Issuu on Google+

Distribución Gratuita-Los Àngeles, Chile-Año 0 - Nº7- Mayo de 2012

Desde el Bío Bío hacia el mundo Edición Especial 273 aniversario de Los Ángeles

Doctor Álvarez:

Testigo de los cambios en la salud de los angelinos

Profesora Flor González:

La vida de una maestra en Los Ángeles

Sara Montoya, feriante: Una vida en La Vega

Luis Caro, vecino:

Las pueblerinas postales de Los Ángeles del ‘40


Foto del mes

Índice 03 04 06 08 11 14 18 20 22 24 25 26 28 30 31

2

Presentación Estuvimos en Publireportaje Los Ángeles del recuerdo -Testigo de los cambios de la salud en los angelinos -La vida vida de una maestra en Los Ángeles -Las pueblerinas postales de Los Ángeles del ‘40 -La Vida en la Vega Sociales Bitácora Artística -Que 50 años no es nada -Toma de espacios públicos -Bajo el cielo nacido tras la lluvia Visión Holística Sociales Sabores de la zona Crianza

Bitácora del Bío Bío

Una hermosa postal es la que nos presenta cada otoño, la avenida Ricardo Vicuña. Sus numerosos árboles, constituyen un espacio de naturaleza en medio de la cada vez más ajetreada ciudad. Esta estación del año nos entrega su perfecta combinación de dorados y rojizos, un verdadero regalo en este mes aniversario.

www.bitacoradelbiobio.cl


Presentación

De pobre villa no poblada a próspera capital provincial Fue en marzo de 1739 que el gobernador de Chile, José Manso de Velasco, firmó el acta de origen de Los Ángeles, ordenando con ella su fundación. Por entonces, sólo unos ranchos levantados con empalizadas con barro o adobe y techos de paja, constituían el poco animoso panorama de esta pobre villa. Aunque no hay certeza de ello, se estima que dos meses más tarde –el 26 de mayo de 1739- el sargento mayor Pedro de Córdoba, comenzaba el trazado de sus calles. Más de dos siglos y medio han transcurrido desde que la villa tuviera, en promedio, unos 400 habitantes. Durante sus primeros años de existencia, hubo mucha dificultad en poblarla, básicamente por la presencia de vagabundos y, por otro lado, porque los agricultores se instalaban en los campos. Tanto así, que el censo de 1749 especifica que hay 447 habitantes, pero sólo detalla 37 familias. 273 años han pasado desde que esta villa fuera un lugar tan poco codiciado en el que vivir. Actualmente, Los Ángeles es una ciudad en constante crecimiento, lo que ha permitido una mayor actividad comercial y de servicios, sin que se pierda –o no del todo- la sensación de que es una comunidad en la que todavía existen lazos de cercanía entre sus integrantes. No obstante, también se han generado elementos negativos –propios de las ciudades en crecimiento- como la actividad contaminante de algunas industrias, la saturación de ciertos espacios, la pérdida de elementos de identidad. Y al igual que cuando cumplimos años, nos quedamos con esa rara mezcla de agradecer por lo que hemos vivido y, sin embargo, sentir la melancolía de un pasado mejor, pero irremediablemente perdido en el tiempo. Esta vez, como Bitácora del Bío Bío nos hicimos parte de la celebración de estos 273 años de nuestra ciudad, buscando rescatar algunos elementos del pasado. No quisimos hurgar en libros de historia, sino dejar que los propios vecinos de la comuna, recordaran aquellos hechos que más les marcaron. Es así como incorporamos en estas páginas, los relatos de cuatro personas; destacados adultos mayores que han transcurrido toda una vida ligados a diversos ámbitos del quehacer: salud, educación, sociedad y comercio. A partir de sus conversaciones, reconstruimos aquí parte de la historia de Los Ángeles, con la mirada de quienes han sido parte de ella y han ayudado a construir, una ciudad más amable en la que vivir. Porque nuestros 273 años de historia nos ayuden a construir una mejor comunidad en la que puedan desarrollarse las generaciones venideras. Feliz Aniversario. www.bitacoradelbiobio.cl

Representante Legal: Ximena Lagos Sánchez Directora General: Pilar Zapata Coloma Edición periodística: Pilar Zapata Coloma Diseño gráfico: Romina Peña Chávez Fredy Muñoz Sandoval Fotografías: Fredy Muñoz Sandoval Área comercial: Ximena Lagos Sánchez Sebastián González Carrasco Colaboran en esta edición: Renato Canales, Carola Espinoza, Pedro Torres, Alfonso Lloveras, Mamazzzitas y Carla Burgos. Contacto: Prensa: 95051360 Publicidad: 97931468 /93520894 Correo electrónico: prensa@bitacoradelbiobio.cl publicidad@bitacoradelbiobio.cl www.bitacoradelbiobio.cl Bitácora del Bío Bío Es una publicación mensual independiente, que nace de un proyecto financiado por el Capital Semilla de Sercotec. Los contenidos de esta publicación pueden ser reproducidos citando la fuente. Las opiniones publicadas en este periódico, son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la opinión de la Bitácora del Bío Bío. Distribución gratuita. Impreso en Imprenta América 045-467601 - 045-467602 Temuco

Bitácora del Bío Bío

3


Estuvimos en... Logia celebra su cincuentenario Su 50º aniversario celebró la Logia Perfección Nº 113 de Los Ángeles, con una entretenida gala cultural, en la que estuvieron presentes representantes de la masonería y la comunidad. En el evento, realizado en el teatro municipal, se presentaron el prestigioso Ballet Folclórico Municipal de Los Ángeles BAFOLA y el Grupo Instrumental del Colegio Concepción de esta ciudad.

“Trasvesti” en Los Ángeles

Con una llamativa puesta en escena, la comedia musical “Trasvesti” se presentó en el teatro municipal de nuestra ciudad. A cargo de la Compañía de Teatro Santobordell, el montaje contó la historia de tres travestis en un importante cabaret. La obra, original de Lizardo Gutiérrez, cuenta con recursos del Fondo de Desarrollo de las Artes y la Cultura FONDART 2011, en su categoría regional.

Poesía en 80 vueltas Con la compañía de familiares, amigos y de la comunidad, el poeta angelino José Aravena, presentó su libro “80 vueltas al Sol”, en el cual recopila parte de su obra literaria. Con el título, el autor alude a sus años, equivalentes a “80 vueltas” al astro rey, tras los cuales quiso dejar su obra como un legado a las generaciones venideras. José Aravena forma parte del taller literario del Adulto Mayor de la Municipalidad de Los Ángeles.

4

Bitácora del Bío Bío

www.bitacoradelbiobio.cl


Fiesta de la Chilenidad Con el objetivo de animar a las comunidades afectadas por los incendios forestales de la época estival y propiciar en ellas la actividad turística, se realizó en San Rosendo la Fiesta de la Chilenidad. Con la participación de autoridades y de la comunidad en general, se efectuó este llamativo evento, organizado por el Gobierno Regional, Sernatur Bío Bío y el municipio local.

Festival por Día Mundial del Síndrome de Down Diversas demostraciones artísticas, entre las que destacaron la danza, el canto y la pintura, se dieron cita en el teatro municipal, en el Primer Festival del Síndrome de Down realizado en Los Ángeles. En el evento, unas cincuentas personas que tienen este síndrome, dieron vida a variados números artísticos. La actividad contó con una masiva asistencia de público.

www.bitacoradelbiobio.cl

Bitácora del Bío Bío

5


Publirreportaje TERMINAL RODOVIARIO

Veinte años al servicio de Con servicios interprovinciales hacia todo el país, el Rodoviario presta un importante servicio a la comunidad, al conectarla con variados destinos de norte a sur, permitiendo que los angelinos se trasladen a otras ciudades y cientos de visitantes lleguen hasta esta capital provincial de Bío Bío.

U

n movimiento incesante fluye por las inmediaciones de avenida Oriente con Sor Vicenta, en el sector norte de esta ciudad. Y es que cientos de viajantes dan vida a este lugar, en el que se emplaza el Terminal Rodoviario Santa María de Los Ángeles. Único en su tipo –por la variedad de servicios que presta- el Rodoviario cuenta con 17 andenes y 22 oficinas en las que atienden variadas líneas de buses; restaurante, confitería, quiosco de diarios y revistas; locales de artesanía y rotisería, además de otros servicios como custodia y parquímetros. En total, son más de dos hec-

6

Bitácora del Bío Bío

táreas de terreno en las que se emplaza este centro, que conecta Los Ángeles con el resto del país, a partir de los

servicios interprovinciales con los que cuenta. Su origen data de 1991, periodo en el cual el municipio local decide sacar el servicio de buses desde el centro de la ciudad, por las molestias que generaba en cuanto a

congestión vehicular y movimiento de pasajeros. Es allí cuando surge la oportunidad de cambiar de ubicación el terminal de buses, permitiendo descomprimir el centro angelino. Fue en esa instancia que la

www.bitacoradelbiobio.cl


la comunidad angelina

sociedad de responsabilidad limitada Inmobiliaria Andina, compuesta actualmente por Héctor Jara y Jorge Baeza, decide aprovechar esta oportunidad y generar un nuevo emprendimiento, estableciendo un moderno servicio de transporte para una ciudad en crecimiento. De esta manera, el Rodoviario se transformó en el principal terminal de buses de la provincia. Con una amplia infraestructura y oferta de servicios, permite que a diario, cientos de personas se trasladen hacia otros puntos del país o, bien, lleguen hasta esta capital provincial. En estos veinte años, ha sido testigo de los cambios de esta ciudad en constante crecimiento. De un movimiento más lento al principio de los ’90, con menor cantidad de viajantes y de líneas de buses, a la actualidad, en la que

www.bitacoradelbiobio.cl

miles de personas se trasladan de un punto a otro, cada temporada. Por este aumento en la demanda, es que en la actualidad se encuentran trabajando en la ampliación de los estacionamientos para vehículos. De esta manera, contará con 14 mil metros2 más, lo que aumentará la capacidad para otros 50 autos. La novedad es que funcionará con barrera electrónica, lo que permitirá controlar de manera más eficiente, siempre con el objetivo de entregar un mejor servicio a la comunidad.

