Page 1

Arancha Benedí Mas Manuel Arribas Minamata Carlos Chárlez En globo por la Garrotxa Olivia Guerrero Carlos Chárlez Sigüenza: Ciudad señorial Manuel Arribas Sigüenza medieval Susana Guerrero Jánovas, ese pueblo que fue... José Mª Lázaro Venecia mi sueño Javier Vázquez Bucarest Sonia Lapena Tarazona y su Catedral Colectivo C.F.A. Antiguo Casino M. Zaragoza Colectivo C.F.A. Galería de autores Colectivo C.F.A. nº

12

noviembre

2 0 1 9


Sumario nº 12

noviembre

2019

50 En globo por La Garrotxa

[Olivia Gerrero Carlos Chárlez]

90 Jánovas, ese pueblo que fue... [José Mª Lázaro]

134 La galería CFA: Manuel Arribas Fco. Palacios

2


06

42

Entrevista: Arancha Benedí

Minamata

[Carlos Chárlez]

[Manuel Arribas]

66

86 Sigüenza medieval

Sigüenza: Ciudad señorial

[Susana Guerrero]

[Manuel Arribas]

104

122 Bucarest

Venecia mi sueño

[Sonia Lapena]

[Javier Vázquez]

160 Tarazona y su Catedral

[Colectivo CFA]

188 Antiguo Casino Mercantil de Zaragoza

[Colectivo CFA]

3


Círculo Fotográfico de Aragón. Revista de fotografía y cultura: Imagínate Tú, número doce. Zaragoza, noviembre de 2019. Publicación digital semestral. Dirección, diseño y compaginación: Manuel Arribas Andrés. Fotografía de la portada: Arancha Benedí Mas. La Asociación Círculo Fotográfico de Aragón no se responsabiliza del contenido de las fotografía y textos publicados en este número, siendo el autor o autores de los mismos los responsables, tanto del contenido como de los derechos de las imágenes publicadas. Los autores de las imágenes y textos han cedido los derechos de reproducción solamente para esta edición electrónica, por lo cual todo el contenido de esta publicación está sujeto a derechos de autor, quedando prohibida su reproducción comercial.


ditorial Nadie que abra los sentidos queda hierático al entorno. Nadie que palpite vida deja de sentir. Somos lo que nos imbuye y los artistas damos forma a la percepción: sí, un subjetivismo como el de cualquier persona, pero a la vez, un anhelo de comunicación. En el desgarro del grito del Arte se inocula una forma de identidad que alimenta la conciencia. Y en la virtud de la fotografía esculpimos una parte de cada hacedor de imágenes como acto de amor a la vida. Hay, no hay que soslayarlo, variados mensajes con intenciones: desde la bella estética hasta la inopinada crítica. Pero todo ha de servir para conectar al espectador y al autor de la obra de Arte. Nosotros somos fotógrafos y enseñamos no solo nuestro mundo, sino las percepciones que sentimos y los mensajes que queremos decir. Nada queda al azar. Empezando por la búsqueda y terminando en la realización voluntaria del entorno. Todos somos puro subjetivismo. Es un agradable símil el viaje fotográfico que con cámara en mano y horizonte por delante muchos autores inmortalizan. Ser testigo es ser presencia y eso nos reviste de vida. Ansiamos mostrar nuestras visiones y convertir nuestras cornucopias fotográficas en viajes fuera de nosotros mismos. El número 12 de "Imagínate Tú" es el periplo sin fin: desde la idea hasta el deseo de volver. Un sumergirse en la promiscuidad del querer ver más. Ese es nuestro afán, no cesar en el acto fotográfico pues es el bálsamo ante la ausencia de nosotros mismos. Una luz que alumbra y produce sombras con las que jugamos, las convertimos en Arte o en testimonio; pero lo que importa es el proceso creativo, y créanlo, nos dejamos la vida en ello. Esta es la grandeza del Arte, en este caso, la Fotografía: una parte infinita de la totalidad de nuestro Ser. Nuestro viaje es el deseo, el final el horizonte, la Razón el insano ósculo de la pasión. Y el compañero de ruta el lector que nos lee, nos ve y nos susurra. En sus manos ponemos nuestras vidas para que las sienta y las haga suyas. Nuestro guiño al mundo queda en sus ojos, son los nuestros y queremos que viaje con nosotros. Imaginemos más allá del infinito partiendo del Círculo Fotográfico de Aragón. El viaje fotográfico sin fin.

ángel Burbano Talamás Círculo Fotográfico de Aragón.

5


"La fotografía es la mirada que muestra la trama invisible de la vida y del alma.”

Nuestra fotógrafa invitada

Arancha Benedí Mas Manuel Arribas Andrés

6


Arancha BenedĂ­ Mas

Por Manuel Arribas AndrĂŠs.

7


8


Arancha Benedí Mas "Soy fotógrafa porque me apasiona. No hay otra razón. Toda mi fotografía tiene algo en común: la búsqueda incesante de la armonía. Me interesa la vida, las personas, las emociones, el paisaje, el ALMA. Porque para mí la fotografía es SENTIR, y si carece de ello, es una fotografía llena de vacíos."

