Page 1

Construyendo espacios de esperanza

vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir

junio 2014

CARIDAD 2014

nĂşmero 73


Construyendo espacios de esperanza

CARIDAD 2014

junio 2014

número 73

Sumario 3

vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir

carta del director DISCERNIMIENTO, PARTICIPACION, COMPROMISO

Boletín informativo de Cáritas Diocesana de Sevilla junio 2014, núm. 73

5 DIRECCIÓN DE CÁRITAS DIOCESANA DE SEVILLA Mariano Pérez de Ayala JEFE DE COMUNICACIÓN Félix A. Quijada REALIZA

7

Departamento de Comunicación. San Martín de Porres, 7 41010-Sevilla Teléfono: 954 34 71 84 comunic@caritas-sevilla.org www.caritas-sevilla.org José María Aguilar Joaquín Cano Joaquín Martínez Pedro Ruiz Morcillo Mari Carmen Torres Félix A. Quijada

COLABORA EN ESTE NÚMERO Águila Cordero Olivero

colaboraciones LA ÉTICA DE LA GLOBALIZACIÓN

colaboraciones EL PAN QUE SACIA EL HAMBRE DE LA HUMANIDAD

actualidad

10

DIAGNOSTICO PARTICIPADO

nuestra cáritas

13

LA RAYUELA, UNA EXPERIENCIA EN LA CARITAS PARROQUIAL DE Nª Sª DE LA ESTRELLA DE CORIA DEL RIO SENSIBILIZACIÓN Y PRESENCIA SOCIAL

IMPRIME IMPRESIONES ORDÁS Teléfono: 954 35 64 09

FOTO DE PORTADA

formación y voluntariado

18

Cartel Campaña Institucional. Cáritas Diocesana de Sevilla no comparte necesariamente las opiniones expresadas en los textos por los colaboradores de la revista. Se autoriza la libre difusión y reproducción de los contenidos de esta revista, citando procedencia y autoría.

23

“LA FORMACIÓN DEL CORAZÓN”

reflexión CÁRITAS, SIGNO DE CREDIBILIDAD


carta del director

DISCERNIMIENTO, PARTICIPACION, COMPROMISO Mariano Pérez de Ayala, director de Cáritas Diocesana

Nos encontramos ya casi al final del presente curso y me gustaría aprovechar la publicación de este boletín para compartir con vosotros algunas reflexiones sobre este curso que ha transcurrido. Para mí ha sido particularmente un año muy significativo pues ha supuesto el comienzo de mi servicio como director de Caritas Diocesana, que me ha permitido conocer y trabajar con tantos hombres y mujeres que viven su compromiso en Caritas como una auténtica vocación y entregan a los más pobres y desfavorecidos de la sociedad los mejor de sí mismos. En este año hemos abierto un proceso participado de diagnóstico del trabajo y la estructura de Caritas Diocesana con la intención de, conociendo bien lo que somos y hacemos, intentar mejorar nuestro trabajo. Todos somos conscientes de que en el ámbito de la acción sociocaritativa estamos experimentando cambios tanto cuantitativos como cualitativos de profundo calado, que nos exigen afrontar la realidad de manera proactiva para poder desarrollar nuestra tarea de la manera más eficaz. Muchas veces la realidad y nuestra mejor voluntad nos pueden conducir sin darnos cuenta por caminos no del todo coherentes con nuestra identidad.

vamos a trabajar de manera particular en la próxima escuela de otoño y que supone una ayuda a todas las caritas diocesanas para poner en marcha procesos de discernimiento, que debe ser una actitud de apertura a la realidad para desde ella, iluminada por el Evangelio, la Doctrina Social de la Iglesia y los documentos propios de Caritas como elementos esenciales, adoptar las mejores decisiones en nuestro servicio caritativo y social. Estos procesos de discernimiento pueden limitarse a los ámbitos más reducidos de la dirección de nuestra organización o hacerlo de manera que cada miembro de Caritas por muy modesta que sea su contribución o colaboración con la entidad, tenga también algo que aportar en beneficio de todos. De ahí la tarea a la que nos hemos dedicado los últimos meses y que deseo agradeceros a todos por vuestra entrega y colaboración. Entre todos nos hemos ayudado a conocer mejor nuestras fortalezas y también nuestras debilidades; las cosas que hacemos bien y aquellas que debemos mejorar; los caminos por los que merece la pena seguir transitando y aquellos nuevos caminos que conviene empezar a andar. Este principio de participación además queremos que presida la marcha ordinaria de nuestra entidad.

En esta sentido ha sido recientemente publicado por Caritas Española el documento titulado “Criterios de Discernimiento”, que

Hoy en día se imponen modelos de funcionamiento y dirección claramente horizontales en los que se ponga en el centro a cada una de las personas y

Sevilla

3


carta del director

cada una puede aportar lo mejor de sí mismo en beneficio de lo común. Sin eludir la responsabilidad de quienes ejercen tareas directivas, la implicación de todos es condición ineludible para que nuestra organización cada día vaya prestando un mejor servicio a la sociedad y a la Iglesia. Pero todo lo anterior no tendría sentido si no tuviéramos presente el objetivo de toda nuestra acción: el ejercicio de la acción caritativa de la Iglesia a favor de los más pobres y desfavorecidos de la sociedad. Necesitamos continuamente renovar y profundizar en este compromiso radical a favor de los pobres. Esta es la finalidad y la razón de ser de Caritas. Y ese compromiso debe ser siempre renovado, actualizado y profundizado para no caer en la rutina, el cansancio o la desesperanza. La Iglesia universal no está llamando a

