Page 1

Al servicio del Estado Mariano Fontecilla de Santiago Concha Un diplomรกtico de noble cepa

Valeria isabel Ortiz tello


Al servicio del Estado Mariano Fontecilla de Santiago Concha Un diplomรกtico de noble cepa


Al servicio del Estado Mariano Fontecilla de Santiago Concha Un diplomático de noble cepa Registro de Propiedad Intelectual Nº 198.658 ISBN: 978-956-7699-03-2 Primera edición, diciembre de 2010 Autora: Valeria Ortiz Diagramación e impresión: Andros Impresores Hecho en Chile / Printed in Chile Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la tapa, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna por ningún medio sin permiso previo de la autora.


Al servicio del Estado Mariano Fontecilla de Santiago Concha Un diplomรกtico de noble cepa

Valeria Isabel Ortiz tello


Mariano Fontecilla

Índice Prólogo

11

Agradecimientos

15

Diputados Patrocinantes

17

Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones Historias de viñas y viñateros........................................................................... El esperado Mariano............................................................................................ Recordado en familia........................................................................................... España a lomo de burro...................................................................................... Su Mentor: Enrique Bernstein Carabantes..................................................

21 25 26 36 41 45

Capítulo 2 / Gobierno de Gabriel González Videla (1946-1952) Palmo de narices.................................................................................................... La mujer de su vida................................................................................................ Los Lira-Vergara.................................................................................................... Parronales que se marchitan............................................................................. La muerte del “león” y la victoria del “caballo”....................................... Junta General Ordinaria de Accionistas de Concha y Toro el 28 de septiembre de 1949................................................................................

49 49 52 56 59 61 62

Capítulo 3 / Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo (1952-1958) De Perón a Fontecilla......................................................................................... El hermano Colonna........................................................................................... Melchor del siglo XX..........................................................................................

67 67 70 79

7


Índice Capítulo 4 / Gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964) Sin llave..................................................................................................................... “Certamente” Silva................................................................................................. Il Papa Buono.........................................................................................................

83 83 87 92

Capítulo 5 / Gobierno de Eduardo Frei Montalva (1964-1970) El artista protocolar de Frei............................................................................. Reina sin palacio.....................................................................................................

95 95 99

Capítulo 6 / Gobierno de Salvador Allende (1970-1973) Viajando de Riñihue a Madrid..........................................................................

111 111

Capítulo 7 / Gobierno Militar (1973-1990) Diplomacia: Elemento imprescindible............................................................... Asunción, muerte y coronación...................................................................... Il Capo italiano (primera parte)......................................................................... Viviendo entre príncipes........................................................................................ Un extra en la mediación.................................................................................... El adiós a Frei Montalva.................................................................................... Ideologías contrapuestas.................................................................................... Análisis de la política española........................................................................

El Caballero............................................................................................................

119 119 124 126 134 135 140 141 150 150 151 152 153 154 157 161 162 168 168 169

Capítulo 8 / Gobierno de Patricio Aylwin (1990-1994) Ave Fénix................................................................................................................... El Relacionador Público de Chile................................................................... Restableciendo un país democrático................................................................ Teresa Santa.............................................................................................................

177 177 180 184 187

Periodo en que Mariano Fontecilla fue embajador...................................

Trabajando en el Ártico...................................................................................... Noruega................................................................................................................. Finlandia................................................................................................................. Islandia...................................................................................................................

Bendita visita............................................................................................................ Antes de regresar al Viejo Continente........................................................... Il Capo italiano (segunda parte)....................................................................... Análisis de la política italiana........................................................................... Periodo en que Mariano Fontecilla fue embajador...................................

8


Mariano Fontecilla Los conchitorinos................................................................................................. Un hombre gentil..................................................................................................

190 192

Capítulo 9 / Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994-2000) El Cabestrillo.......................................................................................................... Los viñedos de Emiliana.......................................................................................

197 197 198

Capítulo 10 / Ricardo Lagos Escobar (2000-2006) El Protocolar........................................................................................................ La Margarita se fue deshojando...................................................................... Exponente vitivinícola.......................................................................................... Anecdóticos viajes................................................................................................. Il personaggio......................................................................................................... La partida de Su Santidad..................................................................................

201 201 202 203 206 210 214

Capítulo 11 / Michelle Bachelet Jeria (2006-2010) La más acertada mujer Presidente..................................................................... Enlazando el Poder Judicial............................................................................. El Legado.................................................................................................................

219 219 220 223

epílogo.................................................................................................................

229

9


Pr贸logo

Mariano en la antesala del Secretario de Estado Vaticano.

10


Mariano Fontecilla

Prólogo

C

Conocer la biografía de don Mariano Fontecilla de Santiago Concha significa recorrer parte de nuestra historia contemporánea, desde el gobierno del Presidente Juan Antonio Ríos, cuando inició su carrera diplomática en 1945, hasta el presente, abarcando las vivencias y singulares anécdotas del mundo diplomático chileno en torno a su vida, que se prolongaron por más de seis décadas y que se sucedieron consecutivamente durante los gobiernos de once Presidentes de la República, bajo los cuales don Mariano ha entregado entusiastamente sus valiosos servicios profesionales. La figura de don Mariano se ha constituido en un emblema en el ámbito diplomático chileno y esta obra da cuenta de ello, a través de los diferentes capítulos que describen su vida en forma amena y detallada, desde su infancia, luego su etapa de adolescente y su llegada al mundo de las relaciones exteriores como profesional, ámbito al cual dedicó prácticamente toda su vida. Se inicia esta reseña biográfica, con el relato de la niñez de don Mariano, sus orígenes, linaje parental y la riqueza de las tradiciones

11


Prólogo familiares de aquella época y su vinculación con esa empresa familiar y tradicional, como lo era la Viña Concha y Toro. Sus padres, Mariano y Olivia, marcaron una impronta en este hijo único, que se desarrolló y creció entre adultos, interactuando desde niño con personalidades de la época. Sus estudios secundarios y universitarios lo vincularon con compañeros que hasta el presente son sus amigos más preciados, así como también sus vinculaciones acopiadas durante su vida como hijo de diplomático y hombre público de trayectoria, como era su padre don Mariano Fontecilla Varas. La importancia que tuvo en su vida su esposa doña Isabel Margarita Lira Vergara y sus hijos –Mariano, Enrique, Rodrigo y Francisco–, está plenamente consignada en esta biografía, y que, según sus propias palabras, su carrera diplomática se ha debido en gran parte al apoyo constante e incondicional de su amada esposa, quien lo acompañó en los difíciles y lejanos caminos de la diplomacia, a lo largo de tantos años y en muchos rincones del mundo. El libro revela la vida de don Mariano, a través de diferentes capítulos asimilados a los períodos presidenciales, bajo cuyos mandatos ha servido en forma continuada, desde el gobierno de don Juan Antonio Ríos, entre 1942 y 1946; de don Gabriel González Videla, entre 1946 y 1952, y luego el de don Carlos Ibáñez del Campo, entre 1952 y 1958; de don Jorge Alessandri Rodríguez, entre 1958 y 1964; de don Eduardo Frei Montalva, entre 1964 y 1970; de don Salvador Allende Gossens, entre 1970 y 1973; del gobierno militar de don Augusto Pinochet Ugarte entre 1973 y 1990; de don Patricio Aylwin Azócar, entre 1990 y 1994; de don Eduardo Frei Ruiz-Tagle, entre 1994 y 2000; de don Ricardo Lagos Escobar, entre 2000 y 2006 y finalmente en el gobierno de doña Michelle Bachelet Jeria, entre 2006 y 2010. La presencia e importancia que ha tenido don Mariano en las últimas dos décadas, en el ámbito de las relaciones exteriores del Congreso Nacional, en la denominada “diplomacia parlamentaria”, es innegable y reconocida por todos los sectores políticos. En toda ceremonia, en visitas oficiales o de Estado tanto de dignatarios, como de políticos extranjeros, la presencia de don Mariano es permanente e infaltable. Del mismo modo, su energía y dedicación desplegada en las múltiples visitas presidenciales y de congresistas chilenos a países amigos, es pieza fundamental en el éxito de dichas misiones diplomáticas y de Estado.

12


Mariano Fontecilla Su inefable figura, su conocimiento del mundo internacional y sus valiosos contactos personales con las figuras más importantes del mundo exterior hacen de don Mariano una pieza fundamental en el éxito de estos periplos internacionales, tan importantes para nuestro país, que hoy está presente e insertado en los cinco continentes de un mundo globalizado. La biografía de don Mariano está salpicada de historias inéditas, muchas veces desconocidas por el ciudadano común, como también para muchos personajes vinculados a la vida pública, la que incluye además el relato de exquisitas anécdotas plagadas de auténtica picardía, ingrediente indiscutido en la forma de ser y el carácter alegre de don Mariano. Muchos de estos pasajes históricos han sido revelados escasamente en el pasado, porque ha sido el propio protagonista, quien durante todos estos años los ha guardado sólo para sí y sus amigos y que hoy ven la luz de la literatura, gracias a la ágil y virtuosa pluma de la periodista-autora Valeria Ortiz. No fue fácil convencer a don Mariano que relatara su vasta y rica vida diplomática de tantos años. En efecto, durante mucho tiempo se le había insinuado que dejara plasmadas por escrito sus vivencias y experiencias de tantos años, las que solamente él recordaba en amenas reuniones privadas, o durante los múltiples viajes al extranjero que ha realizado a través de los años con muchos Diputados y Senadores, en su calidad de Enlace de la Cancillería con el Congreso Nacional. Finalmente, la propuesta de proporcionarle una joven periodista, que grabadora en mano registrara sus vivencias y trayectoria como diplomático, lo allanó a relatar, en largas y pacientes horas de tertulia, prácticamente toda su vida y así fue como se materializó esta biografía, que él mismo decidió bautizar: “Al Servicio del Estado”, pero que, sin embargo, mejor habría merecido el título de: “Diplomacia en Tinto”.

Roberto Delmastro Naso

Diputado Coordinador.

13


Mariano Fontecilla

Agradecimientos

E

Esta obra, que rescata parte de la historia de la diplomacia chilena en los últimos 50 años, ha sido posible gracias al apoyo de muchas personas e instituciones que entregaron su generoso aporte en diversas formas, que permitieron materializar y publicar un documento sin duda inédito, basado en la larga trayectoria diplomática del Embajador don Mariano Fontecilla de Santiago Concha, tanto en Chile, como en diversos países en el mundo entero. Un reconocimiento muy especial a los sesenta y tres Diputados de la Cámara de Diputados de Chile, que con su generoso aporte permitieron financiar el trabajo de la Periodista Valeria Ortiz Tello, quien incansablemente rescató sistemática y cronológicamente las experiencias y vivencias de don Mariano durante su prolongada carrera diplomática. Un agradecimiento a aquellos Diputados y Senadores que aportaron sus testimonios sobre el personaje de la obra, en cuanto a su participación como Enlace de la Cancillería con el Congreso Nacional, en las diferentes actividades que el Poder Legislativo realiza en múltiples foros internacionales y en países amigos.

15


Agradecimientos Un reconocimiento especial a los ex Presidentes de la República, don Patricio Aylwin Azócar y don Ricardo Lagos Escobar, por tener la buena disposición para entregar sus experiencias vividas con don Mariano durante sus respectivos mandatos presidenciales. Del mismo modo, a los ex Cancilleres don Gabriel Valdés Subercaseaux y a don Enrique Silva Cimma, que dan testimonios como sus jefes directos en el Ministerio de Relaciones Exteriores durante los diferentes períodos que abarcan esta obra. También un agradecimiento a don Hugo Zepeda y al diplomático italiano don Francisco Cecil de Roberto, por su valioso aporte. Debemos agradecer especialmente a don Federico Vallejo de la Barra, ex Secretario de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, y Juan Oses por sus valiosos aportes en la etapa de corrección y de edición de este libro. A la Empresa El Mercurio S.A., un agradecimiento especial por facilitar el acceso a sus archivos fotográficos, cuyo material representan documentos históricos que ilustran diferentes pasajes de esta biografía. Finalmente, a la Viña Concha y Toro S.A. y a su Directorio, un agradecimiento especial por concurrir con el financiamiento en la impresión de este libro, que también recorre parte de la historia de la viña durante algunas décadas, así como la trayectoria de sus distinguidos fundadores.

16


Mariano Fontecilla

DIPUTADOS PATROCINANTES Enrique Accorsi Opazo René Aedo Ormeño Sergio Aguiló Melo Lily Pérez San Martín Gabriel Ascencio Mansilla Eugenio Bauer Jovanne Germán Becker Alvear Mario Bertolino Rendic Jorge Burgos Varela Alberto Cardemil Herrera Sergio Correa de la Cerda María Angélica Cristi Marfil Francisco Chahuán Chahuán Alfonso de Urresti Longton Roberto Delmastro Naso

17


Diputados Patrocinantes Eduardo Díaz Del Río Marcelo Díaz Díaz Julio Dittborn Cordua Andrés Egaña Respaldiza Maximiano Errázuriz Eguiguren Álvaro Escobar Rufatt Marcos Espinoza Monardes Marcelo Forni Lobos Renán Fuentealba Vildósola Pablo Galilea Carrillo René Manuel García García Guido Girardi Briere Joaquín Godoy Ibáñez Enrique Jaramillo Becker Carlos Abel Jarpa Wevar José Antonio Kast Rist Juan Carlos Latorre Carmona Juan Lobos Krause Pablo Lorenzini Basso Juan Masferrer Pellizzari Patricio Melero Abaroa Fernando Meza Moncada Cristián Monckeberg Brunner Nicolás Monckeberg Díaz

18


Mariano Fontecilla Jaime Mulet Martínez Sergio Ojeda Uribe Carlos Olivares Zepeda José Miguel Ortiz Novoa Clemira Pacheco Rivas Osvaldo Palma Flores Darío Paya Mira Carlos Recondo Lavanderos Alberto Robles Pantoja María Antonieta Saa Díaz Alejandra Sepúlveda Orbenes Gabriel Silber Romo Laura Soto González Carolina Tohá Morales Eugenio Tuma Zedán Jorge Ulloa Aguillón Ignacio Urrutia Bonilla Esteban Valenzuela Van Treek Alfonso Vargas Lyng Mario Venegas Cárdenas Samuel Venegas Rubio Germán Verdugo Soto Ximena Vidal Lázaro Gastón Von Mühlenbrock Zamora

19


CapĂ­tulo 1 / Herencia y Tradiciones

20


Mariano Fontecilla

Capítulo 1 HERENCIA Y TRADICIONES

D

Desde niño, Mariano se sintió atraído por la elegancia y aguda inteligencia de su bisabuela Ana Luisa Ortúzar Montt, cuya casa era el centro de reunión de la aristocracia santiaguina, de principios del siglo XX. Inolvidables eran aquellas tardes, en las que a la hora del té se vestía de gala para recibir a personajes tan prominentes como Monseñor Benedetto Aloisi Masella, Nuncio Apostólico de la época, quien con su porte, su imponente sotana negra, sólo adornada con el tradicional lazo fucsia, despertaba la imaginación de este pequeño observador, quien no perdía la oportunidad de participar activamente en tales reuniones sociales. Cómo olvidar a Mariano, esperando solemnemente la llegada de estas visitas protocolares en la puerta de la casona ubicada en calle Compañía, a quienes guiaba con especial dedicación y calidez, por sinuosos corredores que conocía de memoria, hasta el salón, donde un séquito de mozos impecables atendían al parsimonioso ritmo de antaño, bajo la mirada implacable del mayordomo, quien vestido con una pulcra librea, observaba

21


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones imperturbable, paciente y discretamente, cada movimiento de esta danza dirigida. Estos personajes tallaron huellas profundas en su mente infantil, perfilando lo que sería la pasión de su vida, el protocolo y la diplomacia, que le llevó incluso a ocupar cargos de envergadura tal, como la de Gentilhombre del Papa. Pocas personas conocen el origen de este maestro de la diplomacia, quien señala, con nostalgia y un dejo de picardía: “Cuando yo era niño me preguntaban ¿qué vas a ser cuando grande? Y yo respondía, mozo o cardenal”. Pero la elegancia, el cuidado con los detalles y la tradición aristocrática no sería lo único que heredaría de sus antepasados, ya que con el tiempo se sumarían tres títulos nobiliarios: Marqués de Casa Concha, Montepío y Rocafuerte, los que generosamente cedió a sus hijos, conservando para sí sólo el primero, por disposición de la Diputación de la Grandeza1. Según sus propias palabras: “Ser Marqués ha significado algo muy importante en mi vida, pero lo más relevante ha sido mi deber de mantenerlo. Este jamás ha sido usado públicamente, pues he representado en el servicio diplomático a mi nación, que es una república. Hay que tener en cuenta que este título fue otorgado por Felipe V, el primer Rey Borbón, a don José Santiago Concha y Salvatierra2 quien fue Capitán General, Gobernador de Chile en el año 1717, a través de la jefatura de la Real Audiencia”. Dentro de las reglas de la nobleza, quien puede transmitir estas categorías es el poseedor de ellas. Mariano Fontecilla recibió el título de Marqués por el lado materno, después de haber sido autorizado por la Diputación de la Grandeza, el Consejo del Estado, el Ministerio de Justicia, los Tribunales y la firma real.

LA DIPUTACIÓN Y CONSEJO DE LA GRANDEZA DE ESPAÑA: La Grandeza constituye la máxima dignidad de la jerarquía nobiliaria española, siendo conferida por el Rey a una persona, generalmente unida a un Título del Reino y con carácter hereditario. Por ello se habla de Títulos con y sin Grandeza, ya que normalmente ésta no tiene vida propia y sigue el régimen del Título al que se incorpora. (extraído de internet Diputación de la Grandeza 2007, http://www.diputaciondelagrandeza.es/indexmore.htm) 2 En 1717 funda la Villa de San Martín de la Concha del Valle de Quillota (actual ciudad de Quillota). 1

22


Mariano Fontecilla La vocación de servicio público, por generaciones, ha sido la esencia de estas connotadas familias, cuyo origen se remonta a principios de siglo XVIII, cuando José Santiago Concha y Salvatierra (1667-1741) decidió tomar el rumbo de la política en las nuevas tierras descubiertas, siendo tan relevante su papel en las Indias que el Rey Felipe V entregó en sus manos cargos de importancia tal, como Oidor Presidente de la Real Audiencia y Gobernador de Chile. Su nieto, José María Melchor Ignacio de Santiago Concha y Jiménez Lobatón3, siguió sus pasos estando al servicio del Rey por 21 años. Los Fontecilla fueron una familia visionaria que optó por dar su ferviente apoyo a esta pequeña nación en formación, estando presentes por generaciones en cargos públicos desde la monarquía, en los que manifestaron su amor y compromiso con esta patria naciente; sin embargo, fue don Francisco de Borja Fontecilla Palacios4 quien asumió en forma personal la defensa de la tan anhelada independencia de Chile. Sus esfuerzos fueron reconocidos al ser nombrado Gobernador Intendente de Santiago, asumiendo, incluso, en algunas oportunidades, el cargo de Director Supremo Delegado como persona de confianza del mismo Bernardo O’Higgins.

3

4

José de Santiago Concha y Jiménez Lobatón: Nació en Chile en el año 1760. Hijo de Melchor de Santiago Concha y Errasquín y de Constanza Jiménez Lobatón. Estudió en Lima Perú (1779), se graduó de abogado en 1784 y regresó a Chile como miembro de la Real Audiencia en el cargo de Oidor, designado el 26 de noviembre de 1794. El 6 de abril hasta el 31 de diciembre de 1801 fue Gobernador interino. En 1808 renunció al puesto de Alcalde del Crimen de Lima y pasó a ser Oidor Decano de la Audiencia de Chile. El 11 de julio de 1810, se hizo cargo del puesto de Asesor de la Capitanía General, renunciando en agosto por estimarlo incompatible con el cargo de Oidor. Reasumió el cargo al restablecerse la Audiencia el 15 de marzo de 1815 (Reconquista Española), después de la batalla de Chacabuco (1817) dejó su puesto y se trasladó a España donde murió en 1820. Se mantuvo hasta el fin de sus días fiel al rey. Se casó con su sobrina María José de la Cerda y Santiago Concha, el 13 de junio de 1797. (extraído del libro de Fernando Castillo, Diccionario Histórico y Biográfico de Chile. Editorial Zig-Zag. Año 1998. Santiago. Págs. 111.112.) Francisco de Borja Fontecilla Palacios: ocupó un alto sitial en la historia de Chile y ostenta el mismo de padre de la patria. Intervino en los primeros movimientos de 1810 y su conducta siempre fue clara y entusiasta. La confianza que generó por su patriotismo lo hizo merecedor del cargo de Alcalde ordinario de Santiago, donde se encargaba de la administración de la justicia y la seguridad pública. Después de Chacabuco se le llamó a desempeñar el cargo de Gobernador e Intendente de Santiago durante 1818. Ese mismo año fue elegido Senador, durante marzo de 1819 reemplaza a José Ignacio Cienfuegos en la presidencia en esta corporación, cargo que ocupó en tres oportunidades (1815-1820-1822). Al año siguiente fue electo diputado por Colchagua en el Congreso General Constituyente, donde integró la Comisión Permanente de Gobierno, Alta Policía y Relaciones Exteriores. También fue electo diputado propietario por Colchagua, en el Congreso General de la Nación, pero no se presentó por problemas de salud. Después de esto sufrió grandes desgracias, debido a luchas internas que ocurrieron después de la caída de O’Higgins, terminando en el destierro en 1825 en Perú. Regresó, pero nuevamente fue relegado a la Isla de Juan Fernández, donde llegó afectado por una enfermedad terminal, después de varias gestiones logró que lo enviaran a Copiapó donde falleció el 12 de junio de 1837. Se casó dos veces, la primera con doña Rosa Saenz de Rozas Figueroa, de quien dejó sucesión, y la segunda Carmen Figueroa, con la cual no tuvo descendencia (extraído del libro de Figueroa, Virgilio, Diccionario histórico biográfico y bibliográfico de Chile. Volumen 3. Santiago de Chile. Editorial Ilustración. 1925-1931. Pág. 199).

23


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones De pie: Olivia de Santiago Concha de Fontecilla, Carolina Valdés de Santiago Concha. Sentada: Ana Luisa Ortúzar de Valdés y Mariano Fontecilla.

Retrato de Francisco de Borja Fontecilla, quien fuera Presidente del Senado Conservador en tres oportunidades (1815 - 1820 - 1822). Esta pintura se encuentra actualmente en la oficina de la Vicepresidencia del Senado.

Mariano Fontecilla en la inauguración de la estatua de José de Santiago Concha y Salvatierra, en Quillota.

24


Mariano Fontecilla El 12 de febrero de 1818 se celebró la ceremonia de jura de la Independencia en la Plaza de Armas. Una vez concluida, el intendente de Santiago, Francisco de Borja Fontecilla, tomó juramento al pueblo, se dirigió con el documento a la iglesia de San Francisco y comenzó a lanzar monedas al cielo simbolizando el bautizo de esta nueva nación5. Como digno hijo de este linaje de honorables hombres, amantes de la Patria, la fuerza de la sangre lo llevaría, siglos más tarde, a ser un destacado hombre de la diplomacia chilena, desempeñándose en los más diversos cargos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, siendo entre otros, embajador en los Reinos de España y Noruega y en las Repúblicas de Italia, Malta, Finlandia e Islandia. HISTORIAS DE VIÑAS Y VIÑATEROS En el Llano Subercaseaux, ubicada en la actual comuna de San Miguel, se comienza a tejer la historia de viñas y tradiciones de la familia Santiago Concha, siendo el matrimonio entre doña Emiliana Subercaseaux Vicuña y don Melchor Santiago Concha y Toro6, el

Al inicio de la jura de independencia José Gregorio Argomedo, fiscal de la Cámara de Apelaciones, pronunció un discurso en representación del Gobierno; a continuación, el ministro Miguel Zañartu leyó el Acta de la Independencia. Al término de su lectura, el Director Supremo Delegado, Luis de la Cruz, colocó sus manos sobre una biblia y prestó el siguiente juramento: “Juro a Dios y prometo a la patria bajo la garantía de mi honor, vida y fortuna sostener la presente declaración de independencia absoluta del Estado chileno de Fernando VII, sus sucesores y de cualquier otra nación extraña” […] Luego, el mismo Director Supremo Delegado, solicitó el juramento a José Ignacio Cienfuegos, como Administrador del Obispado de Santiago, quien a la fórmula anterior añadió “Y así juro porque creo en mi conciencia que ésta es la voluntad del Eterno”; y, en seguida, el coronel Cruz recibió el juramento de José de San Martín, como General en Jefe del Ejército de Chile. Hecho esto, el ministro Zañartu tomo juramento simultáneo a las demás autoridades y funcionarios públicos. Finalmente, el Intendente de Santiago Francisco de Borja Fontecilla le tomó juramento al pueblo. (Barros Arana, Diego (1890). Historia General de Chile. Santiago de Chile: Imprenta Cervantes. Tomo XII). Esta ceremonia se efectuó sin la presencia de O’Higgins, quien se encontraba en Talca en campaña militar. El cuadro de este momento histórico fue pintado por Pedro Subercaseaux y se encuentra actualmente en el Palacio de La Moneda y aparece el Procer. 6 Melchor de Santiago Concha y Toro (o Melchor de Concha y Toro, nombre que adoptó en su periodo como Senador porque durante esos años su padre, Melchor de Santiago Concha y Cerda, también era integrante de la Cámara Alta lo que ocasionaba una confusión en secretaría al anteponer Santiago) Nació en Santiago el 10 de octubre de 1833. Falleció en la misma ciudad el 21 de julio de 1892. Hijo de Melchor de Santiago Concha Cerda y Damiana de Toro Guzmán. Se casó el 20 de noviembre de 1862 con Emiliana Subercaseaux Vicuña, con la cual tuvo 6 hijos. Estudió en el Instituto Nacional y en la Universidad de Chile en la Facultad de Derecho donde juró como Abogado el 17 de enero de 1857. Sus trabajos publicados, incluida la memoria para titularse, fueron: pena de muerte justicia y necesidad de ella, Chile durante los años 1824-1828 entre otros. Ingresó a la política en 1864 al ser electo diputado por Melipilla (hasta 1867) y por Santiago (1867-1870), ministro de Hacienda en la administración de José Joaquín Pérez (7 de enero de 1869). Fue nombrado vicepresidente de la Cámara de Diputados (3 de septiembre de 1870), ya que volvió a ser elegido por el departamento de Valparaíso (1870-187) y Chillan (1873-1876; 1876-1879). Aficionado a los negocios, se convirtió en gerente del Banco Garantizador de Valores y fue presidente de la Bolivian Huanchaca Company (1897). También fue Senador por Ñuble de 1879-1885 y Santiago 1888-1891. Militante del Partido Conservador y Liberal Moderado. (extraído del libro de Fernando Castillo, Diccionario Histórico y Biográfico de Chile. Editorial Zig-Zag. Año 1998. Santiago. Pág. 113). 5

25


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones 20 de noviembre de 1862, el inicio de un ambicioso sueño que este joven visionario hizo realidad con el apoyo de su cuñado, Ramón. Ellos, confiando en su intuición y con el entusiasmo propio de la juventud, decidieron dejar la explotación de las minas y asumir el riesgo de plantar parronales en la fértil tierra heredada por “misiá Emiliana”, que llegó a sus manos por esas tretas que nos depara el destino, en este caso, vestida de dote. Sólo eran siete hijuelas en la zona de Pirque, las que cimentaron las bases de un imperio, que 120 años más tarde se transformaría en la industria vitivinícola más grande de América Latina: la “Viña Concha y Toro”. El sagrado elixir fue producido con cepas escogidas, importadas de Francia y la ayuda prodigiosa de un joven enólogo, don Germain Bachelet, que se aventuró a viajar a un lejano y exótico país, a probar suerte en el nuevo mundo, sin siquiera imaginar que los destinos de esta tierra que le daba sustento serían, algún día, dirigidos por una mujer, la primera Presidenta de Chile, su bisnieta, Michelle. La fertilidad de la tierra junto a las cepas cuidadosamente escogidas produjeron deliciosos y codiciados vinos. Don Melchor comenzó a seleccionar los mejores brebajes para esconderlos en una vieja bodega de Cal y Canto, pero no pasó mucho tiempo para que “degustadores” encontraran la secreta cava, quienes ayudados por el silencio y la soledad del lugar se deslizaban por los respiraderos y hacían desaparecer una que otra botella. Para proteger tan selecta colección, se echó a correr el rumor de que el diablo rondaba las bodegas, lo que fue reforzado por el olor a azufre que inundaba las paredes después de la limpieza de las barricas. Con el pasar de los años el mito creció a tal punto que los campesinos escuchaban ruidos, veían luces y hasta al propio Don Melchor vestido de Satanás, situación improbable por la fuerte tradición religiosa de la familia. Es así como se da inicio a una leyenda que daría el nombre a uno de los vinos más conocidos del país: Casillero del Diablo. El esperado Mariano Tres generaciones más tarde, en la casa que perteneciera a doña Emiliana Subercaseaux, mirando al Teatro Municipal de Santiago, nace el 28 de noviembre de 1924, Mariano Melchor Fontecilla de Santiago

26


Mariano Fontecilla Melchor de Santiago Concha y Toro, Emiliana Subercaseaux VicuĂąa, sus hijos Carlos y Daniel.

Daniel Concha Subercaseaux.

Mariano Fontecilla SĂĄnchez.

27


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones Concha, hijo único del abogado, diplomático y funcionario judicial Mariano Fontecilla Varas7 y Olivia Santiago Concha Valdés. Sus padres sembraron en él el deseo de perpetuar la tradición e historia familiar, lo que con el tiempo se transformaría en un deber de cada día para Mariano Fontecilla, recayendo sobre sus hombros el peso de la herencia que ha empapado desde siempre a los miembros de este complejo linaje, y que se ha traducido en un comportamiento acorde a estas tradiciones. En el transcurso de sus primeros años fue acogido por los amorosos brazos de su nodriza y las enseñanzas de su madre, mujer de gran carácter, exigente y aristocrática, pero a la vez, con una fuerte conciencia social, que le hacía sentirse personalmente responsable del emprendimiento de quienes la rodeaban. Mariano, expresa con orgullo: “Ella tenía la preocupación de educarlos, de llevar adelante a personas de cualquier estamento social. Tenía la idea fija de hacer surgir a la gente y junto con ello un cerebro comercial fantástico”. Durante su infancia, mantuvo con sus padres una relación formal, con la distancia que se estilaba en la época, pero no por ello menos cariñosa, con cenas compartidas y largas tardes de invierno donde la vida se centraba en la lectura y la conversación. Sus primeros veranos, en cambio, transcurrieron en Tomé, donde su mente lo lleva a rememorar: “De esos veraneos recuerdo perfectamente la molestia, la angustia y el gozo de haberme encontrado en el cuarto donde alojábamos. Ahí estaba yo jugando, con una niña de mi edad que había conocido en la playa, después de haber desaparecido por unas horas”. Cuando Mariano creció, las vacaciones se trasladaron al balneario de Las Cruces, donde se encontró con una peculiar división de los barrios. La parte norte recibía el nombre de “El Vaticano”, donde el día comenzaba temprano

7

28

Mariano Fontecilla Varas: Nació en Santiago el 3 de mayo de 1894. Estudió derecho y se recibió en 1914. Agregado de la legación de Chile en Italia y Austria durante 1918. Se incorporó a la carrera judicial en 1919 como relator de la Corte de Apelaciones de Santiago. De 1915 a 1919 fue prosecretario y procurador del consejo superior de habitaciones. Además se desempeñó como catedrático de ciencias jurídicas y sociales en la Universidad del Estado. En 1926 fue promovido a Presidente de la Corte Marcial del Ejército y de la Marina, además fue Ministro de la Corte Suprema en 1930. Embajador en Brasil, 19391942. Ministro de Justicia, 1955 y 1956, y de Tierras y Colonización, 1955. Caballero de la Orden de Malta y Embajador de la Orden en Buenos Aires. Contrajo matrimonio con Olivia de Santiago Concha Valdés, X Marquesa de Casa Concha; Mariano Fontecilla Varas murió a la edad de 94 años en Santiago. (Retamal Favereau. Familias fundadoras de Chile 1656-1700: el conjunto final. Santiago de Chile: Eds. Universidad Católica de Chile, 2003. P 586) (diccionario biográfico).


Mariano Fontecilla para las familias Barros, Labbé, Fernández, Morandé, Risopatrón, Arce, Errázuriz, entre otras, en muchas ocasiones para asistir a los oficios religiosos que se llevaban a cabo en las capillas del interior de las casas. Es en este entorno donde el pequeño Francisco Javier Errázuriz, actual Arzobispo de Santiago, pasaría sus vacaciones durante su infancia. La Playa Blanca, al igual que el río Tíber, en Roma, marcaría la línea divisoria de otro grupo de familias que se ubicaban en la zona sur llamada “El Quirinal” (Fontecilla, Izquierdo, Valdivieso, Puga, Huidobro, Domínguez, Irarrázaval, Prieto, Larraín, Hevia, entre otras), quienes disfrutaban el periodo estival en medio de fiestas y bailes. Estas vacaciones se transformaron en un vaticinio de lo que sería la carrera diplomática de Mariano, destinado siempre a uno y otro lado del Tíber. Fue en este balneario donde conocería a Ramón Huidobro, con el cual mantuvo una amistad de varios años, transformándose en compañeros inseparables mientras ambos desarrollaban distintas actividades en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Fue aquí donde Fontecilla ayudaría a Huidobro a mantener su puesto de trabajo, después de que este último decidiera jugarle una broma al Director Político de la Cancillería, Tito Beltrán. Era sabido que este jefe de departamento a mediodía almorzaba en un club cercano y se mantenía ahí por varias horas; aprovechando la soledad de las oficinas Ramón escribió un cable falso diciendo que llegaría una barcaza extranjera a Chile, después de redactarla dejó la nota sobre el escritorio de Beltrán, pero las cosas no resultaron como él lo esperaba, ya que minutos después aparece en las dependencias Rafael Vergara Tagle, quien rápidamente se lo llevó al Ministro y se comenzaron a movilizar para la llegada de la supuesta embarcación. Al percatarse de que todo era una humorada de Huidobro el Canciller decide despedirlo, pero la intervención de Mariano permitió que la historia tuviera un buen final. Fue en Las Cruces, en esas largas veladas junto al mar donde conoció a su primera polola, Carmen Montt Montt, quien era una de las mejores amigas de su prima hermana, María Fontecilla Astaburuaga. Esta relación no duraría mucho, ya que en su vida aparecería otra hermosa joven que le quitaría el sueño. En el hogar los horarios eran rígidos y Mariano pasaba gran parte del tiempo con los empleados, su ejército de soldaditos de plomo y las reuniones obligadas con su familia y amigos. Entre los asistentes

29


CapĂ­tulo 1 / Herencia y Tradiciones

Olivia de Santiago Concha de Fontecilla

Él junto a su padre, Mariano Fontecilla Varas, en uno de los patios de la casa de calle Serrano

Mariano Fontecilla Varas y Olivia junto a MonseĂąor Benedetto Aloisi Masella

30


Mariano Fontecilla más habituales a estos encuentros estaban sus compañeros de colegio, Antonio Subercaseaux, Daniel Bernales, Aníbal Pérez, Miguel Zegers, Jaime Bulnes, Emilio Lorenzini y Vicente Sotta. Él comienza a recordar, “yo pasaba gran parte del tiempo rodeado de gente adulta, por eso mis papás intentaban que como hijo único socializara, organizando reuniones a la hora del té o fiestas, y eso sí que me daba una tremenda lata. Una vez fui a dejar a la puerta a unos parientes, Respaldiza-Matta, los acompañé a la calle y les dije: gracias por ser los primeros que se van“. Su educación estaba bajo la responsabilidad de una cálida institutriz irlandesa, quien le dio sus primeras lecciones estudiantiles, las que le permitieron entrar directamente a segunda preparatoria y después de presentar una prueba de madurez, requerida en aquellos años para el ingreso a primero de humanidades, frente al Superintendente de Educación don Carlos Atienza. Gracias a miss Amy Mcguire, su entrada al colegio no se transformó en una pesadilla, pues su falta de amigos y la chaqueta de gamuza comprada por sus padres, muy distinta a la que usaban los otros niños, le podían jugar una mala pasada. Por suerte las cosas tomaron otro rumbo, ya que ella astutamente coordinó en forma previa con otra institutriz una reunión entre Mariano y su compañero de curso, Manuel Grez Matte, quien lo acompañó y ayudó a integrarse al curso, superando hidalgamente ese primer día de clases. La chaqueta se transformó en una preocupación diaria, pues debía sacársela rápidamente en la mañana, sin que nadie lo viera y vestirse con un overol beige, para pasar desapercibido. A pesar de los 85 años recorridos, aún mantiene con fuerza el sello jesuita impreso a fuego de su formación escolar. Ahí él vivió rodeado de un ambiente militarizado, de horarios rígidos y de una gran educación religiosa. Aún no puede olvidar los bellos momentos de aquellos años: “José Ignacio de Loyola fue un militar que conformó la Compañía de Jesús, por lo tanto los colegios jesuitas eran muy militarizados en su educación, una vez al año se realizaba la revista de gimnasia donde se congregaba a todos los brigadieres, alumnos de cursos superiores, quienes llevaban unos pantalones de franela color crema, el resto del alumnado vestía una mezclilla. Como yo era hijo único, mis padres querían lo mejor para mí, por ello, me mandaron hacer un pantalón igual al de los brigadieres, lo que me hizo desentonar con el resto, pasando una tremenda vergüenza. Afortunadamente, los curas se encargaron de

31


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones justificar el por qué yo vestía diferente, permitiendo que improvisadamente yo subiera la cúspide de la pirámide humana, que formábamos en la revista de gimnasia, lo que fue posible gracias a que, en ese entonces, yo era el más pequeño. Con el nerviosismo del momento, me empecé a mover más de la cuenta, lo que hizo tambalear la estructura. Por suerte ese desliz divirtió a la gente y terminó bien lo que podría haberse convertido en un verdadero desastre”.

Con sus padres en Río de Janeiro, antes de asumir en la Embajada.

Con su primer auto, su padre y Miklós Horthy.

32


Mariano Fontecilla

Primera fila de abajo hacia arriba y de izquierda a derecha: Alberto Ruiz Tagle Fuenzalida, Javier Alcalde Cruchaga, José Correa Errázuriz, Gonzalo Larraín Covarrubias, Cirili Hogdson Bobador, Pedro Legarreta Peña, José M. Ossa Cerda, Gonzalo Valdivieso Wridland, Jorge Millán Cortés Monroy. Segunda Fila: Manuel Grez Matte, Antonio Subercaseaux Rozas, Pedro de Castro Reyes, Agustín Zegers Ariztía, Padre Juan E. Barros Matte, Luis Domínguez Ortúzar, Miguel Zegers León, Miguel Montalva Quindos, Mariano Fontecilla de Santiago Concha. Tercera Fila: Leonardo Lagunas Ponce, Sergio Alliende Gaete, José Aguirre Johnson, Sergio Tagle Cerda, Francisco Vidal González, Jorge Gajardo Torres, Fernando Montalva, Alfonso Irarrázaval Donoso, Andrés Feliú Segovia, Jorge Barros Herrera, Alberto Morales del Piano, Daniel Bernales Castillo. Cuarta Fila: Arsenio Alcalde Cruchaga, Hernán Corral del Pino, José Díaz Zegers, Eduardo Ruiz Tagle Montes, Ignacio Vial Vial, Enrique Ossa Cerda, Alberto Figueroa Velasco, Eduardo Tagini Livason, Félix Vicuña Moyna, José Correa Valdés, Alberto Canales Orrego, Alejandro Cifuentes Bezanilla, Iván Montalva Quindos. Quinta Fila: Jorge Astaburuaga Larraín, Carlos Herrera Riesco, Rafael Eyzaguirre Echeverría, Augusto Ovalle Claro, Guillermo Bascuñán Pérez, Emilio Vergara Vicuña, Alfonso Vergara Tagle, José Irarrázaval Donoso, Eugenio Zegers León, Fernando Vidal Barros, Eugenio Irarrázaval Echeverría, Jaime Cortiny Méndez, Hildebrando Landazuri Trienta.

Compañeros de curso (2010). De pie: Isidoro Melero, Alberto Figueroa, Francisco Vidal, Samuel Buzeta, Pedro Pablo Larraín. Sentados: Sergio Morales, Domingo Cruz, José Correa y Mariano Fontecilla.

33


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones Por esos años en la Presidencia de Chile se encontraba Pedro Aguirre Cerda, quien asumió con la desconfianza de algunos sectores católicos que creían que el pertenecer al Partido Radical lo llevaría a una persecución religiosa. Finalmente, ocurrió todo lo contrario, ya que las relaciones con la Iglesia se mantuvieron en completa normalidad; más aún, en esos años se efectuó un Congreso Eucarístico con gran éxito. Mariano evoca: “en ese momento trabajé junto a mi ídolo deportivo que era Sergio Livingstone. Estábamos en el mismo colegio y él era el encargado de éste evento y yo era el ayudante. Bueno él me quiso enseñar a jugar futbol en el patio, pero le di una patada a una pilastra y me esguincé el dedo. Después de eso decidí darle otro uso a mis pies, muy alejado del deporte”. Todos los días Mariano caminaba por la calle Alonso de Ovalle las seis cuadras que lo separaban del Colegio San Ignacio. Para él era un gran evento cada vez que el automóvil lo pasaba a buscar, a las cinco de la tarde, a la puerta del establecimiento, pero no era por un tema de comodidad, sino más bien un asunto de afecto, ya que éste era el pretexto para disfrutar el resto del día junto a su padre en los Tribunales de Justicia. Para él era un deleite toparse en los pasillos con abogados de la talla de, en ese entonces secretario de su padre, Clemente Pérez Zañartu, el que más tarde fundó el Partido Demócrata Cristiano, quien recibía el apodo del “cololo”, por lo colosal de su oratoria. Así comienza a familiarizarse con un escenario al cual regresaría muchos años más tarde, como interlocutor del Poder Judicial. Mariano, muy emocionado comprende su destino: “Ahora que estoy como relacionador institucional de la Corte Suprema, una labor que en parte debe haber sido mandada desde el cielo por mi padre”. Mariano Fontecilla Varas fue destinado a Brasil para desempeñar el cargo de Embajador entre 1938 a 1942, país que al inicio de la Segunda Guerra Mundial se había volcado a la cultura europea y transformado en un centro estratégico para el Viejo Continente y Estados Unidos. Al recordar, Mariano revive por unos minutos la magia de esa época: “Yo me acuerdo haber visto en esos años el Folies Bergère y todas las actividades artísticas que venían de París. Una vez fui a ver a Jouvet, el famoso actor de teatro”. El escenario internacional que se vivía por esos años le permitió a Mariano comprar su primer auto a los 17 años. El mundo estaba en

34


Mariano Fontecilla guerra y el 2 de marzo de 19428 Brasil rompe relaciones con Hungría, por el fuerte apoyo, de este último, a las fuerzas del Eje. La república carioca les dio 48 horas a los húngaros para abandonar su patria. Dentro de este grupo se encontraba uno de los hijos del regente Almirante Miklós Horthy9, quien debía deshacerse rápidamente de su automóvil Lasalle, un modelo que la General Motors había sacado al mercado desde 1927 a 194010. Mariano, quien antes de cumplir la mayoría de edad, manejaba los autos a los funcionarios de la embajada, muy astutamente le ofreció al húngaro 300 dólares por un vehículo que en esos años costaba alrededor de los mil, dinero que obtuvo después de convencer a su padre que el coche tenía ese irrisorio costo. A Fontecilla Varas no le quedó otra opción que aceptar la ganga que le estaba ofreciendo su hijo y desembolsar los dólares necesarios para la transacción. Con el tiempo, el joven Mariano debió dejar el glamour europeo que se respiraba en el Brasil de aquellos años para dedicarse por entero a sus estudios de leyes en la Universidad de Chile como le había indicado su progenitor: “Yo le insinué que quería entrar a la Católica, como venía de colegio jesuita, pero mi padre me dijo: tú tienes que ir a la Universidad del Estado, porque con esas mismas personas vas a convivir en tu vida. La verdad es que tenía razón, porque de ese curso catorce fueron embajadores”11. Esta es una de las etapas de la vida que más atesora, principalmente por los lazos inseparables que mantiene hasta hoy con sus amigos de Universidad. Sonríe y señala: “En esas reuniones uno puede ver desde Carlos Altamirano hasta Hernán Cuevas, desde el más izquierdista al más derechista, en perfecta camaradería”. En el 2007 se publicó un folleto que recordaba este afiatado curso que se conformó en 1943, en sus páginas se relatan aquellos años de juventud:

8

9

10 11

(Extraído de internet The World at War: Chronology of World War II Diplomacy 1939-1945 by Richard Doody. http://worldatwar.net/timeline/other/diplomacy39-45.html). Miklós Horthy: Destacado almirante húngaro y fiel colaborador de Hitler hasta 1942, año en que miles de tropas de este país se vieron aniquiladas por la ofensiva rusa. Desde ese entonces Horthy comenzó a tener el convencimiento de que los aliados ganarían la guerra, es por eso que una vez que fue destituido el primer ministro, logra un giro en la política húngara dando su apoyo a este bando. Durante ese mismo año una tragedia golpea al regente, quien pierde a su hijo István Horthy, en un inexplicable accidente aéreo. Según especulaciones posteriores, los agentes alemanes derribaron su avión por su oposición al nazismo. (extraído de Wikipedia Enciclopedia Libre. es.wikipedia.org/wiki/Miklós_Horthy) (Extraído de Wikipedia Enciclopedia Libre. wikipedia.org/wiki/LaSalle) Jorge Barriga Blanco, José Miguel Barros Franco, Gonzalo Bulnes Sanfuente, Eduardo Cisternas Parodi, Pedro Daza Valenzuela, Juan José Fernández Valdés, Mariano Fontecilla Concha, Alejandro Jara Lazcano, Armando Jaramillo Lyon, Carlos Osorio Mardones, Lucio Parada Dagnino, Luis Pascal Vigil, Luis Quinteros Yáñez, Mario Silva Concha, Julio Subercaseaux Barros.

