Page 1

Eneko Etxebeste

(Sic) LANBROA arte Ediciones


©Eneko Etxebeste. “(Sic)” - 2002 LANBROA arte ediciones 1ª Edición (digital): Donostia, 2016 Grabado de portada: ©Eneko Etxebeste. ‘El cartabón de la memoria’ (Técnica mixta sobre fotograbado) Imágenes del ‘Insectario’: Free images de Dover Publications Nº 1 de la Colección ‘Poesía mínima’ ISBN: pendiente


(Sic)

Eneko Etxebeste

LANBROA arte Ediciones


Después de algunos garabatos adolescentes de poca consistencia, me olvidé de la poesía durante mucho tiempo. Tampoco he sido (ni soy -no lo digo con orgullo-) un gran lector de poesía. Sin embargo, y de manera sorprendente, entre el 2000 y el 2001, un impulso extraño y severo, probablemente unido a la tópica “crisis de los 40”, me atacó de forma repentina. En cualquier momento y lugar, especialmente de madrugada, al despertar, la idea, los versos correspondientes, la cadencia, la longitud... aparecían de forma natural, adecuados, continuados, como si fuese otra persona la que los dictaba. He escuchado a algunos artistas relatar un estado de inspiración similar y supongo que forma parte de los procesos que la mente genera con algún fin reparador. O no. Con estos poemas reunidos en un libro que llamé (Sic), gane en 2002 el segundo premio de un pequeño certamen de poesía organizado por la Universidad de Deusto en Donostia. Fué un impulso que siempre he agradecido. Los inseguros necesitamos referencias externas siempre, y son bienvenidas. El insectario es un capricho. “Sin más” (sic) que diría aquel.

Eneko Etxebeste, 2016

La palabra sic (del latín sic, ‘así’) es un adverbio latino que se utiliza en los textos escritos para indicar que la palabra o frase que lo precede es literal, aunque sea o pueda parecer incorrecta. Wikipedia ‘dixit’


Índice

5..... El agua sabe . . . . . s/t . . . . . Estepa piel . . . . . Yo te hablo . . . . . Haikus . . . . . Elástica noche . . . . . ¡Oh! . . . . . Azarosa vida . . . . . No pienso detenerme . . . . . Cáncamos . . . . . Padrastros . . . . . Sin aire . . . . . Geometría . . . . . Vértice y luz . . . . .

9 13 15 17 19 21 25 27 29 31 33 35 37 39 41


5

1.

Maestro constructor ¿para quién edificas con ladrillos de agua? 2.

Arcángel pagano tu inicua sonrisa taladra mi nuca mientras me cabalgas. 3.

Arco iris de luz fría, la pantalla insulta mis sentidos. Los salmos de los locos son hoy profecía.


4.

De puro no hablar se llenan de orĂ­n las palabras. Ve y haz lo que debas. Rompe tu garganta y dilo. 5.

Pies de arena, no te acerques a la orilla que las olas te matarĂĄn.


El agua sabe

Lo mismo que el aire pesa y el agua sabe, el tiempo deja sentir su paso, incluso suena cuando roza el tejido, tus ropas, tus tripas.


Sin tĂ­tulo

...mi saliva y tu piel fueron creadas con el Ăşnico fin de conocerse...


Estepa piel

Tu estepa piel recuerda lo que tu cabeza hace lustros olvid贸. Recuerda que alguien la pobl贸 y dio vida. Que alguien la habit贸 encendiendo un fuego que dej贸 su marca de placer y dolor.


Yo te hablo

Yo te hablo, mi amor, aunque no me entiendas. Te hablo aunque no me escuches. Aunque no me oigas.

Te hablo porque necesito hablarte, porque te quiero te hablo, aunque no estés, aunque no me veas o no me sientas. Te hablo aun estando solo.

Clamo al cielo y te hablo a ti. Bebo, me emborracho, deliro y te hablo a ti. Hablo en sueños y es por ti. Grito, exclamo, recito. Por ti también.

Solo cuando me preguntas callo.


Haikus

Nada hay. Nada. Aire y piedras tan solo. Esa es mi casa. e

No hay pájaros ni árboles ni peces. Esa es mi casa. y

Hoy caen hojas. También ayer cayeron. Esa es mi casa. f

Se va la ola. Peina la arena clara. Esa es mi casa.


Bajo la piedra guarda el lagarto un nido. Esta es mi casa. v

Lanza una piedra. Allรก donde caiga, esa es mi casa. b

Pisa en la arena, donde la huella quede, esa es mi casa. s


Elástica noche

La elástica noche resiste sin apenas sentir que te alejas. Un kilómetro y dos y cien. El tren tensa la goma oscura mas no importa...