Sevilla

4

todos a renovar nuestro compromiso misionero y evangelizador. Nosotros los hombres y mujeres de Caritas lo hacemos a través de nuestra acción caritativa y social que debe ser evangelizadora. Ese es nuestro particular carisma y vocación. Como nos dice el Papa Francisco en Evangelii Gaudium “la iglesia guiada por el evangelio de la misericordia y por el amor al hombre, escucha el clamor por la justicia y quiere responder a él con todas sus fuerzas. En este marco se comprende el pedido de Jesús a sus discípulos: “Dadles vosotros de comer”, lo cual implica tanto la cooperación por resolver las causas estructurales de la pobreza y para promover el desarrollo integral de los pobres como los gestos más simples y cotidianos ante las miserias muy concretas que encontramos (188). Ojala en estos momentos sepamos responder a estas llamadas y, sostenidos por la ayuda y la gracia del Señor Resucitado, ser fieles testigos de su predilección por los más pobres de nuestra


colaboraciones

LA ÉTICA DE LA GLOBALIZACIÓN Félix A. Quijada Balbuena, diácono Que estamos en una época de grandes y rápidos cambios, es fácil de constatar. En todo el mundo existe una interdependencia, de forma que las decisiones acertadas o erróneas de un país, por muy lejano que esté, nos afectan directamente y a veces con una gravedad inusitada. Solo tenemos que ver la crisis de las hipotecas “subprime” de Estados Unidos, que desató una crisis financiera en 2008 que, a su vez, hizo estallar la burbuja inmobiliaria en España y no hace falta que detallemos las consecuencias; bien lo sabemos los hombres y mujeres de Cáritas. Vivimos tiempos de globalización. Es un fenómeno que afecta a todos, tanto en sus aspectos positivos como negativos, no solo en sus vertientes económicas, tecnológicas, culturales, sino también globalizando la información y la comunicación. Ante esta fuerza imparable, la Iglesia levanta la voz para exigir una ética común, que frente al poder de los mercados, ponga en el centro a la persona humana. La globalización es la mayor fuerza política y económica de nuestro tiempo, reconfigura la producción mundial y genera cambios en el equilibrio de poder de las naciones, a favor de aquellas cuya economía es emergente.

que se sostiene crea ganadores y perdedores, de forma que la integración económica lleva consigo desempleo y pérdida de beneficios cuando empresas extrajeras, que producen a muy bajo coste porque sus salarios son bajos y son mínimas sus políticas sociales, desplazan la producción de la nación a la que llegan. “La globalización alimenta nuevas esperanzas, pero origina también grandes interrogantes” (CDSI 362). Si miramos en profundidad veremos que la globalización es, hoy día, mucho más que

Pero no todo son ventajas, el sistema en

cambios en la economía. En este proceso

Sevilla

5


colaboraciones

globalizador se nos está olvidando en la prácti-

Es preciso subordinar la economía a la

ca la persona humana y sobre todos los más de

moral y marcar distancias con un sistema que

mil millones de seres humanos que viven aún

valora solo la riqueza individual y el interés

en condiciones de miseria.

personal, todo ello en detrimento de la justicia.

La ONU en el año 2000 realizó la

Existe una responsabilidad personal en

Declaración de los Objetivos del Milenio en el

los sistemas que afectan a la globalización; no

que se planteaban objetivos a medio plazo,

solo es necesaria la acción social, sino tener

para el año 2015, con la esperanza de ir

presente la conciencia individual.

solventando las durísimas situaciones de pobreza que sufre la mayor parte de la huma-

La Iglesia ha de hacer presente la lógica

nidad. En palabras de San Juan Pablo II en el

del don, de la gratuidad, para que se introduz-

2005 “La Iglesia apoya y anima este compro-

ca en el mercado una rectificación moral que

miso e invita a los creyentes en Cristo a mani-

atenúe o subsane los males del mundo de los

festar, de modo concreto y en todos los ámbi-

negocios, así como establezca unas nuevas

tos, un amor preferencial por los pobres”. Hoy,

bases para repensar una economía que ponga

desgraciadamente, vemos que este compromiso si bien no se ha olvidado, si se está obviando por gran parte de las instituciones nacionales y supranacionales La actual interdependencia mundial, en la cual viven las economías, ha de orientarse y repensarse teniendo como centro la persona, la civilización del amor (CV 33). Si vivimos una época de globalización, no es por un determinismo fatal que no permite tomar otra opción. Como humanidad hemos de trabajar para aprovechar esta oportunidad para conseguir un verdadero progreso humano, fomentando los valores éticos frente a los económicos, los comunitarios y trascendentes frente a los mercantilistas.

Sevilla

6


colaboraciones

EL PAN QUE SACIA EL HAMBRE DE LA HUMANIDAD Mª Águila Cordero Olivero

“Mi carne es verdadera comida, y mi Sangre verdadera bebida; el que come mi Carne, y bebe mi Sangre, permanece en mí, y Yo en él" (Jn 6, 55-57)

La Solemnidad del Santísimo Cuerpo y la Sangre de Cristo, tradicionalmente llamada Corpus Christi, celebra la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Es en la Eucaristía donde especialmente sentimos su continuo amor y cuidado, pues al estar en comunión con el permanecemos en él y él en nosotros, y así podemos experimentarlo y disfrutarlo con mayor intensidad. Esta presencia real de Jesucristo en medio de su pueblo, es motivo de alegría y esperanza para todos nosotros. La Eucaristía no es una simple conmemoración histórica, no es un mero recuerdo subjetivo de aquella última cena que Jesús celebro con los discípulos, tampoco es una repetición, pues no se repite el acontecimiento único. La eucaristía es memorial del Misterio Pascual, es decir, actualización de aquello que aconteció históricamente, que se hace ahora presente y se nos comunica de manera eficaz. El Cuerpo eucarístico es presencia real de Cristo resucitado, y al celebrar la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo honramos a Jesús como nuestro Dios y Salvador. "La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad, no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia"”, nos dirá san Juan Pablo II, en la encíclica “Ecclesia de Eucharistia. Celebrar la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo significa recordar que todos formamos parte del Cuerpo de Cristo y que tenemos la responsabilidad de cuidarnos como hermanos, todos

lo que formamos ese cuerpo que es la Iglesia. En la Eucaristía celebramos el encuentro de Dios hecho hombre con el hombre. Es el mismo Jesucristo el que se hace pan para poder ser comido y transformados en él, y de esta forma otorga al hombre una participación en la vida íntima de Dios, meta de su humanización. Él es ese pan bueno, tierno, apetitoso, que todos deseamos comer y que se deja comer. Cuenta una preciosa historia que en la vitrina de una panadería había dos panes, uno bueno y otro que no tanto. Primero se vendió el bueno, pues el otro protestaba cada vez que el panadero intentaba venderlo, ya que no quería acabar siendo comido. Irremediablemente, al no haber otro pan, fue vendido. Llego a la casa del comprador, donde sus hijos lo esperaban para desayunar, y el pan comenzó a llorar, pues no quería ser partido, no quería ser comido y acabar en el estomago de esos niños. Ellos sintieron pena del pan y lo dejaron en la alacena hasta que endureció y acabo en la basura. En cambio, el pan bueno cuando llego a la casa de la señora que lo había comprado, vio a los niños que lo esperaban con ansia, y fue feliz. Sin duda sabía que lo que le esperaba no sería fácil, que sería partido, que seguramente esos pequeños dientes le dañarían al masticarlo, pero también sabía que esa era su misión, servir de alimento a esos niños, que lo necesitaban

Sevilla

7


colaboraciones

para poder crecer, para poder vivir. Dejarse comer por ellos era su misión, y en la medida que ese pan iba siendo masticado, comido, tragado, fue sintiéndose cada vez más feliz, sabía que ya era parte de ellos, que él había transformado la vida de esos niños y que estaría con ellos para siempre. Él es el pan que sacia el hambre del hombre, el hambre de Dios. El pan de Dios es el que baja del cielo y da la vida al mundo: “Yo soy el pan de vida, el que acude a mi no pasara hambre, el que cree en mi no pasara nunca sed” ( Jn 6, 35).

