Page 1

MADRE TRINIDAD CARRERAS HITOS CAUSA DE CANONIZACIÓN


1

Nuestra vida y obras, son signos claros de nuestro ser, de nuestro ideal de vida, de la orientación de nuestro corazón. ¿Qué decir de la mujer que hace de la voluntad de Dios su razón de vivir? ¿Qué pensar de su entrega incondicional a los planes de Dios según las orientaciones de la Iglesia? Que esto se forjó ya desde la cuna, que la "Gracia" no es estéril, y no lo fue en ella. Si rebuscamos en los escritos de la Madre Trinidad no se sabe qué admirar más: si el candor de su niñez, o la fuerza impresionante de su voluntad en la juventud, la intrepidez y la fe a toda prueba en la edad madura, o la serenidad de su ancianidad. Todas estas facetas se entremezclan de manera armoniosa en su vida y delinean su figura, digna de admiración y estímulo en nuestras vidas.

MADRE TRINIDAD, DISTINTOS MOMENTOS DE SU VIDA

EGAYOV • 3 EGAP

POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS


NIÑEZ 2

Nacía Mercedes Carreras Hitos en Monachil, pequeño pueblo de la serranía de Granada, el 28 de enero de 1879. Allí mismo, dos días después fue bautizada en la Iglesia Parroquial, siguiendo la costumbre cristiana de bautizar a los niños poco después de nacer. Su niñez transcurrió plácida y feliz, en un ambiente de serenidad y alegría, con una esmerada formación profundamente cristiana. Mercedes se distinguía por su carácter vivo e impetuoso; su dinamismo y su creatividad se harán presentes en muchos momentos de su vida, pero al mismo tiempo llamaba la atención en ella su serenidad y buen juicio, ya desde sus primeros años

IGLESIA PARROQUIAL Y PILA BAUTISMAL, MONACHIL


AMBIENTE FAMILIAR 3

Vino al mundo en un período de tranquilidad social y tolerancia religiosa. Su familia era ejemplar y profundamente cristiana, "familia levítica de los Hitos Linares" llamaba el pueblo a los abuelos maternos, expresando así su gran religiosidad. Mercedes calificaba a su madre como un sacerdote en la familia, y refiriéndose al ambiente familiar diría:

"En aquel hogar se temía a Dios y nunca vi pecado alguno". Tenía Mercedes una hermana menor llamada Pepita y cinco hermanos varones, dos mayores y tres más pequeños, familia numerosa que la rodeó y configuró su personalidad en los primeros años. Muy notable fue la influencia de su abuela, sobre todo después de morir su madre.

MADRE, PADRE Y ABUELA MATERNA


Muy niña, en la fiesta de la Ascensión fue confirmada. A partir de ese momento, su madre se entrega a la preparación de sus dos hijitas en vista a la Primera Comunión. Fue el día de Pentecostés de 1886 cuando recibió por primera vez a Jesús. Mercedes tiene ocurrencias que demuestran lo que para ella significaba la Eucaristía. Un día, mientras muestra a su hermanita una luciérnaga, dice a su madre:

"Yo quería ser como este gusanico en la llave del Sagrario para que todos los niños viniesen a buscarme, entrarlos dentro y decirles, cuánto Jesús los ama".

MERCEDES EL DÍA DE SU PRIMERA COMUNIÓN

hacia la EUCARISTÍA

El encuentro de Mercedes con el Señor fue decisivo en su vida, marcó en ella un sello indeleble. A la Eucaristía, a llevarle muchas almas, se dedicó con todas sus fuerzas.

4


¿Su ideal en ciernes? Lo cierto es que motivaba a otros niños repartiéndoles chocolates que cogía a su madre para llevarlos a la catequesis, a la Eucaristía. Llevar almas hacia la Eucaristía, las almas inocentes de los niños, antes de que las manche el pecado. Acercar a todos a la Eucaristía para que Jesús sea adorado y amado en el Sacramento del altar.

