Page 1

Primera edición

revisada

2018

Una introducción al discipulado en EMI

Guía de Discipulado


Guía de Discipulado Una introducción al discipulado en EMI


Guía de Discipulado Una introducción al discipulado en EMI ©2016 Engineering Ministries International (EMI) Primera edición revisada, 2018 emiworld.org Santa Biblia, NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL® NVI® © 1999, 2015 por Biblica, Inc.®, Inc.® Usado con permiso de Bíblica, Inc.® Reservados todos los derechos en todo el mundo. Colaboradores: Hope Aparo, Gerente de Recursos Humanos (EMI Uganda) John Dallmann, Director Ejecutivo/Presidente de (EMI Global) Graham Frank, Director de Desarrollo (EMI USA) Dan Kane, Líder de Proyecto (EMI USA) Gary MacPhee, Director de Reclutamiento (EMI USA) Keziah M., Arquitecto miembro (EMI India) Brittany Meloni, Gerente de Pasantes (EMI USA) Molly Harris, Coordinador de Programa de Pasantes (EMI Global) Jenny Pillar, Gerente de Cuidado y Desarrollo de Personal (EMI Nicaragua) Jason Reinhardt, Director de Finanzas y Administración (EMI Global) Photo Credits: Fotografía de portada & portada interior por Christine Christophersen Ligy Abraham, p. 34, 60 | Danielle Adams, p. 83 | Rex Barber, p. 22 Matthew Coffey, p. 76 | Anne Herron, p. 9 | Jenni Keiter, p. 53, 94 Andy K., p. 5 | Shanan Lau, p. 58 | Mary McLeod, p. 54 | Erin Means, p. 28 Alexander Mooney, p. 21, 84 | Anna Seeley, p. 6, 90 | Jaimee Sekanjako, p. 18 Rene Siu, p. 40 | Brandon Swab, p.70 | Greg Young, p. 46

disenando ˜ un mundo de espaeranza


Introducción

Contenido

5

Áreas de crecimiento en el discipulado

8

Mentoría 10

Trabajo con grupos

13

Discipulado individual

15

Profundizando 16

Pasantes 18

Adentrándonos a la formación espiritual 21

Sesión 1: Conectándonos con el verdadero evangelio

22

Sesión 2: Conectándonos con Dios a través de su Palabra

28

Sesión 3: Conectándonos con Dios a través de la oración

34

Sesión 4: Conectándonos con Dios a través de la adoración

40

Sesión 5: Conectándonos con Dios en diferentes culturas y contextos 46

Creciendo en el hacer discípulos

53

Sesión 6: Creciendo en el cuerpo de Cristo

54

Sesión 7: Creciendo en el entendimiento de la Gran Comisión

58

Sesión 8: Creciendo entre culturas

64

Sesión 9: Creciendo en compasión por las personas creadas por Dios 70

Sesión 10: Creciendo en compasión por el mundo creado por Dios 76

Liderazgo e influencia en aquellos que nos rodean 83

Sesión 11: Liderazgo en la Iglesia local

84

Sesión 12: Liderazgo en la comunidad

90

Sesión 13: Liderazgo en las profesiones de diseño y construcción

94


Introducciรณn


Introducción “Discipulado” es un tema tan grande que incluso pocas personas han intentado definirlo. Aquí en EMI, consideramos que el discipulado es un viaje que dura toda la vida, donde aprendemos acerca de Dios y de lo que Él nos quiere enseñar, en el que buscamos ser más como Él y reflejar su corazón a aquellos que nos rodean. Es a la vez intencional y relacional. También creemos que, como profesionales del diseño y construcción, tenemos una oportunidad única de influir en nuestra profesión y en el mundo para Cristo, y es por esto que nuestro material de discipulado intencionalmente busca cerrar la brecha entre nuestros dos mundos, el espiritual y profesional. Siempre que sea posible, el material producido por EMI invertirá tanto en lo espiritual como en lo práctico. El discipulado es uno de nuestros valores fundamentales y como tal, esperamos que todos nuestros miembros participen activamente en él, tanto siendo discípulos como discipulando a otros. El siguiente material está destinado a ser un programa independiente que presenta lo básico del


Guía de Discipulado | 7

discipulado dentro de EMI, pero también hay recursos adicionales disponibles para cada tema en nuestro material “Profundizando”. Recomendamos que todo el personal nuevo complete este material al unirse a EMI, antes de pasar a otros materiales. El discipulado no es un ejercicio en un libro de texto. Este material tiene como objetivo reconocer las diferentes formas en que cada uno de nosotros se relaciona con Dios y con otros. Este material no es “el todo” acerca de cómo relacionarse con Jesús. En cambio, actúa como una guía flexible para crear una cultura de discipulado dentro de EMI. Recomendamos que cada miembro invierta alrededor de 1.5 horas de su semana de trabajo en discipulado, ya sea en comunidad, como oficina, individualmente, o en mentoría uno a uno. Recomendamos que aquellos que son mentores de otros dediquen de 1.5-2.5 horas además del tiempo que dedican a su propio discipulado. Este material no hará discípulos por sí solo, pero el deseo es que sea un catalizador para la discusión, reflexión, oración y acción en el que todos seamos más como Cristo.


8 | Áreas de crecimiento en el discipulado

Áreas de crecimiento en el discipulado Es importante entender hacia dónde se dirige EMI y cómo esperamos llegar ahí. A continuación, se encuentra nuestra visión, misión y valores fundamentales:

Visión de EMI: Personas restauradas por Dios y el mundo restaurado a través del diseño.

Misión de EMI: Desarrollar personas, diseñar estructuras y construir instalaciones que sirvan a las comunidades y a la Iglesia.

Valores fundamentales de EMI: EMI gira en torno a la persona de Jesús y sirve a la Iglesia global para glorificar a Dios a través de: • Diseño: EMI trabaja dentro del contexto local para diseñar y construir instalaciones culturalmente apropiadas que sean sustentables, asequibles y transformacionales. • Discipulado: EMI desarrolla personas espiritual y profesionalmente a través del discipulado y mentoría intencional. • Diversidad: EMI edifica la Iglesia al conectar personas de diferentes trasfondos, habilidades y etnias para demostrar nuestro amor por Dios, nuestro amor por las naciones y la unidad que compartimos en Cristo. Nuestro segundo valor fundamental es el discipulado y la participación intencional en el crecimiento espiritual y profesional de nuestro personal, pasantes y voluntarios. Tenemos tres áreas clave dentro de las cuales se enfoca nuestro discipulado y alrededor de las cuales se basa este material. Nuestra esperanza es que cada miembro de EMI vea un crecimiento en las siguientes tres áreas clave.


Guía de Discipulado | 9

Formación espiritual Queremos que el personal de EMI tenga una base sólida en el conocimiento de las escrituras, oración y adoración. Así como confianza en su identidad en Cristo, como individuos y como cuerpo de creyentes.

Evangelismo y Hacer discípulos Queremos que el personal de EMI busque la imagen de Dios en todas las personas y comprenda su corazón hacia la creación. Deben entender la Gran Comisión y lo que significa “hacer discípulos” y ponerlo en práctica, tanto en su propia cultura como en otras culturas.

Liderazgo Queremos que el personal de EMI sea líder en sus iglesias locales, en sus comunidades y en su profesión.


10 | Mentoría

Mentoría Mentoría es el proceso mediante el cual una persona mayor o más experimentada acompaña a una persona más joven o menos experimentada. Para nosotros, el ejemplo supremo de un mentor es Jesús mismo. El Nuevo Testamento usa la palabra mathetes para describir a los discípulos de Jesús – literalmente significa “aprendices.” Jesús tuvo muchas oportunidades para enseñar a grandes multitudes acerca del Reino de Dios, y así lo hizo. Pero intencionalmente seleccionó a un pequeño grupo de personas para que fueran sus “aprendices.” No solo aprendieron del Reino de Dios de una manera académica, sino que se sumergieron en él. Su entendimiento de la oración, adoración, ayuno, sanación, etc., fue más allá de ver estas cosas como algo que tenían que hacer para tener una relación con Dios. En lugar de eso, vivieron junto con Jesús, viéndolo orar, viéndolo ayunar y viéndolo sanar. Fueron desafiados por Él a salir y hacer lo mismo. Jesús no les decía solamente qué hacer y esperaba que lo hicieran, los discípulos lo veían hacerlo, y después ellos imitaban lo que habían visto. El discipulado dentro de EMI nunca tendrá éxito si se trata de un ejercicio de papel. Mucho de nuestro personal crecerá y florecerá leyendo libros y participando en grupos, e incluso trabajando en el material en este programa. Pero no hay sustituto para el aprendizaje dentro de una relación. Como Jesús mismo nos muestra, la mentoría es un componente vital en el discipulado. Abrir nuestras vidas a otros para permitirles compartir nuestra sabiduría y desafiarnos en cosas que aún no hemos dominado es el corazón de la relación de mentoría. El tiempo de mentoría puede ser usado para trabajar juntos en algún material de discipulado en particular, por ejemplo, este programa, o material de “Profundizando.” Alternativamente, es posible que desees compartir historias de vida, orar juntos, comer juntos o salir a compartir el Evangelio a su comunidad profesional local. La clave no es tanto el contenido, sino la relación y la intencionalidad. Como mentor, estás invirtiendo en el camino de fe de alguien más, dándole acceso a tu vida, y compartiendo tu propia sabiduría y experiencia para ayudarles a ir más lejos y más profundo. Cada miembro del personal dentro de EMI, y cualquier otro miembro de la familia que quiera formar parte, deberá tener un mentor espiritual del mismo sexo, con quien se reúna regularmente. Idealmente, las relaciones de


Guía de Discipulado | 11 mentoría son relaciones uno a uno entre un cristiano mayor o más maduro y un “aprendiz” joven. Sin embargo, puede haber algunos contextos en los que funcione mejor si se reúnen dos o tres personas en igualdad de condiciones, por ejemplo, en una oficina nueva o muy pequeña. Si bien es mejor mantener la constancia dentro de las relaciones de mentoría, el hecho de que haya cambios en el personal significa que las relaciones de mentoría deberán revisarse periódicamente para garantizar que todos tengan acceso a un mentor. El personal nuevo (o el personal que se traslada del extranjero por primera vez) puede beneficiarse de reuniones más regulares durante los primeros meses. Deben completar el material de discipulado de EMI antes de que se les pida ser mentores de otra persona.

Principales consejos para la mentoría: ¿Quién inicia? No hay reglas establecidas acerca de cómo una relación de mentoría comienza, pero varias cosas son importantes a considerar. En primer lugar, el/la aprendiz debe sentirse atraído/a por la vida, integridad y sabiduría de su mentor potencial. Segundo, el mentor debe corresponder ese respeto y aprecio por el aprendiz. La mayoría de las veces, el aprendiz será el que inicie la relación pidiéndole a alguien que sea su mentor; pero puede ser de cualquiera de las dos maneras. Orar y pedir a Dios sabiduría y dirección es la parte crítica en una relación de mentoría exitosa. También es importante que todos encuentren un mentor, así que, en última instancia, el director de cada oficina necesitará dar seguimiento para asegurarse de que esto suceda.

Ser claro acerca del propósito Cuando se reúnan por primera vez y luego, periódicamente, discutan lo que cada uno espera dentro de esta relación y acuerden algunas reglas básicas. Por ejemplo, ¿la persona espera que trabajen en un libro, o quiere a alguien con quien orar? ¿Están pasando por una situación difícil de la que necesitan hablar o simplemente quieren aprender su historia? Cualquier opción sería razonable, pero asegúrense de tener los mismos objetivos, ayudará a construir un discipulado productivo.


12 | Mentoría

Establecer límites claros Decidan juntos cuánto tiempo pasarán juntos y con qué frecuencia. Den prioridad a este tiempo, incluso si tienen un itinerario ocupado. Decidan cuáles son sus límites en términos de confidencialidad. Deben tener integridad y respeto para no compartir las cosas que se hablan en privado con otras personas, pero un mentor no es un terapeuta. Sería prudente discutir en qué circunstancias podrían compartir información.

Escuchar atentamente y hacer preguntas abiertas Las personas prosperan cuando se sienten escuchadas. Reúnanse en un lugar dónde puedan evitar interrupciones y asegúrense de permitir que la otra persona diga todo lo que quiere decir antes de compartir su propia experiencia. Antes de ofrecer consejos, hagan preguntas de búsqueda: es posible que – la otra persona ya tenga una solución propia. Las preguntas de “cómo” y “qué” son a menudo más productivas que las preguntas de “por qué”, o las que tienen una respuesta de sí o no.

Reunirse regularmente Recomendamos alrededor de 1.5 horas del tiempo de trabajo por semana para el discipulado, que puede ser con un mentor individual. Si eres mentor de otros, puedes usar entre 1 y 2.5 horas del tiempo de trabajo por semana por encima de tu propio tiempo de discipulado si lo necesitas. Una hora de mentoría uno a uno por semana debería ser suficiente, pero es posible que deseen reunirse por más tiempo si hay más personas. Igualmente, una reunión más larga una vez al mes podría funcionar mejor. Asegúrense de establecer una hora para su próxima reunión al final de cada sesión.


Guía de Discipulado | 13

Trabajo con grupos Trabajar con grupos en el contexto de discipulado es realmente una extensión de la mentoría. Por naturaleza, trabajar con grupos tiende a ser más estructurado que trabajar en una relación de mentoría uno a uno, pero eso no quiere decir que tenga que ser aburrido. Jesús escogió a un grupo de doce en quien invirtió su conocimiento y compartió su vida, y sin duda, este fue un grupo dinámico de personas. Al igual que en la mentoría, la clave para tener éxito en grupos de discipulado, no se trata tanto del contenido sino de la relación e intencionalidad. La forma en que el personal de EMI se reúne en grupos depende completamente de su contexto. En algunas circunstancias, puede ser posible que todo el personal de la oficina trabaje al mismo tiempo como grupo en un programa en particular, pero en contextos más amplios esto puede ser poco práctico. Algunas oficinas pueden optar por revisar el material en relaciones de mentoría y reunirse esporádicamente dentro de grupos para discusiones. Otras pueden tener varios grupos de discipulado que se reúnen regularmente para trabajar en algún material, dejando las relaciones de mentoría (más privadas) para oración y compartir. Los grupos podrían reunirse para orar, hacer alcance o comer juntos. Los grupos pueden ser de un solo sexo o mixto, aunque recomendamos al menos cuatro personas para un grupo mixto.

Principales consejos para trabajar con grupos: Tener una clara estructura organizacional Los grupos pueden tener uno o más líderes, pero debe estar claro quién está haciendo qué. Decidan si el grupo tendrá un líder que organice cada reunión y dirija cada sesión, o si el grupo tomará turnos para dirigir las sesiones. Si los miembros tomarán turnos para dirigir las sesiones, seleccionen una persona que tenga la responsabilidad administrativa del grupo (por ejemplo, programar los espacios de reunión, enviar mensajes, comunicados).


14 | Trabajo con grupos

Ser claros acerca del propósito Cuando se reúnan por primera vez y luego, periódicamente, discutan lo que cada uno espera dentro de este grupo y acuerden algunas reglas básicas. Por ejemplo, ¿este grupo quiere trabajar en un material específico y terminarlo, o es este un grupo continuo que cubre diferentes cosas?

Establecer límites claros Decidan juntos cuánto tiempo pasarán juntos y con qué frecuencia. Den prioridad a este tiempo, incluso si tienen un itinerario ocupado. Decidan qué pasará si alguien falta a una sesión. De la misma manera, decidan cuáles son sus límites en términos de confidencialidad. Deben tener integridad y respeto para no comentar las cosas que se comparten dentro del grupo con otras personas. Sin embargo, sería prudente discutir en qué circunstancias podrían compartir información.

Escuchar atentamente y hacer preguntas abiertas Las personas prosperan cuando se sienten escuchadas. Reúnanse en un lugar dónde puedan evitar interrupciones y asegúrense de permitir que la otra persona diga todo lo que quiere decir antes de compartir su propia experiencia. Antes de ofrecer consejos, hagan preguntas de búsqueda: es posible que – la otra persona ya tenga una solución por su cuenta. Las preguntas de “cómo” y “qué” son a menudo más productivas que las preguntas de “por qué”, o las que tienen una respuesta de sí o no. Si tú estás dirigiendo el grupo, trata de asegurarte que todos estén incluidos, y anima a los miembros más reservados del grupo a compartir.


