Page 1


Universidad Nacional de Loja Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonía (CEDAMAZ) Revista CEDAMAZ Volumen 1, No. 1 2010

Comité editorial  Dr. Max González Merizalde, Mg. Sc. Coordinador del CEDAMAZ  Nikolay Aguirre Mendoza, Ph.D. Profesor de la Universidad Nacional de Loja. Comité de revisión  Nikolay Aguirre Mendoza, Ph.D.  Zhofre Aguirre Mendoza, Mg.Sc.  Walter Apolo Berru, Mg.Sc. Editor responsable  Nikolay Aguirre Mendoza, Ph.D. Portada Diseño: David Neira y Tatiana Ojeda Sobralia zamorae Foto Max González

Loja, Ecuador Junio, 2010


CONTENIDO EDITORIAL ........................................................................................................................................... 2 ARTICULOS DE REVISION ............................................................................................................... 3 Información general ............................................................................................................................... 3 El CEDAMAZ en el Desarrollo de la Región Amazónica ecuatoriana ............................................... 3 Max González M. ............................................................................................................................. 3 Seguridad Alimentaria......................................................................................................................... 12 Uso y manejo de la biodiversidad alimentaria en el sur oriente del Ecuador y perspectivas para investigación y conservación ............................................................................................................. 12 Nivia Luzuriaga y Walter Apolo .................................................................................................... 12 Servicios Ecosistémicos ........................................................................................................................ 20 El cambio climático y la conservación de la biodiversidad en el Ecuador ........................................ 20 Nikolay Aguirre, Tatiana Ojeda y Paul Eguiguren ........................................................................ 20 Investigación para proveer servicios ecosistémicos a la población de Zamora Chinchipe, Ecuador . 32 Walter Apolo B. ............................................................................................................................. 32 Uso de la Biodiversidad ....................................................................................................................... 46 Plantas medicinales, plaguicidas y tóxicas de la región sur del Ecuador: Estudio fitoquímico y de toxicidad en Zamora Chinchipe. ........................................................................................................ 46 Claudia Cruz-Erazo, Max González-Merizalde y Luis Morocho-Yaguana ................................... 46 Minería .................................................................................................................................................. 54 Recursos minerales no renovables en la Amazonia Ecuatoriana ....................................................... 54 Carlomagno Chamba T .................................................................................................................. 54 ARTICULOS DE INVESTIGACIÓN ................................................................................................ 62 Acuacultura .......................................................................................................................................... 62 Estado actual de moluscos y crustáceos dulceacuícolas en el corredor fluvial Zamora, Nangaritza y Palanda Mayo ..................................................................................................................................... 62 Fidel Darío Maldonado González y Max Arturo Bravo Cumbicus ............................................... 62 Manejo de recursos .............................................................................................................................. 73 Adaptación de especies nativas maderables y no maderables con potencial de aprovechamiento múltiple en el sur de la Amazonía Ecuatoriana .................................................................................. 73 Zhofre Aguirre Mendoza y Néstor León Abad .............................................................................. 73 Herpetofauna de un bosque húmedo tropical en la Estación El Padmi, de la Universidad Nacional de Loja. ................................................................................................................................................... 81 Diego Armijos Ojeda y Andrea Patiño Loján ................................................................................ 81 Criterios en la instalación de los experimentos y caracterización de los sitios del proyecto “Gestión de la fertilidad del suelo con enmiendas de carbón vegetal en plantaciones de árboles maderables en el sur de la amazonia ecuatoriana” ..................................................................................................... 93 Carlos Valarezo-Manosalvas, Héctor Maza, Carlomagno Chamba, Luís Valarezo, Bolívar Merino, Miguel Villamagua, Marconi Mora, Ricardo González ................................................................. 93 INSTRUCCIONES PARA LOS AUTORES PARA LA PRESENTACIÓN DE MANUSCRITOS PARA LA REVISTA CEDAMAZ ................................................................. 114

1


EDITORIAL La Amazonía Ecuatoriana abarca el 48 % del territorio nacional y el 90 % del trópico húmedo ecuatoriano; además constituye la región con la mayor cobertura boscosa y alta biodiversidad, donde viven alrededor de 0,5 millones de personas, de las cuales el 30% corresponden a comunidades nativas. Su población se caracteriza por la presencia de estructuras culturales bien definidas, por un lado existen al menos 10 grupos étnicos presentes en la zona desde antes de la época colonial (aproximadamente 10 mil años A.C.), y por otro, la población mestiza que ha ingresado a la Amazonía, en busca de mejorar sus condiciones de vida, como consecuencia de la presión demográfica y la explotación del petróleo. Ambos grupos humanos, con diferentes culturas, actividades económicas, organización y cosmovisiones, han entrado en contacto produciéndose un choque cultural con ventajas y desventajas para las dos partes. Con la finalidad de desarrollar proyectos de Investigación y Desarrollo, la Universidad Nacional de Loja, crea a partir del 11 de abril del 2006, El Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonía (CEDAMAZ). Este centro coordina el accionar de las diferentes unidades académicas de la UNL e interactúa con organizaciones e instituciones que desarrollan su actividad en la región. Si bien es cierto, su espacio de trabajo se ubica en la parte Sur de la Amazonía ecuatoriana, el ámbito de sus concepciones, análisis, propuestas y actividades es un complejo integrador a nivel amazónico nacional y continental. El CEDAMAZ, con la finalidad de difundir y dar a conocer los principales resultados y logros obtenidos en el marco de sus líneas, programas y proyectos de investigación y desarrollo, ha considerado pertinente la publicación anual de la Revista CEDAMAZ. Además para cumplir con una parte sustancial de la misión de la universidad ecuatoriana, como es la de rendir cuentas a la sociedad, a través de la socialización del conocimiento generado. La revista CEDAMAZ, constituye un instrumento para comunicar a la comunidad universitaria y a la sociedad interesada en la región amazónica ecuatoriana y latinoamericana información, que aporte al conocimiento y mejoramiento de los sistemas de uso y manejo de los recursos de una de las regiones de mayor importancia para el país. Por su naturaleza y articulación con el Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonia, la revista mencionada abarca una amplia gama de temáticas, las mismas que estarán relacionadas a las líneas de investigación. Además considera diferentes tipos de publicaciones que van desde artículos de revisión, hasta publicaciones provenientes de estudios experimentales. Esta revista, es su primer número, presenta artículos de revisión en temas de actualidad y de importancia para el desarrollo de la región amazónica ecuatoriana, entre ellos se destacan: el cambio climático y su incidencia en la biodiversidad, la minería y sus impactos en la región, los servicios ecosistémicos y sus potencialidades de uso, etc. También presenta artículos con resultados preliminares de estudios y trabajos realizadas por investigadores de la UNL que aportan al manejo de los recursos naturales de la amazonia.

2


ARTICULOS DE REVISION Información general

El CEDAMAZ en el Desarrollo de la Región Amazónica ecuatoriana Max González M. Director de Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonia (CEDAMAZ ), Universidad Nacional de Loja. Dirección electrónica: max.vgonzalez@hotmail.com

El Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonía (CEDAMAZ) es un organismo especializado de la Universidad Nacional de Loja, creado mediante resolución de la Junta Universitaria el 11 de abril de 2006, en el marco del compromiso institucional de apoyar el desarrollo económico, social y organizacional de la Amazonía, considerando la fragilidad de sus ecosistemas, su diversidad multiétnica, multicultural, de recursos y biodiversidad. El CEDAMAZ coordina el accionar de las diferentes unidades académicas de la UNL, e interactúa con organizaciones e instituciones que desarrollan su actividad en la región. Si bien es cierto, su espacio de trabajo se ubica en la parte Sur de la Amazonía ecuatoriana, el ámbito de sus concepciones, análisis, propuestas y actividades es un complejo integrador a nivel amazónico nacional y continental. La Amazonía continental, con más de 7 millones de km2 es la cuenca hidrográfica más extensa de la Tierra, equivalente al 5 % de la superficie continental, la cual drena al océano Atlántico un caudal de alrededor de 300 000 m3/s, que representa el 20 % del flujo de agua dulce del planeta. Contiene alrededor del 56 % de los bosques tropicales del mundo. Esta vasta extensión, denominada Pan-Amazonía, es compartida por ocho países: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Suriname y Venezuela.

a)

b)

Figura 1. Fotografías de la Amazonía a) Complejo petrolero en Manaus b) Encuentro de las Aguas del Río Negro con el Solimoes, en Brasil.

3


Según Santos de Souza et al (OTCA, 2004), existen alrededor de 370 grupos étnicos en toda la Amazonía, con diferentes cosmovisiones, depositarios de un incalculable bagaje de conocimientos y tecnologías propias, que les han permitido vivir en armonía con la naturaleza por infinidad de años. El mismo autor señala que los pueblos ancestrales amazónicos son extractivistas y hasta hace poco vivían exclusivamente en y del bosque, extrayendo productos del ecosistema como animales y plantas. La Amazonía Ecuatoriana tiene 132.000 km², que representa el 48 % del territorio nacional y 90 % del trópico húmedo ecuatoriano. Es la región con la mayor cobertura boscosa y una biodiversidad muy alta; incluye seis provincias: Sucumbíos, Napo, Orellana, Pastaza, Morona Santiago y Zamora Chinchipe y 42 cantones. No es un territorio vacío, en el viven 546 602 habitantes (30 % lo constituyen comunidades nativas), con un crecimiento poblacional acelerado del 7,5 % anual (INEC, 2002). La población amazónica ecuatoriana tiene dos estructuras culturales principales: por un lado, existen al menos 10 grupos étnicos que han ocupado estos territorios desde antes de la época colonial -se sabe que los territorios que hoy pertenecen al Ecuador estuvieron habitados desde unos 10 mil años A.C., por pueblos que migraron desde Asia y Oceanía- (Ayala, 2002); y por otro, la población mestiza que ha ingresado a la Amazonía, en busca de mejorar sus condiciones de vida, como consecuencia de la presión demográfica y la explotación del petróleo. Ambos grupos humanos, con diferentes culturas, actividades económicas, organización y cosmovisiones, han entrado en contacto produciéndose un choque cultural con ventajas y desventajas para las dos partes. Los Pueblos Ancestrales son depositarios de todo un sistema de conocimientos, saberes y prácticas milenarias en todos los ámbitos; no obstante, han sufrido la disminución paulatina de sus tierras y saberes, viéndose cada vez más reducidos a sus circunscripciones y afectados en su estilo de vida, basado en la dependencia de vastos territorios que garantizaban la recolección de frutos del bosque, animales de caza y pesca, que han sido la base para la construcción de su propia cosmovisión que integra ritos, organización social y familiar, educación, normas y comportamientos.

a)

b)

Figura 2: a) Mujeres de una comunidad nativa en Napo, b) Flor del apai (Grias sp.), fruto consumido por las comunidades amazónicas.

4


La Federación Provincial de la Nacionalidad Shuar de Zamora Chinchipe (FENASH-ZCH), considera que hasta hace aproximadamente 100 años, los Shuar practicaban la cultura de selva a plenitud, a pesar que desde la colonización española se coartaron las costumbres ancestrales promoviéndose una fase mercantilista, réplica occidentalizada deformada. El paso de una “cultura de bosque” a una “cultura de pasto”, de explotación maderera, minera, mal manejo agropecuario y agrícola, han determinado que la biodiversidad cultural, étnica y forestal, se degrade en aproximadamente un 50 %, siendo los más perjudicados las mujeres y los niños; ellos consideran también que han venido aparejadas otras problemáticas como alta desnutrición infantil, aparecimiento de nuevas enfermedades, escasez de proteína silvestre, aumento de pobreza mental, física y cognoscitiva, marginación y migración de la juventud (Federación de la Nacionalidad Shuar de Zamora Chinchipe, 2008). Para alcanzar el Pénker Pujustin-Matsamsatin (Buen Vivir), las poblaciones Shuar, han venido reclamando constantemente sus derechos a la tierra y acceso a los recursos naturales, así como a mantener su cultura. En la Primera Reunión Técnica sobre asuntos Indígenas de los Países amazónicos se recomendó que “los respectivos gobiernos consulten y den participación a las organizaciones indígenas en el proceso de elaboración, formulación y ejecución de políticas indigenistas”. De igual manera se planteó “que los gobiernos reconozcan la necesidad de implementar programas de educación bilingüe y se comprometan a prestar apoyo a los indígenas para que puedan estudiar en los niveles superior y técnico”. La población mestiza amazónica ha crecido constantemente y de manera especial a partir de la segunda mitad del siglo XX, su actividad preponderante ha sido la producción ganadera, que requiere grandes extensiones de pastizales eliminando los bosques naturales de los que vivían las poblaciones nativas; posteriormente, con el descubrimiento del petróleo se incrementa esta colonización con la apertura de carreteras que han dado paso a nuevas actividades productivas como el cultivo de palma africana, y la minería artesanal. La economía de la RAE (Región Amazónica Ecuatoriana) tiene directa relación con el uso de la tierra; del total de la superficie cultivada el 82 % son pastos, el 16 % son cultivos anuales y perennes; y el 2 % restante corresponde a tierras de descanso (INEC, 2002).En los últimos años se vienen incrementando los procesos de cultivo de diferentes especies agrícolas y faunísticas, especialmente la ranicultura y acuicultura; esta actividad ha sido protagonizada principalmente por los pobladores mestizos de otras regiones que han colonizado paulatinamente la región.

a)

b)

5


Figura 3: a) Paisaje de la Amazonía Sur, donde se pueden observar algunos parches de suelo desnudo y pastizales en medio del bosque producto del cambio de uso del suelo y la deforestación; b) Plantación de cacao Teobroma cacao en la Estación de INIAP en San Carlos, provincia de Orellana.

El INEC (INEC, 2007) señala que todas las provincias de la región, según el Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas están entre las más pobres del país (71%); con un crecimiento poblacional muy alto en los últimos 50 años; así la provincia de ZamoraChinchipe pasó de ser el 0,3% de la población ecuatoriana en 1950 al 0,6% en el 2001 (INEC 2001); este incremento se dio a expensas del crecimiento urbano, que en ese mismo período pasó del 16% en 1962 al 36 % en 2001. Esto ha generado la ampliación de las ciudades existentes y el aparecimiento de nuevas concentraciones urbanas con los consiguientes problemas sanitarios, de vivienda, escolares y de servicios en general, cuya consecuencia es el deterioro de calidad de vida para la mayoría de la población.

a)

b)

Figura 4: a) Crecimiento urbano de la ciudad de Coca b) Madera que se extrae del bosque, para uso en construcción de viviendas y para la venta. La extracción del petróleo de la RAE, ha sido durante muchos decenios la base de la economía ecuatoriana, sin que esto haya significado la más mínima ventaja para un desarrollo humano de los habitantes de la región, mas bien se ha convertido en propulsor de grandes problemas de contaminación ambiental, deterioro de la biodiversidad, desequilibrios sociales, de salud y económicos para la población. En este sentido, el actual Gobierno ha generado una importante y esperanzadora iniciativa que promueve la conservación de la reserva de biósfera Yasuní, manteniendo los yacimientos petrolíferos del bloque Imuya, Tambococha Tiputini (ITT) bajo tierra, a cambio de que el mundo industrializado pague al país en calidad de servicios ambientales. En cuanto a la explotación minera, esta se ha incrementado vertiginosamente en los últimos años con la prospección, identificación e inicio de la explotación de enormes reservas de oro, plata y cobre, trayendo consigo una gran y ansiada oportunidad del Estado y los gobiernos de acceder a ingentes recursos económicos (además de las grandes ganancias de las multinacionales), y una potencial amenaza para el ambiente y las poblaciones, especialmente nativas.

6


En resumen se puede apreciar que existen visiones e intereses contradictorios que complejizan la situación de la región, y más aún sus perspectivas de desarrollo equitativo y sustentable. Esto genera propuestas de desarrollo no pertinentes con la realidad amazónica, por ejemplo la homogenización de la educación, los cambios en los patrones alimentarios, programas de colonización mal planificados, conducen a la precariedad de las condiciones de vida de las poblaciones, la pérdida de los recursos naturales renovables y agudizan el empobrecimiento de los suelos. La Amazonía cuenta con muchas potencialidades (agua, ríos, humedales, energía solar, biodiversidad, conocimientos ancestrales) que deben ser utilizadas sustentablemente en beneficio de sus poblaciones, del país y de toda la humanidad en general; y pueden servir de base para el desarrollo de actividades productivas como la acuicultura con especies nativas, la agroindustria (p.ej., el cacao, frutales), medicina tradicional con plantas nativas , actividades agropecuarias racionales, y en general el aprovechamiento de bienes y servicios ecosistémicos.

a)

b)

Figura 5: a) Bosque natural de la Amazonía Sur b) Niños de la Comunidad Shuar, que conviven en armonía con la naturaleza. A nivel de gobiernos locales y organizaciones comunitarias se vienen recogiendo estas posibilidades y perspectivas, que se manifiestan en planes de desarrollo provincial y cantonal, así como en proyectos específicos de propuestas productivas. Los Retos del CEDAMAZ-UNL La universidad ecuatoriana en general, ha tenido una débil planificación y articulación de las investigaciones a los planes y perspectivas de desarrollo nacional, local y de la comunidad; así como, una incipiente sistematización, publicación y difusión de los resultados. En el contexto de la UNL, los procesos de investigación han tenido poca articulación y coordinación entre Áreas, por lo que aún no se logra articular el concepto de investigación interdisciplinaria, que posibilite un trabajo integral y genere mejores relaciones con los grupos humanos con los cuales se pretende interactuar, lo que permitirá tener un mayor impacto sobre los procesos productivos, sociales y organizacionales amazónicos.

7


El CEDAMAZ es una propuesta para superar las debilidades antes mencionadas y desarrollar investigaciones más permanentes y ligadas a objetivos compartidos con los actores sociales. Es un esfuerzo institucional de acercamiento real, para conocer, comprender y comprometerse con las dinámicas sociales de la región, aportando en la búsqueda de alternativas sustentables, justas y equitativas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las poblaciones que viven en ella. En el marco de la misión y objetivos institucionales, el CEDAMAZ se propone ser un espacio de discusión, intercambio e interpretación de intereses de los diferentes sectores que viven en la Amazonía, en la búsqueda común de propuestas que tengan como base la ética y la justicia. El reconocimiento y la valoración de los saberes y prácticas de los pueblos nativos, que por milenios les han permitido vivir en plena armonía con la naturaleza es un asunto clave e insoslayable, que unido a la generación de nuevos conocimientos con el apoyo de la ciencia y la tecnología, permitirá definir de mejor manera políticas, estrategias, programas y proyectos de investigación que sirvan de sustento al mencionado desarrollo. Se vuelve imperioso entonces construir propuestas de formación de talentos humanos, tanto a nivel profesional y de posgrado como a nivel técnico y popular; con programas pertinentes en sus concepciones, contenidos y métodos que recojan la diversidad cultural, los saberes ancestrales, el desarrollo de la ciencia y los legítimos intereses de sus poblaciones, en el marco de contribuir a la construcción de una sociedad y de un país más justo, equilibrado y solidario. Para cumplir con sus objetivos institucionales y en el marco de la visión estratégica institucional el CEDAMAZ ha definido políticas, estrategias y objetivos, los mismos que se irán enriqueciendo y afinando en función del avance de los aprendizajes, comprensión y compromiso con las dinámicas sociales de la región. Para dar respuestas integrales que promuevan una movilización de sus potencialidades, se viene impulsando un proceso sistemático y orgánico de cooperación y coordinación entre las Áreas Académico-Administrativas y Centros especializados de la UNL en su conjunto, y de estas con los actores sociales comprometidos en el desarrollo de la Amazonía, incluidos los gobiernos seccionales y otros organismos gubernamentales, para contribuir efectivamente al desarrollo regional (Apolo, 2004) Con estas consideraciones el CEDAMAZ se ha propuesto impulsar objetivos, funciones y políticas, que se han venido implementando paulatinamente en el transcurso de los últimos años. Entre los objetivos más relevantes, consta el de generar interdisciplinariamente conocimientos sobre los problemas priorizados del desarrollo de los diferentes sectores y espacios de la Amazonía, sobre la base de los conocimientos ancestrales y los aportes de la ciencia contemporánea; complementariamente se busca contribuir a la formación del talento humano especializado, en todos los niveles, con una visión integral de las problemáticas y propuestas de alternativas de trabajo integral.

8


Entre las funciones generales y permanentes acordadas en el Centro, se destacan: la construcción participativa de lineamientos conceptuales, políticos y metodológicos para la formulación de proyectos de investigación y para orientar la formulación de programas integrales de formación en todos los niveles. La gestión de programas y proyectos de investigación-desarrollo interinstitucionales, incluyendo el aseguramiento de la difusión y uso de sus resultados, aplicados al desarrollo sustentable de la RAE, complementario con la oferta de servicios especializados con calidad y pertinencia para el desarrollo de las organizaciones sociales, gubernamentales, no gubernamentales y gobiernos locales. Para ello es clave la promoción y coordinación de alianzas estratégicas a nivel local nacional e internacional, que permitan compartir talentos humanos, conocimientos y experiencias, para garantizar la sostenibilidad y calidad de los proyectos y programas orientados al desarrollo sustentable de la RAE, y que además posibiliten ir construyendo una identidad propia, coherente con una integración nacional y latinoamericana, en igualdad de aportes y aprovechamiento de las oportunidades. El Centro ha definido y viene desarrollando políticas que viabilicen su accionar, las mismas que se expresan en la constitución de equipos interdisciplinarios; búsqueda de alianzas estratégicas con actores del gobierno nacional y local, con organizaciones sociales y organismos internacionales; impulso de procesos de desarrollo pertinentes con los diferentes espacios territoriales, sociales y culturales; promoción de programas interdisciplinarios de formación de posgrado; valoración y difusión permanente de los conocimientos ancestrales y de aquellos construidos en el accionar del CEDAMAZ y el impulso a la producción agroecológica. El accionar del CEDAMAZ Como una concreción de lo señalado en párrafos anteriores, la UNL está realizando un importante esfuerzo para mejorar la infraestructura del Centro en la Estación Experimental de El Padmi, ubicada en el cantón Yanzatza de la provincia de Zamora Chinchipe; en este predio se dispone de espacios administrativos y docentes, viviendas para docentes, investigadores y estudiantes, laboratorios en construcción y equipamiento para diferentes campos; además se cuenta con algunos convenios de cooperación con diferentes organismos locales, nacionales e internacionales; se han desarrollado y se ejecutan en la actualidad proyectos de capacitación, de investigación y desarrollo con fondos propios y aportes externos, que tienen el objetivo central de apoyar el desarrollo sustentable de la región. El CEDAMAZ ha definido y viene trabajando en líneas de Investigación y Desarrollo (I&D) que corresponden a problemáticas que multidimensionalmente inciden en el desarrollo de grupos sociales amazónicos y que se articulan con los ámbitos de trabajo y con las líneas de investigación-desarrollo de las Áreas Académico-Administrativas de la UNL. A continuación, en el Cuadro 1 se enumeran las líneas y programas de investigación que se han establecido en el Centro, la mayoría de los cuales se encuentran en fase de ejecución.

9


Cuadro 1. Líneas y programas de investigación-desarrollo del CEDAMAZ Líneas de Investigación y Desarrollo Uso y conservación de los recursos naturales renovables

Comunicación y educación para el desarrollo amazónico Tecnologías para el desarrollo amazónico

Organización social para el desarrollo Sistemas de salud para los pueblos amazónicos

Programas  Programa de Acuicultura Amazónica  Programa Cultivos básicos y seguridad alimentaria  Producción agroforestal de cultivos comerciales (café y cacao)  Producción agroforestal de cultivos básicos  Programa de Fruticultura Amazónica  Programa de Producción animal y forrajes  Programa de Conservación y aprovechamiento de especies animales nativas  Programa de Regeneración, aprovechamiento y conservación de bosques  Programa de Conservación de ecosistemas y producción de servicios ambientales  Programa de educación bilingüe  Programa de estudios sobre minería  Programa de apoyo al uso y desarrollo de energías.  Programa de mecanización y automatización.  Programa de impulso a las TICs  Programa de Turismo Ecológico Comunitario  Plantas Medicinales  Medicina Tradicional y Conocimientos Ancestrales  Perfiles de Salud y enfermedad de los diferentes grupos humanos.  Conocimientos y Prácticas Tradicionales en Salud  Sistemas de Salud  Salud y Ambiente

A grandes rasgos, esta es la visión que la Universidad Nacional de Loja, a través de su Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonía, tiene acerca de esta importante región del país, que además es parte de la gran Pan- Amazonía continental; es también un posicionamiento conceptual, metodológico y operativo del accionar institucional, para responder a los sectores sociales con los que se encuentra trabajando y ante los cuales debe hacer su rendición social de cuentas. En este sentido, lo que aquí se ha planteado está sujeto a la crítica y aportes que desde los sectores sociales, políticos y académicos puedan darse.

10


Literatura citada Ayala E. 2002. Culturas e Historia en el Espacio Ecuatoriano. En OPS/OMS, El condor, la serpiente, y el Colibri, la OPS/OMS y la Salud Pública del Ecuador del siglo XX (págs. 3239). Quito: Monsalve Moreno Cia. Ltda. Federacion de Nacionalidades Shuar de Zamora Chinchipe (FENASH-ZCH) 2008. Plan de Gobierno de la Federacion Shuar de Zamora Chinchipe. Zamora, Ecuador. INEC 2002. INEC. Disponible en www.inec.gov.ec. (consultado: 9 de Julio de 2010) INEC 2007. INEC. Disponible en www.inec.gov.ec. (consultado: 9 de Julio de 2010) OTCA 2004. Plan estrategico 2004-2012. Brasilia, Brasil. Apolo W. 2004. Plan Esrtratégico del CEDAMAZ. Universidad Nacioonal de Loja. Ecuador.

11


Seguridad Alimentaria

Uso y manejo de la biodiversidad alimentaria en el sur oriente del Ecuador y perspectivas para investigación y conservación Nivia Luzuriaga1 y Walter Apolo2* 1

Investigador del Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonia (CEDAMAZ Docente Investigador de la Universidad Nacional de Loja, Coordinador de Proyectos del Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonia (CEDAMAZ), dirección electrónica: waapolo@hotmail.com. *Autor para correspondencia

2

Introducción La FAO (2010), conceptualiza a la seguridad alimentaria a nivel de individuo, hogar, nación y globalmente, como la que se consigue cuando todas las personas en todo momento tienen accesos físico y económico a suficiente alimento seguro y nutritivo, para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias, con el objeto de llevar una vida sana. La OTCA (2004), por otro lado, la define como “la posibilidad de acceso permanente de todas las personas a alimentos suficientes, sanos y nutritivos, contiene tres dimensiones de la seguridad, alimentaria: disponibilidad, estabilidad y acceso; que se resuelven a varios niveles: mundial, nacional, familiar e individual”. Uno de los factores que pone en riesgo la seguridad alimentaria en el Ecuador y el mundo es, sin duda alguna, el crecimiento poblacional (1,9% para Ecuador). La demanda de recursos aumenta a medida que aumenta la población; la modificación de los ecosistemas por las actividades antrópicas de una población en crecimiento progresivo hace que disminuyan también los espacios y las posibilidades para que los recursos alimenticios, medicinas, y fibras se mantengan o regeneren. En la región amazónica ecuatoriana no está garantizada la preservación de los recursos, pues éstos se han disminuido al modificarse fuertemente los ecosistemas desde la década de los 70, acentuándose en la década de los 90 y agravándose en los años 2000. La seguridad alimentaria puede verse afectada también por el aumento de la pobreza, la deforestación, la degradación ambiental, la pesca incontrolada, la migración, el cambio climático, la concentración de la propiedad y/o la mala gestión de los recursos y las enfermedades. Estos factores que se dan a nivel global y del Ecuador, en la región amazónica se acentúan puesto que, siendo la menos desarrollada de las cuatro regiones del Ecuador y la que tienen mayor índice de pobreza, los indicadores de seguridad alimentaria (nutrición, salud y educación), muestran promedios altos, hasta en 2% mayor con respecto al promedio nacional. Ancestralmente la seguridad alimentaria (nutrición), de las poblaciones nativas de la Amazonía, en su mayoría nómadas, dependía totalmente de los recursos que provenía de los

12


ecosistemas terrestres y acuáticos (pesca, caza y recolección de frutos). Por la baja densidad poblacional, los recursos de los ecosistemas se vieron poco afectados; y, la extracción de alimentos se regía por las épocas de producción de las especies de mayor consumo, tampoco existía demanda externa que implique la extracción para la comercialización. El proceso de colonización e influencia de la cultura occidental hacia las poblaciones ancestrales, modificó muchos de sus hábitos culturales, en algunos casos con resultados irreversibles (Mashinkiash y Awak 1988). En este contexto, gestionar y conservar las principales especies que usan las poblaciones nativas y el hábitat en que se desarrollan, es un reto para lograr el buen vivir y la economía de los pueblos. Al respecto, la investigación juega un papel primordial, respondiendo a las preguntas ¿qué?, ¿cuánto?, ¿dónde? y ¿por qué? se quiere conservar, tal o cual gen, especie, hábitat o ecosistema. Es prioritario entonces el estudio de los recursos con que cuenta una determinada región, su importancia, el valor social en cuanto a seguridad alimentaria, cultural y económica. Pues los resultados de la investigación deben ser considerados como la base para formular estrategias de uso y conservación de ecosistemas para la producción de bienes y servicios indispensables para la población en la Amazonía sur del Ecuador. El presente artículo pretende resumir el conocimiento existente sobre las principales especies vegetales, animales (acuáticas y terrestres) silvestres usadas en la alimentación por los pobladores nativos y colonos que habitan en la cuenca del río Nangaritza. Descripción del área de estudio La cuenca del Río Nangaritza pertenece a la cuenca del río Zamora, abarca 219 640 ha. Se encuentra ubicada en el sur-oriente de la provincia de Zamora Chinchipe. Su afluente principal es el Numpatacaime. La precipitación media anual varía entre los 2500 a 3000 mm, la temperatura entre 8-15°C en la parte andina y más de 18°C, en la parte baja. Esta cuenca tiene influencia directa de las cordilleras del Cóndor y Tunantza. En la parte alta de la cuenca se encuentran diez centros de la etnia Shuar, agrupados en la Asociación de Centros Shuar Tayuntz, quienes han sido desplazados de sus territorios en la cuenca baja del Nangariza y del Zamora desde los años 70 por los procesos de colonización. El efecto directo de este desplazamiento ha sido la reducción de territorios para la recolección de alimentos silvestres y cacería, y en la actualidad las actividades de estos centros se concentran en 2500 ha (Bianchi et al. 1981). La revisión de tesis, diagnósticos y otros estudios sobre etnobotánica, manejo ancestral de recursos, abundancia y distribución de especies animales y vegetales, entre otros, permiten dividir la información en dos grandes temas: 1) especies vegetales; y, 2) vertebrados. Dentro de las especies vegetales, se distinguen aquellas que se pueden conseguir estacionalmente en los bosques y aquellas cultivadas; en cambio las especies animales se diferencian en acuáticas y terrestres. En el caso de los vertebrados terrestres no se encontraron estudios por lo que presentamos una aproximación sobre sus usos tomando como referencia los reportes de estudios realizados en otros países de la Amazonía. Especies Vegetales Usadas en Alimentación

13


Se identifican cuatro tipos de especies vegetales con usos principales, están son: arbóreas, arbustivas, epifitas y lianas (ver Figura 1)

1 2 6

Arbóreas

16

Arbustivas

Herbáceas

8

Epífitas Lianas

Figura 1. Porcentaje de especies usadas en la alimentación por los centros Shuar en la provincia de Zamora Chinchipe (Phole y Rainhardt 2004, Santin 2004). De las 37 especies, usadas en la alimentación, citadas en la literatura, el 19% son especies arbóreas, 8% arbustivas y el menor porcentaje corresponden a las lianas. Dentro de las cuales se encuentra el género Pasiflora (granadilla silvestre). Estas especies se puede encontrar en bosques intervenidos, silvopasturas y, en menor número, en huertas (ver Figura 2). En la figura 2 se observa que las especies de las cuales se alimentan las familias nativas, tienen un nivel alto de domesticación y manejo, pues el hábitat en donde han sido registradas, son huertas y áreas de bosque secundario, posiblemente barbechos en donde fueron asociadas a otros cultivos como yuca o banano y espacios que luego son abandonados para su regeneración. Algunas plantas herbáceas, especialmente del género Colocasia, y Xanthosoma (papa china), especies muy comunes en la alimentación diaria de las familias nativas y colonas, se pueden encontrar en pequeñas extensiones de cultivo dentro de las ajas, junto a la yuca y las diferentes variedades de banano, pues son parte de la dieta diaria de las familias colonas y nativas, estas especies también se destacan por su facilidad de cultivo y manejo agrícola, razón por la cual son fáciles de conseguir durante todo el año.

14


2%

7%

B.P

7%

30%

21%

B.S HUER.

33%

SILV.

BS-HUER BS-HUER-SILV.

Figura 2. Hábitat de las especies vegetales consumidas en alimentación en Nangaritza. BP= Bosque Primario, BS= Bosque Secundario, HUER= Huerto, SILV = Silvopasturas, Peces Los peces representan el alimento proteico más importante en la dieta de los Shaur, los estudios realizados por Quezada et al. (1999) encontraron en Nangaritza 11 especies de peces, de las cuales el 90 % son consumidas como alimento. Cada una de estas especies tiene un hábitat bien definido que incluyen corrientes fuertes, caudales suaves de aguas clara y con abundante oxigenación y aguas profundas y obscuras. Estudios realizados citan algunas especies que encuentran distribuidas a lo largo de los afluentes y cauce principal del río Nangaritza y tienen diferentes preferencia de habitas, así por ejemplo especies como Lesbiasima elongata (Zumba) solamente se la puede encontrar en las partes bajas del río, mientras que: Esternopibus mecrudus (Culebrilla) es un pez cuyo hábitat se limita a las aguas profundas y obscuras, y Dimelodelo yunsenses (Anguilla) un pez muy apetecido por su tamaño y sabor se encuentra en todo el cauce principal. En el Cuadro 1 se muestra el hábitat principal y la distribución local y regional; tres de los géneros tienen amplia distribución en los ríos de la amazonía, Brycon, Rhadia, y Crenichla mientras que el género Parodon sp se lo reporta para los ríos de Venezuela, como se ve en el cuadro 1.

15


Cuadro. 1. Principales especies de peces registradas a lo largo del cauce del río Nangaritza

Nombre científico Lesbiasima elongata Hemibrycon jabonero

Nombre local Zumba

Blanco

Brycon atrocaudatus

Boca Chica

Parodon sp.

Pez Rayado

Distribución Podocarpus y cordillera del Cóndor Todo el cauce río Nangaritza (cauce principal) Ríos tropicales del Ecuador y parte del Perú, todos los afluentes del Nanga. Región Oriental- Río Nucpatacaime, Todos los ríos tropicales de América, quebradas pequeñas del R. Zurmi Todo el cauce río Nangaritza (cauce principal) en menor cantidad y quebradas pequeñas mayor cantidad Región Oriental- alta población en Nangaritza

Rhadia quelen

Bagre

Dimelodelo yunsenses

Anguilla

Esternopibus mecrudus

Culebrilla

Chaestoma sp

Corroncho

Ríos tropicales cauce principal del Nanga.

Pseudocetopsis plumbeus

Ciego

Región amazónica, ríos caudalosos, partes bajas del río Nangaritza

Grenicichla lucius

Chui

Alto amazonas, toda la región amazónica

Aequidens zamoriensis

Vieja o Mojarra

Alto amazonas, Zamora Chinchipe

Hábitat Parte baja del río Nangaritza, cauce caudaloso, con mucho oxígeno Remolinos, aguas bastante obscuras y profundas 16 Ríos y Q. caudalosas aguas lentas Zonas desplayadas, con poca corriente y pedregosas, aguas claras con buena oxigenación Quebradas, pequeñas, fondos pedregosos, agua limpia y poco caudal Aguas tranquilas, alagunadas con abundante fictoplacton Profundidades del río, difícil de pescar Lugares con fondo rocoso, provisto de grandes piedras donde pasan adheridos Aguas mansas, remanses con bastante zooplanton Caudales fuertes, aguas turbias con fondos pedregosos y abundante sedimento Aguas tranquilas, turbias fondo pedregoso, con abundante limo, orillas con mucha vegetación

Vertebrados terrestres Investigaciones realizadas en el norte de la Amazonía del Perú sobre la preferencia de animales de caza en las comunidades nativas, muestran 15 especies de vertebrados, pertenecientes a la familia Ungulados, Primates, Roedores, Carnívoros y Edentados, de éstos últimos las especies de los Ungulados.


Otros estudios sobre la preferencia de animales de caza por pobladores nativos en comunidades amazónicas citan las siguientes especies Aguti paca, Dasyprocta sp., Tayassu pecari, Mazama americana, Tapirus terrestres, Tayassu tajacu, Penelope spp. Según versiones de pobladores nativos de la Cuenca del Nangaritza, estas especies también son consumidas por ellos, incluyendo la guanta, el armadillo, la guatusa, el zahino y el mono negro, de éstas especies las más frecuentes de conseguir son la guatusa, guanta y zahino. En cuanto a la distribución de las especies, muchas de éstas como Agouti paca, Mazama americana y Tayassu pecari, tiene amplia distribución en la Amazonía, son vertebrados herbívoros, que se alimentan de hojas y frutos (paca y zahino) por lo que dependen del bosque maduro para su sobrevivencia y reproducción (Tirira, 1999); en el caso de Mazama americana y Tapirus sp., que son especies de hábitos herbívoros, aparte de necesitar de una buena oferta de forraje, también necesitan amplios espacios para sus movimientos diarios en busca de alimentación (Campos et al 1999). Conclusiones Los resultados de la investigación bibliográfica muestran un avance en los conocimientos etnobotánicos sobre uso de las especies vegetales y la diversidad ecológica; así como la distribución local de algunas especies. Sin embargo, estos conocimientos son todavía muy limitados para definir proyectos de desarrollo sobre seguridad alimentaria y mejoramiento de la calidad de vida de la nacionalidad Shuar. En el caso de los vertebrados acuáticos se evidencia solo una primera aproximación del conocimiento sobre la diversidad y distribución, y muy poco sobre aspectos cuantitativos sobre las poblaciones animales, usos e importancia como parte de la dieta de las poblaciones locales. Aún no se han reportado investigaciones relacionadas con el uso y estado de las poblaciones de los vertebrados terrestres tanto dentro de la cuenca del Nangaritza y en la Amazonía Sur. Perspectivas de investigación y conservación Esta rápida revisión de conocimientos nos da una primera aproximación de los recursos biológicos (flora y fauna) de mayor relevancia para la seguridad alimentaria de los Shuar y colonos de la cuenca del Nangaritza y de la Amazonía sur del Ecuador. Se nota un gran vacío de conocimientos sobre poblaciones, hábitats, zonas de reproducción, etc., de los vertebrados, que son fuente importante fuente de proteínas. Además de la presión de caza y pesca de la creciente población, existen otros factores que ponen en alta vulnerabilidad los recursos faunísticos de la zona y consecuentemente la oferta de productos alimenticios silvestres: a) el impacto directo de la extracción de madera que altera la estructura del dosel forestal; b) la contaminación por mercurio ocasionada por la minería a pequeña escala en la cuenca alta del Nangaritza; la introducción de especies exóticas como tilapia Oreochromis sp., rana toro Leptodactylus pentadactylus y otras especies introducidas que influyen directamente en las poblaciones de las especies nativas, al colonizar

17


(invadir) los hábitats naturales o alterar las cadenas tróficas por aumento de la depredación; d) la conversión de áreas de bosque para establecimientos de pastizales. Entonces, las investigaciones para la conservación y usos de las especies deben estar orientadas a obtener resultados objetivos y llenar los “nichos vacíos” sobre los cuales no se han iniciado procesos de investigación. Estos estudios permitirán la planificación del manejo de estos recursos, incluyendo su conservación mediante mecanismos que protejan sus hábitats reproductivos y permitan el mantenimiento de poblaciones viables. Se considera los siguientes temas como prioritarios Vertebrados terrestres 

Estudios biológicos rápidos (EBR), para determinar la diversidad de vertebrados terrestres (aves y mamíferos).

