Page 1

La percepción del yo Autorretratos

–1–


El presente catálogo, alojado en la página web Educar la mirada. Puntos focales de la historia audiovisual (www.um.es/educarlamirada) es uno de los resultados del proyecto «Prácticas de innovación docente para el aprendizaje creativo de la teoría e historia de los medios audiovisuales», coordinado por la profesora Rebeca Romero Escrivá, dentro de las acciones llevadas a cabo por el grupo #IDECoA (Innovación Docente en Estudios de Comunicación Audiovisual, educación participativa y cambio social) de la Universidad de Murcia, durante el curso académico 2016/2017. Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización expresa de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra, por cualquier medio o procedimiento.

Edita: Facultad de Comunicación y Documentación. Universidad de Murcia. Rebeca Romero Escrivá (ed.) Coordinadora técnica: Claudia Bernabeu González de la Higuera Maquetación y diseño de cubierta: María Ángeles Sáez Soto © de las fotografías y de los textos: los autores © del Prólogo: la editora ISBN: en curso Murcia, junio de 2017


La percepciรณn del yo Autorretratos con cita visual


«Gracias al fotógrafo, la humanidad ha adquirido el poder de percibir su entorno y su propia existencia con una nueva mirada» LÁSZLÓ MOHOLY-NAGY


Índice

Prólogo........................................................................... 9

Botes que reman contra la corriente.................. 36

Cita y originalidad........................................................15 Cronofacética...................................................... 16 Experiencia capturada........................................18 ‘…and as usual, come to the wrong conclusion’ , . Snape............................................................... 20 Nueva Mujer 2.0.................................................. 22 Contradicciones.................................................. 24 ‘Asa Nisi Masa’.................................................... 26 ‘Se hace camino al andar’...................................28 Una vida sencilla................................................. 30 ‘My skeleton’........................................................ 32 ‘Work until your idols become your rivals’......... 34

Originalidad y cita........................................................39 Transición............................................................ 40 ‘Que soy amor, que soy naturaleza’................... 42 Ísjaki..................................................................... 44 Cualquier instante es bueno si se observa con detenimiento.................................................... 46 Retrato a través del espejo: construcción del presente fotográfico........................................48 Disonancias mentales........................................50 Listado de imágenes....................................................53


Prólogo

–9–


«¿Qué derecho tiene mi cabeza a llamarse ‘yo’?» Roman Polanksi (El quimérico inquilino, 1976)

C

ada mañana, al mirarnos al espejo cuando nos levantamos, hacemos el primer autorretrato del día. En realidad, la mente está poblada de las imágenes que recibimos no menos que de las proyectadas por nosotros. Nos imaginamos cómo nos ven los demás. El autorretrato forma parte de este mundo de cavilaciones, con la diferencia específica de que desciende de la esfera de la simulación a la realidad. Convertir un pensamiento en una obra es introducirnos en el terreno del arte. Y el arte, se ha dicho, es el camino que conduce a la expresión. El esfuerzo por forjar una expresión que contenga un pensamiento creativo siempre es mayor que su resultado. El mérito de estas obras, por tanto, no puede captarse solo con la mirada o, tal como hemos introducido nuestro proyecto web, la mirada debe ser educada. El impulso que guía la mirada tiene un recorrido terminable, en cada obra en que la dejamos reposar, e interminable, por las referencias que despierta, y no solo por las ya citadas o despertadas. Mirar es hacer aún más prolífico un ya saturado entorno de imágenes fijas o en movimiento; pero esa saturación o proliferación no es caótica, sino que sigue líneas de acción que se corresponden con la(s) historia(s) de la fotografía, el cine, la serialidad televisiva y otros medios audiovisuales. Las fotografías que conforman este catálogo tienen como presupuesto dos premisas, creatividad y cita visual, bajo el paraguas del género del autorretrato. Realizadas por alumnos en periodo de formación, de la asignatura Teoría e historia de los medios audiovisuales de 2º curso del Grado en Comunicación Audiovisual, las obras no destacan tanto por su factura técnica como conceptual. En este sentido, encontramos dos niveles de aplicación de la cita visual, o lo que es lo mismo —en terminología barthesiana—, dos niveles que afectan al modo en que se materializa su studium: «cita y originalidad» u «originalidad y cita». ¿Dónde descansa el peso estético de la representación? ¿En la mímesis deliberada de su referente histórico o en una – 11 –


