Page 1

En el objetivo

STOP

a los micromachismos

Son gestos, frases o prejuicios hacia las mujeres tan integrados en la sociedad que apenas resultan perceptibles, pero hacen su función: minar el camino hacia la igualdad de género. Ahora que los hemos identificado nos preguntamos si es posible acabar con ellos. POR RAQUEL MULAS “Hay que visibilizarlos. Persisten porque nadie los ve” “Eliminarlos totalmente es muy difícil porque están arraigados en nuestra cultura. Ahora bien, se pueden ir reduciendo. La clave está en visibilizarlos. Si cada vez que presenciamos uno lo comentamos, ya dejan de estar ocultos. Porque ese es el principal problema, persisten porque nadie los ve. Además, si las mujeres empiezan a ver a otras mujeres respondiendo a esas agresiones (llamémoslo por su nombre), es muy probable que pierdan el miedo y lo hagan ellas también. Con respecto a los hombres, tienen que tomar nota cuando alguien les diga: ‘Cuidado con eso que es un micromachismo’ y cambiar su comportamiento. Esto también es importante, la sociedad no puede cambiar si el 50 % se niega.” María Murnau, creadora de la web Feminista Ilustrada.

“No creo que desaparezcan en esta generación ni en la siguiente”

“Se le pone freno mostrando el talento y potencial del liderazgo femenino” “Los micromachismos se siguen dando en el entorno profesional de las mujeres, donde llamar ‘nenaza’ a un hombre se utiliza como calificativo despectivo, pagar la cuenta de una comida de negocios parece ser solo una cuestión de hombres u ocupar un puesto de responsabilidad conlleva soportar preguntas del tipo ‘¿quién es tu jefe?’. Es necesario ponerles freno y para ello es importante dar mayor visibilidad al talento del liderazgo femenino”. Ana Bujaldón Solana, presidenta de Fedepe (Fed. Esp. de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias).

“La educación es la única manera de acabar con los micromachismos, tanto en casa como en la escuela, como en los medios de comunicación o cualquier espacio de creación de opinión. No me refiero a una educación moralista o basada en reconducir lo que está roto, sino una educación en la que desde un principio hombres y mujeres se presenten como iguales, con naturalidad, porque simplemente lo son. Pero es un camino muy largo y no creo que veamos su desaparición en esta generación ni en la siguiente”. Cristina Martínez, Sociología de la Educación en la ESCUNI.

¿Te suenan? Son frases típicas que escuchamos desde niñas UNA ESTUDIANTE DE 17 AÑOS LAS HA RECOPILADO EN UN VÍDEO PARA DENUNCIAR EL MACHISMO

“Qué niña más bonita, eres una princesa”.

“No seas tan bruta jugando, pareces un niño”.

“ Judo no, mejor

gimnasia rítmica. ¿Informática? ¿No prefieres bailar, con lo

guapa que estás con la falda?”.

“¿Qué pasa, tienes la regla?”.

“No vuelvas sola”. “A ver, si te arreglaras un poco hija mía”.

“Así vestida pareces

una mojigata. Así vestida pareces una puta”.

“¿Es que no quieres

“¿Qué hay para

por mí, no tendrías nada. Si no fuera por mí, no serías nada”.

cenar? ¿Qué hay para comer? ¿Dónde están las toallas? ¿Me has planchado la camisa?”.

“Ese tío te trata bien, qué más quieres?”.

ser madre?

“Si no fuera

“Eres tan borde

porque te falta un buen polvo”.

LA JOVEN LUCIDEZ El vídeo ‘Ahora o nunca’ de Alicia Rodenas, estudiante del IES Diego de Siloé, en Albacete, se ha hecho viral en Youtube.

Profile for FEDEPE

Micromachismos Revista Mia  

Micromachismos Revista Mia  

Profile for fedepe
Advertisement