Page 1

Nov - Dic 2013 No. 206 A単o 34


CONTENIDO

Presentación Negro sobre Blanco 1 Rector Mayor Los muchachos cometen faltas más por ligereza que por maldad 2

Curaphotography

Director: Heriberto Herrera Dirección: Parroquia María Auxiliadora, 3a Av. Norte y Pasaje Don Rua, Apartado 2324, San Salvador, El Salvador Teléfono (503) 2526-9740 Fax (503) 2526-9739 Correo electrónico: boletinsalesiano.cam@gmail.com herrerah@gmail.com

No. 206

VIOLENCIA

Consejo de administración: Alejandro Hernández, Manuel Solano, Heriberto Herrera, Mauricio Ponce.

Estamos enfermos de violencia

4

Una sociedad estresada

6

¿Dónde está la raíz?

8

Consejo editorial: Heriberto Herrera, José Mauricio Ponce, Zaida Navarrete, Alejandra Rodríguez, Tania Cañas, Evelyn Carbajal.

De la vida real

10

Salesianos y Salesianas: una propuesta educativo pastoral juvenil

12

Impresión: Imprenta Ricaldone. Final Av. Hno. Julio Gaitán. Santa Tecla. El Salvador

La paz también es fruto del amor.

13

Meditación La fe alaba a Dios en todo

16

Universo digital Medios de comunicación social libres de violencia

18

En familia Juego infantil, mejor que aprender a leer

19

Educar como don Bosco El ideal de la vida sana

20

Sitio web: Zaida Navarrete zn.boletinsalesiano@gmail.com Distribución: Librería Salesiana 23 Calle Pte. y 5ª. Av. Nte. No. 335, San Salvador, El Salvador, C.A. Tel. 2235-3826; 2225-6221 Colaboradores en esta edición: Hugo Estrada, Bruno Ferrero, Rolando Echeverría, Coco de López, José Miguel Núñez, Zaida Navarrete.

Entérate de las noticias de la semana, chatea, envía tus propias fotonoticias. El Boletín Salesiano se distribuye gratuitamente a la Familia Salesiana y a los Amigos de Don Bosco. El costo de la edición y distribución del Boletín Salesiano se cubre con las contribuciones voluntarias de sus lectores.

Regístrate en nuestro sitio para recibir en tu correo electrónico la mini edición semanal del boletín.


BSK

Negro sobre blanco Los nubarrones de violencia que se ciernen sobre el triángulo norte de Guatemala, El Salvador y Honduras, en lugar de amainar, se agigantan.

Pero los violentos y corruptos ensombrecen el panorama de esos tres países castigados por un clima de violencia criminal organizada.

Como salesianos dedicados a la educación de los jóvenes, sobre todo de las clases populares, esta calamidad nos afecta.

En los informativos nacionales se ha vuelto rutina el recuento narrativo de los nuevos casos de violencia.

La tragedia creciente provoca una pérdida de esperanza. ¿Hasta cuándo, Señor, seguirás olvidándome? ¿Hasta cuándo va a triunfar mi enemigo?, grita angustiado el salmista.

Nuestra presencia educativa pastoral en esos tres países es bastante consistente. Pero sigue siendo una presencia mínima en el mar de niños, adolescentes y jóvenes que pueblan estas tierras.

Pandilleros, narcotraficantes, oficiales corruptos forman un entramado oscuro que mantiene en zozobra a una población afligida por tanta sangre derramada y tanta vida traumatizada. Ese mundillo tórbido no es el reflejo de una población básicamente honrada y trabajadora, con ganas de vivir y sueños que alimentar.

Ser joven es un riesgo. Puede ser presionado para sumarse a alguna clica pandilleril. Puede ser atacado mortalmente por considerársele sospechoso. Puede ser asaltado en el bus o en la calle. Puede ver truncado su sueño de estudiar por amenazas mortales. Puede quedar tachado socialmente por el solo hecho de vivir en el barrio tal.

Al menos, queremos ofrecer un grano de arena con nuestro Sistema Preventivo que ayuda a formar honrados ciudadanos y buenos cristianos. Heriberto Herrera

BS Don Bosco en Centroamérica

1


ANS

RECTOR MAYOR

Los muchachos cometen faltas

más por ligereza que por maldad Pascual Chávez Villanueva Don Bosco narra:

Gracias a las presencia de mi madre, en la antigua casa Pinardi (donde tuvo inicio la obra salesiana) reinaba un genuino estilo de relaciones humanas, hecho de calor paciente, de comprensión y corrección, en perfecto estilo de familia. Con tanta gente en casa la disciplina era necesaria para evitar que el ambiente fuera un manicomio incontrolado. Disciplina reducida a lo mínimo, pero “cuentas claras y chocolate espeso”, como mi madre, con su innata sabiduría popular, condensaba las conclusiones.

2

BS Don Bosco en Centroamérica

T

ranscurridos muchos años y teniendo tras de mí una experiencia rica de buenos resultados, podía afirmar que “con los muchachos es castigo lo que se hace pasar como tal”. Quería decir que un castigo debe servir para mejorar las cosas y no empeorarlas. Una breve sustracción de afecto, una mirada triste, una actitud más reservada y seria, una palabrita al oído dicha con dulzura y paciencia eran medios de que me servía para corregir y encauzar posibles actuaciones equivocadas. Entre los chicos aceptados, no todos eran como Domingo Savio. Sucedió un día que un pobre asistente, tal vez no muy bien visto por los mayores, perdió la paciencia y acabó por repartir unos solemnes bofetones tratando de imponerse. Se creó un clima de sorda resistencia que podía rematar de un momento

a otro en una peligrosa forma de insubordinación incontrolada. Todos esperaban que yo me pronunciara. Lo hice después de las oraciones de la tarde, en el momento de las “buenas noches”. Con rostro muy serio comencé diciendo cuál era nuestro estilo de educación, manifesté la decepción experimentada al saber que uno de ellos hubiera sido tratado tan duramente y que él, por su lado, hubiera cometido una falta grave de respeto y obediencia hacia quien estaba encargado de mantener la disciplina. Puestas las cosas en claro, concluí: “Por un lado, que no vuelva ya jamás a haber groserías; por el otro lado, que jamás vuelva a haber violencias”. Luego, tras una pausa, sonriendo añadí: “Por el afecto que les tengo a todos, quisiera también hacer lo imposible… Lamento los golpes que han recibido, pero estos realmente no los los puedo quitar de encima”. Había logrado romper


M. Amores

RECTOR MAYOR

el hielo: todos se rieron. Esperé que reinara nuevamente el silencio y les deseé a todos las buenas noches. La experiencia me enseñaba que es mucho más fácil irritarse y amenazar que tratar de persuadir con las buenas maneras. Era un tira y afloja que a veces agotaba, pero yo sabía que a ciertos caracteres difíciles, rebeldes y cascarrabias los podía vencer solo con la caridad, la paciencia y la mansedumbre. En práctica se dejaban doblegar solo por la bondad, por el corazón que dialoga, que corrige con amor y delicadeza. Los muchachos en general se equivocan más por ligereza que por malicia. Ciertos educadores, movidos por el apuro excesivo y la impaciencia, cometían errores más graves que las faltas de los mismos chicos. No rara vez me daba cuenta que algunos, que nada perdonaban a los demás, eran muy sensibles y prontos a perdonarse a sí mismos. Y cuando se usan dos pesas y dos medidas en forma arbitraria, los educadores acaban por cometer faltas y errores. Les recordaba frecuentemente a

mis salesianos que los muchachos son unos “pequeños psicólogos” cuando juzgan a sus educadores, maestros y asistentes, y la forma, el tono y la imprudencia con que aprovechan de su autoridad. Deseaba siempre que mis queridos salesianos supieran esperar el momento oportuno para hacer la debida corrección: nunca empujados por la cólera o la venganza. Y que no olvidaran jamás que a los chicos, a los jóvenes hay que conquistarlos de uno en uno, de día en día, para guiarlos al Señor, porque solo Él sabe dibujar su rostro divino en ellos. Y que siempre llevaran consigo, mis queridos salesianos, un remedio indispensable e infalible (aunque no se lo encuentre en ninguna farmacia): antes de decirle sí al Señor, los muchachos quieren y exigen que otros digan sí a los juegos y a los sueños de ellos. Desde tiempo había adoptado un método infalible para educar al bien: estar siempre entre los muchachos. Quería que mis salesianos fueran “educadores de patio”. Abiertos al diálogo, creativos, vigilantes, pero

no suspicaces, presentes pero no sofocantes, acogedores y alegres, amigos verdaderos. Era lo que yo definía “la asistencia”: una presencia calificada, nunca neutra, siempre propositiva; una asistencia que era espera acogedora, presencia activa y calificada. Una manera de estar-con-los-jóvenes, a su lado. “Estar en el patio”, para compartir con los muchachos sueños y esperanzas, para construir juntos un futuro hermoso y digno, sin barreras de desconfianza. El patio, como lugar “sagrado” de amistad y de encuentro donde nace la confianza cordial, donde el educador ha bajado de la cátedra, ya no tiene en la mano el diario de clase, donde no vale tanto por los títulos de estudio alcanzados cuanto por lo que es, por los valores que expresa, por los ideales que lo animan. En el joven, incluso el más rebelde, pueden influir solo la bondad y la paciencia, Por esto sugería a mis salesianos: “Más que cabeza de superior conviene tener corazón de padre”.

BS Don Bosco en Centroamérica

3


Estamos

enfermos

de violencia El Triángulo Norte de Centro América es ya una referencia geográfica a nivel mundial. Guatemala, El Salvador y Honduras sufren de una calamidad compartida: la violencia. Los estudiosos de ese fenómeno social nos ofrecen cifras escalofriantes al respecto. Perdemos más vidas por la violencia social que en una guerra normal.