Guía de Discipulado | 15

Discipulado individual Además de invertir en los grupos e individuos que lo rodeaban, Jesús pasó gran parte de su tiempo en lugares de soledad, en comunión con su padre. Mientras muchas personas crecen en grupos o en discipulado uno a uno, a veces, necesitamos tiempo para procesar y reflexionar por nuestra cuenta. En EMI, las relaciones son el corazón del proceso de discipulado, pero también puede tomarse tiempo y espacio para el estudio y reflexión en privado. Recomendamos que la mayoría del tiempo dedicado al discipulado sea en un contexto relacional, ya sea en un grupo o con un mentor. Sin embargo, puede haber tiempo o temporadas dónde es más apropiado pasar tiempo a solas. Por ejemplo, un grupo podría estar trabajando en un libro de estudio en el cual hay capítulos muy largos, cada persona podría pasar una hora leyendo por si misma durante la semana antes de discutirlo en grupo. Otro ejemplo sería el de alguien y su mentor decidiendo que van a dedicar una hora a la semana para oración y reflexión en privado, antes de reunirse a orar juntos semanalmente.

Principales consejos para el discipulado individual: Rendición de cuentas La clave para comprometerse con el discipulado individual es hacerlo solo, pero no de manera aislada. Decide con tu mentor o grupo, cuánto tiempo dedicarás al discipulado individual y cuánto tiempo a reunirse juntos. Acuerden lo que estarás haciendo durante tu tiempo individual, y da permiso a tu mentor o grupo de preguntar acerca de cómo usas tu tiempo y de desafiarte a ir más allá y más profundo.

Establecer límites claros Puede ser más difícil tener tiempo libre para el discipulado si no se está reuniendo con otra persona. Agenda tiempo en tu horario y apégate a él.


16 | Profundizando

Profundizando Este material está diseñado para ser una introducción a lo básico del discipulado dentro de EMI. Abarca una amplia serie de temas, que consideramos piedras angulares de la fe y misión en nuestro contexto profesional. Completar este material dará solamente un vistazo del Reino de Dios, y de ninguna manera es exhaustivo. Cada una de las sesiones es una introducción de un tema más amplio que puede ser estudiado con mayor profundidad por cuenta propia. De hecho, este material es una especie de guía, como un mapa que indica los lugares que vale la pena visitar. “Profundizando”, es un recurso adicional que detalla otros materiales que están disponibles para estudiar cada tema con mayor profundidad. Al completar este material de discipulado de EMI, el personal continuará seleccionando un tema de interés y trabajando en él, ya sea de manera individual, con un mentor o en grupo. La mayor parte del material de “Profundizando” puede cubrirse de 6 a 18 semanas, por lo que cubrir todos los temas del discipulado de EMI a profundidad, tomaría entre 2 y 4 años. “Profundizando” es un documento “vivo”, compilado por el personal para el personal. El material de “Profundizando” ha sido probado por otros miembros del personal que lo han revisado y hecho recomendaciones sobre la mejor manera de usarlo. Si deseas recomendar algún material en particular que sea relevante para uno de los temas principales, o incluso que tenga un alcance más amplio, por favor contacta al equipo de discipulado de EMI.

Principales consejos para utilizar Profundizando: Reflexionar en lo que has hecho Al escoger nuevo material, es importante reflexionar sobre lo que ha pasado antes. ¿Hubo áreas en particular del material de discipulado de EMI que eran nuevas y que te gustaría aprender con más profundidad? ¿Existe algún formato en particular que funcione bien para tu contexto, p. ej. ¿Leer un libro individualmente y después reunirse para discutirlo, o realizar algún material de estudio de la Biblia en grupo?


Guía de Discipulado | 17

Asegurarse de tener tiempo Revisa cuánto tiempo toma completar el material y planea de acuerdo a eso. Es posible que debas considerar el tiempo que estarás ausente en un proyecto o en vacaciones. No comiences un estudio de 18 semanas con alguien que solo estará contigo por 10 semanas.

Invertir en áreas en las que puedas crecer Puede haber algunas áreas en las que tienes un conocimiento y entendimiento más profundo. Especialmente en contextos de grupos, tu sabiduría será de gran beneficio para otros, y puedes sorprenderte a ti mismo, con lo mucho que puedes aprender. Sin embargo, también es muy importante identificar las áreas dónde tu conocimiento y entendimiento de un tema es limitado y necesitas invertir en ello.


18 | Pasantes

Pasantes Este material ha sido diseñado para ofrecer una introducción al discipulado dentro del contexto de la profesión de diseño, por lo que será de beneficio tanto para el personal como para pasantes. En particular, los pasantes que regresan a contextos seculares se beneficiarán de pasar tiempo pensando en algunos de los temas presentados en este material. Queremos que descubran las formas en que podemos honrar a Dios a través de nuestros diseños y nuestras interacciones con los demás. Las oficinas que usen este material con pasantes, pueden hacerlo ya sea en un grupo de pasantes o los pasantes con sus mentores. Puede ser necesario acortar el curso de acuerdo con la cantidad de tiempo que los pasantes estén presentes. Para mantener las sesiones clave recomendamos combinar u omitir las sesiones once y doce. Las sesiones del tres al cinco también podrían combinarse si es necesario. Por lo tanto, un programa de diez semanas para pasantes puede ser el siguiente:


Guía de Discipulado | 19

SEMANA 1

Sesión 1: Conectándonos con el verdadero evangelio

2

Sesión 2: Conectándonos con Dios a través de su Palabra

3

Sesión 3: Conectándonos con Dios a través de la oración

4

Sesión 4: Conectándonos con Dios a través de la adoración

5

Sesión 5: Conectándonos con Dios en diferentes culturas y contextos

6

Sesión 6: Creciendo en el cuerpo de Cristo

7

Sesión 7: Creciendo en el entendimiento de la Gran Comisión

8

Sesión 8: Creciendo entre culturas

9

Sesión 9: Creciendo en compasión por las personas creadas por Dios

10

Sesión 10: Creciendo en compasión por el mundo creado por Dios

11

Sesión 13: Liderazgo en las profesiones de diseño y construcción

Si los pasantes usan el material durante un período aún más corto de ocho semanas, recomendamos usar el programa de diez semanas, dejando de lado las sesiones 2, 3 y 6.


Adentrรกndonos a la formaciรณn espiritual


Sesión 1: Conectándonos con el verdadero evangelio “…si de veras se les habló y enseñó de Jesús según la verdad que está en él. Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad.” Efesios 4:21-24 Durante las siguientes trece sesiones estaremos viendo lo que significa ser un discípulo de Cristo. Comenzaremos por observar qué es realmente el evangelio y lo qué significa para nuestra propia identidad ante Dios. El Nuevo Testamento contiene dos palabras que nosotros traducimos como “evangelio” – el sustantivo evangelion (buenas nuevas) y el verbo evangelizo (anunciar las buenas nuevas). Históricamente estas palabras se utilizaron cuando alguien traía un mensaje de victoria o gran alegría.


Guía de Discipulado | 23 Los primeros cristianos adoptaron estas dos palabras para referirse a su mensaje de gran alegría en Cristo. Pero, ¿estaban simplemente celebrando un boleto de salvación que nos permitiera escapar de las llamas del infierno y nos diera entrada al cielo? ¿O es más que eso? Comencemos observando lo que Jesús y los apóstoles del primer siglo dijeron acerca del evangelio. Jesús mismo dijo:

”No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos, sino a darles cumplimiento”. Mateo 5:17 Este pasaje nos habla acerca de la misión de Jesús y de cómo Él se relaciona con el Antiguo Testamento y el pueblo de Israel. Claramente establece que Jesús no vino a eliminar o abolir el sistema del Antiguo Testamento, sino a ser el cumplimiento de este. Esta idea de “cumplir la ley” significa que Jesús y sus enseñanzas debían ser entendidas como la consumación, terminación y resolución de toda la ley del Antiguo Testamento y los Profetas. ¡Esta es una afirmación increíble! Los fariseos y maestros de la ley no aceptaron esta “declaración mesiánica”, ni las otras enseñanzas de Jesús, por lo que conspiraron para matarlo (Mateo 12:14). Así vemos que el mensaje del evangelio que Jesús vivió, está firmemente arraigado en la historia del pueblo elegido de Dios, Israel. El apóstol Pedro también definió su entendimiento del evangelio en su primer sermón en el día de Pentecostés (Hechos 2:14-41). Le dio a su audiencia un recorrido por el Antiguo Testamento, les explicó cómo la muerte y resurrección de Jesús fueron el cumplimiento de estos pasajes, además de decirles de qué manera se debería responder a ello.


24 | Sesión 1: Conectándonos con el verdadero evangelio Finalmente, el apóstol Pablo también hace claras declaraciones sobre el evangelio en la Biblia:

“Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras, y que se apareció a Cefas, y luego a los doce. Después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales vive todavía, aunque algunos han muerto. Luego se apareció a Jacobo, más tarde a todos los apóstoles, y, por último, como a uno nacido fuera de tiempo, se me apareció también a mí.” I Corintios 15:3-8 Aquí Pablo articula de forma muy clara las piezas principales del mensaje del evangelio. Observe que Pablo está resumiendo lo que Jesús dijo en Mateo 5. Al usar la frase “según las Escrituras”, él también está demostrando que el mensaje del evangelio está vinculado a la historia y las profecías del Antiguo Testamento y a la historia del pueblo de Israel. Y afirma que se cumplen a través de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús. Además, enfatiza que hubo testigos que dieron testimonio de esto y que no puede ser negado. En estos versos y en muchos otros, vemos que el evangelio es mucho más que un plan para que un individuo vaya al cielo cuando muera. Tampoco es simplemente creer en Jesús y decidir seguirlo. En cambio, entender el evangelio se trata de comprender completamente el asombroso e histórico relato de la Biblia. Esta historia comienza en Génesis con las experiencias de Abraham y el pueblo de Israel. El punto culminante de esta historia y la consumación del plan de Dios para su pueblo es el Mesías Jesucristo. Él murió por nuestros pecados, ha resucitado a una nueva vida y nos exhorta a conectarnos con Su Iglesia.1 El mensaje de salvación es una parte muy importante del evangelio, pero el evangelio es mucho más que un plan de salvación. Es el plan, el propósito y el punto más alto de toda la historia. Es la historia de Dios, la historia de Israel, la historia de Jesús y nuestras propias historias que se unen con un poder inigualable y superan cualquier otra historia o pasión que podamos

Scot McKnight, The King Jesus Gospel: The Original Good News Revisited [El evangelio del rey Jesús: Las buenas nuevas originales revisadas] (Grand Rapids: Zondervan, 2011)

1


Guía de Discipulado | 25 tener en nuestras vidas. Y como resultado requiere que pongamos a Jesús en nuestras vidas como Mesías y Señor, y que vivamos nuestras vidas bajo su Señorío y Gobierno. Significa comprometerse con Dios en todos los aspectos de nuestras vidas y permitir que la Biblia nos moldee y forme nuestra historia. El evangelio es mucho más que un “pase libre al cielo” – es una verdad que abarca todo al alinear nuestra vida y nuestra historia con la historia de Jesús y su Reino. Entonces, ¿qué significa esto para nosotros como seguidores de Cristo en EMI? ¿Cómo alineamos nuestras vidas con la historia de Jesús y el Reino de esta manera? Como primer paso, habiendo abrazado la plenitud del evangelio, también debemos abrazar nuestras propias identidades ante Dios. A menudo se habla de identidad en dos sentidos, nuestro significado (lo que nos da valor) y nuestro propósito (lo que hacemos). Sin embargo, diferentes culturas encuentran significado y propósito en diferentes cosas, y estas a menudo no están alineadas con las Escrituras.

El evangelio es mucho más que un ´pase libre al cielo´

Por ejemplo, algunas culturas americanas y europeas atribuyen significado y propósito a las personas de acuerdo a las actividades que realizan o a los eventos que han ocurrido en sus vidas. Por lo tanto, la identidad de una persona está vinculada con sus experiencias, en lugar de con su valor real como persona. En particular, como cristianos profesionales del diseño, fácilmente podemos encontrar nuestro significado en lo que hacemos, en lugar de en quienes somos ante Dios. Tenemos un conjunto único de dones y educación que puede ser utilizado para cumplir con el llamado a nuestras vidas de hacer buenas obras y compartir el evangelio. Puede ser muy fácil identificarse con las cosas que logramos (o no logramos) a través de nuestro trabajo y darnos valor a nosotros mismos y a otros, de acuerdo a estas cosas.


26 | Sesión 1: Conectándonos con el verdadero evangelio Los siguientes versículos muestran que nuestro valor es dado por Dios, y que nuestra importancia ante Dios permanece inmutable a pesar de lo que hacemos.

“Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios”. Juan 1:12 “¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos!” 1 Juan 3:1a “Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús,” Romanos 8:1 “Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor”. Romanos 8:38-39 En pocas palabras, somos hijos de Dios y formamos parte del más grande relato de toda la historia. Tal y como el apóstol Pablo lo describe de una manera tan hermosa en el libro de Romanos, “Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros”. (Rom. 5:8)


Guía de Discipulado | 27 PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • Lee Hechos 3:12-26, 4:8-12, 10:34-43 y 11:4-18. ¿Por qué nuestra identidad en Cristo es tan importante en nuestra vida diaria? ¿Puedes dar un ejemplo de cómo tu identidad en Cristo ha cambiado tu vida?

• Lee Hechos 13:16-41, 14:15-17 y 17:22-31. Como cristiano, ¿cómo te involucras en la cultura a tu alrededor sin perder el evangelio en tu propia vida?


Sesión 2: Conectándonos con Dios a través de su Palabra “Cuídense de que nadie los cautive con la vana y engañosa filosofía que sigue tradiciones humanas, la que está de acuerdo con los principios de este mundo y no conforme a Cristo”. Colosenses 2:8 El tema de la Biblia es tan vasto y amplio que es prácticamente imposible hacerle justicia en una sola sesión. En primer lugar, está la narrativa general de la Biblia: la historia de la creación, el pueblo de Israel, los profetas, la venida del Mesías prometido, la muerte y resurrección de Jesús y los inicios de la iglesia. Estudiar simplemente eso nos podría tomar toda la vida. Pero además de contar historias, la Biblia está llena de enseñanza moral, cuenta la historia de la relación entre Dios y el hombre; y nos instruye para vivir en el mundo de hoy. Hay numerosos temas que uno podría estudiar, así como muchas preguntas que uno podría hacer. ¿Cómo saber que las Escrituras son verdad? ¿Son


Guía de Discipulado | 29 relevantes para nuestra vida en la actualidad? ¿Importa si conocemos íntimamente las Escrituras? Como profesionales del diseño, tal vez ayude pensar en Dios como el diseñador supremo. Al darnos la Biblia, Él nos ha proporcionado los planos, pero nosotros somos los responsables por construir nuestras propias vidas. Hay un panorama general, pero también hay instrucciones detalladas, a menudo repetidas de maneras y en lugares diferentes. Es posible hacer un muy buen intento al construir sólo viendo el panorama general. Esto puede ser cierto si otras personas a nuestro alrededor han leído las instrucciones detalladas y pueden ofrecer un consejo sobre qué hacer. Pero mirando un solo plano general y confiando en otros para hacer el trabajo, nunca será un sustituto de haber visto los detalles nosotros mismos. Tal vez sea porque estamos apresurados por construir el edificio tan rápido como sea posible, y que vean que estamos a la par con los que nos rodean. No queremos estar cavando cimientos cuando todos los demás ya están en el segundo piso. Así que tomamos atajos y esperamos que nadie lo note. O tal vez, simplemente no vemos los beneficios de invertir tiempo revisando los planos a fondo y, por lo tanto, seguimos adelante y nos referimos a ellos sólo cuando hay un problema. En todos estos casos, lo que terminamos construyendo puede parecer que está bien hecho, pero es probable que haya debilidades estructurales, y muy poco probable que el acabado sea detallado. De la misma manera, podemos elegir qué planos o instrucciones queremos seguir o incluso agregar algunos elementos por nuestra cuenta. Puede haber ciertos elementos de diseño con los que no estamos de acuerdo, así que deliberadamente decidimos no incluirlos, o los remplazamos con algo más. Pero un edificio de ladrillos que use harina en lugar de mortero puede parecer


30 | Sesión 2: Conectándonos con Dios a través de su Palabra viable, quizás incluso emocionante y de vanguardia, pero no se mantendrá en un terremoto. La única manera de garantizar que lo que estamos construyendo es lo que realmente Dios había intencionado en su diseño, es invertir tiempo en conocer los planos, eso es, ¡conocer la Biblia! Para tener un conocimiento profundo del panorama general, pero también para observar cada uno de los detalles y para asegurarnos de que entendemos por qué están allí y cómo hacerlos. Es posible que tengamos que pedir ayuda a las personas que han estado haciendo esto por más tiempo que nosotros. Ellos pueden explicar cómo ciertas partes del diseño se conectan y quién puede asesorarnos sobre la mejor manera de hacer las cosas. Y, por supuesto, siempre podemos acudir al Diseñador mismo y pedir sabiduría, discernimiento y dirección. La Biblia misma tiene mucho que decir sobre su propio valor. Aquí hay sólo algunos versículos que muestran que la Biblia es infalible, sin defecto, confiable, tiene autoridad, completa, inmutable y totalmente suficiente.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra”. 2 Timoteo 3:16-17 “Jesús hizo muchas otras señales milagrosas en presencia de sus discípulos, las cuales no están registradas en este libro. Pero estas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengan vida”. Juan 20:30-31 “La ley del Señor es perfecta: infunde nuevo aliento. El mandato del Señor es digno de confianza: da sabiduría al sencillo”. Salmos 19:7


Guía de Discipulado | 31 “Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito”. Josué 1:8 Jesús le respondió: —Escrito está: “No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Mateo 4:4 “Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón.” Hebreos 4:12 “No se contenten solo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica. El que escucha la palabra, pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo y, después de mirarse, se va y se olvida en seguida de cómo es. Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído, sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla”. Santiago 1:22-25

Las Escrituras son valiosas y es de vital importancia conocerlas por nosotros mismos.

