Issuu on Google+

Alfred Fellinger

1


2


Keep going

Alfred Fellinger


a Raquel Peralta Ramos


Alfred Fellinger Keep going


Alfred Fellinger Keep Going  Primera Edición- Buenos Aires, noviembre de 2013 256 páginas. 28 X 24 cm ISBN XXXX XXXX

Fecha de catalogación  Primera edición en castellano, noviembre de 2013. Impreso por:  en Buenos Aires, noviembre de 2013 Tirada  1000 ejemplares Películas y Fotocromos realizados por  © de todas las ediciones en español Alfred Fellinger Mail imprenta site imprenta Buenos Aires, Argentina. ISBN… Hecho el depósito que marca la ley 11723 Impreso en Argentina, Printed in Argentina. Todos los derechos reservados de acuerdo a la Convención Internacional de Copyright. La reproducción total o parcial de este libro, en cualquier forma que sea, por cualquier medio, sea este electrónico, químico, mecánico, óptico, de grabación o fotocopia, no autorizada por los editores, viola derechos reservados. Cualquier utilización debe ser previamente solicitada al editor.

4

Idea y Realización  Alfred Fellinger Dirección Editorial  Miguel Jurado Diseño Editorial  Christian Fellinger Edición  Gisela Waldman Textos  Miguel Jurado Entrevistas  Elena Assaf Producción  Mary Verellen Inés Brinnard Megan Dabove Revisión Lingüística  Susana Anaine Fotografía  Fabio Borquez Adela Aldama  Eugenio Valentini Christian Fellinger Torres Fotografía Fotografía de tapa  FAbio borquez


Alfred Fellinger

Índice 9

Prólogo

10

Alfred x 4

78

12

Orígenes

81

17

Cronología

22

Entrevista a Alfred Fellinger

76

Entrevista a Minnie Firpo Casa FOA Laboratorio de ideas

84

Tribuna 2- 2004

88

Barraca Central

92

Estación Palermo

122 DePadova

167 Casa LHC

211 Casa DAR

125 La experiencia europea

168 Casa ES

216 Entrevista a

128 Estudio Fellinger

173 Casa NC

131 El diseñador

179 Casa AC

133 El estudio

183 Casa AB

137 Torre Unión

186 Residencia LV

141 Torres Le Parc

189 Diagnóstico Maipú

30

Lo que me gusta

58

Interieur Forma

98

61

El comienzo

102 Tribuna 2- 2009

66

DarA

107 Casa de la Defensa

146 Residencia RS

Puerto de Frutos

Puerto Madero

145 Torres Le Parc

Figueroa Alcorta

191 Torre Única de

Comunicaciones

192 Entrevista a

Martín Zanotti

69

El Local

110 CMD

150 Residencia JM

196 Proyectos Especiales

71

Estilo Pilar

115 Molina Ciudad

152 Torres del Yacht

199 D&D 25 años

73

La Reforma

120 Entrevista a

159 Casa GS

205 Medianeras

163 Casa MDG

209 Casa COR

75

Fiesta MAT

Mercedes Campos Malbran de Guerrero

Dolores Beccar Varela

218 Objetos 221 Alfombras 231 Dagobert 232 Vivencias 236 Premios 238 Reconocimientos 240 Trabajos de la adolescencia

242 Fotogalería 262 Agradecimientos

5


50 años de profesión Con una notable sincronicidad, la singular figura de Alfred Fellinger

muebles que desarrollaba Eisler, los que importaba la firma y los

coincidió en el tiempo preciso y en el lugar indicado para dar co-

que ofrecía la competencia, todos fueron configurando un catálogo

mienzo a una exitosa carrera profesional que ya empieza a superar

de soluciones que acrecentaron el universo profesional de Alfred.

los cincuenta años. Este libro intenta dar testimonio de esa gesta

Al mismo tiempo que el diseñador iba creciendo en su intelecto y

que empezó con un chico de 18 años entrando a trabajar en una

formación, las tendencias modernas se abrían paso en el mundo de

mueblería moderna y nos muestra hoy a uno de los diseñadores de

las oficinas y empezaban a ser requeridas en los hogares.

interiores más reconocido del país.

La carrera meteórica de Fellinger en Interieur nos habla de otras de las

Es fascinante imaginar al joven Fellinger empecinado en entrar

cualidades que cimentaron su éxito profesional: una imbatible con-

como cadete en Interieur Forma, visitando día tras día el local para

tracción al trabajo y un talento innato para la organización espacial.

saber si se habían decidido a tomarlo. Esa imagen nos permite co-

Quienes lo conocen profesionalmente como clientes o colegas pue-

nocer algunos de sus rasgos salientes: la perseverancia, la obstina-

den dar crédito de otras dos condiciones en las que Alfred es insupe-

ción y la intensidad.

rable: su asombrosa memoria y la seguridad con que toma decisiones.

Tempranamente, Alfred supo que lo suyo era el interiorismo, pero

La memoria visual de Alfred es legendaria y lo han convertido en

entonces era una disciplina que no existía como una profesión vin-

una biblioteca ambulante del diseño moderno. Capaz de reconocer

culada a la estética, la funcionalidad y el diseño. Para comienzos de

un mueble con solo verlo, Alfred puede aportar nombre, autor, épo-

los 60, el interiorismo era entendido como decoración unida a los

ca, fabricante, importador y, en muchos casos, el número de catálo-

muebles clásicos, los cortinados y los tapizados tradicionales.

go que tenía en Interieur Forma.

Alfred, por el contrario, se había nutrido de las tendencias más mo-

La seguridad con que Alfred toma decisiones es parte de una

dernas del diseño desde la cuna, admiraba la vanguardia europea y

personalidad que tiene un inmenso respeto por la intuición.

era un amante innato de lo nuevo. Pero, en sus comienzos, el dise-

Indudablemente, en estos cincuenta años de trayectoria su sólida

ño moderno de interiores era un territorio por explorar. Una disci-

formación es un aporte invalorable.

plina virgen a la que se le atrevían solo pioneros como Martin Eisler. Justamente, este creador providencial y emprendedor nato fue su jefe en Interieur Forma. Y rápidamente Alfred lo convirtió en su maestro. Como él mismo declara, en Interieur aprendió todo sobre el diseño

Miguel Jurado 

moderno y, abocado a vender equipamiento para oficinas, también

Arquitecto, editor adjunto del Suplemento

incorporó criterios de funcionalidad, sistema y modulación. Los

del Diario de Arquitectura de Clarín

7


Alfred X 4 A comienzos de los setenta tuvimos la suerte de conocer a un au-

Alfred comenzó a trabajar en Interieur Forma en los años sesenta,

téntico “hombre del Renacimiento”, Alfred Fellinger.

al tiempo de haberse formado la sociedad entre Martin Eisler, mi

En aquel momento me desempeñaba como diplomático en la em-

padre, Arnold Hakel y Susi Aczel. A ellos los unía el buen gusto por

bajada estadounidense en Buenos Aires. Con mi esposa quedamos

los muebles y la casualidad de que los tres fueran vieneses. Desde

tan encantados con la Argentina que decidimos comprar una casa

entonces no se separaron más, y la empresa fue creciendo hasta

frente a los parques de Palermo. Queríamos equiparla con muebles

convertirse en lo que es hoy.

finos y apropiados.

Así, Alfred recorrió toda esta historia: se adoctrinó, entró al mundo

Grande fue nuestra fortuna al ser atendidos en Knoll por un señor

del diseño, de la vanguardia, conoció a los mejores diseñadores y

sumamente cortés, muy dispuesto a colaborar con nuestras inten-

sus productos, se contactó con grandes empresas, con los mejores

ciones y, sobre todo, dotado de una visión estética que nos impactó.

estudios de arquitectura y personalidades del medio. Aunque creo

Este señor era Alfred. Nos ayudó y nos aconsejó tan bien que todo

que todo eso aportó mucho a su carrera, lo de él es innato. Tiene un

lo que compramos ha quedado para siempre con nosotros como

buen gusto natural, está en su esencia y en su estilo particular la for-

fuente de placer y alegría, como recuerdos proustianos de aquellos

ma en que combina los colores, las texturas, los muebles. Siempre lo

primeros días en Buenos Aires, hace cuatro décadas. Con los años,

observé mucho y lo admiré.

estos contactos iniciales se convirtieron en una gran amistad.

De personalidad muy fuerte y muy seguro de lo que quiere, es di-

No nos ha sorprendido que Alfred haya sido honrado repetidas veces

fícil hacerlo cambiar de opinión. No entiendo todavía cómo se lle-

en la Argentina. Hay muy pocas personas que tengan su extraordi-

varon tan bien con mi papá, porque él también tenía su carácter.

naria visión estética, las dimensiones de su gestalt humanista y su

Compartieron el trabajo durante muchos años, y cada vez que nos

entendimiento del papel de la decoración en ambientes sofisticados.

cruzamos, Alfred me dice: “Yo aprendí tanto de tu papá, le debo tan-

Puedo decir con certeza que Alfred es un creador que tiene la mira-

to a ese hombre”. Se tenían una mutua admiración.

da de un gran artista. Una apoteosis de la visión contemporánea de nuestro mundo.

8

James W. Reid 

Alberto Eisler 

Arqueólogo, escritor y pintor

Arquitecto, director de Interieur Forma


Son las 5 de la tarde. Llueve. Estoy en la cocina de mi taller, un lugar

Conocí a Alfred años atrás, mientras se desarrollaba Casa FOA en

mágico donde, juntos, hablamos de tantas cosas: la vida, los hijos,

los Silos de Dorrego. Desde el principio me llamó la atención la in-

nuestros problemas, la creatividad, algunas tristezas, nuestras ale-

mensa energía que pone en cada tema que desarrolla; una intensi-

grías... ¡Ay, Alfredito, si las piedras hablaran, qué prólogo maravillo-

dad que siempre transmite a todo aquel que tiene la suerte de estar

so harían!

en contacto con él.

Allá por el 98, en un barcito perdido frente al Tattersall, nos encon-

Al poco tiempo de conocerlo, Alfred se integró a nuestra familia

tramos por primera vez. Nos presentó la colorada Garat. Eran las 12

como uno más, casi un hermano mayor. Con él compartimos fiestas,

del mediodía, vinito blanco de por medio, vos querías una escultura

encuentros especiales, grandes carcajadas y hasta algún festejo de

para la Avenida de los Tilos de FOA. Ella pensó que las mías podían

Año Nuevo, como ese cuando se quedó dormido antes de llegar a

interesarte. La Colorada partió. Nos quedamos solos. Te mostré mi

las doce campanadas. Sus abrazos casi “tsunámicos” son la envidia

book. Miraste pausadamente escultura por escultura, mientras be-

de cualquier posible espectador.

bíamos copa tras copa. Así pasó la tarde y se hizo de noche. Mi

Profesional de primera línea, nunca duda en compartir su saber y

escultura de lapacho y mármol estuvo en la Av. de los Tilos y nunca

experiencias en todo momento. Para Alfred no existen las dedica-

más pudimos separarnos. Nuestra relación fue una experiencia in-

ciones intermedias, siempre se brinda el ciento por ciento.

comparable, en la que nada se dejó al azar. Un aprendizaje intenso.

Los resultados de sus trabajos, los premios que sigue cosechando

Hubiera sido más fácil que te esculpiera una síntesis de nuestras

y los amigos incondicionales son un claro ejemplo de su generosa

vivencias, de nuestros sentimientos, de nuestras pasiones, de nues-

dedicación y compromiso.

tras trifulcas y nuestras reconciliaciones permanentes. Gracias por todos estos años juntos. Hasta que la muerte nos separe...

Cristina Piceda 

Arturo Beccar Varela 

Escultora

Arquitecto

9


Orígenes

Mi padre siempre ha sido un gran trabajador. La estética es su vida y primó en cada uno de sus conceptos y decisiones. Desde muy chiquito me llevó a las obras, donde pasábamos las mañanas, muchas veces el día entero. Estaba y está en cada detalle, no deja nada al azar y exige a todos los que lo rodean el mismo compromiso y dedicación.

Recuerdo cuando jugábamos en el galpón de mi casa a la mamá y el papá, y vos decorabas la “nuestra” usando cajones de fruta cubiertos con mantelitos, hechos con los trapos que mamá guardaba. Les ponías encima frasquitos de dulce vacíos, con flores del jardín; las que más recuerdo son las del jazmín del cielo. Son esos cuadros que te quedan grabados en la memoria.

Christian Fellinger Hijo

Marie Claire Moly Amiga de la infancia

Te conocí exuberante, con la risa a flor de piel. Con una energía y un buen humor sin límites, que, a pesar de los años, sigue más o menos igual. Al año siguiente de terminar quinto año me fui a Europa con mis viejos. Y vos me organizaste la fiesta de despedida. No me olvido de esa reunión en el jardín de invierno de La Rioja, nuestra casa familiar en La Lucila. Genial, ¿no? En esa época se hacían fiestas de despedida cuando la gente se iba a Europa. El jardín de invierno pronto vivó tu impronta al redecorarlo junto con mi madre. Cortinas nuevas, tapizado de almohadones, cosas nuevas y diferentes ¡Te felicito por estos primeros 50 años!

Dieciocho años. Igual que siempre. Igual que ahora. Si no puede entrar por la puerta, lo hace por la ventana. Una amistad con diez años de diferencia. Él, avasallante, extrovertido, imparable, pero con una calidez que hizo que, a pesar de mi formalidad, desapareciera lo cronológico. Era feliz en casa, cambiando todo a su antojo. Empecé a notar y admirar cómo mejoraba todo lo que cambiaba. Estéticamente, mi vida tiene un antes y un después de conocerlo. Yo era un viejo de veintiocho y él me convirtió en un muchacho de su edad.

Marcela Sorondo Amiga de la juventud

10

Hugo Acerbo Amigo de la juventud


Alfred Fellinger

orígenes “El hogar es nuestro corazón emocional, un lugar para restaurar el equilibrio”.

11


OrĂ­genes

12


Alfred Fellinger

Alfred en su estudio de la calle SarandĂ­, en los 80

13


OrĂ­genes

Michael Fellinger y Sophie Velten, padres de Alfred, en 1943

14


Alfred Fellinger

cronología 1944 Nace en Buenos Aires Alfred, hijo de Sophie Velten, alemana, y de Michael Fellinger, austríaco. 1950 - 1962

Cursa la escuela primaria y el colegio secundario en el internado de la Hölters Schule de Villa Ballester, Provincia de Buenos Aires.

1960 - 1964 Casa paterna en Graz, Alemania

Estudia dibujo y pintura.

1962 Ingresa como cadete a Interieur Forma y a los cuatro días comienza a desempeñarse como vendedor. 1962 - 1967

Estudia portugués en el Centro de Estudios Brasileños.

1964 Hace el servicio militar y se recibe de dragoneante. Realiza su entrenamiento militar en Villa Martelli; luego se desempeña como traductor de inglés y alemán, además de trabajar en el departamento de gráfica del área de Metodología y Medios de Instrucción del Ministerio de Guerra. 1964 - 1965

Trabaja para Ana María Beer de Miller, propietaria de la empresa de mobiliario Only, representante de Jens Rison en la Argentina.

1965 Pasa a desempeñarse en ventas para Colección, cuando la firma se llamaba Sansó y Ciaglia. 1967 - 1982

Regresa a Interieur Forma como vendedor, primero, y jefe de ventas, después, hasta llegar a gerente de ventas y gerente de proyectos. Durante este período, realiza varios cursos de capacitación profesional, entre ellos de iluminación en Osram y sobre pintu-

Campos de los abuelos maternos de Alfred, en Alemania

ras en Alba. Recibe gran influencia de los principales estudios de arquitectura del país. 1969 Se casa con Patricia Peña Ramos Mejía.

1970

Nace su hija, Carola Fellinger Peña.

Se divorcia. 1974 Contrae matrimonio con Susana Enriqueta Pereira. 1976 Nace su hijo, Christian Matias Fellinger. 1982 Deja Interieur Forma e inaugura su propio estudio: Alfred Fellinger & CO. 1985 - 1986

Se desempeña como gerente de ventas de Tecno Spa Sudamericana.

1990 Forma el Estudio Alfred Fellinger. 1991 Participa en su primera Casa FOA, en el Grand Hotel de Avenida de Mayo y Bernardo de Irigoyen, con el espacio “Video Room”. Muebles de Interieur Forma, géneros de Gris Dimensión, alfombras de Renato de Benedictis, obras de Jorge Di Ciervo, iluminación La madre de Alfred en la ribera del Rhin

de Iluminación Agüero, Pintura Alba, Moquette Karavell. Proyecta en el Palais de Glace

15


OrĂ­genes

Alfred con su padre, al aĂąo de edad

16


Alfred Fellinger

los 30 años de Knoll International en la Argentina. Participa con el espacio de Interieur Forma en el Salon DArA, Museo de Arte Decorativo. 1992 Participa de Casa FOA, innovando con el concepto del loft en el viejo Molino Minetti, “Los Silos de Dorrego”, en la Avenida Dorrego. “Silo Inteligente”. Algunos muebles de Interieur Forma, carpintería Rocco Casorelli. Participa en Casa del Sol, en el verano de 1992, Punta del Este-ROU, “La Ballena”, restaurante-parque-pileta. Carpintería Rocco Casorelli, iluminación de Iluminación Agüero, sofás “Sensual“ de Diana Cabeza. 1993 Ingresa en el estudio el arquitecto Martín Zanotti. Participa en Casa FOA, en el Dock Sophie Velten, en los años 40

de Puerto Madero. Espónsor: Interieur Forma S. A. Premio Senior La Nación. 1994 Participa en Casa FOA, en Palacio Alcorta. Espónsor: Colección S. A. “Oficina Inteligente”. Diseño Alfombra Karavell. 1995 - 1998

Se asocia a Mercedes Novoa. Participa en Casa FOA - Casa de la Moneda. Espónsor: Buenos Aires Design Center. Restaurante “Alfredo’s”. Premio Senior La Nación.

1996 Entre muchos otros, lleva a cabo el proyecto de ABB Elster en Valentín Alsina, asociado con Mercedes Novoa (10.000 m2). 1997 Nace su primer nieto, Juan Cruz Laiero Fellinger, hijo de Carola. 1998 - 2000

Preside DArA.

1998 Participa en Casa FOA Tattersall de Palermo. Espónsor: Colección S. A. Karavell diseñó Alfombras. “Avenida de Platanos”. “Calle de Esculturas”. Premio Karavell. 1999 Participa en Casa FOA Puerto Madero, Dique II. Espónsor: Colección SA e Interieur Forma S. A. “Home Office”. Comienza a trabajar junto a Eduardo Aldacour; con quien proyecta y desarrolla la nueva sede DArA, en la calle Juncal.

La madre de Alfred con su hermana, en Olivos

2000 Participa en Casa FOA Desembarcadero y Hotel de Inmigrantes, con el Yacht “Blue Marlin”, colaborador Arq. Eduardo Aldacour. Espónsor: Parliament. Participa de la muestra Estilo Pilar, Colegio de Artes y Oficios Carlos Pellegrini. 2001 - 2003

Se radica en Alemania. A través de Mónica Melhem y León Churba, representa, para Alemania, a la casa milanesa DePadova. Reside en la ciudad de Colonia. Trabajando en colaboración con el Arq. Vico Magistretti.

2001 A principios de ese año se inaugura su proyecto de la sede DArA, con la dirección de Eduardo Aldacour. Christian Matias Fellinger se radica en Alemania. 2004 Regresa a la Argentina y reabre su estudio de diseño. Comienza a dar cátedra en la Facultad de Diseño de la Universidad de Palermo. Participa en Casa FOA Tribuna II de Palermo, premio Alba. esponsoreado por Knauf Argentina. “Acceso - Hall de Entrada”. “Homenaje a Sebastian Matta”. Iluminación: Arq. Arturo Peruzotti. “Restaurant”, con el Alfred, de un año de edad, en brazos de su madre

Arq. Coco Bernstein.

17


Orígenes

2005 - 2012

Ingresa al estudio Ricardo Moretti.

Participa en Casa FOA Barracas Central, una antigua fábrica textil ubicada en Pasaje Lanín, asistente Josefina Cardozo Cis. Espónsor: Casa FOA. “Restaurant Acqua”. Premio Karavell, premio Celina Arauz de Pirovano, otorgado por DArA. 2006 Proyecto Le Parc Puerto Madero. 2007 Participa en Casa FOA Estación Palermo. “Baños Públicos”, espónsor Roca, asistentes Ricardo Moretti y David Heredia. Premio Roca, premio Osram, premio Knauf. 2008 Participa de Casa FOA Puerto de Frutos, en Tigre. Colaboración especial Gerardo Acevedo y Ricardo Moretti. Espónsor: Buenos Aires Design Center. Premio Medalla Fellinger a los 18 años

de Plata al Interiorismo Mercedes Malbran de Campos; Fontenla Design Mall, al mejor espacio. Nace su segundo nieto, Fausto, en Valencia, España. Hijo de Christian y Alfonsina Bascourlegouy. 2009 Comparte el estudio con la arquitecta María Garzón Maceda. Participa en Casa FOA Tribuna 2, en el Hipódromo de Palermo. Espónsor: Interieur Forma. Premio Karavell y premio Knauf. 2010 Participa de Casa FOA, Casa de la Defensa, asociado con Arq. Nazareno de Souza, colaboración especial Gerardo Acevedo. Espónsor: Whirpool. Premio Redimat. 25 años de la Revista D&D. Participa con su Team en la Feria D&D, en su espacio de Cine Argentino, con la película “Medianeras”. Realiza una Muestra en el Palacio ErrázurizAlvear, Museo de Arte Decorativo. Premio Cayc. 2011 Junto los arquitectos Álvaro García Resta, Gabino Alvelo y Araujo, y la diseñadora Mary

Alfred a los 30, con María Marta Serra Lima

Verellen, crea el “Team Fellinger”. Participa en Casa FOA CMD-Centro Metropolitano de Diseño. Espónsor: Vasa. Casa DAR - Tucumán, con los Arquitectos Eugenia Hourcade y Santiago Fernández Rey. Se les otorga el premio de Interiorismo, con jurado integrado por Seniors y socios de DArA. 2012 Participa con su Team en Casa FOA - Molina Ciudad. Segundo premio de Arquitectura y Diseño Interior, Medalla de Oro Mercedes Malbran de Campos por Paisajismo. Premio Medalla de Oro Mercedes Malbran de Campos por Trayectoria. Espónsor: Achával Cornejo. El 30 de noviembre cumple 50 años de profesión. Recibe el premio Alba por sus 50 años de trayectoria. Premio ADDIP INTERNACIONAL - Asociación de Diseñadores Interioristas Profesionales del Uruguay (en Montevideo). 2013 Participa en Casa FOA 30 Casas - Banco Tornquist, con su espacio “Ecléctico 30”. Colaboran con el Team, Lilibeth Scotto y Roberto Ingaramo, como en ocasiones ante-

Con Horacio Varela en la playa

18

riores. Espónsor: ARQ y Sponsor Junior Balanz, Capital.


Alfred Fellinger

Alfred a los 40 a単os

19


Orígenes

Foto Christian Fellinger

entrevista a ALFRED FELLINGER Una vida dedicada al diseño ¿Qué es lo que te empujó a trabajar en Diseño?  El comienzo fue una casualidad. A los 18 años yo no estaba dispuesto a estudiar, y entonces mis padres me dijeron que tenía que trabajar. Había ido a un muy buen colegio, sabía idiomas —alemán, inglés y castellano—, había tomado clases de pintura y de dibujo. Además, mamé de chico una cultura muy europea, específicamente alemana. En mi casa, la cultura pasaba por la música, la literatura. Mi mamá era “modelista”, lo que hoy sería una diseñadora de indumentaria. Ella diseñaba piezas de avanzada. En casa había muebles con estructuras cromadas. En mi niñez —yo nací en el 44—, ya mis padres tenían muebles tipo Bauhaus. Todo eso lo aprendí de mi mamá, que era alemana. Mi viejo era austríaco, provenía de una gran familia hotelera que le daba muchísima importancia a la estética en relación a la mesa, las comidas, el vestir… Eso me nutrió. Estética pura desde el vamos. ¿Cómo empezaste? Yo buscaba trabajo como cadete. Leí un aviso en el diario. Fui, me tomaron los datos, me dijeron que al día siguiente me llamaban. No me llamaron, y volví a ir personalmente. El segundo día me volvieron a decir que me iban a llamar, y volví personalmente el tercer día. Claro, ahí la señora que me recibía pensó: “Evidentemente este chico quiere el trabajo y no hay cómo disuadirlo”. Así fue que tuve la suerte de entrar a Interieur Forma, la mejor casa de muebles contemporáneos que había en el Buenos Aires de por entonces. Estuve unos días como cadete, pasando mensajes y avisos. Al tercer día me dijeron: “Van a venir por un aviso que pusimos en el diario solicitando un arquitecto para ventas. Diga que el puesto ya está ocu-

20


Alfred Fellinger Alfred Fellinger

pado”. Después me enteré de que habían decidido entrenarme como

vencer a la mentalidad porteña, que de alguna manera era más afran-

vendedor: durante dos años fui el único vendedor de la casa. Fui ven-

cesada. Nosotros logramos romper con eso.

dedor, después asesor de ventas, después gerente de ventas, después

Knoll fue creada por el matrimonio Florence y Hans Knoll en los años

gerente de proyectos, después gerente de ventas y proyectos, y así

50. Ahí estaban los mejores diseños de ese momento. Trabajaban con

pasaron más de 20 años.

personajes muy grosos, como Eero Saarinen, Florence Knoll, James

La señora que me tomó, a quien sigo tratando hoy, Ita de Bacigalupo,

Rison y otros. Todos los catálogos venían de Inglaterra, de Estados

estaba a cargo del gerenciamiento de la empresa. En aquel mo-

Unidos o de Alemania. Tuve la suerte de traducirlos al castellano para

mento, Interieur Forma había tomado la representación de Knoll

nuestros vendedores; eso me fascinó, y al hacerlo aprendí muchísimo

International en la Argentina. Por aquel entonces era la mejor firma

sobre la historia de cada uno de los diseñadores.

de diseño a nivel mundial.

