Page 1

N煤mero26octubre2007

edici贸nespecial laescriturahechaencasa2007

niversalia U revistadeldecanatodeestudiosgenerales delauniversidadsim贸nbol铆var UNIVERSALIA


contenido

Universalia 26 octubre 2007 CONCURSO DE POESÍA IRASET PÁEZ URDANETA

Esperándote Lorena Zuliani POEMA Valentina Urrutia Poemario DESAMOR Jimmy Terán Tic Tac Toe Miguel Rocha

05 06 07 10

CONCURSO DE CUENTOS JOSÉ SANTOS URRIOLA

MEDIALUNAS Marco Méndez Sueño de una noche de enero Manuel Nazoa Ojos culpables Jimmy Terán

11 15 17

CONCURSO ANUAL SEGUNDO SERRANO PONCELA

Un crimen «dormido» de Agatha Christie La memoria como sustento del razonamiento deductivo en la novela policíaca Isis Ledezma Yánez La religión cristiana y Hogwarts dos puntos de vista, un sólo fin Guillermo A. Kalen

25

Convivir en la USB Daniuska González

39

man ray

40

Universidad Simón Bolívar

rector

Benjamín Scharifker |

vicerrectora académico

Aura López |

vicerrector administrativo

José Ferrer |

secretario

29

Alejandro Teruel |

Decanato de Estudios Generales decana Lourdes Sifontes Greco | coordinadoras de los estudios generales del ciclo profesional prof. Otilia Rosas, Daniuska González | coordinadoras del ciclo básico prof. Ingrid Salomón, prof. Zaira Reverón | asistente al decanato Ingrid Salazar Romero | personal de secretaría Arcelia Sánchez, Neyda Alcalá | edificio Mecánica y Materiales · primer piso · oficinas 110-114 · Valle de Sartenejas · apartado postal 89000 | teléfono 906 3912 | fax 906 3927 | universalia@usb.ve | www.universalia.usb.ve | universalia Revista de Estudios Generales año 11 nº 26 | depósito legal pp 199002CS968 | issn 1317-5343 | edición 4.000 ejemplares | directora Lourdes Sifontes Greco |

coordinadora editorial Ingrid Salazar Romero | diseño Daniel Saint-Aubyn | webmaster universalia digital José De Freitas | ilustraciones Man Ray | impresión Dirección de Servicios USB | circula

gratuitamente

entre

los

estudiantes

del

ciclo

básico

y

de

estudios

generales

del

ciclo

profesional

como

un

instrumento

de

apoyo

a

su

UNIVERSALIA formación general


EDITORIAL

Posiblemente la referencia más obvia a la denominación 007 sea el reconocido código del agente James Bond, personaje que desde su aparición por virtud de la pluma de Ian Fleming a mediados del siglo veinte ha recorrido libros de otros novelistas, comics, juegos de video, atracciones en parques temáticos y largometrajes con rostros tan diversos como los de Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Thimoty Dalton, Pierce Brosnan y el actual Daniel Craig. Un universo de intriga, espionaje y glamour que la simple referencia «cero cero siete» evoca para generaciones.

Sin embargo, otro cero-cero-siete trazó sus caminos en la ficción ya en el siglo diecinueve: un cuento de Rudyard Kipling (el autor de El libro de las tierras vírgenes, cuya referencia más cercana encontrarán sin duda las generaciones más jóvenes en las películas animadas El libro de la selva, de Disney), llamado « .007: historia de una locomotora americana», en el cual una joven locomotora identificada con el número .007 recibe el reconocimiento de la locomotora de mayor jerarquía por un acto heroico en el cual remolca un tren descarrilado en un accidente. Esta visión altruista del mundo de las máquinas y la ingeniería significaría para Kipling críticas diversas en todos los sentidos. No pretendemos aquí tomar partido por unas o por otras. Simplemente aludimos a la identidad del personaje: una joven máquina en un mundo de máquinas humanizadas, que no por ser una obra de ingeniería deja de experimentar los sucesos de su entorno de manera sensible y de actuar, con valor y con valores, para hacer algo por otros. Era, además, la locomotora joven, nueva, recién llegada, que aún no contaba con un lugar en el mundo de las locomotoras. Hoy ingresan a la Universidad Simón Bolívar otros cero cero siete. Los cero siete, dos mil siete, la nueva cohorte. Universalia los recibe con la muestra del trabajo y la creación de otros estudiantes que, como ellos, una vez fueron «los nuevos», y espera convertirse en una compañera más en lo que será su vida en la USB. En las ficciones del espionaje y el servicio secreto el 007 fue un legado cultural del siglo XX; la locomotora de Kipling sería una metáfora de la posible relación del hombre con la tecnología a finales del siglo XIX; hoy, nuestros 007 se suman a la población universitaria del siglo XXI, en una institución cuyos valores humanos y de pertinencia social hacen de la formación integral un norte que pretendemos alcanzar juntos. Esperamos que tengan la tenacidad, la precisión y la capacidad de resolver problemas de un agente secreto, o la valentía, el empuje y la fortaleza de una locomotora heroica. Esperamos que en ustedes la formación profesional sea una con el crecimiento humano en la responsabilidad, la honestidad, el respeto, la solidaridad y la búsqueda de la excelencia, y que en este nuevo año académico se integren a una comunidad que los recibe con los brazos abiertos. Esperamos que esta universidad se convierta, en el mejor de los sentidos, en su casa. Que en ella estudien, maduren, se enamoren, se diviertan, compartan, se gradúen, y que se lleven impresa en el corazón y en la memoria la «cebolla» uesebista desde el primer día. Y les deseamos el mayor de los éxitos. A todos, estudiantes, profesores, trabajadores, en el inicio de este año académico 2007-2008. Pero, sobre todo, y muy especialmente, dedicamos nuestros buenos deseos y nuestra calurosa bienvenida a ustedes, nuestros (cero) cero siete.

(0)07

los (cero) cero siete

El Decanato de Estudios Generales UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


CursoEEGG

Desarrollo Sustentable

EAD-212

Los Estudios Generales son una valiosa contribución a la formación integral de nuestros estudiantes. Representan, a mi manera de ver, un valor agregado para nuestros egresados que les da una ventaja competitiva en el mercado laboral. Los Estudios Generales fomentan, despiertan y fortalecen el aspecto humanístico dentro de la formación profesional de nuestros estudiantes. Durante los años que llevo dictando el curso Desarrollo sustentable he organizado diferentes tipos de actividades y me gustaría compartir esa experiencia. En clases el trabajo se realiza en equipos, tratando de que sea lo más multidisciplinario posible de forma que los estudiantes se relacionen con otros que, debido a su carrera, pueden tener una forma distinta de ver el ambiente; también para que se familiaricen con la forma de trabajo que realizarán una vez que estén incorporados en el campo laboral. En lo que respecta a la actividad fuera de clases hemos incluido viajes en autobús por la ruta Caracas-Cúa, de forma que los estudiantes puedan constatar parte de la problemática ambiental que se ve en el curso debiendo así identificar en un mapa los sitios demarcados previamente a lo largo de la ruta para realizar una descripción ambiental detallada de cada punto y levantar un informe fotográfico de la actividad. Lamentablemente y debido al mal estado de los autobuses de la USB y lo peligroso de la vía, esta importante actividad está suspendida por los momentos. Efectuamos igualmente una actividad práctica fuera de clases relacionada con el tema del reciclaje donde se involucran directamente con el reciclaje de papel y toman conciencia sobre la cantidad de desechos de esta naturaleza que generamos en nuestra vida diaria. Los estudiantes han quedado bien satisfechos al punto de que algunos han querido aplicarla directamente en sus comunidades. A los estudiantes cursantes se les asigna un tema que deberán investigar a lo largo del trimestre y presentarlo al final del mismo, asimismo deben hacer una presentación oral de las lecturas asignadas. También realizamos un simulacro de reuniones de alto nivel en materia ambiental donde los estudiantes representan a varios países. Y, en algunas oportunidades, charlas con invitados expertos en algún tema del curso.

Prof. Alicia Villamizar dicta este curso de Estudios Generales es profesora del departamento de estudios ambientales USB

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


CONCURSO DE POESÍA IRASET PÁEZ URDANETA

TERCER PREMIO

Lorena Zuliani es estudiante de licenciatura en biología poema extraído del poemario ganador Castillo de Hadas

Espacio carnal, boca intrincada, secuela de goces profanos a medianoche ¿Adónde me llevas con tanto arrojo? ¿Serán mis latidos tu única esperanza? De tu cavidad nocturna nació mi canto inspirado por tus movimientos vespertinos. Sin embargo, tu sustancia bruta es la que baña mi cuerpo dormido, indómito ante tus ojos aguamarina. La lujuria no cabe en esta casa porque amor, los cuerpos estorban. Las paredes transpiran tu llegada y mis fieras te marcan el camino. Ven a mí, no te detengas son muchas noches oyendo tu eco. Guardián de mis sueños guíame hasta tu refugio, hasta donde sólo te pertenezco y no soy yo, sino tú el reflejo que está impreso en la cabecera. La manzana de cristal se ha formado y no hay excusas para no seguir siendo Pero tú me miras, paciente y dueño esperando a que vuelva a tu lecho.

Esperándote UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


SEGUNDO PREMIO

CONCURSO DE POESÍA IRASET PÁEZ URDANETA

Valentina Urrutia es estudiante de licenciatura en biología par de poemas extraídos de la serie ganadora presentada por la autora

Mira dentro hasta sentir temor de perderte. Eviscérate en letras. Tinta chorrean las pupilas en vano dilatadas. Deja máscara y cáscara al borde la página. Recorre caminos curvos confusos y deliciosos hasta que sangren encalambrados los dedos.

Hoy es uno de esos días en que me resulta extraño mi reflejo. En sueños daltónicos soy guitarra virgen y cuervo. Hoy mi cuerpo y mi alma están sentados en una misma plaza. [Diferentes esquinas] No se extrañan. No coinciden sus miradas.

