Page 1

                                                                     

                                                                                                 


No  quisiera  emplear  la  palabra  raro,  no  digo  que  sea  raro.  Tampoco  quisiera   juzgar  por  su  forma,  porque  no  la  veo.   Solo  digo  que  un  espejo  se  refleja  en  la  ventana,  que  un  dinosaurio  con  una   mariposa  caminaron  juntos.   Ahora  visito  y  soy  turista  en  un  mundo  de  pensamientos  e  ideas,  donde  un  caos   volátil  es  el  orden  armónico,  de  un  tiempo  denso  pero  sutil.     Todos  quisiéramos  apartar  los  surcos  del  suelo,  creyéndolo  posible,  permitir  el   acceso  a  los  aires  de  corrientes  imprevisibles.   Una  mano  gigante  toma  el  cuerpo  que  contiene  la  vida  de  cada  quien,  y  nos  deja  en   un  sitio  donde  nos  toma  días  inexactos  apoyar  los  pies,  al  sitio  podría  describirlo   como  el  sendero  que  transitaban  el  dinosaurio  y  la  mariposa.  Pisos  hechos  de   madera  y  esta  mano  ablando  el  suelo.   La  vegetación  es  insistente  como  el  pasto  que  crece  entre  las  baldosas  y  la  mano   riega  de  vez  en  cuando.   Del  cielo  a  veces  brota  una  trompeta  que  aturde  y  proclama,  la  mano  articula  sus   dedos  y  nos  regala  algunas  notas  de  su  música  particular.     En  la  parte  exterior  del  lugar  hay  un  parque,  y  hay  cúmulos  de  hojas  doradas  por   donde  es  divertido  caminar,  hay  palos  y  ramitas  entre  las  hojas,  la  mano  gigante   desabraza  las  hojas  y  ahí  vemos  los  palitos  para  no  tropezar.    El  horizonte  es  empinado  y  el  cielo,  un  trazo  de  línea  azul  ,y  la  mano  nos  llevará  un   día  a  conocer  ese  lugar.   Sabemos  que  la  mano  nos  mira  cuando  nos  saluda  y  sabremos  que  duerme  cuando   se  abra  y  podamos  dormir  en  ella.                                              


La mano gigante  

Este es un texto, una prosa poética y un relato. Durante este tiempo me ha representado sintéticamente la fuerza de aquello que tiene la vid...