Issuu on Google+

PLEGARIAS JUVENILES VOCACIONALES -PJVPARA UTILIZAR EN *TRABAJOS EN GRUPOS *ORACIONES *PASTORAL JUVENIL *PASTORAL VOCACIONAL *REFLEXIÓN PERSONAL

P. Omar Ulate, cmf.


ÍNDICE POR ORDEN ALFABETICO A la luz de tu figura............................................5 A través de las tinieblas condúceme.....................12 Abandono..............................................................1 Abre tu Puerta......................................................2 Acción de gracias...............................................26 Acto de Abandono.................................................3 Adiós.................................................................25 Al empezar la jornada............................................6 Alas de Aguila.......................................................4 Amar a todos.........................................................7 Amor y Fe..........................................................8 Ante el Crucifijo....................................................9 Antigénesis...................................................147 Aquí Estamos, Espíritu Santo..........................173 Aquí Estamos, Señor......................................172 Aquí estoy Señor.................................................10 Ascensión de Cristo............................................11 Ayúdame a Decir Sí............................................13 Buenos Días, Señor.............................................14 Cambiar Yo para que cambie el Mundo.............157 Canto de Liberación............................................15 Carta de un muchacho a las jóvenes.................163 Carta de un padre a su hijo al despertar la juventud............................................................162 Comunidad de Hermanos...................................16 Con las manos unidas.......................................17 Consagración al Corazón de María..................182 Credo de la Juventud.......................................151 Creemos en Dios................................................18 Creo en Dios....................................................153 Cristo conmigo....................................................19 Cristo no tiene manos.........................................43 Cristo nuestro hermano......................................30 Cuál es mi Llamado?.....................................134 Dame tu fuerza.................................................31 Dame un corazón vigilante...................................32 Dame, Señor......................................................44 Decisión......................................................63 Definición del misionero..................................181 Dichosos los que oyendo la llama....................40 Dios ama, yo quiero amarlo a El..........................65 Dios Amigo........................................................33 Dios apuesta por los pobres..........................64 Dios Salvador.....................................................66 Dios y Señor Nuestro......................................175 Dispuestos al Seguimiento de Jesús...............140 Dónde está tu fuerza?......................................68 Dónde estás, Señor?.........................................67 El Amigo.............................................................24 El Centinela......................................................69 El Corazón de la Cebolla................................195 El Corazón del Agua........................................191 El grano de Oro................................................70 El Payaso..........................................................23 El Señor y la Madre.........................................168 Elige amar...........................................................29 Empezar a Ser Cristiano..................................190 En ti está la luz....................................................71 Envía, Señor, tu Espíritu que renueve Nuestros corazones......................................................130 Eres un Proyecto.................................................72 Eres Valioso.....................................................187


Es tu amor el que nos hace atentos.....................75 Espíritu Santo...................................................34 Estás con nosotros............................................73 Esto te decimos, Dios, amigo nuestro...................35 Estrellas en la sombra...................................74 Feliz porque creíste...........................................37 Fidelidad......................................................76 Fuente de sabiduría.............................................77 Gastar la vida....................................................36 Gracias Señor.....................................................80 Gracias porque aún no he llegado...................79 Gracias, Padre, por tu Espíritu.............................78 Guárdame, Señor..............................................83 Guía mi mirada, Señor.......................................84 Haz esto por lo menos....................................156 Hazme instrumento de tu paz.............................82 He encontrado a mi amigo..................................38 He nacido para ti..............................................39 Heme aquí, Señor................................................85 Historia de una semilla....................................189 Hombre y Sacerdote............................................86 Infunde en nosotros, Señor...............................176 Introducción a la Oración: Ejercicio, sensaciones del uerpo y esquema.........................................132 Jesucristo.........................................................90 Jesús de los caminos polvorientos......................91 Jesús iba llamado...............................................92 La buena noticia.................................................93 La Causa de Jesús”....................................137 La condición de Jesús es "sin condiciones"...94 La Encarnación.................................................150 La justicia y la paz se han abrazado.........95 La lección...........................................................96 La limpieza del corazón...los ojos para ver.......97 La llamada...................................... ...................98 La oveja perdida..................................................99 La Parábola del Agua......................................136 La piedra preciosa...........................................41 La semilla que no quería crecer..............89 La vida es una pregunta..............................127 La vocación del hombre...............................101 La vocación es un don..............................125 Las huellas.......................................................45 Lavar los pies...................................................100 Lección de los Apóstoles.................................141 Letanías de Resurrección..................................102 Libertador nuestro..............................................46 Líbranos de hablar mucho y de hacer poco.......47 Llamadas de Dios en la Biblia...........................133 Los que sufren...................................................48 Mañana le abriremos........................................103 María Joven.......................................................104 María prototipo de la vocación.........................105 Me fío Señor, Confío........................................107 Me has seducido, Señor....................................106 Meditación sobre el Pecado..............................138 Mensaje de un Pionero a sus seguidores..........108 Mi corazón canta agradecido...............................49 Mi corazón está contigo................................109 Mira nuestras manos........................................87 Mira nuestras manos......................................110 Mira, Padre de bondad....................................171 Necesito tus manos..........................................22 No me mueve, mi Dios, para quererte...............111 No seas zorro....................................................50


No tengas miedo..............................................194 No tienen tiempo.............................................113 Nosotros vivimos en ti, Cristo Señor!..............88 Nosotros vivimos en Ti, Cristo Señor.................112 Obreros de tu paz..........................................114 Oración ¿Qué me dice Dios por medio de esta frase?.............................................................126 Oración Apostólica..........................................194 Oración comunitaria..........................................51 Oración de Invocación.....................................143 Oración de la Comunidad Evangelizada..........179 Oración de la comunidad..................................52 Oración de la disponibilidad................................53 Oración de la rebeldia.......................................54 Oración de los Esposos Ausentes......................160 Oración de los generosos..................................57 Oración de los Hijos........................................164 Oración de San Francisco.............................144 Oración de un joven en búsqueda..................192 Oración del animador.........................................56 Oración del envidado.........................................55 Oración del hijo por sus Padres.......................158 Oración del Payaso..............................................20 Oración del Profeta...........................................148 Oración Juvenil por la familia...........................167 Oración para dar más.......................................115 Oración por las Vocaciones Misioneras...........166 Oración por los Hermanos................................159 Oración por los Hijos.......................................161 Oración por mi comunidad..............................180 Oración por nuestro grupo..............................177 Oración.......................................................131 Oración: El Mercado..........................................145 Oración-Petición: Muéstrame Señor mi Verdad...135 Padre me pongo en tus manos (2)...................129 Padre, me pongo en tus manos...........................21 Para adquirir virtudes evangélicas.....................58 Para ser Sabio.................................................185 Parábola del Aguila (2).....................................155 Plegaria de libertad..........................................154 Poema de la Juventud.....................................152 Proclamación de mí mismo............................186 Pronto estoy, Señor!.......................................116 Quédate con Nosotros.........................................27 Queremos descubrirte.......................................59 ¿Quién eres, Señor?..........................................117 Quién vivirá por mí...........................................188 Quiero seguirte, Señor......................................118 Renuncias para aceptar al Otro.......................165 Salmo 139.......................................................142 Salmo en busca de Identidad............................146 Salmo penitencial.............................................60 Salmo: ”En un mundo”.....................................128 Señor lo has dado todo....................................28 Señor, abre nuestro corazón..............................119 Señor, al reunirnos en tu nombre....................174 Señor, enséñame a ser generoso.......................42 Señor, me sedujiste........................................120 Señor, no sabemos darte gracias......................81 Señor, soy débil..............................................121 Señor, te damos gracias.................................178 Servir como Jesús............................................139 Solidaridad........................................................122 Súplica a María...............................................183


Tarde te amé.....................................................123 Te doy gracias..................................................124 Te quiero sólo a ti, Oh Dios mío...........................61 Tú me diste amor.............................................169 Tú realmente me amas?.................................193 Un Niño y Dios...............................................149 Ven con Nosotros...............................................62 Ven Espíritu Santo..........................................170

1. ABANDONO Nunca es demasiado largo el camino para llegar al encuentro del Amigo, ni demasiado pequeño el lugar donde El habita. Si los hombres generosos se ponen en camino para llegar a ti, y te piden con insistencia los bienes del espíritu, uno después de otro... Nosotros, por el contrario, dejamos las cabalgaduras en la etapa del abandono total en tu voluntad, y renunciamos a seguir el viaje, en el que siempre paramos, para volver a partir. Depositamos nuestra impedimenta ante el umbral de tu casa. ¡Oh, mi Dios!, nuestros intereses te los confiamos todos, enteramente. Dispón, pues, como fuere de tu agrado; no nos dejes volver al sabor de nuestras previsiones, ¡Oh Dios de majestad! (Larrañaga, Ignacio, Encuentro) 2. ABRE TU PUERTA Señor: Tú llegas a nuestro mundo y nos invitas a abrir la puerta de nuestro corazón a todos los hombres. Tú ya nos dijiste que eres Tú quien viene cuando alguien llama a nuestra puerta.


Tu palabra es ésta: "He aquí que Yo estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, Yo entraré y cenaré con él, y Yo estaré con él y él conmigo". Señor: Que sepamos escuchar tu voz, esa voz que nos llega por nuestros hermanos. Que abramos la puerta de nuestro corazón para acogerte a Ti y en Ti a todos los hombres (Botana, Antonio, Palabra e Imagen) 3. ACTO DE ABANDONO En tus manos, oh Dios, me abandono. Modela esta arcilla, como hace con el barro el alfarero. Dale forma, y después, si así lo quieres, hazla pedazos. Manda, ordena. ¿Qué quieres que yo haga? Elogiado y humillado, perseguido, incomprendido y calumniado, consolado, dolorido, inútil para todo, sólo me queda decir a ejemplo de tu Madre: "Hágase en mí según tu palabra". Dame el amor por excelencia, el amor de la Cruz; no una cruz heroica, que pudiera satisfacer mi amor propio; sino aquellas cruces humildes y vulgares, que llevo con repugnancia. Las que encuentro cada día en la contradicción, en el olvido, el fracaso, en los falsos juicios y en la indiferencia , en el rechazo y el menosprecio de los demás, en el malestar y la enfermedad, en las limitaciones intelectuales y en la aridez, en el silencio del corazón. Solamente entonces Tú sabrás que te amo, aunque yo mismo no lo sepa. Pero eso basta. (Larrañaga, Ignacio, Encuentro) 4. ALAS DE AGUILA Un campesino encontró un huevo de águila. Se lo llevó a su granja y lo puso en el nidal de una gallina de su corral. El aguilucho creció con la nidada de polluelos y llegó a ser un águila, pero continuó llevando siempre la monótona y rastrera vida del gallinero. Pensaba que era una gallina como las demás: escarbaba la tierra, buscando gusanos, piaba y cacareaba, sacudía las alas y volaba algunos metros. Después de todo, ¿No era como las demás gallinas? Pasaron los años, y el águila se hizo vieja. Un día, divisó muy por encima de ella, en el limpio cielo azul, una agilísima ave, que volaba majestuosamente, sin apenas batir sus amplias alas. La vieja águila preguntó con envidia: "¿Qué bicho es ese?" Una gallina, que estaba junto a ella, le respondió: "Es el águila, la reina de las aves, pero no pienses en ello; tú y yo somos diferentes". La vieja águila no volvió a pensar en ello. Murió creyendo que era una ave de corral. (Antony de Mello, El Canto del Pájaro) 5. A LA LUZ DE TU FIGURA


Señor Jesucristo, que tu presencia inunde por completo mi ser, y tu imagen se marque a fuego en mis entrañas, para que pueda yo caminar a la luz de tu figura, y pensar como Tú pensabas, sentir como Tú sentías, actuar como Tú actuabas, hablar como Tú hablabas, soñar como Tú soñabas, y amar como Tú amabas. Pueda yo, como Tú, despreocuparme de mí mismo para preocuparme de los demás; ser insensible para mí y sensible para los demás ;sacrificarme a mí mismo, y ser al mismo tiempo aliento y esperanza para los demás. Pueda yo ser, como Tú, sensible y misericordioso; paciente, manso y humilde; sincero y veraz. Tus predilectos, los pobres, sean mis predilectos; tus objetivos, mis objetivos. Los que me ven, te vean. Y llegue yo a ser una transparencia de tu Ser y tu Amor. (Larrañaga, Ignacio, Encuentro) 6. AL EMPEZAR LA JORNADA Dios mío, antes de que comiencen mis quebraderos de cabeza, mi pensamiento se vuelve hacia ti. Gracias por el descanso que me has dado en la noche por las fuerzas que he recobrado y que quisiera poner a tu servicio durante todo el día. Mientras todavía hay calma en el ambiente, me siento muy cerca de ti y en ti encuentro a todos los que amo, a todos aquellos por los que trabajaré, a todos aquellos por los que lucharé, a todos aquellos con los que colaboraré, a todos aquellos con los que tendré que enfrentarme, a todos los que, quizás, me hagan sufrir. Guárdalos de todo mal. Pongo en ti toda mi confianza, al comenzar un nuevo día, siempre lleno de imprevistos. Sírvete de mí para hacer el bien. Este nuevo día es tuyo, Señor. Haz que lo viva según tu voluntad. 7. AMAR A TODOS Señor, enséñanos a no amarnos sólo a nosotros mismos, a no amar solamente a nuestros amigos a no amar sólo a aquellos que nos aman. Enséñanos a pensar en los otros y a amar, sobre todo, a aquellos a quienes nadie ama. Concédenos la gracia de comprender que, mientras nosotros vivimos una vida demasiado feliz, hay millones de seres humanos que son también tus hijos y hermanos nuestros, que mueren de hambre, sin haber merecido morir de hambre; que mueren de frío, sin haber merecido morir de frío... Señor, ten piedad de todos los pobres del mundo. Y no permitas, Señor, que nosotros vivamos felices en solitario. Haznos sentir la angustia de la miseria universal, y líbranos de nuestro egoísmo. (Raoul Follereau) 8. AMOR Y FE Señor, dos cosas te pido como pilares para poder vivir: Amor y Fe. Y no voy a preocuparme de nada; sólo de compartirlos.


Tú sabes muy bien lo pobre e ignorante que soy. Me siento como Pedro cuando le invitaste a que te siguiera. Mis redes vacías, mis conocimientos y mi inteligencia que valen poco. Sé que tengo algo: dos manos, dos pies, un cuerpo, una voz, toda mi voluntad...Todos está a tu disposición. A ti pertenece la tarea que yo deseo hacer del vacío :transformarlo, llenarlo. Tú sabes muy bien lo que soy. "¡Me identifico tanto con María Magdalena!" Mi alegría, mi fe y hasta mi sonrisa, sólo a ti te pertenecen. Tú eres el motor, la fuerza, el viento, mis alas, mi perfume, mi sol y mi noche, noche clara de estrellas brillantes. Dame amor y no me dejes solo. Dame fe, haz que siempre experimente tu presencia cercana y activa en mí y en las personas que me rodean. Y que todo lo espere de tu bondad. (María Dolores y José Souto) 9. ANTE EL CRUCIFIJO ¡Oh Dios inmenso! Que estás lleno de Gloria Señor mío, Jesucristo, te ruego me ilumines y disipes las tinieblas de mi espíritu; dame una fe pura, una esperanza firme y una caridad perfecta. Haz, ¡Oh Dios mío! que te conozca bien, y que haga todas las cosas siguiendo tu luz y conforme a tu santa voluntad. (San Francisco de Asís) 10. AQUI ESTOY, SEÑOR Aquí estoy con mis proyectos y mis defectos. Aquí estoy con mis éxitos y mis fracasos. Aquí estoy con mi fe y mis dudas. Aquí estoy con mis certidumbres y mis temores. Aquí estoy con mis alegrías y mis penas. Aquí estoy con mi generosidad y mis pecados. Señor, Tú que me invitas a responder a tu llamada, hazme conocer tu voluntad, indícame el camino que debo seguir, ilumina mi inteligencia, abre mi corazón y suscita en mí el gusto de responderte generosamente: "Aquí estoy Señor". 11. ASCENSION DE CRISTO Señor, enséñanos a mirar al cielo, enséñanos a gustar las cosas de arriba, enséñanos a guardar tus palabras, enséñanos a anunciar tu mensaje, enséñanos a sentir tu presencia viva, enséñanos a reunirnos con los hermanos, enséñanos a extender tu Reino, enséñanos a no vivir cruzados de brazos, enséñanos a rastrear tu presencia,


enséñanos a escuchar tu espíritu, enséñanos a recorrer tus caminos, enséñanos a esperar tu venida gloriosa. (Oración Joven p.183) 12. A TRAVES DE LAS TINIEBLAS, CONDÚCEME A través de las tinieblas que me rodean condúceme Tú, siempre más adelante. La noche es oscura y estoy lejos del hogar: condúceme Tú, siempre más adelante. Guía mis pasos: no puede ver ya lo que se dice ver allá abajo, un solo paso cada vez es bastante para mí. Yo no he sido siempre así, ni tampoco he rezado siempre para que Tú me condujeras. Deseaba escoger y ver mi camino, pero ahora, condúceme Tú, siempre más adelante. Ansiaba los días de gloria, y a pesar de los temores el orgullo dirigía mi querer: Oh, no te acuerdes de esos años que pasaron ya. Tu poder me ha bendecido tan largamente, que aún sabrá conducirme siempre más adelante por el llano y por los pantanos, sobre la roca abrupta y el bramar del torrente hasta que la noche haya pasado y me sonrían en la mañana esas caras de ángeles que había amado hace tanto tiempo y que durante una época perdí. Condúceme Tú, siempre más adelante. (Cardenal Newman) 13. AYÚDAME A DECIR "SI". Me da miedo decir "sí" ¿Adónde me acabarás llevando? Me da miedo firmar la hoja en blanco, me da miedo decir un "sí" que traerá cola. Y con todo no puedo vivir en paz. Tú me sigues, me cercas por todos lados. Y yo busco el ruido porque me da miedo oírte pero Tú te deslizas en el menor silencio. Yo cambio de camino cuando te veo venir, pero al fin de este nuevo sendero Tú me estás esperando. ¿Adónde me esconderé? En todas partes te encuentro: ¡No hay modo de escaparse de Ti! Y yo tengo miedo de decir "sí", Señor. Tengo miedo de darte la mano: te quedarías con ella. Tengo miedo de cruzarme con tu mirada: eres un seductor. Tengo miedo de tu exigencia: eres un Dios celoso. Estoy acorralado, y trato de esconderme. Estoy cautivo, pero me debato y lucho sabiéndome vencido.


Tú eres más fuerte, Señor, tú posees el mundo y me lo quitas. Cuando extiendo la mano para coger a una persona o una cosa, todas se desvanecen delante de mis ojos. Y no, no es agradable eso de no poder cogerse nada para uno: si corto una flor se me marchita entre los dedos, si lanzo una carcajada se me hiela en los labios, si danzo un vals me quedo jadeante y nervioso. Y todo me parece vacío, todo se me hace hueco. En torno a mí Tú has hecho el desierto. Y tengo hambre y sed y el mundo no podría alimentarme. ¡Pero si yo te amaba, Señor! ¿Qué es, entonces, lo que yo te he hecho? Yo trabajaba por Ti, yo me entregaba. Oh gran Dios terrible, ¿Qué más quieres? (M. Quoist) 14. BUENOS DIAS, SEÑOR Señor, me cuesta comenzar este día, porque sé que es una nueva tarea, un nuevo compromiso, un nuevo esfuerzo. Pero quiero comenzarlo con entusiasmo, con alegría renovada, con ilusión nueva. Sé que estás a mi lado, en mi familia, en mis amigos, en las cosas, en mi propia persona. Gracias por este nuevo amanecer. Gracias por este nuevo empezar. Gracias por tu nueva presencia. Quiero sembrar paz, solidaridad y amor entre mis hermanos. Yo sé, Señor, que esta tarea la comienzan cada día muchos hermanos de cualquier parte de la tierra y eso me alienta y empuja. También te pido por ellos y con ellos digo: "Buenos días, Señor," 15. CANTO DE LIBERACION. Creo en el joven que sabe decir sí a lo que no da dinero. Creo en el joven que sabe estar cercano


de quien sólo espera algo dado, sin cobrar. Creo en el joven que arriesga y no calcula. Creo en el joven que sabe que el camino se crece al caminar. Creo en el joven que cambia el corazón cuando no es bueno y empieza desde dentro, sin hablar. Creo en el joven que sabe que la vida se gana, al perderla; y sabe que el ganarla, - por ganares como un globo que al oprimir el aire busca estallando campos de libertad. Creo en el joven que ama la pequeña vida de al lado y no escapa en sueños sin conquistar. Creo en el joven que es libre, porque es libre desde dentro, libre con la fuerza de la verdad. Creo en el joven, que como el río, deja en el chopo su voz callada al pasar. Creo en el joven que sabe ser como el grano de trigo que cae en el surco y espera en la espiga su libertad. (Mazariegos, Emilio, Hombres nuevos en camino) 16. COMUNIDAD DE HERMANOS Sin conocernos, nuestros corazones latían por un mismo anhelo. Un día nos encontramos y ahora marchamos juntos. Por eso te damos gracias, Señor, en esta asamblea de hermanos. Cuando Tú sembraste en nuestras vidas la semilla del hombre nuevo nos sentimos enfermos; las preguntas sin respuesta nos requemaban por dentro, los caminos habituales se nos volvieron ajenos; nos sentíamos varados, devorados por el deseo de liberarnos y sin saber cómo hacerlo. Nos gritaban: desadaptado, resentido, tonto útil. Y nos planteamos: Me olvidaré de todo, quiero ser uno más. Pero no supimos fingir. No tuvo cura esta herida de amor a tu pueblo. Y seguimos nuestra marcha, levantándonos, cayendo, solitarios, solidarios, entre esperanzas y miedos. Un día nos encontramos. Sentimos mucho contento, de repente comprendimos que no somos excepciones, que está naciendo algo nuevo; una corriente escondida nos reúne a los viajeros. Es tu Espíritu, Señor, que nos lanza al Mundo Nuevo. Por eso en esta comunidad de hermanos te cantamos, Padre Nuestro. en nuestra debilidad sentimos bullir tu fuerza; en la noche de nuestras incertidumbres se abre el camino de tu luz, y en medio de nuestros complejos, que hacen difícil el entendimiento y a nosotros nos dan dolor, construye tu amor un puente y una morada de paz. Mira, Señor, los enemigos del pueblo buscan nuestra división y nosotros mismos crecimos en un mundo de recelos, Por eso, danos, Señor, esa paciencia sin límites, la misericordia y la comprensión; que como tú nos amaste, seamos nosotros capaces de amar. Que esta pequeña comunidad de hermanos sea el embrión de un pueblo fraternal.


(Clar, Oraciones y Cantos de Vida y Esperanza) 17. CON LAS MANOS UNIDAS Con las manos unidas, formamos grupo junto a Ti, Jesús. Sentimos el calor del compañero. Nuestros corazones los unes Tú. Y al sonreírnos entre nosotros, es tu alegría la que asoma a nuestros labios. Tu amor, tu alegría y tu fuerza, habitan en cada uno de nosotros, y nos impulsan a formar un grupo unido. Señor, nosotros queremos amarnos, sin que nadie quede excluido. Queremos vivir alegres, y no dejaremos que el enfado nos separe. Queremos ser una fuerte cadena y entre todos haremos cosas grandes. Que ninguno se sienta marginado, ni haya nadie despreciado entre nosotros. Al que esté triste o preocupado, trataremos todos de ayudarle, porque eres Tú quien nos une, Jesús. (Botana, Antonio, Palabra e Imagen) 18. CREEMOS EN DIOS Creemos en Dios, Padre de la Madre Tierra, creador de la Vida y la libertad, imagen y semejanza del Hombre Nuevo, esperanza de los pobres. Creemos en Jesucristo, el primer bienaventurado, compañero en el sufrimiento, hermano en la resurrección, camino por donde pasa el Reino de la Paz. Creemos en María, vientre fecundo donde crece la Iglesia viva, amiga solidaria de los sufrimientos de las mujeres en el campo y la ciudad. Creemos en el Espíritu, que anima la construcción de la sociedad nueva, en la fuerza santificadora que impulsa a los pobres en la Iglesia de los bienaventurados como una primavera entre el dolor de América Latina; en los cristianos y misioneros comprometidos que llevan encendidas sus lámparas para que empiece la fiesta del reino. Reconocemos un solo bautismo en la sangre de los mártires, confesamos nuestra Fe en la ley del Amor, esperamos la resurrección del Pueblo y nos alegramos alabando al Señor que ha puesto su mirada en los desheredados del pan, de la casa y de la tierra. (Clar, Oraciones y Cantos de Vida y Esperanza)


19. CRISTO CONMIGO Cristo conmigo, Cristo dentro de mí, Cristo delante de mí, Cristo detrás de mí. Cristo a mi derecha, Cristo a mi izquierda, Cristo en mi casa, Cristo en mi calle. Cristo en mi camino, Cristo en mi puesto de trabajo. Cristo en todos los ojos que me ven, Cristo en todos los oídos que me escuchan. Cristo en la boca de todo hombre que me habla. Cristo en el corazón de todo hombre que piensa en mí. Cristo conmigo y yo con Cristo. Siempre así y en todas partes. 20. ORACION DEL PAYASO Señor: soy un trasto, pero te quiero. Te quiero terriblemente, locamente, que es la única manera que tengo yo de amar, porque, solo soy un payaso. Ya hace años que salí de tus manos, pronto, quizá llegara el día en que volveré a ti... Mi alforja esta vacía, mis flores mustias y descoloridas, solo mi corazón esta intacto... Me espanta mi pobreza pero me consuela tu ternura. Estoy ante ti como un cantarillo roto pero, con mi mismo barro puedes hacer otro a tu gusto... Señor: ¿que te diré cuando me pidas cuentas? Te diré que mi vida humanamente, ha sido un fallo, que he volado muy bajo. Señor: acepta la ofrenda de este día. Mi vida, como una flauta, esta llena de agujeros... Pero tómala en tus manos divinas. Que tu música pase a través de mí y llegue hasta mis hermanos los hombres, que sea para ellos ritmo y melodía que acompañe su caminar, alegría sencilla de sus pasos cansados... (Menchú Soler) 21. PADRE ME PONGO EN TUS MANOS Padre me pongo en tus manos Haz de mí lo que quieras Sea lo que sea, te doy las gracias. Estoy dispuesto a todo. Lo acepto todo, Con tal que tu voluntad se cumpla en mí Y en todas tus criaturas. No deseo nada más, Padre.


Te confío mi alma Te la doy Con todo el amor de que soy capaz Porque te amo Y necesito darme Ponerme en tus manos, sin medida, Con una infinita confianza, Porque tú eres mi Padre. 22. NECESITO TUS MANOS Necesito tus manos Para seguir bendiciendo Necesito tus labios, Para seguir hablando Necesito tu cuerpo, Para seguir sufriendo Necesito tu corazón, Para seguir amando Te necesito, Para seguir salvando A los hombres, mis hermanos. 23. EL PAYASO El payaso se vistió con un enorme pantalón, Camisa de rayas, saco gris y una bola en la nariz. Y al fin penso como disfraz una sonrisa. A la carpa entro con un único interés, Hacer al público olvidar su soledad y su pesar, Y a cada espectador contagiar su buen humor. Cuando brinco dio un revolcón y por tonto se hizo pasar, con tal de hacernos carcajear. Mírame y te haré reír, mis payasadas son para ti Estoy feliz porque alegrar a otros me hace bien, En vez de estar pensando en mí procuro transmitir a otros, la alegría que Dios me da. Así encuentro mi felicidad. (Pernito) 24. EL AMIGO El amigo Es un campo que plantas con amor y cosechas con agradecimiento El es tu mesa y tu hogar. Porque vas hacia él con tu hambre y lo buscas con sed de paz. Y no permitas mas propósito en la amistad que el ahondamiento del espíritu. Y haz que lo mejor de ti sea para tu amigo. Porque ¿qué amigo es el que buscas para matar las horas? Búscalo siempre para vivir las horas. Porque él esta para llenar tu necesidad, no tu vacío. Y en la dulzura de la amistad, deja que haya risas y placeres compartidos. Porque en el rocío de las cosas pequeñas, el corazón encuentra su mañana y se refresca. (Kahlil Gibrán, el profeta) 25. "ADIOS" Adiós En verdad les digo que el adiós no existe:


Si se pronuncia entre dos seres que nunca se encontraron es una palabra innecesaria. Si se dice entre dos que fueron uno, es una palabra sin sentido. Porque en el mundo real del espíritu, Solo hay encuentros y nunca despedidas Y porque el recuerdo del ser amado Crece en el alma con la distancia, Como el eco en las montañas del crepúsculo. (Kahlil Gibrán, el profeta) 26. ACCION DE GRACIAS Es maravilloso, Señor, tener mis brazos abiertos Cuando hay tantos mutilados... Mis ojos que ven, Cuando hay tantos sin luz... Mi voz que canta, Cuando hay tantas que enmudecen... Mis manos que trabajan, Cuando hay tantas que mendigan... Mi mente que conoce, Cuando hay tantas que no tienen esa oportunidad... Es maravilloso volver a casa, Cuando hay tantos que no tienen adonde ir... Es maravilloso amar, vivir, sonreír, soñar, Cuando hay tantos que lloran y odian... Es maravilloso tener un Dios en quien creer, Cuando hay tantos que no sienten consuelo, ni tienen fe... Es maravilloso, Señor, sobre todo, tener tan poco que pedir y tanto que agradecer... 27. QUÉDATE CON NOSOTROS "Señor, quédate con nosotros. Quédate con nosotros hoy, Y quédate, de ahora en adelante, todos los días... Quédate para que podamos encontrarnos contigo En la vida, en la oración, en la alegría y en el dolor. Quédate como fuente de nuestra vida. 28. SEÑOR LO HAS DADO TODO Señor, padre nuestro, Tu me lo has dado todo; Yo te doy todo, Te ofrezco mi vida, mi porvenir, Mi dicha... Mi cuerpo y mi ser,


Mi inteligencia y mi libertad, Mi corazón y mi amor. Señor, eres tu quien me has creado, Tu sabes bien Porque me has llamado a la existencia... Que mi vida sea hermosa y tenga éxito, Que esté al servicio de algo muy grande... Que no sea inútil sobre la tierra... Líbrame del egoísmo Que no sirva a tu gloria Y al bien de todos mis hermanos Pues tu hijo nos ha dicho: "Quien quiera salvar su vida, la perderá. Pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, se salvará" 29. ELIGE AMAR Elige Elige Elige Elige Elige Elige Elige Elige Elige Elige Elige

amar, en lugar de odiar reír, en lugar de llorar crear, en lugar de destruir perseverar, en lugar de renunciar alabar, en lugar de criticar curar, en lugar de herir dar, en lugar de robar actuar, en lugar de aplazar crecer, en lugar de destruirte bendecir, en lugar de maldecir vivir, en lugar de morir.

30. CRISTO NUESTRO HERMANO Cristo, nuestro hermano: Tú eres Camino, Luz y Vida. Guíanos en nuestro caminar. Abre Tú nuestros ojos a la vida, para que en todo cuanto veamos, sintamos las muestras infinitas de tu amor. Ahora que nos hacemos hombres, dirige Tú nuestros pasos, para que ninguno sea dado en falso. Danos un corazón manso y humilde como el tuyo. Que comprendamos, amemos y sirvamos cada vez mejor a nuestros hermanos. Que en nuestros labios no haya mentira. Que busquemos siempre la verdad. Que sepamos huir de la tentación. Que nuestra amistad contigo nunca se rompa. Haznos apóstoles, para saber iluminar a nuestros hermanos con la misma luz que recibimos de Ti; para amarles como tú nos amas; para servirles como tú nos serviste a nosotros.


Enséñanos a perdonar a cuantos nos ofenden, para que también nos perdone el Padre. Que seamos fieles testigos tuyos, de modo que quien nos vea te vea a Ti. Que el Padre se complazca en nosotros porque nos vamos asemejando a Ti. Concédenos servirte fielmente en este día. Mantennos en tu gracia. Sé nuestro refugio y nuestro apoyo. Que todos nuestros pensamientos, nuestras palabras, nuestras acciones sean para ti. (Botana, Antonio, Palabra e Imagen) 31. DAME TU FUERZA Padre, haz que mis ojos vean lo que Tú vez, haz que mis oídos oigan el estruendo de tu voz en las ondas de lo creado, haz que mi hablar sea un baño de palabras de néctar, que se viertan sobre hombres presa de amargura, haz que mis labios solo canten los cantos de tu amor y tu alegría. Padre amado, realiza por medio de mí la obra de la verdad. Ten mis manos ocupadas en servir a todos los hombres. Haz que mi voz esparza de continuo semillas de amor para ti en el terreno de los hombres que te buscan. Haz que mis pies avancen siempre por el camino de la justicia. Guíame de mi ignorancia a tu luz. Padre, mueve mi corazón y hazme sentir simpatía por todas las criaturas vivientes. Que tu Palabra sea el Maestro de la mía. Piensa con mis pensamientos, porque mis pensamientos son tus pensamientos, mi mano es tu mano, mis pies son tus pies, mi vida es tu fuerza para hacer justicia entre los hombres. (Yogganada, Gritos y Plegarias p. 303) 32. DAME UN CORAZON VIGILANTE Dame, Señor,


un corazón vigilante, para que ningún pensamiento irreflexivo me aparte de ti; un corazón noble, para que ningún pensamiento indigno lo envilezca; un corazón sincero, para que ninguna segunda intención lo aparte del camino; un corazón fuerte, para que ninguna dureza lo rompa; un corazón libre, para que ninguna pasión lo esclavice. Dame, Señor, un entendimiento que te conozca; un celo, que te busque; una sabiduría que te encuentre; una vida que te agrade; una constancia que se apoye en ti; una confianza que, finalmente, te consiga. (Santo Tomás de Aquino) 33. DIOS AMIGO Dios amigo, nos esperas, a todos y a cada uno. Vamos juntos, codo a codo, juntos como en racimo. Juntos hacemos el camino, un camino, piedra a piedra, largo como nuestra vida. Tu amor será el que nos una en una misma oración. Al final serán tus brazos los que a todos nos reciban. Entonces dirán con gozo: "El camino ya está hecho, han llegado hijos míos" Y podremos ver tu rostro joven y alegre de padre bueno. Con nosotros caminará Jesús, nuestro hermano y amigo, el mismo que nos enseñó a decirte todos unidos: "Padre nuestro, tu nos amas" El fue quien nos invitó a dejarlo todo y seguirle por el camino de la cruz que conduce a la vida nueva. Haz que te amemos sobre todo, compartiendo nuestra vida con los hombres, nuestros hermanos.


34. ESPIRITU SANTO Espíritu Santo, Tú que llenas de fuego el corazón de los que buscan a Jesús, Tú que iluminas la mente de los pobres que escuchan la Palabra, buscando la voluntad del Padre, Tú que reúnes en tu amor a quienes se esfuerzan por amar, siguiendo el ejemplo de Jesús. Nosotros no sabemos cómo orar, ni qué pedir. Pero Tú conoces nuestros deseos y suples nuestra pobreza. Reafirma en nuestros corazones la certeza del amor del Padre, la seguridad de ser hijos suyos. Confírmanos en tu luz y tu amor, infunde en nosotros tu aliento. Tú que sin cesar creas y haces germinar un mundo nuevo, renueva nuestras mentes y corazones. Tú nos invitas a avanzar sin descanso, impulsados por tu aliento, haciendo brotar de tu amor la vida y la belleza. Nuestras miradas se vuelven hacia el mañana. Lo mismo que la aurora triunfa de la noche con su luz naciente, danos la esperanza, que disipa los temores y hace nacer la alegría. Que rebosen nuestros corazones de la Buena Nueva para que nuestros labios la hagan resonar hasta los confines de la tierra. (Botana, Antonio, Palabra e Imagen) 35. ESTO TE DECIMOS, DIOS, AMIGO NUESTRO Dios, amigo nuestro, así te decimos: Danos entusiasmo para buscar la verdad donde se encuentre. Danos resignación para aceptar nuestras propias limitaciones. Danos coraje para luchar cuando todo nos salga mal. Danos lucidez para admitir la verdad, sin que nadie nos la imponga. Danos fuerza para preferir lo difícil a lo fácil. Danos valor para rechazar lo vulgar y lo rastrero. Danos valentía para luchar contra nuestra apatía y desgana. Esto te decimos, Dios, Amigo Nuestro. (Anónimo, Gritos y Plegarias p. 310-311) 36. GASTAR LA VIDA Jesucristo ha dicho: "Quien quiera economizar su vida, la perderá; y quien la gaste por mí, la recobrará


en la vida eterna." Pero a nosotros nos da miedo gastar la vida, entregarla sin reservas. Un terrible instinto de conservación nos lleva hacia el egoísmo y nos atenaza cuando queremos jugarnos la vida. Tenemos seguros por todas partes, para evitar los riesgos. Y sobre todo está la cobardía... Señor Jesucristo, nos da miedo gastar la vida. Pero la vida tú nos la has dado para gastarla; no se la puede economizar en estéril egoísmo. Gastar la vida es trabajar por los demás, aunque no paguen; hacer un favor al que no va a devolver; gastar la vida es lanzarse aún al fracaso, si hace falta, sin falsas prudencias; es quemar las naves en bien del prójimo. Somos antorchas que sólo tenemos sentido cuando nos quemamos; solamente entonces seremos luz. Líbranos de la prudencia cobarde, la que nos hace evitar el sacrificio y buscar la seguridad. Gastar la vida no se hace con gastos ampulosos, y falsa teatralidad. La vida se da sencillamente, sin publicidad, como el agua de la vertiente, como la madre da el pecho a su hijo, como el sudor humilde del sembrador. Entrénanos, Señor, a lanzarnos a lo imposible, porque detrás de lo imposible está tu gracia y tu presencia, no podemos caer en el vacío. El futuro es un enigma, nuestro camino se interna en la niebla; pero queremos seguir dándonos, porque Tú estás esperando en la noche, con mil ojos humanos rebosando lágrimas. (P. Luis Espinel, s.j.) 37. FELIZ PORQUE CREISTE Virgen María, eres feliz porque creíste que para Dios nada es imposible. Que nuestra fe se parezca a la tuya. Dijiste un SI que llenó toda tu vida, y confiaste de verdad en la Palabra del Señor. Que aceptemos siempre lo que El nos pida. Viviste unida a Jesús, fuiste pobre y sufriste con El. Ayúdanos a superarnos en la dificultas. Amaste a Jesús como nadie lo amó, por eso estás ahora tan cerca de El. Que su amor abarque toda nuestra vida. Estuviste con El al pie de la cruz, y El te hizo Madre nuestra. Concédenos ser tan pequeños y tan fieles que cada día vivamos más unidos a Jesús.