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


CONCURSO DE POESÍA IRASET PÁEZ URDANETA

PRIMER PREMIO

Jimmy Terán es estudiante de ingeniería eléctrica

PoemarioDESAMOR P a r i s

Yo soy aquel polinizador que aletea en tu cuello filantrópico. Y cuando solo soy una pincelada en el aire de mi ausencia tus ventanas se drogan con mi recuerdo II

Yo soy aquel que ruboriza las paredes melancólicas de tu tez En cuanto penetro incorpóreo la castidad de los poros de tu piel III

«Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio» Federico García Lorca

UNIVERSALIA

Yo soy aquel que excito los folículos de Eva No preguntes qué son No lo sé pero los encuentro morando en tu interior Clamando a gritos que me desencaje como un rompecabezas en briznas de gotas secas IV

Dentro de ti existen otros que dolor el no saberse único pero aún así yo soy aquel que fosilizado crea matices en tus pensamientos Te esculpo invisible al recorrer las calles de tu cuerpo porque persisto anclado en tus oráculos y recuerdos

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA

Mujer ¿Por qué vistes de noche el perfil de tu cuerpo? ¿Por qué no subes el telón de la tragedia que te abruma? Abre tus ojos Demora mi partida Elude los pliegos de estas sábanas huecas Y encuentra refugio en el anfiteatro de mi pecho

III

Sordo Mis ojos escuchan las lágrimas que rayan tus mejillas Y el cautiverio de gemidos que brotan desde tu pecho Llenan el vacío infinito de la incertidumbre en mis ojos

II

Sentado En el borde de un abismo dormido tu cama Busco los gritos del silencio que nos separan Tan cerca estás Pero el lienzo de tus párpados espesa aún más mi soledad

s i l e n c i o


www.universalia.usb.ve

El texto completo de este poemario puede leerse en la versión digital de la revista

UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01

Gloria Rayos de lunas florecen en tu rostro Siento que has logrado eclipsar la soledad que nos agobia Que ilusión tan irónica Tu mirada sólo me desvanece Persiste el silencio Y tarde comprendo que sólo vivo en tus recuerdos

V

Obstinada Ya no bautices más con gotas de mar mi retrato tus cabellos Acércate ¿Qué te impide el rodearme con tus brazos? Mueve tus labios Colma mis oídos con tu voz y destruye esta distancia con el pezón de tu pecho impreso en mi alma

IV


CONCURSO DE POESÍA IRASET PÁEZ URDANETA

DESTACADO

Miguel Rocha es estudiante de ingeniería de producción

Tic Tac Toe

Nunca he entendido el juego del cortejo ¿Qué hace alguien tan bella sola por estos lares? Piérdete si eres tú mismo. Pululan máscaras carentes de disfraces. Fundiéndose en las sombras, Dos en uno con la música, Bríndame un trago y seguimos jugando. Luz tenue tabacalera ilumina los rostros Se ha determinado que la salud Es nociva para el flirteo No hay manuales ni instrucciones Toma mi número… mas no llames en dos días Nunca he entendido el juego del cortejo

CONCURSO DE POESÍA IRASET PÁEZ URDANETA Nosotros, los profesores Luis Gerardo Mármol (presidente), Kira Morales y María del Carmen Porras, miembros del jurado del Concurso de Poesía «Iraset Páez Urdaneta» por decisión unánime acordamos: Otorgar el primer premio al poemario «Desamor» presentado bajo el pseudónimo de Náret, abierta la plica correspondiente el autor resultó ser Jimmy Terán, estudiante de Ing. Eléctrica. En virtud de haber logrado una buena articulación entre la emocionalidad y las ideas, lo que apunta hacia la consolidación de una voz poética madura. El segundo premio se otorga al «conjunto de poemas» presentado bajo el pseudónimo Ser, abierta la plica correspodiente el autor resultó ser Valentina Urrutia, estudiante de la licenciatura en Biología. Por la nitidez y precisión en el uso del lenguaje poético que resulta en imágenes directas y transparentes. Por último, hemos decidido otorgar el tercer premio a los poemas presentados bajo el título «Castillo de hadas», abierta la plica correspodiente el autor resultó ser Lorena Zuliani, estudiante de la licenciatura en Biología. Porque se advierte un buen uso del lenguaje metafórico por medio del cual se explora la feminidad y el deseo. En Sartenejas, a los veintiún días del mes de mayo de dos mil siete VEREDICTO 2007 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


CONCURSO DE CUENTOS JOSÉ SANTOS URRIOLA

TERCER PREMIO

MEDIALUNAS

Marco Méndez es estudiante de la licenciatura en matemáticas

¿Flaco, cómo confío en Adina si duerme con los ojos abiertos? Así decía Juan y yo no entendía qué quería decir con eso, pero así decía. Después fue que me di cuenta que no era una locura, porque a veces las cosas pasan, y pasan y ya, sin locuras. Solamente pasan. Y uno hace lo que tenga que hacer. Porque cuando estás sentado un día en tu casa o en el trabajo y algo te pasa, tienes que aceptarlo. Después mueves las piezas, cambias las cosas y lo olvidas. Mira, ellos se amaban, o por lo menos se querían, de eso no hay duda y tú lo sabes, aunque Juan dijese lo que dijese. Pobre, estaba afectado, él desde la universidad la quiso, y ella también lo quería ¿Te acuerdas? ¿Cuando estábamos en la universidad? Fueron buenos tiempos para todos, para ellos sobre todo. Yo creo que nunca se casaron porque no era gente de casarse, y menos mal, porque se querían lo suficiente. Quiero decir, que de no ser ellos como eran se hubiesen casado y llegado a los extremos de tener perro o nietos. Hasta pensaron en tener un hijo y una casa, por aquello de las tías y las mamás que siempre estaban presionándolos. Por eso Juan aguantó tanto tiempo, le aguantó la fantasía a los demás. La familia fue la que sufrió. Les iba bien con el apartamentico que al final se quedó Adina, y con la plata y con el carro. No sé, tuvieron suerte al principio. UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


Lo que pasó con ellos pasó y ya nadie se acuerda, tampoco nadie sabe bien, porque el único que sabe soy yo. Mira, Juan me contó todo, por lo menos una parte, y la otra la vi porque estuve ahí, porque de algún modo fui yo quien le ayudó a escapar. Me lo contó mientras nos tomábamos un café en el mismo café de siempre, donde íbamos con Adina y contigo. Ese día estamos solos Juan y yo, y él me dice: oye flaco ¿has visto a alguien que no cierra los ojos cuando duerme? Y yo le digo que si se volvió loco, porque dime tú qué más le voy a decir. Entonces me dice que Adina ya no cierra los ojos cuando duerme y que parece un ogro, que todo eso era nuevo y él no podía dormir; flaco, me dijo, ahora Adina deja dos gruesas medialunas blancas bajo las pestañas y yo no me puedo dormir. Ella abraza la almohada, se da la vuelta, apagamos la luz, nos arropamos con el edredón y justo cuando me estoy quedando dormido me acuerdo de los ojos entreabiertos de Adina y se me jode el sueño. Estaba desesperado, si hubieses visto su cara te ponías a llorar. De todos modos yo le dije que definitivamente estaba loco, que no era para tanto, pero la verdad es que ya me estaba afectando un poco a mí, tú sabes cómo soy con esas cosas y las pesadillas que me dan. Entonces ahí fue que me dijo para ir a la casa de la playa ¿te acuerdas? Que fuésemos Adina, él, tú y yo, para que yo mismo viese 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


«El

hecho es que éramos cómplices y nos quedamos en las sombrillas con unas cervezas mientras ustedes tiraron sus toallas en la arena y se acostaron ahí bajo el sol»

el horrible rostro de Adina mientras dormía. Esa noche, me acuerdo clarito, después de que hablé contigo para ir a la playa, después de que colgué, tuve varias pesadillas cortas. Todavía recuerdo que iba patinando, como por una plaza, y había una escalera sin barandas y al final de la escalera la cara de Adina, gigante, como un fantasma, y yo estaba acercándome rápido hacia ella, de lo más pendejo, pensando en lo divertido que es patinar. Moviendo mis pies, acelerando, y justo cuando estoy sobre la escalera, cerquita de la cara, a toda velocidad sobre el último escalón, me doy cuenta de la vaina y ¡mierda! Y luego en el aire sin pensar en nada, sintiendo la adrenalina y con ganas de gritar o llorar o caerle a batazos a un carro. Entonces lo único que hago es abrir los brazos y moverlos de arriba abajo como un idiota, esperando el coñazo o que la cara enorme de Adina abra la boca y me trague, pero me despierto todo cagado y sudado en medio de mi habitación, qué arrechera. Y así pasé todas las noches hasta que fuimos a la playa. No sé por qué me afectó tanto, quiero decir, ni siquiera había visto a Adina. Yo creo que fue la cara de Juan, era para morirse. El día que fuimos para la playa salimos de madrugada, de eso sí te acuerdas, estábamos los cuatro en el carro, Juan manejando, Adina de copiloto y yo atrás contigo durmiendo y tu cabeza sobre mí. Al llegar bajamos todo en la casa y fuimos directo a la playa. Juan y yo éramos cómplices, yo creo que siempre supimos que él la iba a dejar, así que no sé qué hacíamos ahí. Curiosidad, o alimentar el morbo quizá, no sé. El hecho es que éramos cómplices y nos quedamos en las sombrillas con unas cervezas mientras ustedes tiraron sus toallas en la arena y se acostaron ahí bajo el sol, porque eso sí ¿te acuerdas del solazo que hacía ese día? Entonces Juan me hace seña de que no hable para que se duerman y yo le levanto el pulgar y me relajo. Me pongo a ver el mar, busco los lentes de sol, me los pongo, bebo un trago, miro de nuevo el mar, meto la botella en la bolsa junto a la cava, me pongo las manos en la barriga, miro la arena, el mar, siento la brisa en mis oídos y ¡puf!, me duermo otra vez y empieza una de esas pesadillas, la peor de todas. Está otra vez la cara de Adina, con los ojos abiertos, o medio abiertos, o con la medialunas como les decía Juan, y yo estoy en la arena, sin sombra, cocinándome por el sol. Trato de moverme y no puedo, estaba como muerto pero consciente y la cara de Adina flotando sobre mí. Entonces salen unas manos gigantes y me levantan y escucho una voz que dice te voy a comer, desgraciado, te voy a hacer digestión. Qué asco, ahora que lo pienso, qué asco y qué raro, te voy a hacer digestión. Pero en ese momento lo que estaba era cagado. Entonces el fantasma, o Adina o quien sea, abre la boca y me empieza a tragar y yo gritando y en ese momento me despierto de repente en medio de una playa con mi novia y dos amigos, y no hay fantasma, ni boca, ni ácido, y Juan me estaba haciendo unas señas raras con las manos, que me quedara tranquilo, y yo sin entender. Ahí es cuando veo a Adina tirada en la arena.

UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


Se había quedado dormida boca arriba, con los lentes de sol carey tapándole los ojos y toda brillante por el bronceador. Horrible. Tú estabas dormida también, pero lejos, menos mal que no nos viste. Así que nos acercamos, nos pusimos uno a cada lado, Juan levantó la mano y me miró como diciendo prepárate, tomó los lentes por la pata y comenzó a quitárselos a Adina, pero despacito para no despertarla. Y ella no era tan fea, tú sabes, pero si la hubieses visto aquel día le darías la razón a Juan. Toda roja, despeinada, llena de arena, con la boca medio abierta y con los ojos blancos como una muertaviva. En ese momento Juan y yo nos entendimos, él la iba a dejar y yo lo iba a ayudar, lo entendimos todo. Pobre Juan, él quiso mucho, de verdad que sí, y ella también lo quería, pero la tipa era una cosa rara. Porque vamos a estar claros que eso de parecer despierto cuando duermes es de gente rara y Juan no era un tipo tan raro, tenía sus cosas, pues, como todo el mundo, pero sin extremos. Me dijo que no lo soportaba más, que era una tortura vivir con Adina. Y yo le dije que se fuera, que yo lo ayudaba. Pero la verdad no hacía falta, como te digo, ya todo estaba entendido.

