Page 1

EL CONSEJO DE MINISTROS

Y

OTRAS HISTORIAS

PLÁCIDO

PASCUAL

AVILÉS. 1

Córdoba 2010


2


Dedicatoria:

Desde Córdoba para el cielo:

A Telesforo Pascual Samblás y Josefa Avilés Ruiz. Autores del Autor

IN MEMORIAM

AGRADECIMIENTO:

A mi buen amigo Jacinto Ruiz Morilla, Compañero y QUIJOTE, por haber utilizado su magistral y docta pluma, para prologar este libro.

3


4


I N D I C E TEMA

PÁGINA

Prólogo…..

…..

…..

…..

…..

…..

7

Exordio. …..

…..

…..

…..

…..

…..

15

EL CONSEJO DE MINISTROS…… Preámbulo. ….. ….. ….. ….. UNO. La Idea. …… ….. ….. ….. DOS. El Consejillo…….. ….. ….. ….. TRES. El Preconsejo…. ….. ….. ….. CUATRO. 20 de Noviembre .. ….. ….. El Consejo de Ministros. .. ….. ….. CINCO. Las Consecuencias. Reflexiones en 2010. SEIS. La Basílica. ….. …. ….. …..

….. ….. ….. ….. ….. ….. ….. …..

17 19 28 37 58 66 80 86

..…Y OTRAS HISTORIAS Rata de Biblioteca. Frases Históricas. . ….. ….. 94 Pensamientos, Palabras, Frases. ….. ….. ….. 96 Latinajos. (Algo de Historia). ….. ….. ….. 132 Cartagena XXII. ….. ….. ….. ….. ….. 149 Documentos gráficos de Cartagena. … ….. ….. 167 Salou. ….. ….. ….. ….. ….. ….. ….. 177 Documentos gráficos de Salou. ….. ….. ….. 183 Algo de Córdoba…… …… …… …… … 190 Documentos gráficos de Córdoba. ….. ….. ….. 204 Paseos matinales por Córdoba. El Brote Verde. ….. 211 Propaganda electoral. ….. ….. ….. …… 216 Lectura continuada del Quijote. ….. ….. ….. 217 La Legión española. Aberraciones y comentarios. ….. 220 Mi opinión de la Legión. ….. ….. ….. ….. 239 Apunte necesario al siguiente trabajo ….. ….. 241 Nuestros Laureados. …… . ….. ….. …... 242 Una Carta de Sidi Ifni. …. . ….. ….. …… 247 Manolo Zamora. In Memoriam. ….. ….. …… 249 Leire Pajín. ….. … . …… ….. …… 250 Lingüística. …... … . …… ….. …… 254 5


TEMA

PÁGINA

La nueva ley del aborto. .. . …… ….. …… Juramento de fidelidad a la Bandera. … ….. …… Documentos gráficos del Juramento a la Bandera en Sevilla. Epílogo. ….. ….. ….. ….. ….. ….. ….

6

257 263 276 281


P R Ó L O G O

Me ha pedido el autor del texto, mi buen amigo y compañero, Plácido Pascual Avilés, que se lo prologue, y ello me ha provocado dos sentimientos contradictorios: el primero, de satisfacción y orgullo, por el honor que supone para mí una petición de este tipo; el segundo, de temor paralizante, por la responsabilidad que entraña, especialmente para un aficionadillo como yo. No contribuye a mi sosiego, precisamente, el conocer que todos los escritores que en el mundo son o pretenden ser, al iniciar su andadura literaria y algunos aún después, recurren para prologar sus obras a autores ya consagrados que, con su autoridad moral y buena fama, patrocinan al principiante que pretende abrirse paso en el complejo mundo de las letras. Está claro, entonces, que yo no he sido elegido por tal causa, pero en cualquier caso, sea ésta cual fuere, no puedo negarme, ya que me siento un poco ‘padre espiritual’ del ‘escritor’ en ciernes, que está surgiendo de forma tan fogosa como apasionante.

Plácido y yo, junto con nuestras respectivas esposas, hemos tenido la suerte de coincidir varios años en nuestras vacaciones estivales y de allí surgió una gran amistad, que se ha ido consolidando y profundizando a lo largo del tiempo. En el seno de tal convivencia nació, también, mi constante provocación para que se sumergiese e iniciase en el fantástico mundo de Internet, ya que, al ser éste, entre otras muchas cosas, una ventana abierta al universo todo, tan fascinante como perturbadora, yo tenía la seguridad de que, al final, tras conocerlo mejor, le llenaría de satisfacción y, sobre todo, le ayudaría a canalizar sus muchas inquietudes intelectuales. Mi predicción resultó ser acertada: Plácido, que no quería oír hablar de ordenadores, espoleado seguramente por la presión a que fue sometido, y quizá, lo que es mucho mejor, aguijoneado por su propia curiosidad, asistió a un cursillo que le permitió adquirir los conocimientos básicos para introducirse en el mundo de la Informática, cursillo que, junto al apoyo de uno de sus hijos, especialmente, sobre todo al principio, contribuyó en gran manera al dominio de la máquina y, en consecuencia, a su afortunada adicción actual por la escritura; sin olvidar, claro está, sus principales cualidades: su excelente

7


memoria, su gran imaginación, su vasta cultura y su brillante inteligencia.

El texto que hoy nos ofrece en forma de miscelánea, bajo el título de “EL CONSEJO DE MINISTROS”, es una selección de artículos diversos, de diferentes géneros y materias, que no tienen ninguna relación entre sí, sólo la de haber sido escritos por el autor con vehemencia ilusionada, eso sí, y publicados en el seno del Grupo Internauta “Los Quijotes”, al cual pertenecemos ambos, grupo que, sin duda, le habrá sido muy útil en esta fase, al haberle servido de tribuna y auditorio, simultáneamente. La pertenencia al grupo le habrá reportado también, seguramente, un gran provecho, al haber tenido posibilidad de iniciarse en la creación literaria, dándose a conocer, inicialmente, sin graves rechazos ni críticas desalentadoras, comprobando y midiendo así, poco a poco, sus posibilidades, sus cualidades, lo que le habrá permitido, también, ir conquistando un mayor grado de confianza en sí mismo que, sin duda, habrá fortalecido su autoestima.

Quisiera ofrecer a los lectores que se acerquen por primera vez, al texto que trato de prologar, un breve y ágil esquema orientativo de los contenidos del libro, de suerte que mis comentarios les permitieran hacerse una primera idea, que no solamente les pudiera servir de guía, sino que, simultáneamente, les llevara a sentirse atraídos por la lectura de este interesante grupo de artículos.

El autor ha dividido el libro en dos partes:

La primera, contiene exclusivamente, bajo el título de “El Consejo de Ministros”, un excelente y singular relato de ficción, constituido por unas 70 páginas, el más extenso de todos ellos, y sin duda el más valioso, literariamente, a mi juicio, por cuya razón voy a dedicarle unos comentarios especiales, tanto por el tema -de una gran osadía e imaginación- como por sus diálogos, su argumento, su capacidad crítica y sus descripciones minuciosas, muestras inequívocas de que nos hallamos en presencia de un buen candidato a narrador. 8


Para animar al lector a iniciar su lectura, rápidamente, séame permitido un pequeño avance. Imaginémonos, por un momento, que el actual gobierno decidiese celebrar un consejo de ministros en la Basílica del Valle de los Caídos, encima de la tumba del general Franco. ¿Cuál sería el resultado? Helo aquí: el diálogo entre los ministros resulta desternillante a veces y, en otras, patético; se desarrolla en una noche de tormenta en la que caen rayos y truenos por doquier, y en medio de ellos surge una aparición espectral que, en principio, consideran es la de Franco, provocándose la inevitable alarma entre los ministros que, llenos de pánico y totalmente despavoridos, rezan o gimen o imploran, cuando no todo a la vez. Es superrealismo en estado puro y uno de los momentos más hilarantes del relato. Hay una ministra que exclama: “¡Mi hijo, mi hijo! Mi hijo se queda huérfano, con la falta que le hago”. ¡Deslumbrante!

Sus descripciones son muy detalladas y algunas divertidísimas. Tal parece que estuviera en las estancias que describe, efectuando un inventario periodístico: las dependencias monclovitas son reseñadas con gran género de detalles que bien se pudiera pensar que vive allí, permanentemente, aportando una lista en la que figuran, desde los retratos de familia que hay en el despacho del presidente (que, según creo, no ha visto en su vida) hasta las banderas y colores de los sillones, incluida una placa de alpaca en la que figura el inquilino actual, con un 2º puesto en una carrera de 1.500 metros; no podemos perdernos, en ningún caso, la descripción que efectúa de las características técnicas de los helicópteros que trasladan al gobierno, y mucho menos la de los numerosos vestidos que luce y cambia, constantemente, la vicepresidenta: “llevaba un conjunto de chaqueta y pantalón rojo, como el logotipo del Banco de Santander, y un pañuelo para el cuello, color morado-nazareno, que ocultaba las arrugas”. El peinado: “amarillo chillón y de punta, estilo Rodríguez Sahagún”. Verdaderamente magistral. ¿Quién no recuerda al que fue alcalde de Madrid y ministro, con su pelo cortado al cepillo?

Los dos párrafos anteriores pretenden ser, simplemente, dos guiños, dos apuntes, dos brochazos, dos invitaciones cordiales a disfrutar, no sólo con esos momentos estelares, sino con toda la 9


narración, que está muy bien urdida y perfectamente resuelta, con una gran dosis de fina y ácida ironía, -característica permanente de los escritos del autor- aunque expresada con tal realismo, eso sí, que pudiera llevar a confusión al lector que no estuviera suficientemente apercibido. No hay que dejarse sorprender por las tretas literarias de este imaginativo narrador que, usando la retranca y la guasa pajolera de su tierra andaluza, nos sumerge en su relato haciéndonos creer que participa de las actitudes e ideologías que, precisamente, pretende criticar y denunciar con toda contundencia, fustigando más tarde a tirios y troyanos, sin conmiseración alguna.

La segunda parte, sin embargo, desarrollada bajo el título de “… Y OTRAS HISTORIAS” contiene unos veintitantos relatos de diferente factura, de los que algunos son recopilaciones efectuadas con el apoyo de bases de datos, probablemente extraídos de Internet o de libros especializados; otros son de viajes, acompañados de un gran despliegue fotográfico; algunos más corresponden al género crítico sobre hechos puntuales y de actualidad. No es mi propósito comentar con detalle tales relatos, porque haría interminable este prólogo, aunque si trataré de efectuar un muestreo y realizar algunos comentarios generales que ayuden a conocer, también, las características principales de estos artículos, de suerte que nos permitan profundizar más y mejor en el conocimiento del ardoroso contendiente que, tan osadamente, solicita plaza en este singular torneo de las letras.

Empecemos por las recopilaciones de frases históricas que, bajo el título de “Pensamientos, palabras, frases y otras locuciones” reseña algunas muy conocidas, tales como: ‘Estos son mis poderes’; ‘Paris bien vale una misa’; ‘Roma no paga traidores’; ‘Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”, ‘Lo que no pué sé, no pué sé y ademá é imposible’; etc. y así hasta completar más de 30 fichas que ocupan unas 34 páginas. En cada ficha se ha incluido la frase y el autor de la misma, mezclando las procedencias y las finalidades, pues tanto las hay de carácter literario, como político, religioso, etc., hasta concluir con las pronunciadas por toreros que forman parte de la leyenda taurina, tal cual sería Rafael Guerra, a quien se le atribuye la que figura reseñada anteriormente, en último lugar. Hay muchas otras, algunas rezumando ingenuidad. 10


Otra recopilación de interés es la titulada “Latinajos”: ‘Si vis pacem, para bellum: si quieres la paz, prepárate para la guerra’; ‘De iure: de derecho’; ‘modus operandi: el modo de hacer’; ‘plazo sine die: plazo sin fecha fija’; ‘ad hoc: al efecto. Para esto’. Ésta es, también, una pequeña selección de las muchas frases en latín recopiladas por el autor a lo largo de 16 páginas, seguramente con la pretensión de recordar y honrar sus tiempos de estancia en el seminario. En este grupo abundan las frases de procedencia jurídica, utilizadas especialmente en el mundo del Derecho. Pueden resultar de utilidad.

Está claro que, en ambos grupos de recopilaciones, el autor nos brinda un ‘fichero’ con una selección de frases bastante conocidas, con las cuales ha pretendido, probablemente, servir a sus lectores un modesto archivo de consulta de las más usuales. En cualquier caso, todas ellas han sido enriquecidas con explicaciones que permiten un mejor conocimiento de las circunstancias en que se pronunciaron y, por tanto, nos resulta más fácil incorporarlas a nuestro acervo cultural, si ya no lo estuvieran.

Existe otro grupo al que podríamos denominar de VIAJES, para distinguirlo: En él se incluyen los realizados a CARTAGENA y SALOU, y como no, CÓRDOBA; todos ellos acompañados de una amplia selección fotográfica. El de CARTAGENA es una descripción puntual, un diario, del reciente viaje realizado a dicha ciudad, para la celebración del XXII aniversario de las Bodas de Plata de la Hermandad a la que pertenecemos la mayoría, que satisfará en gran manera a todos los afectados, muchos de los cuales podrán verse citados en el texto y magníficamente fotografiados, destacando la visita al arsenal y a los buques de guerra allí anclados; el de SALOU, es otro viaje real del autor y su esposa, el cual le sirve de excusa para desarrollar un relato ficticio, muy divertido, en el que describe un examen sobre el olivar, al que se somete ante un tribunal socialista, y al que trata de convencer a toda costa de sus virtudes para el cargo, hasta el punto de que, con tal de conseguir la aprobación de sus jueces, llega incluso, a recitar poemas tan conocidos como ‘Los Olivos’ de Antonio Machado, y ‘Aceituneros’ de Miguel Hernández; el de CÓRDOBA, 11


sin embargo, es un relato cultural-turístico, en el que bajo el título de ‘Algo de Córdoba’ el autor se deleita efectuándonos una detallada, aunque breve, muy breve, descripción de los monumentos más conocidos, tales como: Torre de la Calahorra, Puente Romano, Mezquita, Alcázar, etc., y de los personajes más populares, tal cual serían: Averroes, Maimónides, Séneca. Algún día debería regresar al tajo, al mismo sitio en que dejó interrumpido este trabajo, para completarlo con todos los monumentos y personajes que se dejó en el ‘tintero’ de su ordenador.

Volviendo a los relatos de ficción, su mejor logro, en donde, a juicio de este modesto prologuista, desarrolla más y mejor su talento, el autor nos ofrece un interesante artículo titulado: ‘PASEOS MATINALES POR CÓRDOBA: EL BROTE VERDE’, en el cual nos vuelve a ofrecer un relato turístico de un paseo matinal por su amada ciudad, en el que, usando una vez más de su guasa y su ironía, nos ofrece una estrambótica parodia de los famosos brotes verdes, a estas alturas ya tan olvidados. El autor debiera fomentar este tipo de relatos cortos, en los que se desenvuelve muy bien, con mucho acierto y gracia, y por ende, será un género que le proporcionará, probablemente, muchas satisfacciones.

No quisiera finalizar esta presentación, sin citar y recomendar, también, la lectura de dos artículos titulados: ‘LINGÜÍSTICA’ y ‘LA NUEVA LEY DEL ABORTO’, ambos de rigurosa actualidad, a través de los cuales el autor efectúa, con su sempiterna ironía, una crítica constructiva muy bien razonada y argumentada, de los excesos que se están cometiendo con la utilización de las lenguas, así como de la tragedia que supone para miles de nasciturus (concebidos pero no nacidos) la malhadada promulgación de esta nueva ley, que permitirá abortar libremente hasta las catorce semanas de embarazo.

Finalmente, como epílogo que cierre este modesto trabajo, con el que he pretendido dar a conocer, presentar en sociedad, al hijo literario concebido por Plácido Pascual Avilés, permítanseme algunas consideraciones:

12


Gonzalo Torrente Ballester, en su libro “Escritores ante el espejo”, afirma que la MEMORIA y la IMAGINACIÓN son dos cualidades esenciales, imprescindibles, para un escritor. Así, pues, si a tales cualidades se le añade la afición por las historias, las dotes de observación y la inteligencia, todas ellas patrimonio de Plácido, según he podido apreciar a lo largo de nuestros numerosos contactos verbales y escritos, pues ya tenemos aquí, sin duda, al prototipo ideal de narrador, a quien, entre todos los que le conocemos y queremos, tenemos que impulsar para que siga escribiendo, habida cuenta sus cualidades y su extraordinaria vitalidad. En todo caso debería escuchar al escritor norteamericano, Richard North, cuando afirma: “La escritura no es producto de la magia sino de la perseverancia”.

Acépteseme, también, por favor, complementar el prólogo ya cerrado, con esta especie de carta abierta, intimista y acaso un poco paternal, por la que pido perdón anticipadamente, a través de la cual quisiera completar, un poco más, la semblanza y el conocimiento del autor:

*De la lectura de este libro y de la mayoría de los textos escritos, hasta ahora, por el joven e impetuoso ‘principiante’, yo tengo la impresión de que, Plácido, a diferencia de otros -que sufren muchísimo para pergeñar cualquier texto-, siente placer escribiendo y eso se le nota. Creo que vive con intensidad la urgencia de transmitir sus textos y anhela que sean leídos y reconocidos.

*Tengo la intuición, asimismo, de que le entran las ideas a borbotones y, en consecuencia, la mente se le dispara y los dedos buscan el teclado con urgencia y apasionamiento, con satisfactoria fruición, sin importarle el tema demasiado: lo importante para él es escribir, sea de lo que sea. Parece tal que, si el novelista británico, Rudyard Kipling, hubiera escrito para él, esta sentencia: “Las palabras constituyen la droga más potente que haya inventado la humanidad”.

13


*Precisamente para sosegar un poco su ímpetu, me permito trasladarle una de las recomendaciones que efectúan los diferentes talleres y escuelas de escritura a sus alumnos: ‘Cuando se escribe un texto hay que revisarlo y luego dejarlo reposar durante algún tiempo, para poder examinarlo desde una perspectiva diferente, antes de darlo a la publicidad’.

Y para cerrar con broche de oro estos comentarios, rindamos homenaje a nuestro hermoso idioma, evocando para ello al poeta Pablo Neruda, en su inolvidable artículo titulado “La palabra”, del cual extraigo un corto párrafo, al mismo tiempo que invito a leerlo íntegramente a todos los lectores que no lo conozcan aún:

“… Todo está en la palabra… Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que le obedeció”

Con mis mejores deseos y mi sincera felicitación al autor, por la publicación de este hermoso libro, y con la ilusión de que este prólogo/carta le sirva, también, de estímulo y aliento para continuar escribiendo. Jacinto Ruiz Morilla

14


EXORDIO Voy a sacar a la luz mi quinto libro. No hay 5º malo, se dice en el argot taurino refiriéndose al quinto toro. Los libros, como los hijos, se alumbran con dolor. Dicho desde la perspectiva de las madres, se paren con dolor; o dicho con la frase de Dios a Eva después del pecado original: Parirás con sangre y con dolor. (Aunque lo del dolor, se ha roto con la epidural). No se alumbran ni se paren más de doscientas páginas sin tener encontronazos con uno mismo o con otros prójimos que esporádicamente han ido sabiendo de mis escritos. La trayectoria de su concepción ha sido muy similar al anterior de “Realidades y Fantasías”. Los temas son muy variados y han ido viendo la luz a la vista de los acontecimientos que se iban desarrollando con el resto de mi grupo LOS QUIJOES. (En buena parte ellos han sido las musas que me han inspirado bastantes ideas). En muchos escritos mandaba la actualidad, en otros la fantasía, el humor ácido con el que me gusta expresarme. En otros los recuerdos, la nostalgia… En este he sido un poco más atrevido, pues he tenido la osadía de escribir un relato ¿imaginario? que he llamado “El Consejo de Ministros”. Esto no ha ocurrido tal como lo pinto aquí, pero podía haber ocurrido o puede ocurrir. O quizás está ocurriendo de una forma solapada y se esté legislando sobre la idea de exterminio de la reciente Historia de España. Al tener ya más experiencia en estas lides, creo que gano en ideas. He complementado algunos artículos con documentos gráficos que enriquecen la escritura, para mejor conocimiento del tema. Como en el libro anterior ya citado, he recurrido a la poesía, ajena eso sí, que es mejor que la propia, para elevar y complementar la categoría de mis escritos; citando siempre al autor, como no puede ser de otra manera. Dentro de la concepción de esta obra intervienen lógicamente muchos factores, que no son ajenos a mi vida diaria. Todos los autores que en el mundo han sido, se alimentan no solo de la fantasía, virtud necesaria para transmitir unas ideas, también de los sucesos diarios, pasados y presentes, que jalonan nuestras vidas y de los ejemplos que se toman de nuestros congéneres: Buenos, malos y peores; pues en definitiva yo no pretendo otra cosa que es transmitir, bajo mi prisma particular, según mi subjetiva condición de apreciar los hechos y con mi punto de vista, cómo veo los acontecimientos. ¿Cuánto ha durado la concepción? No he medido el tiempo, pero se puede calcular que unos 9 meses. (Como el de cualquier hijo). 15


Alternando con otras necesidades de la vida tan necesarias para vivir, he ido dando forma a esta criatura que espero cuando se lea, cuando se vea, despierte simpatía en unos o antipatía en otros. Esto demostrará que es un ser vivo que no dejará indiferente a quien la trate. ¿Cómo ha sido el parto? Con sangre y con dolor, según la ¿maldición? bíblica. Ha sido mucho el esfuerzo para alumbrar este ser vivo, porque vivo nace; mucho el trabajo para lanzarlo a este mundo. Solo falta lavarlo, acicalarlo, perfumarlo y que eche a andar por los mundanales vericuetos que son muchos. Algunos torticeros, felones y traidores. Otros amables, luminosos y llenos de esperanza. Le deseo, a quien goce o sufra de su compañía, que sea benigno con el y perdone si alguna inconveniencia observare en su lectura. Por último quiero decir que he dedicado todo mi esfuerzo, todas mis tristezas, malos ratos e inquietudes, que han sido muchos, así como todas mis alegrías, satisfacciones y buenos momentos, que han sido más que los malos, se lo dedico, repito, a mis padres como ya digo en la dedicatoria. Cuando ya esté impreso, iré a Correos y trataré de mandarles uno allá donde estén. Seguro que se sentirán contentos del segundo de sus hijos.

Plácido Pascual Avilés. Junio de 2010.

16


El consEjo dE ministros

PREÁMBULO

La historia que se relata a continuación, puede ser real como la vida misma. Sus personajes son en su mayoría reales. Han existido y aún existen y todos los conocemos. Veréis, los que esto leyeren, que la acción se sitúa a mediados y finalizando el año 2.008, cuando nuestro ínclito protagonista consiguió en las urnas su segunda victoria electoral. Los hechos históricos que se aportan, andan a camino entre la realidad y la fantasía; si a veces se exagera algo, es condición que acompaña al autor, andaluz de nacencia y de vivencia, teniendo más la exageración por virtud que por defecto. Aquí y aplicando la enseñanza de nuestro admirado escudero Sancho Panza, se podría decir como él, en conversación privada en las estribaciones de la Sierra Morena jiennense, con su señor D. Quijote: <Y ved, señor, que si a veces, cuando hablo, magnifico lo acontecido, no es con ánimo de confundir a mis oyentes, sino que, conociendo su afán por minimizar los hechos por mi relatados, yo, con el fin de que todo quede en su justa medida, os digo que siempre se exagera algo por lo que merma>. Así pues unos hechos ocurrieron tal como se relatan, otros pudieron ocurrir; y si así no sucedió, fue porque el destino que vigila las acciones humanas, intervino a favor de la bondad para no aumentar el daño que podían producir. Dejo a la sabia perspicacia del lector, que fácilmente sabrá descubrir, donde está la parquedad y en donde la demasía. La intención del autor es contar lo que ocurrió de una forma verdadera y narrar lo que pudo ocurrir, pero que, por intervención divina, qué duda cabe, todo quedó en la mente del cronista. Sirva de aviso lo no acaecido, para no caer en turbulencias que pudieran herir, tal vez matar la esperanza. Si se cuenta es para dejar constancia de lo que se estaba proyectando. La bondad es cosa de Dios y la maldad del Diablo. Tenemos esa ventaja: Conociendo de antemano las dos intenciones, la divina y la diabólica, podamos apartar la segunda para beneficiarnos de la primera. Os invito a leer con benevolencia lo que a continuación se relata; y solo nos queda una duda, sabemos quién es Dios, porque solo hay uno 17


verdadero, pero diablos o demonios hay muchos. En estos hechos: ¿Quién es el Demonio? Confío en la sagacidad del lector y sé que, con su aguda perspicacia, sabrá resolver el enigma.

18


UNO LA IDEA

La sala de estar en la que se encontraba el matrimonio, unos cincuenta metros cuadrados, estaba amueblada de forma sencilla, nada aparatosa, aunque muy acogedora. Era una mezcla entre coqueta y funcional. Un tresillo de color verde aceituna, en donde estaba sentada la pareja muy cómoda; estaban frente a la chimenea en la que ardían unos leños de encina; era Octubre y el otoño había iniciado su andadura con una ola de frío proveniente del norte de Europa que había hecho bajar el mercurio de los termómetros. Una televisión de plasma, de 32 pulgadas, colgada en un muro de la pared, en donde acababa de terminar el telediario de la Primera, del presentador de turno, el amigo Lorenzo Milá. Aquel matrimonio podía ver todos los telediarios de las cadenas nacionales con absoluta tranquilidad y complacencia: Todos les trataban de forma amable y aduladora. Se lo merecían, habían comentado ellos mismos en más de una ocasión. Seis sillas de diseño muy cómodo alrededor de una mesa de madera de una sola pieza, adornada en el centro con una bandeja de cristal en la que se veía en el fondo de la misma una perspectiva de la impresionante catedral gótica de León. Cuatro sillones de manos, tapizados del color del tresillo, ocupaban las 4 esquinas de la sala. Frente a la chimenea, un mueble—biblioteca con sus estantes semillenos de libros de autores muy diversos. La esposa se lo había pedido a su marido, nada más saber, hacia ya 4 años, que por razones de su cargo, se mudaban de vivienda: --Tienes que prometerme, José Luis, que cuando nos vayamos a vivir a Moncloa, pondremos una habitación en donde podamos quedarnos solos, nosotros dos con las niñas o alguna visita de compromiso de amigos muy reconocidos, o solos de verdad. La amueblaremos de forma sencilla pero confortable, como la que teníamos allá en nuestro pisito de León. José Luis lo recordaba ¿Cómo no? --Sonsoles, cariño, tendrás todo lo que quieras; la compañera de un Presidente del Gobierno de una nación, debe estar cómoda, satisfecha y feliz. Tú eres una columna muy importante en la que yo me apoyaré más de una vez, después del duro trabajo que me espera. –y 19


José Luís sonreía con esa sonrisa suya, solo suya, tan tonta y bobalicona, que con el tiempo se repetiría en multitud de documentos de video, dibujos de humoristas, imágenes televisivas, etc., siempre se ha dicho, prosiguió José Luis, que detrás de un gran hombre, hay una gran mujer. Y aquí estamos nosotros dos, como ejemplo de lo que estoy diciendo, que corrobora lo que dice esa sentencia tan sabia. Los dos mostraban una cara de satisfacción que se les marcaba de oreja a oreja. --Con mi valía y tu ayuda, conseguiremos que el país marche mucho mejor. --¿Y qué tenemos que ver nosotros con el periódico El País?, preguntó Sonsoles estupefacta. -- No, cariño, cuando digo el país, me refiero a España, ya sabes que a mí no me gusta decir España, eso es cosa de fachas y yo soy muy rojo, como mi abuelo, el Capitán Rodríguez Lozano. Sonsoles estaba sorprendida de la valía de su marido. De aquella conversación, habían transcurrido más de 4 años. José Luis Rodríguez Zapatero había ganado desde entonces dos elecciones generales, las de Marzo de 2004, ( aún no sabía cómo había podido suceder eso), y las más recientes del año 2008; había sido vitoreado en multitud de mítines y ensalzado como si hubiera sido un emperador romano al regreso de una victoria en tierras galas o hispanas; había alternado con jefes de estado y de gobierno de los mas importante países europeos y sudamericanos, excepto claro está del Gobierno U.S.A., había asistido a multitud de reuniones de estado sin tener una relevancia especial, pero solo por lo que representaba, al Gobierno de España, habían sido muy amables con él; en fin, llevaba algo más de 4 años de mandato, en los que había disfrutado de su cargo y había encandilado a su mujer que sentía por él una gran admiración. José Luis estaba convencido de que era uno de los personajes históricos más importantes que habían pasado por la Historia de esta vieja nación; esto nunca lo olvidaba, pero si alguna vez, preocupado por otros asuntos de estado, el olvido rozaba este pensamiento, Sonsoles, su fiel y comprensiva esposa, su compañera, se lo recordaba. Porque ella era una gran mujer. --¿Qué tal el día, cariño? Le preguntó solícita. --Bien, hoy ha sido tranquilo. He tenido una reunión con los Sindicatos y la Patronal a las diez. Muy bien y muy razonables. Estos 20


quieren vivir de los presupuestos generales del estado, los tres. Mientras les des bicocas, es decir dinero, para mantener sus sedes, sus liberados y puedan seguir manteniendo su estatus sin dar ni golpe, a mi no me molestan con huelgas o movilizaciones. Tanto Cándido Méndez, como el paisano José María Fidalgo, el de Comisiones Obreras o Díaz Ferrán, el Jefe de la Patronal, están de nuestra parte y encima molestando al P.P. en lo que pueden. A las once, ha venido Perico Solbes al despacho a explicarme algo sobre una operación económica de una empresa a la que tenemos que ayudar. Se trata de una constructora. Cuando llevaba casi una hora hablándome de economía, ya me estaba durmiendo. -- ¿Qué te estabas durmiendo?, inquirió la esposa. Pero ¿tan poco te interesa la economía? -- Ni poco ni mucho. No la entiendo. Encima Solbes se pone a hablar y es que duerme a las ovejas. Le dejé hablar y hablar y yo me puse a pensar. Sonsoles, se me ha ocurrido la idea del año. ¡Qué digo del año! Del siglo. De la Historia. -- Por Dios José Luis, me estás asustando. ¿No habrás pensado en convertirte en Rey o algo así? -- No, no, cariño. Eso todavía no. Fue como un relámpago, como una luz que me cegó el cerebro. ¡Agárrate, Sonsoles!: ¡Voy a celebrar un Consejo de Ministros, en la cripta del Valle de los Caídos! ¡Encima de la tumba de Franco! Sonsoles quedó aturdida. Como si le hubieran golpeado con una maza en pleno rostro. Cogió las tenazas y atizó un poco el fuego que se había ido consumiendo. ¿Que decía este hombre? ¿Había perdido el juicio? --No me gastes bromas, José Luis, que los disgustos me afectan la voz, me lo han dicho el otorrino y el foníatra. Por favor, que dentro de unos días cantamos en el Teatro de Berlín “La Flauta Mágica”. Si llevo la voz estropeada, César Vidal, cada vez que hable de mí, me llamará Madame Gorgoritos. Zapatero sonrió con un rictus mefistofélico que alarmó más si cabe a la buena de su esposa. -- Atiende, criatura. No es nada extraordinario. Vamos a ver. Para hacer olvidar a la gente del país la crisis económica que tenemos encima, se me ha ocurrido, ¡a mí solo!, esta idea, que en unos días se convertirá en la noticia del Siglo; llamará la atención de todas las 21


rotativas de los periódicos, los periodistas no sabrán hablar de otra cosa, las tertulias tanto televisivas como radiofónicas, solo se ocuparán de ese tema, se olvidarán de la maldita crisis, que yo no se cómo demonios vamos a salir de ella y conseguiré 2 objetivos: 1º.- Que la gente se distraiga con esto y 2º.- Vamos a ver qué hacemos con Franco. -- Pero ¿tú crees que con celebrar un consejo de Ministros en el Valle de los Caídos para tratar otros temas, que pueden durar un día, la gente va a dejar de hablar de la que se les viene encima?, preguntó solícita Sonsoles. --¡Ay que inocente eres! En ese consejo de Ministros vamos a tratar solamente de un tema: ¡FRANCISCO FRANCO! Y el problema a resolver será una de estas dos posibilidades: 1º. Franco no existió. 2º. Si Franco existió, perdió la guerra. --¡Joder, José Luis! No me hagas decir tacos. ¿Que dos disparates son esos? ¡Franco existió! Pero hombre de Dios, tu has perdido el juicio. --Alto ahí. Me dices que he perdido el juicio. Por ahí te voy a atacar. ¿Quién es el personaje de la historia de España más famoso y que ha pasado a la historia precisamente por sus locuras? ¿Por haber perdido el juicio?: D. Quijote de la Mancha. ¿Existió? Naturalmente que existió: En el Siglo XVI. Sin embargo en el Siglo XIX, después de venir Napoleón, entre los Ilustrados franceses que se quedaron en España, los Ilustrados españoles y sobre todo, nuestro fundador Pablo Iglesias, que para eso trabajaba en una imprenta,( y lo que no se pueda hacer desde una imprenta…, dijo con sonrisa maligna el ínclito Presidente), a base de propaganda y mentirle algo a los españoles de la época, que no eran muy listos, consiguieron borrar de la memoria de España a D. Quijote y pasarlo a la ficción, inventándole incluso un autor que jamás existió: Miguel de Cervantes. -- Me dejas de piedra, José Luis. Perdona que vaya a beberme un vaso de agua, que se me aclare la garganta. Eres un genio de la invención. Se levantó y se dirigió a una nevera, que estaba permanentemente a 6º centígrados, de donde se sirvió un vaso de agua. Se volvió a sentar al lado del fuego, más cerca de su marido, y le dio un casto beso en la mejilla.

22


-- Eres un genio, amor mío. ¡Qué suerte tiene este país! Pero no me cuadra el problema que se va a plantear, y es que si a pesar de todo, no lográis convencer a la gente que Franco no existió…, porque fíjate que Pablo Iglesias y él eran paisanos, los dos nacieron en el Ferrol, (antes del Caudillo), y Franco fue el que anuló el golpe de estado que los socialistas en unión de la Esquerra Republicana de Lluys Company dieron en el año 1934 contra la República; precisamente uno de los militares que estaban a las órdenes de Franco era tu abuelo paterno… el Capitán Rodríguez Lozano que antes mencionaste; ¿como los vais a convencer?; en fin que si eso se os cae y la gente no pica… ¿Qué hacéis? -- No, no sería difícil borrar a Franco de la memoria histórica; bastaría con cambiar su nombre y ponerle Sanjurjo, o Mola, Varela o cualquier nombre de otro de los generales que se sublevaron. Pero quizás optemos por la segunda posibilidad: Franco existió, se sublevó contra el poder legítimo de la República, pero perdió la guerra y de un plumazo borramos su memoria. -- Bien, -- Sonsoles estaba dudosa--, hay muchos historiadores que dirían lo contrario que vosotros, por citarte algunos: Stanley Payne, Hugh Thomas, los hermanos Salas Larrazábal, Ricardo de la Cierva, César Vidal, Pío Moa, etc., y muchos más. -- Mira, Sonsoles. He hablado con Mariano Bermejo, que aparte de que su padre fue Jefe del Movimiento en Arenas de S. Pedro, tiene conocimiento de muchas trampas que se pueden hacer. Me dice que un tal Goebels, que era no se que de Hitler, tenía una máxima que para él era un axioma: Toda mentira repetida un millón de veces durante mucho tiempo, se convierte en verdad. Bermejo sabe mucho de trampas jurídicas. ¿No ves que es fiscal? Y es hijo de quien es. Además le he dicho, que para esa labor de propaganda, contamos con la mayoría de los medios de comunicación de este país, el Grupo Prisa, los más brillantes periodistas como Iñaki Gabilondo, M. A. Aguilar, Carnicero y todos los intelectuales de ese Grupo, además de los muchos medios de comunicación que poseen: Cadenas de Radio, periódicos provinciales, T.V. Autonómicas, medios digitales, etc., etc.; también tenemos el Grupo Media Pro, que ha sido la última invención mía, con la T.V. 6ª, ( algunos malvados en vez de llamarle la sexta, la llaman la secta), el periódico Público y todos los personajes de la “ceja”, los artistas, que me apoyan en mis campañas, (a ver si aprende Aznar y la Derechona a montar medios propagandísticos, sonrió maliciosamente), los medios catalanes con el Grupo Planeta a la cabeza, que en esto nos ayudarían y prácticamente todo el conglomerado mediático del país. Todo esto 23


estaría capitaneado por tres historiadores de máximo prestigio: Santos Juliá, Ángel Viñas y Paul Preston. Que estos escogieran después a sus equipos. Lograríamos convencer al pueblo que Franco perdió la guerra. -- Ya, respondió su esposa, pero ¿entonces como mató Franco a tantas personas después de la guerra en Juicios sumarísimos? -- Muy fácil, sonrió con suficiencia el Presidente, los crímenes los cometió antes de terminar la guerra, después huyó y ya le buscaremos una muerte indigna en cualquier sitio. De paso no metemos en esta historia al padre de Cándido Conde Pumpido que era fiscal allá en El Ferrol y también dicen que estaba con el régimen anterior y participó lo suyo en la petición de condenas a muerte --¡Genio, genio, si es que eres un genio! Eres el Mozart de la política. Sonsoles besó dulcemente a su esposo en los labios. Tenía un marido que era una bendición. ¡Qué bien marcharía el país con su dirección! Que bienestar alcanzarían los ciudadanos y ciudadanas durante los largos años que aún le quedaban a su mandato. Los españoles y españolas nunca habían tenido una dirección como la que regiría los destinos de España en el siglo XXI. Los niños y niñas cantarían a coro su nombre en inocentes y socialistas canciones infantiles. Seguro que Joaquín Sabina compondría algún poema cantado con su nombre. O un romance que haría olvidar El Romancero Gitano de Federico, el bueno. Federico el malo era el de la Cope. Losantos. Este estaba condenado. Seguro que iría al infierno, pensaba Sonsoles. --¡Genio, si es que eres un genio, repitió entusiasmada! Pasaremos a la historia como personajes y personajas irrepetibles. Zapatero, José Luis, volvió a mostrar la más dulce de sus sonrisas, que era la viva estampa de la figura que había en los botes de Netol hace 50 años. (Este producto químico se empleaba para abrillantar metales dorados, y la figura de la sonrisa debió ser un antepasado de Z.P., por su enorme parecido). -- ¿Y las niñas, como están? Hoy no he podido verlas. -- Están muy bien. Ya deben estar acostadas. --Pues también nosotros nos vamos a la cama, dijo el Presidente. Mañana tengo un día muy cargado. Por la mañana tengo un desayuno de trabajo en el Foro de A B C con periodistas que ya están aleccionados. A mediodía comida con los empresarios, (por cierto, en estas comidas sirven un excelente vino, apostilló Z.P., lo elige Arenillas), 24


-- este es el marido de la Ministra de Educación, Mercedes Cabrera Calvo Sotelo, y al parecer no toma vino que la botella tenga un precio inferior a 400 Euros—aclaró José Luis; por la noche tengo cena --homenaje que me hace la U. G.T. en agradecimiento por lo bien que marcha el país en el ámbito laboral. Solo hay 2.750.000 parados, a pesar de la crisis. --Tendrás el agradecimiento de la ciudadanía durante siglos. Serás más recordado que los Reyes Católicos. Y eso que tú no eres Rey y tampoco católico. --Católico no, pero lo de Rey ¿No se te ha ocurrido cambiar de residencia de la Moncloa a la Zarzuela?, preguntó con picardía. --¡Ay, José Luis! Suspiró Sonsoles con sensualidad. --Vamos a la cama, que mañana tengo que hacer un hueco en mi agenda. He de hablar con Mariano Bermejo, que va a ser el ponente de la Ley que hay que promulgar. Antes del Consejo de Ministros, tengo que convocar un “consejillo” en donde planteemos como va a ser el desarrollo del mismo. De esta parte como siempre se encarga Mª Tere.

Se cogieron de la mano y en silencio, marcharon en dirección al ascensor para dirigirse a las plantas superiores, donde estaban sus dormitorios. --¡Buenas noches, Sr Presidente! ¡Buenas noches, Srª Presidenta.!, les dijeron las tres personas que estaban de servicio en la habitaciones. --Buenas noches, dijeron al unísono En silencio subieron al dormitorio. Una habitación en la que destacaba una cama de dimensiones un poco mayores que las normales. Encima del cabecero de la misma, un cuadro de algo menos de 2 metros de largo por unos 70 cm de ancho: Era el Guernica de Picasso. “Me gusta este cuadro—solía decir Z.P. --, por lo que representa y sobre todo por la expresividad que se refleja en los rostros de sus figuras.” Se notaba a una legua, que el señor Zapatero también era un experto en arte. Pronto se metieron entre las sábanas y José Luis, como todas las personas que tienen la conciencia tranquila por la satisfacción del deber cumplido, muy pronto se quedó dormido. Sonsoles, no es que estuviera intranquila, no. Tenía un hormigueo de satisfacción que la transportaba lejos de donde estaba. 25


Qué suerte había tenido que aquel hombre fuera su compañero. Aun recordaba cuando lo conoció, allá en León, siendo él un estudiante de Derecho. No era de los mejores, ni de los peores. Del montón. Pero como, gracias a su esfuerzo, con tesón y habilidad, había escalado hasta los más altos escalones del poder de la nación. Marcaria un hito en la Historia de España. Estaba segura. No pasaría mucho tiempo sin que se escribieran muchos libros biográficos, la mayoría de ellos ensalzándolo. Serviría de ejemplo para los niños en los colegios, de cómo había que comportarse en la vida para ser una figura ejemplar. Sería motivo de multitud de tesis doctorales. Y se harían muchas películas sobre su vida. ¿Cómo sería la primera película que se filmara? ¿Quién la dirigiría? Seguro que sería Amenábar; no, no, por supuesto que sería Almodóvar. Ese genio del séptimo Arte. ¿Y para interpretarlo? ¿Quién haría de José Luis? Ahí no había duda. Javier Bardem o Antonio Banderas. Qué más da. Cualquiera de los dos lo haría de una forma magistral. Y a ella, la esposa, compañera de toda la trayectoria del prohombre, ¿Quién le daría vida? No había duda: Penélope Cruz sería la intérprete que perpetuaría el nombre de Sonsoles Espinosa para la Historia. Además, si por exigencias del guión había que interpretar música, en otras películas Penélope había cantado y no lo hacía mal del todo. Aunque lo de la actriz no era la ópera, seguro que no desentonaría si tomaba parte en el Coro de los Esclavos de Nabuco. Giuseppe Verdi se lo agradecería. Si, ella seria la D.ª Jimena de la futura historia de ese Cid Campeador que dormía a su lado. Ese Alejandro Magno rompiendo el nudo gordiano y que ella oía su respiración acompasada muy cerca. Ese Julio César, triunfante en mil batallas y que había cruzado el corazón de su Rubicón. Alea jacta est, la suerte está echada, pensó recordando una obra de teatro que había representado en su juventud. Si, Julio César pero sin Bruto. El no tendría ningún Bruto que lo apuñalara en las escaleras del Senado, porque todos estaban con él. Sería un D. Pelayo que iniciaría la reconquista para construir una España sin parangón en la historia. Bueno, no, reconsideró Sonsoles casi ya en el séptimo cielo; D. Pelayo no. Su compañero era republicano, así que fuera monarquías. Sería un nuevo Cristóbal Colón que descubriría nuevas fórmulas democráticas, para quitar el hambre en el mundo, aliar todas las civilizaciones. ¡Que los hombres y las mujeres fueran iguales en todo! ¡Hasta en el parir! Nada de privilegios. Pasarían a la Historia, no de España, sino de la Humanidad. Todo se cumpliría conforme a sus pensamientos—sueños. La película era de Oscar seguro. Oscar a todo: Actores, guión, dirección…Poco a poco, el sueño la fue alcanzando, sumiéndose en una

26


dulce somnolencia, pensando—soñando que el protagonista de todo aquello, era el hombre que dormía a su lado. ¡Y ella era su compañera!

27


DOS

“EL CONSEJILLO”

El timbre de uno de los teléfonos del despacho sonó y José Luis observó de quién venía la llamada. -Dime, Mari Tere. -Presidente, buenos días. Me dicen que me has llamado. -Necesito hablar contigo con urgencia. ¿Cómo andas de tiempo?, le preguntó José Luis. -Bien, -respondió la Vicepresidenta política-, dame media hora que termino de dar unas instrucciones a los subsecretarios y estoy contigo, Z.P. - De acuerdo, dijo Z.P. (Le gustaba que los más íntimos en situaciones privadas le llamaran así). Colgó el auricular. Presidente y Vicepresidenta política se encontraban ambos en la planta baja del palacio de la Moncloa, sede de las dos direcciones ejecutivas. El palacio, también vivienda del Presidente, en la parte superior, era de unas proporciones adecuadas para albergar ambos despachos en la planta baja, otras dependencias para servicios y complementos políticos, salón donde se celebraban los Consejos de Ministros, amén de despachos adicionales en los que se recibían a Presidentes de Gobiernos extranjeros, de Comunidades autónomas o visitas programadas de ambos mandatarios. La vivienda muy cómoda y funcional, tenía en el exterior unos preciosos jardines con bastante arboleda y un circuito para hacer footing o simplemente pasear. También poseía una “bodeguilla”, idea y obra de Felipe González, en donde invitaba a sus amigos artistas más íntimos. Por allí desfilaron los grandes genios de la nación: José Luis Coll, Sabina, Ramoncín, algunos de los Bardem, Antonio Banderas, José Meneses… en fin, una pléyade de artistas-titiriteros que acudían para adular al poder, beberse el buen vino de marca que los cosecheros regalaban, eso sí, acompañado de jamón de la Sierra de Huelva, Aracena o de Guijuelo, o de queso manchego o asturiano de Cabrales y dar la sensación de que la progresía habitaba en este país. La elección de la Moncloa, como palacio presidencial, la hizo Adolfo Suárez. 28


Durante el mandato de José María Aznar, como era un retrógrado, dicha bodeguilla desapareció de la vida social del Gobierno de la nación. Zapatero continuó con su trabajo, que a decir verdad no era muy agobiante. El despacho era de grandes proporciones; podía tener casi 100 metros cuadrados. La mesa del presidente, al fondo de la habitación y muy amplia, estaba con bastantes carpetas semillenas de papeles que no se veían, en una desorganización perfectamente organizada. Esas carpetas nunca las miraba Zapatero, pero, como solía decir él a sus íntimos, daban la sensación a quien entrara en el despacho, que el trabajo agobiaba al Presidente. Llevaban allí toda la legislatura anterior y lo que iba de esta. ¿Que contenían? Posiblemente ni él mismo lo recordaba. Dos teléfonos encima de la mesa que comunicaban uno con Moncloa, todos los despachos o servicios y otro con el exterior. Aparte, en el interior de uno de los cajones, otro teléfono de color rojo, (el color preferido del Presidente), que era de emergencias. Tenían línea directa con este servicio los titulares de los Ministerios de Defensa, Interior, Asuntos Exteriores y las dos vicepresidencias. También había en la mesa una foto de 20 X 10 cm, hecha en el campo con un fondo bucólico, en donde estaban Sonsoles y las dos niñas del matrimonio. Detrás del sillón presidencial, pegadas a la pared, una en cada esquina de la habitación, dos banderas: Una de España y otra de la Comunidad Europea. Enfrente y casi en una de las esquinas, un sofá y tres sillones, tapizados de terciopelo color crema de vainilla, en donde se sentaban las visitas cuando estas eran de alto rango o de confianza. En una de las paredes, frente a los asientos, una televisión apagada. Solo se encendería si alguna emergencia, catástrofe, atentado, etc., se producía. Un mueble librería ocupaba casi la totalidad de una de las paredes, conteniendo algunos libros de bella encuadernación, gruesos y que posiblemente nadie había leído; mueble-bar incorporado, algunas figuras de cerámica y cristal y una pequeña placa de alpaca en donde decía: “A José Luis Rodríguez Zapatero, 2º puesto en la carrera de 1500 metros en las pruebas de atletismo de de la Facultad de Derecho de León. Abril de 1984”. Debió ser aficionado al atletismo. En un panel del mueble tres fotografías bellamente enmarcadas: Una del Grupo de mandatarios de la U.E., Jefes de Estado y de Gobierno. A Zapatero se le podía ver, fijándose muy bien, en la cuarta fila a la izquierda, casi al final y apenas se le distinguía la cabeza. En la primera fila estaban los primeros Ministros de Alemania, Gran Bretaña, Italia y el Presidente de la República Francesa. La segunda foto eran Zapatero y Busch, el Presidente de Estados Unidos. En realidad no era una fotografía hecha 29


por un profesional. Era un fotograma de una toma de T.V., un día que ambos mandatarios coincidieron en una reunión de la O.T.A.N., y cuando el Presidente americano iba saludando a los asistentes, se encontró con el Presidente del Ejecutivo español en el pasillo, le dio la mano y le dijo en español con un acento muy inglés-americano: “¡Hola amigo, como estás!”-Bien, Bien”. Y esto fue todo el encuentro. José Luis Rodríguez Zapatero tenía inmortalizado el momento, plasmado en aquel fotograma. No había otro. La tercera fotografía en un marco bellamente labrado y de color rosa tenue, tenía gran predicamento y ¿Por qué no? cierto éxito entre muchos de los que visitaban aquel despacho, por la trascendencia que en mundo de la progresía y sectores muy amplios de la sociedad que podían visitar al Presidente: Se veía a Z.P. muy sonriente con un concejal socialista del Ayuntamiento de Madrid: Pedro Zerolo. La foto estaba tomada el día que el Presidente del Gobierno del Reino de España, salió en portada de la Revista “Zero”, perteneciente al mundo homosexual o Gay. Y por último, en otra esquina del despacho, una mesa de nogal redonda de unos 2 metros de diámetro, bellamente pintado el tablero con unos motivos de la época gótica de España. (El gótico siempre estuvo en la vida del Presidente; hasta sus niñas, poco después, le salieron “góticas”). La cubría un cristal transparente de un centímetro de grosor. Cuatro sillas también de época alrededor de la mesa. Sonaron unos golpes en la puerta del despacho entreabriéndose esta levemente. Un ujier se asomó sin entrar y dijo: -Sr Presidente, la Señora Vicepresidenta. -Adelante, Adelante,- se levanto Zapatero de la mesa. María Teresa entró y saludó nuevamente: -Buenos días, presidente. ¡Hola!, María Teresa. Zapatero observó atentamente a su subordinada. Llevaban juntos más de cuatro años, casi cinco. Se veían prácticamente todos los días. ¡Y cada día le sorprendía esta mujer con un modelo de traje diferente! Ese día llevaba un conjunto intensamente amarillo color Moliere, pensó. (Zapatero había leído en alguna parte, que el color amarillo traía mala suerte para los artistas porque el escritor francés, autor de “El Avaro”, murió en el escenario cuando interpretaba su propia obra. Ningún actor o actriz vestían de amarillo en las obras que interpretaban por esta superstición. Y no sabía porque él se imaginaba 30


que las ropas que llevaba el autor francés cuando murió, eran de un amarillo intenso. Desde entonces, cuando veía este color muy acentuado, pensaba que era color “amarillo Moliere”).Vestía chaquetapantalón. José Luis pensaba que jamás había visto a aquella mujer vistiendo faldas. Posiblemente María Teresa no había vestido con faldas desde principios de la década de 1.960, cuando hizo la Primera Comunión; porque seguro que la hizo, teniendo un padre como el que tuvo, afecto, muy afecto al Régimen franquista. Seguro que hizo la primera comunión como la había hecho él mismo. Ambos habían vivido aquellos negros tiempos de nacional-catolicismo, llenos de represión y violencia dictatorial. María Teresa llevaba el pantalón y la chaqueta impecablemente planchados. Un pañuelo, color morado-nazareno, daba armonía al conjunto, graciosamente rodeando el cuello, tapaba las arrugas. Si se veía alguna, mas parecía adorno que defecto. Una camisa blanca con encajes en el pecho, completaba el atuendo. El pelo, de un amarillo menos intenso, desordenado y en punta. Zapatero siempre pensó que aquella mujer se podría gastar mucho dinero en ropa, pero no en peluquero, porque para peinarse así, bastaba con meter los dedos en un enchufe. Z.P. evocó los escasos recuerdos que tenía sobre el refranero español y se le ocurrió una maldad en forma de refrán; a pesar de la variedad de vestimenta que constante y continuamente lucía su vicepresidenta, le dieron ganas de decirle: Mari Tere “Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. Sonrió para sus adentros por la idea tan graciosa que había tenido y lógicamente no dijo nada; pero María Teresa percibió el rictus de la sonrisa. -¿De qué te ríes, Presidente? - No, nada. Sentémonos en la mesa. Ahora te lo explico. Tomaron asiento en dos sillas contiguas alrededor de la mesa redonda. La Vicepresidenta llevaba un bloc tamaño folio para tomar nota de lo que le dijera el Presidente. Era una mujer muy eficiente en la que Zapatero confiaba plenamente. Mari Tere, como le gustaba llamarla, era rocosa y dura. Como amiga podría ser muy buena, pero como enemiga podía ser mucho mejor. Pero él era el Presidente. De vez en cuando, si los avatares del cargo le iban a proporcionar algún contratiempo, Zapatero delegaba “el marrón” en ella, que asumía con serena resignación y afrontaba el contratiempo con absoluta normalidad, saliendo siempre indemne del amargo trance. ¡Era su mano

31


derecha! Bueno, la derecha no, su mano izquierda. Porque él era y sería siempre de izquierdas. Tomaron asiento y el Presidente, con esa voz engolada que pone cuando él cree que va a plantear un tema trascendente, inició su parlamento: - Mira, Mari Tere. Se me ha ocurrido una idea que llevo dándole vueltas en la cabeza un poco tiempo. Te he llamado para explicártela y tratar de que le demos forma entre los dos antes de trasladarlo al resto de los Ministros. -Me preocupas, Presidente. ¿De qué se trata? -Franco. Me preocupa Franco. -¿No habrá vuelto?- respondió Mari Tere entre irónica y recelosa.-Que ese tío, continuó, debería tener influencia hasta en el otro mundo y a mi edad ya nada me extrañaría. -No, no. Es que todavía hay miles de personas en este país, ¿Qué digo miles?, ¡millones!, que siguen acordándose de Franco, echándole de menos y eso va en menosprecio nuestro. La gente no aprecia nuestro esfuerzo y sacrificio. Añoran a un dictador e ignoran a personas como nosotros, tú y yo, por ejemplo, demócratas de toda la vida desde el año 1.975, que es cuando murió. ¡Hay que borrarlo de la historia! -Pero bueno, José Luis- de vez en cuando María Teresa se tomaba la licencia de familiarizarse ignorando el tratamiento. Pero solo de vez en cuando,- Una persona, prosiguió, que hizo y ganó una guerra, que durante 40 años ejerció el poder absoluto en España…en fin, es difícil erradicar de la memoria un personaje que forma parte todavía de nuestra historia. -Tú lo has dicho, Mari Tere. Es difícil, pero no imposible. Es más, para mí nada hay imposible. -¡Hombre, Presidente!, contestó dubitativa la Vicepresidenta. - Mira, te voy a contar una anécdota. Al poco tiempo de nombrar Ministro de Defensa a Pepe Bono, me llevó a un Cuartel para que lo conociera por dentro. Estuve en el local de una compañía de los que llaman “guerrilleros” de las C.O.E.s o algo así. A mí los militares me traen sin cuidado y más sabiendo que Franco era militar y de los “gordos”. Pues bien, a la entrada del local en donde dormían, en la pared escrito con grandes letras, había un mural que decía: “Lo muy

32


difícil lo hacemos rápidamente. En lo imposible tardamos un poco más.” ¿Qué te parece? -¿Qué quieres que te diga? Me parece una chulería, contestó con sinceridad María Teresa. -Pues a mí me gustó. Y te digo que aunque sea muy difícil o imposible ¡lo voy a hacer! ¡¡Lo vamos a hacer nosotros!! -Adelante, respondió. Veamos tu idea. - Mi idea, dijo Z.P., es borrar a Franco de la historia. Demostrar que no existió o si existió perdió la guerra. Esa es mi idea y necesito vuestra colaboración. -De acuerdo, José Luis, cuenta con nosotros. Algo si te reconocemos todos: Eres un genio en concebir y realizar ideas. -Esto es lo que haremos. -María Teresa empezó a tomar apuntes en su bloc. -Vamos a celebrar un consejo de Ministros el día 20 de Noviembre exactamente. - Pero el 20 es jueves y los consejos los celebramos los viernes. - Si, contesto el Presidente, pero extraordinario y bien merece una excepción.

este

es

un

Consejo

- De acuerdo, de acuerdo. Dame las instrucciones y se hará como tú digas. - Escucha con atención, dijo José Luis, aunque la recomendación era innecesaria, ya que cuando el Presidente hablaba, la Vicepresidenta era toda oídos y atención. Celebraremos un consejo de Ministros el jueves, día 20 de Noviembre de 2008 con un punto monográfico: Franco. Lugar ¡El Valle de los Caídos! Pondremos la mesa del consejo de Ministros exactamente encima de la tumba de Franco. Y allí deliberaremos. Un respigo levantó físicamente a María Teresa de la silla y casi se cae al suelo perdido el conocimiento. El color de la cara se tornó lívido. La piel de su rostro hacía juego con el amarillo “Moliere” de su traje. No podía ser, pensaba. Este hombre, como a D. Quijote, se le había secado el seso; pero este no leía libros de caballería. ¿En donde acabaría toda aquella aventura? - ¿Te ha sorprendido, eh, Mari Tere?- la sonrisa beatífica de Zapatero cubría todo su rostro- pues aun queda más, remató. 33


- De acuerdo, Presidente, continuó sentándose de nuevo. Continuemos a ver si al final soy capaz de entender toda esta historia. -Seguro que lo entenderás. Todo lo debemos llevar bien preparado. Por eso te he llamado. Tu sabes que los miércoles o jueves que preceden a los consejos de ministros, que son los viernes, te reúnes, en lo que llamamos “Consejillo”, con los subsecretarios de todos los ministerios, para que tengan conocimiento de los temas que vamos a tratar, y que los ministros sepan cuáles son y no les sorprendan los asuntos. Esta vez, por ser extraordinario, no serán los subsecretarios los que se reúnan contigo, serán los ministros pero no todos, solo algunos que ahora veremos. Le daréis forma a mis órdenes aportando lo que cada uno crea conveniente. Tú me lo explicas y ya decidimos. - De acuerdo.-María Teresa respiró hondo recobrando el aire que hacía unos momentos le había faltado.- Si te parece bien, el “consejillo” lo celebramos nosotros unos días antes y así tenemos más tiempo para deliberar. ¿Quiénes van a asistir? -Vayamos por orden de importancia. Tú que presides. Rubalcaba que es el listo. Lo que no se le ocurra a este… Hay que ver cómo nos hizo ganar las elecciones de 2004 cuando nadie daba un euro por nosotros. Carma Chacón, por si hubiera algún tema militar, pues Franco era militar. -Sí, pero ella de militares sabe poco, adujo ella. -Ya, por eso si surge alguna duda, podrá consultarlo con su Estado Mayor. Seguimos. Mariano. Mariano Bermejo. Este que es más chulo que un caballo jerezano, aunque menos noble. Él como Ministro de Justicia tendrá conocimiento por si nos metemos en algún berenjenal ilegal. Cometeremos la ilegalidad pero nos orientará como resolver el tema desde la legalidad ilegal, alegando razones legislativas que legalicen lo legislable. ¿Me entiendes? Inquirió. -No, Presidente. Me he perdido, contestó con sonrojo la Vicepresidenta. -Perfecto, esa es la cuestión. Me lo enseñó Bermejo. Cosiste en decir un montón de cosas incoherentes pero que suenen bien y que sorprenda al oyente por su cacofonía sonora. Al final como no le das argumentos para que te repliquen, los dejas en fuera juego y no se enteran por donde les cuelas el balón. Mariano me dijo una frase, que se la oyó decir a Felipe cuando mandaba: “Si no tienes le Ley contigo, ten a los jueces; estos te resolverán el problema. 34


- Felipe era un genio del arte de birlibirloque. No en balde es de Sevilla y frecuentaba mucho el patio de Monipodio. Pero mejor que sigas, presidente. ¿Llamo a Solbes? -No, no. Vais a trabajar, no a dormir. Y con este os entra el sueño del aburrimiento. Es el rey del “muermo”. Que venga Maleni. Esta tiene toda la mala uva que podamos imaginar. Algo se le ocurrirá. -Sí, contestó María teresa. Es ocurrente y graciosilla. “Antes partía que doblá”. ¡Qué gracia tiene! -Miguel Sebastián también. Y César Antonio Molina, que como Ministro de Cultura, puede preparar algún dossier de la incultura de Franco. Y Bernat Soria, de Sanidad. Algo tuvo que ver Franco con los muertos de la guerra civil. -¿Y Bibiana Aido? -No, no. A esta la he nombrado ministra solo para que saque adelante una nueva Ley del aborto que sea lo más progresista posible. En confianza te diré, Mari Tere, que creo que no sirve para otra cosa. Una vez que haya “parido” esta ley, no solamente la quitaré a ella sino también al Ministerio de Igualdad que no sirve para nada. Que siga dedicada al flamenco que por lo visto es de lo único que entiende. Claro que si siendo de Cádiz, de ese bello pueblo que se llama Alcalá de los Gazules, si no entiende de flamenco… A María Teresa no se le movió ni un músculo de la cara ni una arruga del cuello, cuando oyó a Z.P. hablar así de la joven gaditana. -¿Llamamos a Beatriz Corredor y a Cristina Garmendia? - No. A ese consejillo solo asisten ministros o ministras. Que no venga ningún funcionario. -Pero José Luis, si estas son Beatriz, Ministra de la Vivienda y Cristina lo es de Ciencia e Innovación, respondió algo sorprendida Mari Tere. -¿Y quien las ha nombrado Ministras?, preguntó aun más sorprendido el Presidente. Yo no las conozco. - Pues quien las va a nombrar, tú naturalmente. - Oye, perdona pero ya no me acuerdo ni me suenan sus caras. Es que soy muy mal fisonomista. Esto sería alguna recomendación de alguien y las tuve que nombrar. Z.P. se quedó pensativo unos 35


momentos. Ah!, ya recuerdo. Cristina fue a petición del Lehendakari Ibarretxe y Beatriz fue un presidente de Comunidad que ahora no recuerdo. -¿Llamo a Celestino, el de Trabajo?, preguntó Mari Tere. - No, yo creo que no. Bastante trabajo tiene con buscarle trabajo a los sin trabajo, sonrió el Presidente por lo ingenioso de su frase. Para consejillo es suficiente. ¡Ah!, se me olvidaba. Tú te encargas de ponerte en contacto con los monjes del Monasterio que cuidan la Iglesia, ¿Cómo se llaman?, y que el día 20, a las 6 de la tarde, tengan preparada una mesa amplia, con asientos cómodos, para 18 personas. Que la mesa esté colocada exactamente encima de la tumba de Franco. Si alguna cosa más necesitas, me llamas y me informas de todo cuando lo hayáis celebrado. Nada más. Los dos se levantaron de los sillones. El Presidente acompañó a la Vicepresidenta hasta la puerta del despacho. - De acuerdo, presidente. Puedes estar tranquilo. Te tendré informado de todo cuanto ocurra. Por cierto los monjes que cuidan la basílica son de la orden de S. Benito de Nursia y por lo tanto se llaman Benedictinos. Están allí por expreso deseo de Franco. Recuerda, Presi, que estudié en un colegio de monjas. Allí hice el bachiller y algo de ellas me queda todavía, aunque ya no hago caso a normas tan arcaicas como las religiosas. Ya me he hecho mayor. Ahora veo, siguió la Vice, la idea con algo más de tranquilidad, pero la verdad todavía tengo mis dudas. – Mari Tere estaba algo más sosegada aunque… - Adiós, Mari Tere. – Hasta luego, Presidente, se despidieron.

36


TRES

EL PRECONSEJO

Moncloa, 11,00 h. A.M. 13 de Noviembre.

La Vicepresidenta tenía tiempo de sobra. Faltaban más de dos semanas para llevar a cabo el proyecto de Z.P. Así pues convocaría a los Ministros que su Jefe le había indicado con la antelación suficiente para exponerles la idea y que ellos fueran planificando sus proyectos de borrar a Franco de la historia. Se fue poniendo en contacto con ellos citándolos en Moncloa para el día 13 de Noviembre, que era jueves y un día antes del Consejo ordinario, que era todos los viernes. María Teresa sabía que tenía que imbuir en los ministros la idea ¿absurda? De Z.P. Vendría bien, ya que la crisis avanzaba de una forma galopante, El número de parados sobrepasaba con creces los dos millones y medio y aquello no tenía pinta de parar. Había que distraer al personal con otras “historias” que fueran mitigando las ideas de los que se iban al paro y, mientras percibían el desempleo, se les entretenía con cuentos por absurdos que fuesen y no se dedicaran a incordiar al Gobierno. Los días en Madrid ya se iban enfriando, el cielo adquiría tonalidades de un color plomizo, lo que vaticinaba que el invierno se iba acercando. No hubo problemas con la cita de los Ministros. Se pusieron de acuerdo en reunirse a las 11 de la mañana en el despacho de la Vice, como cariñosamente la llamaban; algunos retocaron ligeramente sus agendas. Mari Tere no les dijo para qué era exactamente la reunión. Solo que debía comunicarles un proyecto del Presidente que deberían estudiar para un Consejo extraordinario. El citado día 13 de Noviembre se personaron en Moncloa: Rubalcaba, Chacón, Bermejo, Maleni, César Antº Molina y Bernat Soria. No eran las 11 de la mañana, bajaron de sus lujosos vehículos Audi marchando directamente al despacho de la Vice.

37


Esta ya les esperaba. Saludos de rigor sentándose todos alrededor de una mesa del despacho de la Vice. Mari Tere les ofreció café, a lo que ellos aceptaron; llamó a un ordenanza para que les sirviera. Mientras venía el café, hablaron de temas intrascendentes, de la marcha de la Liga de fútbol, del tiempo que ya iba empeorando, (el tiempo es muy socorrido para hablar de el, cuando no hay otro tema), de Moratinos, que como no estaba allí, como buenos compañeros, criticaron e hicieron burla de él, llegando alguno a compararlo con Morán el de los chistes, su antecesor en el cargo de Exteriores. Llegó el ordenanza, impecablemente vestido con un traje negro, chaqueta de frac y lazo mosca. Los Socialistas han sido siempre muy exigentes con las formas. Han gustado que el servicio vista siempre de forma exquisita, sobre todo si es a ellos a los que tienen que servir. Colocó encima de la mesa los pedidos y dirigiéndose a Mari Tere, le preguntó: - ¿Algo más, señora Vicepresidenta? - Nada, puede marcharse, Fermín. La vice gustaba de llamar a los ordenanzas por su nombre de pila, denotando que entre ellos había confianza, lo que no era cierto. Las formas eran una cosa y las distancias sociales y de autoridad, eran otras. Bien es cierto que a ninguno de los criados se les ocurría pasarse un ápice. - Bien-tomó la palabra Mari Tere. No sé cómo empezar. Si por los pies o por la cabeza. Es algo delicado. - Pues empieza por la cabeza y directamente al grano, la animó Rubalcaba. La Vice no se lo pensó dos veces: - Me ha encargado el Presidente que os diga que el próximo día 20 de Noviembre, el Consejo de Ministros Extraordinario, se celebrará en el Valle de los Caídos, encima de la tumba de Franco- un silencio sepulcral se adueñó de los asistentes- que el objetos es, -prosiguió-, demostrar a España y al mundo que Franco jamás existió y si esto fuera muy difícil de demostrar, que existió pero perdió la guerra. La vice calló, así, de golpe. Los allí asistentes saltaron de sus sillones con estupor. ¿Cómo? ¿Pero que dice este tío? ¿Se ha vuelto loco? ¡Jooodeeeer!, exclamó la andaluza Maleni. -Sabía que os sorprendería. A mí también. Pero vi a Z.P. muy obcecado y muy vengativo. No le perdona a Franco que fusilara a su abuelo y tiene metido entre ceja y ceja que hay que eliminar a ese personaje. 38


-Yo estoy de acuerdo, dijo César A. Molina, que Franco fue un criminal que se sublevó en contra de la República. Que tenía manchadas las manos de sangre antes y después de la guerra, que toda su vida fue un asesino, pero de ahí a querer borrar su memoria o cambiar la historia, va un abismo, concluyó el Ministro de Cultura. -¿Y a mí para que me quiere, preguntó Bernat Soria, el de Sanidad, para que certifique que estaba loco o que estamos locos nosotros?

