__MAIN_TEXT__

Page 1

NUEVAS ADQUISICIONES 2013-2017

25 AÑOS COLECCIÓN PÚBLICA DE FOTOGRAFÍA ALCOBENDAS

NUEVAS ADQUISICIONES 2013-2017


NUEVAS ADQUISICIONES 2013-2017


TEXTOS Colección de Fotografía Alcobendas 1993-2018 José María Díaz-Maroto

8

Nuestra Colección Alejandro Castellote

16

CATÁLOGO

29

SEDES

121

ÍNDICE DE OBRAS Y AUTORES

137

3


IGNACIO GARCÍA DE VINUESA

IGNACIO GARCÍA DE VINUESA

MAYOR OF ALCOBENDAS

ALCALDE DE ALCOBENDAS

A quarter of a century on, and it has all seemed so easy. We have now been running one of Alcobendas’s biggest cultural treasures - its public photography collection – for twenty-five years. It is a collection that preserves the memory and the prestige of the greatest representatives of all the different generations, genres and tendencies of Spanish photography - Catalá-Roca, Cualladó, Daniel Canogar, Pablo Genovés, Joan Fontcuberta, Cristina García Rodero, Ouka Lele, Ciuco Gutiérrez, Chema Madoz and many others – all of whose importance matches the magnitude of their legacy to the history of contemporary photography.

Un cuarto de siglo, y parece fácil. Cumplimos 25 años cuidando de uno de los mayores tesoros culturales de Alcobendas: su Colección Pública de Fotografía. En ella, la memoria y el prestigio de los más grandes de la fotografía de España, de distintas generaciones, géneros y tendencias: Catalá-Roca, Cualladó, Daniel Canogar, Pablo Genovés, Joan Fontcuberta, Cristina García Rodero, Ouka Lele, Ciuco Gutiérrez o Chema Madoz, entre otros muchos, todos tan importantes como su legado a la historia de la fotografía contemporánea.

The Alcobendas Public Photography Collection started its life in Alcobendas thanks to many artists who had found in our great city an ideal meeting place for debate, work and reflection. When we came into government, we were not slow to recognise the Collection’s enormous importance and there followed a period of recuperation and tender loving care. Unequivocally committed to public service, we were determined not to stop generating opportunities for creative talent and saw our mission essentially as sharing and making known a hugely important heritage which belongs to all the residents of Alcobendas and plays a fundamental role in modern photography. We acted with absolute confidence in the value and strength of that legacy. As Manuel Sonseca wrote in his masterful account of the Collection’s history, the work carried out has constituted “a fine example of cultural commitment by the institution it represents and the efficient administration of public funds”.

4

La Colección Pública de Fotografía Alcobendas comenzó su camino en Alcobendas de la mano de muchos artistas que habían encontrado en nuestra Gran Ciudad un punto de encuentro para el debate, el trabajo y la reflexión. Con nuestra llegada al gobierno, asumimos el enorme calado de la Colección y comenzó un periodo de recuperación, de mimo y de cuidado, con una clara vocación de servicio público, con la actitud de quien no cesa de generar oportunidades para el talento creativo y con la misión esencial de dar a conocer y compartir un legado importantísimo, que es propiedad de todos los vecinos de Alcobendas y parte de la historia de la fotografía moderna. Lo hicimos convencidos del valor y la fuerza de ese legado. Como magistralmente escribió Manuel Sonseca en su relato de la Colección, el trabajo realizado es “todo un ejemplo de compromiso cultural por parte de la institución en ella representada y de la adecuada gestión de sus fondos públicos”. En estos años, la creación del segundo museo al aire libre de fotografía, el impulso al Premio Internacional de Fotografía Alcobendas, la fundación de la Escuela


de Fotografía Internacional y el Máster PHotoEspaña y las oportunidades brindadas al talento más joven entremezclado con la mágica atracción de los más grandes de este noble arte, han consolidado a Alcobendas como una de las grandes capitales de la fotografía en el ámbito internacional. De nuevo, nuestra ciudad acoge el aniversario de la Colección Pública de Fotografía Alcobendas dando la oportunidad a vecinos, y no vecinos, de conocer su esplendor: desde las nuevas adquisiciones, hasta sus cimientos. Pero,también, de seguir contribuyendo a su futuro con charlas, talleres, visitas guiadas... y con la visita de sus protagonistas, que eligen nuestra ciudad para una cita, sin duda, inolvidable. Agradezco a todos los que nos ayudan a cuidar de la Colección Pública de Fotografía Alcobendas. A los que la gestionan, a los que la hacen crecer, a los que la dan a conocer. A todos. Y les invito a participar en los actos conmemorativos por su nuevo aniversario, sin duda, uno de los grandes acontecimientos culturales del otoño en España. Un cuarto de siglo no se cumple todos los días en el estado de madurez y energía en el que se mantiene viva la Colección. Felicidades. Nos vemos en el 25º aniversario. Nos vemos en Alcobendas.

During the course of these years, thanks to the creation of its second, open-air photography museum, the impetus of the Alcobendas International Prize for Photography, the establishment of the International School of Photography and its PHotoESPAÑA Master’s Degree, the opportunities made available young talent and the magical appeal of the greatest exponents of this noble art, Alcobendas has consolidated its status as one of the great international capitals of photography. Once again, our city is celebrating the anniversary of the Alcobendas Public Photography Collection, inviting residents – and visitors – to discover its splendour, from its foundations to its latest acquisitions: but also to keep contributing to its future in talks, workshops, guided tours … and in company with the artists and specialists who have chosen to come to Alcobendas for this truly unforgettable event. I would like to thank all the people who have helped run the Alcobendas Public Photography Collection: its managers and administrators, those who make it grow and those who make it known to a wider audience. Every last one of them. And I invite you to participate in the celebratory events for this new anniversary, unquestionably one of Spain’s great cultural occasions this autumn. It is rare to celebrate a quarter of a century of existence in the state of maturity and vitality in which the Collection today continues to move forward. Congratulations. See you at the 25th anniversary! See you in Alcobendas!

5


FERNANDO MARTÍNEZ RODRÍGUEZ

FERNANDO MARTÍNEZ RODRÍGUEZ

COUNCILOR FOR CULTURE AND EDUCATION

CONCEJAL DE CULTURA Y EDUCACIÓN

The appearance of photography might be considered one of the most important discoveries in the history of civilization, comparable to that of the printing press, cinema or the internet: not only for the aesthetic and ethical changes it brought about on the art scene (with which it was associated in its earliest days) but also because it became a medium that is indispensable for capturing and understanding contemporary reality.

La aparición de la fotografía podría entenderse como uno de los descubrimientos de mayor importancia en la historia de la civilización, equiparable a la aparición de la imprenta, el cine o internet; no solo por los cambios estéticos y éticos que ocasionó en el panorama artístico, al que se vincula en sus inicios, sino también por convertirse en un medio indispensable para captar y entender la realidad contemporánea.

Photography has always occupied a privileged niche in the cultural and educational activities organized in Alcobendas, but the creation in 1994 of the Alcobendas Public Photography Collection marked a turning point, distinguishing our city and making it a point of reference in today’s world of photographic creation.

Dentro de la actividad cultural y formativa de Alcobendas, la fotografía ha tenido siempre un lugar preferencial, pero la creación en 1994 de la Colección Pública de Fotografía Alcobendas, marca un punto de inflexión diferenciador convirtiendo a nuestra ciudad en referente nacional en la creación fotográfica actual.

A collection can never be considered completed, and less so when we are talking about contemporary creation. It needs to be enlarged, supplemented, improved - but also displayed and disseminated., something Alcobendas City Council has always taken into account. At present the Collection comprises more than nine hundred works by a hundred and seventy Spanish photographers. It has organized over sixty travelling shows, making Spanish photography known in other spaces and countries like Italy, Morocco, Argentina, Peru, Paraguay, Colombia and Chile.

Una Colección nunca se puede dar por concluida, más aún si se trata de creación contemporánea, es necesario ampliarla, completarla, mejorarla, pero sobre todo mostrarla y difundirla, algo que desde el Ayuntamiento de Alcobendas siempre se ha tenido en cuenta. En la actualidad se compone de más de novecientas obras de ciento setenta autores españoles y se han realizado más de sesenta itinerancias a otros espacios y otros países, entre los que se encuentran Italia, Marruecos, Argentina, Perú, Paraguay, Colombia o Chile que hoy conocen la fotografía española a través de la Colección.

6


Pero en estos veinticinco años la Colección no ha sido la única protagonista en nuestra ciudad, las exposiciones del Centro de Arte, del Bulevar Salvador Allende, del Paseo Valdelasfuentes, del Centro Cultural Anabel Segura, la creación y consolidación de la Escuela Internacional Alcobendas PHotoEspaña PIC.A y del Premio Internacional de Fotografía Alcobendas han situado a nuestra ciudad en un lugar de referencia en la creación fotográfica nacional. Nuestro esfuerzo no tiene fronteras y seguiremos en el empeño de enriquecerla con nuevas adquisiciones, exponiéndola en espacios nacionales e internacionales, renovando su catalogación fotográfica y mostrándola especialmente a nuestros vecinos. Para concluir quisiera manifestar mi reconocimiento y felicitación en la celebración de los estos veinticinco años de la Colección Publica de Fotografía Alcobendas a todo el equipo del Departamento de Artes Plásticas, a los encargados de su conservación y estudio por el esfuerzo y entusiasmo demostrados, así como a todos los colaboradores, instituciones, fundaciones, empresas, y sobre todo a los autores presentes en la Colección, que con su generosidad han contribuido al éxito de esta nueva etapa.

In the last twenty-five years, however, the Collection has not been the only art initiative in Alcobendas. Thanks to exhibitions at the Centro de Arte Alcobendas, in Bulevar Salvador Allende, in Paseo Valdelasfuentes and at the Centro Cultural Anabel Segura, and to the creation and consolidation of PHotoESPAÑA PIC.A Alcobendas International School of Photography and the Alcobendas International Prize for Photography, our city has become a benchmark venue for Spanish creative photography. We are determined to spare no effort and continue in our quest to enrich the Collection with new acquisitions, exhibit it in Spain and abroad, re-catalogue our photographic holdings and, above all, make it accessible to our residents. Finally, on the occasion of the twenty-fifth anniversary of the creation of the Alcobendas Public Photography Collection, I would like to acknowledge and congratulate the whole team in the Visual Arts Department and the personnel responsible for the Collection’s conservation and study for the effort and enthusiasm they have shown. I would also like to thank all the collaborators, institutions, foundations, companies and, in particular, the artists represented in the Collection who have so generously contributed to the success of this new phase.

7


Alcobendas Photography Collection 1993-2018

Colección de Fotografía Alcobendas 1993-2018

José María Díaz-Maroto

José María Díaz-Maroto

CONSERVATOR OF THE ALCOBENDAS COLLECTION

CONSERVADOR DE LA COLECCIÓN ALCOBENDAS

Long before the founding in 1993 of the Alcobendas Photography Collection, photography as a creative activity was already alive in our city in the courses run by the Universidad Popular de Alcobendas and the exhibitions and publications promoted by the City Council’s Culture Department.

Mucho antes de la constitución en 1993 de la Colección de Fotografía Alcobendas, la fotografía, como actividad creativa, ya estaba presente en la ciudad a través de los cursos que se impartían en la Universidad Popular de Alcobendas, y de las exposiciones y publicaciones que se realizaban.

The Alcobendas Photography Collection came into being during Spanish photography’s golden age, at a time when fairs, festivals, galleries and exhibitions proliferated and photography departments began to appear in public museums. Perhaps as a result of this new-found enthusiasm, art critics also started to show more interest in photographic images, and the medium was incorporated into the education system with the creation of several schools dedicated to the teaching of photographic techniques. At the same time, art centres and museums began to launch their own art collections. Up until then, collections had only existed in galleries, in a handful of state-funded companies, or thanks to private collectors.

La Colección de Fotografía Alcobendas nace en un periodo de esplendor de la fotografía en España, un momento en el que proliferaban ferias, festivales, galerías, exposiciones, y comenzaban a surgir departamentos de fotografía en museos públicos. Quizás por esto también los críticos de arte empiezan a mostrar interés por la imagen fotográfica, y se incorpora en el sistema educativo, con la creación de varias escuelas enfocadas a la enseñanza de esta disciplina. Los centros de arte y museos inician sus colecciones de arte, que hasta ese momento existían únicamente en unas pocas empresas públicas, galerías y algunos coleccionistas privados.

