Page 1


peces tropicales Conoce los

47 especies para colorear Alex Dearden Ilustraciones de

Consuelo MĂŠndez

Ediciones EkarĂŠ


Introducción

Tres cuartas partes de la superficie de la tierra están cubiertas de agua. Llamamos océano o mar a gran parte de ese agua. En el mar comenzó la vida en nuestro planeta. Nosotros mismos, los seres humanos, venimos de alguna forma de vida que hace millones de años se originó en el mar… Sin embargo, durante siglos el mar fue un misterio para el hombre y el único conocimiento que se tenía provenía de los marineros y pescadores. Solo en tiempos recientes se han desarrollado instrumentos y técnicas que ayudan a explorarlo y a conocer sus habitantes, a recolectar muestras de vida submarina y a entender los secretos del océano. La ciencia del estudio del océano o mar se llama oceanografía.

La relación del hombre con los peces ha sido siempre la del cazador. Toma peces del mar cuando y donde los necesite, sin detenerse a pensar si acaso el día de mañana encontrará nuevamente peces en ese mismo lugar. En el pasado se creía que el mar era enorme y sus recursos inagotables. Hoy sabemos que no es así. Los métodos modernos de la pesca industrial, la contaminación constante y la destrucción de hábitats de agua salada y dulce provocada por el hombre, han reducido un gran número de especies en ciertas zonas. El hombre se ha dado cuenta de que si quiere seguir sacando peces de las aguas, debe hacer lo que sus antepasados hacían en la tierra hace ya miles de años: aprender a renovar ese recurso. En otras palabras, pescar con moderación en los espacios naturales y criar peces para el consumo en ambientes artificiales.

5


Para criar peces primero hay que conocerlos. Las personas que se dedican a su estudio se llaman ictiólogos. Ellos son quienes nos pueden decir hasta qué tamaño crece un pez, qué come, dónde vive y cómo se reproduce.

Los ictiólogos y los oceanógrafos, en su búsqueda continua de conocimientos sobre los peces, a menudo tienen que acudir a personas como los marinos y los pescadores y también a personas como tú o yo, amantes del mar y del mundo marino.

Los ictiólogos afirman que existen más de 3o.ooo tipos diferentes de peces en el mundo. En Venezuela encontramos unas 1.2oo de esas especies, divididas casi por igual entre los que son de agua dulce y los que son de agua salada.

Espero que en este libro descubras muchas cosas interesantes que te ayuden a conservar nuestro mar. Alex Dearden

Aleta dorsal

En este libro vamos a conocer 47 de esos peces. Casi todos de agua salada, porque en Venezuela sabemos más acerca de los peces marinos que de los peces de agua dulce. Los peces que viven asociados a los fondos marinos se llaman demersales y los que viven en mar abierto se llaman pelágicos. Aleta caudal

Aleta anal 6


Descubre los peces Línea lateral

Cabeza Ojo

Los peces son animales que respiran oxígeno y tienen sangre fría, de la misma temperatura que el agua en la que viven. Esto es una gran ventaja para ellos. Nosotros, los humanos, debemos alimentarnos todos los días para disponer de la energía necesaria para mantener nuestro organismo a una temperatura constante de 37º C. En cambio, los peces pueden pasar largos periodos sin comer, porque no tienen que gastar ninguna energía en calentar sus cuerpos. ¿CÓMO RESPIRAN? Los peces respiran sorbiendo agua y pasándola por sus agallas o branquias y luego expulsándola por unas aberturas situadas a los lados de la cabeza y protegidas por unas placas llamadas opérculos. Las agallas de los peces están formadas por una densa red de vasos sanguíneos que absorben el oxígeno del agua y lo pasan a la sangre.

Mandíbulas

¿CÓMO VEN, HUELEN, OYEN, SABOREAN Y SIENTEN? Los ojos de los peces se desarrollan de acuerdo a sus necesidades. Algunos necesitan ver bien, como el candil, que se alimenta de noche; por eso tiene enormes ojos para captar la poca luz que viene de la luna, las estrellas y la fosforescencia del agua. Los peces huelen analizando las materias químicas del agua que los rodea, con glándulas especiales ubicadas en sus cabezas y en sus bocas. El tiburón puede seguir la pista de una mínima mancha de sangre en el agua, mucho más rápido de lo que un perro sigue el rastro de un olor en tierra. Los peces no tienen orejas como los animales terrestres; sin embargo, pueden oír y mucho mejor que nosotros, los humanos. El sonido, ya sea en el agua o en el aire, no es más que una vibración u onda de presión. Pon tu mano cerca de una corneta y sentirás las vibraciones del sonido. El agua es un transmisor ideal de las ondas de presión.