-Algo habrá que hacer, dijo Maleni con su gracejo andaluz, mitad malagueño, mitad gaditano. Si al Presi se le ha ocurrido esa idea o la llevamos a cabo o el culo nos huele a pólvora, terminó con la mejor de sus sonrisas y una de sus frases más chabacanas. -Eso puede ser complicado, dijo Bermejo. Metafísicamente puede ser un contrasentido, porque si Franco, que fue el que fundó el Partido único del Movimiento, no existió, este partido tampoco existió y por consiguiente mi padre que fue Jefe de ese partido en Arenas de S. Pedro, tampoco existió y si no existió mi padre ¿qué c… hago yo aquí? Porque yo tampoco existo, concluyo el Fiscal ascendido a Ministro. -Pues tú vas a ser el encargado de darle forma legal, me ha dicho el Presi que te vayas haciendo a la idea. Que para eso eres el de las leyes y el de la Justicia, le contestó la Vice. -Bueno, se hará lo que se pueda, que será complicado. -¿Y tú, Alfredo? preguntó Mari Tere dirigiéndose al silente Rubalcaba. Algo tendrás que decir, ¿o no? Rubalcaba se mesó su rala barba, miró de abajo a arriba a los asistentes y dijo: -Vamos a ver. La cosa es complicada. Yo soy Químico y mi experiencia me dice que si en una redoma mezclamos varios ingredientes de distintas composiciones, dependiendo de la forma de mezclarlos, cuales con quienes, puede resultar o un explosivo o una medicina. Puede salvar o puede matar… Todos guardaron silencio tras las palabras del “listo” del Gabinete. -¿Qué quieres decir?, inquirió Molina, el de Cultura.

39


-A ver explícate, dijo Mari Tere. La cosa es complicada. -Efectivamente, es una complicación, pero hay que resolverla, le contestó Alfredo. Hay que buscar una respuesta que satisfaga a nuestro presidente. Todo sabemos que cuando se le mete una idea entre ceja y ceja -y sonrió para sus adentros por lo de las cejas-, es difícil que la abandone. Y como bien dice Maleni, si no satisfacemos sus deseos, este hace una remodelación del Gabinete y nos echa a todos a los albañiles y no está la construcción ahora como para ir a trabajar allí. (No voy a ser tan ordinario como Maleni y decir que el culo nos huele a pólvora, pensó para sus adentros Rubalcaba). -¿Que podemos plantearle: que no existió o que perdió la guerra?, pregunta Bermejo. -Tenemos una semana para pensarlo, Mariano, prosiguió el de Interior. Yo digo como tú, como vamos a decir que Franco no existió, nosotros, tu y yo. Y Mari Tere, que mi padre, al igual que los vuestros, todos estuvieron al servicio de los franquistas y de Franco. Mi padre fue militar de aviación en el ejército que ganó la guerra, aunque él posiblemente no estuviera en el frente, pero estuvo cumpliendo con las leyes de Franco y además encantado. Y si yo pude estudiar una carrera, fue porque mi padre tenía una paga del Ministerio del Ejército del Aire, que aunque famélica, al menos estaba segura. -¿Qué pasa, que pasa?, pegó un bote la Ministra de Defensa, Carma Chacón. ¿Qué ha pasado con el Ejército? La pobre Carma parece que estaba durmiendo. -Nada, le echó un cable la Vice. Cosas nuestras. Se había dado cuenta que Chacón estaba con mala cara y somnolienta. ¿Es que has pasado mala noche, Carma? -¡Ay, calla, calla, mujer!, despertó algo la ministra. Es que el niño me ha dado una noche de perros. Deben ser los dientes que le están saliendo y le duelen. Y mira que le doy con un ungüento que me ha recomendado una amiga que… -Vale ya, Carma. No nos cuentes ahora lo del niño, que estamos en otra guerra. Vamos a seguir que nos la jugamos. -Como tú no tienes niños, no sabes lo que es pasar una mala noche, Mari Tere. Pero ya los tendrás, dijo con candidez la Chacón. La Vice quiso fulminarla con la mirada, pero no contestó y siguió con la reunión. 40


-Sí, yo pienso que negar la existencia de Franco puede no resultar. -Yo podría consultar con los expertos en historia de mi ministerio, dijo el de cultura, pero va a ser complicado. Aunque tengo historiadores que son capaces de negar el sol que nos alumbra. -Claro y a ver como convenzo yo a mis hermanos que nuestro padre no existió, prosiguió Bermejo. Ya me pasé 4 pueblos cuando dije aquello de que: “Hemos luchado contra sus padres, los que ganaron la guerra y ahora tenemos que luchar contra los hijos”. La que me liaron mis hermanos y porque mi padre, al que Dios tenga en su gloria, ya no está, que si no me mata. -Sí, la verdad es que ahí no estuviste muy fino, dijo la Vice. Pero sigamos, que si nos desviamos nos dan las uvas discutiendo sobre el tema. Siguieron debatiendo y planteando soluciones que satisficieran al Jefe. En esos momentos uno de los teléfonos del despacho empezó a sonar. María Teresa lo cogió: -Sí, dígame. Si, Si, Presidente. Estamos todos reunidos en mi despacho. No, sin problemas. Estamos estudiando cual es la mejor solución. No te preocupes, te tendré informado. Hasta luego, presidente. Bueno, ya sabéis quién era y lo que quería. Todos asintieron prosiguiendo con sus argumentos. Bermejo dijo que tenía algo importante que decir. -El domingo voy de montería a una finca de Andújar con Garzón. Nos han invitado a los dos. Un día hablando con Baltasar de Franco, me dijo que se la tenía jurada; que si no lo metía en la cárcel era porque estaba muerto, pero que todo lo que no le había hecho a él, se lo había hecho a Pinochet. Quiero decir, que entre Garzón y yo que somos juristas, podemos dar un enfoque al problema para que el dictador salga lo peor parado que podamos. -Oye, Mariano, ¿y por cuanto os sale una montería de esas? inquirió Maleni, que en esto del dinero era muy puntillosa. -Bueno, no sé, contestó Mariano. Esta puede salir el puesto por unos seis mil euros, más o menos. Pero tanto Baltasar como yo, que vamos a bastantes, lo hacemos gratis, pues los dueños nos invitan. Para ellos es un honor que un ministro y un juez asistan a sus

41


monterías, aunque luego si hay que hacerles algún favor, pues se les hace y en paz. -¿Y qué placer sentís matando animales al acecho, a traición; no os da nada?, preguntó César Antonio Molina, que por estar dedicado al ministerio de Cultura, no consideraba que la cinegética fuera algo muy estético. -¡Pero bueno!, cortó la Vicepresidenta en seco, aquí hemos venido a resolver un problema de nuestro presidente no a hablar de cacerías. Venga, vamos a lo nuestro. La conversación o el debate se alargó hasta las 2 de la tarde, llegando todos a la conclusión de que negar la existencia de Franco era algo muy arriesgado porque aun vivían muchos de sus descendientes, incluso vivían personajes y personajas de los que habían hecho la guerra, aunque ya mayores, que habían estado con él. Lo mejor sería denigrar su figura hasta el infinito, inventarle defectos que no tuvo y negar las virtudes suponiendo que las tuviera, procesarlo y meterlo simbólicamente en la cárcel. Ensalzar las personas que tuvo como enemigos y los que aún vivieran, como era el caso de Santiago Carrillo, subirlos a los altares del buen prestigio y ensalzar sus personas como próceres de la patria. Buscar todo lo malo y achacarlo al dictador; destruir sus estatuas y denigrar su memoria; dar instrucciones a todos los medios de comunicación, que estaban en poder de los socialistas, al menos en un 90%, de que solo hablasen de esto para adormecer al pueblo soberano y hacerles homenajes a todos aquellos que combatieron en contra de aquel monstruo que dirigió España durante casi 40 años. Redactaron un borrador que llevarían al consejo con las intenciones a seguir. -¿Y tú qué dices, Carma, que tienes tan mala cara?, preguntó la Vice. -Yo lo que digáis vosotros, que el niño me ha dado una noche muy mala, contestó Carma Chacón. -Pero ¿y tu marido, que?, preguntó con mala uva Maleni. ¿Es que ellos no son tan padres como nosotras y no se preocupan? Con fabricarlos ya creen que han cumplido. Esto hay que decírselo a Bibí, (Bibiana, la Ministra de Igualdad), para que meta a estos tíos en vereda.

42


-Pobre Miguel, trató Carma de defender a su marido. Si es que está unificando los medios de comunicación para ver si todos pasan a nuestro poder. -Bueno, cortó una vez más la Vice, no hablemos aquí ahora de niños. El tema a tratar es el que es y el resultado de la reunión ya tomo yo nota y os pasaré el escrito por si algo se hubiese quedado en el tintero. Desde luego mala suerte ha tenido Franco de tenernos como enemigos. -Sí pero tiene suerte de estar muerto, que si no…, masculló Rubalcaba. Los seis se levantaron y por su cabeza pasó el mismo pensamiento: Si Franco y nuestros padres levantaran la cabeza... Pero ninguno dijo nada.

*

*

*

Los días siguientes, los ministros asistentes a la reunión del “Consejillo”, tuvieron una actividad frenética. El Consejo de Ministros sería el día 20, jueves, en la Basílica del Valle de los Caídos. Dos días antes, el presidente quería encima de su mesa el informe de los “sabios” que deberían informar sobre la vida, venturas y desventuras de Francisco Franco Bahamonde. Había que sacarle todos los defectos que tuvo, que fueron muchos y lo bueno que hubiese tenido, cosa que se dudaba de que hubiera algo bueno en semejante fiera, darle la vuelta, como si de un calcetín se tratara y hacerlo malo. Carma Chacón llamo al JEME, los Jefes del Ejército, para que en unión del Estado Mayor, estudiaran las principales batallas de la guerra y dieran por perdedor o mal estratega a Franco y sus generales. Rubalcaba se puso en contacto con sus servicios de información, para que averiguaran la vida privada de Franco desde el inicio de la República hasta su muerte.

43


Bermejo debería averiguar, con la policía judicial y la ayuda de Garzón, el capital que Franco poseía cuando murió y los disparates jurídicos que cometió. Maleni, como Ministra de Fomento, debería informar sobre los bombardeos de Franco, bien con artillería, aviación o barcos, relatando los daños causado en iglesias, museos, infraestructuras ferroviarias, etc. y calcular el valor de esos daños. César Antonio Molina, como ministro de Cultura informar sobre los estudios históricos que catalogaban a Franco como psicópata, informando sobre las víctimas habidas no solo en los tres años de guerra, sino en la posguerra y las víctimas que murieron en la cárcel. Y Bernat Soria, como Ministro de Sanidad y Consumo, el importe de lo gastado por Franco en la guerra, así como hospitales destruidos durante la campaña y enfermedades que causaron muertos por negligencia del mal llamado Caudillo.

*

*

*

Moncloa 18 de Noviembre 09.00 h. A.M. Y efectivamente el día 18 de Noviembre, a las 09,00h A.M. cuando el Presidente del Gobierno entró en su despacho, una carpeta azul falange, contenía varios folios y cartapacios en los que se decía, y se guardaban entre otras cosas, lo siguiente: <<Informe que la Vicepresidencia del Gobierno eleva a la Presidencia, con las andanzas, vicisitudes, delitos, tropelías, atropellos, injusticias y otras barbaridades cometidas por Francisco Franco Bahamonde y sus cómplices durante el período comprendido desde 1931 a 1975. Estos hechos están corroborados por los servicios de información del Estado y por lo de diferentes ministerios en cuyos archivos se hallan las pruebas de tan tremendos delitos. A continuación, en el informe Chacón, se relataba que por parte del Estado Mayor del Ejército, se sabía que Franco, escalafonado entre los últimos números de su promoción de Infantería, fue un pésimo estratega y que la mayor parte de las batallas que ganó, fue debido a la ayuda de los gerifaltes nazis alemanes que estaban incrustados en los Estados Mayores del Ejército Nacional y así mismo del fascismo italiano que asesoraba al general rebelde, debido al escaso conocimiento que 44


tenía sobre Táctica, Topografía, Tiro, Estrategia en los Teatros de Operaciones etc. El confusionismo reinante entre Franco y sus subordinados era moneda de uso diario y habitual, no existiendo la coordinación entre ellos, saltándose de una forma continua el escalón de mando. Que como ejemplo se citaban las batallas de Teruel en donde, si Franco ganó, fue debido al envenenamiento de las aguas potables que espías fascistas habían hecho en la retaguardia de las tropas de la República, quedando diezmados y muriendo los valientes soldados republicanos, más debido a las aguas envenenadas, que al fuego fascista. La Batalla del Guadarrama, con técnicas similares, más los asesinatos cometidos en la retaguardia, que minaron la moral de nuestros soldados. La batalla del Ebro, pieza decisiva en la guerra, debido a que aviones nazis, bombardearon con bombas químicas a las tropas republicanas y las ciudades de su retaguardia, diezmando a toda la zona, en donde tantos las tropas como el personal civil murieron por miles debido a las enfermedades que el contenido de dichas bombas produjeron. Así se citaban unas cuantas batallas más: Pozoblanco, el Pingarrón, el Jarama, Badajoz, el Alcázar de Toledo, la batalla de Madrid, etc. etc. Se menciona que el Alcázar de Toledo no resistió los ataques del ejército republicano de forma heroica, como citan los libros históricos tendenciosos de la extrema derecha, hasta que llegó en su ayuda el General Varela. Eso es completamente falso. La verdad es que el Coronel Moscardó se rindió a las tropas atacantes, evitando de esta forma que el número de víctimas fuera excesivo. Ni hubo conversación de Moscardó con los atacantes, ni estos amenazaron con fusilar a su hijo si no rendía El Alcázar, ni se fusiló al hijo. La Ministra ya ha dado instrucciones al efecto para que en el nuevo Museo del Ejército, situado en la ciudad de Toledo, se borrara todo vestigio de este acontecimiento narrado por los franquistas, eliminando este falso acontecimiento del Museo y a Moscardó y todo lo relacionado con él. Recomienda la Ministra de Defensa, Carma Chacón, que a la Bandera Paracaidista que está ubicada en la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama, se le dé el nombre de “Bandera Paracaidista Santiago Carrillo”, para que lleve el nombre de tan insigne luchador antifranquista, tan denigrado injustamente con los caídos en esta localidad, imputándole crímenes que cometieron los infiltrados de la 5ª columna. Así mismo la Ministra recomienda para una condecoración a los Generales que han colaborado de forma tan eficaz en este informe,

45


para que se les conceda la Medalla de Servicios Distinguidos con distintivo blanco. En nota aparte se especifican sus nombres. Por parte de los Servicios Secretos del Ministerio del Interior, se demostraba la degradación que Franco llevaba consigo. Con las tropas marchaban prostíbulos móviles, (como hizo cuando estaba en la guerra de África con la legión), con gran cantidad de mujeres “requisadas” en la zona republicana, obligando a estas a prostituirse bajo amenaza de asesinarlas a ellas y a sus hijos. El catolicismo de Franco era una tapadera para que los obispos y la Iglesia, colaboraran con él, cuando estaban demostradas las tendencias de la homosexualidad o bisexualidad de Franco y sus generales y jefes. Gran parte de ellos eran homosexuales. Estaba demostrado, continuaba el informe Rubalcaba, que grandes cantidades de hachís acompañaban a los “nacionales” en sus avances. (Franco se habituó a esta droga, que ya no abandonaría prácticamente hasta su muerte). El alcohol y esta yerba, eran acompañantes habituales de las tropas, que los consumían todos, también Franco y sus mandos. Se adjuntan pruebas, testimonios de testigos allí presentes, que la “matanza” en la plaza de toros de Badajoz, la efectuaron las tropas del Teniente Coronel Yagüe que estaban completamente borrachos y drogados, matando a muchos prisioneros a estoque como si fueran toros bravos. El informe del departamento del ministro “sabio” Mariano Gómez Bermejo, se iniciaba con un certificado del prestigioso psiquiatra gaditano, afincado en Córdoba durante muchos años, Carlos Castilla del Pino, en el que se daban multitud de pruebas que demostraban que Franco era un psicópata peligroso. Esta psicopatía la arrastraba desde su niñez y juventud, debido al complejo de Edipo que le afectaba por el odio que siempre tuvo a su padre. Franco jamás se sometió a ningún tipo de tratamiento para curar o paliar en parte esta enfermedad, más bien convivió con ella de forma voluntaria, lo que demuestra su crueldad, su sadismo y su vesania hacia otras personas que no pensaran como él. El psiquiatra que firma el informe, el doctor Castilla del Pino, ya fallecido, no puede ser sospechoso de odio cerval a Franco; era un viejo militante del partido comunista, cuya valía profesional no puede ser manchada por su ideología de izquierdas y progresista. Antes al contrario, su comunismo militante y practicante es una prueba garantizada que avala a la ciencia y al científico.

46


[[[Nota del autor. Hago una nota aparte sobre este tema. En el psicoanálisis que Sigmund Freud hace sobre el conflicto emocional que se da en la infancia de todo ser humano de sexo varón. Según Freud, todo ser humano siente un amor patológico por la madre odiando al padre con deseos de matarlo. A esta teoría el psiquiatra austriaco le llama Complejo de Edipo. Para esto se basa en la tragedia griega de Sófocles. Sin entrar en profundidades sobre la teoría de Freud, se puede decir que este mismo complejo, también existe en la niña, estudiado por Carl Jung, llamado complejo de Electra, con el que Freud no está de acuerdo. Pero volvamos a Edipo que es de quien se trata por su relación con Franco. Por lo tanto Freud se basa en la tragedia de Sófocles llamada “Edipo Rey”. Edipo es hijo de Layo y Yocasta; al saber Layo, por el oráculo, que su hijo Edipo lo iba a matar, para que no se cumpliera tan terrible tragedia, entrega a este recién nacido a un sirviente para que lo abandone en el cerro Citerón. El sirviente se compadece del niño y lo entrega al pastor Forbas, responsable de los rebaños del Rey Pólibo. Poco después el pastor entrega el niño al Rey y a su esposa Mérope, quienes lo adoptan y le dan un nombre: Edipo, que significa “pies hinchados”. Siendo Edipo ya un joven, oye rumores en la corte de que los reyes Pólibo y Mérope no son sus padres; consulta al Oráculo de Delfos y este le dice que efectivamente no lo son y que él matará a su padre y se casará con su madre. La tragedia griega se va enredando y Edipo mata a Layo, casándose con Yocasta. Cuando esta se entera que Edipo es su hijo, se suicida y cuando Edipo sabe toda la verdad, se saca los ojos, vagando durante toda su vida como mendigo por Grecia, acompañado de su hija Antígona. Esta es, a grandes rasgos, la tragedia de Edipo que lleva a Freud a desarrollar la teoría de su complejo; y estas son las conclusiones que, desde el departamento del Ministro Bermejo, declaran a Franco un psicópata, con el complejo freudiano de Edipo, capaz de matar a su padre y acostarse con su madre. Lo demás es mezclar la historia con la realidad. Realidad sí es que Franco no se llevaba muy bien con su padre, pero de ahí a matarlo o acostarse con su madre… ]]] Prosigue el informe Bermejo que cuando Franco salió de la Academia era pobre de solemnidad, no poseyendo más patrimonio que el día y la noche. No pudo hacer fortuna en la guerra de África porque las circunstancias eran otras y muy difíciles de conseguir tierras o dinero. La separación de la península hacía casi imposible el trasladar bienes aquí. 47


Pero en la guerra civil española, a partir del año 1937, Franco se dio cuenta que podía amasar una fortuna, teniendo como tenía todos los resortes del poder. Se buscó un cómplice tremendamente inteligente y astuto: Joan March i Ordina: Juan March Ordina. Juan March era un hombre sin escrúpulos, contrabandista, negociante, político, banquero. Ya en África tomó contacto con Franco y en la guerra de España, cuando Franco se constituye en el hombre fuerte de la rebelión, el astuto mallorquín le ofrece sus servicios a cambio de la protección de Franco hacia sus “negocios sucios y trapicheos delictivos”. Algo que Franco consintió por su falta de escrúpulos y moral. Intermediario en este acuerdo el Ministro de Asuntos Exteriores y cuñado de Franco Ramón Serrano Súñer. Se acompañaban documentos demostrando el inmenso capital que Franco tenía en el extranjero y cuando murió en 1975, se le descubren grandes cantidades de dinero en el Banco de España más fincas y cotos de caza. No había nada más que ver la situación tan privilegiada que tenían todos sus descendientes. A este hombre, Juan March se le conoció como El Banquero de Franco. Hacía el “sabio” Bermejo un informe, en el que se adjuntaba uno del Juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, en donde se relataban miles de asesinatos y crímenes en la posguerra, con un sinfín de mujeres, ancianos mayores de 70 años y hasta de niños menores de 16 años, (muchos de 12 a 14), que fueron asesinados personalmente o envenenados por Franco. Algunos niños incluso, puede que fueran asesinados por el dictador, aunque de esto no había pruebas fehacientes. Describían el placer que le producía al Caudillo, mientras desayunaba churros con chocolate, firmar las sentencias de muerte de estos ancianos y niños. La pluma en una mano para firmar las sentencias, en la otra mano el churro mojándolo en la taza del chocolate; y cuando ya no había churros, un cigarro. Porque ¡Franco fumaba! Estudios posteriores a su muerte han demostrado que así era. Es más, también fumaba puros, como Rajoy. Se describía también la represión franquista en la posguerra en Málaga. Miles de malagueños y malagueñas fusilados, unos con causa judicial y otros por meras sospechas o acusaciones injustas de sus enemigos. ¿Y quién era el fiscal que colaboró con tamaño genocidio? Un hombre al que apodaron por su crueldad Carnicerito de Málaga. ¿Y quién era este carnicero? Nada más y nada menos que el que fue Presidente del Gobierno con Franco. Su último Presidente. El de…. “Españoles: Franco ha muerto”... Efectivamente: Carlos Arias Navarro.

48


Como se notaba que este informe lo habían preparado dos juristas de prestigio. Bermejo-Garzón, que tanto monta… La Ministra de Fomento Magdalena Álvarez, Maleni para sus íntimos, informaba sobre los daños causados por los bombardeos de Franco. Prácticamente, relataba el informe, con los bombardeos masivos sobre tierras aragonesas, acabó con la mayor parte de las iglesias románicas de aquellas tierras. Más del 90% fueron bombardeadas y destruidas. Aun hoy se pueden ver por la jacetania, como quedaron. Con los cañones de artillería de gran alcance, destrozaron vías ferroviarias, túneles y estaciones de trenes, que en la posguerra trataron de solucionar algunos y otros los abandonaron a su suerte sin jamás usarlos, como el que estaba de servicio entre Baeza y Utiel. Con los navíos acorazados, bombardearon las ciudades costeras, destruyendo gran cantidad de museos e iglesias que luego achacarían su destrucción a las bravas tropas republicanas, cuando estas estaban en el frente combatiendo al enemigo fascista. Demuestra Maleni con sus informes, que en las zonas de la España republicana, comandos fascistas y nazis infiltrados, quemaron y volaron iglesias, imputando su autoría cuando la guerra finalizó, “a la barbarie roja”. Esto es lo que pasó con algunas iglesias de Úbeda, (Jaén), que achacaron su destrucción a los disturbios republicanos, cuando todos sabemos, añadía Magdalena, el inmenso respeto que nosotros hemos sentido siempre por la religión católica y por sus símbolos. El bombardeo que sufrió Cabra, (Córdoba), el 7 de Noviembre de 1938 en donde hubo 107 muertos y más de 200 heridos, siempre fue achacado a la aviación republicana, porque aquella ciudad estaba ocupada por los rebeldes. Esto ha sido una gran mentira, pues ahora demuestro, dice Maleni, que testigos de la época, manifiestan que fueron los nacionales quienes cometieron tamaña vileza; como hicieron con Guernica. Existen testimonios de historiadores de Cabra que avalan con sus libros esta verdad incuestionable. Todos sabemos sus nombres y se reflejan en nota adjunta por si fuera necesario recabar su información por escrito. Hace un aparte aquí la ministra de Fomento Magdalena, Maleni para sus íntimos, de aquella anécdota que se contaba de un ministro de Franco que se llamó José Solís Ruiz. Era Secretario General del Movimiento y Ministro de los Sindicatos Verticales. Hablaba un día con un académico de la Real Academia Española de las letras y comentaba el inculto de Solís: “Aquí menos latín y más gimnasia”. A lo que el ilustre académico contestó: Sr Ministro, gracias al latín el gentilicio de ustedes es egabrenses y no cabrones”. Aquí se demuestra el bajo nivel 49


intelectual y cultural de los ministros de Franco. El antiguo nombre de Cabra, concluye la cultísima ministra, era en latín: Egabro. Y por último aporta pruebas de los asesinatos de la posguerra en su ciudad de Málaga, aunque ella es de la provincia de Cádiz. Técnicos de su ministerio evalúan los daños causados, que en este informe se especifican, en 150 mil millones de pesetas de la época. Con estos datos finaliza el informe. César Antonio Molina, responsable de Cultura, apunta en su informe la gran cantidad de bibliotecas, iglesias e imágenes de gran valor arquitectónico, destruidas o incendiadas en la retaguardia republicana, en las grandes ciudades que hasta el final de la contienda estaban en poder del gobierno legítimo republicano, como Madrid, Barcelona, Valencia… detalla más, fueron destruidas por fuerzas fascistas. Los sabotajes de lo que se llamó 5ª columna, (los franquistas infiltrados en estas ciudades), fueron los causantes de dichos desmanes. Multitud de libros, muchos de ellos incunables, pinacotecas, obras de arte, etc. fueron destruidos por estos enemigos de la cultura. Es casi imposible calcular el valor que estos actos vandálicos causaron. Tenemos un escrito en el que Franco, de su puño y letra, da órdenes expresas de que se saboteen estos lugares, debiendo culpar después a los republicanos de estos hechos. Tan burda maniobra dio pábulo para que escritores e historiadores de la guerra civil, creyeran semejante embuste, imputando con falsas pruebas a los republicanos de estos hechos. Aún hoy, muchos de estos autores, no han rectificado su postura; esperemos que con estos datos lo hagan. Sobre el número de víctimas habidas en la contienda, basándonos en un autor nada sospechoso de ser de los nuestros: “Un Millón de Muertos”, José María Gironella, se pueden calcular más de un millón, cuya autoría, según informes jurídicos de la Corte Internacional de La Haya, se le pueden imputar todos al General Franco. (Se recomienda, dice el Ministro, que al tal General se le degrade en un acto público en donde se reúnan en la Cámara Baja, todos los diputados y senadores, dejando a dicho general de Soldado raso. En una figura, maniquí o efigie burlesca, de tamaño natural de Franco, que esté en la tribuna del Congreso, desposeerlo a posteriori post mortem de todas sus condecoraciones y despojarlo de todos los méritos injustamente concedidos, que fueron todos. Que esta decisión sea sometida a votación por todos los padres de la Patria y si algún partido no votara que SI, aunque sea el Partido Popular, se le expulse de la democracia declarándolo partido ilegal). Los muerto por represión habidos después de la guerra, se pueden calcular en unos 250 mil. Posiblemente más. 50


El Ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, aporta unos informes en los que de forma detallada relata los gastos que, según documentación existente en el C.N.I., se dicen. Se pueden evaluar en unos 700 mil millones de pesetas los gastos imputables a las fuerzas rebeldes, más 200 mil millones que se les debían a los nazis alemanes y 150 mil a los fascistas italianos. A estos se les fue pagando con la rapiña que Franco iba consumando a su paso por las localidades que ocupaba, robando todas las joyas, dinero, obras de arte, etc. y se les daba a italianos y alemanes a cuenta de la deuda pendiente. Los muertos por negligencia del que luego fue el dictador Franco, informa el Ministro, fueron cientos de miles. El mal estado de los hospitales situados en Zona rebelde que, por falta de atención, quedaron convertidos en basureros, cuando la república los tenía todos, antes de comenzar la contienda, equipados con unos medios modernos, y unos equipos médicos solo comparable a los que en aquellos tiempos había en Rusia, la nación más avanzada de esa época y modelo a seguir para nosotros, pero que fue interrumpido por la sublevación de este “generalito” faccioso y nazi. Se acusa a Franco de tener como objetivo preferente de los bombarderos alemanes, los terribles Junkers, los hospitales de guerra del Ejército Republicano, bombardeando y reduciendo a cenizas muchos de estos centros sanitarios, matando a cientos de miles de heridos, enfermeras, médicos y personal sanitario. Acciones estas prohibidas tajantemente por la Convención de Ginebra. (Recomienda el Ministro Bernat, que para satisfacer en parte, pequeñísima parte, los daños causados por Franco y sus rebeldes, se instruya una lista que mencione a los sublevados desde General a Capitán. Seguro que ellos habrán muerto ya, pero que sus descendientes por línea directa, hasta la tercera generación consanguínea, sean despojados de todos sus bienes para ser ingresado en el Erario Público y satisfacer a las víctimas de sus rencores y odios. Esto servirá de escarmiento a los unos y de satisfacción justiciera a los otros, para que los pocos que quedan vivos del bando republicano, como el ilustre héroe Santiago Carrillo, ínclito personaje que pasará a la historia por su ejemplar vida desde su nacimiento hasta su hermosa y lúcida senectud, vean compensadas sus vidas de sacrificio y que los “fachas” no puedan alardear de los crímenes de sus antepasados). Se adjuntaban informes, notas manuscritas de los ministros, fotografías de edificios calcinados o destruidos por los bombardeos, notas de prensa de los periódicos republicanos de aquellos tiempos y en fin, todo lo que puede demostrar que los informes de los ministros son verídicos y las pruebas de los atropellos que las fuerzas franquistas, 51


con el dictador a la cabeza, cometieron son desgraciadamente ciertos e irrefutables. Incluso se adjuntan fotografías de los ministros de Franco de su última época; por ejemplo se ven varias del que fuera Ministro de Información y Turismo Manuel Fraga Iribarne firmando en su despacho unos papeles y debajo de la foto una nota que aclara: El Ministro Fraga firma las sentencias de muerte de los mártires ejecutados en Hoyo de Manzanares en Octubre de 1975. En nota aparte aclara que los mártires eran unos chicos de E.T.A. y otros jóvenes del GRAPO, luchadores antifranquistas. Recomendamos al Consejo de Ministros que a este informe se le denomine: Informe Zapatero o Informe Z.P. Ya que la brillante idea de desenmascarar a Franco y mostrar su verdadero rostro Inhumano, ha sido de nuestro Presidente y solo a él, a su preclara inteligencia y a su talla de hombre de Estado con nivel universal, es achacable la elaboración del mismo. Así mismo se recomienda que cuando se empiece a filtrar a la prensa afín, (prácticamente toda), se haga dosificando su contenido y aportando más pruebas “de este tipo” si fuera menester. El objetivo es pulsar a la ciudadanía y ciudadanío y ver qué grado de aceptación puede tener todo lo aquí publicado>>

*

*

*

Moncloa, 18 de Noviembre, 10.30 h. A.M. José Luis Rodríguez Zapatero se leyó el informe de un tirón. Una risa mefistofélica abría su boca de oreja a oreja. El informe, a su juicio no demasiado largo, le había gustado. Más aun: Era un bombazo en contra del Dictador y de todos los que pensaban como él. De todos sus herederos políticos, como eran los componentes del P.P. Sabía que Franco era malo. Pero ahora lo pensaba y en voz susurrante, mascullando con sus labios y en voz baja repetía: Pero que malo. Franco era malo, malo, malo…Pero que malo era. Estaba entusiasmado como si lo que había dentro de aquella carpeta, (El Informe Zapatero, por supuesto que se llamaría así), fuera el número de la Bono Loto y solamente lo supiera él. Estaba contento, radiante. Su abuelo, el Capitán Lozano, si viviera, estaría orgulloso de su nieto. La venganza es un plato que se come frío, oyó decir una vez en una obra de teatro en T.V. Y a él le habían servido un excelente plato y se lo iba a comer saboreándolo con todos sus amigos, con toda su familia. Muchos años habían pasado desde que a su abuelo lo fusiló

52


Franco en León, pero ¿Quién iba a ser ahora el fusilado? Tenía poder. ¡Él tenía el PODER! Por línea interna llamó a María Teresa. La Vice acudió al despacho del Jefe que la recibió con una sonrisa. Mari Tere percibió que estaba contento; tenía buenas sensaciones. Tomaron asiento en la mesa independiente de la presidencial. -Muy bien, María Teresa. Muy bien, inició la conversación Z.P. -Gracias Presidente. Creo que se ha hecho un trabajo perfecto. -Sí. Efectivamente creo que es mejor dejar a Franco “vivo” que negar la evidencia de su existencia. Si “matamos” a Franco borrándolo de la historia, ¿quién cargaría con todas estas atrocidades que este desalmado cometió? -Es lo que pensamos siguiendo tu línea ideológica de pensamiento. Mejor que esté vivo. Quien mejor supo interpretar tu pensamiento fue Rubalcaba razonándolo desde una perspectiva histórico-racional. “Nerón, a su lado, parecerá un niño de primera comunión”, dijo Rubalcaba, comentó sonriendo María Teresa al comentario que hizo Alfredo. - Alfredo siempre tan genial. Yo le auguro un gran porvenir a este ministro. Z.P. prosiguió. Los informes me han parecido geniales. Yo no conocía todas estas atrocidades. La verdad es que hace tiempo que no leo ningún libro sobre la guerra civil. ¿De quién fue la idea? -Mía, Z.P. Pensé que tres años de guerra dan para mucho. Además había que tener en cuenta que es un período de la historia demasiado farragoso y entre tinieblas, en donde se podrían intercalar ciertos hechos. Con hechos que “pudieron” suceder. -¿Pero todo lo que comentan estos informes es verídico? La verdad es que me ha parecido horroroso que un hombre pudiera cometer tantos desmanes. Aunque no me extraña, siendo Franco... -No, no. Di instrucciones a los ministros que “fabricaran” los hechos. Solo un 5% de lo relatado es cierto, pero tenemos expertos en el C.N.I. que han construido las pruebas. Incluso a los papeles en donde se relatan los desmanes, papeles antiguos, les han dado un color sepia, que parecen de aquellas épocas.

53


-Bien, eso es lo de menos. Si mezclamos en una historia unos hechos reales con otros que no lo son, (por no llamarlos falsos, ¡suena tan mal…!), que los estudiosos no sabrán distinguir entre lo real y lo verdadero. Así está escrita la mitología. Te coges una historia real que apenas tiene fundamento, le agregas unas páginas de invenciones bien construidas y ya tienes la mitología. Solo se necesita un buen escritor o un buen ideólogo y de eso sí tenemos en el gabinete ministerial. Ahí tenemos el caso de Gabo, (Gabriel García Márquez), con un motivo intrascendente, escribe 100 años de soledad, concluyó el Presidente. -¿Tú has leído ese libro, presidente? -No. La verdad es que es “muy gordo”, contestó con displicencia. -Pues un día, sonrió María Teresa continuando con el hilo de la “fabricación” de informes, le vamos a dar un repaso a la Biblia. Podríamos revolucionar todo el pensamiento cristiano, -Eres genial, Mari Tere. Es una buena idea. Te aseguro que vamos a pasar a la historia por nuestras innovaciones y renovaciones. ¿Qué digo pasar a la historia? ¡Nosotros somos la Historia! En aquel momento sonó uno de los teléfonos de Zapatero. Se levantó de la mesa y lo descolgó. -¿Si? Dime, dime Perico. Siguió un silencio prolongado, escuchando lo que le decían. Ummmh…De acuerdo, Pedro. De acuerdo. De acuerdo. Zapatero se trasladó otra vez a la mesa en donde estaba Mari Tere. -Es Perico Sobes, comentó sentándose otra vez. El día 20 marchan los dos presidentes de los grandes Bancos, Santander y B.B.V.A., a Washington. Tienen una reunión con el Director Gerente del Fondo Monetario Internacional y les acompañará Rodrigo Rato, que estuvo en ese cargo hasta hace unos dos años. La reunión es de suma importancia y quieren cambiar impresiones con nosotros, con Perico, contigo y conmigo. Por problemas de agenda de Rodrigo, quieren que nos veamos el día 20 por la mañana. Le he dicho que sí. -Pero Presidente, el 20 es el Consejo de Ministros que estamos preparando. -Sí, ya lo sé. Pero es ineludible que nos veamos con ellos. Estas cuestiones económicas tienen prioridad, dijo el Presi.

54


-¿Qué hacemos entonces? -inquirió la Vice. -El Consejo se celebrará. Comemos aquí en Moncloa. Dile a Solbes que les invitamos a comer aquí en Moncloa; a Rodrigo, y los dos presidentes de los bancos y nosotros dos. Así, durante la comida, vamos adelantando el estudio del problema y el Consejo lo celebramos a las 6 de la tarde. Non problem, dijo Z.P. para que Mari Tere conociera como iban sus clases de inglés. -Magnífico tu inglés, presidente. Tienes un acento de Oxford extraordinario. De acuerdo. El 20 a las seis el Consejo. ¿Alguna cosa más? -Si, dijo el Presi. Manda una copia por fax de los informes sobre Franco a todos los ministros y ministras. Que sea por la clave reservada 2004-11M-ZP. Quiero que todos conozcan el tema a fondo. Ponles tú en nota final que me interesa que lo conozcan y su opinión. Y habla con Carma Chacón para que ordene a su Estado Mayor que el día 20, a las 17,45 h, haya dos helicópteros aquí en Moncloa para trasladarnos al Valle de los Caídos. Habla también con Rubalcaba y que se encargue de la protección del Gabinete ministerial en el Valle durante el Consejo. Si se entera algún grupo terrorista que todo el Gobierno está allí, nos la pueden liar. -De acuerdo, así se hará. ¿Algún último detalle? -Sí, que todos estén en Moncloa a las 5 de la tarde. Marcharemos al Valle de los Caídos en dos helicópteros. Si decimos a las 6, quiero que sea a las 6, siguió Z.P. Quiero ser puntual, pues según tengo oído Franco era muy puntual y no debemos hacerle esperar, je, je, je, sonrió irónico con risita de conejo. No vaya a ser que se enfade el Gran Dictador, concluyó. -Ji, ji, ji, le acompañó Mari Tere. Qué sentido del humor tienes, Z.P. Eres genial en todo lo que haces y dices. Si no hubiera hombres como tú, habría que inventarlos o fabricarlos, concluyó zalamera Mari Tere. -Gracias, Mari Tere. Pues por ahora basta. Los dos se levantaron de la mesa acompañándola Zapatero hasta la puerta del despacho. Observó otra vez la vestimenta que llevaba. Era la Caja de Pandora. ¿Cuántos modelos tendría aquella mujer? Llevaba un conjunto de chaqueta y pantalón rojo, como el logotipo del Banco de Santander, con una camisa color verde legionario, y un pañuelo para el cuello con los colores del arco iris, que ocultaba con disimulo las 55


arrugas del cuello. Zapatos del color rojo del conjunto. Lo único que no cambiaba era el peinado: Amarillo chillón y de punta, estilo Rodríguez Sahagún. El pañuelo con los colores del arco iris, Z.P. sabía el motivo y la finalidad por los que la vicepresidenta los usaba, porque tenía varios; la misma Mari Tere se lo explicó. Esta mujer que era rabiosamente política, usaba tal prenda porque los 7 colores de esa bandera eran no solamente los que llevaba el arco iris, sino que también representaban el logotipo o enseña de los colectivos de homosexuales, lesbianas, transexuales, gays y todo este “mundillo” que, al decir de los cronistas de la época, tan reprimido estuvo durante la dictadura franquista. Ella lo llevaba como gesto de complicidad con este lobby homosexual que gozaba de mucho poder, teniendo a muchos/as de ellos en puestos claves de la administración, en ministerios, en la dirección de empresas, medios de comunicación, etc. El gesto fue muy bien visto por Zerolo, concejal del ayuntamiento de Madrid. Habiendo escrito un extenso artículo, alabando la actitud de la Vicepresidenta, en la revista ZERO, portavoz del mundo homosexual perteneciente a este grupo. Zapatero volvió a evocar en su memoria la Caja de Pandora. La Caja de Pandora. ¡Ay, que de recuerdos le traía esta Caja! Se sentó en el sillón y recordó como siendo niño, su abuelo materno le contaba aquella historia. ““Antes de que fuera creada la tierra, todas las cosas tenían el mismo aspecto. Todo era una masa confusa y sin forma. La tierra, el agua y el aire estaban mezclados. La tierra no era sólida, el agua no era fluida y el aire no era transparente. A todo esto se le llamaba Caos. Sin embargo estaban las semillas de todas las cosas. Dios encargó a dos hermanos, Prometeo y Epimeteo, de una raza de gigantes llamados Titanes, que existían antes que el hombre, que fueran creando todas las cosas y los animales y los frutos y las flores. Y proveyó a los animales de garras, o patas o uñas o plumas o pico o dientes… Pero era necesario un animal más noble que pudiera dominar a todas aquellas criaturas. Prometeo cogió un poco de tierra donde todavía se mezclaba con un poco de hielo y la mezcló con un poco de agua, modelándola y dándole una figura de hombre; y haciéndole a imagen de los dioses. La figura, que era el hombre, andaba erguido y miraba hacia el cielo y las estrellas. Pero había que darle un don al hombre que pudiera mandar sobre todos los 56


animales. Su hermano Epimeteo había sido tan pródigo con las dádivas a los animales, que ya no le quedaban dones para el hombre. Entonces, ayudado por la diosa Atenea, subió al cielo y encendió una antorcha en el carro del Sol; aquello era el “fuego” y se lo regaló al hombre y esto lo hizo más poderoso que todos los animales. Pero entonces Zeus, que era el dios supremo, el dios de todos los dioses, quiso castigar a Prometeo y Epitemeo por haber robado el fuego al Sol y también quiso castigar al hombre por haber aceptado el regalo del fuego y no se le ocurrió otra idea peor que crear a la mujer. Y en esta labor contribuyeron todos los dioses: Afrodita le dio la belleza, Hermes la persuasión, Apolo la música… y la llevaron a la tierra y se la dieron a Epimeteo, que la aceptó feliz y le puso de nombre Pandora, que quiere decir “Sorpresa”; pero Prometeo no se fiaba nada de los regalos de Zeus. Epimeteo tenía en una habitación de su casa un baul con muchas cosas que no le había dado tiempo a repartir por la tierra. Pandora fue sintiendo poco a poco una gran curiosidad por el contenido de aquella caja. Su curiosidad de mujer pudo más que la prohibición de Epimeteo de que no la abriera. Rompió la cerradura, comenzó a abrirla para ver su contenido y en ese mismo momento se escaparon y se esparcieron por la tierra plagas para atormentar a los hombres, como la gota, el reuma, la tuberculosis, los cólicos, la ceguera; todo esto para el cuerpo. Y además la envidia, los celos, el odio, el rencor y la venganza para atormentar el alma. Pandora se apresuró a cerrar la caja, pero ya habían escapado gran parte de los males, solo quedó en el fondo: La Esperanza. Desde entonces, aunque los males nos acechen, siempre nos quedará algo de esperanza””. ¿Por qué Z.P. relacionaba la Caja de Pandora con el baul de Mari Tere? Por la cantidad de cosas que ambos debían guardar. El sonido estridente de un teléfono, sacó a Z.P. de los dulces recuerdos de las historias que le contaba su abuelo materno. (Que pena que a su abuelo paterno, el Capitán Rodríguez Lozano, lo asesinara Franco. ¡Que de historias se llevaría a la tumba!) Pero la vida debía seguir y él estaba allí para hacer justicia.

57


CUATRO

20 de Noviembre. El Consejo de Ministros.

Moncloa, 17,00h. P.M.

El almuerzo con Emilio Botín, Presidente del Banco de Santander, Paco González, Presidente del B.B.V.A., Rodrigo Rato antiguo Director Gerente del F.M.I. y Perico Solbes, Ministro de Economía, así como el Presi Z.P. y la Vice M.T, había transcurrido sin incidencias. El tema era enormemente farragoso. Se solicitarían ciertos avales, así como fondos de garantías con vistas a la crisis que estaba devorando a las economías mundiales, afectando de una forma muy grave a la Europa del Euro, y de una manera más incisiva y cruel a España por la gran cantidad de paro que estaba generando, ya era del 13,5% y no tenía visos de detenerse, antes al contrario, más bien los síntomas y los estudios pronosticaban que se podía alcanzar la cifra del 20% de parados. Z.P. veía eso como una utopía. En este dato, estaban de acuerdo los dos presidentes de Bancos y Rato y en desacuerdo los miembros del gabinete Z.P. Zapatero dijo que eso no ocurriría en la España que el gobernaba, que era absurdo. Si el paro sube al 20% y hay 4 millones de parados, dijo Z.P. con una sonrisa de desafío a sus oyentes, os doy mi palabra de honor que me pego un tiro. ¡Faltaría más! Y yo te sigo, Presidente, le acompañó Solbes. Sus oyentes, con el semblante serio, miraron con pena al Presidente y los tres pensaron lo mismo: “Es una pena, porque aun es joven. Pero si este tío cumple su palabra, no le quedan más de dos años de vida. Solbes ya es mayor y puede haber cumplido su ciclo vital”. Los temas económicos le aburrían sobremanera a Z.P. Pero no había más remedio que tratarlos.

58


Sobre las 4 de la tarde se levantaron del comedor privado de Moncloa para invitados. Acompañaron a los visitantes a las puertas de palacio, quedando Solbes, el Presidente y la Vicepresidenta sentados en un salón. Al poco oyeron un ruido estridente de motores. Perico Solbes preguntó que qué era aquello y Z. P. le contestó que: -Nos trasladaremos al Valle de los Caídos en dos helicópteros, pues ya es tarde y volveremos en ellos. He pedido dos de las FFAA, (Fuerzas Armadas) para dividirnos en dos grupos. Salieron a los jardines de palacio y en el Helipuerto había dos majestuosos helicópteros. Ya los conocían. Eran dos helicópteros fabricados en USA: Helicop. UH-60ª. Blackhawk-101. EASI MODEL. Este modelo estaba fabricado única y exclusivamente para Jefes de Estado y de Gobierno. Enormemente sofisticado, llevaba armas de autodefensa, medios de comodidad para poder trabajar en labores de estudio, planos, documentos, teléfono, etc. Con ordenador a bordo y una tecnología muy avanzada. Los pilotos, dos capitanes y dos sargentos, se acercaron a saludar al Presidente y sus acompañantes. Saludaron militarmente, quedándose charlando con ellos de una forma informal. Poco a poco los coches blindados de los ministros, con sus ocupantes oficiales dentro, fueron llegando. A las 16,45 h, todo el gabinete ministerial estaba en Moncloa. Bajaron los ministros con sus carteras ministeriales y la vicepresidenta dio las instrucciones para el embarque. -Ponedme atención, por favor. Dentro de unos minutos partimos para el Valle de los Caídos. En el helicóptero de la derecha embarcamos: Maleni, Elena Espinosa, Bibiana, Cristina Garmendia, Moratinos, Rubalcaba, Miguel Sebastián, Bernat Soria y yo. En el otro van el resto, es decir el Presidente, Pedro Solbes, Bermejo, Corbacho, César A. Molina, Carma Chacón, Mercedes Cabrera, Elena Salgado y Beatriz Corredor. El consejo empezará a las 6 en punto de la tarde. ¿Alguna pregunta o duda? Todos asintieron y fueron embarcando pausadamente en los aparatos. Se acomodaron y a las 17,15 h, los dos modernos helicópteros despegaron del helipuerto elevándose majestuosos en el aire. Zapatero tuvo un recuerdo para un cartagenero de pro: Juan de la Cierva que fue quien dio cuerpo definitivamente a este aparato, el inventor del autogiro. Una de las veces que el Presidente estuvo en Cartagena, en la base de Submarinos, le explicaron algo de la historia de este invento. 59


Parece ser que un italiano, Leonardo de Vinci, ya inició sus estudios y su concepción. Después lo hizo un francés, Paul Cornu, que apena si avanzó en su desarrollo. Y por último un español de Cartagena, Juan De la Cierva, puso en marcha el proyecto. Z.P. pensó que seguro que este de la Cierva sería un socialista, porque era un progresista. Que nada tendría que ver con estos De la Cierva que estuvieron con la UCD de Suárez. Y que los tales Leonardo de Vinci y el francés Paul Cornu, que también hicieron estudios sobre el tema, ¿pero quien conocía a estos tíos…? Italiano y francés, no eran nadie. Yo, pensó el Presi, soy como este De la Cierva, voy a dejar atrás y en ridículo a italianos y franceses. España les pasará por delante en todo. Que tiemblen Berlusconi y Sarkozy. Z.P., este país, los dejará en ridículo antes que termine la crisis. Sonrió para sus adentros con esa sonrisa estúpida, (según decía la prensa facha, pensó), que solo él podía tener. Sonrisa de misterio, sonrisa inteligente, decía el Presi. -¿De qué te ríes Presidente?, le preguntó la ministra de Defensa con, a su vez, otra sonrisa. -Nada, Carma, cosas mías. Ya te contaré. Todos los ministros y ministras observaron cuando estaban embarcando, que el cielo estaba plomizo y amenazaba lluvia. Apenas si quedaba luz solar y de la sierra de Guadarrama, venían unas nubes que más que color ceniza eran negras como el carbón. Se elevaron no más de 500 metros, observando la panorámica que debajo de sus pies les ofrecía Madrid. Las luces ya estaban encendidas, los coches por las calles y las avenidas, con sus faros iluminando la ciudad. Los helicópteros variaron el rumbo con suavidad y tomaron dirección hacia la Sierra. La distancia desde Madrid era menos de 60 kilómetros. En las ventanas de las aeronaves se empezó a ver como se estrellaban las gotas de agua con cierta intensidad. Conforme se iban acercando hacia la sierra, unos 10 minutos de vuelo, se observaban las luces de los relámpagos, de lo que se deducía que había tormenta por la sierra. Como puestos de acuerdo, de la cabina de pilotaje de ambas aeronaves, salió un piloto para calmar a los pasajeros. Todas las ministras y todos los ministros, tenían amplia experiencia de volar para sus viajes oficiales. Incluso muchos de ellos en sus viajes particulares. Si tenían que desplazarse de Madrid a Málaga el fin de semana, por ejemplo Maleni, pues antes que coger el AVE, un avión de las Fuerzas 60


Aéreas o un helicóptero era mucho más cómodo y sobre todo más rápido. A pesar de todo, conforme se iban aproximando hacia su destino, los relámpagos eran más brillantes y se percibían más cercanos. Los pilotos tranquilizaron al pasaje: Llegaremos dentro de 20 minutos. Hay una tormenta muy grande en las estribaciones de la sierra. Madrid ya había quedado atrás. Los faros de los vehículos por las autopistas y autovías iluminaban los campos. El agua seguía batiendo los cristales con fuerza. Z.P. estaba preocupado. ¡Ahí es nada!, pensó. Vamos en dos helicópteros todo el gabinete ministerial. Como para que pase algo. La distancia entre los dos “pájaros” no era mucha. Menudo problemón si nos pasa algo. España se queda huérfana de sus mandos. Acabamos de empezar la segunda legislatura y es el problema más gordo que hemos tenido. Estaban asustados todos. De momento el suave ruido de los motores en marcha, fueron acallados por el estruendo horrible que produjo una luz cegadora. Muy cerca de donde estaban ellos, a no más de doscientos metros, dos nubes chocaron con violencia, saltando el rayo que este tipo de fenómenos meteorológicos producen. Las naves se movieron con mucha brusquedad con un bamboleo peligroso. Unos gritos, masculinos y femeninos o masculinas y femeninas se oyeron. La lividez cubría los rostros de todos ellos y ellas. Se vio como algunos, bastantes, hacían la señal de la cruz con inusitada rapidez: La mano derecha a la frente, al pecho, al hombro izquierdo y hombro derecho. Y algunos/as besaron los dedos con pánico. Se oyeron gritos de miedo y una imploración: ¡¡Ay, Dios mío!! ¿Pero qué pasa? ¡¡Ay, Virgen Santa!! ¡Que nos matamos! (No seré yo, el cronista de esta famosa y verdadera historia, quien revele los nombres de los laicos que hicieron semejante gesto con la señal de la Cruz y pronunciaron estas palabras, a modo de jaculatoria, lanzadas al Altísimo y su Santa Madre la Virgen María. Quizás cuando pasen 25 años y puedan ser descubiertos estos secretos, lo haga. Antes no). Salió otra vez el piloto de la cabina de mandos y, ligeramente lívido también, les dijo: -Vamos a tomar tierra. Ha sido un rayo que casi roza a las dos naves. Gracias a Dios ya estamos en la explanada del Valle. Bien, la palabra Dios se pronunció repetidas veces. Los comentarios, estridentes de ellas/os querían expresar las sensaciones 61


percibidas y el pánico sentido. Ya en tierra las piernas les temblaban como si delante tuvieran un morlaco de la ganadería de D. Eduardo Miura de 500 kilos. Poco a poco fueron recuperando la calma y conforme se les iba retirando el susto, recuperaban el color natural de sus rostros que habían perdido y su laicismo militante que los había abandonado, cuando desde la negrura del cielo, la luminosidad cegadora de un rayo, les mostró La Muerte con una guadaña en la mano. Pero así somos los humanos: Solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena. A los pies de los helicópteros estaba un mando de la Policía Nacional, un Capitán, saludó militarmente al Presidente: -A sus órdenes, Sr Presidente, sin novedad en el servicio. Observaron unos 15 policías de los Geos, distribuidos estratégicamente por la explanada y muchos más fuera de ella. Eran los que darían protección al Gabinete en pleno, mientras durara la reunión. Todos ellos permanecerían fuera del recinto religioso, en la explanada y en sus puntos dominantes. Esta Compañía de Geos sería la encargada de que no se produjeran incidencias mientras el Gabinete Ministerial deliberaba. -Gracias, Capitán, puede continuar el servicio. Zapatero se acordó de otro Capitán fusilado por Franco. Como le gustaría que el Capitán Rodríguez Lozano estuviera allí y viese a su nieto. Los viajeros se recuperaron y se dirigieron hacia la puerta de entrada. En su frontispicio, estaba iluminada la Piedad, la Virgen con Cristo, el Hijo muerto yacente, en su regazo, copia de la que existe en Roma de la que es autor Miguel Ángel Buonarroti, ese artista del renacimiento italiano, de los que cada cierto número de siglos, aparece alguno. Esta magnífica copia existente en el Valle de los Caídos, es obra de Juan de Ávalos, genial artista español que tenía un carnet del PSOE de Mérida con el número 7. Por lo visto a Franco no le importó que Juan de Ávalos trabajara en el Valle de los Caídos, porque si era un artista, era un artista; aunque fuera socialista. Y se le pagó. El Gabinete Ministerial entró en la Basílica de Cuelgamuros siendo recibidos por el padre Alfredo, Prior de la abadía y 5 benedictinos más.

62


Saludaron al Presidente con una inclinación de cabeza, les dieron la bienvenida y se ofrecieron para lo que necesitaran. Zapatero, educado él, les presentó a todos los ministros/as de una tacada: -Aquí los Ministros y Ministras del país. Los ministros saludaron con un ¡Hola!- ¿Qué tal?-Buenas noches-¿Qué hay? Y otras formas cortas del saludo coloquial. Los monjes, con el prior a la cabeza, inclinaron la cabeza en señal de saludo y caminaron hacia el lugar en donde se iba a celebrar el Consejo de Ministros Extraordinario. La tormenta había pasado. El Prior Benedictino y el Presidente Socialista, iban en cabeza camino del Altar Mayor, por la nave en donde Francisco Franco Bahamonde estaba enterrado. Zapatero llevaba una conversación insustancial con el Prior. Preguntaba y contestaba mecánicamente. Sus pensamientos de grandeza iban por otro lado. Allí estaba enterrado su enemigo. El militar que había ganado y derrotado al ejército de su abuelo, el Capitán Lozano, estaba bajo sus pies con unas cuantas toneladas de granito encima. El dictador que durante casi 40 años había humillado, vilipendiado, maltratado y asesinado al noble pueblo español, yacía inmóvil, tres metros bajo tierra, deshecho y roto su esqueleto. Erguido a sus pies, Z.P. esperaba que su espada vengadora, destruyera para siempre al mito que en algunas conciencias locas aun perduraba. La Historia contra la Historia. La suya contra la mía, pensaba el ilustre prócer. No había duda de quién sería el vencedor: Yo, José Luis Rodríguez Zapatero, nieto del Capitán Lozano, nacido en Valladolid, criado en León y residente en el Palacio de la Moncloa, Madrid, Presidente democrático yo por la gracia de los votos del pueblo, tú Caudillo de España por la Gracia de Dios. ¿Dime, quién es más importante? ¿Quién pasará a la historia en los siglos venideros? ¿Quién tiene más fuerza el pueblo o Dios? Faltaban solo unos minutos para defenestrar históricamente a este militarcillo que osó enfrentarse a la República, la forma de Estado natural de España. Me faltaban unos instantes, pensaba el Gran Presidente, el nuevo Cid Campeador, para entrar en la Historia; y expulsarte a ti, grandísimo traidor. José Luis estaba emocionado por el paso tan importante que estaba a punto de dar. Llegaron a la tumba y José Luis quiso leer la inscripción de la lápida. Se imaginaba lo que pondría: Caudillo de España por la Gracia de Dios, Vencedor del Comunismo y de la Pérfida Rusia, Guía y Faro de 63


Occidente, Padre de la Patria y Protector del Mundo Cristiano… que se yo. A través de la mesa que estaba colocada exactamente encima de la tumba, como había sido su deseo, vio solo una línea, que, a casi la mitad de la losa, ponía: Francisco Franco. Nada más. ¿Nada más? Nada más. Quedó decepcionado. ¿Cómo era posible, que tan despreciable ser no hubiera escrito su epitafio? ¿Por qué su ego no le había hecho dejar en testamento escrito lo que deberían poner en su tumba? ¿Acaso sus sucesores, sus aduladores, sus súbditos, que no ciudadanos, no fueron capaces de alabarlo y engrandecerlo y elevarlo a los altares después de muerto?-Presidente, -le sacó de su ensimismamiento el Prior, Padre Alfredo-. Ya hemos llegado. -¡Ah, sí, gracias Prior. Zapatero observó el escenario en donde se iba a celebrar el Consejo. La mesa, preciosa, que estaba encima de la tumba, era ovalada y se extendía a lo largo de la lápida. Exactamente encima. Unos 4 o 5 metros de larga por 2 de ancha en su parte central. 18 sillones, uno para cada asistente a la reunión, alrededor de la misma. Las luces del Altar Mayor encendidas facilitaban luz de sobra para la reunión. En las cuatro esquinas de la mesa, a una distancia prudencial, cuatro “farolas” estufas de gas, prestaban un calor a la reunión, mitigando el frío de los altos muros y largas naves de la Iglesia. Dio un vistazo por el entorno del lugar central en donde se iba a celebra el Consejo. -Me gusta, si. Me gusta. -Miró hacia el altar Mayor vio el hermoso y llamado <Cristo Vasco>, cuyo autor es el nacionalista Vasco Julio Beobide, que presidiría toda la escena. ¿No podrían quitar ese Cristo de ahí? Es que vamos a celebrar un Consejo de Ministros y a esta reunión, prosiguió diciéndole al Prior, no puede asistir nadie que no pertenezca al gabinete ministerial. Y haciéndose el gracioso remató: Va a oír todo lo que digamos. Y se le abrió una sonrisa de oreja a oreja. El Prior, sin acompañarle en la sonrisa, con gesto serio y voz firme le dijo: -Señor Presidente, quitar ese Cristo en la Cruz de ahí, es enormemente complicado. Incluso corremos el riesgo de romperlo, 64


(mejor, pensó Z.P.). De todas maneras, Señor Presidente, quiero decirle que aunque quitemos a Cristo de ahí y lo llevemos a los últimos confines del universo, Cristo seguirá siendo Dios y allá donde esté, le oirá, concluyó. No le gustó mucho a Zapatero el tono, la forma y lo dicho por el monje. Pero, bueno, lo dejaría estar ahí. Entraban en sus proyectos terminar con aquel lugar y que los monjes se fueran a África a cuidar negritos. -De acuerdo, pues si no le importa, vamos a comenzar la reunión, dijo el Presidente con un tono de voz para despedir a los monjes. -De acuerdo, Señor Presidente. Tienen agua y vasos encima de la mesa. En este recipiente que hay al lado de la columna, hay más botellas por si las necesitan. Y si tuvieran necesidad de cualquier otra cosa, en la cabecera de la mesa, vea usted esa campanilla. Basta con tocarla un poco para que uno de los monjes de la abadía, Fray Plácido, acuda inmediatamente y atienda las necesidades que tengan. No dude en llamarlo. -De acuerdo, muchas gracias. Si necesitamos algo, llamaremos. -Muy bien, Sr Presidente. Caso de que ya no nos necesiten, nosotros nos retiramos a la hospedería a rezar nuestras oraciones. Es la hora de Nona y solo se queda el hermano Plácido detrás de aquella puerta, -señaló una de las puertas que daba salida de la nave-. La puerta está cerrada por fuera y fuera estará el monje. Cuando hayan terminado, les acompañará a la puerta principal para despedirles. Si quiere que venga yo, me manda un recado con él. Si no necesita nada más de nosotros, buenas noches, señor presidente. Buenas noches a todos. -Buena noches, contestaron al unísono todos los ministros y las ministras. Con humildad benedictina, el prior acompañado de 4 de los frailes de la orden, se encaminaron con la capucha sobre la cabeza y las manos metidas en la bocamanga contraria, hacia el altar mayor. Al pasar por delante del Sagrario, hicieron una genuflexión ante el altar y, levantándose, desaparecieron por la puerta de la sacristía camino de la hospedería y de sus habitaciones, para seguir con su vida monástica y con sus oraciones.

65


Fray Plácido, el monje que se quedaba de guardia, marchó en dirección este y a unos 20 metros desapareció por una puerta, oyéndose el chasquido de la llave al cerrar la puerta. Quedaron solos en la nave central Zapatero y sus muchachos/as.

*

*

*

El Consejo de Ministros. 20-11-08. Basílica del Valle 18,15 h, P.M.

