Issuu on Google+

9 789584 613592


La política como arte

CARLOS ARBOLEDA GONZÁLEZ


Omar Yepes Alzate La política como arte Autor Carlos Arboleda González carbol53@gmail.com Tel. (57)(6) 8902641 - Cel. 321 76 87 411 Diseño Jorge Hernán Arango Vélez Fotografía de la carátula Luz Elena Bermúdez Montoya ISBN 978-958-46-1359-2 1a. edición 1.000 ejemplares

Impresión Fusión Comunicación Gráfica Noviembre de 2012 Manizales - Caldas - Colombia


CONTENIDO Pág. A MODO DE PRÓLOGO ......................................................... Por Alberto Abello

7

PRIMERA NOTICIA Omar Yepes Alzate. El hombre y su tiempo ...........................

11

SEGUNDA NOTICIA Años de formación: infancia y juventud ................................. Omar Yepes Alzate: nacimiento y ambiente familiar.............. En la escuela ................................................................................. Pequeño agricultor ...................................................................... En la escuela pública ................................................................... El 9 de abril de 1948 ..................................................................... Colegio de Nuestra Señora ......................................................... Recuerdos del colegio ................................................................. El deportista .................................................................................

19 23 24 26 27 29 31 31 33

TERCERA NOTICIA Estudios universitarios y primeros pinos políticos .............. Estudiante de Economía en Medellín ....................................... Derecho y política ........................................................................ Los partidos políticos en el Viejo Caldas ................................... Cargos de Representación .......................................................... Un político disciplinado ............................................................

37 40 41 43 44 45

CUARTA NOTICIA El Yepismo .................................................................................. Nacimiento del Yepismo ............................................................ Concejal de Manizales ............................................................... Ingreso al Parlamento ................................................................ Consolidación del yepismo .................................................... Senador de la República ............................................................ La presidencia de Belisario Betancur ........................................ La apoteosis del yepismo .......................................................... 3

49 54 55 57 59 60 61 63


El Robo a Caldas .......................................................................... El declive ...................................................................................... Legado del yepismo ....................................................................

64 67 71

QUINTA NOTICIA La Coalición ................................................................................ Conformación de la Coalición .................................................... Carlos Jiménez Gómez y el Robo a Caldas ................................ Renán Barco ................................................................................. Luis Guillermo Giraldo Hurtado ..............................................

75 79 80 84 88

SEXTA NOTICIA Sus amigos ................................................................................... Guillermo Botero Gómez, Guillermo Bullas .............................. Humberto Arango Escobar ........................................................ Mario Humberto Gómez Upegui .............................................. María Elena Jaramillo ................................................................. Hernando Yepes Arcila .............................................................. Pilar Villegas de Hoyos ............................................................... Ricardo Zapata Arias .................................................................. Augusto León Restrepo .............................................................. Guillemo Ocampo Ospina ......................................................... Dilia Estrada de Gómez .............................................................. César Montoya Ocampo ............................................................. Rodrigo Marín Bernal .................................................................

91 95 98 99 100 101 101 103 103 105 106 106 107

SÉPTIMA NOTICIA Relación con los jefes del Partido Conservador ..................... Luis Granada Mejía ..................................................................... Mariano Ospina Pérez ................................................................ Misael Pastrana Borrero ............................................................. Belisario Betancur ....................................................................... Álvaro Gómez Hurtado .............................................................. Andrés Pastrana Arango ............................................................ J. Emilio Valderrama ................................................................... Fernando Londoño Londoño .....................................................

109 112 112 115 117 118 119 121 122

4


OCTAVA NOTICIA El hogar ........................................................................................ Don Floro Yepes .......................................................................... Doña Elvia Alzate ........................................................................ La familia ......................................................................................

125 129 130 132

NOVENA NOTICIA Entrevista: temas varios ............................................................. Invicto ....................................................................................... Sin enemigos ............................................................................ Músico y cantante ........................................................................ Dibujante ...................................................................................... Lector y periodista ....................................................................... Bebedor social .............................................................................. Religión ........................................................................................ La soledad .................................................................................... Películas de vaqueros .................................................................. Cualidades del político: honestidad y servicio ........................ Democracia .................................................................................. Las bienaventuranzas del político ............................................. Urbano y rural ............................................................................ Gobernador de Caldas ................................................................ Un día normal, hoy ..................................................................... El Partido Conservador y su vocación de poder ...................... La muerte ..................................................................................... La felicidad ................................................................................... Condecoraciones recibidas ........................................................ Los hijos ........................................................................................ Sucesión política ..........................................................................

133 137 138 139 140 141 142 143 144 144 145 146 147 150 151 151 152 153 153 156 156 157

DÉCIMA NOTICIA Un testimonio necesario ............................................................ Colofón .........................................................................................

159 163

UNDÉCIMA NOTICIA Imágenes .....................................................................................

167

5


A MODO DE PRÓLOGO Nada fácil para Carlos Arboleda González escribir una biografía objetiva y tomar distancia de una personalidad de la política tan controvertida como Omar Yepes Alzate. Llama vivamente la atención que, conociendo buena parte de su trayectoria publica, investiga, investiga una y otra vez, emplea una metodología cuidadosa, la que compara con la serie casi interminable de recuerdos y observaciones que sobre el pasado político y el suyo propio tiene que decir y suele manifestar en la charla cotidiana, el político conservador. La obra comienza por el hogar y la niñez, que puede ser la misma experiencia de otros niños de las zonas cafeteras que nacen y se forman a la sombra de las siembras de café; planta que salva al país de la miseria después que la experiencia minera del siglo XIX parecía agotada y éste entra a generar empleo e independizar a los empresarios del campo que lo cultivan. El tema del café está omnipresente en torno del libro. Es el café el que produce esos paisanos recios, trabajadores, soñadores y seguros de sí mismos que en Antioquia y el Gran Caldas hacen Patria. Los que como el padre y la madre de Omar Yepes, les enseñan a la familia y al hijo, de los valores cristianos y la importancia de ser útil a la sociedad y servirle. En ese momento pareciera que el entonces desconocido joven recibe la semilla de servir a la sociedad en su corazón. Y la mejor manera de ser útil, es la política. Así que cuando se trasladan a Manizales, estará en los bancos del colegio con algunos jóvenes que se distinguen por su inteligencia, esfuerzos, ambición y talento para destacarse, tales como: “Rodrigo Marín Bernal, Mario Calderón Rivera, Carlos Arturo Arango Correa, Luis Guillermo Arango Osorio y otros prestantes jóvenes. Entre sus compañeros figuraban Fabio Gómez Ochoa, Aurelio 7


Carlos Arboleda González

Henao, Óscar y Jorge Gutiérrez, entre otros”. Para tener una idea de la austeridad en la formación de los estudiantes, basta con una anécdota que trae el libro: Entre risas y nostalgias, el antiguo colegial de Nuestra Señora, recuerda que “en el internado, al desayuno, las monjitas encargadas de la cocina les servían unas arepas redondas y duras, que muchos no se las comían. Las religiosas, por no desperdiciarlas, las recogían y al día siguiente volvían y se las daban”. Nace Omar Yepes en la aldea de Pijao, del Gran Caldas, en donde se forman las gentes en el respeto a Dios y la fe en el trabajo, son conservadores por naturaleza y la economía local depende del café. Por entonces la Colombia rural prevalecía sobre la sociedad urbana y era la que generaba los recursos principales para sostener el aparato estatal. Eso lo saben los cafeteros de entonces que sienten orgullo de sus cultivos y con sabiduría tratan de emplear bien los recursos del café, que en algunos casos sirven más adelante para dar el salto a la industria, como en Antioquia. En Caldas casi todos los políticos conservadores, como algunos liberales destacados, aparecen ligados al café. El café es el que le da independencia a las familias, el café facilita el buen pasar y el desarrollo, así como la educación de los hijos. El café es la revolución conservadora. Se puede decir que existe una cultura cafetera. La mayoría de los políticos caldenses, pasando por Aquilino Villegas, por Gilberto Alzate Avendaño, Silvio Villegas, Fernando Londoño y Londoño o Gilberto Arango Londoño, Hernán Jaramillo Ocampo y muchos otros, tienen que ver con esa planta que alienta una nueva sociedad. Una sociedad que en Manizales sustenta una cultura activísima, apenas comparable a la que por cientos de años se forja en la ciudad y las pequeñas localidades de provincia europea, donde se 8


Omar Yepes Alzate La política como arte

ama el terruño y salen los hombres más valiosos y los políticos más notables de tiempos de crisis. Es tal la vitalidad intelectual y el fervor político de Manizales, que bajo la sombra intelectual de Charles Maurras, los jóvenes conservadores derivan en un nacionalismo visceral, en una hermosa exaltación de los valores patrios, decididos a evitar que la República Liberal exclusivista, a la manera de las izquierdas españolas de entonces, se eternice en el poder. La llama prende en el alma de unos seres imbuidos de nobles ideales que sienten una cierta potencia mesiánica para confrontar las masas liberales de las ciudades y formar tolda aparte del conservatismo clásico y centenario de la época que acaudilla Laureano Gómez. La historia del nacionalismo colombiano de derecha es emocionante y breve, agoniza cuando apenas consigue elegir un representante a la Cámara, Silvio Villegas, el solitario personaje se allana a la disciplina conservadora. Lo mismo que hacen después sus compañeros nacionalistas. El discurrir del joven Omar Yepes, que nos cuenta como sin prisa su biógrafo, desde los días de la niñez es plácido y duro, como lo era para quienes se formaban en las fincas, trabajando al lado del padre. Viaja a Medellín y se inclina por la Economía, para después seguir con el derecho. En el trayecto se muestra como estudiante disciplinado y provechoso, deportista, cantante y de un trato fino con el bello sexo. No aparece como un ambicioso desenfrenado, suele ir despacio como el caballo percherón. Lo que le permite soportar los peores desafíos y el desgarrador dolor de la violencia política, que un mal día cobra la vida de Don Floro,su padre, jefe conservador, por el gravísimo delito en esa época turbulenta de ser conservador. Omar Yepes, siente la más viva simpatía por Gilberto Alzate Avendaño, su figura lo marca como a toda una generación 9


de políticos, que pensaron en su momento que a Colombia le hacía falta un caudillo de derechas, como lo fue José Antonio Primo de Rivera en España, condenado a muerte por quienes no entendieron la grandeza de sus ideas. Gilberto, quien habría preferido sacrificar su vida por una causa justa, fallece prematuramente de muerte natural, cuando pintaba para la Presidencia de la República. Omar Yepes, trasiega solitario por la política conservadora departamental y local, durante la etapa de reconciliación de los partidos tradicionales en el Frente Nacional, bajo la sombra de Mariano Ospina Pérez, de Misael Pastrana Borrero e impulsa con denuedo la campaña de Andrés Pastrana. Sus alianzas tácticas con otras fuerzas le ganaron amigos y las peores críticas. Lo singulariza la independencia en política, cuando estaba en su apogeo el gobierno de Ernesto Samper. Álvaro Gómez quien, ocasionalmente, oía sus críticas al gobierno, comentaba que godos como ese es lo que necesitamos para combatir el Régimen. Desde hace años, Omar Yepes, quien en su momento logró poner más de cien mil votos al congreso, viene empeñado en el Directorio Nacional Conservador en contribuir a modernizar el partido, en devolverle la mística, la capacidad de respuesta, en plantear políticas de aliento nacional y dar paso a jóvenes capaces que le devuelvan el sentido histórico y misional que hizo historia en los siglos XIX y XX. De su vida, de su peculiar concepto del poder, de sus hazañas, de sus luchas, de sus triunfos y derrotas, de su calidad humana, amistad y vocación de servicio, generosidad y visión política, da cuenta Carlos Arboleda González, en un ameno escrito sobre su periplo vital que todos debemos leer para entender mejor el país, nuestra evolución política y la poderosa fuerza de lo conservador en el siglo XXI. Alberto Abello 10


PRIMERA NOTICIA Omar Yepes Alzate El hombre y su tiempo

“Mantente firme en los viejos sueños para que al mundo no lo abandone la esperanza”. Friedrich Hölderlin


Cada ser humano es hijo y protagonista de su tiempo y vive una ruptura generacional obligada. Desde luego,nunca han faltado las crisis periódicas en el individuo, la familia, la sociedad, el Estado y en el concierto de las naciones. Para un observador desprevenido, su propia época ha sido el eje de la historia. Porque no es sólo un sujeto pasivo sino protagonista. Los historiadores reconocidos señalan la segunda mitad del siglo XX como el periodo más crítico de la humanidad, en muchas centurias. Entendiéndose esto en el marco cronológico de la era cristiana. En pleno siglo XXI, la ruptura generacional es más profunda toda vez que las nuevas generaciones no tienen memoria de los asuntos históricos del pasado porque no se enseñan. Los medios de comunicación masiva han reemplazado, en forma absoluta, la formación por la información y ésta no posee el alma de los pueblos, sino solamente su relieve. La educación, ante la ausencia del humanismo, se convirtió en tecnología, en especialización, en cifras, en rendimiento, en emprendimiento y en un informe permanente sobre porcentajes y posibilidades de ganancia. Al desarrollar esta idea, llamamos la atención sobre un hecho fundamental: la falta de relación entre el pasado y el futuro. No hay concordancia en el traslado generacional, entre el paso del siglo XX al XXI. Es urgente revaluar los conceptos clásicos y esenciales de la vida individual y colectiva. Si analizamos el concepto de democracia después de 1950, la irrupción de las manifestaciones colectivas en la vida de los Estados lo trastocó todo. La idea de mayorías estaba supeditada a la educación de los caudales electorales en torno a las ideologías en contienda. De ahí el bipartidismo que reinó en el mal llamado Tercer Mundo, después de las guerras de independencia. En Colombia rigió por más de cien años una carta política que surgió del movimiento llamado La Regeneración. Los presidentes 13


Carlos Arboleda González

fueron filólogos más que juristas. La consagración de la ciencia del derecho constituyó la veta de la clase política inmediata que gobernó los siguientes cincuenta años. La sociedad dominante preparó a sus hijos para que protegieran los intereses de su clase: médicos, sacerdotes, agrónomos y abogados, antes que ingenieros y arquitectos. La propiedad privada se transformó en grandes sociedades anónimas, industriales, en multinacionales y en plutocracias económicas. Se descubrió el protagonismo de personajes nacionales, así como de figuras mundiales que tuvieron que ver con las dos grandes guerras. Las riquezas naturales y el alejamiento físico del Viejo Mundo preservó al país del pánico de la postguerra y de los terrores escatológicos de una debacle nuclear. La clase dirigente, en Colombia, ensayó su perfil humanista en la política y algunas de sus figuras tenían por paradigmas a los del Viejo Mundo: Jorge Eliécer Gaitán, Aquilino y Silvio Villegas, Gilberto Alzate Avendaño, entre ellos. Cuando se dio la verdadera independencia política, salidos de la Primera República, los juristas se convirtieron de pronto en politólogos, hijos del grecolatinismo, porque todos recibieron su verdadera formación en Europa y en las promesas que venían de Norteamérica, enfrentada a las potencias comunistas del Viejo Mundo. Los dirigentes políticos tuvieron como consigna apartar a Latinoamérica del comunismo o abortar el incipiente capitalismo. Todos ellos fueron formados en la fe católica y en la obligada dependencia de los intereses económicos del coloso del norte. La diplomacia granadina surgió casi como una tarea mediante la cual los embajadores tenían que rendir cuentas a los Estados Unidos de los manejos internos. En Colombia nunca prosperó el comunismo, pero sí diferentes tipos de reacciones críticas armadas, especialmente con el advenimiento de un nuevo sistema político en Cuba. La tarea del político consistió, desde entonces, en el manejo de los asuntos públicos, de los nombramientos, de los cargos, de las instituciones, con lo cual se empezaron a perder las ideologías, las 14


Omar Yepes Alzate La política como arte

que ya no conservaban ninguna relación con los románticos ideales de los próceres fundadores de la República. La semblanza de un presidente en Colombia, hasta 1950, era su brillante hoja de vida, utilizada para su propaganda política. Por esta razón, se recuerda la imagen de los dignatarios más que las propuestas de sus campañas políticas. El eco de la crisis de la postguerra hizo entender, con premura, que nuestro destino se afectaría en forma directa por la suerte del conglomerado de las naciones y esto nos hizo saltar de la provincia a las grandes urbes, para ensayar una nueva vida constitucional, política y económica, con los últimos dictámenes del gran mundo. La clase política de la última mitad del siglo XX tuvo su propia crisis histórica y la resolvió de muchas maneras a nivel internacional, por la necesidad de transformar las propias instituciones nacionales. La constitución de 1991 consagró una concepción nueva del Estado, de la democracia y de las relaciones universales. En Colombia no han perdido vigencia las semblanzas de nuestros grandes hombres. Por ejemplo, la figura patriarcal de don Marco Fidel Suárez se conserva más por su condición familiar que por haber sido Presidente de la República (1918-1921). Lo mismo la de Alberto Lleras Camargo (1945-1946; 1958-1962), cuya dimensión humana terminó absorbiendo su perfil político ejemplar. Creador de un sistema moderno de gobierno denominado el Frente Nacional, resolvió con la alternación de los partidos en el poder ejecutivo el conflicto ideológico violento del país. Lo mismo ocurre con los presidentes filólogos don Miguel Antonio Caro (1892-1898) y don José Manuel Marroquín (1900-1904), notables humanistas, quienes contribuyeron al desarrollo político de Colombia. En este ensayo biográfico sobre el doctor Omar Yepes Alzate presentamos su itinerario personal y político. Él es el 15


Carlos Arboleda González

protagonista de esta historia generacional y política y su biografía va paralela al desarrollo del país, al protagonismo de la rama legislativa en Colombia, sin conflictos con el ejecutivo. Su semblanza biográfica nos cuenta la historia regional y su evolución, su tránsito de la provincia hasta lograr su realización plena en la función pública por el ejercicio político y convertirse en un mediador efectivo de electorado, además de ser un indiscutible gestor en los manejos del Estado y en los diferentes asuntos administrativos que tienen que ver, de manera principal, con su región. Qué difícil, para un provinciano como él, era labrarse un futuro en los grandes centros urbanos del país a mediados del siglo pasado. Su formación académica se inició en varias veredas y pueblos del Quindío, cuando el Viejo Caldas, hasta lograr terminar sus estudios de bachillerato y de abogado en la capital caldense y consagrarse como un líder auténtico del partido conservador colombiano, fundado por don José Eusebio Caro y el doctor Mariano Ospina Rodríguez, en 1849. Enfrentado desde los comienzos de su actividad política al nepotismo reinante y centralista de Manizales, logró, desde muy joven, un reconocimiento en Bogotá, ciudad que ha sido testigo de su positivo marco itinerante. El doctor Omar Yepes Alzate es un hijo de su tiempo y de su tierra. Su vida ha sido una respuesta permanente a las complejidades del mundo político en Colombia en los últimos 50 años. En la historia política del Viejo Caldas, nunca antes, una persona había detentado el poder por tantos años, como el doctor Omar Yepes Alzate. Cuando sus enemigos le declararon, por enésima vez, su bancarrota electoral, en el 2011, los venció estruendosamente, al ganar diez alcaldías y conservar, nuevamente, con el respaldo del Partido Liberal, la gobernación de Caldas con el doctor Guido Echeverri Piedrahita. 16


Omar Yepes Alzate La política como arte

Ningún dirigente político de esta región y tal vez del país, tuvo que soportar, con estoicismo, tanta saña, agravios, vituperios e investigaciones judiciales como él, de las cuales lo exoneraron, quedando limpia su honra y su prestigio para su satisfacción personal, familiar y de sus amigos. El doctor Omar Yepes Alzate hoy se yergue incólume, triunfante, apacible, sencillo, sin ostentaciones, en ese pedestal reservado para los grandes hombres, aquellos representativos de los cuales habló el escritor norteamericano Ralph Waldo Emerson (1803–1882). Él ha sido fiel a sí mismo, a su concepción del ejercicio político y, lo más importante, a su gran amor por esta su tierra Grancaldense y su grandioso destino.

17


SEGUNDA NOTICIA Años de formación: infancia y juventud

“El sueño y la esperanza son los dos calmantes que concede la naturaleza al hombre”. Federico I de Prusia “Todos los que han logrado grandes resultados eran grandes soñadores”. Orison Swett Marden


Todo ser humano crece y se desarrolla sobre dos vertientes: la de la esencia y la de la personalidad. A la primera están íntimamente ligados, por los mecanismos de la herencia, del medio y de la alimentación, los rasgos de su ser espiritual, mientras que a la segunda están vinculados todos los elementos de la educación recibidos en la etapa de formación. Y la vida se resume en una serie de eventos y de estados, es decir, la respuesta que el ser humano da a su medio, a su sociedad. Los momentos relacionados internamente al nivel del ser de cada individuo componen explícitamente su carácter, su vocación, su oficio, su arte, su profesión. Por lo tanto, cada ser humano es producto del medio, de la educación y de la herencia. Por eso es fundamental enfocar el trasunto vital de cada persona desde el punto de vista de sus orígenes, de su entorno, de su geografía particular y nadie podrá cambiar esta distinción entre los hijos de la provincia y los de la ciudad. Los medios urbanos y rurales se han sustentado mutuamente y de su relación han surgido los resortes que impulsan al ser humano y a la sociedad hacia su posible desarrollo. Pero existe un elemento que influye esencialmente en ambos tipos humanos que está suficientemente entendido, y es la educación, tanto la recibida en los claustros como la del medio familiar. Esta consideración sigue vigente porque es muy diferente asociar la educación del hombre de provincia al de la ciudad. En la primera mitad del siglo XX las instituciones educativas colombianas estaban al alcance, básicamente, del alumno urbano quien, debido a su medio, tenía más facilidad y naturalidad para abordarlas. En cambio, el provinciano o rural estaba destinado a mantener la parcela familiar con todas las obligaciones que implicaba; a sostener precozmente su economía y hacerse cargo de la tierra, de su trabajo y su comercio. Su educación figuraba como una opción lejana, difícil, no era prioritaria. Para esa generación de 21


Carlos Arboleda González

provincianos resultaba dificultosa la posibilidad de ir a la ciudad a estudiar. Por fortuna, en los albores del siglo XXI, esta situación ya no se da. El parroquiano con aspiraciones de estudiar en la ciudad vivía necesariamente una ruptura con el medio familiar. El joven Omar Yepes Alzate estaba destinado a las tareas y obligaciones del medio paterno.Su padre, don Floro Yepes, quería le siguiera sus pasos dedicándose al comercio y al campo. Gracias a la insistencia y deseo de su madre, doña Elvia Alzate, don Floro matriculó a Omarcito en las escuelas de las localidades donde vivieron, en la provincia del Quindío, y luego en el colegio de Nuestra Señora, en Manizales, uno de los más prestigiosos planteles de la capital caldense. Las profesiones más apetecidas por las familias para sus hijos, a mediados del siglo XX, eran la de sacerdote, médico y abogado. En Manizales, además de las anteriores, las de veterinaria y agronomía, por ser un medio completamente rural antes de su desarrollo industrial, gracias al café. La educación en los colegios privados era clásica y humanística. La pública era más práctica, estaba orientada a los oficios liberales, no propiamente a los estudios pedagógicos, sociales y técnicos. Para un provinciano no era fácil el traslado a la ciudad. Pero Omar Yepes Alzate, en los años juveniles, superó todos los obstáculos hasta culminar con éxito sus aspiraciones educativas.

22


Omar Yepes Alzate La política como arte

Omar Yepes Alzate, nacimiento y ambiente familiar Omar Yepes Alzate vino al mundo el domingo 25 de julio de 1937, en el municipio de Pijao, en la vereda conocida con el nombre de El Tolrá. Sus padres, don Floro Yepes y doña Elvia Alzate, vivían en la finca llamada La Mina, propiedad del abuelo materno del recién nacido, don Juan de Jesús Alzate. La heredad tenía una construcción de campo, con barandas en los corredores y amplios aleros donde, en las tardes, los turpiales descansaban a la espera de la opípara comida que les deban. Era una casita amplia, sencilla, sin ostentación alguna, rodeada de flores y bellísima naturaleza. Doña Elvia, diligente como era, la mantenía limpia, con los pisos relucientes, las camas bien tendidas y la cocina organizada. El patio, donde a toda hora ladraba un perro cenizo, lo mantenía impecable. La amplia sala, de muebles rústicos, estaba adornada con una fotografía de gran tamaño de los abuelos. En la alcoba principal, sobre la baranda de la cama, sobresalía un cuadro del Sagrado Corazón de Jesús. Frente a él, todas las tardes, doña Elvia rezaba sus oraciones. Por su parte,don Floro se dedicaba a los trabajos agrícolas, revisaba la cogida del café, iba hasta el sitio donde estaba la despulpadora y mientras miraba los granos que caían al tanque para lavar, le decía al trabajador que aprovechara las cáscaras como abono. A la finca La Mina le dieron ese nombre porque en sus tierras hubo un rico yacimiento de oro, del cual se conservan los viejos molinos. En ese ambiente bucólico y rodeado de una vegetación espléndida, vivió sus primeros años el niño Omar Yepes Alzate. Entre las atenciones solícitas de su progenitora y el cariño idolatrado de su padre, el niño fue descubriendo el mundo. Cuando empezó a gatear, doña Elvia le permitía asomarse al corredor, bajo su cuidadosa vigilancia para que no 23


Carlos Arboleda González

se fuera de bruces contra el suelo. Contemplando la belleza natural de la comarca caldense creció Omarcito en los municipios de Pijao y Córdoba. Por pocos años la familia Yepes Alzate se trasladó a una vereda del municipio de Córdoba llamada Guayaquil, pero luego regresó a El Tolrá, porque don Floro le compró La Mina a su suegro, don Juan de Jesús Alzate, gracias a unos ahorros que logró trabajando con dedicación. Su deseo era cultivar su propia tierra y lo logró. El suelo de la finca era feraz, productivo, tenía buenos potreros, abundantes cafetales y, sobre todo,un clima muy agradable. En la escuela Cuando Omar cumplió los siete años, sus padres lo matricularon en la escuelita veredal donde hizo los dos cursos de primaria que por entonces enseñaban. Para no quedarse sin hacer nada repitió el grado segundo. La ida hasta el plantel educativo no era fácil. En compañía de su hermano Hebert, todos los días recorría el camino hasta la pequeña escuela rural, empleando casi una hora en el trayecto. Sin embargo, mientras caminaban, tanto de ida como de regreso, no sentían el paso del tiempo. Todo porque el recorrido lo hacían jugando por el camino. También se entretenían mirando las vacadas que pastaban en las mangas o haciendo pequeñas carreras cuando jugaban a la lleva. Antes de salir de la casa, doña Elvia les preparaba un delicioso fiambre, abundante en carne y arroz. Omar no olvida el gusto que, al almuerzo, le sacaban en el descanso del mediodía. Las viandas eran tan abundantes que les alcanzaba para compartir con la profesora Fabiola Laverde. En un viaje de la casa hasta la escuela, al niño Omar le ocurrió lo de la vieja fábula de Esopo, el poeta griego del 24


Omar Yepes Alzate La política como arte

siglo VI a. C. Dice el texto de Esopo: “Una zorra que no había visto nunca un león, se encontró por casualidad con uno; al observarlo la primera vez, se turbó tanto que casi se muere. Cuando lo encontró por segunda vez, sintió miedo, pero no tanto como antes. La tercera vez que se lo encontró le tomó confianza; tanta que, incluso, se le acercó y charló con él”. El pequeño Omar sufrió un percance cuando empezó a concurrir a clases en la escuela de La Mina. Un día cualquiera se le apareció en el camino y lo persiguió un perro bravo. Para que no lo mordiera, el niño Omar no tuvo más que echarse a correr, muerto del miedo. Al llegar a su casa, agotado por la maratón que había hecho, le dijo a doña Elvia que no quería volver a la escuela. Después de mucho preguntarle por la razón de su negativa, que el niño expresaba en medio de sollozos, al fin le contó la historia que le había pasado con el gozque. Su madre, haciendo gala de gran inteligencia y sentido práctico, a la mañana siguiente, cuando lo despidió para que se fuera a estudiar, le dio un pedazo de carne para que se lo tirara al chucho, si éste lo perseguía de nuevo. “Con este pedazo de carne usted logrará detener al animal”, le dijo mientras le empacaba el fiambre. El niño atendió el consejo de su mamá y durante varios días le dio carne al furibundo can. Al final el perro terminó de amigo del pequeño Omar, como en la fábula de Esopo, donde la zorra acabó convertida en la fiel amiga del león. Este suceso marcó, para siempre, la personalidad del futuro dirigente político. Una de las virtudes más notorias del doctor Omar Yepes Alzate es su gran capacidad para conciliar. Nunca caza peleas; en este sentido es diplomático. Él prefiere lograr amistades. Enfrenta al adversario con inteligencia y sagacidad. No es ni orgulloso ni soberbio. Ha practicado, a lo largo de su vida pública, los versos del abogado y poeta norteamericano Max Ehrmann, conocidos en el mundo de la música como Desiderata: 25


