Issuu on Google+

Activista pro saharaui detenido se enfrenta a su posible expulsión de España José Morales está defendiendo en los últimos meses el caso de Said Dambar, el joven saharaui asesinado por la policía marroquí en El Aaiun, y que permanece desde diciembre en la morgue de la ciudad sin ser enterrado.

José Morales teme ser expulsado del país: “Soy totalmente inocente. Me considero víctima de una represión política” Fue detenido tras el acto pro saharaui y ha sido citado por Extranjería José Morales teme ser expulsado del país: “Soy totalmente inocente. Me considero víctima de una represión política” LA VOZ DE LANZAROTE 24 de julio de 2011 - José Morales, el activista detenido el pasado sábado tras los altercados con un policía nacional después de una manifestación pro saharaui, asegura que el agente “jamás se identificó” y afirma que tanto el incidente como su detención fueron “desproporcionados”. Este mismo martes, el uruguayo residente en Lanzarote deberá declarar ante la Brigada de Extranjería, que podría ordenar su expulsión del país. “Soy totalmente inocente”, manifiesta Morales, que ha dado su versión de los hechos en una entrevista concedida a La Voz. POR RUTH GABILONDO • 25 de julio de 2011 ¿Qué ocurrió exactamente en la manifestación pro saharaui? El viernes por la tarde hubo un acto en la calle Real de Arrecife, para darles la bienvenida a los niños saharauis que vienen a pasar las vacaciones a Lanzarote. Obviamente el evento sirvió para reclamar la autodeterminación del pueblo saharaui y para conmemorar que se


cumplía el séptimo mes del asesinato de Said Dambar, cuyo cuerpo aún, a día de hoy, permanece en la morgue de El Aaiún. ¿Y cómo se produjo el altercado con el miembro de la Policía Nacional? Estábamos desarrollando el acto con normalidad y con total orden, como siempre hemos hecho. De repente observo una persona, que también había visto en otras manifestaciones y que nunca se había identificado como policía, sacando fotos a los niños y a los participantes en el acto. Yo saqué mi cámara para sacarle a él una foto. Cuando fui a sacar mi cámara, esta persona, sin saber en ningún momento que era policía, se metió dentro de una cafetería. Yo me desplacé hacia él y esperé a que saliera del bar. Cuando salió vino a su encuentro otra señora, que también era policía. Entonces decidí hacer fotografías hacia la manifestación. ¿Qué pasó entonces? El policía, sin yo saber que era policía, vino hacia mí y sin enseñarme ningún tipo de identificación me pegó un manotazo en la cámara y me la arrebató. Empezó a decirme por qué le estaba fotografiando. Le dije que por qué nos estaba fotografiando a nosotros. Vino un amigo a ver qué pasaba y ya reaccionaron todas las personas que participaron en la manifestación, porque pensaban que se trataba de un asalto.

¿Fue en ese momento cuando el policía esgrimió el arma? Sí. Reaccionaron los manifestantes, la gente que estaba sentada en la terraza de la cafetería, así como los miembros de Democracia Real Ya y del Espacio Sáhara. Yo seguí forcejeando con el policía para que me devolviera mi cámara hasta que logré retener la cámara. En ese momento ya un grupo importante de gente nos estaba rodeando y comenzó a increpar al policía por el comportamiento que había tenido hacia mí. En un momento determinado, este hombre extrajo una pistola de la cintura y empezó a apuntar y a señalar a las personas que había ahí diciendo que era policía y que teníamos que alejarnos. ¿Hubo algún forcejeo con el policía? En el momento que él exhibe la pistola, varias personas que estaban allí intentaron reducirlo, lo tomaron por la muñeca para evitar que disparara el arma. Al poco llegó un policía local, logró controlar la situación y el agente, así como su compañera, le dijeron que bajara el arma. Entraron