Aparte, era la famosa época de los 60, del Instituto Di Tella, de Gyula Kosice, Marta Minujín, Rogelio Polesello, Dalila Puzzovio, Luis Wells…

¿Cuáles fueron los hechos que te marcaron para ser el Alfred que

Había una revolución del diseño y del arte en la Argentina, y yo convi-

sos hoy?

vía con toda esta gente. Nos encontrábamos en el famoso Bar-o-Bar,

Fue genial entrar a una casa que no era una mueblería más, y sobre

a la vuelta de la calle Reconquista. Era fantástico, yo estaba realmente

todo en ese tiempo. Estoy hablando del año 62, 30 de noviembre del

feliz de participar de todo eso. En Interieur, dos veces al año se pre-

62. Ya se cumplieron más de 50 años de ese comienzo, de ese hecho,

sentaban nuevos productos al público, y yo organizaba los cócteles,

de ese día. Fue un trabajo muy estimulante porque, si bien había un

armaba las vidrieras, las presentaciones, los folletos. Marta Minujín

selecto grupo de profesionales, entre arquitectos y algunos particu-

hacía sus “Venus de queso” en nuestros cócteles. Eran estructuras de

lares, que ya tenían noción de quiénes éramos o de quién era la em-

alambre, totalmente cubiertas de queso, donde los invitados comían e

presa, por entonces era muy, muy, muy difícil vender muebles con-

iban desarmándolas.

temporáneos, modernos. Los dueños de Interieur eran tres austríacos,

Martín Eisler, además de ser regisseur del Colón, era un personaje es-

Martin Eisler, Arnold Hakel y Susi Aczel, y habían hecho un gran tra-

pectacular a quien yo quería mucho y tomé como maestro. Él logró ha-

bajo de difusión. Pero todas las empresas tenían muebles de Stanley

cer una exposición de Knoll en el Museo de Arte Decorativo, el Palacio

Coates, que era una fábrica de muebles clásicos, horribles. Fue fácil

Errázuriz-Alvear, y fue genial exponer muebles de Eero Saarinen, Mies

venderles a aquellos que tenían Knoll en sus casas matrices, llámese

van der Rohe, Marcel Breuer, Florence Knoll. Vuelvo a decir, en el 62, 63,

Ford, Chevrolet, Renault, Bank of America, Wellsfargo Bank, Herbert

64, hacer una muestra de esos muebles en el Museo de Arte Decorativo

Behrens, Laboratorios Boehringer o Siemens. No resultaba fácil con-

era un golazo de media cancha. Hacíamos esas cosas especiales.

21 21


Orígenes

Foto Christian Fellinger

Después tuvimos una época dorada —de los 70 a los 90—, en la que hacíamos obras completas con los arquitectos más importantes. En esa época aprendí muchísimo: trabajar con iluminación, con aire acondicionado, con revestimientos, con pisos, con paneles divisorios. Tuve la suerte de atender a todos los estudios de Buenos Aires y muchos del interior. Aprendí lo que era arquitectura en los estudios, porque trabajábamos con planos que nos daban los arquitectos para que hiciéramos los proyectos. Uno iba a vender con los catálogos bajo el brazo; no había computadoras, había que ir con los libracos. Íbamos al pozo de obra y arrancábamos, estábamos detrás de los arquitectos y detrás de los clientes desde el vamos, y seguíamos toda la relación hasta que el edificio estuviera terminado. A veces tardaba más de un año. El legado de la Bauhaus fue muy importante. Martín Eisler era un grande, de mentalidad genial. Knoll tenía las Barcelona de Mies van der Rohe, las Brune Chair y le faltaban los diseños de Le Corbusier, que hasta el día de hoy los tiene Cassina. Entonces, Interieur tomó la concesión de Cassina para cerrar con Le Corbusier este grupo de Diseño. Vendíamos muebles de Le Corbusier con etiquetas y numerados. Eran como joyas, tener una chaise longue de Le Corbusier era tener una escultura. ¿Existe el estilo Alfred Fellinger? Yo creo que sí, porque tengo una manera de pensar. Odio lo estándar, odio lo masivo, odio lo que usa todo el mundo, odio lo grotesco, odio lo ordinario, odio lo kitsch, odio las copias, odio la famosa pregunta “¿Cuáles son las tendencias?” Para mí todo es válido, todo es cues-

22


Alfred Fellinger Alfred Fellinger

tión de saber mezclar. No me preguntes por qué, pero yo sé mezclar,

lidad, te diría que hasta con la piel. Arquitectos, interioristas, propie-

y creo que estoy dotado de una varita mágica que es mi sensibilidad.

tarios, iluminadores, paisajistas. Ese trabajo interdisciplinario permite,

Tengo una sensibilidad especial sobre las cosas. Cuando alguien va

por ejemplo, que, si el día de mañana el cliente quiere hacer el jardín

a Casa FOA —siempre pasa— me dice: “Se nota que ese laburo es

vertical que se le propuso en un principio, esté todo preparado para

tuyo”. Y eso está bueno.

que no haya que romper nada.

Lo invariable en mí es la pureza, el concepto, el respeto hacia todo lo que sea buen diseño. Siento un gran respeto por lo real, por lo franco,

¿Creés que tenés una misión como profesional?

por lo transparente. Y una falta total de respeto, por lo “fake”, o sea, por

Sí, creo que nuestra misión es hacer que la gente viva mejor. Esa la

lo falso, lo que es de mentira.

tengo clara, me la enseñaron desde chico. La importancia de la sim-

Lo que me define totalmente es un gran ventanal de punta a punta,

pleza, que también implica bondad, entendida como un elemento bien

sin marco alguno, sin división alguna. Simplemente con un muy buen

hecho, bien compuesto, bien presentado. La importancia de que algo

diseño y una muy buena pieza de diseño. El elemento, la ventana, el

tenga buen diseño, pero además que tenga un sentido; que sirva. Para

paisaje y punto. Ese soy yo, y así fui siempre.

mí la vida es estética. Una casa, un plato, una prenda de vestir, cuanto

Aplaudo y sostengo las propuestas de la gente joven. Lo vanguardista

más sencilla, mejor. Lo importante son las terminaciones, las caídas

tiene que ver con la rebelión total a todo lo que sea moda. Cuando voy

de los géneros, los materiales. La estética tiene que ver con todo en

a los estudios de arquitectos amigos, veo muchos de los muebles que

la vida, tiene que ver con cómo comés un huevo duro, en qué plato lo

vendí hace más 40 años y que hoy son totalmente actuales. Entonces,

ponés. Para mí todo está ligado a la estética.

ese sería el estilo Alfred: auténtico, atemporal y distinto. Usás mucho arte en tus trabajos, me refiero a pinturas y esculturas, ¿Cómo es tu proceso de trabajo?

¿cómo lo considerás para incluirlo en tus proyectos?

Hoy, gracias a la tecnología, tenemos acceso a un montón de cosas que

Una grande como Ruth Benzacar me enseñó que el arte es total-

nunca tuvimos en la vida. De todas maneras, yo personalmente nece-

mente necesario para el ser humano. Y como nuestra función es

sito ver el lugar, me pasa siempre. Sea donde sea, necesito ir al lugar.

lograr que la gente viva mejor, entonces también es lograr que

Me siento muy identificado con esta nueva manera de trabajar, que es

nuestros clientes tengan arte en sus casas. Eso no es fácil en este

una cosa que yo vengo haciendo desde hace un tiempo y que tiene que

país, aunque no creo que sea simplemente una cuestión de plata.

ver con armar equipos interdisciplinarios. Acentuar esta historia del

Realmente, creo que tener arte en casa hace bien, es un placer, y yo

colectivo, y esto también tiene que ver con lo humano, con la sensibi-

trato que mi cliente se dé cuenta de eso.

23 23


Orígenes

Foto Christian Fellinger

No es lo mismo intervenir con arte en una casa que en una empresa. Vos en una casa podés personalizar. En una oficina, en cambio, ponés arte contemporáneo, temas que enganchen bien con todo el mundo. En mis diseños trato siempre de poner obras contemporáneas. Pero, si me toca tomar un cliente que tiene una pintura, una fotografía o cualquier elemento al que le tenga especial cariño, del que no quiera deshacerse por una cuestión de afecto, jamás haría nada para que el tipo se deshiciera de eso. Tiene que ver con lo que dije hace un rato: el cliente, el dueño de casa, tiene que sentirse bien en su casa y rodeado de las cosas que él quiere. ¿Cómo es tu relación con el cliente? Creo que cada persona tiene su historia y cada historia, un modo de vida. Pienso que hay que adaptarse a la necesidad de cada cliente para hacer lo que dije anteriormente: que se sienta mejor. De alguna manera, somos terapeutas de nuestros clientes. Si hacés un escritorio, sabés que la persona pasa más tiempo allí que en su casa, así que el lugar tiene que ser muy agradable. Igualmente para un empleado, también tiene que tener un lugar con luz. Yo creo que el que labura tiene que estar en un buen lugar, sentirse bien y, por otro lado, si un empleado o una persona que trabaja tiene un buen espacio de trabajo, rinde mucho más y eso le sirve mucho más a la empresa. En una casa ocurre exactamente lo mismo, la gente tiene que sentirse bien: la casa es para usarla. Cada trabajo es un hijo que uno gesta y después pare. Y todos los hijos son diferentes, no hay uno igual a otro. Evidentemente, se mantiene la estética que uno maneja, pero cuando diseño algo para un cliente, una

24


Alfred Fellinger Alfred Fellinger

mesa, una silla o lo que sea, es para él. Nunca comercialicé un diseño

veas mi cabeza. Puse una moquette de pared a pared, pero encima le

mío. Jamás lo repetí. Nunca. Siempre me divierte lo que hago, por eso

puse alfombras antiguas de seda con una cómoda barroca portugue-

el mejor laburo es el que estás haciendo.

sa y un gran cuadro de Jorge Diciervo, que ahí empezaba a pintar. Eli Agüero, la dueña de Iluminación Agüero, me lo había presentado. Hice

¿Y con tus alumnos?

un laburo muy ecléctico, pero (sorry que lo diga) buenísimo. Con una

En mi cátedra de Interiorismo, en la Universidad de Palermo, trato de

mesa que era fantástica, con unos sillones de Cassina divinos, y bueno,

transmitir lo que pienso. Que abran la cabeza y que no tengan miedo

junto a los sillones tenía unas mesitas donde puse unos bols de plata,

de ser ellos mismos. Que no pierdan la esencia, la juventud, las ganas,

como vasijas incaicas, pero lisas, y las llené de chocolates con avella-

que no pierdan el duende, que no pierdan la alegría, la alegría de ha-

nas. Las cortinas —que hoy no me las banco— eran las romanas; los

cer, de crear, de ser, la sorpresa, la capacidad de sorprenderse. Que se

sillones estaban tapizados de un género que habíamos diseñado con

vinculen con el diseño, el bueno gusto y la creatividad desde que se

León Churba, que era muy loco, porque tirábamos la tela y la arrugába-

levanten hasta que se acuesten.

mos, entonces después le pasábamos una pintura en aerosol y cuando la abrías quedaba genial. Con eso estaban hechos los sillones, todas

¿Cómo fueron tus comienzos en Casa FOA?

las cortinas y las velas del cielorraso.

La primera Casa FOA fue en el 85. A mí, al principio, me invitaban y yo

Pero lo más divertido era que la gente iba, se sentaba a ver lo que yo

no quería saber nada porque era todo moño, florcitas. Un asco. No te-

proyectaba y se enganchaba de una manera que no levantaba el culo

nía nada que ver conmigo. Hasta que vi la Maison de los Álzaga Unzué

de los sillones, se quedaba viendo una ópera entera. La gente se agol-

y me dio vuelta. De golpe, el living, el comedor, eran espectaculares y

paba en la puerta, pero no me conocía. Yo me acuerdo de que la única

estaba todo puesto con muebles de Interieur de Cassina, y me encantó

que me dio bola fue una periodista de Summa que sacó una foto es-

esa mezcla de estilos. Eso era lo que a mí me gustaba.

pectacular. De golpe empiezo a tomar notoriedad, empiezo a aparecer

En el 91 me animo y voy con mi primer FOA. Hago un video-room en el

en revistas, porque, si bien desde el 84 ya salía en los medios, en FOA

Gran Hotel de Casa Foa, en Avenida de Mayo y Pellegrini. Yo ya hacía

fue el boom. FOA me sacó del estudio y me puso en la vidriera. De

quilombo porque en el video-room puse un proyector, en aquel mo-

golpe doña Rosa se enteró de que existía Alfred.

mento no existían ni los DVD. Hice una biblioteca espectacular. Había puesto todo un cielorraso con velas y, entre las velas, puse el proyector,

¿Qué es lo más importante que te dejó Casa FOA?

que no se veía y proyectaba en una gran pantalla a Kathleen Battle

En lo personal, lo más importante es la amistad que logré con mis cole-

y Jessie Norman cantando ópera. Te estoy hablando del 91, para que

gas a través de veintidós años. El cariño, el respeto y la convivencia, ese

25 25


Orígenes

Foto Christian Fellinger

duende que existió en FOA durante mucho tiempo y, sobre todo, muy al principio, cuando no era una cosa tan grosa como es ahora, donde realmente era: “¿Trajiste la escalera?, ¿Me llevás en auto? Prestame la pinza”. Ese duende hizo que ese grupo de profesionales todavía siga siendo como una familia. Por otro lado, Casa FOA ayudó al avance del diseño argentino. Lo impulsó totalmente. Igual, creo que hay mucho por hacer, nos tenemos que acostumbrar a salir de las avenidas Alvear o Quintana, e irnos un poquito fuera de la ciudad. ¿Qué significa DArA en tu carrera? DArA es parte de mi vida. Se fundó en el 86 y Casa FOA comenzó en el 84. Son casi paralelas y tienen historias muy cercanas. Yo participé en ambas. Además de ofrecer un montón de cosas, el logro más importante fue la jerarquización de nuestra profesión. A través de DArA estamos luchando por la matrícula para los interioristas. ¿Cómo fueron tus comienzos en DArA? En el año 86, Germán Carvajal, junto a otros personajes como Rafael Cash y Margot Sanchez Elía, deciden armar DArA (Diseñadores Argentinos Asociados). En ese entonces era una cosa muy fuera de serie, muy importante. Además de socios, tenía empresas asociadas. Una elite de empresas espectaculares, como Iluminación Agüero, Visconti, Alba, León Churba, Interieur Forma, BozArt, que era la mejor casa de géneros im-

26


Alfred Fellinger Alfred Fellinger

portados que había en el país.

muy estética. Siempre digo que era genial porque la gente iba de

Todos los años se armaba el Salón DArA en el Museo de Arte

Casa FOA al Palais de Glace y de ahí al Museo de Arte Decorativo.

Decorativo. Lo armaba DArA con estas empresas, más charlas, mesas

Era un recorrido de arte muy fuerte.

redondas y conferencias en el Salón Dorado. Todo muy, muy bueno.

En el 93 gané mi primera medalla de Casa FOA y este año me dieron

Entonces, empezamos a asociarnos. Soy el número 31, nunca me

la medalla de oro a la trayectoria. Son 22 años y la segunda mención

borré. Fui presidente dos años y durante muchos estuve en la

Arquitectura-Medalla de Oro por Paisajismo.

Comisión Directiva.

En 2001 viví durante cuatro años en Alemania. Fui representante de

Participar en DArA fue un trabajo arduo: la presidencia era full time.

la señora Maddalena de Padova, dueña de la colección DePadova en

Un trabajo ad honorem en una fundación sin fines de lucro. Todos ahí

Milán, cuyo diseñador fue Vico Magistretti. Tuve la suerte de haber-

laburaban gratis y se rompían el alma, con o sin errores, pero la pasá-

los conocido a los dos, espectaculares en todo sentido, y de traba-

bamos muy bien. Me acuerdo siempre y muy especialmente del año

jar con su colección. Entonces, recorría las casas de decoración. En

91, y de todos los 90.

Alemania la gente va directamente a comprar, no hay arquitecto que la acompañe, en general no se deja acompañar. El alemán consu-

¿Cómo fue esa época?

me arquitectura, tiene cualquier cantidad de arquitectos que hacen

El 91 fue un año muy importante, nunca me voy a olvidar. Knoll cum-

unas casas espectaculares, pero está muy acostumbrado a elegir los

plía 30 años en Buenos Aires y para festejarlo me encomendaron

muebles por sí mismo. Es una cuestión de mentalidad. El alemán usa

la muestra de Knoll en el Palais de Glace. Entrabas a la muestra y

el interiorismo solamente para tiendas, boliches y para cosas muy

lo primero que veías era el BKF, por supuesto del año 38. Después,

importantes. Gracias a Dios, acá en la Argentina todavía existe la

en cada tarima había una colección: Saarinen, Bertoia, Sapper,

conciencia de contratar a un diseñador.

Morrison y Hannah, y así desde el 38 al 91, todo. Al mismo tiempo me había hecho socio, y ese mismo año participé

¿Que atesorás en estos 50 años de carrera?

del salón DArA organizado por Germán Carvajal en el Museo de

Desde aquel día en que, con 18 años, entré por aquella puerta de

Arte Decorativo, diseñando el espacio de Interieur Forma.

Interieur Forma y hasta el día de hoy, armé mi vida alrededor del la-

El 92 también fue un año bárbaro para el diseño. En ese momento,

buro. Salvo mis hijos y mis nietos, toda mi familia está en el exterior.

DArA todavía hacía su Salón en el Museo de Arte Decorativo. Lo ha-

Entonces, mi familia fueron todos aquellos a los que nombré: cole-

cía de un nivel espectacular: estaban Visconti, León Churba, Agüero,

gas, proveedores y clientes. Mi familia son mis amigos y el 100% de

Alba, y era un lujo total, era una muestra espectacular, muy, muy,

mis amigos salen de mi laburo.

27 27


Lo que me gusta

Lo que sucede al ver sus obras, más allá de los criterios de “gusto”, es que siempre se disfruta la coherencia y el trabajo del concepto hasta sus últimas consecuencias. Hace lo que le gusta y sabe, y lo disfruta. Entiende las cuestiones del diseño y acepta sus limitaciones. Aprendió y construyó un pensamiento, durante 50 años, a partir de su sensibilidad, su constancia y su interés intuitivo por el diseño. Alfred es intenso y complejo, como diseñador y como persona. ¿Será por eso que tantos, público y colegas, están tan atentos e interesados en él? Jorge Sarsale Artista Plástico

Siempre estuvo en la búsqueda de lo más creativo, de lo más excelso, de incorporar nuevas soluciones y materiales para realizar sus obras y crear nuevas posibilidades para mejorarse y mejorar el medio con esa pasión que lo caracteriza. Siempre ha sido punta de lanza con sus innovaciones, por ello cumplió un papel sumamente destacado dentro de su profesión. Jorge Gamarra Escultor

28

Trabajar con Alfred fue sin duda una experiencia enriquecedora. Las dos obras que compartimos reflejan su forma de ver y entender la profesión. Mas allá de la arquitectura que oportunamente se había generado para las mismas, pudimos recorrer en conjunto cada uno de los espacios y detalles que se proyectaban, imaginar cómo se vivirían y compartir las expectativas sobre su imagen y estética. Alfred tiene un profundo respeto por lo que pensamos y agrega valor a ello. Si bien flexible a posibles cambios, es un acérrimo defensor de los principios que busca. Su aporte y profesionalismo se ven plasmados en las obras concretas. A mi entender, por sobre todo esto está la persona, sus valores y pasiones. Cada línea y acción reflejan no solo una respuesta, sino su orgullo por el trabajo y su resultado. Inspiración y trabajo sumado a la calidad humana antes mencionada. Alex Anger Arquitecto, titular del estudio BMA Arquitectos & Asociados


Alfred Fellinger

lo que me gusta “Calidad, calidad, calidad�.

29


Lo que me gusta

Knoll Comienzo este capítulo con Mies van der Rohe, Florence Knoll, Eero Saarinen y Charles Eams, porque fueron determinantes en mi vida profesional. En la arquitectura de Mies veo reflejados mis trabajos y comparto su frase: “Menos es más”. Florence Knoll es, junto a Hans Knoll, que murió joven, la creadora de Knoll y Knoll International. Crecí junto a sus diseños y participé de cada nuevo lanzamiento.

30


Alfred Fellinger

Es la base de mi escuela y me identifico con su historia. Eero Saarinen fue un gran diseñador de muebles para Knoll. Charles Eames fue el “star” de la colección de Herman Miller. Dos referentes de los 50, de quienes aprendí lo que es la síntesis y la creatividad. Mi admiración llega al punto de que tengo fotografías de ellos, de Harry Bertoia y de Isamu Noguchi, en mi cuarto.

“Oh, por una vida de sensaciones más que de pensamientos”. John Keats

31


Lo que me gusta

Estas plantas y sketches son de Florence Knoll, y muestran cómo trabajábamos en los 60. Hacíamos plantas con muebles en materiales reales. Para mesas de madera, usábamos chapas terciadas; para mesas de vidrio, celuloide. Un trabajo arduo y muy divertido. Cuando llegaba el cliente le mostrábamos los posibles cambios despegando los muebles y moviéndolos. Las perspectivas las hacía mi amiga Silvia Fleischer.

32


Alfred Fellinger

Estos posters son de los 60, cuando éramos un grupo de avanzada. Trabajábamos con Ronald Shakespear y Carlos Méndez Mosquera. En el primer afiche se ve la línea Pedestal de Eero Saarinen. En el segundo, los sillones Barcelona y el ambiente de los 20, cuando fueron creados. El tercero muestra el humor de la publicidad de la época: el dueño de casa se esconde de la familia que va a misa en un sillón 74, de Eero Saarinen.

33


Lo que me gusta

Absolut Absolut es el vodka que más me gusta, pero, además, siempre me llamó la atención la gráfica de sus botellas y publicidades. A tal punto que tengo varios libros sobre el origen de su diseño, nacido de una antigua botella sueca de medicina a la que se evitó colocarle una etiqueta para mostrar la transparencia de la bebida y la simplicidad de la forma. En Casa Dar, de 2011, hice todo un bar, solo con Vodka Absolut.

34


Alfred Fellinger

Manuela Rasjido Es una gran diseñadora y amiga. Realiza sus prendas en forma personalizada. Ella maneja todo el proceso, desde la esquila de las ovejas, pasando por el hilado, el tejido, la tintura con anilinas naturales y el diseño. Cada modelo es exclusivo y ha vestido a muchas personas importantes de nuestro país y del exterior. Admiro su trabajo y tengo seis prendas diseñadas especialmente para mí.

“Toda evidencia de verdad proviene solo de los sentidos”. Friedrich Nietzsche

35


Lo que me gusta

Gamarra El trabajo de Jorge Gamarra me copa desde los años 60. Es mi amigo desde esa época, la época del Di Tella, la Galería del Este y de toda la movida cultural que marcó mi juventud. Me acuerdo con gran cariño de sus primeras esculturas, que siempre me produjeron un sentimiento muy profundo. Sigo alimentando mi admiración hacia él y el cariño hasta estos días.