Pero, ¡ay! la primera luz cruel del “sindormir” amenaza con romper el caucho negro. y me recuerda que te dije adiós.


¡Oh!

¡Eh, tú!, inextricable enjambre de materia. Si yo fuese ¡oh, yo! lo suficientemente pequeño, pequeño, como para traspasar el límite, traspasar la frontera-piel de tu cuerpo ¡oh, tú! no sabrías, no, si yo ¡oh, yo! estoy fuera o formo parte de ti ¡oh, tú! ¡oh, yo!


Azarosa vida

¡Azarosa vida!

Cubierto el cupo de dolor, el hombre desmoronado se dispone a retomar el camino como hombre nuevo.

Un puñado de trigo es suficiente equipaje. Caminar por la orilla de mil calzadas el objetivo. Estepa la vida, curioso y salado el llanto. Mas todo queda atrás: una idea, un amor. Nada o cuánto.


No pienso detenerme

No pienso detenerme.

Campos de astillas, lajas y hielo.

Me puso en marcha una bandera, pero el país se construyó y allá quedó: trapo y madera. Después seguí a un hombre. Era eso, solo un hombre.

Saberlo me llevó a los pies de Dios y lo traspasé como al humo. No pienso detenerme. Las plantas desolladas, los ojos abiertos, apunta a lo lejos la luz inmensa.


Cáncamos

Cáncamos necesito. Cáncamos donde colgar palabras. Si a nadie sirven ¿para qué las quiero?

Colgarlas abandonadas hasta que alguien las sienta y las tome - tal vez o hasta que se sequen y arruguen viejas. Entonces así, apiladas en un rincón, ocuparán menos.


Padrastros

Ha sucedido que, tirando de un padrastro, la piel se me ha rasgado en progresión geométrica dejando a la luz

-y cuál no sería mi sorpresa-,

que debajo de mí estoy también yo. Que bajo la corteza de quien yo soy estaba oculto yo, pero otro yo distinto que a duras penas reconozco. Al fin y al cabo yo.


Sin aire

Mete, si quieres, de nuevo la cabeza en la bolsa.

Al fin y al cabo ya estás acostumbrada. Al fin y al cabo ya sabes lo que es faltarte el aire. Al fin y al cabo se te ve -es transparenteigual que siempre, los ojos desorbitados, la boca en mueca de ahogo, los labios amoratados, la piel lívida, el pelo lacio, aplastado.

Como siempre, como todos los días se te ve. Como siempre, así se te ve.


Geometría

Con el cartabón de la memoria trazó su discurso un loco.

Y no le supuso un gran problema el hecho de que nadie lo entendiera.

De su locura - dueña y señora era el fiel esclavo, el mejor amante.

Pero llegó el día en que, convencido del valor de sus palabras, pidiole que lo dejara. Así lo pactaron y así se hizo.


VĂŠrtice y luz

VĂŠrtice y luz cortando el brillo de tu muerte.

Me reflejo en tus ojos, que ya no ven y te digo adiĂłs.

Cristal negro grabado con el molde de mi espalda en el momento de marchar.


Iñigo Etxebeste (Eneko), Donostia 1961. Creador autodidacta, utilizo la fotografía como medio principal de expresión, pero también otras técnicas de arte como el grabado, gráfica, instalación...

Miembro de la Asociación Artística de Gipuzkoa - Gipuzkoako Artisten Elkartea desde 2004, participo activamente en la generación y gestión de actividades artísticas y culturales de Donostia - San Sebastián: ferias y mercados de arte, exposiciones individuales y colectivas, certámenes y encuentros de arte, lecturas de poesía, etc.

Promotor de una plataforma de productos y servicios para artistas, amantes del arte y organizaciones vinculadas al arte y la educación a la que he llamado LANBROA arte. A fecha de hoy, esta estructura que está en construcción, empieza a tomar cuerpo, sobre todo su estructura on line: enekoetxebeste.com elojodeblas.com lanbroaarte.com eraikin-jokoa.com

LANBROA arte Ediciones

(Sic) Poesía. Eneko Etxebeste  

Después de algunos garabatos adolescentes de poca consistencia, me olvidé de la poesía durante mucho tiempo. Tampoco he sido (ni soy -no lo...

(Sic) Poesía. Eneko Etxebeste  

Después de algunos garabatos adolescentes de poca consistencia, me olvidé de la poesía durante mucho tiempo. Tampoco he sido (ni soy -no lo...

Advertisement