Carlos Arboleda González

“En cuanto sea posible y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas. Enuncia tu verdad de una manera serena y clara y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante, también ellos tienen su propia historia. Esquiva a las personas ruidosas y agresivas, ya que son un fastidio para el espíritu. Si te comparas con los demás, te volverás vanidoso o amargado, pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú. Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes. Mantén el interés en tu propia carrera por humilde que sea, ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos. Sé cauto en tus negocios, pues el mundo está lleno de engaños, mas no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe: hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales, y por doquier, la vida está llena de heroísmo”. De pequeño agricultor Don Floro, su padre, un gran apasionado del campo, quería que sus hijos siguieran sus huellas. Por esta razón un día cualquiera le asignó a cada uno de ellos una pequeña parcela. Quería verlos dedicados al cultivo de la tierra. A Omar, de sólo siete años de edad, le entregó un lote de dos cuadras, denominado Maraveles, que hacía parte de la finca La Mina. El pequeño, años después Senador de la República, se internaba en su plantío de café para desyerbarlo, abonarlo y recoger el fruto con sus propias manos. Lo hacía con tal dedicación que don Floro lo felicitaba cuando por las tardes regresaba a la casa con las manos callosas. “Desde niño uno debe aprender a trabajar”, le decía, colocándole la mano derecha sobre el hombro izquierdo. El doctor Omar Yepes recuerda esta época con cariño. Cuenta que le tocaba, a veces, alternar su trabajo en la pequeña parcela de su propiedad, con el oficio de garitero. 26


Omar Yepes Alzate La política como arte

Con sus hermanos Hebert y Julia, tenía que llevar de la casa los alimentos a su papá y a los trabajadores hasta el corte. En el camino se los veía muy concentrados, portando sobre sus hombros, en perfecto equilibrio, la vara de guadua de la cual colgaban los portacomidas. Para que el contenido no se derramara, caminaban despacio, poniendo cuidado en no tropezarse con las piedras del camino. Los domingos, la finca La Mina era otra cosa. Creyentes, padres e hijos no perdían la misa del mediodía en la iglesia parroquial de Pijao. Para llegar hasta el pueblo, todos abordaban un vehículo, un Carriol del señor Carlos Arturo Arango, que salía de Calarcá hasta llegar a la fonda cercana a la escuela donde los hijos estudiaban. Este recorrido lo aprovechaban los muchachos para llenarse las pupilas de paisajes. La imaginación se les abría con los saltos que por las piedras de la carretera daba el vehículo. El viaje era, para ellos, una fiesta. Se asombraban con el verde intenso de los pastizales a lado y lado de la vía. Cuando se encontraban a un campesino arreando mulas con cargas de café, sacaban la mano para saludarlo. La alegría era mayor cuando llegaban al pueblo. En la plaza se apeaban del Carriol y don Floro los invitaba a una cafetería, a tomar café con leche, acompañado de unas deliciosas empanadas. Cuando sonaban las campanas en la torre del templo convocando a misa, todos salían presurosos hacia la iglesia. Los domingos lucían sus mejores trajes. “Desde la noche anterior mi mamá dejaba la ropa lista para vestirnos al día siguiente”, recuerda con un asomo de nostalgia, el doctor Omar Yepes. En la escuela pública Por circunstancias especiales, la familia Yepes Alzate se trasladó a vivir al pueblo de Pijao. No fue por mucho tiempo. 27


Carlos Arboleda González

Don Floro, consciente de que los hijos debían estudiar, los matriculó en la escuela pública del pueblo. El maestro Jesús María Alzate, apodado Macana, quien era muy exigente con sus alumnos, tuvo en sus manos la formación del joven Omar Yepes Alzate. Lo caracterizaba el don de mando. En esa época era costumbre que los maestros castigaban a los alumnos cuando no presentaban las tareas. Don Jesús María utilizaba una regla para el castigo. Llamaba al frente al estudiante que no había hecho los trabajos en la casa y reprendiéndolo por la falta cometida, le daba un reglazo en la mano. En conducta era implacable. Alumno que se manejara mal en el salón, o emprendiera la recocha, o le pegara a un compañero, recibía su merecido. Si reincidía en el mal comportamiento, convocaba al papá para ponerlo al tanto de la situación con su hijo. Los muchachos de entonces le tenían temor a un llamado de atención de esta naturaleza. Era seguro que, al regresar a la casa en las horas de la tarde, el papá le encimaba una tremenda muenda. Don Floro nunca le tuvo que dar una pela a su hijo Omar. Al contrario, muchas veces lo premió por sus buenas notas y por su buen comportamiento. Omar Yepes Alzate demostró desde niño su inclinación por el estudio. Cuando su papá le adjudicó un pedazo de tierra para que la cultivara, a los siete años, empezó a sentir amor por el campo, pero su mente inquieta le hizo ver otros horizontes. Intuyó que si se quedaba en la finca no tendría oportunidades de progreso. Su ilusión era convertirse en persona importante. Al regresar nuevamente don Floro con su familia a la finca La Mina, Omar adivinó que entre azadones y canastos, no tendría ningún futuro. Entonces convenció a su papá para que lo enviara a estudiar al corregimiento de Buenavista. Don Floro tenía allí un amigo que ejercía como médico tegua. Para complacer a su hijo 28


Omar Yepes Alzate La política como arte

Omar, le propuso lo alojara en su casa, pues el muchachito quería estudiar. El hombre le abrió, con gusto, las puertas de su casa y don Floro lo matriculó en la escuela de Buenavista. La rutina semanal del jovencito Omar Yepes consistía en regresar a la casa paterna los sábados, después una larga caminata de dos horas y regresarse al día siguiente, en la tarde, con su ropa y sus cuadernos, a la soledad de Buenavista. Esto lo hacía con gusto porque sabía que si insistía en el estudio, no obstante las dificultades, tendría nuevos horizontes en su futuro. El 9 de abril de 1948 En la finca La Mina, la familia Yepes Alzate padeció los desórdenes originados en todo el país, el viernes 9 de abril de 1948, como consecuencia del asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán. La violencia política que se desató fue tremenda. Don Floro, reconocido líder conservador, temió que los liberales de Pijao atacaran la finca. Este nuevo enfrentamiento entre liberales y conservadores empezó a desangrar al país. Don Floro, consciente del riesgo que corría su vida, decidió irse para Pijao y averiguar si era cierto que lo iban a matar. Omarcito tenía escasos once años cuando vio partir, sin ninguna compañía, a su papá. En su mente le quedó para siempre el recuerdo de ese momento. Sobre todo porque vivió la angustia de doña Elvia al no ser capaz de convencerlo para que desistiera del viaje. Temía su madre por los hechos violentos registrados en ese municipio. Siendo Pijao un pueblo de mayoría conservadora, ese 9 de abril del 48, los liberales asesinaron al alcalde y a varios policías. Al llegar don Floro a Pijao, sus amigos, temerosos de que algo pudiera pasarle, lo acompañaron y lo protegieron. 29


Carlos Arboleda González

Después lo convencieron se regresara a la finca pues, de verdad, temían por su vida. Sabían que los liberales querían acabar con los conservadores. El asesinato del alcalde les demostró que no tenían consideraciones de ninguna clase con sus enemigos políticos. Por esta razón su hermano Miguel Yepes, quien vivía en Génova, lo persuadió para que se fuera a vivir a esa población. “En Pijao corres mucho riesgo”, le dijo, y se puso a sus órdenes. Después de consultarlo con doña Elvia, don Floro resolvió trasladarse con su familia a Génova, atendiendo la recomendación de su hermano.En una camioneta organizaron los corotos. En ese vehículo llegaron hasta el sitio conocido como La Granja, porque a Génova todavía no había llegado la carretera. Les tocó, entonces, desde allí, transportar el menaje doméstico en mulas. Don Floro vendió la finca de Pijao y con el dinero recibido compró una propiedad en Génova. El negocio del café estaba en pleno apogeo. Él supo aprovechar muy bien la platica que le quedó de la nueva adquisición y montó una compra-venta de café. Ahí empezaron los gloriosos para la familia. La plata empezó a fluir. Don Floro alcanzó tal prestancia social y económica en el municipio de Génova que pronto se convirtió en el jefe del Partido Conservador de la localidad. Inició entonces una gran amistad con el líder político del conservatismo en la región, el doctor Luis Granada Mejía, quien lo convenció para que pregonara las ideas de Caro y Ospina. Doña Elvia, con gran visión, le pidió a su esposo enviara al joven Omar a estudiar a Manizales, para que se preparara y pudiera ayudarlo más adelante en todas sus actividades. Don Floro complació a su señora y realizó todas las gestiones necesarias para conseguirle un cupo en el mejor colegio de la capital caldense. 30


Omar Yepes Alzate La política como arte

Colegio de Nuestra Señora En 1951 el joven Omar Yepes Alzate inició su bachillerato en el Colegio de Nuestra Señora, el plantel de más renombre en el Occidente Colombiano, al cual asistían alumnos del Viejo Caldas, del Valle y del Cauca. Fueron sus rectores: monseñor Baltasar Álvarez Restrepo y después los presbíteros Rubén Mejía Ángel y Fernando Uribe García. El sacerdote Augusto Trujillo Arango, más tarde obispo, actuaba de vicerrector. Los primeros años de la secundaria los cursó como interno. En 1955 la familia Yepes Alzate se vino a vivir definitivamente a Manizales y Omar hizo 5º y 6º de bachillerato en calidad de externo. En esa época estudiaban en el colegio de Nuestra Señora: Rodrigo Marín Bernal, Mario Calderón Rivera, Carlos Arturo Arango Correa, Luis Guillermo Arango Osorio y otros prestantes jóvenes. Como sus compañeros figuraban Fabio Gómez Ochoa, Aurelio Henao, Óscar y Jorge Gutiérrez, entre otros. En ese grato ambiente se formó una generación muy importante para la región caldense. A la edad de diez y nueve años, en 1956, el hijo de don Floro y doña Elvia, culminó con honores su bachillerato. Recuerdos del colegio El colegio de Nuestra Señora se caracterizó siempre por una férrea disciplina. Omar no olvida las levantadas temprano para, después de bañarse, asistir a misa de siete todos los días. En estas actividades los vigilaban por turnos varios profesores. Uno de ellos era don Efrén Cardona Chica, padre del exministro Germán Cardona Gutiérrez, quien además de enseñar en el Instituto Universitario, lo hacía en el Colegio de Nuestra Señora, donde dictaba historia y 31


Carlos Arboleda González

geografía. A veces controlaba la disciplina en el comedor del plantel. Era bastante severo, casi duro con sus alumnos. Entre risas y nostalgias, el antiguo colegial de Nuestra Señora, recuerda que en el internado, al desayuno, las monjitas encargadas de la cocina les servían unas arepas redondas y duras, que muchos no se las comían. Las religiosas, por no desperdiciarlas, las recogían y al día siguiente volvían y se las daban. En una oportunidad, estaba el profesor Cardona Chica cuidando el comedor en la mañana cuando se formó un voleo de arepas que él trató de aplacar, pero con tan mala suerte que un misil de éstos se estrelló contra el ojo izquierdo de don Efrén. Los alumnos por mal nombre le decían Carepalo, a partir de este incidente lo bautizaron con el apodo de Arepazo. El historiador y geógrafo quedó tan mal herido que le dieron dos semanas de incapacidad. Su regreso coincidió con unas fiestas en el Colegio, donde se había programado un concurso de trova. El distinguido institutor concurrió al acto con unas gafas grandes y oscuras para cubrirse los morados. A pesar de su situación el trovador de turno, al verlo, le soltó esta perla: Al Carepalo de Efrén También hay que entrarlo al caso Que por lambón y tirano Se chupó un buen arepazo. Tampoco se les escapó el profesor de Educación Física, Fabio López, a quien apodaban Carepasa, porque la viruela había hecho mella en su cara. El profe López tenía una novia, hermana de Efigenia, propietaria del sitio denominado La Terraza, situado en la carrera 23 con calle 20, donde hoy se 32


Omar Yepes Alzate La política como arte

levanta el edificio de la Sociedad de Mejoras Públicas. Uno de los muchachos le dedicó esta trova: Hola Carepasa Dinos qué te pasa Que todas las tardes Te vas pa’ La Terraza. El deportista En Génova, los compañeros y amigos de Omar Yepes Alzate le vaticinaron que sería un consumado deportista. Las gentes creían que su futuro estaba en el ciclismo, porque su afición a este deporte lo llevó a participar en numerosas competencias locales. Una de ellas precisamente entre Génova-Calarcá. A pesar de no clasificar en los primeros puestos, los genovenses lo veían con muchísimas posibilidades de triunfo. Al joven Yepes Alzate también le llamaba la atención el fútbol. Hizo parte de la selección local. Cuando salía al campo, sus quites y gambetas hacían las delicias del público, que abarrotaba el estadio local. En Manizales, integró el equipo del colegio de Nuestra Señora. Al terminar el bachillerato lo seleccionaron para el conjunto departamental de Caldas con el fin de participar en un campeonato nacional, en Pasto, pero no pudo asistir. Desde entonces su relación con el deporte ha sido estrecha. El doctor Omar evoca la alineación de muchos equipos de la época dorada, en la década de 1950. Su memoria es prodigiosa. Recita con precisión los nombres de los jugadores del Deportes Caldas, dirigido por Alfredo Cuezzo, en 1950, cuando el equipo quedó campeón, al 33


Carlos Arboleda González

vencer a Millonarios. Da gusto oírlo: “En el arco Víctor Vitatutas Kriscruonas (lituano). En la línea defensiva, Alberto Kérsul y Luengo (argentinos). En la media, Garrido (chileno), Navarro y Cativiela (argentinos). La delantera compuesta por Arango (costeño), Tessori, Julio Enrique Ávila y Rubén Padín (argentinos) y Villalba (peruano)”. Recuerda también la alineación de Millonarios, considerado en ese tiempo el mejor equipo del mundo, por haber ganado el torneo celebrado con motivo de las Bodas de Oro del Real Madrid, en abril de 1952. Se jugó en el estadio Santiago Bernabeu, casi que recién construido, antes llamado Chamartín de la capital de España. Participaron: el Real Madrid, Nörrkoping, campeón de Suecia en ese año y Millonarios, que conquistó la copa. La alineación del equipo bogotano fue la misma que perdió con el Deportes Caldas: Julio Cozzi, en el arco; Pini, Zuluaga, Ramírez, Pipo Rossi y Soria; Reyes, Pedernera, La Saeta Rubia Alfredo di Stefano, Báez y Mourín. Para Omar, “Pedernera era superior a Di Stefano, porque tenía un juego más reposado, más tranquilo, mucho más cerebral. La Saeta Rubia en cambio derrochaba velocidad, energía y picardía. El marcador de ese partido glorioso con el Real Madrid quedó 4-2, a favor de Millonarios”. El parlamentario Omar Yepes Alzate jugó un papel decisorio en determinados momentos del deporte caldense. Con auxilios del Congreso Nacional fomentó numerosas actividades deportivas. Hizo la pista de patinaje de Manizales y construyó escenarios deportivos en distintos barrios de Manizales y pueblos de Caldas. “Siendo alcalde el doctor Luis Fernando Arboleda González –expresó el doctor Yepes– se hicieron las canchas 34


Omar Yepes Alzate La política como arte

de fútbol del Bosque Popular El Prado. Cuando Víctor Eduardo Pérez ocupó la presidencia del Once Caldas, con un aporte oficial de seis millones de pesos que le conseguí, compró el pase del jugador Robeiro Moreno, quien estaba iniciándose y tenía muy buenas perspectivas. Éste resultó un excelente negocio para el equipo blanco, pues jugó mucho tiempo con ellos, hizo parte de la Selección Colombia y terminó vendido al Nacional”. Robeiro quedó tan agradecido con la gestión del doctor Omar Yepes que se convirtió en un entusiasta propagandista de su causa política. Le hacía tanta publicidad con sus amigos y compañeros del Once, que éstos, con sorna, lo apodaron Yepes. También promocionó a los ciclistas Rubén Darío Beltrán, Cacaíto Rodríguez, Peluca López y a Contreras, después campeón de la Vuelta a Colombia. Cuando estuvo en la Junta Directiva de la Licorera consiguió que la empresa patrocinara equipos de ciclistas caldenses a la Vuelta a Colombia y al equipo Blanco, cuando tomó el nombre de Cristal Caldas. En su juventud Omar Yepes practicó, además del fútbol y el ciclismo, el atletismo, el tenis y el ajedrez. La vitalidad que el doctor Omar Yepes Alzate tiene, a sus 75 años, se la debe al deporte. Su último partido de fútbol lo jugó en los primeros años de la década de 1960, en el Once Caldas de Pancho Villegas, en la época de Antonieta, Mirabelly, Galarza y Núñez. Al Jefe Conservador de Caldas nunca se le ve cansado, ni enfermo, al contrario, siempre hace gala de un magnífico estado físico. Por estar siempre listo.

35


TERCERA NOTICIA Estudios universitarios y primeros pinos políticos

“A veces en política las cosas se hacen para que consten, no para que tengan éxito”. Anónimo


Hasta mediados del siglo XX, cuando el joven Omar Yepes llegó a edad universitaria, el anhelo de toda familia acomodada era tener entre sus hijos un médico, un abogado o un sacerdote, profesiones que detentaban el manejo de la sociedad y del Estado. Después de 1950, la carrera de Derecho se convirtió en un prerrequisito para ingresar a la competición política. Sólo después de promulgada la Constitución de 1991, empezaron a figurar en el mundo político todo tipo de oficios y profesiones, incluso los de la farándula. Con la llegada al poder en 1930 del partido liberal, los comandos políticos universitarios irrumpieron en la vida pública nacional. Las actividades políticas en los departamentos empezaron a sectorizarse y a especializarse. El joven Omar Yepes Alzate intentó estudiar la carrera de Economía en Medellín, en la Universidad de Antioquia, pero las huelgas estudiantiles en contra del gobierno del Teniente General Gustavo Rojas Pinilla, se lo impidieron. Regresó, entonces, a Manizales e ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad de Caldas. Allí conformó el primer Comando Conservador de Juventudes Universitarias, bajo la orientación de su amigo y jefe, el doctor Luis Granada Mejía. Posteriormente, al terminar sus estudios jurídicos, el doctor Granada Mejía, Jefe conservador del Quindío y prestigioso abogado, lo hizo nombrar Juez Civil. Después actuó como Diputado. A continuación lo nombraron Secretario del Despacho en la Gobernación de Caldas y, luego, en la Alcaldía de Manizales. Por un tiempo se desempeñó como un alto ejecutivo del Banco de Caldas. De allí salió a ejercer, de tiempo completo, la actividad política, como Secretario del Directorio Conservador del Departamento de Caldas. Después de superar no pocas dificultades, el hijo de la provincia ya estaba preparado para iniciar su fecunda y muy exitosa carrera política. 39


Carlos Arboleda González

Estudiante de Economía en Medellín Uno de los mayores sueños que en vida alimentó don Floro Yepes, al saber que su hijo Omar Yepes Alzate quería dedicarse al estudio, en vez del campo y el comercio, fue el de verlo convertido en abogado. En un principio, su papá no creyó que su sueño se hiciera realidad. El joven bachiller Omar Yepes, una vez recibió su diploma en el Colegio de Nuestra Señora en Manizales, resolvió irse a vivir a Medellín con el fin de estudiar economía. Don Floro, natural de Granada, Antioquia, le dio gusto, y lo mandó a Medellín. Allí se matriculó en la Universidad de Antioquia. Para que le sirviera de acudiente le pidió el favor al general Gustavo Sierra Ochoa, en esos momentos gobernador de Antioquia. El distinguido militar había desempeñado el mismo cargo en Caldas. Don Floro hizo una buena amistad con el gobernador Sierra Ochoa, gracias a ser un destacado dirigente del alzatismo, aliado natural del “pinillismo”, el partido del Presidente, Teniente General Gustavo Rojas Pinilla. En Medellín, el universitario Omar se instaló en una habitación del hotel Bristol. Este hotel era más o menos confortable. Sin embargo, tenía un problema grandísimo, estaba ubicado en el sector de Guayaquil. En Medellín, por aquellos tiempos, decir Guayaquil era como decir bohemia, trago, mujeres, vicio, inseguridad. Naturalmente Omar Yepes no cayó en esta hoguera. Ni siquiera llegó a entrar a uno de esos bares donde a toda hora sonaba una rockola con los temas inmortales de Carlos Gardel y de Agustín Magaldi, recreados, años después, lo mismo que este ambiente bohemio, por el maestro Manuel Mejía Vallejo, en su premiada y excelente novela Aire de tango. 40


Omar Yepes Alzate La política como arte

En Medellín vivió poco, porque se produjo una huelga estudiantil contra el Teniente General Gustavo Rojas Pinilla, Presidente de Colombia, y como consecuencia cerraron la Universidad de Antioquia. Cansado de esperar la reapertura, el estudiante de economía optó por regresarse a su tierra manizalita y se reencontró con algunos compañeros del Colegio de Nuestra Señora, quienes estudiaban abogacía en la Universidad de Caldas. Derecho y política El miércoles 27 de junio de 1961, la vida de Omar Yepes Alzate tomó un rumbo inesperado. Ese día asesinaron a su padre. Por ser el mayor de los hermanos y además estar próximo a recibir su grado de abogado, le tocó hacerle frente a la situación creada por ese execrable crimen. Como conocía la confianza que don Floro le tenía al dirigente conservador doctor Luis Granada Mejía, le dio poder para adelantar la sucesión y se convirtiera en parte civil en el proceso por el asesinato de su progenitor. El doctor Granada Mejía tenía su oficina en Manizales, en un local esquinero de la plaza de Bolívar, sobre el Café Adamson, donde hoy se levanta el Edificio del Comercio. Este inmueble desapareció en el terremoto de 1962 cuando una de las torres de la Catedral le cayó encima. Omar entró en franca amistad con el dirigente conservador y como tenía que visitar su oficina con alguna regularidad, el doctor Granada Mejía le habló sobre la importancia de la acción política proselitista para ayudar a solucionar las necesidades de la comunidad. En esta forma lo motivó para que le ayudara en su campaña de ganar adeptos a su nombre en Manizales. 41


Carlos Arboleda González

El universitario Omar Yepes constituyó un comando conservador en la Universidad de Caldas y lo integró básicamente con sus compañeros de cuarto año de derecho, para respaldar las aspiraciones de su abogado, el doctor Granada Mejía, quien aspiraba a una curul en el Senado de la República. Su contrincante era el doctor José Restrepo Restrepo, dueño del diario La Patria. En este primer comando universitario figuraron, entre otros, Augusto Gómez Botero, Bernardo Cano García, Baltazar Ochoa y Hernando Yepes Arcila. Debido al éxito alcanzado por esta agrupación de colegas estudiantes, el universitario Omar Yepes creó un Comando Departamental de Juventudes Conservadoras, y lo constituyó con las mismas personas que formaron el grupo universitario, reforzado por Augusto Trejos Jaramillo y Hugo Palacios Mejía del Quindío. Con algunos de ellos recorrió todo el Viejo Caldas, creando comandos de juventudes en cada uno de los municipios que visitaban. Éste fue, prácticamente, el primer paso en su carrera política. Culminados sus estudios de Derecho, el doctor Luis Granada Mejía le ayudó a vincular como Juez Segundo Civil Municipal, por intermedio del doctor Clímaco Sepúlveda, magistrado del Tribunal Superior de Caldas. Reemplazó al doctor Álvaro Londoño Hoyos, hijo del doctor Fernando Londoño Londoño, por renuncia del cargo. Para obtener el título de abogado era indispensable cumplir con el requisito de un año de judicatura, además presentar tesis y exámenes preparatorios de las veintitrés materias que constituían el pensum de la carrera. El universitario Omar Yepes Alzate se demoró varios años para graduarse, debido a los crecientes compromisos políticos que no le dejaban tiempo para dedicarse a la preparación de su tesis. En ese momento no 42


Omar Yepes Alzate La política como arte

era prioritario para él obtener el título de abogado. Otras preocupaciones llenaban su vida y comprometían su tiempo. En 1970 cumplió con el requisito reglamentario, escribió su tesis sobre La Prenda Agraria y recibió su diploma de doctor en Ciencias Jurídicas. Los partidos políticos en el Viejo Caldas Cuando en la década del 60 Omar Yepes irrumpió en la política, el Partido Conservador estaba dividido en tres sectores: el ospinismo, comandado por el doctor José Restrepo Restrepo, quien era presidente del Directorio Departamental y miembro del Directorio Nacional. Lo acompañaban Hernán Jaramillo Ocampo, Silvio Villegas y José Jaramillo Montoya. El laureanismo, bajo la batuta de Gilberto Arango Londoño. El alzatismo, con dos sectores, uno comandado por Luis Granada Mejía y el otro por Germán Hincapié Correa. Debido a la actividad política desplegada por el joven Omar Yepes, los tres sectores se pusieron de acuerdo con su nombre para designarlo secretario del Directorio Conservador Departamental del Gran Caldas. Aún no se había producido la segregación de Quindío y Risaralda. Por esa época los principales dirigentes del liberalismo eran Alberto Mendoza Hoyos, Marco Giraldo Sanín, Ramón Londoño Peláez y Roberto Hincapié Correa, este último de La Dorada. Desde Bogotá Otto Morales Benítez, un poco retirado, ejercía notoria influencia sobre los destinos de la colectividad liberal en Caldas. También empezaban a hacer sus primeros pinos políticos Víctor Renán Barco y Jaime Chaves Echeverri. 43


Carlos Arboleda González

El abogado Omar Yepes, con un trabajo constante, visitando veredas, recorriendo pueblos, estrechando las manos de los campesinos, logró ganarse las mayorías conservadoras, dejando regados en el camino a otros dirigentes. Desde un principio, Yepes Alzate se interesó por ayudarles a las clases menos favorecidas de Caldas. Así, con entrega, conquistó adeptos a su causa. Cargos de Representación Cuando en 1964 Luis Granada Mejía le ofreció un renglón en la lista de Asamblea, el joven político, oriundo de Pijao, era conocido en los municipios por la labor que venía realizando. En la lista presentada a los electores figuraba también el nombre de Augusto Trejos Jaramillo. Los dos salieron elegidos Diputados a la Asamblea Departamental de Caldas. Al abogado Omar Yepes Alzate lo nombró el Directorio Nacional Conservador, miembro del Comando Nacional de Juventudes Conservadoras. Lo presidía el poeta nortesantandereano Eduardo Cote Lamus, designado días después Gobernador de Norte de Santander. Recién posesionado en el Comando Nacional de Juventudes Conservadoras, el programa norteamericano de la Alianza para el Progreso lo invitó a realizar un viaje de estudios a los Estados Unidos, el cual hizo en compañía, entre otros, de Augusto Trejos Jaramillo, Paolo Lugari y Abel Carbonel. Durante un mes, recorrió varias ciudades norteamericanas, entre ellas Miami, New York, Houston, Springfield, Los Ángeles, San Francisco y Phoenix. Esta experiencia le sirvió para conocer el sistema democrático y el funcionamiento de los partidos políticos de esta gran potencia mundial. 44


Omar Yepes Alzate La política como arte

Pocas veces Omar Yepes Alzate ha ocupado cargos públicos. Apenas empezaba su carrera política, en 1965, el entonces Gobernador de Caldas, doctor Ramón Marín Vargas, lo nombró Secretario de Hacienda del Departamento. En esto se presentaron algunas diferencias entre el alzatismo y el mandatario y por esta razón no pudo asumir el cargo. Sin embargo, no se sintió frustrado. Al contrario, continuó trabajando en su causa política con mayor convicción. Al año siguiente salió electo diputado a la Asamblea de Caldas. Todavía existía la unidad geográfica, Pereira y Armenia alcanzaban representación en la Asamblea con candidatos avalados por los partidos tradicionales desde Manizales. En 1966 se produjo la segregación del Quindío. Seis meses más tarde se separó Risaralda. Ese mismo año, el general Armando Vanegas Maldonado, quien había sido nombrado gobernador de Caldas, lo designó Secretario de Educación. Un político disciplinado Omar Yepes Alzate se ha caracterizado por ser un político disciplinado. Es decir, no es un político de esos que pasan de grupo en grupo para acomodarse a las circunstancias. Desde cuando se inició en la actividad política ha estado en el sector ospinista. Primero con el Presidente Mariano Ospina Pérez y, más tarde, con el Presidente Misael Pastrana Borrero. En 1966, contra el querer del lauroalzatismo, sector en el que militaba, el Partido Conservador acompañó al candidato oficial del Partido Liberal, el doctor Carlos Lleras Restrepo. Como éste ganó las elecciones, un día antes de la posesión del nuevo presidente, el 6 de agosto, Omar Yepes presentó su renuncia a la Secretaría de Educación. El gobernador 45


Carlos Arboleda González

Vanegas Maldonado le solicitó que la retirara, argumentándole que debía permanecer en el cargo hasta que se produjera el nombramiento del nuevo gobernador, pero Omar Yepes insistió en su posición: no podía pertenecer a un gobierno por el que no había votado. Cuando en Caldas muchos pensaban que su renuncia al cargo se había producido porque esperaba un mejor destino con el nuevo gobierno, Omar Yepes tomó una decisión que sorprendió a sus seguidores: aceptó vincularse al Banco de Caldas, como ejecutivo. Emilio Echeverri Mejía, amigo de la universidad, quien se desempeñaba como Secretario Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Manizales, le colaboró para que se vinculara a la entidad bancaria. Gabriel Uribe Arango, a la sazón presidente del Banco de Caldas, le ofreció el cargo de Jefe de Relaciones Industriales. Posiblemente este dirigente pensó que en la empresa privada tendría un mejor futuro. Sin embargo, el bicho de la política lo volvió a picar. Después de ser Jefe del Departamento Jurídico y Jefe del Departamento Fiduciario, dependencias que manejó simultáneamente, se retiró del banco para retomar su carrera política. Corría el año de 1970. Debido a la alternación en el poder le correspondía al Partido Conservador presentar el candidato del Frente Nacional a la Presidencia de la República, y escogió el nombre de Misael Pastrana Borrero. El doctor Omar Yepes se comprometió a fondo con esta campaña. Pastrana resultó ganador en los comicios de ese año. Con este triunfo Omar se perfiló como un gran líder en el Departamento de Caldas. Al recordar cómo se ejercía la política cuando irrumpió en esta actividad, comentó el doctor Yepes Alzate: “Había buen 46


Omar Yepes Alzate La política como arte

discurso. Quien quisiera dedicarse a la política debía manejar la oratoria. La prensa era fundamental y en Caldas concretamente el diario La Patria, pues desde allí se impulsaban o atajaban nombres. Los partidos estaban muy institucionalizados, tanto es así que los gobernantes se entendían con los directorios. Por eso los congresistas, los diputados y los concejales estaban muy alineados con las organizaciones políticas de cada partido. En ese entonces, como en todas las épocas, también existía lo que algunos han llamado el clientelismo, que no era otra cosa que quien ganara el poder se quedaba con toda la administración y con el manejo del presupuesto; entre otras razones porque en esa época no había las restricciones de hoy. Todos los cargos públicos eran de libre nombramiento y remoción. Y existían los llamados auxilios parlamentarios, que se extendían a las asambleas y concejos. Pero, algo muy positivo, había fervor doctrinario. La gente amaba su partido y su bandera. Todavía la política no se había prostituido, ni los dineros eran los determinantes del éxito político. Imperaba la inteligencia y el verbo y, obviamente, un trabajo comprometido con las comunidades”.

