20906C

Page 1


LA CRÍTICA HA DICHO DE INFANCIA INTERRUMPIDA:

«Infancia interrumpida recoge magistralmente y en toda su complejidad cómo las adversidades tempranas de la vida dejan huella en nuestra biología y deterioran nuestra salud hasta la edad adulta. Con relatos desgarradores de penalidades y de triunfos, acompañados de información sobre datos y descubrimientos médicos, presenta un entramado de consejos prácticos para que este mundo difícil no nos quiebre». Doctora Margaret M. McCarthy, profesora y directora del Departamento de Farmacología, Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland

«Donna aborda un tema médico difícil y lo vuelve no solo fácil de comprender, sino muy ameno. Infancia interrumpida, inspirador y revelador, nos presenta una guía innovadora para enseñarnos el vínculo entre el estrés temprano y las enfermedades posteriores, y nos ofrece una visión indispensable de cómo podemos empezar a curarnos a cualquier edad. ¡Este libro ayudará a los lectores, y sobre todo a las lectoras, a entender mejor la biología del estrés y a abrir conversaciones nuevas e importantes sobre nuestra salud y nuestro bienestar!». Doctora DeLisa Fairweather, profesora asociada de Toxicología, Escuela de Sanidad Pública Bloomberg Johns Hopkins.

«Infancia interrumpida es un libro oportuno que resume los efectos de las adversidades de la infancia, incorporando la ciencia más actual de un modo muy personal y asequible. Cuanto mejor entendamos las adversidades de la infancia y sus huellas sobre nuestro cuerpo y nuestro cerebro, más podremos ayudarnos mutuamente a recuperarnos de sus efectos dañinos. Este libro es una lectura importante para cualquier persona que aspire a aliviar a los afectados por las adversidades de la infancia, ya sea a título personal o en su función de padre, maestro o profesional sanitario». Doctor Ryan Herringa, profesor adjunto de Psiquiatría Infantil y Adolescente en la Facultad de Medicina y Sanidad de la Universidad de Wisconsin

Infancia interrumpida.indd 1

3/12/19 9:08


«En este libro apasionante que describe con elocuencia los efectos de nuestra biografía sobre nuestra mente, cuerpo y cerebro, Nakazawa nos guía paso a paso hacia la recuperación. Esta obra representa una fuente preciosa de esperanza y de inspiración para cualquier persona que esté padeciendo las consecuenicas de sus experiencias adversas tempranas». Doctora Ruth A. Lanius, neurocientífica, profesora de Psiquiatría y directora de la Unidad de Investigaciones del Trastorno de Estrés Postraumático en la Universidad de Ontario Occidental

«Si quieres saber por qué te has casado tres veces. O por qué no puedes dejar de fumar. O por qué estás perdiendo la capacidad de controlarte con el alcohol. O por qué tienes tantos problemas físicos que parece que los médicos no pueden hacer nada por ti. O por qué sientes que en tu vida no hay alegría, a pesar de que eres una persona “de éxito”. Si es así, lee Infancia interrumpida y descubrirás que los problemas contra los que has estado luchando en tu vida de adulto tienen sus raíces en hechos de tu infancia que tú ni siquiera habías pensado que tuvieran alguna repercusión sobre tus dificultades actuales. Donna Jackson Nakazawa lleva a cabo una investigación a fondo y completa sobre las causas precisas por las que tu infancia te ha dejado enfermo o falto de alegría, y explica cómo puedes curarte». Jane Stevens, editora de ACEsConnections.com

«Infancia interrumpida es un libro de primera importancia, que describe de manera clara y comprensible lo que se ha descubierto en los últimos años sobre el desarrollo humano y sobre cómo lo que nos sucede en nuestra infancia afecta a nuestro bienestar, nuestra salud biomédica y nuestra esperanza de vida cuando somos adultos. Muchos lo agradecerán». Doctor Vincent J. Felitti, director y fundador de los Institutos de Medicina Preventiva de California

