Issuu on Google+


Para darle forma a las nubes Déjaselo a otros Pingüino. La carrera del año Estamos en el punto Gideus (parte 2/3) Kfé


Para darle forma a las nubes No hay nada como recostarse en el pasto, sentir como pica en tu piel, contemplar las nubes, perder el tiempo, verse chiquito. Comer helado. Apachurrar Twinkies ya extintos y ver su relleno en los cielos, donde ahora moran sus almas inocentes. Nuestro cerebro siempre le dará forma a figuras, aunque sean amorfas, los científicos nombraron este fenómeno pareidolia y ya se creen muy inteligentes por esto. Pero seguimos sentados en el pasto, tocando el cielo, viendo sus explosiones, dejándole a otros la pena en olvidarse del sinsabor de la goma de mascar que hemos rumiado todo el día, abriendo una galletita asiática para encontrar ahí nuestra suerte, que en realidad no son asiáticas, y no me creo mucho por saber esto… Sólo hay que perdernos en el dulce de las nubes, en el punto indivisible donde el aire no avanza, pero tampoco piensa anochecer.


Déjaselo a otros Pretender que ya nos somos indiferentes, no girar la cara cuando nos topamos, decir que ya no nos amamos… Eso déjaselo a amores que no son amores, pero no a nosotros, porque ¡cuán patético sería! No digas que ya no me amas, porque qué mentiroso te verías. No me digas que ya no me amas, porque no te creería. No me lo digas, porque no quisiera creerte.


No me lo digas, porque me destrozarías el alma… Decir que ya no me amas… ¡No me lo digas, porque qué indolente serías! Borrar fotos, quemar cartas, devolver obsequios... Eso déjaselo a amores novatos, pero no a nosotros, porque qué ingenuo sería. Querer devolvernos la sonrisa, decirnos que hay que ser amigos, creer que podemos volver a mirarnos a los ojos… Eso déjaselo amores sin espinas, pero no a nosotros, espadas y dagas, porque qué cínico sería. Hacer como que no nos conocimos, como que nunca pasó nada, como que no nos quisimos… Eso déjaselo a amores baratos, porque entre nosotros, qué pretencioso sería.


Es tan fácil que Aliosha se aburra. Siempre carga consigo pequeños textos para leer en clases. Abre su librillo, trata sobre cierto niño que se aburre mucho en clases, llevando novelas y abriendo su librito, esta tercer novela trata sobre el vuelo en la mente: cómo es que los pingüinos, incapaces de volar, salen del agua directo a sus casas de hielo, así es cómo se proyectan en el aire aterrizando apenas, sin gracia, pero esto no les acompleja ni se aprecian como inferiores. Sus miradas jamás se han posado en una guacamaya. Historia de total superación personal. Tips para la vida, maquillajes emocionales… Acabando la novela, la criatura cierra el texto, que a su vez la novela cierra. Y así quedamos en la primera historia, la que debería de leerse normal en este pasaje, donde finalmente Aliosha cierra el tomo, se dirige a la ventana para abrirla, saltar e impulsarse como los pingüinos al aire.


La carrera del año 4 de s e p tiembre e s la fecha perfecta para desafiar al tiempo, transformarlo y vivirlo libremente. Chihuahua el lugar perfecto para desplazarse, utilizar el transporte público, y llegar rápido a tu fiel destino. Eso es lo que yo haré, viajaré de la escuela hacia mi casa. Utilizando el único transporte que me queda después de haber descompuesto mi carro: un autobús. Lo único que espero es que mis padres no sigan enojados conmigo por no haber limpiado el desastre que dejó mi gato. Espero que no se hayan dado cuenta de que se me olvido limpiarle su caja y que deje su comida en un tazón en mi cuarto. No soy un mal hijo a pesar de lo que diga la chismosa de doña queta, simplemente soy un

chavo que hace lo que todo chavo: salir a divertirse. Yo si me divierto a comparación de la “niña de papi”, mi hermana mayor, que por mi desgracia hoy llega a mi casa. Disque utilizando su transporte “favorito”, el tren. Aunque yo soy el único que sabe la verdad detrás de la niña de papi. Mi hermana está huyendo de un viejo al que le debe lana. Por eso viaja en un tren de carga, sus “amigos” la dejaron viajar con ellos con tal de repartirles unos de esos polvos mágicos para todos los dolores existentes. Por dios, subir a un camión en estos días no es algo muy lindo encuentras de todo: las personas que se quedan jetonas, los que se vienen sacando los mocos, los que vienen tragando todo lo que se les cruce en el camino y las viejas que se