35


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones “Cuando ingresamos en 1943 corrían los años de Guerra Mundial, tormenta aterradora cuyas ondas golpeaban ya nuestra frontera. Veníamos de mundos diferentes en lo social, económico, religioso y cultural; nos encontramos y observamos a la distancia; pero nos sentimos unidos por un lazo invisible. Lo único que teníamos en común era nuestra juventud. Esa juventud se manifestó e hizo eclosión a fines del primer año en una demostración de rebeldía, que no siendo un mérito en sí, lo es cuando está inspirada en altos ideales. El primer grito lo lanzó una de las escasas mujeres del curso formada en el ambiente literario de un liceo experimental, y su gesto fue seguido por todos con entusiasmo. El motivo fue la injusticia sufrida por buena parte del curso con ocasión de una estricta prueba de selección a posteriori; y el resultado, la renuncia del decano12 y de un amplio cuerpo de profesores que finalmente se reintegró pasada la tormenta. Fue aquella rebelión el crisol en que las múltiples diferencias se fundieron en un compañerismo que aún perdura. El paso de curso, a lo largo de cinco años estuvo marcado por el estudio de las normas y conceptos jurídicos y la inquietud de los exámenes finales, por trabajos en horas de la tarde que la necesidad nos obligaba a restar al estudio, en actividades muy diferentes, muy humildes algunas, que enaltecen a quienes las desempeñaron; en fiestas y paseos de curso; y en luchas políticas al interior del recinto, que reproducían las que afuera se desarrollaban a nivel nacional. Fue en esas luchas en que fueron puestas a prueba las condiciones de liderazgo, dialéctica y elocuencia de que fue pródigo este grupo de muchachos y muchachas. Pero nuestra pequeña lucha política, despiadada como ha sido siempre, se desenvolvió en un escenario de compañerismo e indisimulable afecto entre aparentemente encarnizados adversarios”13.

Recordado en familia Corría el año 1932, cuando la tía Emiliana, hermana de su madre, llegó junto a su segundo marido, sus hijos y un mono ecuatoriano a la casa de los Fontecilla-Concha, convirtiéndose en una de las visitas más recordadas para Mariano y sus primos. Setenta y siete años después se reúnen María Luisa Zorrilla Concha (1918), la Condesa Emiliana Miniscalchi

Se produce la salida del decano de la Facultad de Derecho, Arturo Alessandri Rodríguez, y asume José Raimundo del Río Castillo. 13 Extracto de la introducción publicada en el Folleto redactado por el Comité del Curso de Derecho de 1943. Octubre de 2007. 12

36


Mariano Fontecilla Erizzo Concha (1926) y el Marqués de Casa Concha, en la antigua casa de Avenida Borgoño a recordar aquellos años junto al mar. – Mariano: llegaron mis tíos y mis primos desde Europa. – María Luisa: de Ecuador trajimos un mono que le poníamos un gorro tejido con un pompon. – Mariano: la visita fue alucinante, era la primera vez que veía a mis primos, los que, además, hablaban muy poco español. Pero lo más divertido fue ese mono que utilizó los inmensos cortinajes de la casa como palmeras, era como un Tarzán de salón. – Emiliana: yo me acuerdo de la Rosa Céspedes, la nodriza, el árbol Magnolio en uno de los patios y el mono. – Mariano: yo gocé con todo esto, porque estaba siempre sólo, con los empleados y los compañeros de colegio. – María Luisa: uno pasaba poco tiempo con la familia, ya que teníamos muchos empleados que estaban a cargo de uno y le hacían todo, hasta te llevaban a darle las buenas noches a tus padres. – Mariano: a la hora del té pasábamos a un gran comedor alrededor de la magnolia. El primer caído de esta reunión fue el mono, lo llevamos al zoológico porque la verdad es que ya nadie lo aguantaba. – Emiliana: lo compramos por entusiasmo, éramos cinco personas más el mono. – Mariano: La segunda baja fue Emilio Miniscalchi-Erizzo, segundo marido de mi tía Emiliana, que comenzó a reclamar por el tamaño de las arvejas, él insistía que debían ser las “petit pois“, esas que son más pequeñas. Mi mamá le respondió “aquí son así, son las que te puedo dar y tú estás en mi casa”. El resultado de todo esto fue que a los 10 o 15 días mi tío resolvió ir a la conquista de Abisinia, actual Etiopía, tercer conflicto bélico en el que participaba (los dos primeros fueron el conflicto armado de Libia y la Primera Guerra Mundial). – Emiliana: yo viaje con él y me dejó en el colegio en Brescia. – Mariano: yo recuerdo que el día del golpe del Seguro Obrero, del 5 de septiembre 1938, mi madre se enteró que su sobrino estaba involucrado de alguna forma en la revuelta, lo que la indujo a visitarlo

37


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones

Conde Miniscalchi Erizzo, Coronel del famoso Regimiento de Caballería Savoia.

en la casa ubicada en Carvajal 33, central de comunicaciones de los sublevados, quedando espantada al ver a González Von Marées, jefe del grupo nacista de la revuelta escondido… – María Luisa: ¡en la despensa! Cuando mi tía Olivia pasó a la cocina a preparar té, abrió la despensa, lo vio, cerró la puerta y no lo dijo nunca. – Mariano: mi madre muy preocupada decidió que tenía que llevarse a su sobrino porque se dio cuenta que estaba metido en un lío fenomenal. Lo primero que hizo fue mandar al chofer a sacar las radios de la casa; pero, lamentablemente, lo pillaron cerca de un garaje en calle Serrano. Fue terrible porque el tipo no sabía qué decir, pero lo peor fue la llegada de Enrique a la casa sin que mi papá supiera. Él cuando volvió de la Corte, le contaron que estaba su sobrino en la casa y le relataron muy superficialmente lo que estaba pasando. Él respondió: “esto no puede seguir, hay que sacarlo de la casa”. Nadie sabe si fue por el chofer o cómo supieron que podía estar con su tío; pero, en ese momento, no consideraron prudente allanar la casa de un ministro de la Corte Suprema, lo que dio tiempo para sacar a Enrique caminando en la noche, disfrazado, a la casa de otro

38


Mariano Fontecilla amigo que vivía en Alameda con Serrano, después cruzó la cordillera a pie arrancando de la policía. Ese 5 de septiembre, mientras los eventos se sucedían Enrique Zorrilla, desde la Central de comunicaciones, donde la clave de ingreso era pitón 10, escuchaba la radio junto a Oscar Jiménez Pinochet, del otro lado el periodista Raúl Morales relatando, por milagro, desde la Caja del Seguro Obrero. 13:00 a las 17:00 horas: los atrincherados en el Seguro Obrero no son bandidos, como lo afirmara enfáticamente el General de Carabineros. Son muchachos vanguardistas. Obreros, empleados, estudiantes. También los hay en la Universidad de Chile. Se han levantado en armas contra el Gobierno antipopular. Disponen de armas viejas y de corazón. Combaten a la antigua. 16:00: Estamos en el primer piso. El Coronel Gordon, de Carabineros, nos ha situado en una de las oficinas que dan al hall del Seguro. Allí también se encuentra el personal de la Caja. Los hombres están tranquilos. Las mujeres nerviosas. Algunas lloran. Entra el Coronel y dice: “ya se rindieron los de la Universidad”. 16:15: Desde la ventana se ve el desfile de los rendidos. Pasan lamentablemente con los brazos en alto, por calle Morandé. Están ahora frente a nuestra ventana, algunos heridos en medio de las tropas hoscas y enemigas. Las puertas del Seguro se abren. La larga caravana de los rendidos forman en filas. Están tranquilos, serenos. Son golpeados. Nadie se queja. 16:20: el Coronel da una orden seca: “que salgan los empleados de la Caja”. En diez minutos más no quedarán en el edificio sino los rendidos, las tropas y nosotros, ocultos cerca del ascensor. Otra orden. En filas de dos, siempre con los brazos en altos, la caravana de los rendidos comienza a subir las escaleras. Desaparecen. Detrás, con las carabinas listas, la tropa. 16:35: llega el eco de los disparos. En detonaciones corridas de cuatro a cinco minutos. Luego, silencio, y otra vez disparos. A ratos algunos gritos, algunos gemidos, confusos. Quedamos alelados en nuestro escondite. ¡Los están matando! ¡Los están matando!”14.

Zorrilla, Enrique. La profecía política de Vicente Huidobro. Santiago de Chile. Antártica S.A., 1996.

14

39


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones Familia Santiago Concha

Familia Fontecilla

Juan de Santiago Concha

Luisa de Santiago Deheran

Francisco Antonio de la Fontecilla y Tixera Llanes

Agueda de Villela y Villalón

Pedro de Santiago Concha y Santiago

Mayor de Salvatierra

Pedro de la Fontecilla y Villela

Micaela Palacios Villela

José de Santiago Concha y Salvatierra

Inés de Errazquín

Francisco de Borja Fontecilla Palacios

Rosa Rozas Figeroa

Melchor de Santiago Concha Errazquín

Nicolasa Jiménez de Lobatón

Baltazar de la Fontecilla y Sáenz de Rozas

Josefa Fontecilla y Morales Calvo de Encalada

José de Santiago Concha y Jiménez Lobatón

María Josefa de la Cerda y Santiago Concha

Pedro Nolasco Fontecilla Fontecilla

Mercedes López de Sotomayor Fontecilla

Melchor de Santiago Concha y de la Cerda

Damiana Toro Guzmán

Pedro Eleodoro Fontecilla Sotomayor

Clara Sánchez Fontecilla

Melchor de Santiago Concha y Toro

Emiliana Suebercaseux Vicuña

Mariano Fontecilla Sánchez

Herminia Varas Pacheco Pérez Camino

Daniel de Santiago Concha Subercaseaux

Carolina Valdés Ortúzar

María Olivia de Santiago Concha Valdés

Isabel Margarita Lira Vergara

Mariano

40

Enrique

Mariano Fontecilla Varas

Mariano Fontecilla de Santiago Concha

Rodrigo

Francisco


Mariano Fontecilla ESPAÑA A LOMO DE BURRO En el año 1945 Mariano Fontecilla viaja a Madrid para estudiar en la Academia Diplomática y trabajar en el cargo de agregado civil en la embajada, labor que no le reportaba grandes ganancias, pero sí le entregó una vasta experiencia profesional. Él relata los acontecimientos que le tocó presenciar: “Al término de la guerra mundial y de la propia15, encontré a la mitad de España montada en un burro. Los autos no existían y los pocos que habían eran a gas y eran usados principalmente como taxis”. El escenario con que se encontró era desgarrador; la pobreza inundaba las calles madrileñas, como consecuencia del conflicto bélico mundial, la guerra civil y la profunda crisis del 30. Tales eventos habían retrasado el desarrollo económico de España por varias décadas, lo que permitió vigorizar el franquismo en la Madre Patria. La estadía de Mariano transcurrió en el lujoso hotel Ritz, el que no se escapaba del racionamiento generalizado que se vivía en ese entonces. En efecto, Fontecilla recuerda: “para tener pan teníamos unos tickets especiales que te entregaba el Ministerio de Asuntos Exteriores. Si se terminaba el cupo se te terminaba el pan, el resto de las personas debían tener sus reservas”. En uno de los tantos viajes recorriendo las carreteras españolas, Mariano detuvo su mirada en unas coloridas mayólicas, donde se esbozaba la figura de un huaso chileno entre espigales de trigo. Sobre estas imágenes unas letras que decían “nitrato de Chile”, todo esto para publicitar el milagro de ese entonces, nuestro salitre natural. Uno de los funcionarios que más recuerda es Gonzalo Montt Rivas, quien había desarrollado una peculiar carrera diplomática antes de llegar a la embajada en Madrid. Montt, en 1915, se desempeñó como secretario del Ministro Carlos Vergara Clark, en Bolivia, y fue en ese país donde se enfrentó a duelo con distintos funcionarios. Más tarde fue trasladado a Paraguay, donde estuvo en dos oportunidades como Encargado de Negocios, y, en su última destinación, como Ministro Plenipotenciario, decidió abandonar la embajada para enrolarse en el

15

De la Guerra Civil Española.

41


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones grupo armado llamado los “Macheteros de la Muerte” y salir a defender los intereses paraguayos al iniciarse la Guerra del Chaco (1932-1935). En esos años se subía a los árboles para arrancarle la cabeza a los bolivianos a punta de machetazo. Mariano lo consideraba un loco después de escuchar estas extrañas historias. La misma impresión tenían todos los empleados que trabajaban en la embajada en Madrid. Por este motivo, un día decidieron jugarle una broma e inventaron que Fontecilla se batiría a duelo por un insulto que había recibido. Montt entusiasmado decidió tomar el rol de padrino en el combate, y a las tres de la mañana partió rumbo al parque del Retiro, vestido con una larga capa negra. Mariano, junto al resto de los funcionarios, se encontraron con este extraño personaje después de salir de una fiesta, él se aproxima al grupo y les pregunta “¿cuáles son las armas?”, uno de los presentes le entregó una botella de whisky que llevaban e inmediatamente las carcajadas comenzaron a llenar el lugar. Montt no lo tomó de la misma manera, quien se inundó de furia al descubrir que todo era una farsa; así es que optó por no intercambiar palabras con ningún funcionario por varias semanas. Los eventos preferidos de Mariano eran las fiestas que se celebraban en la suite del Hotel Palace, donde se alojaba el Encargado de Negocios chileno, José Mardones Bissig, a las cuales asistían personalidades de la época como el General José Enrique Varela, quien estuvo al mando de la liberación del Alcázar de Toledo, en 193616, batalla que mostró el liderazgo de Francisco Franco. Para el joven Mariano era un deleite asistir a estas reuniones sociales y recuerda con picardía: “en una de las fiestas era tanto el bullicio que los vecinos llegaron a quejarse, pero al ver la presencia del General Varela quedaron atónitos, así que optaron por retirar el reclamo y permitir que la celebración continuase”. Estas reuniones no tenían otro objetivo que el de lograr contactos con personalidades influyentes en el gobierno franquista, amistades

16

42

El 21 de septiembre de 1936, las tropas de Franco podían dirigirse hacia Madrid o desviarse en dirección a Toledo, para socorrer a la guarnición nacionalista que se encontraba sitiada por las milicias republicanas, pero finalmente optaron por viajar hacia el norte a reunirse con las tropas que allí se encontraban. En el Alcázar de Toledo se encontraban atrincherados mil guardias civiles y falangistas, además de numerosos rehenes, que ya no tenían alimentos, ni municiones para enfrentar el asedio de las fuerzas republicanas. Esta situación se mantuvo hasta el 26 de ese mes cuando regresan las tropas nacionalistas y logran liberar a sus camaradas encerrados. (extraído de internet. El Asedio al Alcázar de Toledo. http:// www.terra.es/personal/waffen31/alcazar.htm)


Mariano Fontecilla esenciales para no romper el statu quo en las relaciones entre ambos países. Para Chile esto era muy necesario, debido a que el Presidente Juan Antonio Ríos enviaba cada quince días una nota ordenando a la embajada realizar un seguimiento de los juicios de quienes se oponían al nuevo régimen y que, además, habían estado involucrados en la Guerra Civil Española y el fallido intento de derrocar a Franco, en 1944, una descabellada operación con el ambicioso título de “Operación Reconquista de España”, compuesto por un grupo de exiliados mal preparados, que desde Francia iniciarían la invasión. Mariano, por sus conocimientos en leyes, era el encargado de asistir y seguir los procesos judiciales. Todo se debía hacer en un cuidadoso ambiente diplomático, para evitar que España volviera a romper relaciones con Chile como había ocurrido el 17 de julio de 1940, cuando el Frente Popular realizó un mitin en la Plaza de la Constitución, mientras el Presidente de la República, Pedro Aguirre Cerda, observaba la escena desde uno de los balcones de La Moneda. Cuando llegó la hora de los discursos el Presidente realizó comentarios muy sutiles, sin embargo, un dirigente de la Confederación de Trabajadores de Chile sentado a su izquierda aprovechó la oportunidad para realizar un discurso injuriando a Franco hasta el cansancio. Al día siguiente, el Gobierno español envió un cable rompiendo relaciones con nuestro país17-18. Esto, sumado al proceso de negociación entre ambos gobiernos para lograr el salvoconducto para trece refugiados, que finalmente el nuevo régimen español rechazó, situación impensada después de que el gobierno saliente concediera esta autorización para más de tres mil asilados. Sobre ello, Mariano comenta: “Siempre hemos tenido peculiares relaciones con España, porque cuando ellos tenían dictadura nosotros teníamos Frente Popular, ahora cuando Chile vivió bajo el Gobierno Militar, los españoles tenían Jefes de Gobierno democráticos; por suerte el Rey siempre medió con su rol de árbitro”. Germán Vergara Donoso es el Encargado de Negocio a. i. en España durante esa fecha, cuando se rompen las relaciones se ve obligado a

Garay, Cristián. Relaciones tempestuosas entre Chile y España 1936-1940. Santiago. Colección IDEA, Instituto de Estudios Universidad de Santiago de Chile. Año 2000. Pág. 119. 18 “Antecedentes relacionados con la ruptura de relaciones entre Chile y España”. El Mercurio de Santiago, Santiago de Chile, jueves 18 de julio de 1940, Segundo Cuerpo. Pág. 17. 17

43


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones regresar, dejando como responsable de los intereses chilenos en la Madre Patria al Brasil. Por suerte la ruptura no fue larga, dos meses más tarde una gestión conjunta de los países americanos, reunidos en la Segunda Reunión de Consulta de La Habana19, y las conversaciones entre Mariano Fontecilla Varas y el embajador español en Brasil, Raimundo Fernández-Cuesta, lograron restablecer en poco tiempo las relaciones Chile-España. Mariano hijo, a su corta edad, observaba cómo los delegados acordaban volver a reconstruir los vínculos entre estas naciones. En el living de su casa él aprendió algo que años más tarde le sería de gran utilidad: cómo utilizar correctamente la diplomacia para lograr que dos Estados se reconcilien. Con el pasar de los años Mariano no perdió el contacto con Fernández-Cuesta, quien al ser un ferviente defensor del franquismo, le fue de gran ayuda en sus destinaciones en España. Una vez que las cosas tomaron buen rumbo, se destinó el 18 de septiembre a Figueroa Anguita para hacerse cargo de la embajada en la Madre Patria. A nuestro país llegó el Marqués Luca de Tena a ocupar el cargo de Embajador. Finalmente, Chile agradeció a Brasil la evacuación de los asilados y la solución de las dificultades sufridas. Pero las relaciones con el régimen franquista volverían a sufrir otro traspié en el año 1946, cuando la Organización de las Naciones Unidas determinó que se rebajarían las representaciones diplomáticas acreditadas en España, medida que tenía por objeto presionar contra la dictadura, lo que se tradujo en que las embajadas estuvieran bajo la responsabilidad de los Encargados de Negocios, como forma de disminuir la jerarquía de los representantes extranjeros en España, sin llegar a anularla. Chile acató la regla dictaminada por el organismo internacional. Fue durante 1950, cuando Mariano ya estaba de regreso en su patria, fue invitado por su enamorada Isabel Margarita a una cena en su casa en honor al Presidente Gabriel González Videla, a la cual fue acompañado por sus amigos Rafael Gómez Jordana y José Luis Mesías, secretarios de la Embajada de España. Uno de los asistentes al evento era el destacado político y diplomático español

19

44

Mario Barros Van Buren. La diplomacia chilena en la Segunda Guerra Mundial. Santiago de Chile: LOM, 1998.


Mariano Fontecilla Fernando María Castiella y Maíz, quien pasaba unos días en Chile antes de asumir como Embajador en el Perú. Fue en torno a él, que giraría la conversación para restablecer el nivel de embajadores. Esa noche, cuando le señalan a Gabriel González Videla la importancia de mejorar las relaciones bilaterales, él accede y opta por seleccionar inmediatamente a un representante, se da vuelta y le consulta discretamente a Mariano quién sería la persona más idónea para este puesto, éste le insinúa a su tío, Luis Subercaseaux Errázuriz, que se desempeñaba en esos años como embajador en la Santa Sede, por considerarlo el más adecuado para ocupar ese puesto en España, lo que al Presidente le pareció una excelente idea. Pasaron pocos meses para que las relaciones se normalizaran. Recién, en 1951, Subercaseaux asumiría como embajador plenipotenciario en España. En ese momento se encontraba en Chile José María Doussinague como encargado de negocios y es, finalmente, él quien asumiría como Embajador de la Madre Patria. SU MENTOR: ENRIQUE BERNSTEIN CARABANTES Corría el año 1942, mientras la familia Fontecilla-Concha disfrutaba de sus vacaciones, una tarde de agobiante calor de diciembre en Petrópolis, cuando recibieron la noticia de que un joven matrimonio llegaba a cumplir su primera destinación a la embajada de Chile en Río de Janeiro: se trataba de Marta Letelier Llona y Enrique Bernstein Carabantes, que en sus memorias relata este agradable primer encuentro. “Mariano Fontecilla Varas me recibió con mucho afecto, como antiguos conocidos. De acceso fácil y trato cordial, el Embajador había creado en las oficinas un ambiente de cooperación mutua. Quería ser, y lo lograba, un compañero más. Tanto él como su distinguida esposa, Olivia Concha, soportaba con cierto agrado el calor”20. Desde el principio, Mariano sintió una profunda admiración por esta pareja, generándose entre ellos fuertes lazos de amistad y aprecio,

20

Bernstein, Enrique. Recuerdos de un Diplomáticos, haciendo camino 1933-1957, V 1. Santiago de Chile. Editorial Andrés Bello, 1983-1994. Pág. 63.

45


Capítulo 1 / Herencia y Tradiciones que se transformaron con el tiempo en su fuente de inspiración como diplomático. Tan cercana era la relación entre sus progenitores y esta pareja, que incluso en ciertos momentos Enrique y Marta ejercían el rol de padres: Mariano recuerda con cariño y una sonrisa, esos años de adolescente: “fue tanto así que mis padres lo autorizaron a coscachearme, lo que nunca hicieron, pero ahora pienso que deberían haberlo hecho. Era una pareja que se encargó mucho de mí y poco a poco me fueron empapando del gusto por la diplomacia. Yo finalmente fui el encargado de presentar el último tomo de su memoria, después de su muerte”. Fue durante su estadía en España, cuando el mismo Enrique Bernstein llamó a Mariano para avisarle que regresara de inmediato a Chile, ya que se desocuparía una vacante en la planta permanente del Ministerio de Relaciones Exteriores. Él como buen discípulo, con el respeto y la confianza propia de un hijo, más que de un buen amigo, volvió a su país a desempeñar dicho cargo, donde fue recibido por Germán Vergara Donoso, quien fuera el Ministro de Relaciones Exteriores de la época. El mentado puesto en la Oficina de Partes era lo más alejado a la brillantez de la carrera, pero sí la esencia de ella, ya que era un lugar primordial para empaparse del quehacer de la diplomacia; la prueba de fuego para cimentar en el espíritu de este joven el temple y la paciencia, pero nadie podía imaginar que el entusiasmo y la vocación lo llevarían a apreciar y valorar la oportunidad que se le brindaba, haciendo mucho más de lo que se le pedía, recuerda con cariño: “Era un trabajo rutinario, pero yo lo hice entretenido. Se me ocurrió no sólo estar sellando, sino comenzar a perseguir las cosas interesantes que habían pasado”. Él rastreaba cada uno de los oficios que llegaban a dicha oficina, despertaban su interés todos los temas que tenían relación con el Ministerio y sus ansias de conocimiento lo hacían revisar acuciosamente, de dónde provenía, a quién iba dirigido, el tiempo de respuesta y todo aquello que despertara su curiosidad, ocasionando disgustos en las jefaturas por inmiscuirse en temas que no eran de su competencia. Esta situación de molestia en los altos cargos, sumado al apetito insaciable de saber más, poco a poco lo condujeron a desempeñar un rol más protagónico en el Ministerio, logrando en menor tiempo del

46


Mariano Fontecilla habitual, ser trasladado a un puesto que no sólo implicaba un ascenso, sino también un gran desafío, toda vez que se creaba un cargo nuevo: Sección Naciones Unidas. Su trabajo consistía en hacer un seguimiento permanente de todas las actividades que realizaba esta entidad internacional que recién comenzaba.

Germán Vergara Donoso.

1946 Madrid. Solemnes Funerales del Presidente Juan Antonio Ríos en España. Preside el Encargado de Negocios, Fernando García-Oldini, de derecha a izquierda: Mariano Fontecilla, (Agregado Civil), José Mardones Bissig (Primer Secretario), Monseñor Óscar Larson, Juan Urrutia T. (Consejero), Coronel González, Galo Yrarrazal Mc. (Segundo Secretario).

47


Isabel Margarita Lira Vergara. Fotografía tomada por su hermano Juan Enrique Lira Vergara, Gerente Gráfico de El Mercurio, quien la publicó el día de su matrimonio en dicho diario.


Mariano Fontecilla

Capítulo 2 Gobierno de Gabriel González Videla (1946-1952) PALMO DE NARICES

P

Para 1950, la atmósfera política se tornaba cada vez más convulsionada, los gremios se resistían a aceptar el proyecto de ley que permitía estabilizar los precios y salarios, lo que se tradujo en una gran agitación callejera. Los radicales, mayoría en el gobierno de González Videla, empujaron al Presidente a ceder a la presión popular, situación que condujo al cambio del Gabinete. El Ejecutivo para intentar apaciguar los ánimos e imprimir una orientación distinta a este nuevo periodo, reclutó Ministros de diferentes tendencias políticas, recibiendo el nombre de Gabinete de la “Sensibilidad Social”. El Ministerio de Relaciones Exteriores no quedó fuera de estos cambios, siendo reemplazado Horacio Walker Larraín, casado con Teresa Concha, por Eduardo Irarrázabal Concha, en la dirección de la cartera. A raíz de ello comenzaron los rumores de pasillo, en los que se comentaba que Fontecilla dejaría su cargo por estos cambios que en nada lo beneficiaban, pero lejos de tomar esa decisión,

49


Capítulo 2 / Gobierno de Gabriel González Videla siguió adelante y recuerda con picardía lo que ocurrió: “Muchos dijeron que yo ya no tendría los mismos beneficios porque mi tío se iría, pero se dieron con un palmo de narices, porque el nuevo Ministro fue otro tío, primo de mi mamá”. Paradójicamente, no sólo se mantuvo en su cargo, sino que con el correr de los años pasó a ser parte del grupo de protocolo, donde tuvo la oportunidad de conocer al Presidente Gabriel González Videla, al que recuerda como, un hombre de carácter, sociable y amistoso. “Ostentaba una rapidez mental extraordinaria y gran capacidad de trabajo, con ideas claras y muy activo. Tomaba decisiones temporáneas, era impulsivo en sus determinaciones y en la diplomacia no se puede ir tan rápido, no pensaba, sino que actuaba, pero por suerte tuvo muchos aciertos”. Para él era una persona con charme21, con una personalidad muy atrayente y gran sentido de amistad, era un amigo fiel y solidario, como buen radical. Siempre era acompañado por su señora, Rosa Markmann Reijer, de reconocida belleza, quien lo apoyaba en todos sus proyectos. Una de sus grandes hazañas, fue ser el primer Presidente chileno en pisar territorio blanco, la Antártica, donde en 1948 fundó la base militar “Bernardo O’Higgins”. A su regreso a Santiago, miles de personas se agolparon en la entrada de La Moneda. Mariano rememora con emoción, la ovación de la gente agolpada en la Alameda, cuando desde el Salón del Protocolo salió González Videla para recibir el cariño de la multitud. La impulsividad presidencial llevó a Mariano a viajar a Arica a bordo del “Canela”, el avión presidencial piloteado por el teniente Gustavo Leigh, a buscar al ex presidente boliviano Mamerto Urriolagoitía Harriague, quien pidió asilo político en Chile por haber sido destituido de su cargo. A su llegada a Santiago, la falta de recibimiento comienza a generar extrañeza, considerando que el mandatario extranjero había sido invitado oficialmente por el gobierno chileno. Las dudas de Fontecilla aumentaron, más todavía cuando aparecieron en la losa del

21

50

En francés es utilizado para definir a las personas que tienen ángel, encanto y carisma.


Mariano Fontecilla

Periodo presidencial de 1946-1952. Enrique Javalquinto, José Viera-Gallo (Director de Protocolo), Presidente Gabriel González Videla, Carlos Mardones Restat (Subdirector), Mariano Fontecilla (Subdirector Adjunto).

Sentados (de izquierda a derecha): Manuel Gallagher (Canciller de Perú) y Horacio Walker Larraín, Canciller chileno, en la firma del convenio entre Chile y Perú. De pie (de izquierda a derecha): Carlos Miró Quezada, Alberto Bórquez de Reyna, Francisco Urrejola, Mariano Fontecilla, Fernando Orrego Vicuña, José Mardones, Fernando Illanes B., Marcelo Silva T.

51


Capítulo 2 / Gobierno de Gabriel González Videla aeropuerto sólo su padre y su esposa. Mariano no dudó ni un segundo y llamó al Ministro de Relaciones Exteriores. – Pero qué pasó don Horacio, que aquí están sólo mi padre y mi señora. – Bueno, cuando llegues te vamos a explicar. Llévalo al Hotel Carrera e infórmale de la mejor manera posible a Urriolagoitía que Estados Unidos reconoció al nuevo Presidente. LA MUJER DE SU VIDA Un poco incómodo empieza a relatar, lentamente, sus primeros encuentros con Isabel Margarita Lira Vergara, quien fue su esposa durante 50 años. La historia comienza en 1942, cuando sus padres dejaron las calurosas calles de Río de Janeiro para regresar a Santiago en busca de un nuevo hogar, período en que decidieron, antes de adquirir la casa definitiva, arrendar en la calle Bernarda Morín en la comuna de Providencia, detrás de la iglesia del mismo nombre. Fue ahí donde Mariano comenzó a observar por su ventana una familia que llamó su atención, los “Lira-Vergara”. Le encantaba mirar las idas y venidas de las cuatro hijas del matrimonio, sus caminatas al colegio, sus paseos por la plaza, hasta que un día decidió dejar la pasividad de observador, para conocerlas, siendo éste su primer acercamiento a quienes con el tiempo se convertirían en su familia. Sonriendo recuerda: “Un día logré ser invitado, so pretexto de arreglar la bicicleta, pero la verdad es que no tenía idea de nada, ni siquiera de andar en ella. Fue la primera vez que estuve con ella, Isabel, que era muy chica, tenía sólo 12 años”. Esta amistad duró corto tiempo, ya que el joven Mariano tomaría sus maletas rumbo a la devastada España, para comenzar a trabajar; pero por esas cosas del destino, en su regreso a Chile, en una tediosa escala de avión, donde Mariano divisó a lo lejos a Enrique Lira Urquieta y Olga Vergara, sus futuros suegros, lo que permitió volver a ver a esa niña que recordaba con simpatía. Al reencontrarse con Isabel se llevó una grata sorpresa. La pequeña que había dejado algunos años antes se había transformado en una hermosa joven, que según sus palabras: “Era una niña atrayente, simpática y espléndida; así fue durante los 50 años que estuvimos casados”.

52


Mariano Fontecilla Mariano, desde que la vio quedó hechizado y a partir de ese momento buscó la manera de conquistar a esa atractiva mujer, que contaba con un séquito de jóvenes que la admiraban. Descubrió que la mejor manera de acercarse a ella era a través de la familia. Sin darse por vencido, logró que Isabel se fijará en él y recordara las miradas que tímidamente habían intercambiado tres años antes. Cuenta: “Ahí comenzamos a salir, a pelear y a repelear. Recorriendo los bailes, pololeamos tres años”. La familia Lira-Vergara pasaba los veranos en su fundo de Riñihue, un lugar muy distinto a la mayoría de los balnearios, donde la tranquilidad les permitía a los padres controlar los movimientos de sus hijos. Mariano no aguantó más los kilómetros que lo alejaban de Isabel, así que decidió llamar a una amiga, Margot Duhalde, la única aviadora latinoamericana que participó en la Segunda Guerra Mundial apoyando a las fuerzas aliadas. Con ella salió rumbo al fundo de su suegro. Mariano quedó impresionado con la facilidad que esta aviadora manejaba esta pequeña avioneta que parecía de papel maché. Margot le aseguró que lo dejaría lo más cerca de su destino, quedando más impactado al aterrizar en una cancha de fútbol en el fundo vecino a los Lira. Isabel Margarita llena de emoción al ver entrar de sorpresa a Mariano, corrió rápidamente a sus brazos. El 28 de noviembre de 1948, cuando Mariano celebraba su cumpleaños número 24, ella lo sorprendió con un regalo que jamás apartaría de su lado, una medalla que aún cuelga de su cuello, para mantener vivo su recuerdo en el corazón. Ambos deseaban unir sus vidas para siempre, pero esto no fue tan sencillo, pues los padres de Isabel veían a su hija aún como una niña, incapaz de asumir semejante responsabilidad. Ellos consideraban que lo mejor era esperar algunos años antes de comenzar esta nueva etapa en su vida. A ojos de Mariano ella era una joven extraordinaria y de una gran madurez a pesar de su corta edad. Él no quería pasar más tiempo sin que ella estuviese a su lado, así que junto a sus tías se dirigió a una joyería de confianza, tomó un poco de dinero ahorrado de su primer sueldo y le compró un precioso anillo de brillantes. Como el costo era tan alto tuvo que pagar el resto en varias cuotas. No deseaba que sus padres lo ayudaran en este importantísimo obsequio, además ellos también habían comprado lujosos regalos a su futura nuera. Uno de los más bellos presentes que se le hizo fue un prendedor de margaritas que mandó hacer Olivia, madre

53


Capítulo 2 / Gobierno de Gabriel González Videla de Mariano, muy alusivo a su nombre, Isabel Margarita. La entrega del anillo debía ser discreta, para que este momento tan especial no se transformara en una zafacoca. Una noche pasó el chofer, que en esos años era además una especie de chaperón, a buscar a la joven pareja para disfrutar de una tierna velada en el Teatro Municipal de Santiago. Se apagaron las luces, y se dio inicio al espectáculo del destacado director y bailarín chileno Ernst Uthoff, quien había sido profesor de ballet de Isabel Margarita. Mientras la danza se desplegaba en el escenario y el público sólo se iluminaba con los tímidos rayos de luces que provenían del espectáculo, Mariano sacó el anillo de su bolsillo y le dijo a Isabel Margarita “toma, te traje un regalo”. Ella pensó que era una bolsita de menta, pero cuando la abrió una gran sonrisa irradió su rostro; sin embargo, esta alegría estuvo acompañada de un gran miedo que comenzó a abatirla, así que sólo lo guardó. Recién al tercer día de este evento ella tomó la determinación de comunicarles la noticia a sus padres, quienes, a pesar de sus dudas, decidieron apoyar a su hija a dar el sí. A comienzos de 1950 deciden dar el gran paso, celebrando el compromiso, para en mayo de ese año contraer matrimonio, declarando ante Dios su amor eterno en la iglesia de San Ignacio, la misma que lo vio crecer. Fueron tantos los invitados, que don Enrique, en una medida de última hora, y aprovechando su estrecha amistad con sus vecinos, decide echar abajo el muro que separaba las dos casas, muchos de los asistentes quedaron extrañados al ver que la estructura había cambiado de la noche a la mañana. Durante la ceremonia religiosa Mariano estaba bastante nervioso e intentaba controlarse mientras saludaba cordialmente a cada uno de los invitados, entre ellos el ex presidente Arturo Alessandri Palma. Pasaban los minutos y la falta de músicos para el esperado Ave María le preocupaba. Una vez que Isabel Margarita entró los nervios fueron en aumento, tanto así, que el bolsillo del traje le parecía enorme al momento en que intentó encontrar las argollas. Ni hablar de la homilía, que a pesar de la extraordinaria memoria que ostenta a sus 85 años no recuerda ni una palabra. El viaje en barco a Estados Unidos fue uno de los regalos inolvidables que le dio don Ramón Salinas, dueño de la Sudamericana de

54


Mariano Fontecilla Vapores, además la pareja no salió de Santiago con las manos vacías, ya que los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores habían efectuado algo similar a una Polla, lo que les permitió reunir 4.000 dólares para los recién casados. Los primeros días de luna de miel transcurrieron en el balneario de la aristocracia de la época: Viña del Mar. El retraso de la embarcación les permitió disfrutar de esta ciudad que durante la primera mitad del siglo pasado vivía la “belle epoque” chilena. Fue en uno de esos paseos junto al mar que la pareja se encuentra con Edmundo Searle, responsable en esos años del Castillo Wolf, quien decide invitar a los recién casados a pasar las tardes en el palacete. Nueva York los recibió con la agitación típica de esta urbe. Para Mariano este ambiente cosmopolita no era el más indicado para disfrutar de una luna de miel; pero de igual modo fue una experiencia extraordinaria. Después de viajar varios días en barco, lo primero que la pareja deseaba era pasar la noche en tierra firme, rodeados de paz. Desgraciadamente llegaron a alojarse en un pequeño cuarto en el Hotel San Carlos, que estaba ubicado en una de las calles más transitadas de la ciudad. Durante la noche, el ruido de autos, sirenas y de todos aquellos que caminaban por el sector, impidieron que los recién casados conciliaran el sueño. Al día siguiente las cosas mejoraron. Magdalena Santa Cruz los fue a visitar y les trajo una buena noticia. El tío de Isabel, el delegado chileno en las Naciones Unidas, Hernán Santa Cruz, quien en esos momentos se encontraba en Suiza, les ofrecía su departamento. Fontecilla quedó encantado, más aún al ver que en una de las habitaciones había un aparato que para él era desconocido, un televisor. Los días en Norteamérica transcurrieron entre los correteos de Mariano a Isabel Margarita y las persecuciones de cowboys, que trasmitían los canales estadounidenses de la época. Lamentablemente, el ambiente político no los acompañó, debido a que en esos años comenzaba la Guerra de Corea y lo mejor era regresar.

55


Capítulo 2 / Gobierno de Gabriel González Videla

Luna de Miel en Nueva York. De izquierda a derecha: Fernando Ortúzar, Magdalena Santa Cruz, Álvaro Droguet, Mariano Fontecilla, Isabel Margarita y Fernando Lorca.

Los Lira-Vergara Mariano, después de su matrimonio, comenzaría a ser parte de otro importante linaje chileno, los Lira. Este conglomerado ha estado dentro de la historia desde la época colonial, una estirpe de hombres de derecho y de la política, con miembros que han figurado en el Congreso desde principios del siglo XIX. El padre de Isabel Margarita no fue la excepción. Enrique Lira Urquieta, era abogado de carrera y además había tenido la oportunidad de trabajar para la Subsecretaría del Ministerio de Bienestar Social. Como digno hijo de este linaje, en 1930 ingresó a la política, al ser elegido diputado por Constitución, Chanco, Cauquenes e Itata. Fue aquí que integró las Comisiones Permanentes de Educación Pública y de Hacienda. Esta última le permitió ser parte del proyecto sobre organización de la Campaña Chilena del Salitre. Después de la disolución del Congreso, el 6 de junio de 1932, fue reelegido para ocupar un asiento en la Cámara Baja por la misma circunscripción22.

22

56

Biblioteca del Congreso Nacional-bcn. http://biografias.bcn.cl/pags/biografias/detalle_par.php?id=3669


Mariano Fontecilla Julio 7 1950 Negrita: yer estuvo Mariano en la casa muy alarmado por un llamado telefónico de ustedes, en el que insinuaban la conveniencia de cambiar el viaje de barco a avión. La explicación, por un cable posterior, parece ser el miedo en que la situación internacional se complique en estos días y se verían ustedes en dificultades. Sin embargo, la salida en avión o barco es más o menos a la misma fecha, entre el 15 y el 16, fecha que pasa el Aconcagua por Nueva York. El barco es mucho más favorable porque vienen con todo el equipaje, llegan más tarde cuando la casa nueva esté preparada y alargan lo más posible este viaje que no repetirán jamás en las mismas circunstancias. Mucho nos hemos reído con el miedo repentino que les ha dado y como conocemos a Mariano muy bien, estamos seguros que ustedes dos están recíprocamente influyendo para aumentar el terror. Hay que tener calma y no dejarse alarmar por los avisos de los diarios americanos que así es como hacen toda la propaganda. En barco no hay ningún peligro ni siquiera en el Pacífico donde no se van a preocupar, a la inmensa distancia de 5.000 millas en un barco que vuelve a Chile. Es necesario, como personas grandes, que dominen los nervios y no exageren las cosas. El viaje en avión significaría un recargo apreciable que no sé si en medio de los gastos de la casa, estén dispuestos a financiarles en este nuevo capricho. Claro que el sitio que han escogido para vivir es el más indicado para la primera bomba atómica porque Pepe Stalin no piensa en otra cosa que vengarse de Hernán Santa Cruz. Además, se sabe que Mariano es partidario de Franco, que es el otro sujeto a quien detesta el dictador comunista. Aquí no nos gustan las ideas de que si se hunde el barco en la zona de los tiburones sea efectivo que éstos no se coman a los negros. Ya he sabido en Panamá de tipos tan negros como Mariano, que han sido devorados en un momento, de modo que hay que tomar otras medidas para caso de salvataje nocturno. Como ustedes ven me doy perfecta cuenta de mayores peligros que los que ahora tienen y mi objeto al mencionárselos es sólo para tranquilizarlos. Nos hemos reunido las cuatro consuegros y hemos visto todos estos horrores con el desprendimiento físico de los que no están en peligro inmediato. Es por eso que les rogamos que tengan más calma y no alteren un programa tan espléndido, sobre todo cuando en el Ministerio le han concedido ampliamente el permiso a Mariano. Qué apuro pueden tener en llegar a este estúpido país en que cada día los disparates y locuras son mayores, la gente más pequeña y provinciana. Un abrazo muy afectuoso para los dos.

A

Enrique

Carta enviada por Enrique Lira Urquieta a su hija Isabel Margarita mientras se encontraba en su luna de miel.

57


CapĂ­tulo 2 / Gobierno de Gabriel GonzĂĄlez Videla Olga Vergara, suegra de Mariano.

Carlos Vergara Clark.

Hortencia de Castro Iglesias de Vergara con su hija Olga Vergara.