en el bar y segundos después vino un equipo de apoyo de la Policía Local e identificó a los nacionales. Los agentes salieron del lugar escoltados por la Policía Local. En ningún momento se mostró ningún tipo de placa, ni una acreditación que demostrara que ese hombre era policía. Después, fue usted quien denunció estos hechos en los Juzgados de Arrecife Sí. El sábado quedamos a las 9.00 horas para ir al Juzgado de Guardia. Hice la denuncia, en la que expliqué las cosas tal y como fueron. Luego me fui a casa y por la tarde del sábado participé en una concentración de Democracia Real Ya en El Reducto. Cuando terminó me vine hacia mi casa. ¿Fue en ese momento cuando le detuvieron? Sí. Cuando estaba a punto de llegar, una persona se acercó a mí, se identificó como policía y me dijo que estaba detenido por la imputación de dos delitos, que son atentado contra la autoridad y desorden público. Me trasladaron a comisaría, me metieron en el calabozo. A las 21.00 horas llegó la abogada de oficio, le conté lo sucedido. Pasé toda la noche en los calabozos y sobre las 11.00 horas me derivaron a los Juzgados. Allí tuve que declarar y salí en libertad sin fianza, bajo la orden de ir a firmar los días 1 y 15 de cada mes. Además, ha recibido una notificación de la Brigada de Extranjería. Efectivamente. La he recibido este mismo lunes al mediodía. En esa notificación pone que debo comparecer en la Brigada Local de Extranjería este martes a las 11.00 horas por la sanción que me impondrán por los altercados del viernes. Entonces puede ocurrir que me retiren el permiso de residencia canario, así como el permiso de trabajo. Si sucede esto, al salir de la comisaría podría ser detenido por carecer de papeles. Entonces sería extraditado en el primer vuelo a Madrid, y desde allí a mi país de origen, Uruguay. Y ahora, ¿cómo se encuentra? Yo nunca he pedido nada para mí, siempre por el colectivo, pero en este momento necesito ayuda por la situación de vulnerabilidad en la que me encuentro y por la injusticia que se está cometiendo. ¿Defiende su inocencia? ¿Cree que actuó de forma correcta durante el altercado?


Soy totalmente inocente y los hechos lo corroboran. Esto es desproporcionado. No entiendo por qué se me quiere tratar como un apestoso, echando abajo todo el trabajo del colectivo saharaui, que me apoya férreamente. Me considero una víctima, esto es una represión política. El policía nacional no se identificó, lo hizo después de que llegara la Policía Local.


DENUNCIÓ AL POLICÍA QUE SACÓ SU ARMA Un activista detenido se enfrenta a la expulsión de España ARRECIFE. - SAÜL GARCÍA (ACN PRESS) El uruguayo José Morales ha sido citado por la Brigada de Extranjería acusado de desorden público tras la concentración prosaharaui en Arrecife.

El uruguayo José Morales ha sido citado por la Brigada de Extranjería acusado de desorden público tras la concentración prosaharaui en Arrecife.

Un policía saca su arma ante prosaharauis en Arrecife El activista pro saharaui uruguayo detenido el viernes tras una concentración en la localidad lanzaroteña de Arrecife se arriesga a ser expulsado. Tras haber pasado la noche en dependencias policiales acusado de desorden público y atentado contra la autoridad, José Morales Brum denunció el pasado sábado a un policía que sacó el arma para disuadir a los manifestantes. La Brigada de Extranjería en la isla le ha citado mañana para notificarle una infracción a la Ley sobre protección de la Seguridad Ciudadana que se puede considerar grave o muy grave, según advierte el acta. El acusado, que lleva más de diez años viviendo en Lanzarote y tiene una hija de cinco años, ha calificado la citación como “una denuncia política que trata de ocultar un error muy grave (el hecho de que el policía sacara la pistola) para que muerto el perro se acabe la rabia” y asegura que los hechos de los que se le acusa no están probados. Morales fue detenido mientras participaba el viernes por la tarde en una concentración a favor del pueblo saharaui convocada por Democracia Real Ya. Al día siguiente, y tras dormir en el calabozo, interpuso una denuncia contra el agente del Cuerpo Nacional de Policía que, vestido de paisano, fue increpado por algunos manifestantes cuando fue descubierto haciendo fotos. En lugar de identificarse como agente, sacó su arma reglamentaria, lo que provocó un altercado entre el agente y algunos manifestantes, que terminó cuando llegó la Policía Local. El detenido declaró el domingo en el juzgado acusado de participar en el altercado y fue puesto en libertad con cargos. Según dice el artículo 28.3 de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, por la que se le cita, “en casos de


infracciones graves o muy graves, las sanciones que correspondan podrán sustituirse por la expulsión del territorio español, cuando los infractores sean extranjeros, de acuerdo con lo previsto en la Legislación sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España.