Together with photographer Manuel Sonseca , Mercedes Jiménez Gómez2, Charo Martín3 and Yolanda Sanchís4 - the municipal team responsible for cultural affairs – decided that it was a good time to focus on photography. Their 1

8

Los responsables de Cultura de la ciudad, Mercedes Jiménez Gómez1, Charo Martín2 y Yolanda Sanchís3, junto al fotógrafo Manuel Sonseca4, decidieron que era un buen momento para centrarse en la fotografía, y renovar el Salón Nacional de Artes Plásticas, que se venía realizando desde


hacía doce años, transformándolo en la futura Colección de Fotografía Alcobendas. De esta forma, se ampliaban las posibilidades de compra de obras de arte, y se difundía la fotografía, además de realizar una labor de ayuda y mecenazgo, tan necesaria como inexistente, en el colectivo fotográfico. Otras razones fueron el exiguo coleccionismo público y las escasas exposiciones fotográficas en el estado español. De esta forma, en 1993 surge “Géneros y tendencias en los albores del siglo XXI. Colección Pública de Fotografía del Ayuntamiento de Alcobendas”5 , y el 18 de octubre de 1994 se inauguraba el decimotercer Salón Nacional de Artes Plásticas con una exposición de las veintisiete6 primeras adquisiciones de la Colección, la primera de muchas que han seguido en estos años. No sería hasta 2007 cuando pasara a denominarse “Colección de Fotografía Alcobendas”. En 25 años la Colección de Fotografía Alcobendas ha reunido más de ciento ochenta autores españoles, y con este importante patrimonio se han podido desarrollar numerosas líneas de actuación en el panorama cultural de la creación contemporánea. Los cimientos sobre los que se constituyeron las líneas de incorporación a la Colección lo integraron autores plenamente reconocidos y que representan el documentalismo social de mitad del siglo XX como son: Francesc Català-Roca, Ramón Masats, Carlos Pérez Siquier, Joan Colom, Paco Gómez, Oriol Maspons, Colita, Virxilio Vieitez, Nicolás Muller, Xavier Miserachs, Ricard Terré, Enrique Meneses, Rafael Sanz Lobato y Gerardo Vielba, y con el grado e importancia de estos vigorosos orígenes se sostiene muy firme en la actualidad, sin censuras o cortapisas, por lo que puede asegurarse que la Colección de Fotografía Alcobendas es una de las colecciones

plan was to revamp the 12-year-old Salón Nacional de Artes Plásticas (National Visual Arts Salon) and turn it into what would subsequently be known as the Alcobendas Photography Collection. The decision increased the possibilities of purchasing art works, made photography known to a wider public and facilitated the task of providing sorely needed, but at that time inexistent, support and patronage for the photographic community. Other motives were the paltry state of public art collecting and the dearth of photography exhibitions in the Spanish state. 1993 thus saw the appearance of “Géneros y tendencias en los albores del siglo XXI. Colección Pública de Fotografía del Ayuntamiento de Alcobendas” (“Genres and Tendencies at the Dawn of the 21st Century. Alcobendas City Council Public Collection of Photography”)5, and on 18 October 1994 the XIII Salón Nacional de Artes Plásticas was inaugurated with an exhibition of the Collection’s first twenty-seven6 acquisitions - the first of many to have been organized over last 25 years. It was not until 2007 that the Collection’s name was changed to “Alcobendas Photography Collection”. In 25 years, the Collection has brought together works by more than a hundred and ninety Spanish artists, a considerable heritage with which it has been possible to implement numerous programmes across the whole cultural spectrum of contemporary artistic creation. The core elements which established the procedure for incorporating art works into the Collection were provided by fully consolidated photographers of proven prestige, key late 20th century documentalists like Francesc Català-Roca, Ramón Masats, Carlos Pérez Siquier, Joan Colom, Paco Gómez, Oriol Maspons, Colita, Virxilio Vieitez, Nicolás Muller, Xavier Miserachs, Ricard Terré, Enrique Meneses, Rafael Sanz Lobato and Gerardo

9


Vielba. Thanks to the prestige and importance of such compelling origins, the Collection’s foundations today remain as firm as ever, reproachless and impervious to constraints. Indeed, it can be affirmed that the Alcobendas Photography Collection is one of the most coherent, diverse collections in Spain. Its management has also worked tirelessly over these past twenty-five years to fulfil one of the objectives for which it was founded, and which Luis Revenga7 stated in the prologue to its first catalogue: “To teach and conserve photographic creation as a way and manner of knowing our own history and culture… As all public collections should be, this Collection shall be placed at the service of scholars, enthusiasts and the general public by means of exhibitions, catalogues and other publications. It is born, then, to serve as a mirror”. One of the Collection’s priorities has been altruistically to make Spanish photographic creation accessible to as many audiences as possible, taking it to other countries and displaying it in different spaces. Since its creation it has travelled to numerous cities, including Almería, A Coruña, Castellón, Barcelona, Segovia, Teruel, Jaen, Zaragoza, Orense, Alicante, Seville, Salamanca, Torrelavega, Pamplona, Oviedo, Avilés, Vitoria, Burgos, Rome, Milan, Rabat, Sofia, Buenos Aires, Lima, Asunción, Barranquilla and Santiago de Chile, and plans are underway to visit more destinations. A quarter of a century has passed and, as on earlier anniversaries, the Collection’s doors are now thrown open to reveal the institution in all its splendour, with new exhibitions being offered in different rooms and spaces throughout Alcobendas. “Adquisiciones 2013-2017” (“Acquisitions 2013-2017”), at the Centro de Arte Alcobendas, will show works by Paula Anta, Cristina García Rodero, Carlos Aires, José Ramón Bas, Rosell Meseguer, Rafael Sanz

10

con más coherencia y diversidad de las existentes en el territorio español. En estos veinticinco años también se ha trabajado, sin descanso, para poder cumplir uno de los objetivos fundacionales por los que se creó: “enseñar y preservar la creación fotográfica como forma y manera de conocer nuestra historia y nuestra cultura”, como escribió Luis Revenga7 en el prólogo del primer catálogo de la Colección: “Esta colección, como deben estar todas las colecciones públicas, se pondrá al servicio de estudiosos, aficionados y público en general, mediante exposiciones, catálogos y otras publicaciones. Nace, pues, con vocación de espejo.” Mostrarla de manera altruista, llevar la creación fotográfica española a otros espacios y a otros países, ha sido una de las prioridades, y en estos años la Colección ha viajado a ciudades como Almería, La Coruña, Castellón, Barcelona, Segovia, Teruel, Jaén, Zaragoza, Orense, Alicante, Sevilla, Salamanca, Torrelavega, Pamplona, Oviedo, Avilés, Vitoria, Burgos, Roma, Milán, Rabat, Sofía, Buenos Aires, Lima, Asunción, Barranquilla y Santiago de Chile, estando en programación nuevos destinos. Ha pasado un cuarto de siglo y, como ha ocurrido en anteriores onomásticas, la Colección se abre en todo su esplendor, con la realización de nuevas exposiciones en diferentes salas y espacios de la ciudad. En el Centro de Arte Alcobendas la exposición “Adquisiciones 2013-2017” mostrará las obras incorporadas en los últimos cinco años, de los autores Paula Anta, Cristina García Rodero, Carlos Aires, José Ramón Bas, Rosell Meseguer, Rafael Sanz Lobato, Ricardo Cases, Chema Conesa, Matías Costa, Ignacio Evangelista, Eugeni Forcano, Julio Galeote, Irene Grau, José Guerrero, Aitor Lara, Enrique Meneses, Miguel Oriola, Andrés Pachón, Aleix Plademunt, Miguel Ángel Tornero y Gerardo Vielba; en el Centro Cultural Anabel


Segura estará la muestra “Cimientos de una Colección”, compuesta por obras de Gabriel Cualladó, Carlos Pérez Siquier, Francesc Català-Roca, Ramón Masats, Nicolás Muller, Joan Colom, Oriol Maspons, Paco Gómez, Leopoldo Pomés, Ricard Terré y Xavier Miserachs; en el Bulevar Salvador Allende “Trauma” de Joan Fontcuberta, y en la sala de exposiciones del Espacio Miguel Delibes8, la muestra “De libros, lecturas y escritores”, con fotografías de Toni Catany, Pablo Genovés, Chema Madoz, Nicolás Muller, Alberto Schommer, Chema Conesa, Luis Baylón, Colita, Juan Manuel Castro Prieto y Susi Arta. Es complejo que, con una simple enumeración, podamos darnos cuenta de todo aquello que ha ocurrido en esta ciudad en estos años, en torno a la fotografía y con la Colección como eje central, pero quisiera remarcar algunos de los aspectos más relevantes de este estimulante periodo. Desde hace más de una década, el Bulevar Salvador Allende se ha convertido en un lugar de exposiciones al aire libre referente en la Comunidad de Madrid, donde, de forma ininterrumpida durante estos años, han expuesto un importante número de fotógrafos, todos ellos representados en la Colección. Por el paseo hemos disfrutado de la obra de Carlos de Andrés, Luis Baylón, Cristina García Rodero, Rosa Muñoz, Toni Catany, Isabel Muñoz, Amparo Garrido, Miguel Trillo, Pierre Gonnord, Carlos Pérez Siquier, Fernando Manso, Encarna Marín, Chema Madoz, Marta Soul, Virxilio Vieitez, Juan Manuel Castro Prieto, Alberto García-Alix, Juan Manuel Díaz Burgos, Pablo Pérez-Mínguez, José Manuel Navia, José María Mellado y José Manuel Ballester. Dado el gran crecimiento de la ciudad, en 2012 se decide crear otro nuevo espacio al aire libre para el disfrute de la creación fotográfica en el Paseo de Valdelasfuentes, convirtiéndose Alcobendas de nuevo en referente cultural.

Lobato, Ricardo Cases, Chema Conesa, Matías Costa, Eugeni Forcano, Irene Grau, José Guerrero, Aitor Lara, Enrique Meneses, Miguel Oriola, Andrés Pachón, Aleix Plademunt, Miguel Ángel Tornero and Gerardo Vielba, all of which have been added to the Collection in the last five years; “Cimientos de una Colección” “Groundwork for a Collection”, at the Centro Cultural Anabel Segura, will feature works by Gabriel Cualladó, Carlos Pérez Siquier, Francesc Català-Roca, Ramón Masats, Nicolás Muller, Joan Colom, Oriol Maspons, Colita, Ricard Terré and Xavier Miserachs; “Trauma”, on the Bulevar Salvador Allende, is dedicated to Joan Fontcuberta; and the exhibition room at the Espacio Miguel Delibes8 is scheduled to present “De libros, lecturas y escritores” “(On Books, Readings and Writers”), with photographs by Toni Catany, Pablo Genovés, Chema Madoz, José Manuel Navia, Nicolás Muller, Alberto Schommer, Chema Conesa, Luis Baylón, Colita, Juan Manuel Castro Prieto and Susi Arta. With such a simple list of names it is very difficult to convey everything that has happened in Alcobendas over these years with photography and the Collection as its focal point, but I would nevertheless like to mention a few of the most important aspects of this exciting period. For more than ten years, Bulevar Salvador Allende has been the Autonomous Community of Madrid’s benchmark outdoor exhibition venue, with an uninterrupted series of shows featuring the work of numerous photographers – all of whom are represented in the Collection. There have had the opportunity to admire images by Carlos de Andrés, Luis Baylón, Cristina García Rodero, Rosa Muñoz, Toni Catany, Isabel Muñoz, Amparo Garrido, Miguel Trillo, Pierre Gonnord, Carlos Pérez Siquier, Fernando Manso, Encarna Marín, Chema Madoz, Marta Soul, Virxilio Vieitez, Juan Manuel Castro Prieto, Alberto García-Alix, Juan Manuel Díaz Burgos, Pablo Pérez-Mínguez, José Manuel Navia,

11


José María Mellado and José Manuel Ballester. In 2012, in response to the city’s huge growth, the decision was taken to create a new open air space for photography exhibitions in the Paseo de Valdelasfuentes, an initiative which once again made Alcobendas a cultural point of reference. The arrival of summer heralds a major celebration in the city – Fotonoche: an occasion when good photography comes together for a day with music and with the magic of the night in an enthralling open air event9. The Centro de Arte Alcobendas becomes a place where the work of the finest photographers can be contemplated in a calm, relaxed atmosphere. This traditional event has already featured more than a hundred and sixty Spanish artists10, and we intend to continue with the same quality, resolve and enthusiasm that marked the first edition twelve years ago. 2009 saw the creation of the Alcobendas International Prize for Photography. This represented the City Council’s fulfilment, through its Culture Department Board of Trustees, of its institutional commitment to support and disseminate creative photography. The creation of the award was intended to provide an extra boost for the symposia, exhibitions and activities the Centre organizes on the 21st century’s most influential creative discipline. The winner of the first edition was American photographer Alex Webb11, who visited Alcobendas to conduct a workshop and show a representative selection of works he had done in different cities around the world. In the second edition, the prize was awarded to Cristina García Rodero, Spain’s most international photographer. It was followed up with an exhibition entitled “Combatiendo la nada” (“Fighting Nothing”), a brilliant selection of photographs from García Rodero’s numerous projects with womanhood as the principal theme. In 2013, PhilipLorca diCorcia12 received the third edition of the award, the jury unanimously acclaiming his “innovation, creativity