(Botana, Antonio, Palabra e Imagen) 38. HE ENCONTRADO A MI AMIGO Jesús: Tú eres siempre una sorpresa, eres el amigo que se encuentra sin esperarlo. Y yo te he encontrado. No esperaba conocerte tan de cerca. Pero llegaste, como a la Samaritana, y me has dicho: "Dame de beber". Como a Zaqueo, elevaste los ojos hasta el árbol en que estaba y me dijiste: "Baja, que quiero hospedarme en tu casa". Sabes que te necesito y llegas sin que te llame. Permíteme acompañarte en el camino. Pero, ¿qué digo?, si tu ya vas conmigo, me acompañas siempre, sin cansarte. Me conoces y sabes lo que quiero, lo mismo mis proyectos que mis debilidades. No puedo ocultarte nada, Jesús. Quisiera dejar de pensar en mí, y dedicarte todo mi tiempo. Quisiera entregarme por entero a Ti. Quisiera seguirte a donde quiera que vayas. Pero ni esto me atrevo a decirte, porque soy débil. Esto lo sabes mejor que yo. sabes de qué barro estoy hecho, tan frágil e inconstante. Por eso mismo te necesito aún más, para que Tú me guíes sin cesar, para que seas mi apoyo y mi descanso. "Gracias por tu amistad, Jesús". (Botana, Antonio, Palabra e Imagen) 39. HE NACIDO PARA TI He nacido para ti acógeme con alegría. He nacido desnudo, para que tú te despojes de ti mismo. He nacido pobre, para que tú me consideres tu única riqueza. He nacido pequeño, para que tú no domines a los demás. He nacido en una gruta, para que cada hombre pueda visitarme. He nacido débil, para que tú no tengas miedo de mí.


He nacido desarmado, para que tú confíes solo en mi bondad. He nacido en la Noche, para que tú me creas capaz de iluminar. He nacido Hombre, para que tú puedas llegar a ser como Dios. 40. DICHOSOS LOS QUE, OYENDO LA LLAMADA Dichosos los que, oyendo la llamada de la fe y del amor en su vida creyeron que la vida se la dieron para darla en amor y con fe viva. Dichosos, si abrazaron la pobreza para llenar de Dios sus alforjas, para servirle a El con fortaleza, con gozo y con amor a todas horas. Dichosos los mensajeros de verdades, que fueron por los caminos de la tierra, predicando bondad contra maldades, pregonando la paz contra las guerras. Dichosos, del amor dispensadores. Dichosos, de los tristes el consuelo. Dichosos, de los hombres servidores. Dichosos, herederos de los cielos. (Botero, Silvio, Meditaciones para jóvenes sobre el Evangelio) 41. LA PIEDRA PRECIOSA Un monje iba de camino y se sentó debajo de un árbol para pasar la noche. En esto, se le acercó un aldeano, jadeante, para decirle: "Vamos, rápido, dame la piedra, la piedra" "¿Qué piedra?", le preguntó el monje. El aldeano le respondió: "La noche pasada, soñando, vi a un santo, y me aseguró que si venía aquí por la noche, encontraría a un monje, que me daría la mejor y más grande piedra preciosa del mundo; y que así me haría rico para siempre". El monje rebuscó en su talego y le dio un diamante diciéndole: "Toma, quizás sea esto. Lo encontré hace unos días en el valle...mientras iba de camino" Tomó el aldeano ansiosamente el diamante entre sus manos, se quedó extasiado, mirándolo largo rato, y después se marchó corriendo a su casa. Se pasó toda la noche dando vueltas en la cama. Estaba tan nervioso, que era incapaz de dormir. Al día siguiente, se fue en busca del monje y le dijo: "Dame, por favor, la riqueza, que te permite desprenderte con tanta facilidad de este maravilloso diamante. Enséñame tu tesoro". 42. SEÑOR, ENSÉÑAME A SER GENEROSO Señor, enséñame a ser generoso, a dar sin calcular, a devolver bien por mal, a servir sin esperar recompensa, a acercarme al que menos me agrada, a hacer el bien al que nada puede retribuirme, a amar siempre gratuitamente, a trabajar sin preocuparme del reposo. Y, al no tener otra cosa que dar,


a donarme en todo y cada vez más a aquel que necesite de mí, o mejor: esperando que Tú mismo seas mi recompensa. 43. CRISTO NO TIENE MANOS Cristo no tiene manos, tiene sólo nuestras manos, para construir un mundo nuevo donde habite la justicia. Cristo no tiene pies, tiene sólo nuestros pies, para poner en marcha a los oprimidos por el camino de la libertad. Cristo no tiene labios, tiene sólo nuestros labios para proclamar a los pobres la Buena Nueva de la liberación. Cristo no tiene medios, tiene sólo nuestra acción, para lograr que todos los hombres sean hermanos. Nosotros somos la única Biblia que el pueblo lee aún, somos el único mensaje liberador de Dios -Padre- del- Pueblo, escrito con obras y palabras eficaces. (Inspirada en una oración del siglo XIV) 44. DAME, SEÑOR Dame, Señor, la simplicidad de un niño, y la conciencia de un adulto, Dame, Señor, la prudencia de un astronauta y el coraje de un salvavidas. Dame, Señor, la humildad de un barrendero y la paciencia de un enfermo. Dame, Señor, el idealismo de un joven y la sabiduría de un anciano. Dame, Señor, la disponibilidad del buen samaritano y la gratitud del menesteroso. Dame, Señor, todo lo que de bueno veo en mis hermanos a quienes colmaste de tus dones. Haz, Señor, que sea imitador de tus santos, o mejor, que sea como Tú quieres: perseverante, como el pescador y esperanzado, como el cristiano.


Que permanezca en el camino de tu Hijo y en el servicio de los hermanos. 45. LAS HUELLAS Una noche soñé que caminaba por la playa. Iba acompañado por Dios. Durante el paseo, muchas escenas de mi vida se iban proyectando en la pantalla del cielo. Según se sucedían las diversas escenas, me di cuenta que unas huellas se iban formando en la arena. En unas ocasiones, aparecían dos pares de huellas y, en otras, un sólo par. Me preocupé profundamente, porque noté que eso coincidía siempre con las escenas tristes de mi vida, las más angustiosas y dolorosas. Era precisamente en las penas y en las derrotas, cuando aparecía un sólo par de huellas en la arena. Entonces le dije a Dios: "Señor, me prometiste que, si te seguía, tú caminarías siempre a mi lado. Sin embargo, he notado que en los momentos difíciles de mi vida, había un sólo par de huellas en la arena. ¿Por qué, cuando más te necesitaba, no estuviste a mi lado". Y el Señor me respondió: "Cuando aparecía un sólo par de huellas, hijo mío, era porque yo te llevaba en mis brazos". 46. LIBERTADOR NUESTRO Libertador nuestro, ¿en quién podemos confiar, sino en Ti? La iniciativa ha sido tuya. Tú eres quien intenta librarnos, a pesar de nuestro poco interés. Nos sentimos atrapados, encadenados por mil guardianes, por el deseo de tener más, de gozar más, de dominar y de ser servidos, por la pereza y la inconstancia, por el orgullo y el egoísmo. Nos avergonzamos ante Ti, por nuestra poca valentía para emprender el camino. Nos da miedo el desierto, porque en él nos espera la soledad, la sed, el hambre y el cansancio. Sabemos que es necesario cruzarlo para poder llegar a la libertad. Pero de continuo estamos tentados de volver a nuestra cárcel dorada. Nos asusta tu exigencia y nos buscamos otros reyes que nos aturden y esclavizan. Perdónanos por querer dejar tu camino, por aprovecharnos unos de otros,


y por intentar dominarnos en lugar de servirnos. Sigue, Señor, con tu empeño de conducirnos a la libertad; y cuando el desaliento nos haga mirar atrás, que el ejemplo de Jesús nos impulse a caminar. (Botana, Antonio, Palabra e Imagen) 47. LÍBRANOS DE HABLAR MUCHO Y DE HACER POCO Líbranos, Señor, de ser de los que hablan mucho, pero no empiezan nada; de los que lo empiezan todo, pero no acaban nada; de los que prometen siempre, pero no cumplen nada; de los que no hacen nada, pero no paran de criticar a todos; de los que se quejan de la dureza de los tiempos, del egoísmo de la gente, pero no intentan mejorarse, para enriquecer a los demás; de los que no piensan más que en recibir, pero que no dan nada; de los que no se equivocan nunca o de los que no saben reconocerlo. De todo ello, líbranos, Señor. 48. LOS QUE SUFREN La noche es siempre más opaca para los que sufren. Todos los hombres son hermanos nuestros y no podemos olvidarlos tanto hasta ni siquiera padecer por ellos. La experiencia del dolor y su recuerdo dulcifica nuestra postura ante los demás. Y en el mundo hay mucho dolor, aunque de ordinario sea vergonzoso, y se lo oculte... Te pedimos, Señor, por los hombres frustrados, por los abortos de la sociedad que viven en cárceles y asilos. Danos comprensión hacia ellos, su estado no indica que sean peores que nosotros. También ellos poseen esta maravilla inaudita de ser personas y poder amar. Que no sean una pasión inútil,


que hallen también un puesto en la vida y en tu eternidad. Consérvales la libertad y la alegría interior. También te pedimos por tus pobres, a los que Tú llamaste felices. Da la verdadera felicidad a los que, como Tú, no tienen casa, no tienen pan, y han de emigrar. Que nos repugne ser comensales satisfechos, cuando tantos no tienen más que migajas. Que trabajemos para cambiar este mundo injusto, que no refleja tu bondad. Señor, haznos agradecidos por lo que nos has dado de balde, para que lo convirtamos en amor. (Clar, Oraciones y Cantos de Vida y Esperanza, p. 168-169) 49. MI CORAZON CANTA AGRADECIDO Señor, mi corazón rebosa de agradecimiento por tantos dones y bendiciones tuyas. No bastaría el canto del corazón y de los labios si no pusiera mi vida a tu servicio, para darte testimonio con mis acciones. A Ti la gratitud y la alabanza. Tú me has sacado de la nada y me has hecho tu elegido; me has hecho feliz con tu amor y tu presencia. No te conozco bien, no conozco siquiera mis necesidades. Pero Tú, Oh Padre, Tú nos conoces por entero. Soy incapaz de amarme a mí mismo como Tú me amas. Tú, Oh Señor, me has creado con un solo corazón, para que sea para Ti, solo para Ti. Señor, estar ante Ti es lo más grato que pensar se puede. En este momento me presento ante Ti. Acéptame cuando y como quieras. Haz de mí según tus deseos. Tú eres mío y yo soy tuyo. Me haz creado a tu imagen, de un poco de polvo, y me has hecho hijo tuyo. Honor, gloria y alabanza para Ti, por los siglos de los siglos. (Sundar Singh, Gritos y Plegarias, p. 290) 50. "NO SEAS ZORRO" Había un hombre que buscaba el sentido de la vida. Un día estaba paseando por el bosque y descubrió con sorpresa a un zorro que había perdido sus


cuatro patas. El buen hombre se preguntaba cómo podría sobrevivir el animal. Entonces vio a un tigre que, harto ya de su presa, cogió entre sus dientes un gran trozo de carne y se la llevó al :zorro, para que comiera. Comprobó que aquella escena se repetía todos los días. Al fin, aquel hombre había encontrado el sentido a la vida: es Dios quien cuida a todas sus criaturas. Y se dijo a sí mismo: "Yo también voy a confiar en Dios; me quedaré en un rincón esperando tranquilamente que el Señor me alimente y me cuide". Así lo hizo durante varios días, pero nadie venía a ayudarle. Cuando el hambre comenzó a morder su estómago, oyó una voz que le advirtió: "Deja el error y ábrete a la verdad. En lugar de hacer de zorro mutilado, sigue el ejemplo del tigre". 51. ORACION COMUNITARIA. Señor, Tú dijiste: "Cuando dos o más se reúnan en mi nombre, allí estoy yo de ellos”. Hazte presente en nuestra comunidad, en nuestras reuniones. Danos comprensión para que sepamos aceptarnos mutuamente y capacidad de diálogo para escuchar las opiniones de los demás. Danos espíritu de colaboración para descubrir entre todos la verdad y tomar las decisiones justas y oportunas. Danos amor para que nos amemos por encima de todo. Que esta reunión nos ayude a desarrollar nuestro espíritu comunitario y nos enriquezca en el aprecio y conocimiento mutuos. Señor, enséñanos a ser generosos, a servirte como mereces, a dar sin llevar cuenta, a combatir sin temor a las heridas, a trabajar sin descanso, a darnos sin esperar la recompensa. Nos basta saber que estamos haciendo tu voluntad. 52. ORACION DE COMUNIDAD Señor, Tú me llamas a vivir en comunidad y quieres que edifique la comunidad. Me quieres en comunión con los otros, no para estar mejor ni ser más fuerte, sino para que sea yo mismo. La comunidad es fuerte si espera. La comunidad es verdadera si ama. La comunidad es santa si cada uno es santo. Ser comunidad es existir para los demás. Es encontrarse con los otros hombres. Es rezar con ellos, es dar muestras de la propia esperanza. Sólo así podremos acercarnos a los que no recibieron la fe y ponerlos en tus manos. Sólo así podremos sostenerla en aquellos que a duras penas la conservan.


53. ORACION DE LA DISPONIBILIDAD Toma, Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo lo que tengo y mi lo que poseo Tú me lo diste, a Ti, Señor, lo torno; todo es tuyo, disponga según tu voluntad; dame tu amor y gracia, que ésta me basta. (San Ignacio de Loyola) 54. ORACION DE LA REBELDIA Llego a Ti, con humildad, a pedirte rebeldía. Quiero vivir comprometido con la verdad. No venderme por nada ni ante nadie. Resistir la tentación de buscar la felicidad externa y de admitir la paz, aunque sea en la injusticia... Hazme un inconforme con el error, la injusticia y el odio. Un insatisfecho con la farsa del mundo, pero con deseo de trabajar con amor por mejorarlo. Hazme un indómito de tu Reino digno de oír tu palabra: "En el mundo tendrán pruebas, más tengan buen ánimo, Yo he vencido al mundo" (Jn. 16, 33). (García, Salve, Gritos y Plegarias, p. 323-324) 55. ORACION DEL ENVIADO Vayan por el mundo.... Estas palabras están dichas para mí. Soy continuador de tu obra. Soy tu compañero en la misión. Gracias, Jesús. Me encuentro emocionado por tu confianza. La mies es mucha y los braceros pocos. Quiero ser uno de ellos. Muchas personas están caídas y pasamos de largo. Quiero ser el buen samaritano. Conviérteme primero a mí, para que yo pueda anunciar a otros la Buena Noticia. Dame audacia. En este mundo escéptico y autosuficiente, tengo vergüenza y miedo. Dame esperanza.


En esta sociedad recelosa y cerrada, yo también tengo poca confianza en las personas. Dame amor. En esta tierra insolidaria y fría, yo también siento poco amor. "Quiero vivir, Jesús," vivir, vida llena, sangre entregada, fecundado por tu Palabra. Y ser nueva criatura, otro Jesús, que toma partido por la verdad, partido por la justicia. (Loidi, Gritos y Plegarias, p. 391-392) 56. ORACION DEL ANIMADOR Jesús, tu elección llega por caminos insospechados. Nos llamas a través de otros hombres. Nos llamas sobre todo por medio de los pobres, los ciegos, los inválidos; los que no tienen pan, los que no tienen luz, los que no pueden levantarse y andar. Te doy gracias porque me has llamado y me has elegido para ser acompañante de otros hombres en su caminar hacia ti. ¿Sabré responder a tu confianza? Envía tu lluvia y tu sol sobre el desierto de mi tierra para que produzca flores y frutos de vida. Agarra mi mano con tu mano para que juntos agarremos muchas manos y alcemos muchas vidas hacia las alturas. Gracias porque me has llamado y me has elegido. (Loidi, Gritos y Plegarias, p. 390-391) 57. ORACION DE LOS GENEROSOS Señor, quiero ser generoso contigo. Yo sé que necesitas ayuda para implantar el Reino. Aquí estoy, Señor, si te sirvo: Para consolar a las personas afligidas, para animar a los jóvenes en sus luchas, para predicar tu palabra de vida,


para perdonar en tu nombre los pecados, para defender la justicia, para apoyar la verdad con sangre, para renovar cada día tu sacrificio de la cruz, para dar de comer tu cuerpo, para evangelizar a los pobres, para elevar y transformar el mundo, para ser sal de la tierra, para dar, si es preciso, la sangre por tu nombre, para seguirte donde quieras que vaya, para ser sacerdote para siempre. Jesús, humildemente te pido poder trabajar en tu servicio y seguirte siempre, dejadas todas las cosas. 58. PARA ADQUIRIR ACTITUDES EVANGELICAS Para los que buscan sin dar la cara como Nicodemo, -te pedimos más valentía, Señor. Para los que preguntan por la verdad y no esperan respuesta como Pilatos, -te pedimos más luz, Señor. Para los que desprecian a los pobres como Epulón, -te pedimos más justicia, Señor. Para los que se contentan con una religión de apariencias como los fariseos, -te pedimos más amor, Señor. Para los que creen sólo lo que tocan como Tomás, -te pedimos más Fe, Señor. Para los que se encuentran con el dolor y pasan de largo, como el sacerdote y el levita del templo, -te pedimos más caridad, Señor. Para los que tienen miedo de confesar públicamente la fe como Pedro, -te pedimos más coherencia, Señor. Para los que retroceden ante tu llamada como el joven rico, -te pedimos más desprendimiento, Señor. Para los que te siguen por obligación como el Cirineo, -te pedimos más generosidad, Señor. Para los que se contentan con lamentarse como las mujeres de Jerusalén, -te pedimos más dinamismo, Señor. en los subnormales y locos, queremos encontrarte; en los hospitales y cárceles, queremos verte; en toda necesidad e injusticia, queremos descubrirte. Para los que están sedientos como la mujer samaritana, -te pedimos el agua viva, Señor.


Para los que andan hambrientos como las turbas del pueblo, -te pedimos el pan de vida, Señor. Para los que esconden sus talentos bajo tierra como el siervo inútil -te pedimos más responsabilidad, Señor. Para los pecadores como el hijo pródigo, Zaqueo, y la Magdalena, -te pedimos la conversión, Señor. Para los que te siguen como los discípulos, -te pedimos una entrega total, Señor. 59. QUEREMOS DESCUBRIRTE Señor: En nuestro mundo hay muchas necesidades e injusticias que nos están interrogando y no nos dejan tranquilos en nuestra comodidad. A través de ellas queremos descubrirte, verte, encontrarte. Tú pone todo de tu parte para mover el corazón del hombre ante tales necesidades; pero a veces nosotros nos tapamos los oídos, y preferimos seguir viviendo nuestra vida fácil. No dejes que nos conformemos, no permitas que durmamos tranquilos. Tú nos esperas y es ahí donde debemos buscarte. Señor: en el niño desnudo y con hambre, queremos encontrarte; en el pobre con sus harapos, queremos verte; en la chabola y las miserias, queremos descubrirte; en la tragedia de incendios y terremotos, queremos encontrarte; en las inundaciones y las sequías, queremos verte; en los drogados y alcohólicos, queremos descubrirte; en los obreros sin trabajo y en los accidentes de trabajo, queremos encontrarte; en los jóvenes delincuentes, en la guerra y la violencia, queremos encontrarte; en los problemas raciales y en los descubrirte; 60. SALMO PENITENCIAL Yo sé que me quieres, Señor, porque eres bueno. Perdóname, porque tienes un corazón sensible. Limpia el pecado que mancha mi persona. Levántame de mis continuas caídas. Me siento pecador ante ti, que eres Santo, y mi pecado está agarrado de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, y tus ojos han visto con pena la mancha en mi corazón joven. Qué alegrón me da el saber que eres Padre, y también, justo y recto, y que juzgas sin chantajes ni partidismos.


Lo siento: nací ya manchado por el pecado, y antes de nacer estuve envuelto en tinieblas. Tú miras fijamente y amas lo puro y limpio que hay dentro de mí, y me hablas suavemente como amigo, en el silencio. Abrázame y tu amor cambiará mi corazón. Sé mi amigo y caminaré hacia la cumbre. Devuélveme el gozo y la alegría que he perdido, y toda mi vida saltará en fiesta. Somos amigos. Olvida el mal que he hecho y ayúdame con tu amistad a ser cada vez mejor. Que nazca en mí un corazón puro y una voluntad firme. Quiero ver tu rostro alegre a mi lado, y sentir que tu fuerza me acompaña siempre. Dame la alegría de tu salvación y un corazón sincero que se juegue todo por ti. Les diré a los jóvenes que tus caminos son formidables. Y animaré a los que pecan sin conocerte a que prueben lo que tú eres. Tú eres el Dios de la vida, dame esa vida, y con ella diré a todos que todo es posible. Abre mi corazón y mis labios para que te diga cuánto te quiero. Sé bueno conmigo y con los demás, A ti te ofrecemos nuestra vida de cada día, para que encuentres sobre el altar nuestro don y lo aceptes con cariño. Devuélvenos el gozo y la alegría que hemos perdido y toda nuestra vida saltará de fiesta. Somos amigos tuyos, olvida el mal que hemos hecho y ayúdanos con tu amistad a ser cada vez mejores. 61. TE QUIERO SOLO A TI, OH DIOS MIO Mi corazón repite sin fin que te quiero, sólo a Ti, oh Dios mío. Todos los deseos que me distraen noche y día son falsos y vanos desde lo más profundo de mi alma. Como la noche esconde en las tinieblas el deseo que tiene de la luz, así en lo profundo de mi ser un grito resuena: que te quiero sólo a Ti. Y como la borrasca, que en su furia también tiene por meta la paz, así también mi espíritu rebelde lucha con tu amor. Y mi grito es siempre este: "Te quiero sólo a ti, Oh Dios mío" (Botero, Silvio, Meditaciones para jóvenes sobre el Evangelio) 62. VEN CON NOSOTROS Señor,


ven delante de nosotros para guiarnos; ven detrás de nosotros para impulsarnos; ven debajo de nosotros para levantarnos; ven sobre nosotros para bendecirnos; ven dentro de nosotros para que te sirvamos; con todo lo que somos y tenemos para gloria de tu nombre. 63. DECISION ¡Oh Cristo!, he entrado en el recinto de la oscuridad, y las tinieblas me duelen, me hieren, me lastiman. Siento falta de Ti. Sé que Tú estás en mí. Pero estás callado, quieto, esperando mi decisión. Tú sabes... Yo no puedo vivir sin Ti. La vida, sin Ti, es vacía, sin sentido, sin colores. Es angustia. ¡Oh Cristo!, no te quedes callado. Sálvame. (Larrañaga, Ignacio, Encuentro) 64. DIOS APUESTA POR LOS POBRES Puesto que Tú eres el aliado de los pobres, ven a salvarnos. Danos confianza para luchar por la liberación universal. R/ Ven y Sálvanos. -Ven a salvarnos a los creyentes. Oímos tu Palabra y la recibimos, pero no acabamos de ponernos a tu lado, para luchar contigo por la libertad y la fraternidad. Danos tu gracia. -Nuestra comunidad necesita firmar contigo el pacto histórico de la liberación. Empújanos adelante, a la primera fila, donde Tú luchas codo a codo con los condenados de la tierra. -Te pedimos por toda la comunidad de los creyentes, la Iglesia, que se ha definido a sí misma como sacramento universal de salvación. Haz que tome postura frente a la injusticia y se arriesgue a ir a la


cruz. -En las empresas, en los barrios, en los sindicatos, muchos hombres han optado por los pobres y entregan sus horas, a veces su vida, por la justicia y la libertad. Acuérdate de ellos. -Te pedimos especialmente por los que han sido torturados, encarcelados o asesinados a causa de su compromiso con los pobres. Te presentamos a estos hombres con Jesús. -Enséñanos a anunciar a Jesucristo en el mundo de los pobres. Que no los creamos incapaces de fe y espiritualidad. Que no les robemos el evangelio después que les hemos robado el pan. (Espontáneamente se hacen otras peticiones) Todos: Ven y sálvanos, Tú que no eres un Dios neutral ni te lavas las manos. Ven y sálvanos, Tú, que, amando a todos, tomas partido por los más pobres y así salvas a unos y otros. Sácanos de la indiferencia y la pasividad. Llévanos al altar donde se hace la apuesta que hiciste Tú. Te pedimos por Jesús, que apostó y dio su sangre. (Loidi) 65. DIOS AMA, YO QUIERO AMARLO A EL "Si supiéramos cómo nos ama nuestro Señor, moriríamos de alegría..." No creo que haya corazones tan duros que no amen al sentirse amados... La única felicidad que tenemos en la tierra es la de amar a Dios y saber que Dios nos ama. Todo bajo los ojos de Dios. Todo con Dios. Todo para agradar a Dios. Oh qué hermoso, vamos, vida mía, tú vas a conversar con Dios, a trabajar con El, a caminar con El, a combatir con El, y a sufrir con El. Tú trabajarás, pero El bendecirá tu trabajo; tú caminarás, pero El bendecirá tus pasos; tú sufrirás, pero El bendecirá tus lágrimas. Hacerlo todo en compañía y bajo los ojos de Dios. Pensar que El lo ve todo. Digamos pues cada mañana: "Todo para darte gusto, Dios mío; todas mis acciones contigo; sin cansarnos jamás, las horas corren como minutos..." Es un saborear el cielo de antemano. (San Juan Bautista Vianney) 66. DIOS SALVADOR Señor, millares de inocentes mueren cada año,


víctimas del odio que pretendían superar. Señor, muchísimos sucumben, abandonados a su propia suerte, desamparados y olvidados por los propios hermanos en la fe. Otros agonizan solos, sin nadie, después de gastar su vida en el tajo de la lucha diaria y del trabajo honrado y silencioso. Señor, que los luchadores del reino experimenten tu presencia de Dios Salvador más allá del aparente abandono. Señor, que los luchadores de la paz y la verdad sientan su vida unida a la de tu Hijo Jesús y no desfallezcan en el camino. Señor, que no nos falten profetas ni luchadores ni creyentes silenciosos ni ilusiones abiertas, para que la fuerza de tu Reino lo llene todo, lo invada todo, lo transforme todo. (Oración Joven, p. 313) 67. ¿DONDE ESTAS, SEÑOR? Me mandas caminar y seguir adelante y yo, Señor, no veo nada, no siento a nadie a mi lado. Todo parece una espesa niebla que me aplasta y me aturde. Me entran ganas de todo menos de seguir hacia adelante, porque no veo el camino. No descubro el sendero por el que me llamas, y grito casi sin fuerzas: ¿dónde te escondes, Señor? Señor, es duro caminar sin saber adónde ir, sin sentir el sentido de la marcha. ¿dónde te escondes, Señor? ¿dónde está tu luz, pues eres la luz? Y me quedo sentado, en medio del frío, lleno de indiferencia: ya todo es igual, ya todo me da lo mismo. ¿Señor, dónde estás? ¿Señor, dónde sigues hablando, que yo no oigo, que yo no siento, que yo no comprendo tu palabra en este desierto mío? ¿Tendré fuerzas para esperar a la aurora? Desde mi niebla, Señor,


ya sólo te grito: ¿dónde estás, Señor? (Oración Joven, p. 313) 68. ¿DONDE ESTA SU FUERZA? ¿Dónde está la fuerza de la vida? ¿Dónde está la fuerza de la luz? ¿Dónde está el triunfo de la Pascua? Estos son los que tienen ojos, y no ven, No ven los gestos de perdón, no ven los gestos de heroísmo, no ven los abrazos de hermanos, no ven los corazones ardiendo. Estos son los que tiene boca y no hablan. No gritan que la noche ha florecido, no anuncian que el sepulcro está vacío, no pregonan lo ocurrido en el silencio, no balbucean aleluyas festivos, no dicen nada, porque no creen en la Vida. Estos son los que tienen oídos y no oyen. No oyen el estallido de la tierra, que se pasma sobrecogida, al ver salir de sus entrañas, victorioso a quien estuvo muerto. No oyen el canto de los Angeles al que sale triunfador de la muerte. No oyen los gritos de Pedro en medio de las plazas anunciando lo sucedido. ¿En quiénes actúa la fuerza de la Pascua? En los que creen y hacen la libertad, en los que creen y trabajan por la justicia, en los que creen y oran en el silencio, en los que creen y liberan a los pobres, en los que creen y sufren persecución por la justicia, en los que creen y son mensajeros de la alegría, en los que creen y se entregan sin hacer ruido, en los que creen y esperan en medio de la tempestad, en los que creen y ceden todo lo que poseen, en los que creen contra toda evidencia... (Oración Joven, 182) 69. EL CENTINELA "He permanecido toda mi vida esperando la visita de Dios y tendré que morir sin haberlo visto"-exlamó con dolor- Pero justo entonces, oyó una voz a su lado: "¿Es que no me conoces?" Asombrado, el centinela se giró e intuyó que Dios había llegado. Lleno de alegría le dijo "Oh ya estás aquí, Me has hecho esperar tanto... ¿Por dónde has venido, que no te he visto?" "Siempre he estado cerca de ti, replicó Dios con dulzura, desde el día en que decidiste esperarme. Siempre he estado aquí, a tu lado, dentro de ti. Has necesitado mucho tiempo para darte cuenta, pero ahora ya lo sabes. Este es mi secreto: Sólo los que esperan pueden verme". 70. EL GRANO DE ORO


Iba yo pidiendo, de puerta en puerta, por el camino de la aldea, cuando tu carro de oro apareció a lo lejos, como un sueño magnífico. Y yo me preguntaba, maravillado, ¿quién sería aquel Rey de reyes? Mis esperanzas volaron hasta el cielo, y pensé que mis días malos habían acabado. Y me quedé aguardando limosnas espontáneas, tesoros derramados por el polvo. La carroza se paró a mi lado. Me miraste y bajaste sonriendo. Sentí que la felicidad de la vida me había llegado al fin. Y de pronto Tú me tendiste tu diestra diciéndome: "¿Puedes darme alguna cosa?" Ah, qué ocurrencia la de tu realeza, pedirle a un mendigo! Yo estaba confuso y no sabía qué hacer. Luego saqué despacio de mi saco un granito de trigo, y te lo di. Pero que sorpresa la mía cuando al vaciar por la tarde el saco en el suelo, encontré un granito de oro en la miseria del montón. "¡Qué amargamente lloré de no haber tenido corazón para dárteme todo! (Tagore) 71. EN TI ESTA LA LUZ Reina en mí la oscuridad, pero en ti está la luz; estoy sólo, pero Tú no me abandonas; estoy desalentado, pero en Ti está la ayuda; estoy intranquilo, pero en Ti está la paz; la amargura me domina, pero en Ti está la paciencia; no comprendo tus caminos, pero Tú sabes el camino para mí. (D. Bonhoeffer) 72. ERES UN PROYECTO Eres una vocación. Cada persona está llamada a realizar un plan de Dios en los días de su vida. No somos un revuelto anónimo. Somos un futuro y una esperanza donde Dios se hace presente. ¿Te has preguntado cuál es la vocación a la que Dios te llama en la vida? ¿Qué dones reconoces que Dios te ha dado? Encontrar la propia vocación, el propio camino, no es siempre fácil: exige reflexión, escucha, búsqueda, diálogo con los otros, descubrir los signos de Dios en tu vida... ¿Tienes todo eso en cuenta? ¿Por qué vas por el camino que vas? ¿Porque es el que tú te has trazado, porque es el que ves como posibilidad de realización, porque te asusta otra cosa, porque quieres huir de...? ¿Hablas con Dios de tu vocación? ¿Tomas en serio lo que Dios te pide dentro de tu corazón? ¿Has descubierto tu vocación dentro de la Iglesia? ¿Qué compromiso llevas ahora? ¿Con qué estás comprometido? ¿Cómo tomas los compromisos en favor de la Iglesia y de la sociedad, como un entretenimiento, como algo serio...?


(Oración Joven, p. 161) 73. ESTAS CON NOSOTROS Estás con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Estás con nosotros, Omnipotencia divina, con nuestra fragilidad. Estás con nosotros, amor infinito, que nos acompañas en todos nuestros pasos. Estás con nosotros, protección soberana y garantía de éxito en las tentaciones. Estás con nosotros, energía que sostiene nuestra vacilante generosidad. Estás con nosotros en nuestras luchas y fracasos, en nuestras dificultades y pruebas. Estás con nosotros en nuestras decepciones y ansiedades para devolvernos el coraje. Estás con nosotros en las tristezas para comunicarnos el entusiasmo de tu alegría. Estás con nosotros en la soledad como compañero que nunca falla. Estás con nosotros en nuestra misión apostólica para guiarnos y sostenernos. Estás con nosotros para conducirnos al Padre por el camino de la sabiduría y de la eternidad. (Larrañaga, Ignacio, Encuentro) 74. ESTRELLAS EN LA SOMBRA Amo, Señor, tus sendas y me es suave la carga, la llevaron tus hombros, que en mis hombros pusiste; pero a veces encuentro que la jornada es larga, que el cielo ante mis ojos de tinieblas se viste. Que el agua del camino es amarga... que se enfría este ardiente corazón que me diste; y una sombría y honda desolación me embarga, y siento el alma triste, hasta la muerte triste, Es el Espíritu débil y la cara cobarde, lo mismo que el cansado labriego, por la tarde, de la dura fatiga quisiera reposar...


Mas entonces me miras... y se llena de estrellas, Señor, la oscura noche... y detrás de tus huella, con la cruz que llevaste, me es dulce caminar. (Contardo, L.) 75. ES TU AMOR EL QUE NOS HACE ATENTOS Hemos escuchado, Señor, la voz de tu Hijo que nos invitaba a dejarlo todo para seguirle y le hemos dicho que sí. Nos hemos ido con él a buscar un mundo donde habite la justicia. El nos ha recibido, Señor, en su compañía y por eso te llamamos Padre. Y por eso aquí, contigo, en la confianza, se nos suelta la lengua y te decimos nuestra alegría que es nuestro miedo: es la alegría de ser tus hijos y el miedo de no serlo bastante todavía. Hemos dejado todo; pero, como si tuviéramos imán, las cosas vuelven y se nos pegan. Te pedimos, Señor, que el dolor que esto nos da vaya abriéndonos camino a los pobres de la tierra; con ellos queremos echar nuestra suerte. Te pedimos que nuestros hermanos y hermanas del pueblo lleguen a ser para siempre nuestro tesoro. Te seguimos, Señor, desnudos, en soledad. Para buscar tu reino renunciamos a hacer una casa. En el Gran Teatro del Mundo hacemos de Peregrinos, de forasteros, vivimos de cara a la Tierra Nueva y a los Nuevos Cielos, vueltos a lo que aún no existe para nosotros; vivimos con este gran hueco, sabemos que tú no serás espejismo. En el centro de nuestro corazón reservamos una morada para tu Hijo Jesús; siempre la tendremos preparada, viviremos la alegría de la esperanza que colmarás con creces cuando llegue el día. Mientras tanto viviremos en el seno de tu pueblo como hermanos y nuestra soledad se hará casa, será lugar de reunión y nuestra debilidad, roca donde el pobre podrá refugiarse. Seremos esta hermosa paradoja si te seguimos desnudos, Señor. Por eso, porque te queremos desde la debilidad, te pedimos, Señor, que tu amor nos cubra. Hemos escuchado la voz de tu Hijo y le hemos dicho que sí. Ya no queremos vivir para nosotros, sino para que venga tu Reino. Queremos vivir como los perros, rastreando tu paso, queremos vivir como los esclavos, atentos a la voz de su dueño. Queremos vivir como los negociantes, como los jugadores, como los policías y los ladrones, siempre atentos, vigilantes. Queremos vivir, Señor, como los amantes, porque es tu amor el que nos hace atentos; él nos lleva, como a ti, a escuchar el clamor del oprimido, él nos lleva a servirte en el pueblo creyente y pobre, él nos lleva a obedecer estos signos de los tiempos. Queremos vivir en obediencia a tu voz que nos dice "ven" y que cuando nos has convertido nos dice "ve a mi pueblo".