El hombre es un ser abierto a la trascendencia, abierto a Dios. Es el único ser capaz de preguntarse sobre sí mismo y sobre lo que le rodea, no sentirse satisfecho y seguir buscando y preguntando: "¿Dónde está Dios?", y cuando nos percatamos de que está con nosotros y se ha hecho comida y bebida para estar aún más íntimamente unido a nosotros, pasamos a ser de Él. ¡Somos de Cristo!, y lo somos porque al comer su Cuerpo, es Cristo quien nos asimila y somos transformamos en Él. El hombre se convierte en lo que come, en El Cuerpo de Cristo. El pan que partimos nos une a todos en un mismo cuerpo, pues al comer todos del único alimento, la misma fuerza vital contenida en el alimento pasa a todos nosotros, quedando así estrechamente unidos en uno solo. La Eucaristía, sacramento de unidad, nos convierte en una misma familia, en una Iglesia de comunión. Comunión significa unión, participación, intercambio. Por ello, cuando comulgamos con Cristo estamos comulgando con todos los miembros de Cristo. Comulgar con los hermanos es estar dispuestos a compartir con ellos todo lo que somos y lo que tenemos, y lo que es mío es tuyo. Si somos capaces de realizar esto, conoceremos la grandeza de la comunión eucarística. Los primeros cristianos compartían la mesa y

Sevilla

8

partían el pan, porque no se puede partir el pan sin compartir la mesa. Cuando unos están artos y otros pasan hambre, no se celebra la Eucaristía. Pablo recrimino esto a la comunidad de Corinto: “Cuando os reunís en común, eso no es comer la cena del Señor. Porque cada cual se adelanta a comer su propia cena. Y mientras uno pasan hambre, otros se emborrachan” 1Cor 11,20-22 Cuando rezamos el Padrenuestro, pedimos el pan “nuestro”, es decir el pan de todos y para todos. Dios nos da el pan para ser compartido por todos y no convertir el pan "nuestro" en pan "mío". El pan es todo lo que el hombre necesita para vivir dignamente y desarrollarse en plenitud, tanto en el orden material como en el espiritual. El pan que sacia el hambre de justicia, de libertad, de amor..., de todo aquello que necesitamos para vivir una vida digna que nos eleve a categoría de personas hechas a imagen y semejanza de Dios. Por ello, solo celebramos la Eucaristía como Dios manda, si al compartir el pan del cielo compartimos el pan de la tierra. Solo partiendo y repartiendo el pan físico, podemos comer el pan eucarístico. El Día del Corpus es el día del compromiso cristiano. Compromiso significa promesa, pacto, alianza..., compromiso es hacerme responsable del otro, poner la propia vida al servicio del otro. El compromiso cristiano es hacer visible el amor de Dios y ser testigos veraces de ese amor a toda la humanidad. El evangelista Lucas (9, 10-17), en el relato de "la multiplicación de los panes", imparte una gran catequesis sobre cómo debe actuar una comunidad que se alimenta del pan eucarístico. Dicha actuación ha de estar encaminada a la entrega, a la disponibilidad, a la búsqueda de soluciones ante las necesidades de los demás. Es imposible que una comunidad que participa del cuerpo y la sangre de nuestro Señor se desentienda de las necesidades y del dolor de todos los que nos rodean. No podemos eludir la responsabilidad de ser auténticos seguidores de Cristo. "Despide a la gente... porque aquí estamos en despoblado" (Lc 9, 12). Hoy podríamos traducir estas


colaboraciones

palabras que el evangelista pone en boca de los discípulos por: ¡ya hemos hecho bastante!¡es imposible hacer más! Pero Jesús no les deja acomodarse, no les deja que se desentiendan, no les deja que caigan en el conformismo. Jesús les dice: “Dadles vosotros de comer" (Lc 9, 13) El maestro los llama al compromiso, los llama a desgastarse, a partirse como él por amor. San Agustín llama a la Eucaristía: “sacramento de amor, símbolo de unidad, vínculo de caridad”. La Eucaristía es dejarse fraccionar, dejarse partir por amor, un amor que nos une a todos en un mismo camino, en una misma verdad, en una misma vida que es Cristo. Cada vez que nos acerquemos a ella debemos ser conscientes de esta realidad: asumir las mismas actitudes del que se dejó partir. Cuando esto falla, la comunión no sirve de nada. Cada comunión debe hacernos crecer en el amor a los otros, debe hacer que nos desgastarnos por el otro. Ante tal compromiso, nos defendernos con múltiples excusas: el tiempo, el cansancio..., y así intentamos eludir nuestra responsabilidad. Lo que ocurre es que nuestro Señor no nos deja, siempre nos está llamando a seguir, a no pararnos, a no darnos por vencidos, a seguir creciendo en el amor.

Es la fiesta de un cuerpo partido y una sangre derramada por amor. Es el Cuerpo de nuestro Señor el que sale por las calles mostrando sus heridas abiertas; son las procesiones de todos los cuerpos de Cristo: de los cuerpos rotos, maltrechos, desgarrados, partidos por el dolor; de los cuerpos de los pobres, de los desterrados, de los que sufren la indiferencia y el abandono. Todos son cuerpos de Cristo, que recorren nuestras calles sin que nadie les vea, sin que nadie se ocupe de ellos. “Si queréis honrar el cuerpo de Cristo, no lo dañéis cuando está desnudo. No honréis al Cristo eucarístico con paramentos de seda, mientras fuera del templo descuidáis ese otro Cristo afligido por el frio y la desnudez” ( San Juan Crisóstomo) Festejamos el gozo de tener cerca a Cristo; un Cristo entregado, un Cristo dador de vida que sale a nuestro encuentro para hacerse alimento. Él nos interpela, no sólo a través de una gran Custodia, sino también a través de nuestros hermanos, donde

La solemnidad del Corpus Christi nació precisamente para ayudar a los cristianos a tomar conciencia de esta presencia de Cristo entre nosotros, para mantener despierto lo que Juan Pablo II llamaba "estupor eucarístico". En muchas ciudades y pueblos de nuestro entorno ese Cuerpo partido sale por sus calles para repartirse, para donarse, para entregarse nuevamente a nosotros. Él pasa derramando toda su sangre; la sangre de aquel que no vino para ser servido sino para servir. Él sale a nuestro encuentro, con ese amor desbordante, para interpelarnos, para ponernos en marcha La “Hostia viva, la Hostia santa…”, atraviesa nuestras calles no solo para recibir un culto externo, sino especialmente para que atraviese nuestros corazones y podamos llegar a alcanzar los mismos sentimientos de Cristo.