58


Mariano Fontecilla Su hermano Pedro Lira Urquieta 23, siguió destacadamente los pasos del derecho. Desde 1931 se desempeñó como profesor en la Universidad de Chile, institución que le había entregado su formación de abogado. Durante la década del 40 ocupó el cargo de Director de la Escuela de Derecho de la Universidad Católica, culminando como Decano de su Facultad de Derecho por largos años, desde 1952 a 1968. Entre 1963 y 1965 sirvió como embajador de Chile ante la Santa Sede. Por otra parte estaban los Vergara, donde uno de sus personajes más destacados fue Aniceto Vergara Albano. Un político y diplomático chileno, quien estuvo a cargo del tratado del 10 de agosto de 1866, acuerdo que le significó la pérdida del mar a Bolivia. Por esos años el país altiplánico estaba bajo el mando de un peculiar personaje, Mariano Melgarejo, que intentaba a toda costa mantener una buena relación con Chile, hasta llegar al punto de nombrar a Aniceto Vergara Ministro de Hacienda24. Su hijo, Carlos Vergara Clark, continuó en el camino de la diplomacia, representando destacadamente a Chile en las Embajadas de España, Alemania, Panamá y Centro América25; esta última con sede en Costa Rica, donde conoció a su esposa Hortencia Castro nieta del presidente de dicho país. Regresó a su patria para organizar el Centenario de Chile. Mariano ingresa a la familia Lira-Vergara y lo adoptan como un integrante más, logrando una buena relación con cada uno de sus cuñados y de sus respectivas parejas. María Olga, casada con Luis Alberto Serna Cortés, Angélica con Pedro Prado Llona; Verónica con Luis Matte Valdés; Pedro Lira hijo, con Maité Echepare, Juan Enrique Lira, con Elvira Matte Valdés, y Carlos José casado con Estela López Mávila. Parronales que se marchitan Mariano comienza a integrar el directorio de Concha y Toro en 1949, pero para ese entonces la empresa ya no era la misma, ya que tras la muerte de don Melchor, la gran industria dejaría de ser tan fructífera

Revista del Abogado 9. 1997. Pág. 48. Villalobos, Sergio. Chile y Perú: la historia que nos une y nos separa, 1535-1883. Editorial Universitaria. Santiago de Chile. 2004. Págs. 96-97-98. 25 El Ministro de Chile en Centro América: Excmo. Señor Carlos Vergara Clark. Revista Zig-Zag. Pág. 3b. 11 de octubre de 1913. 23 24

59


Capítulo 2 / Gobierno de Gabriel González Videla como lo había sido en años anteriores, cuando los parronales crecían sin detenerse y las vides repletaban los barriles de roble envejecido. Durante la década del 20, el traspaso a sociedad anónima sería el único avance de esta nueva etapa. Los interminables viajes a París de la familia Concha-Subercaseaux, que se embarcaba junto a sus sirvientes, muebles y hasta animales, comenzó a mermar, seriamente, el capital de la empresa. El gran error fue creer que esta viña podía ser manejada desde el otro lado del Atlántico, lo que resultó impracticable, llegando al punto crítico, en que nadie se encargaba de la vendimia. La poca preocupación por el negocio los condujo a números rojos e infinidad de deudas impagas, lo que motivó a la familia a vender parte de sus tierras, como única solución, para continuar con el sueño de sus antepasados. Fue la nieta de don Melchor, Olivia, la que al heredar la habilidad y el gusto por los negocios de su abuelo, al ver la empresa familiar en ruinas, decidió trabajar hasta hacer resurgir las decadentes viñas. Para ello convencieron y entusiasmaron a Héctor Marchant Blanlot, hombre con poco conocimiento en materia de vinos, pero con una enorme capacidad de administración que había demostrado en la empresa COPEC. Él fue el encargado de sacar adelante a la empobrecida industria vitivinícola, recuperándola y enrielándola. Pronto las cepas volvieron a dar frutos, tanto así que fue necesario incorporar nuevas tecnologías para responder a la demanda que se produjo en esos años. Cuando Mariano alcanzó la mayoría para ingresar al directorio, se encontró con Arturo Prat Carvajal, quien se había arriesgado en la presidencia de una viña que estaba en proceso de recuperación. Olivia, su madre, que amaba la viña familiar, sintió un orgullo desbordante al saber que su hijo pasaba a formar parte de esta empresa y en una de sus tantas cartas, amorosamente escribe: 19 de octubre de 1949: “Isabel Margarita mucho nos gustó el triunfo de Mariano en la viña, y más nos gusta saber el aliento que usted le dio impulsándolo a esta batalla. Su cable lo contestamos el mismo día. Todo se puede esperar de una niña que ha cumplido la respetable edad de 18 años, en cambio a mí de tantos que tengo se me han olvidado los años que cumplo y en cada frontera26 tengo uno menos y he llegado a nacer en este siglo”.

26

60

Olivia cada vez que pasaba una frontera se rebajaba la edad.


Mariano Fontecilla La muerte del “león” y la victoria del “Caballo” Antes de que Mariano decidiera pasar el resto de su vida junto a Isabel, se desempeñaba en el cargo de Secretario de la Dirección Consular, pero al regreso de su luna de miel pasó a ser Asesor del Director de Protocolo, puesto que ocupaba en esos años Fernando Orrego Vicuña, sin imaginar el gran desafío que le esperaba. La mañana del sábado 25 de agosto de 1950 El Mercurio de Santiago relataba en sus páginas: “El eminente repúblico don Arturo Alessandri Falleció ayer: …El extraordinario estadista que tantas veces hizo vibrar al país con las revelaciones de su genio y su clarividencia de reformador y de gobernante, estremecía una vez más la conciencia de su pueblo, pero ahora no ya con las anticipaciones generosas del caudillo que abría una nueva etapa en la historia política y social de Chile, sino con la sensación de una inmensa pérdida, de un pesar que, fluyendo de cada corazón, se fundía en el ámbito de la República con la unanimidad de un gran duelo nacional” 27.

“El 24 de agosto, un ataque al corazón pone fin a la vida y al reinado del “León de Tarapacá”, a los 82 años de edad, lo que lo sitúa en la historia como el primer Presidente del Senado que fallece en ejercicio. Chile vivió el duelo como propio y su despedida fue un sincero homenaje público de su pueblo, al cual Arturo Alessandri Palma intentó representar en cada uno de los cargos que ejerció, logrando sacar adelante a nuestro país cuando el escenario no era el más favorable”, recuerda Fontecilla. Mariano, como Asesor de Protocolo debió, junto a Fernando Orrego, organizar este inmenso cortejo fúnebre, que paso a paso se dificultaba por la conmoción ciudadana, miles de personas se agolpaban en las esquinas para despedir a su líder. Fontecilla no se imaginó que 50 años más tarde sería necesario su asesoría protocolar, para despedir en esta ocasión al Presidente de la Cámara de Diputados: Juan Bustos Ramírez. Ocupar este cargo le permitió una cercanía con González Videla. Él recuerda la gala presidencial del 18 de septiembre de 1952, mientras esperaban el inicio de la obra en el Teatro Municipal el Presidente

27

El eminente repúblico don Arturo Alessandri falleció ayer. El Mercurio de Santiago. Santiago de Chile 25 de agosto de 1950. Portada. Pág. 1.

61


CapĂ­tulo 2 / Gobierno de Gabriel GonzĂĄlez Videla Junta General Ordinaria de Accionistas de Concha y Toro el 28 de septiembre de 1949

62


Mariano Fontecilla Junta General Ordinaria de Accionistas de Concha y Toro el 28 de septiembre de 1949

63


Capítulo 2 / Gobierno de Gabriel González Videla

Año 1950 junto a los presidentes de ambas Cámaras. Presidente del Senado, Arturo Alessandri Palma y el diputado Raúl Brañes.

le hace un comentario: ¿y quién sabe qué ópera va ser la del año que viene?, refiriendo irónicamente a la victoria de Carlos Ibáñez del Campo sobre su candidato radical Pedro Enrique Alfonso. Mariano responde burlescamente: “la Caballería Rusticana“28, refiriéndose al apodo de “Caballo”, que le dieron al General por sus patadas políticas. En ese instante González Videla soltó una carcajada por un buen rato.

Ópera del compositor italiano Pietro Mascagni.

28

64


Mariano Fontecilla

65


Ministros del Gobierno de Ibáñez: Sentados de izquierda a derecha: Óscar Herrera, Osvaldo Koch, Presidente Ibáñez, Almirante Olsen, Abraham Pérez. De pie: Coronel Llorente, Comandante Longueira, Santiago Wilson, Osvaldo Saint Marie, José Suárez, General Yáñez, Coronel Ernesto Videla, Tobías Barros, General Schverter, Mariano Fontecilla Varas, Mariano Ciudad, Doctor Raúl Berríos, Comandante Aguilar.


Mariano Fontecilla

Capítulo 3 Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo (1952-1958) De Perón a Fontecilla

L

“La historia de las dos naciones y de los pueblos se divide en ciclos cada cierto tiempo. Hoy, como en el siglo pasado, está sonando la hora de la unión entre Chile y Argentina. El error que se imputa a San Martín y O’Higgins es no haber sellado en 1817 la unión total entre Chile y Argentina. Hoy, nuevamente, como entonces, estos dos países están en condiciones de alcanzar esa aspiración. Faltó visión política para hacer esa unidad”29, con estas palabras Juan Domingo Perón daba inicio a los preparativos de una visita que había generado grandes expectativas en el pueblo chileno, las que en criterio de Mariano, nunca fueron satisfechas. Conrado Ríos Gallardo, embajador en Buenos Aires, es el responsable de hacer llegar la

29

Hurtado, Julio. Una visita “reparadora”. Sección Reportaje [Mercurio de Valparaíso], 4 de marzo del 2007. [fecha de consulta febrero 20 2009]. (extraído en www.mercuriovalpo.cl/prontus4_noticias/antialone.html?page=http://www.mercuriovalpo.cl/prontus4_noticias/ site/artic/20070304/págs/20070304072922.html)

67


Capítulo 3 / Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo invitación al mandatario trasandino para viajar a nuestro país. Fontecilla lo recuerda con estima por ser uno de los primeros en preocuparse por la profesionalidad de la carrera diplomática, ya que durante décadas todos aquellos que llegaban a ocupar estos cargos eran personas sin preparación que provenían de familias aristocráticas chilenas, que en muchas ocasiones eran hijos que no tenían profesión u oficio definido y eran destinados a seguir la carrera diplomática. Durante la mañana del 20 de febrero de 1953, Perón hace su ingreso triunfal a Chile a bordo del Ferrocarril Trasandino. El convoy se detuvo en Río Blanco y llegó a Los Andes donde debía subirse al tren de Ferrocarriles del Estado, el cual viajaba en esta oportunidad con el vagón presidencial. La comitiva se dirigió rumbo a la Estación Mapocho en la capital y a su espera estaba el Ministro de Relaciones Exteriores, Arturo Olavarría Barros. Mariano evoca aquellos momentos, “yo lo fui a buscar a Las Cuevas en tren y viajé junto a Perón en el vagón presidencial. Él estaba rodeado de juguetes que regalaba a la gente que se aproximaba al tren, era muy amable y simpático, bueno, estaba en plan de visita”. A su arribo el mandatario argentino fue recibido por una multitud entusiasmada que clamaba “Ibáñez y Perón, un solo corazón”, mientras el programa oficial señalaba que se daría comienzo a un desfile militar30. Una vez que Perón dejó tierras nacionales, el Presidente Ibáñez, que en su segundo Gobierno se caracterizó por no seguir una tendencia política, se concentró en lograr que los partidos que lo apoyaban ocuparan la mayor cantidad de escaños en el Congreso. En las calles sonaba su eslogan electoral “Un parlamento para Ibáñez”. La magia del general del pueblo daba buenos resultados ese primero de marzo de 1953, la similitud con su par argentino a la hora de gobernar y la fe que tenía el pueblo en que tomaría las decisiones correctas para sacar al país de la crisis, daban el apoyo popular al ibañismo, pero no pasaría mucho tiempo para que este idílico escenario comenzara a marchitarse, debido a que las alianzas políticas nunca hicieron efectivo el apoyo demostrado en las urnas.

30

68

Ídem.


Mariano Fontecilla Esta falta de respaldo parlamentario al Presidente afectó indirectamente a Mariano Fontecilla Varas, ya que Ibáñez quiso nombrarlo embajador en Francia pero el escaso respaldo que tenía el Ejecutivo llevó al rechazo de diez postulantes a diferentes países. Su segundo intento fue insertarlo en la misma plaza pero esta vez en España, situación que terminó de igual manera. El General no quería por ningún motivo quedarse sin la ayuda de Fontecilla padre, es por eso que lo mantuvo en su Gobierno en el Ministerio de Tierras y Colonización (1955-1956), donde su labor principal estuvo en solucionar problemas jurídicos en las tierras estatales del sur, y en el de Justicia en el 56. Saint-Marie, más conocido por esos años con su seudónimo Volpone, escribía en su columna en el diario “Última Hora”. “El caso Fontecilla En una de sus habituales conferencias de prensa, el Presidente Roosevelt se refirió a los rencores familiares que no deberían trasladarse a la política. “A mí, por ejemplo, las doscientas familias me detestan y, seguramente, porque nací entre ellas”, comentaba con sutil ironía el ilustre estadista, recordando, enseguida, que el genio de Shakespeare había tratado ese mismo tema, en su inmortal “tragedia de Romeo y Julieta”. No se halla, por fortuna, escabechando como se sintiera el hidalgo Mercuccio agonizando bajo la mortal y artera estocada de Teobaldo, pero si estos tiempos fueran esos de la edad media, en que las ofensas de sangre se lavaban con sangre y las rencillas lugareñas se resolvían con mortíferas puntadas, hace algún tiempo que Mariano Fontecilla Varas estaría boca arriba, mirando al sol con la muerte, en la misma posición de Mercuccio tendido en una calle de Verona. Más de un senador de origen “vasco-castellano”, hábil espadachín, lo habría destripado para satisfacer odios y envidias deleznables. Ha cometido el doble crimen, para esa desintegrada y rencorosa oligarquía, de haber apoyado en 1938 a Pedro Aguirre Cerda y en 1952 al General Carlos Ibáñez del Campo, y esa elite con apellidos de dos y tres erres, no olvida ni perdona fácilmente tales intuiciones y aciertos. Están encolerizados con Mariano Fontecilla Varas, por dichos motivos, y nada les importa que entre los embajadores y ministros propuestos por el nuevo Gobierno al obligado “pase” del Senado, reúna los mejores antecedentes para optar al máximo rango de nuestra diplomacia. Nada les importa que haya sido Ministro de la Corte Suprema, Embajador en Brasil y profesor universitario, y que sea como ellos cuando no se dejan gobernar por sus primitivos y cavernarios instintos, un caballero de carta cabal.

69


Capítulo 3 / Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo Ahora se contentan con no otorgarle sus despachos de embajador, propinándole esas hostiles y pacíficas “boleaduras” a que tiene derecho por sus prerrogativas legales o cuchicheándole al Ministro de RR.EE. que no tenga la insolencia de proponerlo a otra embajada, porque ellos no admiten eso. A ellos no les importa tener la manga ancha para que pasen otros nombramientos ridículos de embajadores y ministros porque no pertenecen a su clan”31.

Esta falta de respaldo a Ibáñez fue uno de los tantos obstáculos que Fontecilla Varas tuvo que superar en su carrera profesional, al igual que su postura apolítica que siempre lo marcó, ya que lo que él consideraba la fórmula del éxito dentro de la Administración Pública le generó una serie de conflictos. Su hijo durante su vida ha tomado la misma actitud, que en nuestro país no siempre es bien recibida, ya que: “ser independiente en Chile se paga caro, porque la gente quiere que uno esté a su servicio“, señala Mariano. Debido a su destinación a Italia, él no pasó muchos años al servicio del Gobierno de Ibáñez en el país, pero de igual modo lo recuerda por su cercanía con su padre, “era un personaje muy sociable y educado, de una personalidad dura, tanto así que recibió el apodo de caballo por su impulsividad; sin embargo, en su segundo período de gobierno debió moderar su carácter. Cuando mi padre fue nombrado Ministro de Justicia le entregó al Presidente una carta de renuncia anticipada, quien se sorprendió muchísimo al recibirla, teniendo en cuenta lo difícil que había sido su nombramiento. Ante la extrañeza del Presidente, mi padre le dijo que era para que la guardara en caso de ser necesario. Lo cierto es que lo conocía tan bien, sabía que cualquier día lo podía sacar sin motivo ni explicación. A Ibáñez le pareció una buena iniciativa, así que la tomó en sus manos y la guardó en su cajón”. El hermano Colonna El cambio de Gobierno favoreció a la familia Fontecilla Lira, que por esos años ya eran cuatro, pues la pareja era acompañada por sus dos hijos, Mariano y Enrique. Mariano Fontecilla Santiago Concha fue

31

70

Extracto de columna de Volpone entre los años 1953-1954.


Mariano Fontecilla

Fontecilla junto a Anna Eleanor Roosevelt de Roosevelt. Detrás de ellos el Embajador de Estados Unidos Claude Bowers y el Edecán Enrique Bustos. A la izquierda Mariano Bustos, Subsecretario de Relaciones Exteriores.

Luis Cubillos (Director del Protocolo), Presidente Carlos Ibañez, Carlos Dávila (ex Presidente de la República y en ese momento Secretario General de la O.E.A.), Mariano Fontecilla y junto a él los Asesores de la Organización de los Estados Americanos.

71


Capítulo 3 / Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo destinado como Tercer Secretario en Italia, actividad que no distaba mucho de sus primeros trabajos donde el papeleo y los archivos abundaban. También existía la probabilidad de ir a París, pero los rumores que rondaban sobre que su padre fuera Embajador en Francia y la opinión de su esposa, cambiaron el rumbo hacia la derecha del mapa: Roma. Es que el respaldo familiar no puede fallar en la vida de un diplomático. Para Mariano Fontecilla el apoyo permanente de Isabel fue fundamental, sin éste no podría haber llegado a lo que hoy es, muy orgulloso señala, “yo a mi mujer le debo el 80 por ciento y más de mi carrera,

Mariano junto al primer embajador con quien trabajó, Tobías Barros.

72


Mariano Fontecilla

El reencuentro con Benedetto Aloisi Masella en la recepción en honor de los cardenales en la Embajada de Chile, organizada por el Embajador Fernando Aldunate y su mujer Sofía de Santiago Concha.

porque en esta profesión o se cambia de esposa o se cambia de actividad, pero no se puede seguir a medias, la familia se ve muy afectada con esta vida, los hijos casi no ven a los padres y ahora que hay mujeres en la carrera diplomática, los niños casi no tienen madres”. Aquí por primera vez Mariano trabaja con su primer embajador, Tobías Barros Ortiz, quien estuvo como responsable de la misión chilena hasta que fue llamado por Ibáñez a encabezar el Ministerio de Relaciones Exteriores en 1954. Para ese entonces la Cancillería se encontraba totalmente reestructurada, ya que al comenzar este nuevo Gobierno, el Presidente había tomado la determinación de despedir a cuarenta funcionarios sin dejar un ordenamiento claro después de esta acción, es por ello que Luis Melo Lecaros convenció al canciller Óscar Fenner

73


Capítulo 3 / Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo para que todos los puestos, desde el portero al embajador, fueran inamovibles, pues antes que esta medida surgiera los Mandatarios podían despedir y contratar funcionarios a su antojo. Finalmente se logró que estas modificaciones quedaran plasmadas en una ley. Fue en estas tierras que las vueltas del destino llevarían a Fontecilla a reunirse en la Santa Sede con un viejo amigo; el Cardenal Benedetto Aloisi Masella, quien, aprovechando la cercanía, bautizó a sus dos últimos hijos32. Cuando Rodrigo nació, el tercero, decidieron organizar un gran evento. Los padrinos serían su prima Emiliana Miniscalchi Erizzo y su esposo el Marqués, Giacomelo Spínola, ante lo cual Mariano se hizo responsable de enviar las invitaciones. En los días previos al evento, recibió el llamado del príncipe Bernardo de Holanda, quien junto con agradecerle y felicitarle por el acontecimiento, no pudo pasar por alto un detalle de la invitación. Los nombres de los padrinos estaban separados por una “e” y no por una “y” como correspondía, “Giacomelo e Emiliana“. No se podía esperar menos de un Académico honorario de la Real Academia Española de la Lengua. La cercanía que los unía por tantos años hizo que este error no pasara de ser un divertido chascarro, tal como ocurrió en Santiago de 1959, cuando el noble realizó su segunda visita a Chile por su cargo de presidente de la Federación Ecuestre, que por esos años realizaba su campeonato internacional. Nueve años antes, el Príncipe Bernardo arribó por primera vez a nuestra patria, fue en ese entonces cuando tuvo que asistir a un desfile militar y al término de la ceremonia hizo un comentario a la prensa sobre el parecido que notaba entre las tropas nacionales y las de la Alemania nazi, lo que irritó enormemente al público chileno que lo escuchaba atentamente. Fue tanto el enojo, que en su visita en 1959, cuando el Príncipe asistía a la ceremonia inaugural del campeonato ecuestre en el Estadio Sausalito, muchas personas se preparaban para abuchearlo. Al enterarse Mariano de esta situación, tomó las medidas necesarias para evitarlo. Cuando el noble fuera nombrado, la banda debía sonar lo más fuerte posible y así evitar que Bernardo pasara un mal rato, lo que funcionó a la perfección, ya que él nunca se enteró del episodio.

32

74

Rodrigo y Francisco.


Mariano Fontecilla Visita del Príncipe Bernardo de Holanda. A la izquierda: Bailando cueca en el fundo de Máximo Valdés Fontecilla (Presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura). A la derecha: Primera Condecoración recibida durante su carrera. Abajo: Salida de La Moneda después del saludo oficial al Presidente Gabriel González Videla.

75


Capítulo 3 / Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo En Italia, desde la calle Armando Spadini, en un clásico barrio de Roma donde se podía apreciar a lontananza una bellísima panorámica de la ciudad del Vaticano, fue aquí donde la familia Fontecilla-Lira se instaló en un bellísimo departamento que pertenecía al Conde Pio Macchi di Cellere, a quien conocían porque había estado de Encargado de Negocios en Chile. Mariano desde aquí observaba el ambiente político de aquellos años. El país se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial y se mantenía la reestructuración de la República italiana, que sólo ocho años antes había dejado la monarquía y creado una Constitución que prohibía el resurgimiento del fascismo. A pesar de los grandes cambios que se estaban produciendo, muchos italianos, mayoritariamente de las clases bajas, no tenían muchos conocimientos de lo que estaba pasando, “tanto así que si uno les preguntaba quién era el Presidente, ellos respondían el Papa”, señala Mariano, quien vio pasar a seis Primeros Ministros durante cuatro años y convivió con una vapuleada economía que tenía los precios por el suelo de toda Europa. Los primeros meses en Roma, surgió una cercana relación entre él y un destacado personaje histórico, el príncipe Aspreno Colonna, descendiente de una de las familias más ricas, influyentes y antiguas de Italia. Mariano ya había tenido contacto con este noble, en el año 1945, en su primera destinación en España, cuando él viajaba a este país para presentarse ante la duquesa de Alba, en calidad de pretendiente, siendo en ese viaje que los lazos se estrecharían tanto, que llegarían a ser como hermanos. Mariano señala con un dejo de melancolía: “él puso la diplomacia italiana a mi disposición, era una persona muy agradable, simpática y de un criterio único, además, de una gran inteligencia, amistad y bondad, no sólo conmigo sino con mucha gente, porque ayudó a medio mundo. Para mí fue como el hermano que no tuve”. Una noche en Roma, recién llegados a Italia, aprovechando que los niños quedarían al cuidado de la enfermera, Isabel Margarita y Mariano decidieron ir al cine Arcobaleno, el único en la ciudad que proyectaba las películas en su idioma original, lo cual era imprescindible, ya que en esos años ningún integrante de la familia dominaba perfectamente el italiano. Esa noche, Fontecilla fue tomado por sorpresa, al escuchar un saludo que le pareció bastante extraño, si consideramos que no conocía a nadie en ese barrio. Era nada menos que su viejo amigo Aspreno, junto a su cuñado Alessandro Torlonia, quienes le hicieron

76


Mariano Fontecilla

El primero a la izquierda el Príncipe Aspreno Colonna, junto a Mariano en las históricas ferias en Sevilla.

pasar una entretenida velada con las historias acerca de sus idas y venidas, durante el tiempo que no estuvieron en contacto. Después del encuentro lo invitó a conocer el Palacio Colonna y a asistir a la recepción oficial que se le daría a la princesa Soraya de Irán. Al día siguiente llegó la comitiva persa, mientras recorrían los pasillos del palacete, el Jefe de Protocolo extranjero se le aproxima a Mariano y le señala que varias de las alfombras que se encontraban en las instalaciones debían ser colgadas, ya que eran demasiado finas para mantenerlas en el suelo. Fontecilla en ese momento entendió la diferencia de uso de cada uno de los tapices y una vez que Colonna se desocupó le explicó el error que se estaba cometiendo en la decoración de su palacio. Los Colonna han dirigido la nobleza romana por más de 1.000 años y durante la Edad Media desempeñaron un papel opositor a la Santa Sede, pero a pesar de esta actitud en 1417 un integrante de esta familia llega a ocupar el trono Papal, Odonne Colonna33, quien toma el nombre de

33

Odonne Colonna: fue quien restableció la unidad en la Iglesia católica después del Cisma de Occidente, donde tres Papas se pelearon la autoridad pontificia.

77


Capítulo 3 / Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo Martín V. Durante el pasar de los siglos este linaje, junto a sus enemigos los Orsinis, logran alternarse en el puesto de Asistente del Solio Pontificio, cargo que ocupó Aspreno Colonna hasta su muerte en 198734. Los Fontecilla-Lira, durante esa época, vivieron rodeados del glamour, que les brindaba la nobleza italiana, ya que su cercanía con Alessandro Torlonia, el quinto príncipe di Fucino, permitió a la familia pasar las tardes en la famosa Villa Torlonia35 y la ex Villa Albani36. Era en esta última donde se celebraban fiestas, cumpleaños, navidades y años nuevos, rodeados de la historia romana. Dichas construcciones, aún no estaban abiertas al público, por tanto, sólo podías conocerlas si eras invitado por sus dueños

Príncipe Aspreno Colonna en su cargo de Asistente al Solio Pontificio en una ceremonia con Juan XXIII, a su derecha el Cardenal Alfredo Ottavini.

Príncipe Aspreno Colonna, 71; Roman Noble in Papal Court. Versión online del diario The New York Times, 28 de octubre de 1987, [fecha de consulta 10 de febrero de 2009] http://www.nytimes. com/1987/10/28/obituaries/prince-aspreno-colonna-71-roman-noble-in-papal-court.html. 35 Giovanni Torlonia, en 1797, comenzó a construir un “palazzo” que estuviera a la altura de un príncipe italiano, sus descendientes se encargaron de ampliarlo, transformándolo en una villa, donde por siglos se realizaron los más fastuosos encuentros de la alta nobleza romana y extranjera. Entre 1925 y 1943, la Villa Torlonia fue entregada a Mussolini como residencia, quien la mantuvo sin grandes modificaciones. En 1977 fue comprada por la Municipalidad de Roma, que abrió sus puertas a todo público. (disponible en internet en Museo Villa Torlonia. http://es.museivillatorlonia.it/museo/villa_torlonia). 36 Fue construida por Alessandro Albani entre 1745 y 1763. Se ha transformado a lo largo del tiempo en uno de los centros culturales del mundo occidental. Con la agitación napoleónica, los herederos de Albani se vieron obligados a vender estos terrenos a los Torlonia, que era una de las familias de banqueros más rica de Roma del siglo XIX; todavía son dueños de estas antiguas edificaciones. (disponible en internet en Wikipedia, l’enciclopedia libera. http://it.wikipedia.org/wiki/Villa_Albani). 34

78


Mariano Fontecilla

Mariano, Milagro de Colonna, Isabel Margarita y Aspreno Colonna en un restaurante en Holanda.

Melchor del siglo XX Los parronales plantados en la fértil tierra de Pirque crecen hasta el día de hoy, gracias a la visión de don Melchor y la agudeza de Olivia, que llevaron a Concha y Toro a transformarse en una empresa capaz de dar cada vez mayores frutos. El mundo ya era un torbellino, en constante cambio, que necesitaba de un líder a la altura, que permitiera a esta industria producir vinos acordes al nuevo escenario, siendo el destino el que trajo a Eduardo Guilisasti Tagle. La vocación de Mariano siempre fue la diplomacia, lo que le impidió ser un integrante activo de la viña Concha y Toro. Es por eso que, en 1957, confió su cargo a este joven, que conocía desde la época universitaria. Esta relación se transformó con los años en una gran amistad, tanto así que Fontecilla le entregó un poder para que se hiciera efectiva su representación en la empresa familiar, a la que se dedicó, por entero, durante cuarenta años, con el mismo empeño y cariño que lo habría hecho un descendiente directo de don Melchor. Eduardo, quiso esta viña como propia y le dio el empuje que necesitaba para enfrentar los desafíos que se avecinaban, junto a los nuevos tiempos.

79


Capítulo 3 / Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo

Mariano Fontecilla con Eduardo Guilisasti, en el retrato de fondo se ve a Melchor Concha y Toro.

Durante este período, se produjeron brebajes de alta calidad, que llevaron los tradicionales vinos de Pirque a mercados internacionales. Mariano, recuerda con cariño, “que él me representara me permitió repicar y andar en la procesión, porque fue él quien me sustituyó aquí en Chile mientras yo estaba en el exterior; de lo contrario habría tenido que dejar mi querida carrera de lado, para dedicarme a la Viña, ya sea en un puesto u otro. Gracias a Eduardo Guilisasti, Concha y Toro es lo que es hoy, él le dio el gran empujón para formar este gran imperio”.

80


Mariano Fontecilla

Emiliana Subercaseaux junto a sus nietas. AtrĂĄs Olivia, a su derecha Carmen, izquierda SofĂ­a, abajo Emiliana.

81


Juan XXIII con el Encargado de Negocios de Chile ante la Santa Sede, Mariano Fontecilla, 1960.


Mariano Fontecilla

Capítulo 4 Gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964) Sin llave

E

El año 1957, Mariano regresa a su país para reintegrarse rápidamente a su antiguo puesto como Asesor de Protocolo. Fue aquí donde tuvo la oportunidad de ser parte del vuelo inaugural de la aerolínea Lufthansa de Santiago a Alemania. La invitación fue para recorrer Frankfurt, acompañado por el presidente del Senado Hernán Videla Lira, quien encabezaba la comitiva, el Director de Carabineros, Jorge Ardiles Galdames, un grupo de diputados, y Tito Mundt, periodista con el que disfrutó cada minuto sobre el avión escuchando sus entretenidas historias. Se pasaron las horas entre carcajadas, “era un loco muy simpático”, recuerda Fontecilla con risa en los labios. En ese viaje hicieron escala en París, donde recorrieron la avenida Les Champs-Élysées, asistieron a espectáculos nocturnos y volvieron a abordar para terminar el recorrido en Alemania, para más tarde regresar a Santiago. Mariano no duraría mucho tiempo en este cargo, debido a un traspié con el Presidente

83


Capítulo 4 / Gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez de Colombia, General Gustavo Rojas Pinilla, íntimo amigo de Ibáñez. Fontecilla es el responsable de ir a buscarlo, “llegué muy temprano para verificar que todo estaba en su lugar, pero una vez que el Mandatario llega no se encuentran por ninguna parte las llaves para abrir el salón VIP. La verdad es que daba lo mismo porque era una porquería que había en Los Cerrillos, era mejor pasar rápidamente por las maletas, que ir a ese salón. Lamentablemente le fueron con el cuento a Ibáñez, al día siguiente le llamó la atención a Fernando Orrego, director de protocolo en tres períodos, en una ceremonia en público, así que renunció y yo hice causa común con él”. Después de este incidente fue trasladado a la Sección de Informaciones y Periodismo, puesto con el que Mariano quedó fascinado, debido a su buena relación con la prensa y al reencuentro con su amigo Mario Vergara, director de la revista Vea, lo que hizo que la espera por la llegada de un nuevo Presidente fuera más grata. Ibáñez nunca logró mejorar la situación económica del país, lo que lo llevó a salir de La Moneda con una gran impopularidad dentro de la ciudadanía. Fue en ese contexto, que el Frente Democrático, integrado por los partidos Conservador y Liberal, levantó la imagen de Jorge Alessandri Rodríguez, quien logra llegar a la presidencia con un 31,6% de los votos, superando al candidato Salvador Allende Gossens, socialista, quien encabezaba la lista del Frente de Acción Popular (FRAP), formado por los partidos Socialista de Chile, Democrático Nacional, Comunista, Socialista Popular, Democrático y del Trabajo37. En los primeros años de Gobierno, Alessandri recibió la visita de la Duquesa de Kent a Chile, prima de Isabel II, que llegaba para reforzar los lazos con Gran Bretaña. Mariano, que ya no se encontraba en Protocolo, no tuvo la oportunidad de organizar este evento, pero de igual modo Fontecilla se las arregló para asistir a las cenas y bailes que se daban en honor de la representante de la monarquía. A pesar de ser un neófito en esos años pudo advertir a lo lejos el nerviosismo que inundaba al Presidente Alessandri esta ilustre visita. A Mariano le tocó vivir una situación bastante incómoda al inicio de esta administración, concretamente, al momento de la despedida del

Adolfo Pardo. Del “Frente Democrático” a la “Unidad Popular” (1958-1973). Critica. cl Santiago de Chile 1997. [fecha de consulta mayo 18]disponible en http://www.critica.cl/html/pardo_06.htm

37

84


Mariano Fontecilla

Mario Silva, Mariano Fontecilla, Duquesa de Kent, Hernán Videla Lira, Isabel Margarita Lira.

Nuncio Apostólico de la época, Sebastián Baggio. Este, en su calidad de decano del Cuerpo Diplomático, al dejar el cargo le correspondía sostener una audiencia con el Presidente de la República y una cena con los embajadores y ministros. Sin embargo, Mariano, cuando por casualidad caminaba por los pasillos de La Moneda se topó con el Nuncio, a quien, ingenuamente, le preguntó sobre la comida que, supuestamente, se daría esa noche en su honor, a lo que Baggio le respondió: “lei non lo sa, mi hanno cancellato l’udienza e mi cacciano via dal Cile come un cane rognoso”38. Fontecilla, impresionado por la falta de tacto del gobierno chileno, se dirigió a hablar con el Secretario General, Hugo Rosende, para comentarle los dichos de Baggio y le preguntó los motivos de tan errónea decisión, por las posibles consecuencias que podría acarrear a futuro en las relaciones con el Vaticano. Rosende le respondió que la idea había sido de él, ya que Alessandri lo consideraba su enemigo por ser democratacristiano y por no haberle comunicado anticipadamente

38

Me han cancelado la audiencia y la cena, me echan de Chile como un perro roñoso.

85


Capítulo 4 / Gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez los nombramientos eclesiásticos39. Pero Fontecilla insistió en el tema y continuó argumentando que debía cumplirse con el protocolo, intentando que revocaran la medida. Finalmente, Mariano ganó la pelea y el Presidente recibió al Nuncio Apostólico en su despacho. Fontecilla meses antes de este altercado, por sus servicios a la iglesia recibió de las manos de Baggio la primera condecoración de la Santa Sede, denominada San Gregorio Magno en el grado de comendador. Al término del año 1959, Fontecilla regresa a Roma, siendo destinado en esta ocasión como Segundo Secretario en el Vaticano, lo que implicaba dejar de lado los papeles para asumir un rol más activo, de apoyo directo al Embajador. Sin embargo, la falta de personal obligó a Mariano a estar en todo lo vinculado a la Embajada. Eso lejos de fastidiarlo, le dio mayor energía y realizó con gusto su trabajo. Aun cuando él siempre ha considerado que los representantes ante la Santa Sede, si no hay un concordato de por medio, son una relativa molestia para el Vaticano, explica: “desde Chile a los embajadores se les instruye para que se inmiscuyan en situaciones de la contingencia política que le pueden interesar al Gobierno; es decir, exactamente aquello de lo cual la Santa Sede pretende apartarse, ya que su labor es muy distinta. A los Estados en general les cuesta comprender las formas sutiles en las que pueden interferir para tener cierto éxito. Yo siempre he pensado que los que llegan a ese cargo deben tener muy presente, que lo que para sus gobiernos tienen fechas y plazos determinados no corren de la misma forma para el Vaticano que trabajan para la eternidad del cielo. Por lo tanto ya no existe, salvo cuando hay un concordato, las prerrogativas que los Jefes de Estado antiguamente tenían, para intervenir en los nombramientos episcopales y otros antiguos privilegios. La presencia diplomática ante la Santa Sede debe ser como buenos feligreses y con gran respeto para aquellos que no comparten nuestra religión”. Mientras estaba en Roma, sucede un evento similar al que ocurrió años atrás en el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde los jefes de Mariano eran familiares que se alternaban en el puesto. Cuando Fontecilla llegó a la Santa Sede, estaba de embajador, Fernando Aldunate Errázuriz, casado con Sofía Concha Hurtado, quien fue reemplazado en 1963 por Pedro Lira Urquieta, hermano de su suegro. Antes

39

86

Ya que ellos se enteran sólo cuando es publicado en el Observatorio Romano.


Mariano Fontecilla de que se produjera el cambio de mando, Fontecilla iba ser enviado a las Naciones Unidas, pues la Cancillería deseaba que él estuviera en un cargo multilateral. Me decían: “que era muy necesario en ese puesto y que podía desempeñarme bien“, pero cuando Lira llegó a Roma, su destinación a las Naciones Unidas volvió a fojas cero producto de las tristes y muy especiales circunstancias que le tocaba, por ese entonces, atravesar al nuevo embajador. Pedro no estaba dispuesto a quedarse solo en dicho país, su corazón aún latía por su mujer que había perdido la vida al dar a luz a su tercera hija. Además, Isabel Margarita, como sobrina que era, tenía el deber de acompañarlo en esta dura etapa de su vida, en que se encontraba solo con tres niñas, ello impidió que se materializara la mentada destinación de Mariano a Naciones Unidas. “CertamENTE” Silva Durante su primera destinación a la embajada en Roma ante la Santa Sede, a pesar de no tener un trabajo que le permitiera una cercanía directa con el Sumo Pontífice, Mariano igual tuvo la oportunidad de conocer a Pío XII, debido a que era el responsable de llevar delegaciones de chilenos

Nuncio Apostólico de Su Santidad Monseñor Sebastián Baggio entregando la condecoración San Gregorio Magno.

87


Capítulo 4 / Gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez

Despedida de Baggio: Partida de Chile del nuncio Baggio hacia Canadá como delegado apostólico.

Mariano Fontecilla con Su Santidad Pablo VI.

88


Mariano Fontecilla

Su Santidad Pío XII en audiencia privada con la Familia Fontecilla-Lira.

Recepción en honor al colegio cardenalicio por motivo del nombramiento de Raúl Silva Henríquez, en el Palazzo Caetani.

89


Capítulo 4 / Gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez

Mariano junto a Luisa Welzech Aldobrandini y Sofía Concha de Aldunate, en el Palacio Caetani.

Mariano y Alessandro Torlonia (derecha) en el Palacio Caetani.

a conocer la Santa Sede. De esas visitas, recuerda la mirada penetrante del Papa, que no dejaba de sorprenderlo en cada uno de esos encuentros, “era un hombre fantástico, de gran influencia. Lamentablemente, le tocaron situaciones complejas a nivel mundial de las cuales lo culpan, pero la verdad es que él hizo mucho por los judíos, más no podía hacer, porque de lo contrario, corría el riesgo de ser invadido por Hitler. A mi juicio fue un ejemplo de la diplomacia vaticana, ya que desde el Pacto de Letrán, que la Santa Sede carece de territorios necesarios para enfrentar un conflicto, como antiguamente lo hacía, ahora sólo le queda el poder espiritual. Yo lo encuentro admirable”, señala Mariano.

90


Mariano Fontecilla En su segunda destinación los encuentros con el Pontífice se volvieron más frecuentes, en especial cuando Chile vivía períodos electorales, ya que las visitas de los candidatos eran interminables. Durante los meses de campaña, eran sesiones y sesiones permanentes de fotografías con el Sumo Pontífice, ya que un retrato de esta envergadura se traducía en el favorable apoyo de los católicos, que en esa época, por su número, eran decisivos para lograr el triunfo. El gran desafío de esos años fue interceder para que Juan XXIII designara, con la mayor premura posible, un reemplazante para el Cardenal de la Iglesia en Chile, cargo que hasta su muerte, el 4 de diciembre de 1958, había ocupado Monseñor José María Caro Rodríguez. En la cabeza de Fernando Aldunate existía un solo nombre, por instrucción del Presidente Alessandri, Alfredo Silva Santiago, Gran Canciller de la Pontificia Universidad Católica. Por esos años, el Papa había designado como Arzobispo de Santiago a Emilio Tagle Covarrubias, pero el Presidente no lo consideraba idóneo para el puesto por su falta de carácter. La Santa Sede se molestó por los dichos del Mandatario, y optaron por reemplazarlo por un hombre de gran personalidad, Raúl Silva Henríquez, que en esos años se desempeñaba como Obispo de Valparaíso, y mandar a Tagle a esta Vicaría. De esta forma, cuando la Santa Sede seleccionó al nuevo Cardenal para conducir la Iglesia Católica en Chile, el primer nombre con el cual se topó fue con el del Arzobispo Metropolitano, lo que es costumbre nombrar cuando hay sólo un Cardenal, frustrando las intenciones del Gobierno que apuntaban a que tal puesto fuera ocupado por Alfredo Silva Santiago. Fue un día jueves en el Vaticano, mientras el sustituto de la Secretaría del Estado Pontificio, Angelo Dell’Acqua, recibía las peticiones de los distintos embajadores, estando Aldunate en la fila de espera para preguntar sobre el próximo cardenal de la Iglesia Católica en Chile, cuando, de pronto Dell’Acqua interrumpe la sesión y dice: “mi stano chiamando al di la”40 y lo ven salir por una de las puertas. Aldunate comenzó a desesperarse, pero Mariano se mantuvo sereno, porque ya conocía la razón de la repentina escabullida del Secretario, a quien tantas veces había escuchado decir lo mismo, cada vez que se encontraba cansado

40

Me están llamando desde el más allá.

91


Capítulo 4 / Gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez o decidía salir a reunirse con alguna destacada personalidad, siendo ello lo que ocurrió en esta oportunidad. – Aldunate: es importantísimo que hable con él. A mí el Presidente Alessandri me ha pedido que solucione lo antes posible este asunto. – Fontecilla: cuando fui a entregar la carta de agradecimiento por la ayuda brindada después del terremoto; me dio la impresión de que el asunto se va a solucionar en estos días, porque Juan XXIII me dijo que muy pronto se haría la designación. Espere, voy a ver si lo puedo arreglar. Mariano salió del salón y comenzó a recorrer los pasillos del Vaticano, cuando, de pronto, en una de las vueltas se encontró con el sustituto del Secretario de Estado, quien en ese instante conversaba con el Presidente del Consejo de Ministros de Italia, Amintore Fanfani. Fontecilla avisa rápidamente a Aldunate, que Dell’Acqua volvería a atender al resto de los embajadores que habían quedado esperando en la fila. Cuando llega su turno el embajador no duda en hacer la pregunta que todo el gobierno chileno estaba esperando. – Aldunate: Excelencia, tenemos que mandarle lo antes posible la respuesta de quién va a ser el próximo Cardenal chileno al Presidente Alessandri. ¿Podemos decir que va a ser Silva? – Dell’Acqua: Certamente41 Silva. Aldunate después de esta plática quedó convencido de que el próximo Cardenal sería Alfredo Silva Santiago e inmediatamente se puso a redactar un cable para comunicar la noticia a Chile. Mariano lo detuvo y le dijo que lo mejor era esperar el nombramiento oficial, lo cual fue muy acertado, porque Juan XXIII nombró a Raúl Silva Henríquez como Cardenal de la Iglesia Católica en Chile, el 19 de marzo de 1962. Il Papa Buono Este Pontífice pasó toda su niñez y adolescencia trabajando junto a sus padres, en el campo de la zona de Bérgamo, en Italia, lo que explica su sagacidad de campesino y su forma de actuar tan ligada a sus orígenes. Esa personalidad lo favoreció enormemente, por ser acorde al

41

92

Ciertamente.