5

cambio de RUMBO

En Junio de 1887 daba luz Doña Filomena su madre, y un mes más tarde moría. Sabiendo que su partida estaba cerca, reunió a sus hijos y señalándoles un cuadro de la Virgen de los Dolores, les dice: "No os dejo huérfanos. Ahí tenéis la que a partir de hoy cuidará de vosotros y será vuestra Madre". VIRGEN DE LOS DOLORES: ACOMPAÑÓ LOS ÚLTIMOS MOMENTOS DE LA MADRE, HOY DESCANSA SOBRE SU SEPULCRO


Mercedes solo tenía ocho años pero no abandonará jamás esta vivencia y, después del amor a la Eucaristía, nada hay de tanto relieve en su vida como el que siente por la Virgen de los Dolores. Ella será su Madre y su Abadesa siempre, su imagen la acompañará en todas sus fundaciones. El padre y la abuela deciden internar a Mercedes y Pepita en un colegio para su educación, y eligen el de Santa Inés de Granada, regido por Clarisas. A él, llega Mercedes el día de su noveno cumpleaños, 28 de enero de 1888. Destaca Mercedes por su seriedad y madurez, pero lo que en ella llama más la atención, es la fuerza irresistible con que la atrae la Eucaristía. Ella en su inocencia, pensaba que a todas sus compañeras les sucedía lo mismo. Pasado un tiempo, su Padre contrae nuevamente matrimonio. Mercedes con 10 años, sufre y quiere hacerse cargo de la casa familiar, pero no puede. Mientras, su vida de piedad se incrementa, acude con frecuencia al Sagrario, está "siendo seducida" por Jesús.

A los 14 años, regresa a Monachil donde vive con sus abuelos maternos, va madurando su vocación y decide ser monja Capuchina


CAPUCHINA 6 en San Antón Su padre le pide retrasar su ingreso hasta tener mayor edad, por la austeridad de la Orden y su juventud, pero está decidida y contesta a su padre:

" Yo quiero unirme a uno que no me olvide tan pronto como usted olvidó a mamá". Se fija la entrada para el 28 de julio de 1893, en el Convento de S. Antón, por sus deseos de vida contemplativa y penitente. Desde el comienzo, guarda las austeridades de la Regla y se entrega a la oración.

Iglesia del Monasterio de San Antón y Comunidad


"Como no tenía compañeras y la M. Maestra veía mis afanes de vivir junto a la Eucaristía, mi vida y mi aliento, me concedió la M. Abadesa que a una tribuna llena de muebles, fuese siempre que quisiera de día o de noche". Se dedicó desde el principio con todas sus fuerzas a ser santa. Sin embargo, la comunidad no veía con agrado a la postulante, temían por su salud y consideraban una dificultad su carácter serio y retraído. Hicieron todo lo posible para que volviera a casa, sobre todo su abuela y su tía, esta última monja en San Antón, retirándole incluso la dote. Mercedes ora, busca la voluntad de Dios, como lo hará siempre. Al cabo de tres años, llega la dote de la marquesa de Blanco Hermoso para una postulante y la comunidad, convencida de su sólida vocación se la concede.

El 21 de noviembre de 1896 en la Fiesta de la Presentación de María, toma el hábito y recibe el nombre de Sor Trinidad del Purísimo Corazón de María.

Día de su toma de hábito


Transcurre su noviciado en un remanso de paz, profundizando en las Sagradas Escrituras y algunos autores místicos, sobre todo S. Juan de la Cruz. Sigue en todo a su comunidad, en el trabajo, en las prácticas de piedad y penitencia. Hace su profesión de votos el 26 de noviembre de 1897. Ya profesa, Sor Trinidad experimenta sus luchas; reacciones propias de su carácter impetuoso, se esfuerza por corregirse y ser humilde. Largas horas de oración van templando su espíritu y así lo expresa:

"Todo esto, lo hacía el Señor, porque de mí era soberbia y con un genio fortísimo, propensa a impacientarme, sentía movimientos de ira... La contrariedad de vivir con tantas ancianas y enfermas, y el pensamiento de que aquello no cambiaría nunca, muchas veces me atormentaba. Jesús, lleno de misericordia y amor me dijo: "Quiero que aprendas mi ejemplo con los enfermos, desgraciados e ineducados, todos son mis hermanos. Aprende la humildad y mansedumbre de mi Corazón...".


