Page 1

ISSN 0718-4468

PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES

perspectivas /8

CENTROS DE DESARROLLO INFANTIL EN CHILE: UNA EXPERIENCIA PILOTO María Angélica Kotliarenco Esteban Gómez Magdalena Muñoz

CENTRO DE ESTUDIOS DE EMPRENDIMIENTOS SOLIDARIOS

|

CEES∙UC

1


PERSPECTIVAS CEES‐UC / Documentos de Trabajo

La misión del Centro de Estudios de Emprendimientos Solidarios es contribuir al desarrollo de las organizaciones de acción  solidaria  y  de  las  intervenciones  que  llevan  a  cabo,  mediante  los  aportes  de  la  reflexión,  investigación  y  educación  continua pluridisciplinaria. El centro es parte de la Facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica de  Chile.   

El objetivo de PERSPECTIVAS CEES‐UC es difundir ideas, investigación y conocimiento relativo al tercer sector, así como al  sector público, para el aprendizaje y la reflexión. Busca presentar análisis sobre los temas permanentes o emergentes para  las organizaciones, instituciones o personas que están vinculadas o interesadas en los emprendimientos solidarios.    

Editor     Daniel Díaz Vera   

Pontificia Universidad Católica de Chile 

Comité Editorial  Sergio Chacón Armijo      Javier Guzmán Piña      Paola Jorquera Aguayo      Karin Roa Tampe         CEES‐UC  Facultad de Ciencias Sociales  Pontificia Universidad Católica de Chile  Avda. Vicuña Mackenna 4860, Macul  Santiago, CHILE   

Director de Programas Sociales, Fundación (PARENTESIS)  Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, Gobierno de Chile   Universidad San Sebastián, Chile  Pontificia Universidad Católica de Chile 

Sitio Web: www.cees.cl  Correo Electrónico: perspectivas.cees@uc.cl    SOBRE LOS AUTORES  María  Angélica  Kotliarenco    „  Psicóloga,  M.Sc.,  Ph.D.  Universidad  de  Londres,  Directora  Ejecutiva  e  Investigadora  Principal del Centro de Estudios y Atención del Niño y la Mujer, CEANIM; docente de la Escuela de Psicología, Universidad  del  Desarrollo  y  profesora  adjunta  de  la  Universidad  de  Western  Sydney,  Australia.  Miembro  del  Consejo  Asesor  Presidencial para las Reformas de las Políticas de Infancia, asesora del Ministerio de Educación, y miembro de Childwath  International.  Su  línea  de  trabajo  y  publicaciones  ha  estado  ligada  a  temáticas  de  pobreza,  resiliencia  y  educación  temprana en contextos de alta vulnerabilidad, al desarrollo de metodologías alternativas y al fortalecimiento de la visita  domiciliaria en programas de intervención temprana. La correspondencia relativa a este artículo debe dirigirse al e‐mail:  angelicakotliarenco@yahoo.com.  Esteban  Gómez  „  Psicólogo  y  M.Sc.,  asesor  para  la  Dirección  Estratégica  e  Investigador  de  la  Unidad  de  Diseño  y  Evaluación de Programas Sociales, Protectora de la Infancia; Investigador Asociado de CEANIM; y docente de la Escuela de  Psicología,  Universidad  Bernardo  O’Higgins.  Su  línea  de  trabajo  y  publicaciones  se  ha  focalizado  en  familias  multiproblemáticas,  infancia  en  contextos  de  vulnerabilidad,  y  en  el  desarrollo  de  herramientas  e  intervenciones  psicosociales y clínicas efectivas en estas temáticas.  Magdalena Muñoz „ Psicóloga y Diplomada en Intervención Temprana, es psicóloga del Programa Familias de Acogida,  Protectora de la Infancia, e Investigadora Asociada de CEANIM. Su línea de trabajo y publicaciones ha estado centrada en  temáticas de resiliencia, apego, salud mental infantil y educación temprana en contextos de pobreza y vulnerabilidad.    ISSN 0718‐4468  |  PERSPECTIVAS CEES‐UC  |  N° 8  |  MAYO 2009  


C ONTENIDO   Presentación ................................................................................................................................... 3  Introducción .................................................................................................................................... 4  Antecedentes .................................................................................................................................. 6  Early Head Start ................................................................................................................. 6  Sure Start ........................................................................................................................... 9  Centros CAP ..................................................................................................................... 11  Modelo DIT ................................................................................................................................... 12  Beneficiarios .................................................................................................................... 12  Objetivos de la Intervención ........................................................................................... 12  Descripción de los Módulos o Fases de la Intervención .................................................. 13  Metodologías utilizadas................................................................................................... 14  Estructura de Personal .................................................................................................... 15  Implementación del Programa ..................................................................................................... 17  Hallazgos de una Evaluación de Proceso ...................................................................................... 19  Discusión ....................................................................................................................................... 20  Conclusión ..................................................................................................................................... 23  Bibliografía .................................................................................................................................... 25       


P RESENTACIÓN   Centros de Desarrollo Infantil en Chile: una experiencia piloto  La  intervención  social  contiene  un  mundo  de  iniciativas,  programas,  proyectos,  voluntariados  y  apostolados  de  los  más  diversos  colores  y  calibres.  El  desafío  es  distinguir  entre  aquellos  que  efectivamente  tienen  probabilidades  de  alcanzar  sus  resultados, de aquellos que desde su concepción contienen elementos que dificultarán  el logro de los objetivos planificados. En poder distinguir esos elementos se resume la  posibilidad de notar programas de calidad.   El  escrito  que  presentamos  en  esta  edición,  nos  relata  la  experiencia  de  diseño,  implementación  y  evaluación  de  los  Centros  de  Desarrollo  Infantil  Temprano  desarrollado  en  conjunto  por  CEANIM  e  INTEGRA.  Se  trata  de  un  programa  de  intervención  que  busca  impactar  en  las  condiciones  de  desarrollo  de  la  infancia  temprana (0 a 3 años).   Es  interesante  que  esta  propuesta  reconoce  las  influencias  de  otras  experiencias  de  trabajo,  tanto  nacionales  como  internacionales.  Este  sencillo  hecho  supone  la  necesidad de revisión y síntesis creativa para dar con un trabajo original, que señalando  la  deuda  original,  va  más  allá  y  aprende  de  esas  experiencias  para  plantear  sus  actividades. Lo interesante es que  la consideración de estas experiencias no es hecha  como  de  modo  acrítico,  sino  que  se  plantea  como  buenas  prácticas,  que  deben  ser  revisadas y planteadas para nuestra realidad nacional.   Hay también, en este escrito, un reconocimiento explícito de la significancia del equipo  de trabajo en la obtención de resultados. Esto significa un avance desde la concepción  que señalaba que basta con un buen diseño para tener un buen programa, y nos trae a  la noción en que sin un equipo competente es imposible implementar un diseño en un  contexto  dado,  el  que  jamás  responderá  linealmente  a  las  condiciones  óptimas  planeadas.  Ante  la  necesidad  de  hacer  modificaciones,  es  labor  del  equipo  de  trabajo  hacerlas,  con  la  condición  de  mantener  intactas  las  orientaciones  generales  del  programa o proyecto. Y para hacer esto se requiere de equipos especializados que sean  capaces de adaptar sin traicionar ni abandonar los objetivos y perspectivas.  Por  tratarse  de  una  experiencia  piloto,  es  de  especial  interés  la  sección  que  relata  la  implementación del programa, pues transparenta aquello que ocurre entre el diseño y  los  resultados,  que  son  las  operaciones  ejecutadas  por  el  equipo  de  trabajo,  de  coordinación  y  supervisión.  Es  muchas  veces  en  estos  apartados  donde  es  posible  establecer la presencia o la ausencia de criterios de calidad.  En este caso, es notable la habilidad para sortear dificultades prácticas y tan concretas  como los lugares y la estrategia de incorporación de participantes. Así mismo, se puso  especial cuidado en la capacitación de las monitoras y su supervisión en el proceso de  trabajo, todo lo que probablemente redundó en la baja rotación reportada.   La revisión de este escrito genera preguntas que vale la pena dejar consignadas. ¿Estos  programas  deben  ser  instaurados  en  la  comunidad  y  transferidos  a  agentes  comunitarios, o bien deben mantenerse bajo tutela de organizaciones y conducidos por  profesionales?, ¿qué habilidades técnicas o teóricas ha de tener la persona que esté a  cargo  de  este  tipo  de  intervenciones,  entendiendo  la  multiplicidad  de  niveles  involucrados  (organizaciones,  comunidades,  profesionales  y  personas)?,  ¿es  factible  instalar en los diseños de programas componentes de cuidado de los equipos, y no verlo  como  un  elemento  paralelo  a  la  intervención  que  deber  ser  monitoreado  por  ojos  expertos y ajenos?.                                                                                            Daniel Díaz V. | Editor