E

n esta nueva publicación de “Imagínate Tú” contamos con la presencia de la fotógrafa aragonesa Arancha Benedí Mas. Y qué decir de esta mujer como fotógrafa. Podemos manifestar que es una grandísima profesional, pero sobre todo es: sensibilidad, sentimiento y pasión. Tres palabras, entre otras muchas, que definen a nuestra estimada invitada. Ella se define: “Soy fotógrafa porque me apasiona. No hay otra razón. Toda mi fotografía tiene algo en común: la búsqueda incesante de la armonía. Me interesa la vida, las personas, las emociones, el paisaje, el ALMA. Porque para mí la fotografía es SENTIR, y si carece de ello, es una fotografía llena de vacíos. La fotografía es la mirada que muestra la trama invisible de la vida y del alma." Arancha realiza un trabajo espléndido en el campo de la fotografía profesional, tal como se puede ver en su espacio web, en el que muestra sus trabajos profesionales. En este artículo nos queremos centrar en la fotógrafa de los más puros sentimientos, en la artista que capta la esencia del paisaje y del paisanaje, que va descubriendo con su cámara en sus viajes y reportajes. Entre sus exposiciones fotográficas más importantes destacamos: "Desde la ciudad del Infinito. Anantapur" junto a otros cinco fotógrafos, con el fin de recaudar fondos para la Fundación Vicente Ferrer, que se ha expuesto en la Sala Joaquín Roncal, en Colegio de Médicos de Zaragoza y en Imago Center en Sevilla, recaudando casi 5000 euros que se han entregado en su totalidad a la Fundación, "Cierta Luz. De fotógrafas aragonesas", exposición colectiva en la Lonja de Zaragoza, y “Desde el Corazón de Sin”, paisajes del Sobrarbe, que se puede ver en Sin (Huesca). Queremos centrar este artículo en uno de sus viajes, quizás el más intenso como persona y como fotógrafa, el realizado a la India, al amparo de la Fundación Vicente Ferrer, a Anantapur. Arancha consigue captar toda la esencia de la gente que descubre en un mundo diferente para los que vivimos en el occidente tranquilo. Sus fotografías rezuman y rebosan de sentimientos, sensibilidad y respeto por las personas que retrata. Recoge todo lo importante de un paisaje caótico y lleno de necesidades. El trabajo realizado, impresionante, es un vivo reclamo que nos hace a todos nosotros para sensibilizarnos con el sobrevivir de estas gentes humildes, sencillas y llenas de amor, y poder aportar nuestra ayuda para que puedan conseguir una vida mejor. En esta entrevista no vamos a realizar a nuestra invitada las preguntas de costumbre, ya que necesitamos con prioridad que Arancha nos describa sus vivencias experimentadas en ese "no lugar" que para ella es la India. Y esto nos lo ofrece a continuación. [Manuel Arribas Andrés]

Arancha Benedí Mas

Por Manuel Arribas Andrés.

9


La India, no es un lugar...

10


L

a India no es un lugar, la India es un cúmulo de sensaciones que te desbordan. Contrastes encontrados que te colapsan. La India se siente, la India huele, la India te remueve, la India enmudece. Este lugar es una mezcla de todo lo que rechazamos y todo lo que buscamos al mismo tiempo, conviviendo juntos en ambos extremos y regalándote una magia desconcertante e inexplicable. Cuna de miradas profundas y colores imposibles que son caricia, donde el perfume femenino se pierde en olor a especia, contaminación, suciedad y una mezcla de olores difícilmente identificables. Tuk tuks, coches, carros de caballos, vacas, cerdos, personas y perros, comparten al mismo tiempo caminos de tierra, polvo y polución, bajo el sonido permanente de claxon que avisan de nada en realidad. Unos de los países más ricos con el mayor número de pobres de la tierra. Montañas de deshechos, orines, bosta de vaca y humana, son el decorado de mercadillos que son una explosión de color y aromas. Y en medio del caos, entre sonidos ensordecedores, la serenidad se hace un hueco y te sorprende. La mirada se te agarra, las sonrisas te sobrecogen. Es la vida en toda su intensidad como jamás la hemos visto. En la India no existe el tiempo, solo el instante. La India no se ve, la India se vive, se siente. Y en medio de ese colapso, nos muestra una forma de sentir que necesitamos, por eso la gente vuelve allí una y otra vez, porque una vez que lo vives, necesitas volver a sentirlo.

11


12


Anantapur, La Ciudad del Infinito Tuve la suerte de adentrarme en el corazón de Anantapur, en sus aldeas, entre su gente. Necesito decirlo: Anantupur es una burbuja dentro de la India, donde la Fundación Vicente Ferrer ha sacado de la pobreza a tres millones y medio de personas que ahora tienen vivienda, trabajo, educación y sanidad. Y lo más importante, les ha devuelto la dignidad. Y aprecian mejor que nadie lo que tienen, lo que son. Por mucho que uno pueda imaginar, verlo con mis propios ojos me colapsó. No hay palabras para la labor tan inmensa que hacen cubriendo todos los aspectos y necesidades del ser humano. Todo el mundo debería hacer un viaje a La Fundación y verlo con sus propios ojos. Anantapur llenó mi alma de silencios, de sentimientos indescriptibles. Aprendí en cuatro días lo que uno cree no poder aprender en una vida. Entendí el verdadero significado de la “gratitud", de la relatividad, de lo que significa “ser”, cuando uno apenas tiene. No sabía que se podía llegar a sentir tanto, tan intenso, tan distinto. Y al tercer día lloré, lloré de tanto sentir, y ya no pude parar.