Sevilla

9


actualidad

DIAGNÓSTICO PARTICIPADO DE CÁRITAS EN LA ARCHIDIÓCESIS DE SEVILLA Cáritas Diocesana de Sevilla inicia un proceso de revisión y evaluación

¿POR QUÉ DE UN DIAGNÓSTICO PARTICIPADO?

cultural nos apremian aún más a dicho proceso de evaluación y búsqueda de nue-

Todas las organizaciones necesitan de vez en cuando abrirse a un proceso de revisión y evaluación para poder mejorar su acción y dar respuestas cada día más ajustadas a las cambiantes circunstancias de cada momento. Si eso es así de una manera general, más necesario se hace en una entidad como Caritas que trabaja con personas en situación de exclusión social y que tiene como objetivo último construir una sociedad cada día más justa. Por otra parte las especiales y cambiantes circunstancias sociales que vivimos, marcados por una profunda crisis económica social y Sevilla

10

vos proyectos.

Pero esta evaluación que se ha planteado no podía ser fruto de la visión de unos pocos o un mero trabajo interno sin conexión con la realidad de cada día. Por ello el trabajo que se ha planteado estaba basado


actualidad …las especiales y cambiantes circunstancias sociales que vivimos, marcados por una profunda crisis económica social y cultural nos apremian aún más a dicho proceso de evaluación…

en la participación y quiere contar con las aportaciones de todos cuantos trabajamos en Cáritas Diocesana de Sevilla. El objetivo final era conseguir unas líneas estratégicas, que de acuerdo con nuestra misión,

“Acompañamos el camino de otros (personas, comunidades…) que transcurre en medio de la vida, en el que surgen permanentemente elementos no previstos, cuestiones nuevas, amenazas y oportunidades que hemos de saber afrontar”. Modelo de Acción Social

visión y valores, orienten nuestra acción en los próximos años. Para conseguir este objetivo se consideró necesario acometer un proceso de revisión de lo que hacemos en el marco de la nueva realidad social y de los retos que la misma nos está demandando. La iglesia, y en concreto Cáritas, no es ajena a los cambios que se están produciendo en nuestro contexto social. Sabemos que nuestra entidad constituye y representa un valioso patrimonio de valores, estructuras, conocimientos, capacida-

des, relaciones y prácticas que se han ido construyendo a lo largo de mucho tiempo, pero también somos conscientes de la necesidad permanente de repensar y revisar lo que somos y hacemos a la luz del Evangelio y el pensamiento social cristiano. Es importante para nosotros, el proceso de participación, escucha y discernimiento que entre todos se ha hecho. Se han aportado visiones e inquietudes y se ha escuchado también a todos los que forman parte de este proyecto: desde los voluntarios, a los trabajadores, desde los que

HAN PARTICIPADO: Un 63,41% de las Cáritas Parroquiales. Todos los Consejos Arciprestales y Consejos de Vicaría. Todos los departamentos, áreas, proyectos, centros y servicios que conforman los Servicios Generales de Cáritas Diocesana de Sevilla. Sevilla

11


actualidad

Este proceso va en la línea, que plantea el Papa en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium, de un discernimiento evangélico. “Hoy suele hablarse de un «exceso de diagnóstico» que no siempre está acompañado de propuestas superadoras y realmente aplicables. Por otra parte, tampoco nos serviría una mirada puramente sociológica, que podría tener pretensiones de abarcar toda la realidad con su metodología de una manera supuestamente neutra y aséptica. Lo que quiero ofrecer va más bien en la línea de un discernimiento evangélico. Es la mirada del discípulo misionero, que se «alimenta a la luz y con la fuerza del Espíritu Santo»”. Desde ese espíritu y con este sentido se ha propuesto este proceso de trabajo común y compartido donde, como dice el Papa: “abandonar el cómodo criterio pastoral del «siempre se ha hecho así»”; y estar abiertos a su invitación: “Invito a todos a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las

Sevilla

12


nuestras cáritas

La rayuela Una experiencia en la Caritas parroquial de Nª Sª de la Estrella de Coria del Rio Pedro Ruiz Morcillo

de los primeros repobladores que la levantaron con la ayuda de albañiles mudéjares con los que, poco a poco, se iban emparentando. Luego el templo enladrillado y de arquería ojival se fue ampliando con austeras trazas renacentistas y profusa ornamentación barroca en muchos casos tras no pequeños siniestros. La vieja parroquia ocupa la zona del pueblo cercana al río incluyendo el casco antiguo y algunos barrios de reciente creación al convertirse la localidad en ciudad dormitorio de la metrópoli sevillana. Conviven, pues, en su seno una buena parte de los treinta mil corianos, repartidos entre una clase media y amplios sectores de familias trabajadoras humildes sin que falten bolsas de pobreza y exclusión, espacios de habitación inmigrante y algun núcleo de marginalidad. Una Caritas parroquial viva

Río abajo, cuando ya el Guadalquivir se ensancha en su reposo buscando el escondite de la marisma para acabar perdiéndose en el océano, se divisa, enhiesta sobre el blanco caserío, la torre barroca de tonos rojizos de la iglesia coriana de Santa María de la Estrella. Sus primeros muros y naves datan prácticamente del establecimiento

En uno de los costados del templo se abren escaleras arriba los salones parroquiales donde una algarabía de jóvenes y mayores atiborran el ambiente de conversaciones apresuradas, idas y venidas, reuniones..., fruto del cúmulo de actividad apostólica en la que muchas decenas de creyentes participan diariamente de la mano sabia y pacientemente estimulante de don Antonio el párroco. En una austera dependencia me reúno un largo rato con Caridad y Rafael, dos significados responsables de las actividades de la Caritas parroquial. Se encuentra ésta compuesta por una treintena de voluntarios que desde hace seis u ocho años, en que se produjo una profunda renovación, se han ido integrando en ella: se trata continúa en pág. 16

Sevilla

13


nuestras cáritas

SENSIBILIZACIÓN Y PRESENCIA

C e ári CAstamtas M o de Fi PAÑ s, S Nu C es A eñ es A am ta S P or tra Ay yud pañdel I LA , cu Se ud a a a nm NIF en ño a l p de ig IC ta ra a u lo ra A c d la eb s nt D on e m lo Si e AS n Gu isi S n : os ía ón ah Te ot : " en ara cho ro Aq s" u Pe ui í rú

Jornadas de SENSIBILIZACIÓN Y ENCUENTRO, en la Parroquia Sta. Mª Madre de Dios en San José de la Rinconada.