36


Alfred Fellinger

James W. Reid Jimmy y su familia son mis amigos desde 1970. El coronel James Waldo Reid es arqueólogo, escritor y pintor, autor de más de 20 libros sobre tejidos precolombinos y sobre pintores y escritores ingleses, muchos con prólogo del duque de Edimburgo. Reid habla decenas de idiomas, entre ellos el quechua. Es amigo de Vargas Llosa. Lo conocí en Knoll cuando entró a preguntar por un repuesto del sillón Diamond, de Harry Bertoia.

“Soy el espacio donde estoy”. Noel Arnaud

37


Lo que me gusta

Sophie De joven, mamá diseñaba prendas y las repartía en su moto por las calles de Bonn, Düsseldorf y Koeln. Llegó a Buenos Aires y vivió las épocas maravillosas de Friedl Loos, diseñadora vienesa que, a partir de 1940, creó aquí una moda absolutamente original e introdujo las vanguardias europeas. Mamá fue una gran seguidora suya y asistía a los desfiles en la mítica DWG, sociedad de beneficencia alemana.

38


Alfred Fellinger

Puente de Brooklyn Me encanta la pintura de mi gran amigo Jimmy Reid, porque muestra todas sus habilidades, su talento. Se trata de El puente de Brooklyn (1987), perteneciente a la colección privada de un japonés que vive en Tokio. La capacidad de Jimmy y su pasión por el arte lo han convertido en un destacado retratista de paisajes urbanos. Óleo sobre canvas.

39


Lo que me gusta

Jorge Sarsale Lo conocí en el 2004, cuando hice los departamentos modelo para Le Parc-Puerto Madero. En ese momento los equipé con muebles de Gris Dimensión y tuve la suerte de que me lo presentara León Churba. Jorge creó una obra pictórica especial para esos departamentos. Desde entonces somos inseparables amigos y sigo su obra, la que me va sorprendiendo en cada estación, cuando produce nuevas series. En septiembre del 2013 lo acompañé en su puesta, en la galería de arte de Catskill, Nueva York.

40


Alfred Fellinger

Cristina Piceda Es como mi hermana. Cuando nos conocimos, yo estaba haciendo la Avenida de Plátanos de Casa FOA 98. Tenía esculturas de Pablo Larreta y Bastón Díaz, pero me faltaba una. Me la presentan y nos vamos a un guindado, frente al Tattersall, que estaba como en los 50. Estuvimos hasta la noche hablándonos todo. Nos hicimos reamigos. Es una artista muy sensible que diseñó objetos para grandes casas italianas y francesas. Actualmente está preparando su nueva colección.

“Damos forma a nuestros edificios, luego estos nos forman“. Winston Churchill

41


Lo que me gusta

Enrique Salvatierra Otro grande y gran ser humano. Escultor, pintor y fabricante de muebles. Catamarqueño, marido de Manuela Rasjido, componen una pareja envidiable. Viven en Santa María, Catamarca, un pueblito cercano a la frontera con Tucumán, que es donde nacieron, crecieron y trabajan hasta hoy. Aprecio que hayan sido fieles a sus raíces. Enrique tiene muchísimos premios. Sus obras son expresión de su tierra y su sensibilidad.

42


Alfred Fellinger

Reposera Michael Esta reposera la diseñó mi papá en 1962. Yo la bauticé “Michael” en honor a su nombre. La reposera permite dos posiciones y encuentro que es totalmente actual, contemporánea. Estoy decidido a producirla y comercializarla. Las fotos corresponden al parque de un amigo, en su casa de Lomas de San Isidro.

“En nuestros sueños, la casa es una gran cuna“. Gaston Bachelard

43


Lo que me gusta

Guy Roussille Pintor, escultor y poeta, Guy Roussille se inspira en la naturaleza y, para acrecentar sus recursos creativos, decide viajar por el mundo en busca de la esencia de lo natural. Nada lo retrata mejor que uno de sus poemas: “Nacido un nómada sedentario riendo al fluir de las cosas en movimiento”. Roussille estudió pintura y arquitectura en la Academia de Bellas Artes, en París.

44


Alfred Fellinger

Voilà La firma de María Garzón Maceda y Eduardo Aldacour busca revalorizar y recuperar los diseños populares, dándoles una nueva interpretación. Así lo hacen en la colección Clorofila, de sillas, sillones, sofás y mesas, inspirada en los típicos asientos de mimbre de la playa. O en el sillón Coque, de Garzón Maceda, en madera clara y tapizados.

45


Lo que me gusta

Fabio Borquez Aparte de ser un fotógrafo top en Europa y en el mundo entero, es argentino. Hace 14 años que está en la Alemania, adonde llegó sin saber el idioma y logró imponerse por su energía, sensibilidad y don de gente. Es absolutamente obsesivo de la calidad de las cosas que hace. Se ha convertido en uno de los fotógrafos reconocidos a nivel mundial. Es el autor de la tapa de este libro. Cuatro de sus obras formarán parte de la colección de arte de “Ecléctico 30”, nuestro espacio en Casa FOA de 2013.

46


Alfred Fellinger

Ronchamp La casa Ronchamp me gusta porque tiene la línea de la empresa europea Sacoh, el género alemán más distinguido y esplendido que conozco. Me encanta usarlo y siempre se destaca en la Feria de Milán por los shows que hace la empresa, en los que exhibe sus géneros de manera creativa. La dueña de Ronchamp, Chiche Mizrahi, es divina y mi amiga de toda la vida.

“La luz de la luna es la escultura, la luz solar la pintura”. Nathaniel Hawthorne

47


Lo que me gusta

BMA Bodas MiaNi Anger Es un estudio de jóvenes arquitectos que conocí personalmente en 2008, cuando hicieron el proyecto del Puerto de Frutos, en el Tigre. El proyecto era fantástico. Después tuve la suerte de trabajar con ellos en otras obras y fue increíble porque compartimos la misma estética. Ahora estamos proyectando un restaurante en el Faena Art District, en el edificio de sir Norman Foster.

48


Alfred Fellinger

Karavell Alfombras Son mis alfombras. Tengo una gran relación personal con la familia Karagozlu, una amistad de 23 años que se fue construyendo con mi participación en Casa FOA y en Hotelga, donde trabajamos juntos con Mercedes Novoa. Sigo diseñando alfombras con ellos, y la próxima colección que estoy por presentar aparece en las páginas de este libro.

“Nada despierta un recuerdo como un aroma”. Victor Hugo

49


Lo que me gusta

Iluminación Agüero Eli Böttrich de Agüero es la hija del que era médico de papá. Nuestra relación data de toda una vida. Yo ya era cliente de Agüero desde comienzos de los 70. Por otro lado, también soy amigo de Ramón, que es uno de los hijos mayores de los Agüero, y tengo relación con la familia desde mi juventud. Eso hizo que fuera cliente de la casa de iluminación desde sus comienzos, cuando estaban en la calle Charcas.

50


Alfred Fellinger

Gris Dimensión Al arquitecto León Churba lo conozco desde que estaba en Natan, en los 80. Él llevaba la parte de arquitectura de la firma de sus primos. En un momento dado, León diseñaba géneros y nos hemos divertido muchísimo diseñando géneros para la Casa FOA del 91. Después de Natan, puso su local en la calle Arenales, Gris Dimensión, con Mónica Melhem. Gracias a esa dupla conseguí mi representación de DePadova de Milán, para Alemania.

“Es por la lógica que demostramos, pero es por la intuición que descubrimos”. Henri Poincaré

51


Lo que me gusta

Federico Churba La zaga de los Churba empieza con Alberto, creador y director del estudio CH en Juramento y Cabildo. Federico, como buen sobrino nieto de Alberto e hijo de León, tiene en sus genes el diseño. En 2010 fue premiado en el SaloneSatellite de la Feria de Milán, y ahí comenzó su incursión internacional. Hoy tiene contratos tomados con empresas europeas. Gran referente nuestro, tiene una tienda brutal en la calle Paraná.

52


Alfred Fellinger

Luis Wells Luis Wells, artista plástico que conozco y admiro desde la época del Instituto Di Tella, fue fundador del Grupo Informalista, con Alberto Greco y Kenneth Kemble. Un pionero de las instalaciones, las ambientaciones, el antiarte y el arte de acción. Usaba materiales de desecho, los assemblage. “Toys” y “Techos” de Wells fueron de avanzada.

“Dios esta en el detalle”. Mies van der Rohe

53


Lo que me gusta

Bozart Es una de la mejores casas de gĂŠneros de Buenos Aires y de la Argentina. Fue fundada hace aĂąos por Sam Soler y Carlos Coppolla. Referente indiscutido para los diseĂąadores de interiores, siempre ha tenido las mejores vidrieras de la Capital.

54


Alfred Fellinger

Juan Azcue Un mago del diseño. Estudió arquitectura hasta tercer año, pintura con Horacio Butler y dibujo con el artista catalán Vicente Puig. Es escenógrafo de la Universidad del Salvador. En 1978 abrió su estudio y empezó a producir muebles más bien clásicos, pero luego fue cambiando hacia lo contemporáneo.

“Un ojo ve, el otro siente”. Paul Klee

55


Interieur Forma

Alfred entró en Interieur Forma sin un puesto definido, para colaborar en trabajos varios. Sin conocimientos sobre arquitectura e interiorismo, comenzó a ubicar muebles y objetos en nuestro showroom, cambiando las vidrieras semanalmente. Lo increíble de su trabajo era que encontraba la ubicación justa para cada producto, dándoles el lugar ideal y, al mismo tiempo, respetando los espacios del ámbito. Parecía que Alfred tenía esa habilidad en su ADN. Susy Aczel Directora de Interieur Forma

Llegó a Interieur Forma a los 17 años, con un espíritu creativo que se expresaba en las cosas más insignificantes, sobre todo en las ganas de aprender. Y no podría haber llegado a un lugar mejor. Hoy lo veo convertido en un gran diseñador, emprendedor de éxito y docente universitario. Espero que sus alumnos puedan apreciar y absorber ese espíritu creativo y el entusiasmo que lo movilizó a lo largo de su camino y que lo hizo ser como es. Silvia Fleischer Colega de Interieur Forma

56

Cuando comencé a trabajar en Interieur Forma, me llamó la atención su manera de disponer los muebles, tanto en los salones como en los planos. Era como si en su cabeza lo tuviera todo armado, sin pensarlo. Fluía normalmente. Luego vi cómo se relacionaba con los colores, sin miedo, con elegancia. No solo me acostumbré a verlo trabajar, también aprendí. Dina Gioannini Colega en Interieur Forma

Puse un aviso en La Nación y se presentaron más de 30 jóvenes. Les hacía una entrevista e iba evaluando. Una personita muy especial me empezó a llamar con insistencia… ¿¿¿Quién???... Un jovencito llamado ALFRED FELLINGER. Y fue así que empezó a trabajar con nosotros. Superdetallista, educado, creativo y, algo muy bueno, con una gran habilidad para vender. Él dice que fui su Maestra y yo agrego que él fue MI MEJOR COLABORADOR. Ita Bacigalupo Ex Directora de Interieur Forma


Alfred Fellinger

interieur forma “El confort tiene más que ver con la forma en que sentimos que con el aspecto de las cosas”.

57


Interieur Forma

Imágenes de la muestra “30 años de Knoll”, en el Palais de Glace (1991)

58


Alfred Fellinger

el comienzo Interieur Forma fue fundada en 1959 por Martin Eisler, Arnold Hakel y Susi Aczel como una empresa de diseño orientada al equipamiento de casas, oficinas, bancos, hoteles y auditorios. La primera licencia extranjera que obtuvieron fue Knoll, considerada internacionalmente una de las más importantes empresas en equipamiento por sus productos de la época de la Bauhaus (1930). En los 60, Knoll contaba con los más grandes diseñadores del mundo: Eero Saarinen, Mies van der Rohe, Florence Knoll, Isamu Noguchi, Harry Bertoia, entre otros. Martin Eisler, convencido de que con la Bauhaus no era suficiente, años más tarde tomó la representación de Cassina, que tenía los muebles de Le Corbusier. Alfred Fellinger entró a trabajar en Interieur Forma cuando tenía 18 años. Empezó como cadete, pero pronto se convirtió en vendedor hasta llegar a los cargos más altos. El crecimiento de la firma se fue consolidando rápidamente, al tiempo que las grandes empresas estadounidenses acudían al local para equipar sus filiales con muebles de Knoll. Fellinger, obsesivo del trabajo y con un don especial para el interiorismo, no desaprovechó la oportunidad. Entraba a la 7, cuando estaba la gente de limpieza, y a veces salía a las 11 de la noche. En muchos casos, Alfred se encargaba personalmente del trato con el cliente y del desarrollo del proceso. Incluso llegaba a comprar hasta los cuadros de las oficinas que equipaba. Apasionado por el arte de vanguardia, en aquella época lograba ubicar obras de artistas como Rogelio Polesello, Eduardo Mac Entyre y Josefina Robirosa, creadores que frecuentaban el Instituto Di Tella y que solían exponer en el showroom de Interieur.

59


Interieur Forma

Pero la estrategia de venta de Alfred combinaba decisión y perseverancia con intuición y creatividad. Anotaba los nombres de los arquitectos que figuraban en los carteles del centro y luego los llamaba para visitarlos con los catálogos bajo el brazo. Seguía las obras desde el pozo. Les pagaba a los capataces para que le informaran qué empresa compraba en cada piso. Contrataba chicas “paquetas” como vendedoras, con la secreta intención de que sirvieran de puente con sus familiares, que solían ocupar cargos importantes en empresas internacionales. Tenía siempre a mano el libro de sociedades anónimas y examinaba los directorios de las empresas para detectar los contactos posibles. Encargado desde el principio de leer y traducir los catálogos de Knoll, la formación de Alfred estuvo en manos de los clásicos modernos y de Martin Eisler, un diseñador y regisseur talentoso en quien depositó su admiración.

60


Alfred Fellinger

Muestra en el Palais de Glace (1991)

61


Interieur Forma

Ambientaci贸n con muebles de Knoll, de Puerto Viamonte (1989)

62


Alfred Fellinger

Ambientes en la muestra “30 años de Knoll en la Argentina” (1991)

63


DArA

En los inicios de DArA, a fines de los ochenta, cuando me tocó ocupar la presidencia, iniciamos un trabajo intenso con empresas para mejorar la difusión de sus propuestas entre nuestros socios. Estas charlas tenían una asistencia escasa y, en general, las seguían generosos agasajos, donde nos sentíamos un poco avergonzados de ser pocos. Alfred estaba siempre allí para salvarnos: el primero en llegar y el último en irse, con el entusiasmo y la lealtad con que siempre asume sus empeños, acompañados de su gran creatividad y su refinada intuición estética.

¡Pocas veces vi tanta generosidad! Alfred es un gran generador, un titán. Una vez estábamos trabajando en el estudio que compartíamos, cuando se presentó una persona amiga pidiéndole una ayuda económica. Ante mi asombro, veo que le da los últimos pesos que le quedaban. Cuando la persona se retira, lo miro perpleja, ya que un rato antes estábamos conversando sobre sus inconvenientes económicos. Él, muy naturalmente, me dice: “No puedo permitir que se muera de hambre. Yo ya me las voy arreglar”.

Germán Carvajal Colega y amigo

Mercedes Novoa Colega y amiga

Me gusta decirle Alfredito para suavizar ese ímpetu que Fellinger expresa allí donde esté. Su porte, su voz, pero sobre todo esa seguridad con la que anda por la vida pueden amedrentar. Si tiene algo que decir, lo dice. Y tiene mucho para decir. No solo sabe, y mucho, sino que tiene una gran generosidad a la hora de compartir lo que sabe. Cuando Fellinger descubre un talento, lejos de considerarlo un competidor, lo ayuda y trata de acompañar su crecimiento.

Muchas experiencias compartidas en esos años de DArA y de FOA, en los que aprendí tanto de vos. Para mí has sido un Maestro, siempre admirado por tus obras y tu sello inconfundible de perfección. Pero lo que más admiré siempre es tu personalidad, ejemplo de lucha inagotable por lograr metas. Nunca te vi bajar los brazos, aún hoy te veo igual que cuando te conocí.

Sebastián Arauz Colega y amigo

64

Doris Oliva Colega y amiga


Alfred Fellinger

DArA “Hoy todo es pret-à-porter, ya no más alta costura”.

65


DArA

Fotos Adela Aldama

1

1 2 3 4

66

Barra y mesas del local de DArA diseñado por Eduardo Aldacour y Alfred en la calle Juncal (2001) El blanco monopolizaba el ambiente, generando una atmósfera inmaterial Sala de lectura y lugar de reuniones para los socios Geometría rigurosa y diseño moderno, el sello de Alfred

2

3


Alfred Fellinger

LA SEDE DArA (Diseñadores Argentinos Asociados) es una asociación sin fines de lucro, constituida en 1986 para desarrollar y promover el diseño de interiores. Alfred Fellinger, actual socio honorario, es el socio 31 de DArA y fue su presidente entre 1998 y 2000. Germán Carvajal, cofundador de la Institución, invitó a Alfred a participar y, como es su estilo, Fellinger se convirtió en “el alumno más aplicado”: siempre en todas las reuniones, siempre en primera fila cuando no integraba la Comisión Directiva. Formó parte del board entre 1986 y 2000, año en el que partió a Alemania. Fue, junto a Eduardo Aldacour, el encargado del diseño de la primera sede de DArA, en la calle Juncal. Era un petit hôtel abandonado, con hormigueros en los pisos. Allí desarrolló un proyecto moderno, totalmente blanco, con originales pufs, hechos con tambores de acero inoxidable de lavarropas. La remodelación se hizo sin dinero propio, gracias al aporte de empresas como Sherwin Williams, Karavell, 4

Cerámica San Lorenzo, Vasa, Whirlpool y DuPont, que aportó su producto Corian. Durante su gestión se afianzaron los vínculos con empresas espónsores y tomó impulso la elaboración, con Alba, de la carta de colores que se hacía con el Instituto del Color que Germán Carvajal creó y presidió durante varios años. El Instituto trabajaba con organizaciones similares de los EE.UU. y del Brasil. En 2004, a su vuelta de Alemania, le encargaron renovar la sede de la Institución. Fue entonces cuando decidió darle un toque de color.

67


DArA

Fotos Adela Aldama

1

1 Detalle de las figuras inspiradas en la gráfica de la Bauhaus 2 Entrada al espacio en “Estilo Pilar” 3 Detalle del lugar de reunión, monopolizado por el blanco con detalles de color

68

2


Alfred Fellinger

Estilo Pilar En su larga y ascendente trayectoria, DArA siempre tuvo la posibilidad de participar activamente en las muestras de interiorismo y diseño que fueron apareciendo en la escena local. Para la edición de la tradicional muestra de interiorismo “Estilo Pilar”, DArA tuvo a cargo la recreación de un espacio. El diseño lo realizaron varios socios de la institución, quienes optaron por evocar el ámbito de trabajo de una oficina, encuadrado en una nueva forma de trabajo más informal y divertida, con sala de reuniones o de trabajo con mesas bajas y sillones cómodos. Para la ocasión, Alfred creó un mueble con plano de apoyo alto que retoma la idea de las figuras humanas tipo Bauhaus. En estos muñecos Alfred recoge la sencillez característica de los diseños de Max Bill o el intrincado juego de formas geométricas simple y colores primarios que usa Alain Silberstein, posiblemente inspirado por las obras de Klee. También recuerda a la gráfica y las tipografías exquisitas de la Escuela de Weimar. Una vez más, el ambiente hizo gala de un control cromático intencionado que puso los acentos en un sillón y en la presencia de pinturas y objetos. 3

Las figuras de Alfred presidían la entrada y ofrecían a los visitantes la información de la muestra.

69


DArA

Fotos Adela Aldama

1

1 Bar con mesas bajas, sof谩s en amarillo y detalles en rojo 2 Bar, los tradicionales puf con ruedas construidos con tambores de acero inoxidable de lavarropas 3 Sala de conferencias, el nuevo espacio que caracteriz贸 a la reforma del local de Juncal

70

2


Alfred Fellinger

La reforma Durante casi 3 años, desde 2001, Alfred estuvo viviendo y trabajando en Alemania, representando a la firma DePadova en la ciudad de Colonia. En 2004, de vuelta en la Argentina, DArA le encarga renovar la sede de la institución. El local de la calle Juncal había nacido en 2000 como un lugar de reunión para los socios de DArA. Tenía salas de lectura y reunión, y un café. La idea liminar de su primer diseño (a cargo de Eduardo Aldacour y del propio Alfred) fue la de generar un ambiente en el que primara el blanco. Así, las formas gobernaban sobre el cromatismo. Ahora, además de las cuestiones estéticas, el lugar reclamaba una reforma que lo adecuara a las necesidades cambiantes de los socios. Alfred decidió ampliar la paleta de colores y renovar tapizados y estructuras. El amarillo llegó a los grandes sofás y el rojo a la iluminación y las sillas. Una sala de conferencias logró un emplazamiento central, mientras la barra cambió su fisonomía sin perder prestaciones de servicio. Quedaron los simpáticos pufs blancos con ruedas, construidos sobre tambores de lavarropas de acero inoxidable. El ambiente abandonó su ascetismo sin mellar la elegancia y el espíritu moderno para ganar en luminosidad y estímulos visuales. La iluminación y la elección de los artefactos también cumplieron un 3

papel destacado en la transformación del espacio.

71


DArA

1

1 Bancos largos de Guillermo Pati単o 2 Mesa dise単ada por el Estudio (1992) 3 Hormigas. Alfombra dise単ada por Fellinger y Moretti, y producida por Karavell (1993) 4 Imagen de conjunto (1993)

72

2

3


Alfred Fellinger

Fiesta MAT En noviembre de 2011, en el Museo de Arte de Tigre (MAT), la AAMAT (Asociación de Amigos del Museo de Arte Tigre) y DArA organizaron un “PicNic de Autor”, utilizando los jardines que rodean el imponente edificio Beaux Arts. La fiesta anticipaba el fin de año bajo la consigna de reunir a un chef, un diseñador y una modelo en un espacio creativo y temático, donde el cocinero designado elaboraría un menú a tono con el ámbito elegido para agasajar a los invitados especiales. La imponente arquitectura del MAT y la belleza de la ribera del río Luján fueron el marco especial en el cual los diseñadores crearon espacios exclusivos y trajes originales que luego formaron parte de un también original desfile. Alfred diseñó su espacio junto a Martín Roig ubicando bancos largos alrededor de una mesa cuadrada. Los asientos eran del ambientador, marido de Cristina Le Mehauté, y habían sido presentados en Casa FOA del CMD, en el que recibieron premios del concurso ad hoc. Con Ricardo Moretti, Alfred creó una alfombra divertidísima, en la 4

que las hormigas formaban una fila india desde el pasto hasta la zona de cocina. El chef cocinó esa tarde, en el mismo lugar, para los comensales invitados. Unas cortinas de juncos, compradas en el cercano Mercado de Frutos del Tigre, oficiaban de parasol, generando un clima agradable bajo esa semisombra natural.

73


DArA

entrevista a minnie firpo

“Siempre a la vanguardia de todo”. 