CONCURSO DE CUENTOS JOSÉ SANTOS URRIOLA El jurado calificador del concurso literario anual del Decanato de Estudios Generales: prof. Claudia Cavallín Calanche (presidente), profa. Bettina Vincenti, y prof. Juan Carlos Pérez Toribio; en su mención José Santos Urriola, luego de leer los trabajos consignados por los estudiantes, acuerda: Otorgar el primer premio al trabajo titulado «Ojos culpables», firmado Jimmy Terán, estudiante de Ing. Eléctrica, por la buena utilización de los recursos propios del llano venezolano, configurando una especie de neo-criollismo, donde la acción se resuelve de forma magistral. Otorgar el segundo premio al conjunto de trabajos presentados por Manuel Nazoa, estudiante de Ing. Electrónica, donde destaca «Sueño de una noche de enero», por la originalidad en el uso de las imágenes literarias y la sensibilidad del discurso empleado. Otorgar el tercer premio a los trabajos presentados por Marco Méndez, estudiante de la licenciatura en Matemáticas, donde se destaca «Medialunas», por capturar vívidamente el discurso juvenil contemporáneo y la originalidad en el manejo de planos y los diálogos que allí se encuentran. El jurado hace notar que la mayoría de los textos mantiene argumentos interesantes, pero estos pierden su efectividad estética, al descuidarse las formas de presentación de los mismos. En Sartenejas, a los veintiún días del mes de mayo de dos mil siete VEREDICTO 2007 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


CONCURSO DE CUENTOS JOSÉ SANTOS URRIOLA

SEGUNDO PREMIO

Sueño de una noche de enero

Manuel Nazoa es estudiante de ingeniería eléctrónica

A Natalia

justo en la curva estaba la casa blanca. Justo donde parecía terminar la calle, como coronándola con sus columnas blancas y sus árboles verdes y descuidadamente frondosos. Pero la calle doblaba y seguía; puede ser que ya fuese otra calle. Abriste la puerta sin yo haber anunciado mi llegada. Vestías una vaporosa blusa blanca, suficientemente transparente para adivinar tu piel y suficientemente opaca para hacer el ejercicio erótico de imaginármela. Me sonreíste; yo no esperaba encontrarte, ni a ti ni a nadie, y sin embargo todo tenía sentido. UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


«Mis ojos se acostumbraron rápidamente, como si hubiesen vuelto a la realidad. Me ofreciste algo rubio en un vaso pequeño, sin hielo.»

Con la mirada me invitaste a pasar y crucé el espacio entre las columnas y pasé. Sé que hice el estúpido intento de rozarte, de sentir tu aroma al caminar frente a ti. No lo logré pero tú supiste que lo intenté estúpidamente. El día, el amarillo, el verde, el blanco: afuera. Adentro: el arcoiris y la oscuridad. Tantas bibliotecas como sólo en sueños podría encontrar en una casa… pero en sueños de esos que te dejan un sinsabor pues ningún libro había en ellas. Sólo infinidad de botellas redondas y transparentes reposaban ahí conteniendo todas las razas de licores y brebajes. Mis ojos te estudiaron porque los tuyos ya lo habían hecho cuando me sorprendí por la falta de letras y por el exceso de musas. Al trasluz puedo adivinar unos senos firmes y medianos, con forma de tacita china de té, y puedo imaginar la piel suave, los pezones pequeños y la aureola rosada, un poco oscura tal vez. Caminaste, abriendo puertas a nuevos salones cubiertos de esas enigmáticas botellas. Paraste, dándote vuelta para encararme, porque yo te había seguido, como diciéndome que del otro lado de esa puerta doble no tendría que imaginar ni adivinar: sólo sentir. Sonreíste, dando paso de nuevo a los colores definidos por la luz. Mis ojos se acostumbraron rápidamente, como si hubiesen vuelto a la realidad. Me ofreciste algo rubio en un vaso pequeño, sin hielo. A decir verdad el género era un poco pelirrojo y muy fuerte. Al primer trago aparecieron las arañas derrochando luz. Paulatinamente los arabescos en la alfombra y las paredes blancas sin botellas. Súbitamente un piano imponente sólo por ser la única cosa grande de aquel salón. Tu cabello corto pasó a mi lado seguido por tu blusa y tu pantalón. Yo detrás de toda esa procesión. Te sentaste frente al teclado y yo a tu lado dándole la espalda. Tocaste una nota y yo puse una mano en el hueco que hace tu espalda justo al medio. Y como si algún alma oscura se hubiese apoderado de tu blanco cuerpo, comenzaste a tocar un jazz que olía negros recogiendo algodón con aliento a bourbon. Me maravillé de tu frío rostro y de tus apasionados dedos. Veías el teclado como quien toca a Rachma o a Listz pero lo tocabas como el maestro que veía a Ellington como aprendiz y al que éste veía como maestro. Mi mano escapó de tu espalda queriendo esconderse en otros lugares de tu cuerpo. Pero tu cuerpo ya no te pertenecía: eras jazz, eras piano, eras licor, eras infinitas botellas, eras una blusa clara y fresca y una sonrisa en una casa muy grande, muy blanca, derruida y abandonada al final de dos calles y al comienzo de ninguna. 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


CONCURSO DE CUENTOS JOSÉ SANTOS URRIOLA

PRIMER PREMIO

Jimmy Terán estudiante de ingeniería eléctrica

Ojos culpables Mi nombre es Casimiro Páez, de orgullosa estirpe llanera, de piel insolada y curtida por la inclemencia de estas vastas llanuras. Por mis venas fluye el fervor de la sangre caliente. Soy llanero de pura cepa. Similar al toro salvaje, mi carácter es brioso e indomable. He vivido por muchos años resistiendo los embates y el rigor de estas tierras hambrientas de lluvias y saciadas de calor. No ha sido el tiempo, el que ha agrietado el cuero de mi piel, sino la infelicidad y soledad en que he vivido todos estos años. Vagamente, recuerdo momentos de dicha en mi larga y angustiosa vida. Nací con el estigma de la tragedia impreso en mi alma. La mayoría de mis memorias gratas se han perdido, tal vez, en los laberintos de la inmensidad del llano apureño. Sólo estoy seguro de algunas cosas: sé que llegué condenado a este mundo; vivo excomulgado por la insolencia de un Padre, y dejaré estas tierras con la insoportable verdad, que mi vida ha sido una completa miseria, desde aquel remoto día, en que la perversidad del hombre en complicidad con las fauces de la maternidad, arrancaron de mis brazos a Magdalena. Estas son partes de mis memorias trágicas: el último de los malditos del caserío Neblina.  Recuerdo que era domingo, dos días después de empezar el calvario de mi existencia, yo entraba en la pequeña iglesia del caserío, empuñando el machete con una rabia enarbolada con resentimientos hacia el hombre que causó mí desgracia. Sabía que se protegía en las paredes de aquella iglesia. Cuando traspasé el umbral de la puerta, las estatuas de piedra de San Pedro y la Virgen Maria que vigilaban en las columnas,  clavaron sus miradas en mi conciencia, lo cual me turbo un poco, pero al final venció la determinación maligna de continuar derramando sangre. Mi espíritu imploraba justicia y nada, ni nadie entre el cielo y la tierra impedirían limpiar mi honor.  UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


Ya el cura Santiago pregonaba su acostumbrado sermón matinal del domingo. Los sermones poseían la particularidad de clavarse en el espíritu como verdaderos dardos de hiel. Sus atropellados regaños, tan cargados de un fanatismo inquisidor, sacudían hasta el alma de los santos de piedra. El recinto se encontraba atestado de campesinos con el semblante de la muerte marcado aún en sus ojos. Como pude, me abrí paso hacia el centro de la sala con el machete oculto entre la camisa y el pecho, y la determinación sin remedio de profanar la iglesia con mis actos criminales. Pero me detuvo en seco las palabrotas del cura que rebotaban contra nosotros, y causaban ecos de inquietud en las caras de esos desdichados transgresores de las leyes de Dios. También, mientras caminaba entre ellos, me conmovió la tristeza de sus miradas fijas en el piso de la iglesia; que pensé, que sería mejor esperar hasta que el Padre los absolviera de la culpa que desató su instintiva sed de venganza. Y fue la mejor decisión que pude haber tomado, porque desde ese momento en adelante, mientras escuchaba al Padre, el rencor en el pecho se agigantaba y al final pude cobrar premeditadamente, lo que el llanero llama «la ley del machete».       Aún hoy recuerdo, como si hubiese sido ayer, a mi Magdalena, y los hechos trágicos que han marcado mi historia, la de Casimiro Páez. Jamás olvidaré el sermón con un tinte de locura que profirió ese día el Padre. En una mezcla de acento llanero con una pizca de español, un tanto gritado, para que todos escucharan, el cura nos dijo algo así, yo les digo hijos del pecado, hoy huérfanos de Dios, que la puerta al alma empobrecida de sus cuerpos son sus ojos. Desde hoy y para siempre, la culpa de ese acto bárbaro, en el que todos participaron, arderá en sus ojos. Por ello serán juzgados. Por la mano de mi Señor todopoderoso serán aplastados el día del Juicio Final. Se quemarán en el infierno por toda la eternidad. Escúchenme bien. Estas palabras no penetraban la coraza de rabia que creo el odio a mi alrededor. La mano que sostenía el machete temblaba pecaminosamente, mientras seguía el discurso del Padre. Hoy, gritaba el cura, en la casa de mi Señor no veo hombres, ni mujeres, solo aves de rapiña. Todos cuervos devoradores de su propia alma. 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


Como si las bancas respaldaran lo dicho por el viejo, estas rechinaron en el aire caluroso del salón. Aquellos campesinos se agitaban como ánimas en pena, al escuchar las palabras tan crudas pronunciadas por el sacerdote. Ninguno de mis paisanos levantó la cabeza para defenderse, y de esta manera, gritarle al cura que habían actuado en pro de la justicia ante los hombres. Pero, su moral estaba manchada con sangre y el recuerdo del crimen les flagelaba la conciencia. Cuando el Padre Santiago llegó a Neblina, venía sin credenciales eclesiásticas, solo vestía una sotana negra. Y  en cuanto bajó del caballo, inmediatamente el pueblo lo bautizó como el nuevo cura. Había trascurrido casi una década sin la palabra del Señor en nuestras tierras, que su llegada fue un motivo de algarabía y fiesta. Por mi parte, siempre tuve dudas de la autenticidad del ejercicio sacerdotal del Padre Santiago. Pero con el tiempo las dudas se vuelven verdades si uno les da poca importancia, y me acostumbré, como todos en el pueblo, a recibir la palabra del Señor de ese hombre. Lo cierto es que, predicaba las escrituras sagradas como un fanático, como un inquisidor. Y con el pasar de los años nuestra vieja fe religiosa fue transfigurándose en creencias idólatras y supersticiosas. Cuando este padre empezó hablar de herejía en sus sermones, de que los juegos de naipes y las galleras, tan tradicionales en nuestras vidas, eran cúmulos de pecadores incitados por el mismo diablo, allí empezaron los problemas entre nosotros. Lo peor fue, cuando dijo que en algunas familias