Cuantificar la oferta de vertebrados terrestres y su estado de conservación principalmente en áreas cercanas a las comunidades que aún se proveen de carne silvestre para complementar la dieta alimenticia.

Determinar y caracterizar los principales hábitats acuáticos y terrestres con altas probabilidades para la conservación de especies vegetales, vertebrados terrestres y acuáticos.

Peces 

Profundizar los datos sobre abundancia, distribución y características de los hábitats de las especies más importantes a nivel de la cuenca y complementar con estudios de calidad de agua.

Iniciar investigaciones sobre niveles de consumo y estado las poblaciones.

Es importante el estudio de la ecología reproductiva in situ, de las especies con alto potencial comercial sobre las cuales ya se ha trabajado en otros sitios de la Amazonía.

Determinar y cuantificar las principales amenazas para la conservación y oferta de peces a los pobladores.

Plantas 

Determinar los ecotipos de especies más valiosas social económicamente con sus características fenótipicas e iniciar procesos de domesticación.

Evaluar el nivel de importancia para usos alimenticios, según la frecuencia de consumo, el aporte nutritivo y disponibilidad en el hábitat.

18


Colectar germoplasma de las especies estudiadas hasta la fecha y establecer colecciones ex situ, fortaleciendo el Jardín Botánico del CEDAMAZ en El Padmi.

Estudio de la fenología de especies promisorias y su productividad, esto debe complementarse con el análisis de especies asociadas; por Ejemplo, agentes dispersores y polinizadores (insectos, aves y mamíferos).

Literatura citada Campos C. Ulloa, A. Rubio, H. 1999. Manejo de Fauna con comunidades Impreandes, Presencia, S.A. Bogota, Colombia. 280 p.

rurales.

Bianchi, C., El Shuar y el Ambiente. 1981. Conocimiento del Medio y Cacería no destructiva. (Mundo Shuar. Quito, Ecuador). Mashinkiash, M. y M. Awak. 1988. La Selva Nuestra Vida: Sabiduría Ecológica del Pueblo Shuar. 2da. Ed. Instituto Bilingüe Intercultural Shuar Bomboiza (Morona Santiago - Ecuador). Abya Yala. Quito-Ecuador. FAO 2010. Conceptos Básicos. Disponible en: www.pesacentroamerica.org. Consultado abril 2010. Phole, P., Rainhardt S. 2004. Indigenous knowledge of plants and their utilization among the Shuar of the lower tropical mountain forest in southern Ecuador. Lyonia. 7:123 – 149. OTCA. 2004. Plan Estratégico 2004-2012. Brasilia, Brasil. 77p. Tirira, D. 1999. Mamíferos del Ecuador. Publicación Especial 2. Museo de Zoología, Centro de Biodiversidad y Ambiente, Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Quito, Ecuador. Arroyo, C., Arauz L., Mora J. 2004. Incidencia de Enfermedades en Pejiyabe (Bactris gasipaes Kunth) para Palmito. Agronomía Mesoamericana 15(1): 61-68. Castillo J. 1994, Estudio Botánico, Fenológico, Distribución Geográfica y Producción del maní de árbol (Caryodendron orynocense Karsten) en la provincia de Sucumbios. Tesis de Ingeniero Forestal. Universidad Nacional de Loja. Santin F. 2004. Ethnobotany of the communities of the upper Rio Nangaritza. Lyonna. 7:105122

19


Servicios Ecosistémicos

El cambio climático y la conservación de la biodiversidad en el Ecuador Nikolay Aguirre1*, Tatiana Ojeda2 y Paul Eguiguren2 1

Profesor del Área Agropecuaria y de Recursos Naturales Renovables, Investigador del Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonia (CEDAMAZ), dirección electrónica: nikoaguirrem@yahoo.com. 2 Investigadores del Proyecto MICCAMBIO *Autor para correspondencia

Introducción A lo largo de sus más de cuatro mil millones de años, la Tierra ha sufrido alteraciones climáticas significativas que han afectado a todas las formas de vida del planeta, pese a que la temperatura media solo ha variado unos cinco o seis grados entre una época y otra. A comienzos del siglo XIX las observaciones de Joseph Fourier y luego de John Tyndall permitieron saber que la Tierra retenía calor y que el gas metano y el dióxido de carbono eran tan opacos que impedían el paso de los rayos infrarrojos, causando un calentamiento natural que luego se lo atribuyó a la quema de combustibles y la emisión de CO 2 (Gómez y Torres 2008). El conocimiento a profundidad de las causas y efectos del cambio climático, ha sido fruto de una serie de acciones globales, entre las que se destacan: i) la Primera Conferencia Mundial sobre el Clima celebrada en 1979, ii) la creación del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), iii) la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), el Protocolo de Kyoto, etc. Estas acciones a más de apoyar al conocimiento científico, también ha permitido incrementar su importancia y sobre todo desarrollar acciones que están permitiendo enfrentar el problema del calentamiento global. Sin embargo, aún existen incertidumbres acerca de qué tan rápido puede cambiar clima, cuáles serian sus posibles consecuencias, cómo hacer para que los países no debiliten sus economías e inviertan más en la solución del problema, entre otras, constituyen aspectos prioritarios que son necesarios conocer para proponer soluciones a mediano y largo plazo, con resultados efectivos. Bajo este panorama, el tema del cambio climático está siendo internalizado en la mayoría de los sectores de la sociedad, que van desde la academia hasta el nivel de los estados. De esta manera se puede evidenciar; por un lado países que están fomentando una serie de estudios, investigaciones, programas y proyectos tendientes a discernir todas estas inquietudes y a conocer las interacciones del clima con los sistemas humanos, marinos, aéreos y terrestres; por otro lado, existen países que ya están utilizando la información generada en las investigaciones para diseñar políticas destinadas a adaptarse y mitigar el problema, con el fin de reducir su vulnerabilidad y aprovechar las oportunidades que podrían darse con el cambio climático.

20


Con el presente artículo, se pretende presentar un breve estado del arte del tema del cambio climático y su relación con la conservación de la biodiversidad en el Ecuador. Además, pretende presentar ejemplos de acciones concretas a nivel internacional, nacional y local relacionados que pueden ayudar al mejoramiento del conocimiento y entendimiento del tema y sobre todo para disponer de argumentos para diseñar estrategias locales de adaptación y mitigación. El cambio climático, causas y consecuencias. El IPCC define el cambio climático como cualquier cambio del clima en el transcurso del tiempo ya sea de forma natural o como resultado de actividades humanas; mientras tanto la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, complementa que el cambio del clima se atribuye directa o indirectamente a las actividades humanas que alteran la composición de la atmósfera mundial sumado a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables (IPCC 2001). Una de las principales causas del cambio climático es el incremento de Gases de Efecto Invernadero (GEI) generado mayormente por actividades humanas, entre las principales actividades que se pueden citar: la quema de combustibles fósiles, la deforestación, el cambio de uso del suelo, etc. (IPCC 2007, BM 2009, FAO 2009, Richardson et al. 2009, Risto et al. 2009). Los GEI1 atrapan la radiación solar de onda larga causando un efecto de calentamiento gradual alrededor de la Tierra, una vez que éstos llegan a la atmósfera no desaparecen, permaneciendo allí durante décadas (CAN 2007, IPCC 2007, CORDELIM 2008). Los GEI han experimentado un aumentado progresivamente en los últimos 100 años. Debido principalmente a las altas emisiones de CO2 que se han incrementado en un 80 % entre 1970 y 2004; y por el incremento en las concentraciones mundiales de CH4 y N2O derivadas de las actividades humanas con mayor intensidad a partir de la revolución industrial (IPCC 2007, UNFCCC 2007, BM 2009a). A pesar que América Latina contribuye únicamente con el 5,3 % de las emisiones de CO2 mundial y su participación en el calentamiento global es mínimo, siendo el Ecuador constituye uno de uno de los países con menos emisiones per cápita (SGCAN et al. 2007, SENPLADES et al. 2007). Según el Banco Mundial (2009b), los países en vías de Desarrollo (PVD), están mayormente amenazados a los impactos del cambio climático, en razón que presentan menos capacidad de resistencia a los riesgos climáticos. Predicciones de los impactos del cambio climático en la región del pacifico ecuatorial argumentan que la precipitación anual en esta región se incrementará en al menos un 20 % (Bates et al. 2008). De esta manera, fenómenos como el Niño que ocurrió entre los años 1997-1998 que afecto severamente al Ecuador, con pérdidas económicas que superaron los 2,8 billones de dólares (ver detalles en la Figura 1). También a inicios del 2008, el Ecuador sufrió una las peores lluvias e inundaciones de su historia, las cuales afectaron a 13 provincias donde se presentaron considerables pérdidas en los sectores agropecuarios y de infraestructura, cuyos efectos se sintieron especialmente en las

1

Los GEI, constituyen: CO2, N20, CH4, HFCs, PFCs, SF6

21


zonas rurales, y los productores, parceleros y jornaleros agrícolas fueron los mayormente afectados (Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas 2008).

22 Perú

Bolivia

Figura 1. Daños en porcentajes ocasionados por el Fenómeno de el Niño en Ecuador, 19971998 (Naciones Unidas 2009). Según la Dirección Nacional de Cambio Climático, Producción y Consumo Sustentable (DNCCPCS), en el Ecuador el cambio climático se evidencia a través de cambios en la distribución temporal y espacial de la precipitación (ver figura 2), en el incremento sostenido de la temperatura, en mayores frecuencias e intensidades de eventos climáticos extremos, en el retroceso de los glaciares y en el incremento del nivel del mar. Lo cual conllevará a la generación de inundaciones, sequías, deslizamientos; afectación en la provisión de agua en los sectores urbanos, rurales, agrícolas, energéticos y para los ecosistemas; intrusión de agua salada a las cuencas hídricas y los acuíferos (DNCCPCS 2009). Con relación a los patrones de humedad según el GTP (2006 y 2008) en el Ecuador las zonas húmedas disminuirán; mientras que las zonas secas aumentarán en aproximadamente 14%, sobre todo en provincias como El Oro, Guayas, Manabí, Chimborazo, Bolívar y Loja. Por otro lado, también se prevén disminuciones de cultivos, manglares, áreas urbanas y suministro de agua, con pérdidas económicas que pueden fácilmente superar los USD 2 billones (BM 2009, CEPAL 2009).


23

Figura 2. Valores de cambio de la precipitación en el Ecuador serie 1960-2006. Donde se puede observar variaciones de los patrones, aumentos en la zona central costera y disminuciones en la Amazonía (DNCCPCS 2009). El cambio climático y biodiversidad El cambio climático es un factor determinante para la dinámica de la biodiversidad mundial. De esta manera Risto et al. (2009) señalan que los ecosistemas forestales serán afectados en su capacidad para producir bienes y servicios ecosistémicos, mismos que son esenciales para el bienestar humano. La FAO (2009) por su parte añade que aún no es posible predecir con certeza cuál será el impacto futuro del cambio climático en la salud, crecimiento, distribución y composición de determinados bosques, en razón que estudios y proyecciones climáticas locales no son abundantes. Lo que está claro, es que las interacciones entre factores bióticos y abióticos son impredecibles. La presión sobre la fauna y la flora de ecosistemas con climas particulares como las regiones tropicales será mucho mayor. En estos ecosistemas, se pronostica el reemplazo de bosques tropicales por sabanas, mientras que las zonas semiáridas tendrán cambios de vegetación de tierras áridas, lo que conduciría a pérdidas en la biodiversidad regional y la posible extinción de especies (IPCC 2007, PNUMA 2007, Devall 2009). Según el Banco Mundial (2009), en América Latina se localizan cinco de los diez países con mayor biodiversidad del planeta, y son precisamente Brasil, Colombia, Ecuador, México y Perú, donde la fauna nativa se encuentra en mayor peligro de extinción. Una de las zonas de mayor biodiversidad del mundo corresponde el Este de los Andes, por lo que es muy posible que el cambio climático afecte drásticamente la supervivencia de las especies que se localizan en esta área, afectando sus no solo su dinámica poblacional, sino también su distribución espacial. Para el caso especifico de los ecosistemas andinos del Ecuador, el GTP (2006 y 2008) menciona que los ecosistemas de páramo reaccionarán frente al cambio climático mediante el


desplazamiento, adaptación (ya sea en términos de cambios evolutivos o adaptaciones fisiológicas) o extinción local de las especies que lo conforman. A escala local estos mecanismos pueden interactuar y derivar en alteraciones en las composiciones y funciones de las comunidades vegetales de los ecosistemas alto-andinos. Por ejemplo, desplazamientos abruptos en la distribución de especies pueden resultar en altas tasas de extinción; así como importantes modificaciones en la fenología y fisiología de las especies. Todo esto tendrá impactos que estarán directamente relacionados a la calidad de vida de los ecuatorianos y la integridad de los ecosistemas (DNCCPCS 2009). Estrategias globales y locales para enfrentar el cambio climático Las dos estrategias más ampliamente difundidas como mecanismos de respuesta al cambio climático, constituyen la mitigación y la adaptación. La mitigación hace referencia a la reducción de los Gases Efecto Invernadero, mientras que la adaptación consiste en la preparación para soportar los impactos del cambio climático. La adaptación al cambio climático, es el ajuste de los sistemas naturales o humanos para reducir en forma sostenible muchos de los impactos adversos de ese cambio y aumentar los impactos beneficiosos, aunque ambos tienen su costo y dejan daños residuales (IPCC 2001, Klein et al. 2007, Risto et al. 2009). La adaptación es una actividad que debe estar estrechamente conectada con la políticas de mitigación (Risto et al. 2009), y requiere ser planteada como una estrategia a mediano o largo plazo de forma sostenida, según cada sector o sistema. Por lo tanto, es importante enfocar las políticas y medidas de adaptación con un horizonte temporal adecuado y considerarlas como un proceso interactivo y continuo (OECC, 2007). La mitigación es una intervención antrópica destinada a reducir las fuentes de Gases de Efecto Invernadero (Klein et al. 2007). Debe estar relacionada a la generación de políticas y tecnologías que permitan limitar y evitar las emisiones de GEI, al igual que una serie de actividades encaminadas a eliminar dichos gases de la atmósfera. Las medidas de mitigación que se pueden desarrollar están enfocadas a mejorar la eficiencia del suministro, distribución y reemplazo de carbón por gas, energía nuclear, calor y energía eléctrica renovables; manejo de los cultivos y de las tierras de pastoreo para incrementar el almacenamiento de carbono en el suelo; y el secuestro de carbono a través de la forestación; reforestación; gestión de bosques naturales y disminución de la deforestación (IPCC 2007, CORDELIM 2008). La implementación de medidas de adaptación y mitigación, dependen de la disponibilidad de información y tecnología y sobre todo de las circunstancias socioeconómicas y ambientales de una región (IPCC 2007, Klein et al. 2007, Risto et al. 2009). Según la OIMT (2009) el sector forestal especialmente el relacionado con el ordenamiento forestal sostenible de los bosques debe ser parte de todo sistema que busque reducir las emisiones (adaptación y mitigación) derivadas del uso no sostenible de los bosques tropicales. Avances del cambio climático en el Ecuador A partir del año 1993, se consolida el tratamiento del cambio climático en el Ecuador. Pues a partir de esta fecha se inicia el Proceso del Cambio Climático en Ecuador (llamado PCCE),

24


mismo que empezó con la ratificación del país a la CMNUCC en 1994 y la firma del Protocolo de Kyoto en 1998. El PCCE direcciono sus acciones al análisis de los posibles impactos del cambio climático, al mejorar de la capacidad de adaptación para enfrentarlos, a la definición de alternativas de respuestas y al cumplimiento de los compromisos internacionales asumidos. Para ello en 1999 se creó el Comité Nacional del Clima (CNC), que estuvo a cargo del tema de cambio climático en el país por casi una década; en la actualidad sus atribuciones, funciones y representaciones han sido asumidas por la DNCCPCS del MAE. Como parte de los compromisos adquiridos por Ecuador en la CMNUCC en 1998, se presentó la Primera Comunicación Nacional en el 2001, que integra los resultados de estudios de vulnerabilidad nacional por sector e incluye una serie de proyectos y programas para enfrentar el cambio climático. No obstante, debido a las continuas crisis de gobernabilidad que ha sufrido el Ecuador, han dificultado su implementación en el largo plazo (Dumas 2007). En la Actualidad el país está preparando la Segunda Comunicación Nacional, a ser presentada en la Décimo Quinta Conferencia de las Partes de la CMNUCC. El Gobierno Ecuatoriano ha declarado a la adaptación y mitigación del cambio climático como Política de Estado, siendo el MAE el encargado de liderar la Política Ambiental Nacional, cuya política 3 consiste en Gestionar la adaptación de ecosistemas y poblaciones frente al cambio climático; asimismo es el responsable de la formulación y ejecución de la Estrategia Nacional sobre Cambio Climático que entre otros aspectos incluye un componente principal sobre la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD) cuyos ejes principales son el fortalecimiento de la capacidad científica nacional para la investigación; vigilancia del sistema climático; mitigación de emisiones de GEI y adaptación al cambio climático; y, fomento de capacidades institucionales y concienciación ciudadana sobre el cambio climático (DNCCPCS 2009). El Plan Nacional de Desarrollo 2007 – 2010, también cita al cambio climático entre una de sus políticas, así como la reducción de la vulnerabilidad y el desarrollo de una respuesta frente a sus efectos, que incluye la prevención, reducción y mitigación, a través de la promoción de información, el fortalecimiento del marco institucional, la mejora de los procesos de negociación internacional, la reducción de la vulnerabilidad social asociada y el aprovechamiento de incentivos económicos y otras herramientas de gestión. Junto a estas políticas, existen 25 proyectos de MDL con los que Ecuador participa en áreas como la energía hidroeléctrica, eficiencia energética mediante la utilización de focos ahorradores, manejo de residuos porcinos, rellenos sanitarios, entre otros. En el cuadro 1 se indican algunos proyectos e iniciativas gubernamentales tanto para adaptación como para mitigación del cambio climático.

25


Cuadro 1: Iniciativas relacionadas con la adaptación y mitigación del cambio climático en diferentes sectores en el Ecuador. Adaptación Adaptación al Cambio Climático a través de una efectiva gobernabilidad del Agua en Ecuador (PACC)

Adaptación al Impacto del Retroceso Acelerado de Glaciares de los Andes Tropicales (PRAA)

Mitigación Socio Bosque

Reducción de la contaminación ambiental, racionalización del subsidio de combustibles del transporte público y su chatarrización Campaña de promoción y capacitación sobre el Mecanismo de Desarrollo Limpio del MAE Plan Nacional de Forestación y Reforestación Estrategia Quiteña ante el Cambio Climático (EQCC)

Iniciativa que incorpora consideraciones sobre adaptación en las prácticas de manejo hídrico, a través de la integración del riesgo climático en dicho sector, en los planes de desarrollo nacionales y locales, así como en el diseño e implementación de medidas de adaptación, y en el manejo de la información y la gestión del conocimiento. Su enfoque de intervención es nacional y provincial, para ello se han priorizando el trabajo en cuencas hidrográficas de las provincias del Azuay, Loja, Manabí y Los Ríos. Iniciativa que persigue el fortalecimiento de la capacidad de resiliencia de los ecosistemas y economías locales. Además se orienta al manejo sostenible y la conservación de páramos y microcuencas circundantes al volcán Antisana, y otras áreas que proveen de recursos hídricos al Distrito Metropolitano de Quito. El área de intervención corresponde a las microcuencas vinculadas a los glaciares del nevado Antisana, correspondientes a los ríos Papallacta, Blanco Grande, Quijos y Antisana. Iniciativa nacional que tiene como finalidad proveer incentivos económicos para la conservación de bosques nativos y ecosistemas de páramos. Ello como mecanismo vinculado para lograr reducir la deforestación y aliviar la pobreza en los sectores forestales y sociales más vulnerables. Programa que tiene como finalidad reducir la contaminación a través del mejoramiento de la eficiencia en el transporte público. Mediante la entrega de incentivos financieros a los transportistas para que puedan adquirir vehículos nuevos y de mayor eficiencia con relación al consumo de combustibles. Los vehículos que han cumplido con su vida útil serán ingresados a un proceso de fundición de chatarra.

Esta iniciativa tiene como finalidad aumentar la participación del sector público en el mercado de carbono y generar conciencia que fomente la eficiencia energética. Para ello se han implementado un sinnúmero de procesos de capacitación dirigida a los gobiernos locales e instancias ministeriales. Iniciativa nacional que pretende el establecimiento de un millón de hectáreas de plantaciones forestales en los próximos 20 años; como mecanismos de mitigación y captura de CO2 y como estrategia para dinamizar la economía campesina. Iniciativa que está pretende reducir las emisiones y fomentar la capturar de GEI mediante el uso de tecnologías y buenas prácticas ambientales. La estrategia priorizara los siguientes cinco sectores: i) energía, ii) procesos industriales, iii) agropecuario, iv) desechos, y v) uso del suelo, cambio en el uso del suelo y silvicultura.

Fuente: DNCCPCS 2009.

26


Investigación relacionada con el cambio climático y la biodiversidad. Durante la última década este de tipo de investigación ha tenido un crecimiento exponencial, evidenciándose el continuo y creciente interés por conocer los posibles impactos del cambio climático en la biodiversidad. En general, la mayoría de las investigaciones están dirigidas a conocer cómo se verán afectados las especies de flora y fauna, sus hábitats, los ecosistemas y los seres humanos, con la ocurrencia más frecuente de eventos climáticos. Además con la generación de información se persigue mejorar el conocimiento de tal manera que permita diseñar estrategias para hacer frente al calentamiento global y soportar asesoría a niveles de tomadores de decisiones. Uno de los temas que ha merecido especial, constituyen los estudios relacionados con el monitoreo, sobre todo aquellos relacionados con el seguimiento del comportamiento del clima en diferentes escenarios y sobre la base de elementos de la biodiversidad. A continuación se presentan algunas iniciativas que actualmente están consolidadas y se constituyen redes a nivel internacional. a. Environmental Change Network (ECN), programa integrado para el monitoreo y la investigación ambiental en una variedad de lugares dentro del Reino Unido. Tiene la finalidad de identificar los cambios medioambientales naturales y aquellos inducidos por el ser humano; así como mejorar el entendimiento de las causas de este fenómeno para poder predecir eventos futuros (ECN 2009). b. Scadinavian Circumarctic Network of Terrestrial Field Bases (SCANNET), constituye una red de base de datos terrestre, que realiza investigaciones para colaborar al mejoramiento de las observaciones comparativas y al acceso de información del cambio climático. Además busca facilitar la investigación de estos cambios y sus implicaciones en el norte de Europa y en otras regiones con interés (SCANNET 2009). c. The Mountain Research Initiative (MRI), constituye una iniciativa científica multidisciplinaria que se centra en los problemas de cambio globales en las regiones montañosas alrededor del mundo. Su finalidad es descubrir el cambio medioambiental global en estos ambientes y definir sus consecuencias para las regiones (IHDP e IGBP 2008). d. Global Terrestrial Observing System (GTOS), programa creado para observar, modelar y analizar ecosistemas terrestres, asi como para apoyar el desarrollo sustentable. Facilita el acceso a la información sobre los ecosistemas terrestres para que investigadores y políticos puedan descubrir y manejar el cambio global y regional (GTOS 2008). e. The Global Mountain Biodiversity Assessment (GMBA), iniciativa que explora y explica la gran riqueza biológica de las montañas del mundo, su función y el alto cambio de la biosfera a nivel global (GMBA 2000). f. The Global Observation Research Iniciativa in Alpine Enviroments (GLORIA), constituye una red mundial, cuya finalidad es la investigación y el seguimiento global

27


de los ambientes alpinos. En la actualidad forman parte de esta red alrededor de 80 sitios piloto de observación en las principales cordilleras del planeta (GLORIA 2009). Entre los resultados que está persiguiendo está red se manifiestan: i) suministrar datos estándares cuantitativos sobre las diferencias altitudinales en la riqueza de especies, composición específica, cobertura de la vegetación, temperatura del suelo y período de innivación en las cordilleras de todo el mundo; y ii) calibrar los riesgos potenciales de pérdidas de biodiversidad por causa del cambio climático mediante la comparación de los patrones actuales de distribución de las especies y sus comunidades con los factores ambientales, a lo largo de gradientes biogeográficas. Lo cual, permitirá detectar cambios inducidos por el clima en la cobertura y composición de la vegetación, así como en la migración de las especies. Finalmente con toda esta información se podrá construir simulaciones de situaciones ante los diversos riesgos de pérdida de biodiversidad e inestabilidad de los ecosistemas (Pauli et al. 2003). Como parte de la iniciativa internacional GLORIA, en el Ecuador y concretamente en la Región Sur del país, la Universidad Nacional de Loja está desarrollando el proyecto de mediano y largo plazo, llamado Monitoreo a largo plazo del impacto del cambio climático en la biodiversidad de ecosistemas de páramo en el Parque Nacional Podocarpus, Provincia de Loja, Ecuador (MICCAMBIO). Este proyecto ha sido formulado para el cumplimiento de los siguientes objetivos:  Seleccionar e instalar tres sitios pilotos permanentes en los páramos del Parque Nacional Podocarpus como escenario para el monitoreo a largo plazo de los impactos del cambio climático en la región sur del Ecuador.  Evaluar a largo plazo los cambios en la biodiversidad de los páramos del Parque Nacional Podocarpus como consecuencia de las anomalías ocasionadas por el cambio climático.  Conocer el impacto del cambio climático en la biodiversidad de ecosistemas de páramos, y desarrollar estrategias de adaptación para la conservación de la biodiversidad de la región sur del Ecuador. Consideraciones finales del rol de la investigación frente al cambio climático La investigación de los impactos del clima ha experimentado un desarrollo considerable a partir del Segundo Informe de Evaluación del IPCC publicado en 1996. Condición que ha mejorado la comprensión sobre la vulnerabilidad al cambio climático de los diversos sistemas ecológicos y humanos (IPCC 2001). Según la ECN (2009) los programas de monitoreo a largo plazo proveen una valiosa evidencia científica, que demuestra la realidad del cambio climático y sus impactos; pues a partir de este conocimiento se dispone de insumos que pueden ser por tomadores de decisiones y la sociedad en general. Sin embargo, la investigación en el tema del cambio climático se ha caracterizado por diferentes enfoques e intereses particulares, por ello todavía hace falta que el conocimiento generado sea integrado y traducido en mensajes claros.

28


En el Ecuador los estudios formales sobre el cambio climático llevan alrededor de dos décadas y se han inventariado mas 60 casos entre estudios, investigaciones y metodologías (Cáceres 2001). La mayoría de los estudios están relacionados al retroceso de los glaciares en razón que su dinámica constituyen buenos indicadores de la tendencia climática (GTP 2008); por otro lado existen pocos relacionados con la flora y fauna del país y con la vulnerabilidad de poblaciones rurales e indígenas frente a este fenómeno. Si bien es cierto, que existe un buen conocimiento del tema en el país, sin embargo aún falta mucho que investigar, sobre todo para entender su conectividad con otros elementos como por ejemplo la biodiversidad. En este contexto, Dumas (2007) manifiesta que no se dispone de los suficientes datos sobre los posibles impactos a nivel local del cambio climático, ni sobre los costos de adaptación; además identifica que este vacío de información se debe principalmente: i) al divorcio entre la academia y la construcción de políticas, ii) a la fragmentación y competencia académica, iii) a la fragmentación entre ONG’s y donantes, que impulsan iniciativas simultáneas pero sin coordinación, y iv) a la indiferencia de los sectores privado, financiero, productivo, aseguradores, entre otros. Es importante continuar generando información con respecto al cambio climático y su influencia en los diferentes escenarios del país, lo que requiere la colaboración de las universidades, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales y la sociedad en general. En razón que es imprescindible fomentar la interacción entre diferentes entidades que faciliten la transferencia de información que puede servir como línea base para estudios más detallados. Así mismo es fundamental la creación de protocolos que permitan la aplicación de una metodología estándar y faciliten la comparación y análisis de datos al trabajar a un mismo nivel de detalle. En los últimos años en el Ecuador se han dado algunos pasos importantes frente al cambio climático. Sin embargo, aún falta mucho más, ya que los gobiernos locales aún no le dan la relevancia necesaria al problema. Además se debe recordar que nos encontramos en desventaja frente a los países industrializados que tienen mayor capacidad para adquirir nuevas tecnologías que les permitirán adaptarse de mejor manera. Finalmente, especial atención merece considerar las nuevas oportunidades que existen alrededor del cambio climático. Por ejemplo, se debe considerar la enorme ventaja que como país megadiverso se tiene frente a otros; para ello, actividades como el uso y la diversificación de sistemas productivos sostenibles basados en la biodiversidad, la recuperación de cultivos tradicionales y la producción de servicios ecosistémicos deben ser ampliamente consideradas. Agradecimientos Se desea dejar presente un sincero agradecimiento a la Universidad Nacional de Loja por el soporte financiero para la ejecución del proyecto MICCAMBIO. Literatura citada Bates, B; Kundzewicz, Z; Wu, S; Palutikof, J. 2008. El Cambio Climático y el Agua. Documento técnico del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, Secretaría del IPCC, Ginebra. Disponible en: www.ipcc.ch. (Consultado 26.06.09)

29


Banco Mundial. 2009a. Desarrollo con menos carbono. Respuestas Latinoamericanas al desafío del cambio climático. Disponible en: www.bancomundial.org (Consultado 01.06.09) Banco Mundial. 2009b. Desarrollo y cambio climático. Versión preliminar. Disponible en: www.bancomundial.org (Consultado 20.09.09) Comunidad Andina de Nacionaes (CAN). 2007. Clima Latino. Disponible en: www.comunidadandina.org (Consultado 05.06.2009) Cáceres L. 2001. Cambio climático. Disponible en: www.ambiente.gov.ec (Consultado 26.10.09) CORDELIM (Corporación para la Promoción del Mecanismo de Desarrollo Limpio del Ecuador). 2008. El fenómeno del calentamiento global. Disponible en: www.cordelim.net. (Consultado 03.05.08) Dumas, J. 2007. Necesidades de adaptación y mitigación para enfrentar el cambio climático en Ecuador. Revista ambiente y desarrollo. 23 (2): 48 - 49, Santiago de Chile. Devall, M. 2009. Efectos del cambio climático mundial en los árboles y arbustos raros. Revista UNASYLVA. Volumen 60. Disponible en: http://www.fao.org (Consultado 01.07.09). DNCCPCS. 2009. El cambio climático en el Ecuador. Información Ministerio del Ambiente. Environmental Change Network (ECN). 2009. Climate change impacts evidence from ECN sites. Consultado 19.06.09. Disponible en www.ecn.ac.uk Food and Agriculture Organization (FAO) 2009. Revista internacional de silvicultura en industrias forestales. Vol 60. Disponible en: www.fao.org/forestry/unasylva (Consultado 01.07.09) Gómez, A.; Torres, J. 2008. Adaptación al cambio climático: De los fríos y los calores en los Andes: Experiencias de adaptación tecnológica en siete zonas rurales del Perú. Lima, Perú. 154 p. Disponible en: www.crid.org.cr (Consultado 17.06.09) Grupo de Trabajo en Páramos del Ecuador (GTP) 2006. Investigaciones biofísicas en el Páramo. Disponible en: http://paramosecuador.org.ec. (Consultado 12.07.09) Grupo de Trabajo en Páramos del Ecuador (GTP) 2008. Cambio Climático. Disponible en: http://paramosecuador.org.ec. (Consultado 12.07.09) International Panel Climate Change (IPCC) 2001. Tercer Informe de Evaluación Cambio climático 2001. Impactos, adaptación y vulnerabilidad. 92 p. International Panel Climate Change (IPCC) 2007. Cambio climático 2007: Informe de síntesis. Contribución de los Grupos de trabajo I, II y III al Cuarto Informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. Disponible en: http://www.ipcc.ch. (Consultado 12.07.08) Naciones Unidas. 1992. Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Nueva York. EE.UU. 26 p. Naciones Unidas, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Organización Meteorológica Mundial, Organización Mundial de la Salud, Instituto de las Naciones Unidas para la Formación Profesional e Investigaciones, y Secretaría sobre el Cambio Climático. 2004. Carpeta de información sobre el cambio climático. Disponible en unfccc.int (Consultado 20.05.08) Naciones Unidas. 2009. Cambio climático y desarrollo en América Latina y el Caribe: una reseña.

30


Organización Internacional de Maderas Tropicales (OIMT). 2009. Cambio de clima para los bosques tropicales. Revista de la OIMT de la actualidad forestal tropical. disponible en: http://www.itto.int/es/tfu/ (Consultado 15.06.09) Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA). 2008. Evaluación de la Seguridad Alimentaria en las Áreas Afectadas por las Inundaciones en las provincias de Los Ríos, Guayas, Manabí, El Oro y Bolívar. Disponible en http://issuu.com (Consultado 04.10.09) Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) 2007. Cambio Climático y Diversidad Biológica. Disponible en: www.biodiv.org (Consultado 05.13.09) Richardson, K; Steffen, W; Schellnhuber, H; Alcamo, J; Barker, T; Kammen, D; Leemans, R; Liverman, D; Munasinghe, M; Osman-Elasha, B; Stern, N; Wæver,O. 2009. Climate Change, Risks, Challenges y Decisions. disponible en: www.iaurani.org (Consultado 30.06.09) Risto Seppälä, Alexander Buck and Pia Katila (eds.) 2009. Adaptation of Forests and People to Climate Change. A Global Assessment Report. IUFRO World Series Vol. 22. Helsinki. 224 p. Disponible en www.iufro.org (Consultado 20.06.09) United Nations Framework Convention on Climate Change (UNFCCC) 2007. Unidos por el clima. Disponible en: www.sscip.org. (Consultado 26.06.09).

31


Investigación para proveer servicios ecosistémicos a la población de Zamora Chinchipe, Ecuador Walter Apolo B. Docente Investigador de la Universidad Nacional de Loja, Coordinador de Proyectos del Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonia (CEDAMAZ), dirección electrónica: waapolo@hotmail.com.