CENTROS DE DESARROLLO INFANTIL EN  CHILE: UNA EXPERIENCIA PILOTO    I NTRODUCCIÓN    

En las  últimas  décadas,  se  ha  consolidado  la  investigación  y  práctica  en  infancia  temprana (0‐3 años) como uno de los campos multidisciplinarios que más impacto ha  tenido  en  la  generación  de  políticas  públicas  en  diversos  países  del  mundo  (Vegas,  Cerdán‐Infantes,  Dunkelberg  &  Molina,  2006).  Estas  políticas  han  decantado  a  su  vez  en el diseño e implementación de diversos tipos de Programas de Intervención Infantil  Temprana (IT), que a pesar de mostrar una amplia variabilidad entre sí, comparten el  objetivo común de apoyar el desarrollo social, cognitivo, físico y mental de infantes y  niños  preescolares,  mediante  servicios  de  salud,  educación  y/o  sociales  ofrecidos  a  ellos y a sus familias (Love, Banks, Raikes & Chazan‐Cohen, 2006; Gray & McCormick,  2005; Shonkoff & Phillips, 2000).   Los  programas  de  IT  se  sustentan  en  premisas  firmemente  establecidas  respecto  al  impacto crítico que tienen los primeros años de vida para todo el desarrollo humano  posterior (Shonkoff & Phillips, 2000; Schore, 2001; Lecannelier, 2006). Sin embargo, no  ha  sido  sencillo  transferir  el  conocimiento  acumulado  sobre  el  desarrollo  infantil  temprano  a  programas  de  IT  para  que  logren  resultados  exitosos  en  los  objetivos  explicitados  previamente.  El  desarrollo  de  dichos  programas  en  diversas  partes  del  mundo  ha  estado  plagado  de  problemas  metodológicos  y  diseños  mal  definidos  (Shonkoff  &  Phillips,  2000),  guiados  más  bien  por  principios  ideológicos  que  por  fundamentos  anclados  en  la  teoría  y  la  investigación,  con  la  consecuencia  de  que  muchas veces se han tomado decisiones de política pública más bien sobre la base de  experiencias anecdóticas que sobre el sustrato de prácticas basadas en evidencia (Olds,  Sadler & Kitzman, 2007).    Los  programas  de  IT  han  mostrado  resultados  positivos  cuando  se  trata  de  experiencias  desarrolladas  bajo  estrictas  condiciones  de  control,  generalmente ligadas a proyectos  universitarios. Por ejemplo, Karoly 

Los  Programas de Intervención Infantil  Temprana comparten el objetivo común de  apoyar el desarrollo social, cognitivo, físico  y mental de infantes y niños preescolares,  mediante servicios de salud, educación y/o  sociales ofrecidos a ellos y a sus familias. 


y colaboradores (1998, en Gray & McCormick, 2005), examinaron el impacto de nueve  programas  de  IT  de  alto  nivel  y  calidad,  que  a  su  vez  habían  sido  evaluados  rigurosamente  mediante  estudios  experimentales,  encontrando  que  los  grupos  de  intervención  obtenían  mejores  resultados  que  los  grupos  de  control,  incluyendo:  (a)  ganancias  cognitivas,  emocionales  y  educacionales  para  el  niño;  (b)  mejorías  en  las  relaciones e interacciones entre padres e hijos; y (c) beneficios de largo plazo para el  niño,  como  una  mayor  participación  en  el  mundo  laboral,  una  menor  dependencia  respecto al sistema de bienestar social, mayores ingresos económicos en la vida adulta  y  una  reducción  en  las  conductas  delictuales.  Sin  embargo,  los  resultados  se  tornan  mucho  menos  estimulantes  cuando  se  revisan  investigaciones  de  experiencias  desarrolladas  en  contextos  de  implementación  en  el  “mundo  real”  (Olds,  Sadler  &  Kitzman, 2007).  El  conocimiento  acumulado  a  la  fecha  ha  demostrado  que  la  claridad  del  diseño,  la  calidad de los servicios ofrecidos, el nivel de competencia de los equipos y la fidelidad  de  éstos  al  diseño  del  programa,  asimismo  como  asegurar  el  involucramiento  y  participación de los usuarios, son variables claves en los resultados obtenidos por los  programas de intervención temprana, con independencia de su foco de acción (Love et  al., 2006; Gray & McCormick, 2005; Olds, Sadler & Kitzman, 2007).   Tabla 1:  Beneficios demostrados por Programas de IT  Efectos de corto y mediano plazo en los Niños y  Niñas:  - Mejorías en su salud   - Mejorías en su desarrollo físico y  psicomotor  - Ganancias cognitivas   - Ganancias socioemocionales   - Ganancias educacionales   Efectos de corto y mediano plazo en los  Cuidadores Significativos:  - Mejorías en la relación padre‐hijo  - Mejorías en la sensibilidad parental  - Mejorías en las competencias parentales  - Disminución en problemas de salud mental  Efectos de largo plazo en los niños(as):  - Mayor participación en el mundo laboral  - Menor dependencia del sistema de  bienestar   - Mayores ingresos económicos  - Reducción de conductas delictuales   Fuentes:  Shonkoff  &  Phillips,  2000;  Gray  &  McCormick,  2005;  Olds, Sadler & Kitzman, 2007 

 


Es importante notar que la mayoría de los programas de IT que han mostrado efectos  significativos  y  duraderos  son  muy  costosos,  asociándose  dicho  costo  a  la  intensidad  requerida  para  superar  las  condiciones  de  desventaja  que  pretenden  suplir  (Strasser,  2006). Por ello, se requiere acumular evidencia respecto a si es posible lograr eficacia  bajo  variantes  más  “débiles”  de  los  modelos  de  IT,  sobre  todo  en  países  como  Chile,  que  no  cuenta  con  los  recursos  financieros  de  un  país  desarrollado  para  la  implementación de sus políticas en infancia (Strasser, 2006; Consejo Infancia, 2006).  Esta  publicación  tiene  por  objeto  difundir  la  experiencia  piloto  en  Chile  del  proyecto  “Centros de Desarrollo Infantil Temprano (D.I.T.)”, financiado, supervisado y evaluado  por  la  Fundación  INTEGRA1  y  diseñado  e  implementado  por  el  Centro  de  Estudios  y  Atención  al  Niño  y  la  Mujer,  CEANIM,  como  una  propuesta  que  pretende  aportar  significativamente  en  el  desafío  de  desarrollar  programas  integrales  de  Intervención  Temprana en nuestro país.   

A NTECEDENTES  

Los fundamentos  teóricos  de  los  Centros  DIT  tienen  su  origen  principalmente  en  programas  de  educación  temprana  como  los  Early  Head  Start,  Sure  Start  y  en  los  programas  desarrollados  desde  1979  en  Chile  por  CEANIM,  denominados  Centros  Comunitarios  de  Atención  Preescolar  (CCAP).  A  continuación  se  revisará  brevemente  cada una de estas modalidades para luego profundizar en el modelo específico de los  Centros DIT.   

E ARLY H EAD  S TART   El  modelo  Early  Head  Start  (EHS)  comenzó  en  Estados  Unidos  en  1995,  como  un  programa de segunda generación que  opera bajo los mismos principios del programa  Head Start, el cual se focaliza en niños prescolares de 4‐5 años de edad (Administration  for Children and Families [ACF], 2002). En esta línea, el programa EHS fue diseñado con  el  objetivo  de  ofrecer  servicios  de  apoyo  familiar  y  estimulación  del  desarrollo  físico,  cognitivo  y  socioemocional  infantil  que  fuesen  continuos,  intensivos  e  integrales.  A  diferencia de la focalización preescolar del Head Start, el EHS está dirigido a familias de                                                                    1

Fundación  INTEGRA  fue  creada en  1990;  su  misión  es  lograr  el  desarrollo  integral  de  niños  y  niñas,  de  entre  3  meses  y  5  años de edad,  viviendo  en situación  de  Pobreza  o  Vulnerabilidad  Social.  Al  año  2008,  ofrece educación parvularia y alimentación a más de 76.800 niños y niñas en edad preescolar en casi 974  Jardines Infantiles urbanos y rurales, en todo el país (www.integra.cl). 


bajos ingresos y en riesgo social, con mujeres embarazadas y niños menores de 3 años  de edad, que presenten características de vulnerabilidad biopsicosocial o algún tipo de  discapacidad  (Brookes,  et  al.,  2006).  Los  programas  de  EHS  pueden  adoptar  tres  modelos  diferentes:  (1)  servicios  ofrecidos  en  un  centro;  (2)  servicios  ofrecidos  en  el  hogar; o (3) un modelo “mixto”, que mezcla ambas opciones (Brookes et al., 2006). Al  año 2005, el programa operaba en 741 centros cubriendo alrededor de 62.000 niños y  niñas menores de 3 años de edad.  Inspirados en la misma metodología de trabajo del programa Head Start, los programas  EHS  han  sido  meticulosamente  diseñados,  contando  con  orientaciones  técnicas  y  administrativas,  manuales  de  intervención,  protocolos  de  procedimientos,  textos  de  apoyo  y  centros  de  orientación  técnica  para  acompañar  las  distintas  fases  de  su  implementación.  De  esta  forma,  todos  los  centros  EHS  son  homogéneos  en  su  funcionamiento técnico y administrativo, ofreciendo servicios similares.  Los programas EHS han puesto un gran énfasis, a través de sus textos de apoyo a los  operadores locales, en el rol crítico que estos programas pueden jugar sobre la Salud  Mental  de  infantes  y  preescolares  (Head  Start  Bureau  [HSB],  2004).  Así,  se  ha  incorporado en numerosos programas EHS la Iniciativa “Caminos hacia la Prevención”  (McCallister & Thomas, 2007; Mann, Boss & Randolph, 2007; Beeber et al., 2007), que  concibe  el  escenario  de  las  interacciones  cotidianas  entre  los  equipos  de  EHS,  los  infantes y los cuidadores primarios, como una poderosa oportunidad para estimular el  desarrollo de relaciones interpersonales sensibles, empáticas y responsivas, es decir,  los pilares de un apego seguro, impactando a su vez en el desarrollo físico, cognitivo y  emocional  de  los  niños  y  niñas  (HSB,  2004).  Una  evaluación  cualitativa  reciente  de  esta  iniciativa  (McCallister  &  Thomas,  2007)  identificó  4  elementos  cruciales  para  su  implementación  efectiva  en  programas  EHS:  (1)  trabajo  en  equipo  interdisciplinario;  (2)  una  supervisión  de  tipo  reflexiva;  (3)  comprensión  empática  de  las  necesidades  infantiles y recursos parentales; y  (4)  una comprensión ecológica‐dinámica de niños,  familias  y  comunidades.  Actualmente,  se  están  desarrollando  y  evaluando  una  serie  de proyectos destinados a complementar las intervenciones educativas de los EHS con  intervenciones  dirigidas  a  aspectos  críticos  de  la  salud  mental  infantil,  con  prometedores  resultados  en  incrementar  la  competencia  socio‐emocional  de  los  infantes,  reducir  los  síntomas  depresivos  en  las  madres,  mejorar  las  interacciones  madre‐hijo  y  aumentar  la  sensibilidad  parental  a  las  claves  infantiles  ligadas  a  conductas de exploración y apego (Beeber et al., 2007). 