El Presidente y todos sus ministros, que como es sabido eran cargos públicos ellos y cargas públicas ellas, estaban de pié apoyándose con las manos en el sillón. Zapatero se sentó e invito al resto: -Sentaros, por favor. Todos tomaron asiento alrededor de la mesa fabricada con maderas nobles. En el silencio de la basílica, solo roto de una forma tenue por la lluvia que había vuelto y algún trueno lejano, Z.P. inició el Consejo. -Compañeras y compañeros, todos sabéis el motivo de este Consejo extraordinario.-La acústica de la Iglesia era magnífica; se oía con una claridad meridiana, sin eco alguno. El arquitecto que proyectó aquella obra, pensó Z.P. era un magnífico profesional. Seguro que era socialista- El propósito de esta noche es acabar con el mito que, durante muchos años, ha vivido en este país: Franco, el anterior e ilegítimo Jefe del Estado. Pero ha vivido en la conciencia de todos los ciudadanos, excepto en el de las minorías progresistas de izquierdas, que no admitían semejante adoración al dios de la Guerra Civil. Franco se convirtió en un dios muy poco después de proclamada la segunda República, el régimen natural de este país. Y más tarde, en una sublevación contra esa República, sin ningún motivo que lo justificara, volvió las armas que el poder legítimamente constituido, le había dado para defenderla, no para atacarla, no para destruirla. Zapatero estaba desatado oyéndose a sí mismo. La voz engolada, campanuda, el gesto adusto, serio y duro, con la autoridad que da el mando y el poder, prosiguió su discurso. 66


-Pues bien, ese mito que empezó a tomar forma en los años 30 del pasado siglo, 75 años después, -engoló aun más la voz- va a desaparecer de la historia. Nosotros, los aquí presentes, vamos a deshacer el entuerto que se cometió hace un montón de años. Vosotros, bajo mi dirección, vamos a borrar de los libros toda la memoria del dictador. De aquí saldrá la decisión y la forma de hacerlo. Todos habéis leído, prosiguió el Presidente, el informe que se ha confeccionado en la Presidencia del Gobierno de los horrores cometidos por este hombre que descansa bajo nuestros pies. ¡Se acabó el descanso, Caudillo!, chilló para que lo oyera el muerto. Posiblemente el muerto lo oyó, porque un trueno, relativamente cercano, sonó en la Basílica. (Otra tormenta que se acerca, pensó Z.P. Vaya nochecita) -Lo primero que haremos, continuó, será darle publicidad, tanto a nivel nacional como internacional. Recabaremos la firma de historiadores afines a nuestras intenciones. Si alguien osara llevarnos la contraria, ¡llevar la contraria al Gobierno legítimo de la nación!, ¡¡acabaremos con ellos!! gritó. José Luis estaba excitado como si estuviera en un mitin político rodeado de sus incondicionales. Los pensamientos por el consejo eran diversos. Algunos/as pensaban: “este tío está salido”. Otras/os pensaban: Tenemos un líder incomparable. “A este gran hombre España se le queda pequeña”. (Por las razones anteriormente expuestas, el autor de esta verídica historia, no revelará por ahora el nombre de los unos y de las otras o de los otros y de las unas. Habrá que esperar que finalice el plazo concedido a los secretos oficiales: 25 años). -Voy a concluir, compañeros y compañeras. Veamos la forma de cumplir la misión que tenemos encomendada. Como he dicho en otras ocasiones, la transición que se llevó a cabo en la década de los 70 del siglo pasado, muerto ya el dictador, fue un engaño. La amnistía para todos los crímenes cometidos por “las derechas”, una burla para el pueblo. Hombres que colaboraron en estas decisiones, con las todavía fuerzas del Régimen anterior, son de los nuestros. Y me refiero a los Felipe González, Solé Tura, Santiago Carrillo, Alfonso Guerra, Peces Barba y tantos otros, fueron engañados, amedrentados por los Fragas del antiguo régimen y, sobre todo, por los militares que permanentemente, sus sables pendían sobre las cabezas de nuestros compañeros y compañeras, cual espada de Damocles. (Que bien me ha salido esto, pensó el líder socialista). La transición, prosiguió, fue una traición a nuestro pueblo, por lo que pediremos responsabilidad a “las derechas” que conscientemente actuaron con dolo, con engaño. 67


Anularemos aquella ley de amnistía, haremos una segunda transición, una de las promesas que figura en nuestro programa electoral y volveremos, como si de un mal sueño despertáramos, a los gloriosos años de 1931-32-33, etc. Así pues, termino y cedo la palabra a la Vicepresidenta 1ª para una indicación que quiere hacer. Posteriormente se abre el debate. Gracias. Aunque no era costumbre, los ministros/as aplaudieron a su líder, resonando los aplausos en la excelente acústica de la Iglesia. Debajo de la mesa pareció oírse un ruido raro, como de muelles de colchón que se oprimen, como si alguien se removiera… ¿en su tumba? No, no, pensaron casi todos, eso es imposible. Eso lo pensaron casi todos, pero casi pocos, pensaron que porqué no. La Vice tomó la palabra. -Yo solo quiero deciros que se apruebe por unanimidad que al informe que va a exterminar toda memoria franquista, se le llame “Informe Zapatero”, para que quede en la historia el nombre de nuestro líder que llevó a cabo semejante proeza. A su nombre, los libros de historia, acompañarán el nombre de los que tomamos parte en este Consejo de Ministros extraordinario. Todos levantaron la mano en señal de aprobación de esta sugerencia, aprobándose por unanimidad. Se abrió el debate con diferentes aportaciones de los asistentes. Rubalcaba propuso que se diera copia a la prensa afín, de parte de los horrores del franquismo desde 1931, que las filtraciones fueran paulatinas y que a partir del próximo curso, Franco no figurara en ningún libro, aunque no fuera de historia, ni en las novelas de ficción. Él había sido Ministro de Educación y sabía bien como adoctrinar a los niños-alumnos. Moratinos aconsejó que se empezara a hablar de Franco en una fecha posterior a 1934, puesto que fue el año en el que el Partido Socialista junto a la Esquerra Republicana de Lluis Companys dio un golpe de estado contra la República que sofocó precisamente el que entonces era General Franco, Jefe del Estado Mayor y en tal defensa intervino, bajos las órdenes de Franco, el Capitán Lozano, abuelo del líder. Se aceptó la enmienda de Moratinos. Magdalena Álvarez, vio con buenos ojos que se exigiera responsabilidades, tal como decía el Informe Zapatero, a los herederos de los que combatieron al lado de Franco hasta la 3ª generación, pero que no se parara en los descendientes con el grado de Capitán, sino hasta los herederos de los que fueron 68


Sargentos, más si hubiese consecuencias mortales, hasta los herederos consanguíneos en 3ª generación de los que combatieron como soldados. Se aprobó la propuesta. César Antonio Molina, de Cultura, propuso que el olvido y no existencia de Franco se ampliara a través del Instituto Cervantes extendido por todo el mundo para todos los alumnos que estudiaran castellano, así como retirar de las librerías todo libro que mencione al dictador y que esté escrito por autores fascistas. (Son fascistas, dice el Ministro de Cultura, todos aquellos que no piensan como nosotros). Bernat Soria, de Sanidad, recomienda que el envenenamiento de las aguas por parte de la 5ª columna, (fascistas infiltrados en la retaguardia de las líneas enemigas), se ampliara a toda España y se aumente el número de víctimas inocentes: Niños, mujeres ancianos, impedidos y discapacitados. El Ministro de Justicia, Mariano G. Bermejo propone un Real Decreto Ad hoc que prive de todos sus bienes a los herederos de Franco. A todos. Dejándolos en la más absoluta miseria y que trabajen si encuentran trabajo. A los herederos de los Ministros de Franco o a ellos mismos sí todavía viven, como es el caso de Fraga Iribarne, de Utrera Molina, suegro del Alcalde de Madrid, Ruiz Gallardón o cualquiera otro que exista, él o sus herederos. A los herederos de Juan March, el Banquero de Franco, que les priven de su banca y todos sus bienes. -¿Y que es una ley Ad hoc?, inquirió el Presidente. -Una ley que se hace expresamente para ese único y exclusivo fin, contestó Bermejo que de leyes sabía un rato. Como por ejemplo la que se hizo en tiempos de Felipe González para la expropiación de Rumasa, solo servía para arruinar a Ruiz Mateos y quedarnos con todo su patrimonio, algo que conseguimos, remató el Ministro de Justicia. -De acuerdo, dijo Z.P. Apoyo esa propuesta. Apoyo por unanimidad. Perico Solbes, poco hablador, intervino con el tema de las expropiaciones forzosas, diciendo que de esta forma se conseguía un doble propósito: Hacer justicia privando de bienes conseguidos de una forma ilícita a todos estos herederos y colaboradores franquistas y aumentar el erario público. Después habría muchos gastos superfluos de difícil justificación y se podría echar “mano” de estos fondos, que por otra parte prometía que iban a ser generosos. 69


-Yo propongo, habló la Ministra de Igualdad que Da lo Mismo, Bibiana Aido, que se castigue a la Iglesia Católica por su ayuda al dictador antes, durante y después de la guerra. Que se le retiren todas las ayudas oficiales que tengan y que en la declaración de la Renta, no se incluya ni se cite a la Iglesia Católica. Se aprobó con gran contento de todo el gabinete. Ya no se acordaban del susto de hacía unas horas con el rayo en los helicópteros. Un trueno más cercano avisaba que la tormenta se estaba aproximando a la cripta del Valle. Carma Chacón, de Defensa, propone que se cambien algunos nombres de unidades militares. Que a la bandera de Paracaidistas sita en Paracuellos del Jarama, pase a denominarse Bandera Santiago Carrillo. A la Primera Bandera de la Legión, perteneciente al Tercio Gran Capitán, I de la Legión, sita en Melilla y que se llama ¡¡TODAVIA!! Bandera Francisco Franco, pase a denominarse Batallón de las Brigadas Internacionales. Al Regimiento de Infantería del Rey, Inmemorial nº 1, ubicado en Madrid, se le denomine Regimiento de Infantería Valentín González, el Campesino nº 1. Al Regimiento de Infantería La Reina, nº 2 de guarnición en Córdoba, pase a llamarse: Regimiento de Infantería Dolores Ibárruri “Pasionaria,” nº 2. Y en los próximos meses se podría ampliar la lista y dar a las Unidades militares nombres más dignos. Así mismo propuso que se promovieran dentro y fuera del Ejército, con retribuciones sustanciosas, premios-concursos ensalzando las virtudes de los héroes Socialistas y Comunistas de la Guerra Civil española: Largo Caballero, Prieto, Enrique Líster, Santiago Carrillo, Buenaventura Durruti, incluso anarquistas… (¿Qué premio se le daría a Andrés Nin, destacado dirigente anarquista, al que se le arrancó la piel estando vivo, muriendo entre horribles tormentos en una checa de Madrid, torturado y asesinado por los socialistas? Esto ni mencionarlo, pensaron todos a una); y tantos miles y miles que murieron en el campo de batalla,- siguió la propuesta- en las tapias de los cementerios de la retaguardia o tuvieron que marchar al exilio para no ser fusilados por los fascistas Esta medida se aprobó, con gran júbilo y algarabía, por parte de todos los asistentes. Mercedes Cabrera, Ministra de Educación, que odiaba que le nombraran su segundo apellido: Calvo Sotelo, por sus connotaciones con Franco y el “facherío” de la época de guerra, propuso que al Profesor Carlos Castilla del Pino, se le nombrara a título póstumo Doctor Honoris Causa de todas las universidades de España, por su 70


aportación al mundo de la ciencia y de la investigación, habiendo descubierto en el año 1987, 12 años después de morir el dictador, que aquel hombre tuvo el complejo de Edipo, lo que hizo que su comportamiento fuera cruel e inhumano durante toda su vida. Y lo que para el resto de la humanidad eran hechos delictivos y crímenes nefastos, para él, para el Caudillo, eran virtudes cristianas. Y que un busto de tan ilustre psiquíatra comunista, figurara en los lugares más preeminentes de todas las facultades de Medicina de la nación. Gustó mucho la proposición de Merceditas, como la llamaban sus íntimos y que fue aprobada por unanimidad. Mercedes se emocionó y pensó que qué dirían de ella sus titos Leopoldo Calvo Sotelo, Presidente de Gobierno con UCD que sucedió a Suárez; o de su otro tío José Calvo Sotelo, asesinado por pistoleros del PSOE, a decir de los historiadores fascistas, el 13 de Julio de 1936 y que provocó el adelantamiento del golpe de estado de Franco. Seguro que estarían orgullosos de ella por la brillante carrera política que había hecho. El debate iba tocando a su fin. Apenas si hubo discrepancias entre los miembros y miembras del Gabinete Ministerial. Si en algo se discrepaba, era en que si alguno/a hacía una proposición de castigo en contra de las normas del anterior régimen o sus sucesores y esta no tenía la dureza que a juicio de otros debería tener, entonces se modificaba y se endurecía más. Bermejo se ofreció para reunir a un grupo de “legisladores” que serían los que darían forma a los proyectos, las leyes que debían ir al Parlamento. Su amigo y “colega” Baltasar Garzón Real, Juez del Juzgado nº 5 de la Audiencia Nacional, sería el encargado de, junto a otros “sabios”, redactar dichos borradores; dada la composición de la Cámara legislativa, más que borradores serían proyectos definitivos, terminó diciendo Mariano G. Bermejo. El Presidente se dispuso a cerrar la reunión. Había observado que durante el debate María Teresa apenas si había intervenido en las “discusiones”. Tomaba nota, a modo de secretaria de la reunión, de lo que allí se estaba hablando. Z.P. pensó que era una magnífica subordinada. Valía mucho Mari Tere. Ya pensaría que le podía regalar, aunque esta mujer tenía de todo. Lo que más le gustaba era la ropa y debía tener un armario como el de la Duquesa de Alba. Bueno ¿y qué más tenía o se merecía la tal Duquesa que no lo mereciera su fiel servidora? Estaba visto. La idea que llevaba un tiempo rondándole en la cabeza era el retorno o la restauración de la República. Y acabando con la monarquía se acababa con la nobleza y con los privilegios que desde 71


siglos tenían. Ya habían pasado las 9 de la noche y fuera se oía el batir de la lluvia. Debería haber varias tormentas en el Valle, porque los fogonazos de los relámpagos eran cada vez más continuos, percibiéndose sus fogonazos a través de los cristales de la iglesia y la diferencia en el tiempo entre la luz del rayo y el ruido del trueno, ocurría con menos intervalo. Z.P. recordaba que esto lo había aprendido en la escuela de León. Le decía el maestro que al chocar dos nubes tormentosas cargadas de electricidad, las consecuencias eran una descarga eléctrica, el rayo y el ruido ensordecedor que hacían, el trueno. Los dos hechos ocurrían al mismo tiempo. Como la luz se propaga, a través del espacio a una velocidad de 300 mil Km. por segundo, prácticamente se veía el rayo al instante de producirse. Como el sonido se propaga a través de las ondas a una velocidad de 333 metros por segundo, si la diferencia entre la visión de la luz y la percepción del sonido era de 5 segundos, esto quería decir que la tormenta estaba a poco más de un kilómetro y medio. Que nostalgia sentía el ahora Presidente, de cuando era niño y asistía en aquella escuela, junto a su compañero de pupitre José Antonio Alonso, (Toño), escuchando al maestro decir estas cosas. José Antonio se hizo Juez y él no hizo nada. Porque estaba designado por el dedo caprichoso del destino a más altas responsabilidades para bien del mundo y del país. (Zapatero eludía pronunciar la palabra España cada vez que podía, que era casi siempre, pues España como nación, era un proyecto discutido y discutible). Ahora él era el Presidente y José Antonio había sido Ministro porque él le nombró. Y aún quedaba mucho tiempo por delante. Perdido en sus pensamientos, Z.P. oía el murmullo de los ministros sin escuchar lo que decían ensimismado en sus recuerdos. -Bien compañeros y compañeras: Vamos a ir concluyendo la reunión. Creo que hemos logrado en este Consejo algo que hará historia. Las generaciones futuras nos recordarán por muchas cosas y los magníficos logros que hemos conseguido para este país. Pero nunca podrán olvidar que nosotros los hemos sacado, los hemos rescatado de su condición de súbditos, que aún perduraba en sus subconscientes y los hemos elevado a la categoría de ciudadanos. El Presidente hizo un descanso mínimo calculado, para que sus ministros pudieran asimilar sus palabras.

72


Años después, la Ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmedia, al recordar esta noche y redactarlo en sus memorias políticas escribe, comparando lo ocurrido en el Gólgota con lo acontecido en el Valle de los Caídos. Dos hechos parecían coincidir separados por 20 siglos de distancia: El 1º: Lo que allí sucedió fue muy similar con lo que relata el evangelio de S. Juan cuando murió Cristo. Jesús muere sobre la hora de sexta, las tres de la tarde. Era primavera, lo que quiere decir que aún había mucha luz del sol. Y dice el evangelio, que cuando Cristo exhaló su último suspiro diciendo: Padre, en tus manos encomiendo mi Espíritu, el sol se ocultó llenando la tierra de tinieblas. Ruido de terremotos asolaron todo el orbe. Las montañas chocaron entre sí. Muchos muertos resucitaron, los muros del templo de Jerusalén se rasgaron y el caos volvió a la tierra. Y 2º: Que aquella noche, escribía Cristina en sus memorias políticas, alguna conjunción planetaria, debió influir, como en la muerte de Cristo, en el resultado de la reunión. Cuando consultó la carta sideral de los planetas, comprobó que Saturno estaba alineado con Marte y Júpiter, pero desgraciadamente Plutón estaba en dirección perpendicular opuesta entre Mercurio y el Sol. Exactamente como aquel Viernes Santo en el que se cometió el deicidio. En el Valle de los Caídos era de noche, pero… -Bien, queridos amigos, dijo el Presidente cada vez más exaltado, tenemos 6 meses para llevar a cabo nuestra labor. Cada uno, desde su Ministerio, debe cumplir con su deber. ¡La Dictadura franquista ha terminado!, gritó más que habló.-Y levantando el pie derecho sobre la tumba, mirando debajo de la mesa en la que estaba, empezó a dar patadas sobre la lápida. Tremendamente excitado lanzó un alarido histérico: ¡¡¡Franco, te he vencido!!! ¡¡¡Franco, no eres nadie. Estás muerto!!! Algunos ministros, los menos, se echaron las manos a la cabeza. “¿Pero qué le pasa a este hombre? Ha perdido la razón, solo pensaron, pero no dijeron. Otros ministros, los más, pensaron: Que gran dirigente tiene este país. Pasaremos con él a la historia. Bibiana Aído comentó en voz baja con la Ministra de la Vivienda Beatriz Corredor: ¿Te has dado cuenta que trapío tiene este hombre? Desde luego, contestó Beatriz. Le sale la bravura por los cuatro costados. (Las dos eran unas entusiastas de la fiesta nacional).

73


Pero esto fue un instante. Decir Z.P.: Franco, estás muerto y un golpe atronador retumbó en toda la basílica. Las columnas parecieron tambalearse, como los muros del templo de Jerusalén. Las luces de las lámparas se apagaron, quedando la iglesia sumida en las penumbras de la noche. Todos los asistentes gritaron. ¿Qué pasa? ¿Qué sucede? ¡Ay!, Dios mío, (otra vez Dios), esto es el final. Unos se levantaron de los sillones, otros, petrificados por el miedo, no podían moverse. Sospechosamente inmóvil, Solbes estaba sin movimientos aparentes. ¿Estaba durmiendo o quizás muerto por el miedo? La única luz que quedaba dentro de la iglesia, era la que producían las 4 estufas de gas que calentaban el perímetro de la mesa y de la reunión. Una luz mortecina y de penumbra. Un segundo estampido atronó las paredes catedralicias, dando un respingo todos los asistentes. -No tenía que haber sido tan duro con Franco., decían unos. Dios nos va a castigar por semejante sacrilegio cometido en su casa, susurraban otros, presos del pánico. Esto ha sido un desafío a Dios y a Franco, comentaban los más. Zapatero estaba sentado en su sillón con los ojos estrábicos, la sonrisa de su boca, los labios de oreja a oreja, en un rictus muy forzado que más parecía mueca de muerto que señal de regocijo. Tres segundos y un tercer estampido pareció mover las paredes y las columnas. En el exterior, pareció que la Cruz, la gran Cruz de piedra que estaba fuera en la roca de varios miles de toneladas de peso, había caído sobre la cripta. El portazo de una puerta al cerrarse por una bocanada de viento, ensordeció a los asistentes. Todos miraron en esa dirección. 18 gritos de pánico surgieron de las 18 gargantas de los allí sentados. De la penumbra, surgió una figura fantasmal. Chillaron: -¡Es Franco! ¡Es Franco! ¡¡Ha resucitado y viene hacia nosotros!! La Basílica se sumió un instante en el silencio cuando de pronto las notas del himno nacional empezaron a sonar con fuerza. -Que no, que no puede ser, dijeron otros. Franco está muerto. -Pero anda igual, es lo mismo, lloraban los otros -Claro que es Franco, Presidente y viene al compás y con el sonido del himno nacional, chilló María Teresa. Todos miraban la figura que se acercaba hacia ellos. Traía una vestimenta fantasmal. Saya larga hasta los pies y la cabeza cubierta con una caperuza impedía ver su rostro. Parecía que no andaba, si no que se deslizaba a escasos centímetros del suelo. De estatura más bien baja y paso lento, cansino, como si le costara trabajo mover los pies. Como 74


levitando. El himno nacional se oía cada vez con más fuerza elevándose el tono de las notas. No había duda, pensaron: ¡¡¡Es el General!! Chillaron 18 gargantas roncas por el miedo. Todas buscaron cobijo debajo de la mesa. Los sillones cayeron al suelo. Los Ministros y Ministras se tumbaron debajo de la mesa; encima de la lápida de Franco. Z.P. en medio de la losa, la boca hacia abajo y con sus labios “besaba” unas letras que decían: Francisco Franco. El sonido del himno era estridente y debajo de la mesa se oía mucho más. Como si la orquesta que lo tocaba estuviera encima de la tumba de Franco. Alguien recobró la cordura. Era el Ministro del Interior: -Que el himno no suena porque lo estén tocando los ángeles desde el cielo, gritó Rubalcaba, alguien tiene el Móvil encendido y es su teléfono el que suena. Todos se miraron los bolsos o bolsillos comprobando sus teléfonos inalámbricos. -Es el mío, es el mío, dijo muy nervioso Moratinos. Es que le he puesto esta música para que cuando estoy en las reuniones en el extranjero y suenen muchos teléfonos, sepa si es el mío o no. A continuación lo apagó cesando las notas estridentes del dichoso himno. Pero el pánico no disminuyó, porque la fantasmal figura seguía avanzando hacia ellos. -Esto es de locos, decía Rubalcaba. -¡Manda tela!, musitaba una y otra vez Maleni, prácticamente debajo del Ministro de Industria Miguel Sebastián. (Desde entonces, escribiría la Ministra Garmendia en sus memorias políticas, en los siguientes Consejos de Ministros, a Magdalena Álvarez le llamarían la Ministra “Mandatela”). -Nos han pillado bien, se quejaba Sebastián con la boca en la oreja de Maleni. -Esto es cosa del otro mundo, decía Moratinos. Algo tiene que ver Fidel Castro que era amigo de Franco.-¡Mi hijo, mi hijo!, exclamaba con lágrimas en los ojos Carma Chacón. Mi hijo se queda huérfano, con la falta que le hago.

75


Todo el Gabinete tumbado encima de la tumba de Franco y tiritando de miedo. El castañetear de los dientes se oía a unos metros de distancia. -¡Que viene, que viene!, decía Bibiana Aido, mirando con el rabillo del ojo por debajo de la mesa. -Pero ¿Quién viene? Preguntaba Elena Salgado de Medio Ambiente. -Pues ¿quién va a venir?: ¡Franco! Lo tenemos encima, contestó Beatriz Corredor, la de Vivienda. ¡Me pisa, me pisa! Me va a pisar, dijo con un susurro de voz. _Pero ¿Quién me mandaría a mí meterme en estos líos?, dijo el extremeño Celestino Corbacho Ministro del Trabajo y del Paro. Con lo bien que estaba yo de Alcalde de Hospitalet, lloraba amargamente el extremeño. En el silencio que había ahora en la iglesia, se oía el suave murmullo de la voz de la Vicepresidenta: -Dios te salve María, llena eres de gracia…. -Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores…, contestaban bastantes voces. -Pero María Teresa, preguntó el Presidente, ¿Qué haces? -Tú calla y sigue rezando, le contestó con un hilo de voz la Vicepresidenta. Todo esto se comentaba y se rezaba en susurros. Temían que Franco oyera la conversación y localizara su paradero. Pero inevitablemente ¡Franco llegó a ellos! Y dijo, Señores: ¿Necesitan algo? -¡¡¡Ohhhhhhhh!!! masculinas y femeninas.

Chillaron con estridencia varias gargantas

Mercedes Cabrera reaccionó y se dio cuenta: -¡Andá!, pero si es el fraile que el Prior ha dejado de guardia por si necesitábamos algo, dijo. ¡Qué susto nos ha dado! -Pero que cabronazo el Plácido este, el susto que nos ha dado. Podíamos haber muerto de un infarto, no se pudo reprimir Bernat Soria, el de Sanidad, recordando que el Prior había nombrado al fraile de guardia como Fray Plácido. 76


-Señores, dijo el recién llegado, he oído ruido y he salido de mi habitación de espera. He abierto la puerta, pero debido a la tormenta una ráfaga de aire la ha cerrado con violencia; les pido disculpas, dijo humildemente Fray Plácido, aquí, en la sierra, estas tormentas las tenemos con bastante frecuencia, pero esta iglesia está hecha a prueba de rayos y truenos mayores que los que hemos sufrido esta noche, terminó el fraile. Todos salieron de debajo de la mesa, se pusieron en pié sacudiéndose con displicencia unas imaginarias motas de polvo en sus trajes y vestidos. El suelo estaba limpio y brillante como una patena. -Puede usted retirarse y decirle al prior que el Consejo de Ministros ha finalizado, dijo el Presidente dirigiéndose al fraile. Que puede venir para abrirnos la puerta porque nos vamos. Nos vamos, compañeras y compañeros, dijo dirigiéndose a sus subordinados. Remataremos la reunión otro día en Moncloa. No nos ha acompañado el tiempo. De esto ni una palabra a nadie. ¡Qué pasaría si se enteraran de esto algunos medios de comunicación!, comentó todavía con miedo el Presi. -Solo faltaba que se enteraran de esto Pedro J. Ramírez o Federico Jiménez Losantos, temió Rubalcaba. Algunos creyeron ver que aquel consejo de Ministros estaba gafado o algunas fuerzas extraterrestres se habían confabulado en contra del mismo. Llegó el Prior acompañado de dos frailes que se quedaron en un discreto segundo término, entablando una breve conversación con el Presidente. -La luz eléctrica ya se había encendido de nuevo. Una avería, como consecuencia de la tormenta, comentó, había producido el apagón. Aquí, Sr Presidente, en esta época son frecuentes este tipo de tormentas. ¿Han estado ustedes cómodos, señor? -Sí, sí. Gracias por todo prior. Hemos estado comodísimos y sin incidencias, sonrió el Presi que ya había recuperado algo de aplomo. Iban caminando en dirección a la puerta. Poco antes de llegar, preguntó el prior: -Señor, ¿le puedo hacer una pregunta? Y le ruego que si es indiscreta perdone mi atrevimiento y no la conteste, dijo con humildad. -Por supuesto que sí. No se preocupe, prior, pregunte. 77


-¿Cuál ha sido el motivo de celebrar aquí y a estas horas un Consejo de Ministros extraordinario? Le repito que si lo considera una indiscreción, perdone mi curiosidad. -No, no. No se preocupe. El motivo es muy simple; hoy se cumple el trigésimo tercer aniversario de la muerte del anterior Jefe del Estado y hemos querido rendir un homenaje de respeto a Franco. Lo dijo con toda la desfachatez de que era capaz y se quedó tan tranquilo. Este tío, pensó el Presi, es imbécil. ¿Pero que se ha creído, que le voy a contar la verdad? Es cuestión, concluyó Z.P. de Memoria Histórica. -Gracias, Sr Presidente, contestó el prior. -¿Cómo es posible, pensó el Abad de la Basílica, que este tío sea tan idiota para creer que yo soy tonto? Llegaron a la puerta principal y Zapatero estrechó la mano del prior. -Gracias por todo. Si necesitara alguna cosa para la abadía, dijo el Presidente, no dude en pedírmela. Si está a mi alcance, se la concederé.- (No creo que ni se atreva, pensó Z.P. Ayudarle yo a la Iglesia. Y más a esta Iglesia con lo que hemos pasado). -Gracias de nuevo, Señor. Le deseo éxitos en su gestión por el bien de España. –Definitivamente, pensó el prior, este hombre es más falso que Judas. Buenas noches, se despidió. Buenas noches a todos, señoras y señores. -Buenas noches y buena suerte, le dijo Z.P. imitando a un presentador de T.V. de los Estados Unidos de América. -Buenas noches, dijeron el resto de Ministros y Ministras. Las tormentas ya habían pasado y había dejado de llover. Las nubes estaban altas y apenas había. Bajo la atenta mirada de la Piedad de Juan de Ávalos se dirigieron hacia los helicópteros. El Capitán de la Policía Nacional se dirigió a su encuentro y cuadrándose delante de él le dijo: -A sus órdenes, Sr Presidente, no ha habido novedad en el servicio. -Gracias, Comandante, dijo equivocando el rango del subordinado. La verdad es que Z.P. entendía poco de divisas militares. Y luego pensó: ¿Que no ha habido novedad?… ¡Que te crees tú eso!

78


A los pies de la escalerilla de las naves les esperaban los pilotos militares de las mismas. Les saludaron y todos embarcaron. Pocos minutos después estaban en el aire llegando a Moncloa sin novedad al cabo de 35 minutos. Bajaron y cada uno, menos él presidente, tomaron sus vehículos conducidos por el chófer y se dirigieron a sus domicilios. Zapatero entro en palacio. Sonsoles le esperaba a la entrada, saliendo a su encuentro: -¿Qué tal cariño, como ha ido todo?, le preguntó besando a su marido. -Muy bien, amor, todo perfectamente. Ya te contaré, que esta noche vengo cansado. Se cogieron por la cintura y entraron a sus aposentos. Tenía que contarle a Sonsoles lo ocurrido, pero no todo lo ocurrido. No le iba a decir la humillación que ellos mismos se infringieron y el pánico que pasaron. De eso nada. En eso le mentiría. Si le mentía a todo el pueblo español, que eran 45 millones de personas, ¿Por qué no le iba a mentir a una sola persona? Aunque fuera su mujer. Para eso él era el Presidente del Gobierno de este país. Además todos los asistentes se habían juramentado, bueno más que jurar se prometieron, que no revelarían a nadie, ni a sus más íntimos, lo ocurrido aquella noche en la Basílica del Valle de los Caídos. Olvidar lo ocurrido. Es más: “Aquello” no había ocurrido.

79


CINCO

Las Consecuencias.

Reflexiones en 2010

A José Luis Rodríguez Zapatero le afectó mucho lo ocurrido aquella noche. Todo iba perfectamente hasta que la maldita tormenta le puso en la humillación del miedo a una persona que había muerto hacía más de 30 años. Le afectó pero no le condicionó. Siguió adelante con su plan. No en los términos que se acordaron en “el Consejo de Ministros”, pero si adoptando medidas que echarían por tierra las acordadas por consenso a la muerte de Franco y son las que dieron en llamarse: La Transición. Que al decir de los medios informativos de la época, causaron la admiración del mundo entero y fue ejemplo para muchas situaciones similares que se produjeron en otros puntos del planeta. A mi juicio, en aquella transición, no todo fue perfecto, pero en parte sirvió para suturar las heridas que aún quedaban de la guerra civil y sus consecuencias. Poco a poco, conforme iban transcurriendo los años, los hechos difíciles de olvidar se iban aparcando en el rincón del olvido. Los rescoldos que aún quedaban, se iban convirtiendo en cenizas ya sin fuerza que avivaran el fuego. Pero en el año 2004 cambió por completo el panorama del Estado Español. Llegó al Poder este hombre de forma inesperada; la guerra de Irak, el apoyo del Gobierno y del P.P. partido gobernante entonces, ahora en la oposición, representado por José María Aznar, a la invasión de la nación asiática y el atentado de Madrid del 11 de Marzo, (que nada tuvo que ver con la guerra iraquí pero que sí tuvo una influencia decisiva por lo bien que los socialistas y sus medios afines manipularon la masacre), con casi 200 muertos, más de dos mil heridos y mutilados, cambiaron completamente el escenario político español. Este atentado, no aclarado todavía por la justicia, la policía y los investigadores, trajeron, a mi juicio, el peor gobernante que ha tenido España desde Fernando VII: José Luis Rodríguez Zapatero. No ya gobernar, que lo ha hecho de una forma discreta y con un pésimo Gobierno o pésimos Gobiernos, sino por las medidas políticas que ha tomado referentes a la transición. Ha enterrado la mayor parte de 80


acuerdos que en aquellos tiempos se tomaron; ha creado un caldo de cultivo que poco a poco ha ido dosificando a los españoles; ha reavivado el enfrentamiento entre “buenos” y “malos” retrotrayéndose otra vez a hechos de hace más de 70 años. Los recuerdos de la tragedia que estaban latentes, pero en reposo, los ha reavivado de tal forma, que como la lava de un volcán, han sido lanzados a la atmósfera y sus cenizas están impregnando a toda la población. Nunca en España, después de la guerra civil, se ha conocido un clima como el que vivimos ahora. El odio está latente en muchos sectores de la sociedad; las discusiones nacen y se mantienen en el seno de las familias y de las amistades; los responsables de administrar la Justicia, están enfrentados entre sí, obedeciendo los deseos del nuevo “amo” que es este hombre; los medios de comunicación se “disparan con bala” unos a otros para acabar con el contrario, porque el contrario es el enemigo, no el competidor. Montesquieu ha muerto y ahora es de verdad; se gobierna y todo se decide desde el Ejecutivo, que es la cabeza visible de los poderes de esta nación. El Jefe del Ejecutivo, este hombre, maneja al Legislativo y al Judicial; y para colmo la crisis: No solamente nos hundimos en el barranco del odio, sino que la economía es un desastre, el paro una tragedia, (5 millones de parados reales a mediados de este año) y las personas unos entes que pululan como zombis por la noche de la incertidumbre. Y todo esto lo ha conseguido un solo hombre, que si le analizaran o le midieran su índice o coeficiente de inteligencia, daría de lo más normal o estaría en el límite, porque antes de llegar a este puesto no era nadie y nunca fue nadie. Las consecuencias de la llegada de este hombre al poder y los gabinetes que ha formado, han sido, a mi juicio, nefastos para España. Ha tratado de eliminar al principal partido de la oposición, “fabricando” a su alrededor un cordón sanitario, tal como dijo un actor argentino, de cuyo nombre no quiero acordarme, tratando de borrarlo del mapa político y con ello borrar del mapa electoral español a más de 10 millones de votantes. Ha concedido a los partidos nacionalistas un poder inmenso; muchos de sus componentes de ideología separatista, incluso en el mapa político, son fuerzas de derechas como el PNV o Convergencia y Unión. Esto lo paga con dinero contante y sonante a cambio de los votos en el Parlamento que apoyen muchas leyes que son un disparate, como por ejemplo las Leyes de los últimos presupuestos. Cuando no había ningún problema para rescatar los cadáveres de los muertos en la guerra civil, cuando las leyes de gobiernos 81


anteriores, Aznar, González, Calvo Sotelo y Suárez protegían estos derechos, este hombre ha pregonado a los cuatro vientos, por medio de sus terminales mediáticas, que hay que desenterrar a los muertos del bando republicano, enterrados en las cunetas, (¡que disparate!), para hacer justicia con ellos. Quizás ignora que esta Justicia se empezó a hacer en los años 50 del pasado siglo, cuando Franco llevó al Valle de los Caídos, que para eso se construyó, miles de cuerpos, de esqueletos y sin distinción de ideología o color, los enterró entre aquellos muros sacrosantos, en donde todos, todos, podía ir a rezar, venerar o recordar a los que cayeron en un frente u otro. Posiblemente estas personas, soldados en su mayoría, fueron los menos culpables de lo que sucedió entre los años 1931, proclamación de la República y 1939, finalización de la guerra civil propiamente dicha. Las guerras no las promueven los ciudadanos, el pueblo ni los militares. Las guerras las provocan los políticos, los que manejan el poder y el mando, los que tienen la potestad de hacerlo. Al pueblo soberano solo le queda el recurso a sufrir y morir por una causa que quizás ni ellos mismos conocen. El lugar del terreno en donde se desarrolla la batalla, el combate, se le llama en Táctica “Teatro de Operaciones”. Pues bien en este teatro los protagonistas principales son los políticos que son quienes inician la obra y llevan el hilo conductor de la acción. El Ejército, compuesto por ciudadanos del pueblo; otra parte del pueblo que está fuera del teatro no enrolado en las Fuerzas Armadas y los personajes que se encuentran entre bambalinas, sin una especial participación en la acción, como son mujeres, niños, ancianos, etc. pero que si sufren las consecuencias de la acción, y que son meros actores secundarios necesarios para la obra pero irrelevantes en el devenir de la misma. Los que murieron entre 1936-1939, la mayoría eran soldados. Españoles enrolados en uno u otro ejército, militares a la fuerza, obligados a luchar y a morir por una u otra causa que quizás ellos no compartían. Cuantos morirían con el ejército de izquierdas que su ideología era de derechas; cuantos en el ejército de derechas con ideología de izquierdas Y cuantos que su ideología no era ni de izquierdas ni de derechas que no tenían ni querían ninguna ideología. Y cuantos murieron e hirieron y fueron mutilados en la retaguardia, en los pueblos que no estaban en los frentes de guerra, de uno u otro bando, por odios ancestrales no relacionados con la política. ¡Cuántos son los muertos “sin motivos”!

82


Todo esto lo está reduciendo Zapatero a ensalzar y defender un solo bando, vilipendiando al otro, cuando todo se estaba olvidando con la colaboración de todas las fuerzas y de todos los partidos y de todos los poderes: Los políticos y los fácticos, que también tienen su influencia. Hay que tener en cuenta que Zapatero miente como habla, con toda naturalidad. Con la crisis actual ha mentido desde los medios de comunicación, desde el Congreso y desde los mítines, (esto es normal en todos los políticos); Es un embustero natural, es decir que lo lleva en su ego. Es consustancial con su naturaleza. Yo creo que muchas veces él mismo se cree sus propias mentiras. ¿Cómo es posible que una persona como esta, con tan escasa personalidad, logre dominar a un partido, al que se le supone con cien años de “experiencia” política y no haya nadie que le contradiga? O quizás sí y no lo sabemos. Las consecuencias del nefasto mandato de Zapatero se van a notar. Se están notando ya y los españoles las estamos sufriendo. Optimista compulsivo todo lo ver color de rosa, cuando los vaticinios y la actualidad, auguran los más negros presagios. El odio es otra de las “virtudes” de Z.P., o como virtud lo ven sus fieles. Odio a la Iglesia Católica. Odio cerval, odio de emperador romano lo que siente hacia la Iglesia. Odio neroniano. Pero no es un NO a la Religión, en absoluto. Hay otras religiones: El Islam, el Budismo u otras creencias cristianas, no católicas, les son indiferentes. Nada hace contra estas otras. A él, como a los dirigentes de la segunda república, lo que le enerva, lo que le descompone, es la Iglesia Católica. No puede hacer, de momento, lo que hicieron sus predecesores: Quemar Iglesias y matar curas, monjas, religiosos o simplemente católicos que iban a misa. Estamos hablando del Siglo XX, la época post republicana y la guerra civil. Si para Franco todos los males venían del “Contubernio Judeo-Masónico”, para este visionario vienen de la Iglesia Católica. Están preparando una Ley de Libertad Religiosa o algo así. Pero de hecho ya están “legislando”. Se prohíben las misas u oficios religiosos en actos oficiales de Estado o de Ministerio. No tardarán en quitar las patronas o patrones de las Armas y Cuerpos del Ejército. Cuando nuestros soldados “vuelvan” de los lugares internacionales en donde se encuentran destacados, metidos en un ataúd, prohibirán que en el acto de Estado que preside el Rey o las autoridades competentes, se celebre una misa en su memoria, rogando a Dios que los acoja en su seno. Por muy católicos que sean los soldados y sus familiares. Sienta mal la Semana Santa. Las procesiones como el Corpus, de los santos 83


patrones de los pueblos, y actos similares que tienen una tradición de siglos, serán suprimidas. Levanta sarpullidos que los obispos o el papa digan que el aborto es un grave atentado contra la vida, según dice la moral y la Religión Católica. Yo diría que el derecho natural. Si eso lo dice un Imán guardarán silencio; no pasará nada, pero los católicos, sus jerarquías no pueden opinar. Si un delito, de la índole que sea, lo comete un religioso: abuso de menores, escándalo público, hurto, etc., sus medios actúan como si el infractor no fuera una persona que pertenece al género humano en general, a un ser que ha delinquido y al que se le debe aplicar la ley, sino que es un miembro de la Iglesia Católica y en función de tal su delito es imputable moralmente a toda la Iglesia. A pesar que la Constitución vigente en España dice que hay que tratar a todas las religiones con respeto y ayudarlas, debe ser con la católica con la que se tenga un trato preferente, por ser la que profesan la mayoría de los españoles. Las burlas al Papa, los Obispos, las Monjas, a los actos religiosos son una costumbre habitual en sus medios de comunicación. El grupo que más apoya a este iluminado, el grupo PRISA, en uno de sus programas haciendo un simulacro de no sé que de cocina, llegaron a cocinar un Cristo en un microondas. Eso ofendió a miles, millones de católicos españoles, pero no pasó nada. A ese mismo grupo u otro similar, ni se les ocurre hacer un acto de mofa o algo irreverente contra el islamismo, por ejemplo. Pero no lo hacen, no porque lo prohíba la Ley, la Constitución o las buenas costumbres, (que supongo que alguna ley islamista prohibirá semejante escarnio hacia esa religión), no lo hacen porque son unos cobardes y temen las represalias de los musulmanes que por bastante menos han aplicado sus leyes que son bastante duras en cuanto a la burla sobre Mahoma o sus símbolos religiosos, lo que a mí particularmente me parece bien. Pero con todas las religiones. El respeto hacia las creencias religiosas de las personas debe guardarse y protegerse. Así debería ser en todos los lugares del planeta. Este hombre asume totalmente la frase de uno de sus predecesores, aunque no socialista, sí muy cerca de su ideología, me refiero a Manuel Azaña que fue Presidente de la 2ª República: “España ha dejado de ser católica”, dijo. Él iría más lejos: Hay que acabar con la Religión Católica. Estoy convencido que hará cuanto pueda para conseguirlo. Pretende pasar a la historia por haber destruido o aniquilado una religión con más de 2 milenios de historia y de vida. ¡Pobre iluso! 84


Resumiendo, creo que las consecuencias de su mandato se van a notar no pasando mucho tiempo. Tiene unos objetivos en su agenda mental, se cree un enviado de los dioses para cumplir un destino. A semejanza de la Falange él se cree Un destino en lo universal y cree que el dedo caprichoso o bobalicón del destino, le tiene señalado para pasar a la Historia por sus hechos y su aportación a este planeta. Es un ególatra con mucho peligro. Y puestos a recordar frases, seguro que asume con total satisfacción y convencimiento la que dijo el fundador del PSOE y de UGT, el ferrolano Pablo Iglesias: “Si para alcanzar nuestros fines las leyes nos amparan, los conseguiremos. Y si las leyes no nos amparan y van en contra de nuestros deseos, pasaremos por encima de las leyes”. Esa es su filosofía. Esta es la filosofía socialista. Creo que España se encuentra al borde del abismo. A veces me parece estar soñando; pero mis sueños no son tan dulces como los de Sonsoles cuando imaginaba que su marido pasaría a la posteridad en películas espléndidas como héroe nacional o mundial. A mí me parece que estoy viviendo la representación teatral de “La rebelión en la granja”: Los cerdos más radicales se han hecho con el poder y han tomado al asalto el Palacio de Invierno. George Orwell lo dejó bien claro. Definitivamente creo que, el paso de este individuo por el mundo de la política española y los ámbitos del poder, nos traerán más perjuicios que beneficios; pero hay que asumir que si está ahí es porque el inteligente pueblo español, lo ha votado mayoritariamente. Será porque en la acera de enfrente no hay nadie. Recordaré aquella frase, creo que de Santa Teresa, opinando sobre nuestra vida terrenal, comparada con la vida eterna en el paraíso. Y así espero que suceda: Que el paso de Zapatero por la política española, solo sea el recuerdo de una mala noche en una mala posada.

85


SEIS

LA BASÍLICA DE LA SANTA CRUZ DEL VALLE DE LOS CAÍDOS

Ya que los hechos narrados en esta historia, tienen una connotación muy directa con la Basílica del Valle de los Caídos, es conveniente aportar algunos datos y curiosidades para mayor comprensión de todo lo relatado. La Basílica de la Santa Cruz de El Valle de los Caídos está en el paraje de Cuelgamuros, situado en la sierra de Guadarrama, a escasa distancia de El Escorial y a 58 Km. de Madrid. El lugar fue elegido personalmente por Franco y el objeto era dar sepultura a los miles de muertos de la guerra civil, cuyos cuerpos, de uno u otro bando, no habían sido reclamados por nadie o ignoraban su paradero. Se dice que hay enterrados allí entre 30 y 70 mil muertos; pero ya está bien de contar los muertos. Lo único que hay que saber es que españoles de los dos bandos, repito, de ambos bandos, descansan allí y duermen el sueño eterno. Si alguna vez visitamos este lugar, yo lo he hecho, recemos una oración por todos los que allí reposan, sin distinciones de ideologías, pues en donde están no necesitan saber en qué bando murieron. Las obras del Valle duraron 15 años; en 1943 había 600 obreros, no todos penados. T.V.E informó durante una de las legislaturas socialista, que había 20 mil presos políticos trabajando. No existen datos que avalen esa cifra. Los obreros penados tenían una redención de pena por el trabajo: 1 día de trabajo valían por 6 días de redención de su condena. Poco a poco fue aumentando el número de obreros penados o libres. Los penados ganaban 7 pesetas diarias, más la comida. Al poco tiempo cobraban 10 pesetas. (En aquellos tiempos, los años 50, un profesor de Universidad cobraba 400 pesetas mensuales). Con el tiempo se construyeron viviendas en donde se podían ir las familias. Se hicieron colegios, naturalmente gratuitos, para los niños. Hubo momentos en los que trabajaron 2000 mil obreros, entre penados y libres. 86


Hay un testimonio del que fue gran actor español, de la población murciana de Águilas, Francisco Rabal. Su padre estuvo trabajando allí como no penado. Como todos sabemos, la familia Rabal es de larga trayectoria comunista, lo cual no fue óbice para que le dieran allí una casa en donde vivía el padre con sus hijos. El trabajo de este hombre consistía en horadar la roca del Risco de la Nava. En su interior está la Basílica y en su cima la gran Cruz que se divisa a muchos kilómetros de distancia. Allí trabajó también en las oficinas como penado, el padre de Gregorio Peces Barba, socialista, “padre” de la Constitución de 1978. Su padre estaba condenado a muerte; después de 4 meses de trabajo, viviendo allí con su familia alcanzó la libertad condicional. El doctor Ángel Lausil, que trabajó como preso, cuenta que en 15 años de obras, solo hubo 14 muertos. ¿Cuántos muertos por accidentes laborales hay hoy en cualquier provincia española en ese mismo tiempo? Todo el complejo es una obra faraónica, dirigida en su logística por Francisco Franco. Ha sido, no sé si con el cambio de los tiempos todavía lo es, el 3º monumento más visitado de la provincia de Madrid, detrás del Palacio Real y de El Escorial. Debe ser o haber sido de los más visitados de España. El Arquitecto Director de todo el complejo fue Diego Méndez. Dentro de la Basílica, (es el mayor templo del mundo cristiano), caben 24 mil personas y en su inmensa explanada 200 mil. Su nave central tiene 300 metros de longitud. La Cruz situada en la roca de la Nava, a 1.400 metros de altitud, mide 150 metros de altura, pesa junto a los 4 evangelistas que la adornan, 200 mil toneladas métricas; el crucero de la misma, mide 46 metros y por su interior pueden circular dos coches en paralelo; el arquitecto autor de esta colosal obra es Pedro Muguruza, que fue el director del proyecto. Otro de los artistas que colaboraron en tan magna obra, fue el escultor extremeño Juan de Ávalos que dirigió y construyó todo el conjunto escultórico de Cuelgamuros, como también se le llama a la Basílica por estar en dicho paraje. Es autor de la Piedad, imitación de la de Miguel Ángel que existe en Roma, y que adorna la encimera de la entrada principal. Así mismo lo es de las esculturas de los 4 evangelistas con sus animales representativos: Lucas y el Toro. Juan y el Águila. Marcos y el León. Mateo y el Ángel o el Hombre. También esculpió las 4 virtudes: La Prudencia, la Justicia. la Fortaleza y la Templanza. Este magnífico escultor que trabajaba como contratado, 87


tenía el carnet nº 7 del PSOE de Mérida. Siempre dijo que: “aquello no fue una obra de esclavos, sino una obra para enterrar a nuestros muertos, a nuestros hermanos, tras una guerra civil demasiado cruenta”. Posee una biblioteca de más de 40 mil volúmenes. La cúpula tiene una altura de 38 metros y un diámetro de 33,40 metros, su autor es Santiago Padrós. En el Altar mayor existe otra de las joyas de este magnífico monumento: Un Cristo crucificado cuyo autor fue Julio Beobide. Este nacionalista vasco, le fue presentado al Caudillo por el pintor Zuloaga. En unas de las visitas que Franco hizo a las vascongadas, en la recepción estaba dicho pintor. Había en aquel lugar una imagen pequeña de un Cristo crucificado que llamó la atención de Franco por su hermosura. Preguntó que quien era el autor de dicha obra y Zuloaga le dijo que era Julio Beobide, sin decir que era un nacionalista vasco, por si el Jefe del Estado se molestaba. Quiso conocerlo. Zuloaga se puso en contacto con él para decirle que había gustado la imagen del Cristo crucificado y que “alguien” quería que se hiciera otra bastante más grande, pero en ningún momento dijo que era Franco quien lo pedía. Al fin Franco y Beobide se conocieron, explicando Franco lo que quería, diciéndole para lo que era y, sin ningún inconveniente, el artista vasco se puso a trabajar. Esta magnífica obra está hecha de madera de sabina, que es una madera fuerte, hermosa y muy olorosa, ideal para fabricar violines y castañuelas. Le llaman “El Cristo Vasco” en homenaje a los orígenes de su autor. Julio Beobide cobró por su trabajo 20 mil pesetas que es lo que en aquella época valía un piso, más o menos. La obra costó en su totalidad 1.033 millones de pesetas, pero al decir de los expertos en turismo, ha sido compensado con creces, pues se calcula en más de 400 mil personas los visitante que cada año ha tenido este monumento. La Basílica de El Valle de los Caídos de Cuelgamuros, fue inaugurada el día 1 de Abril de 1959, en el vigésimo aniversario de la terminación de la guerra civil española 1936-1939. El Jefe del Estado mostró sus deseos y consiguió de la Jerarquía de la Iglesia Católica, que los guardianes y cuidadores de aquel recinto, fueran los monjes Benedictinos, Orden fundada por S. Benito, siendo el primer Abad de la Abadía Fray Justo Pérez de Urbel. Fray Justo, hombre inteligente,

88


prudente y que hacía honor a su nombre dijo:<<Este Valle es de todos>>. ¿Qué más se puede pedir? Franco está enterrado allí y esta es otra de las polémicas que se ha levantado después de su muerte. Sus enemigos, que después de su muerte le han salido como hongos, le han acusado de ser un megalómano compulsivo. Su idea siempre fue, que como los faraones, fuera enterrado en aquel espectacular mausoleo. Que su construcción no tenía más objeto que perpetuar su memoria en aquel lugar. Eso es mentira. El único objeto de la construcción de esta iglesia, era reunir la gran cantidad de muertos de la guerra civil, que estaban diseminados y no reclamados por nadie; darles cristiana sepultura o al menos un lugar de reposo eterno, que fuera todo lo digno que aquellos combatientes merecían. Fueren del bando que fueren. La muerte uniría para toda la eternidad lo que la vida y los políticos no fueron capaces de hacer. Franco siempre quiso ser enterrado en el cementerio de El Pardo. Hubo un tiempo en el que Franco no quería ir por el Valle por las broncas que le armaban los falangistas y solo iba cuando por razones del cargo tenía que hacerlo. (Este dato lo recuerdo yo como a finales de los 60 y principios de los 70, antes de su muerte, comentaban estas incidencias algunos periódicos). Pero hay más razones de peso. Quería ser enterrado en el cementerio de El Pardo porque allí estaban enterrados muchos personajes célebres del Régimen anterior. Es más, era propietario de una urna funeraria con cabida para dos cadáveres: Prevista para el suyo y el de Carmen, su esposa. Carmen Polo sí está enterrada en El Pardo, en esa urna. En una de las cavidades; la otra está vacía. Una vez muerto Franco algunos miembros de su familia y Juan Carlos I, Rey de España, así como algunas autoridades de la época, solicitaron de los monjes Benedictinos que cuidan la Basílica, autorización para enterrar allí al Jefe del Estado. Y allí están sus restos. Puede citarse como curiosidad que no estaba previsto abrir la tumba en aquel lugar y al abrir el hueco, entre el Coro y el Altar Mayor, se rompió una de las cañerías, pues quienes hicieron la tumba, fue tal la premura de última hora, que no calcularon ni supieron que por allí pasaban tuberías de agua. Soy muy propenso a terminar algunos de mis relatos con un poema. Este no va a ser una excepción. La poesía tiene una fuerza capaz de mover el mundo y creo que es cierto. Cuantos poemas han 89


removido conciencias, han enternecido a las fieras humanas, han exaltado los más nobles y bellos sentimientos. Por lo tanto terminemos este relato con unos sonetos y con lo que han querido que sea El Valle de los Caídos. Basílica de Cuelgamuros. Parece ser que otros pretenden dinamitarlo. Con toda su Historia. Con toda su Memoria. Con todos sus Muertos.

*

*

*

Los muertos de la guerra -no un millón de muertos, como se dijo buscando una frase propagandística, pero sí los precisos para que todos los españoles se sientan solidarios del dolor de la Patria, descansan bajo los brazos abiertos de esta gigantesca cruz de piedra. No son héroes anónimos. No son soldados desconocidos. Son las víctimas de una historia desquiciada, de un pueblo al que intentaron ideas extrañas conducir a la vileza y a la esclavitud. Allí están enterrados, con sus nombres y apellidos, con su heroísmo y su grandeza, con sus odios y sus amores. Los poetas han sabido interpretar el simbolismo de esta cruz erigida en medio de una cordillera que es, en sí misma, un monumento al valor y al dolor de España. El Castellano Manchego de Guadalajara, José María Alonso Gamo, premio Nacional de Literatura en 1952, lo vio así:

«Abierto en el rincón del Guadarrama, donde España es más muerte y es más gloria, donde España es más vida y más historia, por su Escorial segundo te proclama. Muros el tiempo cuelga y se encarama sobre ellos la ilusión, sed perentoria de decir a los hombres sin memoria que la paz la consigue quien más ama. De hermandad eres símbolo, y al verte va cobrando otra vez peso y medida el pasado, el futuro y nuestra suerte. 90


Con tu Cruz, que en el seco viento anida, no eres tierra de ayer para la muerte, eres tierra de hoy para la vida.»

Sí. “Este es el Valle de todos”, como lo llamó su primer Abad Fray Justo Pérez de Urbel. No es el sepulcro de los rojos ni de los azules, ni, como algunos han pretendido, el faraónico monumento del Caudillo. Es la gran Cruz de una guerra que no desencadenaron ni unos militares ni una sola generación, sino las sucesivas generaciones que no supieron traer a España la justicia social, que dividieron a las clases, que cegaron a los poderosos y envenenaron a los humildes. Es el Valle de la gran Cruz que hay que evitar que vuelva a tener que alzarse sobre los hijos y los nietos de aquellos que descansan bajo sus brazos. Ante esta Basílica, ante estos muertos de la guerra de 1936-1939, de la guerra fratricida que enfrentó a una nación, y que tantos males produjo y nos dejó una herencia tan funesta. Otro poeta andaluz, el almeriense de Chirivel Julio Alfredo Egea, también cantó al Valle.

«Aquí están. Eran hombres y tenían la vida por delante y tan hermosa que España era a sus pies como una rosa o como un leño al fuego en el que ardían ... Lucharon como torres que caían para llegar al cielo y, poderosa, la guerra les fue dando, fosa a fosa, razón para saber por qué morían. Y sucede que, al fin, todos iguales están bajo esta roca, horizontales, dándole peso y sombra a la montaña. Y aquí, sobre el silencio de los muertos, 91


los brazos de la Cruz están abiertos como clamando al cielo por España.»

Para terminar quiero hacerlo con los dos últimos tercetos de otro soneto de Julio Alfredo Egea, con toda la fuerza que los endecasílabos dan a las palabras:

«Grito de piedra, llanto derramado y recogido en alas de querubes. No vale decir guerra ni victoria. Oración de granito incorporado. España en cruz limita con las nubes. Cuelgamuros. Cuelgaalmas. Cuelgagloria.» (Julio Alfredo Egea)

Para terminar nada mejor que una petición, porque todos tenemos lágrimas de dolor en el alma:

Pido un deseo: En 1.936 un hombre murió en la Zona Republicana en el frente de combate. Parece ser y así hubo testigos que lo corroboraron con posterioridad, que no murió por el fuego enemigo. Un compañero de su Unidad, del mismo pueblo que él, le disparó y lo mató. Los motivos se desconocen, aunque parece ser que el odio que ya en aquellos tiempos separaba a los españoles era fuerte. “El muerto tenía tierras y era rico”, debió pensar su asesino. Quien lo mató “era jornalero y era pobre”, siguió su razonamiento. Razones, al parecer muy sólidas, para acabar con la vida de una o mil personas. Se conocían y eran del mismo pueblo. El hombre muerto había escrito su última carta a su esposa desde el frente, que estaba en Gargantilla de Lozoya, pueblo de Madrid, el día 23 de Octubre de 1936. Las autoridades militares no 92


comunicaron su muerte a su esposa. ¿Porqué las autoridades militares no comunicaban a los ayuntamientos y a las familias las bajas de sus soldados? Su cuerpo jamás apareció. Al terminar la guerra, solo se supo lo que un testigo presencial dijo: Fulanito de tal lo había matado. Al terminar la contienda este hombre fue juzgado y condenado a presidio. Murió en la cárcel. Su cuerpo, sus familiares, sí saben en donde está sepultado. Ojalá, le pido a Dios, el cuerpo del hombre asesinado, haya sido enterrado en la Basílica del Valle de los Caídos. Que sus restos reposen allí para toda la eternidad. Y que Dios haya perdonado al muerto y a su asesino. El asesinado se llamaba Isidoro Pascual Pascual, y era mi tío, primo hermano de mi padre. El nombre del asesino no lo recuerdo, aunque lo tengo escrito en alguna parte. No lo recuerdo. Prefiero olvidarlo.

Terminado en Córdoba, Ciudad del Califato,

el día 20 de Mayo de 2.010.

Plácido Pascual Avilés. Vale.

93


… y otras historias

RATA DE BIBLIOTECA

Hace ya unos meses, el bueno de Fernando Gª. Muñiz, nos trasladó al resto de QUIJOTES, una idea que a mí y a algunos más, nos pareció excelente. La idea era recuperar por nuestra parte, eso sí salvando las diferencias y la distancia, el género literario de las Greguerías de Ramón Gómez de la Serna. Proponía Fernando con acertado criterio, que la cuestión no consistía en copiar de Gómez de la Serna, sino que las greguerías salieran de nuestro caletre, aportar lo que se nos ocurriera y mandárselas. Recuerdo que fuimos pocos, muy pocos, los que colaboramos en esa iniciativa y no sé que serían de las pocas que le mandamos. Supongo que estarán durmiendo el sueño de los justos, hasta que una voz como a Lázaro les diga “Levántate y anda”. (De la poesía de Gustavo A. Bécquer dedicada al Arpa) Cuando estoy escribiendo esto, recibo un correo de Fernando, en el que entre otras cosas dice “No atenderé mensajes que no sean de creación propia de mi corresponsal, sean en prosa o en verso”. Es decir no aguanta los rollos macabeos de lo que pasa en Kuwait, o que ganan o dicen los políticos o… las mil y una cosas que nos cruzamos a veces, algunas interesantes para unos y otras un coñazo para otros. Estoy de acuerdo con él en un porcentaje bastante elevado. Y eso lo digo yo que cuando me pongo a escribir, aunque lo mío es producción propia, pierdo el oremus y se me olvida que me tengo que morir. Todo esto viene a colación de una idea que me anda revolviendo las neuronas desde hace tiempo, que la comunico a los demás y yo la voy a llevar a la práctica. Aunque sea yo solo y de vez en cuando os mandaré pequeñas dosis para que os las inyectéis en la vena cultural, pero sin peligro porque nunca será una sobredosis. Todos conocemos multitud de pensamientos, palabras, frases que egregios personajes han pronunciado a lo largo de los siglos. Y más

94


digo: Esas frases, algunas de ellas, todos las hemos pronunciado alguna vez con motivos y con razón. Verbi gracia, que decían los clásicos: Cuando entre varias disyuntivas, hemos debido elegir una, dudando cual sería la más razonable y cuando nos hemos decidido por el camino a seguir, lo hemos hecho diciendo: La Suerte está echada. ¿Quién la pronunció y porque? Cuando no tenemos más remedio que hacer una cosa, realizar una acción, pero nos va a ser dolorosa, ineludiblemente hay que seguir porque el pararnos será mucho peor que continuar, lo hacemos aunque sabemos que nos va a costar Sangre, sudor y lágrimas. ¿En qué contexto y por quién se dijo esta frase? Y por último: ¿Puede una sola palabra de dos sílabas, quedar y permanecer en la historia, que la sepan millones de ciudadanos y sepan quien la pronunció y en qué ocasión? Aquí esta: ¡¡¡Tierra!!! . Esta es mi idea. Ya tengo algo hecho que os lo mandaré cuando pueda. Hoy o la semana que viene. Lógicamente yo no soy un monstruo de la memoria, ni me sé los millones de frases, unas acertadas y otras una gilipollez, que a lo largo de la historia se han pronunciado, o los millones de palabras que han sido sentencias y máximas que han marcado el devenir de muchos aconteceres. ¿Solución? Hay que buscar todo aquello que no sabemos. Los medios de los que disponemos hoy en día facilitan nuestra labor como son GOOGLE y WIKIPEDIA. Como se decía antiguamente: Me he convertido en una RATA DE BIBLIOTECA. Hasta aquí el exordio, preámbulo o inicio. No provoco a nadie para que me siga, a mí me gusta y lo haré.

Marzo, Abril y Mayo de 2.010 Desde el Califato de Córdoba, una vez más, un abrazo. Plácido.

95


PENSAMIENTOS, PALABRAS, FRASES Y OTRAS LOCUCIONES

(Cardenal Cisneros). 1436-1517.

(1) Estos son mis poderes. ..

Tras la muerte de Felipe el Hermoso, 1506, esposo de Dª Juana la Loca, pudo estallar una guerra civil en España. El Cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, Canciller y Confesor de la Reina Isabel, Inquisidor General del Reino, etc. se hizo con el mando de la nación con el apoyo de las tropas reales. Al ser preguntado por los nobles levantiscos como se opondría a sus deseos de rebelión, abrió el balcón de la sala en donde estaban hablando y mostrando los cañones de artillería y las tropas formadas que estaban en palacio, pronunció la frase: “Estos son mis poderes”.

(Enrique IV de Francia y III de Navarra).

(2) Paris bien vale una misa.

Por multitud de circunstancias azarosas, Enrique III de Navarra se convirtió en heredero del Trono francés. Sus pretensiones fueron rechazadas, entre otros, por el católico Rey de España Felipe II. El motivo fue que Enrique era protestante. Solo se le permitiría el acceso al trono francés, si abjuraba del protestantismo y se convertía al catolicismo. Así pues el 25 de Julio de 1593, se hizo católico, momento en el que pronunció su frase: Paris bien vale una misa.

(3) Ni quito ni pongo Rey, pero defiendo a mi señor. (Bertrand Du Guesclin) Este francés, famoso por su valentía y su fealdad, apoyaba por la lucha en el trono de Castilla a Enrique II de Trastámara. Este era hijo bastardo del Rey Alfonso XI el Justiciero y de una de sus amantes Dª Leonor Núñez de Guzmán y Ponce de León. (Con este nombre debería ser una amante estupenda). Su rival y heredero legítimo era su hermanastro Pedro I el Cruel, que le odiaba profundamente. Enfrentados ambos en el Campo de Montiel, llegaron al cuerpo a cuerpo. Parece ser, según algunos autores, que D. Pedro, encima del cuerpo de su hermano, iba a asestarle la puñalada definitiva. Ahí intervino el francés que estaba contratado, como mercenario, por D. Enrique asestando el golpe mortal a D. Pedro, que era el legítimo heredero del trono, acabando con su vida y pronunciando la frase: Ni quito ni pongo Rey, pero defiendo a mi señor. Era el 23 de Marzo de 1369.

96


(4) Contad los cadáveres…

(Anónimo)

El 19 de Mayo de 1643, reinaban en España el de la casa de Austria Felipe IV y en Francia el Borbón Luis XIV, llamado le Roi Soleil , el Rey Sol. Los ejércitos españoles y franceses se enfrentaron en encarnizada batalla en los campos de Rocroi. Mandaba las tropas francesas Luis II de Francia y las españolas Francisco de Melo. Una de las unidades españolas era el que hoy se sigue llamando Regimiento de Infantería Soria, 9 y que entonces era el Tercio Departamental de Brabante. La lucha fue tremenda y lo que al principio de la batalla se perfilaba como una victoria para nuestras fuerzas, se convirtió en una sonada derrota. Miles de muertos quedaron en el campo de batalla. Interrogado uno de los prisioneros españoles capturados, se le inquirió que número de soldados habían combatido por parte del Tercio de Brabante: Contad los cadáveres, dijo. Todos han muerto. Desde entonces, a este glorioso Regimiento victorioso en mil batallas, se le reconoce con el apelativo de Tercio de la Sangre o el Sangriento. Esta es la Unidad en la que ingresé como voluntario e inicié mi carrera militar.

(5) Alea iacta est. La suerte está echada. (Cayo Julio César) 100-44 a. de C. En la noche del 11 al 12 de Enero del año 49 a. de C., Julio César, al mando de sus tropas, se hallaba en la orilla de un río llamado Rubicón. Este río era el límite del Gobernador de la Región del Ponto y del Imperio Romano. A esta región, adyacente al mar Negro, en lo que hoy es la actual Turquía, no podían entrar las tropas romanas porque caían en la ilegalidad. Julio César no lo pensó dos veces a pesar de la prohibición. Él solo cruzó el río y cuando estaba en la otra orilla, gritó a sus tropas: ¡Alea iacta est! ¡La suerte está echada! Los soldados dudaron un instante, pero la ilegalidad ya estaba cometida al estar un romano en zona del Ponto. Todos cruzaron con ánimo de conquistar esa Región para el Imperio. Hay otras versiones que citan al comediógrafo griego Menandro de que la frase se pronunció en griego, aunque yo me inclino por el latín que era el idioma de los romanos. Y como a César le debo algo sobre mis traducciones de latín, (la guerra de las Galias), seguiré con algunas frases suyas.

(Julio César) 100-44 a. de C. También se le atribuye esta frase a César. Una vez pasado el Rubicón se dedicó a la conquista del Reino del Ponto. La dureza de la conquista mermó de forma muy significativa a las legiones del César. A su regreso a Roma, se dirigió al Senado a informar de su campaña y, a (6) Veni, vidi,vici. Llegué, vi, vencí.

97


pesar de las muchas bajas que tuvo, su orgullo se manifestó en su lacónica explicación a los senadores, demostrándoles su prepotencia y su destreza militar: Veni, vidi, vici. Llegué, vi, vencí. Recuerdo que estos tres verbos, que forman tres oraciones gramaticales, se nos ponían como ejemplo de oraciones yuxtapuestas y en algunos autores se escribe vincit por vici; esto último es lo correcto.

(7) Cuídate de los Idus de Marzo.

(Anónimo)

Algunos iletrados atribuyen esta frase a Séneca que dijo a César. Nada más lejos de la realidad, puesto que si la frase va dirigida a Julio César por lo que a continuación se relata, se hace notar que Julio César murió el año 44 a. de C. y Séneca nació en Córdoba el año 4 a. de C. César ya llevaba 40 años R.I.P. Los Idus de Marzo eran, según la tradición romana, los días buenos y más favorables de Marzo. Cuenta el escritor griego Plutarco que César fue advertido por un invidente, un día que se dirigía al Senado, con esta frase: ¡Cuídate de los Idus de Marzo! Quería que supiera que un peligro inminente se cernía sobre él. Transcurridos unos días, César volvió al Senado y mandó llamar al agorero invidente: - Los idus de Marzo han llegado y no me ha pasado nada, le dijo. – Si, le contestó el profético ciego, han venido, pero todavía no se han ido. A los pocos días fue asesinado en las escaleras del Senado. Era el año 44 a. de C.

(8) Tu quoque, Brute, fili mi?

¿Tú también,

Bruto, hijo

mío? (Julio César) 100-44 a. de C. Cuando el Emperador fue asesinado en las escaleras del Senado, muerto por las puñaladas de varios traidores, vio que uno de los que introducía el puñal en sus carnes, era su hijo adoptivo Bruto. Sorprendido y dolorido más en lo íntimo que en lo físico pronunció la frase: -Tu quoque, Brute, Fili mi? - ¿Tu también, Bruto, hijo mío? – Sic, semper tiranis. Sí, así siempre a los tiranos, contestó Bruto. (Recomendación del autor de este trabajo: Leed la tragedia-drama de W. Shakespeare: “JULIO CÉSAR” .Impresionante!). Y si veis la película de esa obra, en la que Marlo Brando interpreta el papel de Marco Antonio, observaréis lo que es un genio de la interpretación.

98


Y PARA TERMINAR EL PRIMER ENVÍO: CONTRASENTIDOS DE Córdoba Nadie ha buscado en Córdoba estos 4 casos que escribo a continuación. Han surgido por una de esas casualidades que se dan en la vida. 1ª.- ACALI es la Asociación que hay en la actualidad en Córdoba de Alcohólicos Anónimos Liberados. La sede de dicha Asociación está a la salida de Córdoba en la carretera de Palma del Rio en una barriada que se llama “Los Olivos Borrachos”. 2ª.- En Córdoba, dentro de la ciudad, existen 2 cementerios, uno lleva la advocación del Custodio de Córdoba: S. Rafael, que está a unos 200 metros de mi domicilio; este sigue en “activo”. Otro, que ya no funciona, pero que los familiares siguen visitando a sus difuntos, en donde está enterrado, entre otros, el torero Manolete, se llama el Cementerio de la Salud. ¿Salud para quién? La verdad es que su nombre completo es de Nuestra Señora de la Salud, pero los cordobeses, por falta de tiempo , le llaman el cementerio de la Salú. No pronuncian la última “d” para abreviar y economizar. 3ª.- La Organización Nacional de Ciegos, (ONCE), tiene una magnífica Sede en Córdoba, que yo conozco muy bien por motivos que no vienen al caso. En su interior están los estudios de Onda Cero. Pues bien, esta magnífica sede, este edificio se halla ubicado en el hermoso barrio de: Bellavista. A unos escasos cien metros de distancia de la sede de la ONCE, un magnífico centro de deportes en el que se pueden practicar multitud de disciplinas deportivas. ¿Y cómo se llama este Palacio de los Deportes? Naturalmente: Vista Alegre. ¿Quién habrá elegido el lugar? 4ª.- En Córdoba capital hay 2 tanatorios. Ambos lugares son para lo que todos sabemos: Velar a nuestros muertos y darles desde allí nuestro último adiós. Lógicamente en los dos hay hornos crematorios que sirven para quemar los restos de aquellos que bien ellos o sus deudos lo deseen. Uno de los tanatorios está en el Polígono del Granadal y el otro está en el Polígono de las Quemadas. Hombre ya le podían haber puesto de Las Quemadas y los Quemados. Y más hoy que tan aficionados somos a citar a los dos géneros. Además se supone que allí quemaran lo mismo a hombres que a mujeres. Y para finalizar os mando la oración que se debe rezar cuando una mujer está de parto y que los dolores, a pesar de la epidural, no sean excesivos. Se le reza a la patrona de las parturientas que van a dar a luz que es Santa Librada; el rezo es el siguiente que, con muchísima fe y respeto, debemos decir: Santa Librada, Santa Librada, que la salida sea tan dulce como la entrada. Se recomienda decirla de forma pausada en cada contracción de la mujer.