12

La llegada del verano marca en la ciudad una importante celebración, Fotonoche, momento en el que por un día se conjuga la buena fotografía, la música y la magia de la noche en una proyección al aire libre9. El Centro de Arte Alcobendas se convierte en un espacio para disfrutar, con calma y sosiego, de la mejor fotografía. Por este tradicional evento ya han pasado más de ciento sesenta autores españoles10, y pretendemos seguir con la misma calidad, constancia e ilusión de la primera edición hace ya doce años. En el año 2009 se crea el Premio Internacional de Fotografía Alcobendas, cumpliendo de esta manera el Ayuntamiento, a través del Patronato Sociocultural, con el compromiso institucional de apoyo y difusión de la fotografía creativa. Con la creación de este galardón se pretende promover aún más los encuentros, las exposiciones y las diversas actividades sobre la disciplina creativa más influyente del siglo XXI. En su primera edición, fue concedido al fotógrafo norteamericano Alex Webb11, que visitó nuestra ciudad para realizar un taller y una muestra representativa de varios de sus trabajos realizados en diferentes ciudades del mundo. En la segunda, recayó en nuestra fotógrafa más internacional, Cristina García Rodero, y como consecuencia del premio se realizó la exposición “Combatiendo la nada”, mostrando una brillante selección de fotografías de numerosos proyectos de la autora, donde la presencia de la mujer encarna el papel protagonista. Philip-Lorca diCorcia12 recibió en 2013 el premio en su tercera edición, donde el jurado, de manera unánime, reconoció “la innovación, creatividad y su especial forma de mirar”, además de la cualidad de afrontar atmosferas comunes en metrópolis de cualquier lugar del planeta. En 2015, el premio recayó en el fotógrafo francés Pierre Gonnord13, al que se reconoció de manera especial su forma de abordar el retrato, imágenes detrás de las cuales encontramos narración, intimidad y sobre


todo silencio, experiencias únicas e irrepetibles a través de sus impecables propuestas visuales. Graciela Iturbide14, seguramente la fotógrafa más importante del siglo XXI, recibió el premio en 2017, y en 2018, en el Centro de Arte Alcobendas, una amplia selección de su obra de los últimos cuarenta años formó parte de la exposición “Fotografías. Graciela Iturbide”. En el año 2013, la formación en fotografía que se realizaba en la ciudad hasta ese momento da un paso más, y se crea la Escuela Internacional Alcobendas PHotoEspaña PIC.A en el Espacio Miguel Delibes, donde anualmente reciben formación cerca de quinientos alumnos. En estos años, por su buen hacer, la escuela se ha convertido en un importante referente en la enseñanza de la fotografía a nivel nacional. Por sus aulas, incluyendo la primera etapa15, han pasado más de cuatro mil alumnos, muchos de los cuales han dedicado su vida profesional a la fotografía, ya sea en su vertiente creativa, académica, cultural, empresarial o de servicios. La finalidad de la escuela es ofrecer al futuro fotógrafo una formación técnica y humanística de manera amplia y sólida, dirigida a personas que buscan en la fotografía tanto un medio de expresión artística y personal como una salida profesional. Una vez cumplimentados estos estudios, la formación académica se completa con el Máster PHotoEspaña en fotografía “Teorías y proyectos artísticos”, intenso programa que permite a los alumnos perfeccionar y complementar una carrera profesional en esta disciplina. Por todo ello, el contexto actual de la fotografía en nuestra ciudad es alentador, ya que, por un lado, se proyecta un asentado futuro y, al mismo tiempo, no olvida el pasado. Hacia el futuro, cuestionándose permanentemente el medio, asumiendo las nuevas formas de creación y las nuevas tecnologías, y hacia el pasado, poniendo en valor a los grandes maestros que formaron las bases de las nuevas

and unique eye” and his attention to the experiences shared by residents of large cities wherever they may be in the world. The 2015 award went to French photographer Pierre Gonnord13, in special recognition of the way his impeccable visual proposals imbue portraits with narrative, intimacy and, above all, silence, turning them into unique, unrepeatable experiences. The 2017 prize was won by Graciela Iturbide14, almost undoubtedly the most important woman photographer of the 21st century, and in 2018 the Centro de Arte Alcobendas displayed a broad selection of her oeuvre over the last forty years in the exhibition “Fotografías. Graciela Iturbide” (“Photographs. Graciela Iturbide”). In 2013, the photography training activities then being carried out in Alcobendas were taken one step further with the creation of PHotoESPAÑA PIC.A Alcobendas International School of Photography in the Espacio Miguel Delibes. The school, which now trains around five hundred students a year, has functioned so well since its creation that is has become one of the leading photography training institutions in Spain. The total number of students who have studied there, including those who attended in its initial stage15, exceeds four thousand. Many of them have gone on to forge professional careers in photography, either as creative photographers in their own right or in academic, cultural, business or servicerelated fields. Aimed at people who turn to photography in search of both of an artistic, highly personal means of expression and a professional career opportunity, the school’s mission is to offer future photographers a broad, solid grounding in photographic technique and humanistic thought. After completing the basic academic syllabus, students move on to take the PHotoESPAÑA “Art Theories and Projects” Master’s Degree in Photography, an intense programme which allows them to hone their professional skills in the discipline.

13


In view of all this, the current situation regarding photography in Alcobendas is promising insofar that there are plans and aspirations for a stable future but there also remains a healthy awareness of the past. We look ahead permanently questioning the medium, assimilating new forms of creation, new technologies, and we look back vindicating the great masters who paved the way for the new generations, where the Collection persistently targets its future acquisitions. And logically, considering the enthusiasm with which we have reached this momentous date, our 25th anniversary will be celebrated with numerous exhibitions, symposia, guided tours, and a meticulously prepared special edition of our catalogue including all the works acquired in the last five years. Alcobendas will once again bedeck itself with the very best contemporary photography.

generaciones, donde la Colección tiene el punto de mira persistente en sus futuras adquisiciones. Y como no podía ser menos, por llegar con entusiasmo a esta fecha tan importante, la celebración del 25 aniversario contará con numerosas exposiciones, encuentros, visitas guiadas y una cuidada edición especial de nuestro catálogo con todas las obras adquiridas en los últimos cinco años. Alcobendas se vestirá, de nuevo, con la mejor fotografía contemporánea.

José María Díaz-Maroto Conservador y Comisario Colección de Fotografía Alcobendas

José María Díaz-Maroto Conservator and Curator of the Alcobendas Photography Collection

1 Manuel Sonseca, photography workshop instructor, Casa de la Juventud (Municipal Youth Association).

1 Mercedes Jiménez Gómez, Teniente de Alcalde Delegada de Cultura en Alcobendas en 1993, fecha de la creación de la Colección.

2 Mercedes Jiménez Gómez, Deputy Mayor and Councillor in Alcobendas in 1993, the year of the Collection’s creation.

2 Charo Martín, Coordinadora de Artes Plásticas del Ayuntamiento de Alcobendas.

3 Charo Martín, Visual Arts Coordinator, Alcobendas Town Council.

3 Yolanda Sanchís, Directora de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Alcobendas.

4 Yolanda Sanchís, Manager, Culture Department Board of Trustees, Alcobendas Town Council.

4 Manuel Sonseca, Profesor del taller de fotografía de la Casa de la Juventud.

5 “Géneros y tendencias en los albores del siglo XXI. Colección Pública de Fotografía del Ayuntamiento de Alcobendas”, the original name proposed by Josep Vicent Monzó, head of the Photography Department at the IVAM, referred to all the genres and tendencies the Collection would strive to encompass.

5 “Géneros y tendencias en los albores del siglo XXI. Colección Pública de Fotografía del Ayuntamiento de Alcobendas”, nombre originario propuesto por Josep Vicent Monzó, jefe del Departamento de Fotografía del IVAM, en alusión a todos los géneros y tendencias fotográficos que intentaría cubrir la Colección.

6 Gabriel Cualladó (5), Manel Esclusa (1), Joan Fontcuberta (2), Alberto García Alix (3), Cristina García Rodero (3), Manolo Laguillo (4), Chema Madoz (4), Rafael Navarro (2) and Humberto Rivas (3).

6 Gabriel Cualladó (5), Manel Esclusa (1), Joan Fontcuberta (2), Alberto García-Alix (3), Cristina García Rodero (3), Manolo Laguillo (4), Chema Madoz (4), Rafael Navarro (2) y Humberto Rivas (3).

14


7 Luis Revenga, director de cine y editor, formó parte de la comisión asesora de compra de la Colección de Fotografía Alcobendas desde su creación en 1993 hasta 2004.

7 Film director and publisher Luis Revenga was a member of the Alcobendas Photography Collection purchases advisory committee from the Collection’s creation in 1993 until 2004.

8 Espacio Miguel Delibes. Situado en el Distrito Norte de la ciudad alberga la Universidad Popular de Alcobendas, la Escuela Internacional Alcobendas PHotoEspaña PIC.A, una mediateca y una sala de exposiciones.

8 Espacio Miguel Delibes. Located in the Distrito Norte (northern district) of Alcobendas, this space houses the Universidad Popular de Alcobendas, PHotoESPAÑA PIC.A Alcobendas International School of Photography, a media archive and an exhibition room.

9 Fotonoche se celebra desde el año 2007. La primera edición tuvo lugar en la Plaza del Ayuntamiento, la segunda en el Paseo de Valdelasfuentes, en el 2009 se trasladó su celebración a los jardines de La Esfera y, de forma definitiva, en 2013 se trasladó al Centro de Arte Alcobendas. 10 La proyección reúne a autores pertenecientes a la Colección de Fotografía Alcobendas junto a una selección de alumnos de la Escuela Internacional Alcobendas PHotoEspaña PIC.A y del Máster PHOTOESPAÑA.

9 Fotonoche has been held since 2007. The first edition took place in the Plaza del Ayuntamiento, the second in Paseo de Valdelasfuentes. The 2009 edition was held in the Jardines de la Esfera and in 2013 the event was permanently moved to the Centro de Arte Alcobendas. 10 The event brings together artists from the Alcobendas Photography Collection and a group of students from PHotoESPAÑA PIC.A Alcobendas International School of Photography, and the PHOTOESPAÑA Master’s programme.

11 Alex Webb. San Francisco, USA. 1952. Ha visitado Alcobendas en tres ocasiones, por este motivo un importante número de fotógrafos y aficionados de la ciudad tuvieron la posibilidad de asistir a dos talleres exclusivos e impartidos por Alex Webb y su esposa (también fotógrafa) Rebecca Norris Webb.

11 Alex Webb. San Francisco, USA. 1952. Webb has visited Alcobendas on three occasions. A large number of the town’s photographers and enthusiasts had the opportunity to attend two exclusive workshops he conducted with his wife, photographer Rebecca Norris Webb.

12 Philip-Lorca diCorcia. Connecticut, USA. 1951. En sus proyectos plantea una visión cinematográfica muy característica. Realiza obras de manera minuciosa y, antes de fotografiar, pasa por un largo proceso en el que estudia al detalle a los individuos que serán luego los protagonistas de sus trabajos, y los escenarios que configurarán sus historias.

12 Philip-Lorca diCorcia. Connecticut, USA. 1951. This artist’s projects are marked by a characteristic cinematographic approach. His works are meticulously executed, with a long preliminary process, before any photographs are actually taken, in which the individuals who are to appear in the images and the settings for their stories are studied in detail.

13 Pierre Gonnord. Cholet, Francia. 1963. Fotógrafo autodidacta, ha expuesto su obra en España, donde reside desde 1988, y en el ámbito internacional. Sus retratos forman parte de colecciones institucionales, destacando las del Museo de Arte Contemporáneo de Chicago, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, la Maison Européenne de la Photographie de París, el CNAP (colección del estado francés) y la Saastamonien de Helsinki.

13 Pierre Gonnord. Cholet, France. 1963. A self-taught photographer, Gonnord has exhibited his work in Spain, where he has lived since 1988, and in international shows. His portraits can be found in several major institutional collections, including those of the Museum of Contemporary Art (MCA) in Chicago, the Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía in Madrid, the Maison Européenne de la Photographie in Paris, the CNAP (French state collection) and the Saastamonien in Helsinki.

14 Graciela Iturbide. Ciudad de México, México. 1942. En 1969 ingresa en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad Autónoma de México, donde conoció como profesor a Manuel Álvarez Bravo. Ha recibido numerosos premios, destacando el premio de la W. Eugene Smith Memorial Foundation, 1987; el Grand Prize Mois de la Photo, Paris, 1988; la Guggenheim Fellowship por el proyecto ‘Fiesta y Muerte’, 1988; el premio Rencontres Internationales de la Photographie, Arles, 1991; el premio Hasselblad, 2008, y el Premio Nacional de Ciencias y Artes, Ciudad de México, 2008.

14 Graciela Iturbide. Mexico City, México. 1942. In 1969 Iturbide enrolled at the Centro Universitario de Estudios Cinematográficos at the Universidad Autónoma de México, where she met Manuel Álvarez Bravo, one of the lecturers there. She has received numerous awards, including the W. Eugene Smith Memorial Foundation Grant, 1987; the Grand Prize Mois de la Photo, Paris, 1988; the Guggenheim Fellowship Award, for her “Fiesta y Muerte” (‘Fiesta and Death’) project, 1988; the Rencontres Internationales de la Photographie prize, Arles, 1991; the Hasselblad Award, 2008, and the National Prize for Arts and Sciences, Mexico City, 2008.

15 Hasta el año 2013, la escuela estaba integrada en la Universidad Popular de Alcobendas.

15 Until 2013, the school formed part of the Universidad Popular de Alcobendas.

15


Our Collection

Nuestra Colección

Alejandro Castellote

Alejandro Castellote

The Alcobendas City Council Photography Collection was

La Colección de fotografía del Ayuntamiento de Alcobendas se creó en 1993 y fue liderada en primera instancia por un fotógrafo: Manuel Sonseca. Este dato podría sorprender en la actualidad, pero una mirada a las décadas de los años setenta y ochenta muestra que numerosas iniciativas para crear festivales, encuentros, talleres, seminarios, revistas, escuelas o exposiciones de fotografía fueron impulsadas o gestionadas por fotógrafos. Solo a modo de ejemplo, todos los festivales de fotografía –sin excepción– que nacieron en España a comienzo de los años ochenta fueron organizados por fotógrafos aficionados. Algunos de ellos abandonaron su actividad artística para dedicarse profesionalmente a la gestión cultural. Otros consiguieron simultanear ambas cosas pero, en general, a nadie se le pedía que abandonara la creación fotográfica para dirigir un festival o unos encuentros. Más bien era una decisión personal. En la mayoría de los casos era un trabajo a tiempo parcial que no daba para vivir y había que simultanearlo con otras actividades. Lo que entonces primaba era organizar con conocimiento del medio y conectar con la sociedad. El objetivo era abandonar el ámbito de inmovilismo y endogamia en el que tradicionalmente se había instalado la fotografía. Desde muchos lugares de nuestro país se abrían las ventanas para dejar entrar la fotografía internacional y ponerla a convivir con los creadores españoles. De hecho, la mayoría de los

created in 1993 and was initially run by a photographer: Manuel Sonseca. That may now seem surprising, but a look back at the 1970s and 1980s shows that numerous initiatives for festivals, symposia, workshops, seminars, magazines and exhibitions were championed or actually managed by photographers. For example, every single one of the photography festivals established in Spain in the early 1980s was organized by amateur photographers. Some of them gave up their artistic careers to take up professional posts in cultural management, while others managed to reconcile the two activities – although in general nobody was ever asked to give up photographic creation to run a festival or a symposium. It was more of a personal decision. In most cases, photography was a part time job that it was impossible to make a living out of, and it had to be pursued in parallel with other, more lucrative activities, so the important thing for photographers was to organize themselves, exploit their knowledge of the medium and connect with society. The aim was to escape from the endogamic immutability that had traditionally afflicted the discipline. Doors throughout Spain were thrown open to welcome and showcase international photography alongside the work of Spanish creators. Indeed, most of the great names from that age could more easily be found in festivals than in museums.