«Infancia interrumpida es un libro indispensable para toda persona que tenga que afrontar desafíos de salud, mentales o físicos, y para sus seres queridos; y es una lectura inspiradora para cualquier profesional de la sanidad». Doctor Gerard E. Mullin, profesor asociado de Medicina en la Facultad de Medicina Johns Hopkins y autor de The gut balance revolution

Infancia interrumpida.indd 2

3/12/19 9:08


INFANCIA INTERRUMPIDA

Infancia interrumpida.indd 3

3/12/19 9:08


Infancia interrumpida.indd 4

3/12/19 9:08


Donna Jackson Nakazawa

Infancia interrumpida Cรณmo el trauma en la infancia condiciona tu salud y tu vida adulta, y cรณmo puedes sanarte

Infancia interrumpida.indd 5

3/3/20 12:12


Nota a los lectores Este libro contiene las opiniones e ideas de su autora. Su propósito es ofrecer datos útiles e informativos sobre los temas que aborda. Se pone a la venta dando por hecho que ni la autora ni los editores se dedican a ofrecer atención sanitaria, médica ni ningún otro tipo de servicios profesionales personales de los que se citan en el libro. El lector debe consultar a su médico o a otro profesional de la sanidad competente antes de llevar a la práctica ninguna de las indicaciones de este libro ni de extraer conclusiones de él. La autora y los editores rechazan expresamente toda responsabilidad por cualquier pérdida o riesgo, personal o de otro tipo, en que se incurra como consecuencia directa o indirecta del uso y aplicación del contenido de este libro. Se han modificado los nombres y los detalles personales de algunas de las personas cuyos casos se presentan en esta obra, y en algunos casos se ha creado un personaje a partir de rasgos de varias personas reales.

Título original: Childhood Disrupted Traducción: Alejandro Pareja Rodríguez Diseño de cubierta: Equipo Alfaomega ©  2015, Donna Jackson Nakazawa Publicado por acuerdo con Shambhala Publications Inc. De la presente edición en castellano: ©  Gaia Ediciones, Distribuciones Alfaomega S.L., 2018 Alquimia, 6 - 28933 Móstoles (Madrid) - España Tels.: 91 614 53 46 - 91 614 58 49 www.alfaomega.es - E-mail: alfaomega@alfaomega.es Primera edición: abril de 2020 Depósito legal: M. 1.091-2020 I.S.B.N.: 978-84-8445-837-1 Impreso en España por: Artes Gráficas COFÁS, S.A. - Móstoles (Madrid) Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.

Infancia interrumpida.indd 6

3/3/20 12:12


Para Christian, para Claire

Infancia interrumpida.indd 7

3/12/19 9:08


Infancia interrumpida.indd 8

3/12/19 9:08


Índice

Introducción .............................................................................. 13 Cumplimenta el cuestionario sobre experiencias adversas en la infancia ....................................................................... 21 PRIMERA PARTE

CÓMO NOS CONVERTIMOS EN QUIENES SOMOS Capítulo 1: Toda persona adulta fue antes un niño o una niña .......................................................................... 27 Los médicos filósofos .......................................................... 36 El tiempo no cierra todas las heridas ................................... 39 El cuerpo recuerda... y lo cuenta ......................................... 43 La nueva «teoría del todo» .................................................. 51 Hasta las adversidades «moderadas» de la infancia tienen importancia .................................................................. 53 Capítulo 2: Adversidades distintas conducen a problemas de salud similares ............................................................... 57 Cómo tu biografía se convierte en tu biología ..................... 58 Por qué es más dañino el estrés para un niño ....................... 61 Las experiencias adversas de salud ...................................... 62 Activación de interruptores genéticos cruciales ................... 64 El niño en estado constante de alerta .................................. 69 Agitando la jaula ................................................................. 71

