Page 1

Eneko Etxebeste

Alteraciones de la con(s)ciencia

LANBROA arte Ediciones Poesía mínima


©Eneko Etxebeste. “Alteraciones de la con(s)ciencia” - (noviembre de 2000 a abril de 2001) LANBROA arte ediciones 1ª Edición (digital): Donostia, 2016 Fotografías de portada e interior: ©Eneko Etxebeste Nº 1 de la Colección ‘Poesía mínima’ ISBN: pendiente


Alteraciones de la con(s)ciencia Eneko Etxebeste

PoesĂ­a mĂ­nima 1


Después de algunos garabatos adolescentes de poca consistencia, me olvidé de la poesía durante mucho tiempo. Tampoco he sido (ni soy -no lo digo con orgullo-) un gran lector de poesía. Sin embargo, y de manera sorprendente, entre el 2000 y el 2001, un impulso extraño y severo, probablemente unido a la tópica “crisis de los 40”, me atacó de forma repentina. En cualquier momento y lugar, especialmente de madrugada, al despertar, la idea, los versos correspondientes, la cadencia, la longitud... aparecían de forma natural, adecuados, continuados, como si fuese otra persona la que los dictaba. He escuchado a algunos artistas relatar un estado de inspiración similar y supongo que forma parte de los procesos que la mente genera con algún fin reparador. O no. Con estos poemas reunidos en un libro que llamé ‘Alteraciones de la con(s)ciencia’, gane en 2001 el segundo premio de un pequeño certamen de poesía organizado por la Universidad de Deusto en Donostia. Fué un impulso que siempre he agradecido.


Índice

Desnudo, solo . . . . . Cada vez que arranco . . . . . Primeros haikus . . . . . ¡Qué extraño mal! . . . . . Imagen sin sentido . . . . . Malos versos . . . . . Poema breve para mí . . . . . Poesía cruel . . . . . Volcán . . . . . La ubicuidad del perro negro . . . . . Sueña el libertario . . . . . Teoría absurda . . . . . Tocar . . . . . Un pez... . . . . .

9 11 13 15 17 19 21 23 25 27 29 31 33 35


Desnudo, solo

De pie, frente a ti, desnudo. Solo. La piel fría. Oferentes los brazos y las manos abiertas.

Si me miras me verás transparente y leve, en equilibrio sobre el último peldaño antes de la nada. Solo yo ante ti, desnudo, dispuesto a caer al vacío.

Rodéame mientas me observas y dime: cuánto más se ha de abrir mi pecho para que salga el vaho tibio de la pena... Cuántas caricias más de la afilada hoja de la melancolía recorriendo mi espalda...

Cuánto más he de esperar para que me quites, una a una, esas espinas de acero que atraviesan mi piel y sueltan su veneno en el tuétano atormentado... Cuántas lágrimas más para vaciarme y poder caer rendido en el hueco que adivino forma tu cuerpo todas las noches.


Cada vez que arranco

Cada vez que arranco uno de los clavos que me mantienen atado a ti, siento el terrible dolor de la carne rasgada junto a la dulce promesa de la libertad.

Cada vez que arranco uno de esos clavos, y ya son muchos, veo el inmenso territorio de la libertad abierto para que lo disfrute, si puede, un cuerpo hecho jirones.


Primeros haikus

Yerma la tierra, quemada por mil guerras, al fin es nuestra... f

Un grano y otro, el granero de trigo, allรก va el ratรณn... f

Ondea sola -los hombres yacen muertosnuestra bandera... f

No queda nadie, marcharon con su ruido. La nieve sucia. f

Ya no queda luz, nada puede verse ya ยกserรก la noche! f

Capote sucio. Se aleja la sombra de quien fue y ya no es.


¡Qué extraño mal!

¡Qué extraño mal!

Cada noche (me) he de quitar, un día tras otro, la piel que cubre mi cuerpo, dejando a la carne humeante, brillante y roja, intercambiar su calor con el aire. Después debo arrojar, el ya inútil traje al río. Bajo una bruma espesa las aguas negras lo devoran con un chasquido de avidez.

Desollado deambulo inquieto buscando el negro bálsamo de la noche.

Entonces, ya no existe el pensamiento, solo el dolor sordo y sostenido del cuerpo herido. Enrojecidas, las sábanas delatan, al día siguiente, que nada fue un sueño.

¡Qué extraño mal … padecen los otros! pues nadie me acompaña en mi nocturno ritual. ¿Sólo yo, acaso, puedo alegrarme cada día de sentir con la perfección de una nueva piel?


Imagen sin sentido

Abres el paraguas, que creías forrado de piel humana, y ves que no es más que un esqueleto de varillas por lo que la lluvia de saliva te empapa de una forma que no puedes soportar. Entonces decides ser nube tu también, que siempre es más fácil que ser suelo.


Malos versos

Yo quiero hablar del miedo, de la bestia feroz que me muerde la lengua y trata de arrancĂĄrmela. De las uĂąas rotas de tanto araĂąar, desesperado, las paredes. De un perro negro. Del amor.