32 El problema enfocado: La calidad de vida de la población de la Amazonía Sur del Ecuador, particularmente de Zamora Chinchipe requiere el acceso a agua de calidad, la conservación y uso de su biodiversidad en general y en particular de la agrobiodiversidad; así como de escenarios naturales para el turismo y la recreación. Una tasa de deforestación de 2,38% para el periodo 1996-2001, que probablemente se ha incrementado, como producto del cambio de cobertura vegetal natural a agroecosistemas, está disminuyendo la capacidad para producir los servicios antes mencionados. Este artículo es una revisión de conocimientos generados, propuestas y acciones realizadas en la provincial de Zamora Chinchipe en cuanto a asignación de territorios para la conservación y regulación del agua, conservación y aprovechamiento de la biodiversidad, la gestión de riesgos, la recreación y el turismo. Se evidencia que hay algunos avances en la investigación para la conservación de la biodiversidad, sin embargo, casi nada existe en cuanto a la conservación de agua y la gestión de espacios naturales para el turismo y la recreación, más allá del Parque Nacional Podocarpus. Es necesario desarrollar conocimientos que permitan un ordenamiento territorial que incluya la conservación de ecosistemas para la producción de bienes y regulación del agua, la conservación de la biodiversidad, desarrollo del turismo y la recreación como parte del desarrollo sostenible de la Provincia de Zamora Chinchipe. Palabras calves: Servicios ecosistémicos, Zamora Chinchipe, Áreas protegidas Abstract The life quality for population of Amazonia south of Ecuador, particularly Zamora Chinchipe, requires access to pure water, conservation and use of biodiversity in general, and in particular to the agro-biodiversity, as well as natural scenarios for tourism and recreation. A deforestation rate of 2.38% for the period 1996-2001, as a result of the change of natural vegetation to agroecosystems, is diminishing the capacity to produce the aforementioned services. This article is a review of knowledge, proposals and actions generated in the province of Zamora Chinchipe for ecosystems conservation and water regulation, conservation and use of biodiversity, risk management, recreation and tourism. There is evidence that some advances have been made in research for the conservation of biodiversity, however, there is almost nothing about water conservation and management of natural areas for tourism and recreation, beyond the Podocarpus National Park. It is necessary to develop knowledge for land use planning, including conservation of ecosystem for goods production and water regulation, biodiversity conservation, tourism


development and recreation as part of sustainable development of Zamora Chinchipe province. Key words: Ecosystem services, Zamora Chinchipe, Protected areas Los servicios ecosistémicos Los autores de la Evaluación del Milenio de los Ecosistemas (2005) definieron los “Servicios Ecosistémicos” (SE) como “los beneficios que la gente obtiene de los ecosistemas”; también se ha definido como “las funciones del ecosistema que sustentan el bienestar humano”. Los ecosistemas naturales, y muchos de los creados por el hombre, producen servicios indispensables para el bienestar humano como agua de buena calidad, mantener y permitir la evolución de especies de plantas y animales, mitigar riesgos naturales, ser espacios para el turismo y la recreación, etc. También proveen al ser humano recursos como frutos, madera y otras materias primas provenientes de plantas, animales, hongos y microorganismos. Según el reporte de la Evaluación del Milenio de los Ecosistemas, a nivel mundial, aproximadamente el 60 % de los servicios eco sistémicos están siendo degradados o usados insosteniblemente. En Zamora Chinchipe, la extensión y diversidad de los ecosistemas poco alterados o no alterados por el hombre, que producen gran parte de los SE, está declinando rápidamente. Condoy y Silva (2006) encontraron una tasa de deforestación para el periodo 1996-2001de 2,38%, con 16 715 ha/año de conversión de bosque natural a otros usos. Por ejemplo, la mayoría de los bosques de riveras y de las zonas planas de los valles de los principales ríos de la provincia (Zamora, Nangaritza, Yacuambi, Chinchipe) han desaparecido por estar localizados en suelos planos, fértiles y útiles para el desarrollo de la agricultura, ganadería y la minería de oro en sus playas. Además de la eliminación o degradación de los SE, la pérdida de bosques conlleva la eliminación de especies de plantas y animales y la emisión de CO2 a la atmosfera, el 70 % de las emisiones de CO2 son causadas por el cambio de uso del suelo (Sáenz 2005). La principal razón para esta desaparición o degradación de los bosques es que no han existido políticas y planes para el buen uso de la tierra; y, porque se ha subestimado su importancia como valor intrínseco, económico (de mercado) y social. Por ejemplo, en los planes y proyectos de desarrollo no se valora la presencia de ecosistemas naturales como contribución a la conservación de la biodiversidad, como infraestructura de turismo y recreación, para la prevención de inundaciones y producción de agua de buena calidad; al contrario, los planes y proyectos de desarrollo sobre estimulan las actividades tradicionales agropecuarias que cambian el uso de la tierra, muchas veces en áreas sin capacidad para tales usos. A esto contribuye la falta de información sobre la diversidad e importancia de los ecosistemas, sus características y su potencial para producir servicios ecosistémicos; así como su valor social, económico y ambiental, lo que permitiría sustentar su conservación antes que sean destruidos o degradados y sea posteriormente necesaria su restauración. La base legal para un ot que promueva la provisión de servicios ecosistémicos La constitución del 2008 establece los derechos de la naturaleza y, en este marco, pretende institucionalizar la prevención de la degradación y la precaución en cuanto al manejo de los recursos, viendo el patrimonio natural más allá de los denominados recursos para contemplar y explotar. Además, considera el agua y la biodiversidad como patrimonio estratégico, lo que

33


constituye un cambio muy importante en la visión del desarrollo y un desafío para la generación de nuevas políticas públicas en el país. En su artículo 404, la Constitución define el “Patrimonio Natural del Ecuador” como único e invaluable e indica que “comprende, entre otras, las formaciones físicas, biológicas y geológicas cuyo valor desde el punto de vista ambiental, científico, cultural o paisajístico exige su protección, conservación, recuperación y promoción”. Así mismo, dispone que “…su gestión …se llevará a cabo de acuerdo al ordenamiento territorial y a una zonificación ecológica. En su Art. 397, literal 4 también dispone “asegurar la intangibilidad de las áreas naturales protegidas, de tal forma que se garantice la conservación de la biodiversidad y el mantenimiento de las funciones ecológicas de los ecosistemas. Adicionalmente, el numeral 5, manda “Establecer un sistema nacional de prevención, gestión de riesgos y desastres naturales, basado en los principios de inmediatez, eficiencia, precaución, responsabilidad y solidaridad”. Gran parte del Patrimonio Natural está incluido en “el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) que garantizará la conservación de la biodiversidad y el mantenimiento de las funciones ecológicas (Art. 405 de la Constitución). A futuro, según el mismo artículo, este sistema se ampliara y “se integrará por los subsistemas estatal, autónomo descentralizado, comunitario y privado, y su rectoría y regulación será ejercida por el Estado”; el cual… “fomentará la participación de las comunidades, pueblos y nacionalidades que han habitado ancestralmente las áreas protegidas en su administración y gestión”. La gestión de los servicios ecosistémicos Las responsabilidades de la gestión de los recursos naturales y de los servicios ecosistémicos están establecidas en la constitución. En efecto, según el Art. 262, numeral primero; los gobiernos regionales autónomos tendrán la responsabilidad exclusiva de “Planificar el desarrollo regional y formular los correspondientes planes de ordenamiento territorial, de manera articulada con la planificación nacional, provincial, cantonal y parroquial”. El Art. 241 reafirma este mandato estableciendo que “la planificación garantizará el ordenamiento territorial y será obligatoria en todos los gobiernos autónomos descentralizados”. Por su parte, el Art. 57, numeral 12, reconoce y garantiza a las comunas, comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas, el “mantener, proteger y desarrollar la diversidad biológica y la agrobiodiversidad; sus medicinas y prácticas de medicina tradicional, con inclusión del derecho a recuperar, promover y proteger los lugares rituales y sagrados, así como plantas, animales, minerales y ecosistemas dentro de sus territorios…”. Adicionalmente, en el Art. 250 se señala que “el territorio de las provincias amazónicas forma parte de un ecosistema necesario para el equilibrio ambiental del planeta. Este territorio constituirá una circunscripción territorial especial para la que existirá una planificación integral …que incluirá aspectos sociales, económicos, ambientales y culturales, con un ordenamiento territorial que garantice la conservación y protección de sus ecosistemas”. Una buena gestión de los SE en cualquier espacio implica un conjunto de acciones de actores con intereses no siempre coincidentes. La superación de los conflictos de interés debe lograrse en los espacios participativos de planificación y generación de consensos que

34


permitan la participación de todos, en igualdad de condiciones, para lograr beneficios colectivos, tanto en el aspecto productivo, como en el ambiental y social. El potencial para la producción y la demanda de SE en Zamora Chinchipe Según Condoy y Silva (2006), en el 2006 la infraestructura natural de la provincia incluía todavía un 66,67% de bosque natural, como se ve en la fig. 1. Una planificación provincial previsora requiere espacios para la producción de servicios indispensables para el buen vivir. Esta visión ya la plantea ECORAE (2001), en la “Zonificación Ecológica y Socioeconómica de la Región Amazónica” donde se sugiere que el 60 % del territorio de Zamora Chinchipe debería estar protegido para la producción de bienes (productos forestales no maderables) y servicios (protección de fuentes de agua, conservación de la biodiversidad, espacios para turismo y recreación, mitigación del cambio climático, etc.). Ver figura 2. Fig. 1. Uso de la tierra en Zamora Chinchipe 2005 Uso del suelo Provincia de Zam ora Chinchipe 1,15% 5,10% 0,04%

15,62%

Bosque natural húmedo Vegetación de páramo M atorral húmedo Pasto Natural/bosque natural Bosque natural/pasto cultivado Cultivos/pasto cultivado Pasto cultivado Pasto cultivado/bosque natural Pasto cultivado/cultivos Area urbana

0,35% 0,10% 0,97% 5,89% 4,11%

66,67%

Figura 2. Propuesta de ECORAE para zonificación de usos de la provincia de Zamora Chinchipe, en porcentaje (Fuente: Condoy y Silva 2006) ZEE de Zamora Chinchipe (Propuesta ECORAE)

19%

2%

19%

ZEE de produccion

ZEE de protección y conserv ación ZEE de recuperación

60%

ZEE de producción de rr nn no renov ables

Figura 3. Zonificación Ecológica y Económica de la provincia de Zamora Chinchipe Fuente: ECORAE, 2001. .

35


Conociendo que la actividad minera artesanal, reiniciada en la década de los 80, ha sido de gran impacto ambiental hasta el momento, y que muy pronto se iniciará la actividad minera a gran escala en la provincia, se requieren estudios sobre el estado y valor de los ecosistemas y sus servicios y recursos, especialmente el agua, biodiversidad y escenarios para el turismo y la recreación. Es necesario generar información que evidencie, a nivel local y nacional, que el mantenimiento de los ecosistemas que producen estos SE es vital para la salud, contribuye al desarrollo social, es una buena inversión económica, favorece el medio ambiente; y, es factible.

Gestión de ecosistemas para la producción de agua para uso en el sector urbano, rural e industrial Las regiones montañosas, como la mayor parte de la provincial de Zamora, son claves como fuentes de agua para consumo humano y otros usos (riego, hidroelectricidad, industria, acuicultura) tanto en las mismas regiones montañosas como en los valles agua abajo pero el mayor impacto del cambio climático podría ser en la cantidad y régimen de los caudales de agua. Por otro lado, la demanda permanente de agua de buena calidad y bien distribuida a lo largo del año será cada vez mayor, para satisfacer las necesidades de la población urbana de las cabeceras provinciales, cantonales y parroquiales, la actividad ganadera, la agroindustria, la acuacultura y la minería. En este contexto, es necesario identificar y proteger los espacios críticos para la provisión futura de este recurso. Al respecto, un estudio de Rollenbeck (2006) mediante radar determinó valores de precipitación de hasta 6000 mm, en las partes altas y expuestas al viento, en la vertiente este de los Andes, en la provincial de Zamora Chinchipe. El mismo autor indica que la frecuencia de nubosidad aumenta con la altura; por ejemplo, a 3200 m la frecuencia de nubosidad es aproximadamente 80 %, del año, coincidiendo con las zonas de mayor precipitación. Consecuentemente, la mayor condensación de neblina o precipitación horizontal se observa entre los 2600 m y 3400.

36


37

Figura 4. Bosque nuboso del Parque Nacional Podocarpus y Planta Hidroeléctrica de San Francisco Bajo las condiciones antes anotadas estos bosques nubosos son de extremada importancia para mantener el recurso hídrico, ya que por su alta pendiente y suelos inestables son propensos a derrumbes, contribuyen buena parte del agua de las crecidas por precipitación directa y la condensación de nubes o intercepción de neblina. Su destrucción implicaría la pérdida de la precipitación horizontal en la época seca y el incremento de los fenómenos torrenciales de los ríos que alimenta en la época lluvia. La conservación de estos ecosistemas permite asegurar una mitigación de fenómenos hidrológicos catastróficos, magnificados por el cambio climático; con impactos sociales y económicos importantes. La protección de los ecosistemas no requiere inversiones mayores pero si identificación de los mismos y la generación e implementación de políticas y normas de protección antes que se destruyan o degraden. Por otro lado, la provincia requiere la identificación y protección urgente de zonas de producción de agua para la población de las nueve cabeceras cantonales, 33 cabeceras parroquiales y otros poblados, así como para la producción acuícola, la recreación y el turismo. Los ecosistemas protegidos productores de agua también ayudarían a mitigar los riesgos de inundaciones y mantendrían óptimas condiciones para la generación de hidroelectricidad en los proyectos ya identificados, ver tabla 1 y otros nuevos. La conservación y manejo de los ecosistemas no alterados debe formar el corazón de las estrategias para mantener un ambiente sano, la adaptación al cambio climático y la provisión permanente de bienes y servicios a una población en constante crecimiento. Hasta ahora, los


cantones que cuentan con ordenanzas de protección de vertientes son Centinela del Cóndor, Yacuambi, Paquisha y Yantzaza. Tienen planificado hacerlo Palanda y Nangaritza. Zamora tiene un fondo Pro-cuencas (Box 2009) y Chinchipe tiene una ordenanza para el manejo sostenible comunitario de la biodiversidad (agua suelo y Aire). Cuadro 1. Proyectos de generación hidroeléctrica identificados en Zamora Chinchipe Potencia instalable Mw

Nombre de la cuenca

Nombre proyecto

Río

Mayo - Chinchipe Santiago

Chinchipe Yacuambi

Palanda Cambana

8,00 Prefactibilidad 0,873 Inventario

Sabanilla

Sabanilla

Sabanilla

20,00

Chorrillos Chorrillos Chorrillos Zamora El Retorno Zamora Bombuscara Bombuscara Bombuscara Fuente: Consejo Provincial de Zamora Chinchipe, 2006

Nivel de estudio

Costo unitario U$/kw 2004 1 500 1 998

Autorizada su ejecución

1 000

3,95 En ejecución 265,00 Inventario 15,50 Anteproyecto

1 240 1 864 1 928

Gestión de ecosistemas para conservación y aprovechamiento de la biodiversidad La conservación de la extraordinaria diversidad biológica de la provincia requiere el mantenimiento de ecosistemas nativos. Con este propósito es indispensable hacer estudios que permitan identificar las prioridades de conservación según criterios como: especies con potencial para la seguridad alimentaria, con alto potencial como cultivos industriales, especies en peligro y endémicas, etc. Un estudio sobre las plantas que producen elementos comestibles en la provincia de Zamora Chinchipe (Cabrera 1979), recolectó y describió 67 especies; de las cuales 62 son árboles y 5 son arbustos, los que pertenecen a 21 familias y 43 géneros. Es necesario proteger esta biodiversidad para desarrollar la economía y la soberanía alimentaria, en un marco de equidad con las generaciones futuras. Al respecto, Gunter et al. (2004) también sugieren el establecimiento y manejo de rodales y la protección de bosques nativos para la producción de semillas forestales. El ordenamiento de usos del territorio provincial debe prever espacios protegidos adicionales a los actualmente existentes como el PNP, para la conservación de las especies animales y vegetales y su diversidad genética, incluyendo:  Especies asociadas a ecosistemas acuáticos como el camarón de agua dulce Macrobrachium spp., peces con potencial o valor económico y social como el Chui Crenicichla mandelbulgeri, caimán Caiman niger, nutria de rio Lutra longicaudis.  Especies de aves de ecosistemas terrestres como los tayos o guacharos Steatornis caripensis, pájaro paraguas Cephalopterus penduliger, trompetero Psophia crepitans,

38


loro pechiblanco Pyrrhura albipectus, así como mamíferos consumidos por las comunidades Shuar y la población mestiza.  Especies vegetales de ecosistemas terrestres como Humiria valsamifera y Digomphia densicoma (arboles raros registrados solo en los Semitepuyes del Nangaritza y en los Tepuyes de Venezuela). Especies que son parte de la seguridad alimentaria de la nacionalidad Shuar como el maní de árbol Caryodendum orinocencis, Hacho (Mauritia flexuosa), maní de bejuco Cayaponia capitata Cogn. ex Harms y otros frutos. Plantas medicinales de uso tradicional y especies maderables con potencial actual y futuro. Especies de Podocarpus todavía no protegidas P. guatemalensis y P. tepuiensis. Gestión de ecosistemas como espacios para el ecoturismo y los servicios culturales, espirituales y recreacionales El plan de desarrollo provincial y la mayoría de planes cantonales incluyen en sus propuestas de desarrollo la actividad turística, que ciertamente se incrementa constantemente y ha permitido una actividad microempresarial inicial, especialmente en espacios naturales como el corredor del río Bombuscaro y el alto Nangaritza. Por otro lado, aunque los planes de desarrollo le dan muy poca importancia a la actividad recreacional, la población zamorana y lojana utiliza los causes de los ríos como espacios recreacionales, sin embargo, estos han sido cerrados por los concesionarios de las minas de materiales pétreos, perdiéndose oportunidades importantes para la recreación de la población, lo cual disminuye la calidad de vida. En la tabla dos se incluyen algunos sitios con potencial turístico y recreacional que han sido reconocidos en la planificación provincial. Se evidencia que los recursos para el turismo son principalmente espacios naturales que requieren protección considerando su entorno, como en el caso de las cascadas que requieren protección de su cuenca superior para mantener la calidad y régimen de los caudales. Cuadro 2. Principales atractivos turísticos y recreacionales identificados en la Provincia de Zamora Chinchipe Cantón

Principales atractivos turísticos

Chinchipe

Balneario de Isimanchi, Puerto internacional “La Balsa”, San Andrés Reserva Natural “Los Hachales”, Río navegable Machinatza Bajo, Cascada Ichanni. Alto Nangaritza, Ciudad Pérdida, Cañón del Río Nangaritza, Los Semitepuyes. Cascada San Luís, El Valle de Fátima, Restos Arqueológicos de Valladolid, Ciudad Pre Incásica San Francisco del Vergel. Túnel de Yacuchingary, Chorrera de Santa Cleotilde y la Florida, Cascada del Velo de Novia, Las 3 lagunas del sector Condorcillo Balneario Natural del río Chicaña, Valle San Vicente de Caney, Sendero – El Oso – Kunki – Zamora. Parque Nacional Podocarpus, Cascadas en la vía Loja – Zamora, Balneario del río Bombuscaro, Balnearios del río Jamboe, balneario del rio Cantzama. Valle Bajo de Nangaritza, Laguna Natural de Cisan

El Pangui Nangaritza Palanda Yacuambi Yantzaza Zamora Centinela del

39


Cóndor Balneario Natural de Cuje Paquisha Cordillera del Cóndor Fuente: Plan de Desarrollo Zamora Chinchipe (2006)

Gestión de ecosistemas para la prevención de riesgos de eventos naturales catastróficos La provincia de Zamora ha soportado graves pérdidas en vidas humanas, destrucción de puentes y carreteras y pérdida de cultivos y animales domésticos como consecuencia de eventos naturales catastróficos. Cada año, entre octubre y diciembre, se registran aguaceros intensos en diferentes espacios y cuencas hidrográficas provocando inundaciones y aluviones. Durante el periodo de lluvias continuas (enero-junio), se producen temporales que producen inundaciones con efectos desbastadores, parte de los valles de la los ríos principales se inundan, como ha ocurrido, por ejemplo, con el Río Bombuscaro 1980, Río Nangaritza 1999. Como parte del mismo fenómeno, los deslaves son frecuentes, produciendo daños en la infraestructura vial y de puentes. Este problema ya ha sido identificado en el último Plan de Desarrollo Provincial que indica que hay “riesgos de desbordamiento del río Nangaritza y menciona la “Inexistencia de planes de ordenamiento territorial rural” para prevenir y mitigar los mismos, aunque no identifica políticas y acciones concretas. Sin embargo, en el Plan Nacional de Desarrollo 2009-2013, se incluye como política “Reducir la vulnerabilidad social y ambiental ante los efectos producidos por procesos naturales y antrópicos generadores de riesgos”, para lo cual se plantea “incorporar la gestión de riesgos en los procesos de planificación, ordenamiento territorial, zonificación ecológica, inversión y gestión ambiental; implementar un sistema de investigación y monitoreo de alerta temprana en poblaciones expuestas a diferentes amenazas; y, analizar la vulnerabilidad y el aporte a la adaptación al cambio climático de la infraestructura existente y futura”. Gestión de ecosistemas para el desarrollo cultural, la soberanía y seguridad alimentaria de las nacionalidades ancestrales (Shuar, Saraguro) Las culturas ancestrales de la provincia, incluyen una cosmovisión en estrecha relación con el medio natural que incluye los ríos y cascadas, los bosques, plantas y animales; y son poseedoras de un rico conocimiento tradicional colectivo sobre su uso, manejo y conservación, lo que les permite un sano orgullo y esperanza, así como confianza para proteger y ser guardianes de sus territorios. Según Pohle y Reinhardt (2004), “la recolección de plantas es esencial para la subsistencia y economía de los Shuar y juega un papel importante dentro de su cultura material y espiritual”. La mencionada investigadora encontró que utilizan 120 especies de plantas nativas existentes principalmente en los ecosistemas naturales, de las cuales 27 % se usan en la alimentación, 23 % como materiales de construcción y 16 % como medicinales. Por tanto, su seguridad alimentaria y calidad de vida depende principalmente de la permanencia del bosque natural, los ecosistemas acuáticos y las pequeñas huertas familiares (chacras, ajas o huertas) que cultiva alrededor de sus viviendas. Adicionalmente, la espiritualidad de esta nacionalidad requiere el mantenimiento de sus espacios sagrados como las cascadas, a donde se retiran para sus momentos de meditación y recogimiento.

40


La proteína que requiere la población Shuar para una vida saludable proviene de los animales silvestres y principalmente de los peces y otros animales asociados a los cuerpos de agua. Sin embargo, conforme la población crece, las técnicas de captura se facilitan (armas de fuego, redes de pesca) y los territorios de caza y pesca se estrechan por la colonización la disponibilidad de estos alimentos disminuye. Un problema para su subsistencia es la extracción de especies sin ningún control, que es también una gran amenaza a la biodiversidad, ya que las especies explotadas afrontan una reducción significativa del número y tamaño de los individuos y reducción de una población con la suficiente madurez sexual para reproducirse y mantener las poblaciones (Angel Awak com. pers.). Políticas de ordenamiento participativo de los territorios comunitarios y la asignación de su manejo a la nacionalidad Shuar pueden ser una gran oportunidad para mantener su soberanía y seguridad alimentaria y conservar ecosistemas claves y su biodiversidad animal y vegetal asociada, así como el agua y los escenarios para el ecoturismo y turismo cultural. Los avances en el ordenamiento territorial para la producción de SE El diseño, perfeccionamiento y gestión del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) ha sido hasta hoy la estrategia nacional más importante usada para la gestión de los servicios eco sistémicos y la biodiversidad en el Ecuador; también ha sido el mecanismo sobresaliente de OT. Sin embargo, este instrumento de la política de conservación y aprovechamiento de los ecosistemas nativos no es suficiente en el nivel nacional, y menos en el ámbito regional, provincial, cantonal y parroquial. La conservación de ecosistemas para la provisión de bienes y servicios ecosistémicos requiere políticas y estrategias locales. El Plan de desarrollo del Ecuador 2010-2013 propone que en la región centro sur de la Amazonía: Morona Santiago, Zamora Chinchipe y Pastaza, debe ampliarse la conservación de áreas protegidas. Varias instituciones de la provincia de Zamora Chinchipe, en forma poco articulada, han impulsado algunas iniciativas de ordenamiento de usos del territorio, especialmente partiendo del objetivo de conservación de la biodiversidad. La urgencia de generar conocimientos para la gestión de los SE Aunque hay importantes avances en la identificación y descripción general de los ecosistema de la provincia, los cuales se han incorporado en mapas (mapas de uso actual de Microrregión Podocarpus, Cantón Nangaritza, Cantón Palanda), algunos de los cuales han enfatizado en ecosistemas específicos (Programa Alemán de Investigaciones en bosque montano); pocos estudios se han desarrollado para valorar los productos que ofrecen y los servicios que prestan estos ecosistemas a la sociedad (hay avances en la valoración de servicios del PNP, valoración de agua en sistemas de agua potable de Limón). A nivel de la cuenca amazónica alta se ha desarrollado un estudio que incluye la provincia de Zamora (ESPA-AA 2008). No se han realizado valoraciones de los impactos de la deforestación sobre la permanencia y pérdida de calidad y régimen de caudales de agua ni se han estudiado las necesidades de provisión de estos servicios y sus impactos en la calidad de vida de la población. Tampoco se ha valorado el impacto del cambio climático sobre la permanencia o cambios en la capacidad de producir bienes y servicios que tienen los distintos ecosistemas.

41


Resumiendo, en la Región Sur y particularmente en la Amazonía Sur, se visualizan los siguientes vacíos, debilidades y necesidades en la gestión de los SE. Limitada investigación y análisis técnico y científico, para promover la conservación y aprovechamiento de especies de plantas y animales nativas, la conservación y provisión de agua de buena calidad para uso humano, industrial, minero, acuícola, y los espacios recreativos y turísticos. Existe, así mismo, muy poco impulso a la sistematización y difusión de experiencias sobre logros en la gestión de los SE. Muy débil definición de políticas de conservación de recursos que proveen servicios básicos para la población, casi ningún desarrollo de estrategias y marcos regulatorios, así como definición muy limitada de competencias y responsabilidades institucionales con relación a la conservación de los ecosistemas nativos y sus servicios. Ausencia de investigación, desarrollo de metodologías y mecanismos para valorar lo que producen los ecosistemas alterados y no alterados y las pérdidas sociales y económicas que se producen por destrucción de los mismos, tales como inundaciones, deslaves y contaminación de tierras y aguas. Capacidades organizacionales, técnicas y sociales muy limitadas para aplicar correctamente los enfoques y estrategias para una gestión eficaz de mantenimiento y provisión de SE para beneficio de la población. Limitadas actividades de ordenamiento territorial a nivel regional, provincial y cantonal que permitan una buena conservación de espacios naturales para la producción de los SE como mecanismo de mejoramiento de la calidad de vida de la población, prevención de riesgos y prevención de la degradación de los ecosistemas. Según la constitución, “los gobiernos regionales autónomos tendrán la competencia exclusiva para determinar las políticas de investigación e innovación del conocimiento, desarrollo y transferencia de tecnologías, necesarias para el desarrollo regional, en el marco de la planificación nacional”. En este contexto, el trabajo del CEDAMAZ-UNL debe contribuir a generar estas políticas en el marco de sus funciones que incluyen el impulsar la investigación y capacitación y formar profesionales con pertinencia social y ambiental. En el marco de estas competencias institucionales, el CEDAMAZ creó el Programa de Investigación sobre “Conservación y Producción de Servicios Ecosistémicos” que pretende incrementar la base de conocimientos sobre el tema y promover su uso en los procesos de toma de decisiones, especialmente en relación con agua, gestión de riesgos naturales y escenarios naturales para la recreación y turismo, a nivel local; y, la biodiversidad, captura de CO2 y mitigación del cambio climático, a nivel local y global. El programa tiene el propósito de mejorar la información sobre la estructura y función de los sistemas ecológicos, los servicios que producen y la demanda de los mismos; esto incluye la información estadística y cartográfica que permita el análisis para una planificación territorial eficiente. Este programa de investigaciones, conforme con lo que propone Smith y Barchiesi (2009), pretende responder a preguntas claves como:

42


1. ¿Cuáles son los ecosistemas naturales críticos para la protección y producción continua de agua de calidad, la gestión de riesgos naturales, la conservación de las especies de plantas y animales de importancia económica y social, los escenarios para el turismo y la recreación; y, cómo podemos medir los efectos de su degradación? 2. ¿Cuáles son los ecosistemas naturales críticos para la adaptación al cambio climático que requieren conservarse para asegurar la resiliencia económica y social? 3. ¿Cómo se puede medir la importancia (valor) de la provisión de agua, conservación de especies de plantas y animales y de los escenarios para la recreación y el turismo, no solo en lo económico sino también teniendo en cuenta las percepciones de sus valores ecológicos y culturales? 4. ¿Cómo podemos identificar a los usuarios/beneficiarios de la provisión de agua, conservación de la biodiversidad y escenarios para el turismo y la recreación e involucrarlos en la generación de políticas y apoyo financiero para el mantenimiento de los ecosistemas y los beneficios que producen? 5. ¿Cómo se puede y debe comunicar el conocimiento sobre las necesidades de conservación de agua, especies de plantas y animales nativos y escenarios para el turismo y la recreación y su valor, a los tomadores de decisiones y el público en general, con el fin de construir localmente apoyo político para su buena gestión? 6. ¿Qué tipo de desarrollo institucional e inversiones se requieren para la conservación, restauración y manejo de ecosistemas nativos, tanto como en desarrollo de instituciones y cuales son más eficientes en cuanto a beneficios a costo y resiliencia a largo plazo? 7. ¿Qué paquetes de políticas y otras acciones son la mejor opción para el mantenimiento de ecosistemas para la provisión de agua de buena calidad, conservación y aprovechamiento de plantas y animales nativos y la identificación y desarrollo de escenarios para el turismo y la recreación y requieren fomentarse? 8. ¿Como la gestión de SE en Zamora Chinchipe y la Amazonía Ecuatoriana contribuye/debe contribuir a la gestión integrada de los SE de la Cuenca Amazónica?. Literatura Citada Becking M. 2004. Sistema Microregional de Conservación Podocarpus. Tejiendo (micro) corredores de conservación hacia la Cogestión de una Reserva de la Biosfera Podocarpus El Cóndor. Programa Podocarpus, Loja, Ecuador. 151 p. Box A. 2010. “La situación actual de las competencias en la gestión de los recursos forestales y la articulación al respecto entre las diferentes entidades públicas, desconcentradas y autónomas descentralizadas en la Provincia de Zamora Chinchipe, Ecuador” DED, 46p.

43


Cabrera O. 1997. Árboles y arbustos silvestres con usos alimenticios de la provincia de Zamora Chinchipe. Tesis Ing. Agrónomo. Universidad Nacional de Loja, Ecuador. 90p. Comisión Interinstitucional Loja-Zamora Pro Reserva de Biosfera. 2006. RESERVA DE BIOSFERA PODOCARPUS – EL CONDOR, Propuesta para la declaratoria de Reserva de Biosfera dirigida a la UNESCO. Comisión Interinstitucional Pro Reserva de Biosfera. 193p. Condoy G. y Silva S. 2006. Análisis y tendencia de la deforestación de la provincia de Zamora Chinchipe, en base a la interpretación de imágenes satelitales. Tesis Ing. Forestal. Universidad Nacional de Loja. 121p. Consejo Provincial de Zamora Chinchipe. 2007. Plan de Desarrollo Provincial Zamora Chinchipe: Línea Base. 235p. ECORAE, Instituto para el Ecodesarrollo Regional Amazónico. 2001. Zonificación Ecológica – Económica de la Amazonía ecuatoriana. Quito, Ecuador. ECORAE. Zonificación Ecológica y Socioeconómica de la Región Amazónica Ecuatoriana. 2001. Quito, ECORAE, 120 p. Ecuador, SENPLANDES. 2009. PLAN NACIONAL PARA EL BUEN VIVIR 2009-2013 ESPA-AA 2008: Challenges to Managing Ecosystems Sustainably for Poverty Alleviation: Securing Well-Being in the Andes/Amazon. Situation Analysis prepared for the ESPA Program. Amazon Initiative Consortium, Belém, Brazil. Günter, S. Stimm B. y Weber, M. 2004. Silvicultural contributions towards sustainable management and conservation of forest genetic resources in Southern Ecuador. Lyonia, Journal of Ecology and Aplication, 6(1):75-91. Millennium Ecosystem Assessment, 2005. Ecosystems and Human Well-being: Synthesis. Island Press, Washington, DC. Pohle, P. y Reinhardt, S. 2004. Indigenous knowledge of plants and their utilization among the Shuar of the lower tropical mountain forest in southern Ecuador. Lyonia, Volume 7(2), Pages [133-149], December 2004. http://www.lyonia.org/downloadPDF.php?pdfID=2.321.1 Rollenbeck, R. 2006. Variability of precipitation in the Reserva Biólogica San Francisco / Southern Ecuador. Lyonia 9 (1)43-51. Rollenbeck, R; Fabian, P. and Bendix, J. 2005. Precipitation dynamics and chemical properties in tropical mountain forests of Ecuador. Advances in Geosciences, 6, 1–4.

44


Sáenz, M. “Visión nacional de los ecosistemas terrestres continentales”, en Buscando Caminos para el Desarrollo Local. Quito, Corporación Mashi; TerraNueva; EcoCiencia, 2005. Smith, D. and Barchiesi, S. 2009. International Union for Conservation of Nature (IUCN), Rue Mauverney 28 1196 Gland, Switzerland. http://www.waterandclimate.org/UserFiles/File/PersPap%2002.%20Environment%20as%20In frastructure.pdf)

45


Uso de la Biodiversidad

Plantas medicinales, plaguicidas y tóxicas de la región sur del Ecuador: Estudio fitoquímico y de toxicidad en Zamora Chinchipe.

Claudia Cruz-Erazo1*, Max González-Merizalde2 y Luis Morocho-Yaguana1 1

*Área de la Salud Humana, Universidad Nacional de Loja. Av. Manuel Ignacio Montero s/n. proyectofito@gmail.com 2 Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonía, Universidad Nacional de Loja, La Argelia. Loja. ECUADOR *Autor para correspondencia

Resumen El reconocimiento del uso y valor de las medicinas tradicionales a nivel mundial y local se incrementa día a día, por un lado, debido a que dos terceras partes de la población mundial -y cuatro quintas partes de la población ecuatoriana-, recurren a la Medicina Tradicional y a las Plantas Medicinales para atender sus necesidades de asistencia médica; por otro al aparecimiento, persistencia y aumento de cierto tipo de enfermedades y, finalmente, por las dificultades de acceso de grandes sectores de la población a los servicios de salud institucionalizados. Estos son algunos de los condicionantes que fomentan el interés en el tema y que se manifiesta por la variedad de publicaciones que se realizan y en las cuales se puede apreciar dos tendencia: la una basada en estudios etnobotánicos, en los cuales se describen usos terapéuticos, manejo, cultivo y comercialización de plantas y, en una segunda tendencia, publicaciones que hacen referencia a estudios fitoquímicos, de toxicidad y farmacológicos de especies de interés. Este trabajo realiza una revisión de la situación actual de la Medicina Tradicional y del uso de Plantas Medicinales a nivel mundial y nacional, se complementa con una exploración rápida de las publicaciones relevantes sobre las dos tendencias mencionadas y concluye con la propuesta de investigación y desarrollo en este campo elaborada por la Universidad Nacional de Loja. Palabras clave Medicina Tradicional, Planta Medicinal, etnobotánica, investigación, Abstract The recognition of the use and value of traditional medicine globally and locally is increasing every day, on the one hand, because two thirds of the world's population -and four fifths of the Ecuadorian population- resorting to traditional medicine and medicinal plants to attend their healthcare needs, and secondly, the emergence, persistence and increase of certain diseases, finally, the difficulties of access of large sections of the population to institutionalized health services. These are some of the conditions that promote the interest in the subject and is

46


manifested by the variety of publications that are carried out and where we can see two trends: one based on the ethnobotanical studies in which therapeutic uses, management, cultivation and marketing of plants are described, in a second trend, publications that refer to phytochemical studies, toxicity and pharmacology of interest species. This paper provides a review of the current situation of traditional medicine and medicinal plants globally and nationally, which is complemented by a quick review of the relevant publications on the two above trends and concludes with the research and development proposal in this field elaborate by the Loja National University. Keywords Traditional medicine, medicinal plant, ethnobotany, research. Introducción El reconocimiento del uso y valor de las medicinas tradicionales, especialmente de las Plantas Medicinales, a nivel mundial se ha incrementado en las últimas décadas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las dos terceras partes de la población mundial (alrededor de 4 mil millones de personas), recurren al uso de las Plantas Medicinales para atender sus necesidades primarias de asistencia médica (CORPEI 2003); adicionalmente, el aparecimiento, persistencia y aumento de cierto tipo de enfermedades, así como los problemas en el acceso de grandes sectores de la población a los servicios de salud institucionalizados, son factores que han contribuido a incentivar el interés en este tema por parte de organismos de todos los niveles. En el Ecuador 80 % de la población utiliza la Medicina Tradicional y por consiguiente las plantas o sus productos naturales para su salud y bienestar (Buitrón 1999). El interés en este campo ha permanecido y se ha incrementado a través del tiempo, lo cual se confirma por la variedad de publicaciones realizadas hasta la actualidad, mismas que hacen referencia a dos tendencias marcadas. Una de las cuales se basan en estudios etnobotánicos, donde los autores describen sus resultados sobre usos terapéuticos, manejo, cultivo y comercialización de Plantas Medicinales en distintas sociedades y culturas; por otro lado existen otras publicaciones que hacen referencia a estudios fitoquímicos, de toxicidad y farmacológicos de especies de interés. El artículo presenta una revisión sobre la situación actual de la Medicina Tradicional y Plantas Medicinales a nivel mundial y nacional, además se realiza una revisión rápida de las publicaciones sobre las dos tendencias ya mencionadas a nivel nacional y finaliza con la propuesta de investigación y desarrollo elaborada por la Universidad Nacional de Loja en este campo. Situación actual de la Medicina Tradicional y uso de Plantas Medicinales Según la OMS, la Medicina Tradicional, también conocida como medicina alternativa o complementaria, abarca una amplia variedad de terapias y prácticas que varían entre países y regiones. Es la suma de conocimientos, habilidades y prácticas basadas en teorías, creencias y experiencias, originarias de distintas culturas, utilizada para el mantenimiento de la salud, prevención, diagnóstico, mejoramiento y tratamiento de enfermedades físicas y mentales. La Medicina Tradicional está basada en las necesidades de las personas; cada una de ellas puede

47


recibir distintos tratamientos incluso si, de acuerdo con la medicina moderna, sufren la misma enfermedad, ya que se basa en la creencia de que cada persona tiene su propia individualidad y entorno socio-cultural que dan como resultado diversas apreciaciones sobre las “causas de la enfermedad” y su tratamiento (OMS 2002). De igual manera la OMS señala que las medicinas en base al uso de hierbas y la acupuntura son las terapias de la Medicina Tradicional más ampliamente utilizadas, lo que se refleja en un número creciente de investigaciones publicadas sobre su eficacia clínica. En la asamblea general realizada en el año 1978 sobre Atención Primaria de Salud (APS), se reconoce la importancia de la Medicina Tradicional y la necesidad de integrarla dentro de los sistemas oficiales con la finalidad de contribuir a alcanzar la meta de “Salud Para Todos” (Lacaze 2002). A partir de esta reunión se sugirió a los estados miembros la adopción de un enfoque comprehensivo que incluya el tema de las Plantas Medicinales, proponiendo las siguientes recomendaciones: elaboración de inventarios y clasificación terapéutica, adopción de métodos y criterios científicos para aseguramiento de la calidad de las preparaciones con Plantas Medicinales y su eficacia en el tratamiento de enfermedades, definición de métodos para el uso seguro y efectivo de productos fitoterapéuticos por diferentes profesionales de la salud, creación de centros de investigación y capacitación para el estudio de Plantas Medicinales. En Munich, Alemania, en junio de 1991, se redactaron las Normas para la Evaluación de los medicamentos herbarios que fueron adoptados por la sexta Conferencia Internacional sobre Autoridades Reguladoras de Medicamentos (ICDRA) en Otawa. Estas normas definen los criterios básicos para la evaluación de la calidad, la inocuidad y la eficacia de los medicamentos herbarios y otro tipo de medicamentos tradicionales, estableciendo orientaciones para que en los países construyan sus enfoques de investigación en este ámbito. La OMS elaboró el documento técnico “Monografías de la OMS sobre Plantas Medicinales seleccionadas” que contiene información estandarizada que puede ser integrada en la atención primaria de salud, constituyéndose en uno de los referentes utilizados por los organismos oficiales para la incorporación de la Medicina Tradicional en sus sistemas de salud (OMS 2000) Algunos países han incorporado en sus sistemas de salud programas específicos que recogen las recomendaciones, normas y orientaciones mencionadas, aunque las mismas no se hallan plenamente implementadas (Dehesa 2009). Otras instituciones como Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo (ONUDI) han realizado importantes esfuerzos en el campo de la fabricación de medicamentos herbarios, habiéndose logrado obtener algunos productos que son una real alternativa a las drogas sintéticas convencionales más costosas utilizadas en los países industrializados (Estrella 1994). En el "Programa de Convergencia para la Cooperación Técnica entre países” que desarrolla la OPS, la investigación sobre las Plantas Medicinales y su vinculación con el desarrollo son parte de sus elementos claves; en relación con esto se han aprobado resoluciones como la "Iniciativa: Salud de los Pueblos Indígenas", y se ha elaborado un programa denominado "Iniciativa sobre Biodiversidad y Germoplasma", uno de cuyos objetivos se refiere al estudio, promoción y desarrollo de las Plantas Medicinales (Estrella 1995). En el Ecuador, después de más de 30 años, luego de un largo proceso de reflexión y adaptación se han logrado importantes avances en la propuesta de integrar las medicinas tradicionales en los servicios oficiales. Es importante destacar que en la Constitución Política de la República del Ecuador se reconoce la vigencia de la Medicina Tradicional y alternativa

48


(Art. 84, numeral 12) y garantiza el reconocimiento “a sus sistemas, conocimientos y prácticas de Medicina Tradicional, incluido el derecho a la protección de los lugares rituales y sagrados, plantas, animales, minerales y ecosistemas de interés vital…”; además, en la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Salud, se incluye a las comunidades en la planificación y veeduría en todos sus niveles; por último, en el modelo de atención integral, basado en la Atención Primaria y Promoción de la Salud con enfoque familiar, se promueve la interrelación con la Medicina Tradicional y medicinas alternativas (Art. 6 Ley Orgánica del Sistema Nacional de Salud ). Como estrategia para garantizar y legitimar la sabiduría y prácticas ancestrales en salud, se crea la Dirección Nacional de Salud de los Pueblos Indígenas (DNSPI) en el año 1998, lo que constituyó un primer acercamiento a la articulación de los sistemas oficial y tradicional. Algunos autores (Lazcaze 2002) expresan sus reservas sobre la propuesta de integración, por considerarla ambivalente, y por cuanto podría conducir hacia la “cientización” u “occidentalización” de las medicinas tradicionales. Al momento, en el país se encuentran en ejecución algunos programas propiciados por organismos no gubernamentales, que llevan adelante pequeños proyectos de integración de las dos prácticas médicas. También hay referencias de trabajos con Plantas Medicinales y promoción de formas farmacéuticas tradicionales. En 1991, se incluyó en las Normas Farmacológicas2, el uso de especies vegetales de utilidad terapéutica; posteriormente, en 1999 se expiden las “Normas y procedimientos para el registro y control de productos naturales de uso medicinal y de establecimientos en donde se fabrican, almacenan y comercializan”, modificadas por última vez en el 2006 (Dehesa 2009). La industria de Fitofármacos en el Ecuador ha proliferado considerablemente aunque en muchos de los casos no se cumplen con normas técnicas de calidad para la elaboración de estos productos, ni se ha validado la actividad terapéutica que se declara en las indicaciones de las etiquetas (Dehesa 2009), debido, entre otras causas, a que no se ha puesto en marcha la labor que deben ejercer los organismos estatales de control y a las insuficientes investigaciones de mayor profundidad en este campo. Este proceso de reconocimiento y respeto a la Medicina Tradicional es un gran logro para su incorporación en el sistema de salud en el Ecuador, pero todavía está pendiente el reto fundamental de adoptar los conocimientos y prácticas en salud de los pueblos ancestrales como válidos para promover la salud y sustentar su desarrollo mediante el apoyo de la ciencia y tecnología. Estudios realizados en el país sobre Plantas Medicinales El estudio de las Plantas Medicinales desde siempre ha sido una tarea que se ha impuesto el ser humano ante la necesidad de sanar sus propias enfermedades, las de sus animales y, últimamente, de sus plantas, por lo que el uso de Plantas Medicinales se remontan al aparecimiento mismo de especie humana. Es necesario mencionar que, la mayoría de los trabajos a los que se hace referencia en el presente artículo se refieren a estudios botánicos, etnobotánicos y etnofarmacológicos de todas 2

Instrumento de referencia técnico-científica ecuatoriano para evaluar y seleccionar el ingreso de medicamentos al mercado farmacéutico, considerando su riesgo/beneficio, utilidades terapéuticas y necesidad efectiva de la población.

