__MAIN_TEXT__

Page 1

ISSUE 19

MARZO 2019

ISSN 2565-2222

AL-GHURABÁ REVISTA DE  CONTRA-NARRATIVA  PARA  LA   PREVENCIÓN  DE  LA  RADICALIZACIÓN  VIOLENTA  DE  ETIOLOGÍA  YIHADISTA COUNTER-NARRATIVE  MAGAZINE  FOR  THE  PREVENTION  OF  VIOLENT  EXTREMISM  OF JIHADISM ETIOLOGY 

MADJALISMO Una doctrina peligrosa se extiende en las mezquitas españolas

TERRORISMO ANARQUISTA Una amenaza emergente

PERFILES PSICOLÓGICOS DE LOS TERRORISTAS Perfilación basada en procesos

INTELCISEG.COM


AL-GHURABÁ Número 19 Marzo 2019 ISSN 2565-2222

Director CISEG Equipo Redacción CISEG Editor CISEG Comité Científico A.Trespaderne D.Villalba B.E.Boumnina D. Garriga Maquetación Patxi Pizarro Antonio Martín Analistas de este número Enrique Arias Gil (España) Jorge Jimenez Serrano (España) Adolfo de la Torre Fernández (España) Hassan Sejelmasi (Marruecos) Justicia Restaurativa Virgina Domingo de la Fuente Entrevista: Sergio Gracia (Por: Antonio Martín) Tinta imprescindible: Terrorism and Counterterrorism Studies Autor: Edwin Bakker

CISEG revistalghuraba@intelciseg.com


al-ghurabá

SUMARIO 45 JUSTICIA RESTAURATIVA Virginia Domingo

55 TINTA IMPRESCINDIBLE

58   AGENDA CISEG

3    EDITORIAL POR BAHAE EDDINE BOUMNINA

6    ENRIQUE ARIAS GIL LA AMENAZA EMERGENTE DEL TERRORISMO ANARQUISTA

13 JORGE JIMENEZ SERRANO PERFILES PSICOLÓGICOS DE LOS NUEVOS TERRORISTAS

33   ADOLFO DE LA TORRE FERNÁNDEZ FINANCIACIÓN DE ACTIVIDADES TERRORISTAS, FINANCIACIÓN LEGAL. LAS DONACIONES "EL ZAKAT"

40   HASSAN SEJELMASI EL PELIGRO DEL MADJALISMO EN LAS MEZQUITAS ESPAÑOLAS

49   LA ENTREVISTA Sergio Gracia

PÁGINA 2 | AL GHURABÁ

02


EDITORIAL BAHAE EDDINE BOUMNINA DELEGADO NACIONAL DE CISEG PARA MARRUECOS.

¿Ha contribuido la difusión de los audiovisuales de Muntasir Media en España y el impacto en la prensa española, en que esta productora esté en proceso de ser reconocida oficialmente por Dáesh como un medio de confianza y colaborador-externo? Los últimos audiovisuales de la productora Muntasir Media acreditan que los autores de los dos primeros videos y estos últimos, no son la misma persona. Tanto el léxico usado como la capacidad doctrinal son absolutamente diferentes, incluidos los términos elegidos en castellano para referirse a conceptos doctrinales, ya que esta vez son correctos. Sin embargo, no puede existir una evolución doctrinal y conceptual en semanas, aunque existe la posibilidad de que la productora haya ganado la confianza de los encargados de la difusión de la propaganda oficial y de las productoras reconocidas por el Diwan Mediático del Dáesh.

Es importante destacar que los profesionales mediáticos del Dáesh, siguen con profundidad el feedback de la sociedad occidental ante cada publicación, evalúan el impacto, donde se ha publicado y cómo reacciona el ciudadano. Por lo tanto, dar espacio, visibilidad y difusión a tales soportes audiovisuales, lo que genera es un mayor prestigio para la productora ante la organización terrorista, aunque a efectos informativos ya son parámetros usados por los propios responsables del Diwan Mediático del Dáesh para promocionar y/o reconocer una productora u otra o crear más polémica en el occidente sobre una producción. El proceso de reconocimiento por parte del Dáesh hacia una productora externa cada vez es más fácil. Solo

Prueba de ello es que a diferencia de los primeros, se ha detectado la difusión de dichos audiovisuales por parte de agentes terroristas que trabajan para otros medios reconocidos en diversos canales de segunda categoría canales colaboradores con reconocimiento oficial-.

necesitan varias publicaciones constantes con un impacto

Asimismo el cambio inminente en el contenido doctrinal y lingüístico, evidencia que está recibiendo el apoyo de personal experimentado en propaganda de etiología yihadista dirigida hacia occidente.

posible y supuesta infiltración de los servicios de

Se ha podido detectar, que el castellano empleado es el mismo utilizado por los traductores que trabajan en las productoras que ejecutan el plan general de Dáesh para occidentalizar una parte importante de su propaganda.

mediático importante, seguidores permanentes, el aval de unos difusores reconocidos y que durante meses analicen dicha productora mediante un acercamiento de tipo contrainteligencia, pruebas o trampas para descartar una inteligencia que también emplean esta táctica. Por lo tanto, Muntasir Media pasa de producir un video mediocre que no tuvo repercusión en ningún canal relevante del Dáesh, a un último video que por un lado, realiza la traducción de una canción yihadista conocida correctamente y por otro lado, consigue el  

ISSUE 18 | FEB`2019 


apoyo para su distribución por parte de sujetos conocidos dentro del mundo digital del Dáesh y de otros canales que si son reconocidos oficialmente. Pues de otro modo, no podría haber producido por la mediocridad de los primeros videos, sino por su impacto en la sociedad española a través de la prensa alarmista por la fuente de difusión en Twitter. El Muntasir Media está transitando exactamente por el mismo proceso que otras productoras famosas en el pasado, y que terminaron siendo reconocidas mediante un comunicado oficial del Dáesh como colaboradoras externas. Ejemplo de ello es Al Wafae, que fue vetada años después por poseer como responsable máximo un agente de la inteligencia de Arabia Saudita, tal y como aclaraba aquel segundo comunicado que lo alejaba de los medios reconocidos oficialmente. Al Wafae usó la misma táctica elaborando artículos muy potentes contra varios países magrebíes y europeos. Un ejemplo es el artículo sobre las elecciones de España de un tal inexistente Abu Baker Al Magrebí, pues la reacción de la prensa internacional aumentó el prestigio de esta plataforma hasta el punto de llegar a pertenecer a la cúpula coordinadora que avalaba o vetaba las nuevas productoras que intentaban encontrar un hueco entre los terroristas de la red.   En muchas ocasiones fueron vetados por no generar el suficiente impacto mediático requerido o bien, porque eran agencias de servicios de inteligencia intentando penetrar en el aparato de propaganda de esta organización terrorista. También existe el caso de la mayor plataforma difusora entre los referentes externos en el mundo yihadista digital, se trata de Achahad, que en apenas cuatro años pasó de ser un grupo pequeño de diez perfiles a un auténtico ejército en la red con más de 600 personas que se dedicaban -mediante subgrupos en forma de batallones virtuales- a crear miles de cuentas en redes sociales semanalmente, crear hashtags que se convirtieron en top trending en el prime time de programas televisivos y difundiendo las últimas publicaciones oficiales de Dáesh y de las demás plataformas reconocidas. Pues el impacto en redes que creaba este ejército de voluntarios terroristas virtuales, es lo que situó esta plataforma en la cúpula coordinadora de los colaboradores externos. Ahora bien, constatada la evolución de la calidad doctrinal, lingüística y la variedad temática que incluyen los últimos audiovisuales de Muntasir Media,así como el apoyo

PÁGINA 4 | AL GHURABÁ


mostrado por colaboradores externos reconocidos, es evidente que esta nueva productora pasa de ser una persona -como su nombre explica- y sin conocimiento del árabe ni el lenguaje salafista, a una verdadera plataforma de producción yihadista que cuenta con apoyo logístico en cuanto a corrección gramatical, doctrinal y con un aval muy prestigioso dentro del mundo digital de esta organización.

mucho interés informático que tenga- la convierte en un referente ante Dáesh, participando de forma inconsciente en la promoción de un terrorista sin querer hacerlo. No dudo de las buenas intenciones que puede tener un periodista en informar o transmitir la realidad o una posible amenaza, o el afán de protagonismo que puede tener un analista que no entiende cómo funciona la teoría yihadista o no está experimentado con el trato directo y operacional con estos terroristas de la red.

El cambio en la calidad se nota a partir del cuarto video, pero el séptimo y último es tremendo, pues existe la

Tampoco dudo de la posible preocupación de la

creación de un “video clip” de una canción yihadista

insistencia de esta productora con estos audiovisuales

traducida adecuadamente. Está claro que el apoyo llegó

como se ha hecho en alguna declaración u otra, pero

después de ser noticia, con una alarma creada en España

estos actos, esta preocupación pública, este interés

a raíz de la información publicada en prensa tras

informativo, son avales que buscan los propios

recogerla de una cuenta de Twitter.

terroristas aficionados para escalar dentro de las redes externas de la propaganda yihadista.Esta

Esto sin entrar en detalles que son de investigación

confianza es el alimento que buscan para ganar puntos

policial y en los cuales se ha podido constatar y acreditar

ante sus amos en el Dáesh.

que el difusor original de los videos de Muntasir Media en Telegram, está al tanto de los detalles de la alarma generada en la prensa, presumiendo de ello al

Desde el punto de vista estratégico de Defensa Nacional, informar de amenazas yihadistas sin una

considerarlo una victoria.

nota de prensa del Ministerio de Interior -quién decide

Pues tenía razón para presumir de ello, el apoyo logístico

penado, cuando este tipo de actos contribuyen en la

informar o no-, debería ser sancionado, por no decir

no tardó en llegar después de dos videos más. No me puedo contener, y debo calificar el hecho de difundir esta información fuera de los círculos policiales y de inteligencia, como de una ignorancia total y un error estratégico. Quiero pensar que todos estamos comprometidos en la lucha contra el terrorismo de etiología yihadistamediante todos los medios que tenemos cada uno a nuestra disposición. No obstante, dar protagonismo a una

promoción de un terrorista. Hasta entonces, moralmente y desde el punto de vista ético, algunos deben cesar esta actuación sabiendo que producen el impacto buscado por el enemigo. Tomemos nota de la declaración del español combatiente del Dáesh, la cual la sociedad española la recibió con humor y memes absorbiendo este impacto buscado por el Diwan Mediático, y en definitiva convirtiéndolo en un fracaso para ellos.

plataforma novata en redes sociales o en prensa -por

ISSUE 19 MAR `2019

BAHAE EDDINE BOUMNINA DELEGADO DE CISEG EN MARRUECOSS


?

QUIERES APRENDER árabe ? Porque creemos que idiomas como el Árabe pueden ser de gran interés, desde CISEG ponemos a vuestra disposición nuestros profesores árabe-parlantes para clases particulares a precios reducidos para socios. ¡Comenzamos en Barcelona!

‫ ﻟﻜﻞ اﻟﻤﺴﺘ‬،‫دروس ﺧﺼﻮﺻﻴﺔ ﻟﻠﻐﺔ اﻟﻌﺮﺑﻴﺔ اﻟﻔﺼﺤﻰ‬

más información: Ilham Majure (639.041.170) / intelciseg.com   


ANÁLISIS

LA AMENAZA EMERGENTE DEL TERRORISMO ANARQUISTA

ENRIQUE ARIAS GIL Doctorando en Seguridad Internacional (IUGM)

Cuando en los medios de comunicación y en la comunidad académica y de expertos se nombran los términos “lobo solitario”, terrorismo individual o terrorismo autónomo, nos viene inmediatamente a la cabeza la amenaza takfirí del Daesh y de Al-Qa'ida; especialmente aquellos actos terroristas realizados en territorio occidental. No obstante, tal y cómo se demostró en la comunicación de las X Jornadas de Estudios de Seguridad del Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado titulada Análisis de la estrategia y táctica del terrorismo individual desde el siglo XIX hasta la actualidad (2018), el origen de la estrategia y táctica del terrorismo autónomo e individual se encuentra en el terrorismo anarquista decimonónico, para posteriormente ser desarrolladas por el supremacismo blanco estadounidense de la segunda mitad del siglo XX y por Al-Qa'ida y el Daesh en el siglo XXI[1]. De este modo, para comprender el fenómeno de los mal denominados “lobos solitarios”, se debe prestar especial atención a sus orígenes inmediatos: el terrorismo anarquista decimonónico. Una oleada terrorista que generaría un profundo impacto político, económico y social en la sociedad del siglo XIX, provocando una ola de atentados contra monarcas, políticos, clérigos, empresarios, periodistas y fuerzas del orden, y cuyo objetivo era destruir la sociedad industrial y de clases que representaba el régimen liberal decimonónico. De este modo, el anarquismo, entendido como una ideología individualista, libertaria, revolucionaria, antisistema y como una reacción violenta contra el mundo moderno, se postularía desde sus inicios como la primera ideología política contemporánea que generaría los primeros terroristas individuales de la historia. De esta manera, en reacción contra el mundo surgido de la revolución industrial, el anarquismo perseguiría desde sus orígenes la libertad total del individuo, la negación de cualquier tipo de autoridad y la oposición a cualquier tipo de dogma o moral establecida.

ISSUE 19 MAR `2019


Un mundo, sin “Dios, ni amo, ni patrón”, como reza el conocido lema anarquista, y a favor de la asamblea como único órgano de toma de decisiones, rechazando de facto la democracia representativa liberal y acusando a esta de operar bajo los intereses del capitalismo. De este modo, el anarquismo se reafirmaría desde sus orígenes en el uso de la violencia política con el objetivo de destruir todo lo establecido para, posteriormente, construir una sociedad nueva. Así, el terrorismo anarquista trascendería las formas de acción colectiva tradicionales del marxismo, centrando todos sus esfuerzos en el uso del terrorismo autónomo e individual.

El anarquismo insurreccionalista del nuevo milenio

Entre estas nuevas siglas terroristas, que operan (al igual que Al-Qa'ida) más en guerra en red que como organizaciones terroristas piramidales (utilizando en la mayoría de los casos la estrategia terrorista de la resistencia sin líder y el uso de small cells para luego reivindicar sus atentados bajo el nombre de unas mismas siglas), destacan especialmente el Earth Liberation Front (1992) y el Animal Liberation Front (1976). Otros grupos que merece la pena destacar son Earth Fist! (1979), The Radical Animal Liberation Movement (1970-1980), Stop Huntingdon Animal Cruelty (1998) o la Federación Anarquista Informal / Frente Revolucionario Internacional (2003/2011).

Ante el progresivo hundimiento del referente socialista que para muchos jóvenes radicales occidentales suponía la Unión Soviética, los años ochenta y noventa se caracterizaron por la conversión de la extrema izquierda hacia valores libertarios más propios del anarquismo decimonónico que del socialismo de Estado.

Un tipo de terrorismo considerado como uno de los más peligrosos en los Estados Unidos, ya que, según datos del FBI, solamente entre enero de 1990 y junio de 2004, el ecoterrorismo estadounidense habría llegado a producir más de 120 atentados, provocando la pérdida de millones de dólares a empresas de todo el país (Michael, 2012, 78).

Así, como, alternativa a los valores marxistas tradicionales, numerosos militantes de la izquierda radical encontrarían en el ecoanarquismo y los movimientos antiglobalización el espacio ideológico bajo el que operar contra el New World Order preconizado por el presidente George H. W. Bush en 1990.

De este modo, la misma agencia llegaría a afirmar en 2002 que el terrorismo ecoanarquista forma parte de su terrorismo doméstico más peligroso, dato que confirman diferentes estudios, como los de la Liga Antidifamación (Anti-Defamation League [ADL], n.d.).

Producto de esta transformación, a finales del siglo XX surgiría con fuerza una nueva forma de terrorismo ecoanarquista a nivel global, con especial virulencia en los países anglosajones, en los que una nueva generación de terroristas individuales comenzaría a atentar contra la industria alimentaria, farmacéutica, química y cualquiera que estuviera “involucrada” en lo que el ecoterrorismo considera la “destrucción” y la “opresión” del medio ambiente a manos del ser humano.