Mariano Fontecilla escenario de la Guerra Fría en que le tocó dirigir el Estado Vaticano. Fue ese 28 de octubre de 1958, día de su nombramiento como Sumo Pontífice, que Juan XXIII sorprendió al grupo de cardenales, ya que después de vestirse con el atuendo papal, se dirigió rumbo a su presentación oficial ante el colegio cardenalicio, acompañado por el príncipe Francesco Lanchelotti, Guardia Noble, quien relató, años más tarde a Mariano, el diálogo que sostuvo con el Papa. Juan XXIII: ¿Y qué voy a decir? Lanchelotti: Cómo me pregunta eso Su Santidad, nadie mejor que usted puede saber qué decir. Juan XXIII: Bueno, los voy a sorprender. Voy hacer un Segundo Concilio Vaticano. Tres meses después de su elección, el 25 de enero de 1959, en la Basílica de San Pablo Extramuros, Juan XXIII anuncia el XXI Concilio Ecuménico, que después tomó el nombre de Concilio Vaticano II; en palabras de Mariano, esa fue la forma de retrotraer la Iglesia a sus orígenes y darle nueva vitalidad por la fuerza del Espíritu Santo tal como se manifestó en los tiempos apostólicos. Por los años 60, la labor de Fontecilla era llevar a la Sala Clementina a las personalidades que llegaban de Chile, y como en todas las audiencias públicas, Juan XXIII aparecía en su silla gestatoria, alzado sobre los hombros de los sediarios pontificios42, quienes lo conducían hasta uno de los extremos de la habitación. El sólo bajaba al podio si la personalidad lo ameritaba; sin embargo, sin razón aparente, una tarde descendió de su trono. Mariano y los demás, inquietos, comenzaron a buscar entre la gente, la ilustre persona que obligaba al Pontífice a pararse. De pronto, lo vieron acercarse y detenerse frente a la delegación chilena, ante lo cual, Fontecilla se arrodilló, cuando sorpresivamente el Papa, lo toma de la mano, lo levanta y con tiernas palabras se dirige a él: “Lei é cosi simpatico, sempre mi accompagna i mercoledi” 43, Mariano muy nervioso comienza a presentar a sus acompañantes, intentando mencionar los cargos más altos que habían desempeñado, todo esto para justificar que el Pontífice hubiera bajado de su silla.

Los Sediarios Pontificios son un grupo de personas que tradicionalmente están al servicio del Papa. Los sediarios, vestidos de gala, eran en tiempos los hombres a quienes se concedía el honor de llevar el trono del Papa sobre los hombros por las celebraciones litúrgicas. 43 Usted es tan simpático, siempre me acompaña todos los miércoles. 42

93


Presidente Lyndon Johnson y Presidente Eduardo Frei en Montevideo. Detrรกs de Mariano, estรก el Coronel Bonilla, edecรกn de Su Excelencia.


Mariano Fontecilla

Capítulo 5 Gobierno de Eduardo Frei Montalva (1964-1970) El artista protocolar de Frei

E

En la elección de 1964, Eduardo Frei Montalva superó ampliamente al resto de sus oponentes; Salvador Allende y Julio Durán, con un 56,9% de las preferencias, cifras que no se veían desde Juan Antonio Ríos. Este apoyo también se manifestó en las votaciones parlamentarias, obteniendo un 42,3% de los congresistas para la Falange Nacional. Antes de lograr la presidencia, Frei había sido elegido senador en varias oportunidades, y fue en una de sus tantas comisiones a Roma que conoció a Mariano. “El era un gran estadista. Nunca molestaba a nadie y en muy pocas oportunidades utilizó los beneficios de la embajada, contrariamente al actuar de la mayoría de las visitas que llegaban a pedir los más diversos favores. Él nunca solicitaba nada, era un hombre austero, muy ameno e inteligente”. Nadie sabe si fue por el buen rol desempeñado en la Embajada Chilena en Roma o en el Vaticano, que Frei, una vez electo como Presidente, lo considera dentro de sus asesores,

95


Capítulo 5 / Gobierno de Eduardo Frei Montalva pero lo cierto, es que éste decide que Fontecilla regrese al puesto de Director de Protocolo, lo que no fue tan fácil, porque para ese entonces él sólo tenía el grado de Consejero y para aspirar a este nuevo cargo debía ser Ministro Consejero. Su buena llegada con algunos parlamentarios y el respaldo del nuevo Presidente permitieron que la ley de Dirección de Fronteras y Límites del Estado se promulgara con la indicación, de que alguien podía asumir esa plaza con el grado de Consejero. Durante esos años esta era una práctica habitual, ya que por medio de este sistema se lograban distintos beneficios y en muchas ocasiones se hacían indicaciones que no tenían relación con el trasfondo de la ley. En los viajes a Viña del Mar, el Presidente Frei disfrutaba algunas tardes con el matrimonio Fontecilla-Lira, a bordo de un automóvil Toyota que le había regalado el Gobierno japonés. Recorrían la calle Valparaíso y sectores poblacionales, para después volver a Cerro Castillo, donde la pareja alojaba en una pequeña casa ubicada al lado del palacio presidencial. La amistad entre ambos se había originado muchos años antes en Roma, en que era recibido y atendido de la mejor manera, por Mariano, quien lo dejaba en las mejores ubicaciones posibles, tanto en el Vaticano como en el Palacio del Quirinal. Así fue como Fontecilla pasó gran parte del Gobierno de Eduardo Frei Montalva asumiendo todas las responsabilidades del protocolo, viendo pasar a catorce Mandatarios extranjeros y varios monarcas. Este nuevo Jefe de Gobierno le daba gran importancia a la elegancia, la formalidad y los detalles de cada una de las ceremonias. Él personalmente se fijaba en todas las particularidades de los eventos diplomáticos. Para Mariano, trabajar con este líder era transformarse en un verdadero artista protocolar, tomando el rol de director de una obra donde cada cena, reunión o mitin debía ser una verdadera coreografía dirigida, sin que pudiera cometerse el menor error. Para Mariano, Frei Montalva “era un analista, una persona que pensaba cada decisión en profundidad, eso puede ser criticable, ya que las cosas a veces no se hacían con la rapidez necesaria, porque lo meditaba demasiado, era un perfeccionista. Él le daba mucha importancia a las formalidades. Como buen europeo, él mismo vigilaba todo, a mí me daba la seguridad de sentirme respaldado“. “La tierra para el que la trabaja”, este fue el lema que mantuvo Frei Montalva en su gobierno, para continuar con el proceso de reforma

96


Mariano Fontecilla Visita de Indira Gandhi a Chile el 2 de octubre de 1968.

De izquierda a derecha: Carlos Klamer, Eduardo Araya, Julio Lagarini, Mariano Fontecilla, Presidente Eduardo Frei, Ricardo Lira, Juan Enrique Aguirre, Alberto LabbĂŠ.

97


Capítulo 5 / Gobierno de Eduardo Frei Montalva agraria que había comenzado años antes Jorge Alessandri. Estas innovadoras transformaciones en el campo tuvieron un impulso vertiginoso, donde se logró la modernización mediante la redistribución de la tierra y la sindicalización. Mucho antes que se produjeran estos cambios, Mariano un día se sentó, como es habitual en él, a leer El Mercurio de Santiago. Mientras las páginas pasaban se detuvo en una fotografía de un caballo que recientemente había ganado el rodeo, extrañamente el animal provenía de un fundo llamado “El Milagro”, donde su dueño era él. Sorprendido llamó a sus padres, quienes le señalaron que las tierras fueron compradas para cuando se jubilara. Mariano vio tan lejano ese momento que no le dio mucha importancia al obsequio que le daban sus padres, finalmente, el poco interés terminó con las tierras expropiadas durante el gobierno de Alessandri. El día de la promulgación de la ley agraria, el Presidente Frei realizó una gran ceremonia donde, con la importancia que le daba a estos eventos, debían asistir todas las autoridades. El mandatario quedó extrañado al no ver durante esa jornada al Presidente de la Cámara Alta, el senador Salvador Allende. Días después, ambos políticos se encontraron en un funeral y el Jefe de Estado no contuvo la duda y le preguntó el motivo de su inasistencia, a lo cual, él respondió que no había recibido invitación alguna. Cuando Frei entró a su despacho, llamó inmediatamente a Fontecilla, para pedirle una explicación para tamaña falta. Mariano, muy tranquilo le señaló que esto no podría haber ocurrido, pero que le diera unos minutos para investigar lo sucedido. El Director de Protocolo, a los pocos días, se enteró que la misiva había llegado a nombre de “Presidente del Senado”, sin estar precedido del “excelentísimo”, como se estila en esos casos. Allende le daba mucha importancia a los cargos que ocupaba y, por supuesto, no pasó por alto un error de esa naturaleza. En este puesto Fontecilla tuvo que recibir a varias personalidades, no sólo de la política sino también de la monarquía europea. “Mariano, ¿qué haces tú aquí?, no sabía que tendríamos este encuentro”, esas fueron las palabras de la Reina Fabiola de Bélgica, al ver a Fontecilla subir al avión que acababa de aterrizar en Chile. Ella se encontraba sentada junto a su esposo el Rey Balduino, cuando una nerviosa comitiva llegaba a recibirla, pero las palabras al Director de Protocolo relajaron el ambiente. Mariano, en su primera destinación, logró una cercanía con la noble familia española de Mora y Aragón, que por esos años presentaban en sociedad a su tercera hija de 18 años, Fabiola.

98


Mariano Fontecilla Se desarrollaba la presentación del Cuerpo Diplomático a Su Majestad, cuando a Mariano se le acercó un funcionario que le señaló que su hijo se estaba muriendo. Se paró de su asiento, dejando lo más raudamente posible la ceremonia y se dirigió al Hospital Luis Calvo Mackenna, donde se encontró con su mujer angustiada en uno de los pasillos. Isabel Margarita, con gran dolor le relató lo sucedido con Francisco Antonio, su hijo menor. Ella lo encontró tirado en el suelo con un par de pastillas en la mano, lo que le permitió deducir que se había tomado sus medicamentos que le permitían conciliar el sueño durante el embarazo. Hasta la fecha, nadie sabe cómo a sus tres años se encaramó por el mueble, y en su mente infantil los hizo pasar por caramelos. Los médicos dijeron que lo mejor era realizar un masaje cardiaco, pero Mariano prefirió ver cuál era su evolución, se sentó a pensar en su querido Papa Juan XXIII. Hizo todo lo posible por continuar en el itinerario de la Reina, pero cuando podía se escabullía al hospital, siendo en una de esas visitas, que descubrió que su hijo ya había salido del coma. Reina sin palacio44 Con un año de anticipación el equipo de protocolo se preparaba intensamente para recibir en Chile a la representante de la monarquía más antigua de Europa, la Reina Isabel II. El día 11 de noviembre de 1968 debía aterrizar en Pudahuel con su avión VC-10, el más usado en esa época para realizar viajes trasatlánticos. La comitiva que acompañaría a Su Majestad en esta visita había llegado al país semanas antes, con el objetivo de que estuviera todo organizado para recibir a la Soberana y evitar cualquier error o retraso en el programa, el cual estaba establecido con meses de anticipación. Durante seis días y 20 horas, la Reina recorrería tres ciudades chilenas, Santiago,

La Reina Isabel II inicia Visita Oficial. El Mercurio de Santiago, 11 de noviembre de 1968, Tercer Cuerpo. Pág. 33. Reina Isabel II, Huésped de Chile. El Mercurio de Santiago, 12 de noviembre de 1968, Primer Cuerpo. Pág. 1. Sin protocolos intercambiaron afectos la Reina Isabel II y los santiaguinos. La Nación, 13 de noviembre de 1968, Págs. 2-4. Discurso de la Reina. La Tercera Hora, 15 de noviembre de 1968. Pág. 12. Isabel y el Príncipe Felipe en Antumalal. El Mercurio de Santiago, 16 de noviembre de 1968, Primer Cuerpo. Pág. 1. Reina Isabel finaliza hoy su visita a Chile. El Mercurio de Santiago, 18 de noviembre de 1968. Pág. 1. Canciller revela intimidades de la Reina. La Tercera Hora, 20 de noviembre de 1968. Pág. 2.

44

99


Capítulo 5 / Gobierno de Eduardo Frei Montalva Valparaíso y Pucón. Mariano, en su calidad de Director de Protocolo, debía acompañarla en todas las etapas de la visita y preocuparse de cada detalle. La minuciosidad del Presidente Frei obligó a la organización a preparar con gran prolijidad cada una de las ceremonias. Los tres alojamientos que ocuparía la Monarca debían estar en perfecta pulcritud y a cada reunión debían asistir todos los invitados que la Reina deseaba. Esta era la oportunidad de Fontecilla de lucirse y ocupar todo su conocimiento en ceremonial y protocolo adquirido años antes. El equipo organizador desde el primer día trabajó arduamente. Ensayaron previamente todo el recorrido hasta la llegada de Su Majestad a Villarrica, donde la humedad del suelo y las intensas lluvias de la zona ocasionaron que la avioneta no durara ni un minuto sobre la pantanosa pista de aterrizaje, ya que lentamente comenzó a hundirse. Esto obligó al equipo de protocolo a cambiar el lugar de arribo a Pucón, donde la Reina disfrutaría los dos últimos días antes de regresar a Inglaterra. Esto fue sólo un pequeño tropiezo, comparado con lo ocurrido tres días antes de la esperada visita. El intenso trabajo tenía a toda la organización en un permanente agotamiento. Mariano estaba rendido, así que después del almuerzo decidió recostarse; pero, no pasarían muchos minutos para que un funcionario lo despertara. Fontecilla, aún con el sueño rondando su cabeza, escucha al otro lado de la puerta que había un llamado telefónico del embajador de Inglaterra, Frederick Cecil Mason. El dio un suspiro y pensó “qué se les habrá ocurrido a estos gringos ahora”. El representante inglés intentó con su español de acento anglosajón explicar lo que estaba presenciando en ese minuto. – Embajador: Mariano, palacio está quemando. – Mariano, aún aletargado por el sueño responde: pero si el Palacio Quemado está en Bolivia embajador, no me confunda más. – Mason desesperado señala: palacio está quemando en Santiago. – Mariano no lograba reaccionar: pero qué palacio si no tenemos palacio aquí en Chile. – El Embajador insiste: sí, sí, si es el Palacio Cousiño.

100


Mariano Fontecilla – En la mente de Mariano ésto no podía estar ocurriendo: claro, si ahí va estar alojada la Reina. – Embajador: no, no, no porque está quemando. El Director de Protocolo se levantó con una rapidez asombrosa y corrió al Palacio Cousiño, pero cuando llegó las llamas quemaban todo a su paso. Observó con resignación, cómo en pocos segundos una gran lámpara de lágrimas se desplomaba. Mariano junto al embajador se lanzaron al suelo, ya que los vidrios saltaban como si salieran de una metralleta con balas de cristal. La rabia y angustia inundaron a Fontecilla. El trabajo de meses se desvanecía bajo ese intenso calor. Había que pensar rápido. La solución debía llegar dentro de los próximos minutos. Sólo quedaban 72 horas para que la Reina británica aterrizara y la realidad chilena de 1960 no ofrecía muchas alternativas de alojamiento que estuvieran a la altura de tamaña visita.

Reina Isabel II junto al Presidente Frei, Mariano Fontecilla y Carlos Klammer a la salida de la cena en el Palacio de La Moneda. Durante el evento la soberana fue condecorada con el gran collar al mérito que se muestra en la fotografía.

101


Capítulo 5 / Gobierno de Eduardo Frei Montalva Reina Isabel II junto a Mariano Fontecilla. En el fondo Gabriel Valdés y su señora.

Mariano no lo pensó dos veces, el Hotel Carrera, que si bien no estaba preparado para tan magno evento, debía quedar en pocas horas lo más parecido posible a las habitaciones del Palacio de Buckingham. ¿Pero cómo lograr que de la noche a la mañana el piso catorce quedara a la altura de la realeza? Fontecilla tomó la determinación de decorar con muebles europeos, que estuvieran firmados por destacados artistas del viejo continente, para ello contactó a las familias más empingorotadas de Santiago, rogando que tuvieran la buena voluntad de prestar mesas, sillas, escritorios, cuadros, con estas características, para comenzar rápidamente la monumental mudanza hacia el Carrera. El día tan esperado llegó. Las llamas quedaron en el pasado y había que salir airoso de esta gran batalla que recién comenzaba. La Reina

102


Mariano Fontecilla ya estaba en Chile y debía llevarse la mejor impresión de nuestro país. Antes que la Soberana descendiera, subió a saludarla el embajador británico, Frederick Cecil Mason, y el Director de Protocolo, Mariano Fontecilla. Pasaron unos minutos, descendió entre las miradas expectantes de los presentes y de la prensa, vestida con un abrigo de seda rosa magenta y sobre su cabeza un sombrero de organza que hacía juego. A su lado, su esposo, el Príncipe Felipe de Edimburgo. Miles de chilenos se agolparon en las aceras para no perder la oportunidad de ver pasar a la Soberana, los niños en sus pequeños brazos alzaban banderitas británicas y chilenas. Una vez que la comitiva llegó a la Plaza de la Constitución los esperaba una muchedumbre entusiasmada, que lanzaba desde los balcones una lluvia de papeles picados para dar la bienvenida. La Reina intentó cumplir con todo el programa a las horas señaladas, pero algo ocurrió en el tercer día de visita en el Country Club, donde toda la Comunidad Británica estaría reunida con sus respectivos embajadores. Mariano había logrado ubicar muy bien a su querida institutriz de la infancia, Miss Amy Mcguire, que como buena británica soñaba con ese momento. Él estaba muy nervioso, el reloj avanzaba y Su Majestad extrañamente no llegaba, cuando de pronto con minutos de retraso aparece. Fontecilla un poco molesto, la mira y sorprendentemente le dice: “madame, we are late”. A pesar de todo, la Reina no se molestó por la llamada de atención de Mariano, muy por el contrario, concluida la visita fue condecorado con la medalla Knight Commander of the Royal Victorian Order (K.C.V.O.)45, que es un galardón entregado por la familia británica a quienes han servido a la Reina con distinción y que le permite acceder al título de SIR. Ese mismo día, a las 20:00 horas, la pareja real asistiría a una cena privada en la casa del Presidente Frei, ubicada en la calle Hindemburg. Todo este evento fue diseñado por Mariano, quien tuvo que cambiar el programa meses antes. El lugar definido, previamente, para ese evento era el Regimiento “Cazadores”, donde la Reina asistiría a un cóctel en uno de los salones antiguos, decorados con retratos de generales de bigotes blancos, rodeados de un ambiente señorial, ideal para recibir a

45

La Real Orden Victoriana (Royal Victorian Order) es una orden de caballerosidad que fue establecida por la Reina Victoria el 21 de abril de 1896.

103


Capítulo 5 / Gobierno de Eduardo Frei Montalva esta Eminencia. Cuando Fontecilla, con el equipo de Protocolo llegaron a dar el visto bueno, se encontraron con la insistencia del Ministro de Defensa, Tulio Manuel Marambio y del Comandante en Jefe del Ejercito, Sergio Castillo Aránguiz, quienes intentaron, a toda costa, trasladar la ceremonia a la Escuela Militar; pero Mariano se negó, ya que ésta no estaba en la ruta trazada al Estadio Nacional, donde la Soberana debía llegar al Clásico Universitario preparado en su honor. El Director de Protocolo comenzó a disgustarse, y les dijo a ambos que lo mejor era cambiar el evento a la Escuela de Carabineros. Con esos comentarios ambos decidieron decir la verdad: lo que ocurría era que, en ese momento, había un conflicto interno con el Comandante del Regimiento, quien insistía en el mejoramiento de las remuneraciones del Ejercito. Mariano no podía tomar una determinación sin antes consultar al Presidente Frei. A la mañana siguiente, Fontecilla llegó a la puerta de Morandé 80, donde le daba las novedades al mandatario, pero en esta oportunidad lo mejor era solucionar el asunto en el despacho presidencial. Después de explicar la situación que se vivía en el regimiento, Mariano decidió proponer una solución: – Fontecilla: Presidente yo creo que lo mejor es que la Reina pase por su casa. En vez del cóctel, debería cenar en su casa, para después todos juntos trasladarse al Estadio Nacional. – Frei: Mariano ¿cómo se te ocurren estas cosas? – Fontecilla: es la única solución que encontré Presidente. Además en pocos países del mundo los Jefes de Estado viven en su casa particular, y yo creo que es la forma de mostrar cómo vive un mandatario chileno. – Frei: Pero van a decir que soy muy “cachetón”. – Fontecilla mirándolo a la cara, le dice: Presidente, a usted nunca le van a decir “cachetón”. El Presidente lanzó una estruendosa carcajada y no le quedó otra opción que aceptar la propuesta de Mariano. El día 13 de noviembre de 1968, la Reina Isabel II y Felipe de Edimburgo, hicieron un alto en el ajetreado programa para cenar junto al Jefe de Estado chileno y su esposa, María Ruiz Tagle. Nadie se percató de lo difícil que había sido

104


Mariano Fontecilla decidir el menú de esa noche, ya que el Presidente Frei había rechazado una langosta bañada con unas salsas, que para el Mandatario parecían semáforo al plato, sumado a unas jaleas que se desarmaban de tan solo mirarlas, situación que terminó cuando se contrató a José Eyzaguirre para efectuar el banquete. Una vez concluida la reunión, se dirigieron al Estadio Nacional donde la Soberana fue ovacionada por la multitud presente. “Las asociaciones británicas con Valparaíso se remontan a muchos años. En los tempranos días de vuestra independencia, Oficiales de la Marina Real y precursores del comercio británico implantaron los fundamentos de una amistad que ha florecido a través de 150 años”46, con estas palabras la Reina Isabel II daba inicio a la visita a Valparaíso, en su cuarto día en nuestro país, donde el objetivo principal era la venta de una fragata a la Armada Chilena. Mariano cinco meses antes insistía en la presencia del Almirante Ramón Barros González, Comandante en Jefe, en la cena donde se trataría este intercambio comercial, pero la organización británica ya sabía que, al arribo de Su Majestad a Chile, estaría al mando de la Armada el Almirante Fernando Porta Angulo. La Soberana pidió expresamente la presencia del Edecán Civil, Pablo Valdés Philip, y del embajador chileno en Inglaterra, Víctor Santa Cruz Serrano en esta cena, pero este último se negó a asistir porque consideraba que era una invención del Director de Protocolo. Mariano responde a tamaña insolencia con estas palabras: – Fontecilla: Estará disminuido el Imperio Británico, pero la presencia de la Reina es importante, como voy a mentir en eso. – Santa Cruz exaltado: No puedo ir, tengo un compromiso. – Fontecilla muy gallardamente contesta: Yo sólo cumplo con traspasar el recado, pero hay un grave error porque tú mandas en Londres y en tu embajada, pero aquí y ahora, soy yo el responsable de todo lo que ocurre. El embajador chileno intentaba a toda costa zafarse del evento, debido a que a esa misma hora se reuniría con el grupo Rothschild, dueños de

46

Discurso de la Reina. La Tercera Hora, 15 de noviembre de 1968. Pág. 12.

105


Capítulo 5 / Gobierno de Eduardo Frei Montalva un banco en Inglaterra, cuyas relaciones comerciales podían facilitar de mejor forma la compra de las fragatas. Mariano recuerda: “fue una verdadera bolina, porque Santa Cruz quiso arrastrar en su decisión de no concurrir a la cena a Pablo Valdés, pero a éste lo convencí diciéndole que era una actitud de niños y asistió finalmente”. Una situación similar ocurrió en Pucón. La Reina descendió a la una de la tarde, después que el Andover real tuviera que sobrevolar por algunos minutos la cancha de futbol, debido a que el aterrizaje se complicaba por la presencia de una piara de chanchos que había decidido pasar por la improvisada pista. Un día soleado recibió a Su Majestad en el balneario, quien a su llegada fue recibida por el Ministro de Relaciones Exteriores, Gabriel Valdés, su señora, Silvia Soublette, el Rector de la Universidad Austral, William Thayer, y en un costado del aeródromo unos mellizos de seis años que entregaron a Su Majestad un ramo de claveles. La Reina sonrió cariñosamente, mientras el público aplaudía. Luego se subió a un auto para dirigirse al Hotel Antumalal. La primera pregunta que hizo Gabriel Valdés, una vez que descendieron, fue dónde se encontraba el Edecán Civil Pablo Valdés. Mariano respondió que no había querido viajar hasta Pucón. El Ministro de Relaciones Exteriores le dio una última oportunidad de reivindicarse. Fontecilla debía comunicarle que tenía que estar a las ocho de la noche en la cena, donde la Reina era la anfitriona, ya que si no asistía lo despedirían ese mismo día. El Director de Protocolo, junto al Subdirector de Protocolo Ricardo Lira Gómez, tuvieron que ocupar todos sus contactos para traer en un avión de Carabineros a Valdés, que aterrizó en Pucón, por suerte, a las 19:52. Durante el viaje al sur de Chile, la Reina deseaba descansar en el Hotel Antumalal, rodeado de un maravilloso paisaje donde convergen el lago y el volcán Villarrica, la blanca nieve resalta en medio de la exuberante vegetación. En esos días, el cielo fue surcado por algunas nubes, que lejos de opacar este hermoso escenario, otorgaron reminiscencias de su Inglaterra natal. En un momento de distensión, la Soberana preguntó a Mariano como se encontraba la comitiva que la acompañaba a lo que él respondió, que estaban todos bien a excepción del Ayudante de Protocolo, Carlos Klammer, quien se encontraba en cama como consecuencia de una severa amigdalitis a causa del frío sureño. La Reina se paró y se dirigió a la habitación donde se alojaba, no sin antes

106


Mariano Fontecilla ir a buscar unos remedios que había traído desde Inglaterra. Fontecilla espantado corrió al cuarto de Klammer, para conocer en qué condiciones se encontraba para recibir esta visita real, una vez que verificó su estado, le dijo “va a venir una enfermera a verte”. De pronto la Reina abre la puerta y entra al cuarto, Klammer abrió los ojos, impactado por lo que estaba presenciando, tanto así que la amigdalitis casi se transforma en ataque cardiáco al ver a tamaña eminencia preguntado por su salud. Su Majestad con toda tranquilidad comenzó a darle las indicaciones del medicamento y luego se marchó. Fue una tarde en Pucón, cuando la Reina comentó a Gabriel Valdés, Ministro de Relaciones Exteriores, lo sorprendida que estaba del pueblo chileno. Le señaló que en otras partes de mundo la gente sentía mucha curiosidad por su persona y se acercaban para tocarla; sin embargo, en nuestro país se topó con un ambiente cariñoso, respetuoso y familiar, que no había encontrado en visitas a otros lugares. Una vez que la pareja real abordó su avión, el 18 de noviembre de 1968, la organización, y en especial el Departamento de Protocolo, se sintieron satisfechos por los resultados, porque a pesar de las dificultades, que nunca faltan, las cosas salieron como el programa lo indicaba. En marzo de 2009, el hijo de la Reina Isabel, el príncipe Carlos, junto a su esposa, Camilla Parker, arribaron a Chile y fueron recibidos por el Director de Protocolo, Fernando Ayala, quien le presentó a Mariano Fontecilla a la pareja y le relató cuál había sido su rol en 1968, quedando el príncipe impactado al saber que aún seguía vivo y en tan buenas condiciones físicas y mentales, al igual que su madre. “Como muy buen Director de Protocolo fue una visita impecable, hermosa y todo funcionó de mil maravillas, la Reina se fue encantada de Chile”, recuerda Hugo Zepeda, amigo de Mariano e integrante de la Cámara Baja en esos años. La visita de la Reina Isabel a Chile quedó registrada en el libro The Reality Of Monarchy de Andrew Duncan.

107


CapĂ­tulo 5 / Gobierno de Eduardo Frei Montalva Cartas de Frei Montalva a Mariano

108


Mariano Fontecilla

109


Palacio de Oriente en España. Audiencia otorgada por el General Francisco Franco al General del Aire Gustavo Leigh, acompañado por el Coronel Sergio Arellano, el embajador Óscar Agüero y el Ministro Consejero Mariano Fontecilla.


Mariano Fontecilla

Capítulo 6 Gobierno de Salvador Allende (1970-1973) viajando De Riñihue a Madrid

F

Fontecilla viajó a la embajada en Madrid junto a Sergio Hernán Sepúlveda Garcés, un ex senador que no había querido ir a la reelección y que el Presidente Frei lo había mandado a España al puesto de embajador en señal de gratitud, ya que en varias ocasiones, a pesar de su calidad de independiente, le fue fiel en las votaciones de la Cámara Alta. Junto a él, Mariano pasó el último año de gobierno de Frei Montalva ocupando el puesto de Ministro Consejero, época en la que a pesar de la distancia que lo separaba con Chile, tenía el presentimiento de que el próximo Presidente sería Salvador Allende. Mariano recuerda, “era una corazonada fundada, porque venía con un largo proceso político detrás, ya que había postulado a la Presidencia en las tres elecciones anteriores”. Finalmente Allende logró la primera mayoría relativa con un 36,2% de los votos; por lo tanto, el Parlamento fue el encargado de decidir si él sería el nuevo Presidente

111


Capítulo 6 / Gobierno de Salvador Allende de Chile47. El conglomerado que podía inclinar la balanza era la Democracia Cristiana, que había quedado fuera de competencia con la derrota de Radomiro Tomic. Pero la situación no fue sencilla para la DC, ya que la derecha intentó que los votos fueran para Alessandri, pero finalmente esto nunca se concretó. Existían dentro de la falange grandes titubeos a la hora de votar por Allende, ya que dudaban si realmente quienes lo apoyaban poseían verdadera vocación democrática. Para que la Falange diera su respaldo, puso como condición la firma de un Estatuto de Garantías Constitucionales, con el objetivo de que el Congreso Nacional aprobara una reforma constitucional que resguardara las libertades públicas y privadas de los chilenos48, y así se hizo. Mariano no mantuvo una relación fraternal con Allende, pero sí amena, gracias a su postura apolítica heredada de su padre, que se había forjado desde que el mandatario había sido electo para ser integrante del Senado. Para Fontecilla era “un aristócrata auténtico, de familia y de modo de ser, un personaje afable, de una gran elegancia, pero no logré una relación cercana debido a que en su gobierno estuve ejerciendo mi profesión en el exterior”. Cuando llegó a la embajada en España, Franco aún estaba en el poder, pero el escenario había cambiado notablemente desde su última visita. Las calles madrileñas estaban inundadas de autos Fiat 127, que para Mariano eran conducidos igual que los burros de años atrás. Los días festivos y fines de semana el tráfico se transformaba en un peligro público. Las cosas no cambiaron en la embajada cuando asumió el Presidente Allende, a pesar del riesgo que corrían las relaciones con Franco al tratarse de un gobierno socialista; pero se nombró un nuevo embajador,

47 La Constitución de 1925 en su CAPÍTULO V, artículo 64 señalaba: Las dos ramas del Congreso, reunidas en sesión pública, cincuenta días después de la votación, con asistencia de la mayoría del total de sus miembros y bajo la dirección del Presidente del Senado, tomarán conocimiento del escrutinio general practicado por el Tribunal Calificador, y procederán a proclamar Presidente de la República al ciudadano que hubiere obtenido más de la mitad de los sufragios válidamente emitidos. Si del escrutinio no resultare esa mayoría, el Congreso Pleno elegirá entre los ciudadanos que hubieren obtenido las dos más altas mayorías relativas; pero, si dos o más ciudadanos hubieren obtenido en empate la más alta mayoría relativa, la elección se hará sólo entre ellos. Si en el día señalado en este artículo no se reuniere la mayoría del total de los miembros del Congreso, la sesión se verificará al día siguiente, con los Diputados y Senadores que asistan. 48 HERNÁN CISTERNAS A. Sin Estatuto de Garantías Constitucionales habría sido peor. Emol.com.[Mercurio de Santiago]Sección Nacional. Lunes 25 de agosto de 2003. [fecha de consulta marzo 22 2009]. Disponible en: http://diario.elmercurio.cl/detalle/index.asp?id=%7B957d9b8f-d945-4a07-957e-ae52bf34adc0%7D.

112


Mariano Fontecilla Óscar Agüero Corvalán, que llegó asumir el cargo el año 1971. Él contaba con un extenso currículum, en el que se incluía haber sido integrante de la representación chilena en la ONU, en 1953, con el grado de embajador ad-honorem, como parte de la comitiva encabezada por José Maza Fernández, delegado de Chile a la II Asamblea General de las Naciones Unidas en Lake Success, donde fue designado Presidente de este alto organismo internacional en 1954, siendo la única vez que un representante de nuestro país llega a ocupar este cargo49. Su trayectoria, sumada a la antigua amistad que lo unía con Allende, lo llevó en 1971 a la embajada en España, a pesar de no ser militante del Partido Socialista. Su profesión era la de químico farmacéutico, la que lo llevó a ser presidente de Laboratorios Chile, puesto que le permitió tener contacto, tanto con personalidades de su rubro, como también con la cúpula política española; por ello, el Presidente consideró que era él la persona más idónea para mantener las buenas relaciones con España. Agüero nació en Valdivia, en 1907, y mantuvo por largo tiempo un fundo cerca de Riñihue, el cual contaba con un hermoso bosque nativo que vestía varias hectáreas, que llegaba hasta los faldeos del lago del mismo nombre. Esta hermosa finca fue vendida al suegro de Mariano, Enrique Lira Urquieta, quien había conocido a Agüero cuando trabajaba en los laboratorios Sanitas. Fue en esas oficinas donde Lira había tenido su primer ataque al corazón, del cual había salido ileso, pero no corrió la misma suerte el 7 de enero de 195250, cuando sus problemas cardiacos se agravaron por hacer caso omiso de las indicaciones médicas. Una tarde en el fundo de Riñihue, a los 48 años su corazón dejó de funcionar. Fue en este entramado familiar que Mariano conoció a Agüero y a su mujer Nelly Wood Walters, con quienes mantuvo una muy buena relación mientras vivieron en la Madre Patria. Fontecilla trabajó esos años en el área política entre Chile y España, ya que otra persona se dedicaba exclusivamente a los asuntos económicos. Su rol como Ministro Consejero fue llevar la administración y los temas políticos de la embajada, para lo que utilizó los conocimientos adquiridos a mediados de los cuarenta, donde se mantenían buenas relaciones con

Biblioteca del Congreso Nacional-bcn. http://biografias.bcn.cl/pags/biografias/detalle_par.php?id=851. Biblioteca del Congreso Nacional, BCN. http://biografias.bcn.cl/pags/biografias/detalle_par.php?id=3669.

49 50

113


Capítulo 6 / Gobierno de Salvador Allende Volpone En mi columna

¡Qy en otras ocasiones, cómo llega en forma tan repentina, tan inusitada, tan ué inconsolable es la muerte! ¡Qué lento y espacioso caminar a veces tiene

despobladora de voluntades, anhelos y esperanzas! ¿Cómo acorta el camino o cómo lo alarga? ¿Por qué viene y por qué nos deja anegados en dolor y en llanto? ¿Por qué es sombra y luz al mismo tiempo, intimidación del futuro y rescate del pasado? ¿por qué si es silenciosa llena de ruidos la vida ciudadana y por qué si es ruidosa se pierde en el silencio y en la tranquilidad eterna? Ha muerto Enrique Lira, un amigo de tantos años, un camarada de tantas inquietudes, un chileno ilustre por tantos conceptos y tantas hazañas. Ha muerto joven, casi niño, porque se puede doblar las decenas de los años en la primavera que renace y que siempre es renovación.

Supo ser amigo, amigo de verdad, amigo entero, amigo infaltable. Viajó por todo el mundo y en todas partes tuvo amistades y creó afectos profundos. En Lima era el chileno más querido y estimado; en Bogotá igual y asimismo en Caracas o Buenos Aires, en París o en Nueva York. Hace algunos años, por allá en 1943, el entonces Presidente de Colombia, Alfonso López, lo definió como una de las más bellas inteligencias que es dable conocer. Es difícil despedirlo, despedirlo para siempre y decir de él lo que se debería decir de él. El drama de la eternidad es un secreto aún bíblico. La congoja y el dolor una raíz humana, una estructura en la cual nacemos, vivimos y morimos. Esa congoja y ese dolor nos invade ahora. No tenemos más palabras como narrarlas. A lo mejor habríamos hecho mejor en guardar silencio. Pero así es la expresión, un ruido de voces íntimas que hoy llora y mañana canta… porque así también es la muerte y es la vida.

cercanos al régimen franquista. “El general Franco era una persona distante, por lo que era imperioso realizar estas reuniones con las personalidades cercanas al gobierno español, tal como ocurre con todos los países de Europa, donde no se tiene un fácil acceso a los Jefes de Estado, porque no están al nivel de los embajadores de nuestros países”, explica Mariano. En el Gobierno de Allende, las relaciones con España se mantuvieron en relativa normalidad, a pesar de que toda Europa y Estados Unidos pensaban que el Gobierno chileno estaba tomando una tendencia al comunismo y al marxismo, ideas muy contrarias a la posición liberal que rondaban en los gobiernos de estos países. Es por este motivo que había que trabajar con sumo cuidado, ya que en cualquier momento se podía prender la mecha de algún conflicto. Mariano tuvo la gran tarea de liberar los barcos que estaban siendo requisados por norteamericanos en diferentes puertos españoles, medida que se comenzó a

114


Mariano Fontecilla ejecutar después de que Allende promulgara la ley de nacionalización del cobre, donde las mineras debieron ser vendidas al gobierno. Además, Fontecilla colaboró en el pago de la deuda externa, que para 1971 era la segunda más alta en el mundo después de Israel que estaba en guerra51. “En el periodo de Allende estábamos a la defensiva, ya que a pesar de haber llegado al Gobierno por la vía democrática, muchos países no querían relacionarse con Chile, debido a la influencia ejercida por Estados Unidos. Esto significó dar constantes explicaciones relativas a la situación económica, convirtiéndose en una de las labores más importantes del Ministerio y de las Embajadas de la época”, explica Mariano. Durante este mandato se hicieron las gestiones en la embajada para que el gobierno español entregara un empréstito de 100 millones de dólares a Chile, dinero que llegó una vez asumido el gobierno militar. En el área jurídica trabajó con el Cónsul General en Madrid, Benjamín Montero Ferman, junto a él estuvieron a cargo de la extradición de Julio Izquierdo Menéndez, uno de los responsables del asesinato del general Schneider. Durante esos años, Chile logró un acuerdo comercial con la empresa PEGASO, marca de la empresa española ENASA (Empresa Nacional de Autocamiones S.A). Dentro de las cláusulas del contrato se señalaba que no se podía traer transporte de otras marcas, durante el periodo de Allende; es decir, se le dio una exclusividad a la compañía hispana. El problema se presentó cuando llegó la Junta Militar al poder y quisieron establecer relaciones comerciales con otras empresas del mismo rubro. Mariano en 1975 debía regresar a Chile al puesto de Director Político en la Cancillería, pero la imperiosa necesidad del gobierno de modificar este acuerdo comercial lo hizo permanecer mayor tiempo en el cargo de Ministro Consejero, debido a que él conocía muy bien a los españoles y cómo tratar con ellos. Fontecilla recuerda esta situación; “son duros en su manera de expresarse y de conversar las cosas. Para lograr algo con ellos hay que hablar en esos términos y no me refiero a hablar en el mismo idioma, sino entrar en su mentalidad, que la conozco muy bien porque he vivido en España 10 años aproximadamente, a lo largo de mi carrera”.

51

PRIMER AÑO DEL GOBIERNO POPULAR. Estadio Nacional de Santiago el 4 de noviembre de 1971 www.salvador-allende.cl/Discursos/1971/PrimerAniversario.pdf. Página 11.

115


Capítulo 6 / Gobierno de Salvador Allende Al finalizar la década del 60, el Gobierno español estaba bajo la responsabilidad de un gran número de Ministros pertenecientes a la corriente Opus Dei: “los más destacados eran Gregorio López Bravo, Asuntos Exteriores; Gonzalo Fernández de la Mora, Obras Públicas; López Rodó52, entre otros. Aquí de alguna manera se termina con la mística del franquismo, la idea de un gobierno personalista y autoritario”, recuerda Mariano. Estos Secretarios de Estado se hacían llamar “tecnócratas”, pero era sólo un eufemismo para no referirse directamente a sus tendencias. No todos los políticos que compartían esta ideología lo hacían de la misma forma, ya que estaban dispersos por distintas corrientes53. El escenario se tornaba cada vez más convulsionado, ya habían pasado casi 40 años desde que Francisco Franco había llegado al poder. En las universidades se vivía un ambiente de agitación permanente. Fontecilla conocía muy bien esta situación, por lo tanto, sabía que las visitas protocolares no debían pasar cerca de estas manifestaciones, por el peligro que esto implicaba. En 1974, mientras se desempeñaba como suplente en el puesto de Encargado de Negocios en España, a la espera del titular, Francisco Gorigoitía Herrera, llegaron a la embajada el Presidente del Colegio de Abogados, Alejandro Silva Bascuñan y José María Eyzaguirre, Ministro de la Corte Suprema, que insistían en conocer la Universidad Complutense de Madrid. Mariano se negó a acompañarlos e intentó persuadirlos de no ir, pero no lo logró. Cuando arribaron al lugar, se encontraron con el Rector apresado por un grupo de estudiantes que lideraban las protestas. Mientras la trifulca se desataba en el interior del establecimiento, la comitiva de chilenos se paró frente al edificio, de donde comenzaron a lanzarle diferentes objetos, por poco terminan en las mismas condiciones que el Rector. De regreso a la embajada, Fontecilla se encontró con unos rostros pálidos por el evidente susto que habían pasado y sus ropas completamente mojadas con orina.

Ministros Opus Dei dentro del gobierno español: Gregorio López Bravo, Relaciones Exteriores; José Luis Villar Palasi, Educación; Gonzalo Fernández de la Mora, Obras Públicas; José María López, de Letona, Industria; Enrique Fontana Codina, Comercio; Vicente Mortés, Vivienda; Alberto Monreal Luque, Hacienda y López Rodó que no tenía cartera definida. (José Andrés Gallego, Manuel Espadas Burgos, Luis Suárez Fernández. La Época de Franco. Publicado por Ediciones Rialp, 1987. Pág. 142). 53 José Andrés Gallego, Manuel Espadas Burgos, Luis Suárez Fernández. La Época de Franco. Segunda Edición. Publicado por Ediciones Rialp, 1987. Pág. 142. 52

116


Mariano Fontecilla El franquismo se desvanecía en medio de revueltas y protestas callejeras, pero hubo un evento que para Mariano marcaría la decadencia definitiva del régimen. Este fue, el atentado al Presidente del Gobierno, el Almirante Luis Carrero Blanco. El 20 de diciembre de 1973, era una mañana húmeda en Madrid, el Jefe de Gobierno se dirigía a oír la misa en la iglesia de San Francisco de Borja, una vez que la prédica terminó, subió a su vehículo y rumbo de regreso a casa, en la calle Hermanos Becquer, de pronto una explosión lanzó repentinamente el automóvil presidencial más de 30 metros hacia arriba. Cuando la policía llegó el vehículo había desaparecido y las primeras pesquisas determinaron que todo había sido producto de una fuga de gas. Después de unas horas descubrieron que el vehículo había caído en uno de los patios de una residencia jesuita y que los responsables del atentado habían sido integrantes de la ETA54.

54

Generalísimo Franco. noviembre 2003-2005. www.generalisimofranco.com/vidas/carrero_blanco/atentado Rodrigo, Pedro. Carrero Blanco, Un atentado histórico. El Rotativo. [Periódico Universitario] 10 de diciembre del 2003. [fecha de consulta 18 de marzo] disponible en: www.uspceu.com/usp/rotativo/82%20 11%20a%2020.pdf

117


1987. El Papa Juan Pablo II en su llegada a Chile. Mariano Fontecilla y el General Augusto Pinochet recibiéndolo en el aeropuerto.