L

a cara más visible de esta situación enfermiza se identifica con las temibles maras, que se han arraigado y extendido como un cáncer en nuestras sociedades nacionales. Los informativos de cada país reportan a diario el rosario de hechos delictivos que estallan con puntualidad exasperante: asesinatos, desaparecidos, violaciones, extorsiones, asaltos, balaceras, intimidaciones. Los barrios y colonias humildes de nuestras ciudades y pueblos se han vuelto áreas peligrosas para quienes allí viven o para visitantes arriesga-

4

BS Don Bosco en Centroamérica

dos. En algunos casos, las maras llegan hasta a imponer una especie de toque de queda. Numerosas familias abandonan calladamente sus viviendas huyendo de amenazas letales. La casa queda abandonada o bajo posesión de la mara del lugar. En esos barrios humildes de alto congestionamiento poblacional prácticamente todos los habitantes están obligados a pagar la célebre “renta”, cantidad económica arbitraria exigida por la mara bajo amenaza de muerte. Y la amenaza no es broma. Quien no paga, muere.

La mara es territorial. El control del propio territorio se conquista y se defiende por la vía del terror. Cada vez son más las áreas dominadas por las maras, desde la gran ciudad hasta los pequeños pueblos rurales. La mara es casi invisible. En la superficie todo pasa con aparente normalidad. Quien desconoce la realidad no se percatará del niño que llega al pequeño negocio a recoger la renta. La fatídica llamada telefónica que recibe inesperadamente cualquier vecino le trastorna su vida, sin que casi nadie de su círculo se percate.


Violencia

Pero la violencia no es exclusiva de las maras. De hecho, la violencia tiene mil caras: violencia laboral, intrafamiliar, acoso sexual, desamparo institucional, comercio de seres humanos, tráfico de armas, trasiego y venta

de drogas, servicios estatales de pobre calidad (educación, salud, protección jurídica, seguridad pública…).

violencia a flor de piel. La gente se enferma por vivir en tensión continua, bajo una amenaza que se respira invisible.

La generalización de los actos de violencia arbitrarios fomenta la cultura de la violencia debido a la crispación social o estrés derivados de vivir a la defensiva. De allí los estallidos violentos por causas mínimas: la pelea por un espacio de parqueo que se resuelve a balazos; la impaciencia ante los atascos de tráfico que descarga un torrente de insultos o agresiones. Es la

Añádase a todo eso la angustiosa crisis económica, los insultantes escándalos de corrupción de gente poderosa, la debilidad del Estado, la corrupción de quienes deben proteger al ciudadano. Entonces surge la rabia y la tentación de resolver la violencia con la violencia. O aplaudir con regodeo cuando los delincuentes se matan entre sí.

Archivo EDH

Es difícil que los transeúntes apresurados se den cuenta del joven que presiona la punta de un puñal en el costado de la víctima para robarle tranquilamente su teléfono celular. Los tatuajes identificadores ya casi no existen.

BS Don Bosco en Centroamérica

5


Archivo EDH

Una sociedad La presencia y acción de los actores de la violencia produce un profundo daño en toda la sociedad, no solo en los directamente afectados.

P

rimero, las víctimas directas, los que mueren de muerte violenta. Una muerte atroz, que incluye con frecuencia torturas salvajes, saña desalmada, violaciones crueles. O aquellos que son acribilladas a balazos. La gran mayoría de las víctimas son jóvenes. Muchas muertes son el resultado de rivalidades entre pandillas, generalmente por control de territorio. Otros jóvenes son asesinados por negarse a entrar en una clica. Otros pierden la vida por resistirse a un asalto. Ser joven se ha vuelto un riesgo potencial.

6

BS Don Bosco en Centroamérica

Luego, las familias de las víctimas, que pierden violentamente a hijos o hijas. O que sufren angustias cuando el hijo comienza a coquetear con determinada pandilla. O lo tienen que enviar lejos de urgencia porque la amenaza de muerte se cierne sobre su cabeza. O que está recluido en el infierno de una cárcel con condena de largos años. O que tiene que abandonar sus estudios porque el centro escolar es está bajo el control de maleantes juveniles. Los habitantes del barrio o colonia viven en suspenso, pues cada dos o tres días hay un muerto

por ahí, o las balaceras estallan de día o de noche. ¿Cómo caminar en paz por las calles y pasar frente a grupos de jóvenes ociosos que te siguen con la mirada fría? ¿Cómo poder sobrevivir pagando una renta a las maras, deducible de un salario menguado o de un negocio humilde? Los usuarios del servicio público de transporte viajan cada día con el corazón estrujado. No es raro que dos o tres delincuentes anuncien a los pasajeros que pasarán recogiendo celulares o dinero, como si de una colecta benéfica se tratara. Ay del que se resista. Alguna vez un pasajero


Violencia

atrevido desenfunda su pistola, y entonces el bus se convierte en película de vaqueros, para terror de los usuarios.

en la mano larga de la pandilla para recolectar extorsiones, o vigías para detectar movimientos policiales en las cercanías.

Cunde el desaliento en la población al constatar la incapacidad del Estado para controlar el desorden social y ofrecer mínimas garantías de seguridad pública. Se anida en el corazón la sospecha fundada de que quienes deben proteger a la población se han corrompido y están en connivencia con los maleantes. Entonces desaparece la confianza hacia jueces, legisladores, fuerza pública a todo nivel. Corre un alto riesgo quien se atreve a denunciar un hecho delictivo.

Alumnos y maestros de las escuelas viven en zozobra. De repente es peligroso asistir a clases. El maestro abandona la escuela. Los padres de familia prefieren dejar al niño en casa. Los escasos bienes de la escuela son robados.

Los niños de los territorios mafiosos admiran a esos antihéroes temidos, poderosos, que viven con holgura, sobrados de dinero, ociosos. Niños que se convierten

Ese torbellino de violencia provoca inseguridad, miedo, desconfianza, desaliento. ¿Qué futuro puede tener una sociedad atrapada en esa pesadilla?

La violencia campante hace brotar en la gente honrada sentimientos de frustración, de represalia. “Que se maten; que los maten.” Y así nos enfermamos todos de violencia.

Archivo EDH

estresada

Cunde el desaliento en la población al constatar la incapacidad del Estado para controlar el desorden social y ofrecer mínimas garantías de seguridad pública.

BS Don Bosco en Centroamérica

7


Archivo EDH

¿Dónde está la raíz? El escándalo y el terror ocasionados por la violencia desenfrenada son hechos incuestionables. Solo quienes viven en burbujas protegidas pueden encogerse de hombres ante la epidemia de dolor y zozobra. Los indefensos, los de abajo son los que están condenados a vivir codo a codo con los delincuentes.

L

a confusión, en cambio, es palpable cuando se intenta ir a las raíces del problema. O, peor aún, cuando se busca acabar con las consecuencias dejando intactas las causas. Algo así como querer bajar la calentura sin preocuparse de su origen.

a ser violentos en Los Ángeles”. “El tráfico y comercio de la droga ha corrompido todo”. “Las autoridades son débiles o están aliadas con los delincuentes”. Esas son las voces de la calle. A lo mejor, todas juntas dibujan un círculo vicioso sin visos de salida.

¿En qué humus brotó la plantita del mal antes de que se convirtiera en un árbol sólido? “Nuestro pueblo es un pueblo violento”. “Se han perdido los valores”. “La guerra nos ha dejado así”. “Los jóvenes emigrantes aprendieron

Sin duda que la guerra fue una escuela de violencia. Miles de personas con licencia para matar. Se acabó la guerra, pero los combatientes perdieron la sensibilidad por el respeto a la vida humana.

8

BS Don Bosco en Centroamérica

El río imparable de emigrantes a Estados Unidos alimentó una esperanza de vida mejor que pronto se estrelló ante la muralla del racismo despectivo. Había que defenderse y defender los territorios allá conquistados, pues grupos locales rivales eran una amenaza tangible. La deportación inmisericorde de esos recién llegados indeseables trajo consigo la estrategia de la pandilla organizada.


Violencia

De la vida real

Archivo EDH

S Luego aparece el tráfico de drogas. Somos el puente entre productores al sur y consumidores al norte. Se necesitaba una estructura criminal que asegurara el trasiego de ese costoso veneno moderno. El dinero fácil es tentación halagadora para quien vive al borde de la subsistencia. Las gruesas sumas de dinero corrompen por parejo a mercaderes, transportistas y agentes de seguridad pública. La clandestinidad del turbio negocio se tiñe de sangre. Pero pareciera ser que la madre de todas las causas sea una estructura social altamente desequilibrada. En estos pequeños países colindan, que no conviven, minúsculos grupos económicamente poderosos con una clase media alta que puede soñar con un trabajo estable y bien remunerado, con una clase media baja bastante atribulada por mantener un precario equilibrio entre ingresos estrechos e inseguros y nivel de vida al límite inferior de lo humanamente aceptable, con una clase pobre que no puede soñar, porque su acceso a educación, salud y trabajo es de tan mala calidad que ve casi cerrada su legítima aspiración a un ascenso social. Al fondo de la escala social se encuentra una masa informe que ha perdido los valores humanos, ha interiorizado

e encontraba una noche reunido con amigos en un bar. Entonces entraron unos pandilleros que le dieron a entender que algo fatídico se avecinaba. - Te vamos a “picar”, le dijeron por la bajo. Era 13 de mes y se dice que en esa fecha debe haber un asesinato al azar.

su condición de parias y se ha envuelto en el fatalismo degradante. Está compuesta por quienes se han bajado del carro de la historia y se resignan a malvivir, aceptando el crimen como el camino fácil para una vida precaria. Es en este grupo donde ordinariamente se fermentan las pandillas como opción cómoda para vivir una vida sin futuro.