La evaluación nacional del EHS en los Estados Unidos (ACF, 2002)2, incluyó a los padres  y madres y a sus hijos e hijas usuarios de EHS, midiendo los resultados obtenidos en  torno  a  las  dimensiones  de  lenguaje,  cognición  y  conducta.  Los  resultados  beneficiaron al grupo de EHS, obteniéndose diferencias estadísticamente significativas  con respecto al grupo de control en las 3 áreas mencionadas, aunque la mayoría de  los  impactos  correspondió  a  tamaños  de  efecto  modestos  (entre  10  y  20%).  Otros  hallazgos  relevantes  fueron  un  mayor  desarrollo  socio‐emocional  en  los  niños  y  un  incremento  en  las  habilidades  parentales,  la  autonomía  parental  y  las  interacciones  padre‐hijo (ACF, 2002).   Tabla 2: Comparación entre las características del EHS, el Sure Start, los CCAP y los Centros DIT  Aspecto 

Early Head Start   (USA) 

Sure Start   (UK) 

Centros CAP   (Chile) 

Centros DIT   (Chile) 

Población Embarazadas y  Familias con infantes y  Abordada  familias con infantes y  niños hasta los 5 años de  niños hasta los 3 años  edad  de edad 

Niños entre 2 y 5 años  de edad en situación  de pobreza y sus  familias 

Embarazadas desde el 5° mes  de gestación, y familias con  infantes y niños hasta los 2  años de edad 

Objetivo Principal 

Apoyar a la familia y  estimular el desarrollo  integral infantil,  mediante servicios  continuos, intensivos  y multidimensionales 

Mejorar la salud y el  bienestar infantil,  aumentando sus  oportunidades de éxito  académico, social y  laboral 

Mejorar la igualdad de  oportunidades de  niños en pobreza,  empoderando a las  madres y la  comunidad 

Favorecer el desarrollo integral  materno‐infantil, a través de  intervenciones educativas,  psicosociales y comunitarias 

Elección del  Usuario 

Caso a caso, de  acuerdo a  características de  vulnerabilidad y riesgo  biopsicosocial, o bien  de discapacidad en  algún área 

Territorio de alto riesgo:  todos los infantes y niños  de dicho territorio son  elegibles, con  independencia de su nivel  de riesgo individual 

Territorios en  situación de pobreza y  exclusión: todos los  niños son elegibles 

Caso a caso, de acuerdo a  características de pobreza,  vulnerabilidad y riesgo  biopsicosocial; familias que no  participan de las redes locales  

Diseño

‐ Servicios  manualizados  ‐ Diseño definido  desde un nivel central  nacional  ‐ Programas  homogéneos en sus  rasgos centrales 

‐ Servicios principales  definidos  ‐ Diseño definido en cada  territorio, usando  servicios locales  existentes  ‐ Amplia variabilidad  entre los programas 

‐ No se predefinieron  los servicios debido a  la gran variedad de  necesidades  detectadas  ‐ Cada centro se  organiza en comités  ejecutados por las  madres 

‐ Servicios principales definidos ‐ Diseño orientado desde un  nivel central, pero  ecológicamente sensible a las  realidades que surjan en cada  familia y comunidad  ‐ Se controla la variabilidad  desde un nivel de supervisión  central 

Modelo de  En el Centro, en el  servicios  Hogar o con un  modelo mixto. 

Según las necesidades  Según las necesidades  Operan con un modelo mixto  detectadas por cada  definidas por las  Centro‐Hogar   programa en el territorio  madres 

Recurso Humano 

Profesionales  

Profesionales

Madres y Para‐ profesionales  (Monitoras  Comunitarias) 

Profesionales y Para‐ profesionales (Monitoras  Comunitarias) 

                                                                  2

Dicha evaluación fue desarrollada por Mathematica Policy Research y el Centro para Niños y Familias de  la Universidad de Columbia, USA. Abordó 3001 familias, correspondientes a 17 programas EHS, mediante  un diseño de investigación experimental (ACF, 2002). 


Es importante destacar que se obtuvo tamaños de efecto mayores (entre 20 y 50%) en  sub‐grupos  específicos:  familias  afroamericanas,  madres  que  se  habían  incorporado  durante el embarazo, y en familias con un número de factores demográficos de riesgo  moderadamente alto (en vez de muy alto o muy bajo) (ACF, 2002; Gray & McCormick,  2005).  Estudios  de  seguimiento  2  años  después  del  egreso  han  demostrado  efectos  positivos  del  programa  EHS  sobre  la  depresión  materna  (un  factor  considerado  relevante para el desarrollo infantil) que no habían sido observados al momento del  egreso  (Chazan‐Cohen  et  al.,  2007),  revelando  que  los  procesos  de  fortalecimiento  familiar  iniciados  tempranamente,  continúan  teniendo  efectos  positivos  una  vez  finalizada  la  intervención.  Por  último,  es  importante  iluminar  el  hallazgo  de  que  los  patrones  de  mayor  impacto  positivo  se  observaron  más  frecuentemente  en  programas  EHS  de  diseño  mixto  (ACF,  2002),  es  decir,  que  incorporaban  tanto  servicios ofrecidos en el centro como servicios ofrecidos en el hogar.   

S URE S TART   El programa británico Sure Start fue creado en 1999 y, al igual que el EHS, se basa en la  entrega  de  servicios  dirigidos  a  mejorar  las  oportunidades  vitales  de  niños  y  niñas  viviendo en comunidades con múltiples carencias y factores de riesgo (National Audit  Office [NAO], 2006; The National Evaluation of Sure Start Research Team [NESS], 2004,  2008). Así, estos programas buscan no sólo “mejorar la salud y el bienestar durante los  años  tempranos,  sino  que  aumentar  las  oportunidades  de  que  los  niños  entren  a  la  escuela listos para aprender, sean académicamente exitosos en la escuela, socialmente  exitosos en sus comunidades y laboralmente exitosos en su adultez” (NESS, 2008, p. 1).   Sin embargo, el programa Sure Start se diferencia del programa EHS al concentrarse en  todos  los  niños  entre  0  y  5  años  de  edad  de  un  territorio  particular  (escogido  previamente por sus altos índices de riesgo y vulnerabilidad), sin discriminar en base a  criterios  de  focalización  en  individuos  con  cierto  perfil:  si  el  niño  vive  en  el  área  o  comunidad abordada por el programa, entonces dicho niño es beneficiario inmediato  de Sure Start (NESS, 2004, 2008; Rutter, 2006).   En contraste  con los programas de IT norteamericanos, el programa Sure Start no ha  implementado un modelo manualizado derivado de un diseño centralizado y universal,  sino que ha adoptado la política de desarrollar diagnósticos comunitarios, en conjunto  con  los  agentes  locales,  de  las  brechas  y  carencias  de  servicios  observables  en  una  comunidad particular. A partir de dicho diagnóstico, cada programa Sure Start diseña  los servicios que ofrecerá, poniendo énfasis en propuestas ecológicamente sensibles a  las necesidades de cada comunidad (NESS, 2004, 2008). Esta modalidad presentó una  serie de dificultades para la evaluación de sus resultados, especialmente para entender 


qué aspectos de su diseño son los que muestran mayor impacto sobre los objetivos del  programa (Rutter, 2006).  El programa, en un comienzo, definió los servicios en términos generales, dejando en  manos  de  los  operadores  locales  las  adaptaciones  necesarias  y  los  contenidos  relevantes  de  aplicar  (NESS,  2008;  Rutter,  2006).  Recientemente,  ha  unificado  estándares de buenas prácticas sobre la base de la experiencia acumulada desde 1997  en  la  implementación  de  diversos  servicios  de  IT.  Así,  en  la  actualidad  se  han  reconvertido  500  Sure  Start  Local  Programmes,  430  Neighbourhood  Nurseries  y  70  Early Excellence Centres, en los nuevos Centros Infantiles Sure Start y se planifica llegar  a los 3.500 centros para el año 2010 (NESS, 2008; NAO, 2006).   Los  servicios  específicos  que  incluye  en  su  forma  actual  el  programa  Sure  Start  son:  visitas  domiciliarias;  educación  temprana  y  cuidados  infantiles  integrales;  evaluación  de  bebés  mediante  visitadores  de  salud;  chequeos  médicos;  servicios  y  clases  pre  y  post  natales;  desarrollo  del  lenguaje  y  el  habla;  sesiones  de  entrenamiento  parental;  sesiones  de  juego;  masajes  para  bebés;  sesiones  de  juego  en  entornos  comunitarios;  apoyo  a  padres  y  niños  con  necesidades  especiales;  librerías  de  juguetes  móviles;  apoyo de redes; derivaciones a centros de empleo; e inscripción en oportunidades de  empleo (NAO, 2006).  Con  respecto  a  su  evaluación,  ésta  ha  tenido  dos  fases:  la  primera  fase  presentó  resultados  poco  alentadores,  principalmente  asociados  a  la  falta  de  rigurosidad  del  diseño del programa y por tanto, a la presencia de una gran variabilidad en las acciones  realizadas por cada equipo de intervención (Rutter, 2006). Esta situación se revirtió en  la  segunda  fase  del  Estudio  de  Impacto3,  demostrando  una  serie  de  beneficios  en  el  grupo de intervención, a los tres años de edad, con respecto al grupo de control (NESS,  2008).  Así,  los  niños  viviendo  en  territorios  con  Programas  Locales  de  Sure  Start  mostraron,  en  comparación  al  grupo  de  control,  mejor  desarrollo  social,  exhibiendo  más  conductas  sociales  positivas  y  una  mayor  auto‐regulación  e  independencia.  Asimismo, se observó una mejor competencia parental en las familias y el desarrollo de  mejores ambientes hogareños de aprendizaje para sus hijos e hijas (NESS, 2008).    