creen tan buenas que andan enseñando lonjas al por mayor. Lo único en lo que pienso al ver a toda esta banda es: ¿la llegada de mi hermana me salvara de la regañina que me van a dar? Mi otra opción es llegar a la casa antes de que mi mamá llegue del mandado y mi papá de andarse paseando por no sé dónde. Genial esto es lo único que me faltaba, encontrarme con un mugroso tren que retrase mi salvación de llegar primero a casa. Tengo que llegar rápido, a ver cómo le hago. -¡Apúrele don!, ¡usted le pisa mucho más que ese viejo lento del tráiler! -¡Ya cállese joven y déjeme hacer mi trabajo! -¡Uy don, pos písele y me callaré! Es tan divertido aventarse carreritas contra un tren lento y viejo, y más sabiendo que mientras el don le pise lle-

garé antes que todos a casa. Después de… Aún sigo sin saber ni como, pero mis papas no me han regañado, es más nos visitan a mi hermana y a mi todos los días en nuestro cuarto comunitario. Uno lleno de personas todas moreteadas y de mancos y cojos. Yo, yo si tuve suerte y no como la señora de las sexys lonjas o el conductor de los carritos chocones. Las noticias dicen que murieron 4 y somos 31 lesionados. Eso no fue lo que parecía en mis recuerdos que parecen relámpagos. Y al final me salve de aquella regañiza al lado de la sangrona sangrada de mi hermana mayor.


Estamos en el punto donde no se sabe si anochecerรก o amanecerรก; sรณlo las aves lo confirman.


Kf é De todos las sustancias y de todos los colores, el café se distingue tanto que es necesario venerarlo un poco. Pues es el amargo brebaje que estimula

cada

tertulia

añade sofisticación

y

a

le la

so-

bremesa, eso sí, no hay que olvidar a su recurrente sustituto y primo lejano: el té, sin

embargo

bebida

el

orgánica,

tal su

cual color

siempre varía dependiendo de que infusión que se haga con frutos y hojas. Ahora el café no sólo se puede encontrar servido en porcelana elegante, sino también se halla impregnado en la tierra, manto del planeta y alfombra de la vida que hay

en

él;

no

hay

que

atri-

buirle la suciedad o mugre por esto último al café, también del

barro

sanías.

nacen

las

arte-


Café es también mi piel, prieta como el chocolate.

Cafés son mis muebles y mi guitarra, de madera cálida y senil.

Café en tus ojos, profundos cráteres de un llano lizo y corvo en el que me perdí.

Así, concluyendo con el café mas áspero de mi vida, termina esta devoción.


EVA ESTEFANÍA CAMACHO Su cabello siempre cúrveo y labios rojos le asemejan a un dulce inmerso en rock. Creadora de su propio mundo, alberga en sí sus cuentos, salen de ella al primer suspiro. Jareth Leto le amaría.

DENISSE MORALES HERNÁNDEZ Su patria incluyente radica en el amor a los perros y los comics japoneses. Nadie sabe por qué pero anima el alma. Siempre.

MIGUEL VELÁZQUEZ Sería difícil contar su vida, definir su persona. Alguna vez se le ocurrió definirse como un nihilista estético. Todos rieron. Nadie se la perdonó. Fue su crimen pensar en voz alta. Bien dijo Bukowski que era un genio, pero sólo él lo sabía…


INGRID NAKAGAWA MENDOZA Cuestiona a las nebulosas, presurosas, acorraladas ante sus ojos llenos de esperanza y saudade. Su vida está hecha en la inspiración de un amanecer.

PAOLA IRIDEE Sus venas pudiesen estar más llenas de tinta que de sangre. Que si a su preciada gatita la trata cual hermana, que si obliga hablar a su comida, que si es mentalmente asexuada, qué sé yo…

DANIEL BARQUET Domina varios lenguajes en sus compases o en historias acumuladas de los discos. Dibuja constantemente. Cereal de madrugadas. Esclavo interminable del sonido.

MIDORI NAKAGAWA Trotamundos, viaja sin reloj, brújulas, calendario ni llaves.



Corozyie 0.02