47


CUARTA NOTICIA El Yepismo

“Los demás no te dejarán vivir como deseas. Pero si eres lo suficientemente ágil y fuerte, al menos no deberás vivir como ellos desean”. Andrew H. Vachss


Colombia superó la crisis de la violencia política con la creación del Frente Nacional. Los liderazgos y la contienda partidistas se hicieron claros en toda la nación. La alternancia de los partidos infundió un nuevo ánimo en las campañas y surgió la sectorización política de Colombia. En cada región aparecieron líderes característicos que vivieron su propia y particular alternancia del poder. Aquí empezó el sentido de la evolución política del Estado moderno. Desapareció el antagonismo violento entre el liberalismo y el conservatismo, que originó la violencia partidista, y se dispuso de tiempo suficiente para preparar las campañas a nivel regional, elaborar los prospectos y casi que distribuir, anticipadamente, el poder. Se instituyó en la vida de los pueblos la idea de la administración pública. Los dirigentes de las organizaciones públicas, en todos sus estamentos, se eligieron por votación popular. Este cambio reflejó la situación política mundial de la postguerra, según la cual cada Estado luchaba por su autodeterminación. Se pasó de la guerra fría al intento por resolver los hondos conflictos económicos y sociales en cada pueblo; conflictos de empleo, de educación, de creencias, de libre pensamiento, de soberanía. La situación actual propende por un protagonismo a nivel internacional y de algunos de sus más connotados dirigentes. En lo regional existe un manejo autónomo, casi federalista, de cada departamento, en los cuales el liderazgo político, caudillista y sectorial cobra su verdadera importancia. Al cambio de las concepciones bipartidistas también corresponde la del Estado y de la democracia. Cada región del país vio a sus parlamentarios convertidos en líderes cívicos, preocupados con todos los renglones de la vida de las comunidades. El caso del doctor Omar Yepes, venido de la provincia, concitaba el rechazo del medio cosmopolita manizaleño que se negaba a aceptar esta evolución, en un medio surgido de la 51


Carlos Arboleda González

colonización antioqueña, cuya generación subsiguiente se le enfrentó por el mero hecho de haber recibido una educación más universal y europeizante y por creerse de mejor familia. Se recuerda la lapidaria expresión del apreciado y connotado Guillermo Botero Gómez quien, al comentar este fenómeno, hablada del advenimiento de la alpargatocracia manizaleña, pues los herederos de los colonos se declararon hijos de un mundo culto, grecolatino y crearon una sociedad que negaba sus orígenes, y a la vez rechazaba a quienes llegaban de la provincia. Desde luego, este fenómeno terminó ahogándose en la modernidad, porque ahora casi todos tienen acceso a la educación y a la vida pública. La historia política siempre es reciente. La constitución de 1886 la reelaboraron apenas en 1991. Geopolíticamente el Departamento de Caldas lo crearon en 1905, en los inicios del siglo XX, cuando se empezaba a respirar la autonomía, después de la segregación del gran Cauca y de Antioquia, a los que pertenecía. A mediados de la década del 60, debido a la miopía y errores políticos, como el centralismo y el nepotismo de la dirigencia manizaleña, se hizo la segregación, formándose clases políticas locales con necesidad de independencia y autonomía. Las regiones tuvieron que recomenzar. La distribución del poder se efectuó después de haber sido subdivididos y los caudales electorales se redistribuyeron. El protagonismo de Omar Yepes comenzó recién egresado de abogado en 1962, al constituirse un nuevo Directorio Departamental Conservador y asumir la dirección política, como Secretario General. Meses después lo designaron suplente en el Directorio Nacional de su partido. Misael Pastrana, Belisario Betancur y Andrés Pastrana Arango presidieron la colectividad azul durante el tiempo en que Omar Yepes adquirió cada vez más importancia y relevancia política, no sólo a nivel regional sino también nacional. Su prestigio y acogida por el electorado conformaron una nueva parcialidad conservadora que las gentes distinguieron como el yepismo. 52


Omar Yepes Alzate La política como arte

La segregación del Gran Caldas le dio fuerzas a los directivos locales, pero representó un atraso para los proyectos nacionales. La ruptura del liderazgo del Viejo Caldas, que era muy real y visible, tanto en lo político como en el gremio cafetero, condujo a un recomenzar, a una reestructuración de todas las entidades administrativas y políticas. En ese escenario real actuó el doctor Omar Yepes, como parlamentario, por 40 años, sin que su labor fuera interrumpida por la alternancia política del Frente Nacional. Manizales dejó de ser la hija importada de la generación política que había renegado de los ancestros de sus fundadores y se oponía a las nuevas fuerzas políticas que venían de la provincia. El doctor Omar Yepes Alzate se constituyó en ese momento en el verdadero motor de la vida pública y política del Departamento de Caldas. La época posterior a la segregación volvió a ser una época de ruptura y de transformación. Manizales dejó de ser un pueblo grande. El yepismo se consolidó y llegó a tener dos senadores: primero, Omar Yepes y Ricardo Zapata Arias. Luego, Omar Yepes y Pilar Villegas de Hoyos. Más adelante Omar Yepes y Guillermo Ocampo Ospina, posteriormente Omar Yepes y Dilia Estrada. En una elección, además de dos senadores, obtuvo tres representantes a la Cámara. Los otros sectores del conservatismo sufrieron su propio declive. Caldas volvió a tener protagonismo en la vida nacional. El yepismo hizo la reedificación del nuevo Departamento de Caldas, de sus estructuras administrativas y políticas. La política se constituyó como empresa del Estado para manejar los destinos del departamento y de la nación, las empresas electorales, los puestos públicos, el presupuesto oficial, el tráfico de influencias, las prestaciones de servicios a las camarillas conformadas en todas las regiones del país. Lo anterior hizo parte de la evolución del concepto del Estado moderno, con su nuevo elemento, la economía. La política, desde este punto de vista, lo tamizó todo. 53


Carlos Arboleda González

Nacimiento del yepismo En la personalidad del doctor Omar Yepes Alzate existe una arista muy poco conocida: su desprendimiento en cuestiones políticas. Él ha encumbrado en la vida del departamento a muchos seguidores suyos que luego le volvieron la espalda. En las elecciones de Mitaca, de 1968, donde se elegían congresistas y diputados, Omar Yepes no aceptó su postulación como cabeza de lista de la Cámara de Representantes. En su lugar propuso el nombre de Rodrigo Marín Bernal para esa lista. Rodrigo salió elegido Representante a la Cámara con los votos que en Caldas tenía el doctor Luis Granada Mejía, manejados por doctor Omar, su hombre de confianza y con votos del denominado alvarismo. El doctor Luis Granada se trasladó a vivir a la ciudad de Armenia y dejó en manos del doctor Omar Yepes la supervivencia del movimiento que seguía sus orientaciones. En 1970, el doctor Omar Yepes propuso al doctor Guillermo Isaza Mejía, salamineño, exgobernador del departamento, como cabeza de lista del Senado de la República y otra vez respaldó el nombre del doctor Rodrigo Marín Bernal, para la Cámara de Representantes. El doctor Granada Mejía aspiró a llegar al Senado de la República, en representación del recién creado Departamento del Quindío, pero este deseo no lo alcanzó. La fuerza electoral del doctor Omar Yepes Alzate se hizo sentir en las elecciones de 1970. Ese año, cuando el doctor Misael Pastrana Borrero asumió la candidatura del Frente Nacional, el Partido Conservador de Caldas estaba dividido en tres sectores: los laureanistas, con Rodrigo Marín Bernal a la cabeza, crearon el Grupo de Acción Pastranista. Los 54


Omar Yepes Alzate La política como arte

ospinoalzatistas, comandados por Silvio Villegas, Luis Enrique Giraldo Neira, César Montoya Ocampo, Jairo Salazar Álvarez y Darío Vera Jiménez.Y en la tercera vertiente estaban Omar Yepes Alzate, Luis Ocampo Londoño, Helí Galarza Jiménez y José Jaramillo Montoya, exgobernador de Caldas, tío de doña Pilar Villegas de Hoyos. Concejal de Manizales Una vez posesionado el doctor Misael Pastrana Borrero de la Presidencia de la República, nombró al doctor Luis Enrique Giraldo Neira Gobernador de Caldas. Omar Yepes Alzate alcanzó una gran respetabilidad en el mundo político comarcano, toda vez que, gracias a su desprendimiento, Guillermo Isaza Mejía y Rodrigo Marín Bernal llegaron al Congreso de la República. El doctor Ernesto Gutiérrez Arango, nombrado Alcalde de Manizales, designó al doctor Omar Yepes Secretario de Hacienda. En este cargo duró corto tiempo. A los pocos meses se retiró para encabezar una lista al Concejo de Manizales, enfrentándose al doctor Fernando Londoño y Londoño, respetable hombre público, exministro de Estado, de inmenso reconocimiento nacional, quien contaba con el respaldo de Rodrigo Marín Bernal y del doctor José Restrepo Restrepo, más el apoyo de Propaganda Sancho. En aquel entonces permitían que las listas de Concejo fueran encabezadas por personas que no vivían en la ciudad. María Eugenia Rojas comandó las del sector conservador de la Anapo. El liberal anapista Guillermo Hernández Rodríguez presidió las de ese grupo. El doctor Alfonso López Michelsen, del Movimiento Revolucionario Liberal, MRL, obviamente, hizo lo mismo, con la suplencia de Liborio Chica Hincapié. 55


Carlos Arboleda González

La lista del doctor Londoño, líder emblemático del Partido Conservador y consagrado orador, donde también figuraron Jaime Restrepo Mejía, Stella Rivas de Rodríguez, Salomé Lee de Naranjo y otras personalidades de la alta clase manizaleña, sacó algo más de 6.000 votos. Por su parte, el joven dirigente Omar Yepes obtuvo 3.600, lo cual constituyó un gran triunfo para el novel político. A partir de estas elecciones el doctor Omar Yepes demostró ser un político aguerrido, con un discurso innovador, conocedor de las necesidades de las gentes y se consolidó como dirigente conservador. En esta primera prueba de fuego en las urnas, a nombre propio, recibió críticas de la clase dirigente manizaleña. Le endilgaron su origen quindiano. En una hoja de proselitismo partidista, difundida por Propaganda Sancho, decían: “Listas del Concejo de Manizales: Alfonso López Michelsen: Bogotá. María Eugenia Rojas: Bogotá Guillermo Hernández Rodríguez: Bogotá Omar Yepes Alzate: Génova, Quindío. Fernando Londoño Londoño: Manizales, Quiebra del Guayabo”. El destino político de Omar Yepes Alzate quedó marcado desde los debates electorales de 1968 y 1970, cuando colaboró con sus votos a la elección de Rodrigo Marín Bernal, Representante a la Cámara y Guillermo Isaza Mejía Senador de la República. Sus simpatizantes, que ya eran bastantes, le exigieron se postulara para un cargo de elección popular de mayor alcance. Al inicio de la década del setenta, los ospinoalzatistas, que tenían a Luis Enrique Giraldo Neira como gobernador, se unieron con los amigos de Omar Yepes 56


Omar Yepes Alzate La política como arte

Alzate y éste fue elegido presidente del Directorio de Unión. La excelente labor realizada por el doctor Luis Enrique Giraldo Neira en la gobernación tuvo, para el movimiento del doctor Omar Yepes Alzate, un reconocimiento en las urnas. Giraldo Neira adelantó, entre las obras importantes, los programas de electrificación rural, el Plan Vial del Departamento y construcción de vivienda para familias de escasos recursos. Padeció una férrea oposición por parte del periódico La Patria. Como reconocimiento a su excelente labor administrativa, al doctor Giraldo Neira lo nombraron posteriormente Director Nacional de Caminos Vecinales. Desde esta posición adelantó la construcción de vías rurales en varios municipios del Departamento de Caldas. Su gestión se constituyó en plataforma positiva para las futuras aspiraciones, tanto de Giraldo Neira como de Yepes Azate. Ingreso al Parlamento El desprendimiento del doctor Omar Yepes Alzate volvió a repetirse en la campaña de 1974. Esta vez coadyuvó a que la lista para el Senado de la República, por la circunscripción electoral de Caldas, la encabezara el doctor Luis Enrique Giraldo Neira. El doctor Yepes Alzate encabezó la lista para la Cámara de Representantes, pues todavía no llenaba los requisitos para ser Senador de la República. Las listas conservadoras del año 74, en Caldas, alcanzaron los siguientes guarismos: Senado: Luis Enrique Giraldo Neira Rodrigo Marín Bernal José Restrepo Restrepo Julio César Uribe Acosta Fernando Londoño Londoño 57

31.745 votos 19.379 votos 10.230 votos 7.118 votos 6.568 votos


Carlos Arboleda González

Cámara: Omar Yepes Alzate Jesús Jiménez Gómez Alfonso Hoyos Giraldo

30.990 votos 19.192 votos 10.109 votos

Tan contundente fue el triunfo del naciente movimiento yepista -no sólo llegó al senado el doctor Giraldo Neira, sino que la lista del doctor Yepes Alzate eligió, también, al doctor Guillermo Ocampo Ospina para la Cámara de Representantes- que el doctor José Restrepo Restrepo reconoció públicamente el triunfo del doctor Omar Yepes. En un editorial de La Patria afirmó, palabras más palabras menos: “Doctor Yepes: Usted ha ganado, La Patria está a su disposición”. Además, hizo un llamamiento a la unión de todo el conglomerado azul alrededor del dirigente que en esas elecciones obtuvo la mayor votación: Omar Yepes Alzate. Ante este hecho político, el nuevo Representante a la Cámara por Caldas se reunió en la sede del antiguo Club Manizales (Club Los Andes, carrera 23 con calle 24, esquina), con el doctor José Restrepo, para analizar la situación del Partido Conservador en el departamento. El doctor Yepes estuvo acompañado en ese encuentro por Elías Arango Escobar y el doctor Restrepo por Mario Humberto Gómez Upegui. La unión iba por muy buen camino. El doctor Omar llamó al doctor Mariano Ospina Pérez para informarle de los avances del acercamiento con el sector del doctor José Restrepo. El señor expresidente le aconsejó dejara pasar algunos días. Entre tanto el doctor Luis Enrique Giraldo Neira se separó del sector liderado por el doctor Omar Yepes y selló una alianza con el grupo de La Patria. Este encubierto pacto no consiguió desplazar al doctor Yepes del escenario político. La permanencia del doctor Giraldo Neira como protagonista de la historia política de Caldas, no tuvo continuidad en el tiempo. 58


Omar Yepes Alzate La política como arte

El doctor Omar Yepes Alzate llegó al Congreso de la República a la edad de 36 años. Si no lo hizo antes fue únicamente por su modestia. Desde 1968 las bases del conservatismo le propusieron que presentara su nombre para aspirar a la Cámara de Representantes. Pero él se rehusó a aceptar argumentando que todavía no estaba preparado para asumir esa responsabilidad. Sin embargo, los nombres que patrocinó para llegar al Congreso de la República obtuvieron las mayores votaciones. Al doctor Omar Yepes se le abrieron las puertas del éxito político de manera rápida. Como fulgurante fue su ascenso a los cuadros directivos del Partido Conservador a nivel nacional. Los presidentes Mariano Ospina Pérez y Misael Pastrana lo vieron como un líder capaz de aglutinar a su alrededor a todas las clases sociales. Por esta razón, lo designaron suplente de Francisco Pizano de Brigard, en el Directorio Nacional Conservador. De esa directiva hacían parte doña Bertha Hernández de Ospina, J. Emilio Valderrama, Gustavo Rodríguez Vargas y Mario Laserna Pinzón. El mismo doctor Ospina Pérez era Presidente Honorario. Consolidación del yepismo La consolidación del yepismo como fuerza política se logró entre los años 1970-1978. Varios hechos influyeron en este proceso. Primero, la pérdida de la curul de Senador del doctor José Restrepo Restrepo, líder político con un gran ascendiente en el Partido Conservador, en 1974. Al propietario del diario La Patria lo derrotó Domingo Roncancio, un dirigente anapista que llegó al Congreso en unas elecciones reñidas. Segundo, el ascenso a la Presidencia de Colombia del doctor Misael Pastrana Borrero, candidato que contó con el respaldo en Caldas de las huestes del doctor Omar Yepes Alzate. 59


Carlos Arboleda González

El político Yepes Alzate adelantó un trabajo convincente y permanente tocando puertas, motivando a electores para que concurrieran a las urnas, y explicando el programa del doctor Pastrana como una oportunidad para alcanzar la equidad social. En esas elecciones, el yepismo se hizo sentir como fuerza renovadora. El electorado respaldó al doctor Yepes Alzate porque lo conocía como un ejecutor de obras y hacía presencia constante en la provincia. Gracias a su gestión se amplió, de manera significativa, la red vial de Caldas. Igualmente, apoyó los programas de electrificación rural y se llevó energía eléctrica a cientos de veredas en todo el departamento. De la misma manera, realizó gestiones ante el Gobierno Nacional para construir carreteras veredales en varios municipios. Por su trabajo con la comunidad, su compromiso con el campesinado, su carisma personal y su cercanía con los electores, el yepismo se consolidó como el movimiento político con mayor arraigo popular. Los caldenses vieron en Omar Yepes un líder cercano, que escuchaba sus necesidades y buscaba soluciones para sus problemas. Senador de la República La carrera política de Omar Yepes Alzate se proyectó, con un sentido de permanencia, en el tiempo. Los líderes de los municipios encontraron en el hombre oriundo de Pijao a un jefe comprometido con el pueblo. Por esta razón respaldaron sus aspiraciones. En el año de 1978 el doctor Yepes Alzate salió elegido Senador de la República con 20.502 votos. Además sacó dos Representantes a la Cámara por su movimiento: Dilia Estrada de Gómez y Guillermo Ocampo 60


Omar Yepes Alzate La política como arte

Ospina. En tanto que su amigo político inicial, el doctor Luis Enrique Giraldo Neira, quien quiso repetir senado, sólo alcanzó 13.668 votos, insuficientes. Al doctor Ocampo Ospina lo nombró el Presidente Julio César Turbay el 7 de agosto de 1978, Gobernador de Caldas. Tal circunstancia ayudó a fortalecer más al yepismo. El primer mandatario lo conoció y lo impresionó cuando Ocampo Ospina ocupó la vicepresidencia de la Cámara de Representantes. Lo sucedió en la gobernación doña Dilia Estrada, destacada dirigente del yepismo. Las obras que estos dos mandatarios ejecutaron a lo largo y ancho de Caldas contaron con el respaldo irrestricto del doctor Omar Yepes como Senador de la República. La presidencia de Belisario Betancur El doctor Belisario Betancur, quien había sido Ministro de Trabajo, aspiró en tres oportunidades a la Presidencia de la República. El año de 1982 alcanzó su objetivo, fue elegido Presidente de Colombia. Obviamente, en Caldas su triunfo fue aplastante: 155.853 votos, contra 91.321 del doctor Alfonso López Michelsen. En el escenario político del departamento caldense había dos fuerzas conservadoras que tenían representación parlamentaria: el marinismo y el yepismo. El movimiento que más votos aportó a la candidatura betancurista fue indiscutiblemente el de Omar Yepes Alzate. El doctor Marín Bernal se identificaba con las ideas del doctor Álvaro Gómez Hurtado, mientras el doctor Yepes Alzate lo hacía con las del doctor Misael Pastrana Borrero. El movimiento yepista, desde su jefe hasta el último simpatizante, trabajó en esta contienda enarbolando las banderas del cambio, haciendo eco a las propuestas del 61


Carlos Arboleda González

candidato, conquistando numerosos adeptos. Desde la sede del directorio departamental se movió todo el engranaje para alcanzar la aspiración del candidato Betancur. Fue una campaña muy bien orientada. Se les mostró a los caldenses un aspirante a la presidencia comprometido con las clases más necesitadas. El doctor Belisario Betancur realizó varios recorridos por los municipios de Caldas. En los desplazamientos a los pueblos, a su lado, además del Senador Rodrigo Marín Bernal, estaba el también Senador Omar Yepes Alzate. Los caldenses, conocedores de la labor adelantada por Yepes Alzate en favor del desarrollo del departamento, salieron en masa a recibir al aspirante presidencial y a renovarle su adhesión al doctor Omar Yepes. El electorado tuvo la convicción de que con Belisario Betancur en la Casa de Nariño un nuevo futuro tendría Caldas. El nombre de Omar Yepes Alzate era la garantía. En esta campaña se hizo famosa una foto publicada en el diario La Patria, donde aparecía el candidato conservador conversando animadamente, en la cocina de la residencia del doctor Omar Yepes, con las empleadas domésticas. Esa noche, en la casa del jefe conservador caldense, estaba todo el notablato conservador de Caldas, el candidato Belisario, los máximos jefes del Partido Conservador, Misael Pastrana Borrero y Álvaro Gómez Hurtado. El doctor Omar Yepes aprovechó para hablarles sobre las necesidades de Caldas. Les enfatizó sobre la importancia de la construcción de la hidroeléctrica La Miel, un proyecto energético que aprovecharía las aguas del río del mismo nombre, en el oriente del departamento. El doctor Betancur se comprometió a apoyar esta obra, de igual manera lo hizo, en su mandato, el expresidente Andrés Pastrana. 62


Omar Yepes Alzate La política como arte

Posteriormente, en una intervención del presidente Betancur en el Teatro Los Fundadores de Manizales dijo: “Los caldense se ganaron La Miel”. La cristalización de este proyecto se logró por las gestiones del parlamentario Yepes Alzate y sus amigos ante el gobierno central. El día de las elecciones Manizales vivió una fiesta democrática. En aquellos tiempos se permitía a las campañas hacer proselitismo en los sitios de votación. Los votantes eran recibidos con músicas y comparsas. Ese día desfilaron hermosas bastoneras coreando el nombre del candidato conservador. El triunfo en el país, y especialmente en Caldas, fue arrollador. El Sí se puede, slogan ideado por la campaña conservadora para adjudicar casas sin cuota inicial, tuvo un éxito contundente. No valieron los argumentos del candidato liberal, doctor Alfonso López Michelsen, contra la propuesta del doctor Betancur, alegando que como política de gobierno, era imposible ejecutar un programa masivo de construcción de casas para entregar sin cuota inicial. La apoteosis del yepismo La apoteosis del movimiento yepista se alcanzó en todo el territorio caldense a partir de 1978 y en los años siguientes. El doctor Omar Yepes venía en un ascenso continuo en lo que a número de votos depositados por sus listas se refiere. Cuando irrumpió en el panorama político de Caldas, desplazó a viejas glorias del Partido Conservador en el departamento. A mediados de la década de los ochenta su grupo se fortaleció. En 1982 se sintió electoralmente tan fuerte que, como estrategia, sacó dos listas al Senado, ambas victoriosas. Una 63


Carlos Arboleda González

encabezada por él, que obtuvo 41.942 votos y la otra por doña Dilia Estada que conquistó 23.035 simpatizantes, para un total de ambas listas de 64.977 sufragios. De igual manera, logró elegir dos Representantes a la Cámara: Guillermo Ocampo Ospina y Hernando Arango Monedero. Mientras que su rival, el Senador Rodrigo Marín Bernal, en 1982, alcanzó 52.760 votos y Luis Enrique Giraldo Neira, su viejo aliado, sólo logró 7.444 sufragios. En las elecciones de 1986, el yepismo volvió a lanzar dos listas para el Senado. Una encabezada por el doctor Omar, que obtuvo 38.035 votos y otra por el doctor Ricardo Zapata Arias, que alcanzó 28.480, para un total de 66.515 sufragios. El doctor Rodrigo Marín Bernal, su contendor político, en las elecciones de ese año sumó 57.748 votos. El yepismo obtuvo en esa oportunidad tres renglones en la Cámara de Representantes. En su nombre llegaron al Capitolio Nacional doña Pilar Villegas de Hoyos, doña Dilia Estrada de Gómez y el doctor Guillermo Ocampo Ospina. Se conformó así un importante grupo de legisladores que, bajo la orientación de Omar Yepes Alzate, sacaron adelante importantes proyectos en favor de Caldas. El Robo a Caldas En 1983 se reveló en los medios de comunicación el denominado: Robo a Caldas. Este complot lo hicieron contra el yepismo y sus aliados, pero las huestes siguieron fieles a su líder, incrementando incluso su votación. La mala prensa que durante esos años atacó a la Coalición no afectó para nada el compromiso de la gente con quien había adelantado obras en los municipios para garantizarles a los pobladores mejor 64


Omar Yepes Alzate La política como arte

calidad de vida. La clase alta manizaleña, que antes lo había respaldado con su voto, después del escándalo dejó de acompañarlo. En cambio, en las clases populares el yepismo salió fortalecido. La apoteosis del yepismo tuvo una expresión todavía más rotunda en las elecciones del año 1990, al obtener el triunfo más resonante. Alcanzó en las urnas 104 mil simpatizantes. Llevó al Congreso de la República dos Senadores y tres Representantes. Esa vez se eligió Senadora a doña Pilar Villegas de Hoyos, quien ya había sido Representante a la Cámara y Gobernadora de Caldas. En la Cámara ubicó a tres de sus seguidores: Doña Dilia Estrada y los doctores Guillermo Ocampo Ospina y Hernando Arango Monedero. El escándalo que los medios de comunicación le montaron al Senador Omar Yepes para acabarlo políticamente, logró el efecto contrario, lo fortaleció. La gente del común, los campesinos, los taxistas, los educadores, los obreros, las amas de casa, los oficinistas, los estudiantes, quienes siempre lo habían acompañado con entusiasmo, siguieron a su lado, comprometidos con la verdad, como diciéndole a Colombia: “No creemos ese sartal de mentiras que dicen sobre nuestro líder”. El Procurador General de la Nación, el doctor Carlos Jiménez Gómez, abrió una investigación contra los dirigentes involucrados en el escándalo: Omar Yepes Alzate, Víctor Renán Barco López y Luis Guillermo Giraldo Hurtado, y convirtió en tema nacional el famoso Robo a Caldas. Sin embargo, no sustentó sus denuncias ante los jueces. El mismo doctor Omar Yepes Alzate, para hacer claridad sobre el asunto, se presentó ante un Juez de la República y le pidió investigar sus actuaciones públicas. 65


Carlos Arboleda González

Pero nada se probó. Ante esta situación, el ente fiscalizador tuvo que archivar la investigación, pese al despliegue periodístico con el cual la había anunciado al país. El Robo a Caldas fue una campaña de desprestigio orquestada por la alta sociedad manizaleña contra Omar Yepes Alzate y sus amigos, los Senadores liberales Víctor Renán Barco López y Luis Guillermo Giraldo Hurtado. Intentaban, con ella, sacarlos del panorama político, condenándolos a la picota pública. Pero no pudieron coronar su sueño. Después de esta prueba de fuego emergió un Omar Yepes más comprometido con las clases de escasos recursos económicos. Sus enemigos políticos se quedaron con los crespos hechos. Sobre todo porque no pudieron causarle el daño que querían. Al contrario, esa campaña jugó en contra de ellos. En vez de sacarlo del ruedo político, afianzó más el respaldo del pueblo a su nombre. Omar Yepes se creció ante la adversidad. Quienes tras bambalinas movieron el tinglado en su contra, pronto desaparecieron de la escena política. Desafortunadamente, la Asamblea Constituyente que expidió en 1991 la nueva Constitución Política de Colombia, ordenó la revocatoria del Congreso de la República. El esfuerzo del Senador Yepes de elegir, en sus listas, a cinco parlamentarios, hecho inédito en la historia política de Caldas de todos los tiempos, se perdió con la revocatoria del Congreso. En las elecciones de 1991, convocadas por el Gobierno Nacional acogiendo lo ordenado por la nueva Constitución, la votación del doctor Yepes Alzate descendió considerablemente. Obtuvo apenas 56.058 sufragios. El descenso en el número de votantes se debió a que la nueva Carta Constitucional de 1991 abrió espacios políticos a las minorías y permitió el surgimiento de nuevos partidos 66