De esta manera, el ecoterrorismo de finales del siglo XX y comienzos del XXI, que opera a través del principio de la propaganda por la acción (al igual que hicieron los anarquistas durante los siglos XIX y XX) ha conseguido extenderse globalmente, dada la facilidad que supone en la actualidad grabar atentados terroristas y subirlos a internet. En otro orden, es importante destacar que, desde la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de noviembre de

PÁGINA 8 | AL GHURABÁ


2016, la violencia anarquista en los Estados Unidos se ha incrementado notablemente, destacando especialmente los disturbios y atentados terroristas del movimiento político “Antifa”. Por otro lado, es importante señalar que el crecimiento emergente de este tipo de terrorismo en los últimos veintiocho años se ha debido a la desaparición paulatina de las organizaciones terroristas de extrema izquierda en Occidente, encontrando sus bases sociales una ventana de oportunidad en el terrorismo autónomo e individual ante la crisis del modelo organizacional piramidal.

sociales violentas), la actual crisis existencial del Estado, de las organizaciones jerárquicas y del marxismoleninismo tradicional (desplazado en la actualidad por movimientos postmarxistas),la actual desafección con la democracia representativa, el cambio de mentalidad que ha generado la Sociedad Red, la aparición del precariado como actor social emergente, los recortes sociales y, finalmente, el crecimiento electoral a nivel global de partidos etnopopulistas y neoconservadores (cuya mera aparición está provocando un incremento progresivo del antifascismo militante y violento).

Por ello, en este artículo se plantea la hipótesis de que dicha crisis podría provocar una nueva oleada de terrorismo anarquista, tal y como ocurrió en el siglo XIX; especialmente si se tienen en cuenta las siguientes variables: la incipiente cuarta revolución industrial (la cual, al igual que la primera y la segunda, podría producir drásticas transformaciones socioeconómicas, y por ende, respuestas ,

Ejemplos de dicho crecimiento emergente del terrorismo anarquista los podemos encontrar en las declaraciones del año 2011 del representante de la policía alemana, cuando este alertaría de que la izquierda radical «está subiendo propaganda y manuales en internet, detallando dónde se encuentran los puntos débiles de las armaduras de la policía, buscando, así, herirles» (Simon, 2013, 246-247).

ISSUE 19 | MAR `2019


De ese modo, ese mismo año, el ministro de Interior alemán de la Baja Sajonia, Uwe Schünemann, afirmaría que los movimientos anarquistas «están poniendo su punto de mira en los vehículos de la policía, buscando destruirlos bajo las llamas. Incluso poseen información de cómo atacar a los agentes de la policía (...) Nos encontramos en la etapa preliminar de una nueva era de terror de izquierdas» (Simon, 2013, 247). Durante 2017 estas palabras se materializarían con un incremento de la violencia anarquista en el país germano, entre cuyos incidentes merece la pena destacar los atentados bomba contra el ministro de Finanzas alemán Wolgang Schäuble y contra el Fondo Monetario Internacional por parte del grupo anarquista Conspiración de las Células de Fuego, así como los disturbios callejeros protagonizados por los 100.000 manifestantes contra la cumbre del G20 en Hamburgo. Por otro lado, merece la pena destacar el doble atentado de enero de 2019 perpetrado por la célula Antifaschistischer Frühling Bremen, quienes colocarían una bomba en la sede de Alternativa por Alemania de Döbeln (Sajonia) e intentarían asesinar, días más tarde, a Frank Magnitz, presidente de Bremen de dicho partido político. Por otra parte, en diciembre de 2017, el grupo anarquista griego Black-Green Commando (imitando las tácticas del Daesh) envenenaría varios productos alimenticios en supermercados de Atenas y Tesalónica, declarando posteriormente en su comunicado su odio a la sociedad capitalista, la Navidad y el consumo de carne. En otro orden, es importante señalar la oleada global de atentados terroristas realizados desde 2011 por la red ecoanarquista Individualistas tendiendo a lo Salvaje/Reacción salvaje, quienes han realizado atentados explosivos en numerosos países, entre los que destacan México, Chile, Argentina, Brasil y Grecia. En el caso del país heleno, merece la pena destacar una vez más el reciente ataque de diciembre de 2018,

cuando la red, ecoanarquista atentaría con explosivos en los alrededores de la iglesia Agios Dionisios (Atenas), provocando dos heridos. Tras la detonación, los militantes de la célula declararían que provocaron la detonación con el objetivo de entregar un “regalo navideño”[1]. En el caso de Argentina, merece destacar la presencia de la Federación Anarquista Informal/Frente Revolucionario Internacional y sus diferentes filiales autónomas (Los Obelos, los Amigxs de la Tierra, etc.), quienes desde 2016 han incrementado especialmente su actividad terrorista. En el caso español se debe prestar especial atención al terrorismo anarquista, ya que este tipo de terrorismo, no solo ha ido creciendo exponencialmente la última década, sino que también se encuentra especialmente asentado en el inconsciente colectivo de la izquierda radical española desde el siglo XIX. Un tipo de terrorismo que, además, ha provocado numerosos atentados los últimos años, entre los que merece la pena señalar el envío de dos consoladores explosivos al director de un colegio de los Legionarios de Cristo en Madrid y al arzobispo de Pamplona (2012), la bomba desactivada dentro de la catedral madrileña de la Almudena (2013), la detonación de otra en la Basílica del Pilar de Zaragoza (2013) o los artefactos explosivos colocados en la calle Capitán Haya de Madrid y en las oficinas del Banco Mediolanum de Barcelona (2013). Atentados terroristas que serían reivindicados por filiales españolas de la Federación Anarquista Informal/Frente Revolucionario Internacional, entre quienes merece la pena destacar a los Grupos Anarquistas Coordinados (GAC). Así, el 12 de junio de 2014, el entonces director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, llegaría a afirmar que «el terrorismo anarquista se ha implantado en España y hay riesgo de atentados», insistiendo en que es una

PÁGINA 10 | AL GHURABÁ


LA AMENAZA EMERGENTE DEL TERRORISMO ANARQUISTA

prioridad para la policía investigar a grupos anarquistas como el que atacó la Basílica del Pilar, ya que este tipo de atentados «pueden repetirse» (ABC, 2014, 12 de junio). El siguiente dato confirmaría las palabras del exdirector general de la Policía Nacional: ya que en noviembre de 2016 se anunciaría que en España se llegó a detener a más de un centenar de anarquistas desde 2012 «por actuaciones violentas contra la democracia, por intentos desestabilizadores del sistema o por actos terroristas» (Público, 2016, 17 de octubre), mientras que en enero de 2017 se desmantelaría en Vigo una célula anarquista en la que se incautarían ocho armas de fuego, 200 cartuchos de diferentes calibres y grandes cantidades de dinero en efectivo. Por otro lado, en octubre de 2018, el Cuerpo Nacional de Policía detendría a seis anarquistas en Murcia por colocar artefactos explosivos contra torres eléctricas, depósitos de agua potable e infraestructuras. En otro orden, merece la pena destacar cómo el conflicto sirio ha conseguido reavivar también el anarquismo militante, debido a la admiración que la extrema izquierda tiene por la revolución de Rojava. Así, entre los numerosos movimientos anarquistas norteamericanos, europeos y turcos que combaten en Siria en el bando de los kurdos, merece la pena destacar la participación directa de estos en el conflicto a través de la Brigada Internacional de Liberación, así como la creación en 2017 de la milicia anarquistaLGTB Ejército de Liberación e Insurrección Queer (TQILA-IRPGF). Finalmente, merece la pena señalar cómo el terrorismo de extrema izquierda se ha

mantenido tradicionalmente más activo en contextos espaciotemporales en los que el grado de descontento social ha sido elevado y en los que el Estado se muestra débil en épocas de transición política, económica y social. Por ello, es importante subrayar que las crisis económicas y los recortes sociales son poderosos detonantes de la violencia política en las sociedades occidentales: motivo por el que se considera trascendental mantener el Estado de Bienestar como la mejor herramienta para prevenir la desobediencia civil y las diversas conductas antisociales que puedan desembocar en terrorismo. Así, en lo relativo a la realización de atentados, es importante destacar el trascendental papel que poseen en el “efecto imitación”, no solo los medios de comunicación (tal y como muy bien señalaría el presidente de la Comunidad de Inteligencia y Seguridad Global (CISEG), David Garriga Guitart, en el número 13 de la revista Al-Ghurabá)[1], sino también las producciones cinematográficas y de series, así como otras relativas a la cultura popular.

ISSUE 19 | MAR `2019


POR ENRIQUE ARIAS GIL

Ejemplos de ello los encontramos en la adaptación al cine del cómic V de Vendetta (2005), cuya narrativa e iconografía la adaptaría posteriormente la red de ciberactivistas Anonymous; o en la serie de Netflix Manhunt: Unabomber (2017), que extendería dramáticamente a todos los televisores del mundo los perversos actos e ideología del terrorista neoludita estadounidense, sobredimensionándolos y jugando innecesariamente con el morbo.

REFERENCIAS: Arias Gil, E. (2018). Análisis de la estrategia y táctica del terrorismo individual desde el siglo XIX hasta la actualidad. Disponible en Actas X Jornadas de Estudios de Seguridad (Madrid, 22, 23 y 24 de mayo de 2018), https://iugm.es/wpcontent/uploads/2018/12/Actas-X-2.pdf 74 Comunicado de ITS. Disponible en castellano en http://maldicionecoextremista.altervista.org/esgrecia-74-comunicado-de-its-dos-heridos-endetonacion-en-iglesia/ Garriga Guitart, D. (2018, septiembre). El efecto Werther en los atentados de etiología yihadista, Revista Al-Ghurabá (13), pp. 18-24. ABC (2014, 12 de junio). «El terrorismo anarquista se ha implantado en España y hay riesgo de atentados», http://www.abc.es/espana/20140612/abci-terrorismoanarquista-atentados-201406121042.html Anti-Defamation League (n.d.). Ecoterrorism: Extremism in the animal rights and environmentalist movements, https://www.adl.org/education/resources/reports/eco terrorism Michael, G (2012). Lone wolf terror and the rise of leaderless resistance. Nashville (Tennessee): Vanderbilt University Press. Simon, J. D. (2013). Lone wolf terrorism: Understanding the growing threat. New York: Prometheus Books. Público (2016, 17 de octubre). Un centenar de anarquistas, detenidos en los últimos seis años, http://www.publico.es/politica/centenar-anarquistasdetenidos-ultimos-seis.html

PÁGINA 12 | AL GHURABÁ


ANÁLISIS

PERFILES PSICOLÓGICOS DE LOS NUEVOS TERRORISTAS. El terrorismo islamista supone una amenaza global para el orden mundial actual y el estudio del perfil del terrorista se ha convertido en un objeto de estudio de interés no solo con fines científicos, sino como estrategia de ayuda a la lucha contraterrorista. En este artículo se argumentan las diferencias entre lo que denominamos “viejo terrorismo” y el “nuevo terrorismo”, actualmente monopolizado por el jihadismo. Además, se muestra los intentos por tratar de identificar características psicológicas de los terroristas y la imposibilidad de identificar un perfil único. Frente a esto, se presenta un nuevo enfoque de perfilación del terrorista en el que se sustituye la identificación de características o rasgos por una perfilación basada en procesos. La asociación de procesos psicológicos individuales y de procesos psicosociales trata de establecer un modelo explicativo más completo y profundo.

Jorge Jiménez Serrano Psicólogo Criminalista. Analista Criminal.

Introducción Que el terrorismo supone una amenaza global para el orden mundial actual es algo que ya nadie cuestiona. El Institute Economic and Peace nos muestran unos datos alarmantes al indicarnos que las muertes por terrorismo han pasado de 3.329 personas en el año 2000 a 32.658 personas en el año 2014 y parece que estas cifras aumentarán en proporciones similares en los últimos años. Esto hace que desde el comienzo de siglo se hayan producido un total de 61.000 ataques terroristas con un balance total de muertes de unas 140.000 personas. Nunca antes el fenómeno terrorista se había mostrado en estas proporciones. El terrorismo actual nada tiene que ver con lo que conocíamos en el pasado. Se ha globalizado a escala mundial, sus objetivos, sus tácticas, su organización, sus recursos, sus armas y su capacidad de generar daño y destrucción han cambiado.

ISSUE 19 | MAR `2019


Las nuevas tecnologías de la información nos han acercado a esta barbarie multiplicando esta sensación de terror y haciéndonos a todos partícipes, cuando no víctimas indirectas, de esta auténtica lacra del siglo XXI. Pero una de las sensaciones más escalofriantes que nos provoca todo este terror es el hecho insoportable y estremecedor de que detrás de todos los actos suicidas con explosivos, los tiroteos indiscriminados en espacios públicos, las torturas y aberraciones violentas se encuentran personas como nosotros, seres humanos que un día se encuentran en un avión, en un vagón de tren o en una sala de fiesta decididos a matar y a morir. Siempre que nos topamos con la crueldad y la maldad humana tratamos que la ciencia nos dé una explicación, nos ofrezca un diagnóstico, unas características diferenciadoras, una enfermedad si es posible, una anomalía genética o psiquiátrica que nos diferencie de aquellos que son capaces de cometer estos actos tan aberrantes de crueldad contra sus semejantes. En el caso del terrorismo y más concretamente en el análisis del terrorista, la Psicología lleva décadas tratando de analizar la personalidad, los rasgos psicológicos de estos individuos con la intención de identificar un perfil que nos ayude a reconocerlos, a entenderlos, pero sobretodo, a poder defendernos mediante la predicción y la prevención. Esto se ha convertido no solo en un asunto científico sino que actualmente puede ser considerado una cuestión de seguridad mundial junto con otras estrategias de lucha contraterrorista. Cualquier conocimiento que podamos obtener sobre este ámbito no solo nos ayudará a entender de forma más completa y profunda el comportamiento humano, sino que además se convertirá en un arma codiciada por la mayoría de los Servicios de Inteligencia. En este sentido, el título de este artículo ya nos ofrece algunas claves de cómo está la situación a este respecto. En primer lugar, si a alguna conclusión hemos llegado en el estudio del perfil terrorista es que no es posible hablar de perfil sino de perfiles. Aunque se profundizará más adelante en este asunto, el término terrorista hace referencia en realidad a una multitud de roles dentro de la actividad terrorista que hacen imposible constreñirlo a un solo perfil. Como ocurre en otros ámbitos del comportamiento humano, tratar de identificar un perfil único que abarque a todos los sujetos de una determinada tipología de estudio puede volver a ese perfil tan generalista que finalmente carezca de utilidad. Por otra parte, general una amplia variedad de perfiles también supondría un ejercicio inútil que podría llegar al extremo de identificar tanto perfiles como terroristas. Por otro lado, asumimos la existencia de un “nuevo terrorismo” que evidentemente necesita ser estudiado y analizado desde otra perspectiva en relación a lo que consideraríamos el “viejo terrorismo”.

PÁGINA 14 | AL GHURABÁ


PERFILES PSICOLÓGICOS DE LOS NUEVOS TERRORISTAS.

Este nuevo terrorismo está monopolizado principalmente por lo que denominamos terrorismo jihadista, el cual parece que no tiene muchas coincidencias con otros fenómenos terroristas del pasado. Organizaciones terroristas como el IRA o ETA tenían un contexto de actuación más local desde el punto de vista social y geográfico. Sus miembros surgían y pertenecían a ese mismo contexto, crecían, aprendían y se desarrollaban en un espacio cultural, social, de experiencias y de aprendizaje similar que hacía más probable poder identificar características compartidas entre los miembros de la organización como para poder establecer un perfil. Como apunta Cano, este viejo terrorismo era un fenómeno regionalizado y susceptible de ser individualizado, cosa que no ocurre actualmente en el nuevo terrorismo, el cual genera una amenaza de carácter difuso e impredecible, no localizable y mucho menos individualizable.

Psicología del terrorista Tradicionalmente el análisis psicológico del terrorista ha tratado de extrapolar los perfiles, modelos y conocimientos en relación al comportamiento criminal y violento.

Así la inmadurez, la dependencia emocional o la personalidad paranoica (caracterizada por una rigidez del pensamiento, una visión personal, inalterable y deformada de la realidad y una tendencia a la ira) podrían hacer que una persona pudiera ser manipulada hasta enfoques y propuestas terroristas.

En este sentido, parecía factible asumir que un terrorista debería ser un psicópata o debería mostrar un Trastorno de Personalidad Antisocial, estructuras de personalidad que están relacionadas con personas violentas, agresivas y que tienden a provocar daños en los demás y a realizar actos criminales.

Yanez añade al fanatismo otros tres rasgos para componer la personalidad terrorista. Así como el fanatismo conduciría a la crueldad terrorista, el mesianismo generaría el impulso y la motivación delirante que lo convierte en un redentor, en un héroe con una misión.

