__MAIN_TEXT__

Page 1

Suplemento deportivo El club de mi barrio - Año 1 - Núm. 5 - Septiembre/Octubre 2018 - Revista Comunicarnos - Arzobispado de Bs. As.

Número 5

Número 2

Staff Director Pbro. Adrián Bennardis Secretaria de Redacción Dalma Villalba Colaboradores Pbro. Nicolás “Tano” Angelotti Pbro. Damián Reynoso Pbro. José Lozzia Pbro. Gastón Colombres Pbro Marcos Espindola Belén Rivarola Brenda Cabral Antonella Rosales Karina Haedo Eduardo Caballero Jorge Luis Blanco Hernan Fennel Fernando Sivila Mercedes Aprile Miguel Castillo.

Diseño Florencia Laje Iustración Catecismo deportivo Betina Spigariol

Corrección

Ricardo Rubio

de mi Barrio

Hace pocos días terminó el Mundial que consagró a Francia campeón del mundo. Por segunda vez en su historia se quedó con el título. Grande era la expectativa que teníamos los argentinos. No tanto por los resultados en las Eliminatorias ni por el trabajo previo, ni por el proceso de prepa-

“¡Traeme la COPA MESSI!”

ración… Nada de eso nos podía ilusionar. Solamente el hecho de contar con quienes muchos consideran el mejor jugador del mundo, Lionel Messi. Eso nos invitaba a soñar. Algunos más triunfalistas ya exigían: “¡Traeme la Copa, Messi!” Imagino que en Portugal pasaría lo mismo. Su jugador emblema, Cristiano Ronaldo, ganador del último balón de oro, multicampeón con Real Madrid, lideraba el plantel. Como nuestra Selección, a duras penas clasificó al Mundial. Pero cómo no ilusionarse con que sus

goles llevaran a Portugal a consagrarse campeón del mundo por primera vez en su historia. Todos sabemos cómo concluyó la historia. Francia, un equipo conformado por grandes jugadores, pero sin una estrella indiscutida, salió campeón. Ganó seis de los siete partidos. Empató uno solo, frente a Dinamarca, cuando ya estaba clasificado para los octavos de final. Podríamos decir que se trató de “un equipo con todas las letras”. Contó con varias figuras, que en-

tendían que para alcanzar el objetivo, cada uno era importante. Para lograr la mejor versión no era necesario el lucimiento personal, sino poner lo mejor de sí para que brillara el conjunto. Así pasa también en el club, en el barrio, en la parroquia. No alcanza con “el crack”, con “el distinto”… Puede que ganemos partidos, incluso que parezca que los gana él o ella solo… A la hora de la verdad, y a la larga, siempre gana el conjunto, gana el verdadero equipo.

Necesitamos de todos. Si de fútbol se trata: Un arquero seguro, una buena defensa, un mediocampo que asegure entrega y generación, y delanteros que hagan los goles. Y por supuesto, dirigentes y cuerpo técnicos capaces, trabajadores y responsables, que vivan y transmitan estos valores… ¡Ojo! ¡Bienvenidas sean las figuras! Siempre que entiendan que tienen un lugar dentro de algo que es más grande que ellos: EL EQUIPO. No creamos que uno sólo nos va a salvar. Todos estamos llamados a colaborar con nuestra parte. En el fútbol como en el hockey, desde el arquero hasta el último suplente. Aprendamos de los buenos ejemplos, y ayudemos a que en nuestros barrios los pibes formen equipos, donde se valore la diversidad, porque cada uno tiene algo para aportar, y el bien del grupo por sobre el lucimiento personal.

Padre Cacho Casabal Parroquia Santa María Madre del Pueblo / Villa 1.11.14 Barrio Padre Rodolfo Ricciardelli


“Cuando sea grande voy a ser Seño de Patín”: construyendo sueños Patín Artístico

Profes: Belén Rivarola y Brenda Cabral.

CLUB Atlético Virgen Inmaculada

Villa Soldati

¿Qué es lo que más te gusta hacer? Patinar, disfrutar. Estoy haciendo solo patín. Al principio me caía mucho, pero después aprendí, no quiero faltar a clases. Lo que más me gusta practicar es garza, tortuga y salto. Yo creo que si te caés te tenés que levantar, por eso no hay que faltar. Cuando sea grande voy a ser Seño de Patín.