Omar Yepes Alzate La política como arte

políticos. Se lanzaron a la arena política muchos aspirantes. Así las cosas, quienes querían tener protagonismo político pescaron en río revuelto. Los damnificados con esta apertura fueron los partidos políticos tradicionales. En 1994, ratificando sus dotes de estratega, el doctor Omar Yepes sacó dos listas para el Senado: una encabezada por él que obtuvo 45.849 y otra por Guillermo Ocampo Ospina, quien salió electo por 25.897 votos. En estas elecciones sacó dos Representantes: Arturo Yepes Alzate y Dilia Estrada de Gómez. En 1998, Omar Yepes regresó otra vez al Senado. En esa oportunidad su caudal electoral se incrementó. Sacó 63.694 votos. Guillermo Ocampo Ospina, por su parte, también repitió Senado, en una disidencia apoyada por el gobierno de Ernesto Samper Pizano. Obtuvo 27.500 votos. Nuevamente, en el año 2002, es elegido Senador con un gran caudal electoral: 95.936 sufragios, uno de los más votados entre los elegidos por el Partido Conservador. Su última elección como Senador la logró en el 2006, con 44.178 votos. Para las elecciones del 2010 el doctor Yepes tomó la decisión irrevocable de no volver a aspirar a ningún cargo de elección popular, a pesar de que sus seguidores le insistieron para que continuara en esa posición, pero él quiso darle la oportunidad a otras personas. El declive ¿Cuándo comenzó el declive del yepismo? Es fácil establecerlo. Con la promulgación de la Constitución Política de 1991. ¿La razón? Buscando crear un Estado más democrático, donde se abrieran espacios para nuevos grupos políticos, lo que se logró fue restarle fuerza política a 67


Carlos Arboleda González

los dos partidos tradicionales. Hasta ese año, el liberalismo y el conservatismo eran una fuerza monolítica, y sus dirigentes no veían en el horizonte a otra fuerza política capaz de disputarles el poder. Aunque para esa época ya había dejado de funcionar el Frente Nacional, que marcó la alternación en el poder, los dos partidos no sentían amenazada su preponderancia política. Pero el surgimiento de un movimiento juvenil que impuso la séptima papeleta para que los colombianos se expresaran sobre si querían otro modelo de Estado, abrió la puerta para que las minorías alcanzaran representación en el Congreso de la República. Recuérdese cómo el M-19, que se había reintegrado a la vida civil como consecuencia de un proceso de paz liderado por el Gobierno de Belisario Betancur, alcanzó a sacar en esas elecciones 19 Congresistas. Desde luego, en la provincia también se presentaron desbandadas en los grupos tradicionales. Los ciudadanos querían experimentar. Y el discurso de los exguerrilleros fue una oportunidad para expresar su descontento con la clase política tradicional. En Caldas, la votación del yepismo empezó a descender en forma notoria. De esos 104 mil votos que el movimiento sacó en 1990, la votación se redujo a los casi 45 mil sufragios, en el 2010, cuando su hermano Arturo Yepes Alzate intentó reemplazarlo, fallidamente. ¿Qué lectura se le puede dar a este fenómeno? Fue consecuencia directa del fortalecimiento que durante las dos presidencias de Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) lograron, gracias a su participación en el gobierno, los movimientos que desde años atrás venían empujando para ganarse un puesto en el escenario político del departamento. El más beneficiado, desde luego, fue el grupo Actitud Renovadora que desde el Municipio de Pensilvania lanzó el dirigente Luis Alfonso Hoyos. 68


Omar Yepes Alzate La política como arte

Dos años atrás, 2002, Luis Alfonso Hoyos Aristizábal, candidato a la Gobernación de Caldas, con una votación de 158.773, había perdido frente al candidato de la Coalición yepobarquista, Luis Alfonso Arias Aristizábal, quien ganó dicha posición con 171.813 sufragios. Como Rodrigo Marín Bernal dejó de aspirar al Senado, ese retiro, a la larga, perjudicó al yepismo, toda vez que esa rivalidad entre Yepes Alzate y Marín Bernal alimentaba la votación conservadora en Caldas. Quienes durante los ocho años de gobierno de Álvaro Uribe Vélez recibieron toda la burocracia oficial del nivel nacional en Caldas fueron los seguidores de Luis Alfonso Hoyos y Adriana Gutiérrez Jaramillo, que llegó al Senado con una votación respetable. Ellos empezaron a tener el protagonismo que durante cuarenta años tuvo la coalición entre los Senadores Omar Yepes y Víctor Renán Barco. Además, el nombramiento de sus más importantes figuras en altos cargos del gobierno, los fortaleció políticamente. De manera especial porque, después de haber sido Senador, Óscar Iván Zuluaga fue llamado por Uribe Vélez a ocupar el Ministerio de Hacienda. Mientras tanto, Luis Alfonso Hoyos Aristizábal fue nombrado director de Acción Social, casi un superministerio. Además, después de haber obtenido la Alcaldía de Manizales con Germán Cardona Gutiérrez, en 1999, la Nueva Coalición (Partido de la U. y grupo de Luis Emilio Sierra) empezó a manejar una nómina crecida, que los aireó para conquistar nuevos adeptos a su causa política, toda vez que desde esa fecha, han conservado tan importante cuota de poder. Aunque no han podido conquistar la Gobernación de Caldas, mantienen incrustada en la nómina de la Alcaldía de Manizales a una buena parte de sus seguidores. 69


Carlos Arboleda González

Desde el nuevo Partido de la U. se redireccionaron las fuerzas políticas en Caldas. En el gobierno de Uribe, mientras que sus amigos en Caldas tenían a su disposición toda la burocracia nacional, a Omar Yepes, por poco tiempo, se le entregó solamente la dirección de la clínica Rita Arango Álvarez del Pino, con sede en Pereira. Y así, estimulados por Uribe Vélez, los dirigentes de la U. mellaron el predominio político de Omar Yepes, hasta el punto que, para las elecciones del 2010, su hermano Arturo, aspirante al senado, no salió elegido por escasos 134 votos. Sin embargo, a la Cámara llegó el economista Jorge Hernán Mesa Botero. Otro factor que influyó, de forma notoria, para el declive del movimiento yepista fue la mala prensa que, desde el Robo a Caldas, se hizo de manera sistemática. No sólo el diario local, La Patria, sino otros medios de influencia nacional, como la revista Semana, se ensañaron sesgadamente contra el doctor Yepes Alzate. Y hay que reconocer que esa influencia mediática caló en una parte importante del electorado que durante tantos años lo acompañó. Así las cosas, el movimiento que varios años atrás llegó a tener dos Senadores y tres Representantes se vio reducido, en su representación parlamentaria, a un solo congresista. Sin embargo, cuando sus enemigos pensaban que el movimiento iba a desaparecer en las elecciones del 30 de octubre de 2011, se llevaron una sorpresa. El yepismo salió fortalecido en esta contienda. Obtuvo, contra el pronóstico de los escépticos, diez alcaldías, entre ellas cuatro que, tradicionalmente en el oriente de Caldas, eran garantía de triunfo para los seguidores de Óscar Iván Zuluaga, Luis Alfonso Hoyos y Adriana Gutiérrez: Pensilvania, Manzanares, Marquetalia y Samaná. Estos cuatro municipios eran el Vaticano del Partido de la U en Caldas. 70


Omar Yepes Alzate La política como arte

Legado del yepismo Sobre el balance y legado del yepismo, su creador comenta con firmeza: “¡Tantas cosas! El estudio comparativo y el conjunto de cosas que dejamos es muy amplio. Caldas era un departamento que requería muchas obras. Los manizaleños no conocen, aún, lo que hicimos por Caldas y ni siquiera conocen los cambios que logramos en los barrios populares; no han pasado por Fátima, Pío XII, Malhabar, Aranjuez, La Enea o La Sultana, ni por la infinidad de barrios nuevos que se levantaron gracias a nuestros empeños políticos. Desde el Concejo y la Alcaldía de Manizales, orientamos el desarrollo urbano y social de la ciudad. Cruzamos de carreteras el departamento y electrificamos el sector rural. Mire hacia el oriente de Caldas, hasta 1970 se alumbraban con plantas municipales obsoletas, si era que las había, o con velas y lámparas de caperuza. Allá llevamos la Interconexión eléctrica. Luis Enrique Giraldo Neira fue factor fundamental. Construimos escenarios deportivos, escuelas, colegios y puestos de salud, impulsamos planes de vivienda, apoyamos hospitales. En síntesis, hicimos de todo, absolutamente de todo. Creo que nuestra larga permanencia en la política regional es producto de que los pueblos viven reconocidos por la gestión que realizamos. Les abrimos posibilidades a muchos de figurar en altos cargos, tanto nacionales como departamentales. Y, por obvias razones, quienes perdieron el poder nos hicieron oposición, estuvieron vigilantes y nos empezaron a montar historias y a tergiversar la realidad de los hechos. De ahí, repito, el escándalo del Robo a Caldas y los novelones que nos fabricaron, a base de repetición, quebrantaron nuestra reputación y consiguieron adueñarse de alguna porción del poder que teníamos, especialmente en la Alcaldía de Manizales. Entre otras cosas, Luis Guillermo 71


Carlos Arboleda González

Giraldo contribuyó a ello, cuando decidió retirarse de La Coalición nuestra. Sin embargo, la gobernación sigue estando en nuestras manos y un gran número de alcaldías de Caldas. Es decir, el poder ya empezó a ser redistribuido”. “Si miramos -continúa explicando el doctor Omar- los grandes macroproyectos ejecutados en Caldas, todos fueron impulsados por nosotros. El Estadio de Manizales se construyó, en parte, gracias al aporte que conseguimos con la nación. En la doble calzada Manizales –Pereira – Armenia, tuvimos una participación activa, lo mismo que en La Miel I, el Acueducto Regional de Occidente y en muchos otros importantes proyectos. En Manizales no quieren reconocer que esas obras fueron fruto de nuestro trabajo; desde luego, con el acompañamiento, en varios casos, de algunos gremios económicos de la ciudad”. “Ah, y otra cosa. Con los auxilios parlamentarios pudimos realizar obras en cada uno de los municipios de Caldas. Por ejemplo, se reconstruyeron muchas iglesias, entre ellas la Catedral de Manizales, en su torre lateral que, después del terremoto de 1963, demoró en reconstruirse por lo menos 25 años. Recuerdo, con mucha gracia, una caricatura que sacó Ari en La Patria, a raíz de ese aporte. Aparezco entregándole el cheque de los $ 45 millones de pesos a monseñor Pimiento y una leyenda que dice: ‘este cheque es para los espíritus de…… votos’”. Totalmente cierto lo afirmado por el doctor Yepes Alzate. Recordemos algo de la historia de la construcción del Estadio Palogrande, de Manizales. El primer aporte para su construcción lo hizo la Gobernación de Caldas, en cabeza de la señora Pilar Villegas de Hoyos, mil doscientos cincuenta millones de pesos ($1.250.000.000.oo), los cuales fueron 72


Omar Yepes Alzate La política como arte

gestionados por los Senadores Yepes y Barco. La gobernación adjudicó los contratos respectivos para la construcción de un ala del Estadio. Y los Senadores Rodrigo Marín Bernal, Renán Barco, Omar Yepes y Luis Guillermo Giraldo, es decir, los cuatro Senadores caldenses de la época, presentaron en el Congreso un proyecto de ley para que la nación se asociara a las efemérides del sesquicentenario de Manizales, proyecto que quedó convertido en ley de la República con una partida de dos mil quinientos millones de pesos ($2.500.000.000.oo), con destino al Estadio. Este dinero ingresó a las arcas de la Alcaldía de Manizales, con tal fin. Le correspondió al presidente César Gaviria Trujillo hacerle entrega al alcalde de Manizales, Germán Cardona Gutiérrez, del cheque respectivo. De igual manera, las bancadas del Concejo de Manizales que manejaban Renán Barco, Luis Guillermo Giraldo y Omar Yepes Alzate, facilitaron esa tarea. Otro de los logros del yepismo fue la renovación de los cuadros directivos de las empresas oficiales y de los funcionarios públicos. Antiguamente, según decía Gilberto Alzate Avendaño, un niño, al nacer, ya traía entre los pliegues de su cuerpo, los decretos de nombramientos de su futura vida profesional, ya fuese una embajada, un ministerio, la gobernación o ciertos cargos de relevancia administrativa y económica. Todo ello lo cambió La Coalición. “Nosotros –agregó el doctor Yepes Alzate– empezamos una política de comunicación directa con la gente, visitando veredas, corregimientos y todos los pueblos de Caldas, varias veces al año, no sólo en épocas electorales sino en tiempos políticamente fríos, para hablar directamente con la gente, para escucharles, para buscarles soluciones a sus 73


afanes. Esto nos permitió alcanzar un arraigo muy poderoso en la comunidad, una empatía que nos llevó a prevalecer en el tiempo y en la política del departamento. Y, evidentemente, alrededor de ese conocimiento con las gentes de Caldas, de ese diálogo continuo con nuestros líderes, de esa cercanía que logramos con los campesinos, le abrimos espacios políticos a muchas personas, profesionales o no, muy valiosas, que de otra manera no hubieran llegado a ocupar altos cargos en la administración pública. Es decir, democratizamos la política. A los cargos administrativos llegaron jóvenes profesionales, gente nueva, con sangre renovada que, con un trabajo político consistente, supo ganarse estos espacios los cuales, según la referencia del doctor Alzate Avendaño, estaban reservados para otros. Incluso esta costumbre hoy, nuevamente se ha empotrado en la forma de hacer política, pues las altas clases y los académicos están llegando al sector público más por recomendaciones de corte social”.

74


QUINTA NOTICIA La Coalición

“Hereje no es el que arde en la hoguera, hereje es el que la enciende”. William Shakespeare


En la actualidad se difunden nuevos conceptos sobre la democracia y el Estado. Los viejos nepotismos políticos se han derrumbado ante los nuevos protagonismos que se manifiestan en la vida pública y privada. Quienes estaban por fuera de las posibilidades de estudio y de realización pública, tuvieron acceso a la carrera política y crearon su propia generación amparados en una modernización de todos los conceptos de la vida. Las carreras sociales y técnicas prosperaron ante el impulso ya reconocido de la globalización y por el efecto dominó en la economía y en la política mundial. Periclitaron las contiendas ideológicas antiguas donde se segregaba, por el origen, a muchos sectores de la población. La vida del doctor Omar Yepes es un ejemplo de cómo la feliz coincidencia de la vocación, el esfuerzo y la orientación política pueden convertir la proyección humana en función política, ante la creciente existencia de nuevas posibilidades para el estudio y el desarrollo social. En Caldas hubo amplias posibilidades para participar en la vida pública debido el surgimiento de nuevas fuerzas políticas como el yepismo, el barquismo y el luisguillermismo, como sucede ahora con el uribismo y el sierrismo. Aquellos movimientos políticos propiciaron una ruptura y desarrollaron sus propias posibilidades con mucha fuerza. Se inauguró, entonces, una nueva era política. Surgieron las alianzas y los acuerdos para el manejo de la misma entidad pública y los mismos intereses. El Estado moderno requiere de las concertaciones y de las alianzas. La idea de los pactos políticos, se impone como necesaria. Al cambiar los presupuestos ideológicos por el manejo de las cuotas electorales de poder y laborales, surgió el fenómeno del antipolítico. El recelo y las maquinaciones suplantaron al de las controversias sobre la evolución de la sociedad. Sectores reaccionarios a este estado reciente en los manejos de la cosa pública 77


Carlos Arboleda González

hicieron uso de los mismos códigos y de las instituciones para tratar de desmembrar, con el recurso judicial, a las nuevas fuerzas políticas. Algunos emergentes en la vida política nacional hicieron de la demanda judicial una herramienta y utilizaron los grandes medios de comunicación como aliados e instrumentos de trabajo político. Así surgió el antipolítico que prefiere una demanda a un proyecto de ley. Empezaron los airados reclamos, siempre por el manejo del presupuesto. Existe una larga lista de cargos judiciales formulados por esta clase antipolítica para reclamar su propio botín. Para dolor de los detractores de La Coalición, como se llamó la alianza de Omar Yepes, Renán Barco y Luis Guillermo Giraldo Hurtado, cada uno líder indiscutible de sectores mayoritarios de la opinión, ni siquiera el sonado caso del Robo a Caldas pudo destronarlos de su soberanía y éxito electoral, así 20 años después del escándalo, recurran a él como un arma baja para tratar de obtener beneficios electorales. Los recientes procesos adelantados en Colombia por la destinación ilícita de los dineros del Estado, los famosos carruseles de la contratación, envuelven más a la sociedad civil que a la sociedad política. El tráfico de influencias se ha ejercido a través de la creación de empresas ficticias y de falsas organizaciones internacionales. La antipolítica es un modo de actuación de los verdaderos enemigos del Estado.

78


Omar Yepes Alzate La política como arte

Conformación de la Coalición En la historia política de Caldas se hizo una primera coalición entre los dirigentes Renán Barco y Luis Guillermo Giraldo con Rodrigo Marín Bernal. En el gobierno del doctor Alfonso López Michelsen (1974-1978) la usufructuaron, gracias al apoyo presidencial, mediante poder absoluto en la Gobernación de Caldas, primero con Pilar Villegas de Hoyos (agosto 12 de 1974–noviembre 15 de 1977) y luego con Germán Mejía Duque (noviembre 15 de 1977–agosto 28 de 1978). Un buen día, en el año 1978, Mario Arias Gómez, Diputado yepista en ese entonces, conversando con el Senador Renán Barco, quien tenía dificultades con los diputados del Senador Marín Bernal para nombrar Contralor Departamental a su amigo Alberto Marín Correa, le propuso que conversara con el ya Senador Omar Yepes Alzate para mirar si era posible formar una nueva alianza política. Días después, los dos Senadores liberales, Barco López y Giraldo Hurtado y el conservador Omar Yepes, dieron el paso hacia la conformación de una poderosa fuerza política en Caldas que, con el tiempo, empezó a ser denominada La Coalición. Esta naciente alianza llegó a ejercer el control, casi que absoluto, del poder en la mayoría de pueblos de Caldas, incluyendo la Alcaldía de Manizales y la Gobernación de Caldas. El dominio de la Alcaldía de Manizales, luego de haber nombrado a varios mandatarios, se perdió con la segunda elección del alcalde Germán Cardona Gutiérrez (1999-2002), cuando el candidato de La Coalición para la Alcaldía de Manizales fue Arturo Yepes Alzate y terminó derrotado. En la Gobernación el yepismo y el barquismo, nunca han sido vencidos. En la actualidad mantienen el poder con el Gobernador Guido Echeverri Piedrahita, triunfador en las elecciones del 30 de octubre de 2011. 79


Carlos Arboleda González

La llamada Nueva Coalición, integrada desde hace varios años por Luis Emilio Sierra a nombre del Movimiento de Salvación Nacional y Óscar Iván Zuluaga, Adriana Gutiérrez, Jaime Alonso Zuluaga y Mauricio Lizcano, en representación del Partido de la U, es una fuerza política importante en Caldas. Pero no obstante la dura pelea por sacar de la actividad política a Omar Yepes Alzate, no han podido con él. El exsenador sigue ahí, impávido.Trabaja por su gente, aconseja a sus huestes y aporta sus ideas. Cuando en Manizales se pensó que la Nueva Coalición perdería la Alcaldía debido a la criticada administración de Juan Manuel Llano Uribe, mantuvo su fuerza electoral, eligió a Jorge Eduardo Rojas. Sobre las críticas que le hacen a la Vieja Coalición, o como simpáticamente denominó el periodista William Calderón la alianza entre Omar Yepes y Renán Barco, El dueto de Antaño, con más de 30 años de predominio en la política caldense, sostiene el doctor Omar: “La política es eso. Se gana para gobernar y no para que lo hagan los perdedores y, obviamente, uno gobierna con los amigos. Pero es natural que quienes pierden se ingenien fórmulas para tratar de demeritar la labor de los ganadores y procurar, de esa manera, ocupar los espacios que no tienen”. Omar Yepes no se lamenta por haber perdido la oportunidad de recuperar la Alcaldía de Manizales. Está satisfecho con haber sostenido la Gobernación de Caldas. “Quienes creyeron que nosotros íbamos a desaparecer el año anterior como movimiento político se llevaron una sorpresa. Guido Echeverri Piedrahita fue nuestra carta de triunfo”. Carlos Jiménez Gómez y el Robo a Caldas Con el nombre Robo a Caldas se conoció en todo el país un escándalo donde estuvieron involucrados Omar Yepes 80


Omar Yepes Alzate La política como arte

Alzate, Víctor Renán Barco López, Luis Guillermo Giraldo Hurtado, Dilia Estrada de Gómez, Guillermo Ocampo Ospina y muchos dirigentes políticos más. El Procurador General de la Nación de ese entonces, Carlos Jiménez Gómez, inició una investigación sobre supuestas irregularidades en el manejo de algunas empresas oficiales del departamento. Atendiendo denuncias hechas por algunos medios periodísticos, manipuladas desde luego por los enemigos políticos de estos dirigentes, emprendió una cacería de brujas para tratar de enlodar sus nombres. Todos los días aparecían en la prensa nacional noticias relacionadas con el caso, poniendo en tela de juicio la honorabilidad, básicamente de Yepes, Barco y Giraldo. Este es uno de los episodios más recordados a nivel local y nacional de la política caldense. Los enemigos de La Coalición, aún hoy, recurren a él para tratar de demeritar la continuidad política de quienes fueron casi que dueños absolutos del poder regional. Es un tema que no se puede eludir en este ensayo biográfico de Omar Yepes, uno de los principales implicados en el escándalo. Al respecto, el exsenador comenta: “Veníamos del cuatrienio del Presidente Julio César Turbay Ayala, donde hubo mucho clientelismo. Este término lo acuñó el doctor Carlos Lleras Restrepo para desprestigiar el gobierno del doctor Turbay. Hacía referencia al hecho de nombrar en los diferentes niveles de la administración, a los amigos”. “Luis Guillermo Giraldo –explica el doctor Yepes Alzateera muy poderoso en Manizales, pues su movimiento tenía la Alcaldía de la ciudad y, a través de ella, disponía de los cargos para sus amigos políticos. En esos tiempos se manejaron invasiones, repartición de materiales de 81


Carlos Arboleda González

construcción, becas, normal dentro de la actividad política nacional. De igual manera aparecieron nuevos amigos, banqueros, aseguradores, empresarios, en busca de los beneficios de la administración pública”. “Con el nombramiento de Carlos Jiménez Gómez como Procurador General de la Nación, -dice el doctor Omar-, durante el gobierno de Belisario Betancur, éste designó al manizaleño Guillermo Hernández Salazar, en la Viceprocuraduría. Esto lo aprovecharon los grupos perdedores en Caldas para hacerle toda clase de comentarios y colocarlo en la tarea de hacer investigaciones, según ellos, sobre cosas que estaban pasando con los recursos del departamento. El Procurador Jiménez Gómez, desde el inicio de sus funciones, aplicó la llamada teoría de la Sanción Social, consistente en publicar cualquier tipo de anomalía que él considerara se estaba cometiendo, para ocasionar el repudio de la sociedad sobre la dirigencia política responsable de dichos hechos. Por tal motivo, envió a Manizales una legión de investigadores, de manera silenciosa, para indagar sobre las dependencias públicas, especialmente la Industria Licorera de Caldas, que despertaba mucho ruido entre los adversarios. Quería saber qué estaba pasando en Caldas”. “Ocho días antes de las elecciones de Mitaca, el sábado 3 de marzo de 1984, premeditadamente, el Procurador convocó a toda la prensa nacional a su despacho para anunciar lo denominado por él, perversamente, El robo a Caldas. A la investigación de tipo disciplinario le puso ese título dañino. Promovió uno de los mayores escándalos que ha habido en el país, con manejo premeditado en los grandes titulares de prensa, televisión y radio”, aseguró el doctor Omar Yepes Alzate. 82


Omar Yepes Alzate La política como arte

Para rabia y desazón de sus enemigos políticos, ni Barco ni Luis Guillermo Giraldo, ni Omar Yepes, fueron castigados electoralmente. Dos años después, en 1986, los reeligieron al Senado, y con ventaja para Omar Yepes, quien logró una segunda curul en el Senado para Ricardo Zapata Arias, y tres Representantes a la Cámara. Este escándalo al final terminó, desde el punto de vista judicial, en nada. No obstante, tanto Omar Yepes como Luis Guillermo Giraldo, presentaron en un juzgado de la ciudad, un denuncio penal contra ellos mismos, para que de esta forma la justicia los investigara con base en lo dicho por el Procurador. Los jueces de Manizales ni siquiera abrieron la investigación toda vez que no encontraron nada anómalo. Finalmente el Procurador dejó prescribir los términos para no absolverlos. El Robo a Caldas quedó convertido en un arma innoble, la más baja artimaña para causar un efecto político. Esas palabras se convirtieron desde entonces en un eslogan más para atacarlos en las posteriores campañas políticas. Recurrían a él los tradicionales enemigos de la denominada Vieja Coalición, para tratar de quitarles adeptos. Este mal denominado Robo a Caldas, posteriormente, le costó a Luis Guillermo Giraldo no aceptar el cargo de Ministro de Justicia, nombramiento que le hizo el presidente Virgilio Barco. Con el mero anuncio sus enemigos enfilaron baterías contra dicha posibilidad. Luis Guillermo declinó la designación. Ésta fue una lamentable pérdida para el país, dadas las condiciones intelectuales y profesionales de este prestigioso manizaleño. El Robo a Caldas se convirtió en caballito de batalla en cada campaña política. Desde 1984 no hay debate electoral 83


Carlos Arboleda González

donde no salga a relucir. Cada vez que un enemigo político de la Vieja Coalición quiere hacerles daño, recurre a esta manida expresión. Renán Barco El complemento perfecto en la vida pública de Omar Yepes, casi que la otra media naranja, para emplear esta expresión popular, fue el Senador Víctor Renán Barco López. Fueron exitosos socios políticos durante 32 años. Desde 1978 hasta el 2010, año en el cual murió Barco López. Mediante esta alianza, tuvieron por más de tres décadas un predominio que les permitió consolidarse como los dos grupos mayoritarios electoralmente en Caldas. Sobre su colega y amigo el Senador Renán Barco, afirmó el doctor Yepes Alzate: “Fue un hombre pragmático, eminentemente pragmático, con una excelente formación económica, toda vez que estudió en Londres, luego de haberse graduado como abogado en la Universidad Nacional, en Bogotá. Experto en hacienda pública; para muchos fue el sucesor del famoso hacendista y político antioqueño del siglo pasado Esteban Jaramillo, quien había estudiado economía en la Sorbona, en París y fue Ministro de Hacienda en los mandatos de Miguel Abadía Méndez y Enrique Olaya Herrera. Barco era muy respetado en Bogotá y siempre era consultado por el alto gobierno. Por su oficina en el Senado pasaban, obligatoriamente, todos los ministros, de manera especial los de Hacienda. Era tal el reconocimiento que tenía el Senador Barco que, con frecuencia, antes del gobierno de turno radicar en el Congreso un proyecto de ley, los Presidentes de la República le pedían a sus respectivos ministros que primero lo discutieran con Barco López, así no tuviera que ver con la 84


Omar Yepes Alzate La política como arte

Comisión Tercera, la de asuntos económicos. Y me tocó ver a muchos ministros haciéndole antesala, hasta de 20 minutos o media hora, en su desorganizada oficina, mientras que él seguía atendiendo público o conversando animadamente con sus amigos. En algunas ocasiones su secretaria le recordaba que el ministro fulano de tal lo estaba esperando, y él le respondía: ‘Dígale que me espere unos minutos más mientras termino de atender a estos señores’. Y lo esperaban. No iba casi a ninguna oficina pública, siempre enviaba a alguno de sus Representantes a la Cámara. Y ellos hablaban a nombre de Barco y se les abrían las puertas. En los pasillos del Capitolio Nacional se recuerda con frecuencia esta anécdota: Alguna vez lo postularon para Primer Designado, a nombre del Partido Liberal, si mal no recuerdo en la presidencia de Virgilio Barco, y Víctor Renán les respondió: 'No señores, muchas gracias, yo no tengo ropa para ese puesto'. Eso dijo, no obstante usar vestidos de paño inglés y corbatas de seda. Como tampoco quiso aceptar la Presidencia del Congreso. Eran los tiempos en los que se ofrecían los cargos debido al reconocimiento e importancia; hoy en día se obtienen a base de intrigas y cocteles”. Luego, el doctor Omar Yepes agregó: “El doctor Barco era un hombre sui generis, muy singular, distinto a todo; amable cuando quería serlo, muy brusco, cuando así lo consideraba; mandón cuando lo quería. Tenía un admirable prestigio en el Congreso. Fue, en concepto de muchos, una de las mentes más lúcidas que hayan pasado por el Parlamento, especialmente por su erudición en el manejo presupuestal, de impuestos y hacienda pública. Caldas no lo supo dimensionar. Con Luis Guillermo Giraldo hacía una pareja excepcional. Ambos de una gran cultura, yo creo que más lector Luis Guillermo que el mismo Renán, pero Barco manejaba muy bien la anécdota y era subyugante en el 85