Infancia interrumpida.indd 9

3/12/19 9:08


10 | índice La dificultad del no saber .................................................... 74 La semilla de la tristeza ....................................................... 80 Cómo modifican la forma y el tamaño del cerebro las adversidades tempranas ........................................... 81 El cerebro inflamado ........................................................... 82 La tormenta perfecta: estrés en la infancia, poda cerebral y adolescencia ............................................................... 85 Los heridos vivientes .......................................................... 91 Una magnífica noticia ......................................................... 92 Capítulo 3: ¿Por qué sufren algunos más que otros? .............. 95 La teoría del bamboleo bueno ............................................ 98 Lo mucho que nos cuestan los secretos ............................... 103 El poder de contar con un adulto de confianza .................... 108 El gen de la sensibilidad ...................................................... 112 El rompecabezas de la percepción ..................................... 119 El ejemplo de Rashomon... o cómo recordamos .................. 121 Capítulo 4: El cerebro femenino ante la adversidad: la relación con las enfermedades autoinmunes, la depresión y la ansiedad .................................................. 129 Las adversidades tempranas y la relación autoinmune en las niñas ................................................................... 138 El cerebro de una niña es un cerebro vulnerable... de un modo singular ..................................................... 147 Las niñas y el vínculo genético entre adversidades de la infancia y depresión en la edad adulta ................... 154 Capítulo 5: La familia bastante buena ..................................... 159 Cuando tienes la esperanza de ser mejor padre de lo que fueron los tuyos ............................................................ 161 El padre y la madre reactivos .............................................. 165 Es difícil dar lo que tu cerebro no recibió nunca ................. 169 Cómo absorben los niños el estrés de sus padres ................. 171 El estrés de los padres se traduce en dolor del niño ............. 175

Infancia interrumpida.indd 10

3/12/19 9:08


índice | 11

Factores de estrés ajenos a los padres: la escuela y los amigos .................................................................. 176 La biología a edad temprana afecta a las relaciones personales posteriores ................................................... 183 La neurobiología del amor .................................................. 186 El apego a los demás es un proceso biológico ...................... 191 SEGUNDA PARTE

RECUPERARSE DEL SÍNDROME POSTADVERSIDADES DE LA INFANCIA: ¿CÓMO VOLVEMOS A SER QUIENES SOMOS DE VERDAD? Capítulo 6: Emprende tu viaje de curación .............................. 199 Un viaje de curación: doce pasos para ayudarte a volver a ser quien eres de verdad ............................................. 202  1. Cumplimenta el cuestionario de EAI ....................... 202  2. Determina tu puntuación de resiliencia .................... 204  3. Escribe para curarte ............................................... 207  4. Dibújalo ................................................................ 210  5. Meditación de mindfulness, el mejor método para reparar el cerebro ................................................... 211  6. El taichí y el qigong ................................................. 221  7. La Mindsight ......................................................... 223  8. La bondad amorosa ............................................... 225  9. El perdón ............................................................... 227 10. Reparar el cuerpo, mover el cuerpo ........................... 231 11. Gestionar la mente por el intestino ........................... 236 12. Conectar, sin más ................................................... 240 Capítulo 7: Buscar ayuda profesional para restablecerte del síndrome postadversidades de la infancia .................... 243 1. La terapia tiene importancia ..................................... 243 2. La experiencia somática ........................................... 245 3. Las imágenes dirigidas, la visualización creativa y la hipnosis ............................................................. 250

Infancia interrumpida.indd 11

3/12/19 9:08


12 | índice 4. El neurofeedback ...................................................... 255 5. La terapia EMDR y la desensibilización de los recuerdos ........................................................ 257 Capítulo 8: Ejercer bien de padre o madre cuando no ejercieron bien de padre o madre contigo: Catorce estrategias para ayudarte a ayudar a tus hijos ................... 263   1. Gestiona tu propio «bagaje» .................................... 266  2. No confundas el estrés tóxico imprevisible crónico con los desafíos de la infancia que fomentan la resiliencia... 267   3. Que tus hijos sean visibles, estén a salvo, calmados y seguros ................................................................ 269   4. Mira a tu hijo a los ojos .......................................... 270   5. Si pierdes los estribos, discúlpate... en seguida ........... 271   6. Valida y normaliza todas las emociones de tu hijo .... 272   7. Amplifica los buenos sentimientos ............................ 273   8. Detenerse, mirar, seguir ........................................... 276   9. Poner nombre a las emociones difíciles ..................... 277 10. El poder increíble del abrazo de veinte segundos ........ 278 11. Haz de «lo que está pasando» un tema de conversación abierto y seguro .............................. 278 12. Reenmarca las historias de traumas intergeneracionales ................................................. 280 13. El niño necesita un adulto o un mentor de confianza ........................................................... 282 14. Llevar el mindfulness a las escuelas ......................... 285 En conclusión ......................................................................... 289 Nuevos horizontes de la medicina ...................................... 291 Fronteras de esperanza en la pediatría ................................. 295 Sigamos hablando de las experiencias adversas de la infancia ...... 299 Agradecimientos ........................................................................ 301 Notas ........................................................................................ 305 Recursos y lecturas recomendadas ............................................... 331 Índice alfabético por materias .................................................... 333