¿Cómo conociste a Alfred? Conocí a Alfred cuando él era vendedor en Interieur Forma. Hace 25 años que trabajamos juntos. Es una gran persona, un gran compañero, un ser muy creativo, con mucha fuerza. Siempre está a la vanguardia de todo. Lo quiero muchísimo y también lo cuido. Lo tengo muy presente por su capacidad de trabajo y de renovarse permanentemente. ¿Cuál fue el origen de Decoradores Argentinos Asociados (DArA)? A partir de la primera Casa FOA decidimos formar una asociación de decoradores, porque pensamos que, si no nos juntábamos, nos iban a absorber. Entonces, nos unimos y comenzamos a reunirnos en el sótano de la casa de una famosa decoradora junto a Juan Azcue, Susy Aczel, Celina Pirovano, Ricardo Beagle, María Estrada, Germán Carvajal, Rafael Cash, Diego Achával, y Roberto Otero. El primer presidente fue Roberto. Después fuimos convocando a todos los decoradores para que formaran parte de nuestra Asociación. Así lo conocí a Alfred, lo invitamos a participar y desde ese momento hemos trabajado juntos en la mayoría de las Casa FOA. ¿Cuál fue la participación de Alfred en DArA? Costó mucho porque no teníamos una sede, éramos bastante pobres. Entonces, nos reuníamos en el estudio de Germán Carvajal una vez por semana y ahí seguíamos los proyectos. Después tuvimos en la calle Juncal una sede muy linda, que Alfred arregló con una creatividad, una eficiencia y un buen gusto fantás-

74


Alfred Fellinger

ticos. Además, como él tiene muy buen trato con todos nuestros

Arquitectos para que el título sea reconocido como universitario.

espónsores, consigue cosas increíbles de todos ellos. En su momen-

Algunas provincias, como Corrientes y Tucumán, ya lo tienen.

to, Alfred fue presidente y a mí me llamaban “Tesorito”, porque soy

Además, DArA organiza jornadas en institutos y facultades de

bastante amarreta y no los dejaba gastar nada. Al final conseguimos

Diseño, como por ejemplo en la Universidad de Palermo, donde

tener nuestro dinerito y pudimos tener, en la calle Pagano, otra sede

Alfred, además de ser profesor, siempre asiste a estas charlas. Es

que también arreglamos. Así fuimos creciendo y fueron pasando los

muy didáctico, con su forma de ser, su físico. Es muy querido por

presidentes, como Doris Oliva o María Zunino, que está ahora.

todos los alumnos. Ahora todos los expresidentes hemos formado un board para volcar

¿Y cómo fue la experiencia de trabajar con Alfred en DArA y

nuestras experiencias a las nuevas comisiones, a la gente nueva. Les

en Casa FOA?

contamos cómo surgimos, porque hay muchos que no saben cómo fue

Siempre fue fantástico porque yo le sigo el tren. Él es muy trabajador,

el origen de todo esto. Realmente, son muchos años de trabajo juntos.

le gusta hacer las cosas muy bien. Estábamos permanentemente inventando cosas, haciendo fiestas para fin de año, eventos de todo

¿Cómo definirías el trabajo de Alfred?

tipo, que realmente demostraban que los decoradores no solo sabe-

Él es muy minimalista, vos vas a ver algo arreglado por Alfred y vas

mos arreglar un piso, un departamento o un hotel, sino que somos

a decir: “Acá está la mano de Fellinger, tiene su sello muy fuerte”.

bastante creativos para hacer fiestas. En el 2011 realizamos un picnic en el Museo del Tigre, cada uno hacía un lugar, y salió en todas las

¿Y alguna anécdota que recuerdes de Alfred?

revistas. Otros años hemos hecho un desfile de modelos con vesti-

Alguna vez hemos viajado juntos al campo, y me acuerdo siempre de

dos de papel, fiestas de disfraces, siempre poniendo la parte creati-

ese viaje porque, como buen alemán, le dije que a las 7 salíamos y 7

va nuestra, y Alfred presente, trabajando, como siempre. También

menos 5 estaba con un ramo de flores parado en la puerta de mi casa.

hemos realizado concursos de vidrieras, con todos los locales ad-

La puntualidad y la generosidad son algunas de sus grandes cualidades.

heridos a DArA y hemos sido jurado; hemos trabajado y seguimos trabajando juntos. ¿Qué tipo de actividades realiza DArA para cambiar el escenario del diseñador argentino?

Minnie Firpo 

Actualmente estamos trabajando junto a la Sociedad Central de

Socia DArA. Presidenta DArA (2005-2009)

75


CASA FOA

Siempre supiste bajar a tierra tus ideas y hacernos “un poco más fácil” realizar tus proyectos, estar más cercanos a tu realidad, que, como en todo talentoso, a veces se encuentra más allá de nuestra comprensión. Por eso quiero destacar tu honestidad y humildad como persona, primero, y por supuesto como el PROFESIONAL que fuiste, que sos y que nunca dejarás de ser.

Sin ser hipócrita, no recuerdo ningún momento malo, y no es ninguna sobada de lomo. Los que compartimos algunas expos con Alfred sabemos que toda la presión recae sobre él, en especial cuando los tiempos de Casa FOA apremian. La verdad es que aprendí a entenderlo y a tratar de sumar en los momentos comprometidos. ¡Gracias por los momentos vividos!

Fabián Masper Colocador de Sistema Knauf

Gastón Pahor Electricista

Mi maestro es muy seguro de sí mismo, es la cualidad que más admiro. Si dice: “Pintalo de violeta flúo, hacelo y no preguntes por qué”, el resultado alucina. Los conceptos que hoy manejo en mi laburo los aprendí de verlo o escucharlo. Si dice: “Está torcido”, ni siquiera tomes el nivel porque perdés. “Si no podés esconderlo, que parezca a propósito”. O: “Prestá atención al nivel de la caja de luz en una cocina, porque luego la guarda o el cerámico te delatan”. La cantidad de escuela que hizo dio lugar a otros que hoy son grandes. Este libro se debió escribir hacer rato.

Alfred es un ser con un gran sentido de responsabilidad, y eso significa mucho cuando abarca la amistad, la honestidad, el compromiso con el trabajo, un profundo conocimiento de la profesión y el respeto en la relación con los clientes. Soy, primero, una amiga. Una amiga que lo quiere como persona y lo admira como colega. Sus obras lo han convertido en un ejemplo para otros en el futuro.

José Luis Ametller Electricista

76

Esther Areco Quincke Colega. Punta del Este


Alfred Fellinger

casa foa “Espacio, luz y proporción, independientes del estilo”.

77


CASA FOA

Fotos Adela Aldama

78


Alfred Fellinger

Laboratorio de ideas Casa FOA nació en 1985 como iniciativa de Mercedes Malbran de Campos y un grupo de amigas, con el objetivo de recaudar fondos para la Fundación Oftalmológica Argentina “Jorge Malbran”. El modelo de exhibición de interiorismo que inspiró a Mercedes Malbran se basó en algunas exposiciones que se realizaban en los Estados Unidos. Pero la visión innovadora de Mechita, como le decían sus amigas, fue la de realizar estas muestras rehabilitando edificios deteriorados de nuestro patrimonio arquitectónico. Así, Casa FOA puso en valor el interiorismo como disciplina. El éxito de la muestra fue arrollador en 1985 y creciente desde entonces. Alfred Fellinger ocupó un papel preponderante en la nueva comunidad de diseñadores y su presencia en Casa FOA fue descollante. Su primera participación fue en 1991, con un videoroom en el Gran Hotel de Avenida de Mayo. Al año siguiente, en Casa FOA-Silos de Dorrego, Alfred desarrolló un loft dentro de esos espacios de planta redonda, tan característicos. Hoy, Alfred tiene su estudio y casa en uno de esos silos. En 1993, Alfred desarrolla Estudio para un Arquitecto en uno de los docks de Puerto Madero. En la siguiente exposición, utiliza muebles de George Nelson y esculturas de Ana Lisazo para equipar su Despacho en el Palacio Alcorta. En Casa de la Moneda, irrumpe con el inefable Restaurant Alfredo’s. Después vino el inolvidable Auditorio del Tattersall (1998), en donde utilizó dos alfombras, de diseño propio, que generaban un efecto óptico disruptivo. En 1999, Casa FOA vuelve a Puerto Madero con Dique II, y Alfred hace un Home Office marcando la tendencia más reciente en interiorismo. En ese momento, las posibilidades de trabajo a distancia

79


CASA FOA

1

2

3

5 1 2 3 4 5 6

80

Casa FOA en el Grant Hotel de Avenida de Mayo, 1991 Restaurant Alfredo’s en Casa de la Moneda, 1995 Estudio de un arquitecto en los dock de Puerto Madero, 1993 Home Office en Puerto Madero Dique II, 1999 Silos de Dorrego, 1992 1994, muebles de George Nelson y escultura de Ana Lisazo

4

6


Alfred Fellinger

sugerían la transformación del equipamiento hogareño. Al año siguiente, en el Hotel de Inmigrantes, Fellinger “toma por asalto” el interior de un barco anclado en el muelle y lo convierte en el crucero “BLUE Marlin”. Entre 2001 y 2003, Alfred se radica en Alemania y no participa en Casa FOA, pero su retorno se produce con bombos y platillos en la muestra Tribuna 2, en 8

Palermo. Para esta ocasión, Alfred crea un espacio impactante, todo rojo, con muebles del arquitecto y pintor surrealista chileno Roberto Matta. En 2005 fue un boom el Restaurante Acqua, con sillones de Eames sobre un piso de cristal celeste y con divisiones del mismo material. Después, son inolvidables los Baños Públicos de Roca, que diseñó en Estación Palermo. En 2008 se jugó por el color: en el puerto de frutos hizo Amarillo Dream, con árboles de celuloide de Gerardo Acevedo y pisos de Silestone,

7

9

provistos por De Stefano Mármoles. En la siguiente Casa FOA, nuevamente debajo de las tribunas de Palermo y otra vez a tono con los tiempos, Alfred desarrolla una oficina inteligente. En Casa de la Defensa, con Nazareno De Souza, hace una cocina amarilla y blanca, y la alfombra 550 x 330, diseñada especialmente. En el CMD crea un espacio rojo, negro y blanco, con las Aluminum Office Chair, de Eames, tapizadas en material charolado. Desde el 2011 trabaja con el Team Fellinger (Alfred, Álvaro García Resta, Gabino Alvelo y Araujo, y Mary Verellen) y en el 2012 da vida a un espacio institucional con un inusual exterior que mereció un premio en la categoría Paisajismo. 10

7 8 9 10 y 11

11

Crucero Blue Marlin en el Hotel de los Inmigrantes, 2000 Barra del Restaurant Alfredo’s, 1995 Auditorio en el Tattersall, 1998 Renders del Despacho en Palacio Alcorta, 1994

81


CASA FOA

Tribuna 2- 2004 En 2004, después de casi tres años en Alemania al frente de la sucursal de DePadova, en Koeln, Alfred vuelve a la Argentina y reabre su estudio de diseño. No bien llega, comienza a dar cátedra en la Facultad de Diseño de la Universidad de Palermo y organiza su participación en Casa FOA-Tribuna II, que se realizó en el Hipódromo de Palermo. Su propuesta fue memorable. Cada vez más lejos de la tradicional actitud de diseñador de interiores, que atiende la lógica de su producto, Fellinger propuso una instalación conceptual, casi artística, en el espacio Acceso - Hall de Entrada. Se trataba de la primera estación en el recorrido cubierto de esa exposición, y Alfred la dedicó a homenajear al arquitecto y pintor surrealista chileno Roberto Matta. Pintó el ambiente de rojo intenso, colocó espejos estratégicamente para que el observador tuviera una visión caleidoscópica del ambiente, y puso una réplica del muro de los Malitte Lounge, una combinación de formas de poliuretano tapizadas en un material charolado, también rojo. El Malitte Lounge fue uno de los diseños elegidos para la colección del MoMA de Nueva York. En este espacio, que mereció el premio Alba por el audaz uso del color, fue vital la participación del arquitecto Arturo Peruzotti en el diseño de la iluminación.

82


Alfred Fellinger

Homenaje a Sebastiรกn Matta en Tribuna 2, 2004

83


CASA FOA

Fotos Adela Aldama

Lรกmpara Flos Miss K de Philippe Starck

84

Los espejos prolongan el espacio


Alfred Fellinger

Composici贸n en base a la colecci贸n Malitte de Sebasti谩n Matta

85


CASA FOA

Barracas Central En 2005, Ricardo Moretti se une al estudio Fellinger. Alfred, con la asistencia de Josefina Cardozo Cis, se prepara para participar en Casa FOA-Barracas Central, una antigua fábrica textil ubicada en Pasaje Lanín, que requería una importante remodelación. La propuesta de Fellinger fue darle vida a un restaurante, sacándole el máximo provecho a los materiales aportados por los espónsores. El principal sostenedor del espacio era la misma Casa FOA, lo que le impuso a Fellinger un doble compromiso con la calidad del proyecto. El resultado fue sobresaliente en muchos sentidos, por la originalidad de la creación y por el ingenioso empleo de los materiales. Fue tan así que el espacio mereció el premio Karavell. El “Restaurant Acqua” fue realmente un espacio líquido. Sacando provecho de las nuevas líneas de cristales decorativos de Vasa, Fellinger creó un piso, un frente de barra transiluminado, separadores vítreos de color celeste y colgantes planos de cristal azulado que generaban un cielorraso virtual. Todo el equipamiento, sillas, mesas, sillones, era blanco níveo. Unas sillas La Chaise, de Eames, y dos brillantes Ball Chair, de Eero Aarnio, completaban la escena con un aire entre surrealista y futurista. Unos sillones Shell, de Pierre Paulin, reforzaban con su color celeste el espíritu acuoso del conjunto.

86


Alfred Fellinger

Fotos Adela Aldama

En primer plano, dos chaise longue de Charles Eames destacan su forma y blancura en el entorno acuoso que aportan los cristales de Vasa.

87


CASA FOA

La escena: cielorrasos, pisos y barra de cristales especiales, mesas y sillas blancas, dos Ball Chair de Eero Aarnio y La Chaise de Charles Eames

88


Alfred Fellinger

89


CASA FOA

Estación Palermo Fotos Adela Aldama

Casa FOA de 2007 se llamó Estación Palermo y se realizó en la playa de maniobras que tiene el Ferrocarril San Martín sobre la calle Paraguay, entre Juan B. Justo y Godoy Cruz. Allí se usaron los espacios abiertos, unos antiguos galpones de chapa y los ambientes que existen debajo del puente ferroviario. La estación en sí misma, a varias cuadras del lugar elegido, es un excelente ejemplo de la mejor arquitectura ferroviaria inglesa, estilo neorrenacentista en el nivel inferior y pintoresquista en el nivel superior. Austeridad del ladrillo y estructuras metálicas por todos lados. Esos eran los principales elementos arquitectónicos con que contaba el lugar. Frente a este contexto, Alfred —asistido por Ricardo Moretti y David Heredia— volvió a sorprender: estableció una diferencia tajante con el edificio existente en sus baños públicos, esponsoreados por Roca. Creó cabinas individuales para que pudieran utilizarlas los visitantes de cualquier sexo y un espacio abierto para los lavamanos. Un pasillo central separaba las baterías de cabinas y remataba en una gráfica transiluminada, con geniales imágenes de paramecios tomadas con microscopio láser. Los separadores eran de cristal espejado y, al final de la antecámara, Alfred instaló una caja de cristal y acero que se proyectaba al exterior con esculturas de Cristina Piceda. La solución, multipremiada por Roca, Osram y Knauf, fue tan pregnante que todavía se conserva en el edificio después de terminada la muestra.

90

Baños Públicos en Estación Palermo, 2007


Alfred Fellinger

Pasillo central con remate de grรกfica transiluminada.

91


CASA FOA

1

1 2 3 4 5

92

Separadores de cristal espejado Antecámara con lavamanos Vista de los baños desde la caja de cristal Escultura de Cristina Piceda Caja de cristal con esculturas de Piceda, que todavía se conserva en el lugar

2

3


Alfred Fellinger

4

5

93


CASA FOA

Fotos Adela Aldama

94


Alfred Fellinger

95


CASA FOA

Puerto de Frutos En 2008, Casa FOA se realizó en Puerto de Frutos, Tigre. El proyecto de remodelación del edificio fue realizado por el estudio BMA y Paisajismo A+P. La intervención mantuvo la imagen tradicional del puerto, agregándole elementos de arquitectura contemporánea. Para esta oportunidad, Fellinger contó con la colaboración especial de Gerardo Acevedo y Ricardo Moretti, y el espónsor fue el Buenos Aires Design Center. Alfred creó un espacio identificado con un tono de la carta de colores de Alba; así nació el espacio Amarillo Dream, ambiente institucional del shopping ubicado en el barrio porteño de Recoleta. La tonalidad elegida cubrió todo, paredes, piso y techo. La iluminación también colaboró con el monocromatismo del lugar mediante una serie de tubos que emitían luz del color elegido. Los pisos de Silestone, provistos por De Stefano Mármoles, le dieron al conjunto una pulcritud extrema. Por otro lado, dos “árboles” de celuloide, de Gerardo Acevedo, descontracturaban la escena. Alrededor de ellos, Alfred colocó unas banquetas circulares de diseño exclusivo. Fotos en blanco y negro de los distintos locales del Buenos Aires Design Center aparecían colgadas en la pared posterior del recinto. Amarillo Dream mereció la medalla de plata “Mercedes Malbran de Campos” al interiorismo.

Amarillo Dream, Puerto de Frutos, 2008

96


Alfred Fellinger

97


CASA FOA

1

1 Árboles de celuloide, de Gerardo Acevedo 2 Pisos de Silestone provistos por De Stefano Mármoles 3 Banquetas diseñadas por Alfred y fotos de los locales del Buenos Aires Design

98

2


Alfred Fellinger

3

99


CASA FOA

Fotos Adela Aldama

Tribuna 2- 2009 Cinco años después de haber organizado Casa FOA debajo de las tribunas del Hipódromo de Palermo, la muestra de diseño volvió a ocupar un lugar en ese histórico espacio. Casa FOA se propuso revalidar el valor patrimonial de uno de los edificios más importantes del patrimonio cultural porteño y dar el puntapié inicial para convertirlo en un centro de espectáculos y exhibiciones. El edificio tiene el don de transformarse para dar el marco adecuado a las distintas circunstancias: bodas, exposiciones, convenciones, almuerzos de trabajo. Tribuna II fue el escenario de la celebración del 25 aniversario de Casa FOA. Alfred contó con Interieur Forma como espónsor y allí desarrolló con la arquitecta María Garzón Maceda. como asociada su Oficina Inteligente, aprovechando al máximo las condiciones de materiales, como el MDF y las placas de roca de yeso de Knauf.

Oficina inteligente en Tribuna 2, 2009

100


Alfred Fellinger

Una larga mesa del sistema UN16 Interieur Forma, con pantallas alineadas en ambos lados sobre soportes especiales, gobernaba el lugar generando un clima tecnológico de vanguardia. Sillones ONA blancos, originalmente diseñados por el argentino Jorge Pensi para Kusch + Co, también provistos por Interieur Forma. Sobre la gran mesa, una pieza escultórica de MDF sirvió de plafón con iluminación indirecta, proyectada sobre el cielorraso existente. Otras piezas de roca, yeso y MDF Masisa componían biombos y bibliotecas virtuales. Todo el ambiente estaba engamado en colores tierra que alcanzaban su máxima concentración en la alfombra, el modelo 550 x 330, especialmente diseñado por Alfred y producida por Karavell. El espacio ganó los premios Karavell y Knauf.

Cielorraso estriado de MDF Masisa, muebles de Interieur Forma y alfombra 550 x 330 diseñada por Alfred para Karavell

101


CASA FOA

Fotos Adela Aldama

102


Alfred Fellinger

103


CASA FOA

Fotos Christian Fellinger

1

2

1 Alfred Fellinger y Nazareno De Souza en la cocina de Casa de la Defensa, 2010 2 y 3 Bocetos de los proyectos previos

104

23


Alfred Fellinger

Casa de la Defensa Fotos Christian Fellinger

La edición XXVII de Casa FOA coincidió con el Bicentenario del 25 de Mayo de 1810. La muestra se realizó en el barrio de Monserrat, a metros de Plaza de Mayo. Casa FOA “La Defensa” buscó reflejar el espíritu festivo y patriótico de esa conmemoración. Se realizó en una vieja casona de la calle Defensa 269, y le dio calor y vida a un edificio patrimonial recién reciclado y ampliado. Fellinger, en sociedad con Nazareno de Souza y con la colaboración especial de Gerardo Acevedo, desarrolló una cocina conceptual. Una larga mesada blanca de Silestone, provista por De Stefano Mármoles, presidía un ambiente tapizado de cerámicas cuadradas, también blancas. Sobre los muros laterales, unos muebles de cocina negros, de Battista, y la flamante línea de equipamiento negra de la firma Whirlpool, que también oficiaba de espónsor del espacio, hacían de contención virtual, diluyendo los límites del espacio y cambiando la proporción del ambiente. El toque maestro, unas gigantes campanas cúbicas pintadas de un amarillo intenso que hacía de contrapunto cromático al resto del equipamiento. Otros toques de amarillo aquí y allá terminaban de componer la propuesta con elegancia y audacia. Para completar el cuadro, los objetos y accesorios que brindaban calidez a la cocina, como potes, espumaderas, saleros y vasijas, estaban pulcramente pintados de blanco. El espacio obtuvo el premio Redimat.

105


CASA FOA

Fotos Christian Fellinger

106


Alfred Fellinger

107


CASA FOA

CMD Fotos Adela Aldama

Casa FOA 2011 se realizó en el Centro Metropolitano de Diseño, en Barracas al Sur. La muestra se llamó “Mercado de Diseño”, en referencia al antiguo destino del actual polo de promoción de la actividad. El lugar resultaba perfecto para potenciar un cambio en el diseño de interiores hacia registros de mayor vanguardismo. El CMD transmitía esa estética industrial típica del viejo mercado más la impronta moderna de la reforma, hecho que lo convirtió en un centro de investigación y de promoción de nuevos talentos y de artistas del Diseño dispuestos a convertirse en emprendedores. Alfred participó con un Home Office en brillantes blanco, rojo y negro. El espacio estaba limitado por dos paredes de cristal color de Vasa, uno blanco y el otro negro. El piso, alfombrado con una moquette Karavell, diseño exclusivo de Fellinger (bautizado “Ladrillos”), también en blanco y negro. El cielorraso fue una solución creativa de Alfred, basada en perfiles metálicos del tipo utilizado para generar la estructura de tabiques Knauf. El conjunto recreaba la imagen industrial del lugar, pero en una versión aséptica y luminosa. En el ambiente, unos sillones Aluminum Office Chair, de Charles Eames, tapizados en material charolado de Ronchamp, alrededor de una mesa redonda, seguido de dos mesas cuadradas, rodeada de algunas sillas Aeron, diseñadas por Bill Stumpf y Don Chadwick para Herman Miller. Fue el primer trabajo del Team Fellinger y contó con la colaboración de Ricardo Moretti.

108


Alfred Fellinger

109


CASA FOA

Fotos Christian Fellinger

Alfred y su nieto Fausto en el espacio de Casa Foa 2011, en el CMD. Aluminum Office Chair, de Eames, tapizadas en material charolado de Ronchamp

110


Alfred Fellinger

111


CASA FOA

Foto Christian Fellinger

112


Alfred Fellinger

Molina Ciudad En 2012, Alfred participa en Casa FOA con su Team Fellinger, formado por Álvaro García Resta, Gabino Alvelo y Araujo, y Mary Verellen. La iluminación, como casi siempre, estuvo a cargo de Arturo Peruzotti. La cita fue en la vieja fábrica de Alpargatas, en el barrio de La Boca. Allí, Alfred le dio vida al espacio institucional de Achával Cornejo y decidió sacar partido de los materiales. Se construyeron unos cielorrasos de formas fractales en placas de yeso y perfiles metálicos a la vista. Se levantó una pared con ladrillos huecos puestos al revés para generar un muro cribado que ofrecía un efecto visual cinético, dejando entrever la sala de proyecciones que estaba por detrás. Las enormes columnas existentes fueron pintadas de amarillo, mientras que el ambiente se tiñó de blanco. El enorme espacio interior se vinculó con uno exterior, donde un bosque de hierros de construcción ofrecía la cuota de sorpresa que distingue a las creaciones de Alfred. La reinterpretación estética de los materiales logró asociar la vieja estructura industrial con una nueva visión institucional. El espacio mereció el segundo premio en Arquitectura y Diseño Interior, la medalla de oro Mercedes Malbran de Campos, en Paisajismo, y Fellinger recibió el premio medalla de oro Mercedes Malbran de Campos a su trayectoria.

