Issuu on Google+


El Manual para la recolección y manejo de microorganismos fue construido por la Red Plataforma Rural, con el apoyo del Centro de Investigación y Educación Popular Cinep. Diagramación y Diseño: Juan Carlos Peña Redacción: Oscar Nieto y Jaime Aguirre RED PLATAFORMA RURAL plataformaruralbogota@gmail.com Primera edición Bogotá D.C. Diciembre de 2009


Preocupados por la venta de nuestros recursos naturales; la pérdida de soberanía alimentaria, por medio de la importación masiva de alimentos transgénicos y el auge de la economía neoliberal en detrimento de los pequeños y medianos productores; un grupo de personas, organizaciones y colectivos de Bogotá y la Sabana decidimos organizarnos entorno a una Plataforma de lucha en defensa del agua, las semillas y los alimentos. De esta manera surge la Red Plataforma Rural en 2008 bajo estos tres pilares, que son, a su vez, las bases para la creación de una nueva sociedad regida por una Democracia Viva y Natural desde la Tierra.

En otras palabras: La Familia de la Tierra .. En este sentido, tierra, semillas, producción agroecológica, transformación de alimentos y redes de distribución y consumo popular son los eslabones de la cadena alimentaria que debemos recuperar para el fortalecimiento de nuestra seguridad, soberanía y autonomía alimentaria.

Sabemos que este camino es "largo y culebrero", pero al dar el primer paso éste se hace más corto. Además, con la difusión de los conocimientos aprendidos, el de todos y todas, y nuestra experiencia, podremos acrecentar lo que nosotros llamamos una revolución micro orgánica, una transformación que opera desde lo pequeño, en contra posición la gran escala del agronegocio


Por eso, este manual sobre microorganismos busca compartir nuestra experiencia con comunidades campesinas en la recolección, manejo, cuidados y usos de los microorganismos; que puedan derivar en el incremento de la producción agroecológica, fomentar el equilibrio en los suelos y reemplazar la utilización de agrotóxicos en las parcelas, tanto en cultivos urbanos como rurales. Esperamos que este manual sea de utilidad para que las comunidades de cultivadores ecológicos instalen sus propias plantas de microorganismos y se vuelvan autosuficientes en los insumos necesarios para su cultivo.

Estamos construyendo un mundo muy posible, desde lo pequeño y desde la tierra. Frente a los "avances" de la Biotecnología, nosotros oponemos los avances de la Agroecología y los saberes ancestrales; a su política de homogeneización y control totalitario nosotros impulsamos la diversidad y la democracia alimentaria. Desde esta manera podremos crear un contrapoder al neoliberalismo. Este es sólo un pequeño paso, tan poderoso como los microorganismos, que así sean muy pequeños, tanto que no los podemos ver, son los que al final sostienen la vida.


Paradojas de la vida: La vida se originó en las aguas, luego se extendió a las tierras aun áridas y calientes. Este proceso fue muy lento y aún hoy continúa. Los responsables de este cambio fueron microorganismos que trabajando coordinadamente transformaron la tierra cuando la atmósfera aún no contenía el oxígeno necesario para la vida humana, animal y vegetal.

Por medio de la absorción de grandes cantidades de nitrógeno, dióxido de carbono y metales pesados que provenían de "calentamiento" de la tierra, estos microorganismos ofrecían oxigeno a su entorno. Fue así como la tierra fue cambiando lentamente y se transformó en lo que hoy conocemos: un lugar con un ambiente que contiene grandes cantidades de oxígeno y diferentes compuestos útiles para cumplir nuestras funciones vitales. En síntesis, los causantes que exista vida en la tierra, son los microorganismos. Pequeñas partículas microscópicas, imperceptibles al ojo humano, que empezaron a transformar la tierra luego de que las aguas empezaron a "deshacer" las rocas, arrastrando consigo diferentes minerales y nutrientes, y haciéndolos fluir por toda la tierra como las venas al ser humano. Estas venas de agua llevaron junto a ellas millones de estos microorganismos, dispersándolos por todas partes y generando diversidad y vida en cada uno de los lugares donde llegaba.