Carlos Arboleda González

diálogo, en el trato personal y en la tertulia. No era muy amigo de las reuniones sociales, las rehuía, pero andaba pendiente de las mismas. Le encantaba conocer la vida y los pormenores de la gente importante, especialmente sus debilidades, desde sus orígenes hasta los tiempos actuales. Era una de sus fortalezas, vanagloriarse de eso y hacerle saber a las personas que conocía, hasta el detalle, todas las circunstancias de su vida. Fue un gran defensor de los municipios y, por ende, de las transferencias de los recursos de la nación a los mismos y de su participación en el impuesto a las ventas. Él y yo fuimos los artífices de esa ley. El proyecto lo había presentado Luis Carlos Galán y estaba estancado en la Cámara de Representantes. Un día me dijo Renán: 'Vea doctor Yepes, usted que está de presidente de la Comisión Tercera del Senado, y que es amigo del gobierno (Belisario Betancur) y amigo del ministro de Hacienda, (Hugo Palacios Mejía), porqué no me ayuda a sacar este proyecto adelante. Yo lo voy a retomar, le haré algunas correcciones, lo vuelvo a presentar y usted como Presidente de la Comisión hace la ponencia'”. Así sucedió, el entonces Senador Yepes Alzate no sólo llamó al Ministro de Hacienda para enterarlo del nuevo rumbo del proyecto, sino que el propio Ministro le hizo otras correcciones y, finalmente, se convirtió en ley de la república. Allí se le asignaban unas partidas muy importantes a los municipios. “Por esta ley al Senador Renán Barco –añadió el doctor Omar Yepes- se le reconoció en el país como el defensor de la territorialidad y se le llegó a calificar como el padre de los municipios”. El Senador Renán Barco siempre que tuvo oportunidad le dio los créditos, como coautor de ese proyecto, al senador Omar Yepes. 86


Omar Yepes Alzate La política como arte

Otro de los atributos que el doctor Omar le valoró al Senador Renán Barco fue el respeto por la palabra comprometida. En este sentido, dijo: “Era un hombre serio; se podía pactar con él en la seguridad de que no le fallaba un milímetro a su compromiso. Igual me consideraba él a mí. En buena parte el éxito de la consolidación de la alianza fue que ambos, cuando empeñábamos nuestra palabra, sabíamos que era sagrada. Pese a que hubo algunos momentos de dificultad, creados por los amigos de él y amigos míos, finalmente eran superados y se cumplían los acuerdos que habíamos pactado”. Los doctores Renán y Omar fueron unos amigos cercanos, no sólo por el gran olfato político de ambos y por la voluntad de servicio con los más desfavorecidos por la fortuna, sino también porque habían heredado, de sus padres, el respeto por la palabra empeñada. Por algún tiempo, hubo un alejamiento personal entre los Senadores Omar Yepes y Renán Barco. Un día la doctora Marina Gutiérrez, Gerente de la Rita Arango Álvarez del Pino, en Pereira, le contó al Senador Omar Yepes que tenía un problema con la gerencia de la Clínica del Seguro Social en Manizales, en cabeza del médico Fernando Giraldo, amigo del Senador Barco y que tenía que sacarlo. El Senador Omar Yepes le recomendó que primero hablara con el doctor Barco, antes de tomar la decisión. Marina Gutiérrez le pidió la cita al Senador Barco y habló con él, pero éste la recibió mal. Le ratificó que el doctor Fernando Giraldo era su amigo y que si lo tocaba iría hasta la presidencia a hablar por él. Finalmente, ella no atendió la prevención y prescindió de los servicios del médico Giraldo. Esto ocasionó una fuerte reacción del Senador Barco y un alejamiento de varios meses con Yepes Alzate. Ambos procuraban no verse. Un día se 87


Carlos Arboleda González

encontraron en los pasillos del túnel del Congreso. El parlamentario Omar Yepes estaba sonando para la presidencia de la Comisión Tercera del Senado y al verlo, el doctor Barco le expresó: “Doctor Yepes, sé que está postulado para la Presidencia de la Comisión Tercera. Cuente con mi voto, que lo haré con mucho gusto”. Y así lo hizo. Las relaciones, a partir de ese momento, se restablecieron. Hasta el final de los días del Senador Barco, la alianza política con el Senador Yepes se mantuvo en los mejores términos. En enero del 2010 el doctor Renán sufrió una caída en su apartamento, en el puerto de La Dorada y tuvieron que operarlo de la cadera. El día anterior a su muerte, el Senador Omar Yepes lo visitó en su lecho de enfermo en el Hospital Santa Sofía de Manizales, sin que se presintiera su deceso. El yepismo continúa, en la actualidad, con esa vinculación con el Partido Liberal y los amigos del Senador Barco. “Su fallecimiento me afectó de manera especial, como a muchos caldenses que lo admiraban profundamente y al Congreso y al país que tanto lo respetaban”, concluyó el doctor Omar Yepes Alzate. Luis Guillermo Giraldo Hurtado Otro de los grandes aliados en la política caldense del Senador Omar Yepes, fue su colega Luis Guillermo Giraldo Hurtado. Se hicieron amigos en la Cámara de Representantes, en el año 1974, cuando ambos fueron elegidos congresistas por Caldas. Antes de lanzarse a la actividad política, Luis Guillermo trabajaba en la Corporación Financiera de Caldas. Omar, mientras tanto, estaba vinculado al Banco de Caldas. Aun cuando se conocían, no tenían lazos de amistad. Ésta se concretó al 88


Omar Yepes Alzate La política como arte

retirarse Giraldo de la Corporación para iniciar su carrera política. Uno de los primeros proyectos que presentó Luis Guillermo Giraldo en la Cámara buscaba quitarle el impuesto ad-valorem al café y mejorarle el precio a los caficultores. Le correspondió la ponencia al Representante Omar, quien defendió la iniciativa en compañía del Representante santandereano Augusto Espinosa Valderrama, quien se casó con el proyecto. El ministro de Hacienda del Presidente Alfonso López Michelsen era el doctor Rodrigo Botero Montoya. En el momento de la votación en la Comisión Tercera de la Cámara, el proyecto sacó 12 votos a favor y 12 en contra, empate que se mantuvo en varias votaciones, pese a las llamadas que el propio Presidente de la República les hizo a los Representantes para que no lo votaran. El proyecto finalmente se hundió. A raíz del papel desempeñado por el ponente doctor Omar Yepes en la defensa del proyecto, se hizo amigo del ministro Botero Montoya. Un día el Representante Yepes Alzate, como se había hundido el proyecto de ley que iba a beneficiar a los caficultores del país, le pidió le ayudara a solucionar un problema de las Empresas Públicas de Manizales, relacionado con una deuda en marcos que la mantenía asfixiada. Necesitaban convertir esa deuda en pesos para tratar de salvar la empresa. El ministro llamó al doctor Christian Mosquera Casas, payanés, Director de Crédito Público, y logró convertir esa deuda en pesos, en beneficio del ulterior desarrollo de las Empresas Públicas de Manizales, con lo cual le prestó un gran servicio a Manizales. “Luis Guillermo Giraldo -sostuvo el doctor Omar Yepeses una especie de intelectual perdido en la política. Si se hubiese dedicado a la literatura hubiera tenido un gran éxito, pero desafortunadamente el mundo de la política lo 89


absorbe a uno de manera tal que lo distrae de cualquier otro tipo de actividad. Era, además, un hombre de mucha habilidad para ejercer la política. Tenía un equipo muy aguerrido y competente, especialmente en la faena electoral; donde uno les tapaba un roto, ellos se salían por otro. Y en Manizales nos aplicaban todo tipo de estratagemas para ganarnos los debates electorales. En buena parte, ese fue el motivo, la chispa inicial, de lo que luego ocasionó la investigación denominada perversamente El robo a Caldas. Hay que reconocerlo, hubo a veces abuso del poder. Luis Guillermo es un hombre muy capaz, muy preparado, muy reputado también en el Parlamento, al extremo que alcanzó la primera dignidad al ser elegido Presidente del Congreso de Colombia”.

90


SEXTA NOTICIA Sus amigos

“Las grandes almas, como las nubes, recogen para verter”. Calidaza antiguo poeta hindú


Del hondo sentido de familia se deriva nuestra relación con nuestros semejantes. Si alguna vez los poetas atrevidamente intentaron reemplazar el sentimiento del amor por otro, fue por el de la amistad, por su posible universalidad. Muchas veces la vida profesional y pública pone en entredicho este sentimiento, el de la amistad, como si se pretendiera, como se dice cansinamente: “que no se debe mezclar la amistad con los negocios”. Los seres humanos somos dados por naturaleza a relacionarnos, así nos enseñaran de manera equivocada, en las repúblicas del miedo, a desconfiar aun de los parientes. Se ha cambiado la amistad por la prevención. Cuando la verdadera amistad se da entre hombres públicos, es honda y duradera, y termina por demostrar que no existen las diferencias ideológicas. Se ha dicho que los conflictos de intereses acaban siempre con las amistades. Pero este presupuesto sigue siendo negativo y espera que no sea preceptivo. Las relaciones políticas casi nunca se asocian a relaciones amistosas duraderas, pero éstas siempre han pervivido a los tratos de toda índole porque la amistad no requiere partidismos. Exige admiración, ética, respeto, tolerancia y protección. El doctor Omar Yepes, en su larga vida política, ha hecho gala de su trato siempre amistoso, incluso con muchos de sus contendientes políticos. Por su formación humana y profesional luce estos rasgos esenciales que lo distinguen de cultivar la amistad, el agradecimiento y la admiración hacia los demás. Muchas de sus anécdotas revelan este perfil y sin perder su personalidad de político: humano, sentimental y cálido. En las biografías de los hombres célebres sobresalen los relatos sobre la amistad y ocupan capítulos importantes. En este ensayo sobre el doctor Omar Yepes desfilan algunos de sus más cercanos amigos, incluso su contendor político de tantos años, el doctor Rodrigo Marín Bernal. De Yepes Alzate sólo surgen palabras de 93


Carlos Arboleda González

aprecio y respeto por sus oponentes, a quienes no considera como sus enemigos. El mundo de la política es de relaciones humanas y personales. El político vive, de manera constante, una inmensa soledad, especialmente cuando pierde el poder. El doctor Omar Yepes es un hombre solitario, tiene muchos conocidos, pero pocos amigos, en el término exacto de la palabra. Presentamos una mínima galería de las personas afectas al jefe conservador caldense, Omar Yepes Alzate.

94


Omar Yepes Alzate La política como arte

Guillermo Botero Gómez, Guillermo Bullas Fue, tal vez, el más amigo de los amigos del doctor Omar Yepes. El que le hablaba duro, sin eufemismos, ni temor reverencial y se permitía tomarle el pelo. También quien más lo admiró. Por su tono de voz, que era muy fuerte, vale decir, hablaba muy duro, se le conoció con el sobrenombre de Guillermo Bullas. A pesar de no haber terminado ni siquiera el bachillerato, era un excelente lector, con una gran memoria y, gracias a su simpatía, un buen político. Además poseía una inteligencia natural aterradora. Lo hacía muy bien cuando hablaba en público. El doctor Omar Yepes lo conoció en los primeros actos políticos a los que asistía. “Él era muy amigo de Germán Hincapié Correa, de Samuel Ocampo Trujillo, de Francisco Giraldo Toro, quienes estaban en otra orilla, toda vez que yo empecé militando en el ala alzatista de Luis Granada Mejía. Luego Guillermo se desprendió de ellos y empezó a acompañarnos. Prácticamente con Guillermo Botero y Humberto Arango Escobar irrumpí en forma en la política. Un día decidimos Humberto y yo viajar al norte del departamento y empezar a conformar directorios conservadores afines a nuestro movimiento. Nos encontramos con Guillermo, quien nos convenció que era mejor empezar por el Oriente del departamento, considerado la meca del conservatismo. Arrancamos por Pensilvania. Visitamos primero a don Rubelio Valencia, en Bolivia, corregimiento de Pensilvania, quien había sido Diputado del grupo del doctor José Restrepo. Nos recibió muy bien y se comprometió a trabajar con nosotros. Luego en la cabecera municipal hablamos con el doctor Berardo Quintero, quien igualmente aceptó apoyarnos. En Marquetalia comprometimos a don Gerardo Zuluaga y en 95


Carlos Arboleda González

Samaná conquistamos a los Ocampo Ospina. Al terminar la correría por el Oriente, considerada como un éxito completo, regresamos a Manizales llenos de optimismo, convencidos de que las huestes conservadoras de Caldas estaban cansadas con los dirigentes afincados en Manizales. Observamos que por nuestra juventud y el discurso diferente y remozado, podíamos alcanzar los frutos que estábamos buscando. Obviamente, Botero pronunciaba excelentes panegíricos. En ese tiempo no abusaba del licor y como era un hombre muy simpático, tenía amigos por doquier”. “Botero fue un gran amigo, con quien se podía contar. Tenía otra gran virtud: su franqueza. Era malgeniado, se calentaba fácil pero, de igual manera, a los minutos se atemperaba”. Botero Gómez en el yepismo, por estos antecedentes, fue uno de sus iconos. Concejal de Manizales, Diputado, Representante a la Cámara y miembro del Directorio Conservador de Caldas en varias oportunidades. Adicto, muy asiduo de la casa de doña Elvia, la mamá de nuestro biografiado. Con ella mantenía a veces unas visibles diferencias, pero en el fondo existió un profundo respeto y afecto. El doctor Yepes Alzate contó esta simpática anécdota de Guillermo Botero: “En una elección para la Asamblea de Caldas, Guillermo Botero se empeñó en ser Diputado. En esa época habíamos hecho una unión con los alvaristas. Ellos tenían como candidato a don Guillermo Buitrago. Para sus fines, Botero aseguraba tener una gran votación en Pensilvania, el Vaticano del conservatismo en Caldas. Así logró que lo pusiéramos encabezando lista, con la suplencia de don Guillermo Buitrago. Botero se trasladó a Pensilvania 96


Omar Yepes Alzate La política como arte

una semana antes, para promover su candidatura. Todas las noches llamaba a contar cómo aumentaba su popularidad. Llegó el día de las elecciones. Todos nosotros muy expectantes con la votación de Pensilvania, esperábamos la llamada de Botero. Por fin, como a las ocho de la noche, salió el boletín de la votación de Pensilvania. Botero sólo obtuvo 29 votos, cuando se había comprometido a sacar de 2.000 a 3.000. Don Guillermo Buitrago, quien alcanzó una buena votación en Manizales, reclamó que él tenía todo el derecho para asistir a la duma, en vez de Botero”. “Pasaron los días. Como Guillermo Buitrago era socio de una empresa llamada Valco, Válvulas Colombianas, un día me llamó para preguntarme si Guillermo Botero le aceptaría un puesto en la empresa. Habló con Botero, quien tenía urgencias económicas, y aceptó el ofrecimiento. Don Guillermo Buitrago estaba convencido que Botero renunciaría a la curul. Contrario a los pronósticos, Botero, quien era muy avispado, renunció el día anterior a la apertura de la Asamblea al puesto de Valco y se posesionó como Diputado. A raíz de esto, don Guillermo Buitrago se inventó esta definición de suplente: ‘Es un ser que sufre, odia y espera’”. El doctor Omar, para mortificarlo, siempre que Botero tenía alguna aspiración política, le decía: “Botero, espero que saque más de 29 votos. Es el único aporte que usted le ha hecho al Partido Conservador”. Él le respondía con un grito y una diatriba, llena da epítetos y adjetivos rebuscados, como era su lenguaje característico. Guillermo Botero, como dice Gabo, le mamaba mucho gallo al Senador Omar Yepes. Botero, con sorna, decía: “Omar tiene tal vez una de las mejores bibliotecas de la 97


Carlos Arboleda González

ciudad y posiblemente de la región. Él posee los clásicos griegos, latinos, alemanes, franceses, ingleses, italianos y españoles. Allí también están los escritores del boom latinoamericano, además de varias enciclopedias y los más actualizados diccionarios. Mejor dicho, es una biblioteca que vale unos 50 millones de pesos, y Omar se habrá leído, si mucho, unos $100.000.oo”. Tengo que afirmar que el doctor Omar Yepes es un buen lector. Siempre que uno lo visita en su casa en Manizales, o en su finca en Chinchiná, normalmente está leyendo, de manera especial libros de historia o de política. Botero, para burlarse de su amigo Omar Yepes Alzate o de sus camaradas, siempre echaba este cuento: “Ayer estuve almorzando en el apartamento de Omar. Y para qué, me dio un exquisito almuerzo, un sancocho de espinazo, con aguacate y banano. Pero ¿saben qué?, mientras que ese almuerzo, valorándolo mucho, valía $3.000.oo, el taxi para llegar a su casa me costó $5.000.oo”. Humberto Arango Escobar El primer amigo que acompañó al joven dirigente Omar Yepes en la conformación de su movimiento político fue Humberto Arango Escobar. Pertenecía a una de las familias más tradicionales de Manizales. “Humberto, cuando lo conocí -refiere Yepes Alzate- era alzatista. Del mismo corte de Guillermo Botero. Con él se podía contar en todo tiempo y bajo cualquier circunstancia. Muy vertical, de una personalidad recia y un excelente funcionario. Nos representó como Director de Valorización de Manizales, Director Nacional de Caminos Vecinales y 98


Omar Yepes Alzate La política como arte

Gerente de la Chec. Cuando llegó al Congreso de la República, lamentablemente se enfermó, y la muerte no le permitió disfrutar de dicha elección. Fue factor definitivo para que buena parte de la clase alta de Manizales nos acompañara por largo tiempo”. Mario Humberto Gómez Upegui “Mario Humberto -afirma Omar Yepes- era un laureanista furibundo. Luego terminó en las toldas del doctor José Restrepo Restrepo. Cuando el dueño de La Patria murió, nos acompañó. Fue mi amigo desde muy joven. Con él jugábamos fútbol y a pesar de su baja estatura era el arquero de nuestro equipo. Balón que se le enviara por encima entraba, pero por debajo era muy arrojado. Lo hacía bastante bien. Con él compartíamos los ratos libres, prácticamente todas las tardes y noches. Admiré mucho a su papá, don Mario, y a su mamá, doña Carola. Fui también amigo de sus hermanos, todos grandes personas. A veces yo almorzaba en su casa y otras él en la mía. Recorrimos numerosas veces el departamento soltando discursos, era muy bueno para la plaza pública. También muy francote, le cantaba la tabla al que fuera y en el momento que fuera. Cuando invité a Rodrigo Lloreda a Manizales, candidato a la Presidencia de la República, le ofrecimos una cena en el restaurante del Hotel Las Colinas. Allí el doctor Lloreda pronunció un discurso. Cuando terminó de hablar, me dice Mario Humberto: ‘Muy mal discurso, Omar, muy malo. Cómo puede este hombre aspirar a ser Presidente con intervenciones de esas’. La verdad, a mí el discurso me gustó. Al momento de sentarse Lloreda, Mario Humberto le dijo: ‘Muy mal discurso, candidato, con ese discurso no llega usted a la Presidencia’. A nosotros nos provocó escondernos debajo de la mesa”. 99


Carlos Arboleda González

María Elena Jaramillo Una amiga entrañable de Omar Yepes fue doña María Elena Jaramillo. Compartió con él momentos importantes en el proceso de consolidación del movimiento como fuerza política. Aun cuando no fue fundadora, pues inicialmente perteneció a la línea política del doctor José Restrepo Restrepo, pero en la campaña de Misael Pastrana, ante la negativa de su jefe de respaldar esta candidatura, tomó la determinación de pasarse al grupo yepista, donde prestó su contingente para fortalecer este movimiento en Manizales. Dice el doctor Omar que era una mujer de unas grandes cualidades humanas y políticas. Por el mismo estilo de Guillermo Bullas, una de las pocas personas que le hablaba sin cortapisas ni tapujos. “Era una gran colaboradora, de mucho ascendiente en el clero, con los curas y monjas, y una gran trabajadora por las causas sociales. Además con excelentes vínculos en los altos estratos de Manizales. Por elección llegó varias veces al Concejo de Manizales y a la Asamblea de Caldas. Desempeñó la Secretaría de Educación del Departamento. Estas responsabilidades las ejerció con visión de futuro. En la Asamblea de Caldas y en el Concejo de Manizales se interesó en mejorar las condiciones de vida de los caldenses. Le preocupaba la calidad de la educación. También el desarrollo de Manizales. En la Asamblea trabajó por darles a los alcaldes herramientas que les permitieran construir ciudad con calidad de vida. Murió cuando ejercía un cargo diplomático en Centroamérica. Su fallecimiento representó un hondo dolor para nuestro movimiento y para mí, de manera especial”, agregó el doctor Omar Yepes. 100


Omar Yepes Alzate La política como arte

Hernando Yepes Arcila La figura más representativa del movimiento yepista fue su primo hermano el doctor Hernando Yepes Arcila. No sólo fue Constituyente, sino también Ministro de Trabajo y Magistrado del Consejo Superior de la Judicatura y de la Corte Suprema de Justicia. Sobre su pariente, comentó el doctor Omar Yepes Alzate: “Hernando era laureanista pero finalmente lo logramos rescatar para el movimiento. Persona muy inteligente, intelectual nato, con una muy linda carrera. Muy amigo del doctor Ernesto Gutiérrez. Cuando éste ocupó la rectoría de la Universidad de Caldas, lo nombró como Secretario General, su primer cargo. Luego Óscar Salazar Chaves, siendo Gobernador de Caldas, lo llevó a su gabinete. Al salir de la gobernación ejerció durante un tiempo su profesión de abogado. Luego fue nombrado Gerente de la Chec. Después se trasladó a vivir a Bogotá y lo nombraron Magistrado del Consejo Superior de la Judicatura y presidente de ese organismo. Más adelante hizo parte de la Corte Suprema de Justicia, en la Sala Civil. Posteriormente fue elegido a la Constituyente de 1991, donde hizo un papel muy destacado. En el gobierno del doctor Andrés Pastrana ocupó el Ministerio del Trabajo. Lo tuvimos muy cerca de ser alcalde de Manizales, cuando se perdió su elección por poca diferencia de votos, con un excelente desempeño en esa campaña. Un hombre con una gran sensibilidad artística y una sólida formación intelectual, excelente lector”. Pilar Villegas de Hoyos Entre las grandes colaboradoras del doctor Omar Yepes está doña Pilar Villegas de Hoyos. Ella se inició en política al 101


Carlos Arboleda González

lado del doctor José Restrepo Restrepo. Cuando acompañó al yepismo lo hizo con mucho fervor y lealtad. Estuvo de Directora de Fomento y Turismo de Manizales. El Presidente Alfonso López Michelsen la nombró Gobernadora de Caldas. “En esa época -comenta el doctor Omar Yepes- nosotros fuimos, injustamente, muy críticos con su administración. Después del escándalo del Robo a Caldas, se distanció del grupo de Rodrigo Marín Bernal y nos acompañó eficientemente. Ella es una institución social y política en la región. Cuando nuestro movimiento estaba fuerte yo encabecé una lista para el Senado y ella otra, con la suplencia de Luis José Restrepo, y salimos elegidos los dos. Desafortunadamente, éste fue el Congreso que tumbó la Constituyente. Cuando se impuso, por la Constituyente, la elección popular de gobernadores, el doctor Víctor Renán Barco López me dijo que le pasara una terna para él escoger el nombre que apoyaría. La conformamos y encabezamos con el nombre de doña Pilar Villegas, doña Dilia Estrada de Gómez y Luis José Restrepo. El Senador Barco López escogió el de doña Pilar, y la elegimos Gobernadora. Se desempeñó con mucha competencia. Recuerdo que alguna vez la llamaron de un noticiero nacional, tal vez Yamid Amat, para entrevistarla. Yamid, de frente, le preguntó: Por qué ella, siendo una persona tan distinguida, estaba con unas personas tan cuestionadas como Omar Yepes y Renán Barco. Ella con toda claridad le respondió: ‘No, señor periodista, a mí no me incomoda trabajar con ellos. Ellos fueron quienes me eligieron y por lo tanto serán mis compañeros de gobierno, son mis amigos’. Tan desconcertado quedó Yamid, que hasta ahí llegó la entrevista. Doña Pilar ha sido una compañera formidable. Muy apreciada en todos los estratos de la ciudad y del departamento. Nunca tuve diferencias con ella. De mi amistad con doña Pilar me quedó el trato con su familia, especialmente con Juan Martín, persona inteligentísima, quien también llegó por el Partido a la Cámara de Representantes, donde hizo un gran papel”. 102


Omar Yepes Alzate La política como arte

Ricardo Zapata Arias Sobre Ricardo Zapata Arias anotó el doctor Yepes Alzate: “Ricardo fue, desde siempre, un buen amigo. Luis Enrique Giraldo Neira lo nombró Director Regional de Caminos Vecinales, donde se desempeñó magníficamente. Luego ocupó las gerencias de las Empresas Públicas de Manizales y de la Industria Licorera de Caldas. Con él perdimos la alcaldía de Manizales, cuando Luis Guillermo Giraldo nos ganó con Victoria Eugenia Osorio de Mejía. Después fue Senador y más tarde Gobernador de Caldas. Otro amigo para los buenos y para los malos momentos, solidario, leal, juicioso y serio como hombre público. Hizo parte de mis primeros amigos para formar el movimiento. A él, como a mí, le endilgaron su origen, pues era de Pereira, para tratar de deslucir su exitosa carrera política. Decir Ricardo Zapata es sinónimo de lealtad y amistad”. Augusto León Restrepo Respecto de su viejo amigo Augusto León Restrepo, con una gran sonrisa que le ilumina su cara, dijo el exsenador: “Es un personaje muy singular, aun por su forma de vestir. Augusto León se empaqueta y se abrocha el saco desde abajo hasta arriba y queda, como decía Guillermo Bullas, como una calilla. La calilla era un tabaco que se hacía para las clases populares, donde la hoja de tabaco se envolvía, se envolvía. Nos hicimos amigos en la Facultad de Derecho de la Universidad de Caldas. Él venía como dos años atrás de mí, compañero de Hernando Yepes, mi pariente, y de Emilio Echeverri Mejía. Augusto León es un hombre de anécdotas. Recuerdo que cuando surgió el movimiento poético de los nadaístas, se decía que Augusto León, que era amigo de ellos, salía por la carrera 23 de Manizales con el pantalón de 103


Carlos Arboleda González

un lado arremangado hasta las rodillas, con un pato que llevaba amarrado a una cabuya, manifestando de esta forma su rebeldía y expresando públicamente que nada de lo que existía le importaba un carajo. La mejor anécdota de él conmigo tiene que ver con los resultados de tantas investigaciones que me han realizado las altas Cortes, por intriga de mis malquerientes. Un día Augusto León me invitó a comer para celebrar el resultado favorable para mí de alguna de estas investigaciones. Apenas nos sentamos a la mesa, me dijo: ‘Omar, te estoy invitando para felicitarte por el fallo a tu favor de esta última investigación. Claro que yo sabía que nada te iba a pasar, porque contigo sucede algo muy particular. Yo desde chiquito he oído decir tres cosas: que en La Dorada hace un calor tremendo; que el costo de vida en Colombia es muy alto y que en las próximas elecciones sí te van a enterrar. Y esto se va a seguir oyendo hasta que no te dé la gana de retirarte y ojalá no te retires hasta que no nos jubiles a todos tus amigos”. “También recuerdo otro pasaje de Augusto León. Álvaro Gómez Hurtado vino una vez, muy joven, a Manizales. Nosotros, los de las juventudes conservadoras, como era lógico, fuimos al acto político, un homenaje que se le hacía, para escuchar los planteamientos del ya destacado dirigente conservador. Allí también estuvieron Gilberto Arango Londoño, Guillermo Escobar Alzate, Rafael Marulanda Villegas, Rodrigo Marín Bernal, Roberto Rivas Salazar, Guillermo Buitrago Hurtado, Jaime Villegas Velásquez, todos ellos amigos de Álvaro Gómez. Al día siguiente Augusto León me buscó para decirme: ‘Omar, ¿viste El Siglo de hoy?’ ‘No, ¿por qué?’ ‘Porque allí nos mencionan’”. Omar se puso muy contento, pues salir en El Siglo, para estos jóvenes dirigentes, era una apoteosis. Se fue inmediatamente a comprar el periódico. Y evidentemente vio las fotografías de 104