disposición intuitiva de formas condicionadas por un orden tanto espiritual como corpóreo, afectado por la experiencia estética del propio acto fotográfico y de su realidad circundante? Cita y originalidad En este apartado, lo que va en primer lugar no pretende la exclusividad. Los dos términos de cita y originalidad no se anulan entre sí, sino que generan una tensión, cuando son analizados, de la que depende la integridad de los esfuerzos expresivos. Cita y originalidad son extremos de una aporía, irreductibles uno al otro, al tiempo que irrenunciables. La precedencia es de la cita, no obstante, sobre la originalidad, porque el autor ha sido antes un lector o espectador de textos o imágenes, que un creador. No existe la creación pura. Esta primera secuencia, cita y originalidad, proviene de cierta forma de exorcismo de los fantasmas que pueblan los sueños de nuestros ojos, por así llamarlos; representa un modo de aplacar a las Furias de la identidad, que tratan de vengarse por el egoísmo insuperable de nuestras percepciones subjetivas. Estos autorretratos son un bálsamo respecto a la necesidad de hallar en la propia persona la justificación absoluta de lo que somos o significamos. Originalidad y cita El Yo, por así decirlo, domina el Mundo. A veces hemos pensado que el mundo se encogería como una manzana que podríamos comernos. La originalidad es la declaración de independencia que estamos dispuestos a redactar, firmar y proclamar tras el asedio de imágenes, el ejército de citas que quieren conquistar la plaza de nuestros pensamientos por seducción y extenuación. Toda la cultura es un cúmulo de citas, y la originalidad el oasis en que saciar la sed que provocan esos abrasivos espejismos de las proyecciones ajenas, deliberadamente atractivas e insidiosamente autoritarias. Estos otros autorretratos no nacen del vacío, porque estamos obligados incluso a citar nuestra propia vida y experiencias. ¿Quién discutiría que cada ser no sea a la vez el plagio de sí mismo mientras no consiga trascenderse, tal vez mediante la fijación, ilusoria y promisoria, de su propia imagen? La percepción del yo en el autorretrato El organigrama de la cita que hemos establecido en este catálogo está supeditado al género del autorretrato, cuya práctica se remonta a los orígenes del medio. Desde el siglo XIX ha perdurado la idea de que el rostro refleja el carácter del individuo. El género por excelencia del daguerrotipo fue el retrato comercial, si bien comunicaba más la posición social del sujeto retratado que su identidad. La fidelidad al original, unido a la posibilidad de poder conservar un re– 12 –


cuerdo de los seres queridos, sedujo al imaginario colectivo, a pesar de los inconvenientes que entrañaba su práctica, tanto para los fotógrafos como para los modelos, que se veían obligados a posar durante largos segundos a pleno sol. De hecho, se conocía al daguerrotipo como «espejo con memoria» o «espejo que recuerda». Años después los pictorialistas pensaban que el retrato debía de ser la expresión perfecta del yo del modelo, un reflejo de su alma. Julia Margaret Cameron señaló su interés por «registrar fielmente la grandeza del interior, así como los rasgos externos del hombre». Con la llegada de la modernidad, la fisiognomía perdió credibilidad como transmisora de la psicología del individuo. Los artistas se inspiraron en las nuevas ideas de la ciencia del yo en consonancia con las teorías psicoanalíticas de Freud. Se evitaron los temas simbólicos de antaño, las composiciones afectadas o los enfoques singulares y favorecedores del modelo. Las vanguardias históricas presentaron a un yo fracturado, deconstruido (facetado en el cubismo, enmascarado o metamorfoseado en el surrealismo, desarticulado en el futurismo). Las exposiciones múltiples y los fotomontajes se emplearon para representar diversas personalidades o dualidades. Incluso la nueva objetividad de la Bauhaus trató al sujeto como objeto, exento de profundidades psicológicas, donde el espectador podía proyectar su subjetividad en lo que veía tanto como el artista. Los autorretratos de Coburn son buena prueba de ello. La visión fotográfica, por tanto, ha ido evolucionando con el tiempo dependiendo de cuál ha sido la posición que el fotógrafo ha querido darle al yo. La vida y la obra son los dos mundos que habita el artista. En los autorretratos que aquí presentamos tratamos de descubrir vínculos entre ambos mundos aun cuando no exista una relación de causalidad pura, sino una relación de acompañamiento y de reciprocidad estética. La reciprocidad estética parece llevarnos al terreno de las apariencias (¿de las citas?), aun cuando, como dijo el cineasta Roman Polanski a través de uno de sus personajes, nuestra cabeza, nuestro rostro, no tenga derecho a llamarse «yo». En la siguiente muestra, podríamos decir que encontramos representadas las distintas focalizaciones de las que históricamente ha sido objeto este género. La cita, por tanto, va más allá de la creatividad u originalidad de su enunciado; depende íntimamente del modo en que se percibe y transmite el yo del individuo. En la proyección del yo ocupa una posición central la capacidad de comprender las experiencias de la vida, sean reales o imaginarias, verídicas o ficticias, como la relación que guardan los referentes visuales que empleamos en este juego entre cita y originalidad/originalidad y cita respecto a sus originales o incluso respecto a nosotros mismos. Rebeca Romero Escrivá Universidad de Murcia – 13 –