49


las regiones del país, mayoritariamente en la costa y sierra, en menor escala de la Amazonía; son pocos los que profundizan en el ámbito de los estudios fitoquímicos (De la Torre & Macía 2008), de bioactividad y toxicología de Plantas Medicinales de uso humano, veterinario y bioplaguicida, y menos aún, aquellos desarrollados en la Región Sur del Ecuador y especialmente en la Provincia de Zamora Chinchipe. En cuanto a los estudios Etnobotánicos, la primera referencia sobre las plantas útiles, y medicinales en particular, de esta parte de las Américas pertenecen a Fray Gaspar de Carvajal (1500–1584), quien acompañó a Francisco de Orellana en la aventura al país de la canela; realizó las primeras descripciones de la flora de la Amazonía tales como los usos de la yuca Manihot Esculenta y del curare (extracto concentrado de una mezcla de cortezas y raíces de varias plantas), también menciona que con éste último se realizaron las primeras pruebas de actividad en humanos para determinar si estas unturas eran mortales (Estrella 1995). A mediados del Siglo XVIII se organizaron las primeras expediciones botánicas españolas a las Américas, debiéndose mencionar a la misión Franco-Española encabezada por Charles de la Condamine en 1736, que luego, en 1738 elabora la primera descripción científica de la quina de Loja; otros autores como William Jameson en 1864, Richard Spruce en el período comprendido entre 1857-1861, profundizan en el estudio de la quina; cabe anotar que en esa época, era la única medicina para el tratamiento del paludismo, convirtiéndose en uno de los mayores aportes de Loja y de América a la farmacopea universal (De la Torre & Macía 2008). El Padre Juan de Velasco (1727-1792) en su obra Historia del Reino de Quito en la América Meridional (1789), en el Libro II del primer tomo que trata sobre El Reino Vegetal, reporta 270 especies de plantas útiles, entre las cuales menciona 60 especies medicinales a más de bálsamos, gomas y plantas comestibles (De la Torre, Muriel & Balslev 2006). Don José Mejía Lequerica (1775-1813) es considerado el primer botánico y etnobotánico en el Ecuador, estuvo relacionado con la Expedición Botánica de Nueva Granada, describió nuevos géneros y especies vegetales, siendo su obra principal Plantas Quiteñas (De la Torre, Muriel & Balslev 2006). Marco T. Varea (1875–1942) publicó la obra Botánica Médica Nacional en la que enumera más de 400 especies medicinales colectadas en Ecuador y provee información sobre sus propiedades, aplicaciones, nombres comunes y lugar o clima en que crecen (Varea 1922). Wendell y colaboradores, realizaron gran cantidad de colecciones con información etnobotánica en las provincias de Azuay y Cañar, que incluyeron en las categorías medicinales y venenosas (De la Torre, Muriel & Balslev 2006). Davis y Yost (1983) desarrollaron un estudio en el pueblo Huaorani; colectaron 35 Plantas Medicinales, de las cuales 30 especies eran empleadas para el tratamiento infecciones fúngicas, mordeduras de serpiente, problemas dentales, fiebre, ataques de larvas y picaduras varias (Estrella 1995). Posteriormente Freire (2006) realiza un nuevo estudio en la misma zona y asegura haber registrado 405 muestras de 282 especies, de las cuales un 48 % eran utilizadas como alimenticias y un 17 % como medicinales (Freire 2006). Vickers y Plowman (1984) estudiaron las plantas útiles de los Siona y Secoya de la Amazonia ecuatoriana; identificaron 224 especies, muchas de las cuales eran alucinógenas, especialmente de los géneros Banisteriopsis, Diplopterys, Brugmansia, y Brunfelsia (Vickers & Plowman 1994). Bianchi (1984) en su obra Hierbas medicinales del páramo da cuenta de Plantas Medicinales usadas comúnmente en los páramos de la provincia del Cotopaxi (Estrella 1995).

50


Bradley C. Bennett en Hallucinogenic plants of the Shuar and related indigenous groups in Amazonian Ecuador and Perú, reporta el estudio de tres plantas alucinógenas utilizadas habitualmente en las ceremonias shamánicas curativas, destacando a Brugmansia suaveolens como la planta alucinógena más poderosa (Bennett 1992). Kothari (1993) investiga sobre especies de Plantas Medicinales usadas tradicionalmente en la provincia de Imbabura; en este mismo año, Ruiz desarrolla estudios sobre las Plantas Medicinales de la región andina (De la Torre & Macía 2008). También se han publicado trabajos sobre estudios fitoquímicos y de bioactividad, entre los que se pueden mencionar las investigaciones de Alfredo Paredes, autor de Plantas usadas por nuestros aborígenes publicada en 1955; además realizó estudios fitoquímicos en el chamico Datura spp. y pungal Solanum crinitipes (De la Torre & Macía 2008). Villacrés en su obra Bioactividad de Plantas Amazónicas se refiere al estudio botánico taxonómico, bioactividad y utilidad de hierbas medicinales encontradas en la Amazonía ecuatoriana (Villacrés 1995). En los últimos años se han publicado algunas obras relacionadas con el uso de las plantas en la Región Sur del Ecuador, de las cuales se mencionan algunos ejemplos: en el 2007 Jaramillo y colaboradores publican el estudio Actividad antimicrobiana, antitumoral, citotóxica y antioxidante de los extractos metanólicos de siete especies vegetales nativas del sur del Ecuador; otra publicación es el Estudio etnobotánico de la Plantas Medicinales empleadas por una Yachack de la etnia Saraguro en la Parroquia San Lucas, Cantón Loja, Provincia de Loja; también se desarrolla el estudio Evaluación de la actividad mutagénica y antimutagénica de tres especies del género Piper, nativas de la Provincia de Loja y Zamora mediante el test de AMMES, (Cartuche , Burneo & Malagón 2007) Ordóñez, en 2006, da a conocer el resultado de su trabajo sobre los metabolitos de 21 Plantas Medicinales de la región sur del Ecuador utilizadas en la Medicina Tradicional, en las cuales se determinó la presencia de alcaloides, flavonoides, cumarinas, taninos, esteroides, lactonas sesquiterpénicas, glicósidos cardiotónicos y antraquinonas (Ordóñez, Vega & Malagón 2006). En esta breve revisión, que abarca sin embargo algunos siglos, queda bastante claro el interés que a lo largo de los años ha suscitado el estudio de las Plantas Medicinales, el cual ha partido necesariamente de los conocimientos sobre las mismas que las comunidades nativas han venido construyendo y acumulando históricamente. Más allá de los intereses, ya sea científicos o comerciales, que están en el fondo de los mencionados estudios, y que escapan al análisis de esta revisión, parece estar también bastante claro que las comunidades ancestrales, dueñas del patrimonio cultural y biológico, no han sido precisamente los sujetos de estos trabajos y por lo tanto no han tenido ni tienen decisión sobre los objetivos, utilidad, aprovechamiento y perspectivas de los mismos. Propuesta de la Universidad Nacional de Loja La Universidad Nacional de Loja, tiene entre sus fines establecidos en su actual Estatuto “….promover y difundir la cultura local, regional y nacional, reconociendo la diversidad cultural y étnica y la sabiduría popular..”; asimismo el primer objetivo en el campo de la investigación científica y tecnológica de su Plan de Desarrollo Institucional 2008-2013, consiste en “Generar conocimientos científicos, innovar tecnologías y potenciar los conocimientos tradicionales, que enriquezcan los procesos de formación y coadyuven a resolver los principales problemas del desarrollo regional y nacional”.

51


La rica biodiversidad del país, especialmente de la región sur amazónica, los conocimientos tradicionales de las comunidades nativas, apoyadas y potenciadas por el apoyo científico y tecnológico, pueden y deben ser la base para generar propuestas que tengan un gran impacto en la salud de los habitantes y aporten al desarrollo de mejores condiciones de vida de los mismos. La Universidad Nacional de Loja (UNL) inició estudios en el campo de las Plantas Medicinales a través del Área de la Salud Humana y el Área Agropecuaria y de Recursos Naturales Renovables con el Proyecto Plantas Medicinales plaguicidas y tóxicas de la Región Sur del Ecuador, que permitió la identificación taxonómica, evaluación de los usos terapéuticos y estado de conservación de Plantas Medicinales y plaguicidas de cuatro pisos ecológicos de la Región Sur del Ecuador, información condensada en una base de datos con 373 especies, de las cuales 178 se registran solamente en la provincia de Zamora Chinchipe3. Sobre la base del antecedentes indicados anteriormente, el Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonia (CEDAMAZ), ha diseñado un programa de investigaciones denominado “Programa de Investigación y desarrollo en “Uso sustentable de las Plantas Medicinales en la Región Amazónica” el mismo que ha sido aprobado institucionalmente y está integrado por los siguientes componentes: i) promoción de los conocimientos tradicionales en el uso y manejo de Plantas Medicinales; ii) construcción de escenarios dentro del proceso enseñanza aprendizaje para la promoción de la Medicina Tradicional; iii) manejo y conservación de la biodiversidad en el campo de las Plantas Medicinales; iv) validación de la efectividad del uso de Plantas Medicinales desde la perspectiva de ciencia y tecnología y v) acciones de desarrollo comunitario en el campo del procesamiento y comercialización de las Plantas Medicinales. Actualmente se encuentra en ejecución el proyecto “Plantas Medicinales, plaguicidas y tóxicas de la Región Sur del Ecuador: Estudio Fitoquímico en Zamora Chinchipe”, con la participación del Área de la Salud Humana, el Área Agropecuaria y de Recursos Naturales Renovables y el Herbario Reinaldo Espinosa, teniendo como actores principales a las comunidades nativas de la provincia de Zamora Chinchipe, a través de sus sanadores y del Subproceso de Salud Intercultural de la Dirección Provincial de Salud de Zamora Chinchipe. Los estudios de este programa se han enfocado en la región Amazónica Sur del Ecuador, específicamente en la Provincia de Zamora Chinchipe. Bibliografía 1.

2.

3.

3

Benett B. 1992. Hallucinogenic plants of the Shuar and related indigenous groups in Amazonian Ecuador and Peru. Disponible en: http://www.springerlink.com/content/u746vq232776210h/fulltext.pdf?page=1. (Consultado abril de 2010). Buitrón C., X.1999. Ecuador: Uso y comercio de Plantas Medicinales. Situación actual y aspectos importantes para su conservación. TRAFFIC International. Cambridge, Reino Unido. Cartuche L., Burneo I. & Malagón. 2007. Evaluación de la actividad mutagénica y antimutagénica de tres especies del género Piper, nativas de la Provincia de Loja y Zamora mediante el test de AMMES. Disponible en: http://www.utpl.edu.ec/files/image/stories/publi_cientificas/productosnat/PUB-PPN026.pdf. (Consultado en abril de 2010).

Proyecto: Estudios de las plantas nativas con propiedades medicinales 2008.UNL.

52


4. 5.

6.

7.

8. 9.

10. 11. 12.

13. 14. 15.

16.

CORPEI. 2003. Estudio de la oferta y demanda del sector de productos naturales. Editorial. Guayaquil, Ecuador. Dehesa G., M. 2009. La legislación vigente en Ecuador para la fabricación, uso y comercialización de Plantas Medicinales y fitomedicamentos. Boletín Latinoamericano y del Caribe de Plantas Medicinales y Aromáticas. Vol. 8, N°1: 52-57. De la Torre L., Muriel P. & Balslev H. 2006. Etnobotánica en los andes del Ecuador. En: Moraes R., Ollgaard L., Kvist L., Borchsenius F. & Balslev H.(eds) Botánica económica de los andes centrales. La Paz, Bolivia. De la Torre, L. & Macía, M. 2008. La etnobotánica en el Ecuador. En: De la Torre L., Navarrete H., Muriel P., Macía M. & Balslev (eds) Enciclopedia de Plantas Útiles del Ecuador. Quito, Ecuador. Estrella, E. 1995. Plantas Medicinales amazónica. Realidad y perspectivas. Tratado de Cooperación Amazónica. Lima, Perú. Freire B. 2006. Etnobotánica de las comunidades Huaorani en el Noroccidente Ecuatoriano. Honolulu, USA. 7-17 p. Disponible en: http://www.lyonia.org/downloadPDF.php?pdfID=2.390.1 (Consultado abril 2010). Lacaze D. 2002. Experiencias en Medicina Tradicional y salud intercultural en la Amazonía ecuatoriana. Anales N° 5: 163-194. Organización Mundial de la Salud. 2002. Estrategia de la OMS, sobre Medicina Tradicional 2002-2005.OMS. Ginebra, Suiza. Ordóñez P., Vega M. & Malagón O. 2006. Estudio Fitoquímico de Especies Vegetales Nativas utilizadas en la Medicina Tradicional de la provincia de Loja.Disponible en: http://www.lyonia.org/downloadPDF.php?pdfID=2.402.1. (Consultado en marzo de 2010). Organización Mundial de la Salud. 2000. Situación reglamentaria de los medicamentos herbarios-Una reseña mundial.OMS. Ginebra, Suiza. Varea Q. 1922. Botánica Médica Nacional. Tipográfica Vicente León. Latacunga, Ecuador. Vickers W., Plowman T. 1984. Useful plants of the Siona and Secoya Indians of Eastern Ecuador. Disponible en: http://www.archive.org/stream/usefulplantsofsi15vick#page/n5/mode/2up. (Consultado abril 2010). Villacrés V. 1995. Bioactividad de plantas amazónicas. Abya-Yala. Quito, Ecuador.

53


Minería

Recursos minerales no renovables en la Amazonia Ecuatoriana Carlomagno Chamba T. Coordinador Pregrado del Área de la Energía, las Industrias y los Recursos Naturales No Renovables Dirección electrónica. chambatacuri@yahoo.es Resumen La amazonia ecuatoriana es la que cuenta con el mayor volumen de reservas de recursos naturales no renovables; en ella se localizan el 99% del petróleo del país, el 100% de las arenas saturadas de petróleo pesado y asfalto, además existen materias primas para producir diferentes tipos de cemento, cerámica, vidriados, abonos fosfatados y nitrogenados; así como oro, cobre, plata, molibdeno. En las laderas de sus montañas cuenta con recursos de aguas minerales, termales y naturales de montaña, las mismas que son utilizadas en la generación de energía hidroeléctrica desde el norte hacia el sur de su territorio. Estos recursos yacen y se hallan ocupando territorios y ecosistemas de mega diversidad biológica, diversidad cultural humana, presencia de áreas protegidas; por lo que se hace necesario explotarlos técnica y racionalmente con el fin de que estos ecosistemas frágiles no sufran el deterioro de su naturaleza, y contribuyan al desarrollo sostenible de la región. El conocimiento técnicocientífico de sus recursos, evaluación de sus reservas, y caracterización de sus materias primas con fines de industrialización; permitirán una planificación global y sectorial. Se considera que el ordenamiento del territorio y descentralización del país es ante todo un problema técnico que debe concretarse con el fin de propiciar el desarrollo de la amazonia, en forma autónoma y sostenible.

Introducción Nuestro país en su región oriental geológicamente se halla constituido por la Región Subandina y la Cuenca Sedimentaria Oriental que constituyen el nivel altitudinal superior del río Amazonas; por sus características geomorfológicas, geológica-mineras, estructurales, mineralógicas y petrográficas presenta condiciones muy favorables para la prospección de yacimientos minerales metálicos como no metálicos; es decir existen un sinnúmero de recursos no renovables que se hallan depositados en la amazonia ecuatoriana. Este potencial minero-hidrocarburífero que yace en la misma; tanto en la gran cuenca oriental a grandes profundidades, y/o alrededor de grandes intrusivos batolíticos y fallas geológicas que en contacto con rocas volcánicas ha generado yacimientos metálicos hepitermales de mediana temperatura, skarn y stockword; los mismos que deben ser explorados y explotados en forma racional, técnica y ambientalmente sustentable. Hacia finales de la década de los 80 y 90 se redescubrieron importantes distritos mineros auríferos en la región como: Nambija - Chinapintza, El Zarza, Chito - Zumba; los mismos que han generado decenas de miles de puestos de trabajo para los pequeños mineros de la Región

54


Sur del país que con esfuerzo y sacrificio extraen la roca y el mineral precioso, tanto en yacimientos primarios como secundarios. Por lo que se hace necesario contar y aplicar políticas claras para la extracción de los recursos no renovables, especialmente en ecosistemas de mega diversidad biológica como es la amazonia ecuatoriana, superando la visión extractivista. La explotación de los recursos mineros e hidrocarburíferos debe ser racional en términos ambientales y sociales, debe ser equitativa para los inversionistas, comunidades locales y el estado. Las reservas petrolíferas y mineras no han sido cuantificadas ni actualizadas en los últimos años por falta de inversión; por lo que se hace necesario emprender en proyectos de investigación técnica científica para conocer este potencial de recursos no renovables. Toda actividad productiva produce impactos negativos al ambiente por falta de desconocimiento, aplicación de tecnologías limpias y dirección técnica; afectando a las comunidades locales y a su salud. Por lo que consideramos que la universidad ecuatoriana debe de contribuir a solucionar esta problemática, con el fin de mitigar estos impactos y aplicar un desarrollo sostenible en toda nuestra nación. Distribución de los recursos naturales no renovables en la amazonia ecuatoriana Hidrocarburos Son complejas cadenas de hidrógeno y carbonos que pueden estar en estado sólido, líquido y gaseoso; es decir asfaltos, petróleo, agua y gas. El petróleo es el mineral más importante del país, un bien estratégico, uno de los principales patrimonios nacionales y una base indispensable para el desarrollo socio-económico del país. En el territorio nacional la prospección y exploración de petróleo en la cuenca oriental se inicia a principios del siglo XX, por geólogos de la compañía inglesa Shell, aunque estos resultados no fueron del todo positivos luego de 40 años de investigación. En abril de 1967 la compañía americana Texaco y Gulf, descubren petróleo en el nororiente ecuatoriano en el pozo Lago Agrio 1; convirtiendo desde entonces a nuestra nación en un país petrolero. La empresa estatal ecuatoriana Petroecuador a través de sus filiales, es la institución encargada de la prospección, exploración, explotación, transporte, refinación y comercialización de los hidrocarburos. Reservas Las reservas probadas para Petroecuador hasta el año 2002 son de 4.329`000.000 barriles. En el año 2004 se incrementan en 1.300 millones de barriles del campo petrolífero IshpingoTambococha-Tiputini (ITT), es decir 5.629 millones de barriles de petróleo liviano y semipesado (30 y 20 grados API) ; los mismos que se ubican en las provincias de Francisco de Orellana, Sucumbíos y Napo. Además existen 5,000 millones de barriles petróleo pesado (16 grados API) y asfalto. Si se produjera 400 000 barriles diarios se tendría para una vida útil de producción de 37 años. Se ubican en las provincias de Pastaza y Morona Santiago.

55


Con el objetivo de obtener otras inversiones el gobierno está preparando las condiciones para nuevas rondas petroleras, la novena y la décima. La novena ronda abarca 1 '6 millones de hectáreas con dos campos en la Amazonía y 4 en la Costa que han sido llamados a licitación a compañías extranjeras. Sin embargo la inversión a nuevas exploraciones petrolíferas se hallan suspendidas por falta de seguridad jurídica y política en nuestro territorio. Daños ecológicos producidos por la actividad petrolera Reinyección de aguas La obligación legal de cuidar el ambiente es una preocupación central de la operación en la Amazonía, por esta razón petroecuador incrementó durante el año 2005 el número de proyectos destinados al tratamiento y reinyección de agua de formación. La cantidad promedio diaria del año fue de 143 mil barriles por día, superando los 121 mil barriles diarios del año anterior. El volumen total de agua de formación retornada al subsuelo es de 245 millones de barriles. Se efectuaron 6 proyectos con estos objetivos, es decir un 34 % más que el año anterior. Los daños ecológicos que acarrea la producción petrolera, tiene diversas manifestaciones:  Formación de "piscinas", que son fosas abiertas donde la industria petrolera descarga todos sus desechos tóxicos; existen alrededor de 200 en la selva ecuatoriana.  "Aguas de formación" que son aguas asociadas al petróleo en los yacimientos hidrocarburíferos, que tienen altas concentraciones de sales minerales y metales pesados, 87 000 barriles diarios de estas aguas son arrojadas al medio ambiente.  Residuos de crudo sin tratar, descargados principalmente en las carreteras.  Deforestación.  Saqueo de la riqueza bio-genética.  El agua potable de uso higiénico y de sitios de pesca, presenta altos niveles de componentes tóxicos de l0 a 10 000 veces mayores a los niveles recomendados. Por tanto la explotación petrolera ha acarreado graves problemas ecológicos, sobre todo para la Amazonia. Los pozos petroleros existentes en el país, generan más de 4,3 millones de galones de desechos tóxicos por día, en su mayoría son descargados al medio ambiente, contaminando ríos y esteros que son utilizados por una población de entre 300 y 500 mil personas. Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos uno de los mayores riesgos son los constantes

56


derrames de petróleo que se generan en los poliductos y en los oleoductos transecuatorianos. Por el daño a la Amazonía, hay un juicio ante jueces nacionales durante más de 15 años, luego de que la demandada, Chevron-Texaco que contaminó en ese entonces el ambiente, insistió ante los tribunales estadounidenses que en este país debía sustanciarse la causa. Y, en todo este período, no hubo Gobierno, salvo el actual, que dé apoyo político a los demandantes y a la gente humilde que se halla afectada. Los habitantes de la Amazonía ecuatoriana han exigido que las compañías petroleras eliminen la contaminación ambiental que han creado y que les dé compensación por los daños ocasionados por la contaminación relacionada con el petróleo. No obstante, las medidas adoptadas hasta el momento por las compañías petroleras y las diversas administraciones del gobierno nacional ecuatoriano han sido tildadas de "parches". Se trata de medidas tales como cubrir algunas fosas de desechos, edificar escuelas y construir caminos, ninguna de las cuales ataca el problema desde la raíz. Gas En todos los campos petroleros del Nororiente Ecuatoriano existe gran cantidad de gas, que no es utilizado técnicamente, a excepción del campo Shushufindi, en el resto de campos y pozos petrolíferos este gas es quemado diariamente, sin ningún control de su contaminación. Sector minero Los estudios geológicos-mineros realizados hasta ahora demuestran que el Ecuador cuenta con una importante existencia, cuantificada en materias primas minerales, a saber 4 500 millones de barriles de petróleo liviano y semipesado, 5 000 millones de barriles de petróleo pesado y asfalto, 700 toneladas de oro, 1 600 toneladas de plata, 1.500 toneladas de cobre, 167 manantiales de aguas termales y minerales: Así como gas natural, y materias primas no metálicas para producir diferentes tipos de cemento, cerámica, vidrio plano y derivados, rocas ornamentales y mármol, abonos fosfatados, nitrogenados y aditivos para mejorar los suelos y reales expectativas en metales como plomo, zinc, molibdeno y antimonio. Minerales metálicos Los distritos mineros y auríferos se presentan en el flanco Este de la Cordillera Central o Real de los Andes, tanto en la zona Subandina como en la zona Oriental; las mismas que pertenece al piso altitudinal alto de la Cuenca Amazónica. Los distritos auríferos de norte a sur son: La Bonita, ubicada en las provincias de Francisco de Orellana y Sucumbios; Chalupas-Alao ubicado en la provincia de Pastaza; Macas Gualaquiza, ubicado en la provincia de Morona Santiago y Zamora Chinchipe; y; Nambija-Zumba, ubicado en la provincia de Zamora Chinchipe. Tanto empresas mineras como nacionales, internacionales y pequeños mineros exploran y explotan los yacimientos auríferos. Además empresas como Ecuacorriente explora yacimientos de Cobre porfídico, y ha determinado importantes valores y reservas minerales de Cu, Mo, Au, los mismos que serán explotados en los próximos años.

57


El Oriente Ecuatoriano posee placeres auríferos, forma parte de una enorme provincia aurífera que abarca toda la cuenca oriental. Todos los ríos que nacen en el flanco Este de la cordillera Real atraviesan esta franja, en los mismos se encuentran depósitos aluviales en explotación y otros con contenidos de oro de posible interés económico. Los ríos más importantes por su potencial aurífero en la zona nororiental tenemos: Anzu, Jatunyacu, Payamino, Suno, Napo, y Aguarico. En la zona suroriental se destacan: Zamora, Nambija, Nangaritza, Conguime, Chito, y Chinchipe. Minerales no metálicos El grupo de yacimientos de rocas y minerales industriales no metálicos es mucho más amplio y complejo que el de los minerales metálicos y los hidrocarburos, y son utilizados en la industria para la obtención de determinados minerales o como materia prima de productos que se utilizan en la rama de la construcción. Arenas Silíceas Las principales minas de arenas silíceas en la zona subandina se encuentran localizadas en las provincias orientales de Morona Santiago en Limón Indanza y Chiviaza, y en Zamora Chinchipe en El Pincho, Punta de Zurmi y San Roque. Estas son utilizadas en la fabricación de cemento, en fabricación de vidrios, jabones, loza, porcelanas, morteros y hormigones especiales en las ciudades de Quito y Guayaquil. Rocas Carbonatadas y Mármoles Las calizas son la materia prima del cemento; a lo largo del levantamiento Napo en la zona subandina oriental afloran las calizas de la formación Napo en cantidades prácticamente inagotables. En la localidad de Misahualli, la Cemento Chimborazo C.A. con la colaboración de la firma Thyssen de Alemania, realizó la evaluación del “Proyecto Amazonas”, en donde se determinó la existencia de 300 millones de toneladas de reservas probadas, con promedio de 85 % de CaCO3, lo que justifica una producción de 3 000 toneladas diarias de cemento durante 150 años. En el Sur del país existen yacimientos de caliza en Yanzatza e Isimanchi los mismos que tienen que ser evaluados técnica y ambientalmente. Yacimientos de mármol negro se hallan depositados en el cantón Gualaquiza los mismos que son explorados para su futura explotación. Feldespatos En la provincia de Zamora como producto de la meteorización del enorme Batolito de Zamora se han formado concentraciones de feldespatos de buena calidad en los sitios de Margarita, Jambue y Josué. Se utiliza en la industria del vidrio, cerámica de buena calidad, jabones, esmaltes y polvos limpiadores. Fosforitas

58


Las fosforitas se utilizan para la producción de abonos fosfatados, super-fosfatados, harina de fosforita, productos que son empleados en elevar la productividad del sector agropecuario. Rocas fosfóricas de buena calidad han sido exploradas en la zona de Reventador-Lumbaqui en la región nororiental. Azufre y Yeso Algunas concentraciones de azufre se hallan en la zona central oriental en el campo petrolífero de crudo pesado Pangarayacu. Afloramientos de yeso son asociados a las capas rojas de la formación Chapiza. Estos dos minerales deben ser explorados para determinar sus reservas. Materiales de construcción Como materiales de construcción se conoce a todas las rocas y minerales naturales que se emplean en la construcción de obras civiles como carreteras y caminos, presas, puentes, edificios, viviendas, canales, etc. Existe canteras en la región amazónica para la explotación de los mismos; de igual manera por ser los ríos caudalosos acarrean en su lecho de río grandes volúmenes de grava, gravilla, arena fina y gruesa que es explotada y difícil de cuantificarla en toda esta región. Minería y ambiente Los recursos naturales renovables y no renovables son la base fundamental que sustentan el desarrollo del país, por lo tanto el aprovechamiento de uno de ellos no debe impedir o afectar el desarrollo paralelo o futuro de acciones que tengan como base el aprovechamiento racional y ambiental de los otros. La actividad petrolera, minera y energética del país debe estar enmarcada dentro de los principios de desarrollo sostenible y desarrollo humano con el fin de que garanticen un mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades y personas relacionadas a estas actividades; en base a:  Para que estas actividades realmente se conviertan en uno de los pilares de desarrollo nacional debe ser de manera simultánea socialmente justa, económicamente rentable y ambientalmente sustentable.  En la gestión ambiental debe existir una responsabilidad compartida entre los entes encargados de generar y aplicar las normas ambientales, los que deben ejecutar las acciones y las entidades encargadas de realizar el seguimiento y evaluación. Desterrando a todo nivel la corrupción.  La gestión ambiental minera y energética debe basarse entre la concertación y el consenso obtenido mediante consultas previas y participación ciudadana de todos los involucrados, antes de la toma de decisiones. Generación de energía

59


La producción y consumo de electricidad en nuestro país al momento es deficitaria, a pesar de que la capacidad instalada podría cubrir la demanda nacional, sin embargo la producción real de energía es mucho menor. La capacidad instalada de las centrales eléctricas determina que la producción real de energía es la hidráulica, siguiendo la térmica a vapor. Desde finales del siglo pasado vienen utilizándose las corrientes de aguas para generar energía eléctrica. Por el momento la energía obtenida por este procedimiento es la menos que contamina al ambiente. Las centrales hidroeléctricas funcionan de modo que grandes masas de agua quedan almacenadas en los llamados embalses o pantanos. Por ello para la construcción de una presa se requiere de dos condiciones fundamentales: que el río aporte con un caudal suficiente y que tenga una gran pendiente, ya que cuanto mayor sea esta, tanto más elevada será la potencia que con la caída del agua pueda obtenerse. El agua será encausada a presión hacia las turbinas hidráulicas mediante una red de canales y tuberías. La mayoría de ríos que posee la región amazónica ecuatoriana posee estas dos condiciones, debido al descurrimiento de los drenajes desde la Cordillera de Los Andes; por lo que se han desarrollado los siguientes proyectos, unos ya trabajando y otros en proceso de construcción - Proyecto San Francisco ubicado en las provincias de Sucumbios y Napo - Los proyectos Pisayambo y Agoyan en la provincia de Pastaza - El Proyecto Paute en las provincias de Azuay, Cañar y Morona Santiago - El proyecto Paute-Mazar en la provincia del Azuay y Cañar. - El proyecto Hidroabanico en Morona Santiago - El proyecto Hidrozamora en Zamora Chinchipe - El Proyecto Hidrochinchipe en Zamora Chinchipe Otros proyectos que a no dudarlo se construirán muy pronto en la amazonia ecuatoriana, no solo en la generación hidráulica sino en el aprovechamiento racional y sustentable de nuevas tecnologías limpias como: generación de energía geotérmica, energía solar, energía eólica, utilización de bio-alcohol, etc. Por lo que se hace necesario que la universidad ecuatoriana y la UNL, incursione en proyectos de investigación científicos tecnológicos en el campo de los recursos naturales no renovables con el fin de aportar al desarrollo sostenible de la región, a través de la UNAMAZ. Consideraciones finales  La amazonia ecuatoriana por sus condiciones geológica-mineras cuenta en su subsuelo con una gran potencial de recursos naturales no renovables, especialmente hidrocarburífero y minero.  De sus montañas y cuencas hidrográficas

discurren gran cantidad de agua tanto

60


superficial como subterránea, la misma que viene siendo utilizada para la generación de energía hidroeléctrica.  Aprovechar esos recursos en base al conocimiento técnico científico, es tarea fundamental de todos los ecuatorianos ya que los mismos se hallan en territorios y ecosistemas de mega diversidad biológica.  Se tiene que planificar y ejecutar el ordenamiento del territorio de nuestra amazonia con el fin de propiciar el desarrollo humano de sus pobladores, en forma autónoma y sostenible. Literatura consultada GTZ y Fundación Arcoiris 2002. Diagnóstico Ambiental del proyecto Conflictos Socio Ambientales en la provincia de Zamora Chinchipe. Loja, Ecuador. Fundación José Peralta. 2008. Ecuador: su realidad. Quito, Ecuador H. Consejo Provincial de Zamora Chinchipe. 2000. Plan de Desarrollo Sustentable de la Provincia de Zamora Chinchipe. Zamora Chinchipe-Ecuador. Ministerio de Energía y Minas. 2002. Depósitos Porfídicos y Epi – Mesotermales relacionados con intrusiones de la Cordillera del Cóndor. Evaluación de Distritos Mineros del Ecuador. Quito, Ecuador. Paladines A. 2005. Los Recursos No Renovables del Ecuador. Base para la Planificación y Ordenamiento . Quito, Ecuador.

61


ARTICULOS DE INVESTIGACIÓN Acuacultura

Estado actual de moluscos y crustáceos dulceacuícolas en el corredor fluvial Zamora, Nangaritza y Palanda Mayo 62 1

Fidel Darío Maldonado González* y Max Arturo Bravo Cumbicus² 1

Investigador del CEDAMAZ, Universidad Nacional de Loja, dmaldonadog@hotmail.com 2 Carrera de Producción, Educación y Extensión Agropecuaria, UNL *Autor para correspondencia

Resumen La línea base biótica de moluscos y crustáceos dulceacuícolas de los corredores fluviales Zamora - Nangaritza y Palanda - Mayo y sus principales afluentes, es la primera de este tipo en la Zona Sur Amazónica Ecuatoriana. Este tipo de estudio en los ríos de Ecuador y específicamente en la Amazonía Sur del país es muy limitado. El presente trabajo se desarrolló en diez meses (Octubre, 2008 - Agosto, 2009) en los principales afluentes de los ríos Zamora Nangaritza y Palanda – Mayo (cantones: Yantzaza, Centinela del Cóndor, Yacuambi, Zamora, Nangaritza, Chinchipe y El Pangui). Mediante la utilización de jaulas, redes, chayos y capturas manuales, se monitoreó un total de 18 sitios, registrándose 118 individuos correspondientes a 42 especies de crustáceos (35,6 %) y 76 especies de moluscos (64,4 %). El grupo de crustáceos consistió en apangoras Pseudotelphusa sp.; 30,51 % y camarones Macrobrachium sp.; 5,08 %; mientras que el grupo de moluscos consistió en churos Pomacea sp.; 6,17 %) y almejas Anodontis; 4,24 %. Probablemente, la diversidad de especies de moluscos y crustáceos en los ocho cantones investigados descendió en los últimos diez años, debido a la contaminación de los ríos (p.ej., aguas servidas, desechos sólidos, desechos químicos de las explotaciones agrícolas, pecuarias y mineras). Uno de los contaminantes más severo es el mercurio, debido a que el metilmercurio es bio-acumulable, pudiendo afectar al ser humano, ya que peces, moluscos y crustáceos constituyen el suministro principal de mercurio en la dieta de éste. Además la deforestación de vertientes; la sobre explotación de recursos; y, la introducción de especies exóticas como la tilapia Oreochromis sp., trucha Oncorhynchus sp. y carpa Cyprinus sp., desestabilizan las poblaciones nativas tanto de peces como de moluscos y crustáceos. La altitud de los afluentes es importante para la supervivencia, crecimiento, desarrollo y reproducción de especies nativas de la Amazonía alta. El churo, tiene un adecuado crecimiento y desarrollo; mientras que el resto de especies, se desarrollarían mejor en menores altitudes (p.ej., Amazonía media y baja). Palabras clave: Moluscos dulceacuícolas, Crustáceos dulceacuícolas, Pseudotelphusa, Macrobrachium, Pomacea, Anodontis.