Señor, como queremos obedecer, te pedimos capacidad para escuchar no sólo el clamor de la opresión, sino las voces de tu pueblo que nos señalan caminos. Líbranos de la tentación de encerrarnos en ideologías autosuficientes, en grupos foquistas de clarividentes, o en tu evangelio como si fuera un recetario, que nos dispensara del esfuerzo de oír, aprender y ensayar todos los días. También, queremos oírte en la voz de los compañeros, ellos también escucharon la voz de tu Hijo; juntos buscamos seguirle y juntos y abiertos a ti y a tu pueblo podemos formar un oído más fino; por eso queremos obedecer a la comunidad y a sus representantes y a los que son, en tu nombre, los pastores de tu pueblo. Obedecer y servir a los que tienen dinero y poder es hoy el yugo pesado que carga tu pueblo. Nosotros no pretendemos quebrarlo siendo hombres sueltos, sin amo y sin ley, sino sirviendo a los siervos, obedeciendo, sembrando cadenas de solidaridad que romperán el yugo que carga tu pueblo. Que nunca nos falte amor para mantenernos erguidos frente a las amenazas y seducciones de los enemigos del pueblo. Que nunca nos falte amor para agachar la cabeza frente a las voces del pueblo. Y que siempre mantengamos abierta la puerta más secreta de nuestro corazón para escuchar la voz de Jesús. (Clar, Oraciones y Cantos de Vida y Esperanza) 76. FIDELIDAD Tú eres mi todo, más que cualquier tesoro. Tú eres el luminoso, más que todos los brillantes. Yo podía, como todos, agradarte y tener alguien que me agradara. Yo podía, como muchos, pertenecerte y tener alguien para mí. Yo podía, como tantos, afirmar: soy tuyo y también decir: eres mío, eres mía. Yo podía, como cada persona, ser escogida y escoger. Yo podía, como libre, decidir, sin preguntar tu querer. Pero: yo quise gritar que soy de todos y tuyo. yo quise afirmar que nada es mío, yo quise declarar que no me pertenezco, yo quise preferir tu voluntad a mi querer, yo quise optar por un amor que me hace amar, yo quise entregarme, dedicarme, donarme. Y ahora yo veo: al darme, tantos se sirven de mí, al pertenecerte, muchos me poseen, al seguirte, todos se liberan, al escogerte, algunos me prefieren, al separarme, las multitudes me cercan, al estar sólo, Alguien piensa en mí.


Son míos, mías, y te los entrego a Ti, vienen a mí y yo los conduzco a Ti, me buscan a mí y te encuentran a Ti, se me entregan y quedan libres para Ti. En Ti está mi tesoro, hacia Ti se dirige mi corazón. Señor, por aquellos que me diste, guárdame fiel, consérvame feliz. 77. FUENTE DE SABIDURIA ¡Oh inefable Creador nuestro, con los tesoros de tu sabiduría distribuiste todo el universo con suma elegancia! Tú, Señor, que eres la verdadera fuente de luz y de sabiduría y el soberano principio de todo, dígnate infundir sobre las tinieblas de mi entendimiento el rayo de tu claridad, removiendo de mí las dos clases de tinieblas en que he nacido: el pecado y la ignorancia. Dame agudeza para entender, capacidad para retener, método y facultad para aprender, sutileza para interpretar, gracia y abundancia para hablar. Dame acierto al empezar, dirección al progresar y perfección al acabar. (Santo Tomás de Aquino) 78. GRACIAS, PADRE, POR TU ESPIRITU Te bendecimos, Padre, por el don del Espíritu que por tu Hijo, haces al mundo. Lo hiciste al principio, cuando incubabas el universo al calor del Espíritu, para que naciera un mundo de luz y de vida, que pudiera albergar al hombre. Te damos gracias porque, mediante tu Espíritu, lo sigues creando, conservando y embelleciendo. Te bendecimos por haber puesto tu Espíritu en el hombre, y por el don continuo que de El has hecho en la historia humana: Espíritu de fuerza en los jueces gobernantes, Espíritu rector en sus reyes fieles... Te alabamos por la acción de tu Espíritu en los profetas... Te bendecimos sobre todo por Jesucristo, lo mejor de nuestro mundo, el hombre "espiritual" por excelencia:


vivió guiado por el Espíritu, evangelizando a los pobres, ayudando y fortaleciendo a todos... hasta que, resucitado, comunicó a su Iglesia y a los que buscan con corazón sincero, ese mismo Espíritu... Que el Espíritu nos dé fuerza para luchar por la verdad, la justicia y el amor; luz para comprender a todos, ayuda para servir, generosidad para amar, paciencia para esperar. Padre, que tu Espíritu de amor traiga a la unidad a tu Iglesia. Y finalmente, haznos sensibles a la acción de tu Espíritu en el mundo y en la historia de los hombres. Ayúdanos a descubrirla en la ciencia, en la cultura, en el trabajo, en la técnica, en todo aquello en que el hombre y el Espíritu preparan conjuntamente el alumbramiento de los nuevos cielos y la nueva tierra. Por Jesucristo, tu Hijo Resucitado y Hermano nuestro. (Clar, Oraciones y Cantos de Vida y Esperanza) 79. GRACIAS PORQUE AUN NO HE LLEGADO Quiero caminar, seguir y seguir, Padre, porque el día en que me siento soy hombre muerto. No quiero descansar, ni llegar a la meta. Quiero ser solo un caminante hacia Ti. Nunca la verdad entera, nunca respuestas para todo siempre delante el misterio de la vida y de la muerte. No quiero vivir tranquilo con las respuestas que me dieron de niño, ni con las costumbres que adquirí entonces, ni con el bien que entonces aprendí a realizar. Siempre estudiando en los libros y en la vida las huellas de tus pasos. Caminar en la penumbra con la candela de la fe. No llegar nunca a la definitiva conversión. No ser perfecto. No mirar a los otros desde la cima. Ir con ellos en ruta. Prefiero tu vela vacilante a mi bombillo fijo, tu amor promedio a mi amor poseído, tu campo a través de mi camino hecho, tu futuro a mi presente. Te prefiero a Ti, éxodo, promesa, esperanza. (Clar, Oraciones y Cantos de Vida y Esperanza) 80. GRACIAS, SEÑOR


Gracias, Señor, porque podemos ser fuertes. Gracias, Señor, porque podemos ser sinceros. Gracias, Señor, porque somos alegres. Gracias, Señor, por la vida que nos das. Gracias, Señor, porque nos quieres libres. Gracias, Señor, porque nos das responsabilidades. Gracias, Señor, porque somos capaces de tener amigos. Gracias, Señor, porque así podemos hacer un mundo de hombres hermanos. (Anónimo) 81. SEÑOR, NO SABEMOS DARTE GRACIAS Señor, no sabemos darte gracias, ser gratos a ti. Es como un nuevo nacer de nuestro muerto corazón. Pero hoy a ti venimos porque tú a nuestro encuentro has salido. Otra vez tu amor se ha interpuesto en el camino, y fruto de tu obra cálida y conciliadora, es nuestro: "Gracias Señor". Gracias Señor por tu Vida por tu amor constante, sin tiempos, por tu abrazo madrugador, porque siempre nos escuchas, pura acogida, por tu infinita paciencia, por tu singular compasión. Gracias Padre, por darnos a Jesucristo, Hermano Nuestro, por permitirnos llamarte: Padre. Padre Bueno, Padre Universal, Total Gratitud. Por cobijarnos permanentemente en tu paternal corazón. Gracias Padre, Padre Dios. Gracias Padre. Hoy, que tu vida ha llegado a nuestra vida con vibrante corazón, te damos gracias por ella; por todo lo que ella encierra: por las tierras, por los mares, por las plantas, por los ríos, por las noches, por el sol.


Gracias, Padre Dios. Te damos gracias Padre, por la vista y el oído, por la inteligencia del hombre; por el arte, por la ciencia. Porque en nosotros pusiste el amor. Se hizo tiempo tu hora de amor. Por todo te damos gracias, Señor. (Clar, Oraciones y Cantos de Vida y Esperanza) 82. HAZME INSTRUMENTO DE TU PAZ Señor, haz de mí un instrumento de tu paz. Donde hay odio, que yo ponga amor. Donde hay ofensa, que yo ponga perdón. Donde hay discordia, que yo ponga unión. Donde hay error, que yo introduzca la verdad. Donde hay duda, que yo ponga fe. Donde hay desesperación, que yo ponga esperanza. Donde hay tinieblas, que yo ponga luz. Donde hay tristeza, que yo ponga alegría. Haz, Señor, que busque más consolar, que ser consolado, comprender que ser comprendido, amar que ser amado. Porque dando es como se recibe, olvidando se encuentra, perdonando es uno perdonado, muriendo se resucita a la vida eterna. (SAN FRANCISCO DE ASIS) 83. GUARDAME, SEÑOR Señor, quédate conmigo durante todo el día y guía todas mis acciones, mis palabras y pensamientos. Guarda mis pies, para que no anden ociosos, sino que caminen al encuentro de las necesidades de los demás. Guarda mis manos, para que no se abran para hacer el mal, sino para abrazar y ayudar a todos. Guarda mi boca, para que no diga falsedades ni cosas indebidas y no hable mal del prójimo. Al contrario, que siempre esté dispuesta para animar a todos y para bendecirte a Ti, Señor de la vida. Guarda mis oídos, para que no pierdan el tiempo


en escuchar palabras falsas o sin sentido, sino que estén siempre atentos a escuchar tu misterioso mensaje, para cumplir también hoy tu voluntad. (Plegaria del siglo VIII) 84. GUIA MI MIRADA, SEÑOR Cuando Tú mismo pongas a prueba mi fe, y me hagas marchar por entre la niebla más cerrada, borrada toda verdad ante mí; por mucho que mi paso vacile, haz que mi mirada, tranquila, e iluminada, sea un testimonio viviente de que te llevo conmigo, de que estoy en paz. Cuando Tú mismo pongas a prueba mi confianza, permitiendo que el aire se vaya enrareciendo, y que me embargue la sensación de que el suelo se está resquebrajando bajo mis pies; que mi mirada les recuerde a todos que no hay nadie que cuente con la fuerza suficiente para arrancarme de Ti, en quien caminamos, respiramos y somos... Y si un día Tú mismo permites que el odio me salpique, y me prepare trampas, y falsee mis intenciones, y las desfigure; que la mirada de tu Hijo vaya repartiendo serenidad y amor a través de mis ojos. (H. Cámara.) 85. ¡HEME AQUI, SEÑOR! Señor, me has traído hasta aquí. Tú sabes por qué. Quiero, que se haga en mí tu voluntad. Quiero hacer mi entrega como la hizo tu Madre y también la mía. No estoy aquí por mi voluntad. Tú me llamaste desde el primer día y aún antes de mi nacimiento. Padre, me abandono en tus brazos. Haz de mí lo que tú quieras. Ha llegado el momento del salto definitivo en el vacío. Ya no tengo por qué preocuparme. sólo quiero seguir tus pasos, aceptar lo que me vas regalando dándote gracias por tu fidelidad. Pero, en este peregrinar me asalta muchas veces la tentación de ir y venir, de rechazar un lugar donde echar raíces; el miedo a comprometerme, a lanzarme en el vacío, a abandonarme en tus brazos. Soy sincero cuando digo que quiero seguirte, que quiero cumplir, realizar la parte que me pides. Si no la realizo, se quedará sin hacer


y eso sería terrible. No porque yo sea importante y la que haga sea extraordinario, sino que por pequeño que sea es la parte que me pides. Así es, Señor. Aquí estoy. No sé bien lo que deseas de mí; de lo que estoy seguro es de que tú estás conmigo. No pasará mi vida sin haber hecho algo que merezca la pena. Sé que me has llamado, y que si permites que siga viviendo es porque algún día realizaré tus planes. ¿Qué importa que no me comprendan? Lo único importante es que estás conmigo, me guías y acompañas. Pero no vayas a cansarte, Señor. Podré recogerlo todo y presentártelo el último día y no mostrarte agujeros en las manos. (María Dolores y José Souto) 86. HOMBRE Y SACERDOTE Busqué un hombre que hiciera con sus brazos una cruz una cruz perfecta. Busqué un hombre que hiciera con sus brazos una cruz, con sus manos partiera el pan, mi pan, con mi cuerpo, y sirviera para derramar sangre,. la mía y la suya, la de todos los que son escupidos por la violencia, la mentira, la injusticia. Busqué un hombre que siga siendo Palabra, Vida, Sacrificio. ¡Y lo hice sacerdote de mi pacto! (Oración Joven, p. 173) 87. MIRA NUESTRAS MANOS Señor mira nuestras manos que quieren construir una sociedad más humana, donde la vida de todos sea posible. Mira nuestras manos que se unen para crear confianza y más solidaridad en todo el mundo donde los hombres trabajan juntos.


Mira nuestras manos que quieren hacer posible un tiempo libre más creativo, que fomente las relaciones entre los jóvenes y nos haga crecer como personas cada vez más cerca de Jesucristo. Señor, estamos aquí, todos juntos, dispuestos a abrir los ojos hacia los otros con el deseo de hacerles llegar tu espíritu. El hará posible que nuestros pueblos y barrios, tanto en el trabajo como en el tiempo libre, aporten un lugar digno para el hombre, que haga posible unas relaciones fraternas y justas entre todos. (ORACION JOVEN, P. 36) 88. ¡NOSOTROS VIVIMOS EN TI CRISTO SEÑOR! Me has regalado, Señor, la sonrisa para que lleve la esperanza en el corazón de quien camina en la tristeza. Me has regalado, Señor, los ojos, para que en ellos los demás vean tu mirada de alegría y amor. Y con la fiesta en el corazón hoy podemos gritar: ¡Nosotros vivimos en Cristo Señor! Haz que todas nuestras palabras y pensamientos anuncien tu Evangelio a los hombres. Haz que todas nuestras acciones, aún las más pequeñas, sean impregnadas de entrega y generosidad. 89. "LA SEMILLA QUE NO QUERIA CRECER" "Hace bastante tiempo, no lo recuerdo muy bien, pasó un sembrador por esta tierra mía y fue dejando caer sus semillas. Con cariño les hablaba y decía una cosa a cada una: "sé un árbol para que se posen en ti las aves del cielo", "da buen trigo para que pueda el molinero hacerte harina y ser luego un hermoso pan", "crece bien, para girar luego con el sol". Y aquel sembrador salía todos los días a ver crecer el campo y veía satisfecho cómo cada planta echaba sus tallos y hojas. Sin embargo, entre todas aquellas plantas notaba la falta de una semilla que él había plantado, pero todavía no había salido a la luz. Todos los días esperaba verla aparecer con ansia. Observando vio cómo dentro de la tierra se oía el rumor de la semilla que decía: "Sé que es hora de crecer, de salir de esta tierra que me rodea por todas partes, de dejar aquí mis fuertes raíces y buscar otra vida. Pero ¿qué me pasará si salgo y no llueve suficientemente?, ¡Me moriré de sed!, ¿Y si hace mucho frío?, ¡Me congelaré!, ¿Y si hace mucho calor? ¡Me quemaré!, Puede que alguien me pise y me aplaste..." En otra ocasión se escuchaba cómo decía: "Yo quisiera ver el azul del día, ser un árbol fuerte,


dormir a la luz de las estrellas, pero si salgo y las cosas van mal, todo se acabará". Aquella semilla nunca se atrevía a crecer, hasta que un día, en medio de sus dudas y miedos, recordó lo que dijo el sembrador cuando la puso en la tierra: "crece porque te necesitamos. Por tu lado pasará mucha gente y se sentará aquí, junto a ti para descansar. Las aves harán nidos en tus ramas y..." Cuando recordó todo esto comprendió que alguien le esperaba y que no podía permanecer más tiempo allí, bajo el suelo. Se puso a crecer. Cuando salió a la luz encontró la sonrisa del sembrador y vio un camino que pasaba por allí mismo. Deseó con todas sus fuerzas crecer más. Vinieron las nieves y los vientos de invierno, pero luchaba con todas sus fuerzas para no ser arrastrada por el viento, ni tronchada por el peso de la nieve. Cuando la ventisca casi la tapaba, luchaba por sobresalir encima de ella. Y si la riada de lluvia llegaba hasta su tronco, aquel arbolito se agarraba fuerte a sus raíces de manera que no había forma de arrancarle del suelo. Así creció un año y otro, viendo cómo la gente se acercaba por el camino y al llegar a su lado se paraban, miraban el horizonte y continuaban adelante. Un día, descubrió entre sus ramas una ardilla que jugueteaba saltando y que hizo nido en un hueco de sus ramas más altas, porque desde allí casi se podía tocar el cielo y ver bien las estrellas. Cada vez más firme, robusto y recto; y su corteza, arrugada por los rigores del invierno, seguía allí para testimonio de todos los que le veían y le llamaban "el viejo árbol del camino". Un día descubrió, cuando llegaba ya el invierno, cómo el sembrador tenía frío. Y aquel árbol desgajó de sí una rama para que el sembrador hiciera leña y se calentara día tras día. Cuando el sembrador le visitaba le daba lo mejor de sí mismo, y por su tronco corrían lágrimas de resina. Pero un día aquel sembrador no fue a visitar más al árbol. Comprendió que le había llegado la hora. Aquella noche hubo una gran tormenta. Un rayo recorrió aquel árbol de arriba a abajo y no quedó más que el tronco. La gente lo llama desde entonces "El tronco del viejo árbol" Sabes, dicen que todas las tardes Dios se da una vuelta por el cielo y que se para a la sombra de un gran árbol, lo mira y se sonríe". 90. JESUCRISTO Jesús no es lejano, impenetrable. Jesús es de nuestra propia carne. Para que pudiéramos saborear su divinidad amó nuestro barro...se mezcló con el. Jesús fue alimentado por una mujer y de ella bebió la ternura femenina. Jesús amó a todos: a los niños y a los mayores, a los hombres y a las mujeres, a los pobres y a los ricos, a los enfermos, a los pecadores, y a los enemigos. Tuvo amigos, disfrutó de la amistad, nos llamó: amigos. "Amaos Como yo os he amado". Jesús gusto de la tierra, de sus cosas. Tuvo hambre y tuvo sed. Tuvo sueño y reposó. Fue sensible, supo llorar.


Fue acogido y desterrado. Fue aclamado y perseguido. Jesús necesito la oración: Padre, venga tu reino... Padre, que todos sean uno... Perdónanos como nosotros perdonamos... Padre, hágase tu voluntad... Padre, en tus manos pongo mi ser... Jesucristo, el Cordero de Dios., Dio su vida por cada uno de nosotros. Jesucristo venció la muerte resucitando. Su espíritu sigue floreciendo en la humanidad. Es difícil para muchos seguir este Cristo, tan humilde, tan comprensivo, que nos dice: "quien no ha cometido pecado, que tire la primera piedra". Es difícil, para quienes continúan soñando con un Cristo que no se parezca a los hombres. (Hnas. N. S. de Sión) 91. JESUS DE LOS CAMINOS POLVORIENTOS Has puesto el pie con tu sandalia en el polvo virgen del camino, Jesús, has pasado dejando tu pisada en la arena y sin decirte ¿por qué? unos hombre te han seguido. No llevas nada. La alforja la has dejado en casa. Ya no tienes casa. No llevas nada, los dineros no pesan en tu bolso. Una túnica para el viento y para la lluvia, para el frío de la noche y el calor de la mañana. Vas sin cosas, peregrino, caminante cual romero, vas llevando en la luz de tus ojos siempre abiertos, y en la fuerza siempre viva de tu palabra, vas llevando tu camino, - eres caminoy vas llamando a seguirte, seguirte, seguirte solo, sin llevarse apenas nada. ¿Dónde vas y dónde quieres llegar cada tarde entre dos luces, cansado de andar y andar, hecho camino de esperanza? ¿Quién te sigue, quién se atreve a poner su pie desnudo en tu pisada siempre en marcha? ¿Por qué llevas sólo amor? ¿Por qué llevas paz y gracia?


¿Por qué sabes que la luz de las estrellas son tu tienda en la noche que te aguarda? Caminante, de corazón pobre y libre, hecho tienda abierta en tu llamada. Caminante, alzando siempre la vida, como vuelo sobre el agua de unas alas que buscan la perfección en la altura y dejan sola la playa. La ciudad de asfalto es dura, Señor del camino al alba; la ciudad no hace caminos porque está hecha pisadas de unos hombres que no buscan, que no escuchan, porque el alma se ha hecho sorda en el dinero y la muerte se ha agarrado a sus entrañas. La ciudad no es tu camino, es dura para posar tu sandalia. Te gusta dejar al paso la huella de tu pisada. Te gusta que el hombre pise el polvo que el viento arranca; te gusta que el hombre oiga el canto desde la rama del pajarillo que el Padre alimenta cada mañana. La ciudad no es tu camino que los lirios y las flores y amapolas tiemblan entre trigales, o mirándose en el arroyo, o esperando en la vera del camino tu paso desde el alba hasta la noche estrellada. Señor de los caminos que buscan llegar. Señor de los caminos abiertos entre los campos que gritan libertad. Señor de los caminos que arrancan al hombre de lo seguro, de los suyos, de sus casas, y los lanza a seguir tu paso hecho sendero estrecho. A seguir tu paso donde quiere que vayas. Señor, si el camino es largo, si la sed y el sol abrasa, si el polvo se agarra y ensucia, Tú, Señor, eres el vaso fresco de agua. Arranca, arráncame de las cosas, que mi corazón aún guarda una gaviota que quiere abrir sobre el mar sus alas (Emilio Mazariegos, Parábola de unas Alas) 92. JESUS IBA LLAMANDO Los que Jesús llamo como colaboradores no eran personas excepcionales, sino hombres normales y sencillos.


Vivían de su trabajo, tenían su familia, su círculo de relaciones sociales y llevaban en sí los mismos esfuerzos de liberación del yugo de los dominadores romanos. Eran hombres sin recursos ni seguidores, cercanos a los pobres como ellos. Ansiaban el día en que pudieran construir con sus manos libres su personalidad de pueblo. Por eso eran hombres y mujeres inquietos en sí mismo, inseguros y débiles, que muchas veces no encontraban manera de "vivir en forma" Y es de estos hombres de los que Jesús se rodea. Cuando les llama, no les saca de sus circunstancias, sino que les conforma de determinada manera su vida concreta, de tal modo que ya no vivan para sí mismos, sino para los demás. El, el Hijo de Dios, entre los hombres, actúa con ellos de hombre a hombre. Muy sencillamente, dentro de un proceso de relaciones humanas normales. Por ejemplo, un día, caminando Jesús a orillas del mar, vio a dos hombres pescando. Eran Pedro y su hermano Andrés. Les saludó y empezó a hablar con ellos. ¿Un encuentro más con una persona curiosa? Es evidente que muchos otros encuentros con estos hermanos precedieron y prepararon un momento decisivo en sus respectivas vidas. Jesús atrae, nunca obliga, ni quita la libertad. Unas veces sugiere: "Venid y veréis" Otras veces anuncia y propone directamente. Una propuesta ha salido de este diálogo empezando hace años: "¿No queréis vosotros,


aún continuando vuestro trabajo en el mar, ser pescadores de hombres?" Venid conmigo y vamos a anunciar a los demás todo lo que estamos descubriendo: que está cerca y ya en medio de nosotros, el Mesías y Reino esperados. Pedro y Andrés - entre muchos "sí" y "no" mezclados con preguntas y dudas sobre "Ese hombre" y su proyecto seguirán pensando que él tiene palabras de vida eterna. Entonces empiezan a cuestionar sus esquemas de hombres judíos, siguiendo al Maestro que les decía: "Cambiad vuestro corazón y vuestra vida". Después hay que "arreglar las cosas", dejar de lado lo inútil y crear disposiciones para estar y seguir conmigo. ¡Señor! Nosotros dejamos todo y te seguimos. Nuestra seguridad ya no está en las redes, ni en nuestros hijos y amigos. Y es todo lo que tenemos. Y queremos arriesgarnos contigo hasta donde vayas. De entre ellos, Jesús miró fijamente a Pedro. Tenía rasgos de líder, y sus compañeros le querían. Eran hombres así los que Jesús necesitaba. En la misma zona de pesca encontró otros dos hermanos. Eran Santiago y Juan. Con su padre estaban arreglando las redes. También a éstos Jesús invitó a seguirle. Ellos, al ver a Pedro y Andrés, sus compañeros de pesca, se enteraron de que un pequeño grupo de hombres amigos se estaba formando alrededor de un Jefe. Lo dejaron todo


a su padre, las redes, el barco y se fueron con Jesús. 93. LA BUENA NOTICIA El reino de Dios es semejante a dos hermanos que vivían felices y contentos, hasta que recibieron la llamada de Dios a hacerse discípulos. El de más edad respondió con generosidad a la llamada, aunque tuvo que ver cómo se desgarraba su corazón al separarse de su familia y de la muchacha a la que amaba y con la que soñaba casarse. Pero, al fin, se marchó a un país lejano, donde gastó su propia vida al servicio de los más pobres de entre los pobres. Se desató en aquel país una persecución, en la que fue detenido, falsamente acusado, torturado y condenado a muerte. Y el Señor le dijo: "Muy bien, siervo fiel y cumplidor. Me has servido por el valor de mil talentos. Voy a recompensarte con mil millones de talentos. ¡Entra en el gozo de tu Señor! La respuesta del más joven fue mucho menos generosa. Decidió ignorar la llamada, seguir su camino y casarse con la muchacha a la que amaba. Disfrutó de un feliz matrimonio, le fue bien en los negocios y llegó a ser rico y próspero. De vez en cuando daba una limosna a algún mendigo o se mostraba bondadoso con su mujer y sus hijos. También de vez en cuando enviaba una pequeña suma de dinero a su hermano mayor, que se hallaba en un remoto país, adjuntándoles una nota en la que decía: "Tal vez con esto puedas ayudar mejor a aquellos pobres diablos". Cuando le llegó la hora, el Señor le dijo: "Muy bien, siervo fiel y cumplidor. Me has servido por valor de diez talentos. Voy a recompensarte con mil millones de talentos. ¡Entra en el gozo de tu Señor!. El hermano mayor se sorprendió al oír que su hermano iba a recibir la misma recompensa que él. Pero le agradó sobremanera. Y dijo: "Señor, aún sabiendo esto, si tuviera que nacer de nuevo y volver a vivir, haría por ti exactamente lo mismo que he hecho" Esta sí que es buena noticia: un Señor generoso y un discípulo que le sirve por el mero gozo de servir con amor. (Antony de Mello, El Canto del Pájaro) 94. LA CONDICION DE JESUS ES "SIN CONDICIONES" Seguir a Jesús no es una idea. Seguirle es arrancarse, es desinstalarse, abrirse a situaciones nuevas, correr el riesgo de lo provisional. Seguir a Jesús es salir del marco familiar para que la sangre no oprima, ni haga traicionar la libertad del hombre nuevo. Seguir a Jesús es "ser de El" y preferirle por encima de todo. Seguir a Jesús es entrar en radicalidad de una vida por El. Seguir a Jesús es creer que su llamada tiene raíces, manantial de vida eterna. Seguir a Jesús es darle entrada allí en lo íntimo nuestro, donde Dios sólo es libre cuando el corazón del hombre le deja en libertad. Seguir a Jesús es vivir en contradicción, en ridículo, en desconsideración tantas veces. Seguir a Jesús es creer profundamente en la trascendencia del hombre, en la fuerza irresistible del más allá, en el Reino ya comenzado. Seguir a Jesús es decirle "no" a una sociedad que todo lo mide por la eficacia y que pregunta siempre "para qué sirve" y que consume y echa fuera. Seguir a Jesús es creer en la intimidad del hombre.


Es como un desafío lo que ha dicho: "Si uno quiere ser de los míos, y no me prefiere a su padre o su madre, o su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas, y hasta a sí mismo no puede ser discípulo mío". Es como situarnos en la cuerda floja: "Quien no carga con su cruz y se viene detrás de mí, no puede ser discípulo mío". Es como dejarnos desnudos: "Todo aquel que no renuncia a todo lo que tiene no puede ser discípulo mío". (Emilio Mazariegos, Hombre Nuevos en Camino) 95. LA JUSTICIA Y LA PAZ SE HAN ABRAZADO Nuestra paz aparente, cifrada en el orden, aparece podrida. Bajo el nombre de paz, ¡cuánta opresión!, ¡cuánta injusticia! Calla el obrero por temor a perder el trabajo ante un salario mal pagado, ante un compañero injustamente despedido, ante un chantaje, ante un honor ofendido. Enmudeció en vida. Eternamente es postergado. Calla el niño ante la fuerza del grande, la mujer ante una sociedad por hombre regida; el campesino sometido ante un comercio abusivo; el pueblo calla ante el poder suicida. Pero tenemos la palabra "paz" y el corazón de la sociedad está helado. No brinca en él la solidaridad. La guerra fría es el mercado. Nos han hecho creer en el progreso. Progreso que amasan las naciones poderosas sometiendo a los pueblos débiles. Por eso, lo grande es tener lavadora, televisores, cerebros electrónicos, naves espaciales, máquinas para todo. Una minoría se hace rica en el engaño, y ostentan su fuerza, mostrando el poderío bélico. Mas, ¿qué pasa con los pobres? A plazos de engaños, se siguen endeudando. Nuestra Paz, Señor está lejos de tu paz. porque no brota de la justicia. Los que la venden, todo se compra y todo se vende, la ofrecen con helada sonrisa. Pero tu casa de oración no tiene puertas, no hay cerradura posible, y a pesar de nuestras máscaras puestas, tu paz, que brota de la justicia, sin regateos nos ofreces, Haz libre nuestro corazón.


Que no claudique ante el oro ni el petróleo, ni ante el cheque extendido, ni ante un ascenso indebido. Tu Palabra de vida y amor nos haga testigos de tu Justicia y de ella brote limpia nuestra paz. Que en estrecho abrazo de compenetración, tu justicia y tu paz, aniden en nuestro corazón. (Clar, Oraciones y Cantos de Vida y Esperanza) 96. LA LECCION Dice Jesús: "El Reino es como una semilla de mostaza que un hombre plantó en su campo. La semilla de mostaza es más pequeña que cualquier otra, pero al crecer se hace más grande que las demás plantas del jardín, hasta el punto de convertirse en un árbol lo suficientemente grande para que los pájaros acudan a él y aniden entre sus ramas" Sostengo esta diminuta semilla en el hueco de mi mano... y contemplo luego el enorme árbol en que se ha convertido, lo bastante fuerte para soportar el peso de los nidos de las aves... En mi imaginación, me paso una y otra vez de la semilla al árbol. Luego observo la semilla en cada fase de su crecimiento... Por último, me siento frente al enorme árbol y hablo con él: Y hablamos, el árbol y yo, acerca de la pequeñez... acerca del desaliento... Del arriesgarse en la vida... Del cambio, y de lo que éste implica... Del dar fruto... Del servicio... Y por último, del poder de Dios en nuestras vidas... Y concluyo este ejercicio a los pies de Jesús: Le cuento lo que el árbol de mostaza me ha enseñado... Y le pido que también él me enseñe... (Tony de Mello) 97. LA LIMPIEZA DEL CORAZON...LOS OJOS PARA VER" Quien es de Dios, escucha la palabra de Dios, dice Jesús. El ser del hombre es un ser en Dios. No se da en él dualidad. Mi yo es el yo enraizado en la persona de Jesús. Cuando el hombre es de Dios, cumple su Palabra, entonces la llamada de Dios se hace resonante en el interior del hombre. Cuando es de Dios entonces crece en él la Palabra y se vuelve palabra de vida. El ser de Dios es el haber encontrado la raíz, el centro de la vida, de la persona. El ser de Dios supone un corazón libre, limpio, abierto, en luz. La limpieza de corazón, de mente, de cuerpo, es básica para escuchar la palabra de Dios. Un corazón limpio es un corazón en camino hacia la acción de Dios en él. Un corazón limpio es el clima para que la llamada despierte el mismo corazón.


Un corazón puro es el espacio donde la luz de Dios puede iluminar e introducir al hombre en la misma luz. La vocación se descubre, uno se vocacional, cuando su corazón está despejado, despojado, libre como el mar. La suciedad del corazón, de la mente, del cuerpo, hacen imposible el oír la llamada de Dios. Dios se hace ausente de la suciedad. La pureza no se da con la suciedad. Un corazón agarrado, , a las cosas, al dinero, a sus ideas, a estructuras, a personas, lugares...es un corazón manchado. Y la huella de Dios no se deja ver a su paso por él. Despertar el corazón es abrirse a la pureza. Todo un camino, una exigencia, un trabajo duro para ponerse en actitud de escucha. La vocación no se busca. La vocación se escucha. El buscar supone más un esfuerzo personal. Y el escuchar supone más una actitud hacia el otro, siendo el otro el importante. Dios es el que llama. El hombre, si tiene el corazón limpio, le oirá, le verá. Felices los que tienen el corazón puro porque verán a Dios. Feliz el que sabe hacer sangrar su corazón librándole de apegos sin medida, porque un día será su plenitud. Un joven metido en la sociedad saturada de suciedad...es imposible que oiga la llamada de Dios. Querer plantearse la vocación es no dejar espacios de pecado, de suciedad. Me identifico con los lugares a donde voy. Me identifico con las cosas que consumo. Me identifico y esclavizo con las personas sucias que frecuento. Dios es luz, pureza. Quien quiera escucharle y seguirle tiene que exigirse pureza, sinceridad, verdad, transparencia hasta dolerle. "Vosotros no escucháis la palabra de Dios, porque no sois de Dios", dice también Jesús. Ser de Dios. No ser de Dios. ¿Se puede jugar a ser a medias? ¿Se puede jugar a ser y no ser? Dios no admite el juego sucio. Dios o es en el corazón del hombre o el hombre es él con su mundo en su corazón. El hombre es imagen de Dios. Más aún: llamado a ser en la persona de Jesús, Hijo de Dios. Ser gloria y alabanza del Padre en el Hijo. Esta es la realidad profunda de la luz. Entrar en ella con los ojos limpios, con su corazón liberado o en camino de liberación, es entrar en el plan de Dios sobre el mundo. Es saberse salvado. Es decirse cristiano. Es ser discípulo de Jesús.


Limpia tu corazón y verás a Dios. Sigue en la suciedad, en las tinieblas y Dios se te ocultará. Limpia tu corazón y responde a su llamada desde un corazón puro. Limpia tu corazón y Dios comenzará a crecer en ti. Salir de la suciedad del corazón. Entrar en la pureza. Aquí está todo el juego, toda la exigencia del planteamiento vocacional. No se llega a la respuesta con el mundo solamente de las ideas. Se llega con el corazón. En el sentido bíblico. Con el corazón como interioridad, mismidad, centro del hombre. Responde a la luz toda la persona. No solo la cabeza. Porque la vocación es la vivencia plena del ser humano en la luz. Dios mismo. (Emilio Mazariegos, Hombres Nuevos en Camino) 98. LA LLAMADA Era una persona de esas que se dicen buenas, me gustaba alegrar la vida de los demás y compartir con ellos la felicidad y las risas. Pero me preguntaba a mí mismo: ¿Qué querrá Dios de mí, si ya soy bueno? Un día, por despiste, se me ocurrió asomarme a la ventana de mi felicidad y descubrí la mirada triste del que está sólo y marginado, el llanto del niño que tiene hambre, el dolor del enfermo, la lucha del que no tiene trabajo, la tristeza del que no tiene quien le ame... Todos me tendían sus manos, pero yo no entendía su queja, y les decía, "yo, ya soy feliz y bueno, ¿qué queréis?". Desde la ventana de mi felicidad yo te preguntaba: Dios ¿qué hay que hacer para seguir siendo bueno? y tú respondías siempre: "Escucha a tus hermanos, escucha a tus hermanos". Miré sus manos, Señor, y oí el gemido de su voz: "Sé la carrera del cojo, la vista del ciego, la voz del que no habla, sé el pan del hambriento, la fuerza del que lucha, la alegría del triste, llora con el desconsolado, y sonríe con el alegre" Y yo le pregunté: " Y mi alegría, mi felicidad, mi comodidad?" Y tú respondías siempre: "Escucha a tus hermanos, escucha a tus hermanos". Decidí dejar la ventana de mi felicidad, hice de mi tiempo, el tiempo de ellos, de mis días, nuestra vida; de mi sonrisa, nuestra alegría; de mi fe, tu presencia. Señor, hoy me presento ante ti, con las heridas, el hambre y los problemas de mis hermanos.


