Page 1

INGRÁVIDOS


CARMELA PIÑÓN


INGRÁVIDOS Isabel Durán

Historiadora del Arte

¿Cuál es el peso de los sueños? ¿Cómo funciona ese otro mundo real en el que todo es posible? Siempre que miro y admiro la pintura importante, la que merece la pena, de una forma inevitable pienso en cómo los pintores han querido mostrarnos la gravidez y la ingravidez de sus representaciones y, a través de ambas, en el sentido de lo que quieren transmitir. Reflexiono sobre la corpórea y pesante masa de las madonnas de Giovanni Bellini, o en la ligereza de las del Greco… ¿Qué tiene de maravilloso la pintura que nos hace llegar a la misma idea a través de presencias tan contrapuestas? Carmela Piñón nos trae sus Ingrávidos como una suerte de sueño ligero de gran densidad pictórica. Son espacios de libertad en los que la materia se mueve y flota, es tan leve que casi se está convirtiendo en… materia de sueño. Lyman Frank Baum nos condujo a El maravilloso mundo del mago de Oz, publicado por primera vez en 1900, a través del sueño de Dorothy, una linda niña que quería “despertarse muy lejos de las nubes, en un mundo el que los problemas son como gotas de limón. (…) En algún lugar sobre el arco iris donde vuelan pájaros azules (…)”. También Lewis Carroll en 1865 durmió a Alicia para hacer posible su viaje al país de las maravillas… Carmela nos quiere dormir a todos para mostrarnos un viaje a “algún lugar” y ese confuso primer despertar. Las camas volando, ingrávidas, presentes en muchas de sus escenas, son el vehículo y, con ellas, aparece el camino hacia otro mundo. Los cuadros de Carmela representan precisamente el momento del viaje, del tránsito. El mundo ingrávido al que se llega está dentro del que mira, de los que miramos. En las leyes de la física es la gravedad la que marca la curvatura del espacio que habitamos. En los mundos de Carmela Piñón son la libertad del sueño y la ingravidez de la pintura las que generan el lugar en el que se materializa el comienzo de la historia que cada uno se encargará de crear.


INGRÁVIDOS


Retazo ingrĂĄvido 100x80 cm AcrĂ­lico en lienzo 2017


Despertar 70x80 cm AcrĂ­lico en lino 2017


Del interior al exterior 60x75 cm AcrĂ­lico en lino 2017


Polvo de ángel 60x75 cm Acrílico en lienzo 2017


Viaja con su doble 70x80 cm AcrĂ­lico en lienzo 2017


Tiempo ingrĂĄvido 160x130 cm AcrĂ­lico en lino 2017


Soltar 160x130 cm AcrĂ­lico en lino 2017


Soñadora 100x130 cm Acrílico en lino 2017


ANTECESORES DE “INGRÁVIDOS”


Verde agua Serie: Entrelazados 100x150 cm AcrĂ­lico sobre lienzo 2012 (Registro fotogrĂĄfico de la artista)


Encuentro de retazos musicales Serie: Buscadores 148x187.5 cm AcrĂ­lico sobre lienzo 2015 (Registro fotogrĂĄfico de la artista)


El hilo la iluminó Serie: Buscadores 18x24 cm Acrílico sobre lienzo 2016 (Registro fotográfico de la artista)


Soplo de creación Serie: Tan real como soñar 70x80 cm Acrílico en lienzo 2017


El puente de tela Serie: Tan real como soĂąar 60,5x76 cm AcrĂ­lico en lienzo 2017


La cama del sueño Serie: Tan real como soñar 60,5x76 cm Acrílico en lienzo 2017


La abuela cose mientras ella sueña Serie: Tan real como soñar 60x50 cm Acrílico en lienzo 2017


Deja volar tu sueño y verás en qué se transforma Serie: Tan real como soñar 100x150 cm Acrílico en lienzo 2017


En el estudio. Montevideo, 2017.