                                                                    3

La evaluación fue desarrollada por el Institute for the Study of Children, Families and Social Issues, de la  Universidad  de  Londres  (NESS,  2008),  con  9.000  niños  y  niñas  de  3  años  de  edad  y  sus  familias,  correspondientes  a  150  Programas  Sure  Start.  El  grupo  de  control  fueron  1.879  niños/familias  que  participaron en el Estudio Milennium Cohort y que residían en áreas similares pero sin estos programas. 


C ENTROS CAP  Los Centros Comunitarios de Atención Preescolar (CCAP) se inician en 1979 en Chile, en  un contexto‐país marcado por la desigualdad social y la represión política.  Es en este  escenario  que  CEANIM  desarrolla  la  propuesta  innovadora  de  gestar  programas  de  educación  inicial  para  niños  de  entre  2  y  5  años  de  edad,  que  favorecieran  la  incorporación  activa  de  las  madres  al  proceso  educativo  de  sus  hijos  y  al  funcionamiento  y  organización  de  estos  centros  (Kotliarenco,  1999).  Asimismo,  se  potenció el involucramiento de todos los actores comunitarios en la educación de los  niños y niñas de cada comunidad (Kotliarenco, 2006). En la implementación inicial de  los CCAPs, la Iglesia Católica jugó un rol central al aportar los locales necesarios para el  funcionamiento del proyecto (Kotliarenco, 1999).  Desde  su  inicio  y  hasta  el  año  1998  (fecha  en  que  se  traspasa  el  proyecto  desde  CEANIM  a  las  comunidades),  se  pusieron  en  marcha  35  CCAPs,  cubriendo  a  una  cifra  total  aproximada  de  6.500  niños  y  niñas,  sus  madres  y  familias,  en  la  Región  Metropolitana y también en la V y VII Región. Los objetivos del CCAP se dividieron en 3  niveles interrelacionados (Kotliarenco, 1999):   (a) Niños y niñas preescolares en situación de pobreza: se buscó contribuir a mejorar  la  igualdad  de  oportunidades,  a  través  de  la  implementación  de  una  estrategia  educativa de carácter preventivo, en una modalidad comunitaria que privilegiara  la calidad de la educación.   (b) Madres:  el  objetivo  fue  rescatar  y  legitimar  el  rol  de  la  madre  como  principal  educadora  de  sus  hijos,  facilitando  su  incorporación  activa  en  este  proceso,  brindando  para ello un espacio de  participación y capacitación en un  programa  estructurado  de  actividades  con  sus  niños,  que  les  permitiera  desarrollar  sus  potencialidades como madres‐educadoras, elevando así su autoestima.   (c) Comunidad:  el  objetivo  fue  sensibilizar  a  la  comunidad  en  la  importancia  de  la  educación  de  los  niños  preescolares  y  comprometerla  en  la  gestión  de  un  proyecto de atención educativa de los niños de su sector.  Los CCAP organizaban sus actividades con participación activa de las madres, quienes  conformaban  comités  que  asumían  la  ejecución  de  diversas  áreas  de  funcionamiento  del  Centro:  educación,  alimentación,  salud,  mantención  y  economía.  El  trabajo  en  comités  tenía  al  menos  tres  intencionalidades  educativas:  (1)  la  participación  para  la  autonomía; (2) el desarrollo y crecimiento personal de cada madre; (3) el desarrollo y  crecimiento grupal. Las metodologías utilizadas en estos centros fueron variadas y su  elección  se  basó  en  las  necesidades  específicas  de  cada  comunidad.  Dichas  metodologías  se  dividieron  a  grandes  rasgos  en  talleres  educativos  para  los  niños,  visitas domiciliarias y grupos reflexivos para las madres y acciones de participación con  la comunidad (Kotliarenco, 1999). 


M ODELO DIT   

Los Centros de Desarrollo Infantil Temprano (o Centros D.I.T.) conforman un proyecto  piloto de intervención temprana en Chile, que se ha focalizado en infantes y mujeres  en situación de pobreza y vulnerabilidad social, siendo diseñados e implementados por  CEANIM4 desde 2006, con el financiamiento, supervisión y evaluación de la Fundación  INTEGRA.  

B ENEFICIARIOS Los  beneficiarios  de  estos  programas  son  mujeres  y  sus  hijos  entre  el  5°  mes  de  gestación y los 23 meses de edad, perteneciendo a la comunidad local donde se inserta  cada  Centro  (Centro  de  Estudios  y  Atención  del  Niño  y  la  Mujer  [CEANIM],  2005).  Si  bien no se realiza una selección en base a criterios de exclusión, sí se busca priorizar la  participación  de  mujeres  y  niños  que  presenten  las  siguientes  condiciones  de  vulnerabilidad biopsicosocial:   (a)  Dificultades  socio‐económicas:  cesantía,  bajos  ingresos,  necesidades  básicas no cubiertas, etc.;   (b)  Dificultades  socio‐familiares:  familias  monoparentales  por  soltería,  viudez o separación de las madres, conflictos conyugales, entre otros;   (c)  Dificultades  bio‐médicas:  discapacidad  enfermedades crónicas, etc.;  

física

leve‐moderada,

(d) Psicopatologías  leves‐moderadas  en  la  madre:  incluyendo  déficit  intelectual leve, depresión leve o moderada y stress (CEANIM, 2005).  

O BJETIVOS DE LA  I NTERVENCIÓN   Estos Centros tienen su foco de atención en la díada madre‐hijo, abordando diversos  aspectos  de  su  desarrollo  integral  en  el  período  prenatal  y  en  el  período  post‐parto  hasta  el  año  y  11  meses  de  vida  del  infante  (CEANIM,  2005;  Kotliarenco,  2006).  En  ambas etapas, los Centros D.I.T. persiguen dos objetivos interrelacionados:   (a)    Favorecer  el  desarrollo  integral  de  las  futuras  madres  y  sus  hijos,  a  través de una intervención de carácter promocional y preventivo, en las  áreas educativa, psicosocial y comunitaria; 

                                                                 4

CEANIM fue fundado en 1981. Su objetivo es estudiar las características psicológicas, sociales y  biológicas de niños y niñas, mujeres y familias, con el fin de aportar elementos técnicos para el  diseño de programas orientados especialmente a sectores desventajados.    


(b) Detectar aquellas familias que no participan de las redes institucionales,  en tanto no responde a sus necesidades y costumbres, mediante el uso  de  visitas  domiciliarias  y  la  coordinación  con  organizaciones  sociales  (CEANIM, 2005).  Así, los Centros D.I.T. tienen dos ejes centrales de intervención: una parte importante  de las energías de los equipos se concentra en fortalecer la díada madre‐hijo (desde el  marco  de  la  teoría  del  apego;  véase  Gómez,  Muñoz  &  Santelices,  2008)  y  es  en  este  fortalecimiento de los recursos familiares, sobre todo de las madres, que las distintas  actividades propuestas cobran sentido y pertinencia. El segundo eje de la intervención  consiste  en  un  trabajo  de  diagnóstico  de  las  redes  y  Los Centros DIT tienen dos ejes centrales de  una  serie  de  acciones  intervención: una parte importante de las  derivadas  de  dicho  energías de los equipos se concentra en  diagnóstico  que  persiguen  fortalecer la díada madre‐hijo; el segundo eje  fortalecer  el  acceso  de  las  consiste en fortalecer el acceso de las familias  familias  a  los  recursos  a los recursos comunitarios y de la red social.   comunitarios  y  de  la  red  social formal.   

D ESCRIPCIÓN DE LOS  M ÓDULOS O  F ASES DE LA  I NTERVENCIÓN   El  Modelo  DIT  tiene  dos  fases  o  módulos:  el  primero  dirigido  a  mujeres  que  se  encuentren  entre  el  5°  y  8°  mes  de  embarazo,  privilegiando  las  primigenias  y/o  adolescentes; y el segundo módulo dirigido a madres y sus hijos recién nacidos y hasta  el año y 11 meses de vida.        (a)  Primer  Módulo:  los  objetivos  específicos  del  trabajo  con  las  usuarias  que  se  encuentran en el último trimestre de su embarazo, son (CEANIM, 2005): 

(1)

Detectar de forma temprana y oportuna, fortalezas y dificultades para  el desarrollo del niño/a que va a nacer, por medio de un diagnóstico de  las necesidades biopsicosociales de las futuras madres que participarán  del proyecto.  