Señor, que no me falten nunca ellos para poder seguir siendo feliz. 99. LA OVEJA PERDIDA Ven, Jesús, búscame, busca la oveja perdida. Ven, pastor, deja las noventa y nueve y busca la que se ha perdido. Ven hacia mí, estoy lejos, me amenaza la batida de los lobos. Búscame, Encuéntrame, acógeme, llévame, puedes encontrar al que buscas, tomarlo en brazos y llevarlo. Ven y llévame sobre tus huellas. Ven tú mismo. Habrá liberación en la tierra y alegría en el cielo. (San Ambrosio) 100. LAVAR LOS PIES Nos resbalan las palabras, decimos cosas que no sentimos, decimos lo que nos han enseñado. Pero repetir los gestos sin pronunciar palabras, eso, Señor, es otra cosa. Unos, no tomamos la toalla para lavar, otros, no nos dejamos lavar, y todos andamos manchados de egoísmo, abandonados a nuestra propia dureza de corazón. "Si no te dejas lavar, no tienes nada que ver conmigo". "Entonces no sólo los pies, sino todo el cuerpo". ¿Adónde queremos ir, sin dejarnos lavar? ¿Dónde queremos encontrar el agua viva que regenera y da vida? ¿Qué hacemos con nuestras manos paralizadas? Son manos para sanar, son manos para lavar a otros, son manos para dar la mano, y están mano sobre mano...


Señor, enséñanos a ser servidores de los otros, como Tú lo has sido. Sólo se salva lo que se entrega. Sólo da vida lo que se entierra. Sólo ama el que se entrega y sirve a los demás hasta el extremo. 101. LA VOCACION DEL HOMBRE La vocación es innata al hombre: "Antes que te formara en el vientre te conocí y te designé para profeta de pueblos" "Yahvé desde las entrañas de mi madre me llamó por mi nombre". Dios llama de manera personal y única a cada hombre para formar una sola familia en la que vivamos todos como hermanos, donde Cristo es cabeza y nosotros miembros de su cuerpo. A esta elección van unidas la bendición, protección y ayuda de Dios. "No temas, porque yo estoy contigo" En la Biblia esta llamada no va sólo dirigida a la propia salvación del elegido, sino también a la salvación de los hombres. "Preparad el camino al Señor, enderezad todas sus sendas" Por tanto, toda vida humana es una vocación a la fe, a la aceptación del amor de Dios. Dicha fe se inicia en el bautismo asumiendo así un doble compromiso: con Dios y con los hombres. Nos incorpora a Cristo, transformándonos en miembros de la Iglesia universal. Dentro de esta única vocación, comunión del hombre con Dios, nos comprometemos a ir descubriendo y realizando nuestro don particular. Así, el Espíritu se compromete a darnos la fuerza y la capacidad para realizar el carisma que nos ha dado. "Hay diferentes dones, obras y servicios, pero el Espíritu es el mismo". Dios es el aguijón, pero respetando siempre nuestra propia libertad; no puede actuar directamente sobre nosotros si antes no nos abrimos a su gracia. El hombre se hace libre obrando, actuando. El hombre tiene que decidir si acepta la llamada de Dios. De cualquier forma, el hombre está llamado a la unidad, a la plenitud personal comunitaria vivida en continua superación. El hombre está llamado a ser hombre, a ser él mismo, a compartir los bienes recibidos. El conocimiento del Evangelio y la fidelidad a la Palabra nos llevan a un compromiso con y por el hombre. Esta opción exige: ser conscientes y optar, comprometerse y tener coraje, tener fe, esperanza y mucho amor. Nuestra entrega será más auténtica en la medida en que crezca nuestra capacidad de amar y actuar. En nuestra misión no estaremos nunca solos. El nos acompañará todos los días hasta que se termine el mundo. (María Dolores y José Souto) 102. LETANIAS DE RESURRECCION "Caminemos, hermanos, hacia Cristo armados de la antorcha de la fe, anunciando a los hombres la esperanza de una Tierra de Amor que ha de nacer". Abraham, padre de todos los creyentes, caminante de la esperanza ilimitada, camina con nosotros. Moisés, brazo de Dios, que movilizaste al pueblo para salir de la esclavitud, camina con nosotros. Rey David, poeta y cantor, guerrero y gobernante, pecador y creyente, camina con nosotros. Isaías y Jeremías, profetas y anunciadores de un mundo nuevo, perseguidos por ser fieles a vuestra misión, caminad con nosotros.


Juan Bautista, precursor de Jesús, mártir de tu misión profética, camina con nosotros. Esteban, servidor de la comunidad cristiana. apedreado por causa de Jesucristo, camina con nosotros. Pedro y Pablo, columnas de la Iglesia, mártires de Cristo, caminad con nosotros. Policarpo de Esmirna, testigo de Jesucristo, detenido y muerto a los ochenta y seis años, camina con nosotros. Felicidad, Mártir y madre de siete mártires, a los que animaste a resistir hasta el fin, camina con nosotros. Maximiliano, objetor de conciencia, pasado a espada en plena juventud, por ser fiel a Jesucristo, camina con nosotros. Agustín de Hipona, convertido a Cristo, maestro de muchas generaciones, camina con nosotros. Benito de Nursia, padre de innumerables monjes, que han civilizado y evangelizado el mundo, camina con nosotros. Francisco de Asís, hermano de todos los hombres, predicador de la alegría, de la canción, de la paz y del reparto de bienes, camina con nosotros. Tomás de Aquino, buscador de la verdad, teólogo y maestro de toda la cristiandad, camina con nosotros. Francisco Javier, evangelizador de continentes, agotado y muerto en plena juventud, camina con nosotros. Antonio María Claret, evangelizador lleno del amor a Dios y al prójimo, camina con nosotros. Pedro Claver, apóstol de los negros, apestado y muerto con ellos, camina con nosotros. Juan de Dios, corazón apasionado, loco de los locos y entregado de por vida a su servicio, camina con nosotros. Carlos de Foucauld, hermano pequeño de todos los hermanos pequeños, testigo de Jesucristo en tierras difíciles, camina con nosotros. Maximiliano Kolbe, prisionero de los nazis, que cambiaste la vida por la de un condenado a muerte, camina con nosotros. Oscar Romero, arzobispo, profeta y mártir, defensor de los pobres, asesinado por el imperialismo, camina con nosotros. Juan XXIII, nuestro hermano mayor, profeta del amor, del buen humor y de la esperanza, camina con nosotros. Cristianos Torturados y asesinados bajo el telón de Acero, defensores de la libertad y confesores de Cristo, caminad con nosotros. Cristianos anónimos, madres y padres de familia, transmisores de fe de generación en generación, caminad con nosotros.


Santa María, primera creyente y discípula de Jesús, transparencia de Dios y síntesis del Evangelio, camina con nosotros. (Clar, Oraciones y Cantos de Vida y Esperanza) 103. MAÑANA LE ABRIREMOS ¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras? ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío, que a mi puerta, cubierto de rocío, pasas las noches del invierno oscuras? ¡Oh cuánto fueron mis entrañas duras, pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío, si de mi ingratitud el hielo frío secó las llagas de tus plantas puras! ¡Cuántas veces el ángel me decía: "Alma, asómate ahora a la ventana, verás con cuánto amor llamar porfía! ¡Y cuántas, hermosura soberana, "mañana le abriremos" respondía, para lo mismo responder mañana. (Lope de Vega) 104. MARIA JOVEN Joven adolescente, niña nazarena. Joven generosa dispuesta a la aventura a la que un ángel la invita de parte de Dios. Y su respuesta entusiasta nace de la disponibilidad de su juventud. "Que se haga en mí según tu Palabra". La joven María no calcula, no mide, no piensa en su prestigio ni busca su interés. María desafía, María arriesga. Coloca su vida y su fama, su futuro y sus planes en las manos de Dios. En él se abandona, a El cree. Ni la crítica de la gente ni la desconfianza de José tiene importancia cuando se trata de obedecer a Dios. "Soy la esclava del Señor". Joven más que por la edad por el corazón. Joven entusiasta y activa ante la historia. Joven interesada en los acontecimientos de su pueblo. María es una joven que reflexiona y que tiene ideales a los que sirve. María desea el mundo sobre otros cimientos: que el pan lo tengan los hambrientos, que los ricos se vayan con las manos vacías, que los poderosos sean sacados de sus tronos, y que los humildes sean levantados de su condición.


María es joven porque es comprometida, porque canta, porque es sincera, porque ríe, porque ama. Ser joven hoy es una invitación a ser como María. Hay muchos que tienen quince o dieciocho años pero viven con un corazón cansado y viejo, se han rendido ante la vida. Han perdido su iniciativa. No impulsan desafiantes el mundo sino que se acomodan a él. Son arrastrados sin piedad por cada ola que les llega, en el fondo, nada esperan. María es joven porque cree que cada día es una nueva canción, un nuevo impulso, una nueva llamada, o una nueva Palabra de Dios para servir a los hombres. María es joven porque asume los acontecimientos. Ella no los evade ni se asusta. "No temas, María". El mundo para vivir necesita hoy de su juventud. Hoy, ahora, no cuando los años hagan crecer callos en el corazón. La Iglesia necesita jóvenes alegres, comprometidos, inconformistas con el pecado y la mentira, voluntarios de una civilización distinta centrada en el amor y la justicia, audaces, sin miedos ni evasiones, sin complejos. La Iglesia necesita jóvenes creadores, con iniciativa, capaces de jugarse la vida entera en la aventura de Dios. María joven es ejemplo de juventud. Ella es la amiga joven que se reúne con nosotros, que ríe a nuestro lado, y que anima nuestra vida. Por eso la sentimos en el camino y la llamamos con insistencia: Ven con nosotros a caminar, Santa María, ven. María de los jóvenes, Virgen alegre y valiente. Mira a todo tu pueblo joven que necesita un ideal. Danos entusiasmo ante la vida, y capacidad de amar hasta la muerte. Ayúdanos a unirnos organizadamente para trabajar por la paz y la justicia. Virgen Joven, Virgen del Amor, Virgen de la Sonrisa y del compromiso, ruega por toda la juventud que busca el amor con entusiasmo. (Miguel Ortega Riquelme) 105. MARIA PROTOTIPO DE LA VOCACION María es prototipo de la vocación del hombre, del cristiano. Aceptó sin reservas, con plena conciencia y libertad la voluntad de Dios. Al decir su "Hágase" se convierte en Madre y colaboradora en la obra salvadora de Cristo. Acogió la Palabra y la puso en práctica con espíritu de servicio y verdad. Valientemente proclamó que Dios derriba del trono a los poderosos y ensalza a los humildes. Mujer de gran fortaleza, experimentó la pobreza interior, fruto de un corazón libre, experimentó el éxodo. Persona cercana, acogedora, sensible a las necesidades de todos. En unión y confianza con su Hijo, sabe que será escuchada. "Haced todo lo que El os diga" Virgen fiel, su entrega incondicional la llevó a la soledad y a la cruz. En el calvario asumió su maternidad de dimensiones universales,


aunque sólo la entendería en Pentecostés. Las cosas que no comprendía las meditaba y guardaba en su corazón. Así fue creciendo su fe; fe humilde, pero llena de esperanza y amor, que fue testimonio y ayuda para los primeros apóstoles que habían perdido su fe ante la muerte de Jesús. Con ellos esperó en oración la venida del Espíritu Santo. María es sobre todo testigo activo del amor de Cristo a la humanidad. en los subnormales y locos, queremos encontrarte; en los hospitales y cárceles, queremos verte; en toda necesidad e injusticia, queremos descubrirte. (Botana, Antonio, Palabra e Imagen) (María Dolores y José Souto) 106. ME HAS SEDUCIDO, SEÑOR Me has seducido, Señor, y me dejé seducir, desde que aprendí tu nombre pronunciado en mi familia. Me has seducido, Señor, y me dejé seducir, en cada nueva llamada que el alto mar me traía. Me has seducido, Señor, y me dejé seducir, en cada rostro de pobre, que me gritaba tu rostro. Me has seducido, Señor, y me dejé seducir, y en el desigual combate, me has dominado, Señor, y es bien tuya la victoria. Mes has seducido, Señor, y me dejé seducir, fue un desigual comercio y la victoria es bien nuestra. 107. ME FIO SEÑOR, CONFIO. Te pido, Señor, me acompañes, me des luz para ver, fuerza y decisión; que mi actitud sea positiva, objetiva para discernir lo que debo hacer, lo que es mejor, para colaborar en tu Reino y no al compás de mi gusto, de mi capricho. Quiero ser humilde, manso, sencillo, natural, no hacer diferencias entre las personas. Quiero saber reconocer al otro, ver siempre su parte positiva;


ser alegre, comprometido, ser testigo. ¡Qué bien! todo positivo, todo perfecto; mas mi realidad es diferente, porque me sé pobre, pecador, débil; sé que conmigo mismo no hago nada... pero me acompaña tu fuerza, tu Espíritu, tu llamada, tus huellas, porque eres mi amigo fiel; todo soy y todo lo puedo teniéndote a mi lado. Me fío, Señor, confío, sé que revelas tus maravillas a pobres, a sencillos, a no inteligentes y con poca facilidad de palabra, para que así se manifieste mejor tu gloria. En mí y por mí has hablado en distintas ocasiones. También lo harás en otros momentos, lo sé, Me llamas, me conoces, yo quiero decirte: "Hágase tu voluntad, he aquí a tu siervo". (María Dolores y José Souto) 108. MENSAJE DE UN PIONERO A SUS SEGUIDORES. Estas son las últimas palabras que oirán de mí, por tanto, medítenlas. "Mi vida ha sido muy feliz, y quisiera que pudiera decirse lo mismo de cada uno de ustedes. Creo que Dios nos ha puesto en este mundo encantador para que seamos felices y gocemos de la vida. Pero la felicidad no proviene de la riqueza, ni de tener éxito en la carrera simplemente, ni dándose gusto a sí mismo...La manera de conseguir la felicidad es haciendo felices a los demás...Traten de dejar el mundo en mejores condiciones que tenía cuando entraron en él. De esta manera, cuando les llegue la hora de morir podrán hacerlo felices, porque, por lo menos no perdieron el tiempo e hicieron cuánto les fue posible por hacer el bien. ¡Que Dios les ayude a hacerlo así" (Baden) 109. MI CORAZON ESTA CONTIGO Mi corazón está contigo, Padre, mi corazón está contigo. En este momento, mi cabeza piensa en Ti. En este momento, mis ojos miran a tus ojos. En este momento, mis manos estrechan tus manos. En este momento, mi voluntad busca tu voluntad. En este momento, me decido...por Ti. Como Abraham, me levantaré y echaré a andar.


Como Moisés, mataré a todos mis dioses. Como David, reconoceré mis fallos. Como María, escucharé tu Palabra. Como Pablo, arriesgaré mi vida. Como Jesús, lucharé por tu Reino, lucharé por el hombre. Sólo Sólo Sólo Sólo Sólo Sólo Sólo

tú eres Dios. tú eres sentido. tú liberas. tú eres fiel. tú eres esperanza. tú eres amor. tú eres Dios.

Mi corazón está contigo, Padre, mi corazón está contigo. Seguiré los pasos de Jesús. Hoy me decido por Ti. Y Jesús me dice: "Ten valor, Yo voy contigo" (Loidi) 110. MIRA NUESTRAS MANOS Señor, mira nuestras manos que quieren construir una sociedad más humana, donde la vida de todos sea posible. Mira nuestras manos que se unen para crear confianza y más solidaridad en todo el mundo donde los hombre trabajan juntos. Mira nuestras manos que quieren hacer posible un tiempo libre más creativo, que fomente las relaciones entre los jóvenes y nos haga crecer como personas cada vez más cerca de Jesucristo. Señor, estamos aquí, todos juntos, dispuestos a abrir los ojos hacia los otros con el deseo de hacerles llegar tu espíritu. El hará posible que nuestros pueblos y barrios,


tanto en el trabajo como en el tiempo libre, aporten un lugar digno para el hombre, que haga posible unas relaciones fraternas y justas entre todos. (Oración Joven, p. 36) 111. NO ME MUEVE, MI DIOS, PARA QUERERTE No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar, por eso, de ofenderte. Tú me mueves, Señor, muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido; muéveme el ver tu cuerpo tan herido, muévanme tus afrentas y tu muerte. Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, que aunque no hubiera cielo, yo te amara, y aunque no hubiera infierno, te temiera. No me tienes que dar porque te quiera, pues, aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera. (Anónimo del siglo XVI) 112. NOSOTROS VIVIMOS EN TI, CRISTO SEÑOR Me has regalado, Señor, la sonrisa para que lleve la esperanza en el corazón de quien camina en la tristeza. Me has regalado, Señor, los ojos, para que en ellos los demás vean tu mirada de alegría y amor. Y con la fiesta en el corazón hoy podemos gritar: "Nosotros vivimos en Cristo Señor" Haz que todas nuestras palabras y pensamientos anuncien tu Evangelio a los hombres. Haz que todas nuestras acciones, aún las más pequeñas, sean impregnadas de entrega y generosidad. 113. NO TIENEN TIEMPO He salido, Señor. Afuera también salía la gente. Iban, venían, caminaban, corrían. Corrían las bicicletas, corrían los automóviles, corrían los camiones,


corría la calle, corría la ciudad, todos corrían. Corrían para no perder el tiempo, corrían detrás del tiempo, para alcanzar el tiempo, para ganar el tiempo. Hasta luego, Señor, excúsame, no tengo tiempo, volveré a pasar, no puedo esperar, no tengo tiempo. Termino esta carta, porque no tengo tiempo. Hubiera querido ayudarlo, pero no tengo tiempo. No puedo aceptar porque me falta tiempo. No puedo leer, reflexionar, estoy sobrecargado, no tengo tiempo. Quisiera orar, pero no tengo tiempo. Tú comprendes, Señor, no tienen tiempo. El niño, ahora juega, no tiene tiempo... más tarde... el estudiante, debe hacer tareas, no tiene tiempo, más tarde... el joven, entrena sus deportes, no tiene tiempo, más tarde... El nuevo esposo pieza en su casa, debe arreglarla, no tiene tiempo, más tarde... El padre de familia piensa en sus hijos, no tiente tiempo, más tarde... Los abuelos piensan en sus nietos, no tienen tiempo, más tarde... ¡Están enfermos, deben curarse, no tienen tiempo, más tarde... ¡Están muriendo, no tienen... ¡Demasiado tarde! ¡No tienen más tiempo! Así los hombres todos, Oh Señor, van persiguiendo el tiempo. Pasan por la tierra corriendo, agitados, precipitados, sobrecargados, NO TIENEN TIEMPO... (Hnas. N. S. de Sión) 114. OBREROS DE TU PAZ Te pedimos manos nuevas para ser como Jesús, los obreros de tu paz. Ser obreros de tu paz es más que la no - violencia, es amar sobre todas las cosas a los hombres que tú creaste; es luchar sin tregua porque no mueran


antes de tiempo, es trabajar porque tengan más y participen y hagan respetar su dignidad. Los obreros de tu paz no se resignan, Señor, ante la suerte del pueblo, no es hijo tuyo quien acepta como mal menor, el creciente desempleo, el empobrecimiento creciente, las vejaciones de la policía, la desatención de los hospitales, el abandono, Señor, en que tienen a tu pueblo; la represión cuando tus hijos logran alguna pequeña organización y la guerra de exterminio cuando tu pueblo, Señor, se hace grande. No sigue tus caminos quien no se duele de tu pueblo: como de su hijo o de su propia madre. Padre eternamente bueno, tú nos has mostrado que los males no son sagrados, que sólo de los hombres vienen los males. Danos fuerza para no sembrar males al buscar el bien de las mayorías. Danos la fuerza tranquila de tu Espíritu, la fuerza tranquila de la fe en ti, la fuerza tranquila de la confianza mutua renacida de la desconfianza que nos metieron desde niños; danos la fuerza tranquila de la solidaridad conquistada cada día a nuestro egoísmo y el egoísmo que como un virus nos inocula el sistema; danos la fuerza tranquila del cariño mutuo, que tú siembras como planta divina en nuestros corazones en medio de tantas dificultades. Danos la fuerza tranquila de una mente cada vez más absorbida por la vida. Y que nunca nos falte, Señor, la fuerza tranquila que da el sabernos amados por ti. (Clar, Oraciones y Cantos de Vida y Esperanza) 115. ORACION PARA DAR MAS Jesús, tú lo diste todo, yo deseo dar más, pero me cuesta, porque temo que voy a salir perdiendo. He luchado, muchos años, por bienes poco sólidos: el dinero, la comodidad, el bienestar, la posición social, la fama, el poder, el éxito... Ahora tengo miedo: quizá tú me pidas algunos sacrificios. Sácame fuera el miedo y méteme ánimo. Muéstrame que das mucho más de lo que pides. Das la curación de las fiebres internas, das la extracción de los tumores más profundos, das...una mirada transparente, un pensamiento sin doblez, das...una mano abierta, un corazón generoso, das...amigos sinceros, que son hermanos, una nueva familia. Das...deseos de justicia, coraje para luchar por la nueva sociedad, das...un horizonte sin límites, una nueva ilusión para vivir. Pones a punto el sistema circulatorio para que seamos personas de buena marcha y mucho ritmo. Muéstranos que das mucho más de lo que pides, y méteme valor, valor para dar más, dar de mis cosas, dar de mi tiempo, dar de mi persona. Infúndeme tu fuerza para que así sea. (Loidi) 116. ¡PRONTO ESTOY, SEÑOR! Señor, tú me estás llamando y yo tengo miedo de decirte que sí. Tú me buscas y yo trato de esquivarte.


Tú quieres apoderarte de mí, y yo me resisto, y así no acabo de entender qué es lo que deseas de mí. Tú esperas una entrega completa. Es cierto, y yo a veces estoy dispuesto a realizarla en la medida de mis fuerzas. Tu gracia me empuja por dentro y en esos momentos todo me parece fácil. Pero bien pronto me planto, vacilo, apenas me doy cuenta de lo que tengo que sacrificar delante de una dolorosa ruptura definitiva. Señor, sufro en ansia, combato en la noche. Dame fuerzas para no rehusar. Ilumíname en la elección de lo que tú deseas. Estoy dispuesto, Señor. (J. Lebret) 117. ¿QUIEN ERES, SEÑOR? ¿Quién eres, Señor, para que pueda encontrarte en los otros? ¿Quién eres, para que te encuentre en mis padres, en mis hermanos, en mis amigos, en mis vecinos? Señor, quiero creer sinceramente que, en la medida en que me doy a los otros, me entrego también a Ti, Dios de la acogida. Señor, quiero entrar en el juego que Tú me has propuesto: encontrarte en los que tienen hambre y sed. Intuyo el misterio de este juego, pero no puedo expresarlo; igual que no soy capaz de expresar la promesa de una nueva casa para todos. No veo esa nueva tierra y esa nueva casa, sino mucha gente sin tierra, sin casa. Sin embargo, quiero colaborar en construir una casa para todos. Señor, yo creo en tu promesa y quiero luchar para que se haga realidad. (Oración Joven, p. 79) 118. QUIERO SEGUIRTE, SEÑOR Quiero seguirte, Señor, a pesar de las incomprensiones de los demás, a pesar de mis momentos débiles, a pesar de las horas de cansancio. Quiero ser dichoso con los que te siguen de corazón sencillo, con los pobres que sienten necesidad de Ti, con los que trabajan por implantar la justicia, con los de corazón puro, con los que llevan consigo la paz y la transmiten. Señor hago opción por la alternativa cristiana, opto por desterrar de mí la hipocresía, la ostentación, el lujo... opto por tener un corazón abierto para dar y recibir perdón, opto por atesorar en el cielo, gastando mi vida por los demás en la tierra, opto... Yo te sigo, he querido poner la mano en el arado y emprender el camino que Tu seguiste.


Haz de mí un hombre recio, haz de mí un hombre decidido a no dejar rincones de mi vida sin abrirlos al juicio de tu Palabra. He decidido no volver la mirada atrás, porque es la tentación de quien cree que ya hizo bastante, porque es el pecado del que pudo hacer y no hizo. Ayúdame, Señor, a ser fiel a mi opción por Ti. (Oración Joven) 119. SEÑOR, ABRE NUESTRO CORAZON Los egoísmos de unos hacen la pobreza de muchos. Señor, ábrenos a las necesidades de los otros. La hartura de pocos contrasta con el hambre de muchos. Señor, ábrenos a las necesidades de los otros. Las ganas de tener nos endurece el corazón. Señor, ábrenos a las necesidades de los otros. La necesidad de defender lo nuestro nos lleva a edificar tapias, cercas, barreras, para que nadie nos lo quite, para que nadie sepa lo que tenemos. Señor, ábrenos a las necesidades de los otros. El afán de estrenar y de comprar y de probar de todo nos lleva al consumismo, al derroche. Señor, ábrenos a las necesidades de los otros. 120. SEÑOR, ME SEDUJISTE Señor, me sedujiste y no pude resistirte, huí por largos años, pero Tú me perseguías, corría sin rumbo fijo, pero Tú lo sabías, y me alcanzaste. Y ahora estoy marcado a fuego por tu amor. Todo lo que antes amaba me parece intrascendente. Mis apetencias de hombre se derriten como cera bajo el fuego de tu amor. ¿Qué me importan las cosas? ¿Qué me importa mi incomodidad? ¿Qué me importa la vida? Sólo a Ti te deseo, me has cautivado, Señor, sólo en Ti me siento seguro. Tú estás aquí, y contigo desbordo de alegría. El sol inunda mi vida, que resplandece como una perla preciosa. ¡Todo es ahora fácil y puro, todo canta! Porque te he encontrado a Ti, Señor. 121. SEÑOR, SOY DEBIL Señor, soy débil, y me creía fuerte. Soy frágil, y pensaba que ya no volvería a caer. Pero aquí estoy como invadido por una atmósfera de egoísmo sin fuerza para reaccionar.


Ven en mi ayuda, Señor, Tú que eres la roca de mi salvación. Dame fuerza para aceptarme como soy: una fragilidad que se repite, a pesar de soñar en otra cosa. Señor, si tú no vienes en mi ayuda, si tú no me das la fuerza de tu gracia, seré más débil y frágil. En ti pongo mi confianza, como un niño busca los brazos de su madre. Soy débil, Señor, y grito y busco tu presencia salvadora, como Pedro cuando se hundía: "Sálvame, Señor, que estoy a punto de perecer" (Oración Joven, p. 310) 122. SOLIDARIDAD Cristo Jesús, fuiste Tú el primer solidario. Renunciando a los esplendores de la divinidad, te hiciste solidario del hombre, pobre peregrino con su soledad a cuestas, participando en la caravana de la existencia humana hasta las últimas consecuencias. Haz de mí un ser solidario para poder caminar junto al inválido, dar la mano al ciego, asistir a los que mueren abandonados en los hospitales, enseñar a leer y escribir a los analfabetos, ofrecer un rincón de la casa a los expulsados de su casa por no haber podido pagar el precio del alquiler, prestar ayuda al que se encuentra en una emergencia extrema, protestar por los que han sido torturados o que fueron inmolados por defender a los oprimidos, quitar el pan de la boca para dárselo al hambriento que se muere en el camino, participar en el funeral de los muertos por accidente en las fábricas, en los andamios, en cualquier campo de trabajo, o los que cayeron en la calle acribillados por los agentes de represión, ponerme en la mira de la policía por haber lanzado la voz en favor de los oprimidos, formar fila en la gran marcha de los que luchan por los derechos humanos, por la unión de los trabajadores, por mejores salarios, por la promoción de la sensibilidad fraterna, de la justicia y de la paz. Todos estos se sentarán a tu derecha, Señor, nimbados con la aureola de las bienaventuranzas: los perseguidos por la justicia, y los que trabajaron por la paz. (Ignacio Larrañaga) 123. TARDE TE AME ¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Tú estabas dentro de mí, yo, fuera. Por fuera te buscaba y me lanzaba sobre el bien y la belleza creados por Ti. Tú estabas conmigo y yo no estaba contigo ni conmigo. Me retenían lejos las cosas.


No te veía ni te sentía, ni te echaba de menos. Mostraste tu resplandor y pusiste en fuga mi ceguera. Exhalaste tu perfume, y respiré, y suspiro por Ti. Gusté de Ti, y siento hambre y sed. Me tocaste, y me abrazo en tu paz. (San Agustín, retocada) 124. TE DOY GRACIAS Padre, te doy gracias por la alegría de existir, te doy gracias por el amor que me das cada día, te doy gracias por la amistad que me haces encontrar. Soy uno que camina, uno que busca siempre, uno que te busca a Ti. Tú eres todo lo que amo, todo lo que creo, todo lo que espero, todo lo que no tengo todavía, todo lo que todavía no soy, siempre te necesito. Tú estás en todo lo que vive, en todo lo que nace, en todo lo que crece. Eres el futuro de todas las cosas. Te doy gracias porque Tú vives, aunque yo no te vea. Eres amor, aunque yo no te conozca. Me amas y me buscas, aunque yo no me preocupe de Ti. (Oración Joven, p. 37) 125. LA VOCACION ES UN DON La vocación es un don. Es la voz amorosa de Dios que, desde el principio de la creación, llama al hombre para que continúe la humanización de la tierra que le entregó. Hombre, ¿dónde estás? crece, sé fecundo, domina la tierra. Cada uno recibe de Dios su propia vocación. Dios llama a cada uno de manera única, irrepetible. Su llamada es la del Padre a Hijo, y no la de un organizador de las piezas de una máquina universal. Antonio, ¿dónde estás desde el seno de tu madre te llamé. Desde el principio de la historia humana, Dios trazó los caminos a los hombres, así, ya no somos peregrinos en el vacío, sino caminantes que siempre buscan y se encuentran en la casa de alguien. Juan, ¿dónde estás? Estoy a tu puerta y te llamo. Desde el hacerse de la historia, Dios sembró los recorridos de los hombres de señales multicolores, todas ellas luminosas como la luz que nace de El, a través de las cuales las personas puedan comprender su quehacer en la tierra.


Pablo, ¿dónde estás? Levántate y camina hasta donde yo te mande. Manifestando su bondad, Dios llenó a los hombres de su amor y les hizo diferentes, para que, mientras vivan, se complementen compartiendo todo lo que son y tienen, en actitud de servicio y don mutuo. María, ¿dónde estás? Te llené de mi santidad, para que seas madre de una gran familia . En su plan de creación, Dios quiso a los hombres felices sobre la tierra. Pero dio al hombre la posibilidad de deshacer la armonía en todo lo creado, sea ser viviente o ser inanimado. Por eso todavía hoy su corazón vive inquieto hasta que repose en la plena certidumbre de felicidad, hasta que encuentre en el mundo su lugar verdadero donde florezca como semilla del amor. Hoy, como ayer, Dios continúa buscando al hombre. Dios te busca, Dios te llama, Dios tiene un plan sobre ti. Contigo El quiere realizar una obra maravillosa sobre la tierra. Tú eres único para El, nadie te podrá sustituir, ¿Sabrás escucharle? ¿Sabrás responderle? ¿Quieres hacer esto con tu vida? 126. ORACIÓN ¿QUÉ ME DICE DIOS POR MEDIO DE ESTA FRASE? ¿TIENE JESUCRISTO FE EN TI? ¿ES EN EL SILENCIO DONDE VUELVES A SANAR... ¿CUÁL ES LA ÚLTIMA COSA QUE DESEAS VER ANTES DE CERRAR TUS OJOS EN EL MOMENTO DE LA MUERTE? PARA A PENSAR: ¿A DÓNDE TE LLAMA? CUANDO LE OYES DECIR "VEN". CITA UNA EXPERIENCIA QUE POR SÍ SOLA JUSTIFICARÍA TU VIDA. LA DUDA ES AMIGA DE LA FE. EL ENEMIGO DE LA FE ES EL MIEDO LA FELICIDAD NO ES MAÑANA, LA FELICIDAD ES AHORA. LA REALIDAD ES TU CASA: ENCUÉNTRALA, Y NUNCA ESTARÁS SOLO SI TU DIOS VIENE EN TU AYUDA Y TE LIBERA DE LA AFLICCIÓN ES HORA DE QUE EMPIECES A BUSCARLO TU BELLEZA INTERIOR ESTA RESERVADA EXCLUSIVAMENTE A LOS OJOS DE DIOS ESTAS COMPROMETIDO A FONDO, INMERSO HASTA EL CUELLO... ASEGÚRATE QUE NO TE AHOGAS. YO SOY UN TESORO, ALGÚN DÍA, EN ALGÚN LUGAR ALGUIEN ME DESCUBRIÓ. ESCUCHA EL CANTO DE TU CORAZÓN NO SE A LO QUE ME LLAMA PERO RECONOZCO LA VOZ


EL AMOR NO SUPRIME LAS DIFICULTADES, NI EL DOLOR, PERO LES DA SENTIDO SI QUIERES ENCONTRAR, SAL A BUSCAR PARA EL CRISTIANO NO BASTA LA DENUNCIA DE LAS INJUSTICIAS HAY QUE SER TESTIGOS Y AGENTES DE LA JUSTICIA. CADA DESPRENDIMIENTO DUELE PERO TE CONDUCE A LIBERTAD. TODO LO QUE CUESTA VALE. NADA EN LA VIDA SE IMPROVISA. MANDAMIENTO DEL DIOS DE VIDA: "COMPARTIRÁS TU VIDA HACIENDO CAUSA COMÚN CON LOS MÁS DÉBILES". NO PERMITAS QUE UNA CONQUISTA TE CONQUISTE, NI QUE UNA DERROTA TE DERROTE. NO PIDAS UNA CARGA LIGERA, PIDE UNAS ESPALDAS FUERTES. QUIERO ACABAR DESGASTADO, NO OXIDADO. EL ORDEN ES EL PUNTO DE PARTIDA DE UN TRABAJO BIEN HECHO. FE ES SABER QUE EXISTE EL OCÉANO POR QUE HEMOS VISTO EL ARROYO. DEBES DARTE A LOS OTROS, NO PRESTARTE TU TAMBIÉN HAS SIDO LLAMADO, ERES DON DE DIOS PARA EL MUNDO. LAS ALMAS GRANDES TIENEN VOLUNTADES, LAS PEQUEÑAS SOLO TIENEN DESEOS ES PREFERIBLE ABRIR HORIZONTES, QUE DAR RESPUESTAS. TENEMOS QUE CAMBIAR EL MUNDO CON NUESTRAS MANOS. TENEMOS QUE LOGRAR QUE EN EL, SE PUEDA VIVIR. MILLONES DE POBRES NOS DICEN AHORA, QUÉ QUIERE DIOS DE ESTE MUNDO ESCUCHA EL CÁNTICO, QUE ENTONARON LOS ÁNGELES EL DÍA QUE NACISTE. LA SOLEDAD ES COMPAÑÍA. 127. LA VIDA ES UNA PREGUNTA ¿Qué me dice mi vida? ¿De dónde vengo? ¿Qué hago en este mundo? ¿Por qué existo? ¿Para qué nací? ¿Hacia dónde se encamina mi vida? ¿Por qué unos son felices y otros no? ¿Por qué tengo que morir? ¿Por qué unos son pobres y otros ricos? ¿Por qué unos están alegres y otros tristes? ¿A qué me llama Dios al darme la vida?