En pocas palabras, las Escrituras son valiosas y es de vital importancia conocerlas por nosotros mismos. Pero, ¿cómo hacemos eso exactamente? La respuesta simple es apartar tiempo para leer la Biblia, pero la realidad para muchos de nosotros es que no es tan simple como parece. ¿Deberías hacerlo solo, o en parejas, o en un grupo? ¿A qué hora del día deberías hacerlo?


32 | Sesión 2: Conectándonos con Dios a través de su Palabra ¿Deberías tener notas de estudio? ¿Deberías empezar con algún libro o tema en particular? Hay muchas maneras diferentes en las que nos relacionamos con Dios, en las que leemos y estudiamos las Escrituras. No hay una sola respuesta o forma de hacerlo. Lo importante es encontrar una manera que te ayude a conectarte con Dios y su Palabra, y en la que puedas ser desafiado y motivado. Si bien debe haber un elemento de disciplina en la manera en que abordas las Escrituras, si lo que estás haciendo se está convirtiendo en una tarea más, considera intentar una manera diferente de estudiar.


Guía de Discipulado | 33 PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • ¿Cómo y cuando lees la Biblia normalmente? ¿Es algo que funciona, o necesita cambiar? • ¿Cómo profundizas en las Escrituras, lo haces en familia o individualmente? ¿Profundizar en las Escrituras es algo que se te facilita? ¿Qué estrategias tienes para profundizar en las Escrituras cada día? • ¿Cuáles son las luchas más grandes que tienes cuándo se trata de estudiar y entender la Biblia? • ¿Qué piensas acerca de la infalibilidad de la Escritura? • ¿Hay partes de la Biblia con las que luchas en tu cultura o contexto? ¿Hay temas o libros de la Biblia que necesitas estudiar con mayor profundidad? ¿Cómo vas a hacer esto? • Si deseas continuar con esto, elabora un plan para leer la Biblia durante el próximo mes. Al final del mes, comparte con un grupo, amigo o mentor cómo ha ido y cómo va a continuar.


Sesión 3: Conectándonos con Dios a través de la oración “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”. Filipenses 4:6-7 Habiendo pasado un tiempo viendo cómo nos conectamos con Dios a través de su Palabra, pasamos a pensar en cómo nos conectamos con Dios a través de las disciplinas espirituales de la oración y la adoración. Cada una de estas pueden tener lugar de manera individual o colectiva. Son una parte clave de nuestra identidad como cristianos y forman parte del ADN de EMI. La oración es definida como una petición devota y/o una comunión espiritual con Dios. Es nuestra línea de comunicación directa con Dios. Como seres relacionales entendemos qué si queremos construir relaciones, necesitamos


Guía de Discipulado | 35 hablar y escuchar a otros para poder hacerlo. Si bien, ya sabemos esto acerca de las relaciones, a menudo descuidamos esta parte de nuestra relación con Dios. Aun cuando oramos regularmente, incluso cuando lo hacemos a pa s io na d a m en t e, a vec es podemos perder de vista el propósito mayor de la oración, enfocándonos en nuestras propias necesidades y deseos, en lugar de construir una relación con nuestro Dios. Pero, ¿qué es exactamente la oración y cuál es su propósito? En primer lugar, la oración es un regalo mediante el cual Dios nos permite comunicarnos con Él, acercarnos a Él, y conocerlo mejor. Imagina encontrar una hormiga en tu jardín e intentar construir una relación con ella. Un ser humano es mucho más inteligente y complejo que una hormiga. Sería prácticamente imposible tener cualquier tipo de relación recíproca, de la manera que una hormiga podría tenerla con otra hormiga o una persona con otra. Así es con nosotros y con Dios, sin embargo, Jesús mismo cierra la brecha entre nosotros, actuando como nuestro sumo sacerdote y permitiéndonos entrar a la presencia de Dios en oración. También tenemos al Espíritu Santo quien, “en nuestra debilidad …acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.” (Romanos 8:26). La oración entonces, es también recíproca. La orden de Pedro a que “depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes” (1 Peter 5:7) muestra que Dios responde a nuestras oraciones en amor. Jesús mismo habla de la respuesta de Dios a la oración en Mateo 7:7-8, diciendo “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.”


36 | Sesión 3: Conectándonos con Dios a través de la oración La oración no es simplemente un modo de acercarnos a Dios de una manera relacional. También es una forma de acceso al poder y autoridad de Dios particularmente cuando estamos orando por aquellas cosas que van más allá de nosotros mismos, por ejemplo, sanidad. En su carta a los efesios Pablo escribe:

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! Y en unión con Cristo Jesús,” Efesios 2:4-6 En estos versos vemos que nuestra posición ha sido cambiada por la muerte y resurrección de Cristo Jesús - hemos sido resucitados y sentados en los lugares celestiales en Cristo Jesús. Como creyentes, habita en nosotros el mismo Espíritu que levantó a Jesús de la muerte a la vida. La fuente de este mismo poder reside dentro de nosotros en todo momento. La oración entonces, nos permite aprovechar ese mismo poder en algunas ocasiones. Es por esto que Pablo nos insta: “oren sin cesar” (1 Tesalonicenses 5:17). Conforme vamos entendiendo el poder de Cristo que poseemos, no veremos la oración como un ejercicio aburrido en el que le contamos a Dios nuestros problemas. En su lugar, la oración se convertirá en una vibrante y poderosa herramienta para que el poder y autoridad de Dios obren en el mundo.

Como creyentes, habita en nosotros el mismo Espíritu que levantó a Jesús de la muerte a la vida.

Jesús, el que poseía la plenitud de su poder, oraba porque había entendido que la oración le permitía tener acceso al poder de Dios. Vemos a Jesús orando en varias ocasiones en las Escrituras, y claramente sus oraciones fueron una inspiración para sus discípulos. “Enséñanos a orar,” le rogaron sus discípulos en Lucas 11, el resultado de eso, fue la lección de Jesús sobre


Guía de Discipulado | 37 la oración a la que hoy nos referimos como el Padre nuestro. Al ver la enseñanza de Jesús sobre la oración en Lucas 11:1-4 y Mateo 6:5-15, podemos prepararnos mejor para orar como Él lo hizo. En primer lugar, Jesús alinea su corazón apropiadamente para comunicarse con el Padre. “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre”. Él comienza con la adoración del Padre. Humildemente se somete a Dios El Padre desde el inicio, y mientras nosotros nos acercamos a Dios debemos reconocer con humildad nuestro lugar ante Dios, y honrarlo por quién Él es. Inmediatamente pasa a decir, “venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.” Al afirmar esto, Jesús está diciendo que hay un propósito celestial sucediendo aquí en la tierra. Está reconociendo el propósito que Dios tiene aquí en la tierra “reunir en él todas las cosas, tanto las del cielo como las de la tierra.” (Efesios 1:10) También está alineando su corazón para ser parte de ese propósito mayor. Él está buscando el Reino de Dios, y diciendo que está dispuesto a participar en traer ese Reino a la tierra. Después Jesús nos dice que pidamos por las cosas que necesitamos, “danos hoy nuestro pan cotidiano,” recordándonos que Dios es nuestro proveedor. Cuando confiamos en Él, no necesitamos preocuparnos por el presente o el futuro. Nos instruye a orar por perdón, “perdónanos nuestras deudas,” sabiendo que todos venimos ante Dios manchados por el pecado y necesitando ser limpiados. Un acto de confesión nos permite ser puros una vez más ante nuestro Creador. Al añadir “como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores,” nos recuerda que nuestra relación con Dios impacta todas las esferas de nuestras interacciones con otros y con el mundo que nos rodea. Finalmente, Él reconoce que todos estamos caídos y luchamos con las elecciones que enfrentamos entre hacer el bien y el mal. Nos insta a buscar protección del mal, “Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno.” De la misma manera en que David lo hace en los Salmos, podemos derramar nuestras alegrías, frustraciones y pensamientos a Dios en oración. Al utilizar el esquema de la oración del Padre nuestro también reconocemos el carácter de Dios, poder y autoridad, así como nuestra posición ante Él. Podemos alinearnos correctamente con Él y sus propósitos, y aprovechar su asombroso poder.


38 | Sesión 3: Conectándonos con Dios a través de la oración PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • ¿Por qué deberían orar los cristianos? • ¿Hay diferentes tipos de oración? • ¿Luchas con la oración o es algo natural para ti? • ¿Qué tipo de respuestas has tenido cuándo oras? • ¿Crees que diferentes culturas oran de manera diferente? ¿Cómo afecta esto a tu propia oración?


GuĂ­a de Discipulado | 39


Sesión 4: Conectándonos con Dios a través de la adoración En esta sesión continuaremos explorando cómo conectarnos con Dios en un sentido más amplio, esta vez por medio de la disciplina espiritual de la adoración. La adoración es una parte clave de nuestra travesía cristiana, y de nuestro discipulado en EMI. En ”Alegrénse las Naciones” (Let the Nations be Glad), John Piper escribe acerca del hecho de que la obra misionera no es la meta final de la iglesia. La meta final de la iglesia, dice, es la adoración. Las misiones existen porque la adoración no existe. Cuando termine esta era, y los incontables millones de redimidos doblen sus rodillas ante el trono de Dios, las misiones se acabarán. La obra misionera es una necesidad temporal, pero la adoración permanece para siempre.2

John Piper, Let the Nations Be Glad! The Supremacy of God in Missions! [Alégrense las naciones! La supremacía de Dios en las misiones] (2007).

2


Guía de Discipulado | 41 ¿Qué significa esto para nosotros como grupo de diseñadores profesionales que trabajan en un contexto misionero? ¿Cómo es que esto impacta nuestro trabajo, nuestro servicio y a nosotros mismos? ¿Cómo afecta a la manera en qué expresamos nuestra adoración? Todas estas son preguntas que debemos preguntarnos a nosotros mismos, pero primero vamos a abordar las preguntas principales. Exactamente, ¿qué es la adoración? Y, ¿cómo nos conectamos con Dios a través de la adoración? Un error común entre los cristianos de hoy, es ver la adoración como una actividad específica que tiene lugar el domingo por la mañana. Las iglesias tienen grupos de alabanza y líderes de alabanza que ayudan a atraer a la congregación a la presencia de Dios a través de su música. Algunas personas pueden apartar un tiempo para adorar durante la semana, cuando tocan o escuchan “canciones de adoración”. Sin embargo, la adoración es mucho más compleja y dinámica que esto. El hecho de que usemos los términos alabanza y adoración de forma intercambiable, también hace difícil entender exactamente qué significa adorar. Al diferenciar mejor entre alabanza y adoración, podemos construir una imagen más clara de lo qué es la adoración, y cómo podemos conectarnos con Dios a través de ella. Se nos manda a alabar porque nos pone en una relación correcta con Dios. Sin embargo, Dios no necesita nuestra alabanza. Toda la creación lo alaba (Lucas 19:37-40, Salmos 148:3-12) y Dios no es disminuido en ninguna manera por el fracaso o negativa de una persona a alabarle. Sin embargo, lo que Él busca son adoradores. Juan 4:23 dice: “Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren.” Note que no es la adoración en sí lo que busca, sino adoradores – personas que estén


42 | Sesión 4: Conectándonos con Dios a través de la adoración en una relación con Él, que tengan el estilo de vida y la mentalidad de un adorador. A diferencia de la alabanza, que puede hacerse sin una relación real, la adoración es íntima, nos acerca al corazón de Dios, y se lleva a cabo dentro de la relación. Generalmente la alabanza es algo que se ve o se escucha, mientras que la adoración no siempre es evidente para un observador. Hay ocasiones en las que puede ser tan visible y evidente como la alabanza, pero hay otras en las que es tranquila y modesta. Solo Dios puede saber cuándo somos adoradores verdaderos. La adoración, entonces, es una actividad que nos lleva a una comunión y relación más profunda con Dios, para Su gloria. Afortunadamente, nuestra habilidad para adorar no es un talento con el que nacemos, ni es un don especial para unos pocos elegidos. En cambio, puede ser aprendida. “Dichosos los que saben aclamarte”, dice Salmos 89:15. La adoración no se aprende leyendo libros, tomando clases o asistiendo a seminarios. Se desarrolla a lo largo de toda una vida de aplicación y experiencia.

Adoración, entonces, es una actividad que nos lleva a una comunión y relación más profunda con Dios, para Su gloria.

Entonces, ¿cómo nos conectamos con Dios a través de la adoración, particularmente en nuestro contexto profesional? Jesús mismo nos da una respuesta a eso en Juan 4:23-24 “Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad. “ Jesús nos muestra que adorar, no es algo que hacemos solo “en espíritu” (por ejemplo, lo que podamos experimentar a través de los cantos de adoración), sino algo que hacemos “en verdad”. Eso significa que la adoración requiere


Guía de Discipulado | 43 algo más que solo una conexión espiritual, requiere que nuestras mentes y cuerpos también estén involucrados. ¿Cómo haríamos esto? Primero, para involucrar nuestras mentes en adoración, necesitamos sumergirnos en la palabra de Dios, “tu palabra es la verdad.” (Juan 17:17). Para relacionarnos mejor con Dios a través de la Escritura, podríamos usar la meditación reflexiva y contemplativa en la Biblia, o una proclamación devota con “salmos, himnos y canciones espirituales” (Efesios 5:19). Solo podemos convertirnos en verdaderos adoradores a través de estudiar y reflexionar en Su palabra diligentemente. Quizá aquí es dónde la música y canciones encajan en la vida de un adorador, y por qué puede ser fácil confundir adoración con la música de adoración. La mayoría de las alabanzas y música de adoración están llenas de la Escritura, o del testimonio de otros respecto de la fidelidad, soberanía o el amor de Dios. La música es una herramienta creativa que nos permite sumergir nuestros corazones y mentes en la verdad. Incluso aquellos que no son cantantes o músicos, pueden profundizar su relación con Dios a través de exaltaciones, intimidad, celebraciones, proclamaciones, guerra espiritual, profecía y más que se expresa en la música de adoración. Sin embargo, la música es solo una de las muchas maneras en que involucramos nuestras mentes en adorar en verdad. Oración, intercesión, acción de gracias, meditación, tiempos a solas, ayuno, el Sabbat y convivencia en comunidad son actividades que usamos para conectar nuestras mentes con Dios en adoración. De la misma manera, para involucrar nuestros cuerpos en la adoración, necesitamos pensar en cómo nuestro trabajo diario e interacciones pueden sumergirse en “la verdad.” En Romanos 12:1 Pablo nos insta a “Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.” Esta idea se utilizaba en las ceremonias matrimoniales, escrita en el antiguo idioma inglés, y decía, “Con este anillo, me casaré, con mi cuerpo, te adoraré ”3 En el matrimonio, el amor, la pasión y el afecto son tan profundos y vulnerables, que esposo y esposa se ofrecen sus cuerpos uno al otro para protección, honor y servicio. De la misma manera, es solo cuando nuestros cuerpos son usados junto con nuestras almas y espíritus

Church of England, Book of Common Prayer [Libro de oraciones comunes] (Cambridge University Press, 1662. Standard Edition, 2004), 304.