"Señor mío: ¡cómo os dignáis a quererme con este amor tan fuerte que volaría a la China, África, al Japón a decir aquellos hermanos vuestras finezas inexplicables!... ¿Cuántas veces sentía que encendía mi corazón y me decía; dame almas, muchas almas que me adoren?". SOR TRINIDAD ABADESA EN SAN ANTÓN

caminos de DIOS

Esta y otras vivencias le van haciendo concebir algunas transformaciones en los monasterios de Capuchinas y una Abadesa General como lo tenían los Capuchinos. Pero su afán fundamental era la Eucaristía: Implantar la adoración permanente y la participación en la Sagrada Comunión, llevar almas a Jesús Hostia. Este anhelo crecía sin cesar y oraba:

7


MADRE TRINIDAD CAPUCHINA Y EN UNO DE SUS VIAJES FUNDACIONALES

¿Qué podía hacer ella? Cuanta más oración hacía, oía con más intensidad la voz de Jesús que la animaba: "Dame almas, tengo sed de almas". Un día, en la hora de la Comunión, siente

más clara la voz de Jesús: " Quiero que trabajes por cercarme el Tabernáculo de almas, consagradas a adorarme en este Sacramento de Amor que instituí para consuelo y vida de las almas". Empezó a difundir entre las monjas su entusiasmo

por la Eucaristía y la idea de solicitar la Adoración Permanente pero no tuvo éxito. Aún era joven profesa, pero ya aparecían claramente los ejes que regirían su vida.

I

Búsqueda incesante de la voluntad de Dios, dominando la propia, en el convencimiento de que la Providencia dirige nuestras vidas.

II

Afán por implantar la Adoración Perpetua a la Eucaristía y llevar almas que le adoren.

III

Deseo de conseguir una nueva estructura: noviciado común y una Superiora General para evitar dificultades prácticas en los monasterios.


La insistencia DIVINA

8

La seriedad de su piedad eucarística tan señalada, su entrega cariñosa a las más necesitadas, su estricta observancia y la mano providente de Dios que dirige todos los acontecimientos, hicieron que la comunidad, aunque había rechazado sus planteamientos, se fijara en ella para elegirla abadesa a la edad de 29 años, el 16 de julio de 1908. Algunos sacerdotes consejeros que conocían su inquietud, la estimulaban a la reforma de San Antón. Pero la Madre por prudencia se olvida de ella en su primer trienio. En marzo de 1912 se celebró el 7º Centenario de la fundación de las Capuchinas por Santa Clara. La Madre Trinidad lo recuerda en sus escritos:

"Entonces sentimos, Hermanas del alma, que Jesús quería ser adorado por las almas de todas las Comunidades. Algunas me preguntaban: ¿Habrá querido la seráfica M. Sta. Clara dejar caer una centella de amor a Jesús Sacramentado en nuestras almas, para que seamos las primeras que nos consagremos a la Adoración?".


"Dispuesta estoy a lo que el Señor quiera de mí; A DAR MI VIDA POR SU AMOR Y GLORIA".


Del 19 al 20 de marzo de 1912, durante la celebración del 7º Centenario, después de recibir la Comunión, la M. Trinidad tuvo una visión: "S. Francisco la acercaba al altar, ante la Virgen María, y arrodillada a sus pies le vistieron una túnica roja, muy oscura, le ciñeron un cordón blanco, y Sta. Clara colocó sobre su cabeza la primera Regla, y la Virgen poniendo sobre la Regla una custodia, le dijo: "Hija mía, trae muchos corazones de fuego que adoren a mi Hijo en espíritu y verdad...". Expuso su visión, buscando siempre la voluntad de Dios, pero ante la nueva negativa, canalizó sus esfuerzos en servir a la Comunidad. Pero Dios le salió nuevamente al encuentro con una grave enfermedad, en la que le fue administrada la unción de los enfermos. En su lecho vio a Jesús y volvió a escuchar de él:

"¿Qué has hecho con los talentos confiados? ¿Temes sufrir por mí?". Sanó de la enfermedad quedando tan débil que por prescripción médica tuvo que abandonar la responsabilidad de abadesa. En 1916, un soplo nuevo del Espíritu refrescó sus antiguos deseos de adoración eucarística: El Señor le mostró un convento de Capuchinas Adoradoras, pero no era S. Antón, y entendió que le pedía una fundación en otro lugar. En 1920 tenía M. Trinidad 41 años, fue elegida nuevamente abadesa, es en esta época cuando surge la idea de acoger niñas a las que educar y acercar a la Eucaristía.