¿Por qué soy diferente a una planta y a un animal? ¿Qué quiere decir SER PERSONA? ¿Nazco ya con toda la madurez de una PERSONA? ¿QUIÉN SOY YO? ¿QUIÉNES SON LOS OTROS? ¿QUE ME REVELA DIOS SOBRE MI EN LA BIBLIA? (Génesis 2,1-8 y 18) 128. SALMO: "EN UN MUNDO...” En un mundo en que tantos dejan correr cosas porque no se sabe qué hacer... AYÚDANOS A RESPONDER A LA LLAMADA DEL ESPIRITU Y SER RESPONSABLES DE NUESTRA PROPIA HISTORIA. En un mundo en el que unos desconfían de los otros, pues nada significa la palabra dada, y hace reír el testimonio de los santos. AYÚDANOS A SEGUIR EN LA BUSQUEDA Y EL ENCUENTRO Y SER FELICES EN EL HOY Y EN EL MAÑANA. En un mundo en el que cada cual va a lo suyo ya que "no es moda pensar en los demás". AYÚDANOS A SER HERMANOS DE TODOS Y A COMPARTIR LO QUE TENEMOS Y SOMOS. En un mundo en el que el dinero vale más que la persona, en el que a todos nos gusta tener poder. AYÚDANOS A VIVIR SIN PRIVILEGIOS Y A COMPARTIR EL PAN GANADO CON EL TRABAJO. En un mundo en el que el consumo nos domina. AYÚDANOS A SER CRITICOS, DUEÑOS DE NUESTRAS VIDAS Y A PONERNOS AL SERVICIO DE LOS DEMAS. En un mundo lleno de desencanto... AYÚDANOS A PONER LA ESPERANZA EN JESUS RESUCITADO. 129. PADRE ME PONGO EN TUS MANOS (2) Padre: me pongo en tus manos. Haz de mí lo que quieras, Sea lo que sea, te doy las gracias. Estoy dispuesto a todo. Lo acepto todo con tal que tu plan vaya adelante


en toda la humanidad y en mí. Ilumina mi vida con la luz de Jesús. No vino a ser servido, vino a servir. Que mi vida sea como la de El: servir. Grano de trigo que muere en el surco del mundo. Que sea así de verdad, Padre. Te confío mi vida. Te la doy. Condúceme. Envíame aquel espíritu que movía a JESUS. Me pongo en tus manos, enteramente, sin reservas, con una confianza absoluta porque Tú eres... MI PADRE. 130. ENVIA, SEÑOR, TU ESPIRITU QUE RENUEVE NUESTROS CORAZONES Envíanos, Señor, tu fuerza y tu valor. Que libre nuestros miedos, que anime nuestro ardor; envíanos tu Espíritu, impulso creador, que infunda en nuestras vidas la fuerza de su amor. Te bendecimos, Padre por el don del Espíritu que por tu Hijo, haces al mundo. Te bendecimos por Jesucristo, que vivió guiado por el Espíritu evangelizando a los pobres, ayudando y fortaleciendo a todos.... hasta que, resucitado comunicó a su Iglesia y a los que buscan con corazón sincero, ese mismo Espíritu. Haznos sensibles a la acción de tu Espíritu en el mundo y en la historia de los hombres. Ayúdanos a descubrirla en la ciencia, en la cultura, en el trabajo, en la técnica... en todo aquello en que el hombre y el Espíritu preparan conjuntamente, el alumbramiento de los nuevos cielos y la nueva tierra. Por Jesucristo, tu Hijo Resucitado y Hermano nuestro. AMEN. 131. ORACION DE LA RANA Una noche, mientras se hallaba en oración, el hermano Bruno se vio interrumpido por el croar de una rana. Pero, al ver que todos sus esfuerzos por ignorar aquel sonido resultaban inútiles, se asomó a la ventana y gritó: Silencio! Estoy rezando! Y como el hermano Bruno era un santo, su orden fue obedecida de inmediato: todo ser viviente acalló


su vos para crear un silencio que pudiera favorecer su oración. Pero otro sonido vino entonces a perturbar a Bruno: una voz interior que decía: "Quizás a Dios le agrade tanto el croar de esa rana como el recitado de tus salmos.." "Qué puede haber en el croar de una rana que resulte agradable a los oídos de Dios? " fue la displicente respuesta de Bruno. Pero la voz siguió hablando: "Por qué crees tú que inventó Dios el sonido?" Bruno decidió averiguar el porqué. Se asomó de nuevo a la ventana y ordenó: "Canta! Y el rítmico croar de la rana volvió a llenar el aire, con el acompañamiento de todas las ranas del lugar. Y cuando Bruno prestó atención al sonido, éste dejó de crisparle, porque descubrió que, si dejaba de resistirse a él, el croar de las ranas servía, de hecho, para enriquecer el silencio de la noche. Y una vez descubierto esto, el corazón de Bruno se sintió en armonía con el universo, y por primera vez en su vida comprendió lo que significa orar. 132. INTRODUCCION A LA ORACIÓN: Ejercicio, sensaciones del cuerpo y esquema Es necesario relajar el cuerpo, concentrar la mente y serenar el espíritu. No se trata de lograr un estado de quietud y paz interior comparable a la no existencia. Todo lo contrario. "Velad y orad". dijo en repetidas ocasiones Jesús. Velar significa estar atento, alerta, en estado de conciencia lúcido que ayuda a "recogerse interiormente" y orar. Esta es la serenidad que hay que lograr. Para ello, son muchos los obstáculos que se deben vencer. El camino de la oración se presenta como un combate "contra nosotros mismos y contra las astucias del tentador." Los ejercicios tienen como objetivo crear condiciones favorables para orar. La actitud espiritual predominante al realizarlos debe ser de completa entrega y confianza, como cuando uno se prepara para visitar a un amigo. EJERCICIO : Entremos en nosotros. Nos esperan allí muchos descubrimientos. Conviene no dejarse engañar por su simplicidad. Con los ojos cerrados sentado en una silla (o en cualquier postura que permita estar alerta), con la espalda recta y respetando las curvas naturales de la columna vertebral, se comienza a recorrer mentalmente las distintas partes del propio cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. El recorrido se hará tomando conciencia de cada una de las partes, percibiendo todas las sensaciones que implican . En primer lugar se dejará que afluya a la conciencia la sensación de roce del aire y de la ropa sobre la piel. Luego se irá percibiendo el cúmulo de sensaciones que caracteriza a cada parte del cuerpo por separado, o simultáneamente cuando hay dos de cada una (en el caso de los ojos, las manos, los pies). Se recorrerá el cuerpo en una secuencia que puede ser la siguiente: cuero cabelludo, ojos, mandíbula, nuca, garganta, brazos, antebrazos, manos, columna vertebral, pecho, boca del estomago, abdomen, muslos, rodillas, canillas y pies. Para finalizar el ejercicio, se recorrerá nuevamente la cara, el cuello y los hombros. Si la práctica se realiza correctamente, estando cerrados los ojos el campo visual será de color negro aterciopelado. (En cambio, la presencia de pequeños puntos luminosos es una indicación de que aún no se ha logrado una relajación adecuada). Al finalizar el ejercicio se habrá conseguido disminuir naturalmente el ritmo de la respiración y aumentar su intensidad, produciéndose una agradable sensación de calma y paz interior. SENSACIONES DEL CUERPO. Sentir el contacto de la camisa con el hombro, de la espalda contra la silla. Sentir las manos, los muslos contra la silla. las plantas de los pies en contacto con los zapatos. Sentir que se está sentado. Sentir sensaciones. No pensarlas.


Pasar permanentemente de una sensación a otra, dentro de las zonas del cuerpo ya indicadas o de otras cualesquiera. Ponerse en contacto consigo mismo para ponerse en contacto con Dios. Entrar dentro de la propia casa. El mayor obstáculo para orar es la tensión nerviosa. Este ejercicio proporciona relajación. Una gran ayuda es mantener la espalda erguida. Mantener los ojos cerrados o a medio cerrar, fijos en un punto situado a un metro de distancia. ESQUEMA DE ORACION. Sugerencias. 01.

Familiarizarse con el lugar. 5 min. + trata de escoger un lugar que contribuya a tranquilizarte, donde pueda reposar tu cuerpo y que te lleve a reposar tu espíritu. Ponerse en la presencia de Dios. + Pide respeto y humildad para dialogar con el Señor. Puedes rezar en este momento un Padre Nuestro o alguna oración que te de devoción...

02.

Formular tu petición. 5 min. + En una pequeña frase por escrito, trata de sintetizar lo que le pides al Señor en este momento en específico.

03.

Diálogo con el Señor. 15 min. + Realiza tu diálogo con el Señor como cuando conversas con un amigo: pide, agradece, alaba, dale vueltas a una idea.. - en este momento trata cada una de las sugerencias que se te han entregado o trae a la oración alguna vivencia que quieras profundizar delante del Señor sobre algo que te ha ocurrido en esta semana...

04.

Acción de gracias. 5 min. + no termines bruscamente tu conversación con el Señor. Agradece esta experiencia de encuentro. Antes de despedirte ofrécele todo tu ser a El...

05.

Evalúa el momento de oración. 5 min. + A continuación se te sugiere una serie de preguntas para ver lo que ha pasado durante la oración. Léelas y profundiza (anotando) en aquéllas que resuenen en tu interior... a. b. c. d. e.

¿Qué sentimientos tuviste durante la oración? ¿Qué ideas surgieron en la oración? ¿Que deseos han aparecido en la oración? ¿Que resistencias he encontrado de mi parte? ¿Qué te está pidiendo el Señor?...

NB: no se trata de contestar todo, sino servirte de esto según tus necesidades. Esto es válido, también para el tiempo: son sugerencias... 133. LLAMADAS DE DIOS EN LA BIBLIA A continuación aparecen una serie de llamadas de Dios en la Biblia, léelas despacio y marca aquélla que más expresa tu experiencia personal. Para ello te recomendamos hacer uso de la Biblia en base a las citas que ahí se señalan.


Vocación de Abraham Gen. 12;1-4 Abraham, padre de la fe, escuchó el llamado de Dios y estuvo dispuesto a comenzar de nuevo a pesar de su edad. Dios nos llama siempre, nunca deja de hablar. Vocación de Moisés. Ex. 3;7-10 y 4;10-15 Moisés descubre el llamado de Dios en la opresión de su pueblo y trata de evadir su responsabilidad por sus limitaciones. Dios nos llama a pesar de nuestras limitaciones. Vocación de Gedeón. Jueces 6;1-2. 11-16 Israel atraviesa una época en la que faltan líderes que asuman la defensa del pueblo. Gedeón escucha el llamado de Dios y responde. Dios nos llama desde nuestras inquietudes sobre nuestro pueblo. Vocación de Samuel.

1 Sam 3;1-10

Samuel confunde el llamado del Señor con el llamado de Elí, pero al fin reconoce quién lo llama y responde. Dios nos ha llamado insistentemente y a veces no reconocemos su voz. Vocación de David.

1 Sam 16;1. 4-12

David es elegido por Dios entre siete hermanos más; Dios se fija en el corazón y no en las apariencias. Vocación de Amós. Amós 7;10-17 Amós, pastor de ovejas, es invitado por Dios a descubrir al pueblo de Israel su propia corrupción. Dios nos llama a denunciar las injusticias. Vocación de Jeremías. Jer. 1;4-10 Jeremías se siente muy joven e inexperto para asumir la gran misión que le propone el Señor. Dios nos llama a pesar de nuestros propios planes. Vocación de Jonás.

Jonás 1;1-4

Jonás huye del llamado de Dios, pero el Señor insiste. Dios nos llama ineludiblemente. Vocación de Ester.

Ester 3;12-13 y 4; 12-17

Ester, mujer judía que llega a ser parte de la corte del Rey persa, durante el destierro del pueblo de Israel, está dispuesta a dar su vida para defender a su pueblo del exterminio total. Dios nos pide ofrecer toda la vida por nuestro pueblo. Vocación de Juan Bautista. Mc. 1;4-8 Juan Bautista entiende que su misión es anunciar al Mesías y no anunciarse a sí mismo. Dios nos llama a preparar el camino a Jesús. Vocación de María. Lc. 1; 26-38 María no entiende la misión que le propone Dios, pero se abandona a su voluntad. Dios nos llama aunque la misión parezca imposible. Vocación de discípulos de Jn Bautista.Jn. 1;35-42 Los primeros discípulos siguen a Jesús por el testimonio de Juan el Bautista, pero Jesús les exige un compromiso personal "¿qué buscan?". Dios nos llama a través del testimonio de otros Vocación de los primeros discípulos. Mt. 4;18-22 Jesús invita a estos cuatro pescadores en su vida de trabajo y los invita a continuar con este tipo


de trabajo, pero en una perspectiva nueva de salvación para los demás hombres. Dios nos llama en la vida cotidiana Vocación de los Doce. Mc. 3;13-19 Después de orar toda la noche, Jesús llama a doce amigos suyos para que estén con él y para enviarlos a predicar; no los llama solos sino a vivir una experiencia de comunidad. Vocación de Mateo. Mt. 9;9-13 Jesús escoge lo necio de este mundo para hacer maravillas; cuanto más débiles somos, más resplandece en nosotros la fuerza de Dios. Dios no llama a los "buenos" sino a los pecadores. 134. ¿CUAL ES MI LLAMADO? A continuación sugerimos leer unos textos bíblicos. Puedes auxiliarte de tu Biblia o leerlo en base a lo que aquí está escrito. Este ejercicio intenta hacerte notar cómo hay distintas "vocaciones" dentro de la Iglesia... trata de reflexionarlas una por uno y al final responde a la pregunta: cuál es "mi" vocación?. Puede ayudarte subrayar aquello que encuentra resonancia en tu interior... ... Dentro de la Iglesia Dios llama de diversos modos y a diversa gente para desempeñar tareas distintas. 1.

"Bordeando el mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés, hermano de Simón, echando las redes en el mar, pues eran pescadores. Jesús les dijo: Vengan conmigo y haré de ustedes pescadores de hombres. Al instante, ellos dejaron las redes y lo siguieron"... (Mc. 1,14) - Aquí es una llamada a un seguimiento - Supone una ruptura: con el trabajo, con - Es seguimiento a El y a una tarea.

2.

cercano. la familia.

Pedro entonces dijo: "Es preciso que busquemos entre los hombres que anduvieron con nosotros durante todo el tiempo que convivimos con Jesús, desde le bautismo de Juan hasta el día en que nos fue llevado, y que uno de ellos venga a ser, junto con nosotros testigos de su resurrección. Presentaron a dos: José, Barrabas y a Matías. Oraron y nombraron a Matías el cual fue agregado a los once apóstoles..." "Hermanos: busquen entre ustedes a siete hombres de buena fama, para que se ocupen de la atención diaria. Y eligieron a siete. Y los apóstoles les impusieron las manos..." (Hechos, 1, 20-26. 6, 1-9). - Aquí es una llamada al servicio de la Iglesia. - Exige una cercanía a Jesús, pero sobre todo cercanía a la comunidad. - De alguna manera hay que participar de la comunidad para ser elegido.

3.

"Y acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon y él dijo: Joven a ti te digo: Levántate. El joven se incorporó, se puso a hablar y Jesús se lo entregó a su madre..." (Lc. 7,1118) "El hombre de quien había salido los demonios, le pedía ir con él, pero él le dijo: vuelve a tu casa y cuenta todo lo que Dios ha hecho contigo. Y fue por la ciudad proclamando todo lo que Jesús había hecho con él." (Lc. 8, 22-40) - Aquí él desea seguir mas cercanamente a Jesús. - Pero Jesús le pide que sea testigo de él pero donde él vive.

4.

El Joven rico Mt. 9,16 "Jesús le dijo: si quieres ser perfecto vende todo lo que tienes. Dáselo a los pobres, ven y sígueme... Al oír estas palabras, el joven se marchó porque tenía muchos


bienes..." - Aquí es Jesús quien invita a seguirlo. - Pero el que es llamado, se va, evade la respuesta. - La razón de su postura: le cuesta la ruptura... 135. ORACION - Petición: Muéstrame señor mi verdad.. Lectura introductoria: La Verdad Un joven sentía una obsesiva pasión por la Verdad, de modo que, abandonando su familia y a sus amigos, se marchó en su busca. Viajó por infinidad de países, navegó por muchos mares, subió innumerables montañas... En suma, pasó todo tipo de dificultades y sufrimientos. Un día, al despertar, se encontró con que tenía setenta y cinco años y aún no había descubierto la Verdad que tanto había buscado. Entonces, lleno de tristeza decidió renunciar a dicha búsqueda y regresar a su casa. El viaje de vuelta le llevó varios meses, porque ya era bastante viejo. Al llegar a su casa, abrió la puerta... y descubrió que la Verdad había estado esperándole allí pacientemente durante todos aquellos años. Anthony de Mello, SJ Reflexión: ¿Por qué el joven abandonó todo para buscar la Verdad? Realmente, ¿era la Verdad lo que buscaba? ¿Dónde podemos y debemos buscar la Verdad? ¿Cómo te identificas con la lectura? 136. LA PARÁBOLA DEL AGUA Había una tierra muy seca, y el pueblo que vivía allí estaba en una gran necesidad de agua. La gente buscaba agua desde la mañanita hasta la noche y muchos murieron por no encontrarla. Entre los hombres de ese pueblo, había algunos más ricos que los demás, y éstos incluso habían almacenado agua, mientras que los otros se morían de sed. Estos hombres vivos se llamaban capitalistas. Cuando el pueblo se dio cuenta que ellos tenían agua, fueron a los capitalistas y les pedían que se les diera porque su necesidad era muy grande. Pero los capitalistas les dijeron: "Váyanse de aquí, estúpidos!. Si nosotros les damos agua, caeremos en la misma situación que ustedes y nos moriremos también...pero, vamos a ver... les ofrecemos esta posibilidad: si ustedes se hacen nuestros servidores tendrán agua". El pueblo estaba tan sediento que aceptó. Y así fue. Entonces los capitalistas comenzaron a organizar el pueblo mandando a cada uno a diferentes tareas: porque el pueblo ya era su siervo. Algunos fueron a trabajar en el arreglo del reservorio (que se llamaba el mercado); a otros los emplearon en transportar agua, y a otros los mandaron a buscar nuevas fuentes de agua. Al pueblo que trabajaba para los capitalistas les llamaron proletario quizá porque tenían muchos hijos o prole. De todas maneras, los del pueblo eran muchos, pero pobres; los capitalistas eran pocos y ricos. Entonces los capitalistas dijeron al proletariado: "Así trabajaremos: por cada balde de agua que


nos traigan al reservorio, les daremos un sol". Después del día de trabajo, cuando la gente quería llevar agua del reservorio a su casa, les decían: "Por cada balde de agua que compran, nos pagarán dos soles. La diferencia de precio será nuestro beneficio. Si no fuera por este beneficio, no haríamos nada por ustedes, y todos perecerían". Así fue pues. El pueblo no entendía, así es que le pareció bien. Cada día traían baldes de agua a su casa, pagando dos soles por cada balde. Después de muchos días, el depósito se llenó y rebosó porque los obreros eran muchos y el pueblo sólo tenía dinero para comprar la mitad del agua que traían... Cuando los capitalistas vieron que el agua se derramaba dijeron al pueblo: "No traigan agua, más bien cómprenla. ¿No ven que se está derramando?". Pero el pueblo no tenía dinero para comprar, y los capitalistas ya no tenían beneficios, porque nadie les compraba agua. Llamaron a los expertos para hacer propaganda, pero como el pueblo no tenía plata, la propaganda era inútil. Entonces los capitalistas llamaron a los economistas, pero éstos dijeron: "Es el exceso del producto". Y no había remedio: era una crisis económica. El pueblo vivía con sed, y todo a causa de la superabundancia. Pero cuando los economistas hablaron, el pueblo decía: "La escasez, ¿cómo va a venir la abundancia?". Y tomó piedras para apedrearlos. Después, los capitalistas llamaron a unos falsos sacerdotes para calmar al pueblo diciendo: "Tenga paciencia que en el cielo no será así... no sólo de agua vive el hombre sino..." Había otros que, viendo que el agua se perdía de todas maneras porque el reservorio rebosaba, metieron sus dedos en el agua que se derramaba, y echaron unas gotas de agua sobre el pueblo. Las gotas se llamaban CARIDAD. Pero el pueblo no se calmaba, y los capitalistas tenían miedo que se les echaran encima. Entonces los capitalistas llamaron a algunos hombres que eran muy fuertes y muy poderosos "Los guapos" y les ofrecieron agua en abundancia si aceptaban defenderlos contra el pueblo. Los guapos aceptaron, recibieron muchas armas y así mantenían al pueblo dominado. Mientras tanto, los capitalistas hacían piscinas para nadar, lagunas para los peces especiales y para pasearse en barcos, cualquier lujo para gastar el agua que les sobraba. Con estos lujos, esperaban acabar el agua del reservorio y así poner al pueblo nuevamente a trabajar y sacarle más beneficios. En este tiempo, surgieron en el pueblo unos hombres que vieron la realidad tal como era y hablaron la verdad. A éstos algunos los llamaban "profetas", pero los capitalistas les llamaron "agitadores, o comunistas". Las palabras de los "agitadores" eran: "Pueblo dormido, ¿hasta cuándo van a ser engañados por una mentira?. Lo único que los capitalistas han hecho ha sido organizarlos a ustedes dividiendo las tareas y mandándoles a hacerlas. Ustedes podrían organizarse a sí mismos! ¿Por qué trabajar para ellos? Organícense!. Pueden escoger a algunos que son más capaces para dirigir cada tarea, pero háganles saber que son sirvientes del pueblo y no son sus capataces. Si alguno no trabaja para el bien de todos, habrá que quitarle el puesto, y darlo a otro más comunitario. Y todo el fruto del trabajo será para sus necesidades (enfermos, ancianos, etc.)". Cuando los capitalistas y sus amigos los propagandistas, economistas, falsos sacerdotes y "fuerzas del orden" escucharon esto y que al pueblo le parecía bien, tuvieron miedo. Sus rodillas temblaron, golpeándose una con otra, y dijeron: "Esto es nuestro fin!".


Pero los profetas y algunos sacerdotes (verdaderos) del Dios vivo que habían tenido compasión del pueblo, se alegraron con gran gozo y dieron gracias a Dios por aquella liberación. Y sucedió que... El pueblo fue y puso en práctica todas las cosas que los agitadores habían anunciado, y ya nadie tuvo sed en esa tierra, ni hambre, ni andaba desnudo, ni tenía necesidad. Cada uno le llamaba al otro "hermano" y vivían juntos en unidad. Y la bendición de Dios descendió sobre esa tierra para siempre. Pero... Entonces los capitalistas se pusieron de acuerdo con las fuerzas del orden y dispusieron de nuevos hombres y de nuevas armas para intimidar al pueblo. Tomaron presos a los principales profetas y sacerdotes, y forzaron al pueblo a callar, para trabajar de nuevo como antes... Ya no era como antes... la dominación era aplastante, pero el pueblo ya no dormía y tomaba conciencia cada vez más de su explotación. 137. "LA CAUSA DE JESÚS" 1.

Ponte en la presencia de Dios que te llama por tu nombre, conoce tu historia, el momento histórico en que vives; el Dios que tiene un proyecto sobre la historia y sobre ti.

2.

Imagínate que estas con Jesús en un lugar tranquilo para hablar con El.

3.

Pide al Señor escuchar su llamamiento, y la fuerza para cumplir su voluntad.

4.

Pídele a Dios que te muestre cuál es su proyecto:

5.

a.

LOS CAMINOS DEL SEÑOR. Is. 55;6-11

**

Traer a la memoria "nuestros caminos" (personales y sociales), y confrontarlos con los de Dios-Padre

b.

LOS GUSTOS DEL PADRE. Is. 58;1-12

**

resaltar lo que le "agrada" al Señor...

Considera ahora atentamente el Plan que propone Cristo, como una realización del Plan de Dios en la Historia: a.

Jesús anuncia en qué va a gastar su vida: Lucas 4, 16-30

b.

Jesús anuncia el Reino de Dios: Lucas 4; 42-44

c.

Jesús manifiesta que ha venido a traer la salvación: Juan 12, 44-50

6.

Haz un diálogo con Jesús en el que presentes lo que has reflexionado y sentido.

7.

Finaliza orando con el pasaje de Juan 15, 8-17.

138. MEDITACIÓN SOBRE EL PECADO 1.

Comienza tu oración imaginándote que estás ante Jesucristo crucificado, pide al señor pasar del conocimiento interno de tus pecados y rechazo de ellos, a la experiencia de la misericordia de Dios...


Pide al señor vivir la experiencia de 2.

pecador perdonado.

Medita sobre tu historia de pecado: A. Imagínate delante de ti a todos aquellos a quienes haz hecho el mal. Qué te juzguen! B. Siempre con la imaginación colócate delante de aquellas personas a quienes no haz hecho el bien: tus pecados de omisión. C. Representa y trae a la memoria todo el mal que ha dejado tu pecado: las secuelas (las consecuencias). Lo irremediable, la fama, hábitos, heridas provocadas...

3.

Recuerda que Dios es misericordia y bondad. Medita el texto de Lc. 15;11-24. * Experimenta el abrazo de Dios, su cariño, su misericordia: colócate en lugar del hijo pródigo y experimenta la sensación de encuentro con Dios que te ama.

04.

Finaliza tu oración, agradeciéndole al señor por permitirte ver tu pecado pero sobre todo de experimentar su misericordia en el hecho mismo de llamarte a construir un mundo más justo. Dialoga con Jesús crucificado (imagínalo) y delante de él, pregúntate: a. qué haz hecho por él. b. qué estás haciendo por él. c. qué debes hacer por él. 139. SERVIR COMO JESÚS 1.

Toma conciencia de la presencia de Dios que quiere comunicarse contigo.

2.

Comienza tu oración, pidiendo al Padre que te conceda un conocimiento profundo de Jesús para más amarle y seguirle. Pide también que te de la fuerza de su Espíritu para que puedas servir como Jesús.

3.

Lee los textos bíblicos que aparecen a continuación: a. Juan 4, 34 "Mi alimento es hacer la voluntad del Padre". b. Mateo 11, 28-30 "Vengan a mí..." c. Marcos 10, 41-45 "He venido a servir...". d. Juan 13, 1-17 "Les he dado ejemplo..."

4.

Ahora trata de contestarte estas preguntas: a. ¿tienes una actitud permanente de escucha y obediencia a la voluntad de Dios? ¿Cuáles son los obstáculos más frecuentes que sueles tener para no escuchar y obedecer la Voluntad de Dios? b. ¿Tu vida ha sido de servicio a los demás? ¿Estás dispuesto a servir y a "ser servidor" como Jesús"...? c. ¿Qué dificultades o pretextos pones cuando tienes que servir a los demás y a Dios? d. ¿Qué servicios te resultan más difíciles? ¿Cómo actúas en los momentos que se te presentan


esos servicios? 5.

Agradece al Señor por estar contigo en este momento.

140. DISPUESTOS AL SEGUIMIENTO DE JESÚS 1.

Toma conciencia de la presencia de Dios, cuya voluntad quieres descubrir y seguir.

2.

Te vas a ver delante de Dios, quien te va a dar a conocer lo que el quiere de ti.

3.

Pide al Señor su ayuda para reconocer la disposición que tienes para seguir a Jesús, y la gracia para elegir lo que más puede contribuir a su plan de salvación.

4.

Considera, leyendo y meditando, los siguientes textos donde se te indican tres clases o tipos de personas: Primer tipo de personas. Tienen generosidad para hacer la voluntad d Dios y entrar al Reino, pero no han entendido las exigencias que supone la pertenencia al Reino (seguir totalmente a Jesús). Quisieran quitar lo que les impide responder a Dios, pero el apego que tiene al dinero, poder, placer (u otras cosas), es tan grande, que no responden realmente hasta el momento de la muerte. Este es el caso del joven rico: Marcos 10, 17-22 Segundo tipo de personas. Han entendido de alguna manera las exigencias del Reino. Quieren seguir a Jesús. Hacen esfuerzos para realizar el seguimiento de Jesús. Quieren quitar el apego al dinero, poder y placer. En cierto modo quieren llevar a Dios a su propia voluntad, en vez de dejar esas cosas e ir a Dios o adonde Dios quiere. Tercer tipo de personas. Quieren seguir a Jesús suprimiendo todo lo que lo impide. Están dispuestos a no apegarse al dinero, poder y placer, y aún a dejar estas cosas si así responden mejor a la voluntad de Dios y al servicio del Reino. Su verdadero y mayor apego es el amor a Dios, de tal manera que eligen siempre lo que Dios quiere y van a donde Dios desea.

5.

Termina este momento agradeciéndole a Dios por permitirte ver cuál es tu verdad.

141. LECCIÓN DE LOS APÓSTOLES 1.

Toma conciencia de la presencia de Dios que te llama al seguimiento de Jesús.

2.

Pide al Señor conocimiento de Jesús para más amarle y mejor seguirle en la misión que él quiere que realices.

3.

Imagínate en un lugar tranquilo junto con Jesús y los apóstoles, en disposición de escuchar lo que Jesús dice.

4.

Lee el texto de Mateo 10, 1-42 a. Imagínate presente en esa escena. b. Trata de oír, de ver a Jesús y a los apóstoles cuando se presentan ante el llamado que él les hace.

5.

Considera la llamada de Jesús a los apóstoles y la llamada que El te hace ahora: a. Como Jesús elige a los doce. b. Como les encomienda la misión y les enseña las condiciones de esta misión.


c. Como les indica las dificultades de esta misión y las actitudes que deben tener ante esas dificultades. 6.

Ahora reflexiona sobre estas preguntas: a. ¿A qué te está llamando hoy Jesús? ¿Qué es lo que te está pidiendo para realizar mejor la misión de hacer presente el Reino de Dios? b. ¿Qué te está pidiendo el Señor que cambies o mejores? c. ¿Qué actitudes debes asumir para realizar la misión más eficazmente?

7.

Agradécele al Señor el llamado que tiene para ti y por haber fijado sus ojos en ti.

142. SALMO 139 Señor, tú me examinas y conoces; sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; tú conoces de lejos lo que pienso tú sabes si camino o si me acuesto y tú conoces bien todos mis pasos. Aún no está en mi lengua la palabra cuando ya tú, Señor, la conoces entera. Me abrazas por detrás y delante después pones tu mano sobre mí Tu ciencia es un misterio para mí tan grande que no puedo comprenderla A dónde podré ir lejos de tu espíritu? A dónde podré huir lejos de tu presencia? si subo a las alturas, ahí estás, si bajo a los abismos de la muerte, ahí también estás. Si le pido las alas a la aurora para irme a la otra orilla de los mares, también allá tu mano me conduce y me tiene tomado tu derecha. Y si dijera entonces: "Que me oculten, al menos, las tinieblas y la luz se haga noche en torno mío!" Pero, aún las tinieblas nada tienen de oscuro para ti, y la noche ilumina como el día. Pues tú, Señor, formaste mis entrañas, me tejiste en el seno de mi madre. Te doy gracias por tantas maravillas que tú has ejecutado; en efecto, admirables son tus obras y mi alma bien lo sabe. Mis huesos no escapaban a tu vista cuando yo era formado en el secreto, o cuando era bordado en las profundidades de la tierra. Tus ojos ya veían mis acciones ya estaban escritas en tu libro; los días de mi vida estaban ya trazados


antes que ni uno de ellos existiera. Cuán difíciles son tus pensamientos y su suma es, oh Dios, incalculable! Si me pongo a contarlos, son más que las arenas; y cuando me despierto, aún estoy contigo. Examíname, oh Dios, mira mi corazón, ponme a prueba y conoce lo que siento. Fíjate si es que voy por mal camino y condúceme por la antigua senda. 143. ORACION DE INVOCACION El animador comenzará invitando a los presentes a formar un círculo. Les explicará brevemente el sentido de esta oración, que es recordar la costumbre maya. Tras la breve explicación invitará a todos a volverse hacia el oriente y guardar unos momentos de silencio e interiorización en el momento que dos lectores están en la posición del poniente. A continuación otros dos lectores hacen la invocación referente al poniente, tras otro momento de silencio el animador invita a todos a girar hacia el norte y hacia el sur, respectivamente y con la invocación propia de ese punto cardinal. Para la quinta invocación se vuelven hacia el interior del círculo. El animador les invita a entrelazar las manos, leer la invocación y luego la ORACIÓN DE SAN FRANCISCO. INVOCACION HACIA EL ORIENTE. Del oriente vienen el amanecer, el día, la esperanza, la fuerza... hechos: sol, luz, color, savia y crecimiento. Oración: sol de nuestras vidas, energía original, haz brotar en nosotros el anhelo incontenible de comulgar con la vida que es entrega y que no acaba... INVOCACION HACIA EL PONIENTE. Recuerda la muerte del sol, la entrada en la noche, el silencio, la intimidad, el descanso y el sueño como anticipo de la muerte. Oración: autor siempre joven, te damos gracias, por el tiempo que nos regalas para vivir. Porque nos permites trabajar y descansar, gastar y renovar cada noche nuestras fuerzas. Ayúdanos a dar gratis, lo que gratis recibimos. INVOCACION AL NORTE Las corrientes frías del norte causan las heladas que destruyen las cosechas. Del norte vienen las carabelas conquistadoras del sistema de muerte, que nos oprime y esclaviza. Oración: misterio de la historia que callas ante el sufrimiento de los inocentes, que dejas a los humanos la responsabilidad de la historia, con todos sus crímenes y sus enormes posibilidades. Danos la luz de la conciencia, la voz de la denuncia, la energía de la lucha, la fuerza de la unión. INVOCACION AL SUR Nos acerca la fragancia de la esperanza de los pobres, la fuerza de los que sufren, la unión de los pequeños, la utopía de los rebeldes. Oración: utopía de todos los pueblos, solidaridad universal, tú que sacudes a los cobardes, despierta a los resignados y eleva a los pobres. Ayúdanos a crear contigo un mundo


sin dueños, ni señores, sin siervos ni oprimidos, de libertad y dignidad. De mujeres y hombres nuevos. INVOCACION AL INTERIOR DEL CIRCULO La mirada hacia dentro nos devuelve la conciencia de nosotros mismos. La mirada hacia los hermanos nos enciende en amor y en solidaridad, no estamos solos. Somos muchos, caminamos juntos. Oración: comunidad total, antes y después. Más allá y más acá de la muerte. Estrecha la fraternidad universal, hasta que nos sintamos con todos los seres en la misma barca, en la misma aventura, la misma casa, la gran familia, el mundo nuevo. AMEN. (Fuente: Agenda latinoamericana 1994) 144. ORACION DE SAN FRANCISCO ... Omnipotente y buen Señor a ti la gloria, a ti el honor tu nos bendices en abundancia y todo el PUEBLO te da las gracias. 1. Gracias te damos por las criaturas primero el sol, en las alturas él nos ayuda, con su esplendor radiante imagen de ti Señor. 2. Gracias te damos, Oh buen Señor! pues tu creaste, la hermana luna y las estrellas, claras y bellas que son de noche, presencia tuya. 3. Gracias te damos, porque nos distes las nubes llenas y el viento libre y por la lluvia que cae en tierra todos los ríos que se alimentan. ... Omnipotente y buen Señor a ti la gloria, a ti el honor tu nos bendices en abundancia y todo el PUEBLO te da las gracias. 4. Amado seas, Oh buen Señor! por la hermana agua y su valor preciosa y casta, humilde y buena toda semilla se nutre de ella 5. Amado seas, Oh mi Señor! el fuego hermano, nos da calor nos ilumina, robusto y fuerte y nos convoca, bellos y alegres 6. Gracias te damos, por esta tierra que es nuestra hermana y madre nuestra por ella andamos y es nuestro hogar produce el fruto que nos da el pan ... Omnipotente y buen Señor


a ti la gloria, a ti el honor tu nos bendices en abundancia y todo el PUEBLO te da las gracias. 7. Amado seas, Oh buen Señor! por las personas, que por su amor llevan sus cruces, dan su perdón y en ti reciben consolación. 8. También te alabe la hermana muerte que a todos llega halando fuerte quién sepa amarte, no morirá quien da su vida, la salvará 9. Bendito sea, quién da la paz y a Dios su padre, complacerá vamos amarnos y agradecer con humildad al Señor responder ... Omnipotente y buen Señor a ti la gloria, a ti el honor tu nos bendices en abundancia y todo el PUEBLO te da las gracias (bis) 145. ORACION: EL MERCADO Indicaciones: Esta reflexión- oración tiene que ser "dirigida" por el asesor, quién irá leyendo despacio las indicaciones y hacer las pausas convenientes en el trayecto. Para aprovechar la reflexión se recomienda compenetrarse y vivencias la actividad. Es bueno realizar el ejercicio con música de fondo, que ambiente... En este momento vamos de compras, intentemos recordar esa actividad importante que cada día o cada semana hace nuestra madre o responsable. Ahora siente ese murmullo de gente unos comprando, otros vendiendo, caminando, corriendo etc. Mira, observa, cuanta cosa bonita!! ropa, zapatos, aretes, carteras, frutas, verduras etc. Compra la cesta aún esta vacía. Observa este sitio, que venden? tantas cosas pero recuerda que debes comprar lo necesario, lo que te hace falta, lo que esperan en tu casa, lo que esperas en tu vida. Animo!! Luego de esa compra detengámonos a ver este otro estante a ver que tipo de mercancía tiene, verdaderamente es algo diferente, observa hay cualidades, dones, capacidades y también defectos. Pero que? aun te queda dinero para comprar o crees que ya has comprado lo suficiente, piensa estos valores se compran con dinero? o el vendedor te pide algo más, como un sacrificio, un compromiso o que? Pero no te preocupes busca lo más sencillo, lo que te identifica y trata de comprarlo. Que tal ya estas cansado con la carga, con las compras o solo de ver la mercadería. Bueno prepárate y volvamos a casa. Que bien, hemos llegado y que vamos hacer con esas compras? Reflexión En este momento libremente el que quiera compartir su experiencia, puede hacerlo


1. Cuál fue la primera impresión al ver tanta mercadería y que compramos? 2. En la parte final cambió nuestra visión de compradores y si compramos lo que verdaderamente necesitamos o queremos para nuestra vida o nos quedamos en la fantasía. Acción de gracias. 146. SALMO EN BUSCA DE LA IDENTIDAD Me conoces, señor ? ¿sabes quien soy por dentro ? No te fijes en mi rostro, que no tengo rostro. A lo mejor, señor, es un rostro desfigurado como el tuyo. El tuyo en la cruz. El tuyo cuando estabas solo en el madero. Estoy aturdido, desconcertado y perdido en mi mismo. Quiero hacer camino hacia mi interioridad y no se como avanzar paso a paso. Soy un desconocido para mi. Desconocido para los otros. También para mi. Desconocido para los otros. También para ti, señor Jesús? te soy extraño? aquí estoy y no se por qué. Sencillamente estoy. Busco un amigo, busco la cercanía de alguien. Y hoy sin quererlo, me he encontrado contigo. Me siento raro ante ti. Porque tú te comunicas desde el silencio. Ahora me apetece callar, callarme ante ti. Me siento bien mirándote como un refugio de paz. No se porque, pero me siento bien contigo. Señor Jesús, yo busco un camino nuevo. Estoy cansado de quedarme fuera de las cosas. Quiero entrar en mi mismo, conocerme por dentro. Quiero saber quien soy, cual es mi origen. Quiero saber por qué estoy en la vida. Quiero saber los porqués de tantas cosas. Señor Jesús, quiero saber qué hago en la vida, saber si vale la pena vivir como yo vivo. Quiero saber hacia dónde me lleva la vida. Quiero saber por qué ahora estoy alegre y luego triste. Quiero saber por qué lucho entre el pensamiento y la valentía. Quiero saber por qué me canso en las cosas que hago. Por qué soy inconstante en ellas por que! Señor, busco dentro de mi y no me aclaro. Busco en mi, señor, y me ahogo en mis aguas turbias. Quiero llegar hasta el fondo y apenas piso la superficie. Señor, donde encontrar respuestas a mi búsqueda? Me cuesta decirlo pero parezco diferente a lo que soy. Muchas veces me pinto la cara como un payaso de circo. Y mi vida transcurre en la cuerda floja. Me gusta el aplauso. Ser centro. Importante Me gustan que hablen de mi y tener buena imagen. Me gusta, señor mirarme al espejo de los astros y copiar imágenes, figuras, rostros que no son míos. Me gusta ser protagonista: el ombligo del mundo. Me gusta llamar la atención, aunque soy tímido. Me pongo nervioso cuando actúo en público y a veces no se donde meterme al sentirme un ridículo. Señor Jesús, es todo camino para hacerse hombre? Aquí estoy ante ti y hoy no protesto. Tal vez porque Tú, señor Jesús no me atacas. Aquí estoy y te digo que soy inestable, que cambio por cualquier cosa. Soy hoja del viento! Aquí estoy y tengo ganas de gritar, de gritar fuerte. Aquí estoy y quisiera romper con todo y tengo miedo. Aquí estoy y digo a los adultos que no me comprenden, que yo también tengo razón, que cuenten conmigo. Aquí estoy agresivo y violento a veces defendiendo mi inseguridad. Necesito afirmarme. Señor, tu comprendes mi cara ceñida de los días grises. Señor, tu comprendes el silencio pesado de mis soledades. Señor, tu comprendes el portazo injusto de una tarde.