13


14


Anjinamma, historias de vida Si tuviera que quedarme con un rostro para recordar, sería sin dudarlo, el de ella. Si tuviera que quedarme con un instante, sería sin dudarlo, el breve instante que se me antojó eterno, en el que cogió mis manos y nuestras frentes reposaron la una junto a la otra. Fue el instante en el que mi mundo se paró. Nos cruzamos con miles de personas a lo largo de nuestra vida. Me resulta inexplicable entender por qué de pronto alguien, con quien apenas estuve unos segundos, paró mi mundo y lo desarmó, y casi cuatro años más tarde, sigue conmoviéndome, emocionándome y regalándome momentos bellos e intensos. Anjinamma es el rostro de la mujer que más impacto ha causado en mi vida. Cuando esté año regresé a Anantapur, moví durante meses cielo y tierra para localizarla porque no sabía en qué aldea vivía. Agradezco inmensamente a Nirmala (de la Fundación Vicente Ferrer) el esfuerzo que hizo por conseguirlo. Y pude volver a verla, abrazarla, contarle el impacto que ha causado en mi vida, mostrarle las fotografías que le hice, hablarle de la exposición en la que ella ocupaba el mejor lugar de la sala, contarle que la venta de la fotografía con su imagen ha aportado cientos de euros para la Fundación Vicente Ferrer, la misma que le ha sacado de la pobreza extrema. Le hablé de las personas que han pagado por tener su rostro cerca, le hablé de su belleza, de cuantas emociones ha provocado, le conté que nos cruzamos durante apenas unos segundos tres años atrás y que ya no pude olvidarla, y supe entonces, que ella también me recordaba…. Y ella lloró, lloró sin parar, y yo lloré con ella, y volvimos a sostenernos nuestras manos, y sostenernos mutuamente el alma, y se sintió inmensamente feliz y me hizo inmensamente feliz. Y ella, desde su humildad más absoluta en el otro lado del mundo, sigue regalándome momentos bonitos y emocionantes constantemente, y volvería a hacer este viaje por pasar una hora más con ella.

Foto de: Cristina Leonarte Benedí.

15


16


17


18


Alekhya Ella es mi niña, la niña que apadriné. Ella me regaló uno de los días más emotivos de mi vida. La generosidad de su familia es tan desbordante que es difícil de entender en un mundo como el nuestro. Apadrinar allí es tener una oportunidad. Alekhya quiere ser médico. Si aprueba los exámenes de acceso, ella, que es de la casta de los intocables, podrá tener acceso a la vida que le corresponde por derecho y la Fundación le pagará los estudios hasta el final. Nos hemos visto dos veces, sueño con la tercera. Pero allí, donde solo se vive el momento y alcanza una intensidad inexplicable, el afecto, se hace inmenso en un solo encuentro. Siento un amor profundo por ella y su familia.

19


20


Varanasi Sensaciones indescriptibles inmersas en una miseria tan extrema, tan impactante, que hace inexplicable que uno pueda encontrar sosiego ante tanto desasosiego, tanta miseria, tanto claxon, tanta suciedad. Jamás en mi vida me he enfrentado a un ruido tan sonoro, tan insoportable, tan invivible. Entendí, paseando por sus calles, cual es el significado real de la miseria.

“Somos muy pobres, me dijeron, no tenemos de nada, tampoco tristeza” 21


22


"La India no se relata, no existen las palabras que te la muestren. No puede describirse, ni explicarse. La India se siente, la India solo puede vivirse"

No somos lo que fotografiamos, fotografiamos lo que somos. Y este viaje me hizo mejor fotógrafa, me mostró una forma nueva de sentir, de ser, y de mirar. Me enseñó sobre la generosidad, la gratitud, la relatividad, lo auténtico. Supe que somos afortunados y no lo sabemos. Supe que ellos tienen poquito, apenas nada, pero son conscientes y lo aprecian. Aprendí, y no quiero olvidar. Por mí, y por ellos, que me dieron tanto, porque estoy en deuda y el olvido es una ofensa. No olvido, porque no es justo, por eso escribo, por esto muestro, por eso nació “Desde la Ciudad del Infinito” y por eso hoy, vuelvo a emocionarme.

[Arancha Benedí Mas]

Foto de: Cristina Leonarte Benedí.

23


24


25


26


27


28


29


30


31


32


33


34


35


36


37


38


39


"El Ganges, me regaló un silencio sin ruido, una serenidad mística, nueva y extraña. Me regaló la intensidad. Me perdí en el infinito. Todo se hizo infinito…"

40


41


Minamata:

el baño de Tomoko Carlos Chárlez Álvarez

42


El banĚƒo de Tomoko

43


44


Minamata:

el baño de Tomoko

Carlos Chárlez Álvarez

"El baño de Tomoko es una imagen terrible y enormemente tierna a la vez, pero que sacude conciencias. Las deformidades de Tomoko aterran aunque la dulzura de su madre convierte inmediatamente a la imagen en un icono: es “La Pietá” de la era industrial."

L

a industria cinematográfica de Hollywood está a la caza siempre de historias que emocionen. En 2019 se estrenará “Minamata” una película que todavía se encuentra en la fase de producción pero de la que ya se han filtrado imágenes de su protagonista, el actor Johnny Depp caracterizado como el fotógrafo W. Eugene Smith. ¿Y qué se supone que se narra en esta película? Debería narrar una de esas historias que tanto gustan en Hollywood: una historia con sus villanos y héroes (o antihéroes) que lucharán por sacar la verdad a la luz y que pedirán justicia para las víctimas inocentes, pero como aún no se ha estrenado... La historia nos lleva hasta el año 1971 y aquí nos encontramos con el legendario fotógrafo W. Eugene Smith como una estrella en declive. Aún conserva su aura de gran genio del fotoperiodismo, pero hace ya veinte años de sus principales fotoensayos para la revista Life y han pasado diez de su gran revés profesional, el que supuso su ensayo fallido sobre Pittsburgh.