16


grandes nombres de esas décadas pasaron antes por los festivales que por los museos. Todas las generaciones escriben su propia épica. Los fotógrafos españoles que surgieron al final de la dictadura también tienen la suya, aunque apenas está contada en términos historiográficos. De ahí la insistencia en subrayar las iniciativas individuales y colectivas destinadas a sincronizarnos con lo que se hacía fuera de nuestras fronteras. La nómina de autores de ese periodo, que se solapa con la transición a la democracia, estaba integrada mayoritariamente por fotógrafos autodidactas. Lo que equivale a decir que su formación estuvo ralentizada por la casi inexistente presencia de escuelas que fueran más allá de la capacitación técnica y profesional. Olvidémonos de las universidades. Para entender el contexto de esos nuevos fotógrafos hay que revisar la propia historia de nuestro país, porque una manera de perfilar lo nuevo es definir el campo de lo viejo, de lo que está en crisis o, mejor dicho, de lo que comienza a estar en crisis. El ámbito de la nueva fotografía española, surgió tras una prolongada incomunicación con el exterior, donde la escasez de información y de libros referenciales había dado lugar a un panorama casi autárquico, pobre de experiencia, como diría Walter Benjamin, ajeno a las tendencias internacionales y, por consiguiente, enormemente polarizado entre la tradición y la voluntad de adscribirse a las vanguardias creativas. España era un país situado en la periferia de Europa y la fotografía un medio de expresión anclado en la periferia del arte. Los fotógrafos españoles eran por consiguiente doblemente periféricos. Su travesía por el desierto –seguimos con el relato épico– generó un cierto resentimiento con el mundo del arte con mayúsculas. En ese momento de gran efervescencia cultural que se produjo con la llegada de la democracia, se hizo aún más evidente el desconocimiento y la desatención de las instituciones respecto a la fotografía.

Every generation writes its own epic history. The Spanish photographers who emerged at the end of the Franco dictatorship also had theirs, although it has hardly been reflected in their historiography. Hence the emphasis on the individual and group initiatives that aspired to bring us into sync with what was going on outside Spain. Most of the photographers active during the final years of dictatorship and the transition to democracy were self-taught. In other words, their training was held up by the virtual inexistence of schools or academies that offered more than merely technical, career-related expertise. And we can forget the universities. To understand the predicament of those new photographers it is necessary to review Spanish history itself, because one way of defining the new is to define the old – what is already in crisis, or, rather, what has begun to enter into crisis. The new Spanish photography emerged following a prolonged period of isolation from the outside world, in a situation where the lack of information and access to key books had produced an almost autarchic panorama, a scenario poor in experience, as Walter Benjamin would say, detached from international trends and therefore hugely polarised between tradition and the desire to adhere to the creative avant garde. Spain was a country on the periphery of Europe and photography was a means of expression firmly anchored on the fringes of the art world, so Spanish photographers were doubly marginalized. Their crossing of the desert – their epic saga - generated a certain amount of resentment in the world of “serious” art. At a time of great cultural effervescence thanks to the coming of democracy, institutional ignorance and lack of interest in photography became more evident than ever. We were all aware of the long road still in front of us, and the institutions could not be expected to appreciate how far behind they had fallen in this respect. Initiatives by photographers themselves thus began to mushroom. Their aim was to normalise the presence of photography

17


at art events in which the bourgeoisie was beginning to participate on a massive scale, substantially transforming the social composition of a field traditionally reserved for the upper classes. In political terms, art had become democratic. Governments were forced to set up structures that would allow them to meet the demands of thousands of young people who had completed their studies in Fine Arts faculties and arts and crafts schools and now hoped to find work related to the training they had received. The Instituto de la Juventud (INJUVE – Youth Institute), local government organisms and the incipient autonomous communities implemented programmes to support creators and organized competitions and exhibitions of what they called young art, contributing to a decisive decentralization of the cultural establishment which had for many decades been based in Barcelona and Madrid. In the wake of such (often superficial) measures, it became clear that stable structures needed to be generated which would provide a solid framework for this new cultural ebullience. One urgent requirement was to build up collections in public art centres and museums. That meant addressing the conservation of artistic heritage through acquisition policies that would provide give contemporary art the place it so sorely needed. With regard to photography, it was vital to decide how to rescue and catalogue the past, but the measures adopted came too late: many historic photograph archives had already disappeared or were in a deplorable state of repair. Such a long, complicated job of tracking down, acquiring, restoring and appropriately conserving art heritage was made even more difficult by the short term nature of the policies proposed. It is a job we are still doing. At the same time, it was necessary to initiate the building up of collections that would broadly represent the art being created today. It was time to gather together works from the last few decades at almost ridiculous prices.

18

Todos éramos conscientes del largo camino que todavía quedaba por recorrer y no se podía esperar a que las instituciones entendieran las dimensiones de ese atraso. De ahí que se multiplicaran las acciones de los fotógrafos con el objetivo de normalizar la presencia de la fotografía en los escenarios del arte. Unos escenarios en los que se hacía visible la irrupción masiva de la clase media, dando lugar a una sustancial transformación en la composición social de ese territorio tradicionalmente reservado a las clases altas. Políticamente hablando, el arte se había hecho democrático. Los gobiernos se vieron obligados a desarrollar estructuras que permitieran atender las demandas de esos miles de jóvenes que, una vez completados sus estudios en las facultades de bellas artes y las escuelas de artes y oficios, aspiraban a encontrar una ocupación acorde a la formación que habían adquirido. El Instituto de la Juventud (INJUVE), las administraciones locales y las nacientes comunidades autónomas activaron programas de ayudas a creadores y realizaron concursos y exposiciones bajo el epígrafe del arte joven, contribuyendo a una decisiva descentralización del foco cultural que durante muchas décadas había residido en Barcelona y Madrid. Tras las acciones, a menudo epidérmicas, que se llevaron a cabo, se hizo evidente la necesidad de generar estructuras estables que acometieran la cimentación de esa efervescencia. La formación de colecciones en los museos y centros de arte públicos era una de las demandas urgentes. Suponía abordar la preservación del patrimonio artístico desde políticas de adquisición que dieran el obligado contexto a la creación contemporánea. En el ámbito de la fotografía, era perentorio abordar el rescate y la catalogación del pasado, pero esa intervención llegaba tarde: muchos archivos de fotógrafos históricos habían desaparecido o estaban en condiciones lamentables. Las políticas de corto plazo dificultaban esa larga y complicada labor de investigación para localizar, adquirir, restaurar y conservar adecuadamente el legado patrimonial.


Todavía estamos en ello. Paralelamente, se debía activar la formación de colecciones que representaran con amplitud de criterio la creación actual. Era el momento de reunir a precios casi ridículos las obras de las últimas décadas. La lógica aspiración de los fotógrafos a ser legitimados mediante un departamento especializado en los museos tenía en el horizonte cercano una buena noticia: la creación del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Para cuando se anunció la inclusión de un departamento de fotografía se confirmó también la ausencia de profesionales especializados en el medio dentro de los funcionarios adscritos al museo. De hecho, la gestión del departamento se le encomendó a Cathy Coleman, conservadora del Centro Nacional de Exposiciones del Ministerio de Cultura y experta en obra sobre papel, quién más tarde obtuvo por oposición el cargo de conservadora de fotografía en 1997. Sin embargo, la atención del Reina Sofía a la fotografía española en sus primeros años fue escasa. La primera exposición colectiva que abordó el museo fue Cuatro Direcciones. Fotografía Contemporánea Española 1970-1990, (1991). Una parte de las obras de este proyecto quedó en depósito hasta que en 2010 Lunwerg Editores, formalizó la donación al museo de un fondo compuesto por 67 fotografías incluidas en la exposición. En 1992 se programó una exposición dedicada a los retratos de artistas de Juan Dolcet y en 1999 la monográfica de José Ortiz Echague. Para ver la primera muestra dedicada a un fotógrafo vivo hubo que esperar hasta octubre de 1999, cuando se inauguró Chema Madoz. Objetos 1990-1999. Si exceptuamos la programación del Espacio UNO y las muestras dedicadas a la obra fotográfica del arquitecto José Manuel Aizpúrua (2003) y al artista plástico Darío Villalba (2007), durante el siglo XXI el departamento de fotografía solo ha programado en la sede principal del museo la exposición de Francesc Català-Roca en 2003 sobre dos libros de Madrid y Barcelona publicados en 1954, Javier Campano (2004), Leonardo Cantero (2008), Alberto

Meanwhile, photographers’ logical aspirations for official recognition in the form of special departments in museums were about to receive good news: the creation of the Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. But when the announcement was made that a photography department was to be established there, it was also confirmed that there were no professionals specialised in photography among the museum’s staff. The person placed in charge of the new department was Cathy Coleman, curator at the Ministry of Culture’s Centro Nacional de Exposiciones (National Exhibition Centre) and an expert in works executed on paper. Although later, in 1997, Coleman passed the official competitive examination for appointment to the post of photography curator, Spanish photography received scant attention at the Reina Sofia in the first few years of the department’s existence. The first group exhibition the museum put on was Cuatro Direcciones. Fotografía Contemporánea Española 1970-1990 (Four Directions. Spanish Contemporary Photography 19701990), 1991. 67 of the photographs included in this exhibition were held at the Reina Sofía until Lunwerg Editores formally donated them to the museum in 2010. In1992 an exhibition of Juan Dolcet’s portraits of artists was organized, and in 1999 there was a monographic show dedicated to José Ortiz Echague. The first exhibition of work by a living photographer – Chema Madoz. Objetos 1990-1999 (Chema Madoz. Objects 1990-1999) - was not organized until October 1999. Apart from the UNO Space and exhibitions of the photographic works of architect José Manuel Aizpúrua (2003) and visual artist Darío Villalba (2007), the only exhibitions the photography department has scheduled in the museum’s main building in the 21st century have been Francesc Català-Roca’s 2003 show on two books about Madrid and Barcelona published in 1954, shows by Javier Campano (2004), Leonardo Cantero (2008) and Alberto García-Alix (2009), the group show Fotos y libros. España 1905-1977 (Photos and Books. Spain 1905-1977) in 2015 and those dedicated to the AFAL group

19


in 2016 and 2018 1. That hardly suggests a keen interest in Spanish creators on the part of Spain’s most important museum. In perspective, the creation of the Alcobendas City Council Photography Collection can be seen as an alternative to the initiatives that should have been forthcoming from staterun museums and cultural institutions. The acquisitions advisory committee was appointed directly by the council and included Manuel Sonseca, director and instructor at the Casa de la Juventud (municipal youth association) photography workshop from 1987; Josep Vicent Monzó, head of the Photography Department at the IVAM (Institut Valencià d’Art Modern) in Valencia; and Luis Revenga, film director and exhibition curator. The professionalism of the selection process was therefore guaranteed. After the spectacular cultural and sporting events of 1992, expectations that photography would become consolidated as a habitual component of public collections had not been met and, furthermore, there was no longer any money available with which to pursue that objective. Hence the extraordinary importance of the Alcobendas initiative. The main activity of local institutions had usually been to organize visual arts competitions and salons. Sidestepping such activities, with their high degree of popular participation, was one of the first achievements which reinforced the Collection’s autonomy. In fact, the first two catalogues of Géneros y tendencias en los albores del siglo XXI (Genres and Tendencies at the dawn of the 21st Century), published in 1994 and 1997, came in a paper sleeve listing photographs acquired in the XIII and XIV Visual Arts Salon. The inside cover and the spine of the second catalogue bore the title Monzó had proposed. The municipal strategy was to maintain the Salon, but, after negotiations with the councillors, the project entered the definitive phase in which the Collection would become a

20

García-Alix (2009), la colectiva Fotos y libros. España 1905-1977 en 2015 y las dedicadas al grupo AFAL en 2016 y 20181. No parece un gran derroche de atención hacia los autores españoles por parte del museo más importante de nuestro país. Vista en perspectiva, la formación de la colección de fotografía en el Ayuntamiento de Alcobendas puede verse como una acción alternativa a las que debían haber surgido desde las instituciones culturales y museísticas en el ámbito estatal. El comité asesor para las adquisiciones fue nombrado por los regidores municipales y estuvo integrado por Manuel Sonseca, director y profesor desde 1987 del Taller de fotografía en la Casa de la Juventud, Josep Vicent Monzó, responsable del departamento de fotografía del IVAM en Valencia y Luis Revenga, director de cine y comisario de exposiciones, lo que garantizaba la profesionalidad del proceso de selección. Tras los fastos culturales y deportivos de 1992, no solo no se habían cumplido las expectativas de normalización de la presencia fotografía en las colecciones públicas, tampoco había ya dinero para abordarla. De ahí el carácter extraordinario de la iniciativa de Alcobendas. La práctica habitual en las instituciones locales había sido la organización de concursos y salones de artes plásticas. Esquivar esa actividad de participación popular fue uno de los primeros logros que reforzaron la autonomía de la colección. De hecho, los dos primeros catálogos de Géneros y tendencias en los albores del siglo XXI, publicados en 1994 y 1997, venían forrados por una camisa de papel que inscribía las adquisiciones de fotografías en el XIII y XVI Salón de Artes Plásticas. En las portadas interiores y en el lomo del segundo catálogo aparece el título dado por Monzó a la colección. La estrategia municipal era dar continuidad al Salón, pero tras la negociación llevada a cabo con los regidores el proyecto abordó el definitivo proceso de emancipación


de la colección. Todo ello exhibe la sutileza que muchos hemos debido utilizar para activar proyectos fotográficos de entidad. Insertar la fotografía en los programas de actividades de una administración pública sin molestar a los responsables políticos es una labor paciente y delicada. Lo que Confucio describió como «pisar la cola del tigre sin que nos muerda». La gestión de las adquisiciones, realizada por «uno de los nuestros» redundó en beneficio de todos, porque en ese pequeño universo de la fotografía española todos nos conocíamos. Eso facilitó la interlocución con los autores, la compra de las obras y las abundantes donaciones.

separate, stand-alone undertaking. All this illustrates the tact many of us have needed to exercise in order to launch photography projects of any importance. Incorporating photography into a governing body’s schedule of activities without annoying the politicians in charge of the same is a task that requires great patience and delicacy. To paraphrase Confucius, it is like pulling a tiger’s tail without getting bitten. Having acquisitions managed by “one of our own” was beneficial to all, because in the small world of Spanish photography we all knew each other - and that made speaking to artists, purchasing works and securing plentiful donations so much easier.