Domingo de Cáritas en la Parroquia San Felipe Neri

Navidad es tiempo de esperanza: Jornada de reflexión sobre sensibilización y presentación de la campaña anual de Cáritas.

La el so du lid el ar o id de ad Pi se no i M mp on us ta o no en .

Sevilla

14

Semana de la CARIDAD en la parroquia San José y Sta. María. Los niños de catequ utilizaron los conten CAMPAÑA INSTITU para actividades.


nuestras cáritas

SOCIAL DE NUESTRAS CÁRITAS Jornada de sensibilización y celebración del proyecto Levántate y Anda

” aridad e la C d a e n a quia d “Sem parro e en la tián d s a b e daíra San S a u G de Alcalá

esis idos de la CIONAL de Cáritas

Sevilla

15


nuestras cáritas

Viene de pág. 13

Río abajo, cuando ya el Guadalquivir se ensancha en su reposo buscando el escondite de la marisma para acabar perdiéndose en el océano, se divisa, enhiesta sobre el blanco caserío, la torre barroca de tonos rojizos de la iglesia coriana de Santa María de la Estrella. Sus primeros muros y naves datan prácticamente del establecimiento de los primeros repobladores que la levantaron con la ayuda de albañiles mudéjares con los que, poco a poco, se iban emparentando. Luego el templo enladrillado y de arquería ojival se fue ampliando con austeras trazas renacentistas y profusa ornamentación barroca en muchos casos tras no pequeños siniestros. La vieja parroquia ocupa la zona del pueblo cercana al río incluyendo el casco antiguo y algunos barrios de reciente creación al convertirse la localidad en ciudad dormitorio de la metrópoli sevillana. Conviven, pues, en su seno una buena parte de los treinta mil corianos, repartidos entre una clase media y amplios sectores de familias trabajadoras humildes sin que falten bolsas de pobreza y exclusión, espacios de habitación inmigrante y algun núcleo de marginalidad. Una Caritas parroquial viva En uno de los costados del templo se abren escaleras arriba los salones parroquiales donde una algarabía de jóvenes y mayores atiborran el ambiente de conversaciones apresuradas, idas y venidas, reuniones..., fruto del cúmulo de actividad apostólica en la que muchas decenas de creyentes participan diariamente de la mano sabia y pacientemente estimulante de don Antonio el párroco. En una austera dependencia me reúno un largo rato con Caridad y Rafael, dos significados responsables de las actividades de la Caritas parroquial. Se encuentra ésta compuesta por una treintena de voluntarios que desde hace seis u ocho años, en que se produjo una profunda renovación, se han ido integrando en ella: se trata de personas de todas las edades, hay un buen puñado de jóvenes, son de condición social y

Sevilla

16

profesiones diversas aunque ligeramente predominan, para mi gratificación personal, quienes ejercen o rozan la dedicación a la enseñanza o a la cultura. Como sucede en casi todas las parroquias, Caritas es el centro de la tareas pastorales relacionadas con la puesta en práctica del mensaje de amor al prójimo del Señor Jesús, pero su funcionamiento y actuaciones se encuentran engarzados con el resto de las actividades de la comunidad cristiana (catequesis, evangelización de adultos, liturgia, formación, tres coros, estudios bíblicos...), con las múltiples tareas de la decena de hermandades de gloria y penitencia y con las de la parroquia de San José, que acoge a la otra parte de la población coriana en la zona noroeste de la ciudad. Todos ellos en plural diversidad se sienten hermanados por su esforzada tarea diaria de evangelización. La acogida hoy insustituible La actuación de los voluntarios de Caritas se concreta, entre otras muchas de carácter más esporádico, en primer lugar, en la tarea hoy imprescindible de acogida a familias necesitadas, singularmente cuando los efectos de la crisis económica no sólo han acrecentado las carencias sino que también han incorporado a hogares ahora venidos a menos como consecuencia del desempleo, la ruina de negocios autónomos, la caída de los salarios o la escasez de oportunidades. Un grupo de voluntarios atiende abnegadamente y organiza un seguimiento constante de alrededor de 250 personas necesitadas de ayuda en los gastos de luz, agua, alquiler, hipoteca o de medios alimenticios e higiénicos, de productos sanitarios, reparaciones del hogar, artículos escolares... Incluso se han realizado regalos de juguetes en la cabalgata de Reyes a través de la catequesis y son también frecuentes otros auxilios solidarios con colaboración con las bolsas de caridad de las cofradías. Son objeto de especial


nuestras cáritas

cuidado los casos de mayor exclusión a los que no suelen llegar los servicios sociales y naturalmente se ocupan también de las situaciones de precariedad de los inmigrantes. Para ello se financian, además de la aportación de los Servicios generales diocesanos, de cuotas de socios fijos, de donativos más o menos esporádicos, de las colectas en las celebraciones eucarísticas, de donaciones de las Hermandades y de campañas especiales organizadas con alguna finalidad específica. La lucha contra la drogadicción Otro grupo de voluntarios ha creado un Punto de Información sobre la Drogodependencia (PID), de carácter interparroquial, con destino a personas afectadas por la adicción a la droga, en colaboración con el programa HOMBRE. Se dedican especialmente al descubrimiento y toma de conciencia de los afectados, a la ayuda a sus familias, al asesoramiento y acompañamiento en la derivación hacia organizaciones específicas expertas en las labores de desintoxicación e integración laboral y social, y al trabajo de prevención sobre todo en personas menores que por el ambiente y circunstancias familiares y sociales se encuentran en situaciones de riesgo. Los chicos de La Rayuela Pero el proyecto emblemático de Caritas de la Estrella, no sólo por la eficacia de sus resultados, sino por la intensidad del cariño con el que los voluntarios lo llevan a cabo, es un programa de intervención con menores cimentado en los principios de la Convención sobre los Derechos de la Infancia de Naciones Unidas. Lo que dio a luz la idea fue la comprobación de que en el pueblo existen muchos casos de niños y jóvenes en riesgo de exclusión social, por lo que decidieron intervenir junto con otros servicios comunitarios en el acrecentamiento del desarrollo global, la educación en el ocio y tiempo libre y en la adquisi-