FUNDADORA

9

A principios del año 1921, es designado Arzobispo de Granada el Obispo de Almería. D. Vicente Casanova y Marzol, que visitó a la M. Trinidad y la motivó a seguir adelante para lograr que las monjas de San Antón aceptaran la Adoración Permanente: "He leído una solicitud presentada por Vd. pidiendo la Adoración Perpetua a Jesús Sacramentado en esta Iglesia. ¿Cuenta usted con la aprobación de todas? Póngalo a D. Vicente Casanova y Marzol

votación".

Aunque el cariño que la comunidad le tenía era inmenso, sin embargo, pensaban que la Adoración Permanente iba a suponer una carga pesada, difícil de sobrellevar. Fue entonces cuando el Arzobispo la orientó a salir: "no se puede echar vino nuevo en odres viejos", le dijo. Entonces le sugirió que

redactase las Constituciones, con Adoración Permanente y admisión de niñas para su educación.


CHAUCHINA

10

El 2 de diciembre de 1923 solicita de la Santa Sede la autorización para fundar un monasterio en Chauchina. La respuesta llegó el siguiente 27 de diciembre. El 24 de abril de 1924 se puso la primera piedra de la nueva fundación, y en el mes de marzo de 1925 quedaban finalizadas las obras para acoger a las doce religiosas que iban a constituir la primera Comunidad de Capuchinas Adoradoras. Se fija la fecha de la fundación para el 11 de abril de 1925. El Sr. Arzobispo aceptó la renuncia de la Madre Trinidad como abadesa en San Antón y se designó la nueva abadesa. Sin tardanza y con la bendición salen para su nuevo destino, era Sábado Santo.

COMUNIDAD DE CHAUCHINA, PRESIDIDA POR MADRE TRINIDAD


La Madre Trinidad expresa así sus sentimientos:

"Es el Señor el que se impone y manda salir... yo le pedía ante el Sagrario: Déjame aplastada bajo estos muros antes de dar un paso que no sea tu voluntad Jesús mío. Dios sabe que la última mirada a la Virgen de los Dolores me dio valor y energía.... Dispuesta estoy a lo que el Señor quiera de mí, a dar mi vida por su amor y gloria.

BERJA:

NUEVA FUNDACIÓN

11

Llegó el año 1930. La comunidad había crecido y el cardenal Casanova propuso una nueva fundación en el Santuario de Ntra. Sra. de Gádor, en Berja - Almería, que pertenecía por entonces a la Diócesis de Granada. Se iba cumpliendo aquello que este mismo hombre de Dios le había dicho en San Antón: "Y después iremos a los santuarios de la Virgen, que Ella parece quiere ser la Madre y Maestra de estas fundaciones en el mundo". La ermita de la Virgen de Gádor se levanta en la falda de la sierra del mismo nombre. Allí quería la Virgen otro trono de Adoración para su Hijo. Se solicitó la autorización de la Santa Sede que fue concedida el 5 de febrero de 1930, y el 24 de septiembre del mismo año, fiesta de la Merced, se hizo la inauguración de las obras y el traslado de la comunidad. Quince fueron las religiosas que, presididas por M. Trinidad recorrieron el camino de Chauchina a Berja, después de distribuir con alegría y desprendimiento los bienes que tenían.