Las buenas intenciones no son suficientes para formar una colección aunque, como se vio al inicio de la de Alcobendas, la voluntad inclusiva –sin distinción de procedencia geográfica o de tendencias– ensanchó el espectro habitable de la colección y anticipó la llegada de registros conceptuales y morfológicamente diferentes a los que primaban en la época. Esa actitud pertenece también a un periodo muy determinado de nuestra historia reciente. Quienes impulsaron el proyecto habían vivido la dictadura y sabían de la necesidad de ampliar el contenedor de nuestra cultura y de no limitarlo a una corriente. Por eso es tan rico el espectro representado en la colección. Las adquisiciones del presente, en mi opinión, deberían mantener ese espíritu, afrontando la nueva relación de los artistas con las imágenes, sin perder de vista a quienes se iniciaron en un camino muy diferente al que ahora transitamos. La contextualización de esos periodos contribuye a visualizar y comprender de dónde venimos. Rellenar los huecos del pasado sigue siendo una tarea necesaria, aunque una parte de ese empeño estaba ya inscrito en los albores de la colección y facilita que la incorporación de las tendencias contemporáneas se produzca con fluidez.

But good intentions do not suffice to create a collection, even though – as was seen in the early days of the Alcobendas Collection – a willingness to include all types of works regardless of style or geographical origin did indeed broaden the potential scope of the project and heralded the arrival of conceptual and morphological registers different from those which then prevailed. That very attitude also reflected a specific period in Spain’s recent history. The people behind the project had experienced dictatorship and were very aware of the need to enlarge the vessel holding our culture and not limit it to just one tendency. And that explains why the spectrum of works represented in the Collection is so rich and varied. In my opinion, today’s acquisitions should uphold that spirit, assimilating the new relationship that exists between artists and images without losing sight of those who started out in a very different direction from where we are now heading. Contextualizing those periods helps us visualize and understand where we come from. It is still necessary to fill in the gaps from the past, but part of that job was already marked out at the Collection’s inception and now allows contemporary tendencies to be incorporated all the more smoothly.

Los investigadores que quieran tener acceso a casi todo el espectro creativo de la fotografía española contemporánea,

21


The Alcobendas Collection is an indispensable stop for researchers wishing to access not only images which illustrate a specific museum agenda, but practically the whole creative spectrum of contemporary Spanish photography. Bur why is it not possible to find a collection like this in other public institutions? What lies behind the Spanish state’s manifest lack of enthusiasm? For me, this glaring shortcoming has several explanations. In a symposium held in the mid-1990s, the Ministry of Culture’s Centro Nacional de Exposiciones presented its project to create the Centro Nacional de Fotografía (National Photography Centre). Even then, the idea was openly opposed by those calling for a more fragmented structure, independent of Spain’s central government, and that early initiative failed due to disagreement over the criteria to be adopted. Also, the predominant philosophy at the end of the 20th century was to work towards gradually integrating photography in the contemporary art departments and collections of public institutions rather than seal it off in its own watertight compartment. This aspiration, perfectly reasonable at the time, made little mention of what to do with all the historic heritage of the past, or how to accommodate pre-conceptual art photographers who saw the medium as an instrument of expression with its own separate features. For much of the 20th century – not including the parenthesis of the historic avant-gardes – photography adhered to a series of parameters which John Szarkowski tried to summarise in The Photographer’s Eye2 and which essentially underlined the distinctive nature of the photographic medium. Nearly all the artists represented in the exhibition were either European or North American. Opponents of Szarkowski’s dogma defended a whole new conception of photography, declining to vindicate its autonomy and linking the meaning of images to the context in which they were generated. With time this alternative viewpoint has taken on more prominence, but its defence has almost always resulted

22

y no solo a las imágenes que ilustran un determinado discurso museístico, han de acudir a la colección de Alcobendas. ¿Por qué no es posible encontrar una colección semejante en otros centros públicos?¿A qué se debe este manifiesto desinterés del estado? En mi opinión concurren varios argumentos que explican esta flagrante carencia. A mediados de los años noventa, el Centro Nacional de Exposiciones del Ministerio de Cultura presentó en unas Jornadas el proyecto de creación del Centro Nacional de Fotografía. Ya entonces se encontró con la frontal oposición de quienes abogaban por una estructura fragmentada y no dependiente del estado central. La falta de unidad de criterio echó por tierra esa primera iniciativa. Por otro lado, la línea de pensamiento que se imponía a finales del siglo era no encerrar la fotografía en un compartimento estanco y promovía su progresiva integración en las colecciones y departamentos de arte contemporáneo de las instituciones públicas. Tal pretensión, absolutamente razonable en el contexto de esos años, no explicitaba qué hacer con todo el patrimonio del pasado y dónde ubicar a aquellos autores anteriores al arte conceptual que consideraron el medio como una herramienta de expresión dotada de características autónomas. Una buena parte del siglo XX –salvo el paréntesis de las vanguardias históricas– la fotografía discurrió siguiendo unos parámetros, que John Szarkowski intentó resumir en The Photographer’s Eye2, y que, básicamente subrayaban la especificidad del medio fotográfico. Los autores representados en la exposición eran, casi en su totalidad, europeos y estadounidenses. La contrapartida al dogma de Szarkowski defendía una ontología diferente del medio, apartándose de esa reivindicación de autonomía y vinculando el significado de las imágenes al contexto que las ha generado. Con el tiempo esta posición ha ido ganando protagonismo, pero la defensa de esa tesis ha llevado consigo casi siempre


la «exclusión» de los otros. Una actitud binaria que, en el caso que nos ocupa, paralizó la creación de instituciones especializadas en el medio fotográfico.

in the “exclusion” of others: A quasi-Manichean attitude which, in the case of Spanish photography, paralysed the creation of institutions specializing in the medium.

En 2008, fue presentado el proyecto del Ministerio de Cultura para la creación del Centro Nacional de Artes Visuales (CNAV), cuyos contenidos fueron desarrollados por La Fábrica. Iba a albergar el Centro de la Fotografía y la Imagen, el Museo del Cine y el Instituto de la Creación, un centro de recursos y de creación de arte. Todo ello ubicado en la Antigua Fábrica de Tabacos de Madrid, conocida popularmente como Tabacalera. El diseño del edificio se adjudicó al estudio de arquitectos Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano tras una invitación a 7 estudios de arquitectura. Contaba con un presupuesto de construcción de 30 millones de euros y debería estar terminado en 2012. El procedimiento de adjudicación fue cuestionado por el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) y, suponemos que debido a la crisis económica, el proyecto se aparcó.

In 2008, La Fábrica presented its project for the creation of the Ministry of Culture’s CNAV (Centro Nacional de Artes Visuales - National Visual Arts Centre). The new institution, located in Madrid’s Old Tobacco Factory – a building popularly known as La Tabacalera - would house the Centro de la Fotografía y la Imagen (Photography and Image Centre), the Cinema Museum, and the Instituto de la Creación (Institute of Creation), a resource and art creation centre. . 7 architects’ bureaus were invited to tender for the design of the building, the contract finally being awarded to that of Fuensanta Nieto and Enrique Sobejano. The budget for the construction work was 30 million euros, and the job had to be completed by 2012. However, the adjudication process was challenged by the CSCAE (Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España – Higher Council of Spanish Architects’ Associations) and, presumably due to the economic crisis, the project was put on hold.

En 2010, el Ministerio de Cultura retomó el proyecto de Centro Nacional de la Fotografía y anunció la creación del Museo Nacional de la Fotografía del Paisaje al que, un año más tarde lo denominó como Centro Nacional de Fotografía. La intención era ubicar la sede en el edificio del Banco de España de Soria. Fue el tercer intento infructuoso del Ministerio de Cultura y, a día de hoy, no se vislumbran otras iniciativas de ámbito estatal en esa dirección. En paralelo a esta ausencia de espacios legitimadores, la fotografía ha adquirido una importancia consistente a nivel de mercado. Es más, el protagonismo de las imágenes en la sociedad se ha traducido en una inusitada pero lógica impregnación de la imagen en las propuestas artísticas. Las galerías han ido permeando la importancia de las obras fotográficas y las exposiciones que utilizan este medio se han normalizado. La especialización sigue

In 2010, the Ministry of Culture revived the project for a national photography institution and announced the creation of the Museo Nacional de la Fotografía del Paisaje (National Museum of Landscape Photography). A year later, this new entity was renamed the Centro Nacional de Fotografía. The intention was to house it in the Bank of Spain building in Soria. This was the Ministry of Culture’s third unsuccessful attempt to launch an institution dedicated to photography. To date, there is no sign of any other state sponsored initiative in that direction. Concurrently with this ongoing absence of official spaces, photography has grown steadily in importance at market level. Furthermore, the high profile role played by images in society has unexpectedly – but logically – led

23


artistic proposals to become impregnated with the visual image. Galleries have fully assimilated the importance of photographic works and exhibitions featuring the medium have become commonplace. Specialization is still necessary to position certain artists in the market, but the presence of photographers in almost all areas of art corroborates that normalisation that has taken place and helps dissipate the perception that photography is a kind of autistic vehicle of expression quite divergent from other disciplines. This new direction is reflected in terminological changes: we now talk more and more about the visual arts and less about the plastic arts, more about images and less about photographs. All in all, over the last thirty years both photography and art in general have become increasingly transdisciplinary, gradually falling into line with the opinions of those who argue that knowledge should not be fragmented into production disciplines. Transverseness is not just the latest buzz word; it is also a concept championed by new generations of creators, something that expresses their resistance to traditional forms of art classification and justifies the incorporation of visual material and all types of documentation (political, social, etc.)in an effort to narrow the communication gap that contemporary art so often opens up between itself and society. A “hybrid” collection – one not constrained to follow any one theme or tendency – has the potential to act as a trigger. It is an archive waiting to be interpreted from different perspectives and thereby endowed with different meanings. The only thing it needs is long term continuity, a stability that can allow names eclipsed by changing tastes to be revisited and recovered. It also facilitates the vindication of silent artists and artists whose hybrid techniques did not reach a sufficiently large audience in their day, and can even pay posthumous tribute to those who disappeared without receiving the recognition they deserved. That means exploring and rethinking the writings

24

siendo necesaria para poner en el mercado determinados autores, pero la presencia de fotógrafos en todos los ámbitos del arte certifica esa normalización y contribuye a diluir la percepción de la fotografía como un medio de expresión autista que discurre por canales diferentes al resto de las disciplinas. Los cambios de denominación apuntan en esa dirección y cada vez hablamos más de artes visuales y menos de artes plásticas; más de imágenes y menos de fotografías. Con todo, la fotografía y, en general, el arte de las tres últimas décadas se ha ido afianzando en lo transdisciplinar y se va acercando progresivamente a las posiciones de quienes defienden no fragmentar el conocimiento en disciplinas de producción. La transversalidad, además de ser una palabra de moda, es un concepto que abanderan las nuevas generaciones de creadores, mostrando su resistencia a la catalogación tradicional y defendiendo la incorporación de materiales visuales y todo tipo de documentos – políticos, socioeconómicos, etc.– que aspiran a estrechar la distancia comunicativa que a menudo establece el arte contemporáneo con la sociedad. Una colección «amorfa», como se clasifica a aquellas que no siguen un tema o una tendencia, tiene la potencialidad de actuar como un dispositivo. Es un archivo a la espera de que se le adjudique sentido a través de lecturas provenientes de perspectivas diversas. Solo necesita continuidad a largo plazo. Esa estabilidad puede permitir la recuperación de nombres eclipsados por las modas cambiantes. Asimismo, facilita la redención de los autores silenciosos o de aquellos cuyas prácticas híbridas no alcanzaron en su tiempo la suficiente visibilidad. Puede incluso rendir homenaje póstumo a quienes se fueron sin que se les hiciera la justicia que merecían. Eso significa investigar y repensar la escritura del pasado. Y ahí aparecen las mujeres, ausentes durante buena parte del siglo XX, y que en la segunda década del XXI han accedido masivamente al panorama artístico. No nos engañemos


con buenas palabras o actitudes condescendientes: la fotografía en España y en el resto del mundo ha sido durante más de un siglo «cosa de hombres». Las excepciones femeninas que lograron visibilidad confirman la rala presencia de su género en la historia del medio. La recuperación de Piedad Isla (Cervera de Pisuerga, Palencia, 1926- Madrid, 2009), Anna Turbau (Barcelona, 1969) y la gozosa reaparición de Joana Biarnés (Tarrasa, 1935) son algunos ejemplos del erial que habitaron en diferentes periodos. La importancia de nuestra querida Cristina García Rodero reside probablemente en su terquedad, en su actitud asertiva respecto a su trabajo, lo que ilustra sin ambages el esfuerzo extra que debía realizar necesariamente una mujer para que su obra fuera reconocida. El alto grado de mestizaje cultural que exhibe la historia de nuestro país nos ha proporcionado un suelo estable para emprender derivas no sujetas a las estrecheces de una identidad nacional única. Esa tozuda permeabilidad tiene su equivalente en la propia historia de la fotografía, que ilustra como pocos medios la evolución y las mutaciones de todo orden que afectan a nuestras sociedades. La inestabilidad de su morfología le ha permitido actualizar sus dispositivos técnicos y conceptuales para llegar al presente revestida de un nuevo estatuto de uso social y artístico. Lo que plantea nuevos retos a quienes elaboran la ontología del medio. Una escuela de fotografía reconoció recientemente que la mayor parte de los nuevos alumnos trabajaban sin cámaras convencionales: utilizan el escáner, los móviles, fotografías de archivo, de plataformas de libre acceso a las imágenes como Google Earth, la NASA o redes sociales. ¿Qué hacemos con ellos? ¿Los dejamos fuera porque no son «literalmente» fotógrafos? Se suponía que la labor de los fotógrafos era, esencialmente, seleccionar un fragmento del mundo. ¿Dónde está escrito que ese fragmento tenga que ser obtenido con una cámara

of the past. And it is there where women come in. Absent for much of the 20th century, they have burst onto the art scene in massive numbers in the second decade of the 21st. Let us not fool ourselves with fine words or condescending attitudes: for more than a hundred years, photography in Spain and in the rest of the world was a “man’s pursuit”. The few female exceptions who made their mark merely corroborate the scarce protagonism of women in the medium’s history. The recuperation of Piedad Isla (Cervera de Pisuerga, Palencia, 1926 - Madrid, 2009) and Anna Turbau (Barcelona, 1969), and the joyful reappearance of Joana Biarnés (Tarrasa, 1935) are just a few examples which spotlight the artistic wasteland in which women have found themselves in different periods. The importance of our own beloved Cristina García Rodero probably resides in her stubborn, assertive attitude to her work; a blunt illustration of the extra effort a woman had to make to have her work recognised. The high degree of cultural interblending manifest in Spain’s history has given us a stable footing on which to explore avenues not limited to the narrow confines of a single national identity. That obstinate permeability has its equivalent in the history of photography itself, which illustrates like few other media the evolution of our societies and their myriad mutations. Photography’s formal instability has allowed it continuously to update its technical and conceptual resources, to such an extent that it now takes its place in the present arrayed with whole new charter of social and artistic relevance. And that poses new challenges for those responsible for its ontological evolution. A school of photography recently admitted that most of its new students work without conventional cameras: they use scanners, mobile phones, archive images and open access image platforms like Google Earth, NASA and social networks. What are we to do with them? Should we exclude them because they are “not really” photographers? Photographers’ work was essentially

