Clase – Decimoséptimo Grado – Tercero del Capítulo Rosacruz


1. Consideraciones generales


Caballero de Oriente y Occidente • Grado Decimoséptimo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado • Tercer Grado del Capítulo Rosacruz • Tercero de los Grados Caballerescos • Tercer Grado de la Quinta Clase o Serie


Los orígenes del grado de Caballero de Oriente y Occidente • • • • • • • •

…Parecen remontarse a un Ritual anterior, del grado de Caballero de Occidente, hoy abandonado, similar al utilizado en la Logia Le Parfait Désintéressement, del masón francés Mirecourt. El Manual de Mirecourt es anterior a 1760, lo que sitúa la construcción del grado 17° entre 1750 y 1755. Según Paul Naudon, el 17° fue, en realidad, elaborado con posterioridad al 18° (Caballero Rosa-Cruz), con el propósito de otorgarle mayor sentido a este último y, además, anunciar los grados explícitamente Templarios. Se lo ha calificado de “Grado Moderno Aceptado”, indicando con esto que no se originó directamente en la Masonería, sino que fue “importado” de otras Órdenes o tradiciones. Algunos manuales del siglo XX (por ej., Frau Abines), lo denominan “Caballero del Apocalipsis”, mientras que, en la misma tónica, también podemos encontrar títulos tales como “Caballero de Pathmos”. En las versiones originales del Rito de Mizraim, el Caballero de Oriente y Occidente era el grado 47°, y venía después del Rosa-Cruz. Hoy, en general, los Ritos de Memphis y de Mizraim ubican este grado en la misma posición que el Escocés Antiguo y Aceptado. No existe, hasta donde sabemos, un grado equivalente en el Rito York.


Un grado “apocalíptico” • •

El grado 17° ha sido calificado de “apocalíptico”, porque gran parte de sus símbolos provienen del Apocalipsis de San Juan, tomados con una notable fidelidad. Ahora bien, de acuerdo con Mackey y otros autores, el Apocalipsis de San Juan debe ser entendido, desde el punto de vista masónico, no como una profecía del Fin del Mundo, sino como la descripción de una Iniciación. Y de esa forma lo consideraremos en este estudio del grado 17°.

El “Comentario al Apocalipsis de San Juan”, un manuscrito medieval.


Pero un Apocalipsis “trunco” • Lo extraño es que el Ritual no desarrolla el simbolismo del Apocalipsis hasta el final, por lo que diversos símbolos (la Bestia, la Mujer, el Armagedón, etc.) no aparecen. • Algunos opinan que, en la intención original de los redactores del grado, el 17°, el 18° y el 19° formaban un conjunto tríplice que desarrollaba el Apocalipsis en su totalidad. • Pero que tal intención, finalmente, no se vio plasmada completamente en los Rituales. • Lo cierto es que el 17°, el 18° y el 19° constituyen un ternario de grados “crísticos”, en el más profundo sentido esotérico de este término. • Por lo que podrían emplearse para desarrollar, in extenso, la historia y doctrinas del gnosticismo.


Los símbolos astronómicos • Como numerosos símbolos del Apocalipsis refieren al Sol, la Luna, los planetas, etc., en este grado los símbolos astronómicos revisten particular importancia.


LASORIÓN PLÉYADES

ARTURO LA OSA MAYOR

Algunos objetos astronómicos que suelen aparecer en los símbolos y Rituales de este grado Los Rituales a veces indican las constelaciones con su nombre hebreo “Massaroth”, que puede referir tanto a una constelación cualquiera como a un signo del Zodíaco.


Un grado gnóstico • El gnosticismo es, esencialmente, la base de las enseñanzas de este grado. • El 17° presenta así una conjunción de cristianismo místico con ideas tomadas de la cábala hebrea, los mitos egipcios y la filosofía sincrética alejandrina. • Todo esto conjugado con influencias Templarias y Rosacruces. • ¡Se trata, por lo tanto, de un grado sumamente complejo!


Un grado Rosacruz •

Originalmente, el 17° y el 18° eran los únicos grados que se conferían en los Capítulos Rosacruces. Por lo que, desde el principio, el Caballero de Oriente y Occidente presenta analogías con el Caballero Rosacruz. De hecho, las órdenes Rosacruces modernas han tomado mucho del simbolismo del grado 17° para confeccionar sus doctrinas. Así, en tales órdenes hallamos referencias a los esenios, al lago Moeris, los Siete Sellos, etc., que han sido claramente tomadas del 17° grado del Rito Escocés. Además, los Rituales afirman que la comprensión completa de las enseñanzas del 17° sólo puede alcanzarse en el 18°, el RosaCruz.


Un grado caballeresco • • • •

El carácter caballeresco del grado no debería sorprendernos, pues continúa con la tónica del 15° y del 16°. Tal naturaleza caballeresca, sin embargo, es aquí más explícita. Y se aleja por completo de las Leyendas salomónicas o de la historia de Zorobabel. De hecho, el grado no posee una Leyenda explícita y prolija, sino un conjunto de datos dispersos que intentaremos integrar.

Específicamente, el grado se relaciona con la organización de la Caballería, es decir, con la fundación de las primeras órdenes caballerescas.


Un grado filosófico • Así se lo califica en algunos Rituales. • Porque se entiende que su objetivo es analizar filosóficamente el contenido “operativo” de los grados precedentes. • Sin embargo, estrictamente hablando, es más “filosofal” que “filosófico”, porque su contenido está más cerca de lo mágico y alquímico que del análisis lógicofilosófico. Imagen del tratado de alquimia árabe Kitab al-Aqalim, por Abu 'l-Qasim al-Oraqi, cuya fecha desconocemos.


Un grado mágico-hermético •

Gran parte de los símbolos y Rituales de este grado se han derivado de, o con posterioridad se han utilizado para, la magia ceremonial y las prácticas teúrgicas. Específicamente, varios grabados que aparecen en las obras de Eliphas Levi han sido tomados, en realidad, de Cuadros o accesorios que se encuentran en el Templo del grado 17°. Está claro, por lo tanto, que, si bien el simbolismo del grado se basa en el Apocalipsis, su espíritu está muy lejos de la tradición cristiana ortodoxa y se acerca más a diversas “herejías” que circularon en la Francia del siglo XVIII.


Pรกgina del Ritual de McClenechan (siglo XIX), en la que se presenta al Caballero de Oriente y Occidente como un sabio investigador de las Ciencias Ocultas.


El Martinismo • De los tres grados clásicos de la Orden Martinista: Asociado, Iniciado y Superior, el Caballero de Oriente y Occidente presenta claras analogías con el último de los mencionados. • Especialmente, el símbolo de un hombre vestido con una túnica blanca ceñida con un cordón dorado, exactamente igual a la vestimenta usada por los Martinistas en dicho grado. • Agreguemos que este “Anciano en Blanco” corresponde al “Caballero Blanco”, del Apocalipsis 6:2.

El símbolo del Grado Superior de la Orden Martinista


La destrucción del Segundo Templo •

• •

Hacia el año 16 a.C., Herodes el Grande inició una vasta reforma del Templo de Zorobabel, que se conoció a partir de esa época como “Templo de Herodes”. Este último fue destruido por los romanos hacia el año 70. Según la Leyenda, después de la destrucción del Segundo Templo, muchos masones escaparon y fundaron grupos (o se relacionaron con agrupaciones ya existentes, tales como los terapeutas, los esenios y los juanitas). Esto no tiene sentido histórico, pero refiere a la permanencia, en Oriente, de los Misterios asociados a la albañilería durante todo el Imperio Romano.

El Arco de Tito, en Roma, muestra a los soldados romanos llevándose la Menorah del Segundo Templo


El “Tercer Templo” • La destrucción del Segundo Templo es considerada una nueva pérdida de la Palabra. • Y se dice que el “Tercer Templo”, consagrado a la Verdad, debe construirse en el interior del ser humano. • Por lo que se avanza en una Masonería más profunda, esotérica, que procede a una internalización de la construcción y sus herramientas, como paso previo a la manifestación externa de aquello que se ha generado en la interioridad.


Los Esenios • Suelen ser mencionados en los Rituales de este grado, fundamentalmente por su costumbre de practicar numerosos lavados corporales, abluciones y purificaciones con agua. • El verdadero significado de la palabra esenio es motivo de discusión. Algunos la derivan de la voz assayya, que significa sanadores o terapeutas. • Algunos Rituales califican de “esenios” a los miembros de este grado. Fragmento de los Pergaminos del Mar Muerto


Los Terapeutas •

Filón menciona un monasterio en Alejandría, que habría sido ocupado por un grupo místicosacerdotal conocido como “Los Terapeutas”. Investigadores contemporáneos consideran que este era un grupo inspirado en el pitagorismo, en cuyas prácticas se conjugaban la religión, la ciencia y la filosofía. Filón pretende que este grupo era una comunidad monástica judía, pero parece más bien haber formado parte del culto pagano. Esta conjunción de filosofía, religión mistérica y simbolismo numérico (en el que se destaca la Tetractys) relaciona a los Terapeutas con el ideario del grado 17°. Filón de Alejandría Φίλων ὁ Ἀλεξανδρεύς


La Tradición Juanista o Johannita •

• • • • • • •

Según la Leyenda, en Oriente se mantuvo viva la Tradición Juanista o Johannita, que seguiría las enseñanzas de Juan, distintas del cristianismo ortodoxo, supuestamente derivado de Pedro pero, en la práctica, resultado de la obra de Pablo de Tarso. La Leyenda afirma, también, que después de la destrucción del Segundo Templo, algunos albañiles quedaron en Oriente y fueron conocidos como los “Caballeros de Oriente”. Estos se relacionaron con los esenios y terapeutas, como decíamos antes, porque el Imperio Romano, con su corrupción, era un lugar en el que “ya no se respetaban los derechos del hombre”. Y posteriormente fueron Iniciados en la Tradición Juanista. Por el contrario, otros albañiles Iniciados viajaron hacia el Oeste y se establecieron en Europa. En la época de las Cruzadas, estos últimos regresaron a Oriente, y por ello se los denominó “Caballeros de Oriente y Occidente”. Al llegar a Oriente, fueron iniciados en la Tradición Juanista, que se había perdido en Europa. Esta Tradición esotérica los volvió afines a grupos de caballeros musulmanes. De donde entre algunos Caballeros cristianos y árabes se establecieron lazos de fraternidad. Y todo esto debió ser mantenido en secreto, pues chocaba tanto con el espíritu de las Cruzadas como con las políticas de la Iglesia de Roma.


La fundación legendaria •

• •

• • •

Se dice que este grado fue fundado en 1118, cuando 11 Caballeros juraron guardar secreto, fidelidad y celo, en presencia de Garimont, Patriarca y Príncipe de Jerusalén. Y que “Lleva ese nombre por haber sido creado en Oriente, en Palestina, y traído de allí al Occidente”. Después de la derrota de los Cruzados, los Caballeros de Oriente habrían entrado en contacto “con otros Caballeros, vinculados a la Masonería”. Tal contacto se habría producido en la isla de Malta. Lo cual no concuerda con la Leyenda que relatamos hace un momento… ¡Pero esta multitud de variantes es característica de todas las Leyendas! Por ejemplo, algunos Rituales, en lugar de Garimont, mencionan a “Armelfo Guavi Mundos, quien actuaba como Príncipe de Jerusalén desde Amiens, Francia”. Y otros, finalmente, lo llaman Garinus.


La Leyenda • • •

• •

Existen, en realidad, muchas variantes de la Leyenda. Pero todas coinciden en que este grado es el resultado de la fusión de tres corrientes: Los últimos descendientes de los masones que elevaron el Segundo Templo, relacionados a su vez con grupos gnósticos, tales como los mandeos o los juanistas, Los Caballeros Templarios, constituidos en 1118. Los Caballeros Musulmanes, que sostuvieron una relación ambigua, en la que se mezclaron la rivalidad y la confrontación con el intercambio de ideas y conocimientos, con los Templarios. De donde, efectivamente, en este grado se reúnen y conjugan el Oriente y el Occidente.


El año 1118 • Es el año de la fundación de la Orden del Temple. • Con lo que “Caballero de Oriente y Occidente” es sinónimo de “Caballero Templario”. • El templarismo es, entonces, casi como el “espíritu” oculto en gran parte de los Altos Grados Masónicos. • Por el contrario, la expresión “Oriente y Occidente” tiene una naturaleza más esotérica que la que indica el Ritual, pues alude claramente a la fusión de una dualidad, a la conjunción de los opuestos, al “Misterio de la Conjunción”.


Este Cuadro intenta poner orden en el caos de la Leyenda. Pero no pretende, por supuesto, referir hechos históricos.

Masones que permanecen en Oriente

Destrucción del Segundo Templo

LA FUSIÓN DE ORIENTE Y OCCIDENTE

Iniciados por esenios, terapeutas y mandeos

Caballeros Templarios (1118)

Masones que viajan a Occidente

Conservan en Occidente las anteriores tradiciones

Fusión en la época de las Cruzadas

Caballeros Musulmanes


ORIENTE

OCCIDENTE

Oriente y Occidente • Según Dalchó (1801), el nombre Caballeros de Oriente y Occidente es para recordar el lugar de donde provenían, y el lugar donde se encontraban. • Pero esto puede significar tanto Caballeros originarios de Occidente que viajaron a Oriente, o viceversa. • Y agrega que se adhirieron estrictamente a las antiguas costumbres y formas de recepción. • De donde la conservación de la Tradición antigua es una de las características de este grado.


Los Templarios, ÂŤCaballeros de Oriente y de OccidenteÂť


Notar que el 17° es exactamente el grado «central» (intermedio) del Rito Escocés


Símbolo del Caballero de Oriente y Occidente, en «El Libro Mudo de los Francmasones» (1765)


Símbolo del Caballero de Oriente y Occidente, en «El Libro Mudo de los Francmasones» (1765)


Símbolo del Caballero de Oriente y Occidente, similar a la lámpára mágica de Eliphas Levi, en «El Libro Mudo de los Francmasones» (1765)


Los objetivos exotéricos del grado son… • • • •

• • •

Sostener el derecho de reunión. Trabajar para establecer la libre comunicación de ideas entre todos los integrantes de la sociedad. En especial, sostener el libre intercambio de ideas y opiniones entre los sabios y pensadores. (Nota: esta idea se encuentra expresada en la Fama Fraternitatis, documento fundacional de los Rosacruces) Desterrar los odios y enemistades generados por cuestiones de nacionalidad. (Nota: De hecho, en algunos Rituales se dice que este grado recuerda “la fusión de las naciones europeas que tuvo lugar en la Orden de Malta”. Hoy deberíamos extender esta idea no sólo a las naciones europeas, sino a toda la humanidad.) Trabajar para suprimir las “cruzadas” que implican derramamiento de sangre. (Nota: esto es algo paradójico, porque en los Rituales del grado la sangre, como veremos, desempeña un rol muy importante. El empleo de las paradojas, por supuesto, es habitual en el esoterismo.) Valorar la investigación como el método para alcanzar el conocimiento de lo verdadero. Buscar el predominio de la razón sobre la fe ciega y el fanatismo. Lograr la educación del Pueblo, y el cultivo de la inteligencia de todas las personas.


Los objetivos esotéricos del grado son… • Estudiar el significado esotérico de las siete palabras inscriptas en las columnas del Templo del grado 17°. • Comprender el significado esotérico del Apocalipsis. • Profundizar en las doctrinas gnósticas de esenios, mandeos y otros. • Preservar la Tradición Iniciática. • Abrir el Libro Sellado con Siete Sellos. • Experimentar una transformación comparable al surgimiento de un Mundo nuevo y renovado.


«Este grado, que se inspira en el Apocalipsis es, de alguna manera, una mezcla de filosofías occidentales y orientales». (S. Erman)


2. El Templo

El heptågono, la forma del Templo en el grado 17°


El Templo del grado 17°, en un Ritual francÊs manuscrito, posiblemente del siglo XIX.


La Antecámara • El Templo del grado 17° se compone de dos partes: la Antecámara y el Templo propiamente dicho. • La Antecámara es un cuarto pequeño, pintado de rojo e iluminado con siete lámparas.


El Templo • Tiene la forma de un heptágono. • Esto es algo muy poco habitual en la arquitectura masónica. • Pero, a la vez, es muy significativo, porque relaciona el grado con la tradición Rosacruz: recordemos que el sepulcro de Christian Rosenkreutz tenía forma heptagonal.