(2)

Entregar conocimientos relevantes a la futura madre (y/o la pareja de  futuros  padres)  acerca  de  temas  relacionados  con  el  embarazo,  el  parto, la lactancia, la crianza del niño/a, el vínculo madre‐hijo y padre‐ hijo(a), entre otros. 

(3)

Brindar un espacio de contención emocional, relajación y autocuidado  físico  y  emocional  a  la  futura  madre,  durante  los  últimos  meses  de  embarazo. 


(4)

Contribuir a  la  satisfacción  de  las  necesidades  detectadas,  a  través  de  intervenciones  psicosociales  y  del  trabajo  con  redes  de  apoyo  asistenciales y comunitarias. 

De esta forma, en el primer módulo se evalúa y define las principales necesidades de la  madre embarazada para poder desarrollar una serie de acciones de apoyo emocional,  psicoeducación y trabajo de red que le permitan afrontar de la mejor manera posible la  llegada de su hijo(a).        (b) Segundo Módulo: el trabajo con mujeres y sus hijos/as desde el nacimiento hasta  los dos años de vida, implica (CEANIM, 2005):  (1)

Brindar un espacio de contención emocional, relajación y autocuidado  físico y emocional a las madres durante la etapa post‐parto y durante  los primeros 23 meses de vida de su hijo/a. 

(2)

Facilitar la generación de un Vínculo de Apego adecuado entre la madre  (y/o la pareja) y su hijo/a. 

(3)

Fomentar la estimulación temprana del recién nacido/a por parte de su  madre (y/o la pareja), a través de la interacción. 

(4)

Entregar conocimientos  relevantes  a  las  madres  (y/o  pareja),  tales  como  cuidados  del  infante,  lactancia,  desarrollo  infantil  temprano,  prácticas de crianza y autocuidado post‐parto. 

(5)

Mantener actualizado  el  diagnóstico  de  necesidades  biopsicosociales  realizado en la etapa pre‐natal, con los instrumentos señalados. 

(6)

Realizar acciones  de  continuidad  y  seguimiento  permanentes  de  las  intervenciones psicosociales iniciadas en la etapa pre‐natal. 

En el  segundo  módulo,  los  esfuerzos  se  focalizan  en  fortalecer  la  relación  vincular  de  apego  y  las  competencias  parentales,  al  mismo  tiempo  que  se  busca  consolidar  los  avances logrados en la primera etapa.   

M ETODOLOGÍAS UTILIZADAS   Las  principales  metodologías  de  intervención  utilizadas  en  los  Centros  D.I.T.  corresponden a:  a) Talleres  Psicoeducativos:  con  un  fuerte  énfasis  en  competencias  parentales  y  apego;  b) Talleres informativos: sobre diversos aspectos ligados al desarrollo infantil y la  maternidad; 


c) Visitas Domiciliarias: con especial foco en detectar debilidades y fortalezas del  sistema  familiar  y  en  potenciar  las  competencias  de  las  madres  o  cuidadores  primarios en el cuidado y crianza de sus hijos e hijas;   d) Coordinación con las redes institucionales: sobre todo en temas de salud física  y mental, educación y trabajo; y   e) Cuidado  ocasional  de  los  infantes  en  espacios  especialmente  habilitados  para  ello en los centros (Leyton & Ferrer, 2007; CEANIM, 2005).   Así,  los  Centros  D.I.T.  se  constituyen  en  programas  de  IT  caracterizados  por  usar  una  metodología  socioeducativa,  entregada  mediante  un  modelo  “mixto”,  que  mezcla  servicios entregados en el centro y en el hogar. Este diseño es el que la literatura ha  demostrado que resulta más efectivo en programas de intervención temprana (Gray &  McCormick, 2005; Vegas et al., 2006).   Es  importante  destacar  que  las  visitas  domiciliarias  son  uno  de  los  servicios  más  relevantes ofrecidos a las familias en los Centros DIT, cumpliendo funciones de apoyo  emocional,  fortalecimiento  de  las  competencias  parentales  y  detección  precoz  de  problemáticas  relevantes,  por  ejemplo,  al  identificar  oportunamente  trastornos  depresivos en las madres, siendo derivadas a la red de salud mental de la comuna. 

E STRUCTURA DE  P ERSONAL   Los Centros DIT operan con una estructura de personal compuesta por 1 Coordinador,  1 Secretaria y 6 Monitoras Comunitarias de Atención Materno‐Infantil: 


(a) El Coordinador(a)  es  un  profesional  Capacitación de Monitoras psicólogo o educador de párvulos, que  tiene  a  su  cargo  la  dirección  técnica  y  administrativa  de  cada  centro.  Sus  principales  funciones  consisten  en  diseñar  estrategias  de  intervención  adecuadas a los objetivos del proyecto  y  las  necesidades  específicas  detectadas  en  cada  comunidad  y  Fotografía: CEANIM grupo  de  usuarios,  coordinar  la  labor  cotidiana  de  las  Monitoras,  cautelar  el  adecuado  manejo  financiero  y  administrativo  del  centro  y  articular  con  las  redes  institucionales  del  territorio  la  prestación  de  servicios  complementarios  en  las  áreas  de  salud,  educación,  servicios sociales y otras.  (b) La  Secretaria  realiza  funciones  de  apoyo  administrativo  y  financiero  al  rol  del  coordinador, contacto telefónico con las redes institucionales del sector y con los  usuarios,  elaboración  de  material  para  los  talleres,  entre  otras  funciones  de  gestión y apoyo logístico.  (c) Las  Monitoras  son  mujeres  (madres)  de  la  misma  comunidad,  debidamente  seleccionadas  y  capacitadas  para realizar  todas  las actividades  involucradas  en  el  programa,  ejecutando  acciones  de  recopilación  de  información  en  la  fase  diagnóstica,  y  de  intervención  en  crisis,  consejerías,  y  talleres  con  las  usuarias,  y  visitas  domiciliarias  a  las  madres  y  sus  familias,  brindando  contención  emocional  cuando  sea  necesario,  y  orientación  y  modeling  de  competencias  parentales  y  técnicas  adecuadas  de  cuidados  y  crianza.  Asimismo,  están  a  cargo  del  cuidado  infantil  individualizado  que  ocasionalmente  pueden  usar  las  madres,  previa  justificación de su real necesidad de apoyo producto de temas laborales, de salud  y la carencia de redes sociales de apoyo para el cuidado de éstos (CEANIM, 2005).  Desde  el  inicio  del  proyecto,  se  estipuló  una  tasa  de  10  díadas  cuidador‐infante  como  máximo  por  monitora,  lo  que  si  bien  puede  implicar  un  mayor  costo,  asegura una adecuada calidad en los servicios entregados.  Cabe  destacar  que  los  operadores  de  los  Centros  DIT  son  apoyados  constantemente  por  un  Equipo  Multidisciplinario  de  CEANIM  (Kotliarenco,  2006),  mediante  supervisiones  de  las  planificaciones  e  intervenciones  desarrolladas  y  espacios  de  autocuidado  laboral  para  todos  los  miembros  de  cada  centro.  Asimismo,  un  aspecto  esencial  que  contempla  el  proyecto  DIT  es  la  capacitación  continua  intensiva  a  las  monitoras  y  coordinadores  de  cada  centro,  realizándose  jornadas  de  capacitación  durante una semana por semestre.     


I MPLEMENTACIÓN DEL  P ROGRAMA    

Durante su  primer  año  de  funcionamiento,  se  implementaron  un  total  de  15  Centros  en  13  comunas  de  la  Región  Metropolitana,  comprendiendo  Batuco,  Buín,  Cerrillos,  Cerro  Navia,  Conchalí,  Estación  Central,  La  Pintana,  Lo  Espejo,  Pedro  Aguirre  Cerda,  Peñalolén, Pudahuel, San Bernardo y Santiago. La ubicación de estos centros se da de  acuerdo  a  la  disponibilidad  de  un  espacio  comunitario;  es  así  como  tres  de  estos  centros  operaron  en  Consultorios  (Santiago,  La  Pintana  y  Pedro  Aguirre  Cerda),  mientras que los otros 12 centros lo hacen en Sedes Comunitarias. Según registros de  la  Fundación  Integra,  el  proyecto  presentaba  una  cobertura  a  noviembre  de  2007  de  872 díadas madre‐hijo(a), correspondiendo a un promedio de 58 usuarias por Centro  (Leyton & Ferrer, 2007).  El proceso de implementación del programa no fue sencillo, ni lineal. Tal como ocurre  en este tipo de intervenciones, el diseño original debió ser adaptado a la realidad en  cada una de sus diferentes etapas. Es así como el diseño contemplaba que los DIT se  implementarían  en  los Centros  de  Salud  Primaria;  el  objetivo de  ello era asegurar las  condiciones  de  higiene  que  considerábamos  fundamentales  en  un  proyecto  con  las  características de los DIT. Sin embargo, esto sólo fue posible en tres de los casos, por  falta de espacio físico disponible en estos lugares en la mayoría de las comunas.  Frente a esta situación, el equipo central de CEANIM recurrió a las Juntas de Vecinos,  en  las  cuales  el  proyecto  fue  inmediatamente  aceptado.  Se  procedió  a  adecuar  la  infraestructura  facilitada  al  menos  en  los  aspectos  básicos,  debido  a  la  inversión  económica  que  ello  requiere.  En  este  punto  cabe  destacar  el  esfuerzo  de  las  comunidades  para  que  los  DIT  pudiesen  ser  implementados  con  adecuadas  condiciones materiales y con calidez y acogida en el aspecto físico (decoración, pintura,  etc.).  Como  consecuencia  de  lo  dicho,  el  inicio  del  proyecto  se  dilató  al  menos  un  mes,  tiempo que se destinó a tres tareas fundamentales: (a) dejar los locales en las mejores  condiciones  posibles  para  el  funcionamiento  del  proyecto  (ej.,  habilitación  de  los  espacios para la prestación del cuidado ocasional infantil), lo que se realizó con apoyo  de la comunidad; (b) realizar el trabajo de información y recolección de datos, tanto en  los  consultorios  como  en  las  mismas  juntas  de  vecinos,  respecto  de  cuáles  serían  la  familias  que  debían  ser  cubiertas  prioritariamente;  (c)  convocatoria  de  las  mujeres  pobladoras de la misma comunidad donde se estaba instalando el programa DIT, para  conformar  los  equipos  operadores,  específicamente  para  el  rol  de  secretaria  del  centro,  y  los  seis  cargos  de  monitoras  comunitarias.  El  proceso  de  selección  de  las  monitoras  consideró  la  aplicación  de  instrumentos  psicológicos  para  la  detección  de 