Mariano Fontecilla

Capítulo 7 Gobierno Militar (1973-1990) Diplomacia: elemento imprescindible

D

De regreso a Chile, Mariano debía ocupar el puesto de Director Político del Ministerio de Relaciones Exteriores, pero su demora en España llevó a que Jorge Berguño asumiera el cargo, dejando libre la plaza de Director de la Academia Diplomática “Andrés Bello”, la cual fue ocupada por Fontecilla a su retorno. Mariano estaba aterrado, era un gran desafío para su carrera, porque nunca había realizado un trabajo parecido, pero cuando las cosas comenzaron a ser más familiares para él, empezó a fascinarse con la idea de desempeñar una nueva etapa de su carrera entre aulas y estudiantes. El gran legado que intentó dejar Fontecilla, en ese periodo, fue “darle un profesionalismo a la carrera diplomática, que los alumnos tuvieran la oportunidad de obtener un título. Cuando yo llegué no había un lugar donde hacer clases, el edificio donde estábamos se llovía por todas partes, no había más de tres salas, ahí le pedí la colaboración al Ministerio de Obras Públicas, que me ayudó a reparar los techos para sobrevivir abajo y

119


Capítulo 7 / Gobierno Militar no andar con paraguas estudiando. Aquí aprendí junto a los alumnos, porque yo no tenía ningún curso de pedagogía, les preguntaba a ellos sobre las cosas que necesitaban y querían que les enseñaran. El gran desafío en este puesto fue ayudar a los estudiantes a organizar sus horarios, porque tenían que ir en las mañanas a la Escuela de Derecho y en las tardes al Ministerio, por lo tanto no tenían tiempo para ir a la Academia. Así que me preocupé de traer profesores de las Universidades, para que los alumnos pudieran dar sus exámenes aquí y no me vinieran con excusas. La transformé en una rama de la malla de la carrera de Derecho”, señala Fontecilla. Unas de las anécdotas que recuerda con cariño ocurrió una tarde, cuando las reparaciones a la Academia habían comenzado y su rol de Director lo obligaba a supervisar cada una de las obras personalmente. Subió al entretecho del edificio y caminó hasta llegar a una de las salas donde uno de los profesores impartía sus clases. A lo lejos se escucha la voz de Fontecilla, quien intervenía en la exposición, todos asombrados comenzaron a mirar al techo para ver de dónde provenía la voz, Mariano mientras sonreía, observaba sus caras de extrañeza desde un tragaluz que había en el aula. El 31 de octubre de 1975, Sergio Guillisasti publicó en “La Segunda”, un análisis de la importancia de la carrera diplomática y cómo esta puede afectar a las relaciones entre países. Aquí se hacía referencia a la importancia de la Academia “Andrés Bello”, en la formación de los futuros embajadores, y se indicaba cuáles eran los objetivos que se habían propuesto, seis meses atrás, cuando Fontecilla asumiera la dirección. Además, se ponía énfasis en el gran desafío de crear, en ese entonces, la carrera diplomática, estructurada en tres ciclos de formación, uno básico, previo al ingreso, uno medio y el tercero de perfeccionamiento a lo largo del desarrollo de la profesión; todo esto intentando enmarcarlo en el contexto internacional y las necesidades nacionales. Esto último se logró a partir de un plan de trabajo donde se intentaba que los alumnos tuvieran mayor contacto con la vida cultural del país. Para ello se organizaban charlas, conferencias y mesas redondas, donde se traían personalidades destacadas. Dentro de los expositores estuvieron los embajadores de Brasil y Francia; el Presidente de la Corte Suprema, y Directores de otras Academias Diplomáticas del mundo,

120


Mariano Fontecilla como fue el caso de Fernández de la Mora de la escuela española55. Más aún, la gran cantidad de redes de contactos que había logrado en sus diversas destinaciones lograron que Mariano llevara a la Academia Andrés Bello a ser parte de la agrupación internacional de Academias Diplomáticas: “lo obtuve con mucha insistencia, como se hacen todas las cosas en la diplomacia. Logré traer a profesores extranjeros para que impartieran clases, pero no pude darle legalidad a la carrera, que es muy necesaria”, rememora Fontecilla. Durante la época estival también se desarrollaban cursos, los cuales eran indispensables debido a que Chile vivía un periodo donde se requerían con urgencia diplomáticos con formación profesional. Una de las visitas que llegó el año 1977 era originaria de Brasil; Mario Vilalva, un joven diplomático que se quedaría por dos semanas en el Hotel O’Higgins de Viña del Mar, para asistir a estos talleres. Treinta años más tarde regresaría a nuestra patria como Embajador, “Mariano Fontecilla es parte de mi carrera de diplomático, porque es una persona que no sólo está muy presente en la política chilena sino de todos aquellos que hemos tenido la oportunidad de asistir a estos cursos o de estar con él en distintos escenarios, es por eso que yo siempre digo que Mariano Fontecilla es parte de mi currículum”, señala muy orgulloso Vilalva. Mariano ha dedicado su vida a la diplomacia chilena, y para él es un elemento fundamental en la política entre los países, “los avances tecnológicos son útiles hasta un límite, después entra a trabajar la diplomacia. Ahora los gobiernos creen que no sirve para nada, pero son irreemplazables los contactos personales para tener buenas relaciones con otros estados. Hay que tener personas en nuestro continente, que asesoren a los Jefes de Estado, para que se puedan desempeñar correctamente en cada uno de sus países, de modo que se logre un acercamiento entre los gobiernos latinoamericanos y no se distancien, para lograr así mejores resultados dentro de este mundo globalizado. Todo indica que debemos seguir el rumbo que ha tomado la Unión Europea, pero hacemos todo lo contrario, porque en vez de reunirnos nos alejamos económicamente”, señala Mariano.

55

Diplomático, Sección Libreta de Apuntes. La Segunda, 31 de octubre de 1975.

121


CapĂ­tulo 7 / Gobierno Militar

CondecoraciĂłn del gobierno espaĂąol a Mariano Fontecilla.

122


Mariano Fontecilla

Rey Juan Carlos rodeado por los directores de Academias Diplomáticas, el día que Mariano incorporó la Chilena a esta Asociación Internacional.

El objetivo principal en su carrera ha sido potenciar siempre el elemento humano, ya que para él es un aspecto que permanecerá invariable, con el correr de los años, a pesar de los cambios y mutaciones del sistema internacional. En su estadía como director de la Academia Diplomática intentó crear profesionales de carrera, que estuvieran por sobre los partidismos y los intereses de la política. Para Fontecilla, la diplomacia tiene un carácter esencialmente nacional, de contribución para el desarrollo del país y que proyecta el concepto de patria. Según Mariano, para ser un buen diplomático, “se necesita vocación ciento por ciento, porque cualquier mortal quedaría liquidado con nuestro ritmo de vida, hablando todo el tiempo en distintos idiomas, intercambiando ideas y teniendo que saber manejar complejas situaciones. Un diplomático jamás debe vanagloriarse de sus logros, porque debe recordar que lo que para él es un éxito, para otro es un fracaso. Es una carrera de méritos en sordina”.

123


Capítulo 7 / Gobierno Militar asunción, Muerte y coronación Cuando Fontecilla regresó nuevamente a su Patria se encontró con un escenario muy distinto al que había visto antes de partir. El 11 de septiembre de 1973 Chile vivió un Golpe de Estado, al mando de los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, que da un brusco término al Gobierno de Salvador Allende. Una vez en el poder, la Junta Militar determinó que era necesario que esta nueva conducción tuviera un Jefe de Estado visible, lo que se plasmó en el decreto ley Nº 527, de 1974, donde se establecía que el Presidente de la Junta sería aquel de la rama de las Fuerzas Armadas más antigua; por lo que el cargo le correspondió al Comandante en Jefe del Ejército Augusto Pinochet, quien tendría en sus manos el Poder Ejecutivo, con el título de Jefe Supremo de la Nación. Sin embargo, este título no se utilizó, ya que un nuevo decreto ley le confirió, más tarde, en diciembre de ese mismo año, el tradicional título de Presidente de la República. El poder que adquirió Pinochet con este nombramiento fue enorme, tuvo la capacidad de nombrar y remover a su arbitrio: Ministros, Intendentes y Alcaldes. Al comienzo de este proceso se determinó que los Jefes de las distintas ramas debían alternarse en el Poder, pero eso nunca se llevó a cabo. Mariano sospechaba esta situación antes que se produjese. Durante ese año se preparaba la ceremonia de graduación de la Academia Diplomática, a la cual deberían asistir los cuatro Integrantes que conformaban la Junta de Gobierno. El día del evento, minutos antes que comenzara a sonar el himno nacional, bajó por una de las escaleras el General Pinochet. Es detenido por el ministro Carvajal, quien le pregunta por los otros tres miembros, Leigh, Merino y Mendoza, a lo cual él respondió “y no le basta conmigo”, se dio media vuelta y se retiró del evento. Mariano que vio, pero no alcanzó a oír el diálogo que sostuvieron, pensó que era un buen momento para dar inicio al himno patrio. Mientras esto ocurría, el Ministro Carvajal subió a rogarles al resto de los Integrantes de la Junta que por favor asistieran a la ceremonia, pero cuando ellos descendieron la canción nacional ya había terminado y no se volvería a tocar. Mientras en Chile asumía este nuevo sistema de gobierno, en España el régimen vivía notorios signos de agotamiento: el 20 de noviembre de 1975 se dio término al franquismo con la muerte de su líder Francisco Franco. En medio de los tres días de duelo que se decretaron, surgió la interrogante si Pinochet debía asistir al funeral del General español

124


Mariano Fontecilla

y a la coronación del Rey Juan Carlos I. Por su gran conocimiento en protocolo y sobre la cultura hispana, se le consultó a Mariano sobre qué era lo correcto en estos casos, a lo cual él respondió que no iba a haber problemas si el Presidente sólo acudía a las exequias y no a la investidura real, porque las relaciones con los países europeos no estaban pasando por un buen momento. Javier Illanes, Director Político de ese entonces, fue el responsable de colocar esta recomendación por escrito, lo que lo llevó a un cambio de puesto, siendo obligado a trasladarse como embajador en Gabón, ya que la sugerencia no fue del agrado del Mandatario. Por suerte una tarde, Mariano recorría los pasillos del Ministerio de Relaciones Exteriores, de pronto se encontró con un indio, perdido en los corredores de la Cancillería. Él se acercó y le preguntó, “¿qué hace usted aquí?”, quien respondió, “¿vengo a solicitar un beneplácito para embajador?”. Era una situación insólita, ya que gran parte de los países se estaban distanciando del Gobierno chileno. Fontecilla pensó que esta era la oportunidad de solucionar la situación de Illanes, habló con el Director de Protocolo para que se agilizara el trámite. Finalmente cambiaron su destinación a la India. El 22 de noviembre de 1975 el General Pinochet arribó a España, al pie de la escalinata del avión se encontraba el futuro Rey de España, Juan Carlos I; junto a él un grupo de personalidades españolas. El Mandatario chileno, después de saludar a las distintas delegaciones, pasó a una sala junto al Príncipe donde compartió por 20 minutos56. Una vez concluidas las exequias de Franco, Juan Carlos I asumiría como Monarca y junto con ello la conducción de la Madre Patria. La presencia de Pinochet complicó a la organización que no veían con buenos ojos que el General chileno asistiera a la coronación, debido a que el Gobierno por esos años tenía conflictos con distintos países europeos, lo que obligó a un grupo de diplomáticos recomendar a Pinochet que no asistiera a esta ceremonia, ya que muchos representantes del Viejo Continente se negarían a asistir. Mariano conoció al Rey Juan Carlos I cuando aún era príncipe. Fue en aquellos años cuando Fontecilla se desempeñaba como Ministro Consejero en España en la década de los setenta. Él junto a su madre decidieron viajar a Portugal a la residencia en Estoril donde la familia real se encontraba exiliada, visita que tenía por objetivo obtener la

56

“Juan Carlos recibió pésame de Pinochet”. Últimas Noticias, 22 de noviembre de 1975. Pág. 25, columna 2.

125


Capítulo 7 / Gobierno Militar aquiescencia de Juan de Borbón, el pretendiente al trono, para usar el título de marquesa de Rocafuerte. Mariano recuerda: “hubo varios problemas para la sucesión del Rey de España. El título le correspondía a Alfonso hijo mayor de Alfonso XIII, pero éste lo rechazó en 1933 y se lo cedió a Jaime, el segundo, quien tomó la misma decisión. Por lo tanto, fue Juan de Borbón quien asumió la pretensión al reinado de España a la que renunció para cederlo a su hijo Juan Carlos. En la época que lo conocí no estaba muy accesible, debido a que se encontraba en un plan de estudios intensivos para asumir como Rey, porque es una prueba que tienes que aprobar sí o sí, si sales mal debes repetirlo; es que llegar a la monarquía es un sacrificio de vida, por eso hay muchos que renuncian”57. il capo italiano (primera parte) Durante el año 1977, Mariano por primera vez en su carrera es enviado a un país latinoamericano, Ecuador. Muchos de sus amigos y cercanos lo molestaban diciéndole que debía mirar en el mapa para saber dónde quedaba, ya que él siempre había sido destinado en Europa. “Como se trataba de un gobierno militar las cosas eran así, Yo sólo dije; sí mi capitán, sí mi coronel, y salí para Quito”, recuerda Fontecilla, lo cual fue un cambio radical en su carrera. En esos años se encontraba en la delegación chilena en Estados Unidos de Naciones Unidas Jimmy Holger, quien pidió encarecidamente a la Cancillería que le permitieran quedarse cinco meses más en dicho puesto. Este cargo sería ocupado por Santiago Benadava, el cual se encontraba en esos momentos en la embajada en Quito y deseaba permanecer allí por un tiempo más. Todo este enroque se debía producir para que Mariano saliera de la Academia Diplomática rumbo a Ecuador, ya que ésta debía quedar bajo la responsabilidad de un militar, situación que terminó con las renuncias de Holger y Benadava, lo cual dejaba el cupo libre para que Fontecilla asumiera. “Poner de Director de la Academia a un militar era impensable, ya que precisamente son los diplomáticos los que evitan la actuación de las Fuerzas Armadas, de lo contrario, estaríamos en guerra en forma permanente”, señala Mariano.

57

126

Zorrilla, Francisco Javier. Genealogía de la casa de Borbón de España”. Colección THP Tierra, historia, política. Madrid. Editorial Nacional. 1971. Págs. 203-204.


Mariano Fontecilla Mientras estaba en Ecuador, Antonio Moraga decide enviar una carta al padre de Mariano para contarle de las peripecias de su hijo en Quito: Quito, 27 de agosto de 1977 Querido y recordado Don Mariano Quiero informarle que estamos por estos días de lo más ministeriales, con todo el alto mando de la Cancillería a bordo, y con numerosas actividades sociales y de las otras, esas más pedestres que siempre adornan la vida de un humilde Tercer Secretario. Hemos concurrido, recién ayer al aeropuerto, en masa a esperar al Almirante Carvajal, señora y comitiva. Habíamos decidido ir muy temprano con Mariano, con un sentido intuitivo que es digno de mencionar por lo que más adelante le refiero. Mientras preparaba el salón vip para la llegada, ingresamos al alfombrado recinto. Varias mujeres policías, por supuesto muy bien camufladas deambulaban por entradas y salidas. En el retrete se podía observar una enorme escala apuntada al techo. Mariano inquirió al propietario de un medio cuerpo, que alcanzaba a asomarse, respecto de su actividad. “Estoy colocando una bomba”, contestó el culto personaje. Ah muy bien, siga no más”, acotó Mariano. En este país y ciudad, las vulgares ampolletas nuestras reciben el peligroso apelativo de “bombas”. El anterior Presidente, General Rodríguez Lara, era llamado también así, en alusión directa a su diámetro estomacal. Pero eso no fue todo, por supuesto, siempre el carácter tropical, apenas corregido por las alturas, nos permite descubrir gazapos y errores que llegan a constituir sabroso material para saber y contar, discretamente, a los amigos. Como es usual, las banderas del país anfitrión y las del visitante ondean en los mástiles que existen en todos estos lugares públicos. Una media hora antes que llegara el Almirante Carvajal no había ninguna bandera en ninguna parte. Se aprontó entonces el Jefe de Protocolo a ordenar que las izaran. Muchas carreras, idas y venidas; yo de pronto escucho a Mariano decir, “esa mejor no la pongan porque a lo mejor el Almirante se molesta”. Lo que sucedía es que el auxiliar corría raudo a izar, en nuestro mástil, la bandera cubana. Alguna información debe haber dado algún Secretario al mozo que, creyendo que salvaba la emergencia, entró triunfante al salón… con la bandera de Panamá Pero allí no termina todo; no, qué esperanza, porque al momento de descender el Ministro del avión, a media escalerilla, aparece el jefe de

127


Capítulo 7 / Gobierno Militar Relaciones Públicas ecuatoriana de la aviación, quien con voz perentoria señaló: Señor, si no me da su pasaporte no puede bajar. Como en la comitiva venía José María Gallardo, antiguo funcionario de protocolo, que sirvió en Quito, el Relacionador, pero poco, gritó: “ah, así que viene con el señor Gallardo, entonces no hay problemas”. Estoy pensando, y usted me corregirá si le parece, que este tipo de cosas es lo que hace entretenida esta maravillosa carrera en la que estamos. A menudo el grueso de la gente ve sólo las formalidades y suele envidiarlas porque no las entiende. La cuestión, creo, está en encontrar el justo equilibrio, aun cuando uno pase la vida entera en su búsqueda Pues bien, querido don Mariano, no deseo aburrirlo más con esta ya tediosa epístola, por ello, le pongo punto final prontamente reiterándole mis mejores salutaciones y esperanzas de buena salud para Ud. y Sra. Afectuosamente Antonio Moraga”

Mariano quedó impresionado del escenario político que gobernaba Ecuador durante esos años, debido a que la Constitución de 1976 determinó que el poder estaría en manos de un triunvirato militar. En este entorno, Fontecilla tuvo la labor de aunar los intereses de ambos países, en especial en el área comercial, situación que no era compleja, ya que desde la independencia estos Estados han mantenido buenas relaciones. El puesto de embajador era ocupado por el general Gabriel van Schouwen, quien era, según Fontecilla, de fácil acceso y permitía un grato ambiente laboral dentro de la embajada. Durante algún tiempo, Santiago Benadava continuó viviendo en Ecuador, por una serie de compromisos que había contraído en dicho país, lo que permitió establecer una gran relación de amistad con Mariano. Mientras Fontecilla desarrollaba su carrera en Quito, en Santiago ocurrían algunos cambios en la Cancillería. El Ministro Patricio Carvajal Prado era reemplazado, en 1978, por Hérnan Cubillos Sallato, cuando Chile se encontraba en pleno conflicto en el Beagle. Él, mientras se compenetraba del quehacer ministerial, se percató que Mariano estaba en Ecuador, por lo tanto comenzó a preguntar a los funcionarios ¿qué hacía Fontecilla allí si él era el hombre de Roma?

128


Mariano Fontecilla

Visita de Aspreno Colonna al Buque Escuela Esmeralda. Junto al capitán de fragata Jorge Swett, el capitán de corbeta Horacio Bobillier y Mariano Fontecilla.

A finales de la década del 50, llegaba a las costas italianas el Buque Escuela Esmeralda, a cargo del Comandante Jorge Swett Madge, Cubillos en esos años cumplía el rol de ayudante del jefe de estudios en dicha embarcación58. Al llegar al Vaticano salió a recibirlos Mariano Fontecilla, quien logró que la comitiva entrara al Palacio Colonna, tuviera una audiencia con el Santo Padre, que conocieran al Príncipe Aldobrandini, casado con una prima de Mariano, Luisa Welczeck Balmaceda y que el mismo Aspreno Colonna les enseñara una carta de navegación utilizada en la Batalla de Lepanto. Fue en aquella época, como subteniente, que Cubillos conoció a fondo la labor de Mariano en Roma, por lo que consideró, una vez que llegó al Ministerio, que él era el hombre indicado para restablecer las relaciones con Italia.

58

Esmeralda 1956, oficiales y generación 56. http://www.asofar.cl/generacion56/Web_Final/06otros/ i_pag06_a3.htm

129


Capítulo 7 / Gobierno Militar Desde 1973 el Quirinal había optado por distanciarse del Gobierno de Pinochet, de una forma inédita en la historia de la diplomacia. El embajador italiano Herberto Behmann, destinado en Chile, al enterase de los cambios gubernamentales optó por no regresar de sus vacaciones y no reasumir sus funciones, esto sumado a que los partidos socialistas y comunistas italianos presionaban para romper definitivamente las relaciones con nuestro país, lo que provocó una situación bastante incómoda. El Quirinal mantuvo ambas embajadas, pero sin reconocer a los jefes de las dos Misiones, tanto en Santiago como en Roma, ni siquiera aceptaron la solución que propone la Convención de Viena en estos casos, que es mantener la categoría de Encargado de Negocios ad. Interim. Mariano lo define como un “divorcio a la italiana que fue solucionado a la chilena, porque se tienen relaciones o se rompen relaciones, pero esta no era ninguna de las dos cosas. Carlos Vássallo, jefe de la Misión chilena, se fue y no dejó nadie a cargo, y en Santiago el Embajador italiano nunca regresó de sus vacaciones. Era realmente inédito, ni siquiera se reconocía la categoría de Encargado de Negocios, por lo tanto quedaron los dos edificios con los funcionarios y nadie a cargo de éstos. Yo al final en las invitaciones firmaba como Jefe de la Misión de Chile, porque nadie podía discutir que yo era “il capo” de la misión. Ellos mismos se equivocaban y me enviaban cartas que decían Encargado de Negocios, después llamaban pidiendo disculpas y que las devolviera, yo las rompía y les decía que me mandaran otra”. En medio de este conflicto, Mariano se percató que desde 1973 a 1978, este último año en el cual volvía a Roma, que la lista diplomática no era la correcta, documento muy necesario para iniciar un proceso de negociación con el Estado italiano. Fontecilla recuerda, “ellos me decían: ¿y a quién ponemos en el cargo de Embajador? y yo les dije que escribieran NN, después aparecía yo como Ministro Consejero y eso fue lo primero que hice llegando a la embajada, pedí que se hiciera pública la lista diplomática”. Mariano al llegar a Roma fue destinado al Vaticano como Ministro Consejero, una vez redactada la lista fue trasladado a la embajada chilena para trabajar directamente con el Quirinal. Esta situación de incertidumbre que se vivía en ambas embajadas tuvo su fecha de término el 13 de mayo de 1981, para Mariano, un milagro en vida de Juan Pablo II, el día en que el turco Alí Mehmet Agca le disparó en plena audiencia pública.

130


Mariano Fontecilla Mariano recorría las calles en su automóvil, la radio sonaba de fondo, de pronto se interrumpían las transmisiones para informar que a las 13:00 horas en la Plaza San Pedro, el Santo Padre había sido herido de un balazo en el vientre y en la mano izquierda por un chileno, después de este hecho el Pontífice fue trasladado a la clínica Gemelli. “Había una gran oposición al gobierno de Pinochet, es por eso que se creía que en cualquiera atentado podía estar un chileno involucrado, en ese momento culparon a Coco Pacheco y hasta lo tomaron preso, pero por suerte una monja dijo que el culpable era el turco. Yo cuando me entero de esto corrí a la Farnecina59, para ver qué había pasado, ahí me encuentro con el embajador el príncipe Scammacca, Director de Protocolo italiano, y le relato lo que había escuchado en la radio”, recuerda Mariano. – El príncipe lo mira, se ríe y le dice: Mariano para de una vez con tus chistes macabros. – Mariano algo exaltado: pero si es verdad, pon la radio o llama por teléfono al comisario y te va a decir que es cierto. – El príncipe decide corroborar la información y al colgar le dice a Mariano: es cierto ¿y qué hacemos ahora? – Fontecilla: vamos a contarle al Ministro (Emilio Colombo)60. Scammacca, Fontecilla y algunos funcionarios de la Farnecina, que se habían enterado en ese momento del atentado al Santo Padre, salieron presurosamente a la oficina del Ministro de Asuntos Exteriores. El Canciller mira a todos los presentes con cara de sorpresa, pero se detiene en Mariano y con un rostro de duda le pregunta: ¿qué haces aquí?, todos los presentes intentaron explicarle lo que había ocurrido. Colombo impactado se une a la caravana. Todos salen rápidamente por una de las puertas de la Farnecina y toman rumbo a la clínica Gemelli, por sugerencia de Mariano. Llegaron justo minutos después de que el Papa herido había ingresado al centro médico. Fuera del recinto se veía una multitud ávida de conocer cuál era el estado del Pontífice. Mariano toma la decisión de

59 60

Cancillería Italiana. Ministro de Asuntos Exteriores de 1980 a 1983.

131


Capítulo 7 / Gobierno Militar comprar un cuaderno en un pequeño kiosco atendido por unas monjas, que al igual que otros fieles se veían muy nerviosas por los acontecimientos. El objetivo de esta adquisición era dejar por escrito algunas frases de aliento para el Santo Padre. De pronto, aparece por una de las puertas de la clínica el Secretario de Estado de la Santa Sede, Agostino Casaroli, quien mientras esperaba por noticias del Santo Padre decidió escribir algunos párrafos en el cuaderno comprado por Mariano, hojas que más tardes fueron trasladadas a un libro oficial y entregadas en las manos de Juan Pablo II. De regreso a la Farnecina, Mariano consideró que era una buena oportunidad de solucionar las diferencias con la República italiana. – Fontecilla le señala a Colombo: Canciller, usted cree que en medio de esta trifulca alguien se va a preocupar si arreglamos las relaciones entre ambos países, o que por lo menos utilicemos el título de Encargado de Negocios en las embajadas. – El ministro asintió inmediatamente: dame algunos días para ver cómo lo puedo solucionar, cualquier cosa que sepa te devuelvo el llamado. – Mariano: creo que la mejor idea es no tocar el asunto con el Presidente (Sandro Pertini), ya que es un acérrimo enemigo de Pinochet. A los tres días suena el teléfono en la Embajada chilena. Era el Canciller italiano que traía buenas noticias. Había resuelto el asunto con el Presidente del Consejo de Ministros de Italia, Amintore Fanfani. Colombo le pidió encarecidamente a Mariano que buscara una vía donde no apareciera su nombre, debido a que ponía en gran peligro su cargo de Ministro. Mariano entusiasmado llamó a Santiago al Canciller chileno, René Rojas Galdames, para comunicar sus logros; además, le propuso que se optara por la vía de nota verbal y certificada por una sigla, para que no apareciera la firma de ningún funcionario italiano. De ese modo nadie se vería perjudicado por dicho asunto, y finalmente así se hizo. “Yo quería darle una connotación histórica, así que quería firmar todo el 21 de mayo, así tal como Arturo Prat había saltado al abordaje, yo quería pegarme el salto a Encargado de Negocios. Llamé a Tomaso

132


Mariano Fontecilla de Vergottini, mi homónimo en Chile, para que hiciera los trámites pertinentes, pero me dice que no podía hacerlo porque su madre se estaba muriendo en Italia y debía viajar lo antes posible. Yo le dije que me iba a encargar de que su mamá no se muriese, pero que él debía correr rápidamente a la oficina de René Rojas y lanzar la nota verbal. Yo haría lo mismo en Roma. Finalmente toda esta historia terminó el 19 de mayo, sin que nadie falleciera. Para el 21 de ese mes celebramos este éxito diplomático en el club Della Caccia, en Roma”, recuerda Fontecilla. Después de esta situación, Andreotti, y Mariano autorizado por el ex presidente Frei Montalva, buscaron diferentes vías para regularizar completamente las relaciones entre ambos Estados. Todo esto sumado a la interpelación por parte de los diputados italianos al Ministro de Relaciones Exteriores, con el objetivo de lograr que se siguiera el camino que establece la Convención de Viena para esos casos61.

Transcripción de la interpelación de diputados italianos: A los ministros de Asuntos Exteriores y Comercio Exterior –para el conocimiento– de las circunstancias: que los interrogantes han confirmado en repetidas ocasiones un severo juicio sobre el régimen chileno y sus violaciones de los derechos políticos que derivan de él. Que se observan en la prensa de información, siempre más numerosos los artículos en los cuales se hace presente la extraña e incompleta relación que transcurre a nivel de representación diplomática y a nivel de contacto entre los canales comerciales y reconocidos entre Italia y Chile: se citan sólo algunos entre los más significativos títulos de estos artículos que han suscitado notable perplejidad en la opinión pública: Dossier - Chile: o el relanzamiento de una economía - Il Fiorino del 3 de Mayo de 1980; Nos mantenemos solamente ignorando a Chile - La Nazione del 20 de mayo de 1980; ¿Italia reanudará relaciones con Chile? La decisión corresponde al socialista Manca - Il Piccolo di Trieste; Italia quiere reactivar el intercambio comercial con Chile(pero no se debe saber) Il Giornale d’Italia del 7 de mayo de 1980; Chile y el comercio exterior. Sólo para Italia “el dinero apesta” - Il resto del Carlino del 21 de mayo de 1980; Italia ha descuidado el mercado chileno - Il Sole-24 Ore del 24 de Mayo de 1980; Ese país existe… sólo sobre el mapa - Il Settimanale del 15 de julio de 1980; Dicho esto, los interrogantes piden conocer si corresponde a la realidad: Que prácticamente todos los otros países de la Comunidad Europea son representados en Chile por un diplomático con el rango de Embajador, menos Italia, que no es siquiera representada por un diplomático que tenga las funciones de encargado de asuntos; Que la situación económica de Chile está en franca mejora y en una notable fase de recuperación. Que numerosos acuerdos comerciales han sido estipulados recientemente entre Chile y otros países sean occidentales o del área del Este. Que por último una comisión del Instituto para el comercio exterior ha retornado recientemente a la patria después de una visita a aquel país, ha podido relacionarse en el sentido más arriba descrito. Los interrogantes quedan por último de conocer qué medidas pretende adoptar el Ministro del Exterior y el Ministro para el Comercio Exterior  para una rápida normalización de las relaciones diplomáticas y comerciales entre Italia y Chile.

61

133


Capítulo 7 / Gobierno Militar viviendo entre príncipes Para finales de 1981, las relaciones entre ambos países se encontraban en un estado de normalización. La embajada chilena para octubre de ese año se había trasladado a la Vía Nazionale, una de las principales arterias romanas. Este cambio de casa daba inicio a una nueva etapa en las relaciones entre Chile e Italia. Mariano, junto a su familia, vivía en esos años rodeado de arte barroco en el Palacio Borghese, debido a que en sus anteriores destinaciones a Roma le habían presentado a la princesa Santa Borghese, quien era dueña de una parte del palacete. Ella siempre estuvo muy ligada a nuestro país, por el cual sentía un entrañable cariño. Le fascinaba la hospitalidad de nuestra gente, que retribuía con importantes obras de beneficencia. Mariano, el día de su muerte publica, en un diario nacional, “su labor era anónima: desde la sombra daba luz”. La princesa se negó rotundamente a que la familia Fontecilla-Lira les diera dinero por concepto de arriendo, pero sí les pidió restaurar una de las habitaciones más importantes del palacio, el aposento de Pauline Borghese, la hermana favorita de Napoleón I, que Mariano habilitó como el comedor de la Embajada, quedando como sede oficial de la misión y de su familia. Fue en ese momento, cuando Mariano se encontró más liberado de las actividades de la embajada y decidió invitar a su amigo Hugo Zepeda a conocer al Príncipe Aspreno Colonna. “Fontecilla me dice que me espera en el Palacio a las cuatro en punto. Yo, vestido de hábito blanco, porque en ese entonces era cura, con una capa negra entré a un patio principal, a lontananza veo sobre la escalinata un grupo de personas. De pronto, una mujer se me acerca y de manera devotísima comienza a besarme la mano, finalmente descubrimos que era la mujer de Amitore Farfani. Después que la señora me dejó, subí y vi a Mariano en el medio, al lado de un señor algo corriente y a la derecha un hombre alto con muy buena facha, vestido con chaqué. Entonces pensé este tiene que ser el príncipe, así que lo saludé. Yo veía que Mariano tenía cara de nervioso, finalmente me acerqué al primer hombre le estreché la mano y le entregué la capa. Con el pasar de los minutos me percaté que este último era el príncipe, porque él nos mostraba el palacio y seguía con la capa en la mano”, Hugo Zepeda entre risas rememora aquel acontecimiento.

134


Mariano Fontecilla Continuó la visita al Palacete. El grupo se detuvo en un fresco de la gran galería del palacio, que retrataba la batalla naval de Lepanto, donde los turcos se enfrentaron a una coalición cristiana formada por españoles, venecianos, genoveses e integrantes del Vaticano, en 1571. Mariano muy entendido en el tema comenzó a contar la historia a los presentes sobre este conflicto bélico, terminando su presentación con las palabras… “todo este triunfo se debió a la acción del comandante naval enviado por la Santa Sede, el príncipe Marco Antonio Colonna”. Hugo Zepeda que conocía muy bien esta batalla del siglo XVI comenzó a dudar de los dichos de Fontecilla, porque según sus estudios del total de las 250 naves cristianas que habían llegado a Lepanto, 217 eran de España, 15 venían de Venecia, 10 de Génova y sólo 7 provenían del Vaticano. Una vez que Mariano terminó de hablar, Zepeda se le acercó y le dijo al oído, “puedo preguntar en voz alta ¿qué papel desempeñó aquí el jefe de la escuadra española?”, Fontecilla le responde muy determinante “no, sería una imprudencia, aquí el héroe naval es Marco Antonio Colonna”62. “Me impresionaba la familiaridad de Mariano y el Príncipe. En primer lugar se tuteaban. Colonna tenía un gran conocimiento de la familia Fontecilla. Cuando me despedí ese día, ellos decidieron que irían a comer a una trattoría. Después de esas reuniones me decía que no me invitaría más porque le hacía pasar vergüenza, pero después se le olvidaban esas amenazas”, recuerda Zepeda. un extra en la mediación A inicios de 1978 Chile vivía momentos conflictivos con el gobierno argentino. Tres islas daban inicio a una de las situaciones más beligerantes entre ambos Estados. Este escenario se originó al término del siglo XIX cuando un mapa de origen trasandino incorporaba los islotes de Picton, Nueva y Lennox dentro de su territorio, ignorando el tratado que se había firmado años antes donde se establecía que éstas pertenecían a Chile. Durante ochenta años, el conflicto en el Beagle mantuvo relaciones tensas entre ambas naciones; hasta el Gobierno del Presidente Eduardo Frei Montalva, donde se recurrió al arbitraje de la Reina Isabel II,

62

Según los archivos de la familia Caetani, Marco Antonio Colonna tuvo un gran recibimiento a su regreso a Roma.

135


Capítulo 7 / Gobierno Militar deliberación que estuvo bajo la responsabilidad de un tribunal compuesto por jueces de La Haya, la que determinó que la soberanía de las islas era chilena. El inicio de este arbitraje comenzó cuando la Reina Isabel II viajó a Chile. Mientras recorría el sur de nuestro país decidió hacer un picnic al estilo de la realeza británica, en un ambiente rodeado de verdes prados y de fondo un cristalino riachuelo. Dentro de la comitiva estaba Mariano Fontecilla, quien aprendió una valiosa lección en esa tarde de excursión, ya que siempre le habían enseñado que la Reina reinaba, pero que jamás gobernaba; pero, ese día de campo le demostró lo contrario. El caso de la Reina Isabel era diferente, porque ella sí está profundamente inmiscuida en todos los temas de su imperio, tanto así que en la comitiva británica viajaba con el Ministro de Relaciones Exteriores, Honorable Lord Chalfont, quien se encargaba de informarle de aquellas situaciones que pudieran ser de interés para Su Majestad. Ahí estaba Mariano rodeado de verdor, sentado sobre un rústico tronco tomando el té, mientras el riachuelo no se detenía, junto a él la Soberana. El Canciller británico, junto a su homólogo chileno, se alejaron. Unos minutos más tardes regresa el Lord, se aproxima a Su Majestad, le habla al oído y le dice. “Madame, ellos tienen una dificultad con unas islas en el sur”, Mariano muy atento responde “Yo creo madame, usted tiene suficiente con su propia isla”, ella, mirando al Ministro y con voz de autoridad responde “touché”. Con la seriedad británica el Canciller responde “es que ellos están interesados en saber si podríamos aceptar el arbitraje de este conflicto”, la Reina asintió. El laudo arbitral se dio a conocer después de una intensa investigación y escuchar la defensa de ambas partes. Durante 1977 los jueces fallaron a favor de Chile. El general Jorge Videla, Presidente trasandino en ese entonces, tomó la determinación de rechazar el laudo, pero antes decidió efectuar una última y agónica negociación de “general a general”. Esta reunión no logró buenos resultados y una vez que Videla retornó a Buenos Aires, declaró el fallo “de nulidad absoluta”, lo que se traducía en negros presagios para el futuro de las relaciones limítrofes entre estas naciones63.

63

136

Passarelli, Bruno. El Delirio Armado: Argentina-Chile, la guerra que evitó el Papa. Buenos Aires. 1998. Editorial Sudamericana. Págs. 44-64.


Mariano Fontecilla Chile no aceptaba la posición argentina de nulidad del laudo, es por eso que el camino a la guerra se veía como el más seguro en ese momento. El primer plan de acción militar trasandino se detuvo, tras la aceptación de Argentina de una nueva mediación, proveniente esta vez del Vaticano64. Durante el proceso de mediación Papal, que encabezaba el Cardenal Antonio Samoré, las buenas relaciones diplomáticas entre representantes de ambos países eran fundamentales. Por el lado chileno, la responsabilidad recaía en el subsecretario Ernesto Videla, con la ayuda permanente de los embajadores Enrique Bernstein y Santiago Benadava, quienes habían mantenido la relación de fraternidad con Mariano.

Mariano Fontecilla, Cardenal Samoré, Embajador Fernando Aldunate, su señora Sofía de Santiago Concha e Isabel Margarita Lira Vergara.

64

Guglialmelli, Juan Enrique. El Conflicto del Beagle. Buenos Aires. 1978. El Cid Editor.

137


Capítulo 7 / Gobierno Militar

Conmemoración por los 25 años de la firma del tratado de paz entre Chile y Argentina. Cristina Fernández de Kirchner, Michelle Bachelet y en el fondo Mariano Fontecilla (28 de noviembre de 2009).

La gran cantidad de años destinado en Roma lograron que Mariano tuviera amistades que fueron de extrema utilidad para mediar en el conflicto. “Era más discreto recurrir a mí que usar las vías oficiales de los representantes nuestros en el Vaticano. Ello me sirvió no sólo como un ejemplo de acción y actividad diplomática, sino que tuve el honor de, sin ser actor principal, haber sido utilizado como extra. El haber trabajado en esa mediación con tanto éxito, ha sido uno de los mayores esfuerzos realizados en pro de la paz”, rememora Fontecilla. Mientras se intentaban solucionar estas diferencias, la relación con Enrique Bernstein se hizo más estrecha, pues él aprovechaba los contactos de Mariano en el Vaticano, y este último agradecía enormemente su certera visión de la situación, en la difícil tarea que Fontecilla tenía en esos años como Jefe de Misión ante el Quirinal, que no mantenía plenas relaciones con Chile. En eso estaba, cuando recibió un llamado de su viejo amigo Enrique, quien le pidió asesoría en su viaje a Roma, la que iba desde los más pequeños detalles, como dónde alojar, hasta consejos sobre el protocolo en la Santa Sede.

138


Mariano Fontecilla Mariano le recomendó un Apart Hotel llamado Ripetta, un edificio de estilo barroco que fue utilizado durante el siglo XVII como convento, que se encontraba ubicado en pleno centro histórico de la capital italiana, muy próximo a la plaza Popolo, lugar donde también se alojaban representantes argentinos. Después de que Berstein desempacó, comenzó a preparar la reunión que tendría en la Casina de Pío IV, situada en los jardines del Vaticano donde comenzarían las reuniones para la mediación. Enrique Bernstein en sus memorias escribe, “la vecindad con Héctor Riesle y con su consejero Mariano Fontecilla fue para mí de extraordinaria utilidad. Ambos inteligentes, cultos, conocían a fondo la mentalidad de los diplomáticos de la Santa Sede, nos veíamos a diario65. Para atenerme al protocolo, antes de pedir audiencia al Santo Padre, solicité una entrevista con el influyente Secretario de Estado de la Santa Sede, Agostino Casaroli. Lo visité junto a Mariano Fontecilla, quien tenía relaciones de amistad con el prelado, y me sirvió de guía en la intrincada galería y corredores del Vaticano”66. Un día el Cardenal Samoré fue invitado al Palacio Colonna, por la madre de Aspreno Colonna, para determinar el futuro del famoso e importante archivo histórico que pertenecía a esta familia, donde se podían encontrar desde documentos hasta cuentas del año 500 después de Cristo. El destino de este antiquísimo material lo decidirían entre el Gobierno de Italia y la biblioteca de la Santa Sede, donde el Cardenal Samoré era el bibliotecario. En este almuerzo íntimo se encontraban sólo los jefes de la familia Colonna, quienes estaban muy interesados en el destino final de esta antiquísima recopilación. En ese momento se encontraban el Cardenal, Isabel, viuda de Marco Antonio Colonna, su hijo Aspreno, Asistente al Solio Pontificio, y Milagro del Drago, su esposa, y Mariano con Isabel Margarita. La conversación se desenvolvió alrededor de la posibilidad de llegar a un acuerdo con el Gobierno italiano, para que de alguna manera este archivo quedara en un lugar de extraterritorialidad del Estado Vaticano, pero dentro de Italia, cosa que finalmente se realizó, ya que actualmente se encuentra en el Monasterio de Subiaco, que goza de inmunidad de jurisdicción,

Bernstein, Enrique, Recuerdos de un diplomático: representante ante el Papa mediador (1978-1982). Volumen 4. Santiago de Chile. Andrés Bello. Pág. 43. 66 Bernstein, Enrique, Recuerdos de un diplomático: representante ante el Papa mediador (1978-1982). Volumen 4. Publicado por Andrés Bello. Pág. 44. 65

139


Capítulo 7 / Gobierno Militar pero que depende de la Santa Sede. A la hora del café, Mariano y el Cardenal Samoré pasaron a un maravilloso salón, donde quedaron rodeados de frescos pintados por Cavalier Tempesta, donde Fontecilla entendió que el gran conflicto del Beagle estaba en la soberanía marítima. Mariano sintió que lo que el Cardenal le estaba dando a conocer era una información que debía ser comunicada inmediatamente al Gobierno chileno. Para ello fue hablar con Bernstein, quien le dijo que lo mejor era escribir un cable. Fontecilla junto a Benadava, se encerraron en el hotel Colonna para redactar una nota que informara, pero que no tuviera ningún tipo de oficialidad. Después de un largo proceso de negociación entre el gobierno chileno y el argentino, en enero de 1984, la Santa Sede llamó a ambas partes para la redacción del Tratado de Paz y Amistad. A finales de ese año, los Cancilleres de ambas naciones entregaron el texto definitivo al Cardenal Casaroli, debido a que Samoré falleció en febrero de 1983. En el Tratado, Argentina y Chile se comprometieron a preservar, reforzar y desarrollar vínculos de amistad perpetua, obligándolos a no recurrir a las amenazas o al uso de la fuerza67. El adiós A frei Montalva Fue un caluroso día de enero de 1982, cuando su familia y todo Chile se enteran de la muerte del ex Presidente Eduardo Frei Montalva. Mariano evoca en su mente estos tristes momentos, “a mí realmente me impactó, porque yo estaba de Encargado de negocios en Italia y creía que la operación era una cosa relativamente sencilla. La verdad es que no estaba preparado para ese final. Frei hijo siempre ha estado agradecido, porque yo fui uno de los pocos que no le dio la espalda a su padre cuando dejó de ser Presidente, pero esa es mi manera de ser”; recuerda Mariano. Se decretaron tres días de duelo nacional. Al día siguiente se trasladó el féretro a la Catedral y se mantuvo abierto hasta el día 24 de enero, día en que filas interminables de personas asistieron a darle el último adiós al ex Presidente Eduardo Frei Montalva.

67

140

Bernstein, Enrique, Recuerdos de un diplomático: representante ante el Papa mediador (1978-1982). Volumen 4. Publicado por Andrés Bello. Págs. 228-289.