99


(9) Quousque tándem, Catilina, abutere patientia nostra? ¿Hasta cuándo, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia. (Marco Tulio Cicerón). 106 a. de C.,43 a. de C. Corría el año 62 a. de C. cuando una conspiración de jóvenes nobles, tramaban un golpe de estado contra la república romana. El Jefe de la misma era L. Sergius Catilina. Se presentó para Cónsul del Senado romano, siendo derrotado el día de las elecciones por el jurídico de la época y gran orador Marco Tulio Cicerón. Se montó una conjura capitaneada por Catilina para asesinar a Cicerón, pero este percibió y supo de los hechos librándose de la muerte. Convocó al Senado para, con pruebas, denunciar los hechos. Cual sería su sorpresa cuando al iniciar su discurso vio que el traidor Catilina estaba sentado en el hemiciclo. Ante este hecho tan inesperado, cambió el discurso que llevaba preparado, improvisando otro que ha quedado como modelo de oratoria. Así empieza el exordio de su discurso: <<Quousque tándem, Catilina, abutere patientia nostra: ¿Hasta cuándo, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia?… De este mismo discurso es lo de “ O témpora, o mores! ¡Oh tiempos, oh costumbres! La Patria está en peligro, el cónsul amenazado de muerte, y tú, el causante de todos estos males, vives. ¿Qué digo vives? Más aun: Tienes la desvergüenza de presentarte aquí entre los padres de la Patria e ir diciendo con la mirada a cada uno de nosotros que vamos a morir”……>> Genial Marco Tulio Cicerón. Su discurso se estudia, aun hoy en día, en las clases de oratoria.

(10) A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo.

(Belauste) 1.889-1.964

José María Belausteguigoitia Landaluce, más conocido en el mundo del fútbol como Belauste, fue un futbolista que destacó notablemente en la década de 1910 y principios del 20. Sus únicos equipos fueron el Athletic de Bilbao y la selección española. Jugaba de medio centro y junto con Pichichi fue la gran estrella del fútbol de la época. En los Juegos Olímpicos de Amberes de 1920, aquella tarde España jugaba contra la selección sueca. Estando la pelota en poder de su compañero Sabino, le gritó con Fuerza para que se la enviase con el grito de “¡A mí el pelotón, (el balón), Sabino, que los arrollo! Sabino lanzó el pase, parándola Belauste con el pecho; y a base de fuerza y envergadura, a pesar de las faltas recibidas por los contrarios, se llevó por delante a 3 defensas y el portero, metiéndose dentro de la portería 100


con el balón. Aquel gesto le valió a la selección española el apelativo de la “Furia Española” o “Furia Roja”. España ganó el encuentro y aquel año obtuvo la Medalla de Plata en fútbol, galardón que no llegó a igualar hasta las Olimpiadas de Barcelona en donde ganó la medalla de oro en el mismo deporte, superando por primera vez aquel gesto. El portero de aquel memorable día fue Ricardo Zamora.

(11) Sangre, Sudor y Lágrimas.

(Winston Churchill) 1874-1965.

En el discurso que el Premier Británico Winston Churchill pronunció en la Cámara de los Lores el 13 de Mayo de 1940, tras afirmar que nada tenía que ofrecer al pueblo británico ante la amenaza de la Alemania hitleriana, salvo: Sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas. (Lo del esfuerzo se suele omitir). El gran primer ministro conservador, político de gran talla, posteriormente premio Nobel de literatura, fue el forjador de la Gran Alianza entre EEUU la URSS y el Imperio Británico, que llevó a los aliados a la victoria en la 2ª Guerra Mundial.

(12) Españoles…Franco ha muerto. (Carlos Arias Navarro) Presidente Gobierno de España en 1975 Era la madrugada del 20 de Noviembre de 1975. Carlos Arias, Presidente del Gobierno de España, se asomó a las pantallas de los televisores y a todos los micrófonos de las emisoras. Se le pudo ver u oír vistiendo un luto riguroso, cariacontecido y semblante demudado, que no disimulaba las lágrimas que momentos antes había derramado. Con voz llorosa, conteniendo a duras penas las lágrimas, dio la noticia a España y al mundo: Españoles… Franco ha muerto. Profundamente emocionado Carlos Arias siguió su discurso comunicando la noticia y leyendo el testamento político del ya fallecido anterior Jefe del Estado. Terminó susurrando, más que hablando, con una voz quebrada y rota: ¡Viva España! ¡Arriba España! Los días siguientes miles y miles de personas pasaron por delante del féretro del Caudillo a rendirle su postrero homenaje. Pero de esto, muchos españoles, a pesar de que fueron, ya no se acuerdan.

(13) Me podéis quitar todo menos el miedo que tengo a morir.

(Pedro Muñoz Seca). 1879-1936. El 28 de Noviembre de 1936, tuvo lugar en Madrid una de las tristemente “sacas” en la checa de S. Antón. Junto a varios frailes agustinos, hermanos de S. Juan de Dios y otros presos, fue vilmente asesinado el célebre comediógrafo español y gran patriota D. Pedro 101


Muñoz Seca, autor de, entre otras obras: La Venganza de D. Mendo. Según cuenta su nieto el escritor y poeta Alfonso Ussía, la frase citada al principio la dijo en la checa de S. Antón. Al parecer, lo que dijo al pelotón de fusilamiento momentos antes de que le dispararan fue: “Me temo que ustedes no tienen intención de incluirme en su círculo de amistades”. Sea como fuere, Muñoz Seca mantuvo el tipo delante del pelotón de las Brigadas Internacionales que lo ejecutó o lo asesinó en un lugar que se llamaba y se sigue llamando Paracuellos del Jarama. Digamos en memoria histórica de los que participaban en aquellos actos, que las “sacas” y posteriores fusilamientos, los coordinaba y ordenaba un joven comunista, algo miope, ya en aquella época, que se llamó y ¿se llama?: Santiago Carrillo Solares, que era el Director General de Orden Público en Madrid. Apúntese también que D. Pedro Muñoz Seca era gaditano, nacido en el Puerto de Santa María, en donde nació el 20 de Febrero de 1879.

(José Millán Astray y Terreros) 1879-1954

(14)¡¡ A mí la Legión!!

Millán Astray ingresó con 15 años en la Academia de Infantería de Toledo. Era gallego de la Coruña. Siendo 2º Teniente marcha a los conflictos de Cuba y Filipinas. Regresa a España ingresando en la Escuela de Estado Mayor. Fue el fundador del tercio de Extranjeros o Legión Española, a cuyo fin se traslada a Argelia para imitar a la Legión extranjera francesa. La Legión española se funda por Orden de 28 de Febrero de 1920, aunque el primer legionario no se incorpora hasta Septiembre. Esta Unidad sirvió, entre otras cosas, para evitar en parte la sangría de la juventud española que se ocasionaba con la guerra de África. Mientras corriera sangre legionaria, de extranjeros, malhechores, desertores de otras profesiones delictivas, presos fugados de la cárcel y toda la chusma que al principio se alistó en la Legión Española, no se derramaría la de los jóvenes españoles. Ya lo dice su credo legionario “...Nada importa su vida anterior”. Tuvo dos frases o gritos que todos sus biógrafos apuntan: ¡Viva la muerte!, (que le acarreó su célebre enfrentamiento con D. Miguel de Unamuno en la Universidad de Salamanca, en donde a ese grito D. Miguel le contestó: ¡Viva la vida! ¡Venceréis, pero no convenceréis!) y ¡A mí la legión! Millán- Astray decía que “cuando un legionario se hallare en peligro o dificultades, gritará A Mí la Legión, acudiendo en su auxilio todos los legionarios que en sus inmediaciones se hallaren y con razón o sin ella, defenderán al compañero, aun con riesgo de sus vidas”. Como una de sus muchas anécdotas podemos contar que contrajo matrimonio canónico con Dª Elvira Gutiérrez de la Torre, hija de un General. Nada más salir de la Iglesia, después de casados, Dª Elvira le comunicó que “había jurado mantener la castidad toda su vida”, a lo que Millán-Astray no opuso ningún reparo, respetando la voluntad de 102


su esposa todo el tiempo que duró el matrimonio, que fue hasta que la muerte los separó. Mientras duró, según manifestaba él mismo, la relación con su esposa fue fraternal. No obstante el mutilado general, hizo uso de su libertad con mujeres famosas de la época como Celia Gámez y otras Izas, Rabizas y Colipoterras, muy abundantes por entonces. Algún legionario de fiar, me contó que cuando Millán-Astray estaba agonizando, luchando a brazo partido con la Muerte; viéndose en peligro, lanzó su grito de ¡¡A mí la legión!!, acudiendo “ipso facto” varios corpulentos legionarios de su guardia personal, que se aprestaron a rescatar a su general de las fauces de la Parca. Cuentan los cronicones de la época que en aquella ocasión, su Guardia personal nada pudo hacer. La muerte venció al mutilado General. D.E.P. Hago una salvedad: Cuando finalizo el 2º envío de estos PENSAMIENTOS… Las frases no guardan relación alguna entre ellas, ni están clasificadas de acuerdo con su semejanza, cronología o tema. Su orden es anárquico y llevan, más o menos, el orden por el que vinieron a mi memoria; posteriormente a mi capricho o a mi voluntad, investigo el contexto en el que se dijo, le agrego algo de mi cosecha, (que algunos de LOS QUIJOTES adivinarán que es lo escrito por mí) y os lo mando y guardo para su publicación posterior, como otros escritos y trabajos. Procuro que cada frase sea de un texto breve lo que de ella escribo y se pueda leer con no mucha pérdida de tiempo. Y animo a todos a que, si tienen tiempo, hagan algo similar. De todas formas, se haga lo que se haga, yo digo aquella frase que decía aquel humorista sudamericano Joe Rígoli: …Yo sigo.

(15) ¡Qué Tropa!¡¡ Joder, que Tropa!!

(Álvaro de Figueroa y Torres). Conde de Romanones. 1863-1950.

Este personaje, eminente político español de principios del Siglo XX, fue Presidente del Senado; 17 veces Ministro; 3 veces Presidente del Consejo de Ministros con Alfonso XIII; era del Partido Liberal de Sagasta y Canalejas, etc. etc. Alguien le convenció para que aceptara ser propuesto para ocupar un sillón de la Real Academia de la Lengua Española, otorgando su beneplácito. Se le propuso que hiciese una visita a la docta casa, para conocer “in situ” a sus ilustres ocupantes. Saludó uno por uno a todos sus miembros, encareciéndoles su apoyo. Todos y cada uno le expresaron su asentimiento prometiéndole taxativamente que el voto era suyo. Que contara con el. El día de la votación, una vez conocido el resultado, se le acercó su secretario y con cara compungida le dijo: -Excelencia, tengo malas noticias: -No hemos salido. -¿Cómo es posible, preguntó 103


perplejo? -Pero si tenía garantizada la elección. Cabizbajo preguntó: Entonces ¿Cuántos votos hemos obtenido? – Ninguno, Excelencia, musitó el secretario con apenas un hilo de voz. A lo que el Conde de Romanones respondió sin ira: - Que tropa. ¡Joder que tropa!

(R. O. del C).

(16) Llover, llover…

Un verbo, no tiene siempre el mismo significado y aun siendo la misma acepción, su significado puede variar en función del tono en que se diga. Pongamos 2 ejemplos. 1º: Comer. 2 mendigos más secos que la mojama, al llegar la hora de comer, (para ellos la hora de comer, es cualquier hora, pues no pueden ajustarse al horario convencional por recursos económicos), dicen ¡Vamos a comer! Y trasiegan por el gaznate lo que buenamente pueden. Un mendrugo de pan seco, los embutidos caducados de un supermercado recogidos de un contenedor de basura o una manzana semipodrida. Otras dos personas que no sean indigentes y con un mínimo de medios, deciden: ¡Vamos a comer! Y bien en su domicilio, en un Restaurante o en casa Lucio en Madrid, comen y comen normal o se pueden poner ciegos de viandas. ¿Es lo mismo el verbo comer en los mendigos que en las otras dos personas? ¿Significa lo mismo? Evidentemente no. Los dos comen, si, pero unos más que otros. 2º ejemplo: Llover. Esta noche ha llovido en Córdoba. Han caído 7 litros de agua por metro cuadrado. También esta noche ha llovido en Grazalema, (Cádiz), uno de los lugares en los que más llueve de toda Europa. Por allí pasan la inmensa mayoría de las borrascas que caminan hacia el continente europeo. Grazalema o Santiago de Compostela, que lo mismo da. Pero han caído 80 litros de agua por metro cuadrado. En las dos o tres ciudades ha llovido, pero ¿ha llovido lo mismo en Córdoba que en Grazalema? Por supuesto que no. Llover no significa lo mismo si quien contesta es un cordobés o un grazalemeño, (este es su gentilicio). Esto viene a colofón de un caso en el que se trata de diferenciar como se puede explicar la cantidad asignada a un verbo, diciéndolo de una forma determinada. Estaba un labriego de Palma del Río labrando su tierra. (Se hace notar que Palma del Río es un pueblo de la provincia de Córdoba que, entre otras cosas, posee miles de naranjos y limoneros con unos frutos exquisitos. De allí son nativos: El torero Manuel Benítez “el Cordobés”, los hermanos Reyes, baloncestistas famosos o uno de la pareja de los modistos Victorio y Luchino, entre otros). Pero volvamos al agricultor. Estaba realizando su faena agrícola, cuando un caminante, pasó por el camino cerca de él y le preguntó: Oiga, buen hombre, ¿ha llovido por aquí?, a lo que el buen hombre contestó con cierta retranca: Llover ha llovido. Pero llover, llover, lo que se dice llover, no ha llovido. Enterado quedó el forastero y quiso saber el nombre de tan perspicaz comentarista. ¿Y 104


cómo se llama usted, amigo? Robustiano Olivares del Campo, contestó el interpelado. El caminante pensó que aquel hombre, con aquel nombre, estaba predestinado, desde su nacimiento, a la agricultura. Y comprendió que había llovido poco.

(Rodrigo de Triana)

(17) ¡¡¡Tierra!!!

A este marinero español, que vivió en los finales del Siglo XV, andaluz para más señas, se le atribuyen varios lugares de nacimiento: Los pueblos de Sevilla Los Molinos o Coria del Río y también el onubense y famosísimo pueblo de Lepe. Lo que sí es cierto es que vivía en el sevillano barrio de Triana, (allí nació el famoso Torero Juan Belmonte, “el Pasmo de Triana”, como se le llamó). Pero regresemos a Rodrigo. Era hijo de un hidalgo morisco, (musulmán convertido al cristianismo), que durante la travesía de su hijo fue quemado en la hoguera por la Santa Inquisición, ya que el bueno del hidalgo, comerciante él, se dedicaba a intercambiar y comerciar con los judíos, cosa peligrosa para aquella época y otras muchas épocas. Este marinero, cuyo nombre se cree que era Juan Rodríguez Bermejo, iba enrolado en la carabela La Pinta, que la mandaba uno de los hermanos Pinzón. La Pinta, era la carabela que iba en primer lugar, ya que las velas que tenía, facilitaba la velocidad de la nao. Este hombre fue el primer español, que desde su puesto de vigía, avistó el Nuevo Continente. Quien relata el hecho, es el propio Almirante de la Mar Océana, en su diario de a bordo o cuaderno de bitácora, que diríamos ahora, como recogió Fray Bartolomé de las Casas y que se haya depositado en El Archivo de Indias en Sevilla. Así lo relata el Almirante Colón: Esta tierra vido primero un marinero que se decía Rodrigo de Triana” Tanto el Almirante como los Reyes Católicos, esperaban que la primera tierra en tocar sería Japón, pero fue una pequeña isla del archipiélago de las Lucayas, (Bahamas), conocida por los indígenas como Guanahaní, a la que Colón bautizó como San Salvador. Era la madrugada del 12 de Octubre de 1492, cuando desde lo más alto de su puesto de vigía, se oyó una voz que llegó a los oídos de los ya casi desmoralizados marineros de la Santa María, la Pinta y la Niña: ¡¡¡Tierra!!! Se oyó gritar a Rodrigo de Triana. Aquella voz cambió el rumbo de la Historia. Un monumento levantado en el sevillanísimo barrio trianero, recuerda y honra a quién participó en tan honrosa gesta de una forma tan principal. También Lepe, pueblo que reivindica para sí la gloria de su nacimiento, lo tiene incorporado en el Escudo de la Ciudad en el momento que lanzó su famoso grito; así mismo Lepe tiene una urbanización que lleva su nombre, y un colegio. Nunca imaginó aquel histórico vidente, que pasaría a la historia por su famoso grito de una sola palabra: ¡¡¡Tierra!!! Había descubierto un Nuevo Mundo. 105


(18) Roma no paga traidores.

(Servilio Cepión) Cónsul Romano.

Todavía recuerdo en mi infancia, cuando me iniciaba en el estudio de la Historia de España, aquella frase que, como ejemplo, nos ponía el profesor, diciéndonoslo con voz grave: Roma no paga traidores. No sé porque siempre me pareció una frase terriblemente hermosa. Esta es su historia: Se refiere a Viriato. Este pastor debió nacer sobre el año 180 a. de C.; se desconoce su lugar de nacimiento, pero se cree que fue cerca de la costa lusitana, Portugal. Era un pastor que combatió a los romanos cuando estos invaden la península ibérica, Hispania. Luchó contra ellos en las tierras comprendidas entre el Duero y el Guadiana, incluyendo las tierras de Zamora, Salamanca, Ávila, Extremadura, Toledo, Talavera de la Reina, y Portugal, salvo la región entre el Miño y el Duero. Viriato fue un duro adversario para las legiones romanas. El historiador Tito Livio, le describe como pastor que se hizo cazador y soldado. Los romanos le reconocen como Dux lusitanorum, líder o caudillo de los lusitanos. En realidad la conquista de Hispania por las tropas romanas da comienzo en el Siglo III a. de C., durante la segunda guerra Púnica, entre los romanos y Aníbal. Viriato es elegido líder en el año 147 a. de C., siendo una continua pesadilla y enemigo irreconciliable de los romanos. Se convirtió en un gran táctico y en definitiva en un gran general. Ante la imposibilidad de vencerlo en el campo de batalla, los romanos optaron por una solución más pérfida: Sobornaron a tres de sus compañeros, embajadores del lusitano ante los romanos, para que mediante la promesa de una buena cantidad de monedas, le asesinaran. De noche los tres volvieron al campamento y, mientras su general dormía, lo cosieron a puñaladas. Para oprobio y vileza de estos asesinos, diremos que los nombres con los que vergonzosamente pasaron a la historia son: Audax, Ditalco y Minuro. A la mañana siguiente, volvieron al campamento romano a cobrar el precio de su crimen y de su traición. Pero el Cónsul Servilio Cepión, pronunció la famosa frase que pasó a la historia: Roma no paga traidores; y ordenó su ejecución, que allí mismo se cumplió. Dice la tradición que Viriato fue incinerado en Cuenca, sobre el Tormo Alto, esparciendo sus cenizas, junto con las de su mujer por las montañas de Hispania. Otra leyenda dice que un pastor lusitano, Viriato, luchó contra los cónsules Serviliano y su hijo Servilio Cepión, siendo traicionado y asesinado por sus compañeros de armas y enterrado, según la leyenda, en las tierras que actualmente ocupa el Castillo de Azuaga, (Badajoz).

106


Todo esto ocurrió en el año 139 a. de C. A Viriato le sucedió Tántalo, obligado a firmar la paz por el Cónsul Marco Popilio Laenas. Aunque la paz definitiva llegaría con el emperador Augusto, la llamada Paz augusta. Esta es la historia de una traición.

(Penélope Cruz). Actriz de Cine

(19) ¡¡¡Peeedroooooo…..!!!

Desde hace muchísimos años se reúnen en la ciudad de Los Ángeles, USA, la flor y nata del mundo del celuloide. En un magnífico paraninfo se entregan los Oscar a las mejores películas de ese año; la liturgia o dicho de otra forma, la parafernalia, es impresionante. Alfombra roja, bellísimas actrices, apuestos actores, directores engalanados, críticos de todos los medios… Los premios son por muchísimos conceptos: Banda sonora, vestuario, mejores actor y actriz secundarios, efectos especiales…pero los que tienen mayor resonancia son: A la mejor actriz, mejor actor, mejor director, mejor película de habla no inglesa y mejor película. Estamos en el año 1999. Una película española opta al premio de mejor película de habla no inglesa. La actriz encargada de leer el nombre de la ganadora es española, que, nerviosa, con las manos temblorosas, intenta abrir el sobre en donde está el secreto, que se resiste a salir a la luz. Por fin pone la ficha en sus manos y no lee el preámbulo de “Oscar a la mejor película…” En el amplio paraninfo de la ciudad americana, resuena un chillido histérico que rompe más de un tímpano al subir los decibelios de la acústica. Los televidentes también sufren el impacto del grito que hieren sus oídos. Es un chillido desgarrador, mitad pánico, mitad sorpresa, Solo se oye una palabra: ¡¡¡Peeedrooooo!!! La que lanza el alarido que parece el de una hembra en celo que llama al macho, es la actriz española Penélope Cruz. Desde el aforo del teatro, el director manchego, arrastrando su cuerpo seboso, sube al escenario a recoger el Oscar. La película galardonada es “Todo sobre mi madre”. Con la estatuilla en la mano, farfullea unas palabras, mitad español, mitad inglés, que apenas si se le entiende. Pero lo que dijo Pedro, para mí, ya no entra en la historia. Lo que permanece en mi conciencia histórica es el grito de hembra herida.

(20)

Las Siete Palabras.

(Jesús de Nazaret.) 1-33 d. de C.

Entre las frases históricas que he elegido para este trabajo, me corresponde, y debo hacerlo, citar las Siete Palabras que Cristo pronunció en la cruz antes de morir: Mi tradición, mi cultura y mi educación cristiana me obligan a ello. La memoria histórica de España, 107


mi patria, su historia enmarcada dentro de la tradición cristiana, me exige la responsabilidad de involucrarme en este pasaje evangélico. Es una tradición en muchas iglesias españolas organizar, como parte de la Semana Santa, la piadosa costumbre de que, por insignes oradores de prestigio, se pronuncie un sermón con la Siete Palabras que Cristo dijo estando ya crucificado. Esta homilía se puede decir el Viernes Santo después de los oficios litúrgicos de ese día. La finalidad es meditar sobre la pasión de Cristo siguiendo sus palabras desde la cruz. Las palabras son en realidad frases cortas, pero se las conoce como las Siete Palabras. Entre paréntesis, después de cada una de ellas, se cita al evangelista que las escribe, así como el capítulo y versículos en los que se pueden leer en las Sagradas Escrituras. Aprovechando que estamos viviendo la cuaresma de 2010, hacemos este escrito. 1ª.- Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen. (Lucas, 23,34). Esta frase demuestra el amor que Jesús, aun estando crucificado, siente hacia sus verdugos. Hasta la muerte su vida es una constante de lo que predicó toda su vida: El amor. 2ª.- Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso. (Lucas, 23, 26-27). Es la respuesta que da y la promesa que hace Cristo al buen ladrón cuando, arrepentido, le dice “Señor, acuérdate de mí cuando estés en tu reino”. Según los Evangelios apócrifos, citando a José de Arimatea, el buen ladrón se llamó Dimas, hoy S. Dimas y el mal ladrón, que lejos de arrepentirse, murió insultando a Jesús, se llamaba Gestas. 3ª.- Mujer he ahí a tu hijo,- dijo dirigiéndose a su madre. Y dirigiéndose a su discípulo Juan le dijo: Hijo, he ahí a tu madre. (Juan 19, 26-27). Juan, el discípulo más amado por Jesús, simboliza en ese momento a todos los hombres (y mujeres) del género humano. Los pone bajo la protección y el manto de su madre. A ella le encarga que vele por todos y cuide de toda la humanidad. 4ª.- Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado? (Marcos, 15, 34 y Mateo 27, 46). Posiblemente Cristo pronunció estas palabras en arameo: (“Elí, Elí, lama Sabachthani”), lo que explica que sus verdugos se burlaran de Él diciendo: -Está llamando a Elías en su auxilio. En su soledad, Cristo crucificado, más que un reproche, clama hacia Dios, pues confía en el Padre. Cuantas veces, en nuestras desgracias, hemos clamado a Dios: ¡Dios mío!, ¿Por qué a mí. Porque me ha pasado esto? En Jesús, más que un grito de desesperación, es una llamada a la resurrección. 5ª.- Tengo Sed. (Juan, 19, 28). Se trata en primer lugar de la sed fisiológica, uno de los mayores tormentos de los crucificados y en segundo término la sed espiritual del Salvador por la redención del género humano. En respuesta, sus

108


torturadores le acercaron una caña en cuyo extremo iba un trapo empapado de hiel y vinagre. 6ª.- Todo está consumado. (Juan, 19,30). Se puede interpretar como la proclamación de Cristo que todo se había cumplido en su misión redentora. Es el broche a una vida íntegra y exactamente cumpliendo la voluntad de su Padre. 7ª.- Padre: En tus manos encomiendo mi espíritu. (Lucas, 23,46). Jesús pone su vida humana en brazos de su Padre. Había cumplido lo que las Sagradas Escrituras profetizaron en cuanto a la venida del Mesías. Solo le quedaba morir, lo que acepta con agrado y libremente. ¡Qué paséis una buena y piadosa Semana Santa y feliz Pascua de Resurrección.

(21) Es lo mismo cortarlo que desatarlo.

(Alejandro Magno). 356-323 a. de C.

Una leyenda atribuye esta frase al macedonio Alejandro Magno. Un campesino de Gordión, (actual Anatolia), llamado Gordías, llevaba sus bueyes atados con unas cuerdas, anudadas de tal forma que era imposible desatarlas. La leyenda decía que quien consiguiera desatarlas sería el conquistador de Oriente. Alejandro se dirigía en aquella campaña a la conquista del imperio persa, hoy Irán, cuando pasó por Gordión. Sabedor de la profecía existente, vista la dificultad de deshacer el nudo, llamado el nudo gordiano, por su autor Gordías, blandió su espada diciendo: - Es lo mismo cortarlo que desatarlo. De un tajo rompió y desató el nudo. Alejandro conquistó Oriente y muchas más tierras y países al este de Macedonia. Parecida similitud guarda el lema de los Reyes Católicos: “Tanto monta…”. Hace alusión al nudo gordiano. Lo mismo es cortarlo que desatarlo. Tanto monta, monta tanto Ysabel como Fernando. Alejandro Magno, (que significa el grande), fue hijo de Filipo II de Macedonia. De este viene la etimología de la palabra “filípica”. Su hijo, el caudillo Alejandro, aprende el arte de la guerra y la experiencia militar de su padre y su formación intelectual se la proporciona el gran filósofo griego Aristóteles. Como otros grandes hombres, entre ellos Cristo, Dios y Hombre, muere con 33 años. Las filípicas eran discursos políticos muy duros, que el orador más grande de la antigüedad: Demóstenes, (en su juventud era tartamudo), pronunciaba contra Filipo. En realidad son 4 documentos. En el primero de ellos, fue tal su energía que movilizó a todos los atenienses para que acudieran a cubrir el paso de las Termópilas deteniendo allí a Filipo. Posteriormente, Cicerón imitó este género oratorio contra otros enemigos de Roma.

109


(22) Soldados, desde estas pirámides veinte siglos de historia nos contemplan. (Napoleón Bonaparte) Ajacio, Córcega, 15-8-1769 +Santa Helena 5-5-1821 Antiguamente era costumbre que el General de un Ejército, pronunciara una vibrante arenga a sus tropas antes de entrar en combate; (también se les solía suministrar bebidas alcohólicas para estimular la euforia y que la adrenalina entusiasmara a los que iban a luchar y quizás morir). En su campaña de Egipto, el emperador francés, formó a sus tropas a los pies de la pirámide de Gizeh, antes de entrar en combate en la batalla de Giza. Para estimular a sus hombres, comenzó su discurso haciéndoles comprender la importancia histórica del momento, haciéndolos protagonistas del curso de la historia. Los cronistas no se ponen de acuerdo si el número de siglos citados por el orgulloso corso son veinte o cuarenta. Pongamos los dos. Así comenzó su arenga: Soldados, desde estas pirámides, veinte (o cuarenta) siglos de historia nos contemplan. Napoleón los reunió en las pirámides de Egipto, porque sabía la extraordinaria influencia y fascinación que estos monumentos ejercieron y aun hoy ejercen en el mundo occidental. Diremos de paso que la campaña de Egipto terminó en un fracaso para el orgulloso Emperador. No toda su carrera fue Austerlitz, también tuvo varios Waterloo. Entre otros el de Bailén.

(23) España ha dejado de ser católica.

(Manuel Azaña). 1880-1940

El 14 de Abril de 1931 se proclama en España la Segunda República, huyendo ese mismo día al exilio en Francia el Borbón Alfonso XIII. El primer Presidente de esta República, el cordobés de Priego Niceto Alcalá Zamora, designó Ministro de la Guerra a Manuel Azaña que, como nuestro Miguel de Cervantes, nació en Alcalá de Henares en 1880. Moriría 60 años después, en 1940, en Montauban, (Francia). Cinco meses después, el 13 de Octubre de ese mismo año, el magnífico orador que fue Azaña, pronunció un importante discurso en las Cortes españolas que traería grandes avatares para el pueblo

110


español. Dominaban el escenario nacional las izquierdas parlamentarias. España, después de muchos siglos de cristianismo, presenta un problema que, a juicio del eminente orador, trastorna la vida española. Y ¿Cuál es el problema? A juicio del Ministro de la Guerra es “muy simple: España ha dejado de ser católica”. La tesis de Azaña es borrar de un plumazo la catolicidad del pueblo español vivida a lo largo de muchos siglos de cristianismo. El discurso magníficamente construido pero falaz en su argumentación, está lleno de anticlericalismo; de carga contra los jesuitas y todas las demás órdenes religiosas, diciendo que “disolución de todas aquellas (órdenes) que por su actividad constituyen un peligro para la seguridad del Estado”. Y ¿Quién son estas?: Todas o ninguna, se contesta él mismo. “Esto deja a la soberanía de las Cortes, la destrucción de todas las órdenes religiosas”, prosigue. Ese es el punto de vista de su partido, Acción Republicana y que supone una base de inteligencia y colaboración “para el mañana fecundo y glorioso de la República”, concluye Azaña. Este fue el inicio de la masacre de las órdenes religiosas y del catolicismo en la España de los años 30 del siglo XX. Este fue el principio de la persecución religiosa y de los asesinatos de sacerdotes, frailes, monjes, seminaristas y católicos. Aquí se contemplaba que la asistencia a misa era un delito. Aquí comenzaron el saqueo de los bienes de la Iglesia, de la quema de archivos parroquiales y conventos, destruyendo multitud de documentos y obras de arte que pasaron a formar parte de los bienes irrecuperables, de la destrucción de monumentos religiosos, de la cadena de mártires, hoy canonizados por la Iglesia, habidos en aquellos tristes años. Aquí empieza a fraguarse el golpe de Estado del General Sanjurjo, el levantamiento de media España contra la otra media. Posiblemente entonces, el Profesor Antonio Machado, fue inspirado por las musas con aquellos versos de “Españolito que vienes al mundo, te guarde Dios….” Aquí vaticinó, sin saberlo, el Ministro de la Guerra, que habría un 18 de Julio de 1936, que acabaría un primero de Abril de 1939 con una España destruida, famélica, hambrienta, rota, ensangrentada…que necesitó muchos años para su recuperación. Mi pregunta es: ¿Se ha recuperado?

(24) Todas las Iglesias y conventos de Madrid no valen la vida de un solo republicano. . (Manuel Azaña) (Algunos recuerdos de la Historia de España). El 12 de Abril de 1931, reinando el Monarca Alfonso XIII, se celebraron en España elecciones Municipales arrojando el siguiente resultado: 22.150 concejales monárquicos, de los partidos tradicionales

111


y 5.875 concejales para las diferentes iniciativas republicanas. Quedaron 52.000 puestos sin determinar. Pese al mayor número de concejales monárquicos, estas elecciones, a juicio de las izquierdas, supusieron una derrota para la corona, pues los concejales republicanos habían triunfado en la mayoría de las capitales de provincia y de los núcleos urbanos más densos demográficamente de España. En Madrid los republicanos triplicaban a los monárquicos y en Barcelona los cuadriplicaban. Así mismo, decían los dirigentes de izquierdas, que en estos lugares los votantes eran más cultos y su poder de decisión, su voto, tenía más valor que los de las zonas rurales, más incultos y analfabetos. Estas elecciones se habían convocado para sopesar el apoyo a la monarquía y modificar la Ley electoral para una convocatoria de elecciones Generales. Pero con esta votación, los partidarios de la república, consideraron un plebiscito a su favor el resultado de estas elecciones, instalando inmediatamente la Segunda República. Juan Bautista Aznar Cabañas, último Jefe del Gobierno del Rey, presentó su dimisión. Al preguntársele que si había crisis, respondió: ¿Qué más crisis que contemplar que España se acostó monárquica para levantarse republicana? El Conde de Romanones consideró que el Rey debería exiliarse, a lo que el monarca accedió. Por lo tanto el día 14 de Abril de 1931, Alfonso XIII marcha al exilio a Francia, como lo hiciera su augusta abuela Isabel II y ese mismo día se proclama la Segunda República, (el primer pueblo de España en hacer ondear la bandera tricolor en el balcón de su Ayuntamiento fue Éibar), resultando elegido Presidente de la misma el cordobés Niceto Alcalá Zamora y Ministro de la Guerra el diputado del partido Acción Republicana Manuel Azaña Díaz. Ya la misma noche del 14 de Abril, incendiaron en España unas 100 Iglesias. Aquello fue la mecha que inició el anticlericalismo predicado por muchos de los republicanos e izquierdistas que accedieron al poder. La barbarie iba en aumento, lo que llevó al Presidente de la República y algunos miembros del gobierno a intentar paliar la situación aun cuando hubiera que utilizar “mano dura” para sofocar el vandalismo de las masas. A esto se opuso el Ministro de la Guerra, Azaña, pronunciando las palabras: Todas las Iglesias y Conventos de Madrid no valen la vida de un solo republicano. Con esta lapidaria frase abrió las puertas del horror. Aun cuando Azaña personalmente no asesinara a ningún cristiano o encendiera la mecha, fue el inductor, desde su responsabilidad política del martirologio y genocidio que se produjo. En mayo continua la quema de conventos, bibliotecas y obras de arte. En la Calle de la Flor, Madrid, queman la biblioteca con 80.000 volúmenes que fueron devorados por el fuego. El Instituto Católico de Arte e Industria pierde 20.000 volúmenes de la misma forma; libros incunables de Lope, Quevedo, Calderón…se perdieron para siempre. (Los libros incunables son los que se imprimieron desde 1453, fecha de la invención de la imprenta, hasta 1.500. De un valor incalculado). 112


Destruyeron obras de arte, pinturas y esculturas de Zurbarán, Valdés Leal, Coello, Mena, Martínez Montañés, Alonso Cano…. fueron reducidos a cenizas o polvo. Desde algunos sectores del gobierno se culpó a las derechas de ser los culpables de aquellos desmanes de las masas “incontroladas”. ¿Por qué? Por provocar a los obreros. O al menos eso decían “los guardianes de la cultura”. ¿Os suena? Como ahora. Y por finalizar con Manuel Azaña, que dio mucho de sí. No se puede negar que fue un magnífico orador, pero no es el modelo humano a imitar que yo pondría a mis hijos, nietos o personas que me sean muy queridas. En Enero de 1933 Manuel Azaña era Presidente del Gobierno y Casares Quiroga Ministro de la Gobernación. El día 11 se declaró en España una huelga general sublevándose, en una acción revolucionaria, en el pueblo gaditano de Casas Viejas, los anarquistas de la CNT que asaltaron el cuartel de la Guardia Civil, hiriendo de gravedad al Sargento Comandante de Puesto y a un número del mismo cuerpo. El Gobierno mandó al Capitán Manuel Rojas del Arma de Artillería al mando de unos miembros de la Guardia Civil y de la Guardia de Asalto para que “calmara” y pusiera orden en el pueblo. (Hoy este pueblo se llama Benalup-Casas Viejas. Situado en la Ruta del Toro entre Jerez de la Frontera y Algeciras). Estas fuerzas entran en el pueblo disparando, asaltando la casa en donde se habían refugiado algunos anarquistas revolucionarios, incendiándola y, en donde muere calcinado el jefe de los revolucionarios Francisco Cruz, Seisdedos. Proceden a la detención de sospechosos, fusilando a los participantes que son algunos vecinos y familiares de los levantiscos. Otros eran ejecutados aleatoriamente para obligar a los detenidos a declarar; y después de tremendas torturas los fusilaron. Una vez sofocada la revuelta, las Cortes Generales acordaron, en contra de la opinión del Jefe del Gobierno Azaña y del Ministro de la Gobernación Casares, nombrar una comisión para aclarar lo sucedido. Fueron juzgadas las fuerzas que intervinieron en sofocar la revuelta, entre otros, como acusado principal y responsable de los hechos acaecidos, el Capitán Manuel Rojas. Cuando fue interrogado por el Ministerio Público porqué su comportamiento había sido tan anómalo y cruel, respondió: Tenía órdenes directas del Presidente del Gobierno que me dijo: Ni heridos ni prisioneros. Tiros a la barriga. Azaña siempre negó que hubiese pronunciado aquella frase. El Capitán fue condenado a 98 años de prisión por el asesinato de 23 personas, que quedaron reducidos a 21 por cuestiones legales de formulismo. El Capitán Manuel Rojas, cuando los sucesos de Casas Viejas, mandaba una compañía de Asalto. Fue puesto en libertad, por orden de la Audiencia de Cádiz el 3 de Marzo de 1936. La guerra civil la pasó en zona roja, pero en 1940 era Comandante de Artillería. Azaña tuvo que dimitir como Presidente del Consejo de Ministros aquel mismo año, entre otras causas por los hechos de Casas Viejas. De todas formas este personaje fue elegido Presidente de la República en el año 1936 y se mantuvo así 113


hasta finalizada la contienda, dimitiendo poco después de finalizada esta en 1939 con la victoria de los insurgentes, cuyo mando ostentaba el General Francisco Franco. No volvió a España. El alcalaíno Presidente murió en Francia, en la localidad de Montauban, en el año 1940 a la edad de 60 años. Poco antes de morir, en uno de sus discursos, este nefasto personaje que tan culpable fue de los hechos que se produjeron durante la Segunda República, los 5 años de su duración antes de 1936 y los 3 de guerra civil, pronunció otra frase que ya llegaría demasiado tarde. Pedía para todos los que habían combatido en la fratricida guerra y sobre todo para los vencidos: Paz, Piedad, Perdón. Demasiado tarde para que se cumplieran palabras tan grandilocuentes. España había entrado en otro capítulo de la historia que ya no contaba con él. (25) Dios, que buen vasallo si hubiera buen señor. (Poema del Mío Cid) Anónimo. Hace poco más de un año, escribí un artículo sobre el Gran Capitán, (Carta a Gonzalo) la titulé. Cuando la mandé a los Quijotes alabando y engrandeciendo la figura del insigne montillano y cordobés, el bueno de Fernando Gª Muñiz me recordó que otra figura egregia en la milicia española, el burgalés Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, había sido Alférez y tenía “una hoja de servicios” que para sí la quisieran muchos militares de cualquier época. Así pues he pergeñado unas líneas sobre el caudillo cristiano, que pasó su vida combatiendo a los musulmanes invasores de España. Estudiando la biografía de estos dos personajes, he hallado varias similitudes entre ambos: Los dos pasaron su vida al servicio del Rey de Castilla. El Cid lo fue primero de Sancho II, Rey de Castilla y posteriormente de Alfonso VI, Rey de Castilla y León. El Gran Capitán estuvo al servicio de Isabel I de Castilla y de su esposo Fernando de Aragón. Los dos combatieron contra los musulmanes. El Cid prácticamente hasta su muerte y el Gran Capitán menos, porque estuvo gran parte del tiempo en su campaña de Italia, pero participó activamente en la batalla final que fue la conquista de Granada con la unificación de España. Tanto Rodrigo como Gonzalo, fueron maltratados por los monarcas a los que sirvieron: Rodrigo por Alfonso VI, que al exigirle Jurar en Santa Gadea lo que posteriormente se explicará, pasó más tiempo en el destierro lejos de su Castilla natal, que en su tierra. Gonzalo, sino por la Reina de Castilla, que ya había fallecido, si por su esposo Fernando, cuando en su campaña de Italia, le exigió cuentas y se le acusó de “malversar” los fondos del reino, a lo que el ilustre cordobés contestó de forma adecuada con sus famosas cuentas. Los dos militares están enterrados, junto a sus esposas en lugares religiosos. Rodrigo en la magnífica y gótica Catedral de Burgos. 114


Gonzalo en el Monasterio de S. Jerónimo de Granada. (Aunque recientemente ha surgido una controversia en la que se dice que los restos que se hallan en esa tumba no corresponden al Gran Capitán, sino a otro militar. Los franceses, dicen, profanaron la tumba en la guerra de la Independencia sabiendo que aquellos restos pertenecían a quien les venció en las batallas de Garellano y Ceriñola, consiguiendo con estas victorias que el Reino de Nápoles pasara a formar parte de la corona española. Pero una vez vistas las coincidencias en algunos aspectos de sus vidas, pasemos al Cid que es de quien debe hablar este trabajo. Nace Rodrigo Díaz en Vivar, en una aldea distante 7Km de Burgos en el año del Señor de 1043. Es hijo y nieto de nobles castellanos. Al morir sus padres, tenía 15 años, se crió y educó en la Corte de Castilla, donde aprendió letras y leyes. Allí se inició una gran amistad con uno de sus compañeros de educación, el príncipe Sancho, que posteriormente, además de su amigo fue su Rey con el nombre Sancho II de Castilla, el Fuerte. Cuando Fernando I Rey de Castilla y padre de Sancho muere, reparte su reino entre sus hijos. Semejante barbaridad hace que Sancho herede el reino de Castilla, con el nombre Sancho II; Alfonso, que sería el VI se convierte en Rey de León; A D. García le da el reino de Galicia; la ciudad de Toro a su hija Dª Elvira y Zamora a su otra hija Dª Urraca. Sancho, el Rey del Cid, piensa que lo mejor era unir todos los reinos en uno solo, pero para semejante tarea había que luchar contra sus hermanos, lo que en aquellos tiempos de lucha contra el Islam, era un tema menor. Así pues, además de la guerra en la que los cristianos llevaban 3 siglos luchando contra los musulmanes para expulsarlos de España, otra guerra colateral se desencadenaba entre los mismos cristianos por un quítame allá este reino. (Como similitud del reparto que hizo Fernando de su reino entre sus hijos, comparémoslo con lo que en la transición se hizo en la España actual: Se divide España en 17 partes, pero en vez de llamarlas “reino” “taifas”, se las llama “autonomías”. ¿Cuál es la diferencia? Que 25 años después, muchas de esas autonomías quieren llamarse Nación, como España. Y en donde había una sola nación, surgirán 17 naciones o reinos. ¿Cuál sería la solución para que España siguiera siendo solo una? ¿La que pensó el Rey de Castilla Sancho II el Fuerte, Señor del Cid? Dejo a la consideración de los políticos la respuesta). El Rey Sancho, dada la valía de Rodrigo, le otorga el título de Alférez. Cuando este tenía 23 años, tiene un duelo personal contra el Alférez del Reino de Navarra Jimeno Garcés, al que vence. Y a partir de dicho trance, es conocido como Cidi o Mío Cid, el Campeador. Pero Sancho II, muere en la toma de Zamora, que defendía su hermana Dª Urraca. El pérfido Bellido Dolfos lo asesina. A Sancho el Fuerte, le sucede su hermano Alfonso VI el Bravo, Rey de León. Pero antes de hacerse cargo del reino, Rodrigo Díaz de Vivar, victorioso en mil batallas, cita al Rey en la Iglesia burgalesa de Santa Gadea; corría el año 1.072, y le hace jurar, (él mismo le toma el juramento), que nada ha tenido que ver con el asesinato de su hermano Sancho. Alfonso jura 115


que “nada ha tenido que ver”, exigiéndole Rodrigo que termine con un Amén que resuena en todo el reino. Esto no se lo perdonaría Alfonso a Rodrigo nunca. Nada más terminar el juramento de Santa Gadea, el Rey lo destierra de Castilla por un año. Herido en su orgullo el Cid, contesta al Rey, (según se cuenta en el Cantar o Gesta del Mío Cid: No un año estaré, sino 6). Caído en desgracia, marcha Rodrigo acompañado de 300 caballeros y sus mesnadas a Zaragoza a seguir la lucha contra los sarracenos. Transcurrido un tiempo, Alfonso le llama de nuevo a la corte castellana. Allí otorga su beneplácito para que contraiga matrimonio con Dª Jimena Díaz, nieta del Rey. Un mal entendido con Su Majestad, le hace de nuevo caer en desgracia. Todo era fruto de la animadversión, la envidia y el odio que sus triunfos despertaban en la corte. Desterrado de nuevo, en los años siguientes se hace señor de los reinos moros de Lérida, Tortosa, y Valencia, en donde entra victorioso el año 1094; de los reinos de Denia y Alpuente. Fue Señor de Valencia, dando a la ciudad un estatus de Justicia, Religión Cristiana, acuñó monedas, se rodeó de gente eminente, poetas, legisladores… en definitiva, organizó con maestría el municipio valenciano. En muchos documentos de esta ciudad, figura aun hoy en día, mil años después, su nombre como Valencia del Cid. Siguió combatiendo a los moros hasta que su Rey y Señor, le llama de nuevo a la Corte castellana. Rodrigo, que jamás desobedeció a su Señor, acude presto. Es enviado a Sevilla, a cobrar los tributos, (parias) al Rey de esa ciudad. Allí es atacado por el Rey de Granada y por García Ordóñez. Rodrigo los vence, humillando al cristiano en el castillo de Cabra, (Córdoba). Pero a su regreso a Burgos, García Ordóñez junto con otro noble, Pedro Ansúrez, lo delatan y le acusan de alta traición ante el Rey. Alfonso, una vez más, sin tener en cuenta los servicios prestados a la corona, le destierra de nuevo y prohíbe a todos los burgaleses darle ayuda o aposento. Esto se relata en el Cantar del Mío Cid. El Campeador tuvo con su esposa un hijo varón, Diego, que murió en combate y dos hijas Dª Elvira y Dª Sol, a las que casó con Diego y Fernando, infantes de Carrión. Rodrigo les regaló a sus yernos dos espadas que se llamaron Tizona y Colada. Ante el maltrato que los infantes infringieron a sus hijas, se las llevó consigo recogiéndoles las espadas. Muere Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, el domingo 10 de Julio de 1099. Y cuenta la leyenda que ya muerto, en un combate contra los musulmanes, sus soldados montaron su cadáver sobre los lomos de su fiel Babieca y estos, creyéndole vivo, huyeron despavoridos sin presentar pelea. Tal era el pavor que su sola figura provocaba. Está enterrado, junto con su esposa Jimena, en la catedral de Burgos. En su memoria se escribió el Cantar o Gesta del Mío Cid. Escrito anónimo compuesto en lengua romance de alto valor literario. En castellano medieval. Se cree que estos versos se compusieron entre 1195 y 1207. Cien años después de su muerte.

116


Tantas veces fue desterrado por el Rey Alfonso, que en los versos del poeta Manuel Machado, en su poema “Castilla”, dedicados a uno de sus destierros dice que:

El ciego sol se estrella en las duras aristas de las armas, llaga de luz los petos y espaldares y flamea en las puntas de las lanzas.

El ciego sol, la sed y la fatiga. Por la terrible estepa castellana, al destierro, con doce de los suyos, -polvo, sudor y hierro- el Cid cabalga. Cerrado está el mesón a piedra y lodo... Nadie responde. Al pomo de la espada y al cuento de las picas, el postigo va a ceder... ¡Quema el sol, el aire abrasa! A los terribles golpes, de eco ronco, una voz pura, de plata y de cristal responde... Hay un niña muy débil y muy blanca, en el umbral. Es toda ojos azules; y en los ojos, lágrimas. Oro pálido nimba su carita curiosa y asustada. “¡Buen Cid! Pasad... El rey nos dará muerte, arruinará la casa y sembrará de sal el pobre campo que mi padre trabaja... Idos. El Cielo os colme de venturas... En nuestro mal ¡oh Cid! No ganáis nada.” Calla la niña y llora sin gemido... Un sollozo infantil cruza la escuadra de feroces guerreros, y una voz inflexible grita: “¡En marcha!” 117


El ciego sol, la sed y la fatiga. Por la terrible estepa castellana, al destierro, con doce de los suyos, -polvo, sudor y hierro- el Cid cabalga.

Pero quien mejor define la personalidad de D. Rodrigo, el menosprecio que ante tamaña figura hizo gala el Rey castellano Alfonso VI el Bravo, son aquellos versos del anónimo poema El Cantar del Mío Cid:

“Ya entra el Cid Ruy Díaz por Burgos, Sesenta pendones le acompañan. Hombres y mujeres salen a verlo, Los burgaleses y las burgalesas se asoman a las ventanas; Todos afligidos y llorosos De todas las bocas sale el mismo lamento: ¡Oh Dios, que buen vasallo si oviese buen señor!”

(26) No envié mis naves a luchar contra los elementos.

(Felipe II) 1.527-1.598. Corría el año de gracia de 1.586 y reinaba a la sazón en España el Rey nuestro señor llamado Felipe, Segundo de los de ese nombre. Hijo del Emperador Carlos I y de su augusta esposa Dª Isabel de Portugal. En Inglaterra empuñaba el cetro con mano firme la hija de Enrique VIII y de Ana Bolena, Isabel I. Llamada la Reina Virgen porque no contrajo matrimonio, dando un significado falso al término virginidad, ya que a lo largo de su vida había conocido varón, más bien 118


varones diría yo, (en el sentido bíblico de la palabra) y disfrutó de muchísimos amantes, como los condes de Leicester y Essex entre otros. Las relaciones entre España y el imperio británico no pasaban por su mejor momento. Años antes, Felipe había propuesto a Isabel el matrimonio de ambos, rechazando la reina de Inglaterra tal oferta. (Nunca sabremos que hubiese pasado si este matrimonio se hubiese llevado a efecto y se hubiesen unido los dos reinos). El motivo de la enemistad manifiesta entre ambos reinos, no era otro que los continuos ataques de los piratas ingleses a los barcos españoles. Brillando con luz propia entre todos los corsarios de la mar océana, el llamado Drake. Sus ansias de rapiña le llevaban al abordaje de los navíos españoles en cualquier lugar del océano. Solo había que esperarlos a su regreso de América, para vaciar sus bodegas con el oro que traían del nuevo continente. Drake saqueaba, robaba, hundía y mataba o hacía prisioneros a toda la tripulación, para después ahorcarlos en lo más alto del palo de mesana. El consentimiento de Isabel al pirata y su protección a quien llenaba las arcas del tesoro inglés, hizo que esta le concediera el título de SIR, dada su “brillante hoja de servicios”. La expedición de Drake a la Florida y su posterior ataque, fue la gota que colmó el vaso de la paciencia del Rey de España e hizo meditar a Felipe las medidas a tomar contra el imperio británico. El Rey nuestro señor, mandó llamar al marino más reputado del Reino, Álvaro de Bazán, Marqués de Santa Cruz, quién consideró, y así se lo manifestó al Rey, que la invasión de Inglaterra sería tarea fácil. Mientras se preparaba la operación, muere el Marqués de Santa Cruz y pone al frente de la operación al Duque de Medina Sidonia, hombre incapaz de dirigirla pero que no se opuso a que Alejandro Farnesio tomara el mando de las tropas. Por aquellos tiempos mandaba la Armada Inglesa el conde de Nottigham Carlos de Effigham, que llevaba como subordinados a bordo a Sir Francis Drake y John Hawkins. Completada la tarea de la configuración de la Armada Invencible, así se la llamó en todo el imperio español, el 20 de Mayo de 1588 parte de Lisboa. Sus componentes eran 130 buques, 8.253 marinos, 2.088 remeros y 19.295 hombres de guerra. Era la mayor flota de combate que jamás vieron los siglos. No se tuvo en cuenta a la hora de su construcción y preparación logística que nuestros barcos, esos barcos, no estaban preparados para resistir los temporales de los mares europeos del norte. Por el contrario la flota inglesa era más ligera y estaba mejor artillada. El primer encuentro se produce el día 21 de Julio, advirtiéndose su superioridad en la maniobra, pero el mar no le fue favorable a la Invencible, regresando a puerto. Al día siguiente parte del puerto de la Coruña y un error del de Medina Sidonia al no atacar a los ingleses, hizo perder la ocasión de infringir un duro correctivo a la flota enemiga. (Adujo que eran órdenes del Rey, lo que no era cierto). El día siguiente, en un ligero combate, se pierde el buque insignia de Recalde. La flota hispana se refugia en Calais, pero las furias del mar, el 119


temporal desatado en el Atlántico y el desgaste continuo de lo que eran, más que ligeros barcos de combate, verdaderas fortalezas flotantes, incapaces de hacer frente al enemigo o huir de los barcos ingleses más ligeros en las maniobras, hizo que nuestra flota se retirara al Mar del Norte. En la noche del 8 al 9 de Agosto, los brulotes incendiarios ingleses, (pequeñas naves incendiadas que se lanzaban contra nuestra armada), sembraron la confusión entre los nuestros que perdieron 15 buques y 15.000 hombres. Las tormentas empujaron a la Armada Invencible hacia el norte, navegando alrededor de las islas británicas con el rumbo pedido, recibiendo el fuego y el ataque enemigo, sembrando el mar y sus costas con los restos de navíos destruidos y millares de cadáveres de hombres que se ahogaron. No hubo piedad para los que a nado llegaron a las playas. Malheridos, desarrapados y famélicos eran capturados. Todos, oficiales y marinería, eran ahorcados. Rotos, maltrechos y, lo que era peor, vencidos, regresaron a España 66 buques y unos 10.000 hombres. Se perdieron casi 100 navíos, 20.000 hombres y 40 millones de ducados. Las consecuencias del desastre fueron enormes: La separación de Portugal, la pérdida de territorios franceses, y la imposibilidad de reducir a los neerlandeses. Cuando el Rey Prudente recibió la triste noticia con el desastre sufrido por la Armada Invencible, dijo:<< No envié mis naves a luchar contra los elementos, pero doy gracias a Dios que me haya dejado recursos para soportar tal pérdida y no creo que importe mucho que nos haya cortado las ramas, con tal que se quede el árbol de donde salieron y puedan salir otras>>. Muchos historiadores se sorprenden que el rey dijera una frase tan larga, pues se le conocía por su seriedad y ser parco en sus palabras. No siendo pródigo en largos discursos y peroratas innecesarias. Estudiosos historiadores no conciben el error de Felipe II de dar el mando de la Armada al Duque de Medina Sidonia. El mismo Duque, cuando se le encomendó la capitanía de la flota, la rehusó alegando su escasa capacidad y su mal estado de salud; así como “no saber nada de la mar y de la guerra”. Se le atribuye una cobardía e incompetencia considerable. Pero nunca perdió el favor de su rey. En 1.595 fue nombrado Capitán General de la Mar Océana. Era Virrey de Andalucía cuando en 1.596, años después del desastre de la Invencible, no pudo evitar el saqueo, incendio y destrucción de la flota española en Cádiz y de la misma ciudad a manos de los ingleses, mandados una vez más por el pirata y Almirante inglés Sir Francis Drake. Poco después Drake muere de disentería en Portobelo, frente a las costas de Panamá. Tenía 56 años de los que casi todos ellos los había pasado en el mar, cumpliendo sobradamente su función de pirata al servicio de S.M. británica. Su cadáver, metido en una caja lacrada, fue lanzado al Océano. Nuestro señor, el rey Felipe II, llamado el Rey Prudente, nacido en Valladolid en 1527, entregó su alma al Altísimo poco después de estos terribles acontecimientos, que sembraron de luto todos los 120


confines del imperio español. Era el año 1598 y aguardó a que la muerte viniese a buscarlo a su residencia, que era el Palacio de El Escorial.

(27) Más vale honra sin barcos que barcos sin honra.

(Almirante Méndez Núñez) Proseguimos con temas relacionados con la mar. Algunos consideran esta frase como un tópico español. Expresa la preferencia por la honra o el honor, antes que por las ventajas materiales. Actitud quijotesca la llaman. Esta frase pudo tener origen en España reinando Isabel II. (Nuestra reina borbona, a semejanza de su homónima Isabel I de Inglaterra, ya tratada en el capítulo precedente y llamada la reina virgen, fue pródiga en coleccionar amantes, pero, a diferencia de la inglesa, la nuestra tenía un marido oficializado y oficial, Francisco de Asís, que debía aguantar con resignación y bravura de toro hispano, el peso de la corona y no precisamente por el volumen de oro y piedras preciosas que la adornaran). Parece ser que una carta dirigida entre 1865-1866, durante la guerra del Pacífico de España contra Chile y otras colonias americanas, el ministro de Estado español, dirigió al Almirante Méndez Núñez, en la que entre otras cosas le decía: … más vale sucumbir con gloria en mares enemigos, que volver a España sin honra y sin vergüenza. Otras fuentes atribuyen al Almirante directamente esta frase cuando las marinas inglesas y estadounidenses, amenazaron a Méndez Núñez con atacar la flota española si bombardeaba la ciudad chilena de Valparaíso, cosa que el almirante español hizo, aduciendo en su defensa lo que literalmente se transcribe: <<La Reina, el Gobierno, el País y yo preferimos más tener honra sin barcos que barcos sin honra. >> Las flotas inglesa y de EEUU se retiraron no queriendo, en aquella ocasión, mezclarse en asuntos españoles e hispanoamericanos. Algo que, como todos sabemos, no ocurriría en otras ocasiones como por ejemplo en la guerra de Cuba. Pero esta frase, como tantas otras o como las victorias, puede tener muchos padres y también se le atribuye al extremeño Hernán Cortés Monroy Pizarro Altamirano, que este era el nombre completo del gran conquistador español. Nace en Medellín, (Badajoz) en el año 1485. Hijo de Martín Cortés y Catalina Pizarro, (era primo segundo de Francisco Pizarro), descendiente de linaje hidalgo y noble. Estudió Leyes, gramática y latín en Salamanca y como tantos españoles de la época marchó a las tierras descubiertas por Colón en busca de fortuna y al servicio de su Rey, Carlos I. Cortés, en la conquista de México, vio como algunos de sus soldados, por miedo o cobardía, quisieron abandonar la misión y volver a Cuba, a lo que Cortés se opone con una medida que era imposible que se produjera la vuelta atrás: “Más vale 121


honra sin barcos que barcos sin honra”, dijo y mandó barrenar (hundir) las naves. (Así lo hizo y ya no les quedó otro remedio que triunfar o morir. A esta acción se le llamó quemar las naves, quedando esta frase como la toma de decisión irrevocable sin más posibilidades que seguir adelante. Muy similar a la de julio César alea iacta est, la suerte está echada. A los soldados no les quedó otro remedio que triunfar o morir. Muchos murieron y otros triunfaron. (Acuérdese el lector de los 13 de la fama, soldados de Hernán Cortés). Muchas más vicisitudes pasó el ilustre extremeño. Nombrado por su emperador Marqués del Valle de Oaxaca, Gobernador y Capitán General de la Nueva España, muere en Castilleja de la Cuesta, población muy cercana a Sevilla, en 1547.

(Dolores Ibárruri Gómez) 1.895-1.989

(28) No pasarán.

Parece ser que los orígenes de esta frase están en la 1ª guerra mundial en la batalla de Verdún. Se le atribuye al general francés Robert Nivelle y otros a Petain. “Ilne passeront pas”. No pasarán, dijo cualquiera de estos dos franceses refiriéndose al ejército alemán. Al iniciarse la guerra civil española de 1936-1939 y hacerse cargo del mando absoluto del Ejército Nacional el General Franco, (Sanjurjo, el previsible Jefe de la rebelión, había muerto en un accidente aéreo), las ideas del Jefe eran que todas las columnas convergieran hacia Madrid y tratar de apoderarse de la capital, con lo que posiblemente la guerra podría terminar en menos tiempo. Razones estratégicas aconsejaron cambiar los planes; entre otras Franco creyó conveniente la liberación del Alcázar de Toledo antes que entrar en Madrid. Cuando ya las tropas nacionales comenzaron la batalla de Madrid, dentro del recinto capitalino, estaba Dolores Ibárruri Gómez, la Pasionaria. (Este apodo, mote o apelativo, se debe a que esta dirigente del Partido Comunista de España, publicó un artículo en un periódico minero en Semana Santa, parece ser que el día de viernes santo, firmando con el seudónimo de Pasionaria, que sería su nombre de guerra toda su vida. Nació esta mujer en Gallarta, Vizcaya, el día 9 de diciembre de 1895. La cercanía del día de su nacimiento con la fecha de la Inmaculada Concepción, sería una anti premonición, pues lejos de ser una mujer casta y honesta, fue la antítesis de la pureza, teniendo aparte de varios maridos, algunos amantes, uno de ellos 17 años menor que ella. Aunque eso nada tiene que ver para la cuestión. En su juventud a punto estuvo de ingresar en un convento para hacerse religiosa. ¡Qué cambio dio su vida! Esto es a lo que en el mundo taurino se le llama, después de hacer los diestros el paseíllo, cambiar la seda por el percal.

122


Dolores vio un cartel del pintor algecireño el republicano Ramón Puyol. Le gustó la pintura para utilizarla como propaganda antifascista y agregó la frase de “No pasarán”. Más de una vez en sus discursos, pronunciaría esta frase añadiendo que Madrid sería la tumba del fascismo. Pero como muy bien sabemos todos Los quijotes, con frases no se ganan las batallas ni las guerras. Y cuando las tropas nacionales entraron en Madrid, otra frase se le atribuye al general victorioso: “Hemos pasado”, dijo Franco. Lo que si se conoce es que la artista de revista y varietés, famosa cupletista de la época, Celia Gámez, la que fue amante de Millán Astrain, hizo famoso un cuplé que cantaba con un deje madrileño y no exento de chulería que decía “Ya hemos pasao”. Volviendo a la Pasionaria, la que fue musa de poetas republicanos como el gaditano Alberti, Miguel Hernández, el vate de Orihuela, del que en este año estamos celebrando el centenario de su nacimiento o el sevillano Machado, Antonio no Manuel, como la paloma de Alberti, se equivocó en su augurio. Murió esta mujer, de fuerte personalidad y oratoria que arrastraba a las masas, en 1989. Quien dedicó toda su vida a defender el comunismo, a ensalzar las tesis de Marx, Engels, Stalin o Lenin, murió el año en que empezaron a derribar el muro de Berlín: La libertad de Occidente frente a la tiranía del comunismo. Le dio tiempo a contemplar la esquizofrenia de unas ideas por las que luchó toda su vida y que a la humanidad le costó millones de víctimas. Vio como caían piedras que parecía de cartón piedra, huecas de principios, hueras en su contenido y crueles para los humanos. Afortunadamente para España, los españoles de aquel tiempo y sus sucesores, su eslogan de odio del No pasarán, se convirtió en el chulapón y castizo de una cupletista: Ya hemos “pasao”. Para los curiosos se transcribe la letra completa del mencionado cuplé, que cantaba en el Madrid de los 40 la cupletista Celia Gámez. Oírla como lo canta, naturalmente con la música, es una delicia.

Era en aquel Madrid de hace dos años donde mandaban Prieto y don Lenin Eran en aquel Madrid de la cochambre, de Largo Caballero y de Negrin. Era en aquel Madrid de milicianos, de hoces y de martillos y soviet. Era en aquel Madrid de puño en alto, donde gritaban ¡No pasarán!. ¡No pasarán! decían los marxistas. ¡No pasarán! gritaban por las calles. ¡No pasarán!, se oía a todas por plazas y plazuelas con voces miserables. Ya hemos pasao y estamos en las cavas 123


Ya hemos pasao con alma y corazón Ya hemos pasao y estamos esperando pa ver caer la porra de la gobernación. Este Madrid es hoy de Yugo y flechas, es sonriente, alegre y juvenil. Este Madrid es hoy brazos en alto, sin signos de flaqueza, cual nuevo Abril. Este Madrid es hoy de la Falange, siempre garboso, alegre y lleno de cuplés. A este Madrid que cree en la paloma, ya hemos pasao, decimos los facciosos ya hemos pasao gritamos los rebeldes ya hemos pasao, y estamos en el prado mirando frente a frente a la señá Cibeles. No pasarán, la burla cruel y el reto No pasarán, pasquines en las paredes No pasarán, gritaban por el micro, chillaban en la prensa y en todos los papeles. ¡Ya hemos pasao!

(Fray Luis de León)

(29) Decíamos ayer…

1527-1591.

Nace Fray Luis de León en el pueblecito de Belmonte, (Cuenca), en 1527 o 1528.Poeta, humanista y religioso que perteneció o profesó en la Orden de los Agustinos. Fray Luis fue un intelectual de la segunda fase del renacimiento español; su poesía versaba principalmente sobre temas morales y ascéticos. Desde niño, con 14 años, marcha a estudiar a Salamanca, que en lo sucesivo sería el centro de su vida. Allí, entre otras disciplinas, estudia filosofía, teología, y las lenguas hebraica y latina. Posteriormente fue Profesor en la Cátedra de la Biblia, traduciendo uno de sus libros, el Cantar de los Cantares, del hebreo a la lengua vulgar de la época, lo que hizo sin tener la correspondiente licencia. Acusado por el escolástico León de Castro y por el dominico Fray Bartolomé de Medina, la Inquisición lo metió en prisión, permaneciendo en una cárcel de Valladolid que estaba en la calle que hoy lleva su nombre. Ya

124


entonces existía la rivalidad y las rencillas entre frailes que pertenecían a distintas órdenes religiosas. Permaneció en prisión más de dos años: Desde marzo de 1572 a diciembre de 1574. El proceso se alargó hasta casi 5 años, siendo absuelto de toda culpa y fue restituido a su cátedra. Al entrar en el aula de Filosofía y Moral, inició su clase diciendo: Decíamos ayer… y prosiguió su lección como si efectivamente no hubiese faltado a clase casi tres años. Fue alumno suyo, entre otros, San Juan de la Cruz, un excelso poeta místico de la literatura castellana. Así mismo fue Provincial de su Orden. Cuando estaba preparando una biografía de Santa Teresa de Jesús, muere en Madrigal de las Altas Torres el 23 de Agosto de 1591. (Allí nació Isabel la Católica en 1.451). Sus restos reposan en la Universidad de Salamanca, por la que tan ilustres y preclaros hombres han pasado por sus aulas, entre otros D. Miguel de Unamuno y Jugo, profesor de griego, que fue Rector de la misma y que para mí sigue siendo un icono de los intelectuales españoles, al que leí en mi juventud tardía y tantos ratos de meditación, lucha y agnosticismo me hizo vivir. Fray Luis de León cultivó, como temas más importantes en su poesía los morales, patrióticos, ascéticos, las odas, (gran admirador de Virgilio), y todos los relacionados con la mística. Y por último dejadme que os diga que cuando se enteró que iba a salir de la cárcel, escribió en sus paredes la siguiente décima:

Aquí la envidia y la mentira

y, con pobre mesa y casa,

Me tuvieron encerrado.

En el campo deleitoso,

¡Dichoso el humilde estado

con solo Dios se compasa

Del sabio que se retira

y a solas su vida pasa

De aqueste mundo malvado,

ni envidiado ni envidioso!

125


Y va de Toros Y de Toreros

Vivo en Córdoba, tierra, entre otras cosas, más de toreros que de toros, que también; soy un gran aficionado a la fiesta taurina y aprovecho la polémica que los nacionalistas catalanes han levantado ahora con motivo de la Fiesta Nacional, pues considero que sería una injusticia que, entre el estudio de “mis frases”, no figurara un apartado dedicado a la tauromaquia. La riqueza de su literatura en torno a la Fiesta es abundantísima y las anécdotas que la rodean son multitud. Veamos algunas.

(30) Muy fácil: Degenerando.