Abstract The biotic data base for fresh water mollusks and crustaceans in the Zamora - Nangaritza and Palanda - Mayo watershed is the first one of its kind at the Southern Region of Ecuador. Ecuador and specifically the southern Region of Ecuador lacks of this type of researches. The current research was developed over a period of ten months (October, 2008 - August, 2009) within the main affluent of Zamora – Nangaritza, and Palanda – Mayo Rivers (counties: Yantzaza, Centinela del Cóndor, Yacuambi, Zamora, Nangaritza, Chinchipe, and El Pangui). By using cages, nets, and direct capture, 18 sites were monitored, recording 118 individuals corresponding to 42 crustaceans species (35.6 %) and 76 mollusks species (64.4 %). The crustaceans consisted of apangoras (Pseudotelphusa sp.; 30.51 %) and shrimps (Macrobrachium sp.; 5.08 %); while the mollusks were snails (Pomacea sp.; 6.17 %) and shellfishes (Anodontis; 4.24 %). Probably, the diversity of crustaceans and mollusks species along the eight counties herein studied decreased along the last ten years due to the pollutions of the rivers (e.g. wastewater, wastes, and chemist waste of agriculture, cattle and mine exploitations). One of the worst pollutants is mercury, because the metal-mercury bioaccumulate, and can affect the human being, since fishes, crustaceans and mollusks constitute the principal mercury source in their diet. Even more, deforestation of the streams; over exploitation of resources; and, the introduction of exotic species, such as tilapia (Oreochromis sp.), trouts (Oncorhynchus sp.) and carps (Cyprinus sp.), disturb the native populations of fishes as well as mollusks and crustaceans. The affluent’s altitude is very important for the survival, growth, developing, and reproduction of native species at the High Amazon. The snails, have a suitable development and growth; while the others species might have suitable development at lower altitude (e.g. media and lower Amazon). Key words: freshwater mollusks, freshwater crustaceans, Pseudotelphusa, Macrobrachium, Pomacea, Anodontis. Introducción La provincia de Zamora Chinchipe por su ubicación geográfica, sus condiciones ambientales, y la abundante presencia de redes fluviales, es una zona con un amplio e inexplorado potencial hidrobiológico (Ortíz año), incluyendose en éste las especies de moluscos y crustáceos dulceacuícolas existentes a lo largo de los corredores fluviales Zamora – Nangaritza y Palanda Mayo. El estudio de las especies de moluscos y crustáceos dulceacuícolas presentes en el Ecuador, la Amazonía alta y puntualmente en la provincia de Zamora Chinchipe es todavía insipiente. Existe un marcado interés por aprovechar los productos provenientes de las cuencas hidrográficas (Anzola 2001). Para iniciar procesos de aprovechamiento sustentable de este recursos se requiere generar información de base y conocer el y estado actual de estos recursos, lo cual se puede conseguir con investigaciones a mediano y largo plazo (Zuniga 2002). En este contexto la Universidad Nacional de Loja, a través del Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonía CEDAMAZ, consideró emprender en una investigación que

63


permitió contribuir al conocimiento de la diversidad de las mencionadas especies, así como su distribución en la provincia de Zamora Chinchipe, señalando que los datos obtenidos servirán de partida para estudios especialmente en la conservación de sus hábitats, así como su uso y aprovechamiento a nivel comunitario mediante la adaptabilidad de las especies autóctonas a condiciones de cautividad. Los habitantes colectan estas especies durante todo el año; sin embargo y con mayor frecuencia las capturas se realizan en temporada seca, ya que las aguas son muy cristalinas y menos torrentosas. Los moluscos y crustáceos son un elemento fundamental de la biota límnica por su rol como descomponedores secundarios en la autodepuración de los cuerpos de agua eutrofizados, así como por ser una de las principales fuentes de alimento de las comunidades de peces, algunas aves y reptiles, por su alto índice de producción somática (Paredes 2006). Los objetivos de la investigación fueron enfocados a lo siguiente:  Determinar la presencia de moluscos y crustáceos en el corredor fluvial Zamora – Nangaritza a través de procesos y métodos de captura.  Diagnosticar la presencia de moluscos y crustáceos en la zona de estudio durante los diez últimos años.  Identificar y localizar las zonas de mayor y menor presencia de los moluscos y crustáceos.  Establecer los rangos de peso y talla de los moluscos y crustáceos, encontrados en la zona de influencia del corredor fluvial Zamora – Nangaritza. Materiales y métodos La posición geográfica de la provincia de Zamora Chinchipe en el piedemonte amazónico ha generado una inmensurable y desconocida biodiversidad con un alto grado de endemismo, lo que ha servido para que algunas de las zonas y parques de este territorio sean declaradas protegidas, otras en parte, y varias aún no protegidas; siendo motivo para que varias organizaciones e instituciones públicas y privadas, se encuentren promoviendo el establecimiento de una Reserva de Biosfera en el sur de Ecuador que incluya la provincia de Zamora Chinchipe y que tenga el reconocimiento internacional de la Unesco (ver Figura 1).

64


65

Figura 1. Ubicación goegráfica de la provincia de Zamora Chinchipe. La provincia de Zamora Chinchipe está localiza al sur oriente del Ecuador, se extiende en las estribaciones de la cordillera oriental. Tiene una extensión de 10 456,3 km2, limita al norte con las provincias de Morona Santiago y Azuay, al sur y este con la República del Perú, y al oeste con la Provincia de Loja (Figura 1) Tiene zonas que se encuentran entre 1000 y 3000 msnm. La temperatura promedio oscila entre los 18 y 22ºC; la humedad relativa es bastante alta, pues es una de las provincias alta pluviosidad con ocho a doce meses de precipitación, excepto en la parte sur. (www.ambiente.gov.ec/userfiles/1102/file/PEAR-CONTEXTO-REGION.pdf) Los principales ríos son el Zamora que viene de Loja por la cordillera Oriental de los Andes, recibe agua de las vertientes centrales de la cordillera central, de los páramos de Malanga y Shincata, y de los ríos Yacuambi e Indanza, el Nangaritza que va hacia el norte recibiendo las aguas del Sabanilla; también están el Chinchipe y el Jambue. En la parte sur vierten los nos Palanda, Jíbaro e Isimanchi; por la derecha está el Canchis, que sirve de límite con el Perú (www.visitaecuador.com/amazonia.php?opcion=datos&provincia=22) (Figura 2).


66

Figura 2. Localizacion del corredor de fluvial Zamora-Nangaritza y Palanda-Mayo, dentro del contexto de la provincia de Zamora Chinchipe. Fuente: IGM

Selecci贸n de sitios Las colectas se efectuaron en ocho cantones de la provincia de Zamora Chinchipe, considerando los siguientes r铆os y quebradas: Q. Cumbaratza, Q. Lim贸n, Q. Chamico, Q. Bunga, Q. Saluca, Q. Suhi, Q. Yawi, Q, Shamataca, Q. Panta帽a, Q. Miazi, Q. Chapirtiza, Q. Guando Grande, R. Cambana, Q. Chiquintza, Q. Shuchaitza, Q. la Centza, Q. Yantzaza, Q. Guambime, R. Chuchumbleza, R. Machinaza, Q. Padmi, Q. Pachicutza, Q. Zumbi, Q. Los Cedros (ver Cuadro 1).


Cuadro 1. Lugar, especies, afluentes y altitud en las que se realizaron las colectas. CANTÓN

ESPECIE

AFLUENTE

Zamora

Pomacea sp. Psudotelphusa sp.

Q. Cumbaratza

Chinchipe

Pomacea sp. Psudotelphusa sp.

Nangartitza

Pomacea sp. Psudotelphusa sp.

Yacuambi

Yantzaza

El Pangui

Centinela de El Condor

Palanda

Pomacea sp. Psudotelphusa sp.

Pomacea sp. Psudotelphusa sp.

Anodontitis sp. Macrobrachium sp. Pomacea sp. Psudotelphusa sp.

Pomacea sp. Psudotelphusa sp.

Pomacea sp. Psudotelphusa sp.

ALTITUD (m s.n.m.) 1270

Q. Limon Q. Chamico Q. Bunga Q. Saluca

1885 1450 2118

Q. Suhi

1980

Q. La Yawi

1123

Q. Shamataca Q. Pantaña Q. Miazi

1482 1336 1148

Q. Chapirtiza

2106

Q. Guando Grande Río Cambana Q. Chiquintza

2307 2430 2229

Q. la Centza

1058

Q. Yantzaza Q. Guambime Q. La Centza Q. de Yantzaza

986 1090 1058 986

Río Chuchumbleza

1304

Río Machinaza Q. Padmi Q. Pachicutza

1893 1365 997

Q. de Zumbi

1 190

Q. de los Cedros Q. Shuchaitza

1 016 1100

Q. Saluca

2509

Q. Suhi

2053

1575

Colección de ejemplares Los ejemplares se colectaron a mano y mediante la utilización de redes, atarrayas y chayas, registrando con el GPS las coordenadas respectivas del sitio de captura, para posteriormente preservar los especímenes en una solución de alcohol etílico al 70 %. Posteriormente las muestras fueron sometidas a estudios en laboratorio, en donde se procedió a trabajar en su identificación y clasificación, así como en el registro de peso y talla. Información del estado de conservación

67


Para obtener información acerca de la presencia de moluscos y crustáceos, y las posibles causas que originaron la pérdida de las mismas, se realizó un diagnóstico participativo, para lo cual se aplicaron encuestas a la población de cada uno de los cantones intervenidos en esta investigación. Resultados y Discusión Distribucion de moluscos Como puede observarse en el Figura 3, los moluscus y crustaceso presentan un amplio rango de distrubución, la especie de molusco perteneciente al género Pomacea sp y denominado Churo se encuentra distribuido en toda la zona de influencia del corredor fluvial Zamora – Nangaritza en altitudes que van desde l986 hasta 2509 m s.n.m; mientras que el género Anodontitis sp. se registró sola en la quebrada La Centza perteneciente al cantón Yantzaza a una altitud de 1058 m s.n.m; ambas especies pueden colectarse durante todo el año; sin embargo y con mayor frecuencia las capturas se realizan en temporada seca, ya que las aguas son muy cristalinas y menos torrentosas (Cuadro 2).

68


69

Figura 3. Distribución altitudinal de las especies de moluscos y crustáceos dulceacuícolas en la Provincia de Zamora Chinchipe. Diversidad de moluscus y crustáceos: Se colectaron 118 especímenes, entre las cuales se registraron: 76 especímenes de moluscos, divididos en 71 especímenes de Churo Omacea sp. y 5 de Almeja Anodontitis sp.; y, 42 especimenes de crustáceos divididos en 36 muestras de Apangora Pseodotelphusa sp. y 6 de Camarón Macrobrachium sp.; resultando con mayor diversidad, la especie de molusco o caracol dulceacuícola del género Pomacea sp. con un 60,17 %, y una variedad de crustáceo decápodo del género Psudotelphusa sp., con un 30,51 % del total de especies encontradas en los afluentes de la provincia de Zamora Chinchipe, en altitudes que oscilan entre 986 hasta 2509 m s.n.m.


Las especies encontradas con menor frecuencia en los afluentes fueron; un bivalvo perteneciente al género Anodontitis sp. con un 4,24 %, y la de el crustáceo correspondiente al género Macrobrachium sp. con un 5,08 %, que unicamente fueron encontrados en los afluentes: quebrada La Centza y quebrada de Yantzaza de la parroquia Los Encuentros del cantón Yantzaza, en altitudes que oscilan entre 986 y 1058 m s.n.m. (Figura 4).

70

Figura 4. Diversidad de las especies de moluscos y crustáceos dulceacuícolas en Zamora Chinchipe. El peso promedio de los moluscos de acuerdo a las capturas efectuadas en la provincia de Zamora Chinchipe están: Churo o Caracol Pomacea sp. 14,28 g; Almeja o Concha Anodontitis sp. 9,53 g. El peso promedio de los crustáceos capturados se registran en: Apangora o Cangrejo de río Pseudotelphusa sp. 16,10 g; Camarón de agua dulce Macrobrachium sp. 2,20 g. La talla promedio de los moluscos capturados son: Churo o Caracol Pomacea sp. 3,40 cm.; Almeja o Concha Anodontitis sp. 2,86 cm. La talla promedio de los crustáceos colectados es: Apangora o Cangrejo de río Pseudotelphusa sp. 3,40 cm.; Camarón de agua dulce Macrobrachium sp. 5,3 cm. Al comparar la distribución de moluscos y crustáceos por el total de individuos por afluentes tenemos que la mayor diversidad se ubicó en el Cantón Yantzaza en los afluentes: La Cetza, Yantzaza y Guambime incluyendo las 4 especies de moluscos y crustáceos encontradas Pomacea sp., Anodontitis sp., Macrobrachium sp. y Pseudotelphusa sp.; mientras que el resto de afluentes incluyó únicamente 2 especies Pomacea sp. y Pseudotelphusa sp.


Habitats de las diferentes especies encontradas A continuación se presenta una descripcion de la autoecologia de cada una de las especies de moluscos y crustáceos dulceacuícolas registrados en los afluentes seleccionados del los corredores fluviales Zamora-Nangaritza y Palanda-Mayo. Almeja o concha Anodontitis sp.- La almeja de agua dulce recibe también los nombres de cuchara o tumbacuchara y es una especie típica del fondo de los lagos y ríos de cauce tranquilo. Es una especie filtradora, que se alimenta de fitoplancton. Habita en posas, agua estancada o lentica, en donde abunda la materia orgánica en el fondo posibilitando la producción de plancton. Camarón de agua dulce Macrobrachium sp.- Viven encuevados entre las piedras o raíces sumergidas de los árboles, en agujeros y en general en lugares protegidos. Son de hábitos nocturnos, en las noches salen a buscar su alimento que detectan principalmente por el olfato y el tacto; las antenas juegan un rol importante en esta actividad. Apangora o cangrejo Pseudotelphusa sp.- Es una especie de cangrejo, que se alimenta de detritus, semillas y pequeños insectos. Generalmente viven en lugares con flujo lento de agua, escondidos entre raíces de los árboles o plantas acuáticas y entre rocas. Es de hábito nocturno, durante el día permanece escondido para salir de noche en busca de alimento, apareamiento, muda, etc. Churo o caracol Pomacea sp.- Habita en lagos, quebradas, aguajales, caños y bosque inundado, con aguas de poca corriente que presentan abundante vegetación de ribera y acuática, sea ésta enraizada o flotante. Las mayores concentraciones de individuos de esta especie se localizan en los fondos detrito-arcillosos, a profundidades de 10 a 60 cm. Conclusiones Las especies de moluscos y crustáceos encontradas con mayor frecuencia en la Provincia de Zamora Chinchipe pertenecen a dos especies Pomacea sp. y Pseudotelphusa sp.; y con menor frecuencia dos especies Macrobrachium sp. y Anodontitis sp. En los últimos diez años, el número de especies de moluscos y crustáceos ha disminuido considerablemente debido a la contaminación de sus aguas, situación derivada del uso de productos químicos como herbicidas, insecticidas, etc. que actualmente están siendo utilizados en la pesca, afectando a los ecosistemas acuáticos en general. La época de abundancia de moluscos y crustáceos se mantiene durante todo el año; siendo recomendable efectuar las capturas en épocas seca ya que en la época lluviosa las aguas son muy torrentosas. Agradecimientos

71


A los Municipios de Palanda, Centinela de El Cóndor, Zamora, Yantzaza, El Pangui, Nangaritza, Paquisha, Yacuambi y Chinchipe por la colaboración prestada. A todo el equipo que realizó las colectas y el trabajo de campo.

Literatura Citada. Anzola, E. 2001. Fundamentos de Acuicultura Continental. Bogotá – Colombia. INPA. FAO. 2008. La Diversidad Acuática Sumergida e Inexplorada. Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura. Disponible en: http://www.fao.org/nr/cgrfa.(Consultado Febrero 18, 2010). PEAR. 2007. Contexto de la Región. Disponible http://www.ambiente.gov.ec/userfiles/1102/file/PEAR-CONTEXTO-REGION.pdf. (Consultado Marzo 12, 2010).

en:

ZÚÑIGA, O. 2002. Guía de Biodiversidad N.2. Crustáceos. Departamento de Acuicultura. Facultad de Recursos del Mar. Universidad de Antofagasta – Chile. OLSEN, S. 2001. Guía para el manejo de la afluencia de aguadulce a los estuarios: Una guía de métodos University of Rhode Island, Tiruponithura V. Padma, University of Rhode Island, Brian D. Richter, The Nature Conservancy ORTIZ, P. 2002. Visiones Comunitarias Uso Espacio y Manejo RR.NN. Amazonía Ecuatoriana. Consorcio TLBG / UP /STRI. ESPECIES DE MOLUSCOS DE INTERÉS ESPECIAL. ARAUJO, R. 2003. Moluscos de Agua Dulce. Departamento de Biodiversidad y Biología Evolutiva. Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) Madrid. PAREDES, C 2006. Malacología Latinoamericana. Museo de Historia Natural, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Laboratorio de Invertebrados Acuáticos, Facultad de Ciencias Biológicas, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima - Perú.

72


Manejo de recursos

Adaptación de especies nativas maderables y no maderables con potencial de aprovechamiento múltiple en el sur de la Amazonía Ecuatoriana Zhofre Aguirre Mendoza1* y Néstor León Abad2 1

Profesor del Área Agropecuaria y de Recursos Naturales Renovables, Director del Herbario Reinaldo Espinosa, dirección electrónica: zhofrea@yahoo.es. 2 Investigador del CEDAMAZ *Autor para correspondencia

Introducción La amazonia sur del Ecuador y especialmente la provincia de Zamora Chinchipe posee una gran diversidad de recursos florísticos debido a las particularidades de sus ecosistemas como: valles, laderas, mesetas que forman los diferentes hábitats donde se albergan muchas especies de plantas maderables, destacándose: romerillos Podocarpus, pituca Clarisia racemosa, canelo Nectandra, almendro Platimiscium pinnatum, seique Cedrellinga cataeniformis, bella maría Vochysia guianensis, cedro Cedrela odorata, etc, que son característicos de los ecosistemas tropicales amazónicos. Pero esta diversidad ha sido alterada constantemente debido a procesos migratorios intensos y desordenados. Actualmente a lo largo de su territorio están asentados pueblos shuar, saraguros y colonos que con sus prácticas de extracción no sostenibles provocan la degradación constante de la vegetación natural y su biodiversidad. De otro lado también es importante reconocer que estos pueblos mantienen conocimientos y tradiciones que han apoyado a mostrar la diversidad cultural de la Amazonía sur del Ecuador. Estos pueblos especialmente los shuar han usado los bosques para el extractivismo de subsistencia, han practican la medicina tradicional empleando las plantas medicinales cultivadas y manejadas en sus chacras. Por más de 50 años los recursos forestales se han extraído irracionalmente, hasta el punto de provocar su agotamiento y, actualmente es muy difícil encontrar especies valiosas como: yumbingue Terminalia amazonia, T. ablonga, zeique Cedrellinga catanaformis, guararo Lafoensia acuminata, porotillo Tabebuia crysantha, cedro Cedrela odorata, etc. lamentablemente durante todo este tiempo solo se ha cosechado y pensado que las especies y el bosques se recupera por si solos, grave error, ya que la naturaleza necesita que se le ayude en la reposición de sus recursos. También es muy importante destacar que no se ha investigado sobre la reproducción, ni plantación de las especies forestales nativas de la amazonia, no existe información sobre las reales posibilidades de usar las especies nativas y se ha optado por introducidas. A todo esto se suma la escasa tradición forestal del Ecuador, no se potencia el uso de especies forestales, debido a su lento crecimiento y se descarta por completo los valores de legado para las futuras generaciones.

73


Todos estos recursos biológicos y tradiciones hacen de Zamora Chinchipe una provincia rica en biodiversidad la cual debe ser documentada a través de diferentes procesos investigativos, especialmente en aspectos relacionados a la fenología, reproducción y adaptación de las plantas con usos maderables y no maderables. Por esta razón como una estrategia para mejorar el conocimiento de los recursos florísticos, el CEDAMAZ ha impulsado esta investigación orientada a la conservación ex situ de los recursos vegetales potenciales. Para lograr esta situación se ha previsto la estrategia principal de lograr la implementación del jardín botánico con especies forestales y no forestales promisorias, manejar la colección de orquídeas nativas ya existente en la finca El Padmi y especialmente construir el escenario que permita la vinculación de la Universidad Nacional de Loja con los actores locales. Objetivo General Manejar sustentablemente la diversidad florística, mediante la implementación y manejo de especies forestales y no forestales con el fin de generar conocimientos, pautas y referentes, sobre alternativas productivas agroforestales, que sean social, económica y ambientalmente viables. Además de lograr la vinculación investigación-docencia que facilite la formación de profesionales que respondan a las exigencias laborales actuales. Objetivos específicos: 

Continuar con la implementación del jardín botánico con especies forestales y no forestales promisorias.

Manejar la colección de orquídeas nativas ya existente en la finca El Padmi.

Construir el escenario que permita la vinculación de la Universidad Nacional de Loja con los actores locales.

Materiales y Métodos Para la ejecución de este proyecto se ha impulsado varias actividades, cuyo objeto central ha sido la implementación del jardín botánico en El Padmi, donde en forma ordenada y planificada se van sembrando en las diferentes secciones, las especies que se reproducen y se colectan, el proceso sigue la siguiente secuencia: En el jardín botánico Mantenimiento de las especies sembradas Hace cinco años se inicio el establecimiento del jardín botánico, sembrando 14 especies de uso maderable. Se ha dado mantenimiento continuó, reponiendo las especies que presentaron bajo prendimiento. En forma paralela se ha incrementado la colección de plantas ornamentales en diversidad y número de individuos, mediante la recolección de material vegetal de parques, hosterías y vegetación natural.

74


Para ir acondicionando los espacios para caminar, se realiza el corte de pasto y arbustos que crecen bajo las especies sembradas en todo el espacio ocupado por el jardín botánico. Establecimiento de las secciones del jardín botánico Mediante un proceso ordenado de trabajos silviculturales se continúa con la delimitación las diferentes secciones del jardín botánico. Actualmente se trabaja en la perspectiva de disponer cinco secciones, que son: arboretum, plantas medicinales, ornamentales, frutales y palmas amazónicas útiles y orquideario. La implementación del jardín botánico continúa y se adapta a las condiciones de trabajo y disponibilidad de material vegetal que es recolectado y reproducido. Identificación de fuentes semilleros y colección de especies promisorias En los remanentes boscosos de la finca El Padmi y en las fincas de vecinos, se ha identificado las fuentes semilleras y, se realiza el seguimiento fenológico de los árboles con buenas características fenotípicas “plus”, de las especies promisorias. De estas plantas se ha recolectado material para la reproducción sexual en el caso de especies maderables y frutales y, partes vegetativas para las plantas ornamentales. Reproducción y siembra de especies vegetales Para la reproducción de las especies vegetales se colectan las semillas, posteriormente se realiza la desinfección usando Vitavax en dosis de 10 g/kg de semilla. Para la siembra se usa fundas plásticas de 8 x 12 m y platabandas semilleras, usando un sustrato 2:1:1, que corresponde a arena, limo y hojarasca de bosques en descomposición. Se ha ensayado la reproducción de 50 especies, con un total de 1200 plántulas obtenidas. Es importante considerar que cada especie se comporta diferente en relación a: capacidad germinativa, prendimiento y sobrevivencia, hasta el momento de plantación. Las especies reproducidas son sembradas en el jardín botánico, cuando sus plántulas alcanzan alturas entre 40 a 50 cm, se siembra en el lugar definitivo a una densidad de 4 x 4 m, haciendo hoyos de 30 x 30 cm, además se coloca dos a tres palas de materia orgánica en descomposición en la parte baja del hoyo Seguimiento y Evaluación de las especies sembradas. Se realiza el seguimiento de las plantas sembradas, mediante mediciones cada mes, registrando datos como: especies, número de plántulas por especies sembradas, altura y diámetro, especialmente de las especies maderables y frutales. En la colección de orquídeas en la quinta El Padmi. Se dispone de un umbráculo con capacidad para 2500 plantas. En este se han adecuado los ambientes para sembrar, propagar y conservar las orquídeas nativas de la región amazónica sur. Las actividades en esta sección son las siguientes:

75


Mantenimiento de la colección de orquídeas existentes Se realizan labores culturales como: podas sanitarias, podas de raíces, controles de plagas y enfermedades, riego y fertilización de todas las orquídeas de la colección ex situ. Además se avanza en la etiquetación de los especímenes existentes. Reproducción vegetativa de las especies potenciales Mediante recorridos en los remanentes boscosos, especialmente en áreas intervenidas, se colectan orquídeas que están en el suelo y que provienen de árboles caídos. Las orquídeas son llevadas a la quinta El Padmi, donde son desinfectadas y sembradas en sustrato previamente preparado y de características similares a las de su hábitat natural. Son etiquetadas y registradas para su monitoreo durante las siguientes etapas de conservación. En forma paralela se ha iniciado a propagar vegetativamente las orquídeas, usando las plantas colectadas, esta actividad se realiza mediante separación de bulbos, las nuevas plantas son sembradas en maceteros de plástico, llashines y troncos secos. Escenario para vincular la Universidad Nacional de Loja con los actores locales Durante la ejecución de este proyecto que tiene una duración de tres años, se identificarán instituciones y actores claves, interesados en involucrarse y capacitarse en el manejo y conservación de los recursos vegetales. También se ha previsto invitar a escuelas, colegios y comunidades para que realicen visitas de campo oficiales, que tendrán una duración de un día para enseñar todo el proceso que se realiza en la colección. Se ha iniciado la construcción de 200 metros de senderos, adecuado con piedra y gravilla, éste conecta el bosque nativo con el jardín botánico y, es usado para recorridos con estudiantes de la Universidad Nacional de Loja que llegan para prácticas de campo y estudiantes de las escuelas de El Padmi y Los Encuentros. Resultados Avances en la implementación del jardín botánico El jardín botánico cuenta con 5 secciones, que se ilustran y describe a continuación: Arboretum Es una sección con una superficie de 4 hectáreas. Su implementación inicio en el año 2005 (Castillo 2005), en una primera fase con 10 especies, que son: canelo Nectandra sp,. Nectandra membranacea, almendro Platymiscium pinnatum, guararo Lafoensia acuminata, pechiche Vitex cymosa, pituca Clarisia racemosa, seike Cedrelinga cateniformis, caoba Swietenia macrophylla, guayacan Tabebuia chrysantha, copal Dracryodes peruviana, todas nativas de la provincia de Zamora Chinchipe. Según el seguimiento realizado han alcanzado una altura promedio de 15 m y 20 cm de DAP. La figura 1 muestra una panorámica de su estado actual.

76


Figura 1. Panorámica de la sección arboretum del jardín botánico en El Padmi. A partir del año 2007, se ha sembrado 15 especies, que son: peine de mono Apeiba membranaceae, cedro Cedrela odorata, yanzao Guarea kunthiana, pituca Claricia racemosa, yumbinge Terminalia amazonia, T. oblonga, fernán sánchez Triplaris cumingiana, maní de árbol Caryodendrom orinocense, canelón Nectandra sp., romerillo Podocarpus tepuyense, balsilla Heliocarpus americanus, yarazo Pouteria sp, arabisco Jacaranda copaia, tunashi Piptocoma discolor, falso romerillo Albizia sp., estas plantas han alcanzado una altura de 2 m y un circunferencia de 10 cm. Sección Frutales Amazónicos Ocupa una superficie de 2 hectáreas, que inicio su implementación hace 2 años, con siete especies nativas, que son: guanabana Annona muricata, borojo Borojoa patinoi, arazá Eugenia stipitata, caimito Pouteria caimito, guaba Inga edulis, Inga espectabilis, apai Grias peruviana y uva de monte Pouroma cecropifolia. Las plantas han alcanzado una altura promedio de 1 m.

Figura 2. Planta de arazá Eugenia stipitata, sembrada en la sección de frutales amazónicos Palmas Amazónicas Para potenciar el uso tradicional de las palmas amazónicas, se ha dedicado 2 hectáreas para la implementación de esta sección. Y se inicio su implementación en el año 2008. Se han sembrado cinco especies nativas: hacho Maurita flexuosa, chonta dura Actriz gazapees, pambil Iriartea deltoidea, unduragua/pambil Wettinia kalbreyeri, palmilla Chamaedorea linearis; las cuales han logrado desarrollar alturas y circunferencias promedios de 1,50 m y 12 cm.

77


Figura 3. Chonta dura Bractis gasipaes chonta dura, sembrada en la sección de palmas amazónicas Sección Ornamentales La sección de plantas ornamentales está ubicadas a lo largo de la quebrada que atraviesa el jardín botánico, contiene aproximadamente 500 plantas de heliconias, bromelias, anthurios y bijaos, que han sido colectadas de jardines y vegetación natural de la región amazónica.

Figura 4. Sección de ornamentales dentro del jardín botánico en El Padmi. Orquideario El orquideario inicio su implementación en el año 2005 (Universidad Nacional de Loja y ECORAE 2006), se mantiene una colección de 2000 plantas de orquídeas, las cuales corresponden a 60 géneros y 150 especies, que se encuentran sembradas en maseteros, llashines y troncos de árboles adecuados para este fin.

78


79 Figura 5. Orquideario en la quinta El Padmi. Las especies sobresalientes, son: Stanhopea connota, S. florida, S. pozo, Phragmipedium pearcei Catasetum stevensinii sapato, C. saccatum sapato, Cattleya maxima, Cycnoches peruviana, Chaubardia heteroclita, Epidendrum macrocarpum, E. ciliare, E. medusae, Gongora ecornuta, G. rufescens, G. scaphephorus, Ida portillae, Masdevallia guttulata, M. leucantha, M. whiteana, Maxillaria callichroma, M. nasuta, M. ochroleuca, Mormodes andreettae, M. rolfeanum, M. variabilis, Chamaeleorchis warscewiczii, Paphinia herrerae, Peristeria lindenii, Prosthechea fraghrans, P. vespa, Rodrigezia lanceolada, Scutcaria salesiana, Sobralia rosea, S. powelli, Stelis argentata, Trichosalpinx berlineri, Xylobium variegatum, Brassia arcuigera, Ada glumaceae, Dichaea hystricina, D. panamensis, D. ecuadorensis, Dichaea trulla. La figura 6 muestra algunas de las especies que se conservan en el orquideario de la quinta El Padmi.

Figura 6. Especies de orquídeas conservadas en el orquideario de El Padmi: Xilobiun sp. Mormodes sp. y Chamaeleorchis warscewiczii Conclusiones preliminares El jardín botánico avanza como un proceso interesante, se ha logrado concretar cinco secciones temáticas, en base: al hábito de crecimiento, uso actual y potencial de las plantas.


De las 25 especies forestales sembradas, las especies maderables promisorias y que han alcanzado mejor y mayor crecimiento son: yumbingue Terminalia amazonia, Terminalia oblonga, peine de mono Apeiba membranacea y llansao Guarea kunthiana. Las palmas Bractis gassipaes, frutales Eugenia stipitata son las más promisorias. El orquideario se ha convertido en una excelente colección ex situ, listo para mostrar al público, cuyo uso futuro puede ser extraordinario para impulsar la reproducción mediante métodos biotecnológicos. Y de otro lado motivar la conservación de la extraordinaria diversidad orquideológica de la amazonia sur del Ecuador. Literatura citada Castillo J. 2005. Implementación de un jardín botánico en la quinta El Padmi. Tesis Ingeniero Forestal. Universidad Nacional de Loja. Loja, EC. 90 p. Jorgensen P. y León Yánez. 1999. Catalogue of the vascular plants of Ecuador. Missouri Botanical Garden. PUCE. St. Louis, Missouri. USA. 116 p. Universidad Nacional de Loja y ECORAE 2006. Manejo y conservación de orquídeas y plantas medicinales de la provincia de Zamora Chinchipe. Fase I. Folleto TécnicoDivulgativo. Loja, EC. 16 p.

80


Herpetofauna de un bosque húmedo tropical en la Estación El Padmi, de la Universidad Nacional de Loja. Diego Armijos Ojeda1 y Andrea Patiño Loján2 Docente – Investigador CEDAMAZ, LOUNAZ Y Carrera de Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional de Loja. Correo: diegoanfibios@hotmail.com 2 Universidad Nacional de Loja, Ingeniería Ambiental. Correo: andesita1409@hotmail.com 1

Resumen El presente trabajo muestra datos de riqueza, abundancia y diversidad de la herpetofauna de un bosque húmedo tropical en el sur de la región amazónica ecuatoriana, provincia de Zamora Chinchipe. Se analiza la similitud de la herpetofauna entre hábitat de bosque, quebrada y zona agrosilvopastoril. Para la fase de campo se aplicó la metodología de relevamientos por encuentros visuales y se realizó en los meses de abril, mayo y junio del 2009. Además se realizó una caracterización de hábitats basándose en la presencia de anfibios y reptiles como bioindicadores. Se registró 25 especies agrupadas en 12 familias: 14 de anfibios y 11 de reptiles. El rango de distribución de 3 especies registradas para el norte del Ecuador se amplía hacia la Amazonía sur. Se registró una especie nueva para la ciencia y se encontró una especie nueva para el país antes registrada solo para la Amazonía del Perú. Palabras clave: Región amazónica, herpetofauna, riqueza, abundancia, diversidad y similitud. Abstract This research shows data on the richness, abundance and diversity of the herpetofauna in a tropical rain forest in the southern Amazon region of Ecuador, Province of Zamora Chinchipe. It analyzes the similarity of habitat among the forest, gully and agro-silvo-pastoral herpetofauna. For the field phase, the methodology applied was survey by visual encounters, during April, May and June 2009. Further, a characterization of habitats was based on the presence of amphibians and reptiles as bioindicadores. 25 species were recorded, grouped into 12 families (14 amphibians and 11 reptiles). The range of distribution for three species recorded for northern Ecuador has been expanded to the southern Amazon region, a species new to science was recorded, and another species was found that is new for Ecuador, having been recorded only in the Amazon region of Peru previously. Key words: Amazon region, herpetofauna, richness, abundance, diversity and similarity.

Introducción

81


La cuenca Amazónica en la parte correspondiente a Ecuador sostiene una de las comunidades biológicas más diversas del planeta (25,1 % de las especies de anfibios y reptiles registradas para el Ecuador). Debido a drástica pérdida de biodiversidad en los bosques tropicales, considerables esfuerzos de investigación se han sido dirigida hacia estos ecosistemas (Cisneros-Heredia, 2006). Dentro de este contexto, es muy importante mencionar que el bosque húmedo tropical que ocupa el 32 % del territorio ecuatoriano (8 235 130 ha) (Izquierdo et al. 2000), contiene la cuarta parte de los anfibios y reptiles reportados para el país. De allí la importante de desarrollar estudios que complementen los registros taxonómicos locales y/o que evalúen la dinámica poblacional de las especies ya conocidas (Izquierdo et al. 2000). Los anfibios y reptiles han sido y siguen siendo uno de los grupos faunísticos más vulnerables, debido principalmente a la introducción de especies exóticas, destrucción de sus hábitats, contaminación, enfermedades, tráfico ilegal, comercialización, calentamiento global, entre las causas (Angulo et al. 2006). Frente a la necesidad de generar información que permita determinar el estado actual de la fauna del sur del Ecuador, en especial de anfibios y reptiles, se realizó el presente trabajo, bajo la coordinación del Centro de Estudios y Desarrollo para la Amazonía (CEDAMAZ) y el Departamento de Zoología de la Universidad Nacional de Loja (LOUNAZ). Los objetivos del trabajo fueron:  Determinar la composición de anfibios y reptiles del bosque húmedo tropical en la quinta El Padmi del CEDAMAZ  Caracterizar la calidad de los hábitats existentes en la quinta El Padmi del CEDAMAZ mediante el uso de indicadores herpetológicos. Materiales y Métodos Área de Estudio La quinta El Padmi, perteneciente al Centro de Estudios y Desarrollo para la Amazonía (CEDAMAZ), tiene su sede localizada al sur de la Región Amazónica Ecuatoriana, en el barrio El Padmi, parroquia Los Encuentros, cantón Yantzatza, provincia de Zamora Chinchipe, al noroeste de la ciudad de Zamora (Figura 1), a 68 km de ésta y a 128 km de la ciudad de Loja, en la carretera que conduce hacia Gualaquiza. La quinta El Padmi tiene una extensión de 103,5 ha y se encuentra ubicado en las siguientes coordenadas planas: 764741E y 9585808N, en una rango altitudinal que va de 775 hasta 1150 msnm.

82


En el área de estudio se registra una precipitación media anual de 2 000 mm. Tiene una temperatura promedio de 23°C, existe una temporada lluviosa (Febrero-Agosto) y una seca de Septiembre-Enero (Castillo, 2007) y pertenece a la formación ecológica bosque muy húmedo premontano (bmh-PM), para el piso medio y bosque húmedo tropical (bh-T) para el piso bajo, según Holdridge (1977). De acuerdo a Sierra et al. (1999) el tipo de vegetación es un bosque siempreverde de tierras bajas y bosque siempreverde piemontano.

83

Figura 1. Ubicación de la quinta El Padmi en el contexto de Ecuador. Métodos Se utilizó el método estandarizado para el monitoreo de anfibios y reptiles denominado Relevamiento por Encuentros Visuales propuesto por Heyer et al. (1994), el cual consiste en caminar libremente buscando todos los individuos que se encuentren en el camino y removiendo hojas, plantas, troncos, palos, etc. Para la selección de los sitios de muestreo se utilizó un mapa de la cobertura vegetal, donde se diferenciaron los tres tipos de hábitat: Bosque, Quebrada y Sistema Agrosilvopastoril, a cada tipo de hábitat se fraccionó en unidades de muestreo de 1 ha cada una, las mismas que fueron seleccionadas al azar para cada día de trabajo. Una unidad de muestreo equivale al área que fue muestreada durante 3 horas en el día y 3 en la noche. Con los datos obtenidos se determinó la riqueza de especies que hay en la quinta “El Padmi” y posteriormente se obtuvo la abundancia. Se determinó la riqueza que es el número de diferentes especies presentes en el área y la abundancia permite conocer el número de individuos por especies que hay en el área de estudio. La diversidad de especies se expresa con la aplicación del índice de Shannon, que mide la probabilidad de encontrar una especie en particular al azar. Para comparar la diversidad de herpetofauna de los diferentes hábitats se utilizó el Índice de Similitud de Jaccard, recomendado para comparar herpetofauna de diferentes hábitats (Cisneros – Heredia, 2009). Se analizó los resultados y se presentan cuadros comparativos que permitieron evaluar y analizar las diferencias entre el número de individuos de las especies compartidas y además analizar la presencia de especies únicas de cada lugar comparado, esto facilita la descripción de la fragilidad de cada tipo de hábitat con el propósito de recomendar medidas para el manejo y conservación de los mismos.


Con la ayuda de información secundaria sobre la biología y ecología de las diferentes especies registradas, se caracterizó cada tipo de hábitat de acuerdo a las especies presentes en cada uno y se realizó la descripción de la calidad ambiental utilizando a los anfibios y reptiles como indicadores biológicos. Resultados Se registró un total de 99 individuos de anfibios y 11 de reptiles, pertenecientes a 25 especies agrupadas en 12 familias (14 de anfibios y 11 de reptiles) (Cuadro 1). En el bosque se registró un total de 40 individuos de ocho especies pertenecientes a seis familias. En el sistema Agrosilvopastoril se encontraron 28 individuos de 14 especies correspondientes a ocho familias. En la quebrada se registraron 42 individuos de 13 especies dentro de ocho familias. Entre los anfibios, se registraron 12 especies de ranas y dos de sapos, las familias más representativas de anfibios son Strabomantidae (con dos géneros, cuatro especies y 42 individuos) e Hylidae (con dos géneros, cuatro especies y 17 individuos). Las especies con mayor número de individuos registrados son Pristimantis skydmainos (16), Noblella lochites (18) y Rhinella margaritifera (19). Referente a los reptiles se han registrado ocho especies de serpientes (tres familias) y tres especies de lagartijas (tres familias). Las familias con sólo un individuo registrado son Boidae, Teiidae, Scincidae y Polychrotidae; todas ellas de reptiles, siendo la primera una boa y las tres restantes lagartijas. La familia más representativa es Colubridae, con tres géneros, cinco especies e igual número de individuos. Cuadro 1. Listado de especies de anfibios y reptiles encontrados en los diferentes hábitats del Bosque Húmedo Tropical de la quinta “El Padmi”, 2009. CLASE Especie Anfibios Pristimantis skydmainos Pristimantis metabates Noblella lochites Pristimantis sp. nov. Hypsiboas calcaratus Hypsiboas lanciformis Hypsiboas punctata Ostheocephalus planiceps Rhinella margaritifera Rhinella marina Leptodactylus wagneri Leptodactylus andreae Cochranella flavopunctata Allobates fratisenescus

Nombre Vulgar

Cutín Cutín Cutín Cutín Rana arborícola Rana arborícola Rana arborícola Rana arborícola Sapo Sapo Rana Rana Rana de cristal Rana dardo

Familia

Número de individuos Total de por hábitat Individuos B SAF Q

STRABOMANTIDAE 11 STRABOMANTIDAE 0 STRABOMANTIDAE 17 STRABOMANTIDAE 0 HYLIDAE 1 HYLIDAE 0 HYLIDAE 0 HYLIDAE 0 BUFONIDAE 6 BUFONIDAE 0 LEPTODACTYLIDAE 0 LEPTODACTYLIDAE 1 CENTROLENIDAE 0 DENDROBATIDAE 2

2 0 0 2 2 5 1 2 4 2 0 3 0 0

3 6 1 0 3 3 0 0 9 5 5 0 3 0

16 6 18 2 6 8 1 2 19 7 5 4 3 2

84


Reptiles Oxyrhopus formosus Falsa coral roja Oxyrhopus petola Falsa coral amazónica Xenodon rapdocephalus Falsa equis Chironius scurrulus Serpiente látigo Chironius fuscus Serpiente látigo oliva Bothriopsis pulchra Víbora loro mashaco Bothrops atrox Hoja podrida Epicrates cenchria Boa arcoíris Kentropyx pelviceps Lagartija cola de látigo Mabuya nigropunctata Lagartija Anolis fuscoauratus Lagartija arborícola Total B: Bosque, SAF: Agrosilvopastoril, Q: Quebrada

COLUBRIDAE COLUBRIDAE COLUBRIDAE COLUBRIDAE COLUBRIDAE VIPERIDAE VIPERIDAE BOIDAE TEIIDAE SCINCIDAE POLYCHROTIDAE

1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 40

0 0 1 1 0 1 0 1 0 1 0 28

0 1 0 0 1 0 1 0 1 0 0 42

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 110

Riqueza de Especies y Abundancia Se registró un total de 110 individuos pertenecientes a 25 especies, 17 géneros y 12 familias. Las especies más abundantes fueron Rhinella margaritifera, Noblella lochites y Pristimantis skydmainos; siendo la primera un sapo y las dos restantes ranas. Las especies menos abundantes son: Pristimantis sp., Hypsiboas punctata, Ostheocephalus planiceps y Allobates fratisenescus (las cuatro anfibios) y todas las especies de reptiles. En la figura 2 se grafica los valores de abundancia de las especies, la tendencia indica que los anfibios son más abundantes que los reptiles, esto se puede explicar porque de todas las especies de reptiles se encontró un solo individuo de cada una.