Colores y estrellas • La decoración es encarnada, salpicada con estrellas de oro. • En todo el grado, en general, los colores predominantes son el rojo y el amarillo dorado. «Las paredes rojas reclaman la mente a la armonía cósmica. Las estrellas de oro son el símbolo del precioso ideal de pureza» (Sebastiani)


Las columnas • En cada ángulo del heptágono hay una columna de base cuadrangular y, en cada capitel, comenzando por el Oriente, y siguiendo por el Sur, Oeste y Norte, las iniciales B D S P H G F (Belleza, Divinidad, Sabiduría, Poder, Honor, Gloria y Fuerza). • En sus bases se ven las iniciales A U R D F P T (Amistad, Unión, Resignación, Discreción, Fidelidad, Prudencia y Templanza). • Todos estos términos serán analizados más adelante. • En el fuste de cada columna hay, además, una lámpara. • Y cada columna está pintada con uno de los colores del arco iris.


B F

D

A

T

U

G

S H

P

P

R

F

D


Las siete columnas, con sus siete colores, simbolizan las fases evolutivas por las que atraviesa la humanidad. Y las siete luces las diversas ÂŤiluminacionesÂť que recibe el Iniciado en su jornada.


El Oriente • •

Al Oriente hay una plataforma, con siete escalones, y sobre ella un Altar (la mesa del Maestro). La plataforma está sostenida por cuatro animales alados, con cabezas de león, buey, hombre y águila. Se dice que estos animales tienen forma “querúbica”, lo que implica que se los representa con seis alas. Otros, por ejemplo el texto antimasónico de Blanchard (2002), indican seis alas sólo para el hombre, que conforma así un querubín propiamente dicho. Y otros indican que sostienen la plataforma cuatro leones y, entre ellos, cuatro figuras querúbicas, con seis alas y las cuatro cabezas mencionadas.


El tetramorfo

El Tetramorfos, Libro de Kells, siglo VIII. Códice miniado: Folio 27v, Trinity College Library de Dubln.

El “tetramorfo”, imagen compuesta por cuatro formas (hombre, buey, león y águila), si bien es muy utilizado en la iconografía judeocristiana, realmente es más antiguo. Se ha sugerido que Ezequiel se inspiró en la astrología zodiacal babilónica: el toro sería Tauro, el león, Leo, el águila Escorpio y el hombre alado Acuario. Estas eran las constelaciones sobre las que tenían lugar, respectivamente, el equinoccio de primavera, el solsticio de verano, el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno entre los milenios quinto y tercero antes de Cristo.


El tetramorfo es, entonces, El un Tetramorfos mandala. en el Libro de Durrow (Trinity College) Para Jung, el Tetramorfo o Tetramorfos es el símbolo de la cuaternidad, de las cuatro funciones psicológicas (pensamiento, sentimiento, percepción e intuición), de la Totalidad centrada en el Sí-Mismo.


La Mesa del Maestro • Sobre ella hay una vasija de plata con agua perfumada, un vaso para las abluciones, • otro recipiente, con aceite perfumado, • un brasero con pedazos de carbón encendido, • una calavera con dos huesos cruzados, • y un enorme Libro sellado con siete sellos grandes de lacre verde, sobre cintas encarnadas.


Sobre la silla del Maestro hay dos espadas cruzadas, rodeadas de siete estrellas. “La Luna y siete estrellas�


Y sobre las espadas y las estrellas... • Hay un arco iris, sobre dos esferas terrestres. • Y delante del trono otras siete lámparas encendidas, que iluminan el Templo “con luz difusa”. El arco iris está representando la unión de los dos Hemisferios, Oriente y Occidente.


“El Cuadro de los Siete Sellos”. Se encuentra hacia un lado del Trono del Maestro. Representa los Siete Sellos del Apocalipsis, en versión muy libre. Este es uno de los Cuadros que aparecen reproducidos en las obras de Eliphas Levi.


La lámpara “mágica” . Se encuentra a la derecha del Trono del Oriente, en un ransparente oculto por una gruesa cortina. También podemos hallarla en Dogma y Ritual de la Alta Magia”, de Eliphas Levi.


En el Templo hay numerosas imágenes y Cuadros. Uno de ellos debe representar a la Luna Roja (“manchada con sangre”).


Otro Cuadro muestra el Lago Moeris, en Egipto, con los esenios practicando abluciones y purificaciones en sus aguas.


Y frente a la Mesa del Maestro‌ • Hay un Trono que permanece siempre vacío, al estilo Martinista, con un escabel para arrodillarse.


Los 24 tronos • Hay 24 sillas o tronos ricamente decorados, para que se sienten los “Ancianos” (los miembros del grado), elevados tres gradas sobre el piso. Aquellos correspondientes a los Vigilantes se elevan cinco gradas y el del Maestro, como ya dijimos, siete (3-5-7).

Los 24 ancianos y los 4 animales simbólicos


En el techo de la Logia se ven el Sol y la Luna


El Altar de los Juramentos Está en el centro del heptágono. Sobre él se colocan: el Apocalipsis, la escuadra, el compás, una túnica ensangrentada y el Libro de las Constituciones. • Se cubre con una tela roja. • • • • •


El Altar de los Juramentos


El Cuadro del grado. En la diapositiva siguiente haremos una descripciรณn detallada del mismo.


El Cuadro del Grado 17° • • •

• • • • • •

Es un heptágono dentro de un círculo, en cuya parte superior se ve un arco iris. En los ángulos del heptágono se aprecian las iniciales de las siete palabras de los capiteles del lado de afuera, y las de las bases en los lados (téngase en cuenta que en la imagen anterior tales iniciales corresponden a las palabras en inglés). En el centro se ve la figura de un hombre con una túnica blanca, larga, una corona dorada, una faja de oro a la cintura y siete estrellas alrededor de la mano derecha, formando un círculo en torno a la Yod. Su barba es larga y blanca “como la nieve”, la cabeza orlada de una gloria que nace de un triángulo con la punta hacia abajo, una espada de dos filos en su boca. Lo rodean siete candeleros con estas iniciales: E S P T S P L Que corresponden a las siete Iglesias mencionadas en el Apocalipsis: Ephesus, Smyrna, Pérgamo, Tyatira, Sardis, Philadelphia y Laodicea. Probablemente debido al significado religioso de tales nombres, los Rituales posteriores cambiaron estas iniciales por: O D O I P I C Que significan: Odio, Discordia, Orgullo, Indiscreción, Perfidia, Incontinencia, Calumnia, todo lo que el Caballero de Oriente y Occidente supuestamente debería evitar. De todas formas, tengamos en cuenta que las “siete Iglesias de Asia” hablan de un cristianismo muy anterior y muy diferente al Catolicismo Romano. ¿O quizás lo que se hacía en las siete Iglesias es lo que el Caballero debe evitar? El hombre se encuentra de pie sobre una plataforma circular que los Rituales denominan “una porción del Mundo”. En el Cuadro también figuran el Sol, la Luna, la vasija de agua y el brasero..


En otras versiones del Cuadro las letras son diferentes. AquĂ­, por ejemplo, se hacen corresponder a algunos de los Sephiroth: Kh: Kheter G: Gedulah T: Tiphereth N: Netzah H: Hod Y: Yesod M: Malkuth Lo que no sabemos es por quĂŠ se eligieron, entre los diez Sephiroth, especĂ­ficamente estos siete.


Otras variantes del Cuadro • Según los Rituales, se mencionan otras variantes del Cuadro. Uno, de naturaleza claramente teúrgica, incluye, por ejemplo: • Un cielo azul con el Sol y la Luna. • Entre ellos, la lámpara mágica. • Debajo una corona (“la Corona Boreal”) y más abajo un hombre desnudo, de pie sobre una media luna, • encima y horizontalmente hay una llave (“la llave de David que abre y nadie puede cerrar”). • Seis luces: dos a cada lado del hombre, dos más cerca de los lados de la medialuna, y dos debajo todavía más cerca. • En la parte exterior, los nombres de los siete ángeles: Rafael, Gabriel, Miguel, Adaniel, Salatiel, Anael y Uriel.


Los “nombres mágicos” de los siete ángeles, cuya nomenclatura coincide parcialmente con la dada en la transparencia anterior


Las inscripciones • En las paredes se leen diversas inscripciones, en caracteres dorados, tales como: • Todos los dioses son máscaras. • Todos los seres humanos son células de una única Humanidad.


“La isla de Pathmos”. Diseño para una representación teatral masónica en Minnesota, Estados Unidos.


3. Oficiales, tĂ­tulos y decoraciones


El Gran Consejo • La Logia se denomina Gran Consejo, y consta del Maestro y 24 miembros. • El Maestro se titula Muy Poderoso, y los demás Respetables Ancianos. • El Gran Consejo, por lo tanto, es la reunión de los Ancianos Sabios. • Los que exceden del número de 24 pueden asistir al Consejo sin voz deliberativa y se titulan Caballeros. • Mackey, por el contrario, denomina a los cuerpos de este grado Preceptorías, para evidenciar su origen Templario.


El Maestro el Bautista, • Juan Algunos Rituales dicen que el Maestro del grado 17° presentado como a Juan el Bautista. elrepresenta “Ángel • del Esto es algo Desierto”, en anacrónico, porque Juan el Bautista murió mucho un ícono tiempo antes de la redacción del Apocalipsis. • bizantino Y a algunos ruso podría resultarle chocante, porque Juan el Bautista de 1620. es un personaje del cristianismo ortodoxo. • Pero no olvidemos que, durante la actuación de Jesús en Israel, Juan continuaba predicando y tenía sus propios discípulos. • Que no eran los mismos que los discípulos de Jesús. • Y existieron grupos gnósticos que decían seguir las enseñanzas de Juan el Bautista, pero no reconocían a Jesús. • Por lo que Juan el Bautista (o la corriente inspirada en sus enseñanzas) se encontró siempre en el límite de la ortodoxia.


Bautismo mandeo en el Jordán. Nótense las túnicas blancas.

Los mandeos

• El mandeísmo (del arameo ‫דע‬ ‫מנ נ ד ד‬ ‫ ד‬, 'conocimiento') fue una secta gnóstica que se desarrolló en los siglos I y II en las orillas del río Jordán. • Dirigido por la casta sacerdotal de los nasoreanos, el mandeísmo cuenta en la actualidad con algunos miles de adeptos. • Las figuras principales de su mitología son el demiurgo Ptahil y Juan el Bautista. • En sus ritos, se visten con túnicas blancas y usan símbolos como la corona y el báculo. • En sus mitos, aparece una suerte de Redentor, denominado “el conocimiento de la vida”.


El alfabeto mandeo está basado en el arameo. A partir de las primeras letras de su alfabeto los mandeos llamaron a su escritura abadaga o abaga. A diferencia de los nombres dados a las letras en las antiguas lenguas semíticas (aleph, beth, gimel), las letras mandeas eran conocidas por â, bâ, gâ, y así sucesivamente. El alfabeto consiste de veinticuatro letras: las veintidós letras del alfabeto arameo y dos adicionales al final. El número veinticuatro es auspicioso para los mandeos. La vigésimotercera letra es adu y la vigésimocuarta es una repetición de la a encontrada al principio. Según los mandeos, de esta forma perfeccionaron el alpha y omega. El sentido de la escritura es de derecha a izquierda, similar al árabe y al hebreo. En el 17° los 24 ancianos corresponden a las 24 letras mandeas.


Los Rituales agregan que “los miembros representan a los discípulos de Juan Bautista”, a veces calificados de “esenios”. Recordemos que tales discípulos mantenían ciertas disputas con los discípulos de Jesús, hasta el punto que Juan el Bautista debía intervenir y declarar explícitamente su dependencia de Jesús. Por ello, este grado, si bien es de naturaleza claramente crística, presenta una especie de “cristianismo paralelo” o “marginal”, que objeta algunas actitudes del mismo Jesús.

Fragmento de un rollo mandeo, que describe una purificación ritual.


17° y 18° • A veces se indica que el grado 17° es el precursor del 18°, de la misma forma que Juan el Bautista se considera precursor de Jesús. • Pero esto no es consistente con el simbolismo apocalíptico del grado, que lo relaciona con San Juan Evangelista. • La incoherencia proviene de pretender encuadrar el grado dentro del cristianismo convencional, cuando, como ya dijimos, lo que aquí tenemos es una versión muy poco ortodoxa de la tradición cristiana. • Por eso, más que ser un grado precursor del siguiente (recordemos que en el Rito de Mizraim, por ejemplo, el orden de estos grados era inverso al del Rito Escocés), deberíamos hablar de dos grados que transcurren paralelamente, así como los discípulos de Juan desarrollaron su actividad paralelamente a los de Jesús.


Los Oficiales • Varían mucho en los distintos Rituales. • Pero, en general, la mayoría indica dos Vigilantes, que se sientan al Oeste, titulados “Fidelísimos”. • El mismo título reciben los demás Oficiales: Tesorero, Secretario, Lector, Examinador, Primer Mensajero, Segundo Mensajero, GuardaTemplo Externo, GuardaTemplo Interno. • Otros Rituales, mejor compuestos, indican: Anciano Primer Vigilante, Anciano Segundo Vigilante, Caballero de la Elocuencia, Canciller, Tesorero, Hospitalario, Maestro de Ceremonias, Celador. Todos titulados “Respetables”.


El Mandil, el Cordón y la Joya Óleo de Robert H. White, 32°


El Mandil • • •

• •

Mandil amarillo, de forma triangular, forrado y ribeteado de encarnado. Que el mandil sea triangular es algo verdaderamente excepcional. Además, cada Hermano deberá estar vestido con una túnica blanca larga y llevará en la cabeza un cíngulo o coronilla de oro o dorada. Antiguamente, se agregaban un cordón dorado y guantes negros. Según el Manuscrito Francken (siglo XVIII), el mandil era muy diferente al empleado en la actualidad: tenía forma heptagonal y reproducía todos los símbolos característicos de este grado: el cordero, la espada, la balanza, las siete estrellas, las iniciales de las palabras simbólicas, etc.

Para Richardson, en el mandil están, o bien el Cuadro, o bien la espada de doble filo rodeada por las 7 letras sagradas.


16° y 17°

Grado 16° (Príncipe de Jerusalén)

Grado 17° (Caballero de Oriente y Occidente)

Notemos que los colores de ambos mandiles son opuestos y complementarios: rojo con vivos dorados en el 16° y dorado con vivos rojos en el 17°.


El Cordón •

• •

Se usan dos bandas: una blanca, puesta de derecha a izquierda y otra negra, en forma de collar, de la que pende la joya. El simbolismo de las bandas alude, con claridad, a la fusión de los opuestos. Este es, por lo tanto, uno de los pocos grados en los que se usan simultáneamente las dos formas de cordón: la banda propiamente dicha y el collar. En realidad, este doble cordón parece ser herencia de una costumbre anterior: los Rituales del siglo XVIII indican que todos los Caballeros llevarán una cruz blanca pendiente de una cinta negra.


Otra forma de los cordones • En algunos Rituales se indica que los dos cordones tienen forma de banda, uno colocado de derecha a izquierda y otro de izquierda a derecha. • Esto forma una X, conocida como “Cruz de San Andrés”. Esta es un antiguo símbolo de transformación, probablemente derivado de una conocida circunstancia astronómica. • El Ecuador celeste presenta una cierta inclinación respecto del plano de la eclíptica, de donde ambos determinan una forma similar a esta cruz. • Los puntos de cruce entre el Ecuador y la eclíptica son los equinoccios (de primavera y otoño), en los que la Naturaleza experimenta evidentes cambios. • Así como el círculo indica estabilidad, la Cruz de San Andrés significa, por lo tanto, cambio, transformación. • Y es, por lo tanto, un símbolo muy adecuado en un grado referido al Apocalipsis, el que implica una transformación radical del Iniciado.


La banda, segĂşn el Ritual del Supremo Consejo de Italia


Distintos modelos de los dos cordones que se utilizan en el grado


LOS CORDONES, LA CRUZ DE SAN ANDRÉS, LOS EQUINOCCIOS, LA TRANSFORMACIÓN


El corazón • Notemos que las dos bandas se cruzan muy cerca del corazón. • Esto indica una vía crística, y que el punto donde se realiza la unión de los opuestos es el Cristo, esotéricamente considerado. • Sin embargo, también advirtamos que las bandas se cruzan cerca pero no exactamente en el corazón. • Lo que nos advierte de no exagerar el carácter crístico de esta vía, transformándola en algo puramente religioso o centrado exclusivamente en los afectos.


La Joya

Es una placa heptágona, mitad de oro y mitad de plata o nácar. En cada uno de los ángulos del anverso están grabadas las iniciales de las siete Palabras ya indicadas, aquí en caracteres samaritanos. Sobre cada una hay una estrella. En el centro un cordero de plata, sobre el libro con los siete sellos, y en cada sello una de las referidas letras. En el reverso hay dos espadas en cruz, la punta hacia arriba, colocadas en una balanza en equilibrio. En las esquinas las iniciales de las siete Iglesias, en griego, o las ya mencionadas A U R D F P T. Algunos agregan otra joya, con forma de lanza pequeña.