Señor, tu comprendes la música a tope para ahogar mis ruidos. Señor, tu comprendes el refugio de mis sueños maravillosos. Señor, tu comprendes mi vida cerrada en mi mismo. Señor, tu comprendes el repliegue en mi como un abanico cerrado. Señor, Tu sí que me comprendes. Tú sólo? Yo quiero ser libre. Y amo la libertad Libre, en busca de nuevas ideas para mis sueños. Libre, en busca de ese camino difícil de hacerse hombre Libre, como protagonista de nuevos proyectos. Libre, como alguien que ya no es niño y quiere ser hombre Libre, como alguien que tiene sus razones y quiere decirlas Libre, como alguien que no necesita indicadores de camino. Libre, como alguien que ya se siente responsable. Libre, como alguien que ha estrenado la libertad. Señor, no es tu evangelio un canto al corazón libre? Señor, Aquí estoy hablando contigo y lo que quiero es otra cosa Señor, Necesito un amigo a quien comunicar mis secretos Señor, Necesito un amigo que me escuche, que me anime Señor, Necesito un amigo en quien pueda confiar. Señor, Necesito un amigo con quien hacer juntos el camino. Señor, eres tu ese amigo? Puedo contar contigo? Ayúdame, Señor a buscar mi rostro. Ayúdame, a descubrirme por dentro. Ayúdame, a aceptarme como en realidad soy. Ayúdame, a aguantar mis miedos, mis inseguridades. Ayúdame, a superar mis fracasos y salir de mis derrotas Ayúdame, a seguir adelante y no volver atrás. Ayúdame, a superar mis ánimos y mis desilusiones. Ayúdame, a saber comenzar cada día. siempre! Tú, Jesús, eres como la roca firme junto al mar. Tú, Jesús, eres como eres, como la raíz fuerte que aguanta el árbol. Tú, Jesús, eres como eres, como el manantial que alimenta el río Tú, Jesús, eres como una cantimplora en pleno desierto. Tu, Jesús, eres la fuerza, el apoyo que necesito. Señor Jesús, no quiero quedarme encerrado en mi mismo. Señor Jesús, rompe mi concha, derriba mi muro y sé para mi puente, ese que necesito para pasar del cerco de mis amarras a la libertad de un corazón nuevo y lleno de vida. 147. ANTIGENESIS 1.

La tierra era bella y fértil, la luz brillaba en las montañas y llenaba el universo.

los mares y el espíritu de Dios

2.

El hombre dijo: "Que posea yo todo el poder en el cielo y en la tierra". Y vio que el poder era bueno y puso nombre de Grandes Jefes a los que tenían el poder y llamó Desgraciados a los que buscaban reconciliación -- Así fue el sexto día antes del fin --.

3.

El hombre dijo: "Que haya división entre los pueblos: que se pongan de un lado las naciones a mi favor y del otro los que están contra mí". Y hubo Buenos y Malos. -- Así fue el quinto día antes del fin --.


4.

El hombre dijo: "Reunamos nuestras fortunas todas en un lugar y creemos instrumentos para defendernos: la radio para controlar el espíritu de los hombres, los uniformes para dominar las almas de los hombres". Y así fue. El mundo quedó dividido en dos bloques, en guerra. El hombre vio que tenía que ser así. -- Así fue el cuarto día antes del fin --.

5.

El hombre dijo: "Que haya una censura para distinguir nuestra verdad de la de los demás". Y así fue: El hombre creó dos grandes instituciones de censura: una, para ocultar la verdad en el extranjero; y otra, para defenderse de la verdad dentro de casa. El hombre lo vio y lo encontró normal. -- Así fue el tercer día antes del fin --. El hombre dijo: "Fabriquemos armas que puedan destruir multitudes, millones y centenares de millones, a distancia". El hombre creó los submarinos nucleares que surcan los mares y los misiles que cruzan el firmamento. El hombre lo vio y se enorgulleció. Entonces los bendijo, diciéndoles: "Sean numerosos y grandes sobre la tierra, llenen las aguas del mar y los espacios celestes: multiplíquense". Y surgieron las luchas, los odios y la muerte. -- Así fue el segundo día antes del fin -El hombre dijo: "hagamos a Dios a nuestra imagen y semejanza: que actúe como actuamos nosotros, que piense como pensamos nosotros, que quiera lo que nosotros queremos, que mate como nosotros matamos". El hombre creó un dios a su medida. Y lo bendijo diciendo: "Muéstrate a nosotros y pon la tierra a nuestros pies; no te faltará nada, si haces siempre nuestra voluntad". Y así fue, El hombre vio todo lo que había hecho y estaba muy satisfecho de todo ello. -- Así fue el día primero antes del fin --. De pronto se produjo una gran explosión en la superficie de la tierra, Y el hombre y todo lo que había hecho dejaron de existir. Así acabó el hombre con el cielo y con la tierra La tierra volvió a ser un mundo sin forma; todo era un mar profundo cubierto de oscuridad.

6.

7.

8.

Pero el Espíritu de Dios se seguía moviendo sobre las aguas. 148. ORACION DEL PROFETA Una vez llegó un profeta a una ciudad con el fin de convertir a sus habitantes. Al principio la gente le escuchaba cuando hablaba, pero poco a poco se fueron apartando, hasta que no hubo nadie que escuchara las palabras del profeta. Cierto día, un viajante le dijo al profeta: "por qué sigues predicando? No ves que tu misión es imposible?" Y el profeta le respondió: "Al principio tenía la esperanza de poder cambiarlos. Pero si ahora sigo gritando es únicamente para que no me cambien ellos a mí".


149. UN NIÑO Y DIOS. 1. Un día un niño de nuestro pueblo se fue a rezar a una capilla que estaba lejos de la ciudad él no entendía por qué mataron a su papá y fuertes lluvias le destruyeron su pobre hogar. Señor, gritaba, si tú nos quieres por qué no hay paz? Si tú eres Padre por qué nos faltan el techo y el pan A veces pienso que al crear el mundo lo hiciste mal Yo no lo entiendo, dímelo Padre, di la verdad. DÍMELO PADRE, DÍ LA VERDAD, SI TÚ ERES BUENO POR QUÉ NO HAY PAZ (2) 2. Y Dios al niño desde el silencio y la soledad le hablaba suave, como una brisa sobre la mar. Mira, le dijo, yo di a los hombres su libertad y muchos de ellos no la supieron jamás usar. Robaban tierras, mataban pobres, pagaban mal por ser injustos nunca supieron lo que es piedad. Esa es la causa porque la lluvia arruinó tu hogar y guardias fieros asesinaron a tu papá. ES LA INJUSTICIA FUENTE DEL MAL LA QUE ASESINA SIN VACILAR (2) 3. Lucha, mi niño, que nuestro mundo puede cambiar y trabaja, únete al pueblo y encontrarás que todos juntos organizados, en hermandad reconstruiremos lo que hace falta para la paz RECONSTRUIREMOS EN HERMANDAD LO QUE HACE FALTA PARA LA PAZ (2). 150. LA ENCARNACION 1. 2.

Ponte en la presencia de Dios y pide al Padre que te conceda un profundo conocimiento interno de Jesucristo, que por ti se ha hecho hombre, para que más le ames y le sigas. Imagínate un lugar desde el que puedes contemplar toda la tierra. En ese lugar estás junto a la Santísima Trinidad observando el mundo.

3.

Realiza ahora una contemplación siguiendo los pasos que se te indican a continuación.

3.1

MIRA EL MUNDO Mira a la humanidad del tiempo de Jesús,

en una situación parecida a la actual:

-

Guerras por todas partes: muertes, odios, destrucción, familias deshechas...

-

Los pueblos más "atrasados": hambre,

-

Los pueblos más "cultos": egoísmo feroz, vicios de todas clases, búsqueda desenfrenada de placer o de dinero, vida sin sentido, soledad, vacío...

3.2

MIRA A DIOS, A LA SANTISIMA TRINIDAD

-

Están contemplando esta humanidad descarriada, esos hombres creados a su imagen, pero tan alejados del verdadero camino de la felicidad y la salvación. Los miran con amor infinito (son

miseria, niños desnutridos, explotación, injusticias.....


sus hijos!!) y con compasión y ternura (están extraviados!!) La Santísima Trinidad decide salvar a los hombres formando parte de su historia. La segunda persona de la Santísima Trinidad (el Hijo) se va a "encarnar", va a tomar carne humana, se va a hacer hombre y compartir así desde dentro de la vida humana los problemas, las ilusiones, esperanzas, dolores... de los hombres. Va a mostrar a los hombres cómo se vive la filiación y la fraternidad, cómo es el camino de la felicidad. "Tanto amó Dios al mundo que envió a su Hijo único para que tengan vida eterna y no perezca ninguno de los que creen en él. Porque Dios no mandó a su Hijo al mundo para condenar, sino para que el mundo se salve por él" (Jn. 3; 16-17) -

PREGUNTAS ORIENTADORAS PETICION: Que El me muestre porque decide encarnarse en la Historia por su Hijo. 1.

Contempla la realidad de TU PAIS, las escenas que diariamente observas. Qué hechos de muerte ves a tu paso? en el bus en las calles? en tu casa?

2.

Cuáles de estos hechos te llaman a encarnarte en la realidad DE TU PAIS?

3.

Dónde crees que se encarnaría, hoy, Jesús?

4.

Qué invitación concreta te hace la contemplación de la realidad de DE TU PAIS?

151. CREDO DE LA JUVENTUD Yo quiero creer, en la juventud que ama la vida, y que amando la vida, toma el riesgo de vivirla, valerosamente, apasionadamente. Yo quiero creer, en una juventud que sueña con un mundo nuevo, y que lucha con valor, por convertir en realidad su sueño.. yo quiero creer, en una juventud que ama, y creer que con ese amor, puede redimir el mundo. Pero no puedo creer en los que sueñan sueños vanos, en los que sueñan sin luchar, en los que sueñan por soñar. No puedo creer en los que hablan de paz, en los que levantan la bandera de justicia, pero están en guerra dentro de ellos mismos, injustos consigo y con los otros. No puedo creer en los que dicen amar, y duermen su sueño indiferente, al lado de la angustia, del hambre y del dolor, No puedo creer en los que dicen que aman la vida, pero tienen miedo de vivirla. No puedo creer en los que dicen comprender la vida, pero no saben soportar el dolor. No puedo creer en una juventud apegada al pasado,


que ignora el milagro de lo nuevo, y renuncia a su búsqueda. No puedo creer e una juventud cobarde, ni en una juventud indiferente. 152. POEMA DE JUVENTUD Nadie es joven, por hacer pocos años que ha nacido, sino porque mil años no podrían impedir mirar con ojos limpios. Nadie es joven, porque rocen sus hombros los cabellos, sino porque le broten en el alma las mariposas leves de sus sueños. Nadie es joven, por buscar la evasión ante lo adverso, sino por hacer frente a su embestida , y tratar día a día de vencerlo. Nadie es joven, por pintar una flor cerca del pecho, sino porque florezca en sus entrañas el corazón igual que un limonero. Nadie es joven, por gritar contra esto o contra aquello, sino por el cantar que cada uno sepa dar a los pájaros y al viento. Nadie es joven, porque crea que amar es sin remedio un renunciar a todos los afanes. (De Marino Sánchez) REFLEXIONES AL POEMA - El autor describe unos signos que los muchachos utilizan para "lucir jóvenes". ¿Cuáles son? ¿Podría completar con otros?. - El autor cambia esos signos por otros internos. ¿Cuáles son? Completarlos. -¿Usted utiliza más los signos externos de juventud...o los signos internos....? -¿Que valores nos da el Evangelio de Cristo para vivir en "eterna juventud"? 153. CREO EN DIOS Creo en Dios, creador de un mundo no terminado, como algo que está ahí y así debe seguir. Que no promulga un eterno plan de desarrollo en el que podamos participar. Creo en Dios, que no ha dividido a los hombres, en pobres y ricos, en especialistas e ignorantes, en amos y esclavos. Creo en Jesucristo que vivió la situación del mundo y tomó postura ante ella. Tomándole como ejemplo, reconozco con cuánta preocupación nos tenemos que organizar. Hasta qué punto nuestra inteligencia está atrofiada, nuestra imaginación empobrecida y nuestros esfuerzos, equivocados. Creo en la paz justa que es posible construir. Creo en la posibilidad de una vida llena de sentido para todos los hombres, y en el futuro de este mundo de Dios y del hombre, Amén. 154. PLEGARIA DE LIBERTAD Señor: ¿Puedo yo cristiano tener la osadía de creer que puedo ser libre?


¿Me atreveré a gritar la libertad de los oprimidos, cuando pertenezco al bando de los opresores? Se que no podemos ser libres mientras no seamos hijos de la verdad, porque "La verdad os hará libres". Me has enseñado también que la libertad está ligada al amor, porque "El que no ama, no ha pasado de la muerte a la vida". ¿Cuando seré realmente libre, Señor? Soy libre cuando creo en un Dios que todo lo ha creado libremente, es decir, por amor. Soy libre cuando la libertad de los oprimidos vale más que el dinero con que les compran su silencio. Soy libre cuando logro ser persona. Soy libre cuando lucho por lo imposible. Soy libre cuando mi única ley es el amor. Soy libre cuando los amo a todos, pero los amo distintamente. Soy libre cuando mi lucha se une a la lucha de los que están haciendo el curso de la historia. Soy libre cuando sigo diciendo ¡No! a la opresión, incluso con la boca pegada al acero de los tanques. Soy libre cuando desde la cárcel sigo gritando el derecho a la libertad. Soy libre cada vez que defiendo con convicción y con riesgo la libertad de los otros. Soy libre cuando regalo mi libertad solo a quien amo más que a mí mismo. Soy libre cuando siendo rico, sigo prefiriendo la libertad de los pobres. Soy libre cuando siendo pobre sigo prefiriendo mi libertad al dinero de los ricos. Soy libre cuando soy abofeteado por defender que la libertad es Dios y que Dios condena a quien pisotea o abusa de la libertad de un solo hombre. Soy libre cuando creo en los demás. Soy libre cuando siento vergüenza de la esclavitud de mi prójimo. soy libre si tengo la capacidad de caminar al lado de mis hermanos los oprimidos, en una aventura común. Soy libre si soy capaz de dar la vida por un hombre antes que por una idea. Soy libre cuando vivo en una comunidad en la que la persona cuenta más que la estructura. Soy libre cuando, amordazado, disfruto como mía la libertad del hermano. Soy libre cuando amo el bien de mi prójimo, más que mi misma libertad. 155. PARÁBOLA DEL ÁGUILA (2) Erase una vez un hombre que mientras caminaba por el bosque encontró un águila recién nacida. Se la llevó a su casa y la puso en un corral, donde pronto aprendió a comer la misma comida que los pollos y a conducirse como ellos. Un día un naturalista que paso por allí preguntó al propietario por qué razón un águila, el rey de todas las aves y los pájaros, tenía que permanecer encerrada en un corral con los pollos. "Como le he dado la misma comida que a los pollos y le he enseñado a ser como un pollo, nunca aprendió a volar - respondió el propietario - se conduce como los pollos, y por tanto, ya no es un águila". "Sin embargo, - insistió el naturalista - tiene corazón de águila, y con toda seguridad se le puede enseñar a volar". Después de discutir un poco más, los dos hombres convinieron en averiguar si era posible que el águila volara. El naturalista ,la cogió en brazos suavemente y le dijo: "Tú perteneces al cielo, no a la tierra, abre las alas y vuela", El águila sin embargo, estaba confusa, no sabía que era y al ver a los pollos comiendo, saltó y se reunió de nuevo con ellos. Sin desanimarse, al día siguiente, el naturalista llevó al águila al tejado, de la casa y le animó diciéndole: "Eres un águila; abre las alas y vuela", pero el águila tenía miedo de su yo y del mundo desconocido y saltó una vez más en busca de la comida de los pollos. 156. HAZ ESTO POR LO MENOS Si no te gusta trabajar, no seas trabajo para otros. Si no tienes condiciones para levantar un palacio, no derrumbes la choza ajena. Si no tienes fósforos para encender tu lámpara, no apagues la de los otros. Si no tienes deseos de sonreír, no hagas llorar a tu semejante. Si no quieres ser la rosa, que perfuma el paso del caminante cansado, no seas el espino apuntando hacia el camino. En fin, si no tienes la bondad de un Santo, intenta por lo menos, tener la compostura de un hombre.


(Poema de Luis Homero) 157. CAMBIAR YO PARA QUE CAMBIE EL MUNDO "De joven yo era un revolucionario y mi oración consistía en decir a Dios: “Señor dame fuerzas para cambiar el mundo”, A medida que fui haciéndome adulto y caí en la cuenta de que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar a una sola persona, transformé mi oración y comencé a decir: “Señor dame la gracia de transformar a cuantos entran en contacto conmigo, aunque solo sea a mi familia y a mis amigos, con eso me doy por satisfecho”. Ahora que soy viejo y tengo los días contados, he empezado a comprender lo estúpido que yo he sido. Mi única oración es la siguiente: “Señor dame la gracia de cambiarme a mí mismo”. Si yo hubiera orado de este modo desde el principio, no habría malgastado mi vida". Todo el mundo piensa en cambiar a la humanidad, así nadie piensa en cambiarse a sí mismo. 158. ORACIÓN DEL HIJO POR SUS PADRES Oh Dios que pusiste en mis padres tu corazón de padre bueno, en ellos quiero verte a ti. Te pido por mis padres. Acrecienta en ellos el amor, la generosidad y la alegría. Aumenta en mí el cariño de hijo, el respeto filial y la gratitud hacia ellos. Hazme imitador de tu Hijo Jesucristo en la obediencia. Concédeles vigor y fortaleza, líbralos de todo mal y reúnenos a todo en tu gran familia del cielo, para alabarte y bendecirte como Padre Nuestro. Virgen María, cuida de mis padres. 159. ORACIÓN POR LOS HERMANOS Padre bueno, gracias por el don de mis hermanos. Son un signo de tu cariño. Ayúdame a amarlos como tú los amas. Jesús, mi hermano mayor, ruega al Padre por mis hermanos: consérvalos unidos, no permitas que ninguno de nosotros pierda el tesoro de la fe, aleja de nosotros el peligro, el odio, la indiferencia y el egoísmo. Ayúdanos a construir una fraternidad que anticipe aquí en la tierra la que tú perfeccionarás para siempre allá en el cielo. María, Madre nuestra, conserva a tus hijos siempre unidos como hermanos. 160. ORACIÓN DE LOS ESPOSOS AUSENTES Oh Dios, tú nos has hecho a los dos un solo ser. Gracias por nuestro amor. Es el mejor regalo que nos diste. Envíanos tu Santo Espíritu, que acreciente el amor en la distancia y aumente la fidelidad en nuestra ausencia. Tu que no tienes tiempo ni distancia, únenos junto a tu corazón. Protégenos mientras estamos lejos, para que al encontrarnos de nuevo te demos gracias por tu amor. Concédenos agradarte con todas nuestras obras. Haz nuestro amor más fuerte que la muerte y reúnenos en tu casa por toda la eternidad. María, Madre de nuestro hogar, cuídanos. 161. ORACIÓN POR LOS HIJOS Oh Dios, fuente de vida, nuestros hijos son también tus hijos. Tu nos has encomendado el cuidado de ellos para llevarlos a la plenitud de tu reino. Hoy los pongo en tus manos de Padre. Cuídalos con cariño, protégelos de todo peligro, apártalos del pecado y la maldad, y hazlos amigos de tu hijo Jesucristo. Concédeles vivir unidos como hermanos. Haz que puedan realizar en su vida la misión que les has encomendado, que sean útiles a la comunidad, y después de una vida santa, dedicada a la construcción de tu reino en la tierra, obtengan la plenitud de la vida eterna. María, tu que eres madre, cuida de nuestros hijos. 162. CARTA DE UN PADRE A SU HIJO AL DESPERTAR LA JUVENTUD Querido hijo Yo sé acerca de las preguntas que te haces a ti mismo porque a tu edad, mucho antes que tú, yo me las hice también. Te hablaré con franqueza y claridad., ya que no hay ninguna razón para no ser franco y claro cuando se habla de las cosas bellas del amor.


Ya no eres un niño. Ahora se dice de ti que estás en la edad espléndida, en la cuál el niño se convierte poco a poco en un hombre capaz de amar totalmente. Tu carácter evoluciona hasta un punto en que a veces ya no eres capaz de reconocerte. Sobre todo discutes y quieres tener razón; sin embargo, a pesar de tu aspecto decidido, en el fondo dudas, te sientes inquieto, sujeto a todas las depresiones, así como a todos los entusiasmos. Es el hombre que nace en ti que se mide con los demás hombres y con el mundo que lo rodea. Será menester mucha paciencia y mucha voluntad para construir progresivamente a través de éstos choques y del daño que de ellos recibes, una personalidad sólida y rica. No solamente en tu carácter se producen profundos cambios, sino también en tu cuerpo. Has crecido bruscamente y tus órganos sexuales, sobre todo, se han transformado: son capaces o lo serán muy pronto, de elaborar semen, un liquido blanquecino, que introducido en el cuerpo de una mujer será semilla de vida, si Dios quiere. Porque el hombre posee este poder extraordinario, hacer surgir de sí otras vidas humanas. Es lo que te distingue del niño. Tu sabrás que ha llegado a ser un hombre cuando un día o una noche, ese liquido se desprenda de tus órganos sexuales. Esto no te debe turbar, sino alegrarte, pues ya no eres un niño, sino un hombre. Dios que nos ha creado, ha hecho bien todas las cosas. Son los hombres los que lo enredan todo cuando desprecian sus leyes. Es menester, en fin, recordarte que ha cambiado mucho en tu actitud hacia las muchachas. No pensabas en eso hace uno o dos años, mientras que ahora tratas de acercarte a ellas, aunque en su presencia a pesar de tus fanfarronadas, tus sonrisas, tus ademanes bruscos, te sientes molesto o te enrojeces fácilmente cuando por ejemplo, un compañero de un empujón te tira encima de una de ellas. Es el instinto que te lleva a las chicas. Muchacho y muchacha, se complementan. Se diferencian en su carácter y también en su cuerpo, especialmente en los órganos de la generación. El sexo masculino es exterior, el femenino es interior. En el matrimonio, el hombre y la mujer, después de haber unido su corazón por un amor verdadero, consagrado por Dios, si ellos creen en El, tienen derecho a unir sus cuerpos. "No serán más que un solo ser", dice la Biblia. Esta unión sexual provoca la concepción. De este modo puedes ver que todo lo tocante al amor es muy bello, es lo más grande y hermoso que hay en el mundo. Otras preguntas te inquietarán todavía. No dudes en abrirte con confianza a tu padre o a un compañero mayor que sea respetuoso y honesto. Tu tienes derecho a saber. Adiós. Mucho ánimo para esta lucha que cada día te hará llegar a ser un hombre. Yo estoy satisfecho de ti, ya que admiro en ti el trabajo de la naturaleza y de Dios. Gracias a El, en tu corazón, y hasta en tu cuerpo vas a sentir ahora que no vives simplemente para ti, sino quizás para otros que no existen todavía, pero que gracias a ti, un día vendrán al mundo. Quedo seguro que soy, al menos tu amigo, Tu Papá. 163. CARTA DE UN MUCHACHO A LAS JÓVENES Querida amiga, Soy joven: probablemente no te conozca, pero te conocen otros muy semejantes a mí, que quieren decirte lo siguiente: Ustedes las muchachas, tienen un poder sobre nosotros no grande, sino enorme. Depende de ti que este poder que posees sea para el bien o para el mal. Muchas cosas que para ti no tienen importancia, la tienen y mucha, para mí, es un problema muy serio y de graves consecuencias, que nos preocupa, créanlo, a los muchachos decentes. Porque es muy distinta tu sicología de la mía. Tal vez nadie te ha explicado esto. Si no lo entiendes, créelo, por lo menos. Influyes mucho en mí con tu modo de andar, de reír, de hablar, de mirar, de sentarte, de vestir, de tratar conmigo. De ti depende que yo baile bien, que yo te respete. De ti depende que nuestro amor sea digno y puro. De ti depende que no seas para mí ocasión de pecado, que no seas para mí un simple juguete de mi pasión. Dios te ha hecho lo más bello de la creación. Haz que tu vista me eleve hacia arriba. Tu influencia la irradias siempre y en todas partes, en invierno, en verano, en vacaciones, en el paseo, en el salón, en el club, en el cine, en la fiesta, en el teatro, en la calle y en el templo. Me gustas elegante, muy elegante, pero modesta y sencilla. Me gustas moderna, alegre y simpática, pero muy femenina y comedida. Me gustas cariñosa y dulce, pero no acaramelada. Me gustas algo vanidosa pero no atrevida y provocativa. Me gustas exigente y haciéndote respetar en tu


dignidad...y me decepcionas cuando eres fácil y sin personalidad. Me gusta que te muestres como eres...que no te avergüences de ser bondadosa y religiosa...que no aparentes lo que no eres. Me gusta estar contigo, para salir mejorado de tu compañía. Si todas las muchachas mostraran en su porte exterior lo mucho de bueno que llevan en su alma, tendríamos una sociedad mejor. Me gustas buena, y te necesito así, para ser yo también mejor. Te lo pedimos todos los muchachos de corazón sano, que somos muchos. Piensa por favor, sinceramente, en tu obligación de ayudarnos a ser mejores. Adiós y gracias por escucharme. 164. ORACIÓN DE LOS HIJOS Somos unos hijos de familia, como tantos. Tú sabes nuestras angustias y nuestros problemas. Nuestros padres quieren lo mejor para nosotros, pero muchas veces no los aceptamos porque no es lo que esperábamos. No queremos pasar por desagradecidos, no queremos ser culpables, no queremos ser moldeados a imagen y semejanza de un mundo, una sociedad que ya no existe o que está desapareciendo, enséñanos a aceptar el camino de los mayores, y a aceptarlos y comprenderlos tal como son. Danos generosidad para escucharlos y dejarnos ayudar en el momento oportuno. Ayúdanos a ser sinceros, a dialogar, a compartir con ellos, a amarnos, a darles lo mejor de nosotros cuando ellos cansados de luchar por nosotros ya no puedan hacerlo. Amén. 165. RENUNCIAS PARA ACEPTAR AL OTRO Renunciar a la necesidad de tener siempre la razón. Renunciar a la necesidad de ser siempre los primeros en todo. Renunciar a la necesidad de tener siempre el control de todo. Renunciar al deseo de ser perfectos y exigir a todos perfección. Renunciar al deseo de sentirnos amados por todos. Renunciar a la necesidad de poder, mandar, dominar. Renunciar a la necesidad del placer por el placer Renunciar al impulso del poder del tener. Renunciar al pensamiento de sentirnos libres de conflictos y frustraciones. Renunciar al deseo de que los demás cambien en función de nuestros intereses. Renunciar al deseo de ser más importantes que los demás. Renunciar al orgullo y a la vanidad. Renunciar al deseo de culpar a los otros cuando fracasamos. Renunciar al deseo de mentir o de engañar. Ejercicio: Usted tiene una lista de renuncias. Y puede añadir otras más. Ahora en grupos van a hacer una lista de opciones o decisiones: Por ejemplo: Decidir conceder la razón a los otros, Decidir acompañar a los demás sin deseos de ser los primeros...Y así sucesivamente. 166. ORACION POR LAS VOCACIONES MISIONERAS Señor Jesucristo, Misionero del Padre, que animado con la fuerza del Espíritu Santo anuncias y realizas el Reino de Dios en colaboración con los hombres, llama Señor a muchos jóvenes, hombres y mujeres a continuar tu Reino, tu misión Evangelizadora, en este mundo sediento de amor. Que tengan el valor de dejar sus familias, sus ocupaciones, sus esperanzas terrenas y sigan tus huellas en el camino que Tú les señales, imitando el “SÏ” de la Virgen María. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.


Amén. (P. Omar Ulate, cmf) 167. ORACION JUVENIL POR LA FAMILIA Señor Jesús, amigo fiel y compañero sincero, Yo no he elegido venir a este mundo, Yo no he elegido a mis padres, Yo no he elegido el barrio donde he nacido. Hoy quiero poner a mi familia en tus manos, Tú la conoces más que yo mismo, Conoces nuestros sufrimientos y necesidades Conoces nuestras luchas y caídas Conoces nuestras deficiencias y pecados Conoces nuestras bondades y alegrías. Quiero pedirte por mis padres, Decirte que me cuesta aceptarlos como son Decirte que me rebelo ante sus correcciones, Decirte que los quiero y quisiera decírselo abiertamente. Mis hermanos son diferentes a mí, Tus obras no se repiten, Tus obras se van perfeccionando con tu fuerza, Sigue, Señor, trabajando en ellos Hasta que lleguen a ser imagen tuya en bondad y entrega, Mientras tanto, lléname de un amor sincero hacia ellos. Ayúdame a salir de mi egoísmo y orgullo, A no pensar sólo en mí o en los míos, Ayúdame a entregarme con generosidad y sacrificio Quiero dar mi vida como Tú me la has dado, Especialmente a mis padres y a mis hermanos, Quiero que mi familia sea agradable a tus ojos. Amén. (P. Omar Ulate, cmf) 168. EL SEÑOR Y LA MADRE Señor, tú eres fuente de vida, en la madre que da la vida a sus hijos. Señor, tú eres presencia, en la madre, hecha madre en un hogar. Señor, tú eres fuente de amor, en la madre entregada y sacrificada por sus hijos. Señor, tú eres bendición, en la madre que bendice a sus hijos. Señor, tú eres perdón, en la madre que disculpa sin medida. Señor, tú eres donación,


en la madre que se entrega sin esperar nada. Señor, tú estás presente, en la madre que ora con sus hijos. Señor, tú eres sabiduría, en la madre que aconseja a sus hijos. Señor, tú eres el hijo, en la madre que forma en su hijo a Jesús. Señor, tú eres casa abierta, de la madre que sufre su dolor contigo. Señor, tú eres encuentro y compañía, de la madre abandonada y sola. Señor, tú eres consuelo y paz, de la madre ante su hijo ausente Señor, tú eres perdón, de la madre soltera y engañada. Señor, tú eres justicia, de la madre ante su hijo asesinado. Señor, tú eres fortaleza y espera, de la madre decepcionada de su hijo pródigo. Señor, tú eres providencia, de la madre pobre y sin pan. Señor, tú eres libertad, de la madre con su hijo encarcelado. Señor, tú eres la esperanza, de la madre con su hijo en vicios. Señor, tú eres resurrección, de la madre que goza en tu presencia. (P. Omar Ulate, cmf) 169. TU ME DISTE AMOR Cuando yo tenga hambre, me darás de comer. Cuando yo tenga sed, me darás de beber. Lo que hagas con el más pequeño de los míos, conmigo lo haces. Entra ahora en la casa de mi Padre. Cuando yo estaba sin alojamiento, me abriste la puerta. Cuando yo estaba desnudo, me diste tu manto. Cuando yo estaba cansado, me ofreciste reposo Cuando yo estaba inquieto, calmaste mis tormentos Cuando yo era pequeño me enseñaste a leer, Cuando yo estaba solo, me diste amor, Cuando yo estaba en prisión viniste a mi celda, Cuando yo estaba enfermo, tu me cuidaste,


en país extranjero, me acogiste, en tiempo de paro, me encontrasteis empleo herido en el combate, vendaste mis heridas buscando la bondad, me tendiste la mano cuando yo era negro, o amarillo o blanco, insultando y abochornado, llevaste mi cruz, cuando yo era anciano, me ofreciste tu sonrisa, cuando yo estaba hundido, compartiste mi pena tú me has visto cubierto de sangre y salivazos, tú me has reconocido bajo mis sudores fatales, cuando se reían de mí, estuviste a mi lado y cuando yo era feliz, compartiste mi alegría. (MADRE TERESA DE CALCUTA) 170. VEN ESPIRITU SANTO Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. - Envía, Señor, tu Espíritu y danos nueva vida - Y renueva la faz de la tierra. Oh Dios, que has instruido los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo: Concédenos que sintamos rectamente con el mismo Espíritu y gocemos siempre de su consuelo. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén. 171. MIRA, PADRE DE BONDAD Mira, Padre de bondad a esta comunidad reunida en tu nombre para compartir la fraternidad y dialogar en la verdad, concédenos descubrir con mayor claridad las exigencias del Evangelio para ser luz del mundo y sal de la tierra. 172. AQUI ESTAMOS, SEÑOR Aquí estamos, Señor, reunidos en tu nombre y deseosos de dilatar tu Reino. Que tu Espíritu Santo que has enviado a nuestros corazones y mantiene viva tu presencia en nosotros, nos enseñe qué hemos de hacer y hacia dónde caminar, para que, fortalecidos con tu gracia, podamos realizar tus designios. Sé Tú, el inspirador y animador de nuestro discernimiento. Enséñanos a escuchar a los demás, a dejarnos iluminar por sus luces; enséñanos a proponer y a no imponer; y haz que busquemos siempre la verdad. Líbranos de la ceguera de quien siempre cree tener la razón, de los favoritismos y de toda acepción de personas. Únenos a Ti para que nunca nos apartemos de la verdad. 173. AQUI ESTAMOS, ESPIRITU SANTO Aquí estamos, Espíritu Santo, reunidos en tu nombre. Ven a nosotros y quédate con nosotros, que tu Fuerza caiga sobre nuestros corazones. Enséñanos qué hemos de tratar, a dónde hemos de caminar y muestra qué debemos hacer, para que con tu ayuda, en todo podamos agradarte.