25


supposed to consist of selecting a fragment of the world. Where does it say that fragment has to be obtained using a conventional camera? Isn’t choosing from the infinity of visual material around us an act of creation? Every time society finds itself facing major changes, adverse reactions inevitably ensue. In the text referenced above, Szarkowski cites a displeased English writer who, in 1893, complained that the latest development in photographic technology (dry plates – which led to a boom in the number of amateur photographers) had created “a legion of photographers who race around the world photographing objects of all types, shapes and sizes, under any conditions, without pausing to ask themselves what it is they are doing. They see something they think is interesting, point their camera at it and shoot, without ever stopping to ask themselves whether it is artistic.» We are experiencing a change of paradigms which, for once, obliges us not to obviate the past but to enlarge the spectrum of what is representable in art. As Regis Durand argued in 2005, “Photography is not going to disappear. Technological changes don’t condemn it, but profoundly modify its manner of production and dissemination. They make it lighter, less associated with craftlike procedures and private predilections. And they bring it into the general flow of images, making it just another form of production, one of several. It has a new relationship with time and truth:, far from the magnificent certainties it has held since its origins, photography now has to be reinvented”3. Photography cannot be seen as an autochthonous language that has come down through history untouched by the things going on around it. It is necessary to know the context in which it arose, its point of observation. Fragility and ambiguity are its strengths. Camouflaged amid social and technological changes, it adopts those mutations that affect its own nature; it smoothly

26

convencional? ¿Acaso escoger entre la infinidad de materiales visuales que nos rodean no es un gesto de autor? Cada vez que la sociedad enfrenta cambios de gran calado surgen inevitablemente reacciones adversas. Szarkowski reproducía en el texto antes citado la declaración de un escritor inglés, quien en 1893 decía disgustado que la nueva situación de la técnica fotográfica (placas secas que provocaron la proliferación de fotógrafos aficionados) había creado «una legión de fotógrafos que corren presurosos por el mundo, fotografiando objetos de todas clases, tamaños y formas, bajo cualquier condición, sin una pausa para preguntarse a sí mismos qué es lo que están haciendo. Ven algo que les parece interesante, enfocan y disparan, sin hacer nunca una pausa para preguntarse si eso es artístico.» Estamos viviendo un cambio de paradigmas que, por una vez no obliga a dejar fuera el pasado, sino a ensanchar el espectro de lo representable en el arte. Regis Durand lo argumentaba así en 2005: “La fotografía no va a desaparecer, los cambios tecnológicos no la condenan, pero modifican profundamente su modo de producción y difusión. La vuelven más ligera, menos ligada a un hacer artesanal y a un fetichismo particular. Y la inscriben en el flujo general de las imágenes, que la convierte en un modo de producción más, entre otros. Contiene una nueva relación con el tiempo y con la verdad: la fotografía debe ahora reinventarse, lejos de las magníficas certezas adquiridas desde sus orígenes”3. La fotografía no puede entenderse como un lenguaje autóctono que ha atravesado la historia sin contaminarse de su entorno. Se necesita conocer el contexto donde se genera: desde dónde miramos. La fragilidad y la ambigüedad son su fuerza: se mimetiza con los cambios sociales y tecnológicos, adopta las mutaciones que afectan a su naturaleza,


incorpora con naturalidad los mestizajes artísticos y sigue conservando su eficacia como medio de comunicación. Ha vivido mucho tiempo en la periferia del arte y eso le ha permitido no atrincherarse en la defensa de sus cánones, como han hecho tradicionalmente las disciplinas clásicas. Su única soberbia procede del estatuto de veracidad que se le adjudicó al nacer, pero ya hace tiempo que ha abdicado de esa hegemonía sobre la representación de la realidad. La fotografía se ha vuelto más inestable, pero también más polifónica, amplificando las interpretaciones que de ella se pueden extraer. En ese sentido es más cierta, puesto que la realidad tampoco tiene una lectura unidireccional. Por eso probablemente es cada vez más valorada para revisitar la historia, pues ofrece una multiplicidad de relatos con los que reescribir el pasado y diferentes perspectivas para reflexionar sobre el presente 4.

incorporates artistic fusions and it continues to constitute an efficient means of communication. For a long time, it has existed on the periphery of the art world, and this has allowed it not to become entrenched in defence of its own tenets like the traditional disciplines. Its only arrogance is rooted in the charter of veracity it received as its birthright, but it relinquished that hegemony as the only true mirror of reality a long time ago. Photography has become more unstable, but also more polyphonic, extending the scope of its potential interpretations. In that sense it is now even more veracious, because reality too tends not to have just one reading. Perhaps that explains why photography is increasingly valued as a means of revisiting history: it offers multiple narratives with which to rewrite the past and a variety of perspectives from which to reflect on the present4.

1 Toda la información está recogida de la página museoreinasofia.es

1 Full information accessible at museoreinasofia.es

2 Véase Szarkowsky, John. The Photographer’s Eye. Introducción al catálogo de la exposición del mismo nombre realizada en el MoMA de Nueva York en 1964 y publicado por primera vez en 1966.

2 See Szarkowski, John. The Photographer’s Eye. Introduction to the catalogue for the exhibition of the same name held at the MoMA in New York in 1964 and first published in 1966.

3 Entrevista a Regis Durand. “La fotografía ahora debe reinventarse”. EL PAÍS sábado 3 de septiembre de 2005

3 Interview with Regis Durand. “La fotografía ahora debe reinventarse”. EL PAÍS Saturday 3 September 2005

4 Castellote, Alejandro. «Deslumbramientos y evanescencias» en España Contemporánea. Cat. Exp. Fundación MAPFRE, 2013. Pág. 43

4 Castellote, Alejandro. «Deslumbramientos y evanescencias» in España Contemporánea. Exhib. Cat. Fundación MAPFRE, 2013. Page 43

27


CATÁLOGO

CARLOS AIRES • PAULA ANTA • JOSÉ RAMÓN BAS • RICARDO CASES • CHEMA CONESA • MAGDALENA CORREA • MATÍAS COSTA • IGNACIO EVANGELISTA • EUGENI FORCANO • JORGE FUEMBUENA • JULIO GALEOTE • CRISTINA GARCÍA RODERO • IRENE GRAU • JOSÉ GUERRERO • AITOR LARA • ENRIQUE MENESES • ROSELL MESEGUER • MIGUEL ORIOLA • ANDRÉS PACHÓN • ALEIX PLADEMUNT • RAFAEL SANZ LOBATO • MIGUEL ÁNGEL TORNERO • GERARDO VIELBA


1

CARLOS AIRES

Ronda, Málaga, 1977 1 Desastre I. Serie “Desastres”, 2013. Impresión digital en papel Hahnemülle, billete original. Imagen 7 x 14 cm / Soporte 25 x 33 x 2,5 cm 2 Desastre II. Serie “Desastres”, 2013. Impresión digital en papel Hahnemüller, billete original. Imagen 8 x 16 cm / Marco 25 x 33 x 2,5 cm

30


2

31


1

PAULA ANTA

Madrid, España, 1977 1 Arbre 01. Serie “L’architecture des arbres”, 2013. Instalación realizada con árbol pintado con acrílico negro. C-Print. 120x165 cm 2 Edera12. Roma, Italia, 2012. Inyección de tintas pigmentadas en papel RC adhesivado sobre dibond. 145 x 120 cm

32


2

33


1

JOSÉ RAMÓN BAS

Madrid, España, 1964 1 Musamba. Serie “Bango”, 2011. Fotografía mixta con inclusión de fotografía en resina de poliéster. 40 x 40 x 5 cm 2 Kibongo. Serie “Bango”, 2011. Fotografía mixta con inclusión de fotografía en resina de poliéster. 40 x 40 x 5 cm

34


2

35


1

RICARDO CASES

Orihuela, Alicante, España, 1971 1 La caza del lobo congelado, 2008. Impresión digital inkjet sobre papel algodón. 80 x 120 cm 2 Belleza de barrio, 2008. Impresión digital sobre papel RC. 120 x 80 cm

36


2 37


3

3 La ciudad que soy, 2009. Impresiรณn digital sobre papel RC. 80 x 120 cm 4 Paloma al aire, 2011. Impresiรณn digital tintas pigmentadas sobre papel RC. 50 x 75 cm

38


4

39


CHEMA CONESA

Murcia, España, 1952 1 Francis Bacon. Londres, 1991. Impresión digital, tintas minerales sobre papel Hahnemühle. 130 x 130 cm

40


1

41


2

2 Miguel Delibes. Valladolid, 1993. Impresión digital, tintas minerales sobre papel Hahnemühle. 130 x 130 cm 3 Miguel Delibes. Día de caza. Valladolid, 1993. Impresión digital, tintas minerales sobre papel Hahnemühle. 130 x 130 cm

42


3

43


1

MAGDALENA CORREA

Santiago de Chile, Chile, 1968 1 Sin título. Serie “La Rinconada”, 2014. Tintas pigmentadas sobre papel en caja de plexiglás. 80 x 130 cm 2 Sin título. Serie “La Rinconada”, 2014. Tintas pigmentadas sobre papel en caja de plexiglás. 80 x 130 cm

44


2

45


1

MATÍAS COSTA

Buenos Aires, Argentina, 1973 1 Sin título. Serie “Cuando todos seamos ricos”, 2006. Impresión Injet sobre papel Hannemühle Fineartbaryta 325 gr. 75 x 110 cm 2 Sin título. Serie “Zonians”, 2012. Impresión Inkjet sobre papel Hannemühle Photo Rag Pearl 320 gr. 110 x 132 cm

46


2

47


5

3

3 Sin título. Serie “The Family Proyect”, 2008. Impresión Inkjet sobre papel RC. 112 x 140 cm 4 Sin título. Serie “Extraños”, 2003. Impresión Injet sobre papel Epson Matte Doubleweight 180 gr. 40 x 50 cm

48


4

49


5

5 Sin título. Serie “Extraños”, 2003. Impresión Injet sobre papel Epson Matte Doubleweight 180 gr. 40 x 50 cm 6 Sin título. Serie “Extraños”, 2003. Impresión Injet sobre papel Epson Matte Doubleweight 180 gr. 40 x 50 cm

50


6

51


IGNACIO EVANGELISTA

Valencia, España, 1965 1 Tijuana. Serie “La Línea del Mapa”, 2015. Impresión en tintas pigmentadas sobre dibond. 60 x 80 cm

52


1

53


EUGENI FORCANO

Barcelona, España, 1926 - Canet de Mar, Barcelona, España, 2018 1 La mirada insondable. Montjuic, Barcelona, 1963. Gelatina de plata. 60 x 50 cm

54


1 55


2

2 Angustia. Toros en la Monumental. Barcelona, 1961. Gelatina de plata. 50 x 60 cm 3 Existencialista. Catedral de Barcelona, 1964. Gelatina de plata. 60 x 50 cm

56


3 57


4

4 Turista y cรกmara vetusta. Catedral de Barcelona, 1963. Gelatina de plata. 60 x 50 cm 5 Seguidores del Barรงa. Camp Nou. Barcelona, 1963. Gelatina de plata. 60 x 50 cm

58


5 59


JORGE FUEMBUENA

Zaragoza, España, 1979 1 El cementerio de Calanda, 2014. Impresión giclée sobre papel baritado. 150 x 188 cm

60


1

61


JULIO GALEOTE

Madrid, España, 1977 1 Tropical Ornament nº 5. Miami, USA, 2015. Tintas pigmentadas sobre papel RC. 100 x 130 cm

62


1

63


CRISTINA GARCÍA RODERO

Puertollano, Ciudad Real, España, 1949 1 Los que han visto la muerte. Romería del Santo Cristo de la Agonía. Xende, 1984. Gelatina de plata. 117’5 x 78’5 cm