Mariano Fontecilla “Me acuerdo del entierro de su padre. En esa fecha estaba acá de vacaciones en Con-Con, así que le dije a mi mujer que iba asistir al funeral. Cuando llegué a la Catedral me encontré con una gran discusión entre los militares y la guardia de honor de la Democracia Cristiana, formada por un grupo de cadetes, ubicados al lado del catafalco de don Eduardo, ya que ellos creían que tenían prioridad. En ese instante, Enrique Krauss me pidió que, por favor, solucionara este tema protocolar. También hubo otra complicación con la cureña del Ejército que no llegaba, pero finalmente llegó”, señala Mariano. Fontecilla se encargó de ir a buscar al político italiano Mariano Rumor al aeropuerto, y a otra comitiva que llegaba de ese país a despedir al ex Presidente. Después de la ceremonia, los restos del ex Mandatario fueron trasladados al Cementerio General, mientras millares de personas lo despedían a su paso. Ideologías contrapuestas Mientras vivía rodeado de historia italiana, Fontecilla ascendió al grado de Embajador, lo que obligó a la Cancillería a trasladarlo a Madrid, ya que alguien con esta jerarquía no podía seguir en el cargo de Encargado de Negocios por más tiempo. Mariano recuerda esta experiencia, “para mí fue un agrado haber sido destinado a España, la tierra de nuestros ancestros. Es un país donde siempre me he sentido como en casa y en el cual hice buenos y grandes amigos”. El día de la presentación de credenciales, Mariano tomó muy bien estos documentos en su mano; mientras recorría las calles de Madrid en su carruaje, recordaba la historia que había ocurrido en una ceremonia de las mismas características pero varios años antes, cuando Roberto Otaegui cumplía funciones de Cónsul en la embajada chilena. En una oportunidad fue él el encargado de llevarle las credenciales al embajador que asumía en ese momento, lamentablemente llegaría al palacio con varios minutos de retraso, porque nunca sabía bien en cual estación del Metro debía bajarse. Al llegar a la ceremonia, dijeron que el delegado chileno ya había llegado, así que corrió a la Sala del Trono y llegó a la fila de embajadores cuando era el turno de la presentación de Uruguay ante Franco, donde lo hicieron pasar como cónsul de dicho país. Una vez que se retiró continuó buscando al embajador

141


Capítulo 7 / Gobierno Militar chileno y cuando lo encuentra vuelve a presentarse ante el General español a lo cual él contesta “pero si yo a él lo conozco”, el jefe de la misión de nuestro país quedó impresionado y pensó que tenía grandes contactos en el gobierno franquista, es por eso que siempre se le dio un gran protagonismo en las labores de la legación. Cuando Fontecilla tomó las riendas de la Embajada en Madrid, la relación entre ambos países no era sencilla. Había pasado poco tiempo desde que se había dado término a los cuatro decenios del General Franco, lo que había dado paso a una difícil pero exitosa transición encabezada por Adolfo Suárez. Cuando Mariano aterrizó en la Madre Patria, se inauguraba el Gobierno del Partido Socialista Español (PSOE), encabezado por Felipe González, que había llegado al poder con el apoyo de más de diez millones de electores, lo que llevó al nuevo Embajador a desempeñar una labor ímproba, ya que se mostraban abierta y públicamente como contrarios al Gobierno Militar en Chile, y no dejaban pasar la oportunidad de demostrarlo. En esta tarea se hallaba igualmente embarcada la mayoría de la prensa y medios españoles, la cual era atizada no sólo por elementos de izquierda, sino incluso por algunos que ideológicamente eran de derecha. De ellos se excusó el Rey Juan Carlos, durante la presentación de credenciales de Mariano, siempre utilizando el tono de cariño y amistad, que se había iniciado desde que ambos eran muy jóvenes. Estos comentarios se transformaron sólo en un deseo del Jefe de la Monarquía Constitucional, lo cual no influiría en el pensamiento del allí presente Ministro de Relaciones Exteriores, Fernando Morán, ni en el comportamiento oficial hacia el Gobierno chileno. Obviamente este escenario no daba cupo a un general chileno; es por ese motivo que Chile había optado por un diplomático de carrera para el puesto de embajador en la Madre Patria. Sus dos destinaciones anteriores en España le permitieron a Mariano ser un candidato ideal, ya que nadie conocía mejor la mentalidad española de la época, lo que fue fundamental a la hora de lidiar con la gran cantidad de explicaciones que tenía que dar por las protestas y detenciones que sucedían paralelamente en Chile. Era el propio Canciller español quien llamaba a la Legación para que le explicaran qué era lo que estaba sucediendo en nuestro país. “Yo fui el último embajador chileno que saludó oficialmente a Felipe González, porque después no saludó a nadie más.

142


Mariano Fontecilla

Llegada en carruaje a la presentaci贸n de credenciales en el Palacio de Zarzuela.

143


Capítulo 7 / Gobierno Militar

Junto al Rey de España.

Junto a Felipe González, Presidente del Gobierno español.

144


Mariano Fontecilla Cartas de felicitaciones al asumir como embajador

Cartas 3. Cartas de Germรกn Vergara Donoso cuando llegรณ al cargo mรกs alto de su carrera.

145


CapĂ­tulo 7 / Gobierno Militar

146


Mariano Fontecilla

Cartas 5, 6. Cartas de Tob铆as Barros cuando lleg贸 al cargo de Embajador.

147


CapĂ­tulo 7 / Gobierno Militar

148


Mariano Fontecilla Yo tenía una relación personal de varios años. Este es el trabajo de la diplomacia y lo consuetudinario de ella”, recuerda Mariano. Las diferencias ideológicas, entre los gobiernos de España y Chile, se transformaron en el gran desafío de Fontecilla en su primera destinación como embajador, lo que no sólo se traducía en situaciones de tensión entre ambos Estados, sino que, además, el Presidente Felipe González contactaba a sus congéneres europeos para lograr acciones conjuntas para que nuestro país volviera al sistema democrático. Más aún, el contexto chileno, durante 1983, fue utilizado por el gobierno socialista español como pantalla para desviar la opinión pública de los masivos problemas internos que estaban ocurriendo por ese entonces. Para Fontecilla fue muy difícil actuar en un medio políticamente tan enrarecido en contra de nuestro país, intentando trabajar denodadamente en la creación de vínculos personales e institucionales que le permitiese hacer fructífera la misión en España. “En el plano político nuestro trabajo se hacía cuesta arriba, pero buscamos los espacios y posibilidades que se nos ofrecían en el ámbito cultural y comercial, pues por allí se iban abriendo las brechas tan esperadas y que, definitiva, nos dieran tantas satisfacciones. A este aspecto se desarrolló un gran trabajo con los Agregados de estas áreas, y con el mundo empresarial español”, argumenta Mariano. Pero, lamentablemente, los acuerdos comerciales se vieron, en parte, frustrados por la aparición, a principio de los ochenta, de baches en la economía chilena, lo que repercutió en la difícil labor que realizaba la Embajada en pos de mejorar las relaciones comerciales entre ambos países. Pero por otro lado, la Legación chilena logró con los estamentos castrenses y con la Iglesia una relación de afabilidad y confianza, que nunca se vio interrumpida por el conflictivo escenario que se estaba viviendo, siendo muy valioso el apoyo que les brindó el Nuncio de Su Santidad y las autoridades eclesiásticas españolas, ya que les permitió acceder a personalidades destacadas y útiles para el desempeño de la misión chilena. “A pesar de las diferencias con el Gobierno español, los funcionarios de carrera del Palacio de Santa Cruz, sede de la Cancillería, incluyendo al Ministro Morán y el Subsecretario, Gonzalo Puente, que eran

149


Capítulo 7 / Gobierno Militar viejos conocidos míos, con los cuales ya me había tocado relacionarme durante mi carrera diplomática, siempre dieron gran muestra de su profesionalismo y calidad humana, al facilitarme y hacer más llevaderas mis funciones durante este delicado período, manteniendo las relaciones diplomáticas en forma lo más normal posible. Podríamos resumir la tarea de esos tiempos, como una faena en que resultaba difícil y un tanto peligroso ponerle banderillas al bravo toro socialista de los diez millones de votos, al cual veía preferible lidiarlo con muchos pases y menos estocadas”, rememora Fontecilla. Análisis de la política española

Periodo en que Mariano Fontecilla fue embajador Luego del voto mayoritario que los españoles le dieron al PSOE, en octubre de 1982, el Gobierno esperó la confirmación otorgada a través de las elecciones municipales y autonómicas de mayo 1983, como la primera gran prueba tras seis meses de administración, para poner el pie en el acelerador, por así decirlo, y comienza a someter al Parlamento numerosas reformas sustanciales. Las que más destacan: la polémica ley del Aborto, la ley de Educación, la ley de Organización Autonómica y la ley de reestructuración militar. Todas ellas fueron aprobadas a través de la mayoría absoluta que exhibía el Partido Socialista en el Congreso de los Diputados y en el Senado, pues las enmiendas que la oposición intentó introducir resultaron derrotadas, lo que los llevó a recurrir al Tribunal Constitucional como último recurso para impedir la promulgación de las normas más conflictivas, pero sólo tuvieron éxito respecto a la declaración de inconstitucionalidad obtenida del referido Tribunal acerca de varios artículos de la Ley Orgánica de Armonización del proceso autonómico. Aquel fue un triunfo de las minorías parlamentarias vascas y catalanas, que con ello obtuvieron una manera de que el Gobierno tuviese  que negociar con los líderes de dichas regiones para alcanzar un acuerdo consensuado frente a una nueva legislación que limitaba en demasía los estatutos autonómicos. En resumen, y entendiendo sobre esa gran mayoría que le permitió al Gobierno obtener la aprobación de cuanta iniciativa legal mandada al Congreso, pese a los esfuerzos en contrario de la oposición, ésta se vio obligada a, en cierto modo, desnaturalizar las altas funciones del Tribunal Constitucional, recurriendo a él como un refugio ante su impotencia política. La dictación de la ley del Aborto y la ley Orgánica de Derecho a la Enseñanza, enfrentó al Gobierno con la Iglesia, sufriendo un deterioro en sus relaciones; a pesar de ello la Curia española evitó continuar con estos choques frontales con el Gobierno, principalmente porque la Iglesia española dependía fuertemente del Estado en materia de subvenciones para el cumplimiento de apoyo a la comunidad como educación, tareas de beneficencia, con menores, ancianos, etc.

150


Mariano Fontecilla Respecto a las relaciones con las FF.AA. el Gobierno adoptó una política cautelosa que le ha permitido disminuir el grado de desconfianza con que lo observaban ciertos sectores. A lo largo del primer año de González, éste fue paulatinamente obteniendo una mayor aprobación en los estamentos castrenses, lo que condujo al apoyo por parte del Consejo de Ministros del Proyecto de Reforma a la Ley Orgánica de Criterios Básicos de la Defensa. Por medio de este, se lograron efectuar ciertas transformaciones profundas en las competencias de algunos organismos castrenses que condujo a reafirmar la supremacía del poder político sobre el militar, y así poner coto a las aspiraciones de autonomía de ciertos sectores de las FF.AA. Todo este cambio se hizo con el apoyo mayoritario de la opinión pública y de importantes sectores castrenses, entre ellos los Jefes de Estado Mayor de las distintas ramas. Todo lo anterior condujo a un ambiente de entendimiento y acercamiento entre militares y gobierno. La oposición, tanto de derecha como de extrema izquierda, mantuvieron una postura bastante crítica respecto a la globalidad de las políticas implementadas por el Gobierno, pero carecidó de iniciativas que pudiesen servir de alternativas a las medidas implementadas por esta administración. La derecha, aunada en la llamada Coalición Popular, no pudo liberarse de una posición ideológica demasiado ultrista, que a menudo la lleva a ser identificada con el franquismo, y su líder, Manuel Fraga, que no pudo atraer a los sectores de centro, ni menos a los socialistas desencantados del régimen, los cuales por naturaleza van a desconfiar de un ex ministro de Franco. En cuanto a los comunistas, éstos se encontraron atravesando una gran crisis interna, lo que llevó a una división en tres claros sectores: Iglesistas, los más moderados y absolutamente alejados de la Unión Soviética; Carrillistas, posición intermedia y sin condenar explícitamente a la U.R.S.S. y los Galleguistas, grupo absolutamente pro soviético y que fundó un nuevo referente político. Al cabo de año y medio del gobierno socialista de González, ni el desgaste del poder ni los fallos, errores u omisiones asociados a la acción de gobernar, modificaron significativamente las actitudes de la sociedad española respecto a esta administración. La realidad fue que el Gobierno siguió mostrando un fuerte grado de homogeneidad y unidad, sin que haya operado ningún cambio ministerial en el Gabinete de Felipe González. No obstante las criticas y la pérdida de parte de su popularidad, el Presidente del Gobierno conservó su imagen política de amplia credibilidad y honestidad.

trabajando en el ártico Sólo dos años Mariano pasaría en la embajada española, ya que, en 1985, sería destinado a un lugar totalmente desconocido para él: los países nórdicos. “De ahí me mandaron al freezer y estuve encantado. Sólo sabía que era un congelador, pero descubrí gente muy agradable, cálida y simpática”, recuerda Fontecilla. La representación abarcó tres naciones entrelazadas por el Círculo Polar Ártico: Noruega, Finlandia e Islandia. Fue en el primero de ellos donde se encabezó la misión

151


Capítulo 7 / Gobierno Militar chilena y desde ahí se manejó la relación con el resto de los Estados escandinavos, cuyo mayor contacto era el Consejo Nórdico y la naciente EFTA (European Free Trade Association). En la calle Metzersgate número 5, en Oslo, se ubicaban las oficinas de la embajada chilena donde operaban las relaciones entre estos tres países, cuyas políticas internas, en esa época, se inspiraban en profundos principios democráticos; imbuidos de una verdadera pasión libertaria, rechazando los regímenes de fuerza y los gobiernos militares, característica que era compartida por los países escandinavos. Noruega Las elecciones parlamentarias en Noruega de septiembre de 1985 otorgaron el Gobierno al Primer Ministro Kåre Willoch, donde la coalición de centroderecha tuvo una ventaja de dos escaños sobre la izquierda socialista. Este último conglomerado político estaba bajo el mando de la Primera Ministra saliente, Gro Harlem Brundtand, grupo que, con no muy poca frecuencia, ejercía presiones en contra del Gobierno chileno. Noruega mantuvo una postura discreta, ya que nunca hizo declaraciones oficiales hostiles hacia nuestro país y su régimen A pesar de ello, la prensa local condenaba todas aquellas materias relacionadas con abusos a los derechos humanos; esto, sumado a las peticiones constantes y solicitudes de liberación de los presos políticos, por medio de cartas que llegaban de todas las ciudades del país. Todo lo anterior ocurrió el mismo año en que Noruega se incorporó a la comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En el área comercial por primera vez ingresó fruta chilena al mercado noruego, al igual que otros productos que fueron aceptados sin que esta transacción se viera mermada por ningún inconveniente político. Pero no ocurrió lo mismo con el vino chileno, donde la importación estuvo vetada por los sindicatos del monopolio estatal de vinos y licores. Las relaciones con Noruega, en términos oficiales, fueron frías, con una cuota de cordialidad, lo que se transformó, durante la estadía de Mariano en Oslo, en la fórmula ideal de relación bilateral. Intentó durante ese periodo llevar a cabo una diplomacia discreta pero efectiva,

152


Mariano Fontecilla que logró evitar reacciones de la política local contraproducentes para los intereses de la misión chilena. Finlandia La política finlandesa se vio, durante los años de Guerra Fría, muy influenciada por su vecindad con la Unión Soviética, ya que el Gobierno finés se encontró, permanentemente, observado por el Kremlin. Es por ello que las acciones internas eran dirigidas con especial delicadeza, para no quebrantar el equilibrio real de independencia y democracia, de la que se enorgullecen. Como todos sus vecinos, la política interna realizaba permanente crítica hacia Chile, pero sin descuidar su interés en el orden financiero, económico y comercial. Los sindicatos fineses, sumamente poderosos, mantenían en observación permanente a nuestro Gobierno, quienes no sólo cumplieron un rol de observador, sino que además intervinieron para que no se llevara a cabo una inversión semiestatal de Finlandia en Chile, lo que hubiese traído grandes ganancias para ambas naciones. “Con este país escandinavo habían fuertes relaciones económicas, porque allí se compraba toda la tecnología finlandesa para tener una minería limpia. Había un negocio que estaba casi cerrado, ambos gobiernos estaban de acuerdo, pero los exiliados chilenos lograron poner trabas al proyecto. Ellos iban a tener una reunión en Turku, una ciudad al suroeste de Finlandia, donde además se haría una movilización social en contra de la compra de la mina que era muy beneficiosa para nuestro país porque estaba cercana a la quiebra y con esto 1.000 empleados chilenos quedarían sin trabajo. Tuve que volar para ver qué solución se podía dar, pero todo se vino abajo. Esos eran los trabajos que permanentemente había que hacer en esas embajadas”, recuerda Mariano. Fontecilla dejaba la sede en Oslo, cuando se celebraba alguna festividad en los otros dos Estados. En Finlandia quedó maravillado con el ambiente zarista que se respiraba a cada paso, al recorrer este gélido lugar. En 1720 Suecia perdió estos territorios y pasaron a formar parte de la Rusia Imperial, transformándose, durante la administración del Zar Alejandro I, en un ducado, hasta que se desató la Revolución Bolchevique, momento en que estas tierras comenzaron a tomar su

153


Capítulo 7 / Gobierno Militar propio rumbo. Durante 200 años, Finlandia fue utilizada como el principal balneario zarista y hasta la fecha aún quedan vestigios de esta dinastía imperial, en sus antiguas mansiones, palacios, cenas con platos de oro, mozos con finísimas libreas, todo aún decorado para recibir a alguno de estos emperadores rusos. El 6 de diciembre de 1918 Finlandia declaró su independencia. En esa misma fecha, pero sesenta y cinco años después, Mariano Fontecilla se encontraba sentado en un avión repleto, rumbo a este polar Estado. Mientras el vuelo seguía su rumbo, comenzó a mirar a su alrededor y sentado junto a él se encontraba uno de los violinistas de la Orquesta Británica Saint Martin In The Fields, que iba a presentarse en uno de los teatros más importante de la música, ya que está construido con una especial acústica, para el día nacional finlandés. Mariano, que se caracteriza por su gran capacidad de socializar, comenzó a hablar sin parar con el músico inglés. El violinista impactado le dice: “yo no pensé que los embajadores eran así”, Fontecilla con su humor típico contestó, “si somos todos de carne y hueso”. El británico le preguntó si tenía planes para esa noche, ya que dentro de las celebraciones de la Independencia de Finlandia habría un especial de Vivaldi donde ellos tocarían, y deseaba que este peculiar personaje, que había conocido en el avión, lo acompañara en dicha presentación. Mariano, al entrar al teatro, se encontró con un hombre que lo estaba esperando, quien lo trasladó al palco principal. Cuando se ubicó, se dio cuenta que estaba sentado al lado de la representante de la Orquesta en Finlandia, una mujer bellísima que tenía a todo el teatro con los ojos puestos en ella y en su acompañante, Mariano. Este se asoma por el balcón y abajo se encontraba todo el cuerpo diplomático junto al Director de Protocolo finlandés, que miraban a su colega con envidia. El entendimiento diplomático con Finlandia era modesto y las relaciones siempre se condujeron a través de canales de circunspecta cordialidad. Islandia Mariano también debía lidiar con otro Estado nórdico, Islandia, país con el cual la embajada chilena tenía una relación algo distante, ya que la situación geográfica impedía mantener mayor contacto con la isla; por tanto, los contactos diplomáticos se realizaban con los representantes islandeses en Oslo y con algunas visitas esporádicas al lugar.

154


Mariano Fontecilla Al mejor estilo de las supersticiones chinas, el día cinco de febrero de 1985 a las cinco de la tarde Fontecilla presentó credenciales, junto con un hermoso collar de lapislázuli, a la Presidenta de Islandia Vigdis Finnbogadóttir, la primera mujer en el mundo que se convirtió en Jefa de Estado por voto popular68, que había comenzado su segundo periodo al mando de la isla. Territorios que distaban mucho de lo conocido por Mariano desde su geografía volcánica, pasando por su clima polar hasta llegar a un idioma que no posee raíces latinas o griegas. A finales del siglo IX y parte del X, arribaron a Islandia los primeros colonos, que eran en su mayoría vikingos y celtas. Fue en ese entonces que crearon uno de los parlamentos más antiguos del mundo. Durante tres siglos, la isla fue independiente, pero después de una grave crisis económica Noruega comenzó a gobernar estos territorios volcánicos, situación que se mantuvo hasta 1814, año en el cual pasaron a manos de la Corona danesa, para en 1944 lograr la anhelada independencia69. Mariano, durante la presentación de credenciales, escuchó atento cómo la Presidenta islandesa hablaba sobre la evolución de la economía chilena, que para esos años había dejado de ser monoproductora, ya que el gran problema de este país volcánico es carecer de recursos naturales, lo que los ha obligado a basar su sistema económico en la pesca. En la recepción que se brindó después de la presentación de credenciales, la conversación giró a favor de Mariano, ya que por ese entonces Islandia compró un pesquero a Chile por más de un millón de dólares, lo que se transformó en una solución importante de la política de reconversión naviera islandesa en esos años, que se vieron obligados hacer por la merma sufrida en materia pesquera. En temas políticos, se mantenía una postura similar a sus congéneres nórdicos, en contra del Gobierno chileno. De igual modo, durante esos años, Mariano mantuvo relaciones bilaterales simples y fluidas, sin posibilidad de lograr cambios en su posición en relación a nuestro gobierno. Para llegar a tierras nórdicas, Fontecilla debía tomar un avión hasta Inglaterra y ahí, junto a su familia, se hospedaba en la residencia del embajador de la Madre Patria en Londres, puesto que en esos años

Biografía y Vidas. Año 2004. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/f/finnbogadottir.htm (extraído 23 de mayo). 69 Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Finlandia. (extraído 17 de junio). 68

155


Capítulo 7 / Gobierno Militar Embajada chilena de Oslo.

Junto a la Presidenta de Islandia Vigdis Finnbogadóttir.

Junto al Presidente finés Mauno Koivisto.

156


Mariano Fontecilla ocupaba su amigo José Joaquín Puig de la Bellacasa. Este palacete era utilizado permanentemente por las infantas de España en cada una de las visitas a sus parientes de la realeza británica. Mariano, cada vez que lo necesitaba, llamaba al embajador y le preguntaba ¿hay infanta o no hay infanta?, a lo cual él respondía que no había problema y que podía llegar cuando quisiese a su residencia. En diciembre de 1986, Fontecilla recibe el llamado de la Cancillería chilena, para señalarle que debía regresar a preparar una visita histórica para nuestro país, la llegada de Juan Pablo II, el cual había sido invitado por el Episcopado chileno. “Vine a sustituir a Nicolás Novoa, que estaba en ese entonces como Jefe de Protocolo. Bueno, querían conseguir a alguien a quien echarle la culpa si caía una mosca en el copón, pero bueno por suerte no les cayó nada por mi culpa”, señala Mariano con un dejo de picardía. Bendita visita En un avión Alitalia, el Santo Padre aterrizó en Chile, a las 16 horas del primero de abril de 1987. Mariano, en su calidad de Director de Protocolo, junto al Nuncio Apostólico de aquellos años, Angelo Sodano, subieron para recibir a Su Santidad; en la afueras se escuchaban gritos y aplausos de la multitud expectante que se agolpaba para ver descender a esta bendita visita. El Pontífice bajó por la escalerilla, se arrodilló y besó el suelo, como señal de agradecimiento por el cariño brindado. Después de este gesto una pareja de niños vestidos a la usanza tradicional polaca, entregaron a Juan Pablo II un bouquet de flores70. Al día siguiente, el Padre Santo se dirigió al Palacio de La Moneda para reunirse con el Presidente Augusto Pinochet, donde sostuvo una conversación que se extendió por más minutos de lo que estaba programado. Mariano, quien se encontraba afuera del despacho presidencial, recuerda ese momento “Más que una entrevista con el Ejecutivo fue una confesión, que duró más de 45 minutos. Mientras esto ocurría subía Casaroli, el Secretario de Estado Vaticano, y Martínez Somalo, Camarlengo de la Iglesia Católica, quienes me decían: “Mariano, abre

70

“Dios bendiga a Chile con la Paz”. El Mercurio de Santiago, 2 de abril de 1987. Portada.

157


Capítulo 7 / Gobierno Militar

Entrada al Palacio de La Moneda.

Visita de Juan Pablo II a Chile. Partida de Antofagasta. Detrás de Su Santidad Monseñor Piñera.

158


Mariano Fontecilla la puerta, estamos atrasados tres cuartos de hora”, yo les dije que ambos habían señalado que harían sonar un timbre para interrumpir la reunión y que hasta ese momento no había escuchado nada. Bueno, a mí me echaron la culpa de que ellos salieran al balcón, porque eso no estaba dentro del protocolo, pero nada que ver porque nosotros los estábamos esperando para que salieran por el Patio de los Naranjos”. Una vez que la reunión concluyó, todos los organizadores esperaron que Su Santidad junto al General Pinochet salieran del despacho, avanzaron unos metros y se percataron que nadie los seguía, retrocedieron y vieron, a lo lejos, que ambos estaban asomados al balcón saludando a la multitud agolpada fuera en la Plaza de la Constitución. Quizás los gritos que inundaban los corredores de La Moneda inquietaron al Santo Padre. Hasta el día de hoy, nadie conoce mayores antecedentes de lo que se conversó entre esas cuatro paredes, sólo el propio Pinochet reveló, años más tarde, que el Sumo Pontífice le había recalcado tener paciencia71. “Nadie se enteró qué fue lo que dijeron, ni siquiera su mujer supo qué se había hablado. Yo creo que el Pontífice estaba acostumbrado a tratar con estos mandatarios, ya había estado con su propio Jefe de Estado polaco el militar Wojciech Jaruzelski; con el de Filipinas Ferdinand Marco; con Jean-Claude Duvalier, llamado Bebé Doc, de Haití; no era un principiante. El tratar con Pinochet debió ser una cosa de niños, sospecho que parte de la penitencia, después de esta confesión de más de 40 minutos, le pidió acelerar el proceso de democracia que se vislumbraba y estoy seguro que se cumplió a cabalidad. Esta reunión con el Papa ayudó a llevar al país a un proceso de transición, porque nunca en la historia ha habido un dictador que se vaya voluntariamente, lo derrocan o muere. Nuestra transición fue muy similar a la que se vivió en España después de Franco. Bueno, la única diferencia es que allá fue a General muerto y aquí a General vivo, que es bastante más difícil”, rememora Fontecilla. Una vez que terminó la extensa conversación, Mariano tuvo que lograr que el Pontífice saludara a cien personas en 8 minutos, porque para ese entonces el programa estaba muy retrasado.

71

Oyarzún Iglesias, María Eugenia, Augusto Pinochet: diálogos con su historia (diciembre de 1999). Pág. 218.

159


Capítulo 7 / Gobierno Militar “No tengáis miedo de mirarlo a él”, aún esa frase genera que la piel de los chilenos se erice al escucharla, una de las palabras insignes de la visita papal. El mismo día de la entrevista-confesión en La Moneda, Juan Pablo II en la tarde se dirigió al Estadio Nacional para reunirse con una gran cantidad jóvenes que desbordaban el recinto. Fontecilla quedó impresionado cómo el Santo Padre se posicionó frente a esas 90 mil personas, y más aún cuando de su boca salieron unas de las palabras más impactantes del discurso, “el amor es más fuerte”. “Esa frase tiene mucho que ver con la reconciliación dentro del país, porque es el inicio de este proceso que hasta hoy no se consigue en su totalidad, todos los discursos en los distintos actos iban con ese sentido. Su presencia era como un carburante, ya que donde pasaba él dejaba una energía. En Chile logró una explosión de fe en todos nosotros, removió todo lo espiritual y subió el ánimo de todos los chilenos”, señala Mariano. El 3 de abril el programa indicaba que en el Parque O’Higgins se efectuaría una misa. Dentro de la ceremonia se beatificaría a la que años más tarde se transformaría en la primera Santa chilena, pero finalmente las cosas no resultaron como la organización lo esperaba. Mientras el Vicario de Cristo exhortaba a la reconciliación y el amor, cientos de personas comenzaron a protagonizar violentos incidentes72, lo que interrumpió en numerosas oportunidades la prédica papal. “Fue una de las beatificaciones más lloradas, pero no por Sor Teresa, sino por las bombas lacrimógenas que lanzaba Carabineros a los manifestantes. Nunca había ocurrido algo semejante en ninguna de las visitas papales que había tenido anteriormente. A él no lo movió nadie de ahí. En un momento le insinuaron miembros de su séquito que abandonara el altar, pero, en vez de eso, se hincó, se impuso a todos y siguió adelante”, Mariano recuerda esa convulsionada tarde. En la noche de ese mismo día, el Santo Padre saludó al Cuerpo Diplomático en la Nunciatura Apostólica. Horas más tarde caminó unos metros más allá por esa misma calle para reunirse con representantes de los partidos opositores en la oficina de Obras Misionarias Pontificias y Episcopales, para entregar un mensaje similar al que había dado a conocer en reuniones anteriores. No recurrir a la violencia para regresar a la democracia, y optar por los recursos del Estado para volver a ella.

72

160

“Violentistas intentaron frustrar reunión papal”, El Mercurio de Santiago, día 4 de abril de 1987, primera página columna 3.


Mariano Fontecilla Mariano tenía una gran admiración por Juan Pablo II, que había aflorado en la gran cantidad de visitas que había hecho al Vaticano cuando estaba destinado en la embajada en Italia; pero la llegada del Pontífice a Chile logró que este lazo se estrechara de tal manera, que, en 1993, Fontecilla recibiría del Prelado el Título de Gentilhombre de Su Santidad. “Una persona que irradiaba atracción, era un astro y que dentro del Papado ha sido el único que ha viajado tanto. Lo que logró extender la religión por todo el mundo, porque una cosa es que sea universal, y otra muy distinta, es lo que hizo él, quien se tomó en serio este papel”, señala Fontecilla. Una vez que la visita concluyó, Mariano relata en una carta la experiencia vivida en esa semana en Chile a Vittorio Vacari, quien en esos años se desempeñaba como vicepresidente de Alitalia y encabezaba la Unión de Empresarios Católicos de Italia. Queridísimo Vittorio: La visita de Su Santidad ha sido una explosión de fe en nuestro país que día a día vamos comprobando; junto con ella he recibido tus dos edificantes cartas con muchas dosis de cariño hacia mi persona como al mismo tiempo los comentarios favorables sobre la organización de esta santa visita. En realidad, te puedo comentar que no fue sencillo coordinar a los coordinadores, por las razones que tú conoces tanto o mejor que yo; de todos modos la visita resultó un éxito total en lo divino y humano.

Antes de Regresar al viejo continente Por un par de años Mariano se mantuvo como Jefe de Protocolo en el ministerio antes de vivir una nueva destinación. Fue en ese puesto donde el escenario político lo retrotraía a lo que había visto durante el franquismo en España, donde él realizaba sus primeras prácticas al egresar de la carrera de derecho al interceder en los juicios de los opositores al régimen. En Santiago de finales de la década de los 80, la situación era similar pero a la inversa, ya que a sus manos llegaban muchas peticiones de liberación de presos políticos extranjeros. Esto era nuevo en el cargo, el cual había desempeñado por tantos años. “Parecía un alcaide de la cárcel, porque no había día que no tuviera que solicitar autorización para que integrantes de las embajadas intercedieran en los distintos juicios de detenidos extranjeros y chilenos

161


Capítulo 7 / Gobierno Militar relacionados con políticas en otras naciones, porque la única vía para lograrlo era por medio del protocolo”, señala Mariano. Para esos años la idea del libre mercado se encontraba enraizada en las mentes de los chilenos, alzando la actividad privada por sobre la pública. Fue en una tarde de conversación, donde se encontraban Fontecilla y Zepeda, mientras el diálogo del resto de los presentes giraba en torno al desprestigio del servicio público; de pronto uno de ellos gira su mirada a Mariano y le pregunta su opinión sobre el tema expuesto, a lo cual él responde “qué quieres que opine, hoy se cumplen 500 años que mi familia está al servicio público, primero de la Corona española y ahora de la República de Chile, y a honra tengo haber siempre representado a mi nación, por sobre todos los intereses privados. Yo he preferido representar a una nación y eso está por sobre todo los intereses particulares”. Al término de esta frase el silencio fue sepulcral. Zepeda evitó las carcajadas, pero al recordarlas no puede contenerlas. Il capo italiano (segunda parte) El mensaje difundido a lo largo de la visita de Juan Pablo II, sumado a varios procesos que se estaban viviendo al interior del Gobierno y de la política chilena, dieron como fruto que el miércoles 5 de octubre de 1988 la historia de nuestro país diera un vuelco en 180 grados. Del mismo modo, se produjeron cambios en las relaciones con Estados que estaban en contra del régimen, como es el caso de Italia. Las relaciones bilaterales entre estos países estuvieron definidas a partir de la situación política chilena y su evolución institucional. Desde el 11 de septiembre de 1973 no hubo, como se explicaba en un capítulo anterior, relaciones diplomáticas reconocidas en la práctica hasta el 19 de mayo de 1981, fecha en la cual se logró que el Quirinal aceptara la acreditación de Encargados de Negocios a.i, formalizando protocolarmente las relaciones. Dos días después del referéndum chileno, Italia volvería a confiar en nuestro país. El Canciller, Giulio Andreotti, informó, durante esa fecha, que durante el último Consejo de Gabinete de dicho país se había determinado que ambas naciones volverían a restablecer relaciones a nivel de embajadores. Desde que Mariano había dejado Roma, hubo

162


Mariano Fontecilla varios intentos infructíferos de los dos gobiernos, de parte del Ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Emilio Colombo, y antes de su muerte de Eduardo Frei Montalva, para mejorar a un ciento por ciento las relaciones entre estos Estados, logrando sólo una salida después del plebiscito chileno. Pero los resultados no se vieron hasta seis meses después, ya que lamentablemente la prensa malinterpretó los dichos de Andreotti y publicó erróneamente, a finales de ese año, que el embajador destinado para Santiago sería Roberto Behmann, el mismo que había dejado la legación abandonada en 1973, situación que molestó profundamente a Pinochet, lo que demoró el envío de un representante chileno a Roma. Fue el Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores italiano, Bruno Bottai, el encargado de dar a conocer la preocupación del Quirinal por solucionar el conflicto que había desatado la prensa. Mariano se enteró que por esos años se encontraba de vacaciones visitando a sus parientes en Chile, Federico Cesare Di Roberto, el embajador italiano en España, el cual fue designado por Bottai nombrándolo embajador extraordinario y plenipotenciario en misión especial, para dialogar con las autoridades chilenas y dar fin al mal entendido. Fontecilla recuerda aquellas reuniones, “todas las conversaciones con Di Roberto se llevaban a cabo en el Club de la Unión, mientras comíamos un sándwich, junto al Director Político de la Cancillería en ese momento, el Embajador Octavio Errázuriz Guilisasti. El aún me agradece que lo transformara en un político tan importante”. Un noble conservador del sur de Italia, Michelangelo Pisani Massamormile, fue seleccionado para ocupar el puesto de embajador de Italia en Santiago, pero su trabajo como asesor de un ministro de tendencia socialista podría traer complicaciones. Es por eso, Di Roberto fue el encargado de que el gobierno chileno aceptara sin grandes dificultades las credenciales de este nuevo embajador. “Salí rumbo a Chile pensando en cómo iría a solucionar este asunto. Antes de partir ya me había advertido la Princesa Colonna que aquí había un diplomático de gran calidad llamado Mariano Fontecilla, ella me recomendó que lo ubicara para que orientase en este asunto. Llegué al aeropuerto en Santiago y Mariano me estaba esperando. Él fue el que coordinó todas las entrevistas y reuniones con Octavio Errázuriz, me permitió contactos, me abrió puertas y catalizó simpatías, lo que me permitió difundir mi mensaje. Para mí Mariano fue un mago, un señor que sale de la nada,

163


Capítulo 7 / Gobierno Militar y en esta tarea que parecía imposible, él parece que sacó una varita y solucionó todo”, entre risas recuerda Federico Cesare Di Roberto. La misión terminó exitosamente con la presentación de credenciales de Pisani al General Pinochet. A partir de ese momento, no sólo se restablecerían las relaciones diplomáticas sino culturales y económicas, siendo el embajador chileno en Roma, Mariano Fontecilla, el responsable de velar por mantenerlas. El día 4 de abril de 1989 entregaría sus credenciales al Presidente de la República Francesco Cossiga, en una ceremonia que tuvo como tema central el restablecimiento de la democracia en Chile. “Desde ese momento tuvimos una muy buena relación con Cossiga, que era el único integrante del Gobierno italiano con el cual no había una amistad de años, a pesar de haberlo visto un par de veces en mis destinaciones anteriores cuando asistíamos a la misa en la iglesia de San Carlos. Otros integrantes del Gobierno de ese entonces como Andreotti, que se desempeñaba como Ministro de Relaciones Exteriores y después como Presidente del Consejo de Ministros, había sido amigo de toda una vida. Cuando me fui, Cossiga me convidó a tomar té y él mismo me condecoró Caballero Gran Cruz de la Orden al Mérito”, recuerda Mariano. Las relaciones con la Farnesina fueron sencillas por su gran cercanía con las personalidades del Gobierno italiano. Fue en esos años, que por primera vez un embajador de nuestro país era invitado a un Congreso del Partido Socialista. Ahí Mariano conoció a un personaje que comenzaba a marcar tendencia dentro la política chilena, Ricardo Lagos Escobar. “Es difícil decir desde cuándo uno conoce a Mariano. Parece que uno lo ha visto de toda la vida, pero creo que fue en Milán en un Congreso del Partido Socialista Italiano, cuando era Secretario General Bettino Craxi. Estaba invitado junto a Enrique Silva Cimma, el Cuerpo Diplomático. Bueno ahí estaba Mariano que era Embajador en Roma. Intercambiamos algunas palabras acerca de lo que estaba ocurriendo y de las características del congreso. Fue en esa reunión cuando de pronto llegó una diputada73 que no era socialista, sino del Partido Radical italiano, conocida por haber sido una mujer ligera de ropas,

El ex presidente hace referencia a Illona Staller, más conocida por el apodo de Cicciolina.

73

164


Mariano Fontecilla que causaba una gran expectación cada vez que llegaba. Mariano sabía quién era, y quería que nosotros la conociéramos. Entonces él me dijo: Ricardo, usted comprende que uno tiene que estar al tanto de todas las actividades y tengo, por supuesto, que presentarle a esta diputada”, recuerda el ex Presidente Ricardo Lagos. Cuando llegó la hora de regresar, este grupo de opositores se encontró en el lobby a Mariano Fontecilla, quien los esperaba para llevarlos en un auto de la embajada al aeropuerto. El senador Ricardo Núñez recuerda aquellos momentos, “yo decidí no aceptarlo. Después lo comentamos y consideramos que era una situación excepcional, que un embajador, en periodo de dictadura, se acercara a connotados opositores, que éramos nosotros, demostraba una valentía por su parte”. Para Silva Cimma la actitud de Fontecilla era habitual en él, ya que una situación similar le había acontecido en la embajada en Madrid durante un Congreso de la Internacional Socialista. “Mariano hace una abstracción completa de la condición política, en España él me fue a buscar y me acompañó a algunas reuniones. Mariano me decía ¡yo no sólo represento al Gobierno, sino al Estado de Chile, que es bien diferente! y él sentía que tenía que atender a todos los chilenos que tuvieran una representación”, señala el ex Canciller, Enrique Silva Cimma. Dos acontecimientos devolvieron la confianza, tanto en la política como en las inversiones italianas en Chile: el plebiscito y la llegada a Roma del candidato a la Presidencia, Patricio Aylwin, en septiembre del año 1989. Esta visita fue bien recibida por el Quirinal y la prensa italiana; con la cual la embajada intentó mantener una relación cautelosa, ya que durante quince años mantuvieron una actitud hostil hacia el régimen. Patricio Aylwin recuerda este primer encuentro con Fontecilla, “ahí Mariano me trató con su especial amabilidad, porque él es un hombre servicial y atento, que con la persona con que esté la trata con mucha deferencia. Esa es la primera vez que yo me acuerdo de él. Esto fue durante el Gobierno del General Pinochet. En ese momento, él estaba en una etapa de culminación de su carrera diplomática, cuando la embajada en Italia era muy importante para Chile. Bueno, ha sido siempre muy relevante. No me llamó la atención que a pesar de ser yo de la oposición, Mariano me atendiera tan bien, porque yo sabía quién era, y él sabía quién era yo, ya que nuestros padres fueron colegas en el Poder Judicial. Se creó entre nosotros una empatía, además los diplomáticos

165


Capítulo 7 / Gobierno Militar por naturaleza tienden a ser amables, eso forma parte del carácter de un diplomático y por mi parte, no he sido nunca una persona hosca”. Las Misiones que Mariano tuvo el honor de cumplir en España e Italia le permitieron ser testigo presencial del rol fundamental que los Servicios Gubernamentales pueden cumplir en el resguardo de la estabilidad institucional de los pueblos; particularmente, en las situaciones de crisis que pueden producirse como consecuencia del periódico juego democrático. Fontecilla confiesa, “la base de la estabilidad institucional de España e Italia radica en el elevado profesionalismo de sus Servicios Públicos, los que se mantienen incólumes cualquiera que sea la prolongación y profundidad de los cambios políticos resultantes de las elecciones. Así el Sistema de la Alta Dirección Pública que se ha empezado a implementar en nuestro país, a partir de la Ley n° 19.882, podría ser la base de la estabilidad institucional que Chile necesita para enfrentar con seguridad el camino del desarrollo. Además, la profesionalización de la carrera diplomática debiera ser la herramienta que apoye, eficazmente, la inserción de Chile en la Sociedad Internacional del siglo XXI”.

Junto al Presidente italiano Francesco Cossiga.

166


Mariano Fontecilla Junto al Canciller Emilio Colombo.

Junto al Primer Ministro Giulio Andreotti y el nuncio de Su Santidad ante el gobierno italiano.

167


Capítulo 7 / Gobierno Militar Análisis de la política Italiana

Periodo en que Mariano Fontecilla fue embajador Con la finalidad de encuadrar la labor que me tocó efectuar durante los años que encabecé la Misión chilena en Italia, estimo necesario efectuar un análisis sintético de la evolución política de este país, para una mejor comprensión del complejo escenario político vivido en esos días. Antes que todo quisiera destacar un hecho primordial: existe consenso en considerar la política italiana como una de las más complejas del mundo. Con una sucesión ininterrumpida de variados gobiernos; intrincada y muchas veces rayana en lo escandalosa; con frecuentes alianzas heterogéneas y complicadas, se presenta en fin como muy poco clara a los ojos de cualquier observador, aún para los más instruidos. Gran parte de este fenómeno es provocado por el temperamento propio del italiano –que se muestra casi siempre hábil, imaginativo y un tanto retorcido– unido a la complejidad con que se distribuyen en Italia las fuerzas políticas, como lo veremos en seguida. En todo caso, estimamos que, en lo esencial, la estructura política de este país es hasta sencilla, pero son los elementos accidentales los que provocan la confusión caracterizada en la imagen. En efecto, desde la postguerra existió un elemento básico inalterado: la Democracia Cristiana ha desarrollado el papel de fuerza hegemónica, y las distintas variaciones políticas fueron sólo modalidades empleadas para asegurar esta hegemonía. La estructura social, económica y político-administrativa del país respondió en esos años, al modelo propiciado por el señalado partido dominante, el cual controló además sus engranajes fundamentales. El análisis de la evolución política italiana es entonces el análisis de la evolución de esta hegemonía. Hace 40 años, cuando Amitore Fanfani era Ministro del Interior, recordó que para mantener una nave en un curso hacia la derecha, es necesario girar el timón levemente hacia la izquierda, y comenzó a aplicar su receta en política. Todos los acercamientos históricos de la DC hacia la izquierda (la “Alianza con la Izquierda “a comienzos de los años sesenta; “el compromiso histórico” consensuado al inicio de la década siguiente; el “preámbulo”, a mitad de los setenta, y finalmente la “alianza laica”) tuvieron como finalidad debilitarla, mediante diversos medios, para así mantener el control del poder. Es necesario, sin embargo, tener presente un elemento fundamental: la permanencia en el tiempo de esta Democracia Cristiana dominante fue el producto de la transacción, la flexibilidad y la negociación como recursos fundamentales, haciendo de la maleabilidad política una forma de subsistencia. Este recurso, válido como tal, generó en gran parte las maniobras intrincadas y oscuras que caracterizaron a la política local, a la vez que fortalecieron de un modo u otro, a todos los sectores del espectro político, al participar todos ellos, en distintas ocasiones, en más de una transacción o negociación  subterránea. La hegemonía de la DC se ejerció en ese entonces no en forma absoluta, sino cautelosa y delicada, cuidando siempre de no irritar a sus aliados –posibles opositores, o a sus opositores– posibles aliados.

168


Mariano Fontecilla Al interior de este partido dominante se podía ver la existencia de un universo político singular, caracterizado por los caudillismos. Durante mi periodo como jefe de la misión chilena, figuras como Andreotti, Fanfani, Rumor, Forlani, Colombo, Piccoli, De Mita y otros, controlaban las corrientes personales de cuyas alianzas o disputas que generaban la verdadera fuente del poder. Este hecho, que se repetía de igual modo casi en todos los partidos, explica el curioso fenómeno de que en Italia se van cambiando y sucediendo los Gobiernos, pero no los Ministros, que permanecen más allá de aquellos. En efecto, algunos, en esos años, como Colombo, Rognoni, Darida y otros, llevaban más de dos décadas seguidas ocupando distintas carteras, sobreviviendo a decenas de gobiernos: y ello es porque su poder es personal y trasciende las coaliciones de partidos, dependiendo más bien de las camarillas internas de cada agrupación política. Durante 1983, la situación de los partidos fue básicamente la siguiente: la DC se revitalizó bajo la conducción de De Mita, luego de una fase vacilante en los años anteriores; el Partido Comunista vio disminuir su influencia, durante esos años, especialmente por las aventuras internacionales de la URSS: Afganistán y Polonia, además de la divisiones internas y sin encontrar la vía para resurgir, manteniendo así su calidad de segunda fuerza política nacional; el Partido Socialista, como grupo emergente de mayor ímpetu en esos años, habiendo llegado casi a un 15% del electorado, aprovechó el auge europeo de esta corriente; los partidos laicos (Partido Republicano, Social Demócrata, Liberal) de pequeña fuerza individual cada uno de ellos, pero importantes y necesarios en conjunto, llegado el momento de la formación de coaliciones de gobierno; y los pequeños partidos como el MSI, de orientación fascista, el Radical y otros de escasa trascendencia. Este panorama político resultó extremadamente sensible y delicado, y cualquier gobierno en estas circunstancias resulta muy precario. Es por ello que se dice que la sociedad italiana es altamente politizada, dado que cualquier fenómeno externo o interno, aun de importancia menor, puede provocar la trizadura de este equilibrio “de cristal”. Este elemento fue, desde nuestro punto de vista, el principal obstáculo en la tarea de obtener la elevación de las relaciones entre ambos países a nivel de embajadores, y de la dificultad de alcanzar un incremento más global y definitivo de dichas relaciones.