Eugene Smith

45


46


Subsiste con trabajos menores y siendo cabecera publicitaria de una marca como Olympus, él que ha trabajado con todas las marcas posibles: posiblemente no haya habido otro fotógrafo que haya sido más infiel con sus cámaras: las vendía o empeñaba cuando necesitaba dinero y cuando le surgía un trabajo solía comprar equipo nuevo. Precisamente en esa época utilizaba Minolta SR (tal y como se puede ver a Johnny Depp en una imagen de la película) y Olympus Pen FT, quizás proveniente de su contrato publicitario con esta marca. En ese año 1971 se encamina a Minamata, una pequeña localidad del sur de Japón donde muchos de sus habitantes sufrían de un extraño mal: el llamado “Mal de Minamata”, cuyo origen se sospechaba provenía de los vertidos de mercurio de la multinacional Chisso, que causaba malformaciones congénitas en bebés. Ya en Japón, Smith se alquila en Minamata una modesta casa y planea estar tres semanas tomando fotos. Estaría tres años. Con la ayuda de su asistente y traductora Aileen, con quien acabaría casándose poco tiempo después, Smith comienza a trabajar según su costumbre: observando y ganándose la confianza de la comunidad. Va tomando fotografías del entorno pero en su mente empieza a surgir la idea de crear una fotografía icónica que resuma de un vistazo todo el sufrimiento de los habitantes de Minamata. Al lado de su casa, vive la familia Uemura y observa como todas las tardes la señora Ryoko saca a pasear a su hija Tomoko, de 15 años. Tomoko nació con múltiples deformidades, pues el mercurio que ingería su madre procedente del agua, pescado y verduras que comía, se depositó en el feto mientras estaba embarazada. Un caso como otros muchos de la localidad, sin embargo la proximidad motiva que Smith entre en contacto con esta familia.

Johnny Depp como Smith en una escena de Minamata

La idea de la imagen surge de Smith según unas fuentes, aunque es el propio fotógrafo quien afirma que es la madre, Ryoko, quien sugiere la posibilidad de tomar alguna fotografía en el momento del baño diario de Tomoko. Así, una fría tarde de diciembre de 1971, Gene Smith penetra con su cámara en el pequeño cuarto de baño de la familia Uemura, que alberga una minúscula bañera. Ryoko prepara el baño, como cada día, para Tomoko. Por la ventana entra la tenue luz de la tarde que Smith y su auxiliar Aileen equilibran con dos flashes… y comienza el baño. A pesar de sus años de excesos, Smith no puede reprimir alguna lágrima mientras observa con qué dulzura y compasión Ryoko baña a su hija. Son apenas media docena de disparos pero sabe que tiene la foto que anhelaba. La foto icónica que marcará el reportaje.

47


Manifestantes frente a la planta de Chisso Balsa donde Chisso realizaba vertidos Eugene Smith con la familia Uemura Pescadores en Minamata

48


En junio de 1972 Life publica un ensayo fotográfico sobre Minamata y de repente todo se desmadra. Ha resurgido el mito. El gran fotorreportero está en boca de todos de nuevo: ¡William Eugene Smith cabalga de nuevo y está en Japón destapando un gravísimo escándalo medioambiental! Y no es para menos. El baño de Tomoko es una imagen terrible y enormemente tierna a la vez, pero que sacude conciencias. Las deformidades de Tomoko aterran aunque la dulzura de su madre convierte inmediatamente a la imagen en un icono: es “La Pietá” de la era industrial. Eugene Smith volvía a estar de nuevo en el candelero, en boca de todo el mundillo del fotoperiodismo. Pero no todo el mundo compartía la admiración por él. Ahora ya era evidente que resultaba una amenaza para la multinacional Chisso. Aquí, nuevamente, difieren las fuentes. Bien a manos de trabajadores exaltados de la compañía, bien a manos de matones profesionales contratados por Chisso, Gene Smith recibe una brutal paliza por la que temporalmente pierde la visión de un ojo, entre otras muchas secuelas, que motivarán que sea su esposa Aileen quien tenga que terminar las fotos para el libro que ambos estaban preparando. Finalmente, la empresa Chisso fue llevada a juicio por el Gobierno japonés y resultó condenada a pagar millones de dólares a los afectados. Sin embargo, aquí acabarían las alegrías y lo que sigue es la parte agria del relato. Tanto la familia Uemura como Eugene Smith sufrirán las consecuencias de su éxito. Pronto los Uemura fueron blanco de la envidia de sus conciudadanos, quienes les acusaron de estar enriqueciéndose aceptando entrevistas y con los derechos de la ya famosa imagen. Tomoko murió en 1977 con 21 años. Por su parte, Smith volvió a Estados Unidos aceptando un trabajo como profesor en la Universidad de Arizona. Sin embargo nunca se recuperaría de las heridas recibidas en la brutal paliza y falleció en 1978 a los 60 años de edad. La historia de esta fotografía terminó en 1997 cuando la familia Uemura, cansada de habladurías y de la incomprensión de sus conciudadanos, se negó en redondo a que fuera publicada en ningún medio más, aunque permitieron que apareciera en exposiciones del autor.

[Carlos Chárlez Álvarez]

49


“Es como una bofetada que te recuerda que no eres un ángel y que tu sitio está en este pedacito de tierra”

50


En globo por la Garrotxa Olivia Guerrero Jarque Carlos Chรกrlez รlvarez

51


En globo por la Garrotxa

52


La comarca gerundense de La Garrotxa es conocida por su parque natural de volcanes y una magnífica forma de conocerla es sobrevolarla en globo. Son varias las compañías que se dedican a organizar vuelos por la comarca pero quizás la más conocida sea Vol de Coloms. En verano y en días festivos conviene reservar con tiempo pues su media docena de globos suelen tener las plazas copadas. La experiencia del vuelo en globo es de lo más relajante, pacificadora y nada intimidante, pues al contrario de lo que pudiera parecer, la plataforma que representa la barquilla del globo se muestra extrañamente estable. A las 6.30 hay que estar en el campo base para, según dicen, aprovechar la quietud atmosférica que aporta la madrugada. La frialdad de la mañana y de los compañeros de barquilla pronto se torna en franca camaradería y alegría. A ello, sin duda, ayuda las botellas de cava que el piloto reparte generosamente entre los pasajeros. ¿Acaso hay hambre? Pues también se encarga de repartir coca de la comarca y de este modo el alcohol matutino no causará estragos irremediables. Las opciones de observación, según nos explican, son básicamente dos: o bien el día está despejado y se puede observar el parque natural con sus majestuosos volcanes, o bien el día se despierta cubierto de nubes. A nosotros se nos presentó la segunda opción, que a decir de nuestro piloto, era la opción más espectacular ya que nos brindaba la oportunidad de sobrevolar un fantástico mar de nubes con