Un policía saca su arma ante prosaharauis en Arrecife.

Racismo institucional en Lanzarote. Juan García Luján El activista pro saharaui uruguayo detenido el viernes tras una concentración en la localidad lanzaroteña de Arrecife se arriesga a ser expulsado. Tras haber pasado la noche en dependencias policiales acusado de desorden público y atentado contra la autoridad, José Morales Brum denunció el pasado sábado a un policía que sacó el arma para disuadir a los manifestantes. La Brigada de Extranjería en la isla le ha citado mañana para notificarle una infracción a la Ley sobre protección de la Seguridad Ciudadana que se puede considerar grave o muy grave, según advierte el acta. El acusado, que lleva más de diez años viviendo en Lanzarote y tiene una hija de cinco años, ha calificado la citación como “una denuncia política que trata de ocultar un error muy grave (el hecho de que el policía sacara la pistola) para que muerto el perro se acabe la rabia” y asegura que los hechos de los que se le acusa no están probados. Morales fue detenido mientras participaba el viernes por la tarde en una concentración a favor del pueblo saharaui convocada por Democracia Real Ya. Al día siguiente, y tras dormir en el calabozo, interpuso una denuncia contra el agente del Cuerpo Nacional de Policía que, vestido de paisano, fue increpado por algunos manifestantes cuando fue descubierto haciendo fotos. En lugar de identificarse como agente, sacó su arma reglamentaria, lo que provocó un altercado entre el agente y algunos manifestantes, que terminó cuando llegó la Policía Local. El detenido declaró el domingo en el juzgado acusado de participar en el altercado y fue puesto en libertad con cargos. Según dice el artículo 28.3 de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, por la que se le cita, “en casos de infracciones graves o muy graves, las sanciones que correspondan podrán sustituirse por la expulsión del territorio español, cuando los infractores sean extranjeros, de acuerdo con lo previsto en la Legislación sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España.

Poemario por un Sahara Libre http://poemariosahara.info/


TRAS DENUNCIAR ACTITUD ILEGITIMA DE UN POLICIA

Uruguayo podría ser expulsado de España El uruguayo es un activo militante de causas sociales.

En riesgo. José Morales (izquierda) junto a un militante Saharaui. Un ciudadano uruguayo, activo militante en defensa de los derechos del pueblo saharaui, podría ser expulsado de España de prosperar una denuncia en su contra presentada por la Comisaría de Arrecife, un municipio situado en la isla de Lanzarote. El activista José Morales Brum deberá comparecer a las 11.00 horas (15.00 horas de Uruguay) de hoy, ante la Brigada de Extranjería de la Comisaría de Arrecife, tras una denuncia en su contra por supuesta infracción "grave" y "muy grave" de la Ley Orgánica 1/92 sobre Protección de la Seguridad Ciudadana. Morales Brum, residente legal en España desde 2005 y padre de un hija de cinco años, fue detenido por personal policial, acusado de un delito de atentado contra la autoridad, horas después de denunciar la actitud ilegitima de un funcionario policial, durante una actividad a favor del pueblo saharaui, según informan medios españoles.