Infancia interrumpida.indd 12

3/12/19 9:08


Introducción

En este libro exploramos el modo en que las experiencias de la infancia nos dan forma y nos convierten en los adultos que somos. Las investigaciones más avanzadas nos dicen que no es necesariamente cierto que lo que no te mata te vuelve más fuerte. Suele darse con mucha mayor frecuencia lo contrario: que los factores de estrés, las pérdidas y las adversidades tempranas, crónicas e imprevisibles que tenemos que afrontar de niños conforman nuestra biología de modos que predeterminan nuestra salud como adultos. Este esquema biológico temprano representa nuestra tendencia a contraer, cuando somos adultos, enfermedades que nos cambian la vida, como el cáncer, los trastornos autoinmunes, la fibromialgia y la depresión. También deja sentadas las bases de nuestras relaciones con los demás, del éxito que tendrán nuestras relaciones amorosas, y de lo bien o mal que cuidaremos y criaremos a nuestros propios hijos. Empecé a investigar las relaciones entre las adversidades infantiles y la salud física en la edad adulta después de haberme pasado más de doce años esforzándome por controlar varias enfermedades autoinmunes a la vez que criaba a unos niños pequeños y trabajaba como periodista. Cuando tenía cuarenta y tantos años me quedé paralizada dos veces por una enfermedad autoinmune llamada síndrome de Guillain-Barré, que es similar a la esclerosis múltiple pero tiene una aparición más repentina. Padecía debilidad muscular

Infancia interrumpida.indd 13

3/12/19 9:08


14 | infancia interrumpida e insensibilidad generalizada; llevaba un marcapasos para el síncope vasovagal, que es un trastorno que produce desmayos y convulsiones; tenía los recuentos de leucocitos y de hematíes tan bajos que mi médico sospechaba que estaba incubando un problema en la médula ósea, y sufría también una enfermedad de tiroides. Pero yo sabía que tenía suerte de estar viva, y estaba decidida a vivir de la manera más plena que pudiera. Si los músculos de las manos no querían colaborar conmigo, yo escribía asiendo con el puño un lápiz enorme. Si no era capaz de subir las escaleras porque las piernas se me resistían, me sentaba a descansar por el camino. Salía adelante los días que tenía que luchar contra una fatiga semejante a la de la gripe, quitándome de encima los temores a lo que podría pasarle después a mi cuerpo; guardaba las apariencias durante las conversaciones telefónicas de mi trabajo, que hacía tendida en el suelo, reservándome la energía que me quedaba para los momentos con mis hijos, mi marido y mi vida familiar; fingía que estaba contenta con nuestra «normalidad». Tenía que estarlo: no se veía ninguna otra alternativa. Como periodista de temas científicos que soy, fui aplicando cada vez más mis conocimientos a ayudar a las mujeres con enfermedades crónicas, escribiendo sobre las relaciones entre la neurociencia, nuestros sistemas inmunitarios y el funcionamiento íntimo de nuestro corazón humano. Investigué los muchos factores desencadenantes de las enfermedades e informé sobre las sustancias químicas que están en nuestro entorno y en los alimentos, sobre la genética y sobre cómo nos mina la salud el estrés inflamatorio. Informé también sobre cómo el ser más ecológicos, el comer cosas «limpias» y las prácticas como la meditación cuerpo-mente nos pueden venir bien para mejorar y recuperarnos. En los congresos sobre temas de salud impartía conferencias ante los pacientes, los médicos y los científicos. Asumí la misión de ayudar a los lectores que se encontraban atrapados en un ciclo crónico de sufrimiento, inflamación o dolor a que tuvieran una vida mejor y más sana. Cuando estaba llevando a cabo esa misión, en 2012, me encontré con una cantidad cada vez mayor de publicaciones científicas