Sé Tú el único inspirador y animador de nuestros juicios. Tú el único que con el Padre y el Hijo posees un nombre de gloria. No permitas que seamos perturbadores de la justicia, Tú que amas la suma equidad. Que la ignorancia no nos arrastre al mal, que los favoritismos no nos hagan declinar, que la acepción de cargos y personas no nos corrompan; antes bien, únenos a Ti eficazmente con el regalo de tu gracia. Así seremos una sola cosa en Ti y en nada nos apartaremos de la verdad. 174. SEÑOR, AL REUNIRNOS EN TU NOMBRE Señor, al reunirnos en tu nombre queremos estar en tu presencia, concédenos un Espíritu dialogante, ilumina nuestras mentes con la luz de tu Verdad y fortalece nuestro Espíritu fraternal para que siempre busquemos y hagamos tu voluntad. 175. DIOS Y SEÑOR NUESTRO Dios y Señor Nuestro, tu hijo prometió su presencia a cuantos se reunieran en tu nombre; haz que lo sintamos ahora presente entre nosotros y que en la verdad y el amor, experimentemos en nuestros corazones la abundancia de tu gracia, de tu misericordia y de tu amor. 176. INFUNDE EN NOSTROS, SEÑOR Infunde en nosotros, Señor, el Espíritu de inteligencia, de verdad y de paz, para que conozcamos de veras lo que a Ti te agrada y, una vez conocido, lo realicemos con un mismo sentir y querer. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén. 177. ORACION POR NUESTRO GRUPO “Donde están dos o tres reunidos en mi nombre allí, en medio de ellos, estoy yo”. Estas palabras son nuestra fuerza, nosotros nos reunimos en tu nombre, somos grupo, porque tu nos has llamado. Tú has pronunciado mi nombre y los de mis compañeros: “ ven y sígueme” Tú nos has agrupado en una comunidad: “ustedes son mis amigos” Tú nos has señalado lo alto de la montaña: “Animo, que mi yugo es llevadero y mi carga ligera” Tú te has puesto en la cabeza de nuestro grupo: “Yo estoy acompañándolos día a día” Ahora, en medio de la marcha, te decimos con toda el alma: acaba en cada uno de nosotros la obra que has empezado. Haznos tierra buena, honda y disponible, para que tu semilla encuentre fondo y fructifique. Haznos sensibles a tu voz, no fríos y cerrados como nuevos fariseos. Llénanos de tu amor, para que seamos un grupo cálido y dinámico. Acaba en cada uno de nosotros la obra que has empezado, acábala, Jesús, en mí y en mis compañeros. 178. SEÑOR TE DAMOS GRACIAS


Señor, te damos gracias por este encuentro comunitario, por tu bondad y tu presencia entre nosotros, haz que con espíritu fraternal tengamos un solo corazón y una sola alma, para ser una comunidad evangelizada y evangelizadora. Te damos gracias porque hemos compartido nuestras ilusiones y dificultades, haz que respondamos siempre eficazmente a nuestra vocación y misión en la Iglesia. Te damos gracias, por el amor fraterno que has infundido en nuestros corazones al crear nuestra comunidad inspirada en tu Palabra; concédenos que, estando reunidos en tu nombre, experimentemos tu presencia y la hagamos manifiesta para que el mundo crea en Ti. 179. ORACION DE LA COMUNIDAD EVANGELIZADORA Te damos gracias, Padre Santo, porque por medio de Jesús nos has convocado en esta comunidad evangelizadora. Queremos reproducir aquel estilo de vida de Jesús con los discípulos, a los que llamó a compartir su vida y su misión. Nos sentimos reunidos en su nombre, gozando de su presencia y escuchando su Palabra, compartiendo con El y prolongando hoy su misma misión evangelizadora. Haz, Padre, que nuestra comunidad no se cierre nunca en sí misma; que viva siempre para la misión, en función de tu Reino, al servicio de los hombres, asumiendo la causa de los pobres, para hacer avanzar la historia hacia tu Reino. Señor, Jesús: que María, la creyente siempre fiel, que medita tu Palabra y tus Hechos en su Corazón, esté siempre en medio de nosotros como entre los Apóstoles, atrayendo tu Espíritu con la fuerza de su Corazón en favor de nuestra comunidad y de la tarea de la evangelización: “La Venida del Reino”. 180. ORACION POR MI COMUNIDAD Padre, hoy quiero pedirte por mis hermanos de comunidad. Tú los conoces personalmente: conoces sus nombres y sus apellidos, sus virtudes y sus defectos, sus alegrías y sus penas, su fortaleza y su debilidad, sabes toda su historia; los aceptas como son y los vivificas con tu Espíritu. Tú, Señor, los amas no porque sean buenos, sino porque son hijos tuyos. Enséñame a quererlos de verdad a imitación de Jesucristo, no por sus palabras o por sus obras, sino por ellos mismos, descubriendo en cada uno, especialmente en los más débiles, el misterio de tu amor infinito. Te doy gracias, Padre, porque me has dado hermanos. Todos son un regalo para mí, un verdadero “sacramento”, signo sensible y eficaz de la presencia de tu Hijo. Dame la mirada de Jesús para contemplarlos y dame tu amor para amarlos hasta el extremo, porque también yo quiero ser para cada uno de ellos “sacramento” vivo de la presencia de Jesús. 181. DEFINICION DEL MISIONERO Un misionero hijo del Corazón de María es un testigo de Cristo que, urgido por la caridad, contagia por donde pasa, encendiendo a todos el dinamismo liberador del amor divino. Nunca retrocede en las dificultades; no pierde su alegría; acepta los trabajos y sudores por la obra del Reino sin importarle nunca ser calumniado. Se alegra en las pruebas y persecuciones que sufre por el nombre de Cristo y en su cruz encuentra


fortaleza. Busca siempre identificarse más intensamente con Jesucristo en su oración, trabajo y sufrimiento. Y en la incesante preocupación por la gloria del Padre, que es la vida y salvación del hombre. (San Antonio María Claret, Definición Retocada) 182. CONSAGRACION AL CORAZON DE MARIA “Oh Virgen y Madre de Dios, Yo me entrego por hijo(a) y siervo(a) tuyo(a). Me consagro a tu amor materno para que formes en mí a Jesús, el Hijo y el Enviado del Padre. El Ungido por el Espíritu Santo para anunciar la Buena Nueva a los pobres. Me pongo en tus manos para que me envíes a todos los hombres, hijos tuyos y hermanos míos. Haz que les revele al Padre. Enséñame a guardar, como tú, la Palabra en el corazón hasta transformarme en Evangelio de Dios. Conviérteme en instrumento dócil de tu amor materno para que te engendre nuevos hijos por el Evangelio. Madre aquí tienes a tu hijo(a): Fórmame. Madre aquí tienes a tu hijo(a): Envíame. Madre aquí tienes a tu hijo(a): Habla por mí, ama por mí. Guárdame, no sea que anunciando a otros el Evangelio, quede yo excluido del Reino. En Ti, Madre Mía, he puesto toda mi confianza. Jamás quedaré confundido(a). Amén. 183. SUPLICA A MARIA Virgen María, dame un corazón semejante al tuyo. Firme en sus afectos e inquebrantable en su fidelidad. Un corazón afectuoso que irradie ternura serena y no rehuse entregarse a los demás. Un corazón delicado, capaz de poner amor en los pequeños detalles y en los humildes servicios. Un corazón casto, que viva en la carne, sin mancharse de torpezas. Un corazón abierto de par en par, que goce con el gozo de los demás y que sepa beber la copa del dolor. Un corazón dulce y bueno, que no condene a nadie y no se canse nunca de perdonar y de amar. (Oración Joven, p. 254) 284. ORACION APOSTOLICA Señor y Padre mío, que te conozca y te haga conocer, que te ame y te haga amar, que te sirva y te haga servir, que te alabe y te haga alabar de todas las criaturas. Dame, Padre mío, que todos los pecadores se conviertan, que todos los justos perseveren en la gracia y que todos consigamos la eterna gloria. (San Antonio María Claret, Autobiografía n.233) 185. PARA SER SABIO


NUNCA DIGAS TODO LO QUE SABES NUNCA HAGAS TODO LO QUE PUEDES NUNCA CREAS TODO LO QUE OIGAS NUNCA GASTES TODO LO QUE TIENES PORQUE EL QUE EL QUE EL QUE EL QUE

DICE TODO LO QUE SABE HACE TODO LO QUE PUEDE CREE TODO LO QUE OYE GASTA TODO LO QUE TIENE

MUCHAS VECES DICE LO QUE NO CONVIENE HACE LO QUE NO DEBE JUZGA LO QUE NO VE GASTA LO QUE NO PUEDE PROVERBIO ARABE 186. PROCLAMACION DE MI MISMO Soy dueño único de una vida. He sido dotado con todas las capacidades que se necesitan para conducirla con propiedad. ¡Cuántas cosas magníficas figuran en mi inventario!: Un cuerpo con características y funciones armoniosas sentidos, mediante los cuales me relaciono con el mundo; músculos y redes nerviosas que me permiten el movimiento voluntario; ideas y pensamientos que puedo construir, perfeccionar y desechar; sentimientos que hacen excitante mi vida; gracias a mi inteligencia soy capaz de rectificar las ideas y enderezar los pasos que me impiden ser mejor de lo que soy. En mí está la capacidad de hallar satisfacción y gozo en cada actividad que emprendo. Vivo creadoramente, porque en toda obra mía dejo un sello personal; me regocijo con ella, porque es fruto de mi trabajo y de mi ingenio. Mañana será otro día para ser más feliz que hoy. Persigo objetivos sólidos y realistas, pero no malgasto el presente pensando en aquello que vendrá después. Sé que hay muchos caminos para realizar mis aspiraciones. Pese a mis carencias, defectos, errores y estigmas del pasado, si me esfuerzo, perseverante, puedo alcanzar las metas que me he propuesto. Soy un valor que se eleva por encima de los juicios y de las circunstancias. Ni la adversidad ni la fortuna son termómetros para tasar mi mérito. Sé que la tarea de crecer no tiene límites. Vive en mi mente la persona ideal que deseo llegar a ser; no coloco en su lugar a nadie distinto de mí. Quien me ame, me amará por lo que soy. Me estimo tanto como para pensar que quien me ame debe merecerme. Mi amistad es un privilegio,


toda vez que aquel que se relaciona conmigo no lo hace en balde. No doy; ofrezco generosamente cuanto poseo. Ante la crítica amarga, me pongo de mi parte; no cedo lugar a la desazón que provoca. De mí tengo el más elevado concepto. Sin petulancia puedo decir, como algún otro, “Estoy encantado de haberme conocido”. 187. ERES VALIOSO Cuando acierta y aunque se equivoque. Cuando los demás lo apoyan y aunque tenga que luchar solo. Cuando tiene dinero y aunque viva modestamente. Cuando se destaca y aunque pase inadvertido. Cuando lo elogian y aunque lo critiquen. Cuando se siente dichoso y aunque esté triste. Cuando lo amen y aunque lo lastimen. Cuando le dicen que vale y aunque nadie se lo diga. 188. ¿QUIEN VIVIRA POR MI? ¿Quién querrá hacerse cargo de construir mi ser y de trazar mi rumbo? ¿Quien, que desde hoy corrija mis errores y lamente mis fracasos; que escuche mis quejas y diga: “¡pobre!, ¡con razón sufres! Que no se canse con mi pobreza, con mi frágil salud, mis pensamientos tristes y mis lágrimas por el pasado? ¿Quién me librará de las jornadas duras y allanará todos los caminos por donde pase? ¿Quién que se levante cuando yo tropiezo y que eche leña a la esperanza? ¿Quien hay dispuesto a conseguir el triunfo y a colocarlo en mis manos, que mire cómo brilla el sol y lo descubra ante mis ojos? ¿Quién, que asegure que soy bueno y le diga al mundo que mi fatiga es justa? ¿Quién me acogerá como a un hijo desvalido? ¿Quién, que sea fuerte y luchador hará en mi lugar lo que es preciso para hacerme feliz? Si yo pudiera, pero... Quizá cuando despierte...” 189. HISTORIA DE UNA SEMILLA Soy una semilla. Me siento como la partícula más pequeña de la creación, pero me encuentro segura, rodeada de una capa profunda de tierra que no deja pasar ni la luz, ni el frío, ni el calor, aunque algunas veces escucho cómo cae agua sobre la capa que me cubre y siento que el medio en el que vivo se humedece. Un día siento un impulso inexplicable de crecer, de desarrollarme, de dejar de ser tan pequeño e insignificante y para conocer el mundo que me rodea. Y noto cómo del centro de mi cuerpo va


surgiendo un pequeño brote que empuja hacia arriba. Al principio me cuesta abrirme camino entre la tierra que me rodea, pero pronto consigo superar esa barrera y voy dejando de ser semilla para convertirme en un tallo cada vez más fuerte y robusto. Siento que soy totalmente diferente de lo que era antes. Sobre mi cuerpo noto el calor de los rayos del sol, percibo el frío de la noche, siento rodar las gotas de la lluvia, que me empapan y dan vida. Pero lo que más me gusta es dejarme mecer por la melodía del viento y bailar según el ritmo que marca en cada momento. Hoy he tenido una nueva experiencia: por un extremo de mi frágil cuerpo he sentido que surgía el inicio de una nueva vida. Al principio era un brote tímido y asustado, pero, con el tiempo, ha ido creciendo sin problemas y se ha convertido en una débil rama, de la que han surgido otros brotes. Lo mismo me ha ocurrido por el otro lado. Noto que el son se ha convertido en mi amigo, porque todos los días viene a despertarme y mis remitas agradecidas le saludan, y a lo largo del día siguen su camino, girando en la dirección que el sol les marca. ¡Qué agradecido le estoy al sol, y al viento, y al agua, y a la noche que me permite descansar, y a las estrellas que velan mi sueño...! Todo lo que soy se lo debo a estos amigos. He descubierto también que no vivo solo. Sin darme casi cuenta he sentido un frío corte y me he desplomado sobre el suelo. Algo me ha cortado y me ha transportado a otro lugar. Al principio estaba muy triste, porque sólo pensaba en mí, pero pronto descubrí que me encontraba rodeado por muchos amigos, más unido a ellos que nunca. Ya no sentía ningún dolor. Sólo sentí que dejaba de ser yo para formar parte de ellos. Y alguien me llamó “pan” No me importó lo que me estaba ocurriendo, porque yo solo no habría podido hacerlo. Creo que ha merecido la pena vivir para convertirme en algo que los demás necesitan. 190. EMPEZAR A SER CRISTIANO Somos cristianos por rutina, porque lo fueron nuestros padres; porque no nos hemos tomado la molestia de dejar de serlo. El cristianismo nos parece algo tradicional un elemento cultural que hay que conservar como una antigüedad, por eso nos molestan los cambios porque nos hacen pensar. A veces, no poseemos el Espíritu de Cristo, sino sólo las costumbres externas; y en nombre del cristianismo somos intolerantes e injustos... Jesucristo, nos gustaría ser cristianos de verdad; descubrirte por primera vez, después de tantos años que al parecer te seguimos. Sabemos que el Evangelio es exigente, pero nosotros lo hemos acomodado; hemos hecho con él un texto de conformismo y vulgaridad. Nos sirve para defender la propiedad y nuestros privilegios. Por eso, nos empieza a parecer incorrecto. Danos unos ojos nuevos para verte sin estigmatismos, tal como eres. Danos un corazón nuevo para amarte plenamente. Con tu inquietud, tu pobreza, tus ideas amenazantes. Danos el convencimiento de que no te conocemos mientras sea fácil seguirte. Envíanos tu Espíritu, para que nos de el sentido cristiano de tu mensaje;


que nos turbe la paz de tu rutina, con la embriaguéis de Pentecostés. Enséñanos a leer el Evangelio de un modo vital, que sea la norma de nuestra vida práctica y no sólo el arsenal de teoría. Otórganos, Señor, la sinceridad de descubrir la inconsecuencia de nuestro cristianismo: De predicar el amor y quedarnos dormidos. Si no queremos vivir como cristianos, que tengamos, al menos, la sinceridad de dejar de llevar tu nombre (Luis Espinel) 191. EL CORAZON DEL AGUA (MIZU NO KOCORO-JAPON) EL AGUA NO SE AGARRA SE LA TOMA EN LAS MANOS, JUNTANDO BIEN LOS DEDOS, SUAVEMENTE, CON CUIDADO. AL AGUA NO SE LE AGARRA, SE LA ENVUELVE, CON LAS DOS MANOS SUAVEMENTE, CON CUIDADO ASI AL CORAZON DEL AGUA; ASI AL CORAZON HUMANO.


192. ORACION DE UN JOVEN EN BUSQUEDA Señor Jesús, estaba esperando este momento desde hace mucho tiempo. Necesitaba un rato a solas para hablar contigo y, sobre todo, para escucharte. La verdad es que, si soy sincero, Tú no dejas de enviarme tus mensajes. Lo que pasa es que no siempre los quiero recibir. A veces los ahogo con música, con amigos, con ruido... Pero, no te lo puedo negar, siento un gran vacío, aunque a los demás les parezca lo contrario. En cambio, cuando luego viene tu invitación serena, se inunda el corazón de luz y de paz: «Sígueme». En cuanto en lo profundo de mi conciencia percibo esa invitación, mi corazón se estremece pues sé que entre cientos, entre miles de jóvenes has puesto tu mirada en mí. Pero, ¿por qué, Señor, por qué a mí? ¿Qué tengo yo de especial para que me llames a seguirte, a ser tu discípulo predilecto? Entonces me viene a la mente la escena del llamamiento de los primeros discípulos y me digo a mí mismo: «Bueno, ¿y qué tenían de especial Pedro, Santiago, Juan, Andrés...? ¿No eran hombres como los demás? ¿No tenían pecados como los demás? ¿No eran débiles, traidores y cobardes, como los demás?». Pero Tú los elegiste: «No son ustedes los que me han elegido. Soy yo quien los he elegido». Y me sobrecoge pensar que ellos, esos pobres pescadores del lago de Tiberiades, no dudaron en dejar sobre la playa, muertas para siempre, esas redes que representaban toda su vida. Y a mí me cuesta tanto dejar mi familia, las comodidades del hogar, el cariño de mi novia, las posibilidades de mi carrera, mis planes personales, mi libertad... Pero, por otro lado, también Tú me atraes y me atraes con una fuerza especial pues Tú eres mucho más que cualquier persona o cosa en este mundo. Me atrae tu personalidad, tu generosidad hasta el límite, tu ternura para con nosotros los hombres, la mansedumbre de tu corazón, la grandiosidad de tu Reino. Sé que a tu lado encontraré la auténtica felicidad, que Tú apagarás mi sed de eternidad, que contigo dejaría una huella indeleble a mi paso por este mundo, haciendo el bien en tu nombre. Pero, me da miedo. Me da miedo lanzarme a una aventura en la que me juego todo aunque también sé que lo puedo ganar todo. Dame generosidad, Señor, para lanzarme sin titubeos tras de Ti, para cortar las amarras que me atan a la orilla y me impiden echarme a la mar del mundo contigo como capitán de mi barco. Dame valentía, dame fuerza. Sé que no tendré visiones, ni apariciones, ni nada. Pero tu voz no dejará de oírse en el interior de mi persona con una claridad que no admite lugar a equívocos: «Sígueme», será tu invitación imperturbable. Te seguiré, Señor. Te seguiré, adondequiera que vayas y me lleves. Iré contigo llevando mi cruz y resucitando contigo para salvar al mundo. Sólo te pido tres cosas: dame fe y obediencia, dame generosidad y misericordia, dame valor y abandono; en una palabra, dame amor a ti y a mis hermanos que me necesitan. Amén. 193. ¿TU REALMENTE ME AMAS? Un día me levanté de mañana temprano para ver salir el sol. La belleza de la creación divina estaba más allá de cualquier descripción. En todo lo que veía alabé a Dios por su bello trabajo. Sentado allá, sentí la presencia de Dios conmigo. El me preguntó: ¿tú me amas? Yo respondí: pues claro, mi Dios, tú eres mi Señor y mi salvador. Entonces él me preguntó: ¿Si tuvieras una dificultad física así todavía me amarías? Yo quedé perplejo: empecé a ver mis brazos, mis piernas, todo el resto de mi cuerpo y me pregunté cuantas cosas yo no sería capaz de hacer, cuántas cosas yo daba por hechas. Y yo respondí: Sería difícil, Señor, pero todavía te amaría. Entonces el Señor me dijo: ¿Si tu fueras ciego todavía amarías mi creación? Cómo podría amar algo sin la posibilidad de verlo?, entonces yo pensé en todas las personas ciegas en el mundo y cuantos de ellos aún aman a Dios y a su creación. Entonces respondí: Es difícil pensar en esto, pero yo todavía te amaría.


El Señor entonces me preguntó: ¿Si fueras sordo todavía oirías mi Palabra? Cómo podría oír siendo sordo? Entonces entendí: oír la Palabra de Dios no es simplemente usando nuestros oídos, sino nuestros corazones. Yo respondí: sería difícil, pero yo todavía oiría tu Palabra. El Señor entonces preguntó: Si tu fueras mudo, todavía alabarías mi nombre?. Cómo podría alabar sin voz? Entonces e me ocurrió: Dios quiere que cantemos con toda nuestra alma y con todo nuestro corazón. No importa como salga; alabar a Dios no es siempre como una canción, pero cuando estamos sufriendo, nosotros alabamos a Dios con nuestras palabras de gratitud. Entonces respondí: De todos modos si yo no pudiera cantar físicamente yo todavía alabaría tu nombre. Y el Señor me preguntó: ¿tú realmente me amas? Con coraje y fuerte convicción yo con seguridad: ¡Sí, Señor, yo te amo, tú eres el único y verdadero Dios! Yo pensé que había respondido bien, pero entonces Dios me preguntó: "Entonces por qué pecas, por qué hieres, por qué te hieres, por qué te dejas dominar por el mal?". Yo respondí: porque soy apenas un humano, no soy perfecto. Continúa el Señor: "Entonces por qué en tiempos de paz tu pasas de largo, por qué solamente en tiempos de problemas tú oras con fervor". Sin respuestas...solamente lágrimas. El Señor continuó: "Por qué cantas solamente en las reuniones y en los retiros, por qué me buscas solamente en las horas de adoración? Por qué me preguntas cosas tan egoístas, tan interesadas? Por qué me haces preguntas tan sin fe?" Las lágrimas continuaron rodando en mi cara. ¿Por qué tú estás con vergüenza de mí? Por qué tú no estás ayudando en las cosas buenas, expandiendo el Evangelio? Por qué en tiempos de angustia, tú lloras en otros y te desahogas en otras cosas cuando yo ofrezco mi hombro para que tú llores en él. Por qué te excusas cuando te doy oportunidades de servir en mi nombre?. Tú estás agraciado con la vida. Yo no la hice para que jugaras con ella. Yo te bendije con tantos talentos para que me sirvan, pero tú sigues huyendo. Yo te revelé mi palabra, pero tú no la quieres conocer. Yo hablé contiguo pero tus oídos estaban cerrados. Yo mostré mis bendiciones, pero sus ojos se miraban para otra dirección. Yo les mandé siervos, pero ustedes se sentaban perezosamente; Yo escuché todas sus oraciones y respondí a todas ellas. Yo intenté responder, pero no había una respuesta tuya." ¿Tú realmente me amas? Yo no pude responder, cómo podría? Yo estaba exageradamente compungido, no tenía disculpas, qué podría decir? Cuando mi corazón lloró y brotaron las lágrimas yo dije: "Por favor, Señor, perdóname, yo no soy digno de ser tu hijo? El Señor me respondió: esta es mi gracia, tú eres mi hijo (a).El Señor continuo: porque tú eres mi creación, tú eres mi niño(a), yo nunca te abandonaré. Cuando tu llores, yo tendré compasión y lloraré contigo. Cuando estés alegre yo reiré contigo. Cuando estés desanimado yo te animaré. Cuando estés caído yo te levantaré. Cuando estés cansado yo te cargaré. Yo estaré contigo hasta el final de los tiempos y te amaré para siempre." Yo jamás había llorado como lloré. Cómo pude tener tanto frío?, cómo pude sentirme tan mal, Señor, cómo pude? Yo pregunté a Dios: ¿Cuánto me amas? Entonces el Señor extendió sus brazos y yo vi sus manos con grandes agujeros sangrientos. Después me incliné a los pies de JESUCRISTO, mi salvador y por primera vez oré de verdad, experimenté el amor verdadero, me sentí en paz...


194. NO TENGAS MIEDO No tengas miedo a estar solo, De mirarte interiormente Y encontrarte en tu silencio. Ten miedo, eso sí, de ser un solitario, Aislado de tus hermanos, desconfiado, Sin amigos y sin comunicación. Nunca temas decir la verdad, Expresar con claridad lo que sientes, Y afirmar aquello que has visto o has oído Teme, más bien, engañarte a ti mismo, Auto convencerte de la mentira O colocar máscaras sobre tu rostro. No temas hablar con dificultad, Teme herir por tu silencio o por tu orgullo. Coloca todas tus cualidades en expansión y en despliegue. Sé tu mismo en donde estés, aceptando a los otros como son. Vive con intensidad y dinamismo ¡Rompe tus paredes y levántate! Y la vida será para ti un canto Y cada día será una fiesta. 195. EL CORAZON DE LA CEBOLLA "Había una vez un huerto lleno de hortalizas, árboles frutales y toda clase de plantas. Como todos los huertos, tenía frescura y agrado. Por eso daba gusto sentarse a la sombra de cualquier árbol a contemplar todo aquel verdor y escuchar el canto de los pájaros. Pero de pronto, un buen día, empezaron a nacer unas cebollas especiales. Cada una tenía un color diferente: rojo, amarillo, naranja, morado, verde... El caso es que los colores eran como los del arco iris, deslumbradores, centelleantes, como el color de una mirada o el color de una sonrisa o el color de un bonito recuerdo. Después de grandes investigaciones sobre la causa de aquellos misteriosos resplandores, resultó que cada cebolla tenía dentro, en el mismo corazón (porque las cebollas tienen su propio corazón), una piedra preciosa. Esta tenía un topacio, la otra un aguamarina, aquélla un rubí, la de más allá una esmeralda... ¡Era una verdadera maravilla! Pero por alguna incomprensible razón se empezó a decir que aquello era peligroso, intolerable, inadecuado, arriesgado y hasta vergonzoso... Total, que las bellísimas cebollas tuvieron que empezar a esconder su piedra preciosa e íntima con capas y más capas, cada vez más oscuras y feas; para disimular como eran por dentro. Hasta que empezaron a convertirse en una cebollas de lo más común y corrientes, de lo más vulgar. Paso entonces por allí un sabio, que gustaba sentarse a la sombra del huerto y que sabía tanto que entendía el lenguaje de las cebollas, y empezó a preguntarles una por una: ¿Por qué no eres como eres por dentro? Y ellas le iban respondiendo: Me obligaron a ser así... Me pusieron capas... incluso yo me puse alguna para que no me dijeran... Me daba pena ser diferente a las demás...


Algunas cebollas tenían hasta diez capas, y ya ni se acordaban de por qué se pusieron las primeras capas. Y al final el sabio se echó a llorar. Y cuando la gente lo vio llorando, penso que llorar ante las cebollas era propio de personas inteligentes, Por eso todo el mundo sigue llorando cuando una cebolla nos abre su corazón. Y así hasta el fin del mundo". 196. PARA SER SABIO NUNCA DIGAS TODO LO QUE SABES NUNCA HAGAS TODO LO QUE PUEDES NUNCA CREAS TODO LO QUE OIGAS NUNCA GASTES TODO LO QUE TIENES PORQUE EL QUE EL QUE EL QUE EL QUE

DICE TODO LO QUE SABE HACE TODO LO QUE PUEDE CREE TODO LO QUE OYE GASTA TODO LO QUE TIENE

MUCHAS VECES DICE LO QUE NO CONVIENE HACE LO QUE NO DEBE JUZGA LO QUE NO VE GASTA LO QUE NO PUEDE ( PROVERBIO ARABE) 197. PROCLAMACION DE MI MISMO Soy dueño único de una vida. He sido dotado con todas las capacidades que se necesitan para conducirla con propiedad. ¡Cuántas cosas magníficas figuran en mi inventario!: Un cuerpo con características y funciones armoniosas sentidos, mediante los cuales me relaciono con el mundo; músculos y redes nerviosas que me permiten el movimiento voluntario; ideas y pensamientos que puedo construir, perfeccionar y desechar; sentimientos que hacen excitante mi vida; gracias a mi inteligencia soy capaz de rectificar las ideas y enderezar los pasos que me impiden ser mejor de lo que soy. En mí está la capacidad de hallar satisfacción y gozo en cada actividad que emprendo. Vivo creadoramente, porque en toda obra mía dejo un sello personal; me regocijo con ella, porque es fruto de mi trabajo y de mi ingenio. Mañana será otro día para ser más feliz que hoy. Persigo objetivos sólidos y realistas, pero no malgasto el presente pensando en aquello que vendrá después. Sé que hay muchos caminos para realizar mis aspiraciones. Pese a mis carencias, defectos, errores y estigmas del pasado, si me esfuerzo, perseverante, puedo alcanzar las metas que me he propuesto. Soy un valor que se eleva por encima de los juicios y de las circunstancias. Ni la adversidad ni la fortuna son termómetros para tasar mi mérito. Sé que la tarea de crecer no tiene límites.


Vive en mi mente la persona ideal que deseo llegar a ser; no coloco en su lugar a nadie distinto de mí. Quien me ame, me amará por lo que soy. Me estimo tanto como para pensar que quien me ame debe merecerme. Mi amistad es un privilegio, toda vez que aquel que se relaciona conmigo no lo hace en balde. No doy; ofrezco generosoamente cuanto poseo. Ante la crítica amarga, me pongo de mi parte; no cedo lugar a la desazón que provoca. De mí tengo el más elevado concepto. Sin petulancia puedo decir, como algún otro, “Estoy encantado de haberme conocido”. 198. ERES VALIOSO Cuando acierta y aunque se equivoque. Cuando los demás lo apoyan y aunque tenga que luchar solo. Cuando tiene dinero y aunque viva modestamente. Cuando se destaca y aunque pase inadvertido. Cuando lo elogian y aunque lo critiquen. Cuando se siente dichoso y aunque esté triste. Cuando lo amen y aunque lo lastimen. Cuando le dicen que vale y aunque nadie se lo diga. 199. ¿QUIEN VIVIRA POR MI? ¿Quién querrá hacerse cargo de construir mi ser y de trazar mi rumbo? ¿Quien, que desde hoy corrija mis errores y lamente mis fracasos; que escuche mis quejas y diga: “¡pobre!, ¡con razón sufres! Que no se canse con mi pobreza, con mi frágil salud, mis pensamientos tristes y mis lágrimas por el pasado? ¿Quién me librará de las jornadas duras y allanará todos los caminos por donde pase? ¿Quién que se levante cuando yo tropiezo y que eche leña a la esperanza? ¿Quien hay dispuesto a conseguir el triunfo y a colocarlo en mis manos, que mire cómo brilla el sol y lo descubra ante mis ojos? ¿Quién, que asegure que soy bueno y le diga al mundo que mi fatiga es justa? ¿Quién me acogerá como a un hijo desvalido? ¿Quién, que sea fuerte y luchador hará en mi lugar lo que es preciso para hacerme feliz? Si yo pudiera, pero... Quizá cuando despierte...” 200. HISTORIA DE UNA SEMILLA Soy una semilla. Me siento como la partícula más pequeña de la creación, pero me encuentro segura,


rodeada de una capa profunda de tierra que no deja pasar ni la luz, ni el frío, ni el calor, aunque algunas veces escucho cómo cae agua sobre la capa que me cubre y siento que el medio en el que vivo se humedece. Un día siento un impulso enexplicable de crecer, de desarrollarme, de dejar de ser tan pequeño e insignificante y para conocer el mundo que me rodea. Y noto cómo del centro de mi cuerpo va surgiendo un pequeño brote que empuja hacia arriba. Al principio me cuesta abrirme camino entre la tierra que me rodea, pero pronto consigo superar esa barrera y voy dejando de ser semilla para convertirme en un tallo cada vez más fuerte y robusto. Siento que soy totalmente diferente de lo que era antes. Sobre mi cuerpo noto el calor de los rayos del sol, percibo el frío de la noche, siento rodar las gotas de la lluvia, que me empapan y dan vida. Pero lo que más me gusta es dejarme mecer por la melodía del viento y bailar según el ritmo que marca en cada momento. Hoy he tenido una nueva experiencia: por un extremo de mi frágil cuepo he sentido que surgía el inicio de una nueva vida. Al principio era un brote tímido y asustado, pero, con el tiempo, ha ido creciendo sin problemas y se ha convertido en una débil rama, de la que han surgido otros brotes. Lo mismo me ha ocurrido por el otro lado. Noto que el son se ha convertido en mi amigo, porque todos los días viene a despertarme y mis ramitas agradecidas le saludan, y a lo largo del día siguen su camino, girando en la dirección que el sol les marca. ¡Qué agradecido le estoy al sol, y al viento, y al agua, y a la noche que me permite descansar, y a las estrellas que velan mi sueño...! Todo lo que soy se lo debo a estos amigos. He descubierto también que no vivo solo. Sin darme casi cuenta he sentido un frío corte y me he desplomado sobre el suelo. Algo me ha cortado y me ha transportado a otro lugar. Al principio estaba muy triste, porque sólo pensaba en mí, pero pronto descubrí que me encontraba rodeado por muchos amigos, más unido a ellos que nunca. Ya no sentía ningún dolor. Sólo sentí que dejaba de ser yo para formar parte de ellos. Y alguien me llamó “pan” No me importó lo que me estaba ocurriendo, porque yo solo no habría podidlo hacerlo. Creo que ha merecido la pena vivir para convertirme en algo que los demás necesitan. 201 EL CORAZON DEL AGUA (MIZU NO KOCORO-JAPON) EL AGUA NO SE AGARRA SE LA TOMA EN LAS MANOS, JUNTANDO BIEN LOS DEDOS, SUAVEMENTE, CON CUIDADO. AL AGUA NO SE LE AGARRA, SE LA ENVUELVE, CON LAS DOS MANOS SUAVEMENTE, CON CUIDADO ASI AL CORAZON DEL AGUA; ASI AL CORAZON HUMANO. 202. SEÑOR, AYÚDAME Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes. Y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.