53


54


algún pico o volcán despuntando a modo de isla. En ese entorno, los globos conforman una curiosa flotilla que navega por un mar ondulante de agua en estado gaseoso: sus navíos siempre distantes pero unidos por un reconfortante sentimiento de fraternidad. Descender por debajo del nivel de las nubes nos arrebata la alegre sensación de navegar por un mar bañado por el suave sol del amanecer y nos devuelve al día gris que cubría la comarca. Sin embargo, eso nos permite ver algunos de los pintorescos pueblos de la zona: Castellfullit de la Roca, Santa Pau, Besalú… Villas medievales que parecen talladas en la roca que las rodea y que anticipan el final del viaje que, en sus más de dos horas, no dejan indiferente. En el cielo es innegable que se está bien, pero por desgracia no se puede permanecer en él para siempre. Y como en toda historia en la que ha habido contraste, luz y oscuridad, yin y yang, a la suavidad del despegue ha de corresponderle la aspereza del aterrizaje. Es como una bofetada que te recuerda que no eres un ángel y que tu sitio está en este pedacito de tierra. Aunque nada de lo que digamos servirá de advertencia al lector que decida emprender la aventura y probar la experiencia: es algo que deberá aprender por sí mismo.

Olivia Guerrero Jarque Carlos Chárlez Álvarez 55


56


57


58


59


60


61


62


63


64


65


66


Sigüenza: ciudad señorial Manuel Arribas Andrés

67


68


Sigüenza: ciudad señorial Manuel Arribas Andrés

S

i decides visitar la ciudad de Sigüenza, hazlo en modo contemplativo, es la mejor manera de impregnarse de toda su belleza y arte. Sigüenza es una villa que cautiva y maravilla, sin duda alguna. Ya desde la lontananza se divisa como se yerge a modo de estandarte victorioso y pregonero de una ciudad señorial, su castillo, antes alcazaba y hoy Parador Nacional. Deambulando por sus calles y callejuelas nos encontramos con edificios singulares como la Casa del Doncel, la Plaza Mayor, semi porticada, y la elegante catedral de Santa María, que cierra uno de los lados de la plaza. La catedral de Sigüenza alberga muchos tesoros. Ya desde su exterior se puede apreciar su belleza arquitectónica. Protege su entrada principal un hermoso forjado. Imponente al contraste con los colores del atardecer y elegante a la luz de su atrezo nocturno. Uno de sus tesoros, bien guardado, es el cuadro del Greco (Doménikos Theotokópoulos), “La Anunciación”, situado en la capilla de la Concepción, en uno de los costados del claustro. La sacristía de “Las cabezas”, es una de las obras más importantes del Renacimiento español. Alfonso de Covarrubias es su diseñador y Francisco de Baeza es uno de los maestros ejecutores. El altar de Santa Librada: es una de las mejores obras del arte plateresco (siglo XVI). Se encuentra adherido sobre el muro del brazo norte del crucero. También es una obra concebida por Alonso de Covarrubias y de la dirección de Francisco de Baeza. “Se compone de varios cuerpos sobre zócalo con temas ornamentales. En el centro del primer cuerpo se abre una gran hornacina con arco de medio punto que cobija el altar de la santa. Contiene un precioso retablo manierista-rafaelesco, con escenas de la vida de Santa Librada, magníficas obras realizadas, en 1525-1526.” La capilla del Doncel: Composición y decoración netamente renacentistas, con primorosas labores platerescas, obra de Francisco de Baeza, que mandó labrar el obispo de Canarias Fernando de Arce. En una de sus paredes se encuentra el mausoleo del Doncel (siglo XV), que tiene cinceladas labores en sus pilastras, en sus arcos y pinturas de la Pasión de Cristo, de estilo seco y expresivo que se han atribuido a Antonio de Contreras. Enterramiento ostentoso, con elegantes decoraciones del gótico flamígero, en el que destaca la maravillosa estatua del joven e ilustre comendador D. Martín Vázquez de Arce, muerto gloriosamente en la guerra de Granada cuando sólo contaba veinticinco años de edad, reclinado sobre su sepulcro. Por encima del cuerpo del guerrero se lee en la pared un epitafio cincelado en caracteres góticos cuya inscripción funeraria reza así: «Aquí yace Martín Vázquez de Arce, caballero de la orden de Santiago, que mataron los moros, socorriendo al muy ilustre señor duque del lnfantado, su señor, a cierta gente de Jaén, a la Acequia Gorda, en la vega de Granada. Cobró en la hora su cuerpo Fernando de Arce, su padre, y sepultólo en esta Capilla año 1486. Este año tomaron la ciudad de Loja, las villas de llora, Moclín y Montefrío por cercos en que padre e hijo se hallaron».