Morales Brum y otros activistas participaban del programa "Vacaciones en Paz", por el cual ciudadanos españoles reciben la visita de niños saharauis. La actividad era cubierta por varios medios de prensa, pero en un momento se detectó un fotógrafo que registraba únicamente los rostros de los niños. Morales Brum mantuvo un altercado con el "fotógrafo", tras lo cual este último exhibió una pistola. El fotógrafo era un funcionario policial. El activista uruguayo decidió entonces presentar una denuncia por la acción ilegitima del funcionario. Horas después, fue detenido por dos policías de civil, iniciándose un proceso en su contra por violentar la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana. La acusación podría implicar su retención y expulsión de España, según la normativa española. La norma estipula que "en casos de infracciones graves o muy graves, las sanciones que correspondan podrán sustituirse por la expulsión del territorio español, cuando los infractores sean extranjeros, de acuerdo con lo previsto en la Legislación sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España". Morales Brum consideró su detención como "un atropello por parte de los representantes del Estado" y alertó sobre los riesgos de una generalización de estas medidas, por cuanto podría afectar "a cualquier compañero que, de resultar incómodo por su actividad social o política podría seguir el mismo camino de la expulsión de manera unilateral". El colectivo se solidariza con su integrante, que "ha sido imputado en presuntos delitos no comprobados" y desmiente que los manifestantes realizaran ninguna acción agresiva


Espacio Sáhara Lanzarote desmiente las imputaciones contra José Morales, que podría ser expulsado de España tras la concentración prosaharaui en Arrecife El uruguayo José Morales ha sido citado por la Brigada de Extranjería acusado de desorden público

Crónicas · 26 de julio de 2011

- Aseguran que el policía nacional que protagonizó la polémica no se identificó de forma verbal hasta que esgrimió su arma reglamentaria

Imágenes cedidas.


El colectivo Espacio Sáhara Lanzarote ha denunciado este martes la imputación de uno de sus representantes por el capítulo ocurrido el pasado viernes durante la manifestación de simpatizantes saharauis, convocada por Democracia Real Ya, en las inmediaciones de la calle Real, junto al Cabildo Viejo, por presuntos delitos "no comprobados". Se trata, en concreto, del activista prosaharaui de origen uruguayo José Morales Brum, conocido activista y colaborador en distintos medios de comunicación de la isla de Lanzarote. Tras haber pasado la noche en dependencias policiales acusado de desorden público y atentado contra la autoridad, José Morales denunció el pasado sábado a un policía que sacó el arma para disuadir a los manifestantes. Ahora, su imputación podría incluso costarle la expulsión de España, a pesar de que lleva más de diez años residiendo en el país y de que es padre de una niña española de 5 años.

En un comunicado remitido a este diario, Espacio Sáhara Lanzarote desmiente que los manifestantes realizaran ninguna acción agresiva. "La concentración realizada el viernes en las inmediaciones del Cabildo Viejo se llevó a cabo en total orden por parte de los asistentes convocados por los colectivos solidarios con el pueblo saharaui", explican en su escrito. "La misma culminó de forma pacífica", relatan, "a excepción de los hechos derivados de la actuación de una persona que a la postre resultó ser policía, pero que durante su proceder jamás se identificó como tal, no mostrando en ningún momento su acreditación policial. En forma verbal anunció ser policía una vez esgrimida su arma reglamentaria", sostienen.


El representante del colectivo prosaharaui imputado ha sido citado este mismo martes, 26 de julio ,a las 11:00 horas, debiéndose presentar en la Brigada Local de Extranjería, en la Comisaría de la Policía Nacional. Es precisamente el frontis de esta comisaría el lugar elegido por el colectivo para ofrecer una rueda de prensa en la que darán su posicionamiento ante estos hechos. En cualquier caso, adelantan que "el Espacio Sáhara Lanzarote quiere dejar claro que ninguno de sus integrantes ha manifestado una acción agresiva durante el desarrollo de la concentración". Desde el Espacio Sáhara Lanzarote expresan su "total apoyo y solidaridad con el compañero integrante de nuestro colectivo que ha sido imputado en presuntos delitos no comprobados".