Alarmado, decide abandonar el lugar y pide a dos amigos que lo acompañen. Llega a su casa y le cuenta a su esposa lo sucedido. Ambos juzgan prudente que abandone la casa y el barrio. Con solo lo que lleva puesto sale del barrio para no levantar sospechas. Logra alquilar un cuartito de techo y paredes de lámina de zinc. En su casa quedan su esposa, su hijo adolescente y su otro hijo, un niño todavía.

¿Qué vida pueden soñar jóvenes arracimados en chabolas inhumanas, con una escolaridad barniz, trabajando en oficios ocasionales con salarios de hambre, sin protección social, bajo la mirada desconfiada del resto de la sociedad? Si vives en determinado barrio calificado como “caliente”, entonces buscarás de balde un trabajo decente y la aceptación social.

El tiene un trabajo estable con un salario minimo. Ha formado una familia honrada. Son católicos practicantes. Padece de cáncer en el colon y está bajo control médico. La tácita amenaza de los pandilleros más la soledad en que ahora vive le quitan el sueño.

Al Estado corresponde promover políticas sanas de largo alcance orientadas a la búsqueda de condiciones mínimas de vida digna para todos los ciudadanos. Que todo ciudadano tenga acceso a un servicio de salud pública eficiente, a una educación de calidad, a una oportunidad de trabajo justamente remunerado, a la seguridad social y jurídica y al respeto de sus derechos humanos. En esa tarea estamos comprometidos todos.

No puede ir a visitar a su esposa e hijos, pues la amenaza sigue viva. Su hijo mayor no puede ir a visitarlo, pues su cuartito está situado en otro barrio dominado por una pandilla enemiga. Un joven que traspasa la frontera de territorios enemigos se expone a la muerte. Tampoco conviene que su esposa lo visite, pues se expone al peligro. Hace un par de meses que la familia no se puede reunir. No se comunica por teléfono, pues los los indicios hacen sospechar que la línea está interceptada. No puede comprar una nueva casa lejos de esa zona, pues su salario apenas alcanza para ir viviendo.

BS Don Bosco en Centroamérica

9


De la vida real

E

l chiquillo era una chispa de vida. Cada domingo llegaba al oratorio con una sonrisa maliciosa y alguna broma ingenua, como para sorprenderme. Su confianza en mí era evidente.

Finalmente no volvió más. Eso me preocupó. Nadie me daba razón de él. No quería indagar directamente con sus compañeros, pues sospechaba que se habría metido en malos pasos. Pedí a un colaborador que investigara discretamente sobre su paradero. Una semana después me contó que, al pedir información sobre él, un compañero de juego, desde lejos, como explicación gráfica, se pasó el filo de la mano por la garganta.

SXC

Un buen día rechazó mi saludo. Imaginé que algo le había oscurecido su buen humor. Los siguientes domingos fueron igual. Me rechazaba con evidente descaro.

É

l es un joven rebosante de vitalidad. De carácter abierto, franco y amigable. Pero lleva consigo un doloroso secreto.

abarrotada de prisioneros sin condena. El relato de las vejaciones sufridas por él y sus compañeros de celda es escalofriante.

Una tarde se encontraba con grupo de amigos, incluido su hermano, pasando el rato en la calle de su barrio. De pronto apareció un vehículo policial. Sin mayores razones, los subieron al vehículo, quedando detenidos como sospechosos de pertenecer a pandillas.

Narra su calvario con voz tranquila, sin resabios de resentimiento. Pero no quiere que su historia se conozca por la humillación que significa haber estado en la cárcel. Es un estigma que le cerraría la puerta en todas partes.

Seis meses pasó en prisión preventiva en una celda totalmente

Pasados seis meses, es dejado en libertad sin ninguna explicación. Tuvo suerte, porque su hermano pasó en la cárcel un año entero.

La paz es fruto de la justicia La paz peligra cuando al hombre no se le reconoce aquello que le es debido en cuanto hombre, cuando no se respeta su dignidad y cuando la convivencia no está orientada hacia el bien común.

Archivo EDH

Para construir una sociedad pacífica y lograr el desarrollo integral de los individuos, pueblos y naciones, resulta esencial la defensa y la promoción de los derechos humanos. Doctrina social de la Iglesia

10

BS Don Bosco en Centroamérica


Violencia

La violencia no constituye

jamás una

respuesta

justa

La Iglesia proclama, con la convicción de su fe en Cristo y con la conciencia de su misión, que la violencia es un mal, que la violencia es inaceptable como solución de los problemas, que la violencia es indigna del hombre. La violencia es una mentira, porque va contra la verdad de nuestra fe, la verdad de nuestra humanidad. La violencia destruye lo que pretende defender: la dignidad, la vida, la libertad del ser humano.

K. Nielsen

Doctrina social de la Iglesia

BS Don Bosco en Centroamérica

11


E. Artiga

Salesianos y Salesianas:

una propuesta educativo pastoral juvenil Las pretendidas soluciones al problema de la violencia mediante políticas represivas han sido un fracaso rotundo. Cada vez se hace más evidente que solo un proyecto inteligente de prevención conducirá a disminuir y ojalá eliminar del todo este triste desorden social.

L

os Salesianos y Salesianas hemos heredado de Don Bosco un estilo educativo y pastoral basado en la preventidad. Estamos convencidos de que, aunque pequeño con relación a la inmensidad de ese flagelo social, nuestra propuesta es válida porque llega al corazón de los jóvenes.

La presencia educativo pastoral salesiana en los tres países del llamado Triángulo Norte es consistente. Tres sólidas congregaciones religiosas, Salesianos de Don Bosco, Hijas de María Auxiliadora e Hijas del Divino Salvador atienden numerosas y variadas obras a favor de la juventud. Educación formal e informal, asociacionismo juvenil, pastoral parroquial, atención oratoriana a desti-

12

BS Don Bosco en Centroamérica

natarios en condiciones de pobreza o riesgo, acción misionera en áreas indígenas: estas son algunas de las áreas que atraen a millares de niños y al universo salesiano. Multitud de colaboradores laicos se asocian a este extenso y ambicioso proyecto salesiano. De todas las edades, clases sociales y profesiones, dedican su tiempo libre en los oratorios o se empeñan en la


BSCAM

Violencia animación de los grupos juveniles o trabajan como educadores en escuelas, colegios, universidades, parroquias y misiones. A todos les mueve una inspiración común: traducir en estos países la genialidad con que Don Bosco actuó y vivió hace casi dos siglos en Italia. La oferta educativa pastoral está orientada hacia las clases populares. Es difícil cuantificar los destinatarios de esta compleja red educativa, ya que hay proyectos educativos formales e informales. Aún así, los salesianos son apenas una gota en ese mar de jóvenes que se cuentan por millones, que componen la parte de la población más sensible a la violencia, ya sea como actores o como víctimas. Lo providencial de la acción salesiana descansa en su estilo educativo pastoral llamado Sistema Preventivo. En base a él, se busca llegar a los jóvenes por la vía del corazón. En un clima de familia conviven millares de niños, adolescentes y jóvenes, dedicados al estudio, al trabajo, a la diversión. El respeto mutuo y el ambiente de alegría estimulan una atmósfera que los aleja de la fascinación por la violencia.

La paz también es fruto del amor. La verdadera paz tiene más de caridad que de justicia, porque a la justicia corresponde sólo quitar los impedimentos de la paz: la ofensa y el daño; pero la paz misma es un acto propio y específico de caridad. Doctrina social de la Iglesia

Inspirados en Don Bosco, padre y maestro de la juventud, está en acción el vasto movimiento de Salesianos, Hijas de María Auxiliadora, Hijas del Divino Salvador, Salesianos Cooperadores, Asociación de Devotas de María Auxiliadora, Damas Salesianas, Voluntarias con Don Bosco, Voluntarios de Don Bosco, bienhechores, animadores de la pastoral juvenil y oratoriana, y amigos de Don Bosco.

La paz se construye día a día en la búsqueda del orden querido por Dios  y sólo puede florecer cuando cada uno reconoce la propia responsabilidad para promoverla.

Es una red de esperanza que se empeña en ayudar a los jóvenes a ser honrados ciudadanos y buenos cristianos, y por tanto, agentes de transformación positiva de estas sociedades centroamericanas afectadas por la violencia.

La paz es, por tanto, el fruto del orden plantado en la sociedad humana por su divino Fundador, y que los hombres, sedientos siempre de una justicia más perfecta, han de llevar a cabo.

Para prevenir conflictos y violencias, es absolutamente necesario que la paz comience a vivirse como un valor en el interior de cada persona: así podrá extenderse a las familias y a las diversas formas de agregación social, hasta alcanzar a toda la comunidad política. En un dilatado clima de concordia y respeto de la justicia, puede madurar una auténtica cultura de paz, capaz de extenderse también a la comunidad internacional.