El Caballero Paralelamente a su trabajo en la embajada en Roma, Mariano decidió comenzar las gestiones para establecer relaciones, por primera vez, con una isla ubicada en medio del Mediterráneo a los pies de la bota italiana, la República de Malta. El 11 de diciembre de 1989, después de numerosos intercambios de cartas entre nuestra legación y la maltesa, se acordó que el nivel sería el de embajadores. Fontecilla fue el primero en presentar credenciales a un Presidente maltés, el 21 de febrero de 1990 las entregó en manos del Mandatario

169


Capítulo 7 / Gobierno Militar de esos años el Dr. Censu Tabone. Esto no fue al azar, ya que Mariano poseía una relación de varios años con la isla y sus tradiciones, ya que desde 1945 era integrante de la Orden de Malta, lo que facilitó las vías burocráticas para establecer relaciones. “En mi primera destinación, mi padre tenía la idea de que yo continuara con la misma línea de él, que en esos años ya era caballero de honor y devoción en gremio religione. Aquí en Chile no existía la asociación, así que tuve que hacer el papeleo en España donde hay un priorato. Como estaba allá, me pareció una buena idea hacer los trámites y la presentación, para ello tenía que probar situaciones de nobleza, catolicismo y trabajo no viles en mis cuatro bisabuelos. Debí presentar mis apellidos, teniendo problemas, sólo con Santiago Concha. Valdés estaba aceptado por el lado de mi tío Maximiliano Errázuriz Valdés, quien recibió numerosas condecoraciones, como Caballero de la Orden Soberana de Malta y el Fontecilla-Varas por mi padre. Mi padrino para mi iniciación fue el Conde Vallellano74, que era amigo de la familia”, señala Fontecilla. En 1987 Mariano Fontecilla Varas se enfermó de neumonía. Su rechazo por recibir alguna ayuda médica terminó con su vida ese 31 de agosto, y junto con ello el importante cargo que tenía en la orden en Chile. Ese mismo año muere otro integrante de la orden, su mejor amigo Aspreno Colonna. Por ese entonces, Raúl Irarrázaval era el Presidente de la Asociación, quien le pidió a Mariano hijo hacerse responsable del puesto que había dejado su padre. Para ello tuvo que renunciar a la Orden en España y junto con ello a sus compañeros por los cuales tenía gran aprecio. “Consideré que era bonito para mi país y para mi familia pasar a ser el decano, porque no había nadie más antiguo que yo en la Orden. En esa época, recibí la visita de Angelo de Mojana, gran maestre, quien me condecoró con el título de Gran Cruz de Caballero de Honor y devoción, que es un grado menor que bailío”75, señala Fontecilla.

Fernando Suárez de Tangil, conde de Vallellano (Madrid, 1886- id., 1964) Político español. Alcalde de Madrid bajo la Dictadura (1924-1927), durante la segunda República preparó diversos pactos entre los monárquicos alfonsinos y tradicionalistas. Redactó el manifiesto de Alfonso XIII de 23 de enero de 1932, ocupó la vicepresidencia de Renovación Española (1933), y durante el franquismo fue ministro de Obras Públicas (1951-1957) y presidente del Consejo de Estado (1958). (extraído de Biografías y Vidas, http:// www.biografiasyvidas.com/biografia/v/vallellano.htm) 75 En la Orden de Malta, se da el nombre de bailío a los dignatarios superiores, a los comandantes e inferiores a los grandes priores. 74

170


Mariano Fontecilla

Mariano Fontecilla presentando credenciales al Presidente maltés Dr. Censu Tabone.

Cartas de Angelo Sodano Señor Embajador y querido amigo:

E

stas breves líneas quieren asegurarle que estoy cerca de usted en este doloroso momento del fallecimiento de su inolvidable papá.

Él para mí fue siempre un amigo sincero, que recordaré siempre con afecto y gratitud. En esta hora de prueba, quiero acatar, querido don Mariano, la seguridad de toda mi humana y cristiana solidaridad con la promesa de una plegaria, con el fin de que el Señor conceda el premio de los justos, el consuelo que sólo la fe puede dar. Podría repetir las palabras de San Agostino, de frente a la tumba de su madre Mónica: Oh Señor, no me lamento por habérmela quitado, pero te agradezco por habérmela dado! Quiero presentar, por último, mis saludos a su señora y a todos sus familiares. Nos veremos a fines de septiembre, si Dios quiere. Con renovados sentimientos de profunda estima sobre los que quieren creer Angelo Sodano.

171


Capítulo 7 / Gobierno Militar THE NEW YORK TIME Obituary October 28, 1987

Prince Aspreno Colonna, 71; Roman Noble in Papal Court

P

rince Aspreno Colonna, patriarch of one of Rome’s oldest noble families, died of a stroke Sunday, the family has announced. He was 71 years old.

The prince was among the last of the Roman nobility to hold an honorary Vatican hereditary position. His title was prince assistant to the papal throne. Most of the titles held by the aristocracy were abolished by Pope Paul VI. Vatican officials said the title of prince assistant is no longer passed on automatically. If the Pope were to bestow the title, it could go to the prince’s eldest son, Marcantonio, 39, or to someone else in another family. The Colonnas have been leaders among the Roman nobility for more than 1,000 years and played a major role in Rome in the Middle Ages, generally siding with the Ghibellines against the papacy. Despite that attitude, the family produced a pope, Martin V, in the early 15th century and more than 20 cardinals. The family’s 450-room palace in Rome was begun by Martin V. After the unification of Italy in 1870 and the collapse of papal rule in Rome, two members of the family became the guarantors of the new state and were appointed senator.

Traducción

P

ríncipe Aspreno Colonna, patriarca de una de las familias nobles más antiguas de Roma, murió de un derrame cerebral el domingo a los 71 años de edad, según anunció la familia. El príncipe estaba entre los últimos de la nobleza romana en heredar una posición de honor en el Vaticano, como asistente al trono papal, ya que la mayoría de los títulos en poder de la aristocracia fueron abolidos por el Papa Pablo VI. Funcionarios del Vaticano señalaron que el título de príncipe asistente ya no se transfiere automáticamente. Si el Papa fuera a otorgarlo nuevamente, podría ir al hijo mayor del príncipe, Marco Antonio de 39 años, o para un representante de otra familia. Los Colonna han sido líderes entre la nobleza romana por más de 1.000 años y desempeñaron un papel importante en Roma en la Edad Media del lado de los Gibelinos, opositores del papado. A pesar de la actitud, uno de los representantes de esta familia llegó a ser Pontífice, Martín V a principios del siglo XV, y 20 integrantes de este linaje llegaron a ser cardenales. Después de la unificación de Italia en 1870 y del colapso de la autoridad papal en Roma, dos miembros se convirtieron en los avales del Estado y recibieron el nombre de senadores.

172


Mariano Fontecilla El nombre original de la Orden de Malta fue “Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén”, propuesto por comerciantes católicos de Amalfi en el siglo X antes de las primeras Cruzadas. Estos mercaderes se compadecieron de los peregrinos que llegaban a Tierra Santa, que en esos años se encontraba ocupada por los moros, y para defenderlos optaron por unirse a los cruzados, tomando no sólo un carácter hospitalario sino también militar76. Fue en el segundo Gobierno de Ibáñez que Mariano, por su cargo en Protocolo, logró que la Orden fuese reconocida para tener relaciones con Chile a nivel de embajadores, tal como había ocurrido en otros países, debido a que esta organización carece de territorio fijo desde 1798. Fue durante la campaña de Egipto cuando Napoleón tomó la isla de Malta y obligó a esta cofradía a abandonar el territorio. Una vez que el emperador fue encarcelado y desterrado a Santa Helena, los británicos conquistaron este lugar y reconocieron los derechos de la Orden sobre su territorio, así quedó estipulado en el tratado de Amiens de 1802, pero finalmente nunca fue respetado y la isla dejó de pertenecerles. Desde ese entonces, la institución estableció su sede en el Palacio de Malta, en Roma, el cual goza de extraterritorialidad, lugar donde permanece hasta nuestros días77, dedicándose a tareas hospitalarias y de ayuda a los enfermos, en especial en los momentos de guerras y catástrofes. En 1956, Fontecilla decidió que el más apto para ocupar el cargo de primer embajador de esta asociación en Chile era el conde Johannes von Welczeck, un diplomático alemán que estaba casado con Rebeca Balmaceda Fontecilla, tía de Mariano y sobrina del ex Presidente José Manuel Balmaceda, quien tuvo que cambiar su nombre al de Luisa durante el periodo nacista, para que él pudiera continuar con su carrera diplomática, que finalizó como embajador en España y Francia, hasta el día que llegaron las tanques nazis a París. Welczeck y su esposa viajaron a su palacio en Prusia, pero al poco tiempo, él fue ingresado a un campo de concentración en Rusia, de donde logró salir gracias a la ayuda de Gabriel González Videla y Mariano. Después de su escape se dirigió a Inglaterra sólo con un costoso libro colección filatélica

76 77

“Un emblema y su leyenda”. Revista Ercilla, 28 de agosto de 1985. Ídem.

173


Capítulo 7 / Gobierno Militar debajo del brazo que vendió en Londres por la suma de 4 millones de dólares. En el hotel donde se hospedó decidió pedir a la habitación una taza de chocolate caliente, pero su cuerpo maltratado no lo pudo tolerar y terminó en el hospital. “Yo pensé que era la persona más indicada para representar a la orden, que fue aceptada en 1956 por Ibáñez. Mi padre ayudó muchísimo porque era Ministro de Justicia en ese entonces. Él fue por muchos años el representante aquí. Mariano Vidal, embajador español, fue uno de los últimos recomendados por mí, además de ser mi ahijado en la orden para ocupar ese cargo. En aquel entonces, me querían nombrar a mí pero estaba muy ocupado en mis labores en Chile. Ahora asumió la archiduquesa de Austria, Alexandra de Habsburgo”, señala Mariano.

Conde Johannes von Welczeck

174


Mariano Fontecilla Para Fontecilla, uno de los actos más relevantes de esta organización es el que se realizó el año 1956, durante la revolución húngara, en contra del sistema soviético. Fue aquí que la Orden de Malta ofreció asistencia inmediata a miles de refugiados y personas sin hogar78, además de colaborar en el éxodo de miles de húngaros, durante los pocos días de independencia que tuvo este país durante el conflicto.

175


En su calidad de gentilhombre de Su Santidad, esperando al Sumo PontĂ­fice.


Mariano Fontecilla

Capítulo 8 Gobierno de Patricio Aylwin (1990-1994) Ave Fénix

E

En una tarde fría de septiembre en Oslo, Mariano escribió una carta a su amigo José Joaquín Puig de la Bellacasa, secretario de la Casa Real Española, donde relataba su imagen de lo que estaba ocurriendo en Chile: 11 de septiembre de 1985 Muy Querido José Joaquín: Trataré de forma muy personal relatarte sobre el futuro de nuestra nación. En primer lugar creo importante recalcarte que, aunque el destino de los pueblos depende de cada uno de ellos, utilizando el viejo principio de no injerencia, en nuestro caso la presión exterior adquiere malhadada orientación, pues sin quererlo quizá, por su discrimen, nos empuja hacia un terreno desconocido. Así lo ha entendido el Partido Comunista chileno, de haber sido un elemento morigerador durante Allende en un terreno democrático, en oposición a los maximalismos de los socialistas como Altamirano, han pasado a pregonar ahora la lucha armada en contra del Gobierno

177


Capítulo 8 / Gobierno de Patricio Aylwin del General Pinochet. Como Chile y su loca geografía no permitiría guerrillas. Por su parte, el General, fiel a los principios de Clausewitz, ha encontrado a su principal enemigo, los comunistas. Los han arrinconado y culpado de todos los males de Chile y con ello mantiene a su favor una masa de la población que no quiere oír hablar de marxismo ni del régimen anterior. La oposición democrática, tibiamente, bajo el capelo cardenalicio de su eminencia Fresno Larraín, se ha unido para manifestarse a favor de una futura transición democrática, debidamente pactada por los militares. Todo ello funcionaría siempre y cuando la oposición mantuviera una férrea unidad de criterio y la hégira se efectuara alrededor de la Constitución del General, aprobada en 1980 por gran mayoría, que permitiría su reelección, si fuera designado por la Junta de Gobierno. Para ti resultará más difícil interpretar todas nuestras evoluciones futuras, que nadie desea –ni siquiera Moscú– que termine en revolución. Sólo espero que los cambios finales sean tan pacíficos como los peninsulares. Es claro que nos falta el Rey, pero esperamos suplirlo con criterio. Toda la explicación de esta carta creo que me la entenderás con tu buen corazón. Luego incinérala, especialmente como un augurio para que lleguemos a resurgir como el Ave Fénix. Un fuerte abrazo de tu amigo de siempre Mariano

Como Fontecilla lo auguró en estas líneas, Chile volvió a renacer, al igual que esta ave mitológica, hacia la democracia. Tras los abrazos, cantos y la victoria del triunfo después del plebiscito, los partidos de la Concertación se sentaron a la mesa para seleccionar un candidato que los representara como coalición. Después de intensas conversaciones se decidió que iría un solo representante, Patricio Aylwin Azócar. El 14 de diciembre de 1989, desde la sala de plenarios del edificio Diego Portales, el Subsecretario del Interior entregó los primeros cómputos que daban un claro triunfo al abanderado de la Concertación, con un 55,2% de los electores. Durante la noche Aylwin, lleno de júbilo, habló a la multitud: “hoy día, consciente, libre y responsablemente, el pueblo

178


Mariano Fontecilla de Chile ha tomado otra vez en sus manos su destino futuro… hoy día Chile se ha reencontrado con su historia”79. Mariano, para ese entonces, debía dejar su trabajo en la Cancillería, por haber cumplido 65 años de edad, por lo tanto presentó su renuncia al Presidente Aylwin. El Subsecretario Edmundo Vargas le ofreció inmediatamente la contratación de sus servicios, para que continuara siendo útil. Fue aquí que decidió emprender un nuevo proyecto de gran aporte para el trabajo parlamentario de nuestro país. El ex Presidente recuerda, “él ya se había retirado del Ministerio de Relaciones Exteriores. Gabriel Valdés, que ocupó la presidencia de la Cámara Alta durante mi Gobierno, lo invitó que se fuera a trabajar con él, asesorando las relaciones internacionales del Senado”. A lo largo de toda su carrera Mariano tuvo que compartir en varias oportunidades con el destacado político y diplomático, Gabriel Valdés Subercaseaux. Su relación se inicia cuando ambos eran muy jóvenes

A

Mariano lo conocí cuando era casi un niño. Era un diplomático muy joven que había ingresado al más bajo nivel en el Ministerio y que estaba destinado a Roma. De inmediato vi en él inteligencia, gentileza, rapidez y una notable capacidad para preocuparse de los demás. Lo vi después en España, conocí a su esposa y a sus hijos. Toda gente de mucha calidad. Su carrera diplomática fue muy exitosa. Las amistades que obtuvo fueron múltiples y en numerosos países del mundo. Fue distinguido con la más alta consideración por el Papa, asimismo, por los gobiernos. Ha sido siempre estimado por presidentes, ministros y parlamentarios. Siempre modesto, caballeroso y servicial. Cuando asumí la presidencia del Senado recurrí a él para que se hiciera cargo de las relaciones exteriores del Congreso. Desempeñó sus funciones con una abnegación, dedicación y habilidades sobresalientes, que hacen difícil viajar sin su compañía y tratar gente importante de mundo sin su asistencia. No me es difícil, a mi edad, reconocer cualidades y defectos en las personas. En estas condiciones, puedo atestiguar que Mariano Fontecilla se ha distinguido siempre por su nobleza, sencillez, alegría y su insuperable capacidad de servicio. En un país donde hay tanta gente triste, él mantiene siempre su buen humor y su alegría interior. Le tengo gran aprecio y mucho cariño. Gabriel Valdés Subercaseaux

79

Krebs Kaulen, Andrea, Los 100 eventos de la historia de Chile, Santiago - Chile: Edit. Los Andes, 1990. Pág 223.

179


Capítulo 8 / Gobierno de Patricio Aylwin y se mantuvo en sus permanentes encuentros tanto en el Ministerio de Relaciones Exteriores, como en el Congreso Nacional, dejando una gran huella en la vida de Fontecilla. En palabras de Mariano, “él ha sido uno de los Cancilleres que más ha durado en servicio y el más brillante que ha tenido Chile; que se logró compenetrar de las situaciones internacionales que se estaban viviendo en esa época. Es una persona que se le nota su cultura europea. Yo admiro su intelectualidad y su interés por el arte”, argumenta Fontecilla. El relacionador público de chile Las elecciones de 1989 darían la conformación política de una institución que había quedado en silencio durante el Gobierno militar, el Congreso Nacional. Éste inicia su primera sesión, después de este largo receso, el 11 de marzo de 1990, en un nuevo edificio ubicado en Valparaíso. Su primera actividad oficial fue la trasmisión del mando del General Pinochet a Patricio Aylwin. Después de traspasar la banda presidencial, el General salió por la calle Pedro Montt acompañado de sus ex Ministros. Gabriel Valdés, en su rol de presidente del Senado, dio la palabra al Mandatario recién asumido para que nombrara a su cartera de ministros. Así se da inicio a la reestructuración del Parlamento chileno, que hasta la fecha ha sufrido distintas mutaciones dentro de su conformación. Uno de los cambios que se produjo en 1990 fue la imperiosa necesidad de que los parlamentarios comenzaran a establecer relaciones con sus pares en el mundo, para ello Gabriel Valdés junto a José Antonio Viera-Gallo, presidente de la Cámara de Diputados y el Ministro de Relaciones Exteriores, Enrique Silva Cimma, convocaron a Mariano para crear una oficina que cumpliera el rol de asesorar en las relaciones interparlamentarias, transformando a Fontecilla en el relacionador público por excelencia de nuestro país. “Si nosotros analizamos su trabajo a lo largo del siglo, podríamos decir que él es un relacionador internacional, de gran nivel, de los tres poderes del Estado, porque Mariano ha sido por muchos años el Director de Protocolo y siempre se ha caracterizado por tener una participación muy activa en todo lo que involucra las relaciones internacionales del Ejecutivo. Además de haber sido el relacionador internacional del Gobierno y, actualmente del Congreso,

180


Mariano Fontecilla hay una faceta que no se conoce, que siendo hijo de un Ministro de la Corte Suprema él también cumple una función de asesoría en la Corte Suprema. Es una cosa muy particular, ya que tiene funciones en los tres Poderes y lo hace con esa sencillez, simpatía y “low profile” que siempre lo ha destacado. Esta mano de Mariano, detrás del protocolo de las Visitas de Estado, es muy interesante, porque se ha convertido en una suerte de “Director de Protocolo de Chile”, señala el Senador Sergio Romero Pizarro. El arribo de esta nueva década trae consigo un proceso a nivel mundial donde se abandona la idea de bipolaridad mundial, una vez que cae la URSS, para pasar a una configuración multipolar. Estos fenómenos fueron generando un escenario internacional más globalizado aún, donde las instituciones chilenas, privadas o públicas, no quedaron exentas de los cambios, lo que obligó a buscar fórmulas que le permitan dar a conocer sus tareas hacia el exterior. Dentro del Poder Legislativo la situación no fue diferente, ya que comenzaron a adquirir gran importancia las relaciones entre nuestro restablecido Parlamento con sus pares de otras naciones. La diplomacia parlamentaria se ha transformado, hasta el día de hoy, en una actividad que realizan, senadores y diputados, en las distintas instancias en donde deben representar a sus respectivas Cámaras, tanto en Conferencias Internacionales de la Unión Interparlamentaria (UIP), como en el Parlamento Latinoamericano o el Foro Interparlamentario de las Américas (FIPA), entre otros. “La participación parlamentaria chilena en estas actividades cobró especial interés a partir de 1990, cuando el país se reintegró en las instituciones democráticas internacionales. Todo este proceso estuvo apoyado permanentemente por ambas Cámara y, en especial, por el liderazgo que ejercieron sus respectivos Presidentes y parlamentarios como: Sergio Romero Pizarro, Carlos Dupré Silva, Sergio Pizarro Mackay, Federico Mekis Martínez, Juan Antonio Coloma Correa y Jaime Rocha”, señala Mariano. En un principio, este nuevo departamento recibiría el nombre de Oficina de Enlace, pero la aparición a la luz pública de los “Pinocheques”, desembocó en situaciones como el “Boinazo” y los “Ejercicios de Enlace”, lo que generó una suerte de similitud entre este último con el organismo

181


Capítulo 8 / Gobierno de Patricio Aylwin recién creado podría traer confusiones, es por ello que en un momento se pensó en cambiar su nombre por “Oficina de Coordinación”. Ésta dependería del Ministerio de Relaciones Exteriores, tendría entre sus objetivos, mantener informado a los parlamentarios sobre todos los procesos de acuerdos internacionales que gestiona el Estado, además de colaborar en el control que los congresistas tienen hacia el Ejecutivo en materia internacional. Esta Oficina, bajo la tutela de Mariano, debe propiciar permanentes encuentros que faciliten el intercambio de experiencias entre nuestro Parlamento y los del resto del mundo, transformándose en un instrumento para la coordinación, información y complementación entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo. La actuación de esta oficina ha permitido detectar anticipadamente situaciones que podrían haber conducido a conflictos de poderes o afectar a las políticas del Gobierno. El discreto trabajo con las Mesas y las bancadas permitió enfrentar inútiles enfrentamientos entre las partes involucradas. Al inicio de la oficina los parlamentarios se mostraron reticentes, quizás porque lo interpretaban como una interferencia en las facultades del Poder del Estado. Pero, actualmente, hay pocos viajes de parlamentarios al exterior donde la oficina no es requerida y como agradecimiento a sus gestiones, el año 2008, el Presidente de la Cámara de Diputados, Juan Bustos, le entrega una oficina en el ex Congreso Nacional. Dentro de los acontecimientos más importantes, Mariano recuerda la gran tarea realizada con motivo de la celebración, en 1991, de la Conferencia de la Unión Interparlamentaria, con representantes que venían de distintos Parlamentos del mundo, incluso de Europa Oriental, con los cuales Chile comenzaba a tener vínculos políticos. Esta tarea del inicio de relaciones interparlamentarias termina con la elección del senador Sergio Páez Verdugo, como Presidente del Consejo Interparlamentario de la UIP, cargo de gran importancia internacional, que es equivalente al del Presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas. Por otro lado, el creciente interés que los parlamentarios han mostrado en los tratados de libre comercio, por la incidencia directa que han tenido estos acuerdos comerciales internacionales en las actividades productivas de sus distritos, llevó a Mariano a mantener contactos con

182


Mariano Fontecilla

Andrés Zaldívar con Mariano Fontecilla en actividades interparlamentarias.

De pie (de izquierda a derecha): Diputado Roberto Delmastro, Mariano Fontecilla, Jovino Novoa, Mariano RuizEsquide, Juan Masferrer, Fernando Meza y Eugenio Tuma. Sentados (de izquierda a derecha): Jacqueline Peillard, Ricardo Núñez, Isabel Allende y María Eugenia Mella.

Sentada a la izquierda: Señora Beatriz Paredes Rangel, Presidenta del Parlatino saliente. De pie a la derecha: Senador Jorge Pizarro, actual Presidente del Parlatino y Presidente del Senado.

183


Capítulo 8 / Gobierno de Patricio Aylwin las diversas entidades empresariales, que se encuentren involucradas en la aprobación de un determinado TLC. Una de las grandes derrotas para esta oficina fue el perder la elección para la Presidencia del Parlamento Latinoamericano, donde Chile había presentado al diputado Carlos Dupré Silva, quien sólo logró una cantidad de 86 votos frente a su par uruguayo Juan Adolfo Singer, quien logró la mayoría con 167 votos. Todo esto a pesar de la titánica tarea que había llevado a cabo Mariano y varios parlamentarios chilenos. Es así como en cada actividad desarrollada a nivel parlamentario, Fontecilla logró consolidar la Oficina de Enlace de la Cancillería como el instrumento profesional idóneo para la coordinación, información y complementación funcional entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo en el ámbito de las relaciones internacionales, colaborando estrechamente con los Abogados Secretarios de las Comisiones de Relaciones Exteriores de ambas Cámaras. Restableciendo un país democrático Durante este periodo de transición se intentó reestructurar otros aspectos que estaban pendientes. El Presidente Aylwin intentó dar mayor participación a las regiones de Chile, y dentro de esta iniciativa fue necesario hacer una reestructuración del orden de precedencia más acorde a esta nueva etapa. Cuando los parlamentarios volvieron a la escena pública fue necesario incluirlos dentro de esta nueva jerarquía, ya que por dieciséis años los organismos públicos estaban acostumbrados a dar preferencia a aquellos que tenían un grado militar. “Lo que pasaba en las provincias, era que aún ponían dentro de las jerarquías al teniente y al diputado lo ponían después del segundo cabo de la comisaría número tanto. Para eso era mejor que lo dejaran en la cárcel. Además los parlamentarios debían comenzar a tomar un papel más participativo dentro de las regiones, para que los conocieran más allá de los reglamentos protocolares”, señala Fontecilla. Para ello, Mariano asistió a innumerables reuniones con el Presidente, organizados por el Director de Protocolo de ese entonces, Carlos Klammer. El retorno de la democracia trajo de regreso el mejoramiento de las relaciones con Estados que durante el Gobierno del General Pinochet

184


Mariano Fontecilla se habían distanciado por tener diferencias con la política local. Junto con ello, comenzaron nuevamente las visitas de mandatarios extranjeros a nuestro país. La llegada del Rey Juan Carlos I a Chile fue uno de los momentos más recordados por Fontecilla, debido a que Aylwin decidió nombrarlo Edecán Civil de Su Majestad. “De los diplomáticos que yo conocía, ninguno me pareció más adecuado que Mariano por sus condiciones. Si hay un hombre que yo podría señalar como un diplomático emblemático es Mariano Fontecilla. Bueno, en ese entonces había que designarle un edecán civil al Rey de España y la persona más adecuada para desempeñar esa función era él. No recuerdo haber tomado en cuenta la relación de amistad entre ambos, creo que no sabía que existía, pero me pareció que nadie podía desempeñar mejor esa función que él”, rememora el ex mandatario. El reconocimiento es recíproco, ya que para Fontecilla, Aylwin fue un gran jurista que supo ocupar muy bien sus dotes en la política. Durante ese mandato, arribó a Chile uno de los mayores exponentes de los cambios que se producían en Europa del este, Mijail Gorbachov. Después que dejó la presidencia en la URSS, llegó a nuestro país y mantuvo largas conversaciones con Mariano, donde el tema central eran los cambios que se estaban produciendo a nivel mundial a causa de las medidas que él había tomado en su gobierno. Para Fontecilla no era sorpresa escuchar desde sus mismos protagonistas los procesos que se vivían en Europa del este. Durante 1968 llegó a Chile el Canciller alemán Willy Brandt, para asistir a una Conferencia de embajadores alemanes acreditados en América Latina y altos funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de dicho país. Mariano mantuvo varias conversaciones con él y en muchas oportunidades los diálogos giraron en torno de la división de Alemania. En la década de los 90 volvería a aterrizar en tierras chilenas otro Canciller de ese país, Helmut Kohl, quien pasaría por un momento amargo en el Congreso Nacional, ya que senadores de la derecha tomaron de mala forma algunos dichos del Ministro extranjero y decidieron abandonar el Hemiciclo, se dirigieron al pórtico del Senado y esperaron al alemán. Finalmente la situación se solucionó y fueron todos invitados por Kohl a terminar las conversaciones en Alemania.

185


Capítulo 8 / Gobierno de Patricio Aylwin

Helmut Kohl en la visita a la viña Concha y Toro, a su lado el actual presidente de la empresa Alfonso Larraín Santa María.

Mijail Gorbachov en el Congreso Nacional, junto a Patricio Aylwin y Gabriel Valdés.

186


Mariano Fontecilla

Willy Brandt en Santiago en 1968, dirigiéndose a honrar al Padre de la Patria, General Bernardo O´Higgins.

Teresa Santa Fue un 3 de abril de 1987, en medio de un convulsionado ambiente en el Parque O’Higgins, que Juan Pablo II declaró Beata a Teresa de Los Andes y seis años más tarde representantes del Gobierno viajaban para asistir a su canonización. Dentro de esta comitiva se encontraban la esposa del Presidente Aylwin, Leonor Oyarzún, su hija Mariana, y encabezada por el presidente del Senado, Gabriel Valdés Subercaseaux. Mariano Fontecilla también era parte de este selecto grupo, quien para esos años era una visita conocida dentro de los pasillos del Vaticano; es por eso que fue el encargado de lograr un segundo encuentro del Santo Padre con los representantes chilenos. En la Basílica de San Pedro, bajo una escultura de mármol, donde se ve una virgen joven con una vestidura de interminables pliegues y en sus brazos su hijo muerto, fue donde el Pontífice debía realizar

187


Capítulo 8 / Gobierno de Patricio Aylwin el primer saludo protocolar a la comitiva de chilenos, quizás “la Pietá“ de Miguel Ángel daba los primeros atisbos de cómo en esos momentos se encontraba Sor Teresa de los Andes, en una relación directa con Dios. “Era en ese lugar donde el Santo Padre recibía a las delegaciones con sus jefes, él pasaba y te estrechaba la mano. Después de eso se entraba a la Sala Paolo VI, porque donde se realizaba la bendición de la imagen de Santa Teresa sólo se saludaba al episcopado chileno, pero el Pontífice igual pasó por frente de la delegación nacional. Debido a que el senador Sergio Diez consideró que el saludo en la Basílica de San Pedro era algo fugaz y que no era válido, por lo tanto tenía que haber otro exclusivamente para la comitiva de chilenos, para así entregar un regalo. Se enojaron más aún, al enterarse de que la señora Leonor tendría una reunión privada. Ahí tuve que interceder con el prefecto de la Casa Pontificia, Monseñor Dino Monduzzi, respaldado por el Cardenal Sodano para ver si podía hacer algo, finalmente Juan Pablo II realizó un tercer saludo antes de subirse a su auto. Entramos a un salón especial, donde se entregó el presente; el Pontífice, por su parte, comenzó a dar un rosario a cada uno”, recuerda Fontecilla. La comitiva ingresó a una habitación, donde finalmente Gabriel Valdés le pudo entregar una hermosa cruz de lapislázuli, que llevaba sobre ella un Cristo antiguo de imaginería colonial, que se agregó meses antes de partir a Roma, ya que el resto del crucifijo había estado por muchos años en uno de los rincones de la oficina de Vicky Donoso, la secretaria permanente de protocolo. Estas distintas reuniones con el Sumo Pontífice se transformaron en una verdadera competencia entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo chilenos en la Santa Sede, por esta codiciada visita privada, que sólo estaba programada con antelación para la Primera Dama.

188


Mariano Fontecilla

Salón donde se efectuó la tercera reunión con el Pontífice (1993).

Inauguración de la figura de Santa Teresa en el Vaticano. Comitiva: Máximo Pacheco, Ignacio Walker Prieto, Gabriel Ascencio (Presidente de la Cámara de Diputados), Sergio Romero (Presidente del Senado), Senador Pablo Longueira y los Secretarios Juan Aníbal Barría, Carlos Morán y Jaime Muñoz.

189


Capítulo 8 / Gobierno de Patricio Aylwin

Daniel y Carlos Concha Subercaseaux

Los conchitorinos Una vez que Mariano regresó a su patria volvió a tomar gran protagonismo en la empresa familiar, pero con el pasar de los años la pequeña industria se había transformado en una viña de estándares internacionales, donde la tecnología había comenzado a transformarse en un pilar fundamental dentro de la producción. Durante la década de los ochenta, en Concha y Toro se dio inicio a una gran inversión donde se incorporaron nuevas técnicas en el proceso de la producción del vino, la adquisición de barricas de roble traídas desde Francia dieron un gusto internacional a los brebajes más finos. “Llegué a un monstruo de empresa. Durante los años que estuve fuera mi amigo Eduardo Guilisasti había logrado transformarla en una viña que comenzaba a tomar un gran protagonismo internacional, donde la tecnología tiene un papel fundamental. Antes se hacía todo a mano, ahora era todo una vorágine que yo ni siquiera entendía, porque yo todavía soy de la “Underwood” a dos dedos. En materia de cifras y de detalles dentro de las exportaciones, que eran desconocidas para mí,

190


Mariano Fontecilla sólo sabía que las cosas estaban muy bien porque comencé a recibir los dividendos, gracias a la venta en los mercados internacionales en el 90. En la viña siempre el objetivo principal ha sido la calidad por sobre todo y la mantención de ésta, es por eso que se ha llegado a una situación única dentro de las viñas en Chile que es de producción propia, donde los enólogos pueden tener la facilidad necesaria para darle a los caldos la calidad de Premium necesario para poder competir en el exterior”, señala muy orgulloso Mariano. Durante 1994, la historia de Concha y Toro marca un hito a nivel mundial, ya que se transforma en la primera viña en el mundo en transar sus acciones en la bolsa de Nueva York. Este nuevo paso le significa a la empresa una recaudación de 53 millones de dólares, que le permitió la adquisición de nuevos viñedos y renovación de la tecnología. A pesar del reconocimiento internacional, se ha querido mantener la tradición familiar tan arraigada desde orígenes del viñedo. Las familias Guilisasti y Larraín han controlado esta empresa mientras el legítimo heredero desarrollaba su carrera diplomática. Para Fontecilla, “el plan familiar siempre se ha mantenido intacto, ya que quien entra a trabajar a la viña, no pasa a ser funcionario sino a formar parte de la familia “Concha y Toro”, para las fiestas se hacen grandes celebraciones con todos los trabajadores, sus hijos y esposas, es un día de fantasilandia” en el parque de la Viña. Después de extensas reuniones instructivas con Eduardo Guilisasti, Mariano se consideró capacitado para representar a su viña familiar en innumerables reuniones empresariales. Fue aquí donde en varias oportunidades se topó con mandatarios chilenos, Ricardo Lagos rememora con gran aprecio aquellos encuentros, “de esas reuniones recuerdo sus sombreros, porque él tiene muchos, entre ellos, uno empresarial. Tengo recuerdos gratos, porque a un Presidente con mis características el empresariado lo miraba con duda, como qué irá a pasar aquí. Se fueron estableciendo confianzas mutuas, creo que tuvo mucho que ver el rol de Mariano, porque él es un gran constructor de confianzas entre países, entre personas y en ese sentido estoy seguro que él también colaboró mucho para tener una relación con el mundo empresarial”.

191


Capítulo 8 / Gobierno de Patricio Aylwin Un hombre Gentil Pablo VI fue el encargado de modificar la “Corte Pontificia”, para tomar el nombre de “Casa Pontificia”. Dentro de estas reformas las categorías de “Camareros Secretos” y “Camareros de Honor” laicos fueron unificados en una sola, denominada “Gentilhombre de Su Santidad”80. No hay un parámetro establecido de por qué se seleccionan. En el mundo hay alrededor de 100 personas que poseen esta categoría y en Latinoamérica sólo existe una persona con este título, que recae en el nombre de Mariano Fontecilla. El día 4 de noviembre de 1993, Fontecilla recibe del prefecto de la Casa Pontificia, Dino Monduzzi, una carta señalando el Montu Propio donde se le otorga el título de Gentilhombre de Su Santidad. “El que la recibe no tiene mucho conocimiento del por qué se la otorgaron, ellos ven los actos que tú realizaste en tu carrera profesional, una actuación distinguida y el Vaticano quiere premiarlo. Es un gran honor, porque uno pasa a formar parte de la familia pontificia y creo que, para un católico, es el mayor título que se le puede otorgar en la tierra. El rol principal es estar a disposición de la Santa Sede, llevar a las delegaciones chilenas o de otros países. Ellos no me van a llamar cuando me necesiten porque estoy en el fin del mundo, pero cuando paso o estoy por allá tengo la deferencia de ir. Por lo menos una vez al año estoy a su disposición”, señala Mariano muy orgulloso. La función de un “gentilhombre” es, entre otras, acompañar a las comitivas oficiales que visitan el Vaticano y explicarles el estricto protocolo que puede volver loco al ser más tranquilo. Desde que Mariano comenzó asistir por su rol en la Oficina de Enlace, ya tenía un papel importante en cada una de las idas a la Santa Sede. Así ocurrió, como ya vimos, al ser declarada santa Sor Teresa y se ha mantenido hasta el día de hoy. En la canonización del Padre Hurtado, en octubre del 2005, a donde viajó para acompañar al ex Presidente Lagos, su título de Gentilhombre fue esencial, ya que tuvo que controlar las insistentes peticiones de los nerviosos integrantes de la delegación chilena, que

80

192

Ceremonial Eclesiástico. http://www.aaceremonial.com.ar/aspectos/iglesia/cerponti.htm (extraído el 20 de julio).


Mariano Fontecilla no entendían por qué no podían ocupar los asientos de los peregrinos de Ucrania. En un momento de distensión, dentro del convulsionado ambiente de la canonización, Mariano decidió sugerirle al diputado Guillermo Ceroni que el almuerzo de ese día se efectuara en el Club de la “Caccia”, una de las casas antiguas de Roma donde siempre se reunía gente de la nobleza italiana. El parlamentario con un grado de suspicacia decidió acompañarlo. Llegaron a un palacio maravilloso y con el pasar de las horas Ceroni se fue percatando de la veracidad de los dichos de Fontecilla. A pocos minutos de estar sentado, comenzaron a llegar nobles y príncipes a saludar a Mariano. El representante de la Cámara Baja quedó impresionado al ver lo que estaba presenciando. “Es un hombre extraordinario, caballero, inteligente, capaz, con un manejo del mundo de la diplomacia. Podría ser muy formal, pero es un hombre muy gentil, muy afable y amistoso”, señala afectuosamente el parlamentario.

193


CapĂ­tulo 8 / Gobierno de Patricio Aylwin

Montu Propio donde se le otorga el tĂ­tulo de Gentilhombre de Su Santidad.

194


Mariano Fontecilla Conceptos Vaticanos Estado Vaticano: es el territorio en el que la Santa Sede ejerce plena soberanía internacional reconocida por la Comunidad Internacional a partir del Tratado de Letrán, como atributo propio de su autoridad espiritual universal y sujeto habilitado para mantener relaciones diplomáticas con los Gobiernos de los países que reconocen al Sumo Pontífice como Jefe Máximo de la Iglesia Católica Apostólica y Romana y órgano supremo del Estado de la Ciudad del Vaticano. Santa Sede y el ordenamiento eclesiástico: la Santa Sede es el órgano supremo de la Iglesia Católica, depositario de los poderes temporales reconocidos a Su Santidad el Papa, primado espiritual universal y soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano. Al tenor del artículo 7° del Codex Juris Canonici, la Santa Sede está compuesta por el Romano Pontífice y por las Congregaciones, los Tribunales y Oficios por medio de los cuales Su Santidad despacha los asuntos de la Iglesia Universal. Por ello, se afirma, por estar el Papa a la cabeza de la Santa Sede, que ella es el ente central o supremo de la Iglesia Católica. Órganos Ejecutores de la Santa Sede: lo órganos que definen, determinan, implementan y ejecutan las políticas y valores morales de la Santa Sede son el Sumo Pontífice; asistido por la Curia Romana o Curia Vaticana, conformada por el conjunto de órganos de gobierno de la Santa Sede y de la Iglesia Católica, la que, bajo la dirección de Su Santidad el Papa, ejerce funciones legislativas, ejecutivas y judiciales en el Estado de la Ciudad del Vaticano. También se le conoce como la Corte Papal, la que en su asistencia al Papa desempeña un rol análogo al de los Gabinetes en los gobiernos civiles. Santa Sede y la Comunidad Internacional: no obstante, es un hecho histórico el que los Estados, antes del Tratado de Letrán, ya habían reconocido la autoridad política y espiritual del Sumo Pontífice, y, en consecuencia, su soberanía, mediante el intercambio de visitas oficiales, firma de acuerdo, mediaciones y arbitrajes internacionales, como también por el envío y recepción de Embajadores, con las solemnidades que imponían los protocolos de la época. La única modificación que se impuso a partir del Tratado de Letrán consistió en conceder que en el mismo día que se visitara a Su Santidad, debería visitarse al Rey de Italia, siempre y cuando el visitante extranjero visitara primero su propia embajada. De esta manera se cumplía la anterior obligación de la visita al Rey de Italia se hiciera en otra ocasión.

195


Matrimonio Frei-Larraechea el 30 de noviembre de 1967.


Mariano Fontecilla

Capítulo 9 Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994-2000) El cabestrillo

D

Durante 1992, Chile comienza a prepararse para un nuevo periodo eleccionario. La Democracia Cristiana81 optó por dar su apoyo a Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien intentaba seguir los pasos de su padre. Al año siguiente, el resto de los partidos de la Concertación le dieron su respaldo, transformándose en diciembre de 1993 en el Presidente de Chile con un 57,9 por ciento de los votos, superando ampliamente a su contrincante Arturo Alessandri, quien sólo llegó al 24,4 por ciento82. “Cuando fue electo fuimos a dar unas vueltas a la Plaza de la Constitución para celebrar el triunfo. Yo me siento muy amigo de él y de la familia, en especial de su madre María Ruiz-Tagle, de quien tengo muy buenos recuerdos, ya que

Biografías de Chile. http://www.biografiadechile.cl/detalle.php?Id Contenido=1248&IdCategoria=10&IdArea=327&TituloPagina=Hi storia%20de%20Chile&pos=32 (extraído el 5 de julio). 82 Gobierno de Chile Ministerio del Interior. http://www.elecciones.gov. cl/SitioHistorico/index1993_pres.htm 81

197


Capítulo 9 / Eduardo Frei Ruiz-Tagle era muy simpática, inteligente, una señora muy capaz y tenía mucha chispa”, recuerda cariñosamente Mariano. Antes que asumiera como Mandatario, Frei comenzó a preparar el momento de tan esperada investidura, donde uno de los aspectos fundamentales que había mandado hacer con antelación era la banda presidencial, que días antes al gran momento la entregaron con menores medidas de las necesarias. Fontecilla recuerda muy bien este momento, “le quedó como cabestrillo, era casi como para el abrazo de Maipú, yo le dije que la solución era usar la de su padre, pero él me dijo que estaba en la fundación, así que fui junto a Jorge Frei al museo y muy solemnemente sacamos la banda de don Eduardo y me la dieron a mí. Yo estaba aterrado porque me podía pasar cualquier cosa, llegué a mi departamento y la colgué en un traje para que quedara estirada, porque no la iba a planchar. Al día siguiente viajé a Valparaíso, la entregué y ahí me quedé más tranquilo”. Días antes de que asumiera como mandatario, Mariano le regaló una versión más pequeña de la Piocha de O’Higgins, para que pudiera usarla en la solapa de sus trajes en las distintas ceremonias. Su trabajo en la oficina de enlace en el Congreso le impidió tener un mayor contacto con Frei hijo, pero sí volverían a reencontrase cuando el ex mandatario llega a ocupar un asiento en la Cámara Alta. Los viñedos de Emiliana La tierra se transformaría nuevamente en un éxito vitivinícola para Concha y Toro, que durante el siglo XIX serían los fértiles terrenos heredados por “misiá Emiliana” en la zona de Pirque, para 1980 los fructíferos suelos del Valle de Casablanca, Maipo y Rapel, sumado al clima y la topografía, se trasformarían en elemento esencial para el éxito de uno de los caldos que curiosamente lleva el nombre de su precursora “Santa Emiliana”. Fueron tan altas las ventas que la viña se vio obligada a crear una filial dedicada sólo a estos brebajes. Quizás por ser un descendiente de los fundadores, o para dar gracias, por haberse transformado a lo largo de su vida en parte esencial de Concha y Toro, Eduardo Guilisasti antes de morir pide a Mariano que asumiera la dirección de estos viñedos, con el apoyo del directorio.