psicopatología, especialmente rasgos agresivos de personalidad (criterio excluyente) y  entrevistas en profundidad de selección.  A  medida  que  se  iban  conformando  los  equipos,  las  monitoras  comunitarias  comenzaron  lo  que  se  llamó  el  "puerta  a  puerta",  para  invitar  directamente  a  las  mujeres de la comunidad a participar. El nivel de aceptación fue variado y una mirada  retrospectiva  indica  que  dependió  de  variables  tales  como  qué  monitora  realizó  la  visita,  el  tipo  de  comunidad  y  especialmente  el  tipo  de  problema  al  cual  se  vio  enfrentada la familia. En los casos en que se percibió que la participación de la mujer  era  realmente  necesaria,  se  procedió  a  realizar  dos  o  más  visitas  para  reiterar  la  Actividad DIT  invitación. Si bien el diseño original de este programa contempló  que  la  selección  de  las  participantes  en  los  Centros  DIT  sería  a  través de los Centros de Salud Primaria y otras entidades locales  (CEANIM,  2005),  un  estudio  cualitativo  reciente  realizado  por  Leyton  y  Ferrer  (2007)  para  Fundación  Integra,  mostró  que  la  principal  vía  de  incorporación  ha  sido  la  invitación  directa  por  parte de las monitoras de los D.I.T. en distintos contextos y/o la  invitación informal de madres participantes del programa a otras  madres de la comunidad.   Fotografía: CEANIM 

Como se señaló en el apartado de diseño metodológico, los DIT fueron implementados   con el objetivo de desarrollar habilidades y estrategias en los equipos de Monitoras del  proyecto  de  forma  que  trabajaran  en  la  promoción  del  apego  seguro  y  el  desarrollo  oportuno  en  niños  y  niñas  desde  la  gestación  hasta  a  los  dos  años  de  edad.  Para  alcanzar  este  objetivo,  durante  el  proceso  de  implementación  las  coordinadoras  profesionales  de  cada  centro  trabajaron  cotidianamente  con  las  Monitoras  Comunitarias  en  torno  a  la  importancia  que  tiene  el  que  las  madres/figuras  significativas  asuman su  rol  como  principales  educadoras  de  sus  hijos  e  hijas.  Así,  se  entregaron tanto estrategias relacionales (ej., escucha empática, contención y acogida,  búsqueda  de  alternativas,  etc.)  como  herramientas  e  instrumentos  concretos  de  trabajo (ej., material psicoeducativo, talleres, etc.) para la promoción de un desarrollo  oportuno  en  los  niños;  y se  realizaron  actividades  prácticas  de  forma  de  sensibilizar  respecto de la importancia del desarrollo prenatal y los primeros años de vida. Además  se trabajó en torno a la importancia de adquirir conocimientos y técnicas de forma de  que la interacción entre la madre y su hijo o hija promoviera el apego seguro. Entre las  técnicas trabajadas más interesantes, para los equipos y para las mamás, estuvo el uso  de Masaje Shantala Terapéutico.  Una vez seleccionadas la mayor parte de las monitoras comunitarias y conformados los  equipos,  se  realizó  una  capacitación  masiva  de  inducción  y  formación  en  los  temas  y  técnicas  centrales  que  dan  forma  al  diseño  DIT.  Los  contenidos  centrales  de  la  capacitación giraron en torno a 3 áreas: (a) habilidades transversales, como los pasos a   


seguir para  el  logro  de  una  comunicación  efectiva,  la  resolución  de  problemas  y  conflictos, y el reconocimiento y afrontamiento de estrés en las familias; (b) temáticas  de  intervención  temprana:  como  conceptos  de  desarrollo  infantil,  estimulación  oportuna,  construcción  de  un  apego  seguro,  maternidad  adolescente,  empoderamiento  y  desarrollo  de  autoestima  en  las  madres,  y  mecanismos  de  resiliencia personal, familiar y comunitaria; (c) aspectos profesionales relevantes: como  la conducción de grupos, el uso de la visita domiciliaria, el reconocimiento y activación  de los recursos comunitarios, la construcción de redes, el autocuidado de los equipos y  el afrontamiento de situaciones de maltrato y violencia doméstica.  La  capacitación  se  realizó  en  forma  intensiva  durante  un  mes  al  inicio  del  proyecto  y  luego una vez al mes. Es importante mencionar que los profesionales coordinadores de  cada  DIT,  realizaban  permanentemente  capacitación  en  acción,  es  decir,  el  "modelamiento" se usó con frecuencia.   Durante  la  realización  del  proyecto  cabe  destacar,  en  términos  generales,   la  escasa  deserción  que  se  observó  tanto  a  nivel  de  beneficiarias,  como  de  monitoras  y  profesionales;  contrario  a  lo  que  podría  esperarse,  fue  el  último  grupo,  las  profesionales, el que presentó mayor rotación, lo que queda como un tema a mejorar  en las siguientes etapas del proyecto.         

H ALLAZGOS DE UNA  E VALUACIÓN DE  P ROCESO    

El modelo  de  Centros  DIT  ha  sido  sometido  a  una  primera  evaluación  cualitativa  externa, encargada por la Dirección de Gestión y Desarrollo de la Fundación INTEGRA  (Leyton  &  Ferrer,  2007).  Dicha  evaluación  consistió  en  tres  Focus  Group  con  madres  beneficiarias y monitoras de los Centros DIT. El primer grupo estuvo conformado por 9  madres adultas, de entre 23 y 43 años, con más de un hijo, pertenecientes a 4 Centros  DIT; el segundo grupo estuvo compuesto por 10 madres adolescentes de entre 13 y 18  años de edad, pertenecientes a otros 4 Centros DIT. El tercer grupo estuvo integrado  por 9 monitoras de 6 Centros DIT.   En los grupos de madres se abordaron los siguientes temas: (a) su participación en los  Centros  DIT;  (b)  su  evaluación  del  modelo;  (c)  su  relación  con  las  monitoras  del  proyecto;  (d)  y  su  evaluación  respecto  a  los  objetivos  específicos  del  proyecto.  En  el  grupo de monitoras, se evaluó: (a) su participación en los Centros DIT; (b) su evaluación  respecto al proceso y formas de capacitación;  (c) su relación con las beneficiarias del  proyecto;  (d)  su  grado  de  satisfacción  laboral;  y  (e)  su  evaluación,  desde  la  práctica, 


respecto al  funcionamiento  del  proyecto  en  general,  así  como  de  sus  objetivos  específicos.  De acuerdo a los resultados de esta primera evaluación, “el diseño de esta iniciativa en  cuanto a su propósito, objetivos y actividades resulta muy atingente a la realidad de su  población  objetivo,  y  puede  entenderse  desde  la  perspectiva  de  los  actores  involucrados, como una experiencia exitosa” (Leyton & Ferrer, 2007, p. 52).   Según esta evaluación, un aspecto central de la ayuda ofrecida por los equipos de los  DIT  ha  sido  el  apoyo  social  y  la  psicoeducación  de  las  madres  y  familias  en  temas  relevantes  para  la  crianza,  desarrollo  de  competencias  parentales  y  cuidados  adecuados de los niños y niñas (Leyton & Ferrer, 2007).   De acuerdo a la evaluación que hace CEANIM del proyecto, un aspecto a mejorar en la  segunda fase de implementación de los Centros DIT, es el desarrollo de intervenciones  dirigidas específicamente al fortalecimiento de la interacción cuidador‐infante y de las  respuestas sensibles del cuidador frente a las señales de los infantes a su cargo.        

D ISCUSIÓN  

A continuación,  se  analizará  el  modelo  DIT  desde  las  conclusiones  de  las  principales  revisiones  respecto  a  la  efectividad  de  los  programas  IT  y  las  recomendaciones  que  realizan  para  el  diseño  de  modelos  de  intervención  infantil  temprana  (Gray  &  McCormick, 2005; Vegas et al., 2006; Olds, Sadler & Kitzman, 2007; Shonkoff & Phillips,  2000):   • Los programas de intervención temprana debiesen implementarse con una baja tasa  de usuarios por operador: este aspecto fue considerado en el diseño de los Centros  DIT,  ya  que  la  tasa  actual  es  de  9,7  díadas  por  cada  monitora,  lo  que  permite  un  trato  personalizado  e  individualizado  a  las  necesidades  de  cada  familia.  A  su  vez,  ningún centro excede las 60 díadas, lo que permite a los coordinadores y secretarias  cautelar el adecuado funcionamiento técnico‐administrativo del centro. 