Aleta pectoral Aleta ventral

7


Se producen ondas de presión cuando los peces nadan, atacan, o comen; cuando las olas revientan contra las piedras, cuando los granos de arena se frotan unos contra los otros. Todo lo que se mueve en el agua produce ondas de presión y los peces captan todas esas vibraciones. No sabemos si los peces pueden sentir como los animales de sangre caliente. Tienen órganos que los hacen percibir sus alrededores y también pueden saborear, pero no se sabe hasta qué punto sienten dolor. Algunos piensan que no pueden sufrir el dolor como nosotros lo conocemos.

Aleta dorsal Se usa casi siempre como medio de defensa y a veces sirve para cambiar de dirección rápidamente.

Aleta caudal También se llama cola y se mueve hacia los lados ayudando a impulsar al pez en el agua.

Aleta anal ¿CÓMO SE DESPLAZAN? Los peces se trasladan en el agua moviendo sus cuerpos y sus aletas. El hombre copia este método de la locomoción cuando emplea chapaletas para bucear. Las aletas son apéndices móviles de sus cuerpos, como nuestros pies y nuestras manos.

8

Equilibra al pez, como lo hace una pluma en una flecha.

Aleta ventral

Aleta pectoral

Las ventrales y las pectorales se usan para dirigir al pez como si fueran alas pequeñas. Fueron estas aletas pareadas las que luego evolucionaron y se transformaron en las extremidades de los animales de tierra.

¿CÓMO SOBREVIVEN? Para sobrevivir, los peces han desarrollado muchas formas de protección. Una de tales formas es su colorido y su mimetismo o camuflaje. Los peces que viven en mar abierto suelen tener dorsos de color azulverde oscuro, que es como se ve el agua profunda desde la superficie, y las barrigas blancas o plateadas, que es como se ve la superficie desde el fondo del agua. Los peces que habitan entre los corales lucen colores muy vivos, típicos de su hábitat. Otros son capaces de cambiar de color de acuerdo al del medio ambiente. Incluso existen peces que no parecen peces sino más bien trozos de coral o algas. Así como hay peces que usan sus colores o mimetismo a modo de protección, hay otros que los utilizan como un arma para acercarse a sus presas sin ser vistos. Además, los colores de algunos sirven como forma de identificación entre ellos mismos.


Otras formas de protección son las espinas en las aletas, que se erizan cuando el pez está en peligro. Estas espinas pueden ser venenosas. También hay algunos peces que descargan una corriente eléctrica.

manera que se camuflen. Otros cuidan sus crías hasta que alcanzan tamaño suficiente para defenderse solas. Muchas veces esto lo hace el macho y espanta a la hembra si se le acerca.

El hábito de formar grupos numerosos, llamados cardúmenes, es también una forma de protección, ya que el movimiento constante de un pez tratando de esconderse detrás de otro tiende a confundir a sus atacantes.

Comúnmente, un pez grande se come a uno más pequeño, pero algunas veces un pez se come a sus propios hermanos. El proceso mediante el cual los peces grandes se comen a los más pequeños y éstos, a su vez, se comen a otros aún más chiquitos, se llama la “cadena alimenticia”. Los peces pequeños están cerca del final de la cadena y consumen una variedad de elementos entre los cuales se halla uno muy importante que denominamos plancton: animales y algas mínimos que flotan en el agua.

Estas formas de protección se extienden hasta el proceso reproductivo, a fin de preservar las especies. Muchos peces ponen los huevos en el mar abierto y los dejan flotar a la deriva, al impulso del viento y de las mareas. Es natural que otros peces se coman estos huevos dejados sin protección, y también a los peces recién nacidos. Para asegurar que por lo menos algunas crías sobrevivan y sigan reproduciéndose, el número de huevos que algunos peces son capaces de poner es altísimo: miles, a veces millones cada vez. Algunos peces fijan sus huevos a los corales o algas de tal

La vida de un pez es una lucha constante por sobrevivir el tiempo suficiente para reproducirse. Los peces más grandes se comen unos a otros, o se los comen mamíferos marinos como las ballenas, o son destruidos por microorganismos portadores de enfermedades. Muchos de los casos, aparecen en nuestras mesas como alimento para nosotros, los humanos. Los peces se llaman así mientras vivan y estén en el agua. Cuando el hombre los pesca para comerlos se llaman pescados.