3


44 | Sesión 4: Conectándonos con Dios a través de la adoración que logramos cualquier cosa en absoluto. Al igual que una pareja casada, cuando ofrecemos nuestros cuerpos en adoración a Dios, estamos diciendo que todo lo que logremos en el ámbito físico lo ofrecemos como adoración. En particular, cuando trabajamos, nuestro objetivo es que sea una adoración. Pablo instruye a los colosenses que, “Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.” (Col. 3:17) Nuestro compromiso con nuestro trabajo es en sí mismo un acto de adoración íntima y devota, y como consecuencia, hay ciertos esfuerzos que debemos realizar. Tenemos la opción en nuestro lugar de trabajo de llevar la adoración más allá de los límites de solo cantar y adoptar una actitud y un estilo de vida de adoración que impregne todos los aspectos de lo que hacemos. Adoramos a Dios cuando luchamos por la excelencia en todo lo que producimos. Adoramos a Dios cuando decidimos bendecir y orar por nuestros compañeros de trabajo, especialmente aquellos con los que podríamos estar en desacuerdo. Adoramos a Dios cuando evaluamos cuidadosamente la validez de un proyecto para asegurarnos de que produzca buenos resultados y no dañar el mundo en desarrollo. Adoramos a Dios cuando cumplimos puntualmente con las fechas límite. En resumen, adoramos a Dios a través de nuestro trabajo cuando nos alineamos con Su voluntad y hacemos todo lo posible para reflejar Su gloria en la manera en que completamos nuestras tareas y en la manera en que tratamos a los que nos rodean. Conforme nos relacionamos con Dios a través de la adoración, alcanzamos nuevos niveles de santidad y transformación. No podemos evitar ser transformados en la presencia de Dios, y adorarlo inevitablemente nos cambia y nos purifica. La adoración es necesaria para mantener una comunión con Dios, y a través de ella nos volvemos más y más como Él.


PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • ¿Cómo esta descripción de adoración ilumina o amplía tu comprensión de lo que significa adorar? • ¿Cuáles son algunas de las maneras en que nosotros, como cristianos, podemos vivir diariamente en adoración continua? En particular, piensa en tu vida laboral en EMI y en cómo puedes hacer para que todo lo que hagas sea una adoración. • Piensa en una celebridad. ¿Cuáles son algunas maneras en que las personas la alaban y algunas formas en que la adoran? ¿Cómo se puede aplicar este ejemplo a nuestra adoración a Jesús, como sus seguidores? • ¿Crees que diferentes culturas adoran de maneras distintas? ¿Cómo afecta esto la manera en la que piensas acerca de la adoración, y vives como adorador?


Sesión 5: Conectándonos con Dios en diferentes culturas y contextos Todos nosotros estamos en una travesía constante en nuestras vidas espirituales. Hay veces en las que nos sentimos espiritualmente vivos, como si estuviéramos en la cima de la montaña, cercanos a Dios y listos para cualquier cosa. En otras ocasiones nos sentimos como si estuviéramos en el desierto, espiritualmente muertos, lejos de Dios y sin saber hacia qué lugar dirigirnos. Entre estos tiempos (ya sea que nos sintamos en la cima de la montaña o en el desierto), puede que tengamos una rutina espiritual muy estricta, o tal vez una más relajada. Algunas personas leen la Biblia diario, oran con facilidad, y alegremente cantan en adoración; pero otros, pueden requerir de más esfuerzo para hacer alguna de estas cosas. Esta sesión tiene como objetivo explorar nuestra relación con Dios como individuos y dentro de nuestros trasfondos culturales.

Gary L. Thomas, Sacred Pathways – Discover Your Soul’s Path to God [Sendas Sagradas – Descubre el camino de tu alma hacia Dios] (Grand Rapids: Zondervan, 2010).

4


Guía de Discipulado | 47 En su libro Sacred Pathways [Sendas Sagradas], Gary Thomas identifica las siguientes nueve categorías que pueden ser utilizadas para describir nuestro caminar con Dios.4 Cada uno de nosotros será naturalmente atraído hacia una manera en particular de relacionarse con Dios.

ACTIVISTA Como podría esperarse, el activista responde a situaciones de injusticia e irregularidades tomando acción. Se sienten cerca de Dios cuando están defendiendo una causa, se emocionan cuando ponen su fe en acción y cuando luchan contra el mal. El activista puede encontrar difícil relacionarse con otros temperamentos que parecen estar “haciendo nada” para el progreso del Reino.

ASCETA Los ascetas tienden a tener una vida interior vibrante y valoran la simplicidad y el silencio. Se sienten cerca de Dios cuando se despojan de placeres terrenales y distracciones. El asceta a menudo se siente más cerca de Dios durante períodos de dificultad y sufrimiento, y es atraído hacia el ayuno, abnegación y trabajo duro como expresiones de su amor por Dios.

CUIDADOR El cuidador se relaciona con Dios al satisfacer las necesidades prácticas de otros. Los cuidadores a menudo se encuentran realizando tareas prácticas, como organizar reuniones, lavar y ordenar, por lo general se mantienen en segundo plano. Pueden sentirse poco apreciados por otros que tienen diferentes formas de relacionarse.


48 | Sesión 5: Conectándonos con Dios en diferentes culturas y contextos CONTEMPLATIVO Los contemplativos buscan y valoran la intimidad con Dios, pasando tiempo sumergiéndose en Su presencia. Pasan gran parte del tiempo en reflexión y a menudo son pensadores profundos. Muchos se expresan a sí mismos escribiendo libros, canciones o poemas acerca de Dios.

ENTUSIASTA Los entusiastas encuentran vitalidad espiritual en la adoración y la alabanza. Aman celebrar con alegría a Dios y venir a Su presencia con un sentido de expectativa y abandono. Ya sea que normalmente sean introvertidos o extrovertidos, los entusiastas adoran con entusiasmo y demostrando gran afecto por Dios, y están cómodos expresándose en la alabanza.

INTELECTUAL Aquellos con temperamento intelectual aman pasar tiempo estudiando las Escrituras y contemplando la verdad de Dios. Tienden a leer extensamente, deseando comprender su fe, más que simplemente experimentarla. Usan sus mentes para ayudar a que sus corazones se conecten con Dios y requieren de retos cognitivos continuos. En ocasiones los intelectuales parecen intimidantes para aquellos que se relacionan de manera diferente.

NATURALISTA Los naturalistas se sienten inspirados y fortalecidos cuando están al aire libre. Estar entre la creación de Dios les ayuda a reflexionar en Él y en Su carácter, y los atrae a Su presencia. Observar los detalles en la naturaleza toca sus almas.

SENSITIVO El sensitivo encuentra inspiración para relacionarse con Dios a través de sus sentidos; gusto, tacto, oído, olfato y vista. A menudo son inspirados por la belleza hecha por el hombre, tales como arquitectura, pintura, incienso, música clásica o incluso viendo una película.


Guía de Discipulado | 49 TRADICIONALISTA A través de la Biblia, Dios anima a Su pueblo a recordar; recordando el Sabbat, recordando la huida de Egipto, recordando a Jesús en la Santa Cena. Los tradicionalistas se relacionan mejor con Dios cuando están recreando prácticas familiares - recordando los rituales y las costumbres que se transmiten a través de generaciones de adoradores. Cada uno de nosotros encontrará que uno o dos (o más) de estos temperamentos describen la manera en que preferimos relacionarnos con Dios. Es importante para todos nosotros, pasar tiempo reflexionando sobre cómo preferimos relacionarnos con Dios, y en cómo esto podría impactar nuestra relación con Él. Sin embargo, en EMI también trabajamos entre varias naciones, y muchos de nosotros vivimos o hemos vivido en una cultura o país que no es nuestro, o trabajamos con personas que han venido de otros lugares y culturas. La diversidad del personal de EMI, pasantes y voluntarios trae gran riqueza, pero también puede ser difícil relacionarnos con Dios y con otros en diferentes culturas. Cada uno de nosotros se relaciona con Dios en maneras únicas, pero también hay maneras mucho más amplias en las que sociedades enteras se relacionan con Dios. Entender esto, así como nuestras propias preferencias, nos permitirá tener una vida espiritual vibrante dónde sea que estemos. En su libro, El evangelio en 3D: Cómo presentar el evangelio en las culturas de la culpa, la vergüenza y el temor, Jayson Georges examina tres diferentes respuestas del hombre al pecado: culpa, vergüenza y miedo; y sugiere que estas tres respuestas pueden ser utilizadas para entender diferentes culturas. Georges clasifica sociedades individualistas (p. ej. América del Norte o Europa Occidental) como enfocadas en “Culpa – Inocencia”, y a las culturas colectivas (p. ej. Asia o América Latina) como concentradas en “Vergüenza – Honor” y en culturas animistas (p. ej. África) como concentradas en “Miedo – Poder”. La orientación de cada cultura define en gran parte cómo se comportan las personas y cómo entienden el evangelio. En una cultura “culpa – inocencia”, una persona es respetada de acuerdo a cómo se comporta como individuo y si cumple con las leyes de la sociedad. Mientras se comporte de acuerdo a los estándares morales y legales aceptados, los individuos son animados a destacar entre la multitud y


50 | Sesión 5: Conectándonos con Dios en diferentes culturas y contextos definirse por lo que los separa del grupo. Cuando alguien necesita algo lo obtendrán de una institución, por ejemplo, en una escuela o un hospital. La justicia es una narrativa definitoria para estas culturas, y los individuos que han pecado son considerados culpables y deben ser castigados; pero a través de su castigo pueden hacer una restitución para remediar su acción negativa. La culpa causa que un pecador diga: «cometí un error». En una cultura “culpa – inocencia”, el evangelio se entiende en términos de Dios como un juez quien puede eliminar la culpa mediante del perdón. En una cultura “vergüenza – honor”, una persona es respetada de acuerdo a cómo funcionan dentro de un grupo y si tiene valor a los ojos de toda la comunidad. La edad, género y posición de una persona en el grupo define su rol y cómo se espera que se comporte. Cuando alguien necesita algo acceden a ello por medio de relaciones (por ejemplo, un médico recomendado por un anciano, o un maestro que es pariente). La reputación es una narrativa definitoria para estas culturas, y las personas que han pecado traen vergüenza no solo para sí mismos, sino para todo el grupo. La vergüenza trae un sentido de humillación e insuficiencia que hace que un pecador diga: «Soy un error». El perdón por sí solo no es suficiente para remover la vergüenza. La vergüenza puede ser quitada cuando una persona con mayor estatus restaura el honor de la persona avergonzada. En una cultura de “vergüenza – honor”, el evangelio es entendido en términos de Dios como un hombre de honor quien puede restaurar el honor y ofrece la gloria de la resurrección a los avergonzados. En una cultura de “miedo - poder” una persona es respetada si fuerzas espirituales invisibles lo han bendecido. Para ser exitoso en el mundo visible, las personas deben complacer y apaciguar las fuerzas que existen en el ámbito espiritual y por lo tanto, a menudo viven con el temor de alterar a las fuerzas del mal. Cuando alguien necesita algo, lo obtiene manipulando el mundo espiritual. Para hacer esto, las personas pueden hacer cosas como consultar a un curandero, usar un amuleto especial, hacer sacrificios a sus antepasados o leer su horóscopo. Alejarse del mal es una narrativa definitoria para estas culturas, y las personas que han pecado han hecho algo mal ante los espíritus y, por lo tanto, invitan al daño desde el mundo espiritual invisible. El miedo puede ser removido por el poder espiritual. Algunos podrían intentar


Guía de Discipulado | 51 hacerlo invitando voluntariamente a los espíritus oscuros a sus vidas a cambio de protección. En una cultura de “miedo – poder”, el evangelio es entendido en términos de Dios como un espíritu que da poder y nos permite permanecer firmes contra el mal de Satanás.5 A medida que avanzamos en nuestro trabajo con EMI, ya sea en nuestras oficinas o en el sitio con nuestros clientes, debemos estar conscientes tanto de nuestras preferencias personales para relacionarnos con Dios, como de nuestras tendencias culturales. Identificarlas no solo nos abrirá a una relación más profunda con Dios, sino que nos dará una mayor apreciación de la diversidad del Reino de Dios y nos permitirá apoyar a quienes nos rodean para que también busquen a Dios.

PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • Reflexiona en las diferentes formas de relacionarse con Dios, y en la manera en que tú lo haces. ¿Tus métodos principales de relacionarte con Dios coinciden con lo que estás haciendo en este momento? ¿Hay algo que necesites cambiar? • ¿De qué tipo de cultura vienes? ¿Qué de aquellos que te rodean? ¿Cómo impactará esto la manera en que interactúas con las personas y la manera en que compartes el evangelio? • ¿Qué podrías hacer para ayudarte a tí mismo a relacionarte más con Dios? ¿Hay algo que puedas hacer para ayudar a otros a relacionarte más con Dios? ¿Cómo se ve afectado esto por el contexto cultural? • ¿Sientes que puedes relacionarte con Dios en tu ambiente de trabajo? ¿Por qué o por qué no? ¿Qué podría hacerse diferente para ayudarte a relacionarte con Dios en EMI?

Jayson Georges, The 3D Gospel: Ministry in Guilt, Shame and Fear Cultures [El evangelio en 3D: Cómo presentar el evangelio en las culturas de la culpa, la vergüenza y el temor] (Time Press, 2017)

5


Creciendo en el hacer discĂ­pulos


Sesión 6: Creciendo en el cuerpo de Cristo “De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo.” 1 Corintios 12:12 Como creyentes, todos nosotros somos parte del cuerpo de Cristo. Todos somos diferentes y tenemos diferentes roles que desempeñar. De esta manera conformamos la Iglesia. Pero, ¿cuándo fue la última vez que verdaderamente te detuviste a pensar en lo que significa ser parte de este cuerpo? ¿Cómo te ha diseñado Dios de manera única, y cómo influye tu diseño en el papel que juegas en el cuerpo mayor? ¿Qué significa para nosotros en EMI ser parte del cuerpo de Cristo? A menudo, en EMI consideramos la obra de Dios y es bueno tomar tiempo para considerar nuestras culturas, personalidades, fortalezas, dones e historias. Vemos cada uno de estos como una pieza de nuestro diseño total y la persona que Dios nos creó para ser. Entender y apreciar las particularidades


Guía de Discipulado | 55 de cada uno puede ayudarnos a comenzar a ver la belleza de cómo Dios nos ha hecho diferentes, y las maneras en qué podemos complementarnos unos a otros al trabajar juntos. A lo largo de las Escrituras vemos ejemplos de diferentes dones espirituales, por ejemplo, en Romanos 12, 1 Corintios 12 y en Efesios 4. Los ejemplos incluyen exhortación, dar, liderazgo, (mostrar) misericordia, profecía, servicio, enseñanza, administración, apostolado, discernimiento, fe, sanidad, hacer milagros, hablar en lenguas, sabiduría, evangelismo y pastorado. Al ver esta lista de dones, es clara la importancia de su variedad y que a Dios le place que sean dones únicos entre Su pueblo. A cada uno se nos ha dado un conjunto específico de dones y, junto con ellos, un rol específico para desempeñar dentro del cuerpo de creyentes. Si no tuviéramos maestros, entonces el cuerpo sufriría porque otros no podrían aprender y crecer; si no hubiera nadie con el don de administrar, entonces lucharíamos con encontrar orden. Como Pablo expresa en 1 Corintios 12:15-20, como en un cuerpo humano, cada parte tiene un rol único y debe realizarlo para que todo el cuerpo funcione apropiadamente. Si una parte de nuestro cuerpo falla en hacer el trabajo para el que fue diseñado, el cuerpo como un todo sufre. De la misma manera, si un miembro del cuerpo intenta realizar un trabajo que no debe hacer, el cuerpo como un todo no funciona apropiadamente. Cuando cada miembro entiende sus propios y únicos dones, y se esfuerza por cumplir los roles que se le han sido dados, el cuerpo es capaz de funcionar como fue destinado y así, puede prosperar. Aquellos que han descubierto sus dones espirituales son capaces de vivir dentro de su papel y propósito creado y, en definitiva, encontrarán más contentamiento. Cuando entendemos nuestros dones y encontramos maneras en que podemos ponerlos en acción, experimentamos nuevos niveles de satisfacción y gozo - aceptando y


56 | Sesión 6: Creciendo en el cuerpo de Cristo convirtiéndonos en las personas que Dios nos ha creado para ser. Conforme las personas crecen y prosperan en sus dones, están mejor equipadas para servir a sus compañeros creyentes y en consecuencia el cuerpo es mejorado. Pausa un momento e imagina cómo sería si cada uno de manera intencional, utilizara sus dones únicos para servir a otros. En efesios 4:11-12 Pablo nos dice que “Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo.” Nuestros dones existen para que podamos equipar a otros creyentes. Cuando encontramos formas de abrazar nuestros propios dones, no solo estamos encontrado un sentido de plenitud más profundo para nosotros mismos, sino que somos capaces de animar, apoyar y desarrollar a nuestros hermanos y hermanas de una mejor manera. Como profesionales del diseño debemos trabajar juntos en un equipo multidisciplinario para completar un proyecto. Si bien, puede haber una ligera rivalidad entre las varias disciplinas del diseño, todos podemos admitir que el producto final de un diseño terminado, no sería posible sin que cada una de estas disciplinas realizara su rol específico. Con cada proyecto que tomamos es crucial que tengamos los miembros correctos en el equipo para cumplir con el trabajo. Un equipo de ingenieros civiles podría desarrollar un fantástico plan para lidiar con agua potable y residual en el sitio. Sin embargo, a pesar de sus grandes esfuerzos, no estarían bien equipados para ofrecer las mejores soluciones para la movilidad dentro del sitio, planes maestros, estabilidad estructural o electricidad. Es solo con personas usando sus habilidades únicas y disciplinas que el equipo es capaz de combinar sus conocimientos y trabajar juntos para completar el diseño total.