69


70


71


72


73


74


75


76


77


78


79


80


81


82


Volviendo en una oscura madrugada por la vereda inerte*, del otero*, vi la sombra de un joven caballero junto al azarbe* helado reclinada. Una mano tenía ensangrentada y al aire la melena, sin sombrero ¡Cuánta fatiga en el semblante fiero, duro y quebrado como el de su espada! – Tan doliente, tan solo y mal herido. ¿adónde vas en esta noche llena de carlancos*, de viento y de gemido? Yo vengo por tu sombra requerido, doncel* de la romántica melena, de voz sin timbre y corazón transido*. Rafael Alberti, Andalucía, 1925

83


84


85


86


Sigüenza medieval Susana Guerrero Jarque

S

igüenza celebró entre los días 12 al 14 de Julio una nueva edición de sus afamadas Jornadas Medievales. Con este ya son 20 los años que Sigüenza traslada a vecinos y visitantes al siglo XIV rememorando los episodios más destacados del destierro de doña Blanca de Borbón que, prisionera de su esposo, el rey Pedro I de Castilla, pasó varios años de su vida recluida en el Castillo de Sigüenza, actualmente Parador de Turismo. Este hecho histórico sirve como eje de partida a las Jornadas y a las que se vienen a sumar otros actos sociales siempre orientados a la recreación de la Edad Media en esta villa. Y nosotros, sin saberlo, llegamos justo para disfrutar de esta transformación. Sólo estuvimos allí de paso, en una parada para comer en nuestro viaje hacia tierras andaluzas, y pudimos ver una muy pequeña parte de todo lo ofrece esta preciosa ciudad, pero precisamente por ello, nos quedamos con ganas de volver y disfrutar con más tranquilidad de este retorno al medievo.

87


88


89


“A Jánovas digo adiós, a La Velilla y Lacort; adiós, barquitos hundidos, adiós; mi pobre país, adiós.”

90


Jánovas, ese pueblo que fue... José Mª Lázaro Rabal

91


92


Jánovas

ese pueblo que fue... José Mª Lázaro Rabal

J

ánovas un pueblo que fue presa de los intereses económicos de las empresas eléctricas en el año 1951, a sus habitantes se les echo de las raícesde donde nacieron ellos, sus padres y abuelos, ya era difícil el poder vivir en unas poblaciones con pocos recursos para que los Intereses de ciertas compañías pusieran sus garras en aquel pequeño pueblo, llegando el gobierno de Franco en 1966 a cerrar la escuela, y retirar a profesorado y alumnos a la fuerza. Así mismo el gobierno continuó arando los campos, talando los frutales y olivos y destruyendo las acequias para al final cortar la luz y el agua. Los habitantes se fueron marchando y en 1984 lo abandonaron las dos familias que todavía quedaban. Esta es una serie de fotografías para poder contrastar los avances desde el año 2013 al año 2019, donde se pueden ver el avance lento, pero gratificante para los descendientes de los lugareños que por fin y gracias (a que ya no era rentable el pantano) están pudiendo volver y reconstruir sus casas. El 15 de marzo de 2019 el pueblo convertido en emblema la lucha contra los embalses y la despoblación del Pirineo, pasara a la historia ya que sus calles han vuelto a estar iluminadas tras 35 años en la penumbra.

93


94


A Francisca y Emilio Nos queda pocas cosas y hemos perdido casi todo: La esperanza, el País, los distintos combates y la ilusión. Sólo vuestra memoria, de vez en vez nos vuelve a estremecer y a hacernos entender que no podemos aislarnos, cerrar la puerta de casa y olvidarnos de todo. Vosotros, Francisca y Emilio, sois uno de los pocos recuerdos dignos que a este viejo Reino, ya agotado, le queda como espejo para levantar la vista con dignidad y decir que todavía no está todo perdido. Porque sólo queda vuestro ejemplo y vuestra memoria. El resto, como un viento terrible, ha huido de todos nosotros. Han huido las ideas y se ha quedado la mediocridad. Ha huido la utopía y se ha quedado la “realidad”. Se ha marchado los viejos maestros y sus puestos están siendo ocupados por advenedizos arribistas capaces de pactar con el diablo –pobre diablo- si ven que sus sillones se tambalean. Y, en medio de este desconcierto, de este consumismo sin medida, vosotros, los dos, estáis ahí, como mallos, para que todos sepamos que una batalla no es una guerra y que la vida es mucho más larga que una generación y que al final de los desiertos, tras largas travesías, se necesita rumbos exactos para volver a tomar el camino justo. Vosotros sois el rumbo en medio del desconcierto. Por ello, gracias en nombre de los que tenemos poca fé y andamos fatigados porque somos débiles y no tenemos la fuerza que vosotros habéis demostrado para una lucha desigual y solitaria. Hoy que hemos arrebatado un trozo de libertad a quienes nos la tenían secuestrada, estamos junto a vosotros, igual y de la misma manera que los ríos van al mar, los hijos a los padres y la noche al día: Con la esperanza de reencontrar la vida que nos han contaminado, desgarrado y oscurecido. Por ese cobijo que significáis, aquí estamos con vosotros para deciros una palabra muy sencilla: Gracias.

Huesca, 1988

Carta de José Antonio Labordeta a los últimos de Jánovas.

95


96

Mi casa era un barco velero cada vez que madre hacia la colada, con velas de sábanas blancas tendidas a los vientos de estas montañas.

A Jánovas digo adiós, a La Velilla y Lacort; adiós, barquitos hundidos, adiós; mi pobre país, adiós.

Un barco de piedra en el valle, anclado hace siglos a orillas del Ara, frente a la isla de La Velilla y entre las costas de Fiscal y Boltaña.

Y aunque han pasado muchos años no podré olvidar nunca aquella mañana en que descubrí que no solo en los cuentos siguen existiendo piratas.

Quien me iba a decir a mí, que soñaba con el mar, que, en un maldito pantano, ayayay, mi casa iba a naufragar.

Cuando al abordaje tomaron el pueblo y tuvimos que marchar de casa, y al ver las lágrimas de madre a pique se me fue de golpe la infancia.


Quien me iba a decir a mí, que soñaba con el mar, que, en un maldito pantano, ayayay, mi casa iba a naufragar.

Y siempre que surca mi alcoba despierto empapado de sudor y rabia, pues sé que han venido a anunciarme que en mi pueblo muerto ha caído otra casa.

A Jánovas digo adiós, a La Velilla y Lacort; adiós, barquitos hundidos, adiós; mi pobre país, adiós.

Quien me iba a decir a mi, que soñaba con el mar, que, en un maldito pantano, ayayay, mi casa iba a naufragar.