Este ideal de paz no se puede lograr si no se asegura el bien de las personas y la comunicación espontánea entre los hombres de sus riquezas de orden intelectual y espiritual. Doctrina social de la Iglesia

BS Don Bosco en Centroamérica

13


¿Cúal es el problema más importante que enfrenta su país en 2010? República Dominicana

Guatemala Honduras

35%

25%

18%

20%

19%

7%

44%

35%

14%

Nicaragua

1%

El Salvador

Costa Rica 38%

46%

8%

12%

Panamá

Fuente : Latinobarómetro 2010

Delincuencia Desempleo

Tasas de homicidios en el norte de Centroamérica, 2000-2011 Honduras

92

Homicidios por cada 100.000 habitantes

60

69

El Salvador

51

Guatemala

39

26 Belice

19 2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

Fuente : Latinobarómetro 2010

14

BS Don Bosco en Centroamérica


Violencia

Ningún esfuerzo de pacificación será duradero para una sociedad que ignora, margina y abandona en la periferia a una parte de sí misma. La medida de la grandeza de una sociedad está determinada por la forma en que trata a quien está más necesitado, a quien no tiene más que su pobreza. Papa Francisco, en una favela de Rio de Janeiro

BS Don Bosco en Centroamérica

15


SXC

La fe alaba a Dios en todo

En la auténtica oración de alabanza no se pretende conseguir nada de Dios. Se le alaba porque el corazón, lleno de fe, siente la necesidad de expresarle su amor, su agradecimiento, su confianza.   Hugo Estrada

L

a persona que se sumerge en la oración de alabanza centra su atención, no en sus problemas, sino en la bondad, en la grandeza de Dios. La persona que alaba a Dios, casi sin darse cuenta, está abriendo de par en par su corazón para recibir las mejores bendiciones de Dios. La oración de alabanza nació, es Israel, en medio de la batalla. Cuando los

16

BS Don Bosco en Centroamérica

guerreros se encontraban nerviosos, ya formados para iniciar la batalla, comenzaban a gritar pregonando la grandeza de Dios, su poder, sus maravillas. Esto les infundía coraje. Al mismo tiempo, tenía un efecto negativo en los enemigos, que se sentían amedrentados ante el optimismo del ejército que se venía contra ellos. Antes de tomar la ciudad de Jericó, el Señor les indicó a los israelitas que debían

dar varias vueltas alrededor de la ciudad durante seis días. El último día, todos debían gritar al mismo tiempo. Así lo hicieron los del pueblo de Israel. Adelante iban los sacerdotes con las trompetas de clamoreo, llevando el Arca de la Alianza, símbolo de la presencia de Dios entre el pueblo. El séptimo día, todos gritaron al mismo tiempo. Dice la Biblia que cayeron los muros de Jericó (Jos 6, 20). La ora-


SXC

ción de alabanza antes de iniciar la batalla no era una súplica miedosa, sino un grito enardecido en que se proclamaba la infaltable presencia de Dios en medio de su pueblo. Era una oración de confianza total en el Dios que no falla. Nos fijamos en las olas y no en Jesús Nos parecemos, en ocasiones, a Pedro que centró toda su atención en el rugido de las olas, y se le olvidó mirar a Jesús, que se encontraba frente a él, extendiéndole la mano para que no tuviera miedo. La oración de alabanza nos lleva a clavar nuestra mirada en Jesús, que está frente a nosotros y que nos garantiza que no permitirá que nos traguen las olas del mar. Alabar a Dios es levantar nuestra mirada confiada de fe a Dios y aferrarnos a sus promesas de perdón y de bondad. Todo esto ¿no será una simple autosugestión? Si es una auténtica oración de alabanza, no.  La oración de alabanza nos lleva a ser consecuentes con lo que “intelectualmente” aceptamos y predicamos. Nosotros afirmamos que Jesús resucitado vive entre nosotros. Que nos acompañará hasta el fin del mundo. Que ha vencido al pecado y a la muerte. La oración de alabanza nos lleva a “vivir”, en la práctica, lo que predicamos y decimos que creemos firmemente. Por medio de la alabanza le decimos de corazón a Jesús, como Pedro:

“Señor, tú tienes palabras de vida eterna”. Como Pablo, añadimos: “Si el Señor está conmigo, ¿quién contra mí? (Rm 8, 31).

Sin fe miramos gigantes El Señor les había ordenado a los del pueblo que entraran en la tierra prometida, en Canaán. Ellos optaron por enviar espías para que exploraran el terreno. Josué y Caleb regresaron animando a todos a confiar en la palabra del Señor que les prometía su ayuda. Los otros espías lograron convencer a la mayoría de que no intentaran la conquista, pues los habitantes de esas tierras eran enormes gigantes. El pueblo se dejó llevar por la opinión de los pesimistas. No se atrevieron a intentar la conquista, y les tocó vagar durante largos años por el árido desierto. Según algún comentarista, el miedo hizo que los espías vieran a los hombres agigantados. La técnica del espíritu del mal consiste en hacernos “ver gigantes” en todos lados. Quiere atemorizarnos para que no cumplamos las órdenes del Señor. La fe, por medio de la oración de alabanza, nos lleva a echar por el suelo esas barreras, que nos impiden conquistar las ricas promesas que el Señor nos ha entregado.  El que alaba a Dios va repasando, mentalmente, la historia de salva-

Alabar a Dios es levantar nuestra mirada confiada de fe a Dios y aferrarnos a sus promesas de perdón y de bondad.

ción, que el Señor ha llevado a cabo en su vida. La oración de alabanza nace de la fe, de la experiencia de la bondad de Dios que hemos apreciado en nuestra historia personal. Se alaba a Dios porque se recuerdan las múltiples veces que Él ha intervenido en nuestra existencia con mano poderosa. En nuestra balanza de valores, Satanás va colocando en un platillo el pesimismo para envenenar nuestro corazón. En el otro platillo, nosotros vamos depositando las innumerables veces que hemos experimentado el amor salvador de Dios en nuestra propia vida. La oración de alabanza no es la más común en nuestras comunidades y en nuestra vida personal.  Como Marta, nos inclinamos a intentar “quedar bien” con el Señor a nuestra manera, a base de una oración llena de afanes y preocupaciones. Nos cuesta sabernos sentar, como María, para quedarnos, con fe, meditando en el Señor, contemplándolo. 

BS Don Bosco en Centroamérica

17


SXC

Medios de comunicación social

libres de violencia Zaida Navarrete zn.boletinsalesiano@gmail.com

Los medios de comunicación social pueden ser vehículos de transmisión de los sentimientos de odio que alberga el ser humano.

V

ivimos en una época de crisis social en la que debemos ser precavidos tanto en la vida real como en la virtual. Podemos estar siendo victimas o victimarios sin darnos cuenta. Es violencia la que ejerce un joven cuando insulta a otro por las redes sociales, o cuando se hace una broma cruel, cuando se calumnia o se hace viral una fotografía vergonzosa. Es violencia la telenovela en la que hombres golpean a mujeres o se engañan entre sí. Son violencia las películas que presentan sanguinarios asesinatos o bajezas por el poder. Las series televisivas de matones y cárteles de droga son las más populares. Estos capos llegan a adquirir un grado de admiración por los televidentes, casi convertidos en súper héroes y tanta es su fama que uno de ellos hasta lanzó su propia línea de ropa.

18

BS Don Bosco en Centroamérica

¿Qué nos está pasando? La radio, la televisión y el ciberespacio, con todas sus herramientas hermosas para comunicar, han adquirido un gran peso en la forma de pensar y actuar de las sociedades; por eso han sido llamados el cuarto poder. Pero los medios no tienen este poder por sí mismos. Necesitan de la publicidad que se paga por el rating (nivel de audiencia) de sus programas. En nuestros países los de tipo amarillista logran los índices más altos. Se da al pueblo lo que este pide.

El problema no son los medios, somos nosotros, que permitimos que tanta violencia y destrucción penetre en nuestras mentes y en la de nuestros niños y jóvenes. Ya somos un pueblo violentado al que se le sigue alimentando con ideas de cómo hacer sufrir a los demás. A esto agregamos que no hay una regulación estricta para los medios, los cuales eluden su responsabilidad con el simple anuncio de la clasificación de su programación. Esto les permite transmitir todo lo que quieran. He sido testigo de programas inadecuados en horarios familiares sin que nadie actúe al respecto.

También la computadora En nuestros países aún no existe una ley clara contra los delitos informáticos. Son tantos los delitos de carácter violento que deben atender las autoridades que dan poca importancia a los delitos cibernéticos.

Quizás el primer paso sea conocer cuales son las agresiones de las que podemos ser victimas en la red. Exhibicionismo y provocación sexual, corrupción de menores, delitos contra la intimidad, descubrimiento y revelación de secretos, interceptación de correo y usurpación de datos personales, calumnias, estafas, delitos relativos a la propiedad intelectual (robo de creaciones y proyectos) y publicidad engañosa. Es tarea nuestra exigir regulaciones contra la violencia en los medios de comunicación social. Podríamos hacer la diferencia cuando dejamos de ver programas y películas que vayan en detrimento de la vida y de la fraternidad, identificamos posibles abusos en las redes y los hacemos públicos. Así contribuimos a la cultura de paz desde nuestro ambiente.


EN FAMILIA

Juego

infantil, mejor que aprender a leer

Cocó de López soycocodelopez@gmail.com

¿En qué ayuda jugar? En primer lugar, el juego es una actividad propia de la infancia, es la manera de entender y ver la vida. Si un niño juega violento, tranquilo o constructivo, es porque así está

SXC

C

reo que una de las principales tareas de los padres es informarnos sobre los temas que afectan la crianza. En esa búsqueda, han llegado a mí (de manera casual y luego intencional) algunos artículos que abordan la importancia del juego en los niños, principalmente en las edades de parvularia. Trataré de resumirlo: La tendencia actual es comenzar a enseñar a leer y escribir a edades cada vez más tempranas, como por ejemplo los 5 años. ¿Son los 5 años una edad adecuada para aprender a leer y escribir? Yo recuerdo parvularias con grandes espacios al aire libre para explorar, deslizarse, correr y saltar, horas de canto, música, plastilina y juguetes. Entonces, la pregunta es si, en realidad, lo contrario beneficia a los niños y... ¡sorpresa! NO. Me lo han dicho una psicóloga infantil, una pedagoga, una escritora para niños y maestra de parvularia. Eso, además de varios libros y artículos que he buscado al respecto. Voy a compartir con ustedes algunas razones y, si tienen hijos pequeños, por favor, tomen en serio la importancia del juego en sus vidas.

respondiendo a su entorno y es lo que mira cotidianamente en él. Si un niño no juega, se pierde de la imaginación propia de la infancia. Se pierde de ser niño. El juego imaginativo desarrolla el cerebro, nos hace más ágiles, ayuda a encontrar soluciones a los problemas. ¿Qué preferimos? Niños que solo sepan sumar, dividir, leer y escribir perfectamente, o niños que sepan encontrar soluciones y que no sean la frustración y el enojo sus primeras respuestas ante los tropiezos. Los primeros pueden sacar buenas notas, pero los segundos sin duda son mejor adaptados a la realidad en que viven y quizá hasta un poco más felices. ¿Verdad que casi todos conocemos al menos a un adulto que ha sido brillante en su desempeño académico pero que su vida personal es un desastre? Aprender a leer y escribir necesita destrezas particulares. Coordinar los movimientos del ojo y la

mano (necesario para la lectoescritura) se desarrolla bastante bien jugando a cachar la pelota o cazar burbujas; dominar el equilibrio y la lateralidad se aprende bastante bien caminando sobre un trozo y poniéndose los zapatos en el pie correcto; los movimientos finos de las manos también se pueden aprender amasando harina y mantequilla para hacer galletas o ayudando en la cocina. Desenvolviéndose adecuadamente en todos esos espacios, los niños pequeños se están preparando para la aventura de leer y escribir. Y si se acostumbran a que les leamos cuentos y vernos leer, surgirá su curiosidad natural y será menos traumático dominar lo relativo a la lectoescritura.