Bitácora del Bío Bío

7


Los Ángeles del recuerdo

DR. RODRIGO ÁLVAREZ

Testigo de los cambios en la salud de los angelinos

Por: Pilar Zapata Coloma

L

El doctor Álvarez lleva más de cincuenta años ejerciendo como médico pediatra en la capital provincial de Bío Bío. Para conocer de los cambios en la vida de la población, de las acciones que lideró para mejorar la salud de los biobenses y de lo que implica vivir en la actualidad en Los Ángeles, conversamos con este destacado profesional.

legó hasta esta ciudad antes de comenzar su adolescencia. Durante siete años fue un aplicado alumno del Liceo de Hombres de Los Ángeles, en el que permanecía interno durante todo el año escolar, para retornar cada noviembre, hasta su hogar en Castro. El reconocido doctor Rodrigo Iván Álvarez Vera -que ha atendido a generaciones completas de niñas y niños angelinos-, es chilote. Aunque prácticamente toda su vida ha transcurrido en Bío Bío. “Teníamos un tío amigo que era profesor del liceo en esa época y, como tenía internado, me mandaron para acá. Estamos hablando de más de cincuenta años atrás, cuando los medios de transporte y comunicación no eran como los de ahora. Viajar de Los Ángeles a Castro significaba 3 o 4 días. Había que hacer transbordo, ya que no había nada directo en que irse. Había que tomar un barco, que hacía el trayecto por la isla. Así es que viajaba solamente en verano”, rememora. Es hijo de un matrimonio que tuvo tres niños, todos los cuales siguieron estudios superiores. Su padre tenía una de las tres profesiones clásicas de la isla en esos años: era profesor; junto con marinos y sacerdotes, eran los oficios en el Chiloé de 1930. “Chiloé era pequeño y la gente, muy lugareña. Eran pescadores o

8

Bitácora del Bío Bío

marinos, las familias chilotas tenían esas opciones. Además, había una Escuela Normal en Ancud, entonces la mayor parte estudiaba allí y eran profesores”, cuenta. -¿Había tenido oportunidad de conocer Los Ángeles antes de venirse a estudiar? No conocía. Esa ciudad era muy diferente a la actual, era otro mundo. Era mucho más pequeña, creo que no alcanzaba los 50 mil habitantes, había casas muy coloniales, la vida era muy tranquila. No había el tumulto que hay ahora, la gente se movilizaba a pie, a caballo o en carretilla. Era frecuente ver carretas dentro de la ciudad, tiradas por bueyes. La gente que iba en vehículo era muy poca. Las calles no estaban todas pavimentadas y había mucho polvo en todas partes. MÉDICO CON SENSIBILIDAD SOCIAL A comienzos de la década de 1950 se trasladó hasta Santiago a estudiar medicina en la Universidad de Chile. Pese a que los cupos a nivel nacional sólo eran 60, el joven Rodrigo Álvarez no tuvo dificultades para ingresar, una vez que aprobó el Bachillerato. Su rendimiento académico en el tradicional liceo angelino fue destacado, lo que le permitió concretar su sueño de convertirse en médico a finales de

www.bitacoradelbiobio.cl


los ’50. Cumplió con su beca de especialización en pediatría en el Hospital San Juan de Dios en Santiago, fue aprobado con distinción máxima. Luego debía trasladarse hasta alguna ciudad del país. El Ministerio de Salud le entregó un listado de lugares. Eligió retornar a Los Ángeles. Estaba casado y, en primera instancia, pensaban estar solamente un tiempo en esta ciudad. “Venía por poco tiempo, pero después me fui quedando. Se fue pasando la vida y, al final, me quedé”, sostiene.

- ¿Qué tipo de enfermedades eran las más recurrentes? En la etapa infantil, predominaba la desnutrición, los niños con diarreas e infecciones respiratorias, bronconeumonias, pero –sobre todo- mucha desnutrición. - La desnutrición ¿era más frecuente en zonas rurales o en las urbanas? No sólo en las rurales, también se presentaba en las urbanas, especialmente en las poblaciones marginales. Las causas básicamente pasaban por la despreocupación de las madres, su nivel educacional y la situación económica-social de la familia. A medida que las personas tienen más conocimiento y cultura, adquieren más conocimiento de salud y más preocupación por hacer las cosas bien. A principios de la década de 1970 hice un análisis de la desnutrición infantil en la provincia de Bío Bío y encontré que el 25% de los niños controlados, tenían desnutrición en distinto grado. El dato era importante, porque si la desnutrición era muy severa,

-¿Dónde llega a ejercer cuando retorna a Bío Bío? Desde que llegué a Los Ángeles me incorporé a trabajar en el hospital y a pediatría. Pediatría tiene una connotación social muy grande, por esa razón, siempre me identifiqué trabajando por las personas más necesitadas. Y en esa línea he hecho bastante, fui fundador de Conil, trabajé por la desnutrición infantil, dirigí un programa de salud rural que fue muy exitoso en la provincia. La verdad es que me ha ido muy bien y he tenido muchos reconocimientos nacionales e internacionales. Es que hemos trabajado mucho en el campo de la salud. El primer consultorio, que se hizo en el sector sur de Los Ángeles, fue construido por el Rotary Club de Los Ángeles, siendo yo su presidente en 1976. Por otro lado, como jefe de atención primaria, descentralicé este servicio. Antes, la atención de consultas se hacía en este mismo edificio, logramos llevarla hasta las poblaciones; lo mismo que hacen los CESFAM ahora, pero con casitas mucho más modestas. Fue un gran paso adelante, porque la gente se atendió en los lugares en que vivía.

afectaba no sólo el desarrollo físico, sino también el intelectual. Las personas con ese grado de desnutrición tenían hipotecado su futuro en sentido negativo, desde el punto de vista cultural-intelectual: menor posibilidad de rendimiento escolar, universidad, trabajo. Una serie de limitaciones que era como un círculo para su futuro.

- ¿Cómo eran las atenciones en la década del ’60? Han cambiado bastante respecto a la actualidad. Cuando llegué, la ciudad era muy provinciana y ahora es muy diferente, con mucho más dinamismo y más gente. También los medios para comunicarse y transportarse han cambiado. En ese tiempo, llegar a Antuco era una verdadera odisea. Ir a cualquier lugar de la provincia no era fácil. Cuando salíamos a hacer atenciones rurales a Quilleco, Santa Fe, Tucapel o Negrete, demorábamos bastante por el transporte, ya que los caminos eran muy malos. En ese tiempo sólo estaban los hospitales de Mulchén y Los Ángeles, así es que teníamos que hacer atenciones rurales a comunas.

- ¿Logró romperse ese círculo? Felizmente, se rompió. Al comienzo, para combatir la desnutrición, implementamos una estrategia que consistía en instalar en las poblaciones “Comedores Abiertos”, que eran lugares en los cuales se les daba a los niños desnutridos su mamadera, su desayuno y sus comidas. Eran financiados por la comunidad. Instalamos seis en Los Ángeles. Eso significó un paso adelante en la ciudad, ya que las madres iban a dejar a sus hijos en las mañanas y los recuperaban en las tardes. Eran una especie de guardería, pero sólo para niños desnutridos. Cada comedor atendía entre 15 y 20 niños, así es que asistíamos a unos 80, a los que se les daba atención todos los días y felizmente, eso contribuyó mucho a que se recuperaran.

www.bitacoradelbiobio.cl

En la década del ‘70 en Bío Bío, el 25% de los niños controlados, tenía algún grado de desnutrición

- ¿Eso se financiaba con recursos estatales? Había un grupo de personas voluntarias que los financiábamos. Participó mucho el Rotary Club, el Comité de Damas Rotarias y otras instituciones que se preocupaban de llevar el financiamiento. Además, como a las madres se les daba la leche, ellas las llevaban para que hicieran su alimentación. Se implementaba todo un sistema con personal preparado. Esa fue la primera etapa. Posteriormente, el Servicio de Salud implementó centros para desnutrición en Quilleco y luego, en Yumbel. Más adelante, apareció el CONIN en Los Ángeles, del cual fui fundador. Desde entonces, todas las otras estructuras dejaron de funcionar y pasó esa función a CONIN. Eso contribuyó bastante a bajar la desnutrición y hacerla casi desaparecer, porque ahora ya no existe. CAMBIO RADICAL DE ESCENARIO El doctor Álvarez se desempeña actualmente como jefe del Departamento de Planificación Sanitaria del Servicio de Salud Bío Bío. Dentro de la vasta experiencia que tiene y de los cursos de perfeccionamiento que ha realizado, destaca su Magíster en Salud Pública, con mención en Epidemiología. Ha tenido innumerables reconocimientos a su labor. Además, sigue ejerciendo como pediatra, atendiendo en una consulta en un centro médico privado de esta ciudad. Claro que el escenario es totalmente opuesto a lo que le tocó en sus primeras décadas de profesión: de la desnutrición a la obesidad. - ¿Hasta qué año la desnutrición fue un tema complejo en Los Ángeles? Yo diría que hasta 1985. De ahí empezó a cambiar la situación y ahora, hay niños muy gordos. - ¿Cómo se entiende la obesidad, si las generaciones ya están más educadas en torno a la alimentación? Es que han cambiado las circunstancias, porque con el modernismo han aparecido otros vicios y la gente ya no hace ejercicios. Antes, todos los niños iban al colegio caminando, ahora todos van en furgón. Se bajan al colegio y no caminan nada. Llegan a sentarse y a la vuelta, lo mismo, pero en su casa. No hay actividad física. Además, comen en exceso y comida de mala calidad nutricional, chatarra. - Lo qué más le toca atender en la actualidad ¿tiene que ver con la obesidad o hay también otras patologías? Ahora estamos asistiendo a un incremen-

Bitácora del Bío Bío

9


to de las consultas por enfermedades de las vías respiratorias. Esto es algo que todos los años afecta, porque el clima se pone más frío. Lo que ha cambiado es que estamos mejor preparados para enfrentarlos: hay más vacunas preventivas; los niños ya no están como antes, porque al estar desnutridos presentaban mucho riesgo. En la actualidad, las habitaciones son mejores, no hay poblaciones tan marginales como antes, ésas ya fueron erradicadas de Los Ángeles.

Es importante que en los colegios se inculque el autocuidado, para que las nuevas generaciones no esperen que la salud se la entreguen envasada en el hospital.

- Y ¿en cuanto a las enfermedades de los adultos? Como las personas están viviendo más años, tienen enfermedades que son propias de las edades mayores: los tumores y los cánceres. Antes, la gente se moría de otras cosas, porque éstas son enfermedades que aparecen sobre los 65 años de vida.

- Antes ¿de qué morían los adultos? Fundamentalmente, por infecciones. Ahora vivimos más, pero nos exponemos a mayores riesgos ambientales. Antes, como se vivía hasta los 40 o 50 años, no se alcanzaba a tener otras enfermedades, o el tiempo de exposición era muy poco como para provocar algún daño.

infantil: 50 años atrás, por cada mil niños que nacían, se morían cien; hoy, por cada mil que nacen, se mueren 40 o 50. Se ha cambiado mucho y la gente vive más años. El promedio de vida del chileno es de 78 a 80 años: un poco más para las mujeres y un poco menos para los hombres. Y antes, la expectativa era de 40 o 50 años.