• El recurso  humano  de  trato  directo  Equipo DIT y usuarias (educadores, profesionales, monitoras),  debiese  contar  con  una  adecuada  plataforma  de  apoyo  integral:  en  este  aspecto,  los  centros  DIT  han  incorporado  desde  el  inicio  la  capacitación  periódica  de  sus  monitoras  y  coordinadores  en  temáticas  relevantes  para  el  proyecto  Fotografía: CEANIM (p.ej.,  en  apego,  estimulación  temprana,  etc.)  y  han  facilitado  y  estimulado  el  desarrollo  de  espacios  de  autocuidado para los equipos. Actualmente se está avanzando en generar mejores  dinámicas  de  apoyo  técnico  y  financiero  administrativo  desde  el  equipo  multidisciplinario de supervisores de CEANIM.  • Las  intervenciones  debiesen  ser  intensivas  o,  de  lo  contrario,  prolongadas  en  el  tiempo (es decir, no resulta recomendable desarrollar intervenciones breves con baja  intensidad de contacto): la intervención de los centros DIT dura alrededor de 2 años  y medio y la intensidad de contacto es al menos 1 visita domiciliaria semanal, más  las actividades en el Centro (talleres, cuidado ocasional del infante, etc.). Un aspecto  crítico en esta fortaleza del modelo es la baja proporción de díadas por monitora, lo  que permite un mayor contacto con los usuarios.  • Debiese  garantizarse  el  establecimiento  de  buenos  vínculos  entre  el  programa  y  el  hogar del niño o niña: este aspecto es central en el diseño de los centros DIT, y en  parte justifica la inclusión de monitoras madres de la comunidad, ya que la intención  es facilitar al máximo la confianza entre los usuarios y los equipos de intervención.  La  evaluación  de  proceso  (Leyton  &  Ferrer,  2007)  demostró  que  a  las  madres  les  resulta cómoda la relación con las monitoras, lo que ha generado una tendencia en  las  monitoras  a  centrarse  en  los  problemas  de  las  madres.  Para  mejorar  este  aspecto,  se  están  desarrollando  capacitaciones  en  estrategias  de  intervención  dirigidas  a  la  estimulación  del  niño  y  al  fortalecimiento  de  la  interacción  madre‐ infante  en  el  hogar,  intencionando  una  mayor  focalización  de  la  atención  domiciliaria en la díada.   • Es  recomendable  usar  modelos  cuyos  servicios  se  presten  directamente  en  los  centros, o que utilicen una mezcla de servicios ofrecidos en el centro y en el hogar,  pero  no  modelos  que  únicamente  implementen  sus  servicios  mediante  visitas  domiciliarias:  los  centros  DIT  utilizan  un  modelo  mixto,  que  ofrece  servicios  en  el  hogar pero también en el centro, aunque es importante clarificar que la modalidad  privilegiada es la visita domiciliaria. Si bien la literatura ha cuestionado el uso de la  visita domiciliaria en programas de IT (Chaffin, 2004), la experiencia acumulada por   


CEANIM desde 1979, concuerda con los hallazgos de Raikes y colaboradores (2006),  quienes descubrieron que la efectividad de la visita domiciliaria sobre los objetivos  de  los  programas  de  IT  depende  de  variables  sociodemográficas  de  las  familias,  variables  cuantitativas  de  la  visita  (número,  duración  e  intensidad),  variables  cualitativas  de  la  visita  (como  el  involucramiento)  y  el  grado  en  que  la  visita  domiciliaria se focaliza en el niño. Esto muestra que se ha desplazado el foco desde  la  pregunta  por  si  es  o  no  es  efectiva  la  visita  domiciliaria,  hacia  entender  bajo  cuáles condiciones y para qué tipo de familias la visita domiciliaria logra ser efectiva.  Esta es una de las interrogantes de vital importancia que el equipo de investigación  de CEANIM intenta contestar en la actualidad.  • Debiesen usarse modelos que permitan la flexibilidad necesaria para adaptarse a las  necesidades particulares de los individuos o grupos étnicos específicos atendidos en  el programa: este aspecto ha sido central en el diseño de los Centros DIT, ya que si  bien  se  considera  necesario  contar  con  orientaciones  técnicas  claras  para  la  intervención,  CEANIM  ha  estimulado  la  realización  de  diagnósticos  y  planes  de  intervención  específicos  a  las  necesidades  de  cada  niño  y  su  familia.  Además,  algunos  centros  DIT  han  debido  lidiar  con  problemáticas  que  escapan  al  diseño  original  del  proyecto,  como  la  población  peruana  en  condición  de  residencia  irregular,  considerándose  indispensable  incorporar  estas  situaciones  para  alcanzar  los objetivos propuestos.  • No es recomendable usar modelos que se basen principal o únicamente en el manejo  de  caso,  dada  su  baja  efectividad  demostrada,  sino  que  se  aconseja  mezclar  el  manejo  de  caso  con  intervenciones  prediseñadas,  servicios  comunitarios  de  salud,  educación y resolución de temáticas sociales, entre otros: el modelo de intervención  de  los  Centros  DIT  se  plantea  multidimensional  y  multicomponente,  abordando  aspectos  específicos  de  la  relación  diádica,  triádica,  familiar,  comunitaria  e  institucional  con diversas estrategias de abordaje y  en coordinación constante con  actores  relevantes  de  otras  áreas  (Consultorios,  Colegios,  Ministerios,  Municipalidades,  etc.).  Asimismo,  actualmente  se  está  avanzando  en  el  diseño  de  talleres  y  materiales  de  apoyo  a  las  intervenciones  domiciliarias  y  psicoeducativas  desarrolladas.  Por último, es importante enfatizar que estas recomendaciones debiesen ser tomadas  en  cuenta  en  cualquier  iniciativa  de  intervención  temprana,  y  fueron  por  tanto  parte  de  los  fundamentos  que  guiaron  la  construcción  del  modelo  D.I.T.  Si  bien  la  investigación que sustenta estas recomendaciones ha sido desarrollada principalmente  en Estados Unidos e Inglaterra, sus lineamientos iluminan aspectos que han mostrado  ser relevantes en la experiencia nacional desarrollada por CEANIM en sus Centros CAP  desde  1979,  y  continúan  mostrándose  claves  al  cumplir  la  primera  fase  de  implementación de los Centros DIT.    


C ONCLUSIÓN  

Es en  consideración a la importancia demostrada de lo que sucede en el  embarazo y  primeros  años  de  vida  para  todo  el  desarrollo  humano  posterior  (Lecannelier,  2006;  Shonkoff & Phillips, 2000; Schore, 2001), y a la efectividad que han mostrado modelos  como Early Head Start o Sure Start para apoyar este proceso (Gray & McCormick, 2005;  NESS, 2008), que en Chile se torna imperativo contar con un sistema de programas que  aborden  la  temática  de  la  intervención  temprana  y  den  respuesta  a  necesidades  no  satisfechas  por  el  sistema  de  salud  primario,  ni  por  el  sistema  de  cuidados  en  salas  cuna fuertemente estimulado en los últimos años.  Si  bien  resulta  de  indudable  valor  para  las  familias  y  la  población  infantil  chilena  los  avances  en  salud  y  educación  recientemente  conquistados  (por  ejemplo,  el  aumento  masivo de salas cuna en todo el país), no puede pretenderse una respuesta unitaria a  las múltiples realidades que se constatan en el país. Ni el sistema de salud ni el sistema  de educación están en condiciones de abordar los desafíos específicos que plantea la  intervención infantil temprana, ya sea producto de la sobrecarga de tareas que implica  la  incorporación  de  nuevos  servicios  (con  personal  e  infraestructura  insuficientes  en  número  y  en  capacitación),  o  bien  por  problemas  derivados  del  diseño  mismo  de  los programas, que no están pensados para  intervenir  en  temáticas  como  la  sensibilidad de respuesta del cuidador o el  fortalecimiento  de  las  competencias  Actividad de fortalecimiento de vínculo parentales.   Fotografía: CEANIM 