Luly Medina, 7 años. Ella es una de las tantas niñas que participan en las clases de Patín Artístico del CAVI, donde las clases son en San

Francisco, los martes de 16 a 19hs. y en Carrillo, los viernes de 15 a 18. Donde las nenas y nenes practican en una cancha de cemento, con frío o con calor, y lo que se veía desde el premetro ese martes frío eran muchísimas niñas patinando, intentando entrar en calor, y algunas madres, tomando mate, admirando a sus hijas. Betania Velázquez, tiene 9 años. Es una de las

Somos una familia

Boxeo

Club Atlético Fátima

Profe: Eduardo Gastón Caballero. El profe de Boxeo de Fátima, Eduardo Caballero, o Chipi, o profe, tiene en claro su objetivo del ¿Por qué dar boxeo? “Acá busco que se despejen un poco, que se diviertan, acá nadie es más que nadie, somos una familia que quizás en otro lado no está. Nosotros aprovechamos el tiempo de entrenamiento, yo busco que vengan, se relajen, se distraigan, que estén acá en vez de estar en la esquina. Que sea un Club de la Parroquia gratuito para todos está bueno. Vienen chicos de 14 años para arriba. El boxeo es un ejercicio de manejar tu propia mente, tu propia ira. Además damos un entrenamiento completo, los lunes, martes y jueves, de 2

alumnas “históricas”. “Vengo a Patín porque me gusta. Yo de chiquita ya quería venir acá, porque un día soñé que yo patinaba y me dio la necesidad de venir acá. Yo le conté a mi mamá y ella buscó y me anotó”. Y me cuenta esto con una sonrisa gigante y medio nerviosa. “Cuando patinaba siempre salía en primer lugar, tengo muchas medallas. Todas son mis amigas. Acá te divertís”, afirma orgullosa. ¿Qué se siente ganar un montón de cosas? Se siente relindo, se siente un montón de cosas. Yo el primer día de patín me caía, me caía pero aprendí. Y mi mamá me acompaña a todas las competencias, ella me da muchos besos, me abraza, me felicitan, y en mi escuela también. En las competencias tiemblo. ¿Qué vas a ser cuando seas grande? Seño de Patín.

16 a 18 o 20hs. Y los sábados a la mañana, todos trabajan el cuerpo al cien por cien”. Martín Hurtado, tiene 33 años, hace unos pocos meses que conoció el Club, y dejó su club de siempre, por elegir el Club de la Parroquia, no solo porque le quedaba más cerca, sino porque el entrenamiento

era igual, y cree que estos espacios son fundamentales para los pibes, para que sepan que el boxeo es una disciplina y no “cagarse a piñas”. Además el barrio lo necesita, dice, sacar un rato a los pibes de la calle, que puedan despejar y entrenarse está bueno. Cuenta que tiene primos, amigos, presos y muertos, y afirma que es-

SUEÑOS que se forjan Profe: Antonella Rosales, y referente Karina Haedo.

Taekwondo

CLUB Atlético San José

San José no para de crecer en ninguna de sus tres sedes, y los niños y niñas de Puerta de Hierro están aprendiendo Taekwondo con la profe Antonella Rosales y la referente Karina Haedo. Las clases son todos los lunes en el merendero Padre Carlos Múgica; la mayoría son niños, pero ya hay tres alumnitas que se animaron a practicar este

La profe entiende que este arte marcial sirve no sólo para “defenderse personalmente y mantenerse en estado físico; yo creo que es bueno para los chicos porque les brinda confianza en sí mismos, de lo que pueden lograr; se les inculca la responsabilidad, a progresar con el incentivo de los cinturones, hasta ser cinturones negros y ser

“arte marcial” asociado a los hombres, pero que poco a poco se va ampliando. Ronal Manani tiene 10 años, dice que “antes de empezar taekwondo solo sabía que había que lanzar patadas y puños, con el tiempo fui aprendiendo otras técnicas”. Sonríe. También dice que cuando no viene a las clases se “siente que no puedo hacer ninguna actividad y me aburro mucho”. Cuando sea grande, quiere ser pintor.

profes como yo, esto tarda entre dos y tres años, depende de cómo se vaya desarrollando cada uno, poder tener una meta”. Aron Velezco de 11 años vino a las clases porque quería “aprender a defenderse”. Cuando sea grande quiere ser luchador profesional. Cientos de sueños se están forjando con oportunidades distintas para los niños y las niñas de nuestras villas.

pacios como estos, quizás hubieran ayudado a cambiar la historia. Jessica Larramendi, es otra de las alumnas tiene 30 años, y con una gran sonrisa “A mí me encanta, vengo todos los días, inclusive los sábados, me gusta venir acá, y hacer todo el entrenamiento, además vengo de una fa-

milia que boxea, es algo que viene desde casa, y lo disfruto, me siento muy cómoda”. Entender a la disciplina y al deporte en sí, que sea una opción de inclusión, de amistad, de sentirse en familia, hace que todos sean campeones en el ring de la vida, donde se pelea todos los días.