- Entonces ¿es falso que antes la gente era más sana? Eso es un mito. Si compara toda la situación de salud actual, con la que había hace medio siglo atrás, evidentemente que estamos mejor. Ahora hay menos mortalidad

- Hemos revisado un poco del pasado y de la actualidad, pero a futuro ¿qué se espera en salud? Mirando a largo plazo, en la parte infantil, el problema del sobrepeso y la obesidad aparece como un desafío bastante gran-

10

Bitácora del Bío Bío

de. Por otra parte, como la medicina ha avanzado tanto, en este momento nos enfrentamos a las malformaciones congénitas: nacen niños de muy bajo peso, que antes no nacían. Antes nos preocupaban las enfermedades infecciosas, pero ahora el parto prematuro aparece como un problema de salud pública muy importante, en relación con los niños que nacen previos a estar preparados para vivir. Se sacan adelante niños de 800 gramos, pero eso tiene un costo muy alto para el país, porque consume muchísimos recursos desde que nace hasta que queda viable. Y en los adultos, los problemas fundamentales son las enfermedades crónicas: la hipertensión, la diabetes, las discapacidades después de los 50 años. Son personas no activas socialmente, que no pueden trabajar y son una carga para el Estado. Ese tipo de personas ha ido aumentado progresivamente y ¿qué calidad de vida tienen? - Por último ¿qué recomendaciones entrega para quienes habitan en Los Ángeles? Es necesario fomentar los estilos de vida saludable. O sea, la forma cómo las personas desarrollan su vida en el día a día, con alimentación sana y harto ejercicio. Es importante que en los colegios se inculque el autocuidado, para que las nuevas generaciones no esperen que la salud se la entreguen envasada en el hospital. En la salud hay una responsabilidad muy grande, personal y familiar, porque el ideal es que las personas vivan más, pero con una buena calidad de vida.

www.bitacoradelbiobio.cl


Los Ángeles del recuerdo

La vida de una maestra en Los Ángeles

HISTORIAS DE PIZARRÓN

Por: Pilar Zapata Coloma

Flor González Fuica es una profesora que se desempeñó durante la mayor parte de su vida laboral, en escuelas municipales de Los Ángeles. Fue reconocida en innumerables ocasiones por sus pares y las instituciones relacionadas con el ámbito educativo. De los cambios en la enseñanza y la vida en las escuelas de los ‘70, Flor conversó con la Bitácora del Bío Bío

P

artió su vida laboral en la comuna de Nacimiento, en una escuela rural que ella misma creó. Sin posibilidades que el Estado se hiciera cargo de fomentar la educación en “medio de puros cerros”, Flor –recién egresada de Pedagogía Básica- conversó con su suegro y él le implementó un espacio donde comenzó a funcionar la Escuela Santa Gertrudis, lugar en el que pudo volcar sus ansias por ejercer su profesión. Había nacido en Concepción, pero llegó a nuestra provincia, gracias a su esposo. Tenía 21 años cuando se casó. Pronto partió hacia el sector rural de Nacimiento, de donde provenía su marido. En el lugar, no hubiese tenido posibilidades de trabajar, de no ser por la escuela que pudo fundar. Partió con 48 niños y estuvo feliz ejerciendo durante los diez años que permaneció allí. Posteriormente, hizo los trámites para hacerla fiscal y ella se trasladó hasta Los Ángeles. Era principios de la década de 1970. Comenzó en la Escuela Las Vegas, en el sector rural de esta comuna; luego, en la Escuela España y,

www.bitacoradelbiobio.cl

finalmente, en la Blanco Encalada, donde estuvo veinte años como directora. Flor Inés González Fuica tuvo cinco hijos. En la actualidad tiene 15 nietos, siete de los cuales ya estudian en la universidad. Jubiló el 2005, luego de una larga trayectoria ligada a la educación, trabajando como profesora de enseñanza básica y luego, como directivo. Asimismo, estuvo veinte años ejerciendo la docencia en educación superior, en la sede local de la Universidad de Concepción; la misma casa de estudios que la formó como profesional a mediados de 1950. -¿Cómo era la universidad en los años que estudió? Para empezar, era gratis. No se pagaba. Habíamos pocas mujeres, pero en educación era donde había la mayor cantidad. En las otras carreras, eran todos hombres. - ¿De dónde nace la idea de estudiar pedagogía? Mi madre era profesora básica y yo tenía dos hermanos pro-

Bitácora del Bío Bío

11


fesores: uno de matemática y la otra, parvularia. Entonces en la casa se hablaba siempre de educación, incluso con mi hermana jugábamos a las profesoras. Me gustó siempre y volvería a ser profesora si volviera a nacer, porque encuentro que es una profesión maravillosa. - Usted llega a Los Ángeles en 1970 ¿cómo recuerda la escuela de esa época? Con muy pocos materiales: la tiza y el pizarrón era lo único con lo que uno contaba en esos años. Con el paso del tiempo fueron llegando más implementos, pero nunca fueron muchos. Ahora dicen que están fantástico, porque cada niño tiene computador, lo que es una maravilla. Pero antes se trabajaba muy pobremente, incluso los pupitres eran distintos: no eran anatómicos y tenían un hoyito para poner el tintero, porque se usaba tinta en ese tiempo. - ¿Cómo era el rol de los papás? Costaba que enviaran a sus hijos al colegio, porque les sacaban mucho partido laboral, pero finalmente los niños estudiaban, con mucho esfuerzo. -¿Se fue notando con el tiempo que los apoderados eran más educados? Sí. Se notaba en las reuniones, porque antiguamente siempre estaban muy callados y aceptaban todo lo que el profesor proponía. Y ahora no, lo que está muy bien, porque tienen claro sus derechos y deberes. Están mucho más empoderados que antes. -¿Y cómo era la actitud de los niños de 1970? Llegaban ansiosos, porque la clase era la gran novedad. En sus casas no había un libro ni una revista y en la escuela una les llevaba. O bien, materiales como cartulina para dibujar. Siempre con los dineros de los centros de padres, por ejemplo, se compraba témpera. Un niño de campo jamás había tenido acceso a ello. Recuerdo que el primer premio que tuve fue en Nacimiento, como profesora rural. Me regalaron cien mil pesos en la municipalidad. Me compré una radio a pila, con tocadiscos. Y me sirvió tanto en la escuela, era una maravilla: llevaba la canción nacional para que la escu-

12

Bitácora del Bío Bío

charan, cuecas y tonadas para bailar y aprender a cantarlas, podíamos hacer revistas de gimnasia. En ese tiempo, costaba muchísimo enseñar, por el tema de los recursos. Pero creo que, por lo mismo, los niños eran mucho más receptivos. - En esos años ¿el número de niños versus niñas era similar? Eran más hombres, porque a las familias les daba miedo enviar a las niñitas: cuando tenían hermanos, no había problema; cuando eran solas, estaban más reacios. En ese tiempo, nosotros salíamos a matricular a las casas, porque los padres no eran muy adictos a ponerlos al colegio. Los hacían trabajar, nos decían: “Señorita, lo mando, pero después de la vendimia” “Lo mando, después de la cosecha”.

-¿Y qué cosas tienden a mantenerse? Quizás lo poco que han cambiado los colegas, es en cuanto a la disciplina. Creo que hay que mantenerla con motivación y no con represión, porque la represión trae más represión; la violencia, más violencia. Eso está comprobado.

sos, pero que -a pesar de eso-, había que exigirles más. Uno se gana a los padres, a la familia, y así se va ganando al niño. El ideal es ganárselo por las buenas. Cuando era directora y me enviaban un niño a la oficina, no lo sancionaba, sino que hacía un trato con ellos, en el que se comprometían a cambiar. Claro, porque si yo lo anotaba en el libro, el cabro se reía, porque era una anotación más entre las veinte que tenía. Si mandaba a buscar al papá, el papá le daba una tanda y eso no solucionaba nada. Cuando ya los casos eran muy graves, los cambiábamos a la Escuela F 900, ya que con la colega Mireya Contreras teníamos ese trato de intercambiar a los niños de escuela, cuando los casos eran muy graves. Ese cambio, los removía siempre. Creo que es cuestión de buscar fórmulas. No están en los libros ni las enseñan, pero el sentido común le va a enseñando a uno. Y eso nos dio muy buen resultado.

-¿Cómo trabajaba usted con los niños? No sé si tuve suerte (sonríe), pero nunca tuve problemas. Recuerdo que partía por motivar a los papás. Siempre, en la primera reunión, los felicitaba por los hijos que tenían: inteligentes y estudio-

- No expulsaba entonces… No. Yo les decía a los colegas “no podemos echar un niño de la escuela, porque ese niño en el día de mañana, es el que nos va a asaltar, lo convertiremos en un delincuente en potencia”. Jamás eché un

-¿Y el año escolar? Empezaba en abril o en mayo. Ellos aprovechaban a los niños para trabajar. REPRESIÓN Y VIOLENCIA -Respecto a los métodos de enseñanza ¿se mantuvieron en el tiempo? ¿Cambiaron? Ha variado poco. Lo que más ha cambiado tiene relación con la tecnología, porque los niños aprenden a trabajar con ella, a través de computadores, teléfonos, pizarras digitales.

www.bitacoradelbiobio.cl


niño ni rechacé una matrícula, aunque viniera con 20 mil antecedentes malos. Yo era funcionaria del Estado, no de un gobierno determinado, por ello recibí todo lo que llegara, bueno o malo…para eso estamos los profesores, para eso hemos estudiado ¡Cómo vamos a echar a un niño de la escuela! Y los siguen echando… - Claro, es que también esta la presión por rendir bien en las mediciones estandarizadas, como el SIMCE, y tener alumnos problemáticos puede incidir en resultados negativos… Es que ¿qué gracia tiene lograr resultados fabulosos en el SIMCE si seleccionaste los niños? Ninguna. La gracia está en sacar a los malos adelante. No tiene mérito ser ganadora con niños excelentes. Yo era enemiga que en el curso “A” estuvieran los bue-

debemos devolvernos, porque si no, no podríamos entrar a Los Ángeles. Me dice: “Esto es en serio”. Repartimos a todo dar las tortas, sin platos, en las manos de los niños y nos subimos rápido a la camioneta. Pero no pudimos entrar a la ciudad. Tuvimos que dejar el vehículo en el campo y llegar a pie a la casa, en ese

PRUEBAS Y EVALUACIONES - ¿Recuerda algún hecho en la educación en Los Ángeles que haya sido un hito? Los primeros SIMCE -a finales de la década del ’80-, porque no estábamos acostumbrados a ese tipo de mediciones. Y fue importante saber en qué nivel están las escuelas. Nos servía mucho, porque nos proponíamos subir cinco puntos cada año y estábamos obligados a trabajar mejor. Ahora hay premio para las escuelas con excelencia académica. Eso es bueno, porque los profesores se ponen más la camiseta. Por eso sigo pensando que es bueno que se aplique el SIMCE.

