Page 1

Puerto Rico Hoy 16 de agosto de 2013

Por verse el impacto de ordenanza Los empleados del ayuntamiento puedan tener representación sindical

La ordenanza solo necesita la firma de la alcaldesa Carmen Yulín Cruz. Aquí la ejecutiva municipal con uno de los confinados que trabaja en la rehabilitación de la alcaldía. Abajo, la presidenta de la asamblea municipal, Yolanda Zayas. (gerald.lopez@gfrmedia.com) Por Marga Parés Arroyo / Mpares@elnuevodia.com Aún se desconoce el impacto económico que podría tener la recién aprobada ordenanza municipal de San Juan que viabiliza la sindicación de los empleados del municipio de San Juan. Así lo afirmó ayer la presidenta de la asamblea municipal, Yolanda Zayas, quien recalcó que la ordenanza número 6 ratifica un compromiso de campaña de la alcaldesa Carmen Yulín Cruz para permitir que los empleados del ayuntamiento puedan tener representación sindical. A la ordenanza solo le falta la firma de Cruz, indicó Zayas. Según la ex titular del Departamento de Familia, fue la propia alcaldesa quien sometió el proyecto que pasó por el crisol de la asamblea municipal, donde se le hicieron numerosas enmiendas. Justicia social “Entendemos que es un proyecto de justicia social para los empleados. Es bueno”, comentó Zayas. Según indica el documento, tanto la alcaldesa como la legislatura municipal están convencidos “de que los recursos humanos del municipio deben contar con las mejores condiciones de trabajo, conforme a la capacidad económica del municipio, de tal forma que puedan cumplir cabalmente con sus deberes y responsabilidades”.


Sin embargo, según explicó la trabajadora social, aunque el primer año podrán comenzar las negociaciones colectivas, debido a “la situación económica” en que (la nueva administración municipal) encontró al ayuntamiento, durante el 2013-2014 no se podrá implantar ningún aumento para los empleados municipales. “Para el próximo año fiscal tendríamos una idea de la negociación de las cláusulas económicas”, sostuvo. No obliga Según explicó Zayas, aunque el municipio de San Juan cuenta con unos 6,300 empleados, la ordenanza número 6 excluye a los policías, médicos, personal de confianza y supervisores. De los aproximadamente 5,000 empleados restantes, unos 1,000 son parte del sistema de salud municipal y otros 4,000 laboran en otras áreas de servicio. Según ha trascendido, aunque aún no se ha escogido a los sindicatos que los representarán, se anticipa que podrían ser la Unión General de Trabajadores (UGT) y el Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores (SPT). Zayas recalcó que la ordenanza municipal no obliga a ningún empleado a unirse. El documento, de hecho, expresa que los empleados tendrán “el derecho a elegir, si desean” estar representados por un sindicato. Sin embargo, aquellos que no deseen afiliarse a la unión escogida deberán pagar el cargo por servicio del 50% de la cuota regular. Los convenios colectivos no podrán tener una vigencia mayor de tres años. De acuerdo con Roberto Pagán, de la SPT, debido al contacto que la alcaldesa tuvo con los sindicatos, las comunidades y otros grupos durante sus años en la legislatura, esta conoció el impacto que tenían las uniones en favor de los empleados públicos. “Debemos aplaudir que por fin un político está cumpliendo sus promesas de campaña”, dijo al admitir que la SPT apoyó a Cruz en su campaña. Pagán comentó que oficialmente la SPT no ha comenzado su campaña y que no tienen en calendario ninguna actividad de orientación en la alcaldía. Desorientación y molestia Mientras tanto, entre los empleados del municipio de San Juan impera tanto el desconocimiento como el temor de vocalizar su molestia en torno a la nueva ordenanza municipal. “No quiero hablar” y “no puedo hablar” fue la constante entre los empleados abordados durante un sondeo informal que realizó este diario justo en uno de los horarios picos de la jornada laboral, el receso de almuerzo. Mientras varios denunciaron estar temerosos de dar a conocer su opinión por temor a represalias. otros, bajo anonimato, denunciaron que entre los empleados impera la molestia por la imposición de un concepto (sindicalización) del cual no tienen muchos detalles y el cual, según dijeron, hará aún más finito su cheque quincenal.


“Ellos (representantes sindicales) vinieron hace unos días y pusieron una mesa ahí buscando endosos pero no orientaron. Estaban regalando bolígrafos y camisetas pero aún así casi nadie firmó. Pero no, no orientaron nada”, dijo una empleada que prefirió permanecer bajo anonimato por, según dijo, temor a ser trasladada a otras funciones si daba a conocer su identidad. Según otra empleada municipal, tampoco identificada, además del aumento en la aportación que hacen al retiro y al seguro social, algunos empleados tienen que pagar estacionamiento diario en alguno de los aparcamientos del municipio, factores que disminuyen aún más el monto de su nómina. “Aquí está todo el mundo molesto porque fue algo impuesto. Esto no es Rusia ni Cuba y fue algo a la cañona”, dijo otro empleado. Según otro funcionario, la única información que les ha llegado sobre la sindicalización que quedó aprobada el viernes pasado en una ordenanza municipal, ha sido a través de la prensa. “Estamos esperando que circulen el documento (la ordenanza municipal que aprobó la sindicalización) porque todavía no sabemos de qué se trata”, dijo otro empleado. Al cierre de esta edición, la ordenanza municipal no había sido firmada por la alcaldesa. El documento no cobrará efectividad hasta que esto ocurra. Posteriormente, correrá el proceso de selección de los representantes sindicales de los empleados, ya sea por la firma de endosos o por votación. Según detalla la ordenanza, ningún acuerdo o convenio colectivo tendrá vigencia hasta el 1 de julio de 2014. Este, además, no podrá afectar el presupuesto del municipio del año fiscal 2013-2014.

por-verse-el-impacto-de-ordenanza  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you