COMUNIDAD DE BERJA CON MADRE TRINIDAD

CARISMA

12

En lo referente al nuevo rumbo que quería matizar en sus comunidades, se van cumpliendo los deseos de la Fundadora: I- Adoración a Jesús Eucaristía II- Noviciado común III- Una Superiora General El Carisma se va definiendo. La mente y propósitos de M. Trinidad, al igual que las circunstancias históricas junto a las directrices dadas por la autoridad eclesiástica marcan el espíritu de la Congregación. La dedicación a la enseñanza de los niños y jóvenes, la abnegación, sencillez y pobreza heredadas de Santa Clara y su Regla, junto al marcado y profundo espíritu de adoración al Santísimo Sacramento, son las notas distintivas.


Las hermanas, podrían dedicarse a otras obras de apostolado si fueran necesidad de las diferentes diócesis, sobre todo en tierras de misión. El nombre de la Congregación no dejará lugar a dudas sobre sus raíces eucarísticas, marianas y franciscanas: ESCLAVAS DE LA SANTÍSIMA EUCARISTÍA Y DE LA MADRE DE DIOS. COLEGIO ACTUAL, ERMITA y TALLA DE NUESTRA SEÑORA DE GÁDOR


PORTUGAL

13

Estamos en 1931 y en España se viven tiempos convulsos, tanto en lo social como en lo político, marcado por un odio fuerte a la Religión. La M. Trinidad, avizora el peligro y piensa que es hora de buscar refugio en un lugar seguro, aunque sea en el extranjero. Bienhechores le ofrecen una fundación en París. Ella, junto a dos religiosas parten hacía la nueva fundación, muy lejos, con la confianza puesta en Dios y 2000 pesetas. El 22 de junio de 1933, en su visita al Sr. Nuncio, futuro Cardenal Tedeschini y tras su consejo, cambia la ruta hacia Portugal. Sale hacia el nuevo destino el 31 de julio de 1933 y el 22 de diciembre del mismo año, recibe la autorización para fundar en Braga. BILLETES DE VIAJE E IMAGEN DE S. FRANCISCO PROPIEDAD DE M. TRINIDAD


cambio

JURÍDICO

14

La obra fundada por M. Trinidad crecía con dificultades de todo tipo, pero reinaba la caridad en las comunidades, las vocaciones afloraban y el entusiasmo espiritual era grande. La Madre buscaba la voluntad de Dios, vivía de su fe, rezumando espíritu franciscano de sencillez, abnegación y abandono al querer de Dios. Había que dar una estructura jurídica a su Obra. En ello fue ayudada, en Braga, por el Padre Isacio Morán, jesuita, él preparó la documentación que fue enviada a la Sagrada Congregación de Religiosos solicitando la aprobación.

M. TRINIDAD DE SEGLAR DURANTE LA GUERRA CIVIL

Ella pensaba en una Orden religiosa, monasterios con Adoración Perpetua y regidas por una Superiora General. Desde la Santa Sede se ve más conveniente que sea una congregación de vida mixta. Las comunidades compaginarían vida de contemplación y Adoración Eucarística, con la vida activa, dedicándose a obras de apostolado mediante la enseñanza, catequesis... Con esta estructura, sería más facilmente aprobada.


llega la

LUZ

15

La Madre experimentó dudas: ¿Aceptar esta nueva estructura o volver a su rincón de paz en S. Antón? En noviembre de 1935 visita Roma y se dirige al Penitenciario español P. Esteban Marcos pidiendo consejo.

"Ante el P. Marcos, hice confesión general de toda mi vida y le dí cuenta de la Obra que me llevaba allí, los años que llevaba trabajando en ella apoyada por los obispos y confesores. El P. Marcos me oyó con mucha paciencia, y al terminar me dijo: Ofrezca a Jesús sus trabajos y siga adelante... Es obra suya". El confesor le aconsejó que visitara en Asís los sepulcros de S. Francisco y Sta. Clara, allí frente al cuerpo incorrupto de la discípula del pobre de Asís, entendió que era voluntad de Dios, aceptar la nueva estructura que se le proponía.

"Al pie del Altar Mayor, tres horas de súplicas, le pedía nos alcanzase del Señor conocer su voluntad... Entonces comprendí que Jesús nos quería en aquella transformación de vida... En Asís se corrió el velo, y con un Fiat le dije: Hágase, Señor y Dios mío... nos ofrecemos sin condiciones a vos para siempre".