113


CASA FOA

Fotos Christian Fellinger

1

1 Sillones de Eugenio Aguirre y mesas de Interieur Forma 2 Muebles de oficina de Interieur Forma, objetos y accesorios de Hรกbito 3 Vista general en la que se destacan los cielorrasos de Knauf

114

2


Alfred Fellinger

3

115


CASA FOA

Patio premiado en la categorĂ­a Paisajismo

116


Alfred Fellinger

PARTICIPACIÓN EN CASA FOA 1991

Grand Hotel Casa FOA “Video Room”

1992

Silos de Dorrego “Vivienda Inteligente”

1992 - Verano

1993

1994

1995

1998

1999

2000

Hotel de Inmigrantes “Yacht Blue Marlin” Sponsor Parliament

2004

Tribuna 2 - Palermo “Hall de Acceso” “Homenaje a Sebastian Matta” Iluminador Arq: Arturo Peruzzotti Sponsor Knauf Argentina S.A. Premio Alba

Casa del Sol La Ballena - Punta Del Este - Rou “Restaurant - Parque - Bar - Pileta” Docks de Puerto Madero “Estudio de un Arquitecto” Primer premio Senior DArA - La Nación Sponsor Interieur Forma S.A.: Knoll International - Cassina - Sistema Stressle Esculturas”Pájaro Gómez” Palacio Alcorta “Oficinas Inteligentes” Sponsor Colección S.A. Herman Miller Inc. Esculturas Ana Lisazo - Pablo Larreta Casa de la Moneda “Restaurant Alfredo’s” Sponsor Buenos Aires Design Center Pinturas Roger Mantegani Primer premio Senior DArA - La Nación Tattersall - Palermo “Auditorio” Sponsor Colección S.A. Hermann Miller Inc. Karavell S. A. - Karatex S.A. Premio Karavell Puerto Madero “Home Office” Sponsor Coleccion S.A. - Herman Miller Inc. Sponsor Interieur Forma S.A. - Knoll International Esculturas Susana Lescano

2005

Barracas Central “Restaurant Acqua” Asistente Ricardo Moretti Sponsor Casa FOA Esculturas Cristina Piceda Premio Karavell

2007

Estación Palermo Asistente Roberto Ingaramo - Ricardo Moretti “Baños Públicos” Sponsor Roca Esculturas Cristina Piceda Premio Roca - Premio Knauf - Premio Osram

2008

Puerto de Frutos - Tigre “Amarillo Dream” Asistente Roberto Ingaramo -Ricardo Moretti Sponsor Buenos Aires Design Center Esculturas Gerardo Acevedo Premio Medalla de Plata Mercedes Malbran de Campos

2009

Tribuna 2”- Palermo “3.2 - 5.3” Arquitecta María Garzón Maceda Asistente Roberto Ingaramo _ Ricardo Moretti Iluminador Arquitecto Arturo Peruzzotti Sponsor Interieur Forma S.A. - Knoll International Premio Knauf - Premio Karavell

2010

La Defensa “Cocina” Arquitecto Nazareno De Souza Asistente Ricardo Moretti Iluminador Arquitecto Arturo Peruzzotti Sponsor Whirlpool Argentina S.A. Premio Destefano

2011

Centro Municipal de Diseño - CMD “Home Office” Team Fellinger Mary Verrellen Alvaro García Resta Gabino Alvelo y Araujo Asistente Ricardo Moretti Iluminador Arquitecto Arturo Peruzzotti Sponsor Vasa

2012

Molina Ciudad “Achával Cornejo” Team Fellinger Mary Verellen Álvaro García Resta Gabino Alvelo y Araujo Asistente Ricardo Moretti Iluminador Arquitecto Arturo Peruzzotti Sponsor Achával Cornejo Premio 2da. Mención Arquitectura Premio Medalla de Oro Paisajismo Mercedes Malbran de Campos Premio Medalla de Oro Trayectoria Mercedes Malbran de Campos

2013

Banco Tornquist “Sala de Directorio” Team Fellinger Mary Verellen Álvaro García Resta Gabino Alvelo y Araujo Lilibeth Scotto Iluminador Arquitecto Arturo Peruzzotti Sponsor Clarín-Arq

117


CASA FOA

entrevista a mercedes campos Malbran de guerrero

“Una palabra mayor en el diseño”. 

¿Cómo lo conociste a Alfred? Hablar de Alfred me provoca mucha emoción y me mueve mucho el corazón. Mamá lo apreciaba muchísimo, lo consideraba una persona supertalentosa. Hablar de Alfred era… Como profesional y como creativo lo tenía valorado a un nivel superior a la media. Decía: “Esta persona tiene un talento, un plus-valor, es muy creativa”. Y realmente se dio lo que ella pensaba, porque la trayectoria de Alfred en el interiorismo es fantástica. Cumplió con sus objetivos en todo sentido. ¿Cómo reaccionaba el público ante sus obras? Alfred siempre logra captar la atención del espectador por ese plus-valor que le pone a su diseño. Su trabajo es excelente. La gente lo quiere mucho y los espónsores lo tienen muy bien conceptuado. Es innumerable la cantidad de trabajos que ha hecho, como el Dock 5 de Puerto Madero, que lo hizo con Interieur Forma; el Tattersall y tantos otros. Los espacios de Alfred siempre son maravillosos. ¿Cómo definiría el trabajo de Alfred? La característica de su trabajo es que siempre tiene algo más. Te preguntás cómo se le ocurrió poner este material así. Tiene una creatividad innata. Es como si dijese un scratch de golf o un 10 de hándicap. Dentro de su metier, está a ese nivel de profesionalismo. La forma en que plantea el espacio, cómo trabaja el material, te das cuenta de que hasta al más sencillo le agrega valor. Si bien yo participé en la formación de Casa FOA desde el inicio, estuve full time años más tarde. Al principio no estaba en la gestión total. Igualmente, siempre estuve relacionada, porque la acompañaba a mi madre. Pero los primeros años fue ella quien estuvo

118


Alfred Fellinger

a cargo. Una vez por semana planeábamos lo que se iba a hacer, pero el

una vidriera, y diseñado por un profesional. Maderas, mármoles, pisos,

día a día era más con su gente ejecutiva, y ahí estaba Alfred presente.

artefactos, baños, el diseñador toma todos esos elementos y analiza cómo ubicarlos para que todo luzca mejor en el espacio que toma. Por

¿Cómo surgió Casa FOA?

ejemplo, este último año (2012), Alfred hizo una pared de ladrillo hueco

Casa FOA es copia de una exposición de los Estados Unidos. Mi madre

que llamó mucho la atención por la forma en que dividía el espacio. A la

toma la fórmula, pero con el ingrediente de que tenía que hacerse en

gente le gustó mucho cómo reubicó, desarrolló y diseñó el lugar.

lugares diferentes o repetirlos cada tanto. Al principio todo era más fácil, ahora estamos cumpliendo 30 años y hoy las reglamentaciones

¿Qué parámetros se usan para dar los premios en Casa FOA?

son diferentes, sobre todo en temas de seguridad.

Una vez que están terminados todos los espacios, hay un jurado, al que tratamos de perfeccionar cada vez más. Alfred ha ganado gran cantidad

¿Cuál fue la idea que motivó la creación de Casa FOA en Argentina?

de premios. Recuerdo la oficina del Dock 5: me pareció impresionante.

Casa FOA se crea con la idea de recaudar fondos para la Fundación Oftalmológica Argentina, que se dedica a la docencia y la investigación.

¿Usted cree que estar en Casa FOA le dio más popularidad a Alfred?

Pensamos qué podíamos hacer para que esta Fundación tuviera el di-

Yo creo que FOA es una vidriera muy buena para los profesionales,

nero necesario para mantener el laboratorio, los médicos residentes y

aunque Alfred no necesita eso hoy. Pero sí, es un campeonato nacional

los patólogos. Invertir en investigación y docencia cuesta mucho dinero

que se juega todos los años. Es una linda competencia, es un espacio

y generalmente es difícil conseguirlo. La Fundación tiene campañas,

libre y ese es el valor que tiene.

todos los años va a un lugar diferente; el año pasado estuvo en el Chaco, en El Impenetrable. Todos lugares muy inhóspitos, donde hay enferme-

¿Qué le aportó la carrera profesional de Alfred a Casa FOA?

dades que no están estudiadas.

Fellinger es una palabra mayor en el diseño. Su palabra vale, además tiene mucha humildad, es una persona que no se la cree. Creo que

¿Cómo se llevan a cabo las muestras?

para Casa FOA ha sido muy importante la participación de Alfred.

Se eligen edificios históricos, antiguos, y según la sede que te ofrecen se

Preguntarse quién está este año y responder Alfred Fellinger… Está

ve cómo se plasma la idea. Al principio, el interiorismo era más bien ha-

todo dicho.

cer ambientaciones, pero hoy en día son diseños integrales. La industria también empezó a interesarse cada vez más por Casa FOA, al notar que

Mercedes Campos Malbran de Guerrero 

su producto se veía mucho mejor ubicado dentro de un espacio que en

Directora de Casa FOA.

119


Depadova

Unos cuantos años atrás nos juntamos, en Milán, Alfred Fellinger, Carlos Pichione, Mónica Melhem y yo. Carlos era proyectista en Driade. A Mónica y a mí nos contrataban para conducir un superlocal de B&B y habíamos logrado que Alfred fuera el responsable de la sucursal de DePadova, en Alemania. Estábamos allí cuatro argentinos seleccionados por las más reconocidas firmas de Italia. Fue tan fuerte que, creo, terminamos bastante alcoholizados y, sobre todo, muy contentos.

Las cosas más valorables de mi amigo: Su generosidad a la hora de ayudar, dar un espacio y enseñar a todos quienes trabajan a su lado, permitiéndoles brillar en el primer lugar junto a él. Su respeto cuando, con humildad, me pide colaboración o algún consejo. Su manera de escuchar, atender y agradecer no son comunes. Sus flores, sus notas, sus cotidianos llamados son siempre, siempre, un mimo que recibo con muchísimo placer ¡Toda mi admiración y cariño!

León Churba Amigo, dueño de Gris Dimensión

Lilibeth Scotto Arquitecta y amiga

Alfred me pasaba a buscar para ir a bailar. Mejor dicho, como sabía que estaba a dieta, para colaborar me hacia bailar ¡4 horas!, y efectivamente bajaba como dos kilos. En aquella época se iba a las boites a las 10 de la noche y a las 3 de la mañana te echaban. Varias veces pasamos apurones para conseguir un taxi de vuelta al centro.

PALADAR. Nombre muy, muy antiguo. El paladar se sitúa entre la cabeza y el cuerpo, es un puente. El paladar es eminentemente cultural: el buen gusto. Pero no es fácil, es muy elaborado, con muchas experiencias. Alquimia de las Formas... Asi se puede decir de Alfred Fellinger: que tiene muy buen Paladar… Es una creation muy fina, muy elaborada, muy sencilla, muy eficaz, que da además “gusto de verla”. Se puede decir que del buen paladar de Alfred Fellinger sale “El BIENESTAR PALADAR”. PS: El Paladar tiene memoria de cosquillas espirituales que se pierden en el infinito de los sabores.

Elena Thompson Amiga

Guy Roussille Escultor, pintor y amigo

120


Alfred Fellinger

depadova “Nada existe si no es a través de las manos”. Guio Ponti.

121


Depadova

Sill贸n Basket, de Vico Magistretti (2004)

122


Alfred Fellinger

La experiencia europea Gracias a la gestión de León Churba y Mónica Melhem, Alfred Fellinger fue invitado en 2001 a representar a la firma italiana DePadova en la ciudad alemana de Colonia. La empresa de Milán, fundada por Fernando y Maddalena De Padova, había comenzado, en los 50, importando muebles y objetos escandinavos que luego vendían en un exclusivo local de la Via Montenapoleone. Fue el debut del diseño del norte de Europa en Italia. Cuando Alfred se hizo cargo de la representación alemana, Maddalena De Padova ya había ganado el Compasso d’Oro por su compromiso con la producción y difusión del diseño. Al mismo tiempo, el 50 aniversario de la fundación de la compañía se celebró con la edición de un libro y con una exposición, donde se presentaba su historia a través de encuentros, entrevistas, comentarios e imágenes. Patricia Urquiola, quien había sido gerente de la división de DePadova entre 1991 y 1996, comenzó a trabajar con la empresa como diseñadora. Por entonces, se creó la silla Ola, que pronto sería seguida por otras piezas de éxito que se convirtieron en parte de la colección. El estudio japonés Nendo diseñó varios nuevos productos para DePadova, combinando la calidad funcional con la delicadeza oriental. Y DePadova celebró un concurso de diseño para homenajear a Vico Magistretti. Aunque el paso de Alfred por Alemania constituyó un singular éxito, los amigos y los afectos lo empujaron a volver a Buenos Aires.

123


Depadova

1

2

3

4

5

6

1 Local de DePadova, en Milรกn. Dibujo: Nazareno De Souza 2 y 3 Fotos de Maddalena De Padova y Vico Magistretti intervenidas por Gabino Alvelo y Araujo 4-6 Imรกgenes del showroom de DePadova, en Colonia (Alemania)

124


Alfred Fellinger

Fotos Fabio Borquez

Imรกgenes del showroom de DePadova, en Colonia (Alemania)

125


Estudio Fellinger

Tuve la fortuna de formarme profesionalmente al lado de Alfred. Pilar fundamental en su carrera, la gran energía que pone en cada uno de los proyectos le permite no repetirse. La estética no solo está presente en su trabajo, sino también en su vida. Es el “motor”. Su generosidad es inmensa a la hora de compartir conocimientos: vienen a mi memoria numerosas charlas compartidas acerca del diseño, sus autores, el modo de ejecutar las ideas. Así podría definir a Alfred: talentoso, apasionado y generoso.

¡Un gran “ecléctico”! La filosofía de vida que logró, mezclando su indiscutido y reconocido talento profesional con su vida privada, me hace llegar a la conclusión de que Alfred no se levanta de la cama por las mañanas... Salta a un ring todos los días. Y muchas veces, sin guantes... ¡¡¡Pufff!!!...¡¡¡CAPO!!! Roberto Ingaramo Arquitecto

Ricardo Moretti Integrante del Estudio Fellinger

Alfred es perfeccionista, impulsivo, caprichoso, intuitivo y transgresor. Fiel a su estilo, ya es marca registrada. Un acérrimo esteta, un curador del espacio, un racionalista de alma. Gran conversador, cariñoso, generoso y demostrativo. Un referente, mi “opa” de profesión, pero sobre todo mi amigo. ¡¡¡Felices 50, Varonazo!!! Nazareno De Souza

Conocí a Alfred a mediados de los años sesenta, en el tradicional local de Interieur Forma. Siempre me atendió y asesoró en temas de equipamiento y mobiliario. A través de los años entablamos una amistosa relación profesional. Ha sido una satisfacción para nosotros incorporar a Alfred en los proyectos como interiorista. Tenemos un concepto del Racionalismo y la Modernidad que compartimos. Roberto Aisenson Arquitecto, titular de Estudio Aisenson

126


Alfred Fellinger

estudio fellinger “El diseño no es una profesión sino una pasión”.

127


Estudio Fellinger

Fotos torres fotografĂ­a

Amarillo Dream Silestone, de De Stefano MĂĄrmoles

128


Alfred Fellinger

el Diseñador

fellinger d i s e ñ a d o r

Con una sólida formación extraacadémica, un inte-

Por su puesto, la casa y el estudio no son una mue-

rés innato por el interiorismo y un sexto sentido para

blería sin espíritu ni estilo. Todo ese universo de

la estética, Alfred Fellinger consiguió reunir todos los

piezas incunables, cada una de su época y cada

atributos que lo convirtieron en uno de los diseñado-

una de un registro estético propio, está armoniza-

res de interior más respetados de la Argentina. Sus

do por muchos muebles de su puño y letra.

referentes siempre han sido la Bauhaus, Le Corbusier

El Alfred diseñador busca calidad en todo mo-

y, sobre todo, Mies van der Rohe.

mento, propone mezclas y armonías que solo su

En materia de diseño de muebles, también tallan

fino olfato percibe desde el comienzo. Por último,

Charles y Ray Eames. Sus muebles personales,

como un buen regisseur, conoce todos los ele-

todos originales, dan idea de sus preferencias: un

mentos que deben entrar en escena y sabe sacar-

escritorio con persiana y silla, de Charles Eames;

les el mejor partido.

un sillón Bull, de Hans Wegner (1961); un sofá Sensual, de Diana Cabeza; una mesa baja D’Urso, de Knoll; unas sillas Mandarine chair, de Ettore Sotssas; un sillón Coconut, de George Nelson, producido por Herman Miller; dos mesitas redondas, de Charles Eames; un cabinet, de Florence Knoll; una mesa Voodoom, de Vico Magistretti, y un sillón BKF auténtico. Por ahí, perdido en el balcón, tiene un banquito Gnome, de Kartell by Phillipe Stark. Un dato de humor e ironía de esos que Alfred siempre se permite.

129


Estudio Fellinger

1 2 3 4

130

Silo en obra para Casa FOA 1992 Escalera en la presidencia de Caro Cuore Loft en los Silos de Dorrego Presidencia de Alba, en Talcahuano y Arenales (1993)

1

2

3

5

5

6

5 Casa del Sol (La Ballena, Punta del Este, 1992) 6 Cocina en Silos de Dorrego 7 y 8 Casa FOA Palacio Alcorta, oficina inteligente, 1994


Alfred Fellinger

Fotos Adela Aldama

el estudio

7

8

Después de una larga etapa en la que Fellinger se

la arquitectura debe condicionar el interiorismo,

desempeñó como gerente de ventas de las prin-

el paisajismo y el proyecto lumínico. En ese senti-

cipales casas de muebles de diseño del país, en

do, Fellinger es todo lo contrario de un decorador:

1982 decide dar el primer paso como diseñador

aborrece lo falso, lo oculto, lo ficticio.

independiente y abre su propio estudio. Su capa-

Sus trabajos se acomodan a las necesidades del

cidad de interpretación del espacio, su pasión por

cliente, a su estilo de vida, al terreno, al adentro y

el diseño, una larga relación con el mobiliario mo-

al afuera, pero no claudica en la limpieza del dise-

derno y un innato sentido de la estética lo habían

ño, en la armonía y la honestidad de los materiales.

convertido en un interiorista cabal. Sus primeros

Sus espacios logran ser atemporales, sin que por

trabajos fueron equipamientos para oficinas, des-

eso se conviertan en reductos de solemnidad. Todo

pachos gerenciales, salas de reuniones y espa-

lo contrario, la mayoría de los trabajos de Fellinger

cios de espera. El equipamiento y el arte estuvie-

dejan un lugar para el humor y la fina ironía.

ron juntos cada oportunidad. Rogelio Polesello,

Su producción se basa en un fuerte respeto por

Josefina Robirosa y Clorindo Testa eran algunos

la creación y en la contracción al trabajo. Para

de sus preferidos.

Fellinger es muy importante entenderse con el

“Less is More”, la famosa frase de Mies van der

cliente, respetarlo y trabajar con él en equipo para

Rohe, guía toda la producción de Alfred Fellinger.

hacer de su obra algo único. Alfred logra trasmi-

Él se define como un diseñador contemporáneo,

tir alegría, entrega y bienestar a través de lo que

amante de los clásicos del Movimiento Moderno

hace, y eso, de una manera u otra, se ve reflejado

y de los grandes diseñadores de los 50. Pero no

en el resultado final.

es un extremista. Por momentos su estilo roza lo

El manejo de la luz, el uso de una paleta color res-

ecléctico, combinando distintos clásicos con de-

tringida, pero nunca aburrida o solemne, sumado

talles tradicionales, pero siempre sus diseños son

a una siempre elegante combinación de materia-

estéticos, elegantes y prácticos.

les, hacen de los trabajos de Fellinger espacios

Alfred afirma que para resolver mejor los proyec-

agradables y siempre memorables.

tos hay que tener un partido bien definido y que

131


Estudio Fellinger

Fotos Adela Aldama

Escalera del loft en Silos de Dorrego, toilette de ladrillos de vidrio

132


Alfred Fellinger

Un sistema de fibra 贸ptica permite cambiar el color de la luz, 1992

133


Estudio Fellinger

134


Alfred Fellinger

Torre Unión Proyecto de arquitectura: Estudio Parysow Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti Iluminación: Arturo Peruzzotti Paisajismo: Oyharzabal - Zanotti

El trabajo consistió en darle carácter al lobby de la planta baja y a los ambientes de los amenities, es decir, el microcine de la torre, el spa, los sum y la sala de reuniones en el coronamiento del edificio. Fellinger intervino la entrada con la participación del arquitecto Arturo Peruzzotti, acentuando la liviandad de la marquesina mediante una iluminación azul horizontal. Más adelante, en el lobby totalmente transparente, la pared de frente, revestida en chapas de madera clara, repite el recurso de la luz lineal para generar un motivo estriado. Un mostrador de chapa de acero, de diseño exclusivo, recibe a los visitantes. El recurso de la luz se repite en el coronamiento del edificio, donde cambia de color según las necesidades. La sala de reuniones de ese piso se beneficia con el paisaje urbano y la coloración cambiante de la iluminación. Unas Sillas Cantilever, de Mies van der Rohe, y una mesa LC6, de Le Corbusier, llenan el espacio de estilo y modernidad. Abajo, el spa también recibió un tratamiento especial. Una pared de U glass genera calidez y limpieza visual, mientras unas chaise longue blancas La Chaise, de Charles Eames, terminan por generar un ambiente relajado y contenedor. El microcine, elegante y sobrio, aprovecha la disposición de las paredes laterales para generar tabiques virtuales de Knauf, con iluminación incorporada y tratamiento acústico.

135


Estudio Fellinger

Cine de la torre

136

Sillones de Eames en el spa. Paredes de Uglass

Pileta con el lobby detrรกs


Alfred Fellinger

Lobby con iluminaci贸n de Arturo Peruzzotti, paredes de madera, mostrador de chapa

Sala de reuniones en el coronamiento del edificio. La luz cambia de colores. Sillas Cantilever y mesa LC6

137


Estudio Fellinger

Fotos Adela Aldama

138


Alfred Fellinger

Le Parc Puerto Madero Proyecto de arquitectura: Estudio Aisenson Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti Iluminación: Eli Sirkin

El complejo denominado Torres Le Parc Puerto Madero está conformado por tres edificios de departamentos, la Torre del Río, la Torre del Parque y la Torre del Boulevard, ubicadas en Aymé Painé y Azucena Villaflor, en el barrio Puerto Madero. En estos edificios, Fellinger desarrolló el lobby, las áreas exteriores, el espacio de juegos para chicos y varios ambientes de los amenities. En el lobby, Fellinger recreó un ambiente clásico y sereno, en el que se valoriza la espacialidad moderna del edificio y juegan las vistas abiertas a los jardines. Alfred dispuso unos grupos de sillones Barcelona de colores tierra sobre alfombras al tono y mesas bajas de cristal y bases de hierro. Los muebles de Mies van der Rohe y unos grandes maceteros de Diana Cabeza generan una escala monumental y palaciega en el lobby, muy propia para el lugar de entrada de las grandes torres. Una banqueta Yacaré, diseño de Diana Cabeza, le agrega un toque tecno al ambiente. En el sum para chicos, unas mesas pequeñas con sillas Jacobsen rojas otorgan afabilidad y crean un ambiente alegre. Afuera, en las áreas de pileta, debajo de la gran pérgola de madera, una larga mesa recibió insertos de chapa de acero inoxidable que marcan el lugar de los comensales. En el estanque, unos bancos de aire japonés, diseñados por Estudio Aisenson, completan la escena.

139


Estudio Fellinger

Fotos Adela Aldama

1

1 2 3 4 5 6

140

Loby de la Torre Figueroa Alcorta de Le Parc Banqueta YacarĂŠ de Diana Cabeza Sala de juegos de chicos en Torre Figueroa Alcorta Detalle de los insertos de acero en la mesada de madera Mesada con insertos de acero individuales, banquetas de Arquimadera Estanque de agua con bancos tipo japonĂŠs de Estudio Aisenson

2

3


Alfred Fellinger

4

6

5

141


Estudio Fellinger

Fotos christian fellinger

1 2 3 4 5

142

Lobby Edificio Cavia con vista a la pileta Lobby del sum de subsuelo, bancos de Diana Cabeza Sala de juegos de chicos del Edificio Figueroa Alcorta de Le Parc Juegos diseĂąados por Alfred Fellinger para las ĂĄreas descubiertas de Le Parc Figueroa Alcorta Lobby Torre Cavia de Le Parc Figueroa Alcorta

1

2

3

4


Alfred Fellinger

Torres Le Parc Figueroa Alcorta Proyecto de arquitectura: Estudio Aisenson Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti y Mary Verellen Iluminación: Eli Sirkin

En la torres Cavia y Figueroa Alcorta del conjunto Le Parc Figueroa Alcorta, diseñado por Estudio Aisenson, Alfred Fellinger intervino el lobby, el sum que está en el subsuelo, la sala de juegos para chicos y los juegos que comparte la torre Cavia con la Figueroa Alcorta en las zonas descubiertas. En el lobby, como es habitual en las obras de Fellinger, dominan las líneas puras y los materiales nobles. Unos sillones Charles Fister, equipan el área de espera. Los grandes ventanales permiten una visión directa del afuera, en donde se destacan la pileta y los jardines. La entrada está presidida por un mostrador de mármol blanco, acompañado por la pared que enfrenta al acceso, hecha en el mismo material. Un artefacto de luz, liviano, casi etéreo, brinda una iluminación lineal justo sobre la superficie de trabajo. En el vestíbulo del sum que está en el subsuelo, Alfred dispuso unos bancos Topográfico, color negro, de Diana Cabeza. Una de las paredes fue pintada de rojo intenso, con una iluminación rasante desde una garganta superior realizada en el cielorraso. Una gran fotografía de Chistian Fellinger preside el lugar. Los colores rojo y negro establecen un contrapunto en las áreas destinadas a los chicos. En la sala de juegos, los dos colores aparecen en las sillas bajas, rodeados del blanco general. En el exterior, se repiten 5

en los juegos especialmente diseñados por Fellinger.