(Juan Belmonte) Torero 1892-1962

Nace Juan Belmonte en Sevilla a finales del siglo XIX, en 1892. Es curioso que a este prodigioso torero se le llamara como apelativo cariñoso “El Pasmo de Triana”, cuando en realidad nació en la Calle Feria que está ubicada en el barrio de la Macarena. Lo que pasa es que al poco de nacer, su familia se traslada a vivir al otro lado del Guadalquivir, al barrio de Triana. Familia que vivía de un puesto en un mercadillo que se pone en Sevilla, y que por aquellos pagos se le llama El Jueves que es el día de la semana en el que se mercadea. El Jueves sigue existiendo como mercadillo en Sevilla. Belmonte vivió y dio lustre a la llamada Edad de oro del toreo, pues coincidieron en el tiempo José Gómez, Joselito, hijo de Fernando Gómez, El Gallo y la bailaora Gabriela Ortega; Rodolfo Gaona y algunos más. Entre Belmonte y Joselito hubo una rivalidad feroz en los ruedos, pero fuera de ellos existía una profunda y entrañable amistad. El día que el toro “Bailaor” mató a Joselito en la plaza de Talavera de la Reina, (fue el 16 Mayo de 1920), Belmonte alcanzó la fama del mito. Su carrera como matador de toros discurre entre 1913 y 1936. Decía Lagartijo, uno de los Califas cordobeses: “El toreo es ponerte delante de un toro o te quitas tú o te quita el toro”. Belmonte decía “torear es ponerte delante de un toro y que no te quite el toro, ni te quites tu”. Belmonte llevó algún tiempo, como banderillero en su cuadrilla a Joaquín Miranda González, que fue novillero, pero una cogida le obligó a interrumpir su carrera que iba a ser matador y quedarse como 126


subalterno de banderillero con los maestros. Le llamaban el Falangista, precisamente porque era falangista joseantoniano. Estuvo en las cuadrillas de “el Maera”, el “Algabeño”, de Marcial Lalanda, quizás del torero vasco Mazantini y, por supuesto, del Pasmo de Triana: Juan Belmonte. Cuando “estalló” el movimiento en 1936, Miranda estaba en la cárcel de Sevilla, por ser falangista. Tuvo la suerte de que Queipo de Llano se sublevó y lo liberó, librándole quizás de un final trágico. Franco le llamó en 1937 para que unificara en Salamanca cierta parte de la Falange, (de lo que se deduce que estaba bastante metido en política). En 1938 es nombrado Gobernador Civil de Huelva. Estando en dicho destino, se celebró un festival taurino a beneficio de alguna causa justa, que ignoro cuál sería. Asistió a dicho festival Juan Belmonte como colaborador del evento. Posiblemente donó los novillos o algo similar. Un amigo se acercó a Belmonte y le preguntó: -Maestro, ¿Miranda no estuvo con usted de banderillero? Si, respondió Belmonte. ¿Y cómo es que ha llegado a Gobernador Civil?, quiso saber el interpelante. “Mu fasil, endegenerando, (muy fácil, degenerando) contestó el Pasmo de Triana. Juan Belmonte muere en su cortijo de Cardeña, a mitad de camino entre Sevilla y Jerez de la Frontera, el día 8 de Abril de 1962. Se disparó una bala en la cabeza que acabó con su vida. Sus restos reposan en el cementerio de S. Fernando de la capital hispalense. Le faltaban unos días para cumplir 70 años. La agudeza de Belmonte, era comparable con la del Califa cordobés llamado el Guerra, que tenía dichos y redichos que aún hoy se siguen repitiendo: “… Como decía el Guerra…”

(31) Yo en lo mío, he sido el Papa.

Rafael Guerra Torero.1862-1941

Nace Rafael Guerra Bejarano en Córdoba, el día 6 de Marzo de 1862. Su apodo taurino es “Guerrita” y alternó en sus tiempos con las mejores figuras de la época. Proverbiales son sus frases cortas pero certeras y su filosofía que emana de lo más profundo y ancestral del pueblo. Así mismo es legendaria su amistad con el Monarca Alfonso XIII, con el que compartía no solo cacerías y actos sociales, sino 127


algunas veces veraneos en Santander. Compartió carteles y gloria con lo más granado de la torería de finales del siglo XIX, entre otros con Lagartijo y Frascuelo. Se cuenta que, en cierta ocasión, el Marqués del Mérito invitó a Rafael a una cacería a la que también asistía Alfonso XIII. La finca estaba cerca de Andújar, (Jaén) y el torero llegó un poco tarde, cuando ya estaban todos los participantes, incluido el Rey, en la plazuela del cortijo a punto de salir en busca de los venados y jabalíes. Rafael Guerra bajó de un lujoso coche, conducido por su chófer, vistiendo una hermosa capa española con los forros de suave seda de color morado. El Rey sentía tanto aprecio por el torero, que al verlo llegar y bajarse del coche le dijo: -Rafael, que le comentaba yo al marqués, que con esa capa que lleva, parece usted un obispo. Rafael, apercibido de la broma y de la deferencia del Rey para con él, le contestó en el mismo tono: Perdóneme oste, mahestá, ¿Qué es eso de obispo ni obispo? Que yo en lo mío he sio er Papa. Ante esta ocurrente respuesta, el rey soltó una sonora carcajada, fundiéndose ambos en un abrazo. Famosas son sus frases: “Cá uno es cá uno” o “lo que no pué sé, no pué sé y ademá é imposible”. O cuando preguntó por la profesión de alguien y le contestaron: Es filósofo, dijo: “É que hay hente pá tó”. En el siglo XIX y muy mediado el XX, los toreros estaban muy involucrados en el mundo de la política, tomando parte activa en los acontecimientos, siendo conscientes de la influencia que tenían sobre gran cantidad de gente que seguían sus actuaciones, tanto dentro como fuera de la plaza. Rafael Guerra, Frascuelo y Lagartijo, mantuvieron unas excelentes relaciones con Alfonso XII. Frascuelo por ejemplo se batió en el levantamiento de Serrano y Sagasta en las barricadas levantadas en 1873 por el “Batallón del Aguardiente” al que pertenecía. Ya en plena restauración, mantuvo unas excelentes relaciones con la aristocracia y con la Corona. Se cuenta que un día el torero granadino de Churriana Frascuelo, se encontró con Alfonso XII en un acto de relevancia social y no dudó un momento en saludarlo de la forma más campechana: “M`alegro de verlo güeno, mahestá. O aquel otro brindis que el Califa Cordobés Lagartijo, hizo a Alfonso XII en la Plaza de Toros de Madrid. El Rey, desprevenido, no tenía preparado ningún regalo, como era costumbre y marcaba el protocolo, para el torero. Se excusó ante el torero y prometió mandarle el regalo a su casa. Lagartijo le contestó con naturalidad: Señó…, no corre prisa. 128


Y por último volvamos al 2º Califa cordobés Rafael Guerra. En las postrimerías de su carrera, coincidió algunas tardes con Luis Mazantini, torero vasco nacido en Elgóibar. Mazantini fue un torero aseado pero mediocre. La rivalidad con Rafael, de la que presumía, solo existía en su mente. Era un buen estoqueador. Pero en su comportamiento fuera de los ruedos era petulante, postinero, presumido y engolado donde los haya. Elegante y atildado en el vestir. Su vanidad no tenía límites. Tenía el título de Bachiller en Artes y por lo tanto se negaba a torear en la plaza, si en los carteles no se le anteponía a su nombre el título de “Don”. Algo aportó a la Fiesta, gracias a él se echan hoy en suerte los lotes a lidiar en cada corrida. Entre 1890 y 1910 Madrid era un hervidero de vendedores ambulantes que vendían: bastones a lo Mazantini, pañuelos a lo Mazantini, corbatas a lo Mazantini…solo faltaba vender “vanidad a lo Mazantini”. Una tarde coincidieron Rafael Guerra y Mazantini en un café madrileño, charlando amigablemente con otros contertulios. Después de una perorata del torero vasco, el Guerra le dijo: ¡Ay, D. Luí, si toreara osté ni la mitá de bien de cómo viste y como habla…! El genial torero cordobés se retiró de los toros de forma definitiva en la plaza de toros de Zaragoza en el año 1899. Muere en su casa de Córdoba el 21 de Febrero de 1941. Sus restos reposan en el cementerio cordobés de la Salú. ¿Recordáis? En realidad se llama cementerio de Nuestra Señora de la Salud. Aunque en un escrito anterior, al que titulé “Córdoba”, lo digo, repito, por haber hablado en este escrito de los Califas, quienes son los cinco Califas del toreo cordobés y yo diría del toreo español: Lagartijo, Guerrita, (este es el Guerra), Machaquito, Manolete y el Cordobés. (Respetuosamente, discrepo tajantemente del nombramiento del último). Voy a concluir este largo canto al mundo de la Tauromaquia, con frases de personalidades importantes que han pronunciado al referirse a los TOROS.

Los Toros son la fiesta más culta que hay en el mundo. (F.Gª Lorca). Si nuestro teatro tuviera el temblor de la fiesta de toros, sería magnífico. Si hubiese sabido transportar esa violencia estética, sería un teatro heroico como La Iliada. (Ramón del Valle Inclán). 129


Sí, en el toreo está presente la muerte como aliada, como cómplice de la vida: la muerte hace de comparsa para que la vida se afirme. (F. Savater). Es moral lo que hace que uno se sienta bien, inmoral lo que hace que uno se sienta mal. Juzgadas según estos criterios morales que no trato de defender, las corridas de toros son muy morales para mí. (Ernest Hemingway) La historia del toreo está ligada a la de España, tanto que sin conocer la primera, resultará imposible comprender la segunda. (José Ortega y Gasset). El toreo es un arte misterioso, mitad vicio y mitad ballet. Es un mundo abigarrado, caricaturesco, vivísimo y entrañable, el que vivimos los que un día soñamos con ser toreros. (Camilo José Cela). El toreo sigue siendo mítico y, cuando expresa la valentía, el pueblo se enardece y los viejos entusiasmos reaparecen. (Enrique Tierno Galván). El toreo es un doble ejercicio físico, metafísico de integración espiritual en el que se valora el significado de lo humano heroicamente y puramente: en cuerpo y alma, aparentemente inmortal. (José Bergamín). Existe una identidad entre el amor y el arte. En ninguno de los dos cabe la voluntad. (Juan Belmonte. Matador de toros). Las broncas se las lleva el viento. Las cornadas se las queda uno. (Rafael “El Gallo”, matador de toros). Soy un ibero-y si embiste la muerte-yo la toreo. (Gabriel Celaya). Es una fiesta española-que viene de prole en prole-y ni el gobierno la abole-ni habrá nadie que la abola. (Ricardo de la Vega y Chueca). La verdad del toreo es tener un misterio que decir…y decirlo. (Rafael “el Gallo”) El buen toreo es el que se hace con sentimiento y pasión de enamorado. (Juan Belmonte, el pasmo de Triana)

Si yo fuese dictador en España, prohibiría las corridas de toros; como no lo soy, no me pierdo ni una. (Ramón Pérez de Ayala).

130


Si nuestra fiesta nacional, fuera la fiesta nacional británica, media docena de matadores de toros serían ya lores. (Antonio Burgos). El único músculo importante en el toreo es el corazón. (Agustín de Foxá) El toreo natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio. (Felipe Sassone).

…y Así miles más

131


LATINAJOS ALGO DE HISTORIA El idioma español es una lengua romance que deriva del latín. Hoy la hablan más de 400 millones de personas. Un 60% son vocablos de procedencia latina; un 10 % del griego; el 15% del árabe; 10% de lenguas germánicas y 5% de otras lenguas. También se le llama castellano por ser el nombre de la comunidad lingüística en la que primero se habló esta lengua en tiempos medievales: Castilla. De forma preeminente el latín domina y afecta a muchos ámbitos de nuestras vidas, incluyendo el lingüístico. Desde el Siglo III a. de C. al Siglo I a. de C. las lenguas prerromanas van desapareciendo, excepto el vascuence, y son sustituidas por el latín. Después de la caída del Imperio Romano, en el Siglo V d. de C. el latín vulgar evoluciona progresivamente y aparecen diversas lenguas romances. Con las invasiones bárbaras, se incorporan al español vocablos germánicos. En el Siglo VIII la invasión musulmana de la Península ibérica influye enormemente sobre nuestra lengua, con la aportación del árabe, (más de 4000 vocablos), en el español. Aparece el mozárabe, dialectos romances e idiomas arabizados. Estos influyen enormemente sobre el idioma. Con Alfonso X el Sabio, Rey de Castilla y León, (1252-1284), una de sus principales contribuciones al idioma fue la institucionalización de la Escuela de Traductores de Toledo. Faenas innovadoras como la redacción de obras literarias: El Lapidario, Las Siete Partidas, General Estoria y Primera Crónica en lengua castellana en detrimento del latín. Poco a poco el castellano o español va adquiriendo personalidad propia sin perder que otros idiomas permanezcan en su etimología enriqueciéndolo. Mucho más se puede mencionar del castellano en sus orígenes latinos; baste significar la influencia que tuvo y permanece aun de una lengua a la que muchos llaman “muerta”, pero enormemente viva en nuestro hablar diario. El castellano, con sus reminiscencias latinas, está extendido por muchos países del mundo y es uno de los idiomas más hablados y cultos de los hoy existentes. Antonio Martínez de Cala y Jarava, conocido en los ámbitos históricos- intelectuales como Antonio de Nebrija, había nacido en el 132


sevillano pueblo de Lebrija, (el nombre de esta ciudad era Nebrissa Veneria, su nombre latino, claro). Este personaje, uno de los hombres más cultos de la historiografía española, fue humanista, gramático, filólogo, historiador, pedagogo, astrónomo, poeta…escribió el primer diccionario español-latín y así mismo la primera gramática sobre la lengua española o castellana. La imprimió obsequiando a la Reina Ysabel la Católica con uno de sus ejemplares y la reina le preguntó: ¿Para qué quiero una obra como esta si ya conozco el idioma? –Señora, contestó el gran erudito Nebrija- la lengua es el instrumento del Imperio. Este trabajo es un homenaje por mi parte, (¡ay pobre y mísero de mí!), a la lengua latina. Influencia ha tenido esta lengua en muchos campos del saber español. Pero vamos a elegir dos: En el mundo del Derecho y en locuciones, ya hoy menos usadas. En el Derecho, se sigue usando aun hoy día, en sentencias, autos, sumarios, artículos, conferencias, etc. Están escritas en el Derecho Penal, Mercantil, Civil, Administrativo, etc. Su conocimiento denota saber y cultura. Muchas tesis doctorales están plagadas de locuciones latinas. Y hablando de locuciones, en las obras más cultas de la literatura castellana, citas en latín las hay montones. Solo citaré la obra cumbre de nuestro idioma y quizás de la historia literaria: El Ingenioso Hidalgo D. Quijote de la Mancha. Cervantes, que era un genio, (no en balde es llamado el Príncipe de los Ingenios), lo utiliza con frecuencia, no solo en esta obra, también en otras de su creación. Quevedo, Lope, Calderón, Tirso, Góngora y tantos otros del Siglo de Oro español también lo hicieron. Y locuciones en latín sirven para citar, resumir o aludir a unos contextos que con solo unas palabras, pocas en general, aclaran un hecho. Por ejemplo y dentro del mundo católico: Habemus papam: Tenemos papa Con solo dos palabras resume todo el trabajo de un Cónclave de Cardenales, la preocupación de muchos días de trabajo y la comunicación alegre y esperanzadora a toda la humanidad cristiana de una magnífica noticia: El Papa ha muerto, sí. Pero ya tenemos Papa, se acabó la orfandad para los fieles. Y ya que estamos inmersos en el mundo del derecho, de justicia es decir que, para la confección de este trabajo, he contado con la asesoría de dos personas licenciadas en Derecho: José Carlos y Pedro Pablo, ambos hijos míos, (presunción iuris tantum. La explicación de este término viene más abajo), con quienes debo repartir los beneficios morales y las satisfacciones que este trabajo produzca, ya que los materiales, los pecuniarios, serán escasos, si no nulos. Así pues, citaremos frases en latín, con su traducción al castellano y la explicación que los expertos les dan. Y para terminar 133


explicaré el porqué del título. Yo fui estudiante, entre otras materias, de latín en mi ya lejana y añorada juventud. Lo recuerdo, (el idioma), con nostalgia, aunque menos de lo que yo quisiera. Todavía afloran a mí memoria las traducciones que hacía de La Guerra de las Galias de Julio César. Las Églogas de Virgilio. Los Discursos de Cicerón, (Las Catilinarias, por ejemplo). La Historia de Tito Livio. A Ovidio. (Supongo que no sería el Ars Amandi), pues el lugar en donde lo estudiaba no era el más apropiado para traducir esa obra, etc. etc. etc. Cuando entre nosotros los alumnos, aprendíamos de memoria cualquier frase de una obra, o un dicho latino, en la conversación la “soltábamos” en latín. –Ya ha soltado éste un latinajo, decíamos. Pues bien, así les llamaré: Latinajos. Esperemos a ver que sale. El latín que permanece en nuestra lengua, forma parte de su espíritu, es su vida misma. Los anglicismos o galicismos que se incorporan como consecuencia de la técnica, de la informática o de la vida moderna, no deja de ser un apéndice artificial a nuestro idioma. Damos inicio a la tarea significando que mezclamos aforismos, sentencias, frases hechas, etc. Que el lector vaya separando unos de otros. --Bona Fides: Buena Fe. Se utiliza fundamentalmente en los contratos de ámbito civil y se nombra sobre todo en el Código Civil. Se dice cuando se comete un error en un contrato que se ha hecho más por desconocimiento que por malicia, que el actor actuó Bona Fides: De buena fe. --Conditio sine cuan non…: Condición sin la cual no…l Sería conditio sine cuan non por ejemplo que las partes tengan capacidad jurídica plena, de lo contrario lo firmado carece de validez. --Contra lege: Contra la ley. Cuando un concepto o la cláusula del contrato van en contra de la ley. --De facto: De hecho. Una pareja de hecho sería un matrimonio de facto. --De iure: De derecho. Un matrimonio celebrado según lo exigido por la normativa civil, sería un matrimonio de iure o de derecho. --Erga omnes: Para todos. Cuando los efectos de una ley es igual para todos. --Habeas corpus. No tiene traducción completa. Es el procedimiento por el cual se está obligado a presentar ante el juez al 134


detenido dentro de un plazo determinado. Viene recogido en el Art. 17.4 de la Constitución de 1978 de manera expresa. --Feminae que (cue) ambulant per viam faciendum homines psss ,psss, putenda sunt: Las mujeres que van por la calle haciendo a los hombres psss, psss, son unas prostitutas. Este es un dicho que se aplicaba mucho en los años cincuenta del pasado siglo. Hoy carece de validez. El psss, psss, se dice lo mismo en latín que en castellano. --Modus operandi: el modo de hacer. Se viene a utilizar mucho dentro del ámbito del derecho penal, por ejemplo: el modo de hacer para la comisión de un delito. Mutatis mutandi: Cambiando lo que es necesario, cambiar en lo accesorio. Por ejemplo en un contrato podemos decir: lo que cambiamos en el punto tres, valdrá también, mutatis mutandi para lo acordado en el punto 4. Pacta sunt sevanda, rebus sic stántibus. Simplemente los pactos deben cumplirse. Rebus sic satántibus, no si cambian las condiciones. Ejemplo: Cuando celebramos un contrato con sus distintas estipulaciones, lo hacemos bajo unas circunstancias, pero si las circunstancias cambian, la obligatoriedad de las estipulaciones pierden su valor. Por ejemplo, se nos casa un hijo y le decimos: Como te has casado con fulanita, tal como acordamos, te regalo el Condado de Treviño, (es un decir). A los cinco meses nuestro hijo se separa de nuestra nuera por el método rápido del divorcio exprés. –Como las circunstancias han cambiado, hijo querido,-le decimos,-me devuelves el Condado. Es decir, se puede combinar el pacta sunt servanda, (lo pactado es de obligado cumplimiento), siempre y cuando no se modifiquen las circunstancias por las cuales lo celebramos y ambos nos comprometimos a cumplir, Rebus sic stántibus. Es algo así como lo que decía Mª Dolores Pradera en aquel bolero: Devuélveme el rosario de mi madre y quédate con todo lo demás… Las circunstancias con su amado habían sufrido una seria variación. --Persona non grata: Persona no agradable, no bien recibida. Ejemplo: Z.P. (Para las generaciones futuras que lean estas líneas en años posteriores: Z.P. fue José Luis Rodríguez Zapatero, Primer Ministro de España o Jefe del Gobierno desde 2004 hasta…<estamos en 2010 y sigue>. Su mandato para España fue funesto hundiéndola en la miseria y en el paro).

135


--Plazo sine die: Plazo sin fecha fija. Quiere decir que no tenemos un plazo determinado para, por ejemplo, interponer un recurso frente a la Administración. Otro ejemplo: El Tribunal Constitucional se fija un plazo sine die para resolver la cuestión de la constitucionalidad del Estatuto de Cataluña. Quiere decir que lo mismo pueden tardar 4 días, 4 años o 4 siglos, esto sin exagerar. (Ya lleva 4 años). --Si vis pacem, para bellum: Si quieres la paz, prepárate para la guerra. Aforismo latino que todos los QUIJOTES conocemos. Su origen es de la época del Imperio Romano, aunque estos lo hacían al revés: Hacían la guerra permanentemente para los pocos períodos de paz que tenían. Como ejemplo de cómo había que “Para Bellum, prepárate para la guerra”, es la marca de una pistola que todos conocemos: la Parabellum, todo seguido. Es una forma de tener paz, con una pistola en la mano, aunque así lo que se consigue es la paz de los cementerios. --Presuncion iuris tantum: Se admite prueba en contra. Se dice que yo soy el padre de mis 4 hijos, pero cabe presunción iuris tantum, si se demuestra que no lo soy. Si con el ADN se demuestra que no soy su padre, la presunción iuris tantum demuestra que cabe la presunción de que soy inocente de esa imputación que se me hace. Entonces sería otra cosa. --Presuncion iuris et de iure: El hecho no admite prueba en contra. Una escritura pública en donde se dice que yo soy el propietario de este piso, no admite prueba en contra. --In dubio pro reo: En caso de duda aplicar la normativa más favorable al reo o acusado. Esta está clara, aunque hoy observamos que, aun sin duda ninguna de la culpabilidad del reo, los tribunales fallan a su favor o con mucha benevolencia “por eso de la reinserción”. Ejemplo: José Ignacio de Juana Chaos fue juzgado hace unos 20 años por ser el autor material del asesinato de más de 20 personas. Hoy está en libertad con todos los pronunciamientos favorables. Se me olvidaba decir que pertenece a ETA y, quizás eso, pudiera ser un atenuante. --Reformatio in peius: Sería la aplicación del in dubio pro reo mutatis mutandi en el Derecho Administrativo, en el sentido que cuando recurrimos frente a la administración, la sentencia no puede ser más gravosa que la dictada en Primera Instancia. Vae Victi!: ¡Ay de los vencidos! Esta norma a caballo entre las leyes de la política y las leyes de la guerra, trae su origen con una 136


antigüedad similar a la humanidad. El enemigo, una vez vencido, había que practicar con él la ley o la política de Tierra Quemada. Acabar con él, sus posesiones, sus derechos, sus familias. Borrar todo vestigio de su paso por la tierra. Borrarlo incluso de la memoria. En eso han estado siempre de acuerdo legisladores y ejércitos. Podría compararse al dicho español: Al enemigo ni agua. Efectos ex nunc: Efectos desde ahora. Los efectos del contrato se producen desde el momento en que se firma, por lo que no cabe la retroactividad. Si firmamos un contrato de alquiler de un inmueble hoy día 1 de Abril, quiere decir que se empieza a percibir o abonar su importe, a partir de ese día, no antes ni después. Efectos ex tunc: Efectos desde entonces, desde que el acto tuvo su origen. Los efectos del contrato se producen desde el momento en que se produce la situación jurídica, con independencia que el mismo esté formalizado o no en otra fecha. Por ejemplo me nace un hijo el día 1 de Abril, día de la Victoria de Franco sobre el ejército rojo, (1 de Abril de 1939); pero yo, que soy republicano de toda la vida, voy al Registro Civil el día 14 de Abril, día de la República, (14 de Abril de 1931) y quiero inscribir al niño como nacido ese día, pero no puede ser porque el efecto del nacimiento es ex tunc, cuando se produjo, que fue el día de la Victoria, me fastidio y el niño me ha nacido franquista y no republicano. También si se promulga una Ley posterior, que anula una Ley anterior. Esta se extiende a situaciones anteriores a la fecha de su ejecutoria. Aquí hay una retroactividad de los efectos jurídicos. Dura est sed lex: La Ley es dura, pero es la Ley. Por ejemplo: El juez Baltasar Garzón quiere investigar todos los crímenes del franquismo para meter en la cárcel a los asesinos de tamañas tropelías. A Franco, Millán Astray, Yagüe, Moscardó…, todos los generales que en la guerra acompañaron al dictador; y a mí padre que estuvo con los nacionales como cabo en la Batalla del Ebro en el Regimiento Carros de Combate nº 2. (Todos ellos ya fallecidos). Pero hay una ley que le prohíbe abrir Diligencias para instruir un Sumario al respecto. Garzón pasa un mal rato y llora, patalea, grita, blasfema, amenaza… pero ¡Ah!, no puede hacerlo. La Ley se lo prohíbe, porque: Dura est Lex sed Lex. La Ley es dura, pero todos estamos sometidos al Imperio de la Ley: También mi paisano Garzón. Causa Causae, causa causatis est. La Causa de la causa, es causa de lo causado. Ejemplo: Yo voy conduciendo mi vehículo con la radio puesta y escuchando a Leire Pajín, un suponer. Con el entusiasmo de su oratoria, me salto el semáforo y un pobre peatón, que 137


es socialista con carnet, que está cruzando por el paso cebra, lo atropello y le rompo la tibia y el peroné. Yo resulto levemente contusionado por el frenazo. Se llama a una ambulancia, que rápidamente acude y montamos el peatón, que repito es socialista, yo, que soy indiferente y el conductor que es de Soria. Durante el trayecto, camino del hospital, con la rapidez, la sirena etc. tenemos un accidente y a consecuencia del mismo mueren el conductor y el pobre socialista que automáticamente causa baja en el PSOE. A mí se me acusa de un doble homicidio, porque si no hubiese atropellado al peatón, que fue la causa de que viniese la ambulancia para llevarnos al hospital, no hubiera ocurrido el mortal accidente, ya que Causa Causae, causa causatis est. La causa de la causa, es causa de lo causado. ¿Qué influencia tiene que el peatón fuera de la PESOE, como decimos en Andalucía? Si el sumario lo instruye el Juez Fulano, que es progresista, es un agravante para mí. ¿Qué sucede con la Pajín? Es imputada pero absuelta puesto que en su charla radiofónica no había ánimus iocandi , sino ánimo de distraer. ¿En que influye que el conductor fuese de Soria? En nada, solo para que cuando su familia lea este libro, conozca de primera mano cómo se desarrollaron los hechos. Ánimus iocandi: Voluntad de diversión o voluntad de distraer. Literalmente, en una de las acepciones del verbo, con ánimo de joder, de molestar. Puede ser un agravante cuando el hecho que se nos imputa, se demuestra que lo hemos hecho conscientemente con ánimo de diversión o demás acepciones. Acusatio non petita, acusatio manifesta: Excusa no pedida, es una manifiesta acusación. No hacen falta comentarios. Atenuante cornupetandi causa: Atenuante por causa de los cuernos. Esta figura jurídica ha sido abolida, no hace mucho tiempo, del Código Penal. Ejemplo: Un marido, (no digamos nombres), sorprende a su esposa en flagrante delito de adulterio, (que además y para más inri es pecado), con otro hombre. El marido, que es un violento machista, vacía el cargador de su pistola en la cabeza de los amantes, muriendo ambos en el acto. El compungido esposo, no se suicida, pues ya no le quedan balas, siendo detenido. Pero en el juicio, su abogado aduce como atenuante cornupetandi causa, pues no dice lo que se decía entonces: La maté porque era mía, sino la maté porque cornupetandi causa, me ponía los cuernos. El juez admite la proposición del abogado defensor, poniendo una pena un grado inferior al que corresponde. ¡Uf, que alivio!, exclamó el cornudo. 138


Prior in témpore, potior in iure: El primero en el tiempo es el mejor o primero en el Derecho. Es un principio en el Derecho en el cual se reconoce que si hay controversia entre partes que alegan iguales derechos, se entiende que tiene la preferencia el derecho de la parte que la haya constituido primero. Si dos partes alegan ser propietarios del mismo bien, un piso por ejemplo, el que primero constituyó las escrituras es el dueño del piso. Porque Prior in témpore, potior in iure que es el lema del escudo del Registro Mercantil. Ad kalendas o calendas grecas: Hasta las kalendas grecas. El mes romano se dividía en kalendas, no así el griego que no tenía esa división. Se usaba en la antigüedad y ahora, cuando decimos algo que nunca llegará, porque nunca llegarán las kalendas grecas. Si yo prometo pagar una deuda ad kalendas grecas quiero decir que nunca pagaré. Cuenta el historiador Suetonio que Augusto lo decía con frecuencia cuando hablaba de deudas, diciendo que se pagarían ad kalendas grecas. Es la misma expresión que tenemos en castellano y decimos: Zapatero acabará con el paro, no ad kalendas grecas, sino cuando las ranas críen pelo. Lo que pasa es que si lo decimos en latín, parece como más culto, más erudito. Cui prodest?: ¿A quién beneficia? Sigue estando de actualidad esta frase. Cuando la policía investiga un crimen, lo primero que se pregunta es ¿A quién beneficia? Estoy seguro que muchos de los lectores de esta frase, han leído a la magnífica autora inglesa de novelas policíacas Agatha Christie. Cuando el investigador de turno iniciaba las pesquisas para averiguar quién era el asesino, el Hércules Poirot de turno decía: Mi querido Watson: Cui prodest?. ¿A quién beneficia? Muchas de las veces beneficiaba al mayordomo que era el asesino. Cogitacionis poenam nemo patitur: Nadie debe ser castigado por sus pensamientos. Esta frase tiene en la actualidad y debería tenerla siempre una vigencia indestructible. Cuantas veces se ha matado o torturado por lo que se creía que se pensaba. Hemos imaginado que el que creemos que es nuestro enemigo “pensaba que”…. Hay un principio en Derecho que dice: Las ideas, los pensamientos no delinquen. Condominio: Del dominio común. El piso del bloque en el que vivimos es nuestro, pero la terraza es de condonimio: uso común, dominio o propiedad común.

139


Ab intestato: Que muere sin haber hecho testamento. Cualquier persona que muera sin hacer testamento, se dice que ha muerto Ab intestato. Nasciturus: El que va a nacer, el concebido no nacido. Esta potencial criatura es heredera, si sus progenitores mueren sin testar. Ejemplo: La Ministra de Alcalá de los Gazules, (Cádiz), Bibiana Aido, se dice que tiene novio y que vive con ella en Madrid. Y si no tiene novio, supongamos que tiene marido. Esta buena mujer queda en estado de buena esperanza por arte y parte de su marido. Pero el pobre esposo, joven y prometedor, muere debido a los berrinches que le da su esposa y Srª Ministra. Y lo que es más grave, muere ab intestato, sin testar. El nasciturus, el que va a nacer es el heredero legal de ese hombre, siempre que no haya colisión entre las leyes de ab intestato nasciturus versus lex abortus: el concebido no nacido contra la ley del aborto. ¿Qué es lo que pasa? Que Dª Bibiana, en uso de sus plenos derechos legales, cuando lleva unos meses en estado, aborta. Si no es el plazo que indica la ley, aduce problemas psicológicos y aborta. El no nacido, queda privado en el momento del aborto de todos sus derechos legales de heredar, yo diría más, queda privado incluso del derecho a la vida. Y muere. Así, sin más. Si dos leyes colisionan, se aplican los de la Ley de más rango: ¿Y qué más rango que la muerte que nos priva de un sinfín de derechos? Ad hoc: Al efecto. Para esto. Se dice cuando se promulga una ley expresamente para un hecho concreto o una situación expresa. Por ejemplo: En el año 1982, creo, de la noche a la mañana el Gobierno socialista de Felipe González, mandó que la policía, metralleta en mano, tomara los inmuebles de un gran Grupo Empresarial que se llamaba RUMASA, cuyo propietario era el jerezano José María Ruiz Mateos. Como el atraco a las sedes de la empresa fue eso, un atraco, al día siguiente el Consejo de Ministros promulgó a posteriori una Ley Ad hoc, expresamente para este hecho. La ley fue recurrida ante el tribunal Constitucional que, como siempre, los Magistrados de dicho tribunal, votaron según la adscripción política de los políticos que los habían nombrado. Al final hubo empate, teniendo que dirimir el mismo, con su voto de calidad, el Presidente del Tribunal Manuel García Pelayo. Este pobre hombre sabía que cometía un error y que aquella ley era un disparate jurídico, aunque la culpa no era solo suya. Votó a favor de la Ley. A esto se le llama Prevaricación, dictar una resolución injusta a sabiendas. La ley salió adelante y en aquel momento no hubo 140


responsabilidad para González, Boyer, Solchaga y el resto de la tropa ministerial. García Pelayo dejó el Tribunal Constitucional, avergonzado de haber manchado una larga trayectoria de eminencia jurídica con aquel voto “de calidad”; se exilió en Venezuela, solo, con remordimiento de conciencia y alejado y olvidado de los círculos del poder, murió de remordimiento, de pesar, con sentimiento de culpa, abandonado de sus “protectores”, el 25 de Febrero de 1991, 9 años después del expolio rumasino. RUMASA fue pignorada, malversada y regalada a los amigos del poder socialista. (Que le pregunten al magnate venezolano Cisneros que se quedó con Galerías Preciados). Muchos años después la Justicia dio la razón a Ruiz Mateos y le siguen devolviendo a él y a sus herederos parte de los miles de millones que les robaron. Miles de millones que corren a cargo del Erario Nacional que nutrimos todos los españoles. Mutatio veritatis: Cambio de la verdad. Es decir voluntad de alterar la verdad por medio de una acción a través de la cual se ataca la fe pública. Viene recogido en una sentencia de Junio de 1997 de nuestro Tribunal Supremo. Por ejemplo: Es de rabiosa actualidad el, yo diría que reciente, caso Garzón. A este individuo se le imputan tres delitos de prevaricación. Lo más grave de lo que se le puede acusar a un Juez. Prevaricar: Dictar resoluciones injustas a sabiendas. Los tres delitos de los que se le acusa: Investigar un sumario que no le corresponde: Los crímenes del franquismo; grabar conversaciones entre procesados y abogados defensores, del caso Gürtel, y no inhibirse en un caso en el que debería abstenerse por amistad manifiesta con uno de los implicados: El Caso Banco de Santander y Emilio Botín. Tanto el Juez Baltasar Garzón Real, como todo el corifeo de plañideras, correveidiles, desocupados y juristas de la antigüedad, (T.O.P.), léase fiscales Mena, Villarejo y abogada Cristina-AlmeidaMomia, así como medios de comunicación de la extrema izquierda, léase PRISA, han tratado de Mutatio veritatis: Cambiar la verdad. Hablan de que los falangistas quieren meter en la cárcel al mejor juez del mundo mundial; dicen que lo de Botín, él no tenía amistad manifiesta con el banquero, después de darle “unos eurillos” para gastos de bolsillo cuando estaba en Nuewa York y que las grabaciones de abogados y clientes, es porque los de la derecha son muy malos. Total: Tienen voluntad de alterar la verdad para que mi paisano Baltasar, natural de un preciosos pueblo que está en las estribaciones de Sierra Mágina, Torres, (Jaén), se pueda ir de rositas en estos tres delitos de los que se le acusa.

141


Non bis in idem: No dos veces por lo mismo. Se utiliza mucho en Derecho Tributario y Financiero; también en el Derecho Penal. Una persona no puede ser juzgada dos veces por los mismos hechos que hayan sido juzgados por un tribunal penal o de semejante índole. Se han dado muchos casos; lo hemos visto en películas y en la vida real en casos concretos. Recuerdo ahora uno en EEUU en el que un individuo comete un crimen: mató a varias personas. Se le juzgó y se le declaró inocente de aquellos crímenes, pues no había suficientes pruebas que lo inculparan. Un detective siguió investigando y descubrió una prueba que evidentemente lo inculpaba. No se le pudo juzgar de nuevo a pesar de que la Justicia sabía que era culpable, porque Non bis in idem: Nadie puede ser juzgado dos veces por los mismos hechos. Solve et repete: Primero paga y después recurre, sería la traducción. Esto formaba parte del Derecho Financiero. Ejemplo: Cualquiera de nosotros no está dispuesto a pagar un impuesto cualquiera: Vº GRª el IVA. La ley nos obliga, al hacer la compra, a pagar el tanto % de IVA establecido. Si no estamos de acuerdo con esta norma, primero pagamos y después recurrimos. Esto me recuerda las antiguas leyes militares: Cuando un superior imponía un correctivo a un inferior, por ejemplo 8 días en la sala de Banderas, primero había que considerarse arrestado y ya en esa situación, se podía recurrir al inmediato superior del que había impuesto el correctivo. Al cabo de 10 días, este último superior resolvía, por ejemplo, que el arresto había sido injusto. ¿Qué pasaba? Nada, que uno se había comido un arresto injusto, por el principio de Solve et repete: Primero cumple y después recurres. En derecho Financiero esta norma ya ha sido abolida, no sé si también en la Justicia Militar. ¿Y qué pasó con el que arrestó injustamente?, se preguntará el pueblo soberano. Pues que va a pasar, alma de Dios: NADA. Hay otro principio entre el mando que dice: Entre bomberos no vamos a pisarnos la manguera. Pero me acaba de llegar por correo postal una carta del Ministerio del Interior, que dirige con mano sabia y maestra el ínclito Alfredo Pérez Rubalcaba, hijo de Militar y Químico. Dice el citado ministro en su carta que dice la nueva y reformada Ley de Tráfico: El Infractor de una norma de tráfico que sea sancionado, tendrá un plazo de 20 días naturales para pagar la multa o realizar alegaciones. Si decide pagar se beneficiará del 50% del importe de la sanción, pero aquí termina el procedimiento y no se podrán formular alegaciones ni recursos. Esta Ley entra en vigor mañana día 25 de Mayo de 2010. Así es que lo de Solve et repete: Primero cumples y después recurres, el Sr Ministro se lo pasa por el forro de sus caprichos. ¡He dicho! 142


Para terminar esta primera entrega de los latines, termino con esta frase dejada para el final: Sic transit gloria mundi: Así pasa la gloria de este mundo. Normalmente esta frase no entra dentro del mundo jurídico, más al contrario, se suele decir en la vida cotidiana. Se le puede aplicar a cualquier persona que ha pasado su vida de triunfo en triunfo, paseando sus laureles victoriosos delante de todos sus amigos y enemigos. Esta persona, en la flor de su vida, cuando más le sonríe el triunfo, muere. Más de uno pensará observando su cadáver aquello de: sic transit… o la frase completa: Sic transit gloria mundi: Así pasa la gloria de este mundo. En esto se queda todo. A esto se reduce todas las luchas, los triunfos, los méritos. Todo lo borra la muerte. Esto me hace recordar lo que pasaba en tiempos del imperio romano, desde antes del nacimiento de Cristo, hasta su declive y desaparición. Cuando un general romano regresaba de sus campañas victoriosas por las provincias romanas de Hispania, las Galias, Germania, Britania etc., se organizaban desfiles en donde todo el populacho le recibía entre vítores y alabanzas. El general, montado en una cuadriga, pasaba por delante de todo el pueblo que lo aclamaba y él henchido de orgullo creía ser un dios. Pero un siervo iba a su lado que constantemente le iba susurrando en el oído: Recuerda que eres humano y que has de morir. Recuerda que eres humano y que has de morir… Esto mitigaba en parte el orgullo del mílite triunfante. Cerraré la frase con dos historias más. Isabel de Portugal fue la segunda esposa del Emperador Carlos I y madre, entre otros hijos ilustres, de Felipe II. Fue una reina de España magnífica, haciendo de regente las largas temporadas que su esposo estaba fuera de España. El día 1 de Mayo de 1539, Isabel muere y su esposo ordena que su cadáver sea trasladado a Granada, para ser enterrada en la catedral junto a los Reyes Católicos. Entre los acompañantes del gran séquito de nobles caballeros, iba el Duque de Gandía. Una noche, durante un descanso, el Duque vio el cadáver de la reina muerta, observando su descomposición, la que había sido una mujer bellísima. Cubierta de muerte que la corrompía, la que fue una reina llena de vida. El Duque dijo aquella frase, que equivale al Sic transit…: Nunca más serviré a un señor que se me pueda morir. El Duque ingresó en la Compañía de Jesús y muchas generaciones después, ya muerto el jesuita, sería y 143


es hoy y así le conocemos como S. Francisco de Borja. Como anotación diré, que S. Francisco de Borja, Duque de Gandía, fue nieto del Papa español Alejandro VI. ¿Lo sabíais? (Nota del Autor: En Junio del año 2.000, se celebró el XII aniversario de las Bodas de Plata en Burgos, que organizó nuestro buen amigo Marceliano Ortega Rodrigo. El nombre del hotel en donde nos alojamos era “Mesón del Cid”, situado exactamente frente a la espectacular catedral burgalesa; recuerdo que las habitaciones tenían cada una el nombre de una reina española y la que compartí con mi santa esposa llevaba el nombre de: Reina Isabel de Portugal, porque era portuguesa de nacencia, pero reina de España por su casamiento con el Emperador Carlos I). Y por último: En la pasada época de los 90, un personaje de la Beautiful people, gente guapa era la admiración de muchísimos españoles y españolas. Abogado del Estado, guapo, inteligente, dirigente de la cúpula banquera de España, Doctor Honoris Causa por alguna Universidad que otra, se codeaba con lo mejor de cada casa, empezando por S.M. el Rey y terminando por los cabezas de cada partido político. Pero un día, 28 de Diciembre, festividad de los Santos Inocentes para más INRI; (este personaje debería ser un modelo a seguir, según las madres españolas, por sus hijos), su Banco, Banesto, fue intervenido por el Banco de España. Y él fue procesado, condenado e ingresado en la cárcel de Alcalá Meco; privado de muchos de sus bienes y cambiando sus amistades nobles de sangre azul, por la sangre roja y vulgar de los presidiarios. Cuantas veces se diría él mismo, en la soledad de su mazmorra, mirándose al espejo: ¡Ay, Mario Conde!, Sic transit gloria mundi, o como nos decían antiguamente el Miércoles de Ceniza: Memento homo quia pulvis es et in púlverem reverteris: Recuerda hombre que polvo eres y al polvo has de volver. U otra que yo aprendí en mis años juveniles de latín: Mortus est qui non respirat et vivus qui patalechat: Está muerto el que no respira y vivo el que patalea. Todas estas frases, con diferentes redacciones gramaticales, tienen el mismo significado: La vida es un soplo de aire que, movido por el viento, arranca, se mueve, algunos cogen ímpetu, andan más o menos tiempo en función de la fuerza que lo empuja y termina parándose, que es el morir. Decía mi paisano Jorge Manrique en el canto Coplas a la muerte de mi padre: Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar, que es el morir.

144


Sigo manteniendo lo que, al inicio de estos escritos, dije sobre latinajos; decía que el 60% de nuestros vocablos derivan del latín. Esta lengua está introducida en nuestro vocabulario jurídico, médico, farmacológico y científico. Sigo manteniendo que el latín es una lengua culta y si las autoridades de este país, antes España, Hispania etc., han decidido que es una lengua muerta y la han quitado de la enseñanza, se equivocan. Los muertos son ellos, porque demostrado queda, que el latín sigue gozando de una mala salud de hierro. Gracias al latín, repito una vez más, los habitantes de Cabra, (Córdoba) se llaman Egabrenses y no cabrones. Porque su ciudad en tiempos de los romanos se llamaba Egabro. Delenda est Cartago: Cartago ha de ser destruida. Esta frase se pronuncia con motivo de las 3 Guerras Púnicas habidas entre romanos y cartagineses, las dos potencias del Mediterráneo de aquella época, desde el año 265 a. de C. a 146 a. de C. El odio entre romanos y cartagineses es proverbial. A Aníbal, siendo aún un niño, su padre Amílcar Barca, de la dinastía cartaginesa de los Barcas o Barqa, que en lengua púnica significa “rayo”, le hizo jurar Odio Eterno a los romanos. A sensu contrario los romanos sentían lo mismo por los cartagineses. Se dice que Catón el Viejo, senador romano, terminaba sus discursos en el Senado con la frase: Cartago Delenda est: Cartago debe ser destruída. Otros historiadores citan que la frase completa era: Cetero Censeum Carthaginem esse delendam: Y además opino que Cartago debe ser destruida. Corría el año 150 a. de C. y faltaban 4 años para que aquellas guerras concluyeran con Publio Cornelio Escipión, el Africano, como General vencedor de Aníbal, quedando Roma como única potencia de dominio sobre el Mediterráneo. Europa había vencido a África. Ha quedado esta expresión como idea fija de que una cosa, algo innecesario o molesto que se persigue sin descanso, ha de ser destruido. Por ende, esta frase es pronunciada, escrita, también por un ilustre filósofo y pensador español, José Ortega y Gasset que escribió un demoledor artículo: Delenda est Monarchía: La Monarquía ha de ser destruida. Este ilustre español, escribe en el periódico El Sol de 15 de Noviembre de 1930 un artículo que titula: Delenda est Monarchía. La Monarquía ha de ser destruida. Ortega, que, cuando escribió este 145


artículo, era una persona convencida y profundamente de izquierdas, (y supongo que murió siendo de izquierdas), aprovecha el Gobierno de lo que él llama el error del error Berenguer que sería el último Gobierno del Rey Alfonso XIII. 5 meses después, el rey abandonaría España con dirección al exilio francés. Critica con dureza al gobierno anterior, la Dictadura de Primo de Rivera diciendo de ella que ha sido “un poder omnímodo, que ha operado sin ley ni responsabilidad, sin norma establecida o conocida, ha penetrado en el orden privadísimo soez y brutalmente de los individuos…” Una crítica brutal hacia esa dictadura es lo que hace Ortega. “El Régimen, (Ortega se refiere a la Monarquía), pretende seguir al frente de los destino históricos de veinte millones de personas, después de haberlos vejado, pisoteado, maltratado, envilecido y esquilmado durante siete años”. Continúa con una durísima crítica a la Monarquía. Y termina escribiendo: ¡Españoles, vuestro Estado no existe! ¡Reconstruidlo! Delenda est Monarchía: ¡Destruid la Monarquía! Ortega fue un republicano que muy pocos meses después de escribir este artículo, dio la bienvenida a la segunda República, no tardó en escribir otro artículo semejante a este, pero criticándola: ¡No es eso, no es esto!, lo llamó. Cuando vio todas las barbaridades de este nuevo régimen y que lo que llegaba a España era otra dictadura: la del General Franco, se exilió; lo mismo hicieron, entre otros muchos, 2 intelectuales de la época, Gregorio Marañón y Ramón Pérez de Ayala. Los tres firmaron un manifiesto: “Al Servicio de la República”, por lo que se les llamó a los 3: “Padres espirituales de la Republica”. No pudieron asimilar las barbaridades que se cometieron en nuestra Patria durante el régimen republicano. Los tres volvieron a España una vez finalizada la contienda civil. Yo no digo que se afiliaran al Partido Único del Movimiento, pero los tres siguieron trabajando en su profesión y murieron en España. Alguno de ellos mandó a sus hijos a luchar al lado de las tropas de Franco. Algún día habría que escribir sobre los intelectuales que apoyaron a la República o a Franco. Es curioso observar en la distancia, con la perspectiva de los años, las inclinaciones políticas de intelectuales famosos, a los que todos conocemos por sus obras.

146


Roma Locuta, Causa finita: Roma ha hablado, la causa está terminada. El Estado Vaticano es un pequeñísimo enclave dentro de la ciudad de Roma. Allí es donde está la Cabeza visible del poder de la Iglesia Católica. Su Santidad el Papa es el Obispo de Roma. Por deformación se dice que la Iglesia de Roma, la voz de Roma, la Iglesia Romana… La historia siempre ha mencionado al Papa de Roma, no del Vaticano. De ahí la frase que se le atribuye a Agustín de Hipona, más conocido como S. Agustín. Se dice que entre los años 401 y 417, fue Papa de Roma, (de la Iglesia), un hombre llamado Zósimo, que rigió los destinos de la Iglesia con el nombre de Inocencio I, hijo del anterior Papa Anastasio I. Dijo el Papa Inocencio que todos los casos graves del cristianismo de la época debía conocerlos y juzgarlos él. Entre los litigios que hubo de juzgar, destacaron por su importancia la restitución de Juan Crisóstomo, (llamado Pico de Oro por su brillante oratoria), a la sede del Patriarcado de Alejandría, por su pésimas relaciones con la Emperatriz Eudoxia y Teófilo de Alejandría. Pero sobre todo se enfrentó al pelagianismo, (doctrina del heresiarca inglés que negaba que el pecado original de Adán y Eva se hubiera trasmitidos a sus descendientes, que bastaba con el libre albedrío para salvarse), con tanta autoridad y decisión lo hizo que, cuando Agustín de Hipona, el gran teólogo S. Agustín se enteró, dijo aquello de Roma Locuta, Causa finita. Cuando Roma ha hablado, la causa está terminada, que se convertiría en refrán a lo largo de los siglos. Su equivalencia en castellano podría ser: “Díjolo Blas, punto redondo”. También condenó este Papa el priscilianismo. Esta doctrina fue predicada por Prisciliano en el Siglo IV y se basaba en los ideales de austeridad y pobreza; instaba a la Iglesia a abandonar la opulencia y las riquezas, condena la esclavitud y le abre las puertas de los templos a la mujer. Recomienda la abstinencia de alcohol y el celibato, pero no se opone al matrimonio de monjes y clérigos. Parte de sus doctrinas fueron condenadas en el Concilio de Toledo en el año 400 por el padre de Inocencio I, el también Papa Anastasio I. Posteriormente también fue condenado como herejía en el año 463 en el Concilio de Braga. Con esta frase, romana y cristiana, doy por concluido mi estudio sobre las frases latinas. Todos los de nuestra generación 147


recordamos que la liturgia de la Iglesia, el idioma “cristiano” era en su mayor parte en lengua latina, (lingua latina). Los bautizos, los entierros, la confirmación, los oficios de Semana Santa, la absolución en la confesión, el cántico gregoriano, la Santa Misa… Todo. Con esto he querido rendir un homenaje a esta lengua que tanto admiro y amo. Y me rindo un homenaje a mí mismo, puesto que para todos estos oficios y sacramentos, el lenguaje de la Iglesia, se cambió el latín por la lengua oficial de cada pueblo o nación, en nuestro caso el castellano, de forma acertada, pienso yo. Esto ocurrió el día 7 de Marzo de 1965; fiesta entonces de Santo Tomás de Aquino y día en el que contraje santo matrimonio canónico con la que hoy sigue siendo mi santa esposa: Josefina Morales. Acabo de recibir un correo electrónico del Vaticano, de Roma. Me recomiendan que deje de enredar con estos latines y dedique mi tiempo a temas más productivos. Entonces solo me queda decir: Roma locuta…, este tema está concluido. Fin de los LATINAJOS

Desde Corduba, Capital de la Bética, 24 de Mayo de 2.010. d. de C. Plácido Pascual Avilés. Vale.

148


Cartagena XXII. (1963-1988-2010)

Este año de 2010 ha correspondido a la ciudad de Cartagena organizar la reunión de la promoción. Juan Antonio Fernández Samiñán ha sido el responsable de este evento, como así se acordó el pasado año en Ferrol. Haré un somero relato de lo acontecido y procuraré ser menos prolijo que el que hice el pasado año sobre la marinera ciudad gallega. La salida desde Córdoba, como siempre, nos llevó a mi santa y a mí a la antigua Quart Hadasht. El trayecto más corto y tan cómodo como el del anterior año. Las fechas previstas, que se cumplieron escrupulosamente, fueron los días 16-17-18-19 y 20 de Abril. Para la hora del almuerzo ya habíamos dejado atrás los escasos 500 kilómetros que separan la ciudad califal de la antigua colonia cartaginesa. Día nº 1. (16-04-10). Con una puntualidad castrense, a las 20.30 horas tuvimos un encuentro de todos los asistentes, con la copa de bienvenida que se nos ofreció en el hotel Los Habaneros. Palabras de bienvenida de Juan Antonio, haciéndonos una interesante y breve historia de Cartagena, ciudad importante a la orilla del Mediterráneo. Así mismo, nuestro Gran Canciller Pepe Casares, residente también en Cartagena, nos saludó de forma efusiva y como siempre con sus sabias palabras y acertados razonamientos, autorizando el inicio de las actividades. Cual Presidente del Congreso declaró “abierta la sesión” del viaje nº XXII posterior al celebrado en Toledo en 1988, con motivo de las bodas de plata. Cambio de impresiones, relato de aventuras del último o los últimos años y alguna batallita vivida por los asistentes, que ya todos peinamos canas; bueno ya hay muchos que ni peinan. No así nuestras santas esposas, que cosa diabólica fuera, todas llevaban el pelo negro o rubio o platino o naranja… Alguien me comentó que era porque se lo pintaban, razonamiento que yo rechacé de plano. Estoy convencido que era porque se cuidaban más que nosotros y aún les quedaban retazos de su juventud y vitalidad, que nosotros habíamos perdido debido a nuestro duro bregar y penalidades sufridas en nuestra dura y azarosa vida militar. Una vez finalizado el ágape descansamos, retirándonos a las habitaciones del hotel. Día nº 2. (17-04-10). Sobre las 10,15 horas, nos trasladamos, en un agradable paseo matinal, hasta los pies del castillo de la 149


Concepción. Desde la base de la colina, en donde está construido, un enorme ascensor nos subió a sus alturas en donde una amable guía nos relató algo de su historia. Según algunos autores, entre otros Estrabón o Trogo Pompeyo, la ciudad se funda en el año 1184 a. de C. por Teucro. Otros sitúan su fundación por el legendario Rey Testa, en el año 1412 a. de C. quien le puso el nombre de Contesta. Pero la constancia que hay, según autores clásicos, es que en el año 227 a. de C. es fundada por el general cartaginés Asdrúbal el Bello, cuñado de Aníbal y yerno de Amílcar Barca, dándole el nombre de Quart o Qart Hadasht: Ciudad Púnica. Construida sobre 5 colinas, a semejanza de Roma que lo fuera sobre 7 y con una posición estratégica muy envidiable en el mar Mediterráneo, debido a la configuración del mismo en este punto geográfico. El objetivo de los cartagineses apoderarse y explotar las minas de plata que había en sus alrededores. Poco después de su fundación muere Asdrúbal, haciéndose cargo del mando cartaginés Aníbal, que desde allí inicia su marcha sobre Roma, con sus elefantes a través de los Alpes, iniciando la que fuera segunda guerra Púnica. En mala hora lo hiciera, pues el que fuera enemigo acérrimo de los cartagineses, Publio Cornelio Escipión, general romano apodado el “Africano”, con un golpe de mano muy hábil, mientras Aníbal destruía Sagunto, se apoderó de la ciudad en su ausencia. Los romanos se apoderaron de Quart Hadasht llamándola Carthago Nova. Esto ocurría en el año 209 a. de C. Escipión le dio el rango de Municipium, perteneciendo a la Hispania citerior, cuya capital era Tarraco, (Tarragona). (En esa época Corduba era la capital romana de la Bética, a la que pertenecían las que son hoy Cádiz, Sevilla, Écija y Córdoba. O lo que es, eran en aquellos tiempos: Gades, Híspalis, Astigi y Corduba). (Es curioso como los vencedores de la época, de aquellas épocas y de estas, al ganar una guerra, cambian los nombres de las ciudades, de los ríos y de cualquier seña de identidad de las tierras y ciudades conquistadas. Preguntad a cartagineses, romanos, visigodos, árabes, cristianos, etc.etc.) Para concluir con la historia, para mí siempre apasionante, citar unos penúltimos datos. Antes de morir Amílcar Barca, padre de Aníbal, hizo jurar a este que aun era un niño, odio eterno a los romanos. Acababa de concluir la primera guerra Púnica entre romanos y cartagineses, que fueron expulsados a sus tierras de Cartago. Desde allí Asdrúbal se desplaza a la península ibérica fundando la que después se convertiría en Cartagena. A la muerte de su cuñado, Aníbal se hace cargo del mando y pierde la segunda guerra Púnica. Hubo una tercera 150


que también perdieron los cartagineses. Las guerras Púnicas fueron tres que se desarrollaron entre los años 264 y 146 a. de C. Los cartagineses solo estuvieron en Cartagena 20 años, tiempo verdaderamente ridículo si consideramos que en la historia, como dice la canción “…veinte años no es nada…”. ¿Cuánto tiempo estuvieron los romanos en España? ¿Y los árabes? Solo basta comparar. Y por ahora basta de historia con esta dosis en vena que nos hemos infiltrado. El Castillo de la Concepción, que fue residencia de Asdrúbal entre otros, se encuentra en un estado de conservación magnífico; es una excepcional atalaya desde el que se divisa una vista panorámica excelente de Cartagena. Edificios emblemáticos de la ciudad, los montes encastillados, a lo lejos la Dársena la Bocana y el Arsenal. La plaza de toros vieja edificada sobre un antiguo anfiteatro romano, otro anfiteatro romano recuperado y que está en perfectas condiciones, unos jardines preciosos con unos pavos reales bellísimos que fueron objetivos de las máquinas de fotos, etc. Bajamos paseando del castillo para trasladarnos a comer, pues los estómagos ya reclamaban su ración de supervivencia. A las 14,00 h, estábamos en el Club Naval de Oficiales. Magníficas instalaciones en donde, en el salón de Barlovento, celebraríamos la comida de hermandad. Se incorporaron a la reunión otros compañeros como Gabino Hernández, venido desde Murcia y el que fuera administrador de la Residencia de Archena en los pasados años, cuyo nombre lamento no recordar. La comida fue excelente, regada con un rioja exquisito y servida por unas camareras bellísimas con alto nivel profesional. Larga la comida en el tiempo, amena la charla y fotos de todos los asistentes. Pasadas las 17,00 horas, un autobús nos traslada al Museo del Teatro Romano. Excelentes “ruinas” recuperadas de una forma prodigiosa, que parece poder celebrarse ahora mismo lo que los romanos daban al pueblo para que estos echaran de menos las penurias en las que vivían: Panem et Circenses: Pan y espectáculos de circo. (Más o menos como ahora, que para tapar la crisis de caballo que padece España, su gran tasa de desempleo, nuestros dirigentes inventan espectáculos mediáticos para que hablemos de otras cosas. Y es que todo ya está inventado: Nihil novo sub solem: Nada hay nuevo bajo el sol, señores políticos). Al decir de la guía en el Teatro Romano, este circo, descubierto y conservado en Cartagena es el más grande de los existentes hasta ahora en España, incluido el de Emérita Augusta, (Mérida), a excepción de uno descubierto recientemente en Córdoba. Por cierto que no lo 151


conozco todavía; parece ser que está en los terrenos de la antigua Facultad de Veterinaria cordobesa, hoy Rectorado de la Universidad y que en la actualidad los arqueólogos siguen trabajando en el. Después de pasear los las calles cartageneras, visitamos la antigua Muralla Púnica, viendo en su interior la ermita de S. José, construida a finales del XVI, reinando el Rey Nuestro Señor, Su Católica Majestad Felipe II. Y allí mismo un cementerio con restos de huesos humanos dentro de unos nichos descubiertos. (A mi me pareció una insensibilidad y falta de respeto, que aquellos huesos, tibias, cráneos, manos, etc. estén expuestos al público. Mejor darles cristiana sepultura). Terminamos y como era sábado, víspera de festivo, algunos asistimos a misa, (voluntariamente), dando por concluía la jornada. Día nº 3. (18-04-10). A las 10,30 h, marchamos, a paso de maniobra, en dirección al Museo Nacional de Arqueología Submarina. Un extraordinario museo en el que de forma detallada nos mostraron como trabajan los arqueólogos submarinos en el fondo del mar. Como al descubrir un barco, la faena, el trabajo ímprobo que realizan para rescatar y reconstruir en la superficie el barco hallado. Así se nos mostró el que llamaron Mazarrón II, que al no poderlo subir a la superficie, pues corre el riesgo de que se destroce, son capaces de sacar una copia exacta de cómo era ese barco hace más de dos mil años. Vimos la copia expuesta en el museo. Aquel estaba dedicado al transporte de plomo o plata entre Cartagena y algunas ciudades fenicias. Era muy semejante a las pateras que vemos en la actualidad. Unos 5 o 6 metros de eslora, 2 o 3 metros de ancho, tripulada por no más de 4 o 5 personas y navegaban siempre pegados a la costa. El museo contenía gran cantidad de piezas recuperadas al mar: Ánforas, monedas, cofres, cubiertos, armas blancas, lingotes, balas de plomo, campanas, esculturas y platos de cerámica, etc. etc.… de los que nos quedamos con el testimonio gráfico. Fue una visita muy bien aprovechada en cuanto a conocimientos de técnicas arqueológicas submarinas. Próxima ya la hora del yantar, nos sentamos en un bar a refrescar el gaznate, como dirían los piratas y corsarios que tantas veces atracarían en el puerto de Quart Hadasht o Cartago Nova o Cartagena, para robar, expoliar y de paso trasegar unos galones de alcohol. Nosotros, más humildes, tomamos una cerveza y aprovechando que se estaba celebrando la semana de la tapa, descansamos un ratito, pues había que empezar rápidamente con la dura labor de dar inicio al

152


almuerzo, combinando el esfuerzo del yantar con el de beber algún vino de los que por estas tierras son tan generosos. A un tiro de piedra, nos esperaba el Restaurante Mare Nostrum, con sus reminiscencias etimológicas latinas. No podíamos ni debíamos olvidar que los romanos anduvieron por estas aguas-tierras hacía poco más de dos mil años. Al llegar al refectorio, (era el Salón Azul del restaurante), nos llevamos la agradable sorpresa de que 3 compañeros de promoción nos estaban esperando para comer con nosotros, a saber: Antonio Mahamud Calderón, antiguo compañero en el Grupo de Tiradores de Ifni, 2ª Compañía, Alejandro Lorenzo Vela y Paco Moreno Doncel, este último Quijote de pro. Desde Alicante se habían desplazado para estar con sus compañeros y amigos. El Restaurante Mare Nostrum parece que estaba encima del mar. Las vistas del puerto, el anclaje de sus barcos de recreo, la vista de la bahía con su incesante ir y venir de embarcaciones, algunas de sus colinas y castillos, era una delicia de paisaje. La comida fue amena, entretenida, sin prisas y una conversación ágil y rememorativa de hechos ya pasados o planes para el futuro. En todas las reuniones, siempre ha destacado en los postres la poesía. Aquella comida no iba a ser la excepción. Unas veces nuestro querido amigo Gregorio Hernández Toribio, cuyas composiciones poéticas suelen girar en torno a la ciudad que nos ha acogido, ensalzando sus virtudes. Otras es nuestro Gran Canciller, Pepe Casares, que compone unos poemas de bienvenida a los viajeros o alabando a nuestras mujeres. Las más Jacinto Ruiz Morilla, excelente compañero y mejor amigo, rapsoda excepcional y con un repertorio amplio. Recitó un poema de su poeta preferido Rafael de León y, como otras veces, más que decir las letras de la poesía, vive los hechos narrados por el poeta con una intensidad y una fuerza que conmueve al auditorio. Este día no fue una excepción. Y en esta ocasión se incorporó al elenco de la promoción uno de los asistentes que por primera vez asistía a la reunión de la promoción: Paco Moreno Doncel. Paco forma parte del grupo inter náutico LOS QUIJOTES, es un excelente poeta y de sus poemas muy variados en su temática, tenemos constancia los que formamos parte de este grupo. Exacto en la métrica y descriptivo en el lenguaje. Tuvo la amabilidad de dedicarnos unas estrofas a los allí presentes. No puedo por menos que reflejar aquí, lo que nos leyó el amigo Paco, recordando nuestro paso por Hoyo de Manzanares, su sierra del Guadarrama, en donde tantas gotas de sudor, algunas de sangre, dejamos los que hoy lucimos canas y 153


entonces, nuestra insultante juventud, luchaba y pugnaba por conseguir una meta para nosotros decisiva.

Con su licencia, transcribo sus palabras, dichas con sentimiento y escuchadas en un silencio cuasi religioso por todos los allí asistentes:

HUELLAS DE ENTONCES. (A los compañeros de promoción en 2010) I Llevo colgando las huellas en harapos y enquistadas, de los recuerdos de antaño, por el cuerpo y por el alma. Llevo de aquellos pasados, de aquellas tierras con jaras, del Hoyo de Manzanares, sensaciones incrustadas; llevo de las construcciones con tejados de pizarra, y de pedruscos gigantes con grietas y vetas pardas, una imagen que eclosiona y que de pronto me asalta; llevo moles de esas sierras que el invierno blanqueaba con remolinos de nieve, formándome barricadas. Llevo yo en el endozoico cerebral amplias botanas, donde se instalan perennes estigmas que son pirañas; llevo invadiendo sentidos y en sueños entrelazadas, las indelebles reliquias de disciplinas y marchas; de sabañones floridos y de estufas cojitrancas; 154


llevo rótulas de estaño y tibias de porcelana de saltar entre las rocas como lebreles o cabras; llevo ese mal de San Vito, aferrado por mis glándulas, de tiritar en sus campos sesudos temas de táctica; llevo, queridos amigos, aleves rememoranzas machacando mis meninges como martillo en la fragua; llevo ronco el intelecto gritando cosas extrañas que sostienen “in crescendo” mis secuelas y mis taras; llevo como una pulsión de obtusa mente freudiana que revive con los sueños y se escabulle en el alba; llevo de aquellos recuerdos neuronas convulsionadas y obuses de adrenalina disparándome a mansalva; llevo estímulos constantes de vosotros, gente brava, que a veces me tintinean como bronce de campana; llevo yo unas cicatrices y una angustia soterrada por amigos que se fueron de la vida en la mañana; llevo los años grabados a fuego sobre la espalda y las figuras de tantos borrosas en la mirada; llevo de reminiscencias ese peso que ya es carga, que te encorva y te retuerce y en las vísceras se aparca; llevan tocando a la puerta, insistentes y alocadas, agolpándose en torrentes 155


para salir... unas lágrimas. II Pero lanzado al galope con la pluma en plena cancha, quiero soltar, porque quiero, mis ideas enjauladas, y que salgan a los vientos mis pulsiones refrenadas; y aquí, desde Cartagena, que es pura esencia de España, quisiera volar las cumbres adustas del Guadarrama, o aquellas de Somosierra peñascosas y nevadas, donde el agua va cantando su melodía de escarcha, y bajar por sus torrentes tras las ninfas casquivanas, aunque luego me despierte y se me agarrote el alma. Y al componer estas líneas con mis sensaciones varias, donde piafa la ironía y relincha la metáfora, quisiera yo que los versos cual aves de extensas alas, como en los mejores tiempos fueran formando bandadas para correr con el viento, con las brisas, con las auras; para renovar los votos del amor por nuestra Patria; para cantar al Ejército, (que atraviesa mala racha y que nosotros sentimos que nos duele en las entrañas); para que por todas partes, que es como decir en casa, el eco envuelva y retorne palpitaciones aladas; para que pueda crecer de la experiencia, esperanza, y se perfile al brotar 156


la senda por donde pasa el devenir de la vida, que es futuro más que nada; para que pueda expresar que contemplo vuestras caras; que es un gozo ver que andáis todos con la misma estampa, que es la que siempre tuvisteis (aunque menos arrugada); para ver cómo arrastráis faneras en concordancia; para captar que os florecen el pelo añoso o las calvas; para ver que así crecéis en barrigas abultadas; para que nunca me sienta como oveja descarriada; para que a pesar de todo siga en nosotros la marcha mientras tenga el fenotipo sitio para la estocada con que nos marcan los años haciendo barrabasadas. Así que brinque mi copa hasta regarme la barba, que yo grito: ¡enhorabuena! por este encuentro y batalla; que aunque mermemos en número el infante siempre avanza; que al sentiros, compañeros, que al miraros, camaradas, exclame mi voz diciendo: ¡Infantes, que viva España!.

F.M. Doncel

Una fuerte ovación premió la lectura de Paco. A todos nos gustó mucho, sobre todo los recuerdos que nos traían épocas más duras, pero juveniles y añoranzas perdidas en los rincones de nuestros cerebros.