Nuevamente la transformación • Notemos que las espadas en el reverso de la joya también forman la Cruz de San Andrés. • De donde nuevamente tenemos alusiones a la transformación, el cambio, la redefinición, la transmutación. • Y dicha transformación (de carácter radical, profundo, no superficial) nos remite obviamente a la transmutación alquímica, en la que la piedra filosofal (la rosa), nace en el centro del crisol (la cruz). Imagen de una obra de Heinrich Kunrath


Una imagen de L'Azoth des Philosophes, de La piedra filosofal, Basilio Valentín conformada por un (París, 1659). heptágono de Aquí podemos siete ruedas más hallar mucho del una rueda central. simbolismo Cada rueda es, del grado 17°. a su vez, Notemos que la septenaria. Obra alquímica Esta imagen, consta de siete supuestamente, pasos: se halla Calcinación, basada en un Disolución, manuscrito de Separación, Isaac Newton. Conjunción, Fermentación, Destilación, Coagulación.


La Cruz Roja • Si bien hoy, generalmente, se omite, los antiguos Rituales prescribían una cruz roja sobre el pecho, en clara referencia Templaria. • Otros Rituales indican la misma cruz, pero como segunda joya y pendiente del cordón negro.


La barba blanca • Los antiguos Rituales prescribían que cada Caballero, para representar más apropiadamente su rol de Anciano, debía utilizar una larga barba blanca, postiza. • En nuestros días esto puede parecer risible, pero debemos considerar que cada Caballero está corporizando un “Anciano Sabio”, un “Viejo de la Cábala”. • En la imagen, un Anciano Sabio taoísta, con su barba blanca. • Y recordemos que los Maestros de la Masonería Operativa se denominaban a sí mismos “los barbudos”.


Los atributos completos de este grado, en el Rito de PerfecciĂłn, precursor del Rito EscocĂŠs, Francia, siglo XVIII


El Caballero de Oriente y Occidente, Brasil, siglo XIX. La decoraciรณn del Hermano es muy diferente a, y mรกs sencilla que, la actual.


Túnica, mandil, cordón y joya del 17° grado Escocés, Brasil, época actual


Mandil y cordón del Supremo Consejo de Estados Unidos, Jurisdicción Norte, siglo XIX

Obsérvese que la Tetractys, en el mandil, está conformada con las letras hebreas del Tetragrama, e invertida respecto de la forma en que se la utiliza actualmente.


Decoración simbólica del grado 17°, Caballero de Oriente y Occidente, en el Rito Primitivo de Namur (1770)


Mandil, banda y joya del Caballero de Oriente y Occidente, Rito de Memphis, ĂŠpoca actual


La “regalía” completa del grado, según Pike.


Estandarte utilizado en USA, Jurisdicciรณn del Norte


4. Simbología

“Los cuatro jinetes del Apocalipsis”


Entre los símbolos principales de este grado se encuentran… • • • • • • • • • • • • • • • •

El Libro sellado con siete sellos El arco y las flechas La espada de dos filos La balanza La calavera El lienzo tinto en sangre El Sol y la Luna La lámpara “mágica” La tetractys El Árbol de la Vida La cruz El cordero La piedra blanca El cordón de plata La urna de oro Y muchos, muchos más!!!


El escudo del Caballero de Oriente y Occidente


El emblema herĂĄldico del grado, segĂşn el Ritual del Supremo Consejo de Italia


La Muerte (Arcano XIII), en la baraja masónica de Jean Beauchard, imagen plena de símbolos del grado 17°.


P.: ¿Qué significa el Libro de los Siete Sellos? R.: Significa una Logia o Consejo, que sólo el Maestro tiene potestad de abrir. • • • •

Recordemos que para establecer una Logia Simbólica son necesarios siete Maestros. Cada Maestro, por lo tanto, se hace corresponder a un Sello. Y la Logia es, entonces, un Libro, en el que se encuentra el Verbo, el Logos. Esta comparación de la Logia con un Libro es muy interesante. Constituir una Logia, entonces, es reunir signos, letras, palabras, originalmente dispersos, en un esquema ordenado, como las frases de un Libro. Un Libro que nunca está completo, que siempre se está escribiendo, lo que realza la función del Secretario de una Logia, que debe escribir todo lo que se hace en ella. El Cordero con el Libro de los Siete Sellos, imagen de un texto alemán, c. 1000.


El Libro • Está “cerrado perfectísimamente y con secreto para que sea mayor la honra que se le tenga”. • En la imagen, el Libro Sellado, pintura moderna efectuada por M. Jesús Florén al estilo de los iconos bizantinos.


El Primer Sello • La interpretación masónica de lo que libera cada sello es bastante diferente a la doctrina cristiana oficial. • Pero debemos reconocer que las interpretaciones dadas en los Rituales antiguos son algo triviales. • En el primer sello aparecen el arco, la flecha y la corona. • Lo que parece indicar un simbolismo solar, en el que el Sol (Rey) envía sus rayos (flechas doradas) hacia la Tierra.


Los rayos (flechas) del Disco Solar (Atรณn, el Rey) descendiendo sobre el faraรณn Akhnatรณn. El Primer Sello, entonces, revela la luz, lo que mรกs busca el Iniciado en los Misterios. Naturalmente, entonces, desde este punto de vista, la apertura del Primer Sello es el Amanecer. ยกFiat Lux!


El Segundo Sello • •

Aquí aparece la espada de dos filos, un símbolo muy común en la Masonería. El apogeo de un fenómeno, de un Ser o de una institución es, al mismo tiempo, el inicio de su decadencia. Así como el Mediodía, el instante de máxima luminosidad solar, es, simultáneamente, el momento en que tal brillantez comienza a decaer. El Mediodía es, entonces, una espada de doble filo, situada entre lo alto y lo bajo, entre el ascenso y el descenso, entre el éxito y la derrota.


El Tercer Sello …un tenso equilibrio, pero que empieza a volcarse hacia el lado de la Noche…

La balanza aparece naturalmente en el Tercer Sello, porque representa el tercer término, que establece el equilibrio (“La Justicia”) entre los contrarios. Sin embargo, lo que aquí tenemos es…


El Cuarto Sello • Aquí la Noche se ha impuesto definitivamente. • En contraste con el grado 16°, que era un grado de triunfo, victoria y festejos, el 17° es mucho más sombrío. Y por ello aquí aparece la calavera, la Muerte. Los tres Sellos siguientes son manifestaciones de (o en) la Noche.


El Quinto Sello • Aquí aparece el lienzo tinto en sangre. • Esto parece aludir a un arcaico ritual de purificación, que no alcanzamos a precisar. • Quizás aluda a ritos practicados por los antiguos romanos, que se purificaban con la sangre de animales. • «Está vestido de una vestidura teñida en sangre, y su nombre es llamado el Verbo Divino» (Ap., 19-11).


El Sexto Sello • Se dice que este sello libera “El poder de obscurecer el Sol y manchar la Luna con sangre”


El Séptimo Sello

Nuevamente aparece aquí la Luna roja. “Y un perfume místico que se expande por el Mundo…”


El Séptimo Sello

Y siete “ángeles” tocando siete trompetas, es decir, siete fuerzas, siete modos de vibración, con diferentes efectos en la Naturaleza y en el Hombre.


«Los siete Sellos», imagen de Jean Beauchard


Imagen de Alfredo di Prinzio


El Libro de la Vida • En la Jurisdicción del Norte de Estados Unidos, se incluye como símbolo el Libro de la Vida, paralelo al Apocalipsis. • En este Libro se supone que están contenidas las distintas fases por las que ha pasado la Humanidad a lo largo de su historia.


El Sol En este grado, puede representar el Fuego Central de la Naturaleza, del que hablaban los antiguos Rosacruces.


La Luna Es la diosa Isis, bajo cuya pรกlida Luz se llevan a cabo los Misterios


«La conjunción del Sol y la Luna»


La Tetractys La Tetractys pitagórica es adecuada para este grado porque, al representar el número 10, indica naturalmente el término, la consumación de un ciclo.


El Árbol de la Vida Primero, “El Árbol de La Vida”, de Ana María Espinosa, contemporánea. Luego, el Árbol de los Sephiroth. Y por último...

El Árbol de la Vida, según la ciencia contemporánea


La cruz Si bien la Masonería ha adoptado la Cruz paté roja como símbolo Templario, en realidad estos no tenían un diseño definido para su cruz, y utilizaban distintos estilos. Aunque corresponden más al 18°, en algunos Rituales se mencionan la Cruz de Tau y… La Cruz Ansata, símbolo de la Vida Universal.

Godofredo de Boullion cometió terribles masacres en nombre de la Cruz. Por ello, algunos interpretan su uso en este grado como un recordatorio de que aún los símbolos sagrados se pueden manchar con la sangre derramada por el fanatismo y la intolerancia.


El cordero Muy anterior a la iconografĂ­a cristiana, se vincula con el sacrificio del Rey, que en las mitologĂ­as antiguas se autoinmolaba para asegurar la prosperidad de su pueblo.


La piedra blanca

Es una piedra sobre la que se inscribe un nuevo nombre (una nueva marca), que identifica, por lo tanto, a un nuevo Artista, a un Artista renovado.


El cordón de plata Más allá de todas las tonterías que han dicho Rampa y otros autores (de las que aquí vemos una ilustración burlona), el Cordón de Plata siempre fue el símbolo de la relación estrecha existente entre lo físico y lo psíquico, que no pueden ser separados.


La Urna de Oro • Ya la conocíamos de la Leyenda de Hiram. • Al igual que el Arca de la Alianza, contiene un tesoro precioso. • Desde un punto de vista gnóstico, es la interioridad que contiene la chispa de la Divina Sophia.


5. Signos, toques y palabras


El Signo General • Mirarse el hombro derecho y decir Abaddón (exterminans, vel perditio, el exterminador, o bien la perdición). • Se responde mirándose el hombro izquierdo y diciendo Abisus (de la raíz Abad, periit, morir) y Zabulum. • Todas estas Palabras son bastante sombrías, y reflejan el carácter general del grado.


El signo del grado. Algunos agregan colocar la mano derecha sobre la rente.


El Signo General, en un Ritual francĂŠs manuscrito, posiblemente del siglo XIX.


Otros signos • Existen en este grado otros signos, que se emplean en distintas circunstancias. • Por ejemplo, la “Señal para la Entrada”, que consiste en ponerse mutuamente la mano derecha en la frente, y que cada miembro debería efectuar con el Guardatemplo antes de ingresar en el Consejo. • Algunos Rituales incluyen un “Saludo”, consistente en inclinarse un poco hacia la izquierda, en actitud respetuosa.


Los Toques • Hay dos, conocidos como Primer Toque y Segundo Toque. • Primer Toque: El Primer Caballero coloca su mano izquierda en la derecha del Segundo, con los dos dedos extendidos. El Segundo Caballero la cubre con su propia mano izquierda y, entretanto, cada uno vuelve la vista hacia el hombro derecho. • Segundo Toque: El Primer Caballero toca con la mano izquierda el hombro izquierdo del Segundo, y este toca el hombro derecho del Primero con su mano derecha. • Como puede apreciarse, en la mayoría de los Signos y Toques de este grado, las partes del cuerpo más importantes son los brazos y los hombros. • Lo que podemos interpretar como una lejana referencia al acto de consagración caballeresca, consistente en toques de espada (representada por los brazos y las manos), sobre los hombros. • Al saludarse de esta forma, quienes lo hacen se reconocen mutuamente como Caballeros.


La Palabra de Pase • Es Zabulón o Jabulum, ya conocida de grados anteriores. • Algunos la interpretan como “La morada por excelencia”, lo cual podría aludir al corazón, entendido místicamente como la morada por excelencia de lo Divino. • O, en un contexto religioso-esotérico, el Cielo o Mundo Superior. • Para Pike la versión correcta de esta Palabra es Yabul-Om: la expresión, progenie o emanación de Om.


“LA MORADA POR EXCELENCIA”


“LA MORADA POR EXCELENCIA”


“LA EMANACIÓN DE OM”


“LA EMANACIÓN DE OM”


Otra interpretación • Algunos relacionan la palabra Jabulum con yovel, que significa corno, trompeta y también ariete (¿un simbolismo fálico?). • Recordemos que, entre la descendencia de Caín, encontramos a Jubal, hermanastro de Tubalcaín, considerado como el “padre de la música”. • En el contexto del grado 17°, algunos opinan que la referencia a un instrumento musical alude a la trompeta del Ángel del Abismo.


La Palabra Sagrada • Es Abaddón (exterminador, exterminio, o bien perdición). • Según Pike: • Ab: padre, Adon: el Dios-Sol fenicio, de donde Abaddón sería Adon el Padre, Dios el Padre. • Sin embargo, la primera interpretación parece más acorde con el simbolismo apocalíptico del grado. • Aunque la referencia al Sol, como veremos, no debe ser descartada. • Abadón, Abaddón o Abaddon deriva del hebreo avadon, destrucción o perdición. • A veces aparece como ángel y otras como demonio. En el Apocalipsis es el Rey de las Langostas. • En diversos escritos apócrifos es el Ángel de la Muerte. • Pero quizás exista otra interpretación...


El monitor de Richardson indica como palabras de pase Jubulum, Perignan y Gabaon, aunque esto parece más adecuado para la Logia de Perfección.

La Palabra Sagrada

• Porque Abaddon, en el contexto bíblico, es un nombre esencialmente poético o simbólico para el mundo de abajo. • En los libros de Job, Salmos y Proverbios, Abaddon denomina simplemente la morada o lugar donde están los muertos. • Sin embargo, en la literatura rabínica designa específicamente el lugar de los muertos donde los inicuos sufren condenación y castigo. • Es a causa de este último enfoque que se le emplea como nombre propio del ángel del abismo en Apocalipsis 9:11: “Sobre ellos tienen como rey al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión.”


«Tienen sobre sí un rey, el ángel del abismo, cuyo nombre hebreo es Abadón, y en griego tiene por nombre Apolión» (Ap. 9-11)


Zabulón - Abaddón • El binomio Zabulón – Abaddón representarían así El Mundo de Arriba y el Mundo de Abajo, la Vida y la Muerte, Eros y Tánatos, lo que busca la perpetuación y lo que la impide. • En términos freudianos, son el Principio de Vida y el Principio de Muerte, opuestos pero relacionados. • Y no olvidemos que el Amor y la Muerte, en las mitologías primitivas, eran dos divinidades que expresaban las dos caras de una misma moneda. • Zabulón y Abaddón, por lo tanto, son dos grandes fuerzas cósmicas, como Jakin y Boaz, pero más extremas. • Las dos moran en nosotros, las dos son valiosas, las dos son necesarias, aún cuando una sea La Morada por Excelencia y la otra El Abismo de los Muertos.


“Eros y Tánatos”, cuyo autor desconocemos

ZABULON

ABBADON


“Eros y Tánatos”, por Michele Amato


En caracteres fenicios…

Según Pike, así se escribirían las dos Palabras del grado (Zabulón es la de arriba, Abaddón la de abajo). Arriba y abajo no son aquí arbitrarios, sino que intentan transmitir el significado de ambas Palabras. El arriba y el abajo, el Cielo y el Abismo, viven en nosotros, y ninguno de los dos debe ser despreciado.


Apolo • El nombre griego de Abaddón (Apollyon) recuerda naturalmente a Apolo, el Dios del Sol. • Así, nuevamente, un Dios pagano se “asomaría” por debajo de un simbolismo en apariencia judeocristiano. • Y no olvidemos las repetidas referencias al Sol que existen en el Ritual. • Y aquí tenemos una paradoja (¡una más!): el Ángel del Abismo tiene un nombre similar al Dios del Sol y de la Luz. • ¿No serán ambos las dos caras de la misma moneda?


ÁNGEL OBSCURO ¿CUÁL ES LA LUZ Y CUÁL LAEL SOMBRA?

APOLO, EL DIOS DE LA LUZ


«Apolo y Daphne», por H. Johnson, contemp.


La Batería y la Edad • La batería se compone de siete golpes, dados por 6 + 1, o por 3 + 3 + 1, según los distintos Rituales. • P.: ¿Cuál es tu edad? • R.: Soy muy anciano. • Lo cual indica que la edad del Caballero de Oriente y Occidente es la de un Anciano Sabio, y trasciende a todo cálculo cronológico.


El Ermitaño del Tarot (aquí en el Tarot Balbi), símbolo del Anciano Sabio


La marcha • Son siete pasos en escuadra, señalando los 7 lados de un heptágono.


«El Heptágono»


Una forma de reconocimiento muy completa • El Hermano A coloca la mano derecha sobre la frente, luego gira la cabeza hacia el hombro derecho y dice: «Abaddon». • El Hermano B también coloca su mano derecha sobre la frente, gira la cabeza hacia su hombro izquierdo y dice: «Zabulón». • A coloca su mano izquierda entre las manos de B, mientras sus cabezas miran respectivamente sus hombros derechos. • Luego la mano derecha del A pasa sobre el hombro izquierdo de B, que a su vez repite el gesto. • A: “¿Es usted Caballero de Oriente y de Occidente?” • B: “Me reconocen como tal”. • A: “¿Cómo fue reconocido?” • B: “Por la ablución del agua y la efusión de sangre”. • A: “¿Cuáles y cuántos son tus deberes?” • B: “Siete: trabajar, estudiar, reflexionar, perseverar, ayudar, enseñar y amar la Verdad”.