143


Estudio Fellinger

Residencia RS Proyecto de arquitectura: Estudio Aisenson Proyecto de interiores: Alfred Felliger y María Garzón Maceda Equipo: Ricardo Moretti y Mary Verellen

Fotos christian fellinger

En 2012, Alfred diseño con María Garzón Maceda los interiores de un piso del complejo de torres Le Parc Figueroa Alcorta. En la entrada, colocaron un mueble de Juan Azcue, de madera oscura, y destacaron la pared de fondo con un espejo en forma de gota de agua. El detalle anunciaba más sobriedad y estilo en los interiores. En el living, los diseñadores pusieron un rincón con sofás y mesas bajas bajo la iluminación cálida de lámparas con pantallas, aunque de líneas contemporáneas. Los muebles de maderas oscuras contrastaban con los tapizados claros y beige de los sofás tabaco para las sillas del comedor. El ambiente, limpio y contemporáneo, veía reforzadas sus cualidades con un mobiliario sencillo pero contundente. Los amplios ventanales del departamento eran un desafío también, una provocación a no caer en la tentación de poner enormes cortinados cinematográficos. Por el contrario, Alfred recurrió a los cortinados del tipo plisado, que agregaban sobriedad al conjunto de Hunter Douglas.

Diseñado en 2012 con María Garzón Maceda. Mueble y espejo de Juan Azcue

144


Alfred Fellinger

Acceso a residencia

145


Estudio Fellinger

Fotos Eugenio Valentini

Living y comedor con cortinas de Luxaflex, silla y mesa chica de Juan Azcue, artefactos de iluminaci贸n de Piazza Navona. Mesa de comer de Eugenio Aguirre

146


Alfred Fellinger

Cama en diseño de Alfred Fellinger, lámparas de Iluminación Agüero, cortinas de Luxaflex y banquetas de Juan Azcue

147


Estudio Fellinger

Residencia JM Proyecto de arquitectura: Estudio Aisenson Proyecto de interiores: Alfred Felliger   Equipo: Ricardo Moretti

Fotos christian fellinger

En una de las altas torres del conjunto Le Parc Figueroa Alcorta, Alfred tuvo la oportunidad de decorar y equipar un piso con inmejorables vistas al Río de La Plata y a la ciudad. Atendiendo a la distribución general del edificio, diseñado por el Estudio Aisenson, la puesta fue guiada por la intención de no competir con la arquitectura, sino todo lo contrario: sacar el mejor partido de su sobriedad y modernidad. Muebles sencillos, algunas piezas clásicas del Movimiento Moderno, formas puras y diseños funcionales les dieron carácter a los ambientes. Los puntos centrales del interiorismo de este departamento estuvieron relacionados con el uso homeopático del color y la búsqueda de una cálida contemporaneidad. Para eso, Alfred dispuso en el living dos sofás tapizados de blanco y violeta, enfrentados a una mesa ratona de madera oscura. Una chaise longue LC, tapizada en cuero natural, y una enorme bola de madera le confirieron calidez al lugar. Una lámpara Arco, de Achille Castiglione, gobierna desde lo alto, mientras que una alfombra multicolor repite los motivos de una pintura original que preside la pared del comedor. En ese ambiente, una alfombra borravino y sillas contemporáneas rodean a una mesa casi cuadrada. En el comedor se apuesta a un doble juego de luz directa, rebotada sobre el cielorraso con una lámpara de Iluminación Agüero.

Iluminación directa e indirecta en un mismo artefacto

148


Alfred Fellinger

Chaise longue LC y bola gigante de madera

Lรกmpara Arco de Achille Castiglione y alfombra que repite el motivo del cuadro del comedor

Sencillez y solidez en el equipamiento del comedor

149


Estudio Fellinger

Torres del Yacht Proyecto de arquitectura: MSGSSS y Fernández Prieto y Asociados Proyecto de interiores: Estudio Fellinger y María Garzón Maceda  Iluminación: Arturo Peruzzotti Equipo: Ricardo Moretti y Mary Verellen

La Torres del Yacht es un complejo ubicado en Puerto Madero, de dos torres de 44 pisos cada una, con departamentos desde 60 hasta 110 metros cuadrados y cocheras. Tiene un basamento con locales comerciales, piscinas, salones de usos múltiples, saunas, solárium y gimnasio. En 2011, el proyecto recién empezaba y los desarrolladores necesitaban un showroom para empezar la venta de unidades. Alfred Fellinger y María Garzón Maceda diseñaron la oficina de ventas y unas reproducciones de lo que serían después los departamentos equipados. Para destacar la presencia del showroom, que se construyó en un edificio existente de Puerto Madero, los proyectistas diseñaron una gran marquesina de entrada con geometría fractal y llamativos recursos lumínicos. La misma estética inundó la sala de ventas, en donde el audaz cielorraso se precipitaba como paredes facetadas en azul intenso. Nuevamente, los recursos lumínicos de la marquesina se repetían en el interior. El visitante ingresaba al salón de ventas y podía seguir su camino hacia los departamentos de exhibición, notando claramente la diferencia entre el ambiente de trabajo y la maqueta de lo que sería su futura vivienda. En un costado, el salón de eventos recurría a una estética propia, con una gran cruz estructural en el cielorraso, destacada por la iluminación y una columna redondeada y excéntrica.

Acceso al showroom diseñado en 2011 con María Garzón Maceda e iluminación de Arturo Peruzzotti

150


Alfred Fellinger

Fotos Adela Aldama

151


Estudio Fellinger

Cielorraso del sal贸n de eventos en el showrrom en donde se exalta la estructura existente

152


Alfred Fellinger

153


Estudio Fellinger

1

2

1 2 3 4 5

154

Living con cuadros de Jorge Sarsale Comedor con alfombra diseñada por Alfred Fellinger Cuarto de huéspedes Salón de eventos Oficina de ventas con cielorraso fractal

3


Alfred Fellinger

4

5

155


Estudio Fellinger

Foto Christian Fellinger

156


Alfred Fellinger

Casa GS Proyecto de arquitectura: Arq. Carlos Alberto Cucciolla Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti Iluminación: Arturo Peruzzotti

Sobre una casa de country, en la zona de Pilar, Alfred Fellinger debió intervenir respetando la atildada arquitectura existente y tratando de sacar el mejor partido a la disposición de los ambientes y su relación con el entorno. La gran apertura de las zonas de estar hacia el jardín facilitó la tarea. En esa zona, la presencia de una escalera y de un pasillo puente que conectaba dos alas de la misma casa en planta alta requirió un tratamiento especial. Fellinger quería que la escalera fuera una pieza singular, pero que a su vez no interfiriera en la percepción del espacio como una unidad continua. La solución fue una pieza de acero inoxidable con escalones de cristal doble. La misma solución completó el pasillo puente de la planta alta. Por su parte, las barandas fueron concretadas con planos de cristal templado. La estética general de la casa se definió como un mix de tecnología y minimalismo. El mismo esmero que recibió el proyecto de la escalera principal se puso en la realización de la escalera de servicio, con escalones invertidos por debajo de ella y detalles de iluminación que casi la convierten en una escultura. Iluminación, cristales y aceros especiales también aparecen en el toilette, donde, para reforzar la estética metálica, el revestimiento se escogió en color plata. La cocina, limpia y sintética como un laboratorio, fue pensada en blanco, con una pared de color rojo en el fondo.

157


Estudio Fellinger

FOTOs ADELA ALDAMA

1

2

1 Escalera de cristal ejecutada por Oscar Meisozo, de Cristal DiseĂąo 2 Detalle de los escalones 3 Puente que comunica la escalera con los cuartos del primer piso 4 Detalle de la estructura metĂĄlica 5 Primer tramo

158

3

4

5


Alfred Fellinger

1

2

5

1 2 3 4 5 6

3

4

6

Banquetas del bar BaĂąo de los chicos Escalera de servicio con iluminaciĂłn de Arturo Peruzzotti Pasillo a los cuartos Toilette con bacha de acero y estante de cristal. El revestimiento es color plata Cocina sobre diseĂąo de Alfred Fellinger ejecutada por Cocinas de Otro Tiempo

159


Estudio Fellinger

Fotos Adela Aldama

Proyecto del arquitecto Antonio Ledesma

160


Alfred Fellinger

Casa MDG Proyecto de arquitectura: Antonio Ledesma Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti

La propuesta fue darle vida a un espacio pensado para facilitar la intensa vida social de los dueños de casa. Un lugar para compartir almuerzos y cenas con amigos, con capacidad para albergar un estar, una gran mesa de comer y algunos planos de apoyo para jugar a las cartas o tomar el té. La construcción es un prisma bajo, un gran techo a dos aguas con la estructura maderera a la vista y mucho cristal. El techo de madera se prolonga hacia el exterior con la misma fisonomía y, gracias a la desaparición del muro testero, el efecto de integración resulta perfecto. Fellinger decidió potenciar las virtudes del lugar. Colocó unas cortinas romanas en el perímetro vidriado, de manera de no perder iluminación y dar una sensación de mayor privacidad e intimidad. Para el comedor dispuso una gran mesa rodeada de sillas tapizadas en violeta. Dos grandes lámparas en gris iluminan la mesa. Sobre los pisos claros y pulidos, una mesa redonda Tulip y sillas de Eero Saarinen le dan vida a un rincón. Los tapizados de los sofás alternan géneros lisos y rayados en las gamas del gris y el blanco.

161


Estudio Fellinger

Comedor con muebles retapizados en color violeta

162

LĂĄmparas y mesa existente teĂąida de gris


Alfred Fellinger

Mesa Tulip y sillas de Eero Saarinen

163


Estudio Fellinger

Fotos Adela Aldama

1

1 2 3 4

164

Detalle del alero-cascada que alimenta la pileta Sillas Luis Ghost de Philippe Starck y mesa de cristal con pie escultural de bronce Expansi贸n del dormitorio Living comedor de Alfred Fellinger. Proyecto del arquitecto Tito Carbi

2

3


Alfred Fellinger

Casa LHC Proyecto de arquitectura: Tito Carbi Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti Iluminación: Alfred Fellinger

La casa se compone de un cubo central de vidrio en doble altura que contiene un enorme estar y un comedor. El comedor tiene una mesa de cristal, cuya base es una escultura, rodeada de silloncitos transparentes Luis Ghost, de Phillipe Stark. Un gran macetón, de Diana Cabeza, alberga una importante palmera, mientras los cerramientos perimetrales, con cortinas americanas de color plata, combinan con las estructuras de los paños vidriados. En el living, un gran grupo de sillones en géneros color tierra se complementan con una mesa laqueada color beige, circular y giratoria. Lámparas y mesas de arrime, de Kartell, completan el conjunto. Sobre la pared izquierda del living, Fellinger dispuso una gran consola de madera laqueada, de 4 metros de largo, color beige. Allí hay libros, adornos y una gran escultura de pared, en mármol. Los cuartos son totalmente blancos, excepto las dos paredes de la cabecera de la cama, en las dos suites, donde manda el lila y el verde manzana. Muebles de Kartell, placares con puertas corredizas de espejo y, en uno de ellos, el infaltable Lounge Chair 670, de Charles Eames, tapizado en cuero color blanco. A través de grandes puertas ventana se sale al exterior, donde espe4

ra un deck con muebles de jardín Coin-Vert. La pileta tiene en el fondo una importante escultura plana, a la altura de la cual cae el agua de una cascada semitransparente.

165


Estudio Fellinger

Casa ES   Proyecto de arquitectura: Nazareno de Souza Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti y Roberto Ingaramo

En esta casa de Palermo, Alfred Fellinger estableció parámetros de sencillez y elegancia que fueron puestos en práctica en todos los detalles. La propuesta buscó realzar las características sobresalientes del proyecto de arquitectura, sin competir con un protagonismo que el mismo Fellinger le niega al interiorismo. En una mezcla efectiva de calidez y sobriedad, manejándose con colores neutros y una acertada utilización de la iluminación, la decoración alcanza puntos máximos en varios ambientes y refuerza sus logros en los rincones. El escritorio, por caso, fue diseñado en forma exclusiva para encajar en un espacio determinado. Fondo, superficie de apoyo y estantes parecen construidos en una sola pieza. Una silla Generation, de Knoll International, le agrega el toque tecnológico que el lugar necesita. Por otro lado, en el gran living se desarrollan a sus anchas unos largos sofás de Gris Dimensión, sobre alfombras de diseño exclusivo. Una gran bola de luz preside el lugar y, en un rincón, la famosa lámpara Fortuny Giudeca 805, diseñada a fines del siglo XX, confiere el toque especial. El comedor está rodeado de ventanales que Fellinger cubrió con cortinas plisadas de Hunter Douglas. El centro del ambiente está colonizado por una gran mesa redonda rodeada de sillas B&B Italia.

166


Alfred Fellinger

Fotos Adela Aldama

167


Estudio Fellinger

Escritorio, mueble dise帽ado por Fellinger y sill贸n Generation de Knoll International

168


Alfred Fellinger

Living con muebles de Gris Dimensi贸n, famosa l谩mpara Fortuny Giudeca 805, de fines del siglo XX

169


Estudio Fellinger

Fotos Christian Fellinger

Mesa diseĂąo Alfred Fellinger entre columnas existentes. Fondo fotografĂ­as de Robert Mapplethorpe

170


Alfred Fellinger

Casa NC   Proyecto de arquitectura: Bodas-Miani-Anger, arquitectos Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti

La familia necesitaba juntar los beneficios de la quinta que tenía en las afueras con los de su piso de Buenos Aires. Todo en un solo lugar. Salvo la fachada, que se mantuvo gracias a un proceso de reciclado y puesta en valor, todo se hizo de nuevo. La planta original no daba respuesta a las necesidades específicas de sus futuros habitantes. Los profesionales del estudio Bodas-Miani-Anger elaboraron un inteligente proyecto base, para el que contaron con la colaboración del Estudio Fellinger y de otros expertos en varias disciplinas. Entre el sótano y la terraza se desarrollan cinco niveles. En el subsuelo está la sala de cine, la cava y las dependencias de servicios. En la planta baja, las cocheras no cubiertas, dos recepciones, una mesa de juego, la cocina-office y el patio. Hacia arriba, el entrepiso contiene algunos dormitorios del personal, mientras que el primer piso permite el acceso al escritorio, la biblioteca, la suite principal y dos 1

cuartos de huéspedes. En el segundo piso se encuentran la parrilla techada, el horno de barro, la cocina, el sauna, el quincho-comedor y la terraza, donde están el deck y la pileta. Finalmente, la sala de máquinas, los tanques de agua y otros sectores rematan la casa en el nivel superior. A pesar de su gran dimensión, la obra se materializó con pocos elementos, manteniendo una estética simple y por eso elegante.

2

1 Proyecto del estudio Bodas - Miani – Anger 2 Vista lateral de la mesa Trampolín

171


Estudio Fellinger

Lรกmpara colgante de Ingo Mauer sobre escalera de mรกrmol y madera laqueada blanca

172


Alfred Fellinger

GalerĂ­a de fotos de Mapplethorphe

173


Estudio Fellinger

174


Alfred Fellinger

175


Estudio Fellinger

Living con muebles de dise単o exclusivo

176


Alfred Fellinger

Casa AC Proyecto de arquitectura: Bodas-Miani-Anger Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti

En Barrio Parque, Alfred tuvo que equipar una casa nueva diseñada por Bodas-Miani-Anger. Su trabajo, desde el principio de la obra, estableció un contraste interesante con la Casa NC, que debió ser reconstruida. En los dos trabajos, Alfred se dio el gusto de usar un solo material para todos los pisos, mármol natural. En planta baja, donde se realiza el acceso, hay un toilette y están las áreas sociales, que incluyen el ascensor. La escalera se hizo toda de mármol crema, marfil y vidrio. En el comedor, una mesada de madera continúa a través de la puerta ventana y se extiende en el patio posterior para formar la mesa de los asados, con sillas Toledo diseñadas por Jorge Pensi. La mesa se sostiene con una viga Doble T. Del otro lado, la mesada de la cocina también continúa afuera, pegada a la medianera, dándole forma a la parrilla de acero.

Mesa exterior con base Doble T y sillas Toledo

Detalle de la escalera

177


Estudio Fellinger

178


Alfred Fellinger

179


Estudio Fellinger

Fotos Adela Aldama

1 Comedor 2 Playroom con sillones de Colecci贸n 3 Sof谩s en hometheatre y living 4 Detalle de la biblioteca 5 Mesa de comedor en el quincho

180

1

2

3

4


Alfred Fellinger

Casa AB Proyecto de arquitectura: Mario Stabilito - Isacio González Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti Iluminación: Arturo Peruzzoti

“Pingüinos” es un country singular, de lotes grandes que permiten gran independencia entre las viviendas. El cliente quería una casa de carácter singular y sintético para desarrollar una intensa vida familiar y con amigos. Haciendo hincapié en la calidad de las terminaciones y detalles, los arquitectos Mario Stabilito e Isacio González diseñaron una vivienda contemporánea de espacios generosos, donde la luz es protagonista importante. El lote, con el frente hacia el sur y el fondo hacia el norte, permitió crear una fachada con mínimas perforaciones y aprovechar las vistas y el sol de las superficies que daban al fondo, creando una prolongación visual hacia el campo de golf. Todos los ambientes sociales se orientaron hacia el jardín: cocina, estar-comedor, galería, escritorio, home-theater, quincho cubierto, área de servicio y departamento de huéspedes. La casa se caracteriza por la fuerte presencia del hormigón armado y los grandes ventanales de aluminio en color. La ambientación de Fellinger aportó estética y confort. Grandes sofás en negro y grises combinaron texturas y color con muebles de diseño exclusivo hechos en maderas claras. Una biblioteca con esculturas y jarrones preside el estar. No faltan sillones Aluminum en blanco, de Eames, y una gran mesa, también blanca, en el comedor 5

del quincho y playroom del mismo.

181


Estudio Fellinger

Foto Christian Fellinger

182


Alfred Fellinger

183


Estudio Fellinger

Residencia LV Proyecto de arquitectura: MSGSSS y Fernández Prieto y Asociados Proyecto de interiores: Estudio Fellinger Equipo: Mary Verellen

Fotos Christian Fellinger

La residencia LV se desarrolla en un piso ubicado en una de las dos torres que componen el complejo Torres del Yacht, en el Dique 4 de Puerto Madero. Este emprendimiento está rodeado por vecinos exclusivos, como el Yacht Club, el Hotel Hilton o el Museo Fortabat, y tiene vistas privilegiadas hacia la Reserva Ecológica. Con estas excepcionales visuales panorámicas sobre el río y la ciudad, la decisión de Fellinger fue, una vez más, no competir con la sobriedad de la arquitectura ni con la contundencia del paisaje. Todo lo contrario, Alfred volvió a recurrir a un planteo sinérgico entre estilo y funcionalidad. En el living, Fellinger apostó nuevamente a cómodos sofás en gris

1

oscuro, de Gris Dimensión. Unos almohadones en amarillo y blanco parecen plantear un juego cromático con el cuadro de la pared de fondo. El resto del equipamiento establece sus propios códigos estéticos, independizándose del sofá y a la vez destacándolo. Frente al mueble de Gris Dimensión se organizan unos sillones y mesas que hacen su propio juego con maderas claras y tapizados, también claros, que combinan con la lámpara de Iluminación Agüero. Cortinas Roller Hunter Douglas componen el lugar aportando un toque de ascetismo minimalista. En el escritorio, la mesa y la silla de Federico Churba componen el detalle distinto dentro del universo blanco del ambiente. La biblioteca de Hábito permite organizar objetos, libros y un set de fotos con 2

marcos negros, todos iguales.

1 Living con muebles de Gris Dimensión 2 Federico Churba, silla y escritorio. Biblioteca de Hábito

184


Alfred Fellinger

L谩mpara de Iluminaci贸n Ag眉ero, cortinas de Luxa Flex y muebles de Gris dimensi贸n.

185


Estudio Fellinger

1

2

3

4

1 Recepción laboratorio 2 Recepción 1º piso 3 Espera 2º piso 4 Mural en la doble altura interna, diseñado por Fellinger 5 3º piso, ascensores 6 Mural y recepción pública, PB

5

186

6


Alfred Fellinger

Diagnóstico Maipú  Proyecto de arquitectura: Arquitectos Ures, Wild, Devalle Proyecto de interiorismo: Estudio Fellinger Equipo: Ricardo Moretti

Con 3.000 m2 distribuidos en seis plantas y un diseño que optimiza y facilita la atención del público, la quinta sede de Diagnóstico Maipú, ubicada en Cabildo 457, se inauguró en 2012 con capacidad de atender mensualmente a 20.000 pacientes. Los arquitectos Guillermo Ures, Valeria Devalle y Esteban Wild, responsables del proyecto, convocaron a Alfred para trabajar sobre las zonas públicas del edificio, en planta baja y en cada uno de los distintos niveles. La planta baja está reservada para los estudios de resonancia magnética y tomografía computada; en el primer piso funcionan el laboratorio de análisis clínicos y un bar; en el segundo, se encuentra radiología general, radiología odontológica, mamografía, ecografía mamaria y densitometría; en el tercer piso, ecografía, ecodoppler y medicina nuclear. En el cuarto nivel funcionará un auditorio con capacidad para 180 personas. El edificio se completa con un quinto piso, donde funcionan las áreas de personal y el depósito. Alfred trabajó sobre la superficie de la amplia pared que se desarrolla en el atrio de gran altura y sobre la que enfrenta a la entrada y sirve de respaldo del front desk. La idea del proyecto de esta pieza se basó en componer una serie de planos salientes realizados con placas Knauf, que se destacan con la iluminación rasante. Acceso principal

187


Estudio Fellinger

2

3

1

188

4

1 2 3 4 5 6 7

Imagen de la Torre Basamento y planos de agua Basamento y circulaci贸n peatonal Vista de la cafeter铆a Acceso Recepci贸n Bandejas superiores


Alfred Fellinger

Torre Única de Comunicaciones  Proyecto de arquitectura: Héctor Raúl Muñiz y Jorge Eduardo Príncipe Proyecto de interiorismo: Estudio Fellinger Equipo: Nadia Guillemi

En agosto de 2010, la Sociedad Central de Arquitectos organizó un concurso para elegir el proyecto de la Torre Única de

5

Comunicaciones (TUC), un edificio que albergaría un centro integrador de telecomunicaciones para la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense. Ganaron el concurso los arquitectos Héctor Raúl Muñiz, Jorge Eduardo Príncipe y equipo, los que invitaron a Alfred a sumarse como asesor de interiorismo. La torre, que va a construirse en Avellaneda, será en su tipo la más alta de la Argentina y formará parte del proyecto denominado Plataforma Nacional de Televisión Digital Terrestre. El edificio tiene el objetivo de concentrar equipamiento de radiocomunicaciones y agrupar antenas para la mejor cobertura del servicio de televisión digital, radio y sistemas de microondas. Fellinger asumió la elección de solados, revestimientos, cielorrasos y cristales para el cerramiento del edificio. El principal desafío del

6

proyecto consistió en elegir materiales producidos en el país. Los interiores, como es su costumbre, fueron diseñados con el mayor ascetismo posible. Materiales de Hunter Douglas, vidrio déco de Vasa y cristales especiales que se opacan con la luz solar fueron algunas de las elecciones con las que se buscó evitar cortinas, teniendo en cuenta el escaso mantenimiento que suele tener un edificio público.

7

189


Estudio Fellinger

entrevista a martín zanotti

“Una maravillosa capacidad de hacer, de avanzar e ir para adelante“. 