La imaginación y la fantasía, queridos colegas en el oficio de criar niños, es mucho más instructivo porque enseña que para una sola cosa hay varias soluciones. El berrinche se le comprende a un niño, pero en un adulto se ve muy mal que no pueda ofrecer soluciones alternativas a un problema, o que recurra al llanto y enojo porque la cuestión no salió como quería. Seamos nuevamente observadores, atentos a las señales que dan los niños sobre lo que son capaces de ser y aprender. Si estamos más cerca de ellos, en su mundo natural, aprenderemos a ser mejores padres. Suficientes tropiezos tiene ya la vida como para convertirnos nosotros en uno más para nuestros hijos. Ojalá las alarmas pudieran sonar tan intensamente como para poder cambiar el sistema educativo y se incluyera más espacio para el juego en las clases, principalmente para los más pequeños.

BS Don Bosco en Centroamérica

19


M. Amores

El ideal de la

vida

sana La importancia de la vida sana.

En general, existe una relación muy fuerte entre vida sana, vitalidad personal, alta estima de sí mismo, optimismo y energía. El hecho de sentirse bien y de estar a gusto consigo mismo puede ayudar a los hijos a superar muchas dificultades. Los padres tienen que saber que es muy importante ayudar a sus hijos a desarrollar una idea sana de sí mismos, que no dependa de la influencia de sus compañeros ni del deseo de ser populares; y a tratar sus cuerpos con cariño y respeto, independientemente de lo que hagan los demás.

Bruno Ferrero

P

ara que los hijos puedan alcanzar esta meta, los padres tienen que poner en práctica grandes direcciones. El camino del ejemplo La primera es el ejemplo. Si los padres intuyeran la importancia que tiene para sus hijos el ejemplo, seguramente se sentirán más motivados a llevar ellos también un estilo de vida sano. Los hábitos y las costumbres que se inculcan en

20

BS Don Bosco en Centroamérica

la familia son fundamentales, porque pasan a convertirse en las maneras “normales” de actuar. Los jóvenes observan lo que hacen sus padres y se dan cuenta fácilmente si cuidan física y moralmente de sí mismos. Padres que conviven naturalmente con el alcohol y con el humo del tabaco, o que son exageradamente sedentarios, no podrán luego ser “prohibitivos” con sus hijos. Poner las bases de un estilo de vida sano exige un compromiso constante de tiempo y energía. Significa alcanzar un equilibrio estable en la vida coti-

diana: tratar el propio cuerpo con cariño y cuidado; repartir el tiempo entre actividad física, socialización, descanso, sueño es vital para desarrollar actividades creativas. Hay que ayudar a los jóvenes a crear y desarrollar sus propias fórmulas para alcanzar el equilibrio entre estar sobrecargados de actividades y “vegetar”, entre pasarse “clavados” frente a la computadora o la televisión y estar horas en el gimnasio o deportes. La educación de los sentidos La segunda es el adiestramiento sensorial. Los niños aprenden a actuar a través del movimiento y de la actividad física, pero aprenden también a través de la calma, la distensión y el silencio. Necesitan aprender los fundamentos de la higiene personal, el buen gusto en el vestir y en el comer, el rechazo de la comida chatarra, la alegría de un cuerpo que funciona bien. Necesitan aprender a ver y escuchar lo bello y a sentir su cuerpo como un regalo magnífico y un capital a cuidar. Los padres tienen que hablar con sus hijos con absoluta claridad.


BSCAM

Es conveniente hablar los asuntos relativos a la salud desde la misma infancia para que, cuando sean adolescentes, tengan sobre sus espaldas muchas horas de conversación. Para los adolescentes el tema “salud” abarca una vasta gama de elementos, entre los que destacan los grandes temas que suscitan mayor preocupación hoy –la droga, el sexo, el alcohol, las compañías junto a otros, menos “pesados”, pero igualmente importantes, que van desde el uso del pañuelo y el hilo dental hasta aprender a comer bien y hacer ejercicio físico. Los modelos posibles La tercera es neutralizar los efectos de una cultura omnipresente y feroz que impone a todos tener determinada “imagen”: las revistas, las películas y la televisión asedian con imágenes de perfección física que son absolutamente inalcanzables para la gran mayoría de las personas. Si bien es una presión cultural que esta presente desde hace bastante tiempo, tiene como novedad

el hecho de que ahora se refiere también a los varones. Son pocos los adolescentes y adultos que tienen un cuerpo esbelto, “sexy” y musculoso como los que se ven en los medios de comunicación. Hay modelos hechos en computadora que se imponen como “standard” imposible. La diferencia entre estos ideales inalcanzables y la realidad imperfecta del cuerpo de cada uno puede desencadenar una relación muy crítica respecto al propio cuerpo. Y los adolescentes son muy sensibles a este tipo de presiones. Porque ya están a disgusto con su propio cuerpo por los cambios hormonales y el rápido crecimiento que están viviendo, y porque su personalidad todavía no es tan sólida como para tolerar los propios límites físicos. En la práctica, todavía no han aprendido a aceptarse. Los padres tienen que encontrar una manera de equilibrar las omnipresentes imágenes de los medios de comunicación con comentarios

sanos y reales. Pueden llamar la atención sobre atletas que están en perfectas formas físicas, más que sobre actores y personalidades de los medios que no son perfectos desde el punto de vista físico. Pueden recordar a los jóvenes que el deporte y la actividad física requieren, en general, cuerpos diferentes según la especialidad. También sirve, a menudo, ser pacientes ante las obsesiones vinculadas a estos aspectos. Una preocupación que, en realidad, es un pasaje fundamental para adaptarse a los cambios en el cuerpo y para crear una imagen más fuerte de sí mismos. La manera en que los adolescentes perciben su propio cuerpo es un elemento importantísimo para la personalidad que se esta formando. Cuanto más los tratemos con cariño y comprensión en este período, más los ayudaremos a desarrollar una imagen positiva de sí mismos. Y cuanto mejor sea esa imagen, mejor será también la manera en que cuidarán de sí mismos.

BS Don Bosco en Centroamérica

21


Sed de

ética Así titula Bernardo Kliksberg, economista y sociólogo argentino, uno de sus trabajos acerca de la realidad socioeconómica de América Latina. Según él, hay en el continente un agudo malestar por la forma en que los gobiernos han manejado la cosa pública, con las graves desigualdades que persisten y con todas las formas de corrupción que ha ido saliendo a luz. Ciudadanos cansados de padecer la manipulación y la demagogia están pasando a la indignación y la protesta.

E

s conocida la frase de Nicolás Maquiavelo, célebre escritor y político del Renacimiento: “El fin justifica los medios”. Dicha frase sintetiza toda una doctrina y una postura que lamentablemente ha influido marcadamente en la posteridad: la política desvinculada de la ética. Más tarde sucedería lo mismo con la economía: el lucro se erigió

22

BS Don Bosco en Centroamérica

JMJRIO 2013

Rolando Echeverría

en el fin y el motor de la producción, en lugar del factor humano. Ante las graves consecuencias de tal desvinculación, sobre todo la gran desigualdad entre países ricos y pobres, los papas se dieron a la tarea de iluminar desde la fe cristiana los fenómenos sociales, políticos, económicos. Así ha ido surgiendo la llamada “doctrina social de la Iglesia”. Una constante en dichas orientaciones doctrinales ha sido la relevancia que los pontífices han dado al papel de la ética en la conducción de la política, la economía y en las relaciones sociales. Los distintos documentos resaltan con toda energía que tales actividades tienen como sujeto y

protagonista al ser humano, y no son producto de fuerzas impersonales. Siendo actividades humanas, necesariamente caen bajo la esfera de la ética, ya que dependen de las decisiones de los sujetos involucrados. Al respecto, no han faltado voces que rechazan la legitimidad del magisterio de la Iglesia a pronunciarse en tales campos de la vida humana, alegando que son ámbitos que no le conciernen a las instituciones religiosas. Es satisfactorio comprobar cómo hoy en día va surgiendo una corriente de prestigiosos pensadores e investigadores en el campo social que resaltan la importancia de los


Archivo EDH

factores humanos y, por consiguiente, éticos, en el quehacer económico y político, para asegurar el desarrollo social. Joseph Stiglitz, prestigioso profesor de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, y ganador del Nobel de economía (2001), señala que en las políticas de desarrollo se han confundido los medios con los fines: la privatización y la liberalización comercial se tomaron como metas, olvidando que el fin último es el ser humano. Los índices de nutrición, salud, educación, libertad, participación, democracia, son los verdaderos parámetros del crecimiento social. Otro prestigioso economista, Amartya Sen, también premio Nobel de economía, señala: “Los valores éticos de los empresarios y los profesionales de un país (y otros actores sociales clave) son parte de sus recursos productivos”.