85


Figura 2. Abundancia de las especies registradas en la quinta “El Padmi”, 2009. Diversidad El Índice de diversidad de Shannon es de 2,65 que de acuerdo a los rangos para la interpretación según Magurran (1989) indica que la diversidad alfa de la herpetofauna del área de estudio (El Padmi) es media. Índice de Similitud La diversidad beta (diversidad de la herpetofauna de diferentes hábitats), calculada mediante el Índice de Jaccard, se muestra en el cuadro 2. Cuadro 2. Índice de similitud de Jaccard de los 3 tipos de hábitat de la quinta El Padmi, 2009. Tipo de hábitat Bosque Agrosilvopastoril Quebrada

Bosque

Agrosilvopastoril Quebrada 0,22 0,24 0,23

Los hábitats son poco similares en la composición de especies, existen mayor número de especies únicas que compartidas, a excepción del bosque que tiene solo tres especies únicas y comparte cinco, una con la zona agrosilvopastoril, una con quebrada y tres con ambos. En cuanto a la quebrada y la zona agrosilvopastoril comparten cinco especies (de las cuales tres son compartidas también con el bosque). Estado de Conservación En la investigación se registraron tres especies endémicas para Ecuador: Noblella lochites (registrada en el bosque y la quebrada), Pristimantis sp. (registrada en la zona agrosilvopastoril) y Allobates fratisenescus (registrada en el bosque). El 64 % de las especies registradas (n = 25) están categorizadas en preocupación menor (LC), el 12 % en casi amenazada (NT), y el 8 % en la categoría en peligro (EN). Otro 8 % corresponde a la categoría no evaluada (NE) y el restante 8 % a datos insuficientes (DD). Análisis de Hábitats Existen tres especies comunes (anfibios) en los tres tipos de hábitat: Pristimantis skydmainos, Hypsiboas calcaratus y Rhinella margaritifera (Cuadro 3). Las especies únicas de cada tipo de hábitat se presentan en el cuadro 3, siendo la zona agrosilvopastoril la que tiene mayor número de especies únicas y el bosque el de menor cantidad.

86


Cuadro 3. Listado de especies únicas de anfibios y reptiles de cada hábitat de la quinta El Padmi, 2009. Especies de Bosque Especies del Sistema Especies de Quebrada Agrosilvopastoril Allobates fratisenescus Δ Pristimantis sp. Δ Pristimantis metabates Δ Oxyrhopus formosus * Hypsiboas punctata Δ Leptodactylus wagneri Δ Anolis fuscoauratus * Ostheocephalus planiceps Cochranella flavopunctata

Δ

Δ

Δ

Xenodon rapdocephalus *

Oxyrhopus petola *

Chironius scurrulus * Bothropsis pulchra * Epicrates cenchria * Mabuya nigropunctata *

Chironius fuscus * Bothrops atrox * Kentropyx pelviceps *

Anfibios, *Reptiles

Para relacionar los tres tipos de hábitats se graficó el número de individuos de las tres especies compartidas entre éstos. Cabe recalcar que las tres especies utilizadas para la comparación pertenecen a la clase anfibia (figura 3).

Figura 3. Especies comunes en los tres tipos de hábitat. Discusión Composición Herpetofaunística

87


De entre los anfibios encontrados en la quinta “El Padmi”, es importante señalar la presencia de Pristimantis sp. (Strabomantidae), posiblemente sea una especie que no ha sido registrada antes por la ciencia, de la cual se han podido encontrar sólo dos individuos en pastizales, para su descripción es necesario disponer de al menos 10 individuos, motivo por el cual el presente artículo no incluye la descripción formal de ésta especie. En el área de estudio se registraron 25 especies (14 de anfibios y 11 de reptiles), lo cual comparando con la herpetofauna del Yasuní, en las provincias de Orellana y Napo, representa aproximadamente la séptima parte de las 185 especies que se conoce para ese lugar (105 de anfibios y 80 de reptiles), el cual ha sido reportado como uno de los sitios con mayor diversidad alfa del planeta (Cisneros-Heredia 2006). Esto posiblemente debido al estado de conservación del Yasuní en comparación con el área de El Padmi, a distintas condiciones climáticas y geográficas, además de un mayor esfuerzo de muestreo y a la combinación de metodologías. Otro estudio realizado al norte del país en el Bloque 15, provincia de Sucumbíos registra un total de 61 especies entre anfibios y reptiles (Izquierdo et al. 2000), con un tiempo de muestreo similar al presente trabajo, pero con una combinación de cuatro metodologías, lo que sugiere que el número total de especies depende del tiempo de muestreo y de las diferentes metodologías que se apliquen, por lo tanto si en la quinta “El Padmi” se realizarán mayores esfuerzos de muestreo con una combinación de metodologías posiblemente la riqueza de especies sería mayor. Sin embargo, en comparación con estudios realizados en San Francisco del Vergel (Cantón Palanda) y Chito (Cantón Chinchipe), provincia de Zamora Chinchipe, a una altitud y condiciones similares que la quinta “El Padmi”, el número de especies registradas en el presente trabajo es mayor, pues se registraron 11 especies en San Francisco del Vergel (solo anfibios) y nueve en Chito (seis anfibios y tres reptiles) (Fundación Ecológica Arcoíris 2006). Por lo tanto, de acuerdo a los estudios realizados al norte del país la quinta “El Padmi” tiene una menor riqueza de especies, pero en comparación con la herpetofauna de lugares más al sur como San Francisco del Vergel (11 especies) y Chito (nueve especies) la riqueza de especies en el área de estudio (25 especies), es aproximadamente cuatro veces mayor en el primer caso y el doble en el segundo. La abundancia por especie muestra que los anfibios son más representativos que los reptiles, la razón de esto pueden ser las características ecológicas que los reptiles requieren hace más difícil su registro (Cisneros – Heredia 2006), en el presente trabajo se encontró un número relativamente bajo de este grupo taxonómico, pero sin duda con mayores estudios se conocerá con exactitud la riqueza tanto de anfibios como de reptiles de la quinta “El Padmi”. Según el valor del índice de Shannon la diversidad de la herpetofauna del área de estudio indica una diversidad media, al igual que la diversidad de la herpetofauna del bloque 15 en la provincia de Sucumbíos que con un valor de 2,3 calculado con el mismo índice (Izquierdo et al. 2000) La similitud entre los tres hábitats es baja, debido posiblemente a las diferentes condiciones que existen entre ellos, la zona agrosilvopastoril es un lugar con mayor exposición a la luz, menos cobertura vegetal y mayor grado de intervención. El bosque y la quebrada son lugares

88


más oscuros y mejor conservados, las condiciones de humedad de cada hábitat marca diferencias en cuanto a los lugares de reproducción. Es importante señalar la presencia de Noblella lochites, especie de anfibio endémica para el país, que se encuentra categorizada como En Peligro (EN) (Ron et al. 2008), en el presente trabajo es la segunda especie más abundante con un total de 18 individuos, lo cual podría sugerir que la especie pueda ser re-categorizada y su grado de amenaza disminuya al existir una población importante en el sur del Ecuador. En el caso de Allobates fratisenescus, Pristimantis skydmainos (Anfibios) y Oxyrhopus formosus (Serpiente) son especies que habían sido registradas únicamente para el norte del país, por lo que su rango de distribución se amplía. En el caso de Pristimantis skydmainos ocurre algo similar a Noblella lochites, está categorizada como En Peligro (EN), pero para su categorización sólo fueron tomados en cuenta los registros que existían de esta especie en la Amazonía norte del país, en el presente estudio se registro 16 individuos en una zona reducida como es la quinta “El Padmi” (103,5 ha). En el caso de Pristimantis metabates (Anfibio) se trata de una especie que no se encontraba registrada para Ecuador, y los únicos registros que existen son para la Amazonía del Perú, por lo que se trata de una especie nueva para Ecuador y no se encuentra evaluada por la lista roja, todavía. Pristimantis sp. constituye posiblemente una nueva especie de anfibio para la ciencia por lo que tampoco ha sido evaluada en la lista roja de los anfibios de Ecuador, y no ha podido aún ser caracterizada ni descrita formalmente. Caracterización de Hábitat La riqueza de especies de la zona agrosilvopastoril es mayor al resto de hábitats, esto muy probablemente se debe a la cercanía que existe entre esta zona con la quebrada y el bosque, y a la relación existente entre los tres tipos de hábitats en lo referente a la biología de las especies, a pesar de que los índices de similitud no lo muestren así. Hábitat bosque Basándose en las especies registradas en el bosque, como es el caso de Noblella lochites, indicador de buena calidad, se trata de una especie restringida a pocas localidades en el país y su categoría de amenaza según la lista roja de los anfibios del Ecuador es En peligro (EN), esto es una característica que permite conocer que este hábitat conserva características del bosque original, lo que se corrobora con la presencia de Oxyrhopus formosus, especie de la cual se tienen pocos registros, pero según la biología de la familia a la cual pertenece (Colubridae), son especies muy rápidas y que se asustan fácilmente y que por ende se registran muy pocas veces, además ésta especie por su color rojo intenso podría llamar la atención de cazadores, lo que sugiere que si el bosque estuviese intervenido, su ausencia sería muy notoria. Otro indicador de buena calidad del bosque es la presencia de Allobates fratisenescus, rana venenosa, cuyos requerimientos ambientales son muy estrictos (especialmente en lo que a sustrato se refiere), esta ranita además brinda cuidado parental a los renacuajos por lo tanto garantiza la calidad ambiental para éstos y se reproduce con éxito cuando el medio lo permite.

89


Hábitat quebrada La herpetofauna en este hábitat, está estrechamente relacionada con la vegetación de las riberas, pues la mayoría de especies fueron encontradas en lugares con cobertura, para el caso de las especies Hypsiboas calcaratus e Hypsiboas lanciformis, esto se explica porque se trata de ranas arborícolas cuya vida depende del estrato arbóreo, igual el caso de Cochranella flavopunctata. Para el caso de las especies de reptiles encontradas la vegetación de ribera es un factor indispensable para su vida, por las facilidades que le brinda para refugio, camuflaje y consecución de alimento. Cochranella flavopunctata es una rana de cristal, cuya presencia depende de una óptima calidad del agua, por lo que se puede evaluar positivamente las características de este recurso, pero únicamente en la parte media y alta de la quebrada, en donde se pudo registrar esta especie, en la parte baja ya no se obtuvo ningún reporte y aparece Rhinella marina que comúnmente es relacionada con la baja calidad del agua, situación que se debe al uso de la quebrada en la parte baja, pues durante la fase de campo del presente estudio se registró una gran cantidad de residuos que está contaminando las aguas. Es importante destacar la presencia de Pristimantis metabates en las orillas arenosas de la quebrada, especie de la cual no existían registros en Ecuador, ni estudios acerca de su ecología, se la conocía únicamente de localidades de la Amazonía del Perú, motivo por el cual es muy importante tomar acciones que permitan conservar esta especie y consecuentemente el hábitat donde éstas se desarrollan. Hábitat del sistema agrosilvopastoril En este tipo de hábitat fueron encontrados individuos de las cuatro especies de la familia Hylidae. A esta familia corresponden un conjunto de ranas arborícolas, cuyo desarrollo y vida dependen del estrato arbóreo. Por esta razón es de suma importancia conservar los árboles y la vegetación de las cercas vivas y los árboles dispersos que se encuentran presentes en casi todos los pastizales del área de estudio. Es importante señalar la presencia de Pristimantis sp. registrada en este tipo de hábitat, la cual es posiblemente una especie nueva para la ciencia, lo que corrobora el problema e hipótesis planteados antes del desarrollo del presente trabajo de que existen especies en la Amazonía Sur del Ecuador que están en proceso de extinción sin haber conocido nada acerca de ellas, así como esta especie ha sobrevivido en pastizales después de los procesos de deforestación debieron existir algunas especies que no se adaptaron y desaparecieron. Agradecimientos Al Dr. Max González, Presidente de la UNAMAZ, al Ing. Walter Apolo, Coordinador del CEDAMAZ, a la Ecóloga Katiusca Valarezo, Coordinadora del LOUNAZ y del Proyecto, al Ecólogo Diego Cisneros-Heredia del Laboratorio de Anfibios y Reptiles, Colegio de Ciencias de la Vida, Universidad San Francisco de Quito (USFQ) por su apoyo en la identificación de ejemplares y su valioso aporte al proyecto, al Biólogo Mario Yánez del Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales (MECN). A los ingenieros Jorge García L., Zhofre Aguirre M. y Nikolay

90


Aguirre M., al personal del CEDAMAZ, a la comunidad de El Padmi (De manera especial a Carmen Uzhap y Sixto Dávila) y a todos los familiares y amigos por su inmenso apoyo y comprensión. Literatura citada Angulo, A.; Rueda, J. V.; Rodríguez, J.V. (Eds). 2006. Técnicas de Inventario y Monitoreo para los Anfibios de la Región Tropical Andina. Conservación Internacional. Serie Manuales de Campo Nº 2. Panamericana Formas e Impresos S.A., Bogotá D.C. 298 pp. Carrillo, E.; Aldáz, S.; Altamirano, M.; Ayala, F.; Cisneros, D.; Endara, A.; Márquez, C.; Morales, M.; Nogales, F.; Salvador, P.; Torres, M.L.; Valencia, J.; Villamarín, F.; Yánez, P. 2005. Lista Roja de los Reptiles del Ecuador. Fundación Novum Milenium, UICN-Sur, UICN-Comité Ecuatoriano, Ministerio de Educación y Cultura. Serie proyectos PEEPE. Quito. Castillo Escobar, J. V. 2007. Diseño e Implementación de un Jardín Botánico Forestal en la Estación Experimental El Padmi, en la provincia de Zamora Chinchipe. Tesis previa a la obtención de título de Ingeniera Forestal. Área Agropecuaria y de Recursos Naturales Renovables. Universidad Nacional de Loja. Cisneros Heredia, D. F. 2006. Herpetofauna de la Estación de Biodiversidad Tiputini, Ecuador. B. S. Proyecto Final, Universidad San Francisco de Quito, 129 p. Cisneros Heredia, D.F. 2009. Entrevista personal. Coloma, L. A.; Quiguango Ubillús, A.; Ron, S. R. 2009. Anfibios y Reptiles de Ecuador: lista de especies y distribución. [en línea]. Ver.1.1. 25 Mayo 2000. Museo de Zoología, Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Quito, Ecuador. Fundación Ecológica Arcoíris. 2006. Diagnostico Biológico y Ecológico de las Áreas de Conservación Los Tres Picachos, Las Sabanas y Chito, de los Cantones Palanda y Chinchipe. Provincia de Zamora Chinchipe. Informe Técnico. Loja, Ec. Heyer W.R.; Donelly M.A.; Mcdiarmid R.W.; Hayek L.A.C.; Foster M. 1994. Measuring and Monitoring Biological Diversity: Standard methods for amphibians. Smithsonian Institution. USA. Holdridge, L. 1977. Ecología Basada en Zonas de Vida. Centro Tropical de Ciencia. San José, Costa rica. Izquierdo, J.; Nogales, F.; Yánez, A.P. 2000. Análisis Herpetofaunístico de un Bosque Húmedo Tropical en la Amazonía Ecuatoriana. Sociedad Venezolana de Ecología. ECOTROPICOS 13(1):29-42. Ron, S. R.; Guayasamín, J. M.; Coloma, L. A.; Menéndez-Guerrero, P. 2008. Lista Roja de los Anfibios de Ecuador. [En línea]. Museo de Zoología, Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Quito, Ecuador. Consulta: 08 de Junio – 2009.

91


Sierra, R. 1999. Propuesta Preliminar de un Sistema de Clasificaci贸n de Vegetaci贸n para el Ecuador Continental. Proyecto INEFAN/GEF-BIRF y EcoCiencia. Quito, Ecuador.

92


Criterios en la instalación de los experimentos y caracterización de los sitios del proyecto “Gestión de la fertilidad del suelo con enmiendas de carbón vegetal en plantaciones de árboles maderables en el sur de la amazonia ecuatoriana” Carlos Valarezo-Manosalvas1*, Héctor Maza1, Carlomagno Chamba2, Luís Valarezo1, Bolívar Merino3, Miguel Villamagua1, Marconi Mora4, Ricardo González5 1

Docentes-Investigadores del Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonía (CEDAMAZ). Docente del Área de la Energía, las Industrias y los Recursos Naturales no Renovables (AEIRNNR) 3 Técnico del Herbario Reinaldo Espinosa 4 Técnico del Laboratorio de Suelos 5 Responsable de la Estación Experimental El Padmi *Autor para correspondencia cvalarezo@softhome.net Resumen 2

El proyecto se orienta a generar alternativas para la gestión sostenida de la fertilidad de los suelos de las laderas degradados por efecto de la ganadería, en el rango de altitud de 800 a 1 100 m s.n.m, en la zona sur de la Amazonía Ecuatoriana, mediante la aplicación de carbón vegetal, cal y nutrientes, y utilizando pachaco Schizolobium parahybum y melina Gmelina arborea como especies maderables indicadoras de rápido crecimiento. Los criterios aplicados tanto en la selección de los dos sitios experimentales como en la instalación de los ensayos, guardan correspondencia con las hipótesis, el tiempo para disponer de los resultados, la pendiente del terreno y la distribución del sistema de raíces de los árboles en las laderas de la zona. En el sitio la Victoria (15 % de pendiente promedio) del cantón Zamora, los suelos (Typic Kandihumults) se han formado de granodiorita. En el sitio Los Zapotes (60 % de pendiente promedio) del cantón Centinela del Cóndor, los suelos (Rhodic Kandihudlts) provienen de andesita y brechas tobáceas. En ambos sitios, los suelos son muy profundos, muy fuertemente ácidos, con carga negativa neta y presencia de Al3+. Antes de la instalación de los experimentos en los pastizales degradados se identificaron 26 especies en La Victoria (4 herbáceas, 18 arbustivas y 4 arbóreas), y 33 especies en Los Zapotes (18 herbáceas, 10 arbustivas y 5 arbóreas). La variación espacial de la velocidad de infiltración (1,7 a 6,9 cm/h en La Victoria y 0,003 a 1,10 cm/h en Los Zapotes) se atribuye al tipo de cobertura inicial del terreno y a la historia de compactación por la ganadería. Abstract The project aims to generate alternatives for sustainable management of soil fertility on livestock degraded slopping areas in the altitude range from 800 to 1,100 m a.s.l in the south of the Ecuadorian Amazon through the application of charcoal, lime and nutrients, using rapid growing timber species pachaco Schizolobium parahybum and melina Gmelina arborea as indicators. The criteria considered in both the selection of two pilot sites and the installation of the experiments are related to the hypothesis, the time to have the results, the slope of the terrain and the distribution of the root system of trees growing on the slopes in the area. At the site La Victoria (15% average slope) of Zamora Canton, soils (Typic Kandihumults) have been formed in granodiorite. At the site Los Zapotes (60 % average slope) of the Centinela del Cóndor Canton, soils (Rhodic Kandihudlts) have formed from andesite and tuffaceous breccias. At both sites, soils are very deep, very strongly acidic, with net negative charge and the presence of Al3+. Before installation of the experiments in the degraded pastures 26 species

93


were identified in La Victoria (4 grasses, 18 shrubs and 4 trees), and 33 species in Los Zapotes (18 grasses, 10 shrubs and 5 trees). The spatial variation of the infiltration rate (1.7 to 6.9 cm/h in La Victoria and 0.003 to 1.10 cm/h in Los Zapotes) is attributed to the type of initial coverage of the terrain and the history of compaction by livestock. Palabras clave: suelos ácidos del trópico húmedo, suelos de granodiorita, suelos de andesita, Terra Preta, infiltración Introducción En el corredor de la red fluvial Zamora-Nangaritza, en la Zona Sur de la Región Amazónica Ecuatoriana (RAE), los suelos de las ondulaciones, el piedemonte, las colinas y montañas bajas, en el rango de altitud de 800 a 1 100 m s.n.m en condiciones naturales soportan un frondoso bosque tropical biodiverso y multi-estrato, constituido por un conjunto de especies en equilibrio y armonía, cuya reserva de nutrientes se concentra en la biomasa y en la capa orgánica superior. Entre la vegetación y el horizonte superficial se produce el continuo y permanente reciclaje de los nutrientes, bajo el denominado “ciclo orgánico”, constituyéndose en un ecosistema cerrado, en el cual el bosque se alimenta de sí mismo (Valarezo 2004). La intervención humana sobre este bosque natural, al igual que en el resto de la RAE, ha consistido en la extracción selectiva de las especies arbóreas de valor comercial, luego la tumba, roza y quema del bosque remanente, seguida en general de un cultivo de naranjilla, para finalmente establecer pastizales. Así, la conversión del bosque natural a pastizal, interrumpe abruptamente el reciclaje natural de los elementos nutritivos, los cuales se lixivian por efecto de la abundante lluvia, se acelera la mineralización de la reserva de materia orgánica, y se instala un proceso de erosión hídrica, por lo que en un tiempo relativamente corto se degrada la fertilidad del suelo y las tierras se convierten en marginales, constituyéndose en “desiertos de fertilidad”, que se caracterizan por una fuerte acidez, presencia de aluminio tóxico y, la baja disponibilidad de macro y micronutrientes, principalmente nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, zinc, entre otros. Se estima que actualmente la afectación alcanza alrededor del 50 % de las áreas del pie de monte y las colinas y montañas bajas (aproximadamente 50 000 ha), la misma que lamentablemente sigue creciendo a expensas de la destrucción del bosque primario (Valarezo et al. 1998). Si bien, desde la perspectiva de la utilización productiva y de recuperación de las áreas degradadas, estas tierras (de pendiente entre 12 a 60 %) tienen vocación para la repoblación forestal con especies de valor comercial, aprovechando las condiciones de elevada temperatura y humedad de la zona, que la convierten en un invernadero natural, con gran potencialidad de producción de biomasa, único en el mundo por la posición del país en el centro del planeta; en cambio, la baja fertilidad general de los suelos, la intensa lixiviación de los nutrientes y la fuerte acidez, se constituyen en sus principales limitaciones. Ante el problema expuesto, a menos que los productores cuenten con conocimientos adecuados y opciones ventajosas para la gestión sostenida de la fertilidad de los suelos, la degradación de las tierras de las laderas y la destrucción de sus bosques, principalmente por la ganadería, continuará, porque su supervivencia, en términos de ingresos económicos, depende de esta actividad.

94


Varios estudios señalan que las aplicaciones de carbón vegetal pueden mejorar y mantener las condiciones físicas, químicas y de fertilidad de los suelos del trópico húmedo. Así, Lotter (2002) reporta que en la profundidad de la Amazonía Brasilera, en Oxisoles de baja fertilidad, donde el bosque natural ha sido reemplazado con cultivos y pastizales, se encuentran algunas pequeñas áreas dispersas cuyos suelos no presentan el color rojo típico de los Oxisoles, sino que son de color oscuro o negro. Estos suelos se conocen con el nombre de Terra Preta do Indio (Tierra Negra de Indio) y son característicos de los asentamientos pre-Colombinos de los nativos. Por algún tiempo se ha conocido que los suelos de Terra Preta son mucho más fértiles que aquellos de sus alrededores; sin embargo, es recientemente que los científicos han empezado a estudiar seriamente para determinar el origen de su mayor fertilidad, habiendo encontrado que sus características no se deben a procesos biológicos ni pedogenéticos, sino que son el producto de la acción humana (suelos antropogénicos). Se ha descubierto que el carbón vegetal es el componente misterioso de los suelos de Terra Preta. Aparentemente, los nativos pre-Colombinos, tumbaron el bosque y en lugar de quemarlo sobre la superficie del terreno, como se acostumbra en el sistema de tumba y quema que deja cenizas y muy poco carbón, enterraron la biomasa y la quemaron, la combustión incompleta de la biomasa debido a la falta de oxigeno produce carbón vegetal. La situación sorprendente es que después de 1 500 años, estos suelos todavía son fértiles, por lo que son preferidos por los agricultores locales. Investigaciones relativamente recientes (Glasser et al. 2002a y Glaser et al. 2002b), han demostrado que en los suelos antropogénicos (Terra Preta) el carbón vegetal puede mantener altos niveles de materia orgánica y de nutrientes aprovechables para las plantas. En los suelos ácidos, la aplicación de carbón vegetal incrementa el pH y disminuye la saturación de Al, factores que a menudo constituyen las principales limitaciones de la productividad de los cultivos en los suelos altamente meteorizados de los trópicos húmedos (Cochrane y Sánchez 1980, y Mgagwu y Piccolo 1997); pero, no solamente incrementan el contenido de nutrientes, sino también la retención de éstos, lo cual es especialmente importante en los suelos mencionados, que tienen baja capacidad de retención iónica (Glaser et al. 2002). Se reporta, así mismo, que el rendimiento de los cultivos se puede incrementar aún más, cuando la aplicación de enmiendas de carbón van acompañadas de fertilizantes y abonos orgánicos (Glaser et al. 2002 y Lehmann et al. 2002). En los suelos Terra Preta, la lixiviación y la cristalización de los nutrientes es retardada por la fuerte formación de quelatos, que son complejos de ácidos húmicos con iones metálicos (Bechtold 2002), lo cual se ha observado también en los suelos que se ha aplicado carbón vegetal (Glaser et al. 2002a). Se asume que la lenta oxidación (biótica y/o abiótica) en los bordes de la cadena aromática del carbón vegetal, que contiene grupos carboxílicos, es la responsable tanto de la posible formación de complejos órgano-minerales, como del incremento sustancial de la capacidad de intercambio catiónico (Glaser et al. 2002b). Adicionalmente, el C pirogénico (carbón vegetal) es muy resistente a la degradación microbiana, persistiendo en el medio ambiente a través de siglos, debido a la estabilidad química proveniente de la estructura aromática (Goldber 1985; Scmidt et al. 1999; y, Seiler y Crutzen 1989). Consecuentemente, el aporte de carbón vegetal para mejorar la fertilidad, podría conducir a un mayor secuestro de C y constituirse en un sumidero de CO 2 de largo

95


plazo (Glaser et al. 2002b) en la perspectiva de disminuir la carga de este gas en la atmósfera principal causante del aumento de la temperatura mundial promedio o calentamiento global, denominado Cambio Climático Antropogénico. Es en este marco que a través del presente proyecto se plantea generar alternativas para la gestión sostenida de la fertilidad de los suelos ácidos y pobres en las laderas de la zona sur de la Región Amazónica Ecuatoriana, mediante enmiendas de carbón vegetal, cal y nutrientes, como estrategia para la producción de árboles de especies maderables de valor comercial, que permita dinamizar la economía, recuperar las áreas degradadas, elevar la captura de CO 2 y atenuar la degradación del bosque primario. Consecuentemente, los objetivos específicos del proyecto son: 1. Determinar el efecto de las enmiendas de carbón vegetal, cal y nutrientes minerales, sobre el crecimiento y el rendimiento económico de las especies arbóreas maderables indicadoras, pachaco Schizolobium parahybum y melina Gmelina arborea, en los suelos de la zona sur de la Región Amazónica Ecuatoriana. 2. Evaluar la incidencia de la aplicación de carbón vegetal sobre las condiciones químicas del suelo, la disponibilidad de nutrientes y las reservas C y de N, P, K, Ca, Mg, S, Fe, Cu, Mn y Zn, en los terrenos de las plantaciones de las especies arbóreas maderables. 3. Cuantificar la captura de CO2 por las especies arbóreas maderables y el aporte de C al suelo. Sobre la base de los elementos expuestos, como hipótesis del proyecto se plantea que el carbón vegetal retendría en forma aprovechable tanto los nutrientes aplicados como los liberados por mineralización de la materia orgánica, disminuiría la lixiviación de los nutrientes por efecto de la abundante lluvia, y proveería a la planta los nutrientes en forma continua a lo largo de toda su vida; por su parte, la cal neutralizaría el aluminio tóxico. Todo ello se traduciría en un crecimiento más acelerado de la planta, una mayor producción de madera y biomasa en general, concomitantemente con una importante captura de CO2, con directo beneficio económico y ambiental para los productores y para la zona en su conjunto. Materiales y métodos Zona de estudio La zona de estudio corresponde al territorio del corredor de la red fluvial Zamora-Nangaritza, en la Zona Sur de la RAE, que se extiende entre las ciudades de Zamora en el Sur y Gualaquiza en el Norte, y que lo comparten los cantones Zamora, Yantzatza, Centinela del Cóndor, Nangaritza y El Pangui de la provincia de Zamora Chinchipe; y, Gualaquiza de la provincia de Morona Santiago.

96


AREAS DE INTERÉS DEL PROYECTO

97

Figura 1. Ubicación de la zona de estudio El gran paisaje de la zona está constituido por un valle estrecho y alargado, con flancos de montañas a ambos lados, pertenecientes a las estribaciones de la Cordillera Real (Oeste) y parte de la Cordillera del Cóndor (Este). El principal sistema de drenaje es el río Zamora con sus afluentes principales los ríos Yacuambi y Nangaritza. La siguientes unidades fisiográficas se distinguen en la secuencia del valle hasta la cumbre de las montañas: terrazas aluviales recientes y antiguas, bien drenadas, con riesgo de inundación y mal drenadas (31 648 ha); ondulaciones, formadas por coluviones (12 235 ha); pie de monte (20 019 ha); colinas y montañas bajas (32 528 ha); colinas altas y montañas (106 294 ha); y, mesetas (8 762 ha). Según Aspden y Litherland (1990), geológicamente la zona está ubicada cerca del borde de la cuenca pericratónica amazónica en proximidad con la Cordillera Real de los Andes Ecuatorianos (zona subandina). Se caracteriza por la presencia de: rocas antiguas de edad Triásica, constituidas por rocas metamórficas (Grupo Zamora); secuencias sedimentarias y volcánicas mesozoicas del Jurásico y Cretácico, pertenecientes a la Formación Santiago y Chapiza; rocas sedimentarias cretácicas, de las formaciones Hollín y Napo; y, depósitos cuaternarios que forman terrazas aluviales y coluviales. Estas unidades están intruídas por rocas granodioríticas del Batolito de Zamora de edad Jurásica y rocas del tipo granito-gneis del Complejo Tres Lagunas. A partir de la información que reporta el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología del Ecuador (INAMHI) para el periodo de registro de 1970 a 1993 (23 años) de la estación meteorológica de Zamora, situada a 970 m s.n.m., se derivan las siguientes características del clima para el piso bajo de la zona (850 a 1 000 m s.n.m,): temperatura media mensual 22,0°C; mínima 20,8°C y máxima 22,6°C, la precipitación media anual es de 1 945 mm, con un rango de 1 865 a 2 314 mm; y, la humedad relativa media mensual es de 88%. Proceso de implementación de los experimentos El proyecto contempla la instalación de tres experimentos de largo plazo (seis años), en sitios representativos de los suelos degradados por efecto de la ganadería, en las laderas del pie de


monte, las colinas y las montañas bajas, de los cantones Zamora, Centinela del Cóndor y El Pangui. Socialización del proyecto Con la finalidad de disponer del apoyo de las instituciones de la zona de directa influencia en aquellas áreas en las que potencialmente se instalarían los experimentos, la primera actividad que se cumplió fue la socialización del proyecto en el Batallón de Selva “BS-62 Zamora” del Ejército Ecuatoriano y los municipios de Centinela del Cóndor y El Pangui. Esta actividad consistió en la exposición de la importancia del problema, la trascendencia social, económica y ambiental de la investigación, los objetivos y resultados esperados, y los beneficiarios potenciales. Criterios para la selección de los sitios experimentales En la selección de los terrenos de los sitios experimentales se consideraron los siguientes criterios: 1.- ubicación, en una de las unidades fisiográficas de pie de monte, colinas y montañas bajas; 2.- pendiente media de 12 a 60 %; 3.- suelos profundos; 3.- rango de altitud de 850 a 1 000 m s.n.m.; 4.- superficie disponible de al menos 8 000 m2; 5.- evidencias de degradación por efecto de la ganadería (presencia del helecho Pteridium aquilinum conocido localmente como llashipa, erosión y/o abandonadas); 6.- seguridad para el registro de los datos sobre el crecimiento de los árboles y la evolución de las condiciones físico-químicas y de fertilidad de los suelos, al menos durante seis años; y, 7.- fácilmente accesibles desde la carretera principal, de manera que se constituyan en áreas demostrativas para facilitar la difusión de los resultados a la comunidad, e igualmente, sirvan de escenarios de prácticas e investigación de los estudiantes de la Universidad Nacional de Loja de las carreras y programas de postgrado relacionados, en el marco de los fundamentos del Sistema Modular por Objetos de Transformación. Producción y preparación del carbón vegetal Considerando que las características físico-químicas del carbón están influenciadas por las especies vegetales de las cuales fue elaborado, lo cual puede afectar la variabilidad del experimento, se decidió disponer de carbón vegetal de una sola fuente, preparado con especies maderables debidamente identificadas. Para el efecto, la provisión del carbón vegetal se encargó a un carbonero tradicional del sector Santa Bárbara, de la parroquia Jimbilla, del cantón Loja, provincia de Loja, el mismo que fue elaborado a partir del material leñoso de los siguientes árboles: 80 % tábano Casearia sp. (Flacourtaceae); y, 20 % de cashco Weinmania fagaroides, canelo Nectandra laurel Nees y capulí Prunus opaca (Benth.) Walp. A la empresa metalmecánica SETCONET se encargó el diseño de un molino y las pruebas de molido del carbón, de manera de garantizar un tamaño de partícula inferior a 0,5 cm (recomendación de Bruno Glasser, comunicación personal). Especies arbóreas maderables Con la finalidad de que en un lapso de no más de 6 años se pueda registrar la información de la influencia del carbón vegetal y los nutrientes aplicados al suelo sobre el crecimiento de árboles maderables, se seleccionaron como especies indicadoras de rápido crecimiento (5 o 6 años) el pachaco Schizolobium parahybum y la melina Gmelina arborea. Diseño experimental, tratamientos y características de las parcelas

98


El diseño experimental consiste en un arreglo en parcelas subdivididas (2x2x3), en bloques al azar, con doce tratamientos y cuatro repeticiones. Los tratamientos corresponden a la combinación de tres factores en estudio: dos especies arbóreas (melina y pachaco); dos niveles de la combinación de cal y fertilización (sin y con); y tres niveles carbón vegetal (0,0, 3,0 y 6,0 t/ha), según se presenta en el cuadro 1. Cuadro 1. Tratamientos, factores y niveles en estudio Tratamientos T1 = A1F1 C1

Factores Niveles Especies arbóreas A1. Pachaco, Schizolobium parahybum

T2 = A1F2 C1 T3 = A1 F1C2 T4 = A1 F2C2

A2. Melina, Gmelina arbórea Cal y fertilización F1. 0 t cal / ha + 0 kg de nutrientes/ ha F2. 2 me Ca2+ por 1 me Al3+ /100 g suelo (cal) + una dosis de N, P, K, Mg, S, Zn para cubrir la extracción total de la especie arbórea, que se decidió después de disponer de los análisis de los suelos de los sitios experimentales. Carbón Vegetal C1. 0 t carbón vegetal/ ha C2. 3,0 t carbón vegetal/ ha

T5 = A1F1 C3 T6 = A1F2 C3 T7 = A2F1 C1

C3. 6,0 t carbón vegetal/ ha

T8 = A2 F2C1 T9 = A2F1 C2 T10= A2F2C2 T11= A2F1C3 T12 =A2F2C3 A = Árbol maderable; F = Fertilización; C = Carbón vegetal

Consecuentemente, cada bloque está formado por dos parcelas grandes para el factor especies arbóreas. A su vez, éstas se dividen en dos sub parcelas para los dos niveles de la combinación de cal y fertilización mineral. Las sub-sub parcelas corresponden a los tres niveles de carbón vegetal (0,0; 3,0; y 6,0 t/ha). Cada sub-sub parcela contiene 16 plantas de una de las especies maderables, plantadas en cuadro a 3 x 3 m. Las especificaciones de los bloques y las parcelas del experimento son las siguientes:      

Número de repeticiones (bloques) en cada sitio experimental: 4 Número de plantas por sub- sub parcela de melina: 16; total por sitio: 384 Número de plantas por sub- sub parcela de pachaco: 16; total por sitio: 384 Área de la sub subparcela 12 x 12 m: 144 m2 Número de sub-sub parcelas por sitio experimental: 48 Área neta experimental por sitio: 6.912 m2

Caracterización de la Geología, geomorfología y material parental de los suelos La caracterización de la geología, la geomorfología y el material parental del suelo en los sitios experimentales seleccionados se realizó sobre la base de la revisión de las cartas de

99


Zamora y Paquisha del Mapa Geológico del Ecuador escala 1:100 000 (Instituto Ecuatoriano de Minería DGGM, 1989); para luego, comprobar en el campo las formas del terreno e identificar in situ la roca de la cual se había formado el suelo. Caracterización de la cobertura vegetal La caracterización de la cobertura vegetal implicó la identificación de las especies herbáceas, arbustivas y arbóreas de los sitios experimentales; así como, la delimitación de las áreas por tipos de vegetación: herbácea, arbustiva y arbórea, o sus combinaciones. En el caso de la vegetación herbácea se separaron las áreas cubiertas con pastos y llashipa. Descripción de perfiles de suelos y toma de muestras alteradas e inalteradas En cada uno de los bloques de los sitios experimentales, se preparó una calicata de 1,2 m de profundidad, en la cual se describió el perfil del suelo (4 perfiles por sitio experimental, 8 perfiles en total), siguiendo las normas contenidas en la “Guía y Claves para la Descripción de Perfiles de Suelos” de la FAO (1975). De cada perfil se tomó una fotografía digital que se incluye en el texto de la descripción respectiva. La designación de los horizontes y capas se realizó siguiendo la nomenclatura contenida en el USDA Soil Taxonomy (2006). De cada horizonte o capa de los perfiles de los sitios experimentales se tomaron muestras alteradas para los análisis físico-químicos de laboratorio (total 60 muestras). Además, de las capas de 00 – 20 cm y de 20 – 40 cm, se tomaron por duplicado muestras inalteradas con cilindros Kopecky de 100 cm3 de capacidad (32 en total), para la determinación de la densidad aparente y la retención de agua a pF 0, pF 2,52 (CC) y pF 4,2 (PMP). Preparación del terreno, aplicación de los tratamientos y plantación En los sitios experimentales se realizó con machete el desbroce de la vegetación arbustiva y arbórea; y, la limpieza de la vegetación herbácea con barreta. En una parte del experimento de Zamora dominada por llashipa se procedió a quemar este material. A continuación, en el experimento de Zamora, tomando como centro el punto señalado para la plantación de cada árbol, se trazó una circunferencia de 2,4 m de diámetro; en cambio, en el experimento de Panguinza, la circunferencia que se trazó para el sitio de plantación de cada árbol fue de 2 m de diámetro, debido a la fuerte pendiente del terreno. Dentro del círculo así formado para cada caso, se distribuyó uniformemente la cal, los fertilizantes y el carbón vegetal, según el tratamiento correspondiente. A continuación, se incorporaron manualmente estos materiales hasta una profundidad de 25 cm usando una lampa. Esta remoción de suelo en el círculo señalado y hasta 25 cm se realizó también en los sitios de los árboles de las sub-subparcelas que no recibieron cal, fertilizantes ni carbón vegetal (testigo). La dosis de cal (carbonato de calcio) para cada sitio experimental se establecieron a partir de los promedios ponderados del contenido de Al3+ intercambiable (extraído con KCl 1N) y de materia orgánica (método de Wakley Black), de las muestras tomadas de la capas superiores del suelo hasta 25 cm de profundidad, aplicando la siguiente relación: 2 cmol(+)/kg de Ca 2+ por cada 1 cmol(+)/kg de Al3+ (Sys 1979). Consecuentemente, el requerimiento de cal para el experimento de Zamora fue de 5 t/ha; en tanto que, para el experimento de Panguinza fue de 3 t/ha. Como fuente de carbonato de calcio se utilizó cal agrícola comercial de 95% de pureza. Cabe señalar que la cantidad de cal y de carbón vegetal que se aplicó al sitio de cada árbol, fue aquella proporcional a la superficie del círculo respectivo.