Otros rasgos psicológicos como el narcisismo, paranoia o depresión se han tratado de identificar en el perfil psicológico del terrorista. Echeburúa indica que hay factores psicológicos de riesgo que pueden hacer que una persona pueda caer en el fanatismo y convertirse en terrorista.

Por su parte, la intolerancia deber ser también un rasgo característico puesto que necesita ser intransigente e impermeable a otras opciones de pensamiento, a otras formas de ver la realidad y de explicar su visión del mundo. Finalmente, el odio y el resentimiento conducirían a la actuación y respuesta violenta.

ISSUE 19 | MAR `2019 


POR JORGE JIMÉNEZ SERRANO

Sin embargo, a pesar de que podamos dibujar un esbozo de lo que podría ser un perfil psicológico y de personalidad de un terrorista, no es posible generalizar este perfil a todos los terroristas. Aunque podemos encontrar a algún psicópata como miembro de una organización terrorista, este perfil de personalidad no es ni mucho menos común en los terroristas y, si se atiende bien a las características de este constructo de personalidad, podemos llegar a la conclusión de que sería incluso inusual. Es cierto que determinadas características de la psicopatía como la falta de empatía y escrúpulos podrían ser eficaces en un terrorista para desarrollar su actividad, sin embargo, otras como el egocentrismo y la búsqueda del beneficio personal harían que este tipo de sujetos no acabara o no durara mucho en una organización criminal. En la actividad del terrorista no hay egocentrismo, es más, ellos se ven como altruistas que son capaces de dar hasta su vida por la causa. En algunos terroristas podemos ver a personas sociables, que conviven en sus entornos de forma amistosa, acatando las normas y sin ningún historial previo de delito o desobediencia, algo también incompatible con el Trastorno Antisocial de la Personalidad. El problema de analizar la psicología del terrorista es que el sujeto de estudio es muy complejo e incómodo no solo desde el aspecto científico. Como indica Vaisman- Tzachor, mucho de lo que se dice en este terreno está basado en especulaciones y conjeturas. Evidentemente, realizar un estudio científico riguroso de análisis psicológico de un terrorista es muy complicado por razones que el lector podrá deducir. El acceso a la muestra es muy complicado por razones obvias. La mayoría de terroristas en activos o retirados no están dispuestos a participar en una investigación científica e incluso cuando lo están y han participado, habría que cuestionar su honestidad y su sinceridad a la hora de ofrecer información.

PÁGINA 16 | AL GHURABÁ


PERFILES PSICOLÓGICOS DE LOS NUEVOS TERRORISTAS.

Como bien sabe los psicólogos forenses, la evaluación psicológica de personas relacionadas con el ámbito criminal está siempre cuestionada por aspectos de simulación-disimulación del sujeto evaluado. Muchos terroristas que están en procesos judiciales o han sido detenidos tienen interés en engañar o en ofrecer datos falsos, con lo cual su participación en este tipo de estudios será poco provechosa. Muchos de los estudios publicados al respecto adolecen de la rigurosidad metodológica y científica necesaria como para que sus conclusiones puedan ofrecer validez y fiabilidad. Aproximadamente el 90% de los artículos publicados en relación a este problema social no son rigurosos desde un punto de vista científico, no son empíricos, sino que son meras proyecciones intuitivas y especulativas a partir de datos descriptivos obtenidos una vez que ya ha tenido lugar el acto terrorista. En cualquier caso, respecto a las características psicológicas del terrorista, aún con las dificultades de estudio que supone, podemos concluir que no es posible identificar psicopatología o trastorno de personalidad alguno. La noción de enfermedad mental tiene poca utilidad en este ámbito. Fried indica que los psicólogos que han estudiado a terroristas enfatizan que pueden ser perfectamente normales desde el punto de vista clínico. Sagerman, uno de los más prestigiosos expertos en este ámbito también asegura no se han encontrado evidencias de lo que se ha dado en llamar narcisismo patológico, ni patrones de personalidad paranoide, son personas esencialmente normales desde una perspectiva psicopatológica.

Cambio de enfoque. Perfilación basada en procesos. Ante esta realidad, posiblemente sea necesario dar un nuevo enfoque a la perfilación psicológica del terrorista. En vez de enfocarse en un análisis de psicología individual y de identificación de características, habrá que utilizar el análisis psicológico desde otra perspectiva que sea más fructífera y explicativa. Debemos analizar el comportamiento terrorista más allá del individuo aislado, puesto que hemos concluido que esto no conduce a un modelo explicativo desde el plano psicológico. La otra opción es analizar al terrorista como miembro de un grupo, como sujeto de interacción social con el contexto y con otros sujetos. En vez de identificar características psicológicas podemos identificar procesos psicológicos y psicosociales que ocurren en una persona y que la llevan a convertirla en un terrorista. En este sentido, el abrazo al terrorismo y a una forma de vivir por parte del terrorista debe ser visto y analizado como un proceso personal de transformación

ISSUE 19 | MAR `2019 


POR JORGE JIMÉNEZ SERRANO

al que una persona llega como respuesta a una serie de necesidades y situaciones personales. La clave no es ya identificar cómo es el terrorista sino cómo ocurre este proceso y en base a qué ocurre. Para ello debemos pasar de una psicología de individualización a una psicología social. Eso no quiere decir que descartemos el análisis psicológico del terrorista, sino que debemos insertarlo también en el plano social, como miembro de un grupo, como interacción social y como actor dentro de dinámicas sociales y grupales. Procesos psicológicos personales Este proceso de transformación personal podría ser identificado con el proceso de radicalización que suele usarse en el ámbito del terrorismo jihadista. La radicalización consiste en convertir a una persona en “radical”, es decir, en una persona extrema, tajante e intransigente según la R.A.E. Es un proceso de cambio a través del cual puede avanzarse desde posiciones políticas y/o religiosas moderadas hacia otras radicales o extremas. La radicalización por tanto no llevaría necesariamente siempre a conductas violentas, por lo que deberemos identificar en este caso qué elementos o procesos se añaden en la persona para que surja también el comportamiento violento. Para McCauley y Moskalenko la radicalización política o religiosa supone el aumento extremo de cogniciones, emociones y comportamientos que en este caso sí generarán conflicto y violencia. Con la radicalización la persona se compromete con una causa, lucha por ella y justifica el uso de la violencia. Pero, si la radicalización es una respuesta, una consecuencia, ¿qué conduce hacia ella?, ¿qué hace que una persona se radicalice? En primer lugar, podemos encontrar a una persona que vive en una situación de búsqueda de sentido o significado a su vida. Esta búsqueda a veces se relaciona también con la de la identidad, la cual se forma y consolida en la adolescencia. Este estado es posiblemente egodistónico para el sujeto, sufre y le genera ansiedad el no encontrar sentido a su vida. El hecho de que en la adolescencia se inicie y se consolide esta formación de la identidad y de que a veces, este proceso suponga conflicto y crisis personal, puede estar relacionado con el acercamiento de jóvenes a los discursos extremistas. Un adulto o un adolescente inmerso en esa búsqueda se encuentra en un estado de vulnerabilidad que le hace está receptivo a encontrar nueva información y a explorar nuevas formas de interpretar el mundo y de atribuir valor y propósito a la propia existencia.

PÁGINA 18 | AL GHURABÁ


PERFILES PSICOLÓGICOS DE LOS NUEVOS TERRORISTAS.

Para Hamm, existen tres factores que motivan la radicalización individual: La búsqueda de sentido y de identidad, la necesidad de protección física o apoyo social y el deseo de desafiar a la autoridad o combatir un agravio. En este último aspecto, diversos autores señalan que muchos terroristas presentan sentimientos relacionados con la frustración, la indignación o la ira derivada de un estado de sometimiento y agravio contra el Islam y el mundo musulmán. Respecto a los otros dos factores, cuando veamos en un apartado posterior los procesos psicosociales, comprenderemos cómo se adquieren mediante la interacción y la participación en el grupo terrorista. Otro elemento a tener en cuenta sería la frustración en cuanto a estado emocional que surge cuando una persona no alcanza determinados objetivos, deseos o aspiraciones que piensa que debería obtener. La frustración está íntimamente ligada con la violencia, puesto que la agresión es la respuesta que sigue a la frustración provocada por la no consecución de un deseo. El nivel de agresividad mostrada será directamente proporcional a la cantidad de satisfacción que el sujeto había previsto obtener. Esta agresividad también se va a ver afectada por otros factores de tipo cognitivo como el carácter de injusticia o ilegitimidad que el sujeto frustrado perciba. En este sentido, cuando la persona piensa que además es tremendamente injusto lo que le está sucediendo, el nivel de agresividad se ve aumentado y justificado por la persona. Igualmente, cuando la persona siente que hay una intencionalidad clara y personal detrás de su imposibilidad de obtener algún deseo, el nivel de ira crece sobre la fuente de esa frustración. Aunque otros autores matizan la

inevitable aparición de la agresividad ante una frustración, lo que parece claro es que genera un estado proclive a esa aparición si no se cuenta con otras estrategias o habilidades sociales como para canalizar dicha frustración. Aunque parece evidente que personas que viven o experimentan situaciones de sometimiento, pobreza o exclusión social serán las más proclives a mostrar frustración, es posible que personas acomodadas social y económicamente también puedan sentir en algún momento de su vida frustraciones respecto a objetivos o deseos que no pueden obtenerse con dinero. Un conflicto personal, sentimental o profesional puede generar también sentimientos de frustración. Esto podía explicar porque no solo encontramos a marginados, desarraigados y pobres entres los terroristas de segunda generación que han actuado en Europa o en los terroristas que atentaron en EE.UU, donde podemos identificar a personas que provienen de familias adineradas, personas que tienen formación universitaria y desempeñan profesiones que les permiten vivir de forma acomodada. Por tanto, los sentimientos de frustración pueden ser provocados por distintos estímulos no solo económicos o sociales. Igualmente, dichos estímulos pueden ser reales o pueden ser ficticios desde el punto de vista objetivo, aunque sentido como reales por la persona.

Estos procesos de radicalización unidos a sentimientos de frustración pueden ser encontrados en lo que hemos denominado anteriormente “viejo terrorismo” sin embargo, lo que el terrorismo islamista ha conseguido es potenciar estos procesos en distintos contextos y en lo que podríamos considerar como distintas tipologías de terrorista jihadista.

ISSUE 19 | MAR `2019 


POR JORGE JIMÉNEZ SERRANO

A continuación, vamos a describir estas tipologías y cómo se produce la radicalización en cada una de ellas en respuesta a estados de frustración. Por un lado, podemos encontrar al terrorista local, es decir, aquel que nace y vive en un país musulmán y que actúa en ese mismo lugar. Sería lo más parecido al terrorista del denominado “viejo terrorismo”. Es una persona que no conoce de primera mano la cultura occidental y que nunca ha vivido en occidente. En este caso sí es posible relacionar más a este tipo de sujetos con situaciones de marginalidad y con problemas económicos, viviendo y creciendo en un contexto social, político y religioso que presenta a occidente y principalmente a EE.UU como “satán”. Es un ambiente de sobre-estimulación contra occidente donde el proceso de radicalización es más fácil y donde la captación casi no es necesaria. En esta tipología, el sujeto se ve a sí mismo como víctima del agravio occidental, donde la información que recibe es parcial e identifica a occidente como el responsable de todo el mal que le ocurre a él y a los que le rodean. Por supuesto, vive en un contexto muy religioso donde es fácil encontrar visiones extremas y tergiversadas del islam y donde fácilmente puede encontrar contacto y acceso al grupo terrorista. Este tipo de terrorista suele actuar en su ámbito geográfico, aunque también podrían conformar lo que Cano denomina “equipos de ataque”, desplazándose a algún país occidental a cometer un acto terrorista. Por otro lado, tenemos los terroristas que surgen en occidente, lo cuales se pueden dividir entre los que son inmigrantes y los que son autóctonos o domésticos (homegrownterrorist). Los primeros, llegan a un país de Europa con la intención de mejorar las condiciones de vida que tienen en su país (principalmente musulmán) de origen.

Al llegar a país de acogida, la integración y la adaptación no siempre es fácil. En algunos casos estos sujetos rompen la estructura familiar y social, dejan a sus hijos, padres, amigos en el país de origen y se instalan en un lugar desconocido y con escasa red social. Mejorar las condiciones de vida es algo difícil, encontrar trabajo y equilibrio económico no es tan fácil como pudo parecer en un principio, algo que se ha agravado en los últimos años con la crisis económica europea. Suelen acceder a trabajos con malas condiciones económicas y laborales que no distan mucho de las que tenían en sus países. Sin embargo, como hemos dicho anteriormente, también nos encontramos a terroristas económicamente acomodados que vienen a occidente a formarse en grandes universidades y procedentes de familias adineradas, cuyas condiciones de vida en el país de origen eran privilegiadas. En estos sujetos la frustración también puede encontrarse en los mismos aspectos que en los inmigrantes económicos, en cuanto a que ambos tipos vienen a integrarse a una cultura distinta a la que habían vivido en lo social, en lo cultural, en lo religioso...Cuentan a su vez con escasas habilidades de adaptación y, a menudo, con escasa voluntad de integración, lo que les empuja a cierta auto- segregación y exclusión social. El choque de cultura es experimentado por estos sujetos a diario, observando e incluso a veces participando de forma obligada en costumbres, comportamientos y situaciones que para ellos no solo son desconocidas, sino que a veces son en cierta forma intolerables o rechazables. Por poner un solo ejemplo, el papel de la mujer en occidente y su comportamiento en todos los ámbitos: personales, sentimentales, laborales, sociales...pueden ser incluso ofensivos para un musulmán. Todos estos aspectos contribuyen a crear una situación .

PÁGINA 20 | AL GHURABÁ


PERFILES PSICOLÓGICOS DE LOS NUEVOS TERRORISTAS.

desequilibrada y frustrante para estos sujetos. En este caso, los sentimientos de frustración son acompañados también por un sentimiento de soledad y cierta nostalgia. A este tipo de condicionantes sociales se les puede unir problemáticas personales propias, crisis de identidad en el sentido que hemos comentado anteriormente y sucesos personales estresantes que desequilibran su vida personal.

desequilibrada y frustrante para estos s En este caso, los sentimientos de frustra acomp

Para luchar contra esto, muchos suelen visitar las mezquitas, lugar donde pueden encontrarse con compatriotas y con personas en su misma situación y volver a sentirse integrado. En este contexto, el de las mezquitas, el inmigrante retoma o acentúa el aspecto religioso y el islam se convierte en un eje de unión con personas de otros países que también lo practican. Es un lugar donde suelen encontrar a individuos que se dedican a la “captación” y al reclutamiento de miembros para la organización terrorista. Estos “captadores” inician y desarrollan el proceso de radicalización inoculando el odio. La idea que tratan de infiltrarles es que la sociedad que les acoge y los ciudadanos con los que convive son los responsables de los problemas que tienen, que el islam, que es en este momento el eje de unión, está siendo atacado por el país en el que vive. Esto es, en cierta forma, un “paranoidismo inducido” en el que una persona dependiente acaba asumiendo determinadas creencias paranoides de otros y empieza a identificar situaciones o sucesos triviales como ataques o agravios que justifican y corroboran sus creencias. Esto retroalimenta su frustración, su ira y en algunos de ellos su deseo de venganza. Sobre estos últimos, los captadores trabajan para identificar aquellos sujetos que pueden llegar a cometer actos terroristas.

En algunos casos, esta fase de radicalización puede intensificarse viajando de nuevo al país de origen o a otro musulmán inducido por los captadores para recibir más adoctrinamiento e incluso formación militar que le permita posteriormente regresar al país occidental como un “soldado”. Cuando regresan ya no vuelven a ser los mismos, sus formas de pensar han cambiado hacía posturas extremistas y violentas y su aspecto más externo e imagen también cambian. Suelen dejarse barba, vestir indumentaria tradicional árabe y ser muy ortodoxo en los ritos religiosos.

ISSUE 19 | MAR `2019 


POR JORGE JIMÉNEZ SERRANO

desequilibrada y frustrante para estos s En este caso, los sentimientos de frustra acomp

PÁGINA 22 | AL GHURABÁ


PERFILES PSICOLÓGICOS DE LOS NUEVOS TERRORISTAS.