¿Cómo conociste a Alfred? Fue hace más de veinte años, en la muestra de Casa FOA en Punta del Este. Yo estaba terminando mi primer año de facultad y fue casi al azar. Alfred era un profesional que me despertaba mucha admiración, pero no lo conocía personalmente. Si bien yo recién estaba aprendiendo, trabajaba con unos amigos que habían heredado una fábrica de muebles de cocina y me habían pedido que colaborara en el rediseño de sus líneas. En ese momento, nosotros éramos los más chiquitos de FOA. Fue entonces cuando tuve la posibilidad de conocer a Alfred. Él es una persona a la que le encanta la camaradería, esa cosa de relacionarse con la gente, y se dio así nuestro encuentro. Cuando volvemos a Buenos Aires y se hace FOA en Los Silos de Dorrego, con un grupo “limpísimo”, redescubro a Alfred, aunque yo ya lo conocía por su obra. ¿Cómo comenzaste a trabajar con él? Iba a la universidad, que en muchos casos me aburría. Soy quinta generación de arquitectos; la arquitectura y el diseño forman parte de mi esencia, siempre supe que quería hacer esto. Muchas cosas para mí eran obviedades, porque ya tenía un tiempo ganado en el entorno familiar. Naturalmente, había un montón de cosas que tenía que aprender, sobre todo los temas técnicos y proyectuales. Necesitaba salir al ruedo, y además era bastante inquieto. Quizás el punto que me maravilló de Alfred fue su capacidad de hacer, de avanzar, de ir para adelante. Lo conocí más a fondo a partir de la FOA de Los Silos. Alfred tenía un maravilloso estudio en la calle Sarandí, un petit-hôtel divino, que era su estudio y su casa. “Mirá, tengo que hacer un

190


Alfred Fellinger

trabajo, ¿tenés tiempo para dibujar?”, me dijo. Y fui porque no era

semana de estar trabajando me dijo: “Hoy vamos a salir a la calle”.

una propuesta a horario completo. Así empecé hasta que se fue in-

Entonces fuimos paseando por todas las casas donde él compraba

crementando el trabajo y empecé a ir todas las tardes a su estudio.

y me presentaba como una persona nueva de su estudio. Abría las puertas a que yo tuviera el mismo trato que tenía él con sus provee-

¿Cómo fue esa experiencia?

dores. Fue maravilloso porque Alfred es una persona muy querida

Recuerdo que un día había que entregar un proyecto para un cliente y

en el medio.

Alfred se había ido a una obra. A principios de los noventa la compu-

Llama la atención que el entorno familiar y afectivo de Alfred sea el

tadora no se usaba tanto, todo era más complicado. Pensé: “Bueno,

mismo entorno de su trabajo.

voy a hacer unos dibujos”, y le dejé en la mesa unos bocetos a mano

Es que uno no trabaja de esto, esto es la vida de uno. Disfrutás a

alzada del proyecto. Me llamó esa noche y me dijo: “No puedo creer

cada momento lo que te pasa. Ahora a mí me pasa lo mismo, por eso

que tengamos todo listo, porque… ¿vos hiciste esto?, ¿cómo? ¿de

recién lo entiendo. Alfred se ha podido desarrollar en su profesión

dónde lo sacaste?”. En ese momento, y quizás hoy también, me llenó

porque es su esencia. También te digo que es un hombre de carácter,

de orgullo haber podido contribuir a que se presentara el proyecto

un loco de la guerra, verborrágico, con todo lo que la verborragia

en tiempo y forma. Pero, en realidad, lo que me pareció maravilloso

trae. No es un tipo rencoroso, es muy generoso. Y, por sobre todo,

fue que él me lo estuviera diciendo. Indudablemente cuando vos te-

un tipo muy afectuoso que necesita afecto, como todos, y lo busca

nés una respuesta es porque también tenés un estímulo, y para mí

permanentemente en sus acciones.

era sumamente estimulante estar en su estudio. ¿Lograron cultivar una amistad? ¿Cómo es Alfred en el trabajo?

Viste que cuando hablás de amor, uno dice que se encuentra con su

Alfred tiene una gran generosidad como maestro, te permite expre-

alma gemela. Nosotros tenemos una relación de amistad y de profe-

sarte. En realidad, hay un momento en el cual tus ideas son muy

sionalismo. A pesar de la distancia en edad, nos encontramos como

valorables, pero, como toda persona que está en etapa de formación,

dos personas que tienen el mismo objetivo y la misma pasión. La

todavía no tenés la pasta para concretarlas. Entonces está el maes-

nuestra es una relación de pasión por lo que hacemos. Es visceral. Él

tro que sabe captarlas y concretarlas. Él sabía rescatar esas ideas y

cumple el 18 y yo el 19 de agosto, muchas veces los hemos festeja-

no las hacía propias, las hacía parte de un equipo de trabajo. Fue una

do juntos. Los dos somos pasionales con el trabajo y, por lo mismo,

gran enseñanza para mi vida.

tenemos eso del exabrupto. Pero también esa cosa de “bueno, acá

Otra muestra de su generosidad, que me impresionó, fue que a la

no pasó nada”, volver para atrás, la humildad para ver cuáles son

191


Estudio Fellinger

nuestros errores y tratar de solucionarlos. Creo que esa es la razón

esencia. Muchas veces esto se toma como egocentrismo. Decidir

por la que tenemos una amistad de tantos años, una amistad y valo-

que esto se hace así, que esto es rojo, que esto es verde, ¿Por qué

ración mutua. Así como yo lo entiendo, esta historia empieza con la

rojo o verde? Es un deseo que te brota, un suspiro de creatividad.

admiración de un NN, que era yo en ese momento, hacia un grande.

Con Alfred aprendí a valorarlo y decir “esto es así”. La seguridad de

Hoy él se siente orgulloso como se sentiría un padre.

Alfred es una de las grandes cosas que me transmitió. “Bueno, flaco, vos pensaste que esto es blanco o rojo, sigamos adelante, porque

¿Cómo caracterizarías la obra de Alfred?

esa idea rectora es la que vamos a seguir y tenés que estar conven-

Yo aprendí mucho de él. A mí me partían la cabeza las cosas que se

cido de eso”. La valoración personal, que algunos llaman autoestima

le ocurrían, esas cajas contemporáneas maravillosas, de un depura-

alta o lo que sea, es lo que aprendí de Alfred. La seguridad. Si bien

miento increíble, y de repente un mueble del siglo XVII, mezclado

dudo de infinidad de cosas en mi vida, no dudo de nada de lo que me

con elementos de la cultura precolombina o muebles de Interieur o

sale espontáneamente, de lo que me brota inmediatamente.

de DePadova. Esa cosa nutritiva, de riqueza, de refinamiento, pero

También aprendí a incorporar la necesidad de establecer víncu-

no desde una postura esnob, sino desde una búsqueda que va más

los profesionales con gente que comparta una forma de vida, la

allá. Su trabajo es eso: una mezcla exquisita, refinada, con lo mejor

necesidad de trabajar en equipo. Que ninguno sobresalga. Todos

de cada momento. Él busca que todo en un ambiente sea bueno y

tenemos un lugar en el engranaje y es igual de importante. A veces

que, si algo está viejo, pueda encontrar un reciclaje que lo acerque

alguien funciona mejor que otro, como siempre pasa. Eso creo que

a lo contemporáneo, al futuro, si querés. Alfred tiene lo propio de la

es lo más fuerte.

formación europea de posguerra, cuando no todo era tirar a la ba-

Y después aprendí a trabajar. Alfred es un gran trabajador. En el mo-

sura. El concepto es que hay cosas que se deben conservar porque

mento cultural y social en el cual él empezó a trabajar, el trabajo

hacen a nuestra alma. Así es Alfred, su trabajo, su esencia. Para mí,

parecía ser solamente un argumento para negociar un aumento o

Alfred y su trabajo son indivisibles, un todo. No es algo que les pase

para negociar los días de vacaciones. Con Alfred aprendí que había

a todos. Hay profesionales que a las siete de la tarde cierran la puer-

que trabajar, que el trabajar no te agota, lo que te agota son aquellas

ta de su estudio y la vida pasa por otro lado. A mí no me sucede eso

cosas que no te hacen bien, pero nunca trabajar. Uno podría traba-

y a Alfred tampoco. Eso es lo que yo entiendo que es su trabajo.

jar eternamente. Me parece que la cultura del trabajo es otro de los grandes legados que recibí de Alfred. Me encontré con una persona

192

¿Qué incorporaste de la forma de trabajar de Alfred?

que si se tiene que levantar a las 5 de la mañana o acostarse a las 3,

Lo más importante que tomé de Alfred es la valoración de la propia

porque se quedó proyectando, no lo vive como algo duro, sino como


Alfred Fellinger

una oportunidad de creatividad. Entonces resulta más enriquecedor

uvas. Me pareció genial saltar de la racionalidad de tener que hacer

y vitalizante que quedarse durmiendo.

un proyecto concreto a la imaginación y la valoración de lo efímero para ambientar una fiesta.

¿Cuánto tiempo trabajaron juntos? Estuve casi dos años en relación de dependencia y después prolon-

Una verdadera fiesta

gamos nuestra relación laboral en diferentes actividades y obras.

Sí, Alfred hacía unas fiestas maravillosas, invitaba a todo el mundo.

Con el tiempo, esa relación profesional se fue convirtiendo en una

A mí me encantaba porque era un zoológico que me recordaba a mi

amistad basada en compartir nuestras nuevas experiencias labora-

familia. “Son extrañezas”, decía yo, pero no eran extrañezas, para

les y proyectuales. Por suerte, la vida nos dio la posibilidad de vernos

mí era la vida. Entonces juntaba a un proveedor con un intelectual,

y de seguir adelante cotidianamente o una vez cada tanto. Mi traba-

con el tipo más top que había, con sus clientes multimillonarios, y

jo profesional me llevó a compartir trabajos con otros colegas, pero

se armaban unas cosas increíbles. Me acuerdo de que llego un día

nunca con la intensidad que se dio con Alfred.

al estudio después de la facultad, abro la puerta y el piso estaba lleno de hojas de árboles. Yo pensé que las ventanas habían quedado

¿Recordás algún trabajo en particular?

abiertas. ¿Qué había pasado? Nada. Alfred había armado una fiesta

La bisagra en su vida y en la mía fue Los Silos de Dorrego, fue Casa

y había puesto en el piso hojas, y toda la comida también la sirvió

FOA en 1992 y otras obras que se hicieron ahí. Fue su casa y su

sobre hojas. Esa cosa creativa, genial, de vivir por el diseño, de vivir

oficina. Trabajos muy enriquecedores y muy de vanguardia. En ese

el diseño. Él no es un diseñador, él vive así.

momento me sentía en el caldero de las nuevas ideas. Casa FOA se hizo dentro de unos contenedores de granos. Toda una movida inmobiliaria, pero sobre todo de ideas. Era el comienzo del loft como concepto. Y la incorporación de la tecnología, tan presente en las cosas que hace Alfred. Hoy vos ves Los Silos y siguen siendo vanguardistas, pero en ese momento era un descampado, un lugar por donde no pasaban los colectivos. Recuerdo que un día, cuando todavía no estaban terminados, Alfred colocó alfombras orientales en el parque y revistió las mesas. Esas eran las mesas del cóctel.

Martín Zanotti 

Consiguió unos huacos originales y los llenó de almendras, nueces y

Arquitecto. Diseñador de interiores.

193


Proyectos Especiales

Puedo asegurar que en la vida de Alfred todo es estética. Un buen creador diseña hasta su sandwich. Él sabe ponerle su marca a cada paso, a cada movimiento. De personalidad firme y dura en lo profesional, es flexible e incondicional con sus amigos. Para mí es un tío en medio de la gran ciudad. Me quedo con todo lo mejor de él. Gracias por enseñarme tanto, sin límites, y por mostrarme el mundo del diseño según tu mirada, sin restricciones y sin esperar a cambio más que mi compañía de alumna atenta. Mary Verellen Integrante del Team Fellinger

Armar un equipo es complejo, pero que ese equipo tenga espíritu lo es aún más. Team Fellinger tiene valores representados en cada uno de nosotros y, en el caso de Alfred, el predominante es la humildad. Para aprender y para enseñar, para callarse y para decir cuando algo es “espectacular”. Líder es quien lleva adelante un sueño: el diseño como herramienta fundamental para mejorar la vida de las personas. Alfred es el líder de un equipo que exige poner el espíritu por encima de todo. Álvaro Garcia Resta Integrante del Team Fellinger

194

Simplemente ALFRED. Simplemente ¡¡¡ESPECTACULAR!!! Gracias, MAESTRO. Gabino Alvelo y Araujo Integrante del Team Fellinger


Alfred Fellinger

proyectos especiales “Crea espacios para la privacidad y la intimidad�.

195


Proyectos Especiales

196


Alfred Fellinger

D&D 25 años

En 2010, la Revista D&D organizó una muestra conceptual, junto con el Estudio Otero & Asociados, para celebrar sus 25 años. La cita fue en el Museo Nacional de Arte Decorativo y la exhibición reunió a destacados diseñadores argentinos. La temática se basó en estructurar un recorrido por el último siglo del interiorismo argentino. Germán Carvajal, por caso, evocó la Belle Époque, Carlos Galli, el Art Déco, Jorge Muradas, los 50 y Martín Zanotti, las vanguardias. También hubo espacios para los 70, los 80, el Minimalismo y lo contemporáneo. Pero, como no podía ser de otra manera, Alfred Fellinger hizo un homenaje a los años 60. Para la ocasión, Alfred, junto a Ricardo Moretti, diseñó una alfombra con motivos pop, pero en un severo blanco y negro. El mismo motivo, invertido, se convertía en tapiz de la pared de fondo. En los laterales, dos paredes lisas; una de ellas, con un cuadro de Clorindo Testa de la colección privada de Fellinger. El espacio se llamó Homenaje a Martin Eisler, y en el centro de la escena gobernaban la puesta el mítico Sillón Costilla, de Martin Eisler, un apoyapié de la misma línea y una lámpara bola de época. El arquitecto austríaco Eisler llegó a la Argentina y fundó, con Arnold Hakel y Susi Aczel, Interieur Forma, en 1959. Allí, Alfred se formó aprendiendo de las líneas que la firma importaba y de los productos que producían estos tres expertos en diseño e interiorismo.

197


Proyectos Especiales

Homenaje de Martin Eisler

Sill贸n Costilla de Martin Eisler y cuadro de Clorindo Testa al fondo

198


Alfred Fellinger

La ambientaci贸n recrea la est茅tica de los sesenta, muebles de Eisler, alfombra y tapiz de Alfred Fellinger

199


Proyectos Especiales

200


Alfred Fellinger

201


Proyectos Especiales

202


Alfred Fellinger

Medianeras

Después de la exitosa muestra “25 años en el D&D”, en el Museo de Arte Decorativo, Roberto Otero y Silvia Peña repitieron la exhibición en base al acondicionamiento de diez espacios intervenidos por decoradores y creativos. Los espacios debían evocar la trama de películas argentinas. Esa edición de la reconocida feria se realizó en 2011, en la Rural de Palermo, con un masterplan del arquitecto Martín Zanotti. La madrina de la expo fue Mirtha Legrand. La idea de Alfred consistió en trabajar el espacio al modo de la película Medianeras, estrenada ese mismo año. Esta comedia dramática fue escrita y dirigida por Gustavo Taretto, y protagonizada por Javier Drolas, Pilar López de Ayala e Inés Efron. Cuenta la historia paralela de un chico y una chica que viven en dos monoambientes del mismo barrio y no se conocen hasta que uno de ellos abre ventanas en su medianera. Alfred intervino el lugar con el Team (Álvaro García Resta, Gabino Alvelo y Araujo, y Mary Verellen) y con Ricardo Moretti, esponsoreado por Knauf. En todas las paredes, consideradas como medianeras, se dibujaron edificios de Buenos Aires, obra de Francisco Díaz (Pastel), quien también hizo los cuadros para FOA Banco Tornquist (2013). En el medio, unos muñecos de Araujo y Moretti recuerdan que la protagonista de la película es vidrierista. El piso del stand se realizó con cristales Vasa, parte en déco negro brillante y parte en negro mate.

203


Proyectos Especiales

204


Alfred Fellinger

205


Proyectos Especiales

1

1 Comedor con Y-chair Wishbone de Hans Wegner y libélulas de Hernán Alvarez Forn 2 Detalle de la cocina con muebles italianos Snaidero 3 Sofá cibernético en cuero color blanco. Alfombra Martín

206

2


Alfred Fellinger

Casa COR

En el verano del 2010-2011, Casa COR, una suerte de Casa FOA de Rio Grande do Sul, abrió sus puertas en el Casino del Hotel San Rafael, Punta del Este. Alfred decidió participar con Majo Delgado y la colaboración de Ricardo Moretti. El espacio se llamó Cook & Art, una suerte de fusión entre espacio de cocina y galería de arte. Aprovechando el éxito obtenido en Casa FOA - La Defensa, Alfred volvió a utilizar la recién lanzada línea Black de electrodomésticos (heladeras, hornos y anafes) de la firma Whirlpool. En Casa COR, su paleta se restringió al negro y al blanco, con ligeras variaciones aportadas por los materiales. Muros de vidrio blanco brillante, y otros de placas de yeso, y un cielorraso de barrisol transiluminado suspendido sobre la cocina enmarcaban el ambiente. Los muebles de cocina, provistos por la firma Move Argentina y Art d’Vivre, fueron de la línea italiana Snaidero, diseñada por Pininfarina. Una mesa de laminado blanco con base de acero componía un comedor, rodeada de sillas escandinavas CH24, de Hans Wegner. Mucho acrílico y esculturas de aluminio que colgaban del techo, más tres libélulas construidas con alambre, chapitas y otras ferreterías realizadas por el escultor Hernán Álvarez Forn completaron la apuesta. Las obras fueron aportadas por Galería del Paseo, de Manantiales. Un estar con un sofá cinético de Walmer lucía la alfombra Martin, 3

diseñada por Alfred para la muestra “D&D: 25 años”.

207


Proyectos Especiales

1

1 2 3 4

208

Restaurante diseñado con Santiago Fernández Rey y Eugenia Hourcade Alfombra diseñada por Alfred y Ricardo Moretti Detalle de la mampara de vidrio serigrafiado Detalle de los móviles de papel calco colgados desde el techo sobre las mesas

2

3


Alfred Fellinger

Casa DAR

Casa DAR, cuyos grandes organizadores fueron Omar Farhat y la Asociación Amigos del Hospital, volvió a abrir sus puertas en 2011, y Alfred fue parte de ella. La muestra de interiorismo de Tucumán, que nuevamente se hizo a beneficio de instituciones de caridad, decidió ayudar ese año al hogar de niñas del colegio San José. En ediciones anteriores Casa DAR restauró, recicló y recuperó diferentes tipos de inmuebles privados de interés patrimonial, dejándolos en excelente estado. Alfred participó con los arquitectos Santiago Fernández Rey y Eugenia Hourcade, desarrollando un espacio que bautizaron Restaurante Via Manzoni. Los proyectistas dispusieron un tándem de sofás color suela, con mesas bajas, seguidos por una serie de mesas altas de cristal y pata central de acero inoxidable, con pares de sillas Butterfly blancas, diseño de Arne Jacobsen. El equipamiento de la muestra de 2011 colonizaba el gran lobby de una ex sede del Banco Francés construida en 1909. Los muebles se dispusieron sobre una alfombra diseñada por Alfred y Ricardo 4

Moretti, con un motivo fetiche que se repetía en el bar y en los separadores de cristal. Una mampara de vidrio serigrafiado separaba este espacio del tránsito de quienes ingresaban a visitar la muestra. Para darle carácter y escala al restaurante, ubicado en un ámbito tan grande como el hall de una antigua institución bancaria, Alfred dispuso unos móviles de papel calco que pendían desde el techo sobre las mesas.

209


Proyectos Especiales

1

1 2 3 4

210

Detalle del isotipo aplicado a la decoración Todo el bar estaba equipado exclusivamente con botellas de vodka Absolut Equipamiento diseñado ad hoc Barra del restaurante Vía Manzoni

2

3


Alfred Fellinger

4

211


Proyectos Especiales

212


Alfred Fellinger

213


Proyectos Especiales

entrevista a dolores beccar varela

“La estética es parte de su esencia”.

¿Cuándo conociste a Alfred? Lo conocí en el año 88, ponele. Mi madre tenía una casa de decoración, donde yo colaboraba. Alfred, que en ese entonces ya trabajaba en forma independiente, solía ir allá con sus clientes a elegir muebles. Pero recién empecé a conocerlo más en el 92, cuando hizo Casa FOA, en la que yo también participé. ¿Viste que Casa FOA te une de una manera increíble? Quizá porque es un laburo que te demanda mucho tiempo y estás mucho tiempo ahí. ¿Cómo definirías a Alfred? Hay una cosa que a mí me impresiona de él y que creo no haberla visto en nadie. Tiene un sentido de la estética que es parte de su esencia. Vos vas a lo de Alfred, vas a su cuarto, a su baño, qué sé yo, y tiene todos cepillos de dientes iguales, ordenados. Vas a la cocina y tiene todas las cosas puestas bien. Tiene una estética para todo. Un orden. Pone todas las cosas con un sentido natural de la estética. No es un orden obsesivo tipo laboratorio. Yo creo que su esencia es la estética, desde lo más cotidiano, que puede ser cómo poner el cepillo de dientes o cómo poner las cosas en la mesa. Yo pongo todo así o así, nunca lo pongo torcido, no me sale, y Alfred es igual en ese sentido. Cómo se viste, ponele. Se fija que el reloj tenga que ver con lo que tiene puesto. Lo mismo con los anteojos. Es un tipo que lleva la estética en todas las expresiones de su vida. Hay mucha gente que se dedica a la arquitectura o al diseño y vas a sus casas y son un desastre, ¿entendés? Eso no le pasa a Alfred. ¿Cómo podrías caracterizar a Alfred diseñador? Yo creo que él tiene la escuela de Interieur Forma, y eso lo lleva adentro.

214


Alfred Fellinger

Es un clásico, pero moderno. Es como que aprendiste a ver las cosas, y

¿Cómo es el trabajo de Alfred si tuvieras que describirlo?

eso lo incorporás y se trasmite en lo que hacés. Los trabajos que hace

Es muy meticuloso. En él me parece que nada es casual, ¿viste? Es un

Alfred son como muy limpios y muy cerrados, si bien pueden parecer

tipo que tiene noción del espacio. Si va a poner una lámpara, la pone,

muy abiertos, en el sentido de esa cosa de limpieza y de cosa blanca

porque la proporción de la lámpara con la mesa es la correcta. No es

que tiene él, que me encanta. No le podrías agregar nada, porque tenés

un “¿A ver cómo queda?” No. Casa FOA, por ejemplo, de alguna ma-

que dejarlo así. Sé que hay clientes que respetan a raja tabla el diseño

nera es como si fuera una muestra, como si fueras un pintor a quien le

de Alfred. Si él puso el cenicero acá, casi que sacan una foto para que

toca exponer todos los años. Alfred todos los años muestra algo de lo

quede ahí, lo vuelven a poner en el mismo lugar. En general no pasa eso:

que él hace y en ese sentido creo que ha dejado una trayectoria en el

entregás la casa, o lo que sea, y es muy difícil que se mantenga como

diseño. Si vos ves todo lo que él hizo en Casa FOA, si bien todo puede

uno cree que se puede mantener.

ser muy distinto, siempre hay como un sello, ¿viste? Él jamás haría algo en su trabajo que tuviera que esconder. ¿Cómo decirte? Es muy con-

¿Cómo fue creciendo la relación que tenés con él? ¿Los unió el dise-

secuente con su pensamiento, ¿entendés? No te va a decir: “Tuve que

ño? ¿Trabajaron alguna vez juntos?

ponerlo porque, si no, me peleaba con…”. No, no lo pone. No sé cómo

No, no trabajamos nunca juntos. Cada tanto nos juntamos y comparti-

hace, pero no lo pone. O si lo pone, después lo saca. Jajaja. No es una

mos nuestro trabajo. Él me cuenta lo que hace y yo le cuento lo que hago.

cuestión de colores nada más. Ni de estilos. Alfred es un tipo que tie-

He visto muchas cosas suyas, pero no trabajamos juntos, no sé por qué.

ne conocimiento de lo que hay en el espectro del diseño. Primero, hay

Hace 25 años que lo conozco, sé todo lo que ha hecho. Incluso siempre

cosas que diseña él y, después, hay cosas que ya están hechas y que él

nos acordamos de una vez que había hecho una obra para la torre Le Parc

tiene en la cabeza. Cuando vos diseñás es maravilloso, porque podés

y tenía que entregarla. Y yo me puse a encerar los pisos a mano, pasán-

diseñarlo todo, todo, todo. Pero hay cosas que, de golpe, es mejor no

doles cera y lustrando con los pies. Terminé con las patas temblando y él

diseñarlas. Te vienen a la cabeza y decís: “Pongo tal cosa”. Él es un tipo

también, creo. A todos nos pasa lo mismo. En las obras hay un punto en

que está siempre alimentándose de revistas y de cosas por Internet.

que te tenés que poner a hacer vos las cosas porque no llegás, no llegás.