100


El paquete de fertilización consistió en la aplicación combinada de 200 kg/ha de N, 150 kg/ha de P, 200 kg/ha de K, 118 kg/ha de Mg, y 40 kg/ha de Zn, cuyas dosis para cada planta y las fuentes de estos elementos se detallan en el cuadro 2. Cuadro 2. Dosis de elementos aplicados por planta y fuentes utilizadas Elemento

kg/ha

g/planta

Fuente

N

200

182

Urea Fosfato diamónico Fosfato Diamónico MgK2(SO4)2 MgK2(SO4)2 ZnSO4

P

150

136

K Mg Zn

200 118 40

182 107 36

Nombre comercial Urea 46% N 18 – 46 – 00 18 – 46 – 00 Sulpomag Sulpomag Sulfato de Zinc

A continuación, se procedió a realizar la plantación de las especies maderables seleccionadas. Las plántulas de melina de cinco meses de edad se obtuvieron del vivero forestal de la Escuela Superior Politécnica del Ejército, Extensión de Santo Domingo de los Tsáchilas; en tanto que, las plántulas de pachaco, también de alrededor de cinco meses de edad, se obtuvieron de viveros de la zona del proyecto. Determinación de la infiltración básica En cada bloque de los dos sitios experimentales, a una distancia de aproximadamente 1 a 2 m de cada perfil, se realizó por duplicado una prueba de infiltración (16 pruebas en total), mediante el método del doble anillo, durante el tiempo necesario hasta alcanzar la infiltración básica (alrededor de 4 horas). Cuantificación inicial del carbón almacenado en la biomasa y en el suelo La cuantificación de la biomasa en los diferentes tipos de cobertura vegetal se realizó utilizando un cuadro de madera de 1 m2 que fue lanzado al azar sobre el terreno. La biomasa contenida dentro del cuadro se cortó a ras del suelo y se pesó. A continuación se tomó una muestra de aproximadamente 1 kg de materia fresca, la cual fue llevada al laboratorio para la determinación de la materia seca (40°C) y del carbón orgánico. Para la determinación del carbón almacenado en el suelo, en cada sub-subparcela, utilizando un barreno se tomaron muestras de los 25 cm superiores del suelo, incluida la capa orgánica, los cuales se remitieron al laboratorio para el análisis respectivo. Resultados Ubicación de los sitios experimentales En la primera etapa de la investigación se seleccionaron dos de los tres sitios experimentales programados. El primer sitio corresponde a un terreno ubicado en el sector La Victoria, perteneciente a la Unidad “BS-62 Zamora”, del Ejército Ecuatoriano, en el cantón Zamora, entre las siguientes

101


coordenadas 9 552541 y 9552562 O; y, 0730436 y 0730492 S; y a una altitud entre 949 y 964 m s.n.m. El segundo sitio experimental está ubicado en la finca “Los Zapotes”, de propiedad del señor Héctor Ochoa, en la parroquia Panguinza del cantón Centinela del Cóndor, entre las siguientes coordenadas 9 5668110 y 9 5668160 O; y, 0741799 y 0741868 S; y, a una altitud entre 875 y 917 m s.n.m.

102

SITIO DEL EXPERIMENTO EN ZAMORA

SITIO DEL EXPERIMENTO EN PANGUINZA

Figura 2. Ubicación de los sitios experimentales en La Victoria (cantón Zamora) y Los Zapotes (Parroquia Panguinza, cantón Centinela del Cóndor, provincia de Zamora Chinchipe Características fisiográficas y geológicas de los sitios experimentales En el sitio La Victoria, el paisaje corresponde a pie de monte, el tipo de relieve es una vertiente y la forma del terreno es una ladera moderadamente escarpada, con 15 % de pendiente promedio. Geológicamente se asienta en el gran Batolito de Zamora, de alrededor de 1.800 km2, que se presenta como un cuerpo alargado en dirección NNE-SSW, compuesto de leuco granodioritas y granodioritas hornbléndicas, sin clastos (piedras) en la superficie ni afloramientos rocosos. En el sitio Los Zapotes, el paisaje corresponde a pie de monte, el tipo de relieve es una vertiente y la forma del terreno es una ladera muy escarpada de 60 % de pendiente promedio. El material parental del suelo está constituido por rocas de lavas afaníticas de color gris verdoso, identificadas como andesita y brechas tobáceas, que corresponden al Miembro Superior de la Formación Chapiza del Jurásico. Especies vegetales identificadas en los sitios experimentales Los cuadros 3 y 4 contienen la lista de especies herbáceas, arbustivas y arbóreas identificadas en los sitios seleccionados antes de la instalación de los experimentos. Cuadro 3. Especies herbáceas, arbustivas y arbóreas en el del sitio La Victoria, BS-62, cantón Zamora, provincia de Zamora Chinchipe, antes de la implementación del ensayo


Tipo de vegetación Herbácea

Nombre local Brachearia Yaragua Tapa tapa LLashipa

Total Arbustiva

Sierra Sarnoso Chilca Lantana Zarza Mora Chilca Laritaco Matico Limoncillo Sauco Sierra

Cadillo

Poleo

Total Arbórea

Achotillo Guayabo Tunashe Maco maco

Total (%)

Nombre científico

Familia

Urochloa decunbens (Staff) R.Webster Melinis minutiflora P. Beauv. Axonopus compresus (Sw.) P. Beauv Pteridium arachnoideum (Kaulf.) Maxon.

Poaceae

Ocurrencia por tipo de vegetación (%) 36,7

Poaceae

4,6 4,6

Dennstaedtiaceae

54,1

Miconia Sp. Mauria heterophylla Kunth. Chromoloena laevigata (Lam.) R.M.King & H.Rob. Lantana sp. Rubus urticifolius Poir. Baccharis trinervis Pers. Vernonanthura patens (Kunth) H.Rob. Piper aduncum L. Siparuna aspera (Ruiz & Pauv) A.Dc. Cestrum racemosum Ruiz & Pau. Tibouchino sp. Clidemia capitellata (Bonpl.) D.Don. Triumfetta althaeoides Lam. Ageratina sp. Lepidaploa canescens (Kunth) H.Rob. Zanthoxylum sp. Hyptis sp. Helychium coronarium J. Konig.

Melastomataceae Anacardiaceae Asteraceae

100 5 5 18

Verbenacea Rosaceae Asteraceae Asteraceae

5 10 18 10

Piperacea Monimiaceae

5 5

Solanaceae

5

Elastomatácea Melastomataceae

5 2

Tiliaceae Asteraceae Asteraceae

2 1 1

Rutaceae. Lamiaceae Zingiberaceae.

1 1 1

Vismia baccifera (L.) Triana & Planch Psidium guajava L. Piptocoma discolor (Kunth) Pruski. Myrsine coriacea (Sw.) R.Br.ex Roem & Shult

Eelusiaceae

100 55

Myrtaceae Asteraceae

20 10

Myrsenaceae

15 100

En la vegetación herbácea del sitio La Victoria predomina la llashipa (54,1 %), seguida del pasto brachearia (36,7 %), entre las arbustivas sobresalen dos tipos de chilcas (Chromoloena laevigata y Baccharis trinervis con 18 % cada una); y, en las arbóreas las más frecuentes son el achotillo (55 %) y el guayabo (20 %).

103


En la vegetación herbácea del sitio Los Zapotes predominan los pastos Brachiaria (20 %), Panicum laxum (20 %) y merkerón, también se encuentra llashipa en menor proporción; entre las arbustivas sobresalen Ossaea capillaries (25 %) seguida de Tibouchina sp (15 %); y, en el grupo de las arbóreas el más frecuente está el guayabo (60 %). Cuadro 4. Especies herbáceas, arbustivas y arbóreas en el del sitio Los Zapotes, cantón Centinela del Cóndor, provincia de Zamora Chinchipe, antes de la implementación del ensayo Tipo de vegetación Herbácea

Nombre local Brachiaria Merkeron Pasto Pasto Pasto Llashipa Cosa cosa Pasto Pasto Pasto

Verbenilla Pedorrera

Total Arbustiva

Verbena

Santa María Lantana Sierra

Total Arbórea

Guayabo Caucho o Sucha Uva de de monte Chonta o pambil

Nombre científico

Familia

Urochloa decumbes (Stapf.)R. D. Webster Setaria sphacelata (Schumach.) Stapf & C.E.Hubb. ex Chipp Panicum laxum Sw. Paspaum paniculatum L. Paspalum conjugatum Bergius Pteridium arachnoideum (Kaulf.) Maxon Sida rhombifolia L. Elephantopus mollis Kunth Pseudoelephanthopus spicatus (B.Juss.ex Aubl.) C.F.Baker Hypericum canadense L. Senecio Sp Onoseris sp Aciotis Stachytarpheta cayennensis (Rich.) M. Vahl Ageratum conyzoides L. Hyptis sp Cyperus luzulae (L) Rottb. ex Retz

Poaceae

Ocurrencia por tipo de vegetación (%) 20

Poaceae

15

Poaceae Poaceae Dennstaedtaedtiaceae

20 8 8 5

Malvaceae Asteraceae Asteraceae

5 5 5

Hypericaceae Asteraceae Asteraceae Melastomataceae Verbenaceae

5 5 5 2 5

Asteraceae Lamiaceae Apocynaceae

3 2 2

Verbena litoralis Kunth Conyza bonariensis (L.) Cron quist Piper umbellatum L. Lantana Sp Hyptis sp Tibouchina Sp Ossaea capillaris (D.Don) Cogn. Selaginella flexuosa Spring. Mandevilla Macrocarpaea lenae. J.R. Grant

Verbenaceae Asteraceae

100 10 5

Psidium guajava L. Himatanthus Articulatus (M. Vahl) Woodson Pourouma bicolor Mart.

Myrtaceae Apocynaceae

5 5 10 15 25 10 5 10 100 60 10

Cecropiaceae

10

Wettinia maynensis Spruce

Arecaceae

10

Schefflera Sp

Araliaceae

10

Piperaceae Verbenaceae Lamiaceae Melastomataceae Melastomataceae Selaginellaceae Apocynaceae Gentianaceae

104


Total

100

Características de los suelos de los sitios experimentales Sitio La Victoria, Zamora Como es normal en la naturaleza, los cuatro perfiles estudiados en el sitio La Victoria no son idénticos, pero presentan capas con características similares; así, son suelos muy profundos, formados a partir de roca granodiorítica del gran Batolito de Zamora. Hasta una profundidad de 1,20 m están conformados por una delgada capa orgánica (Horizonte O) de 3 a 4 cm de espesor, un horizonte Ap de 14 a 16 cm de espesor, de color gris muy oscuro a negro, franco al tacto; un horizonte AE (o EA), de 12 a 20 cm de espesor, gris muy oscuro, franco arenoso a arenoso franco al tacto; una transición BE de 12 a 24 cm de espesor; uno o dos horizontes Bt de color pardo amarillento, arcillo arenoso al tacto, con recubrimientos de arcilla (cutanes) muy delgados y discontinuos; una transición CB de 22 cm de espesor amarillo castaño, arcilloso al tacto; y, un horizonte C, de color blanco, arcillo limoso al tacto, con granos de cuarzo menores y mayores a 2 mm. En la capa superior del suelo mineral se observan abundantes raíces finas, disminuyendo a muy pocas hasta 80 a 100 cm de profundidad. Estos suelos han sido clasificados como Typic Kandihumults (USDA Soil Taxonomy 2006).

Figura 3. Perfil del suelo en el sitio La Victoria (cantón Zamora) En el cuadro 5 se presenta los resultados del análisis de laboratorio del perfil 1 (tomado como referencia) del sitio La Victoria, en cuanto a pH en H2O y KCl, acidez cambiable y contenido de materia orgánica. Cuadro 5. Reacción, acidez cambiable y materia orgánica del Perfil 1 del sitio La Victoria, BS-62, cantón Zamora, provincia de Zamora Chinchipe Horizonte O Ap

Profundidad cm 00 – (-0,4) 00 – 16

pH H2O

pH KCl

H+

4,9

4,0

2,16

Al3+ H+ + Al3+ cmol(+)kg-1 1,32

3,48

MO % 3,76

105


AE Bt1 Bt2 CB C

16 – 30 30 – 50 50 – 70 70 – 92 92 – 120

4,8 4,8 4,7 4,7 4,7

4,1 4,0 4,0 4,0 3,9

1,62 1,89 2,16 1,35 1,35

1,28 1,01 0,74 0,68 0,39

2,90 2,90 2,90 2,03 1,74

2,84 2,01 0,79 0,33 0,17

El pHH2O es de 4,9 para el horizonte Ap, disminuyendo gradualmente hasta 4,7 en los horizontes inferiores, valores de la reacción del suelo que se ubican en el rango calificado como muy fuertemente ácido. En todos los horizontes minerales el pHKCl es menor al pHH2O en un rango de 0,7 a 0,8 unidades, situación que evidencia que el suelo tiene carga eléctrica negativa neta en todo el perfil. El H+ oscila entre 1,35 y 2,16 cmol(+)kg-1 , con el mayor valor para el horizonte mineral superior, y variando irregularmente con la profundidad, con los menores valores en los dos últimos horizontes. De igual forma, los contenidos de Al3+ disminuyen gradualmente con la profundidad, con el valor más alto de 1,32 cmol(+)kg-1 para el horizonte Ap; y, el más bajo de 0,39 cmol(+)kg-1 para el horizonte C, lo que indica que a medida que se desciende hasta el material parental del suelo, disminuye el contenido de Al3+. Siguiendo la misma secuencia, los valores de acidez intercambiable (H+ + Al3+), también disminuyen con la profundidad, correspondiendo el valor más alto (3,48 cmol(+)kg-1) al horizonte Ap, y el menor valor (1,74 cmol(+)kg-1) al horizonte C. El contenido de materia orgánica (MO), oscila entre 0,17 % para el horizonte C y 3,76 % para el horizonte Ap. Los valores de MO en los tres horizontes minerales superiores se encuentran en el rango calificado como medio; en tanto que, en los tres horizontes inferiores los valores corresponden al rango calificado como muy bajo. En el cuadro 6 se presenta los resultados de la determinación de la velocidad de infiltración básica en cada uno de los cuatro bloques del sitio experimental La Victoria (terreno del BS62). Los valores promedio de las dos pruebas corresponden a una velocidad de infiltración que va desde moderadamente lenta (1,7 cm/h) para el bloque I, a moderadamente rápida (6,9 cm/h) para el bloque III. Cuadro 6. Infiltración básica en los bloques del sitio experimental La Victoria (BS-62), cantón Zamora, provincia de Zamora Chinchipe Bloque

prueba 1 (cm/h) I 1,4 II 9,5 III 10,3 IV 3,9 6,3 PROMEDIO

prueba 2 (cm/h) 1,9 2,7 3,4 5,5 3,4

Sitio Los Zapotes, Panguinza

Promedio (cm/h) 1,7 6,1 6,9 4,7 4,8

Calificación Mod. Lenta Media Mod. Rápida Media Media

106


En el sitio Los Zapotes, los cuatro perfiles estudiados no son idénticos, pero presentan capas con características similares; así, son suelos muy profundos, formados a partir de andesita y brechas tobáceas. Se asume que los horizontes O, Ah y hasta el E han desaparecido por mineralización y erosión, respectivamente, tanto por el cambio del bosque natural con pastos, como por la fuerte pendiente del terreno; por lo que, hasta una profundidad de 120 cm, los suelos están conformados un horizonte superior designado como Ap (por haber estado con pastos cultivados, aunque originalmente corresponde a un horizonte Bt1) de 10 a 18 cm de espesor, pardo amarillento oscuro, franco, franco limoso a franco arcilloso al tacto; un horizonte Bt21de 22 a 50 cm de espesor; amarillo rojizo a pardo fuerte, franco arcillo limoso, arcillo limoso a arcilloso al tacto; un horizonte Bt22, de 40 a 50 cm de espesor, pardo claro a amarillo rojizo, arcillo limoso a arcilloso al tacto; y, un horizonte BC (o CB), de 12 a 30 cm de espesor, amarillo rojizo a pardo amarillento oscuro, a veces con manchas rojo amarillentas, franco limoso a arcillo limoso al tacto. En uno de los perfiles se identificó también un horizonte C, pardo amarillento oscuro, con manchas de color oliva, franco a franco limoso al tacto. En la capa superior se observan abundantes raíces finas y muy finas, disminuyendo a muy pocas hasta 120 cm. Estos suelos han sido clasificados como Rhodic Kandihudlts (USDA Soil Taxonomy 2006). En el cuadro 7 se presenta los resultados del análisis de laboratorio del perfil 1 (tomado como referencia) del sitio Los Zapotes, en cuanto a pH en H2O y KCl, acidez cambiable y contenido de materia orgánica. Cuadro 7. Reacción, acidez cambiable y materia orgánica del Perfil 1. Sitio Los Zapotes, parroquia Panguinza, cantón Centinela del Cóndor, provincia de Zamora Chinchipe Horizonte Ap Bt21 Bt22 Bt23

Profundidad cm 00 – 18 18 – 40 40 – 90 90 – 120

pH H2O 4,9 4,5 4,8 4,9

pH KCl 4,0 3,8 3,9 3,8

H+ 1,55 2,00 1,52 1,48

Al3 H+ + Al3+ -1 cmol(+)kg 1,35 2,90 3,51 5,51 4,86 6,38 4,32 5,80

MO % 2,84 2,64 2,08 0,92

Los valores de pHH2O oscilan entre 4,5 y 4,9, variando irregularmente con la profundidad, y ubicándose en el rango calificado como muy fuertemente ácido. En todos los horizontes minerales el pHKCl es menor al pHH2O en un rango de 0,7 a 1,1 unidades, situación que evidencia que el suelo tiene carga eléctrica negativa neta en todo el perfil. Los valores de H+ van de 1,48 a 2,00 cmol(+)kg-1, con el mayor valor para el horizonte mineral Bt21, variando irregularmente con la profundidad, y con los menores valores en los dos últimos horizontes. En cambio, los valores de Al3+ aumentan gradualmente con la profundidad, con el valor más alto 4,86 cmol(+)kg-1 para el horizonte Bt22; y, el más bajo 1,35 cmol(+)kg-1 para el horizonte Ap, lo que indica que a medida que se desciende hasta el material parental del suelo, aumenta el contenido de Al3+. Similar secuencia se evidencia en los valores de acidez intercambiable (H+ + Al3+), que también aumentan con la profundidad, correspondiendo el valor más alto (6,38 cmol(+)kg-1) al horizonte Bt22 y el menor (2,90 cmol(+)kg-1) al horizonte Ap.

107


El contenido de materia orgánica (MO), oscila entre 0,92% para el horizonte Bt23 y 2,84% para el horizonte Ap. Los valores de MO en los tres horizontes minerales superiores se encuentran en el rango calificado como medio; en tanto que, en el horizonte inferior el valor corresponde al rango muy bajo. En el cuadro 8 se presenta los resultados de la determinación de la infiltración básica en cada uno de los cuatro bloques del sitio experimental Los Zapotes (Panguinza). La infiltración básica promedio de las dos pruebas va desde muy lenta (0,003 cm/h) para el bloque IV, a moderadamente lenta (1,10 cm/h) para el bloque I. Cuadro 8. Infiltración básica en los bloques del sitio experimental Los Zapotes, Panguinza, cantón Centinela del Cóndor, provincia de Zamora Chinchipe BLOQUE I II III IV PROMEDIO

PRUEBA 1 (cm/h) 2,1 0 0,2 0,004 0,576

PRUEBA 2 (cm/h) 0,1 0,62 1,2 0,001 0,480

PROMEDIO CALIFICACIÓN (cm/h) 1,10 Mod. Lenta 0,31 Lenta 0,7 Mod. Lenta 0,003 Muy Lenta 0,528 Mod. Lenta

Discusión El carbón vegetal aplicado Es necesario advertir que si bien el carbón utilizado proviene de árboles que fueron cortados con la finalidad de disponer de este material como única opción para la instalación de los experimentos, la aplicación de los resultados que se busca obtener con la ejecución del proyecto en cuanto al uso del carbón vegetal como material de enmienda para retener en forma aprovechable tanto los nutrientes aplicados como aquellos liberados por mineralización de la materia orgánica, evitando así su pérdida por efecto de la abundante lluvia o la formación de compuestos insolubles por acción de los materiales reactivos del suelo, de ninguna manera se concibe sobre la base de cortar árboles para carbonizarlos (lo cual sería ambientalmente insostenible); sino, de aplicar al suelo carbón producido a partir de desechos de biomasa que se generan en las propias fincas (por ejemplo, tuzas del maíz, paja de arroz, aserrín, etc.) o de la basura biodegradable urbana, lo cual no es materia de la presente investigación. Este tipo de carbón vegetal, cuyo destino no es como combustible, sino de mejorador de suelos y de sumidero de carbono atmosférico, internacionalmente se lo denomina Biochar (Tenenbaum, 2009). Las especies maderables indicadoras En virtud de que estratégicamente se requiere disponer de los resultados en un tiempo relativamente corto, se seleccionaron especies arbóreas de rápido crecimiento, como son la melina y el pachaco, cuyo turno para pulpa es de 5 o 6 años. El pachaco es un árbol leguminoso originario de la Amazonía, de rápido crecimiento, de fuste recto, alcanzando hasta 22 m de altura y DAP de alrededor de 1 m. Su madera, de densidad liviana, tiene diferentes usos (contrachapados, aglomerados, enlistonados, pulpa, y como medio de aislamiento), aporta nitrógeno al suelo y por su rápido crecimiento contribuye a la captura de CO2 en un tiempo relativamente corto, en comparación con las maderas más duras.

108


La industria maderera nacional utiliza el pachaco en la elaboración de tableros y pulpa para tableros de fibra, con un aporte de 10 %. La melina es un árbol originario de la India, bajo condiciones adecuadas es una de las especies de mayor crecimiento en el mundo. Los frutos se emplean para la preparación de champú, el follaje joven es apetecido por los animales, sus flores son bastante melíferas, las hojas, los frutos y la corteza se utilizan con fines medicinales, produce carbón de elevado poder calorífico, su turno para pulpa es de 5 a 6 años y para madera de 12 años. Ha sido exitosamente cultivada en América Tropical. En el Ecuador se han venido estableciendo plantaciones en las zonas de Santo Domingo, Quevedo y Quinindé (CORMADERA, 2002). En todo caso, la utilización en los experimentos de las dos especies indicadas, no significa que los mejores resultados que se generen en cuanto a la gestión de la fertilidad del suelo en las áreas de las laderas degradas de la zona no se puedan aplicar en el futuro en la repoblación forestal con especies principalmente nativas de crecimiento más lento y posiblemente de mayor valor comercial, tales como, guayacán, caoba, cedro, yumbingue, etc. Las dosis de carbón vegetal, cal y nutrientes y su forma de aplicación Las dosis de 0, 3 y 6 t/ha de carbón vegetal fueron seleccionadas luego de revisar los resultados obtenidos por otros investigadores que han estudiado la aplicación de éste como material para mejorar la fertilidad en los suelos del trópico húmedo. Las cantidades diferentes de cal que se aplicaron en los dos experimentos instalados, responden al hecho que los suelos del trópico húmedo tienen una baja capacidad de amortiguamiento (debido al tipo de coloides minerales predominantes); por lo que, una sobredosis de cal es muy peligrosa y puede desequilibrar químicamente el suelo con efectos nocivos para las plantas, siendo entonces únicamente necesario neutralizar el Al3+ que es tóxico para las plantas, y no necesariamente elevar la reacción del suelo hasta la neutralidad. Las dosis de N, P, K, Mg, y Zn que se aplicaron, fueron establecidas tomando como referencia tanto los resultados de los contenidos totales de estos elementos de muestras de suelos de la zona que se tomaron en el 2004 y que fueron analizadas en el Laboratorio de Suelos de la Universidad de Götingen – Alemania, como sobre las cantidades de nutrientes contenidas en los árboles maduros de las especies seleccionadas y los reportados por otros autores (Lehmman 2003, Marques 2004, Onyekwelu 2006, Swamy et al. 2003,). La incorporación del carbón vegetal, la cal y los nutrientes, hasta una profundidad de 25 cm y en un círculo de diámetro de 2,4 m en el experimento de la Victoria y de 2,0 m en el experimento de los Zapotes, se sustenta en el hecho que la mayor cantidad de las raíces en los bosques de ladera en la zona se distribuyen hasta 30 cm de de profundidad y de que según Glaser et al. (2001) la capa de 0 – cm es la más importante en cuanto al aporte de nutrientes a las plantas. La diferencia del diámetro del círculo en los dos sitios experimentales responde tanto a las dificultades de remover el suelo en terrenos de pendiente muy escarpada (promedio de 60 % en el sitio los Zapotes), como al elevado riesgo de erosión. Representatividad de los sitios experimentales Los dos sitios experimentales son representativos de las características fisiográficas, geológicas y edafológicas predominantes en la zona. Por un lado, ambos se encuentran en laderas del pie de monte, con un rango de pendiente de 15 a 60 %; y, por otro, tanto el gran Batolito de Zamora (formado predominantemente por granodioritas) en el que se ubica el experimento del sitio La Victoria (Zamora), como la Formación Chapiza (andesita y brechas tobáceas) en el que se localiza el experimento del sitio Los Zapotes (Panguinza), se hallan

109


ampliamente distribuidos en el área de estudio, constituyendo el material parental del cual se han formado los suelos en cada caso; y, por ende, siendo el clima el mismo, la variación de las características de los suelos está determinada por el tipo de material parental y la forma del terreno. La biodiversidad: especies vegetales Antes de la instalación de los experimentos en el sitio La Victoria se identificaron 26 especies (4 herbáceas, 18 arbustivas y 4 arbóreas) y en el sitio Los Zapotes 33 especies (18 herbáceas, 10 arbustivas y 5 arbóreas). No obstante que los sitios experimentales corresponden a pastizales degradados por la intervención antrópica, en ambos casos el número de especies vegetales evidencia una importante biodiversidad si se considera que cada experimento ocupa una superficie de aproximadamente 1 hectárea. En ambos casos aparece la llashipa como especie indicadora de suelos muy fuertemente ácidos y con presencia de aluminio tóxico, aunque en el sitio los Zapotes su ocurrencia es menor debido a que poco antes de la instalación del experimento había sido pastoreado. Las características de los suelos: procesos de pedogénesis Entre las características pedogenéticas destacables en los suelos estudiados del sitio La Victoria, es pertinente hacer referencia al cambio de textura entre el horizonte Ap y el horizonte AE (o EA), con una mayor cantidad de arena que se evidencia en este último, atribuida a una acumulación residual por migración de la arcilla hacia los horizontes inferiores, aunque se mantiene el mismo color obscuro del horizonte superior. En los suelos del sitio Los Zapotes, entre las características del perfil resultantes de los procesos pedogenéticos, merece mencionar la presencia de los horizontes Bt con estructura en bloques subangulares finos, medios y gruesos, moderadamente desarrollados; y, con recubrimientos de arcilla (cutanes) discontinuos y delgados, lo que evidencia la imigración de arcilla. En comparación con los suelos del sitio La Victoria, estos suelos no presentan un horizonte superior de color obscuro, y son de textura más fina y con predominancia de coloración rojiza. En ambos casos, los suelos son muy profundos, fuertemente ácidos, con importante presencia de aluminio intercambiable y con posible predominio de caolinita en la fracción coloidal mineral por lo que pertenecen al orden Ultisoles, lo cual guarda correspondencia con la edad del material parental y el clima de la zona. Ventajosamente aún presentan carga negativa neta, lo que no hubiese sido la situación de ser el pHKCl mayor al pHH2O. Velocidad de infiltración El rango de la infiltración básica promedia de las cuatro pruebas realizadas por duplicado en La Victoria (1,7 a 6,9 cm/h), evidencia la variabilidad espacial de las condiciones físicas del suelo en este sitio, lo cual se podría relacionar con el tipo de cobertura vegetal del terreno. En el caso del bloque I, cubierto inicialmente de pasto, la infiltración moderadamente lenta devendría de la concomitante presencia de ganado vacuno, el mismo que por el pisoteo habría ocasionado cierta compactación del suelo; en cambio, el bloque III, inicialmente cubierto por vegetación arbustiva, la infiltración moderadamente rápida se atribuiría tanto a la menor compactación como a los canalículos que forman las raíces de estas plantas. En todo caso, el promedio general de 4,8 cm/h, correspondiente a una velocidad de infiltración media, se atribuye a la delgada capa orgánica; así como, a la textura franca, la estructura granular y la presencia de abundantes raíces en el horizonte Ap.

110


En el sitio Los Zapotes, el rango de valores de la velocidad de infiltración básica que va desde muy lenta a moderadamente lenta también evidencia la variabilidad espacial de las condiciones físicas del suelo, atribuida al diferente grado de compactación por el ganado. El promedio general de 0,528 cm/h, correspondiente a una velocidad de infiltración moderadamente lenta, se podría explicar además por la acción conjunta de varios factores: la ausencia de la capa orgánica y del horizonte Ap, la textura más fina de los horizontes superiores (franco limosa a arcillo limosa), el débil a moderado desarrollo de la estructura en bloque subanglares y el menor contenido de materia orgánica. Las variaciones de la velocidad de infiltración básica promedio entre los dos sitios experimentales, 4,8 cm/h (infiltración media) y 0,528 cm/h (infiltración moderadamente lenta) para La Victoria y Los Zapotes, respectivamente, implican importantes diferencias en el comportamiento del suelo frente a la lluvia, el almacenamiento del agua y los procesos erosivos relacionados. Así, una intensidad de lluvia mayor a 48 mm/h generaría escurrimiento superficial (escorrentía) en el terreno de La Victoria; mientras que en Los Zapotes, una lluvia de intensidad mayor a 5,3 mm/h, ya produciría escorrentía, la cual acelerada por la fuerte pendiente del terreno, produciría condiciones de mayor erosión del suelo. Adicionalmente, una mayor cantidad de lluvia se infiltrará y almacenará en el suelo de La Victoria que en Los Zapotes. Conclusiones 1. Los criterios aplicados tanto en la selección de los dos sitios experimentales como en la instalación de los ensayos, guardan correspondencia con las hipótesis, el tiempo para disponer de los resultados, la pendiente del terreno y la distribución del sistema de raíces de los árboles en las laderas de la zona. 2. Los dos sitios en los cuales se han instalado los experimentos son representativos de las características fisiográficas, geológicas y edafológicas predominantes en las dos zonas: piedemonte, laderas de 15 a 60 % de pendiente, con evidencias de degradación por la ganadería. 3. En el sitio la Victoria (cantón Zamora) los son suelos muy profundos, formados a partir de roca granodiorítica del gran Batolito de Zamora. Son muy fuertemente ácidos, con carga negativa neta, presencia de Al3+, con contenidos medio de materia orgánica para la capa superior del suelo mineral y muy bajo para los horizontes inferiores. La infiltración básica varía entre moderadamente lenta (1,7 cm/h) y moderadamente rápida (6,9 cm/h). Preliminarmente han sido clasificados como Typic Kandihumults. 4. En el sitio Los Zapotes (cantón Centinela del Cóndor), los suelos muy profundos, formados a partir de andesita y brechas tobáceas. Se asume que los horizontes superiores han desaparecido por mineralización y erosión. Son muy fuertemente ácidos, con carga negativa neta, presencia de Al3, con contenidos medio de materia orgánica para la capa superior y muy bajo para los horizontes inferiores. La infiltración básica varía entre muy lenta (0,003 cm/h) a moderadamente lenta (1,10 cm/h). Preliminarmente han sido clasificados como Rhodic Kandihudlts. 5. La variación espacial de la velocidad de infiltración en los dos sitios experimentales se atribuye al tipo de cobertura inicial del terreno y la historia de compactación por la ganadería. Agradecimientos

111


Se agradece a la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología por el co-financiamiento del proyecto; al Batallón de Selva BS 62, al señor Héctor Ochoa y al Municipio de Centinela del Cóndor por haber concedido los terrenos para la instalación de los experimentos; al Prof. Wolfgang Wilcke y al Prof. Bruno Glaser, por los importantes criterios y opiniones. Literatura citada Aspden, J. Litherland, M. 1990. Cordillera Real. IV Informe, citado en INSTITUTO ECUATORIANO DE MINERIA (DGGM) 1989. Mapa geológico del Ecuador. Hojas de Paquisha y Zamora. Instituto Geográfico Militar. Quito, Ecuador. Bechtold, G. 2002. Anthrohumox in brazilian lowland. Summary of Thesis. http://www.geocites.com/gbechtold/gbtp1.html (2002) Cochrane, T. Sánchez, P. 1980. Land resources, soil properties and their management in the Amazon region: a state of knowledge report. In: International Conference on Amazon Land Use and Agricultural Research, CIAT. Cali, Colombia. CORMADERA. 2002. Guías técnicas para Plantaciones Forestales en el Ecuador. CORMADERA, Quito Ecuador, Gmelina arborea, pp. 85-111. FAO. 1975. “Guía y Claves para la Descripción de Perfiles de Suelos”. Glaser, B. Haumaier, L. Guggenberger, G. Zech, W. The “Terra Preta” phenomenon: a model for sustainable agriculture in the humid tropics. Naturwissenchaften 88: 37-41. Glaser, B. Lehmann, J. Zech, W. 2002. Ameliorating physical and chemical properties of highly weathered soils in the tropics with charcoal – a review. Biology and Fertility of Soils: 35:219-230 Glaser, B. Guiggenberger, G. Zech, W. 2002. Past anthropogenic influence on the present soil properties of anthropogenic dark earths (Terra Preta) in Amazonia (Brazil). Geoarcheology. Goldberg, E. 1985 Black carbon in the environment. Wiley, New York INSTITUTO ECUATORIANO DE MINERIA (DGGM) 1989. Mapa geológico del Ecuador. Hojas de Paquisha y Zamora. Instituto Geográfico Militar. Quito, Ecuador. INSTITUTO NACIONAL DE METEOROLOGÍA E HIDROLOGÍA DEL ECUADOR (INAMHI). Series de datos de la Estación Meteorológica de Zamora 1970 – 1973. Marques, T. Guedes, J. Coelho, M. Ferreira, P. 2004. Exigencias nutricionais do paricá (Schizolobium amazonicum Herb) na fase de muda. Cerne, Lavras 10: 167 – 183. Lehmann, J. Silva, J. Rondon, M. Silva, C. Greenwood, J. Nehls, T. Steiner, C. CLASER, B. 2002. Slash-and-char- a feasible alternative for soil fertility management in the central Amazon. In: Soil Science: Confronting New Realities in the 21st century. 7th World Congress of Soil Science, Bangkok. Lehmann, J. Silva, J. Steiner, C. NEHLS, T. ZECH, W. GLASER, B. 2003. Nutrient availability and leaching in an archeological Anthrosol and a Ferrasol of the Central Amazon basin: fertilizer, manure and charcoal amendments. Plant and Soil 249: 343-357. Lotter, D. 2002. Tropical soil fertility, Terra Preta soils of the Amazon. News and research. The new farm. Mgagwu, J. Piccolo, A. 1997. Effects of humic substances from oxidized coal on soil chemical properties and maize yield. In: Drozd J. Gonet SS. Senesi N, Weber J (eds) The role of humic substances in the ecosystems and in environmental protection. IHSS, Polish Society of Humic Substances, Wroclaw, Poland, pp 921-925. Onyekwelu, J. Mosandl, R. Stimm, B. 2006. Productivity, site evaluation and state of nutrition of Gemelina arborea plantations in Oluwa AND Omo forest reserves, Nigeria. Forest Ecology and Management 229: 214-227.

112


Schmidt, N. Skjemstad, J. et al. 1999. Charred organic carbon in German chernozemic soils. Eur J Soil Sci 50:351-365 (1999). Seiler, W. Crutzen, P. 1989. Estimates of gross and net fluxes of carbon between the biosphere and the atmosphere from biomass burning. Climate Change 2:207-247. Swamy, S. Puri, S. Singh, A. 2003. Growth, biomass, carbon storage and nutrient distribution in Gemelina arborea satnds on red lateritic soils in central India. Bioresource Technology 90: 109-126. Sys, C. 1979. Regional Pedology- Tropical Soils. Part II. International Training Centre for Post-graduate Soil Scientists. Lecture notes. State University of Ghent. TENENBAUM, D. Biochar: Carbon mitigation from the ground up. Environmental Health Perspectives 117 (2). UNITED STATES DEPARTAMENT OF AGRICULTURE. 2006. Keys to Soil Taxonomy. Tenth Edition. Natural resource Conservation Service 332 p. Valarezo, C. 2004. Características, distribución, clasificación y capacidad de uso de los suelos en la Región Amazónica Ecuatoriana (Universidad Nacional de Loja- Programa de Modernización de los Servicios Agropecuarios –PROMSA. Editorial Universitaria, Loja. Valarezo, C. Iñiguez, M, Valarezo, L. y Guaya, P. 1998. Condiciones Físicas de los Suelos de la Región Sur del Ecuador. Una guía para proyectos de riego, drenaje, manejo y conservación de suelos (Universidad Nacional de Loja, Loja, Ecuador.