Es solo con personas usando sus habilidades únicas y disciplinas que el equipo es capaz de combinar sus conocimientos y trabajar juntos para completar el diseño total.


Guía de Discipulado | 57 Entonces, ¿qué significa el cuerpo de Cristo para nosotros en EMI? ¿Cómo invertimos en nuestros propios dones y en los de cada uno para servir mejor al cuerpo de Cristo en el contexto de nuestro trabajo? En cualquier ambiente en el que las personas pasen una gran cantidad de tiempo juntas es probable que haya tensiones, ya sea familia, trabajo, amistades o ministerio. Como equipo multidisciplinario y transcultural en EMI, cada uno trae diferentes habilidades, perspectivas y experiencias, y sería fácil que la tensión exista entre las personas. Para edificar el cuerpo de Cristo dentro de nuestros equipos, ya sea en un ambiente de oficina o con un equipo de voluntarios para un proyecto, necesitamos identificar nuestros dones, habilidades y talentos, y usarlos. Pero también debemos prestar atención en los dones, habilidades y talentos de aquellos que nos rodean, y animarlos en aquello para lo que son buenos. Es solo cuando reconocemos y motivamos las fortalezas de otros, en lugar de las debilidades, que verdaderamente podemos trabajar juntos y edificar el cuerpo de Cristo y el Reino de Dios.

PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • ¿Qué significa para EMI ser parte del cuerpo de Cristo? • ¿Cuáles son tus dones espirituales? ¿Cómo los estás usando? • Identifica un don espiritual que sientas que no estás usando. Piensa en maneras prácticas de usarlo dentro de tu familia, y pide a Dios que multiplique esos esfuerzos para usarlo en el cuerpo de Cristo. • ¿A veces anhelas los dones que Dios ha dado a otras personas y la manera en que pueden contribuir al cuerpo de Cristo? ¿Por qué? ¿Cómo puedes estar más contento con los dones que Dios te ha dado? • Reflexionando en tu rol en tu trabajo actual ¿piensas qué es una buena expresión de tus dones, talentos y habilidades? ¿Por qué/ por qué no? • ¿Qué podrías cambiar para beneficiar al cuerpo de Cristo dentro de EMI?


Sesión 7: Creciendo en el entendimiento de la Gran Comisión Como hemos visto, el evangelio no es solo un “pase libre al cielo”, o incluso una invitación a una vida más plena para nosotros mismos. Al responder al evangelio nos hacemos parte de la narrativa general de la historia. La historia de Dios interactuando con Su pueblo y Su plan para vivir en comunión con la humanidad. Jesús mismo dijo, “Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones” (Mateo 28:19), en otras palabras “Vayan y entrenen a todo los que conozcan.” 6 Comúnmente esta instrucción nos es referida como la Gran Comisión, y nuestro trabajo en EMI no solo es sobre diseño y construcción, sino sobre el cumplimiento de esta Gran Comisión. En su libro, What’s Gone Wrong With The Harvest? [¿Qué salió mal con la cosecha?] James F. Engel propone la escala Engel como una manera de representar la travesía espiritual que un incrédulo puede tomar para ser maduro

Eugene H. Peterson, The Message [El Mensaje: El Nuevo Testamento en Lenguaje Contemporáneo] (Colorado Springs: NavPress,2002), Matthew 28:19.

6


Guía de Discipulado | 59

espiritualmente. Toda persona se encuentra en algún lugar de la escala, desde “sin conocimiento del evangelio” en un -8, a “nuevo nacimiento” en 0, a “crecimiento continuo y reproducción de discípulos” en +6.7

-8 Conciencia de un Ser Supremo, sin conocimiento del Evangelio -7 Conciencia inicial del Evangelio -6 Conocimiento de los fundamentos del Evangelio -5 Comprensión de las implicaciones del Evangelio -4 Actitud positiva hacia el Evangelio -3 Reconocimiento de problema personal -2 Decisión de actuar -1 Arrepentimiento y fe en Cristo 0 Nuevo nacimiento +1 Evaluación post-decisión +2 Incorporación al Cuerpo +3 Crecimiento conceptual y de comportamiento +4 Comunión con Dios +5 Mayordomía +6 Crecimiento continuo y reproducción de discípulos

James F. Engel & Wilbert Norton, What’s Gone Wrong With the Harvest?: A Communication Strategy for the Church and World Evangelism [¿Qué salió mal con la cosecha?:Una estrategia de comunicación para la iglesia y el evangelismo mundial] (Grand Rapids: Zondervan, 1975).

7


60 | Sesión 7: Creciendo en el entendimiento de la Gran Comisión Al ver a aquellos que nos rodean a través de los lentes de esta escala, evitamos la tentación de clasificar a las personas en dos distintas categorías: “creyentes” e “incrédulos”. En cambio, reconocemos que cada uno de nosotros está en un viaje espiritual. Comenzamos a ver que todos –independientemente si se llaman a sí mismos cristianos o no - necesitan ser motivados y entrenados en su camino hacia Dios. A medida que crecemos en compasión por el pueblo de Dios y buscamos cumplir la Gran Comisión, nuestro deseo no solo es ayudar a las personas a ser salvas a través de un conocimiento de Cristo, sino también fortalecer su fe y obediencia a Jesús. Imagina que todos están subiendo una montaña a través de la jungla, intentando encontrar el camino. Jesús ya ha subido y está llamando a las personas a seguirlo hacia la cima de la montaña. Como cristianos estamos escuchando la voz de Jesús y caminando a lado de otros creyentes. Pero también estamos buscando a aquellos que aún no han escuchado Su voz, para poder invitarlos a nuestras comunidades y dirigirlos hacia Él. El apóstol Pablo lo describe de esta manera: “Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo.” (Efesios 4:11-12)

Nuestro deseo no solo es ayudar a las personas a ser salvas a través de un conocimiento de Cristo, sino también fortalecer su fe y obediencia a Jesús.

En EMI nos esforzamos por expresar nuestra adoración y servicio a Dios a través de la excelencia en nuestro trabajo. Sin embargo, es claro que nuestra obediencia a Jesús no está limitada a desempeñar bien nuestra profesión, sino que también incluye alcanzar a las personas y satisfacer sus necesidades espirituales.


Guía de Discipulado | 61 Nuestras vidas personales y profesionales a menudo nos presentarán oportunidades para interactuar y relacionarnos con personas que se encuentren en diferentes puntos de la escala Engel. Como nuestro contexto particular a menudo implica trabajar con otros creyentes, podemos interactuar con personas como usuarios finales de las instalaciones o contratistas que tienen poco o ningún conocimiento del evangelio. Tenemos una oportunidad única de demostrar el amor de Dios e invitarlos a escuchar la voz de Jesús en su camino a la montaña a través de la jungla de su vida. Las palabras de Pablo a los efesios hablan específicamente de equipar a otros creyentes. Pero cuando paramos de categorizar y comenzamos a ver a todos en diferentes puntos en el mismo viaje, se hace más fácil estirarnos más allá de nuestra zona de confort para alcanzar a aquellos que están perdidos en la jungla de la vida. Jesús anuncia esto más claramente en Mateo y Hechos:

“Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.” Mateo 28:18-20 “Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” Hechos 1:8 Jesús tiene toda la autoridad en el cielo y en la tierra. Podemos ir por el mundo con la confianza y seguridad de que no estamos solos. Cristo mismo va delante de nosotros, preparando el camino para las interacciones que tengamos con aquellos que conozcamos a lo largo de la travesía. Cristo está con nosotros en poder al hablar la verdad del evangelio, sin importar dónde estemos o a quien le estemos hablando. No estamos en una relación con Él solo para encontrar plenitud personal, sino para ir por el mundo como sus embajadores, proclamando libertad y vida a todas las personas.


62 | Sesión 7: Creciendo en el entendimiento de la Gran Comisión Este no es un concepto nuevo. De hecho, la Gran Comisión reitera el plan original de Dios de bendecir todas las naciones y de hacerlo a través de nosotros, el cuerpo de Cristo. Al principio de la historia del pueblo de Israel Dios habla a Abraham diciendo:

“El Señor le dijo a Abram: «Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré. Haré de ti una nación grande, y te bendeciré; haré famoso tu nombre, y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan; ¡por medio de ti serán bendecidas todas las familias de la tierra!» Abram partió, tal como el Señor se lo había ordenado.”. Génesis 12:1-4a Al mirar este contexto más amplio, nos muestra que Dios siempre ha querido bendecir a las naciones y usar a Su pueblo para hacerlo. Una vez más, somos parte de una enorme narrativa de la historia en que Dios busca ser parte de las vidas de todas las personas. Pero ¿cómo podemos estar seguros de que cuando alcanzamos a personas de otras naciones, estamos comunicando el evangelio de una manera culturalmente apropiada? El apóstol Pablo era un maestro explicando el evangelio de una manera culturalmente apropiada. En su visita a Atenas habló a las personas diciendo, “¡Ciudadanos atenienses! Observo que ustedes son sumamente religiosos en todo lo que hacen. Al pasar y fijarme en sus lugares sagrados, encontré incluso un altar con esta inscripción: A un dios desconocido. Pues bien, eso que ustedes adoran como algo desconocido es lo que yo les anuncio.” (Hechos 17:22-23). Aunque hubieran estado en diferentes extremos de la escala Engel, Pablo encontró algo en común entre ellos y comenzó a explicar el evangelio de una manera que les permitiera responder a Dios. Aprender las creencias de otros nos permite comunicar el amor de Cristo en una manera más contextualizada. Las culturas varían y cambian, así que lo que digamos y hagamos se presentará de manera diferente basado en el tiempo y la región del mundo. Pero la verdad del evangelio se mantiene y es relevante en todos los contextos.


Guía de Discipulado | 63 PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • ¿Qué piensas que Jesús quiso decir cuando dijo hagan discípulos de todas las naciones? ¿Cómo encaja EMI en esto? • Al reflexionar en tu experiencia, ¿cómo otros te guiaron a Dios? ¿Qué había en esa persona/encuentro que te acercó a Él? ¿Cómo puedes hacer eso por alguien más? • ¿Cómo piensas que la cultura impacta al compartir el evangelio? ¿En qué maneras puedes usar la cultura alrededor tuya para cumplir la Gran Comisión? • Discute algunas estrategias que puedas adoptar para compartir el evangelio en tu comunidad de manera regular. Ora por ellas y pide a Dios que te ayude a ser intencional.


Sesión 8: Creciendo entre culturas “Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles.” I Corintios 9:22b En todos los ámbitos de la vida, la mayoría de nosotros tendemos a gravitar hacia las personas que conocemos, entendemos y con las que nos relacionamos. Cruzar las barreras de la cultura, raza y cosmovisión no es algo natural para la mayoría de las personas. Aun así, eso es lo que Dios nos manda a hacer a cada uno de nosotros mientras cumplimos su visión para la Iglesia. El apóstol Pablo dice, “Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.” (Gálatas 3:28). Pablo deja claro que la Iglesia de Jesucristo es una y que no debe haber distinciones en cuanto a etnicidad o género. Cristo tiene la intención de que superemos las barreras culturales, raciales y de cosmovisión, y que mostremos al mundo un amor por otros que solo Dios puede producir. Hay muchas razones para esto. La primer razón es que una Iglesia unida globalmente es lo que causará que el mundo conozca el amor de Cristo y crea en Su nombre.


Guía de Discipulado | 65 En el evangelio de Juan, leemos la oración de Jesús por todos los creyentes.

“No ruego solo por estos. Ruego también por los que han de creer en mí por el mensaje de ellos, para que todos sean uno. Padre, así como tú estás en mí y yo en ti, permite que ellos también estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado. Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno: yo en ellos y tú en mí. Permite que alcancen la perfección en la unidad, y así el mundo reconozca que tú me enviaste y que los has amado a ellos tal como me has amado a mí.” Juan 17:20-23 En segundo lugar, cruzar las barreras culturales, étnicas y de cosmovisión es lo que el apóstol Pablo modeló para nosotros y es como él expresó su libertad en Cristo. Trabajó arduamente para entender la cultura y costumbres de aquellos con los que estaba trabajando y para adaptarse a su estilo de vida. Él dijo:

“Aunque soy libre respecto a todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a tantos como sea posible. Entre los judíos me volví judío, a fin de ganarlos a ellos. Entre los que viven bajo la ley me volví como los que están sometidos a ella (aunque yo mismo no vivo bajo la ley), a fin de ganar a estos. Entre los que no tienen la ley me volví como los que están sin ley (aunque no estoy libre de la ley de Dios, sino comprometido con la ley de Cristo), a fin de ganar a los que están sin ley. Entre los débiles me hice débil, a fin de ganar a los débiles. Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles. Todo esto lo hago por causa del evangelio, para participar de sus frutos.” 1 Corintios 9:19-23


66 | Sesión 8: Creciendo entre culturas Está claro que Pablo siempre haría lo que estuviera en sus manos para hacer el evangelio (las buenas nuevas de Cristo) entendible y accesible para todas las personas. Finalmente, cuando nos unimos con personas de todas las naciones a adorar a Dios, estamos alineándonos a nosotros mismos con el plan supremo de Dios para la creación. El apóstol Juan nos da un vistazo de nuestro futuro con Cristo cuando escribe:

“Después de esto miré, y apareció una multitud tomada de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas; era tan grande que nadie podía contarla. Estaban de pie delante del trono y del Cordero, vestidos de túnicas blancas y con ramas de palma en la mano. Gritaban a gran voz: ‘¡La salvación viene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero!’.” Apocalipsis 7:9-10 Así vemos que tan importante es construir puentes a todas las culturas y personas, pero a veces es difícil saber cómo hacerlo. Aquí hay algunos consejos clave que debemos tener en cuenta cuando alcanzamos a aquellos de otra cultura: Sé un aprendiz: Muestra un interés real en la cultura y trasfondo de la otra persona. Haz preguntas acerca de su pueblo. Visita a su familia o ciudad natal. Intenta aprender cómo hablar su lenguaje (por lo menos algunas frases). Pide que te enseñen cómo ven la vida. A todos les gusta enseñar a un amigo interesado en su pueblo y su visión del mundo. Esto derriba barreras que naturalmente se forman entre diferentes culturas. Desarrolla entendimiento: Cuando te expongas a diferentes culturas intenta entenderlas verdaderamente. Que tu meta sea entender no solo lo que hacen, sino por qué lo hacen.8 Para el forastero, algunas acciones pueden parecer ilógicas. Pero en realidad, cada cultura tiene una lógica acerca de por qué hacen lo que hacen. El reto es intentar comprender esa lógica y establecer lazos de mutuo entendimiento que generen confianza en las relaciones. Sé humilde: Cuando no entendemos las creencias y valores de alguien más es fácil fomentar sentimientos de superioridad. En lugar de eso, es importante

Donald K. Smith, Make Haste SLOWLY! Growing Effective Intercultural Communication [Haz la prisa lentamente! Creciendo en una comunicación intercultural efectiva] (2nd Edition, IICC, 2011), 11.