Son muchos los sociólogos y economistas que coinciden hoy en aceptar que el verdadero desarrollo solo se da cuando se respetan las leyes, se transmite confianza en las relaciones humanas, políticas y comerciales, cuando funcionan los mecanismos anticorrupción y se promueve la calidad y credibilidad de las instituciones. En una palabra, cuando se valora a las personas por encima de los mecanismos productivos. Es lo que la Iglesia ha estado enseñando desde hace más de un siglo: “La reducción de la cuestión del desarrollo a un problema exclusivamente técnico llevaría a vaciarlo de su verdadero contenido que es, en cambio, «la dignidad del hombre y de los pueblos»”. (Compendio Doctrina Social de la Iglesia, 563) La equidad es un valor de nuestra civilización; sin embargo, América Latina es la región más desigual de todo el planeta. El 10 por ciento más

La privatización y la liberalización comercial se tomaron como metas, olvidando que el fin último es el ser humano.

rico tiene 84 veces el ingreso del 10 por ciento más pobre. La protección de la familia es un valor central, pero en los hechos la pobreza está destruyendo a diario numerosas familias, y madres solas están a cargo del 30 por ciento de los hogares en América Latina. Las tasas de mortalidad materna de esta región son cinco veces las del mundo desarrollado.

BS Don Bosco en Centroamérica

23


En ese complicado mundo mons. Mario Fiandri ejerce su misión episcopal desde hace cinco años. En efecto, fue consagrado obispo el año 2009. Anteriormente se desempeñaba como profesor de Sagrada Escritura en el Instituto Teológico de Guatemala, oficio que ejerció desde 1994

hasta su nombramiento como Vicario apostólico. Combinó el servicio de docencia con otros cargos como director de la comunidad salesiana o párroco. Hizo sus estudios bíblicos por tres años en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma. Mons. Mario Fiandri llegó a Guatemala en 1975. Después de un año de servicio en el Filosofado Salesiano, fue enviado al Centro Juvenil Don Bosco, de Managua Nicaragua, donde permaneció ocho difíciles años, dada la convulsión política que se vivía en ese país. Mons. Mario Fiandri nació en 1947 en Arborea, Italia. Se unió a los salesianos viviendo por dos años en la comunidad salesiana de esa población. Fue consagrado salesiano en Lanuvio, Roma, al pronunciar sus votos religiosos.

José Isabel Martínez Rivas

Su formación salesiana la realizó en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma. Fue ordenado sacerdote en su pueblo natal el año 1974. De personalidad fuerte y extrovertida, combina la sencillez de vida con un trato directo y franco con toda clase de personas. Su estilo combativo lo impulsa a afrontar las situaciones críticas sin traicionar el Evangelio. A la altura de sus cincuenta años como salesiano, sigue identificado con los humildes de la tierra, los pobres. BSCAM

M

ons. Mario Fiandri es el Vicario apostólico de El Petén, Guatemala. Sus feligreses se encuentran diseminados en un territorio un poco mayor que El Salvador. Tierra calurosa, con impresionantes reliquias de la antigua civilización maya. Sus llanuras se prestan para cultivos masivos de terratenientes poderosos en contraste con un alto porcentaje de la población en el nivel de pobreza. Territorio de narcotráfico y su consiguiente violencia.

BSCAM

Mons. Mario Fiandri

salesiano coadjutor

H

ace cincuenta años, en 1963, el Hermano José Martínez ingresaba oficialmente a la Congregación Salesiana mediante la profesión de los tres votos de la vida religiosa. Su historia salesiana había comenzado en 1957, cuando, a los 14 años de edad, se inscribió en el Instituto Técnico Ricaldone, prestigioso centro de estudios técnicos a nivel de secundaria, que funciona en San Salvador, El Salvador. Por cinco años se perfeccionaría en carpintería. Como salesiano, continuó en el Instituto Técnico Ricaldone por tres años más, estudiando mecánica y dibujo técnico.

24

BS Don Bosco en Centroamérica

Con estas especializaciones profesionales comenzó su experiencia en el apostolado salesiano primero en el Instituto Técnico Ricaldone (dos años) y luego el el Instituto Técnico Don Bosco, en San José, Costa Rica (un año). El Hermano Martínez formalizó definitivamente su opción por Don Bosco en 1969 con la profesión perpetua o consagración definitiva a la vida religiosa salesiana. Desde entonces ha prestado su servicio educativo pastoral en escuelas técnicas salesianas en Panamá, Costa Rica, Nicaragua y El Salvador. Actualmente trabaja en el Centro Juvenil Don Bosco, de Managua, Nicaragua.

El Hermano Martínez, como se le conoce ordinariamente, se ha caracterizado por su humor ingenioso y fino, que desarma las situaciones complicadas de la vida diaria. Su facilidad de relación le ha ayudado a entablar lazos de amistad con los jóvenes, con sus colegas y en las comunidades salesianas. Su discreta presencia en la comunidad religiosa deja huella con su infaltable participación a los encuentros fraternos y de oración comunitaria. El Hermano José Martínez nació en San Sebastián, El Salvador, el año 1943.


A

l cumplir cincuenta años de profesión religiosa tengo un motivo especial para expresar mi más hondo agradecimiento al Señor y a la Congregación Salesiana por todo el bien que he recibido a lo largo de estos años. No puedo imaginarme más feliz de lo que estoy, de lo que he estado, como salesiano y como sacerdote. Por medio de mi vocación salesiana he tenido el privilegio de participar intensamente en la misión de Jesús. Dios me ha llenado de gozo, de alegría, de grandes satisfacciones. Esta felicidad, estas bendiciones las he recibido a través de mi vocación salesiana. Mi vida en la Congregación Salesiana me ha llevado al conocimiento y la vivencia del evangelio resumido en las bienaventuranzas, donde Jesús nos promete felicidad al vivir y cumplir grandes retos de servicio, de entrega y de amor al prójimo. El fruto, la recompensa de practicar estos principios y valores, es la verdadera felicidad. Agradezco a Dios los desafíos y las luchas que he tenido que afrontar al vivir las bienaventuranzas. Son el fundamento, la base de una vida plenamente feliz. Las bienaventuranzas han llenado mi vida de dicha, de gran significado. La gracia de Dios me ha hecho capaz de responder, en alguna medida, a su llamado. El gran gozo y la desbordante felicidad que experimento en mi vida, en mi vocación, no es un sentimiento superficial. No ignoro la enormidad del sufrimiento que existe, las penas profundas que son parte de la vida de tantos jóvenes y de tantas personas, familias, comunidades y naciones.

Las bienaventuranzas me han llevado a sentir vivamente el dolor ajeno. Me he dejado influir por tanto dolor. He podido ponerme, imaginarme, en lugar del que sufre. Precisamente por la capacidad que Dios me ha dado de identificarme con quien sufre, con quien está en necesidad, he podido, en alguna medida, aliviar, sanar, estar cerca, apoyar y resolver necesidades presentes en tantas situaciones humanas donde domina el dolor y el sufrimiento. El camino de mi vida me ha llevado a vivir entre la gente indígena, en particular entre muchos jóvenes indígenas. Para mí éste ha sido también una bendición extraordinaria. He podido apreciar e identificarme con tantos valores maravillosos de la cultura indígena. He aprendido y entendido que hay muchísimo más que nos une a todos los pueblos y culturas que lo que nos separa o nos diferencia. Me ha parecido siempre más verdadero, más útil y más correcto enfatizar lo que nos une y no lo que nos divide o nos separa. Nunca me he sentido extranjero entre los indígenas. Siempre me he sentido “en casa”. Puedo repetir con Don Bosco: ”Yo aquí entre ustedes me encuentro bien; mi vida realmente es estar con ustedes.” Me llena de gran satisfacción el hecho de que los Centros Don Bosco en Raxruhá, Carchá y Chamelco están repletos, llenos, desbordantes de jóvenes. No hay rincón vacío: es muestra de que los jóvenes vienen con gusto, se sienten bien, son acogidos con cariño, simpatía y aprecio, son siempre bienvenidos. La expresión de Santa Teresa “Amor saca amor” se hace realidad. Don Bosco lo decía de otra manera: “Los jóvenes no solo deben ser amados, sino que deben notar que se les ama.”

BSCAM

P. Antonio de Groot Nos esforzamos para que el Centro Don Bosco sea un verdadero paraíso para los jóvenes. La respuesta de los jóvenes me llena de gozo: colaboran, trabajan, estudian, rezan, juegan, obedecen, participan, se dejan guiar, hacen el mejor esfuerzo, aprecian lo que se hace por ellos. Todo se hace con ganas. Viven una vida llena de propósitos, de metas, de sentido y compromiso cristiano. La gratitud de estos jóvenes y sus familias me impresiona y me emociona, me hace dedicarme aún más como sacerdote salesiano. Las puertas están siempre abiertas, también para la gente de las comunidades rurales, para todos. Tratamos de hacer el mayor bien, de recibir el mayor número, conscientes de las grandes necesidades entre la gente indígena que vive tan marginada, tan olvidada, tan ignorada. Al poner en práctica en profundidad el sistema educativo de Don Bosco descubrimos su gran sabiduría, su gran riqueza, su actualidad. Con los jóvenes indígenas vivimos un maravilloso “espíritu de familia” como una característica sobresaliente. Evitamos, a todo nivel y en todas las actividades, una nociva competitividad y rivalidad que destruye el espíritu de familia. La fraternidad, la aceptación, la sencillez y, muy importante, el sentido común son valores que nos guían en todo. Las formalidades innecesarias y superfluas se eliminan, se rechazan: son un estorbo, una barrera cuando se quiere vivir en “familia”, en amistad, en cercanía.