Examen de Reconocimiento • • • • • • • • • • • •

P.: ¿Eres Caballero de Oriente y Occidente? R.: He derramado mi sangre y he sido purificado con el agua. P.: ¿Qué vistes cuando te recibieron? R.: Cosas maravillosas. P.: ¿Cómo te recibieron? R.: Ante el arco iris y en medio del clamor de mil trompetas. P.: ¿Quién eres? R.: Un Pathmon que ama todo lo que va de la Belleza a la Fuerza. P.: ¿De dónde vienes? R.: De Pathmos. P.: ¿Cuáles son los adornos de un Consejo de Caballeros de Oriente y Occidente? R.: Tronos soberbios, el Sol, la Luna, carbón encendido y una vasija de agua perfumada.


Examen de Reconocimiento (Segunda Versión) • • • • • •

• • • • • •

P.: ¿De dónde vienes? R.: De Pathmos. P.: ¿Para qué nos reunimos en este Consejo? R.: Para esperar la salida del Sol y aprovechar su luz, a fin de cumplir nuestros deberes. P.: ¿En qué consisten esos deberes? R.: En comunicarnos sentimientos, ideas e impresiones acerca de todo aquello que física y moralmente nos ayuda a perfeccionarnos, para asegurar nuestra dicha y la de la Humanidad. P.: ¿Con qué derecho nos reunimos? R.: Con el de todo hombre libre. P.: ¿Cuándo se cumplirán nuestros deseos? R.: El tiempo está cercano. P.: ¿A qué hora empiezan nuestros trabajos? R.: En aquella en que la aurora brilla en Oriente y las estrellas palidecen.


6. Ritual


La Apertura • El Maestro dirige la Apertura con la mano sobre el Libro de los Siete Sellos. • Los trabajos se abren cuando: “El tiempo se acerca, el Sol se pone.” «Vi en la mano derecha del que estaba sentado en el Trono, un Libro» (Ap. 5-1)


La Iniciación consta de 15 fases • • • • • • • • • • • • • • •

I. Trabajo en la Antecámara. II. Ingreso al Templo. III. Lectura del trabajo y examen del Candidato. IV. Los viajes. V. Purificación y Primer Juramento. VI. Extracción de sangre. VII. Apertura de los Sellos. VIII. Investidura. IX. El arco iris. X. La unción. XI. La visión. XII. El Segundo Juramento. XIII. La Consagración. XIV. La unión. XV. La Clausura (la piedra blanca).


I. En la Antecámara • El Candidato aguarda el comienzo de la Iniciación en la Antecámara. • Debe redactar un trabajo sobre la unidad y fraternidad de todo el género humano. • En el que se destaque, en particular, la unidad entre Oriente y Occidente.


Comienza la Iniciación • • • •

En el Templo se deja vacío el primer asiento a la derecha del Maestro, el que estará destinado al Candidato. Este representa un “joven peregrino”, o un “joven Caballero”, un Príncipe de Jerusalén que está buscando un lugar “donde se respeten los derechos del hombre”. Y que rechaza tanto la esclavitud romana como el exclusivismo hebreo o la intolerancia cristiana. Simbólicamente, la Iniciación se lleva a cabo en Pathmos, cerca del año 100 de la Era Cristiana.


II. El Candidato ingresa con las decoraciones de un Príncipe de Jerusalén, pero descalzo, sin metales y sin armas. Al ingresar al Templo le dicen que: “¡Vamos a mostrarte cosas sorprendentes!”” O bien: “Misterios dignos de la contemplación de todo hombre sensible”. “San Juan Evangelista en Pathmos”, óleo de El Bosco, circa 1504-1505.


“La búsqueda de la verdad” (la imagen representa a Copérnico). La obra es del pintor polaco Jan Matejko (1872 ) y su verdadero título es: “Astrónomo Copérnico: conversación con Dios”.

III.Luchas y aspiraciones

• Una vez ingresado, se invita al Candidato a sentarse y a expresar sus deseos, luchas, aspiraciones y, sobre todo, indicar qué está buscando. • El Candidato lee el trabajo que preparó en la Antecámara. • Pueden formulársele algunas preguntas sobre el derecho de reunión, la fraternidad universal, etc.


IV. Los viajes • El Candidato realiza siete viajes, en torno al heptágono. • Culminados los mismos, se le explican “las bellezas del número siete”, que simboliza la Vida. • Veremos ahora el contenido Ritual de cada uno de los viajes. El siete de copas, en la baraja masónica de Jean Beauchard.


El Primer Viaje • Recorre simplemente el heptágono, en silencio, dando la marcha del grado, que le enseña el Primer Vigilante. Este va diciendo, en voz alta, las siete Palabras inscriptas en las columnas.

El Segundo Viaje • Al llegar frente a la Luna manchada con sangre, se le dice que “no debe prestar atención a los presagios fatídicos”, pues el sabio está más allá de«Elprofecías sin como contenido. Sol se puso negro tela de cilicio; la Luna entera se puso como sangre» (Ap., 6-12)


El Tercer Viaje • Se repite el tema de la sangre, pues, después de recorrer el heptágono, llevan al Candidato al altar y le dicen: “las manchas de sangre que ves en esta túnica demuestran la suerte que los tiranos reservan a los que dicen la Verdad y no se venden”.

El Cuarto Viaje • El Candidato es extensamente examinado sobre la Cábala, especialmente sobre las letras, números y palabras de todos los grados precedentes.


El Quinto Viaje • Se realiza en total silencio, caminando de espaldas, en sentido contrario a los viajes anteriores. Es equivalente a la “retrogradación” del grado de Compañero. El Águila, símbolo de la Tradición Juanista

El Sexto Viaje

• Mientras el Candidato marcha, el Maestro le narra la Leyenda de la Tradición Juanista. Efectúa una crítica del Papado y de la intolerancia de los cristianos en general.


El Séptimo Viaje • Se recorre nuevamente el heptágono, con los pies en escuadra. • Al finalizar, el Candidato permanece de pie enfrentando el Este, delante del Trono Vacío. • Da siete pasos más, hasta llegar a la Mesa del Maestro. • El Candidato extiende su mano derecha, el Maestro la toma y la sumerge en la vasija llena con agua perfumada. • El Primer Vigilante toma un poco de agua y la vierte Rito de purificación por el agua sobre la cabeza del Candidato. de los mandeos • Efectuado esto, el Maestro coloca la mano derecha del Candidato sobre el Libro de los Siete Sellos, y tiene lugar el Juramento.


V. El Primer Juramento “LAS SIETE COLUMNAS”

• El candidato presta el Juramento mientras se escuchan siete campanadas. • Durante el Juramento, su mano derecha permanece sobre el Libro, y la izquierda entre las dos manos del Maestro. • Esta forma de colocar las manos supuestamente recuerda la manera en que Garimont instaló a los primeros Templarios. • Jura: enseñar a todos los hombres el libre intercambio de ideas y opiniones, • luchar para desterrar los odios por nacionalidad, • jamás combatir contra otro Caballero de Oriente y Occidente, • combatir la superstición y, fundamentalmente, guiarse siempre por los principios inscriptos en las siete columnas.


El Libro • El Candidato permanece de pie, frente al Maestro, entre los dos Vigilantes. • El Segundo Vigilante le dice: “Hermano, permanezca atento a lo que el Muy Poderoso va a efectuar en usted” (una frase de corte claramente teúrgico). • Y el Primer Vigilante pregunta: “¿Este mortal es digno de abrir el Libro y romper sus Siete Sellos?” • Todos los presentes bajan los ojos y emiten un largo suspiro.


Un negro presagio… • Al escuchar los suspiros, el Primer Vigilante agrega: “Muy Poderoso Maestro, Respetables Ancianos, no nos aflijamos, aquí tenemos una víctima (señala al Candidato), y su derrota nos dará satisfacción”. • El Primer Vigilante, por lo tanto, no parece muy optimista respecto al futuro del Candidato…


“LA SANGRE”

El Diálogo • Tiene lugar, entonces, un Diálogo entre el Maestro y el Candidato. • MPM: “¿Sabes por qué los Ancianos llevan una túnica blanca?”. • Cand.: “Son los que, para llegar aquí, han pasado por grandes esfuerzos y han lavado sus ropas con su propia sangre”. • MPM: “¿Quieres vestir ese hábito mediante el pago del mismo precio?” • El Candidato responde afirmativamente.


VI. La extracción de sangre • • • •

El Candidato sumerge el brazo derecho desnudo en la vasija con agua perfumada. Con una lanceta, el Primer Vigilante lo pincha y le extrae unas gotas de sangre. Limpia la sangre con una tela blanca, la muestra a todos los asistentes y dice: “¡Él no tiene ningún miedo de derramar su sangre para conocer nuestros Misterios!" Seguidamente, el Candidato es felicitado por su valor y se le dice que es digno de abrir el Libro y romper sus siete sellos.

Este acto varía según los Rituales. Richardson, por ejemplo, indica extraer sangre de ambos brazos. En la actualidad, todo esto es prácticamente imposible de realizar.


VII. El Libro • • • •

Se realiza entonces la Apertura del Libro. Cada sello es, en realidad, una cajita con el “juguete” correspondiente. Es decir, de la primer cajita se extraen un arco y flecha pequeños, y así sucesivamente. En otras variantes del Ritual, siete Ancianos le van entregando los juguetes al Candidato, comenzando por el más joven, hasta que el más Anciano en edad masónica le entrega los elementos contenidos en el Séptimo Sello. Después de romper el Primer Sello, el Maestro le dice al Candidato: “¡Partid, y continuad la conquista!”


Los Sellos • 2° Sello: saca una espada y un Anciano le dice: “Que esta espada jamás siegue vida de inocentes, pero que siempre impida la entrada de los corruptos al Consejo”. • 3° Sello: una balanza. “Persevera, para que Papas y Profetas jamás ingresen a nuestras Logias”. • 4° Sello: una calavera. “Persevera, coloca la espada de plano, aprende a caminar entre sus dos filos”.


Los Sellos • 5° Sello: una tela manchada con sangre. “Esta es la sangre de los Templarios, vertida por las falsas acusaciones del Rey, el Papa y los Caballeros corruptos”. • 6° Sello: una Luna manchada de sangre. “Esta es la Luna Roja, un Misterio, un enigma”. “Es Isis, nuestra Madre, manchada con la sangre de su esposo Osiris, asesinado por Seth”. • El Maestro agrega: “Que esto último no te sorprenda, porque a la luz de la Luna preservamos muchos Misterios antiguos”.


El Séptimo Sello • El Maestro le entrega trompetas de bronce a siete de los presentes, que se distribuyen en las cuatro esquinas del Templo. • Llevan consigo cuatro vejigas llenas de aire, que representan los Cuatro Vientos. • Dalchó (1801) dice que el Séptimo Sello libera “trompetas y perfumes”. • El Maestro exclama: “¡Si el Candidato es indigno que los vientos se lleven su túnica, el fuego extinga su cordón, el agua sumerja su mandil, la tierra sea su última Logia!”. • Soplan con fuerza los cuatro vientos. • Y comienza entonces la investidura del nuevo Iniciado.


VIII. La investidura • Cada acto de la investidura es señalado por un toque de trompeta al comenzar, y por un soplo de los vientos al concluir. • Suena la Primera Trompeta. Los Vigilantes despojan al Candidato de su mandil, joyas o cualquier otra decoración masónica. • Segunda Trompeta. Le colocan una túnica blanca, el mandil, guantes y los cordones del grado. • Tercera Trompeta. Una larga barba blanca. • Cuarta Trompeta. Una corona de oro. • Quinta Trompeta. Un cinturón dorado. • Sexta Trompeta. El 2° Vigilante le enseña los signos. «De esta manera, el que venza será vestido • Séptima Trompeta. Se le entrega una nueva espada. con vestidura blanca, y nunca borraré su nombre del Libro de la Vida» (Ap. 3-5)


IX. El arco iris • Al concluir la investidura, los vientos soplan animadamente, y las siete trompetas suenan juntas. • En el suelo, se extiende una tela con los colores del arco iris. “El Mundo es ahora otro”. • El Maestro se dirige al Candidato como si este hubiese entrado en una nueva Orden, relacionada pero no dependiente de la Masonería. • Lo cual nos habla del rol “conservador” que desempeña en este sentido la Masonería, al transformarse en el “arca” en la que se han preservado signos, símbolos y enseñanzas de otras tradiciones esotéricas.


X. La unción • El Candidato es ungido con óleo perfumado en su cabeza, ojos, boca, corazón, el lóbulo de su oreja derecha, mano derecha y pie derecho. • Se le dice que: “Estas siete partes de tu cuerpo, que tienen un gran poder para el bien y para el mal, desde este día se han vuelto sagradas”. • Se realiza, por lo tanto, una sacralización del cuerpo, totalmente opuesta al ascetismo o al desprecio por el cuerpo y su materia.


XI. La visión • En ese momento, se corre la cortina que oculta el transparente del Oriente. • Todos caen de rodillas y dicen: Abaddón. • El Maestro exclama: ¡Belleza - Divinidad Sabiduría - Poder Honor - Gloria Fuerza!


XII. El Segundo Juramento • Se realiza en el Altar ubicado en el centro del heptágono. • El Candidato jura elevarse sobre toda superstición y no temer jamás los presagios que vulneran la razón y apelan a la ignorancia, aunque estén inscriptos en Libros Sagrados. • Y se le dice que vivir libre de temores infundados es un derecho natural a todo ser humano. • Aquí la penalidad es “el Fin del Mundo”, o bien que «un rayo me reduzca a cenizas».


¿El Fin del Mundo? •

• •

• • • •

Por supuesto que esto no puede referirse al Fin del Mundo en un sentido objetivo, porque un momento antes el Candidato juró despreciar los vaticinios de destrucción, aún cuando estén escritos en Libros Sagrados. Psicológicamente, el Fin del Mundo es el fin de la realidad, el fin de la existencia objetiva tal como los seres humanos la conocemos. Al respecto, pueden verse los estudios de Freud y Jung sobre las visiones esquizofrénicas de Daniel Paul Schreber, quien afirmaba que, en su época, el fin del mundo ya había ocurrido y las personas que lo rodeaban no eran más que sombras vacías. Desde entonces, se conoce que el llamado fin del mundo es una condición habitual de la esquizofrenia paranoide. ¿Cuál es, entonces, realmente la penalidad a la que se expone el Candidato? Algo mucho más simple y terrible que el Fin del Mundo tal como lo presentan las religiones, pues la penalidad a la que se expone el Candidato es… la locura.


La Melancolía •

La locura ha recibido distintos nombres y ha sido representada de distintas formas, pero los alquimistas solían referirse a ella como “la melancolía”, una condición intensamente depresiva que podía asaltarlos durante su trabajo. Y si leemos los Rituales masónicos más viejos, hallaremos continuas referencias a la “meláncolica actitud”, o el “melancólico funeral de Hiram”… Parece que todos, alquimistas y antiguos masones, conocían la existencia de ese peligro que acecha a todo Iniciado cuya mente se exalta demasiado (se “inflaciona” en la terminología de Jung) y lo cierra en una Pathmos de visiones mal interpretadas que le hacen perder todo contacto con la realidad. Que la razón siempre nos impida caer en los extravíos de la locura…


XIII. La Consagración • Se realiza frente a la mesa del Maestro, con un toque de espada sobre la cabeza del Candidato. • Se lo proclama Caballero de Oriente y Occidente “a los cuatro vientos cardinales”. • Y se dice que “El Candidato está libre de supersticiones y ha despreciado todos los fatídicos presagios”. • Por lo que “Ya no hay tiempo, en Pathmos se han disipado los temores”. • De donde resulta una actitud exactamente opuesta al temor apocalíptico, fundado en la ignorancia y la superstición, que periódicamente invaden a los seres humanos.


La unión mística • El nuevo Iniciado es conducido hacia el Este, y toma lugar cerca del Maestro. • Se dice que este acto representa una unión mística.


XIV. La unidad • El acto final de la Iniciación es la formación de la Cadena, durante la cual el Maestro sintetiza todos los conceptos vertidos durante el Ritual: • El derecho de reunión, • La fraternidad universal, • La Unidad de toda la humanidad, • La fusión de Oriente y Occidente, • La unidad en la diversidad, • La conjunción de los opuestos.