Carmela Piñón Nació en Montevideo, el 18 de octubre de 1985. Se graduó en la Facultad de Medicina de la Universidad de la República como Licenciada en Nutrición 2010. Su formación como pintora comenzó en 2008 en el taller de la escuela de arte Casablanca. A partir del 2009 decide su vocación y trabaja a tiempo completo en el estudio del maestro Ignacio Iturria. En esta actividad obtuvo importantes gratificaciones, como la pasantía de un mes en Perú, en octubre de 2011, durante la que fueron reconocidas sus contribuciones audiovisuales a las muestras del maestro en ese país. Su oficio como pintora la llevó a exponer colectivamente en reiteradas oportunidades en Casablanca. En 2012 fue elegida para diseñar, dirigir y pintar el mural del parque Grauert por los 100 años del balneario Carrasco. El interés por esta obra llevó a que comenzara a difundir sus conocimientos en Casablanca, donde ejerció docencia en artes plásticas y en técnicas de estarcido (stencil) para niños y adolescentes. En 2013 participa de la Primer temporada de exposiciones de Galería Pueblo Garzón. Desde 2014 coordina el área de los talleres de arte en Casablanca y es asistente del taller dictado por Iturria. Expone colectivamente en el Tercer Ciclo del Paseo de Las artes de Casona Mauá organizado por Remates Satriano Art selling.

Expone individualmente en el Aeropuerto internacional de Carrrasco, Montevideo, en el evento desfile de la Diseñadora Margara Shaw convocada por la Fundación Iturria. Es designada para integrar el jurado en el concurso internacional de dibujos de la FAO. En la temporada de verano del 2015 sus obras se exponen junto con obras de grandes artistas como Ignacio Iturria y Antoni Pitxot en Galería Iturria Cadaqués, España. En 2016 realiza exposición individual ¨Buscadores¨ en Galería Iturria Cadaqués, España. En 2017 integra una residencia de la Fundación Iturria en Estados Unidos en el taller del artista Ignacio Iturria junto a un grupo de talleristas de la escuela Casablanca compartiendo con artistas Españoles y Cubanos, visitando importantes museos. Allí realiza la serie, Tan real como soñar, la que abrió la temporada de exposiciones de la Galería iturria en Cadaqués, debido a la interesada respuesta del publico el Galerista Juan Risso la convoca a exponer en noviembre en Madrid, en la Galería Juan Risso. Actualmente sus obras se encuentran en Montevideo; Escuela de arte Casablanca, en Punta del este; Galería Manzione, en Argentina; Galería Praxis y en España; Galería Iturria Cadaqués y Galería Juan Risso Madrid.


Reflexión sobre la residencia en la colonia de artistas de Ignacio Iturria. Estados Unidos, enero - febrero 2017.

Tener la posibilidad de estar 60 días, dedicada las 24 horas del día a la pintura y en contacto permanente con un maestro que dedica su día a mostrarme a mí y a quienes estábamos allí, todo los que hace, a la vez atento a mi búsqueda, aconsejando y mostrando posibilidades, respetando la esencia de cada uno, genera el crecimiento potencial que todo pintor debe tener para lograr acercarse al arte. Ahí uno se da cuenta de la diferencia entre pintar y lograr generar arte. No existió el horario, me transformé en un ciclo como el día y la noche, una espiral en crecimiento. Al despertar ya estaba atenta a la luz de ese día, que no era igual a la del día anterior, me ponía a pintar al lado del lago con los demás, intentamos entre todos sacar el color y la luz. Luego adentro de la casa continuaba con mis pinturas algo surrealistas, donde incorporé el color del lago y el imnótico movimiento de las plantas acuáticas, nuevas técnicas, nuevos materiales. Al caer la noche Iturria nos mostraba cómo manejar algún pincel nuevo, alguna espátula desconocida, pinturas desconocidas, herramientas que existen en estos países donde hay todo tipo de materiales. Cuando había hambre alguno cocinaba algo para todos, momento de reunirnos a conversar largas horas, desde los aspectos más simples y emotivos hasta aquellos llamados intelectuales o de cultura general, donde siempre surgía un artista nuevo a conocer, googleamos y estudiamos sus obras. Al ir a la cama entresoñaba y anotaba entredormida lo que el subconsciente iba largando, hasta dormir profundamente. Cuando uno sueña, asimila e incorpora todo lo aprendido en el día, que en esos días todo era pintura(por esto digo 24 horas) y sé que luego de 60 noches debo haber soñado imágenes donde todo se comunica. Las enseñanzas de Iturria se mezclan con la luz del lago, con los cuadros de los artistas visitados en los museos, con los libros visitados en estas librerías que te dejan tomar un café y revisar toda la biblioteca, para encontrar ese que es para ti. Todo, todo, se incorporó.