Cita y originalidad

– 15 –


Cronofacética AITANA ALÉS MARÍN

L

o primero que pensé cuando vi la imagen de Wanda Wulz fue la cantidad de cosas que podría hacer a la vez si tuviera tantos brazos. Pero enseguida me di cuenta de que no me hacían falta, puesto que, a pesar de tener solo dos, ya hacía cosas más que de sobra. En ese momento supe que me inspiraría en esta cronofotografía para mi autorretrato. La multiplicidad de brazos simboliza la variedad de aficiones y actividades que me gusta realizar. El título inicial de la foto era Polifacética, que es lo que me ha llamado mi abuela desde bien pequeña; siempre he tenido unos gustos muy eclécticos. El título actual, Cronofacética, pretende jugar con esa palabra que tanto valor sentimental tiene para mí y con la de cronofotografía, técnica predecesora del cine, que captura e imprime el movimiento en una sucesión de fotogramas, en este caso, expuestos sobre una única placa. Al principio, la imagen iba a ser ligeramente diferente a la de Wulz, sosteniendo en cada una de las manos objetos que fueran representativos de mis gustos y aficiones. Finalmente me decanté por realizar una imagen lo más parecida posible a la fotografía original, ya que me parecía un mejor homenaje. Es difícil hacer justicia a la belleza, la delicadeza y la creatividad de mi referente, a pesar de que a nivel personal me parece una recreación con la que me siento muy identificada a la par que orgullosa. – 16 –

Cronofotografía futurista (c. 1932), Wanda Wulz


19

– 17 –


Experiencia capturada MARÍA DEL MAR GUILLÉN GARCÍA

«Las fotografías son, en efecto, experiencia capturada y la cámara ese arma ideal de la conciencia en su talante codicioso» Susan Sontag

E

ste autorretrato es una recreación de la fotografía Miliciana republicana entrenando en una playa (1936), de Gerda Taro. Escogí esta imagen con la intención de sustituir el arma por la cámara. La cámara también puede ser una pistola muy poderosa; para mí, la mejor. Creo que en las guerras debería haber más fotografías que balas. Como dijo Sontag, «quizás con el tiempo la gente aprenda a descargar más agresiones con cámaras y menos con armas, y el precio será un mundo aún más atragantado de imágenes».

papel que desempeña la mujer en la fotografía de Gerda Taro. Fue la única fémina que captó imágenes en el frente durante la Guerra Civil española, estableciendo una proximidad física y emocional con la mujer antifascista. A través de la miliciana, la fotógrafa muestra una visión alternativa del potencial femenino con el que se identifica. Creo que actualmente las mujeres siguen padeciendo la discriminación de género.

No podría vivir sin algo con lo que capturar lo que ven mis ojos, pero lo que más me gusta de ese algo es el poder que puede llegar a tener, ese símil de la cámara como agitador de conciencias. Me interesaba mucho el

Con esta fotografía quería representar, además de mi admiración por Taro, aquello de lo que desearía trabajar, tras comprobar lo poderosa que puede llegar a ser una cámara de fotos.

Miliciana republicana entrenando en una playa (1936), Gerda Taro

– 18 –


– 19 –


‘…and as usual, come to the wrong conclusion’ , Snape

NATALIA MARQUINA RUBIO

«No son nuestras habilidades las que muestran cómo somos, sino nuestras elecciones» Harry Potter y la Cámara Secreta, 2002

D

esde el principio busqué crear algo que tuviera un gran significado en mi vida. Por eso adopté el papel de Sirius Black en Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004), quien, a mi juicio, representa la injusticia. Tendemos a juzgar antes de conocer. A simple vista y por ideas preconcebidas, un malvado puede pasar por bueno y al contrario, o aún peor, inocentes pueden pasar por culpables y pagar un alto precio, igual que le sucede a Sirius en la película. Como dicta el título de esta obra traducido, «…y como siempre, llegas a una conclusión equivocada», represento esa situación en la que todos nos hemos encontrado alguna vez. No me gustan las injusticias (¿a quién le gustan?), son circunstancias contra las que todos tenemos que luchar, indagando en el tema antes de posicionarnos.

Cartel de Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004), Alfonso Cuarón

– 20 –


36

– 21 –


Nueva Mujer 2.0 SANDRA MARTÍNEZ RUIZ

Mi autorretrato es una reivindicación. Con él quería plasmar la necesidad de alcanzar la igualdad de género y de oportunidades para las mujeres en cualquier deporte; acabar así con los estereotipos. Para ello, me inspiré en la obra de Frances Benjamin Johnston, Self-Portrait (as «New Woman») (1896). Ella era innovadora, combatió las convenciones de la época enseñando sus enaguas y portando una jarra de cerveza. Defendió el papel de la mujer en la fotografía y yo, ahora, en el siglo XXI, lo hago con el de la mujer en el fútbol –para ello sostengo un balón y calzo un zapato deportivo, símbolos de la diversidad de género–. Con el tacón y la corona hago referencia a mi otro yo, elegante y femenino, ambos compatibles. Sobre la repisa de la chimenea encontramos fotogramas de mis películas favoritas (como contrapunto de los retratos de hombres influyentes en el autorretrato de Johnston): Quiero ser como Beckham (2002) y Ella es el chico (2006). La primera reflexiona sobre los estereotipos, cómo los roles determinan nuestras vidas y los problemas que genera no seguirlos. La segunda demuestra que las chicas son capaces de hacer y conseguir todo lo que se propongan.