-¿Cómo ve que evolucione la educación a futuro? Llegaban ansiosos, porque la clase era la gran Creo que con todo novedad. En sus casas no había un libro ni una esto que han hecho los chiquillos, revista y en la escuela una les llevaba. las movilizaciones, va haber cambios nos; en el “B”, los regulares y en el “C”, tiempo vivíamos en los departamen- positivos. Encuentro regio que reclamen, los malos. Ponía de todo en todas partes. tos de la Plaza Pinto. Yo iba preocu- el problema está en quienes se les meten a La vida está hecha por todos, en todas pada pensando en cómo estarían mis hacer leseras en las marchas. Tampoco creo partes, no está seleccionada y, por tanto, hijos, pero una amiga, que era profe- que sea la forma que se tomen los colegios no podemos hacer eso en la escuela. sora también, me los había ido a bus- seis meses, pero así como lo planifican ahocar al colegio. En todo caso, la gente ra, con una marcha en el mes, lo encuentro DÍA DEL MAESTRO EN 1973 estuvo tranquila cuando empezamos fantástico, porque mantienen la preocupación de las autoridades de que hay que melas clases de nuevo. jorar. Y de hecho, ya han ido mejorando. -¿Usted trabajaba en Las Vegas para el golpe militar? -¿Cuánto tiempo estuvieron sin cla-¿Vio los resultados de la prueba Inicia? Sí. Recuerdo que mi marido nos fue a ses? dejar, a mí y a una colega, y escucha- No mucho. Después de la semana del Espantosos. Me quedé sorprendida con los resultados. El problema es que ellos serán mos por la radio lo del golpe. Me dice ’18, estábamos en clases de nuevo. los futuros formadores del país. Creo que que nos volvamos. Le dije que no, esta prueba debiera ser obligatoria. Y las que sería lo mismo que en junio (“El - ¿Y cambió mucho la situación? Tanquetazo”); además que era el día Cambió. Cambió. Partimos con el acreditaciones ser procesos mucho más del maestro y nosotras llevábamos himno nacional…y la gente también. estrictos. Por otro lado, creo también que una torta cada una, porque los niños Eran tiempos muy convulsionados. debieran subirse los sueldos de los profesoen el campo, no podían donarlas, así Tremendo (se calla). Tuve apodera- res y entregar mayores incentivos a quienes es que celebrábamos con ellos. Cómo dos que no aparecieron más. No vol- tienen mejores resultados, para que realíbamos a dejar a los niños esperan- vieron. Es increíble cuando uno hace mente se premie el trabajo de quienes se do. Estábamos repartiendo la torta, un recuento, todo lo que le ha pasa- esfuerzan por enseñar a las futuras generaciones. cuando llega mi viejo y me dice que do en la vida. Esas cosas marcan.

www.bitacoradelbiobio.cl

Bitácora del Bío Bío

13


Los Ángeles del recuerdo

LUIS CARO GÓMEZ RECUERDA

Las pueblerinas postales de Los Ángeles del ‘40 Por: Pilar Zapata Coloma

Nacido y criado en el sector cordillerano de la comuna de Quilleco, Luis Caro Gómez llegó a vivir a Los Ángeles de los años ‘40. Más de seis décadas han pasado desde entonces, tiempo que no ha mermado su memoria ni ha borrado las antiguas postales de esta ciudad. Con una capacidad prodigiosa para recordar, Luis nos cuenta cómo era el pueblo al que emigró, buscando un mejor futuro para su vida.

14

Bitácora del Bío Bío

www.bitacoradelbiobio.cl


U

que cambiarme porque se empezaron a morir los dueños. Y se terminó eso ahí. Pero trabajé en varias fábricas más”, relata, precisando que se desempeñó también en cecinas Fanda y Naranjo, además de otros trabajos que ha tenido en su extensa vida laboral de más de 70 años. -¿Cómo recuerda Los Ángeles del principio de la década de 1950? La ciudad era chica. Llegaba hasta calle Ercilla. Había una pandereta en Ercilla con Orompello, hasta el estero Maipo. Gentileza Juvenal Rivera S De ahí para abajo (sur) eran puros fundos, animales, chacras, campos. Por el lado oriente, el pueblo llegaba hasta calle Villagrán. Donde hoy se ubica la La ciudad era chica. Llegaba hasta calle población Galvarino era un fundo de don Luis Muñoz Pal; todo eso para el Ercilla. Había una pandereta en Ercilla con norte, donde están las poblaciones Orompello, hasta el estero Maipo. Clara de Godoy y Basilio Muñoz. La De ahí para abajo (sur) eran puros señora Clara, del finado Cirilo Godoy, fundos, animales, chacras, campos. regaló esos campos para que hicieran una población; la población Basilio Muñoz surge del terreno que regaló hacerse cargo de su madre, Rosa Amelia. don Basilio, para que se poblara. Sin más ilusiones, se empleó en el fundo Hasta José Manso de Velasco llegaba el El Avellano. El pueblo estaba al lado, así pueblo. Donde hoy está la Contreras Góes que junto con su madre, cambiaron las mez, eran puras lecherías, de propiedad condiciones de vida. Estuvieron un tiem- de Horacio Contreras Gómez. En avenida po trabajando en la lechería, pero pronto Alemania era sólo una hilera de casas, el conseguirían una vivienda en calle Rodrí- resto, puro campo, salvo unas posadas... guez. Se empleó en Cecinas Ferretti. Tenía 23 años. Era 1950 y comenzaba una -¿Recibían visitantes en esas posadas? nueva vida, que transcurriría ahora en En realidad, ahí arrendaban para que, ambientes urbanos, entre carnes y mata- cuando uno viniera del campo, guardara deros. Cinco años más tarde se casó con sus carretas, sus bueyes y pudiera dormir. Elena Vargas, con quien tuvo siete hijos, Había como cuatro en avenida Alemania, por los cuales puede disfrutar ahora de una de ellas era de un señor que se lla16 nietos y cinco bisnietos. maba Ofracio Seguel, que tenía unos siTodos ellos nacieron ya en la ciudad. En tios sin casa y eso se llenaba de carretas el recuerdo de la familia, muy atrás en el y animales. tiempo queda el pasado montañés del abuelo Luis, así como también las lejanas - En la práctica, la ciudad era entre Ercilla postales del pueblo al que llegó a vivir a y Villagrán… mediados del siglo pasado. Sí, esa era la ciudad antes. Y eran unas poquitas calles de ripio, no había calles pavimentadas. Era puro empedrado en Colón A VIVIR A LA CIUDAD y Almagro, pero había muchos hoyos. Vi“Cuando empecé con los Ferretti estaban llagrán estaba con adoquines, aunque roen Villagrán; después, en calle Colón. Allí tos. Mendoza y Ercilla eran de tierra. empecé a trabajar en todo lo que se hace La ciudad, por el norte, llegaba hasta aquí en una fábrica, como picar las carnes y en calle Chorrillos, aunque en ese tiempo hacer las cecinas. Como fui bien intrusi- teníamos algunas casuchitas de fonolas, to, ya a los siete meses me pasaron como y gente que las arrendaba. Era casi puro segundo maestro. Al poco tiempo, tuve campo. Yo fui dirigente y conseguí que

www.bitacoradelbiobio.cl

n viaje a Los Ángeles podía tardar ocho días. Lo más sacrificado era cuando bajaban con un centenar de pavos, criados por su madre, para venderlos en un corral que arrendaban al lado de la estación de ferrocarriles, en calle Caupolicán. Luis Caro Gómez tenía 14 años y, acompañado de dos hermanos, recorría a pie los extensos kilómetros que separan la hacienda San Lorenzo de esta capital provincial –por entonces, sólo un pueblo- , arreando los pavos, con la única precaución de ir ahuyentando los perros para que, a su vez, no espantaran las aves y éstas salieran volando. En esos viajes, no había carreta que facilitara el trayecto, únicamente los pies eran los que permitían acortar las distancias. En un par de días vendían las aves. Para terminar con las últimas, se le hacía un precio a la clientela que llegaba comprar los pavos criados en medio de la cordillera de Bío Bío. Con el dinero se compraban víveres y luego, de vuelta, hasta la siguiente bajada del mes. Era otra vida. En plena adolescencia no había estudios ni esperanzas de contar con ellos a futuro. Luis era el penúltimo de nueve hermanos y su padre, Ismael, había muerto cuando tenía doce años, un poco después del terremoto de 1939, dejándolo a él como dueño de casa, ya que sus hermanos mayores se fueron a trabajar buscando otros destinos. En la hacienda, pronto les pedirían la puebla, lo que los obligó a buscar otras parcelas en las que criar los pocos animales que les iban quedando. Fue así como en 1946, llegaron al sector rural de Los Ángeles, específicamente a Pedregal. En dos carretas trasladaron todas sus pertenencias. Ya con sus 18 años cumplidos, Luis buscaba su destino. Así es que partió a presentarse de voluntario al servicio militar. Alcanzó a estar cuatro días, cuando lo enviaron de regreso a su casa. Se presentó tres veces y siempre fue lo mismo. ¿El argumento? Debía

Bitácora del Bío Bío

15


pudiéramos comprar los sitios en Bienes Nacionales. Empezamos los trámites en 1974. En ocho meses teníamos los títulos de dominio en mano, de ahí que hemos vivido tranquilos. Para el sur, el pueblo llegaba hasta Vicuña Mackena. Esta avenida, de punta a punta, tenía más de cien eucaliptos inmensos y gruesos, de hasta doce metros de diámetro. Todos cayeron para un viento que hubo, una especie de huracán, en 1961. No quedó ninguno en pie. Después se siguió poblando para Paillihue, aunque entonces existía sólo hasta la calle Santiago Barrera, con algunas casas. Después era sólo un fundo con lecherías.

el centro. Dejaban una humareda cuando circulaban…las habían dado de baja en Santiago y las trajeron para acá. Claro que no se llenaban mucho, porque la gente acostumbraba a andar en bicicleta y a pie, además las distancias no eran tan largas dentro del pueblo. VIDA EN SOCIEDAD - En esos años ¿existían locales para ir a bailar? Estaba “El Pollito”. Hubo un tiempo, antes de 1950, en que yo trabajaba en la construcción de la azucarera IANSA durante el

- ¿Y qué había en las cuadras que rodean la plaza de armas? En la cuadra donde están los edificios públicos, estaba el regimiento. En la cuadra donde está ahora la municipalidad, había unas casas viejísimas de madera, que luego las sacaron. En calle Lautaro, estaba el antiguo internado. Y en la cuadra por Valdivia, donde está ahora la catedral y unos bancos, había unas casonas viejas, con latas, que también las sacaron luego. ACORTANDO LAS DISTANCIAS -¿Cuánto duraban los viajes a otras ciudades, por ejemplo, a Santiago? Para viajar a Santiago, había que hacer un rodeo, porque el puente del Salto del Laja no estaba. Además que los autitos eran vehículos no tan avanzados. Se viajaba más en tren, pero el que quería viajar en vehículo tenía que dar la vuelta a Canteras, por Huépil. Un auto demoraba dos días en llegar a Santiago, y era complicado, porque los caminos eran malos, había arenales y hoyos. En realidad, casi todas las personas viajábamos en tren, además que la estación estaba acá mismo. -¿Y existía locomoción dentro del pueblo? La primera liebre que corrió en Los Ángeles se llamaba “La Ramona” y era una micro azul, vieja, toda parchada con estoperoles. Corría en lo que actualmente es el recorrido Iansa-Avellano. Alcanzaba a hacer dos o tres vueltas en el día. Después trajeron ocho micros desde Santiago, que eran bien chicas. Sus propietarios eran los González, que tenían unas tiendas en