157


Concluyó el magnífico almuerzo y nos despedimos del Mare Nostrum restaurante, dirigiéndonos a uno de los muelles del Mar Mediterráneo. Allí abordamos y embarcamos en un catamarán que nos paseó por la bahía, por su puerto natural, adentrándonos un poquito mar adentro, admirando sus costas y sus fortificaciones defensivas, hechas para tiempos de guerra. (Cartagena, por su situación estratégica, ha jugado momentos muy decisivos en la historia de España). Bajamos a tierra entrando en una cafetería un grupo de unos 6 matrimonios. Allí, sentados en una amplia mesa, con unas tazas de chocolate y unas raciones de churros, dimos rienda suelta a nuestro buen humor. Hablamos de lo divino y de lo humano. Reímos, criticamos, recordamos, añoramos… así hasta que nos levantamos dirigiéndonos al hotel para descansar de la “dura” jornada. Día 4. (19-04-10). Con puntualidad militar y disciplina espartana, salimos a las 10,00 h de nuestra base de partida, (que era la puerta del hotel). Un autobús nos trasladó a la dársena de Santiago, dentro de Cartagena. Todo el mundo cristiano sabe que Santiago apóstol estuvo en España, (este año es año jacobeo), predicando desde esta base, la Buena Nueva por toda la península y también Baleares; pero lo que no sabe todo el mundo es, que según la tradición, el apóstol Santiago el Mayor, hijo del Zebedeo, llegó a España por Cartagena, desembarcando en esta dársena a la que nosotros nos trasladamos. Una estatua de Santiago indica el lugar exacto en donde desembarcó el apóstol. Tuvimos la suerte de conocer al artista que esculpió esta pieza, creo que de bronce, que se yergue por encima del mar. Era un hombre joven amigo de Juan Antonio F. Samiñán. Esta dársena está situada en el barrio de Santa Lucía. El presidente del barrio, un “joven” de más de 85 años, según confesión propia, nos recibió contándonos la vida y composición del barrio. Era, según se desprendía de sus palabras, una persona llena de vida y ansias de lucha por su barrio. Defendiendo la tradición cristiana de Santiago en este mundo, o mejor en esta España, en la que los valores, tradiciones y costumbres religiosas se están yendo al garete. Criticó a los que colaboran para que estas tradiciones se pierdan, a los comunistas enemigos de la religión, etc. Yo le pregunté que como era posible que un comunista, con el historial sangriento de Carrillo Solares, llevara el nombre de Santiago, manchando la memoria de nuestro Santo Apóstol. Me dijo que no había caído en el detalle y que iba a hacer todo lo posible para que al citado Santiago, se le cambiara el nombre por otro que fuera Ivanov, Shevchenko, Boris, Stalin u otro más 158


acorde con su ideología marxista-leninista. Acordamos todo el grupo por unanimidad, apoyar su petición con nuestras firmas. Acudimos a la Parroquia, creo que se llama de Santiago, en la que se nos dio un pergaminos en el que consta que cada uno de nosotros, (en mi caso el matrimonio Pascual-Morales), asistimos a esta parroquia, rezando unas oraciones, con lo que se nos concedían las indulgencias propias del año Xacobeo. Proseguimos por la carretera en dirección a la Manga del Mar Menor y al Cabo de Palos. Pasamos por las impresionantes instalaciones de Escombreras, en continuo mantenimiento y renovación. Llegamos al Cabo de Palos. Por cierto, alguien me preguntó, sabiendo mis conocimientos de la historia, que si yo sabía a qué Unidad Militar pertenecía dicho cabo, a lo que respondí sin dudar que el cabo había pertenecido a la Guardia Civil. Uno del grupo me corrigió diciendo que no era así, que el cabo de Palos es un accidente geográfico, un trozo de tierra que penetra en el mar y que pertenece o está situado en la Región de Murcia. No quedé yo contento con esa explicación y aseveré, fundado en razones históricas, que el Cabo Palos nació en Argamasilla de Alba, pueblo de Ciudad Real, allá por el año 1820, en el mes de diciembre; y que sobre el año 1846, cuando el Duque de Ahumada fundó el Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil, reinando a la sazón la Reina Nuestra Señora Isabel II, hija del malhadado y traidor Fernando VII, fue de los primeros en incorporarse al recién fundado Cuerpo. Fue de la primera promoción de Cabos, siendo destinado a este lugar de Murcia, en donde dejó fama de hombre serio, cumplidor de su deber, azote de malhechores y perseguidor de bandoleros por la sierra de Espuña y otras sierras murcianas. Me dispuse a relatarles algo sobre la vida del famoso cabo, pero el grupo me pidió que mejor les contara las andanzas licenciosas y la vida de pendoneo que llevó la Reina Nuestra Señora, Isabel II, con los generales y los ministros de la corte, a lo que accedí amablemente, olvidándonos todos del Cabo Palos, insigne militar que dio lustre al benemérito cuerpo de la Guardia Civil. Satisfechos quedaron todos los miembros del grupo con mi relato, haciéndose cruces de lo golfa que había sido la tatarabuela de nuestro actual Rey. A la hora acordada con el mesonero, entramos en la posada o restaurante llamado “El Mosqui”. Con unas tapas para abrir boca y unas cervezas para regar la plaza, iniciamos el almuerzo. La comida consistió en lo que los lugareños llaman “Caldero”, que es un arroz

159


hecho con el caldo del pescado, sin “tropezones”, pero que resucitaba a los muertos y casi muertos de hambre estábamos nosotros. Después pusieron el pescado que estaba buenísimo. - Esto es teta de novicia, dijo alguno refiriéndose a la comida. Todo regado con un tinto, rico para el paladar y abundante y generoso en su escanciamiento. Pedimos a Juan Antonio que felicitara al posadero de nuestra parte, prometiendo volver cuando nuestras andanzas sean requeridas por esas queridas tierras. (Se nos hizo notar por parte del mesonero, que esta es la comida que tomaban los cartagineses en su paso por Los Alpes, cuando se dirigían a Roma; incluidos los elefantes. Por eso pasaron, concluyó). Regresamos hacia Cartagena haciendo antes una breve parada en el llamado Mar de Cristal, que es el mar Menor de la Manga. Poco tiempo después, con charla en el autobús sobre las excelencias de Córdoba, a la que yo alabé con justicia, exaltando sus virtudes, estábamos en el hotel, dando gracias al cielo de lo fructífero que había sido este día. Día 5. (20-04-10). A las 09,30h, nos trasladamos al Arsenal, en el puerto de Cartagena, sede de la marina y base de parte de nuestra flota de guerra y de los submarinos. Varios barcos, fragatas, algún submarino y un caza minas, estaban anclados en los muelles, realizando sus marineros y marineras labores de pintura, limpieza, mantenimiento y aprovisionamiento de las naves. Pasamos toda la mañana en su interior, visitando las naves o barracones en donde existían salas que simulaban perfectamente los puentes de mando de los submarinos o barcos y se hacían prácticas de instrucción. Todo con una tecnología muy avanzada. La mañana fue larga e instructiva. Subimos a bordo de un caza minas, los llamados antiguamente dragaminas, en donde un alférez de navío, nos “instruyó” sobre cómo se detectan las minas en las aguas del mar. La lección fue prolongada y amena. Los responsables de manejar los aparatos que detectaban las minas eran un cabo y una marinera que estaban preparados especialmente para este cometido. Vimos a la marinera, de nombre Inmaculada, una chica joven muy agraciada, que nos hizo una demostración de cómo localizar estos artefactos explosivos para poder destruirlos y que no dañaran a ningún barco de la flota. Para la tarde estaba prevista una visita al Palacio Municipal y sus salas palaciegas, pero algunos declinamos la invitación, pues había que descansar; el día era joven aun y la noche se presentaba llena de aconteceres. Comimos en el hotel y reposamos en paz con nuestras 160


conciencias y con nosotros mismos. El programa se iba desarrollando escrupulosamente. A las 21,00h, estaba prevista la cena de gala y último acto oficial de la reunión. Los caballeros con traje obscuro, corbata y el “pin” de las reuniones o de la promoción para estos casos. Como no podía ser de otra forma, este “pin” fue concebido y hecho realidad por la preclara mente de nuestro excelso Gran Canciller. En el figura el Escudo de Infantería, coronado con la Corona Real en su cima y a los pies, en campo verde, dice: IV Curso. Rodeado por sus bordes circulares con la leyenda: Honor* Valor* Sacrificio*. De nuestras solapas pendía nuestro distintivo. Las mujeres luciendo sus mejores galas y paseando su belleza madura en el salón. Con un empaque y dominio de la situación, dignos de quienes a lo largo de su vida han sufrido mil avatares, saliendo siempre triunfantes, con la clase que siempre las ha distinguido. ¡Quién diría de todas ellas que ya son multi abuelas! Son un perpetuo ejemplo para todos nosotros. El salón bellamente engalanado con cuadros y óleos relativos a la historia de Cartagena y de España en el Siglo XIX. Iniciamos el yantar con mesura y moderación, como corresponde a personas tan principales como nosotros. El tono de voz en nuestras conversaciones, era suave y sin estridencias, los temas cultos, para no dar sensación de ordinariez plebeya. Todo en un marco de amistad e intimidad propia de la reunión. La dignidad militar quedaba patente y a salvo con solo observar y presenciar la reunión. Quiero hacer una mención especial a un hijo de Alejandro Serrano Carretero y otro de Juan Antonio Samiñán, acompañado este de su bella esposa, que nos acompañaron en esta cena. Es una alegría tenerlos ya tan mayores. Algo hemos hecho en la vida cuando tenemos hijos como estos. Al terminar la cena, nuestro Gran Canciller concedió, como viene siendo tradición todos los años, los títulos que por sus méritos les corresponden a los caballeros y damas allí presentes. A continuación palabras de despedida; así como el recuerdo a nuestros compañeros y mujeres ya fallecidos que ¡Ay!, ya no nos acompañarán, elevando una plegaria al cielo por su eterno descanso. Las sabias palabras de nuestro Canciller, llenaron de emoción la escena. Y por último, nos citó a todos para la próxima reunión que sería, Dios mediante, el año 2011 en la bella ciudad califal de Córdoba. Concediendo la palabra al que sería su organizador: Plácido Pascual Avilés, para que cursara la invitación. 161


Yo, humildemente subí al estrado y pronuncie unas breves, torpes y atropelladas palabras: Mi invitación cordial para que el año próximo se desplazaran todos los allí presentes a mi ciudad cordobesa. La cita será en la segunda semana del mes de Mayo, los días que oportunamente se comunicará. La intención, por mi parte, de que coincida con la semana del Festival de los Patios Cordobeses, declarada de interés turístico internacional, recibió una muy favorable acogida. Albergué la ilusión de que al menos, resultara tan interesante como la que se celebró en esta misma ciudad en el año 1993, que fue la V posterior a las bodas de plata. Esta sería la XXIII. Añoré a los que sí estuvieron entonces pero algunos de ellos ya estaban en la Tierra Prometida, solicitando su amparo y protección por estar ya cerca del Altísimo. Y por último alabé y destaqué algunas de las maravillas que se encuentran en Córdoba: Su historia, sus monumentos, sus silenciosas callejuelas, su barrio de la judería, sus museos y sobre todo su gente, como así lo dice su Escudo: Córdoba, casa de guerrera Gente y de Sabiduría, Clara Fuente. Deseando vernos en Córdoba todos los aquí presentes más los que no están ahora, pero que deben estar, me despedía con un Hasta luego. Después se inició el baile hasta altas horas de la madrugada. (Hay que hacer notar que para muchos de nosotros las 12,00 o las 01,00 h, ya son altísimas horas de la madrugada y es que los años no pasan en balde). Hubo intermedios en los que Jacinto, declamó otra poesía con sus dotes habituales de interpretación, arrancando los aplausos de todos los allí asistentes. Y el Gran Canciller cerró el acto con una poesía, cuyo autor es él mismo, como no podía ser de otra manera y con ella cerraré estas líneas. Día 6. (21-04-10). Sobre las 08,00h se tocó diana. Los cuerpos se dispararon como si se manejaran con una ballesta, abandonando los lechos. Hacer maletas, desayunar como un príncipe, cargar los coches o dirigirse a los medios de locomoción que cada uno trajo y vuelta a nuestros lugares de origen. Abrazos de despedida, caras de tristeza por lo mismo, promesas de vernos otra vez pronto, deseos de salud para nosotros y nuestras familias y…adiós. No, mejor hasta luego.

La Lista de los asistentes a la reunión de Cartagena es la siguiente:

162


Alejandro Serrano Carretero. Constantino Navarro Herrero y Mª Asunción Fernández. Fernando García Muñiz y Sonita Mercadal. Francisco Herráiz Cazorla y Maruja Reyes. (De Artillería) Gregorio Hernández Toribio. Ignacio González Carrasco y Mercedes Vara. Jacinto Ruiz Morilla y Leonor Carbonero. José A. Aguas Biec y Marimí Bassecourt. José Casares Blázquez y Conchi Cejudo. Juan A. Fernández Samiñán y Encarni Ramos. Juan Coira Rivas y Juana Cereijo. Juan González Fernández y Yeni Cortés. Luis Carballo Meneses y Juana Trinidad. Manuel Domínguez Godoy y Mabel Rodríguez. Pedro Bordell Culleré y Mª teresa Clifent. Plácido Pascual Avilés y Josefina Morales.

Nos acompañaron en algunas comidas nuestros compañeros desplazados para este acto desde: Antonio Mahamud Calderón. Desde Alicante. Alejandro Lorenzo Vela y señora desde Alicante. Paco Moreno Doncel y señora desde Alicante. Gabino Hernández Jiménez desde Murcia. Un hijo varón de Alejandro Serrano desde Alcira. Un hijo varón de Juan A. F. Samiñán y señora. Ramón Gil. Ex administrador de la Residencia de Archena. 163


Además asistieron paisanos que son familiares o amigos de algunos de los asistentes, que son: Antonio R. Jiménez Ontiveros y Pilar Puga. Félix Segovia Herrera y Mª Ángeles Martínez. Máximo Robles Pereyra y mercedes Rodríguez. Rafael Pereyra Gallego y Carmen Jiménez.

Este es el poema con el que el Gran Canciller cerró el acto.

XXII ASAMBLEA. IV PROMOCION.

A todos los asistentes, en especial a nuestro compañero Gregorio Hernández Toribio.

Con ponderación, sin prisa, Se cita a la concurrencia. Casi todos con su chica En caravana de urgencia. Se inician preparativos, Preguntando por su cuenta: ¿Cómo será la asamblea Este año en Cartagena?

¿Será como el anterior O tendrá nueva remesa? Siempre les queda la duda Hasta llegar a la meta. 164


Unos vienen desde Asturias, Otros de Madrid y Huesca, De Granada, Zaragoza, De Ferrol, Córdoba, Huelva. De Valladolid y Málaga, De Cáceres y Valencia. De tantos y tantos sitios Que de Tarragona llegan. Más el que nunca nos falla Y honra con su presencia: Gregorio Hernández Toribio Con su mapa y su maleta. Antes lo hacía en su coche, Orientado por su nena. Ahora lo hace en el tren O en autobús si se presta. Han venido a Cartagena, Ciudad milenaria y bella. El año que viene Córdoba, Cristiana, sultana, esbelta. Hoy todos preguntaban Adonde iremos de fiesta: Al “Mosqui” en Cabo de Palos, A hincharnos como una almeja. Nos pusieron un “caldero”, Arroz con ajo y almendra, Calamares, ensalada, Vino tinto de la tierra. Después postres de la casa, Traídos en una cesta: Pan de cielo, Calatrava Y para colmo la cuenta. Así transcurrió la cita, De esta jornada extensa: Vimos el faro, la playa, Mar de Cristal, Escombreras. Hoy he escrito un poco más; Hoy he escrito unas cuartetas. 165


Es por vosotros hermanos, Me he soltado la melena. Jotacepe. (José Casares Blázquez)

P.S. Emulando los finales históricos de acontecimientos relevantes diremos: La reunión nº XXII de Cartagena ha concluido.

¡¡VIVA CÓRDOBA Nº XXIII!!

Escrito en la ciudad del Califato de Córdoba El día 29 de Abril de 2010. Vale.

166


DOCUMENTOS GRテ:ICOS DE CARTEGENA

Placido y Jacinto .Castillo de Asdrテコbal.

Con Luis Carballo y Leonor

Puerto de Cartagena.

Antiguo Teatro Romano.

Pavo Real desplegado

En el Club de Oficiales de Marina. Estテ。n todos menos el fotテウgrafo.

167


Escaleras del Club Naval de Oficiales.

Bajando a la arena del Circo. Esperan los leones

En la Muralla Púnica.

Recuerdos fenicios

Museo Nacional de Arqueología Submarina. Falta el fotógrafo. Sobran las ratas.

168


La misma foto con el fot贸grafo. Cargamento de algod贸n.

Josefina y las ratas.

Submarino de Isaac Peral.

5 de Tiradores de Ifni. Godoy, Navarro, Carballo,Mahamud y Pascual.

169

Posiciones defensivas en la Bah铆a-


A las Víctimas del terrorismo.

En la Bahía. Nidos de ametralladoras.

Por este punto entró Santiago en España. Iglesia del Santo y mí santa.

El matrimonio, separado, en el Cabo de Palos.

170


Faro del Cabo de Palos.

Base de Submarinos en el Arsenal.

El “ARSENAL” de Cartagena.

Una rosa entre las flores.

Haciendo Submarino-stop.

¡¡Inmersión. Inmersión!!

171


En el Puente de Mando y en la popa de un Buscaminas

Jenni, Leonor, Sonita, Josefina, Fernando Gª Muñiz, Sonita y Josefina en la Y Maruja. A las puertas del Arsenal. Cena de gala. Falta el fotógrafo.

Leonor, Jacinto y Juan Coira.

El matrimonio que come unido…

172


Club Naval de Oficiales. Salón de Barlovento .Con Godoy, Mabel, Josefina,

Navarro, Carballo. Casares, Bordell y arriba dchª Jacinto, Samiñán y sras.

Restaurante Mare Nostrum. Salón azul. Mahamud, y otros.

Barlovento 173


Restaurante Mare Nostrum, Jacinto, Muñiz, y señoras. Josefina, Herráiz etc.

Restaurante “El Mosqui. Cabo de Palos. Comida Cordero de mar, pulpo…

Maruja y Josefina. Gran Canciller y falta el fotógrafo.

Josefina y Leonor. 174


El fot贸grafo en la copa de bienvenida.

Haci茅ndome un autorretrato.

Josefina, Leonor. El pavo al fondo.

Preparados para el embarque.

Escalinata del Club de Oficiales de la Marina. La comida fue en el Sal贸n de Barlovento.

175


Fernández Samiñán y el Gran Canciller escuchan atentos mi teoría sobre la “baraka” del tarbuch moruno. Fui muy aplaudido.

Nuestra transformación en Infantes/as de marina cartagenera.

Preparados para el yantar y la lluvia. Fin de CARTAGENA. Espera CÓRDOBA. 176


SALOU

Dentro de unos días marcho para Salou. ¿Por qué? La historia es la siguiente: Hace un mes aproximadamente, salió un concurso de plazas en el BOJA, (Boletín Oficial de la Junta de Andalucía) en el que se iban a promocionar cierto número de puestos de trabajo cuyo objetivo era dar a conocer y vender un producto andaluz por el resto del mundo: El Aceite extra virgen de Oliva. Este magnífico alimento debía expandirse como el aceite, nunca mejor dicho, por muchos países entre otros: China y la India. Leí las bases del concurso, cuyo examen era en la Diputación Provincial de cada Provincia, en mi caso Córdoba. Leídos los requisitos decidí presentarme. Se requería experiencia, conocimiento del olivo, agresividad para entrar en el mercado y conocimiento del idioma catalán. Este último requisito era el más importante, ¿Por qué? Todo el mundo sabe que en gran parte del mundo ya se habla este idioma que tanto hicieron por el, entre otros, ilustres intelectuales catalanes como Salvador Espriu, Lluis Companys, Josep Plá, Dalí, Yusep Lluis Carod Rovira o Pep Montilla, (ilustre Catalán nacido en Iznájar, Córdoba). Pero en la India y en la China se puede considerar el 2º idioma, sobre todo en China que ya le hace la competencia al chino mandarín. Me preparé a fondo durante dos meses y me presenté ante el Tribunal. A algunos miembros los conocía y sabía su ideología, lo cual me colocaba en un plano de conocimiento sobre mis examinadores que podía favorecerme. Se inició el examen que era oral. -¿Experiencia que tiene usted sobre el medio del olivar? Preguntó el Presidente del Tribunal -Tengo 69 años, soy de un pueblecito de Jaén, eminentemente olivarero. Incluso tengo una pequeña finca de olivos. Los niños en Jaén, de pequeños, cuando nos daban el biberón, en vez de dárnoslo de leche, nos lo daban de aceite de oliva, lo cual quiere decir que por nuestras venas corre al 50% la sangre y el aceite. (Quedaron un poco perplejos los miembros del Tribunal, pues ignoraban este detalle de los giennenses). 177


-No tenemos por qué dudarlo, le dijo uno de los miembros a otro, que puso cara de extrañeza al oírme decir aquello; nosotros somos políticos, no médicos, concluyó. Cité algunos detalles más que les satisfizo. Les comenté que desde hace un montón de años mi desayuno es un vaso de leche y unas tostadas con aceite de oliva. Comprendieron que efectivamente yo tenía una amplia experiencia en el mundo olivarero. Les hablé algo más de los olivos, de los olivareros, de las almazaras y de los antiguos molinos de aceite. Quedaron satisfechos y pasaron a la siguiente fase. -¿Conocimiento del olivo?, me preguntó uno de los miembros de tribunal examinador. Esta pregunta la preparé a fondo. Al ser la Diputación de mayoría socialista, les contesté rápidamente: -Quienes mejor literatura han escrito sobre el olivo han sido los poetas, por lo tanto, señores del tribunal, les diré unas poesías sobre los olivos de los poetas Antonio Machado, Rafael Alberti, y Miguel Hernández. Siendo el tribunal de ideología izquierdista, pensé, lo mejor era citar unos poemas de poetas de izquierdas. A vosotros, queridos QUIJOTES, no os los voy a transcribir enteros, pero sí algunas estrofas para que también los conozcáis: Inicié mi intervención con un poema del insigne Antonio Machado, que escribió cuando estaba de profesor de instituto en Baeza, (Jaén), (fue profesor de una tía Carnal de Josefina, mi esposa, que se llamó Pepita Morales Merino y era la única chica de aquel curso, posteriormente sería maestra. Guardo una foto, anterior a 1936, en la que se ve a D. Antonio Machado junto con todos sus alumnos y su única alumna); la poesía, de la que transcribo unos fragmentos, pero que yo recité completa, se llama LOS OLIVOS y dice así:

178


Viejos olivos sedientos,

De la venta del camino,

Bajo el claro sol del día,

a la puerta soplan vino

Olivares polvorientos

trabucaires bandoleros.

Del campo de Andalucía.

¡Olivares y olivares

¡El campo andaluz, peinado

de loma en loma prendidos

Por el sol canicular,

cual bordados alamares!

De loma en loma rayado

olivares coloridos….

De olivar en olivar…..

Y terminé diciendo:

Mil senderos. Con sus machos

¡Venga Dios a los hogares

Abrumados de capachos,

y a las almas de esta tierra

Van gañanes y arrieros.

De olivares y olivares.

No les di tiempo a que se repusieran y proseguí con Rafael Alberti en su mini poema ¿Qué es un olivo?

¿Qué es un olivo? Un olivo Es un viejo, viejo, viejo y es un niño Con una rama en la frente Y colgado en la cintura Un saquito todo lleno De aceitunas. -¿Algo más?, inquirió el presidente del tribunal con ansia, como deseando que citara más estrofas sobre los olivares de poetas republicanos. Noté en su voz un nerviosismo que debería aplacar con lo que para mí era la traca final: ACEITUNEROS. De Miguel Hernández. Y recité con mi mejor voz y entonación el poema al que el Grupo Jarcha puso música en la transición española, allá a finales de los 70:

179


Andaluces de Jaén, aceituneros altivos, decidme en el alma, ¿quién, quién levantó los olivos? No los levantó la nada, ni el dinero, ni el señor, sino la tierra callada, el trabajo y el sudor.

No la del terrateniente que os sepultó en la pobreza, que os pisoteó la frente, Que os redujo la cabeza. Árboles que vuestro afán consagró al centro del día era principio de un pan Que solo el otro comía.

Unidos al agua pura y a los planetas unidos, los tres dieron la hermosura de los troncos retorcidos. Levántate, olivo cano, dijeron al pie del viento. Y el olivo alzó una mano poderosa de cimiento. Andaluces de Jaén, aceituneros altivos, decidme en el alma ¿quién quién amamantó los olivos? Vuestra sangre, vuestra vida, no la del explotador que se enriqueció en la herida generosa del sudor.

¡Cuantos siglos de aceituna, los pies y las manos presos, sol a sol y luna a luna Pesan sobre vuestros huesos! Andaluces de Jaén Aceituneros altivos, pregunta mi alma: ¿de quién, de quien son estos olivos? Jaén, levántate brava sobre tus piedras lunares, no vayas a ser esclava Con todos tus olivares. Dentro de la claridad del aceite y sus aromas, indican tu libertad La libertad de tus lomas.

Reconozco que durante mi cita del poeta alicantino, de Orihuela, M. Hernández, procuré modular mi voz como lo hubieran hecho los mejores rapsodas, verbi gracia nuestro común compañero, amigo y Quijote Jacinto R.M. y sin conseguirlo del todo, algo me acerqué a ellos -Tiene usted un conocimiento del olivo perfecto y basado en tres poetas republicanos que le avalan, dijo el presidente del tribunal, añadiendo en voz baja, apenas perceptible, pero que no pudo evitar que yo le oyera: ¡Este es nuestro hombre! -Prosigamos, siguió. Los mercados de todo el mundo hoy en día, son una jungla inmisericorde. Los agentes de ventas, con tal de vender sus productos, no respetan nada, a veces ni la propia vida de sus competidores. Queremos gente que se introduzca en los mercados chinos e indios avasallando a todos aquellos que se interpongan en

180


nuestro camino, sobre todo italianos, griegos, argelinos y marroquíes, que es la competencia principal para el aceite de oliva. - ¡Cual ha sido su profesión? –Militar, contesté yo. – ¿Pero militar, militar de los de ahora o de los de antes?, quiso saber. -Bien, la mayor parte de mi vida al servicio del Ejército, lo fue con el régimen anterior, contesté. –Es decir, terció otro de los miembros del tribunal, ¿usted fue militar con Franco? -Sí, contesté. El otro miembro habló con júbilo: -Sí, señor, este es el hombre. Los militares de Franco llevan grabado a sangre y fuego el odio y el rencor, tienen instinto asesino, tal como fueron educados y formados. ¡Se van a enterar los italianos! -¿Habla usted catalán?, preguntó el presidente. –Algo, sí señor, sobre todo en la intimidad. Y en mi círculo familiar -Nosotros no lo hablamos, pero el fin de este tribunal es enviar a los seleccionados que tengan conocimiento del idioma catalán, a una localidad tarraconense que se llama SALOU en donde existe una de las mejores academias de este idioma que hay en todo el país catalán, allí, los ya iniciados perfeccionan sus conocimientos. Diga usted algo en esa lengua, me solicitó. A lo que yo amablemente accedí, diciendo con rapidez algunas palabras que ya llevaba preparadas: -Nou camp, Hospitalet de Llobregat, Pep Guardiola, Yordi Puyol, San Sadurní da Noia, ascolta noi, Caixa, carrer,Palau de la yeneralitat, bisca el Barsa,… -Basta, basta, me cortó amablemente el presidente. Vemos que efectivamente tiene usted un cierto dominio de esa lengua y tendrá que desplazarse, con los gastos pagados por la Junta de Andalucía, a Salou. Podrá ir acompañado de una persona y, mediante un breve curso en el que perfeccionará el magnífico catalán que usted ya habla, cuando este acabe, deberá desplazarse a China en donde será jefe de un equipo que formará usted mismo para fomentar, dar a conocer y vender

181


nuestro producto oleícola, que debe ser consumido en aquel grandísimo país. Mi satisfacción no tiene límites, queridos amigos. Marcho a esas hermosas tierras donde espero ampliar mis conocimientos lingüísticos, para extender por el amplísimo continente asiático, amén del famosísimo aceite extra virgen de oliva, de la tierra que me vio nacer, Jaén y de Córdoba, mi tierra de residencia, mis políglotas conocimientos. A la vuelta os contaré las aventuras que allí me sucederán. En Córdoba,17 de Febrero de 2010

182


DOCUMENTOS GRテ:ICOS DE SALOU

Cama de familia numerosテュsima

A PRIM. Su Patria: Reus. (Eso pone)

Josefina y las lavanderas. Reus.

Cristo en la Iglesia de la Stmツェ Sangre.

El Ajuntament de Reus.

183


Cúpula de S. Pedro

Un Tarzán en el Oasis.

Fémina entre Palmeras.

Catacumbas de la Catedral de Tortosa

Catedral de Tortosa. El Claustro

S. Antón en Tortosa.

Cristo en la penumbra.

184


Patio catedralicio.

Baile de la Sardana.

Oración: “Entre Tinieblas”:

Playa de Salou.

Río Ebro a su paso por Tortosa. Monumento a todos los combatientes de la Batalla del Ebro. ¡A todos! Guerra Civil 1936-1939 185


Salou. Monumento a Jaime I.

Paseo en la Playa de Salou.

Josefina paseando y meditando por la playa de Salou. Año 2010 d. de C.

Al fondo casas típicas de Salou. Antiguas y señoriales. Los dueños son los que No se ven, porque están dentro.

186


Olivo podado de forma singular.

Más casas señoriales.

El matrimonio entre sol y sombra.

Monumento al pescador en Salou. Adán y Eva.

187


Puerto deportivo en Salou

Josefina a los pies del rapaz.

y vista desde el Hotel

Roset贸n g贸tico de S. Pedro. Reus.

La citada cama de familia numerosa y el hotel de residencia en Salou.

188


El General Prim visto desde el Sur.

Cristalera

Callejuela e Iglesia de S. Pera, (S. Pedro)

189


ALGO DE CORDOBA

A finales del mes de Noviembre de 2009, muchas mañanas hacía mi paseo matinal por la ribera del Guadalquivir. Recuerdo que el rio, a su paso por el Puente Romano, ni una sola gota de agua pasaba por debajo de sus 16 arcos. Tal era la sequía con la que bajaba, que la mayor parte del líquido elemento, estaba estancada y, a través de la tierra, sus aguas imitaban a las del Guadiana, que se hundían y filtraban antes de los arcos o en cualquier otro lugar; desaparecían quedando el cauce seco y flotaban unos metros después ya pasado el puente. Las escasas aguas que llevaba el Guadalquivir, querían emular a los Ojos del Guadiana. Exactamente un mes después, debido a las sucesivas borrascas cargadas de lluvia que han regado España, peninsular e insular, el agua que portaba el antaño caudaloso río, volvió a sus orígenes y quiso recordar lo que siglos ha, había sido. Orgulloso y soberbio quiso recordarnos, que solo hace 5 siglos, este río era navegable desde su desembocadura en Sanlúcar de Barrameda, hasta la bética y romana Córdoba. Era impresionante la cantidad de agua que llevaba el día de Nochebuena, el 24 de Diciembre de 2009. Esa mañana lluviosa, aproveché un semiclaro y, cogiendo mi cámara fotográfica, me dispuse a oficiar de reportero gráfico sacando testimonio de la impresionante riada. Llevo en Córdoba desde el año 1966 y nunca había visto pasar tal cantidad de agua por la ciudad. El objetivo de la cámara, apenas tenía descanso. Como los ojos nerviosos de un niño, era un abrir y cerrar los párpados, sacando testimonio de lo que iba viendo. Pensé en LOS QUIJOTES, en vosotros. Tenía que mandaros lo que a mí me parecía algo espectacular: La furia de la naturaleza desatada, la bravura del río, orgulloso diciéndome:- ¡Aquí estoy yo! Mi sonrisa sarcástica de hacía solo unos días, al burlarme de su escaso caudal, de su raquítico y seco cauce, me la tuve que tragar. ¡Aquí estoy yo!, parecía gritarme.-300 mil litros por segundo; ¿y ahora qué?, parecía gritarme. Pero más expresivas que mi lenguaje, son las fotos. Hablarán ellas por mí y su expresividad será superior a mi intento de descripción de cómo bajaba el río. Creo que el orgullo se reflejaba en sus aguas. Lo que al principio de los siglos solo era y le llamaban sus aborígenes: El río, después se le llamó río Tartesos, posteriormente los romanos lo bautizaron como Oleum flumen, Río del Aceite y posteriormente los mismos romanos lo bautizaron como Betis; y luego los árabes le pusieron Wad-al-kábir o uad-al-kébir, Río Guadalquivir. (Rio Grande). Su soberbio ímpetu, desafiaba mi diminuta figura, que con cada clip de la máquina de fotos, disminuía mi estatura comparada con el. Por eso, permitidme que “hablen” las fotos y yo lo que haré es explicaros mi paseo. Lo que observé con las impetuosas aguas y lo que vi de monumentos históricos con algo de su historia. El 190


Guadalquivir y parte del casco viejo cordobés, es lo que he tratado de que conozcáis, aunque solo sea de una forma breve y sucinta. Que sepáis: “Algo de Córdoba”. Naturalmente, caminando, a media mañana, inicié mi andadura por el paseo de la Ribera. 1.500 metros de mi casa y ya empecé a divisar el río que venía impresionante de agua. A lo lejos, el Puente del Arenal, junto a lo que es el recinto ferial, apenas si se divisaban los pilares. Estaban cubiertos de agua. La riada era impresionante. Parecía un inmenso lago, de unos 300 metros de anchura y las aguas en continuo y rápido movimiento. Arrastraban troncos de árboles, brozas y un color marrón oscuro, daban a entender, bien a las claras, el barro que portaban. Recordé al Rio Danubio en un viaje que hice a Viena y Budapest hace unos años. La misma masa de agua, el mismo caudal, solo que las aguas centroeuropeas eran más limpias, azules en un tramo a su paso por Viena, y las del Guadalquivir eran marrones. Llegué al Puente de Miraflores, frente a la Cruz del Rastro y a un tiro de piedra de la plaza del Potro, tantas veces citada por Cervantes en sus novelas, la plaza y la posada del Potro, frente al Museo de Julio Romero de Torres. Me bajé a la margen izquierda del río Grande y anduve disparando la máquina. El agua estaba apenas a 5 metros de mí. Al llegar al Puente Romano, quedé impresionado del furor con el que las aguas arremetían por sus 16 arcos. Los pilares casi cubiertos. Un árbol gigantesco estaba atrapado en uno de los pilares. Yo estaba en el primer arco que da a la margen izquierda. Al pié de la Torre de la Calahorra. Uno de los antiguos molinos de aceite, pasado ya el Puente, se veía con las aguas cubriendo la mitad de su estructura. El paseo no podía continuarlo como otras veces, pasando por debajo del arco. En la mitad del mismo, el agua invadía el piso peatonal. Había que subir por las escaleras a la parte superior del Puente hasta la: Torre de la Calahorra. Magnífica construcción árabe que se remonta a los inicios del primer milenio d.de C. La construyeron los árabes para defender la cabecera del Puente Romano en la margen izquierda del río. Con dos torres redondas y bastantes habitaciones en su interior. Las aguas bañan los cimientos de la fortaleza. Sirvió de prisión para los moriscos expulsados que venían de Granada. Una vez expulsados los sarracenos, en el año 1369, cuando pasó Enrique II de Trastámara por la ciudad, mandó modificarla y reconstruirla, añadiendo una torre similar a las dos que ya tenía y la ocupó como Fortaleza para defenderse de su hermano Pedro I el Cruel. Como se ve, también en aquella época, los hermanos eran capaces de matarse por un “quítame allá este reino”. Los amantes de la historia recordaréis que Enrique era hijo bastardo del Rey Alfonso XI el Justiciero y de su amante Doña Leonor Núñez de Guzmán y Ponce de León. (Con este nombre debió ser una magnífica amante). El Rey tuvo 10 hijos ilegítimos fuera del matrimonio y muchas amantes. ¿Qué queréis que os diga de la mayoría de los reyes 191


de España? Los otros días comentaba yo este lance histórico con mi vecino el fontanero. –Plácido, me dijo, yo creí que esto de los hijos bastardos de los reyes, empezó con la dinastía de los Borbones, allá por el 1700. – No, no, le contesté. Esto es tan viejo como la monarquía. Cualquier monarquía. Los únicos Reyes que no han tenido hijos bastardos, han sido los 4 reyes de la baraja. Yo ya no pongo la mano en el fuego ni por los Reyes Magos. Por no irnos muy lejos de esa época, le conté la historia de Jeromín. Por lo tanto D. Enrique era Rey ilegítimo y el “legal” era su hermano Pedro. Se enfrentaron los dos hermanos en la batalla de Montiel, llegando al cuerpo a cuerpo ambos. Luchaban a cuchillo. En un momento de la lucha que parecía que se iba a decantar a favor del bastardo, un “caballero” francés, al servicio de Enrique, Beltrán de Duguesclín o Du Guesclin, intervino en la lucha y dijo una frase de las que pasaron a la historia: “Ni quito ni pongo Rey, pero defiendo a mi señor”. A continuación, con un certero machetazo, descabelló a Pedro que en aquel momento dejó de ser el Cruel y Enrique pasó a la historia como el Fratricida y/o también el de las Mercedes. Anécdotas históricas reales aparte, continuemos. El nombre de Calahorra viene del árabe Qalat, (Castillo) y hurra, (libre). Fue también prisión de nobles díscolos. Hoy es un Museo vivo de de Al-Andalus o Museo de las Culturas. Dejé la Calahorra o Castillo Libre e hice mi entrada en el: Puente Romano. Construido en los primero años del Siglo I d.de C., tiene 16 arcos, por debajo de los cuales, de todos, pasaban las aguas. Una longitud de 331 metros une ambos extremos. Era paso obligado, como después se verá, de la Vía Augusta. Ha tenido algunas reformas. En tiempos de los árabes y en el Siglo XVI. La última ha sido muy reciente, habiendo finalizado en el año 2009. Por cierto, quiero decir que no ha merecido el beneplácito general de los cordobeses/as. Sobre todo el suelo de un color rosa gay que tira de espaldas. Algunos lo han considerado una mariconada. Es peatonal desde el año 2004, una medida acertada de la corporación municipal. Exactamente en el centro del Puente, en su parte norte, existe una estatua a la que en Córdoba denominamos “El Triunfo de S. Rafael”, se refiere al Arcángel S. Rafael, custodio, protector o guardián de Córdoba. Estatuas de S. Rafael en Córdoba, hay muchísimas. Córdoba es la única ciudad que tiene 2 copatronos, una patrona y un arcángel protector. El Protector es S. Rafael, como dicho queda. La Patrona Nª Srª de la Fuensanta y los copatronos son: San Acisclo y Santa Victoria: En una hornacina de cristal, frente al Custodio en la parte sur, figuran dos nombres: Acisclo y Victoria, con dos hojas de palma. Las hojas de palma simbolizan el martirio y Acisclo y Victoria eran dos hermanos cordobeses, que allá por el año 303 d.de C., gobernando en Roma el Emperador Diocleciano, y en Córdoba el Pretor Dión, sufrieron 192


martirio por ser cristianos. No renegaron de su fe, se les torturó, a Victoria se le cortó la lengua, a Acisclo el cuello y los quemaron en una hoguera. Desde entonces son San Acisclo y Santa Victoria, copatronos de Córdoba; algo que los munícipes actuales de Córdoba, de I.U., parecen ignorar, ya que en la hornacina aparecen solo los nombres: Acisclo y Victoria, pero no su trato de santos. Bien es cierto que, parece ser, que entonces, ser cristiano y proclamarlo, era tan peligroso como lo es ahora o en los años siguientes a la proclamación de la 2ª Republica. La del 14 de abril de 1931. Continué mi paseo y mi reportaje fotográfico, contemplando la turbulencia de las aguas desde encima del puente. Pasadas las aguas los arcos romanos, desembocaban con ímpetu extraordinario, donde 100 metros más abajo estaba el Parque Natural: Sotos de la Albolafia Los Sotos de la Albolafia es un Parque Natural de poco más de 2 Hectáreas. Una enorme profusión de arboleda, tarajes, juncales, etc., que se hayan ubicados en el centro del río, hacen de este paraje una reserva natural que al decir de los biólogos albergan a más de 120 especies de aves diferentes. Una gran cantidad de molinos de aceite antiguos, parecen brotar de las aguas, recordando tiempos de hace varios siglos, cuando funcionaban y molían las aceitunas. Si dirigía mi vista a la izquierda del puente, se podía observar a unos 500 metros cauce arriba el puente de Miraflores. La cantidad de agua que venía, la podéis observar en las fotografías que os adjunto Fui saliendo del Puente, por lo que me dirigí hacia la: Puerta del Puente Esta construcción se hizo en el Siglo XVI; corría el año 1572 y reinaba en España el Monarca Felipe II. Por el Corregidor de la ciudad que inició su construcción, fue valorada la obra en 1.400 ducados, que una vez terminada se elevó a 3.100. Lo de equivocarse en los presupuestos de las obras no es problema de ahora. Ya nuestros antepasados sabían “equivocarse”. El refrán que dice: Administrador que administra y boticario que enjuaga, algo traga, ya estaba inventado. Nada hay nuevo bajo el sol, repito con frecuencia. En el frontispicio de la puerta una inscripción recuerda a “nuestro católico Rey Felipe el segundo de ese nombre”. Fue en la antigüedad la puerta por la que se entraba a la ciudad y se pagaba el fielato para poder hacerlo. Ahora están de obras, (el Plan “E” como en toda España), y se sale del puente por una pasarela que casi toca el arco de la puerta. Al bajar por la contrapendiente de la pasarela, a la izquierda, por mor de las obras del plan E, estaba descubierta, un metro debajo del nivel de la calle: La Vía Augusta. Señal inequívoca de que todos los caminos conducen a Roma. Efectivamente, lleváis varias fotos en donde se aprecia el empedrado de la misma que, imagino una vez finalizadas las obras, volverán a enterrarla. Esta Vía, (del latín, vía=camino), unía la provincia 193


romana del sur de Iberia, cuya sede capital estaba en Corduba, (Córdoba); La vía partía de Gades, (Cádiz), pasando por Híspalis, (Sevilla), Astigi, (Écija), Corduba, (Córdoba), Isturgi o Iliturgi, (Andújar), Cástulo, (Linares); es decir en su parte sur iba guiada por el río Betis, hoy Guadalquivir y así proseguía, pasando por mi pueblo, Puente de Génave de (Jaén), en donde también hay un pequeño puente romano de un solo ojo, hasta llegar a la imperial Roma. Junto con la vía Augusta se ha descubierto o mejor se ha desenterrado una cloaca romana. En Córdoba se sabe este dato desde hace muchos años, porque han levantado una de las calles del centro por donde pasa, muy cerca de la calle Claudio Marcelo, (Pretor Romano que hizo de Córdoba una gran ciudad y que esa calle lleva su nombre), pues bien, se ha descubierto y esa cloaca romana de hace casi dos mil años, sigue llevando las aguas pluviales y las residuales. Y no está rota ni se le espera. Bajé la pasarela hasta ponerme casi a la altura de la Vía Augusta y 50 pasos más adelante me topé con los muros de la: Santa Iglesia Catedral-Mezquita de Córdoba La que es hoy la Mezquita-Catedral de Córdoba o la Santa Iglesia Catedral, como la llaman muchos cordobeses, es, junto a la Alhambra de Granada, el Monumento más importante de la arquitectura de Al-Andalus que era toda la España musulmana de la época. Su construcción data del Siglo VIII de nuestra era. La inicia el primer Califa cordobés de la dinastía de los Omeyas, Abderramán I, entre el año 780-785. Su lugar de ubicación era exactamente en donde estaba la basílica cristiana, visigoda, de S. Vicente, cuya obra fue demolida. En los cien años que duraron las obras, fue continuada por los califas Hisham I, Abderramán II, Abderramán III, Al-Hakem II, (este es quién construyó el mihrab), y finalizó la obra, ya de una forma menos suntuosa, por falta de recursos, el caudillo Almanzor. Corría el año 990, durando las obras unos 100 años. En su época fue la 2ª mezquita más grande del mundo, 23.400 metros cuadrados, solo superada por la de la Meca. En la actualidad es la 4ª, superando su dimensión la mezquita azul de Estambul, 1588 y la mezquita de Hasan II de Casablanca (Marruecos), de 1993. Fue la Aljama o mezquita más importante de la ciudad, que en aquellos tiempos había casi mil. En su recinto cabían más de 24 mil personas. Se convierte en templo cristiano (o dicho de otra forma, aquel lugar retorna al cristianismo que era cinco siglos atrás), en el año 1236, cuando Fernando III reconquista la ciudad del islam para el cristianismo. Este mismo Rey, llamado el Santo, manda construir sobre mezquitas casi una veintena de iglesias en Córdoba a las que se les llama todavía fernandinas, utilizando sus muros para levantar los templos cristianos y sus minaretes modificados como campanarios. Digamos como curiosidad que el rey Fernando, mandó cargar a hombros de esclavos musulmanes, las campanas que estaban en el minarete de la mezquita, llevándolas a hombros hasta la catedral de 194


Santiago de Compostela, de donde 250 años antes las hizo traer a hombros de esclavos cristianos el caudillo árabe Almanzor. Durante el reinado del emperador Carlos I de España y V de Alemania, se destruye la parte central del edificio para construir el Altar mayor de la catedral, dándole visos de Iglesia cristiana. Parece ser que una de las veces que Carlos I pasó por Córdoba, camino de Sevilla, vio lo que se había hecho, montando en cólera por lo que se había destruido, (con su consentimiento), pero que él ignoraba. El Alminar islámico, fue “forrado” con una envoltura barroca, siendo hoy la torre principal y el campanario de la Santa Iglesia Catedral. Avancé algo por la parte oriental de la mezquita, sin adentrarme dentro de sus muros, observando algunas de sus puertas que en el suelo está grabado el nombre de las mismas: Puerta de S. Miguel, Puerta de S. Rafael, Postigo de la Leche, (dice la tradición que se llama así porque allí amamantaban las madres a sus hijos cuando hacía frío, recibiendo los primeros rayos del sol naciente, por estar al este de la ciudad), Puerta de Deanes, que es por donde entran y sale el Deán de la catedral, Puerta del Caño Gordo, pues hay una fuente a su lado con un caño de amplio diámetro, etc. Muchos libros se han escrito sobre este magnífico monumento. Basten estas líneas, un 0,5%, para dar a conocer algo que merece la pena ser contemplado en persona y oír las explicaciones de los eruditos y estudiosos de la historia. Continué mi paseo, disparando la máquina, en dirección al: Alcázar de los Reyes Cristianos Antes, frente a la fachada oriental de la Mezquita-Catedral, saqué unas fotos de otra estatua dedicada al Triunfo de S. Rafael. Hay muchas en Córdoba, sembrándose por doquier la presencia del Custodio y Protector de la ciudad. Pasé por delante de lo que hoy es el Palacio Episcopal, hasta hace poco Seminario Menor y antaño palacio árabe, del que solo se conservan en buen estado parte de las murallas y algunas de las puertas de entrada y salida de la ciudad. El Alcázar fue mandado construir por Alfonso XI de Castilla, llamado el Justiciero, padre de los dos hijos: Enrique y Pedro, citados en la Torre de la Calahorra. Parte de este Alcázar está construido encima del viejo alcázar musulmán; anteriormente fue Residencia del Gobernador romano y aduana de la ciudad. Está muy cerca de la Puerta del Puente y de los Sotos de la Albolafia. Allí, en el río, hay una Albolafia gigante, grandísima. Una albolafia es una noria pero dicho en idioma árabe. El sistema para sacar agua del río es el de todas las norias y esta servía para llevar el agua del Guadalquivir a los palacios, antes el árabe, después al cristiano y regar los hermosos jardines que aún hoy perduran. En este lugar, estuvo Julio César varias veces. Una de ellas cuando la batalla de Munda, el 17 de Marzo del año 45 a. de C., cuando derrotó a los hijos de Pompeyo. Aún perduran en Córdoba unos árboles a los que se les llama “el Plátano de César” en memoria del emperador romano. En este palacio vivieron los Reyes católicos varios años y aquí, 195


en el año 1486, conocieron y tuvieron la primera entrevista con un navegante algo loco y muy iluso, decía la gente, que soñaba con la utopía de llegar a las indias por un camino más corto, estando equivocado afortunadamente en su planteamiento, pues una vez que hizo el viaje en tres carabelas, no llegó a las indias, sino que: ¡Descubrió América! Hacia el Siglo XVI fue sede del Tribunal del Santo Oficio. Cuando este fue suprimido por las Corte Constituyentes de Cádiz en el año 1812, (Viva la “Pepa”, ¿recordáis?), se convirtió en Cárcel civil, después fueron instalaciones militares y en 1955 fue cedido por el Ministerio de Defensa al Ayuntamiento de Córdoba. Posee unos magníficos jardines de inspiración mudéjar con infinidad de fuentes, árboles entre los que se cuentan cipreses, naranjos, limoneros, palmeras, etc. Magnífica la torre del homenaje, cuya foto también os envío junto a un ciprés. Actualmente, en uno de sus salones, el Salón de los Mosaicos, se celebran bodas civiles por los ediles municipales. Uno de mis hijos celebró su boda civil en ese salón. Dejé el viejo Alcázar cristiano y me encaminé, a muy pocos metros hacia: El Monumento a los Amantes o al Amor Os mando alguna foto del mismo. Es un monumento muy sencillo pero que a mí me encanta por la simbología que tiene. Está situado en el Campo de los Santos Mártires, junto a unos baños árabes. Se cuenta que Ibn Zaydun y la princesa Wallada, ambos poetas eran amantes. Se escribían amorosos versos y líricos requiebros. Pero ¡Ay!, nada hay eterno, ni siquiera el amor. Un día Wallada se enamoró de otro hombre y dejó plantado a Ibn Zaydun. Él, desesperado, enloqueció de amor. Su amor, el amor de los dos cuando existió, está simbolizado por dos manos entrelazadas, que se tocan los dedos. Nada más. Unos versos de él y de ella, escritos en árabe y en castellano, están esculpidos en el mármol al pié de sus manos. ¡Ay, qué cerca estuvimos y hoy qué lejos!

Tengo celos de mis ojos, de mí toda,

Nos separó la suerte, y no hay rocío

de ti mismo, de tu tiempo y tu lugar,

que humedezca, resecas de deseo,

Aún grabado tú en mis pupilas,

mis ardientes entrañas; pero en cambio,

Mis celos nunca cesarán…

de llanto mis pupilas se saturan.

Wallada

Ibn Zaydun

196


Este monumento es del año 1971. Con posterioridad observadores/as de anatomía han observado y aseguran que las dos manos entrelazadas son de varones y le llaman y dicen que es un monumento a los homosexuales o a la homosexualidad. Pero ¡Ay!, otra vez ¡ay! Ya lo dijo Platón, Aristóteles, Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Antonio Gala y algún ministro del actual gobierno, (todos homosexuales): ¡Que importa el sexo cuando el amor es puro! A un centenar de metros me encontré con: Las Murallas del Alcázar Árabe Algunas fotos os envío. Apenas si queda algún vestigio de ellas, pero algo hay todavía. Aparte de las murallas, están la Puerta de Almodóvar, la Puerta de Sevilla, los Arcos del Portillo y de Belén y algunas estatuas de cordobeses ilustres como: Rusd-Abú-I-Walid; también llamado Muhammad Ibn Ahmad Ibn Rushd, más conocido en sus círculos familiares e íntimos como; Averroes Este musulmán cordobés ilustre y sabio nace en Córdoba en el año 520 de la hégira o 1126 de la era cristiana. Su padre y su abuelo fueron Cadíes de Córdoba y él lo fue de Sevilla. Destacó de forma notable en muchas disciplinas como: Filosofía, Leyes Islámicas, Matemáticas, Astronomía, Medicina… Fue contemporáneo del también sabio judío Maimónides, coincidiendo en muchos lugares. Ya en su senectud fue desterrado a Lucena, población cercana a Córdoba eminentemente judía, (en aquella época). Yo tengo una tesis doctoral de un, a mi juicio, eminente cordobés, (de momento omito su nombre), que puede que algunos de vosotros le suene el nombre, en el que su tesis la desarrolla en torno a la filosofía religiosa y la sapiencia de Averroes, Santo Tomás de Aquino y Aristóteles. Abandono al ilustre sabio musulmán y por la Torre de Belén, puerta reformada en la muralla árabe, penetro en la judería. Me pierdo por un racimo de callejuelas, arcos, recovecos, estrechez en sus calles, techos en algunas de ellas, olor a pan caliente de una Tahona antigua que aún funciona, paso por la puerta del Museo Taurino, (10 años en obras) y desemboco en la calle de los Judíos; al principio de esta calle, en una plazuela sin salida de no más de 30 metros cuadrados, llamada de Tiberíades, me recibe a la entrada una de las eminencias más célebres que ha parido esta tierra: Maimónides Este ilustre cordobés, judío, rabino, hijo de rabinos, nace en nuestra ciudad el 30 de Marzo de 1135, 9 años después que su paisano el musulmán Averroes. Su nombre judío Moshé ben Maimón o Musa Ibn Maymun en hebreo. Estudioso de los textos bíblicos y talmúdicos, coincidió en el tiempo con los almohades, personajes radicales del islam, muy similares a los de Al Qaeda de ahora, fanáticos ultras que solo entendía de la violencia para aquellos que no profesaran el islamismo. Incluso a los musulmanes si, a su juicio, no eran “buenos 197


creyentes”. Estos fanáticos fueron los que destruyeron la hermosa ciudad de Medina Azahara. Su familia simuló que se convertía a la religión de Mahoma para no ser ejecutados. Médico ilustre, filósofo muy reputado en sus tiempos, basando su filosofía, como su contemporáneo Averroes, en Aristóteles y Santo Tomás. Fue amigo personal de Averroes. Quizás su principal obra fue “La Guía de los perplejos”. Algún día, desde el foro de los QUIJOTES habrá que escribir algo sobre este intelectual cordobés. Sirva como ejemplo, lo que fue su juramento como médico, que muchos galenos de ahora, lo tienen enmarcado como también lo está el Juramento hipocrático:

MAIMÓNIDES.

CARTA A LOS MÉDICOS

El Juramento Médico de Maimónides es reconocido por muchos como lo más cercano al ideal de la profesión médica. En varias universidades del mundo y en todo Israel, los médicos hacen su juramento profesional con este, en reemplazo del tradicional Juramento de Hipócrates: “Ahora me dispongo a cumplir la tarea de mi profesión. Asísteme, Todopoderoso, para que tenga éxito en esta gran empresa. Que siempre me inspire el amor a la ciencia y a sus criaturas. Que en mi afán no se mezcle la ansiedad de dinero y el anhelo de gloria o fama, pues estos son enemigos de la verdad y del amor al hombre, y me podrían también llevar a errar en mi tarea de hacer el bien a mis semejantes. Conserva las fuerzas de mi cuerpo y de mi alma para que siempre y sin desmayo esté dispuesto a auxiliar y asistir al rico y al pobre, al bueno y al malo, al enemigo y al amigo. En el que sufre, hazme ver solamente al hombre. Alumbra mi inteligencia para que perciba lo existente y palpe lo escondido e invisible. Que yo no descienda y entienda mal lo visible y que tampoco me envanezca, porque entonces podría ver lo que en verdad no existe. Haz que mi espíritu esté siempre alerta, que junto a la cama del enfermo ninguna cosa extraña turbe mi atención, que nada me altere durante los trabajos silenciosos. Que mis pacientes confíen en mí y en mi arte; que obedezcan mis prescripciones e indicaciones. Arroja de su lecho a todos los curanderos y la multitud de parientes aconsejadores y sabios enfermos, porque se trata de personas crueles que con su palabrerío anulan los mejores

198


propósitos de la ciencia y a menudo traen la muerte a tus criaturas.

Cuando médicos más inteligentes y sabios quieran aconsejarme, perfeccionarme y enseñarme, haz que mi espíritu les agradezca y obedezca, pero cuando tontos pretenciosos me acusen, haz que el amor fortifique plenamente mi espíritu para que con obstinación sirva a la verdad sin atender a los años, a la gloria y la fama, porque el hacer concesiones traería perjuicio a tus criaturas. Que mi espíritu sea benigno y suave cuando camaradas más viejos, haciendo mérito a su mayor edad, me desplacen y befen, ofendiéndome, me hagan mejor. Haz que también esto se convierta en mi beneficio, para que conozca algo que no sé, pero que no me hiera su engreimiento: son viejos y la vejez no es un freno para las pasiones. Hazme humilde en todo, pero no en el gran arte. No dejes despertar en mí el pensamiento de que ya sé lo suficiente, sino dame fuerza, tiempo y voluntad para ensanchar siempre mis conocimientos y adquirir otros nuevos. La ciencia es grande y la inteligencia del hombre cada vez cava más hondo”. Esto escrito en el Siglo XII. Estuvo viviendo-desterrado 5 años en Fez, la hermosa ciudad de Marruecos. Muere Maimónides, huyendo de la intolerancia islamista de los almohades en el Cairo el 13 de Diciembre de 1204. Años después sus restos fueron trasladados a la ciudad de Tiberíades. Dije adiós a Maimónides, pasando, a escasos metros de su estatua, por la puerta de la sinagoga. Finalizó mi trayecto de la calle los Judíos. Ya a punto de terminar la mañana, encamino mis pasos hacia la Puerta de Almodóvar, en donde me tropiezo con otro cordobés ilustre, que sus coetáneos le llamaban Lucius Anneus, más conocido por: Séneca Este prócer nace también en esta vieja ciudad el año 4 a. de C. Fue llamado Séneca el Joven, para no confundirlo con su ilustre progenitor y magnífico en el arte de la oratoria Marco Anneo Séneca, casi contemporáneo de Marco Tulio Cicerón. Fue nombrado Tutor y Consejero del Emperador Nerón, (por lo que se ve, poca carrera hizo con él). Es tío carnal del gran poeta latino y cordobés Lucano, hijo de su hermano Mela. Destacó, entre otras disciplinas, en las leyes, en la filosofía y en la oratoria. Cayó en desgracia del emperador y por un quítame allá unos consejos, fue condenado a muerte. Según la costumbre y la ley de la época, cuando a un noble se le comunicaba la sentencia de muerte dictada por el emperador, el noble no debía esperar a que lo ajusticiaran, sino que él, Ipso facto, debería suicidarse. Consultó con un amigo suyo llamado Burro, (esto es cierto), se metió en la bañera y se cortó las venas de los pies y de las manos, pero la Parca 199


tardaba en llegar. Le rogó a Burro que había que aligerar la muerte, pues el emperador se podía poner nervioso y este le dio el veneno que estaba de moda en aquellos tiempos para las cuestiones de suicidio: Cicuta. Así y todo la muerte era remisa en cumplir su cometido; pero al final Lucio Anneus Séneca entregó su alma a Júpiter y marchó para el Olimpo en donde nos espera a todos nosotros, en donde, sin duda, nos reuniremos con él. Estaba en: La Puerta de Almodóvar Fotografía que también os adjunto. Espero que os haya gustado el reportaje. Entiendo que 10 páginas son muchas páginas para la escasez de tiempo que tenemos, pero no se puede resumir un paseo por el Guadalquivir y por el casco antiguo de Córdoba y despacharlo con 4 líneas. Algunos no habrán llegado al final y lo entiendo; los que sí han llegado, espero que vengan por Córdoba y visiten todos estos sitios que tenemos por aquí. Merece la pena. Un abrazo. Desde el Califato de Córdoba Plácido Pascual Avilés. Vale. Córdoba Enero de 2010

Algunos Comentarios a mi trabajo sobre la riada y el casco histórico DE PACO MORENO DONCEL Plácido: Nada más quejarme de la no recepción, oí un ruido como de una gran riada y abrí el correo. Mi sorpresa fue grande cuando comencé a ver un río riendo, eso sí con aguas sucias. Me dije: ¿quién habrá puesto tanta agua en ese río? Porque yo no me río de que el río ría con agua, pero ¡hombre! que lo haga con agua limpia.

Bueno que sí, que han llegado tus siete envíos, y además dobles. Se ve que el río se ha desquitado de esa sequera de que te quejabas allá por noviembre.

Luego me he leído toda tu historia de Córdoba, tan Córdoba ella, tan histórica, que una vez fuera la ciudad más grande ¿del mundo? (algo me suena). Al menos en el Califato, con Abderramán I, con los Omeyas, sí que lo fue al menos de la España de entonces. Muy interesante, digo, todo lo que cuentas, que sirve para refrescarnos la memoria. Lo he leído de prisa, claro, que el tiempo apremia. Lo 200


guardo para cuando tenga más tiempo volver al asunto. Me has dado datos interesantes, alguno contradictorio con mis anteriores conocimientos. Me refiero a la muerte de Séneca (se le atribuye una frase que repito yo con cierta frecuencia: "Mucho la casualidad puede en nuestra vida, porque vivimos por casualidad"), que según dices fue condenado por el mismo Nerón. Yo tenía entendido que no había sido así, sino que fue el mismo Séneca, que no estaba de acuerdo con el Nerón en no sé qué quien se quito la vida. Y que Nerón, cuando le dieron cuenta de que Séneca se había suicidado, exclamó: "¡¿Cómo, se ha suicidado sin mi permiso?!". He echado en falta el que traigas a Lucano y a Ibn Zaydum (con la historia amorosa que narras tan bien), pero te hayas olvidado de Juan de Mena y de Góngora. Bueno, ya sé que hay muchos más poetas famosos de esa tierra. Ya hablamos/escribimos algo sobre Antonio Fernández Grilo, que tiene ese poema que me gusta y aprendí de memoria: A la ermita de la Sierra de Córdoba (o algo así). En resumen, que has hecho un verdadero trabajo reporteril, aprovechando que el Uad Al Kabir (aunque sí hay ese fonema y por eso se puede transcribir como Kebir, en árabe no existe la "e" gráfica: sólo hay tres vocales: a, i, u) se llenó de agua gracias a Deméter (dios de la lluvia en la mitología romana, ya que nos has hablado de Júpiter). En resumen, un 10 en trabajo; un 12 en fotografía; un 10 en redacción. Un 20 en voluntad y ganas de comunicarte. Y sigue así, como diría el profesor que te anima al estudio. Por cierto ¿la joven y los nenes que aparecen en una de las fotos son tus hija-nietos?). Muy guapos y despiertos se ven todos. Un abrazo. Paco. (Es Paco Moreno Doncel)

DE MIGUEL SEGUI COMAS

Amigo Placido me ha gustado el reportaje fotográfico sobre la crecida del rio a su paso por Córdoba, ya teníamos conocimiento a través de las noticias de la tele, el tuyo, qué duda cabe es más completo, si alguna pega tuviera que ponerle seria que al pie de alguna diapositiva le hubieras puesto el nombre para que luego al leer el documento identificáramos la foto correspondiente, de todas formas te felicito. ¿Los niños que salen en una de las diapositivas son tus nietos? Aparte, ¿conoces a Ildefonso Falcones? Solo ha escrito dos novelas (que yo 201


sepa), la primera "La catedral del Mar" una iglesia que existe en Barcelona y la segunda "La mano de Fátima", en esta última relata un trozo de la historia de Córdoba novelada durante los reinados de Felipe II y Felipe III, si no la has leído te la recomiendo. Un abrazo y felicidades. (Es Miquel Seguí Comas).

DE PACO RAMÍREZ Amigo Plácido: Acabo de leer por segunda vez tu trabajo-reportaje "Algo de Córdoba". Tú dirás porqué lo he leído dos veces. Por dos razones de peso. Una porque como mis neuronas andan algo deterioradas, para enterarme bien de lo que leo, debo repe, y la otra muy principal es que me ha encantado tu trabajo por lo ameno que me ha resultado su lectura y por abundancia de datos históricos que relatas. A mí la historia me gusta muy especialmente, por eso me he deleitado leyendo todo lo que en dicho trabajo expones sobre el Puente Romano, Torre de la Calahorra, Vía Augusta, Alcázar de los Reyes Cristianos, Monumento a los Amantes o al Amor, La Mezquita etc. Sin olvidar a personajes como Averroes y Maimónides y otros. Sabía que la Patrona de Córdoba es Nuestra Señora del Fuensanta pero no que San Acisclo y Santa Victoria son copatronos. También he recordado aquello que aprendimos de niño en la modesta escuela del pueblo. Me refiero a la "bronca" que tuvieron los hermanos Enrique de Trastámara y su hermano Pedro el Cruel y que termino con la muerte de éste gracias a los "servicios" del franchuti. Lo escrito junto con las fotos que envías, lo considero un magnífico y espléndido reportaje que guardo en su correspondiente carpeta para cuando me apetezca poder darle otro "repaso" y recordar los datos históricos de Córdoba y algunos de sus personajes que bien pasaron por allí a través de los tiempos o residieron en esta bella ciudad, dejando huellas que quedaran para siempre marcadas para conocimiento de todo aquel que lo desee. Mi felicitación más sincera. Paco Ramírez. DE JACINTO RUIZ MORILLA

Aunque con cierta tardanza, por fin he podido disfrutar, sin interrupción, de la lectura de los diez interesantes folios que constituyen tu erudito artículo que, bajo el modesto título "ALGO DE CÓRDOBA”, nos has hecho llegar, con el importante complemento de 43 fotografías. 202


Está claro que la excepcional riada te ha -os ha- debido provocar un gran impacto a todos los cordobeses, si bien tú has decidido, con buen criterio, inmortalizar el hecho, haciendo del agua del río el objeto principal de tu cámara, pues si no recuerdo mal, salvo una en que hay tres o cuatro niños, la mayoría de ellas tratan de captar el agua. El artículo es muy largo, seguramente no tanto como hubiera necesitado explicar, siquiera someramente, tan larga historia; no obstante voy a hacer mención especial de tres cosas que me han sorprendido pues no sabía de su existencia: la primera es descubrir a los copatronos Acisclo y Victoria, de los que nunca había oído una sola palabra; la segunda es el nombre del parque natural "Los Sotos de la Albolafia", pues si bien conocía la existencia de tal parque, -siempre que he tenido la ocasión me he parado a disfrutar de la inmensa y gozosa algarabía de tantos miles de aves como suelen hallarse en la arboleda- no sabía que tuviera ese nombre; la tercera sorpresa es el monumento a los "Amantes o al Amor", con sus dos bellísimos poemas. En fin, un éxito más por el que te felicito, sinceramente, y, sobre todo, lo que es mucho más importante, el que hayas efectuado un excelente trabajo que te dignifica y honra. Un fuerte abrazo. J.R. (De Jacinto Ruiz Morilla).

203


DOCUMENTOS GRテ:ICOS DEL RIO Y DEL CASCO ANTIGUO

Riada 2009-2010.

Puente de Miraflores

La soledad del テ。rbol.

Antiguo molino de aceite.

El paseo anegado

La Torre de la Calahorra rodeada de agua. Una Isla en el Guadalquivir.

204


La gente observa la riada. 40 aĂąos sin ver este espectĂĄculo.

Puente de S. Rafael, aguas abajo.

El pasmo de mis nietos.

Prohibido el paso por riada.

Torre de la Calahorra

205


Acisclo y Victoria Patronos de

S. Rafael, Custodio de

Córdoba.

La Ciudad

La Puerta del Puente. Época de Felipe II.

El Puente de Miraflores y 4 nietos.

Puente Romano. Siglo I d. de C.

400 metros de Puente.

206


Vestigios de la Vía Augusta, siglo I d. de C. y fachada de la S.I. Catedral mirando a Oriente.

Al Custodio de Córdoba, S. Rafael

y

Monumento a los Amantes Poetas Ibn Zaydun y Wallada

Torre del Homenaje del Alcázar.

Averroes. Musulmán nacido en Córdoba. Médico, filósofo, escritor…

207


Muralla del Alcázar musulmán y Hotel La Amistad dentro de la Muralla

Séneca: Hijo de Córdoba.

Base del monumento a S. Rafael.

Puerta de Almodóvar

Estanque del Alcázar musulmán.

208


El Puente casi tragado por las aguas.

La belleza de la mujer…

Al fondo la Mezquita-Catedral

…la furia del río

Soto de la Albolafia.

… y la puesta de sol.

Aguas turbulentas

209


Reserva natural del Soto de la Albolafia y

Puente Romano.

Paseando por el Puente Romano contemplando el espectáculo fluvial.

Moshé ben Maimóm. (Maimónides). Intelectual judío cordobés. Plazuela de Tiberíades.