Atravesando muros: de los barrios a la selección Cuando se trata de deportes elitistas que llegaron a nuestros barrios, uno de los más “raros”, sin duda es el cricket, que ya hace varios años que está en la Parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé, de la Villa 21-24, Barracas, desde el 2009, y no paró de crecer, de formar pibes que tuvieron una vida “fuera de lo común”, de dar figuras para la Selección Nacional de Criquet, historias de vidas que se fueron cambiando gracias a un espacio diferente, que se replicó en la Cárcova, en José León Suarez y en una Villa de Escobar. En este momento hay tres profes, Jorge Luis Blanco, Hernan Fennel y Fernando Sivila, y practican martes y jueves por la tarde. Primero vienen los más chicos, niños y niñas de 9 a 12 años y la segunda hora de 13 a 17 años, en el Centro de Formación Profesional N°15 Pa-

Nosotros hacemos un combinado de todo lo que implica el Atletismo, explica la profe Mercedes, -mientras caminamos hasta la canchita que está casi frente a la Parroquia Madre del Pueblo, de la 1 – 11 – 14, entre la avenida y la muralla de la cancha de San Lorenzo, se ven muchos chicos corriendo de un lado al otro-, porque a veces se piensa que es solo correr, pero nosotros también practicamos lanzamiento, velocidad, jabalina, disco, bala, circuitos, y justo ahora que están los juegos olímpicos de la juventud están más motivados. Belén González tiene 20 años. Le pregunto ¿por qué eligió atletismo?, y con una sonrisa y medio nerviosa comenta: “Lo vi en las opciones de deporte de la Parroquia, porque desde la secundaria me gusta el deporte, pero me di cuen-

Villa 1-11-14, Bajo Flores

Caacupé

CLUB

Profes: Jorge Luis Blanco, Hernan Fennel y Fernando Sivila

Villa 21-24

Cricket

dre Daniel de la Sierra, en la calle Pepirí al 1400, a unas cuadras de la villa, y los sábados por la mañana en la cancha ubicada atrás de la Parroquia Caacupé Maximiliano Rubín, tiene 15 años, y practica desde que tiene 7 años, creció con el cricket, vino porque su papé le dijo: “Andá, probá y fijate”, y seguramente su familia lo acompañó, y a él le gustó: “Yo iba a entrenar a las plazas, me esforzaba porque me gustaba”, confiesa medio tímido. Al año, ya lo convocaron a

representar a la Argentina, en un torneo Sudamericano de Criquet, a los 8 años, un niño de la 21 se encamina a Perú para representar su barrio y su país. “El cricket es como mi familia, me encanta, y creo que todos tienen que venir a conocer lo que hacemos, porque está bueno”. Pero

ta que en atletismo, no es solo correr, es comprometerse y seguir. Hace tres años que vengo y siempre era la única mujer, este año con los profes empezamos a anotar gente, y funcionó, creo que los profes se pusieron la camiseta del Club. A mí me ayuda a

venían chicos más grandes, pero ahora es “más abierto”, comenta. Y solo eso explica que Fernando Sosa,

abrirme y conocer cosas nuevas, para despejarme, para aprender, el atletismo me abrió muchas puertas. Mechi le cuenta a los chicos que “hay varios referentes de atletismo que salieron de las villas”. Antes

su gira recién comenzaba, también viajó a Brasil y pudo conocer al Papa y jugar un amistoso en el Vaticano, “todo gracias al cricket”. “Nosotros vemos este deporte como una forma de inclusión social, pero en las villas no se conocía, hasta que Caacupé Cricket arrancó, y desde ahí, aproximadamente 10 chicos jugaron para la Selección, fueron a competir Sudamericanos, y es conocido en todo el barrio, yo siempre resalto el empeño que le ponen los chicos a la hora de entrenar”, comenta el Profe Jorge Blanco. ¿Qué es el cricket para vos?

Es una forma de vida, un deporte que me llamó la atención, es lo que elegí ser, me dio muchos amigos, con el cricket no solo aprendí el deporte, sino cómo ser en la vida, aprendí de mis profesores, de la gente que me acompaña, de conocer otros lugares, es como mi vida, lo elegí y lo sigo eligiendo. Comenta Lucas Aguilera que practica desde que tiene 9 años, hace más de una década, porque Lucas ahora tiene 20 años. Estos jóvenes, son claros ejemplos de que en el barrio, cuando las oportunidades aparecen desde que son niños, los caminos de la vida no son tan difíciles de andar.

El atletismo me abrió muchas puertas CLUB Atlético

que tiene 7 años, venga con otro pibe -Nelson Ortiz de 16 años-, que pasa por su casa, lo trae a practicar y después lo lleva de nuevo a la casa, y Fernando quiera estar ahí “porque es divertido, y así practica y

Madre del PUEBLO

juega a la pelota”, y “hace cosas”. Fernando, cuando sea grande, ya sabe que

quiere ser futbolista. Cada 15 días, todos van a la cancha de Chacabuco, trotando, y si hay nenes más chiquitos, la profe los sube a la bici, y van… allá hay una pista de atletismo, y está el profesorado, y ver eso sirve de motivación para todos. Para Nelson, atletismo, es muchas cosas: “Los ayuda a ser compañeros, y cada día uno se sobre exige, pero para superarse a sí mismo, veo que voy aumentando la velocidad y la resistencia, es una muy

Profes: Mercedes Aprile, Miguel Castillo.