En otras palabras queridos amigos y amigas, la tierra que pisamos y labramos a diario, estรก viva y respira como cualquier ser humano, por eso es nuestro deber protegerla y cuidarla para que los alimentos que cultivamos sean sanos y nos ayuden a nuestra dieta familiar.


Las relaciones de los microorganismos con la vida es enorme, desde la digestión, la circulación de la sangre, la respiración, hasta en el cerebro están involucrados dichas partículas. En el suelo estos organismos actúan en una relación de solidaridad y cooperación con las plantas, intercambiando alimento y energía. Las células vegetales pueden generar diferentes compuestos alimenticios como glucosa y aminoácidos, que al no poder ser digeridos por la misma planta, estos serán transportados por la salvia hasta las raíces y allí serán "donados" a los microorganismos; los cuales los absorberá y a cambio le devolverá a la planta los nutrientes que ella necesita. Es un trueque entre partículas microscópicas.


De los microorganismos se logró deducir que poseían diferentes modos de organización y de interrelación. Existe una serie de microorganismos denominados "Regeneradores", los cuales "sueltan" unas sustancias antioxidantes, estas retrasan el proceso de envejecimiento y esterilizan. Por otro lado están los microorganismos "Degeneradores", que degeneran los tejidos, en su mayoría enfermos y gustan de la pudrición.

Por último, los microorganismos "Oportunistas", son los que siguen al que marque la tendencia dentro de su entorno. Es decir, en el momento en el que los Degeneradores sean más y más fuertes, los oportunistas tomaran sus características y serán, junto a su entorno, Degeneradores. De diferente manera, si los que marcan la tendencia son los Regeneradores, estos tomarán sus características y encajarán en sus procesos esterilizadores beneficiosos. Podríamos decir que los microorganismos "oportunistas" no tiene personalidad y le prenden una vela a dios y otra al diablo.


Estos tipos de microorganismos se encuentran en todas partes hacia donde miremos, colectarlos y prepararlos para que nos ayuden en el terreno será cuestión primordial para fomentar el equilibrio en los suelos, incrementar la producción ecológica de alimentos y reemplazar la utilización de aditivos químicos.

Existen diversas maneras de recolectar microorganismos, debemos pensar que cada gramo de materia orgánica tiene miles de estos microorganismos pero no todos ellos son benéficos. Para ser cazadores de microorganismos benéficos debemos usar las lógicas que ellos manejan. Primero debemos ver donde hay más de estos, tentarlos con alimento de su entero gusto, esto es: materia orgánica en proceso de descomposición y humedad. Seguramente bajo estas condiciones, fáciles de encontrar en nuestra vida cotidiana, existen gran cantidad de microorganismos.


Una manera es recolectarlos directamente de la naturaleza y procesarlos allí mismo, esto se hace de la siguiente manera: Materiales: Un (1) vaso de vidrio, harina con altas proteínas (amaranto, trigo, arroz, etc); agua, melaza. 1. En un vaso de vidrio se hace una "papilla" de alguna harina que tenga altos contenidos de proteínas, vitaminas y carbohidratos, por ejemplo harina de quinua, amaranto, trigo, arroz, etc. 2. se mezcla con un poco de agua y un poco de melaza, miel de caña, panela, azucares o materiales de características similares, se mezcla bien.


3. El vaso se pone boca abajo en una zona húmeda cerca de un río, quebrada, bosque, laguna, lago, etc., de manera que no entre oxígeno, aquí lo que ocurrirá será que los microorganismos se acercarán a alimentarse del contenido del vaso y a medida que van alimentándose van consumiendo el oxígeno, generando así, luego de un tiempo, condiciones anaeróbicas, es decir sin oxigeno.

En este punto los microorganismos anaeróbicos empezarán a consumir el dióxido de carbono que dejaron los microorganismos aeróbicos y a comer materia orgánica. Los organismos aeróbicos que quedan tendrán que adaptarse a las condiciones o morir, es por esto que deberán conseguir el oxígeno que necesitan de otros compuestos de la descomposición, estos serán entonces los microorganismos facultativos, aquellos que logran conseguir el oxígeno vital de diferentes compuestos. El equilibrio generado luego de treinta días de convivencia "obligatoria" es un sistema que se auto-organizará y que tiene ahora unas propiedades de coexistencia que lo hacen beneficioso para el medio en el que sea dispersado.