«Aún hoy recuerdo, como si hubiese sido ayer, a mi Magdalena, y los hechos trágicos que han marcado mi historia, la de Casimiro Páez» se practicaba la hechicería y la magia negra. Entonces, la desconfianza entre compadres y las riñas entre familias se establecieron en el pueblo. La armonía de nuestras vidas entró en desequilibrio. Las hermosas sabanas se convirtieron, en nuestras mentes, en engendro de brujas, en espíritus o almas en pena que vagaban errante por las vastas llanuras. Así, aquel nefasto domingo, día en que fui exiliado eternamente de los cielos. El repertorio de caras de Neblina, perturbadas aún por las vibraciones violentas del crimen de dos noches atrás, asistieron a la misa creyendo que hallarían allí, la paz interior necesaria para seguir viviendo sin el recuerdo horrible del pecado que carcomía sus memorias. Pero, se equivocaron. Las palabras del cura fueron más rudas que nunca. El mundo se les vino encima, entendiendo que el cura no les daría la absolución tan fácilmente. Es más, nunca nos la dio. Desde lo alto del altar, el Padre recorrió la mirada de un lado al otro del salón. A veces resulta que el remordimiento nos tortura demasiado, que el cuello no puede soportar tanto peso. Y en la sala, yo era el único que mantenía la mirada firme en el cura. Recuerdo que repentinamente, los ojos del Padre se desorbitaron bajo los párpados. Pude apreciar desde donde me encontraba, que la cólera tornaba amarillento el azul visionario de sus ojos. Creo que el demonio de la locura se apoderó de él y empezó a gritar desenfrenadamente, ¡levanten las cabezas! ¡carajo! Ponga la frente en alto, para que el Cristo que tengo a mi espalda, pueda apreciar el repugnante estigma de Caín, que hoy los bendice. Todos son culpables, mil veces culpables. No habrá perdón por la brutalidad que cometieron. Jamás podrán ocultar esa pena en la tierra que hay debajo de sus pies, levanten las caras salvajes. El ánimo de mi gente se empañó con lágrimas turbias. Ya no soportaba más aquella hipocresía. En algunos, veía que las lágrimas rayaban sus mejillas en silencio, y en otros, la desesperación brotaba de sus bocas en gemidos amargos y angustiosos. El demonio se ha apoderado de todos nosotros, hizo referencia el cura, esta vez un poco más calmado. El Padre miró hacia el techo de la iglesia, como buscando misericordia para los pobres UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


infelices de su rebaño, exclamó un Ave María y gesticuló la crucifixión en su cabeza. Acto siguiente, el cura Santiago se dejó caer de rodillas sobre el altar. Su sotana arrugada y agujerada reflejaba la mayor desolación y tristeza. El viejo en ese momento parecía un santo. Pero, la verdad es que su santidad, si es que alguna vez la tuvo, se había perdido hacía mucho tiempo entre el polvo y calor del llano. Aún de rodillas, sudado por la exaltación y la voz un poco entre cortada, el Padre nos dijo, la perdición llegó a Neblina, nadie tiene salvación. ¡Me escucharon desgraciados! nadie se salvará del castigo divino de Dios. El Padre, se levantó de súbito como si un poder sobrenatural se apoderara de su viejo cuerpo, y empezó gritar, en sus rostros miserables veo ojos injuriosos, ojos mentirosos, ojos vanidosos, ojos paganos, ojos hipócritas... ¡Fariseos! Salgan de la casa de mi señor. Una tos seca debido a la agitación en su pecho, evitó que el viejo cura continuara su sermón demencial. Así que el monaguillo, en medio del vocerío de los presentes, lo llevó al confesionario casi muriéndose por la asfixia.  Las personas de la misa, en su mayoría hombres y mujeres, de piel tostada por la abrasión del sol llanero, ya estaban acostumbradas a los ataques de histeria del cura. Entre ellos se hallaba mi compadre y finado Nicasio, compañero inseparable de arpa, cuatro y maracas, es decir mi primo de juergas. Quiso, el destino que Nicasio jugara también su papel en esta trágica historia. El también formó parte de la comitiva monstruosa del viernes. Después de mucho meses, él me comentó, las sensaciones que le produjo las palabras del cura. Nicasio, me dijo, que mientras el Padre daba su sermón, se originó en él un sentimiento de vergüenza, que hacía que bajara la mirada para evitar encontrar la culpa en los ojos de los demás.   Agregó además, que los ojos petrificados de las estatuas de la iglesia le provocaron un remordimiento tal, que la sangre debajo de su piel le hervía. Así de culpables creo que se sentían todos aquel día en la iglesia. Y además compadre, me dijo, presentía que de un momento a otro, el Cristo clavado en la pared, se liberaría de su cruz y caminaría entre nosotros. No diría nada primo, absolutamente nada. Solo un gesto de sus perforadas manos nos sentenciaría a todos al infierno, sin derecho a juicio, sin derecho a nada.    01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


Neblina era uno de los muchos caseríos de estas tierras sofocantes del llano apureño. Donde, como en cualquier pueblucho pequeño, todos se conocen y las noticias viajan tan rápido como la voracidad del fuego que consume la hierba seca. El pequeño caserío solo era atravesado por una calle polvorienta. Donde las casas, cuyas paredes recubiertas de bosta seca de ganado, se arrimaban a un lado y otro de esa única calle. En aquel entonces, solo una iglesia ruinosa, era la indicación de que sus habitantes estaban un poco más allá de la barbarie. Sin leyes o reglas impuestas por instituciones, nosotros, la gente de Neblina, transcurríamos nuestros días entre el azadón y el arado. La gran mayoría trabajábamos en las pocas haciendas de las familias españolas que se establecieron en tiempos pasados alrededor del caserío.  Nuestro mundo giraba en torno al cultivo de la tierra. Éramos y seguimos siendo hoy campesinos, o mejor dicho, peones de tierras ajenas. Nosotros, los llaneros surgíamos de las entrañas maternas a este mundo de una forma natural. Como el potrillo o el ternero, nacíamos abiertamente en las planicies llaneras. Pero, dada nuestra condición de hombres de Dios, existía la intervención por lo general de una partera, vieja y gorda. Ancianas que siempre han estado a lo largo de la historia y más en estos pueblos abandonados a su suerte, trayendo al mundo de una forma rudimentaria a los siervos de Dios. Recuerdo que esa digna labor la ejercía la buenaza de Cleotilde. Pero, si creen que la noticia de un nacimiento siempre es un motivo de regocijo y alegría, les relataré los diversos sucesos que desencadenaron una violencia, nunca antes vista en el caserío Neblina. Eventos que llevaron la maldición a mi gente y la ruina a mi alma. Era viernes, me encontraba sentado en una cerca de un potrero en la afueras del caserío, mirando en la lejanía de la llanura la soledad y nostalgia por el desplante de Magdalena. En ese momento, el sol ya daba indicio de querer descansar sobre el horizonte infinito del llano. Estaba de un rojizo naranja que predecía quizás, que esa noche la tierra se empañaría de sangre. Y es que en el instante en que la tierra se tragaba la mitad del sol, escuché en la inmensidad de la sabana unos gritos desesperados y desgarradores. La intranquilidad y el nerviosismo se apropiaron de mí, y también se sumergieron en las profundidades del llano. Los chigüires en estampida huían hacia el sol muriente. Los millares de garzas blancas dormitadas en las redes de manglares, de las orillas del río Apure, alzaron el vuelo con graznidos que intentaban opacar los abrumadores gritos que el viento llevaba consigo. ¿Qué eran estos gritos tan perturbadores? ¿De dónde provenían estos lamentos? Corrí hacia el pueblo, pensando solo en Magdalena, pues seguro ella daba a luz en ese momento. Ella ese día concebía la desgracia de todos y la tristeza de mi larga existencia. Al llegar a la calle del caserío, los desgarradores gritos procedían de una de esas arrimadas casas hechas con cañabrava. Entré desesperado en la casucha. Y allí estaba ella con el enorme vientre a punto de reventarle. Por Dios, apenas contaba con catorce años. Una llanera descubriéndose entre los primeros signos de la pubertad. Y ahora, de una forma abrupta y precoz descubriendo la maternidad. Una niña obligada por la impunidad y el salvajismo del hombre a la concesión prematura. Cuando la vi, en medio de aquellas mujeres que la ayudaban en su labor de parto, estaba mas hermosa que nunca, resaltaba entre todas como una orquídea en medio de los pantanales verdosos del llano. Pero, lo que nadie sospechó fue que tanta belleza sería la fatalidad de ella y de nosotros. Allí, a la luz del ocaso y una vela de cebo alumbrando el rancho, estaba Cleotilde, la vieja partera del caserío, gritando y de rodillas entre las piernas temblorosas de la niña Magdalena. ¡Puje! ¡puje! ¡puje Mija! Instigaba Cleotilde, y Magdalena con la frente arrugada y los ojos tensamente apretados, exprimiendo lagrimas dolorosas, decía, entre gritos que desgarraban su garganta, ¡Ay mi madre!, no puedo, no puedo señora Cleo, me duele, me duele mucho. Recuerdo que yo me encontraba desesperado y nervioso por cuanto sufría, al traer aquel niño fruto de la crueldad. Magdalena se esforzaba por seguir las indicaciones expertas de la improvisada obstetra, que en intervalos de tiempo ejercía presión hacia el ombligo del enorme vientre,  para así ayudar al alumbramiento, que se tornaba complicado. Entre gritos y sangre la matrona repetía, vamos niña Magdalena UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


usted puede, ya viene, ya viene, un poco más, un poco más, puje, puje con más fuerza. Y las mujeres que se encontraban atestiguando el acontecimiento que ya habían pasado por la experiencia, la mayoría cinco y hasta una docena de veces, gritaban las misma palabras de Cleotilde. Cuando la luna llena brindaba sus usurpados y delicados rayos sobre las casas y la penumbra en la casucha alumbraba el rostro agotado de la niña, ésta emitió el último grito, tan poderoso que expulsó a la intrusa que moraba su vientre. Una niña nacía de otra niña. Cleotilte se acercó a mí, con aires de preocupación y me dijo, Casimiro por nada del mundo dejes sola a Magdalena. Ella se encuentra muy débil. Tiene un fuerte sangrado. Hijo, probablemente no sobreviva. El mundo, en ese momento, se me desmoronó en pedazos y se me atragantó en el pecho. No imaginaba la idea de vivir sin Magdalena. Los testigos rodearon a la criatura recién nacida, escudriñándola con ojos airados. Intentaban descubrir en ella, al desgraciado que tuvo la osadía de abusar de Magdalena. Y poner fin de esta forma, a casi nueve meses de incertidumbre, porque Magdalena en su trauma no quería revelar quien la despojó de su inocencia. Pero, la diminuta cara de la recién nacida no reflejaba ningún parentesco paterno conocido. Desolados porque al parecer seria más difícil descubrir quién fue el infame, pensamos que jamás la verdad se conocería. Pero, la desdicha duró poco, porque la infanta dejó de llorar y abrió sus ojos. Eran los ojos azules más intensos que haya visto. La niña nos miraba a todos como diciendo, ahora infelices reconocen al ser que me engendró. Reconocimos in so facto aquellos

«No tengo palabras para expresar el espanto dibujado en el rostro de ese pobre hombre cuando vio que la horda se le iba encima.» ojos azules. Y todos concluimos que fue Don Alejandro. La cólera evaporó la sensatez y la calma de aquellas personas, sus espíritus clamaban por venganza, el mío también, pero mi preocupación, antes que nada era Magdalena. Pronto, el nombre del culpable invadió la calle y entró en las miserables casuchas, saliendo de ellas con machetes, picos, palos y antorchas en mano. La calle se llenó de una horda de centenares de campesinos, hombres y mujeres enardecidos, que gritaban al viento y la luna de la noche llanera, muerte a Don Alejandro, muerte al... Don Alejandro era dueño de grandes extensiones de tierra. Donde trabajamos la gran mayoría de las personas de Neblina. Era una persona déspota y confieso que al pueblo le desagradaba en demasía. Pero, laborábamos en sus tierras por necesidad. Lo que pasó esa noche en la hacienda de Don Alejandro me lo relató Nicasio. Me dijo que el verdugo era tan grande que casi todo el pueblo formaba parte de él. Cuando llegaron a la hacienda de Don Alejandro, como era su costumbre, estaba sentado apaciblemente en su mecedora disfrutando de la noche fresca del llano. Compadre, me dijo Nicasio, el hombre se puso de pie con la escopeta en la mano en cuanto nos vio llegar a su hacienda. Yo tuve la desgracia de haber cruzado las últimas palabras con él. Creo compadre, que Don Alejandro nunca se le pasó por la mente que esa noche moriría, y menos de esa forma tan horrible. El hombre muy sereno me preguntó, ¿Qué está pasando Nicasio? ¿Por qué vienen a mi casa todos ustedes? ¿Pasó algo en Neblina? Y yo compadre, le respondí, pasa desgraciado, que usted debe encomendarse a sus santos, porque venimos a matarlo. Pasa que hemos venido a limpiar con su sangre la honra de la niña Magdalena. Pasa que le llegó la hora y morirá como un perro. Casimiro, el hombre me miró desconcertado, nos dijo, así que ustedes campesinos piensan que yo violé a esa niña. ¿Cómo pueden levantar tal mentira sobre mí? ¿Es que acaso tienen alguna prueba de que yo fui? Yo no fui Nicasio, por mi madre que yo no abusé de la mujer de la que hablan. A lo cual le respondí, no lo niegue más Don Alejandro y váyase de este mundo siendo un hombre. No sea un cobarde 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