9


Pez sierra

Este extraño pez pertenece a la familia de las rayas. Vive en aguas Pristis pectinatus poco profundas y también en ríos, donde vive en los fondos de barro. Su sierra tiene 24 dientes o más de cada lado. Se alimenta de pequeños peces que mata entre los cardúmenes, moviendo su sierra de un lado a otro; y de crustáceos y moluscos que remueve de los fondos de barro con su sierra. Las crías del pez sierra nacen vivas. Sus pequeñas sierras se endurecen después de nacer; así salen del cuerpo de la madre sin causarle heridas. Tiene una carne muy sabrosa y se pesca fácilmente con anzuelo, pero como crece hasta 4 y 5 metros y llega a pesar 3oo kilos, puede causarle serios problemas a un pescador inexperto o descuidado. Marrón oscuro Cuerpo y cabeza

Marrón oscuro Aletas

Marrón claro Borde de todas las aletas 10


Volador

Los voladores son peces de alta mar. No vuelan como los pájaros, sino Cypselurus heterurus que planean a ras del agua. Para salir, primero nadan muy cerca de la superficie con sus aletas pegadas al cuerpo, luego extienden sus aletas pectorales y nadan cada vez mas rápido impulsándose con sus colas. Finalmente abren sus aletas ventrales, salen del agua y planean por distancias cortas a velocidades que llegan hasta 5o kilómetros por hora. La cola les sirve de timón. Azul oscuro Dorso y parte superior de la cabeza Blanco Aletas dorsal y anal

Estos peces crecen hasta aproximadamente 4o centímetros, y mientras más grandes, mejor vuelan. Vuelan para huir de otros peces que los persiguen, especialmente los dorados. A veces, atraídos por las luces de las lanchas, caen sobre cubierta durante la noche. La gente del mar dice que son exquisitos.

Azul grisáceo Aleta caudal Azul claro Aletas pectoral y ventral Blanco Parte inferior de la cabeza 12


Dorado

Los dorados se encuentran en cardúmenes mar afuera, cerca de algas Coryphaena hippurus y desechos que flotan en la superficie. Son peces muy veloces, que pueden nadar a más de 5o kilómetros por hora en distancias cortas. Su alimento favorito son los peces voladores. Los siguen bajo el agua, esperando que vuelvan a sumergirse. El dorado tiene dos características notables: su colorido y la frente alta del macho adulto. Sus colores desaparecen al morir, como sucede con otros peces de mar.

Azul turquesa Azul oscuro Verde Amarillo Cuerpo y cabeza de arriba hacia abajo

Pesan entre 7 y 14 kilos, pero los hay hasta de 25 kilos. Los pescadores deportivos los consideran una de las mejores presas de alta mar. Su carne es excelente.

Azul oscuro Aleta dorsal

Amarillo con borde verde oscuro Aletas pectoral y caudal 14

Anaranjado Aletas anal y ventral

Se conocen también como mahi mahi, término hawaiano que quiere decir “fuerte fuerte”.


Mero guasa

El mero guasa llega a pesar 4oo kilos. Sus primos los meros cabrilla, Epinephelus itajara uno de los meros más bellos, son generalmente más pequeños. Todos viven en cuevas o huecos entre los corales y piedras, y parecen siempre Mero cabrilla de muy mal humor debido a la forma de su boca y a su mandíbula Epinephelus adscensionis inferior protuberante. Comen crustáceos, pulpos, otros peces y tortugas jóvenes. Los meros de cualquier tamaño son un plato exquisito, especialmente la cabeza, famosa por darle sabor a los hervidos de pescado. Hoy en día se consideran una especie en peligro de extinción y están protegidos por el IUCN (International Union for Conservation of Nature - www.iunc.org/es).

Verde oliva Cuerpo y cabeza Amarillo Ojo

16

Verde oliva con borde amarillo Todas las aletas

Un dato muy interesante de la familia mero es que nacen como hembras y luego algunos adultos se convierten en machos.

Rojo Ojo

Rojo Puntos en el cuerpo y cabeza

Marrón verdoso Cuerpo y cabeza

Blanco Puntos en las aletas dorsal, caudal y anal

Marrón verdoso Todas las aletas


Conoce los peces tropicales  

¿Sabías que las manta rayas hacen saltos mortales fuera del agua? ¿Es cierto que el pez sapo usa una caña de pescar? ¿Es el tiburón ballena...