8


Guía de Discipulado | 67 ser honestos con nosotros mismos y darnos cuenta que nuestras maneras no son mejores que las de ellos, solo son diferentes. Humildad no es ponerte debajo de otros, sino es verte a ti mismo de una manera realista y con extrema honestidad. Siempre hay una posibilidad de que puedas estar equivocado acerca de algo. Debes estar dispuesto a considerar la otra parte y estar listo para admitir cuando cometas un error. Valora verdaderamente las opiniones y puntos de vista de otros, lo que ayudará a que la confianza en las relaciones crezca y se desarrolle.

Cruzar las barreras culturales, étnicas y de cosmovisión es lo que el apóstol Pablo modeló para nosotros y es como él expresó su libertad en Cristo.

Sé consciente de los supuestos culturales: Una vez que superamos las barreras culturales y establecemos confianza, podemos movernos hacia el discipulado con aquellos que son de una cultura diferente. Sin embargo, debemos ser conscientes de cómo nuestras suposiciones culturales son diferentes de aquellos a quienes estamos sirviendo. Algunos son individualistas mientras que otros se inclinan hacia el colectivismo.9 Nuestro acercamiento debe estar modelado por esos énfasis culturales, para que así las vidas de las personas sean verdaderamente transformadas. Las culturas y los individuos también tienen diferentes estilos de aprendizaje. Algunos aprenden mejor haciendo, otros por memorización. Algunos son aprendices relacionales y otros analíticos.10 Sé un estudiante de la cultura y ajusta tus métodos para encajar en tu contexto local. No tengas miedo de ajustar las cosas repetidamente hasta que veas que está ocurriendo un cambio en las vidas de las personas con las que estás trabajando.

Charles A. Davis, Making Disciples Across Cultures: Missional Principles for a Diverse World [Haciendo discípulos a través de las culturas: principios misionales para un mundo diverso] (Westmont: IVP, 2015), 76-92. Judith E. Lingenfelter & Sherwood G. Lingenfelter, Teaching Cross-Culturally: An Incarnational Model for Learning and Teaching [La enseñanza intercultural: un modelo encarnacional para el aprendizaje y la enseñanza] (Ada: Baker Academic, 2003).

9

10


68 | Sesión 8: Creciendo entre culturas La tarea de hacer discipulado intercultural puede parecer desalentador, pero no dejes que el miedo o el fracaso te detengan de intentarlo. Cometerás errores, pero no dejes que eso te desanime. En lugar de eso, sigue intentando, amando y escuchando y Dios traerá éxito en Su tiempo y para Su gloria.

PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • ¿Cómo entiendes realmente otra cultura o cosmovisión? ¿Puede un foráneo entender completamente otra cultura? ¿Cuál debería ser el objetivo de experimentar otras culturas? • Si un extranjero realmente trabaja para comprender y se convierte en un aprendiz humilde, ¿cómo podría tener éxito una relación de discipulado? • ¿Alrededor de qué grupos de personas vives, que vengan de otra cultura o tengan distinta cosmovisión? ¿Cuáles son las dificultades que te alejan de establecer relaciones con ellos? ¿Qué estrategias prácticas podrías usar para superar estas dificultades y construir puentes? • Piensa en una familia o grupo de personas de tu iglesia que vengan de otra cultura. ¿Cómo puedes llegar a conocerlos y a los desafíos que enfrentan? Pide a Dios que te ayude a usar tu nueva información para ayudar a otros. • ¿De qué maneras el ministerio de Jesús fue contra cultural? Como seguidores de Cristo ¿cómo nos comportamos en tiempos en que la cultura que nos rodea es contraria al cristianismo? ¿De qué maneras (individualmente o en conjunto con EMI) has mostrado lo valiosas que son las personas de otras culturas para Cristo?


GuĂ­a de Discipulado | 69


Sesión 9: Creciendo en compasión por las personas creadas por Dios Al comienzo de la historia, “…Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó.” (Génesis 1:27). Cada uno somos portadores de la imagen de Dios, pero “…todos han pecado y están privados de la gloria de Dios.” (Rom. 3:23). Pero, ¿Cuánto más fácil es recibir la gracia para nosotros que extenderla a otros? En Mateo 18:21 Jesús contó una historia de un sirviente que no tenía misericordia. Habló de los peligros de tenernos en mayor estima que otros a nuestro alrededor, o de fallar en mostrar la misma clase de misericordia que hemos recibido. Todos somos culpables, en ocasiones, de juzgar a nuestros hermanos y hermanas en Cristo tan duramente por los mismos crímenes que nosotros hemos cometido. Pero a veces también somos culpables de olvidar que no solo nuestros hermanos y hermanas son portadores de la imagen de Dios, sino también todos a nuestro alrededor. ¿Qué del asesino, el pedófilo, el ladrón que no se arrepiente? ¿Qué de las personas en el mundo que viven en los basureros, o de quienes trafican


Guía de Discipulado | 71 drogas, o que simplemente son indeseables? ¿Qué tan fácil (o no) es pensar en ellos como portadores de la imagen de Dios? Aun así, el Dios que creó los cielos y la tierra, el Dios que reina en gloria, que es bondad y luz y que no tiene maldad en Él, declara no solo que todos somos portadores de su imagen, si no que “…cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Rom. 5:8). En EMI, pocos de nosotros estamos trabajando con criminales o prisioneros, pero todos estamos (aunque a veces indirectamente) trabajando e interactuando con algunos de los más pobres alrededor del mundo. A menudo somos motivados por el deseo de mejorar el mundo y deseamos usar nuestras habilidades profesionales para cambiar el mundo de una manera positiva y que el Reino de Dios avance. Pero más allá de edificios e instalaciones bien diseñadas, ¿tenemos algo más que ofrecer? ¿De qué otra manera podemos relacionarnos con los que están a nuestro alrededor, y que son portadores de la imagen de Dios? ¿Al trabajar con EMI hemos cumplido nuestra labor en el plan mayor o nos está pidiendo Dios ir más allá? ¿Cómo podemos entender las vidas de quienes deseamos ayudar? ¿Qué significa ser pobre? ¿Qué es la pobreza? Como cristianos, a menudo como extranjeros ¿tenemos las respuestas? ¿Las personas con las que estamos trabajando (aunque sea indirectamente) en verdad quieren o necesitan las soluciones que les estamos dando? En su libro, Others: The Insistent Challenge to a Reluctant Church [Otros: el desafío insistente para una iglesia renuente], Chuck Yuill establece que, “La prueba definitiva de nuestra relación con Dios está en cómo reaccionamos con otros seres humanos quienes son creados a la imagen de Dios, especialmente aquellos en necesidad.”11 Desafortunadamente, con demasiada frecuencia, siendo cristianos respondemos con buenas intenciones, pero sin el entendimiento


72 | Sesión 9: Creciendo en compasión por las personas creadas por Dios profundo que se necesita para transformar vidas realmente. Para honrar verdaderamente a Dios y extender Su reino, debemos asegurarnos que lo que estamos ofreciendo realmente traiga transformación y esperanza a las personas y así que Dios sea glorificado. No queremos ofrecer una transformación superficial que tenga poco impacto duradero. ¿Cómo hacemos eso? Primeramente, necesitamos entender lo que significa ser hechos a la imagen de Dios. Es fácil encontrar la imagen de Dios en aquellos que son como nosotros, en quienes sus normas y entendimientos culturales de alguna manera reflejan los nuestros. Es mucho más difícil sentirse identificado con aquellos que piensan y se comportan diferente. “Ama a tu prójimo como a ti mismo,” respondió Jesús al maestro que le preguntó acerca del gran mandamiento en Lucas 10. Esta idea no es nueva, sino una que Dios ha estado grabando en Su pueblo desde el comienzo del pueblo de Israel. “¿Y quién es mi prójimo?” pregunta el maestro. Quizá él esperaba que le dijera que su prójimo son las personas que se parecían a él, sus amigos, sus relaciones, sus colegas. En cambio, Jesús lo desafió a mirar más allá de los límites de raza, credo y la categoría de ingresos y a ver a su prójimo como cualquiera que necesita misericordia. Para Jesús, todos están hechos a la imagen de Dios.

“ Es mucho más difícil relacionarse con aquellos que piensan y se comportan diferente .

Segundo, debemos examinar nuestros prejuicios acerca de la pobreza y el pobre, y la manera en que interactuamos con las personas. En la historia reciente, se han propuesto muchas teorías académicas diferentes con respecto a la pobreza y sus causas. Muchos de nosotros pensamos en términos de pobreza como la ausencia de riqueza, pero en realidad es mucho Chuck Yuill, Others: The Insistent Challenge to a Reluctant Church [Otros: el desafío insistente para una iglesia renuente] (Milton Keynes: Authentic Media, 2007),13.

11


Guía de Discipulado | 73 más complejo que eso. Varios eruditos seculares han sugerido que la pobreza es la falta de acceso al poder, los recursos o la elección; una falta de libertad; un resultado de la opresión; o un sistema de desempoderamiento. ¿Pero qué acerca de los aspectos espirituales de la pobreza? ¿Están separados, o lo espiritual está profundamente arraigado con lo físico? Bryant L. Myers propone que “La naturaleza de la pobreza es fundamentalmente relacional y su causa es fundamentalmente espiritual”12 Él continúa diciendo, “Los pobres son pobres principalmente porque viven en redes de relaciones que no trabajan por su bienestar. Sus relaciones con otros a menudo son opresivas y desmoralizadoras como resultado de personas no pobres que juegan a ser Dios en la vida de quienes sí son pobres. Su relación con ellos mismos disminuye y se debilita como resultado de la constante carga de la pobreza y el sentimiento de impotencia permanente. Su relación con aquellos a quienes llaman “otros” se experimenta como exclusión. Su relación con el medio ambiente es cada vez menos productiva porque la pobreza no deja espacio para el cuidado del medio ambiente. Su relación con el Dios que los creó y sostiene sus vidas, es distorsionada por un conocimiento inadecuado de quien es Dios y lo que Él desea para la humanidad. La pobreza es toda la familia de nuestras relaciones que no han llegado a ser lo que podrían ser. Las relaciones de los pobres no funcionan para el bienestar de los pobres debido a los valores espirituales que los demás sostienen y de los pobres que no mejoran ni apoyan la vida. El egoísmo, el amor al poder y los sentimientos de privilegios otorgados se ven expresados en tener complejo de ser dios. La pérdida de esperanza, oportunidad y reconocimiento estropean la identidad de los pobres. El racismo, el etnocentrismo y el ostracismo erosionan la bendición de tener muchas culturas. El temor a los espíritus y la creencia en los dioses que no pueden salvar, pueden ocultar la oferta del Dios que desea salvar. Al final del día, las causas de la pobreza son espirituales.” 13 Está claro entonces, que la pobreza es mucho más complicada que solo la ausencia de riqueza. Es en este mundo de identidad empañada, impotencia y exclusión que nos metemos cada vez que emprendemos un nuevo proyecto. Bryant L. Myers, Walking with the Poor: Principles and Practices of Transformational Development [Caminar con los pobres: Manual teorico-practico de desarrollo transformador] (New York: Orbis Books, 2011), 15. Ibid, 15.

12

13


74 | Sesión 9: Creciendo en compasión por las personas creadas por Dios No solo debemos navegar en los aspectos físicos y técnicos de nuestro trabajo, sino que debemos detenernos a mirar el panorama general de lo que estamos haciendo. Debemos preguntarnos si estamos mejorando y apoyando la vida, o desempoderándola y disminuyéndola. En ocasiones las respuestas son más complicadas de lo que esperamos. En su libro, Cuando ayudar hace daño (When Helping Hurts), Corbett and Fikkert examina sus propias motivaciones para relacionarse con los pobres: “Te confieso que parte de lo que me motiva para ayudar a los pobres es la necesidad de hacer algo con mi vida que merezca la pena, de ser una persona de importancia, de sentir que he contribuido a una causa noble… de ser un poco como Dios. Me hace sentir bien usar mi preparación en economía para «salvar» a la gente pobre. En el proceso, sin querer, a veces convierto a la gente pobre en objetos que puedo usar para satisfacer mi propia necesidad de lograr algo. Es una verdad muy fea y me duele admitirlo, pero «cuando quiero hacer el bien, me acompaña el mal»”(Rom. 7:21) 14 De la misma manera, no solo debemos examinar nuestras propias ideas preconcebidas y motivaciones, sino también las de nuestros ministerios asociados y los proyectos que estamos emprendiendo.

14

Steve Corbett & Brian Fikkert, When Helping Hurts: How to Alleviate Poverty Without Hurting the Poor... and Yourself [Cuando ayudar hace daño: Cómo aliviar la pobreza, sin lastimar a los pobres ni a uno mismo, p.68] (Chicago: Moody Press, 2009), 65.


Guía de Discipulado | 75

PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • ¿Qué significa que alguien lleve la imagen de Dios? • ¿Qué significa ser pobre? • ¿Cómo podemos entender las vidas de aquellos a quienes buscamos ayudar? ¿Qué podemos ofrecer más allá de edificios e instalaciones bien diseñados? • ¿Qué oportunidades tienes para mostrar compasión a quienes te rodean? • ¿Qué te motiva a trabajar con EMI y sus socios? ¿Qué motivos no deseables tienes? • ¿Puedes pensar en un ejemplo de proyecto que desempoderó a las personas para las que fue? ¿Qué tal un proyecto que empoderó y trajo vida? ¿Cuál fue la diferencia?


Sesión 10: Creciendo en compasión por el mundo creado por Dios “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, es un mandamiento que vemos por primera vez en Levítico (19:18) y es un tema de mucha importancia a través de la Biblia. Cuando a Jesús se le pregunta: “¿Quién es mi prójimo?”, el hombre que pregunta quizás esperaba que le dijera que su prójimo es aquel que es como él, sus amigos, sus relaciones, sus colegas. En cambio, Jesús lo desafía a mirar más allá de los límites de la raza, el credo y la categoría de ingresos y a ver a su prójimo como cualquiera que necesite su misericordia. En el mundo globalizado de hoy, particularmente si venimos de un país rico, puede ser fácil olvidarse que nuestro prójimo no solo son las personas que están a nuestro alrededor. Nuestros prójimos son aquellos en todo el mundo que están en necesidad de nuestra misericordia. Las decisiones que hacemos, en particularmente como diseñadores e ingenieros, tienen un impacto no solo en nuestros clientes, sino en nuestro mundo natural. Por ello, la condición del mundo natural puede significar la vida o la muerte para su gente. Un


Guía de Discipulado | 77 mundo que Dios ama y un pueblo al que Dios mismo nos ha llamado a mostrar misericordia. En Génesis 1, Dios creó los cielos y la tierra, la luz y la oscuridad, los mares y el terreno seco, plantas que producen semilla y árboles que dan fruto. Él creó el sol, la luna, las estrellas y seres vivientes en las aguas, en la tierra y en el cielo. Finalmente creó al hombre y a la mujer a Su imagen. Y le dio a la humanidad la responsabilidad de ser mayordomos de la creación cuando dijo: “…Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.” (Génesis 1:28). Pero en la actualidad hemos perdido un asombroso 50% de la biodiversidad del mundo solamente en los últimos 40 años.15 1.2 billones de personas, que pueden ser nuestro prójimo, viven en áreas donde el agua de consumo humano supera la cantidad de agua que hay en los mantos acuíferos. Para el 2025 se proyecta que dos tercios de la población mundial vivirán en condiciones de estrés respecto al agua, lo que probablemente dará lugar a conflictos violentos.16 600 millones de nuestros prójimos viven en áreas costeras que están en peligro por el aumento del nivel del mar. No todos están en peligro de ser eliminados por completo, como Tuvalu y Vanuatu, o las dos islas que son parte de Kiribati (una nación isleña del Pacífico) que ya no existen. Sin embargo, habrá inundaciones en grandes extensiones de humedales costeros. Los peces, las aves, la vida silvestre y las plantas perderán sus hábitats, y los suministros de agua dulce serán destruidos por la salinización

WWF (2014) Living planet report. Disponible en: http://www.wwf.org.uk/about_wwf/other_publications/living_planet_report_2014/. Comprehensive Assessment of Water Management in Agriculture [Evaluación integral de la gestión del agua en la agricultura] (2007) Water for food, water for life: a comprehensive assessment of water management in agriculture [Agua para alimentos, agua para la vida: una evaluación integral de la gestión del agua en la agricultura] Earthscan, London, and International Water Management Institute, Colombo.