y enfrente la muerte con la verdad. Don Alejandro un hombre por más malo que sea, siempre debe saber por qué está muriendo, y le digo, que allá en una choza, está una mujer desangrándose por su culpa, y parió una niña con sus ojos. ¡¿Eso no es prueba suficiente?! No tengo palabras para expresar el espanto dibujado en el rostro de ese pobre hombre cuando vio que la horda se le iba encima. El hombre disparó su escopeta, matando en el acto a Cleotilde, Artemio y Jesús. Las balas no amedrentaron al resto. El hombre intentó disparar nuevamente su arma, pero el peso de nuestros machetes llovió sobre su cuerpo. Compadre, es verdaderamente horrible que un hombre muera de esa forma. Pero creo que nosotros estábamos poseídos por algunos demonios esa noche. Que no contentos con haberle dado muerte al pobre Don Alejandro. Lo descuartizamos y prendimos fuego a la hacienda. Nicasio, esa misma noche, entró en el rancho donde me encontraba junto a Magdalena. Ella estaba delirando con una fiebre espantosa que la palidez de la muerte aparecía en su rostro. Quise estar en su lugar. Recuerdo que mi compadre me dijo, que no me preocupara que el culpable de esta tragedia acababa de irse al infierno. Que Don Alejandro, no vería la luz del sol por la mañana. En ese momento, quise haber matado yo, a ese gallego con mis propias manos. Pero el amor hacia Magdalena me retuvo a su lado. Creo que no he dicho aún que Magdalena y yo nos íbamos a casar. Ese día todo estaba saliendo mal, el cura no llegaba y la demora de Magdalena me tenía desconcertado. Hasta el punto que no apareció a la hora de nuestra boda. Horas antes, me había confesado que estaba feliz por que iba a casarse con el hombre que amaba. Pero, nunca llegó. Le dije al Padre Santiago, que mandara al monaguillo a casa de Magdalena. El muchacho, al rato, regresó con las manos vacías. Salí de la iglesia a buscarla y el pueblo me ayudó, pero nada. Dos horas más tarde, Magdalena apareció en una procesión solitaria por la calle, con el vestido de bodas desgarrado, su cuerpo maltratado y en completo estado de shock. Nunca más fue la misma. UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


Nicasio se fue al rato. Dejándome solo con Magdalena, que cada minuto que pasaba se alejaba más de esta vida y de mí. Mi compadre se encontraba con los nervios a flor de piel. Las manos le temblaban incontrolablemente. Se hallaba perturbado por haber matado a un hombre a sangre fría. Y yo me sentía impotente de no poder hacer más por mi Magdalena, que el solo estar cambiándole la compresa de agua fría de la frente. Al parecer, cuando estamos a punto de morir, por breves momentos, tenemos la mayor lucidez en nuestras mentes. Las últimas líneas de su voz, no las plasmaré en estas memorias. Las guardo en mi corazón con el mayor recelo. Debo decir, que ella, se despidió de mí. Pero, antes de su partida al Reino de los cielos me confesó que no había sido Don Alejandro el que la ultrajó. Entonces, estuve ese domingo en la iglesia porque el verdadero culpable se resguardaba en esas cuatro paredes sagradas, disfrazado de inocencia. La algarabía de las personas y la tos del padre en el confesionario retumbaban en mis oídos. No aguanté más y saqué el machete que imploraba justicia. Me dirigí hacia el altar, y desde allí, le grité a los presentes, ¡silencio carajo! Ya no siga dándose golpes de pecho por lo que no puede remediarse. El pobre de Don Alejandro no debió morir. Él era inocente, así me lo ha confesado Magdalena antes de morir. Todos se revolvieron en las sillas. ¡Cállense! Mataron a un hombre inocente. Y el verdadero culpable todavía está entre nosotros, y lo vengo a matar. La gente se miraba las caras los uno a los otros, sin poder creerlo todavía. Les dije, tranquilos señores que no es ninguno de ustedes. Es el desgraciado que se oculta atrás de una sotana. No recordaron que también tiene los ojos azules. El verdadero hipócrita de esta tragedia se escuda en la religión para caer muy bajo. Mi pecho se envalentonó gritando, Padre Santiago salga de allí, soy Casimiro Páez y lo vine a matar. Y le aseguro que no hay Dios en los cielos que lo salve hoy. El cura salió del confesionario asfixiándose aun más, sabiendo que no tenía escapatoria. La única salida entre su salvación y la muerte estaba custodiada por el gentío en la iglesia. Ese día de mi boda, Magdalena me dijo, que se vería con usted para confesarse. Y usted desgraciado recuerdo que llegó tarde. Qué tiene que decir al respecto. El padre Santiago, miró a la audiencia un rato y luego a mí, y gritándome, dijo, ¡yo sí lo hice y no me arrepiento! Este es un pueblo perdido, la gracia de Dios no vive con vosotros. Sois unos animales. Los maldigo a todos. Púdranse eternamente en este miserable pueblo. Y a ti, Casimiro Páez te excomulgo por el resto de tus días. Me acerqué lo bastante al Padre, y le dije al oído, yo soy Casimiro Páez y puedo vivir con eso. Mi machete se reflejó en su espantado rostro y descansó en su cuello. 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


CONCURSO ANUAL SEGUNDO SERRANO PONCELA

SEGUNDO PREMIO

Isis Ledezma Yánez es estudiante de la licenciatura en química

Un crimen «dormido» de Agatha Christie

La memoria como sustento del razonamiento deductivo en la novela policíaca

«Había vuelto allí… Me encontraba en la escalera, mirando hacia el vestíbulo, por entre los balaustres… La vi tendida en el suelo… Muerta. Sus cabellos eran dorados. Y el rostro tenía un intenso tono azulado. Había muerto estrangulada, y alguien pronunciaba aquellas palabras horribles, en tono satisfecho… Vi las manos de él, grises, arrugadas… No eran unas manos humanas. Eran las zarpas de un mono… Fue horrible, ya se lo he dicho. Ella estaba muerta… Miss Marple preguntó con toda naturalidad: — ¿Quién era la muerta? Gwenda contestó rápida, mecánicamente: — Helen…»

Agatha Christie Un crimen «dormido»

Un crimen «dormido» es una apasionante historia detectivesca que mezcla de manera especial la novela policíaca y las jugarretas de la escurridiza memoria, muy en boga en la expresión artística de estos tiempos. Este tipo de narraciones utiliza la inversión del tiempo cronológico —llamado así para diferenciarlo de los accidentes del verbo que presenta la novela policíaca—, para dar la impresión de estar reconstruyendo un hecho en lugar de contar una historia. Además de esto, siempre presenta un personaje principal con rasgos que involucran agudeza mental, intuición y carisma indudable; características necesarias para llevar a cabo la (re)construcción de los hechos utilizando la razón y la lógica sin dar lugar a cavilaciones. Con esto, el narrador logra poner una cota que le impide al lector «completar» los hechos con su propia imaginación. UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


LLB-554 «No me acuerdo de olvidarte: reflexiones en torno a la memoria»

El trabajo aquí reproducido fue presentado en este curso de Estudios Generales dictado por la profesora Beatriz Ogando

Para lograr el aura de supremacía del personaje que funge como arquitecto de la obra es necesario desarrollar la trama en un espacio absolutamente dominable. Es por esto que la novela policíaca se desarrolla en un universo cerrado del cual nadie puede salir y donde nadie puede entrar a estorbar el ejercicio de la inteligencia 1, limitando así el campo de observación y facilitando el trabajo deductivo. El segundo espacio explorado en esta novela no resulta tan fácil de controlar como el espacio físico ficcional; se trata de la memoria, sitio extraño e inexplorado donde el flujo de hechos, palabras, fragmentos, detalles y hasta películas completas se sucede de manera incomprensible y omnipotentemente ordenada por el cerebro humano. ¿Cómo trabaja el mecanismo de memoria? Según Segovia de Arana la memoria es un proceso dinámico de dos vías: una es el almacenamiento de sensaciones, sentimientos y cosas que hemos percibido, que hemos vivido consciente o inconscientemente. La otra vía es la de la recuperación de los recuerdos que activamos y actualizamos para usarlos en un momento determinado, para vivirlos al lado de otra percepción que extraemos de la realidad del momento en el que nos encontramos 2. En el caso de Un crimen «dormido», Gwenda es testigo de un asesinato que presenció en su infancia; y se lee es porque la actualización del recuerdo implica a su vez la (re)construcción del mismo y la concesión de un significado a un hecho que no fue identificado como un crimen en su verdadero espacio-tiempo, a pesar de observar elementos de un acto violento. Tal evento no podía ser decodificado por un niño, como en un proceso mental real.

1  CAILLOIS, Roger. Segunda parte: La novela policíaca. En Acercamiento a lo imaginario. México, Fondo de Cultura Económica, 1989. Pág. 264. 2  SEGOVIA DE ARANA, José Ma. Memoria y olvido. Academia de ciencias morales y políticas. 06/05/2003. Pág. 2. 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


Una vez que Gwenda crece, regresa a la casa donde ocurrió el crimen, pero no recuerda nada. Es a partir de la aparición consecuente de estímulos virtuales y evocaciones que la chica reconoce la existencia de un crimen entre sus recuerdos o, más bien, entre sus olvidos. Esto apunta hacia un mecanismo complejo donde la memoria está ligada inexorablemente a los procesos de olvido, ya que para olvidar algo hay que recordarlo, y más aún, hay que editar lo que se quiere «olvidar». En este caso el personaje olvida el episodio por ser dramático y violento, como le ocurriría a una persona real. El psicoanálisis explica el olvido por represión como un proceso activo y sometido a la lógica inconsciente 3. La historia se torna más interesante con cada capítulo, ya que es un crimen donde no hay pistas, no hay huellas ni rastros que seguir; ni siquiera hay un cadáver. Únicamente existen recuerdos de procedencia dudosa, lo cual impide probar la veracidad de los mismos como se haría frente a hechos o pruebas tangibles, siendo éstos la base de la investigación policíaca 4. La memoria creadora y reconstructora de hechos aparece constantemente en la novela hasta dar con el asesino y completar lo sucedido. En pro de dicha reconstrucción, nos topamos con dos escenarios virtuales insertados en la trama de la obra; primero se reconstruye el escenario ‘original’ —la casa, que a pesar de ser una reproducción fiel de la escena del crimen, no es la misma según la visión realista de Heráclito (Efeso, 500 A.C.) la cual reza que la realidad no existe, sino que discurre y cambia con el tiempo 5—. Luego la obra de teatro es una aproximación al hecho primigenio que sirve