113


INSTRUCCIONES PARA LOS AUTORES PARA LA PRESENTACIÓN DE MANUSCRITOS PARA LA REVISTA CEDAMAZ 1. Información general, política y ámbito de la revista CEDAMAZ La revista del Centro de Estudios y Desarrollo de la Amazonia (CEDAMAZ) es publicada por la Universidad Nacional de Loja en versiones impresa y electrónica. Se publica dos veces por año. Esta revista constituye un instrumento de difusión de los resultados de las investigaciones y de los procesos de vinculación a la colectividad del CEDAMAZ; y está abierta a cualquier persona, independientemente de su estatus que tenga el interés de hacer conocer sus investigaciones. Se recibe contribuciones que presenten resultados originales al igual que ensayos, revisiones que estimulen la crítica y la síntesis, las que pueden ser sometidas bajo diferentes formatos de manuscrito. La recepción de manuscritos es continua, y se invita a los investigadores e interesados a presentar sus manuscritos para su revisión y publicación. Los manuscritos sometidos estarán sujetos a una evaluación preliminar por el Comité Editorial, el cual puede decidir el rechazo de un manuscrito sin arbitraje si este no cumple con los estándares o con el ámbito temático de la revista. Después de la aprobación preliminar de un manuscrito, entrará a un proceso de revisión por un comité de revisión bajo la supervisión de un Editor Responsable, quienes aceptarán o rechazarán el manuscrito. Las contribuciones son publicadas en orden de aceptación y/o de recepción. El nombre del Editor Responsable, junto a las fechas de recepción y aceptación final de un manuscrito son indicados al final de este instructivo. La revista CEDAMAZ, publica artículos originales, experimentales, descriptivos y teóricos. Las principales áreas cubiertas por la revista son: (i) Uso y manejo de recursos naturales, (ii) Sistemas de salud para los pueblos, (iii) Organización social para el desarrollo, (iv) Tecnologías para el desarrollo, y (v) Comunicación y educación para el desarrollo. 2. Tipos de contribuciones Esta revista recibirá contribuciones en las siguientes cinco categorías:  Artículos de investigación.  Artículos de revisión.  Ensayos/comentarios,  Revisiones de libros.  Informes de foros, eventos y noticias relevantes. 2.1. Artículos de investigación Presentan resultados de investigaciones formales que disponen de un método y procedimiento científico. En estos artículos se pueden presentar resultados de proyectos formales de investigación y también de las tesis de grado desarrolladas en la UNL. Estos incluyen pruebas

114


de hipótesis explicitas y/o explicaciones novedosas. Los artículos de investigación no deben exceder de 30 páginas. 2.2. Artículos de revisión Sintetizan avances conceptuales en cualquiera de las áreas del conocimiento y tienen como finalidad proveer visiones generales del conocimiento existente en las áreas tratadas. Las revisiones no deben orientarse sólo a la descripción del trabajo de otros, sino también deben incluir discusiones críticas sobre nuevas tendencias o nuevas síntesis. Estos artículos no podrán exceder de 10 páginas. 2.3. Ensayos/Comentarios Discuten, reevalúan y debaten sobre problemas centrales y de amplio interés para científicos en diferentes áreas temáticas. También se pueden presentar discusiones de tópicos de actualidad relacionados con avances recientes en las áreas mencionadas. Estos aportes deben tener máximo 10 páginas. 2.4. Revisiones de libros Estas contribuciones constituyen evaluaciones breves de libros y monografías de publicación reciente en relación directa con el ámbito disciplinario de las áreas del conocimiento de la UNL. Estas revisiones no deben exceder de 5 páginas y en ellas se podrán incluir figuras, tablas y fotografías. 2.5. Informes de foros Presentan los resultados de discusiones de eventos (por ejemplo, congresos, talleres, cursos, foros, etc.), desarrollados para tratar problemas específicos en cualquier ámbito de las áreas del conocimiento. Estos aportes no deben exceder de 1 páginas 3. Estructura del manuscrito El manuscrito debe escribirse en página tamaño INEN A4 con márgenes de 2,5 cm todo alrededor, letra Times New Roman de 12 puntos, con una separación entre líneas de 1,5 incluyendo cuadros y figuras. Todas las páginas deben numerarse en arábigos, desde la página del título hasta la última página. 3.1. Artículos de investigación y de revisión Los manuscritos regulares (artículos de investigación y revisión) deben incluir las siguientes secciones: (1) Página de título, (2) Resumen y Abstract, (3) Texto principal, (4) Literatura citada, (5) Anexos, (6) Leyendas de figuras, (7) Cuadros, (8) Figuras; y, (9) Notas de pie de página. 3.1.1. Página de título Esta página debe contener el título (en español e inglés), los nombres y afiliaciones de los autores, tal como se indica a continuación: (a) Título, debe ser informativo y preciso en relación a los contenidos del trabajo; en otras palabras, debe identificar al trabajo que se presenta en forma exacta, breve, clara, y reflejar el contenido del artículo en un máximo de 15 palabras.

115


Los nombres científicos en el título deben indicarse completos, en cursiva y acompañados por su taxón superior correspondiente y omitiendo la autoría. Ejemplo: Tabebuia chrysantha (Bignoniaceae). (b) Nombre de los autores, se debe usar un nombre y un apellido para cada autor, excluyendo los grados académicos. En algunos casos se puede usar el segundo apellido unido al primero por un guión. Si hay dos o más autores, el nombre del segundo o del último autor, respectivamente, debe estar separado por la letra “y”. Ejemplo: Zhofre Aguirre-Mendoza, Reinaldo Linares-Palomino y Kvist Lars Es necesario mantener congruencia en el uso de los nombres y apellidos, su presentación debe ser igual en todas sus publicaciones, ya sea que use nombres y apellidos completos o sólo iniciales. Esto facilitará las búsquedas en las bases de datos y evitará en lo posible la proliferación de homónimos o la confusión de trabajos con otros autores. (c) Afiliación. Hace referencia a la(s) institución(es) a la(s) que pertenece(n) el autor o autores. En trabajos con un solo autor se debe incluir la institución y dirección (postal y electrónica) donde se realizó el trabajo. En trabajos con varios autores y donde se encuentren involucrados varias afiliaciones, se debe mencionar cada afiliación por un superíndice correlativo al final del nombre de cada autor. Las direcciones correspondientes deben indicarse bajo los nombres, en líneas separadas, y cada una precedida por el superíndice respectivo. Finalmente, se debe marcar el autor para correspondencia con un asterisco (*) indicado después de su respectivo superíndice. Ejemplo: Especies leñosas y formaciones vegetales en los bosques estacionalmente secos de Ecuador y Perú Woody species and vegetation formations in seasonally dry forests of Ecuador and Perú. Zhofre Aguirre-Mendoza* Herbario Loja, Universidad Nacional de Loja, Ciudadela Guillermo Falconi. Loja, ECUADOR. herbario@unl.edu.ec Reynaldo Linares-Palomino Departamento de Botánica Sistemática, Universidad de Goettingen, Untere Karspuele 2, 37073, Goetingen, ALEMANIA. pseudobombax@yahoo.co.uk Kvist Lars-Kvist Instituto de Biología, Universidad de Aarhus, Ny Munkegade 1540, 8000 Aarhus C., DINAMARCA. Lars.kvist@biology.au.dk *Autor para correspondencia. 3.1.2. Resumen – Abstract Todos los artículos de investigación, artículos de revisión y ensayos, deben tener un Resumen en español y un Abstract (resumen inglés) con contenidos equivalentes. Ninguno de estos resúmenes debe exceder de 300 palabras. La finalidad esencial del resumen es comunicar ideas e informaciones de una manera clara, concisa y breve, de manera de facilitar la difusión del contenido del trabajo a través de los servicios bibliográficos internacionales y ampliar las posibilidades de intercambio de experiencias entre especialistas de diferentes partes del mundo.

116


Debe elaborarse como si fuera a sustituir el trabajo completo, recogiendo el contenido esencial del reporte de investigación. Usualmente incluye el planteamiento del problema, la metodología, los resultados más importantes y las principales conclusiones, todo muy resumido. Al redactar no debe olvidarse que quizás sea la única parte del texto que se leerá, por lo que debe ser comprensible, sencillo, exacto, informativo y preciso. Debe componerse de una serie coherente de frases y no de una enumeración de epígrafes. Conviene utilizar palabras de uso corriente y no términos que solo utilice el autor. Para que pueda reproducirse sin cambios por las revistas de resúmenes analíticos, no debe escribirse en primera persona. No debe contener abreviaturas, signos convencionales, ni términos no corrientes a menos que se pueda precisar su sentido en el texto del propio resumen. No debe hacerse referencias particulares a una sección, ecuación, grafico o cuadro que figure en el artículo. No deben contener referencia, ni cita particular. Además se debe incluir palabras claves en español e inglés (no deben exceder de cinco). Las palabras claves deben describir los contenidos esenciales del trabajo. Se debe evitar usar palabras contenidas en el título, plurales, términos demasiado generales o abreviaciones. De preferencia, usar palabras únicas y expresiones cortas. Ejemplos Palabras clave: endemismo tumbesino, lista anotada, región tumbesina. Key words: Tumbesian endemism, checklist, Tumbesian region 3.1.3. Texto principal Los artículos de investigación deben incluir los siguientes encabezados principales: (1) Introducción, (2) Materiales y Métodos, (3) Resultados, (4) Discusión, (5) Conclusiones, (6) Agradecimientos, (7) Literatura citada. (1) Introducción En esta sección se presenta los antecedentes, su importancia y su relación con trabajos similares, alcance del tema, el propósito de la investigación, sus objetivos y limitaciones, y una breve revisión de la literatura consultada sobre el tema. Su finalidad es dar a conocer la índole y el propósito de la investigación, así como, los alcances y las limitaciones de trabajo. Debe además, suministrar suficientes antecedentes para que el lector pueda comprender y evaluar los resultados del estudio sin necesidad de consultar publicaciones anteriores sobre el tema. Cabe señalar que no se hace un capítulo aparte para la revisión de literatura, sino que ésta se incorpora en la introducción, presentando una reseña de lo que se ha hecho hasta la fecha con respecto al problema en cuestión, haciendo referencia solamente a aquellos trabajos que guardan una relación directa con el problema, eliminando aquellos que, a pesar de haber sido consultados por el autor, no tienen mayor importancia desde el punto de vista del lector, quién está interesado en atender el problema que se presenta en el artículo y no en adquirir amplios conocimientos sobre la rama de la ciencia que abarca el título. (2) Materiales y Métodos Considerando que la validez de una investigación científica depende de la seguridad de los procedimientos usados y de la exactitud de las observaciones hechas, es necesario hacer una

117


descripción concisa, pero completa, de los materiales, metodología y técnicas empleadas, que permita entender e interpretar los resultados de la investigación y juzgar su validez. Consecuentemente, en esta sección se describe en forma lógica y secuencial dónde y cómo se realizaron las actividades, pasos, fases o etapas para alcanzar cada uno de los objetivos propuestos en el proyecto de investigación, de tal manera que le permita al interesado interpretar y juzgar mejor el trabajo, y comprobar sus resultados haciendo uso de los mismos. Si la investigación ha sido de tipo cuantitativa y ha requerido un diseño experimental, se debe indicar:  los factores que se han probado,  los tratamientos que se han comparado,  las repeticiones que se han realizado,  las variables que se han medido; y,  la forma cómo se han analizado los resultados. Si la investigación ha sido de tipo cuantitativa y no ha requerido de un diseño experimental se debe especificar:  los pasos que se han dado,  las variables y datos que se han tomado (y cómo se han tomado),  las unidades de medida que se han utilizado y su precisión; y,  la forma cómo se han analizado los resultados. Si la investigación ha sido de tipo cualitativa se debe indicar:  cómo se realizó el proceso inductivo;  cómo el investigador ha interactuado con los investigados (vinculación con el contexto);  cómo se ha colectado y realizado simultáneamente el análisis cualitativo de la información narrativa;  cómo se han integrado las pruebas para desarrollar una teoría o marco de referencia que permitan explicar los procesos en observación. En caso de que las técnicas o procedimientos hayan sido descritos en trabajos anteriores, se deberán anotar las citas bibliográficas correspondientes evitando así la duplicación de la descripción. Si en cambio han sufrido modificaciones, deberán describirse estos cambios. (3) Resultados Esta sección es el corazón del artículo científico porque aquí se informan los resultados de la investigación, todo lo demás tiene por objeto facilitar su comprensión o su interpretación. En las revistas científicas de la UNL se presentarán los resultados mediante texto, cuadros y figuras; considerando que cada cuadro y figura incluida en el manuscrito debe ser descrita y citada adecuadamente en el texto. La presentación debe hacerse en orden lógico, agrupando convenientemente los diversos resultados en correspondencia con los objetivos. Es necesario presentar los hechos negativos y positivos, siempre que sean relevantes y se hayan analizado correctamente. Los resultados deben limitarse siempre a los datos obtenidos, por lo que no se pueden incluir aquí suposiciones, conjeturas o posibles datos de la investigación en otras circunstancias. El texto es la forma más rápida y eficiente de presentar pocos datos, los cuadros son ideales para presentar datos precisos y repetitivos; en cambio, las figuras son adecuadas para presentar datos que exhiben tendencias o patrones importantes. Los datos deben presentarse de una sola forma (evitar presentar la misma información en cuadros, figuras y texto); sin embargo, en

118


lugar de manifestar que los datos están en el Cuadro 1 y pretender que el lector estudie el mismo y deduzca los resultados, es preferible resumir con palabras las conclusiones más importantes. Ejemplo: Los resultados (Cuadro 1) demuestran que la duración de la germinación de especies nativas disminuyó según aumentó la temperatura. Cuando el trabajo exija un análisis estadístico, en el texto irán los datos necesarios para la perfecta comprensión del artículo. En el caso de experimentos, evitar incluir cuadros y figuras con los datos de todas las repeticiones, en su lugar, únicamente presentar promedios de las repeticiones y datos significativos. Los otros datos debidamente organizados deben ir en el Anexo. Sin embargo, el investigador no debe atenerse únicamente a los resultados estadísticos, sino también a sus interpretaciones. A lo largo de todo el texto se debe usar el Sistema Internacional para todas las unidades (ver Anexo). Además, la exposición de la metodología y los resultados debe redactarse en pretérito. (4) Discusión En esta sección el investigador analiza, explica e interpreta los resultados, relaciona los hechos encontrados en la investigación, compara con los datos obtenidos por otros investigadores documentados en la literatura, y llega a conclusiones en consonancia con la hipótesis que motivó la investigación. Es aquí donde se aprecia la solvencia científica del investigador y su capacidad para confirmar o refutar a otros; así como su preparación y madures intelectual. Entre las características esenciales de una buena discusión, se recomienda considerar las siguientes: 1) presentar los principios, relaciones y generalizaciones que los resultados indican, tomando en cuenta que en esta sección se puede mencionar someramente los resultados antes de discutirlos, pero no se deben repetir en detalle; 2) señalar las excepciones o las faltas de correlación y delimitar los aspectos no resueltos, evitando la tendencia de ocultar o alterar los datos que no encajen bien; 3) mostrar cómo concuerdan o no los resultados e interpretaciones con los trabajos anteriormente publicados que apoyan o contradicen la hipótesis, a veces los resultados contrarios son más importantes que los que apoyan las ideas; 4) exponer las consecuencias teóricas del trabajo y las posibles aplicaciones prácticas. En la comparación de los resultados con los resultados de otras investigaciones verdaderamente comparables, se debe analizar cuidadosamente los materiales y métodos de las otras investigaciones para precisar hasta dónde puede llegar la comparación. En resumen, la Discusión debe:  Establecer las relaciones entre causas y efectos.  Deducir las generalizaciones y principios básicos que tengan comprobación en los hechos de la investigación (experimentales o no experimentales).  Aclarar las expresiones, modificaciones o contradicciones de las hipótesis, teorías y principios directamente relacionados con los hechos estudiados.  Señalar las aplicaciones prácticas o teóricas de los resultados obtenidos, con clara indicación de las limitaciones.  Si es el caso, explicar por qué razones el autor obtuvo resultados diferentes a los otros autores. En la Discusión, al referirse a los hechos encontrados por otros autores (afirmándolos o refutándolos) debe mencionarse al autor(es), utilizando el sistema autor año, el mismo que también se aplica en la introducción y la metodología.

119


(4) Conclusiones Un artículo científico es más claro y útil si el autor, despojado ya de las explicaciones, indica en forma lógica, clara y concisa los hallazgos, lo nuevo que haya descubierto, o sea su aporte a la ciencia. Consecuentemente, las conclusiones corresponden a la recapitulación en forma secuencial de los resultados obtenidos para cada objetivo, que apoya o difiere de las hipótesis propuestas en la introducción. Las conclusiones se basan solamente en hechos comprobados y se presentarán siguiendo el orden de los resultados obtenidos. Pueden ser indicadas numéricamente y deberán ser redactadas de forma tal que no aparezcan como recomendaciones. Se recomienda evitar presentar duplicación de resultados. (6) Agradecimientos En esta sección se reconoce la ayuda de personas e instituciones que aportaron significativamente al desarrollo de la investigación; por ejemplo, a la agencia que financió la investigación; a las personas que apoyaron con asistencia técnica en el campo, laboratorio, u otros; a las personas que revisaron y contribuyeron con el manuscrito, etc. 3.2. Artículos de revisiones y ensayos Los manuscritos de revisiones y ensayos deben comenzar con una sección de introducción. Los demás encabezados pueden ser definidos y organizados por los autores de acuerdo a los objetivos y contenidos del trabajo. Se sugiere que en este tipo de contribución se use a más de la introducción las siguientes secciones: materiales y métodos, resultados, consideraciones finales y literatura citada. 3.3. Revisiones de libros e informes de foros Estas dos categorías no tienen secciones predefinidas y pueden ser organizadas de acuerdo a sus objetivos, contenidos, y necesidades del manuscrito. 3.4. Literatura Citada En el desarrollo de una investigación es necesario consultar diferentes fuentes bibliográficas. En la preparación del artículo científico el autor cita aquellas referencias bibliográficas que considera pertinentes. La literatura citada es la lista de publicaciones a las cuales se hace referencia por medio de citas en el texto del escrito. La lista de las fuentes bibliográficas consultadas se ordena alfabéticamente por autores. Todas deben haberse mencionado en el texto y son aquellas que complementan, aclaran o amplían los conceptos tratados. Se debe evitar la mención de referencias bibliográficas que sólo tienen el mérito de pertenecer a un autor reconocido como autoridad en la materia, pero que no tiene relación directa con la presente investigación. Es esencial dar crédito a otros autores que han trabajado sobre el mismo tema y cuya contribución es relevante en el proceso de realización del trabajo. En esta sección se debe listar la referencia completa de todos los trabajos citados en el texto. Para ello se recomienda seguir las siguientes recomendaciones: a) Usar únicamente obras importantes y publicadas; las referencias a datos no publicados, obras en prensa, resúmenes, tesis y otros materiales de importancia secundaria no deben

120


abarrotar la sección de literatura citada. Sin embargo si una referencia de esa clase parece absolutamente esencial, se podrá añadir al texto entre paréntesis o como nota de pie de página. Se puede incluir un trabajo que haya sido aceptado para publicación, citando el nombre de la revista, seguido de “en prensa”. b) Cotejar todas las partes de cada referencia contra la publicación original antes de presentar el manuscrito y en la fase de corrección de pruebas de imprenta. Los errores en esta sección son mucho más comunes que en cualquier otra sección de un artículo científico. Asegúrese de que todas las referencias citadas en el texto figuran realmente en esta sección y viceversa. No usar viñetas, cursiva o negrita y no insertar líneas en blanco entre las referencias. Las referencias deben ir justificadas a la izquierda, y listadas en orden alfabético de acuerdo al apellido del primer autor. En caso de repetirse el mismo autor debe ordenarse en función de la cronología. Cuando el trabajo tenga nueve o más autores, liste sólo el nombre de los primeros cinco seguidos por la expresión “et al.”. Los nombres de los autores deben ir en minúsculas, y el último autor debe ir separado por el signo “y”. Ejemplo de una secuencia de referencias: Aguirre N. 2007. Aguirre Z. y T. Delgado 2005. Aguirre N., S. Gunter, M. Weber y B. Stimm 2006. Knoke T., M. Weber. J. Barkmann, P. Phole, B. Calvas, et al. 2009. Gunter S., P. González, G. Alvares, N. Aguirre, X. Palomeque, et al. 2009. A continuación se presentan las normas para citar diferentes tipos de publicaciones, incluyendo URLs4. Cita de artículos en revistas: Los nombres de revistas deben indicarse siempre completos, con cada palabra del nombre comenzando con una letra mayúscula, y mencionando el volumen (y el número entre paréntesis) y rango de páginas para cada referencia. Para revistas no indexadas es necesario agregar el país de publicación en paréntesis antes del volumen. Ejemplos: Urgiles N., P. Lojan, N. Aguirre, H. Blaschke, S. Gunter, B. Stimm, and Kottke. 2009. Application of mycorrhizal roots improves growth of tropical tree seedlings in the nursery: a step towards reforestation with native species in the Andes of Ecuador. New Forest 38 (3): 229-239. Aguirre Z., R. Linares y LP. Kvist. 2006. Especies leñosas y formaciones vegetales en los bosques secos estacionalmente secos de Ecuador y Perú. Arnoldoa 13(2): 324-346. Aguirre N., S. Günter, M. Weber y B. Stimm. 2006. Enriquecimiento de plantaciones de Pinus patula con especies nativas en el sur del Ecuador. Revista Lyonia 10(1):33-45. Aguirre N., S. Günter y B. Stimm. 2007. Mejoramiento de la propagación de especies forestales nativas del bosque montano en el Sur del Ecuador. Revista Universitaria (Ecuador) Vol 8:57 - 66. Boy J., C Valarezo and W. Wilcke. 2008. Water flow paths in soil control element exports in an Andean tropical montane forest. European Journal of Soil Science 59, 1209 – 1227.

4

URLs constituye las bases de datos disponibles en la web.

121


(b) Cita de libros: Los libros, capítulos de libro y tesis deben incluir la ciudad de publicación y el país. Ulloa C. y P.M. Jørgensen. 1995. Árboles y arbustos de los andes del Ecuador. Editorial Abya-Ayala. Quito, Ecuador. 264 p. Van Voss O., N. Aguirre y R. Hofstede. 2001. Sistemas Forestales Integrales para la sierra del Ecuador. Proyecto EcoPar-Universidad de Ámsterdam. Quito, Ecuador. 120 p. Valarezo C. 2004. Gestión de la fertilidad del suelo en el trópico húmedo, en la Región Amazónica Ecuatoriana y bajo sistemas agroforestales. Universidad Nacional de LojaPrograma de Modernización de los Servicios Agropecuarios –PROMSA. Editorial Universitaria, Loja, Ecuador. 134 p. (c) Cita de capítulos de libros: Aguirre N. 2002. La Luma (Pouteria lucuma) potencial producto forestal no maderable de los Andes ecuatorianos. Pp. 239-349. En: Aguirre Z., E. Madsen, H. Cotton y H. Balslev (Eds) Botánica Austroecuatoriana: Estudios sobre los recursos vegetales en las provincias de El Oro, Loja y Zamora Chinchipe. Loja, Ecuador. (d) Cita de tesis: Aguirre N. 2007. Silvicultural contributions to the reforestation with native species in the tropical mountain rainforest region of South Ecuador. Ph.D. Thesis, Faculty of forest Sciences, Technical University of Munich, Germany. 146 p. Eguiguren P. y T. Ojeda. 2009. Línea base de la diversidad florística del Parque Nacional Podocarpus. Tesis Ing. Forestal. Carrera de Ingeniería Forestal, Universidad Nacional de Loja. Ecuador. 120 p. (e) Cita de artículos en prensa: Aronson J., N. Aguirre y J. Muñoz (en prensa). Teaching Ecological Restoration in Ecuador. Restoration Ecology. (f) Cita de revistas electrónicas: Al final de la referencia incluir “en línea” u “online” para manuscritos en español e inglés, respectivamente, el URL completo y la fecha de acceso entre paréntesis. Cuando las páginas del número de la revista no estén numeradas en forma correlativa, citar el número total de páginas (p.ej., 20 pp.). Ejemplos: Cortez R. 2004. La dinámica de fluidos y su rol en el estudio de fenómenos biológicos. Ciencia al Día Internacional 5: 14 pp. (en línea) URL: http://www.ciencia.cl/CienciaAlDia/volumen5/numero2/articulos/articulo2.html (consultado febrero 2, 2009). Devall M. 2009. Efectos del cambio climático mundial en los árboles y arbustos raros. Revista UNASYLVA 60: 15 pp. (en línea) URL: http://www.fao.org (Consultado julio 1, 2009). (g) Cita de URLs para documentos o información electrónica: Tratar de utilizar únicamente URLs oficiales mantenidos por organizaciones reconocidas y con contenidos relevantes de naturaleza científica y académica. Se debe indicar la referencia completa y la fecha de acceso. Ejemplos: IUCN (2008) The IUCN red list of threatened species 2008. International Union for

122


Conservation of Nature and Natural Resources. Disponible en: http://www.iucnredlist.org/ (accessed June 8, 2009). Gómez A., J. Torres 2008. Adaptación al cambio climático: De los fríos y los calores en los Andes. Lima, Perú. 154 p. Disponible en: www.crid.org.cr (Consultado junio 17, 2009) 3.5. Anexos Incluir la sección de anexos sólo cuando sea necesario. Se pueden mostrar ciertos resultados y aspectos metodológicos específicos que no estén directamente relacionados con los objetivos del trabajo, pero que son esenciales para la adecuada comprensión por parte de los revisores o lectores, sin exceder tres páginas manuscritas. Los anexos pueden contener datos primarios, listas de especies, análisis estadísticos, etc. Se puede incluir hasta dos anexos, los cuales deben ser referidos en el texto principal como Anexo 1 y Anexo 2. En el anexo, el encabezado debe ir en minúsculas y centrado, y el texto debe seguir los mismos lineamientos que el texto principal. 3.6. Leyendas de figuras Todas las figuras deben tener una leyenda, la cual debe estar justificada a la izquierda. El encabezado debe contener la palabra Figura y el número correspondiente seguido por un punto. Cada leyenda debe entregar una descripción sintética que debe ser comprensible sin referencia al texto principal. Las leyendas de figuras distintas deben ir separadas por una línea en blanco. Ejemplo: Figura 1. Distribución de las parcelas en el experimento de enriquecimiento de plantaciones de pino (D1-4 parcelas bajo el dosel cerrado de la plantación; C1-4 parcelas en claros). Figura 2. Número de especies endémicas en los bosques estacionalmente secos de la región Tumbesina de Ecuador y Perú. 3.7. Cuadros Los cuadros deben ser presentados en páginas separadas, numeradas en arábigo consecutivamente, y precedidos por leyendas, entregando una descripción sintética. El encabezado de cada cuadro debe ir en minúsculas (p.ej., Cuadro 1). En el texto principal, los autores pueden marcar la posición aproximada en que debiera ubicarse cada cuadro, notando que la posición final dependerá básicamente de restricciones de diagramación. Todas las cuadros deben prepararse usando las herramientas de procesadores de texto para crear tablas, e incluir sólo tres líneas divisorias horizontales (en negro, sin efectos especiales) para separar el comienzo y el final de la cuadro, y los encabezados principales de sus columnas. El texto y números dentro de la cuadro deben seguir los mismos lineamientos que el texto principal. La primera palabra de los encabezados de columnas y filas debe comenzar con una letra mayúscula (sin negrita o cursiva). Los contenidos (texto o números) en las demás columnas deben ir centrados. Las unidades deben indicarse en paréntesis y abreviadas (sin punto final) de acuerdo al Sistema Internacional de Unidades. Ejemplo:

123


Cuadro 1. Promedio de las características de las parcelas en claros y bajo el dosel cerrado en la plantación de Pinus patula en la Estación Científica San Francisco, Ecuador. (CV= coeficiente de variación, diferentes letras representan diferencia significante p<0.05). Claros Dosel cerrado Variables Sig. promedio CV (%) promedio CV (%) Cobertura (%) 10,5 52,4 22,1 34,8 B Pendiente (%) 57,0 64,9 44,0 40,9 B Altitud m s.nm 2073 0,7 2057 0,7 A Arena (%) 56,5 100,0 47,0 22,3 A Limo (%) 31,5 13,0 41,5 18,6 A Arcilla (%) 12,0 40,8 11,5 49,6 A pH 4,43 6,8 4,44 13,5 A MO (%) 10,4 9,6 9,0 13,3 A N (ug/ml) 130,3 10,2 116,5 11,9 A P2O5 (ug/ml) 2,9 21,0 5,4 38,5 a K2O (ug/ml) 41,5 47,7 44,8 51,2 a 3.8. Figuras Todas las figuras (diagrama, gráfico, mapa o foto) deben ir pegadas como imágenes centradas en páginas separadas y correlativas al final del manuscrito, indicando su número respectivo en la parte inferior de la figura (p.ej., Figura 1). Además, cada figura debe ser preparada como un solo archivo electrónico, grabado en formato de imagen (preferiblemente TIFF, JPG) con una resolución mínima de 300 dpi. Los textos en las figuras, es decir las leyendas interiores, leyendas de ejes, u otros deben estar en tipo de letra “Times New Roman”, usando letras mayúsculas y minúsculas, con mayúscula sólo en la primera letra de la primera palabra (excepto para nombres, acrónimos y convenciones aceptadas). Para mapas de localización y fotos de organismos o estructuras, incluir una barra de escala en la esquina inferior izquierda con unidades del Sistema Internacional abreviadas. Los mapas también deben incluir referencias de latitud y longitud. En el texto principal, los autores pueden marcar la posición aproximada en que debiera ubicarse cada figura, notando que la posición final dependerá básicamente de restricciones de diagramación. Las unidades en cada eje deben ser ubicadas después del texto del eje, en paréntesis, y abreviadas de acuerdo al Sistema Internacional de Unidades; por ejemplo: “Densidad poblacional (individuos m-2)”, “Masa corporal (g)”, “Temperatura del aire (°C)”, “Flujo de agua (m3 h-1)”. En los gráficos de línea, para una serie única de datos usar línea continua; y, patrones de línea continuos segmentados y punteados para múltiples series de datos. Todas las líneas deben ser negras y del mismo grosor. En los gráficos de barras, para una serie única de datos es necesario usar barras/círculos llenos (de color negro); para dos series de datos usar barras/círculos abiertos (blanco) vs. llenos (negros); para tres series de datos, barras/círculos abiertos (blanco) y llenos (negro y gris). En gráficos de dispersión con múltiples series de datos se debe combinar patrones abiertos y llenos (negro y gris) con diferentes formas (p.ej., círculos, cuadrados, triángulos). En gráficos de barras con múltiples series de datos, usar patrones abiertos (blanco) y llenos (negro y gris).

124


3.9. Notas de pie de página En esta sección proporcione la referencia completa de resúmenes o resúmenes expandidos referidos por notas de pié de página en el texto. Lístelas en orden correlativo, precedidas por sus números superíndices e incluya: autor, año, título, nombre y número del congreso o reunión. Ejemplo: 1 Aguirre N., T. Ojeda y P. Eguiguren 2005. Monitoreo del impacto del cambio climático en la Biodiversidad del Paramo del Parque Nacional Podocarpus. 2do Congreso Mundial de Paramos, junio 2009. Loja, Ecuador. Poster. 3.10. Lineamientos generales para todos los tipos de contribuciones (a) Encabezados, párrafos y estilo: Insertar una línea en blanco entre cada encabezado, subencabezado y el texto siguiente, e inmediatamente después del final de una sección o subsección. No usar sangría, y no insertar líneas en blanco entre párrafos de una misma sección. Las palabras en el texto, al igual que las expresiones latinas y griegas o términos similares (et al., a posteriori, p. ej., etc.), deben ir en escritura normal (sin usar negrita, cursiva o subrayado). La única excepción son los nombres científicos, los cuáles irán en cursiva. (b) Uso de números, unidades de medida, y convenciones estadísticas: Los números del uno a nueve deben ir en palabras, a menos que precedan unidades de medida o sean usados como designadores; y los números iguales o mayores a 10 escribir como numerales, excepto al inicio de una frase o para usos literarios. Los números no enteros deben expresarse hasta con dos decimales (p.ej., “0,82”). Los números menores a 0,001 deben ser expresados en notación exponencial. La notación decimal debe seguir el Sistema Internacional, es decir usando comas. Cuando se use años, estos deben ser indicados en forma completa. Todas las unidades y abreviaciones deben seguir el Sistema Internacional de Unidades. Los valores medios deben ir siempre junto a estadísticos de dispersión previamente identificados, unidades asociadas, y tamaño de muestra (n). Las medidas de dispersión deben identificarse con sus abreviaciones (p.ej., desviación estándar y error estándar deben indicarse como DE y EE). Ejemplos: “Desde hace treinta años, entre 1970 y 1980” “una densidad media (± EE) de 8,5 ± 1.5 árboles m-2 (n = 20)” “un valor estimado ± DE de 1,75 ± 0,40 g (n = 25)” “media ± DE (1,5 10-5 ± 0,2 10-5 mg, n = 3)” Describir los resultados de cualquier prueba estadística indicando su nombre, también puede usar acrónimos aceptados; p.ej., ANOVA o ANDEVA (análisis de la varianza), simetría (una o dos colas), el estadístico de prueba y su valor, los grados de libertad (como subíndice del estadístico de prueba) y/o el tamaño de muestra, y el valor de P. Indicar los valores exactos de P (hasta cuatro decimales) tanto para resultados significativos como no significativos, excepto para valores de P menores a 0,0001, los cuales deben describirse como “P < 0,0001”. Ejemplos: “Prueba t de Student (t12 = 2,05; P = 0,003) ” “Correlación de Spearman (rS = 0,60; n = 15; P = 0,115)“

125


“.ANOVA (F1,17 = 0,80; P = 0,385) ” (c) Citación de figuras y cuadros en el texto: Todo diagrama, gráfico, mapa, fotografía debe ser referido como una figura. Las figuras y cuadros deben ser numerados en forma independiente y consecutiva en arábigo y, citados en orden correlativo a través del texto. Las figuras deben citarse en forma completa y las subfiguras deben ser indicadas por letras mayúsculas. Ejemplos: “.. como se muestra en la Figura 1 y Cuadro 1 ..” “.. sugerido por nuestros resultados (Figura 2, Cuadros 1 y 5) ..” “.. resumido en las Figuras 5A y 6C (véase también Figuras. 3 y 4, Cuadro 5) ..” (d) Citación de referencias en el texto: En la cita de referencias en el texto se debe utilizar el sistema nombre-año; esto es, el apellido del autor(es) seguido por el año de publicación. Para trabajos con dos autores, separar los nombres por el signo (y). Para trabajos con tres o más autores, usar el nombre del primer autor seguido de “et al.”. Las citas múltiples con distintos años deben ordenarse cronológicamente, y aquellas con el mismo año deben ordenarse alfabéticamente. Para varios trabajos del mismo autor(es) y año, citar el apellido del autor una vez, y luego cada trabajo usando el año seguido de una letra minúscula, ordenados alfabéticamente (estas letras también deben estar incluidas en Literatura citada). Dos o más citas en el mismo sitio en del texto deben arreglarse alfabéticamente y no cronológicamente. Ejemplos: Al inicio del párrafo: Acevedo y Ruiz (1995), Tarifa (1993) y Pinto et al. (1996) indican que … En el intermedio del párrafo: … como fue confirmado recientemente por Pacheco y Pérez (1996), quienes ….. Al final del párrafo: … estas especies son pioneras (Jorgensen y León – Yánez 1999). … sin embargo, Beck y García (en prensa). … pero en algunos años florece en octubre (Z. Aguirre 1998, com. pers.). Todos los trabajos citados, sean estos artículos, libros y capítulos de libros deben estar ya publicados o en prensa, también los trabajos aceptados pueden citarse como “en prensa”. No cite material no publicado referido como “en preparación”, “enviado”, “en revisión” o categorías similares, y evite las referencias a resultados no publicados o comunicaciones personales. Puede usarlos solo cuando sea estrictamente necesario bajo la responsabilidad del autor, tales materiales deben citarse sólo en el texto, y en paréntesis. Ejemplos: “(M. González, comunicación personal, 2009)”,

126


“(JM Valarezo, datos no publicados). (e) Citación en el texto de localizadores Uniformes de Recurso (URLs): Los URLs se refieren a artículos en revistas electrónicas o documentos/información de fuentes oficiales (p.ej., bases de dato, SIGAGRO, SENACYT, FAO, IUCN, etc.). Estas no deben ser incluidos en el texto, en lugar de ello, deben citarse como un artículo normal (autor y año), incluyendo la referencia completa respectiva en la sección de literatura citada (véase más abajo algunos ejemplos). Se debe evitar usar citas de URLs que refieren a materiales no publicados o no publicables (p.ej., informes de proyecto, sitios Web del autor o grupos de trabajo, foros de discusión), excepto cuando sean estrictamente esenciales para comprender los contenidos de un manuscrito; en tal caso, el URL completo puede ser citado en el texto comenzando con “http://”. No incluir estos URLs en LITERATURA CITADA. (f) Citación en el texto de trabajos presentados en reuniones científicas: Puede citarse estrictamente si es necesario dentro del texto como notas de pié de página. Estos incluyen los resúmenes presentados en reuniones científicas nacionales o internacionales publicados en revistas. No usar notas de pié de página para hacer comentarios o citar material no publicado. Evitar citar resúmenes disponibles en URLs transitorios, o no publicados en libros o revistas. (g) Nombres científicos (género y especie): Los nombres científicos deben ir siempre en cursiva. La primera vez que se mencionen en el texto, los nombres científicos deben indicarse completos (incluyendo clasificador). Al usarlos subsecuentemente, los clasificadores pueden ser omitidos y el nombre del género puede abreviarse a su primera letra mayúscula seguida por un punto. También puede usarse un nombre común o estándar, siempre que se indique su nombre científico completo la primera vez que es mencionado. La nomenclatura para diferentes tipos de taxones debe seguir las convenciones señaladas por los códigos internacionales y bases de datos estandarizadas. Envío de manuscritos Los manuscritos deben enviarse electrónicamente a: Dr. Nikolay Aguirre Editor Responsable nikoaguirrem@yahoo.com Se recibirán contribuciones en dos fechas, la primera hasta marzo y la segunda hasta septiembre de cada año.

127

Volumen 1 CEDAMAZ  

Volumen 1 de la Revista Universitaria CEDAMAZ

Volumen 1 CEDAMAZ  

Volumen 1 de la Revista Universitaria CEDAMAZ

Advertisement