ción de valores en quienes por diferentes circunstancias, agravadas en estos últimos años, se hallan en condiciones de vida difíciles. En ello se sustenta el proyecto La Rayuela, una sencilla ludoteca para los pequeños y un espacio abierto de convivencia y encuentro para los adolescentes. Inspirado en la pedagogía liberadora de Freire y Tonucci, pone su punto de enfoque en el autoconocimiento, en el cuidado de la propia salud y de la autoestima, en la preocupación por la paz y la justicia social, en la solidaridad, cooperación e igualdad entre las personas, en el respeto a la intercultularidad e intergeneracionalidad, en la educación medioambiental, en la valoración del patrimonio y de las expresiones artísticas por parte de los chicos, al tiempo que estimula a sus familias a conocer mejor su entorno y circunstancias vecinales, y a apoyar a los monitores en su tarea integradora. Las personas implicadas, unas cincuenta, mitad niños y mitad adolescentes, pertenecen a familias que en su mayoría viven en pisos alquilados o pequeñas casas propias de los barrios de la periferia o en viviendas prefabricadas de las zonas degradadas. Su nivel económico es bajo (desempleo, trabajos precarios, servicio doméstico o temporada agrícola) y deficiente su nivel cultural. Hasta ahora el proyecto se ha centrado sólo en menores con serias carencias procedentes de la acogida parroquial o de los servicios sociales, pero se tiende a abrirlo a menores con otros perfiles de menor vulnerabilidad para favorecer la pluralidad y el intercambio como elementos de enriquecimiento personal y social. De cara a los niños el objetivo fundamental es su integración escolar y social ofreciéndoles espacio físico, recursos adecuados y alternativa de vida diferente a la de la calle, consiguiendo que se diviertan a la vez que aprenden y configuren sus propios juegos. Por otro lado, el programa pretende que los adolescentes conozcan la reali-

Sevilla

17


formación

LA FORMACIÓN DEL CORAZÓN “¡No tengan miedo a lo que Dios pide! Vale la pena decir sí a Dios. ¡En Él está la alegría!” El Papa Francisco a los voluntarios de la JMJ de Río de Janeiro. Nicolás Martínez Conde Departamento de Formación y Voluntariado

Un día cualquiera, una persona cualquiera, es tocada por el Espíritu y se siente llamada a hacer algo por los demás en Cáritas. A lo mejor, todavía no ha descubierto por quién ha sido llamada pero, probablemente, en la reflexión, en la acción y del todo seguro, en la oración, se dará cuenta, con el paso del tiempo que, alguien muy parecido a los empobrecidos a los que sirve se le ha revelado como el Cristo, el mensajero de la Buena Noticia: que un reino de paz y justicia es posible aquí y ahora y, que él o ella están ayudando a hacerlo posible. No hace muchos días una buena señora llamó a la puerta de Cáritas Diocesana. Por supuesto, abrieron la puerta, se acercó a recepción y dijo: -Quiero colaborar con Cáritas. Rocío, con una sonrisa, acogedora, entusiasta y agradecida le dijo que hoy había una voluntaria que muy gustosamente la atendería. Mercedes, la voluntaria del servicio de puerta de ese día, con suma amabilidad, tras las oportunas presentaciones, le pregunta. - ¿Qué desea?

Mercedes la escuchó como si nada ni a nadie le importara más en ese momento y le dijo: - Pues, ha venido usted al lugar adecuado. Aquí siempre es bien recibido quien quiere echar una mano en acompañar y ayudar a los empobrecidos a vivir con dignidad recobrada en esta sociedad, tan dura y olvidadiza de quienes no tienen nada o lo han perdido casi todo. Y, estuvieron en alegre charla un buen rato, hablando de mil y una cosas, ambas son amas de casa y echaron alguna que otra risa con las “tonterías” que a veces surgen en la relación más o menos equívoca y guasona con los demás. ¡Qué sanadora es la risa!; me vienen al recuerdo las palabras de Mari Patxi Ayerra en una Escuela de Otoño: “tenemos que limitar las prisas y cuidar las risas”. Mercedes, al cabo de un rato, le dijo.

Ella contesta. - Pues, es que desde hace algunos días le estoy dando vueltas a eso de hacer algo por los demás. Soy ama de casa, mis hijos son ya mayores y mi marido, en fin, no me necesita tanto como antes, aunque un poco sí, ya sabe cómo son los maridos, acompañando estas palabras de una tierna sonrisa. Y continua: -Ahora tengo más tiempo y como he oído que Cáritas hace cosas buenas por la gente, pues yo me he dicho: ¿Por

Sevilla

qué no colaboro con esta gente que parece buena gente?, yo no soy muy de ir a la Iglesia, aunque, eso sí católica y me gustaría que mis hijos se casaran por la Iglesia y bautizasen a mis nietos.

18

- Si te parece me dejas tu número de teléfono y en breve, alguien del departamento de formación y voluntariado se pondrá en contacto contigo. La buena Señora, que ya sabemos su Nombre, Irene, (ficticio) contestó. - Escribe el número de mi teléfono, el de mi


formación

marido y el de mi hija la mayor por si no me localizan. Mercedes con ademán acogedor y comprensivo contesta. - Irene no son necesarios tantos teléfonos, pero

Irene tras dictar los números de teléfono e indicar las mejores horas para contactar añade como para justificarse. - Es que tengo muchas ganas de comenzar. Mercedes risueña le dice.

no importa, yo tomo nota - Estoy segura que en breve se pondrán en contacto contigo. Tú para nosotros eres una persona muy valiosa, en cuanto que serás una persona muy valiosa para los pobres a los que servirás. Ten por seguro que las personas que hacen cosas en favor de los pobres son especialmente gratas a los ojos de Dios. Así puede ser la acogida de una posible nueva voluntaria. Hay otras vías de entrada, la Página WEB, acercándose a alguno de los centros de Cáritas Diocesana, acudiendo a las parroquias, a través de otros voluntarios, etc. Pero todas tienen un mismo común denominador, se procura sean acogidos con amabilidad, respeto e interés por canalizar la “llamada” como una vocación al servicio y misión de la acción caritativa y social de la Iglesia. En efecto, a los pocos días un técnico del Departamento de Formación y Voluntariado concertó una cita entre Irene y Teresa, voluntaria del servicio a los nuevos voluntarios, persona de larga trayectoria en muchos servicios de Cáritas que tiene muy buen “ojo clínico” para ajustar los perfiles de las personas voluntarias a las necesidades, funciones y tareas de los

Sevilla

19


formación

diferentes servicios que se pueden ejercer en Cáritas.