3  KOSSOY, Noemí. Memoria y olvido. Ateneo de estudios Psicoanalíticos (ADEP). En http://www.steel.com.ar/adepros/ memoria%20y%20olvido.htm. 05/2006. 4  CAILLOIS, Roger. Op. cit. Pág. 259. 5  S/A. Tiempo. Pág. 17. S/F. UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


como puente entre el pasado y el presente del texto; y por último se hace una reproducción del crimen que tampoco es fiel a la original pero representa un aquí y ahora dentro de la obra y que actualiza el hecho cada vez que es leída: «Gwenda salió del cuarto de baño, dirigiéndose a la escalera para mirar… Sintióse aliviada al ver que se trataba del doctor Kennedy. — Estoy aquí —dijo. Gwenda fijó los ojos ahora en sus enguantadas manos, húmedas, brillantes, de un fuerte tono rosado... Y éstas le recordaron algo... Kennedy levantó la vista, protegiéndose los ojos con una mano. — ¿Eres tú, Gwennie? No puedo verte la cara… Mis ojos están deslumbrados… Entonces ella profirió un grito... Estaba contemplando unas garras de mono, había oído aquella voz en el vestíbulo… — Fue usted —manifestó con voz entrecortada—. Usted la mató… mató a Helen… Ahora lo comprendo todo. Fue usted... Usted, sí... Él subió unos escalones, en dirección a la joven. Lentamente. Sin apartar la vista de Gwenda. —¿Por qué no me dejaste en paz? —inquirió—. ¿Por qué tuviste que remover esto? ¿Por qué provocaste su... vuelta? Precisamente cuando yo había comenzado a olvidar... a olvidar. Hiciste que volviera a mi memoria Helen... mi Helen. Lograste resucitarlo todo nuevamente. Me vi obligado a matar a Lily [el ama de llaves]... Y ahora tendré que matarte a ti. Como maté a Helen... Sí, como maté a Helen...» 6 Finalmente la inteligencia obra como agente restaurador del orden sin dar lugar a especulaciones o errores: Miss Marple ordena las piezas y le da correcta interpretación a los datos aportados por los testigos, además de hacer una síntesis repleta de detalles de toda la historia, poniendo en evidencia el móvil del asesinato: los celos de un hermanastro. Sin embargo, la memoria aunque subjetiva y abstrusa, fue el elemento determinante en el desenvolvimiento de la madeja de recuerdos enredados que terminaron siendo una sola hebra de hilo. 6  CHRISTIE, Agatha. Un crimen «dormido». Ediciones Nacionales Círculo de Lectores. Bogotá, Colombia, 1979. PP. 196, 197.

www.universalia.usb.ve Por razones de espacio la autora presenta un resumen de su trabajo, el texto completo se encuentra en la dirección electrónica de Universalia 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


CONCURSO ANUAL SEGUNDO SERRANO PONCELA

PRIMER PREMIO

Guillermo A. Kalen Machado es estudiante de ingeniería de producción

La religión cristiana y Hogwarts

dos puntos de vista un solo fin

La religión cristiana es la religión con mayor cantidad de seguidores alrededor del mundo 1 y su característica fundamental es que reconoce a Jesucristo como el hijo de Dios. La Iglesia, la institución emblema de esta religión, ha tenido altos y bajos a lo largo de la historia de la humanidad: la influencia divina en las épocas monárquicas, el orden establecido que ha mantenido tanto la moral como la ética de la sociedad, las Cruzadas en nombre de Dios y la Inquisición son claros ejemplos de esto. La misión de esta Institución ha sido defender, mantener y extender los valores y enseñanzas de la Biblia en todo momento y podemos conocer sus posiciones en una gran variedad de actitudes que la Iglesia interpreta, considera y juzga como desviadas o apartadas de sus creencias tales como la eutanasia, la homosexualidad, el ocultismo, y... ¿qué piensa la Iglesia de la magia? En la Biblia se establece que: «cuando entres en la tierra que el Señor, tu Dios, te dará, no aprendas a practicar las abominaciones que cometen esas naciones. Que no haya entre ustedes nadie que inmole en el fuego a su hijo o a su hija, ni practique la adivinación, la astrología, la magia o la hechicería. Tampoco habrá ningún encantador, ni consultor de espectros o de espíritus, ni evocador de muertos. Porque todo el que practica estas cosas es abominable al Señor, tu Dios, y por causa de estas abominaciones, él desposeerá a esos pueblos delante de ti. Tú serás irreprochable en tu trato 1  El cristianismo es una religión monoteísta de origen judío que se basa en su reconocimiento a Jesucristo como su fundador, mesías y figura central. Con más de 2.100 millones de adherentes, o cerca de un tercio de la población mundial, es considerada la religión del mundo con más seguidores. Información obtenida de Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/cristianismo) UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


con el Señor, tu Dios porque las naciones que vas a desposeer escuchan a los astrólogos y adivinos, pero a ti el Señor no te permite semejante cosa» 2. Esta cita del Antiguo Testamento nos ilustra el pensamiento que guía la postura que debe tomar la Iglesia con respecto a la magia. Si bien la actitud de dicha institución con respecto de algunas prácticas mágicas, tales como la astrología o la alquimia, fue ambigua en algunos momentos de la historia, la condena cristiana de la brujería fue explícita e inequívoca desde los comienzos de la religión cristiana. En la Edad Media existen varias leyes que condenan a la brujería que se basaban tanto en el ejemplo del derecho romano como en la voluntad de erradicar todas aquellas prácticas relacionadas con el paganismo. Según Richard Kieckhefer, «aquellos que la practicaban [la magia] estaban en peligro tanto física como espiritualmente por los mismos demonios que intentaban controlar. (…) Esto [la magia] llevaba a asumir erróneamente algunas cosas acerca de los demonios: su poder y su dignidad» 3. La Iglesia creyó necesario distribuir un documento llamado Malleus Maleficarum, una guía comprensible para identificar, perseguir y castigar a las brujas escrito por dos alemanes en 1486 4, debido a la corrupción y la perversión que consideraba presente en la sociedad de la época. La paranoia se sembró en la sociedad con el apoyo y el beneplácito de la Iglesia. Afirman algunos que «la creencia en las brujas se extendió como una epidemia (…). Representantes del pensamiento moderno como Paracelso, Nostradamus, Bacon, Galilei, adquirieron fama de tener alianza con el diablo» 5.

2  3  4  5 

Cita del Libro del Deuteronomio, capítulo 18, versículos del 9 al 14. Richard Kieckhefer 1995. Magic in Middle Ages. Cambridge University Press. (Traducción nuestra) «Sorcerers Companion» (versión inglesa) pg. 260. Elizabeth Frenzel. 1980. Diccionario de motivos de la literatura universal. Madrid: Gredos.

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


Hoy en día la Iglesia es una institución de dimensiones inconmensurables y ha mantenido una fuerte influencia sobre la sociedad; gracias a su espíritu conquistador —llamado espíritu misionero— establece «casas del Señor» alrededor del mundo entero. Actualmente, en el siglo XXI (para muchos difícil de creer) la «caza de brujas» ha resurgido con los libros famosos que hablan de un joven mago: Harry Potter. La institución tiene una clara postura frente a la magia, pero, debido a la diversidad de voceros que tiene, existen también diferentes opiniones dentro de la misma. En el año 2003, el Papa Juan Pablo II le dio el visto bueno y aprobó los libros de Harry Potter y, paralelamente, el Cardenal Ratzinger 6 apoyó a un crítico con una opinión sesgada en relación con estos libros y le envió una carta que decía: «Es bueno que usted ilumine a la gente sobre Harry Potter porque esas son seducciones sutiles que actúan desapercibidamente y por eso profundamente distorsionan la cristiandad en el alma antes de que pueda crecer apropiadamente» 7. En esta misma carta, el Cardenal anima al crítico a enviarle su trabajo al sacerdote Peter Fleetwood, quien precisó que «una cosa es brujería y otra la fantasía. Todos hemos crecido en un mundo de magos y de hadas que no es anticristiano, sino que ayuda a los niños a entender el conflicto entre el bien y el mal»; justo lo contrario de lo que afirma Ratzinger en otra carta a la citada escritora: «Que los niños pierden el espíritu de discernimiento entre el bien y el mal y que no tendrán la fortaleza y conocimiento necesarios para comprender las tentaciones del mal». Pero también hay situaciones de índole francamente cristiana que confunden a los creyentes, tales como que en la cabalgata de los Reyes Magos de Sevilla, desfila la carroza de Harry Potter precediendo al Rey Baltasar ya que «según nuestra visión, él también tiene que ofrecer su magia al niño

6  Actual Papa. 7  http://www.freelists.org/archives/ampex/12-2005/msg00007.html UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


Jesús y dar caramelos a los niños» 8 ; y además, la Librería de San Pablo de la calle Sierpes de Sevilla, propiedad del Arzobispado, exhibe en su vitrina el último libro de Harry Potter junto a ejemplares de la Biblia y otros libros religiosos. Dicho lo anterior, paso a preguntarme qué piensa la escritora, J. K. Rowling, de la Iglesia. La mejor evidencia que existen aspectos cristianos detrás de sus libros proviene de un artículo en la revista American Prospect: «Rowling inicialmente tenía miedo que la gente supiera de su fe cristiana porque podría revelar desenlaces futuros en la serie: “Si yo hablara libremente de eso”, le dijo al reportero canadiense, “Creo que el lector inteligente —tenga diez [años] o sesenta— va a poder adivinar qué va a venir en los libros”». Si es cierto que un mayor conocimiento acerca de las creencias cristianas de la autora podría ayudar a un lector inteligente a adivinar hacia dónde van los libros (o si tales creencias están de cierto modo reflejadas en los mismos), entonces la trama de la serie entera tiene que estar de alguna forma relacionada con la cristiandad a través de diferentes aspectos que detallaré a continuación. religión cristiana en harry potter

La enciclopedia virtual Wikipedia recoge algunos aspectos históricos bien conocidos acerca de la relación entre la Iglesia y la magia: «el término Inquisición hace referencia a varias instituciones dedicadas a la supresión de la herejía en el seno de la Iglesia Católica. La Inquisición medieval, de la que derivan todas las demás, fue fundada en 1184. En España, durante los tres siglos que dura, prácticamente la

8  Revista Acción. Cine-Video http://www.edijardin.com/accion/foro/viewtopic.php?t=1084&postdays=0&postorder=asc&start=0 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


mayoría de los casos se someten al proceso de la Inquisición local de forma regulada y documentada. Aunque sería el último país en abandonar la cruel figura de la Inquisición, ya hacía mucho tiempo que no ejecutaba a muerte a supuestas brujas» 9. Esta persecución de herejes ha sido recriminada por muchos y la serie Harry Potter es ejemplo de ello. En los libros hay prácticas inquisitorias de claro origen cristiano que aparecen en la obra, como, por ejemplo, el momento en el que en el tercer libro de la serie se asigna al protagonista una tarea escolar sobre la Inquisición en la época medieval, en donde «los muggles eran particularmente temerosos de la magia pero no muy diestros para reconocerla; Wendolin la Rara fue quemada en la hoguera 47 veces con varios disfraces» 10. En el mundo mágico de Harry Potter existen tres maldiciones imperdonables: Cruciatus, Imperius y la maldición asesina Avada Kedavra. La primera de ellas es llamada la maldición de la tortura, la cual ocasiona un dolor semejante al que se podría sentir si quemaran cada nervio del cuerpo; proviene de la raíz latina Crucis que se puede relacionar con la palabra cruz. ¿No recuerdan estas palabras, asociadas con la tortura, al Vía Crucis de Cristo o a su dolor en la cruz? Por otro lado, la palabra Imperius proviene de la raíz imperio y significa comando, podría también estar relacionada con el Imperio Romano, conocido por establecer e imponer la religión cristiana como religión oficial en su vasto imperio. La maldición asesina Avada Kedavra proviene de un antiguo idioma del medio oriente, lenguaje llamado arameo, y significa «desaparece como esta palabra» 11. Este idioma, casualmente, era la lengua hablada en la época de Cristo y en la que al parecer fue escrita parte de la Biblia. Uno de los objetos que tiene una gran importancia en Harry Potter, respetado por los magos de más prestigio incluso, es el Cáliz de Fuego. Este objeto lo podemos observar por primera vez en el cuarto libro de la saga, llamado precisamente «Harry Potter y el Cáliz de Fuego». Este cáliz se describe en los libros como «una gran copa de madera» y su función es la de determinar al mago digno de cada escuela que participa en el Torneo de los Tres Magos 12. Existe otra copa emblema de torneos e incluso batallas (Cruzadas, por ejemplo): el Santo Grial, copa de la cual se dice que tomó Cristo en la Última Cena. Aunque se dice que el Santo Grial es de plata, también se especula que pudo haber sido de madera, por ser la copa de un pobre carpintero, al igual que el Cáliz de Fuego de la obra de Rowling. Según la leyenda del Rey Arturo, el Santo Grial servía para determinar si un caballero era digno o no, muy parecido a la función del Cáliz de Fuego 13 en los libros de Harry Potter.