De senderos embarrados, pisados una y mil veces.

De la gota que pende del helecho y que ha de caer en un charco de sucio brillo metĂĄlico.


Poema breve para mĂ­

Yo nunca vengo a instalarme.


Poesía cruel

Libertad es una palabra estúpida que me molesta ver en mis versos. n

Cuando alcanzo a recuperar el aroma de tu saliva evaporándose en mi piel me niego a soltarlo. n

Los hechos, sin compasión, rebotan en tus palabras y provocan en mis ojos el mismo efecto que el aire frío. n

Aprende de las palabras crudas de quien no te quiere.


Volcán

¿Quién se atreve a arar conmigo las laderas del volcán dormido y así provocarle heridas candentes? ¿Quién a arañar la piel del gigante?

¿Tú? ¿O tal vez tú? No sabéis que ya me he servido de vosotras para tan ardua tarea. A ti te he arrebatado un trozo de sueño roto, plataforma donde apoyar los pies desnudos y evitar el fuego.

Y de ti ¡o tú! Guardo, de tu piel, un minúsculo padrastro, porcentaje nimio pero aún motivo. Qué no haría si tocases con tu índice el centro de mi pecho. Qué no intentaría.


La ubicuidad del perro negro

Cuando castañetea nervioso las uñas de sus patas ralas, ya sé que está aquí esperando su carroña. Cuando no le oigo, también sé que me vigila, astuto, silencioso.

Cuando rasca la tarima y se lamenta engañador sé que me quiere avisar. Que me ande con cuidado.

Cuando se va, ya sé que no se ha ido. Es entonces cuando más le temo.


Sueña el libertario

Sueña el libertario que un día encontrará su amada isla. Sueña que un día arribará a la orilla de utopía pero que mientras tanto habrá que aguantar tanta imperfección y tanta pena. Su espera se torna amarga porque la vida pasa y cada vez le cuesta más soñar, soñar con lo que sueña.

Cuando el anarquista bebe y el alcohol le nubla el alma cree que su reino no es de este mundo y se lamenta de su suerte. Lo que él no sabe, pobre anarquista viejo, es que su isla es una pompa leve que descansa en su corazón.

Lo que no sabe es que, como ocurre a todas las pompas, tarde o temprano y sin querer se romperá no dejando apenas rastro de haber existido.


Teoría absurda

Escribir un verso es bajar unas escaleras. Es ver como otros lo hacen y hacerlo tú también.

Es recorrer un trecho de forma ordenada hasta hundir los pies en el agua y darte cuenta, entonces, de que has llegado, cosa que quienes te observan sabían ya.


Tocar

Toco tu espalda. Noto el erizo de tu piel que se asusta. Toco tu pelo, color arroz dorado, y de tu frente lo separo. Me miran tus ojos buenos.

Toco tus manos y las acerco a mi cara. Huelo su olor a pan de centeno.

Toco tus labios, bellos por la gimnasia de tus palabras bellas. Dan calor y humedad a mis dedos.

Te toco y te siento (y no puedo dejar de hacerlo). Se va la pena, agua gris que me moja por dentro. Te toco y te siento y soy yo mรกs yo porque en ti me afirmo y crezco. Si te toco te quiero.


Un pez...

Un pez, otro pez, otro pez... nadando en el acuario de tu pecho. Un pez, un pez, otro pez cruzando lentos tras el cristal transparente del acuario de tu pecho. Un pez, un pez y otro pez crean una corriente leve en el agua de tu pecho. Un pez.

Pasa sin sonido sin mirar, sin ver.

Un pez... ...otro pez cerca de tu coraz贸n se mueven.


Iñigo Etxebeste (Eneko), Donostia 1961. Creador autodidacta, utilizo la fotografía como medio principal de expresión, pero también otras técnicas de arte como el grabado, gráfica, instalación... y la escritura.

Miembro de la Asociación Artística de Gipuzkoa - Gipuzkoako Artisten Elkartea desde 2004, participo activamente en la generación y gestión de actividades artísticas y culturales de Donostia - San Sebastián: ferias y mercados de arte, exposiciones individuales y colectivas, certámenes y encuentros de arte, lecturas de poesía, etc.

Promotor de una plataforma de productos y servicios para artistas, amantes del arte y organizaciones vinculadas al arte y la educación a la que he llamado LANBROA arte. A fecha de hoy, esta estructura que está en construcción, empieza a tomar cuerpo, sobre todo su estructura on line: enekoetxebeste.com elojodeblas.com lanbroaarte.com eraikin-jokoa.com

LANBROA arte Ediciones

Alteraciones de la con(s)ciencia. Eneko Etxebeste  

Nº 1 de la colección 'Poesía mínima'. LANBROA arte Ediciones.

Alteraciones de la con(s)ciencia. Eneko Etxebeste  

Nº 1 de la colección 'Poesía mínima'. LANBROA arte Ediciones.

Advertisement