64


1 65


2 Dios mĂ­o, dame coraje. HaitĂ­, 2000. Gelatina de plata. 117,5 x 78,5 cm

66


2 67


1

IRENE GRAU

Valencia, España, 1986 1 Azul. E 0º05’02’’ N 42º40’37’’, 2014. Copia Ultrachrome sobre papel baritado. 35 x 60 cm 2 Naranja. W 1º19’24’’ N 44º05’27’’, 2014. Copia Ultrachrome sobre papel baritado. 35 x 60 cm

68


2

69


3

3 Blanco. E 0º30’02’’ N 39º32’58’’, 2014. Copia Ultrachrome sobre papel baritado. 35 x 60 cm 4 Negro. W 0º59’55’’ N 40º11’48’’, 2015. Copia Ultrachrome sobre papel baritado. 35 x 60 cm

70


4

71


1

JOSÉ GUERRERO

Granada, España, 1979 1 Thames #09. Serie “Thames”. Londres, Reino Unido, 2008. Impresión de tinta sobre papel de algodón. 116 x 146 cm 2 House near Wendover. Utah. Estados Unidos, 2011. Impresión de tinta sobre papel de algodón. 90 x 120 cm

72


2

73


1

AITOR LARA

Baracaldo, Vizcaya, España, 1974 1 José María Manzanares. Maestranza de Ronda, 2009. Archival Pigment Print. 50 x 75 cm 2 Juan Francisco Peña, picador. Maestranza de Ronda, 2012. Archival Pigment Print. 80 x 80 cm

74


2

75


1

ENRIQUE MENESES

Madrid, España, 1929 - Madrid, España, 2013 1 Luis Miguel Dominguín y Pablo Picasso. Arles, Francia, 1958. Impresión digital sobre papel baritado. 39 x 58’5 cm 2 Sesión fotográfica de Avedon. Salvador Dalí para Vogue, 1964. Impresión digital sobre papel baritado. 58,5 x 39 cm

76


3

2 77


3

4 Martin Luther King Jr.,1963. Impresiรณn digital sobre papel baritado. 58,5 x 39 cm 5 James Hood y Vivian Malone, 1963. Impresiรณn digital sobre papel baritado. 58,5 x 39 cm cm

78


4 79


5

5 Alfred Hitchcock en la presentación de “Los pájaros”, 1963. Impresión digital sobre papel baritado. 58,5 x 39 cm 6 Fidel Castro. Sierra Maestra. Cuba, 1958. Impresión digital sobre papel baritado. 57 x 38 cm

80


6 81


7

7 Raúl Castro y guajiro. Sierra Maestra. Cuba, 1958. Impresión digital sobre papel baritado. 38 x 57 cm 8 Fidel escribiendo y guajira sosteniendo una vela. Sierra Maestra. Cuba, 1958. Impresión digital sobre papel baritado. 38 x 57 cm

82


8

83


9

9 Almeida y Celia Sรกnchez, Sierra Maestra. Cuba, 1958. Impresiรณn digital sobre papel baritado. 38 x 57 cm 10 Fidel Castro. Sierra Maestra. Cuba, 1958. Impresiรณn digital sobre papel baritado. 46,5 x 46,5 cm

84


10

85


1

ROSELL MESEGUER

Orihuela, Alicante, España, 1976 1 Hialeah I, 2014. Impresión de tinta sobre papel de algodón. 120 x 150 cm 2 Hialeah II, 2014. Impresión de tinta sobre papel de algodón. 120 x 150 cm

86


2

87


1

MIGUEL ORIOLA

Alcoy, Alicante, España, 1943 1 Serie “Actus”, 2017. Impresión de tinta sobre papel baritado. 60 x 75 cm 2 Serie “Actus”, 2017. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm

88


2

89


3

3 Serie “Actus”, 2017. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm 4 Serie “Sketch 5”, 2015. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm

90


4

91


5

5 Serie “Pensat i fet”, 1975. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm 6 Serie “Pensat i fet”, 1975. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm

92


6

93


7

7 Serie “Pensat i fet”, 1975. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm 8 Serie “Pensat i fet”, 1975. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm

94


8

95


1

ANDRÉS PACHÓN

Madrid, España, 1985

1 Mesa de luz 01. The Fletcher Series, 2015. 6 impresiones UVI sobre vidrio dispuestas en mesa de luz. 18 x 13 cm c/placa. 50 x 60 cm 2 Sin título 06. Serie “Tropologías del estudio de Fernando Debas”, 2006. Fotografía digital. 20 x 15 cm

96


2 97


ALEIX PLADEMUNT

Gerona, España, 1980 1 New Land, 2013. Gelatina de plata. 88 x 110 cm

98


1

99


RAFAEL SANZ LOBATO

Sevilla, España, 1932 - Madrid, España, 2015 1 Miranda del Castañar, Salamanca, 1971. Gelatina de plata sobre papel baritado. 45 x 40 cm

100


1 101


2

2 Viernes Santo. Bercianos de Aliste, Zamora, 1971. Gelatina de plata sobre papel baritado. 40 x 45 cm 3 Viernes Santo. Bercianos de Aliste, Zamora, 1971. Gelatina de plata sobre papel baritado. 33 x 46 cm

102


3

103


4

4 Verbena de San Antonio. Madrid, 1968. Gelatina de plata sobre papel baritado. 33 x 47 cm 5 Homenaje a Man Ray. Madrid, 2008. Gelatina de plata sobre papel baritado. 40 x 45 cm

104


5

105


6

6 Teo Escamilla, 1994. Gelatina de plata sobre papel baritado. 36,5 x 47 cm 7 AndrĂŠs Nagel, 1995. Gelatina de plata sobre papel baritado. 36,5 x 46,5 cm

106


7

107


8

8 Mรกximo Baistrocci, 1996. Gelatina de plata sobre papel baritado. 36,5 x 47,5 cm 9 Antonio Tabernero, 1996. Gelatina de plata sobre papel baritado. 40 x 50 cm

108


9

109


10

10 Antonio Lorenzo, 1998. Gelatina de plata sobre papel baritado. 39 x 49 cm 11 JosĂŠ HernĂĄndez, 1985. Gelatina de plata sobre papel baritado. 40 x 50 cm

110


11

111


MIGUEL ÁNGEL TORNERO

Baeza, Jaén, España, 1978 1 Sin título. “The Random Series - Madrileño Trip”, 2014. Collage digital. 135 x 97 cm

112


1 113


GERARDO VIELBA

Madrid, España, 1921 - Madrid, España, 1992 1 Florista en Saint Lazare. París, 1962. Gelatina de plata sobre papel baritado. 37,8 x 27,5 cm

114


1 115


2

2 Paseo en el muelle al atardecer. Santander, 1973. Gelatina de plata sobre papel baritado. 25 x 37,5 cm 3 Veraneo. Santander, 1960. Gelatina de plata sobre papel baritado. 37,5 x 31,5 cm

116


3

117


4

4 Pequeño atleta. Alicante, 1966. Gelatina de plata sobre papel baritado. 27,5 x 37,5 cm 5 Niños del Louvre. París, 1962. Gelatina de plata sobre papel baritado. 35,5 x 27,8 cm

118


5 119


SEDES

CENTRO DE ARTE ALCOBENDAS • C.C. ANABEL SEGURA • BULEVAR SALVADOR ALLENDE • ESPACIO MIGUEL DELIBES • PASEO VALDELASFUENTES


SEDES

CENTRO DE ARTE ALCOBENDAS SALAS 1,2,3 Y PUNTO DE ENCUENTRO C/ Mariano Sebastián Izuel, 9 Alcobendas

Nuevas adquisiciones 2013-2017 La Colección Pública de Fotografia Alcobendas, compuesta en la actualidad por más de novecientas obras, se ha formado con voluntad y dedicación a partir de la adquisición continuada durante veinticinco años llegando en la actualidad a ser considerada como una de las mejores y más coherentes colecciones de fotografía españolas. En estos veinticinco años también se ha trabajado, sin descanso, para cumplir uno de los objetivos fundacionales por los que se creó: “enseñar y preservar la creación fotográfica como forma y manera de conocer nuestra historia y nuestra cultura”. La totalidad de las salas del Centro de Arte Alcobendas acogerán las adquisiciones realizadas entre los años 2013 y 2017.

Carlos Aires, Paula Anta, José Ramón Bas, Ricardo Cases, Chema Conesa, Magdalena Correa, Matías Costa, Ignacio Evangelista, Eugeni Forcano, Jorge Fuembuena, Julio Galeote, Cristina García Rodero, Irene Grau, José Guerrero, Aitor Lara, Enrique Meneses, Rosell Meseguer, Miguel Oriola, Andrés Pachón, Aleix Plademunt, Rafael Sanz Lobato, Miguel Ángel Tornero y Gerardo Vielba

122


Matías Costa. Serie “Zonians”, 2012 Impresión Inkjet sobre papel Hannemühle Photo Rag Pearl 320 gr. 110 x 132 cm

123


Miguel Oriola. Serie “Pensat i fet”, 1975. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm

124


Aitor Lara. JosĂŠ MarĂ­a Manzanares. Maestranza de Ronda, 2009. Archival Pigment Print. 50 x 75 cm

125


CENTRO CULTURAL ANABEL SEGURA Av. Bruselas, 19 Alcobendas

Cimientos de una Colección El inicio de la Colección Pública de Fotografía Alcobendas se realiza con el reconocimiento explícito a los autores documentalistas españoles más destacados desde mediados del siglo pasado, determinantes notarios de la posguerra española, mostrando las costumbres, lo cotidiano y el paisaje. Los cimientos de la Colección Pública de Fotografía se asientan en la obra de Gabriel Cualladó, Carlos Pérez Siquier, Francesc Català-Roca, Ramón Masats, Nicolás Muller, Joan Colom, Oriol Maspons, Paco Gómez, Leopoldo Pomés, Ricard Terre y Xavier Miserachs. Su manera de trabajar nutre e influencia las nuevas generaciones de fotógrafos documentales que comenzaron a surgir en la segunda mitad del siglo XX.

Gabriel Cualladó, Carlos Pérez Siquier, Francesc Català-Roca, Ramón Masats, Nicolás Muller, Joan Colom, Oriol Maspons, Paco Gómez, Leopoldo Pomés, Colita, Ricard Terré y Xavier Miserachs

126


Ricard TerrĂŠ. Isabelita Clemente. Sant Boi de Llobregat, Barcelona, 1958. Gelatina de plata sobre papel baritado. 40 x 30 cm

127


Gabriel Cualladó. José Luís, 1975. Gelatina de plata. 30 x 45 cm

128


Carlos Pérez Siquier. La Chanca, Almeria, 1975. Fujichrome sobre papel fotográfico. 30 x 45 cm

129


BULEVAR SALVADOR ALLENDE Bulevar Salvador Allende Alcobendas

Trauma. Joan Fontcuberta Joan Fontcuberta se pregunta ¿qué ocurre cuando una fotografía abandona su imagen? ¿cuándo ésta se “libera de su alma”? ¿Qué queda cuando una fotografía ya no señala una realidad hacia fuera de sí misma y solo permanece el substrato, el residuo, apenas unas manchas de sustancias químicas sensibles a la luz? En la línea de proyectos anteriores (tales como Blow Up Blow Up, 2009 y Gastrópoda, 2013), basados en la indagación semiótica de la imagen fotográfica, el nuevo trabajo de Joan Fontcuberta parte de la hipótesis de que las imágenes experimentan un metabolismo orgánico: nacen, crecen, se reproducen y mueren, para reiniciar el ciclo de la vida. Por este motivo se interesa por los archivos, ya que éstos contienen imágenes enfermas, agónicas, imágenes que como consecuencia de la biología transformadora del tiempo y de la química padecen algún tipo de trastorno que perturba su función documental y las inhabilita para seguir “viviendo” en el archivo. Son las mismas imágenes, ya sean producidas por él mismo o hurgadas en colecciones fotográficas, las que están sometidas a un estado de trauma. Un trauma que, según Fontcuberta, “nos aboca a la elegía por lo que queda de la materialidad de la fotografía química, una oda a sus restos y excrecencias”.

130


Joan Fontcuberta. TRAUMA #4124

131


ESPACIO MIGUEL DELIBES Avenida de la Magia, 4 Alcobendas

De libros, lecturas y escritores La Colección Pública de Fotografía Alcobendas celebra sus primeros veinticinco años y por este motivo, una importante selección de las obras se expondrán por primera vez en el Espacio Miguel Delibes. Actualmente la Colección se compone de más de novecientas fotografías. Formada con voluntad y dedicación a partir de la adquisición continuada, en este momento esta considerada como una de las mejores y más coherentes colecciones de fotografía españolas. “De libros, lecturas y escritores” corresponde a una selección de obras cuyo contenido tiene una relación directa con la literatura. Una colección establece propuestas y relata acontecimientos desde donde se puede llegar a conocer una sociedad y esta muestra así lo hace, las obras de Toni Catany, Pablo Genovés, Chema Madoz, Alicia Martín, Nicolás Muller, Alberto Schommer, Chema Conesa, Rafael Sanz Lobato, Luis Baylón, Colita Luis Asín, Juan Manuel Castro Prieto, Susi Arta y José Manuel Navia lo demuestran.

Toni Catany, Pablo Genovés, Chema Madoz, Alicia Martín, Nicolás Muller, Alberto Schommer, Chema Conesa, Rafael Sanz Lobato, Luis Baylón, Colita, Luis Asín, Juan Manuel Castro Prieto, Susi Arta y José Manuel Navia

132


Pablo GenovĂŠs, Luna de espejos, 2008. Metacrilato sobre c-print. 66 x 48,5 cm

133


PASEO DE VALDELASFUENTES Paseo de Valdelasfuentes. Alcobendas

ENCUENTROS. José Manuel Ballester Los primeros pasos artísticos de José Manuel Ballester se dirigieron hacia un arte realista utilizando la pintura como medio creativo, pero paralelamente incorporó de forma contundente la fotográfia a sus creaciones, algo que le llevó a tener un importante reconocimiento crítico demostrado con el otorgamiento en 2008 del Premio de Fotografía de la Comunidad de Madrid, y en 2010 el Premio Nacional de Fotografía. Pero lejos de relajarse y después de obtener estos galardones, Ballester no ha cejado de cuestionarse la esencia del arte en su totalidad y sus propias posibilidades, yendo siempre un poco más allá, como puede verse en esta inédita exposición titulada “Encuentros”, donde por primera vez la presencia del ser humano en su obra es real y evidente. Sin dejar a un lado estilo y forma nos encontramos ante una nueva visión de José Manuel Ballester donde reproduce con pulcros encuadres directos y frontales la presencia del hombre en el paisaje y en el territorio.