Self-portrait (as “New Woman”) (1896), Frances Benjamin Johnston

L

a historia de mi vida. Una chica que nace en un barrio de Murcia, crece y empieza a interesarse por el deporte, en especial, el fútbol. Al principio todo era perfecto, pero con la adolescencia comenzaron a aparecer los prejuicios. ¿Cuántas veces habré oído la palabra marimacho?

He practicado danza, he jugado al baloncesto, al fútbol, a las barbies y también a los scalextrics. Abajo los estereotipos y prejuicios. Aún se sigue luchando por la igualdad de oportunidades; esta fotografía pretende ser una modesta contribución para lograrla.

– 22 –


– 23 –


Contradicciones EDUARDO ASENSIO GÓMEZ

C

on la intención de homenajear a Robert Louis Stevenson y su gran obra El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886), esta fotografía muestra la dualidad, la inmortalidad y la fatalidad, a través de una reinterpretación de la silueta de Alfred Hitchcock. Es, en este orden, como considero que se presentan sus emociones y pensamientos durante la novela. Se desarrolla como una historia en tres actos, entendiendo por dualidad el principio supremo, coetáneo y antagónico que afirma la existencia del bien y del mal; inmortalidad, la existencia que evita la muerte; y fatalidad, el razonamiento de connotación negativa ante los actos naturales.

Fotografía promocional de Alfred Hitchcock Presents (1956)

En el libro se hace referencia a un espejo en el que Jekyll comienza a sentir la existencia de otro ser en su interior. Partiendo de una base bicolor y reforzando el contraste mediante blanco y negro, recreo ese espejo en el que se desarrolla la lucha por el control de su ser. La composición simétrica refuerza el mensaje, así como el juego de miradas enfrentadas que aportan al espectador una sensación de angustia y tensión irremediable. Al contemplarla, nuestros ojos se desplazan de lado a lado sin saber dónde posarse. Esta fuerza magnética y antagónica refleja el pesar de ambos seres.


– 25 –


‘Asa Nisi Masa’ MARÍA ÑIGUEZ VIVANCOS

L

as trompetas de Rota suenan a lo lejos y Mastroianni está confuso. Un desfile de payasos rodea el decorado, pero el protagonista está ausente, mira hacia los lados y no comprende nada. 8½ (Otto e mezzo, 1963), de Federico Fellini, es un filme sobre el papel del artista y el esnobismo frívolo de la industria cinematográfica, todo bajo el pretexto de un bloqueo creativo del protagonista, un director de cine, el alter ego del propio Fellini. «Asa Nisi Masa» es la cita recurrente de Mastroianni, una frase exCartel de 8½ (1963), Federico Fellini traída de sus recuerdos de infancia, que servía para ahuyentar los temores pueriles y que se convierte en el catali- Durante la película, el director se tropieza con símbolos de zador de la unión con lo esencial, su propia alma. pureza y de su propio conflicto vital, tanto en la vida real como en sus recuerdos: las mujeres que no supo amar, los juegos infantiles y la imposibilidad de conexión con sus seres queridos. El cartel cinematográfico artesanal es una representación casi extinta, por ello he intentado imitar manualmente a los genios cartelistas del siglo pasado. La imagen se compone de varios elementos: el protagonista, Marcello Mastroianni, que aparece distraído observando el vuelo de su corbata, del mismo estampado que mi ropa; refleja la actitud del personaje, siempre con la vista hacia el pasado, inmerso en la introspección; y el desfile de payasos, imagen que cierra el filme y que se relaciona con el Fotograma de 8½ (1963), Federico Fellini grotesco papel del artista dentro de la industria. – 26 –


– 27 –


‘Se hace camino al andar’

«Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre el mar»

PAULA GÓMEZ BAEZA

Antonio Machado

N

uestra vida está marcada por cada decisión que tomamos, por cada acción que realizamos. Los momentos ocurren constantemente, se suceden uno tras otro, desde que naces hasta que mueres. Algunos pasan desapercibidos, pero otros se quedan con nosotros para siempre. Los más importantes persisten a lo largo de nuestro camino. Se convierten en la base de muchas de nuestras futuras acciones. Tres son los momentos que han marcado mi vida. Primero, cuando descubrí a Totoro, personaje de Mi vecino Totoro (1988). Esta película lleva tanto tiempo junto a mí que ni recuerdo exactamente cuánto. Después, la siguiente etapa está representada por el libro que llevo en mis manos: Los juegos del hambre (2012). Nada más conocí esta trilogía, me di cuenta de lo mucho que me marcan algunas historias. Pero además, quería ser yo quien las creara y compartiera, por lo que decidí adentrarme en el mundo de la ficción por medio de libros, series y películas. Fue entonces cuando supe que me dedicaría a ello. Por último, al ver la película Interestelar (2014), a la que hago alusión a través del cielo, comenzó el tercer momento. Nunca antes un filme me

Fotograma de Mi vecino Totoro (1988), Hayao Miyazaki

había llenado tanto. Me pareció perfecto y me hizo darme cuenta de lo que aspiraba a hacer en el futuro. Ese momento se convirtió en uno de los pilares más importantes de mi vida. Consciente de que aún me queda mucho por descubrir, espero que lleguen más y que, como Totoro en la imagen, se queden conmigo.