16

Bitácora del Bío Bío

sólo el consumo. Pero con los años se cerró, debido a que se generaban muchos desórdenes. En los años de la construcción de la central El Abanico, bajaba la gente recién pagada, y a veces se armaban peleas. - Por otro lado, ¿dónde se compraba la ropa? ¿En qué tiendas? En la “Tienda Novalles”, de don Alberto Novalles. Quedaba en Almagro donde cruza el río; por el otro lado, estaba “La Sevillana”. Eran las dos tiendas grandes en las que había ropa para todas las edades. Y para comprar comestibles, en ese tiempo, el azúcar se daba racionada, había que recorrer todo el pueblo para ver dónde se estaba entregando azúcar. Había un negocio un poco más al sur del hospital, que se llamaba “Luna” de propiedad de don Eliodoro Luna; allá entregaban azúcar con tarjeta. Esto fue por una escasez que hubo entre el ’39 y el ’42, antes que nos viniéramos a vivir acá. Fue tanta la escasez que las señoras tomaban el mate con pastillas. Con la tarjeta, nos daban un kilo por persona, para todo el mes. - ¿Sólo racionaban el azúcar? Sí, sólo el azúcar, pero lo demás era escaso también. Los almacenes no vendían, había que venir a una fábrica de fideos acá en Colón, al frente de la iglesia de los Cotolengos. Se compraban los fideos sueltos, por kilos.

día; mientras que en la noche era garzón en “El Pollito”. Funcionaba desde el sábado a las 22:00 hasta el domingo en la tarde. Allí iban a bailar las niñas. Su dueño era Juan Jiménez y estaba ubicado en Almagro con Colo Colo, donde actualmente hay un hotel. Era una casa de dos pisos y tenía pistas abajo y arriba; atendía unas 100 a 200 personas cada la noche. Iba de todo: matrimonios y grupos de niñas. Tenía 200 mesas y se llenaba.

LA PLAZUELA - Aparte de los almacenes ¿existían lugares dónde comer? Había muy poco, casi nada de restaurantes, ni comida rápida ni nada. Se vendía comida en La Plazuela, por Tucapel entre Almagro y Villagrán. La llamaban La Plazuela o La Recova. Vendían comida en la calle, con mesitas sobre el empedrado. Hacían comida ahí mismo en los puestos y la vendían. No había lugares como para comer en restaurantes o algo más establecido, se comía ahí en la calle.

- ¿Qué se bailaba en ese tiempo? Lo que se bailaba era el cha cha chá, el rock and roll, corridos y cuecas. Toda la música se tocaba en tocadiscos. Además, se vendían bebidas y para comer, galletas y algunos dulces. No se pagaba entrada,

- ¿Quiénes iban a comer allí? La gente de los campos, porque venían temprano en sus carretas a vender verduras a La Plazuela. Como llegaban cuando estaba aclarando la mañana, comían allí. Se ganaban con sus carretas, estaban

www.bitacoradelbiobio.cl


Gentileza Juvenal Rivera S

Gentileza Juvenal Rivera S

todo el medio día, almorzaban, compraban sus cosas y regresaban al campo. Eso era la vega, donde estaba la Cooperativa Lechera Bío Bío y el Molino Vildósola. A principios de la década de 1950. Se cocinaba con carbón en braseros; estaban instalados estos puestos. - O sea que la única opción para comer era La Plazuela… También había un local, “El Lucerna”, que era una especie de restaurante de tragos y comidas, ubicado en Almagro esquina con Tucapel, antes de comenzar

con La Plazuela propiamente tal. Además del mercado, que estaba en Rengo con Almagro, esquinado con “La Covadonga”. Y allí también había algunas cocinerías. Luego empezó a arreglarse más este sector. - Y ¿qué tipo de comida era el más común? Lo más común era la cazuela. - En ese tiempo entonces ¿La Vega no estaba instalada como un centro establecido?

No, no estaba así como ahora. Donde está La Vega y el mercado actualmente, estaba la Cooperativa Lechera Bío Bío. La fábrica estaba en un hoyo, en invierno crecía el río Quilque y se inundaba todo, hasta Lientur. La gente que vivía allí tenía que salir colgada por los alambres, porque se les llenaba las casas de agua, todos los inviernos. Y seguían viviendo allí, porque había una parte que era municipal, entonces no pagaban. Era un campo con hartas casuchas, en que la gente no pagaba arriendo y por eso soportaban los metros de agua cada invierno.

FaroLuz

Crecimiento Personal Terapias Complementarias

Talleres Vivenciales en Junio

Taller Ejercicios Pleyadianos de luz: Sábado 16 y Domingo 17 de Junio- 15:30 a 18:30 hrs. Taller Activación Glándula Pineal y Timo: Sábado 23 y Domingo 24 de Junio- 15:30 a 19:30 hrs. Taller Reiki Nivel II, Tibetano y Metafísico, Sistema Shiki Ryoho: Sábado 30 de Junio y Domingo 1º de Julio- 15:30 a 19:30 hrs.

Consultas a Carola Espinoza J.

Reiki Máster, Psicotarotista, Coach Ontológico. Celular: 92422781

www.bitacoradelbiobio.cl

Bitácora del Bío Bío

17


Los Ángeles del recuerdo SARA MONTOYA, FERIANTE

Una vida en La Vega Por: Pilar Zapata Coloma

Uno de los lugares tradicionales de Los Ángeles, es la popular Vega Techada. La llegada de las grandes tiendas y centros comerciales no ha mermado el movimiento que históricamente ha tenido este lugar. Venta de variados productos y la constante llegada de personas de otras comunas y sectores rurales, mantienen este céntrico polo en que se mezclan identidad y comercio. Aquí, parte de su historia, a partir del relato de Sara Montoya, una vendedora que ha trabajado toda su vida en este lugar.

L

legó a trabajar como feriante en la década del ‘60. El comercio de La Vega se instalaba entre las calles Villagrán y Almagro, sin que estuviera tan claramente delimitado su territorio. Sara Montoya decidió dedicarse a vender verduras, en un período en que las opciones laborales para una mujer –sin estudios y del sector rural- no eran muchas. “Mi mamá tenía alguna idea de hacer negocios. En el campo tenía algunas cositas y las vendía. De ahí que nacimos nosotros con la idea de trabajar en esto”, recuerda. Sara es oriunda del sector de Pedregal. Allí vivían sus padres y se mantuvo hasta su adolescencia, cuando decidió que los estudios no eran lo suyo. “Estudiábamos en el campo en ese tiempo. Yo iba al colegio y después, como era de la cabeza dura y no entendía nada, decidí dejarlo. Además que el profesor nos pegaba, porque antes nos castigaban. No sabíamos las tablas y nos pegaba con una varilla en las manos. Yo le decía al profesor que él no era mi papá, que no tenía que pegarme;

18

Bitácora del Bío Bío

después le dije que si me seguía pegando no iba a ir más al colegio. Mis papás me decían que fuera al colegio, pero me negué, decidí que iba a trabajar en el campo y que iba a ayudarles”, relata. Así fue como Sara decidió desertar de la escuela. Tenía unos doce años. Con el tiempo, se vino a Los Ángeles. Las opciones no eran muchas, trabajó como nana y luego se decidió por la actividad comercial. “Nos vinimos solos con un hermano. Él salió del colegio y le dije que porqué no trabajábamos. Así es que nos vinimos cuando La Vega estaba al frente de Santa Isabel, muchos años atrás, por calle Villagrán, más cerca de Rengo. Me acuerdo que allí había una cervecería. Era 1972 cuando compré mi local, los tiempos de la Unidad Popular”, explica. EL PASAR DE LOS AÑOS Pronto su hermano partiría y ella quedaría sola, a cargo del puesto de verduras. En este primer tiempo vendía variados productos. Durante un tiempo debía levantarse de

www.bitacoradelbiobio.cl


Gentileza Juvenal Rivera S

madrugada para partir a trabajar. Se esforzaba por ayudar a sus padres. “Cuando estaba mi mamita, un tiempo trabajé la fruta y la verdura también, pero después se acabaron mis papás y decidí no machacarme más, porque tenía que llegar aquí a las dos de la mañana para trabajar en esas cosas, decidí quedarme con lo que Dios me diera”, señala. Sin embargo, recuerda que eran buenos tiempos, en el sentido que la gente compraba bastante. Lo negativo eran las condiciones en que se encontraban: sin pavimento ni techumbre, por lo que trabajaban en medio del barro que se generaba en los lluviosos inviernos angelinos. Pronto vendrían los cambios de ubicación. Era la primera mitad de la década de 1980. “Nos cambiaron a una vega pelada por aquí, llena de barro. Después seguimos debajo de una carpa, allí trabajábamos 4 personas a toda el agua: mi vecino del frente, otro joven que se fue para el campo y una señora que se fue a su casa. Pasábamos el día bajo la carpa, pero en la noche había que llevarse todas las cosas para la casa”, narra. En esa época, prácticamente no existían poblaciones en los alrededores de La Vega. Sólo unas cuantas casas

www.bitacoradelbiobio.cl

en un lugar sin pavimento, cercano a calle Lientur. De a poco, los feriantes comenzaron a asentarse más “para afuera”, ya que en las inmediaciones de calle Rengo y Tucapel se instalaron el mercado y otros locales comerciales. Los vendedores de La Vega emigraron un poco más al norte, por avenida Costanera, lugar en el que “vendían más”, precisa Sara. “Lo que se ha mantenido, pese al tiempo, es que siempre ha venido a La Vega, gente de todas partes, todo el tiempo ha sido así. Yo antiguamente entregaba el apio pelado, la achicoria, a los pueblos más chicos, pero en el tiempo de las enfermedades de las verduras, ya no las trabajé más”, dice. 50 AÑOS DESPUÉS Cinco décadas han pasado desde que Sara decidiera convertirse en feriante. Su rutina actual parte pasadas las 07:30, hora en que llega a su local, el número 85. Allí, acompañada de un pequeño brasero y en medio de un centenar de cebollas y ajíes, transcurren sus días. El verdor y la variedad de las verduras de antaño dan paso a la gama de tonos rojizos en que está inmersa en la actualidad, en medio de ristras y botellas con salsas picantes.

Cada temporada vende más de mil kilos de ajíes. Si en invierno se dedica a ellos y a las cebollas; en verano, a los melones. Su vida entera la ha pasado en La Vega. Y aquí fue también donde crió a Julio, un niño que desde pequeño vivió con ella. Ahora estudia en la universidad, en Concepción, y es el orgullo de Sara. Antes de que pudiera ir al jardín, ella lo llevaba temprano al puesto y lo dejaba sentado, abrigado con una frazada, mientras vendía sus productos. Se crió allí. Luego vino el tiempo de la escuela y el liceo; siempre fue buen alumno y responsable con ella. Mientras su madre biológica trabajaba en Santiago, Sara se transformaba en la madre que lo criaba y que se hacía cargo de su diario vivir. “Ahora está estudiando y él sabe que me va a pagar cuando termine de estudiar, antes que yo me muera. Pretendo ayudar a mi chiquillo dos o tres años más, y cuando le falte poquito para salir, arrendar este local. Aunque depende de cómo me sienta eso sí, porque si me hallo bien seguiré trabajando. Quedarse en la casa es más triste, qué voy a hacer sola, y el hijo por allá…”, dice lentamente, sobándose sus rodillas, presa de la artrosis, que la aqueja ahora a sus 68 años.