El autor casi al borde del abismo

210


PASEOS MATINALES POR CÓRDOBA EL BROTE VERDE Ya apuntan y se ven brotes verdes En la economía española. (Elena Salgado. Ministra de la Cosa Económica). (Verano de 2009)

Tengo la sana costumbre de levantarme temprano y a las 7 de la mañana, noche cerrada todavía en otoño, ya estoy fuera de mi domicilio andando a buen ritmo, recorriendo las calles de mi ciudad, Córdoba. A esas horas empieza el bullicio de las gentes que van animando con su presencia las aceras de las calles que voy recorriendo; los mendigos aún se encuentran durmiendo en los soportales cerrados de los Bancos, los borrachos y los jóvenes regresan a sus casas, sobre todo si son días de fin de semana y el tráfico automovilístico empieza a ser insoportable. Tengo diversos recorridos, pero os contaré el último, con un caso que viví en primera persona. Salí de casa dirigiéndome hacia el Rio Guadalquivir. La temperatura no fresca todavía, 18º centígrados. Después de 2 Km. llegué a la margen izquierda del río, cuando ya el alba empezaba a despuntar. Me encanta hacer parte del recorrido por un paseo cubierto de hormigón y sembrado de tarajes, mimosas y otros arbustos. El agua a 20 metros a mi derecha. Solo me encuentro en este lugar con otros “caminantes” como yo, algunos con un perro. Este lugar cordobés es muy propicio para que en los atardeceres otoñales y primaverales, las parejas de enamorados se relaten sus cuitas viendo y oyendo discurrir las aguas fluviales del otrora Gran Rió, que eso significa Guadalquivir. Pasé por encima del Puente del Arenal, donde ubican la Feria de Mayo cordobesa de Nuestra Señora de la Salud y sin disminuir el ritmo, me fui acercando al Puente de Miraflores, frente a La Cruz del Rastro, en donde bajé a la ribera del río, pasando por debajo de su único arco. (Por cierto, la arquitectura del puente de Miraflores y su diseño es asqueroso, sirva como “homenaje” crítico a nuestros políticos municipales, responsables a la postre de su elección); continuando la marcha por su orilla hacia el Puente Romano, soberbia muestra de la arquitectura de su época. El río que llevaba esta vez bastante agua, como consecuencia de las últimas lluvias caídas, cubría los 16 arcos del puente. Pasé por el último a la izquierda, por encima de una pasarela de madera, llegando al Soto de la Albolafia, declarado “zona de protección natural”. Un bello bosque de árboles, tarajes, juncales… en donde viven y anidan multitud de aves y conejos. Todavía quedan empotrados en el río, antiguos molinos de aceite, ya sin utilidad por el avance imparable de la técnica moderna. Solo uno, el Molino de Martos, está dedicado a un fin: El Museo del Agua. A su lado está la capilla de los Santos Mártires, en donde según la tradición cristiana, fueron

211


martirizados en época romana los santos copatronos de Córdoba: S. Acisclo y Santa Victoria. Aguas abajo, en la margen derecha, aún “vive” la Albolafia, una enorme noria árabe que entre otros cometidos tenía el de subir el agua al Alcázar de los Reyes Cristianos, situado en un nivel superior y a muy escasos metros del Guadalquivir. Por cierto el ruido que hacia la albolafia, molestaba de tal manera a la reina Católica Isabel, no dejándola dormir, que prohibió que se subiese el agua de tal guisa, haciéndolo los criados, para que sus hermosos jardines, que aun hoy existen, no se secaran. El calor proverbial de Córdoba se remonta a la época en la que Dios creó el Sol. Eso forma parte de la cultura que se estudia hoy en los colegios cordobeses, en la asignatura “Educación para la ciudadanía”; solo que suprimen a Dios como creador del sol y explican que este se creó, debido a una conjunción planetaria, por las fuerzas progresistas de la época. Subí por arriba y crucé el rio por el Puente Romano. Construido en el Siglo I d. de C. durante la dominación romana. Su longitud es de 331 m. Remodelado recientemente por la Junta de Andalucía, más parece un monumento postmoderno que una joya arquitectónica de épocas pasadas. Es de un cursi que da grima. En la mitad del puente, en la margen izquierda, una urna de cristal recuerda a los santos copatronos de Córdoba: Acisclo y Victoria y enfrente una estatua del Triunfo de S. Rafael, Custodio de la ciudad. Por este último motivo, gran parte de cordobeses, ellos y ellas, llevan el nombre del copatrón de Córdoba: El del Arcángel S. Rafael. Al llegar a la otra orilla, una de las obras, las interminables y multitudinarias obras del Plan “E” que colapsan todas las ciudades y pueblos de España, me estaba esperando La Puerta del Puente, erróneamente llamada Arco del Triunfo. Monumento construido en 1572 por el arquitecto Hernán Ruiz. (Aquella Puerta era la entrada a la ciudad, en donde se pagaba el fielato). Habían excavado unos dos metros bajo el nivel actual y se podían ver las piedras que empedraban la antigua calzada romana. Se puede contemplar por donde iban exactamente los carros, las caballerías y las personas con dirección a “todos los caminos conducen a Roma”. Esta era la Vía Augusta, que unía Gades, (Cádiz), con Roma, construida en el siglo I a. de C. El sol ya estaba fuera. Había amanecido. Proseguí mi andadura en dirección a la Judería. Rodeé la Mezquita Catedral por la Puerta de Almanzor, pasando por la principal, llamada puerta del Perdón, puerta de los Deanes y Postigo de la Leche; y me encaminé a través de las callejuelas de la judería, a la calle de los Judíos. Pasé por delante de la estatua del médico y filósofo judío Maimónides, que me miraba con ojos somnolientos. Daba entrada a la calle que rememora al otrora pueblo y civilización judaica que habitaron Córdoba durante siglos. Y allí ocurrió. En una calle enjalbegada de blanco, entre la Sinagoga judía y las Bodegas Guzmán; en la intercesión de la pared y el suelo observé una hierba verde, de unos 10 centímetros de altura. Verde, enhiesta, mirando al cielo, con unas minúsculas gotas de rocío en sus verdes y diminutas hojas. No pude reprimir mi emoción: 212


-¡Aquí hay un brote verde!, dije en voz alta. Una mujer, que venía en sentido contrario, se quedó mirándome sorprendida de que, yo, que iba solo, hablara en voz alta. -¿Cómo, que dice? La miré, tenía unos 50 años y venía con una bolsa de ropa. Lo repetí: -Señora, mire aquí en este lugar ese brote verde. Es el brote verde de la economía. ¡Se acabó la crisis! Me miró con ojos incrédulos, pero aceptó la verdad cuando vio la verde mata. -¡Es cierto, es cierto!, gritó más que habló; y ha salido en mi calle, yo vivo aquí, en esa casa. El repunte de la crisis ha empezado en mi barrio; y mi marido está en el paro. ¡Manolo, Manolo!, gritó más que habló. ¡¡Manolo!!. Unos segundos después desde el balcón de la casa contigua, asomó la figura de un hombre despeinado en calzoncillos y camiseta. ¿Pero qué pasa María, que son esas voces? -El brote verde, el brote verde, gritó. -¿Es posible?, indagó el marido, -bajo a verlo inmediatamente, que yo los conozco bien. Llamaré a Paco. ¡Paco, Paco!, chilló. Al momento otro semidormido vecino, asomó al balcón de enfrente. Las voces despertaron a más vecinos y en un pis pás se juntaron alrededor del brote verde, más de 30 personas. Todos querían ver el milagro económico que había brotado en su calle, - Que sí, que sí, que lo ha visto ese señor, me señalaban a mí. – Habría que llamar a la prensa y a la T. V. -Esto sí que es noticia, decía otra. -Ya mismo estamos trabajando, Paco, comentaba Manuel. -Ya era hora, que llevamos más de un año en el paro. -Señora, decía otro vecino, sujete al niño que se carga el brote verde y nos fastidia el invento, dijo señalando a un inquieto mozalbete de unos diez años. -¿Y cómo es que no ha nacido en un bosque, jardín, en la sierra o en algún parque natural, preguntó Paco? A lo que le contestó su vecino Manuel: -Si es que no lees los periódicos, ni ves Canal Sur, Paco. Los brotes verdes de la economía nacen en suelo urbano, en las calles de las ciudades. De esta forma impregnan el ambiente con su aroma y se crean los puestos de trabajo. –Venga ya, Manolo, dijo Paco. ¿Pero quién puede decir semejante disparate? -¿Disparate? Eso se lo dices a Manuel Chaves que es quien lo ha dicho y es Vicepresidente 3º del Gobierno P. D. C. (Para Decir Cosas). –Ah, bueno. Si lo ha dicho Chaves, aceptó Paco, nada más hay que hablar. Aquella flor de la suerte había nacido entre tres grandes figuras cordobesas que estaban en un radio de acción de menos de 300 metros. Las estatuas de Séneca, Averroes y Maimónides no distaban de aquel lugar la distancia dicha. ¿Habrían influido algo aquellos egregios cordobeses para esta suerte?

213


La estrechez de la calle impedía a todos los vecinos allí reunidos ver la mata y todos querían estar lo más cerca posible de ella. Podía ser la fortuna. Se formaron corrillos y se comentaba que por fin la crisis había terminado. La Ministra llevaba razón. Los brotes verdes estarían saliendo por toda España, indicando el signo de la prosperidad. –A ver si por fin se coloca mi hijo,- exclamó otro vecino-, que lleva con la carrera terminada unos cuantos años y no está ni en el paro. Bendito gobierno, que ha sabido plantar las semillas para que broten estos símbolos de riqueza. El optimismo y la esperanza, se marcaba en todos los rostros de aquellos cordobeses/as. Yo ya me disponía a marcharme, contento de haber descubierto el brote verde. Oí decir a una vecina: -Hay que regarlo y ponerle una rejilla para que no lo pisen y los perros no se hagan pis encima y lo sequen. –De eso me encargo yo, contestó otra. Una voz fuerte y potente se oyó: -Paso, paso, quiero verla. Era Rafael, jardinero de algunos jardines municipales. -Dejadle paso, que Rafael entiende mucho de plantas. Rafael era un tipo delgado, cejijunto, el pelo rubiáceo y enjuto de carnes. No sobrepasaba los 40 años. Tenía un bigote fino que le cubría todo el labio superior y una perilla tipo Lenin que le daba un aspecto cruel. –Paso, Paso, quiero verlo. Rafael, bajito de estatura, 1,50 m. entró dentro del corro de gente que ya sobrepasaban las 50 personas. Miró el brote con ojos agudos y mirada perspicaz. Se acercó, se retiró, miró la planta con ojo clínico, puso su mano en la barbilla retorciéndose ora el bigote, ora la perilla. Se acercó más, la olió pegando la nariz a sus hojas. Cogiéndolas con la punta de los dedos y agitándolas casi se las metió en los orificios nasales. Todos estaban en silencio. Esperaban el dictamen del experto; y el examen del experto llegó con un exabrupto: ¡¡Joder, que es una ortiga!! ¡¡Que me he pinchado!! Que brote verde, ni brote verde. Esto es una puñetera ortiga. Y sin más explicaciones, rojo de ira por el pinchazo recibido de la planta, la arrancó, la partió, echándola al suelo, pisándola y restregándola por el pavimento. Tenía la nariz roja como un pimiento rojo. -Pero que genio tiene el jardinero, rezongó una vecina. –Y eso que tiene el nombre del Arcángel, le respondió otra. La desilusión se reflejó en todos nuestros rostros. Las esperanzas se vieron truncadas por el dictamen desilusionante de un aprendiz de jardinero. Los rostros se entristecieron y poco a poco se fueron retirando a sus domicilios. Pasada ya la hora de mi andadura, regresé a casa, cabizbajo y pesaroso de saber que la ilusión que yo había transmitido a unos vecinos de Córdoba, se había convertido en una quimera rota por una verdad jardinera. La próxima vez que viera una planta, me fijaría bien

214


de qué familia era, a qué grupo pertenecía y sobre todo cerraría la boca para no crear falsas expectativas. Eludiendo zanjas, saltando socavones, rodeando alambradas, llenándome de polvo las botas deportivas y tropezando de vez en cuando con material de construcción tirado por doquier, atajé por callejuelas maldiciendo el Plan “E” y llegué a casa. Me duché para aclararme el cuerpo y la mente; y no conté a nadie lo que había pasado, aunque ganas me daban de mandarle una copia de este escrito a la Excmª Srª Ministra de las Cosas Económicas sobre los brotes verdes. Llevo pensando varios días y, después de mi experiencia profética, he tomado una seria decisión: Mañana mismo solicitaré mi ingreso en la Asociación Internacional M.S.F. (Majaderos Sin Fronteras). Méritos sobrados tengo. Seguro que me admitirán. Se escribió esta verdadera historia, el día 5 de Octubre de 2009. (Festividad de S. Plácido).

215


Este año se renovó el Consejo de Vigilancia del Grupo Internauta LOS QUIJOTES, del que yo formaba parte. Hice mi campaña electoral pero a la contra. Este es el escrito que le mandé a mis potenciales electores, compañeros y sin embargo amigos.

PROPAGANDA ELECTORAL

A los queridos Quijotes: ya habréis recibido la carta con las instrucciones para la votación de los futuros componentes del Consejo de Vigilancia, (C. de V.). Como es mi natural comportamiento, os haré mi propaganda electoral. Después de este año de singladura por los procelosos caminos de la Inter náutica con dimes y diretes, más diretes que dimes, ha llegado la hora de dejar paso a la sangre joven, que traen ansias y proyectos nuevos que potenciarán la salud del grupo. Es bueno que yo me retire a mis aposentos de invierno en donde me esperan arduas tareas de proyectos personales, no pudiendo dedicar alguno de mi tiempo al Consejo, que sí a los Quijotes, en donde seguiré participando con escritos nuevos que tengo en el caletre. Permitidme que, delante de todos los componentes del grupo, agradezca a Jacinto la inestimable labor que ha realizado a lo largo de todo este año. Así mismo a Fernando Gª Muñiz, el tiempo que estuvo como componente del Consejo, que fue mucho y dedicado a todos. Como durante este año, la comunicación ha sido extensa, entretenida, amena, pero también, a veces, farragosa y con brotes eléctricos que han podido quemar más de una amistad o deteriorar la confianza y el respeto que nunca debió faltar, posiblemente por mi culpa, pido disculpas y perdón si en algún momento sobrepasé la raya de lo permisible, que seguro que si lo hice. Puedo decir que he disfrutado leyendo, viendo y escribiendo los mensajes que hemos intercambiado a lo largo de todos estos cientos de días. Intentaré seguir colaborando hasta donde mis conocimientos me lo permitan. Y por último mi propaganda electoral: En contra de los principios que rigen el comportamiento de todos aquellos que están en un grupo y entran dentro de las posibilidades de ser elegidos, pidiendo vuestro voto, yo os ruego que no me votéis. Quizás sea una petulancia por mi parte pensar que alguien lo iba a hacer, pero por si las moscas, agradezco a los que tuvieren, si los hubiera, intención de votarme. Repito que otros menesteres van a ocupar mi tiempo y parte de mis neuronas. Deseemos lo mejor para los componentes del nuevo C. de V. y que el Grupo LOS QUIJOTES, siga funcionando con nuevos bríos. Es Gracia que espero alcanzar del recto proceder de vuestras señorías y que los cielos y Dios Nuestro Señor, como cristianos viejos que sois, os concedan la sabiduría de Sancho en su mandato, cuando fue Gobernador de la Ínsula Barataria y el brío de nuestro señor D. 216


Quijote, al que no le arredraron aquellos gigantones de los llanos de la Mancha, por más que los muy felones tuvieran la apariencia de Molinos de Viento. Desde el vetusto pero firme Califato de Córdoba, os envío a todos, a los que me lean y a los que no, un fuerte abrazo. Plácido.

LECTURA CONTINUADA DEL QUIJOTE

Hoy día 23 de Abril de 2010, un año más, como tantos otros, he asistido y participado de la lectura continuada del Quijote. Este acontecimiento cultural lo tiene programado la Casa Regional de Castilla-La Mancha en Córdoba, desde hace bastantes años y yo llevo no sé cuantos participando. Lo hice en mi doble condición de lector del Quijote y admirador de Cervantes y como representante de nuestro grupo los QUIJOTES. El acto se desarrolla en el I.E.S., que se halla ubicado en el centro neurálgico de la ciudad califal y lleva el nombre de uno de los personajes más ilustres nacidos en ella: Luis de Góngora. A diferencia de otros años, que el acto era en el Paraninfo del Instituto, por estar de obras, se celebra en la capilla del mismo. Es un marco incomparable que hubiera agradecido D. Miguel de Cervantes. Una joya del barroco fue mudo testigo de lo que se está desgranando todavía: La lectura continuada de una de las obras cumbres de la literatura universal. He coincidido otros años con multitud de personas en la lectura. Con las autoridades municipales y provinciales; con personajes notables por su cultura nacidos o residentes en Córdoba; con ciudadanos que simplemente querían conmemorar el aniversario de la muerte de aquel ilustre soldado que alcanzó la gloria en la batalla contra el turco en Lepanto, perdiendo su mano izquierda; con alumnos de colegios a los que sus maestros les iniciaban en la lectura con una de las joyas de nuestra literatura. Pero este año han coincidido dos hechos que me han llenado de satisfacción, causando en mí una emoción indescriptible: 1º.- Mis predecesores en la lectura, han sido unos alumnos, chicos y chicas, de entre 17 y 25 años. El nombre de su colegio <Virgen de la Esperanza>. Todos ellos afectados por el Síndrome de Dow. 217


Algunos leían de forma correcta y perfectamente inteligible. Otros, con la dificultad del lenguaje, apenas inteligible. Todos sintiéndose protagonistas de un acto, en un local, en este caso la magnífica capilla repleta de público. Cuando el último de los lectores concluyó su lectura, un cerrado aplauso premió el esfuerzo de todos los alumnos. El relevo, que era yo, subió al estrado y disfruté releyendo lo que tantas veces ya había leído. Este era el hecho: 2º.- Por un azar del destino, me correspondió leer un fragmento del Capítulo XXXVIII de la primera parte: El discurso que el Ingenioso Hidalgo pronunció ante su auditorio llamado De las Armas y de la Letras. Inicié la lectura << que trata del curioso discurso que hizo D. Quijote de las Armas y de las Letras>> D. Quijote, después de describir la pobreza del estudiante, prosigue hablando delante de tan principal y selecto auditorio que eran: La señora Micomicoma que estaba sentada a su lado, pues él era su guardador, a continuación Luscinda y Zoraida, enfrente D. Fernando y Cardenio, luego el Cautivo y los demás caballeros; y al lado de la señora el cura y el barbero. Describe la pobreza del soldado y <<la miseria de su paga que viene tarde o nunca, y su cama jamás pecará de estrecha, pues bien puede medir en la tierra los pies que quiera, pues terreno le sobra >>. (Quiere decir que dormía en el suelo). Compara a los soldados con los letrados, pues <<aunque es mayor el trabajo del soldado, es menor el premio>>; y comenta la <<preeminencia de las armas contra las letras>> y aquí la famosa cita que tantas veces se le ha aplicado a la Infantería española: <<y lo que más es de admirar: que apenas uno ha caído donde no se podrá levantar hasta el fin del mundo, cuando otro ocupa su mismo lugar… y si este cae otro y otro le sucede sin dar tiempo al tiempo de sus muertes, -comentando con ira el ingenioso hidalgo que- el inventor de estos funestos endemoniados instrumentos de la artillería, estarán quemándose en el infierno >>. Muchas más cosas dijo D. Quijote alabando la vida del soldado y magnificando su oficio, en lo que todos estuvieron de acuerdo; también el cura, que aunque persona de letras, admitía la preponderancia de las armas; lamentando todos los asistentes la gran pena de que un hombre tan lúcido en el razonar, hubiese perdido el seso por los malditos libros de caballería. Esta fue mi lectura continuada del Quijote este año de gracia de 2010. Pero no acaba aquí mi aventura de este día en el que conmemoramos el año 394 de su fallecimiento. Al regresar a casa, satisfecho con el deber cumplido, oí en un informativo cualquiera de 218


una emisora ignorada, que un intelectualoide catalán, de cuyo nombre no quiero acordarme, (seguro que sus padres son de Murcia o de Jaén), manifiesta que D. Miguel de Cervantes y Saavedra, príncipe de los ingenios y de las letras españolas, había nacido en Cataluña; que el Quijote, su primera versión e impresión, se hizo en catalán, pero que esta se perdió. (Seguro que la mandó quemar Franco). Añadía que Cervantes era republicano. (Si, sería de Esquerra Republicana). Vamos a ver: Cervantes podía haber nacido en Cataluña perfectamente como tantos españoles ilustres han nacido en esa región española. El Quijote podía haberse editado en catalán como tantas obras magníficas se han escrito y editado en ese idioma. El Caballero de la Mancha podía haber iniciado sus aventuras saliendo desde Santa Coloma de Gramanet, o cualquier pueblo del Ampurdán, pero lo hizo desde La Mancha, desde “un lugar de cuyo nombre…” Pero por lo que me chirrían los goznes del cerebro es por la mentira. Que un imbécil “desislustrado” quiera cambiar la cuna del nacimiento de un escritor español, no por datos históricos que avalen este hecho, sino por el odio que hacia España siente y trate de robar la gloria de su lugar de nacencia, Alcalá de Henares y trasladarla a “su país” con el solo objetivo de hacer daño, es que resulta de una pedantería sin igual y de un desconocimiento supino de la historia. En cuanto al republicanismo de D. Miguel, pues que queréis que os diga, queridos Quijotes. Su inmortal obra está dedicada al Duque de Béjar, que además era Marqués de Gibraleón, Conde de Banálcazar y Bañares, Vizconde de la Puebla de Alcocer, Señor de las Villas de Capilla, Curiel y Burguillos… y poco antes de morir escribía una epístola a Pedro Fernández de Castro y Andrade, VII Conde de Lemos, diciéndole que se moría, con aquellos versos suyos: Puesto ya el pié en el estribo- con las ansias de la muerte- gran señor, esta te escribo. Su relación con la nobleza no denota mucho republicanismo. Pusieron la foto de este “genio” de pantalla, mientras el locutor comentaba informativa. No me pude reprimir: ¡¡Vete dirigiéndome al televisor. Y cambié de canal dibujos animados y reírme un rato.

la investigación en la la primicia histórica a la mierda!! dije, para ver una serie de

Lo que escribo en el Califato de Córdoba el 23 de Abril de 2010.

219


LA LEGION ESPAÑOLA O TERCIO DE EXTRANJEROS

Reprobación y desprecio por estos dos “impresenta bles” de nombres Rivas y Monje de la “memoria histérica”, que demuestran su calaña y catadura

moral con esa estúpida sonrisa y ese recochineo innecesario.

220


Enhorabuena y felicitaciones a los legionarios coruñeses por su silencio en el dolor, respetando con disciplina las decisiones de las autoridades locales y nacionales, por injustas que les parezcan, y acudiendo a los tribunales de justicia con sus legítimas denuncias; todo un ejemplo de civismo, ponderación y modales. Inexplicable silencio militar, mientras solo se oyó la voz del director del Museo Militar de La Coruña a favor del fundador de la Legión. Vergüenza para todos los coruñeses que no han sabido respetar las decisiones de sus antepasados y han consentido con su silencio que se retire la estatua de un hijo predilecto de la ciudad por aclamación popular en el año 1922.

Gratitud emocionada de la Asociación de amigos del Museo Militar de La Coruña (Manuel Arenas) y de la Asociación de antiguos Legionarios de La Coruña (Vicente Fernández Riera), por el apoyo y el calor recibido desde muchos puntos de España.

La retirada del emblema de la simbología franquista en la ciudad El Museo Militar se ofrece para guardar la figura del fundador de la Legión El alcalde, que apostó por devolver el monumento a los militares, nunca se puso en contacto con el director del centro de la plaza de Carlos I para buscar una solución La estatua de Millán Astray ya no está en la plaza que lleva su nombre, pero los militares no se olvidan del fundador de la Legión. El director del Museo Militar, José Navas, asegura que estaría “encantado” si el Ayuntamiento decide cederles la figura de bronce, tal y como llegó a proponer el alcalde. El colectivo que agrupa a los antiguos legionarios de A Coruña lamenta la

221


retirada del monumento y su traslado a una nave de A Grela, por lo que emprenderá acciones legales contra el Concello RUBÉN GARCÍA / PABLO LÓPEZ | A CORUÑA. La retirada de la estatua de Millán Astray y la decisión del Ayuntamiento de cumplir la legislación estatal encaminada a la supresión de la simbología franquista no cuenta con el aplauso de todo el mundo. La Asociación de Veteranos de la Legión anunció ayer que la desaparición de la figura no caerá en saco roto y presentará un recurso contencioso-administrativo con el único objetivo de que la Justicia declare ilegal los acuerdos aprobados en pleno por PSOE y BNG para la eliminación de cualquier elemento vinculado con la dictadura y la represión. ¿Pero qué pasará ahora con la efigie del fundador de la Legión? Por el momento, está guardada en los talleres municipales de A Grela, pero el director del Museo Militar, el coronel José Navas Ramírez-Cruzado, se ha ofrecido para recibirla con los brazos abiertos en sus instalaciones de la plaza Carlos I, en la Ciudad Vieja. “¡Cómo no, estaríamos encantados! Se trata de un militar de prestigio y fundador de la Legión”, afirmó ayer José Navas. El alcalde, Javier Losada, fue el primero en proponer el Museo Militar como nuevo emplazamiento para la estatua de Millán Astray. Sin embargo, el Ayuntamiento ni siquiera se puso en contacto con los militares y todavía ayer el concejal de Rehabilitación, el nacionalista Mario López Rico, admitió que no sabe qué va a pasar con la figura de bronce. El coronel Navas matizó que ningún representante municipal se ha puesto en contacto para formalizar la propuesta que en su día lanzó el alcalde sin consultar antes con el Museo Militar. El director dejó claro que, con su ofrecimiento, no pretende inmiscuirse en los asuntos del Concello. Para José Navas, la determinación de dónde tiene que estar la estatua del fundador de la Legión debe basarse en el consenso, que sean “el Ayuntamiento y los coruñeses” quienes tomen la última decisión. La retirada de la estatua de la plaza que lleva su nombre era la crónica de una muerte anunciada desde que el Ayuntamiento puso en marcha el proyecto para la rehabilitación de la plaza de España y sus alrededores. La decisión municipal de aprovechar las obras para poner fin a cuatro décadas de la estatua frente al cuartel de Atocha provocó que el malestar del grupo de veteranos de la Legión fuese incluso mayor. Pero ayer, con la retirada del monumento, la paciencia del colectivo ha llegado a su límite: “Es un contratiempo y una acción ilegal del Ayuntamiento marcada por su prepotencia. No es democracia ni es nada”, lamentó el presidente de la asociación, Vicente Fernández. Los veteranos de la Legión ya no tienen dudas de que, después de lo sucedido ayer, llevarán el asunto ante los tribunales en las “próximas semanas”. “Los primeros asaltos pueden perderse, pero la batalla es 222


larga”, espetó Vicente Fernández. Con el recurso contenciosoadministrativo, la agrupación pretende que la Justicia falle que los acuerdos plenarios para la supresión de los símbolos franquistas son “ilegales”. De paso, el colectivo busca un segundo propósito: reponer la legalidad, es decir, que la estatua de Millán Astray, por ejemplo, vuelva al lugar de donde los operarios de la empresa López Cao la retiraron ayer por la mañana. Para el presidente de la Asociación de Veteranos de la Legión, el Ayuntamiento ha quitado la estatua para contentar a sus simpatizantes y electores, “acuciado por los prestamistas de votos”. El recurso de los veteranos de la Legión será el segundo al que tendrá que enfrentarse el Gobierno municipal. La hija de Millán Astray, Peregrina Millán-Astray Gasset, presentó a finales del año pasado una queja en la Subdelegación del Gobierno contra la retirada de la estatua de su padre al entender que el monumento “ni exalta la sublevación militar, ni la Guerra Civil, ni la represión de la dictadura de Francisco Franco”. Fue un “día histórico” para la Comisión por la Recuperación da Memoria Histórica da Coruña. El presidente del colectivo, Manuel Monge, colocó ayer un cartel en la plaza que aún lleva el nombre del fundador de La Legión en el que se leía: Milán Astray era un fascista impresentable. Non era un coruñés de pro. ¡Adeus! La comisión lamentó que la retirada se produce con “mucho retraso” y solicitó por carta a la ministra de Defensa, Carme Chacón, que la figura de bronce se funda y se utilice de base para un monumento que conmemore a las víctimas del franquismo.

El Ayuntamiento retira la estatua de Millán Astray y la guarda en un taller mientras decide su ubicación ANGELA FERNÁNDEZ > A CORUÑA

223


A hurtadillas. Así se fue ayer el fundador de la Legión, José Millán Astray, de la plaza que lleva su nombre. La lluvia caía y el sol no asomaba, y algunos soñolientos vecinos no daban crédito a lo que veían. Los operarios de Construcciones López Cao procedían en la casi madrugada de ayer a retirar la estatua y después, tapada con un manto negro, era trasladada a los talleres municipales de A Grela. Allí permanecerá, bien cuidada, según el gobierno local, hasta que se decida dónde se ubicará por los siglos de los siglos. El Museo Militar la acogería de buen grado y a la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica no le importa dónde acabe. Lo importante, para ellos, es que ya no está. Varios operarios de la empresa Construcciones López Cao, que realiza la obra de remodelación de la plaza de España, retiraron ayer, con la salida del sol y bajo la lluvia, la estatua del fundador de la Legión, José Millán Astray, de la plaza que lleva su nombre. Cubierto de una tela negra, el monumento fue trasladado a los talleres municipales de A Grela, en espera de que se determine su ubicación definitiva. “Está guardada con moito cuidado nun palé, pero correspóndelle á

alcaldía a decisión”, explicaba pocas horas después de la “operación” el concejal de Rehabilitación Urbana, Mario López Rico, que es responsable de la reforma del espacio público. El nacionalista también recordó que se debe mantener en buen estado por la propiedad intelectual. “Hai que respetar a obra artística de Xoan Piñeiro e é do Concello, por iso pode ubicala onde queira”, añadió el edil”. Se había hablado de la posibilidad de que se exhibiera en el Museo Militar, y ayer mismo el coronel José Navas, director del centro, se mostraba dispuesto a “acoger” la estatua, pero también apuntaba que en ningún momento se han iniciado las negociaciones con el gobierno local. Eso sí, no se oponía a que, cumpliendo la legislación estatal, se retirara de la plaza pública. Los que están en desacuerdo y llegaron a los juzgados por el asunto fueron los integrantes de la asociación de ex legionarios y también la hija del fundador del cuerpo, pero el concejal del BNG no teme que el juez pueda darles la razón. “No son xurista, pero hai unha lei do Parlamento e un acordo da corporación, non teñen nada que facer nos tribunais”, vaticinó. 224


También era López Rico el que defendía, en nombre del gobierno local, la hora en la que se había procedido a retirar el monumento. “Os traballadores da construcción os venres empezan ás sete, non ás oito; é a mesma nocturnidade coa que os nenos van ao colexio”, defendió, sonriente. No hubo, pues, intención de ocultar a vecinos y medios de comunicación la desaparición de la efigie y sí respondió a una necesidad para los trabajos de reforma de la plaza; un requerimiento de la compañía adjudicataria que negó hace dos días. “Está dentro da planificación da obra, vaise empezar por esa zona porque é a máis doada de acometer”, expuso ayer. Con la estatua “fuera de juego”. El nacionalista comentó el nuevo uso de la zona cuando rematen las labores. “Onde se honraba a un golpista, agora xogarán os nenos; é un cambio de actividade estupendo”, explicó, detallando que un recuadro en el que se verá la tierra del subsuelo servirá de parque infantil para los pequeños del barrio”. Por su parte, el alcalde, Javier Losada, también calificó de “total normalidad” el devenir de los hechos y también alegó que se trata de cumplir su promesa: “Siguiendo lo que dije, que aprovecharíamos la gran transformación de Atochas, de la plaza de España, y cumpliendo lo que dice la ley, que es que en todas las calles de España no puede haber ninguna simbología que establezca relación con aquellos que subvirtieron el orden constitucional”. Eso sí, el regidor coruñés no hizo mención al posible futuro del militar, más allá de su estancia en los talleres municipales. López Rico sí que se aventuró a mostrar su opinión personal sobre el destino de Millán Astray. “Se houbo tanto ‘jolgorio’ coa fundición da estatua de Lenin, que o haxa tamén agora”, animó, dejando claro que, en último caso, la decisión no sería suya. Se trata de una postura similar a la que mostró Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ferrol hace pocos días con respecto a la estatua ecuestre de Franco. En todo caso, el bipartito sigue cumpliendo, a cuentagotas, la Ley de Memoria Histórica, que data de 2007, aunque, como hasta ahora, lo hace de manera discreta e incluso secreta.

La Comisión por la Memoria Histórica critica la “nocturnidade” del desalojo A.F. > A CORUÑA

225


“Millán Astray era un fascista impresentábel. Non era un coruñés de pro. Adeus!”. Un cartel con esta inscripción colgó el presidente de la Comisión por la Recuperación da Memoria Histórica, Manuel Monge, en la valla que rodeaba el lugar donde antes permanecía la efigie del militar. Rivas y Monge colgaron el cartel en la valla de obra quintana

El escritor Manuel Rivas le acompañó en la “celebración”, que estuvo empañada, según la entidad, por la “nocturnidade e clandestinidade” con que se realizó la retirada. “Non aprobamos o procedemento, e chega con moito retraso”, criticaron. Y es que, Monge recuerda que en julio de 2004 se presentó la primera moción para la retirada de elementos públicos de la dictadura y, aunque finalmente se ha procedido a eliminar la imagen del fundador de la Legión -que califican de “principal” símbolo franquista-, se lamenta de que se haya esperado a las obras de remodelación de la plaza de España para hacerlo.

226


ADIÓS A LA ESTATUA DE MILLÁN ASTRAY. RUIDO DE MARTILLOS AL AMANECER El pelotón del casco blanco y la pertinaz lluvia, en la última diana del general CRÓNICA DE MIGUEL PAMPÍN

Un modesto grupo electrógeno rompía la oscuridad de la plaza para permitir que los trabajadores cumpliesen con su objetivo de retirar la estatua antes del amanecer, pero la “operación” fracasó por exceso de hormigón en la base. Los más madrugadores se embotellaron en la curiosidad Cuando el contenedor del general emprendió su

Sólo alguna inconfesable último viaje, ya había amanecido en la ciudad pleitesía evitó que la operación quintana fuese de alto secreto. Aún el alba no era ni inminente cuando un pelotón de media docena de obreros irrumpía en la caseta azul, hasta ese instante, única sospecha de que algo estaba a punto de pasar. No hubo café, ni remoloneos. La “capataza” había marcado el objetivo: “El general debe estar en su destino antes de que el sol apunte por oriente”. No había tiempo que perder. Alto secreto > Día D. 7.05 horas. La escuadrilla de albañiles se presenta pertrechada con mono de faena, casco reglamentario y chubasquero. Cinco minutos han sobrado para estar en perfecto estado de revista. Viento calmo. Fuertes chubascos. Sin novedad en el frente. La guardia informa de dos fotógrafos y un periodista. Nada fuera de lo normal. No hay hordas enemigas capaces de sabotear la operación. La resistencia duerme en Las Atochas. La estrategia es clara: primero, vallar el perímetro para espantar a los curiosos. Segundo, picar las esquinas de la losa que da sustento al monumento. Tercero, traslado al contenedor diseñado para su último viaje. Cuarto, depósito en la nave municipal de A Grela y fin de la operación.

227


Se ruega discreción. Importante el factor sorpresa. Que el enemigo no sospeche nada hasta que la campaña haya finalizado. Nada debería fallar. El último toque de diana del general será el principio del fin. Rápido y discreto. Pero llegan los primeros problemas. Llueve en la plaza. Fuerte. Insistente. Los obreros no se arredran. Pican. Ruido. Vecinos en las ventanas. Soldados en el cuartel. Más ruido. Más agua. El general no está dispuesto a rendirse. Hay más hormigón del previsto. ¡Qué pase la artillería! ¡Qué venga la excavadora! El sol apunta ya por A Maestranza y el general ni se ha movido. Bajo su manto de plástico negro y cinta blanca aprieta los dientes. La cincha ya duele en la cintura. “¡Hagan entrar el camión!”, ordena una voz procedente de un manto de agua. Voz crítica > Alguien ha corrido la voz. Cuando el martillo respira se oyen comentarios, casi susurros. Salta algún fogonazo. En un rincón masculla un ex militar: “No es de ley. Es el fundador de un cuerpo militar que aún existe. ¿Cómo dice? ¿Mi nombre? Quite, quite. Soy un legionario que sirvió en el Sáhara. ¡Quite, coño! Me voy. Tenga usted buenos días”. Y se va con aire marcial. Día D. 9.23 horas. Al fin el general se eleva del suelo. Diez, quince, veinte centímetros. Un metro, Dos. Tres. Al menos el pelotón lo ha hecho con cuidado. Desciende sobre su ataúd. Primero de pie. Luego tumbado. El ejército del casco blanco se asegura de que el viejo soldado no sufra más daño. Y se cierra el cajón. Camino del panteón > No hay salvas de honor, ni música, ni crespones. No hay armón de artillería que lo traslade, ni guardia que lo custodie. No hay bandera que lo cubra ni familia que lo llore. Sólo un camión y un atasco. Y un coche averiado en el túnel de María Pita. Y un destino: la muy noble y leal nave municipal de A Grela donde al viejo general le esperan, entre otros, la estatua de piedra de la Pardo Bazán, la sirena de San Cristóbal, las viejas bambalinas del Rosalía y un buen montón de farolas ya en desuso. Día D. 9.55 horas. En la plaza de Millán Astray ya no está Millán Astray. Y el comandante sentencia: “normalidad”.

228


Millán Astray, El Ayuntamiento prevé retirar esta mañana la estatua de Millán Astray Había sido instalada en septiembre de 1970, pesa alrededor de una tonelada y mide más de tres metros de alto Los trabajadores de la empresa López Cao, adjudicataria de la reforma de la plaza de España, tienen previsto retirar esta mañana la estatua de Millán Astray y llevarla, provisionalmente, al Museo Militar. Esta acción marca el inicio de las obras en esta zona, en las que se invertirán unos tres millones de euros, aportados por el Ayuntamiento y la Xunta, y que han sido promovidas por la Concejalía de Rehabilitación Urbana. Esta reforma, cuyo ámbito de actuación es de 22.400 metros y está previsto que concluya el próximo año, es un proyecto de los arquitectos Felipe Peña y Alejandro Álvarez e incrementará un 50% el espacio peatonal que hay en la actualidad. Ayer por la noche, los operarios ya habían llevado a la zona andamios y vallas de obra. La estatua de José Millán Astray había sido instalada en septiembre de 1970 con motivo de los 50 años de la fundación de la Legión. Está hecha de bronce, pesa alrededor de una tonelada, mide más de tres metros de altura y fue obra del escultor Xoán Piñeiro. » L4

Retirado en dos horas y media La estatua fue trasladada en un camión hasta un almacén municipal situado en la Grela Los trabajadores de la empresa López Cao ya habían dejado el jueves por la tarde en la zona los andamios y vallas necesarios para la tarea Autor: Andamios y vallas se apilaban a las siete de la mañana de ayer ante la estatua de Millán Astray, una figura de bronce de más de tres metros de alto ubicada en la parte posterior del palacio de María Pita de A Coruña. La tarde anterior, los trabajadores de la empresa López Cao habían 229


dejado allí dicho material. Esta empresa es la adjudicataria de las obras de reforma de toda la zona, incluida la plaza de España, en la que Ayuntamiento y Xunta invertirán tres millones de euros para reurbanizar un espacio de más de 22.000 metros cuadrados. Pasaban unos minutos de la siete cuando un grupo de operarios empezó a vallar parte de la plaza, ubicada entre el cuartel de Atocha y un bloque de viviendas militares, como labor previa a la retirada de la escultura. Esta tarea forma parte de la aplicación de la ley de la memoria histórica y había sido aprobada por el pleno del Ayuntamiento coruñés junto con la eliminación de más de medio centenar de nombres de calles y elementos vinculados con el franquismo. Una pala se aproximó a la estatua -inaugurada el 29 de septiembre de 1970 para celebrar el 50.º aniversario de la fundación de la Legión- y empezó a retirar un par de bancos del mobiliario urbano, para luego iniciar la extracción de la tierra que rodeaba la amplia base del monumento. La visión de un legionario «Había otras formas de hacer esto», comentaba un sargento de la Legión que se dirigía a su trabajo. Con las lágrimas asomando a los ojos, justificaba que «eso de viva la muerte que tanto le critican hay que entenderlo en aquel contexto y en aquellos años». De todos modos, prefería mantener el anonimato. Un camión con grúa se aproximó también al lugar con una caja en su interior, mientras uno de los operarios envolvía con una tela negra la obra del escultor Xoán Piñeiro. Dada la altura, más de tres metros, fue necesario colocar un andamio para concluir el envoltorio. Pasadas las ocho de la mañana, llegó la lluvia, también la máquina radial para romper el cemento de la base y el martillo neumático. Fue una tarea laboriosa, que los obreros compaginaron con la retirada de otra pesada placa de bronce que se encontraba en un pequeño muro levantado en la parte posterior y también vinculado a Millán Astray. A pesar de la lluvia, un militar que llevaba a su hija al colegio se paró un momento a hacer una foto con su móvil, al mismo tiempo que musitaba algo poco elogioso sobre las formas de llevar a cabo la retirada; desde una ventana del cercano cuartel de Atocha otro militar también hacía fotos y varios más observaban lo que estaba ocurriendo en la plaza. 230


En un horario habitual En esos momentos, el concejal de Rehabilitación y Vivienda, el nacionalista Mario López Rico, se había sumado a los escasos curiosos que, bajo la intensa lluvia, seguía las tareas. «Isto fíxose cando os obreiros empezan a traballar», explicó, restando importancia al madrugón y apuntando que ese era el horario habitual del sector de la construcción los viernes. Alrededor de las nueve y cuarto de la mañana, los «aproximadamente 600 kilos» -calculaba el conductor del camión- de la estatua eran elevados en el aire, libres ya del cemento, y depositados en la caja de madera, donde era tumbada la figura. Varios operarios acolcharon la escultura antes de taparla, subirla al camión y ser trasladada a los depósitos municipales. A esa hora, nueve y media de la mañana, desde las casas militares ya se veían vecinos haciendo fotos y vídeos de los últimos momentos de la estatua en la plaza. Luego vendrían las reacciones tanto de los políticos municipales (críticas desde la oposición y respeto desde el gobierno local) como de la Comisión por la Recuperación da Memoria Histórica da Coruña, que calificaba el día de ayer como «histórico». Un par de palas apoyadas en el lugar donde estaba la estatua era la imagen que ofrecía la zona a media mañana. Seguía lloviendo y la reforma de la plaza de España y su entorno había comenzado oficialmente.

231


LA LEGION

ABC - Martes 2 de febrero de 2010 ¡ A MÍ LA LEGIÓN! / Por José Utrera Molina

Plaza del General Millán Astray en La

Coruña

El Fundador de La Legión Española

¡A mí la Legión! JOSÉ UTRERA MOLINA (1) CREO que hubiese incurrido en una incuestionable cobardía si hubiese permanecido en silencio ante la última consecuencia de la mal llamada Memoria Histórica, que ha tenido su concreción en el injusto derribo de la estatua dedicada al teniente general Millán Astray. Arrancar una página de la historia de España que contiene y refiere el heroísmo sin límite de un soldado español, echar abajo un símbolo de una categoría histórica indudable que representa el más formidable sentido del valor, la más alta prueba de gallardía, el más sublime heroísmo, la más completa y fecunda abnegación, me parece no un 232


error ni siquiera un disparate inconfesable. Estimo que se trata de un alevoso crimen contra la identidad de nuestra tradición militar, contra el ejemplo de alguien que supo aceptar el sufrimiento sin protesta alguna y que llevó hasta sus límites más altos el sentido de la milicia. ¿Se pretende borrar de los anales de la historia todo vestigio de dignidad? ¿Qué se intenta, mancillar los nombres más ilustres de nuestro acontecer nacional? Esta vandálica invasión del Gobierno socialista, esta apoyatura indiscutible de todo lo que significa destrucción de valores esenciales, no puede permanecer indiferente ante los que creemos en valores superiores, en el culto al espíritu y en la estimación verdadera de méritos que constituyen las pruebas más altas del honor. Vivimos un tiempo en el que corremos el riesgo de avergonzarnos de pertenecer a una Nación gloriosa y antigua como ha sido España. Nos duele la resignación, nos hiere el silencio, nos destroza la indiferencia, nos mancha el olvido. Creemos firmemente que no hay nación en el mundo que pueda ofrecer un palmarés de acciones extraordinarias como puede representar España. Concretamente a mí me duele esta trágica expoliación de virtudes esenciales, este asesinato de nuestras tradiciones, esa labor que pisotea la sangre de nuestros muertos, la señal de nuestros heridos, el holocausto de tantos y tantos soldados anónimos que dieron su vida porque España pudiera tener en la Historia un sitio de insobornable dignidad. Confieso que pocas acciones políticas me han afectado tan directamente como ésta que acontece para mayor escarnio en tierras gallegas, donde nació este ilustre soldado. ¿Es que no hay una voz disidente, un grito indignado, una protesta justificada ante tamaño desafuero? No solamente me duele este silencio, me repugna esta increíble complicidad de los obligados, también, a alzar la voz. Yo al menos, en mi insignificancia, carente de representación política alguna, jubilado por la edad, pero no derrotado en la esperanza, clamo contra esta monstruosa injusticia. Creo que tranquilizo mi conciencia describiendo mis sentimientos. Pienso que no podría conciliar el sueño si permaneciera callado ante esa incalificable fechoría. Hace unos años, la Legión española me distinguió con la única condecoración que verdaderamente he ostentado durante todos estos años con pleno orgullo, al nombrarme cabo honorario. Hago honor a esta distinción y saludo ante su tumba con gesto legionario a quien ha sido un héroe excepcional y un ejemplo para las futuras generaciones. Al grito legionario ¡a mí la Legión!, acudo. Aquí estoy, mi general. (1) Fue Ministro en el Régimen de Franco.

233


Artículo publicado en el Diario EL MUNDO el día 24 de Marzo de 2.010, firmado por Don Antonio Lozano Herrera. Tomares (Sevilla).

Es tan bonito y bello que lo reproduzco aquí, para disfrute de los que amamos a España y a su Legión Española.

GRITE “¡A MI LA LEGION ¡ ”

Sr. Director.

En la oscuridad de la noche, mucho antes de que el corneta de guardia tocara diana en La Plaza de España coruñesa --allí donde jugué de pequeño—se escucharon pasos. Sorprendido, grité: << ¡Alto ¿Quién vive? ¡ >>. Por respuesta, sólo se oyó las voces de los tres operarios que hablaban entre si de una tal “Memoria Histórica “y, junto a una pala excavadora, se disponían a desmontarme.

<< ¡Santo y Seña! >>, vociferé con energía, pero sólo el silencio respondió a mis palabras. Recordé después de tanto tiempo aquella frase que inculqué a mis valientes caballeros legionarios cuando su integridad corría peligro: << ¡A mí la Legión! >>. Nunca falló.

La camaradería hacia que todos a una se ofrecieran en defensa del necesitado. Pero, en esta ocasión, nadie acudió a mi solicitud. Ante mi amarga sorpresa, aquellos audaces, temerarios y curtidos soldados que un día instruí no aparecieron en mi auxilio. Volví a repetir: <<¡ A mi la Legión ! >>. Esta vez con más fuerza, pero nadie acudió.

Con el tiempo, me han dicho que esa frase se encuentra en desuso, ya que no es políticamente correcta. Si, ya me habrán reconocido, soy el General José Millán-Astray y Terreros, aquel que un día fundó uno de los cuerpos más gloriosos de nuestros ejércitos, el Tercio de la Legión, el

234


que combatió en múltiples campañas en Marruecos, el primer novio de la muerte y el mutilado por la Patria.

Ahora me encuentro envuelto en una lona en el interior de una caja y en un sucio almacén municipal esperando cuál será mi destino final ante la desidia de aquellos que un día creyeron en mí ciegamente.

¿ Ya no recuerda la comisión para la restauración de la Memoria Histórica cuando el ilustrísimo general Gutiérrez Mellado, vicepresidente del primer Gobierno democrático en la Transición, solicito a mi hija uno de mis uniformes y mis condecoraciones (siete Cruces laureadas de San Fernando colectivas, 22 Medallas Militares colectivas, Cruz de Guerra Francesa con palma de oro, 22 Cruces Laureadas individuales, y 211 Medallas Militares Individuales) para dar mayor realce y relieve, según el, al Museo Nacional del Ejército?.

¿Que Memoria Histórica es la que arresta a un combatiente muerto, mientras homenajea a personajes vivos de oscuro pasado? Nunca entendí te tapias de cementerios ni de pelotones de fusilamientos. Sólo me preocupe de saber de trincheras y de lucha cuerpo a cuerpo. A estos desmemoriados y expertos en historia selectiva les diría que yo presidía aquella plaza por ser el fundador allá por 1.920 del Tercio de Extranjeros, más tarde denominado Legión Española. Esa Unidad que cada año, ante su marcial desfile, allá por donde va, recoge la aclamación, el aplauso, y hace vibrar de emoción al pueblo español. La misma que, con mi nombre ( X Bandera de la Legión Millán Astray del Tercio Alejandro Farnesio), se encuentra en la actualidad desplegada en diversos lugares del mundo como Afganistán, representando a nuestro Ejército, luchando y defendiendo con honor y valor, la paz y la libertad de los pueblos. ¡ Qué gran incongruencia, e injusticia!. En la soledad de este triste y abandonado almacén, sigo gritando: <<¡ A mí la Legión!>>, pero nadie acude en mi auxilio. Todo esto se lo contó al que suscribe su General Millán Astray, mientras dormía. ¡Solo fue un sueño!

Antonia Lozano Herrera. 235


Tomares. (Sevilla). Y yo, José Luis Fuentes García, no puedo por menos que añadir a estas magnificas, limpias y claras, líneas, tan brillantemente escritas, lo siguiente:

Siempre he tenido meridianamente claro que prefería estar en la situación militar en la que me encuentro, es decir, La Reserva Activa Transitoria, a ser coparticipe de estas situaciones, sin que se alce voz alguna de los componentes de las Fuerzas Armadas que con su silencio admiten estas situaciones y hechos. Y yo me pregunto, ¿Cuanto vale un fajín carmesí?.

! A M Í L A L E G I Ó N!

Del sótano en que yacía y en la quietud de la tarde, una pétrea voz se oía: ¡”A mí la legión! ¡Sacadme”! Pasaba yo por el sitio y al oírlo fui a pararme: ¿Quién grita? –le dije yoy la voz al escucharme, desde su quietud forzada, prosiguió de este talante: “Os habla Millán Astray, caballero, por infante, fundador de La Legión, encerrado aquí en un cadre... Reinaba yo en una estatua, en la que brindaba al aire mi estampa de la milicia con mi arrojo infatigable, 236


cuando me vi derribado por orden del mismo alcalde. Lo han hecho porque se temen que se puedan ir al traste sus proyectos ominosos si un legionario los sabe... Que a los políticos estos, mi ejemplo les da calambres y han secuestrado mi estatua porque quieren apartarme de la vista de españoles que pudieran emularme, e impedir que legionarios ante el peligro se lancen siempre a pecho descubierto y se enfrasquen en combate... Que mi Cuerpo, La Legión, sólo marcha hacia delante, y no les asustan nada los infestos botarates

que desprestigian la Patria cual hijos de mala madre. -Tranquilo, mi general, le dije yo por calmarle; por Dios no se excite tanto, tome resuello y descanse, que ya verá cómo vienen muy rápido a rescatarle sus compañeros de Armas, nuestros bravos generales, 237


que ya tienen más estrellas y también un gran coraje, para venir en su ayuda apenas les cuente alguien que lo tienen secuestrado en este lugar infame... -“No se engañe, compatriota, que aquí no resuella nadie; que temen que Zapatero el mando les arrebate; que se queden sin fajín, sin su tropa, sin su sable; que a todos les han metido las cabras en los corrales; así que se quedan mudos como una estatua en un parque... ¡Por eso, a mí La Legión! ¡Que un legionario me saque; porque con un brazo menos y todo lo que me falte, yo le juro por quien soy aunque ya no jure nadie, que ante la misma Ministra que enaltecía a Rubianes, gritaré a los cuatro vientos a falta de generales!: ¡Aquí está Millán Astray! ¡A mí La Legión, cobardes”!

238


Mi opinión RESPUESTA LEGIONARIA

Recibo, sin sorpresa, la eliminación de la estatua de Millán Astray de una Plaza de LA, LA, LA, Coruña, no a Coruña, que hay que joderse con el vocabulario de ahora; hablamos o escribimos una jerga catalano-galaico-eusko-batúa-espagnol-gilipollesca que ya no sabemos en qué país vivimos. Nada me une a la Legión, salvo que participé junto a la IV Bandera, creo, en algunos combates de la olvidada guerra Ifni-Sáhara del 57. Mis relaciones con ellos, no han ido más allá de unos años de convivencia en Sidi Ifni con la XIII Bandera en los años 60. Mi contacto reciente no pasa mucho más de mi estancia en Melilla hace muy pocos años, en donde un hijo mío estaba destinado como Oficial en la Bandera Comandante Franco. Lo que me corroe los cimientos del cerebro, es que estemos gobernados por unos analfabetos que no tienen ni pajolera idea de la historia. La legión fue fundada por Millán Astray a principios de los años 20 del pasado siglo, y no reinaba Franco el franquista, sino un tal Alfonso XIII de apellido Borbón. Exactamente fue fundada por un Real Decreto de fecha 28 de Enero de 1920, firmando dicha Ley el abuelo del actual Monarca del Reino de España. Su fundador había hecho prácticamente toda su carrera en Filipinas y el nuevo Cuerpo de Extranjeros o la Legión, a imitación de la Legión extranjera Francesa, sirvió, entre otras cosas, para evitar que cientos de jóvenes españoles de la época, murieran o quedaran mutilados en la guerra de África, sostenida, tolerada y aguantada por unos políticos tan ineptos como los de ahora, que de no ser por Millán Astray, posiblemente algunos de sus hijos hubieran muerto allí, junto al General Silvestre y es posible que no hubieran nacido algunos de ellos, analfabetos históricos, que hoy habitan las tierras hispanas, con lo que hubiéramos salido ganando las generaciones actuales. Que el gesto de Millán Astray y Terreros, fundador de los modernos Tercios Legionarios, no le exime de hechos posteriores que también se pueden analizar si son antiespañoles o pro españoles. Que el quitar la estatua de madrugada es comportamiento habitual de malhechores que actúan cuando los demás están entregados en los brazos de Morfeo. Y por último, dígase que gracias, entre otros, a una Bandera o dos de legionarios, algún Tábor de Regulares y otras fuerzas y bajo el mando de un General republicano se pudo acabar, en el año 1934, con el golpe de estado que dieron Socialistas y los de Ezquerra Republicana, contra el gobierno legítimo de entonces: el republicano; recordando que el general adicto a la Republica, se llamaba Francisco Franco Bahamonde y entre otros, uno de los capitanes que estuvieron en Asturias, sofocando la rebelión, era un tal Capitán Rodríguez Lozano, posteriormente abuelo de un tal José Luis Rodríguez Zapatero. 239


¡Qué coño tendrá que ver la fundación de la Legión con el franquismo, si no es que uno de sus jefes fundadores era un franquista gallego que se apellidaba Franco Bahamonde! Claro, con ese apellido… sería franquista. Y lo que más es de lamentar, es que todos los políticos, todos, tragan con estos dislates históricos. ¿Que nos queda? Ah, sí. Todavía nos queda la Academia de Infantería de Toledo, en donde luce aún una enorme cristalera con el Águila de S. Juan, que en el año 1504, los Reyes Católicos incorporaron a la Bandera española. Todavía nos queda eso, pero por poco tiempo. Gracias a la ideología heredada de los soviets que tanto colaboraron para perder la guerra civil, gracias a los que sí son responsables de millones de muertos durante su dictadura comunista, gracias a los Lenin y Stalin, de cuyas fuentes maman progresismo los actuales herederos, nos la vamos a cargar ya mismito. Porque también quedaba una estatua de Franco montado a Caballo, como artífice y fundador de esta Academia toledana, pero ya se han encargado de quitarla los “Memoriones histéricos” y lo han hecho como ellos acostumbran: Con nocturnidad, alevosía, cobardía, miedo y desprecio de la verdad. Antes de que el gallo cantara tres veces, ya habían traicionado los recuerdos militares. Y es que el miedo les atenaza las partes innobles que tienen. Se pueden decir muchas más cosas, pero "pa qué". Como echamos de menos desde el Califato de Córdoba a los califas cordobeses. Me refiero a los toreros así llamados, para que descabellaran a esta panda de analfabetos históricos. Propongo a los actuales dirigentes, incluida Dª Carma Chacón, que no solamente quiten todo vestigio: Mientras la Legión se llame Legión siempre tendrá reminiscencias franquistas; (porque aquí, después de D. Pelayo, todos éramos franquistas hasta que llegaron “ellos” con su progresismo republicano de la Edad Tardía). Así pues propongo estos cambios: NOMBRE ANTIGUO NOMBRE MODERNO Tercio I Gran Capitán….. … … Unidad Buenaventura Durruti Tercio II Duque de Alba. … … … Fuerza Largo Caballero Brigada Alfonso XIII. …. ….. …. Brigada Manuel Azaña Tercio III D. Juan de Austria. …. Columna “Pasionaria” Tercio IV Alejandro Farnesio. … Fuerza de Ataque Lluys Companys Bandera Comandante Franco. Batallón de las Brigadas Internacionales Y concederle la Cruz Laureada de S. Fernando a Santiago Carrillo Solares Y todos tan contentos

Esta es mi colaboración a este trabajo. Plácido Pascual Avilés.

240


APUNTE NECESARIO

El escrito que inserto a continuación en este libro, podrá comprobar el lector que no es de mi autoría. Todo el Libro es una miscelánea, un conglomerado, un batiburrillo de diversos temas que a lo largo del tiempo, nuestro grupo de los QUIJOTES intercambiamos. Como a lo largo de todas estas páginas se puede comprobar, los temas son de la actualidad que diariamente va aconteciendo o cualquier otro hecho que entre nosotros merezca nuestra atención. Solo quiero reflejar en este libro los hechos que necesariamente vivimos; la mayor parte de ellos, un porcentaje muy elevado, son relatados por mí, pero he introducido algunas “morcillas” porque son temas, que habiéndolos tratado nosotros, han trascendido más allá de nuestro foro. Entre estos temas, destacan sobre manera, de momento, dos: El referente a la Legión española y el de nuestros Laureados. Los he incluido por dos razones: 1ª.- Son temas militares que a todos los QUIJOTES como militares nos afectan, si no directamente, puesto que ya estamos retirados, si en conciencia, puesto que de nosotros hablan, es decir de hechos que todos conocemos relativos a los compañeros que nos precedieron en la profesión y ahora quieren subvertir por razones torticeras y espúreas y: 2ª.- Ambos temas son lo suficientemente interesantes, como para incluirlos en estas páginas y que quienes los lean, sepan que no porque unos indocumentados quieran cambiar la historia ya escrita por quienes les corresponde, los historiadores, nosotros vamos a aceptar ese cambio. Como yo soy el responsable de este libro, en estos temas, como en otros que comento, expreso mi opinión que ratifico delante de Dios y delante de los hombres. Por supuesto que como siempre hago, cuando publico artículos, poesías, citas, comentarios, et., o algo que no es de mi cosecha, cito de forma expresa a los autores de los mismos, desde Calderón a Cervantes; desde Alberti, a Machado o M. Hernández, por muy republicanos que sean. Quede clara esta anotación. Plácido Pascual.

241


NUESTROS LAUREADOS La Orden de San Fernando, fue creada por la Junta Suprema Central en plena guerra de la Independencia el 31 de agosto de 1.811. Posteriormente el nuevo rey Fernando VII refrendó el Decreto el 28 de noviembre de 1.814. Se pretendía premiar el noble amor patriótico y hechos heroicos en acciones de guerra en bien de la Patria. Para la concesión de la Cruz Laureada, máxima recompensa en los ejércitos, se “requería el valor heroico que es la virtud sublime que, con relevante esfuerzo de voluntad, induce a acometer acciones excepcionales, hechos o servicios militares, bien individuales o colectivos con inminente riesgo de la propia vida y siempre en servicio y beneficio de la Patria o de la paz y seguridad de la Comunidad Internacional”. Desde la fecha de su creación se han otorgado hasta 251 laureadas, de las que 22 pertenecen a miembros de La Legión que es la Unidad mas condecorada. El primer laureado fue el coronel de artillería García Arista por su heroica actuación en la batalla de Alcañíz contra los franceses el 23 de mayo de 1.808 y las más recientes se concedieron al brigada Fadríque Castromonte y cabo Maderal Oleaga, ambos legionarios, muertos en combate en la acción de Edchera en la guerra de Ifni- Sahara el 13 de enero de 1.958 Desde su instauración la concesión de la Laureada, por su condición de excepcionalidad, iba precedida necesariamente de un riguroso juicio contradictorio, para evitar cualquier sombra de duda o favoritismo. Solo eran exceptuados del mismo los generales en jefe de los ejércitos. En todos los conflictos armados en los que hubo de sufrir España, siempre aparecieron héroes de comportamiento extraordinario que obtuvieron la preciada recompensa. Desde la guerra de la Independencia, guerras carlistas, las cuatro de África, Cuba, Filipinas, guerra civil española, División española de voluntarios e Ifni- Sahara. Alguno de los laureados lo fueron en dos ocasiones, hay que recordar a los generales, Espartero, Prím, Concha, Sanjurjo, Varela, Rodrigo y los capitanes Arredondo y Rodríguez Descansa. Los famosos generales que ocuparon buena parte de nuestra historia reciente alcanzaron la más alta condecoración, los Espoz y Mina, Narváez, O, Donnell, Weyler, Primo de Rivera y Franco. Casi todos los generales sublevados en algún momento de su carrera. 242


Todos los gobiernos y regímenes políticos en las diferentes épocas, mantuvieron con los condecorados la veneración y respeto que su especial condición merecía, incluso en momentos de gravedad y enfrentamiento ideológico. Tras los acuerdos de Amorebieta, abrazo de Vergara y las capitulaciones de las guerras carlistas, era siempre condición innegociable que a los vencidos se les respetara sus recompensas y honores alcanzados, del mismo modo ocurrió con los enfrentamientos políticos tan frecuentes en la España del siglo XIX. El régimen de Franco respetó las laureadas concedidas por la II Republica, convertidas en Placas laureadas de Madrid ya que aquel régimen no reconocía ni cruz ni santos, la del capitán Fermín Galán sublevado en Jaca, el general Miaja por la defensa de Madrid y el general Vicente Rojo por su actuación en la guerra civil española. Hoy los tiempos han cambiado y así nos encontramos con que una Ley conocida como de la “Memoria histórica” decide romper con la verdadera historia de España proscribiendo páginas de heroísmo y dividiendo nuevamente a los españoles, con odios y revanchas. Hasta once, hasta el momento, de nuestros laureados van a sufrir el que se arrincone su recuerdo, según los medios, siendo una Comisión de Expertos del Ministerio de Cultura el organismo cualificado para determinar los meritos y circunstancias, de los que pudiesen mantenerse. Huelga decir que en la referida Comisión no existe ningún militar. Los militares cuyo heroico recuerdo se suprime, fueron condecorados no por su ideología, sino por hechos concretos que militarmente merecían el reconocimiento de sus superiores y compañeros, superando un dificilísimo juicio contradictorio. La Ley que ya ha entrado en vigor, es realmente de la “desmemoria”. No pueden por razones ideológicas, hurtar a las generaciones venideras hechos que ya han entrado en la Historia, con base al resentimiento y una tremenda ignorancia. Tratar de suplantar esos hechos conduce al empobrecimiento de nuestro patrimonio histórico y a nuestro descrédito intelectual. Suprimir laureados y mantener los bustos y recuerdos de protagonistas del otro bando en la guerra civil, Largo Caballero, Prieto, Companys, verdaderos artífices de la contienda ,sublevados contra la II Republica en 1.934 o Negrín, es una provocación en cuestiones que los españoles suponíamos superadas con la transición democrática y las numerosas amnistías. No puede promulgarse una Ley de Memoria histórica, ignorando los asesinatos de Paracuellos, Alcalá, Torrejón, Guadalajara, olvidándose de 243


las checas, de Madrid, Barcelona o Bilbao republicanos, los sucesos de la cárcel Modelo, San Antón , las matanzas a cargo de los milicianos y tantos y tantos crímenes que fue una lacra para la España republicana .Habría que recomendar a los redactores de la Ley que leyesen el libro de reciente publicación (2.008) que edita Akron “Causa General”, para entender la desmemoria. Dentro de las sorpresas a las que estamos acostumbrados en estos tiempos, se aprueba una declaración por la cual, a instancia de un grupo minoritario de izquierda que apoya al gobierno, se ha recompensado con la Cruz del Merito Militar a aquellos militares que en 1.974 formaron lo que llamaron UMD (los húmedos). Se suprime el recuerdo y memoria de laureados recompensados de acuerdo a la Norma militar tan exigente y se premia a unos militares que en su momento cometieron delitos graves contra la institución, la disciplina, conspiración para la sedición y la constitución de una organización clandestina dentro del ejército. En ningún ejército democrático estos hechos tendrían cabida. Los citados oficiales fueron rehabilitados en 1.984, precisamente cuando se encontraba vacante el cargo de JEME, y se quiso olvidar el pasado de forma discreta para cerrar heridas. Pero después de estos años la cosa ha ido a más. La ministra de Defensa acaba de condecorar a aquellos militares con el beneplácito de los medios de comunicación y determinados partidos políticos, pues hoy resulta políticamente correcto. Aquellos oficiales si deseaban hacer política su camino era fácil y lo mismo que el principal promotor de la UMD debieron solicitar su cese en el servicio activo, lo que le valió ser diputado del PSOE por Barcelona en varias legislaturas. En cualquier caso el gobierno se ha equivocado de recompensa; los oficiales ahora condecorados nunca realizaron ningún mérito militar. Cuando las aguas vuelvan a su cauce habrá que rehacer la Ley de la Memoria Histérica que recoja la realidad de lo vivido en aquella época, quedando al margen el fanatismo y la revancha. Los españoles de las generaciones venideras tienen derecho a conocer objetivamente lo que ocurrió en España en el conflictivo periodo 1.931-1.940. JOSE LUIS COSTAS LAGUNA General Intendente

244


COMENTARIO El artículo de José L. Costas Laguna, Intendente del Ejército, es muy riguroso en cuanto a su historia y clarificador sobre la concesión de la Laureada a militares españoles. Efectivamente lo que se pretende hoy es revocar la historia y anular un Decreto de principios del Siglo XIX, que ningún político de nuestro turbulento pasado hizo. Políticos infinitamente mejor preparados que los actuales, (2.010), no hallaron motivos para alterar la concesión de dicha condecoración. Dos hechos me han llamado la atención de este escrito: 1º.- La Unidad más condecorada, (a título individual, no colectivo), desde 1808 ha sido la Legión española: 22 veces. (Téngase en cuenta que la Legión aun no tiene un siglo de vida). ¡Algo habrán hecho para merecer tan alta distinción! Como recompensa, a su fundador en 1920, se le retira, en efigie, de una plaza coruñesa, su tierra natal, por ser un franquista recalcitrante. 2º.- Durante estos 200 años de existencia de esta condecoración, a ningún político se le ha ocurrido desposeer de esta distinción a ningún laureado, aún cuando dicha recompensa la hubiera obtenido en el Ejército rival. ¡Han sido tantas nuestras guerras civiles…!. Solo citaré tres ejemplos “recientes”. El Capitán Fermín Galán fue propuesto para la laureada de S. Fernando en la guerra de África, estando de Teniente en la legión. En 1930, intentó un golpe de Estado contra la dictadura de Primo de Rivera, (el levantamiento de Jaca, junto al Capitán Hernández y otros). Por este último hecho fue juzgado en juicio sumarísimo, condenado a muerte y ejecutado. Por su peculiar historia relataré la concesión de la Cruz Laureada de S. Fernando al entonces Teniente Fermín Galán. Fue propuesto para la concesión de tan alta condecoración por los hechos ocurridos en 1924, por el Jefe de su columna Teniente Coronel Francisco Franco. (¿Nos suena el nombre de este militar?) Galán, como Teniente, mandaba una compañía de la legión encuadrada en dicha columna. El Juicio contradictorio que reglamentariamente se debe hacer para conceder dicho galardón, fue durísimo, siendo rechazada la proposición varias veces y otra tantas se reinició. En años posteriores, a instancias de Franco y siendo Ministro de la Guerra un tal Manuel Azaña, (¿lo conocemos y sabemos quién es?) se vuelve al juicio contradictorio. En 1930, el Teniente de la Legión ya es Capitán y está destinado en Jaca; se subleva contra la dictadura de Primo de Rivera. Es condenado y fusilado. Pero a pesar de esto se sigue con el expediente, porque, deduzco yo, que el acto por el que se le juzga, intento de golpe de estado, en nada empaña ni tapa el acto de heroísmo demostrado 6 años atrás en la guerra de Marruecos. Por este último acto se le condena y se le fusila, pero por aquel acto de heroísmo, compañerismo y valor merece una recompensa que se le niega. Se sigue con el expediente y el 28 de Agosto de 1934, siendo Jefe del Alto Estado Mayor el General Francisco Franco; Ministro de la 245


Guerra Diego Hidalgo; y Presidente de la República Manuel Azaña, todos republicanos y al servicio de la República, se firma el expediente de concesión de la Cruz Laureada de S. Fernando al Capitán de Infantería D. Fermín Galán, con una pensión de 1.500 pesetas mensuales, que, dice la sentencia, las cobrará su madre por haber fallecido el causante de la pensión. (Y tanto que había fallecido. Lo habían fusilado). Y a título póstumo, le concedieron la ganada y merecida condecoración. Ahora lo que se pretende es despojar de ella a quienes las consiguieron en vida pero ya están muertos. El General Miaja, militar profesional, obtuvo la laureada por sus hechos en las batallas de la guerra civil española, al frente de las tropas republicanas. Es decir era “enemigo” de Franco. Cuando concluyó la contienda, Franco le invitó a que regresara a España, pues no existían contra él acusaciones de delitos de sangre. Miaja desestimó la invitación y murió en el exilio en México. El General Vicente Rojo, militar profesional, fue galardonado por la 2ª República, con la Cruz Laureada de San Fernando en nuestra última guerra civil, por su defensa de Madrid, objetivo que al final perdió frente a Franco; y por la planificación de la Batalla del Ebro, frente a Franco que era el estratega del bando contrario, batalla que perdió y significó la derrota del ejército republicano y prácticamente la conclusión de la guerra. (Signifiquemos que en esa época, única época de toda su historia, la Cruz Laureada de S. Fernando se llamaba Placa Laureada de Madrid, pues todos sabemos que a los socialistas les produce alergia y les entra el yuyu todo lo que sean Cruces o Santos). A Vicente Rojo, lo mismo que a Miaja y a otros militares profesionales, Franco les abrió las puertas de España y muchos aceptaron como Vicente Rojo que regresó y murió tranquilamente en Madrid en 1966. Franco no desposeyó a ningún militar de esta condecoración, la ganara en donde la ganase, después de conseguida según las leyes, juicio contradictorio incluido. Ahora ya está previsto “revisar” la Laureada ganada por Franco como General en Jefe del Ejército que ganó la guerra; pero aquí no hay ni habrá juicio contradictorio, (unos que estén a favor y otros en contra), ni siquiera hay militares que formen parte del tribunal. Se admiten apuestas sobre cuánto tardarán en ir al Valle de los Caídos, abrir la fosa y arrancarle la Cruz a Franco.