Omar Yepes Alzate La política como arte

Álvaro Gómez, con apartes de su intervención y nombraban a todos los que habían asistido, menos al grupo de las Juventudes Conservadoras de Caldas. Entonces, Omar buscó a Augusto León y le dijo que en ninguna parte los nombran a ellos. Entonces Augusto León le afirmó: ‘Cómo no, ahí, al final, luego de nombrar a varios asistentes dice: y otros personajes. Ahí, en estos otros personajes, estamos nosotros’”. Omar Yepes continúa su descripción sobre Augusto León: “Es un gran escritor. Por algo fue Director de La Patria, periódico en el que también tuvo una columna por muchos años. Dirigió El Editorial, un semanario que fundé con unos amigos para difundir la doctrina conservadora y defender a nuestro movimiento político. Buen poeta. Sus dos libros Las palabras no tienen coraza y Eros, que a veces releo, son una gran exaltación al amor, a la mujer y al erotismo. Tuvo, de igual manera, una brillante actuación como funcionario público: Alcalde de Anserma, su pueblo, Secretario de Hacienda del Departamento y de Gobierno de Manizales, Contralor de Caldas y Representante a la Cámara, por nuestro movimiento. Estos cargos los desempeñó con lujo de competencia. Definitivamente, es uno de mis amigos más queridos, más cercanos. Disfruto con mucha alegría su amistad”. Guillermo Ocampo Ospina Al recordar el nombre de Guillermo Ocampo Ospina, dijo el doctor Yepes: “A Guillermo lo conocí desde cuando yo era estudiante de derecho. Nosotros vivíamos frente a la casa de Gilberto Alzate Avendaño, y Guillermo asistía a las reuniones políticas del caudillo con su papá, don Bernardo Ocampo, y mi papá siempre me llevaba a esas reuniones. En esa época no me interesaba la política para nada. Incluso la miraba mal, por la 105


Carlos Arboleda González

persecución de que era víctima mi padre. Allí, en esas reuniones, nos hicimos amigos. Él terminó vinculándose a la organización política de Luis Granada Mejía, y lo representó en la Secretaría del Trabajo de Caldas, una de las tantas secretarías de la gobernación. Fue siempre mi fórmula en la Cámara de Representantes, durante varios períodos, y nuestro Gobernador y Senador. En el gobierno de Ernesto Samper se alejó de nosotros, encabezó una lista para el Senado y salió elegido. Luego se retiró. Hoy, ya jubilado, creo que nos acompaña políticamente. Es un hombre muy simpático e inteligente, excelente relacionista público, ameno conversador y un gran analista de la política nacional”. Dilia Estrada de Gómez De doña Dilia Estrada de Gómez, el doctor Omar hace esta memoria: “Con doña Dilia hicimos un recorrido muy parecido al de Guillermo Ocampo Ospina. Arrancamos muy temprano, prácticamente desde la época del Presidente Misael Pastrana. Tuvo una carrera política muy brillante. Después de haber sido educadora, fue nombrada Secretaria de Educación del Departamento. Durante 24 años la apoyé para la Cámara de Representantes y, en un período, la elegimos Senadora. Fue nuestra Gobernadora. Excelente oradora y muy respetada y acatada en el Congreso. Sin justificación alguna se nos retiró. No tengo sino gratos recuerdos de ella”. César Montoya Ocampo Otra figura del Viejo Caldas es César Montoya Ocampo. Dice el doctor Omar: “Es, podríamos decir gráficamente, un animal político, mucha energía e incontenible entusiasmo. 106


Omar Yepes Alzate La política como arte

Lo conocí de tiempo atrás militando en otros grupos conservadores, pero hace un rato que nos acompaña con mucha entrega y dedicación. Fue Congresista, Embajador en Bolivia, Director Nacional de Instrucción Criminal, que es como decir hoy Fiscal General de la Nación. Siendo muy joven, lo eligieron Contralor de Bogotá. Gran escritor, el último grecolatino que nos queda, y excelente orador. Estuvo muy bien relacionado con la gran dirigencia conservadora regional y del país. Amigo cercano de Gilberto Alzate Avendaño, a su lado hizo política. Seguramente si Gilberto hubiera sido presidente, César habría llegado a un ministerio; lo tenía todo para serlo. También admirador de los doctores Ospina Pérez y Misael Pastrana. En un tiempo acompañó a Rodrigo Marín en Caldas. Finalmente he tenido la fortuna de gozar de su amistad y de disfrutar de su inteligencia. Inigualable compañero, simpático, alegre y de una profunda cultura. Extraordinario conversador. Cuando habla mueve conciencias y entusiasmos. Es una lástima que estos grandes tribunos estén en vía de extinción”. Rodrigo Marín Bernal Se cierra esta noticia con el doctor Rodrigo Marín Bernal, su amigo inicial y luego su fiero contrincante. Los dos llegaron al Congreso Nacional por varios períodos y se disputaron los votos conservadores de Caldas, aunque Yepes Alzate, la mayoría de las veces lo superó. El doctor Omar Yepes lo describe, pensando cada palabra: “Muy inteligente, excelentemente bien relacionado en Bogotá, pues él terminó allí sus estudios de abogado y al poco tiempo se hizo elegir Contralor de Bogotá. Siempre que había elecciones, aquí aparecía. En 1968 alguna persona nos aproximó. Hicimos algunas reuniones y en una Convención 107


que presidí, con miras a conformar las listas para el Congreso, lo postulamos para la Cámara de Representantes y salió elegido. En 1970 volvimos a elegirlo, hasta que tomó vuelo propio. Durante varias elecciones fue nuestro contendor político. Desde entonces, estuvimos en orillas distintas, con una concepción diferente de orientar y ejercer la política. Pero tengo que decirlo: desempeñó con lujo de competencia su papel como Senador: activo, estudioso, serio. Tres veces ministro. Embajador en España. Cometió el error de acompañar a Ernesto Samper y a Horacio Serpa, algo que la dirigencia conservadora no le perdonó. Entonces, se silenció. Lástima, porque dejó de aportarle al país sus luces y experiencia. Muy amigo de la casa alvarista y los altos círculos sociales de Manizales”. Curiosamente el diario El Tiempo, en la edición del 13 de abril de 2012, en la columna denominada Hace 25 años, haciendo referencia al 13 de abril de 1987, insertó esta noticia: “Fin a pugna conservadora. Los conservadores y máximos jefes del conservatismo caldense, Rodrigo Marín B. (líder alvarista) y Omar Yepes Alzate (líder pastranista), pusieron fin a quince años de distanciamiento personal y abrieron un proceso para presentarse unidos a las próximas elecciones de alcaldes y concejales”. El doctor Omar comentó sobre el origen de esta noticia: “Claro, recuerdo esa circunstancia. La alianza incluyó la Alcaldía de Manizales. Pero hay que aclarar que con Rodrigo trabajamos juntos varias campañas presidenciales, como la de Misael Pastrana y la de Belisario Betancur. Y nunca hubo tal distanciamiento personal, fue político”.

108


SÉPTIMA NOTICIA Relación con los jefes del Partido Conservador

“Los vientos y las olas siempre están de parte del buen timonel”. Gibbson


Generación es todo aquel conglomerado humano contemporáneo, resultante del anterior, y por lo tanto padre de la subsiguiente. Desde todo contexto, cada transición es una ruptura y como en una espiral dialéctica y biológica, unos valores suplantan a los otros. Los contemporáneos conocen a sus seguidores y contradictores, a sus amigos y parientes. La élite humana que conforma la paradigmática concepción de la vida contiene, muchas veces, los nombres de colegas, amigos, parientes y copartidarios de la generación anterior. Pero hay momentos de la vida donde se comparte felizmente con generaciones que perviven, sin ser la inmediatamente anterior. Así como en el rango de los verdaderamente mayores, quienes enriquecen el trasunto cultural y espiritual de las generaciones presentes, es importante alternar con esas figuras ilustres. En la vida política esto siempre ha ocurrido y propiciado la relación enriquecedora entre la juventud, entre los pioneros ideológicos y los verdaderos fundadores de doctrinas y partidos. Omar Yepes Alzate tuvo la fortuna, siendo aún muy joven, de conocer y alternar con Mariano Ospina Pérez y Misael Pastrana Borrero, y en menor escala con Belisario Betancur y Álvaro Gómez Hurtado. Los expresidentes se convirtieron, pese a la diferencia de edad, en sus contertulios y contemporáneos. La relación sostenida entre el doctor Omar Yepes con J. Emilio Valderrama, una vida tempranamente malograda por el destino, y luego con Andrés Pastrana Arango, resultó relevante en el paso de su propia generación a la siguiente. Cada generación es un puente. Es la tradición.

111


Carlos Arboleda González

Luis Granada Mejía El doctor Omar Yepes se inició en política al lado del doctor Luis Granada Mejía, quindiano como él. Lo describe como “un caudillo, un hombre de temperamento recio, pero asequible con sus amigos. De una gran formación filosófica y jurídica. Era un extraordinario abogado, excelente orador. Sus limitaciones económicas le cerraron muchas posibilidades. Hizo parte de las directivas nacionales del Partido Conservador. El presidente Guillermo León Valencia, al final de su mandato, en 1966, lo nombró Ministro de Comunicaciones, pero no aceptó porque aspiraba a ser Senador de la República. En el Congreso Nacional se destacó por sus importantes intervenciones en el tema cafetero, las que fueron recogidas por el mismo Parlamento y publicadas en forma de folleto. Realmente, fue mi principal maestro en mi formación política”. Mariano Ospina Pérez El expresidente Mariano Ospina Pérez fue uno de los buenos amigos del doctor Omar Yepes Alzate. Hasta sus últimos años de vida permaneció muy activo al frente del Partido Conservador. Impulsó la candidatura de Misael Pastrana Borrero, en cuya campaña se hicieron amigos Ospina Pérez y Yepes Alzate. Posteriormente, en 1972, el doctor Omar Yepes hizo parte del Directorio Nacional Conservador. Había miembros muy notables del Partido, como Doña Bertha Hernández de Ospina, Ignacio Vélez Escobar, Mario Laserna, Francisco Pizano de Brigard (de quien Yepes Alzate fue suplente), J. Emilio Valderrama y Hernán Jaramillo Ocampo. Era presidente honorario el doctor Ospina Pérez. A las reuniones asistían tanto principales como suplentes. 112


Omar Yepes Alzate La política como arte

Al doctor Omar Yepes le tocó, siendo muy joven, alternar y discutir las políticas y los lineamientos generales del Partido Conservador con las principales figuras del partido de ese entonces. Tanto que no olvida la gran crisis que provocó, en el gobierno del Presidente López Michelsen, un artículo de doña Berta, publicado en su columna El Tábano, en el diario La República. Allí criticó la construcción por parte del gobierno nacional de una carretera en los Llanos Orientales que, según ella, beneficiaba la hacienda La Libertad, propiedad de uno de los hijos del presidente López. Este escrito despertó la ira del mandatario doctor López Michelsen. Fue uno de los momentos más críticos para el Directorio. En determinado momento el propio doctor López les dijo a los miembros del Directorio Nacional Conservador que escogieran entre él y doña Bertha. Por fortuna el incidente se solucionó sin pasar a mayores. El dirigente Yepes Alzate describe al doctor Ospina Pérez, como “un hombre sabio, de una sabiduría pragmática. Cercano a la gente, totalmente descomplicado, un ser humano superior, todo mesura, destellaba grandeza”. Doña Bertha, en cambio, según el doctor Omar, era lo contrario de su esposo: “Impetuosa, explosiva y francota. Lo que sentía lo expresaba”. El doctor Ospina Pérez, en son de chanza, decía: “Cómo será de grande mi prestigio que entre Berthica y Darío Hoyos, no han podido acabar con él”. Darío Hoyos era cronista político del matutino La República, nacido en Neira, Caldas y publicó, en el año 1992, un libro titulado Ocurrencias de Ospina Pérez. Una de las grandes cualidades del doctor Ospina Pérez, cuenta Omar Yepes, “consistía en ser un hombre de fácil diálogo y muy accesible. Cuando se le pedía una cita, rápidamente la concedía. O cuando se le llamaba para conversar determinado asunto, inmediatamente pasaba al teléfono”. 113


Carlos Arboleda González

Hubo un factor determinante para que se hiciera más fuerte el vínculo de amistad del doctor Ospina Pérez con Omar Yepes Alzate. A finales de 1969 el expresidente Ospina Pérez le pidió a la dirigencia política de Caldas respaldar el nombre del doctor Misael Pastrana Borrero para la Presidencia de la República. En ese momento los líderes caldenses se habían matriculado en la campaña de Belisario Betancur, candidato disidente. Los jefes José Restrepo Restrepo, Hernán Jaramillo Ocampo, Fernando Londoño Londoño, entre otros, se apuntaron al candidato Belisario Betancur. Esto provocó un distanciamiento de todos ellos con el doctor Ospina. Ese vacío lo aprovechó Omar Yepes, con sus amigos del antiguo sector alzatista. El jefe del yepismo caldense recuerda el siguiente episodio: “En cierta ocasión el expresidente Ospina me llamó para que le organizara una gira de tres días por el Departamento de Caldas. Debido a la avanzada edad del exmandatario, se programó un recorrido por pueblos cercanos a Manizales, entre ellos Anserma. Buscando impedir la presencia del expresidente en este municipio, alguien le dijo que no valía la pena ir porque yo no tenía allá mayor electorado. El doctor Ospina me contó después la respuesta que le dio a quien infructuosamente quiso dañar la visita: “No se preocupe que yo no voy a ir para hablarle sólo a los ansermeños, sino para hablarle desde Anserma a los colombianos”. Obviamente, la gira fue exitosa porque la comitiva estuvo integrada por el doctor Fernando Londoño Londoño, Ignacio Vélez Escobar, presidente del Directorio Nacional Conservador, y Cástor Jaramillo Arrubla. Esta correría sirvió para la reconciliación entre el doctor Ospina y el doctor José Restrepo, relaciones maltrechas debido al apoyo que le brindó desde las páginas del diario La 114


Omar Yepes Alzate La política como arte

Patria, al nombre de Belisario Betancur, en las elecciones de 1970. El doctor Ospina Pérez recibió muy agradecido el editorial de La Patria, donde le daban la bienvenida a la ciudad. Por eso, en su discurso pronunciado en Manizales, haciendo referencia a la letra de una conocida canción dijo: “Un viejo amor, ni se olvida ni se deja”. Al poco tiempo murió el expresidente Ospina Pérez y también el doctor José Restrepo. Misael Pastrana Borrero La relación entre Misael Pastrana Borrero y Omar Yepes Alzate nació en 1969. Para esa época el doctor Omar era funcionario del Banco de Caldas. Sin embargo, trabajaba políticamente. En ese año, el dirigente Omar Yepes recibió un telegrama de la oficina del doctor Misael Pastrana Borrero, candidato del Frente Nacional a la Presidencia de la República, invitándolo a que se uniera a su campaña. Para tener la suficiente independencia y poder trabajar de manera expedita, renunció al cargo de Subgerente que tenía en el Banco de Caldas, y se unió a los cuadros políticos que en Caldas laboraban por dicha candidatura. De pronto el doctor Omar se enteró que el candidato presidencial iba a visitar a Génova, Quindío. De inmediato viajó al municipio. Cuando lo vieron entre el público, lo llamaron a la tarima principal para que pronunciara unas palabras. Al terminar su improvisación, el doctor Pastrana se le acercó a saludarlo y con gran simpatía le dijo: “Con que usted es el doctor Omar Yepes, de Manizales. Gracias doctor por su acompañamiento”. Ese mismo día, en Quimbaya, el doctor Pastrana habló, media hora seguida, sobre el tema de la paz. Omar Yepes 115


Carlos Arboleda González

sorprendido dijo: “Caramba, un hombre que es capaz de hablar sobre un tema tan comprometedor, como es la paz, sin agotarlo, es porque es un hombre de una gran dimensión”. Yepes Alzate describe al Presidente Pastrana Borrero como “un hombre muy simpático, jovial, un gran conversador, eximio orador y un conocedor profundo de los temas universales. Cuando el expresidente Pastrana murió, el doctor Alfonso López Michelsen, quien no simpatizaba con él por esos días, escribió un artículo afirmando que en el lugar donde estuviera el doctor Pastrana de inmediato se convertía en el centro de atracción, por su simpatía y su diálogo muy bien estructurado. Tenía un gran conocimiento, repito, de los temas universales, especialmente del medio ambiente, del que era una autoridad mundial. En su gobierno se expidió el primer código de Recursos Naturales que tuvo el país. Se movía con mucha propiedad en el análisis de los problemas de los diferentes países del mundo y se mantenía al día sobre el devenir nacional”. En alguna oportunidad el doctor Omar Yepes le preguntó sobre el tema de la inflación, catalogada durante su mandato como galopante, y el expresidente le respondió: “Entre bienestar y costo de vida, prefiero el bienestar”. Es decir, primero el bienestar de la gente que la rigidez de la teoría económica, concluyó Yepes Alzate. El político Yepes Alzate se hizo más cercano a la casa Pastrana luego que el Presidente dejó la Casa de Nariño. En este entonces, doña Bertha de Ospina estaba molesta con el doctor Pastrana. Algunos de los parlamentarios que se posesionaron el 20 de julio de 1974, para congraciarse con 116


Omar Yepes Alzate La política como arte

doña Bertha, hicieron correr el rumor que el expresidente Pastrana no tenía ni un solo amigo en el Parlamento. El doctor Omar, quien se acababa de posesionar como Representante a la Cámara, le mandó un telegrama al expresidente diciéndole: “Usted sí tiene amigos en el Congreso, yo soy uno de ellos. Atte., Omar Yepes Alzate, Representante a la Cámara”. Luego Hernando Barjuch y Miguel Rengifo, Congresistas también, le dirigieron sendos mensajes en el mismo sentido. Cuando el doctor Pastrana se lanzó para la Constituyente, encabezando una lista, llamó al Senador Yepes Alzate para preguntarle si tenía un candidato para incluirlo. Él le respondió que sí, y le sugirió el nombre del doctor Hernando Yepes Arcila, pidiéndole lo ubicara en los primeros cinco renglones. El Presidente Pastrana aceptó y Hernando Yepes Arcila salió elegido constituyente. Belisario Betancur El Senador Omar Yepes reconoce que no tuvo cercanía con el Presidente Belisario Betancur, no obstante haberlo acompañado con mucho interés en la campaña que lo llevó a la Presidencia de la República en el año 1982, y antes en la de 1978. Ya posesionado el Presidente Betancur, al Senador Omar lo nombraron Presidente del Directorio Nacional Conservador. En alguna ocasión el Presidente del Directorio Conservador, el doctor Omar Yepes Alzate, fue al Palacio de Nariño a tratar con el Presidente Betancur algún asunto importante y el mandatario lo recibió en forma fría y distante, por lo cual el visitante le abordó el tema y se retiró rápidamente. 117


Carlos Arboleda González

Al respecto hago un aporte: Cuando estuve de Secretario de Cultura de Caldas, en alguna ocasión invité al expresidente Belisario Betancur a inaugurar Los Juegos Florales de Manizales. Por solicitud mía el Senador Omar Yepes le ofreció un almuerzo al doctor Betancur en su finca, por La Manuela, cercana al Club Campestre de Manizales, con una nutrida asistencia, con un show del cantante de música popular Darío Gómez. Allí, tanto el expresidente Belisario como el anfitrión Yepes Alzate estuvieron muy cordiales. En marzo de 2012, en el aeropuerto El Dorado, estaba el doctor Omar Yepes a la espera del avión que lo llevaría a Manizales. El expresidente Belisario Betancur viajaba a Medellín, y al ver al doctor Omar Yepes se le acercó a saludarlo en forma efusiva, algo que sorprendió al doctor Yepes. Álvaro Gómez Hurtado El doctor Omar Yepes tuvo poca cercanía con el doctor Álvaro Gómez Hurtado. Siempre simpatizó con la Casa Ospina, nunca con el laureanismo. Yepes Alzate y Gómez Hurtado se encontraban en eventos del Partido o en las reuniones del Directorio Nacional Conservador, pero tenían poco trato. Una vez coincidieron en un acto en Medellín, donde el Senador Omar, en su calidad de Presidente del Directorio Nacional Conservador, intervino. De regreso en el avión, el doctor Álvaro Gómez fue muy elocuente con Omar Yepes, como pocas veces lo había sido; le comentó que le habían gustado mucho sus palabras. El periodista Alberto Abello, actual Editor General de El nuevo Siglo, le refirió a Yepes Alzate que estando con el 118


Omar Yepes Alzate La política como arte

doctor Álvaro Gómez, en alguna ocasión, lo vieron por televisión concediendo unas declaraciones, y cuando concluyó, Gómez Hurtado le manifestó a Abello: “Definitivamente este Yepes es un godazo”. Por su parte, Yepes Alzate apuntó: “Álvaro era seductor, con amplísimos conocimientos de la teoría política, de la historia del país, con ideas clarísimas sobre los temas nacionales. Con el suficiente bagaje intelectual para desempeñarse como un estadista. Además, tenía todos los antecedentes políticos. Su teoría del desarrollismo, puntal de su candidatura presidencial cuando se enfrentó con López Michelsen, que en esa época fue muy vapuleada, la aplicó exactamente, en sus ocho años, Álvaro Uribe Vélez: propiciar el desarrollo económico para que el país creciera, y luego del crecimiento repartir la riqueza y tratar de romper los desequilibrios sociales. Andrés Pastrana Arango El Senador Omar Yepes conoció al doctor Andrés Pastrana Arango desde sus épocas de estudiante universitario, cuando su padre, Misael Pastrana Borrero, ejerció como Presidente de la República, aunque no tuvo mucho contacto con él. Las relaciones entre los dos empezaron cuando Andrés se desempeñó como director del Noticiero TV. Hoy, propiedad de la familia Pastrana. En alguna oportunidad Andrés vino a Manizales y Yepes Alzate lo hospedó en su apartamento del barrio Los Rosales. Él recuerda algo simpático que le sucedió con el hijo del expresidente. En el gobierno de Belisario Betancur, el Senador Omar fue nombrado en una comisión para ir a 119


Carlos Arboleda González

Nueva Delhi a una reunión de los Países No Alineados. En ese evento, Colombia iba a ingresar como país miembro de dicha organización. Entre los delegados estaban Rodrigo Lloreda, que era el Canciller, Gabriel García Márquez, Hernando Barjuch Martínez, el Presidente del Senado Eduardo Abuchaibe Ochoa y Rafael Pérez Dávila. A la reunión asistieron más de cien Jefes de Estado, primeros ministros, reyes y jefes de gobierno de los diferentes países afiliados a dicho organismo. Después de terminados los actos, tenían dos días libres. El Senador Omar quiso conocer el Taj Mahal, situado en la ciudad de Agra. Como pudo, tomó un taxi parqueado en el hotel donde estaba hospedado, y con su deficiente idioma inglés, puros monosílabos, le pidió al chofer que lo llevara al Taj Mahal. Omar Yepes dice, graciosamente, que él hablaba a lo Tarzán, con monosílabos. Pero con tan buena suerte que en Agra se encontró con Andrés Pastrana, quien también había ido a conocer esta maravilla de la humanidad. Andrés Pastrana sí hablaba a la perfección el inglés. Allí estuvieron juntos, hicieron luego compras, visitaron restaurantes y a partir de aquel momento nació una gran amistad. Cuando Pastrana Arango fundó la Nueva Fuerza Democrática, movimiento que sacó listas propias para el Congreso, el Senador Omar lo invitó a a Manizales y recorrieron varios pueblos de Caldas. Andrés salió elegido Senador, con varios amigos más, e hizo parte, con Yepes Alzate, de la Comisión Primera del Senado. Al lanzar su candidatura presidencial en el año 1994, Andrés Pastrana llamó a su amigo Omar Yepes para que lo acompañara como miembro del Comité Nacional de su campaña. Pastrana Arango perdió frente a Ernesto Samper Pizano en esa oportunidad. Años después, en 1998, cuando compitió con 120


Omar Yepes Alzate La política como arte

Horacio Serpa, Omar Yepes también hizo parte del Comité Nacional. En esas elecciones el triunfo lo alcanzó Andrés Pastrana. Antes de posesionarse como Presidente de la República, Yepes Alzate lo visitó para pedirle participación en el gabinete. Quería que nombrara a uno de sus amigos como ministro. Un buen día, el Senador caldense recibió una llamada del doctor Guillermo Fernández de Soto, quien luego sería nombrado Canciller; éste le manifestó que el Presidente electo quería que le mandara unos nombres para ser considerados en la conformación del gabinete ministerial. El Senador le recomendó, entre otros, al doctor Hernando Yepes Arcila. El Presidente Pastrana Arango atendió la solicitud y lo designó Ministro del Trabajo. Luego nombró a Gloria Cecilia Ospina en Invías y a Luz Marina Chica Arango, Directora Nacional del Icetex. “Nunca antes, en ningún gobierno, Caldas había sido tan bien tratado, como bajo la presidencia de Andrés Pastrana”, dice con orgullo este dirigente que cumplió, en junio de 2012, cincuenta años de actividad política. Por lo tanto, le tiene cariño y gratitud. Reconoce que el expresidente Andrés Pastrana Arango es la única figura que tiene el Partido Conservador. Por eso no cesa de insistirle que asuma, como Jefe Natural del Partido Conservador, la orientación del Partido en los actuales momentos, cuando, parece ser, ha perdido su vocación de poder. J. Emilio Valderrama En cuanto a su gran amigo J. Emilio Valderrama, el doctor Yepes dice: “J. Emilio era un caudillo, un hombre muy querido, brillante, gozaba de amplias simpatías dentro del Partido Conservador, pero como tenía pretensiones 121


Carlos Arboleda González

mayores distaba un poco de los liderazgos de Misael Pastrana y de Álvaro Gómez y, sin enfrentarlos directamente, él creía que podía tener un movimiento con cierta independencia política dentro del partido”. Cuando J. Emilio se encontraba de Embajador en España, el Senador Omar Yepes viajó a ese país. En Madrid lo llamó para saludarlo y J.Emilio se trasladó inmediatamente al hotel donde se hospedaba y lo invitó a la casa de la Embajada. Allí estuvo hospedado una semana. Durante esos días conoció en compañía de J. Emilio, muchos sitios: museos, palacios, parques, ciudades. Recordando a J. Emilio, el doctor Omar comentó: “Nunca lo acompañé en su movimiento denominado Progresista. Cuando venía a Manizales lo atendía con premura, incluso le organizaba algunas reuniones. Como yo hacía parte de la oficialidad del Partido Conservador y siempre he sido un hombre disciplinado, no estaba bien saltarme las directrices de la colectividad azul, pese a que él, con su movimiento, no estaba por fuera del Partido. J. Emilio iba a ser elegido Primer Designado en el gobierno de Belisario Betancur, pero en votación reñida se impuso el doctor Álvaro Gómez Hurtado. Sentí un gran dolor no haber votado por J. Emilio, en quien reconocía un líder con mucha raigambre popular”. Fernando Londoño Londoño Al doctor Fernando Londoño Londoño, uno de los más importantes políticos de Caldas, Alcalde de Manizales, Parlamentario, Ministro de Relaciones Exteriores, gran orador, Omar Yepes lo conoció de manera directa. Tuvo con él un trato relativamente cercano toda vez que fueron 122


Omar Yepes Alzate La política como arte

compañeros en el Concejo de Manizales, cuando los dos encabezaron listas para dicha corporación de elección popular. Yepes Alzate describe al doctor Londoño como “un hombre de inmenso recorrido nacional, de una gran relevancia dentro del Partido Conservador, considerado uno de los oradores más notables del país, con intervenciones muy celebradas en el parlamento cuando hizo parte de él o asistía en su condición de Ministro a enfrentar algunos debates”. En Caldas había un dicho muy popular que decía: “Cuando el doctor Fernando Londoño habla provoca sacar pareja”. Esto por la cadencia de su voz y la belleza de sus palabras. El doctor Omar Yepes, en una campaña, le ofreció encabezara una lista para el Senado y el doctor Londoño, con gran donosura, rehusó aceptar dicha postulación. Al doctor Londoño lo designaron Alcalde para el Centenario de Manizales. Como preparación organizó una serie de conferencias semanales. Estas charlas ciudadanas tenían por objetivo estimular a los habitantes de Manizales a tener un excelente comportamiento social y cívico a la altura de la efemérides que se iba a celebrar. Calaron tanto estas lecciones, que Manizales llegó a ser considerada la ciudad más culta y cívica del país.

123


OCTAVA NOTICIA El hogar

“El hombre feliz es aquel que siendo rey o campesino, encuentra paz en su hogar”. Johann Wolfgang Goethe


Toda persona por naturaleza es buena y se debe a sus padres, a sus hermanos y a sus hijos, por el solo hecho de ser individuo. Ese es el sentido superlativo de la familia: ser el medio en el cual el hombre puede manifestarse generoso y agradecido porque estos dos sentimientos aseguran la tradición, o sea la transmisión de los valores de padres a hijos. Cuando un ser humano ha heredado de la familia el amor paterno y filial, irrumpe en la vida para dar testimonio en su trasunto vital que lo recibido es para incrementarlo. El hecho fundamental de la vida y la madurez está en otorgarle sentido y valor a los demás. Esto siempre empieza por la casa. Los mejores seres humanos lo viven. Todos los logros deben ser brindados a la familia porque es desde ese centro que se obra hacia el mundo. Padre, madre e hijos son arquetipos y paradigmas. El ser humano debe brindarse a su familia a través de la renuncia y la dificultad. Nosotros tenemos el elevado destino de ayudar y colaborarle a la familia y a los parientes porque es una ley natural. El sentido familiar implica otros sentimientos más sutiles como el de la protección, ante el cual el favorecimiento y la preferencia son también naturales y obligados al mismo tiempo. Al ser hijos de la ciudad o del campo, reconocemos en la tierra a la madre, en el trabajo al padre y en los hijos el amor. Si las personas poseen este sentimiento patriarcal de la vida pueden equivocarse por exceso, pero nunca por el corazón. Cuanto más se aprecia la vida más se reconocen el trabajo y los sacrificios con los cuales nos levantaron y formaron, esto vuelve a recordarnos la querencia materna y paterna y los deseos de crecer y de ayudar. Las familias rurales así lo saben y así lo viven, porque las ciudades han cubierto con una corteza dura esta sensibilidad filial. Ya evolucionaron aquellas épocas cuando los reyes veían a sus 127


Carlos Arboleda González

súbditos como hijos, porque un reino era una gran familia. Los hombres de los Estados contemporáneos pagan un alto precio por su vida púbica en detrimento de su vida de familia. Por fortuna todavía existen seres humanos dedicados a la vida pública que poseen un alto sentido familiar, porque nunca han ignorado que entre más hondas sean las raíces de un árbol más alto levantan su follaje. Las nuevas juventudes cambian pronto de ideas y sentimientos respecto de la familia. El reto fundamental está en no olvidar la esencia y los orígenes, como padre, o como funcionario, o simplemente como un ser humano, sujeto y objeto de familia. Muchos personajes de la historia se recuerdan porque padecieron situaciones familiares difíciles a las cuales nunca dejaron de corresponder, así la vida pública les impusiera pesadas cargas a sus vidas personales. Por una idea dislocada se cree que un ser humano evoluciona cuando olvida aquellas normas familiares de las cuales se deriva el hondo sentimiento de la amistad. Al doctor Omar Yepes Alzate le censuran sus contradictores, no siempre políticos, su profundo arraigo familiar. Que un Presidente sea filólogo o un Senador un buen legislador, nunca le desmerecerá que sea buen padre y amigo, buen hermano y buen hijo.