El 31 de octubre de 1942 APROBACIÓN "AD EXPERIMENTUM" por siete años. En 1947 emprende viaje a Roma para impulsar la aprobación definitiva de las Constituciones. Pide y obtiene audiencia con S.S. Pío XII, al que expone su inquietud, aprovecha para reafirmarse en su amor a Cristo y a su Iglesia, le pide unas palabras para su instituto. El Papa alzó los brazos y mirando al cielo dijo: "Mucha vida interior y mucho amor a la Iglesia". El 10 de enero de 1949 obtienen la APROBACIÓN DEFINITIVA.

EXPANSIÓN

16

Desde la aceptación de la voluntad de Dios en Asís, comienza un tiempo de achaques frecuentes pero de mucha alegría espiritual. En solo 15 años ve como su Obra se fortalece y extiende.

- Chauchina: se desgajó de la Obra, quedó como monasterio autónomo con Adoración Perpetua. - Berja: 1930 primera casa de la Congregación. - Braga: 1934 primer Noviciado. - Oporto: 1936 - Orense: 1937 - Granada: 1939 - Laveiras: 1942 - Lisboa: 1943 - Madrid: 1944 (c/ Bueso Pineda) Noviciado para España. - Bilbao: 1945 - Formia: 1947 se trasladó a Roma y se cerró en 1954. - Madrid: 1947 (c/ D. Ramón de la Cruz) aquí falleció M. Trinidad. - México: 1948 - Viana do Alentejo: 1949 última de sus fundaciones. Como a la de México, no pudo asistir por salud.


La tónica de las fundaciones es siempre la misma: todas suponen un reto a la Providencia por la escasez de recursos, el momento socio-político y económico. Vivían con muchas privaciones, pero en el recuerdo de las mayores queda este tiempo como especialmente feliz y de gran caridad, fruto del fuego recibido en la Eucaristía. Las vocaciones eran abundantes. Desde las primeras fundaciones empezaron a recoger niñas de familias necesitadas a las que trataban de educar de acuerdo a las exigencias sociales del momento. Además de las limosnas que recibían, se sustentaban haciendo trabajos de bordado. M. Trinidad tuvo tres amores: La Eucaristía, la Virgen y los niños


O C A S O TERRENO

17

Camino del cementerio de San Justo en Madrid, rodeando aquella comitiva de hijas y allegados que a paso lento recorrían las calles portando el féretro de M. Trinidad se escuchaba un sentir común: Ha muerto una Madre santa. Meses antes, a finales de 1948, el cáncer que padecía le inmovilizó en la casa de c/ D. Ramón de la Cruz (Madrid). Echando una mirada en conjunto, efectivamente, su Obra se consolidaba, evocando sus recuerdos los expresa así:

"Siento arder mis entrañas y entusiasmarse en amor mi alma cuando veo en torno a Jesús un coro de almas adoradoras. Todo mi ser experimenta un placer, un gozo y alegría tan inexplicables... Tengo un deseo ardiente de que hagáis vosotras con Jesús Eucaristía lo que yo no fui capaz de llenar: la misión sublime de la adoración y amor, acercándole muchas almas. ¡Que Él sea nuestra gloria y recompensa en el cielo! ". El 14 de abril, Jueves Santo, recibe por última vez la Comunión, y el Viernes Santo, unida a la Pasión de Cristo, expiró.