*

*

*

Y por último, cita Costas Laguna, las dos últimas laureadas concedidas: Fue en la Guerra olvidada de Ifni-Sáhara y sus beneficiarios fueron el Brigada Fadrique y el Cabo Maderal, ambos legionarios, ambos muertos en combate. Los hechos ocurrieron en Edchera, Sáhara español, el 13-1-1958. En aquella época yo andaba por Ifni, participando, con mis 17 años, en aquella guerra. Lo hacía con mi unidad de ingreso: El 246


Regimiento de Infantería Soria nº 9, de guarnición en Sevilla. Como Cabo, al mando de una escuadra de 5 soldados, con 22 años cada uno. Y recuerdo perfectamente todos los comentarios y noticias de aquel combate que se “dio” a 800 Km. al sur de donde estábamos nosotros y la preocupación que levantó en todos los ánimos. Creo recordar que hubo más de 50 muertos y bastantes más heridos. Muchos son los recuerdos de aquellos tiempos. Uno de ellos es que, naturalmente, nos “carteábamos” con la familia o conocidos. Recuerdo que, como en la guerra civil española de 1936-39, las cartas no necesitaban franqueo. Una de las cartas que yo escribí a mi familia, mi padre se la mandó a un amigo suyo: Eulogio Bedmar Martos y este tuvo el detalle de escribir un “suelto” en el periódico de la provincia: ”Jaén”, citando algunos párrafos míos. Mi padre recortó el suelto y me lo guardó y yo lo conservo en mi poder. Por su interés, al menos para mí y algunos de mis descendientes, quizás pocos, lo publico en este libro y es el siguiente tal cual aparece en el “Diario de Jaén”:

Una carta de SIDI

IFNI

Acabo de leer una carta de un combatiente de Sidi Ifni. ¿La octava vez? ¿La duodécima? No sé. Las primeras en brevísimo espacio de tiempo. Las restantes saboreando la magnífica lección que exhalan, deleitándome en el aroma bravo y legionario de un español. No viene dirigida a mí. Llega a mis manos retransmitida por el padre del combatiente, un buen amigo, excombatiente de nuestra Cruzada, comprovincianos ambos, natural de un bello pueblo de la Sierra de Segura. Leemos la misiva con fruición, con admiración, con el éxtasis lógico ante lo sublime. Tras unas líneas de salutación y añoranza familiar, y recabando que los envíos se los hagan por avión, escribe: “El frente está tranquilo, aunque de vez en cuando tenemos alguna escaramuza con ellos. De la forma de comportarse se deduce que son unos bandidos o unos guerrilleros que luchan por un ideal que no tiene causa ni fundamento y que, por añadidura, lo tienen todo perdido”. Buen espíritu y soberbia filosofía la de un combatiente. Continua aún: “Quieren hacernos la vida imposible pero aquí hay miles de hombres dispuestos a jugarse la vida con ellos y a pesar de que somos más, con más armamento el espíritu y la raza española no están aquí de adorno”. ¡¡Cuantas razón llevas, mi querido Placi!! La raza española jamás sirvió de adorno.

247


Prosigue y escribe: “Ellos lo saben y por eso precisamente, tienen que capitular; además se enfrentan a una raza que espiritual y moralmente es superior a la suya y, en caso de morir, morimos con más orgullo y más honor que ellos, por la sencilla razón de que nuestros mayores nos enseñaron a morir con dignidad tal como lo hacen los buenos españoles. Así piensa un combatiente de Sidi Ifni”. Y yo añado: un COMBATIENTE DE DIECISIETE AÑOS. Tus letras son un bello Cantar de Gesta. ¡Qué lección más sublime nos das a mí y a ti también querido lector! No necesitamos formas literarias, grandilocuencia, ni otras expresiones para expresar los latidos de nuestro corazón. Si acaso, un poquitín de sonrojo ante quién en la primavera de su vida, ni exige, ni ambiciona, ni pide. Solo da y ofrece lo único que posee: La Vida. Y nos dice que “llegado el momento lo hará con orgullo y honor”. Gracias, Placi, por tu gran lección a todos. Yo pido a la Santísima Virgen de Cuadros, con unas lágrimas en los ojos -¿por qué no decirlo?- que te proteja, que regreses a la Patria que tanto adoras, que te podamos estrechar fuertemente en nuestros brazos. Tu lección está dada con tu sacrificio o sin él. Tú y los tuyos sois germen y plantel de la España eterna. EULOGIO BEDMAR

Nota.- Recuerdo con nostalgia aquellos tiempos y aquella guerra. Releída la carta ahora, con la perspectiva que dan los años: ¡¡CINCUENTA AÑOS DE HISTORIA ME CONTEMPLAN!! No quitaría yo muchos párrafos. Ahora puedo añadir un recuerdo muy cariñoso para toda mi familia, que tanto sufrió por mí y mi porvenir en aquella guerra y para D. Eulogio, gran amigo, al que le deseo que Dios lo tenga en su gloria. Esta carta se publicó en el Diario “Jaén” entre los meses de Enero y Marzo de 1958. (La nota que guardo no tiene la fecha del diario). Eulogio Bedmar Martos fue alcalde de mi pueblo, Puente de Génave, (Jaén), pero la carta y el suelto en el periódico se escribió con posterioridad y él estaría viviendo en Jaén capital. Su pueblo era Bedmar. (Jaén). Era y lo fue en Puente de Génave de profesión Veterinario.

248


MANOLO ZAMORA Estamos en Navidad y se aproxima el nuevo año. Como es tradicional son días que invitan al divertimento y la alegría; las ilusiones se desbordan esperando que el nuevo año colme todos nuestros corazones de los deseos que anhelamos. Pero... como humanos que somos, la realidad nos golpea recordándonos lo que el Miércoles de Ceniza se nos dice al imponernos la ceniza en la frente "Memento homo..." "Acuérdate hombre que polvo eres y en polvo te has de convertir" Lamento poner la nota triste entre tantas felicitaciones, pero ¿es posible que la realidad nos estropee una utopía? Lo es. El acontecimiento ha sido el siguiente: El sábado día 19 de Diciembre, hace dos días, enterraron a Manuel Zamora Aneas. Manolo Zamora, compañero nuestro del V Curso de Sargentos, uno posterior al nuestro, aparte de ser mi compañero era, es, mi amigo desde hace un montón de años. No voy a recordar todas nuestras vivencias a lo largo de un montón de años que hemos vivido y convivido juntos; también con nuestras mujeres e hijos. Mi amigo Manolo, también compañero, se ha ido, víctima de una cruel enfermedad a la que no pudo vencer. Estas Navidades tendrán para mí y para mi familia una nota amarga en recuerdo de su cuerpo ya muerto. Manolo, natural de Almuñécar, reposará ya toda la eternidad en su Alicante querido, en donde vivía y donde habían nacido sus nietos y su esposa. Manolo Zamora, mi amigo, ha puesto un poso amargo en mí para estas fiestas, recordándome que "polvo somos..." Hablé con él por teléfono 8 días antes de morir y me impresionó lo escueto que fue para contarme lo que pasaba: “-Plácido, superé hace unos años un cáncer de páncreas, (yo lo sabía), pero ahora tengo un cáncer de hígado y los médicos me han dicho que ni me pueden operar ni me dan quimioterapia. Ya puedes imaginar lo que me queda”. 7 días después muere en un hospital alicantino. Se enfrentó a la muerte con gallardía, con heroicidad y murió. ¿Perdió? No. No estaba acostumbrado a perder. Simplemente se fue a otro lugar en done la muerte no tiene reino. No podía ser de otra manera. Recordaré de Manolo Zamora, mi amigo, su sentido del humor, sus ganas permanentes de vivir, su humanidad sin límites y su sentido de la amistad. No puedo seguir hablando, pudiendo decir de él tantas cosas. Cuando comuniqué su muerte a otra persona que también lo conocía, me envió el "archivo” que os remito, que creo que está lleno de esperanza. Yo lo he guardado y de vez en cuando, en su memoria, lo leeré y procuraré ajustarme a sus máximas. Siento haber introducido una nota de amargura en estas fiestas tan señaladas, pero creo que podía y debía compartir mi dolor con el resto de los Quijotes. Que fuerais conocedores de este hecho y participarais conmigo en estas horas de dolor que inevitablemente la muerte, que no la vida, nos tiene reservadas.

249


Hoy domingo, dentro de una hora, me iré a oír Misa y una vez en la Iglesia diré: Padre Nuestro que estás en los cielos... No se me ocurre otra cosa. Un abrazo. Plácido

LEIRE PAJIN

A mis queridísimos QUIJOTES: Acabo de leer lo escrito por Moreno Doncel sobre Los dioses del Olimpo, y estoy completamente de acuerdo en todo lo que ha dicho en un 99%. Pero, ¡ay!, El uno por ciento restante… ¿Por qué? Continuad leyendo. Os mando un fragmento de “El Embargo” del poeta extremeño José María Gabriel y Galán. La poesía va en el mejor “Castúo”

…….. …….. últimas estrofas.

……….

Estas son las dos

Pero a vel, señol jues: cuidaíto si alguno de ésos es osao de tocali a esa cama ondi ella s'ha muerto: la camita ondi yo la he querío cuando dambos estábamos güenos; la camita ondi yo la he cuidiau, la camita ondi estuvo su cuerpo cuatro mesis vivo y una nochi muerto! ¡Señol jues: que nenguno sea osao de tocali a esa cama ni un pelo, porque aquí lo jinco delanti usté mesmo! Lleváisoslo todu, todu, menus eso, que esas mantas tienin 250


suol de su cuerpo... ¡y me güelin, me güelin a ella ca ves que las güelo!...

Poema de José María Gabriel y Galán

¿Por qué os remito dos estrofas de la poesía de El Embargo de Gabriel y Galán? La historia es que se le muere la esposa a un extremeño y el pobre “debía” hasta de callarse. Y va el Juez a embargarle los enseres de la casa y el marido le dice que se lo pueden llevar todo. Todo menos la cama por las razones que explica en la última estrofa. Y lo hace en el mejor castúo, creo yo. Así pues, querido Paco, me encanta la disquisición que haces del Olimpo griego, al que, si me lo permites, ampliaré con los dioses romanos; pues nuestra cultura, como tu bien sabes, es greco-latina. Tocadme a los padres de todos los dioses, Zeus, el dios del Olimpo o a Júpiter tronante, romano, Rey del Universo o a Zapatero, Rey Socialista. Tocadme a las diosas del Amor: Afrodita, en lo más alto, Venus, la provocativa y sensual diosa romana o Mª Tere Fernández de la Vega, la insinuante y atractiva diosa hispana. Tocadme a los dioses de la guerra: Ares, el invencible griego, Marte, el romano temible y temido, Karma Chacón Piqueras, la furia hispana: “A mí, el pelotón, Sabino que los arrollo”. Tocadme y meteros, si queréis en los Océanos, con el todo poderoso Poseidón, o Neptuno en las grandes simas marinas o con Moratinos, dios de tierra, mar y aire mundial. Pero ¡Ay!, otra vez, Doncel, en absoluto estoy de acuerdo con el 1% de tu escrito: No tocadme a Leire Pajín; a mí Leire Pajín poderosa y plenipotenciaria. ¿Por qué? Leed y divulgad: Hace muy pocas jornadas, hemos sabido que desde la Junta de Extremadura, (no tienen otra cosa mejor que hacer, con un 30% de paro), se han organizado unos T.O.P.M.T.I.P.M., (Talleres Ocupacionales Para la Masturbación y Técnicas Innovadoras del Placer Manual). Todos los grandes proyectos, tienen grandes nombres. ¿Os suena este?: El Ingeniosos Hidalgo Don Quijote de la Mancha, también llamado Alonso Quijano el bueno. Ambos proyectos son muy similares. Los talleres masturbatorios extremeños, estaban en un principio destinados a jóvenes y jóvenas menores de 21 años, que ignoraban que el “placer estaba en sus manos”, según reza uno de sus eslóganes. Sabidas las normas, me puse en contacto con un compañero y amigo, 251


militar en el retiro, extremeño de nacencia y sociata de afición (Por ahora omitiré su nombre). Quisimos ambos dos, él y yo, saber cómo se podría ampliar la edad para asistir a dichos talleres. Se puso nuestro compañero en contacto con la persona responsable en Extremadura de dicha formación intelectual y erótica, que no es otra que una bella joven cacereña, directora de dichos talleres. Solicitamos información sobre si también nosotros podríamos asistir a las clases prácticas y ella, con muy buena voluntad, nos desvió a la Directora Nacional de estos Talleres, que no es otra que la simpar, bella, inteligente, despierta, seductora y activa: Leire Pajín. Hablé con ella “y fue mía”, como decía un cantaor recitando una poesía cordobesa. Estuvo de acuerdo en todo lo que le pedí y lo conseguido es lo siguiente: Podemos asistir a dichas prácticas todos los militares retirados, mayores de 65 años, con nuestras legítimas esposas. El lugar del curso 2009-2010, será en la bella localidad extremeña de Navalmoral de la Mata. Lugar de residencia en el Hotel “Los Conquistadores”, (que mejor nombre para el hotel que está en tierra de conquistadores y para nosotros, que venimos de dónde venimos). La duración del curso, (porque de otras “duraciones” no hablamos), será de 15 días, pensión completa, habitación doble, ayuda ajena si al principio estuviéramos torpes en aprender las lecciones prácticas y sin gastos económicos por nuestra parte; sí cobrando dietas, puesto que se puede considerar que estamos en acto de servicio, desarrollando un curso extraordinario lejos de nuestros domicilios. Durante el año 2010, ese hotel estará reservado exclusivamente para militares retirados. Como la Residencia de los Baños de Archena, me dijo. Le comenté a Leire Pajín que nosotros éramos un grupo de Internautas-Quijotes y nos concedió el primer turno, que será la primera quincena de Diciembre, puesto que seremos pioneros en debutar en esos “duros” ejercicios. Le pregunté qué ¿como Z.P. la había elegido a ella como Directora Nacional de dichos talleres? Me contestó: –Z.P. es muy listo. Por mi apellido, tonto, por mi apellido. Pajín, ¿no caes?, Pajín, Pajín. ¡Claro! Cada día estoy más torpe, pensé. Así pues, Paco Moreno Doncel, amigo y compañero internauta, digo como el viudo extremeño de la poesía: -Señor juez: que ninguno sea osado- de tocar a esa cama ni un pelo- porque aquí lo hinco- delante de usted mismo…etc. 252


Diciéndolo de la Directora Nacional: -No me toquéis la Pajín- tan aguerrida chiquilla-que me dice Pascualín -Y hay que ver la “pajarilla”, --como remonta su vuelo, retozando cual ardilla- se pone mirando al cielo. Después de unas amables palabras, en las que le comenté lo ilusionados que estaríamos todos los Quijotes, me despidió con unos versos, que atribuyó a D. José de Espronceda: -¡Ay, Pascualín, Pascualín!,-se alegra mi corazón- y como me hace tilín- tu recobrada ilusión-, dijo la bella sin par. Me comentó que había participado en Murcia en un concurso de trovos. Comprenderás ahora, Paco, porque mi oposición a que os metáis con la Pajín. No ved nada malo en ella; no seáis como los fariseos del Evangelio: Que veis la “paja” en el ojo ajeno y no veis la viga en el vuestro. Sed sensatos: ¿Y si a nuestra edad nos dan un Máster en ciertas disciplinas? ¡¡Animo!! Desde el Califato de Córdoba un abrazo a todos los QUIJOTES. Córdoba 16 de Noviembre de 2009.

253


LINGUISTICA

Hace unos días. M. Seguí, nuestro querido amigo y QUIJOTE, nos mandó un correo sobre “Tema Lingüístico”, proponiendo que era un buen tema para debate. Asunto con el que nada más leerlo, coincidí con él, que efectivamente era un buen tema. Y cuatro segundos después tomé le “firme” decisión de que yo no participaría. No quería que hubiera conflictos entre los QUIJOTES. Mis razones se verán a lo largo de mi escrito. Yo estoy de acuerdo con Miguel o Miquel Seguí que el tener dos lenguas en una Comunidad es una riqueza que se debe aprovechar y exigir su cumplimiento, que ambas dos son oficiales, de acuerdo con nuestra Constitución, porque es un derecho inalienable de las personas. Que Miquel tiene todo el derecho del mundo a seguir expresándose en el idioma que han hablado sus antepasados desde la Noche Vieja de 1.229. Y yo agrego más: La lengua es un elemento vehicular que debe servir para unir a los pueblos, no para separarlos. Y digo más: La lengua es un elemento cultural que prescindir, perseguir o aislar cualquiera de ellas, debe considerarse un delito y como tal debe ser sancionado. Pero, como dice Miguel, o también Miquel, siempre hay un pero. Anoche me acosté y hoy me he levantado con una noticia que me ha obligado a desistir de mi “firme” decisión de no participar en este debate, (que hasta ahora el único que ha comentado algo sobre el tema es Fernando G. Muñiz), porque cuando los humanos decimos “firme decisión de no participar”, queremos decir de momento. (Esta frase no es mía; se le atribuye al llamado Califa Rojo cordobés Julio Anguita. Al fin y al cabo estamos en Córdoba tierra del Califato). Solo voy a citar las dos razones que me han obligado a cambiar de criterio; o mejor expresado, una razón que me ha obligado y otra que me ha ratificado. Me explico. La noticia de las agencias y medios informativos es que: Una delegación nicaragüense, país de la América Central, ha visitado el Parlament de la Generalitat de Catalunya y por decisión de este organismo oficial catalán, se ha contratado a un traductor oficial, con su correspondiente y escaso, supongo, gasto para que cuando asistan en esta visita como invitados al Parlamento catalán, traduzca lo que se diga en dos vertientes: Cuando hable el parlamentario catalán, que lógicamente lo hará en su idioma, 254


(posiblemente este buen hombre, no conozca el idioma nicaragüense), el traductor lo traducirá para que los invitados entiendan que es lo que se está diciendo. Y la segunda vertiente es que cuando el Delegado americano tome la palabra, por invitación de sus anfitriones, posiblemente ignore el bello idioma catalán, lo hará en el suyo y el traductor, que debe ser un genio para dominar esos dos idiomas, hará que los parlamentarios catalanes sepan que dice el Delegado de la misión nicaragüense. Algo si me intrigó de este tema. Sentí curiosidad por saber cual es el idioma que se habla en la bella y sandinista Nicaragua. El tener ordenador me facilitó la labor y aunque soy todavía un neófito en buscar cosas, me metí en Google y la Wikipedia esa y más que nada por curiosidad de saber que jerga o lengua, (sería alguna india antigua precolombina, pensé), hablaban estos emisarios. Tardé tiempo en averiguarlo, pero al fin lo conseguí: El idioma nicaragüense era ¡El Castellano, también llamado español en el mundo entero! Bueno me extrañó y lo comenté con mi vecino, que es fontanero, por cierto un magnífico fontanero, y me dijo que a pesar de eso, los parlamentarios catalanes llevaban razón. Estos diputados los elige el pueblo y representan al poder soberano del pueblo, me dijo el fontanero. Y por consiguiente, que diría el otro, (el otro es Felipe González, por consiguiente), la voluntad popular emana del Parlamento. Eso es lo legal. Eso es lo justo, concluyó mi vecino, que es un sabio, digo yo. Ya me extrañaba a mí, que gente tan docta y preparada como son nuestros representantes, se equivoquen en tomar decisiones en nombre del Pueblo Soberano. Me quedé más tranquilo. La segunda razón que aduzco para debatir sobre este tema, es la siguiente: En el mes de Mayo de este año, nuestro QUIJOTE, admirado Fernando, nos mandó un correo en el que nos remitía un artículo titulado: Hablar español es de pobres. Y lo escribía un tal Salvador Sostres, que desgraciadamente, debido a mí incultura literaria, no sé quién es; y comentaba que él solo hablaba español con su criada y con los pobres. Bueno decía muchas más cosas. Todo esto se publicaba en un periódico catalán, al parecer “de gran tirada”, que se editaba en uno de los dos idiomas que se habla en aquellas latitudes: El Catalán. Fernando tuvo la gentileza de mandar el original y la traducción, pues sabemos que él habla catalán, algo que desgraciadamente yo desconozco. El periódico se llama AVUI. ¿Qué no sabéis cual es? Si, recordadlo, El Avui es el diario, escrito íntegramente en catalán, que publicó una vez que las mujeres de los militares españoles no podían ir a Cataluña, porque una Ley de la Generalidad o Generalitat, prohibía la prostitución en Cataluña, de lo que fácilmente 255


se deducía que nuestras mujeres no podían hollar tierras catalanas, porque eran unas putas. Y es que ya lo dice el refrán: Los maridos somos los últimos en enterarnos. Menos mal que siempre quedan almas caritativas que nos iluminan en nuestra ignorancia. Entonces yo contesté y todo lo que se dijo y dije, figura en mi libro Realidades y Fantasías, que se editó en Córdoba el día 12 de Octubre de este año del Señor, festividad del Día de la Hispanidad. Libro que he mandado a todos los QUIJOTES, que han tenido la gentileza de pedírmelo. El Artículo lo titulé: El Avuí, el Español y el Catalán y mi opinión está en la página 24. Ahí se explica mi segunda razón. Y como no la voy a repetir, quiero decir que estoy de acuerdo conmigo mismo de la A a la Z de lo que digo en dicho artículo. Que lo he releído hoy por si ya estaba desfasado o anticuado y no quito ni una coma. Y concluyo diciendo que todos tenemos el deber de conocer nuestra (s) lengua (s), y el derecho a utilizarla (s). Que tener dos lenguas es una riqueza que se debe aprovechar. Que la lengua debe unir a los pueblos. Que yo estoy convencido, y si alguien me demuestra lo contrario se lo agradecería, que en esta España de hoy, por culpa de algunos políticos ineficaces, palurdos y catetos, la lengua nos separa; y que se podrían decir muchas más cosas, pero voy a tratar de ser “firme” en mi decisión de no incidir más sobre el tema lingüístico, ya que creo que todos los QUIJOTES lo tenemos más o menos claro, aunque nuestras visiones sean diferentes. Yo desgraciadamente solo hablo un idioma: El castellano o español. Tengo un vago recuerdo del latín, que todavía me sirve para traducir los escritos que en tan bella y culta lengua, figuran en los frontispicios, altares, tumbas, mausoleos y mármoles de nuestras espléndidas catedrales. Desde el Califato de Córdoba, otrora cuna de un pueblo políglota, en el que se hablaban y se hablaron las lenguas más cultas de la época, para todos los QUIJOTES un fraternal abrazo. Placido Pascual Avilés, 10 de Noviembre de 2009. Vale.

256


LA NUEVA LEY DEL ABORTO Dentro de muy pocos días entrará en vigor en el Reino de España la nueva Ley del aborto que anulará la anterior. Su ideólogo ha sido el actual Presidente del Gobierno José L. Rodríguez Zapatero, más conocido en los ambientes como Z.P. y su mano ejecutora una mujer andaluza a la que llaman Bibiana Aído, de la vieja provincia de Cádiz. Si la Ley se lleva a cabo y se cumple medianamente, esto permitirá que en un año, (estadísticas anteriores ya publicadas), se pueda acabar con la vida de unos 200 mil niños/as ya concebidos pero no nacidos. Ahora concibo yo la algarabía, el jolgorio y el contento que, cuando se aprobó la Ley en el Congreso de los Diputados, embargó a las mujeres ministras del Gobierno del Reino de España. Besos, risas, señales de la victoria con los dedos corazón e índice hacia arriba, abrazos y “¡hemos ganado!”, decían. ¿Qué pensarán los futuros abortados? Seguro que: “Hemos perdido…” Hace uno o dos días, el Partido Popular desde la oposición, ha presentado un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, (T.C.), contra dicha Ley; y que dicho Tribunal ha de examinar, ver y fallar a favor o en contra de dicha Ley. Hace unos años y desde la creación de este Tribunal, cuando se recurría una Ley ante este, la Ley quedaba en suspenso y no se podía aplicar hasta que el Constitucional dictaba su veredicto. Pocos años después, la PSOE, (que llamamos en Andalucía, porque más que un partido político es como una empresa familiar cuyo fin es ganar dinero), consiguió que esto no fuera así, sino que mientras se veía el recurso, no se interrumpiera la aplicación de esa ley, pues era una triquiñuela de la que se aprovechaban los recurrentes, para paralizar sus efectos. Esto puede llevar consigo algunos contratiempos y es que tanto si se falla a favor del recurso, como en contra, se cometan algunas injusticias. Ahora la norma es que no se interrumpa el cumplimiento de la ley recurrida, mientras se estudia su constitucionalidad. Pongamos dos ejemplos para clarificar la cuestión. 1º.- En estos momentos se está estudiando el Estatuto de Cataluña. Llevan los miembros del tribunal “solo” 4 años para dictaminar su legalidad o no. Pero desde la Generalidad de Cataluña, el Estatuto ya se está aplicando, como si fuera legal, desde hace 4 años; lo que significa que si ahora el T.C., falla en contra de algunos artículos, como parece lo más probable, hay que deshacer todo lo legislado en Cataluña contando que esos artículos eran legales. 257


2º.- Si no aplicamos la Ley hasta que el T.C. falle si es constitucional o no, podemos perjudicar a los posibles beneficiarios de esta Ley. Si una o 180 mil mujeres deciden abortar en este año, no pueden hacerlo puesto que, aunque la Ley ha entrado en vigor, paraliza su cumplimiento el Tribunal Constitucional, hasta que falle en un sentido o en otro. Y lo que podía haber sido una matanza de 180 mil fetos, se queda en suspenso, con el consiguiente perjuicio para esas madres que tienen que parir, criar, educar y gastar en unas criaturas que en teoría deberían estar legalmente muertas. Yo que soy un maníaco de las leyes, dando por sentado que un estado de derecho se significa por el cumplimiento de la legislación vigente, sea buena o mala, (cámbiese cuando una ley sea mala, pero mientras esté vigente que se cumpla), he decidido actuar para ayudar a los políticos. Estamos hartos de oír que el pueblo soberano es sabio y que nunca se equivoca. Que la sabiduría es proverbial en nuestro pueblo, que siempre reparte sus inclinaciones de la forma más inteligente. Yo soy pueblo, luego soy sabio e inteligente ya que cumplo la premisa mayor. Por lo tanto creo haber dado con la solución. Esta noche pasada ha sido mucho el calor o la calor en Córdoba y apenas se podía dormir. Me he sentado delante del ordenador con mi aire acondicionado. Me he dedicado a pensar y pensar y a consultar libros de leyes, filosofía, moral, ética... Montesquieu, Epicurgo, Licurgo, Aristóteles, Solón, Platón con su República, Diógenes, Cicerón…; incluso he dedicado gran parte de la noche a estudiar a tres sabios de la antigüedad, muy distintos en sus creencias, pero muy similares en su filosofía y teología: el musulmán Averroes, el judío Maimónides y el cristiano Tomás de Aquino. Cuando ya estaba amaneciendo y empezaban a asomar los rayos del sol, una claridad meridiana atravesó mi cerebro y se me mostró en toda su grandeza la solución. ¿De dónde venía? De quien tenía que venir: De la Biblia. ¿Y quién era el rayo iluminador? Uno de los autores de 3 libros de la Biblia, el libro de los Proverbios, el Eclesiastés y el Cantar de los Cantares: El Sabio Rey Salomón. Agotado, somnoliento y casi ya derrotado, VI el juicio de Salomón a las dos madres que reclamaban la maternidad de un hijo. El Rey Sabio estaba dispuesto a partir el niño en pedazos para satisfacer a las “dos madres”. Una de ellas se echó para atrás y empezó a gimotear: 258


-Que no, que eso está feo. Seguro que el niño no aguanta que lo dividan en dos partes. Que se lo den a la otra. Que si patatín, que si patatán, que el niño no llora por las noches, que come muy bien,... Total que nos dejó sin la partición infantil, pero el mensaje me llegó claro como la luz que empezaba a nacer. Salomón me iluminó y, sin ser yo un jurista de reconocido prestigio, expongo mi solución a nuestros próceres políticos. En la Biblia vemos que los hechos más extraordinarios, suceden con extraordinaria sencillez. Ejemplos a miles. Ahí los tenemos: Que los egipcios persiguen al pueblo de Israel para aniquilarlo: Pues abrimos el mar Rojo y los pasamos al otro lado y cuando van a pasar los egipcios, cerramos las aguas y los ahogamos. Más fácil imposible. Que Adán y Eva están en el Paraíso más solos que la una, en cuanto a personas se refiere y aquello, si sigue así, se nos hunde el invento, pues le mandamos a la serpiente, que para esto es muy socorrida, le “come el coco” a Eva y Adán que no es más tonto porque no tiene estudios, pica y ¡vengan niños, vengan niños…! Que los judíos van por el desierto sin comida y sin agua, que aquello va a terminar como el Rosario de la Aurora, que a ver como arreglamos esto: Pues llueve, (¡¡en el desierto, qué más da!!), el maná salvador, que deberían ser bocadillos de jamón, cerveza incluida, convertimos las piedras en pan del bueno; que no hay agua y el pueblo judío se nos muere de sed, pues Moisés coge el báculo, lo transforma en serpiente, otra vez la serpiente y agua fresquita de la Fuente del Avellano, que está en Granada. ¿Qué hay que mandar a Moisés a la Corte del Faraón, para que cuando sea mayor, como Charlton Heston, ayude a su pueblo? Pues lo metemos en una cestita de mimbre, lo echamos en las aguas procelosas e infectadas de cocodrilos del rio Nilo y mansamente llega al palacio del Faraón. Y hacemos que la hija del Faraón egipcio, lo adopte como hijo para tenerlo más a mano. Y por último ¿qué tenemos que mandar al profeta Jonás de una isla a otra isla o a una distancia de varios cientos de kilómetros y no tenemos dinero para pagarle el pasaje en un barco que lo lleve? Pues ¿para qué tenemos las ballenas? Le mandamos una bien grande, abre la boca, se lo traga y ¿Quién conoce mejor los rumbos y las direcciones en la mar? Pues quienes llevan siglos, milenios navegando por sus aguas: Las ballenas. En tres días lo lleva a su destino, lo “vomita” y ya está el bueno de Jonás en su destino, limpio y claro como las aguas del mar.

259


¿Cuántos casos más se dieron en la Biblia?: Sansón y los Filisteos, Daniel y los leones, Esaú, Jacob y el plato de lentejas, la Torre de Babel, primera Escuela de Idiomas… cientos de casos que se arreglaban de la forma más sencilla. Y así me fue revelada a mí la solución para cumplir la Ley, pasara lo que pasara. Fallara lo que fallara el T.C. Tomé nota de lo que se me iba revelando y la solución, para que se cumpla la Ley por encima de todo, es la siguiente: Dejamos la nueva Ley en suspenso y no se ejecuta su cumplimiento hasta que se dicte el fallo, que dada la proverbial rapidez con la que nos tiene acostumbrados el T.C., pueden pasar 4 años, como con el Estatuto Catalán. Al cabo de este tiempo, una vez dictada sentencia a favor o en contra, pueden ocurrir dos supuestos: Supuesto 1º.- El T.C. falla en contra de la Ley, es decir no se puede abortar, sean mujeres de 30 años o niñas de 13 o 14 añitos. Con esto conseguimos que no se destrocen los nasciturus dentro del vientre de sus madres y que si se hubiera aplicado la Ley, los niños ya destrozados en los vientres maternos, no tienen solución, una vez rotos sus cuerpecitos no se les puede resucitar. Pero al mismo tiempo todas las mujeres y niñas que quieren abortar tienen un problema: Y es que la Ley está promulgada y publicada en el BOE, pero el T.C. tiene retenida su aplicación. Por lo que pueda pasar, todas las féminas que lo deseen se personarán en las clínicas abortivas dando sus nombres y apellidos, dirección y serán censadas para esperar la sentencia. Se les ayudará a que tengan el niño/a sufragando los gastos que estos ocasionen con cargo al erario público, hasta que salga la sentencia. Supongamos que se censan 207.527 mujeres. Con la anterior ley en el año2009, abortaron en España 207.530 mujeres, como esta Ley mejora la anterior al decir de las señoras ministras, pues hay 3 abortos menos. Por supuesto estas mujeres no abortan por si sucediera el: Supuesto 2º.- El T.C. al cabo de 4 años falla a favor de la Ley. Es constitucional. ¡Eureka! Se puede abortar. Más de 200 mil mujeres han sido perjudicadas no solo en privarles y deshacerse de su hijo, a lo que tenían derecho, sino que económicamente han tenido unos gastos innecesarios. Equipos ad hoc nombrados por los Ministerios de Sanidad, Justicia y de Igualdad que Da Lo Mismo, se movilizan por toda la geografía patria. Se personan en los hogares en donde están, no los 260


nasciturus, sino los ya nacidos y primero satisfacen a estas pobres madres que han tenido a estos hijos ilegales, de los gastos habidos en su manutención y cuidado, si antes no hubiesen sido satisfechos. A continuación requisan a los niños que ya tendrán entre 3 y 4 años y se los llevan, separándolos de sus madres que es lo que ellas querían hacer solo 3 o 4 años antes. Es decir: Les quitan el problema. Los pueden meter a todos en granjas, pabellones o lugares ya preparados al efecto. Y sin darles tiempo a nada para que sea lo menos costoso posible, van sacrificando a todas estas criaturas que de una forma ilegal están vivos. Son personas ilegales según el T.C. y la nueva Ley del aborto. (Tenían que haber sido sacrificados 3 o 4 años antes y no lo fueron por el dichoso recurso de inconstitucionalidad que presentó el P.P. ¡No tendrán otra cosa que hacer estos tíos!). La forma de hacerlo debe ser rápida, sencilla y eficaz. Pero su ejecución no será triturando los cuerpos como hacen cuando están en el vientre materno; deben ponerse en contacto con el Ministerio del Interior, teniendo en cuenta que la dirección de este organismo la lleva Rubalcaba que es químico y que este facilite un tipo de gas noble que sea rápido en causar la muerte, indoloro, pues somos seres humanos y no buscamos el dolor ajeno, aunque sean ilegales y tan letal que no haya ninguna posibilidad de que alguno de los ilegales quede con vida. Una vez gaseados se quemarán todos los cuerpos esparciendo sus cenizas por los mares de España. Si alguna madre, cosa poco probable, se opusiera a que se llevasen a su hijo, no se le admitirá el deseo. Habrá que hacerle comprender que se está cumpliendo la Ley. Con 3 años de retraso, pero, aunque sea tarde, la Justicia inexorablemente llega y se cumple. Dura est lex, sed lex. La Ley es dura, pero es la Ley, dice un principio de la Jurisprudencia. Una vez consumado todo el proceso de sacrificio de estos niños, una vez cumplida la Ley, las ministras del Gabinete, todas las ministras, se reunirán en el Palacio de la Carrera de S. Jerónimo, (habrá que ir pensando en cambiarle el nombre a este Palacio o a esta calle o Carrera: Habría que ponerle Palacio de la Carrera de Juan Guerra o algo así: En honor del prohombre, hermano de Alfonso Guerra, que tanto coadyuvó a incrementar la economía de esta nación y de Sevilla, desde un lugar muy cercano al Patio de Monipodio); allí se les filmará y saldrá un “corto” en todas las televisiones estatales en donde se vean como, estas Cargas Públicas, (si fueran hombres serían Cargos Públicos), saltan y retozan y ríen y se abrazan y se solazan. Gritando todas a una: ¡Las leyes se cumplen! ¡Más vale tarde que 261


nunca! ¡¡Vivimos en un Estado de Derecho!! ¡¡Hemos ganado!! Y frases así. Efectivamente: ha ganado la infamia, ha perdido la dignidad humana. Ha ganado la muerte. Ha perdido la vida. Estas ministras socialistas tienen motivos para sentirse orgullosas y contentas de su triunfo. Han resucitado el grito legionario de Millán Astray: ¡¡Viva la muerte!! Qué pena que no resucite el antiguo Rector Magnífico de la vieja y docta Universidad de Salamanca D. Miguel de Unamuno y les diga como al viejo legionario: ¡¡Viva la vida!! Desde el Califato de Córdoba, 4 de Junio de 2010.

*

*

*

El escrito que va a continuación está recogido en mi Libro “Realidades y Fantasías”. El motivo de repetirlo aquí es porque en esta ocasión lo acompaño de testimonios gráficos, que en aquella ocasión no hice. Así quedará constancia escrita de lo que fue y gráfica de las imágenes fotográficas cómo fue. Si se gana en calidad, bien vale una repetición.

*

*

262

*


JURAMENTO DE FIDELIDAD A LA BANDERA (Recuerdos de un Soldado de Infantería) Sevilla

Día 2 de Octubre de 1.956. Lugar: El Patio de Armas del Cuartel del Regimiento de Infantería Soria, nº 9, ubicado en la Plaza del Duque de Sevilla; a un tiro de piedra de La Campana y de la sevillanísima calle de las Sierpes. El Batallón que entonces tenía el Regimiento, estaba formado en su totalidad en el Patio de Armas. En un lugar preeminente una veintena de Reclutas de entre 16, (entre los que me encontraba yo que todavía no me afeitaba), y 20 años, (eran los menos), perfectamente uniformados con el traje de la época y en una perfecta formación se disponían a prestar Juramento de Fidelidad a la Bandera de España. El ambiente era distendido pero serio. Los reclutas con el ánimo templado y tenso por los pocos días que llevaban de instrucción, apenas un mes, y esperando con ansiedad la hora de la Jura, estaban dispuestos para realizar quizás el acto más importante de sus jóvenes vidas y asumir la responsabilidad a que dicho juramento les iba a comprometer. Presidía el Acto el Coronel Jefe del Regimiento D. José Pérez Pérez. Rompió el silencio el sonido agudo del cornetín de órdenes tocando “atención”. Empezaba la liturgia de la Jura de Bandera. El Jefe de la formación ordenó al Corneta: - Toca “firmes”. Las órdenes se fueron sucediendo y el corneta mandó “firmes”; “Presenten Armas”; introducción al himno Nacional, y al “punto” de “AR” del cornetín, la Banda del Regimiento inicio las notas del himno de España. De la sala de Banderas, salió el Oficial abanderado, portando la gloriosa y laureada Bandera del Regimiento a la que daban escolta 3 Suboficiales. Ocupó lugar preferente en la formación. El Coronel pasó revista a las tropas y ocupó su lugar en la tribuna montada al efecto, dando permiso para el comienzo del acto. El Teniente Coronel Mayor del Regimiento actuaba de Notario del mismo y era el encargado de tomar juramento a los futuros Soldados. Con voz ronca y clara y en un tono enérgico y contundente, 263


pronunció la fórmula que las Ordenanzas Militares describían para este acto: -¡Soldados! ¿ Juráis a Dios y prometéis a España, besando con unción su Bandera, obedecer y respetar siempre a vuestros jefes, no abandonarles nunca y derramar, si es preciso, en defensa del honor, de la soberanía y de la independencia de la Patria, hasta la última gota de vuestra sangre? -¡Si, Juramos! Resonaron enérgicas entre los muros del Patio de Armas las juveniles voces de la veintena de reclutas. - Si así lo hacéis,- prosiguió el Jefe,- la Patria os lo premiará. Y si no, mereceréis su desprecio y castigo como indignos hijos de ella. Soldados ¡¡Viva España!! -¡¡Vi-va!! – Respondieron al unísono. A continuación, el capellán del Regimiento, vestido con su ropa talar, tomó la palabra para seguir con la fórmula del juramento: -Pido a Dios que os ayude a cumplir lo que juráis; y si no, os lo demande. La Banda de música del Regimiento inició los compases de la “Marcha de los Voluntarios”. A continuación, los ya ¡Soldados!, en una perfecta hilera, desfilaron delante de la Bandera y uno a uno, con el Mauser del calibre 7,92 mm., en la posición de “suspendan” y descubiertos, fueron pasando delante de la Enseña Nacional, besándola cuando el Teniente abanderado se la acercaba a sus labios. En perfecto orden volvieron todos a su puesto de formación. A continuación el Teniente Coronel Mayor, se colocó frente a la Bandera y con el sable en alto cogió la tela de la misma, formando un arco. Los ya Soldados, en columna de a tres, desfilando y descubiertos, pasaron por el arco formado por la Bandera y el sable mantenido en alto por quién les tomó juramento. Los Reclutas se habían convertido en Soldados. Los jóvenes, casi todavía niños, eran unos hombres. La Banda de música finalizó su marcha militar. A continuación toda la formación, con Escuadra de gastadores, Banda, y Batallón, desfilaron delante de la autoridad que presidía el solemne acto. Había terminado mi Jura de Bandera.

264


Aunque mis recuerdos ya son confusos, si quiero hacer mención a lo que todavía afluye a mi memoria. No tengo conciencia de que personas no militares nos acompañaron en aquel solemne acto. Recuerdo que sí había algunas y creo que serían familiares de los juramentados que eran de Sevilla o pueblos cercanos. De mi familia no había nadie y era natural. Yo soy de un pueblo, Puente de Génave, (Jaén), que dista de Sevilla casi cuatrocientos Kilómetros y los medios de comunicación de entonces, no son los de ahora. Estaban plenamente justificados. La Compañía en la que estábamos encuadrados aquellos voluntarios, la mandaba el Capitán Benigno González García. Fue nuestro Sargento Instructor un hombre íntegro y cabal que se apellidaba Santamaría Lafuente. Y de mis antiguos compañeros recuerdo a Antonio Naranjo León, Manuel Acosta Martínez, Manuel Portillo Armellones, Manuel Leñero Cespedosa, Manuel Jiménez Calderón, Trinidad Casado García, Genaro Alcalde Subirán, Marcelino Rodríguez Blanco, Julián Durán Pérez, Antonio Moreno Ibarra, ¿Guillermo Evans Martos?, Fernando Hernández López…, había unos pocos más que ya no recuerdo, algunos de ellos ya fallecidos y no puedo olvidar, nunca lo olvidaré, a Pedro, (Pedrito) Romero Moreno. Un año después, Diciembre de 1957, en Sidi Ifni en acto de guerra, derramaba hasta la última gota de su sangre. Murió en combate cuando solo tenía 17 años. ¡Siempre te tendré en mi memoria, Pedro! Creo que todos los ingresados en Septiembre de 1956, que juramos Bandera en este día, tenemos valor “acreditado”. Todos estuvimos en la campaña de Ifni.

32 Años después Toledo

Mes de Mayo de 1988. Lugar: Patio de Armas de la Academia de Infantería toledana. ¡Qué de acontecimientos han ocurrido en mi vida, en nuestras vidas, a lo largo de estos años! Han cambiado multitud de circunstancias que de forma sustancial han influido en mí. Pero este no es el momento de entretenerme en mi biografía personal ni en las circunstancias que me han acompañado. El tema es mi Juramento a la Bandera. 265


Un amigo y sin embargo compañero, José Casares Blázquez, acometió la difícil tarea de reunir a los componentes de la promoción en Toledo. Somos más de quinientos. Pertenecemos al IV Curso de Sargentos, salido de la Escuela de Aplicación y Tiro de Infantería, ubicada en Hoyo de Manzanares, (Madrid). Este año de 1988, celebramos las bodas de Plata de nuestra promoción. Que mejor idea que reunir a los componentes de la misma en la imperial Toledo y, como idea principal, renovar nuestro juramento de fidelidad a nuestra Bandera. La tarea fue ardua y difícil, Se trataba de contactar, comunicar y reunir a un puñado de hombres y mujeres, sus esposas, desperdigados por la geografía patria. Desde La Coruña hasta Almería. Desde Algeciras a Gerona. Desde la isla de Cabrera a Lanzarote. La labor de Pepe Casares, todos imaginamos o mejor, sabemos lo que fue. Costó tiempo, molestias, conversaciones, dinero, alegrías, sinsabores…, pero el resultado fue a mi juicio muy bueno. Nos reunimos en la hermosa Ciudad toledana 286 componentes de la promoción y la mayoría acompañados de sus esposas. La ocupación de los hoteles de la capital manchega, fue impresionante. El movimiento en la ciudad se notaba. Aparte de algunas visitas culturales realizadas por Toledo, el Alcázar, de Memoria Histórica y heroica, la Iglesia de Santo Tomé, algunas sinagogas, la Catedral Primada, etc., etc., los actos principales estaban previstos celebrarlos en la Academia de Infantería. Y sobre todo el principal: Renovar el Juramento de fidelidad a la Bandera. Aquella mañana de mayo lo hicimos. Muchos estábamos ya en la Reserva Transitoria. Muchos en activo. Casi todos de uniforme. De Oficiales. La mayoría Tenientes. Pasamos y besamos, una vez más nuestra Bandera, por la que hemos trabajado durante la mejor época de nuestra vida. Por quien hemos sacrificado muchas horas de nuestra existencia, sin recibir a cambio lo que en Justicia hubiera sido deseable. Sacrificio que llevaba consigo el de nuestras esposas y nuestros hijos con multitud de sinsabores. No merece la pena mencionar lo que todos sabemos y hemos sufrido. Lo que hemos hecho por nuestra Patria, bien hecho está y quizás ha sido poco. Hemos trabajado con largueza aunque la paga haya sido escasa. Todos sabemos que no hemos gozado ni de la simpatía y muchas veces de la benevolencia de nuestros mandos militares o de los poderes políticos. De los del antiguo Régimen o del moderno y actual. Se nos ha ignorado siendo esta actitud el mayor de los desprecios. Nos 266


hemos dejado lo mejor de nuestra vida en servir lo que España nos pedía. ¿Y a cambio? Nos basta con la satisfacción del deber cumplido. Nada más. ¡Y nada menos! Y fue en la Primada Toledo. 286 hombres, 286 Militares pasando por delante de la Bandera de la Academia, estampando un beso de amor y gratitud por la que fue, es y será nuestra Bandera hasta que exhalemos el último suspiro. Testigos vivos de nuestro acto fueron nuestras mujeres. Testigos mudos de la renovación del juramento los pétreos muros de la Academia toledana de nuestra Infantería. Pero esto no fue todo. Las que fueron y afortunadamente todavía son nuestras esposas, las madres de nuestros hijos, también quisieron rendir tributo de amor y fidelidad, pasando delante de nuestra Bandera y expresar que todos los sacrificios que habían vivido a lo largo de sus vidas en el acompañamiento de sus maridos en la dura vida militar, lo compensaban pudiendo dar un beso de gratitud a quien estaba por encima de miserias y partidismos: La Bandera Roja y Gualda que cobija a todos los españoles sin excepción, recibió el cálido beso de los labios de estas mujeres. Testigos mudos una vez más los muros académicos que tantos Infantes han visto pasar por sus aulas y sus patios. Hubo otros actos lúdicos, pero estos no forman parte de este relato. Quizás encajen en otro escrito. En el Patio de Armas de la Academia, una placa rememora el acontecimiento. He pasado con posterioridad más de una vez por ese Centro Docente Militar. He visto la placa y se me han humedecido los ojos con el recuerdo de aquel día en el que yo fui uno de los protagonistas. 53 años después …Y Sevilla. Fecha: 28 de Marzo de 2.009. Lugar: Plaza de España de Sevilla. 12,30 horas. Amaneció Sevilla con un profundo y aromático olor a azahar, como muchas ciudades andaluzas. Por sus calles y plazas cubiertas de naranjos, ya se respiraba la cercanía de su Semana Santa y de la posterior Feria de Abril. Como dice el estribillo de unas sevillanas, “Sevilla tiene un color especial…” y esta mañana lo tenía.

267


Conforme iba avanzando la luz solar, las sombras emigraban al país de las tinieblas; la lluvia, que durante toda la noche había regado las calles de Sevilla, abandonaba la ciudad y las nubes se refugiaban en la cercana Sierra Morena y no podían impedir que se viera el color del cielo que iba reflejando un tono azul Purísima, copia exacta del que el pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo le dio al manto de la Inmaculada Concepción, la Patrona de Infantería, nuestra Patrona. Desde muy temprano se adivinaba que en aquel lugar iba a producirse un acto histórico para algunas personas: Se iba a renovar el Juramento de fidelidad a la Bandera, de cientos de hombres, de infantes, delante de la enseña nacional perteneciente al Regimiento de Infantería Soria nº 9; noventa y ocho años de guarnición en la capital andaluza. El incomparable marco era, como dicho queda, la Plaza de España; proyecto emblemático de la exposición Iberoamericana de1929 situada en el Parque de María Luisa. Iniciada su construcción por el Arquitecto sevillano Aníbal González y acabada por el también arquitecto Vicente Tráver. Mientras se acercaba la hora del acto, yo pensaba en todo lo que iba a suceder o había sucedido. El motivo de nuestra estancia en aquel lugar era conmemorar el V centenario de la fundación del Regimiento de Infantería Soria, nº 9, ahora ubicado en Puerto del Rosario, Fuerteventura. La cinco veces centenaria Unidad Militar había sido fundada en 1509, en época de los Reyes Católicos, cuando Fernando V de Aragón, el Rey católico, envió 5000 hombres a las órdenes del Virrey D. Ramón de Cardona a defender los estados de Nápoles y ayudar al Papa contra los franceses. Llamándose Tercio de Zamudio, por ser D. Pedro de Zamudio el primer oficial que lo mandó. Algunas crónicas citan a D. Cristóbal Pérez de Alicante como su primer Maestre de Campo. Punto menos que imposible sería resumir su historia en unas pocas líneas. Este Regimiento, el más antiguo de España y de Europa, se llamó en su fundación Tercio de Nápoles, después Tercios Viejos, Tercios de Flandes… participó en guerras contra Alemania, (Carlos I), Flandes, Francia, destacándose en S. Quintín, en la toma de Amberes, embarcado en la Armada Invencible, rendición de Breda, (inmortalizado el hecho por el insigne pintor sevillano D. Diego Velázquez da Silva, en su también llamado cuadro de las Lanzas, lanzas también del Soria 9), de las guerra de Sucesión española entre las casas de Austria y de los 268


Borbones; estuvo en Perú y Cuba; guerra de la Independencia contra los franceses; guerras carlistas; luchó contra Abd-el-Krim en la dictadura de Primo de Rivera en los años 1921-1923; guerra civil española 1936-1939, participando desde Sevilla con el bando sublevado, notándose su presencia en la Batalla de Madrid, frentes de Aragón y Cataluña; y por último en la guerra de Sidi Ifni en la que yo fui un combatiente más. Nuestro Regimiento, la Unidad en la que ingresé y juré bandera, tiene también el apelativo del Sangriento y/o Tercio de la Sangre, ganando dicho sobrenombre en la batalla de Rocroi. Se cuenta, que terminada la batalla, se le preguntó a un prisionero por el número de combatientes del Regimiento que habían participado en el combate: Id al campo de batalla y contad los cadáveres. Ese es el número, porque todos han muerto-respondió. Su Bandera tiene 2 corbatas colectivas de S. Fernando, (Laureadas, máxima condecoración Militar en tiempos de guerra en España), ganadas en la 1ª guerra carlista (1860-61) en Luchana y Chiva; 2 medallas Militares colectivas, ganadas en Sevilla y Peñarroya. Permaneció de guarnición en Sevilla desde 1898 a 1996. También estuvo de guarnición en Cataluña, Baleares, Valencia, etc. Pero para Sevilla el Regimiento de Soria 9 es algo especial. Ha colaborado en remediar las desgracias que han afectado a la ciudad, ( sirva como ejemplo el desbordamiento del arroyo Tamarguillo); en la Semana Santa Sevillana, soldados y Banda de Música, eran fieles acompañantes del pueblo sevillano, procesionando por sus calles, con las imágenes más representativas; en sus filas han prestado el servicio militar miles de sevillanos… En fin, su historia es tan amplia y tan compleja como lo es la de España desde esa época hasta ahora. Con motivo del hecho histórico que este año se conmemora, 5º centenario de su fundación, se están celebrando multitud de actos: Comidas de hermandad, conciertos, conferencias, diversidad de actos culturales-militares, etc. Los lugares elegidos son Fuerteventura, lugar de su actual ubicación, Toledo, lugar de la Academia de Infantería, Soria, de quien lleva su nombre y Sevilla en donde el Regimiento ha estado casi cien años. Uno de los actos principales es el que se celebra hoy, (para mí el principal), Renovar el juramento a la bandera por los infantes que hemos pertenecido o pertenecen a sus filas. Los soldados solo prestamos juramento de fidelidad a la bandera una vez, después se

269


puede renovar. Esto es lo que se llamaría un signo de lealtad continuada. El conglomerado de personas, hoy 28 de Marzo, en la plaza de España es enorme. La mayoría de nosotros vestidos de “paisano” por estar ya retirados. (Podemos hacerlo de militar si queremos). Hay desde generales a soldados. (Yo, que la primera vez, en mi Jura de Bandera, lo hice de recluta, hoy lo hago de Comandante) Pero no cuenta la graduación sino el espíritu de compañerismo. Hoy todos somos Infantes pertenecientes al glorioso Regimiento de Infantería Soria, nº 9. Espero con ansiedad mi reencuentro con la vieja bandera que hace ya más de 50 años, vi., juré, besé, allá por el 2 de octubre de 1956: También aquí en Sevilla. Con exacta puntualidad, se inició la parada Militar. Todos los que íbamos a renovar el juramento estábamos formados con orden y mezclados sin distinción de empleo en la gran explanada de la Plaza de España. Testigos mudos y silenciosos fueron las enormes cúpulas policromadas de sus torres, que contemplaban el gentío enorme que estaba a sus pies. Frente a mí, en una de sus torres, divisaba grabada el Águila Bicéfala del escudo del Emperador Carlos I. En toda la plaza, entre columna y columna, se ven a personajes ilustres de la historia de España cincelados en un círculo a modo de medallón. Los que yo tenía enfrente eran Isabel y Fernando, Cristóbal Colón, el Cardenal Cisneros, el Gran Capitán… y seguían otros que ya no divisaba. Se inició el acto. Las fuerzas en formación presentaron armas a la bandera y a los acordes del himno nacional interpretados por la Banda de Música del Regimiento, la enseña roja y gualda salió de una de las salas de la antigua Capitanía General de Sevilla. Portada por un oficial abanderado y escoltada por tres suboficiales, hizo su entrada en la gran explanada. Todos en posición de firmes y las miles de personas que nos acompañaban al acto, familiares y sevillanos admiradores y cariñosos con su Ejército, permanecieron en pié y en un respetuoso silencio, recibimos su entrada en el amplio recinto. A continuación entró la Autoridad que iba a presidir el acto: El Teniente General Jefe de la Fuerza Terrestre Virgilio Sañudo, pasó revista a la tropa en formación y a los que íbamos a renovar el juramento a la Bandera. Terminada la revista, el Teniente General recibió a los políticos que le iban a acompañar en la presidencia del acto: El Delegado del Gobierno en Sevilla y el Alcalde de la capital hispalense que nos había acogido en su ciudad.

270


Rápidamente una marcha militar marcó el inicio del desfile de unos 500 hombres, componentes antiguos y actuales del Regimiento Soria 9. Uno a uno pasamos por delante de nuestra Bandera, cogiéndola con nuestras manos y estampando un beso en ella. Imagino que mi emoción fue la de todos. Unas imágenes a cámara rápida pasaron por mi mente. Mi jura de bandera de recluta en 1956, sin más compañía que los compañeros de jura de aquel día. La renovación del juramento en Toledo en 1988. (Ahí ya estaba Josefina, mi mujer). Los compañeros y amigos que siempre me acompañaron en dichos actos. Los que ya no estaban porque habían fallecido. Estos ¡Ay!, ya no “pasarían lista”. Mi familia que esta vez sí estaban conmigo en el acto: Mi mujer, dos de mis cuatro hijos con sus esposas y dos de mis seis nietos, aprendiendo de su abuelo el amor por España. Este beso a mi Bandera produjo en mí una emoción inenarrable. Cuando ya mi vida ha pasado el mediodía y está más cerca del ocaso que del levante, no hace sino remarcar en mí lo que ha sido mi trayectoria vital: Muchos años de mi existencia al servicio de mi Patria. Pasaron por mi mente muchos fotogramas de mis vivencias militares. Mi beso a la Bandera fue tierno y amoroso. Emotivo y cálido. Responsable. El resto de los 500 compañeros que estaban conmigo, sentirían las mismas emociones y análogos sentimientos. Un hombre, ya muy mayor, seguro que había rebasado con creces la edad de 80 años, desfilando con andares imprecisos y la cabeza erguida, era un ejemplo de que se puede ser muy veterano y estar dando ejemplo a todos los allí asistentes de patriotismo y fidelidad a la Patria. Todos volvimos a nuestro lugar de formación una vez que besamos la Bandera. Siguió el acto con el protocolo reglamentario. Los discursos de rigor. El General de División Simón Contreras,(con el que compartí destino en la década de los 60, destinados ambos en el Grupo de Tiradores de Ifni, nº 1, él de Teniente y yo de Sargento), en nombre de todos los componentes veteranos y actuales del Regimiento que habíamos renovado nuestro juramento, agradeció a Sevilla, a su alcalde, la acogida que nos habían dispensado, entregando la Bandera Coronela, que entre todos habíamos regalado al Regimiento, a su Jefe actual el Coronel Carlos Antonio Terol, que también pronunció unas emotivas palabras, haciendo una concisa historia de nuestra Unidad. Continuó el alcalde de la capital andaluza, glosando la presencia de nuestro Regimiento durante el siglo que estuvo de guarnición en Sevilla. (Por cierto, no sé porqué esta autoridad se empeñó en llamar al Regimiento, Destacamento. Lo hizo varias veces. El 271


señor alcalde, debería vigilar a quien le redacta los escritos de sus discursos y que lo haga el que conozca el tema a tratar. Así no incurriría en errores. Un destacamento no es una Unidad). Y concluyó el Teniente General Virgilio Sañudo, haciendo un resumen del acto, ensalzando al Regimiento, a los componentes del mismo y agradeciendo a todos los asistentes su presencia. Finalizó con un vibrante ¡¡Viva España!! que fue respondido por todos los asistentes con un ¡¡Viva!! que resonó en la bellísima plaza hispalense, llegando su eco a muchas calles sevillanas. Por último se rindió el homenaje a los caídos. ¡Honor y Gloria a todos los que a lo largo de quinientos años dieron su vida por España! La muerte no es el final, interpretó la banda y cantamos con cariño los asistentes. 2 soldados (mujeres) ataviados con traje de gala de la época de los viejos Tercios, colocaron una corona de laurel en un altar cuya cima coronaba un Cristo crucificado. (A mí me hubiera gustado que la corona de laurel la hubieran llevado un veterano soldado del Regimiento de los allí presentes y una de las autoridades que presidían el acto. Pero yo no marco el protocolo). A continuación se retiró la bandera con los mismos honores que a su salida; las fuerzas en formación, con escuadra y banda, desfilaron delante de la tribuna de la Presidencia y de todos los asistentes. Virgilio Sañudo, Teniente General que presidió el acto, vino personalmente a despedirnos. El acto había finalizado. Se me vinieron a la mente unos versos de D. Pedro Calderón de la Barca, nuestro clásico del Siglo de Oro, que hablan del Ejército y que muchos compañeros de aquel acto, los muy veteranos como yo, recordarán porque estaban escritos parte de ellos, a la entrada del viejo y ya inexistente Cuartel de la Plaza del Duque y que dicen así:

Ese Ejército que ves vago al hielo y al calor la república mejor, y más positiva es del mundo: aquí nadie espere, que ser preferido pueda, 272


por la nobleza que hereda, sino por lo que él adquiere.

Porque aquí a la sangre excede el lugar que uno se hace, y sin mirar como nace, se mira como procede.

Aquí la necesidad no es infamia; y si es honrado, pobre y desnudo, un soldado tiene mayor calidad, que el más galán y lucido, porque aquí, a lo que sospecho, no adorna el vestido al pecho, el pecho adorna al vestido.

El dar y el pedir aquí, puesto en tan buen uso vive, que tal vez el que recibe quedar más airoso vi. que el que da: porque aquí es tal el fruto de la opinión, que es dádiva la ocasión de hacer a otro liberal.

No aquí en la arrogancia crece 273


de nadie el crédito pues, aquí el más valiente es el que menos lo parece.

Así de modestia llenos, a los más viejos verás, tratando de serlo más y de parecerlo menos.

Aquí la más singular hazaña es obedecer, y el modo de merecer, es no pedir ni rehusar.

Aquí en fin la cortesía, la fineza, la amistad, el buen trato, la verdad, el honor, la bizarría, el crédito, la opinión, la constancia, la paciencia, la humildad y la obediencia, fama, honor y gloria, en fin, caudal de pobres soldados: que buena o mala fortuna, la MILICIA no es más que una RELIGION de hombres honrados.

274


Efectivamente. Mucho ha cambiado el Ejército a lo largo de estos quinientos años desde que se fundó mi Unidad de origen. Los avances tecnológicos, el armamento, los tratados de Táctica y Estrategia militar, la posición de las personas, el antimilitarismo militante de parte de la sociedad a lo largo de los años, incluidos mandos políticos, el concepto de soldado, etc., etc., Lo que no puede o no debe cambiar en el Ejército son virtudes como patriotismo, moral, compañerismo, honradez… En definitiva lo que dice Calderón: La Milicia no es más que una Religión de hombres honrados. Se terminó de escribir esta historia en el Califato de Córdoba, el día 31 de Marzo de 2009. (Martes de Pasión). Plácido Pascual Avilés. Vale

275


DOCUMENTOS GRテ:ICOS DEL ACTO DE FIDELIDAD A LA BANDERA

Plaza de Espaテアa de Sevilla

Detalle de la formaciテウn.

La Bandera en todo lo alto.

Este es el Grupo que renovarテ。 el juramento.

Banda y Tribuna de autoridades

Autoridad militar que preside el acto.

276


Allí estoy yo delante del Guión.

Banda de Música de Soria 9.

Ahí estoy en primer plano.

Mi amigo Juan Manuel Arjona

Magnífica Panorámica de la Plaza de España.

277


Desfile de la Compañía de Honores

Estoy antes de llegar al guión.

Una vez renovado el juramento.

El peso de los años del que va delante.

278

Tribuna de autoridades


Juan Manual Arjona.

Finalizando el acto

La Banda de Música del Regimiento. Águila Bicéfala del Emperador Carlos I.

Autoridades en la Tribuna

y dos soldados de época. (Féminas)

279


E P Í L O G O

Después de muchísimos días de trabajo, que tantas horas tienen, se ha concluido este libro. Su concepción, su nacimiento, su crianza que tantos altibajos tuvo, sus ideas y ponerlo a andar por los caminos de la vida, con los peligros que estos tienen y las trampas saduceas que aguardan en cada recodo. Pero al fin está vivo y goza de buena salud. Con todos los respetos y veneración de la que soy capaz, quisiera parafrasear a Cristo, cuando su vida se extinguía en agónica crucifixión: Consumatum est: Todo se ha consumado, dijo desde lo alto de la Cruz. Todo se ha cumplido, digo yo, de acuerdo con mi conciencia. Todo se ha hecho, incluso los errores, con la mejor voluntad y con la intención de servir a quien esto leyere. Ha salido la criatura y ya anda mezclándose con sus potenciales lectores. Que Dios me ilumine y me ayude a que nuevas criaturas se incorporen a nuestro mundo, mitad luz, mitad tinieblas. Recordando mi lenguaje militar, solo me cabe decir que siento la satisfacción del deber cumplido. Espero y deseo con todas mis fuerzas, que esta criatura me sobreviva. Es antinatural, aunque bastantes veces sucede, que los padres entierren a los hijos. Yo quiero que estos mis hijos literarios que he creado, me sobrevivan. Hijos de mis ideas y mis desvelos. De mi conciencia y de mí espíritu. Si ellos van más allá de la muerte, yo estaré reencarnado en sus páginas y notaré que estoy vivo cuando alguien, dentro de muchos años, pase la vista por estas letras o estos documentos gráficos. Y por último mi agradecimiento a quien en gran parte me animó a dar el paso decisivo para incorporarme al mundo de los ordenadores y la informática. Que me animó, afeándome mi miedo y mi cobardía, por no querer entrar en lo que yo creía un mundo proceloso lleno de peligros. A quien en buena parte tiene con estas criaturas, sino la paternidad compartida conmigo, si se le puede considerar padrino de casi todas ellas. Aunque él lo explica mejor que yo en su brillante prólogo. Quiero agradecer a mi amigo Jacinto Ruiz Morilla la parte de “culpa” que tiene en esta labor creativa. Doy fe para que quede constancia. Desde Córdoba, ciudad del Califato, Julio de 2010. Plácido Pascual Avilés. Vale. 280


281

El consejo de ministros y otras historias  

Selección de artículos diversos de diferentes géneros y materias publicados en senos del Grupo Internauta "Los Quijotes". Autor: Plácido Pas...