– 28 –


– 29 –


Una vida sencilla PABLO MONTESINOS NICOLÁS « - A él no le importa nada. Es un nihilista. - Eso debe ser agotador»

C

on El Gran Lebowski (1998) de los hermanos Coen como inspiración, me tumbé en el suelo y abracé la comodidad de la simplicidad. Igual que ‘El Nota’ –protagonista del filme–, una persona sencilla, sin muchas preocupaciones, que no necesita demasiadas cosas para disfrutar de la vida y a quien no le importa en absoluto su aspecto; así me retraté, en su misma postura, con el mismo gesto de aparente tranquilidad, pero acompañado de mis cosas, aquellas pocas con las que sería completamente feliz, allá donde fuera: unas galletas, un libro y mi música. Aunque la foto, en realidad, no es más que un reflejo de mis deseos. Cuando estoy estresado o me encuentro mal, estos pequeños placeres me relajan y ayudan a evadirme. También espero que, a lo largo del tiempo y a pesar de las complicaciones propias de la vida, sigan conmigo, conservando el mismo efecto de hoy. «Todo lo que deseo es tener una vida tranquila» es la oración que repite constantemente el personaje Kira Yoshikage, del manga de Hirohiko Araki, JoJo’s Bizarre Adventure part 4: Diamond is Unbreakble, pues expresa justo lo que busco, aparte de ser una obra de la que he disfrutado muchísimo.

Fotograma de El Gran Lebowski (1998), los hermanos Coen

– 30 –


– 31 –


‘My skeleton’ IRENE OTÓN MARTÍNEZ Mi autorretrato es un dibujo que elaboré mediante técnicas de animación tradicional, a través de un retrato sobre una de mis fotografías personales. En él, mi rostro se fusiona con el de Jack Skellington, protagonista de la película Pesadilla antes de Navidad (1993). Jack representa mi creatividad y mis emociones. Fue el primer personaje del que me enamoré, aunque, en general, me siento muy identificada con todos los personajes de los universos de Tim Burton. La estética de la película la asumo en muchos sentidos, es más, gracias a ella comencé a investigar sobre este campo cinematográfico. La composición está diseñada con una intención marcada de mostrar mis dos rostros, dos facetas de mi personalidad que están directamente relacionadas con los dos hemisferios de mi cerebro. Jack está en el lado derecho porque se corresponde con la fracción especializada en las sensaciones, los sentimientos y las habilidades visuales y sonoras, como la música o el arte. Yo, en cambio, me posiciono en el izquierdo, en la parte más racional y menos emocional, aquella que se encarga de la gestión de la lógica, la aritmética, el lenguaje... Dos partes de mi ser que se complementan a la perfección y que juntas me identifican como persona. – 32 –

Imagen original utilizada como base para el diseño final

Caricatura de Jack Skellington (2017)


– 33 –


‘Work until your idols become your rivals’ AMELIA LLORET PACHECO

R

ecreando a Marilyn Monroe en Mi semana con Marilyn (2011), con una de mis mejores amigas como modelo, mi verdadera representación aparece en el libro que sostiene de la New York Film Academy, una prestigiosa academia donde se han formado grandes estrellas de Hollywood, a las que admiro y me gustaría parecerme algún día, como Shaquille O’Neal, Bevin Prince, familiares de Steven Spielberg, Martin Scorsese, Al Pacino o Bruce Springteen.

Fotograma de Mi semana con Marilyn (2011), Simon Curtis

La portada del libro es un collage compuesto por diez fotografías que he realizado en su totalidad. En el interior del círculo aparece la fotografía principal, que protagonizo yo misma reflejada en una cristalera de la catedral de Jaén, mientras tomo una instantánea. Comencé captando atardeceres y ese es el mejor que logré en mis inicios. Los pies de mi hermana representan la familia y el valor que esta tiene para mí. Las flores, de la floración en Cieza, Murcia, donde sigo acudiendo por tradición con mi padre cada año; y el reflejo de una cristalera de la mezquita de Córdoba, seleccionado por mi gusto por las fotografías con luces naturales y efectos ópticos. Sobre las palabras «New York» he incluido tres capturas de viajes a Yeste, Jaén y Córdoba, como recuerdo de mi afición por viajar. Los cactus, de mi casa, muestran lo hogareña que soy; es la mejor zona de confort que conozco. Las dos personas que aparecen en las imágenes son quienes me han hecho gran parte de lo que soy hoy, mis dos mejores amigas, una de ellas la modelo que imita a Marilyn. Desde que vi esa película y conocí la historia de Colin Clark (Eddie Redmayne), ayudante de dirección, durante el rodaje de El príncipe y la corista (1957), protagonizada por la famosa actriz, supe que quería dedicarme a este mundo, a trabajar hasta que mis ídolos se conviertan en mis rivales, a llegar a ese nivel para poder competir con ellos.