Atletismo buena disciplina, nos ayuda a ser mejores y no andar en cualquiera”, afirma. Vemos que están entusiasmados, y eso es lo que más nos llena a nosotros. Cuando hacemos resistencia damos vueltas a la cancha de San Lorenzo, el atleta es el deportista que hace actividades no tradicionales. Siempre se puede hacer cosas, con dos conos y un aro, y mucha imaginación, las cosas técnicas se pueden repensar y con el tiempo vamos encontrando más cosas. Que vengan y pasen por lo menos tres horas acá me parece muy valioso, a veces vienen los hermanos más grandes con los más chiquitos, entonces nos dividimos y los vamos integrando, que para nosotros es lo más importante, concluyen los profes. 3


Pquia Virgen del carmen

Pquia Virgen de Caacupé

La liga propia

Pquia San Pablo Apóstol

“Uniendo Barrios” cuando la integración se hace deporte.

Liga de Hockey

Testimonio Leandro Dellatorre

Pquia María Madre del Pueblo Pquia Virgen Inmaculada

Pquia San José

Como venimos viendo, el Hockey viene creciendo en nuestras villas, gracias a los clubes parroquiales: El CAVI, Mugica, Madre del Pueblo, San José, entre otros-, y también a los otros Clubes, como Club V31- Somos, Club Social Rodrigo Bueno, Club Larrazábal, Club Deportivo Guiuffra, que ya tenemos varios años de recorrido, cada uno desde su lugar, con sus tiempos, pero con la experiencia,

Pquia Cristo Obrero Pquia María Madre de la Esperanza

Pquia Nuestra Señora de Fátima

Pquia San Juan Bosco

la fuerza y las ganas necesarias, para crear una Liga propia, sin la necesidad de terceros para organizarnos y formar una Liga que nos regale un encuentro. Por eso desde este año, ya creíamos que era el momento de poner en concreto esa idea de vivir una Liga propia, por varias razones: abaratar costos, trabajar el sentido de pertenencia, hacer algo que nos una y nos genere una competencia “sana”, entre nosotros, que estamos con un mismo objetivo, y lo sabemos, y que uno de esos objetivos es que las chicas jueguen la mayor cantidad de partidos posibles y nos co-

nozcamos entre nosotros. Arrancamos el 18 de agosto, jugamos y nos encontramos cada 15 días, hay desde novena, octava, sexta y quinta categoría. También para mayores de 18 años, aunque no sean la mayoría por ahora. Es una liga totalmente gratuita, para todos los que quieran participar, entender que Uniendo Barrios, no es solo una frase, sino una forma de jugar entre todos, es algo que atraviesa colores y lugares, porque sabemos que el partido más importante solo se gana entre todos y con todos, y es el partido y la liga de la vida.

o v i t r o p e d o m s i c e t a C A Í R A M E V A El y la bandera se hizo manto

Cuando salimos a la cancha vimos que una bandera celeste cubría toda la tribuna. Era del color del cielo, era el color de nuestra patria también. Nos sentimos orgullosos de tener una bandera tan grande y tan hermosa. Sentimos que estábamos muy bien acompañados.

4

Ese día le ganamos 4 a 0 a un rival muy difícil, te diría ¡que jugamos como nunca! Además con ese triunfo nos pusimos punteros en la copa.

Cuando terminó el partido y saludamos a los jugadores del otro equipo, fuimos todos a la tribuna para ver más de cerca esa bandera.

Al acercarnos nos dimos cuenta que la bandera celeste era el manto de la Virgen María! Un grupo de mamás había llevado la imagen y le había hecho un manto gigante, con los colores del Cielo. Esa tarde el Cielo bajó a la tribuna. Ahí nomás acariciamos su manto, tocamos sus manitos y nos hicimos la señal de la cruz. Todos juntos rezamos el Dios te salve, María.

Desde aquél día, cada vez que vemos a la Virgen hacemos lo mismo, y nos sentimos muy bien protegidos y a acompañados.

Dios nos alienta Ave María (Lc 1,41-42)) “Apenas ésta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: ¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!”

Propuesta con fe: “La mejor jugada”. Entrega del Ave María y la medallita de la Virgen.

Profile for Comunicarnos

El Club de mi Barrio  

Suplemento deportivo Nº 5

El Club de mi Barrio  

Suplemento deportivo Nº 5

Advertisement