Fuegos fatuos entre las ruinas, restos de naufragio en una triste playa: aún hay noches en que navega por mis pesadillas un buque fantasma.

A Jánovas digo adiós, a La Velilla y Lacort; adiós, barquitos hundidos, adiós; mi pobre país, adiós. Mi pobre país, adiós. Habanera Triste (La Ronda De Boltaña)

97


98


99


100


101


102


103


104


Venecia, mi sueño Javier Vázquez Zaragoza

105


106


Anoche soñé que volvía a ti.

107


108


109


110


Olas que arrastran, pese a lo cual, hay algo que permanece, que te atrapa al instante y ya siempre te acompaĂąa...

111


112


Tus palacios son testigos de tu grandeza, tus canales guardan el secreto de tu belleza.

113


114


115


116


Volver a ti se convierte en una necesidad vital, anhelos que devienen en mi proyecciรณn de fluir.

117


118


119


120


Eres Faro de SoĂąadores... Alma de Agua.

121


122


Bucarest Sonia Lapena Chaverri

123


124


DÂMBOVITA Cuenta la leyenda, que en un gran bosque habitaban una joven llamada Dâmbovita y su novio Buruc. En una ocasión, un príncipe se perdió en el bosque, y la muchacha le ayudó a dar con el camino correcto. Este, en muestra de agradecimiento, le regaló un cuchillo. Para ponerlo a prueba la chica lo clavó en una roca y de allí salió un manantial de agua que se transformó en el rio Dàmbovita, donde después se formaría la cuidad del Bucarest. La capital de Rumanía es un lugar lleno de historia y de leyendas que merece la pena visitar. Especialmente si sabes apreciar la sencillez de sus gentes, el encanto del aire añejo y la decadente belleza de su arquitectura de marcada inspiración francesa. En la actualidad es una amalgama entre un pasado comunista y un presente abierto al capitalismo. Tras la caída del muro, el este de Europa vivió un resurgir de las creencias religiosas que tienen una clara influencia en jóvenes y mayores, esto queda patente en la cantidad de pequeñas y coloridas iglesias ortodoxas que encuentras por todas partes. La ciudad, al igual que sus habitantes, ha sobrevivido a plagas, terremotos, la ocupación entre guerras... las mujeres se han visto forzadas a adaptarse a base de persistencia y sacrificio, ancladas fuertemente a sus tradiciones con fe y esperanza. Sonia Lapena Chaverri

125


126


127


128


129


130


131


132


133


Manuel Arribas AndrĂŠs

134


La galería Círculo Fotográfico de Aragón

Francisco Palacios Bernal

135


136


... a contraluz

Manuel Arribas AndrĂŠs

137


138


139


140


141


142


143


144


145


146


147


148


149


150


151


152


153


154


Francisco Palacios Bernal

155


156


157


158


159


160


Tarazona y suCatedral Círculo Fotográfico de Aragón

Foto: Manuel Arribas Andrés. 161


La Catedral de Tarazona se alza majestuosa cual magnifica corona sobre la ciudad del Queiles. Esta joya del arte gótico abría sus puertas en junio de 2011 tras un largo y profundo proceso de restauración que ha conseguido devolverle todo su esplendor, poniendo además en valor piezas tan destacadas como su claustro o su bellísimo cimborrio y descubriendo para el público las pinturas en grisalla que decoraban las bóvedas de la Capilla mayor, siendo este un conjunto único en España. Hacía unos años ya hicimos una excursión desde Zaragoza con el fin de visitar la Catedral, ya que la noticia de su reapertura nos llenó a muchos de ilusión. Pero en aquel momento nos encontramos con la sorpresa que supuso la prohibición de realizar fotografías en su interior. La frustración dio paso, sin embargo, a un nuevo objetivo que no era otro que el contar con la oportunidad de poder fotografiar tan destacado lugar. Esta vez hemos contado con el inestimable apoyo del Deán de la Catedral y del Cabildo en general que tan amablemente han accedido a nuestra petición. Desde aquí queremos reiterarles nuestro más profundo agradecimiento. Y poco más podemos decir. Para los que pudimos desplazarnos el pasado mes de noviembre hasta la bella ciudad que es Tarazona, nos ha llenado de gozo el poder recorrer su imponente Catedral con tiempo y disfrutando de la afición que nos une. Javier Vázquez Zaragoza 162


Foto: Carlos Chรกrlez รlvarez 163


Foto: Susana Guerrero Jarque.

164


Foto: Olivia Guerrero Jarque.

Foto: Susana Guerrero Jarque.

165


Fotos: Manuel Arribas AndrĂŠs.

166


167


Fotos: Javier Vรกzquez Zaragoza

168


169


Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza

Foto: Olivia Guerrero Jarque.

170


Foto: Olivia Guerrero Jarque.

Foto: Susana Guerrero Jarque.

171


Foto: Susana Guerrero Jarque.

Foto: Carlos Chรกrlez รlvarez

172

Foto: Susana Guerrero Jarque.


Foto: Susana Guerrero Jarque. 173


Fotos: Javier Vรกzquez Zaragoza

174


175


Foto: Carlos Chรกrlez รlvarez

Foto: Susana Guerrero Jarque.

176


Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza

Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza

177


Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza

178


179


180


Foto: Susana Guerrero Jarque. 181


Foto: Susana Guerrero Jarque. 182


183


Foto: Manuel Arribas AndrĂŠs.

184


Foto: Manuel Arribas AndrĂŠs.

185


Foto: Manuel Arribas AndrĂŠs. 186


187


188


Antiguo Casino Mercantil de Zaragoza Círculo Fotográfico de Aragón Foto: Javier Vázquez Zaragoza 189


Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza 190


Antiguo Casino Mercantil de Zaragoza

Círculo Fotográfico de Aragón Javier Vázquez Zaragoza

"El Mercantil, fue la casa de las maravillas, el lugar en donde la Cultura se respiraba y se bebía a grandes sorbos irradiándose como un gran faro de luz por sus cuatro costados."