Bitácora del Bío Bío

19


Sociales

Los Ángeles Televisión, saluda a

Los Ángeles en su 273 aniversario Guillermo Quijada y Eduardo Reveco, hacen extensivos sus deseos de éxito y prosperidad a todos los habitantes de la creciente comuna, capital provincial del Bío Bío.

Los Ángeles Televisión (señal 2 de VTR Cable).

Estamos cambiando para ti.

Almagro 911 2do piso - Fono 43-231453 mail : gerencia@latv.cl / www.latv.cl

En este nuevo aniversario, saludamos a los habitantes de la comuna de Los Ángeles y esperamos que estos 273 años de historia, nos ayuden a construir un mejor lugar en el que vivir y en el que puedan desarrollarse integralmente, las generaciones venideras

Búscanos Bitacora del Bío Bío 20

Bitácora del Bío Bío

www.bitacoradelbiobio.cl


Sociales Solicitada

Intenso trabajo con la gente logra inédita inversión en proyectos con aporte de la comunidad Cincuenta y cinco proyectos de índole comunitario – por casi 90 millones de pesos– se han aprobado en nuestra comuna, como parte del trabajo desarrollado por la Municipalidad de Los Ángeles en coordinación con las juntas de vecinos de la comuna. Se trata de una cifra inédita en cuando a cantidad de proyectos y en relación al monto de inversión. El alcalde Eduardo Borgoño, expresó su satisfacción por el trabajo desarrollado durante este 2012 a través del Programa de Proyectos con Aporte de la Comunidad, denominado “80 – 20”, el que - dijo - es un beneficio directo para las comunidades, quienes no sólo deciden que proyecto ejecutar, sino que también aportan un veinte por ciento de los recursos involucrados. “Esta es una excelente noticia, por eso hemos querido infor-

marla oficialmente en el mes de aniversario de Los Ángeles”, precisó el edil agregando que durante esta gestión municipal “nos hemos empeñado en fortalecer el trabajo con la comunidad, haciéndola más partícipe de los proyectos”, dijo. La mayor cantidad de proyectos aprobados consideran la instalación de nuevas luminarias y de alarmas comuni-

tarias, no obstante, también se ejecutarán iniciativas para la instalación de garitas peatonales, juegos infantiles, cierres perimetrales de sedes sociales, construcción de infraestructura comunitaria, entre otras iniciativas. A través de esta línea de financiamiento municipal se han aprobado recursos para ejecutar durante los próximos meses, los proyectos de ins-

talación de alarmas comunitarias en las villas Montecea, Balmaceda, Parque Lauquén, Jardines de Luxemburgo y Los Profesores; en las junta de vecinos Ignacio Verdugo Cavada, Luis Orione y en el segundo sector de la población Orompello. De la misma manera, ya están aprobados los proyectos de ampliación del alumbrado público e instalación de nuevas luminarias para beneficio de las comunidades de Llano Blanco, Paso de Piedra, Santa Matilde, Mortandad, Las Trancas, Millantú, Villa Olímpica, Alto San Miguel, Chacayal Sur, Los Crisoles, San Antonio – Las Quintas, El Ciruelo Sur, Los Robles- Pata de Gallina, Las Encinas, Los Cristales, Las Quilas, La Capilla – Cerro Colorado, San Miguel y Miramar.

Avda. Sor Vicenta 2051 Fonos: 363035 - 363066 - 363036 Mail: contacto@rodoandina.cl

Terminal Rodoviario Santa María de Los Ángeles, representado por Jorge Baeza V. y Héctor Jara S., saludan con especial atención al Sr. Eduardo Borgoño Bustos, Alcalde de la Ilustre Municipalidad de Los Ángeles y a través de su intermedio a toda la comunidad angelina, con motivo de celebrarse el 273º Aniversario de esta capital provincial. Baeza y Jara, hacen propicia la ocasión para agradecer la importante obra de pavimentación del costado poniente del Terminal, lo que contribuirá a descongestionar Avda. Oriente y hermosear nuestro entorno, entregando una mejor calidad de vida a los vecinos del sector. Los Ángeles, mayo 26 de 2012.

www.bitacoradelbiobio.cl

Bitácora del Bío Bío

21


Bitácora Artística

Que 50 años no es nada, para una evocación con cariño Por: Alfonso Lloveras Cuevas

R

22

Bitácora del Bío Bío

etrotraerme al año 62, la friolera de 50 años y posarme en la que en ese tiempo era la Escuela Hogar Nº 8 del sector El Avellano, en Los Ángeles, es mi misión hoy. Tarea grata y que, seguramente, si este pedazo de memoria es hurgado por alguno de mis coetáneos, podré quizá ser reconocido y hacer el ejercicio de recordar en grupo lo que en solitario cuesta recomponer. Tuve la fortuna, rara condición de arrogarme el derecho de guardar la infancia en un internado, de pertenecer a la comunidad escolar de este establecimiento y comprobar que mi condición de resilente se fue forjando allí con la conducción de mi profesor artista, Don Aliro Rojas Aravena. En forma desordenada, van pasando frente a mí, imágenes de profesores, inspectores, personal de cocina y compañeros que se han alojado en esta memoria que se resiste a olvidar. Una época en que la figura de Don Jorge Manríquez como director, exudaba autoridad bien reconocida y respetada, Jorge su hijo fue compañero mío y destacaba por su vestuario y peinado que contrastaba con nuestra zurcida vestimenta. Recuerdo a Mardones, un as en las matemáticas, no terminaba de explicar el profesor el problema, cuando este Pitágoras ya sabía el resultado. Rubilar, era grande, mayor que los demás, un Garrón del libro Corazón. Se suman apellidos a la evocación (los nombres se desdibujan) como Leal, Mónica Rojas, Carmona, Vidal, Campos, Cabeza de Toro, Reveco, Rodríguez, Acuña, Cifuentes, cómo quisiera acordarme de otros. De seguro más de alguien me corregirá y dejará en evidencia esta memoria desvencijada. El pozo, construcción subterránea, cuyo contenido de misteriosa fuente alimentaba mis sueños infantiles y prodigaba su producto ante nuestros esfuerzos que enrollaban la distancia hasta conseguir

traer de vuelta el balde colmado de fresca agua para el cocinero Melo. Los sembrados, con el técnico González, quien con tranco largo, a pesar de su estatura, nos hacía conocer y practicar faenas agrícolas que nos volvían remolones y carentes de afecto. Allí conocí la curiosidad de las plantas de maní que nos enseñaba. El Inspector Muñoz y su tremenda estatura y su bondad y preparándose para sus clases de Topografía en la Universidad de Concepción, donde terminó siendo un destacado docente. También estaba a cargo nuestro el inspector Lagos, que después lo vi en el Liceo Comercial. Los profesores, Colomer y su hermosa moto, el profesor Vergara y mi curiosidad por una pequeña cicatriz que conservaba en su nariz. Recuerdos de detalles que no alcanzan para la construcción de una hilvanada historia que merezcan mi consagración de cronista. Dentro de situaciones especiales que mi época de escolar como alumno interno de esta escuela recuerda, están aquellas que nos sacaban de la rutina y de aquella repetida escenografía, para encaramados en las liebres Avellano- Iansa, visitáramos lugares que eran toda una aventura y aires de libertad muy apreciados. La fábrica Osiris y sus tarros que ordenada y lentamente descendían a través de una huincha transportadora para recibir el contenido vegetal y sellarlos y etiquetarlos. Cada tarro en una cocina o mesa esperando ser postre, con la etiqueta hasta hoy vigente de esta empresa que mis años infantiles visitara, son reminiscencia de mi condición de estudiante imberbe. Así ocurrió también con la exposición de la SOCABIO que estaba cerca del centro de Los Ángeles, creo no equivocarme, sorprendido con la robustez de sus animales que premiaban con cintas tricolores. La infausta noticia del asesinato del presidente Kennedy en Dallas, Estados Unidos, que recibiéramos cuando visitábamos el 23 de noviembre el Estadio Fiscal de Los Ánge-

www.bitacoradelbiobio.cl


les, justo cuando pisábamos su verde cancha. Los campeonatos escolares de básquetbol que por alguna razón, que el tiempo ha borrado, me tenía como miembro de la selección y jugando en algún gimnasio municipal. Aquel coro que visitó nuestra escuela y que participaba en un importante encuentro y aquellos ensayos donde nos convertimos en avezados integrantes de un coro, al estilo de los niños cantores de Viena. Tengo fresca las melodías que ensayaban con nosotros y que, con el pasar del tiempo las recreaba con mis alumnos. El internado y sus camas y mis dolores de piernas, por el crecimiento me señalaban unos, por el frío afirmaban otros. Mis limitaciones en cuanto a orientación, confundido con los puntos cardinales, me llevaban dependiendo por el lugar en que llegase por calle Rengo donde mi apoderada, Consuelo Castillo, de Rocío Regalo (hoy, no ayer) su casa estaba un día por el lado sur, en otro por el lado norte. No puedo, nobleza obliga, no reponer mi admiración por

www.bitacoradelbiobio.cl

Don Aliro Rojas Aravena, que inculcó en mí, la posibilidad cierta de convertirme en profesor, lo que me llevó el año ‘64 a ingresar a la hoy desaparecida, pero jamás olvidada Escuela Normal de Victoria. Fue allí donde un niño empezó a soñar y a creer que es posible revertir sus limitaciones, a generarse estrategias dignas de un equipo multiprofesional (que no existía) para aprender y dar zancadas para recuperar el tiempo de oscurantismo intelectual en que la condición socio-cultural lo tenía sumido. Me ha hecho bien recordar y sentir, la grata satisfacción, de saberme en los inicios escolares, un alumno con limitaciones que supo a partir del ejemplo y la sabia lección de un maestro, que sin aspavientos sembró en mí, expectativas que, a través del tiempo, se han convertido en las herramientas de desarrollo personal y profesional que me hacen evocar, después de cinco décadas a la querida Escuela Hogar Nº 8 de Los Ángeles, la misma que hoy luce un hermoso edificio y que se denomina Escuela Hogar Nieves Vásquez Palacios.

Bitácora del Bío Bío

23


Bitácora Artística

Toma de espacios públicos Por: Carla Burgos Escobar

n“5:30 de la mañana, cae fuerte la lluvia en , Los Angeles, el viento eleva el vestido de una mujer que afirma su espalda contra el mural de Escribano, mientras un hombre le besa los pezones pasa un ciclista y canta , ¡’O sole mio! la pareja sonríe, gime el amanecer.”