Tiene un interés constante por lo nuevo, por mantenerse al día en todo

Después él festejó sus 50 años ahí mismo, porque se hizo muy amigo de

lo que hay de diseño, que hoy es infinito.

los clientes. Esa es una característica de Alfred, se hace amigo de todos los clientes. Terminan amándolo, ¿entendés? Es algo muy lindo, que habla muy bien de él. Seguro que alguna vez se habrá peleado con alguien,

Dolores Beccar Varela 

pero la mayoría de sus clientes terminan siendo amigos.

Arquitecta. Diseñadora de interiores.

215


Objetos

Semblanza: Alfred, el amigo fiel y consecuente. Tiene un lugar de mucho aprecio en las distintas disciplinas dentro del quehacer creativo. Alfred Fellinger, el profesional. Con mucho esfuerzo, conocimiento y talento, se hizo de un nombre donde no hubo concesiones. Fiel a su estética, ya tiene una absoluta identidad perfectamente definida. Juan Azcue Amigo y colega

Quería algo contemporáneo, hacer un cambio. ¡¡¡Qué buena elección fue la de llamar a Alfred para este proyecto!!! Desde el primer momento hubo una gran empatía. Coincidíamos en nuestras propuestas. Alfred fue un gran psicólogo de la estética adecuada para vivir en armonía. Captó con luces, colores y formas, sabiendo construir “mi” geografía cotidiana, la geografía del lugar que habito y en el que me muevo. Alfred, espero continúes con el entusiasmo y la creatividad que te caracterizan. Mónica Zartmann Amiga y cliente

216

“Bienvenida la alquimia tecnológica que da por resultado objetos adecuados al presente. No rotundo a aquello que aparenta lo que no es”. Una frase que pintaba a Alfred en el Al estilo de…, que le dedicamos hace unos años y que continúa vigente como definición. Fini Travers Directora de la revista D&D

A Alfred lo conocí cuando fui a comprar unos sillones a Interieur Forma. Me atendió muy cordial, aunque algo serio. Apenas había entrado, pensé: “¡Qué regio!” Repito: lo pensé. Vimos varios modelos y al final compré un juego de sillones Bastiano, sillones diseñados por Tobías Scarpa. Quién me iba a decir entonces que en un tiempo más íbamos a ser compañeros de trabajo. Alfred, impecable, correcto, algo esnob, siempre se destaca. Susana Gondra Amiga y colega en Interieur Forma


Alfred Fellinger

objetos “Haz un lugar para las cosas que tienen significado para ti�.

217


Objetos

Arqueol贸gica

218


Alfred Fellinger

Alfombras En su larga trayectoria como diseñador, muchas veces Alfred creó objetos singulares para sus ambientaciones, algunos de los cuales no registran antecedentes. Las alfombras son uno de ellos. En 1998, en el Auditorio del Tattersall, Alfred compuso una estroboscópica alfombra que daba la impresión de que el piso estaba sembrado de escalones. En esa oportunidad, varios visitantes mayores no se atrevieron a entrar en el espacio por temor a no hacer pie. A su vez, durante 2009, la alfombra de 550x330 cubrió los solados de la oficina inteligente de Casa FOA - Tribuna 2. Un año después, para la muestra “D&D 25 años”, Alfred desarrolló una alfombra en blanco y negro, con círculos y rayas que evocaban el Arte Pop de la década de los 60. La moquette se repetía como tapiz sobre la pared, pero con los colores invertidos. En 2011, en su espacio para Casa DAR de Tucumán, desarrolló junto a Ricardo Moretti una alfombra con motivos fractales en tonos tierra, que llamó Vía Manzotti, nombre del restaurante que creó para esa muestra. En blanco y negro, como la alfombra Martin, de D&D, la moquette Ladrillos vistió los pisos de Casa FOA de su espacio del CMD Barracas. Muchas colecciones siguen esta saga de diseños, como la línea 2013 que vistió el espacio Eclécticos en Casa Foa - Banco Tornquist, esponsoreado por ARQ.

219


Objetos

220

SimĂŠtrica

Via Manzoni

550x330

Rayas

Bauhaus

Norte


Alfred Fellinger

Acqua

Rayos

Ajedrez

Escalones

GeomĂŠtrica

221


Objetos

Ladrillos

Martin

222


Alfred Fellinger

Casetonado

Mondrian neutro

Franjas

Arquitectura

223


Objetos

Espiga

224

Zigzag

I ching

2013


Alfred Fellinger

Hexágonos

Serie

Molécula

Pied de Poule

225


Objetos

Fotos Christian Fellinger

226


Alfred Fellinger

Dagobert

El año 1996, cuando Mercedes Novoa trabajaba junto a Alfred, fue una época de muchos proyectos y, aunque les hubiera gustado, ninguno de los dos participó en Casa FOA. Además de las obras particulares que los dos atendían, también había exposiciones. En la Feria Hotelga, muestra de hotelería, Mercedes y Alfred hicieron un hotel completo: lobby, front desk, restaurante, bar, un cuarto single y un cuarto doble, además de una sala de conferencias. Al año siguiente, diseñaron para la misma feria un restaurante muy lujoso, a tal punto que estaba dirigido por Christophe, el famoso chef del restaurante que llevaba su nombre en la esquina de Nicaragua y Fitz Roy. Allí solo se servían ostras y champagne francés. Para darle un marco exclusivo al lugar, la dupla diseñó un juego de vajilla que realizó la empresa de porcelanas Tsuji. El motivo se llamó Dagobert, porque se inspiraba en un empapelado de pared austríaco, de 1904, llamado así. Se trataba de un delicado tallo con hojas que dejaba su impronta de manera variada. En el plato playo, por caso, los dibujos abarcaban solo la mitad de la superficie. También había un plato playo negro, con motivos en blanco. La idea era que este último recibiera encima un plato más chico con centro negro y borde blanco. De esa experiencia recibieron un juego de platos el fotógrafo Fabio Borquez, Christian Fellinger y Mercedes Novoa.

227


Vivencias

Qué difícil tarea resumir en unos pocos renglones cuarenta y pico de años de amistad, sobre todo cuando la persona amiga eres tú Alfred. Nos conocimos cuando vivías en el departamento de Talcahuano, recién casado con Susana. Carola era chiquita y Christian Matías ni pensaba todavía visitar el mundo. Hablando de mundo, de allí en más no hice más que ver cómo te lo llevabas por delante. Algunas veces te acompañé a hacerlo, pero siempre me sacaste varios cuerpos. En otras, el mundo se convirtió en un farol de alumbrado de la Av. del Libertador. ¿Recuerdas? No alcanzarían las páginas de todo este libro para contar anécdotas… ¡¡de todo tipo!! Las fiestas en Interieur Forma en las que nos colabas a Carola, Milene, al Conde y a mí. Y nos pasábamos la noche huyendo del gerente, que, por supuesto, no nos veía cara de clientes (más bien de ratones chupandines), y caía sobre ti con todo. Hasta que a eso de la medianoche ya a nadie le importaba nada de nada, pues estábamos todos del otro lado. Te enseñé a navegar y, como todo lo que haces, lo tomaste con pasión desmesurada, aunque solo fuera por el tiempo que te duró. Nos fuimos a vivir a California, y allí nos seguiste, ya solo, sin Susana. Triste para mí, pues los dos fueron y son mis amigos. Pero hablemos de las cosas lindas. Cómo disfrutabas. Nunca olvidaré la noche en que cocinaste una alemanada con chucrut y nuestros hijos se negaron a comerla. ¡¡Dios, cómo te ofendiste!! Pero se la perdieron, porque estaba buenísima. Lo único raro era su olor, que tardó un par de días en irse de la casa. Todo se podría decir de ti, cosas menos intrascendentes. Creativo, innovador, desequilibrado, exquisito, genial, imprevisible, capaz de pasar de la alegría desenfrenada al histerismo extremo en un segundo. Tus excesos no conocen límites. Tampoco tu amistad. Tus abrazos de amigo parecían abrazos de oso. El Conde y yo más o menos los aguantábamos, pero Carola y Milene

228

terminaban estrujadas. Tu fortaleza física y mental siempre fue un misterio para mí. Les exigiste a tu cuerpo y a tu mente en tal medida que muchas veces pensé que ibas a explotar, a reventar como un misil que se estrella contra el blanco. Pero no, ahí sigues, insistiendo e insistiendo. Cada vez que tus amigos creemos que alcanzaste el límite nos das una nueva sorpresa y, como el Ave Fénix, surges de las brasas y sigues revoloteando sobre nuestras vidas, para nuestra alegría. Los recuerdos acuden en catarata a mi memoria, y te confieso que mientras escribo por momentos se me nubla un poco la vista y siento que un lagrimón corre por mi mejilla. Nostalgia de los años que han pasado, arena que la vida se llevó... Sur...” ¿Recuerdas las épocas del Sur, del Fortuna II... Regata a Río, fiestas en el Yacht...? ¡¡Cómo nos divertíamos!! Muchas cosas debo agradecer a tu amistad, pero sobre todas quiero destacar una. Tú y Susana me confiaron, cuando nació, el padrinazgo de Christian Matías, que por mis principios figura entre las cosas importantes de mi vida. Tengo la paz y el orgullo de haber cumplido y seguir cumpliendo con la noble tarea que me encomendaste, pero debo destacar, en mérito tuyo, que en tus peores momentos, cuando apenas podías con tu ser, tuviste siempre la lucidez de recordarme que en una calurosa tarde de verano, allí en la Catedral de San Isidro, me habías confiado la guía de tu hijo para ejercerla en las circunstancias en que tú no pudieras. Gracias mi viejo. Gracias por ser mi amigo. Gracias por ser quien eres. Gracias por lo que vivimos y compartimos en estos últimos cuarenta y pico de años. Y gracias por haber confiado en mí para darme por ahijado nada más ni nada menos que a tu maravilloso hijo. José María Sánchez Pagano Amigo


Alfred Fellinger

vivencias “Libera tus sentidos y cambia tu vida�.

229


Vivencias

Trabajos de la adolescencia Desde una edad muy temprana, Alfred Fellinger sintió impulsos artísticos, pero siempre los canalizó hacia la arquitectura, lo decorativo y lo funcional, hacia todo lo referido al equipamiento y el embellecimiento de los ambientes. Promediando los 20 años, su instinto de diseñador empezaba a despuntar. Fue por entonces cuando asistió a su amigo Hugo Acerbo en el equipamiento de la casa que este se estaba construyendo en Lomas de San Isidro, en 1962. Los planos de las habitaciones respondían al método de trabajo de su aprendizaje en Interieur Forma. A los 25 años, según cuenta, un día fue a una feria en Ramos Mejía, ubicada en una plaza a dos cuadras de la estación. Junto a su amigo Horacio Varela, con quien hacía equitación y al que solía ayudar en sus entregas de arquitectura, Alfred vio todo lo que se vendía en esas primeras ferias llamadas hippies. Fue entonces cuando decidió pintar unos platos y probar suerte vendiéndolos allí. El emprendimiento fue un éxito, más de entretenimiento que de ventas. Alfred y Varela, junto con Sara Osinaga Grané, compañera de Horacio, formaron un grupo entusiasta que producía platos decorados para irse de vacaciones a Punta del Este. En ese período, Alfred desarrolló pinturas de todo tipo, geométricas, naturalistas, psicodélicas y de inspiración fantástica, mostrando creatividad e inventiva singulares.

230 230


Alfred Fellinger

231


Vivencias

Premios

232


Alfred Fellinger

Medalla de Plata a la Arquitectura y el Diseño Interior Casa FOA 2008, Puerto de Frutos

Medalla de Plata Casa FOA 2008, Arquitectura y Diseño Interior

Premio Alba 50 años de Trayectoria

Premio Roca 2007 Estación Palermo

Medalla de Oro Mercedes Malbran de Campos, Paisajismo Urbano Molina Ciudad 2012 Fábrica

Premio a la Trayectoria, Casa FOA 2012

Premio La Nación Decoradores Senior Casa Foa 93

Premio La Nación, Casa Foa 95

Medalla DArA Presidente Alfred Fellinger 1998-2000

233


Vivencias

reconocimientos

234


Alfred Fellinger

Dibujos de Guy Roussille

Dibujo de Gabino Alvelo y Araujo

235


Vivencias

FOTOGALERÍA

Fotos Fabio Borquez

manchmal kann ich ganz verrückt sein

236


Alfred Fellinger

aber eigentlich bin ich ein netter kerl

fellinger... keeep on going

der design killer

237


2

1

3

4

6

5

7

8


9

10

11

1 Alfred en Plaza San Martín (1994) 2-3 Alfred a los 18 años, en obra de la Casa Hugo Acerbo, en Lomas de San Isidro (1962) 4 Espejo de agua en la casa de James W. Ried, en Hartsdale, EE.UU (1980) 5 Interior de la casa familiar en Gratz, sala de estar 6 Alfred con Hugo Acerbo en Lomas de San Isidro (1962) 7 Alfred Fellinger en Montreal durante el invierno de 1978 8 Alfred y Rogelio Polesello (1980) 9 Alfred, Christian y Tante Claire (1985) 10 Alfred con Carola, de 6 años, en el jardín de infantes (1976) 11 Alfred con Mecha Cano en el stand de DArA en La Rural (1999)


2

1

3

4

5

6

7

8


10

9

11

14

12

15

13

1 Con Martín Zanotti y Camila Salazar (1993) 2 Con Cristina Piceda en su taller en Barracas (2004) 3 Alfred en su estudio (1993). A la izquierda, cuadro de Aldo Sessa 4 Con Joseane Sturner en Punta del Este (1992) 5 Con el gerente de zWhirpool en la galería Adriana Barredo (2000) 6 Alfred y Marta Minujin en su estudio (1993) 7 Con Haydée y Coco Visconti (2000) 8 Alfred en Bariloche (1976) 9 Alfred y Dolores Beccar Varela (1994) 10 Con sus sobrinos Cristian Bertram y Manfred Bertram (Cancún, México) 11 María, Dolores Beccar Varela y Martín Zanotti (1993) 12 Alfred y Mercedes Novoa, cuando eran socios (1995) 13 Alfred y Eli Agüero en lo de Wainbuch (1994) 14 Con Milagros Irastorza y Mercedes Novoa 15 José María Sánchez Pagano y Carola Angeleri, en San Martín de los Andes.


1

2

3

4

5

6

7


9

10

8

11

12

13

1 Con su hija Carola y Tante Claire (1988) 2 Carola en la reposera Michael, diseñada por su abuelo en 1962 (San Isidro, 1979) 3 Con Helen Thompson, en Pinamar, en los 70 4 Alfred y Helen Thompson (1997) 5 Alfred en Casa FOA con la Sra. de Lowe y Margot Sánchez Elía. Atrás, cuadro de Jorge Di Ciervo (1991) 6 Clorindo Testa, Laura Ocampo y Alfred, en el Museo Metropolitano (1998) 7 Con Jimmy Ried en el Club de Golf en Hartsdale, Estados Unidos 8 Alfred en la fiesta de su cumpleaños 50 (1994), con Jorge Giaglia, de Colección, Luis y Perla Grossman, y Jorge Wainbuch 9 Con Amelia Bence en el Festival de Mar del Plata (Teatro Hotel Provincial, 1995) 10 Mirtha Busnelli con Alfred, en el Festival de Cine de Mar del Plata (1995) 11 Con León Churba y Mónica Melhem (2002) 12 Markus Lavinski y Alfred, en Colonia, Alemania (2001) 13 Margaret Walsh, grupo del color de EEUU, Alfred y la Presidente de la Asociación de Color de Brasil


2

1

3

4

6

5

7


8

9

10

1 Con Bartolomé Mitre, Mechita Malbran de Campos Menéndez, Eduardo Elsztain y Teté Coustarot, celebrando el primer premio La Nación por su espacio en Docks Puerto Madero (Estudio de un arquitecto, 1993) 2 Con Graciela Pelayo, Mercedes Novoa y Martín Wainbuch, en la fiesta de su cumpleaños número 50 (1994) 3 Con Graciela Garat 4 Bárbara Durán, Gustavo Fiorito y Mercedes Novoa en la fiesta de cierre de FOA (1991) 5 Con Gustavo Fiorito, Luli Noettinger, Inés Campos de Miguens y Pupi Lavalle Cobo 6 Mónica Melhen, Carlos Galli, Carlos Dibar, Martín Zanotti, en remio Mesas Teatro San Martín (organizado por Amigos del Teatro San Martín, 1998) 7 Fernando Uribelarrea, Mecha Caro, Minnie Firpo, Luli Noettinger, Sebastián Arauz, Mercedes Novoa, María Grondona, Celina Arauz de Pirovano, Doris Oliva, Laura Brucco, Joan Briet y Alfred, la Comisión DArA 1998/2000 8 Alfred, Celina Arauz de Pirovano y Raquel Peralta Ramos, en el casamiento de Carola, hija de Alfred, en la casa de la calle Nicaragua (2007) 9 Alfred con Graciela Garat y Tati Mancini, en Casa FOA-Tatersall (1998) 10 Con Dolores Beccar Varela yTomás Dagnino en el bar de DArA de la calle Juncal (2004)


1

2

3

4

5

6

7


8

9

10

1 Alfred con Carola y Christian en los Silos de Dorrego 2 Dolores Beccar Varela lavando los platos en el departamento de Alfred 3 José María Sánchez Pagano, Carola Fellinger y Christian Fellinger (1994) 4 Christian junto a sus primos mexicanos Cristian y Manfred 5 Susana Enriqueta Pereira y Alfred en el bautismo de Christian, con el traje que usó, para idéntica ceremonia, el Coronel James W. Reid 6 Alfred y Christian en el campo La Merced 7 Alfred y Raquel Peralta Ramos 8 Alfred en un restaurante de Gratz, Alemania 9 Con Lilibeth Scotto en DePadova 10 Alfred en los Silos de Dorrego celebrando el cumple de su hija Carola (1994) 11 Alfred en el Museo de Arte Decorativo cuando era presidente de DArA 12 Alfred en Mar del Plata (1995)

11

12


2

1

3

4

5


7

8

6

9

10

11

1 Alfred con su equipo de trabajo en DePadova, en Colonia, Alemania 2 Con Alberto Gorbatt y HernĂĄn Alvarez Forn 3 Diana Petrochelli y Mercedes Novoa 4 Riet y James Waldo Ried 5 Alfred con Markus Lavinski en Colonia 6 Susana Gondra, Ita Bacigalupo y Silvia Fleischer, todas ex colegas en Interieur Forma en sus encuentros mensuales (2012) 7 Alfred y Mirna Bridge, en los 80 8 Mecha Cano, Dolores Beccar Varela, MartĂ­n Zanotti y Silvina Beccar Varela 9 Alfred con Aldo Sessa 10 Con Diane Biet 11 Mercedes Novoa, Phillipe Deroy, Celina Arauz de Pirovano (presidente honoraria de DArA) y Alfred, durante una comida en la casa de Minnie Firpo


2

1

3

4


6

5

7

8

1 Juan Cruz Laiero Fellinger, nieto de Alfred, en el colegio La Anunciata (2010) 2 Juan Cruz y Carola Fellinger Pe単a 3 Juan Cruz, con 16 a単os, jugando al rugby en Liceo Naval 4 Juan Cruz 5 Carola 6 Carola con Juan Cruz 7 Juan Cruz, Carola y Alfred en la Noche premio Fontella (2006) 8 Carola


2

1

3

4

5

6

7

8


9

12

10

11

13

14

1 Con su hijo Christian y su nieto Fausto (2011) 2 Juan Cruz con Fausto 3 Fausto Fellinger 4 Con James y Riet Reid y Christian en el Club de Golf 5 Con Dolores Beccar Varela y Silvina Beccar Varela 6 Benno y Alfred con Christian en Túnez en la Isla de Djerba 7 Con León Churba y Mónica Melhem 8 Alfred con su nieto Fausto 9 Sobrino Hans Gereon con Fausto cuando era bebé 10 Roul, hijo de su sobrina Anja Velten 11 Benjamin, hijo de Anja 12 Con Jimmy Reid en New York 13 Alfred con su primo Benno Fellinger en Viena 14 Con Roberto Ingaramo y María Garzón Maceda 15 Alfred con Celina Arauz de Pirovano

15


Agradecimientos Knauf Argentina Akzo Nobel Argentina Alba Sr. Carlos Brugo Marcó Hunter Douglas Argentina S.A. Masisa Argentina S. A. Patagonia Flooring Dr. Daniel Saramaga

Achával Cornejo Cía S.A. Emilio Cornejo, Iván Achával, Leonor Achával, Marcos Achával y Lisandro Achával

Karavell S.A. Familia Karagozlu Sr. Beto Bertani

Iluminación Agüero Miguel M. Agüero Arq. Eli Böttrich de Agüero Interieur Forma S. A. Sra. Susi Aczel y Arq. Alberto Eisler

VASA Vidriería Argentina S. A. Roca Argentina S. A. Sr. Pablo Gazcón Marchese y Sr. Daniel Bergant Sr. Diego Jolis, Director Comercial De Stefano S.A. 100 años produciendo Tetramon S. A. superficies sólidas. Ronchamp Mármoles, Granitos, Sra. Esther Galante Pórfidos y Silestone

254

Whirlpool Latin America Sr. Julián Ballarino

José Francisco Meradi y Gladys Di Gruccio de Meradi


Alfred Fellinger

ADDIP Adela Aldama Adela Soares Adriana Barreda Alberto Eisler Víctor Alegre Alejandra Ducca Alejandro Anger Alejandro García Aguirre Alicia Grutke Álvaro García Resta Ana Astudillo Ana Ferrari Analía Segal Angélica Campi Anja Velten Antonio Ledesma Arturo Beccar Varela Arturo Peruzzoti Catalina Ducca China Zorrilla Clarita Bel Clorindo Testa Crayon Cristina Piceda Diana Pretrochelli Diane Biet Dina Gioannini Dolores Beccar Varela Dolores Jaeggi Dora Edo Doris Oliva Drago Manoukian

Duberli Giuliani Elena Assaf Elena Khafif Emilio Cornejo Enrique Salvatierra Enrique Vedoya Enrique Wilson Rae Ernesto Catala Eugenio Valentini Fabio Borquez Flia. Meradi Fernán Peralta Ramos Flia. Aczel Flia. Karagozlu Flia. Scaserra Francisco Diaz – Pastel Gabino Alvelo y Araujo Gabriela Reston Germán Carvajal Gonzalo Cáceres Gustado Schmidt Gustavo Antico Gustavo Bergesi Gustavo Fiorito Gustavo Mango Guy Roussille Helen Thompson Horacio Soares Hugo Acerbo Hugo Bustelo Hugo De Hoffmann Igor Demidof Ine Brinnand

Interieur Forma Ita de Bacigalupo Ivan Achaval Jacques Wilson Rae James W. Reid y Riet Marie Reid Jano Steinhardt Javier Herrera Jennifer Norris Jerry Barnard Jorge Gaito Jorge Gamarra Jose Lorenzo Juan Azcue Julio Grosse Laura Brucco León Churba Federico Churba Lidia Eguizábal Lidia Gondra Lilibeth Scotto Lucy Colace Luis Alfonso Ferraza Luis Wells Luz Haubold Carbi Sierra Maddalena De Padova Manuela Rasjido Marcelo Nouges Margot Zimmelmann María del Carmen Carbi Maria Eugenia Quiquisola María Garzón Maceda Maria Hojman Markus Lavinski

Martin Esiler Martin Zanotti Mary Verellen Matilde Wilson Rae Megan Dabove Mercedes Campos de Guerrero Inés Campos de Miguens Mercedes Novoa Mesías Nuñez Miguel Jurado Minnie Firpo Mónica Scheinfeld Mónica Melhem Mónica Schuvaks Mónica Zartmann Nazareno de Souza Nilda Ulke Omar Farhat Orly Bezancar Oscar Echeverria Oscar Zanotti Pablo Gómez Luengo Pato García Susini Patricia Salanueva Patricio Peralta Ramos Paula Herrero Pedro Agote Raquel Peralta Ramos Raquel Shammah Ricardo Moretti Roberto Ingaramo Roberto Parisow Rocco Casorelli

Salvador Ingrao Santiago Fernández Rey Sara Osinaga Sebastián Arauz Sebastián Vedoya Sergio Muchnik Silvia Fleischer Susana Gondra Teresa Guerreño Teresa Wilson Rae Tito Varas Tomas Wilson Rae Tony Gosak Vico Magistretti Victoria Wilson Rae

255


El equipo del libro. De izquierda a derecha, Megan Dabove, Elena Assaf, Miguel Jurado, Christian Fellinger, Mary Verellen, InĂŠs Brinnard y Alfred Fellinger.


Alfred Fellinger

257


258


Alfred Fellinger - Keep Going