Issuu on Google+

¿Un ataque de Satanás? Algunas personas nos han sugerido que Satanás se apoderó del búfalo y nos atacó. Yo no creo que esto haya sucedido. La agresividad del búfalo es simplemente parte de su naturaleza violenta, de la cual todas las criaturas serán liberadas cuando Cristo regrese. Es cierto que Satanás es el “adversario” o “enemigo” de la humanidad. Las escrituras nos dicen que Satanás ronda como un león rugiente, buscando a quien devorar (1 Pedro 5:8). Eso quiere

EL TURNO DE TAMMY

decir que Satanás busca la oportunidad para desanimarnos de la fe y alejarnos de Dios. No significa que Satanás tenga el poder de atacarnos literalmente en una forma física. No importa lo que haga Satanás, no tenemos nada que temer porque nuestra seguridad se basa en la fidelidad de Dios. Como escribe Pablo: “el Señor es fiel, y él los fortalecerá y los protegerá del maligno” (2 Tesalonicenses 3:3).

por Tammy Tkach

¿Está Dios en control?

A

muchos cristianos les gusta decir que Dios está en control, que tiene un plan para su vida, y que todo lo que sucede es parte del plan. Algunos te dirán que él organiza los eventos de cada día para nosotros, incluyendo las pruebas. Cuando oyes decir esto, ¿te sientes aliviado al pensar que Dios tiene cada minuto diseñado para ti, o te irritas ante la idea, como lo hago yo? Ciertamente creo que todo está bajo el control de Dios en última instancia, pero tengo un problema con la idea de que él microadministre nuestras vidas. ¿Nos ha dado libre albedrío o no? ¿Son nuestras opciones reales, o no? Creo que la respuesta podría estar en la relación trinitaria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Ellos hacen lo que hacen juntos. Jesús dijo que el Padre que mora en él, hizo su trabajo a través de él (Juan 14:10). Todo se trata de la participación: el Padre, el Hijo, el Espíritu Santo, juntos. Jesús nos llama amigos (Juan 15:15), ¿y que hacen los amigos? Participan en una relación. La amistad no es controlar unos a otros o forzar a los demás en un plan preestablecido. La amistad es amor, dado libremente y libremente aceptado. Se trata de compartir experiencias, estar juntos en las buenas y en las malas, disfrutar, apreciar y ayudar a otros.

www.comuniondegracia.org

La amistad con Dios es aún más de esa manera. Dios no es sólo un amigo, por supuesto, él es el Señor soberano del universo que nos ama incondicionalmente, y por lo tanto, una relación con él es aún más real que la que tengo con mis amigos humanos. Jesús nos lleva, a través del Espíritu, en su propia relación de amor con el Padre. Yo participo en esta relación porque Dios me ama y no por nada que haya hecho para merecerlo. Con esto en mente, puedo imaginar un plan general para la vida, la salvación, la vida en Cristo, conocer a Dios en y a través del Espíritu y, finalmente, la vida para siempre en la eternidad de Dios. Pero no descarto la obra de Dios en las pequeñas cosas de mi vida, tampoco. Veo su mano todos los días, a partir de la forma en que me anima y me recuerda de su amor, hasta la manera en que guía y me protege. Porque él vive en mí, vamos por la vida de la mano, por así decirlo, y cada día mi oración es que voy a escuchar al Espíritu y responder a él mientras me guía. ¿Me proporciona Dios el lugar de estacionamiento en la tienda o planea que yo rompa un vaso y me corte el pie? Yo lo dudo. Estoy bastante segura de que Dios no microadministra cada detalle de mi vida. Creo que Dios puede obrar con cualquier cosa y llevarlo todo a sus buenos propósitos para mí. Pero esto sé con certeza: que me lleva, me guía y siempre está conmigo y me recuerda de su presencia a lo largo de cada día.

Odisea Cristiana | Número 37

7


¿Esta Dios en control?