Si me Si me Si me Si me

das fortuna, no me quites la felicidad. das fuerza, no me quites la razón. das éxito, no me quites la humildad. das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame siempre a ver el otro lado de la medalla. No me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar como yo. Enséñame a querer a la gente como a mí mismo Y a juzgarme como a los demás. No me dejes caer en el orgullo si triunfo. Ni en la desesperación si fracaso. Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo. Enséñame que perdonar es lo más grande del fuerte. Y que la venganza es la señal primitiva del débil. Si me quitas la fortuna, déjame la esperanza. Si me quitas el Éxito, déjame la fuerza para triunfar del fracaso. Si yo faltara a la gente, dame valor para disculparme. Si la gente faltara conmigo, dame valor para perdonar. Señor, si yo me olvido de Ti, no te olvides de mí. 203. AYÚDAME SEÑOR Creo en Ti, Señor... pero ayúdame a creer con firmeza. Espero en ti... pero ayúdame a esperar sin desconfianza. Te amo Señor... pero ayúdame a no volver a ofenderte. Te adoro Señor, por que eres mi creador y te anhelo porque eres mi fin. Te alabo por que no te cansas de hacerme el bien, y me refugio en Ti porque eres mi protector. Que Tu sabiduría Señor, me dirija, y Tu justicia me reprima. Que Tu misericordia me consuele y Tu poder me defienda. Te ofrezco, Señor, mis pensamientos, te ofrezco mis palabras, ayúdame a hablar de ti. Te ofrezco mis obras, ayúdame a cumplir tu voluntad. Te ofrezco mis penas, ayúdame a sufrir por Ti. Todo aquello que quieras Tú, Señor, lo que quiero yo, precisamente porque lo quieres Tú, como Tú lo quieras y durante todo el tiempo que lo quieras. Te pido Señor que ilumines mi entendimiento, que fortalezcas mi voluntad, que purifiques mi corazón y


santifiques mi espíritu. Señor, hazme llorar mis pecados, rechazar las tentaciones, vencer mis inclinaciones al mal y cultivar las virtudes. Dame Tu gracia, Señor, para amarte y olvidarme de mí, para buscar el bien de mi prójimo sin tenerle miedo al mundo. Dame la gracia para ser obediente con mis superiores, comprensivo con mis inferiores, solícito con mis amigos y generoso con mi enemigo. Ayúdame, Señor, a superar con austeridad al placer, con generosidad la avaricia, con amabilidad la ira y con fervor la tibieza. Que sepa yo tener prudencia, Señor, al aconsejar; valor en los peligros, paciencia en las dificultades, sencillez en los éxitos. Concédeme, Señor, atención al orar, sobriedad al comer, responsabilidad en mi trabajo y firmeza en mis propósitos. Ayúdame a conservar la pureza del alma, a ser modesto en mis actitudes, ejemplar en mi trato con el prójimo y verdaderamente cristiano en mi conducta. Concédeme tu ayuda para dominar mis instintos, para fomentar en mí Tu gracia, para cumplir Tus mandamientos y obtener mi salvación. Enséñame, Señor, a comprender la pequeñez de lo terreno, la grandeza de lo divino, la brevedad de esta vida y la eternidad de la futura. Concédeme, Señor, una buena preparación para la muerte y un santo temor al juicio, para librarme del infierno y obtener Tu gloria. Por Cristo Nuestro Señor. AMEN. 204. ¿QUÉ PASARÍA SI...? ¿Qué pasaría si...? ...Dios no se tomara el tiempo para bendecirnos hoy, porque ayer no nos tomamos el tiempo para agradecerle? ¿Qué pasaría si...? ...Dios decidiera ya no guiarnos más mañana, porque no lo seguimos hoy? ¿Qué pasaría si...? ...Dios no caminara con nosotros hoy,


porque ayer fallamos al no reconocerlo? ¿Qué pasaría si...? ...Nunca viéramos otro botón de flor, porque nos enojamos cuando Dios mandó la lluvia? ¿Qué pasaría si...? ...Dios dejara de amarnos y cuidarnos porque no amamos ni cuidamos a los demás? ¿Qué pasaría si...? ...Dios nos quitara la Biblia mañana porque no la leímos hoy? ¿Qué pasaría si...? ...Dios nos quitara su mensaje porque fallamos al escuchar a su mensajero? ¿Qué pasaría si...? ...Dios no hubiera enviado a su hijo único porque quería que nosotros estuviéramos preparados para pagar el precio del pecado? ¿Qué pasaría si...? ...la puerta de la iglesia fuera cerrada porque no abrimos la puerta de nuestro corazón? ¿Qué pasaría si...? ...Dios no nos escuchara hoy porque no quisimos escucharle ayer? ¿Qué pasaría si...? ...Dios contestara nuestras oraciones de la forma en que nosotros contestamos a su llamado de servicio? ¿Qué pasaría si...? ...conociera nuestras necesidades de la misma forma que le entregamos nuestras vidas? ¿Sería un mundo muy diferente verdad? Por suerte eso no ha pasado...¿pero y si pasara? Mejor estemos listos para que esas cosas no nos afectaran si pasaran. 205. CRISTO CUENTA CONTIGO, Y YO CON SU GRACIA! Oración Cristo no tiene manos, tiene sólo nuestras manos para construir un mundo nuevo donde habite la justicia. Cristo no tiene pies, tiene sólo nuestros pies para poner en marcha a los oprimidos por el camino de la libertad. Cristo no tiene labios, tiene sólo nuestros labios


para proclamar a los pobres la Buena Noticia de su dignidad. Cristo no tiene medios, tiene sólo nuestra acción para lograr que todos los hombres sean hermanos. Cristo, somos tu pueblo unido, contigo queremos ofrecernos a Dios nuestro Padre para cumplir siempre su voluntad. Ayúdanos a ser servidores de tu Amor, constructores de la Justicia y obreros de la Paz. Amén. 206. CYBERACERCAMIENTO A DIOS En esta época de tecnología, esta es una forma en la que todos entenderemos los términos en los que se habla. Espero les guste. :o) y que interpreten los mensajes directos que cada una de las expresiones. :o) Haga un DOBLE CLICK en este nuevo año. ARRASTRA a Jesús para tu DIRECTORIO PRINCIPAL. Guárdalo en todos tus ARCHIVOS PERSONALES. SELECCIÓNALO como tu DOCUMENTO MAESTRO. Que EL sea tu MODELO para FORMATEAR tu vida. JUSTIFÍCALO y ALINÉALO a la derecha y a la izquierda, sin INTERRUPCIONES en tu caminata. Que JESÚS no sea solamente un ICONO, un ACCESORIO, una HERRAMIENTA, un PIE DE PAGINA, pero si el ENCABEZADO, la LETRA CAPITAL, la BARRA DE ARRASTRE de tu caminar. Que EL sea la FUENTE de gracia para tu AREA DE TRABAJO, la BROCHA DE PINTURA para COLOREAR tu sonrisa, la CONFIGURACION de tu vida. Que sea la NUEVA VENTANA para VISUALIZAR el TAMAÑO de su amor, el PANEL DE CONTROL para impedir tus RETROCESOS, compartir tus RECURSOS y ACCESAR el corazón de tus amistades. COPIA todo lo que es bueno, BORRA tus errores. No dejes al MARGEN a nadie, abre los BORDES de tu corazón, saca de el, los VIRUS del egoísmo. Antes de CERRAR, pon a JESÚS en tus FAVORITOS y tu vida Serra el ATAJO para la felicidad. Ahora, CLICK OK para ACTUALIZAR tus CONTENIDOS.


207. EL PERDON ¿Cuántas veces debo perdonar? ... Esta fue una de tantas preguntas que los apóstoles le hicieron a Jesús. A ellos les interesaba conocer sobre: Como orar, sobre quien se sentaría a su derecha en el reino, pero también les interesaba saber sobre una de las cosas más difíciles de lograr para el ser humano, difícil incluso para los cristianos. A esta pregunta Jesús respondió: “Hasta 70 veces 7”. Que en otras palabras significa "siempre". No cabe duda que es difícil perdonar una vez, no se diga dos veces, pero Jesucristo nos deja en su enseñanza que no una, ni dos, ni siquiera siete veces debemos perdonar, debemos hacerlo siempre. Y no 70 veces siete en toda nuestra vida a todas las personas sino 70 veces 7 a cada persona. (Quien quiera seguirme, que tome su cruz y que me siga). No podemos evitar los conflictos, nunca se ha podido, hay guerra entre los países, conflictos en las ciudades y dificultades en las familias. Dios sabe entonces que tendremos desavenencias con los que nos rodean y que por nuestra debilidad y pequeñez nos será difícil perdonarnos por eso es que nos brinda en su Palabra la oportunidad de ir avanzando en el camino del perdón. Vamos a seguir algunos pasos que nos ayudarán a ir conociendo lo que realmente es perdonar, además de ir creciendo como cristianos para prepararnos para perdonar así, como Jesús respondió a sus discípulos, a perdonar siempre. Los pasos del perdón 1er paso: Delimitar la zona del conflicto. Identificar con quien es el problema. El primer paso y que ayuda al inicio de la solución del problema y que evita que se haga más grande es: Identificar con quien es el problema. Éxodo 23;4-5 "Cuando encuentres perdido el buey o el burro de tu enemigo, se lo llevarás. Si ves caído con la carga el burro del que te quiere mal, no pases de largo, sino ayúdalo a levantarse". En este texto bíblico, el Señor nos quiere enseñar que si tenemos alguna dificultad, esta tiene que ver con una persona y no con los que lo rodean, que si tenemos un problema con nuestro hermano mayor (por ejemplo) no tenemos que estar haciéndoles la vida de cuadritos también a nuestros padres y al resto de nuestros hermanos. Y más aún si nuestro problema (siguiendo el ejemplo) es en nuestra casa, entonces no tienen que sufrir las consecuencias de nuestro mal humos también en nuestro trabajo o escuela. - No podemos evitar los conflictos, nunca se ha podido, pero debemos delimitarlo, definir con quien es nuestro problema y no llevarlo más allá. - Hasta aquí, aún no hemos perdonado a nadie, el texto bíblico no nos dice que perdonemos a nuestro enemigo, sino que no se dañe a nadie más y con esto


llevamos ya un gran avance. 2do. paso: Hacer una ofensa igual. Una vez que todos los inocentes quedan fuera del problema, es momento de enfocarnos en quien nos hizo daño. Hemos recibido una ofensa, que es el motivo de nuestro rencor, pues La Biblia nos concede el derecho de hacer un daño igual. Levítico 24;17-22 ...El que cause alguna lesión a su prójimo, como él hizo, así se le hará: fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente; se le hará la misma lesión que él ha causado al otro... Este texto nos habla de justicia, justicia muy primitiva si queremos verlo así, pero actualmente ni siquiera esto sabemos hacer. Cuando alguien nos hace un daño, ni siquiera esta ley conocida como del Talión, sabemos ejercer correctamente. Siempre superamos el daño, si alguien no nos dirige el saludo una mañana, nosotros le dejamos de hablar para siempre; si alguien nos falla una vez, entonces nosotros le fallamos diez. En este segundo paso la Biblia nos concede el derecho de desquitarnos, con una ofensa igual, hasta aquí no se habla aún de perdonar; hasta aquí se nos indica que no debemos ir más allá de la ofensa recibida. Para estas alturas seguramente más de un lector se encontrará inquieto por lo expresado en el punto anterior, pero recordemos que estos son pasos hacia el perdón, y que para algunos caminar lentamente es la única manera de llegar a la meta, que finalmente será: preparar nuestro corazón para perdonar. Sabemos que La Biblia es palabra de Dios, y que todo lo que está en ella no tiene error, por tanto lo leído en el punto anterior es totalmente válido, pero, también sabemos que los católicos no somos cristianos de un solo versículo, que la Verdad de la Palabra de Dios se encuentra en toda la Biblia, por tanto sigamos descubriendo la verdad sobre el Perdón. 3er. paso: No desquitarse. Hasta aquí hemos aprendido que en primer lugar, para evitar que el problema se haga más grande debemos dejar fuera del conflicto a todos los inocentes. En segundo lugar, sabemos que podemos hacer un daño igual al que recibimos pero no mayor. En este tercer paso Dios nos invita a trascender, a crecer como verdaderos cristianos; puedes vengarte, pero Yo te apreciaré y bendeciré más si no lo haces. Levítico 19;18 No seas vengativo ni rencoroso... En pocas palabras se resumiría hasta aquí: Siente el consuelo (humano) de que puedes desquitarte, pero si realmente te dices seguidor de Cristo, entonces no lo hagas. Aún como se observa no se habla de perdón, sólo estamos hablando de no desquitarse, aunque muchos de nosotros, erróneamente, cuando llegamos a este punto decimos que estamos perdonando, cuando estamos a mitad del camino. Y es por eso que el problema persiste por años y que en la primera oportunidad


el conflicto se reanuda, porque aún la ofensa no se ha perdonado, tan sólo se ha hecho un esfuerzo por olvidarla. Hasta aquí el Antiguo Testamento. - Si logras llegar hasta aquí serías un perfecto Israelita. - Pero la Ley del Antiguo Testamento, no contenía la perfección de las enseñanzas de Jesús. Saltemos a lo perfecto, a lo nuestro. Nosotros ya conocemos a Jesucristo. 4to paso: Poner la otra mejilla. Tal como veíamos en las películas antiguas cuando el protagonista era un sacerdote pensamos que la invitación de Jesús a ofrecer nuestras dos mejillas para que sean golpeados se refiere meramente al aspecto físico. Esta enseñanza va mucho más allá e incluso nos invita a un esfuerzo todavía mayor, por tanto más santificante. Mateo 5;38-42 Ustedes saben que se dijo: "Ojo por ojo y diente por diente." En cambio, yo les digo: No resistan a los malvados. Preséntale la mejilla izquierda al que te abofetea la derecha... Pensamos que dejar que nos golpeen ambas mejillas resulta difícil, ya no sólo de aceptar sino también de permitir, pero este paso tiene mayor trascendencia, se trata sí, de poner nuestra cara, pero poner nuestra otra mejilla, significa responder con lo contrario al daño o agresión que recibimos. - Tú eres ofensa, yo pongo la otra cara. Tú eres negro, yo soy blanco. Tu vienes a mí lleno de ira, mi respuesta es la calma. Tu vienes a mí con gritos, estos se estrellarán con mi serenidad. Tu me haces el mal, yo te responderé con un bien. Esto realmente es para cristianos, para lograr esto necesitamos realmente hacernos violencia en nuestro corazón, no desquitarse es una cosa, pero devolver el mal recibido con un bien, esto si requiere de una voluntad férrea. Llegar a este punto del perdón interior hace que la posibilidad de poner nuestra otra mejilla físicamente para que sea golpeada, resulte un juego de niños. 5to. paso: Restituir a la persona en su lugar. Este punto es el máximo del perdón, que las relaciones vuelvan a ser como antes de la ofensa, siempre y cuando sea posible. (Ejemplo: físicamente no podrá darse si la parte ofensora a fallecido) A la pregunta inicial: ¿Cuántas veces debemos perdonar? Jesús responde con hechos. Jesús ama y confía en Pedro. Mateo 16;18-19 Tú eres pedro y sobre esta piedra...


Vas a tener las llaves del reino, Serás la piedra de mi

iglesia

Sin embargo Pedro niega a Jesús. Lucas 22 Pedro niega a Jesús 3 veces. Aún así, Jesús perdona a Pedro y le confirma las promesas que le había hecho. Juan 21;15-17 Pedro ¿Me amas...? "Sí, Señor, tú sabes que te quiero." Entonces Jesús le dijo: "Apacienta mis ovejas". Esto es realmente perdonar. Jesús no le dijo a Pedro: Te perdono, pero... - No te saco de los doce pero te pongo al último, ya no será es primero. - Recuerdas que serías la piedra sobre la que edificaría mi Iglesia, pues ya no será así. - Te acuerdas de las llaves del reino, pues no te las voy a dar. Jesús confirmó tres veces el cariño de Pedro y lo restituyó en su lugar y le confirmo las promesas, Jesús se olvidó de todo y lo perdonó. Concluimos el Tema con una anécdota que nos ilustrará: Cierto hombre caído en desgracia se encontraba sentado a la orilla de aquel camino pidiendo limosna a quien pasaba por ahí. Pasó entonces un hombre rico y el pobre le solicito una ayuda, pero el rico en vez de eso sólo respondió con burlas y azotando a su caballo dejó lleno de polvo a aquel hombre. Este se levantó tomó una roca de buen tamaño y se alistó para arrojarla sobre el hombre que se había mofado de él, pero, al levantarse se dio cuenta que este ya se encontraba demasiado lejos y que no lograría descargar su furia. Pero no logró serenarse y decidió guardar en su gastado morral aquella piedra en espera de la oportunidad para desquitarse. Y pasaron varios años y cierto día aquel pobre hombre pudo ver como la policía llevaba casi a rastras a un hombre, y pudo observar que era aquel que tiempo atrás le había causado tan enorme disgustó. Aquel hombre rico ahora había caído en desgracia y lo llevaban para ponerlo preso. Nuestro hombre presuroso buscó en su raído morral aquella roca que había cargado ahí precisamente para esa ocasión, la encontró sin dificultad debido a su gran tamaño y empuñándola con fuerza la levantó para arrojarla sobre quien lo había ofendido. Levantó su mano, esperó el momento en que aquella comitiva estuviera cerca de él, pero aquel tumulto pasó y este hombre no arrojó su piedra. Cuando todos pasaron, nuestro hombre bajo su brazo y dejando caer aquella pesada piedra dijo: "No, para que". Aquel hombre había cargado su rencor por años, para darse cuenta finalmente


que todo aquel tiempo había sufrido cargando un peso inútil. Basado en el Tema: "Los pasos del Perdón" Por: Salvador Gómez. 208. EN VIDA Si quieres hacer feliz a alguien que quieres mucho... DICELO HOY se muy bueno. EN VIDA HERMANO, EN VIDA. ¿Si deseas dar una flor? No esperes a que se mueran, mándalas HOY con amor. EN VIDA HERMANO, EN VIDA. ¿Si deseas decir te quiero a la gente de tu casa, al amigo cerca o lejos? EN VIDA HERMANO, EN VIDA. No esperes a que se muera la gente para quererla y hacerle saber tu afecto. EN VIDA HERMANO, EN VIDA. Tu serás muy feliz si aprendes a hacer felices, a todos los que conozcas. EN VIDA HERMANO, EN VIDA. No esperes a visitar panteones para llenar tumbas de flores, llena de Amor los corazones...EN VIDA HERMANO, EN VIDA. ===================== El pasado no es más que recuerdo de lo que no podemos cambiar, el futuro no es más que aquello con lo cuál no podemos contar. El tiempo para hacer las cosas es hoy, no esperemos a mañana para hacer el bien, o decir lo que sentimos. Dios no nos permite ver el futuro pues quiere que vivamos el presente, bastante tenemos ya con los problemas de cada día para que nos enfermáramos por los de mañana. El día para buscar a Dios, el día para servirle, el día para hablarle...ES HOY. 209. ESCUCHA DIOS ! Yo nunca hablé contigo. Hoy quiero saludarte: ¿ Cómo estás ? ¿ Tú sabes ? Me decían que no existes, y yo, tonto creí que era verdad. Anoche vi tu cielo. Me encontraba oculto en un hoyo de granada... ! Quién iría a creer que para verte, bastaba con tenderse uno de espaldas !. No sé si aún querrás darme tu mano; al menos, creo que me entiendes. Es raro que no te haya encontrado antes,


sino en un infierno como éste. Pues bien...ya todo te lo he dicho. Aunque la ofensiva pronto nos espera, Dios, no tengo miedo desde que descubrí que estabas cerca. ¡ La señal !... Tal vez llame a tu cielo. Comprendo que no he sido amigo tuyo, pero... ¿ Me esperarás si hasta Ti llego ? ¡ cómo ! ... ¡ Mira Dios ! ... ¡ Estoy llorando ! ... ¡ Tarde te descubrí ! ... ¡ Cuánto lo siento ! ... Dispensa ... Debo irme ... ¡ Buena Suerte ! ¡ Qué raro, sin temor voy a la muerte ! .... Carta escrita por un soldado que murió en la guerra Muchas veces somos tercos y esperamos 'otro momento' u 'otro día' para buscar a Dios y hablar con El. Las excusas son muchas pero ninguna aceptable. A Dios le puedes buscar en todo momento y lugar, en silencio o en voz alta, cuando estás solo u acompañado, con frío o calor, cuando estás triste o feliz, en la oscuridad o en la luz. ¿Y aún así pones de excusa que NO ENCUENTRAS EL TIEMPO PARA DIOS? El soldado de la historia tuvo una última oportunidad de hablar con El y ponerse 'en orden'. El problema con nosotros es que si no estamos en una guerra es muy posible que pongamos de las mismas excusas tontas que fueron mencionadas. No esperes más! Busca a Dios y de corazón.... 210. DIALOGO CON JESUCRISTO Cuando te levantabas esta mañana, te observaba y esperaba que me hablaras, aunque fuera unas cuantas palabras, preguntando mi opinión o agradeciéndome, por algo bueno que te haya sucedido ayer. Pero noté que estabas muy ocupado buscando la ropa adecuada para ponerte e ir al trabajo. Seguí esperando de nuevo, mientras corrías por la casa arreglándote. Supe que había unos cuantos minutos para que te detuvieras y me dijeras !Hola!, pero estabas demasiado ocupado. Te observé mientras ibas rumbo al trabajo y esperé pacientemente todo el día. Con todas tus actividades supongo que estabas demasiado ocupado para decirme algo. Pero esta bien, al fin queda mucho tiempo. Después encendiste el televisor, esperé pacientemente, mientras veías el televisor, cenabas, pero nuevamente te olvidaste de hablar conmigo, y nada. A la hora de dormir, creo que ya estabas muy cansado.


Después de decirle buenas noches a tu familia, caíste en tu cama y casi de inmediato te dormiste. No hay problema, porque quizás no te das cuenta de que siempre estoy ahí para ti. Tengo mas paciencia de la que te imaginas! También quisiera enseñarte cómo tener paciencia para con otros. Te amo tanto que espero todos los demás por una oración, un pensamiento, o un poco de gratitud de tu corazón. Bueno, te estas levantando de nuevo, y otra vez a esperar sin nada mas que mi amor por ti, esperando que el día de hoy me dediques un poco de tu tiempo. !!! Que tengas un buen día !!!! Tu amigo: Dios 211. LA QUEJA DE JESÚS Me llamas Maestro... y no me preguntas. Me llamas Luz... y no me ves. Me llamas Verdad... y no me crees. Me llamas Camino... y no me sigues. Dices que soy Divino... y no me amas. Dices que soy Generoso... y no me pides. Dices que soy Misericordioso... y no confías en mí. Dices que soy Noble... y no me sirves. Dices que soy Omnipotente... y no me honras. Dices que soy Justo... y no me temes. Señor, hoy te pido por todos mis amigos... Tu sabes cuáles, cuántos y cómo son. Algunos más antiguos y otros más recientes. Algunos alegres y expresivos... otros tímidos y callados; Otros sinceros y bulliciosos... en fin, todos diferentes, todos especiales y muy valiosos. Te pido que tengan una buena comunicación contigo... aunque a veces entre nosotros no nos comuniquemos tanto. Que con sus padres y hermanos y en general su familia, compartan mucho... Aunque a veces sin quererlo, nuestro compartir como amigos no sea tan frecuente. Que cuando brinden su cariño a otros, lo hagan con dedicación y lealtad, y obren siempre con sinceridad... Aunque a veces la gente que encuentren en su diario vivir no les responda así. Pero lo que más te pido, Señor, es que el día en que nos llames y nos encontremos todos ahí contigo, sigamos contando los unos con los otros y podamos decir que... ¡¡ SEGUIMOS SIENDO BUENOS AMIGOS !!


212. LO DEMÁS, LO HARÁ DIOS Autor: Anónimo Tu no fuerzas una flor a que abra, la flor la abre Dios, tu la plantas, la riegas, la resguardas, lo demás lo hace Dios. Tu no obligas a un amigo a que te ame, el amor lo da Dios, tu le sirves, le ayudas, en ti la amistad arde, lo demás lo hace Dios. Tu no obligas a un alma a que crea, la fe la da Dios, tu obras, trabajas, confías y esperas, lo demás lo hace Dios. Así que no trates de adelantarte a su plan de amor, Trabaja, Ayuda, Vive para Amarle, lo demás lo hará Dios. 213. NADIE.... Nadie alcanza la meta con un solo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un solo vuelo. Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces...nadie recoge cosechas sin probar muchos sabores, enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra. Nadie mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones, ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad, ni llega al puerto sin remar muchas veces. Nadie siente el amor sin probar sus lagrimas, ni recoge rosas sin sentir sus espinas. Nadie hace obras sin martillar sobre su edificio, ni cultiva amistad sin renunciar a sí mismo.. Ni se hace hombre sin sentir a Dios!!! Nadie llega a la otra orilla sin haber ido haciendo puentes para pasar. Nadie deja el alma lustrosa sin el pulimento diario de Dios. Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad.


Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces que perseguía un imposible. Nadie conoce la oportunidad hasta que esta pasa por su lado y la deja ir. Nadie encuentra el pozo de DIOS hasta caminar por la sed del desierto. Pero nadie deja de llegar, cuando se tiene la claridad de un don, el crecimiento de su voluntad, la abundancia de la vida, el poder para realizarse y el impulso de DIOS. Nadie deja de arder con fuego dentro nadie deja de llegar cuando de verdad se lo propone. Si sacas todo lo que tienes y estas con DIOS...Vas a llegar!!! 214. QUE BELLO ES VIVIR Estoy cansado de trabajar y de ver a la misma gente, camino a mi trabajo todos los días. Llego a la casa y mi esposa sirvió lo mismo de la comida para cenar. Voy a entrar al baño y mi hija de apenas año y medio no me deja porque quiere jugar conmigo, no entiende que estoy cansado. Mi Padre también me molesta algunas veces y entre clientes, esposa, hija, padre, me vuelven loco, quiero paz. Lo único bueno es el sueño, al cerrar mis ojos siento un gran alivio de olvidarme de todo y de todos. - Hola, vengo por ti. - ¿Quién eres tu? ¿Cómo entraste? - Me manda Dios por ti. Dice que escuchó tus quejas y tienes razón, es hora de descansar. - Eso no es posible, para eso tendría que estar... - Así es, si lo estas, ya no te preocuparás por ver a las mismas gentes, ni de aguantar a tu esposa con su guisos, ni a tu pequeña hija que te moleste, ni escucharas los consejos de tu padre. - Pero...que va a pasar con todo ?? con mi trabajo ?? - No te preocupes, en tu empresa ya contrataron a otra persona para ocupar tu puesto y por cierto, esta muy feliz por que no tenia trabajo. - Y mi esposa y mi bebé ?? - A tu esposa le fue dado un buen hombre que la quiere, respeta y admira por sus cualidades y acepta con gusto todos sus guisos sin reclamarle nada.


Y además, se preocupa por tu hija y la quiere como si fuera suya y por muy cansado que siempre llegue del trabajo, le dedica tiempo para jugar con ella y son muy felices. - No, no puedo estar muerto. - Lo siento, la decisión ya fue tomada. - Pero...eso significa que jamás volveré a besar la mejillita de mi bebé, ni a decirle te amo a mi esposa, ni darle un abrazo a mi padre. NO, NO QUIERO MORIR, QUIERO VIVIR, envejecer junto a mi esposa, NO QUIERO MORIR TODAVIA.... - Pero es lo que querías, descansar, ahora ya tienes tu descanso eterno, duerme para SIEMPRE. - NO, NO QUIERO, NO QUIERO, POR FAVOR DIOS....!!!! - ¿Qué te pasa amor?, ¿tienes una pesadilla?, - dijo mi esposa despertándome. - No, no fue una pesadilla, fue otra oportunidad para disfrutar de ti, de mi bebé, de mi familia, de todo lo que Dios creo. ¿Sabes?, estando muerto ya nada puedes hacer y estando vivo puedes disfrutarlo todo. ¡¡¡¡ QUE BELLO ES VIVIR !!!! 215. QUE QUIERE DECIR SER FELIZ Autor: Anónimo La virtud de la fidelidad es el mantener el compromiso libremente aceptado y el empeño en terminar cualquier misión en la que uno se ha comprometido. La fidelidad es, como dice Santo Tomás: cumplir exactamente lo prometido, conformando de este modo las palabras con los hechos. Somos fieles si guardamos la palabra dada, si nos mantenemos firmes a pesar de los obstáculos y dificultades en los compromisos adquiridos. La fidelidad está íntimamente unida a la perseverancia y con frecuencia se identifica con ella. El ámbito de la fidelidad es muy amplio: con Dios, entre cónyuges, entre amigos; es una virtud esencial: sin ella es imposible la convivencia. Referida a la vida espiritual, se relaciona estrechamente con el amor, la fe y la vocación. Nuestra época no es una que se caracterice por el florecimiento de esta virtud de la fidelidad, quizá por eso el Señor nos pide que la apreciemos más tanto en nuestros compromisos de entrega adquiridos con El como en la vida humana y en las relaciones con otros. Muchos se preguntan como puede el hombre que es mudable, débil y cambiante comprometerse para toda la vida. ¡Si puede! Porque su fidelidad está sostenida por quien no es mudable ni débil ni cambiante, por el


mismo Dios. Toda fidelidad debe pasar por la prueba más exigente: la duración. Es fácil ser coherentes por un día o algunos días. Difícil e importante es ser coherente toda la vida. Y sólo puede llamarse fidelidad a una coherencia que dura a lo largo de nuestra existencia, ya sea en la calma como en las tempestades. Lo contrario, que es la infidelidad nace de la soberbia, por la cual el hombre no somete su entendimiento a las reglas de la fe y a las enseñanzas de los Padres. El infiel se enfurece cuando los demás no son fieles en pequeños detalles y sus exigencias son exageradas no fiándose de nadie, para nada. Creen que todos son infieles como ellos y viven llenos de desconfianza. 216. QUE TAN RICO CREES QUE ERES? Una vez, un padre de una familia acaudalada llevó a su hijo a un viaje por el campo con el firme propósito de que su hijo viera cuán pobres eran las gentes del campo. Estuvieron por espacio de un día y una noche completos en una granja de una familia campesina muy humilde. Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le pegunta a su hijo: -Qué te pareció el viaje? -Muy bonito Papá! -Viste qué tan pobre puede ser la gente? -Si! -Y qué aprendiste? -Ví que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro. Nosotros tenemos una alberca que llega de una barda a la mitad del jardín, ellos tienen un arroyo que no tiene fin. Nosotros tenemos unas lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas. El patio llega hasta la barda de la casa, ellos tienen todo un horizonte de patio. Al terminar el relato, el padre se quedó mudo....y su hijo agregó: -Gracias Papá por enseñarme lo pobre que somos! 217. RECUERDA DAR GRACIAS Una alma recién llegada al cielo se encontró con San Pedro. El santo llevó al alma a un recorrido por el cielo. Ambos caminaron paso a paso por unos grandes talleres llenos con ángeles. San Pedro se detuvo frente a la primera sección y dijo: "Esta es la


sección de recibo. Aquí, todas las peticiones hechas a Dios mediante la oración son recibidas." El ángel miró a la sección y estaba terriblemente ocupada con muchos ángeles clasificando peticiones escritas en voluminosas hojas de papel de personas de todo el mundo. Ellos siguieron caminando hasta que llegaron a la siguiente sección y San Pedro le dijo: "Esta es la sección de empaque y entrega. Aquí, las gracias y bendiciones que la gente pide, son empacadas y enviadas a las personas que las solicitaron." El ángel vio cuan ocupada estaba. Habían tantos ángeles trabajando en ella como tantas bendiciones estaban siendo empacadas y enviadas a la tierra. Finalmente, en la esquina más lejana del cuarto, el ángel se detuvo en la última sección. Para su sorpresa, sólo un ángel permanecía en ella ocioso haciendo muy poca cosa. "Esta es la sección del agradecimiento" dijo San Pedro al alma. "¿Cómo es que hay tan poco trabajo aquí?" - preguntó el alma. "Esto es lo peor"- contestó San Pedro. "Después que las personas reciben las bendiciones que pidieron, muy pocas envían su agradecimiento." "¿Cómo uno agradece a las bendiciones de Dios ?" "Simple" - contestó San Pedro, "Solo tienes que decir, gracias Señor" 218. RENUNCIO A SER ADULTO Con la presente, presento mi renuncia a ser adulto. He decidido aceptar la responsabilidad de tener 6 años nuevamente. Quiero ir a McDonalds y pensar que es un restaurante de 5 estrellas. Quiero navegar barquitos de papel en un estanque y hacer anillos tirando piedras al agua. Quiero pensar que los dulces es mejor que el dinero, pues se pueden comer. Quiero tener un receso y pintar con acuarelas. Quiero salir cómodamente de mi casa sin preocuparme como luce mi cabello. Quiero tener alguien que me arregle y me planche la ropa. Quiero regresar a mi casa a una comida casera y que alguien corte mi carne. Quiero tomar largos baños y dormir 10 horas todas las


noches. Quiero recostarme a la sombra de un viejo roble y vender limonada con mis amigos en un día caluroso de verano. Quiero abrazar a mis padres todos los días y enjugarmis lagrimas en sus hombros. Quiero regresar a los tiempos donde la vida era simple. Cuando todo lo que sabía eran colores, tablas de sumar y cuentos de hadas; y eso no me molestaba, porque no sabia que no sabia y no me preocupaba por no saber. Cuando todo lo que sabía era ser feliz porque no sabia las cosas que preocupan y molestan. Quiero pensar que el mundo es justo. Que todo el mundo es honesto y bueno. Quiero pensar que todo es posible. En algún lugar en mi juventud maduré y aprendí demasiado. Aprendí de armas nucleares, guerras, prejuicio, hambre y de niños abusados. Aprendí sobre las mentiras, matrimonios infelices, del sufrimiento, enfermedad, dolor y la muerte. Aprendí que tu tienes que limpiar los inodoros. Aprendí de un mundo que saben como matar y lo hacen. ¿Qué paso con el tiempo en que pensaba que todo el mundo viviría para siempre, porque no entendía el concepto de la muerte, excepto cuando perdí a mi mascota? Cuando pensaba que lo peor que pasaba era que alguien me quitara mi pelota de jugar o me escogiera de ultimo para ser su compañero de equipo. Cuando no necesitaba lentes para leer. Quiero alejarme de las complejidades de la vida y excitarme nuevamente con las pequeñas cosas una vez mas. Quiero regresar a los días en que la música era limpia y sana. Recuerdo cuando era inocente y pensaba que todo el mundo era feliz porque yo lo era. Caminaría de nuevo en la playa pensando solo en la


arena entre los dedos de mis pies y la concha mas bonita que pudiera encontrar sin preocuparme por la erosión y la contaminación. Pasaría mis tardes subiendo árboles y montando mi bicicleta hasta llegar al parque, sin la preocupación de que me secuestren. No me preocupaba el tiempo, las deudas, o de donde iba a sacar el dinero para arreglar el carro. Solo pensaría en que iba a ser cuando grande, sin la preocupación de lograrlo o no. Quiero vivir simple, nuevamente. No quiero que mis días sean de computadoras que se inhiben, de la montaña de papeles en mi escritorio, de noticias deprimentes, ni de como sobrevivir unos días mas al mes cuando ya no queda dinero en la chequera. No quiero que mis días sean de facturas de médicos o medicinas. No quiero que mis días sean de chismes, enfermedades y la pérdida de seres queridos. Quiero creer en el poder de la sonrisa, del abrazo, del apretón de manos, de la palabra dulce, de la verdad, de la justicia, de la paz, los sueños, de la imaginación. Quiero creer en la raza humana y quiero volver a dibujar muñecos en la arena... !! Oh, Siii !! Quiero volver a mis 6 años nuevamente... y ya esta decidido. 219. REZAR Rezar es departir con el Maestro, es echarse a sus plantas en la hierba, o entrar en la casita de Betania para escuchar las charlas de su cena. Rezar es informarle de un fracaso, decirle que nos duele la cabeza; rezar es invitarle a nuestra barca mientras la red largamos a la pesca, y mullirle una almohada sobre un banquillo en popa, a nuestra vera. Y, si acaso se duerme, no aflojar el timón mientras El duerma;


y es rezar despertarle, si, de pronto, la mar se pone fea. Es rezar - ¡que rezar! - decir "te quiero", y lo es - ¡no lo iba a ser! - decir "me pesa", y el "quiero ver" del ciego, y el "¡límpiame!" angustioso de la lepra, la lagrima sin verbo de la viuda, y el "no hay vino" en Caná de Galilea. Y es oración, con la cabeza gacha, después de un desamor gemir "¡que pena!"; cualquier sincero suspirar del alma, cualquier contarle a Dios nuestras tristezas, cualquier poner en El nuestra confianza... - y esta vida esta llena de "cualquieras" -, todo tierno decir a nuestro Padre, todo es rezar... ¡Y hay gente que no reza! Autor: José L. Carreño, S.D.B. 220. SE VENDEN CACHORROS Un tendero estaba clavando sobre la puerta de su tienda un letrero que decía: "Se venden cachorros" Letreros como ese tiene una atracción especial para los niños pequeños y efectivamente, un niño apareció bajo el letrero del tendero. - ¿Cuánto cuestan los cachorros?- pregunto - Entre $30 y 50 dólares - Respondió el tendero. El niño metió la mano en su bolsillo y sacó un poco de cambio, - tengo $2.37 dólares - dijo - ¿ puedo verlos, por favor? El tendero sonrió y silbó, y de la caseta de los perros salió "Dama", que corrió por él pasillo de la tienda seguida de cinco pequeñitas, diminutas bolas de pelo. Un cachorro se estaba demorando considerablemente. El niño inmediatamente distinguió al cachorro rezagado; ¡era cojo!. - ¿Qué le pasa a ese perrito?- preguntó El tendero le explicó que el veterinario había examinado al cachorro y había descubierto que le faltaba una cavidad de la cadera y que cojearía por siempre. Estaría lisiado toda su vida. El niño se entusiasmo. - Ese es el cachorro que quiero comprar - dijo. -NO, tu no quieres comprar ese perrito. Si realmente lo quieres, te lo voy a regalar- dijo el tendero. El niño se enfadó mucho. Miro al tendero directo a los ojos, y moviendo el dedo replicó: - No quiero que me lo regale. Ese perrito vale exactamente tanto como los otros perros y voy a pagar su precio completo. De hecho, ahorita le voy a dar


$2.37 dólares y luego 50 centavos al mes hasta terminar de pagarlo. El tendero replicó: - Realmente no quieres comprar este perrito. Nunca va a poder correr, brincar ni jugar contigo como los otros cachorritos. Al oír esto, el niño se agachó y se enrolló la pierna del pantalón para mostrar una pierna izquierda gravemente torcida, lisiada, sostenida por un gran aparato ortopédico de metal. Miró al tendero y suavemente le respondió. - Bueno, pues yo tampoco corro tan bien que digamos, y el cachorrito va a necesitar a alguien que lo entienda. Piensa: ¿Habrá veces que pienso como el tendero? Recuerda que hay que "ser" como niños. Autor: Dan Clark


Oraciones para Jovenes