“formación del corazón”.

Teresa, casi siempre, trata que las personas que desean ejercer su voluntariado en Cáritas lo hagan en el lugar más genuino, en el seno de la comunidad cristiana, en su Parroquia porque el individualismo está reñido con la caridad y para estar en comunión hay que vivir en comunidad construyendo comunidad de amor. No obstante, cuando el perfil de la persona o sus circunstancias, no aconsejan que ejerza su acción en la Parroquia se las ofrece la posibilidad de hacerlo en los Centros de Cáritas Diocesana con proyectos y programas específicos de acción caritativa y social.

Procuramos que el voluntariado de las parroquias y de los centros se sienta acompañado en su proceso formativo y para ello, todos los que de alguna manera interactuamos con ellos, nos coordinamos para diseñar con su participación el itinerario formativo más adecuado y que mejor se ajuste a sus necesida-

Los nuevos voluntarios, bien vayan a desarrollar su servicio en las Parroquias o en los Centros reciben una formación inicial sobre la identidad y estructura de Cáritas como institución eclesial a cargo de los técnicos y voluntarios del departamento de formación y voluntariado. Para llevar a cabo su labor en los diferentes campos de la acción caritativa y social cuentan con el apoyo del grupo en general y en muchos casos con el acompañamiento más directo de un voluntario o voluntaria con experiencia que les sirve de guía y les ofrece cierta seguridad en su relación con las personas empobrecidas, no sea que queriendo hacer un bien, hagan un estropicio. Trabajamos con personas, en muchos casos, muy vulnerables y ello nos exige actuar con competencia y sensibilidad que dimanan de un corazón generoso que deseamos lata compasado con el corazón misericordioso de Jesús. Los voluntarios y voluntarias precisan formación y, en la mayoría de los casos, la reclaman con insistencia. Ahora bien, ¿qué formación? Benedicto XVI en Deus caritas est nos dice: “Quienes prestan ayuda han de ser formados de manera que sepan hacer lo más apropiado y de la manera más adecuada” y continua “cuantos trabajan en las instituciones caritativas de la Iglesia deben distinguirse por no limitarse a realizar con destreza lo más conveniente en cada momento, sino por su dedicación al otro con una atención que sale del corazón, para que el otro experimente riqueza de humanidad. Dichos agentes, además de preparación profesional necesitan también y sobre todo una

Sevilla

20


formación

ayuda a mejorar los procesos de enseñanzaaprendizaje y, en consecuencia, no se producen cambios que contribuyan a una mejora en la atención a las personas y colectivos empobrecidos De la interacción con los pobres se deriva, a modo de retroalimentación, lo que es necesario saber y mejor hacer para que nuestro ser se identifique con el que sufre, con los invisibles para los sociedad, con los que acampan en los no lugares, con los sin voz. Aspiramos a ser caritativos con los pobres, no por los pobres sin los pobres. Para llevar a cabo esta formación en las parroquias de todas y cada una de las vicarías de la Archidiócesis de Sevilla, voluntarios y técnicos se coordinan para que la formación se realice como repuesta a sus necesidades y en el marco de un itinerario formativo que consideramos entre todos hemos de seguir para asegurarnos la mejor formación posible. Las trabajadoras sociales que acompañan a las parroquias, a los arciprestazgos y a las vicarías y los técnicos del departamento de formación y voluntariado planifican junto con los equipos parroquiales el itinerario de formación que creen más conveniente en función de su punto de partida, del tipo de acciones que llevan a cabo, de las características de su comunidad cristiana, de la idiosincrasia de su barrio o de su pueblo, etc.

des. En el caso del voluntariado de los centros, además de su formación institucional, precisan de una formación específica, que es diseñada por la dirección de los Centros junto con la coordinadora de voluntariado de los mismos. Hay que destacar en esta función la labor de Rosario Cartaya, voluntaria entusiasta, experimentada y excelentemente preparada, cuyo logro se manifiesta: en la identificación de los voluntarios con los proyectos y programas y su permanencia en los mismos; lo que constituye garantía de estabilidad y continuidad, tan necesarias en la acción caritativa y social con colectivos especialmente vulnerables. En el caso del voluntariado de las parroquias hemos puesto en marcha lo que denominamos en nuestro Plan de Formación, formación en el territorio. ¿Por qué en el territorio?, porque entendemos que la formación descontextualizada y despersonalizada no

El apoyo de los responsables de vicaría, de arciprestazgo de los directores de las caritas parroquiales, así como de los sacerdotes delegados, en la mayoría de los casos, ha conseguido que este modelo de formación en territorio esté implantado en el 70% de las caritas parroquiales, aproximadamente. Nuestro buque insignia es la Escuela de Otoño de Formación del Voluntariado. En noviembre de 2014 alcanzaremos nuestra mayoría de edad con la celebración de la XVIII edición. Surge esta escuela por iniciativa de Felipe Cecilia, alma mater de la misma, quien con su presencia y apoyo a lo largo de dieciséis ediciones, hasta su fallecimiento nos legó lo que debía ser en esencia la Escuela, un lugar de encuentro entre voluntarios, técnicos, sacerdotes y religiosos en el marco de la Iglesia de Sevilla que reflexiona, a la luz del Evangelio y de la Doctrina Social de la Iglesia sobre el ser y el hacer de Caritas en el aquí y ahora de nuestra sociedad.

Sevilla

21


formación

Le preguntaba un día a un voluntario, ¿por qué acudía año tras año a la Escuela? Y me contestó: “porque me hace feliz el encuentro con tantas personas que de buena fe dan lo mejor de sí mismas en favor de los pobres. No me siento sólo, es como un remanso para el espíritu y se me agranda el corazón”. Quienes han pasado por la Escuela (han sido algo más de cinco mil a lo largo de las diecisiete ediciones pasadas) se han sentido tocados por el Espíritu y han afianzado su vocación en el servicio a los pobres.