Si bien hemos hablado de las mezquitas como un contexto donde algunos inmigrantes se acercan y donde pueden encontrar facilitadores de la radicalización, es necesario apuntar también que han surgido otros contextos que actualmente son más importantes y útiles en los procesos de captación y radicalización. El primero de ellos es la cárcel. Algunos musulmanes inmigrantes de los que hablábamos anteriormente pueden acabar en la cárcel por delitos como robos, asaltos..., cumpliendo condena por algún tiempo. En la reclusión, estos sujetos suelen unirse y buscar compañía de la población musulmana, lo cual nos lleva al mismo punto que cuando comentábamos su acercamiento a las mezquitas. Las autoridades españolas, por ejemplo, han constatado este contexto carcelario como uno de los más influyentes a la hora de captar terroristas, hasta tal punto de que se han creado protocolos y programas de anti-radicalización en los centros penitenciarios que tratan de obstaculizar y evitar dicho proceso. Evidentemente, las condiciones personales y vitales que experimenta una persona presa la hace muy susceptible para poder ser imbuida en un proceso de radicalización. Si dicho proceso se lleva a cabo por un buen y experto reclutador, éste tratará de que el interno adopte el islam y la narrativa jihadista como una forma de redimir los pecados que le han conducido hasta esa situación de castigo, reconstruyendo su vida en el sentido de que está allí por no ser un buen musulmán. Por otro lado, otro contexto favorable para este proceso de radicalización ha sido internet y las redes sociales. Una de las peculiaridades de este “nuevo terrorismo” es que ha ampliado el “campo de batalla” de sus actuaciones al mundo virtual.

El terrorismo jihadista ha sabido desde el principio que su actividad de difusión, publicidad, captación y radicalización debe tener su pilar fundamentar en internet. Las posibilidades, alcance y características del mundo virtual hacen que sea un contexto de enorme relevancia para este tipo de terrorismo utilizándose como campo de “operaciones de información”. Videos, páginas web, redes sociales, plataformas, juegos, aplicaciones han sido generados, desarrollados y distribuidos en la red para hacer las funciones de identificación, captación y adoctrinamiento de futuros terroristas. En este caso, muchos de los inmigrantes en las condiciones en las que comentábamos anteriormente utilizan internet y sus posibilidades para conectarse con seres queridos que han dejado en sus países de origen y en cierta forma para vencer la soledad y la nostalgia a la que aludíamos anteriormente. El nivel de penetración de estas organizaciones en la red es tal que no es muy difícil encontrar algún contenido suyo tarde o temprano, especialmente si, como es el caso, el sujeto se suele mover por espacios de comunicación y redes de habla árabe. Una ventaja de este canal de radicalización es que usa el formato visual y gráfico como herramienta principal, lo cual facilita la interacción y ayuda a inocular el adoctrinamiento de una forma más cómoda y fácil. Miles de vídeos se encuentran en la red producidos y realizados por auténticas productoras cinematográficas y expertos en marketing y publicidad para enviar el mensaje y captar nuevos miembros. Cuando el sujeto se encuentra sumergido en esta propaganda terrorista dedica mucho tiempo a buscar y consumir este tipo de mensajes, donde el componente violento sirve además como elemento de enganche y de

ISSUE 19 | MAR `2019 


POR JORGE JIMÉNEZ SERRANO

atracción en aquellos sujetos con elevados niveles de agresividad. Saben que no solo importa el contenido sino también el continente, el mensaje es clave pero debe provocar sensaciones en los nuevos adeptos. Miedo, odio, venganza se entremezclan con elementos que generan fascinación y atracción: imagen propia, música, estética y atractivo visual. Como hemos indicado, este tipo de radicalización es más íntima, no necesita de muchas personas, no implica logística ni requiere incluso de la figura del captador. Puede realizarse en la soledad de una habitación pues requiere únicamente de una conexión a la red. Es lo que se ha denominado en este ámbito como autoreclutamiento. La otra tipología de terrorista radicalizado en occidente es quizás la que más ha sorprendido y la que más problemas está generando a las fuerzas de seguridad de los países europeos, pues son más difíciles de identificar y en su caso de vigilar. Se trata de los terroristas domésticos (homegrown terrorists), hijos y/o nietos de inmigrantes de origen musulmán que han nacido y crecido en un país de Europa. Son actualmente jóvenes que han sido educados en occidente, que tiene como lengua materna la del país occidental y que han crecido y se han desarrollado en esta cultura. Son a todos los efectos occidentales aunque en sus familias o contexto cercano se mantengan ciertos aspectos educativos y de valores musulmanes. Estos jóvenes, en la mayoría adolescentes, tienen que hacer frente a los procesos complicados derivados de la etapa evolutiva en la que se encuentran. Cambios físicos, identitarios y personales van en este caso a convivir con otros aspectos conflictivos respecto a su origen musulmán, a sus raíces culturales y la integración de todo esto en su etapa adulta.

Muchos jóvenes de origen musulmán quieren desligarse de esa separación cultural que experimentan sus padres para sentirse incluidos en la sociedad, pero a su vez reclaman la posibilidad de ser diferente y aceptar cierta multiculturalidad en su identidad. En algunas ocasiones experimentan el choque cultural entre los adultos de su familia y la sociedad en la que ellos sí están adaptados. A veces se sienten europeos pero experimentan la estigmatización de ser musulmán. El contexto educativo además no está preparado para gestionar bien la multiculturalidad y crea conflictos añadidos en una etapa vital en la que no se necesitan más. Estos jóvenes reciben presiones desde distintos flancos y tienen pocas capacidades para defenderse. La segregación, mitad obligada mitad autoimpuesta por parte de la población musulmana que vive en las ciudades europeas, no ayuda a que los jóvenes dejen de percibir dos mundos, dos culturas casi siempre enfrentadas o malinterpretadas. Estos jóvenes encuentran experiencias de discriminación social, situaciones de fracaso escolar o laboral, así como sentimientos de alienación política. En este contexto aparece el terrorismo islamista como un fenómeno social que genera la misma atracción, que provee de las mismas respuestas que hacen que algunos jóvenes se unan a ciertas tribus urbanas, se hagan seguidores de ciertos grupos musicales o adquieran ideologías extremistas desde distintos enfoques. En este sentido, y siguiendo el razonamiento del fenómeno de la “contracultura”, el grupo terrorista ejerce el atractivo en los jóvenes de ser un movimiento que lucha contra el poder establecido y dominante, contra la cultura imperante desde un punto de vista transgresor y violento. En esta tipología de terroristas, las nuevas tecnología e internet son claves para su proceso de adoctrinamiento y radicalización,

PÁGINA 24 | AL GHURABÁ


PERFILES PSICOLÓGICOS DE LOS NUEVOS TERRORISTAS.

generando un gran interés por un grupo que lucha contra occidente, que está en el lado oscuro, prohibido, con el cual se siente identificado y que además le permite (y le ayuda) a descargar toda esa furia y deseo de venganza que reprimen. Lo único que se requiere hacer con estos jóvenes es darle un pequeño “empujón” e indicarles el blanco de esa ira.

hace entender lo que está pasando. No es evidentemente la mejor respuesta pero es la que está en el momento oportuno en el lugar oportuno.

Esa atracción por la guerra, las armas y la violencia les lleva a algunos a viajar a zonas de conflicto donde adquieren la formación terrorista y donde se refuerza el adoctrinamiento y la radicalización.

En este caso no son procesos individuales y personales sino que provienen de la interacción del sujeto con el grupo, del miembro con la organización.

En una búsqueda de identidad y sentido a sus vidas se ven como salvadores, como héroes que serán recordados e inmortalizadas sus hazañas en los medios de comunicación y en internet.

A continuación vamos a desgranar cómo el efecto del grupo, de la organización terrorista favorece y facilita la integración y la adhesión del terrorista con su organización. El individuo obtiene del grupo una serie de beneficios, cubre una serie de necesidades que no puede obtener o cubrir por sí mismo.

Como hemos podido observar, esto procesos personales relacionados con los problemas de identidad personal y con la frustración pueden identificarse y actuar en las distintas tipologías de terroristas que conocemos. Dichos procesos pueden interactuar con distintas características psicológicas y con distintos rasgos de personalidad, lo cual conduce a la imposibilidad de identificar un perfil psicológico único del terrorista. Este tipo de procesos ocurren con más o menos intensidad y con más o menos frecuencia en todas las personas, siendo en cada una de ellas gestionado y respondido de una forma distinta. El hecho de acabar convirtiéndose en un terrorista o no es posible que se deba a la relación temporal que existe entre encontrarse en una situación personal conflictiva y toparse con el discurso terrorista sin otras estrategias, habilidades o contextos que puedan manejar el conflicto de una forma más positiva. Frente a un sujeto haciéndose una pregunta, el terrorismo aparece como una respuesta que le explica y

Sin embargo, desde este nuevo enfoque de perfilación del terrorista basado en procesos, es necesario atender a otro tipo de procesos que también interactúan en la formación de un terrorista.

Procesos psicosociales

Si antes el terrorismo era una respuesta a los conflictos personales contra los que luchaba el sujeto, ahora es el grupo terrorista el que crea unas condiciones en el sujeto como para que sea capaz de dar su vida por él, de trascender lo personal en pro del grupo y de su causa. Con esta visión, el sujeto ya no se siente un individuo aislado sino un miembro. Para tratar de analizar estos procesos vamos a recurrir a los conocimientos aportados por la Psicología Social y la Psicología de los Grupos en su estudio del comportamiento humano desde la interacción social. Antes comentábamos que el terrorista se encuentra en un conflicto de identidad personal que lo inclina hacia un proceso de radicalización para encontrar respuestas y reconstruir su identidad. Esta situación se ve complementada con otros tipos de problemáticas de tipo personal, económica o social que generan en la persona un estado de frustración que en algunos casos fomentan el odio y el deseo de venganza.

ISSUE 19 | MAR `2019 


POR JORGE JIMÉNEZ SERRANO

Este tipo de situaciones generalmente suelen ser mal gestionada por personas que no disponen de estrategias de afrontamiento de problemas o de redes de apoyo social, lo que origina además sentimientos de soledad, aislamiento y rechazo. Como hemos visto anteriormente, en este momento la persona se “lanza” a buscar respuestas o se acerca de forma indirecta a determinados contextos que posteriormente le conducen a la radicalización. En este sentido, la organización terrorista funciona como un grupo con el cual se identifica el sujeto y que le proporciona determinados “beneficios” psicosociales. Los grupos terroristas también pueden ser a veces analizados como si se trataran de verdaderas “sectas” que atrapan al sujeto y lo someten para su propio beneficio a través de estrategias de abuso psicológico. A continuación vamos a detallar algunos procesos que surgen en esa interacción entre el miembro y la organización que ayudan a profundizar más en la perfilación del terrorista. En primer lugar, cuando una persona en las condiciones conflictivas de las que hemos hablado antes se acerca y se identifica con un grupo (en este caso terrorista), genera un sentimiento de pertenencia que amortigua el conflicto de identidad que sufre. Pasar a formar parte de un grupo elimina el sentimiento de aislamiento y de soledad individual y le otorga un rol de “miembro” que cubre en cierta forma las necesidades que el sujeto plantea a nivel de identidad individual. Es a través de esta identidad social conseguida en el grupo como establece la estructura y el sistema que el sujeto tiene problemas en construir por sí mismo, generando creencias sobre cómo es él, cómo lo verán los demás, cómo debe comportarse y cómo se comportarán con él.

Desde la Teoría de la reducción de la incertidumbre elaborada por Hogg se explica cómo este sujeto reduce su ansiedad provocada por no saber quién es a través de la identificación con el grupo. El sujeto asimila las creencias, los comportamientos y los argumentos del grupo y los hace suyo. En el caso de las organizaciones terroristas, hay determinadas características de éstas que potencian y desarrollan de una forma más cómoda esa asimilación. Por un lado tenemos el pensamiento grupal (groupthink) que establecen este tipo de organizaciones y que, como explica Janis, trata de garantizar la cohesión de grupo estableciendo un pensamiento único entre todos los miembros. Pensamiento y argumentaciones que, aunque sesgadas, van a ser asimiladas, defendidas e incuestionadas por todos los miembros. Este pensamiento común y compartido también equilibra un problema de autoestima en el sujeto, puesto que se siente aceptado y socializado. El sujeto no tiene que pensar ni reflexiona ni cuestionar nada, algo que también supone una reducción del esfuerzo cognitivo y una ventaja para el sujeto. En el caso de terrorismo islamista, el fundamentalismo religioso plagado de normas rígidas de comportamiento y pensamiento fomentan aún más esta cohesión grupal. Esto va a favorecer también que el miembro solo sea receptivo a la información consonante con esas creencias y que reniegue y desconfíe de cualquier contraargumentación. Esto vuelve a reducir la ansiedad cognitiva y genera en el individuo un estado de equilibrio. Además, cuando esta persona se convierte en terrorista y acabe realizando un acto en el que pueden morir personas, su sistema de racionalización permite difuminar esa responsabilidad en el grupo y genera una argumentación exculpatoria en la que él es víctima y héroe.

PÁGINA 26 | AL GHURABÁ


PERFILES PSICOLÓGICOS DE LOS NUEVOS TERRORISTAS.

Si la organización y la asimilación con el grupo le otorgan identidad al miembro, el pensamiento grupal y estos sentimientos de seguridad y afiliación van eliminado la resistencia del sujeto a ver más allá del grupo y van forjando la fusión con él. Es precisamente este término es que usa la Teoría de la fusión de la identidad desarrollada por Swann, Seyle, Gómez y Morales, que trata de explicar por qué un miembro de un grupo es capaz de hacer cualquier cosa por él, incluso morir.

Por muy atroz que sea el acto que haya cometido, su sentimiento de culpa está inhibido por ese poder que le otorga este pensamiento de grupo, al verse en este caso como un integrante que “recibe órdenes” o que se encuentra en “lucha” sin que sea suya la responsabilidad ni las consecuencias de sus actos. Este fenómeno que ha sido estudiado en el ámbito militar también puede identificarse en el terreno terrorista. Pero además, el grupo también ofrece otros sentimiento que son atractivos para el sujeto. Nos referimos al hecho de que cubre necesidades personales como la afiliación o la seguridad a las que aludía Maslow en su Teoría de las necesidades humanas. El sujeto se siente socializado, acompañado, querido y apoyado por el resto de los miembros, situación que además le genera un sentimiento de seguridad que es muy difícil sentir en el plano individual. Esto es importante en el contexto terrorista puesto que, como hemos explicado anteriormente, el terrorista en sus conflictos psicosociales alberga un sentimiento de frustración que le mantiene a la defensiva y con una sensación de cierta amenaza por la sociedad o ambiente que le frustra.

Según esta teoría, el miembro considera al grupo como una continuación de sí mismo, no hay barreras entre el yo y el grupo. Esto implica que las necesidades del grupo se conviertan en sus necesidades personales pero sobretodo que los objetivos del grupo sean sus propios objetivos. Esto resulta fundamental hasta tal punto de que relega a un segundo plano necesidades individuales, su familia, su trabajo y su vida. Como explican los autores de esta teoría, el grado de fusión que se llegue a producir por parte del miembro se relacionará con un comportamiento más o menos extremo. Aquellos que tengan una fusión total pueden cometer un acto suicida inhibiendo el principal instinto del ser humano. Dicha fusión con el grupo también genera un efecto beneficioso para los conflictos que el terrorista sufre en la esfera de la identidad. Es un nuevo desarrollo que ayuda a construir la identidad que estaba perdida en un primer momento. Cuando el terrorista está fusionado con el grupo su identidad recobra fuerza e importancia, no está supeditada, diluida o sustituida por la identidad del grupo como podría parecer en un primer momento.