24

Bitácora del Bío Bío

www.bitacoradelbiobio.cl


Bitácora Artística Bajo el cielo nacido tras la lluvia

José Pacheco, el verdadero poema Este texto fue originalmente publicado en la Revista “COMOdato” (N° 1, mayo de 2003). COMOdato fue una publicación periódica del Centro Cultural Víctor Jara, de Los Ángeles, destinada a la divulgación cultural, literaria y a la promoción y defensa de los Derechos Humanos, que alcanzó seis ediciones durante el año 2003. José Pacheco debe ir en la docena de libros publicados; libros de poesía que, emulando el viejo recurso de Benedetti, siempre tienen algo del anterior. Pacheco tiene algo de poeta popular, de poeta maldito, de lárico, reforzado con una tozudez que espanta. Sus poemas han sido definitivamente mal recibidos y mal leídos por la ciudadanía, y el poeta…como si lloviera. De vez en cuando ha obtenido algún galardón en algún concurso literario de poca monta, de vez en cuando ha ocupado alguna tribuna en las escasas muestras de poesía local y los paseantes contemplan curiosos, “¡bah!, ¿esto es poesía?”; alguna vez un escucha de buenas maneras ha celebrado alguno de sus versos con una sonrisa comprensiva y ha reparado en el ingenio de este: “cada vez que viajo / no soy yo el que regreso”. Pero lo demás ha sido decepcionante. El poeta recorriendo estas vastedades buscando mecenas que financien la edición de sus libros; autoeditando ejemplares horrorosos en imprentas baratas; el poeta rondando los oscuros círculos del poder para recoger alguna migaja; el poeta mendigando prólogos de escritorcillos pretenciosos; el poeta entrando ceñudo a las cantinas de calle Galvarino hacia el poniente; don José entrando sigiloso a alguna emisora local para leer sus poemas ; el “transeúnte del tiempo” ofreciendo sus libros y talleres literarios en liceos de la comuna para estudiantes que luego harán caricaturas de sus trajes gastados; el poeta saliendo zigzagueante de alguna cantina lúgubre; Pacheco enviando sus poemas a todos los concursos literarios que el poder de turno se le ocurre inventar. En fin, Pacheco, ninguneado; evadido y pauperizado culturalmente. En fin, José Pacheco –don José para los que respetan su boina nerudiana, su cuello encorbatado y su maletín de profesor básicoconvencido hasta la médula de sus misión de poeta. En fin, la autenticidad de Pacheco. El empecinamiento. El hombre de carne y dolores, el obrero que ha gastado su exiguo jornal para leerse en letritas de molde, le ha dado un golpe duro a nuestra manera soberbia, prejuiciada y maqueteada de concebir la poesía y a los

www.bitacoradelbiobio.cl

Por: Renato Canales L.

que la escriben. Porque don José ha dejado las instalaciones eléctricas para componer versos; y no ha claudicado. Y es tal vez esto lo que nos molesta, lo que nos mueve a la burla. Nos estorba su figura andariega, empecinada en escribir, tarea que seguramente reservamos para otros. Acostumbrados al constreñimiento público, a la fomedad, a lo invariable, al estereotipo, nos provoca un poco de vergüenza el personaje. Quisiéramos que desistiera, que no pasara por loco, que vistiera su overol y muy temprano viniera en una bicicleta a hacer las instalaciones eléctricas que faltan en el mall; que esperara hasta fin de mes para recibir su paga y que más tarde se fuera a casa a ver televisión. Pero Pacheco no transa. En este rato debe ir camino a su casa portando el borrador de su nuevo libro, soñando que mañana el gerente de alguno de los supermercados se interesará en el proyecto y lo hará imprimir en una edición de lujo. Y es ésta tal vez las más auténtica misión poética de Pacheco, su poema mejor logrado, su texto para la antología más real y necesaria de este país: ir y venir por las calles con un nuevo libro bajo el brazo; entrar a los bares de mala muerte a leerle sus poemas a los otros obreros, cesantes, que como siempre tuvieron un mal día; envejecer en alguna sala de espera de la oficina del gerente de esta empresa maderera tan conocida a ver si le compromete la adquisición de unos cuantos ejemplares del libro que está escribiendo; esperar desde temprano la imposible audiencia con el alcalde, el gobernador o las autoridades de turno para que le asignen algún presupuesto para lanzar del libro del que ya les habló en una carta. Esa es la vocación de José Pacheco, recordarnos, por su intermedio, que existimos, a contrapelo del maquillaje, de la tersura de nuestras buenas maneras. Ese debe ser el mejor poema que ha escrito José Pacheco. Ahora falta que aprendamos a leerlo y tal vez a declamarlo en alguna de nuestras plazas interiores.

Bitácora del Bío Bío

25


Visión Holística

Fortaleciendo nuestra identidad angelina desde el espíritu Por: Carola Espinoza Psictarot Evolutivo, Master Reiki Centro Holístico El Faro Anteriormente hablamos de cómo todo el proceso de evolución universal incidía en nuestra galaxia, sistema solar y planeta, logrando producir cambios radicales en nuestro ser; cuerpo físico, mental, emocional y electromagnético. Es imposible hablar del “angelino” como un ser desconectado del resto del mundo, pues en la Unidad, estamos en conexión con todo y todos, a través de la energía. Y así como la que recibe nuestra Madre Tierra, Gaia, Pacha Mama, o como le llamemos, desde el cosmos (las llamaradas solares, bandas fotónicas, etc,) afectando sus ritmos, también nuestro propio Ser, cada sistema, órgano, parte del, célula, átomo, va cambiando. Y cambiar no es fácil. Pero de acuerdo a la teoría llamada “del mono 100”, si cambiamos juntos, será más rápido, llevadero y conciente, entre más seamos.

Ellos son: Primer Chakra o Raíz: ubicado en el coxis, color rojo. Conexión con la Madre Tierra. Segundo Chakra o de la Vida: ubicado a la altura del útero o testículos, color anaranjado. Tercer Chakra o de la Conciencia: ubicado en el plexo solar o boca del estómago, color amarillo Cuarto Chakra o del Corazón: centro del pecho, color verde Quinto Chakra o Laríngeo: a la altura de la garganta, color azul Sexto Chakra o de la Percepción: entrecejo, color índigo Séptimo Chakra o Coronilla: sobre la cabeza, color blancovioleta. Conexión con el Padre Divino.

Es importante comprender que si bien como angelinos podemos identificarnos con una zona geográfica, también podemos identificarnos con un Rayo Cósmico o del Espíritu Santo actuando a través nuestro (misión). Como en nuestro pecho se ancla la Llama Trina que contiene los rayos Dorado, Rosa y Azul, podemos conectar con ellos desde este chakra, como verás en el ejercicio de activación. Los Rayos se pueden invocar, en nuestra condición de hijos del Padre y por el hecho de ser “antenas” receptoras, a través de nuestro campo electromagnético. También eso explica porqué necesitamos protegernos de energías ambientales nocivas (aparatos eléctricos, cableados, antenas emisoras, personas en estados alterados, lugares recargados de gente o de situaciones negativas). Puedes invocar los rayos de acuerdo a tu necesidad y/o cerrar tu Círculo Electrónico para protegerte, como verás en el ejercicio. Nuestra Madre tierra también los recibe, como ves en las imágenes, y en nuestra percepción humana, al ser electricidad les hemos nombrado en varias formas, tales como auroras boreales.

Nuestra Madre Tierra también posee sus propios chakras, como los océanos, montañas, flores, los polos y grandes lagos. También las campanas constituyen pequeños chakras. Desde hace varios años la energía Kundalini o de Vida, que fluye desde el primer al séptimo chakra ascendentemente en todo Ser, se ha movido desde la “columna vertebral” de Gaia ubicada por siglos en las montañas Himalaya a nuestra Cordillera de los Andes. Al activar este despertar, comprendemos los movimientos, sociales,

Los Rayos son: Primer rayo, Azul-Cristal: Fuerza, Voluntad, Protección, Armonía. Arcángel Miguel. Domingo. Segundo Rayo, Dorado: Sabiduría, Iluminación, Paz, abundancia. Arcángel Jofiel. Lunes. Tercer Rayo, Rosa: Amor Puro Divino, Adoración, Cohesión. Arcángel Chamuel. Martes. Cuarto Rayo, Blanco: Pureza, Resurrección, Ascensión, Alegría, Música. Arcángel Gabriel.

Hemos hablado del sistema de chakras, encargado de digerir la energía recibida de la Fuente, Cosmos, Vida o Dios, como sea tu gusto llamar. En lo principal son 7 y se ubican en los lugares donde tenemos las glándulas más importantes. Ellas regulan nuestros procesos vitales, de ahí lo fundamental de mantener estos chakras depurados y operativos.

26

económicos, telúricos, de agua y de información desde el sur del planeta, incluyéndonos, cuando se activa el primer chakra, raíz de Gaia a los pies de nuestro país. Así al ir ascendiendo veremos zonas cada vez más al norte, ir cambiando. Sin embargo, como Madre, también Gaia nos puede ayudar con este cambio, conteniéndonos. En el ejercicio de Cimentación nos unimos a ella, recargamos energía y liberamos las que hemos alojado en forma negativa en nuestro ser, en cualquiera de las 7 formas de pautas kármicas primarias de energía baja que hemos venido a aprender a extinguir como raza, pues generan odio, dolor y sentido de separación y son: arrogancia, prejuicio, adicción, odio, violencia, tortura y vergüenza.

Bitácora del Bío Bío

www.bitacoradelbiobio.cl


Visión Holística percibes entidades negativas en tu entorno. Estar desenraízado, y nosotros lo estamos a diferencia de los pueblos originales, puede generar falta de ganas de vivir y salir de nuestra dimensión normal, quedando abierto a percibir energías bajas astrales.