9  Wikipedia. http://es.wikipedia.org/wiki/Inquisici%C3%B3n_espa%C3%B1ola . El empleo de esta enciclopedia virtual para los efectos del presente trabajo se concentra en referencias a aspectos históricos ya bien conocidos y documentados. Estamos conscientes de la imposibilidad de utilizar este tipo de fuentes para la búsqueda de datos especializados. 10  «Harry Potter y el Prisionero de Azkaban», Capitulo uno. 11  Según «Magic worlds of Harry Potter» por David Colbert, los antiguos magos usaban esta palabra para hacer que muchas enfermedades se desaparecieran, como esa misma palabra. Su recomendación se trataba de escribir la palabra una y otra vez «desapareciendo» una letra cada vez, quedando por último sólo la letra A. 12  Las escuelas participantes en el libro eran: Hogwarts (donde estudia Harry Potter), Beuxbatons (escuela francesa de sólo chicas) y Durmstrang (escuela de varones de población fundamentalmente germánica y de Europa oriental). Estas dos últimas fueron invitadas por Hogwarts para el Torneo de los Tres Magos. Un dato curioso acerca de Durmstrang es que parece proceder de un juego con la frase «Sturm und Drang» (Tormenta e impulso), que proviene de una tendencia literaria y artísticade el siglo XIX. De las obras mas destacadas de este movimiento, podemos citar el Fausto, de J. Wolfgang Goethe, obra en la que se detalla el pacto de un hombre con el diablo. Otra afinidad importante entre la obra y dicho movimiento estético podría ser la relativa al buque fantasma en el que llegan a Hogwarts los estudiantes de Durmstrang, que alude al barco fantasma de una reconocida obra de Wagner. 13  Se habla a veces del fuego de la transformación como una de las propiedades del fuego en un sentido más esotérico. Justamente el Santo Grial lo utiliza Cristo el día que sabe que es traicionado y va directo a su muerte que, para muchos psicólogos, es símbolo de la transformación. UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


Criaturas y Personajes

Asimismo, existe una serie de criaturas y de personajes que se asocian a la religión cristiana tales como el fénix, las serpientes, el unicornio, el hipogrifo y algunos personajes. Fawkes es un ave fénix de los libros de Harry Potter que pertenece al Profesor Albus Dumbledore y es uno de los animales más importantes a lo largo de la historia; pero también el fénix es un símbolo de resurrección de la religión cristiana 14. Las serpientes son conocidas en la Biblia como símbolo del demonio Satanás, que tienta a Adán y a Eva en el Génesis y pervierte por primera vez (pecado original) a la humanidad: «Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias». El símbolo de la serpiente en la saga concuerda con la interpretación bíblica de la religión cristiana ya que es asociada con la casa «donde la mayoría de los magos oscuros salen» 15, llamada Slytherin (cuyo animal heráldico es la serpiente y cuyo nombre recuerda el sentido de «to slither», reptar, arrastrarse), y con el símbolo del Señor Oscuro, que es una calavera con una serpiente saliendo de su boca. La asociación de la serpiente con la maldad está utilizada y reforzada en la serie Harry Potter a través de ejemplos como el basilisco, criatura abominable que atentó contra la vida de los estudiantes en la Cámara de los Secretos; el idioma pársel, considerado como una marca macabra en el mundo mágico y Nagini, serpiente mascota del propio Señor Oscuro. El unicornio puede ser tomado como un símbolo de Cristo, ya que en el Antiguo Testamento lo mencionan varias veces 16, pero para muchos otros la perspectiva es diferente. En los libros de 14  Wikipedia. http://es.wikipedia.org/wiki/Simbolismo_cristiano 15  «Harry Potter y la Piedra Filosofal». 16  «Dios los trajo fuera de Egipto; el HATH como si fuera la fuerza de un unicornio» Números 23:22. Otras citas están 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


Rowling se establece que «la sangre del unicornio te mantendrá vivo, aunque estés a una pulgada de la muerte, pero a un precio terrible... Has matado algo puro... para salvar tu vida...». Un poco más adelante aparece: «tendrás tan solo media vida, una vida maldita, desde el momento que la sangre toque tus labios» 17; así que no es muy difícil ver su relación con la eucaristía y es por eso que hay religiosos que afirman que «la sangre del unicornio asesinado es una enredada, distorsionada y pervertida analogía con Cristo (el Cordero asesinado) y con su sangre redentora. El unicornio es presentado como un animal indefenso, puro y bello (igual que Cristo, el Cordero presentado en la Biblia). Matar el unicornio es un crimen monstruoso, pero el beber su sangre (analogía y perversión de la Eucaristía) conduce a una vida maldita.» 18 El hipogrifo es un símbolo de la unión de lo celestial (por las alas) y lo terrenal (el cuerpo) y es una de las criaturas de mayor relevancia en «Harry Potter y el prisionero de Azkaban». Hay académicos que dicen que la unión de lo celestial y lo terrenal simboliza a Jesús: hijo de Dios que se hizo hombre. Hay personajes en los libros que se asocian a la religión cristiana: monjas y frailes se presentan como almas perturbadas («monjas fúnebres de figura harapienta arrastrando cadenas» junto con un «Fraile Gordo»), contrastando estos espíritus con un «alegre fantasma» en la ceremonia de la «Fiesta del Cumpleaños de la Muerte» que aparece en el segundo libro de la saga.

en Libro de Deuteronomio 33:17, Salmos 92:10 y Job 39:9. 17  Primer volumen, pg 258, versión inglesa, traducción nuestra 18  http://www.medinasoft.com/ibipablovi/Informatica/Harry_Potter_1.htm UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


LLX-525 «Una relectura del binomio infancia/magia. El caso Harry Potter de J. K. Rowling»

El trabajo aquí reproducido fue presentado en este curso de Estudios Generales dictado por la profesora Lourdes C. Sifontes

El antagonista de Harry en la escuela es Draco Malfoy 19, un chico de la casa de Slytherin que no hace sino molestar a Harry y a sus amigos. El apellido Malfoy significa en francés mala (mal) fe (foy), y se podría asociar a la falta de fe (fuera de la religión cristiana) del personaje en el libro. No es de extrañar que el padre de este chico antagonista se llama Lucius Malfoy, un eco de Lucifer, el ángel caído y alejado de la fe, uno de los tantos nombres del Diablo que encaja con el personaje, ya que es un poderoso seguidor del Señor Oscuro. En el primer libro de la serie aparece un personaje presentado como muy generoso y noble llamado Nicolás Flamel 20 que, según allí se indica, «celebró su cumpleaños 665 el año pasado». No hay que ser matemático para darse cuenta que la edad en ese momento del señor Flamel es 666 años y es el año en donde decide «dar su vida» 21 para eliminar la piedra filosofal y que no cayera ésta en manos del Señor Oscuro. Para la Iglesia, el 666 es el número del Diablo, como afirma el Libro del Levítico: «Para esto se precisa sutileza. El que tenga inteligencia calcule la cifra de la Bestia, porque es una cifra humana: 666.» 22 Algunas Teorías

La mayoría de los hechizos en Harry Potter son en latín y hasta el lema de Hogwarts, Colegio de Magia y Hechicería, está en esta lengua muerta. Se podría decir que es el idioma más importante para un mago en el sentido práctico, pero también fue el idioma principal del cristianismo durante muchos siglos hasta fechas recientes. A pesar de que no hay una relación directa, el uso de esta lengua se puede asociar perfectamente en ambas partes: para invocar hechizos y para invocar la palabra del Señor. Hay objetos que nos revela Rowling en el último libro escrito hasta los momentos titulado «Harry Potter y el Príncipe Mestizo» que se llaman horrocruxes. Es claro que tal designación evoca, en su sonoridad, a los términos horror y cruz. Los horrocruxes en la serie («horcruxes» en la versión original) son objetos particulares en los que un seguidor del mal puede depositar parte de su alma a consecuencia de la comisión de asesinatos para posterior mente «reconstruirla». Así que, conociendo que la función de este objeto es, de alguna forma, la resurrección, se puede asociar las palabras horrible y dolor/cruz (crucis) con la muerte de Cristo. Como este objeto también se refiere a la resurrección y se relaciona con la palabra horrible, ¿será que es horrible resucitar o que, desde las artimañas del mal, hay que pasar por cosas terribles para resucitar? 19  Hay quienes dicen que el Dragón (significado de la palabra Draco), es un símbolo del Diablo. 20  De entre tantos personajes importantes que están asociados a la alquimia, la autora elige a Nicolás Flamel. Dato cursioso ya que su apellido evoca fuego, flama o llama como las del infierno. 21  El personaje deja de producir el elixir de la vida que lo mantenía con vida por tanto tiempo. 22  Lev. 13-17:18. 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