El activista que denunció a un policía por apuntarle con su arma podría ser expulsado del Estado español A José Morales se le ha notificado infracciones contra la seguridad ciudadana por incidente en una manifestación prosaharaui. Podría ser expulsado de inmediato. Denuncia estrategia político-policial. Lanzarotelandia.com | Lanzarotelandia.com / Información alternativa de Lanzarote | 25-7-2011 a las 21:51 | 212 lecturas www.kaosenlared.net/noticia/activista-denuncio-policia-apuntarle-arma-podria-ser-expulsado-estado-


El activista uruguayo José Morales, a la izquierda de la foto, junto a un miembro de la comunidad saharaui

El activista uruguayo José Morales Brum, vinculado a la causa de defensa de los derechos del pueblo saharaui y conocido en Lanzarote por su actividad como sindicaslita y colaborador en diferentes causas sociales, ha recibido en el día de hoy una denuncia que parte de la Comisaría de Arrecife, Brigada Local de Información, según la cual

habría infringido la Ley Orgánica 1/92 sobre

Protección de la Seguridad Ciudadana, con infracciones grave y muy grave, por el altercado en el que un Policía Nacional de incógnito sacó su arma de fuego el pasado viernes en los alrededores de la Calle Real de Arrecife. Morales, que había denunciado los hechos en la mañana de este sábado fue horas más tarde detenido por la Policía Nacional y acusado de un delito de atentado contra la autoridad pública sobre el que se han abierto diligencias y se encuentra pendiente de juicio. Sin embargo, en un documento que se le ha entregado hoy, firmado por dos agentes de policía, y que lleva en la parte inferior el membrete de la Dirección Insular de la Administración general del Estado español en la isla -antes Delegación del Gobierno-, se da cuenta de una infracción grave y muy grave. En otro documento entregado esta mañana se le cita para mañana martes 26 de julio a las 11:00 horas de la mañana en la brigada de Extranjería de la comisaría de la Policía Nacional de Arrecife. En declaraciones a este medio Morales ha asegurado haber contactado con diferentes expertos legales que le informan de que la infracción de que se le acusa podría acarrear su retención y expulsión del Estado español.


En la denuncia recibida hoy por Morales se relata el hecho denunciado y considerado grave y muy grave, y este consiste en "gritar 'policía opresora, policía asesina' y hacer gestos con las manos incitando al resto de los concentrados para que se aproximaran". También hace referencia a que el denunciado se abalanzó hacia los agentes así como a "golpes, empujones por parte de la multitud causando lesiones a los policías" y destrozo del mobiliario de las terrazas. Morales Brum niega que hubiese producido lesiones a los agentes o destrozos en el mobiliario de los locales de la zona, hecho que, asegura, podrían atestiguar los numerosos viandantes, los concentrados prosaharauis y algunos miembros de la plataforma Democracia Real Ya que en ese momento se encontraban en la zona celebrando una asamblea y pudieron ser testigos de lo ocurrido. Consultado por este medio el Director Insular de la Administración del Estado, Orlando Suárez, desconocía a primera hora de la tarde del sábado si existía parte de lesiones que corroboraran la versión policial. Contactado de nuevo esta tarde confirma que existen dichos partes. Sin embargo, sobre la posible expulsión del activista asegura no saber nada ni tener constancia del acta-denuncia emitida contra José Morales. Estrategia para "quitárselo de encima" El activista uruguayo considera que esta denuncia y la citación de mañana que podría acarrearle su situación de alegalidad en el Estado español es una estrategia para "quitárselo de encima" ante un hecho "que no produje yo sino un policía que apuntó con su arma y al que yo denuncié". Morales asegura estar poniéndose en contacto con diferentes colectivos y medios para frenar lo que asegura es

"un atropello por parte de los

representantes del Estado en la isla" y que no solo afectaría a él "sino a cualquier compañero que, de resultar incómodo por su actividad social o política podría seguir el mismo camino de la expulsión de manera

unilateral", ya que, asegura

"los hechos no están probados, es solo la versión de la policía". La sanción podría ser la expulsión del Estado Mediante el acta recibida hoy a José Morales se le informa de una infracción administrativa, que por lo tanto no ha sido dictada por los Tribunales de Justicia,