ISSUE 19 | MAR `2019 


POR JORGE JIMÉNEZ SERRANO

En esta situación, la identidad individual se encuentra al mismo nivel que la identidad grupal. El terrorista asimila también la fuerza del grupo y la introduce en su identidad y autoconcepto, lo que le otorga una gran sensación de poder e incluso beneficio psicológico. Este tipo de miembros, los fuertemente fusionados con el grupo, serán los más peligrosos y los que necesitan una mayor atención por parte de las fuerzas de seguridad. Es necesario realizar más estudios para conocer en profundidad cómo evoluciona este proceso de fusión y cómo es posible identificar a sujetos fusionados. En este proceso es indudable que ejerce un papel importante el maniqueísmo que genera el pensamiento grupal. El grupo terrorista polariza la visión del mundo entre amigos y enemigos. Simplifica esta visión para que todo sea más fácil de entender y el miembro sepa rápidamente adaptarse al argumentario del grupo. Esta polarización contribuye a fomentar el componente violento como indica McCornick por medio de formar parte del bando “bueno” en la histórica lucha entre el bien y el mal. La violencia y la muerte son adornadas con ideología que una vez más suele hablar de héroes y villanos, de opresores y oprimidos y de víctimas y verdugos. Un paso más que permite además deshumanizar a las víctimas del terrorismo para que el asesinato no tenga un impacto psicológico de culpabilidad en el terrorista. En relación con esto, el grupo usa una terminología que pretende despersonalizar a los enemigos, lo cual genera una separación emocional y empática con los que serán el blanco del acto terrorista. El uso del término “infieles” en los vídeos que Daesh utiliza para llamar a la “lucha” es una muestra de esto. Hacer esto ayuda a no generar

una distorsión cognitiva en el sujeto entre lo que hace y lo que piensa sobre ello. Otra vez más debemos mencionar a la red de redes, a internet, como un elemento que ha evolucionado todos los procesos sociales que acabamos de ver hacía un nuevo contexto, el virtual. Cuando se habla y se define a un grupo, una de las características de éste es que está compuesto por miembros que mantienen una relación directa y que están juntos, unidos, en contacto físico. En los procesos de pensamiento grupal, fusión o maniqueísmo parece que debe existir una relación muy estrecha entre todos los miembros de grupo, deben compartir espacio y tiempo y deben desarrollarse lazos fuertes entre los miembros basados en la convivencia y en compartir un contexto. Sin embargo, el terrorismo islamista es capaz de generar miembros a distancia sin que éstos lleguen a tener ningún tipo de contacto o un contacto muy indirecto con lo que sería el grupo formal. Internet en este caso sirve de espacio virtual para eliminar la distancia física que pueda existir y hacer que un sujeto se pueda sentir miembro de un grupo sin mantener ninguna relación física con el resto de sus miembros. Este espacio virtual sirve de canal para trasmitir el pensamiento y la cohesión grupal, facilitando sistemas de creencias por un lado y aislando al sujeto de otros contextos. Los chats y foros son los espacios de comunicación para la propaganda ideológica, las redes sociales facilitan la interacción entre sus miembros como un espacio virtual disperso en lo geográfico pero que permite compartir experiencias y establecer lazos emocionales como los que se podrían generar en un espacio físico.

PÁGINA 28 | AL GHURABÁ


CONCLUSIONES Hemos visto que es imposible identificar características psicológicas exclusivas para establecer un perfil psicológico único del terrorista . La unión de características o rasgos psicológicos no llevan a una persona a convertirse en terrorista. Debemos dejar de analizar cómo es el sujeto y centrarnos en evaluar qué ocurre para hacer que personas diferentes, con distintos perfiles lleguen a convertirse en terroristas. Debemos conocer qué procesos ocurren en el sujeto y cómo se suceden para llegar a esta situación. Conflictos personales relacionados con la identidad y sentimientos de frustración parece que son la semilla perfecta para que el sujeto sea receptivo a la argumentación terrorista. Como hemos indicado, en este contexto conflictivo el sujeto necesita respuestas y el terrorismo aparece como una que le ayuda a equilibrarse y a entender lo que le ocurre. En este sentido, el terrorista no es un enfermo mental, no es posible establecer una psicopatología específica sino que debemos entender al terrorista como un sujeto que utiliza una estrategia de afrontamiento personal equivocada e inoculada por un proceso de transformación personal basado en la radicalización. Ésta persigue aflorar la violencia y el deseo de venganza en el sujeto para posteriormente canalizarlo y dirigirlo hacia una serie de objetivos. La ventaja de la radicalización para el sujeto es dar sentido a su vida y facilitar la descarga emocional, en este caso violenta. Sin embargo, hemos visto también que además de procesos individuales, en la génesis del terrorista también intervienen procesos sociales basados en la interacción de un miembro con su grupo. Lo social culmina el proceso de integración, cohesión y compromiso en el terrorista y le permite a éste obtener un equilibrio emocional y psicológico que reduce o elimina sus conflictos personales. El grupo terrorista está estructurado a imagen de una secta que aisla al sujeto del exterior y lo direcciona para que se convierta en un instrumento del grupo. La fusión de la identidad con el grupo proporciona la explicación respecto a cómo es posible que una persona pueda morir por la organización. Evidentemente, como cualquier análisis del comportamiento humano o de la fenomenología social, requiere de una incansable e incesante investigación futura. Posiblemente nunca se llegará una explicación completa al cien por cien de todo el fenómeno, pero la amenaza que sufrimos necesita de más trabajos que profundicen en esta temática. Desde el punto de vista pragmático es necesario realizar aportaciones que vayan más allá de la explicación teórica y que trate de intervenir en estos procesos que hemos presentados. Si somos capaces de identificar sujetos vulnerables, de reducir la conflictividad personal o reconducirla con estrategias adecuadas, podemos hacer que algunos sujeto tengan otras respuesta alternativas y más beneficiosas al terrorismo. Por otra parte, es necesario luchar también contra los contextos de radicalización, especialmente en el ámbito virtual. Debemos construir alternativas de argumentación, contranarrativas a la ideología terrorista que hagan que los sujetos no generen la identificación de forma tan clara. Para ello es interesante y necesario trabajar con los desradicalizados y con los desertores del grupo terrorista para que ofrezcan información de cómo intervenir en estos procesos.

ISSUE 19 | MAR `2019 


REFERENCIAS: AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION. (1994). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM). Washington, DC: American psychiatric association, 143-7. ATRAN, S. (2010). Talking to theenemy: Faith, brotherhood, and the (un)masking of terrorists. Nueva York: Harper Collin. AVERRILL, J. R. (1982). Anger and aggression: An essay on emotion. New York: Double day. BAUMEISTER, R. F. (1991). Meanings of life. Nueva York: Guilford Press. BERKOWITZ, L. (1969): The frustration agression hypothesis. En BERKOWITZ, L. (Ed): Roots of agression: an re-examination of the frustration-agression hypothesis. New York, Atherton Press. BOKHARI, L., HEGGHAMMER, T., LIA, B., NESSER, P., & TØNNESSEN, T. PATHS TO GLOBAL JIHAD: RADICALISATION AND RECRUITMENT TO TERROR NETWORKS. Proceedings from a FFI Seminar, Oslo, 15 March 2006. BORUM, R. (2004). Psychology of terrorism. Tampa: University of South Florida CANO, M.A. (2009). Perfiles de autor del terrorismo islamista en Europa. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología, 11, 1-38. CANO, M. A. (2009). Perfiles de autor del terrorismo islamista en Europa, Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología, núm. 11, pp. 1-38. Disponible en Internet: http://criminet.ugr.es/recpc (consultado Julio 2016). CANO, M. A. (2013). El caso" Mohammed Merah" en el contexto actual del terrorismo islamista: O cómo Francia tropieza de nuevo con la misma piedra. Revista electrónica de ciencia penal y criminología, (15), 2. COOPER, H. H. A. (1977). Whither Now-Terrorism on the Brink. Chitty's LJ, 25, 181. COZZENS, J. (2007). Preliminary Observations from the June 2007 UK Plots, Terrorism Monitor, Vol. V, núm. 14, pp. 7-8. Consultado Julio 2016: www.jamestown.org. DE LA CORTE, L. (2001). Los resortes del terror. Papeles de Cuestiones Internacionales, 76, 45-52. DELLA PORTA, D. (1992). Polit ical Socialization in Left -Wing Underground Organizations: Biographies of Italian and German Militants. En DELLA PORTA (Ed), Social movements and violence: participation in underground organizations. Greenwich, Connecticut: JAI press
DOLLARD, J., MILLER, N. E., DOOB, L. W., MOWRER, I. H. y SEARS, R. R. (1939). Frustation and aggression. New Haven, CT: Yale University Press ECHEBURÚA, E. y DE CORRAL, P. (2004). Raíces psicológicas del fanatismo político. Análisis y modificación de conducta.
FRIED, R. (1982). Psychology of the Terrorist (From Terrorism and Beyond, P 119-124, 1982-See NCJ-91780). GHOSH, A. (2005). Inside the mind of an Iraqi suicide bomber. Time, 166, 1, 22-29; vid. MCDERMOTT, T. (2005). Perfect soldiers.New York, NY: HarperCollins Publishers, Inc HAMM, M.S. (2007) Terrorism as Crime: From Oklahoma City to Al-Qaeda and Beyond. New York: New York University Press. HARE, R. (2003). Sin conciencia. El inquietante mundo de los psicópatas que nos rodean. España: Paidós. HEINE, S.J., PROULX, T. y VOHS, K.D. (2010). The meaning maintenance model: On the coherence of social motivations. Personality and Social Psychology Review, 10, 88-110 . HOGG, M. A. (2007). Uncertainty-identity theory. En M. P. ZANNA (Ed.), Advances in experimental social psychology (Vol. 39, pp. 69-126). San Diego, CA: Academic Press. INGRAM, H. J. (2014). Three Traits of the Islamic State’s Information Warfare. The RUSI Journal, 159(6), 4-11. JANIS, I. (1972). Victims of groupthink. Boston: Houghton-Mifflin. JORDÁN, J., MAÑAS, F. M., & TRUJILLO, H. (2006). Perfil sociocomportamental y estructura organizativa de la militancia yihadista en España. Análisis de las redes de Abu Dahdah y del 11-M. Inteligencia y seguridad. Revista de análisis y prospectiva, 1, 79-111. KRUGLANSKI, A. (2013). Prólogo. En MOYANO, M. y TRUJILLO, H. (eds.), Radicalización islamista y terrorismo. Claves psicosociales (pp. XII-XIX). Granada: Universidad de Granada/MADOC MASLOW, A.H. (1954). Motivation and Personality. Nueva York: Harper and Row. MCCAULEY, C. y MOSKALENKO, S. (2008). Mechanisms of politicalradicalization: Pathways toward terrorism. Terrorism and Political Violence, 20, 405-433. MCCORMICK, G.H. (2003). Terrorist decisión making. Annual Review of Political Science, 6, 473-507 MELOY, J. R. (2000). Violence risk and threat assessment. San Diego, CA: Specialized Training Services, Inc. MELOY, J. R. (2004). Violent true believers: Understanding and confronting foreign and domestic threats. Presentation of Specialized Training Services on the psychology of terrorism, January 15, Las Vegas, NV. MERARI, A. (1991). Academic research and government policy on terrorism. Terrorism and Political Violence, 3, 88-102. MILLER, N.E y DOLLARD, J. (1941): Social learning and imitation. New Haven, Yale University Press.

ISSUE 19 | MAR `2019 


REFERENCIAS: NESSER, P. (2006). Jihad in Europe: Recruitment for terrorist cells in Europe, en L. BOKHARI; T. HEGGHAMMEr; L. BRYNJAR; P. NESSER y T.H. TORNESSEN, T.H (eds.). Paths to global jihad: radicalisation and recruitment to terror. Oslo: Norwegian Defense Research Establishment. REINARES, F. (2001). Patriotas de la muerte. Quiénes han militado en ETA y por qué, Madrid: Taurus; vid. CLARK, R. P. (1983). Patterns in the Lives of ETA Members. Studies in Conflict & Terrorism, 6(3), 423-454. RODRÍGUEZ-CARBALLEIRA, A., MARTIN-PEÑA, J., ALMENDROS, C., ESCARTÍN, J., PORRÚA, C. y BERTACCO, M. (2009). Un análisis psicosocial del grupo terrorista como secta. Revista de Psicología Social, 24, 183-195. ROSZAK, T. (1969). The Making of a Counter Culture: Reflections on the Technocratic Society and its Youthful Opposition. London: Faber and Fabe. SAGEMAN, M. (2003). The global salafi jihad. Statement of Marc Sageman to the National Commission on Terrorist Attacks upon the United States. Retrieved June 1, 2010. SAGEMAN, M. (2004). Understanding terror networks. University of Pennsylvania Press. SIFAOUI, M. (2003). Inside Al Qaeda: How I Infiltrated Deadliest Terrorist Organization, London: Granta Books. SILKE, A. (2001). Suicidal terrorism. Psychologist, 14, 11, 567. SILKE, A. (2003). Terrorists, victims and society: Psychological perspectives on terrorism and its consequences. Hoboken, NJ: Wiley. SPECKHARD, A. (2012). Talking to Terrorists: Understanding the Psycho-Social Motivations of Militant Jihadi Terrorists, Mass Hostage Takers, Suicide Bombers & “Martyrs”. McLeand, VA: Advances Press. SWANN, W. B., SEYLE, C., GÓMEz, A. y MORALES, J. F. (2005). Identity Fusion. Preconference at the Society for Personality and Social Psychology Conference, New Orleans, Lousiana, EEUU TAJFEL, H., y TURNER, J. C. (1979). An integrative theory of intergroup conflict. En W. G. AUSTIN y S. WORCHEL (Eds.), The social psychology of intergroup relations (pp. 33–47). Monterey, CA: Brooks-Cole. TAYLOR, M. y RYAN, H. (1988). Fanaticism, political suicide and terrorism. Studies in Conflict & Terrorism, 11(2), 91-111. TAYLOR, M. y QUAYLE, E. (1994). Terrorist Lives. London: Brassey’s
 TRUJILLO, H.M. (2004). La conducta humana ante situaciones extremas y críticas. Ministerio de Defensa, MADOC, DIVA. TRUJILLO, H.M. (2005). ¿Por qué algunas personas llegan a ser terroristas? Un enfoque operativo desde la psicología. Conferencia invitada en “I Seminario sobre la Amenaza del Terrorismo Islamista”. Ciudad Autónoma de Melilla: Presidencia de la Ciudad Autónoma de Melilla, Consejería de Seguridad Ciudadana y Delegación del Gobierno en Melilla. TRUJILLO, H. M., MOYANO, M., LEÓN, C., VALENZUELA, C. y GONZÁLEZ- CABRERA, J. (2006). De la agresividad a la violencia terrorista: historia de una patología psicosocial previsible (Parte II). Psicología Conductual, 14(2), 289-303. VAISMAN-TZACHOR, R. (2006). Psychological profiles of terrorists. Forensic Examiner, 15(2), 6. VAISMAN-TZACHOR, R. (2007). Profiling terrorists. Journal of Police Crisis Negotiations, 7(1), 27-61 VICTOROFF, J. (2005). The mind of the terrorist A review and critique of psychological approaches. Journal of Conflict resolution, 49(1), 3-42 . YÁNEZ, E. (2007). El Terrorismo: Un fin dramático, para un drama sin fin. Boletín Universidad Adolfo Ibáñez citado en FERNÁNDEZ-MILÁN, J. M. y SEIJO, D. (2007). El terrorismo. Una explicación del fenómeno desde la psicología social. Publicaciones, 37, 171-189. ZAGORIN, A. y DUFFY, M. (2005). Inside the interrogation of detainee 063. Time, 165, 25, 26-33. ZIMBARDO, P. G. (2004). A situationist perspective on the psychology of evil: Understanding how good people are transformed into perpetrators. The social psychology of good and evil, 21-50.

PÁGINA 32 | AL GHURABÁ


ANÁLISIS

FINANCIACIÓN DE ACTIVIDADES TERRORISTAS. FINANCIACIÓN LEGAL: LAS DONACIONES “EL ZAKAT”

Adolfo de la Torre Fernández Licenciado en Derecho, Máster en Seguridad, Experto Universitario en Crimen Organizado, profesor de la Universidad Católica de Ávila.

La Directiva 2017/541/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de marzo de 2017, relativa a la lucha contra el terrorismo fue traspuesta en España recientemente mediante Ley Orgánica 1/2019, de 20 de febrero, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Entre otras normas se modifica el artículo 572 castigándose con una pena superior a los dirigentes de una organización o grupo terrorista y se introduce una modificación en cuanto a la pena de inhabilitación, que pasa a ser absoluta. Del mismo modo, la directiva, obliga a incluir entre los delitos terroristas la falsedad documental, que no estaba previsto anteriormente en el Código Penal. Por otro lado, el viaje con fines terroristas tiene una regulación mucho más amplia en esta Directiva que el fijado

en la Resolución 2178 (2014) del Consejo de Seguridad al no exigir que el viaje tenga por destino un territorio controlado por terroristas. Por último, se extiende la responsabilidad penal de las personas jurídicas a la comisión de cualquier tipo de delito de terrorismo, que sólo se preveía hasta ahora para los delitos de financiación del terrorismo. La lucha contra la financiación del terrorismo, como afirma Zaragoza Aguado, constituye hoy uno de los ejes centrales de la respuesta internacional contra el terrorismo, básicamente porque se considera un instrumento esencial para la congelación, el embargo y el decomiso de los fondos que puedan tener relación con el terrorismo, y es evidente que su incriminación específica facilitará sobremanera la cooperación jurídica internacional en las investigaciones sobre esta actividad delictiva.