Otro objeto que llama la atención del lector es el Velo ubicado en el Departamento de Misterios descrito en «Harry Potter y la Orden del Fénix». Este velo, aunque no se sabe exactamente qué hace, parece un vínculo entre este mundo y la muerte o el mundo de los muertos según lo que la autora deja entrever: una vez que Sirius Black, padrino del protagonista, pasó de un lado del velo al otro, estaba muerto. Víctor Gómez nos comenta que «en la antigüedad, cuando el rey Salomón construyó el Templo de Jerusalén, en la parte más central del templo, ‘el Sancta Sanctorum’ (el Santo de los Santos), se colocó el ‘Arca de La Alianza’ (El objeto más sagrado de la antigüedad). A la entrada del ‘Sancta Sanctorum’ estaba una ‘cortina o velo’ que nadie podía cruzar, sólo el Sumo Sacerdote y sólo una vez al año, en el día que se celebraba el «Yom Kippur» (Celebración de Expiación). El cruzar esta cortina o velo significaría la muerte para el infractor» 23. Entonces en la tradición judeocristiana también existe un velo que puede provocar la muerte; sin embargo, no podemos decir con certeza que existe una relación directa entre el velo mencionado en el quinto libro y el velo bíblico del Sancta Sanctorum. En los escritos de J.K.Rowling se menciona con frecuencia el número «7» como número perfecto; inclusive ha decidido que su serie de libros de Harry Potter sean siete, y son siete los años que cualquier estudiante debe pasar en Hogwarts para graduarse. Por otro lado, en la Biblia también el número siete es utilizado repetidas veces. Ejemplo de esto son las siete Iglesias, los siete sellos, las siete trompetas, las siete copas, los siete días de la creación 24. No obstante, este número también es importante en otras creencias desde la cábala hasta el yoga, así que es imposible aseverar que Rowling se inspiró en la Biblia para utilizarlos en los libros; aunque, aun así, no deja de ser una posibilidad. Voldemort es un nombre que pocos se atreven a decir dentro de la comunidad mágica de los libros. «El Señor Oscuro» ó «aquél que no debe ser nombrado» son ejemplos de cómo un mago común se refiere a lord Voldemort, mientras que el protagonista, junto a escasos personajes de esta historia, menciona su nombre sin ningún temor y esto se puede interpretar con algo de gran relevancia para la religión judeo-cristiana: los antiguos hebreos no podía mencionar el nombre «Yahvé»: cuando Dios se apareció a Moisés (Éxodo Cáp. 3), Moisés le preguntó a Dios cuál es su nombre y Dios dijo «Yahvé» que se traduce por «yo soy» y que significa «Él es el que es». Para los judíos, este nombre es tan santo, tan omnipotente, de tanta reverencia que no se atrevían a pronunciar la palabra «Yahvé»; sino que cuando la leían, la sustituían verbalmente por «Elohim» o «Adonay» (el Señor). La comparación entre Dios y Voldemort es totalmente anticristiana ya que Voldemort es el símbolo de la maldad, pero la idea de la «innombrabilidad» parece relacionarse con el temor o el respeto a un poder infinito. La muerte de Dumbledore es una de las tragedias que conmovió a muchos lectores al punto de experimentar sentimientos de duelo. Existen ciertas semejanzas entre la muerte de Dumbledore y la muerte de Jesús: ambos fueron traicionados y entregados a la muerte por un miembro de su círculo más próximo 25; ambos toman de un cáliz antes de entregarse a la muerte y ambos sufren una segunda traición —Jesús de su discípulo Pedro y Dumbledore del alumno Draco Malfoy—. Lucha entre el bien y el mal 23  Página web: http://blogs.hoycinema.com/p-victor-m-gomez-a- . Es importante mencionar que la descripción de este velo se encuentra en el Libro del Levítico y que también se menciona la muerte al traspasar dicha cortina: Lev. 16:2 Dijo Yahveh a Moisés: Di a tu hermano Aarón que no entre en cualquier tiempo en el santuario que está tras el velo, ante el propiciatorio que está encima del arca, no sea que muera: pues yo me hago ver en la nube encima del propiciatorio. 24  Todos estos ejemplos se pueden encontrar en el Libro de Apocalipsis y el Libro del Génesis. El número siete está presente en la Biblia desde la creación hasta el final. Un dato curioso es que la Biblia menciona que el Sancta Sanctorum se tardó en construirse una cantidad exacta de siete años. 25  Hay quienes dicen, por el recién encontrado Testamento de Judas, que Judas estaba actuando con el consentimiento de Cristo; pero también hay rumores que Severus Snape actuó también con el consentimiento de Dumbledore. UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


Entonces puedo afirmar que Harry Potter está lleno de aspectos simbólicos asociados a lo cristiano y que muchos creyentes y voceros de la Iglesia critican esta obra de J. K. Rowling; pero, personalmente, pienso no se dan cuenta que los valores que defiende la obra son muy parecidos a los que defiende la Iglesia. Creo que antes de tildar a la saga como un compendio de mensajes de antisemitismo, discriminación, herejía y perversión habría que resaltar los valores que se promueven: la amistad, el amor, el bien, la unión, la esperanza, la justicia, el esfuerzo y el trabajo. Las analogías con la actitud antisemita de la Alemania nazi o la discriminación racial del «KKK» son claramente señaladas como actitudes características de los personajes asociados con el mal, y con los conjuros y poderes realmente heréticos y contrarios a la vida sucede otro tanto. Libros como «las Crónicas de Narnia» han sido categorizados como una alegoría cristiana ya que el león Aslan se sacrifica igual que Cristo y resucita para la lucha del bien contra el mal; pero yo digo: ¿quién quita que Harry Potter no se pueda sacrificar por el bien del mundo mágico? Queda un último libro y su desenlace es un misterio para todos. A mi parecer, la intención de J. K. Rowling con los libros no es la de promover el culto al Diablo, sino todo lo contrario: la de promover valores que podrían llamarse como los mismos por los que lucha la religión cristiana, valores más humanos, más reales y esenciales al ser humano. Continuamente se nos recuerda que Harry es un personaje que se salva por el amor materno y que tiene en el amor, la nobleza y la misericordia sus mayores poderes. Estos valores acerca del sacrificio por los amigos, el triunfo del amor sobre la muerte y la moral no solo tienen que ver con la religión cristiana. Estos valores se enseñan en la mayoría de las culturas ancestrales alrededor del mundo: la lucha del bien contra el mal es fundamental para ayudar al lector a discernir entre ellos; es una necesidad para conocer, conocerme, conocerte, conocernos… No en balde, el lema que reza a la entrada del Oráculo de Delfos dice: «Conócete a ti mismo». Como conclusión, quisiera citar a un gran hombre que pudo ver a través de muchas cosas: «En realidad, todas las cosas, todos los acontecimientos, para quien sabe leerlos con profundidad, encierran un mensaje que, en definitiva, remite a Dios.» — Juan Pablo II

CONCURSO ANUAL SEGUNDO SERRANO PONCELA El jurado del concurso anual «Segundo Serrano Poncela» 2007: Mariella Azzato y Carlos Leáñez Aristimuño (presidente); tras lectura de los trabajos presentados, ha decidido por unanimidad otorgar los premios correspondientes a esta edición de la siguiente manera: Primer premio: «La religión cristiana y Hogwarts: dos puntos de vista, un sólo fin», de Guillermo A. Kalen Machado, estudiante de ingeniería de producción, postulado por la profesora Lourdes Sifontes Greco. Por su adecuada expresión y certero análisis, gracias a los cuales se pone de manifiesto que, más allá de las diferencias entre la religión cristiana y la magia, tal como es abordada en la obra de Rowling, se encuentra una búsqueda común de amor, unión, esperanza y justicia. Segundo premio: «Un crimen ‘dormido’ de Agatha Christie: la memoria como sustento del razonamiento deductivo en la novela policíaca», de Isis Ledezma Yánez, estudiante de química, postulada por la profesora Beatriz Ogando. Por su rigurosa reflexión, apoyada en la creativa articulación de las ideas, la fluida inserción de los elementos narrativos y el adecuado uso de las referencias. En Sartenejas, a los veintiún días del mes de mayo de dos mil siete VEREDICTO 2007 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

UNIVERSALIA


Daniuska González es profesora del departamento de lengua y literatura USB

Cuando no tengo clases temprano, llego a la universidad a esa hora para tomar un café y salir a recorrerla. Además de disfrutar del silencio, ese tiempo me permite pensar en cómo transcurre nuestra vida —toda la vida, la de los estudiantes, los profesores y los empleados—, y en qué medida ese paisaje que emociona, mezcla de naturaleza y arte, la mayoría de las veces resulta atravesado negativamente por un hecho que nos cuesta aceptar porque depende únicamente de nosotros, de nuestras actitudes: la convivencia. Convivir origina diferentes y contrastantes niveles. Convivir es una ética y, al mismo tiempo, un acto de voluntad. Desde el estudiante que llega al salón de clases y no dice ni buenos días, hasta el colega con quien nos encontramos en la escalera, también en la mañana, y baja la cabeza para evitar el saludo. Pero, además, convivir se refiere a los carros a alta velocidad por las vías de entrada y salida, o coleándose en la curva anterior al edificio de Aulas; a quienes allí no ceden el paso cuando conducen; a los dueños de los vehículos estacionados por horas y horas mientras escuchan música en el reproductor y un estudiante espera por un puesto libre porque él entra a clases y sí tiene una razón para estar en la universidad, un derecho a estacionar. A quienes conversan por celular dentro de la biblioteca o en el salón de clases, igual profesores que estudiantes. Convivir pasa también por el ambiente adecuado en los departamentos, sin hacerle la vida imposible al prójimo (porque quizá estamos frustrados con nuestra propia vida y en alguien tenemos que

Convivir en la USB desquitar la impotencia), y en los salones de clases, donde la competitividad anula el compañerismo y el trabajo en equipo. Convivir es hallar la calculadora, el celular, los lentes de otro estudiante y tratar de buscarlo, no por una recompensa sino porque place, porque hace sentir bien interiormente. Y no tratar al profesor como a un idiota a quien se le entrega como propio un trabajo plagiado de internet, y que, a su vez, el profesor no trate de animal al estudiante porque así, supone, se gana su respeto. Convivir, asimismo, es utilizar un lenguaje que, perteneciendo a esta época y, sobre todo, a la edad del hablante, a sus intereses e inquietudes, respete códigos y espacios: si en casa se permiten groserías, la universidad no es el patio de la casa donde se gritan esas groserías. En el trimestre pasado, caminaba hacia la biblioteca. Un grupo de estudiantes jugaba fútbol, cuando pasé entre ellos, uno de ellos decía palabras obscenas, le reclamé y me respondió: «yo hablo como quiera. Y debe pedirme como favor que no utilice ese tipo de palabras». No, no como favor, porque eso forma parte de la convivencia, la cual comienza con el respeto al otro, con saber y ponderar espacios y caracteres, con hacer la vida más humana, más tranquila, mejor. Mientras no suceda así, continuaré caminando con mi café en la mano, a las ocho de la mañana, y contemplando «bucólicamente» el paisaje de nuestra USB, porque el que de verdad me gustaría ver, sentir, respirar, el paisaje humano, está aún oculto entre proyectos y tecnologías pero en un futuro que parece cada vez más lejano. UNIVERSALIA

40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01


manray Las imágenes que ilustran esta edición de Universalia son del artista estadounidense de origen judío-ruso Man Ray, nacido con el nombre de Emmanuel Radnitzky. Pintor y fotógrafo, figura destacada en la vanguardia artística del París de la década de 1920. Nació en Filadelfia, EEUU, el 27 de agosto de 1890, estudió en la Academia Nacional de Diseño de Nueva York y celebró su primera exposición individual en 1912. Junto a su amigo, el pintor francés Marcel Duchamp, participó en la creación del grupo Dadá de Nueva York, en 1917. Bajo la influencia de Duchamp comenzó a trabajar con materiales y técnicas nuevas, como por ejemplo, pintar con aerógrafo sobre cristal y otras superficies. Sus ready-mades, como Regalo (1921, Museo de Arte Moderno de Nueva York), una plancha con tachuelas salientes desde su base, están realizados a partir de objetos cotidianos fabricados en serie. Promovió el arte cinético (obras de arte con piezas móviles). Viajó a París en 1921 y desarrolló los rayogramas, imágenes abstractas realizadas mediante la colocación de objetos sobre superficies sensibles a la luz. Desarrolló, también, la técnica de solarización, que invierte los márgenes de luz y sombra de la fotografía. Se implicó en el Surrealismo e hizo algunas películas abstractas, como L’etoile de mer (1928). Las posibilidades expresivas de la fotografía le interesaron cada vez más y desde 1940 hasta 1946 trabajó como profesor de fotografía en California (Estados Unidos). Pasó sus últimos años en Francia, donde experimentó con las nuevas técnicas de fotografía en color, y publicó una autobiografía, Autorretrato (1963). Poseedor de una gran imaginación, y siempre al frente de las vanguardias, trabajó con todos los medios posibles: pintura, escultura, fotografía y películas. Man Ray fallece en París, Francia el 18 de noviembre de 1976 y es enterrado en el cementerio de Montparnasse.

fuente El poder de la palabra - http://www.epdlp.com UNIVERSALIA

Universalia 26  

Esta revista es una iniciativa del Decanato de Estudios Generales de la Universidad Simón Bolívar, su objetivo es el de contribuir a la form...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you