198


Mariano Fontecilla El año 1998 llegó a ser presidente de la empresa que lleva por nombre Bodegas y Viñedos Santa Emiliana. Del mismo modo, insinuó que debía asumir a la presidencia de Concha y Toro, Alfonso Larraín Santamaría, quien lo había acompañado en estos quehaceres y evolución de la Viña durante toda su vida, con igual lealtad, inteligencia y perseverancia que lo había hecho en la oficina de Irarrázaval & Rodríguez Limitada en la bolsa de Comercio, donde trabajaban juntos a Anselmo Palma. Mientras estos cambios se sucedían en el plano administrativo, en los procesos productivos habría grandes transformaciones. La viña para ese año empezó a incursionar en la agricultura más orgánica y biodinámica, dando origen a Emiliana Orgánico, siendo la primera vitivinícola en utilizar esta técnica ecológica.

199


Presidente de la República Ricardo Lagos junto a su esposa Luisa Durán en la Basílica de San Pedro, llegando al funeral de Juan Pablo II.


Mariano Fontecilla

Capítulo 10 Ricardo Lagos Escobar (2000-2006) El protocolar

L

Los estrechos porcentajes de las elecciones de 1999 obligaron a un ballotage, que le dio a Ricardo Lagos la cantidad de votos necesarios para llegar a La Moneda. Para ese entonces, este nuevo Mandatario contaba con un extendido currículum en el exterior; esta presencia internacional, que se mantuvo durante su Gobierno, facilitó el trabajo de las relaciones interparlamentarias que realiza la Oficina de Coordinación y Enlace, dirigida por Mariano. “Normalmente se piensa que las relaciones diplomáticas tienen que ver fundamentalmente con el ámbito de los Poderes Ejecutivos, las Cancillerías, Presidentes, Primeros Ministros. Sin embargo, en la diplomacia moderna, la diplomacia parlamentaria es y será cada día más importante. En ese sentido, la Oficina de Enlace que encabeza Mariano en el Congreso ha sido tremendamente relevante en el éxito de muchas de estas visitas, en eso Mariano ha sido fundamental”, asevera el ex Mandatario Ricardo Lagos.

201


Capítulo 10 / Ricardo Lagos Escobar Para el ex Presidente, Fontecilla “ha sido un servidor público entregado a las tareas de la Cancillería, en donde si no hubiese existido el cargo de Protocolo, habría que haberlo inventado porque creo que Mariano nació Director de Protocolo. La mayoría de la gente piensa que éste no es un puesto importante. Se cree que es sólo preocuparse de cómo las personas se sientan en una mesa, pero no saben que en este cargo debe resolver aquellos temas que han sido históricos en las relaciones internacionales y que, a través del protocolo, se resuelven sin discutir, hay una tarea sustantiva muy importante. Cuando comenzó la revolución cubana suprimieron el cargo de Protocolo, a poco andar llegó la primera delegación de China y la fue a recibir Fidel Castro. Primero se tocó el himno cubano, luego el himno chino, mientras sonaba este último, los orientales comenzaron a mirarse unos con otros y a conversar entre ellos, de pronto se dieron media vuelta y se subieron al avión, habían decidido poner fin a la visita y nadie entendía lo que había pasado. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba cuando fue a buscar el himno de la República China se encontró que el único que estaba era el de Taiwan. Después de eso se restableció el cargo de Director de Protocolo”. La margarita se fue deshojando Mientras Mariano desarrollaba una destacada participación en la Oficina de Enlace, Isabel Margarita poco a poco se fue apagando, un fulminante cáncer en el estómago crecía rápidamente en su interior. Su deteriorado estado fue por varios meses una información muy bien guardada, nadie sospechaba la terrible enfermedad que la aquejaba, ella intentó por todos los medios esconderlo y continuó con los quehaceres domésticos como si nada ocurriese. Su familia sólo se enteró poco antes de su muerte, por una falla del secreto médico, las palabras del profesional ocasionaron un intenso dolor en el pecho de Mariano, ya que para ese entonces era muy poco lo que se podía hacer e Isabel se negaba a extender por más meses su agonía. Fue un miércoles 20 de septiembre de 2000, cuando Mariano preparaba su equipaje para comenzar una gira junto al Presidente del Senado, Andrés Zaldívar, a Polonia y otros países de Europa central. Fue en el momento que él salió del baño para preguntarle su opinión sobre un par de corbatas que deseaba llevar, pero ya era muy tarde porque

202


Mariano Fontecilla Isabel Margarita ya se había ido, sin dar muchas explicaciones de lo apresurado de su partida. Fontecilla se sintió muy acompañado en ese momento, la primera dama, Luisa Durán, junto a su esposo se preocuparon de darle su apoyo en este doloroso momento. Ricardo Lagos rememora estos tristes acontecimientos: “Fue un momento muy duro para él. Mariano sabía lo que ocurría, pero nunca pensó que ella iba a fallecer. Con Luisa hicimos lo posible por hacer más llevadera esta difícil situación por la que atravesaba. Él es un ejemplo de un servidor público, ya que antepone los intereses del país a sus problemas personales”. Pasados los funerales, Fontecilla retomó sus actividades habituales, quizás para cicatrizar pronto las heridas que le había dejado la partida de su amada Isabel Margarita. Exponente vitivinícola A pesar de los decenios que estuvo separado de Concha y Toro, Mariano nunca perdió el contacto con el mundo viñatero, aunque él no se reconoce como un buen conocedor de estos brebajes, más allá de lo que Eduardo Guilisasti le enseñó, fue el embajador de esta marca en el mundo, cajas y cajas de vinos lo acompañaron en cada una de sus destinaciones, logrando ser una pieza fundamental en la difusión de Concha y Toro a nivel internacional. Ha llegado a tal punto la difusión de tales vinos, que el Rey Juan Carlos de España está convencido que todos los brebajes provenientes de Chile son de la viña heredada por Mariano. Fue el año 2005, que una comitiva de nuestro país llegó al Palacio de la Zarzuela para efectuar una visita oficial a Su Majestad. En medio de este grupo, Fontecilla, como hace ya hace varios años que mantenían una amistad, el saludo real fue españolamente cálido, “EEE Mariano ¿Cómo estás? En esa visita estaba el senador Sergio Romero y el embajador chileno en la Madre Patria, Enrique Krauss; todos se sentaron y comenzaron a dialogar, mientras el Rey vociferaba hacia una de las ventanas, para que el jardinero detuviera su máquina. Una vez que la reunión concluyó, Su Majestad se paró y agradeció a Mariano el vino que había recibido, Fontecilla asintió con la cabeza. Krauss comenzaba lentamente a llenarse de ira y su rostro comenzaba a tomar un color más pálido de lo normal.

203


Capítulo 10 / Ricardo Lagos Escobar La comitiva chilena salió del salón real, el embajador no aguantó un minuto y encaró a Mariano: “pero si ese vino no lo mandaste tú, lo mandé yo”. A lo cual él responde “y qué culpa tengo yo que el Rey cada vez que recibe un vino se acuerda de mí, bueno y qué marca le mandaste”. Krauss muy orgulloso señala: “un Bouchon”. Fontecilla le dijo: menos mal que el vino era espléndido y no corrimos el riego que no estuviese bouchonne. “Nos subimos al auto y Enrique Krauss iba totalmente amurrado, Mariano muy tranquilo había quedado como príncipe”, recuerda el senador Romero. El ser un gran exponente del vino chileno en el exterior le permitió ser incorporado el 6 de diciembre del 2001 a la Cofradía del Vino como miembro honorario. Ese día Ruy Barbosa en su discurso señaló las razones de por qué consideraban que Mariano era una persona apta para formar parte de su selecto grupo. “La amistad de más de tres generaciones, que han reunido a nuestras familias, se reencuentran en este calderón, que es el vino. Ese precioso don que identifica a Chile como exponente de excelencia y que con tan buen éxito ha sido expuesto universalmente, en gran medida por la pericia diplomática del embajador y amigo Mariano Fontecilla de Santiago Concha. Es Mariano, fiel exponente de la imagen que nos propusimos para pertenecer a esta Orden. Por ancestros, por su brillante trayectoria pública, por su permanente preocupación por todo lo relacionado con la vid, el vino y el conocimiento de sus virtudes que ha difundido, con el respaldo de su personal prestigio, por todos los continentes. La diplomacia suele exigir reservas, pero conociendo a Mariano, sabemos que con el tema del vino no la ha tenido. Con el vino chileno ha recorrido el mundo divulgando a toda voz sus virtudes, rompiendo resistencia a que por nuestra ubicación y cuantía, se nos venía oponiendo. Como el vino, que es bueno porque se elabora con todo el amor y conocimiento que los enólogos sabemos entregarle, es el afecto que

204


Mariano Fontecilla los Cofrades te ofrecemos como homenaje a tu personalidad pletórica de atributos y que el perdure en tu espíritu y os inspire en tu peregrinar por todos los ámbitos, teniendo siempre presente la imagen de nuestro patrono, el vino”. A Mariano no dejó de llamarle la atención este nombramiento, ya que la Cofradía, para él, solo abría sus puertas a aquellos que tenían conocimientos científicos y técnicos sobre el vino o a los que son públicamente reconocidos como sus promotores y amantes. A pesar de que nunca fue su carrera, el vino se ha transformado en un aspecto del cual no ha podido y no ha querido desligarse; este brebaje ha bañado permanentemente la vida de Mariano, él ha gozado los logros y ha sentido las frustraciones después de cada una de las vendimias.

205


Capítulo 10 / Ricardo Lagos Escobar

Visita de la Reina Sofía de España, en un recorrido por la Viña Concha y Toro.

Anecdóticos viajes Su puesto en la Oficina de Enlace le ha permitido coordinar innumerables visitas extranjeras al Congreso Nacional y así como aquellos viajes de delegaciones chilenas a Parlamentos en otras partes del mundo. Fue en este mismo viaje a Madrid, donde las confusiones con vinos chilenos no fueron la única anécdota. Mariano sabía que por parte de protocolo había llegado un mate como presente a Su Majestad. Entonces, estando frente a la mesa llena de regalos, un funcionario le pregunta a Fontecilla cuál era el agasajo por parte de la delegación chilena. Él se aproxima y ve en el medio un precioso mate y dijo ese debe ser, el español se acerca y le dice que no, es éste, levantando de la mesa un pequeño y modesto recipiente. Corría el año 2005, el destino en esta ocasión era París y dentro de los acompañantes se encontraba el Presidente del Senado, Sergio Romero, el senador Adolfo Zaldívar y el Coordinador del Parlamento, Mariano Fontecilla. El grupo ingresó al Palacio l’Élysée, en el instante que salía de su primera reunión el secretario del Partido Comunista Francés, Robert Hue con el Presidente Jacques Chirac. Una vez que entraron, los

206


Mariano Fontecilla diálogos fluyeron inmediatamente, Romero entretuvo por varios minutos al Mandatario, con su historia de las raíces francesas de su madre, María Luisa Pizarro Cassoulet, que curiosamente poseía un apellido con el mismo nombre a un plato típico del sur de este país. Estaban en medio de esta conversación, cuando Adolfo Zaldívar considera que es el momento para tomar una fotografía y se lo comenta a Mariano, él cual se aproxima a Chirac y el Presidente repentinamente se para de su asiento, se dirige a la puerta y comienza a gritar que trajeran rápidamente un fotógrafo. La delegación de chilenos se sintió avergonzada por esta situación tan repentina, finalmente lograron su petición. Los viajes no pararon. Al año siguiente Mariano junto a otra delegación de parlamentarios tomaron un avión rumbo a Polonia y Croacia. El clima no los acompañaba, el termómetro marcaba sólo menos veinticinco grados bajo cero. La comitiva comenzó a caminar por esas gélidas calles, lentamente. Los acompañantes de Mariano comenzaron a sentirse afectados por las bajas temperaturas, es que nadie conocía mejor que él lo que era estar en esos helados territorios, más aún, Fontecilla era el único que poseía una ropa adecuada vestido con un sombrero de astracán y un excelente abrigo. El viento cada vez se hacía más intenso, no quedando más alternativa que detenerse, todos con cara de duda comenzaron a mirarse entre ellos para ver qué hacían en estas zonas algo desconocidas, cuando Mariano extrajo de su bolsillo una pequeñísima libreta con las hojas gastadas por el tiempo, la abrió y comenzó a marcar un número escrito con su indescifrable letra, en un par de minutos un taxi llegó a rescatarlos. Varios diputados recuerdan con mucho cariño un viaje a México, a la Unión Interparlamentaria Mundial. En uno de los momentos de distensión Mariano toma el brazo del diputado Juan Masferrer, a la salida del hotel y le dice: “no te olvides Juan, que los caballeros nos lustramos todos los días los zapatos”, al parlamentario no le quedó otra opción que acompañarlo. Hace varios años que lo conoce y en sus palabras lo señala como “un hombre íntegro, formado a la antigua, con gran caballerosidad y diplomacia, ojalá fuera un ejemplo de la juventud. Un hombre que disfruta de la buena mesa, el buen chiste, que goza de las cosas que hace, que se realizan todos los días. No es una persona que se pone por delante, él nunca anda echando codazos y es muy respetado por todos los sectores políticos y eso a mí me dice mucho. Estamos frente a un gran hombre que le ha hecho un bien tremendo al servicio diplomático, ojalá que hubiese más como Mariano”.

207


Capítulo 10 / Ricardo Lagos Escobar Fue un domingo, durante ese mismo viaje a México, que la comitiva de parlamentarios decidió ir a una misa en la principal Catedral ubicada en plena Plaza de la Constitución, que es considerada como una de las obras más sobresalientes del arte hispanoamericano. Llegaron diez minutos antes que el reloj marcara el mediodía y el antiguo templo se encontraba atestado de gente, es que ese día la prédica la realizaría el Cardenal. El grupo de diputados y senadores se ubicó en la entrada, Mariano desapareció en medio del tumulto, después de cinco minutos sobresale de la muchedumbre y dice “síganme”, la comitiva comenzó a caminar por esos pasillos góticos llenos de feligreses, sin tener la mayor idea hacia dónde los estaba llevando, se detuvieron al lado del altar se sentaron en unas sillas antiguas y ahí los parlamentarios, a metros del Cardenal, disfrutaron de una liturgia que era decorada por los sonidos de un órgano y cánticos de un melodioso coro. “Una vez que terminó la misa nos llevó a la sacristía a conversar con el Cardenal, sacamos fotos con toda la curia de México, firmamos el libro de visitas, todos los Obispos que estaban ahí lo conocían. Fue una experiencia muy bonita, todos pensamos que nos quedaríamos parados fuera de la catedral, pero no fue así”, rememora el diputado Roberto Delmastro. Pero no todos los viajes han sido una grata experiencia. En un arribo a Los Ángeles California la fila era interminable, una a una las visas de la delegación de chilenos fueron chequeadas por la severa policía de inmigraciones. Cuando llegó el turno de Mariano, el uniformado lo detuvo, miró su visa y le prohibió pasar porque de acuerdo a la legislación norteamericana alguien con más de 80 años no podía tener en su pasaporte una visa de trabajo. Detrás de él se encontraba el diputado Fernando Meza, quien miraba atento cómo Fontecilla, en su correcto inglés, intentaba explicarle al vigilante que no quería dejar de trabajar y que sólo renunciaría el día de su muerte. El policía le argumentó que a esa edad él tenía que estar jubilado. La discusión se extendió por varios minutos, mientras la fila de personas se engrosaba, Mariano iracundo siguió defendiendo el derecho de las personas mayores a trabajar, “Él argumentaba que amaba lo que hacía, que no lo quería dejar y que iba por el mundo haciendo bien su trabajo. Señaló que trabajaría mientras estuviera lúcido y en buenas condiciones físicas”, rememora Meza los diálogos de Fontecilla en ese altercado en Los Ángeles. Finalmente la insistencia de Mariano pudo más y logró continuar su trabajo en Estados Unidos.

208


Mariano Fontecilla

Adolfo Zaldívar, Favio Vio (Embajador de Chile en Francia), Mariano Fontecilla y Sergio Romero junto a Jacques Chirac.

En China junto al Presidente Jiãng Zémín, lo acompañan Andrés Zaldívar y señora y el diputado Jorge Tarud, en esa época Embajador de Chile en China.

209


Capítulo 10 / Ricardo Lagos Escobar

Bill Clinton junto a su esposa, Hillary Clinton, entrando al Congreso Nacional junto a Mariano Fontecilla.

Il personaggio Parlamentarios, diplomáticos y distintos integrantes del gobierno han quedado anonadados al ver cómo Mariano se desenvuelve dentro de la Curia Romana, sus distintas destinaciones ante el Quirinal y la Santa Sede, sumando a su grado de Gentilhombre, lo han transformado en una persona muy conocida en los distintos rincones de Roma. Juan Aníbal Barría, quien desde el 2001 al 2006 se desempeñó en el cargo de consejero ante la Santa Sede, conoció en profundidad esta realidad, “tiene una relación cercana con Sodano y este cardenal le tiene un enorme aprecio. En ese entonces era como el Primer Ministro del Vaticano, lo invitaba a su casa, le hizo una despedida y una misa en su capilla. Don Mariano es muy italiano en su forma de relacionarse, conoce bien el idioma y es muy transversal, ya que allá es amigo de todos desde el zapatero hasta el príncipe. Y como conoce muy bien Roma nos llevaba a restaurantes, nos recomendaba algunos platos, es muy querido por todos”.

210


Mariano Fontecilla La relación entre Mariano y el embajador Máximo Pacheco siempre llamó la atención a Barría. “Ellos se conocían de mucho tiempo, ya que fueron compañeros de universidad. Máximo Pacheco le encantaba mirar el obituario, en eso estaba un día cuando se escucha la voz de Mariano “ya Máximo vamos almorzar”, a lo que él responde “espera que la secretaria me va a entregar el obituario”, Fontecilla señala, “todo bien, mientras yo no aparezca”. Fue en esa misma época cuando Pacheco decide casarse por segunda vez ese invierno de 2003, con Mercedes Ignacia Pérez Campino, Mariano consideró que era un gran evento y obligaba al futuro prometido a ir a sus favoritas y costosas tiendas de Roma para comprar, según él, el ajuar del novio. “La misma mesa don Mariano, la misma habitación don Mariano, lo mismo de siempre don Mariano…”, frases que dejaron impresionado al diputado Pablo Lorenzini en cada viaje a la capital italiana que era acompañado por Fontecilla. Esta cercanía de Mariano a la Curia Romana permitió que uno de los hijos del parlamentario cumpliera su sueño de casarse en el Vaticano, durante el verano del 2006. Todo comenzó dos años antes cuando el diputado Pablo Lorenzini, junto a su hijo, estaban presentes en una audiencia pública en la Santa Sede. Fue ahí donde el primogénito vio a lo lejos cómo una pareja de recién casados salía de una de las capillas. Le comentó sorprendido a su padre lo que estaba presenciando, a lo cual él respondió “y cuál es el problema”, sin pensar las dificultades que le podría traer más adelante el pronunciar con tanta seguridad estas palabras. Pasó el tiempo, un día el hijo se le acercó y le señaló sus ganas de contraer matrimonio, pero él no deseaba que fuera en cualquier lugar sino en el Vaticano. “Ahí comenzaron los problemas. Así es que me tuve que poner en campaña. Mariano fue fundamental, por sus contactos en la Santa Sede, con nuestro embajador en Roma y su cercanía con la Curia”, señala el parlamentario. Ahí la familia, apoyados por Fontecilla, comenzaron un burocrático proceso, de papeles que se enviaban a Roma y que pasado un par de semanas regresaban por no ser los que la Curia requería; con el pasar de los meses las esperanzas de Lorenzini padre se vieron mermadas, todo esto sumado a la insistencia familiar de que se olvidaran del sueño y optaran por una ceremonia clásica. Mariano decidió apoyarlo e insistió en que la idea de que su hijo saliera de la mano de su esposa a la plaza de San Pedro, no era una idea tan descabellada y continuaron con el desafío. Finalmente en febrero

211


Capítulo 10 / Ricardo Lagos Escobar de ese año, se logró que el padre pudiera darle el mejor regalo de bodas, un matrimonio en el Vaticano. Fue una pequeña ceremonia en una de las capillas de la Santa Sede, afortunadamente la prédica fue en español, ya que Mariano lo había coordinado con antelación, fue tan llamativo escuchar una misa en ese idioma que muchos turistas se quedaron observando. Pero su amplia red de contactos no se reduce a la Santa Sede, ya que también posee amistad con grandes personalidades en el Quirinal, lo que ha favorecido a otro parlamentario chileno. El diputado Jorge Ulloa tiene una gran cercanía con varios representantes políticos de Italia, como Giulio Andreotti, Gianfranco Fini, Pier Ferdinando Casini, entre otros, es por eso que un día Mariano en medio de una conversación le pregunta “tú que tienes tantas relaciones con Italia, este país nunca te ha reconocido”, el parlamentario respondió negativamente. “Cuatro meses después me llaman de la embajada italiana para decirme que habían resuelto entregarme un reconocimiento, todo gracias a Mariano. Yo quedaba impresionado cuando íbamos al Vaticano, daba órdenes a los funcionarios, entonces para mí era sorprendente porque este hombre bajito, tenía una insignia que todos miraban y se le cuadraban. Mariano es un personaje, en italiano un personaggio”, señala muy cariñosamente Ulloa. “Puedo decir que por mis venas y arterias no circula sangre italiana; sin embargo, soy de los que creen que más de algún gen italiano “virtual” ha conformado mi cuerpo y mi mente. Ello porque Italia y su cultura han conformado mi estructura personal y social”, con estas palabra Mariano da inicio al discurso de agradecimiento al recibir de manos del Embajador italiano, Paolo Casardi, la condecoración de la Orden Estrella de la Solidaridad italiana, por esa destacada trayectoria en dicho país.

212


Mariano Fontecilla

Condecoración del Gobierno Italiano entregada por el Embajador Paolo Casardi.

Condecoración de Uruguay, entregada por el presidente de la Cámara de Representantes, Alberto Perdomo.

Condecoración “Sol del Perú Gran Cruz”. De izquierda a derecha: José Antonio Gómez, (Presidente Subrogante del Senado), Alfredo Moreno, (Canciller), Mariano Fontecilla, (Embajador), Milton Juica, (Presidente de la Corte Suprema), Alejandra Sepúlveda (Presidenta de la Cámara de Diputados), Carlos Pareja Ríos (Embajador de Perú).

213


Capítulo 10 / Ricardo Lagos Escobar la PARTIDA de su Santidad Mariano una mañana en el Vaticano se encontró con el Secretario del Pontífice, Stanislaw Dziwisz, actual Cardenal de Cracovia, quien pocos minutos antes había estado en los aposentos de Su Santidad. La pregunta era inevitable ¿y cómo se encuentra?, el integrante de la Curia le responde con tristeza “soffrente”. Pero si a él le gusta tanto, señala Fontecilla. El rostro de sorpresa del religioso fue inevitable, “es que la verdad él es un santo”, fueron las palabras de Mariano para solucionar la situación en que se había metido. Eran las nueve y media del 2 de abril del 2005, después de un progresivo deterioro de su salud, Juan Pablo II muere a los 84 años de edad en su departamento privado, repentinamente la habitación del Pontífice se enciende para comunicarles al mundo el deceso de Su Santidad. “Después de un agradable viaje con don Mariano, con su compañía, su espontaneidad, su sentido del humor y su lenguaje único, llegamos a Hong Kong para dirigirnos a una reunión interparlamentaria en Manila. Ahí se entera del fallecimiento del Papa. Yo estaba presente y lo vi realmente triste, hasta tal punto que quedó como ausente y partió sin equipaje rumbo a Italia. A mí me impresionó mucho porque parecía que había fallecido un familiar”, recuerda el diputado Fernando Meza. A pesar de la rapidez, Mariano llegó con algunas horas de retraso al velorio del Santo Padre. Esa demora sumado a que tuvo que recibir a la delegación chilena, encabezada por los Presidentes de ambas Cámaras, diputado Gabriel Ascencio y el Senador Sergio Romero, que aterrizaba en el aeropuerto Ciampino a minutos antes que se cerraran las visitas al cuerpo del Pontífice fallecido. “Por suerte que los fui a buscar porque si no todavía estarían haciendo fila fuera del Vaticano”, señala Fontecilla. Al llegar vieron que la gente desbordaba la Santa Sede, pero eso no fue problema para Mariano, porque su título de Gentilhombre le permitió entrar por una puerta del patio trasero. La comitiva quedaba perpleja al ver cómo al pasar los distintos guardias abrían sin problema las distintas entradas de esta estructura renacentista. “Esto se cerraba a las seis de la tarde y nosotros estábamos haciendo este recorrido a las 5:30, la cola de gente llegaba hasta la plaza de San Pedro, si nos poníamos ahí no llegábamos,

214


Mariano Fontecilla

Visita del Cardenal Ratzinger a La Moneda.

Mariano nos llevaba por los pasadizos internos del Vaticano. De pronto se abre una de las puertas y salimos al lado del cuerpo del Papa, totalmente fuera del protocolo, yo no sabía dónde meterme. Me dio no sé qué ver la gran cantidad de gente esperando, que veían a esta comitiva de chilenos entrar por otro lado. Yo creo que las personas se preguntaban qué tan importantes éramos para salir por ahí. Al otro día, en una ceremonia Mariano estaba vestido con una librea negra llena de condecoraciones y ordenaba a los invitados. Ahí llega el rey de no sé dónde y le dice éste no es su asiento debe sentarse más atrás”, recuerda entre carcajadas el senador Romero. Después de un día y medio de deliberación del cónclave reunido, la fumata blanca salió de la Capilla Sixtina, pasado unos minutos se escucharon repicar las campanas de la Plaza de San Pedro, Habemus Papam, vociferaba el Cardenal Medina desde el balcón central de la Basílica de San Pedro. “Para aquel que escuchó el discurso de Ratzinger, se puede dar cuenta que las palabras que salían de su boca estaban guiadas por Juan Pablo II desde el cielo. A él lo conozco desde que era cardenal, es una persona

215


Primera fila derecha a izquierda detrás de los purpurados: señor Ricardo Lagos Escobar, (Presidente de la República de Chile), y Luisa Durán de Lagos, Sergio Romero (Presidente del Senado), Bernardita Guzmán de Romero y Embajador Mariano Fontecilla, Gentilhombre de Su Santidad el Papa.

Capítulo 10 / Ricardo Lagos Escobar

216


Mariano Fontecilla muy simpática, la primera vez que lo vi fue en una calle a la entrada del Vaticano, él tenía su departamento en la Vía Mascherino, muy cerca donde vivía mi prima Miniscalchi, él siempre pasaba por ahí y lo invitaban a tomar café.

217


Reuni贸n entre la Presidenta Bachelet y el Presidente de la C谩mara de Diputados de Rumania, Bogdan Olteanu.


Mariano Fontecilla

Capítulo 11 MicheLlE Bachelet Jeria (2006-2010) La más acertada mujer presidente

E

Ese año 2005, que dos mujeres compitieran para ser la candidata de la Concertación para el sillón presidencial, comenzaba a dar un rumbo más femenino a la política chilena. Michelle Bachelet Jeria y María Soledad Alvear Valenzuela disputaban el cupo, pero finalmente esta última declinó y las primarias nunca se llevaron a cabo. Pero para Michelle Bachelet aún quedaba una prueba final para llegar a La Moneda, las elecciones del 11 de diciembre de ese año, donde se enfrentaría con el candidato de la Alianza, Sebastián Piñera. El que ninguno de los candidatos lograra más del 50% obligó a una segunda vuelta, finalmente el 15 de enero del 2006 los chilenos optan por llevar por primera vez a una mujer a la presidencia.

En palabras de Mariano la Presidenta, “siempre ha sido agradable, aunque no es su obligación recibir las visitas parlamentarias extranjeras, en todos los lugares en que ella ha estado, primero como Ministra hasta

219


Capítulo 11 / Michelle Bachelet Jeria cuando fue Presidenta, sólo recuerdo su calidez, su simpatía, la energía permanente que ella imprime a sus actividades y que la tienen con un 76% de aprobación. Yo la definiría como la más acertada mujer Presidente que ha tenido Chile, por ser la primera en dejar el Gobierno con un porcentaje tan alto”. Enlazando el Poder judicial Para febrero de 2007, Mariano tenía 82 años de vida, es difícil pensar que un hombre de esa edad pueda ser propuesto para ingresar a un nuevo puesto de trabajo, pero la vida de Fontecilla no deja de sorprender. Fue en ese año que recibe el llamado del Presidente de la Corte Suprema, Enrique Tapia, para ocupar el cargo de relacionador institucional de la Corte Suprema. “Es una labor muy parecida a la que hago con el Ministerio y el Congreso Nacional, sólo que en vez del Canciller tengo que acompañar al Presidente y a los Ministros de la Corte Suprema. Yo lo primero que pregunté es si no había incompatibilidad entre ambos cargos y me dijeron que no había problema, porque son diferentes trabajos, para distintas reparticiones. El papel principal es acompañar al Presidente de la Corte Suprema en las audiencias, que tienen relación con temas judiciales a nivel internacional. Yo los asesoro, en todo aquello que les pueda interesar. Es muy similar a lo que hago con el Ministerio de Relaciones Exteriores, respecto de la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia en todo lo que se vincule a la ley laboral, familiar, penal, etc.”, señala Fontecilla. Enrique Tapia, en la prensa declaró que Mariano era una de las personas más capaces para desempeñar esta labor, por sus años trabajando en el ámbito del protocolo y la diplomacia. “Es una persona ampliamente conocida y que se desempeñará de la mejor manera. Hace mucho tiempo que esta Corte estaba preocupada por el tema y se conversó con Fontecilla para que aceptara por sus amplios contactos”, declaró en ese entonces Tapia al diario La Nación81.

81

220

“Suprema designa a dedo mediador con el Senado”, La Nación, 21 de marzo de 2007.


Mariano Fontecilla

Jovino Novoa (Presidente del Senado), Marcelo Venegas (Presidente del Tribunal Constitucional), Rodrigo Álvarez (Presidente de la Cámara de Diputados), Juan Colombo (Presidente del Tribunal Constitucional saliente, ese día entregaba la Presidencia). Almuerzo histórico, ya que por primera vez se cuenta con la presencia de los presidentes de ambas Cámaras durante el Traspaso de la presidencia del Tribunal Constitucional.

Cambio de Mando 2010.

221


CapĂ­tulo 11 / Michelle Bachelet Jeria

Cambio de Mando 2010.

222


Mariano Fontecilla El legado Hoy Mariano Fontecilla se mantiene en sus distintos roles de coordinador, tanto para el Ministerio de Relaciones Exteriores como para el Poder Judicial, corriendo por los pasillos de una Cámara a la otra, entrando y saliendo de las Comisiones como si los años no hubiesen pasado. Un hombre no muy alto, de rasgos notoriamente españoles, que al divisarlo en medio de la gente parece un hombre común; es una persona que nunca saluda de beso y por lo general viste trajes europeos que fueron adquiridos hace varias décadas atrás. El subir a su auto se transforma en una verdadera ceremonia de la conducción, antes de abordar viste cada una de sus manos con guantes de cuero, después de abrocharlos prende la radio que siempre está sintonizada en una estación de música clásica, que deja un aura de tranquilidad en el interior, mientras el auto se desliza por las atestadas calles santiaguinas. Para el senador Romero, “Mariano siempre usa los mismos trajes desde que comenzó su carrera, además tiene una capacidad para ponerse en la foto. Yo siempre le digo: con ese terno sales en una foto con Gabriel González Videla, porque nunca ha cambiado de talla. Él tiene datos de sombrerería y donde se compra los ternos y te los recomienda. Mariano tiene una rara habilidad, que le permite viajar con una maleta chiquitita, de la cual saca cosas que no te puedes imaginar que van ahí dentro, es insólito, sombrero, chaquetones, etc… como ha viajado tanto sabe perfectamente lo que va a necesitar”. Mariano considera que no ha dejado ningún legado en los diferentes roles que ha ejercido, no lo dice por un tema de modestia, sino porque ha recorrido su vida manteniendo la pauta de sus antecesores, que cumplen hasta la fecha más de 500 años de servicio público, que finalmente es algo que está en los genes. “Su notable experiencia profesional, adquirida a lo largo de su ejemplar carrera diplomática, representado los intereses del país en múltiples misiones cumplidas ante los Gobiernos de Ecuador, España, Italia, Noruega y el Vaticano, usted la enriquece espontáneamente con la afabilidad tan propia suya y tan propia de los grandes hombres públicos que orientan su vida por una generosa vocación de indiscriminado servicio al país y a todo aquel que requiera su atención personal. No en vano

223


Capítulo 11 / Michelle Bachelet Jeria

usted ha sido, por una parte declarado Gentilhombre de Su Santidad el Papa y Caballero de la Soberana Orden de Malta, sino que, por otra, en el curso de su carrera en el Ministerio de Relaciones Exteriores, usted fue designado director de la Academia Diplomática “Andrés Bello”, donde pudo orientar la formación de nuevas generaciones de diplomáticos chilenos y extranjeros, quienes, indudablemente,

224


Mariano Fontecilla tuvieron en su persona y en sus enseñanzas un testimonio viviente de los valores, principios y virtudes que hacen al diplomático ejemplar. No es extraño, entonces, que en estos años en los que usted ha colaborado con el Congreso Nacional nos haya orientado sabiamente por los senderos de la diplomacia parlamentaria, esa diplomacia que nosotros, diputados y senadores, podemos asumir en el marco de las actividades interparlamentarias internacionales no para competir con la diplomacia gubernamental clásica ni para excluirla, sino para completarla en aquellas situaciones y materias en las que los parlamentarios, como eventuales agentes internacionales del Estado, pueden sostener un diálogo político exploratorio de soluciones que trasmitidas a los gobiernos les ofrecen fórmulas de entendimiento, comprensión o solución para asuntos que, en un momento dado, pueden aparecer internacionalmente complejos o controvertidos. En testimonio, pues, de este reconocimiento unánime de la Comisión es grato hacerle entrega del instrumento símbolo de toda Comisión Parlamentaria, una réplica de la campanilla del presidente de la comisión, cuyo sonar ordena y sanciona sus debates, así como usted, con su experiencia diplomática, contribuye a la organización y desarrollo de nuestros trabajos institucionales”, discurso pronunciado por el Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, diputado Carlos Abel Jarpa, durante el homenaje a Mariano Fontecilla por el cumplimiento de sus 60 años al servicio de la diplomacia. La diputada María Angélica Cristi resume muy bien en sus palabras la opinión de todos aquellos que han compartido un momento con Mariano: “Una de las características que tiene Mariano es que es de los pocos caballeros que quedan en Chile, al que uno no puede saludar de beso, a uno se le olvida y hace el loco. Como es tan amoroso que dan ganas de saludarlo afectuosamente. El siempre un señor del protocolo, un diplomático notable, pero lo que más me impresionó en una visita a Italia, una visita al Papa que hicimos el año pasado, actuando de Gentilhombre. Fue un verdadero honor y una distinción para nosotros como chilenos, era muy emocionante verlo en este rol tan destacado y tan ilustre, un ícono del protocolo nacional. La verdad es que muchos lo deberían consultar porque se ha perdido el protocolo en Chile. Mariano debería ser un maestro para las nuevas generaciones, porque el protocolo tiene que ver con la delicadeza que tiene con las

225


CapĂ­tulo 11 / Michelle Bachelet Jeria

226


Mariano Fontecilla personas, no solamente con las autoridades que tienen un cargo. Él se ha mantenido incólume en tantos periodos y en tantos gobiernos de la historia de Chile, esa es la gracia de un buen diplomático, mantener las buenas relaciones, independiente de las situaciones políticas que puedan enfrentar los distintos países y eso lo ha hecho magistralmente. Un caballero de tomo y lomo, afable, simpático, culto, con una trayectoria de mundo increíble, me ha tocado estar en la viña y él es el Marqués de Concha y Toro. No muchas personas saben que él tiene este título, pero no es necesario saberlo, ya que se desenvuelve como tal. Un día puede ser marqués y al otro gentilhombre con las autoridades más altas del país, y además, puede ser afable con todas las personas; para nosotros es un amigo que nunca se ha sentido con aires de superioridad”. “Espero que me recuerden como un gran servidor público, yo la he pasado muy bien, he sido felicísimo, no puedo ser un hombre más feliz. Pienso que no he dejado cosas pendientes, porque creo que todo lo volvería hacer igual, ya que cualquier arrepentimiento sería pasar a mayor vida. Si tuve una vida privada inferior a las que pueden tener otras personas, pero la permanente vida pública ha pasado a ser mi vida privada. Hay personas que tienen hobbies, para mí éste ha sido la diplomacia”, Mariano Fontecilla de Santiago Concha. A pesar de que ninguno de sus cuatro hijos heredó los genes del servicio público, se siente orgulloso de cada uno de ellos. “De diplomacia no han querido saber absolutamente nada: tengo mis dudas de cómo lo pasaron con tantos traslados y distintos colegios”, advierte al hacer este largo recorrido. Mariano Fontecilla es un hombre sencillo y humilde a pesar del título de nobleza que ha heredado; estas características se matizan con esa gran habilidad de tomar un asunto serio sin perder el sentido del humor. En el ámbito privado siempre actuó a lo largo de su vida con prontitud y generosidad, en lo público como un hombre de severa formalidad, respetando siempre las líneas del protocolo. Las funciones diplomáticas, siempre las desarrolló como una característica propia de él, asumiendo esta tarea con naturalidad propia de sus raíces nobiliarias La vida de Mariano Fontecilla ha sido fecunda en realizaciones familiares, profesionales y sociales; las que a no dudarlo seguirán siendo

227


Capítulo 11 / Michelle Bachelet Jeria fecundas en su proyección al futuro. Por ello, parafraseando a Lao Tsé, podríamos afirmar, con toda justicia, que Mariano ha logrado la magnitud de un árbol enorme que tuvo por raíz un fino cabello, mostrándonos con sus actos y sus dichos que el reino de los cielos se encuentra dentro del hombre bueno, alegre y generoso como él; tal como ha sido con quienes ha compartido sus años y realizaciones.

Conmemoración de los 60 años en el servicio diplomático del Embajador Mariano Fontecilla. En la fotografía recibiendo un reconocimiento de manos del Canciller Ignacio Walker Prieto (3 de octubre de 2005).

228


Mariano Fontecilla

epílogo

E

El texto que ustedes han tenido la gentileza y paciencia de leer tiene la sola pretensión de contribuir a entregar una perspectiva subjetiva respecto del sentido profundo de la carrera diplomática, así como de sus desafíos en el ámbito humano, lo que no constituye una perspectiva nimia o baladí, tratándose de una rama del servicio público en que la técnica y la ciencia no pueden suplantar o superar el dominio del contacto y enlace personal, así como de la consecuente habilidad para relacionarse y posicionarse en materias tan sensibles como las relaciones entre Estados.

Pienso que estas líneas dan cuenta de un testimonio de vida profesional que –en el caso de la diplomacia– se entrecruza permanentemente con el prisma familiar y con la red de amistades y lealtades que se adquieren y consolidan en el tiempo. Tal vez las enseñanzas que pudieran derivarse de la dilatada trayectoria de este servidor se resumen en tres conceptos: 1) Inquebrantable vocación de servicio público, que en el caso de la diplomacia implica una adhesión a los valores permanentes del Estado, por sobre circunstancias políticas y mayorías ocasionales. Es por ello, que mi conducta

229


Epílogo profesional ha sido de un invariable servicio y entrega a todos los gobiernos sin excepción, comprometidos con los objetivos nacionales y sirviendo con lealtad y respeto a las autoridades legítimas del país. 2) Valoración del principio de la buena fe de los interlocutores del sistema internacional, que se traduce en desarrollar relaciones personales de confianza con todos los actores diplomáticos con que corresponda relacionarse. Ello no implica, abjurar de las fuerzas y convicción con que se debe defender el interés nacional, sino en desarrollar la virtud de la persuasión y la colaboración mutua en tema de interés común. 3) Dignificación de la diplomacia y de los diplomáticos, cuya misión es muchas veces desconocida, y otras veces, distorsionada en diversos sectores de la sociedad. La sensibilidad en el ámbito vecinal, regional y mundial, requieren que el Estado y la Nación reconozcan que la diplomacia constituye un elemento vital para el desarrollo nacional y que –consecuentemente– los diplomáticos deben estar dotados de un alto grado de competencia, profesionalismo, y por sobre todo, de un compromiso con esta carrera y con el país. Todo lo señalado precedentemente, es planteado en este libro desde un prisma testimonial. No se trata, en consecuencia, de un análisis sociológico, sino de vivencias que pueden llegar a entregar lecciones de vida profesional para quienes tienen internalizada la vocación por el servicio público desde la perspectiva de las relaciones exteriores. Pienso que es precisamente la vocación, el motor que ha movilizado mis energías en todas las destinaciones y cargos que he servido a lo largo de tantos años y –por lo mismo– el presente texto tiene la modesta aspiración de inspirar a los profesionales chilenos que tengan vocación de servicio exterior, a interesarse por esta hermosa y delicada carrera. Por último, es pertinente manifestar mi gratitud a todos quienes han hecho posible esta publicación, a todos los diputados que patrocinaron, quienes me estimularon a emprender esta aventura y quienes contribuyeron decisivamente a sacarla adelante; a la periodista Valeria Ortiz que trabajó incansablemente para dar un orden a estas extensas vivencias y que comprendió el sentido de mi pensamiento y acción en la diplomacia; a Rafael Guilisasti y a todos ustedes que se han interesado por leerlo con mayor o menor entusiasmo. Gracias, es un término que engloba las mejores virtudes del ser humano y es la mejor manera de poner fin a este proyecto intelectual, pero, por sobre todo, vital. Mariano Melchor Fontecilla de Santiago Concha

230


Mariano Fontecilla

Mariano Fontecilla Varas

Olivia de Santiago Concha Mariano Fontecilla y su señora Isabel Margarita Lira, el día de la presentación de credenciales al Rey Olav V de Noruega.

Francisco, Rodrigo, Enrique y Mariano.

Matrimonio de Mariano Fontecilla Lira.

De izquierda a derecha: Mariano Fontecilla Chudoba, Mariano Fontecilla Lira, Mariano Fontecilla Varas, Verónica Chudoba con Estefanía en brazos y Mariano Fontecilla de Santiago Concha, durante su bautizo en los Gerónimos.

Nombre de los testigos del Matrimonio de Mariano Fontecilla Lira. De izquierda a derecha: René Rojas Galdames (Canciller de la República de Chile), Antonio Martín y Montis (Marqués de Linares), Coronel José Rodríguez de Santiago Concha (Marqués de Tremañes), Gonzalo Chavarri de Santiago Concha (Marqués de Gorbea y de Águila Real), Mariano Fontecilla de Santiago Concha (Marqués de Casa Concha), Señor Mauricio Sartorius Álvarez de la Asturias Bohorques, Enrique Fontecilla Lira (Marqués de Roca Fuerte).

Mariano Fontecilla nieto.

231


Fotos familiares

Matrimonio de Enrique con Beatriz RodrĂ­guez.

Matrimonio de Rodrigo con Adriana Jaramillo Lira.

Matrimonio de Francisco con InĂŠs Consigliere.

Cuatro Generaciones de Marianos Fontecillas.

232


ANDROS IMPRESORES

www.androsimpresores.cl


E

stas páginas no sólo revelan la vida de un diplomático, sino las de un hombre, que, a su modo, ha sido parte de la historia de las relaciones internacionales de nuestro país. Mariano Fontecilla de Santiago Concha, un ser de herencia noble, pero que a lo largo de su trayectoria ha mantenido la sencillez y alegría, y que hoy se premia por medio de esta obra que intenta relatar de la mejor forma esa peculiar personalidad. Espero que aquellos que se detengan a leer estas líneas, lo disfruten tanto como lo hice yo al reconstruir cada una de las etapas de su vida, sin dejar de lado la picardía e ironía de don Mariano. La Autora Valeria Isabel Ortiz Tello

Mariano Fontecilla “Un diplomático de noble cepa  

Conocer la biografía de don Mariano Fontecilla de Santiago Concha significa recorrer parte de nuestra historia contemporánea, desde el gobie...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you