128


Omar Yepes Alzate La política como arte

Don Floro Yepes La extraordinaria y numerosa familia Yepes Alzate la integraron don Floro, destacado jefe y patricio conservador del Quindío y doña Elvia, mujer admirable, jefa de la prole, conformada por trece hijos, siete hombres y seis mujeres. En Génova, don Floro, hombre de grandes virtudes y trabajador incansable, levantó una finca de cuatrocientas cuadras, doscientas cincuenta sembradas de café y pasto, el resto era monte, en la vereda El Cairo, frente al corregimiento Cumbarco, del municipio de Sevilla y de la vereda Aures, perteneciente a la municipalidad de Caicedonia. Al desatarse la violencia política en el país, a partir del año de 1948, en los campos se formaron cuadrillas de bandoleros conservadores y liberales. Cada una marcó sus propios territorios. En Aures dominaba Melco Camacho, defensor de las familias conservadoras. Los liberales obligaron a don Floro a dejar el Quindío. Entonces se trasladó a vivir a Manizales, donde compró, en el sector de Versalles, una casa amplia, frente a la del mariscal Gilberto Alzate Avendaño. El miércoles 27 de junio de 1962, en el antejardín de una vivienda del barrio La Estrella, en la capital de Caldas, una cuadra abajo del Coliseo Cubierto, frente a la tienda Alaska, don Floro cayó asesinado. Esa tarde, el entonces universitario Omar Yepes regresó a la casa, pasadas las seis de la tarde, su hermano Hebert le dio la trágica noticia: “Acaban de matar a papá y de herir a Jesús María”. Muy duros y trágicos fueron esos días para la familia Yepes Alzate. Cuando le pregunté al doctor Omar Yepes sobre su progenitor, me lo describió con estas sentidas y emotivas 129


Carlos Arboleda González

palabras: “Mi papá, sin ninguna formación académica, fue un gran lector de temas relacionados con el derecho. Conservo un Código Civil del doctor Archila, lleno de anotaciones escritas en las márgenes de las páginas, hechas de su puño y letra. Era un trabajador incansable, hábil y con una gran visión para los negocios. Nos legó un patrimonio conseguido a base de un gran esfuerzo. Sostener y educar trece hijos, siete hombres y seis mujeres, no era fácil. De buen genio y un gran valor civil. Siempre gustó de la política. Fue un Conservador a carta cabal. En sus hijos sembró auténticos valores que nos han hecho cada día mejores. Nos dio el ejemplo del trabajo. En la finca se levantaba todos los días antes de la seis de la mañana. Fue un gran padre, amistoso, hogareño y creyente. Su recuerdo es nuestra fortaleza”. A la muerte de su padre, el joven Omar se hizo cargo de la finca. Para ir semanalmente a pagarles a los trabajadores, viajaba por el sector de Aures, Caicedonia. Después de revisar que todo estuviera en orden, informarse sobre cuánto café se había recogido y observar la casa con detenimiento, se regresaba a Manizales. Debido a las ocupaciones de la actividad política le cedió las riendas de la administración del predio a su hermano Jesús María Yepes Alzate. Doña ElviaAlzate Doña Elvia, como la llamaba cariñosamente todo el mundo, era el eje más importante de la familia Yepes Alzate. Alrededor de ella marchaba la casa. Ejercía la autoridad e imponía disciplina entre los hijos. En vida se constituyó en el centro de atención de toda la familia. Hijos, nietos, yernos, sobrinos, todos llegaban a visitarla para compartir con ella los mejores momentos. Al morir don Floro, doña Elvia tomó el mando del hogar. 130


Omar Yepes Alzate La política como arte

Su hijo Omar la recuerda de la siguiente forma: “Mamá era de un carácter fuerte, recio, pero muy inteligente en el manejo del hogar, al extremo que tenía un absoluto dominio sobre todos sus hijos. Logró que de los trece, diez fuéramos profesionales, con excepción de Julia, Hebert y Jesús María. En aquel entonces las mujeres no ingresaban a la universidad para hacer una carrera profesional. Cuando mis hermanas terminaron el bachillerato no se matricularon en ningún centro de estudios superiores, no obstante que algunas de sus compañeras sí lo hicieron. Un buen día mamá se empeñó en que ellas tenían que estudiar. Como la disculpa que daban era la de ser ya mayores, bordeando apenas los veinticinco años, mi madre, quien no había terminado su ciclo de secundaria, a los sesenta y cinco años se matriculó en el Instituto Universitario, para validar su bachillerato. En esta forma, les indicó a sus hijas que nunca era tarde para estudiar. Gracias a este ejemplo, hoy son todas profesionales”. Dona Elvia fue definitiva para la consolidación política de su hijo Omar. Ella hacía presencia permanente en los barrios de Manizales, ayudándole a conseguir simpatizantes. Cuando él iba a visitarla, ella casi siempre le entregaba listas de gentes que querían acompañarlo en su trabajo político. El joven dirigente llamaba a esos amigos y así se iba ampliando el apoyo a su causa. El doctor Omar la recuerda como el ser más extraordinario: “Fue una excelente madre, no escatimó esfuerzos para hacer de sus hijos personas proyectadas a la sociedad. Siempre tuvo un consejo para los suyos y, desde luego, una recriminación cuando hacían algo mal. Ella heredó de sus mayores el sentimiento cristiano. Al lado de su cama siempre mantenía un rosario. Nunca faltó a misa. Inculcó en sus hijos principios religiosos, el respeto a los demás, la tolerancia y la honestidad”. 131


La familia Una de las críticas constantes que le hacen al doctor Omar Yepes es que se brinda mucho a la familia. Cuando estalló el escándalo del Robo a Caldas, el periódico El Tiempo dedicó dos páginas de una edición dominical para mostrarles a sus lectores El Roscograma en Caldas. Sobre estas murmuraciones dice: “Yo no conozco a nadie que no le ayude a su familia.Ese es el ámbito natural de la persona. Si tenemos oportunidad de servirle a tanta gente, en diversas áreas, ¿por qué negarle a la familia colaboración? Cuando a mí me atacaban por eso en los medios de comunicación, obviamente espoleados por mis enemigos, siempre respondí lo mismo: claro que sí, a la familia le ayudo de igual manera como lo hago con mucha gente. El político es un servidor público y la familia también entra en ese gran catálogo de lo público. Hubiera podido tener a mis hermanos en cargos de mayor representatividad, de ministros, embajadores o gerentes de entidades a nivel nacional, pero en ese aspecto fui excesivamente prudente. Hoy lamento no haberlos promovido más. Mis hermanos han ocupado cargos públicos modestos, todos ellos en la ciudad de Manizales. Pero no sólo basta con que se les ayude; también depende de las condiciones y capacidades de ellos. La verdad es que no me apena decirlo: mis hermanos son estudiosos e inteligentes, condiciones que los han habilitado para desempeñarse con lujo de competencia en los cargos que han ejercido. Si miramos, por ejemplo, el cumplimiento de Jorge Hernán, en el Hospital de Santa Sofía, y más recientemente en la Territorial de Salud de Caldas, la ciudadanía de Manizales lo cataloga como un gran profesional y un excelente funcionario. Al mismo Arturo nadie puede desconocerle sus condiciones intelectuales y su laboriosidad. Estoy seguro que será un excelente parlamentario. Si llega al Senado será porque él mismo se habrá ganado esa oportunidad. Tiene la formación suficiente para asumir esa responsabilidad”. 132


NOVENA NOTICIA Entrevista: Temas varios

“Las grandes bases de la felicidad son: algo que hacer, algo que amar y algo por lo cual tener una esperanza”. Alexander Chalmers

“Sin música, la vida sería un error”. Federico Nietzsche


Nada hay más prodigioso en la creación que la naturaleza humana. Tal parece, según las tradiciones antiguas, religiosas y mitológicas, que todas las creaturas de los tres reinos, el mineral, el vegetal y el animal, fueron destinadas al hombre. El ser humano es, por excelencia, rey y sacerdote. Agreguémosle las galas de la inteligencia, la generosidad y la bondad. Cada uno es considerado por los demás indulgente o severo, como decía el poeta Hafiz. Nuestra bondad depende, a veces, como nuestra maldad, de los prejuicios ajenos. La mayoría de los biógrafos resaltan ciertas características de su biografiado, lo perfilan, pero las más de las veces lo soslayan. Por la misma grandiosa complejidad del hombre es imposible hacer de él un retrato cabal, de cuerpo entero. El retrato más acabado de un personaje, en pintura o en literatura, así sea técnicamente el mejor logrado, es fragmentario porque sólo destaca una línea del carácter o un rasgo de la personalidad. Es tan compleja la personalidad de Leonardo da Vinci como la de Simón Bolívar. Si se compara un cuadro de Benvenuto Cellini con uno de Miguel Ángel, el primero tan fogoso y el segundo tan modesto, parecen complementarios. Existe un lazo misterioso que une a La Gioconda con todas las madonas del renacimiento, y es el eterno femenino. El retrato que elaboró en sus propias crónicas el general romano Julio César, es muy parecido al del rey de Macedonia Alejandro Magno, en sus pretensiones militares y políticas imperialistas. Los dos están unidos por el hilo precioso de la historia, y se parecen. Los retratos de los contemporáneos se asemejan porque viven sus propias epopeyas en ciudades y despachos, en recintos privados o en la plaza pública. Su grandeza estriba en lo cotidiano. La personalidad del hombre contemporáneo es más compleja, presenta un cuadro difícil de apreciar, frente a los héroes de antaño. Hoy la vida privada se confunde con la función social y citadina. Tal ocurre con la apreciable elementalidad del doctor Omar Yepes Alzate. Al hacer un perfil psicológico de los principales jefes políticos de Caldas en los últimos 100 años, resulta que el más cercano a la gente, el de mejor trato, el más sencillo, descomplicado y elemental 135


Carlos Arboleda González

es el de Omar Yepes Alzate. Su personalidad espontánea, simple, sin adornos, fue una de las cualidades que le permitieron crear con tanto éxito, su movimiento político. Sin ser un intelectual se mantiene muy bien informado. Tiene una memoria fabulosa. Además posee una gran facilidad para escribir. Por eso le apasiona el periodismo, y lo ha ejercido muchas veces en los diversos periódicos que ha fundado. También es una especie de músico frustrado. Posee una excelente voz, especialmente para cantar boleros y tangos. Algunos discos que grabó, testimonios de su romanticismo, así lo consagraron. Igualmente, es pintor. En los cuadros que ha realizado demuestra unas condiciones excepcionales. Vale decir, tiene una personalidad artística admirable, ocultada en el anonimato. Antiguamente, debido a la ignorancia, a la falta de educación, se creía que los grandes hombres, los políticos, eran seres superiores, inaccesibles. Pero ya lo dijo Schopenhauer, el filósofo alemán, “la verdadera grandeza es humilde”. Nuestro biografiado es un provinciano, campesino, muy raras veces usa ropa de marca, parece un ciudadano más del común. Goza más en la parroquia que en Bogotá, donde viven tres de sus hijos. Prefiere sus constantes visitas a los municipios en épocas electoralmente frías, sus caminatas por la 23 en Manizales o sentarse en el café de Juan Valdez, a departir con sus habituales contertulios. Por eso es común el reconocimiento que le hacen, al decir que de todos los líderes políticos de su tiempo es el más accesible a sus semejantes. En las siguientes páginas está nuestro personaje con su naturaleza humana y su imagen política. Este retrato del doctor Omar Yepes Alzate, hecho con afecto y admiración, recoge los sentimientos de todo un pueblo que lo respeta y admira por su permanente relación política, por más de 50 años, con la tierra de sus mayores y la suya, a la cual ha engrandecido con sus propias obras. Rubricamos este ensayo con las palabras textuales del homenajeado, mediante el siguiente reportaje: 136


Omar Yepes Alzate La política como arte

Invicto Doctor Omar Yepes Alzate, ¿cuánto tiempo estuvo en el Parlamento y qué es lo mejor de ser Congresista? “Estuve en el Congreso de la República de manera ininterrumpida, desde 1974 hasta el 2010, es decir, durante treinta y seis años. Cuatro como Representante a la Cámara y treinta y dos como Senador. Nunca me derrotaron. Y me retiré, a pesar de la solicitud de muchos de mis amigos de que no lo hiciera, para abrirle la posibilidad a mi hermano Arturo”. “Lo mejor de esta actividad es la oportunidad de servirle al país y a la región. Uno como Congresista legisla sobre todo. El Congreso es el camino obligado por el que tienen que pasar los gobiernos. Un gobierno democrático no puede operar sino a través de las leyes y el Congreso es el que las expide. Entonces se legisla sobre salud, educación, temas fiscales, minería, agricultura, ganadería, en fin, sobre absolutamente todo. Y allí se tiene la oportunidad de hacer aportes. Durante mi actividad parlamentaria presenté muchos proyectos, pero del que más me enorgullezco es el que defendimos con el Senador Renán Barco, sobre las transferencias a los municipios. De igual manera, como casi siempre hice parte de la Comisión Tercera del Senado, la de asuntos económicos, por allí pasaron todos los planes de Desarrollo del país y anualmente la ley del Presupuesto Nacional. No fui un parlamentario notorio, desde el punto de vista de los debates en Plenaria, pero sí actué con la responsabilidad, seriedad y dedicación que se requiere en la Comisión Tercera, donde fui ponente de innumerables leyes. Varias veces presidí la Comisión. Con los socios de La Coalición promovimos, durante todo el tiempo, los grandes y pequeños proyectos de la región”. 137


Carlos Arboleda González

¿Qué es lo más aburridor de ser parlamentario? “Sin lugar a dudas, soportar tantos discursos tediosos, sobre temas intrascendentes, pues los parlamentarios novatos tratan de figurar, para que los medios de comunicación los registren. Y lo segundo, algo que es doloroso, los ataques de los que se es víctima, pues la verdad es que el ejercicio de la política abre las puertas para muchos infundios y comentarios negativos que terminan quebrantando la reputación. Sin enemigos Es conocida la anécdota del político y general español, Ramón María Narváez (1800-1868). Cuando estaba moribundo y pidió un sacerdote para que lo confesara, al llegar éste le preguntó: “¿Su Excelencia está dispuesta a perdonar a todos sus enemigos?”. ”No tengo necesidad de perdonar a mis enemigos”, contestó Narváez, “los he mandado a fusilar a todos”. Senador Yepes, usted no es capaz de matar ni una mosca, pero ¿considera que tiene o ha tenido enemigos? “¿Enemigos?, que sepa, no. No faltan los malquerientes que se ganan por la actividad política y de eso dan cuenta los insultos, anónimos y demandas que se reciben y que los medios de comunicación propagan. Pero que pueda decir tengo enemistades marcadas por asuntos de mi actividad política, ninguna. Adversarios, como es natural, muchos. Y claro, a veces se alteran las relaciones. Pero enemigos, en el sentido exacto de la palabra, ninguno. Lo que sí tenemos, especialmente los políticos, son traidores. La mamá de un viejo amigo, Fredy Orozco, tenía una frase muy bien lograda: ‘A uno los que lo traicionan son los amigos’. Y como decía Aristides Royo, el expresidente panameño, que complementa su pregunta: ‘Uno se entiende mejor con un 138


Omar Yepes Alzate La política como arte

enemigo que con un traidor’”. “Además, Alzate decía que la política era el arte de defenderse de los amigos”, acota el doctor Yepes. Músico y cantante -Usted ha sido un gran aficionado a la música, al tango, al bolero. Incluso, quienes conocemos su talento para el canto, consideramos que allí usted también hubiera tenido futuro. ¿De dónde nació esa afición? “Mi gusto por la música nació desde cuando estuve interno en el Colegio de Nuestra Señora. Allí en los momentos libres nos colocaban música en un potente equipo de sonido. El género que mandaba la parada en ese tiempo, era el bolero. Los cantantes más conocidos eran Leo Marini y Hugo Romani. También se oían tangos. Incluso en estos descansos los compañeros les daban clases de baile a otros con la mayor naturalidad. Y se cantaba. Desde entonces me nació el gusto por la música y por el canto. Fui gran admirador de Leo Marini, quien tenía una voz, a la vez que varonil, muy romántica. Cada que venía a los radioteatros de Radio Manizales o de Transmisora Caldas, siempre iba a sus presentaciones”. “Cuando empecé a estudiar en Medellín, en 1957, alguna vez que pasé frente al Hotel Europa, situado en Junín con La Playa, donde está hoy el Edificio de Coltejer, vi a un señor muy parecido a Leo Marini. Empecé a detallarlo y efectivamente era él. Pues me entré al lobby del hotel, y como era mi ídolo, me puse a observarlo durante largo rato, como una media hora, embelesado y emocionado de ver tan cerca a un gigante del bolero. En cuanto al tango, le cuento, Carlos, que a mí no me gustaba. Incluso, cuando iba a Génova, en las 139


Carlos Arboleda González

cantinas y cafés colocaban mucho bolero y tango, pero yo detestaba este último ritmo. Hasta que de un momento a otro me empecé a aficionar por el tango y hoy en día, fuera del bolero, es la música que más escucho. Bueno, y mis amigos me dicen que yo canto bien. Por eso, algún día grabé dos casetes y cuando mejoró la tecnología mandé a imprimir tres CDs, que obsequié a mis amigos”. Dibujante ¿De dónde le viene esa capacidad que tiene para el dibujo? ¿Cuándo aprendió a dibujar? “Desde niño, casi que desde la escuela. En el colegio nos ponían a dibujar el cuerpo humano y hacía unas grandes láminas de la figura humana con tinta china, con sus huesos, sus músculos, casi que perfectos. Lamentablemente perdí esos cuadernos. Pinté, en el bachillerato y en la universidad, con diferentes técnicas: carboncillo, acrílicos, óleo, etc. Ahora me entretengo mucho pintando perfiles de personas que me encuentro cuando estoy por ahí, en el aeropuerto o en cualquier otro sitio. Cuando veo un rostro simpático, sin que el personaje se entere, me pongo a perfilarlo, tengo una buena colección de esos dibujos”. A propósito de estas siluetas, usted fue objeto de muchas de las caricaturas de Ari, cuando él estaba vinculado a La Patria, ¿recuerda algunas de ellas? “Claro, ya le conté la que sacó cuando le entregué a monseñor Pimiento el auxilio parlamentario para la reconstrucción de la torre de la catedral. Otra, cuando doña Pilar se le retiró a Rodrigo Marín y se vino para nuestro movimiento a hacer causa común. Ari publicó una parodia en La Patria, donde figuramos doña Pilar y yo, vestidos de 140


Omar Yepes Alzate La política como arte

trajes de novios, pues nos están casando, y Rodrigo Marín se alcanza a ver detrás de nosotros, sorprendido, diciendo: ‘Hasta que un puestico los separe’. Otra, cuando Misael Pastrana le decretó la oposición reflexiva a Virgilio Barco. Era la época en que todos los alcaldes deberían ser liberales, todavía no existía la elección popular. Por respeto, en aquellos pueblos muy conservadores, no nombraron alcaldes liberales. Entonces, aparezco mirando por una ventana, en la soledad del poder, a Luis Guillermo Giraldo y a Renán Barco, manejando a los alcaldes conservadores con unos cables de marioneta”. Lector y periodista Guillermo Botero, Guillermo Bullas, tenía un chiste cruel, relacionado con su biblioteca y su capacidad de lectura. De mi parte siempre que lo visito en su casa o en su finca, lo encuentro con un libro en la mano. ¿Qué obras le gusta leer? “Por las ocupaciones tan extenuantes de la política: las giras, la atención al público, el repicar del teléfono etc., esto lo distrae a uno de esa actividad de la lectura, que requiere concentración. Me gusta mucho la biografía novelada, la literatura política, la economía, la ciencia política. Me seducen, de manera especial, Stefan Zweig, sobre todo su Fouche, que releo de vez en cuando; lo mismo que Emil Ludwig, Constantin Virgil Gheorghiu, Milovan Djilas, Winston Churchill, Arthur Koestler, García Márquez, Hemingway, Vargas Llosa, John Steinbeck, Milan Kundera, Tolstoi, Dostoievski. En general me gusta leer de todo, incluso filosofía y teatro.Trato de mantenerme informado y actualizado. Ésta debe ser una de las principales cualidades de un político”. 141


Carlos Arboleda González

Se ha dicho que quien es un buen lector es un buen escritor. Una de sus actividades predilectas es el periodismo. Cuénteme de esa experiencia. “Esa ha sido otra de mis pasiones. Mi primera experiencia periodística la tuve en mis inicios en política, hacia 1963 ó 1964, cuando publiqué un periódico que llamé El Conservador. Lo publicábamos cada mes y en él defendíamos los postulados del Partido Conservador y las orientaciones del doctor Luis Granada Mejía. En el gobierno del Presidente López Michelsen, año 1974, como estaba en la oposición en el Departamento de Caldas, empecé a sacar unos volantes con el nombre de El Editorial, donde consignábamos las críticas al gobierno regional. Después lo convertí en semanario. Compramos una imprenta y creamos una sociedad con el apoyo de varios amigos, entre ellos Óscar González Salazar, Helí Galarza Jiménez, Hernando Arango Monedero, Bernardo Ocampo Trujillo y Samuel Ocampo Trujillo; cada cual hizo un aporte y funcionó como una empresa editorial por varios años. Se llamó Imprima. El periódico El Editorial era de tamaño tabloide. Nos dimos el lujo de tener de director al doctor Arturo Gómez Jaramillo, quien había desempeñado igual cargo en La Patria, gran escritor, hombre cultísimo, poeta, traductor y exsenador de la República. Hace pocos años fundé La Verdad, de tamaño universal y ocho páginas. Logramos sostenerlo durante cuatro años, con muy buena aceptación. Cualquier día, por alguna diferencia con la persona que figuraba como director, lo cancelamos”. Bebedor social A usted no le apetece el licor. Es raro en un político. ¿Cómo ha hecho para no tenerle afición al trago? 142


Omar Yepes Alzate La política como arte

“De muchacho me tomaba mis traguitos. Era, lo que se dice, un bebedor social. Cuando me vinculé de lleno a la actividad política, suspendí el trago. Me parece que un dirigente político no debe nunca dar el espectáculo de la bebida. Religión ¿Ha sido un hombre religioso? “Claro, el Partido Conservador de Colombia es una organización históricamente católica. Vengo de un hogar religioso. Mi madre era una gran rezandera, de misa y rosario diario. Además, no olvide que yo estudié todo mi bachillerato en un colegio regentado por sacerdotes, donde teníamos, también, misa y rosario diario. Pero no quiero decir que hoy en día sea un camandulero. Desafortunadamente el mundo contemporáneo se ha desacralizado y por eso existe una profunda crisis de valores, lo que ha llevado a un realineamiento de los mismos. Hoy lo espiritual no es lo importante, lo sagrado poco le importa a la juventud; los atrae es lo material, el goce, el dinero, las cosas superfluas”. La soledad ¿Existe la soledad del poder, de la que hablara nuestro Nobel, García Márquez, en El otoño del patriarca? Hay una especie de contradicción cuando se supone que el político vive rodeado de multitudes, sobre todo si es exitoso, ¿cómo ha sido su caso? ¿Es usted un solitario? “Sí. La creencia es que el político vive completamente acompañado y no hay tal. Uno tiene sus amigos, más políticos que sociales. Las amistades íntimas, son muy pocas. Personalmente tuve pocos grandes amigos, unos del 143


Carlos Arboleda González

colegio, otros de la universidad y, con más razón, del mundo político, público. En términos generales, se vive solo. La actividad política le roba a uno el tiempo, le invade los espacios, a toda hora. Día y noche la gente busca para que se le solucione todo tipo de problemas. No es raro recibir llamadas a las dos o tres de la madrugada de personas que tienen un problema de salud, para que se les ayude a transportar un enfermo o para que se les reciba en cualquier centro hospitalario. No falta el borrachito detenido que al amanecer lo llama a uno para que interceda por él. A toda hora se está invadido, hasta al aeropuerto caen. Si se llega de Bogotá nos esperan. Lo mismo en la puerta del apartamento o de la casa. Por tal motivo uno, en muchas oportunidades, quiere estar solo. Creo que a eso se debe la mal llamada soledad del poder. Claro que cuando se tiene familia hay compañía”. Películas de vaqueros Durante cinco años estudié interno en el Colegio de Jesús, de Santa Rosa de Cabal, dirigido por los Hermanos Maristas. Uno de nuestros máximos placeres era la ida a cine, los domingos, con mis compañeros, al único teatro que tenía este pueblo, el San Eugenio. ¿Le gusta el cine? “Me encanta. Para fortuna, en mi época de estudiante en el Colegio de Nuestra Señora, en Manizales había muy buenos teatros: el Olympia, el Juan Manuel, el Avenida, el Teatro Caldas y el Teatro Manizales. Daban cine desde las once la mañana; había social doble a partir de las tres de la tarde. Nosotros íbamos a dichos teatros. Desde entonces conservo esa afición, especialmente las películas de acción, como las de vaqueros. Recuerde, Carlos, que Antonio Panesso Robledo, el famoso Pangloss, gran intelectual y 144


Omar Yepes Alzate La política como arte

extraordinario periodista, recientemente fallecido, en mayo de 2012, decía que las mejores películas para relajarse, para verdaderamente descansar, eran las de vaqueros. Hoy en día las percibe uno de un modo distinto a como las veíamos cuando éramos jóvenes. El guapo de la película se convertía en nuestro ídolo. He comprado, últimamente, muchas películas de esas que vi en mi juventud y la meta es poderme sentar, con la tranquilidad del caso, a volver a verlas y disfrutarlas. De igual manera, me entretenía la literatura de ese corte, eran unos pequeños libros que se conseguían a bajo costo. Por ejemplo, los libros de Marcial Lafuente Estefanía, relacionados con el oeste norteamericano, los leíamos de corrido. Ahora los han vuelto a reeditar y he comprado varios de ellos para ver si aún, a estas alturas de mi vida, me alegran ratos. Cualidades del político: honestidad y servicio El término política lo utilizaron en Atenas, desde el siglo V antes de Cristo, a partir de una obra del filósofo Aristóteles, llamada, precisamente, Política. Él especifica al hombre como un animal político. ¿Cómo define usted la política? “De las definiciones clásicas de política la que más me gusta es la de Confucio, quien consideraba que sólo un hombre virtuoso puede tener autoridad. Él relacionaba la política con la ética. Muy diferente a Nicolás Maquiavelo, para quien la ética no era importante; sostenía que el fin justificaba los medios. Esto quiere decir que se puede asumir el poder a través de toda clase de trampas y subterfugios”. “La política para mí no es otra cosa que una actividad al servicio de la humanidad. El político tiene que estar completamente informado de cuanto acontece en el seno de 145


Carlos Arboleda González

la sociedad y buscar soluciones para cantidad de necesidades insatisfechas. El político debe tratar de aproximar el Estado con soluciones a los problemas de la sociedad, las familias y las personas. El gran logro, la gran satisfacción, la razón de ser del político, es poder servir. Si se es limpio, servidor, atento y se esmera por la gente, le cumple los compromisos, realiza gestiones, desarrolla obras de interés colectivo, genera empleo, se desempeña en el Parlamento, en la Asamblea o en el Concejo con eficiencia y responsabilidad, con dedicación y entrega, da las batallas cuando hay que darlas, pues tenga la seguridad que se mantendrá vigencia. Creo, sin jactancia, que éste ha sido el éxito para la permanencia de nuestro sector político en Caldas”. Democracia ¿Qué entiende usted por democracia? “Recordemos que este término viene del griego, acuñado igualmente, como la palabra política, en la Atenas del siglo V a. C. Demos quiere decir pueblo y cratos puede traducirse como poder. Es decir, democracia es el poder o el gobierno del pueblo. Para mí es el sistema político menos imperfecto de todos los que existen. Es el que tiene más aceptación, desde los griegos, quienes fueron sus inventores. Un sistema regulado por las leyes, con tres poderes independientes y claramente establecidos, para controlar la conducta del individuo de acuerdo con las normas y destinar, equitativamente, los servicios del Estado en beneficio del ciudadano. La democracia debe estar ligada, de manera fundamental, con la libertad del ser humano, para poder opinar y decir cuanto se quiera sobre el gobierno, dentro de ciertos parámetros de respeto y consideración. En síntesis: predominio del pueblo en el gobierno de un Estado”. 146