U

bicado en el Coso zaragozano entre los muros que hoy día albergan la sede central de Bantierra, se guarda el recuerdo de la entidad que durante más de 150 años fue motor y bandera de la cultura en nuestra ciudad. El centro Mercantil, Industrial y Agrícola nace allá por año 1839 como Tertulia del Comercio y tras tener varias sedes anteriores, pasa a ubicarse en 1875 en el que fuera Palacio de los Azara en calidad de arrendado. Este edificio había sido comenzado a construir por Juan de Coloma – el que fuera secretario de los reyes Juan II y Fernando el Católico- a finales del siglo XV, siendo su hijo Juan Francisco Pérez de Coloma y Calvillo el que lo terminará. Una de las ultimas noticias de que disponemos es el dorado de las cruces y rosas del artesonado que cubre la Sala del primer piso (hoy Salón Rojo) que se realiza en 1530. Ya en el siglo XVIII había pasado a ser propiedad de José Nicolás de Azara, Marqués de Nibbiano. En 1910, la entidad toma la decisión de comprar el edificio y emprender una ambiciosa reforma que se irá desarrollando en varias fases y que tendrá como consecuencia un lugar en donde continente y contenido es en muchos aspectos un auténtico crisol de las tendencias artísticas de más de media centuria y en donde dejan su huella los mejores artistas aragoneses, muchos de ellos, socios de la entidad.

191


192


La primera gran reforma la emprende Francisco Albiñana entre 1912-14 y se centra en las estancias más representativas y que miran al Coso. Es tan ambiciosa, que no llega a realizarse en su totalidad, conservándose el Salón de Fiestas que ya había construido Antonio Miranda cuando la entidad estaba en situación de arriendo. Impera el gusto modernista y se crean espacios que son el canto de cisne de este estilo en Zaragoza. Destacan la soberbia fachada principal con una decoración floral desbordante y la remodelación integral del Salón Rojo, en donde y bajo el espectacular palio de la techumbre mudéjar, herencia de la casa de los Coloma, se desarrolla el ciclo de pinturas de Ángel Díaz Domínguez alegóricos a hitos del devenir zaragozano, como son: El Canal Imperial, Los Sitios, la apertura de la Calle Alfonso y la Exposición Hispano Francesa de 1908. Posteriormente en 1918, el mismo Albiñana contando esta vez con la colaboración del escultor José Bueno que ya había intervenido en la decoración del Salón de Recreos, ejecutarán el bellísimo Salón Restaurante en el tercer piso.

Foto: Carlos Chárlez Álvarez

Llegamos a 1928, momento en que la entidad pasa por su mejor momento y se decide hacer una segunda reforma, esta vez encaminada a dotar al edificio de salas de mayor empaque desarrollándose esta vez hacia la calle Cuatro de Agosto. El proyecto firmado por Iñiguez, Marrero y Sala dotará al edificio de nuevos espacios como la amplia Biblioteca, Sala de Exposiciones y Laboratorio Fotográfico, Gimnasio, peluquería, Salas de juego, nuevas dependencias administrativas y de visitas, así como la remodelación total del Salón de Fiestas, formado por el Salón de Actos y Salón Café.

193


194


Todo ello se articula con una nueva segunda escalera, que lejos de ser accesoria, se revela como un auténtico hito arquitectónico por lo arriesgado de su concepción y la belleza de sus líneas resultantes creándose puntos de vista nuevos en cada tramo. El Centro se convertirá en un auténtico mecenas de las artes en nuestra ciudad. La primera Sala de Exposiciones permanente se abrirá en la planta baja, en el Salón Goya en 1921 y hasta 1940, será la única con que cuente Zaragoza. Pero lo que siempre me llamó la atención de este lugar no es que por sus salas pasasen grandes figuras de las artes, sino que entre sus muros quedaron bellísimas muestras de su ingenio y talento. El Mercantil, fue la casa de las maravillas, el lugar en donde la Cultura se respiraba y se bebía a grandes sorbos irradiándose como un gran faro de luz por sus cuatro costados. Una pena que un día todo ese espíritu se esfumo quedando solo la belleza del recuerdo.

Foto: Javier Vázquez Zaragoza

[Javier Vázquez Zaragoza]

195


Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza

196


Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza

Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza

197


Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza 198


199


Foto: Olivia Guerrero Jarque

200


Foto: Olivia Guerrero Jarque

Foto: Olivia Guerrero Jarque

201


Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza 202


203


Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza

204


Foto: Sonia Lapena Chaverri

205


Foto: Sonia Lapena Chaverri

206


Foto: Sonia Lapena Chaverri

207


Foto: Javier Vรกzquez Zaragoza

208


209


Colaboradores: Nºdoce

ángel Burbano Talamás Arancha Benedí Mas Carlos Chárlez Álvarez Francisco J. Palacios Bernal Javier Vázquez Zaragoza Manuel Arribas Andrés Olivia Guerrero Jarque Sonia Lapena Chaverri Susana Guerrero Jarque

La Asociación Círculo Fotográfico de Aragón no se responsabiliza del contenido de las fotografía y textos publicados en este número, siendo el autor o autores de los mismos los responsables, tanto del contenido como de los derechos de las imágenes publicadas. Los autores de las imágenes y textos han cedido los derechos de reproducción solamente para esta edición electrónica, por lo cual todo el contenido de esta publicación está sujeto a derechos de autor, quedando prohibida su reproducción comercial.


Profile for imaginatetu

12 imagínate tú  

Revista de fotografía y cultura creada por Círculo Fotográfico de Aragón.

12 imagínate tú  

Revista de fotografía y cultura creada por Círculo Fotográfico de Aragón.

Advertisement