15

16


78 | Sesión 10: Creciendo en compasión por el mundo creado por Dios de los mantos acuíferos.17 Bangladesh, Vietnam, India y China están entre los países más pobres que tienen gran población en áreas de peligro, pero es improbable que incluso ciudades como Londres y Nueva York escapen de un daño mayor.18 La seguridad alimentaria es otro tema clave para millones de nuestros prójimos. Para 2050 se estima que la creciente población mundial necesitará un 50% más de alimentos que en la actualidad, pero los efectos del cambio climático en la producción de alimentos significan que es probable que haya una caída en los rendimientos de los cultivos de alrededor del 25% en la producción de alimentos de aquí a entonces. 19 La antropóloga Rachel Hughes Shah reflexiona sobre la desconexión de los alimentos de la tierra en el mundo desarrollado y compara esto con el tiempo que pasó viviendo con un grupo de personas en las sierras rurales de Papúa. “Todos dependemos de la producción de la tierra, sin importar dónde vivamos, cuáles son nuestras dietas y nuestro estilo de vida ... nos desafía preguntando lo siguiente ¿No te resulta fácil olvidar lo frágil que somos nosotros y los ecosistemas de los que somos parte?”. Ella continúa diciendo: “Mucho de nuestro contacto con la comida sucede en los pasillos del supermercado o en línea, desconectado de cualquier indicio de crecimiento…en Era, Papúa tal ceguera era imposible. Todos los días estuvimos muy alertas del clima, el trabajo y la fertilidad de la tierra para cultivar los alimentos que literalmente nos mantuvieron vivos. También vimos cómo los desechos que este proceso generó fueron en sí mismos regenerativos, todos eran biodegradables y, finalmente, volvieron a ser parte de esa tierra fértil... En la ciudad, los residuos terminan en inmensas pilas de basura apestosa, que esperan a ser quemadas. En las zonas rurales, quemamos lo que pudimos y enterramos el resto ... no hay nada como cavar tu propio relleno sanitario personal al lado de los jardines de donde obtienes tus alimentos, para comprender lo desastroso que es envenenar el suelo donde crece tu comida “20 The Climate Institute (2016) Ocean and Sea Level Rise: Consequences of Climate Change on the Oceans [Aumento del nivel del océano y del mar: Consecuencias del cambio climático en los océanos] [En línea]. Disponible en: http://www.climate.org/topics/sea-level/ [Fecha de consulta: 20 Abr. 2016]. 18 Greenpeace (2012) Sea Level Rise. [En línea] Disponible en: http://www.greenpeace.org/international/en/ campaigns/climate-change/impacts/sea_level_rise/ [Fecha de consulta: 20 Abr. 2016]. 19 The World Bank (2016). Food Security. [En línea] Disponible en: http://www.worldbank.org/en/topic/foodsecurity [Fecha de consulta: 20 Abr. 2016]. 20 Hughes Shah, R. (2016). Easy Ways to Reduce Waste. [En línea]. Wylde and Free. Disponible en: www.wyldeandfree.com/waste/ [Fecha de consulta: 20 Abr. 2016]. 17


Guía de Discipulado | 79 Esta comunidad rural no es la única que lo hace. Por todo el mundo hay grupos de personas y comunidades transmitiendo las tradiciones de sus ancestros y viviendo de una manera sustentable con la tierra. Sin embargo, por cada una de estas comunidades hay miles de otros grupos que usan los recursos de la tierra sin reponerlos, que hacen crecer el número de pilas de desechos y que aumentan las emisiones de gases tóxicos en todo el planeta. Además, aquellas comunidades que tienen menos posesiones materiales, que viven de la tierra y generan poco desperdicio, a menudo se encuentran entre las comunidades más pobres y sin voz del mundo. Como humanos, hemos sido responsables por el daño catastrófico de la creación de Dios. Pero como cristianos y como profesionales del diseño, tenemos la oportunidad de ser la voz, no solo de las personas que no tienen voz, sino de un planeta sin voz. Entonces, ¿qué significa esto para nosotros como EMI? ¿Será que hay algo que podamos hacer? Afortunadamente, la respuesta es un resonante “Sí”. Como profesionales del diseño y construcción en el mundo desarrollado tenemos una oportunidad única de reflejar el amor de Dios por Su creación y las personas que están en ella a través de la forma en que diseñamos y construimos. Cada uno, como seguidores de Cristo, tenemos la responsabilidad de pensar en cómo nuestro estilo de vida individual está impactando en nuestro prójimo en todo el mundo. También tenemos una responsabilidad corporativa como profesionales de iniciar un proceso de diseño que refleje el cuidado de Dios por Su creación y por las personas cuyas vidas dependen de su preservación.

Tenemos la oportunidad de ser la voz, no solo de las personas que no tienen voz, sino de un planeta sin voz.

En un mundo que glorifica los constantes avances tecnológicos, y en el cual podemos ser presionados por clientes que quieren “lo más reciente,” somos


80 | Sesión 10: Creciendo en compasión por el mundo creado por Dios llamados a detenernos y evaluar el panorama general. Debemos hacer una pausa para preguntarnos sobre las características de diseño más comunes y “normales”. Un arquitecto graduado y ex pasante de EMI habla de una escuela comunitaria en la que trabajó ubicada un país en desarrollo después de dejar EMI. Esta escuela es de bajo impacto: no usa electricidad ni agua corriente. En lugar de aire acondicionado, utiliza ventilación natural cruzada, no necesita electricidad, ya que está iluminada de forma natural y, en lugar de bajar la palanca de los inodoros, usa letrinas. Está construido a partir de materiales de origen local. Y sin embargo, la respuesta de la comunidad es dividida. Algunos piensan que un diseño de bajo impacto significa un diseño de bajo nivel. Pero este arquitecto entiende que este tipo de respuesta es de ser esperada. Como profesionales tenemos la oportunidad de usar nuestros diseños para educar a las personas acerca del corazón de Dios por la creación y la necesidad de administrarla con cuidado. (Gén. 2). Poner inodoros en un área que tiene muy poca agua podría hacer que las personas del lugar sientan que tienen algo “de vanguardia”. Sin embargo, esto sería ignorar nuestra responsabilidad dada por Dios de ser mayordomos de la creación y los recursos disponibles para nosotros. El desafío es trabajar y educar a la gente local para que ellos quieran ser guardias y mayordomos de los recursos que Dios les ha confiado. Las preguntas que debemos hacernos incluyen: ¿Cuál es el costo a largo plazo, o el beneficio del diseño o el material de construcción, para las personas de esta comunidad? ¿Qué pasa con la comunidad global en general? ¿Existe una solución de más baja tecnología que traiga una mayor armonía con la creación? Igualmente, ¿existe una solución de más alta tecnología que pueda brindar sustentabilidad a las personas y al planeta? A medida que avanzamos hacia un mundo que siempre está cambiando, estamos llamados a utilizar nuevos avances, examinarlos a la luz del corazón de Dios por la creación e implementar eso de una manera que sea culturalmente apropiada. Como profesión, tenemos la oportunidad de asegurarnos de que nuestro trabajo refleje el corazón de Dios y lo glorifique.


Guía de Discipulado | 81 PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • ¿Alguna vez te has detenido a pensar acerca del impacto que tu estilo de vida tiene en las comunidades que viven en pobreza? • ¿Qué efecto tiene tu estilo de vida sobre la creación de Dios? Considera cosas como tu carro, tu uso de la electricidad, los desechos que generas. ¿Hay cosas que podrías cambiar o reducir? • Piensa en un proyecto en el que hayas trabajado o estés trabajando. ¿Hay maneras en las que podrías haber hecho tu diseño más ambientalmente amigable? ¿Cuáles serían los beneficios de hacer esas adaptaciones para la comunidad local? ¿Qué pasa con la creación de Dios como un todo?


Liderazgo e influencia en aquellos que nos rodean


Sesión 11: Liderazgo en la Iglesia local “Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca.” Hebreos 10:24-25 Hemos explorado nuestro rol en el cuerpo de Cristo y las formas en que podemos contribuir al Reino con nuestros dones, habilidades y talentos. Ahora empecemos a pensar en nuestro impacto en los que nos rodean y en la influencia que podemos ejercer. Algunos de nosotros somos líderes naturalmente dotados y prosperamos en roles de liderazgo. Sin embargo, todos nosotros -incluso aquellos que se sienten inexpertos o tal vez intimidados por la idea de liderazgo- tienen oportunidades de influenciar a los demás. El liderazgo es un paso natural en nuestro camino de fe. Esta sesión explorará lo que significa liderar dentro de nuestras comunidades e iglesias y cómo podemos construir el Reino y hacer discípulos al liderar e influenciar a los demás en todos los aspectos de nuestra vida y trabajo.


Guía de Discipulado | 85 Los Evangelios dejan claro que la invitación a seguir a Jesús fue una invitación a la vida con Jesús en el contexto de comunidad. Los primeros discípulos de Jesús viajaron por el campo con Él, compartieron comidas con Él, asistieron a la sinagoga con Él, y participaron en una serie de otras actividades juntos. Poco después de la ascensión de Jesús, la comunión íntima compartida por la comunidad temprana de creyentes es representada vívidamente en Hechos 2:42-47. Su devoción a la enseñanza de los apóstoles, la oración, las comidas compartidas y el compromiso de proporcionar a los necesitados no sólo resultó en corazones alegres y generosos, sino que trajo favor en la comunidad. En EMI nos encontramos en una situación bastante única de trabajar dentro de un ambiente de oficina cristiana. Aunque esto puede empezar a parecer “normal”, la realidad es que para la mayor parte de nuestra profesión en todo el mundo este no es el caso. En particular, la mayoría de nuestros pasantes y voluntarios regresan a ambientes de trabajo que son mayormente seculares. Por lo tanto, nuestro compromiso con nuestras comunidades, las iglesias locales y la manera en que nuestra iglesia, trabajo y familia viven juntos es una oportunidad clave para influir en las personas para el Reino y para comprometerse con el discipulado dentro de nuestra profesión y nuestras iglesias. Desafortunadamente, en el momento en que llegamos al quinto capítulo de Hechos, y como es evidente más tarde por las diversas epístolas del Nuevo Testamento, la armonía de la iglesia primitiva fue repetidamente desafiada por divisiones, y un descuido al reunirse juntos. Como dice el escritor de Hebreos en el versículo introductorio de arriba, preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. El acto de estimularnos el uno al otro al amor y a las buenas obras es una imagen de lo que significa liderar en la iglesia local. Aunque algunos son llamados


86 | Sesión 11: Liderazgo en la Iglesia local a servir como pastores, maestros, ancianos o diáconos, las oportunidades de liderazgo en la iglesia local no se limitan a estos roles más reconocidos. En su carta a la iglesia en Éfeso, Pablo escribe que los que sirven en estos roles formales de liderazgo deben “capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo.” (Efesios 4:12). Dentro de una iglesia local, usualmente hay muchas oportunidades para guiar e impulsar a otros para amar y hacer buenas obras. Pausa un momento y reflexiona sobre las oportunidades que hay para liderar dentro de tu contexto de iglesia. Lo más probable es que lo que nos viene a la mente sean los programas existentes: actividades centradas en los niños, los jóvenes, los hombres, las mujeres, la hospitalidad, la adoración, grupos pequeños, alcance y las misiones globales. Y puede haber un sinfín de otros ministerios que expresan la misión y la visión de la iglesia.

Desafortunadamente, en muchos lugares de la iglesia, el ministerio es definido por lo que ocurre bajo la bandera de una iglesia local o incluso específicamente dentro de sus muros

Ahora pausa y reflexiona de nuevo sobre la iglesia en Hechos y el estilo de vida de la comunidad que también fue modelado por Jesús y sus seguidores. ¿Dónde estaban los límites? ¿Qué día de la semana se llevan a cabo los programas? ¿Quién organizó la gente o las reuniones? Por supuesto, estas preguntas no tienen sentido en el contexto del estilo de iglesia que vemos en Hechos. Desafortunadamente, en muchos lugares de la iglesia, el ministerio se define por lo que ocurre bajo la bandera de una iglesia local o incluso específicamente dentro de sus muros. Esta tendencia a identificar el ministerio dentro del ámbito de las actividades o programas patrocinados por


Guía de Discipulado | 87 la iglesia tiene el resultado de reforzar una división entre lo que hacemos en el reino “sagrado” de la iglesia y lo que hacemos durante el resto de nuestras vidas. Reduce, incluso ignora, cualquier ministerio que ocurra fuera de las paredes de la iglesia. Por lo tanto, no adopta una visión bíblicamente apoyada del Reino donde todo tipo de trabajo, servicio y mayordomía son actos de adoración y servicio a Dios. El autor Andy Crouch cuenta la historia de un pastor la cual ilustra las deficiencias de limitar el ministerio a “solo la iglesia local”. El pastor le dijo a Andy: “Hay una mujer en nuestra iglesia que fue la litigante principal de la Agencia de protección ambiental (EPA) para la limpieza de Boston Harbor. Se me ocurrió desde entonces que jugó un papel increíblemente importante en una de las grandes historias de éxito ambiental de la segunda mitad del siglo XX. Cuando empecé la secundaria, nadie pondría un dedo en el puerto de Boston, estaba tan contaminado. Y ahora hay playas, y la gente va a la playa a nadar. Esta mujer cristiana abogada tuvo éxito en litigar ese caso... La única vez que la hemos reconocido en la iglesia fue por su papel en la enseñanza de la escuela dominical de segundo grado. Y, por supuesto, debemos celebrar absolutamente los maestros de la escuela dominical, pero ¿por qué nunca celebramos su increíble contribución a toda nuestra ciudad como cristiana, cuidando la creación de Dios? “ Ahora Imagina si el pastor de la iglesia a la que asistió la mujer hubiera aprovechado esta ocasión para reconocer el papel de la mujer en la limpieza de Boston Harbor. Esto no es sólo por el bien de alabarla, sino para demostrar cómo sus buenas obras beneficiaron a la comunidad y también contribuyeron a la restauración de la creación de Dios. Al hacerlo, podría haber impulsado a los otros miembros de la iglesia para considerar cómo podrían participar en la obra del ministerio a través de sus ocupaciones o a través de las actividades comunitarias en las que están involucrados. Como profesionales del diseño dedicados a obras de ministerio que ocurren principalmente fuera de las paredes de una iglesia local, el personal de EMI, los pasantes y los voluntarios tienen oportunidades únicas para impulsar


88 | Sesión 11: Liderazgo en la Iglesia local e inspirar a otros miembros del cuerpo de Cristo. Podemos hacer esto compartiendo el trabajo que Dios nos ha llamado y equipado para hacer. A través de esto, podemos ayudar a otros miembros del cuerpo de Cristo a imaginar cómo podrían unir la brecha sagrada/secular en sus propias vidas. Les mostramos cómo podrían aplicar sus dones, talentos y habilidades al servicio de los demás para el honor y la gloria de Dios. Esto de ninguna manera significa que no debemos participar en los programas que nuestras iglesias tienen. De hecho, en muchos sentidos se hace aún más importante que desempeñemos funciones de liderazgo en este contexto. No en aras de tener un rol de liderazgo definido dentro de los muros de la iglesia, sino como una oportunidad para compartir lo que hacemos en una escala más amplia e inspirar a otros a convertirse en líderes del Reino en un entorno más amplio. Es demasiado fácil engañarnos a nosotros mismos que ya estamos trabajando para el Reino todo el día todos los días. Por lo tanto, nos excluimos de las responsabilidades ministeriales en nuestras iglesias porque sentimos que ya hemos hecho nuestra cuota de ministerio por la semana. Sin embargo, si queremos inspirar a otros a ver sus lugares de trabajo y su vida cotidiana como áreas para el liderazgo del Reino, primero debemos comprometernos a reunirnos juntos y construir relaciones con pastores, líderes y otros miembros. Es solo cuando tomamos responsabilidades y roles de liderazgo dentro del contexto de nuestras iglesias -ya sea que comience como ministerio de niños, o limpiando los inodoros un domingo- que permitimos que otros sean parte de nuestras vidas. Entonces podemos esperar animarlos a la dirección del liderazgo del Reino en un contexto más amplio.