ISSUE 19 | MAR `2019 


FUENTE: WWW.BBC.COM

Tipificación del delito de financiación terrorista La tipificación autónoma de este delito potencia las investigaciones sobre esta actividad, y permite un mayor grado de aplicación de la ley penal frente a estos ilícitos comportamientos…[1] Como sabemos el concepto de delito de financiación del terrorismo está tipificado actualmente en el artículo 576.1[2] de nuestro Código Penal. Por otro lado, somos conscientes que el nuevo terrorismo denominado “Estado islámico” ha demostrado ser una de las organizaciones mejor preparadas para la comisión de atentados terroristas de gran magnitud. Se estructura en células y grupos muy bien organizados que desarrollan funciones específicas y definidas entre las que destaca una de las más importantes, la financiación del grupo imprescindible para su mantenimiento y éxito de sus operaciones terroristas. También conocemos la importancia que tiene endurecer las penas de todos aquellos elementos integrantes de estas organizaciones terroristas como lo demuestra la continua evolución legislativa fruto de la trasposición de directivas europeas como la última citada 2017/541/EU así como el disponer de medios materiales y humanos a disposición de las fuerzas policiales

encargadas de su persecución unido a una efectiva coordinación policial que discurra acorde con el intercambio de inteligencia criminal en este ámbito. Concepto jurídico de financiación del terrorismo El concepto jurídico de financiación del terrorismo viene definido en el art. 1.3 de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo al señalar “a los efectos de la presente Ley, se entenderá por financiación del terrorismo el suministro, el depósito, la distribución o la recogida de fondos o bienes, por cualquier medio, de forma directa o indirecta, con la intención de utilizarlos o con el conocimiento de que serán utilizados, íntegramente o en parte, para la comisión de cualquiera de los delitos de terrorismo tipificados en el Código Penal. Se considerará que existe financiación del terrorismo aun cuando el suministro o la recogida de fondos o bienes se hayan desarrollado en el territorio de otro Estado”. Es más que evidente la trascendencia que tiene la lucha contra la financiación del terrorismo para conseguir su erradicación y así lo revelan las numerosas disposiciones legislativas publicadas al respecto.

PÁGINA 34 | AL GHURABÁ


FINANCIACIÓN DE ACTIVIDADES TERRORISTAS FINANCIACIÓN LEGAL: DONACIONES A TRAVÉS DEL ZAKAT

El terrorismo es, evidentemente, un negocio costoso, por lo que parece claro que su infraestructura financiera debe ser sólida y resulta eficaz para la ejecución de las actividades terroristas del grupo [3]. Es por ello imprescindible desarrollar mecanismos de prevención, persecución y sanción de todos aquellos actos de financiación de las organizaciones terroristas, ya que constituye uno de los principales problemas a los que se enfrenta la sociedad actual. En materia de financiación terrorista, como afirma Sánchez Medero, existe un antes y un después en lo que se refiere a las fuentes de financiación y el origen de la economía de los grupos terroristas,. Marcado claramente por la Guerra Fría “anteriormente a 1945, la financiación procedía fundamentalmente de fuentes públicas, en especial de gobiernos que aportaban apoyo económico y logístico a estos grupos.

Modelos de financiación del terrorismo

El terrorismo patrocinado por el Estado se convirtió así en un elemento característico de la Guerra Fría. Las organizaciones armadas pasaron a ser económicamente dependientes de acaudalados patrocinadores, estatales y privados”[4].

centrarse en la detección de actividades

Es por ello que la ONU, en esta materia de prevención y lucha contra la financiación del terrorismo internacional, se centró en el control de las actividades en esta índole de determinados Estados, pensando que esta era la única vía de financiación y aunque se controló en cierta medida no fue lo efectiva que se esperaba.

detecta.

La Unión Europea ha establecido, por ello, nuevos cuerpos normativos dirigidos a la prevención de la financiación del terrorismo desde la directiva 91/308/CE hasta la última Directiva 2015/849, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de mayo de 2015.

muchos candados de seguridad, por cuanto

yihadista Llegados a este punto es muy importante resaltar el hecho de que la prevención de la financiación del terrorismo no debe delictivas de esta naturaleza a gran escala sino que también debe centrarse, además en otras vías que, por ser de menor repercusión económica no dejen ser perjudiciales para su prevención sino se

Como afirma Merino Herrera, en esta materia, “la estrategia de investigación no sólo debe centrarse en transacciones de dinero a grandes escalas o en operaciones más o menos complejas que se desarrollen en los ámbitos financieros que contengan existen otros métodos que despiertan menos sospecha y nunca pasarán por los filtros que suelen utilizar los gobiernos en los sistemas financieros” [5].

ISSUE 19 | MAR`2019


POR ADOLFO DE LA TORRE FERNÁNDEZ

Pero a pesar de la continua evolución legislativa tendente a controlar los movimientos financieros internacionales que financian las actividades terroristas de carácter yihadista aún falta mucho por hacer ya que este fenómeno es complejo y heterogéneo ya que las fuentes tienen diferente etiología que sumado al carácter transnacional de las organizaciones terroristas yihadistas hace sumamente difícil su prevención. Como afirma Bustos Rubio, no puede obviarse que cuando hablamos de financiación del terrorismo no nos referimos exclusivamente a las aportaciones económicas y materiales capaces de sufragar actos terroristas, sino también a todas las posibilidades que brinda lo anterior: provisión de fondos para los miembros del grupo terrorista, entrenamientos, viajes, pisos francos, equipamiento y material; en definitiva, nos referimos a toda la provisión de fondos y medios necesarios para llevar a cabo los objetivos del grupo u organización terrorista. Como se sabe, las organizaciones terroristas de carácter yihadista se financian por diferentes vías tales como la comisión de hechos delictivos (secuestros, extorsión, tráfico de drogas, fraudes con tarjetas de crédito, falsedades, etc.) utilizándose en determinadas circunstancias entramados societarios para blanquear los recursos ilícitos de aquellas actividades criminales o para dar apariencia de legalidad a donaciones que tienen la finalidad de financiar aquellas actividades terroristas. Medios legales de financiación. El zakat como firma de financiación del terrorismo yihadista Se ha demostrado que una de las fuentes legales más importantes de las que se nutren los grupos y organizaciones terroristas con las asociaciones benéficas o de caridad, fundaciones y algunas oenegés.En el caso del terrorismo yihadista resulta de especial importancia esta vía de financiación.

PÁGINA 36 | AL GHURABÁ


FINANCIACIÓN DE ACTIVIDADES TERRORISTAS FINANCIACIÓN LEGAL: DONACIONES A TRAVÉS DEL ZAKAT

Como también sabemos, dentro del Islam, uno de sus cinco pilares básicos consiste en la obligación de donar parte de las riquezas. El denominado “zakat” es una especie de limosna cuya obligación de donar nace del propio texto del Corán, siendo en la práctica, y en realidad, una especie de impuesto sobre los bienes de cualquier musulmán. Se trata normalmente de un gravamen del 2,5% de los ingresos de cada musulmán. Además de esa donación obligatoria existen también ciertas donaciones voluntarias de carácter y contenido similar, como el “infaq” o el “shadaqah”. Con base en este postulado religioso, se procede a realizar donaciones que en muchos casos terminan acabando en manos de los grupos terroristas de la yihad islámica [7]. Uno de los ejemplos de este tipo de actividad lo protagoniza la “Dawa de Hamás” que cuenta con agentes reclutadores, artificieros, instructores y financieros para la perpetración de atentados. Según Sánchez Medero la Dawa de Hamás es, en efecto, una infraestructura del

movimiento, que incluye una variedad de organizaciones que proveen de servicios variados (bienestar, educación, salud, etc.) a la población palestina, tanto por pagos simbólicos como gratuitos. Estas actividades son llevadas a cabo por una red compuesta por decenas de instituciones de caridad y comités que se encuentran establecidas a lo largo de Judea, Samaria y Gaza (…) estas organizaciones suministran servicios al público en general, pero otorgan mayor preferencia a aquellas personas cercanas al movimiento que en reciprocidad a sus favores reciben mayor asistencia financiera. Pero además estas instituciones también proporcionan alimentos y asistencia monetaria a las familias de aquellos que murieron y fueron heridos al perpetrar actos terroristas [8]. Estos fondos de beneficencia han sido, con toda seguridad, uno de los aspectos mediáticos de mayor repercusión en la financiación del terrorismo islámico desde la aparición de Al-Qaeda y el que más

ISSUE 19 | MAR`2019


incidencia internacional ha tenido lo que unido a la facilidad de captación de fondos a través de Internet se ha convertido en un problema muy grave de difícil control gubernamental. Es por esta razón imprescindible ejercer un control sobre el origen y el destino dado a estas donaciones (zakat) si se sospecha que pudieran acaban bajo el control de organizaciones terroristas internacionales con el consiguiente peligro de acabar financiando estas actividades criminales y que se podría evitar si estas transacciones pudieran detectarse si fueran tratadas como operaciones susceptibles de control en materia de prevención del blanqueo de capitales.

REFERENCIAS: ([1] Zaragoza Aguado, J.: «Artículo 576», en M. Gómez Tomillo, A.M. Javato Martín (dir.), Comentarios prácticos al Código Penal, t. VI, Aranzadi, Pamplona, 2015, pp. 647 y 648. [2] 576.1. Será castigado con la pena de prisión de cinco a diez años y multa del triple al quíntuplo de su valor el que, por cualquier medio, directa o indirectamente, recabe, adquiera, posea, utilice, convierta, transmita o realice cualquier otra actividad con bienes o valores de cualquier clase con la intención de que se utilicen, o a sabiendas de que serán utilizados, en todo o en parte, para cometer cualquiera de los delitos comprendidos en este Capítulo.” [3] Giménez-Salinas A.: “Las finanzas del terrorismo de Al-Qaida: una lucha desenfocada” en Athena Intelligence Journal, vol. II, nº 22, 2007, p. 196. [4] Sánchez Medero, G. “Las fuentes de financiación legales e ilegales de los grupos terroristas” en Revista Política y Estrategia, nº 112, 2008, p. 51

[6] Bustos Rubio, M, Prevención y control de los medios de financiación del terrorismo como estrategia político-criminal, Revista Penal 41/2018. p. 5 [7] Passas/Giménez-Salinas Framis, “La financiación del terrorismo de Al Qaida: mitos y realidades” en Revista de Derecho Penal y Criminología, nº 19, 2007, p. 498. [8] Sánchez Medero, Las fuentes de financiación legales e ilegales de los grupos terroristas, cit., p. 55 BUSTOS RUBIO, Miguel. Prevención y control de los medios de financiación del terrorismo como estrategia político-criminal. Revista Penal 41. Tirant lo Blanch, 2018.   GIMÉNEZ-SALINAS Andrea. Las finanzas del terrorismo de Al-Qaida: una lucha desenfocada. Athena Intelligence Journal, vol. II, nº 22, 2007. www.athenaintelligence.org MERINO HERRERA, Joaquín. Estrategias de persecución penal contra la financiación del terrorismo. Revista Penal, nº 36. 2015. Páginas 145-171.   PASSAS, Nikos/Andrea GIMÉNEZ-SALINAS FRAMIS, La financiación del terrorismo de Al Qaida: mitos y realidades. Revista de derecho penal y criminología, nº 19, 2007. Páginas 493-521.   SÁNCHEZ MEDERO, Gema. Las fuentes de financiación legales e ilegales de los grupos terroristas. Revista Política y Estrategia, nº 112, 2008. Páginas 50-74.

[5] Merino Herrera, “Estrategias de persecución penal contra la financiación del terrorismo”, en Revista Penal, nº 36, p. 157.

PÁGINA 38 | AL GHURABÁ


ANÁLISIS

FUENTE: ELMUNDO.ES

EL PELIGRO DEL MADJALISMO EN LAS MEZQUITAS ESPAÑOLAS Hassan Sejelmasi Investigador especializado en estudios sobre salafismo y radicalismos.

Durante los últimos meses ha crecido en algunas mezquitas de Navarra y País Vasco un discurso salafista preocupante. En municipios como Vitoria, Ribaforada, Peralta o Baracaldo se está introduciendo el discurso de una corriente salafista denominada Madkhaliyya o Madjalismo. Esta ideología, procedente de Arabia Saudí, se introdujo en este país a principio de los años noventa en unas circunstancias históricas parecidas a las actuales en España. Ante una situación de atentados yihadistas, conflictos militares entre países musulmanes y conflictos ideológicos internos entre diferentes corrientes y ramas del islam, el Madjalismo se ofreció, y actualmente se ofrece, como la única alternativa capaz de combatir el terrorismo con una aparente contra-narrativa salafista cuyo objetivo es contra argumentar a los terroristas de etiología yihadista con las mismas fuentes del islam.

Esta corriente insta oficialmente a sus seguidores a respetar la autoridad de los estados, independientemente de que hayan sido instituidos de acuerdo a los métodos ortodoxos islámicos o con la celebración de elecciones democráticas, siempre que el dicho gobierno permita la práctica del Islam. Afirman también que los gobernantes ejercen el poder por la voluntad de Allah y, por ello, se han hecho famosos por respaldar la postura del gobierno saudí durante la primera guerra del Golfo y por ser aliados de varios gobiernos de Oriente Medio durante la primavera árabe por realizar incluso llamamientos para que la población no se manifestara en las calles en contra de sus gobernantes. Esta ideología ha tenido tanto éxito, que más de un observatorio especializado en el fenómeno yihadista y en la lucha antiterrorista ha recomendado impulsar esta corriente como fórmula contra el fenómeno.

PÁGINA 40 | AL GHURABÁ


FUENTE: ABC.ES

Aparentemente siguen un discurso que va en

Este simple concepto necesariamente obliga

contra de la radicalización pero, más allá de

a que en su interpretación salafista

lo obvio, un análisis objetivo de los

fundamental justifiquen atentados terroristas

fundamentos salafistas de esta escuela

en Dar Al Hab “los territorios enemigos” y no

evidencia que esto es una ilusión y que los

en los de Dar Al Islam “los territorios liberados

conceptos doctrinales promovidos por sus

o en los cuales se profesa el Islam”

teólogos son totalmente contrarios a los

respectivamente.

valores occidentales. El único punto de desacuerdo entre el Por ejemplo, la falta de igualdad y la

salafismo yihadista y el Madjalismo es la

discriminación racial hacia los “infieles” o la

delimitación de estos territorios y el sistema

promoción de la violencia de género como

de gobierno. El salafismo yihadista solo

“herramienta para controlar a las esposas” es

considera Dar Al islam como el territorio en el

un ejemplo claro de la radicalidad de esta

que se practica la Sharia o ley islámica sin

escuela y su contraposición con los valores

reconocer ningún otro sistema legal. Además,

occidentales. Tampoco hay que olvidar que,

su líder es aquel designado únicamente por

en muchas ocasiones, fanáticos de esta

la Shura islámica, es decir, el Califa..

corriente utilizan su argumentario para justificar su incorporación a grupos

En la práctica, para el salafismo yihadista, el

terroristas yihadistas modernos.

Califato, o Dar Al Islam, es Afganistán para Al Qaeda, o el mal llamado Estado Islámico para

Los padres de esta corriente difunden ideas a

el DAESH. Por ello, se permiten la licencia

través de las cuales adoctrinan a sus

de atentar en países árabes que profesan

seguidores con ideas basadas en la una

el islam.

interpretación de los conceptos del salafismo clásico que en realidad distan bastante de la

Desde esta visión doctrinal las poblaciones

visión de la doctrina tradicional. Esta

de estos países también son considerados

diferencia fundamental estriba en que el

enemigos ya que sus ciudadanos, que no han

respeto absoluto a los gobiernos se limita a

jurado lealtad a los respectivos líderes de

los países que reconocen el islam como

estas organizaciones terroristas, son

religión principal del Estado y no a las

considerados auténticos infieles a los cuales

sociedades civiles occidentales.

también se les puede matar.