La fruta y la leche • Y circula en la cadena El Candidato una fruta, de la que es, a la vez, los presentes. joven comen y viejo. Es un • Es la “fruta del Árbol Respetable Anciano depero, la Vida”. al beber • Tras leche, está lo cual circula simbolizando una copa con leche ser un recién(el nacido. “maná oculto”), de la que todos beben. Obra de Jean La Fazio, contemporánea


XV. La Clausura • Se Clausura cuando “ya no hay tiempo”, es decir, cuando todo ha cambiado. • Y cada uno de los presentes, antes de retirarse, recibe una piedra blanca. • En la que debería inscribirse una nueva marca, distinta de la que adoptó en el grado de Compañero. • Es la piedra sobre la que se inscribe un “nuevo Nombre”.


7. Instrucciรณn


El eclecticismo • Los Caballeros de Oriente y Occidente deben valorar el eclecticismo, es decir, deben ser capaces de tomar materiales de diferentes fuentes y encontrar puntos en común. • Asimismo, deben enriquecerse con las diferencias halladas en tales materiales, pues el conocimiento se profundiza a través del contraste.


Leyes naturales y leyes humanas • •

Estudian la Naturaleza, la ley y el derecho “como los antiguos esenios”. Tal como es habitual en el Rito Escocés, se superponen y amalgaman los estudios científicos, filosóficos y sociopolíticos. Claramente, lo que se busca es un saber universal, aplicable a situaciones y casos particulares distintos y variados. Este saber universal, además de proporcionar conocimiento sobre la Naturaleza, debería permitir superar los odios por nacionalidades y unir Oriente y Occidente en una sola familia.


El derecho de reunión • •

Es el concepto socio-político más importante de los que se estudian en este grado. El derecho de reunión es la libertad pública individual que faculta a un grupo de personas a concurrir temporalmente en un mismo lugar, pacíficamente y sin armas, para cualquier finalidad lícita y conforme a la ley. Se considera una libertad y un derecho humano de primera generación. En España, hasta 1978 se requirió una autorización previa del Gobierno para poder ejercer este derecho. Es el reconocimiento del pluralismo político y de la libertad de expresar las propias opiniones, aparejado al reconocimiento del derecho a transmitir a otros tales opiniones, escuchar las ajenas y obrar en consecuencia.


Cuadro del “Caballero de Oriente y Occidente�, en la obra de Cassard (finales del siglo XIX).


Cuadro simbólico del grado 17°, según Albert Pike, de naturaleza definidamente crística.


P.: ¿Qué significa el círculo? R.: Así como el círculo se concluye con un punto, así la serpiente se muerde su propia cola y, al final, todo volverá al Principio.


Caos y Cosmos • Se hace hincapié en el ordenamiento del Caos primordial, en el nacimiento del Cosmos después del caos.


P.:¿Qué representa el heptágono? R.: Nuestro número místico, que está incluido en siete letras.


Las siete letras BDSPHGF • Más allá de su significado obvio (como iniciales de las palabras que simbolizan),estas letras pueden tener un significado “gemátrico”, y representar “algo más” que las referidas palabras. • Pero nadie, aún, pudo alcanzar tal significado. • Dalchó (1801) las llama “las siete letras sagradas”. • Algunos las relacionan con los siete últimos Sephiroth, pero eso no aclara el misterio indicado.


“La Belleza es Divina, la Sabiduría es Poderosa, Honra a la G, en ella está la Fuerza”

AFRODITA

PALAS ATENEA

HERACLES


Pathmos (Παθμο) •

Pathmos o Patmos, es una pequeña isla en las Espóradas, al oeste de la antigua Mileto. Según la tradición, el apóstol Juan, exiliado, compuso el Apocalipsis en una cueva de Patmos. En realidad, nadie sabe si el autor del Apocalipsis, el del Evangelio de San Juan (que realmente es anónimo) y el discípulo amado fueron realmente la misma persona. De hecho, algunos dignatarios de la Iglesia cristiana primitiva atribuían la autoría del Apocalipsis al gnóstico Cerinto, fundador de una secta, desprendimiento de los ebionitas. “San Juan en Pathmos”, manuscrito iluminado (1413-1416)


“¿Quién eres?” • “Soy de Pathmos”, a veces escrito como “Soy un Pathmon o un Pathmian” o “Soy un Patricio”, aunque esto último parece una deformación. A Juan se lo ha llamado el “águila de los evangelistas”, porque es el que vuela más alto. Pero no olvidemos que el águila también simboliza el libre pensamiento…


Siete virtudes • Las siete virtudes que se indican en el grado: Amistad, Unión, Resignación, Discreción, Fidelidad, Prudencia y Templanza son algo triviales, y podríamos dudar si la “resignación” es realmente una virtud. • Aunque quizás esta palabra aluda al estado de resignación de los Caballeros Templarios, después del saqueo de sus bienes y de su prestigio. • Dalchó (1801) escribe “sumisión” en lugar de resignación, lo que parece indicar cierta influencia islámica. • Quizás, a la distancia, los Templarios nos dejaron un recuerdo de su asociación con el Islam (sumisión). • Y quizás sea sólo una coincidencia, pero las tres primeras palabras, escritas en español, forman la sigla AUR…


Siete vicios • Son también bastante obvios: Odio, Discordia, Orgullo, Indiscreción, Perfidia, Incontinencia, Calumnia. • Aunque también podríamos discutir que el “orgullo” sea necesariamente un vicio. • Si bien es cierto que los Templarios y los Caballeros musulmanes debieron deponer mucho de un orgullo excesivo para establecer los acuerdos y las relaciones que tuvieron lugar entre ellos. • En ese caso, más que de “orgullo” propiamente dicho, el verdadero vicio sería el fanatismo religioso. • Para Dalchó (1801), “el orgullo previene el ejercicio de la humanidad”. • Orgullo y soberbia: ¿quiénes sino los Papas fueron y son los más afectados por estos vicios?


“Esperamos en el desierto y la obscuridad” • En la Tierra Baldía, en la tierra de la esterilidad. • Pero “nos volvemos hacia el Este en busca de luz”. • Donde la Tierra Baldía es Roma y la Iglesia oficial, y el Este representa los vestigios del cristianismo primitivo. • El desierto remite a Juan Bautista y la obscuridad (de una caverna) a Juan Evangelista. • Y ambos, como se sabe, son transformaciones de dioses anteriores, como el caldeo Oannes y el romano Jano.


JANO, EL DIOS DE LAS DOS CARAS


Siete Preceptos • • • • • • • •

Estudia al Gran Arquitecto del Universo. Ama a tu prójimo como a ti mismo. Entre nosotros no hay primero ni último. Todos somos iguales. Todos somos Hermanos. No permitas que te llamen Maestro. Con la vara que midas serás medido. Todos ellos son conocidos, pero el segundo ha sido tan manoseado que su significado real se ha perdido.


“¿Ama a tu prójimo como a ti mismo?” • • • • • • • • • •

Todos hemos escuchado esto muchísimas veces, y en boca de personajes que lo hacen sonar como pura hipocresía. Pero, ¿qué puede significar realmente? Ama a tu prójimo. A tu prójimo, al que está cerca, no al lejano, al que no conoces. El prójimo es el que te acompaña, el que te puede molestar, el que tienes que soportar. Mucho más fácil es ese amor a los que desconocemos, que se llama beneficencia. Difícil es ayudar al que tenemos al lado, poco valor existe en ayudar a quien nos es ajeno. Como a ti mismo, y no más, de donde se rechaza el auto-sacrificio y la llamada inmolación por otros. El grado 17°, por lo tanto, predica la moral del Caballero, no la moral del Santo; la moral del Templario, no la moral del rico que le da migajas a los pobres; la moral de la fraternidad, no la moral de la limosna.


Por ello, cuando se pregunta: “¿Para qué somos Caballeros de Oriente y Occidente?” • Se responde: “Para proclamar el Derecho, dar a conocer a los hombres sus verdaderos intereses y lograr fraternizar de uno a otro extremo de la Tierra”. • En otras palabras, no para ganarse un Cielo desconocido, sino para establecer el reinado y la dignidad del Ser Humano sobre la Tierra. • Lo que quizás haya sido la aspiración original de los Templarios, aún cuando el tiempo no los dejó libres de corrupción.


El sĂ­mbolo de los Caballeros Templarios


Abrir los sellos = despertar los chakras • Cada uno de los siete chakras es un Sello. • De donde nuestra columna vertebral es un libro. • En el que está inscripta la historia de la evolución del ser humano (el caminar en posición vertical). • En la transparencia siguiente, colaboración de la Hna BV, siete mandalas con los colores del arco iris, que pueden hacerse corresponder con los centros psíquicos.


El trabajo “operativo” del grado sería entonces abrir los Siete Sellos, y percibir su contenido Un “bonus”: un mandala formado por estrellas amarillas y rojas, los colores del grado 17°.


El arco iris indica el ingreso del Candidato a una Orden nueva, a una vida nueva (recordemos que este grado se incluye en la MasonerĂ­a Renovada).


Algunas variantes en el Ritual • Los distintos Rituales presentan pequeñas diferencias en la decoración del Templo, tales como dibujar las letras simbólicas sobre pergaminos, etc. • Algunos Rituales abren los trabajos al amanecer, cuando “el ligero rubor de la aurora atenúa la luz de la estrella de la mañana” . • A lo que se responde “las siete brillantes se desvanecen en el norte, y viene el día”.


Algunas variantes en el Ritual • Algunas variantes interesantes se encuentran en un Ritual empleado en Canadá: • Los miembros que superan el número de 24 se denominan «adjuntos». • Los sellos del Libro deben mirar hacia el Oeste. • Hay nueve Oficiales, que se sientan en sillas cubiertas de blanco.


Algunas variantes en el Ritual • Hay tres pedestales, junto a las estaciones del Maestro, del Primer y del Segundo Vigilantes respectivamente, cubiertos de blanco. • Rodeando el altar en el centro del heptágono hay tres largas velas, dispuestas en triángulo. • El Maestro (Preceptor) lleva collar y cinturón rojos; el Primer Vigilante amarillos y el segundo azules. Las decoraciones de los demás Oficiales son violetas. • El Ritual se abre cuando el esplendor de la Estrella de la Mañana comienza a brillar sobre las montañas, y las siete (las Pléyades) desaparecen en el Norte.


Algunas variantes en el Ritual: deberes de los Oficiales Guardatemplo: vigilar, cuidar, proteger. Experto Asistente: trabajar, reflexionar, crear. Experto: pensar, interpretar, construir. Maestro de Ceremonias: vigilar, regularizar, perfeccionar. Hospitalario: ayudar, socorrer viudas y huérfanos, exaltar. Orador: profundizar en las enseñanzas, enseñar, hablar. Segundo Vigilante: ayudar al Primer Vigilante, trabajar, participar en la Cadena. • Primer Vigilante: ayudar al Preceptor, trabajar, participar en la Cadena. • Preceptor: ser para los Hermanos una luz en todo tiempo, de día y de noche. • • • • • • •


Algunas variantes en el Ritual: la Iniciación • Aquí el Candidato representa un peregrino que acaba de cruzar el desierto en busca de la Luz, y por ello viste una túnica rústica ceñida en la cintura. • Se encuentra en las orillas del Mar Muerto, y declara estar insatisfecho con lo que le han enseñado las escuelas de filosofía, los fariseos y los cabalistas. • Se da como Palabra de Pase: YAB-BAALIM. • Y lo más interesante: después de que se extrae sangre al Candidato, el Maestro, con la misma, traza una TAU en la frente del Nuevo Iniciado.


En síntesis, el Caballero de Oriente y Occidente es un grado que debe ser profundizado. Sus símbolos son interesantes y encierran valiosos significados, siempre y cuando sepamos “separar”, como buenos alquimistas, la cubierta aparentemente religiosa que los cubre. En este grado no existe contradicción entre esoterismo y libre pensamiento, entre Tradición caballeresca e ideales de libertad, igualdad y fraternidad. Por el contrario, esa ha sido siempre una falsa oposición. Conjugar la interpretación esotérica con el respeto por los Derechos del Hombre, ese es el desafío del Caballero de Oriente y Occidente. Pero los símbolos del grado 17° no han sido completamente explicados todavía. Su comprensión completa requiere que ingresemos al 18°, quizás el grado más extenso, profundo y completo de todo el Rito Escocés. Nuestro próximo desafío será, entonces, comprender el grado de Caballero Rosacruz.


8. ApĂŠndice I: el Apocalipsis


El Apocalipsis de Juan • El libro de las Revelaciones o Apocalipsis de San Juan (en griego: Ἀποκάλυψις Ἰωάννου [Apokálypsis Ioánnou], ‘Revelación de Juan’) es el último libro del Nuevo Testamento. • También es conocido como Revelaciones de Jesucristo por el título que al principio se da a este libro (Ἀποκάλυψις Ἰησοῦ Χριστοῦ [...]) y, en algunos círculos protestantes, simplemente como Revelación o Libro de las revelaciones. • Por su género literario, es considerado por la mayoría de los eruditos el único libro del Nuevo Testamento de carácter exclusivamente profético. • El Apocalipsis quizás sea el escrito más rico en símbolos de toda la Biblia. • La cantidad de símbolos, eventos y procesos complica la tarea de interpretar la totalidad del texto y, como tal, ha sido objeto de numerosas investigaciones, interpretaciones y debate a lo largo de la historia.


Icono del siglo XVI con imรกgenes del Apocalipsis


El autor • •

• •

El autor se identifica a sí mismo dentro del libro como Juan, y en condición de desterrado en la isla de Patmos (en el mar Egeo) por dar testimonio de Jesús (Apo 1:9). La coincidencia de este nombre con el de Juan el Evangelista y el autor de otros escritos del Nuevo Testamento es en gran parte la razón por la cual se atribuye el libro de manera tradicional al apóstol San Juan (a quien se le atribuyen también el cuarto Evangelio y tres cartas: 1 Juan, 2 Juan y 3 Juan). Sin embargo en el Apocalipsis, el autor sólo menciona su nombre, sin identificarse nunca con el mismo apóstol Juan de los Evangelios, o que se trate siquiera del mismo autor de los otros escritos atribuidos al apóstol. De cualquier manera, las investigaciones modernas suelen agrupar los escritos atribuidos a Juan y algunas llegan a afirmar que pertenecen a una comunidad denominada "joánica". Esta postura no indicaría necesariamente la autoría directa del apóstol Juan, pero sí que una comunidad ya sea fundada por él, o fuertemente influenciada por él, sería la que generaría estos documentos. Así, aunque Juan no hubiera escrito de puño y letra el Apocalipsis, sería como si lo hubiera hecho a través de esta comunidad. Además, asignar como autor de las obras a un personaje de renombre es común en la tradición de la literatura apocalíptica, no para darle un crédito extra pero falso a la obra, sino porque de hecho el autor verdadero se identifica plenamente con el personaje que se marca como autor de la obra.


“Las Visiones de Juan el Evangelista”, en Très Riches Heures du Duc de Berry, aprox. 1410. Es algo gracioso advertir cómo los 24 Ancianos están conversando animadamente entre ellos.


Contexto histórico • Históricamente, se sabe que el Apocalipsis fue escrito a finales del siglo I o principios del siglo II, cuando las persecuciones romanas contra los cristianos se hicieron más cruentas, en tiempos del emperador Domiciano (que fue César del Imperio Romano a fines del siglo I). • Este, como algunos otros emperadores, exigían (ya sea por simple vanidad o como estrategia de coerción a sus súbditos) que sus estatuas fueran adoradas a lo largo de todo el imperio, cosa que los cristianos se negaban a hacer por motivos religiosos: los Césares se autoproclamaban 'Señor de Señores', además de 'hijos de Dios', títulos que los cristianos reservan exclusivamente para Jesucristo. • Por ello, el Apocalipsis conllevaría también un trasfondo histórico que haría referencias múltiples a estas persecuciones y a los consejos que el autor daría a sus lectores, cristianos, de mantenerse en la fe para soportar las angustias, poniendo la esperanza final de la nueva Jerusalén como premio seguro para los que fueran firmes.


La bestia de siete cabezas, trabajo en madera de Durero (1511)


Contexto histórico • La siguiente es una lista (incompleta) de algunas fechas importantes a tener en cuenta en el contexto histórico de la escritura del Apocalipsis, según Prévost: • Década de los años 30: muerte de Jesús. • Años 60: probables fechas de las muertes de los apóstoles Simón Pedro y Pablo de Tarso. Persecución de los cristianos bajo el emperador Nerón. • 70 – 73: destrucción por parte de los romanos del templo de Jerusalén, expulsión de los judíos de Jerusalén. • Luego del año 73: los conflictos crecen entre cristianos y judíos. Para los años 90, en que probablemente fue escrito el Apocalipsis, la separación es casi completa. • 81 – 96: Domiciano es emperador de Roma. Impone con fuerza el culto divinizante al Emperador.