134


JosĂŠ Manuel Ballester. Hermitage 2, 2017

135


ÍNDICE DE OBRAS Y AUTORES

CARLOS AIRES • PAULA ANTA • JOSÉ RAMÓN BAS • RICARDO CASES • CHEMA CONESA • MAGDALENA CORREA • MATÍAS COSTA • IGNACIO EVANGELISTA • EUGENI FORCANO • JORGE FUEMBUENA • JULIO GALEOTE • CRISTINA GARCÍA RODERO • IRENE GRAU • JOSÉ GUERRERO • AITOR LARA • ENRIQUE MENESES • ROSELL MESEGUER • MIGUEL ORIOLA • ANDRÉS PACHÓN • ALEIX PLADEMUNT • RAFAEL SANZ LOBATO • MIGUEL ÁNGEL TORNERO • GERARDO VIELBA


A

45

CARLOS AIRES 30

31

Desastre I. Serie “Desastres”, 2013. Impresión digital en papel Hahnemülle, billete original. Imagen 7 x 14 cm / Soporte 25 x 33 x 2,5 cm Desastre II. Serie “Desastres”, 2013. Impresión digital en papel Hahnemüller, billete original. Imagen 8 x 16 cm / Marco 25 x 33 x 2,5 cm

PAULA ANTA 32

33

Arbre 01. Serie “L’architecture des arbres”, 2013. Instalación realizada con árbol pintado con acrílico negro. C-Print. 120x165 cm Edera12. Roma, Italia, 2012. Inyección de tintas pigmentadas en papel RC adhesivado sobre dibond. 145 x 120 cm

JOSÉ RAMÓN BAS 34

35

MATIAS COSTA 46

47

48 49

50

51

B Musamba. Serie “Bango”, 2011. Fotografía mixta con inclusión de fotografía en resina de poliéster. 40 x 40 x 5 cm Kibongo. Serie “Bango”, 2011. Fotografía mixta con inclusión de fotografía en resina de poliéster. 40 x 40 x 5 cm

Sin título. Serie “La Rinconada”, 2014. Tintas pigmentadas sobre papel en caja de plexiglás. 80 x 130 cm

Serie “Cuando todos seamos ricos”, 2006 Impresión Injet sobre papel Hannemühle Fineartbaryta 325 gr. 75 x 110 cm Sin título. Serie “Zonians”, 2012 Impresión Inkjet sobre papel Hannemühle Photo Rag Pearl 320 gr. 110 x 132 cm Sin título. Serie “The Family Proyect”, 2008. Impresión Inkjet sobre papel RC. 112 x 140 cm Sin título. Serie “Extraños”, 2003. Impresión Injet sobre papel Epson Matte Doubleweight 180 gr. 40 x 50 cm Sin título. Serie “Extraños”, 2003. Impresión Injet sobre papel Epson Matte Doubleweight 180 gr. 40 x 50 cm Sin título. Serie “Extraños”, 2003. Impresión Injet sobre papel Epson Matte Doubleweight 180 gr. 40 x 50 cm

CRISTINA GARCÍA RODERO 65

67

IRENE GRAU 68 69 70 71

72

53

Tijuana, Serie “La Línea del Mapa”, 2015. Impresión en tintas pigmentadas sobre dibond. 60 x 80 cm

L AITOR LARA 74

F

RICARDO CASES

EUGENI FORCANO

36

55

75

37 38 39

56 57 58 59

CHEMA CONESA 41

42

43

Francis Bacon. Londres, 1991. Impresión digital, tintas minerales sobre papel Hahnemühle. 130 x 130 cm Miguel Delibes. Valladolid, 1993. Impresión digital, tintas minerales sobre papel Hahnemühle. 130 x 130 cm Miguel Delibes. Día de caza. Valladolid, 1993. Impresión digital, tintas minerales sobre papel Hahnemühle. 130 x 130 cm

MAGDALENA CORREA 44

138

Sin título. Serie “La Rinconada”, 2014. Tintas pigmentadas sobre papel en caja de plexiglás. 80 x 130 cm

Thames #09. Serie “Thames”. Londres, Reino Unido, 2008. Impresión de tinta sobre papel de algodón. 116 x 146 cm House near Wendover. Utah, Estados Unidos, 2011. Impresión de tinta sobre papel de algodón. 90 x 120 cm

IGNACIO EVANGELISTA

C La caza del lobo congelado, 2008. Impresión digital inkjet sobre papel algodón. 80 x 120 cm Belleza de barrio, 2008. Impresión digital sobre papel RC. 120 x 80 cm La ciudad que soy, 2009. Impresión digital sobre papel RC. 80 x 120 cm Paloma al aire. Impresión digital tintas pingmentadas sobre papel RC. 50 X 75 cm

Azul. E 0º05’02’’ N 42º40’37’’, 2014. Copia Ultrachrome sobre papel baritado. 35 x 60 cm Naranja. W 1º19’24’’ N 44º05’27’’, 2014. Copia Ultrachrome sobre papel baritado. 35 x 60 cm Blanco. E 0º30’02’’ N 39º32’58’’, 2014. Copia Ultrachrome sobre papel baritado. 35 x 60 cm Negro. W 0º59’55’’ N 40º11’48’’, 2015. Copia Ultrachrome sobre papel baritado. 35 x 60 cm

JOSE GUERRERO

73

E

Los que han visto la muerte. Romería del Santo Cristo de la Agonía. Xende, 1984. Gelatina de plata. 117’5 x 78’5 cm Dios mío, dame coraje. Haití, 2000. Gelatina de plata. 117,5 x 78,5 cm

La mirada insondable. Montjuic, Barcelona, 1963. Gelatina de plata. 60 x 50 cm Angustia. Toros en la Monumental, Barcelona, 1961. Gelatina de plata. 50 x 60 cm Existencialista. Catedral de Barcelona, 1964. Gelatina de plata. 60 x 50 cm Turista y cámara vetusta. Catedral de Barcelona, 1963. Gelatina de plata. 60 x 50 cm Seguidores del Barça. Camp Nou. Barcelona, 1963. Gelatina de plata. 60 x 50 cm

M ENRIQUE MENESES 76

77

JORGE FUEMBUENA

78

61

79

El cementerio de Calanda, 2014. Impresión giclée sobre papel baritado. 150 x 188 cm

80

G JULIO GALEOTE 63

Tropical Ornament nº 5. Miami, USA, 2015. Tintas pigmentadas sobre papel RC. 100 x 130 cm

José María Manzanares. Maestranza de Ronda, 2009. Archival Pigment Print. 50 x 75 cm Juan Francisco Peña, picador. Maestranza de Ronda, 2012. Archival Pigment Print. 80 x 80 cm

81 82 83

Luis Miguel Dominguín y Pablo Picasso. Arles, Francia, 1958. Impresión digital sobre papel baritado. 39 x 58’5 cm Sesión fotográfica de Avedon. Salvador Dalí para Vogue, 1964. Impresión digital sobre papel baritado. 58,5 x 39 cm Martin Luther King Jr.,1963. Impresión digital sobre papel baritado. 58,5 x 39 cm James Hood y Vivian Malone, 1963. Impresión digital sobre papel baritado 58,5 x 39 cm Alfred Hitchcock en la presentación de “Los pájaros”, 1963. Impresión digital sobre papel baritado. 58,5 x 39 cm Fidel Castro. Sierra Maestra. Cuba, 1958. Impresión digital sobre papel baritado. 57 x 38 cm. Raúl Castro y guajiro. Sierra Maestra. Cuba, 1958. Impresión digital sobre papel baritado. 38 x 57 cm Fidel escribiendo y guajira sosteniendo una vela. Sierra Maestra. Cuba, 1958. Impresión digital sobre papel baritado. 38 x 57 cm.


84

85

Almeida y Celia Sánchez, Sierra Maestra, Cuba, 1958. Impresión digital sobre papel baritado. 38 x 57 cm Fidel Castro. Sierra Maestra, Cuba, 1958. Impresión digital sobre papel baritado. 46,5 x 46,5 cm

ROSELL MESEGUER 86 87

Hialeah I. 2014. Impresión tinta sobre papel algodón. 120 x 150 cm Hialeah II. 2014. Impresión tinta sobre papel algodón. 120 x 150 cm

O

104 Verbena de San Antonio. Madrid, 1968. Gelatina de plata sobre papel baritado. 33 x 47 cm 105 Homenaje a Man Ray. Madrid, 2008. Gelatina de plata sobre papel baritado. 40 x 45 cm 106 Teo Escamilla, 1994. Gelatina de plata sobre papel baritado. 33,5 x 47 cm 107 Andrés Nagel, 1995. Gelatina de plata sobre papel baritado.36,5 x 46, 5 cm 108 Máximo Baistrocci, 1996. Gelatina de plata sobre papel baritado. 36,5 x 47,5 cm 109 Antonio Tabernero, 1996. Gelatina de plata sobre papel baritado. 40 x 50 cm 110 Antonio Lorenzo, 1998. Gelatina de plata sobre papel baritado. 39 x 49 cm 111 José Hernández, 1985. Gelatina de plata sobre papel baritado. 40 x 50 cm

MIQUEL ORIOLA 88 89 90 91 92 93 94 95

Serie “Actus”, 2017. Impresión de tinta sobre papel baritado. 60 x 75 cm Serie “Actus”, 2017. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm Serie “Actus”, 2017. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm Serie “Sketch 5”, 2015. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm Serie “Pensat i fet”, 1975. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm Serie “Pensat i fet”, 1975. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm Serie “Pensat i fet”, 1975. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm Serie “Pensat i fet”, 1975. Impresión de tinta sobre papel baritado. 75 x 60 cm

P ANDRÉS PACHÓN 96

97

Mesa de luz 01. The Fletcher Series, 2015. 6 impresiones UVI sobre vidrio dispuestas en mesa de luz 18 x 13 cm c/placa. 50 x 60 cm Sin título 06. Serie “Tropologías del estudio de Fernando Debas”, 2006. Fotografía digital. 20 x 15 cm

T MIGUEL ÁNGEL TORNERO 113 Sin título. “The Random Series - Madrileño Trip”, 2014. Collage digital. 135 x 97 cm

V GERARDO VIELBA 115 Florista en Saint Lazare. París, 1962. Gelatina de plata sobre papel baritado. 37,8 x 27,5 cm 116 Paseo en el muelle al atardecer. Santander, 1973. Gelatina de plata sobre papel baritado. 25 x 37,5 cm 117 Veraneo. Santander, 1960. Gelatina de plata sobre papel baritado. 37,5 x 37,5 cm 118 Pequeño atleta. Alicante, 1966. Gelatina de plata sobre papel baritado. 27,5 x 37,5 cm 119 Niños del Louvre, París 1962. Gelatina de plata sobre papel baritado. 35,5 x 27,8 cm

ALEIX PLADEMUNT 99

New Land, 2013. Gelatina de plata. 88 x 110 cm

S RAFAEL SANZ LOBATO 101 Miranda del Castañar, Salamanca, 1971. Gelatina de plata sobre papel baritado. 45 x 40 cm 102 Viernes Santo. Bercianos de Aliste, Zamora, 1971. Gelatina de plata sobre papel baritado. 40 x 45 cm 103 Viernes Santo. Bercianos de Aliste, Zamora, 1971. Gelatina de plata sobre papel baritado. 33 x 46 cm

139


FICHA TÉCNICA 25 años Colección Pública de Fotografía Alcobendas: Nuevas adquisiciones 2013-2017 Centro de Arte Alcobendas

CATÁLOGO / EXPOSICIONES AYUNTAMIENTO DE ALCOBENDAS IGNACIO GARCÍA DE VINUESA / Alcalde FERNANDO MARTÍNEZ RODRÍGUEZ / Concejal de Educación y Cultura Organización y edición / SERVICIO DE ARTES PLÁSTICAS. PATRONATO SOCIOCULTURAL Coordinación Centro de Arte / BELÉN POOLE QUINTANA Conservador de la Colección / JOSÉ MARÍA DÍAZ-MAROTO Fotografías / LOS AUTORES Texto / ALEJANDRO CASTELLOTE / JOSÉ MARÍA DÍAZ-MAROTO Preimpresión e Impresión / BRIZZOLIS, arte en gráficas Transporte / SERVICIO DE ARTES PLÁSTICAS. PATRONATO SOCIOCULTURAL Asistencia al montaje / MERINO Y MERINO PRODUCCIONES, S.L. ISBN: 978-84-947420-7-1 Depósito legal: M-35336-2018 © de la edición, Ayuntamiento de Alcobendas © de las fotografías, sus autores © de los textos, sus autores © de las reproducciones autorizadas, Vegap, Madrid 2018

Centro de Arte Alcobendas Mariano Sebastian Izuel, 9 Alcobendas, Madrid 91 229 49 40 centrodearte@aytoalcobendas.org


Profile for Centro de Arte Alcobendas

25 Años Colección Pública de Fotografía Alcobendas: nuevas adquisiciones 2013-2017  

Catálogo de la exposición con motivo de los "25 Años Colección Pública de Fotografía Alcobendas: nuevas adquisiciones 2013-2017", celebrada...

25 Años Colección Pública de Fotografía Alcobendas: nuevas adquisiciones 2013-2017  

Catálogo de la exposición con motivo de los "25 Años Colección Pública de Fotografía Alcobendas: nuevas adquisiciones 2013-2017", celebrada...

Advertisement