ISSUE 19 | MAR `2019


Para el Madjalismo, en contraposición, los territorios considerados Dar Al islam son todos aquellos países que profesan el islam. Reconocen la autoridad de sus gobiernos sin importar su origen desde regímenes democráticos hasta monarquías absolutistas. No solo los reconocen sino que los apoyan firmemente sin implicarse en cuestiones políticas. Más aún, son conocidos por trabajar codo con codo con las autoridades de los países musulmanes para controlar los discursos radicales del salafismo en las mezquitas desarrollando incluso auténticas funciones de inteligencia contra los seguidores del salafismo tradicional e involucrándose seriamente en la lucha contra el terrorismo en estos países. Estas prácticas son las que han llevado a muchos a pensar que esta corriente puede servir contra la radicalización salafista

vayan acompañadas por un familiar varón,

yihadista.

o pegarles si desobedecen las órdenes de sus esposos. Otras Fatwas contemplan la

No es así y está lejos de ser cierto pues todos

prohibición para dirigir la palabra a los

los países y ciudadanos que no profesan el

paganos “cristianos, judíos o no creyentes” o

islam son considerados enemigos paganos

sentarse con ellos excepto para cuestiones

sobre los cuales se aplica la misma visión

estrictamente comerciales o educativas.

radical del salafismo yihadista. Además, insiste en prohibir las iglesias en El fundador de esta corriente, Rabi’ bin Hadi

los países musulmanes exigiendo que los

‘Umayr al-Madjali, ha publicado centenares de

cristianos árabes o extranjeros paguen el

fatwas dirigidas específicamente a sus

impuesto conocido como Jiziyya para

seguidores que residen en Europa y todas ellas

seguir residiendo en Dar Al Islam.

van en este sentido. En un plano aún más radical y conflictivo, el Por ejemplo, prohíbe residir en un país

fundador del Madjalismo llamó a sus

occidental más allá del tiempo estrictamente

seguidores a la lucha armada en contra de

necesario para estudiar o para algún fin que

los salafistas de Hermanos Musulmanes en

promueva el islam con el objetivo de evitar el

Libia consiguiendo, por primera vez en la

“contagio” que puede suponer la cultura

historia de esta ideología, batallones

europea considerada pagana.

militares bajo su mando.

Muchas de estas Fatwas de Al Madjali pueden

Tales unidades lucharon junto al general

derivar en actos considerados como delito. Por

Jalifa Haftar y apoyaron a su “policía

ejemplo, la obligación de encerrar a las

religiosa” que vela por la aplicación de la

mujeres en los domicilios prohibiendo que

Shariia en los barrios y pueblos que

salgan de casa, excepto en el caso de que

controla.

PÁGINA 42 | AL GHURABÁ


EL PELIGRO DEL MADJALISMO EN LAS MEZQUITAS ESPAÑOLAS Anteriormente, ya había realizado un llamamiento a la yihad contra los chiitas en Yemen pero Libia fue realmente el primer territorio en el cual esta corriente creó un un grupo armado de forma oficial. Al Madjali participó en la guerra de Afganistán contra los rusos en los años noventa, hecho del que presume reiteradamente en sus intervenciones públicas para justificar los principios de la yihad contra el enemigo pagano representado por los Estados que no profesan el islam como religión principal. Es decir, lo mismo que la doctrina yihadista. En definitiva, este discurso madjalista no puede permitirse en las mezquitas occidentales puesto que, al fin y al cabo, es una ideología extremista que con toda seguridad actuará como una bomba de relojería. Aunque hasta ahora, esta corriente ha sido minoritaria en el panorama radical del salafismo, sin un poder de influencia suficiente para promover el terrorismo como Al Qaeda o Dáesh, su éxito en Libia y Yemen le ha hecho ganar adeptos entre aquellos radicales salafistas que rechazan la lucha armada en países árabes, para evitar el enfrentamiento entre musulmanes, pero que sí desean concentrar el esfuerzo de la yihad en su enemigo común, es decir, en los occidentales “infieles”. ISSUE 19 | MAR `2019


JUSTICIA RESTAURATIVA

JR

ENFOQUE RESTAURATIVO Y TRANSFORMADOR EN LA GESTIÓN DE LOS DELITOS Virginia Domingo de la Fuente Coordinadora del Servicio de Justicia Restaurativa de Castilla y León. Presidenta de la Sociedad Científica de Justicia Restaurativa. Formadora en prácticas restaurativas

Introducción A la hora de hablar de delitos de terrorismo y su gestión a través de la justicia restaurativa, debemos ser conscientes de la evolución de los supuestos infractores. Me refiero a cuál ha sido su proceso de radicalización. Nos interesa a todos valorar ¿qué condiciones se dieron para que cometiera el delito? y  ¿qué hacer para revertir esta situación?, tanto para evitar que este infractor vuelva de delinquir, como para lograr que otros desistan de hacerlo.

Desistimiento y Justicia Restaurativa Cuando hablamos de desistimiento, pensamos en ¿cómo y por qué abandonar la carrera criminal?, ¿qué puede motivar este cambio?. …Generalmente desistimiento y Justicia Restaurativa son temas separados, pero al final, se oyen las mismas cosas, ambos giran sobre dejar de delinquir (con lo complicado que esto suele resultar en delitos de terrorismo). En ambos casos, víctima e infractor hablan sobre lo mismo: qué pasó… Durante los procesos restaurativos, la generalidad de los infractores tienen más probabilidades de desistir del delito ¿por qué? Son procesos voluntarios, se consigue que vean el daño que han causado con su acción y que quieran cambiar de vida. Por eso, para la justicia restaurativa, el infractor es la persona que potencialmente puede desistir y dejar de delinquir. Este desistimiento, está orientado al futuro, igual que la justicia restaurativa, mientras que la justicia tradicional, se centra en el pasado, qué hizo esa persona. Los procesos de justicia restaurativa, por ello, son un proceso de diálogo sobre un potencial desistimiento del infractor y además,  una demanda de las víctimas porque la mayoría tiene como necesidad primordial, que el infractor no vuelva a delinquir.

ISSUE 19 | MAR `2019


El ideal en todos los delitos y en especial, los de terrorismo será por tanto, lograr que desistan del delito. Esto generalmente, se trata después de una teórica sentencia, y estando el infractor en un centro penitenciario, a través de los diferentes tratamientos penitenciarios. No es mi intención, criticar los diferentes programas de tratamiento, pero si llamar la atención de cómo la visión del estado debe cambiar para conseguir este desistimiento. Así que, la pregunta sería ¿qué tiene que aprender el estado, de la justicia restaurativa para lograrlo? 

1-      El concepto que el estado tiene del delito debe cambiar. Como dice Howard Zehr, en su libro “Changing lenses”, debemos cambiar la lente con la que miramos la delincuencia. El delito no es una vulneración de las normas, el delito daña a las personas, daña a la víctima, al propio infractor y a la comunidad. Y debemos dar la oportunidad a los afectados, de ver este daño, y las necesidades que surgen así como la manera de compensarlo. De hecho, además de la necesidad de reparación de la víctima, el infractor necesita ser ayudado a entender cómo su acción, impactó en otros seres humanos 2-      Debemos entender que somos seres emocionales y no solo racionales. Hay que empezar a gestionar también el aspecto emocional del delito y lo que conlleva, nos quedamos exclusivamente en el aspecto jurídico. Las emociones son esenciales …pasar de la vergüenza al orgullo, cobra sentido para muchas víctimas pero también para muchos ofensores. 3-      El sistema penal es demasiado protocolario. Realmente no se hace mucho por remover la etiqueta de “delincuente”, sin posibilidad de reinserción y de “víctima”, de por vida. Hay que enfocarse, como decía, más en el futuro y para ello, hay que pensar en una justicia más social.

PÁGINA 46 | AL GHURABÁ


JUSTICIA RESTAURATIVA

¿Qué papel puede jugar la Justicia Restaurativa? Como decía al comenzar, es necesario, que en todos los delitos y en especial, en los de terrorismo, se aborden no solo los daños sino también el porqué del delito para así lograr precisamente el desistimiento, del que hemos hablado. En mi caso, creo que la justicia restaurativa es la que puede ayudar a abordar estas causas del delito. Sin embargo, muchos se plantean ¿si la justicia restaurativa es suficientemente transformadora?. En caso afirmativo, más que restauradora, entonces esta justicia sería transformadora. Algunos critican la justicia restaurativa por ser demasiado conservadora, tratando solo de reparar o curar los daños, y olvidando las causas subyacentes tales como injusticias estructurales, sociales, falta de coherencia en la escala de valores… Estoy convencida, en contra de las críticas que la justicia restaurativa, trata de transformar las relaciones no saludables y allana el camino para un transformación social más amplia, creo que la gestión restaurativa de los delitos de terrorismo, puede y de hecho así es, ayudar a reconocer y neutralizar las causas que llevaron al infractor, al delito. Por tanto, esta justicia restaurativa debe ser tan transformadora como sea posible, a menudo, oigo testimonios de la transformación personal e interpersonal que produce en las personas, y debiéramos llegar también a escuchar, que se ha producido una verdadera transformación social. Ahí está el reto, si logramos que el enfoque restaurativo, sea suficientemente transformador, podremos lograr no solo el desistimiento del  infractor sino prevenir que otras personas caigan en los mismos riesgos sociales, estructurales, culturales, personales….de cometer delitos similares.

ISSUE 19 | MAR `2019


Conclusiones: Debemos ir un poco más allá con la justicia restaurativa y lograr que sea transformadora. El hecho delictivo, en especial los delitos de terrorismo, pueden cometerse como resultado de relaciones no saludables y del sistema social, para ello se deben crear nuevas o mejores relaciones. Esto debe suceder, no solo a nivel individual sino a nivel de estructuras sociales, institucionales y políticas. Para el enfoque restaurativo-transformador, resolver el delito, implica cambiar sistemas sociales, en formas que ayuden a impedir la aparición o reaparición de incidentes dañinos como el delito u otras conductas antisociales. Para esto,  debemos preguntarnos al gestionar el delito con este enfoque: ·  ¿Qué circunstancias sociales, si las hay, promovieron o contribuyeron al evento dañino? ·  ¿Hay similitudes entre estos incidentes dañinos y otros? ·   ¿Qué medidas podemos tomar para evitar incidentes futuros? De esta forma, no solo ayudaremos a sanar tras el delito sino a mejorar nuestra comunidad, transformando aquellas circunstancias o condiciones determinantes para que una persona se decida a delinquir..

REFERENCIAS: Gilligan, J (2001) “Preventing violence”. W w norton & co inc. ISBN 0500282781 (ISBN13: 9780500282786) Domingo de la Fuente, V (2012) “Entrevista a Howard Zehr”. Criminología y Justicia. ISSN-e 2174-1697, nº4, págs. 115-117 Zehr, H (1990) “Cambio de lentes: un nuevo enfoque para el crimen y la justicia. Herald Press, Pennsylvania.

PÁGINA 48 | AL GHURABÁ


Autor: Antonio Martín

LA ENTREVISTA SERGIO GRACIA MONTES

Sergio Gracia Montes Cursando 4º del Grado de Derecho en Facultad de Derecho de Córdoba. Prácticas curriculares en Casa Arabe-Córdoba. Alumno colaborador del Departamento de Derecho Constitucional curso 2016/2017. Amplia formación complementaria en ideologías de extrema derecha, fundamentos y pensamientos religiosos, migración y Derechos Humanos. , ISSUE 19 | MAR `2019 


ENTREVISTA A SERGIO GRACIA

1.-¿Qué le hizo decantarse profesionalmente hacia la política? Me influyó de manera directa el venir de una familia mayoritariamente inmigrante temporal en Francia y Alemania, el querer defender que todos pudieran disfrutar de los mismos Derechos indiferentemente de donde uno haya nacido, el empatizar y el ver los problemas que hoy podían tener otros españoles, así como aquellas personas que podían venir a España en busca de una vida mejor, tal como pudieron hacer en su día mis abuelos o mis padres que si tuvieron esa ayuda y esa posibilidad. A eso debo sumarle el hecho de haber compartido espacios con grupos de personas que pertenecían a diferentes movimientos de extrema derecha durante mi etapa adolescente, especialmente con movimientos ultras como Brigadas Blanquiverdes (Córdoba), Ligallo Fondo Norte (Zaragoza) y Ultra Sur (Madrid), no ya por ideología y si más por sentimiento de pertenencia. Al ver que los idearios y las acciones que llevaban a cabo, en nada tenían que ver con la educación y los valores que yo recibía a diario en casa, todo esto me hizo replantearme que debía de actuar de alguna manera para intentar ayudar a muchos chicos y chicas que en el fondo no tenían maldad para actuar de aquellas formas, sino que sólo buscaban pertencer a un grupo que les diera protección.

2.- ¿A qué se dedica el medio que ha fundado? Principalmente al estudio, análisis, investigación y monotorización de la extrema derecha en general, y española en particular. Teniendo como finalidad, intentar realizar un trabajo que ya se realiza contra estos movimientos en países de nuestro entorno o que tenemos como espejo como pueden ser Reino Unido, Francia, Canadá, Alemania o EE.UU entre otros. Además de que sirva como trampolín para jóvenes que quieran iniciarse en el campo del análisis y que no tengan experiencia y que habitualmente se encuentran las puertas cerradas por falta de experiencia.

PÁGINA 50 | AL GHURABÁ

Por Antonio Martíno


Por Antonio Martín

ENTREVISTA A SERGIO GRACIA

3.- ¿Cree que el discurso que realiza actualmente la extrema derecha en nuestro país, aprovechando la situación político-social que se está viviendo en la actualidad, está provocando un repunte importante en sus filas? Totalmente. El hecho de recurrir a la identidad cerrada (nuestra lengua, nuestra cultura o nuestra raza), culpar de los males propios a la aparición de un nuevo chivo expiatorio, el extranjero, la invisibilidad y el desprecio del diferente, la discriminación social o legal, por género o religión, la segregación espacial o institucional, utilizar la dialéctica amigoenemigo, es un discurso que siempre ha funcionado muy bien a la extrema derecha en las épocas de desaceleración o crisis económicas, el vender un nacionalismo exacerbado y excluyente, el cierre de fronteras, como si esas fueran la soluciones a todos los problemas, evitando hablar de los miles de españoles que hay trabajando en el extranjero y de los problemas reales. A la gente le cuesta reconocer los errores propios y prefieren echar la culpa de ellos a “los otros”.  Todo esto ayuda a que cada vez nos encontremos más en un mundo de exclusión, de marginación de las identidades minoritarias. El caso más claro lo hemos podido ver en las últimas elecciones en Andalucía en El Ejido, un pueblo que vive con la ayuda de los inmigrantes, que tienen condiciones infrahumanas en sus invernaderos y donde ganó el nuevo partido de extrema derecha que ha aparecido en España recientemente. ¿Cuántos de todos esos que votaron a Vox en El Ejido estarían dispuestos a ir a recoger fruta a esos invernaderos, en esas condiciones (durmiendo hacinados en barracones, sin agua corriente, con salarios paupérrimos, condiciones de salubridad de dudosa legalidad)?

4.- ¿Desde su punto de vista, como puede repercutir en la sociedad este crecimiento de la extrema derecha, políticamente hablando? Estamos asistiendo a la radicalización de las sociedades occidentales a través de discursos radicales, realizados por políticos radicales disfrazados durante décadas de demócratas. Donde o estas de su lado, o eres un radical que quieres desestabilizar el país, donde tienes que pensar y ser como ellos. Primero pasó en Grecia con Amanecer Dorado, luego en Alemania con el AfD, posteriormente con Francia con el Frente Nacional, más tarde con Trump en EE.UU y Austria, y finalmente llegando a España con Vox, pero no siendo este partido el único que ha creado este caldo de cultivo en nuestro país, ya que ese crecimiento exponencial del discurso radical en España se lleva realizando durante casi 20 años y se ha tapado por parte de los políticos con la excusa de que era residual (España 2000, Democracia Nacional, Alianza Nacional, La Falange, Plataforma Per Catalunya, Falange Española de las Jons). Si esto es residual tenemos un grave problema de análisis. 5.- ¿Cómo se le puede hacer frente a la narrativa que emite la extrema derecha? Principalmente ilegalizando a esos partidos, movimientos sociales, fundaciones, asociaciones o sindicatos que sus idearios son inconstitucionales y algunas de sus propuestas son constitutivas de delitos penales, tal como se hizo con los movimientos afines a ETA, y cortándole por ende la financiación pública, tal como se ha llevado a cabo recientemente tanto en el Parlamento Europeo como en Alemania. No es entendible que en un país democrático, se financie con dinero público el discurso de partidos, asociaciones o fundaciones que incitan al odio contra el diferente.