BS Don Bosco en Centroamérica

25


A lo largo de estos cincuenta años he experimentado la verdad de lo que Jesús ha dicho: “Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes.” Vivimos en un ambiente de gran generosidad, de gratuidad, de una inmensa alegría y sencillez. La Divina Providencia nos ha acompañado de una forma extraordinaria en todo momento.

BSCAM

SISTEMA PREVENTIVO

Los Misioneros de Cristo Buen Pastor son un fruto maravilloso de esta experiencia de vida. Tengo fe en el futuro de esta pequeña comunidad que está creciendo y madurando, que ya es y será una creciente bendición para la iglesia. Al finalizar, quiero resaltar que todo lo que soy, las cualidades y la visión que tengo, son fruto de la formación y espiritualidad salesiana que he recibido como una preciosa herencia en mi vida. Manifiesto mi gratitud a Dios y a la Congregación Salesiana por haberme dado tantos hermanos salesianos quienes, por su gran calidad humana y espiritual, han sido y son fuente constante de profunda inspiración para mí. Mis hermanos salesianos me han enriquecido sobremanera. Me han enseñado a vivir mi vocación con entrega, creatividad e iniciativa. Trato de imitar su ejemplo. El P. Antonio de Groot nació en Australia el año 1943. Profesó como salesiano en el año 1963. Fue ordenado sacerdote en 1972. Llegó a Guatemala como misionero en 1974. Ha impulsado un vasto y original proyecto educativo para los jóvenes indígenas de Alta Verapaz, Guatemala. Ha fundado una congregación religiosa indígena, los Misioneros de Cristo Buen Pastor.

26

BS Don Bosco en Centroamérica

Educar como lo hacía Don Bosco Comencé a trabajar con los Salesianos como maestra. Poco a poco con el correr de los años fui descubriendo un clima tranquilo, afable, lleno de amabilidad, de hermandad, de tolerancia. Esas cualidades que proyectan el carisma de Don Bosco y su pedagogía me hicieron sentir que ser maestra no significa llegar al salón de clases, llenar de conocimientos a nuestros educandos, darles una formación estricta, rígida. Entendí que necesitaba compenetrarme en la vida de ellos, compartir con niños y jóvenes el quehacer cotidiano, darles amplia libertad para saltar, correr y gritar, como lo proponía Don Bosco. Qué hermoso es sentir ese ambiente de familia lleno de confianza, de espontaneidad. La educación, decía Don Bosco, es asunto del corazón.

Para mí era fácil ser maestra, pero no educadora. Al llegar a la familia salesiana he comprendido que esta tarea no es para cualquiera si no lo haces de corazón, ya que tienes que profundizar y dejarte llevar por el carisma de Don Bosco para llegar al corazón de nuestros niños y jóvenes. Me ha correspondido estar formando este semillero de la familia de Don Bosco. Con mis colegas compartimos sus travesuras, sonrisas, lágrimas y algarabías. Nos hemos embebido de ese grandioso sistema que Don Bosco llamó “Preventivo” y de esta forma poder llegar al corazón de nuestros chiquillos y jóvenes y así prepararlos para un futuro como buenos cristianos y honrados ciudadanos. María Evelia Dávila Guido Colegio Salesiano Don Bosco, Masaya


ANS

India - Encuentro juvenil sobre el tema del reciclaje

(ANS – Jorhat) – Del 31 agosto al 6 septiembre en el Instituto de Cultura y del desarrollo Rural (I-CARD, en ingles), dirigido y fundado por el padre Thomas Kalapurackal sdb, ha organizado un encuentro en torno al tema del reciclaje de los desperdicios en el que han participado más de 90 chicos que están frecuentando el Instituto  I-CARD.

Durante varias jornadas de encuentro, bajo el lema “ recapitular, completar, resolver” los jóvenes han asistido a diversas ponencias y talleres sobre el aprovechamiento

de los desperdicios y los procesos para reciclar de manera segura. Un ejemplo es el taller que les han enseñado como utilizar la cáscara de la banana y las hojas de las piñas como materiales en la fabricación de estofas y cuerdas; y como usar otros materiales para fabricar papel. Durante estas jornadas se han realizado actividades muy significa-

tivas: el miércoles 4 de septiembre han sido recibidos los chicos por voluntarios misioneros venidos de Alemania y han realizado talleres. El 24 con motivo del aniversario de la muerte de Medre Teresa los jóvenes han ayudado en su trabajo durante toda el día a las Hermanas de la Caridad en la distribución de comidas a la gente.

ANS

Los jóvenes provenientes de los distritos de Assam y Arunachal Pradesh, son chicos que han abandonado los estudios y han encontrado una segunda oportunidad en este instituto.

Ghana - Un “gran regalo” para la formación de los jóvenes y el desarrollo social

(ANS – Sunyani) – Durante el mes de agosto, a la obra salesiana de Sunyani, Ghana, llegó un significativo –y voluminoso– regalo que entusiasmó a la comunidad religiosa y los beneficiarios de la obra: un tractor dotado con remolque, arado y otros equipos útiles. Para llegar a Sunyani las dos partes del gran regalo tuvieron que hacer un largo viaje que tocó tres continentes: el tractor llegó desde Brasil, mientras que los productos del Africatrack cruzaron Alemania de sur a norte antes de llegar en barco a Accra, en Ghana, para unirse con el tractor y donde comenzó la última etapa de la “peregrinación” hasta la obra salesiana.

El viaje a través de los polvorientos caminos de Ghana fue emocionante y colorido, porque mucha gente en el camino quería saber más sobre el destino y el propósito del gran convoy. La llegada a Sunyani ha sido motivo de gran celebración para todos: lo que en algunos países más desarrollados puede parecer una cosa pequeña, se ha recibido

con gran calidez, considerando el beneficio que dará. Por ejemplo, el Sr. Giovanni Patrucco sdb de 85 años, comenzó a conducir el tractor con la facilidad de un adolescente y, después de haber pasado toda su vida en la formación profesional de los jóvenes, dijo que esta nueva herramienta le dará el entusiasmo de seguir haciéndolo durante años.

BS Don Bosco en Centroamérica

27


T. Odelli

Encuentro continental de delegados de comunicación social ANS / Bariloche, Argentina.Durante la última jornada de trabajo, con la visita del inspector de Argentina Sur, padre Ángel Fernández, concluyó el 22 de septiembre, el Encuentro Continental de Delegados de Comunicación de América. Una experiencia que deja entre sus desafíos, la necesidad de formación inicial y permanente en comunicación y la programación y el trabajo en comunión con la pastoral juvenil. Retomando elementos de anteriores encuentros (Colombia 2010, Brasil 2011 y México 2012), los Delegados de Comunicación Social reflexionaron sobre la animación de la comunicación en las instituciones, especialmente educativas, y sobre el estar presentes en los nuevos patios desde las cuatro pantallas: TV/Celulares/PC/Cine.  De igual forma, los Delegados presentaron los avances y proyectos de sus inspectorías en cada uno de los

28

BS Don Bosco en Centroamérica

referentes planteados por el Sistema Salesiano de Comunicación Social: Animación, Formación, Información y Empresas. Frente a este aspecto, don Filiberto González, Consejero para la Comunicación Social, comentó que “todo el bagaje y la experiencia que cada uno lleva a este tipo de encuentros, ayuda a un mejor proceso de comunicación personal e institucional”.

Comentó además que en las diferentes regiones de la Congregación se llevan procesos diversos acordes a los contextos particulares, por lo cual es necesario acompañarlos según sus desafíos y no es pertinente querer uniformarlos, ya que también son diferentes las formas del comunicar, pero donde permanece lo que se comunica: Lo que somos… Signos y portadores del Amor de Dios a los jóvenes.

Significativa fue la visita al Santuario de Ceferino Namuncurá y a la Luego de expresar el agradecimienIglesia-Santuario de Laura Vicuña. to a las Inspectorías de Argentina Norte y Argentina Sur, don Filiberto Por su parte, don Filiberto en el concluyó diciendo a los delegados y cierre del Encuentro Continental, delegadas –salesianos y laicos- con afirmó que “nosotros estamos en una frase que se convierte en menesto por vocación y misión. Es ne- saje no solo para quienes trabajan cesario aterrizar estos elementos en en los equipos de comunicación de los proyectos personales de vida, ya la Congregación, sino para todos que dichos proyectos hacen parte de los laicos que comparten la Misión la vida y misión de las mismas ins- Salesiana: “Para ustedes como pectorías; esa es la forma como ser- laicos no es solo un trabajo, es una vimos a Dios y a la congregación”.  espiritualidad; les invito a hacerlo espiritualidad”.


Campo Maín Tegucigalpa, Honduras, 1 de septiembre de 2013.- Treinta y dos jóvenes vivieron una fuerte experiencia de campamento pastoral durante tres días en la localidad de Ojojona.

Era la primera vez que las Hijas de María Auxiliadora se aventuraban con este tipo de experiencia.

Oración, reflexión, juegos, experiencias absorbieron las energías de este selecto grupo de participantes. Esta iniciativa de pastoral juvenil ha sido replicada también en Guatemala y El Salvador.

A. Prado

El encuentro buscaba estimular a las participantes a ser santas y apóstoles entre los jóvenes, a imitación de santa María Mazzarello en sus años jóvenes.

Con la típica alegría salesiana, las jóvenes se enfrascaron en proyectos grandes: influjo en su entorno de amigas, definición del proyecto de vida, opción vocacional a largo plazo. Todo aterrizado en el mundo concreto en que cada una se mueve.