Infancia interrumpida.indd 14

3/12/19 9:08


introducción | 15

basadas en un estudio innovador sobre la salud pública relacionado con las experiencias adversas en la infancia, o estudio EAI (también conocido como estudio ACE, por sus iniciales inglesas). El estudio EAI pone de manifiesto de manera científica una clara relación entre muchos tipos de enfermedades físicas y trastornos de salud mental. Entre estos traumas se cuentan los desprecios y las humillaciones verbales; el abandono emocional o físico; los malos tratos físicos o sexuales; vivir con un progenitor deprimido, que tenga una enfermedad mental o que sea adicto al alcohol o a otras sustancias; ver los malos tratos que sufría la madre, o perder a un progenitor por una separación o un divorcio. El estudio sobre EAI medía diez tipos de adversidades 1; pero investigaciones posteriores nos indican que otros tipos de traumas de la infancia (tales como perder a un progenitor por la muerte de este, presenciar los malos tratos a un hermano, la violencia en la comunidad, haberse criado en la pobreza, ver los malos tratos que sufría el padre a manos de la madre o sufrir acoso escolar por un compañero de clase o un profesor) también tienen repercusiones a largo plazo. Estos tipos de adversidades crónicas modifican la arquitectura del cerebro del niño y alteran la expresión de los genes que controlan la producción de hormonas del estrés, desencadenando una respuesta inflamatoria al estrés hiperactiva durante toda la vida y predisponiendo al niño para sufrir enfermedades cuando sea adulto. Las investigaciones sobre EAI indican que un 64 por ciento de los adultos tuvieron que afrontar una EAI en su infancia, y un 40 por ciento hicieron frente a dos o más. Mi propia médica, de los institutos médicos Johns Hopkins, me confesó que sospechaba que, dado el estrés crónico que yo había sufrido en mi infancia, mi cuerpo y mi cerebro habían estado macerando en un baño de sustancias químicas tóxicas e inflamatorias durante toda mi vida, predisponiéndome para las enfermedades que sufría ahora. Mi propia historia fue sencilla, una historia de pérdida. Mi padre murió de repente cuando yo era niña. Mi familia pasó dificultades y se distanció del resto de nuestros parientes, con los que

Infancia interrumpida.indd 15

3/12/19 9:08


16 | infancia interrumpida antes habíamos mantenido relaciones estrechas. Yo estaba excepcionalmente unida a mi padre, con quien me sentía bien, segura y valorada en este mundo. En todas las fotos familiares salgo sonriendo en sus brazos. Cuando él murió, mi infancia terminó de pronto, de la noche a la mañana. Si hago memoria, y siendo sincera conmigo misma, no consigo evocar a partir de entonces ni un solo «recuerdo feliz» en toda mi infancia. No era culpa de nadie. Era así, sin más. Y yo no daba vueltas a nada de aquello. En mi opinión, las personas que daban vueltas a su pasado, y sobre todo a su infancia, eran poco de fiar desde el punto de vista emocional. No flaqueé. La vida me impulsó hacia delante. Me labré una buena vida; como periodista especializada en temas científicos, trabajé mucho a favor de causas significativas; me casé con un marido muy bueno y crie a unos hijos que adoraba; unos hijos por los que hice el enorme esfuerzo de seguir viva. Pero aparte de disfrutar los buenos momentos encantadores de una vida familiar que me había costado mucho ganarme, o de los ratos con mis amigos íntimos, estaba apartándome del dolor. Me sentía una extraña en la fiesta de la vida. Mi cuerpo no me dejaba olvidar jamás que por dentro de mí, y por mucho que fingiera, había estado disimulando mucha pérdida durante mucho tiempo. Sentía que yo «no era como las demás personas». Al verlo por la lente del nuevo campo de las investigaciones sobre las experiencias adversas en la infancia, me pareció de pronto casi previsible que cuando tuviera poco más de cuarenta años mi salud se deterioraría y me encontraría postrada de rodillas, en un sentido muy literal en mi caso. Como muchas otras personas, cuando oí hablar por primera vez de las EAI y de que una buena parte de lo que vivimos de adultos está vinculado inseparablemente a nuestras experiencias de la infancia, me sorprendí, e incluso reaccioné con escepticismo. Yo no me consideraba a mí misma como una persona que hubiera tenido experiencias adversas en la infancia. Pero cuando cumplimenté el cuestionario sobre EAI y descubrí mi propia puntuación, mi historia también empezó a parecerme mucho más lógica.