sino por el aparato del Estado, a través de la Dirección General de la Policía. Concretamente se le hace responsable de haber infringido el apartado H del artículo 23, de la Ley sobre seguridad Ciudadana, que supone "la provocación de reacciones en el público que alteren o puedan alterar la seguridad ciudadana", lo cual constituye una falta grave. La falta se eleva a la categoría de muy grave por considerar la policía que es aplicable el artículo 24 de esta ley, donde figura que puede ser así "teniendo en cuenta la entidad del riesgo producido o del perjuicio causado, o cuando supongan

atentado

contra

la

salubridad

pública,

hubieran

alterado

el

funcionamiento de los servicios públicos, los transportes colectivos o la regularidad de los abastecimientos, o se hubieran producido con violencia o amenazas colectivas". En el artículo 28 de esa misma ley, relativo a las sanciones figura que "en casos de infracciones graves o muy graves -como es el caso-, las sanciones que correspondan podrán sustituirse por la expulsión del territorio español, cuando los infractores sean extranjeros, de acuerdo con lo previsto en la Legislación sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España". En este punto se basa Morales y otros juristas consultados por este medio para afirmar que se podría pretender la expulsión de este ciudadano uruguayo del Estado español. Correspondería al mismo Ministerio del Interior cuyo membrete aparece en la denuncia, o en su caso al Consejo de Ministros del Gobierno de España, la competencia de sancionar con la expulsión a José Morales, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 29 de esta misma ley. http://lanzarotelandia.com/el-activista-que-denuncio-al-policia-que-saco-supistola-asegura-enfrentarse-a-una-posible-expusion-inmediata-del-estadoespanol/


Le comunicarán una falta de la ley de seguridad ciudadana

El activista que denunció al agente que sacó su pistola en la calle se enfrenta a su posible expulsión del país

José Morales. La Brigada de Extranjería en Lanzarote ha citado para este martes a las 11.00 horas al activista pro saharaui José Morales Brum, de nacionalidad uruguaya, para notificarle una infracción a la Ley sobre protección de la Seguridad Ciudadana. En el acta de denuncia se le advierte de que la infracción cometida se puede considerar grave o muy grave.

Saúl García (ACN) [Lunes, 25 de julio de 2011] [16.15] Hay que recordar que Morales interpuso el sábado por la mañana una denuncia contra un agente de la Policía Nacional, que, vestido de paisano, sacaba fotografías de los manifestantes de una concentración en defensa del pueblo saharaui, el viernes por la tarde en las inmediaciones de la Calle Real de Arrecife.


El agente, del que la Delegación del Gobierno ha reconocido que formaba parte del contingente enviado a la manifestación, fue increpado por algunos manifestantes y, en lugar de identificarse, sacó la pistola diciendo que era policía. Se produjo un altercado entre el agente y algunos manifestantes, que terminó cuando llegó la Policía Local, que acabó levándose al agente. Por la tarde, la Policía Nacional detuvo José Morales en la calle José Antonio de Arrecife, tras participar éste en la concentración convocada por Democracia Real Ya. Pasó la noche en las dependencias policiales y declaró ante el Juzgado el domingo, acusado de un atentado contra la autoridad y de desorden público. Fue puesto en libertad con cargos. Morales vive en Lanzarote desde hace diez años y tiene una hija de cinco años de edad. Es un conocido activista social, ligado a diversas asociaciones tanto en el ámbito humanitario, en el de la inmigración o en el laboral. Según dice el artículo 28.3 de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, por la que se le cita, “en casos de infracciones graves o muy graves, las sanciones que correspondan podrán sustituirse por la expulsión del territorio español, cuando los infractores sean extranjeros, de acuerdo con lo previsto en la Legislación sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España. Morales señala que la citación de la Brigada de extranjería la interpreta como “una denuncia política que trata de ocultar un error muy grave (el hecho de que el policía sacara la pistola) para que muerto el perro se acabe la rabia”. Dice que los hechos por los que le denuncian ni siquiera están probados.

El Gobierno dice que el agente que sacó su pistola en una calle de Arrecife lo hizo para garantizar su seguridad redaccion@diariodelanzarote.com


Detencion de jose morales