Page 1

CIUDAD DE LA HABAA

PARROQUIA DEL SAGRADO CORAZO DE JESÚS (LA IGLESIA DE REIA)


Parroquia del Sagrado del Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola La Parroquia del Sagrado del Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola, conocida localmente como Iglesia de Reina, es un majestuoso templo católico, de estilo neogótico, situado en el distrito de Centro Habana, en la capital de Cuba. Es la iglesia más alta de Cuba y una de las más bellas, su elevada torre de 50 metros puede ser vista desde varios puntos de la ciudad. La idea de construir una iglesia dedicada al Sagrado Corazón, nació con el siglo XX en La Habana, aproximadamente en 1907 debido a las necesidades que tenían los padres jesuitas de tener un lugar dedicado a sus oficios, la zona escogida fue la de Reina y Belsacoaín. La idea de una construcción gótica causó temores y oposición debido a los usuales huracanes, que azotan la isla. Un hermano jesuita de origen vasco, experto en construcciones, se ofreció para la tarea, de manera conjunta con el arquitecto Eugenio Dediot. La primera piedra fue puesta el 7 de agosto de 1914 y el 2 de mayo de 1923 fue consagrada por el obispo, Monseñor Pedro González Estrada, se inauguró al día siguiente. Los principales financiadores de la obra fueron María del Carmen Zozaya, arciso Gelats y Francisco del Valle y su esposa, acaudalados miembros de la sociedad habanera. 1


De un estilo gótico auténtico, cuenta con los elementos fundamentales de esta correinte: arco apuntado, altas bóvedas ojivales, paredes reducidas, ventanales amplios y luminosos vitrales. El retablo fue hecho en Madrid, por el Reverendo Granda, compuesto de alabastro, madera y bronce, fue traído en piezas y montado en el lugar donde se encuentra bajo la dirección de su autor. Desde la calle frontal Reina, se puede observar la gran

2


imagen del Sagrado Corazón, tallada en madera, cuya base es el Capitel Central que representa la parábola del hijo pródigo y a los dos santos que le hacen guardia:San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier. Dentro del templo, se encuentran hermosos ventanales con deslumbarntes vitrales representando la vida de Jesús, la Virgen María, pasajes de la vida de Ignacio de Loyola y de algunos santos jesuitas. La iglesia posee una nave central, sustentada en seis columnas laterales rematadas por capiteles ornamentados, los que finalizan en el altar mayor, donde destaca una imagen gigantesca del Sagrado Corazón en actitud de bendecir a los fieles. A derecha e izquierda le hacen compañía dos animados grupos de santos jesuitas, además de otros santos y doctores de la Iglesia. Un 3


conjunto de cinco ángeles, forman con sus alas desplegadas un docelete. Existe un placa de bronce en el altar de la misa, donde esta representado Jesucristo como el cordero degollado y en pie, símbolo de su muerte y su posterior resurreción, acompañado por una multitud que le canta alabanzas. La parroquia cuenta también, con uno de los órganos, más elegantes de Cuba. El piso de la nave central está hecho por elaborados mosaicos de teselas de piedra y cristal, tiene en su entrada las letras griegas alpha y omega, que significan a Cristo, y ji y ro, C y R iniciales del hijo de Dios en griego. Al final, se encuentra un anagrama 4


antiguo de Jesús en latín: JHS Jesus Homo Salvator (Jesús Hombre Salvador). Las dos naves laterales forman una cruz latina, una está dedicada a San José, donde se encuentra además una imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona del país, junto con la bandera cubana. El altar de la otra nave está dedicado a la Inmaculada Concepción y es donde se encuentra el sagrario que guarda las hostias consagradas. En el fondo del templo se halla esculpida una imagen de la Virgen de Fátima. La obra no ha escapado a los rigores del tiempo ni a los embates del medio con las particulares características de nuestro clima húmedo, el azote de los huracanes, la acción penetrante de la lluvia, el aerosol marino y los escapes de los motores de combustión de tanto vehículo que sube y baja por la 5


popular calle de Reina, una de las más transitadas de la capital. Desde hace ya varios años comenzó a temerse por la estabilidad de la aguja neogótica. Al aparecer los más acusados síntomas de diversas patologías, se dio inicio a una labor de investigación y diagnóstico en la que participaron los especialistas más prestigiosos del ámbito constructivo cubano. En 1954, se le realizó una restauración, con el objetivo de reparar algunos daños, sin embargo no fructificó, debido a que se usaron materiales diferentes a los de origen. En 1996, se inicia un proceso de reparación capital de la iglesia, tras un largo estudio comenzado dos años antes, estas tareas llevaron incluso al cierre de la calle Reina que pasa frente a la construcción, las labores de rejuvenecimiento, fueron llevadas a cabo por la Oficina del Historiador de La Habana, y por empresas españolas y francesas. Sostenida apenas por un soporte muy dañado y peligrosamente caída hacia atrás, la espléndida cruz custodia terminó desplomándose; a su vez aparecieron grietas y fracturas que amenazaban con el desprendimiento parcial o total de algunos elementos de la torre. Los estudios condujeron a la búsqueda y diseño de soluciones de consolidación constructiva que garantizaran la estabilidad ante el franco riesgo de una catástrofe. Además de ser una grave lesión para el monumento, la 6


posibilidad de un desplome representaba un enorme peligro para los transeúntes y vehículos que circulan por la céntrica avenida. Como resultado del análisis, se le confirió a la estructura pétrea original una robusta osamenta metálica, mediante anclajes cuidadosamente dispuestos, soporte y riostras que le garantizan prolongación de vida al monumento, su seguridad y la de sus circundantes. Una vez realizado el proyecto de consolidación y comenzada su puesta en marcha, se iniciaron las labores que conducirán a la total restauración de la obra. En esta área de trabajo se impuso una participación múltiple: varios profesionales y técnicos hicieron su valioso aporte que concluyó, tras varias etapas de estudio, con la selección de los materiales y productos más adecuados para efectuar las faenas de rescate de los preciosos elementos que integran las caras de la torre y los pináculos que la acompañan. 7


Se tomaron muestras del templo y se enviaron a la fábrica de Barcelona que produce materiales para la restauración. Tras ser analizadas en su laboratorio, se obtuvo un producto que iguala el color y la textura originales, lo cual tiene un positivo valor estético. A pesar de que la iglesia de Reina se encuentra fuera de los límites geográficos del Centro Histórico de la Ciudad de La Habana, la Oficina del Historiador decidió hacer una contribución efectiva al rescate de esta bella edificación, en aras de la salvaguarda debida a las obras que por sus valores constituyen parte del Patrimonio acional.

FUETE: Opus Habana Catedrales e Iglesias Edición y elaboración: Luis Brito Octubre 2012 8


La Iglesia de Reina  

Breve historia y descripcion de la Parroquia del Corazon de Jesus

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you