El Cordero con el Libro de los Siete Sellos, folio 13v del Apocalipsis de Bamberg (siglo XI)


Discusiones teológicas •

• •

El Apocalipsis es considerado uno de los libros más controvertidos y difíciles de la Biblia, por la variedad de posibles interpretaciones en los significados de nombres, eventos y símbolos que se narran. La admisión de este texto en el canon bíblico del Nuevo Testamento no fue nada fácil; la polémica entre los Padres de la Iglesia respecto a la canonicidad del Apocalipsis duró varios siglos. Al final del siglo II el Apocalipsis fue reconocido por los representantes de las iglesias principales como una obra genuina del apóstol Juan. En Asia, Melitón, obispo de Sardes, reconoció el Apocalipsis de Juan y escribió un comentario sobre él. En África, Tertuliano citó frecuentemente el Apocalipsis sin dudas aparentes sobre su autenticidad. En Roma, el obispo Hipólito asignó su autoría al apóstol Juan, y el Fragmento Muratoriano lo enumera junto con las otras escrituras canónicas. En Alejandría, Clemente y Orígenes creían sin vacilación en su autoría joánica. Orígenes aceptaba el Apocalipsis como inspirado. Atanasio, obispo de Alejandría, lo reconoció plenamente en una de sus cartas pascuales. En Occidente, el libro fue definitivamente aceptado por el decreto del papa Dámaso I, en el año 382, confirmado luego en los concilios de Hipona (en el 393) y de Cartago (en el 397), junto con todos los demás escritos del Nuevo Testamento. En Oriente, fue incluido en el canon después de mucha polémica (que se prolongó hasta el siglo IX) aunque es el único libro del Nuevo Testamento que no es leído como parte de la liturgia en la Iglesia Ortodoxa.


“Los cuatro jinetes del Apocalipsis”, por Nicomedes Gómez


Discusiones teológicas •

• •

Algunos, como el romano Cayo, a principios del siglo III, rechazaron el Apocalipsis por fomentar el milenarismo. El antagonista más importante de la autoridad del Apocalipsis fue Dionisio, obispo de Alejandría, discípulo de Orígenes. Él no se oponía a la idea de que Cerinto fuese el autor del Apocalipsis como se puede leer en su obra Sobre las promesas: "Esta es la doctrina que enseñaba Cerinto: el reino de Cristo será terrenal. Y como amaba el cuerpo y era del todo carnal, imaginaba que iba a encontrar aquellas satisfacciones a las que anhelaba, las del vientre y del bajo vientre, es decir del comer, del beber, del matrimonio: en medio de fiestas, sacrificios e inmolaciones de víctimas sagradas, mediante lo cual intentó hacer más aceptables tales tesis". Otro discípulo de Orígenes, Eusebio de Cesarea, discrepaba de su maestro alejandrino al rechazar el Apocalipsis como escrito bíblico, aunque se vio obligado a reconocer su casi universal aceptación. Afirmó lo siguiente: "El Apocalipsis es aceptado por algunos entre los libros canónicos, pero otros lo rechazan". En el siglo IV, san Juan Crisóstomo y otros obispos argumentaban contra la inclusión de este libro en el canon del Nuevo Testamento, sobre todo debido a las dificultades que planteaba su interpretación y el peligro latente que podía entrañar. Los cristianos de Siria también lo rechazaron. En el siglo IX, fue incluido junto con el Apocalipsis de Pedro entre los libros "discutidos" de la Stichometría de San Nicéforo, patriarca de Constantinopla. Martín Lutero consideraba que el Apocalipsis "no es ni apostólico ni profético", y decía que «Cristo no se enseña ni se sabe de él aquí».


Análisis del libro •

La lectura del libro del Apocalipsis se puede hacer en varios planos (literal, simbólico, por su género literario, con el contexto histórico en que fue escrito, por el mensaje de fondo del que habla, etc.) Según Prévost es necesario comprender todos estos niveles para entender el libro del Apocalipsis y para evitar interpretarlo solamente desde la perspectiva de actitudes de los movimientos apocalípticos que se centran únicamente en el terror que causaría un supuesto fin del mundo. Una lectura literal del libro puede dejar distintas impresiones en el lector, pero es importante no quedarse solamente en este nivel, sino profundizar más para una mejor comprensión. Actualmente hay un enfoque hacia la interpretación de un tema y la metodología que hizo posible dicho texto interpretativo, dicho enfoque implica que cuando un comentarista expone sobre la revelación de Juan, tiene que exponer el criterio y la metodología usada. El nivel de género literario es muy importante, pues permite ubicar al Apocalipsis dentro del contexto de otros libros (bíblicos y no bíblicos) que con una estructura o simbología similar puedan dar luz para entender lo que el autor del libro en realidad haya querido decir al escribirlo. El Apocalipsis de Juan pertenece de hecho al género apocalíptico, aunque presenta algunas características que lo diferencian del resto de la literatura apocalíptica. El nivel histórico permite también ubicar la época del autor, junto con las crisis y sucesos que podrían haber influido en la escritura tanto del libro en general, como de ciertos pasajes particulares. A nivel simbólico es posible entender también lo que para el autor representarían los numerosos símbolos que aparecen en el libro.


Los 24 ancianos, por Jean Beauchard


La estructura • •

En primer lugar, se puede ver al Apocalipsis como compuesto por cuatro partes: Introducción y Cartas a las Iglesias (Ap 1-3). El contenido de la salutación está dirigido a una jurisdicción eclesiástica y representa una comunicación oficial de un dirigente a su cargo. Siguiendo el ejemplo de otros libros de la época, su distribución es local y luego de su inclusión en el canon, es distribuido a toda la Iglesia. Como si fuera una epístola (pero sin serlo), se podría reconocer aquí a los destinatarios del libro. El Cordero, los Siete Sellos y Trompetas (Ap 4-11). Se ven aquí muchos símbolos que hacen alusión a la liturgia cristiana primitiva, y para Prévost es también una forma de definirse frente al judaísmo. El Dragón y el combate (Ap 12-20). La historia se vuelca ahora a un combate cósmico para explicar el sentido de la historia, y a la vez también simboliza -según Prévost - el enfrentamiento de los primeros cristianos con el imperio romano. La Nueva Jerusalén (Ap 21-22). De forma conclusiva, como una despedida al final del libro, se menciona la esperanza que guía a todo el libro.


El libro de los 7 sellos, por Jean Beauchard


Las secciones • El libro del Apocalipsis presenta también secciones bien diferenciadas, en las que los símbolos cambian entre una y otra, aunque conservando un mensaje principal idéntico de esperanza: • Introducción y Presentación (Ap 1). Presenta la visión de todo el libro e introduce la siguiente sección (el mensaje a las Iglesias) como venido de parte de un ...hombre de larga túnica, cuyos cabellos eran blancos. En su mano tenía siete estrellas y de su boca salía una espada de doble filo... • El mensaje a las Iglesias (Ap 2-3). Es una serie de evaluaciones, buenas y malas, a siete comunidades, que terminan con un reto y la inspiración para vencer. Las comunidades tienen una relación específica en la época del autor. • Las Teofanías (Ap 4). Se presenta un conjunto de símbolos que representan la majestad de Dios, haciendo alusión a las teofanías más importantes del Antiguo Testamento: la zarza ardiente, el monte Sinaí, la vocación de Isaías y la visión de Ezequiel en el río Quebar.


El arcángel Metatrón, por Cyprianus, Clavis Inferni (siglo XVIII), con numerosos símbolos del Apocalipsis.


Las secciones • El Cordero (Ap 5). Se presenta, en contraste pero en unidad con la sección anterior, la humildad y poder del Cordero (Cristo), como el único que es capaz de entender al principio el designio de Dios y por lo tanto de abrir el libro de los siete sellos (sección siguiente). • Los Siete Sellos (Ap 6-8). En esta sección abundan los símbolos numéricos y cromáticos. La sección comienza con la famosa descripción de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, que llevan numerosas plagas a la humanidad. Durante la apertura de cada sello, se desarrollan también las visiones de cataclismos naturales, que concluyen con el Juicio Final. • Las Siete Trompetas (Ap 8-11). Con la apertura del séptimo sello, comienza el desarrollo de un nuevo simbolismo numérico de catástrofes anunciadas por 7 trompetas, y el surgimiento de una primera Bestia que guerrea con dos Testigos. • El Dragón y las Bestias (Ap 12-13). Después, en un cambio en el hilo de la historia, se narra el surgimiento del Dragón que combate con una Mujer que da a luz a un Niño. Después, el Dragón convoca a dos Bestias que lo sirven.


Las secciones •

Los Vencedores (Ap 14-15). Entran en escena los que serán vencedores del Dragón y las Bestias. Aunque en esta parte no se indica aún que los venzan, sí se indica que están de parte del Cordero, y que de hecho éste los dirige, dispuestos a vencer. Las Siete Copas (Ap 16). De nuevo en un simbolismo numérico, se habla de catástrofes, y de la batalla final que comienza con la reunión de los ejércitos en un lugar llamado Armagedón. La Prostituta y la caída de Babilonia (Ap 17-19). Entra en escena la Prostituta (denominada Gran Babilonia), que está sostenida por las Bestias, y del Dragón. Entra entonces en escena Cristo montado en un caballo blanco, la Gran prostituta es vencida y las Bestias son capturadas y echadas al lago de fuego. La Derrota (Ap 20). Se menciona que el Dragón queda encerrado por mil años luego de la victoria de la sección anterior y que al final volverá a salir reuniendo a todas las naciones representadas por Gog y Magog para ser vencido de nuevo, esta vez de manera definitiva. La nueva Jerusalén (Ap 21-22). La visión concluye con esperanza: la tierra y el cielo son hechos de nuevo, Jerusalén es toda la Tierra donde ahora Dios habita directamente en medio de todos los hombres. El libro, y por lo tanto la Biblia cristiana concluyen con una bendición y una petición que apremian a Jesús a volver pronto.


La estructura septenaria • La estructura del Apocalipsis se puede ver también de acuerdo a septenarios: dividido en 7 grupos, cada grupo a su vez puede subdividirse en subgrupos de 7 junto con preludios, interludios y otros excursos. • 1. Las siete cartas a las Iglesias. • 2. Los siete sellos. • 3. Las siete trompetas. • 4. Las siete visiones de la Mujer y el combate con el Dragón. • 5. Las siete copas. • 6. Los siete cuadros sobre la caída de Babilonia. • 7. Las siete visiones del fin.


Los números • • •

• • • •

Los distintos números mencionados en el Apocalipsis tienen siempre un carácter simbólico. Uno. Normalmente se usa para referirse a Dios (lo que llamaríamos el Absoluto). Un medio, tres y medio. Representan un tiempo limitado y restringido, que no llegaría a ser uno (que significa la plenitud) o cuatro (que significa lo terrenal o universal), incluso por ser la mitad de siete (la perfección). El tres y medio se ve reflejado también en la frase un tiempo, tiempos y medio tiempo. Cuatro. Se puede referir a lo terrenal o Universal (por los cuatro puntos cardinales), e igualmente se aplica a los cuatro Vivientes que se encuentran al inicio de la visión. Seis. En algunos contextos denota imperfección, pues le falta uno para llegar a la cifra perfecta. Por otro lado también, cada uno de los cuatro Vivientes tiene seis alas. Siete. Denota la perfección. Doce. Es la extensión del siete, la octava más las cinco notas suplementarias. Otros números directamente influenciados por el doce son el veinticuatro (24 = 12 x 2), el cuarenta y ocho (48 = 12 x 4) y el ciento cuarenta y cuatro (144 = 12 x 12). Mil. Este número no representaría la cantidad exacta de 1000, sino la idea general de un gran número (por ejemplo, los mil años de encierro del Dragón antes de que se vuelva a levantar y sea vencido para siempre, no representarían un período de exactamente mil años sino solamente la idea general de mucho tiempo).


Los cuatro jinetes • La imagen de los caballos viene desde el libro de Zacarías. • Montando cada uno un caballo con un color característico, estos jinetes llevan plagas a toda la humanidad (recordando que el número 4 representa a toda la Creación, por lo que las plagas se extenderían entonces por toda la Tierra). • La interpretación más común de lo que cada jinete representa sería la siguiente: • Caballo rojo, representa la guerra. • Caballo negro, representa la hambruna, la pobreza. • Caballo verde o amarillo, representa la muerte o la enfermedad. • Caballo blanco, representa para algunos la muerte, por el hecho de que vence siempre.


«Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis», por Alberto Durero (1498)


“El gran pantáculo en la visión de San Juan”, por E. Levi (1861), en “La clave de los misterios”


Una interpretación masónica • Para Mackey, cualquiera que haya investigado las ceremonias de los Antiguos Misterios, encontrará grandes similitudes entre estas y el Libro de las Revelaciones. • «Todo el conjunto del Apocalipsis, desde su principio hasta el fin, me parece francamente claro que fue tomado de la maquinaria de los Misterios Antiguos; y además, si consideramos la naturaleza del asunto, realizamos que fue verificado bajo la más estricta atención y apego al decoro poético» (Faber). • «El mismo San Juan aparece personificado como un aspirante a la Iniciación y, por lo tanto, las imágenes que se presentan ante sus ojos se asemejan totalmente a los espectáculos de los Misterios, tanto en su naturaleza como en el orden de sucesión» (Faber).


Una interpretación masónica • «El profeta contempla una entrada amplia en el Templo magnífico de la mansión celeste; entonces es invitado a entrar en éste por la voz del Hierofante. Aquí presencia la ruptura del sello de un libro sagrado, y sin dilación alguna se apoderan de él la consternación y el espanto al contemplar la multitud de apariciones horribles de espantosos espectros…la conspicua en grado preeminente de la enorme serpiente, el conocido símbolo del gran padre; y dos portentosas bestias salvajes, las que separadamente surgen desde el mar y aparecen en la tierra…con sus imágenes polimórficas del dios héroe que universalmente se supone progenitura de los mares» (Faber, a propósito de la última afirmación recordar que, según Lavagnini, uno de los significados de la voz «Hiram» es «Hijo del Mar»).


Una interpretación masónica • Faber, en «Origen de la idolatría pagana», continúa trazando analogías: • La joven que se eleva sobre los mares sostenida por las bestias marinas es la Gran Madre antigua, principio femenino de la fecundidad. • La bestia de siete cabezas y diez cuernos corresponde «al número de los siete Rishis preservados en el arca y a los diez patriarcas primitivos». • Finalmente, Faber destaca la sucesión habitual de las tinieblas a la luz, común tanto a los Misterios Antiguos como al Apocalipsis. • Independientemente de la precisión de las analogías, queda entonces claro que el Apocalipsis puede ser algo más que un colorido ensayo sobre un Fin del Mundo que, en la práctica, jamás se produjo.


La Vida y la Muerte, por Richard MĂźller


La Orden del Apocalipsis •

• • •

Una orden de este nombre parece haber existido a fines del siglo XVII, fundada por un tal Gabrino, que se autodenominaba «Príncipe del Número y Monarca de la Santísima Trinidad». Según Mackey, «esta orden reunió un gran número de artesanos en sus filas». Sus símbolos eran una espada desnuda y una estrella llameante. «…yo le daré la estrella de la mañana» (Ap., 2-28). Según Thory, algunas Logias de Francia formaron sus grados a partir de este sistema y, según Reghellini, esta Orden fue la precursora de los «grados apocalípticos», entre los que se cuenta el 17° del Rito Escocés.


Una carta gráfica de 1843, en la que se pretende dar una interpretación esotérica y numerológica del Apocalipsis, que predecía un inminente Fin del Mundo (¡en 1843!)


«Vi el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero» (Ap. 19-11)

El personaje con la espada en la boca es llamado en el Apocalipsis «el Amén, el testigo fiel y verdadero», lo que recuerda al Príncipe Ameth del grado 11: «hombre fiel y verdadero».


9. ApĂŠndice II: Los esenios


Los esenios • Los esenios (del griego «Εσσηνοι», «Εσσαιοι» o «Οσσαιοι»; Essinoi, Esenios, Ossa) eran un movimiento judío, establecido probablemente desde mediados del siglo II a.C., tras la revuelta macabea y cuya existencia hasta el siglo I está documentada por distintas fuentes. • Sus antecedentes inmediatos podrían estar en el movimiento haside, de la época de la dominación Seléucida (197 a 142 a. C.).


Localizaciรณn geogrรกfica de las cuevas de Qumram


Los esenios • Sobre el origen de la palabra esenios se han tejido varias hipótesis: puede provenir de la palabra "santos" en griego «ὅσιος» ossa, o ser una referencia a "los piadosos" hasidei, en arameo hesé. • Escritos árabes se refieren a ellos como magaritas, "de las cuevas".

Palestina en el siglo I


Imagen de las cuevas de Qumram


Los esenios • Durante mucho tiempo fueron sólo conocidos por las referencias de autores antiguos, tales como Plinio el Viejo,Flavio Josefo,Filón, Dión Crisóstomo, Hipólito de Ostia y Epifanio de Constancia. • Aunque para algunos estudiosos los esenios eran un grupo de ascetas que vivían aislados en comunidades separadas, probablemente la mayoría de los varios miles de miembros de la secta vivían en pueblos y ciudades y una importante comunidad esenia vivía en Jerusalén, en cuyas murallas se encontraba la “puerta de los esenios”, que ha sido encontrada ya por los arqueólogos.