Infancia interrumpida.indd 16

3/12/19 9:08


introducción | 17

Aquella historia era completamente nueva, pero también concordaba con algunas ideas antiguas cuya validez conocemos desde hace mucho: «el niño es el padre del hombre». Estas investigaciones también me hicieron comprender que no estamos solos en nuestro sufrimiento. Ciento treinta y tres millones de estadounidenses padecen enfermedades crónicas, y ciento dieciséis millones sufren dolores crónicos. Esta revelación de las relaciones que existen entre las adversidades de la infancia y las enfermedades de la vida adulta puede arrojar luz sobre todos nuestros esfuerzos por curar. Con este conocimiento, los médicos, los profesionales sanitarios, los psicólogos y los psiquiatras pueden entender mejor a sus pacientes y encontrar ideas nuevas para ayudarles. Y este conocimiento también nos ayudará a procurar que los niños de nuestras vidas (ya seamos sus padres, tutores, maestros o formadores) no padezcan las consecuencias a largo plazo de este tipo de adversidades. Con el fin de aprender todo lo que podía, pasé dos años entrevistando a los científicos más destacados que investigaban y estudiaban los efectos de las experiencias adversas en la infancia y del estrés tóxico de la infancia. Repasé los setenta trabajos de investigación que componen el estudio sobre las EAI, y otros centenares de estudios de las mejores instituciones de investigación de los Estados Unidos que apoyan estos descubrimientos y los complementan. Y seguí los casos de trece individuos que habían sufrido adversidades a edades tempranas, que más tarde habían tenido que afrontar problemas de salud siendo adultos, y que fueron capaces de labrarse sus propios caminos, que les cambiaron la vida y los condujeron a la curación física y emocional. En estas páginas voy a explorar los daños que pueden causar al cerebro y al cuerpo las experiencias adversas en la infancia; cómo contribuyen estos cambios invisibles al desarrollo de las enfermedades, incluidas las autoinmunes, hasta bien entrada la edad adulta; por qué algunos individuos tienen mayores probabilidades que otros de verse afectados por las adversidades tempranas; por qué se ven afectadas las niñas y las mujeres más que los hombres, y cómo

Infancia interrumpida.indd 17

3/12/19 9:08


18 | infancia interrumpida afectan las adversidades tempranas a nuestra capacidad para amar y para ser buenos padres. Y algo igualmente importante: también exploro cómo podemos invertir los efectos del estrés tóxico temprano sobre nuestra biología y cómo podemos volver a ser quienes somos de verdad. Espero ser capaz de ayudar a los lectores a que eviten pasar una parte tan grande de sus vidas encerrados en el dolor. He aquí algunas cuestiones que deberás tener en cuenta cuando leas estas páginas: • No deben confundirse las experiencias adversas en la infancia con los pequeños desafíos inevitables de la niñez que sirven para desarrollar resiliencia. En toda infancia feliz es normal que haya muchos momentos en que las cosas no marchan como lo desea el niño; momentos en que los padres pierden la paciencia y después se disculpan; en que los niños sufren un fracaso y aprenden a intentarlo de nuevo. Las experiencias adversas en la infancia son algo muy distinto; son factores de estrés crónico, imprevisibles y que dan miedo, y en muchos casos el niño no cuenta con el apoyo que necesita por parte de los adultos, y no consiguen sortearlos con seguridad. • Las experiencias adversas en la infancia están asociadas a una probabilidad mucho mayor de sufrir enfermedades en la vida adulta; pero no son el único factor. Toda enfermedad es multifactorial. Tanto la genética como la exposición a las toxinas y las infecciones desempeñan sus respectivos papeles. Pero a las personas que han sufrido EAI y estrés tóxico les resultan más dañinos otros factores que fomentan la enfermedad. Empleando una metáfora sencilla, imagínate que el sistema inmunitario es algo parecido a un barril. Si en tu edad adulta te encuentras con demasiadas toxinas ambientales procedentes de las sustancias químicas, con una mala alimentación a base de alimentos procesados, con virus, infecciones y factores de estrés crónicos o agudos,