Salesianidad para laicos Del 1 al 7 de septiembre se llevó a cabo el tercer curso de salesianidad para laicos en las instalaciones del Teologado Salesiano de la zona once en ciudad de Guatemala. El grupo inició su estudio sobre la vida de Don Bosco en el año 2011 con el primer encuentro en Antigua Guatemala. En ese entonces eran

30 participantes entre docentes, personal administrativo y laicos comprometidos con la obra salesiana de Centroamérica norte. El grupo final fue de 14 personas.  La actividad estuvo organizada por la comisión centroaméricana de salesianidad dirigida por el P. Ángel Prado y conformada por Tania Ca-

ñas, Roxana Portillo, P. Mario Aldana y P. Héctor Hernández. Durante estos tres años se desarrolló profundamente la vida de Don Bosco y su obra. El primer año se concentró en la niñez, el año dos el tema fue sobre el Convitto eclesiático y en este último encuentro se reflexionó en torno al oratorio festivo. 

BS Don Bosco en Centroamérica

29


NOTICIAS DEL MUNDO SALESIANO EN CENTROAMÉRICA

El Salvador, septiembre 2013.- Las Damas Salesianas se reunieron en la casa de retiro Sagrado Corazón de Jesús, en Ayagualo. Tuvieron la oportunidad de compartir momentos de formación, de analizar acciones y actividades dedicadas a educar, capacitar, dar asistencia médica y evangelizar a sus destinatarios.

El Salvador, septiembre 2013.- Las Hijas de María Auxiliador, junto con laicos de la Provincia Santísimo Salvador de Centroamérica norte, celebraron el Capítulo Provincial con el lema: “Ser hoy con los jóvenes casa que evangeliza”.

Costa Rica, 21-23 septiembre 2013.ENE celebró su retiro anual en Cartago para recibir 30 niños nuevos, de nueve a doce años de edad, que se unen a los grupos juveniles ya existentes.

Honduras, agosto 2013.- En el marco de los 135 aniversario del Inst. Central “Vicente Cáceres” de Tegucigalpa, se realizó la Cuarta Edición de la Olimpiada intercolegial de matemática en las que el Instituto Salesiano San Miguel obtuvo la Copa Centralista sobre 42 colegios participantes.

30

BS Don Bosco en Centroamérica


NOTICIAS DEL MUNDO SALESIANO EN CENTROAMÉRICA

Nicaragua, septiembre de 2013.-  Del 21 al 22 de agosto se llevó a cabo un taller de comunicación social con un grupo de 12 estudiantes del Colegio Salesiano de la ciudad de Granada. En el taller se desarrollaron elementos básicos de fotografía, internet 2.0 y redacción periodística.

El Salvador, septiembre 2013.- Las Hijas del Divino Salvador se reunieron en la ciudad de Santa Ana para celebrar la Jornada Nacional de Juventud Misionera.

Guatemala, septiembre 2013.- El equipo del pos noviciado se coronó campeón por segunda vez en el año en la última copa interreligiosa, organizada por los mercedarios en honor a la Virgen de la Merced.

Panamá, 27-29 septiembre 2013.- Se llevó a cabo en la casa de retiro Monte Alvernia el retiro anual de catequistas de la Basílica Don Bosco. Participaron por primera vez los catequistas de todos los grupos de la parroquia. El lema del retiro fue “Hemos creído en el Amor” (1Jn 4; 16).

Para ver más fotonoticias, escanea este código con tu celular. (Tu celular debe tener acceso a internet)

Guatemala, 22 septiembre 2013.- Salesianos Cooperadores promesados y aspirantes participaron en el Encuentro Nacional de Aspirantes 2013, cuya temática giró en torno a la experiencia del Oratorio.

BS Don Bosco en Centroamérica

31


Z. Kilian

EDUCAR COMO DON BOSCO Un oratoriano, que ha hecho de un libro una pelota y juega con él hasta destrozarlo. Mamá Margarita, dándose cuenta, le llama la atención reprendiéndolo enérgicamente. Al momento, viéndolo mortificado, piensa: “tras la herida, hace falta el aceite”, y le da con cariño una manzana.

Cómete esta manzana y piénsalo un poco… José Miguel Núñez

Coincidirán conmigo en que, a veces, los recuerdos más sencillos que guardamos en nuestra mente son los más elocuentes y expresivos. Los pequeños sucesos aparentemente sin importancia le dan la viveza necesaria y el colorido más hermoso a la realidad que atesora nuestra memoria.

E

so sucede también con nuestra historia salesiana. Los recuerdos más simples de aquellos primeros años del inicio del Oratorio nos sitúan ante la frescura de una manantial naciente que nos regala el agua cristalina y fresca de un torrente en crecida. Juan Bautista Francesia, uno de los primeros muchachos que se que-

32

BS Don Bosco en Centroamérica

dan con Don Bosco en Valdocco, nos ha transmitido el recuerdo de pequeños sucesos que acaecían en un perdido rincón del Piamonte italiano. Escribe Francesia que la cocina de Mamá Margarita se convertía, en el otoño lluvioso y en el largo invierno, un espacio familiar y un refugio caliente para todos los muchachos que se acercaban al fuego buscando un poco de calor y también de afecto. En el hogar y en la más absoluta pobreza se entretejen páginas hermosas de lo que podríamos llamar, sin exagerar, la cuna de la obra salesiana. Un muchacho, torturado por las bromas pesadas de sus compañeros, encuentra refugio junto a mamá Margarita, que le regala un racimo de uvas y bromea con él hasta arrancarle una sonrisa.

Un muchacho que tiene hambre y se cuela en la cocina entreteniéndola para aprovechar su descuido y robar un pedazo de queso. Mamá Margarita, lavando las verduras, se da cuenta y le recrimina: “¡Bien! La conciencia es como las cosquillas, hay quien las siente y quien no las siente”. Y le da un buen tirón de orejas acompañado de una sonrisa. Sentada un día junto a un muchacho que andaba por mal camino, le dijo con la bondad y la energía de una madre: “Debo decirte algo importante, ¿No te das cuenta de que has cambiado? Yo sé lo que te pasa. Te descuidas en tus responsabilidades y has dejado de rezar. Eres el último en ir a la iglesia y vas de mala gana. Si Dios no te ayuda, ¿qué pretendes hacer en la vida? Cómete esta manzana y piénsalo un poco”. Para los chicos que se portaban bien, tenía también su palabra al oído: “Bien, les decía, Don Bosco y el Señor están contentos contigo. Sigue así”. Razón, religión y cariño. Los tres pilares en los que se fundamenta el Sistema Preventivo. Valdocco fue un taller para experimentar –en vivo y en directo- el método educativo de nuestro padre. Don Bosco lo aprendió de Margarita. Y bien podríamos decir que el proyecto salesiano tiene mucho de la mirada bondadosa y tierna de la madre. Esta es nuestra memoria, nuestra historia. El manantial donde volver siempre a beber el agua fresca del espíritu salesiano.


Tú debes ser uno de ellos En 1987 llegaron Hermanas de la Resurrección a mi parroquia  a  impartir un cursillo vocacional. Me impresionaron las historias de Moisés y Samuel. Me pregunté: ¿Será que también yo soy llamada? Inmediatamente decidí ingresar a esa comunidad. Al convivir con las Hermanas, admiré su trabajo incansable con los jóvenes, niños y familias en las aldeas. Experimenté la riqueza de la vocación salesiana para educar a las jóvenes campesinas para ser buenas cristianas y honradas ciudadanas. Hice mi primera profesión religiosa el año 1994 y mis votos perpetuos el año 2000. Hermana Zoila Caal Cacao, Superiora de las Hermanas de la Resurrección, comunidad religiosa formada por mujeres indígenas en Alta Verapaz, Guatemala. Esa congregación forma parte de la Familia Salesiana.

Si tienes interés en la vocación salesiana, puedes dirigirte al salesiano más cercano según tu país de residencia. Responsables vocaciones en Centro América SDB Guatemala: P. Miguel Alfaro, pmiguelalfaro@hotmail.com , El Salvador: P. Manuel Gómez, magf.ma@gmail.com Honduras: P. Marvin Mena, marvin_menasdb@hotmail.com, Nicaragua: P. David Panezo cuarto.dudas@gmail.com, Costa Rica: P. René Guzmán, reneguzman_sdb@yahoo.com, Panamá: P. Augusto Gutiérrez augunic@hotmail.com Hermanas de la Resurrección: Hna. Zoila Caal Cacao: caalcacao1973@gmail.com


Librería Salesiana

23 Calle Pte. y 5ª. Av. Nte. No. 335, San Salvador, El Salvador, C.A. Tel. 2235-3826; 2225-6221; email: libreriasalesianasdb@gmail.com

Don Bosco y su obra Cardenal Spínola Primera obra biográfica en lengua catellana, la primera edición se publicó en el año 1884, en Barcelona.

Ejercicios para mantener la cognición 2 Anna Puig

N

Se nos presentan los fundamentos y los significados de los dogmas marianos a partir de la Biblia.

La escuela del futuro hacia nuevos escenarios Ma. Amparo Calatayud

Mi Cristo roto de casa en casa

La Misión entre los Jóvenes

Libro de honda imaginación teológica y literaria, donde las palabras se desprenden fácilmente, en organismos vivos porque los dictan la convicción y la belleza.

O

Fray Clodovis M. Boff, osm

En este segundo libro, se siguen presentando ejercicios cuya resolución favorece el mantenimiento de los procesos cognitivos básicos.

Ramón Cué S.J.

V UE

Dogmas Marianos

Este libro se dirige especialmente a los profesionales de la educación, a los directores de los centros e instituciones de formación.

Roberto Calvo Actualmente están surgiendo nuevos umbrales que necesitan ser evangelizados.Uno de ellos es la misión entre los jóvenes.

Boletín Salesiano disponible para iPad y Tabletas Android Ya está disponible el Boletín Salesiano de Centroamérica para iPad en AppStore y para Tabletas Android en Google Play. ¡Descárgalo completamente gratis!

Boletin Salesiano  

Boletin Salesiano 206, Centroamérica.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you