El departamento de formación y voluntariado lleva a cabo otras tareas, que le son encomendadas por la Dirección de Caritas Diocesana o por nuestro Delegado Episcopal: la formación de directores, colaboración con encuentros de voluntarios en arciprestazgos y vicarías charlas y talleres en centros educativos, formación de futuros seminaristas, etc.

El departamento elabora materiales para la auto-formación tanto individual como colectiva en el seno de los equipos de Cáritas parroquiales. Materiales que están alojados en la página de web de Cáritas

Acompañamos en los procesos formativos a los voluntarios para que experimenten el GOZO de vivir que la caridad es don, don “recibido y entregado”, como dice Benedicto XVI, el gozo de ser; en palabras

Sevilla

22

Diocesana a disposición de todos los que deseen usarlos.


reflexiones

CÁRITAS, SIGNO DE CREDIBILIDAD Félix A. Quijada Balbuena, diácono

La acción de la Iglesia, a través de Cáritas, optando por aquellos que no cuentan para el mundo, por los marginados y empobrecidos, es parte fundante de la Iglesia que se hace presente en el mundo a nivel parroquial, diocesano y universal. Esta opción, cargada constantemente de gestos de amor a los más débiles, es un signo de la gratuidad del amor de Dios, que tiene correspondencia en los cristianos en un amor desinteresado por aquellos “pequeños” en los que Cristo quiere ser servido. Este compromiso de crear un mundo nuevo, de ir trabajando día a día porque se haga presente el Reino de Dios, es lo que lleva a las comunidades parroquiales a Sevilla

23


reflexiones

que esclavizan y se sirven de sus hermanos, a través de mil situaciones. Denuncia cristiana que ha de ir acompañada de una reflexión seria, que proponga soluciones posibilistas para solventar estas injusticias. Solo en y desde los pobres, podremos y debemos evangelizarlos, participando con ellos en proyectos y acciones, escuchándolos y acompañándolos, en definitiva teniendo con ellos el estilo de Jesús. realizar una tarea de asistencia a las necesidades más básicas de aquellas personas empobrecidas por mil situaciones de injusticia, todo ello sin olvidar que es fundamental trabajar con ellos para promocionar su situación y para transformar las estructuras que, directa o indirectamente, inciden en su vida por el barrio o la sociedad en la que viven. Cada comunidad cristiana necesita estar sensibilizada en todo lo relativo a la caridad y la justicia, y ello es trabajo fundamental de las Cáritas Parroquiales, descubriendo y dando a conocer las necesidades sociales y los problemas humanos del entorno geográfico parroquial, diocesano y universal. Contra la injusticia, la denuncia. Buceando en la Sagrada Escritura, ya desde los libros más remotos del Primer Testamento, Dios habla al hombre y le pide que alce la voz contra todos los Sevilla

24

Vivir los valores evangélicos dentro de la comunidad cristiana, configurándola así en una comunidad fraterna, de hermanos, es el único medio para que dicha comunidad testimonie en el mundo el Reino de Dios. Hoy en día nadie duda de que tengamos que utilizar todos los medios que están a nuestro alcance para llevar al mundo la caridad que la


reflexiones

acogida, el acompañamiento, la dignificación de la persona, su liberación, sanación y salvación. Nuestro actuar será un signo creíble para reconocer a Jesús encarnado en los empobrecidos, en los marginados, en los lacerados por el dolor, y también, en los hombres y mujeres que, en nombre de la Iglesia, entregan su vida en la acción caritativa y social. Iglesia necesita y así evangelizar, siendo signo de credibilidad. No es contradecir la máxima del Señor de que lo que haga tu mano derecha no lo conozca la izquierda. Naturalmente que esta enseñanza ha de estar vigente para nuestras acciones personales, pero también tenemos que ser conscientes de que no se enciende una lámpara para ponerla debajo de la mesa y menos cuando esa lámpara es el resultado de actuaciones de la Iglesia en su trabajo por una sociedad más justa y solidaria.

Hagamos presente nuestro actuar, como mujeres y hombres de Cáritas, como signos de credibilidad de la Iglesia, pues Jesús actúa a través nuestra, manifestándose en la fraternidad y en el

Por ello es preciso hacer visible la acción caritativa y social ante la sociedad, lanzando mensajes positivos que animen a la acción y al compromiso; es llevar con la caridad, la alegría del Evangelio. Ejercitemos, por tanto la caridad, con alegría y empuje, como camino de esperanza. Hagamos al mundo partícipe de que con ella, actualizamos los signos que realizaba Jesús, la Sevilla

25


www.caritas-sevilla.org


Servicios generales de Cáritas Diocesana de Sevilla (información y orientación general sobre programas y servicios) Pza. San Martín de Porres, 7 41010-SEVILLA Teléfono (centralita): 95 434 71 84 Fax: 95 434 41 69 Correo-e: info@caritas-sevilla.org Centro Amigo C/Torrijos, 4. 41010-SEVILLA Teléfonos: 95 454 29 60 Centro Integral de Empleo “Jesús del Gran Poder” C/Don Remondo, 15 41004-SEVILLA Teléfono: 95 450 12 62 Proyecto Nazaret C/Ciclismo, 46-48 41020-SEVILLA Teléfono: 95 421 65 46 Talleres de formación prelaboral C/Perafán de Ribera, s/n 41007-SEVILLA Teléfono (CIE): 95 450 12 62 Toda la información en: www.caritas-sevilla.org

Trabajando por la Justicia COLABORA o HAZTE SOCIO

Servicios generales de Cáritas Diocesana de Sevilla: Plaza San Martín de Porres, 7. 41010-SEVILLA. Tlf.: 954 34 71 84 D/Dña...................................................................................................................................NIF.................................................... Dirección....................................................................................................................................................................................... Localidad...............................................................................................CP..........................Provincia........................................... Teléfono.........................................Móvil..........................................Correo electrónico................................................................ Aportación de..........................................euros

1mensuales

1trimestrales

1anuales

Domiciliando en banco o caja..................................................Entidad..........Sucursal..........DC.......C/C...................................... Firma

Fecha


Corpus Christi, DĂ­a de la Caridad

Construyendo espacios de ESPERANZA

T JHS

www.caritas-sevilla.org

Boletín informativo, número 73, junio de 2014  

Boletín informativo de Cáritas Diocesana de Sevilla, número 73, junio de 2014

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you