También conocimos el taller de un artista cubano radicado en Miami, parte de un grupo de artistas con particular escuela cubana que ha incorporado tímidamente algo del llamado 1er mundo. Allí reflexioné sobre mi condición de uruguaya y el período en el que vivo, la importancia de mostrar al mundo este rincón poco conocido y valioso. Recorrimos las calles, galerías, museos, bibliotecas y bares, donde compartimos con personas provenientes de todas partes del mundo, sobretodo latinos radicados alli, que traían su identidad y mostraban distintas maneras de sentir la vida. Una noche allí sentada, esperando mi turno para jugar al pool, vi que Iturria tomó su libreta y comenzó a dibujar a las personas; pues tomé la mía y compartí la actitud. Haciéndolo aprendí que cada persona, cada situación es única, irrepetible y valiosa, valiosa de ser percibida por los ojos y filtrada para salir por la mano y así quedar materializada en el papel. Una emoción, si no toma alguna forma, no podemos comunicarla con el resto de la sociedad. Luego todos adquirimos esa costumbre y al voler a la casa copartíamos los dibujos de cada uno, ese se transformó en el juejo real al que habiamos ido. La última semana compartí con músicos, conocí nuevas canciones, nuevos artistas, nuevas interpretaciones, ¡hasta de tangos! Analizamos los puntos en común entre componer música y pintura. La vibración de la música es como la vibración del color, se te mete dentro sin pedir permiso. Compartí con su hija Fotógrafa, esa pasión por cazar la imagen, captar la luz. Podría seguir escribiendo muchas hojas mas, no sé expresarme mucho con la escritura, pues mi habilidad es la imagen, espero en estas breves palabras dejarles una gota que represente el universo en el que me sumergí. Al regresar fui esa misma tarde a Casablanca. Estaban en taller de pintura, compartí los libros que había adquirido y materiales nuevos. Llegar y poder compartir, enriquecer, hace que todo crezca. ¡Agradezco que Casablanca exista!, con el enorme esfuerzo que esta requiere de todos para mantenerse. ¡El agradecimiento a Iturria y la familia es eterno! mi vocación se iluminó, cobró sentido mi existencia. Una persona realizándose ayuda al crecimiento de la Humanidad y nuestro hábitat, que tanto amo.


Agradecimientos:

Acosta y Lara 7329 C.P. 11.500 Montevideo - Uruguay www.artecasablanca.com www.fundacioniturria.org


GALERIA JUAN RISSO Cadaqués - Madrid Juan Risso Calle Dr. Fourquet 9 Madrid - España +34 627 922 898 Carrer Unió 14 Cadaqués - Cataluña galeriaiturriacdq@gmail.com Galeria Iturria www.galeriaiturria.com Carmela Piñón Obras www.carmelapinon.com Fotografía de obra: Chiqui Iturria Diseño: Gimena Martínez Pucciano


INGRÁVIDOS, Carmela Piñón  

Catálogo de obras, pintura sobre lienzo, serie INGRÁVIDOS, 2017. De Carmela Piñón