Guía de Discipulado | 89 PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN • ¿Estás involucrado en una iglesia local? • ¿Cuáles son los beneficios de reunirse con otros cristianos? ¿Por qué crees que el autor de Hebreos enfatiza esto tan fuertemente? • ¿Qué áreas de responsabilidad o liderazgo tienes dentro de tu iglesia local? ¿Por qué haces esto? • ¿Puedes pensar en otras maneras en las que puedes participar en el liderazgo en tu iglesia local? • ¿Conoces a alguien que trabaje en un contexto secular pero que lleve el liderazgo del Reino en sus funciones? ¿Qué te inspira sobre esta persona? ¿Qué te gustaría aprender de ellos? • ¿Puedes pensar en alguna área fuera de la iglesia en la que tienes un rol de liderazgo del Reino? ¿Cómo encaja este rol en lo que haces en el contexto de tu iglesia? • ¿Cómo se puede transmitir lo que has aprendido acerca de ser un discípulo a otros alrededor de ti?


Sesión 12: Liderazgo en la comunidad A medida que exploramos cuando miramos Creciendo entre culturas, puede ser tentador congregarse con personas que son como nosotros, que comparten la misma cultura, gustos y disgustos, y disfrutan de las mismas actividades. Particularmente cuando la gente está en una cultura o un país que no es su hogar, hay un instinto natural para que los de la misma cultura se unan juntos. Esto les proporciona la protección y la seguridad de la familiaridad mientras viven en un lugar extranjero. Sin embargo, esto también es cierto en la mayoría de los contextos en los que nos encontramos en la vida cotidiana. Por ejemplo, nuestras profesiones, nuestras iglesias y las escuelas de nuestros hijos son lugares en los que naturalmente podríamos ser atraídos hacia personas que son similares a nosotros. Esta sesión explorará lo que significa ir más allá de estos límites, participar en nuestras comunidades y convertirse en líderes que influyen a otros para hacer lo mismo. Lo que las personas entienden como liderazgo puede ser muy diferente según su trasfondo cultural. Algunas culturas igualan el liderazgo con poder y autoridad, otros consideran que un líder es alguien que tiene una personalidad particular o alguien que tiene algún tipo de gerencia.


Guía de Discipulado | 91 Cuando hablamos de liderazgo en EMI no estamos hablando del rol de alguien dentro de una jerarquía, por ejemplo, su profesión, iglesia, o comunidad. El liderazgo en EMI se trata de la capacidad de una persona para influir en los demás y guiarlos hacia los valores del Reino. Un líder no es alguien que da órdenes, sino alguien a quien otros siguen. Es muy posible que alguien en una posición de gerencia tenga poder y una autoridad considerables sobre los demás, pero no para liderarlos. Igualmente, un líder puede no tener poder o autoridad en absoluto, pero por la naturaleza misma de quiénes son y cómo se comportan, hacen que otros quieran imitarlos. Por lo tanto, tienen gran influencia sobre las personas que los rodean. Imagina una reunión de equipo multidisciplinario por primera vez para hablar de un proyecto de construcción. A medida que se conocen mutuamente es natural que los que tienen más en común probablemente encuentren más fácil construir una relación. Los arquitectos comparten historias con otros arquitectos, ingenieros con ingenieros y gerentes de construcción con gerentes de construcción. Por ejemplo, es mucho más fácil para un ingeniero iniciar una conversación sobre la presión del cabezal con alguien que lo encuentra igualmente interesante, que con alguien que ni siquiera sabe lo que es. Sin embargo, en la Biblia vemos a Jesús continuamente yendo en contra de este instinto de comodidad para pasar tiempo intencionalmente con personas que son muy diferentes de Él. La historia de Zaqueo en Lucas 19:1-10 es un gran ejemplo. Este hombre, un pecador bien conocido en la comunidad, quería echar un vistazo a Jesús. Mientras Zaqueo se contentaba con ver a Jesús pasar, Jesús va un paso más allá y se invita a sí mismo a su vida. Pasan tiempo juntos. Comparten una comida juntos y Zaqueo encuentra la salvación no sólo para sí mismo, sino para toda su familia. Jesús es consciente de lo que está sucediendo a Su alrededor y toma la iniciativa de buscar a Zaqueo, hasta el punto de invitarse a sí mismo a la


92 | Sesión 12: Liderazgo en la comunidad casa de Zaqueo. Cuando pensamos en lo que significa interactuar y liderar en nuestras comunidades hay varios aspectos de la interacción de Jesús con Zaqueo que podemos imitar. En primer lugar, necesitamos buscar personas que sean diferentes a nosotros. Como el recaudador de impuestos, sea o no realmente corrupto, Zaqueo fue estigmatizado y odiado dentro de su comunidad. La mayoría de la gente lo evitó, pero Jesús hizo lo opuesto y en realidad lo buscó. Jesús fue criticado por sus esfuerzos por pasar tiempo con los pecadores conocidos. Su respuesta fue: “Al oírlos, Jesús les contestó: No son los sanos los que necesitan médico, sino los enfermos. Y yo no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.” (Marcos 2:17) En segundo lugar, debemos tomar la iniciativa en las relaciones. Zaqueo no involucró a Jesús en la conversación. Después de haberlo buscado, Jesús se invitó a sí mismo a la casa de Zaqueo y deliberadamente buscó una relación con él. Jesús encontró maneras de pasar tiempo con personas que eran diferentes de Él y participaba activamente en la relación. En tercer lugar, necesitamos conectarnos con la persona en su totalidad. Cuando paramos de enfocarnos en las necesidades de la gente y en cambio nos conectamos con ellos de una manera significativa, podemos empoderarlos para que cambien sus propias vidas. Como resultado de su encuentro con Jesús, Zaqueo se transforma. Él da la mitad de sus posesiones a los pobres y promete pagar cuatro veces la cantidad a cualquiera que haya engañado. Su vida comienza a alinearse con los valores del Reino. Pero esto no sucede como resultado de que Jesús le ordenara que cambiara. En cambio, Jesús lo trata como un amigo, y Zaqueo es inspirado por Él. Cuando identificamos las necesidades de alguien, pero no las tratamos como una persona integral, perdemos la oportunidad de construir una relación profunda y duradera, y hacemos de esa persona un perjuicio. Es muy fácil tratar de interactuar con nuestras comunidades buscando las necesidades de las personas y tratando de satisfacerlas. Sin embargo, esto crea un desequilibrio de poder, con nosotros como los “expertos” y ellos como destinatarios pasivos. En cambio, al seguir el liderazgo de Jesús con Zaqueo e invertir en relaciones en lugar de imponer órdenes o soluciones, podemos comenzar a identificar lo que les importa a las personas. Comenzamos a ver cómo ayudarlos a encontrar la transformación por sí mismos.


Guía de Discipulado | 93 Finalmente, no miramos a Jesús, sino al propio Zaqueo. La transformación de Zaqueo conduce a la transformación de toda su familia, que probablemente incluyó a un gran número del personal trabajador y sirvientes, así como a su familia extensa. Antes, Zaqueo tenía poder y autoridad en esta pequeña comunidad, pero era un recaudador de impuestos odiado que la gente evitaba. De repente, Zaqueo se transforma, y se convierte en un líder de la comunidad – él no ejerce el poder sobre los demás, él está influyendo en ellos. ¿Cómo se convirtió en líder? Haciendo lo que Jesús hizo. Aferrándose a los valores del Reino en su vida y comportándose de una manera que hizo que otros desearan ser más como él. Todos tenemos la oportunidad de convertirnos en líderes en nuestras comunidades, pero, para seguir el liderazgo de Jesús, necesitamos resistir el impulso de congregarse con personas que son como nosotros. Esto puede ser especialmente difícil cuando vivimos en una cultura o en un país que no es el nuestro. Tomará sacrificio y valentía, pero a largo plazo construiremos comunidades que reflejen mejor el Reino de Dios.

PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN • ¿A qué comunidades perteneces? • ¿Qué necesitarías hacer para convertirte en un líder en tus comunidades? • Es fácil querer identificar las necesidades de las personas y satisfacerlas, pero ¿qué podemos hacer para tener una relación más profunda? • ¿Cómo puedes seguir el ejemplo de Jesús y relacionarte con personas que son muy diferentes de ti?


Sesión 13: Liderazgo en las profesiones de diseño y construcción Hasta ahora hemos examinado diferentes formas de relacionarse con Dios. Hemos explorado quiénes son nuestro prójimo y qué responsabilidades tenemos hacia ellos. Hemos llegado a una mejor comprensión del corazón de Dios para las personas y el mundo que creó. Y hemos mirado lo que significa ser un líder en la comunidad y un líder en la iglesia local. Finalmente, veremos cómo se unen todos estos hilos para convertirnos en líderes en nuestras profesiones. Más allá de nuestras disciplinas individuales, nuestras oficinas y nuestro ministerio existe una comunidad y cultura mundial a la que nos referimos como nuestra profesión. Dentro de las profesiones de diseño y construcción, y dentro de cada disciplina profesional que está representada en EMI, hay líderes. Las instituciones profesionales han elegido a funcionarios que gobiernan y regulan la profesión en su conjunto, publican revistas y proporcionan foros para compartir


Guía de Discipulado | 95 ideas, así como la acreditación de los miembros de acuerdo con su formación y experiencia. Pero más allá del cuerpo profesional, la mayoría de las profesiones también tienen “líderes de pensamiento”, que pueden o no tener un puesto formal en una institución. Estas son las personas que articulan los problemas y las posibles soluciones de su profesión. Escuchan, aprenden, estudian, hablan, escriben, dialogan, innovan, previenen y cambian. Buscan estar por delante de la curva, observando los futuros desarrollos y trayéndolos a la conciencia de hoy. Son una fuerza para el cambio positivo y constructivo en su comunidad profesional.

Sólo se necesita una pequeña minoría dentro de una profesión para ser los impulsores del cambio positivo y constructivo.

En Mateo 13:33, Jesús refleja que “El reino de los cielos es como la levadura que una mujer tomó y mezcló en una gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa” De la misma manera, sólo se necesita una pequeña minoría dentro de una profesión para ser los impulsores del cambio positivo y constructivo. Aquí en EMI queremos que nuestra profesión se transforme para reflejar la gloria de Dios, tal como hemos sido transformados para reflejar la gloria de Dios (2 Corintios 3:18). Eso significa basar nuestra toma


96 | Sesión 13: Liderazgo en las profesiones de diseño y construcción de decisiones de nuestro contexto profesional en lo que conocemos de Dios y en cómo Él nos llama a relacionarnos con las personas y el mundo que nos rodea. Y significa impulsar a otros en nuestra profesión para hacer lo mismo. Seguimos a un Dios que se preocupa profundamente por los pobres y los que carecen de voz; un Dios que creó un mundo que los seres humanos han aprovechado sistemáticamente y están destruyendo; un Dios que nos llama a la integridad, a la acción y a la relación cada vez más profunda con Él. Por lo tanto, ser un líder en nuestras profesiones es, ante todo, tomar lo que conocemos de Dios en nuestro contexto profesional y poner un ejemplo en la forma en que diseñamos y entregamos nuestros proyectos, sabiendo que en todo momento debemos trabajar duro y servir al Señor (Col. 3:22- 4:1). Como hemos visto, ser un líder no se trata sólo de dar instrucciones desde arriba. Los líderes motivan, inspiran, animan e invierten en los que los rodean. Incluso aquellos que no necesariamente piensan en sí mismos como líderes pueden convertirse en líderes sólo mediante el modelo de una forma diferente de trabajo que inspira a los que les rodean. En términos prácticos, en EMI, todos tenemos la oportunidad de ser líderes en nuestra profesión al modelar una forma de trabajo holística, integrada y llena de integridad. Si miramos en 1 Pedro 2:4-25, Dios nos llama a ser piedras vivas y a un sacerdocio real, para mantener nuestro trabajo tan honorable que “ ellos observen las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios”. Eso significa buscar a Dios en todos los aspectos de nuestro trabajo y apuntar a glorificarlo en todo lo que hacemos. Significa trabajar con integridad, ser claros sobre lo que podemos y no podemos proporcionar, el alcance de nuestros proyectos, y el tiempo que tomará para entregarlos y cumplir con nuestros acuerdos. Esto significa tratar a nuestros clientes, contratistas y usuarios finales con dignidad, buscando empoderarlos y alentarlos. Significa invertir en nosotros mismos y en nuestro desarrollo profesional aprendiendo sobre el desarrollo sostenible, tecnologías nuevas y alternativas, y sobre reglamentos de construcción en diferentes contextos.


Guía de Discipulado | 97 Significa promover soluciones locales a los problemas locales y desafiar el statu quo que el mundo desarrollado tiene todas las respuestas. Significa dar preferencia al personal nacional y a los voluntarios, escuchando la experiencia local e invirtiendo en el desarrollo de los profesionales locales Significa elegir los diseños más sostenibles, sensibles, innovadores y de bajo impacto que promuevan la conciencia ambiental y el cuidado de la creación de Dios. Significa mantener un riguroso proceso de entrevista para el personal y los voluntarios para asegurarse de que ellos también son capaces de asumir el liderazgo en estas capacidades y modelar el Reino en sus diseños e interacciones. Y significa esforzarse por la excelencia en todo lo que hacemos y producimos. No sólo debemos modelar una manera de trabajar para los que nos rodean que refleje el Reino de Dios, para ser líderes en nuestra profesión también debemos comunicarnos. Hablar, escribir, asesorar profesionalmente y compartir publicaciones, como Al interior de EMI, son todas oportunidades para impartir nuestra experiencia y nuestras esperanzas para el futuro en un contexto más amplio. Pero también en nuestra vida laboral cotidiana, cada interacción que tenemos, ya sea con clientes, voluntarios, colegas, o dentro de nuestro cuerpo profesional, tenemos la oportunidad de educar a otros sobre estos valores del Reino. Así tenemos la oportunidad de construir una red de colaboradores que participen en todo el mundo. Ser un líder en las profesiones de diseño y construcción no es un proceso de la noche a la mañana. Es un compromiso de toda la vida para buscar a Dios, hacer preguntas sobre nuestra profesión y nuestras prácticas, trabajar con integridad e invertir en los que nos rodean. A largo plazo, el fruto que cosecharemos será que aquellos que entren en contacto con nosotros, ya sea a través de EMI o de otra parte, se inspirarán en nuestro acercamiento al diseño, nuestro corazón para servir al Señor, y nuestra integridad. Buscarán imitarnos hasta que poco a poco transformamos nuestra profesión en una que glorifique a Dios.


98 | Sesión 13: Liderazgo en las profesiones de diseño y construcción PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: • ¿Cuáles son tus reflexiones sobre la profesión de diseño? ¿Qué te atrajo? ¿Qué tiene de bueno? ¿Dónde están sus defectos y sus debilidades? Si pudieras cambiar la dirección de esta profesión, ¿qué sería diferente? • ¿Quién te ha inspirado más en tu desarrollo profesional? ¿Qué fue lo que te hizo querer imitar a esa persona? ¿Cómo podrías modelar algo parecido a otros profesionales? • ¿Hay otras cosas prácticas que puedes pensar que ayudaría a alguien a convertirse en un líder en la profesión de diseño? • ¿Cómo se diferencia la profesión de diseño en países más desarrollados y menos desarrollados? ¿Cómo podría afectar tu contexto a tus prácticas de trabajo? • ¿El liderazgo es diferente en un contexto profesional que en una iglesia o contexto comunitario? ¿Cómo? • ¿Hay cosas que haces en EMI qué harías o no harías en un ambiente de oficina secular? ¿Qué impacto tiene esto en tu liderazgo dentro de la profesión?


GuĂ­a de Discipulado | 99


Autora/Editora: Jenny Pillar Jenny trabajó con EMI durante cinco años en sus oficinas en Costa Rica, Reino Unido y Nicaragua. Ella es una psicoterapeuta con una pasión por ver a las personas alcanzar todo su potencial en todos los ámbitos de la vida. Cursó estudios bíblicos en la Universidad de Sheffield, Inglaterra, y tiene experiencia en el desarrollo internacional y comunitario y en la educación de adultos. Jenny creció como niña de tercera cultura y durante su vida ha vivido en ocho países en tres continentes. Vive en Oxford, Inglaterra, con su esposo, John, un ex arquitecto de EMI, y sus tres hijos.


“Creemos que los profesionales del diseño y construcción tenemos una oportunidad única para influenciar nuestro sector profesional y el resto del mundo para Cristo.”

Profile for Engineering Ministries International

EMI Discipleship Design Guide (Spanish)  

EMI Discipleship Design Guide, Revised 1st Edition (Spanish), 2019, Engineering Ministries International.

EMI Discipleship Design Guide (Spanish)  

EMI Discipleship Design Guide, Revised 1st Edition (Spanish), 2019, Engineering Ministries International.

Advertisement