– 34 –


Botes que reman contra la corriente

JONATHAN PARADA AGUILERA

B

otes que reman contra la corriente, como la imagen original en la que aparece Leonardo DiCaprio, interpretando a Jay Gatsby, representa mi personalidad. El Gran Gatsby (2013) es una adaptación fílmica de la novela de F. Scott Fitzgerald, publicada en 1925. A simple vista vemos un rostro serio y es que, en realidad, acostumbro a ser una persona así, además de formal. Por otra parte, me gusta observar a las personas a los ojos y en esta imagen, interpelo directamente al espectador. La mirada de la gente puede decir mucho. Como escribió Octavio Paz, «tus ojos son [...] silencio que habla». Es bien sabido que hay personas que con tan sólo mirarse se dicen un mundo. En la imagen original aparece DiCaprio con las manos cruzadas, como si estuviera ocultando algo. Gatsby ocultaba muchos secretos. Decidí imitar esta postura, pues soy poco hablador; reservo mi opinión sobre determinados asuntos, lo que pretendo subrayar con la posición adoptada. La imagen también hace alusión a mi gusto por la vestimenta formal, en definitiva, muestra gran parte de mi personalidad.

Cartel de El Gran Gatsby (2013), Baz Luhrmann

– 36 –


– 37 –


Originalidad y cita

– 39 –


Transición MARÍA ÁNGELES SÁEZ SOTO

T

ransición es una fotografía circunstancial, aunque no capta un momento concreto ni histórico pero sí un estado de un tiempo determinado, que refleja cambios temporales y atemporales. De esta forma, no solo es un autorretrato, sino también un lugar en el que se unen la solidez de la tierra con el imaginario de los sueños.

con algunas de mis publicaciones más representativas. En el último plano, el futuro, encontramos unos zapatos colgados, ligeramente fuera de foco –una referencia a Big Fish (2003), de Tim Burton–. El calzado te protege de las piedras del camino, pero no lo necesitas cuando lo concluyes. Aquí ejerce de metáfora, pues invita a alcanzar los objetivos. Por eso, a pesar de estar tendidos, sigo llevando Cuando consideras cómo quieres reflejarte, te asaltan unas botas puestas. Porque sigo caminando. muchas dudas. Te obligas a hacer una introspección. En mi caso quería mostrar quién soy a través de dónde estoy, de una forma un tanto surrealista. Para mí los sueños siempre han estado vinculados al color blanco y a la flotabilidad sobre las nubes, en otra dimensión; por eso opté por hacer una fotografía en clave alta y en picado. El colchón cumple una doble función. Por una parte es un ancla a la realidad y, por otra, empleo sus líneas para dividir la escena en tres etapas: pasado, presente y futuro. El pasado coincidiría con el lado izquierdo, donde se ubican dos cámaras, mi primera cámara analógica y otra heredada mucho más antigua, el detonante que me introdujo en el mundo de la comunicación. Esa fase de inicio da paso al Fotograma de Big Fish (2003), Tim Burton presente y al periodismo. Junto a mí hay cuatro periódicos – 40 –


– 41 –


‘Que soy amor, que soy naturaleza’ JOSÉ MANUEL SEVILLA LIZÓN

A

utorretratarme fue un pretexto para sincerarme y decir a todos que soy muy afortunado. El título, un verso de Federico García Lorca, tiene un sentido reivindicativo porque para mí, el amor es lo único por lo que esta vida merece la pena, y la pulsión homosexual es tan natural que resulta absurdo tener que explicarla. Al amor dirijo la mirada profunda e introspectiva que escudriña mi vida al desnudo. El hecho de que lo único que esté en color de toda la fotografía sea la figura central de los cuerpos desnudos, nuestra piel, y las rosas secas que hay en la chimenea, simbolizan la belleza del momento presente; un ángel enviado para hacerme feliz. He amado mucho a lo largo de mi vida, pero me he equivocado otro tanto, y es que hasta ahora nunca me había sentido correspondido. Siempre me he identificado con Lorca por la imposibilidad de alcanzar el amor. Pero eso ya quedó atrás y lo expreso con todas las fotografías de ídolos, etapas y relaciones pasadas, esparcidas por el suelo porque ya no duelen. De ahí, que a él dirija, la mirada profunda e introspectiva que escudriña mi vida desnuda. También he querido que Lorca estuviera presente en mi autorretrato, pero no como icono, mito o

leyenda, sino porque representa dos de las cosas que más feliz me hacen y que más amo: la poesía y el teatro. La cita visual corresponde a mi película favorita, Solas (1999), de Benito Zambrano, por el mensaje y los valores que encierra: el tema de la vejez, la soledad que impregna a los personajes, el maltrato ejercido y, como consecuencia, la baja autoestima de la protagonista; el desamor, la sencillez, la humildad, la ternura en el cuidado de las personas mayores. El elemento que evoca a la película es la mecedora, donde se sentaba mi madre. La madre de la película vuelve a la vida de la hija en un momento en el que está perdida (es explotada en su trabajo, está alcoholizada y se siente frustrada porque el hombre del que está enamorada le empuja a abortar). La presencia de la madre cuida y alivia su amargura, arrojando luz a su vida. Mi madre era mi comunicación, mi intuición, mi vida. La mecedora simboliza su ausencia, el vacío que me dejó. Y aunque la recuerde todos los días, está superado; como la protagonista cuando habla con su madre fallecida: «Se me ha quitado ese dolor que tenía por dentro y ya no tengo pesadillas. La echo de menos madre».