Religiosas en adoración y junto a su sepulcro


Dejaba tras sí una estela de santidad; su amor a la Eucaristía la había llevado a cotas altas de desprendimiento de sí misma, para no tener otra voluntad que la de Dios. A los 13 años de su muerte, el 11 de abril de 1962, su cuerpo, que se descubrió incorrupto es trasladado a la Casa General de la Congregación, al calor de sus hijas, a los pies de Jesús Eucaristía, donde siempre quiso pasar la eternidad. Su presencia las alienta, parece decir: No olvidemos que salimos por orden de Dios, a recoger las almas de los niños y jóvenes, partir con ellos nuestro pan y enseñarles el camino del bien. MADRE TRINIDAD RECIBIENDO LA UNCIÓN DE LOS ENFERMOS, CAPILLA ARDIENTE Y SEPELIO LLEVADA EN ANDAS POR SUS HIJAS


Se nombró comisión para tomar declaración a los testigos (seglares, clérigos y religiosas), además de recibirse muchos testimonios escritos. Concluida esta primera parte, se fijó la fecha para la apertura oficial el 28 de enero de 1991, aniversario de su nacimiento. En una solemne ceremonia, en el marco de la Celebración Eucarística tuvo lugar la apertura del proceso que marcaba el final de una fase. Ese mismo año, murió el P. Aísa Goñi. En su lugar fue nombrado el P. Crescencio Palomo O. P. Después de varios años de minuciosos estudios de los escritos de la Madre Trinidad, de recopilar documentos, de visitar sus lugares de origen y de vida, las casas de la Congregación y hablar con múltiples personas que la conocieron, el P. Palomo, con la aprobación de las autoridades correspondientes terminó la fase diocesana en Madrid. Esta fase supone la recopilación de pruebas y el estudio de las virtudes de la Madre Trinidad.

FOTOS DE LA CLAUSURA DEL PROCESO DIOCESANO


DETALLE DEL ALTAR MANDADO HACER POR LA MADRE Y SAN FRANCISCO PROVENIENTE DE SAN ANTÓN

El 4 de octubre de 2008, durante la fiesta de San Francisco, la Delegación de las Causas de los Santos del Arzobispado de Madrid dio por concluido el Proceso Diocesano de Beatificación y Canonización, y todos los documentos de la causa fueron llevados a la Ciudad del Vaticano. Una vez allí, y después de su revisión, se promulgó el Decreto de Validez que reconoce la veracidad de todos los documentos entregados. En marzo de 2018 fue nombrado relator el P. José Jaime Brosel, que es el responsable de acompañar el trabajo que, desde la Congregación se va haciendo en la elaboración de la «Positio». Esta consiste en la presentación de un documento no superior a 500 páginas, donde se demuestran las razones por las que se considera que la Madre Trinidad vivió las virtudes de manera heroica para su reconocimiento por la Iglesia. Se trata de un paso fundamental en el Proceso de Beatificación. A partir de ese momento recibirá la categoría de Venerable.


Para el reconocimiento de la santidad de la Madre Trinidad es necesario que se constate un milagro realizado por su intercesión. Cuando esto ocurra, será declarada beata, y si se demuestra un segundo milagro será declarada santa. Hay una enorme esperanza de ver pronto su beatificación, pues todo lo que conocemos de la vida de la Madre Trinidad habla de una mujer fiel y profundamente enamorada del Señor. Se destacó por su humildad y su deseo incondicional de adorarlo en el Sacramento de la Eucaristía y de cumplir siempre y en todo la voluntad de Dios, recomendación que, en su lecho de muerte, dio a sus religiosas.

SAGRARIO ENCARGADO POR LA MADRE CON DISEÑO Y GIRATORIA PERSONALIZADA PARA LA ADORACIÓN EUCARÍSTICA ESCULTURA DE M. TRINIDAD EN LA CASA GENERAL


HOY

DE

OBRA

MADRE TRINIDAD

PRESENCIAS ESPAÑA PORTUGAL ANGOLA BENÍN TIMOR LESTE CABO VERDE MÉXICO VENEZUELA PERÚ

Hoy las hijas de Madre Trinidad, siguiendo la inspiración que Dios regaló a su fundadora, extienden el Reinado Eucarístico de Jesús en 9 países de 4 continentes. A través de sus obras de apostolado, quieren acercar almas a Jesús, rodear de esas almas su Tabernáculo de amor.


c/ Bueso Pineda, 21 – 28043 Madrid – España Teléfono: (+34) 91 415 05 94 madretrinidadcarreras@madretrinidadcarreras.com www.madretrinidadcarreras.com

Texto: Hna. Begoña Naberán - Edita: Católicos por tu WEB


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.