Infancia interrumpida.indd 18

3/12/19 9:08


introducción | 19

el barril se te irá llenando poco a poco. En algún momento dado puede producirse una exposición concreta que sea como la gota que hace que se derrame el contenido del barril y se desarrolle la enfermedad. Haber tenido que afrontar los imprevisibles factores de estrés crónico de las experiencias adversas en la infancia se parece mucho a empezar la vida con el barril lleno hasta la mitad. Las EAI no son el único factor que determina quién desarrollará una enfermedad en una época posterior de su vida. Pero sí pueden aumentar las probabilidades de que una persona la desarrolle. • Las investigaciones sobre las experiencias adversas en la infancia tienen algunos factores en común con las investigaciones sobre el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Pero las adversidades de la infancia pueden conducir a una gama mucho más amplia de consecuencias sobre la salud física y emocional que los síntomas declarados del estrés postraumático. No son una misma cosa. • Las primeras investigaciones no abordaban específicamente las experiencias adversas en la infancia vinculadas a situaciones de pobreza extrema y barrios violentos. Pero está claro que haberse criado en barrios inseguros donde hay pobreza y violencia de bandas, o en una zona azotada por la guerra en cualquier parte del mundo, produce estrés tóxico para la infancia, y actualmente se está estudiando más a fondo esta relación. Es un campo de estudio importante, pero no lo voy a abordar aquí; sería para un libro distinto, aunque no menos importante. • Las experiencias adversas en la infancia no pueden servir de excusa para una conducta ofensiva. No pueden usarse para achacarlo todo moralmente a la infancia que ha tenido cada uno. Las investigaciones nos permiten abordar por fin los cambios físicos y emocionales, verdaderos y perdurables, desde un punto de vista completamente nuevo; pero no sirven para forjarnos excusas.

Infancia interrumpida.indd 19

3/12/19 9:08


20 | infancia interrumpida • Estas investigaciones no son una invitación a que culpemos a nuestros padres. Las experiencias adversas en la infancia suelen ser un legado intergeneracional, y las pautas de abandono, malos tratos y adversidad arrancan casi siempre de muchas generaciones previas a la nuestra. La nueva ciencia sobre las experiencias adversas en la infancia y el estrés tóxico nos ha facilitado una lente nueva a través de la cual podemos entender la historia humana: por qué sufrimos, cómo ejercemos de padres, cómo criamos y enseñamos a nuestros hijos, cómo podríamos evitar, tratar y gestionar mejor las enfermedades en nuestro sistema sanitario, y cómo podemos recuperarnos y curarnos a un nivel más profundo de lo que nos parecía posible. Y esto último es lo mejor de todo. El cerebro, tan cambiante en la infancia, sigue siendo maleable durante toda la vida. Ahora, investigadores de todo el mundo han descubierto una gama de poderosas formas de revertir los daños que producen las experiencias adversas en la infancia tanto en el cerebro como en el cuerpo. Sea cual sea tu edad, o la edad de tus hijos, existen medidas relativamente sencillas y con base científica que puedes tomar para reiniciar el cerebro, para crear nuevas vías que fomentan la curación y para volver a ser quien debías ser. Para conocer cuántos tipos de EAI puedes haber tenido que afrontar cuando eras niño o adolescente, y para saber tu propia puntuación de EAI, pasa a la página siguiente y cumplimenta el cuestionario.

Infancia interrumpida.indd 20

3/12/19 9:08