Quinto Rayo, Verde: Verdad, Curación, Consagración, Concentración. Arcángel Rafael. Sexto Rayo, Oro-Rubí (anaranjado):Paz, Curación, Gracia y Ministración. Arcángel Uriel. Séptimo Rayo, Violeta: Misericordia, compasión, Invocación, transmutación, Liberación. Arcángel Zadkiel. Solicita al Arcángel del rayo que necesitas su asistencia y lleva ese color a través de tu pensamiento al chakra relacionado con tu dolencia o emoción a limpiar. O puedes bañarte entero visualizándote bañado por una Luz líquida que baja del cosmos y te envuelve, de ese color. Pero mejor aún, hazte consciente del mal uso de la energía que recibes y pide perdón cada vez que lo percibas, así evitas que entre en tu Ser. Así será uno más despertando en forma consciente (Conciente: personalidad, terrenal. Consciente: alma, espiritual). Cimentación o Enraizamiento: Parado, siente como si fueras un árbol, extiende raíces al centro de la tierra, ánclate a ella. Desde tu primer chakra o coxis, siente tu Luz que baja al centro de la Tierra. Extrae a través de ella su Luz verde líquida, muévela hacia arriba y baña tus chakras uno a uno. Por la corona, siente como chorrea en tu entorno, devolviendo a la tierra todo lo que ha limpiado a su paso. Repite, pero esta vez, al llegar a la corona, lleva la Luz Verde Tierra hacia arriba, fúndela con Luz Blanca que recibirás del Padre para re energizar nuestra amorosa Madre. Entrégala a través tuyo, como un gesto de amor y agradecimiento. Recoge tus raíces y Luz personal. Usa este ejercicio cada vez que estés desesperanzado, triste, sin fuerzas, sin ganas de vivir o cuando sientas que

www.bitacoradelbiobio.cl

Activación de la Llama Trina: céntrate en tu corazón, respira tres veces profundamente, siente cómo se expande tu chakra y visualiza una Llama Azul al lado derecho que crece y al expandirse, gira y sale por tu brazo izquierdo, equilibrando tu Fuerza y Voluntad, alineándola al Padre y Su Voluntad para ti. Siente ahora una Luz Rosa que al lado izquierdo de tu corazón o chakra se enciende, gira y sale por tu brazo derecho, proporcionándote Amor Puro, para poder alinearte con el sentido de Unidad, tomando el ritmo con tu Propósito de Vida. Siente ahora al centro de tu chakra una Llama Dorada que sube por tu chakra cardíaco hasta la Corona y sube llegando al Padre. Ella traerá sabiduría para que percibas cómo desarrollar tu vida terrena en concordancia con el Plan Divino. Siente y agradece esta conexión, apaga lentamente tus Llamas y enciérralas en una cápsula en tu corazón. Da tres golpecitos suaves para activar tu Timo, glándula de la felicidad. Haz este ejercicio cuando necesites dirección, guía, propósito y disfrutar tu vida. Círculo electrónico de protección: párate y respira tres veces profundo. Visualízate envuelto en una esfera blanca o violeta, desde la Corona hasta bajo tus pies, da la orden internamente de que se active y se selle en tu contorno, sin fuerza física ni de forma autoritaria, sino afirmando tu decisión. Como la energía que recibimos en modo “antena” es eléctrica, el Círculo de Protección al ser electrónico vibra en una frecuencia más alta, protegiéndonos y transmutado lo que llega a nosotros. Haz este ejercicio al despertar y al dormir, a tus objetos que quieras proteger y enséñalo a tus seres queridos para que se protejan. Es la antesala para activar otros campos de Luz de tu Ser. Entre más lo realices más fuerte e intuitivo te hará. Así pues, solo nos resta mencionar que la tremenda protección con que cuenta Los Ángeles y que, además de sus personas, lo hace especial, es la realización de Portales Angélicos en la zona cordillerana, alineados con nuestra ciudad hace muchos años y la existencia de un tubo de Luz en el centro de nuestra Plaza de Armas, rodeado de 7 fuentes de agua, que conectan con un centro energético puesto allí por nuestros protectores de la quinta dimensión, a donde nos dirigimos en nuestra evolución, que ocurre ahora. Referencias: Meditaciones Diarias, Thomás Printz. En la web y librerías. Metafísica al alcance de todos, Conny Méndez, Volúmen Uno. En la web y librerías. Ciudad Blanca Etérica. Facebook

Bitácora del Bío Bío

27


Sociales

Con Orquesta y Coro UdeC celebra 50 años Luis Avila, Liliana Montoya, Gloria González Miguel Campos, Suboficial mayor José Montoya Rivas; subdirectora UdeC,Lorena Antileo Miño; Director Universidad de Concepción, campus Los Angeles, Luis Hauenstein

En el marco de celebración de su cincuentenario, la Universidad de Concepción trajo a Los Ángeles, la sinfónica y coro de esa casa de estudios para ofrecer “Carmina Burana”, del compositor alemán Carl Orff. De esta forma inicia su celebración oficial de los 50 años de vida, desde que fuera fundado como centro universitario de Bío Bío, un 7 de mayo de 1962. La presentación en nuestra

ciudad se realizó en el gimnasio del campus Los Ángeles de esta universidad y en ella, junto a la Orquesta Sinfónica y al Coro de la Universidad de Concepción, se contó con la presencia de la soprano chilena Claudia Pereira, el tenor chileno Germán Greene, y el barítono argentino Fabián Veloz, bajo la dirección general del maestro ruso Vladimir Simkin y el director del coro, Carlos Traverso.

Enrique Maass, Waldo Acevedo, Angélica Rivera.

Lisbeth Giacomozzi, Juan Marchant, Claudio Maldonado Díaz.

28

Bitácora del Bío Bío

Raquel Matus, Consuelo Arriagada, Marcela Garay.

www.bitacoradelbiobio.cl


Sociales

Inauguran muestra sobre terremoto y tsunami de Japón Una cultura distinta en muchos aspectos, pero que se destaca por su constante re-invención y espíritu de superación para sobreponerse a la desgracia, es lo que pretende proyectar la muestra “Nueve grados, seis minutos, un año”. Inaugurada recientemente en la sala de arte

de Mall Plaza Los Ángeles, la exposición destaca por los paisajes estremecedores, ruinas enormes y gente en acción, que dan cuenta de cómo los japoneses sufrieron y luego enfrentaron la devastadora catástrofe ocurrida el 11 de marzo de 2011.

Josefina Calonge, Brunilda Gilardoni, Miyuki Yoshida, Norka Flores, Cristian Calonge.

Pedro Hermosilla, Akio Imamura Edith Cuevas, Takashy Ito, Gladys González, Eduardo Quiroz

María Pía Paredes, Moisés Alvarez, Raquel Fuica. Marcelo Valdebenito, Valeria Salinas, Carlos González

Fabián Navarro, Yasna Salcedo, Juan Pablo Díaz.

www.bitacoradelbiobio.cl

Kosue Harada, Heidi Inostroza, Paula Inostroza, Silvia Valenzuela, Miyuki Yoshida

Bitácora del Bío Bío 29 29


Sabores de la Zona

Gentileza Restaurant El Alero (Foto referencial)

Especial Pollona Angelina

Pedro Torres, Gastrónomo Internacional, INACAP

En fechas en las que recordamos un nuevo aniversario de nuestra ciudad, a continuación comparto a ustedes una excelente receta de la tradicional pollona angelina, considerada un plato típico de la zona. La receta mencionada, está tomada de una tradición familiar elaborada, durante largos años, por la familia Torres Torres, con especial estima y recuerdo a la Sra. Sara Torres, mi madre.

Ingredientes

Preparación

1pollo entero 1/2taza de coñac 3hojas de laurel 2tazas de salsa de tomate Aceite Sal y pimienta

Despresar el pollo y sellar las piezas con un poco de aceite, una vez selladas, flambear el pollo con el coñac, agregar la salsa de tomate y las hojas de laurel, y si fuera necesario un poco de agua fría. Dejar cocinar a fuego lento, hasta que el pollo esté cocido.

CHANCHO EN PIEDRA Ingredientes 1 ½ kilo de tomates bien maduros 3 ajíes verdes 1/3 taza de aceite 3 dientes grandes de ajo 10 granos de 2 atados de cilantro pimienta 1 atado de perejil 1 ½ cucharadita 1 ramita de orégano fresco o 2 cucharaditas de orégano seco de sal Preparación En un mortero amplio de piedra ponga sal, los ajos y los granos de pimienta, muela hasta obtener una pasta. Parta los ajíes a lo largo, elimine sus pepas y nervaduras, píquelos y muela en el mortero. Agregue el orégano, el perejil y el cilantro bien picados y continúe moliendo. Incorpore dos tomates a la molienda para que licuen la pasta y vacíela en una fuente de greda, donde estarán los tomates pelados y trozados gruesamente; añada el aceite y revuelva con la mano, apretando y reventando los trozos de tomate. Algunas notas de vinagre tinto no están demás de más si el ácido del tomate fuera insuficiente.

Datos importantes -Este exquisito y sencillo plato debe ser servido en fuentes de greda y, aún mejor, si es cocinado en una olla de las mismas. -Una vez en la mesa, esta preparación debe ser acompañada con unas deliciosas sopaipillas, pebre y una infaltable ensalada a la chilena. -Se recomienda como acompañamiento unas deliciosas papas fritas. 30

Bitácora del Bío Bío

www.bitacoradelbiobio.cl


Crianza

¿Vamos de paseo? ¡Síííí! Por: @Kosmita Pensando en el buen tiempo del que seguimos gozando, para alegría nuestra por el ahorro en calefacción y medicamentos y para tristeza de agricultores y regantes, les propongo que revisemos juntos algunos lugares de nuestra ciudad, Los Ángeles, donde salir con los peques a disfrutar de un par de horitas de diversión ojala descontrolada; la idea es que lleguen tan cansados a casa que puedan dormir profundamente. ¿Usted, angelina, angelino, recuerda dónde lo llevaban sus padres habitualmente? El paseo obligado por ejemplo para fiestas patrias, era la Plaza de Armas. El principal centro cívico de nuestra ciudad teñido de colores, de niños con globos, del infaltable perro tirado de guata en medio del desfile es una postal que conservaré en mi memoria, espero por mucho tiempo. Lástima que con la “media plaza” que tenemos ahora no se pueda hacer mucho y lo peor es que esa situación se mantendrá así de manera indefinida, pero como la idea es ver el vaso medio lleno y con ello opciones reales de paseo, creo que la plaza Pinto es un lugar que destaca dentro de la urbe. Piensa por ejemplo @mamazzzita en lo distinto que puede ser salir con tu tesorito, bien abrigado, a recoger tilo, a comer esas ricas frutillas que venden ahí mismo o a descubrir los añosos árboles que allí permanecen. Otro lugar que de seguro conocen e incluso debe estar dentro de sus favori-

www.bitacoradelbiobio.cl

tos, es el parque Laguna Esmeralda con sus enormes dinosaurios, debidamente identificados y con un lomo firme para cargar a los pequeños y aguantar sus brincos. ¿Se le ocurren más lugares para pasar una tarde agradable? En la avenida Ricardo Vicuña, ahí justo frente al supermercado, existe otro parque tan añoso que tengo fotos de cuando era niña y mis abuelos me llevaban...lo malo de este centro de entretención, es que no presenta mantenimiento, le hace falta una manito de pintura o un retoque, aunque de todas formas los cachorritos no lo notan, porque ellos sólo quieren correr y jugar. Sin duda se me escapan otros lugares, como granjas educativas, pisciculturas y centros experimentales, a los que se puede acceder idealmente con buen tiempo y en vehículo...pero ¿sabe qué está al alcance de la mano? ¡Su barrio! Y no necesita arreglarse tanto. Como @mamazzitas consideramos que potenciar nuestro vecindario, donde están creciendo y desarrollándose nuestros hijos, es una opción que le permite al tesorito sentir seguridad sobre su entorno, con pequeños gestos como saludar al vecino, conociendo a la persona que atiende el almacén o al que entrega el diario. Esto puede significar no sólo que estén preparados en caso de alguna eventualidad, sino también que sepan de dónde vienen, lo que va generando una identidad ciudadana donde el mall y la cadena de comida rápida no son lo principal. En este nuevo aniversario de nuestra ciudad, fomentemos la identidad y comencemos por nuestros retoños...harto falta que nos hace.

Bitácora del Bío Bío

31


32

Bitácora del Bío Bío

www.bitacoradelbiobio.cl


Bitacora del Bio Bio Nº 7