Otra forma de recolectarlos será usando los siguientes materiales:

1

. 15 kilogramos de mantillo de bosque, humedad cercana a una quebrada, rio, lago, etc., es decir materia orgánica en proceso de descomposición acompañada de gran cantidad de humedad.

2 3

. 10 kilos de melaza, miel de caña, azucares o similares.

20 kilos de salvado de trigo, arroz, quinua, amaranto o cualquier material con contenidos proteínicos altos.

4

. En un tanque hermético vierta y mezcle los anteriores ingredientes, tape y deje reposar durante treinta días sin válvula de purga, es decir totalmente sellado, para generar l las condiciones que ya nombramos anteriormente.

Luego de salir de estas condiciones tendrán un olor a fermento, algo similar a la chicha o el guarapo, en algunos casos algo parecido al vino y será de una textura parecida a un pudin o a un panetón. Como resultado de este proceso obtendremos la "semilla" de microorganismos.


Esta mezcla la reproduciremos en un tanque con agua, melaza y harinas (de las que ya hemos nombrado) de la siguiente manera: PASO 1: Conseguir los materiales necesarios, estos son: ¥ Un tanque de 500 litros ¥ 2 tanques de 200 litros ¥ 2 tanques de 50 litros ¥ 40 kilos de melaza ¥ 1 libra de maca

PASO 2: Identificar el sitio donde será ubicada la planta, este debe ser un lugar con suelo plano y firme y preferiblemente cubierto.

PASO 3: En el tanque de 500 litros prepare el alimento para los microorganismos, este consta de una mezcla de: ¥ 200 litros

de agua, ¥ 30 kilos de melaza, ¥ 1 libra de maca (o similares), ¥ 1 kilo de quinua (o similares), ¥ 1 kilo de amaranto (o similares) y ¥ 1 litro de kumis, leche o suero.


PASO 4 Mezclar la "semilla" con 100 litros de alimento en un tanque de 200 litros. Mezclar y dejar reposar durante 3 días para empezar las aplicaciones en los cultivos. REPOSO DE 5 DÍAS PARA LA FERMENTACIÓN.


A continuación mostraremos como se han venido usando los caldos microbianos en el control biológico de algunas plagas de nuestros cultivos. Para realizar un control de plagas debemos tener en cuenta que no se puede hacer un 100% de eliminación de estas. Siempre es posible que las plagas lleguen, todos los animales buscan su supervivencia y la logran alimentándose de diferentes especies, entre ellas nuestros cultivos. El objetivo de usar este tipo de controles biológicos es que la llegada de estas plagas no sea crítica para el rendimiento de nuestros cultivos. Esperamos que este material sea de gran utilidad para el manejo de diferentes cultivos, en especial de la papa.

Controlador biológico para el gusano blanco

El gusano blanco es una de las más temidas plagas que tiene la papa, es por esto que un control biológico de éste es fundamental para tener un cultivo sano y con buen rendimiento. Esta plaga daña los tubérculos dejándolos inservibles tanto para semilla, como para alimento. Culturalmente se ha venido tratando este problema con distintos métodos entre estos el aporque alto, este es un método muy útil ya que con un aporque alto se logra una barrera física entre las larvas y los tubérculos porque las larvas no pueden llegar a los tubérculos. Otro método útil para el gusano blanco es la rotación de cultivos, de esta manera el ciclo reproductivo del gusano blanco es interrumpido y así mismo los suelos tienen un tiempo de recuperación y por consiguiente mejores cultivos.


Usando el caldo microbiano que preparamos podemos utilizar algunos hongos que se alimentan de los insectos plaga de los cultivos. Estos hongos se han venido usando con buenos resultados en diferentes cultivos, controlando la población de gusano en la papa y por supuesto logrando cosechas sanas. Estos hongos son: el metarizium, el bauberia y el facelomices. Estos tres tipos de hongo infectan los insectos plaga de los cultivos, incluyendo el gusano blanco sin afectar en ninguna medida el valor nutricional de los cultivos. La manera como se ha venido usando es aplicando 5 gramos de estos hongos en 200 litros del caldo microbiano que realizamos en los anteriores pasos y realizando aspersiones foliares y al suelo.