Fragmento de uno de los Rollos del Mar Muerto


Los esenios • Tras la revuelta Macabea (166-159 a. C.), que habían apoyado pero cuyos resultados finales no compartieron, los esenios se retiraron al desierto para "preparar el camino del Señor", bajo el mando de un nuevo líder, el Maestro de Justicia.


Imagen de Qumram


Los esenios • •

• •

Si alguien deseaba ser miembro de la comunidad (Yahad) debía ser instruido, aceptado y luego pasar dos años de prueba para ingresar definitivamente. A los que hacían el juramento y entraban en la comunidad se les exigía una vida entera de estudio de la Ley, humildad y disciplina. No volvían a jurar, pues estaban obligados a decir siempre la verdad. Sus bienes pasaban a ser parte de toda la comunidad y, al igual que los frutos del trabajo personal, se distribuían según las necesidades de cada uno, dejando una parte para auxiliar a pobres, viudas, huérfanos, mujeres solteras de edad, desempleados, forasteros y esclavos fugitivos que, sin ser integrantes de la comunidad, requirieran ayuda. Se imponía también la observancia de un estricto código de disciplina, cuya base era la corrección fraterna mutua. Por lo general, las mujeres no eran aceptadas dentro de la comunidad, y los hombres practicaban el celibato toda su vida, aunque según Josefo, una parte de los esenios sí permitían el matrimonio y entre las normas de Qumrán se reconoce claramente la opción de casarse, pero se exige monogamia estricta para todas las personas, incluso los reyes.


Los esenios • Administraban la interpretación última de la Ley que había sido revelada a su fundador, a quien se hace referencia en sus escritos como el Maestro de Justicia. • Este personaje, del que se especula más gracias a los manuscritos del Mar Muerto, actuó hacia el 150 a. C. y se habría opuesto al Sumo Sacerdote Jonatán, hermano de Judas Macabeo, al considerar que había abandonado la fidelidad a Dios. • Sus seguidores marcharon a Qumrán, sitio que los integrantes de la comunidad llamaron Damasco. La arqueología muestra que la ocupación de Qumrán fue intensa del 103 al 76 a. C., durante los reinados de Aristóbulo I y Alejandro Janeo, quienes persiguieron cruelmente a sus opositores. • Notar que Damasco fue también un nombre asignado a Damcar, la ciudad árabe que tuvo tanta importancia en la historia legendaria de los Rosacruces.


Los esenios • El esenismo no se limitó a Qumrán. • Se sabe que en el siglo I en Jerusalén había un barrio esenio. • Muchos esenios, unos 4.000, según Flavio Josefo, vivían en las ciudades, de una forma particular, pacifista, en comunidad de bienes, manifestando su doctrina. • Entre los esenios casados estarían los de Qumrán, que debían contraer matrimonio a la edad de 20 años.


Los esenios • La comunidad de Qumrán se autosostenía con los trabajos agrícolas. • En las ruinas es notable el número de depósitos de agua. Estos eran imprescindibles para las necesidades físicas de la comunidad en medio del desierto, pero también desempeñaban una parte importante de su ritual, que incluía numerosos lavados. • Algunos han supuesto que, como los terapeutas egipcios, dentro de sus leyes y deberes los esenios eran vegetarianos, pero no hay absolutamente nada que indique tal cosa en los rollos de Qumrán.


Se debe comprender a los esenios dentro del contexto religioso-polĂ­tico del judaĂ­smo de la ĂŠpoca.


Se debe comprender a los esenios dentro del contexto religioso-polĂ­tico del judaĂ­smo de la ĂŠpoca.


Mapa del judaĂ­smo desde el aĂąo 300 a.C. hasta principios del cristianismo


Acerca del bautismo y las purificaciones esenias


Los pergaminos del Mar Muerto • Los Manuscritos del Mar Muerto o Rollos de Qumrán, llamados así por hallarse en grutas situadas en Qumrán, a orillas del mar Muerto, son una colección de 972 manuscritos. • La casi totalidad de los manuscritos están redactados en hebreo y arameo y sólo algunos ejemplares utilizan el griego. • Los primeros siete manuscritos fueron descubiertos accidentalmente por pastores beduinos a finales de 1946 o principios de 1947, en una cueva en las cercanías de las ruinas de Qumrán, en la orilla noroccidental del mar Muerto. • Posteriormente, hasta el año 1956, se encontraron manuscritos en un total de 11 cuevas de la misma región. • Parte de los manuscritos hallados en el Mar Muerto constituyen el testimonio más antiguo del texto bíblico encontrado hasta la fecha. En Qumrán se han descubierto aproximadamente 200 copias, la mayoría muy fragmentadas, de todos los libros de la Biblia hebrea, con excepción del libro de Ester (aunque tampoco se han hallado fragmentos de Nehemías, que en la Biblia hebrea forma parte del libro de Esdras). Del libro de Isaías se ha encontrado un ejemplar completo.


Los pergaminos del Mar Muerto • Otra parte de los manuscritos son libros no incluidos en el canon de la Tanaj (la Biblia hebrea), comentarios, calendarios, oraciones y normas de una comunidad religiosa judía específica, que la mayoría de expertos identifica con los esenios. • La mayoría de los manuscritos se encuentran hoy en el Museo de Israel en Jerusalén, en el Museo Rockefeller de Jerusalén, así como en el Museo Arqueológico Jordano en Ammán (Jordania). Algunos manuscritos o fragmentos se encuentran también en la Biblioteca Nacional de Francia en París o en manos privadas, como la Colección Schøyen en Noruega. • La mayoría de los manuscritos datan de entre los años 250 a. C. y 66 d. C., antes de la destrucción del segundo Templo de Jerusalén por los romanos en el año 70 d. C.


No todos los investigadores aceptan la tesis de que los pergaminos del Mar Muerto hayan sido escritos por los esenios.


Los esenios •

Estudios divulgados entre 1995 y 2009, particularmente los relacionados con el profesor Norman Golb de la Universidad de Chicago y la Dra. Rachel Elior de la Universidad Hebrea de Jerusalén, sugieren que los manuscritos del Mar Muerto o rollos de Qumrán no fueron escritos por los esenios, sino por sacerdotes saduceos expulsados del templo de Jerusalén. Para Elior, los saduceos, una secta descendiente del sumo sacerdote Sadoc que ungió a Salomón como rey, son los verdaderos autores de los rollos de Qumrán, los mismos que pertenecieron al Templo y se trasladaron al Mar Muerto con la intención de protegerlos. Rachel Elior también afirma que los esenios fueron introducidos por el historiador Flavio Josefo, mientras que no existe mención alguna de los esenios en los manuscritos del Mar Muerto; a la vez que no se encuentra testimonio histórico de los esenios en fuentes hebreas o arameas. Considera atípico que personas que hubiesen coexistido en vida comunitaria de forma parca y frugal – contrario a la ley de la Torá– no aparezcan mencionados en fuentes hebreas o griegas. Estas tesis, sin embargo, han sido refutadas por otros expertos; de cualquier forma la polémica continúa.


Los pergaminos del Mar Muerto • Las concepciones de los miembros de esta comunidad chocan con las de los poderes sociales. • En el comentario esenio de Habacuc, rendir culto a las armas e insignias de guerra se considera sinónimo de idolatría, tal como lo expone Jeremías acerca del culto al ejército: “Los hijos recogen leña, los padres prenden fuego, las mujeres amasan para hacer tortas al ejército y se liba en honor a otros dioses para exasperarme”, dice en las versiones hebreas y manuscritos griegos Sinaítico y Vaticano, los más antiguos. • Este versículo fue modificado tardíamente por la Vulgata latina y a posteriori por el griego alejandrino en el siglo V d. C., que colocan en lugar de "ejército", las palabras "Reina de los Cielos", tal vez por temor a enfrentar el viraje de la jerarquía de la Iglesia oficial en favor de los ejércitos imperiales, en contra de los primeros cristianos. • En el Documento de Damasco, insiste en que no se debe tomar venganza y repite “no te harás justicia por tu mano”, contra el derecho de gentes romano y la propia costumbre del Antiguo Testamento, el mismo documento declara: "ninguno extienda su mano para derramar sangre de alguno de los gentiles por causa de riqueza o ganancia, ni tampoco tome nada de sus bienes".


Aviso publicado el 1° de julio de 1954 en el Wall Street Journal, llamando la atención acerca de los pergaminos del Mar Muerto, que hasta entonces habían pasado de mano en mano.


Los esenios y el cristianismo • Se ha especulado con que Jesús de Nazaret y Juan el Bautista tenían relación con ellos o incluso pertenecían a la secta. • Según algunos investigadores: "parece que Juan el Bautista y tal vez también Jesús y su familia fueron cercanos a esta comunidad. En cualquier caso, en los manuscritos de Qumrán hay múltiples puntos de contacto con el mensaje cristiano. No puede descartarse que Juan el Bautista viviera un tiempo en esta comunidad y haya recibido en ella, en parte, su formación religiosa". • Entre ellos se ha querido ver el germen del cristianismo y Renán llegó a escribir que "el cristianismo fue en gran medida el esenismo triunfante". • Quienes niegan la relación entre Jesús y los esenios citan una referencia en el evangelio de Juan 10:22-23, donde habla que Jesús asistió a la fiesta de la Dedicación o Jánuca, de la cual se cree que los esenios no participaban, por considerar dicha fiesta ilegal. • Sin embargo, Jesús estaba en Jerusalén desde dos meses antes, cuando había ido a la Fiesta de las Tiendas (Juan 7:2-10).


Los esenios y el cristianismo •

Respecto a si Jesús perteneció a la congregación de los esenios o compartió sus puntos de vista, se sabe por los evangelios sinópticos que es posible que Jesús haya celebrado la Pascua en la fecha indicada en el calendario seguido en Qumrán. La Biblia, sin embargo, no menciona el término esenio; tampoco se ha encontrado una fuente histórica en hebreo o arameo que designe a alguna comunidad o secta con el nombre griego de “esenios", y los rollos de Qumrán usan designaciones como "comunidad de los santos", "congregación de los pobres" y "asamblea de los numerosos".


Esquema hipotĂŠtico de un Templo que supuestamente los esenios esperaban construir en JerusalĂŠn


«Fieles Hermanos, esenios que esperan por la Luz y el nuevo Día, los primeros leves rubores del amanecer, largamente esperado, comienzan a atenuar el esplendor de la Estrella de la Mañana» (del Ritual de Pike, con modificaciones)


En síntesis • Si nos alejamos de fantasías e imposibilidades históricas, debemos reconocer que los esenios pueden considerarse como precursores mistéricos de la Francmasonería sólo en forma muy relativa. • Algunas de sus prácticas (vestiduras blancas, comida comunitaria, purificación por el agua, fraternidad) se han perpetuado en las tradiciones iniciáticas, pero otras sólo tienen sentido en el contexto del judaísmo de la época. • Sólo pueden generar una sonrisa piadosa las interpretaciones modernas que califican a los esenios de “budistas”. • Existen indudables puntos de contacto entre el esenismo y el cristianismo primitivo, y aún podríamos reconocer en los esenios un cierto pre-gnosticismo. • Pero eso no nos autoriza a calificar a los esenios de “masones”. • En síntesis, los esenios tienen su lugar en la historia de la Iniciación, pero no es el lugar principal ni tampoco el que presenta conexiones más directas con las formas que la Iniciación adquirió a partir del siglo XVIII.


10. ApĂŠndice III: Los mandeos


Los mandeos • El mandeísmo (del arameo ‫דע‬ ‫מנ נ ד ד‬ ‫ ד‬, /manda/, ‘[nosotros] sabemos’) fue una secta gnóstica que se desarrolló en los siglos I y II d. C. en las orillas del río Jordán. • Después esta religión admitió otros elementos por sincretismo y, en la actualidad, todavía quedan algunos creyentes en ciertas zonas de Irak, entre 5000 y 7000, e Irán, ya que las persecuciones por parte del integrismo islámico (sobre todo en Irak) han provocado una gran emigración y dispersión. • El mandeísmo estaba dirigido por la casta sacerdotal de los nasoreanos (nombre por el que también eran conocidos). • Esta casta sacerdotal se divide en dos tipos, los iniciados al más alto nivel denominados ganzibra (tesoreros) y otros con menor rango de iniciación, llamados tarmidia (discípulos) y utilizan como lengua litúrgica un dialecto arameo oriental hoy ya sólo entendido por los sacerdotes.


El sĂ­mbolo de los mandeos es el darfash: una cruz envuelta en una tela blanca


Distribuciรณn geogrรกfica de los mandeos


Los mandeos • Ninguno de los manuscritos que quedan de los libros sagrados mandeos son anteriores al siglo XVI, aunque parte del material recogido puede datarse al menos hasta el 700 d. C. • Sin embargo partes considerables de, por ejemplo, el Ginza y El Libro de Juan son fechables en época islámica, ya que mencionan a Mahoma y la expansión del Islam. • Sus libros litúrgicos y sagrados son: • El Ginza, • El Libro de Juan y • El Qolasta


Imagen en un texto mandeo


El Ginza • El Ginza (‘tesoro’), llamado también El gran libro y, en Europa, Libro de Adán, comprende dos partes principales: • Ginza de derecha (compuesto por dieciocho opúsculos de mitología y cosmología principalmente) y • Ginza de izquierda o Libro de las almas (más reducido, y que trata de la ascensión del alma al reino de la luz; sus himnos son recitados en la misa de difuntos o masiqta). • Todavía no existe edición crítica del texto.


El Ginza Sagrado


El Ginza Sagrado, cubierto con ramas y flores


El Libro de Juan • El Libro de Juan o Libro de los ángeles es una heterogénea colección de 37 obras, extensas o breves, de contenido principalmente mitológico, en el que destaca sobre todo un opúsculo sobre Juan el Bautista y otro referente a la llegada de un mensajero celestial (Amos) a Jerusalén.


El Qolasta • El Qolasta (‘antología’), también llamado Cantos e himnos para el bautismo y la ascensión, es un libro de himnos religiosos, cantos y oraciones acompañados de las instrucciones pertinentes para los ceremoniales para el bautismo y la misa de difuntos, dos de los ritos más importantes de esta religión.


Otros escritos • Otros escritos importantes, los llamados Rollos secretos, son: • Diwan Abatur: una descripción de la esfera demoníaca de los planetas; • el Diván de la gran revelación, llamado también The Haran Gawaita and the Baptism of Hibil-Ziwa; • las voluminosas Mil y doce cuestiones, compilación que consta de siete partes destinada a los religiosos y novicios; • un ritual para ordenación de sacerdotes (o coronación): The coronation of the great Niflam; • un tratado de astrología, Sfar Malwase; • los rituales del bautismo y del matrimonio y • A pair of nasoraean commentaries, comentarios divididos en dos partes: el Primer gran mundo y el Primer pequeño mundo.


Imagen en un texto mandeo. Quizรกs sea sรณlo una coincidencia, pero la postura de la figura parece ser de meditaciรณn, y de una de sus manos pende una cadena con una cruz ansata.


Imagen de Abatur, El Antiguo, una de las emanaciones del Absoluto en la cosmogonĂ­a mandea, en el Diwan Abatur


Abatur con una balanza, en el Diwan Abatur. Con esta balanza Abatur pesa las almas de los muertos.


Los mandeos • La más temprana alusión literaria a los mandeos se debe a Teodoro Bar Khonai (792 d. C.), heresiólogo de Siria oriental que en su Libro de los escolios extrae varias citas del Ginza. • Se trata de una mezcla sin unidad ni coherencia de mitos, reglas de ética y conducta, historia, cuentos y teología. • En esta religión se oponen un reino de la luz y un reino de la oscuridad. El demiurgo es Ptahil, hijo de Abathur y enfrentado a Ruha y sus hijos, los signos del Zodíaco, y los demonios. • Ptahil hizo un mundo que contiene mucha luz, pero las continuas interferencias de Ruha y sus hijos estropearon su trabajo.


Los mandeos • Pero esta situación requiere un Redentor. Este es el «conocimiento de la vida» (manda da hayye), que baja a la Tierra para redimir a las almas que han sido cautivadas por el poder de las tinieblas y encerradas en el cuerpo del hombre, elaborado por las fuerzas de la oscuridad, Ruha, los signos del Zodiaco y los demonios y por lo tanto perteneciente al reino de lo oscuro, y así devolverlas al reino de la luz, a donde pertenecen. • En su retorno, las almas deben asimilar este mito y superar una gran serie de puestos de guardia (mattaratha), montados por los demonios para secuestrarlas e impedirlo; sólo se pueden superar con la preparación que usa el ritual mandeo, cuya parte central es el recitado del mito y el bautismo en agua viva, es decir, que corra, porque fluye del reino de la luz, bautismo que se repite cada cierto tiempo, pues sólo por él el alma se mantiene limpia de la mancha de la materia. • Otros elementos simbólicos, como entre ellos una túnica blanca, una corona y un báculo, se usan en el rito. El sacerdote al final saca del agua al alma con la mano derecha.