Omar Yepes Alzate La política como arte

Las bienaventuranzas del político Usted ha tenido vigencia durante 50 años. Si retirado del Congreso de la República mantiene autoridad y mando, es porque sabe muy bien las cualidades que debe tener un buen político. ¿Cuáles son esas cualidades? “Básicamente diría, son dos; la primera, preocupación por la suerte ajena, del prójimo y por sus problemas sociales. La segunda, credibilidad y buena reputación. Si uno tiene buena reputación es motivo de respeto y consideración de parte del ciudadano del común. Y si se tiene credibilidad, habrá confianza. Estos son los atributos que debe tener quien se dedique a la dura profesión de la política”. El doctor Omar al terminar la respuesta anterior, se levantó de la silla, donde ha estado respondiendo esta entrevista, pasó a su estudio, contiguo al cuarto principal de su apartamento y, después de varios minutos, regresó con un recorte en su manos, totalmente subrayado con tinta azul y, en voz alta, me leyó Las Bienaventuranzas del político, de François-Xavier Nguyên Van Thuân (1928-2002), el célebre religioso vietnamita, obispo de Saigón, arrestado por el gobierno comunista de su país durante nueve años, posteriormente nombrado cardenal y presidente del Concejo Pontificio de Justicia y Paz, en Roma, donde murió. Debido a la actualidad del texto y a las enseñanzas que representan para la clase política colombiana, lo transcribo textualmente: 1. “Bienaventurado el político que tiene un elevado conocimiento y una profunda conciencia de su papel. 147


Carlos Arboleda González

El Concilio Vaticano II definió la política “arte noble y difícil”. A más de treinta años de distancia y en pleno fenómeno de globalización, tal afirmación encuentra confirmación al considerar que, a la debilidad y a la fragilidad de los mecanismos económicos de dimensiones planetarias se puede responder sólo con la fuerza de la política, esto es, con una arquitectura política global que sea fuerte y esté fundada en valores globalmente compartidos. 2. Bienaventurado el político cuya persona refleja la credibilidad. En nuestros días, los escándalos en el mundo de la política, ligados sobre todo al elevado costo de las elecciones, se multiplican haciendo perder credibilidad a sus protagonistas. Para volcar esta situación, es necesaria una respuesta fuerte, una respuesta que implique reforma y purificación a fin de rehabilitar la figura del político. 3. Bienaventurado el político que trabaja por el bien común y no por su propio interés. Para vivir esta bienaventuranza, que el político mire su conciencia y se pregunte: ¿estoy trabajando para el pueblo o para mí? ¿Estoy trabajando por la patria, por la cultura? ¿Estoy trabajando para honrar la moralidad? ¿Estoy trabajando por la humanidad? 4. Bienaventurado el político que se mantiene fielmente coherente. Con una coherencia constante entre su fe y su vida de persona comprometida en política; con una coherencia firme entre sus palabras y sus acciones; con una coherencia que honra y respeta las promesas electorales. 148


Omar Yepes Alzate La política como arte

5. Bienaventurado el político que realiza la unidad y, haciendo a Jesús punto de apoyo de aquélla, la defiende. Ello, porque la división es autodestrucción. Se dice en Francia: “los católicos franceses jamás se han puesto en pie a la vez, más que en el momento del Evangelio”. ¡Me parece que este refrán se puede aplicar también a los católicos de otros países! 6. Bienaventurado el político que está comprometido en la realización de un cambio radical. Y lo hace luchando contra la perversión intelectual; lo hace sin llamar bueno a lo que es malo; no relega la religión a lo privado; establece las prioridades de sus elecciones basándose en su fe; tiene una charta magna: el Evangelio. 7. Bienaventurado el político que sabe escuchar. Y que sabe escuchar al pueblo, antes, durante y después de las elecciones; que sabe escuchar la propia conciencia; que sabe escuchar a Dios en la oración. Su actividad brindará certeza, seguridad y eficacia. 8. Bienaventurado el político que no tiene miedo. Que no tiene miedo, ante todo, de la verdad: “¡la verdad –dice Juan Pablo II—no necesita de votos!”. Es de sí mismo, más bien, de quien deberá tener miedo. El vigésimo presidente de los Estados Unidos, James Garfield, solía decir: “Garfield tiene miedo de Garfield”. “Que no tema, el político, los medios de comunicación. ¡En el momento del juicio él tendrá que responder a Dios, no a los medios!”. 149


Carlos Arboleda González

Doctor Omar -le digo emocionado- realmente, estas bienaventuranzas son extraordinarias. Allí están compendiados los principales atributos que debería tener un buen político. Lástima que hoy en día la moral riña con el comportamiento de la mayoría de personas que se dedican a esta profesión, pues, para alcanzar el fin, recurren a todos los medios posibles para logarlo, como decía Maquiavelo. “Así es, Carlos”, me respondió. Urbano y rural Usted nació, como vimos, en el campo. Allí, desde pequeño, aprendió a cultivar la tierra, especialmente el café. ¿Se considera más campesino que citadino? “Tengo porcentualmente parte de ambos. No dejo de amañarme más en el campo. Mi padre siempre tuvo fincas. Primero La Mina, en el municipio de Pijao, donde nací. Luego, adquirimos una gran finca en Génova, de una considerable extensión. Al morir mi padre me tocó asumir la administración de ella, luego, por mis ocupaciones políticas, siguió al frente de ella mi hermano Jesús María. Finalmente, vendimos esa propiedad. La verdad, a mí nunca me han faltado fincas cafeteras. Hoy tengo una, más bien pequeña, en la salida para Neira, Balmoral, que toda la vida fue del doctor Marco Giraldo Sanín, y que yo les compré a sus herederos tras su muerte; y la de Chinchiná, La Colina, donde paso, generalmente, los fines de semana. De todas formas, permanentemente las visito y vivo muy pendiente de su administración. Además, Carlos, el campo nos da tranquilidad, paz, calma, y lo que se le invierte nos lo devuelve con creces”. 150


Omar Yepes Alzate La política como arte

Gobernador de Caldas ¿No le agradaría ser Gobernador de Caldas, para coronar su actividad política? “Nunca me llamaron la atención los cargos administrativos, con excepción en mis inicios, cuando fui secretario de la Gobernación de Caldas y de la Alcaldía de Manizales. Me gustó siempre la vida parlamentaria. En la época del Presidente Misael Pastrana Borrero, me tantearon a ver si quería ser ministro, pero no me llamó la atención esa actividad, ni demostré interés por ello. En el gobierno del doctor Belisario Betancur, a instancias del doctor Pastrana Borrero, y por intermedio del Secretario General del Partido, Hernando Barjuch, me preguntaron si me interesaba la Embajada de Colombia en Alemania, pero por estar en ese momento enfrentando unas investigaciones de las tantas que me han hecho, no quise irme, para dar la cara de manera directa. Además, no me veía fuera del país, lejos de la familia y de los amigos”. Un día normal, hoy Retirado del Congreso de la República, ¿cómo es ahora un día normal? “Tengo muchos compromisos. Estoy prácticamente en el mismo ajetreo político, con la diferencia que ahora no cumplo con horarios, ni estoy en Bogotá en múltiples reuniones. Permanezco más tiempo en Manizales y atiendo a la gente personalmente, tanto de la ciudad como de los municipios, de manera similar a los compromisos de cuando era congresista. Las posibilidades de servir se limitan, pues al congresista lo atienden mejor que al dirigente político que 151


Carlos Arboleda González

no tiene curul. Tengo interés en retirarme lentamente de esta actividad y cederle estas obligaciones a mi hermano Arturo para que asuma un rol más amplio y de mayor compromiso. Ahora tengo más tiempo para dedicarle a mi familia, para leer, oír música, ver esas viejas películas de las que le hablé, y visitar con más frecuencia el campo”. El Partido Conservador y su vocación de poder Usted ha sido uno de los pocos jefes que insiste en la necesidad de recuperar la vocación de poder del Partido Conservador. Pero su voz ¿parece solitaria? “Creo que un Partido no se justifica si no ambiciona el poder. Esa es la razón fundamental de la política, llegar al poder para imponer principios, programas, solucionar los problemas sociales que aquejan a las regiones. Un Partido histórico como el conservatismo no debe nunca ausentarse de la posibilidad de alcanzar el poder real, que se obtiene directamente desde la presidencia. El Presidente de la República es fundamental para desarrollar los postulados de un Partido. El Partido hace mal cuando se margina de esta posibilidad de participar en los debates presidenciales, pues allí es donde uno puede dar a conocer sus principios y programas que hará valer cuando alcance el poder para beneficio de la sociedad. No hay un escenario mejor que ese para que un partido se haga visible. Si no hacemos esto seremos un Partido conformista, un Partido que ante la falta de dirigentes de arraigo nacional, pasa a ser dependiente de concepciones de Estado surgidas de otros partidos. Y termina tras favores y prebendas menores, de las que necesitan las regiones”. 152


Omar Yepes Alzate La política como arte

La muerte Doctor Omar Yepes Alzate: Hace poco, Philip Roth, el gran escritor norteamericano, ganador del Premio Príncipe de Asturias 2012, casi que como antesala del Premio Nobel de Literatura, en una crónica escrita por el poeta y gestor cultural Federico DíazGranados, publicada en El Tiempo el 9 de junio del año 2012, está la respuesta que le dio a un joven periodista, cuando éste le preguntó: “¿Tiene miedo de morir?”. Y Roth le contestó: “La muerte la descubres cuando eres niño, pero no la comprendes. Solía asustarme mucho, sobre todo cuando me acostaba en la noche. Pero cuando llega la luz, el día … Con luz no puedes morir. Pero ahora la entiendo porque mis amigos han muerto y no hay nada que te convenza más de la muerte que la muerte de tus amigos. Conforme vas a sus funerales, te haces a la idea”. ¿Usted le teme a la muerte? “Pues, obvio, finalizar la existencia no es bueno. Uno quisiera vivir largo tiempo, siempre y cuando haya autosuficiencia y la vida sea útil. No quisiera morir, aunque sé que algún día será. Es algo inevitable. Espero, según rezan los versos del poeta, me llegue tarde. De todas formas, la espero con tranquilidad, sin desespero, sin pensar mucho en ella. Como decía Camilo Durán, el periodista bogotano recientemente fallecido: “No debemos preocuparnos por la muerte, pues nunca la hemos experimentado”. La felicidad Hablemos del concepto de felicidad. Dicen que el ser humano desde cuando tuvo uso de razón, anda en búsqueda de la felicidad, concepto que evoluciona, como es lógico, con los tiempos. En la Edad Media, tan marcada por el sentimiento religioso, muchos ingresaban a un convento porque allí, alabando a Dios, eran felices, como lo hacen hoy, en menor escala, algunas personas. En este 153


Carlos Arboleda González

mundo contemporáneo unos alcanzan en el dinero su felicidad, otros en el amor, en el hogar, en el trabajo, en la guerra, en la música, en los hobbys. ¿Qué es para usted la felicidad? ¿Ha sido usted un hombre feliz? “Esta pregunta me recuerda una respuesta que dio alguna vez Guillermo Bullas cuando le formularon la misma inquietud. Él sostenía que la felicidad consistía en vivir contento con lo que uno tenía. Es más o menos lo afirmado por el escritor ruso León Tolstoi, al hablar del mismo concepto: “Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo”. Yo agregaría: Es vivir contento con lo que uno es. Pero distingamos, existe una gran diferencia entre alegría y felicidad, la primera es pasajera, mientras la segunda, tiene mayor permanencia. Me gusta mucho el concepto de felicidad de los orientales, ellos la definen como un estado de armonía interior que se manifiesta en un sentimiento de bienestar que perdura en el tiempo, es decir, no es algo pasajero, como la vemos aquí en el mundo Occidental”. “Mire, Carlos, desde hace muchos años tengo la costumbre de guardar frases que encuentro en mis lecturas. Sobre este tema guardo algunas maravillosas. Permítame”. Va al cuarto contiguo donde estamos. A los pocos minutos regresa con un montón de recortes de prensa, cuidadosamente ordenados, y empieza a leerlos y me dice: “Esta de Thomas Chalmers (1780-1847), ministro presbiteriano, teólogo y escritor escocés es muy buena: ‘La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar’. Otra, de Jean Paul Sartre (1905-1980), el filósofo francés, también está excelente: ‘Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino 154


Omar Yepes Alzate La política como arte

querer lo que uno hace’. Para no cansarlo, con tantas frases, aquí le tengo otra estupenda, del escritor norteamericano Henry Van Dyke (1852-1923): ‘La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de los que somos’. Creo -me dice- esta última es la mejor”. Con una gran sonrisa que le iluminó su rostro, seguramente por la alegría de mostrarme su colección de frases sobre la felicidad, coloca en una mesa los recortes, ordenados nuevamente de manera perfecta. Sobre la segunda parte de la pregunta, ¿Ha sido un hombre feliz?, respondió: “Muy feliz. De acuerdo a todos estos conceptos de los que hemos hablado, tengo que decirle que he sido completamente feliz, por muy largos períodos de tiempo, pues la felicidad no nos acompaña siempre. Hay unos versos de Epifanio Mejía, el poeta autor de la letra del himno de Antioquia, que me aprendí de memoria y que me sirven, en este momento, para responderle a su pregunta. Dicen: He tenido horas tristes y placenteras horas, por eso mis versos son crespúsculos y auroras. Mi vida, por fortuna, ha tenido más horas felices, más auroras”. ¡Qué hermosos versos! Y eso que este poeta murió en un manicomio en Medellín, le comento. “Pero volviendo al tema, Carlos, le quiero decir que tengo por qué sentirme feliz; por fortuna, todo cuanto me he propuesto en la vida lo he alcanzado. Hoy gozo de buena salud, tengo un hogar maravilloso, unos hijos extraordinarios, una situación económica, gracias a Dios, definida. En mi proyecto de vida, la política tuvo y tiene 155


Carlos Arboleda González

grandes realizaciones. La política me ha dado más momentos de felicidad que de desgracia, más de alegría que de tristeza, pues los resultados electorales y los reclamos sociales, casi siempre, en todo mi recorrido, fueron positivos. Entonces, la balanza de mi vida, de mi obra, de mis pasos, tengo que reconocerlo, es, para mí, ampliamente favorable, con abundantes estados de felicidad. Interiormente mantengo un estado, casi que permanente, de armonía”. Condecoraciones recibidas En su largo recorrido, doctor Omar, ha sido condecorado muchas veces, ¿cuántas medallas tiene? “En el Departamento de Caldas me dieron la Orden Alejandro Gutiérrez; la de la Asamblea, la del Concejo de Manizales, y casi todos los municipios me han otorgado sus escudos. Y tengo las dos grandes condecoraciones del Congreso, una de la Cámara de Representantes y otra del Senado, la Orden de la Democracia, como se llama, ésta me la otorgaron cuando cumplí los primeros treinta años de parlamentario y luego la de treinta y seis años de ejercicio como congresista. Todas ellas muy significativas y las llevo con mucho orgullo”. Los hijos La sal o la pimienta de la vida son los hijos. Son nuestra palpable herencia. Uno prácticamente lucha por ellos y son de las pocas cosas que justifican, con creces, nuestro duro tránsito por la vida. Hábleme de sus hijos. “Como todo padre de familia, amo profundamente a mis hijos, a los cuatro: Marcela, María José, Daniel y Mariana. 156


Omar Yepes Alzate La política como arte

Soy excesivamente protector de ellos. Creo que, inclusive, les invado sus espacios vitales. Es un sentimiento que me persigue, estar muy pendiente de ellos y procurar que nada les falte, que les vaya bien y que cuando yo me vaya de este mundo estén bien preparados para afrontar, ya sin mi compañía, el duro camino de la vida y sus propias responsabilidades. He procurado siempre estar muy pendiente de toda mi familia, de mi madre, cuando ella vivía, de mis hermanos”. ¿En pocas palabras, cómo los describe a cada uno de ellos? “Marcela: muy inteligente y activa. Excelente funcionaria. María José: sensible, noble, creativa, con un profundo amor por los animales, un poco tímida. Daniel: con gran sentido del humor, muy dedicado a la familia, laborioso, excelente facilidad para la creatividad y el diseño. Mariana: apenas en formación, muy femenina, delicada, amiguera pero sin distraerse de sus compromisos familiares. Sucesión política Doctor Omar, usted es el jefe indiscutible del yepismo, ¿por qué resolvió heredarle este movimiento a su hermano Arturo? “Arturo ha sido un fanático de la política, desde su niñez. Recuerdo que mucho antes de cumplir su mayoría de edad estaba en esta función, acompañando especialmente a mi madre a los sectores populares de Manizales. Ha sido un hombre estudioso, conoce a la perfección el funcionamiento del Estado, los problemas de cada uno de los municipios de Caldas, de la región y del país. Fue Concejal de Manizales por varios períodos, Diputado, estuvo en el Congreso en una oportunidad y la verdad es que desempeñó un papel notable 157


en un medio donde no es fácil destacarse, porque allí concurren las mentes más lúcidas del mundo político de Colombia. Creo que lo obvio, si este ejercicio nos ha seducido toda la vida, desde mi padre, lo lógico es que haya continuidad ideológica en dicho compromiso. Y una persona excelentemente formada y tan bien equipada como Arturo, considero es la indicada para continuar con este frente que atendimos durante tantísimos tiempo, en mi caso cincuenta años, y antes por mi padre. Mi papá hizo política y eso le costó la vida. Personalmente es mi empeño que él continúe en esta brega, lo mismo que mi hermano Jorge Hernán, a quien también le encanta esta actividad”.

158


DÉCIMA NOTICIA Un testimonio necesario

“Yo poseo el sentimiento de la amistad y de la gratitud. La ingratitud es el crimen más grande que pueden los hombres atreverse a cometer”. Simón Bolívar


¿Quién leerá este libro? Sin duda alguna el doctor Omar Yepes Alzate, su familia, sus amigos y sus contradictores, porque todos, inclusive él mismo, desearárepasar su vida a partir de la óptica de un escritor. También los interesados en la historia política de Colombia y del Gran Caldas. Así este texto no sea una minuciosa biografía,es importante que las gentes conozcan el itinerario vital de un personaje sobresaliente, como nos ha sucedido con muchas vidas ilustres. No es éste un libro de recomendaciones políticas para las futuras generaciones, ni de descargos, ni de justificaciones. Es un testimonio literario de la presencia de un hombre público, de un ser humano que ha sido protagonista en la vida del Departamento de Caldas y de Colombia por cincuenta años. Escribir sobre una persona es realizar su retrato, porque los libros y las obras de arte son las imágenes del mundo, del ser humano y de la sociedad. Una de las tareas de la literatura es contar la vida de las personas. En estas páginas está el periplo fundamental del político Omar Yepes Alzate. Aquí está plasmado el hombre, protagonista de nuestro tiempo, con la cronología de sus actuaciones realizadas en una forma limpia y transparente. Él es el peregrino que ha logrado cumplir sus aspiraciones y alcanzar la mayor elevación de sus ideales. Esta es su hoja de vida al servicio de sus semejantes. Por mi relación de amistad con el doctor Yepes Alzate puedo dar fe de sus actuaciones. Con mi reconocimiento, admiración y respeto las consigno en este libro, desde la primera hasta la última página. Él se verá a sí mismo como un hombre íntegro, a través de la literatura y de la historia, que ya lo han consagrado. No se define la vida de un hombre como una ciencia, ni tampoco se conjugan sus acciones para poner punto final a su historia. Este escrito presenta su vida meritoria y es un documento testimonial sin la intención de definirlo. 161


La verdad de la historia es “la conformidad de lo que se siente o se piensa”. Siendo hijos de las ideas, también somos dueños de nuestros actos, sin alcanzar a dominar sus consecuencias. La vida es un libro abierto. Por sus páginas discurre el recorrido esencial de las personas, capítulo a capítulo, consignado en los folios del recuerdo. La biografía está ligada esencialmente al tiempo. En estos apuntes sobre el devenir del doctor Omar Yepes Alzate, lo más destacado de su rica personalidad es su capacidad de servicio. Cada existencia es única, memorable, y la del amigo y político doctor Omar Yepes Alzate es la imagen de uno de los más grandes protagonistas de la política regional del Departamento de Caldas, en toda su historia.

162


COLOFÓN Hace poco, en un desayuno familiar, el joven Andrés González Sierra, hijo de Julio César y Liliana, cuando, coincidencialmente, se tocó el nombre del doctor Omar Yepes Alzate, a quien sus padres definían como un hábil político, Andrés, sin ningún conocimiento directo de la actividad partidista, dijo estas luminosas palabras: “El doctor Omar Yepes, además de la habilidad que ustedes le señalan, es un genio, un sabio, pues sólo una persona como él, ya retirado del Senado de la República, donde representaba el poder, es capaz de mantenerlo en forma real en Caldas, por encima de quienes hoy lucen una curul de Senador”. Está en lo cierto. El caso del doctor Omar Yepes es sui generis en Colombia. Su dominio político no reside en su investidura sino en su trayectoria. Trayectoria que construyó, de manera sólida y firme, a base de confianza. Por eso los caldenses tienen fe en él. En la película de renombre mundial, Furia de Titanes 2, dirigida por Jonathan Liebesman, sobre los dioses griegos, Perseo, el semidiós, rescata a su padre Zeus, derrota a los Titanes y salva a la humanidad de una inminente destrucción en manos de Cronos. Finalmente, Zeus muere, como lo han hecho los demás dioses del Olimpo: debilitados por la falta de culto de los humanos. Hades, hermano de Zeus, al final, solo y triste, le dice a Perseo, el protagonista y héroe: “Todo mi poder se acabó. Quién sabe. Tal vez sea más fuerte sin él”. Frase aplicable, íntegramente, al doctor Omar Yepes Alzate. Su poder finiquitó, teóricamente, en el año 2010, cuando dejó de manera voluntaria su curul de Senador. Pero dos años después los hechos demostraron que su fuerza electoral es suficiente para seguir al frente de los destinos políticos y administrativos de Caldas. Los patriarcas, en el antiguo testamento, fueron los personajes que por su edad y sabiduría, ejercían alguna autoridad en sus 163


Carlos Arboleda González

respectivas comunidades. El doctor Yepes Alzate, metafóricamente, es el único patriarca de los políticos que en los ciento siete años de existencia del Departamento de Caldas no sólo merece este título sino que, a diferencia del patriarca de Gabriel García Márquez, aún no le ha llegado el otoño y por eso sigue activo en los asuntos públicos. Robert Greene, el famoso y leído autor del libro 48 leyes del poder, en otro de sus éxitos, Las 33 estrategias de la guerra, en el capítulo que lleva por título: Aprende a terminar las cosas, anotó: “En el mundo hay tres tipos de personas: Primero, los soñadores y habladores, quienes empiezan sus proyectos llenos de entusiasmo, pero pronto sus energías se agotan. Segundo, quienes cumplen felizmente sus sueños, alcanzan todo lo que se proponen, pero cuando cruzan la línea de sus metas lo hacen con menos entusiasmo y energía que con la que empezaron. Por lo tanto, parece que lo hacen con cierto tipo de insatisfacción. El tercer grupo consta de quienes comprenden la ley primaria del poder y la estrategia: el final de algo –un proyecto, una campaña, una conversación- posee extraordinaria importancia para los individuos. Resuena en su mente. … Conociendo la importancia y la resonancia emocional de la conclusión de cualquier cosa, las personas de este tercer grupo entienden que la cuestión no es nada más que terminar lo que comienzan, sino terminarlo bien: con energía, mente clara y un ojo en los efectos, la forma en que el hecho perdurará en la memoria de la gente. Estas personas empiezan invariablemente con un plan claro. Cuando ocurren reveses, como es inevitable que suceda, son capaces de mantener la calma y pensar de modo racional. Planean no sólo el final, sino también lo que conviene después, las consecuencias. Éstos son quienes crean las cosas que permanecen: una paz significativa, una obra de arte memorable, una larga y fructífera trayectoria1”. De forma categórica, afirmamos que el doctor Omar Yepes Alzate pertenece a este privilegiado tercer grupo de personas. Con 164


Omar Yepes Alzate La política como arte

paciencia, sin bajar la guardia, supera obstáculos, extiende la red de amigos, fija posiciones claras, realiza obras en todos los pueblos de Caldas, trabaja sin descanso hasta en épocas no electorales, estimula a sus copartidarios y los ayuda para que lleguen a cargos de importancia, tanto a nivel municipal, departamental y nacional, dialoga de manera atenta y sencilla con quienes lo buscan, visita permanentemente la provincia, contesta las llamadas que le hacen, en fin, vive siempre en función de la política; mantiene aún intacto su poder regional, pese a no tener ahora, por voluntad propia, su curul de Senador. Es tan sólido el recorrido que ha hecho y es tan clara la huella que ha dejado en el mundo político que, con seguridad, por mucho más tiempo, el yepismo es y será una fuerza definitiva y decisoria en la política comarcana. Por eso, en la memoria colectiva de las gentes, especialmente de Caldas, el nombre del doctor Omar Yepes perdurará, en letras de oro, por muchos años más. Así como el sol, al ocultarse en el horizonte, deja una estela de brillante resplandor, de manera similar ocurre con la vida política y humana del doctor Omar Yepes Alzate. Ha sido tan célebre su historia, tan admirable su trasegar, tan decorosa su lucha, que aún sus destellos iluminan el cielo, ahora deslucido y opaco, de la actividad política regional. Muchísimos añoran su retorno, mientras sus familiares y amigos nos honramos con los rayos benefactores y fecundos de su generosa y gratificante amistad.

1

Greene, Robert. Las 33 estrategias de la guerra, Ciudad de México, Editorial Océano, 1ª. Edición, 2011, p. 138-139.

165


UNDÉCIMA NOTICIA Imágenes

“Una fotografía no es una pintura, un poema, una sinfonía, una danza. No es justamente un cuadro bonito. Es o debe ser un documento significativo, una declaración penetrante (…). La fotografía sólo puede representar el presente. Una vez fotografiado, la fotografía se convierte en pasado. Berenice Abbott

“La fotografía es, antes que nada, una manera de mirar. No es la mirada misma”. Susan Sontag


Queremos, finalmente, presentar una galería de imágenes, de fotografías, tanto familiares como políticas y artísticas del Senador Omar Yepes Alzate, que capturaron momentos importantes en diferentes ámbitos de su trasunto vital. Aquí aparece nuestro biografiado con sus seres queridos más cercanos, su familia, sus hijos, su esposa, sus amigos. De igual manera, a su lado vemos a la más alta dirigencia conservadora del país, pues aparece conversando con el expresidente José María Aznar, cuando el Senador, en su calidad de Presidente del Directorio Nacional Conservador, asistió a un evento político de carácter mundial.

169


Don Floro Yepes

Do単a Elvia Alzate

171


Do単a Elvia, don Floro y algunos de sus hijos

Con Do単a Elvia, Arturo Yepes, Stella Villa y Mariana Yepes Villa

172


Con sus hermanos

Con Stella Villa, su esposa

173


Acuarela de su hija Marcela Yepes

Acuarela de su hija María José Yepes

174


Acuarela de su hijo Daniel Yepes

Acuarela de su madre, do単a Elvia

175


Con su hijo, Daniel Yepes Giraldo

Con Doña Elvia y Álvaro Gómez Hurtado

176


Con Humberto Arango Escobar y Ricardo Zapata Arias

Con Rodrigo Lloreda

177


Con Misael Pastrana, Belisario Betancur y Álvaro Gómez Hurtado, ademàs de Guillermo Ocampo y Luz Marina Zuluaga.

Con Belisario Betancur, Misael Pastraña y Fernando Londoño Londoño

178


En primera fila Belisario Betancur, Omar Yepes y Heliana Giraldo Hurtado

En Anserma, con Fernando Londo単o Londo単o y Mariano Ospina

179


Luis Guillermo Giraldo, Omar Yepes, Fabio Trujillo Agudelo y Rodrigo MarĂ­n Bernal

Con AndrĂŠs Pastrana Arango en el Taj Mahal

180


Con Guillermo Botero G贸mez

J. Emilio Valderrama

181


Saliendo del Capitolio Nacional de los EE.UU.

Con AndrĂŠs Pastrana Arango y doĂąa Pilar Villegas

182


Con AndrĂŠs Pastrana Arango y Luis Guillermo Giraldo Hurtado

Con Juan Camilo Restrepo

183


Con José María Aznar, expresidente español

Con Víctor Renán Barco López 184


Con el bolerista argentino Hugo Romani

Con Carlos Arboleda Gonzรกlez, autor de esta obra.

185


Con Fernando y Nilvio, Los Hermanos Uribe

Caricatura de Ari, con Monse単or Pimiento

186


Caricatura de Ari, con doña Pilar

Caricatura de Ari con Luis Guillermo y Renán Barco

187


Este libro se termin贸 de imprimir en Fusi贸n Comunicaci贸n Gr谩fica Noviembre de 2012


9 789584 613592


Omar Yepes la política como arte