– 42 –


– 43 –


Ísjaki

ADRIÁN ALCOLEA GARRIDO

Fotograma de J’ai tué ma mère (2009), Xavier Dolan

Al contemplar la imagen, observamos que está cargada de simbología: el título procede del islandés y significa iceberg. Al igual que yo, un iceberg solo muestra una pequeña parte de lo que alberga. Sigur Rós tiene una canción con ese título que contiene la siguiente frase: «Nunca dices nada, eres un iceberg, estás congelado, eres tan tranquilo como una tumba, escondiéndote detrás del iceberg…». Siguiendo con el resto de elementos, el collar de perlas, junto con la pintura en los párpados y el puente de la nariz, y el mantón bordado con flores, me alejan de lo masculino. Este rechazo se puede comprender también a través de las conchas del pelo, metáfora que guarda relación con el inicio del documental sueco Pojkanten (2012), internacionalmente conocido como She Male Snails, en el que el protagonista, que es transgénero, explica su deseo trágico de abandonar su físico y lo compara con las conchas de los caracoles, pues solo al morir se deshacen de ellas.

El uso del blanco y negro es deliberado, pretende dar un mayor dramatismo a la composición, por la frialdad y i rostro con los ojos cerrados, en un estado pro- sobriedad que aporta. fundo de intimidad, tristeza y soledad, remite al fotograma arriba referenciado, Yo maté a mi madre (J’ai tué ma mère, Xavier Dolan, 2009). En ese instan«Soy como una mariposa te, mantiene un diálogo directo con el espectador expliencerrada en una bola cando sus contradicciones, derivadas de la relación con de cristal» Adrián Alcolea su madre. En mi caso, estos sentimientos son causados por mi padre.

M

– 44 –


23

– 45 –


Cualquier instante es bueno si se observa con detenimiento CLAUDIA BERNABEU GONZÁLEZ DE LA HIGUERA

«Al final, bebí vino y tuve una habitación propia» Virginia Woolf

C

ualquier instante es bueno si se observa con detenimiento es el resultado de capturar para siempre un momento perecedero, vivido en mi rincón de las ideas. Henri Cartier-Bresson creía que «fotografíar es poner la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo punto de mira». Y eso es lo que traté de hacer al captar esta imagen. Dirigí mi cabeza hacia dos objetos, pues, como buena ambidiestra, la razón me insta a investigar, redactar y aprender, descubriendo nuevas imágenes que ahora pueblan mi imaginario. Entre ellas, la de Frances Benjamin

Johnston, proyectada en la pantalla de mi ordenador, objeto lógico. Homenajea el trabajo de Albert Jeremiah Beveridge, premio Pulitzer en 1920 por La vida de John Marshall, mientras que mi imaginación estalla en deseos de, algún día, viajar a todos los lugares mágicos del mundo, observando en la distancia el brillo de la ciudad del amor, a través del póster, objeto emocional. Mis ojos apuntan concentrados al smartphone, que todo lo observa y de todo informa, herramienta indispensable para ejercer mi labor de periodista. Mi corazón señala directo a mis allegados, quienes me alientan a diario. Todos los objetos presentes en la imagen son obsequios de aquellos que me acompañan en las fotografías.

Haciendo converger esas tres partes de mi ser en un único punto de mira logré captar esta imagen, en un único flashazo, con una única intención: demostrar que cualquier instante es bueno si se observa con detenimiento.