La purificaciรณn por el agua, en un texto mandeo


Los mandeos • Los misioneros portugueses en Irak los designaron erróneamente como «cristianos de San Juan», aunque los mandeos nunca han aceptado a Jesús, a quien consideran un traidor que fue crucificado por Dios como castigo por volverse contra Juan el Bautista. • Se trata de una religión sincrética en donde aparece un dualismo de tradición mazdeísta que presenta el mundo de la luz y el de las tinieblas y otros elementos de las tradiciones mesopotámicas también presentes en los relatos bíblicos.


Los mandeos • • • • • • • • • • •

Los mandeos obedecen 17 mandamientos: 1. No blasfemar. 2. No asesinar. 3. Abstenerse de todo adulterio. 4. No robar. 5. No mentir. 6. No prestar falso testimonio. 7. Abstenerse de deslealtad y deshonestidad. 8. Abstenerse de toda lujuria. 9. No practicar magia y brujería. 10. No circuncidarse. 11. Abstenerse de bebidas alcohólicas. 12. No practicar la usura. 13. No llorar la muerte. 14. No comer animales muertos, embarazados o atacados por otros animales furiosos, ni sangre. 15. No divorciarse (salvo en casos excepcionales). 16. No suicidarse ni abortar. 17. No autotorturarse ni practicar abstinencia. Pese a la aparente severidad de estos mandamientos hay que resaltar que la castidad se considera una impiedad y quien no engendra hijos no tendrá un lugar en el cielo, por lo cual el matrimonio es obligatorio y la poligamia está permitida. En el mandeísmo las mujeres poseen exactamente el mismo valor social, rango y respeto que el hombre.


Una niña mandea junto al símbolo de esta religión


Mandeísmo y cristianismo • Se dice en primer lugar que el núcleo del mandeísmo es un mito ligado al antiguo misterio iranio de la redención, mito que aparece con distintas expresiones en los sistemas gnósticos refutados por los Padres, por ejemplo Hipólito e Ireneo, y en diversos vestigios gnósticos, como Psistis sophia, las Odas de Salomón, los Hechos de Tomás y en la literatura hermética. • El mito y el misterio son precristianos, pero están en el fundamento o base de la doctrina cristiana, especialmente en sus formas gnósticas. • En segundo lugar, se afirma que el ritual y el mito mandeos fueron formulados, de hecho, por Juan el Bautista, y los mandeos del siglo VIII y siguientes son los sucesores de la secta baptista a la que se alude en Hechos de los Apóstoles. • El cristianismo habría surgido de esta secta baptista y sus miembros eran llamados nazoreos, nombre con el que se designan a sí mismos los mandeos en sus escrituras sagradas. • Estas ideas, sin embargo, están muy lejos de tener confirmación histórica.


«Estos que están vestidos con vestiduras blancas, ¿quiénes son y de dónde han venido?» (Ap. 7-13)


Mandeísmo y gnosticismo • Para algunos, los mandeos son los últimos gnósticos antiguos que quedan. • Su religión y sus ideas son bastante similares a la gnosis y, en todo caso, mandeo deriva de la palabra aramea manda, que significa ‘conocimiento’ (gnosis en griego), o más literalmente ‘[nosotros] conocemos’.


SĂ­mbolo de la AsociaciĂłn Mandea de California


Los terapeutas • Existe un tercer grupo, además de esenios y mandeos, que es mencionado en este grado: los terapeutas. • Se llamaron terapeutas (del griego τεραπένω, que significa igualmente curar y servir) unos hombres que procuraban curarse de las enfermedades del alma y cuyo ejemplo podía servir para curar a los demás. • Filón dice en el primer libro de la Vida contemplativa que en Egipto y concretamente en los alrededores del lago Mareotis, cerca de Alejandría, había en el siglo I muchos hombres y mujeres que hacían un género de vida particular: renunciaban a sus bienes, dejaban su familia y todos los negocios temporales, vivían en la soledad y tenían cada uno una habitación separada a cierta distancia unos de otros, que llamaban semneo o monasterio, es decir, lugar de soledad. • Al igual que esenios y mandeos, en sus rituales y prácticas era fundamental la purificación por el agua. • Creían que en los libros sagrados había significados ocultos, y sus conocimientos de medicina superaban el nivel medio de la época.


Los terapeutas • Realmente, no se conoce con certeza el origen ni la genealogía de los terapeutas. • Algunos consideran que eran judíos, otros judíos de la comunidad esenia y otros judíos convertidos al cristianismo. • Filón los calificó de “esenios contemplativos”. • Otros investigadores sugieren que eran judíos helenizados, que adoptaron las ideas y costumbres de los pitagóricos. • Además, si bien suele calificárselos de “monjes”, aparentemente no tienen relación con el monasticismo cristiano, que es muy posterior.


Imagen actual del lago Mareotis o Moeris


En síntesis • No puede dudarse que esenios, mandeos y terapeutas tienen algún tipo de relación con las enseñanzas y el simbolismo de este grado. • Sin embargo, tal relación es sólo parcial, y no implica necesariamente un vínculo temporal. • Distintos aspectos de los rituales de estos grupos pueden ser favorablemente comprendidos a partir del contexto de este grado, y aún algunas de sus prácticas incluidas en el mismo. • Pero lo que no tiene relación con el simbolismo masónico en general y el grado 17° en particular es el ascetismo y el rechazo del mundo, practicado por estos grupos, el que debe ser taxativamente puesto a un lado.


11. ApĂŠndice IV: el Arcano sin nombre, el Juicio y el Mundo


Los Arcanos del Apocalipsis • Entre los Arcanos Mayores del Tarot, existen tres que presentan relación con el simbolismo de este grado: • El Arcano N°13 (“el Arcano sin Nombre”), vulgarmente conocido como La Muerte. Recordemos que el Apocalipsis (1,5) denomina a Cristo «el primogénito de entre los muertos», asociando así Muerte y Vida. • El Arcano N°20 (El Juicio). • El Arcano N°21 (El Mundo).


La Muerte • La Muerte es conocida como « El Arcano sin Nombre ». • Se asocia con ideas de cambio, transformación, ingreso a nuevos estados. • Algunos la relacionan con nociones de transición y/o renovación de la vida, pero es dudoso que este fuera el significado original del Arcano. • No refiere necesariamente a la muerte física, puede ser la muerte de una actitud, de una relación, y aún de una institución, ideología o entidad social. • Según Platón, « Morir es ser Iniciado », de donde este Arcano es uno de los símbolos de la Iniciación. • En Masonería, la figura del esqueleto que representa a la Muerte es uno de los símbolos más habituales.


La Muerte • Existe una cierta relación entre la Muerte y la idea de la « mascarada ». • La mascarada se entiende como una especie de danza macabra en la que los participantes se ocultan tras máscaras y disfraces. • Lo « macabro » de la danza proviene del hecho que, cuando se practicaba en la Edad Media, algunos de los bailarines estaban enfermos de peste, y la danza era una especie de despedida (ver La Muerte de la Máscara Roja, de E.A. Poe). • La mascarada tiene algo de grotesco, pero también de igualdad social, porque en ella no se diferencian señores de vasallos, sino que todos están travestidos y disfrazados. • De hecho, la Muerte se ha definido como « el gran igualador ». • Y muestra la futilidad y la vanidad de muchas cosas normalmente consideradas como muy valiosas.


Dos formas básicas •

• •

Existe en este Arcano menos variedad en las formas y diseños que en los anteriores. En general, podemos detectar dos formas básicas. La primera, derivada del Tarot de Marsella, muestra a la Muerte arando un campo con la guadaña, entre cabezas y miembros cortados. La segunda, correspondiente al Tarot de Waite, parece referir a uno de los jinetes del Apocalipsis: la Muerte es un guerrero que termina con la vida a su paso.


«El Caballero, la Muerte y el Diablo», por Durero


«Así pasa la gloria del Mundo»

«A nadie perdono»


La Muerte, en la baraja de Carlos V (circa 1470).


ÂżEl Sol que se ve al fondo es el amanecer o el anochecer?


La Muerte, en el Tarot Durero. La locución latina que figura al pie significa: « Cambiando lo que se deba cambiar » .


“La vida sin libros es la muerte�


El Juicio • El Juicio es la carta número 20 del mazo de Arcanos Mayores. • Usualmente presenta un ángel tocando la trompeta del Día del Juicio Final y los muertos levantándose de sus tumbas. • El ángel tiene las alas rojas y una vestimenta color azul.


Podríamos encontrar numerosos significados esotéricos en este Arcano del Tarot Visconti (siglo XV), desde la combinación numérica de las figuras hasta el renacimiento simultáneo de tres personajes, que parecían compartir la misma tumba.


Imagen en el Tarot “alquímico” de Robert Place. Predomina la imagen del renacimiento, no tanto la del juicio propiamente dicho. Las tres espigas que nacen de la calavera rodeada por la serpiente son muy significativas desde un punto de vista masónico.


Imagen en el Tarot “alquímico” de Adam McLean. La danza circular parece remitir al apócrifo gnóstico “Las Actas de Juan”. La imagen tiene muy poco de cristiana, y parece surgir de algún sueño en el que se mezclan tanto la sabiduría como la “animalidad” del inconsciente.


El Juicio en el “Tarot of the Sevenfold Mystery”, de Robert Place. Otra vez destaca la idea del renacimiento, que parece ser consecuencia del toque de trompeta del Arcángel.


Una interesante revisiĂłn de esta carta, que la asocia al Ave FĂŠnix.


«El camino del Juicio es finalmente ver el final de los trabajos porque un ciclo de experiencia está terminando y estamos llegando a la meta de una etapa. Entendemos que no es importante estar allí primero, segundo o último, porque la vida no es una carrera. Aquí, por fin vamos a escuchar que somos adultos, estamos equipados más adecuadamente, y listos para continuar el viaje, enfrentando nuevos desafíos en el Sendero que estamos recorriendo». G. Pelosini


El Juicio, en el Tarot de Luis Royo


El Mundo • El Mundo o el Universo es el Arcano N° 21, último del Tarot, y representa el Cosmos reconstituido después del Apocalipsis. • Una mujer desnuda o un hermafrodita (en otros casos un hombre) planea o baila encima de la Tierra mientras sujeta un bastón en cada mano, rodeada por una corona mientras que es observada por varias criaturas. • En las viejas barajas, hay una cabeza o una cara humana, un león, un buey y un águila, los cuatro personajes del Tetramorfo. • En algunas barajas, la corona es el Ouroboros: una serpiente o un basilisco mordiéndose su propia cola. • «Al final, todo volverá al Principio».


El Mundo, en el Tarot Vandemborre (BĂŠlgica, siglo XVIII)


El Mundo, en el Tarot de Luis Royo, con un interesante diseĂąo en el que predominan las piedras cĂşbicas.


El Mundo, en el Tarot Balbi


Eón • Es interesante resaltar la similitud existente entre el Arcano «El Mundo» y el dios pagano Eón. • Eón fue un dios de la mitología fenicia adoptado por los romanos, dios del tiempo eterno y de la prosperidad, no teniendo ni comienzo ni final. • En tal sentido, contrastaba con Cronos, el tiempo empírico dividido en pasado, presente y futuro.


Eón • Eón es un dios de la eternidad, asociado con las religiones mistéricas que tienen que ver con el más allá, como los misterios de Cibeles, los misterios dionisíacos, el Orfismo y el Mitraísmo. • Suele típicamente ir en compañía de diosas madre o diosas de la tierra tales como Tellus o Cibeles. • Eón es usualmente identificado como un joven desnudo o semidesnudo dentro de un círculo zodiacal. Este círculo también puede representar el tiempo cíclico y eterno. • Eón se libra de la carga de la edad, así como la serpiente se libra de los anillos de inútiles escamas, rejuveneciendo al tiempo que se lava en la corriente de las leyes del tiempo.


EĂłn, Tellus y cuatro niĂąos que simbolizan las estaciones.


La serpiente • La imaginería de la serpiente enroscándose está conectada al aro o rueda a través del Ouroboros, un anillo formado por una serpiente que sostiene la punta de su cola en la boca (en algunas versiones, su cola entra bastante dentro de su boca). • El comentador de textos del siglo IV d.c. Mario Servio Honorato se dio cuenta al analizar la imaginería, que la imagen de una serpiente mordiéndose la cola representaba, entre otras cosas, la naturaleza cíclica del año, lo que tiene que ver con el tiempo cíclico de Eón. • Aquí «año» tiene que ser entendido en forma muy general, pues textos esotéricos como el Sepher Yezirah toman el año como símbolo del Universo. • En su obra del siglo V d.c. sobre jeroglíficos, Horapolo hace una distinción entre dos tipos de serpientes distintas en la imaginería. • Una de ellas es una serpiente que esconde su cola bajo el resto de su cuerpo, lo que representa según Horapolo a Eón, y otra bien distinta el Ouroboros que representa el Kosmos, la cual es una serpiente devorando su propia cola.


El Mundo, en el Tarot Etteila


El Mundo, en el Tarot Morgan Greer


El Mundo, en una variante del Tarot Papus


12. Apéndice IV: algunas imágenes e ideas que faltaban

La banda “dual” del grado


Algunas ideas… • En el Ritual de Pike, durante la Apertura, se dice que el Templo está cubierto y que no podremos ser interrumpidos por «profanos o fariseos». • Posiblemente, este último término Pike lo haya tomado en el sentido más general de «hipócritas». • En el mismo Ritual, el instante de la Apertura se da «Antes del día. La Estrella de la Mañana brilla en el Este, sobre los hombros de las montañas, sobre el desierto, y las Siete están bajas en el Norte» (por «las Siete» se refiere a las Pléyades). • «Viene la hora, y el Hombre». • El Candidato es: «Un viajero cansado, que ha cruzado el desierto y vaga en la obscuridad sobre las costas del Mar Muerto, buscando la Luz». • P.: ¿De dónde vienes? • R.: De las Escuelas de Misterios de Egipto y Grecia. • Pike le da al grado un contenido definidamente gnóstico, dedicando parte de la instrucción al Logos y los eones.


Un sello gnรณstico (entre 300 y 500 d.C.)


Imagen en los “Comentarios de Clausen” P.: Fidelísimo Hermano Lector, ¿cuál es tu deber? R.: Enseñar la verdad oculta en las alegorías.


P.: ÂżCuĂĄl es el deber del Venerable Maestro? R.: Proclamar la Verdad en el desierto de la vida humana; proclamar la llegada de la Luz del DĂ­a; instruir y purificar a los Candidatos; juzgar con justicia y explicar el sentido real de los Antiguos Misterios.


«Este grado marca un cambio importante dentro del simbolismo general del Rito Escocés» (Naudon)


Otro modelo de mandil, menos tradicional que los anteriores


Mandil del grado 17°, según el Ritual del Supremo Consejo de Italia


ÂŤVagamos en la obscuridad del Desierto, y nos volvemos con ansiedad hacia el Este, buscando con nostalgia la Luz perdidaÂť


Algunos comparan el Libro de los Siete Sellos con el alma humana, que esconde bajo siete llaves sus secretos mรกs profundos.


SegĂşn A. Altomonte existen tres libros que nos ayudan en el sendero iniciĂĄtico: el primero es el Templo, el segundo el Gran Libro de la Naturaleza, y el tercero el Libro con Siete Sellos.


«La joya refiere a los signos zodiacales de Aries y de Libra, ubicados en los puntos Este y Oeste del eje equinoccial, que a su vez representan el equilibrio estable e inmutable del Tiempo, pues en los equinoccios día y noche son exactamente iguales» (Poli)


«Así se relata el acercamiento de las constelaciones de Aries y de Libra, que son las constelaciones de los dos equinoccios» (Erman)


ÂŤEl septenario indica los ciclos evolutivos del CosmosÂť (Poli)


“El Heptágono”


“Como los 7 Imanes, los 7 Profetas ´que hablan´ y los 7 profetas ´que callan´, como los 7 Imanes Ismaelitas, la cifra 7 ilumina el Templo donde los Caballeros de Oriente y los Caballeros de Occidente se hallan juntos” (Erman)


«Y vi que una estrella había caído sobre la tierra, y le fue dada la llave del pozo del abismo» (Ap. 9-1)


ยกQue el Candidato sea admitido a los Misterios de los 24 Ancianos!


Dr. Jorge Norberto Cornejo Buenos Aires - Argentina mognitor1@yahoo.com.ar

17 grado caballero de oriente y occidente pptx  

17 grado caballero de oriente y occidente pptx

17 grado caballero de oriente y occidente pptx  

17 grado caballero de oriente y occidente pptx

Advertisement