Esta necesidad  se  torna  particularmente  relevante  en  poblaciones  desfavorecidas,  en  familias pobres y muchas veces excluidas de los servicios de excelencia disponibles en  Chile para el adecuado desarrollo de sus hijos e hijas. Se ha argumentado que si bien  Chile  cuenta  con  igualdad  de  condiciones  biológicas  al  momento  de  nacer,  persisten  grandes brechas en los logros de aprendizaje; esta diferencia resulta explicable en gran  medida desde la estimulación y oportunidades que brinda el entorno sociofamiliar del  niño, principalmente en sus primeros años de vida (Fernández & Riquelme, 2006).  Contar con programas de IT especialmente diseñados para abordar las complejidades  del  trabajo  con  niños  y  niñas  en  situación  de  alta  vulnerabilidad,  pobreza  y  riesgo  psicosocial,  emerge  como  un  desafío  país  de  primera  prioridad  (Vegas  et  al.,  2006),  especialmente en el contexto de la nueva política de un Sistema de Protección Integral  a  la  Infancia  (Consejo  Infancia,  2006).  Si  bien  algunos  programas  de  SENAME  intervienen  en  este  tipo  de  temáticas,  la  intervención  infantil  temprana  debe  ser   


objeto de una política universal,  Iniciativas como el modelo de los Centros  no  restringida  exclusivamente  a  DIT implementados por CEANIM, pueden  poblaciones  vulneradas  en  sus  constituir avances hacia el logro de una  derechos (que es en su mayoría,  plataforma de programas de intervención  la  población  infantil  que  hace  temprana que aseguren a nuestros niños y  uso de la red SENAME). Por ello  se  torna  fundamental  que  el  niñas un crecimiento saludable y en  gobierno asuma la estimulación,  igualdad de oportunidades.  financiamiento,  evaluación  y  difusión de servicios dirigidos al apoyo integral de la temprana infancia en Chile.  Un avance que muestra la importancia creciente asignada al desarrollo de programas  IT de calidad en el marco de la política pública de protección a la infancia “Chile Crece  Contigo”,  es  el  encargo  realizado  por  el  Gobierno  de  Chile  a  un  equipo  de  la  Universidad  de  la  Frontera  y  de  la  Universidad  Católica  de  Temuco,  de  la  sistematización  del  Programa  de  Atención  y  Estimulación  Temprana  “Araucanía”  (Fernández  &  Riquelme,  2006).  Iniciativas  como  este  programa  y  el  modelo  de  los  Centros de Desarrollo Infantil  Temprano aquí  expuesto, pueden  constituir avances en  un  extenso  camino  hacia  el  logro  de  un  sistema‐país  de  programas  de  intervención  temprana que realmente garanticen el objetivo último de asegurar a nuestros niños y  niñas  un  crecimiento  saludable  y  en  igualdad  de  oportunidades  para  enfrentar  los  desafíos educativos, socio‐emocionales y laborales que la vida les depare.          

CENTRO DE ESTUDIOS DE EMPRENDIMIENTOS SOLIDARIOS  


B IBLIOGRAFÍA  

Administration for  Children  and  Families  (2002).  Making  a  difference  in  the  lives  of  infants  and  toddlers  and  their  families:  The  impacts  of  Early  Head  Start.  Washington, DC: DHHS.  Beeber,  L.,  Chazan‐Cohen,  R.,  Squires,  J.,  Jones,  B.,  Boris,  N.,  Heller,  S.  &  Malik,  N.  (2007). The Early Promotion and Intervention Research Consortium (E‐PIRC): Five  Approaches  to  Improving  Infant/Toddler  Mental  Health  in  Early  Head  Start.  En  Infant Mental Health Journal, 28, 2, p. 130‐150.  Brookes,  S.,  Summers,  J.,  Thornburg,  K.,  Ispa,  J.  &  Lane,  V.  (2006).  Building  successful  home visitor‐mother relationships and reaching program goals in two Early Head  Start  programs:  A  qualitative  look  at  contributing  factors.  En  Early  Childhood  Research Quarterly, 21, p. 25‐45.  Centro  de  Estudios  y  Atención  del  Niño  y  la  Mujer  (2005).  Proyecto  Piloto  Centros  de  Desarrollo  Infantil  Temprano.  Manuscrito  No  Publicado.  CEANIM:  Santiago  de  Chile.  Chaffin,  M.  (2004).  Is  it  time  to  rethink  Health  Start/Healthy  Families?  En  Child  Abuse  and Neglect, 28, p. 589–595.  Chazan‐Cohen, R., Ayoub, C., Alexander Pan, B., Roggman, L., Raikes, H., McKelvey, L.,  Whiteside‐Mansell,  L.  &  Hart,  A.  (2007).  It  Takes  Time:  Impacts  of  Early  Head  Start That Lead to Reductions in Maternal Depression Two Years Later. En Infant  Mental Health Journal, 28, 2, p. 151‐170.  Consejo Infancia (2006). El Futuro de los Niños es Siempre Hoy: Propuestas del Consejo  Asesor  Presidencial  para  la  Reforma  de  las  Políticas  de  Infancia.  Gobierno  de  Chile: Santiago de Chile.  Fernández,  L.  &  Riquelme,  P.  (2006).  Sistematización  y  Ejecución  de  un  Modelo  de  Estimulación  Temprana  en  Población  Infantil:  Claves  para  la  Replicabilidad.  Universidad  de  la  Frontera  y  Universidad  Católica  de  Temuco.  Documento  de  Trabajo.  Gómez,  E.,  Muñoz,  M.  &  Santelices,  M.P.  (2008).  Efectividad  de  las  Intervenciones  en  Apego  con  Infancia  Vulnerada  y  en  Riesgo  Social:  Un  Desafío  Prioritario  para  Chile. En Terapia Psicológica, 26, 2, p. 241‐251. 


Gray, R. & McCormick,  M.C. (2005). Early Childhood Intervention Programs in the US:  Recent  Advances  and  Future  Recommendations.  En  The  Journal  of  Primary  Prevention, 26, 3, p. 259‐275.  Head  Start  Bureau  (2004).  Pathways  to  Prevention:  A  Comprehensive  Guide  for  Supporting Infant and Toddler Mental Health. Department of Health and Human  Services: U.S.A.  Kotliarenco,  M.A.  (1999).  De  Crisálida  a  Mariposa  (20  Años  de  CEANIM).  CEANIM:  Santiago de Chile.  Kotliarenco,  M.A.  (2006).  Capítulo  6:  Servicios  para  mejorar  el  desarrollo  de  las  personas.  Sección  A:  Atención  Integral  a  la  Infancia,  p.  121‐142.  En  R.  Infante  (Ed).  Chile:  Transformar  las  Necesidades  Sociales  en  Nuevas  Oportunidades  de  Empleo. Ed. Chile 21: Santiago de Chile.  Lecannelier, F. (2006). Apego e Intersubjetividad: Influencia de los Vínculos Tempranos  en el Desarrollo Humano y la Salud Mental. LOM Ediciones: Santiago de Chile.  Leyton,  E.  &  Ferrer,  S.  (2007).  Estudio  Cualitativo  de  Evaluación.  Proyecto  Centros  de  Desarrollo Infantil  Temprano. Informe  de  Resultados. Documento No Publicado.  Fundación INTEGRA: Santiago de Chile.  Love, J., Banks, L., Raikes, H. & Chazan‐Cohen, R. (2006). Head Start: What Do We Know  About  Its  Effectiveness?  What  Do  We  Need  to  Know?,  p.  550‐575.  En  K.  McCartney  &  D.  Phillips  (Eds).  Blackwell  Handbook  of  Early  Childhood  Development. Ed. Blackwell Publishing: Oxford, United Kingdom.  Mann,  T.,  Boss,  J.  &  Randolph,  S.  (2007).  Pathways  to  Prevention:  A  Training  and  Technical  Assistance  Initiative  to  Increase  Program  Capacity  to  Address  Infant  Mental Health Issues in Early Head Start. En Infant Mental Health Journal, 28, 2,  p. 106‐129.  McCallister,  C.  &  Thomas,  T.  (2007).  Infant  Mental  Health  and  Family  Support:  Contributions of Early Head Start to an Integrated  Model for Community‐Based  Early Childhood Programs. En Infant Mental Health Journal, 28, 2, p. 192‐215.  National  Audit  Office  (2006).  Sure  Start  Children´s  Centres:  Report  by  the  Comptroller  and Auditor General. The Stationery Office: London.  Olds, D., Sadler, L. & Kitzman, H. (2007). Programs for Parents of Infants and Toddlers:  Recent  Evidence  from  Randomized  Trials.  En  Journal  of  Child  Psychology  and  Psychiatry, 48, p. 355‐391.   


Raikes, H., Green, B. Atwater, J., Kisker, E., Constantine, J. & Chazan‐Cohen, R. (2006).  Involvement in Early Head Start home visiting services: Demographic predictors  and  relations  to  child  and  parent  outcomes.  En  Early  Childhood  Research  Quaterly, 21, p. 2‐24.  Rutter,  M.  (2006).  Is  Sure  Start  and  Effective  Preventive  Intervention?  En  Child  and  Adolescent Mental Health, 11, 3, p. 135‐141.  Shonkoff, J. & Phillips, D. (Eds) (2000). From Neurons to Neighborhoods: The Science of  Early Childhood Development. Washington D.C.: National Academy Press.  Shore,  A.  (2001).  The  Effects  of  Early  Relational  Trauma  on  Right  Brain  Development,  Affect  Regulation,  and  Infant  Mental  Health.  En  Infant  Mental  Health  Journal,  22(1‐2), p. 201‐269.  Strasser,  K.  (2006).  Evaluación  de  Programas  de  Intervención  Temprana.  Revista  En  Foco, Nro 78. Ed. Expansiva: Santiago de Chile.  The National Evaluation of Sure Start Research Team (2004). The National Evaluation of  Sure Start Local Programmes in England. En Child and Adolescent Mental Health,  9, 1, p. 2‐8.  The  National  Evaluation  of  Sure  Start  Research  Team  (2008).  National  Evaluation  Report: The Impact of Sure Start Local Programmes on Three Years Olds and Their  Families. Institute for the Study of Children, Families and Social Issues, Birkbeck,  University of London: London.  Vegas,  E.,  Cerdán‐Infantes,  P.,  Dunkelberg,  E.  &  Molina,  E.  (2006).  Evidencia  Internacional  sobre  Políticas  de  la  Primera  Infancia  que  Estimulen  el  Desarrollo  Infantil y Faciliten la Inserción Laboral Femenina. Documento de Trabajo 01/06,  Producido  por  la  Oficina  del  Banco  Mundial  para  Argentina,  Chile,  Paraguay  y  Uruguay.      

Perspectivas CEES-UC | 8  

Revista del Centro de Estudios de Emprendimientos Solidarios de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Editor: Daniel Diaz V.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you