Controladores Biológicos para la Gota La gota es una enfermedad muy común en la papa y la que más problemas ha causado alrededor del mundo. Esta enfermedad es causada por un hongo que se alimenta de la planta de la papa, pero incluso también de la planta de tomate y de berenjena. Las condiciones óptimas para que la gota ataque el cultivo es humedad acompañada de bajas temperaturas y seguidas de días soleados. Esta enfermedad puede atacar a la papa en cualquier etapa de su vida y un uso de fungicidas puede acarrear el desarrollo de mayores defensas del hongo patógeno que produce la enfermedad.

Una manera que han utilizado muchos campesinos para disminuir la posibilidad de tener gota en sus cultivos es cultivando la papa calculando los periodos en donde este hongo no tenga las condiciones necesarias para desarrollarse y multiplicarse.


Para el control de la gota, antes de presentarse o una vez presente en el cultivo, se han utilizado con buenos resultados unos hongos del genero Tricoderma los cuales tienen características especiales en el control de la salud de la planta. Este hongo se alimenta con los microorganismos que afectan a la planta y así logran un sistema tanto de prevención como de acción cuando la planta está enferma. Estos hongos se encuentran en casi la totalidad de los suelos del Planeta y su acción es benéfica para los cultivos puesto que su alimento serán los microorganismos dañinos para las plantas, creando así un escudo para las raíces de las plantas, de manera que estas no sean comidas por los microorganismos dañinos. La preparación que se ha venido usando con buenos resultados es una mezcla de 5 grs de Tricoderma por 200 litros del caldo microbiano. La reproducción de estos hongos es mucho mayor dentro de un caldo con microorganismos antagonistas y genera en la planta una forma de resistencia que hará que no se sienta muy sensiblemente la acción de la plaga en la cosecha.

Controlador biológico para la polilla La polilla es una plaga que ataca los tallos y tubérculos de la papa. Las polillas hacen de la planta de papa su hogar para desarrollarse y convertirse en adultos, dejando los tubérculos inservibles tanto para alimento como para semilla. A la polilla le gusta el calor, las condiciones óptimas para el desarrollo de esta plaga son los climas cálidos, donde su proceso de desarrollo se acorta a casi un mes y medio. La polilla puede crear de 3 a 5 generaciones por año.


La manera que se ha usado con éxito para evitar esta plaga es diversa y parte desde los trabajos de siembra y cuidado del cultivo hasta cosecha y pos-cosecha. Se debe tener, en la medida de lo posible, conocimiento del origen de la semilla que se va a utilizar, de igual manera se deben realizar buenos aporques para que los tubérculos estén siempre bajo tierra, protegidos de la intemperie para que de esta manera la polilla no ponga sus huevos en ellos. El almacenamiento es importante para el cuidado de la cosecha y de la semilla que se guarde. Para proteger la semilla de la polilla se puede utilizar un control biológico muy efectivo que consta de un tratamiento con baculovirus, el cual es un virus que se alimenta tanto de los huevos como de las polillas adultas. La manera de aplicación es la siguiente: en un costal se deposita alrededor de una arroba de papa y se aplican algunas cucharadas de baculovirus revolcando hasta que las papas queden cubiertas con este polvo. Luego de esto, las semillas quedan listas para ser conservadas y tendrán una resistencia a la polilla, ya que las larvas que coman la papa con este virus morirán antes de hacer un daño sensible a nuestra producción.

Biofertilizantes a partir de caldos microbianos. Una manera de impulsar nuestros cultivos, que se ha venido usando en diferentes partes, se logra agregándole boñiga de vaca a nuestro caldo microbiano para darle un poco mas de "impulso" en sus valores nutricionales. La preparación es muy sencilla y ha tenido buenos resultados donde se ha puesto en práctica. Añadimos una tercera parte de boñiga de vaca fresca (en lo posible hacer la recogida de la boñiga en la mañana temprano) y dos terceras partes de caldo microbiano, mezclando bien y dejando reposar un par de días para su maduración. Este biofertilizante se aplicará de igual manera con aspersiones a las plantas y a los suelos alrededor de estas.



Cartilla La vida en el suelo