– 46 –


– 47 –


Retrato a través del espejo: construcción del presente fotográfico

JULIO DANIEL SUAREZ ESPINOSA

C

omo creía Sally Mann, su cita plasma, en lo litera- En mi opinión, la fotografía analógica perdura en la digirio, el carácter atemporal que puede adquirir la fo- tal, aunque en lo personal define mi trabajo y constituye tografía. La captación del tiempo presente deja su el medio en el que me expreso con más libertad. Una huella en la línea temporal de nuestras vidas. El valor de fotografía que siento más cercana, viva e incluso más la instantánea adquiere profundidad y significado con pura, gracias a su artesanía casi extinta y a la distancia la perspectiva temporal. Se establece así una conexión que la separa del proceso digital; que percibo más abspasado-presente-futuro. Una fotografía es lo que fue, lo tracto e impersonal, contaminado por el ruido del píxel. que es y lo que será. Esta idea que deja entrever la célebre fotógrafa norteamericana Así pues, utilizo un espejo para es parte esencial en la concepcaptar la realidad del presente. «Photographs open doors ción del autorretrato. Uno que no Mis facciones se esconden tras into the past, but they also puede realizarse sin evaluar, del una cámara Zenit, compañera allow a look into the future» mismo modo, la trayectoria perdesde mis inicios. Es así como Sally Mann sonal de aquel que representa: me convierto en un sujeto anóquién fue, quién es y quién será. nimo y colectivo, y con ella, mi mirada. La cámara actúa como Con la mencionada premisa como piedra angular, mi un objeto dotado del poder de dialogar con el tiempo, al pretensión fue la de realizar una metáfora visual que de- que contribuye el proceso de positivado. Como afirmó jase patente la importancia histórica que ha supuesto Barthes, «hay otro punctum, que no está en la forma, el desarrollo de la fotografía analógica, hecho clave que sino en la intensidad, es el Tiempo, es el desgarrador también ha definido mi formación y mi identidad artís- énfasis del noema ‘esto-ha-sido’, su representación tica, eminentemente purista; así como la no menos im- pura». Una ventana hacia el pasado analógico entre el portante influencia en la realidad fotográfica actual. ruido digital. – 48 –


– 49 –


Disonancias mentales JUAN FRANCISCO COSTA MARTÍNEZ

L

a abstracción convertida en música visual, una composición a través de la cual defino mis gustos, aficiones y a mí mismo. Con este autorretrato descompongo mi ser físico en metafísica visual cuyo simbolismo recae en tres figuras: el instrumento de viento, la música y el arte. Su estética surrealista está construida con el fin de provocar incomodidad e intriga en el espectador. La

tuba, instrumento que me ha acompañado durante muchos años de mi vida, puede parecer ruda por su tamaño, pero de ella es posible escuchar las más delicadas melodías. Las flores de lúpulo hacen referencia a la naturaleza, la cerveza, los buenos momentos y las tardes al sol. Y por supuesto, la desnudez, lo natural, la sencillez, el ser humano tal y como es. Con ello, represento una escena en el infierno de El Jardín de las Delicias (1500-1510), de El Bosco. Tanto el desnudo como las flores, expresan mi tendencia hacia el mundo natural, mi preocupación por el medio ambiente. La partitura muestra mi parte más canalla y desvergonzada, y es que el rock and roll es uno de mis géneros por excelencia. Y pese a que mi timidez está presente, al meter la cabeza dentro de la tuba, la desnudez reivindica el deber de ser uno mismo y no temer las críticas ajenas. En conjunto, la obra es un eje triangular compuesto por música-arte-naturaleza. Como dijo Steven Tyler, «si vale la pena hacerlo, vale la pena exagerar».

Fragmento del infierno en El Jardín de las Delicias (1500-1510), El Bosco

– 50 –


– 51 –


Listado de imágenes

– 53 –


MINIATURA

TÍTULO ORIGINAL

AÑO

AUTOR/AUTORA

Cronofacética

2017

Aitana Alés Marín

Experiencia capturada

2017

María del Mar Guillén García

‘…and as usual, come to the wrong conclusion’ , Snape

2017

Natalia Marquina Rubio

Nueva Mujer 2.0

2017

Sandra Martínez Ruiz


MINIATURA

TÍTULO ORIGINAL

AÑO

AUTOR/AUTORA

Contradicciones

2017

Eduardo Asensio Gómez

‘Asa Nisi Masa’

2017

María Ñiguez Vivancos

‘Se hace camino al andar’

2017

Paula Gómez Baeza

Una vida sencilla

2017

Pablo Montesinos Nicolás


MINIATURA

TÍTULO ORIGINAL

AÑO

AUTOR/AUTORA

‘My skeleton’

2017

Irene Otón Martínez

‘Work until your idols become your rivals’

2017

Amelia Lloret Pacheco

Botes que reman contra la corriente

2017

Jonathan Parada Aguilera

Transición

2017

María Ángeles Sáez Soto


MINIATURA

TÍTULO ORIGINAL

AÑO

AUTOR/AUTORA

‘Que soy amor, que soy naturaleza’, Federico García Lorca

2017

José Manuel Sevilla Lizón

Ísjaki

2017

Adrián Alcolea Garrido

Cualquier instante es bueno si se observa con detenimiento

2017

Claudia Bernabeu González de la Higuera

2017

Julio Daniel Suarez Espinosa

Retrato a través del espejo: construcción del presente fotográfico


MINIATURA

TÍTULO ORIGINAL

AÑO

AUTOR/AUTORA

Disonancias mentales

2017

Juan Francisco Costa Martínez


La percepción del yo. Autorretratos con cita visual  

Convertir un pensamiento en una obra es introducirnos en el terreno del arte. Las fotografías que conforman este catálogo tienen como presup...

La percepción del yo. Autorretratos con cita visual  

Convertir un pensamiento en una obra es introducirnos en el terreno del arte. Las fotografías que conforman este catálogo tienen como presup...

Advertisement