ISSUE 19 | MAR `2019


Por Antonio Martín

ENTREVISTA A SERGIO GRACIA

Sin olvidarnos por un lado, de la nueva Ley de Partidos 6/2002 que en su exposición de motivos (I) recogió que “Especialmente si se tiene en cuenta que, por razón de la actividad del terrorismo, resulta indispensable identificar y diferenciar con toda nitidez aquellas organizaciones que defienden y promueven sus ideas y programas, cualesquiera que éstas sean, incluso aquellas que pretenden revisar el propio marco institucional, con un respeto escrupuloso de los métodos y principios democráticos, de aquellas otras que sustentan su acción política en la connivencia con la violencia, el terror, la discriminación, la exclusión y la violación de los derechos y de las libertades. A estos efectos, se establece un procedimiento judicial de ilegalización de un partido por dar un apoyo político real y efectivo a la violencia o el terrorismo, que es distinto del que se prevé en el Código Penal para disolver las asociaciones ilícitas por las causas previstas en sus artículos 515 y 520”, y por otro, donde la propia Comisión Europea en el año 2013 de boca de la ex Comisaria de Justicia en aquel momento Viviane Reding (PPE), instó al gobierno del momento a sancionar la banalización del franquismo y el nazismo.

6.-¿Qué similitud encuentra entre el discurso radical de la extrema derecha y la de los grupos terroristas? Los grupos radicales tengan la ideología que tengan, su fin es el mismo, primero crear el caos para hacer creer a los demás que ellos son la única solución para volver a la normalidad, y que no vuelva haber nuevos actos terroristas, para después erigirse en salvapatrias o enviados por un ser superior para salvar a su pueblo de radicales, comunistas, infieles, apostatas, invasores etc. Ambos extremos suelen recurrir a discursos que tienen más carga emocional que fundamentos reales, donde a problemas complejos suelen aplicar soluciones simplistas. Ambos buscan influir en la mente del grupo a través de impulsos, hábitos y emociones. Al tomar decisiones su primer impulso suele ser el de seguir el ejemplo de un líder de confianza. En definitiva, la propaganda no sirve de nada a menos que éste tenga algo que decir y que el público, consciente o inconscientemente, quiera oírlo.

PÁGINA 52 | AL GHURABÁ


Por Antonio Martín

ENTREVISTA A SERGIO GRACIA

Con su discurso, los líderes aportan ideas en terrenos previamente abonados para tener éxito, donde se apoyan en un presente desolador, en un discurso del miedo y de invasión, donde enjuician a todo un colectivo o sociedad, con el objetivo de buscar una reacción del grupo hacia el que no sea igual, la implantación de un Estado homogéneo, con una lucha frontal entre iguales. Donde en ambos casos, buscan la regeneración o limpieza de la patria y en ambos casos, suelen encontrarse con el rechazo social y familiar, por el cual llevan sus actos desde el anonimato, para evitar ser señalados o identificados, pero no renegando en ningún caso de sus acciones, aunque vayan en contra de sus postulados más básicos y esenciales.

7.-¿La evolución de la política en nuestro país se está deteriorando o está evolucionando adaptándose a una sociedad más plural y diversificada que hace unos años atrás? El hecho de que surjan nuevos partidos con viejas ideas autocráticas y dictatoriales no quiere decir que seamos más plurales y más democráticos. Quiere decir que estamos retrocediendo. Cuando el político o partido de turno que llega, intenta polarizar la sociedad entre buenos y malos en función de sus ideas, sin respetar los derechos que le son inherentes a todas las personas nazcan donde nazcan, sin respetar la orientación sexual, discriminando por razón de color del piel o creencia religiosa, sin respetar los Derechos de las mujeres o grupos minoritarios empezamos a tener un claro problema de democracia. Las Leyes deben existir para el que quiera utilizarlas las utilice, no para restringir Derechos, deben ser garantes de Derechos no de prohibiciones.

8.- ¿Por qué cuesta tanto en España implantar políticas contra la extrema derecha que en otros países se desarrollan sin ningún tapujo?

Esta es una pregunta que aunque cueste comprender en un país democrático, se responde de forma fácil y rápida. Por el hecho que de nuestras Instituciones están copadas por nostálgicos, herederos y correligionarios de la Dictadura. Nos gusta compararnos a otros países democráticos, especialmente Alemania, pero no en medidas que democraticen nuestras Instituciones y eliminen cualquier recuerdo de una Dictadura. En Alemania se pena el saludo nazi, así como las enseñas o cualquier proclama que recuerde al Régimen en el artículo 86 de su Código Penal, en 2011 se destruyó la tumba de Rudolf Hess y se tiró al mar para evitar las peregrinaciones y ofrendas que allí se realizaban, se persiguen y expulsan a los grupos de neonazis dentro de las Fuerzas Armadas y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y recientemente, se les han retirado los fondos públicos al partido neonazi NPD, con el que ciertos actores españoles tuvieron contacto como Melisa Ruiz de Hogar Social o Gonzalo Martin de Democracia Nacional ya que participaron en su Congreso Internacional en 2015 en Leizpig o la inteligencia alemana ha puesto en cuarentena al partido fascista AfD, con el que Vox tiene mucho en común como se pudieron ver las fotos de la Cumbre de la ultraderecha de Coblenza. También en Italia están prohibidos, aunque sorprenda, los saludos fascistas, también conocidos como “saludo romano” recogidos en su código penal en el artículo 293-bis y en Francia en el artículos 132-76, 132-77 y R625.7 del Código penal.

ISSUE 19 | MAR `2019


Por Antonio Martín

ENTREVISTA A SERGIO GRACIA

9.- ¿En qué se diferencia la extrema derecha española de la extrema derecha europea? Lo que más nos debería de llamar la atención, es el número de partidos, movimientos sociales, principalmente juveniles, asociaciones, fundaciones y sindicatos que dicen hablar en nombre de la extrema derecha. Mientras en Francia, Italia, Reino Unido, Alemania, Grecia o Austria la extrema derecha se concentra en un partido político o a lo sumo 2 y en algún movimiento social, en España sólo en partidos políticos, si contamos aún a Plataforma per Catalunya que se disolvió el pasado sábado 16 de Febrero, incorporándose la mayor parte de sus miembros a Vox, podemos contabilizar hasta 11 partidos políticos que concurren a elecciones locales, autonómicas, generales y en concurrencia, a las Europeas. A estos partidos, debemos sumarle casi unos 30 movimientos sociales de extrema derecha como Hogar Social, Lo Nuestro, Acción Social…y a estos a hay sumarles asociaciones, fundaciones y sindicatos repletas de ideólogos, procesados o condenados por difusión de ideología nazi como los casos de librería Europa, Caso Blanquerna o librería kalki entre otros muchos, que en algunos casos tienen contactos con movimientos que durante años han estado en listas de movimientos terroristas en EEUU o Irán.

PÁGINA 54 | AL GHURABÁ


TINTA IMPRESCINDIBLE

Edwin Bakker

Estudios de terrorismo y contraterrorismo: comparando teoría y práctica

by CISEG


SINOPSIS El terrorismo ha sido posiblemente uno de los factores definitorios de nuestra era. Con frecuencia aparece en los WRITTEN BY NARIDO KAWASAKI titulares, amenazando o atacando a gobiernos, empresas privadas y ciudadanos comunes. Y en muchas partes del mundo, ha sido una de las amenazas más importantes para la paz, la seguridad y la estabilidad. Pero, ¿qué significa esto exactamente? ¿Cuál es la naturaleza de esta amenaza? ¿Quién o qué está amenazado, cómo, por quién y por qué? ¿Qué se puede hacer al respecto o cómo podemos al menos limitar el impacto del terrorismo y asegurarnos de que los terroristas no ocupen los titulares y logren asustarnos?

JAPANESE COOKING 101

Estas son solo algunas preguntas que se abordarán en este libro que consta de tres partes. Primero, se enfoca en la esencia del terrorismo como un instrumento para lograr ciertos objetivos, además de una exploración de este fenómeno y las dificultades para definirlo. La segunda parte proporciona una visión general del estado del arte en los estudios (contra) de terrorismo. Desde el 11 de septiembre, los estudios sobre terrorismo han crecido exponencialmente, reflejando el aumento en las amenazas percibidas. Pero, ¿qué ha llegado a la academia? ¿Qué teorías, suposiciones y sabiduría convencional ha producido que podrían ser de ayuda para entender el terrorismo y enfrentarlo? Los resultados más interesantes se examinan y comparan con la evidencia empírica con el objetivo de enfatizar su importancia o de desacreditarlos como mitos. La parte final examina las implicaciones y posibilidades para la formulación de políticas.

PÁGINA 56 | AL GHURABÁ


EL AUTOR Edwin Bakker es director del Centro para el Terrorismo y el Contraterrorismo (CTC) del campus de la Universidad de Leiden en La Haya y WRITTEN BY NARIDO KAWASAKI profesor de Estudios de (Contra) Terrorismo en el Instituto de Administración Pública de esa misma universidad.

JAPANESE COOKING 101

También ocupa el puesto de investigador en el Centro Internacional para el Lucha contra el Terrorismo - La Haya. Además, es miembro del comité editorial de las siguientes revistas (académicas): Seguridad y Derechos Humanos, el Diario de Seguridad Estratégica, Vrede & Veiligheid (Peace & Security) y Internationale Spectator. Bakker es profesor invitado en el Colegio de Defensa de la OTAN en Roma y miembro del Comité de Helsinki de los Países Bajos. También es el instructor principal del popular MOOC "Terrorismo y contraterrorismo: comparación de teoría y práctica" en Coursera. De 2007 a 2011, Bakker fue miembro del Instituto Holandés de Relaciones Internacionales ‘Clingendael’. Fue jefe del Programa de Seguridad y Conflictos. En 1997, Bakker obtuvo un doctorado con su tesis sobre conflictos de minorías en Eslovaquia y Hungría. Se graduó en la Universidad de Groningen, donde estudió Geografía Económica. Los intereses de investigación de Bakker incluyen la radicalización y el terrorismo yihadista, las características de los terroristas (yihadistas), el manejo del (temor) del terrorismo y sus implicaciones políticas OBRAS: - Edwin Bakker (1997). Minority Conflicts in Slovakia and Hungary?. Labyrinth Publ. ISBN 978-90-72591-42-5. Retrieved 14 July 2013. - Edwin Bakker (2006). Jihadi Terrorists in Europe: Their Characteristics and the Circumstances in which They Joined the Jihad ; an Exploratory Study. Clingendael Inst. ISBN 978-90-5031-113-7. Retrieved 14 July 2013. - Edwin Bakker; Leen Boer (2007). The evolution of Al-Qaedaism: its ideology, its terrorists, and its appeal. Netherlands Institute of International Relations, Clingendael. ISBN 978-90-5031-122-9. Retrieved 14 July 2013. Rethinking European Security, Principles & Practice. Special issue of Security and Human Rights, Leiden, Martinus Nijhoff Publishers, vol. 21, 2010, no. 1, [with Arie Bloed, Sabine Machl and Wolfgang Zellner] - Preventing Lone Wolf Terrorism: some CR Approaches Addressed, Perspectives of Terrorism, Vol. V, 2011, no. 5-6 [with Beatrice de Graaf]. - The Muslim Brotherhood in Europe. The challenge of transnationalization, London: Hurst Publishers, 2012, [with Roel Meijer] - Terrorism and Counterterrorism Studies: Comparing Theory and Practice. Leiden: Leiden UP, 2015

ISSUE 19 | MAR`2019


014 | OCT `2018

LA AGENDA DE

CISEG


ABRIL 2019 Congreso Justicia Restaurativa y Mediación Penal Burgos 4-5 abril ISSUE 19 | MAR`2019 


MAYO 2019 Jornada CISEG Herramientas criminológicas para la detección, análisis y prevención del terrorismo de etiología yihadista en centros penitenciarios https://www.intelciseg.com/JORNADAS-DE-TRABAJO/

PÁGINA 60 | AL GHURABÁ


ISSUE 19 | MAR `2019Â


ComUNIdAd CONOCE LAS ACTIVIDADES DE CISEG

PÁGINA 62 | AL GHURABÁ


18 DE FEBRERO DE 2019 JORNADAS CISEG GRANADA En el CSIC de Granada se celebraron las jornadas de CISEG bajo el titulo "HERRAMIENTAS DISCURSIVAS Y PRÁCTICAS PARA LA PREVENCIÓN DEL RADICALISMO VIOLENTO DE ETIOLOGIA YIHADISTA. Contamos con ponentes de excepción: Sr. Muhammed A. RAFIQUI Sr. Bahae E. BOUMNINA Sra. Ana SILVA Sr. Rafael VÁZQUEZ Sr. Said EL GHAZI

ISSUE 19 | MAR `2019


18 DE FEBRERO DE 2019 JORNADAS CISEG GRANADA

PÁGINA 64 | AL GHURABÁ


18 DE FEBRERO DE 2019 Nuestro delegado para Marruecos, Bahae E. Boumnina en Larache City TV

27 DE FEBRERO DE 2019

Visita del Equipo CISEG a los Criminólogos de la Universidad Internacional de Valencia Christian Moreno y Albert Clemente

ISSUE 19 | MAR `2019


27 DE FEBRERO DE 2019 JORNADAS organizadas por la Universidad Cardenal Herrera (UCH-CEU) de Valencia con la colaboración de CISEG y ADESyD

PÁGINA 66 | AL GHURABÁ


27 DE FEBRERO DE 2019 JORNADAS organizadas por la Universidad Cardenal Herrera (UCH-CEU) de Valencia con la colaboración de CISEG y ADESyD

ISSUE 19 | MAR `2019


AL-GHURABÁ

LA PRIMERA REVISTA DE PREVENCIÓN Y CONTRANARRATIVA EN ESPAÑOL INTELCISEG.COM


¿QUIERES PARTICIPAR?

1

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE PUBLICITARSE EN UNA REVISTA ESPECIALIZADA?

AL-GHURABÁ ES LA REVISTA DE CISEG, LA COMUNIDAD DE INTELIGENCIA Y SEGURIDAD GLOBAL QUE NO DEJA DE CRECER FIRMANDO ACUERDOS CON ORGANIZACIONES DE TODO EL MUNDO Y TEJIENDO UN NETWORKING  DE EXPERTOS DE DIFERENTES ÁMBITOS SIN PARANGÓN.

2

LA REVISTA OFRECE CONTENIDO DE ANALISTAS Y PROFESIONALES CON UN GRAN GRADO DE ESPECIALIZACIÓN. EN CONSECUENCIA LA MAYORÍA DE SUS LECTORES TIENEN UN NIVEL DE AUTORIDAD IMPORTANTE, PRESTAN ATENCIÓN A LA LECTURA Y DEDICAN TIEMPO A LA REVISTA, TAMBIÉN A SUS ANUNCIOS.

3

EL PÚBLICO SÓLO VE PUBLICIDAD ENFOCADA A SUS INTERESES, LAS POSIBILIDADES DE HACER CLIC SON SUPERIORES, Y ES EXACTAMENTE ESTE TIPO DE INTERACCIÓN EL QUE GENERA INGRESOS A SU EMPRESA U ORGANIZACIÓN.

4

NUESTROS ANUCIANTES PUEDEN COMUNICARSE CON UN PÚBLICO MUY CONCRETO A UN COSTE MUY REDUCIDO, EN UNA REVISTA SIN SATURACIÓN DE PUBLICIDAD, CON UNA BUENA CALIDAD DE IMPRESIÓN, Y UNA AUDIENCIA FIEL E INTERESADA. EN EL CONTEXTO ACTUAL DE SATURACIÓN DEL MERCADO PUBLICITARIO, SU INVERSIÓN EN COMUNICACIÓN COMERCIAL SERÁ  PRECISA Y

5

CERTERA, EL INTERÉS DEL LECTOR POR CONSUMIR EL MEDIO IMPLICA UNA “ACTITUD PROACTIVA”, DE COMPLICIDAD, CONFIANZA Y FIDELIDAD, SUPERIOR AL RESTO DE MEDIOS LO QUE FAVORECE UNA MAYOR VINCULACIÓN ENTRE EL CONSUMIDOR Y LAS MARCAS.


PRECIOS 1/4 PÁGINA 1 MES - 10 € 6 MESES - 40 €  12 MESES - 60 €

1/2 PÁGINA 1 MES - 20 € 6 MESES - 80 €  12 MESES - 120 €

PÁGINA COMPLETA 1 MES - 40 € 6 MESES - 160 €  12 MESES - 240 €

  www.intelciseg.com/revista-alghuraba/                                                                revistalghuraba@intelciseg.com


JUNTOS Somos mรกs fuertes

Profile for Ciseg

AL - GHURABÁ 19  

AL - GHURABÁ 19  

Profile for ciseg
Advertisement